Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 30 de noviembre de 2011

EXPOSICIONES DE TIEMPO



EXPOSICIONES DE TIEMPO


EXPOSICIONES DE TIEMPO
Wilson Tucker

El sargento Tabbot subió las escaleras hasta el departamento de la mujer, en el tercer
piso. El pesado estuche de la cámara le golpeaba contra la pierna al subir y amenazaba
chocar con su rodilla enferma. Pasó el estuche a la mano izquierda y resopló: esa mujer
bien podía haber tenido la amabilidad de morirse en el primer piso.
Había un agente haraganeando en el descanso, custodiando como al descuido la
escalera y el corredor del tercer piso.
Tabbot se mostró sorprendido.
- ¿Cómo, no hay guardián? ¿Todavía están trabajando? ¿Cuál es el departamento?
- Parece que se olvidaron del guardián, sargento - dijo el agente -. También parece que
fueron a buscarlo. Hay un gentío allí adentro; el forense no terminó todavía. Es el
número 33.
Bajó la vista hasta clavarla en el voluminoso estuche.
- Está completamente desnuda.
- ¿Quiere que le haga una buena foto?
- No, señor, ¿cómo voy a querer una foto de ella? Quiero decir, está desnuda, es cierto,
pero ya no es linda.
- Las víctimas de los asesinatos no suelen tener muy buen color - dijo Tabbot.
Siguió por el corredor hasta el número 33 y encontró la puerta entreabierta; se ola una
voz retumbante. Tabbot empujó la puerta y entró en el departamento de la mujer. Era
chico, de no más de dos ambientes, probablemente.
Al primero que vio fue al encargado de tomar las huellas digitales, que trabajaba con un
aerosol y una máquina de rayos ultravioletas portátil sobre una mesita ratona con
cubierta de vidrio; la amarga expresión de su cara revelaba que había una manifiesta
carencia de huellas. Había un teniente de la seccional parado en el otro extremo de la
mesita, observando el barrido de la luz ultravioleta con un aire de serena paciencia;
desvió la mirada hacia Tabbot, hacia el estuche de la cámara y volvió a posarla en la
mesita. Un agente de civil esperaba detrás de la puerta sin hacer nada; dos hombres
con un cesto de mimbre estaban sentados uno en cada brazo de una poltrona,
contemplando por encima del respaldo algo que había en el piso; uno de ellos giró la
cabeza para mirar fijamente al recién llegado y después volvió a concentrar la atención
en el piso. Bastante alejado de la silla un hombre de calvicie pronunciada y abundante
grasa debajo de la ropa se sacudía el polvo de las rodillas de los pantalones; acababa
de ponerse de pie y el esfuerzo le había provocado una respiración seca y entrecortado
que se le escapaba por la boca abierta.
Tabbot conocía al teniente y al forense.
El forense miró el pesado estuche negro que Tabbot acababa de dejar atrás de la
puerta y preguntó:
- ¿Fotografías?
- Sí, señor. Son exposiciones de tiempo.
- Me gustaría que me hiciese algunas copias, entonces; hace ocho o nueve años que
no veo un tiroteo; son muy escasos últimamente.
Señaló con un grueso dedo índice lo que estaba tirado en el piso.
- La mataron a tiros. ¿Qué le parece? ¡Muerta a tiros en esta época! Me gustaría alguna
copia: estoy ansioso por ver a un hombre con agallas para llevar un revólver.
- Sí, señor.
Tabbot dirigió la atención al teniente de la seccional.
- ¿Puede darme alguna pista?
- El caso es bastante confuso todavía, sargento - respondió el oficial -. La víctima
conocía al atacante: pienso que lo dejó entrar y después se alejó de él; él se quedó
donde está parado usted. Tal vez haya habido una discusión pero no una pelea: no hay
nada roto, nada fuera de lugar, ninguna huella digital. Esa perilla que está detrás de
usted fue cuidadosamente limpiada. Ella estaba de pie detrás de esa silla cuando
recibió el tiro y cayó allí. ¿Puede abarcarlo todo?
- Sí señor, creo que sí. Me voy a instalar en la entrada a ese otro ambiente. ¿Es una
cocina?
- Cocina y ducha; este otro ambiente es una combinación de sala de estar y dormitorio.
- Voy a empezar por allí y después me voy a ir acercando. ¿No hay nada en la cocina?
- PIatos sucios, nada más. No hay manchas en el piso. Pero me gustaría que hiciera
algunas tomas de todos modos. Los pisos están limpios en todas partes, salvo detrás
de esa silla.
El sargento Tabbot miró la ventana que había en el otro extremo del cuarto y volvió a
mirar al teniente.
- No hay salida de emergencia - dijo el oficial -. Pero de todos modos fotografíela.
Fotografíe todo lo que vea. Haga su tarea de rutina.
Tabbot asintió con naturalidad y después notó que se le endurecían los músculos
abdominales. Cruzó la habitación hasta llegar a la poltrona y contempló atentamente lo
que había detrás del respaldo. Los hombres del cesto de mimbre dieron vuelta las
cabezas al unísono para mirarlo, compartiendo entre los dos alguna broma macabra,
probablemente a sus expensas. Se le revolvió el estómago a pesar de sus
desesperados esfuerzos por controlarlo.
Era una rubia de cabellos ensortijados de alrededor de treinta años; su cara había sido
bastante atractiva, pero no habría podido ganar un concurso de belleza; estaba lavada
y sin maquillaje. No tenía ninguna joya en las muñecas, los dedos o el cuello y estaba
totalmente desnuda. Le habían volado el pecho, Tabbot parpadeó su sorpresa y su
desagrado, y desvió la vista hacia el estómago y las piernas, con la sola intención de
apartar la atención de ese espectáculo horrible; por un momento pensó que iba a
vomitar el desayuno. Los ojos se le cerraron mientras luchaba férreamente por
controlarse y cuando los abrió se encontró con antiguas estrías abdominales, que
indicaban un embarazo de largo tiempo atrás.
El sargento Tabbot se apartó rápidamente de la silla y se topó con el forense.
- Le dispararon por la espalda - dijo abruptamente.
- Sí, claro.
El gordo jadeante daba vueltas alrededor de él con fastidio.
- Hay un pequeño agujerito en la espina dorsal. Un pequeño orificio de entrada y uno
enorme - ¡vaya si es enorme! - de salida; el disparo destruyó la caja torácica al salir. Es
natural que sea así si, como pienso, le dispararon con una pistola de calibre grueso.
Miró el pie desnudo que se asomaba por detrás de la silla.
- Es la primera muerte por disparo que veo en ocho o nueve años. ¿Se da cuenta? Hay
alguien que lleva un revólver.
Hizo una pausa para jadear y después señaló con el mismo dedo gordo a los hombres
del cesto.
- Levántenlo y váyanse, muchachos. Vamos a hacerle la autopsia.
Tabbot se dirigió a la cocina.
En la mesa de la cocina vio un plato sucio, una taza de café, una cuchara, un tenedor y
migas de tostada; una azucarera sin tapa y un tarrito de crema instantánea para el café
completaban el decorado. Buscó debajo de la mesa el cuchillo y la manteca que
faltaban.
- No la busque - dijo el teniente -. Le gustaba la tostada limpia.
Tabbot se dio vuelta.
- ¿Cuánto tiempo hace de este desayuno? ¿Cuánto tiempo hace que está muerta?
- Hay que esperar el informe del forense para eso, pero yo diría que unas tres o quizá
cuatro horas. La cafetera estaba fría, el cuerpo estaba frío, las manchas de huevo
estaban secas. Digamos algo más de tres horas.
- Eso me da un buen margen - dijo Tabbot -. Si hubiera sucedido ayer a la noche,
simplemente agarraba la cámara y me volvía a casa.
Buscó con la mirada un movimiento que había captado con el rabillo del ojo y vio a los
hombres del cesto de mimbre que cruzaban la puerta de entrada con su carga y salían
al corredor. Volvió rápidamente la mirada a la mesa de la cocina.
- Huevos y una tostada limpia, café con crema y azúcar. No nos sirve de mucho.
El teniente sacudió la cabeza.
- No estoy preocupado por ella; me importa un carajo lo que comió. Que se ocupe el
forense de su desayuno; él ya nos dirá cuánto hace que lo tomó y ya veremos. Me
importan más sus placas; quiero ver la foto del asesino.
- Esperemos que haya habido luz de día y que haya sucedido esta mañana - dijo
Tabbot -. ¿Está seguro de que no es el desayuno de ayer? No tiene sentido armar el
aparato si sucedió ayer a la mañana o ayer a la noche. Mi límite de exposición cae entre
las diez y las catorce horas... y usted sabe bien qué pobres son las fotografías de
catorce horas atrás.
- Fue esta mañana - le aseguró el oficial -. Ayer a la mañana fue a trabajar, pero cuando
no fichó esta mañana y no respondió al teléfono, alguien del negocio vino a preguntar
qué pasaba.
- ¿Y ese alguien tenía llave?
- No, y eso elimina al primer sospechoso. El portero lo dejó entrar. Entre paréntesis,
¿me podría sacar una foto de la puerta para corroborar su relato? Fue unos minutos
después de las nueve; no recuerdan exactamente.
- Cómo no. ¿Qué tipo de negocio? ¿De qué se ocupaba?
- Una juguetería. Hacía muñecos de Navidad.
El sargento Tabbot pensó un rato y después dijo:
- Lo primero que le pasa a uno por la cabeza son las armas de juguete.
El teniente le respondió con una sonrisa tensa y malhumorada.
- Tuvimos la misma idea y enviamos hombres para que inspeccionaran el negocio; ya
se sabe, negocios de mercado negro, juguetes o el mismo artículo pero de verdad. No
tuvimos suerte; desde que se aprobó la ley Dean no volvieron a fabricar nada parecido
a un revólver. Era un negocio honesto.
- Le tocó un caso difícil, teniente.
- Confío en sus fotografías, sargento.
Tabbot consideró que era una buena indirecta. Volvió al otro cuarto y descubrió que
todos se habían ido salvo el silencioso agente de civil. El detective estaba sentado en el
sofá detrás de la mesita ratona y lo observaba mientras abría el estuche. Colocó un
trípode a un metro y medio de la puerta aproximadamente. La cámara en sí era un
instrumento pesado, difícil de manejar, y para colocarla en el trípode hubo de emplear
una buena dosis de gruñidos y un insulto entre dientes por un dedo machucado.
Cuando quedó sólidamente afirmada sobre el trípode, Tabbot tomó un rollo de película
del estuche suplementario y lo colocó en la parte posterior de la cámara. Lo último que
acomodó fueron una lente y el cronómetro; Tabbot se aseguró de que la lente estuviera
limpia.
Enfocó la puerta de entrada y buscó en el bolsillo la regla de cálculos. Controló el
tiempo actual y después retrocedió para obtener cuatro exposiciones: a las nueve, a las
nueve y cinco, a las nueve y diez y a las nueve y cuarto, que probablemente cubrían la
llegada del portero y del empleado de la juguetería; amartilló y disparó el cronómetro y
después controló que la película de nylon estuviese corriendo adecuadamente después
de cada exposición. Anotaba los detalles de cada toma en una libreta para facilitar
luego una identificación más segura de las placas.
El agente de civil quebró su silencio sepulcral.
- Es la primera vez que veo funcionar uno de estos aparatos.
- Estoy tomando fotografías desde las nueve hasta las nueve y cuarto de esta mañana -
respondió con calma Tabbot -. Si tengo suerte, voy a fotografiar al portero abriendo la
puerta; si no tengo suerte, sólo obtendré un movimiento borroso... o absolutamente
nada, y entonces tendré que empezar de nuevo y hacer una exposición por cada minuto
posterior a las nueve hasta que lo encuentre. Una imagen borrosa de la puerta que se
abre me indicará que estoy cerca de lo que busco.
- ¿Buenas fotografías?
Parecía escéptico.
- ¿A las nueve? Claro que sí; a las nueve ya había luz suficiente en esa ventana y no
pasó demasiado tiempo. Las condiciones son satisfactorias. El asunto se pone bravo
cuando intento obtener exposiciones nocturnas con una o dos lámparas encendidas
solamente; en este caso simplemente hay luz suficiente. ¡Cómo me gustaría que todo
sucediese siempre al aire libre, en un día soleado... y no más de una hora antes de mi
llegada!
El detective gruñó e inspeccionó la cámara, que hacía tic tac.
- Llevé algunas de sus fotografías a la corte una vez; fue el caso del robo del banco el
año pasado. Las fotografías eran malas, el juez las descartó y el caso no pudo
resolverse.
- Lo recuerdo - dijo Tabbot -. Y pido disculpas por la mala calidad del trabajo. Esas
placas se tomaron sobre el límite de tiempo: catorce horas, tal vez algo más. La cámara
y la película son prácticamente inútiles más allá de las diez o las doce horas;
simplemente había pasado demasiado tiempo. Uso la mejor película que hay en plaza,
pero no puede registrar una imagen como la gente de un pasado que supere las doce
horas. Las placas del banco que usted llevó no eran más que sombras veteadas: eso es
todo lo que puedo obtener para un pasado comprendido entre las doce y las catorce
horas atrás.
- ¿Y nada pasadas las catorce horas?
- Nada en absoluto. Lo he intentado, pero nada.
La cámara dejó de hacer tic tac y se detuvo sola. Tabbot la hizo girar sobre el trípode y
apuntó en dirección al sofá. El detective se levantó de un salto.
El sargento protestó.
- No se levante; usted no estorba, La lente no lo ve ahora.
Hizo un gesto de despedida al teniente desde la puerta y salió del departamento dando
un portazo.
- Todavía está amargado por esas fotografías del banco - dijo el oficial.
Tabbot hizo un gesto de asentimiento e introdujo una sola modificación en el
mecanismo de tiempo. Disparó el obturador para una exposición y luego le sonrió al
teniente.
- Le enviaré una fotografía de él mismo sentado allí hace tres minutos. Quizás eso le
levante el ánimo.
- O lo ponga tan furioso que lo haga echar.
El sargento inició una nueva serie de cuentas con la regla de cálculos y se dedicó a las
fotografías de rutina de la habitación desde las seis hasta las nueve de la mañana.
Enfocó con la cámara la mesita ratona, la entrada a la cocina, la poltrona, la ventana
que estaba detrás de la poltrona, otra sillita y una biblioteca que había en la habitación,
el piso, un jarrón con flores artificiales que estaba apoyado sobre un estantecito encima
del radiador, una lámpara de pie, otra que colgaba del techo y, por último, tomó
fotografías de la habitación desde distintos ángulos, caminando en círculo y regresando
luego a la puerta de entrada. Tabbot volvió a controlar sus cuentas y después dedicó
una atención especial a la puerta y al sector contiguo, donde él había estado parado al
entrar.
La cámara hurgó y espió y escudriñó en el pasado reciente, en la última mañana de
vida de la rubia desnuda, registrando en la película de nylon imágenes que ya hacía
tres o cuatro horas que habían desaparecido. En el curso del relevamiento circular - al
pasar entre la biblioteca y el jarrón con flores artificiales - una señal luminosa indicó que
se había acabado el rollo de película, y la cámara interrumpió su tarea hasta que
Tabbot colocó un nuevo rollo. El sargento hizo un pequeño ajuste en cronómetro para
compensar el tiempo perdido, numeró el rollo terminado y el nuevo y continuó con sus
pormenorizadas anotaciones para cada ángulo y cada serie de exposiciones. La
cámara ignoraba el presente e indagaba en el pasado.
- ¿Cuánto falta? - preguntó el teniente.
- Una hora más para los preliminares; puedo terminar con la cocina en una hora más, y
digamos unas dos o tres horas para las segundas tomas, después de fijar áreas
restringidas.
- Se me está amontonando el trabajo.
El oficial se rascó la nuca y después se agachó para espiar por la lente.
- Me podrá encontrar en la seccional, probablemente. Haga copias adicionales de las
placas claves.
- Sí, señor.
El teniente abandonó su inspección de la lente y echó una última ojeada general a la
habitación. A diferencia del detective, no cerró dando un portazo.
La rutina del relevamiento fotográfico siguió adelante.
Tabbot movió la cámara hacia atrás y se ubicó en la entrada a la cocina para cubrir un
ángulo más amplio de la habitación; enfocó el sofá, la poltrona y nuevamente la puerta.
Quería recuperar esos pocos momentos esenciales, cuando se había abierto la puerta y
había entrado el asesino para disparar el arma prohibida. Cambió por un gran angular y
fotografió todo el cuarto en una serie de tomas cada diez minutos sobre un período total
de tres horas; el escenario quedó documentado en forma exhaustiva.
Cambió de rollo para empezar con la cocina.
Una idea descabellada detuvo su mano, lo Interrumpió en el acto de girar la cámara.
Retrocedió sobre sus pasos hasta la poltrona, dio la vuelta, se ubicó detrás de ella,
evitando pisar la sangre derramada, y se encontró en línea recta entre la puerta y la
ventana. Tabbot miró por la ventana imaginando un revolver a sus espaldas y giró
lentamente sobre sí mismo para dirigir la mirada hacia la puerta: la temprana luz del sol
que entraba por la ventana debió de haber iluminado la cara del hombre. La cámara,
colocada en ese lugar, debería fotografiar la cara del atacante y registrar también la
detonación del revólver.
Tabbot arrastró el trípode y la cámara a través de la habitación y los ubicó en esa
posición, detrás de la poltrona y apuntando hacia la puerta. Volvió a cambiar la lente.
Hizo nuevos cálculos.
Si tenía suerte en esta serie, el asesino dispararía hacia la cámara.
El relevamiento fotográfico de la cocina fue prácticamente una repetición del de la otra
habitación y llevó un poco menos de tiempo.
Tabbot fotografió la mesa, dos sillas, los platos sucios, los restos de tostada, la cocinita,
la vieja heladera, las alacenas empotradas sobre la pileta y sobre la mesada, la pileta
misma, un bañito muy estrecho, disimulado como cuarto de limpieza detrás de una
puertita angosta, y la puerta plegadiza de la ducha, que estaba manchada; la flor
todavía goteaba.
Abrió la puerta de la heladera y encontró media botella de vino tinto junto con las demás
provisiones. Hizo dos tomas, a una hora de distancia una de la otra. Indagó en el
estrecho territorio del baño unas pocas tomas al azar con la esperanza de que la rubia
no estuviese sentada allí. El cuarto de la ducha estaba revestido con símil azulejos
blancos, que sufrían ahora el efecto de las manchas de óxido debajo de una flor que
goteaba: dos exposiciones a modo de prueba porque el compartimiento incluía también
un mini lavabo, un espejo y un tomacorriente a prueba de humedad; notó con un aire de
aprobación algo distraído que el toma carecía de instalación para enchufar la máquina
de afeitar.
Tabbot volvió a colocar el gran angular para la toma general; no había ventana en la
cocina y notó que tampoco había salida de emergencia, una lamentable violación de las
reglamentaciones contra incendio.
Con eso se completaron las tomas preliminares.
Tabbot buscó su documento de identidad en el bolsillo, reunió los rollos de película
usados y salió del departamento. No había ningún guardián que le impidiera atravesar
la puerta: le clavó la mirada al agente, que seguía haraganeando en el corredor, como
mostrándose sorprendido.
El agente leyó su expresión.
- Enseguida viene, sargento, enseguida viene. Supongo que para estas horas el
teniente ya habrá conseguido alguno, así que quédese tranquilo que ya viene.
Tabbot guardó el documento de identidad en el bolsillo.
- ¿Es cierto que le dispararon, como dicen? ¿Que le dispararon por la espalda y le
atravesaron el estómago de lado a lado?
Tabbot asintió con incomodidad.
- De lado a lado, sí, pero no el estómago sino la caja torácica. Alguien le disparó un
revólver de mucho calibre. ¿Quiere una copia? Podría pegarla en su armario.
- ¡Cruz diablo! ¡No!
El hombre echó una ojeada al corredor y volvió a mirar al sargento.
- Oí que el forense decía que era obra de un profesional; sólo los profesionales son lo
suficientemente locos como para seguir llevando armas, considerando a lo que se
arriesgan.
- Eso creo; hace años que no sé de un amateur que lleve revólver. La sentencia de
prisión no redimible que se prevé para la portación de armas les pone los pelos de
punta.
Tabbot cambió los rollos de mano para mantenerlos apartados de la rodilla lastimada al
bajar la escalera.
La calle brillaba bajo la luz del sol (el tipo de escenarios luminosos en que el sargento
Tabbot deseaba que se desarrollase todo para obtener los mejores resultados; con un
sol brillante podía reproducir imágenes bastante superiores a las sombras veteadas,
incluso sobre el límite máximo de las catorce horas)
Su camión era el único vehículo policial estacionado junto al cordón.
Tabbot subió al furgón y cerró la puerta. Puso en funcionamiento la reveladora y la
secadora en medio de una oscuridad total y empezó a volcar en el tanque la película del
primer rollo. Cuando la cola de esa primera película se zafó del rollo y desapareció,
colocó en la ranura la guía de la segunda. Luego le tocó el turno a la tercera. El
sargento se sentó en un banco y esperó en la oscuridad a que las máquinas terminaran
sus ciclos y le entregaran los negativos de nylon. Después de un rato se estiró para
poner en marcha la ampliadora y se dedicó a esperar sentado.
No podía borrar la imagen de la mujer con el pecho reventado; era más vívida en la
oscuridad del camión que bajo la brillante luz del día. Esta vez no se le revolvió el
estómago y supuso que se estaba acostumbrando al recuerdo o que la imagen ya se
había instalado definitivamente en el pasado. Algunas de las fotografías que estaban a
punto de completarse bien podían resucitar esa imagen de pesadilla.
El forense creía que algún encapuchado había asesinado a la mujer que hacía
muñecos de Navidad, algún asesino profesional que hacía tan poco caso de la ley
sobre portación de armas como de cualquier otra ley. Tal vez sí, tal vez no. Había
militares y marinos que seguían haciendo entrar armas de contrabando al país cuando
volvían de sus puestos de ultramar; Tabbot había oído hablar a menudo de eso y había
visto algunos de esos tipos temerarios en la cárcel. Por alguna razón que no llegaba a
comprender los ex marines que habían hecho el servicio en China eran los que violaban
la ley del modo más flagrante: superaban a los contrabandistas de los demás servicios
en una proporción de tres (o cuatro) a uno y las duras sanciones que fijaba la ley Dean
no los acobardaba en lo más mínimo. El Congreso, con toda sabiduría había
proclamado que sólo los oficiales de paz y el personal militar en servicio activo tenían el
privilegio de portar armas de fuego; cualquier otra arma debía ser entregada y destruida
por ley.
Tabbot no tenía revólver ni oportunidad para usarlo. El agente del tercer piso llevaba un
arma, y también el teniente, y el policía de civil, pero no creía que el forense tuviese
uno, ni tampoco los hombres del cesto, La ley Dean establecía rígidas penas de prisión
no redimible para los ciudadanos que estuviesen en posesión de armas, pero los
Marines continuaban llevándolas y de vez en cuando algún civil caía bajo los disparos
de un revólver. Como la mujer que hacía muñecos de Navidad.
Un suave zumbido indicó el final de la tarea de revelado. Tabbot sacó las tres cintas de
negativo de nylon de la rueda dentada de la secadora y las introdujo en la ampliadora.
El tiempo de espera resultó sensiblemente menor. Tres largas tiras de fotografías
impresas rodaron fuera de la ampliadora y cayeron en sus manos. Tabbot no perdió el
tiempo en cortarlas una por una.
Echándose dos de las tiras al hombro y con la tercera en la mano se dirigió a la puerta
del camión y la abrió, El brillo del sol lo hizo parpadear y los ojos le lagrimearon.
- ¡Oh, no! ¿Qué mierda habrá pasado? - gritó casi.
Las copias eran oscuras, mucho más oscuras de lo que les correspondía. Sabía sin
necesidad de recurrir a las cifras anotadas en su libreta que las exposiciones habían
tenido lugar después de la salida del sol, y sin embargo las copias eran oscuras, Tabbot
fijó la vista en el frente del edificio tratando de identificar la ventana en cuestión y
después volvió a mirar, desconcertado, las tiras de película.
La habitación que servía de sala y de dormitorio estaba a oscuras. Mirando más de
cerca, parpadeando contra la fuerte luz, distinguió cuatro series temporales de
exposiciones de la puerta de entrada; la tercera mostraba las siluetas oscuras del
portero y de otro hombre con la boca abierta: nueve y diez de la mañana. La quinta
fotografía era una brillante imagen del policía de civil sentado en el sofá y conversando
con Tabbot. La sexta y las siguientes: imágenes oscuras del sofá convertido en cama
(faltaba la mesita ratona), la entrada a la cocina apenas discernible, la poltrona (y ahí
cerca la mesita), la ventana... Miró con desaliento la ventana: ¡las malditas cortinas
estaban corridas e impedían el paso de la luz matinal!
Tabbot controló precipitadamente la segunda tira, que colgaba sobre su hombro:
igualmente oscura. Tanto la lámpara de pie como la del techo estaban apagadas; las
cortinas habían estado corridas toda la noche y el cuarto estaba sumido en un profunda
oscuridad. Apenas se reconocía el radiador, el jarrón con flores, la biblioteca, la sillita y
numerosas exposiciones de la puerta cerrada; las fotografías del piso eran
prácticamente negras. Luego la cámara cambiaba de posición, moviéndose hacia la
entrada de la cocina y fotografiaba el dormitorio con un gran angular: negra frustración.
La cama se había convertido nuevamente en un vulgar sofá, la mesita había retrocedido
a su posición correcta, las demás piezas del mobiliario no habían sido modificadas, las
cortinas cubrían la única ventana, las luces seguían apagadas. Miró de reojo las tomas
finales y contuvo el aliento: una figura - una figura oscura y borrosa - estaba de pie junto
a la esquina más alejada de la mesita mirando hacia la puerta cerrada.
Tabbot se apoderó ansiosamente de la tercera tira.
Los cuatro primeros cuadros no mostraban más que la imagen de una puerta cerrada;
el quinto explotaba en el halo brillante de un fogonazo: el revólver había disparado en
dirección a la lente.
El sargento Tabbot se precipitó fuera del coche, cerrándolo de un portazo al salir, y
trepó por la escalera hasta el tercer piso. La rodilla lastimada reclamaba un paso más
reposado. El joven agente había abandonado su puesto.
Había un guardián bloqueando la entrada al departamento.
Tabbot se le aproximó con toda cautela mientras registraba los bolsillos en busca del
documento de identidad; a una distancia de sólo sesenta centímetros sintió las primeras
y desagradables puntadas en la ingle: si intentaba deslizarse hacia el departamento
sorteando la máquina, el maldito artefacto haría todo lo posible por sacarle las tripas.
Los testículos eran la zona más vulnerable. Un guardián le recordaba siempre a una
manguera de incendios de la segunda generación, pero ni aún si lo torturaran en una
seccional iba a poder describirle a nadie en forma convincente cómo era exactamente
una manguera de incendios de la segunda generación; el torturador insistiría en que
sólo se trataba de un símbolo fálico.
El guardián estaba hecho de acero inoxidable y plástico incoloro; llegaba a la altura de
la cintura y tenía una ranura y una linterna fosforescente en la cabeza, que terminaba
en punta. Generaba una emisión fulgurante y controlada, una radiación de alta
frecuencia capaz de destruir el tejido animal. Esas máquinas resultaban
asombrosamente útiles para mantener adentro a los prisioneros y afuera a los
ciudadanos demasiado curiosos. Tabbot insertó su tarjeta de identificación en la ranura
y esperó que la fosforescencia de la linterna disminuyera gradualmente.
Había un teléfono en el suelo, junto al extremo más alejado del sofá, medio escondido
entre una pila de libros polvorientos; al parecer la mujer leía novelas de cowboys.
Tabbot discó el número de la seccional y esperó a que el operador ubicara al oficial.
- Habla Tabbot. ¿Quién abrió las cortinas? - preguntó abruptamente.
- ¿Qué carajo me está...? ¿Qué cortinas?
- Las cortinas que cubren la única ventana que hay en la habitación. ¿Quién las corrió
esta mañana? ¿Cuándo?
Hubo un silencio intencionado.
- Sargento, ¿no sirven las fotografías?
- Casi no sirven, señor. Obtuve una excelente foto del detective sentado en el sofá
después de que hubiesen apartado las cortinas.
Vaciló un instante mientras consultaba la libreta de anotaciones.
- El disparo se produjo esta mañana a las seis cuarenta y cinco; el portero abrió la
puerta a las nueve y diez. Y la placa del agente de civil me salió estupenda.
- ¿Eso es todo?
- Todo lo que puede servir. Tengo una foto sucia y oscura de alguien mirando hacia la
puerta, pero no puedo decirle si ese alguien es hombre o mujer, si es verde o colorado.
- ¡Mierda! - exclamó el teniente.
- Lo mismo digo, señor.
- Fue el forense quien apartó las cortinas; quería más luz para mirar el cadáver.
- Ojalá la hubiera apartado ayer por la noche antes de que ella se hubiera convertido en
cadáver - dijo, pensativo.
- ¿Está seguro de que no sirven?
- Mire, señor, si las presentara a la Corte y tuviese que vérselas con el juez del que
hablábamos hoy, lo expulsaría del tribunal.
- ¡Carajo! ¿Y qué va a hacer usted ahora?
- Volveré a concentrarme en las seis cuarenta y cinco y trabajar sobre el disparo.
También podría seguir a ese alguien borroso mientras se dirige hacia la puerta...
supongo que era la mujer que iba a abrir para hacer entrar al asesino. Pero no se haga
ilusiones, teniente. Es un caso perdido.
Otro silencio y después.
- Está bien. Haga lo que pueda. Linda noticia la que me dio, sargento.
- Sí, señor.
Dio por terminada la comunicación.
Tabbot arrastró la voluminosa cámara hasta ubicarla junto a uno de los extremos de la
mesita y enfocó hacia la puerta; pensaba que el encuadre abarcaría a la mujer
caminando hacia la puerta, abriéndola, alejándose de ella y al atacante entrando, todo
en la más lóbrega oscuridad. Introdujo un nuevo rollo en la cámara e inspeccionó la
lente por si hubiese alguna basurita. Después empezó a calcular el tiempo. La cámara
comenzó su tarea con las exposiciones que comprendían el momento crítico del disparo.
Tabbot fue hacia la ventana para concluir su examen de la tercera tira de fotografías,
las que correspondían a la cocina. La gran mayoría de los cuadros estaban tan oscuros
como los del dormitorio, pero se iluminaban de pronto después del momento en que
había cambiado por el gran angular, al iniciar la serie de enfoques generales: alguien
había encendido la luz del techo.
Tabbot pudo ver a una mujer desnuda sentada a la mesa: tenía las dos manos
plegadas sobre el estómago, como si apretara un rollo de carne. Detrás de ella se veía
la estrecha puerta del baño, que estaba entreabierta. La mesa estaba vacía. Tabbot
frunció el ceño al ver a la mujer, su postura, y después buscó entre sus notas el tiempo
de exposición retroactiva: las seis y cinco. La mujer que fabricaba muñecos de Navidad
estaba sentada junto a una mesa vacía a las seis y cinco de la mañana, mirando hacia
su izquierda y agarrándose el estómago con las manos. Tabbot se preguntó si tendría
hambre y estaría esperando que alguna sirvienta imaginaria le preparara y sirviera el
desayuno: huevos, café, una tostada limpia.
Buscó la foto de la cocinita: había una llamita de gas debajo de la cafetera; ni rastros de
huevos fritos... bueno, tal vez los freía sólo tres minutos, y como las fotos se habían
tomado con intervalos de cinco y diez minutos...
Miró otra vez a la mujer y se disculpó por el pésimo chiste: cuarenta minutos más tarde
iba a estar muerta.
Otro dato interesante en la tercera tira era un delgado haz de luz debajo de la cortina de
la ducha. Tabbot retrocedió y recorrió la tira en busca de las dos exposiciones que
enfocaban la ducha, pero las encontró oscuras y el compartimiento estaba vacío: se
había equivocado en la hora.
La cámara se detuvo sola a sus espaldas, reclamando su atención.
Tabbot arrastró el aparato a través del salón hasta ubicarlo en una posición de privilegio
junto al brazo del sillón y volvió a enfocar la puerta. Ajustó el cronómetro para obtener
una segunda versión de las escenas recién registradas, pero no esperaba encontrar
más que una sombra entrando, disparando y yéndose; una figura oscura en un cuarto
en sombras.
Empezó una nueva serie sobre la base de esa fotografía del fogonazo.
Volvió a concentrar su atención en la mujer sentada a la mesa: estaba con las manos
crispadas sobre el estómago, mirando hacia su izquierda ¿mirando qué?
En un arrebato, Tabbot fue a la cocina y se sentó en la silla que había ocupado ella; la
misma posición, el mismo ángulo. Se apretó el estómago con las manos y miró hacia su
izquierda, reproduciendo la misma dirección de la vista: lo que veía era el cuarto de la
ducha.
Una de las fotografías le había dado un haz de luz debajo de la cortina... no, de la
puerta plegadiza manchada y la línea de separación tenía gotas de agua.
- ¡Ahora sí! - dijo en voz alta.
Extendió las tiras sobre la mesa para tener las manos libres y luego examinó las
anotaciones de su libreta, una por una. Cada una de las placas había indagado en el
pasado a las seis y cinco de la mañana: alguien había tomado un baño mientras la
mujer estaba sentada junto a la mesa.
Volvió a mirar las últimas fotografías de la segunda tira (la que correspondía al segundo
rollo): una figura - oscura y de contornos imprecisos - estaba mirando hacia la puerta
cerrada; eran las seis y cuarenta, cinco minutos antes del disparo.
¿Era posible que la mujer se hubiera quedado allí, simplemente, esperando durante
cinco minutos que golpearan a la puerta? ¿O la había abierto sólo un instante después
de la exposición, habla dejado entrar al hombre, había discutido con él y cinco minutos
más tarde había muerto junto a la silla? Cinco minutos era tiempo suficiente para una
disputa, un acalorado intercambio de palabras, una amenaza y un disparo.
Tabbot se agarró con las manos del borde de la mesa.
- ¿Qué había pasado con el hombre de la ducha? ¿Se había quedado allí, en remojo,
durante cuarenta minutos, mientras asesinaban a la mujer? ¿O había salido, se había
secado, había engullido su desayuno y dejado el departamento unos minutos antes de
la llegada del atacante?
Tabbot se respondió: no, no, no y tal vez.
Saltó con tal violencia de la silla que la hizo caer. El teléfono seguía detrás de la pila de
novelas de cowboys.
El que respondiera a su llamada bien podía ser uno de los hombres del cesto de
mimbre.
- Morgue del distrito.
- Habla el sargento Tabbot, del Departamento de Fotografía. Tengo unas placas
preliminares de la mujer del departamento: estuvo sentada a la mesa de desayuno
entre las seis y las seis y cuarto. ¿Coincide eso con la autopsia?
- Dio en el clavo, sargento - dijo con júbilo la voz -. La tostada todavía estaba allí, ¿me
entiende?
- Sí, le entiendo - respondió con voz poco firme -. Les enviaré las fotografías.
- Ey, espere, espere; hay algo más. Estaba embarazada desde hacía poco, dos meses
quizá.
Tabbot tragó saliva. Una imagen involuntaria trataba de formarse en su mente: la mesa
de autopsia, una o dos cuchilladas, el inventario de los contenidos del estómago.
Rechazó la idea y dejó el teléfono en el suelo.
- Pensé que había sido el hombre de la ducha el que se había tomado el desayuno.
Pero no fue él, no fue él - dijo desesperadamente en voz alta.
El teléfono, mudo, no le respondió.
La cámara dejó de indagar en el pasado.
Tabbot arrastró el aparato a la cocina y buscó una nueva posición detrás de la silla de la
mujer para abarcar la mesa, la cocinita y el cuarto de la ducha. Programó el cronómetro
para exposiciones con diferencia de dos minutos entre una y otra; calculó la primera a
las seis. Comenzó la prueba. Tabbot, pasó junto a la ventana y salió de la cocina para
examinar una vez más las descorazonadoras fotos preliminares.
La puerta de entrada, el portero y otro hombre en el umbral, la resplandeciente belleza
de la foto con el detective sentado en el sofá, las fotos en sombras del sofá abierto para
servir de cama... Tabbot se detuvo e investigó más de cerca: ¿había una o dos figuras
tendidas en la cama? La siguiente: la entrada a la cocina, la poltrona, la mesa ratona
cambiada de lugar, la ventana con las cortinas corridas.
Siempre lo mismo, una y otra vez. Oscuridad. Pero, ¿había una o dos personas en la
cama?
Y luego de esa fotografía: alguien borroso y de contornos imprecisos mirando hacia la
puerta cerrada. ¿Estaba caminando en ese momento hacia la puerta y se lo había
sorprendido a mitad de camino? ¿Era el hombre de la ducha?
Tabbot dejó caer las fotografías y corrió hacia la cocina.
La cámara no había terminado aún con la serie programada pero Tabbot la sacó
violentamente de su posición y la arrastró por la cocina; el trípode dejó marcas en el
suelo. Hizo a un lado la mesa, detuvo el cronómetro y abrió de un tirón la puerta
plegadiza para introducir la lente en el compartimiento de la ducha. Enfocó el pequeño
lavabo y el espejo que colgaba sobre él, esperando obtener luz suficiente reflejada por
los azulejos blancos. Introdujo un nuevo rollo y trabajó febrilmente con la regla de
cálculos, consultó una y otra vez las anotaciones para estar seguro de la hora. Colocó
el cronómetro y puso en marcha la cámara. Retrocedió y esperó.
El teniente se había equivocado.
La mujer que fabricaba muñecos de Navidad no había ido hacia la puerta ni había
dejado entrar a un hombre alrededor de las seis y cuarenta de la mañana; no había ido
en ningún momento hacia la puerta. Había muerto detrás de la silla mientras se dirigía
hacia la ventana para apartar las cortinas. Su atacante había pasado allí la noche,
había dormido con ella en el sofá-cama hasta poco antes de las seis; después se
habían levantado y uno de ellos había usado el baño mientras el otro plegaba la cama.
Él había entrado a la ducha mientras ella se sentaba a la mesa. En ese intervalo ella se
había apretado el vientre y después había desayunado. Se había originado una
discusión - o tal vez retomado la de la noche anterior - y luego el hombre había
aparecido en la cocina, entonces oscurecida, se había vestido y había intentado irse sin
desayunar.
La discusión había continuado en la sala; la mujer había ido hacia la ventana para dejar
entrar la luz del sol matinal mientras el pistolero profesional vacilaba entre la mesita y la
puerta. Se volvió a medias, disparó y huyó.
- Hay un pequeño agujero en la espina dorsal...
Tabbot pensó que el teniente estaba muy equivocado; en menos de una hora tendría
las placas para probar que estaba equivocado.
Para ahorrar algunos minutos, llevó el rollo terminado al camión que estaba abajo e
introdujo la película en el tanque de revelado. Era molesto tener que preocuparse por el
guardián cada vez que entraba y salía y Tabbot violó el reglamento, dejándolo inerte.
En el momento en que salía del camión pasó un patrullero de la policía, pero no obtuvo
más que un distraído movimiento de cabeza por parte del acompañante del conductor.
La rodilla de Tabbot empezó a hacerse sentir cuando subió la escalera hacia el tercer
piso en la que parecía ser la centésima vez en el día.
La cámara había completado las tomas del lugar y se había detenido.
Tabbot se preparó para partir.
Llevó su equipo afuera, al corredor e hizo tres exposiciones de la puerta del
departamento. El proceso de guardar todo otra vez en el voluminoso estuche le llevó
más tiempo del que le había llevado sacarlo; el trípode se rehusaba obstinadamente a
plegarse en la forma debida para entrar en la funda. Y la ley sobre privacidad de los
ciudadanos se rehusaba obstinadamente a permitirle fotografiar el corredor: allí no se
había cometido ningún crimen.
Echó una última ojeada al departamento vacío: podía ver hasta la cocina y su
imaginación podía representarse a la mujer sentada a la mesa, apretándose el
estómago. Cuando estiró el cuello para mirar a ambos lados de la puerta, pudo ver la
ventana iluminada por un sol brillante. Tabbot decidió dejar las cortinas apartadas;
quería que, en caso de que ese mismo día o al siguiente asesinaran a alguien en ese
lugar las cortinas estuviesen abiertas.
Cerró la puerta del departamento y puso su tarjeta de identificación en la ranura del
guardián para reactivarlo. No hubo ningún movimiento del mecanismo en respuesta,
ningún zumbido teatral del pulsador de alta frecuencia, pero sus tripas comenzaron a
revolverse cuando se encendió la linterna roja. Bajó por la escalera con sumo cuidado
porque la rodilla no le permitía un paso más rápido. El estuche de la cámara golpeaba
contra la otra pierna.
Tabbot sacó el tambor de la película del tanque de revelado y lo introdujo en la
ampliadora. Cerró la puerta trasera del camión, dio la vuelta hacia la puerta del
conductor y buscó la llave de encendido en el bolsillo del pantalón. No estaba allí. La
había dejado en el contacto, otra violación de la ley. Entró y puso el motor en marcha,
bastante agradecido de que los hombres del patrullero no hubieran visto la llave (le
habrían podido dar una citación y lo habrían hallado tan culpable como a cualquier otro
ciudadano).
El camión laboratorio entró en circulación.
La ampliación de los dos rollos de película de nylon se completó en la playa de
estacionamiento cercana a la seccional. Estacionó en uno de los lugares reservados
para visitantes; como no sabía quién podía estar observándolo desde la ventana,
Tabbot sacó la llave del contacto y la guardó en el bolsillo antes de encaminarse a la
parte posterior del camión para terminar el trabajo de la mañana.
Los resultados concretos del primer rollo eran insultantes, desde el punto de vista
profesional: fotografías oscuras y descorazonadoras que habría preferido no tener que
mostrar a nadie. Había solo dos buenas del fogonazo del revólver y otras dos de algo
borroso y de contornos imprecisos encaminándose hacia la puerta. Prácticamente la
única satisfacción que podía encontrar Tabbot en estas dos últimas era el colorido, tan
oscuro, un hombre vestido con ropas oscuras, moviéndose a través de un cuarto en
sombras. La mujer desnuda habría dado una pálida figura blanquecina.
Tabbot examinó las fotografías del segundo rollo con ojo de profesional. Los azulejos
blancos del cuarto de la ducha habían reflejado la luz en forma satisfactoria. Consideró
que era uno de los mejores trabajos de su vida. Observó al visitante nocturno de la
mujer duchándose, afeitándose, lavándose los dientes y peinándose. En algún
momento, tal vez en medio de aquella discusión acalorada se había hecho un tajito en
el cuello, justo encima de la nuez de Adán, un hecho que no había contribuido
precisamente a mejorar su humor.
Una exposición captada fuera de la puerta del departamento - la última fotografía - era
al mismo tiempo gratificante y frustrante: mostraba a ese alguien borroso mientras
abandonaba el lugar, pero iba agachado y con la cabeza inclinada, mirándose los pies.
Tabbot supuso que el hombre era demasiado tímido como para que lo fotografiaran
saliendo de la habitación de una mujer; se mostraría indignado cuando supiera que una
cámara lo había estado observando frente al espejito del lavabo, indignado y casi
furioso por esta última forma de invasión de la vida privada.
Tabbot llevó las fotografías a la seccional. Había otro sargento en servicio detrás del
escritorio, un hombre que lo reconoció por el uniforme, si no por su cara o por su
nombre.
- ¿A quién busca?
- Al teniente... ¿cómo se llama? - dijo Tabbot.
El hombre del escritorio señaló con el pulgar hacía atrás.
- En la división de la patrulla.
Tabbot dio la vuelta al escritorio y se dirigió a esa división, que estaba al final del
edificio. Era una sala grande, con varios escritorios, y cuatro o cinco hombres
trabajando o haraganeando detrás de ellos. La mayoría parecía estar haraganeando.
Todos sin excepción levantaron la vista al llegar el fotógrafo.
- ¿Ya está aquí, sargento? ¿Terminó con su trabajo?
- Sí, señor.
Tabbot se dio vuelta y se dirigió al escritorio del teniente. Extendió delante de él la
primera tira de fotografías oscuras.
- Bueno, no parece estar muy contento con esto.
- No, señor.
Colocó la segunda tira junto a la primera.
- Están todas oscuras menos las últimas. Había más luz en el compartimiento de la
ducha. El que está en la ducha es usted, teniente. El efecto de contraluz me dio las
únicas fotos decentes de toda la serie.
FIN

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed