Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 31 de octubre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - UN RECUERDO

UN RECUERDO
Philip K. Dick
 
 
 
—Allá vamos, señor —dijo el robot.
Las palabras desconcertaron a Rogers, que levantó la vista al instante. Enderezó el
cuerpo y ajustó el cinturón de seguridad en el interior de su chaqueta cuando la nave
burbuja empezó a descender, veloz y silenciosamente, hacia la superficie del planeta.
Éste era el Mundo de Williamson, pensó con el corazón encogido. El legendario planeta
perdido..., y descubierto después de tres siglos. Por accidente, desde luego. Este planeta
azul y verde, el santo grial del Sistema Galáctico, había sido localizado de una manera
casi milagrosa por una expedición cartográfica de rutina.
Frank Williamson había sido el primer terrícola que inventó la propulsión adecuada para
viajar al espacio, el primero que abandonó el Sistema Solar y voló hacia el universo que se
extendía más allá. Nunca regresó. Él, su mundo, su colonia, jamás fueron encontrados.
Surgieron incontables rumores, pistas y leyendas falsas..., y nada más.
—Recibido permiso de aterrizaje.
El piloto robot aumentó el volumen del altavoz y prestó atención.
—Pista preparada —dijo una voz fantasmal—. Recuerde que su mecanismo de
propulsión es desconocido para nosotros. ¿Cuánta necesita? Hemos levantado los muros
de frenado.
Rogers sonrió. Oyó como el piloto les decía que no necesitaban ninguna. Con aquella
nave no. Podían bajar los muros de frenado sin el menor problema.
¡Trescientos años! Habían tardado mucho en encontrar el Mundo de Williamson.
Muchas autoridades habían desistido. Algunas creían que jamás había tomado tierra, que
había muerto en el espacio. Tal vez no existía el Mundo de Williamson. No contaban con
pistas reales, desde luego, nada tangible en que apoyarse. Frank Williamson y tres
familias habían desaparecido sin dejar rastro en el vacío insondable. Nunca se volvió a
saber nada de ellos.
Hasta ahora...
El joven le recibió en la pista. Era delgado y pelirrojo, y vestía un pintoresco traje de un
material brillante.
—¿Es usted de la Coordinadora Central Galáctica? —preguntó.
—Exacto —respondió Rogers secamente—. Soy Edward Rogers.  
El joven extendió la mano, y Rogers se la estrechó, algo desconcertado.
—Me llamo Williamson —dijo el joven—, Gene Williamson.  
El apellido martilleó en los oídos de Rogers.
—¿Es usted...?
El joven asintió, con aire enigmático.
—Soy su tataratataranieto. Su tumba está aquí. Si quiere, puede verla.
—Casi esperaba encontrarle en persona. Él es..., bueno, una figura casi divina para
nosotros. El primer hombre que salió del Sistema Solar.
—También significa mucho para nosotros —dijo el joven—. Él nos trajo aquí. Exploró
durante mucho tiempo antes de encontrar un planeta habitable. —Williamson indicó con
un ademán la ciudad que se extendía al otro lado de la pista—. Éste reunía las
condiciones necesarias. Es el décimo planeta del sistema.
 
La mirada de Rogers brillaba. El Mundo de Williamson. Bajo sus pies. Pisó el suelo con
firmeza cuando bajó por la rampa y se alejó de la pista. ¿Cuántos hombres de la galaxia
habían soñado con bajar por una rampa de aterrizaje y poner pie en el Mundo de
Williamson, acompañados de un joven descendiente de Frank Williamson?
—Todo el mundo querrá venir —dijo Williamson, como si adivinara sus pensamientos—.
Para arrojar basura, pisotear las flores y llevarse a su casa un puñado de tierra. —Lanzó
una carcajada nerviosa—. La Coordinadora les controlará, desde luego.
—Desde luego —le tranquilizó Rogers.
Rogers se detuvo en seco al pie de la rampa. Por primera vez veía la ciudad.
—¿Qué pasa? —preguntó Gene Williamson, algo divertido.  
Se habían quedado al margen de todo, claro. Aislados... Por tanto, no era tan
sorprendente. El que no vivieran en cuevas y comieran carne cruda era un portento. Pero
Williamson siempre había simbolizado el progreso, el desarrollo. Había sido un hombre
adelantado a los demás.
Su propulsión espacial era primitiva si se comparaba con los criterios modernos, por
descontado; una curiosidad. Sin embargo, el concepto no se había alterado: Williamson, el
pionero, el inventor. El hombre que la había construido.
No obstante, la ciudad era un simple pueblo, compuesto por una docenas de casas,
algunos edificios públicos y complejos industriales en la periferia. Más allá de la ciudad se
extendían campos verdes, colinas y amplias praderas. Algunos vehículos de superficie se
arrastraban perezosamente por las estrechas calles, y la mayoría de los ciudadanos se
desplazaban a pie. Parecía un increíble anacronismo, arrancado del pasado.
—Estoy acostumbrado a la civilización galáctica uniforme —dijo Rogers—. La
Coordinadora mantiene invariables los niveles tecnocrático e ideológico. Es difícil
amoldarse a un estadio social tan radicalmente diferente. De todas formas, ustedes han
permanecido aislados.
—¿Aislados? —se extrañó Williamson.
—De la Coordinadora. Se han visto obligados a evolucionar sin ayuda.
Un vehículo de superficie frenó ante ellos. El conductor abrió la puerta manualmente.
—Ahora que he recordado estos factores, me acomodaré —le aseguró Rogers.
—Al contrario —repuso Williamson, entrando en el vehículo—. Hace más de un siglo
que recibimos directrices de la Coordinadora.  
Indicó a Rogers que tomara asiento a su lado.
—No lo entiendo. —Rogers estaba asombrado—. ¿Quiere decir que han establecido
contacto con la Coordinadora y no han tratado de...?
—Recibimos sus directrices —dijo Gene Williamson—, pero nuestros ciudadanos no
están interesados en utilizarlas.
El vehículo de superficie corrió por la autopista y pasó junto a la falda de una inmensa
colina roja. No tardaron en dejar la ciudad a sus espaldas; un débil resplandor reflejaba los
rayos del sol. Arbustos y plantas bordeaban la autopista. La parte escarpada del acan-
tilado se alzaba hacia el cielo, como una enorme muralla de piedra arenisca roja, mellada
y virgen.
—Hermosa noche —comentó Williamson.
Rogers asintió con la cabeza, aturdido.
Williamson bajó la ventanilla. El aire frío se introdujo en el coche, acompañado de unos
insectos parecidos a mosquitos. A lo lejos, dos diminutas figuras araban un campo: un
hombre y un gigantesco animal.
—¿Cuándo llegaremos? —preguntó Rogers.
—Pronto. La mayoría vivimos lejos de las ciudades. Vivimos en el campo, en granjas
aisladas autosuficientes, siguiendo el modelo de los feudos medievales.
—Por tanto, su nivel de subsistencia es de lo más rudimentario. ¿Cuánta gente vive en
cada granja?
—Unas cien personas, entre hombres y mujeres.
—Cien personas no pueden realizar tareas más complejas que tejer, teñir y prensar
papel.
—Contamos con complejos industriales especiales, sistemas de manufactura. Este
vehículo es un buen ejemplo de nuestra producción. Tenemos comunicaciones,
alcantarillados y servicios médicos. Nuestros adelantos tecnológicos son iguales a los de
la Tierra.
—La Tierra del siglo veintiuno —protestó Rogers—, pero eso fue hace trescientos años.
Ustedes mantienen a propósito una civilización arcaica, a pesar de las directrices de la
Coordinadora. No tiene sentido.
—Tal vez lo preferimos así.
—Pero no tienen derecho a preferir un estadio cultural inferior. Cada civilización ha de
adaptarse al rumbo general. La Coordinadora se encarga de uniformizar el desarrollo.
Integra los factores válidos y rechaza el resto.
Se estaban acercando a la granja, el «feudo» de Gene Williamson. Consistía en unos
pocos edificios sencillos, arracimados en un valle, a un lado de la autopista, rodeados de
campos y pastos. El vehículo de superficie se desvió por una carretera lateral angosta y
descendió con precaución, curva tras curva, hacia el fondo del valle. Oscurecía. El aire frío
penetraba en el coche, y el conductor encendió los faros delanteros.
—¿No tienen robots? —preguntó Rogers.
—No. Todos hacemos el trabajo que nos corresponde.
—Ha establecido una distinción puramente arbitraria —señaló Rogers—. Un robot es
una máquina. Ustedes no prescinden de las máquinas. Este coche es una máquina.
—Cierto —reconoció Williamson.
—La máquina es una herramienta desarrollada —prosiguió Rogers—. El hacha es una
máquina sencilla. Un palo se transforma en una herramienta, o sea, una máquina sencilla,
en manos de un hombre que busca algo. Una máquina no es más que una herramienta
compuesta de múltiples elementos, que aumenta el porcentaje de su capacidad. El
hombre es el animal que fabrica herramientas. La historia del hombre es la historia de las
herramientas que se convierten en máquinas, elementos funcionales más grandes y
eficaces. Si rechazan las máquinas, rechazan el instrumento esencial del hombre.
—Ya hemos llegado —dijo Williamson.
El vehículo frenó y el conductor les abrió las puertas.
Tres o cuatro edificios de madera enormes se erguían en la oscuridad. Algunas formas
borrosas, formas humanas, se movían de un lado a otro.
—La cena está preparada —indicó Williamson, olfateando el aire—. Ya la huelo.
Entraron en el edificio principal. Varios hombres y mujeres estaban sentados a una
larga y tosca mesa. Tenían ante ellos bandejas y platos. Estaban esperando a Williamson.
—Éste es Edward Rogers —anunció Williamson.  
Los comensales examinaron a Rogers con curiosidad, y después se concentraron de
nuevo en la comida.
—Siéntese a mi lado —le apremió una chica de ojos oscuros.  
Le hicieron un sitio cerca del extremo de la mesa. Rogers se encaminó hacia el lugar
indicado, pero Williamson se lo impidió.
—Allí no. Usted es mi invitado. Debe sentarse conmigo.
La chica y sus acompañantes rieron. Rogers, desconcertado, se sentó junto a
Williamson. El banco era tosco e incómodo. Examinó una copa de madera hecha a mano.
La comida estaba amontonada en enormes cuencos de madera. Había estofado, ensalada
y grandes hogazas de pan.
—Es como si hubiéramos vuelto al siglo catorce —dijo Rogers.
—Sí —convino Williamson—. La vida feudal se remonta a la era romana y al mundo
clásico. Los galos, los bretones...
—Esta gente, ¿es...?
Williamson asintió con la cabeza.
—Mi familia. Estamos divididos en pequeñas unidades, siguiendo el patrón patriarcal
tradicional. Soy el varón de mayor edad y cabeza de familia.
La gente engullía la comida con rapidez: carne guisada y verduras. Se ayudaban con
rebanadas de pan cubierto de mantequilla y bebían leche. La estancia estaba iluminada
con luces fluorescentes.
—Increíble —murmuró Rogers—. Todavía utilizan energía eléctrica.
—Oh, sí. Hay muchas cascadas en este planeta. El vehículo era eléctrico, alimentado
con baterías.
—¿Por qué no hay ancianos?
Rogers vio a varias mujeres de avanzada edad, pero Williamson era el hombre más
viejo, y no sobrepasaría los treinta años.
—Los combates —replicó Williamson, con un gesto expresivo.
—¿Combates?
—Las guerras de clanes entre familias constituyen una parte muy importe de nuestra
cultura. —Williamson indicó con un gesto de la cabeza la larga mesa—. No vivimos
mucho.
—¿Guerras de clanes? Pero...  
Rogers estaba asombrado.
—Tenemos pendones y emblemas..., como las antiguas tribus escocesas.
Tocó una cinta brillante que llevaba en la manga. Representaba a un pájaro.
—Cada familia tiene sus propios colores y emblemas, y luchamos por ellos. La familia
Williamson ya no controla este planeta. Ya no existe un gobierno central. Los asuntos de
gran importancia los solventamos mediante un plebiscito; todos los clanes votan. Cada fa-
milia del planeta cuenta con un voto.
—Como los indios norteamericanos.  
Williamson asintió.
—Un sistema tribal. Con el tiempo, supongo que llegaremos a constituir tribus
diferentes. Todavía conservamos un idioma común, pero nos estamos desmembrando...,
descentralizando. Además, cada familia tiene sus costumbres y reglas.
—¿Por qué luchan? —preguntó Rogers.  
Williamson se encogió de hombros.
—Cosas importantes, como tierras y mujeres. Algunas son de tipo imaginario. El
prestigio, por ejemplo. Cuando la causa es el honor, celebramos un combate oficial público
semestral. Participa un hombre de cada familia. El mejor guerrero y sus armas.
—Como las justas medievales.
—Somos una amalgama de todas las tradiciones. La tradición humana en conjunto.
—¿Posee cada familia una deidad diferente?
—No —rió Williamson—. Sostenemos en común un vago animismo, un sentido de la
vitalidad positiva general del proceso universal. —Alzó una hogaza de pan—. Damos las
gracias por todo esto.
—Que ustedes mismos cultivan.
—En un planeta destinado a nosotros. —Williamson comió el pan con aire pensativo—.
Los viejos informes dicen que la nave estaba casi acabada. El carburante se había
agotado; un desierto muerto y árido tras otro. De no topar con este planeta, toda la
expedición habría perecido.
 
—¿Un puro? —preguntó Williamson, en cuanto se llevaron los cuencos vacíos.
—Gracias.
Rogers aceptó el puro a regañadientes. Williamson encendió el suyo y se recostó contra
el muro.
—¿Cuánto tiempo se va a quedar? —preguntó, al cabo de unos instantes.
—No mucho —respondió Rogers.
—Le hemos preparado una cama —dijo Williamson—. Nos acostamos pronto, pero
habrá un poco de baile, canciones y teatro. Dedicamos mucho tiempo a la interpretación y
a la puesta en escena de obras dramáticas.
—¿Ponen énfasis en la liberación psicológica?
—Nos encanta fabricar y hacer cosas, si se refiere a eso.  
Rogers miró a su alrededor. Las paredes estaban cubiertas de murales, pintados sobre
la tosca madera.
—Me da la impresión que extraen sus colores de la arcilla y las bayas, ¿no es cierto? —
preguntó.
—No del todo —replicó Williamson—. Tenemos una gran industria de pigmentos.
Mañana le enseñaré el horno en el que cocemos nuestros productos. Algunas de nuestras
mejoras obras se han realizado mediante la manipulación de telas y cedazo.
—Interesante. Una sociedad descentralizada que retrocede poco a poco hacia el
tribalismo primitivo. Una sociedad que rechaza voluntariamente los productos
tecnocráticos y culturales avanzados de la galaxia, que rehusa de una forma deliberada el
contacto con el resto de la Humanidad.
—Sólo con la sociedad uniforme controlada por la Coordinadora —insistió Williamson.
—¿Sabe usted por qué la Coordinadora mantiene un nivel uniforme para todos los
mundos? —preguntó Rogers—. Yo se lo diré. Existen dos razones: primera, el cuerpo de
conocimientos que el hombre ha acumulado no permite la duplicación del experimento. No
hay tiempo.
»Cuando se produce un descubrimiento, es absurdo repetirlo en los incontables
planetas del Universo. La información obtenida en cualquiera de los miles de mundos se
comunica a la sede de la Coordinadora, y de allí a toda la galaxia. La Coordinadora
examina y selecciona las experiencias, y las coordina en un sistema racional y funcional
carente de contradicciones. La Coordinadora ordena toda la experiencia de la Humanidad
en una estructura coherente.
—¿Y la segunda razón?
—Si se mantiene una cultura uniforme, controlada desde una sede central, no habrá
guerra.
—Cierto —admitió Williamson.
—Hemos abolido la guerra, así de sencillo. Tenemos una cultura tan homogénea como
la de la Roma antigua, una cultura común para toda la Humanidad, a lo largo y ancho de la
galaxia. Cada planeta se encuentra tan implicado en ella como cualquier otro. No hay
diferencias culturales que alimenten la envidia y el odio.
—Como sucede aquí.
Rogers aspiró aire lentamente.
—Sí. Ustedes nos han enfrentado a una extraña situación. Hemos buscado el Mundo
de Williamson durante trescientos años. Deseábamos y soñábamos encontrarlo. Ha sido
algo comparable al imperio del preste Juan, un mundo fabuloso, aislado del resto de la
humanidad. Irreal, incluso. Existía la posibilidad que Frank Williamson se hubiera
estrellado en algún sitio.
—Pero no lo hizo.
—No lo hizo, y el Mundo de Williamson existe y ha creado su propia civilización. Aislado
a propósito, con sus normas de vida y criterios propios. Ahora hemos establecido contacto,
y el sueño se ha convertido en realidad. Los habitantes de la galaxia no tardarán en saber
que hemos encontrado el Mundo de Williamson. Ahora, podremos devolver a la primera
colonia establecida fuera del Sistema Solar el lugar que merece en la civilización galáctica.
Rogers rebuscó en su bolsillo y extrajo un paquete de metal. Lo desenvolvió y depositó
un pulcro documento sobre la mesa.
—¿Qué es eso? —preguntó Williamson.
—Los Artículos de la Incorporación. Deben firmarlos para que el Mundo de Williamson
pase a formar parte de la civilización galáctica.
Williamson y las demás personas que se hallaban en la estancia guardaron silencio.
Contemplaron el documento sin pronunciar palabra.
—¿Y bien? —preguntó Rogers. Estaba tenso. Empujó el documento hacia Williamson—
. Aquí lo tiene.  
Williamson meneó la cabeza.
—Lo siento. —Empujó con firmeza el documento en dirección a Rogers—. Ya hemos
celebrado un plebiscito. Lamento decepcionarle, pero ya hemos decidido no aceptar su
invitación. Nuestra decisión es definitiva.
 
La nave de Clase Uno describió una órbita exterior al cinturón gravitatorio del Mundo de
Williamson.
El comandante Ferris estableció contacto con la sede de la Coordinadora.
—Ya hemos llegado. ¿Cuál es el siguiente paso?
—Lancen un equipo de minado. Infórmenme en cuanto hayan llegado a la superficie.
El cabo Pete Matson fue lanzado diez minutos después en un traje presurizado.
Descendió lentamente hacia el globo azul y verde; giraba y oscilaba a medida que se
aproximaba a la superficie del planeta.
Matson aterrizó y rebotó un par de veces. Se puso en pie, dando tumbos. Por lo visto,
había caído al borde de un bosque. Se quitó el casco protector a la sombra de los
enormes árboles. Se abrió paso con cautela, aferrando su rifle desintegrador.
Una voz resonó en sus auriculares.
—¿Alguna señal de actividad?
—Ninguna, comandante —contestó.
—A su derecha hay lo que parece ser un poblado. Es posible que se tope con alguien.
Siga avanzando y mantenga los ojos abiertos. Acaba de ser lanzado el resto del equipo.
Recibirá más instrucciones.
—Estaré atento —prometió Matson mientras acunaba su arma.
Para hacer una prueba, apuntó a una colina lejana y apretó el gatillo. La colina se
convirtió en una alta columna de polvo.
Matson ascendió a la cumbre de un acantilado y se protegió los ojos para escudriñar su
entorno.
Vio el pueblo. Era pequeño, como una ciudad provinciana de la Tierra. Parecía
interesante. Vaciló un momento. Después, bajó la elevación rápidamente y se dirigió hacia
el pueblo.
Tres miembros más del equipo se lanzaron desde la nave de Clase Uno. Asían con
firmeza sus fusiles y descendían poco a poco hacia la superficie del planeta...
 
Rogers enrolló los documentos de la Incorporación y los guardó de nuevo en su
chaqueta.
—¿Se dan cuenta de lo que han hecho? —preguntó.
Un silencio mortal reinaba en la estancia. Williamson asintió con la cabeza.
—Por supuesto. Nos hemos negado a integrarnos en su sistema.  
Los dedos de Rogers tocaron el micrófono oculto y lo activaron.
—Lo lamento —dijo.
—¿Le sorprende?
—No exactamente. La Coordinadora sometió el informe de nuestros exploradores a las
computadoras. Existía la posibilidad cierta que ustedes se negaran. Me dieron
instrucciones al efecto.
—¿Cuáles son sus instrucciones?  
Rogers consultó su reloj.
—Informarles que tienen seis horas para integrarse en el sistema..., o ser borrados del
Universo. —Se levantó bruscamente—. Lamento que esto haya ocurrido. El Mundo de
Williamson es una de nuestras leyendas más queridas, pero nada debe destruir la unidad
de la galaxia.
Williamson también se había puesto en pie. Una palidez mortal cubría su cara. Los dos
hombres se contemplaron, desafiadores.
—Lucharemos —dijo Williamson en voz baja.  
Abrió y cerró los dedos con violencia.
—Eso es ridículo. Ustedes han recibido información de la Coordinadora concerniente al
desarrollo de nuestras armas. Saben cuáles posee nuestra flota.
Los demás seguían sentados en su sitio, mirando sus platos vacíos. Nadie se movió.
—¿Es necesario? —preguntó Williamson, con voz ronca.
—Hay que impedir las diferenciaciones culturales si queremos que reine la paz en la
galaxia —replicó Rogers con firmeza.
—¿Nos van a destruir para evitar la guerra?
—Destruiremos cualquier cosa con tal de evitar la guerra. No podemos permitir que
nuestra sociedad degenere en nacionalismos separatistas, siempre ansiosos de
pendencias y enfrentamientos..., como sus clanes. Nuestra estabilidad se basa en la
ausencia del concepto de diferenciación. Hay que preservar la uniformidad y desalentar el
separatismo, una idea que ni siquiera debería difundirse.
Williamson estaba pensativo.
—¿Cree que lo van a conseguir? Existen muchos correlativos semánticos, sinónimos,
metáforas. Aun en el caso que nos destruyan, surgirá en otro lugar.
—Correremos el riesgo. —Rogers se encaminó a la puerta—. Volveré a mi nave y
esperaré. Sugiero que vuelvan a votar. El saber hasta dónde estamos dispuestos a llegar
puede que altere el resultado.
—Lo dudo.
El micrófono de Rogers susurró de repente.
—Norte a Coordinadora.
Rogers tocó el micro con los dedos.
—Una nave de guerra Clase Uno se halla en su zona. Ha aterrizado un equipo.
Mantenga a su nave guarecida hasta que pueda regresar. He ordenado al equipo que
siembre el terreno con terminales de minas de fisión.
Rogers no dijo nada. Sus dedos se cerraron en torno al micro.
—¿Qué ocurre? —preguntó Williamson.
—Nada. —Rogers abrió la puerta—. Debo volver cuanto antes a mi nave. Nos vamos.
 
El comandante Ferris llamó a Rogers en cuanto su nave abandonó el Mundo de
Williamson.
—Norte me ha dicho que usted ya les ha informado.
—Exacto. También ha llamado a su equipo, para que prepare el ataque.
—Así me han informado. ¿Cuánto tiempo les ha ofrecido?
—Seis horas.
—¿Cree que aceptarán?
—No lo sé. Espero que sí, aunque lo dudo.
El Mundo de Williamson giraba lentamente en la pantalla, con sus bosques, ríos y
océanos verdes y azules. En otros tiempos, la Tierra había tenido este aspecto. Rogers vio
la nave de guerra de Clase Uno, un enorme globo plateado que orbitaba alrededor del
planeta.
El mundo legendario que había sido localizado y visitado iba a ser destruido. Había
intentado evitarlo, pero sin éxito. No podía impedir lo inevitable.
Si el Mundo de Williamson rehusaba integrarse en la civilización galáctica, su
destrucción se convertía en una necesidad, tajante, axiomática. O el Mundo de
Williamson, o la galaxia. Había que sacrificar lo secundario en aras de lo fundamental.
Rogers se acomodó ante la pantalla y esperó.
Al término de las seis horas, una línea de puntos negros se elevó del planeta en
dirección a la nave de Clase Uno. Reconoció lo que eran: cohetes de reacción pasados de
moda. Una formación de anticuados bajeles de guerra, dispuestos a presentar batalla.
El planeta no había cambiado de opinión. Iba a luchar. Deseaba ser destruido antes que
cambiar su forma de vida.
Los puntos negros aumentaron de tamaño hasta transformarse en relucientes discos
metálicos que se movían con torpeza. Un espectáculo patético. Rogers se sintió
extrañamente conmovido, al ver que las naves de propulsión a chorro se abrían en
abanico para ofrecer menos blanco. La nave de guerra de Clase Uno giraba en su órbita,
describía un perezoso y eficiente arco. Sus filas de tubos energéticos se alzaban poco a
poco para entablar combate.
De repente, la formación de anticuados cohetes cargó. Se precipitaron sobre la nave y
dispararon sus armas. Los tubos de la nave de Clase Uno siguieron su curso. Los cohetes
retrocedieron desmañadamente para tomar distancia para la segunda intentona, y vol-
vieron a cargar.
Brotó una lengua de energía carente de color. Los atacantes desaparecieron.
El comandante Ferris llamó a Rogers.
—Menuda caterva de idiotas melodramáticos. —Su rostro grave estaba pálido—. Nos
han atacado con esas antiguallas.
—¿Algún daño?
—Ninguno. —Ferris se secó la frente con manos temblorosas—. Por lo que a mí
respecta, ninguno.
—¿Cuál es el siguiente paso?
—Me he desentendido de la operación de minado y se la he pasado a la Coordinadora.
Ellos se encargarán. El impulso bastará para...
El globo verde y azul se estremeció convulsivamente. Se partió en pedazos, en silencio.
Los fragmentos salieron volando y el planeta se disolvió en una nube de llamas blancas,
una masa deslumbrante de fuego incandescente. Después, se convirtió en cenizas.
Los escudos protectores de la nave de Rogers entraron en acción para rechazar las
partículas que se precipitaban contra el casco. Se desintegraban al instante.
—Bien —dijo Ferris—, todo ha terminado. Norte se encargará de difundir el error
cometido por los exploradores. El Mundo de Williamson no fue encontrado. La leyenda
seguirá siendo una leyenda.
Rogers continuó mirando la pantalla hasta que los últimos fragmentos dejaron de volar,
y sólo quedó una sombra vaga y desteñida. Los escudos protectores se desconectaron
automáticamente. A su derecha, la nave de batalla de Clase Uno ganó velocidad y se diri-
gió hacia el sistema de Riga.
El Mundo de Williamson ya no existía. La civilización de la Coordinadora Galáctica se
había salvado. Había terminado de la manera más eficaz posible con la idea y el concepto
de una civilización diferente, con sus costumbres y normas propias.
—Buen trabajo —susurró el micrófono de la Coordinadora. Norte estaba complacido—.
Las minas de fisión fueron colocadas a la perfección. No queda nada.
—No —corroboró Rogers—. No queda nada.
 
El cabo Pete Matson abrió la puerta de su casa, sonriendo ampliamente.
—¡Hola, cariño! ¡Sorpresa!
—¡Pete! —Gloria Matson acudió corriendo y rodeó con sus brazos a su marido—. ¿Qué
haces en casa? Pete...
—Permiso especial. Cuarenta y ocho horas. —Pete dejó caer su maleta con aire
triunfal—. Hola, muchacho.  
Su hijo le saludó con timidez.
—Hola.
Pete se agachó y abrió la maleta.
—¿Cómo ha ido todo? ¿Cómo va la escuela?
—Ha contraído otro resfriado —dijo Gloria—. Se ha recuperado casi del todo. Pero
dime, ¿qué ha ocurrido? ¿Qué hicieron...?
—Secreto militar. —Pete rebuscó en su maleta—. Toma. —Alargó algo a su hijo—. Te
he traído una cosa. Un recuerdo.
Tendió a su hijo una copa de madera hecha a mano. El chico la tomó y le dio vueltas,
curioso y desconcertado.
—¿Qué es un..., un recuerdo?
Matson se esforzó en explicar el difícil concepto.
—Bueno, es algo que te recuerda un lugar diferente. Algo que no existe donde tú vives,
ya sabes. —Matson dio unos golpecitos a la copa—. Es para beber. No es como nuestras
copas de plástico, ¿verdad?
—No —dijo el niño.
—Fíjate en esto, Gloria. —Pete sacó de la maleta un gran trozo de tela doblado,
estampado con dibujos de muchos colores—. Me salió muy barato. Puedes hacerte una
falda. ¿Qué me dices? ¿Habías visto nunca algo igual?
—No —reconoció Gloria, asombrada—. En absoluto.
Tomó la tela y la tocó con reverencia.
Pete Matson contempló henchido de alegría a su mujer y a su hijo, que admiraban los
recuerdos que les había traído, recuerdos de sus excursiones a lugares lejanos. Lugares
extraños.
—Caray —susurró su hijo, sin dejar de darle vueltas a la copa. Un extraño brillo
iluminaba sus ojos—. Muchas gracias, papá. Por el..., recuerdo.
El brillo extraño se intensificó.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed