Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K.DICK - UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE


UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE
Philip K. Dick
 
 
 
Harl salió del tercer nivel y tomó el metro que se dirigía al norte. El tren le condujo a
toda velocidad hacia el quinto nivel, dejando atrás una gran burbuja de empalme. Harl
lanzó una furtiva y emocionada mirada a la gente y a los orificios de salida, una compleja
maraña de negocios a medio concluir y de confusión.
Una vez pasada la burbuja se halló cerca de su destino, el inmenso e industrial quinto
nivel, que se desparramaba bajo todo lo demás como un gigantesco pulpo cubierto de
hollín que habitaba en el desorden de la noche.
El reluciente ferrocarril le escupió y continuó su camino, desapareciendo en el túnel.
Harl saltó con agilidad sobre la cinta rodante y consiguió permanecer de pie sin perder el
equilibrio, oscilando con pericia de un lado a otro.
Pocos minutos después llegó a la entrada del despacho de su padre. Harl levantó la
mano y la puerta codificada se abrió. Entró mientras sentía que el corazón se le aceleraba
de excitación. El momento había llegado.
Edward Boynton se encontraba en el departamento de planificación, estudiando el
diseño de un nuevo taladro robot, cuando le informaron que su hijo había entrado en la
oficina principal.
—Vuelvo en seguida —dijo.
Se abrió paso entre sus asesores políticos y subió por la rampa hasta su despacho.
—Hola, papá —exclamó Harl, enderezando la espalda. Padre e hijo intercambiaron un
apretón de manos. Después, Harl se sentó—. ¿Cómo va todo? Supongo que me
esperabas.
Edward Boynton tomó asiento detrás de su escritorio.
—¿Qué quieres? Ya sabes que estoy muy ocupado.
Harl dirigió una tímida sonrisa a su padre. Edward Boynton, ataviado con su uniforme
color pardo de planificador industrial, era mucho más alto que su hijo. Era un hombre
gigantesco, de espaldas anchas y espeso cabello rubio. Devolvió la mirada a su hijo con
sus ojos azules, fríos y duros.
—He venido a solicitar cierta información. —Harl paseó la mirada por la habitación,
inquieto—. No hay micrófonos en tu despacho, ¿verdad?
—Por supuesto que no —le aseguró su padre.
—¿Ni pantallas ocultas? —Harl se relajó un poco—. Me he enterado que vas a subir a
la superficie dentro de poco con algunos miembros de tu departamento. —Harl se inclinó
hacia su padre—. Van a la superficie... a buscar monos.
—¿Quién te ha dicho eso? —El rostro de Ed Boynton se ensombreció—. Si alguien de
este departamento...
—No —se apresuró a negar Harl—. Nadie me ha informado. Obtuve la información por
mis propios medios, gracias a mis actividades educativas.
Ed Boynton empezó a comprender.
—Ya entiendo. Estabas experimentando con interceptores, irrumpiendo en los canales
confidenciales. Tal como enseñan en comunicaciones.
—Exacto. Intercepté una conversación relativa a la incursión, entre tú y Robin Turner.
La atmósfera que reinaba en la habitación adquirió una mayor cordialidad. Ed Boynton
se relajó y se reclinó en la silla.
—Continúa —le apremió.
—Fue pura casualidad. Había interferido ya diez o doce canales, sin pararme más de
un segundo en cada uno de ellos. Utilizaba el equipo de la Joven Liga. De pronto, reconocí
tu voz, así que me dediqué a escuchar toda la conversación.
—Por tanto, te enteraste de casi todo.
Harl asintió con la cabeza.
—¿Cuándo vas a subir exactamente, papá? ¿Han fijado ya una fecha?
—No —respondió Ed Boynton, frunciendo el ceño—. No lo he hecho. Será en algún
momento de esta semana. Casi todo está dispuesto.
—¿Cuántos van a ir?
—Tomaremos una nave nodriza y unos treinta huevos. Todos de este departamento.
—¿Treinta huevos? Sesenta o setenta hombres.
—Exacto. —Ed Boynton miró con fijeza a su hijo—. No será una incursión muy
importante. Nada que pueda compararse con las impulsadas en los últimos años por el
Directorio.
—Pero bastante importante para un solo departamento.
—Ve con cuidado, Harl. —Los ojos de Ed Boynton destellaron—. Si esta conversación
oída por casualidad se difunde...
—Lo sé. Desconecté la grabadora en cuanto reparé en el tema de vuestra
conversación. Sé lo que ocurriría si llegara a oídos del Directorio que un departamento iba
a emprender una incursión sin la debida autorización..., en pro de sus propias fábricas.
—Me pregunto si realmente comprendes la envergadura de nuestro plan.
—Una nave nodriza y treinta huevos —exclamó Harl, sin hacer caso de la
observación—. ¿Permanecerán en la superficie durante unas cuarenta horas?
—Más o menos. Depende de la suerte que tengamos.
—¿Cuántos monos piensan atrapar?
—Necesitamos, al menos, una docena.
—¿Machos?
—La mayoría. Algunas hembras, pero sobre todo machos.
—Supongo que para las unidades de la industria básica. —Harl se enderezó—. En ese
caso, de acuerdo. Ahora que ya sé más sobre la incursión, puedo volver a mis asuntos.
Miró fijamente a su padre.
—¿Asuntos? —Boynton levantó la vista al instante—. ¿A qué te refieres, en concreto?
—Al motivo de haber venido a verte. —Harl se inclinó hacia su padre. Habló con voz
cortante y vehemente—. Te acompañaré en la incursión. Quiero ir..., y atrapar algunos
monos.
Se produjo un momento de estupefacto silencio. Después, Ed Boynton lanzó una
carcajada.
—¿Qué tonterías estás diciendo? ¿Qué sabes tú sobre los monos?
La puerta se abrió. Robin Turner entró a toda prisa en el despacho y se reunió con
Boynton detrás del escritorio.
—No puede ir —afirmó Turner—. Multiplicaría por diez el porcentaje de riesgo.
—Por lo visto, sí había un micrófono —dijo Harl, levantando la vista.
—Por supuesto. Turner siempre está a la escucha. —Ed Boynton movió la cabeza
contemplando a su hijo con aire pensativo—. ¿Por qué quieres acompañarnos?
—Eso es cosa mía —replicó Harl, apretando los dientes.
—Inmadurez emocional —afirmó con voz rasposa Turner—. Un adolescente
subracional que anhela aventuras y emociones. Todavía quedan algunos como él,
incapaces de desprenderse de la vieja mentalidad. Después de doscientos años, se podría
pensar...
—¿Se trata de eso? —interrumpió Boynton—. ¿Te domina algún deseo no adulto de
subir a ver la superficie?
—Tal vez —admitió Harl, enrojeciendo un poco.
—No puedes venir —dijo Ed Boynton, tajante—. Es demasiado peligroso. No subimos
para vivir aventuras románticas. Es un trabajo... Un trabajo desagradable, duro, arduo. Los
monos se están volviendo cautelosos. Cada vez se hace más difícil bajar un cargamento.
No podemos arriesgar nuestros huevos en tonterías románticas...
—Sé que cada vez es más difícil —dijo Harl—. No tienes que convencerme que es casi
imposible reunir todo un cargamento. —Harl miró desafiador a Turner y a su padre.
Escogió sus palabras con mucho cuidado—. Y sé que por eso el Directorio considera las
incursiones privadas un crimen grave contra el Estado.
Silencio.
Por fin, Ed Boynton suspiró. Un brillo de admiración iluminaba sus ojos. Miró a su hijo
lentamente de arriba abajo.
—De acuerdo, Harl. Tú ganas.
Turner no dijo nada. La expresión de su rostro era severa.
Harl se puso en pie al instante.
—En ese caso, todo está solucionado. Volveré a mis aposentos para prepararme.
Avísame en cuanto esté todo dispuesto. Me reuniré con ustedes en la plataforma de
lanzamiento del primer nivel.
Su padre sacudió la cabeza.
—No partiremos del primer nivel. Es demasiado arriesgado. —Su voz era grave—.
Demasiados guardias del Directorio pululan por los alrededores. Tenemos la nave aquí, en
el quinto nivel, oculta en un almacén.
—¿Dónde nos encontraremos, pues?
—Ya te lo comunicaremos. —Ed Boynton se levantó poco a poco—. Pronto, Harl, te lo
prometo. Dentro de dos períodos, como máximo. Quédate en tus alojamientos
profesionales.
—La superficie está completamente fría, ¿verdad? —preguntó Harl—. ¿Ya no quedan
zonas radiactivas?
—Está fría desde hace cincuenta años —le aseguró su padre.
—No necesitaré escudo antirradiactivo —dijo Harl—. Una cosa más, papá. ¿Qué idioma
emplearemos? ¿Podremos hablar nuestro habitual...?
—No. Los monos nunca han llegado a dominar ninguno de los sistemas semánticos
racionales. Tendremos que adoptar las antiguas formas tradicionales.
—No conozco ninguna forma tradicional. —El rostro de Harl se ensombreció—. Ya no
se enseñan.
—No importa. —Ed Boynton se encogió de hombros.
—Y respecto a sus defensas, ¿qué armas llevaremos? ¿Bastarán una pantalla y un rifle
desintegrador?
—Sólo la pantalla es de vital importancia —dijo Boynton—. En cuanto los monos nos
ven se dispersan en todas direcciones. Salen corriendo nada más vernos.
—Estupendo —dijo Harl—. Comprobaré mi pantalla. —Se encaminó hacia la puerta—.
Volveré al tercer nivel. Esperaré vuestra señal. Tendré el equipo preparado.
—De acuerdo —dijo Ed Boynton.
Los dos hombres vieron como la puerta se cerraba detrás del muchacho.
—Un chico estupendo —murmuró Turner.
—Después de todo, haremos algo de él —musitó Ed Boynton—. Llegará lejos. —Se
acarició el mentón con aire pensativo—. Me pregunto cómo se comportará en la superficie
durante la incursión.
Harl se reunió con el líder de su grupo en el tercer nivel, una hora después de
abandonar el despacho de su padre.
—Entonces, ¿todo está dispuesto? —preguntó Fashold, levantando la vista de sus
informes filmados.
—Todo dispuesto. Me avisarán en cuanto la nave esté preparada.
—A propósito. —Fashold dejó sobre la mesa los filmes y apartó la pantalla—. He
averiguado algo sobre los monos. Como líder de la Joven Liga tengo acceso a los archivos
del Directorio. He averiguado algo que casi nadie sabe.
—¿De qué se trata? —preguntó Harl.
—Harl, existe una conexión entre los monos y nosotros. Son de una especie diferente,
pero nos une un estrecho vínculo.
—Continúa —le apremió Harl.
—En un tiempo sólo existió una especie: los monos. Su nombre completo es homo
sapiens. Descendemos de ellos. Somos mutantes bio-genéticos. El cambio se produjo
durante la Tercera Guerra Mundial, hace dos siglos y medio. Hasta aquel momento no
existían tecnos.
—¿Tecnos?
—Así nos llamaron al principio —sonrió Fashold—. Cuando no nos consideraban una
raza diferente, sino una clase aparte. Tecnos. Así nos llamaban. Siempre se referían a
nosotros con este término.
—Pero, ¿por qué? Es un nombre extraño. ¿Por qué tecnos, Fashold?
—Porque los primeros mutantes aparecieron entre las clases tecnocráticas y se
extendieron poco a poco entre todas las clases cultas. Aparecieron entre científicos,
eruditos, trabajadores especializados, grupos cualificados, en todas las diversas clases
con alguna especialización.
—Y los monos no se dieron cuenta de...
—Nos consideraban una clase más, como ya te he dicho. Eso fue durante la Tercera
Guerra Mundial, y después. Tuvimos que esperar hasta la Guerra Final para que se nos
reconociera como profunda e indiscutiblemente diferentes. Se hizo evidente que no
éramos otra rama especializada del homo sapiens, otra clase de hombres más cultos que
el resto, dotados de capacidades intelectuales superiores.
La mirada de Fashold se perdió en la lejanía.
—Durante la Guerra Final salimos a la luz y nos mostramos como lo que en realidad
éramos: una especie superior que iba a sustituir al homo sapiens, como el homo sapiens
había sustituido al hombre de Neanderthal.
Harl reflexionó sobre las palabras de Fashold.
—No sabía que existía un vínculo tan íntimo entre ellos y nosotros. No tenía ni idea que
aparecimos tan tarde.
—Ocurrió hace sólo dos siglos, durante la guerra que asoló la superficie del planeta. La
mayoría trabajábamos en grandes laboratorios y fábricas subterráneas, bajo diferentes
cordilleras; los Urales, los Alpes y las Montañas Rocosas. Vivíamos bajo tierra, bajo
kilómetros y kilómetros de roca, tierra y arcilla. Y el homo sapiens peleaba en la superficie
con las armas que nosotros inventábamos.
—Empiezo a comprender. Inventamos las armas para que ellos combatieran. Utilizaron
nuestras armas sin comprender...
—Nosotros las inventamos y los monos las emplearon para destruirse a sí mismos —le
interrumpió Fashold—. Es la ley de la naturaleza, la eliminación de una especie y la
aparición de otra. Nosotros les dimos las armas y ellos se destruyeron a sí mismos.
Cuando la guerra terminó la superficie estaba arrasada; sólo quedaron cenizas, cristales
de hidrógeno y nubes radiactivas.
»Enviamos patrullas de exploradores desde nuestros laboratorios subterráneos, y sólo
encontraron un yermo silencioso y estéril. Había ocurrido. Desaparecieron borrados de la
faz de la Tierra. Y nosotros ocupamos su lugar.
—No murieron todos —puntualizó Harl—. Todavía quedan muchos en la superficie.
—Es cierto —admitió Fashold—. Algunos sobrevivieron, dispersos y aislados. Poco a
poco, a medida que la superficie se iba enfriando, empezaron a reorganizarse, agruparse
y construir pequeños pueblos y cabañas. Sí, e incluso limpiaron parte de la tierra.
Plantaron y cultivaron, pero no son más que reminiscencias de una raza agonizante, casi
extinta, como el Neanderthal.
—Así que ahora no existe nada, excepto machos y hembras sin casa.
—Existen algunos pueblos dispersos, en los puntos de la superficie que lograron
limpiar, pero han retrocedido a un estadio de salvajismo. Viven como animales, se cubren
con pieles y cazan con piedras y lanzas. Se han convertido casi en bestias que no ofrecen
una resistencia organizada cuando atacamos sus pueblos para bajarlos a nuestras
fábricas.
—Entonces, nosotros...
Harl se interrumpió al oír un débil timbrazo. Se volvió, anonadado por su
descubrimiento, y conectó el videófono.
El rostro de su padre, duro y grave, se formó en la pantalla.
—Ya está, Harl —dijo—. Todo listo.
—¿Tan pronto? Pero...
—Hemos adelantado la hora. Baja a mi oficina.
La imagen se difuminó y desapareció. Harl no se movió.
—Deben estar preocupados —sonrió Fashold—. Por lo visto, tenían miedo que
revelaras la información.
—Estoy dispuesto —dijo Harl. Tomó de la mesa su rifle desintegrador—. ¿Qué aspecto
tengo?
Harl tenía un aspecto espléndido e impresionante con su uniforme de comunicaciones
plateado. Se había puesto pesadas botas militares y guantes. Aferró en una mano el rifle
desintegrador. Se ceñía la cintura con el cinturón de control protector.
—¿Qué es eso? —preguntó Fashold cuando Harl se colocó sobre los ojos unas gafas
oscuras.
—¿Esto? Son para el sol.
—Claro... Para el sol. Me había olvidado.
Harl acunó su arma y la balanceó con pericia.
—El sol me cegaría. Las gafas me protegen los ojos. La pantalla, el fusil y las gafas me
serán de gran ayuda en la superficie.
—Eso espero. —Fashold, sin dejar de sonreír, le dio una palmada en la espalda cuando
Harl se dirigió hacia la puerta—. Trae un buen montón de monos. Haz un buen trabajo...,
¡y no te olvides de incluir una hembra!
La nave nodriza, una maciza lágrima negra, salió poco a poco del almacén, dispuesta
sobre la plataforma de elevación. Las cerraduras de las portillas se abrieron y se
encajaron rampas en los huecos. Pertrechos y material ascendieron al instante y se
introdujeron en las entrañas de la nave.
—Casi a punto —dijo Turner. Su rostro se crispó de nerviosismo mientras contemplaba
desde las ventanillas de observación las rampas de carga—. Confío en que todo salga
bien. Si el Directorio se enterase...
—¡Deja de preocuparte! —le ordenó Ed Boynton—. Has elegido un mal momento para
perder el control sobre tus impulsos talámicos.
—Lo siento.
Turner apretó los labios y se apartó de las ventanillas. La plataforma de elevación
estaba preparada para subir.
—Empecemos —le apremió Boynton—. ¿Has apostado hombres de tu departamento
en cada nivel?
—Sólo habrá hombres del departamento cerca de la plataforma —replicó Turner.
—¿Dónde está el resto de la tripulación?
—En el primer nivel. Les envié arriba durante el día.
—Muy bien.
Boynton dio la señal y la plataforma que sostenía la nave empezó a subir poco a poco y
a elevarles con firmeza hacia el nivel superior.
Harl miraba por las ventanillas de observación. El quinto nivel quedó bajo sus pies y
apareció el cuarto, el enorme centro comercial del complejo subterráneo.
—No tardaremos mucho —dijo Ed Boynton cuando el cuarto nivel quedó atrás—. Hasta
el momento, todo va bien.
—¿Por dónde saldremos? —quiso saber Harl.
—En los últimos tiempos de la guerra nuestras diversas estructuras subterráneas
estaban conectadas mediante túneles. Esa red original formó la base de nuestro actual
sistema. Saldremos por una de las entradas primitivas, situada en la cordillera llamada
«los Alpes».
—Los Alpes —murmuró Harl.
—Sí, en Europa. Tenemos mapas de la superficie que indican los pueblos que habitan
los monos de esa región. Hay un gran número de pueblos al norte y al noreste, en lo que
había sido Dinamarca y Alemania. Nunca los habíamos atacado. Los monos han
conseguido limpiar la escoria de varios cientos de hectáreas de la región, y parece que
poco a poco van recuperando la mayor parte de Europa.
—¿Por qué, papá? —preguntó Harl.
—No lo sé. —Ed Boynton se encogió de hombros—. No da la impresión que se hayan
impuesto un objetivo concreto. De hecho, no dan muestras de haber abandonado su
estado salvaje. Todas sus tradiciones se perdieron; libros, discos, inventos y técnicas. Si
me preguntas... —Se interrumpió con brusquedad—. Ahí está el tercer nivel. Estamos a
punto de llegar.
La enorme nave nodriza flotó lentamente sobre la superficie del planeta. Harl se asomó
a la ventanilla, asombrado por el espectáculo que presenciaba.
Una costra de escoria recubría la superficie de la Tierra; una capa interminable de roca
ennegrecida. Tan sólo algunas colinas dispersas, cubiertas de ceniza, y algunos
matorrales que crecían cerca de sus cumbres rompían la monotonía del sedimento
mineral. Grandes nubes de ceniza, que oscurecían el sol, flotaban en el cielo, pero no se
divisaba ningún ser vivo. La superficie de la Tierra estaba muerta y estéril, sin la menor
señal de vida.
—¿Todo es así? —preguntó Harl.
Ed Boynton negó con la cabeza.
—Todo no. Los monos han hecho productivo parte del terreno. —Tomó a su hijo por el
brazo y señaló con el dedo—. ¿Ves allí? Han limpiado una gran parte.
—¿Cómo eliminan la escoria? —preguntó Harl.
—Es duro —admitió su padre—. Está fundida, como obsidiana, vidrio hidrogenado,
como consecuencia de las bombas de hidrógeno. La quitan trozo a trozo, año tras año.
Con las manos, con piedras, con las hachas que fabrican del propio cristal.
—¿Por qué no inventan mejores herramientas?
—Ya sabes la respuesta —sonrió Ed Boynton con ironía—. Nosotros inventamos sus
herramientas, sus herramientas, armas y aparatos, durante cientos de años.
—Vamos a aterrizar —avisó Turner.
La nave se posó sobre la superficie de escoria. La roca ennegrecida retumbó por un
momento bajo ellos. Después, se hizo el silencio.
—Hemos aterrizado —dijo Turner.
Ed Boynton examinó el mapa de superficie e introdujo los datos en la computadora.
—De momento, enviaremos tres huevos. Si no tenemos suerte en este paraje,
volaremos más hacia el norte, pero confío en que todo vaya bien. Nunca habíamos
explorado en esta zona.
—¿Qué terreno cubrirán los huevos? —inquirió Turner.
—Los huevos se abrirán en abanico. Cada uno se ocupará de una zona diferente.
Nuestro huevo avanzará hacia la derecha. Si tenemos éxito, regresaremos a la nave
cuanto antes. De lo contrario, nos quedaremos hasta que anochezca.
—¿Hasta que anochezca? —se extrañó Harl.
—Hasta que oscurezca —sonrió Ed Boynton—. Hasta que el sol no ilumine esta parte
del planeta.
—Vamos —dijo Turner, impaciente.
Las portillas se abrieron. Los primeros huevos se posaron con rapidez sobre la escoria;
sus ruedas se hundieron en la resbaladiza superficie. Salieron uno a uno del casco negro
de la nave nodriza. Eran esferas diminutas, provistas en la parte trasera de tubos por los
que brotaba el chorro del motor a reacción, y de torretas de control en la parte delantera.
Se alejaron a toda velocidad por la escoria y desaparecieron.
—El siguiente es el nuestro —anunció Ed Boynton.
Harl asintió y aferró su rifle desintegrador. Se protegió los ojos con las gafas oscuras.
Turner y Boynton hicieron lo mismo. Entraron en el huevo y Boynton se sentó ante los
controles.
Un momento después salieron disparados de la nave hacia la lisa superficie del planeta.
Harl miró afuera. Sólo vio escoria por todas partes. Escoria y nubes flotantes de ceniza.
—Es deprimente —murmuró—. El sol me quema los ojos, a pesar de las gafas oscuras.
—No lo mires —le advirtió Ed Boynton—. Aparta la vista de él.
—No puedo evitarlo. Es tan... extraño.
Ed Boynton gruñó y aumentó la velocidad del huevo. Divisaron algo a lo lejos. Dirigió el
huevo hacia aquel punto.
—¿Qué es eso? —preguntó Turner, alarmado.
—Árboles —contestó Boynton, en tono tranquilizador—. Un grupo de árboles. Indican el
fin de la escoria. Después, encontraremos una extensión de ceniza, y luego campos
plantados por los monos.
Boynton condujo el huevo hacia el borde de la zona de escoria. Se detuvo en el punto
donde comenzaba el bosque, apagó los reactores e inmovilizó las ruedas. Harl, Turner y él
salieron con cautela, con las armas dispuestas.
Nada se movía. Sólo había silencio, y la interminable superficie de escoria. Entre las
nubes de ceniza se veía el cielo, de un color azul verdoso pálido. Algunas nubes de
humedad flotaban junto con las de ceniza. El aire olía bien. Era ligero y fresco, y el sol
enviaba un agradable calor.
—Conecten las pantallas —ordenó Ed Boynton.
Dio un pequeño golpe al interruptor del cinturón y su pantalla zumbó en torno suyo. La
silueta de Boynton se empañó, onduló y se difuminó. Titiló..., y desapareció.
Turner se apresuró a imitarle.
—Bien. —La voz de Boynton surgió de un óvalo resplandeciente situado a la derecha
de Harl—. Tú eres el siguiente.
Harl conectó su pantalla. Un extraño fuego frío le envolvió durante un instante de pies a
cabeza y le bañó de chispas. Después, su cuerpo también se difuminó y desapareció. Las
pantallas funcionaban perfectamente.
En los oídos de Harl sonó un débil chasquido que le reveló la presencia de los otros
dos.
—Les oigo —dijo Harl—. Mis auriculares captan vuestras pantallas.
—No te alejes —le previno Ed Boynton—. Manténte cerca de nosotros y presta atención
a los chasquidos. Es peligroso separarse en la superficie.
Harl avanzó con cautela. Los otros dos caminaban a su derecha, a unos metros de
distancia. Cruzaban un campo amarillo seco, invadido por alguna variedad de plantas.
Tenían tallos largos que se quebraban y crujían al ser pisadas. Harl iba dejando un rastro
de vegetación rota. Veía los rastros parecidos que su padre y Turner dejaban a su paso.
De pronto, no tuvo otro remedio que separarse de Turner y de su padre. Frente a Harl
se erguía la silueta de un pueblo habitado por monos. Las cabañas estaban hechas de
ciertas fibras vegetales, amontonadas sobre armazones de madera. Vio los contornos
borrosos de animales atados a las cabañas. Árboles y plantas rodeaban la aldea;
distinguió las formas en movimiento de gente, y oyó sus voces.
Gente: monos. Su corazón se aceleró. Si tenía suerte podría capturar tres o cuatro y
entregarlos a la Joven Liga. Se sintió de súbito confiado y valeroso. No sería difícil.
Campos sembrados, animales atados, cabañas desvencijadas en precario equilibrio...
A medida que Harl avanzaba, el olor a excrementos, mezclado con el calor del
atardecer, se le hizo insoportable. Llegaron hasta él gritos y otros sonidos, productos de
una febril actividad humana. El terreno era plano y seco; malas hierbas y plantas crecían
por todas partes. Salió del campo amarillo y desembocó en un estrecho sendero,
sembrado de excrementos humanos y animales.
Y al final del sendero se hallaba el pueblo.
Los chasquidos que captaba por los auriculares habían ido disminuyendo. En aquel
momento desaparecieron por completo. Harl sonrió para sí. Se había apartado de Turner y
Boynton, y había roto el contacto con ellos. No tenían ni idea de dónde estaba.
Se desvió a la izquierda y rodeó con cautela el perímetro del pueblo. Pasó junto a una
cabaña, y después cerca de un grupo de ellas. A su alrededor se alzaban macizos de
árboles verdes y plantas, y frente a él brillaba un riachuelo de orillas inclinadas, cubiertas
de musgo.
Una docena de personas se estaban bañando al borde del riachuelo. Los niños
saltaban al agua y subían a gatas hacia la orilla.
Harl se detuvo y los contempló estupefacto. Eran de piel oscura, casi negra, de un
negro reluciente, cobrizo... Un bronce mezclado con el color de la tierra. ¿Era tierra?
De repente, comprendió que los bañistas se habían quemado por culpa del sol
constante. Las explosiones de hidrógeno habían atenuado la atmósfera, eliminando casi
todas las nubes de humedad, y el sol les había golpeado sin piedad durante doscientos
años..., en agudo contraste con su raza. Bajo tierra no había rayos ultravioleta que
quemaran la piel o elevaran el nivel de pigmentación. Él y los demás tecnos habían
perdido el color de la piel. No lo necesitaban para nada en su mundo subterráneo.
En cualquier caso, los bañistas poseían un increíble tono oscuro, un color negro rojizo
intenso. Y no llevaban nada encima. Saltaban y brincaban, chapoteando en el agua y
tomando el sol en la orilla.
Harl les contempló durante un rato. Niños y tres o cuatro mujeres viejas y enclenques.
¿Servirían? Meneó la cabeza y dio la vuelta al riachuelo con suma precaución.
Continuó avanzando lenta y cautelosamente entre las cabañas, mirando en torno suyo
con el arma preparada.
Una débil brisa acarició su cuerpo, susurrando entre los árboles que se erguían a su
derecha. El ruido de los niños que se bañaban se mezcló con el olor a excrementos, el
viento y el balanceo de los árboles.
Harl continuó adelante. Era invisible, pero sabía que en cualquier momento le podían
descubrir y atrapar gracias a las huellas de pisadas y los sonidos que producía. Y si
alguien le atacaba...
Dejó atrás una cabaña y salió a un claro, una zona llana de tierra pisoteada. Un perro
dormía a la sombra de la cabaña; las moscas revoloteaban sobre sus descarnados
flancos. Una anciana estaba sentada en el porche de la rudimentaria vivienda, peinando
su largo cabello gris con un peine de hueso.
Harl se deslizó por su lado. Un grupo de jóvenes se hallaban de pie en el centro del
claro. Hacían gestos y hablaban entre sí. Algunos sacaban brillo a sus armas, lanzas
largas y cuchillos de una inconcebible tosquedad. Un animal muerto, una bestia enorme
de largos y relucientes colmillos y espeso pelaje, yacía en tierra. De su boca manaba
sangre, sangre espesa y oscura. Uno de los jóvenes se volvió de súbito..., y la golpeó con
el pie.
Harl se acercó a los jóvenes y se detuvo. Iban vestidos con prendas de tela, una
especie de pantalones largos y camisa. La parte superior del pie iba al descubierto, pues
en lugar de zapatos se calzaban con sandalias de fibra vegetal apenas entretejida. Iban
afeitados, y su piel, casi tan negra como el ébano, brillaba. Se habían subido las mangas,
dejando al descubierto abultados y relucientes músculos, perlados de sudor.
Harl no entendió lo que decían, pero estaba seguro que hablaban una lengua tradicional
arcaica.
Pasó de largo. Un grupo de ancianos estaban sentados con las piernas cruzadas al otro
lado del claro, formando un círculo y trenzando una áspera tela en toscos armazones. Harl
les contempló en silencio durante un rato. Hablaban ruidosamente. Cada hombre estaba
inclinado sobre su armazón, concentrado en el trabajo.
Detrás de la hilera de cabañas algunos jóvenes de ambos sexos araban un campo,
arrastrando el arado mediante cuerdas atadas a sus cinturas y hombros.
Harl siguió deambulando, fascinado. Todo el mundo se dedicaba a alguna actividad...,
excepto el perro dormido bajo la cabaña. Los jóvenes pulían sus lanzas, la anciana
sentada frente a la cabaña se peinaba y los viejos tejían.
En un rincón, una voluminosa mujer enseñaba a un niño lo que parecía ser un juego de
sumar y restar, utilizando palitos en lugar de números. Dos hombres se dedicaban a
despellejar a un pequeño animal peludo, quitando el pellejo con sumo cuidado.
Harl pasó ante un muro de pieles colgadas al sol para secarse. El hedor irritó su olfato y
le provocó deseos de estornudar. Dejó atrás a un grupo de niños que molían grano en una
piedra ahuecada que convertía el grano en harina. Ninguno de ellos levantó la vista
cuando pasó.
Algunos animales estaban atados juntos. Algunos, grandes bestias de enormes ubres,
yacían a la sombra. Le miraron en silencio.
Harl llegó al extremo del pueblo y se detuvo. A partir de aquel punto se abrían campos
desiertos. A lo largo de un kilómetro y medio se extendían árboles y matorrales, y después
seguían incontables kilómetros de escoria.
Volvió sobre sus pasos. A un lado, sentado a la sombra, un joven tallaba un bloque de
escoria hidrogenada, cortándolo cuidadosamente con algunas herramientas rudimentarias.
Al parecer, fabricaba un arma. Harl contempló los interminables y solemnes golpes que
descargaba una y otra vez. La escoria era dura. Un trabajo largo y tedioso.
Continuó paseando. Un grupo de mujeres reparaban flechas rotas. Su cháchara le
siguió durante un rato, y deseó poder entenderla. Todo el mundo estaba muy ocupado y
se trabajaba con rapidez. Brazos oscuros y brillantes se alzaban y descendían, y el
murmullo de voces aumentaba y decrecía de intensidad.
Actividad. Risas. La risa de un niño resonó de pronto en todo el pueblo, y algunas
cabezas se volvieron. Harl se inclinó para examinar de cerca la cabeza de un hombre.
Tenía un rostro recio, cabello corto y enmarañado, dientes blancos y parejos. Llevaba
brazaletes de cobre en los brazos, que casi rivalizaban con el intenso tono bronceado de
la piel. En su pecho desnudo florecían todo tipo de tatuajes, grabados en la carne con
pigmentos de colores brillantes.
Harl volvió sobre sus pasos. Pasó junto a la anciana del porche, y se detuvo de nuevo
para observarla. Había dejado de peinarse. Ahora, estaba haciendo una complicada
trenza a una niña, manipulando su cabello con destreza. Harl la contempló, fascinado. El
trenzado era muy complicado, y dedicó al trabajo mucho tiempo. Los ojos apagados de la
anciana estaban fijos en el cabello de la niña, en el detallado dibujo. Sus manos marchitas
volaban.
Harl siguió caminando en dirección al riachuelo. Pasó otra vez junto a los niños que se
bañaban. Todos habían subido a la orilla y se estaban secando al sol. Así que éstos eran
los monos. La raza agónica que pronto iba a dejar de existir. Residuos.
Pero no daba la impresión que fuera una raza agonizante. Trabajaban duro, tallando sin
cesar la escoria hidrogenada, reparando las flechas, cazando, arando, moliendo grano,
tejiendo, peinando...  
Se inmovilizó de repente, apoyando el fusil desintegrador en el hombro. Algo se movía
frente a él, entre los árboles cercanos al riachuelo. Después, oyó dos voces; un hombre y
una mujer que hablaban animadamente.
Harl avanzó con cautela. Dejó atrás un matorral sembrado de flores y escrutó la
oscuridad que se extendía entre los árboles.
Un hombre y una mujer estaban sentados al borde del agua, a la sombra oscura de un
árbol. El hombre hacía cuencos, dándole forma a la arcilla húmeda que recogía del agua.
Sus dedos volaban, rápidos y expertos. Hizo girar los cuencos sobre una plataforma
rodante que sostenía entre las rodillas.
Cuando el hombre terminó los cuencos, la mujer se puso a pintarlos con diestros y
vigorosos toques de un tosco pincel que brillaba de pigmento rojo.
La mujer era hermosa. Harl la contempló con embelesada admiración. Estaba apoyada
contra un árbol, casi inmóvil, sujetando con seguridad cada cuenco mientras lo pintaba. Su
cabello negro le colgaba hasta la cintura, cayendo sobre sus hombros y espalda. Todas
las líneas de sus facciones, bellamente cinceladas, eran claras y vividas, e inmensos sus
ojos oscuros. Examinaba cada cuenco con suma atención, moviendo un poco los labios, y
Harl reparó en que sus manos eran pequeñas y delicadas.
Se acercó a ella, moviéndose con cautela. La mujer no le oyó ni levantó la vista. Cada
vez más maravillado, se dio cuenta que su cuerpo cobrizo era pequeño y exquisitamente
formado, de miembros esbeltos y flexibles. Ella no dio muestras de advertir su presencia.
De repente, el hombre volvió a hablar. La mujer levantó la vista y depositó el cuenco en
el suelo. Descansó un minuto, mientras limpiaba su pincel con una hoja. Vestía unos
toscos pantalones, largos hasta la rodilla y atados a la cintura con una retorcida cuerda de
lino. No llevaba nada más, ni tan siquiera sandalias. Su pecho, iluminado por el sol del
atardecer, subía y bajaba rápidamente al compás de su respiración.
El hombre dijo algo más. Al cabo de un momento, la mujer tomó otro cuenco y se puso
a pintarlo. Ambos trabajaban con rapidez, en silencio, enfrascados en su trabajo.
Harl examinó los cuencos. Todos eran de un diseño similar. El hombre los producía sin
descanso, a partir de rollos de arcilla que iba estirando hacia arriba para formar las
paredes. Daba palmadas a la arcilla con las manos mojadas en agua para suavizar y
robustecer la superficie. Por fin, los colocaba en filas para que se secaran al sol.  
La mujer seleccionaba los cuencos secos y los pintaba.  
Harl la contempló. La examinó durante largo rato: la forma en que movía su cuerpo
cobrizo, la expresión concentrada de su rostro, los leves movimientos de sus labios y su
barbilla. Sus dedos eran esbeltos, exquisitamente ahusados. Sus uñas eran largas,
acabadas en punta. Sostenía cada cuenco con cuidado, girándolo con destreza,
realizando el dibujo con veloces pinceladas.
La examinó con mayor atención. Pintaba el mismo dibujo en cada cuenco, una y otra
vez. Un pájaro, y después un árbol. Una línea que parecía representar la tierra. Una nube
suspendida directamente sobre ella.
¿Cuál era la significación precisa de aquel motivo recurrente? Harl se acercó,
inclinándose para ver mejor. ¿Eran idénticos? Observó el diestro movimiento de sus
manos mientras tomaban un cuenco tras otro, repitiendo el dibujo sin cesar. Básicamente,
era el mismo cada vez..., pero un poco diferente. No había dos cuencos exactos.
Se hallaba desconcertado y fascinado al mismo tiempo. El mismo dibujo, pero alterado
un ápice en cada ocasión. Cambiaba el color del pájaro, o la longitud de sus plumas. La
posición del árbol o de la nube cambiaban menos. En una ocasión, dibujó dos nubes
diminutas que flotaban sobre la tierra. En otras, ponía hierba o el perfil de unas colinas al
fondo.
El hombre se irguió de súbito y se limpió las manos en la ropa. Habló con la muchacha
y se marchó a toda prisa, por entre los matorrales, hasta que se perdió de vista.
Harl miró a su alrededor, excitado. La mujer siguió pintando con la misma rapidez y
serenidad de antes. El hombre había desaparecido y la muchacha prosiguió pintando sola.
Harl se sintió atrapado entre una serie de emociones conflictivas y casi abrumadoras.
Quería hablar con la muchacha, hacerle preguntas sobre sus dibujos. Quería preguntarle
por qué alteraba el dibujo cada vez.
Quería sentarse y hablar con ella. Hablar con ella y oírla hablar con él. Era muy extraño.
No lo comprendía. Su visión se hizo borrosa, vaga; el sudor cubría su cuello y sus
hombros encorvados. La muchacha seguía pintando. No levantaba la vista, ni siquiera
sospechaba que él estaba de pie sobre ella. La mano de Harl voló hacia su cinturón.
Respiró profundamente, vacilante. ¿Se atrevería? ¿Estaba bien hacerlo? El hombre
regresaría...
Harl apretó el botón de su cintura. La pantalla siseó y destelló a su alrededor.
La muchacha levantó la vista, sobresaltada. Abrió los ojos, horrorizada.
Chilló.
Harl retrocedió al instante y aferró el fusil, consternado por lo que había hecho.
La muchacha se puso en pie trastabillando, derribando cuencos y pinturas. Le miró con
los ojos y la boca muy abiertos. Retrocedió poco a poco hacia los arbustos. De pronto, dio
media vuelta y huyó, abriéndose paso entre los arbustos. Todo el pueblo se convirtió en un
torrente de excitada actividad.
Harl corrió paralelamente al riachuelo, más allá de los arbustos, hasta desembocar en el
claro.
Se paró en seco. Su corazón latía con violencia. Una multitud de monos se dirigía hacia
el arroyo, hombres armados con lanzas, ancianas y niños que gritaban. Se detuvieron al
borde los matorrales, mirando y escuchando; tenían el rostro petrificado en una extraña y
absorta expresión. Después, se internaron entre los arbustos, apartándolos con furia... Le
estaban buscando.
De pronto, captó unos chasquidos en sus auriculares.
—¡Harl! —oyó con claridad la acerada voz de Ed Boynton—. ¡Harl, muchacho!
Harl dio un salto, y después gritó, desesperado y agradecido al mismo tiempo.
—¡Papá, estoy aquí!
Ed Boynton le agarró por el brazo, haciéndole perder el equilibrio.
—¿Qué te pasa? ¿Adónde fuiste? ¿Qué has hecho?
—¿Le has localizado? —irrumpió la voz de Turner—. ¡Dense prisa! Hemos de salir de
aquí, y rápidamente. Están esparciendo polvo blanco por todas partes.
Los monos se precipitaban sobre ellos, arrojando al aire grandes nubes de polvo, que lo
iba cubriendo todo. Era una especie de tiza pulverizada. Otros monos rociaban el terreno
de aceite, que extraían de grandes vasijas, y emitían agudos y excitados gritos.
—Será mejor que nos larguemos —se resignó Boynton, malhumorado—. Es peligroso
enfrentarse con ellos cuando están irritados.
—Pero... —vaciló Harl.
—¡Vamos! —le apremió su padre, tirándole del brazo—. Es hora de irse. No podemos
perder ni un momento.
Harl miró hacia atrás. No vio a la mujer, pero los monos acudían de todas partes,
arrojando nubes de polvo y derramando aceite. Monos provistos de lanzas con punta de
hierro avanzaban en forma amenazadora, pateando malas hierbas y arbustos a medida
que rodeaban la zona.
Harl se dejó arrastrar por su padre. La cabeza le daba vueltas. La mujer había
desaparecido, y estaba seguro que nunca volvería a verla. Al hacerse visible, la joven
había huido lanzando chillidos.
¿Por qué? No tenía sentido. ¿Por qué le había rehuido, muerta de terror? ¿Qué le
había hecho?
Pero, ¿qué más le daba si volvía a verla o no? ¿Por qué era la mujer tan importante?
No comprendía nada. No se comprendía a sí mismo. Lo que había ocurrido carecía de
explicación racional. Era totalmente incomprensible.
Harl siguió a su padre y a Turner de regreso al huevo, todavía aturdido y abatido, aún
tratando de comprender, de captar el significado de lo sucedido entre él y la mujer. No
tenía sentido. Él había perdido la cabeza, y después ella había perdido la cabeza. Tenía
que haber alguna explicación..., que ni siquiera intuía.
Ed Boynton se detuvo al llegar frente al huevo y miró hacia atrás.
—Hemos tenido suerte de poder huir —dijo a Harl, moviendo la cabeza—. Cuando se
irritan son como bestias. Como animales, Harl. Eso es lo que son. Animales salvajes.
—Vamos —dijo Turner, impaciente—. Salgamos de aquí..., ahora que aún estamos a
tiempo.
 
Julie continuaba temblando, aun después de bañarse y purificarse en el arroyo y que
una anciana le hubiera administrado un masaje con aceite.
Estaba sentada en cuclillas, rodeándose las rodillas con los brazos, temblorosa y
agitada, sin poder controlarse. Ken, su hermano, se encontraba de pie junto a ella, con
expresión hosca, apoyando su mano en el cobrizo hombro desnudo de la joven.
—¿Qué era eso? —murmuraba Julie—. ¿Qué era eso? —Un escalofrío la recorrió de
pies a cabeza—. Era... horrible. Sentí asco nada más verlo.
—¿Qué aspecto tenía? —preguntó Ken.
—Parecía..., parecía un hombre, pero no es posible que fuera un hombre. Era metálico
de arriba abajo, con pies y manos enormes. Su cara era tan blanca como..., como la
harina. Era... enfermizo. Horriblemente enfermizo. Blanco, metálico y enfermizo. Como
una raíz arrancada del suelo.
Ken se volvió hacia el anciano sentado tras él, que escuchaba con suma atención.
—¿Qué era? —preguntó—. ¿Qué era, señor Stebbins? Usted sabe de esas cosas.
¿Qué vio mi hermana?
El señor Stebbins se puso lentamente en pie.
—¿Dice que tenía la piel blanca, como harinosa? ¿Como pastosa? ¿Y grandes manos
y pies?
Julie asintió con la cabeza.
—Y..., algo más.
—¿Qué?
—Era ciego. Tenía otra cosa en lugar de ojos. Dos espacios negros. Oscuridad.
Se estremeció y clavó la mirada en el riachuelo.
De pronto, el señor Stebbins tensó la mandíbula. Movió la cabeza.
—Lo sé —murmuró—. Sé lo que era.
—¿Qué era?
El señor Stebbins murmuró para sí y frunció el ceño.
—No es posible. Pero su descripción... —Miró a la lejanía, arrugando la frente—. Viven
bajo tierra —dijo por fin—, bajo la superficie. Salen por las montañas. Viven en la tierra, en
grandes túneles y cámaras excavados por ellos mismos. No son hombres. Parecen hom-
bres, pero no lo son. Viven en el subsuelo y extraen el metal de la tierra. Extraen y
trabajan el metal. Muy pocas veces salen a la superficie. No pueden mirar al sol.
—¿Qué nombre reciben?
El señor Stebbins buceó en sus recuerdos del pasado, recuerdos de años anteriores, de
viejos libros y leyendas que habían llegado a sus oídos. Cosas que vivían bajo la tierra...
Hombres que no eran hombres...
Cosas que excavaban túneles y extraían metales... Cosas ciegas, con grandes manos y
pies, y piel blanca...
—Duendes —exclamó el señor Stebbins—. Lo que viste era un duende.
Julie asintió, mirando al suelo con los ojos muy abiertos y los brazos ceñidos alrededor
de las rodillas.
—Sí —dijo—. El nombre le cuadra bien. Me asustó. Me dio mucho miedo. Di media
vuelta y me puse a correr. Me pareció horrible. —Miró a su hermano y esbozó una tímida
sonrisa—. Pero ahora me siento mejor...
Ken se frotó sus grandes y oscuras manos, asintiendo con alivio.
—Estupendo —dijo—. Ahora podemos volver a trabajar. Nos quedan muchas cosas por
hacer.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed