Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO

VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO
Philip K. Dick

El sol de última hora de la tarde brillaba cegador y caliente, un gran orbe tembloroso en el cielo. Trent se detuvo un momento para recuperar la respiración. En el interior de su casco forrado de plomo, su rostro estaba goteando sudor, gota tras gota de pegajosa humedad que le empañaba el visor y le atragantaba. Se cambió de hombro la bolsa de emergencia y se subió el cinto de la pistola. Sacó un par de tubos agotados de su tanque de oxígeno y los descartó tirándolos entre las hierbas. Los tubos rodaron y desaparecieron, perdidos en los interminables montones de hojas y matorrales verde rojizos. Trent comprobó el contador, vio que la lectura era lo bastante baja, y se echó hacia atrás el casco durante un precioso momento. El aire fresco llenó su boca y nariz. Inspiró profundamente, llenándose los pulmones. El aire olía bien... denso y húmedo y repleto del aroma de las plantas. Exhaló e inspiró nuevamente. A su derecha se alzaba una gran columna de matorrales color naranja, envolviendo un inestable pilar de cemento. Por todo el llano paisaje se veía una gran extensión de hierba y árboles. En la distancia, una masa de vegetación se alzaba como una pared, una jungla de enredaderas, insectos, flores y matorrales que tendría que atomizar mientras avanzaba lentamente. Dos inmensas mariposas danzaron pasando junto a él. Grandes formas frágiles, multicolores, que volaron erráticamente a su alrededor, alejándose luego. Por todas partes había vida: bichos y plantas y los animalillos de la espesura, una zumbante jungla de vida por todas partes. Trent suspiró y volvió a colocarse el casco. A lo más que se atrevía era a un par de inspiraciones. Incrementó el flujo de oxígeno de su tanque y luego alzó el transmisor a sus labios. Lo tuvo un momento en emisión: - Trent. Probando con el monitor de la Mina. ¿Me oís? Un momento de estática y silencio. Luego, una débil y fantasmal voz: - Adelante, Trent. ¿Dónde infiernos estás? - Sigo yendo hacia el norte. Tengo ruinas delante. Quizá deba dar un rodeo. Parecen muy espesas. - ¿Ruinas? - Probablemente Nueva York. Comprobaré con el mapa. La voz sonaba ansiosa: - ¿Has encontrado algo? - Nada. Al menos por el momento. Daré una vuelta e informaré dentro de una hora -
Trent contempló su reloj -. Son las tres y media. Os llamaré antes del anochecer.
La voz dudó:
- Buena suerte. Espero que encuentres algo. ¿Qué tal su suministro de oxígeno?
- Bien.
- ¿Alimentos?
- Tengo bastantes. Quizá encuentre algunas plantas comestibles.
- ¡No corras ningún riesgo!
- No lo haré - Trent apagó el transmisor y lo volvió a colgar de su cinto -. No lo haré -
repitió. Sacó su atomizadora, se volvió a colgar la bolsa de emergencia e inició de
nuevo el camino, con sus pesadas botas forradas de plomo hundiéndose
profundamente en el lujuriante follaje y en el humus de debajo del mismo.
Era poco después de las cuatro cuando los vio. Salieron de la jungla que los rodeaba.
Eran dos, machos jóvenes: altos y delgados, y de un color azul grisáceo córneo
parecido a la ceniza. Uno de ellos alzó su mano en saludo. Seis o siete dedos, con
articulaciones extra.
- Tardes - trompeteó.
Trent se detuvo de inmediato. Su corazón retumbó.
- Buenas tardes.
Los dos jóvenes se le acercaron lentamente. Uno llevaba un hacha; un hacha para
cortar follaje. El otro llevaba únicamente sus pantalones y los restos de una camisa de
lona. Tenían casi dos metros y medio de altura, sin carne: huesos y ángulos duros y
grandes ojos curiosos, con gruesos párpados. También había cambios internos, un
metabolismo y una estructura celular radicalmente distintas, la habilidad para utilizar
sales radiactivas, un sistema digestivo alterado. Ambos contemplaban a Trent con
interés... con creciente interés.
- Oiga - dijo uno -. Usted es un ser humano.
- Así es - dijo Trent.
- Mi nombre es Jackson - el joven extendió su delgada mano azul córneo y Trent la
estrechó torpemente. La mano se notaba frágil bajo su guante forrado de plomo. Su
propietario añadió -: Mi amigo es Earl Potter.
Trent le estrechó la mano a Potter.
- Saludos - dijo Potter. Hizo una mueca con sus deformes labios -. ¿Podemos mirar su
equipo?
- ¿Mi equipo? - repitió Trent.
- Su arma y equipo. ¿Qué es lo que lleva en el cinturón? ¿Y ese tanque?
- Transmisor... oxígeno - Trent les mostró el transmisor -. A pilas. Con un radio de ciento
cincuenta kilómetros.
- ¿Es usted de un campo? - preguntó rápidamente Jackson.
- Sí. Allá en Pennsylvania.
- ¿Cuántos?
Trent, se alzó de hombros.
- Un par de docenas.
Los gigantes de piel azulada se mostraron fascinados.
- ¿Cómo han sobrevivido ustedes? A Penn le dieron duro, ¿no? Los estanques deben
ser profundos por allí.
- Minas - explicó Trent -. Nuestros antepasados se metieron muy abajo en las minas de
carbón cuando comenzó la Guerra. Así dicen los archivos. Estamos bastante bien
instalados. Hacemos crecer nuestra propia comida en tanques. Tenemos unas pocas
máquinas, bombas, compresores y generadores eléctricos. Algunos tornos manuales.
No mencionó que ahora los generadores tenían que ser puestos en marcha a mano, y
que solo la mitad de los tanques seguían operando. Tras trescientos años, el metal y el
plástico no servían de gran cosa; a pesar de los continuos arreglos y reparaciones.
Todo se estaba desgastando, rompiendo.
- Oiga - dijo Potter -, esto deja como un tonto a Dave Hunter.
- ¿Dave Hunter?
- Dave dice que ya no hay ningún verdadero humano - explicó Jackson. Palpó con
curiosidad el casco de Trent -. ¿Por qué no viene de vuelta con nosotros? Tenemos una
colonia cerca de aquí... solo a una hora, más o menos, en el tractor: nuestro tractor de
caza. Earl y yo estábamos cazando conejos flap-flap.
- ¿Conejos flap-flap?
- Conejos voladores. Buena carne, pero difíciles de cazar... pesan unos doce kilos.
- ¿Con qué los cazan? No será con el hacha.
Potter y Jackson se echaron a reír.
- Mire esto - Potter se sacó un largo tubo de latón de los pantalones. Lo llevaba en el
interior de la pernera, a lo largo de su delgadísima pierna.
Trent examinó el tubo. Estaba hecho a mano. Latón blando cuidadosamente trabajado y
enderezado. Un extremo tenía forma de boquilla. Miró su interior. Una pequeña aguja
metálica estaba alojada en una masa de material transparente.
- ¿Cómo funciona? - preguntó.
- Lo lanza uno, como si se tratase de una cerbatana. Pero una vez el dardo-b está en el
aire, sigue siempre a su objetivo. Tiene que suministrársele el impulso inicial. - Potter se
echó a reír -. Yo lo suministro. Un gran soplido.
- Interesante. - Trent le devolvió el tubo. Con elaborado descuido, estudiando los dos
rostros azul gris, preguntó -: ¿Soy el primer humano al que han visto?
- Así es - dijo Jackson -. Al Viejo le encantará recibirle. - Había ansiedad en su voz -.
¿Qué me dice? Nos ocuparemos de usted. Lo alimentaremos, le traeremos plantas y
animales no radiactivos. ¿Qué le parecería pasar aquí una semana?
- Lo lamento - dijo Trent -. Tengo otro trabajo que hacer. Si paso por aquí de regreso...
Los córneos rostros mostraron desencanto.
- ¿Ni siquiera menos tiempo? ¿Esta noche? Le daremos mucha comida sin
radiactividad. Tenemos un excelente desirradiador que el Viejo arregló.
Trent se golpeó el tanque.
- Voy corto de oxígeno. ¿No tendrán un compresor?
- No. No lo necesitamos para nada. Pero quizá el Viejo podría...
- Lo lamento - Trent se puso en marcha -. Tengo que seguir. ¿Están seguros de que no
hay humanos en esta región?
- Creíamos que ya no quedaba ninguno en parte alguna. Se oyen rumores de vez en
cuando. Pero usted es el primero que vemos - Potter señaló hacia el oeste -. Hay una
tribu de rodadores en esa dirección - luego señaló vagamente hacia el sur -. Un par de
tribus de insectos.
- Y algunos corredores.
- ¿Los ha visto?
- Vengo de esa dirección.
- Y hacia el norte hay algunos de los subterráneos... esos ciegos y perforadores - Potter
hizo una mueca -. No puedo soportarlos, con sus galerías y perforaciones. Pero qué
infiernos - sonrió -, cada uno tiene su forma de vida.
- Y hacia el este - añadió Jackson -, donde comienza el océano, hay una gran cantidad
de la especie tortuga: el tipo submarino. Nadan por allí, usan esos grandes domos con
aire y tanques... A veces salen de noche... Mucha gente sale de noche. Nosotros aún
seguimos viviendo de día - se acarició su córnea piel azul grisáceo -. Esto filtra muy
bien la radiación.
- Lo sé - dijo Trent -. Hasta la vista.
- Buena suerte - lo contemplaron irse, con sus ojos de gruesos párpados muy abiertos
aún por el asombro, mientras el ser humano se abría camino lentamente por la lujuriosa
vegetación verde, con su traje de metal y plástico brillando débilmente a la menguante
luz del sol.
 
La tierra estaba viva, repleta de movimiento. Plantas, animales e insectos en una
confusión desordenada. Seres diurnos, seres nocturnos, seres terrestres y acuáticos,
de formas y en número increíbles que nunca habían sido catalogados y que
probablemente jamás lo serían.
Al final de la Guerra, cada centímetro cuadrado de la superficie era radiactivo. Todo ser
vivo sometido a rayos beta y gamma. La mayor parte de la vida murió..., pero no toda.
Las radiaciones fuertes produjeron mutaciones: a todos los niveles, insectos, plantas y
animales. El proceso normal de mutación y selección fue acelerado millones de años en
segundos.
Esa descendencia alterada llenaba la Tierra. Una gigantesca horda brillante de seres
saturados de radiación. En este mundo, solo aquellas formas de vida que podían usar
un suelo radiactivado y respirar aire cargado de partículas podían sobrevivir. Insectos,
animales y hombres que podían vivir en un mundo cuya superficie brillaba de noche.  
Trent consideró esto hoscamente, mientras se abría paso por la calurosa jungla,
quemando con gran experiencia los matorrales y enredaderas con su atomizadora. La
mayor parte de los océanos se volatilizaron. Y el agua seguía cayendo aún, empapando
el suelo con torrentes de caliente humedad. Aquella jungla estaba mojada... mojada,
caliente y llena de vida. A su alrededor correteaban y producían ruidos muchos seres
vivos. Apretó con fuerza su atomizadora, y siguió adelante.
El sol se estaba poniendo. Estaba comenzando a ser de noche. Una hilera de
recortadas colinas se alzaba frente a él, a lo lejos, a la violácea luz. La puesta de sol iba
a ser muy hermosa: a causa de las partículas en suspensión, partículas que aún
flotaban desde las explosiones iniciales, hacía siglos.
Se detuvo un momento para mirar. Había recorrido un largo camino. Estaba cansado...
y descorazonado.
Los gigantes de piel azul córneo eran una típica tribu mutante. Sapos, se los llamaba. A
causa de su piel, ya que se parecía a la de los sapos córneos del desierto. Con sus
órganos internos alterados para utilizar las plantas y el aire radiactivos, vivían fácilmente
en un mundo en el que él solo podía sobrevivir con su traje forrado de plomo, visor
polarizado, tanque de oxígeno, y píldoras de alimentos especiales no irradiados hechos
crecer bajo tierra en la Mina.
 
La Mina... era hora de llamar de nuevo. Alzó su transmisor.
- Trent comprobando de nuevo - murmuró. Se lamió los resecos labios. Tenía hambre y
sed. Quizá pudiera encontrar un sitio relativamente «frío», libre de radiación. Quitarse el
traje durante un cuarto de hora y lavarse. Librarse del sudor y la suciedad.
Llevaba dos semanas caminando, encerrado en aquel caliente y pegajoso traje forrado
de plomo, parecido al de un buzo. Mientras, a su alrededor, incontables formas de vida
correteaban y saltaban, sin que les molestasen los mortíferos estanques de radiación.
- Mina - respondió la débil y lejana voz.
- Ya estoy harto por hoy. Me voy a parar a comer y descansar. Basta hasta mañana.
- ¿No hubo suerte? - fuerte desencanto.
- No.
Silencio. Luego:
- Bueno. Quizá mañana.
- Quizá. He encontrado una tribu de sapos. Unos machos jóvenes muy amables, de dos
metros y medio de alto - la voz de Trent sonaba amarga -. Caminando por ahí sin más
que camisas y pantalones. Con los pies descalzos.
El monitor de la Mina se mostraba desinteresado.
- Lo sé. Tienen suerte. Bueno, duerme algo y llámame mañana por la mañana. Ha
llegado un informe de Lawrence.
- ¿Dónde está?
- Hacia el oeste. Cerca de Ohio. Caminando a buen ritmo.  
- ¿Algún resultado?
- Tribus de rodadores, insectos y el tipo horadador que sale de noche... esas cosas
blancas y ciegas.
- Gusanos.
- Sí, gusanos. Nada más. ¿Cuando volverás a informar?
- Mañana - dijo Trent. Desconectó y se colgó el transmisor del cinto.
Mañana. Contempló la distante hilera de colinas a la luz del anochecer. Cinco años. Y
siempre... mañana. Era el último de una larga procesión de hombres enviados al
exterior. Llevando preciosos tanques de oxígeno, píldoras alimenticias y una pistola
atomizadora. Malgastando sus últimas reservas en una inútil exploración de las junglas.
¿Mañana? Algún mañana, no muy lejano, ya no quedarían más tanques de oxígeno ni
píldoras alimenticias. Los compresores y las bombas habrían dejado definitivamente de
funcionar. Estropeados para siempre. La Mina quedaría muerta y silenciosa. A menos
que establecieran contacto muy pronto.
Se puso en cuclillas, y comenzó a pasar su contador por la superficie, buscando un
lugar «frío» en el que desnudarse. Cayó dormido.
 
- Miradlo - dijo una lejana y débil voz. La conciencia le regresó en una oleada. Trent se
despertó sobresaltado, echando mano a su atomizador. Era por la mañana. La grisácea
luz solar se filtraba por entre los árboles. A su alrededor se movían unas figuras.
¡Su atomizador... había desaparecido!
Trent se sentó, completamente despierto. Las figuras eran vagamente humanas... pero
no mucho. Insectos.
- ¿Dónde está mi arma? - preguntó Trent.
- Tómeselo con calma - un insecto avanzó, con los otros detrás. Hacía frío. Trent se
estremeció. Se puso torpemente en pie, mientras los insectos formaban un círculo a su
alrededor -. Se lo devolveremos.
- Dénmelo ya - estaba envarado y frío. Se colocó bien el casco y se apretó el cinto.
Sentía escalofríos y se estremecía. Las hojas y enredaderas goteaban. Notaba el suelo
blando bajo sus pies.
Los insectos conferenciaron. Había diez o doce de ellos. Extraños seres, más parecidos
a insectos que a hombres. Tenían caparazones de gruesa y brillante quitina, ojos
multifacetados. Nerviosas y vibrátiles antenas mediante las cuales detectaban la
radiación.
Su protección no era perfecta. Una dosis fuerte, y estaban acabados. Sobrevivían
mediante la detección y una inmunidad parcial. Su comida era tomada indirectamente,
primero digerida por pequeños animales de sangre caliente y luego tomada como
materia fecal, que ya no tenía partículas radiactivas.
- Es usted un humano - dijo un insecto. Su voz era aguda y metálica. Los insectos eran
asexuados, al menos aquellos. Existían otros dos tipos, zánganos machos y una Madre.
Aquellos eran guerreros neutros, armados con pistolas y hachas para la vegetación.
- Así es - dijo Trent.
- ¿Qué está haciendo aquí? ¿Hay más como usted?
- Unos cuantos.
Los insectos conferenciaron de nuevo, con sus antenas agitándose locamente. Trent
esperó. La jungla estaba comenzando a agitarse con vida. Contempló una masa similar
a la gelatina fluyendo hacia arriba por el costado de un árbol hasta llegar a las ramas,
con un mamífero semidigerido visible en su interior. Algunas polillas diurnas pasaron
revoloteando. Las hojas se agitaron cuando algunos animalillos subterráneos perforaron
alejándose de la luz.
- Venga con nosotros - dijo un insecto. Hizo una seña a Trent para que fuera hacia
adelante -. Vamos.
Trent lo siguió de mala gana. Caminaron a lo largo de un estrecho sendero, cortado
recientemente por las hachas. Las primeras ramas y hojas de la jungla estaban ya
creciendo de nuevo.
- ¿Adónde vamos? - preguntó Trent.
- Al Montículo.
- ¿Por qué?
- No le importa.
Contemplando como los insectos caminaban, Trent casi no podía creer que habían sido
en algún tiempo seres humanos. O al menos sus antepasados. A pesar de su fisiología
increíblemente alterada, los insectos tenían una mentalidad similar a la suya. Su
estructura tribal era parecida a la de los estados orgánicos humanos: el comunismo y el
fascismo.
- ¿Puedo preguntarle una cosa? - dijo Trent.
- ¿El qué?
- ¿Soy el primer ser humano que han visto? ¿No hay otros por aquí?
- Ya no.
- ¿Hay informes de colonias humanas por algún lugar?
- ¿Por qué?
- Simple curiosidad - dijo ceñudo Trent.
- Es usted el único - el insecto parecía complacido -. Tendremos una bonificación por
esto. Por capturarle. Hay un premio permanente. Nadie lo había ganado antes.
También allí querían un humano. Un humano llevaba consigo una valiosa gnosis, una
carga de tradición que los mutantes necesitaban incorporar a sus tambaleantes
estructuras sociales. Necesitaban contacto con el pasado. Un ser humano era un brujo,
un sabio que podía instruir y enseñar. Enseñar a los mutantes como había sido la vida,
como habían actuado y vivido, y que aspecto habían tenido sus antepasados.
Una valiosa posesión para cualquier tribu... especialmente si no existía ningún otro ser
humano en la región.  
Trent maldijo profusamente. ¿Ninguno? ¿Nadie más? Tenía que haber otros seres
humanos... en algún lugar. Si no al norte, hacia el este. Europa, Asia, Australia. En
algún lugar, en algún punto del globo. Humanos, con herramientas y máquinas y
equipos. La Mina no podía ser la única colonia, el único resto del verdadero hombre.
Valiosas curiosidades... condenadas cuando se quemasen sus compresores y se
secasen sus tanques de alimento.
Si no tenía suerte pronto...
Los insectos se detuvieron, escuchando. Sus antenas se agitaban suspicaces.
- ¿Qué pasa? - preguntó Trent.
- Nada - volvieron a ponerse en marcha -. Por un momento...
Un destello. Los insectos que abrían la marcha desaparecieron. Un apagado trueno los
sacudió.
Trent cayó al suelo. Luchó, enredado en la pegajosa vegetación. A su alrededor los
insectos luchaban locamente. Se peleaban con pequeños seres peludos que
disparaban rápida y eficientemente sus armas, y que, a corta distancia, pateaban y
rasgaban con sus inmensas patas.
Corredores.
Los insectos estaban perdiendo. Se retiraron, retrocediendo por el sendero,
desperdigándose por la jungla. Los corredores saltaron tras ellos, impulsándose con sus
poderosas patas traseras, como canguros. El último insecto desapareció. Se apagaron
los ruidos.
- De acuerdo - dijo un corredor. Se detuvo para respirar, irguiéndose -. ¿Dónde está el
humano?
Trent se puso lentamente en pie.
- Aquí.
Los corredores le ayudaron. Eran pequeños, de no más de un metro veinte. Redondos y
gruesos, cubiertos por espesas pieles. Pequeños rostros bienhumorados lo
contemplaban con preocupación. Ojos como cuentas, narices temblorosas y grandes
patas de canguro.
- ¿Está bien? - preguntó uno. Le ofreció a Trent su cantimplora de agua.
- Estoy bien - Trent apartó la cantimplora -. Se llevaron mi atomizador.
Los corredores buscaron por los alrededores. No se veía por ninguna parte el
atomizador.
- Déjenlo correr - Trent agitó la cabeza, atontado, tratando de coordinar sus
pensamientos -. ¿Qué pasó? ¿Esa luz?
- Una granada - los corredores se hincharon de orgullo -. Tendimos un cable a lo ancho
del sendero, atado al seguro.
- Los insectos controlan la mayor parte de esta área - dijo otro -. Tenemos que abrirnos
camino luchando - de su cuello colgaban unos prismáticos. Los corredores iban
armados con pistolas de balas y cuchillos -. ¿Es usted realmente un ser humano? -
preguntó un corredor -. ¿De la especie original?
- Así es - murmuró Trent, con voz algo temblorosa.
Los corredores estaban asombrados. Sus ojos como cuentas se hicieron más grandes.
Tocaron su traje de metal, su visor. Su tanque de oxígeno y su bolsa. Uno se acurrucó y
con aire experto siguió el circuito de su aparato transmisor.
- ¿De dónde viene usted? - preguntó el líder con su voz parecida a un profundo
ronroneo -. Es usted el primer ser humano que vemos en meses.
Trent se atragantó.
- ¿En meses? Entonces...
- No hay ninguno por aquí. Venimos del Canadá. De alrededor de Montreal. Hay una
colonia humana allá.
Trent tenía la respiración alterada.
- ¿A una distancia que se pueda hacer caminando?
- Bueno, nosotros la hemos cubierto en un par de días. Pero vamos bastante deprisa -
el corredor contempló dubitativo las piernas, recubiertas de metal, de Trent -. No sé, a
usted tal vez le cueste más.
Humanos. Una colonia humana.
- ¿Cuántos? ¿Una colonia grande? ¿Avanzada?
- Es difícil recordar. Vi su colonia en una ocasión. En las profundidades de la tierra...
Niveles, células. Les cambiamos algunas plantas «frías» por sal. Pero eso fue hace
mucho.
- ¿Estaban muy desarrollados? ¿Tenían herramientas... maquinaria? ¿Compresores?
¿Tanques alimenticios que funcionasen?
El corredor se agitó inquieto.
- De hecho, quizá ya no estén allí.
Trent se quedó helado. El miedo lo atravesó como un cuchillo.
- ¿Quizá ya no estén allí? ¿Qué es lo que quiere decir?
- Quizá se hayan ido.
- Ido, ¿a dónde? - la voz de Trent sonaba apagada -. ¿Qué les pasó?
- No lo sé - dijo el corredor -. No sé lo que les pasó. Nadie lo sabe.
 
Siguió hacia adelante, apresurándose frenéticamente en dirección norte. La jungla dio
paso a un bosque terriblemente frío. Grandes árboles silenciosos por todos lados. El
aire era seco y tenue.
Estaba exhausto, y solo le quedaba un tubo de oxígeno en el tanque. Después de eso
tendría que sacarse el casco. ¿Cuánto tiempo duraría? La primera lluvia le llevaría
partículas letales a los pulmones. O el primer viento fuerte que llegase del océano.
Se detuvo, jadeando. Había llegado a lo alto de una larga ladera. Al fondo se extendía
una llanura, cubierta de árboles, una extensión de un verde oscuro casi marrón. Aquí y
allá brillaba un punto blanco. Algún tipo de ruinas. Una ciudad humana había estado allí
hacía tres siglos.
Nada se movía... ningún signo de vida. Ningún signo por parte alguna.
Trent bajó la ladera. A su alrededor, el bosque estaba en silencio. Una sensación
opresiva lo llenaba todo. Hasta faltaba el habitual ruido de los animalillos. Animales,
insectos, hombrees... todo había desaparecido. La mayor parte de los corredores
habían emigrado hacia el sur. Los animalillos probablemente habían muerto. ¿Y los
hombres?
Llegó a las ruinas. Aquella había sido una gran ciudad en otro tiempo. Probablemente
los hombres habían bajado a los refugios antiaéreos, las minas y los metros. Después
habían agrandado sus cámaras subterráneas. Durante trescientos años los hombres,
verdaderos hombres, habían sobrevivido, viviendo bajo la superficie, usando trajes
forrados de plomo cuando salían afuera, haciendo crecer comida en tanques, filtrando
su agua, comprimiendo aire libre de partículas. Protegiendo sus ojos contra la cegadora
luz del brillante sol.
Y ahora... nada.
Alzó el transmisor.
- Mina - dijo secamente -. Soy Trent.
El transmisor carraspeó débilmente. Pasó largo tiempo antes de que respondiesen. La
voz era débil y distante, casi perdida en la estática.
- ¿Y bien? ¿Los encontraste?
- Se han ido.
- Pero...
- Nada. Nadie. Completamente abandonado. - Trent se sentó en un muñón de cemento.
Su cuerpo estaba muerto. Se le había escapado toda la vida -. Estuvieron aquí
recientemente. Las ruinas no están cubiertas. Deben haberse ido en las últimas
semanas.
- No tiene sentido. Mason y Douglas están en camino. Douglas tiene el tractor. Debería
llegar ahí en un par de días. ¿Cuanto te durará el oxígeno?
- Veinticuatro horas.
- Le diremos que se apresure.
- Lamento no tener más que informar. Algo mejor - la amargura inundó su voz -.
Después de todos esos años... Estuvieron aquí todo el tiempo, y ahora que finalmente
llegamos hasta ellos...
- ¿Alguna pista? ¿Puedes saber lo que les pasó?
- Miraré - Trent se puso pesadamente en pie -. Si encuentro algo, informaré.
- Buena suerte - la débil voz se perdió en la estática -. Estaremos a la espera.
Trent devolvió el transmisor a su cinto. Alzó la vista al cielo gris. Era tarde, casi de
noche. El bosque era hosco y ominoso.
Un débil manto de nieve estaba cayendo silenciosamente sobre la vegetación color
marrón, ocultándola bajo una capa blanca. Nieve mezclada con partículas. Polvo
mortal... que aún caía, después de trescientos años.
Encendió la lámpara de su casco. El haz iluminó un pálido círculo frente a él, entre los
árboles, entre las derruidas columnas de cemento, los montones de vigas oxidadas.
Entró en las ruinas.
En su centro halló las torres e instalaciones. Grandes pilares entrelazados con
andamiajes de tubo, aún brillantes. Túneles que se abrían a las profundidades y
parecían estanques oscuros... túneles desiertos y silenciosos. Miró al interior de uno,
iluminándolo con la luz de su casco. El túnel bajaba recto, hundiéndose en el corazón
de la tierra. Pero estaba vacío.
¿Adónde habían ido? ¿Qué les había pasado? Trent caminó atontado. Allí habían
vivido seres humanos, allí habían trabajado, sobrevivido. Habían subido a la superficie.
Podía ver los vehículos con cabezas excavadoras aparcados entre las torres, ahora
grisáceos por la nieve nocturna. Habían subido y luego... se habían ido.
¿Adónde?
Se sentó bajo la protección de una columna derruida y encendió la calefacción. Su traje
se calentó, con un lento y rojizo calor que le hizo sentirse mejor. Examinó el contador: el
área estaba «caliente». Si quería comer y beber, tendría que irse a otro lugar.
 
Estaba cansado. Demasiado cansado para caminar. Se quedó sentado, descansando,
hecho un ovillo, con la luz de su casco iluminando un círculo de nieve gris frente a él. La
nieve caía silenciosamente encima suyo, y al final quedó cubierto, una masa gris
sentada junto al derruido cemento. Tan silencioso e inmóvil como las torres y los
andamiajes que lo rodeaban.
Se adormiló. Su calefacción zumbaba suavemente. A su alrededor se alzó un
vientecillo, levantando la nieve, lanzándola contra él. Se deslizó un poco hacia adelante,
hasta que su casco de metal y plástico quedó apoyado contra el cemento.
Hacia medianoche se despertó. Se irguió, repentinamente alerta. Había algo... un ruido.
Escuchó.
A lo lejos, un rugido apagado.
¿Douglas en el tractor? No, aún no... aún pasarían dos días. Se puso en pie,
desparramando la nieve. El rugido estaba creciendo, haciéndose más fuerte. Su
corazón comenzó a martillear locamente. Miró a su alrededor, con su haz de luz
brillando entre la noche.
El suelo se estremeció, vibrando a su través, haciendo tabletear su tanque de oxígeno
casi vacío. Alzó la vista al cielo... y se le quedó la boca abierta.
Una estela encendida rasgaba el cielo, incendiando la oscuridad de la madrugada. De
un color rojo oscuro, y haciéndose más grande a cada segundo. La contempló, sin
cerrar la boca.
Algo estaba bajando... aterrizando.
Un cohete.
El largo casco metálico resplandecía a la luz del sol de la mañana. Los hombres
estaban trabajando atareadamente, cargando equipo y suministros. Por los túneles
corrían vehículos, trayendo materiales desde los niveles subterráneos hasta la nave que
esperaba. Los hombres trabajaban cuidadosa y eficientemente, cada uno enfundado en
su traje de metal y plástico, en su escudo, cuidadosamente cerrado, de plomo.
 
- ¿Cuántos hay en su Mina? - preguntó suavemente Norris.
- Unos treinta - los ojos de Trent estaban clavados en la nave -. Treinta y tres,
incluyendo los que están fuera.
- ¿Fuera?
- Explorando. Como yo. Un par están de camino hacia aquí. Deberían llegar pronto. A
última hora de hoy, o mañana.
Norris tomó unas notas en su bloc.
- Podremos llevar unos quince con esta carga. Recogeremos al resto la próxima vez.
¿Pueden resistir una semana más?
- Sí.
Norris lo contempló con curiosidad.
- ¿Cómo nos encontró? Hay mucho trecho desde Pennsylvania. Estamos haciendo
nuestros últimos viajes. Si hubiera venido un par de días más tarde...
- Unos corredores me guiaron hasta aquí. Dijeron que ustedes se habían ido. Pero no
sabían donde.
Norris se echó a reír.
- Nosotros tampoco sabíamos donde.
- Pero deben estar llevando todo esto a algún lugar. Esta nave... Es vieja, ¿no?
¿Reparada?
- Originalmente era algún tipo de bomba. La localizamos y la reparamos... trabajábamos
en ella de tiempo en tiempo. No estábamos seguros de lo que queríamos hacer. Aún no
lo estamos. Pero sabemos que tenemos que irnos.
- ¿Irnos? ¿Irnos de la Tierra?
- Naturalmente - Norris le hizo una seña para que fuera hacia la nave. Subieron por la
rampa hasta una de las compuertas. Norris señaló hacia abajo -. Mire ahí... esos
hombres cargando.
Los hombres casi habían acabado. Los últimos vehículos estaban medio vacíos,
trayendo los últimos restos de los subterráneos, libros, discos, cuadros, artefactos... los
restos de una cultura. Una multitud de objetos representativos metidos en la bodega de
la nave para ser llevados lejos de la Tierra.
- ¿Adónde? - preguntó Trent.
- De momento a Marte. Pero no nos vamos a quedar allí. Probablemente seguiremos
más lejos, hacia las lunas de Júpiter y Saturno. Quizá Ganímedes nos convenga. Y si
no Ganímedes, alguna otra. En el peor de los casos nos podemos quedar en Marte. Es
bastante seco y árido, pero no es radiactivo.
- ¿No tenemos ninguna posibilidad aquí... no hay forma en que limpiar las áreas
radiactivas? Si pudiéramos enfriar la Tierra, neutralizar las nubes «calientes» y...
- Si hiciéramos eso - dijo Norris -, todos ellos morirían.
- ¿Ellos?
- Los rodadores, corredores, gusanos, sapos, insectos... todos los demás. Las
innumerables variedades de la vida. Las innumerables formas adaptadas a esta Tierra...
esta Tierra «caliente». Estas plantas y animales utilizan los metales radiactivos.
Esencialmente, la nueva base de la vida es una asimilación de las sales metálicas
«calientes», sales que son absolutamente mortíferas para nosotros.
- Pero, aún así...
- Aun así, realmente no es nuestro mundo.
- Somos los verdaderos humanos - replicó Trent.
- Ya no. La Tierra está viva, repleta de vida. Crece locamente... en todas direcciones.
Somos una forma, una forma vieja. Para vivir aquí tendríamos que restaurar las viejas
condiciones, los viejos factores, el equilibrio que había hace trescientos cincuenta años.
Un trabajo colosal. Y, si lo lográsemos, si consiguiésemos enfriar la Tierra, no quedaría
nada de todo esto.
Norris señaló al gran bosque marrón. Y, tras él, hacia el sur, al inicio de la húmeda
jungla que continuaba ininterrumpidamente hasta el estrecho de Magallanes.
- En cierta manera, es lo que nos merecemos. Nosotros hicimos la guerra. Nosotros
cambiamos la Tierra. No la destruimos... la cambiamos. La hicimos tan diferente que no
podemos seguir viviendo en ella.
Norris señaló las hileras de hombres con casco... hombres enfundados en plomo, en
gruesos trajes protectores, cubiertos por capas de metal y cables, contadores, tanques
de oxígeno, escudos, píldoras alimenticias, agua filtrada. Los hombres trabajaban,
sudando dentro de sus pesados trajes.
- ¿Los ve? ¿Qué le parecen?
Un trabajador subió, jadeando y resoplando. Por un breve instante alzó su visor e
inspiró rápidamente una bocanada de aire. Lo cerró de nuevo con un golpe y, nervioso,
lo atornilló en su lugar.
- Dispuestos a irnos, señor. Todo está cargado.
- Cambio de planes - dijo Norris -. Vamos a esperar hasta que los compañeros de este
hombre lleguen aquí. Su colonia se está hundiendo. Otro día de espera no nos causará
problemas.
- De acuerdo, señor - el trabajador bajó, descendiendo hacia la superficie, una extraña
figura en su pesado traje forrado de plomo, esférico casco e intrincado equipo.
- Somos visitantes - le dijo Norris.
Trent tuvo un violento estremecimiento.
- ¿Cómo?
- Visitantes en una planeta extraño. Mírenos. Trajes acorazados y cascos, trajes
espaciales... para explorar. Somos una nave que se detiene en un mundo extraño en el
que no podemos sobrevivir, deteniéndose un breve período para cargar y despegar de
nuevo.
- Cascos cerrados - dijo Trent con una extraña voz.
- Cascos cerrados. Escudos de plomo. Contadores y alimentos y agua especiales. Mire
allí.
Un pequeño grupo de corredores estaban apretujados, mirando anonadados a la gran
nave brillante. Hacia la derecha, visible entre los árboles, había un poblado de
corredores. Campos sembrados en cuadrículas, corrales, y casas de madera.
- Los nativos - dijo Norris -. Los habitantes del planeta. Ellos pueden respirar el aire,
beber el agua, comer las plantas. Nosotros no. Este es su planeta... no el nuestro. Ellos
pueden vivir aquí, edificar una sociedad.
- Espero que podamos regresar.
- ¿Regresar?
- De visita... algún día.
Norris sonrió tristemente.
- Yo también lo espero. Pero tendremos que conseguir el permiso de sus habitantes... el
permiso para aterrizar - sus ojos brillaban divertidos. Y, repentinamente, con dolor. Una
súbita agonía que ahogaba todo lo demás -. Tendremos que preguntarles si les parece
bien. Y quizá diga no. Quizá no nos acepten...
 
 
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed