Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - UN REGALO PARA PAT

UN REGALO PARA PAT
Philip K. Dick
 
 
 
—¿Qué es eso? —preguntó Patricia Blake ávidamente.
—¿A qué te refieres? —murmuró Eric Blake.
—¿Qué has traído? Sé que has traído algo. —Su pecho subía y bajaba bajo la blusa de
malla a causa de la excitación—. Me has traído un regalo. ¡Lo he adivinado!
—Cariño, fui a Ganímedes en representación de Metales Terrícolas, no a comprarte
regalos. Déjame sacar mis cosas de la maleta. Bradshaw me ha dicho que debo presentar
un informe en la oficina mañana a primera hora. Confía en que presente un buen informe
sobre yacimientos minerales.
Pat se apoderó de una pequeña caja, amontonada con el resto del equipaje que el
portero robot había depositado ante la puerta.
—¿Es una joya? No, es demasiado grande para ser una joya. Empezó a desatar el
cordel que sujetaba la caja con sus afiladas uñas.
Eric frunció el ceño, inquieto.
—No te disgustes, cariño. Es una rareza. No es lo que te imaginas. —Contempló la
escena con aprensión—. No te enfades conmigo. Te lo explicaré todo.
Pat abrió la boca y palideció. Dejó caer la caja sobre la mesa. Sus ojos estaban
dilatados de horror.
—¡Dios mío! ¿Qué es eso?  
Eric se removió, nervioso.
—Lo compré a muy buen precio, cariño. No es fácil conseguir uno. A los ganimedianos
no les gusta venderlos, y yo...
—¿Qué es eso?
—Es un dios —murmuró Eric—. Una deidad menor ganimediana. Lo conseguí
prácticamente a precio de costo.
Pat miró la caja con una mezcla de temor y creciente desagrado
—¡Eso? ¿Eso es... un dios?
Dentro de la caja había una pequeña figura inmóvil, de unos veinticinco centímetros de
altura. Era vieja, terriblemente vieja. Tenía sus diminutas manos, parecidas a garras,
apretadas contra su pecho escamoso. Una mueca de cóleras y lascivia cínica mezcladas
desfiguraba su rostro. Un laberinto de tentáculos sustituía a las patas. La parte inferior de su
cara se transformaba en un pico, en mandíbulas de una sustancia dura. Desprendía un
hedor que recordaba a una mezcla de estiércol y cerveza pasada. Al parecer, era bisexual.
Eric había puesto a propósito un plato con un poco de agua y algo de paja en la caja.
Había practicado agujeros para respirar en la tapa y había añadido trozos de periódicos.
—Quieres decir que es un ídolo. —Pat iba recobrando la compostura poco a poco—.
Una imagen de alguna deidad.
—No. —Eric negó con tozudez—. Es una auténtica deidad. Me dieron una garantía, o
algo por el estilo.
—¿Está... muerta?
—No.
—Entonces, ¿por qué no se mueve?
—Has de despertarla. —El bajo vientre de la figura sobresalía en forma de cuenco
hueco. Eric dio unos golpecitos sobre el cuenco—. Depositas una ofrenda aquí y vuelve a
la vida. Te lo demostraré.
—No, gracias. —Pat retrocedió.
—¡Vamos! Es interesante hablar con él. Se llama... —Desvió la vista hacia una inscripción
impresa en la caja—. Se llama Tinokuknoi Arevulopapo. Hablamos durante casi todo el viaje
de vuelta. Se mostró muy complacido. Me enteré de algunas cosas acerca de los dioses.
Eric rebuscó en su bolsillo y extrajo los restos de un bocadillo de jamón. Arrancó un
trozo de jamón y lo encajó en la copa protuberante del dios.
—Me voy a la otra habitación —dijo Pat.
—Quédate. —Eric la tomó por el brazo—. Sólo tarda un momento. Empieza a digerirlo
en seguida.
El cuenco se estremeció. La piel escamosa del dios se onduló. Al cabo de unos
segundos, la copa se llenó de una sustancia oscura. El jamón empezó a disolverse.
Pat resopló, asqueada.
—¿No se digna utilizar la boca?
—Para comer, no. Sólo para hablar. Es muy diferente de las formas de vida corrientes.
El diminuto ojo del dios estaba enfocado en ellos. Una solitaria e inmóvil órbita
gélida y maligna. Las mandíbulas se estremecieron.
—Hola —dijo el dios.
—Hola. —Eric empujó a Pat hacia adelante—. Ésta es mi mujer, la señora Blake.
Patricia.
—Encantado —dijo el dios, con voz rasposa.
—Habla inglés —chilló Pat.
El dios se volvió hacia Eric, deprimido.
—Tenías razón. Es estúpida.  
Eric enrojeció.
—Los dioses pueden hacer lo que les da la gana, cariño. Son omnipotentes.
—Exacto —asintió el dios—. Supongo que esto es la Tierra.
—Sí. ¿Qué te parece?
—Lo que imaginaba. Me habían llegado algunos informes referentes a la Tierra.
—Eric, ¿estás seguro que es inofensivo? —susurró Pat, inquieta—. No me gusta su
aspecto, ni su forma de hablar. —Su pecho se estremeció de nerviosismo.
—No te preocupes, cariño —dijo Eric, sin hacerle caso—. Es un dios muy simpático. Me
informé antes de marcharme de Ganímedes.
—Soy benévolo —explicó el dios—. He servido como deidad climática para los
aborígenes de Ganímedes. He producido lluvias y fenómenos afines cuando las
circunstancias lo exigían.
—Pero hace mucho tiempo de eso —observó Eric.
—En efecto. Fui deidad climática durante diez mil años. La paciencia de un dios
también tiene un límite. Me moría por conocer ambientes nuevos. —Un fulgor peculiar
iluminó el rostro repulsivo—. Por eso me las arreglé para ser vendido y transportado a la
Tierra.
—Pero los ganimedianos no querían venderlo —explicó Eric—. Entonces, desató una
tormenta y se vieron obligados a obedecerle. Por eso me resultó tan barato.
—Su marido hizo una buena compra —dijo el dios. Su único ojo examinó la habitación
con curiosidad—. ¿Es ésta vuestra vivienda? ¿Comen y duermen aquí?
—Exacto —dijo Eric—. Pat y yo...  
Sonó el timbre de la puerta principal.
—Thomas Matson acaba de llegar —anunció la puerta—. Desea ser recibido.
—Dios mío —exclamó Eric—. El bueno de Tom. Saldré a recibirle.  
Pat señaló al dios.
—¿No sería mejor que antes...?
—Oh, no. Quiero que Tom lo vea.
Eric se encaminó a la puerta y la abrió.
—Hola —dijo Tom al entrar—. Hola, Pat. Hace un día magnífico. —Eric y él se
estrecharon las manos—. Todo el mundo en el laboratorio se preguntaba cuándo volverías.
El viejo Bradshaw está ansioso por oír tu informe. —El cuerpo larguirucho de Matson se
inclinó hacia adelante con repentino interés—. Oye, ¿qué hay en esa caja?
—Es mi dios —dijo Eric con modestia.
—¿De veras? Dios es un concepto anticientífico.
—Es un dios diferente. Yo no lo he inventado. Lo compré en Ganímedes. Es una deidad
climática de Ganímedes.
—Di algo —indicó Pat al dios—. Así creerán a tu amo.
—Discutamos sobre mi existencia —dijo el dios despectivamente—. Tú la niegas. ¿De
acuerdo?
—¿Qué es eso, Eric? —sonrió Matson—. ¿Un robotito? Tiene un aspecto espantoso.
—Te juro que es un dios. Durante el viaje hizo un par de milagros en mi honor. No
fueron grandes milagros, por supuesto, pero me convencieron.
—Quién lo diría —comentó Matson, aunque su interés era evidente—. Haz un milagro,
dios. Soy todo oídos.
—No soy un charlatán vulgar —gruñó el dios.
—No le irrites —le previno Eric—. Sus poderes, una vez despiertos, no tienen límite.
—¿Cómo accede un dios a la existencia? —preguntó Tom—. ¿Se crea a sí mismo?
¿Depende de algo anterior, de modo que ha de producirse una orden determinante de
existencia que...?
—Los dioses habitan en un nivel superior, un plano más elevado de la realidad —
declaró el dios—. Una dimensión más avanzada. Hay un cierto número de planos en la
existencia. Continuos dimensionales, ordenados en una jerarquía. El mío es superior al de
ustedes.
—¿Qué haces aquí?
—En ocasiones, los seres pasan de un continuo dimensional a otro. Cuando pasan de
uno superior a otro inferior, como es mi caso, se les adora como a dioses.
—Entonces, no eres un dios —dijo Tom, decepcionado—. Eres una forma de vida de un
orden dimensional algo diferente que ha cambiado de fase y ha entrado en nuestro vector.
La figurilla le miró con el ceño fruncido.
—Tu explicación es muy insuficiente. En realidad, una transformación requiere mucha
destreza y pocas veces se lleva a cabo. He venido porque un miembro de mi raza, un
hediondo individuo llamado Nar Dolk, cometió un crimen horrendo y escapó a este con-
tinuo. Nuestra ley me obligó a perseguirle encarnizadamente. En el ínterin, este desecho,
este engendro de las tinieblas, escapó y asumió algún disfraz. Sigo buscándole, pero aún
no le he capturado. —El dios se interrumpió de súbito—. Tu curiosidad es frívola. Me
enoja.
Tom dio la espalda al dios.
—Menudo desastre. Conseguimos más resultados en nuestro laboratorio de Metales
Terrícolas que este personaje en toda su...
Se produjo una descarga eléctrica en el aire, que desprendía olor a ozono. Tom Matson
gritó. Manos invisibles le alzaron sin esfuerzo y le lanzaron hacia la puerta. La puerta se
abrió y Matson rodó por el sendero hasta aterrizar entre los macizos de rosas, agitando
brazos y piernas como un poseso.
—¡Socorro! —aulló Matson, luchando por incorporarse.
—Oh, querido —gimió Pat.
—Santo Dios. —Eric dirigió una mirada a la diminuta figura—. ¿Tú has hecho esto?
—Ayúdale —le urgió Pat, blanca como la cera—. Creo que está herido. Tiene un
aspecto raro.
Eric corrió afuera y ayudó a Matson a ponerse en pie.
—¿Te encuentras bien? Ha sido por tu culpa. Ya te dije que si seguías molestándole
pasaría algo.
La cara de Matson estaba roja de cólera.
—¡Ningún dios de pacotilla me va a tratar así! —Apartó a Eric de un empujón y se
dirigió hacia la casa—. Lo bajaré al laboratorio y lo meteré en una botella de formaldehído.
Lo diseccionaré, lo despellejaré y lo colgaré de la pared. Tendré el primer espécimen co-
nocido de dios que...
Una bola luminosa brilló alrededor de Matson. La bola le envolvió y se adaptó a su
cuerpo enjuto, de manera que parecía el filamento de una luz incandescente.
—¡Maldición! —murmuró Matson.
De pronto, sufrió un espasmo. Su cuerpo empezó a disminuir de tamaño con un tenue
ruido. Menguaba sin cesar. Su cuerpo se estremeció, mientras experimentaba una extraña
alteración.
La luz se desvaneció. Un pequeño sapo verde estaba sentado estúpidamente en el
sendero privado.
—¿Lo ves? —le amonestó Eric—. ¡Te dije que te callaras! ¡Mira lo que has conseguido!
El sapo se dirigió a saltitos hacia la casa. Al llegar al porche se quedó inmóvil, derrotado
por los escalones. Emitió un patético y desesperado chug.
—¡Oh, Eric! —aulló Pat, angustiada—. ¡Mira lo que ha hecho! ¡Pobre Tom!
—Fue culpa suya —insistió Eric—. Lo tiene bien merecido. —Empezaba a ponerse
nervioso—. Escucha —dijo al dios—, eso no se le hace a un adulto. ¿Qué pensarán su
mujer y sus hijos?
—¿Qué pensará el señor Bradshaw? —gritó Pat—. ¡No puede ir a trabajar así!
—Cierto —admitió Eric. Apeló al dios—. Creo que ya ha aprendido la lección. ¿Qué te
parece si le devuelves a su forma anterior?
—¡Será mejor que lo transformes! —gritó Pat, apretando sus puños—. Si no lo
transformas, Metales Terrícolas pedirá tu cabeza. Ni siquiera un dios puede plantarle cara
a Horace Bradshaw.
—Será mejor que le devuelvas a su forma anterior —repitió Eric.
—Así aprenderá —dijo el dios—. Le dejaré así durante un par de siglos...
—¡Siglos! —estalló Pat—. ¡Maldita bola de excremento! —Avanzó con aire amenazador
hacia la caja. Su cuerpo temblaba de rabia—. ¡Escucha! ¡O le cambias ahora mismo, o te
saco de la caja y te echo en la unidad de eliminación de basura!
—Haz que se calle —dijo el dios a Eric.
—Cálmate, Pat —imploró Eric.
—¡No me calmaré! ¿Quién se cree que es? ¡Un regalo! ¿Cómo te atreves a traer esta
porquería a nuestra casa? ¿Ésta es tu idea de...?
Pat enmudeció de repente.
Eric se volvió con aprensión. Pat estaba rígida, con la boca abierta, con una palabra
congelada en los labios. No se movía. Estaba blanca de pies a cabeza. Un sólido color
blancogrisáceo que provocó escalofríos en la espina dorsal de Eric.
—Santo Dios —musitó.
—La he convertido en piedra —explicó el dios—. Hacía demasiado ruido. —Bostezó—.
Creo que voy a retirarme. Estoy un poco cansado, después del viaje.
—No lo puedo creer —dijo Eric Blake. Sacudió la cabeza, aturdido—. Mi mejor amigo
convertido en sapo. Mi mujer convertida en piedra.
—Pues es verdad —dijo el dios—. Administramos justicia a tenor de las acciones de la
gente. Uno y otra han recibido lo que se merecían.
—¿Puede..., puede oírme ella?
—Supongo.
Eric se acercó a la estatua.
—Pat —suplicó—, no te enfades, por favor. No fue culpa mía. —Puso las manos sobre
los hombros de ella, fríos como el hielo—. ¡No me eches la culpa! Yo no lo hice.
El granito era duro y liso bajo sus dedos. Pat miraba al frente sin pestañear.
—Así que Metales Terrícolas —gruñó el dios. Su único ojo miró a Eric con interés—.
¿Quién es ese tal Horace Bradshaw? ¿Alguna deidad local, tal vez?
—Horace Bradshaw es el propietario de Metales Terrícolas —respondió Eric, en tono
sombrío. Se sentó y encendió un cigarrillo con dedos temblorosos—. Es el hombre más
poderoso de la Tierra. Metales Terrícolas posee la mitad de los planetas del sistema.
—Los reinos de este mundo no me interesan —dijo el dios de modo enigmático,
hundiendo y cerrando su ojo—. Me retiro. Deseo meditar sobre ciertos temas. Puedes
despertarme más tarde, si quieres. Conversaremos sobre asuntos teológicos, como ya
hicimos en la nave durante el viaje.
—Asuntos teológicos —dijo Eric con amargura—. Mi esposa convertida en un bloque de
piedra y quieres que hablemos de religión.  
Pero el dios ya se había replegado en sí mismo.
—Cuánto interés demuestras —murmuró Eric, presa de cólera—. Éste es el
agradecimiento que me dispensas por sacarte de Ganímedes: arruinar mi hogar y mi vida
social. ¡Menudo dios estás hecho!
No hubo respuesta.
Eric se concentró, desesperado. Tal vez el dios estuviera de mejor humor cuando se
despertara. Tal vez podría persuadirle para que devolviera a Pat y a Matson a su forma
anterior. Abrigaba una tibia esperanza. Apelaría a la parte buena del dios. Después que
hubiera descansado y dormido unas cuantas horas...
Si nadie venía a buscar a Matson.
El sapo seguía sentado desconsoladamente en el camino privado, afligido y
melancólico. Eric se inclinó hacia él.
—¡Hola, Matson!
El sapo levantó poco a poco la cabeza.
—No te preocupes, amigo. Conseguiré que te devuelva a tu forma anterior. Eso está
hecho. —El sapo no se movió—. Está decidido —repitió Eric, nervioso.
El sapo se encogió todavía más. Eric consultó su reloj. Eran casi las cuatro. El turno de
Tom empezaba dentro de media hora. El sudor perló su frente. Si el dios seguía
durmiendo y no se despertaba antes de media hora...
Un zumbido. El videófono.
A Eric casi se le paró el corazón. Corrió a conectar la pantalla e intentó serenarse. Las
facciones afiladas y dignas de Horace Bradshaw se materializaron. Su mirada penetrante se
clavó en Eric.
—Blake —rezongó—. Por lo que veo, has vuelto de Ganímedes.
—Sí, señor.
La mente de Eric trabajaba frenéticamente. Se colocó frente a la pantalla para impedir
que Bradshaw viera la habitación.
—Estaba empezando a deshacer las maletas.
—¡Olvídalo y ven aquí! Queremos oír tu informe.
—¿Ahora mismo? Caramba, señor Bradshaw, permita que saque mis cosas antes. —
Luchaba con desesperación por ganar tiempo—. Vendré mañana por la mañana, a primera
hora.
—¿Está Matson contigo?
—Sí. —Eric tragó saliva—. Sí, señor, pero...
—Dile que se ponga. Quiero hablar con él.
—No..., no puede hablar con usted en este preciso momento, señor.
—¿Cómo? ¿Por qué no?
—No está en forma para... Quiero decir que...
—Entonces, que venga conmigo —resopló Bradshaw, impaciente—. Y que esté sobrio
cuando llegue. Les espero en mi oficina dentro de diez minutos. —Cortó la comunicación.
La pantalla se apagó de repente.
Eric se hundió en la silla, agotado. Estaba aturdido. ¡Diez minutos! Movió la cabeza,
anodadado.
El sapo se movió un poco y dio un saltito. Emitió un débil y abatido lamento.
Eric se puso en pie con energía.
—Creo que debemos enfrentarnos a la realidad —murmuró. Se agachó, tomó al sapo y
lo guardó con cuidado en el bolsillo de la chaqueta—. Supongo que lo habrás oído. Era
Bradshaw. Vamos a bajar al laboratorio.
El sapo se agitó, inquieto.
—Me pregunto qué dirá Bradshaw cuando te vea. —Eric besó la mejilla de granito de su
esposa—. Adiós, cariño.
Bajó por el camino hacia la calle, medio atontado. Un momento después detuvo a un taxi
robot y entró.
—Presiento que será difícil de explicar. —El taxi arrancó—. Muy difícil.
 
Horace Bradshaw le miró con pasmada estupefacción. Se quitó las gafas con montura
de acero y las limpió poco a poco. Se las colocó de nuevo en su duro rostro de halcón y
bajó la vista. El sapo estaba posado sin decir palabra en el centro del inmenso escritorio de
caoba.
Bradshaw señaló con un dedo tembloroso al sapo.
—¿Esto..., esto es Thomas Matson?
—Sí, señor —respondió Eric.  
Bradshaw parpadeó, asombrado.
—¡Matson! ¿Qué demonios te ha ocurrido?
—Es un sapo —explicó Eric.
—Ya lo veo. Increíble. —Bradshaw apretó un botón del escritorio—. Envíenme a
Jennings, del laboratorio de biología —ordenó—. Un sapo. —Dio un golpecito al sapo con
un lápiz—. ¿De veras eres tú, Matson?
El sapo emitió un chug.
—Santo Dios.
Bradshaw se reclinó en la butaca y se secó el sudor de la frente. Una expresión de
preocupada compasión sustituyó la mirada sombría de antes. Sacudió la cabeza con
tristeza.
—No puedo creerlo. Alguna bacteria perjudicial, supongo. Matson siempre estaba
experimentando consigo mismo. Se tomaba el trabajo muy en serio. Un hombre valiente.
Un buen trabajador. Ha hecho mucho por Metales Terrícolas. Es una pena que haya termi-
nado así. Le concederemos una pensión del cien por cien, desde luego.
Jennings entró en el despacho.
—¿Me ha llamado, señor?
—Entre. —Bradshaw le indicó que pasara, con un gesto de impaciencia—. Tenemos un
problema para su departamento. Ya conoce a Eric Blake.
—Hola, Blake.
—Y a Thomas Matson. —Bradshaw señaló al sapo—. Del laboratorio de no ferrosos.
—Conozco a Matson —dijo Jennings lentamente—. O sea, conozco a un Matson de no
ferrosos, pero no recuerdo que... O sea, era más alto que éste. Medía casi un metro
ochenta.
—Es él —dijo Eric, sombrío—. Ahora es un sapo.
—¿Qué le ha pasado? —La curiosidad científica de Jennings se había avivado—. ¿Cuál
ha sido el motivo?
—Es una larga historia —dijo Eric, evasivo.
—¿No me la puedes contar? —Jennings escrutó al sapo con aire profesional—. Parece
un sapo normal. ¿Estás seguro que es Tom Matson? Habla con franqueza, Blake. ¡Debes
saber más de lo que dices!
Bradshaw dirigió una penetrante mirada a Eric.
—Sí, ¿qué ocurrió, Blake? Tienes un aspecto extraño, huidizo. ¿Eres responsable de
esto? —Bradshaw se levantó a medias de la butaca, con una fría expresión en su rostro
taciturno—. Veamos. ¿Es culpa tuya que uno de mis mejores hombres haya quedado
incapacitado para seguir trabajando...?
—Tranquilícese —protestó Eric, forzando su inventiva. Dio un nervioso golpecito al
sapo—. Matson está perfectamente bien..., siempre que nadie le pise. Podríamos
equiparle con una especie de escudo protector y un sistema automático de comunicaciones
que le permitiera pronunciar palabras. De esta forma, le sería posible continuar trabajando.
Con unos cuantos arreglos sin importancia, todo se desarrollará como de costumbre.
—¡Contéstame! —rugió Bradshaw—. ¿Eres responsable de esto? ¿Es obra tuya?
Eric se retorció las manos, impotente.
—Supongo que sí, en cierto sentido, pero no exactamente. No directamente. —Su voz se
aflautó—. Usted, de todas formas, diría que, de no ser por mí...
Una máscara de furor cubrió el rostro de Bradshaw.
—Blake, estás despedido. —Sacó un montón de impresos del distribuidor automático
adosado a su escritorio—. Lárgate de aquí y no vuelvas nunca. Y aleja la mano de ese
sapo. Pertenece a Metales Terrícolas. —Empujó un papel hacia Eric—. Aquí tienes tu
finiquito, y no te molestes en buscar trabajo en otro sitio. Te acabo de añadir a la lista
negra del sistema. Buenos días.
—Pero señor Bradshaw...
—No supliques. —Bradshaw agitó su mano—. Limítate a marcharte. Jennings, ponga
en marcha su sapiencia biológica inmediatamente. Hay que solventar este problema.
Quiero que devuelva este sapo a su forma original. Matson es un elemento vital de
Metales Terrícolas. Hay un trabajo del que sólo Matson puede encargarse. No podemos
permitir que este incidente bloquee nuestras investigaciones.
—Señor Bradshaw —rogó Eric, desesperado—, escúcheme, por favor. Quiero que Tom
vuelva a ser como antes, pero sólo hay una manera de devolverle a su forma primitiva.
Nosotros...
La hostilidad se reflejó en los fríos ojos de Bradshaw.
—¿Sigues aquí, Blake? ¿Debo llamar a mis guardias para que te despedacen? Te doy
un minuto para abandonar la zona de la empresa. ¿Me has entendido?  
Eric asintió, abatido.
—Lo he entendido. —Se volvió y caminó hacia la puerta, arrastrando los pies—. Hasta
la vista, Jennings. Hasta la vista, Tom. Estaré en casa por si me necesita, señor Bradshaw.
—Brujo —barbotó Bradshaw—. De buena me he librado.
—¿Qué haría usted —preguntó Eric al robotaxista— si su mujer se hubiera convertido
en piedra, su mejor amigo en un sapo y le echaran del trabajo?
—Los robots no tienen mujer —contestó el chofer—. Carecen de sexo. Los robots no
tienen amigos. Son incapaces de mantener relaciones sentimentales.
—¿Pueden ser despedidos?
—A veces. —El robot detuvo el taxi ante la modesta casa de Eric, que sólo tenía seis
habitaciones—. Sin embargo, piense que los robots suelen fundirse, y se fabrican nuevos
robots con los restos. Recuerde el Peer Gynt de Ibsen, el fragmento relativo al fundidor de
botones. Esas líneas anticipan de una forma simbólica el trauma de los futuros robots.
—Sí. —La puerta se abrió y Eric bajó del taxi—. Supongo que todos tenemos nuestros
problemas.
—Los robots tienen peores problemas que nadie.  
La puerta se cerró y el taxi se alejó colina abajo. ¿Peores? Difícil. Eric entró en su casa
sin apresurarse. La puerta principal se abrió automáticamente al detectar su presencia.
—Bienvenido, señor Blake —le saludó la puerta.
—Supongo que Pat sigue aquí.
—En efecto, pero la señora Blake se halla en estado cataléptico, o algo parecido.
—Se ha convertido en piedra. —Eric besó los fríos labios de la estatua, muy deprimido—
. Hola, cariño.
Sacó un poco de carne de la nevera y la depositó en el estómago ahuecado del dios. Al
instante, surgió un líquido digestivo que cubrió la comida. Al cabo de poco tiempo, el dios
abrió su único ojo. Parpadeó varias veces y miró a Eric.
—¿Has dormido bien? —preguntó Eric con frialdad.
—No dormía. Mi mente estaba concentrada en asuntos de importancia cósmica. Detecto
cierta hostilidad en tu voz. ¿Ha ocurrido algo desagradable?
—Nada. Nada en absoluto. He perdido mi trabajo, para rematar la jornada.
—¿Has perdido tu trabajo? Interesante. ¿A qué se referían tus restantes palabras?
La rabia de Eric estalló por fin.
—¡Has complicado mi vida hasta extremos inconcebibles, maldita sea! —Señaló la
silenciosa e inmóvil figura de su mujer—. ¡Mira! ¡Mi esposa! Convertida en granito. ¡Y mi
mejor amigo, en sapo!
Tinokuknoi Arevulopapo bostezó.
—¿Y qué?
—¿Por qué? ¿Qué te he hecho? ¿Por qué me tratas así? Piensa en todo lo que he
hecho por ti. Te he traído a la Tierra, alimentado, preparado una caja con paja, agua y
periódicos. Eso es todo.
—Cierto. Me trajiste a la Tierra. —De nuevo, un extraño fulgor cruzó el oscuro rostro del
dios—. Muy bien. Arreglaré a tu mujer.
—¿Lo harás?
Una patética alegría invadió a Eric. Las lágrimas se agolparon en sus ojos. Estaba
demasiado aliviado para seguir haciendo preguntas.
—¡Te lo agradeceré mucho, de veras!
El dios se concentró.
—No te metas en medio. Es más fácil deformar la estructura molecular de un cuerpo que
restituir la configuración original. Confío en poder reproducirla exactamente como era antes.
Hizo un leve ademán. El aire se agitó en torno a la figura silenciosa de Pat. El pálido
granito se estremeció. Poco a poco, sus facciones recobraron el color. Emitió un penetrante
gemido y sus ojos oscuros brillaron de temor. El color cubrió sus brazos, hombros y
pechos; luego se extendió al resto de su bien torneado cuerpo. Gritó, tambaleándose.
—¡Eric!
Eric se abalanzó sobre ella y la estrechó entre sus brazos.
—Santo Dios, cariño. Me alegro que te encuentres bien. —Se apretó contra ella y notó
que su corazón saltaba de terror. Besó sus labios suaves una y otra vez—. Bienvenida.
Pat le apartó con brusquedad.
—Esa pequeña serpiente. Ese miserable pedazo de excremento. Espera a que le ponga
las manos encima. —Avanzó hacia el dios, echando chispas por los ojos—. Escucha, tú.
¿Qué te has creído? ¿Cómo te has atrevido?
—¿Lo ves? —dijo el dios—. Todas son iguales.  
Eric obligó a su esposa a retroceder.
—Será mejor que cierres el pico, si no quieres que te vuelva a convertir en granito.
¿Entendido?
Pat captó el tono perentorio de su voz. Retrocedió a regañadientes.
—Muy bien, Eric. Me rindo.
—Escucha —dijo Eric al dios—, ¿qué vas a hacer con Tom? ¿Qué te parece si le
devuelves a su forma original?
—¿El sapo? ¿Dónde está?
—En el laboratorio de biología. Jennings y su equipo están trabajando en él.
—Eso no me gusta —dijo el dios, después de meditar unos segundos—. ¿Has dicho el
laboratorio de biología? ¿Dónde está eso? ¿Está muy lejos?
—En la sede de Metales Terrícolas. —Eric estaba impaciente—. A unos ocho
kilómetros. ¿Qué opinas? Si le devuelves su forma, es posible que Bradshaw me contrate
de nuevo. Me lo debes. Haz que todo vuelva a ser como antes.
—No puedo.
—¡No puedes! ¿Por qué no?
—Pensaba que los dioses eran omnipotentes —dijo Pat con un bufido, malhumorada.
—Puedo hacer cualquier cosa..., a corta distancia. El laboratorio de biología de Metales
Terrícolas se encuentra demasiado lejos. Ocho kilómetros está fuera de mi alcance. Puedo
deformar estructuras moleculares dentro de una distancia limitada.
—¿Cómo? —preguntó Eric con incredulidad—. ¿Quieres decir que no puedes
devolverle a Tom su forma auténtica?
—Así son las cosas. Has hecho mal sacándole de casa. Los dioses están sujetos a las
leyes naturales, igual que tú. Nuestras leyes son diferentes, pero no dejan de ser leyes.
—Entiendo —murmuró Eric—. Tenías que habérmelo dicho.
—En lo concerniente a tu trabajo, no tienes por qué preocuparte. Crearé un poco de
oro, aquí mismo.
El dios hizo un ademán con sus manos escamosas. Un trozo de la cortina adquirió un
repentino tono amarillento y cayó al suelo con un estruendo metálico.
—Oro sólido. Bastará para mantenerte durante unos cuantos días.
—Ya no nos regimos por el patrón oro.
—Bueno, pide lo que quieras. Puedo hacer cualquier cosa.
—Excepto transformar a Tom en un ser humano —dijo Pat—. Menudo dios estás hecho.
—Cierra el pico, Pat —murmuró Eric, abismado en sus pensamientos.
—Si hubiera alguna forma de acercarme a él —insinuó el dios—, dentro de una
distancia razonable...
—Bradshaw no le soltará, y yo no puedo poner los pies allí. Los guardias me harían
fosfatina.
—¿Qué tal un poco de platino? —El dios hizo un gesto y un trozo de la cortina adquirió
un brillo blanco—. Platino sólido. Un simple cambio de peso atómico. ¿Te sirve de algo?
—¡No! —Eric paseaba arriba y abajo—. Hemos de quitarle ese sapo a Bradshaw. Si
pudiéramos traerle aquí...
—Tengo una idea —dijo el dios.
—¿Cuál?
—Podrías introducirme allí, en los terrenos de la empresa, cerca del laboratorio de
biología.
—Valdría la pena intentarlo —dijo Pat, apoyando la mano en el hombro de Eric—.
Después de todo, Tom es tu mejor amigo. Es una vergüenza tratarle de esta manera.
Es..., es antiterrícola.
Eric tomó su chaqueta.
—De acuerdo. Nos acercaremos en coche todo lo que podamos a los terrenos de la
empresa. Podría acercarme lo suficiente antes que los guardias me vieran y...
Se oyó un crujido. La puerta principal se desplomó de repente, convertida en un montón
de cenizas. Una horda de policías robots irrumpió en la casa, con los fusiles desintegradores
preparados.
—Estupendo —dijo Jennings—. Ése es nuestro hombre. —Entró a grandes zancadas
en la casa—. Atrápenle, y traigan también esa cosa que hay en la caja.
—¡Jennings! —Eric tragó saliva, alarmado—. ¿Qué demonios s i g n i f i ca esto?
Jennings frunció los labios.
—Deja de fingir, Blake. No conseguirás engañarme. —Dio una palmadita a una caja de
metal que llevaba bajo el brazo—. El sapo nos lo ha dicho todo. De modo que tienes un
extraterrestre en tu casa, ¿eh? —Lanzó una carcajada glacial—. Hay una ley que prohibe
introducir extraterrestres en la Tierra. Estás detenido, Blake. Te caerá cadena perpetua,
probablemente.
—¡Tinokuknoi Arevulopapo! —gritó Eric—. ¡No me abandones en un momento como
éste!
—Ya voy —gruñó el dios. Se hinchó violentamente—. ¿Cómo es posible que sucedan
estas cosas?
Los policías robots dieron un brinco cuando un torrente de energía brotó de la caja.
Desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos. Quedaron transformados en un pelotón de
ratones mecánicos que atravesaron frenéticamente el umbral de la puerta y se
desperdigaron por el patio.
El rostro de Jennings expresó estupefacción y después pánico. Retrocedió agitando de
un lado a otro su fusil con aire amenazador.
—Escucha, Blake, no pienses que puedes asustarme. Tenemos la casa rodeada.
Un rayo de energía le golpeó en el estómago. El rayo le alzó y agitó como si fuera un
muñeco de trapo. El fusil le resbaló de los dedos y cayó al suelo. Jennings intentó
recuperarlo con desesperación. El fusil se convirtió en una araña, que se arrastró lejos de
su alcance.
—Bájale —ordenó Eric.
—Muy bien.
El dios liberó a Jennings, que se estrelló en el suelo, aturdido y asustado. Se puso en
pie como pudo y salió corriendo de la casa, bajando por el camino privado hacia la acera.
—Oh, querido —dijo Pat.
—¿Qué pasa?
—Mira.
Una sólida línea de cañones atómicos formaba un círculo alrededor de la casa. Sus
bocas brillaban con maldad al sol del atardecer. Grupos de policías robot se erguían ante
cada cañón, esperando instrucciones.
—Esto es el fin —gruñó Eric—. Un solo disparo y saltamos por los aires.
—¡Haz algo! —gimió Pat. Azuzó a la caja—. Hechízales. No te quedes sentado sin hacer
nada.
—Están muy lejos —replicó el dios—. Como ya les he explicado, la distancia limita mis
poderes.
—¡Ustedes! —aulló una voz, amplificada por cientos de altavoces—. ¡Salgan con las
manos en alto o abriremos fuego!
—Bradshaw —gruñó Eric—. Está ahí afuera. Estamos atrapados. ¿Estás seguro que no
puedes hacer nada?
—Lo siento —se disculpó el dios—. Puedo alzar un escudo contra los cañones.
Se concentró. En el exterior de la casa se formó al instante un globo nebuloso, que se
endureció rápidamente a su alrededor.
—Muy bien —se oyó la voz amplificada de Bradshaw, aunque amortiguada por el
escudo protector—. Ustedes lo han querido.
Los policías robots dispararon el primer proyectil. Eric se descubrió tirado en el suelo.
Los oídos le zumbaban y todo daba vueltas en torno suyo. Pat yacía a su lado, aturdida y
asustada. La casa —paredes, sillas, muebles— estaba en ruinas.
—Estupendo escudo —susurró Pat.
—La sacudida —protestó el dios. Su caja estaba tirada en un rincón, a su lado—. El
escudo detiene los proyectiles, pero la s a c u dida...
Estalló un segundo proyectil. Un muro de presión rodó sobre Eric y le dejó aturdido.
Resbaló, empujado por un viento violento, y se estrelló contra las montañas de cascotes que
habían sido su casa.
—No sobreviviremos —dijo Pat con voz débil—. Diles que paren, Eric, por favor.
—Tu mujer tiene razón. —La voz serena del dios surgió de su caja volcada—. Ríndete,
Eric. Date por vencido.
—Creo que sería lo mejor. —Eric se puso de rodillas—. Pero no quiero pasar el resto de
mi vida en la cárcel. Sabía que estaba violando la ley cuando introduje esa maldita cosa de
contrabando, pero nunca pensé.
Estalló un tercer proyectil. Eric se desplomó y se golpeó la barbilla contra el suelo. Sobre él
cayeron yeso y cascotes, que le sofocaron y le cegaron. Logró levantarse apoyándose en una
viga que sobresalía.
—¡Alto! —gritó.
Se hizo un repentino silencio.
—¿Quieren rendirse? —bramó la voz amplificada.
—Ríndete —murmuró el dios.
La mente de Eric maquinaba a toda prisa.
—Propongo..., propongo un trato. Un compromiso. —Sus sinapsis sacaban humo—. Una
propuesta. Siguió una larga pausa.
—¿Cuál es la propuesta?
Eric avanzó entre los cascotes hasta el borde del escudo. Éste casi había desaparecido.
Sólo quedaba una neblina brillante, a través de la cual se veía un círculo de cañones
atómicos.
—Matson —jadeó Eric, falto de aliento—. El sapo. Haremos el siguiente trato.
Devolveremos a Matson su forma original. Enviaremos al extraterrestre a Ganímedes. A
cambio, no me denunciará y me reincorporará a mi puesto de trabajo.
—¡Absurdo! Mis laboratorios pueden devolver su forma a Matson sin tu ayuda.
—Ah, ¿sí? Pregúnteselo a Matson. Él le responderá. Si usted no está de acuerdo, Matson
seguirá siendo un sapo durante los próximos doscientos años..., ¡como mínimo!
Siguió un largo silencio. Eric vio siluetas que corrían de un lado a otro y que conferenciaban
detrás de los cañones.
—De acuerdo —dijo por fin la voz de Bradshaw—. Aceptamos. Bajen el escudo y
salgan. Enviaré a Jennings con el sapo. ¡No permitiré ningún truco, Blake!
—No habrá trucos. —Eric experimentó un inmenso alivio—. Vamos —dijo al dios
mientras recogía la caja mellada—. Baja el escudo y acabemos con esto. Esos cañones
me ponen nervioso.
El dios se relajó. El escudo (o lo que quedaba de él) osciló y se desvaneció.
—Allá vamos. —Eric avanzó con cautela, sujetando la caja con ambas manos—.
¿Dónde está Matson?  
Jennings caminó hacia él.
—Yo lo tengo. —Su curiosidad pudo más que su suspicacia—. Esto podría ser
interesante. Deberíamos realizar un estudio minucioso sobre las formas de vida
extradimensionales. Por lo visto, poseen una ciencia mucho más avanzada que la nuestra.
Jennings se acuclilló y posó el pequeño sapo verde sobre la hierba.
—Aquí lo tienes —dijo Eric al dios.
—¿Está lo bastante cerca? —preguntó Pat con voz glacial.
—Lo suficiente —dijo el dios—. En el punto exacto.
Giró su único ojo hacia el sapo y realizó algunos movimientos con sus garras
escamosas.
Un leve resplandor flotó sobre el sapo. Entraron en acción fuerzas extradimensionales
que manipularon las moléculas del sapo. De pronto, éste se retorció. Se estremeció
durante un segundo, sacudido por una insistente vibración. Después...
Matson se materializó de repente. Su familiar figura larguirucha se cernió sobre Eric,
Jennings y Pat.
—Dios mío —balbució Matson, temblando como una hoja. Sacó su pañuelo y se secó la
cara—. Me alegro que todo haya terminado. No me gustaría volver a pasar por eso.
Jennings retrocedió a toda prisa hacia el círculo de cañones. Matson dio media vuelta y
corrió tras él. Eric, su mujer y el dios se quedaron solos en el centro del césped.
—¡Oye! —exclamó Eric, alarmado—. ¿Qué es esto? ¿Qué demonios pasa?
—Lo siento, Blake —resonó la voz de Bradshaw—. Era esencial recuperar a Matson,
pero no podemos cambiar la ley. La ley está por encima de cualquier hombre, incluido yo.
Están detenidos.
Los policías robot avanzaron y rodearon a Eric y Pat con aire amenazador.
—Canalla —dijo Eric con voz estrangulada.  
Bradshaw salió de detrás de los cañones, con las manos en los bolsillos y una sonrisa
serena en los labios.
—Lo siento, Blake. Supongo que saldrás de la cárcel dentro de diez o quince años. Te
prometo que te guardaré tu puesto. En cuanto a ese ser extradimensional, me interesa
mucho verle. Me han contado cosas asombrosas. —Su mirada se desvió hacia la caja—.
Será un placer hacerme cargo de él. Nuestros laboratorios lo someterán a pruebas y
experimentos y...
Bradshaw calló de repente. Su cara adquirió un color enfermizo. Abrió y cerró la boca, sin
emitir sonido alguno.
Un frenético y creciente zumbido de rabia brotó de la caja.
—¡Nar Dolk! ¡Sabía que te encontraría!  
Bradshaw retrocedió, temblando violentamente.
—¡Tú tenías que ser, Tinokuknoi Arevulopapo! ¿Qué estás haciendo en la Tierra? —
Tropezó y estuvo a punto de caer—. ¿Cómo has logrado, después de tanto tiempo...?
Entonces, Bradshaw se puso a correr apartando a empellones a los policías y dejó atrás
los cañones atómicos.
—¡Nar Dolk! —chilló el dios, hinchado de furia—. ¡Azote de los Siete Templos!
¡Desecho espacial! ¡Sabía que estabas en este miserable planeta! ¡Vuelve a recibir tu
castigo!
El dios se elevó en el aire como una flecha. Dejó atrás a Eric y a Pat, aumentando de
tamaño a medida que volaba. Un viento nauseabundo y repugnante, caliente y húmedo,
azotó sus rostros.
Bradshaw —Nar Dolk— corría a toda la velocidad que le permitían las piernas. Y
mientras corría cambiaba. De su cuerpo brotaron alas inmensas, enormes alas correosas
que golpeaban el aire frenéticamente. Su cuerpo fluía y cambiaba. Unos tentáculos
reemplazaron a sus piernas, unas garras escamosas a sus brazos. Le crecía un pelaje gris
mientras continuaba aleteando ruidosamente.
Tinokuknoi Arevulopapo cargó sobre él. Ambos quedaron entrelazados durante unos
breves momentos, retorciéndose y rodando en el aire; las alas y las garras herían y
golpeaban.
Luego, Nar Dolk se deshizo de su presa y voló hacia lo alto. Hubo un relámpago
cegador, un pop y desapareció.
Tinokuknoi Arevolupapo surcó el aire durante unos segundos. Ladeó su cabeza
escamosa y clavó su único ojo en Eric y Pat. Movió la cabeza brevemente y se desvaneció
con un peculiar bamboleo.
El cielo estaba desierto, a excepción de unas pocas plumas. Olía a escamas quemadas.
Eric fue el primero en hablar.
—Bien, ya entiendo por qué quería venir a la Tierra. Podría decirse que se aprovechó
de mi buena fe. —Sonrió con timidez—. El primer terrícola al que un alienígena toma el
pelo.
—Han desaparecido —graznó Matson, mirando al cielo—. Los dos. Supongo que
habrán regresado a su dimensión.  
Un policía robot tiró de la manga de Jennings.
—¿Debemos detener a alguien, señor? Ahora que el señor Bradshaw se ha marchado,
usted es el siguiente en jerarquía.  
Jennings miró a Eric y Pat.
—Creo que no. Las pruebas se han volatilizado. De cualquier modo, me parecería
absurdo. —Sacudió la cabeza—. Bradshaw. ¡Quién podía imaginarlo! Y trabajé para él
durante años. Un caso de lo más misterioso.
Eric rodeó a su mujer con el brazo. La atrajo hacia él y la abrazó.
—Lo siento, cariño —dijo en voz baja.
—¿El qué?
—Tu regalo. Ha desaparecido. Creo que tendré que comprarte otra cosa.
Pat rió y se apretó contra él.
—Tienes mucha razón. Voy a confesarte un secreto.
—¿Cuál?
Pat le besó. Eric sintió sus cálidos labios sobre su mejilla.
—En realidad..., estoy muy contenta.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed