Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 18 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL HOMBRE DORADO

EL HOMBRE DORADO
Philip K. Dick
 
 
 
—¿Siempre hace este calor? —preguntó el vendedor.
Se dirigió a todo el mundo en general, tanto a los clientes sentados en la barra como a
los que ocupaban los desvencijados reservados, alineados junto a la pared. Era un
hombre obeso de edad madura, sonrisa bonachona, traje gris arrugado, camisa blanca
manchada de sudor, pajarita y sombrero panamá.
—Sólo en verano —contestó la camarera.
Nadie se movió. Los adolescentes sentados en un reservado, un chico y una chica, se
miraban a los ojos fijamente. Dos obreros, con las mangas subidas que dejaban al
descubierto sus brazos morenos y peludos, tomaban sopa de alubias y panecillos. Un
granjero enjuto, curtido por la intemperie. Un ejecutivo de edad avanzada, vestido con un
traje de sarga azul, chaleco y reloj de cadena. Un taxista moreno de cara ratonil que bebía
café. Una mujer cansada que había entrado para descansar los pies y dejar en el suelo
sus bultos.
El vendedor sacó un paquete de cigarrillos. Paseó la mirada con curiosidad por el sucio
café, encendió un cigarrillo, apoyó los brazos en la barra y dijo al hombre sentado a su
lado:
—¿Cómo se llama esta ciudad?
—Walnut Creek —gruñó el hombre.
El vendedor se dedicó a su coca-cola durante un rato, el cigarrillo sostenido entre sus
rechonchos dedos blancos. Luego, introdujo la mano en la chaqueta y sacó una cartera de
piel. Se entretuvo unos minutos en examinar con aire pensativo tarjetas y papeles,
fragmentos de notas, resguardos de billetes, más papeles manchados, hasta que por fin
encontró una fotografía.
Le dedicó una sonrisa y rió por lo bajo.
—Échele un vistazo —dijo al hombre sentado a su lado.
El hombre continuó leyendo el periódico.
—Ánimo, échele un vistazo. —Dio un codazo al hombre y empujó la fotografía hacia
él—. ¿Acaso no es fantástica?
El hombre, molesto, dirigió una breve mirada a la foto. Mostraba a una mujer desnuda
de la cintura para arriba. Tendría unos treinta y cinco años. La cabeza vuelta. Cuerpo
blanco y fláccido. Ocho tetas.
—¿Había visto alguna vez una cosa semejante? —rió el vendedor, moviendo sus ojos
enrojecidos.
Dibujó una sonrisa lasciva y dio otro codazo al hombre.
—Sí.
El hombre, irritado, reanudó la lectura del periódico.
El vendedor reparó en que el granjero estaba mirando la foto. Se la tendió con gesto
ampuloso.
—¿Acaso no es fantástica, abuelo? Buen material, ¿eh?
El granjero examinó la fotografía con aire solemne. Le dio la vuelta, estudió el arrugado
dorso, echó un segundo vistazo a la imagen y la tiró hacia el vendedor. La foto cayó al
suelo cara arriba, después de dar dos vueltas.
El vendedor la tomó y la sacudió. La devolvió a su cartera con cuidado, casi con
ternura. Los ojos de la camarera centellearon cuando la vio de reojo.
—Una preciosidad —observó el vendedor, guiñando un ojo—. ¿No cree?
La camarera se encogió de hombros en señal de indiferencia.
—No lo sé. Vi muchas en los alrededores de Denver. Una auténtica colonia.
—Allí la tomaron. En el campamento de la ACD de Denver.
—¿Queda alguno vivo? —preguntó el granjero.
El vendedor lanzó una ronca carcajada.
—¿Bromea? —Hizo un breve ademán con la mano—. Ya no.
Ahora, todo el mundo escuchaba. Hasta los estudiantes universitarios se habían soltado
las manos y estaban erguidos en sus asientos, los ojos abiertos de par en par.
—Vi un ejemplar curioso cerca de San Diego —dijo el granjero—. El año pasado, no
recuerdo cuándo. Tenía alas de murciélago. Piel, sin plumas. Piel y alas huesudas.
El taxista con cara de rata intervino.
—Eso no es nada. Había uno de dos cabezas en Detroit. Lo vi en una exhibición.
—¿Estaba vivo? —preguntó la camarera.
—No. Ya le habían aplicado la eutanasia.
—Vimos muchas cintas en la clase de sociología —dijo el estudiante—. El tipo alado del
sur, el de cabeza gigante que encontraron en Alemania, uno horrible con una especie de
antenas, como los insectos, y...
—Los peores de todos —declaró el ejecutivo— fueron aquellos ingleses. Los que se
ocultaban en las minas de carbón, y que no descubrieron hasta el año pasado. —Meneó la
cabeza—. Cuarenta años en las minas, reproduciéndose y evolucionando. Casi un
centenar. Supervivientes de un grupo que se refugió bajo tierra durante la guerra.
—Han descubierto un nuevo grupo en Suecia —informó la camarera—. Estaba leyendo
el artículo. Dicen que controlan las mentes a distancia. Sólo un par. La ACD ya está allí.
—Es una variante del tipo neozelandés —dijo uno de los obreros—. Lee la mente.
—Leer y controlar son dos cosas diferentes —señaló el ejecutivo—. Cuando oigo cosas
como ésta, me alegro que exista la ACD.
—Había una variedad que descubrieron justo antes de la guerra —dijo el granjero—, en
Siberia. Tenía la capacidad de controlar objetos. Capacidad psicoquinética. La ACD
soviética la exterminó de inmediato. Nadie se acuerda ya de eso.
—Yo sí —dijo el ejecutivo—. Era un niño en aquella época. Me acuerdo porque fue el
primer DV del que oí hablar. Mi padre me llamó a la sala de estar y nos lo contó a todos
los hermanos y hermanas. Aún estábamos construyendo la casa. Eso sucedió cuando la
ACD examinaba a todo el mundo y le hacía una marca en el brazo. —Alzó su delgada y
nudosa muñeca—. Me marcaron hace sesenta años.
—Ahora, está la inspección de nacimiento —dijo la camarera. Se estremeció—.
Descubrieron uno en San Francisco este mes. El primero en un año. Pensaban que ya
habían sido erradicados en esta zona.
—Han ido disminuyendo —recordó el taxista—. Frisco no sufrió muchos bombardeos.
No tantos como otros lugares, como Detroit, por ejemplo.
—Aún localizan entre diez y quince por año en Detroit —dijo el universitario—. Todos se
concentran en aquella zona. Aún quedan muchas bolsas. La gente sigue entrando en
ellas, a pesar de las señales robot.
—¿Cómo era el que encontraron en San Francisco? —preguntó el vendedor.
La camarera hizo un vago ademán.
—Del tipo habitual. Sin dedos en los pies, encorvado, grandes ojos.
—El tipo nocturno —dijo el vendedor.
—Su madre lo había escondido. Dicen que tenía tres años. Consiguió que un médico la
ayudara a engañar a la ACD. Un viejo amigo de la familia.
El vendedor había terminado la coca-cola. Jugueteaba con sus cigarrillos y escuchaba
el murmullo de la conversación que había iniciado. El estudiante universitario estaba
inclinado hacia su chica y la impresionaba con sus extensos conocimientos. El granjero
enjuto y el ejecutivo se habían sentado juntos y recordaban los viejos tiempos, los últimos
años de la guerra, antes del primer Plan de Reconstrucción Decenal. El taxista y los dos
obreros intercambiaban relatos inverosímiles de sus propias experiencias.
El vendedor entabló conversación con la camarera.
—Creo que ése de San Francisco ha causado una gran conmoción —dijo con aire
pensativo—. Pensar que ha ocurrido tan cerca.
—Sí —murmuró la camarera.
—Este lado de la bahía no sufrió muchos bombardeos —prosiguió el vendedor—. No se
ha encontrado ninguno por aquí.
—No. —La camarera se apartó con brusquedad—. En esta zona, nunca.
Recogió los platos sucios del mostrador y se encaminó hacia la parte trasera.
—¿Nunca? —preguntó el vendedor, sorprendido—. ¿Nunca han tenido un revés en
este lado de la bahía?
—No. Ninguno.
La mujer desapareció en la parte trasera, donde el cocinero se erguía junto a sus
fogones. Se cubría con un delantal blanco y tenía las muñecas tatuadas. La camarera
hablaba con voz demasiado alta, demasiado áspera y tensa. El granjero calló de repente y
levantó la vista.
El silencio cayó como un telón. Todos los sonidos se interrumpieron al instante. Todos
los presentes contemplaron sus platos, tensos y sombríos de repente.
—No hubo ninguno por aquí —dijo el taxista, en voz alta y clara, sin dirigirse a nadie en
particular—. Jamás.
—Claro —se apresuró a decir el vendedor—. Sólo estaba...
—Procure metérselo en la cabeza —dijo un obrero.
El vendedor parpadeó.
—Claro, amigo, claro.
Rebuscó en su bolsillo con nerviosismo. Un par de monedas cayeron al suelo y las
recogió en seguida.
—No pretendía ofenderles.
Se hizo de nuevo el silencio. Después, el estudiante habló, consciente por primera vez
que nadie decía nada.
—He oído algo —dijo, dándose aires de importancia—. Alguien dijo que había visto una
de esas cosas cerca de la granja de los Johnson...
—Ponte la lengua en el trasero —dijo el ejecutivo sin volverse.
El muchacho, rojo como un tomate, se hundió en el asiento. Se miró las manos y tragó
saliva.
El vendedor pagó a la camarera su consumición.
—¿Cuál es la ruta más rápida a Frisco? —preguntó, pero la camarera ya se había
alejado.
La gente sentada ante la barra estaba absorta en su comida. Nadie levantó la cabeza.
Comían en un silencio glacial. Rostros hostiles, sombríos, concentrados en sus platos.
El vendedor tomó su abultado maletín, abrió la puerta mosquitera y salió al sol cegador.
Caminó hacia un destartalado Buick de 1978, estacionado a unos pocos metros. Un
policía de tráfico ataviado con camisa azul estaba a la sombra de un toldo y hablaba con
una joven que llevaba un vestido de seda amarillo, muy ceñido a su esbelto cuerpo.
El vendedor se detuvo un momento antes de entrar en su coche. Agitó la mano en
dirección al policía.
—Oiga, ¿conoce bien esta ciudad?
El policía contempló el traje gris arrugado del vendedor, la pajarita, la camisa manchada
de sudor. La matrícula de otro estado.
—¿Qué quiere?
—Busco la granja de los Johnson —contestó el vendedor—. Debo verle por un litigio. —
Avanzó hacia el policía con una pequeña tarjeta blanca en la mano—. Soy su abogado,
del Colegio de Nueva York. ¿Puede indicarme cómo se llega a su casa? Hace dos años
que no voy.
 
Nat Johnson echó un vistazo al sol del mediodía y comprobó que era bueno. Se sentó
sobre el peldaño inferior del porche, la pipa apretada entre sus dientes amarillentos. Era
un hombre ágil y nervudo, de manos fuertes y cabello gris, todavía abundante pese a sus
sesenta y cinco años de vida activa, y vestía una camisa roja a cuadros y tejanos de lona.
Miraba jugar a los niños. Jean pasó riendo frente a él, los pechos saltando bajo la
camiseta, el cabello negro agitándose sobre su espalda. Tenía dieciséis años, ojos
brillantes, piernas fuertes y rectas, el cuerpo joven y esbelto, algo inclinado hacia adelante
por el peso de las dos herraduras. Tras ella correteaba Dave, catorce años, dientes
blancos y cabello negro, un muchacho apuesto, un hijo del cual enorgullecerse. Dave
alcanzó a su hermana, la dejó atrás y llegó a la estaca más alejada. Aguardó inmóvil, las
piernas abiertas, los brazos en jarras, las dos herraduras tomadas con facilidad. Jean
corrió hacia él, jadeante.
—¡Adelante! —gritó Dave—. Tira tú primero. Te estoy esperando.
—¿Para poder alejarlas?
—Para poder acercarlas.
Jean tiró una herradura y agarró la otra con las dos manos, los ojos fijos en la distante
estaca. Dobló su ágil cuerpo, echó una pierna atrás, arqueó la espalda. Apuntó con
cuidado, cerró un ojo y lanzó con un experto movimiento la herradura. Ésta golpeó la
lejana estaca con un ruido metálico, dio unas breves vueltas a su alrededor y después
cayó a un lado. Una nube de polvo se levantó.
—No está mal —admitió Nat Johnson desde su peldaño—. Demasiado fuerte. Tómalo
con más calma.
Su pecho se hinchó de orgullo cuando el reluciente cuerpo de la muchacha apuntó y
lanzó de nuevo. Dos hijos fuertes y guapos, a punto de madurar, jugando juntos bajo el
caliente sol.
Y también estaba Cris.
Cris se hallaba de pie junto al porche, con los brazos cruzados. No jugaba. Se limitaba
a mirar. Lo hacía desde que Dave y Jean habían empezado a jugar, con la misma
expresión concentrada y absorta al mismo tiempo en su rostro bellamente cincelado, como
si mirara más allá de ellos dos; más allá del campo, del establo, del lecho del río, de las
filas de cedros.
—¡Ven, Cris! —gritó Jean, mientras Dave y ella atravesaban el campo para recoger las
herraduras—. ¿Quieres jugar?
No, Cris no quería jugar. Nunca jugaba. Vivía en un mundo propio, un mundo en el que
ninguno de ellos podía entrar. Nunca participaba en nada, juegos, cánticos o actividades
familiares. Siempre estaba solo. Lejano, apartado, introvertido. Aislado de todo y de todos,
hasta que, de repente, algún mecanismo se disparaba y conectaba momentáneamente
con el mundo de los demás.
Nat Johnson golpeó la pipa contra el peldaño. Sacó la bolsa de cuero que contenía el
tabaco y la llenó de nuevo, sin apartar la vista de su hijo mayor. Cris había cobrado vida.
Se dirigía al campo. Caminaba despacio, con los brazos cruzados, como si hubiera bajado
de su mundo al otro unos instantes. Jean no le vio. Le daba la espalda y se disponía a
tirar.
—Mira —dijo Dave, sorprendido—, ahí viene Cris.
—Cris llegó junto a su hermana, se detuvo y extendió una mano. Una figura
impresionante, serena e impasible. Jean, vacilante, le pasó una herradura.
—¿Quieres una? ¿Quieres jugar?
Cris no dijo nada. Se inclinó levemente, un flexible arco de su cuerpo perfecto, y movió
el brazo con gran velocidad. La herradura salió disparada, golpeó en la estaca y giró a su
alrededor como un tiovivo. Aro.
Dave hizo una mueca de desesperación.
—Es repugnante.
—Cris, no juegas limpio —le recriminó Jean.
No, Cris no jugaba limpio. Había mirado durante media hora, y luego tirado una vez. Un
tiro perfecto, un aro impecable.
—Nunca comete una equivocación —se quejó Dave.
Cris permaneció inmóvil, el rostro inexpresivo. Una estatua dorada bañada por el sol de
mediodía. Cabello y piel dorados, una leve capa de vello dorado en sus brazos y piernas
desnudos...
De repente, se puso en tensión. Nat se incorporó, sorprendido.
—¿Qué pasa? —ladró.
Cris describió un veloz círculo, su magnífico cuerpo en estado de alerta.
—¡Cris! —exclamó Jean—. ¿Qué...?
Cris se lanzó hacia adelante. Atravesó el campo, saltó la valla, entró en el establo y
salió por el otro lado, como un rayo de energía liberado. Su figura veloz pareció rozar la
hierba seca cuando bajó al reseco lecho del río entre los cedros. Un momentáneo destello
dorado..., y desapareció. Sin el menor ruido. Sin hacer ni un movimiento. Se había fundido
con el paisaje.
—¿Qué ha pasado esta vez? —preguntó Jean, preocupada.
Se acercó a su padre y se refugió en la sombra. El sudor brillaba sobre su cuello y el
labio superior; la camiseta estaba empapada.
—¿Qué vio?
—Perseguía algo —dijo Dave.
Nat gruñó.
—Tal vez. No hay forma de saberlo.
—Será mejor decirle a mamá que no prepare comida para él. Es probable que no
vuelva.
Nat Johnson se sintió abrumado de ira e impotencia. No, no regresaría. Ni para cenar,
ni tampoco al día siguiente, o al otro. Sólo Dios sabía por cuánto tiempo desaparecería. O
dónde. O por qué. Solo en algún lugar ignoto.
—Si lo creyera útil, les enviaría en su busca —empezó Nat—, pero no...
Calló. Un coche se acercaba a la granja por la carretera de tierra. Un polvoriento y
destartalado Buick. Al volante iba un hombre regordete de cara colorada, vestido con un
traje gris, que les saludó alegremente cuando el coche se detuvo y el motor quedó en
silencio.
—Buenas tardes —dijo el hombre cuando salió del coche. Saludó con el sombrero. Era
de edad madura, aspecto afable, y sudaba por todos sus poros cuando se aproximó al
porche—. Tal vez puedan ayudarme.
—¿Qué desea? —preguntó Nat Johnson con aspereza. Estaba asustado. Echó un
vistazo por el rabillo del ojo al lecho del río y rezó en silencio. Dios, con tal que se
mantuviera alejado. La respiración de Jean era agitada. Estaba aterrorizada. El rostro de
Dave no traicionaba la menor expresión, pero había palidecido por completo—. ¿Quién es
usted?
—Me llamo Baines, George Baines. —El hombre extendió la mano, pero Johnson no
hizo caso—. Quizá haya oído hablar de mí. Soy el propietario de la Pacific Development
Corporation. Construimos aquellas casas a prueba de bomba en las afueras de la ciudad,
aquellas redondas que se ven al venir desde Lafayette por la autopista principal.
—¿Qué quiere?
Johnson impidió que sus manos temblaran con un gran esfuerzo. Nunca había oído
hablar de ese hombre, pero se había fijado en las casas. Era imposible no hacerlo: un
gigantesco hormiguero de feas cajas de píldoras esparcidas a ambos lados de la
autopista. Baines parecía el tipo de hombre capaz de perpetrar aquella barbaridad. ¿Qué
podía querer de ellos?
—He comprado algunas tierras por aquí —explicó Baines. Había sacado un fajo de
papeles—, pero soy incapaz de encontrarlas. —Sonrío—. Sé que están a este lado de la
carretera estatal. Según el funcionario de la Oficina de Registros del Condado, a un par de
kilómetros de aquella colina, a este lado, pero lo mío no es descifrar planos.
—Aquí no es —dijo Dave—. Sólo hay granjas. No hay nada en venta.
—Es que se trata de una granja, hijo —respondió Baines con afabilidad—. La compré
para mí y mi mujer, con el propósito de establecernos aquí. —Arrugó la nariz—. No
piensen mal; no he venido a especular. Es sólo para mí. Una vieja granja. Diez hectáreas,
una bomba de agua y unos cuantos robles...
—Déjeme ver la escritura.
Johnson se apoderó del fajo de papeles y, mientras Baines parpadeaba atónito, los ojeó
rápidamente. Su expresión se endureció. Le devolvió los papeles.
—¿Qué está tramando? Esta escritura es de una parcela que se halla a setenta y cinco
kilómetros de distancia.
—¡Setenta y cinco kilómetros! —exclamó Baines, estupefacto—. ¿Está bromeando? El
funcionario me dijo...
Johnson se puso en pie y dominó con su estatura al gordo. Estaba en plena forma
física..., y sus sospechas aumentaban a cada segundo.
—¿Está seguro? Suba a su coche y lárguese de aquí. No sé lo que pretende, o para
qué ha venido, pero quiero que salga de mi propiedad.
Algo centelleó en el enorme puño de Johnson. Un tubo de metal que brillaba
ominosamente bajo el sol de mediodía. Baines lo vio..., y tragó saliva.
—No era mi propósito molestarle, señor. —Retrocedió, nervioso—. Son ustedes muy
susceptibles. Cálmese, ¿quiere?
Johnson no dijo nada. Apretó con más fuerza el tubo y esperó a que el gordo se
marchara.
Pero Baines insistió.
—Escuche, amigo. Llevo conduciendo cinco horas en este horno, buscando ese maldito
lugar. ¿Alguna objeción a que utilice los... servicios?
Johnson le contempló con suspicacia. Poco a poco, la sospecha dio paso al desagrado.
Se encogió de hombros.
—Dave, acompáñale al cuarto de baño.
—Gracias. —Baines sonrió—. Y si no le causo demasiados problemas, quisiera un vaso
de agua. Le pagaré. —Lanzó una risita—. No hay que permitir jamás a la gente de ciudad
que se salga con la suya, ¿eh?
—Caradura.
Johnson se alejó, asqueado, mientras el gordo seguía a su hijo al interior de la casa.
—Papá —susurró Jean. En cuanto Baines entró, corrió hacia el porche, los ojos
desorbitados de miedo—. Papá, ¿crees que...?
Johnson la rodeó con su brazo.
—Tranquila. Pronto se irá.
Los ojos oscuros de la muchacha transparentaban un mudo terror.
—Cada vez que viene un hombre de la compañía del agua, o un recaudador de
impuestos, un vagabundo, niños, quien sea, noto un terrible dolor aquí. —Apoyó la mano
entre sus pechos, sobre el corazón—. Siempre lo mismo, durante trece años. ¿Cuánto
tiempo más tendremos que aguantar esto? ¿Cuánto?
El hombre llamado Baines salió del cuarto de baño con cara de alivio. Dave Johnson
esperaba en silencio junto a la puerta, el cuerpo rígido, su rostro juvenil impenetrable.
—Gracias, hijo —suspiró Baines—. ¿Me darás un vaso de agua fría? —Se humedeció
los gruesos labios por anticipado—. Después de conducir sin parar en busca de un
cuchitril, viene un maldito agente de propiedades y te la mete...
Dave entró en la cocina.
—Mamá, este hombre quiere un vaso de agua. Papá ha dicho que podías dárselo.
Dave le dio la espalda. Baines vio un momento a su madre, una mujer menuda de pelo
gris, que se encaminaba al fregadero con un vaso, el rostro enjuto y reseco, sin expresión.
Entonces, Baines salió corriendo por el pasillo. Atravesó un dormitorio, abrió una puerta,
se encontró frente a un ropero. Dio media vuelta, cruzó la sala de estar, entró en el
comedor, y atravesó otro dormitorio. En un breve instante, había explorado toda la casa.
Miró por una ventana. El patio trasero. Restos de una camioneta herrumbrada. La
entrada a un refugio subterráneo a prueba de bombas. Latas. Gallinas picoteando. Un
perro, dormido bajo un cobertizo. Un par de viejos neumáticos.
Encontró una puerta que daba acceso al exterior. La abrió sin hacer ruido y salió. No vio
a nadie. El establo, una vieja estructura de madera. Cedros al otro lado, un riachuelo. Lo
que en otros tiempos había sido un retrete.
Baines rodeó la casa con cautela. Le quedaban unos treinta segundos. Había dejado
cerrada la puerta del cuarto de baño, el chico pensaría que había vuelto allí. Baines
escrutó el interior de la casa por una ventana. Un ropero grande, lleno de prendas
antiguas, cajas y pilas de revistas.
Volvió sobre sus pasos. Llegó a la esquina de la casa y se dispuso a doblarla.
La forma de Nat Johnson se cernió sobre él, bloqueándole el camino.
—Muy bien, Baines. Usted lo ha querido.
Se produjo un fogonazo rosa. Su brillo ocultó la luz del sol. Baines saltó hacia atrás y se
llevó la mano al bolsillo de la chaqueta. El extremo del rayo le alcanzó y estuvo a punto de
caer. El escudo de la chaqueta absorbió la energía y la descargó, pero la fuerza del
impacto provocó que sus dientes castañetearan. Por un momento, se agitó como una
marioneta. Un manto de oscuridad le rodeó. Notó que la trama del escudo adquiría un tono
blanco, a medida que absorbía la energía y luchaba por controlarla.
Sacó su tubo..., y Johnson no tenía escudo.
—Está arrestado —masculló Baines—. Tire el tubo y levante las manos. Llame a su
familia. —Movió el tubo—. Vamos, Johnson. Dese prisa.
El tubo vibró y resbaló en los dedos de Johnson.
—Aún sigue vivo. —El horror se reflejó en su cara—. Usted debe ser...
Dave y Jean aparecieron.
—¡Papá!
—Acérquense —ordenó Baines—. ¿Dónde está su madre?
Dave meneó la cabeza, aturdido.
—Dentro.
—Tráiganla aquí.
—Usted es de la ACD —susurró Nat Johnson.
Baines no contestó. Estaba haciendo algo con su cuello, tiraba de la fláccida piel. El
alambre de un micrófono brilló cuando lo extrajo de un pliegue entre dos papadas y lo
introdujo en el bolsillo. Se oyó el ruido de unos motores procedentes de la carretera,
nítidos ronroneos que pronto aumentaron de volumen. Dos lágrimas de metal negro se
acercaron y estacionaron junto a la casa. Salieron numerosos hombres, con el uniforme
verde gris de la Policía Civil Gubernativa. Puntos negros descendían del cielo, nubes de
feas moscas que oscurecieron el sol a medida que vomitaban hombres y aparatos. Los
hombres descendieron con lentitud.
—No está —dijo Baines al primer hombre que llegó—. Huyó. Informa a Wisdom en el
laboratorio.
—Hemos bloqueado la zona.
Baines se volvió hacia Nat Johnson, que estaba inmóvil, en un aturdido silencio, sin
comprender nada, flanqueado por sus hijos.
—¿Cómo supo que veníamos? —preguntó Baines.
—No lo sé —murmuró Johnson—. Simplemente... lo supo.
—¿Telepatía?
—No lo sé.
Baines se encogió de hombros.
—Pronto lo averiguaremos. La zona está cercada. No puede pasar, haga lo que haga. A
menos que sea capaz de desmaterializarse.
—¿Qué harán con él cuando..., si le atrapan? —preguntó Jean con voz hueca.
—Someterle a estudio.
—¿Para matarle después?
—Eso depende de lo que diga el laboratorio. Si pudieran proporcionarme más
información, tal vez podría adelantarles algo.
—No podemos decirle nada. No sabemos nada más. —La voz de la muchacha se tiñó
de desesperación—. No habla.
Baines dio un brinco.
—¿Cómo?
—No habla. Nunca ha hablado con nosotros. Jamás.
—¿Cuántos años tiene?
—Dieciocho.
—Incomunicación. —Baines estaba sudando—. ¿En dieciocho años no ha establecido
ningún lazo semántico con ustedes? ¿Se comunica de alguna manera? ¿Señales,
códigos?
—Él... nos ignora. Come, vive con nosotros. A veces juega, cuando nosotros jugamos,
o se sienta con nosotros. Ha pasado muchos días ausente. Nunca hemos podido
averiguar qué hacía, o dónde. Duerme en el establo..., solo.
—¿Es de color dorado?
—Sí. Piel, ojos, cabellos, uñas. Todo.
—¿Es grande? ¿Está bien formado?
La muchacha tardó unos segundos en contestar. Una extraña emoción agitó sus
facciones enjutas, un brillo momentáneo.
—Es increíblemente hermoso. Un dios en la Tierra. —Torció los labios—. Ustedes no le
encontrarán. Hace cosas. Cosas que usted no puede comprender. Poderes que exceden
su limitada...
—¿Cree que no le cazaremos? —Baines frunció el ceño—. No paran de aterrizar
equipos. Nunca han visto a la Agencia montar una operación. Nos hemos dedicado
durante sesenta años a erradicar a los bichos. Si se escapa, será la primera vez...
Baines se interrumpió con brusquedad. Tres hombres se acercaban al porche a toda
velocidad. Dos policías civiles, vestidos de verde. Y un tercer hombre entre ellos. Un
hombre que se desplazaba en silencio, con agilidad, una forma levemente luminosa que
se alzaba sobre ellos.
—¡Cris! —chilló Jean.
—Le hemos atrapado —dijo un policía.
Baines acarició su tubo, inquieto.
—¿Dónde? ¿Cómo?
—Se entregó —respondió el policía, con voz reverente—. Vino a nuestro encuentro
voluntariamente. Fíjese en él. Es como una estatua de metal. Como una especie de...
dios.
La figura dorada se detuvo un momento junto a Jean. Después, se volvió con calma
hacia Baines.
—¡Cris! —gritó Jean—. ¿Por qué has vuelto?
El mismo pensamiento devoraba a Baines. Lo apartó de su mente..., de momento.
—¿Está el avión dispuesto? —se apresuró a preguntar.
—Listo para despegar.
—Estupendo. —Baines se dirigió hacia el campo—. Vámonos. Quiero llevarle ahora
mismo al laboratorio.
Durante un momento, examinó a la alta figura que se erguía entre dos policías civiles. A
su lado, daba la impresión que se habían encogido, transformado en algo desgarbado y
repelente. Como pigmeos... ¿Qué había dicho Jean? Un dios en la Tierra. Baines desechó
estos pensamientos, irritado.
—Vamos —murmuró—. Puede que éste sea difícil. Nunca nos habíamos topado con
uno parecido. No sabemos de qué cosas es capaz.
 
La habitación estaba desierta, a excepción de la figura sentada. Cuatro paredes
desnudas, el techo y el suelo. Un rayo constante de luz blanca brillaba desde cada
esquina de la estancia. Cerca de la parte superior de la pared más alejada corría una
abertura, una ventana a través de la cual se podía observar la habitación.
La figura sentada estaba inmóvil. No se había movido desde que la habitación se había
cerrado con llave y candado, desde que una fila de técnicos había tomado posiciones
frente a la abertura. Tenía la vista clavada en el suelo, la espalda encorvada, las manos
enlazadas, el rostro sereno, casi inexpresivo. No había movido un músculo en cuatro
horas.
—¿Bien? —preguntó Baines—. ¿Qué han averiguado?
Wisdom emitió un gruñido.
—No mucho. Si no hemos obtenido ninguna información dentro de cuarenta y ocho
horas, llevaremos a cabo la eutanasia. No podemos correr riesgos.
—Está pensando en el tipo tunecino.
Él también. Habían encontrado diez ejemplares, que vivían en las ruinas de la ciudad
abandonada de África del Norte. Su método de supervivencia era sencillo: mataban y
absorbían otras formas de vida, las imitaban y sustituían. Les llamaban Camaleones.
Habían costado sesenta vidas, antes que el último fuera destruido. Sesenta expertos de
primera clase, hombres de la ACD muy bien entrenados.
—¿Alguna pista? —preguntó Baines.
—Es muy diferente. Nos va a costar mucho. —Wisdom señaló un montón de
grabaciones—. Ahí tiene el informe completo, todo lo que arrancamos a Johnson y a su
familia. Les aplicamos un lavado de cerebro, y después les mandamos a casa. Dieciocho
años, y ningún lazo semántico. Sin embargo, parece que ha alcanzado el pleno desarrollo.
Maduró a los trece años. Un ciclo vital más rápido y breve que el nuestro. Lo que me
preocupa es la crin dorada. Como un monumento romano cubierto de una película dorada.
—¿La sala de análisis ha entregado ya su informe? Supongo que habrán examinado
sus ondas.
—Se le ha practicado un encefalograma, pero descifrarlo lleva su tiempo. ¡Todos dando
vueltas como locos, y él sentado ahí tan tranquilo! —Wisdom indicó la ventana con un
dedo rechoncho—. Le cazamos con mucha facilidad. No creo que posea grandes
capacidades, pero me gustaría saber cuáles. Antes de aplicarle la eutanasia.
—Quizá deberíamos mantenerlo con vida hasta averiguarlo.
—Eutanasia dentro de cuarenta y ocho horas —insistió Wisdom—, tanto si lo sabemos
como si no. Me pone la piel de gallina.
Wisdom, un individuo pelirrojo, de rostro bovino, pecho voluminoso y ojos astutos
hundidos en la cara, siguió masticando su puro con nerviosismo. Ed Wisdom era el
director de una rama norteamericana de la ACD. En ese preciso momento, estaba
preocupado. Sus ojos diminutos vagaban de un sitio a otro, como destellos grises de
alarma en su rostro abultado y brutal.
—¿Cree que lo ha encontrado? —preguntó Baines.
—Siempre lo pienso —replicó Wisdom—. Debo pensarlo.
—Quiero decir...
—Sé lo que quiere decir.
Wisdom paseó sin respiro entre las mesas, técnicos sentados en sus bancos, aparatos
y computadoras. Grabadoras que zumbaban, circuitos de investigación.
—Esta cosa ha vivido dieciocho años con su familia y no le entienden. No saben lo que
es. Saben lo que hace, pero ignoran cómo.
—¿Qué hace?
—Sabe cosas.
—¿Qué clase de cosas?
Wisdom tomó su tubo energético y lo tiró sobre la mesa.
—Tenga.
—¿Qué?
—Tenga. —Wisdom hizo una señal y la abertura de la pared se ensanchó unos
centímetros—. Dispárele.
Baines parpadeó.
Usted ha dicho cuarenta y ocho horas.
Wisdom blasfemó, tomó el tubo, apuntó a la figura sentada por la ventana y apretó el
gatillo.
Un cegador destello rosa. Una nube de energía brotó en el centro de la habitación.
Centelleó y se transformó en cenizas oscuras.
—¡Santo Dios! —exclamó Baines—. Usted...
Se interrumpió. La figura ya no estaba sentada. Cuando Wisdom disparó, se había
movido con pasmosa celeridad hacia un rincón de la cámara. Ahora, volvía lentamente a
su sitio, el rostro inexpresivo, aún absorto en sus pensamientos.
—La quinta vez —dijo Wisdom, mientras guardaba el tubo—. La última, Jamison y yo
disparamos al unísono. Fallamos. Sabía exactamente dónde impactarían los rayos. Y
cuándo.
Baines y Wisdom intercambiaron una mirada. Los dos estaban pensando lo mismo.
—Aunque lea las mentes, no puede saber dónde van a impactar —dijo Baines—.
Cuándo, tal vez, pero no dónde. ¿Dijo en voz alta adónde iba a disparar?
—No —respondió Wisdom—. Disparé muy rápido, al azar. —Frunció el ceño—. Al azar.
Tendremos que realizar pruebas sobre esto. —Hizo un ademán en dirección a un grupo de
técnicos—. Llamen a un equipo de construcción. Ahora mismo.
Tomó papel y lápiz y empezó a trazar bocetos.
Mientras la construcción avanzaba, Baines se reunió con su prometida en el vestíbulo
que había fuera del laboratorio, la gran sala central del edificio de la ACD.
—¿Cómo ha ido?
Anita Ferris era alta y rubia, de ojos azules y figura curvilínea, cuidadosamente
desarrollada. Una mujer cercana a la treintena, atractiva y de aspecto competente.
Llevaba un vestido de tejido metálico y una capa, con una banda roja y negra en la solapa,
el emblema de la clase A. Anita era la directora de la Agencia de Semántica, una
coordinadora gubernamental de alto nivel.
—¿Algo interesante, esta vez?
—Mucho.
Baines la guió hacia el rincón apenas iluminado del bar. Sonaba música ambiental, una
veloz sucesión de armonías creadas matemáticamente. Formas apenas entrevistas se
movían con eficiencia de mesa en mesa. Camareros robot, silenciosos y expertos.
Mientras Anita bebía su Tom Collins, Baines hizo un resumen de lo que habían
descubierto.
—¿Qué posibilidades existen —preguntó Anita lentamente— que haya establecido un
cono de desviación? Una variedad manipulaba su entorno por medio de un esfuerzo
mental directo. Ninguna herramienta. Directo de la mente a la materia.
—¿Psicoquinéticos? —Baines tabaleó sin descanso sobre la mesa—. Lo dudo. Esa
cosa posee la capacidad de predecir, pero no de controlar. No puede detener los rayos,
pero sí apartarse de ellos.
—¿Salta entre las moléculas?
A Baines no le gustó el chiste.
—Esto es muy serio. Nos hemos encargado de esas cosas durante sesenta años, más
tiempo del que suman nuestras edades. Se han descubierto ochenta y siete tipos de
desviaciones, auténticos mutantes capaces de reproducirse, no simples fenómenos de
feria. Éste es el ochenta y ocho. Cada vez hemos podido dar buena cuenta de ellos, pero
éste...
—¿Por qué están tan preocupados por éste en concreto?
—En primer lugar, tiene dieciocho años, lo cual resulta increíble. Su familia ha
conseguido mantenerle oculto todo este tiempo.
—Aquellas mujeres de Denver eran mayores. Aquellas que...
—Estaban en un campamento del gobierno. Algún pez gordo acariciaba la idea de
permitir que se reprodujeran, para algún uso industrial. Retrasamos la eutanasia durante
años. Sin embargo, Cris Johnson ha permanecido vivo fuera de nuestro control. Esas
cosas de Denver estaban sometidas a una vigilancia constante.
—Tal vez sea inofensivo. Siempre dan por sentado que un DV supone una amenaza.
Hasta podría ser beneficioso. Alguien pensaba que aquellas mujeres podían ser útiles. Tal
vez esta cosa posea alguna cualidad que mejore la raza.
—¿Qué raza? La raza humana no; desde luego. Es la vieja rutina de «la operación fue
un éxito, pero el paciente murió». Si permitimos que un mutante nos eche una mano, no
seremos nosotros quienes heredaremos la Tierra, sino los mutantes. Los mutantes
sobrevivirán. No pienses ni por un momento que, después de tenerlos encerrados bajo
triple llave, van a trabajar para nosotros. Si en verdad son superiores al homo sapiens,
ganarán en cualquier competición. Para sobrevivir, debemos neutralizarlos desde el primer
momento.
—En otras palabras, conoceremos al homo superior cuando aparezca..., por definición.
Será aquel que no podamos eliminar.
—Más o menos, suponiendo que aparezca un homo superior. Tal vez se trate de un
simple homo peculiar. Un homo mejorado.
—El Neanderthal tal vez pensaba que el Cro-Magnon era un simple ejemplar mejorado,
con una capacidad algo más avanzada de manipular símbolos y dar forma al pedernal. A
juzgar por tu descripción, esta cosa es algo más radical que una simple mejora.
—Esta cosa posee la capacidad de predecir. Hasta el momento, ha logrado seguir con
vida. Ha sido capaz de sortear situaciones mucho mejor de lo que tú o yo haríamos.
¿Cuánto tiempo crees que lograríamos sobrevivir en esa cámara, acribillada a rayos
energéticos? En cierto sentido, posee la capacidad de supervivencia definitiva. Si siempre
actúa con la misma precisión...
Un altavoz cobró vida.
—Baines, se le necesita en el laboratorio. Salga del bar de inmediato y venga en
seguida.
Baines se puso en pie.
—Ven conmigo. Tal vez te interese ver lo que Wisdom ha montado.
 
Un nutrido grupo de oficiales superiores pertenecientes a la ACD, todos de edad
madura y cabello gris, formaban un círculo y escuchaban a un joven flaco, con las mangas
de la camisa blanca subidas, el cual describía el funcionamiento de un complicado cubo
de plástico y metal situado en el centro de la plataforma de observación. Del cubo surgía
una serie de tubos y cañones centelleantes que desaparecían en el interior de un
intrincado laberinto de cables.
—Ésta será la primera prueba auténtica —decía el joven con entusiasmo—. Dispara al
azar, lo más al azar posible, al menos. Bolas pesadas salen disparadas por un chorro de
aire, y luego caen. Pueden caer describiendo cualquier trayectoria. El aparato dispara de
acuerdo con la trayectoria de las bolas. Cada caída produce una nueva configuración de
tiempo y posición. Diez tubos en total. Cada uno en constante movimiento.
—¿Y nadie sabe cómo saldrán disparadas? —preguntó Anita.
—Nadie. —Wisdom se frotó sus gruesas manos—. Leer la mente no le servirá de nada.
Anita se acercó a una abertura, mientras el cubo ocupaba su lugar. Lanzó una
exclamación.
—¿Qué pasa? —preguntó Baines.
Las mejillas de Anita se tiñeron de púrpura.
—Esperaba... una cosa. ¡Dios Santo, es muy hermoso! Como una estatua de oro.
¡Como una deidad!
Baines rió.
—Tiene dieciocho años, Anita. Demasiado joven para ti.
La mujer no cesaba de mirar por la abertura.
—Fíjate bien. ¿Dieciocho? No puedo creerlo.
Cris Johnson estaba sentado en el suelo, en el centro de la habitación. Había adoptado
una postura contemplativa, la cabeza gacha, los brazos cruzados, las piernas dobladas
bajo el cuerpo. Su musculoso cuerpo brillaba bajo las crudas luces procedentes del techo
como una resplandeciente figura de vello dorado.
—Guapo, ¿eh? —masculló Wisdom—. Muy bien. Vamos a empezar.
—¿Van a matarle? —preguntó Anita.
—Vamos a intentarlo.
—Pero es que... —Vaciló un momento—. No es un monstruo. No es como los demás,
aquellos asquerosos seres de dos cabezas, o aquellos insectos, o aquellas cosas
horrorosas de Túnez.
—¿Qué es, entonces? —preguntó Baines.
—No lo sé, pero no pueden matarle así como así. ¡Es terrible!
El cubo cobró vida. Los cañones se agitaron y cambiaron de posición en silencio. Tres
desaparecieron en el interior del cubo. Otros surgieron. Se colocaron en posición con
rapidez y eficiencia..., y de repente, sin previo aviso, abrieron fuego.
Brotó una salva de energía, una compleja configuración que cambiaba a cada
momento, adoptando diferentes ángulos, diferentes velocidades, una mancha
desconcertante que surgía de las aberturas.  
La figura dorada se movió. Esquivó con destreza los rayos de energía que le atacaban
por todas partes. Nubes de ceniza le ocultaban a la vista.
—¡Basta! —gritó Anita—. ¡Por el amor de Dios, van a destruirle!
La cámara era un infierno de energía. La figura había desaparecido por completo.
Wisdom esperó un momento, y después cabeceó en dirección a los técnicos que
manipulaban el cubo. Tocaron unos botones y los cañones enmudecieron. Algunos se
hundieron en el cubo. Se hizo un gran silencio. El motor del cubo dejó de zumbar.
Cris Johnson seguía vivo. Surgió de las nubes de ceniza, ennegrecido y chamuscado,
pero ileso. Había esquivado todos los rayos, como un bailarín que danzara sobre puntos
de fuego rosa. Había sobrevivido.
—No —murmuró Wisdom, tembloroso y colérico—. No es un telépata. Los disparos han
sido al azar, sin programación previa.
Los tres se miraron, confusos y asustados. Anita temblaba. Estaba pálida y tenía los
ojos desorbitados.
—Y ahora, ¿qué? —susurró—. ¿Qué es? ¿Cuál es su especialidad?
—Posee buena intuición —sugirió Wisdom.
—No es intuición —contestó Baines—, desengáñese. Ésa es la cuestión.
—No, no es intuición —aceptó Wisdom—. Sabe. Predijo cada impacto. Me pregunto si...
¿Puede equivocarse? ¿Puede cometer un error?
—Le atrapamos —señaló Baines.
—Usted dijo que se entregó voluntariamente. —Había un brillo extraño en los ojos de
Wisdom—. ¿Se entregó después que se cerrara el cerco?
—Sí, después.
—No pudo romper el cerco, de modo que regresó. —Wisdom sonrió con ironía—. El
cerco fue perfecto. En teoría lo era.  
—De haber existido una sola brecha —murmuró Baines—, lo habría sabido... La habría
encontrado.
Wisdom ordenó a un grupo de guardias armados que se acercara.
—Sáquenle de ahí y llévenle a la sala de eutanasia.
—¡Wisdom, usted no puede...! —chilló Anita.
—Nos lleva demasiada ventaja. No podemos competir con él. —La mirada de Wisdom
era implacable—. Nosotros sólo podemos anticipar lo que va a pasar. Él lo sabe. Sin la
menor duda. No creo que le sirva de nada para la eutanasia. La cámara se llena de gas en
un instante. —Hizo un ademán impaciente a los guardias—. Adelante. Bájenle ahora
mismo. No pierdan tiempo.
—¿Podremos? —murmuró Baines, pensativo.
Los guardias tomaron posiciones junto a uno de los candados. La torre de control abrió
la puerta. Los dos guardias entraron con cautela, los tubos energéticos preparados.
Cris estaba de pie en el centro de la cámara, dándoles la espalda. Permaneció en
silencio un instante, completamente inmóvil. Los guardianes procedieron a rodearle
cuando otros entraron en la cámara. Entonces...
Anita chilló. Wisdom blasfemó. La figura dorada se giró en redondo y saltó hacia
adelante a velocidad meteórica. Dejó atrás la triple fila de guardias, atravesó la puerta y
salió al pasillo.
—¡Atrápenle! —gritó Baines.
Surgieron guardias por todas partes. Rayos de energía iluminaron el pasillo, mientras la
figura corría entre ellos hacia la rampa.
—Es inútil —dijo Wisdom con calma—. No hay forma de alcanzarle. —Tocó un botón,
luego otro—. Quizá esto nos sirva de ayuda.
—¿Qué...? —empezó Baines, pero la veloz figura cargó contra él y tuvo que saltar a un
lado.
La figura se alejó. Corría sin esforzarse, el rostro inexpresivo, saltando para evitar los
rayos de energía que le disparaban.
Por un instante, el rostro dorado se cernió ante Baines. Pasó y desapareció por un
pasillo lateral. Los guardias corrieron tras él, se arrodillaron y dispararon, gritaron órdenes,
muy nerviosos. Cañones pesados empezaron a desplazarse por las entrañas del edificio.
Los pasillos de emergencia se iban sellando sistemáticamente.
—Santo Dios —jadeó Baines, cuando logró ponerse en pie—. ¿Sólo sabe correr?
—Ordené que aislaran el edificio —dijo Wisdom—. No hay salida. No se puede entrar ni
salir. Anda suelto por el edificio, pero no saldrá.
—Si se ha pasado por alto alguna salida, él lo sabrá —señaló Anita, temblorosa.
—No hemos pasado por alto ninguna. Le atrapamos una vez; volveremos a atraparle.
Un mensajero robot entró y entregó su mensaje a Wisdom con ademán respetuoso.
—De análisis, señor.
Wisdom abrió la cinta.
—Ahora sabremos cómo piensa. —Sus manos temblaban—. Quizá podamos deducir
cuál es su punto débil. Es posible que piense más de prisa que nosotros, pero eso no
significa que sea invulnerable. Sólo anticipa el futuro, pero no puede transformarlo. Si sólo
le espera la muerte..., sus habilidades no le servirán...
Wisdom calló. Al cabo de un momento, pasó la cinta a Baines.
—Voy al bar —dijo Wisdom—, y me beberé un buen trago. —Había palidecido—. Sólo
confío en que ésa no sea la raza del futuro.
—¿Cuál es el resultado del análisis? —preguntó Anita, impaciente, mirando por encima
del hombro de Baines—. ¿Cómo piensa?
—No piensa —contestó Baines, mientras devolvía la cinta a su superior—. No piensa
en absoluto. Carece de lóbulo frontal. No es un ser humano, no utiliza símbolos. No es
más que un animal.
—Un animal —repitió Wisdom—. Con una sola facultad, muy desarrollada. No es un
hombre superior. Ni siquiera es un hombre.
 
Guardias y máquinas recorrían los pasillos del edificio. Cantidades ingentes de policías
civiles entraban en el edificio y tomaban posiciones junto a los guardias. Los pasillos y
habitaciones se examinaban uno por uno y se sellaban. Tarde o temprano, la figura
dorada de Cris Johnson sería localizada y acorralada.
—Siempre temimos que apareciera un mutante provisto de poderes intelectuales
superiores —reflexionó Baines—. Un DV que fuera para nosotros lo que nosotros somos
para los grandes simios. Algo de cráneo abultado, telépata, con un sistema semántico
perfecto y poderes definitivos de simbolización y cálculo. Un desarrollo coherente con la
evolución seguida hasta ahora. Un ser humano mejorado.
—Actúa por reflejos —dijo Anita, en tono pensativo. Había tomado el análisis y lo
estaba examinando, sentada ante uno de los escritorios—. Reflejos..., como un león. Un
león dorado. —Apartó la cinta, con una extraña expresión en el rostro—. El dios león.
—El animal —la corrigió Wisdom—. El animal rubio, querrás decir.
—Corre de prisa —dijo Baines—, y punto. Carece de herramientas. No construye ni
utiliza nada, aparte de su cuerpo. Aguarda la oportunidad y se pone a correr como un
demonio.
—Es peor de lo que habíamos pensado —comentó Wisdom. Su rostro bovino estaba
pálido. Se había desmoronado, como un anciano, y sus manos temblaban—. ¡Ser
sustituidos por un animal! Algo que corre y se esconde. ¡Algo sin lenguaje! —Escupió
salvajemente—. Por eso no pudimos comunicarnos con él. Nos preguntábamos qué clase
de sistema semántico tenía. ¡Y no tiene ninguno! No posee mayor capacidad de hablar y
pensar que... un perro.
—Eso significa que la inteligencia ha fracasado —continuó Baines—. Somos los últimos
de nuestra especie, como el dinosaurio. Hemos forzado la inteligencia al máximo.
Demasiado, tal vez. Hemos llegado a un punto en que de tanto saber, de tanto pensar, ya
no podemos actuar.
—Hombres de pensamiento, no hombres de acción —dijo Anita—. Comienza a obrar un
efecto paralizante, pero esta cosa...
—La facultad de esta cosa funciona mejor que la nuestra. Somos capaces de recordar
experiencias pasadas, almacenarlas en la mente, aprender de ellas. A lo sumo, somos
capaces de realizar perspicaces previsiones del futuro, a partir de lo que recordamos del
pasado, pero nunca podemos estar seguros. Hablamos de probabilidades. Gris. Nada de
blanco o negro. Sólo hacemos conjeturas.
—Cris Johnson no hace conjeturas —añadió Anita.
—Puede ver el futuro, lo que se aproxima. Puede... pre-pensar. Llamémoslo así. De
hecho, no es probable que perciba el futuro como tal.
—No —dijo Anita, pensativa—. Debe parecerle el presente. Tiene un presente más
amplio, pero su presente se extiende hacia adelante, no hacia atrás. Nuestro presente
está relacionado con el pasado. Para nosotros, sólo el pasado es seguro. Para él, el futuro
es seguro. Y es muy probable que no recuerde el pasado, como los animales no
recuerdan lo ya sucedido.
—A medida que evolucione —dijo Baines—, a medida que su raza evolucione, su
capacidad de pre-pensar aumentará. En lugar de diez minutos, treinta minutos. Después,
una hora. Un día. Un año. Por fin, será capaz de anticipar toda una vida. Cada uno vivirá
en un mundo sólido, inmutable. No habrá variables, ni incertidumbre. ¡Ni el menor
movimiento! No tendrán nada que temer. Su mundo será perfectamente estático, un
bloque sólido de materia.
—Y cuando llegue la muerte —dijo Anita—, la aceptarán. No se opondrán. Para ellos,
será como si ya hubiera ocurrido.
—Como si ya hubiera ocurrido —repitió Baines—. Para Cris, nuestros rayos ya habían
sido disparados. —Lanzó una áspera carcajada—. Capacidad de supervivencia superior
no equivale a hombre superior. Si hubiera otro diluvio universal, sólo los peces
sobrevivirían. Si hubiera otra era glacial, es probable que sólo quedaran los osos polares.
Cuando abrimos la puerta, ya había visto a los hombres, había visto exactamente dónde
estaban y qué iban a hacer. Una facultad impecable, pero no un desarrollo mental. Un
sentido puramente físico.
—Pero si todas las salidas están vigiladas —repitió Wisdom—, verá que no puede
escapar. Ya se entregó una vez; volverá a hacerlo. —Meneó la cabeza—. Un animal. Sin
lenguaje. Sin herramientas.
—Con su nuevo sentido, no necesita nada más —observó Baines. Consultó su reloj—.
Ya pasa de las dos. ¿Está sellado todo el edificio?
—No puede irse —afirmó Wisdom—. Tendrá que quedarse aquí toda la noche..., o
hasta que cacemos a ese bastardo.
—Me refería a ella. —Baines señaló a Anita—. Debe estar de vuelta en Semántica a las
siete de la mañana.
Wisdom se encogió de hombros.
—No está bajo mi control. Si quiere marcharse, que lo haga.
—Me quedaré —decidió Anita—. Quiero estar aquí cuando..., cuando le destruyan.
Dormiré aquí. —Vaciló—. Wisdom, ¿no hay otra solución? Si sólo es un animal, ¿no
podríamos...?
—¿Un zoo? —La voz de Wisdom alcanzó una intensidad histérica—. ¿Encerrarle en un
zoológico? ¡Por ningún motivo! ¡Hay que matarlo!
 
La gran forma brillante estuvo acuclillada en las tinieblas durante largo tiempo. Estaba
en un almacén, rodeado de cajas por todas partes, apiladas en filas bien ordenadas,
contadas y marcadas. Silencioso y desierto.
Pero dentro de pocos instantes, un grupo de personas entraría y registraría la
habitación. Lo había visto. Los había visto invadiendo el almacén, con toda claridad,
hombres armados con tubos energéticos, de rostros sombríos y un brillo de muerte en los
ojos.
La visión era una de tantas. Una entre la multitud de escenas perfectamente definidas,
tangentes a la suya propia. Y cada una iba unida a una multitud de escenas
interrelacionadas, que por fin se difuminaban y desaparecían. Una vaguedad progresiva,
cada síndrome menos definido.
Pero la escena inmediata, la más próxima, era claramente visible. Veía de manera
diáfana a los hombres armados. Por lo tanto, era necesario salir del almacén antes que
aparecieran.
La figura dorada se levantó con parsimonia y caminó hacia la puerta. El pasillo estaba
vacío; ya se veía fuera, en el pasadizo de metal y luces indirectas. Abrió la puerta de par
en par y salió.
Al otro extremo del pasillo había un ascensor. Se dirigió al ascensor y entró. Dentro de
cinco minutos, un grupo de guardias acudirían corriendo y asaltarían el ascensor. En ese
momento, ya lo habría abandonado y enviado a la planta baja. Apretó un botón y subió al
piso siguiente.
Salió a un pasillo desierto. No se veía a nadie, lo cual no le sorprendió. Nada podía
sorprenderle. Ese elemento no existía para él. La posición de las cosas, las relaciones
espaciales de la materia en el futuro inmediato, eran tan ciertas para él como su propio
cuerpo. Lo único incierto era aquello que ya había dejado de ser. De una forma vaga y
confusa, se había preguntado en ocasiones adónde iban a parar las cosas cuando las
dejaba atrás.
Llegó ante un pequeño armario de suministros. Ya lo habían registrado. Tardarían
media hora en volverlo a abrir. Tenía tiempo hasta entonces; lo había visto. Y después...
Y después podría ver otra zona más alejada. Estaba en constante movimiento, se
adentraba en regiones que no había visto nunca. Un incesante despliegue de vistas y
escenas, de paisajes petrificados, se extendía ante él. Todos los objetos estaban
inmóviles, como piezas de un inmenso ajedrez a través del cual se desplazaba, los brazos
cruzados, el rostro sereno. Un observador indiferente, que veía con tanta claridad los
objetos que aguardaban en su futuro como los que tenía a los pies.
En ese momento, acuclillado en el pequeño armario, vio una multitud de escenas
increíblemente variadas, que se sucederían a lo largo de la próxima media hora. Esa
media hora estaba dividida en una serie muy compleja de configuraciones diferentes.
Había llegado a una región critica; iba a moverse por mundos de gran complejidad.
Se concentró en una escena que tendría lugar dentro de diez minutos. Mostraba, como
una diapositiva en tres dimensiones, un pesado cañón situado al final del pasillo,
arrastrado hacia el otro extremo. Los hombres avanzaban con cautela de puerta en puerta,
registrando cada habitación una vez más. Al final de la media hora, llegarían al armario.
Una escena mostraba que lo registraban. En ese momento ya se habría ido, por supuesto.
No estaba en aquella escena. Había pasado a otra.
La siguiente escena mostraba una salida, vigilada por una sólida línea de guardias. No
había forma de escapar. Estaba en aquella escena. Escondido en un hueco junto a la
puerta. Se veía la calle, estrellas, luces, la silueta de coches y personas que pasaban.
En la siguiente escena se había alejado de la puerta. No había escapatoria. En otra se
veía, en otras salidas, una legión de figuras doradas, duplicadas una y otra vez, mientras
exploraba regiones futuras. Todas las salidas estaban vigiladas.
En una escena borrosa se veía carbonizado y muerto; había intentado cruzar la línea de
guardias.
Pero la escena era vaga. Una más entre muchas. El camino inflexible que seguía no se
desviaría de aquella dirección. No le depararía tal suerte. La figura dorada de aquella
escena, el muñeco en miniatura de aquella habitación, sólo estaba lejanamente
relacionado con él. Era él, pero un yo muy remoto. Un yo al que nunca encontraría. Lo
olvidó y procedió a examinar otra escena.
La miríada de escenas que le rodeaban, formaban un complicado laberinto, una
telaraña que examinó fragmento a fragmento. Contempló una casa de muñecas con
infinitas habitaciones, habitaciones sin fin, cada una con sus muebles y muñecas, rígidas e
inmóviles. Las mismas muñecas y muebles se repetían en muchas. Él aparecía a menudo.
Los dos hombres de la plataforma. La mujer. La misma combinación se repetía sin cesar;
la obra se volvía a representar con frecuencia, los mismos actores y comparsas se
combinaban de mil formas diferentes.
Antes que llegara el momento de abandonar el armario de suministros, Cris Johnson
había examinado cada una de las habitaciones tangentes a la que ahora ocupaba. Las
había explorado todas, inspeccionado su contenido exhaustivamente.
Abrió la puerta y salió con calma al pasillo. Sabía con toda exactitud adónde iba. Y lo
que debía hacer. Acurrucado en el armario había examinado con destreza todas las
miniaturas de sí mismo, había observado la diáfana configuración que le aguardaba en su
inflexible camino (una habitación de la casa de muñecas, una elegida entre miles), hacia la
cual avanzaba.
 
Anita se quitó el vestido de tejido metálico, lo colgó de una percha, se desabrochó los
zapatos y los tiró debajo de la cama. Iba a quitarse el sujetador cuando la puerta se abrió.
Tragó saliva. La gran figura dorada, con calma, en completo silencio, cerró la puerta con
llave.
Anita tomó el tubo energético que había sobre el tocador. Todo su cuerpo temblaba.
—¿Qué quieres? —preguntó. Sus dedos se cerraron convulsivamente alrededor del
tubo—. Te mataré.
La figura la contempló en silencio, con los brazos cruzados. Era la primera vez que
Anita veía a Cris Johnson de cerca. El rostro solemne, hermoso e impasible, el pecho
ancho, el vello dorado, la piel dorada...
—¿Por qué? —preguntó, sin aliento. Su corazón latía violentamente—. ¿Qué quieres?
Podía matarle con facilidad, pero el tubo energético vaciló. Cris Johnson no demostraba
el menor temor. ¿Por qué? ¿No comprendía lo que era el tubo de metal, lo que podía
hacerle?
—Por supuesto —exclamó Anita de súbito—. Anticipas lo que va a ocurrir. Sabes que
no voy a matarte. De lo contrario, no habrías venido.
Enrojeció, aterrorizada..., y turbada. Él sabía exactamente lo que Anita iba a hacer; lo
veía con tanta claridad como ella veía las paredes de la habitación, la cama empotrada
con las sábanas impecablemente retiradas, sus ropas colgadas en el armario, el bolso y
los objetos esparcidos sobre el tocador.
—Muy bien. —Anita retrocedió y dejó el tubo sobre el tocador—. No te mataré. ¿Para
qué?
Buscó en el bolso sus cigarrillos. Encendió uno con mano temblorosa, el pulso
acelerado. Estaba asustada. Y extrañamente fascinada.
—¿Esperas quedarte aquí? No te servirá de nada. Ya han registrado dos veces el
dormitorio. Volverán.
¿La entendía? No leyó nada en su cara, excepto una inexpresiva gravedad. ¡Dios, era
enorme! No era posible que sólo tuviera dieciocho años, apenas un muchacho. Parecía un
dios dorado, bajado a la Tierra.
Desechó esos pensamientos. No era un dios. Era un animal. El animal rubio que
sustituiría al hombre. Que expulsaría al hombre de la Tierra.
Anita se apoderó del tubo.
—¡Largo de aquí! ¡Eres un animal! ¡Un animal grande y estúpido! Ni siquiera entiendes
lo que digo, ni siquiera tienes un lenguaje. No eres humano.
Cris Johnson permaneció en silencio. Como si estuviera esperando. ¿Esperando qué?
No demostraba temor ni impaciencia, aunque en el pasillo se oía el estruendo de los
registros que se llevaban a cabo, metal contra metal, cañones y tubos energéticos
arrastrados de un sitio a otro, gritos y sonidos apagados, a medida que se iba clausurando
sección tras sección.
—Te atraparán —dijo Anita—. Te encontrarán aquí. Registrarán esta ala de un
momento a otro. —Apagó el cigarrillo con brusquedad—. Por el amor de Dios, ¿qué
esperas que haga?
Cris avanzó hacia ella. Anita retrocedió. Sus fuertes manos la aferraron y ella lanzó un
gemido de terror. Por un momento, se debatió ciega, desesperadamente.
—¡Suéltame!
Consiguió liberarse y se alejó de él. El rostro de Cris no mostraba la menor expresión.
Se acercó a ella con calma, un dios impasible que se disponía a poseerla.
—¡Aléjate!
Tanteó en busca del tubo energético, pero el aparato resbaló de sus dedos y cayó al
suelo.
Cris se agachó y lo tomó. Se lo ofreció sobre la palma abierta de su mano.
—Santo Dios —susurró Anita.
Aceptó el tubo, temblorosa, lo asió vacilante y volvió a dejarlo sobre el tocador.  
La gran figura dorada parecía brillar bajo la débil luz de la habitación, recortada contra
la oscuridad. Un dios... No, un dios no. Un animal. Una gran bestia dorada, carente de
alma. Estaba confusa. ¿Era una de ambas cosas, o las dos a la vez? Meneó la cabeza,
perpleja. Era tarde, casi las cuatro. Estaba agotada y confundida.
Cris la tomó en sus brazos. Levantó su rostro con delicadeza y la besó. Sus poderosas
manos la aferraron. Anita no podía respirar. La oscuridad, mezclada con la niebla dorada
luminosa, daba vueltas a su alrededor sin cesar, disolviendo sus sentidos. Se entregó a
esa ebriedad, agradecida. La oscuridad la cubrió y disolvió en un torrente henchido de
fuerza pura que aumentaba de intensidad a cada momento, hasta que su rugido chocó
contra ella y lo borró todo por fin.
 
Anita parpadeó. Se irguió y arregló su cabello de forma automática. Cris estaba de pie
ante el ropero, sacando algo.
Se volvió hacia ella y tiró algo sobre la cama. Su capa de viaje, hecha de pesado tejido
metálico.
Anita contempló la capa sin comprender.
—¿Qué quieres?
Cris esperó junto a la cama.
Anita tomó la capa, indecisa. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo.
—Quieres que te saque de aquí —dijo en voz baja—. Burlar a los guardias y la PC.
Cris no dijo nada.
—Te matarán al instante. —Se puso en pie, vacilante—. No puedes huir de ellos. Dios
Santo, ¿es que sólo sabes correr? Tiene que haber una forma mejor. Tal vez pueda apelar
a Wisdom. Soy de clase A, la clase dirigente. Puedo acudir sin más al Directorio. Podría
lograr que retrasaran la eutanasia de manera indefinida. Las posibilidades son de un
millón en contra si intentamos romper...
Se calló.
—Pero tú no juegas —continuó poco a poco—. No actúas según las posibilidades.
Sabes lo que va a ocurrir. Ya has visto las cartas. —Escrutó su rostro—. No, nunca te
equivocas. Es imposible.
Permaneció unos momentos sumida en sus pensamientos. Después, con un rápido y
decidido movimiento, tomó la capa y la deslizó sobre sus hombros desnudos. Se ciñó el
pesado cinturón, se agachó y recuperó sus zapatos de debajo de la cama. Tomó el bolso y
corrió hacia la puerta.
—Vamos —dijo. Su respiración era agitada y tenía las mejillas coloradas—. Vámonos,
mientras podamos elegir alguna salida. Mi coche está estacionado fuera, en el
estacionamiento situado a un lado del edificio. Llegaremos a mi casa dentro de una hora.
Tengo una casa de invierno en Argentina. Si la situación empeora, volaremos hacia allí.
Está en el campo, lejos de las ciudades. Selva y pantanos. Aislada de casi todo.
Hizo ademán de abrir la puerta.
Cris se lo impidió, colocándose delante de ella.
Esperó mucho rato, el cuerpo inmóvil. Después, giró el pomo y salió al pasillo.
Estaba desierto. No se veía a nadie. Anita divisó la espalda de un guardia a lo lejos. Si
hubieran salido un segundo antes...
Cris avanzó por el pasillo. Anita corrió tras él. El hombre dorado se movía con agilidad,
sin esfuerzo aparente. A la mujer le costaba seguirle. Daba la impresión que sabía
exactamente adónde iba. A la derecha, por un pasillo lateral, un pasadizo de suministros.
Entraron en un montacargas. Ascendieron y se detuvieron con brusquedad.
Cris volvió a esperar. Luego, abrió la puerta y salió del ascensor. Anita le siguió,
nerviosa. Oyó ruidos: cañones y hombres, muy cerca.
Se encontraban cerca de una salida. Una doble fila de guardias la bloqueaba. Veinte
hombres, una sólida muralla..., y un macizo cañón robot en el centro. Los hombres
estaban ojo vigilante, los rostros tensos y preocupados. Apretaban con fuerza sus fusiles.
Un oficial de la policía civil estaba al mando.
—Nunca lograremos pasar —gimió Anita—. No podremos dar ni diez pasos. —
Retrocedió—. Nos...
Cris la tomó del brazo y avanzó con calma. Un terror ciego se apoderó de Anita. Trató
de librarse del hombre, pero sus dedos eran de acero. No pudo soltarse. En silencio, con
fuerza irresistible, el ser dorado la arrastró junto a él hacia la doble hilera de guardias.
—¡Allí está! —Los fusiles apuntaron. Los hombres entraron en acción. La boca del
cañón giró en redondo—. ¡Disparen!
Anita estaba paralizada. Se apoyó contra el poderoso cuerpo que la arrastraba,
inflexible. Las líneas de guardias se acercaron más, una auténtica muralla de fusiles. Anita
se esforzó por controlar su terror. Estuvo a punto de caer. Cris la sostuvo sin esfuerzo. Ella
arañó, se debatió, luchó por soltarse...
—¡No disparen! —gritó.
Los fusiles se movieron, indecisos.
—¿Quién es ésa?
Los guardias intentaban tomar posiciones para disparar sin alcanzarla a ella.
—¿Quién le acompaña?
Un guardia vio la banda que adornaba su manga. Roja y negra. Clase directiva. Máximo
nivel.
—Es una clase A. —Los guardias retrocedieron, confusos—. ¡Apártese, señorita!
Anita recuperó la voz.
—No disparen. Está... bajo mi custodia. ¿Me entienden? Voy a llevármelo.
La muralla de guardias retrocedió con nerviosismo.
—Nadie puede pasar. El director Wisdom dio la orden de...
—No estoy sometida a la autoridad de Wisdom. —Consiguió dotar a su voz de cierta
aspereza—. Despejen el camino. Voy a conducirle a la Agencia de Semántica.
Por un momento, no sucedió nada. Ni la menor reacción. Después, poco a poco,
indeciso, un guardia se apartó.
Cris se movió como una bala entre los confusos guardias, aprovechando la brecha,
atravesó la puerta y salió a la calle. Descargas de energía florecieron tras él. Los guardias
le persiguieron como un solo hombre, lanzando gritos. Todos se olvidaron de Anita. Los
guardias y el cañón invadieron la oscuridad de la calle. Coches patrulla cobraron vida.
Anita estaba confusa, aturdida, apoyada contra la pared, y trataba de recuperar el
aliento.
Se había ido. La había dejado. Dios santo... ¿Qué había hecho? Agitó la cabeza,
perpleja, y sepultó la cara entre las manos. La había hipnotizado. Había perdido la
voluntad, el sentido común. ¡La razón! El animal, la gran bestia dorada, la había
engañado. Se había aprovechado de ella. Y ahora se había ido, fundido con la noche.
Amargas lágrimas resbalaron sobre sus puños apretados. Se frotó los ojos, pero en
vano; siguieron manando.
 
—Se ha ido —dijo Baines—. Nunca le cazaremos. Ya estará a un millón de kilómetros
de aquí.
Anita estaba derrumbada en un rincón, con el rostro vuelto hacia la pared. Un menudo
guiñapo, roto y retorcido.
Wisdom paseaba arriba y abajo.
—¿Adónde habrá ido? ¿Dónde se esconderá? ¡Nadie le ocultará! Todo el mundo
conoce la ley sobre los DVs.
—Ha vivido en el bosque casi toda su vida. Cazará, como siempre ha hecho. Se
preguntaban qué hacía solo. Cazaba y dormía bajo los árboles. —Baines lanzó una
áspera carcajada—. Y la primera mujer con que se tropiece estará encantada de
esconderlo..., al igual que ella.
Indicó a Anita con el pulgar.
—De modo que ese color dorado, esa crin, esa apariencia de dios, tenían un propósito.
No eran un simple adorno. —Baines torció sus gruesos labios—. No posee una sola
facultad, sino dos. Una es nueva, el último grito en materia de supervivencia. La otra es
tan antigua como la vida. —Dejó de pasear y contempló la figura derrumbada en un
rincón—. Plumaje. Plumas brillantes para las aves y los cisnes, crestas para los gallos,
escamas brillantes para los peces. Pieles y melenas centelleantes para los animales. Un
animal no es necesariamente bestial. Los leones no son bestiales. Ni los tigres, ni ninguno
de los grandes felinos. Son cualquier cosa menos bestiales.
»Nunca tendrá que preocuparse —dijo Baines—. Saldrá adelante..., mientras existan
mujeres humanas que se ocupen de él. Y como puede ver el futuro, ya sabe que resulta
sexualmente irresistible a las mujeres humanas.
—Le atraparemos —masculló Wisdom—. He conseguido que el gobierno declare el
estado de emergencia. La policía civil y militar se pondrá en su busca. Ejércitos de
hombres, todo un planeta de expertos, los equipos y la maquinaria más avanzados. Le
atraparemos, tarde o temprano.
—Cuando llegue ese momento, dará igual —dijo Baines. Apoyó la mano sobre el
hombro de Anita y lo palmeó con ironía—. Tendrás compañía, cariño. No serás la única.
Eres la primera de una larga procesión.
—Gracias —graznó Anita.
—El método de supervivencia más antiguo y el más nuevo. Combinados para
conformar a un animal perfectamente adaptado. ¿Cómo demonios vamos a detenerle?
Podemos introducirte en un tanque de esterilización, pero no podremos localizarlas a
todas, a todas las mujeres que se crucen en su camino. En cuanto pasemos una por alto,
estamos acabados.
—No nos daremos por vencidos —dijo Wisdom—. Atraparemos a todas las que
podamos, antes que den a luz. —Una leve esperanza relumbró en su rostro cansado y
hundido—. Quizá sus características sean recesivas. Quizá las nuestras puedan
neutralizarlas.
—No apostaría ni un centavo por ello —contestó Baines—. Creo que ya sé cual de las
dos tendencias dominará a la otra. —Sonrió con ironía—. Y creo estar en lo cierto. No será
la nuestra.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed