Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 7 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA GUERRA CONTRA LOS FNULS

LA GUERRA CONTRA LOS FNULS
Philip K. Dick
 
 
 
—Maldita sea, los fnuls están aquí otra vez, Mayor. Ocuparon Provo, en Utah —dijo el
Capitán Edgar Lightfoot de la CIA.
Con un gemido, el mayor Hauk le indicó a su secretaria que le trajera el informe sobre
los fnuls de los archivos cerrados con llave.
—¿Qué forma asumieron esta vez?
—Pequeños agentes inmobiliarios —dijo Lightfoot
La última vez, reflexionó el mayor Hauk, habían imitado empleados de estaciones de
servicio. Ésa era la cuestión con los fnuls. Cuando uno tomaba una forma en particular los
demás también lo hacían. Por supuesto, eso le facilitaba su localización a los agentes de
la CIA. Pero hacía que los fnuls parecieran absurdos, y Hauk no disfrutaba combatiendo
un enemigo absurdo; era una condición que tendía a difundirse por todas partes, incluso
en su propia oficina.
—¿No crees que podamos llegar a un acuerdo? —dijo Hauk, con una retórica a
medias—. Podemos soportar el sacrificio de Provo, Utah, si se contentaran con
circunscribirse a ese lugar. Incluso podríamos añadir algunas partes de Salt Lake City, las
que están pavimentadas con esos horribles y añejos ladrillos rojos.
—Los fnuls nunca cumplen con un compromiso, Mayor —dijo Lightfoot—. Su objetivo
es la dominación del Sistema Solar. Para siempre.
—Aquí está el informe sobre los fnuls, señor —dijo la señorita Smith, asomándose por
sobre el hombro del mayor Hauk. Con su mano libre sostenía la parte superior de su blusa
contra sí misma en un gesto que indicaba tuberculosis avanzada o avanzada modestia.
Los indicios indicaban que se trataba de esto último.
—Señorita Smith —se lamentó el mayor Hauk—, los fnuls están intentando dominar el
Sistema Solar y me alcanza su expediente una mujer con un busto de ciento veinte
centímetros. ¿No es un poquito esquizofrénico? Para mí, al menos.
Con cuidado, apartó sus ojos de la señorita Smith, recordando a su esposa y a los dos
niños.
—Cúbrase un poco más de aquí en adelante —le dijo—. O póngase una faja. Quiero
decir, por Dios, sea razonable, sea realista.
—Sí, Mayor —dijo la señorita Smith—. Pero le recuerdo que fui seleccionaba al azar
entre el personal disponible de la CIA. Yo no pedí ser su secretaria.
Con el capitán Lightfoot a su lado, el mayor Hauk desplegó los documentos que
integraban el expediente sobre los fnuls.
En el museo Smithsoniano había un inmenso fnul, de casi un metro de altura, disecado
y preservado en un cubículo que representaba su hábitat natural. Durante años, los niños
de las escuelas se asombraron ante este fnul, exhibido con una pistola que apuntaba a
terráqueos inocentes. Cuando se presionaba un botón, los niños hacían que los
terráqueos (no embalsamados, sino imitaciones) huyeran, tras lo cual el fnul los extinguía
con su deslumbrante arma de energía solar... y la presentación retrocedía a la escena
original, lista para repetirse una y otra vez.
El mayor Hauk había visto la demostración, y se había sentido inquieto. A los fnuls,
como había declarado una y otra vez, no había que tomarlos en broma. Pero había algo
en los fnuls que... oh, bien, el fnul era una forma de vida estúpida. Ésa era la base de
todo. No importaba que imitaba porque siempre conservaba su aspecto diminuto: un fnul
parecía un obsequio promocional en la inauguración de un supermercado, junto a los
globos y las orquídeas púrpuras. Sin duda, mascullaba el mayor Hauk, éste era un factor
de supervivencia. Desarmaba a sus oponentes. Incluso el mismo nombre. No era posible
tomarlos en serio, aunque en este mismo momento estuvieran infestando Provo, Utah,
bajo la forma de diminutos vendedores inmobiliarios.
Hauk dio una instrucción:
—Capture un fnul con aspecto actual, Lightfoot, tráigamelo y parlamentaremos. Esta
vez siento que puedo llegar a capitular. Los estuve combatiendo durante veinte años.
Estoy muy cansado.
—Si se enfrenta cara a cara con uno de ellos —advirtió Lightfoot—, podría imitarlo con
éxito y ese sería el fin. Tendremos que incinerarlos a ambos, solo para estar bien
seguros.
Sobriamente, Hauk dijo:
—Entonces estableceré una situación de contraseña con usted, Capitán. La palabra es
masticar. La usaré en una oración... por ejemplo, «Tengo que masticar más
detalladamente esta información». El fnul no lo advertirá, ¿correcto?
—Sí, Mayor —el capitán Lightfoot suspiró y dejo la oficina de la CIA de inmediato,
apresurándose hacia la playa de helicópteros que estaba al otro lado de la calle, para
iniciar su viaje a Provo, Utah.
Tuvo un presentimiento desagradable.
 
Cuando el helicóptero aterrizó al final del Cañón de Provo, cerca de los suburbios del
poblado, se le acercó un hombre de poco más de medio metro vestido con un traje gris de
negocios y cargando un portafolios.
—Buenos días, señor —dijo con voz aflautada el fnul—. ¿Le importaría mirar algunos
terrenos que tenemos disponibles, todos con vistas panorámicas? Pueden subdividirse
en...
—Entre en el helicóptero —dijo Lightfoot, apuntando al fnul con su revólver 45 del
ejército.
—Escuche, amigo —dijo el fnul, con tono alegre—. Puedo darme cuenta de que
realmente nunca ha tenido una idea clara sobre lo que significa el descenso de nuestra
raza sobre su planeta. ¿Por qué no entramos en la oficina un momento y nos sentamos?
El fnul le indicó un pequeño edificio cercano en el cual Lightfoot pudo ver un escritorio y
sillas. Sobre la oficina había un cartel:
PÁJARO MADRUGADOR
DESARROLLOS INMOBILIARIOS  
INCORPORADA
 
—Al que madruga, Dios lo ayuda —declaro el fnul—. Y el botín es todo para el que
gana, capitán Lightfoot. Por las leyes de la naturaleza, si pudimos arreglarnos para
infestar su planeta y nos lo apropiamos en forma exclusiva, es que tenemos a todas las
fuerzas de la evolución y la biología de nuestro lado.
El fnul irradiaba regocijo.
—Hay un Mayor de la CIA en Washington, D.C., que está interesado en usted —dijo
Lightfoot.
—El mayor Hauk nos ha derrotado dos veces —admitió el fnul—. Lo respetamos. Pero
es una voz gritando en el desierto, al menos en este país. Usted sabe perfectamente bien,
Capitán, que el norteamericano promedio cuando ve esa exhibición en el Museo
Smithsoniano todo lo que hace es sonreír de un modo tolerante. No es consciente de la
amenaza—. A esa altura otros dos fnuls se habían aproximado, también con la forma de
diminutos vendedores inmobiliarios con traje gris de negocios y llevando portafolios.
—Mira —le dijo uno al otro—. Charley capturó a un terráqueo.
—No —estuvo en desacuerdo su compañero—, el terráqueo lo capturó a él.
—Los tres, entren en el helicóptero de la CIA —ordenó Lightfoot, sacudiendo su
revólver 45 ante ellos.
—Usted está cometiendo un error —dijo el primer fnul sacudiendo la cabeza—. Pero es
un hombre joven; madurará con el tiempo.
Camino hacia el helicóptero. Luego, todos a la vez, se dieron vuelta y gritaron:
—¡Muerte a los terráqueos!
El portafolios del primer fnul cobró vida, una centella de pura energía solar gimió
pasando cerca de la oreja derecha de Lightfoot. Éste apoyó una rodilla en tierra y apretó
el gatillo de la.45; el fnul que estaba en la puerta del helicóptero cayó hacia delante y se
quedó quieto con el portafolios a su lado. Los otros dos fnuls observaron mientras
Lightfoot, con cautela, pateaba el portafolios para alejarlo.
—Joven —dijo uno de los fnuls que quedaban—, pero con reflejos rápidos. ¿Viste la
forma en que arrodilló?
—Hay que tomar en serio a los terráqueos —reconoció el otro—. Tenemos una
complicada batalla por delante.
—Mientras esté aquí —le dijo el primero de los fnuls a Lightfoot—, ¿por qué no instala
un pequeño depósito en un excelente terreno baldío que tenemos disponible? Sería muy
feliz si pudiera echarle una mirada. Con las conexiones de agua y electricidad disponibles
a un muy pequeño costo adicional.
—Entren en el helicóptero —repitió Lightfoot, apuntándoles con su arma firmemente.
 
En Berlín, un Oberstleutnant de la SHD, la Sicherheitsdienst —el servicio de seguridad
de Alemania Occidental—, aproximándose a su oficial comandante, lo saludó al estilo
romano, y le dijo:
—General, die fnulen sind wieder zuruck. ¿Was sollen wir jetz tun?
—¿Los fnuls están de regreso? —dijo Hochflieger, horrorizado—. ¿Ya? Pero fue hace
sólo tres años que descubrimos su red y los erradicamos.
Poniéndose en pie de un salto, el general Hochflieger marchó por su pequeña oficina
transitoria en el sótano de la bundesrat Gebaude, con sus grandes manos tomadas detrás
de la espalda.
—¿Y qué apariencia tienen esta vez? ¿Asesores ministeriales de Finanzas
Domésticas, como en la otra ocasión?
—No, señor —dijo el Obersleutnant—. Vinieron como inspectores laborales de la
Volkswagen. Trajes marrones, anotadores, anteojos pequeños, de mediana edad.
Irritables. Y, como antes, de unos sesenta centímetros de altura.
—Lo que detesto de los fnuls —dijo Hochflieger— es su salvaje uso de la ciencia al
servicio de la destrucción, especialmente de sus técnicas médicas. Casi nos derrotan con
esa infección viral suspendida en el pegamento del reverso de las multicolores estampillas
conmemorativas.
—Un arma peligrosa —agregó su subordinado—, pero en última instancia demasiado
fantástica para que tuviera éxito. Esta vez probablemente cuenten con una fuerza de
choque combinada con un horario absolutamente sincronizado.
—Selbsverstandlich —agregó Hochflieger—. Pero sin embargo pudimos reaccionar y
combatirlos. Informa a la Terpol —esa era la organización terráquea de contrainteligencia
con sede en la Luna—. Específicamente, ¿dónde fueron detectados?
—Hasta ahora, solo en Schweinfurt.
—Tal vez deberíamos destruir la zona de Schweinfurt
—Aparecerán el algún otro lugar.
—Es verdad —caviló Hochflieger—. Lo que debemos hacer es llevar adelante la
Operación Hundefutter hasta su culminación con éxito.
Hundefutter había desarrollado para el gobierno de Alemania Occidental una
subespecie de terráqueos de sesenta centímetros capaces de asumir una gran variedad
de formas. Se usaron para penetrar en las redes de actividades fnul y destruirlas desde
dentro. Hundefutter, financiado por la familia Krupp, estaba preparado para un momento
como ése.
—Activaré el Kommando Einsatzgruppe II —dijo su subordinado—. Como contra-fnuls
pueden comenzar a caer inmediatamente detrás de las líneas fnuls cerca del área de
Schweinfurt. Hacia la noche la situación debería de estar en nuestras manos.
—Gruss Gott —rogó Hochflieger, asintiendo—. Bien, pongamos en marcha el
kommando, y mantengamos los ojos bien abiertos para ver cómo van la cosas.
Si fracasaba, comprendía, tendría que tomarse medidas más desesperadas.
La supervivencia de nuestra raza está en juego, se dijo Hochflieger. Los siguientes
cuatro mil años de historia podrían ser determinados por un acto de valentía de un
miembro de la SHD. Tal vez yo mismo.
Continuó caminando, meditando en eso.
 
En Varsovia, el jefe local de la Agencia Protectora para Preservar el Proceso
Democrático Popular —la NNBNDL— leyó varias veces el despacho codificado mientras
permanecía sentado ante su escritorio bebiendo té y comiendo los restos de las rosquillas
y el jamón polaco del desayuno. Esta vez imitaban a ajedrecistas, se dijo Serge Nicov. Y
cada fnul hacía uso de la apertura del peón de la reina, PD a P3D... una apertura frágil,
reflexionó, especialmente contra PR a P4R, incluso si llevaban las blancas. Pero...
Seguía siendo una situación potencialmente peligrosa.
En una hoja de papelería oficial escribió buscar entre los ajedrecistas que recurren a la
apertura de peón de reina. Para el Equipo de Fortalecimiento de Renovación de Bosques,
decidió. Los fnuls eran pequeños, pero podían plantar árboles... tenemos que encontrarles
algún uso. Semillas; podían plantar semillas de girasol para nuestro programa de
renovación de aceite vegetal en la tundra.
Un año de duro trabajo físico, decidió, y lo pensarían dos veces antes de intentar
invadir la Tierra otra vez.  
Por otro lado, podríamos llegar a un acuerdo con ellos, ofrecerles una alternativa para
fortalecer la actividad de renovación de bosques. Podrían ingresar al ejército como una
brigada especial y ser utilizados en Chile, en las montañas escarpadas. Con solo sesenta
centímetros de altura, se podrían meter muchos en un único submarino nuclear para
transportarlos. Pero, ¿se podría confiar en los fnuls?
Lo que más odiaba de los fnuls —y había llegado a conocerlos bien durante sus
anteriores invasiones a la Tierra— era su falsedad. La última vez habían tomado la forma
física de una compañía de bailarines étnicos... y qué bailarines habían resultado ser.
Masacraron a un público entero en Leningrado antes de que alguien pudiera intervenir:
hombres, mujeres y niños muertos en el acto por armas de ingenioso diseño y sólida
aunque monótona construcción que habían disimulado como instrumentos folclóricos de
cinco cuerdas.
Nunca podría suceder otra vez; ahora todas las naciones democráticas estaban alertas;
se habían conformado grupos juveniles especiales para vigilar. Pero algo nuevo —como
estos engañosos jugadores de ajedrez— también podía tener éxito, especialmente en los
pequeños poblados de las repúblicas orientales, donde los ajedrecistas eran recibidos con
entusiasmo.
De un compartimiento oculto de su escritorio, Serge Nicov extrajo el teléfono especial
sin dial, tomó el receptáculo y dijo en la bocina:
—Los fnuls están de regreso, en una zona al norte del Cáucaso. Lo mejor será
conseguir tantos tanques como sea posible y alinearlos para interceptar su avance
cuando intenten extenderse. Primero hay que contenerlos y luego atacar directamente sus
centros, dividiéndolos una y otra vez en partes hasta que estén dispersos y se pueda
tratar con ellos en pequeños grupos.
—Sí, oficial político Nicov.
Serge Nicov cortó la comunicación y volvió a comer los, ahora fríos, restos del
desayuno.
 
Mientras el capitán Lightfoot piloteaba el helicóptero de regreso a Washington, D.C.,
uno de los fnuls capturados dijo:
—¿Por qué, no importa que imitemos, ustedes los terráqueos siempre nos descubren?
Aparecimos en su planeta como empleados de estaciones de servicio, inspectores
laborales de Volkswagen, campeones de ajedrez, cantantes folclóricos con instrumentos
nativos, oficiales menores del gobierno y ahora vendedores inmobiliarios...
—Es por el tamaño —dijo Lightfoot.
—Ese concepto no significa nada para nosotros.
—¡Es que solo tienen sesenta centímetros de altura!
Los dos fnuls conferenciaron, y entonces el otro fnul explicó pacientemente:
—Pero el tamaño es relativo. Tenemos absolutamente todas las cualidades de los
terráqueos metidas en nuestros cuerpos provisorios, y de acuerdo a una lógica obvia...
—Mire —dijo Lightfoot—, párese junto a mí.
El fnul, con su traje gris de negocios, cargando con su portafolios, se levantó con
cautela y se paró junto a él.
—Solo llegan hasta un poco por encima de mis rodillas —señaló Lightfoot—. Yo mido
un metro con ochenta centímetros de altura. Ustedes miden solo un tercio de eso. Entre
un grupo de terráqueos ustedes sobresalen como un huevo en un frasco de conservas
kosher.
—¿Es eso lo que dicen? —preguntó el fnul—. Será mejor que lo anote.
Del bolsillo de su saco extrajo una pequeña lapicera a bolilla no más grande que un
fósforo.
—Huevo en una conserva. Encantador. Espero que cuando hayamos exterminado a su
civilización, algunas de sus costumbres étnicas se conserven en nuestros museos.
—Yo también así lo espero —dijo Lightfoot, encendiendo un cigarrillo.
—Me pregunto si hay alguna forma para que nos podamos hacer más altos —dijo el
otro fnul, reflexionando—. ¿Es un secreto racial preservado por su pueblo?
Notando el cigarrillo encendido que colgaba entre los labios de Lightfoot, el fnul dijo:
—¿Es de esa manera cómo alcanzan una altura antinatural? ¿Encendiendo esa vara
de fibras vegetales comprimidas y resecas e inhalando el humo?
—Sí —dijo Lightfoot, extendiéndole el cigarrillo al fnul de sesenta centímetros de
altura—. Ése es nuestro secreto. Uno crece si fuma cigarrillos. Tenemos a toda nuestra
progenie, especialmente a nuestros adolescentes, fumando. Sobre todo los jóvenes.
—Voy a intentarlo —le dijo el fnul a su compañero. Poniéndose el cigarrillo entre los
labios, inhaló profundamente.
Lightfoot parpadeó. Porque el fnul tenía ahora un metro con veinte centímetros de
altura; su compañero lo imitó instantáneamente; los fnuls eran ahora el doble de altos que
antes. Increíblemente fumar el cigarrillo había aumentado la altura de los fnuls en sesenta
centímetros.
—Gracias —le dijo a Lightfoot, el vendedor inmobiliario ahora con más de un metro,
con una voz mucho más profunda—. Hemos dado un paso gigantesco, ¿no es cierto?
—Devuélvame mi cigarrillo —dijo Lightfoot nerviosamente.
 
En su oficina en el edificio de la CIA, el mayor Julius Hauk presionó un botón de su
escritorio, y la señorita Smith, siempre alerta, abrió la puerta y entró en la habitación, con
el anotador en la mano.
—Señorita Smith —dijo el mayor Hauk—, el capitán Lightfoot está lejos. Ahora puedo
decírselo. Esta vez los fnuls van a ganar. Como oficial a cargo de combatirlos, estoy por
dar la lucha por perdida y bajar al refugio a prueba de bombas para situaciones
desesperadas como ésta.
—Lamento escuchar eso, señor —dijo la señorita Smith, con sus largas pestañas
aleteando—. Disfruté mucho trabajando con usted.
—Yo también —explicó Hauk—. Todos los terráqueos seremos exterminados; nuestro
combate es a lo ancho y a lo largo de todo el planeta.
Abriendo un cajón de su escritorio extrajo una botella sin abrir del escocés Bullock &
Lade que le habían regalado para un cumpleaños.
—Primero voy a terminar este escocés B & L —le informó a la señorita Smith—.
¿Quiere acompañarme?
—No, gracias, señor —dijo la señorita Smith—. Me temo que no bebo, al menos
durante las horas del día.
El mayor Hauk bebió durante un momento de un vaso de papel, luego probó un poco
más de la botella solo para estar seguro de que era escocés hasta el fondo. Por fin apoyó
la botella y dijo:
—Es difícil de creer que unas criaturas no más grandes que gatos domésticos nos
puedan poner de espaldas contra la pared —le hizo una cortés inclinación de cabeza a la
señorita Smith—. Me marcho al refugio subterráneo de concreto a prueba de bombas,
donde espero sobrevivir al colapso general de la vida tal y como la conocemos.
—Me parece muy bien por usted, mayor Hauk —dijo la señorita Smith, un poco
incómoda—. Pero, ¿usted... usted va a dejarme aquí para que me capturen los fnuls?
Quiero decir...
Sus prominentes y puntiagudos pechos palpitaban al unísono bajo su blusa.
—Parece un poco mezquino.
—No tiene nada que temer de los fnuls, señorita Smith —dijo el mayor Hauk—.
Después de todo, tienen poco más de medio metro de altura... —Hizo un gesto—. Incluso
una joven neurótica podría, sin mucho esfuerzo... —Rió—. De verdad.
—Pero es una sensación terrible —dijo la señorita Smith— ser abandonada frente a lo
que sabemos que es un enemigo antinatural de otro planeta.
—Si usted lo dice —dijo pensativamente el mayor Hauk—, tal vez quebrante una serie
de rígidas normas de la CIA y le permita bajar al escudo conmigo.
Dejando de lado el anotador y la lapicera y lanzándose sobre él, la señorita Smith se
exaltó.
—¡Oh, Mayor, cómo puedo agradecérselo!
—Solo salgamos de aquí —dijo el mayor Hauk, abandonando en su apuro la botella de
escocés B&L, siendo la situación que era.
La señorita Smith se colgó de él mientras el Mayor hacía su inestable recorrido por el
corredor hasta el ascensor.
—Maldito sea ese escocés —murmuró él—. Señorita Smith, Vivian, fue sabia al no
tocarlo. Dada la reacción córtico-talámica que todos experimentamos ante el peligro de
los fnuls, el escocés no es el bálsamo benéfico que suele ser.
—Aquí —dijo su secretaria, deslizándose bajo su brazo para ayudarlo a que se
mantuviera en pie mientras esperaban el ascensor—. Intente mantenerse en pie, Mayor.
No tardaremos mucho.
—Ésa es la cuestión —estuvo de acuerdo el mayor Hauk—. Vivian, querida.  
Por fin llegó el ascensor. Era del tipo semiautomático.
—Usted es en verdad muy amable conmigo —dijo la señorita Smith mientras el Mayor
presionaba el botón apropiado y el ascensor comenzaba a descender.
—Bien, puedo prolongar su vida —estuvo de acuerdo el mayor Hauk—. Por supuesto
que tan lejos de la superficie... la temperatura promedio es mucho mayor que la de la
superficie terrestre. Como en el pozo de una mina, estaremos a cientos de metros del
exterior.
—Pero al menos estaremos vivos —dijo la señorita Smith.
El mayor Hauk se quitó el saco y la corbata.
—Preparémonos para un calor húmedo —le dijo—. Tal vez le convenga quitarse el
abrigo.
—Sí —dijo la señorita Smith, permitiéndole que de una forma muy cortés de retirara el
abrigo.
El ascensor llegó al refugio. No había nadie ante sus ojos, afortunadamente; todo el
refugio era para ellos solos.  
—Hay una ventilación muy mala aquí abajo —dijo la señorita Smith mientras el mayor
Hauk encendía una mortecina luz amarilla—. Oh, querido —En la penumbra se llevó algo
por delante. —Aquí es tan difícil ver. —Otra vez se llevó por delante algún objeto; esta vez
casi se cae—. ¿No deberíamos tener más luz, Mayor?
—¿Qué? ¿Y atraer a los fnuls?
En la oscuridad, el mayor Hauk tanteó hasta que la localizó; la señorita Smith se había
caído sobre una de las muchas literas del refugio y estaba tanteando en busca de su
zapato.
—Creo que se me rompió el tacón del zapato —dijo la señorita Smith.
—Bien, al menos todavía está con vida —dijo el mayor Hauk—. Ni más ni menos.
En la penumbra comenzó a ayudarla a sacarse el otro zapato, ahora inútil.
—¿Cuánto tiempo estaremos aquí abajo? —preguntó la señorita Smith.
—Mientras los fnuls estén a cargo de la situación —le informó el mayor Hauk—. Sería
mejor que se pusiera un traje a prueba de radiación por si los salvajes extraterrestres
intentan arrojar bombas H sobre la Casa Blanca. Así que tomaré su blusa y su chaqueta...
tiene que haber trajes por algún lado.
—Usted es tan amable conmigo —suspiró la señorita Smith mientras le tendía la blusa
y la chaqueta—. No lo olvidaré.
—Creo —dijo el mayor Hauk— que cambié de opinión y regresaré arriba por el
escocés; estaremos aquí abajo más tiempo de lo que pensaba y necesitaremos algo así
para que la soledad no arruine nuestros nervios. Quédese aquí.
Comenzó a tantear su camino hacia el ascensor.
—No tarde mucho —dijo la señorita Smith con ansiedad detrás de él—. Me siento
terriblemente expuesta y desprotegida aquí abajo sola, y lo que es peor, parece que no
puedo encontrar los trajes a prueba de radiación de los que habló.
—Pronto estaré de vuelta —prometió el mayor Hauk.
 
En la playa opuesta al edificio de la CIA, el capitán Lightfoot aterrizó el helicóptero con
los dos fnuls capturados a bordo.
—Muévanse —les ordenó, hundiendo la boca de su revólver 45 de servicio entre sus
pequeñas costillas.
—Es porque es más grande que nosotros, Len —le dijo uno de los fnuls al otro—. Si
tuviéramos el mismo tamaño no se atrevería a amenazarnos de esta manera. Pero ahora
comprendemos, finalmente, la naturaleza de la superioridad de los terráqueos.
—Sí —dijo el otro fnul—. Tras veinte años el misterio ha sido resuelto.
—Una altura de un metro con veinte centímetros todavía da una apariencia sospechosa
—dijo el capitán Lightfoot, pero estaba meditando. Si podían crecer de los sesenta
centímetros al metro con veinte en un instante, solo por fumar un cigarrillo, ¿qué los
detendría para no crecer sesenta centímetros más? Entonces tendrían un metro con
ochenta centímetros y su apariencia sería exactamente como la nuestra.
Y todo por mi culpa, se dijo miserablemente.
El mayor Hauk me destruirá, mi carrera al menos, si no mi persona.
De cualquier modo, continuaría como mejor pudiera; la famosa tradición de la CIA lo
exigía.
—Los voy a llevar directamente con el mayor Hauk —le dijo a los dos fnuls—. Él sabrá
que hacer con ustedes.
Cuando alcanzaron la oficina del mayor Hauk, allí no había nadie.
—Esto es muy extraño —dijo el capitán Lightfoot.
—El mayor Hauk se ha batido en una apresurada retirada —dijo uno de los fnuls—.
¿Esa gran botella ámbar no indica algo?
—Es una botella de escocés —dijo Lightfoot, examinándola—. Y no indica nada. De
todos modos —le removió la tapa—, probaré su contenido. Solo para estar seguro.
Después de probarlo descubrió que lo observaban intensamente los dos fnuls.
—Esto es lo que los terráqueos consideramos bebida —explicó Lightfoot—. A ustedes
les caerá mal.
—Posiblemente —dijo uno de los fnul—, pero mientras usted estaba bebiendo le
sacamos su revólver 45 de servicio. Arriba las manos.
Lightfoot, de mala gana, levantó las manos.
—Denos esa botella —dijo el fnul—. Y déjenos probarlo a nosotros; no nos negamos a
nada. En realidad, la cultura terráquea está abierta ante nosotros.
—Beber los destruirá —dijo Lightfoot desesperadamente.
—¿Cómo hizo la vara de sustancia vegetal reseca? —dijo el más cercano de los fnuls
con desprecio.
Él y su compañero vaciaron la botella mientras Lightfoot observaba.
Con absoluta seguridad, los fnuls ahora medían un metro con ochenta centímetros. Y,
estaba seguro, en todos los lugares del mundo los fnuls estaban alcanzando una altura
semejante. Por ese motivo la invasión de los fnuls esta vez sería exitosa. Había destruido
a la Tierra.
—Salud —dijo el primer fnul.
—¡Fondo blanco! —dijo el otro—. Suenen las campanas.
Estudiaron a Lightfoot.
—Se ha reducido hasta nuestro tamaño.
—No, Len —aclaró el otro—. Nos hemos estirado hasta el suyo.
—Entonces por fin somos todos iguales —dijo Len—. Tuvimos éxito. La defensa
mágica de los terráqueos, su tamaño antinatural, finalmente fue vencida.
En ese momento dijo una voz:
—Arrojen el revólver 45.
Y el mayor Hauk ingresó caminando en la habitación detrás de los fnuls completamente
borrachos.
—Bien, tenemos mala suerte —murmuró el primero de los fnuls—. Mira, Len, es el
responsable de nuestras anteriores derrotas.
—Y es pequeño —dijo Len—. Pequeño, como nosotros. Ahora somos todos pequeños.
Quiero decir, somos todos inmensos; maldita sea, es lo mismo. De cualquier modo somos
todos iguales.
Se tambaleó hacia el mayor Hauk.
El mayor Hauk disparó. Y el fnul llamado Len cayó. Estaba absoluta e innegablemente
muerto. Quedaba solo uno de los fnuls capturados.
—Edgar, han crecido de tamaño —dijo el mayor Hauk, pálido—. ¿Por qué?
—Es culpa mía —admitió Lightfoot—. La primera causa fue el cigarrillo, la segunda el
escocés... su escocés, Mayor, el que le dio su esposa para su último cumpleaños.
Reconozco que al ser ahora del mismo tamaño que nosotros se hace imposible
distinguirlos... pero considere esto, señor. ¿Qué pasaría se crecieran una vez más?
—Comprendo tu idea con claridad —dijo el mayor Hauk, tras una pausa—. Si midieran
casi dos metros y medio, los fnuls serían tan llamativos como lo eran cuando...
El fnul capturado hizo un intento por liberarse.
El mayor Hauk disparó, hacia abajo, pero era demasiado tarde; el fnul ya estaba en el
corredor y se dirigía hacia el ascensor.
—¡Atrápelo! —gritó el mayor Hauk.
El fnul alcanzó el ascensor y sin vacilar apretó el botón; algún fnuliano conocimiento
extraterrestre guió su mano.
—Se está escapando —chilló Lightfoot.
Había llegado el ascensor.
—Va a bajar al refugio a prueba de bombas —vociferó el mayor Hauk con decepción.
—Bien —dijo severamente el Lightfoot—. Podremos capturarlo sin mayores problemas.
—Sí, pero... —El mayor Hauk comenzó y luego se interrumpió—. Está en lo correcto,
Lihtfoot; debemos capturarlo. Si de algún modo llegara a la calle se asemejaría a
cualquier hombre con un traje gris de negocios cargando un portafolios.
—¿Cómo podemos hacer que vuelva a crecer? —dijo Lightfoot mientras él y el mayor
Hauk descendían por la escalera—. Un cigarrillo lo comenzó, luego el escocés... ambas
cosas eran algo nuevo para los fnuls. ¿Qué podría completar su crecimiento llevándolos a
una llamativa altura de dos metros y medio?
Mientras se lanzaba cada vez más abajo se estrujaba el cerebro, hasta que por fin
apareció ante ellos la entrada de concreto y acero del refugio.
El fnul ya estaba en el interior.
—Es, eh, la señorita Smith a la que se escucha gritar —admitió el mayor Hauk—. Ella
estaba, o más bien en realidad, nosotros estabamos... bien, estábamos refugiándonos de
la invasión aquí abajo.
Apoyando su peso contra la puerta, Lightfoot la abrió hacia un lado.
La señorita Smith los vio y corrió hacia ellos, cojeando, y un segundo más tarde
colgaba de los dos hombres, ahora a salvo del fnul.
—Gracias a Dios —dijo entrecortadamente—. No me di cuenta de lo que era hasta
que... —se estremeció.
—Mayor —dijo el capitán Lightfoot—, creo que hemos dado con eso.
—Capitán, busque las ropas de la señorita Smith, yo me haré cargo del fnul. Ya no
habrá problemas —dijo con rapidez el mayor Hauk.
El fnul, de dos metros y medio de altura, se acercó lentamente a ellos, con las manos
levantadas.
 
FIN
 


SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA HORMIGA ELÉCTRICA

LA HORMIGA ELÉCTRICA
PHILIP K. DICK
A las cuatro y cuarto de la tarde, cuando T. S. T. Garson Poole despertó en el lecho del hospital,
comprendió que estaba en un lecho de hospital y otras dos cosas: que ya no tenía la mano derecha y que
no sentía dolor alguno.
Le habían administrado un analgésico poderoso, se dijo, mirando hacia la pared en la que había una
ventana que daba al centro de Nueva York. Telas de araña por las que los vehículos y los transeúntes se
apresuraban, donde las ruedas giraban bajo el postrero sol de la tarde. El brillo de la agonizante luz le
gustó. «Todavía no ha muerto —pensó—. Ni yo tampoco».
Había un fono en la mesita de al lado; vaciló, tomó el receptor, y marcó para una línea exterior. Un
momento más tarde estaba ante la imagen de Louis Danceman, a cargo de las actividades Tri-Plan mientras
él, Garson Poole, estuviera en otra parte.
—Gracias a Dios que está vivo —suspiró Danceman al verle; su rostro carnoso y grande, con superficie
lunar llena de hoyos, se distendió a causa del alivio—. He llamado a todos.
—Sólo me falta la mano derecha —lo interrumpió Poole.
—Pero está bien. Quiero decir que pueden injertarle una.
—¿Hace cuánto tiempo estoy aquí? —preguntó Poole.
No sabía dónde estaban los médicos ni las enfermeras; ni por qué no se reían o alborotaban al efectuar
una llamada.
—Cuatro días —respondió Danceman—. Aquí en la planta todo marcha bien. En realidad, hemos
recibido pedidos de tres diferentes sistemas de policía, todos de la Tierra. Dos de Ohio, y uno de
Wyoming. Buenos pedidos en firme, con un tercio por adelantado y la usual opción de arriendo por tres
años.
—Venga a sacarme de aquí —pidió Poole.
—No puedo sacarle hasta que la nueva mano...
—Me la injertarán más tarde.
Anhelaba desesperadamente volver a su ambiente familiar; el recuerdo del cohete mercantil elevándose
grotescamente en la pantalla piloto reparada al fondo de su mente; si cerraba los ojos volvía a sentirse en el
vehículo destrozado al ir de uno a otro lado, recibiendo grandes daños. Las sensaciones cinéticas.
Parpadeó al recordarlas. «Creo que tuve suerte», se dijo.
—¿Está Sarah Benton con usted? —preguntó Danceman.
—No, claro.
Era su secretaria personal, y aunque sólo fuese por consideraciones de empleo, debería estar a su lado,
acunándole como a un bebé. «Todas las mujeres gruesas se parecen a las madres —pensó—. Y son
peligrosas; si te caen encima pueden matarte.»
—Tal vez fue esto lo que ocurrió —dijo, en voz alta—. Tal vez Sarah cayó sobre mi cohete.
—No, no, un eje del sistema de dirección del cohete se rompió en la hora de más tráfico y usted...
—Lo recuerdo.
Dio media vuelta en la cama al oír abrirse la puerta de la sala. Aparecieron un médico con bata blanca y
dos enfermeras con batas azules, y dirigieron sus pasos hacia la cama.
—Ya hablaremos más tarde —dijo Poole, colgando el fono.
Respiró profundamente, con expectación.
—No debió hablar por fono tan pronto —le recriminó el médico, consultando el diagrama—. Señor
Garson Poole, dueño de Electrónicas Tri-Plan. Constructor de dardos personalizados que rastrean a su
presa en un radio de mil millas, respondiendo a una señal de ondas única. Usted es un hombre afortunado,
señor Poole. Pero usted no es un hombre. Usted es una hormiga eléctrica
—¡Diablos! —exclamó Poole, aturdido.
—De modo que en realidad no podemos curarle aquí, ahora que lo hemos descubierto. Lo supimos,
claro está, tan pronto como examinamos su mano derecha lesionada; cuando vimos los componentes
eléctricos y cuando miramos su torso por rayos X; y, naturalmente, estos análisis corroboraron nuestra
hipótesis.
—¿Qué es una hormiga eléctrica? —quiso saber Poole.
Pero ya lo sabía y podía descifrar el término.
—Un robot orgánico —respondió una enfermera.
—Ya —asintió Poole.
Un sudor frío afloró a su piel y le empapó todo el cuerpo.
—Usted no lo sabía —insinuó el médico.
—No —Poole sacudió la cabeza.
—Casi todas las semanas viene una hormiga eléctrica —continuó el doctor—. Vienen a causa de un
accidente, como usted, o piden admisión voluntariamente. Por ejemplo, uno que como usted no lo sabía, y
funcionó siempre junto a seres humanos, creía ser también... un hombre. En cuanto a su mano...
El doctor calló.
—Olvide mi mano —le atajó Poole, bruscamente.
—Cálmese. —El médico se inclinó sobre Poole y escrutó atentamente su semblante—. Una nave
hospital lo llevará a un departamento donde harán la reparación o la sustitución de su mano a un precio
razonable, bien para usted, siendo como es el único dueño, o para sus compañeros, si los tiene. De todos
modos, podrá volver a su despacho de la Tri-Plan, en las mismas condiciones de funcionamiento que antes.
—Excepto que ahora lo sé —masculló Poole.
Ignoraba si Danceman, Sarah o alguno de la oficina lo sabían. ¿Le había alguno, o algunos, comprado?
¿Fabricado? Un figurón, eso era; esto había sido. Ya no debía dirigir la compañía; era una ilusión
implantada en él cuando lo fabricaron..., junto con la ilusión de ser un humano y vivir.
—Antes que sea trasladado al departamento de reparaciones —dijo el médico—, ¿será tan amable de
abonar su cuenta en el despacho de enfrente?
—¿Cómo debo algo si ustedes no tratan aquí a las hormigas? —replicó agriamente Poole.
—Por nuestros servicios —aclaró una enfermera—. Hasta que lo supimos.
—Envíen la cuenta —repuso Poole, sacudido por un furor impotente—. Envíenla a mi compañía.
Con un tremendo esfuerzo se sentó en la cama con la cabeza dándole vueltas, bajó de ella y se afirmó
en el suelo.
—Me encantará marcharme de aquí —añadió cuando consiguió mantenerse erguido—. Y gracias por
su atención tan humana.
—Gracias a usted, señor Poole —respondió el médico—. O tal vez deba decir sólo Poole.
En el departamento de reparaciones le reemplazaron la mano perdida.
La mano resultaba fascinante; la examinó largo tiempo antes de permitir que los técnicos la colocasen.
Por fuera parecía orgánica y, en realidad, su superficie lo era. Piel natural cubierta de carne natural, y
sangre auténtica llenaba las venas y los capilares. Pero por debajo había cables y circuitos, corrientes en
miniatura, resplandecientes... Mirando al fondo de la muñeca vio multitud de puertas, motores, válvulas
multifases, todo pequeñísimo. Intrincado. Y la mano le costó cuarenta ranas. El sueldo de una semana que
él tenía asignado en la nómina de la compañía.
—¿Está garantizada? —le preguntó a los técnicos, mientras fusionaban la sección ósea de la mano con
el resto de su cuerpo.
—Noventa días, las piezas y el trabajo —contestó uno de los técnicos—. A menos que se vea sujeta a
un abuso inusitado o intencionado.
—Esto suena vagamente sugestivo —comentó Poole.
El técnico, un hombre, pues todos lo eran, inquirió mirándole astutamente:
—¿Ha estado pasando por lo que no es?
—Sin intención.
—¿Y ahora... es con intención?
—Exactamente —asintió Poole.
—¿Sabe por qué jamás lo sospechó? De vez en cuando, debió de haber chasquidos y chirridos en su
interior. Pero usted no lo sospechó porque está programado para no observarlo. Ahora tendrá la misma
dificultad para descubrir por qué lo construyeron y para quién ha estado funcionando.
—Un esclavo —gimió Poole—. Un esclavo mecánico.
—Pero se ha divertido.
—He vivido una existencia agradable —suspiró Poole—. Y he trabajado mucho.
Pagó las cuarenta ranas, flexionó los dedos nuevos, los probó asiendo varios objetos, y se marchó. Diez
minutos más tarde se hallaba a bordo un transporte público, camino a casa. ¡Valiente día!
Ya en casa, en su apartamento de una sola habitación, se sirvió un vaso de «Jack Daniel, Etiqueta
Púrpura», sesenta años de antigüedad, y se sentó para beberlo, mientras su vista vagaba por la única
ventana hacia el edificio que se elevaba al otro lado de la calle.
«¿Debo ir a la oficina? —se preguntó—. Y en ese caso, ¿por qué? Y si no, ¿por qué no? Elige.
Demonios, esto me está minando, saber esto... Soy un fenómeno —comprendió—. Un objeto inanimado
que imita a otro animado.»
Pero... se sentía vivo. Y no obstante, ahora se sentía diferente. Respecto a sí mismo. Y a partir de
ahora, respecto a todos, especialmente a Danceman y Sarah, a todos los de Tri-Plan.
«Creo que me mataré —pensó—. Aunque probablemente me programaron para que no me matara;
resultaría demasiado costoso para mi dueño. Y él no lo querría. Programado. En algún rincón de mi
cuerpo, existe una matriz fijada a un lugar, una pantalla o filtro que me impide tener ciertos pensamientos o
realizar ciertas acciones. Y que me obliga a otras. No soy libre. Nunca lo fui, aunque ahora lo sé y en esto
estriba la diferencia...»
Haciendo opaca la ventana, encendió la luz del techo, y con sumo cuidado se despojó de todas sus
prendas. Había contemplado atentamente la forma en que los técnicos le injertaron la mano nueva y ahora
tenía una idea bastante clara de cómo estaba ensamblado su cuerpo. Dos paneles principales, uno en cada
muslo; los técnicos los quitaron para comprobar los complicados circuitos inferiores. «Si estoy
programado, probablemente ahí estará la matriz», pensó.
El conjunto de circuitos lo dejó estupefacto.
«Necesito ayuda —pensó—. Veamos, ¿cuál es el código fono para la computadora de clase BBB que
alquilamos en la oficina?»
Levantó el fono, marcó el número de la computadora en su residencia permanente de Boise, Idaho.
—El uso de esta computadora cuesta cinco ranas el minuto —pronunció en el fono una voz mecánica.
Luego añadió—: Por favor, ponga su placa de crédito personal delante de la pantalla.
Lo hizo.
—Al sonar el zumbador, quedará conectado con la computadora —continuó la voz—. Por favor,
pregunte lo más rápidamente posible, teniendo en cuenta que la respuesta será dada en términos de un
microsegundo, mientras su pregunta...
Rebajó el sonido. Pero volvió a aumentarlo rápidamente cuando apareció en la pantalla el audio-
alimentador de la computadora. En aquel momento, la máquina se convirtió en un oído gigante, para
escucharle..., lo mismo que a otros cincuenta mil interrogadores de la Tierra.
—Escrútame visualmente —le ordenó a la computadora—. Y dime dónde hallaré el mecanismo de
programación que controla mis pensamientos y conducta.
Esperó. En la pantalla del fono, un enorme ojo activo, de lentes múltiples, le observó; Poole se exhibió
por completo en su apartamento.
—Quítate el panel del pecho —dijo la computadora—. Aplica una ligera presión sobre tu esternón y
sácalo luego hacia fuera.
Obedeció. Quedó separada una parte de su pecho; mareado, se sentó en el suelo.
—Distingo los módulos de control —dijo la computadora—, pero no puedo decir qué... —Una pausa
mientras el ojo rodaba en la pantalla del fono—. Distingo un rollo de cinta grabada montada sobre el
mecanismo de tu corazón. ¿Lo ves?
Poole torció el cuello, miró y también lo vio.
—Cuando haya consultado los datos que poseo me pondré en contacto contigo y te daré la respuesta.
Buenos días.
La pantalla se oscureció.
—Me arrancaré la cinta —se dijo Poole—. Pequeña, no mayor que dos ovillos de hilo, con un
escrutador montado entre el tambor de salida y el de entrada. No veo ningún signo de movimiento; los
ovillos parecen inertes. Deben actuar como brújulas cuando ocurren situaciones específicas. Dominan mis
procesos encefálicos. Y lo han hecho toda mi vida.
Con la mano tocó el tambor de salida. Pensó que lo único que tenía que hacer era estirar y...
La pantalla del fono volvió a iluminarse.
—Placa de crédito número 3-BNX-882-HQR446-T —pronunció la voz de la computadora—. Aquí
BBB-307DR en contacto de nuevo en respuesta a tu pregunta de dieciséis segundos, 4 de noviembre de
1992. El rollo de cinta grabada sobre el mecanismo de tu corazón no es una bobina de programación sino
un constructor de realidades supletorias. Todos los estímulos sensoriales recibidos por tu sistema
neurológico central emanan de esta unidad, y tocarla sería peligroso, si no definitivo. Por lo visto —añadió
la voz—, careces de circuito programado. Pregunta contestada. Buenos días.
La voz calló.
Poole, de pie y desnudo delante de la pantalla del fono, tocó una vez más el tambor de la cinta, con una
precaución enorme y calculada.
«Ya entiendo —pensó salvajemente—. ¿O no? Esta unidad... Si corto la cinta, mi mundo desaparecerá.
La realidad continuará para los demás, pero no para mí. Porque mi realidad, mi universo, procede de esta
minúscula unidad. Alimenta al escrutador y luego a mi sistema nervioso central a medida que se desenrolla
lentamente.»
«Lleva años desenrollándose», pensó.
Recogió sus ropas, se vistió, se sentó en su inmenso sillón, muy lujoso y transportado a su apartamento
desde las oficinas de la Tri-Plan, y encendió un cigarrillo. Cuando dejó sobre la mesa el encendedor con
sus iniciales le temblaba la mano; se retrepó y exhaló el humo hacia delante, creando un nimbo de color
gris.
—Iré despacio —se dijo—. ¿Qué trato de hacer? ¿Desviar mi programa? La computadora no encontró
circuito de programación. ¿Debo intervenir en la cinta de la realidad? Y en tal caso, ¿por qué?
»Porque si la controlo —se contestó—, controlaré la realidad. Al menos, en lo que a mí respecta. Mi
realidad subjetiva..., pero esto no es todo. La realidad objetiva es un constructor sintético, que trata con la
universalización hipotética de una multitud de realidades subjetivas.
»Mi universo está dentro de mis dedos —comprendió—. Si pudiese imaginar cómo funciona todo... Lo
que tengo que hacer en primer lugar es buscar y localizar mi circuito de programación, a fin de obtener un
verdadero funcionamiento homeostático; o sea, el control de mí mismo. Pero con esto... con esto, no sólo
conseguiría el control de mí mismo sino el control de todo.
»Y esto me separa de cualquier ser humano que haya vivido y muerto —añadió sombríamente.
Fue hacia el fono y marcó el número de la oficina. Cuando tuvo a Danceman en la pantalla, dijo
animadamente:
—Quiero que envíes una serie completa de microherramientas y pantallas ampliadoras a mi
apartamento. Tengo que trabajar en un microcircuito.
Interrumpió la conexión para no tener que discutir.
Media hora más tarde se produjo una llamada en la puerta. Cuando abrió, se encontró delante de uno
de los capataces del taller, cargado con toda clase de microherramientas.
—No especificó lo que necesitaba —se disculpó el capataz, entrando en el apartamento—. De modo
que el señor Danceman me envió con todo esto.
—¿Y el sistema de lentes amplificadoras?
—En el camión, arriba en el tejado.
«Tal vez desee morir», pensó Poole.
Encendió un cigarrillo, fumó y esperó, en tanto el capataz montaba la pesada pantalla ampliadora, con el
suministro de fuerza y el panel de control en el apartamento.
«Lo que hago es un suicidio», pensó Poole.
Se estremeció.
—¿Le ocurre algo, señor Poole? —preguntó el capataz poniéndose de pie, aliviado ante el trabajo
concluido—. Todavía debe estar un poco nervioso a causa de su accidente.
—Sí —asintió Poole, quedamente.
Esperó a que el capataz se marchase.
Bajo el sistema de lentes ampliadoras, la cinta de plástico adoptó una nueva forma: una cinta ancha en la
que había cientos de miles de pequeños agujeros.
—Eso es lo que pensaba —se dijo Poole—. Nada grabado en una capa de óxido férrico, sino ranuras
pinchadas.
Bajo las lentes, la cinta avanzaba visiblemente. Con gran lentitud, pero a una velocidad uniforme, y en
dirección al escrutador.
«Lo que me figuraba —pensó de nuevo—. Los agujeros están en salidas. Funciona como una pianola:
sólido es no, ranura es sí. ¿Cómo podría probarlo?»
—Obviamente, obturando algunos agujeros —se respondió.
Calculó la cantidad de cinta que restaba en el tambor de salida. Calculó también, con gran esfuerzo, la
velocidad del movimiento de la cinta, y al final obtuvo una cifra. Si alteraba la cinta visible en el borde que
se introducía en el escrutador, transcurrirían de cinco a siete horas antes que llegase aquel período de
tiempo. En realidad, suprimiría unos estímulos que debían tener lugar al cabo de unas horas.
Con un micropincel pintó un sector grande —relativamente grande— de la cinta con barniz opaco,
obtenido del botiquín que acompañaba a las microherramientas.
«He suprimido estímulos durante media hora —pensó—. Al menos obturé un millar de agujeros.»
Sería interesante saber que cambio, si sobrevenía alguno, se produciría a su alrededor al cabo seis
horas.
Cinco horas y media más tarde estaba sentado en el Krackter, un soberbio bar de Manhattan, tomando
un trago con Danceman.
—Parece enfermo —comentó Danceman.
—Lo estoy —asintió Poole.
Apuró su bebida, un whisky, y pidió otro.
—¿Por el accidente?
—En cierto sentido, sí.
—¿Se trata de algo que averiguó respecto a sí mismo? —inquirió Danceman.
Poole levantó la cabeza y miró al otro en la penumbra del bar.
—Entonces, lo sabe.
—Lo sé —afirmó Danceman—. Sé que debo llamarle Poole en vez de señor Poole. Pero prefiero
tratarlo de usted y seguiré haciéndolo.
—¿Cuánto hace que lo sabe? —indagó Poole.
—Desde que entró en la empresa. Me dijeron que los auténticos dueños de Tri-Plan, que se hallan en el
Sistema Prox, deseaban que Tri-Plan fuese dirigida por una hormiga eléctrica, a la que pudiesen controlar.
Deseaban una hormiga inteligente y enérgica.
—¿Los auténticos dueños? —Era la primera noticia que tenía de ellos—. Tenemos dos mil accionistas.
Diseminados por todas partes.
—Marvis Bey y su esposa Ernan, de Prox 4, controlan el cincuenta y uno por ciento de las acciones
con derecho a voto. Y esto fue así desde el principio.
—¿Por qué no lo supe?
—Me prohibieron decírselo. Usted tenía que creer que había proyectado por sí solo toda la política de
la empresa. Con mi ayuda. En realidad, yo le estaba transmitiendo lo que Bey y su esposa me transmitían a
mí.
—O sea, que he sido un figurón, un hombre de paja.
—En cierto sentido, sí —reconoció Danceman—. Pero para mí, será siempre el «señor Poole».
Un sector de la pared más alejada desapareció. Y con él, varias personas sentadas en mesas cercanas
al mismo. Y...
A través de la gran porción acristalada del bar, el cielo de Nueva York se desvaneció.
—¿Qué ocurre? —inquirió Danceman, al observar el rostro de Poole.
—Mire a su alrededor —le pidió éste—. ¿Nota algún cambio?
Tras mirar en torno suyo, Danceman contestó:
—No. ¿Qué cambio?
—¿Sigue viendo el firmamento?
—Seguro, a pesar de la niebla. Las luces parpadean.
—Ahora lo sé —asintió Poole.
Estaba en lo cierto; cada agujero cubierto significaba la desaparición de un objeto de su mundo real.
—Nos veremos más tarde, Danceman —dijo, poniéndose en pie—. Volveré a mi apartamento. Me
espera cierto trabajo. Buenas noches.
Salió del bar en busca de un taxi.
No había ninguno.
«También estos —pensó—. ¿Qué más habré borrado? ¿Las prostitutas? ¿Las flores? ¿Las cárceles?»
En el estacionamiento del bar estaba el cohete de Danceman.
Decidió tomarlo. Todavía hay cohetes en el mundo de Danceman. Él podría tomar uno más tarde. De
todos modos, era un taxi-cohete de la compañía, y él conservaba una copia de la llave.
De pronto, estuvo en el aire, camino de su apartamento.
La ciudad de Nueva York aún no regresaba. A la derecha y a la izquierda, vehículos y edificios, calles,
transeúntes, anuncios.. y en el centro nada.
—¿Cómo puedo volar por ahí —se asustó—. Desapareceré. ¿O no?
Voló hacia la nada.
Fumando un cigarrillo tras otro, voló en círculos durante quince minutos..., y de pronto, calladamente,
reapareció Nueva York. Podía terminar el vuelo. Aplastó el cigarrillo (la pérdida de algo tan valioso), y
aceleró hacia su apartamento.
—Si inserto una cinta estrecha y opaca —reflexionó mientras abría la puerta del apartamento—,
podré...
Sus pensamientos cesaron. Alguien estaba sentado en una butaca del saloncito, contemplando un
programa por televisión.
—¡Sarah! —exclamó, aturdido.
La joven se levantó, algo gruesa, pero graciosa.
—No te encontré en el hospital y vine hasta aquí. Aún tengo la llave que me diste en marzo, después de
aquella terrible pelea. ¡Oh! Pareces muy deprimido. —Fue hacia él y observó su rostro con ansiedad—.
¿Tanto te duele la herida?
—No es eso.
Se quitó la chaqueta, la corbata y la camisa, y el panel de su pecho. Se arrodilló e insertó las manos en
los guantes de las herramientas microscópicas. Hizo una pausa y levantó los ojos hacia Sarah.
—Descubrí que soy una hormiga eléctrica. Lo cual, desde cierto punto de vista, me abre ciertas
posibilidades, que ahora estoy examinando.
Flexionó los dedos, y en el extremo del meñique izquierdo, se movió un destornillador microscópico,
aumentado por el sistema de ampliación.
—Puedes mirar, si lo deseas —manifestó
La joven comenzó a sollozar.
—¿Qué te ocurre? —le preguntó él furiosamente sin levantar la vista de su tarea.
—Es... tan triste... Fuiste tan bueno con todos nosotros en Tri-Plan... Todos te respetábamos. Y ahora,
todo ha cambiado.
La cinta de plástico tenía un margen sin puntear arriba y abajo. Cortó un segmento horizontal, muy
estrecho, y tras unos momentos de concentración cortó la cinta a unas cuatro horas de la cabeza del
escrutador. Después la hizo girar en una pieza de ángulo recto en relación con el escrutador, lo fusionó en
su sitio con un elemento microcalorífico, y volvió a unir el tambor a los costados derecho e izquierdo. En
realidad, acababa de insertar veinte minutos muertos en el flujo sin desdoblar de su realidad. El efecto
tendría lugar, según sus cálculos, unos minutos después de medianoche.
—¿Te estás reparando a ti mismo? —inquirió Sarah, tímidamente.
—Me estoy liberando —repuso Poole.
Para después había pensado varias alteraciones. Pero antes tenía que comprobar su teoría: la cinta en
blanco, sin agujeros, significaba que no había estímulos, en cuyo caso la falta de cinta...
—¡Oh! La expresión de tu rostro... —gimió Sarah. Comenzó a recoger el bolso, la chaqueta, la revista
audiovisual enrollada—. Me marcho. Comprendo lo que sentiste al encontrarme aquí.
—Quédate —pidió él—. Veré contigo la televisión. —Metiendo una mano debajo de su camisa,
añadió—: ¿Recuerdas hace unos años, cuando había..., cuántos eran..., veinte o treinta canales de
televisión? Antes que el Gobierno absorbiera los independientes.
Ella asintió.
—¿Qué habría pasado —insistió él— si este televisor hubiese proyectado todos los canales al mismo
tiempo? ¿Podríamos haber distinguido alguno en la mezcla?
—No creo.
—Tal vez hubiésemos aprendido a hacerlo. Aprender a ser selectivos. Aprender a percibir qué es lo
que queremos y lo que no queremos. Creo que las posibilidades de nuestro cerebro serían fantásticas si
pudiera trabajar con veinte imágenes a la vez. Piensa en la cantidad de conocimientos que podríamos
almacenar en un tiempo dado. Me pregunto si el cerebro..., el cerebro humano... —se interrumpió—. El
cerebro humano no podría hacerlo —prosiguió, reflexionando—. Pero en teoría, podría hacerlo un cerebro
casi orgánico.
—¿Como el que tú posees? —preguntó Sarah.
—Sí.
Contemplaron el programa de televisión hasta el final y después se fueron a la cama. Pero Poole estuvo
sentado, reclinado en las almohadas, fumando y meditando. A su lado, Sarah se agitaba incansablemente,
preguntándose por qué él no apagaba la luz.
Once y cincuenta minutos. Ocurriría en cualquier momento.
—Sarah, necesito tu ayuda —dijo él—. Dentro de unos instantes me ocurrirá algo extraño. No durará
mucho, pero quiero que me vigiles atentamente. Fíjate en si yo... —Hizo un leve ademán—. Observa
cualquier cambio. Si parezco estar dormido, o si digo necedades o... —iba a decir «si desaparezco». Pero
cambió de idea—. No te haré ningún daño, pero sería una buena idea que estuvieses armada. ¿Trajiste la
pistola antihumedad?
—Está en mi bolso.
Ella estaba ya plenamente despierta, sentada en la cama, y mirando a Poole asustada, con sus anchos
hombros bronceados y llenos de pecas a la luz de la habitación.
Poole fue a buscar la pistola.
La habitación se paralizó de pronto y quedó en una absoluta inmovilidad. Súbitamente, los colores
empezaron a desvanecerse. Los objetos disminuyeron hasta que, como volutas de humo, acabaron entre
las sombras. La oscuridad lo rodeó todo a medida que los objetos del cuarto se iban haciendo más y más
débiles.
Poole comprendió que los últimos estímulos estaban extinguiéndose. Parpadeó, tratando de ver. Divisó
a Sarah Benton, sentada en la cama... o se la imaginó: una figura bidimensional, como una muñeca, que
había estado incorporada, pero que ahora se empequeñecía y esfumaba. Ráfagas de sustancia
desmaterializada flotaban en nubes inestables; los elementos reunidos se disgregaban y volvían a reunirse. Y
al fin la última energía, la última luz y el último calor se disiparon; la habitación se cerró, cayó sobre sí
misma, como apartada de la realidad. Y entonces, las tinieblas absolutas lo reemplazaron todo, un espacio
sin profundidad, no nocturno sino rígido, recluido en sí mismo. Además, Poole ya no escuchaba sonido
alguno.
Alargó la mano para tocar algo. Pero no tenía nada que alargar. El sentido de su propio cuerpo lo
abandonó, junto con todo lo demás del universo. No tenía manos, y aunque las tuviese, no hubiera podido
sentir nada.
«Tengo razón respecto al funcionamiento de esta maldita cinta —se dijo a sí mismo, utilizando una boca
no existente para comunicarse un mensaje invisible—. ¿Pasarán los diez minutos? —se preguntó—.
¿Tendré también razón en esto?»
Esperó..., pero sabía por intuición que su sentido del tiempo lo abandonó junto con todo lo demás. Sólo
podía esperar. Y la espera no duraría mucho.
«Para calmarme —pensó— formaré una enciclopedia. Haré una lista de todas las cosas que empieza
por «a». Veamos: aire, automóvil, avión, atmósfera, Atlántico, ajo, anuncios...», siguió meditando, las
categorías resbalando por su mente.
De repente, se encendieron las luces.
Se hallaba en el sofá del pequeño salón, y por la ventana ya penetraba la luz del sol. Dos hombres
estaban inclinados sobre él, con varios instrumentos en sus manos.
«Empleados de reparaciones —pensó—. Han trabajado en mí.»
—Ya está consciente —anunció uno de los técnicos.
Se incorporó y retrocedió. Sarah Benton, llena de ansiedad, le sustituyó.
—¡Gracias a Dios! —exclamó, respirando húmedamente junto a la oreja de Poole—. Estaba tan
asustada... Al final avisé al señor Danceman.
—¿Qué ocurrió? —quiso saber Poole, interrumpiéndola con brusquedad—. Comienza por el principio
y dilo lentamente. Quiero asimilarlo todo.
Sarah se serenó, hizo una pausa para frotarse la nariz, y explicó nerviosamente:
—Te desmayaste. Estabas aquí tumbado, como muerto. Aguardé hasta las dos y media sin que
ocurriera nada. Llamé al señor Danceman, al que desdichadamente desperté, y él llamó al equipo de
reparaciones de las hormigas eléctricas..., bueno, al equipo de reparaciones de robots orgánicos, y esos
dos técnicos llegaron hacia las cuatro y cuarenta y cinco, y han estado reparándote desde entonces. Ahora
son la seis y cuarto de la madrugada. Tengo mucho frío y quiero acostarme; hoy no podré ir a la oficina;
realmente, no podré.
Se alejó, resoplando por la nariz, ruido que molestó a Poole.
Uno de los técnicos uniformados, dijo:
—Usted ha estado jugando con su cinta de la realidad.
—Sí —admitió Poole. ¿Por qué negarlo? Obviamente, hallaron la cinta insertada—. No debía tardar
tanto. Sólo inserté una cinta para diez minutos.
—Pero paralizó el transporte de la cinta —explicó el técnico—. Ésta dejó de avanzar, ya que el otro
fragmento la atascó, y automáticamente cerró el circuito para evitar la rotura. ¿Por qué se complicó con
esas cosas? ¿No sabe lo que podría ocurrirle?
—No estoy seguro.
—Pero tiene una idea aproximada.
—Por eso lo hice —replicó agriamente Poole.
—La cuenta es de noventa y cinco ranas —anunció el técnico—. Si lo desea, pagadera a plazos.
—De acuerdo —asintió Poole, incorporándose aún un poco mareado.
Se frotó los ojos e hizo una mueca. Le dolía la cabeza y sentía el estómago completamente vacío.
—Lime la cinta la próxima vez —le recomendó el técnico—. Así no se atascará. ¿No se le ocurrió
pensar que había dentro un control de seguridad? De modo que se para antes que...
—¿Qué sucede si no pasa la cinta bajo el escrutador? —insistió Poole, con voz baja y atenta—.
Ninguna cinta..., nada en absoluto. La fotocélula, ¿puede brillar hacia arriba sin impedimento?
Los técnicos se contemplaron mutuamente.
—Todos los circuitos neurológicos —repuso uno— saltan sus brechas y se cortan.
—¿Y esto qué significa?
—Significa que llegó el fin del mecanismo.
—He examinado el circuito —prosiguió Poole—. No lleva suficiente voltaje para esto. El metal no se
funde con una carga tan baja de corriente, aunque toquen los extremos. Estamos hablando de una
millonésima de vatio a lo largo de un conducto de cesio de tal vez un par de milímetros de longitud.
Pongamos que existen un billón de posibles combinaciones que en un instante surgen de los agujeros de la
cinta. El total producido no es acumulativo; la cantidad de corriente depende de lo que la batería deja para
el módulo, lo que no es mucho. Con todas las aberturas abiertas y en marcha.
—¿Le mentiríamos nosotros? —preguntó cansadamente uno de los técnicos.
—¿Por qué no? —replicó Poole—. Ahora tengo la oportunidad de experimentarlo todo. Y
simultáneamente, conocer el universo en su totalidad; estar unos momentos en contacto con la realidad.
Algo que ningún ser humano puede hacer. Un concierto sinfónico que penetra constantemente en mi
cerebro, con todas las notas, todos los instrumentos tocando a la vez. Y todas las sinfonías. ¿Lo entienden?
—Eso lo quemaría —afirmaron al unísono los técnicos.
—No lo creo —objetó Poole.
—¿Quieres una taza de café? —intervino Sarah.
—Sí —aceptó él.
Bajó las piernas, presionó sus pies fríos contra el suelo y se estremeció. Luego, se irguió. Le dolía el
cuerpo.
—Me han tenido toda la noche tumbado en el sofá —comprendió—. Considerándolo bien, podían
haber trabajado un poco mejor.
En la cocina, situada al otro extremo del cuarto, Garson Poole tomaba café frente a Sarah. Los técnicos
hacía rato que se habían marchado.
—No intentarás más experimentos con tu cuerpo, ¿verdad? —inquirió Sarah.
—Me gustaría controlar el tiempo —gruñó Poole—. Invertirlo.
«Cortaré un segmento de cinta —pensó— y lo uniré boca abajo. Las secuencias causales se sucederán
al revés. Por tanto, yo bajaré los peldaños desde el techo hasta mi puerta, empujaré una puerta cerrada
para abrirla, iré al fregadero, donde apilaré los platos sucios. Me sentaré a esta mesa delante de la pila,
llenaré cada plato con la comida producida por mi estómago... y luego trasladaré la comida al refrigerador.
Al día anterior, sacaré la comida del refrigerador, la meteré en bolsas y las llevaré al supermercado, allí
distribuiré la comida por los diversos sectores de la tienda. Y al fin, en el mostrador me darán dinero por la
comida, dinero que sacarán de la caja registradora. Los alimentos serán empaquetados junto con otros en
grandes cajas de plástico, y enviados fuera de la ciudad, a las plantas hidropónicas del Atlántico, para
volver a unirse a los arbustos, árboles y cuerpos de los animales muertos o hundidos en tierra... Pero, ¿qué
demostraría todo esto? Sólo una cinta vídeo corriendo hacia atrás. No sabría más de lo que sé ahora, que
no es bastante.
»Lo que necesito —comprendió— es una realidad última y absoluta durante un microsegundo. Después
ya nada importará, porque lo sabré todo; nada quedará sin entender o ver.
»Podría intentar otro cambio —continuó— antes de intentar cortar la cinta. Hacer nuevos agujeros en
ella y ver qué pasa. Será algo interesante porque no sabré qué significan los agujeros.»
Utilizando la punta de un microinstrumento, hizo los agujeros al azar en la cinta. Lo más cerca que pudo
del escrutador..., pues no quería aguardar.
—No sé si tú lo verás —le explicó a Sarah—. Aparentemente no, mientras yo pueda extrapolar. Pero
algo aparecerá —añadió—. Sólo quiero prevenirte; no deseo que te asustes.
—¡Oh, querido! —murmuró ella.
Poole consultó su reloj. Transcurrió un minuto, luego un segundo y un tercero. Y entonces...
En el centro de la habitación apareció un grupo de patos verdes y negros. Cloqueaban con gran
excitación, se elevaban del suelo, revoloteaban hasta el techo en una masa revuelta de plumas y alas, con la
urgencia frenética, azuzada por su instinto, por alejarse de allí.
—Patos —murmuró él, maravillado—. Hice un agujero para ver un vuelo de patos silvestres.
Apareció algo más. El banco de un parque con un anciano sentado en él, leyendo un periódico doblado
y desgarrado. Levantó la vista, miró a Poole, le sonrió brevemente a través de su sucia dentadura, y volvió
a concentrar su atención en su doblado periódico. Siguió leyendo.
—¿Lo has visto? —le preguntó Poole a Sarah—. ¿Y a los patos?
En aquel instante, los patos y el parque desaparecieron. No quedó nada. El intervalo de los agujeros
hechos por él pasó rápidamente.
—No eran reales —susurró Sarah—. ¿Qué eran? Y cómo...
—Tú no eres real —musitó él, de repente—. Eres un factor estimulante de mi cinta de realidad. Un
agujero que puede ser obturado. Tú también tienes una existencia en otra cinta de realidad... ¿O acaso en
una realidad objetiva?
No lo sabía, no podía decirlo. Tal vez Sarah tampoco lo supiese. Tal vez existiese en mil cintas de
realidad; quizá en todas las cintas de realidad fabricadas hasta la actualidad.
—Si corto la cinta —prosiguió él—, tú estarás en todas partes y en ninguna. Como todo lo demás del
universo. Al menos, en lo referente a mí.
—Yo soy real —replicó Sarah.
—Quiero conocerte por completo —afirmó Poole—. Para esto cortaré la cinta. Si no lo hago ahora, lo
haré en cualquier otro instante; es inevitable.
«Entonces, ¿para qué esperar? —se preguntó a sí mismo—. Y siempre existe la posibilidad que
Danceman haya contado lo que me ocurre a mi dueño y que éste y su esposa se muevan antes que yo.
Porque tal vez esté perjudicando su propiedad..., que soy yo.»
—Ojalá hubiese ido finalmente a la oficina —se lamentó Sarah, con el labio inferior caído en un intento
de aparentar pena.
—Ve.
—No quiero dejarte solo.
—No me ocurrirá nada.
—No. Puede ocurrirte algo. Vas a desconectarte o algo por el estilo, a matarte para descubrir que sólo
eres una hormiga eléctrica y no un ser humano.
—Tal vez —asintió él—. Tal vez no sea más que eso.
—Y yo no puedo impedirlo —añadió ella.
—No —concedió Poole.
—Pero me quedaré —decidió Sarah—, aunque no pueda impedirlo. Porque si te abandono y te matas,
siempre me preguntaré, hasta el fin de mis días, qué habría sucedido de haberme quedado. ¿Lo entiendes?
Él asintió nuevamente.
—Adelante —le incitó ella.
Poole se levantó.
—No sentiré dolor —manifestó—. Aunque a ti te lo parezca. Recuerda que los robots orgánicos
poseen un mínimo de circuitos de dolor. Experimentaré el más intenso...
—Calla —le interrumpió ella—. Haz lo que tengas que hacer, si es que quieres, o no lo hagas si no
quieres.
Torpemente, porque estaba asustado, metió las manos en la pequeña caja de los microinstrumentos y
eligió uno: una hoja muy afilada.
—Cortaré la cinta montada dentro del panel en mi pecho —anunció, mirando a través de las lentes de
aumento—. Nada más.
Su mano tembló cuando levantó la cuchilla. Podía hacerlo en un segundo. Todo listo. Y tendría tiempo
de juntar los extremos cortados de la cinta, comprendió. Media hora al menos, por si cambiaba idea.
Cortó la cinta.
Mirándole acobardada, Sarah susurró:
—No ha ocurrido nada.
—Me quedan de treinta a cuarenta minutos.
Se sentó a la mesa, después de sacar las manos de los guantes. Su voz temblaba; indudablemente,
Sarah se daba cuenta, y se enfadó consigo mismo, porque sabía que esto la alarmaba.
—Lo siento —se disculpó de manera irracional. Deseaba excusarse—. Tal vez hubieras tenido que irte
—añadió, con creciente pánico.
Volvió a levantarse.
Ella lo imitó, y muy nerviosa, como paralizada se quedó en pie, palpitante.
—Vete —le pidió él—, vete a la oficina, donde deberías estar. Donde los dos deberíamos estar.
«Juntaré los dos extremos de la cinta —pensó—. No puedo soportar esta tensión.»
Metiendo las manos en los guantes, trató de deslizarlos sobre sus tensos dedos. Miró por la pantalla de
aumento y vio el rayo del resplandor fotoeléctrico hacia arriba, apuntando directamente al escrutador; al
mismo tiempo, vio que el final de la cinta desaparecía bajo el escrutador..., lo vio y lo comprendió.
«Ya es demasiado tarde —pensó—. Ya ha pasado toda la cinta. Dios mío, ayúdame. Ha empezado a
desenrollarse a una velocidad mayor de la calculada. Y ahora...»
Vio manzanas, piedras y cebras. Sintió calor, la sedosa finura de la tela; sintió un océano que saltaba
hacia él, y un gran vendaval del norte, que lo empujaba, como llevándole a alguna parte. Sarah estaba a su
alrededor, lo mismo que Danceman. Nueva York brillaba en la noche, y los cohetes lo rodeaban y volaban
por el cielo nocturno y de día, flotando, hundiéndose. La mantequilla se hizo líquida en su lengua, y al
mismo tiempo, fétidos olores y sabores lo asaltaron; la amarga presencia de venenos, limones y hojas de
hierbas de verano. Se ahogaba; cayó; yacía ya en brazos de una mujer en un enorme lecho que al mismo
tiempo canturreaba en su oído; el ruido de un ascensor defectuoso en uno los antiguos y arruinados hoteles
de la ciudad.
«Estoy viviendo —pensó—. Ya he vivido, jamás volveré a vivir —se dijo, y con sus ideas acudieron
todas las palabras, todos los sonidos; los insectos chillaron y corrieron, y él casi se hundió en un
complicado cuerpo de maquinaria homeostática situada los laboratorios de Tri-Plan.»
Quería decirle algo a Sarah. Abrió la boca y trató de pronunciar las palabras..., una serie específica de
ellas, sacadas de la enorme masa que iluminaba su cerebro, quemándole con su terrible significado.
La boca le quemaba. Se preguntó por qué.
Como si estuviera aplastada contra la pared, Sarah Benton abrió los ojos y vio las volutas de humo que
ascendían desde la semiabierta boca de Poole. Luego, el robot se hundió sobre los codos y las rodillas, y
lentamente se convirtió en un montón de ruinas. Ella supo, sin examinarlo, que había «muerto».
Poole se había matado. Y no pudo sentir dolor, pues él mismo lo dijo. O al menos, no mucho; tal vez un
poco. Bien, todo había terminado.
Decidió que lo mejor sería llamar a Danceman y contarle lo ocurrido. Aún estremecida, fue hacia el
fono, lo tomó y marcó el número de memoria.
«Poole pensaba que yo era un factor estimulante de su cinta de la realidad —se dijo—. Y pensó que yo
moriría si él moría. Qué raro. ¿Por qué se lo imaginaba? Nunca estuvo en el mundo real; vivió siempre en
un mundo electrónico propio. Qué raro...»
—Señor Danceman —informó cuando conectaron el circuito de la oficina—, Poole ha terminado. Se
destruyó a sí mismo delante de mis ojos. Será mejor que venga.
—De modo que finalmente nos hemos librado de él.
—Sí. Estupendo, ¿verdad?
—Enviaré a un par de chicos del taller —dijo Danceman. Miró más allá de la joven y vio a Poole caído
junto a la mesa de la cocina—. Vaya a casa a descansar —le ordenó a Sarah—. Debe estar agotada
después de todo esto.
—Sí, gracias, señor Danceman.
Colgó el fono y anduvo sin rumbo por la habitación.
De pronto, observó algo.
«Mis manos —pensó y las levantó—. ¿Por qué puedo ver a través de ellas?»
Y también las paredes del cuarto tenían contornos mal definidos.
Temblando, fue hacia el robot inerte, sin saber qué hacer. Veía la alfombra a través de sus piernas, y
luego ésta se tornó oscura y ella vio también a través de ella, más capas de materia desintegrándose.
«Quizá si lograra juntar los extremos de la cinta...», pensó.
Pero no sabía cómo hacerlo. Y Poole era una cosa vaga.
El viento de la madrugada sopló hacia ella. No lo sintió; ya había empezado a dejar de sentir.
El viento siguió soplando.
F I N

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed