Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - UN PARAÍSO EXTRAÑO

UN PARAÍSO EXTRAÑO
Philip K. Dick
 
 
 
El capitán Johnson fue el primer hombre en salir de la nave. Estudió las grandes selvas
onduladas, kilómetros y kilómetros de un verde que hería los ojos. El cielo era de un azul
muy puro. Más allá de los árboles se veía el límite de un océano, del mismo color que el
cielo, a no ser por la burbujeante superficie de las algas marinas, increíblemente brillantes,
que oscurecían el azul hasta proporcionarle un tono púrpura.
Sólo un metro separaba el tablero de control de la escotilla automática, y desde allí
bastaba con bajar la rampa hasta pisar la blanda tierra negra, removida por el chorro de
los motores y esparcida por todas partes, todavía humeante. Se protegió los ojos del sol
dorado y, al cabo de un momento, se quitó las gafas y las limpió con la manga. Era un
hombre de corta estatura, delgado y de tez cetrina. Parpadeó nerviosamente y volvió a
ponerse las gafas. Aspiró una profunda bocanada del aire caliente, lo retuvo en sus
pulmones, dejó que se expandiera por todo su sistema, y luego lo expulsó a
regañadientes.
—No está mal —comentó Brent desde la escotilla abierta.
—Si este lugar estuviera más próximo a Terra, habría latas de cerveza vacías y platos
de plástico por todas partes. Los árboles habrían desaparecido. Habría motores a reacción
viejos tirados en el agua. Las playas despedirían un hedor de mil demonios.
Construcciones Terranas habría instalado ya un par de millones de pequeñas casas de
plástico.
Brent manifestó su indiferencia con un gruñido. Saltó al suelo. Era un hombre ancho de
pecho, fornido, de brazos morenos y peludos.
—¿Qué es aquello? ¿Una especie de senda?
El capitán Johnson sacó un plano estelar y lo examinó.
—Ninguna nave ha informado sobre la existencia de esta zona antes que nosotros.
Según este plano, todo el sistema está deshabitado.
Brent lanzó una carcajada.
—¿No se le ha ocurrido que podría existir aquí una civilización no terrana?
El capitán Johnson acarició su pistola. Nunca la había utilizado. Era la primera vez que
le encomendaban una misión de exploración fuera de la zona patrullada de la galaxia.
—Tal vez debiéramos marcharnos. De hecho, no tenemos mapa de este planeta. Ya
hemos trazado los mapas de los tres planetas mayores, y éste no hace falta.
Brent se acercó a la senda. Se agachó y palpó la hierba arrancada.
—Algo ha pasado por aquí. Hay marcas impresas en la tierra. —Lanzó una exclamación
de asombro—. ¡Pisadas!
—¿Gente?
—Parece una especie de animal. Grande... Tal vez un felino. —Brent se irguió con
expresión pensativa—. Tal vez podríamos ir de caza, aunque sólo fuera por deporte.
El capitán Johnson agitó las manos, nervioso.
—Ignoramos cómo son estos animales. Juguemos sobre seguro y quedémonos en la
nave. Realizaremos la exploración desde el aire; el proceso habitual será suficiente para
un lugar como éste. No tengo ganas de continuar aquí. —Se estremeció—. Me pone la
piel de gallina.
—¿La piel de gallina?
Brent bostezó, se estiró y se internó en la senda, hacia la extensión ondulante de selva
verde.
—A mí me gusta. Un parque nacional de buen tamaño, incluida fauna salvaje. Usted
quédese en la nave. Yo voy a divertirme un poco.
 
Brent avanzaba con cautela por el oscuro bosque, la mano apoyada sobre su pistola.
Era un superviviente de los viejos tiempos. En su buena época había visitado muchos
lugares remotos, los suficientes para saber lo que estaba haciendo. Se detenía de vez en
cuando, examinaba la senda y palpaba el suelo. Las huellas continuaban y se añadían
otras. Todo un grupo de animales había recorrido este camino, varias especies, todas de
gran tamaño. Debían acudir en busca de agua. Un río o laguna.
Trepó a una elevación..., y se agachó de repente. Algo más adelante, un animal estaba
enroscado sobre una roca plana, con los ojos cerrados, dormido. Brent describió un amplio
círculo, siempre de cara al animal. Era un felino, desde luego, pero de una clase que no
había visto nunca. Parecía un león, pero más grande. Tan grande como un rinoceronte
terrano. Larga melena, grandes patas almohadilladas, una cola semejante a una soga
retorcida. Algunas moscas deambulaban sobre sus flancos; los músculos se tensaron y las
moscas salieron volando. Tenía la boca entreabierta. Vio los blancos colmillos que
brillaban al sol. Una lengua rosada enorme. Respiraba lenta y pesadamente, y roncaba.
Brent jugueteó con su pistola. Como buen deportista, no podía matarlo mientras dormía.
Tendría que tirarle una piedra para despertarlo. Como un hombre enfrentado a una fiera
que le doblaba en peso, estuvo tentado de perforarle el corazón y transportar los restos a
la nave. La cabeza quedaría fenomenal; todo el maldito pellejo quedaría fenomenal.
Inventaría una historia adecuada: el animal había caído sobre él desde una rama, o tal vez
había surgido como una exhalación de la espesura, rugiendo de manera espeluznante.
Se arrodilló, apoyó el codo derecho sobre la rodilla derecha, aferró la culata de la pistola
con la mano izquierda, cerró un ojo y apuntó con cuidado. Respiró hondo, estabilizó el
arma y soltó el seguro.
Cuando estaba a punto de apretar el gatillo, otros dos grandes felinos pasaron a su
lado, olfatearon un momento a su dormido compañero y se internaron en la espesura.
Brent bajó la pistola con la sensación de haber hecho el ridículo. Los dos animales no le
habían prestado la menor atención. Uno le había dedicado un breve vistazo, pero ninguno
se detuvo o mostró extrañeza. Se puso en pie, vacilante, la frente cubierta de un sudor
frío. Dios santo, si hubieran querido le habrían hecho trizas. Les daba la espalda...
Tenía que ser más precavido. No debía quedarse quieto, sino continuar avanzando o
regresar a la nave. No, no quería regresar a la nave. Aún necesitaba dar una lección al
mediocre de Johnson. El pequeño capitán, probablemente, estaría sentado ante los
controles, nervioso, preguntándose qué le habría pasado. Brent se abrió paso con cautela
entre los arbustos, dejó atrás al felino dormido y volvió a entrar en la senda. Exploraría un
poco más, encontraría algo que valiera la pena llevarse, tal vez acamparía para pasar la
noche en algún lugar protegido. Tenía un paquete de raciones y, en caso de emergencia,
podía llamar a Johnson con su transmisor de garganta.
Desembocó en una pradera llana. Crecían flores por todas partes, amarillas, rojas y
violeta. Caminó a buen paso entre ellas. El planeta era virgen, en estado todavía primitivo.
Ningún humano lo había hollado. Como Johnson había afirmado, dentro de un tiempo
estaría sembrado de platos de plástico, latas de cerveza y desperdicios podridos. Quizá
pudiera obtener el derecho de explotación. Fundar una empresa y reclamar la entera
posesión. Después, lo parcelaría poco a poco, sólo para gente exquisita. Con la promesa
que no habría comercios, sólo las casas más exclusivas. Un paraíso para terranos
acaudalados que tuvieran mucho tiempo libre. Pescar y cazar; toda la caza mayor que les
viniera en gana. Y mansa, desconocedora de los humanos.
Su plan le satisfizo. Mientras salía del prado y se internaba entre los árboles, pensó en
cómo conseguir la inversión inicial. Quizá debería asociarse con otras personas, gente de
dinero. Necesitarían promoción y publicidad, poner toda la carne en el asador. Los
planetas vírgenes escaseaban; hasta podía ser el último. Si fracasaba, tal vez pasaría
mucho tiempo antes que tuviera otra oportunidad de...
Sus pensamientos se interrumpieron. Todo su plan se vino abajo. Experimentó una
cruel decepción y se detuvo bruscamente.
La senda se ensanchaba más adelante. Los árboles estaban más distanciados. La luz
del sol penetraba en la silenciosa oscuridad de los helechos, matorrales y flores. Un
edificio se erguía sobre una pequeña elevación. Una casa de piedra con escalinata,
porche, sólidas paredes blancas como mármol. Un jardín crecía a su alrededor. Ventanas.
Un camino particular. Edificios más pequeños en la parte de atrás. Todo muy pulcro,
bonito..., y de aspecto muy moderno. Una pequeña fuente esparcía agua azul. Algunas
aves deambulaban por los senderos de gravilla.
El planeta estaba habitado.
Brent se aproximó con cautela. Un hilo de humo azul surgía de la chimenea de piedra.
Detrás de la casa había gallineros, algo parecido a una vaca que dormitaba en la sombra,
cerca de su abrevadero. Otros animales, algunos semejantes a perros, un grupo
compuesto, en apariencia, de ovejas. Una granja normal, aunque no se parecía a ninguna
granja que hubiera visto. Los edificios parecían de mármol, o al menos ése era su aspecto.
Y una especie de campo de fuerza impedía que los animales se escaparan. La limpieza
era total. En un rincón, un tubo de evacuación absorbía las aguas y las introducía en un
depósito a medias enterrado.
Llegó a la escalinata que conducía al porche y, tras una breve vacilación, empezó a
subir. No estaba especialmente asustado. Calma y serenidad reinaban en aquel lugar. Era
difícil imaginar que acechara algún peligro. Llegó a la puerta, titubeó y buscó el pomo.
No había pomo. Nada más tocarla, la puerta se abrió. Brent entró, desconcertado. Se
encontró en un lujoso pasillo. Cuando sus botas pisaron las tupidas alfombras, se
encendieron unas luces indirectas. Largos cortinajes ocultaban las ventanas. Muebles
enormes. Miró en una habitación: máquinas y objetos extraños, cuadros en las paredes,
estatuas en los rincones. Dobló una esquina y desembocó en un amplio vestíbulo. Ni
rostro de presencia humana.
Un animal enorme, del tamaño de un pony, salió por una puerta, le olfateó con
curiosidad, lamió su muñeca y se alejó. Le vio marchar, con el corazón en un puño.
Manso. Todos los animales eran mansos. ¿Qué clase de seres habían construido ese
lugar? El pánico se apoderó de él. Tal vez se trataba de otra raza, procedente de otra
galaxia. Tal vez el planeta era la frontera de un imperio extraterrestre, una especie de
posición avanzada.
Mientras pensaba en todo esto y se preguntaba si debía salir, correr de vuelta a la nave
e informar a la estación Orión IX, oyó un crujido a su espalda. Se volvió de inmediato, la
mano presta a sacar la pistola.
—¿Quién...? —jadeó.
Y se quedó petrificado.
Vio a una muchacha ante él, una muchacha de rostro sereno, grandes ojos oscuros,
larga cabellera negra. Era casi tan alta como él, algo menos de un metro ochenta.
Cascadas de cabello negro se derramaban sobre sus hombros y colgaban hasta la cintura.
Vestía una túnica de un extraño material metálico. Incontables facetas brillaban,
centelleaban y reflejaban las luces del techo. Sus labios eran rojos y sensuales. Tenía los
brazos cruzados bajo los pechos, que se movían al compás de la respiración. A su lado
estaba el animal parecido a un pony que le había olfateado antes.
—Bienvenido, señor Brent —dijo la muchacha, sonriente.
Brent distinguió sus diminutos dientes blancos. Su voz era suave y melodiosa, de una
pureza notable. Dio media vuelta de repente. La túnica revoloteó a su espalda cuando
atravesó la puerta y entró en otra habitación.
—Acompáñeme. Le estaba esperando.
Brent obedeció con cautela. Había un hombre al final de una larga mesa, que le
observaba con evidente desagrado. Era enorme, más de metro ochenta, de hombros y
brazos robustos que se tensaron cuando se abotonó la capa y caminó hacia la puerta. La
mesa estaba cubierta de platos y cuencos. Criados robot se llevaron las cosas en silencio.
Era obvio que la muchacha y el hombre habían terminado de comer.
—Éste es mi hermano —dijo la chica, indicando al gigante de rostro sombrío. Dedicó un
cabeceo a Brent, intercambió unas pocas palabras con la muchacha en un idioma
desconocido y líquido, y se marchó sin más. Sus pasos se alejaron por el pasillo.
—Lo siento —murmuró Brent—. No era mi intención interrumpirles.
—No se preocupe. Ya se iba. De hecho, no nos llevamos muy bien. —La muchacha
apartó las cortinas y dejó al descubierto una amplia ventana que daba al bosque—. Su
nave está estacionada ahí fuera. ¿La ve?
Brent tardó un momento en localizar la nave. Se fundía con el paisaje a la perfección.
Sólo cuando se elevó de repente en un ángulo de noventa grados, comprendió que había
estado allí todo el rato. Había pasado a escasos metros del vehículo.
—Es una gran persona —dijo la muchacha, y volvió a correr la cortina—. ¿Tiene
hambre? Siéntese y coma conmigo. Ahora que Aeetes se ha ido, estoy sola por completo.
Brent se sentó, cauteloso. La comida tenía buen aspecto. Los platos eran de un metal
semitransparente. Un robot dispuso ante él platos, cuchillos, tenedores, cucharas, y
esperó las órdenes. La muchacha habló en su extraño idioma líquido. El robot sirvió a
Brent y se retiró.
La muchacha y él se quedaron a solas. Brent comió con avidez; la comida era deliciosa.
Rompió las alas de algo parecido a un pollo y las devoró con pericia. Bebió un vaso de
vino tinto, se secó la boca con la manga y atacó un cuenco de frutas. Verduras, carnes
condimentadas, mariscos, pan caliente, lo engulló todo con placer. La muchacha apenas
comió. Le miraba con curiosidad, hasta que terminó por fin y apartó los platos vacíos.
—¿Dónde está su capitán? —preguntó la joven—. ¿No ha venido?
—¿Johnson? Se quedó en la nave. —Brent eructó ruidosamente— ¿Cómo es que
habla terrano? No es su idioma natal. ¿Cómo ha sabido que no he llegado solo?
La joven lanzó una melodiosa carcajada. Se secó sus bonitas manos con una servilleta
y bebió de una copa de color rojo oscuro.
—Les observamos por la pantalla. Despertaron nuestra curiosidad. Es la primera vez
que una de sus naves llega tan lejos. Sus intenciones nos intrigaban.
—No habrá aprendido terrano observando nuestra nave por una pantalla.
—No. Gente de su raza me enseñó el idioma. Hace mucho tiempo. Hablo su idioma
desde hace tanto tiempo que ya no recuerdo cuándo lo aprendí.
Brent se quedó estupefacto.
—Pero ha dicho que nuestra nave ha sido la primera en llegar al planeta.
La muchacha volvió a reír.
—Es verdad, pero hemos visitado a menudo su pequeño mundo. Sabemos todo sobre
él. Cuando viajamos en esa dirección es un punto de parada fijo. He estado muchas
veces, aunque no últimamente, sino en los viejos tiempos, cuando viajaba más.
Un escalofrío recorrió a Brent.
—¿Quiénes son ustedes? ¿De dónde vienen?
—Ignoro cuál es nuestro planeta madre. Ahora, nuestra civilización se ha esparcido por
todo el Universo. Es probable que se iniciara en un sólo lugar, en épocas legendarias,
pero ahora está por todas partes.
—¿Por qué no nos hemos encontrado antes con ustedes?
La joven sonrió y siguió comiendo.
—¿No me ha oído? Se han encontrado con nosotros. A menudo. Incluso hemos traído
terranos aquí. Recuerdo una ocasión muy concreta, hace unos cuantos miles de años...
—¿Qué duración tienen sus años?
—No tenemos años. —Los oscuros ojos de la muchacha se clavaron en él, brillantes de
ironía—. Quería decir años terranos.
Brent tardó un minuto en asimilar el golpe.
—Mil años —murmuró—. ¿Ha vivido mil años?
—Once mil —respondió la joven con naturalidad. Movió la cabeza y un robot quitó los
platos. Se reclinó en la silla, bostezó, se estiró como un gato y se puso en pie
bruscamente—. Venga. La comida ha terminado. Le enseñaré mi casa.
Brent corrió tras ella. Su confianza se tambaleaba.
—Es usted inmortal, ¿verdad? —Se interpuso entre ella y la puerta, la respiración
alterada, el rostro congestionado—. No envejece.
—¿Envejecer? No, claro que no.
Brent consiguió farfullar algo más.
—Son dioses.
La muchacha sonrió y sus ojos oscuros centellearon.
—En realidad no. Ustedes poseen casi lo mismo que nosotros; casi tantos
conocimientos, ciencia, cultura. Algún día se pondrán a nuestra altura. Somos una raza
vieja. Hace millones de años, nuestros científicos lograron detener el proceso de
decadencia. Desde entonces, ya no morimos.
—Por lo tanto, su raza permanece constante. Nadie muere, nadie nace.
La muchacha abrió la puerta y salió al pasillo.
—Oh, no paran de nacer niños. Nuestra raza crece y se expande. —Se detuvo ante una
puerta—. No hemos renunciado a ningún placer. —Examinó a Brent, sus hombros, brazos,
pelo oscuro, cara rotunda, con aire pensativo—. Somos casi como ustedes, excepto que
nosotros somos eternos. Supongo que algún día también resolverán este problema.
—¿Han vivido entre nosotros? —preguntó Brent. Empezaba a comprender—. Entonces,
todos aquellos mitos y religiones antiguos eran ciertos. Dioses. Milagros. Se pusieron en
contacto con nosotros, nos dieron cosas. Hicieron cosas por nosotros.
La siguió al interior de la habitación, maravillado.
—Sí, supongo que hemos hecho algo por ustedes, cuando íbamos de paso.
La muchacha paseó por la habitación y bajó los enormes cortinajes. Una suave
oscuridad cayó sobre los sofás, libreros y estatuas.
—¿Juega al ajedrez?
—¿AJEDREZ?
—Es nuestro deporte nacional. Se lo enseñamos a uno de sus antepasados
brahmanes. —El desencanto se dibujó en su menudo rostro—. ¿No juega? Qué pena.
¿Qué hace? ¿Y su compañero? Daba la impresión de poseer una capacidad intelectual
mayor que la de usted. ¿Juega al ajedrez? Tal vez debiera ir a buscarle.
—Yo no opino lo mismo —contestó Brent, y se acercó a ella—. Por lo que yo sé, no
hace nada de nada.
La tomó por el brazo. La muchacha se soltó, atónita. Brent la rodeó con sus grandes
brazos y la apretó contra su cuerpo.
—Creo que no nos va a hacer la menor falta.
La besó en la boca. Sus rojos labios eran cálidos y suaves. La joven se debatió con
violencia. Brent notó los movimientos de su esbelto cuerpo, que se frotaba contra el suyo.
Una nube de fragancia surgía de su cabello oscuro. Ella le arañó con sus uñas afiladas.
Sus pechos se agitaron con el esfuerzo. Se liberó y retrocedió, los ojos brillantes, la
respiración entrecortada, el cuerpo en tensión, y apretó la túnica luminosa contra el
cuerpo.
—Podría matarte —susurró. Tocó su cinturón enjoyado—. No lo entiendes, ¿verdad?
Brent avanzó.
—Es probable que puedas, pero apuesto a que no lo harás.
La joven dio un paso atrás.
—No seas idiota. —Una fugaz sonrisa pasó por sus labios rojos—. Eres valiente, pero
no muy inteligente. En un hombre, de todas formas, no es una mala combinación.
Estúpido y valiente. —Esquivó su mano con agilidad y se puso fuera de su alcance—.
Estás en buena forma física. ¿Cómo lo consigues a bordo de esa pequeña nave?
—Cursos de preparación física trimestrales —respondió Brent. Se interpuso entre ella y
la puerta—. Debes aburrirte mucho aquí, tan sola. Después de los primeros miles de años
debe ser angustioso.
—Siempre se me ocurre algo que hacer. No te acerques más. Aunque admiro tu
atrevimiento, te advierto que...
Brent la atrapó. La joven se revolvió como una fiera. Brent aprisionó sus manos detrás
de la espalda, arqueó su cuerpo y besó sus labios entreabiertos. Ella respondió con un
mordisco de sus diminutos dientes blancos. Brent gruñó y apartó la cara. La muchacha,
sin dejar de luchar, rió, con un brillo burlón en sus ojos. Su respiración se aceleró. Tenía
las mejillas coloradas, sus pechos casi al descubierto temblaban y su cuerpo se retorcía
como un animal atrapado. Brent rodeó su cintura y la aprisionó entre sus brazos.
Una ola de fuerza le golpeó.
Soltó a la muchacha, que recobró el equilibrio con facilidad y retrocedió con gráciles
movimientos. Brent estaba doblado por la mitad, pálido de dolor. Un sudor frío cubría su
cuello y manos. Se desplomó en un sofá y cerró los ojos. Tenía los músculos agarrotados
y el cuerpo transido de dolor.
—Lo siento —dijo la chica. Paseó por la habitación sin hacerle caso—. Ha sido por tu
culpa; ya te dije que fueras con cuidado. Será mejor que te largues y vuelvas a tu nave. No
quiero que te pase nada. Matar terranos es contrario a nuestros principios.
—¿Qué..., qué ha sido eso?
—Poca cosa. Una forma de repulsión, imagino. Este cinturón fue construido en uno de
nuestros planetas industriales. Me protege, pero no tengo ni idea de cómo funciona.
Brent consiguió levantarse.
—Eres muy dura para ser tan joven.
—¿Joven? Soy muy vieja para ser una joven. Ya era vieja antes que tú nacieras. Ya era
vieja antes que tu raza fabricara cohetes espaciales. Ya era vieja antes que supieran
fabricar ropa y escribir sus pensamientos con símbolos. He visto a tu raza avanzar, caer
en la barbarie y avanzar otra vez. Infinitas naciones e imperios. Ya vivía cuando los
egipcios empezaron a esparcirse por Asia Menor. Vi a los constructores de ciudades del
valle del Tigris levantar sus casas de ladrillo. Vi los carros de guerra asirios dirigirse hacia
la batalla. Mis amigos y yo visitamos Roma, Grecia, Minos, Lidia y los grandes reinos de
los pieles rojas. Éramos dioses para los antiguos, santos para los cristianos. Vamos y
venimos. A medida que tu raza avanza, nuestras visitas son menos frecuentes. Tenemos
otras estaciones de tránsito; el de ustedes no es nuestro único punto de parada.
Brent permaneció en silencio. Su cara empezaba a recobrar el color. La chica se había
dejado caer en uno de los mullidos sofás; se había recostado contra una almohada y le
miraba con serenidad, un brazo caído a un lado y el otro descansando sobre el regazo.
Tenía sus largas piernas dobladas bajo el cuerpo, con los diminutos pies apretados.
Parecía una gata satisfecha, reposando después de cazar. A Brent le costaba creer lo que
había oído, pero su cuerpo le dolía. Había recibido una ínfima descarga de energía y casi
le había matado. Debía pensar en aquello.
—¿Y bien? —preguntó la joven—. ¿Qué vas a hacer? Se está haciendo tarde. Creo
que deberías regresar a tu nave. El capitán se estará preguntando qué te ha pasado.
Brent se acercó a la ventana y apartó los pesados cortinajes. El sol se había puesto. La
oscuridad se había adueñado de los bosques. Las estrellas ya empezaban a salir,
diminutos puntos blancos que se destacaban contra el fondo violeta. A lo lejos se dibujaba
la silueta de unas colinas, negras y ominosas.
—En caso de emergencia puedo comunicarme con él. —Brent señaló su cuello—.
Puedo decirle que estoy bien.
—¿Lo estás? No deberías estar aquí. ¿Crees que sabes lo que estas haciendo? Crees
que me puedes manejar. —Se incorporó un poco y apartó el cabello negro de los
hombros—. Veo lo que pasa por tu mente. Soy muy parecida a una chica con la que
tuviste un lío, una morena a la que tratabas como te daba la gana, y luego te jactabas de
ello ante tus compañeros.
Brent enrojeció.
—Eras telépata. Tendrías que habérmelo dicho.
—Sólo en parte. Justo lo necesario. Tírame tus cigarrillos. Aquí no tenemos esas cosas.
Brent rebuscó en el bolsillo, sacó el paquete y se lo tiró. Ella encendió uno y lo inhaló
con aire satisfecho. Una nube de humo gris la envolvió y se mezcló con las sombras de la
habitación. Los rincones se fundieron con la penumbra. La joven se convirtió en una forma
vaga, encogida en el sofá, el cigarrillo encendido entre sus labios rojos.
—No tengo miedo —dijo Brent.
—No, no eres un cobarde. Si fueras tan inteligente como valiente... Pero entonces no
serías valiente. Admiro tu valentía, a pesar de la estupidez que indica. El hombre tiene
mucho valor. Aunque está basado en la ignorancia, no deja de ser impresionante. —Hizo
una pausa—. Ven a sentarte a mi lado.
 
—¿Por qué debo estar preocupado? —preguntó Brent al cabo de un rato—. Si no
conectas ese maldito cinturón, no me pasará nada.
La muchacha se removió en la oscuridad.
—Hay algo más. —Se incorporó un poco, ordenó su cabello, colocó una almohada
debajo de su cabeza—. Somos de razas completamente diferentes. Mi raza lleva un
adelanto de millones de años a la tuya. El contacto con nosotros, el contacto íntimo, es
mortífero. No para nosotros, por supuesto, sino para ustedes. No puedes estar conmigo y
seguir siendo humano.
—¿Qué quieres decir?
—Experimentarás cambios. Cambios evolutivos. Ejercemos cierta influencia. Estamos
cargados por completo. Un contacto íntimo con nosotros influirá en las células de tu
cuerpo. Esos animales que has visto han evolucionado un poco; ya no son fieras salvajes.
Son capaces de comprender órdenes sencillas y seguir rutinas básicas. Sin embargo,
carecen de lenguaje. Es un proceso muy largo en animales de ese tipo, y mi contacto con
ellos no ha sido muy íntimo, pero tú...
—Entiendo.
—No debemos permitir que los humanos se nos acerquen. Aeetes se ha marchado. Yo
soy demasiado perezosa para irme... Me da igual. No soy madura ni responsable. —
Sonrió levemente—. Y mi estilo de contacto íntimo es un poco más íntimo que el de la
mayoría.
Brent apenas podía distinguir su forma esbelta en la oscuridad. Estaba recostada sobre
las almohadas, los labios entreabiertos, los brazos cruzados sobre los pechos, la cabeza
echada hacia atrás. Era adorable. La mujer más hermosa que había visto. Al cabo de un
momento se inclinó hacia ella. Esta vez, la joven no se apartó. La besó con dulzura.
Después, rodeó entre sus brazos aquel cuerpo esbelto y lo apretó contra sí. La túnica
crujió. Su cabello suave, cálido y aromático, le rozó.
—Vale la pena —susurró Brent.
—¿Estás seguro? No podrás volverte atrás. ¿Lo entiendes? No volverás a ser humano.
Habrás evolucionado, de acuerdo con los parámetros que tu raza seguirá dentro de
millones de años. Serás un paria, un precursor del porvenir. Sin compañeros.
—Me quedaré.
Acarició su mejilla, su cabello, su cuello. Sintió el latido de la sangre bajo la piel
aterciopelada, un veloz latido en el hueco de su garganta. Respiraba con rapidez; sus
pechos subían y bajaban, se apretaban contra él.
—Si me dejas —añadió.
—Sí —murmuró ella—.Te dejaré, si eso es lo que en verdad deseas, pero no me eches
la culpa. —Una sonrisa triste y traviesa a la vez pasó por sus afiladas facciones. Sus ojos
centellearon—. Promete que no me echarás la culpa. Ya ha sucedido otras veces...
Detesto que la gente me haga reproches. Siempre digo nunca más. Sin importar lo que
ocurra.
—¿Ha sucedido otras veces?
La muchacha lanzó una suave carcajada. Le besó apasionadamente y le abrazó.
—En once mil años —susurró—, ha sucedido muy a menudo.
 
El capitán Johnson pasó muy mala noche. Trató de localizar a Brent con el comunicador
de emergencia, pero no obtuvo respuesta, tan sólo una débil estática y el eco lejano de un
programa televisado de Orión X. Música de jazz y anuncios empalagosos.
Los sonidos de la civilización le recordaron que debía proseguir su misión. Sólo le
habían autorizado a permanecer veinticuatro horas en el planeta, el más pequeño del
sistema.
—Maldita sea —masculló.
Preparó una cafetera y consultó su reloj. Después, salió de la nave y paseó un poco
bajo el sol de la mañana. La atmósfera había pasado del violeta oscuro al gris. Hacía un
frío de mil demonios. Se estremeció, pateó el suelo y observó que algunas aves
revoloteaban alrededor de los arbustos.
Empezaba a pensar en que debía haber dado cuenta a Orión XI cuando la vio.
La joven se acercó con paso rápido a la nave. Era alta y delgada, vestida con una
chaqueta de piel. Johnson se quedó clavado en su sitio, patidifuso, tan asombrado que ni
siquiera se le ocurrió sacar la pistola. Abrió y cerró la boca cuando la muchacha se detuvo
a escasa distancia y empujó su cabello negro hacia atrás. Una nube de aliento plateado
surgía de su boca.
—Lamento que haya pasado una mala noche —dijo—. Ha sido por mi culpa. Tendría
que haberle enviado de regreso en seguida.
El capitán Johnson abrió la boca, sin salir de su asombro.
—¿Quién es usted? —farfulló, aterrorizado—. ¿Dónde está Brent? ¿Qué ha pasado?
—Ahora viene. —Se volvió hacia el bosque y movió la mano—. Creo que debe
marcharse sin más dilación. Él quiere quedarse aquí y es mejor así..., porque ha
cambiado. Será feliz en mi bosque con los demás... hombres. Es curioso lo idénticos que
llegan a ser los humanos. Su raza avanza por un sendero muy extraño. Quizá nos fuera
útil estudiarles, algún día. Debe estar relacionado con su pobre nivel estético. Por lo visto,
poseen una vulgaridad innata que acabará por dominarles.
Una extraña forma surgió del bosque. Por un momento, el capitán Johnson pensó que
sus ojos le engañaban. Parpadeó, aguzó la vista, lanzó un gruñido de incredulidad. Aquí,
en este remoto planeta..., pero no había error. Se trataba, definitivamente, de un
gigantesco animal parecido a un gato, que salió del bosque y se acercó a la joven con
parsimonia, como afligido.
La muchacha se alejó, y luego se detuvo para agitar la mano en dirección al animal, que
paseó alrededor de la nave sin dejar de gemir.
Johnson contempló al animal y experimentó una oleada de miedo. Su instinto le dijo que
Brent no volvería a la nave. Algo había ocurrido en este extraño planeta. Aquella chica...
Johnson cerró la escotilla de aire y se precipitó hacia el panel de control. Tenía que
llegar a la base más próxima y redactar un informe. Esto exigía una completa
investigación.
Cuando los cohetes se encendieron, Johnson miró por el visor. Observó que el animal
agitaba en vano una enorme pata en dirección a la nave que se alejaba.
Johnson se estremeció de pies a cabeza. Aquel gesto le recordaba demasiado al de un
hombre encolerizado...
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed