Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL MUNDO DE JON

EL MUNDO DE JON
Philip K. Dick
Kastner caminó alrededor de la nave sin hablar. Subió la rampa y entró con cautela en el interior. Durante un rato se pudo ver su silueta moviéndose de un lado a otro. Volvió a salir, con el ancho rostro algo animado.
—¿Y bien? —dijo Caleb Ryan—. ¿Qué opinas?
Kastner bajó la rampa.
—¿Está preparada para despegar? ¿No queda nada por hacer?
—Casi preparada. Los trabajadores están dando los últimos toques a las secciones que quedan. Conexiones de relés y líneas de alimentación. No existe ningún problema grave. Ninguno que podamos pronosticar, al menos.
Los dos hombres contemplaron la achatada caja metálica, las portillas, ventanas enrejadas y puntos de observación. La nave no era bonita. Carecía de adornos o puntales de cromo y rexeroide que suavizaran la forma del casco hasta darle la forma de una lágrima. La nave era cuadrada y protuberante, con torretas y salientes que surgían por todas partes.
—¿Qué pensarán cuando salgamos de eso? —murmuró Kastner.
—No hemos tenido tiempo de embellecerla. Claro que si quieres esperar un par de meses más...
—¿No puedes quitar algunas protuberancias? ¿Para qué sirven? ¿Cuál es su función?
—Válvulas. Examina los planos. Eliminan la carga por unidad de potencia cuando aumenta demasiado. Viajar por el tiempo va a ser peligroso. A medida que la nave retrocede se concentra una enorme carga. Hay que dejarla escapar poco a poco..., o se convertirá en una inmensa bomba cargada con millones de voltios.
—Aceptaré tu palabra.
Kastner tomó su maletín. Se dirigió a una salida. Los guardias de la Liga le cedieron el paso.
—Diré a los directores que está casi a punto. Por cierto, voy a revelarte algo.
—¿Qué?
—Ya hemos decidido quién va a ir contigo.
—¿Quién?
—Yo. Siempre quise saber cómo eran las cosas antes de la guerra. He visto documentales históricos, pero no es lo mismo. Quiero estar allí. Pasear. Ya sabes, dicen que antes de la guerra no había cenizas. La superficie era fértil. Podías recorrer kilómetros sin ver ruinas. Eso es lo que quiero ver.
—No sabía que estuvieras interesado en el pasado.
—Oh, sí. Mi familia conservó algunos libros ilustrados de aquella época. No me extraña que la AISU quiera apoderarse de los documentos de Schonerman. Si la reconstrucción se pusiera en marcha...
—Es lo que todos deseamos.
—Y tal vez lo consigamos. Hasta luego.
Ryan vio alejarse al rechoncho hombre de negocios, que sujetaba amorosamente su maletín. La fila de guardias de la Liga se apartó para permitirle el paso y se formó de nuevo en cuanto hubo salido.
Ryan volvió a concentrar su atención en la nave. Así que Kastner iba a ser su
compañero. La AISU (Asociación de Industrias Sintéticas Unidas) poseía una
representación paritaria en el viaje. Un hombre de la Liga, un hombre de la AISU. La AISU
patrocinaba el Proyecto Reloj, tanto comercial como financieramente. Sin su ayuda, el
proyecto nunca habría superado la fase teórica. Ryan se sentó en el banco e introdujo las
cianocopias en la computadora. Habían trabajado durante mucho tiempo. Quedaba poco por
hacer. Unos escasos y dispersos toques.
La pantalla chasqueó levemente. Ryan paró el ordenador y se volvió para recibir la
llamada.
—Ryan.
El monitor de la Liga apareció en la pantalla. La llamada provenía de la asociación.
—Llamada de emergencia.
—Pásemela. —Ryan frunció el ceño.
El monitor desapareció. Al cabo de un momento se materializó un rostro, rojizo y
arrugado.
—Ryan...
—¿Qué ha ocurrido?
—Será mejor que regrese aquí lo antes posible.
—¿Qué sucede?
—Jon.
Ryan hizo un esfuerzo para recobrar la calma.
—¿Otro ataque? —preguntó con voz apagada.
—Sí.
—¿Como los otros?
—Exactamente como los otros.
Ryan lanzó la mano hacia el interruptor de cierre.
—Muy bien. Ahora mismo vuelvo. No deje que nadie le vea. Trate de mantenerle
tranquilo. No permita que salga de su habitación. Doble la guardia, si es necesario.
Ryan cortó la comunicación. Un momento después se dirigía hacia el tejado, hacia la
nave interurbana estacionada en la azotea del edificio.
 
La nave interurbana voló sobre la interminable ceniza gris, guiada hacia Ciudad Cuatro
mediante rezones automáticos. Ryan miró por la portilla, distraído, sin apenas fijarse en la
vista.
Volaba entre ciudades. La superficie estaba devastada: montones de escoria que se
extendían hasta perderse de vista. Las ciudades surgían como hongos, separadas por
kilómetros de masa gris. Hongos dispersos, torres y edificios, hombres y mujeres
dedicados a su trabajo. Poco a poco, se iba recuperando la superficie. De la base lunar
llegaban suministros y equipo.
Los humanos abandonaron la Tierra durante la guerra y se establecieron en la Luna.
La Tierra estaba devastada. No era más que un globo de ruinas y ceniza. Cuando terminó,
el hombre regresó gradualmente.
Se habían declarado dos guerras, en realidad. La primera, de hombres contra hombres.
La segunda, de hombres contra garras, comp l e j o s  robots creados como arma de guerra.
Las garras se habían vuelt o contra sus creadores y habían inventado nuevos tipos y apa-
ratos.
La nave de Ryan empezó a descender. Se hallaba sobre Ciudad Cuatro. La nave se
posó a los pocos segundos sobre el tejado de su imponente residencia privada en el
centro de la ciudad. Ryan saltó al suelo y se dirigió al ascensor.
Un momento después entró en sus aposentos y se encaminó a la habitación de Jon.
Encontró al anciano observando a Jon por la parte acristalada de la habitación. Su
semblante era grave. La habitación de Jon estaba parcialmente a oscuras. Jon, sentado en
el borde de la cama, se apretujaba las manos. Tenía los ojos cerrados, la boca un poco
abierta y, de vez en cuando, sacaba la lengua, tensa y rígida.
—¿Cuánto t i e m p o  l l e v a  así? —preguntó Ryan al anciano.
—Una hora, más o menos.
—¿Los otros ataques t u v i e r o n  el mismo desarrollo?
—Éste es más grave. Cada vez son más graves.
—¿Sólo usted le ha visto?
—Sólo usted y yo. Le llamé cuando estuve seguro. Casi ha terminado. Va a salir de un
momento a otro.
Al otro lado del cristal, Jon se levantó y se alejó de la cama con los brazos cruzados. El
rubio cabello le caía desordenado sobre la cara. Continuaba con los ojos cerrados. Tenía
el rostro pálido y rígido. Torcía los labios.
—Al principio, estaba completamente inconsciente. Le dejé solo un rato. Me encontraba
en otra parte del edificio. Cuando volví le descubrí tendido en el suelo. Había estado
leyendo. Tenía las cintas diseminadas a su alrededor. Su rostro estaba azul y la
respiración era irregular. Sufría espasmos musculares repetidos, como en otras ocasiones.
—¿Qué hizo usted?
—Entré en la habitación y le metí en la cama. Al principio estaba rígido, pero después
empezó a relajarse. Le tomé el pulso. Era muy lento. Respiraba con mayor facilidad. Y
entonces empezó.
—¿Qué?
—A hablar.
—Oh. —Ryan asintió con la cabeza.
—Ojalá hubiera estado aquí. Habló más que nunca. Sin cesar. Como una cotorra, sin
pausa. Como si no pudiera parar.
—¿Hablaba..., hablaba de lo mismo?
—Igual que siempre. Tenía el rostro iluminado, encendido. Como siempre.
Ryan reflexionó.
—¿Puedo entrar en la habitación?
—Sí. Casi ha terminado.
Ryan se acercó a la puerta. Apoyó lo dedos sobre la cerradura digital y la puerta se
hundió en la pared.
Entró en silencio y Jon no advirtió su presencia. Paseaba de un lado a otro: tenía los
ojos cerrados y se rodeaba el cuerpo con los brazos. Oscilaba un poco, meciéndose.
Ryan llegó al centro de la habitación y se detuvo.
—¡Jon!
El muchacho parpadeó. Abrió los ojos. A g i t ó  la cabeza con movimientos veloces.
—¿Ryan? ¿Qué..., qué quieres?
—Será mejor que te sientes.
Jon obedeció.
—Sí. Gracias.
Se sentó en la cama, inseguro. Tenía los ojos azules abiertos de par en par. Se apartó
el pelo de la cara y dedicó una leve sonrisa a Ryan.
—¿Cómo te encuentras?
—Me encuentro bien.
Ryan acercó una silla y se sentó frente a él. Cruzó las piernas y se apoyó en el
respaldo. Examinó al muchacho durante largo rato. Ninguno de los dos habló.
—Grant dice que has sufrido un pequeño ataque —empezó Ryan. Jon asintió con la
cabeza.
—¿Ha terminado ya?
—Oh, sí. ¿Cómo va la nave temporal?
—Muy bien.
—Prometiste que me dejarías verla cuando estuviera terminada.
—Y la verás. Cuando esté completamente terminada.
—¿Y cuándo será eso?
—Pronto. Dentro de unos días.
—Tengo muchas ganas de verla. He estado pensando en ello, imaginando que viajaba en
el tiempo. Sería posible volver a Grecia. Sería posible ver a Pericles, a Jenofonte y a...,
Epicteto. Sería posible volver a Egipto y charlar con Akenatón. —Sonrió—. Me muero de
ganas.
Ryan se removió en su silla.
—Jon, ¿estás seguro que te encuentras en condiciones de salir? Tal vez...
—¿Si me encuentro en condiciones? ¿Qué quieres decir?
—Tus ataques. ¿De verdad crees que puedes salir? ¿Te sientes con f u e r z a s ?  
El rostro de Jon se nubló.
—En realidad, no son ataques. Me gustaría que no los llamaras ataques.
—¿No son ataques? Entonces, ¿qué son?
—Yo... —titubeó Jon—. Será mejor que no te lo diga, Ryan. No lo entenderías.
Ryan se puso en pie.
—Muy bien, Jon. Si piensas que no vale la pena hablar conmigo, volveré al laboratorio.
—Se dir igió h a c i a  la puerta—. Es una pena que no puedas ver la nave. Te encantaría.
Jon le siguió, quejumbroso.
—¿No podré verla?
—Tal vez si supiera algo más de tus..., tus ataques, podría decidir si estás en
condiciones de salir.
El rostro de Jon tembló por un momento. Ryan le observó con atención. Podía ver los
pensamientos que cruzaban la mente de Jon escritos en sus facciones. Se debatía en una
lucha interna.
—¿Quieres decírmelo?
Jon respiró hondo.
—Son visiones.
—¿Cómo?
—Son visiones. —El rostro de Jon brillaba de animación—. Lo sé desde hace mucho
tiempo. Grant dice que no, pero yo sé que sí. Si las vieras, tú también lo sabrías. No se
parecen a nada. Son más reales que, bueno, esto. —Golpeó la pared—. Mucho más
reales.
Ryan encendió un cigarrillo con parsimonia.
—Sigue.
—¡Más reales que cualquier otra cosa! —estalló Jon—. Es como mirar por una ventana.
Una ventana abierta a otro mundo. Un mundo real. Mucho más real que éste. Lo reduce a
un mundo envuelto en sombras. Sombras apenas perceptibles. Formas. Imágenes.
—¿Sombras de una realidad?
—¡Sí! Exacto. El mundo que hay detrás de todo esto. —Jon paseaba arriba y abajo,
excitado—. Todo esto. Lo que vemos. Edificios. El cielo. Las ciudades. La ceniza
interminable. Nada es del todo real, sino oscuro y vago. No lo percibo igual que el otro.
Cada vez se me antoja menos real. El otro se está expandiendo, Ryan, se hace más y más
vívido. Grant dijo que era cosa de mi imaginación, pero no lo es. Es real. Más real que los
objetos de esta habitación.
—En ese caso, ¿por qué no lo vemos los demás?
—No lo sé. Ojalá pudieran. Deberías verlo, Ryan. Es hermoso. Una vez acostumbrado,
te gustaría. Cuesta un poco adaptarse.
Ryan reflexionó unos segundos.
—Escucha —dijo por fin—, quiero saber exactamente qué ves. ¿Siempre ves lo mismo?
—Sí, siempre lo mismo, pero con mayor intensidad.
—¿Qué es? ¿Qué es eso tan real que ves?
Jon no contestó. Parecía absorto en sus pensamientos. Ryan contempló a su hijo mientras
esperaba. ¿Qué pasaba por su mente? ¿Qué estaba pensando? Los ojos del muchacho se
cerraron de nuevo. Se estrujó las manos hasta que los dedos perdieron el color. Se había
marchado de nuevo a su mundo particular.
—Sigue —dijo Ryan en voz alta.
Así que el chico veía visiones. Visiones de una realidad extrema. Como en la Edad Media.
Su propio hijo. Qué irónico. Justo cuando parecía que habían desterrado del hombre esa
tendencia, su eterna incapacidad de enfrentarse a la realidad. El sueño eterno. ¿La ciencia
no podría realizar jamás su ideal? ¿El hombre preferiría siempre la ilusión a la realidad?
Su propio hijo. Regresión. Mil años perdidos. Fantasmas, dioses, demonios y el secreto
mundo interior. El mundo de la realidad extrema. Todas las fábulas, ficciones y metafísicas
que el hombre había utilizado durante siglos para sublimar su miedo, su terror al mundo.
Todos los sueños que había puesto en pie para esconder la verdad, el crudo mundo de la
realidad. Mitos, religiones, cuentos de hadas. Un mundo mejor, sin mácula. El paraíso.
Todo volvía, todo reaparecía, y en su propio hijo.
—Sigue —repitió Ryan, impaciente—. ¿Qué ves?
—Veo campos —dijo Jon—. Campos amarillos, tan brillantes como el sol. Campos y
parques. Parques inmensos. Verde mezclado con amarillo. Senderos para que la gente
pasee.
—¿Qué más?
—Hombres y mujeres. Con túnicas. Caminan por los senderos, entre los árboles. El aire
es fresco y agradable. El cielo, de un azul radiante. Pájaros. Animales. Los animales
deambulan por los parques. Mariposas. Océanos. Océanos tranquilos de aguas claras.
—¿No hay ciudades?
—No son como nuestras ciudades. No son iguales. La gente vive en los parques.
Pequeñas casas de madera esparcidas entre los árboles.
—¿Carreteras?
—Sólo senderos. Ni naves ni nada. Sólo se camina.
—¿Qué más ves?
—Eso es todo. —Jon abrió los ojos. Se había ruborizado. Sus ojos centelleaban y
bailaban—. Eso es todo. Ryan. Parques y campos amarillos. Hombres y mujeres con
túnicas. Y muchos animales. Los maravillosos animales.
—¿Cómo viven?
—¿Qué?
—¿Cómo vive la gente? ¿Qué les mantiene vivos?
—Cultivan cosas. En los campos.
—¿Eso es todo? ¿No tienen fábricas?
—Creo que no.
—Una sociedad agraria. Primitiva. —Ryan frunció el entrecejo—. Ni negocios ni
comercio.
—Trabajan en los campos. Y hablan de cosas.
—¿Les oyes?
—Muy débilmente. A veces, les oigo un poco, si me esfuerzo en escuchar. De todos
modos, no descifro ninguna palabra.
—¿De qué hablan?
—De cosas.
—¿Qué clase de cosas?
Jon hizo un gesto vago.
—Grandes cosas. El mundo. El Universo.
Se quedaron en silencio. Ryan gruñó. No dijo nada. Por fin, apartó el cigarrillo.
—Jon...
—¿Sí?
—¿Crees que lo que ves es real?
—Sé que es real —sonrió Jon.
—¿Qué significa real? —preguntó Ryan, clavando la vista en su hijo—. ¿En qué
sentido es real ese mundo del que hablas?
—Existe.
—¿Dónde existe?
—No lo sé.
—¿Aquí? ¿Existe aquí?
—No, aquí no.
—¿En otro lugar? ¿Muy lejos? ¿En otra parte del Universo de la que no tenemos
conocimiento?
—En otra parte del Universo no. No tiene nada que ver con el espacio. Está aquí. —Jon
agitó la mano en torno suyo—. Muy cerca. Está muy cerca. Lo veo a mi alrededor.
—¿Lo ves ahora?
—No. Va y viene.
—¿Deja de existir? ¿Sólo existe en ocasiones?
—No, siempre está presente, pero no siempre puedo entrar en contacto con él.
—¿Cómo sabes que siempre está presente?
—Lo sé.
—¿Por qué no puedo verlo yo? ¿Por qué eres el único que puede verlo?
—No lo sé. —Jon se frotó la frente, cansado—. No sé por qué soy el único que puede
verlo. Ojalá pudieras verlo. Ojalá lo viera todo el mundo.
—¿Cómo puedes demostrar que no es una alucinación? Careces de una prueba
válida. Cuentas sólo con t u s  sentidos internos, con tu estado de conciencia. ¿Cómo podría
presentarse para un a n á l i s i s  empírico?
—Tal vez no sea posible. No lo sé, ni me importa. No quiero presentarlo para un
análisis empírico.
Se hizo el silencio. El rostro de Jon estaba tenso y sombrío, y apretaba la mandíbula.
Ryan suspiró. Un callejón sin salida.
—Muy bien, Jon. —Se dirigió con lentitud hacia la puerta—. Hasta luego.
J o n  no dijo nada.
Ryan se detuvo ante la puerta y se volvió.
—Dices que tus visiones se están intensificando, ¿verdad? Cada vez, más vívidas.
Jon asintió.
Ryan reflexionó unos instantes. Por fin, levantó la mano. La puerta se apartó para
dejarle salir al pasillo.
Grant fue a su encuentro.
—Estuve mirando por el espejo. Se ha encerrado mucho en sí mismo, ¿eh?
—Resulta difícil hablar con él. Parece creer que esos ataques son una especie de
visiones.
—Lo sé. Me lo dijo.
—¿Por qué no me lo comunicó?
—No quería alarmarle más. Sé que está muy preocupado por él.
—Los ataques van de mal en peor. Dice que las visiones son más vívidas. Más
convincentes.
Grant afirmó con la cabeza.
Ryan, absorto en sus pensamientos, avanzó por el pasillo, seguido de Grant.
—Es difícil inclinarse por la línea de conducta más acertada. Los ataques le absorben cada
vez más. Empieza a tomárselos en serio. Están usurpando el puesto del mundo exterior. Y
además...
—Y, además, usted no tardará en marcharse.
—Ojalá conociéramos más a fondo los viajes por el tiempo. Nos puede pasar de todo. —
Ryan se acarició la mandíbula—. Quizá no volvamos. El tiempo es una fuerza poderosa.
No se han llevado a cabo auténticas exploraciones. Ignoramos por completo en qué nos
estamos metiendo.
Llegó al ascensor y se detuvo.
—Tendré que tomar una decisión ahora mismo. Debo hacerlo antes de marcharme.
—¿Una decisión?
Ryan entró en el ascensor.
—Ya le informaré más larde. Vigile a Jon constantemente de ahora en adelante. No se
aleje de él ni un momento. ¿Entiende?
Grant asintió.
—Entiendo. Quiere asegurarse que no salga de su habitación.
—Le llamaré esta noche o mañana. Ryan subió al tejado y entró en su nave interurbana.
Ya en pleno vuelo conectó la pantalla y tecleó el número de las oficinas de la Liga. Apareció
el rostro del monitor de la Liga.
—Oficinas.
—Póngame con el centro médico.
El monitor desapareció. Al cabo de unos momentos se materializó en la pantalla Walter
Timmer, el director médico. Sus ojos destellaron cuando reconoció a Ryan.
—¿En qué puedo serte út il,  Caleb?
—Quiero que tomes una ambulancia y a varios hombres preparados y vengas a Ciudad
Cuatro.
—¿Por qué?
—Te comenté el asunto hace varios meses. Supongo que lo recordarás.
La expresión de Timmer se alteró.
—¿Tu hijo?
—He tomado la decisión. No puedo esperar más. Está empeorando, y pronto
emprenderemos el viaje temporal. Quiero que se haga antes que yo me marche.
—Muy bien. —Timmer garrapateó una nota—. Haremos los preparativos de inmediato, y
enviaremos una nave para recogerle.
Ryan titubeó.
—¿Harán un buen trabajo?
—Por supuesto. James Pryor llevará a cabo la operación. —Timmer alargó la mano para
desconectar la pantalla—. No te preocupes, Caleb. Hará un buen trabajo. Pryor es el mejor
lobotomista del centro.
 
Ryan extendió el plano sobre la mesa y alisó los bordes.
—Es un plano temporal, ejecutado en forma de proyección espacial. De esta manera
veremos adonde vamos. Kastner miró por encima del hombro de Ryan.
—¿Deberemos ceñirnos al proyecto, apoderarnos de los documentos de
Schonerman..., o podremos explorar un poco?
—Sólo se prevé el proyecto, pero a fin de asegurarnos del éxito tendremos que
detenernos varias veces en este lado del continuo de Schonerman. Es posible que
nuestro mapa temporal sea i n s u f i c i e n t e ,  o que el propio impulso nos desvíe un poco.
El trabajo había concluido. Las últimas secciones se habían ajustado.
Jon se hallaba sentado en una esquina de la habitación, contemplándolo todo con
semblante inexpresivo. Ryan le miró.
—¿Qué te parece?
—Estupendo.
La nave temporal parecía un insecto achaparrado, cubierto de verrugas y
protuberancias. Una caja cuadrada con ventanas e innumerables torretas. Nada que
recordara a una nave.
—Adivino que te gustaría venir —dijo Kastner—. ¿Estoy en lo cierto?
Jon asintió levemente.
—¿Cómo te encuentras? —le preguntó Ryan.
—Muy bien.
Ryan examinó a su hijo. El chico había recobrado su color y casi toda su vitalidad
anterior. Las visiones, por supuesto, ya no existían.
—Quizá puedas venir la próxima vez —dijo Kastner. Ryan concentró de nuevo su
atención en el plano.
—Schonerman realizó la mayor parte de sus investigaciones entre el dos mil treinta y el
dos mil treinta y siete. Los resultados no fueron puestos en práctica hasta varios años más
tarde. Sólo se tomó la decisión de utilizar sus experimentos después de largas considera-
ciones. Los gobiernos estaban enterados de los peligros que existían.
—Pero no lo suficiente.
—No. —Ryan vaciló—. Y es posible que nosotros nos encontremos en la misma
situación.
—¿Qué quieres decir?
—El descubrimiento del cerebro artificial efectuado por Schonerman se perdió cuando la
última garra fue destruida. Nadie ha sido capaz de seguir sus pasos. Si recobramos sus
apuntes, tal vez pongamos a la sociedad en peligro. Tal vez resucitemos a los garras.
Kastner negó con la cabeza.
—No. La obra de Schonerman no estaba directamente relacionada con las garras. El
desarrollo de un cerebro artificial no implica un uso mortífero. Cualquier descubrimiento
científico puede ser u tilizado para destruir. Hasta la rueda fue empleada en los carros de
guerra asirios.
—Me lo imaginaba. —Ryan miró a Kastner—. ¿Estás seguro que la AISU no desea
utilizar el trabajo de Schonerman para fines mil i t a r e s ?  
—La A I S U  no es un gobierno, sino un monopolio industrial.
—Les proporcionaría ventajas muy duraderas.
—La AISU ya es bastante poderosa.
—Dejémoslo. —Ryan enrolló el plano—. Podemos empezar cuando queramos. Tengo
ganas de marcharme. Hemos trabajado en esto durante mucho tiempo.
—Estoy de acuerdo contigo.
Ryan se acercó a su hijo.
—Nos vamos, Jon. Volveremos pronto. Deséanos suerte.
—Mucha suerte.
—¿Te encuentras bien?
—Sí.
—Jon... Ahora te encuentras mejor, ¿verdad? ¿Mejor que antes?
—Sí.
—¿No estás contento de haber dejado atrás todos aquellos problemas?
—Sí.
Ryan, vacilante, apoyó la mano sobre el hombro de su hijo.
—Hasta pronto.
Ryan y Kastner subieron por la rampa hasta la escotilla de la nave temporal. Desde la
esquina, Jon les contempló en silencio. Algunos guardias de la Liga remoloneaban en la
entrada del laboratorio, observando los preparativos con escaso interés.
Ryan se detuvo ante la escotilla y llamó a un guardia.
—Vaya a buscar a Timmer.
El guardia se dirigió a cumplir la orden.
—¿Qué sucede? —preguntó Kastner.
—Quiero darle unas últimas instrucciones.
Kastner le miró con suspicacia.
—¿Últimas? ¿Qué pasa? ¿Crees que nos va a ocurrir algo?
—No. Simple precaución.
Timmer llegó corriendo.
—¿Te vas, Ryan?
—Todo está a punto. Nada nos lo impide.
Timmer ascendió por la rampa.
—¿Qué quieres?
—Quizá sea innecesario, pero siempre existe la posibilidad que algo vaya mal. En caso
que la nave no reaparezca en la fecha que he acordado con los miembros de la Liga...
—Quieres que me ocupe de Jon.
—Exacto.
—No te preocupes.
—Lo sé, pero ahora me siento más tranquilo. A l g u i e n  tendrá que cuidar de él.
Ambos desviaron la mirada hacia el muchacho silencioso e inexpresivo que estaba
sentado en una esquina del laboratorio. Jon tenía la v i s t a  clavada en el frente, el rostro vago,
los ojos carentes de bril l o .  La vida le había abandonado.
—Buena suerte —les deseó Timmer. Ryan y él se estrecharon las manos—. Espero que
todo vaya bien.
Kastner se introdujo en la nave y dejó en el suelo el maletín. Ryan le siguió, cerró y
aseguró la escotilla. Cerró herméticamente el pestillo interior. Se encendió una batería de
luces automáticas. La atmósfera adaptada empezó a invadir la cabina.
—Aire, luz, calor —dijo Kastner. Miró por la portilla a los guardias de la Liga—. Cuesta
creerlo. Dentro de unos minutos todo esto desaparecerá. Este edificio, los guardias, todo.
Ryan tomó asiento ante el tablero de control y desplegó el plano temporal. Lo sujetó,
cruzando la superficie con los extremos de los cables conectados al tablero.
—Tengo la intención de efectuar varias paradas de observación durante el trayecto, a
fin de examinar algunos acontecimientos del pasado relacionados con nuestro trabajo.
—¿La guerra?
—Sobre todo. Me interesa ver a las garras en acción. En un tiempo controlaron por
completo la Tierra, según indican los archivos del Ministerio de la Guerra.
—No nos acerquemos demasiado, Ryan.
—No tomaremos tierra —rió Ryan—. Efectuaremos nuestras observaciones desde el
aire. El único contacto directo será con Schonerman.
Ryan cerró el circuito de potencia. La energía fluyó por toda la nave y alimentó los
medidores e indicadores del tablero de control. Las agujas saltaron indicando la carga.
—Hemos de fijarnos especialmente en nuestra energía máxima —explicó Ryan—. Si
sobrepasamos la carga ideal de ergios temporales, la nave no podrá abandonar el flujo
temporal. Seguiremos retrocediendo al pasado sin cesar, acumulando una carga cada vez
mayor.
—Una enorme bomba.
—Exacto. —Ryan ajustó los controles. Las lecturas de medición cambiaron—. Allá
vamos. Afírmate fuerte.
Soltó los controles. La nave se estremeció al polarizarse y se deslizó en el flujo
temporal. Los estabilizadores y las protuberancias cambiaron de posición, ajustados a la
tensión. Los relés se cerraron, oponiendo resistencia a la corriente que fluía en torno a
ellos.
—Es como el océano —murmuró Ryan—. La energía más potente del Universo. La
gran dinámica que impulsa todo movimiento. El Motor Primordial.
—Tal vez en otros tiempos se pensaba en Dios de esta manera.
Ryan asintió. La nave vibraba a su alrededor. Una mano gigantesca les aferraba, un puño
inmenso que se iba cerrando en silencio. Se movían. Los hombres y edificios que se
divisaban tras la portilla empezaban a oscilar, dejaban de existir a medida que la nave
abandonaba la fase del presente internándose más y más en el flujo temporal.
—No durará mucho —murmuró Ryan.
De repente, la escena se desvaneció. Ya no había nada. Nada a sus espaldas.
—No estamos en fase con objetos espacio-temporales —explicó Ryan—. Hemos
desaparecido del Universo. En este momento, existimos en el no-tiempo. No hay continuo
en el que proceder.
—Confío en que podamos regresar. —Kastner, nervioso, clavaba la vista en la
portilla—. Me siento como el primer hombre que bajó en un submarino.
—Eso fue durante la guerra de la independencia. El piloto hacía girar una manivela, que
impulsaba el submarino. El otro extremo de la manivela era una hélice.
—¿Llegó muy lejos?
—No. Se deslizó bajo una fragata inglesa y abrió un agujero en el casco de la fragata.
Kastner echó una ojeada al casco de la nave, que vibraba y resonaba a causa de la
presión.
—¿Qué ocurriría si se produjera una brecha en la nave?
—Nos desintegraríamos; nos disolveríamos en el flujo que nos rodea. —Ryan encendió
un cigarrillo—. Pasaríamos a formar parte del flujo temporal. Nos moveríamos adelante y
atrás eternamente, de un extremo a otro del Universo.
—¿Extremo?
—El tiempo tiene un final. El tiempo fluye en ambas direcciones. Ahora estamos
retrocediendo, pero la energía ha de moverse en ambos sentidos a fin de conservar el
equilibrio. De lo contrario, se concentraría una enorme cantidad de ergios temporales en
un continuo concreto, y el resultado sería catastrófico.
—¿Crees que todo ello está animado de algún propósito? Me pregunto cuál fue el origen
del flujo temporal.
—Tu pregunta carece de sentido. Las cuestiones de finalidad o propósito carecen de
validez objetiva. No pueden ser reducidas a n i n g u n a  forma de investigación empírica.
Kastner se sumió en el silencio. Se tiraba de la manga con nerviosismo, sin dejar de
mirar por la portilla.
Los cables se movían sobre el mapa temporal trazando una línea desde el presente
hasta el pasado. Ryan examinó el movimiento de los cables.
—Estamos llegando a la etapa final de la guerra. Voy a modificar la fase de la nave para
sacarla del flujo temporal.
—¿Volveremos al Universo?
—Entre objetos. En un continuo concreto.
Ryan aferró el interruptor de energía y respiró profundamente. La nave había superado
la primera prueba importante. Habían penetrado en el flujo temporal sin el menor
problema. ¿Podrían salir con la misma facilidad? Accionó el interruptor.
La nave saltó. Kastner se tambaleó y tuvo que apoyarse en la pared. Un cielo gris se
retorció y osciló al otro lado de la portilla. Una vez producidos los ajustes, la nave se
estabilizó. La Tierra giraba bajo sus pies, a medida que la nave recobraba el equilibrio.
Kastner corrió hacia la portilla para echar un vistazo. Volaban a unas decenas de metros
de la superficie, paralelos al suelo. La ceniza gris se extendía en todas direcciones,
interrumpida a intervalos por montones de escoria. Ruinas de ciudades, edificios, muros. Res-
tos de material militar. Nubes de ceniza flotaban en el cielo oscureciendo el sol.
—¿Todavía sigue la guerra? —preguntó Kastner.
—La Tierra continúa en poder de las garras. Podremos verlas. Ryan elevó la nave
temporal para ampliar el campo visual. Kastner examinó el terreno.
—¿Qué pasará si disparan contra nosotros?
—Huiremos al flujo temporal.
—Podrían capturar la nave y utilizarla para viajar al presente.
—Lo dudo. En esta fase de la guerra, las garras estaban muy ocupadas luchando entre
ellas.
A su derecha corría una carretera tortuosa, que desaparecía en la ceniza y reaparecía
poco después. Cráteres de bombas la cortaban en algunos puntos. Algo se acercaba
lentamente por ella.
— A l l í  —señaló Kastner—, en la carretera. Una especie de columna.
Ryan maniobró la nave. Los dos escudriñaron la carretera. Una columna de color pardo
oscuro desfilaba con determinación. Hombres, una columna de hombres que avanzaba en
silencio por la llan u r a  de ceniza.
—¡Son idénticos! —dijo Kastner con voz entrecortada—. ¡Todos son iguales!
Estaban viendo una columna de garras. Los robots, como soldaditos de plomo,
avanzaban a través de la ceniza gris. Ryan contuvo el aliento. Esperaba presenciar un
espectáculo parecido, por supuesto. Sólo había cuatro tipos de garras. Los que ahora
contemplaba habían salido de la misma fábrica subterránea, del mismo molde. Cincuenta o
sesenta robots, réplicas de hombres jóvenes, desfilaban tranquilamente. Andaban muy
despacio. Sólo tenían una pierna.
—Habrán luchado entre ellos —murmuró Kastner.
—No. Este tipo era así. El Soldado Herido. Se construyeron para engañar a los
centinelas e infiltrarse en los bunkers.
La visión de aquella silenciosa columna de hombres idénticos era abominable. Cada
soldado se apoyaba en una muleta. Hasta éstas eran idénticas. Kastner sintió náuseas,
asqueado.
—Desagradable, ¿verdad? —dijo Ryan—. Menos mal que la raza humana huyó a la
Luna.
—¿Los robots no salieron en su persecución?
—Unos cuantos, pero para entonces ya habíamos identificado a los cuatro tipos y les
esperábamos. —Ryan aferró la palanca de potencia—. Sigamos.
—Espera. —Kastner levantó la mano—. Va a ocurrir algo.
Un grupo de figuras descendía rápidamente por la ladera de una colina, a la derecha de
la carretera. Ryan soltó el interruptor y aguardó. Las figuras eran idénticas. Mujeres.
Mujeres uniformadas, calzadas con botas, que avanzaban con sigilo hacia la columna que
desfilaba por la carretera.
—Otra variedad —comentó Kastner.
De pronto, la columna de soldados se detuvo. Se dispersaron en todas direcciones.
Algunos tropezaron y cayeron, soltando las muletas. Las mujeres irrumpieron en la
carretera. Eran esbeltas y jóvenes, de cabello y ojos oscuros. Un Soldado Herido abrió
fuego. Una mujer rebuscó en su cinturón y lanzó algo.
—Qué... —musitó Kastner.
Se produjo un súbito fogonazo. Una nube de l u z  blanca surgió del centro de la carretera,
expandiéndose en todas direcciones.
—Una especie de granada —dijo Ryan.
—Será mejor que nos larguemos de aquí.
Ryan tiró de la palanca. La escena empezó a oscilar. Se desvaneció de repente.
—Gracias a Dios que ha terminado —suspiró Kastner—. De modo que así era la
guerra.
—La segunda parte. La más larga. Garra contra garra. Menos mal que se pusieron a
pelear entre sí. Menos mal para nosotros, claro.
—¿Dónde vamos ahora?
—Haremos otra parada de observación en los primeros tiempos de la guerra. Antes que
comenzaran a utilizarse las garras.
—¿Y después Schonerman?
Ryan apretó la mandíbula.
—Exacto. Una parada más, y después Schonerman.
Ryan ajustó los controles. Las agujas indicadoras se movieron con rapidez. Los cables
trazaron un camino sobre el plano.
—No falta mucho —murmuró Ryan. Aferró la palanca y dispuso los relés—. Esta vez
procederemos con más cuidado. Habrá más actividad bélica.
—Tal vez ni siquiera deberíamos...
—Quiero verlo. Era el hombre contra el hombre. La Región Soviét i c a  contra las Naciones
Unidas. Tengo curiosidad por ver cómo era.
—¿Y si nos descubren?
—Nos iremos a toda máquina.
Kastner no dijo nada. Ryan manipuló los controles. Pasó el tiempo. La brasa del cigarrillo
de Ryan quemó el borde del tablero. Por fin, se incorporó.
—Allá vamos. Prepárate. —Giró el conmutador.
Bajo sus pies se extendían llanuras verdes y marrones, salpicadas de cráteres de
bombas. Dejaron atrás una ciudad. Estaba ardiendo. Altas columnas de humo se elevaban
hacia el cielo. En las carreteras se movían puntos negros; vehículos y gente que huía.
—Un bombardeo —dijo Kastner—. Reciente.
La ciudad desapareció y se encontraron sobre campo abierto. Camiones militares
pasaban a toda velocidad. La mayor parte de la tierra se veía intacta. Algunos granjeros
seguían trabajando en los campos. Se tiraron al suelo cuando la nave temporal pasó sobre
ellos.
Ryan escudriñó el cielo.
—Atención.
—¿Un vehículo aéreo?
—No estoy seguro de dónde estamos. Desconozco el emplazamiento de ambos
bandos. Tanto podríamos estar en territorio de las Naciones Unidas como de los Soviéticos.
—Ryan asió con fuerza la palanca.
Aparecieron dos puntos en el cielo azul. Fueron aumentando de tamaño. Ryan los
observó con suma atención. Kastner, detrás de él emitió un gruñido nervioso.
—Ryan, será mejor...
Los puntos se separaron. La mano de Ryan se cerró sobre la palanca de potencia. La
cerró. Los puntos pasaron de largo mientras la escena se desvanecía. Después, sólo vieron
una cortina gris en el exterior.
En sus oídos todavía resonaba el rugido de los aviones.
—Por poco —dijo Kastner.
—Sí. No perdieron el tiempo.
—Espero que no desees parar más.
—No. Se acabaron las paradas de observación. Dediquémonos al proyecto. Nos
encontramos cerca de la franja temporal de Schonerman. Empezaré a disminuir la velocidad
de la nave. Será un momento crítico.
—¿Crítico?
—Localizar a Schonerman traerá problemas. Hemos de acertar en su continuo con toda
exactitud, tanto en el tiempo como en el espacio. Es posible que esté custodiado. En
cualquier caso, no nos concederán mucho tiempo para explicar quiénes somos. —Ryan dio
un pequeño golpe sobre el plano temporal—. Y siempre cabe la posibilidad que la
información del plano sea incorrecta.
—¿Cuánto falta para que entremos en fase con el continuo de Schonerman?
Ryan consultó su reloj.
—Unos cinco o diez minutos. Prepárate para salir de la nave. Haremos parte del camino a
pie.
 
Era de noche. No se oía nada; reinaba un silencio total. Kastner aplicó el oído al casco de
la nave.
—Nada.
—Yo tampoco oigo nada.
Ryan. con cuidado, desbloqueó la escotilla. La abrió, aferró con fuerza su pistola. Escrutó
las tinieblas.
El aire era fresco y reconfortante. Olía a toda clase de cultivos. Árboles y flores. Respiró
profundamente. No veía nada. La oscuridad lo invadía todo. A lo lejos, un grillo chirrió.
—¿Has oído eso? —preguntó Ryan.
—¿Qué ha sido?
—Un insecto.
Ryan bajó precavidamente. La tierra era blanda. Su vista empezaba a acostumbrarse a la
oscuridad. Algunas estrellas titilaban en lo alto. Distinguió árboles, un bosque. Y
detrás de los árboles una verja alta.
Kastner le siguió.
—Y ahora, ¿qué?
— B a j a  la voz. —Ryan indicó la verja—. Tomaremos esa dirección. Parece un edificio.
Cruzaron el campo en dirección a la verja. Al llegar, Ryan apuntó su pistola, pero
graduó la carga al mínimo. La verja se derrumbó chamuscada y el alambre adquirió una
tonalidad rojiza.
Ryan y Kastner pasaron por encima de la verja. Divisaron un lado del edificio; era de
hierro y hormigón. Ryan se lo indicó a K a s t n e r  con un gesto de la cabeza.
—Tendremos que proceder con rapidez. Y sin hacer ruido.
Se acuclilló, tomó aliento y se puso a correr, seguido de Kastner. Atravesaron el terreno
hasta llegar al edificio. Distinguieron una ventana frente a ellos, y luego una puerta.
Ryan cargó con todo su peso sobre la puerta.
La puerta se abrió y Ryan se precipitó en el interior, tambaleante. Vislumbró una serie
de rostros estupefactos, hombres que se ponían en pie de un salto.
Ryan disparó y barrió la habitación con su pistola. Brotaron llamas por todas partes.
Kastner disparó también desde atrás. Se movían formas entre el fuego, tenues siluetas
que caían y rodaban.
Las llamas se apagaron. Ryan avanzó pasando por encima de restos carbonizados. Un
barracón. Literas, fragmentos de una mesa. U n a  lámpara caída y una radio.
Ryan examinó a la luz de la lámpara un mapa de campaña sujeto a la pared con
alfileres. Recorrió el plano con el dedo, enfrascado en sus pensamientos.
—¿Estamos lejos? —preguntó Kastner, de pie junto a la puerta con la pistola
preparada.
—No. A unos cuantos kilómetros.
—¿Cómo llegaremos a nuestro destino?
—En la nave temporal. Es más segura. Hemos tenido suerte. Podría haber estado al
otro lado del mundo.
—¿Habrá muchos guardias?
—Te lo diré cuando lleguemos. —Ryan se acercó a la puerta—. Vamos. Tal vez alguien
nos haya visto.
Kastner tomó unos cuantos periódicos de la mesa destrozada.
—Me los llevaré. Quizá nos sirvan de algo.
—Buena idea.
Ryan posó la nave en una hondonada que separaba dos colinas. Desplegó los
periódicos y los examinó.
—Hemos llegado antes de lo que pensaba. Unos pocos meses, suponiendo que sean
recientes. —Señaló el papel—. Aún no se ha v u e l to amarillo. Debe ser de ayer o anteayer.
—¿Cuál es la fecha?
—Veintiuno de septiembre del dos m i l  treinta. Kastner miró por la portilla.
—El sol saldrá pronto. El cielo empieza a aclarar.
—Tendremos que actuar con rapidez.
—Tengo algunas dudas. ¿Qué debo hacer?
—Schonerman vive en un pueblo que hay detrás de esta colina. Estamos en Estados
Unidos. En Kansas. Esta zona se halla rodeada de tropas; un círculo de nidos de
ametralladoras y trincheras cubiertas. Estamos en el interior del perímetro. En este
continuo, prácticamente nadie conoce a Schonerman. Sus investigaciones no han sido
publicadas. En este momento, trabaja en un amplio programa de investigación promovido
por el gobierno.
—Por tanto, no goza de ninguna protección especial.
—Más tarde, cuando su trabajo caiga en manos del gobierno, le protegerán día y noche.
Le encerrarán en un laboratorio subterráneo, sin dejarle subir a la superficie. Es el
investigador más valioso del país. Pero ahora...
—¿Cómo le reconoceremos?
Ryan tendió a Kastner un puñado de fotografías.
—Este es Schonerman. Todas las fotografías que han llegado hasta nosotros.
Kastner examinó las fotos. Schonerman era un hombrecillo que utilizaba gafas de
concha. Sonreía tímidamente a la cámara; un hombre delgado y nervioso de frente
prominente. Tenía las manos bonitas, los dedos largos y ahusados. En una fotografía
estaba sentado ante su escritorio, con una pipa al lado, y se cubría el pecho con un jersey
de lana sin mangas. En otra se encontraba sentado con las piernas cruzadas, tenía un gato
atigrado sobre el regazo y una jarra de cerveza frente a él.
Una antigua jarra alemana esmaltada con escenas de caza y letras góticas.
—Así que éste es el hombre que inventó las garras, o llevó a cabo el trabajo de
investigación.
—Éste es el hombre que puso las bases para el primer cerebro artificial práctico.
—¿Sabía que iban a u t ilizar su trabajo para fabricar las garras?
—Al principio no. Los informes señalan que Schonerman se ent er ó cuando soltaron la
primera remesa de garras. Las Naciones Unidas estaban perdiendo la guerra. Los
Soviéticos llevaban ventaja debido a sus ataques por sorpresa. Las garras fueron saludadas
como un éxito del desarrollo occidental. Durante un tiempo pareció que iban a inclinar la
balanza de la guerra.
—Y después...
—Y después, las garras empezaron a fabricar sus propias variedades y a atacar por
igual a Soviéticos y Occidentales. Los únicos humanos que sobrevivieron fueron los que
se encontraban en la base de las Naciones Unidas situada en la Luna. Unas escasas do-
cenas de millones.
—Menos mal que las garras empezaron a luchar entre sí.
—Schonerman fue testigo del pleno desarrollo de su obra hasta las últimas fases. Dicen
que vivía amargado.
Kastner le devolvió las fotos.
—¿Y dices que no se halla bajo vigilancia especial?
—En este continuo no. Como cualquier otro investigador. Es jove n .  En este continuo
sólo tiene veinticinco años. No lo olvides.
—¿Dónde le encontraremos?
—El proyecto gubernamental tiene su sede en lo que antes era una escuela. La mayor
parte del trabajo se realiza en la superficie. Aún no se han construido los grandes enclaves
subterráneos. Los investigadores viven en unos barracones, a medio kilómetro de los
laboratorios. —Ryan consultó su reloj—. Lo mejor será echarle el guante cuando empiece a
trabajar en su mesa del laboratorio.
—¿No lo haremos en los barracones?
—Todos sus documentos los guarda en el laboratorio. El gobierno no permite que salga
ningún escrito. Todos los trabajadores son registrados cuando se marchan. —Ryan tocó su
chaqueta con cautela—. Hemos de ir con cuidado. Schonerman no debe sufrir el menor
daño. Sólo queremos sus papeles.
—¿No emplearemos nuestros desintegradores?
—No. No podemos correr el riesgo de herirle.
—¿Estás seguro que guarda los papeles en su mesa de trabajo?
—Tiene prohibido tajantemente sacarlos. Sabemos con exactitud dónde encontrar lo
que queremos. Los papeles sólo pueden estar en un sitio.
—Sus medidas de seguridad obran en nuestro favor.
—Exactamente —murmuró Ryan.
 
Ryan y Kastner se deslizaron colina abajo, corriendo entre los árboles. La tierra era
dura y fría. Desembocaron en la periferia de la ciudad. Las escasas personas que ya
estaban levantadas caminaban con parsimonia por la calle. La ciudad no había sufrido
bombardeos. No se percibían daños de ningún tipo. Todavía. Las ventanas de las tiendas
estaban protegidas con tablas, y enormes flechas indicaban los refugios subterráneos.
—¿Qué llevan puesto? —preguntó Kastner—. Hay gente que lleva algo en la cara.
—Máscaras antibacterias. Vamos.
Ryan aferró su pistola desintegradora. Ambos siguieron adelante. Nadie les prestó
atención.
—Dos personas uniformadas más —dijo Kastner.
—Nuestra baza principal es la sorpresa. Nos hemos infiltrado en su muralla defensiva.
Patrullas aéreas vigilaban la aparición de naves soviéticas. Ningún agente soviético puede
ser lanzado en paracaídas. En cualquier caso, este laboratorio de investigación es de
poca importancia, y está en el centro de los Estados Unidos. Los agentes soviéticos no
tienen motivos para v e n i r  aquí.
—Pero habrá guardias.
—Todo está custodiado. Todo tipo de instalaciones científicas y laboratorios de
investigación.
La escuela se alzaba frente a ellos. Algunos hombres se acercaban a la puerta. El
corazón de Ryan se aceleró. ¿Sería Schonerman uno de ellos?
Los hombres fueron entrando uno a uno. Un guardia con casco y uniforme verificaba
sus placas. Algunos llevaban máscaras antibacterias y sólo se veían sus ojos.
¿Reconocería a Schonerman? ¿Y si portaba máscara? El miedo atenazó a Ryan de
repente. Si Schonerman llevaba máscara, no se distinguiría de los demás.
Ryan sacó su pistola e indicó con un gesto a Kastner que le imitara. Sus dedos se
crisparon sobre el forro del bolsillo de la chaqueta. Cristales de gas adormecedor. Nadie
estaba inmunizado todavía contra el gas adormecedor. No se había descubierto hasta un
año después. El gas sumiría a la gente situada dentro de un perímetro de varias decenas de
metros en diferentes fases de sueño. Era un arma impredecible y engañosa..., pero
perfecta para esta situación.
—Estoy dispuesto —murmuró Kastner.
—Aún no. Hemos de esperarle a él.
Aguardaron. El sol se elevó y empezó a caldear la tierra. Aparecieron más
investigadores, subiendo por el sendero hasta entrar en el edificio. Echaban nubes de
vapor por la boca y se frotaban las manos. Ryan empezó a ponerse nervioso. Un guardia
tenía la v i s t a  f i j a  en Kastner y en él. Si entraba en sospechas...
Un hombrecillo cubierto con un grueso abrigo y provisto de gafas de concha trotaba por
el sendero en dirección al edificio.
Ryan se puso en tensión. ¡Schonerman! Schonerman mostró su placa al guardia. Entró
en el edificio como una exhalación, despojándose de sus mitones. Sucedió en un segundo.
Un joven nervioso que se dirigía a trabajar. A concentrarse en sus papeles.
—Vamos —dijo Ryan.
Kastner y él avanzaron. Ryan extrajo los cristales del forro del bolsillo. Los notó duros y fríos
en la mano. Como diamantes. El guardia observó sus movimientos, tenía el fusil dispuesto y
el rostro impenetrable. Les estaba examinando. Nunca les había visto. Ryan, al mirar a la
cara del guardia, leyó sus pensamientos sin la menor dificultad.
Ryan y Kastner se detuvieron con tranquilidad.
—Identifíquense.
El guardia no se movió.
—Aquí tiene nuestras credenciales —dijo Ryan.
Sacó la mano del bolsillo de la chaqueta y trituró los cristales.
Los músculos del guardia se relajaron, igual que su rostro, y cayó al suelo como un
saco. El gas se esparció. Kastner atravesó el umbral y miró a su alrededor; los ojos le
brillaban de excitación.
El edificio no era muy grande. Había mesas y material de laboratorio por todas partes.
Los trabajadores estaban tendidos como bultos informes en el suelo, con los brazos y
piernas extendidos y la boca abierta.
—De prisa.
Ryan adelantó a Kastner y atravesó corriendo el laboratorio. Schonerman se había
derrumbado sobre su mesa de trabajo, en el extremo más alejado de la habitación. Su
cabeza descansaba sobre la superficie metálica. Se le habían caído las gafas. Tenía los ojos
abiertos. Sus papeles estaban fuera del cajón. El candado y la llave seguían sobre la
mesa. Sujetaba los papeles con las manos, unidas bajo la cabeza.
Kastner se precipitó hacia Schonerman y le arrebató los papeles, que guardó en el
maletín.
—¡Tómalos todos!
—Ya está. —Kastner abrió el cajón y tomó los documentos que quedaban—. No falta ni
uno.
—Vámonos. El gas no tardará en disiparse. Corrieron hacia la entrada. Algunos
trabajadores estaban tendidos ante la puerta.
—De prisa.
Huyeron por la única calle de la ciudad. La gente les miraba con asombro. Kastner
jadeaba, f a l t o  de a l i e n t o ,  sin soltar el maletín.
—Me..., me ahogo.
—No te pares.
Rebasaron la periferia de la ciudad y se dirigieron hacia la colina. Ryan corría entre los
árboles con el cuerpo echado hacia adelante, sin mirar atrás. Algunos trabajadores
empezaban a recobrar el sentido. Otros guardias se encaminaban hacia la zona. No tarda-
rían mucho en dar la alarma.
Una sirena chilló a sus espaldas.
—Ya vienen.
Ryan se detuvo en lo alto de la colina para esperar a Kastner. La calle principal estaba
atestada de hombres que surgían de los bunkers subterráneos. Aullaron más sirenas, con
su lúgubre sonido.
—¡Abajo!
Ryan descendió corriendo la colina en dirección a la nave temporal, resbalando y
patinando en la tierra seca. Kastner, sin aliento, le seguía como podía. Los oficiales de los
soldados que les perseguían no cesaban de gritar órdenes.
Ryan llegó a la nave. Agarró a Kastner y le empujó al interior.
—¡Cierra la escotilla! ¡Ciérrala!
Ryan se lanzó hacia el tablero de control. Kastner dejó caer el maletín y tiró de la
escotilla. Un grupo de soldados apareció en la cumbre de la colina. Descendieron a toda
velocidad, empezando a disparar.
—¡Agáchate! —ladró Ryan. Las balas se estrellaron contra el casco de la nave—.
¡Agáchate!
Kastner disparó con su pistola desintegradora. Una oleada de llamas ascendió por la
ladera hacia los soldados. La escotilla se cerró con un ruido ensordecedor. Kastner giró los
pestillos y aseguró la cerradura interior.
—Preparado. Todo preparado.
Ryan movió la palanca de potencia. Afuera, los soldados supervivientes se debatían
entre las llamas. Ryan vio sus rostros a través de la portilla, abrasados y chamuscados por
la descarga.
Un hombre levantó su fusil con torpeza. La mayoría habían caído al suelo y pugnaban por
incorporarse. Mientras la escena se desvanecía vio que uno reptaba a cuatro patas. Sus
ropas ardían. Brotaba humo de sus brazos y hombros. Su rostro se retorcía de dolor.
Extendió la mano hacia la nave, hacia Ryan. Sus manos temblaban y su cuerpo se
arqueaba.
R y a n ,  de súbito, se quedó petrificado.
Seguía mirando fijamente cuando la escena desapareció y no se vio nada. Nada en
absoluto. Las agujas de lectura cambiaron. Los brazos se movieron lentamente sobre el
plano, trazando líneas.
Ryan, en el último momento, había mirado la cara del hombre, la cara retorcida de
dolor. Las facciones deformadas, contorsionadas. Había perdido las gafas de concha. Pero
no existía duda: era Schonerman.
Ryan se sentó, mesándose el cabello con su mano temblorosa.
—¿Estás seguro? —preguntó Kastner.
—Sí. Se habrá despertado en seguida. Afecta de manera diferente a cada persona. Y se
hallaba en el extremo más alejado del laborat o r i o .  Habrá salido en nuestra persecución.
—¿Estaba malherido?
—No lo sé.
Kastner abrió su maletín.
—En cualquier caso, aquí están los documentos.
Ryan asintió, sin apenas escucharle. Schonerman herido, abrasado, sus ropas ardiendo.
No estaba previsto en el plan.
Pero, sobre todo, ¿era un hecho histórico?
Por primera vez empezaba a intuir las ramificaciones de lo que habían hecho. Su única
preocupación se había centrado en apoderarse de los papeles de Schonerman, para que
la AISU pudiera hacer uso del cerebro artificial. El descubrimiento de Schonerman, bien
empleado, sería de gran utilidad en la renovación de la destrozada Tierra. Ejércitos de
robots-obreros recultivarían y reconstruirían. Un ejército mecánico que devolvería la fertilidad
a la Tierra. Los robots harían en una generación lo que los humanos tardarían muchísimos
años en conseguir. La Tierra renacería.
¿Habían introducido nuevos factores regresando al pasado? ¿Hab í a n  creado un nuevo
pasado? ¿Habían alterado un determinado equilibrio?
Ryan se levantó y empezó a recorrer la cabina a grandes zancadas.
—¿Qué pasa? —inquirió Kastner—. Tenemos los documentos.
—Lo sé.
—La AISU estará contenta. La Liga recibirá toda la ayuda que necesite de ahora en
adelante. Esto fortalecerá a la AISU definitivamente. Al fin y al cabo, fabricará los robots-
obreros. El fin del trabajo humano. Máquinas que trabajen la tierra en lugar de hombres.
Ryan asintió con la cabeza.
—Fantástico.
—Entonces, ¿dónde está el f a l l o ?  
—Me preocupa nuestro continuo.
—¿Qué te preocupa, en concreto?
Ryan se acercó al cuadro de mandos y examinó el plano temporal. La nave volvía al
presente. Los brazos trazaban el camino de regreso.
—Me preocupan los nuevos factores que hemos introducido en los continuos del
pasado. En los informes no consta que Schonerman fuera herido. No consta este episodio.
Tal vez haya puesto en marcha una cadena causal diferente.
—¿Como cuál?
—No lo sé, pero quiero averiguarlo. Vamos a detenemos ahora mismo para descubrir
los nuevos factores que hemos introducido. Ryan desvió la nave hacia el continuo
inmediatamente posterior al incidente de Schonerman. Era a principios de octubre, apenas
una semana después. Posó la nave en las tierras de un granjero, en las afueras de Des
Moines (Iowa), al anochecer. Una fría noche de otoño. Sintieron la tierra dura y quebradiza
bajo sus pies.
Ryan y Kastner se internaron en la ciudad. Kastner aferraba con fuerza su maletín. Des
Moines había sido bombardeada por los misiles teleguiados rusos. Casi todas las áreas
industriales estaban destrozadas. En la ciudad sólo quedaban soldados y trabajadores de
la construcción. La población civil había sido evacuada.
Los animales vagaban por las calles desiertas, buscando comida. Por todas partes se
veían cascotes y fragmentos de cristal. El frío y la desolación se habían adueñado de la
ciudad. Las secuelas de los incendios causados por las bombas se hacían patentes en las
calles. Los olores putrefactos de montones de basura se mezclaban con el de los
cadáveres abandonados en los cruces y en los solares, impregnando el aire otoñal.
Ryan robó una revista de noticias, Reseña Semanal. Estaba húmeda y cubierta de
moho. Kastner la ocultó en el maletín y regresaron a la nave temporal. Algunos soldados
pasaron junto a ellos, sacando armas y pertrechos de la ciudad. Nadie les detuvo.
Llegaron a la nave temporal, entraron y cerraron la escotilla. Los campos circundantes
estaban desiertos. La granja se había quemado, y las cosechas estaban mustias y
muertas. Los restos de un automóvil estaban abandonados a un lado del sendero. Un
grupo de feos cerdos husmeaba las ruinas de la granja, buscando algo para comer.
Ryan se sentó y abrió la revista. La examinó durante largo rato, volviendo las páginas
poco a poco.
—¿Algo interesante? —preguntó Kastner.
—Todo versa sobre la guerra. Se producen los primeros escarceos. Los rusos lanzan
misiles teleguiados. Las discobombas norteamericanas bombardean Rusia.
—¿Alguna mención de Schonerman?
—No he visto ninguna. Ocurren demasiadas cosas a la vez.
Ryan siguió leyendo la revista. Por fin, en una de las últimas páginas, encontró lo que
estaba buscando. Un pequeño artículo de un solo párrafo.
 
AGENTES SOVIÉTICOS SORPRENDIDOS
 
«Un grupo de agentes soviéticos que intentaba destruir un centro de investigaciones
gubernamental fue repelido por los centinelas y puesto en fuga a los pocos instantes. Los
agentes escaparon, después de intentar burlar a los guardias y penetrar en las
instalaciones del centro. Se hicieron pasar por agentes del FBI y trataron de penetrar
cuando empezaba a trabajar el turno de la mañana. Los guardias les interceptaron y
persiguieron. No se produjeron daños ni en los laboratorios ni en los aparatos. Dos
guardias y un trabajador resultaron muertos en el enfrentamiento. Los nombres de los
guardias...»
 
Ryan cerró la revista de un manotazo.
—¿Qué pasa? —se alarmó Kastner.
Ryan leyó el resto del artículo. Dejó la revista sobre la mesa y la empujó lentamente
hacia Kastner.
—¿Qué pasa? —Kastner buscó la página.
—Schonerman murió en el tiroteo. Nosotros le matamos. Hemos alterado el pasado.
Ryan se levantó y se acercó a la portilla. Encendió un cigarrillo y recobró en parte la
serenidad.
—Introdujimos nuevos factores y una línea nueva de acontecimientos. Es imposible
saber dónde acabará.
—¿Qué quieres decir?
—Es posible que otra persona descubra el cerebro artificial. Es posible que el cambio
se rectifique a sí mismo y el flujo temporal prosiga su curso normal.
—¿Cómo?
—No lo sé. Tal como están las cosas, nosotros le matamos y robamos sus documentos.
Es imposible que el gobierno se apodere de su trabajo. Ni siquiera sabrán que alguna vez
existió. A menos que lleve a cabo el mismo trabajo en la misma línea...
—¿Cómo lo sabremos?
—Tendremos que hacer más observaciones. Es la ú n i c a  manera de descubrirlo.
 
Ryan eligió el año 2051.
Las primeras garras habían aparecido en 2051. Los soviéticos estaban a punto de
ganar la guerra. Las Naciones Unidas lanzaron a las garras en un último y desesperado
intento de cambiar el curso de la guerra.
Ryan posó la nave temporal en lo alto de una colina. Una llanura plana, sembrada de
ruinas, alambradas y restos de armas, se extendía a sus pies.
Kastner abrió la escotilla y salió al exterior con cautela.
—Ten cuidado —le advirtió Ryan—. No te olvides de las garras. Kastner sacó su pistola
desintegradora.
—No lo olvidaré.
—En este período todavía eran muy pequeños, como de treinta centímetros de largo.
Metálicos. Se escondían en la ceniza. Los tipos humanoides aún no existían.
El sol se alzaba en el cielo. Era casi mediodía. El aire era caliente y sofocante. Nubes de
ceniza, empujadas por el viento, rodaban sobre la tierra.
Kastner se puso repentinamente en tensión.
—Mira. ¿Qué es eso? Se acerca por la carretera.
Un camión cargado de soldados, pesado y de color pardo, traqueteaba lentamente
hacia ellos. El camión se dirigía hacia la base de la loma. Ryan desenfundó la pistola
desintegradora, Kastner y él se prepararon.
El camión se detuvo. Algunos soldados saltaron al suelo y empezaron a subir por la
ladera.
—Prepárate —murmuró Ryan.
Los soldados se pararon a unos metros de distancia. Ryan y Kastner, silenciosos,
levantaron sus armas.
—Apártenlas —rió un soldado—. ¿No saben que la guerra ha terminado?
—¿Terminado?
Los soldados se tranquilizaron. Su jefe, un hombretón de cara roja, se secó el sudor de
la frente y se acercó a Ryan. Su uniforme estaba raído y sucio. Calzaba botas, rotas y
manchadas de ceniza.
—La guerra terminó hace una semana. ¡Vamos! Hay mucho que hacer. Les llevaremos
de vuelta.
—¿De vuelta?
—Estamos recorriendo todos los puestos de avanzada. ¿Se quedaron incomunicados?
—No —contestó Ryan.
—Pasarán meses antes que todo el mundo se entere que la guerra ha terminado.
Vengan con nosotros. No perdamos el tiempo charlando.
—¿Dice que la guerra ha terminado? —Ryan se revolvió inquieto—. Pero...
—Es estupendo. No habríamos aguantado mucho tiempo más. —El oficial dio unos
golpecitos a su cinturón—. ¿No tendrá por casualidad un cigarrillo?
Ryan extrajo el paquete y sacó los cigarrillos. Se los tendió al oficial y arrugó el
paquete con cuidado y lo devolvió a su bolsillo.
—Gracias. —El oficial distribuyó los cigarrillos entre sus hombres—. Sí, es estupendo.
Estábamos en las últimas.
—Las garras. ¿Qué ha pasado con las garras? —preguntó Kastner. El oficial frunció el
entrecejo.
—¿Cómo?
—¿Por qué ha terminado la guerra tan..., tan de repente?
—Una contrarrevolución en la Unión Soviética. Llevábamos meses lanzando en
paracaídas agentes y material. Sin embargo, no abrigábamos grandes esperanzas.
Estaban mucho más debilitados de lo que nadie sospechaba.
—Entonces, ¿es cierto que la guerra ha terminado?
—Por supuesto. —El oficial tomó a Ryan por el brazo—. Vámonos. Hay  trabajo que
hacer. Estamos intentando eliminar esta maldita ceniza para plantar cosas.
—¿Plantar? ¿Cosechas?
—Claro. ¿Qué plantaría usted?
—Quiero aclarar esto —dijo Ryan, soltándose—. La guerra ha terminado. Se acabaron
los combates. ¿Y dice que no sabe nada de las g a r r a s ,  un tipo de arma llamada garras?
El oficial frunció el ceño.
—¿A qué se refiere?
—Asesinos mecánicos. Robots utilizados como arma.
El círculo de soldados retrocedió un poco.
—¿De qué demonios está hablando?
—Explíquese mejor —dijo el oficial. Su expresión se había endurecido—. ¿Qué son
esas garras?
—¿No se ha desarrollado ningún arma de esas características?
Se hizo el silencio. Por f i n ,  intervino un soldado.
—Me parece que ya sé de qué habla —gruñó—. Se r ef ier e a la mina de Dowling.
—¿Cómo? —preguntó Ryan.
—Un físico inglés. Ha experimentado con minas artificiales, autogobernadas. Minas
robot. Sin embargo, las minas no podían repararse a sí mismas. Por eso el gobierno
abandonó el proyecto y, en su lugar, se volcó en el trabajo de propaganda.
—Por eso la guerra terminó —dijo el oficial, poniéndose en marcha—. Vamos.
Los soldados le siguieron, colina abajo.
—¿Vienen?
El oficial se detuvo, mirando a Ryan y a Kastner.
—Les seguiremos dentro de un rato —contestó Ryan—. Hemos de recoger nuestros
pertrechos.
—Muy bien. El campamento se encuentra a unos ochocientos metros de aquí. La gente
que ha vuelto de la Luna ha fundado un poblado.
—¿De la Luna?
—Empezamos a enviar unidades a la Luna, pero ahora ya no es necesario. Quizá sea
mejor así. ¿Quién demonios quiere marcharse de la Tierra?
—Gracias por los cigarrillos —gritó uno de los soldados que se agrupaban en la parte
posterior del camión.
El oficial se sentó al volante. El vehículo arrancó y continuó su camino, avanzando con
estruendo por la carretera.
Ryan y Kastner lo vieron alejarse.
—Entonces, la muerte de Schonerman no fue equilibrada —murmuró Ryan—. Un
pasado completamente nuevo...
—Me pregunto hasta qué punto influyó el cambio. Me pregunto si habrá afectado a
nuestro tiempo.
—Sólo hay una forma de averiguarlo.
—Quiero saberlo ya —afirmó Kastner—. Cuanto antes mejor. Vámonos.
Ryan asintió, absorto en sus pensamientos.
—Cuanto antes mejor.
Entraron en la nave temporal. Kastner dejó el maletín en el suelo. Ryan ajustó los
controles. El paisaje que veían por la portilla dejó de existir. Se hallaban de nuevo en el
flujo temporal, moviéndose hacia el presente.
—No puedo creerlo —dijo Ryan con expresión sombría—. Toda la estructura del
pasado cambiada. Toda una nueva cadena de acontecimientos creada, expandiéndose
por todos los continuos, alterando cada vez más nuestro curso.
—Por tanto, cuando volvamos, no será a nuestro presente. Es imposible predecir cuan
diferente será. Y todo deriva de la muerte de Schonerman. Un único incidente da origen a
una historia absolutamente nueva.
—No deriva de la muerte de Schonerman —le corrigió Ryan.  
—¿Qué quieres decir?
—No deriva de su muerte, sino de la perdida de sus papeles. Al morir Schonerman. el
gobierno no contó con un método efectivo de construir un cerebro artificial. Por tanto, las
garras nunca llegaron a existir.
—Es lo mismo.
—¿De veras?
Kastner levantó la vista al instante.
—Explícate.
—La muerte de Schonerman carece de importancia. La pérdida sus papeles es el factor
determinante. —Ryan señaló el maletín de Kastner—. ¿Dónde están los documentos? Ahí.
Nosotros los tenemos.
—Cierto —asintió Kastner.
—Podemos reconstruir la situación volviendo al pasado y entregando los papeles a
alguna organización gubernamental. Schonerman es insignificante. Lo que cuenta son los
papeles.
La mano de Ryan avanzó hacia la palanca de potencia.
—¡Espera! —dijo Kastner—. ¿No queríamos ver el presente? Sería interesante
comprobar los cambios introducidos en nuestro tiempo.
Ryan vaciló.
—Tienes razón.
—Después, decidiremos lo que hay que hacer. Si queremos devo l v e r  los documentos.
—Muy bien. Continuaremos hasta el presente y tomaremos una decisión.
Las cables que cruzaban el plano temporal casi habían vuelto a su posición anterior. Ryan
examinó el plano durante mucho rato, sin soltar la palanca. Kastner abrazaba el pesado maletín
de piel, apoyado en su regazo.
—Estamos a punto de llegar —dijo Ryan.
—¿A nuestro tiempo?
—Dentro de unos momentos. —Ryan se levantó y aferró la palanca—. Me pregunto qué
vamos a encontrar.
—Nos resultará todo bastante extraño, probablemente.
Ryan respiró profundamente y sintió el frío tacto del metal bajo sus dedos. ¿Sería muy
diferente su mundo? ¿Reconocerían algo? ¿Habría n  borrado de la existencia todo cuanto habían
conocido?
Una inmensa cadena se había puesto en acción, una ola gigantesca que recorría el
tiempo, alterando todos los continuos, repercutiendo en todos los tiempos futuros. La
segunda parte de la guerra nunca se había producido. La guerra terminó antes que las
garras se inventaran. El concepto de cerebro artificial jamás había sido llevado a la
práctica. La máquina bélica más poderosa nunca había existido. Las energías humanas se
habían volcado en reconstruir el planeta.
Los indicadores y cuadrantes vibraban alrededor de Ryan. Dentro de unos segundos
estarían de vuelta. ¿Cómo sería la Tierra? ¿Quedaría algo igual?
Las Cincuenta Ciudades. Probablemente no existirían. Jon, su hijo, sentado en silencio en
su sala de lectura. La AISU. El gobierno. La Liga, sus laboratorios y oficinas, sus edificios,
pistas de aterrizaje situadas en los tejados, y los guardias. Toda la compleja estructura
social. ¿Habrían desaparecido sin dejar huella? Tal vez.
—¿Qué vamos a encontrar en lugar de lo que dejamos?
—Lo sabremos dentro de un minuto —murmuró Ryan.
—Ya falta poco. —Kastner se levantó y caminó hacia la portilla—. Quiero verlo. Será un
mundo desconocido.
Ryan apretó la palanca de potencia. La nave dio un salto y abandonó el flujo temporal.
Mientras la nave se enderezaba, algo giraba a toda velocidad al otro lado de la portilla. Los
controles de la gravedad automática se ajustaron. La nave volaba sobre la superficie del
suelo.
Kastner dio un respingo.
—¿Has visto algo? —preguntó Ryan, controlando la velocidad de la nave—. ¿Qué hay
ahí afuera?
Al cabo de unos segundos, Kastner se apartó de la portilla.
—Muy interesante. Echa un vistazo.
—¿Qué hay ahí afuera?
Kastner se sentó lentamente y recogió su maletín.
—Esto inaugura una nueva línea de pensamiento.
Ryan se acercó a la portilla y miró afuera. La Tierra se extendía bajo la nave, pero no
era la Tierra de la que habían partido.
Campos, interminables campos amarillos. Y parques. Parques y campos amarillos.
Cuadrados verdes entre el amarillo, que se alejaban hasta perderse de vist a.  Nada más.
—No hay ciudades —dijo Ryan con voz ronca.
—No. ¿Te acuerdas? La gente vive en el campo, o pasea por los parques. Discute
sobre la naturaleza del Universo.
—Es lo que Jon veía.
—Tu h i j o  fue extremadamente preciso.
Ryan movió los controles: tenía el rostro demudado. No podía pensar. Se sentó y
activó los rezones de aterrizaje. La nave cayó en picada hasta sobrevolar los campos.
Hombres y mujeres levantaron la vista, estupefactos. Hombres y mujeres vestidos con
túnicas.
Pasaron sobre un parque. Un rebaño de animales huyó aterrorizado. Parecían ciervos.
Éste era el mundo que su hijo había visto. Ésta era su visión. Campos y parques, y
hombres y mujeres ataviados con largas túnicas flotantes. Paseando por los senderos.
Charlando sobre los problemas del Universo.
Y el otro mundo, su mundo, ya no existía. La Liga había desaparecido. El trabajo de
toda su vida, destruido. No existía en este mundo. Jon. Su hijo. Borrado del mapa. Nunca le
volvería a ver. Su trabajo, su hijo, todo cuanto había conocido, se había esfumado.
—Hemos de regresar —dijo Ryan, de súbito.
—¿Cómo dices? —Kastner parpadeó.
—Hemos de devolver los documentos a su continuo. No podremos recrear la situación
con total exactitud, pero entregaremos los papeles al gobierno. Los factores importantes
quedarán restaurados.
—¿Hablas en serio?
Ryan se puso en pie, vacilante, y avanzó hacia Kastner.
—Dame los papeles. La situación es muy grave. Hemos de proceder con rapidez. Hay
que ordenarlo todo nuevamente.
Kastner retrocedió y sacó su pistola. Ryan se precipitó sobre él. Golpeó a Kastner con el
hombro y derribó al diminuto hombre de negocios. El desintegrador se deslizó por el suelo
hasta golpear contra la pared. Los papeles salieron volando en todas direcciones.
—¡Maldito imbécil!
Ryan, de rodillas, empezó a recoger los documentos.
Kastner se abalanzó sobre el desintegrador. Se apoderó del arma, y en su rostro se
reflejaba una obstinada determinación. Ryan le vio por el rabillo del ojo. Por un momento, se
sintió tentado de estallar en carcajadas. Las mejillas de Kastner se habían teñido de un
púrp u r a  intenso. Trataba de apuntarle con sus manos temblorosas.
—Kastner, por el amor de Dios...
Los dedos del ejecutivo se cerraron sobre el gatillo. Un temor repentino invadió a
Ryan. Se levantó a toda prisa. La pistola rugió y un haz de llamas surcó la nave temporal.
Ryan saltó a un lado y pudo esquivar por poco la estela de fuego.
Los papeles de Schonerman, esparcidos sobre el suelo, ardieron durante breves
segundos. El resplandor se apagó al poco. Sólo quedaba un puñado de cenizas. El olor
acre del chorro irritó la nariz de Ryan e h i z o  que los ojos se le llenaran de lágrimas.
—Lo siento —murmuró Kastner.
Dejó el desintegrador sobre el tablero de control.
—¿No crees que sería mejor aterrizar? Estamos muy cerca de la superficie.
Ryan avanzó mecánicamente hacia el tablero de control. Se sentó al cabo de un momento y
empezó a ajustar los controles, aminorando la velocidad de la nave, sin pronunciar palabra.
—Ahora empiezo a comprender lo que le pasaba a Jon —murmuró Kastner—. Debía
poseer una especie de percepción del tiempo paralelo, un cierto conocimiento sobre otros
futuros posibles. A medida que progresaba la construcción de la nave temporal, sus visio-
nes aumentaban, ¿verdad? Sus visiones adquirían cada día mayor realismo. Y la nave
temporal adquiría cada día mayor concreción.
Ryan asintió.
—Esto abre ante nosotros nuevas posibilidades especulativas. Las visiones místicas de
los santos medievales. Tal vez eran de otros futuros, otros flujos temporales. Las visiones
del infierno debieron pertenecer a flujos temporales peores. Las celestiales corresponderían
a flujos mejores. El nuestro debe ocupar un lugar intermedio. Y la visión de un mundo
eterno e invariable tal vez constituya una visión del no-tiempo. No se trata de otro mundo,
sino de éste, visto desde fuera del tiempo. Tendremos que pensar más en todo esto.
La nave aterrizó en la orilla de un parque. Kastner se acercó a la portilla y miró los
árboles que se alzaban en el exterior.
—Había fotos de árboles en algunos de los libros que mi familia conservó —dijo
pensativamente—. Mira esos árboles que hay ahí. Son pimenteros. Aquellos otros reciben
el nombre de árboles de hoja perenne. Se conservan así durante todo el año. De ahí el
nombre.
Kastner tomó el maletín con firmeza. Se dirigió hacia la escotilla.
—Vamos a encontrarnos con esa gente. Nos pondremos a charlar de cosas. Cosas
metafísicas. —Dedicó una amplia sonrisa a Ryan—. Siempre me gustaron los temas
metafísicos.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed