Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

jueves, 28 de abril de 2011

H. P. Lovecraft -- EL TEMPLO




H. P. Lovecraft
EL TEMPLO
(MANUSCRITO DESCUBIERTO EN LAS COSTAS DE YUCATÁN)

Yo, Karl Heinrich Graf von Altberg-Ehrenstein, capitán de corbeta de la Armada Imperial Alemana y al mando del submarino U-29, el día 20 de agosto de 1917, deposito esta botella y este informe en el océano Atlántico, en una situación que me es desconocida, pero que probablemente ronda los 20° de latitud norte y los 35° de longitud oeste, donde mi nave yace averiada en el fondo del océano. Llevo esto a cabo porque es mi deseo dar a la luz pública ciertos hechos insólitos; dado que seguramente no sobreviviré para entregar en persona estas noti­cias, ya que las circunstancias que concurren en torno a mí son tan amenazadoras como extraordinarias, e incluyen no sólo la avería fatal del U-29, sino incluso el flaquear de mi férrea volun­tad germánica en una forma de lo más desastrosa.
En la tarde del 18 de junio, tal y como comunicamos por radio al U-61, que se dirigía a Kiel, torpedeamos al carguero británico Victory, que se dirigía de Nueva York a Liverpool, en latitud 45° 1G norte y longitud 28° 34' oeste, permitiendo a la tripulación embarcar en sus botes para obtener una buena fil­mación con destino a los archivos del Almirantazgo. El barco se hundió de forma bastante teatral, a pique por la proa, con la popa alzándose sobre las aguas hasta que todo el casco enfiló perpendicularmente hacia el fondo del mar. Nuestra cámara no perdió detalle, y me pesa que una película tan buena no pueda llegar a Berlín. Después hundimos a cañonazos los botes salvavi­das y nos sumergimos.
Cuando emergimos, al ocaso, descubrimos el cuerpo de un marino en cubierta, aferrándose de una forma curiosa a la barandilla. El pobre hombre era joven, bastante moreno y muy agraciado; seguramente griego o italiano, y con certeza tripu­lante del Victory. Sin duda había buscado refugio en la misma nave que se había visto forzada a destruir la suya... una víctima más de la injusta guerra de agresión que los malditos perros ingleses llevan a cabo contra la patria. Nuestros hombres le registraron en busca de recuerdos y hallaron en su bolsillo una pieza de marfil sumamente extraña, tallada en forma de una cabeza juvenil coronada de laureles. El otro comandante, el teniente' Klenze, creía que aquello era muy antiguo y de gran valor artístico, por lo que se apropió de ella. Cómo había podido llegar a las manos de un vulgar marinero era algo que ninguno de los dos podía imaginar.
Al arrojar al muerto por la borda tuvieron lugar dos inci­dentes que perturbaron grandemente a la tripulación. Los hom­bres le habían cerrado los ojos, pero, al desprenderlo de la barandilla, éstos se abrieron, y muchos sufrieron la extraña ilusión de que miraban fijamente y en son de burla a Schmidt y Zimmer, que se hallaban inclinados sobre el cadáver. El contra­maestre Müller, un hombre de edad al que le habría ido mejor de no ser un supersticioso rufián alsaciano, se alteró tanto por la impresión que estuvo observando el cuerpo en el agua, y jura que, tras sumergirse algo, colocó los brazos en la posición del nadador y se impulsó bajo las aguas hacia el sur. Tanto a Klenze como a mí nos desagradaron tales muestras de ignorancia cam­pesina, y reprendimos severamente a los hombres, sobre todo a Müller.
Al día siguiente se creó un verdadero problema debido a la indisposición de varios miembros de la tripulación. Evidente­mente, se veían aquejados por algún tipo de tensión nerviosa provocada por nuestro largo periplo, y habían sufrido malos sueños. Varios de ellos parecían aturdidos y obnubilados; y tras cerciorarme que ninguno de ellos fingía su debilidad, les relevé de sus funciones. El mar se hallaba bastante picado, así que bajamos a una profundidad donde las olas nos resultaran un problema menor. Allí permanecimos en una calma relativa, a pesar de la aparición de alguna corriente misteriosa de rumbo sur que no pudimos encontrar en nuestras cartas. Los gemidos de los enfermos resultaban positivamente fastidiosos, pero ya que no parecían desmoralizar al resto de la tripulación, nos abs­tuvimos de tomar medidas drásticas. Teníamos la intención de permanecer en aquella posición e interceptar al buque de línea Dacia, consignado en la información recibida de nuestros agen­tes de Nueva York.
A primera hora de la tarde salimos a la superficie y descubri­mos la mar menos gruesa. El humo de un buque de guerra flo­taba en el horizonte norte, pero la distancia a la que nos hallába­mos y nuestra capacidad de inmersión nos mantenían a salvo. Lo que más nos preocupaban eran las habladurías del contrama­estre Müller, que se hacían más estrafalarias al caer la noche. Se hallaba en un estado infantil, aborrecible, y farfullaba acerca de fantasías sobre cuerpos muertos flotando al otro lado de las por­tillas; cuerpos que le miraban fijamente, y que él, a pesar de lo hinchados que estaban, había reconocido por haberlos visto morir durante alguna de nuestras victoriosas hazañas germáni­cas. Y decía que su jefe era el joven hallado y arrojado al mar. Era algo grosero y anómalo, así que pusimos grilletes a Müller y mandamos que le dieran unos buenos latigazos. Los hombres no se mostraron muy conformes con tal castigo, pero la disciplina es fundamental. Incluso rechazamos la petición de un comité encabezado por el marinero Zimmer, que pedía que la curiosa cabeza tallada en marfil fuera arrojada al mar.
El 20 de junio, los marineros Bohm y Schmidt, que habían caído enfermos el día antes, se volvieron locos furiosos. Sentí que no hubiera ningún médico entre nuestros oficiales, ya que las vidas alemanas resultan preciosas, pero los constantes desva­ríos de ambos acerca de una terrible maldición eran de lo más dañino para la disciplina, así que hubimos de tomar una deci­sión severa. La tripulación encajó este hecho de forma sombría, aunque eso pareció apaciguar a Müller, que de ahí en adelante no volvió a dar problemas. Le liberamos por la tarde y volvió en silencio a sus ocupaciones.
La semana siguiente estuvimos todos muy nerviosos, espe­rando al Dacia. La tensión creció con la desaparición de Müller y Zimmer, que sin duda se suicidaron víctimas de los temores que parecían atormentarlos, aunque nadie los vio en el instante de saltar al mar. Yo me sentía relativamente contento de librarme de Müller, ya que aun su silencio había afectado negativamente a la tripulación. Todos parecían dados ahora al silencio, como albergando secretos temores. Muchos estaban enfermos, pero ninguno había enloquecido. El teniente Menze, crispado por la tensión, se alteraba ante cualquier minucia... como, por ejemplo, un banco de delfines que merodeaba en número cada vez mayor en torno a U-29, o la creciente intensidad de esa corriente sur que no aparecía en ninguna de nuestras cartas.
A la postre se hizo evidente que se nos había escapado com­pletamente el Dacia. Avatares así no son raros, y nos sentíamos más complacidos que defraudados, ya que ahora se nos orde­naba regresar a Wilhelmshaven. El mediodía del 28 de junio arrumbamos al noreste y, pese a algún enredo bastante cómico con la inaudita masa de delfines, nos pusimos en marcha.
La explosión en la sala de máquinas a las dos de la tarde nos pilló completamente desprevenidos. No se había descubierto ningún defecto de las máquinas o negligencia de los hombres; pero aun así, sin previo aviso, la nave se vio sacudida de punta a punta por una explosión colosal. El teniente Klenze se abalanzó hacia la sala de máquinas, descubriendo que el depósito de com­bustible y la mayor parte de la maquinaria estaba destrozada, asimismo los maquinistas Raabe y Schneider habían resultado muertos en el acto. En un instante nuestra situación se había vuelto crítica, ya que aunque los regeneradores químicos estaban intactos, y aunque podíamos usar los aparatos para emerger y sumergirnos, y abrir las escotillas mientras tuviéramos aire com­primido y batería, nos veíamos incapacitados para propulsarnos o pilotar el submarino. Buscar la salvación en los botes salvavi­das significaba ponernos a nosotros mismos en manos de ene­migos irracionalmente resentidos contra nuestra gran nación alemana, y nuestra radio había estado fallándonos desde que, debido al asunto del Victoria, nos pusimos en contacto con otro U-boat de la Armada Imperial.
Desde la hora del accidente hasta el 2 de julio derivamos constantemente hacia el sur, sin hacer ningún plan ni encontrar nave alguna. Los delfines todavía rodeaban el U-29, una cir­cunstancia digna de reseñar, habida cuenta de la distancia reco­rrida. En la mañana del 2 de julio avistamos un buque de guerra que enarbolaba colores estadounidenses, y los hombres se agitaron deseosos de rendirse. Al final, el teniente Klenze hubo de usar su arma contra un marinero llamado Traube que incitaba a tal acto antigermánico con especial virulencia. Eso apaciguó de momento a la tripulación y nos sumergimos sin ser avistados.
Durante la tarde siguiente, una gran bandada de aves mari­nas llegó desde el sur y el mar comenzó a tornarse amenazador. Cerrando escotillas, aguardamos acontecimientos hasta com­prender que debíamos sumergirnos o perecer entre las olas mon­tañosas. La electricidad y la presión de aire menguaba, e intentá­bamos evitar cualquier uso innecesario de nuestros escasos recursos mecánicos; pero en este caso no había opción. No baja­mos demasiado, y cuando la mar se calmó horas más tarde, decidimos retornar a la superficie. Aquí, no obstante, surgió un nuevo contratiempo, ya que la nave no respondió a nuestra guía, a pesar de todos los esfuerzos realizados por los mecánicos. Según cundía el pánico entre los hombres atrapados en esa pri­sión submarina, algunos de ellos comenzaron a murmurar con­tra la imagen de marfil del teniente Klenze, pero la visión de una pistola automática les aplacó. Tuvimos ocupados a los pobres diablos tanto como pudimos, trasteando entre la maqui­naria, aunque bien sabíamos que todo eso era inútil.
Klenze y yo solíamos turnarnos para dormir, y durante mi periodo de sueño, sobre las cinco de la mañana M4 de julio, se desató abiertamente el motín. Los seis cerdos de marineros supervivientes, sospechando que estábamos perdidos, estallaron bruscamente en una furia maniaca, motivada por nuestro rechazo a rendirnos dos días antes al buque de guerra yanqui, y se sumieron en un delirio de improperios y destrucción. Rugían como los animales que eran, y rompían indiscriminadamente mobiliario e instrumental, vociferando sobre insensateces tales como la maldición de la imagen de marfil y el joven moreno muerto que nos miraba y se alejaba nadando. El teniente Klenze parecía paralizado e incapaz de respuesta, que es lo que cabría esperar de un renano blando y afeminado. Maté a los seis hom­bres, pues fue necesario, y me aseguré de que no sobreviviera ninguno.
Arrojamos los cuerpos a través de las escotillas dobles y nos quedamos a solas en el U-29. Klenze parecía muy nervioso y bebía en demasía. Yo estaba dispuesto a seguir con vida tanto como fuera posible, empleando el generoso depósito de provi­siones y el suministro químico de oxígeno, que no habían sufrido de las locas payasadas de aquellos malditos puercos de marineros. Nuestras agujas, barómetros y otros instrumentos de precisión estaban destruidos, por lo que de ahí en adelante cual­quier cálculo sería meramente estimado, basado en nuestros cro­nómetros, almanaques y la deriva estimada a juzgar por algunos objetos que podíamos atisbar a través de las troneras o desde la torreta. Por fortuna teníamos estibadas baterías capaces aún de largo uso, tanto por alumbrado interior como para empleo del foco. A menudo barríamos con éste alrededor de la nave, pero tan sólo veíamos delfines nadando paralelos a nuestro propio rumbo de deriva. Yo me sentía interesado desde el punto de vista científico en aquellos delfines, ya que aunque el Delphínus delphis común es un cetáceo incapaz de sobrevivir sin aire, observé durante cerca de dos horas a uno de esos nadadores y no lo vi abandonar en ningún momento su inmersión.
Con el tiempo, Klenze y yo llegamos a la conclusión de que seguíamos derivando hacia el sur, sumergiéndonos más y más. Reparando en la fauna y flora marinas, leímos mucho al res­pecto en los libros que yo me había llevado conmigo para los ratos de ocio. No pude evitar el observar, no obstante, la defi­ciente preparación científica de mi compañero. Su intelecto no era prusiano, sino dado a fantasías y especulaciones sin valor. La inminencia de nuestra muerte le afectaba de forma curiosa y con frecuencia hablaba arrepentido sobre los hombres, mujeres y niños que había enviado al fondo, olvidando que todo eso
resulta noble para alguien que sirve al estado alemán. Al cabo comenzó a desvariar ostensiblemente, observando durante horas su imagen de marfil y tramando fantásticas historias acerca de cosas perdidas y olvidadas bajo el mar. A veces, a modo de expe­rimento psicológico, azuzaba tales desvaríos para escuchar sus interminables citas poéticas y relatos acerca de barcos hundidos. Lo sentía de veras, ya que aborrezco ver sufrir a un alemán, pero no resultaba una buena compañía para morir. Por mi parte me sentía orgulloso, sabedor de que la patria honraría mi memoria y que mis hijos serían educados para ser hombres como yo.
El 9 de agosto vislumbramos el suelo del océano y, con el foco, lanzamos sobre él un potente rayo. Se trataba de una vasta planicie ondulante, cubierta en su mayor parte de algas y salpi­cado por las conchas de pequeños moluscos. Aquí y allá había fangosos objetos de formas inquietantes, festoneados de algas e incrustados de percebes, que Klenze supuso antiguos buques hundidos. Algo lo alteró; un pico de sólida materia, sobresa­liendo del lecho del océano entorno a un metro, con alrededor de medio metro de ancho, lados planos y suaves superficies superiores que. convergían en ángulo sumamente obtuso. Yo dije que aquel pico debía tratarse de un afloramiento rocoso, pero Klenze creía haber visto tallas en su superficie. Tras un momento comenzó a temblar y apartó la vista como si tuviese miedo, aun­que sin dar otra explicación de que se sentía sobrecogido ante las dimensiones, oscuridad, lejanía, antigüedad y misterio de los abismos oceánicos. Su cerebro estaba fatigado, pero yo soy siem­pre un alemán y no tardé en advertir dos cosas; una que el U-29 aguantaba admirablemente la presión del mar, y otra que los peculiares delfines seguían en torno nuestro, incluso a una pro­fundidad donde la mayoría de los naturalistas consideran impo­sible la vida para organismo superiores. Parecía evidente que yo había sobrestimado nuestra profundidad, pero aun así estába­mos lo bastante abajo como para que aquel fenómeno resultara notable. Nuestra velocidad de deriva hacia el sur, según lo medía por el suelo del océano, era más o menos la estimada mediante los organismos con los que nos habíamos cruzado en niveles superiores.
A las tres y cuarto de la tarde del 12 de agosto, el pobre Klenze enloqueció completamente. Había estado en la torreta usando el reflector, antes de precipitarse en la biblioteca, donde yo estaba leyendo, y su rostro lo traicionó instantáneamente.
-¡Él nos llama! ¡Él nos llama! ¡Lo oigo! ¡Tenemos que acu­dir! -mientras hablaba cogió de la mesa la imagen de marfil, se la metió en el bolsillo y atenazó mi brazo en un intentó por arrastrarme escaleras arriba hasta la cubierta. En un momento comprendí que pretendía abrir la escotilla y lanzarse en mi com­pañía al exterior, una extravagancia suicida y asesina para la que yo no estaba preparado. Cuando retrocedí y traté de apaciguarlo se volvió aún más violento.

-Vamos ahora... no esperemos mas; es mejor arrepentirse y lograr el perdón que desafiar y ser condenado.

Entonces yo abandoné el intento de calmarlo y lo acusé de estar loco... loco de atar. Pero él se mantuvo inconmovible y gri­taba:

-¡Si estoy loco, estoy de suerte! ¡Qué los dioses se apiaden del hombre que en su contumacia permanezca cuerdo hasta el fin! ¡Ven y enloquece ahora que él aún nos llama benevolente­mente!

Aquel exabrupto pareció aliviar una presión en su mente, ya que al terminar se tornó más comedido, pidiéndome que le dejase ir solo en caso de no querer acompañarle. Mi obligación resultaba clara. Era un alemán, pero tan sólo un renano y un plebeyo, y ahora se había convertido en un loco potencialmente peligroso. Accediendo a su petición suicida me libraría en el acto de alguien que era más bien amenaza que compañía. Le pedí que me cediera la imagen de marfil antes de marcharse, pero tal petición despertó en él una hilaridad tan desaforada que no me atreví a insistir. Entonces le pregunté si deseaba dejar algún recuerdo o un mechón de cabello con destino a su familia en Alemania, por si se daba el caso de que yo fuera rescatado, pero de nuevo prorrumpió en esa extraña risa. Así que mientras él subía la escalerilla, yo acudí a las palancas y, guardando el per­tinente intervalo, accioné la maquinaria que le envió a la muerte. Cerciorándome luego de que no se hallaba a bordo, dirigí el foco alrededor tratando de lograr un postrer vistazo, ya que deseaba comprobar si la presión del agua lo había aplastado, tal y como debiera teóricamente haber ocurrido, o si por el contra­rio el cuerpo no había sido afectado, tal y como sucedía con aquellos extraordinarios delfines. No logré, de todos modos, localizar a mi finado compañero, ya que los delfines se apeloto­naban en gran número en torno a la torreta.
Esa tarde lamenté no haber cogido subrepticiamente la ima­gen de marfil del bolsillo del pobre Klenze en el momento en que me dejó, ya que el recuerdo de aquélla me fascinaba. Aun cuando no soy de temperamento artístico, no podía olvidar la cabeza hermosa, juvenil, con su corona de hojas. Sentía bastante no tener con quien conversar. Klenze, aun no estando a mi altura intelectual, era mucho mejor que nada. Esa noche no dormí bien, y me preguntaba cuándo llegaría exactamente el fin. Desde luego, tenía muy pocas posibilidades de ser rescatado.
Al día siguiente subí a la torreta y comencé la observación de costumbre con el foco. Hacia el norte el panorama era simi­lar al de los cuatro días que habíamos tardado en alcanzar el fondo, pero noté que la deriva del U-29 resultaba menos rápida. Según paseaba el rayo por el sur, advertí que el suelo oceánico a proa tomaba un pronunciado declive y en algunos sitios apare­cían bloques de piedra curiosamente regulares, dispuesto como respondiendo a alguna planificación. La nave no bajaba paralela al fondo oceánico, por lo que me vi obligado a ajustar el foco para lograr un haz lo más estrecho posible. Debido a la rapidez del cambio se desconectó un cable, lo que obligó a una pausa de varios minutos mientras lo reparaba; pero al fin la luz se pro­yectó, inundando el valle marino que tenía debajo.
No soy dado a emociones de ninguna especie, pero mi asombro fue mayúsculo al contemplar lo que había desvelado el resplandor eléctrico. Y sin embargo, estando empapado de la mejor Kultur prusiana, no debí asombrarme, ya que la geología y la tradición nos hablan sobre tremendas conmociones en áreas oceánicas y continentales. Lo que yo vi resultaba una extensa y elaborada panorámica de edificios en ruinas, todos construidos en una arquitectura magnífica aunque inclasificable, y en diver­sos estadíos de conservación. La mayor parte parecía de mármol, resplandeciendo blanquecino bajo los rayos del proyector, y el plano general resultaba el de una gran ciudad al fondo de un valle angosto, con gran número de templos y villas diseminados por las escarpadas laderas. Los tejados estaban caídos y las columnas rotas, pero aún conservaban un aire de esplendor inmemorialmente antiguo que nada podía opacar.
Enfrentado al fin con esa Atlántida que yo previamente con­sideraba un mito total, ahora era el más ávido de los explorado­res. Alguna vez hubo un río en el fondo de ese valle, ya que mientras examinaba con más detenimiento el lugar, pude ver restos de puentes y diques de piedra y mármol, así como terrazas y terraplenes que una vez fueran verdes y gratos. En mi entu­siasmo me volví casi tan tonto como el pobre Klenze y tardé un rato en advertir que la corriente de rumbo sur había por fin cesado, permitiendo al U-29 bajar lentamente sobre la ciudad submarina, tal y como un aeroplano desciende sobre una ciudad en las tierras emergidas. También tardé en percatarme de que el banco de insólitos delfines se había esfumado.
En un par de horas la nave fue a descansar sobre una plaza pavimentada cerca de la pared rocosa del valle. A un lado podía ver toda la ciudad descendiendo desde la plaza a la antigua orilla del río; al otro lado, en una sobrecogedora proximidad, descubrí la fachada ricamente ornamentada y en perfecto estado de con­servación de un gran edificio, sin duda un templo excavado en roca viva. Tan sólo puedo conjeturar sobre la factura originaria de esa titánica construcción. La fachada, de inmensas dimensio­nes, cubre aparentemente una gran oquedad, ya que sus venta­nas son multitud y están dispuestas por todos lados. En el cen­tro bosteza un gran pórtico, al que se accede mediante una imponente escalinata, y se halla circundado por exquisitas tallas, semejantes a escenas de bacanales en relieve. Ante ellos se encuentran grandes columnas y frisos, ambos decorados con esculturas de belleza inexplicable, obviamente representando idílicas escenas pastorales y procesiones de sacerdotes y sacerdo­tisas portando extraños objetos ceremoniales en honor de un dios radiante. El arte es de la más asombrosa perfección, con concepciones impregnadas de helenismo, aunque curiosamente particulares. Emana una sensación de antigüedad tremenda, como si se tratase del más remoto y no del más cercano antece­sor del arte griego. No tengo ninguna duda de que cada detalle de este masivo edificio fue labrado en la roca viva de nuestro planeta en la ladera de la colina. Es evidentemente parte de la muralla del valle, aunque cómo pudo ser el inmenso interior alguna vez excavado no puedo ni imaginarlo. Quizás su núcleo estuviese formado por una caverna o por una serie de ellas. Ni la edad ni su estado sumergido han corroído la prístina belleza de este sobrecogedor templo, ya que de un templo debe tratarse, y hoy, tras miles de años, reposa con todo su lustre e inviolado y en la noche y el silencio sin fin del abismo oceánico.
No puedo precisar el número de horas empleadas en la observación de la ciudad sumergida con sus edificios, arcos, estatuas y puentes, y el templo colosal repleto de belleza y miste­rio. Aunque sabía a la muerte próxima, me consumía la curiosidad, y paseaba alrededor el rayo del proyector en ansiosa bús­queda. El haz de luz me permitió llegar a conocer multitud de detalles, pero no pudo mostrarme nada más allá de la puerta tras la bostezante entrada al templo abierto en la roca, y al cabo del tiempo corté la corriente, sabedor de que necesitaba ahorrar energía.
Los rayos resultaban ahora perceptiblemente más débiles de lo que fueran durante las semanas de deriva. Mi deseo de explorar los misterios acuáticos iba en aumento, como aguzado por la creciente atenuación de la luz. ¡Yo, un alemán, debía ser el pri­mero en adentrarme en aquellos caminos olvidados por el tiempo!
Extraje y revisé una escafandra de profundidad, realizada en metal articulado, y probé la luz portátil y el regenerador de aire. Aunque resultaría problemático manipular a solas las dobles escotillas, me creía capaz de sobrepasar cualquier obstáculo gra­cias a mi capacidad científica, y caminar realmente en persona por la ciudad muerta.
El 16 de agosto efectué una salida del U-29 y me abrí paso dificultosamente a través de las calles llenas de ruinas y fango hacia el antiguo río. No descubrí esqueletos ni restos humanos, pero recogí un tesoro de saber arqueológico en forma de escul­turas y monedas. De todo esto no puedo hablar ahora, excepto para proclamar mi temor ante una cultura que se hallaba en la cúspide de la gloria cuando los cavernícolas vagaban por Europa y el Nilo corría inexplorado hacia el mar. Otros, de la mano de este manuscrito, si finalmente llega a ser encontrado, podrán desvelar misterios que yo tan sólo alcanzo a vislumbrar. Volví a la nave cuando mis baterías eléctricas comenzaron a flaquear, resuelto a explorar el templo de piedra al día siguiente.
El 17, cuando mi impulso de penetrar en el misterio del templo se hacía más y más acuciante, sufrí una enorme decep­ción, ya que descubrí que los materiales necesarios para recargar la luz portátil habían resultado destruidos durante el motín de aquellos puercos en julio. Mi indignación no conoció límites, aunque mi sensatez alemana me precavía contra aventurarme sin medios en un interior completamente a oscuras que podía resultar la madriguera de cualquier indecible monstruo marino o un laberinto de corredores de entre cuyos recovecos nunca lograría salir. Todo cuanto podía hacer era volver el vacilante foco del U-29 y a su luz subir los peldaños del templo y estudiar las tallas exteriores. El haz de luz entraba por la puerta en ángulo ascendente, y yo escudriñé esperando atisbar algo, pero todo fue en vano. Ni siquiera el techo era visible, y aunque subí un peldaño o dos hacia el interior tras probar con un bastón el suelo, no me atreví a continuar. Además, por primera vez en mi vida experimenté esa emoción llamada miedo. Comencé a com­prender cómo se habían desatado algunos de los estados de ánimo del pobre Klenze, ya que mientras el templo parecía reclamarme más y más, empecé a temer sus acuosos abismos con creciente terror ciego. De vuelta al submarino, apagué las luces y me senté a meditar en la oscuridad. Debía preservar ahora la electricidad para las emergencias.
El sábado 18 lo pasé en total oscuridad, atormentado por pensamientos y recuerdos que amenazaban con vencer mi ger­mánica voluntad. Klenze se había vuelto loco y había muerto antes de alcanzar ese siniestro resto de un pasado inconcebible­mente remoto, y me había instado a marchar con él. ¿Había, en efecto, preservado el Destino mi razón sólo para arrastrarme irremisiblemente a un fin más temible e inconcebible de lo que cualquier hombre pudiera soñar? Claramente, mis nervios esta­ban sometidos a una gran tensión, y yo debía librarme de esas aprensiones propias de un hombre más débil.
No pude dormir durante la noche del sábado y encendí las luces sin pensar en el porvenir. Resultaba deplorable que la elec­tricidad no fuese a durar tanto como el aire y las provisiones. Retomé mis ideas de suicidio y revisé mi pistola automática. Hacía la mañana debí dormirme con las luces encendidas, ya que cuando desperté ayer en la oscuridad fue para encontrarme con las baterías agotadas. Encendí varias cerillas, una tras otra, y lamenté desesperado la imprevisión que me había llevado a mal­gastar las pocas velas que portábamos.
Tras apagarse la última vela que me atreví a gastar, me senté en completa inmovilidad, sin luces. Mientras reflexionaba sobre el inevitable fin, mi cabeza volvía a los sucesos previos, y caí en algo hasta ahora inadvertido que hubiera hecho temblar a un hombre más débil y supersticioso. La cabeza del dios radiante de las esculturas del templo de piedra es la misma que la de la pieza tallada en marfil que tenía el marinero recogido del mar y que el pobre Klenze se llevó de vuelta consigo al mar.
Me sentía un poco estremecido ante tal coincidencia, pero no aterrado. Tan sólo el pensador de inferior categoría se apre­sura a explicar lo singular y lo complicado mediante el primitivo atajo hacia lo sobrenatural. La coincidencia resultaba extraña, pero yo estaba demasiado hecho al raciocinio como para conec­tar circunstancias que no admitían un nexo lógico, o asociar de alguna extraordinaria manera los desastrosos sucesos que me habían llevado desde el asunto del Victoria a mi estado actual. Sintiéndome necesitado de sueño, tomé un sedante y me ase­guré un poco más de sueño. Mi estado nervioso quedó de mani­fiesto en mis sueños, ya que creí escuchar gritos de gente aho­gándose y ver rostros muertos apretujados contra las troneras de la nave. Y entre esos rostros muertos se encontraba el semblante vivo, burlón, del joven de la imagen de marfil.
Debo cuidar las anotaciones que registran mi despertar de hoy, ya que estoy trastornado y debe haber gran cantidad de alu­cinación entremezclada con los hechos. Mi caso resulta de lo más interesante desde el punto de vista psicológico, y lamento no poder ser sometido a observación por parte de la autoridad
alemana competente. Al abrir los ojos mi primera sensación fue la de un invencible deseo de visitar el templo de piedra, un ansia que crecía a cada instante, aunque automáticamente yo trataba de resistirme mediante las emociones de miedo que obraban en contra. Luego tuve la impresión de una luz en medio de aquella oscuridad causada por las baterías consumidas, y creí ver una especie de resplandor fosforescente en el agua a través del porti­llo que se abría hacia el templo. Eso despertó mi curiosidad, ya que yo no sabía de ningún organismo abisal capaz de emitir tal luminiscencia. Pero antes de poder investigar me llegó una ter­cera impresión que, a causa de su irracionalidad, me provoca serias dudas sobre la objetividad que cualquier cosa que puedan registrar mis sentidos. Era una ilusión aural, una sensación de sones rítmicos y melodiosos, como una especie de cántico 0 himno coral salvaje, aunque agradable. Convencido de mi abe­rración psicológica y nerviosa, encendí algunas cerillas y tomé una exorbitante cantidad de solución de bromuro sódico, que pareció calmarme hasta el punto de disipar la ilusión de sonido. Pero persistía la fosforescencia y tuve dificultades para contener el pueril impulso de acercarme a la portilla y buscar su fuente. Resultaba horriblemente real y pronto pude descubrir con su ayuda los objetos familiares que me rodeaban, así como el vaso vacío del bromuro sódico, del que no tenía ni previa impresión visual ni idea sobre su posición actual. Esta última circunstancia me hizo reflexionar y crucé la estancia para tocar el vaso. Se hallaba en efecto en el lugar donde me parecía verlo. Ahora ya sabía que la luz era lo bastante real o parte de una alucinación tan fija y persistente que no podía esperar que se esfumase, así que abandonando toda reticencia subí a la torreta para buscar la fuente luminosa. ¿Sería quizás otro U-boat, brindándome una posibilidad de rescate?
Es comprensible que el lector no acepte nada de cuanto sigue como verdad objetiva, ya que los hechos suponen una
transgresión de la ley natural, siendo necesariamente creaciones subjetivas e irreales de mi mente trastornada. Cuando llegué a la torreta, descubrí que el mar estaba en un estado muy apartado de la luminosidad que yo esperaba. No había fosforescencia ani­mal o vegetal en las cercanías, y la ciudad, bajando hasta el río, resultaba invisible en la oscuridad. Lo que vi no era espectacular, ni grotesco o terrorífico, pero ahuyentó el último vestigio de confianza en mi propio raciocinio, ya que la puerta del templo submarino abierto en la colina rocosa se veía brillantemente alum­brada con un resplandor titilante, como el de una gran llama cere­monial encendida en sus profundidades.
Los sucesos posteriores resultan caóticos. Mientras contem­plaba las puertas y ventanas tan extraordinariamente iluminadas, comencé a sufrir las más extravagantes visiones... visiones tan extravagantes que no me atrevo ni aun a consignarlas. Creí dis­cernir objetos en el templo -objetos tanto estáticos como en movimiento-, y me pareció escuchar de nuevo el irreal cántico que flotaba a mi alrededor al despertar. Y por encima de todo se alzaban pensamientos e imágenes centrados en el joven del mar y la imagen marfileña cuya talla se veía duplicada en los frisos y columnas del templo que tenía ante los ojos. Pensé en el pobre Klenze, y me pregunté si su cuerpo descansaría con la imagen que se llevó al mar. Él me había prevenido contra algo y yo no le había prestado atención... ya que era un palurdo renano que se volvía loco ante problemas que un prusiano era capaz de afron­tar sin dificultad.
El resto es muy sencillo. Mi impulso de ir y penetrar el tem­plo se ha convertido ahora en una orden imperiosa e inexplica­ble que ya no puedo desobedecer. Mi propia voluntad germá­nica no basta ya para controlar mis actos, y la elección, en ade­lante, tan sólo será posible en asuntos menores. Tal locura es la que condujo a Menze a la muerte, acudiendo a cabeza descu­bierta y sin protección al océano; pero yo soy un prusiano y un
hombre cabal, y utilizaré hasta el fin la poca voluntad que me resta. Al comprender que debía marcharme, preparé escafandra, casco y regenerador de aire para un uso inmediato, y al instante comencé a escribir esta crónica apresurada con la esperanza de que algún día pueda llegar al mundo. Guardaré el manuscrito en una botella y la confiaré al mar al abandonar para siempre el U-29.
No tengo miedo de nada, ni siquiera de las profecías del enloquecido Klenze. Lo que he visto no puede ser real, y sé que este trastorno de mi propia voluntad tan sólo puede llevarme a la muerte por asfixia una vez se me agote el aire. La luz del tem­plo es una completa ilusión y moriré sosegadamente, como un alemán, en las oscuras y olvidadas profundidades. Esa risa demoníaca que escucho mientras escribo procede únicamente de mi propio cerebro debilitado. Así que me colocaré meticulo­samente la escafandra y ascenderé resuelto los peldaños que con­ducen a ese santuario primigenio, ese silencioso enigma de la aguas insondadas y los años olvidados.

miércoles, 6 de abril de 2011

Gesta de Mio Cid -- ANONIMO




Gesta de Mio Cid
(Siglo XII)


GESTA DE MIO CID
[CRONISTA]
De los sus ojos tan fuerte mientre llorando, 1
Tornaba la cabeza & estabalos catando;
Vio puertas abiertas & uzos sin cañados,
Alcandaras vazias sin pieles & sin mantos
5 Y sin falcones y sin adtores mudados.
Suspiro mio Çid, ca mucho habia grandes cuidados,
Fablo mio Çid bien y tan mesurado:
[CID]
Grado a Ti, Señor Padre, que estas en alto.
¡Esto me han vuelto mios enemigos malos!
[CRONISTA]
10 Alli piensan de aguijar, alli sueltan las riendas. 2
A la exida de Bivar hobieron la corneja diestra,
Y entrando a Burgos hobieronla siniestra.
Meçio mio Çid los hombros & engrameo la tiesta.
[CID]
¡Albriçia, Albar Fañez, ca echados somos de tierra!
[CRONISTA]
15 Mio Çid Ruy Diaz por Burgos entraba, 3
En su compaña, sesaenta pendones; exienlo ver mugieres y
varones:
Burgueses y burguesas por las finiestras son
Plorando de los ojos, ¡tanto habian el dolor!
De las sus bocas todos decian una razon:
[BURGALESES]
20 ¡Dios que buen vasallo! ¡Si hobiese buen Señor!
[CRONISTA]
Convidar le ian de grado, mas ninguno no osaba; 4
El Rey don Alfonso tanto habia grande saña.
Antes de la noche en Burgos de el entro su carta
Con grande recaudo y fuertemiente sellada:
25 que a mio Çid Ruy Diaz, que nadi no le diesen posada,
Y aquel que se la diese sopiese vera palabra:
que perderie los haberes y mas los ojos de la cara,
Y aun demas los cuerpos y las almas.
Grande duelo habian las gentes cristianas;
11
30 Ascondense de mio Çid, ca no le osan dezir nada.
El Campeador adeliño a su posada;
Asi como llego a la puerta, fallola bien çerrada,
Por miedo del Rey Alfonso, que asi lo habian parado:
que si no la quebrantase por fuerza, que no gela abriese nadi.
35 Los de mio Çid a altas voces llaman;
Los de dentro no les querien tornar palabra.
Aguijo mio Çid, a la puerta se llegaba,
Saco el pie del estribera, una ferida le daba;
No se abre la puerta, ca bien era çerrada.
40 Una niña de nueve años a ojo se paraba.
[NIÑA]
¡Ya Campeador, en buen hora çinxiestes espada!
El rey lo ha vedado, anoche d’el entro su carta,
Con gran recaudo & fuertemientre sellada.
No vos osariemos abrir ni coger por nada;
45 Si no, perderiemos los haberes y las casas
Y demas los ojos de las caras.
Çid, en el nuestro mal vos no ganades nada,
Mas el Criador vos vala con todas sus vertudes santas.
[CRONISTA]
Esto la niña dixo y tornose para su casa.
50 Ya lo vee el Çid que del rey no habia graçia.
Partiose de la puerta, por Burgos aguijaba,
Llego a Santa Maria, luego descabalga,
Finco los hinojos, de coraçon rogaba;
La oracion fecha, luego cabalgaba.
55 Salio por la puerta y en Arlançon posaba;
Cabo esa villa en la glera posaba
Fincaba la tienda y luego descabalgaba.
Mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora çinxo espada,
Poso en la glera, quando no le coge nadi en casa,
60 Derredor d’el una buena compaña;
Asi poso mio Çid como si fuese en montaña.
Vedada le han compra dentro en Burgos la casa
De todas cosas quantas son de vianda;
No le osarien vender al menos dinarada
65 Martin Antolinez el burgales cumplido, 5
A mio Çid y a los suyos abastales de pan y de vino;
No lo compra, ca el se lo habia consigo,
De todo conducho bien los hobo bastidos.
Pagose mio Çid el Campeador y todos los otros que van a su
serviçio
12
70 Fablo Martin Antolinez, odredes lo que ha dicho:
[ANTOLINEZ]
¡Ya Campeador, en buen hora fuestes naçido
Esta noche yagamos & vayamosnos al matin
Ca acusado sere de lo que vos he servido,
En ira del rey Alfonso yo sere metido.
75 Si convusco escapo sano o vivo,
Aun çerca o tarde el rey querer me ha por amigo,
Si no cuanto dexo no lo preçio un figo.
[CRONISTA]
Fablo mio Cid, el que en buen hora çinxo espada. 6
[CID]
¡Martin Antolinez, sodes ardida lança!
80 Si yo vivo doblarvos he la soldada.
Espeso he el oro y toda la plata,
Bien lo vedes que yo no trayo haber, y huebos me serie
Para toda mi compaña.
Fer lo he amidos, de grado no habria nada:
85 Con vuestro consejo bastir quiero dos arcas,
Hinchamoslas de arena, ca bien seran pesadas,
Cubiertas de guadameçi y bien enclaveadas,
Los guadameçis bermejos y los clavos bien dorados. 7
Por Rachel y Vidas vayadesme privado:
90 Cuando en Burgos me vedaron compra & el Rey me a airado
No puedo traer el haber, ca mucho es pesado,
Empeñar selo he por lo que fuere guisado,
De noche lo lieven, que no lo vean cristianos.
Vealo el Criador con todos los sus santos:
95 Yo mas no puedo y amidos lo fago.
[CRONISTA]
Antolinez no lo detardaba, 8
Por Rachel y Vidas apriessa demandaba.
Paso por Burgos, al castiello entraba,
Por Rachel y Vidas apriessa demandaba.
100 Rachel y Vidas en uno estaban amos 9
En cuenta de sus haberes, de los que habian ganados.
Llego Martin Antolinez a guisa de membrado.
[ANTOLINEZ]
¿Do sodes, Rachel y Vidas, los mios amigos caros?
En poridad fablar querria con amos.
[CRONISTA]
105 No lo detardan, todos tres se apartaron.
[ANTOLINEZ]
13
Rachel y Vidas, amos me dad las manos,
que no me descubrades a moros ni a cristianos,
Por siempre vos fare ricos, que no seades menguados.
El Campeador por las parias fue entrado,
110 Grandes haberes priso y muchos sobejanos,
retovo d’ellos quanto que fue algo,
Por ende vino a aquesto por que fue acusado.
Tiene dos arcas llenas de oro esmerado,
Ya lo vedes que el Rey le ha airado,
115 dexado ha heredades y casas y palaçios.
Aquellas no las puede llevar, si no, serian ventadas,
El Campeador dexar las ha en vuestra mano,
Y prestadle de haber lo que sea guisado.
Prended las arcas y metedlas en vuestro salvo,
120 Con grande jura meted hy las fes amos:
¡que no las catedes en todo aqueste año!
[CRONISTA]
Rachel y Vidas seianse consejando.
[RACHEL y VIDAS]
Nos huebos habemos en todo de ganar algo.
Bien lo sabemos que el algo gano,
125 Quando a tierra de moros entro, que gran haber saco.
No duerme sin sospecha qui haber trae monedado.
Estas arcas prendamoslas amas,
En logar las metamos que no sean ventadas.
Mas decidnos del Çid, ¿de que sera pagado?
130 O ¿que ganançia nos dara por todo aqueste año?
[CRONISTA]
Respuso Martin Antolinez a guisa de membrado.
[ANTOLINEZ]
Mio Çid querra lo que sea aguisado
Pedir vos ha poco por dexar su haber en salvo.
Acogensele homnes de todas partes menguados,
135 Ha menester seisçientos marcos.
[CRONISTA]
Dixo Rachel y Vidas:
[RACHEL / VIDAS]
¿Darselos? ¡De grado!
[ANTOLINEZ]
Ya vedes que entra la noche, el Çid es presurado,
Huebos habemos que nos dedes los marcos.
[CRONISTA]
Dixo Rachel y Vidas:
14
[RACHEL / VIDAS]
No se faze asi el mercado,
140 Sino primero prendiendo y despues dando.
[CRONISTA]
Dixo Martin Antolinez:
[ANTOLINEZ]
Yo d’eso me pago;
Amos todos tred al Campeador contado,
Y nos vos ayudaremos que asi es aguisado,
Por aduzir las arcas y meterlas en vuestro salvo,
145 que no lo sepan moros ni cristianos.
[CRONISTA]
Dixo Rachel y Vidas:
[RACHEL / VIDAS]
Nos d’esto nos pagamos.
Las arcas aduchas, prended seisçientos marcos.
[CRONISTA]
Martin Antolinez cabalgo privado
Con Rachel y Vidas de voluntad y de grado;
150 No viene a la puente, ca por el agua ha pasado,
que se lo no ventansen de Burgos homne nado.
Afevoslos a la tienda del Campeador contado;
Asi como entraron, al Çid besaronle las manos.
Sonrisose mio Çid, estabalos fablando:
[CID]
155 ¡Ya don Rachel y Vidas, habedesme olvidado!
Ya me exco de tierra, ca del rey so airado.
A lo que me semeja, de lo mio habredes algo,
Mientra que vivades no seredes menguados.
[CRONISTA]
Don Rachel y Vidas a mio Çid besaronle las manos.
160 Martin Antolinez el pleito ha parado,
que sobre aquellas arcas darle ian seisçientos marcos,
Y bien gelas guardarien fasta cabo del año;
Ca asi le dieran la fe y se lo habian jurado:
que si antes las catasen, que fuesen perjurados,
165 No les diese mio Çid de la ganançia un dinero malo.
Dixo Martin Antolinez:
[ANTOLINEZ]
Carguenlas arcas privado;
Llevaldas, Rachel y Vidas, ponedlas en vuestro salvo;
Yo ire convusco que adugamos los marcos,
Ca a mover ha mio Çid ante que cante el gallo.
15
[CRONISTA]
170 Al cargar de las arcas veriedes gozo tanto.
No las podien poner en somo, maguer eran esforçados.
Gradanse Rachel y Vidas con haberes monedados,
Ca mientra que visquiesen, refechos eran amos.
Rachel a mio Çid la mano le va besar. 10
[RACHEL / VIDAS]
175 ¡Ya Campeador, en buen hora çinxiestes espada!
De Castiella vos ides para las gentes estrañas;
Asi es vuestra ventura, grandes son vuestras ganançias.
Una piel bermeja, morisca y honrada,
Çid, beso vuestra mano, en don que la yo haya.
[CID]
180 Plazeme.
[CRONISTA]
Dixo el Çid.
[CID]
D’aqui sea mandada.
¡Si vos la aduxiere d’alla! Si no, contalda sobre las arcas.
[CRONISTA]
En medio del palaçio tendieron un almofalla,
Sobre ella una sabana de rançal y muy blanca.
A todo el primer colpe trezientos marcos de plata echaron,
185 Notolos don Martino, sin peso los tomaba;
Los otros trezinetos en oro se los pagaban.
Çinco escuderos tiene don Martino, a todos los cargaba;
Quando esto hobo fecho, odredes lo que fablaba.
[ANTOLINEZ]
Ya don Rachel y Vidas, en vuestras manos son las arcas:
190 Yo, que esto vos gane, bien mereçia calças.
[CRONISTA]
Entre Rachel y Vidas aparte ixieron amos. 11
[RACHEL / VIDAS]
Demosle buen don, ca el nos lo ha buscado.
Martin Antolinez, un burgales contado,
Vos lo mereçedes darvos queremos buen dado,
195 De que fagades calças y rica piel y buen manto.
Damosvos en don a vos treinta marcos.
Merecer nos lo hedes, ca esto es aguisado.
Atorgar nos hedes esto que habemos parado.
[CRONISTA]
Gradeçiolo don Martino y recibio los marcos.
200 Grado exir de la posada & espidiose de amos.
16
Exido es de Burgos y Arlançon ha pasado,
Vino para la tienda del que en buen hora nasco.
Reçibiolo el Çid abiertos amos los braços.
[CID]
¡Venides, Martin Antolinez, el mio fiel vasallo!
205 ¡Aun vea el dia que de mi hayades algo!
[ANTOLINEZ]
Vengo, Campeador, con todo buen recaudo,
Vos seisçientos y yo treinta he ganados.
Mandad coger la tienda y vayamos privado,
En San Pero de Cardena yh nos cante el gallo,
210 Veremos vuestra mugier, membrada fija d’algo;
Mesuraremos la posada y quitaremos el reinado;
Mucho es huebos, ca çerca viene el plazo.
[CRONISTA]
Estas palabras dichas, la tienda es cogida. 12
Mio Çid & sus compañas cabalgan tan aina,
215 La cara del caballo torno a Santa Maria,
Alço su mano diestra, la cara se santigua.
[CID]
A Ti lo gradesco, Dios que çielo y tierra guias;
Valanme tus vertudes, gloriosa Santa Maria,
D’aqui quito Castiella, pues que el Rey he en ira,
220 No se si entrare hy mas en todos los mios dias.
Vuestra vertud me vala, gloriosa, en my exida y me ayude;
El me acorra de noche y de dia.
Si vos asi lo fizieredes y la ventura me fuere cumplida,
Mando al vuestro altar buenas donas y ricas;
225 Esto he yo en deudo, que faga hy cantar mill missas.
[CRONISTA]
Espidiose el caboso de cuer y de voluntad, 13
Sueltan las riendas y piensan de aguijar.
Dixo Martin Antolinez:
[ANTOLINEZ]
Vere a la mugier a todo mio solaz,
Castigar los he como habran a far;
230 Si el Rey me lo quisiere tomar, a mi no me incale.
Antes sere convusco que el sol quiera rayar.
[CRONISTA]
Tornabase Martin Antolinez a Burgos y mio Çid a aguijar, 14
Para San Pero de Cardena quanto pudo a espolear
Con estos caballeros que le sirven a su sabor.
235 Apriessa cantan los gallos y quieren quebrar albores,
17
Cuando llego a San Pero el buen Campeador.
El abad don Sancho, cristiano del Criador,
rezaba los matines a vuelta de los albores;
Hy estaba doña Ximena con çinco dueñas de pro
240 rogando a San Pero y al Criador.
[XIMENA]
¡Tu, que a todos guias, vala mio Cid el Campeador!
[CRONISTA]
Llamaban a la puerta, hy sopieron el mandado. 15
¡Dios, que alegre fue el Abad don Sancho!
Con lumbres y con candelas al corral dieron salto,
245 Con tan gran gozo le reçiben al que en buen hora nasco.
[DON SANCHO]
Gradescolo a Dios, mio Çid.
[CRONISTA]
Dixo el abad don Sancho.
[DON SANCHO]
Pues que aqui vos veo, prended de mi hospedado.
[CRONISTA]
Dixo el Çid:
[CID]
¡Gracias, don abad, y so vuestro pagado!
Yo adobare conducho para mi y para mis vasallos,
250 Mas por que me vo de tierra, dovos çinquaenta marcos;
Si yo algun dia visquiere, ser vos han doblados,
No quiero fazer en el monesterio un dinero de daño.
Evades aqui: para doña Ximena dovos çien marcos;
A ella y a sus fijas y a sus dueñas sirvadeslas este año.
255 Dos fijas dexo niñas y prendedlas en los braços;
Aquellas vos acomiendo a vos, abad don Sancho,
D’ellas y de mi mugier fagades todo recaudo.
Si esa despensa vos falleçiere o vos menguare algo,
Bien las abastad, yo asi vos lo mando;
260 Por un marco que despendades, al monesterio dare yo quatro.
[CRONISTA]
Otorgado selo habia el abad de grado.
Afevos doña Ximena con sus fijas do va llegando,
Señas dueñas las traen y aduzenlas adelante.
Ante el Campeador doña Ximena finco los hinojos amos,
265 lloraba de los ojos, quisole besar las manos.
[XIMENA]
¡Merced, Campeador, en hora buena fuestes nado!
Por malos mestureros de tierra sodes echado.
18
¡Merced, ya Çid, barba tan cumplida!
Feme ante vos, yo y vuestras fijas, infantes son e de dias chicas, 16
270 Con aquestas mis dueñas de quien soy yo servida;
Yo lo veo que estades vos en ida
Y nos de vos partir nos hemos en vida.
¡Dadnos consejo por amor de Santa Maria!
[CRONISTA]
Enclino las manos en la su barba bellida,
275 A las sus fijas en brazo las prendia,
Llegolas al coraçon, ca mucho las queria.
Llora de los ojos, tan fuerte mientre sospira.
[CID]
Ya doña Ximena, la mi mugier tan cumplida,
Como a la mi alma yo tanto vos queria;
280 Ya lo vedes que partirnos hemos en vida,
Yo ire y vos fincaredes remanida.
¡Plega a Dios y a Santa Maria que aun con mis manos case estas
mis fijas,
Do quede ventura y algunos dias vida,
Y vos, mugier honrada, de mi seades servida!
[CRONISTA]
285 Gran yantar le fazen al buen Campeador. 17
Tañen las campanas en San Pero a clamor,
Por Castiella oyendo van los pregones:
Como se va de tierra mio Çid el Campeador.
Unos dexan casas y otros honores;
290 En aquese dia a la puente de Arlançon
çiento quinze caballeros todos juntados son,
Todos demandan por mio Çid el Campeador,
Martin Antolinez con ellos se cogio,
Vanse para San Pero, do esta el que en buen punto naçio;
295 Quando lo sopo mio Çid el de Bivar, 18
que le creçe compaña, por que mas valdra,
Apriessa cabalga, reçibir los salie;
Tornose a sonrisar, lleganle todos, la mano le van besar.
Fablo mio Çid de toda voluntad.
[CID]
300 Yo ruego a Dios y al Padre espirital:
Vos, que por mi dexades casas y heredades,
Enantes que yo muera, algun bien vos pueda far,
Lo que perdedes doblado vos lo cobrar.
[CRONISTA]
Plogo a mio Çid, porque creçio en la yantar;
19
305 Plogo a los otros homnes todos quantos con el estan.
Los seis dias de plazo pasados los han,
Tres han por troçir, sepades que no mas.
Mando el Rey a mio Çid a aguardar
Que, si despues del plazo en su tierra le pudiese tomar,
310 Por oro ni por plata no podrie escapar.
El dia es exido, la noche queria entrar,
A sus caballeros mandolos todos juntar.
[CID]
Oid, varones, no vos caya en pesar:
Poco haber trayo, darvos quiero vuestra parte,
315 Sed membrados como lo debedes far:
A la mañana, quando los gallos cantaran,
No vos tardedes, mandedes ensellar,
En San Pero a matines tandra el buen Abad,
La missa nos dira, esta sera de Santa Trinidad.
320 La missa dicha, pensemos de cabalgar,
Ca el plazo viene açerca, mucho habemos de andar.
[CRONISTA]
Como lo mando mio Çid, asi lo han todos a far.
Pasando va la noche, viniendo la man,
A los mediados gallos piensan de cabalgar,
325 Tañen a matines a una priessa tan grande,
Mio Çid y su mugier a la eglesia van.
Echose doña Ximena en los grados delante el altar,
Rogando al Criador quanto ella mejor sabe
Que a mio Çid el Campeador que dios le curiase de mal.
[XIMENA]
330 ¡Ya Señor glorioso, Padre que en çielo estas!
feziste çielo y tierra, el terçero el mar;
feziste estrellas y luna y el sol para escalentar;
Prisiste encarnaçion en Santa Maria madre,
En Belleem apareçiste, como fue tu voluntad,
335 Pastores te glorificaron, hobieronte a laudare,
Tres reyes de Arabia te vinieron adorar,
Melchior y Gaspar y Baltasar,
Oro, tus y mirra te ofreçieron, como fue tu voluntad;
A Jonas, quando cayo en la mar,
340 Salveste a Daniel con los leones en la mala carçel;
Salveste dentro en Roma al señor San Sabastian;
Salveste a Santa Susana del falso criminal;
Por tierra andidiste treinta y dos años, Señor espirital,
Mostrando los miraclos, por ende habemos que fablar:
20
345 Del agua feziste vino y de la piedra pan;
resuçiteste a Lazaro, ca fue tu voluntad;
A los judios te dexeste prender; do dizen monte Calvarie
Pusieronte en cruz por nombre en Golgota;
Dos ladrones contigo, estos de señas partes,
350 El uno es en paraiso, ca el otro no entro alla.
Estando en la cruz vertud feziste muy grande:
Longinos era ciego que nunca vio alguandre,
Diote con la lança en el costado, donde ixio la sangre,
Corrio la sangre por el astil ayuso, las manos se hobo de untar,
355 Alçolas arriba, llegolas a la faz,
Abrio sus ojos, cato a todas partes,
En ti crovo al hora, por ende es salvo de mal.
En el momento resuçiteste, fuste a los infiernos,
Como fue tu voluntad,
360 Quebranteste las puertas y saqueste los padres santos.
Tu eres rey de los reyes y de todo el mundo padre,
A ti adoro y creo de todo voluntad,
Y ruego a San Pero que me ayude a rogar
Por mio Çid el Campeador: que Dios le curie de mal;
365 Quando hoy nos partimos, en vida nos faz juntar.
[CRONISTA]
La oraçion fecha la misa acabada la han,
Salieron de la eglesia ya quieren cabalgar;
El Çid a doña Ximena ibala abraçar,
Doña Ximena al Çid la mano le va besar,
370 llorando de los ojos que no sabe que se far;
Y el a las niñas tornolas a catar.
[CID]
A dios vos acomiendo, fijas, y a la mugier y al padre espirital;
Agora nos partimos, Dios sabe el ajuntar.
[CRONISTA]
Llorando de los ojos que no viestes atal,
375 Asi se parten unos d’otros como la uña de la carne.
Mio Çid con los sus vasallos penso de cabalgar,
a todos esperando la cabeça tornando va.
A tan grande sabor fablo Minaya Alvar Fañez.
[MINAYA]
Çid, ¿do son vuestros esfuerços? ¡En buen hora nasquiestes de
madre!
380 Pensemos de ir nuestra via, esto sea de vagar;
Aun todos estos duelos en gozo se tornaran,
Dios, que nos dio las almas, consejo nos dara.
21
[CRONISTA]
Al abad don Sancho tornan de castigar
Como sirva a doña Ximena y a las fijas que ha,
385 Y a todas sus dueñas que con ellas estan;
Bien sepa el Abad que buen galardon d’ello prendra.
Tornado es don Sancho, y fablo Alvar Fañez
[MINAYA]
Si vieredes gentes venir por connusco ir,
Abad, dezidles que prendan el rastro y piensen de andar,
390 Ca en yermo o en poblado poder nos han alcançar.
[CRONISTA]
Soltaron las riendas piensan de andar.
Çerca viene el plazo por el reino quitar.
Vino mio Çid yazer a Espinaz de Can.
Otro dia mañana piensa de cabalgar,
395 Grandes gentes se le acogian esa noche de todas partes.
Ixiendose va de tierra el Campeador leal,
De siniestro San Esteban, una buena çiudad,
De diestro Alilon las torres, que moros las han;
Paso par Alcobiella que de Castiella fin es ya,
400 La calçada de Quinea ibala traspasar,
Sobre Navas de Palos el duero va pasar,
A la Figueruela mio Çid iba posar.
Vansele acogiendo gentes de todas partes.
Hy se echaba mio Çid despues que fue çenado;
405 Un sueño le priso dulçe, tan bien se adurmio. 19
El angel Gabriel a el vino en sueño:
[ANGEL]
Cabalgad, Çid, el buen Campeador, ca nunca
En tan buen punto cabalgo varon;
Mientra que visquieredes bien se fara lo to.
[CRONISTA]
410 Quando desperto el Çid, la cara se santiguo;
Sinaba la cara, a Dios se acomendo,
Mucho era pagado del sueño que ha soñado.
Otro dia mañana piensan de cabalgar, 20
Ese dia ha de plazo, sepades que no mas.
415 A la sierra de Miedes ellos iban posar;
Aun era de dia, no era puesto el sol,
Mando ver sus gentes mio Çid el Campeador. 21
Sin las peonadas y homnes valientes que son,
Noto trezientas lanças, que todas tienen pendones.
[CID]
22
420 Temprano dad çebada. ¡Si el Criador vos salve!
El que quisiere comer y qui no cabalgue. 22
Pasaremos la sierra que fiera es y grande,
La tierra del rey Alfonso esta noche la podemos quitar;
Despues qui nos buscare fallarnos podra.
[CRONISTA]
425 De noche pasan la sierra, venida es la man,
Y por la loma ayuso piensan de andar.
En medio de una montaña maravillosa y grande
Fizo mio Çid posar y çebada dar.
Dixoles a todos como queria trasnochar;
430 Vasallos tan buenos por coraçon lo han,
Mandado de su señor todo lo han a far.
Ante que anochesca piensan de cabalgar;
Por tal lo faze mio Çid que no lo ventase nadi.
Andidieron de noche, que vagar no se dan;
435 Do dizen Castejon, el que es sobre Fenares,
Mio Çid se echo en çelada con aquellos que el trae.
Toda la noche yaze en çelada el que en buen hora nasco,
Como los consejaba Minaya Alvar Fañez. 23
[MINAYA]
¡Ya Çid, en buen hora çinxiestes espada!
440 Vos, con çiento de aquesta nuestra compaña,
Pues que a Castejon sacaremos a çelada.
[CID]
Vos con los dozientos idvos en algara; alla vaya Alvar Alvarez
Y Alvar Salvadorez sin falla, y Galin Garcia, una ardida
Lança, caballeros buenos que acompañen a Minaya.
445 A osadas corred, que por miedo no dexedes nada,
Fita ayuso y por Guadalfajara fasta Alcala lleguen las algaras,
Y bien acojan todas las ganançias,
Que por miedo de los moros no dexen nada;
Y yo con los çiento aqui fincare en la çaga,
450 Terne yo Castejon, donde habremos grande empara.
Si cueta vos fuere alguna al algara,
Fazedme mandado muy privado a la çaga.
D’aqueste acorro fablara toda España.
[CRONISTA]
Nombrados son los que iran en el algara,
455 Y los que con mio Çid fincaran en la çaga.
Ya quiebran los albores y vinie la mañana,
Ixie el sol, ¡Dios, que fermoso apuntaba!
En Castejon todos se levantaban,
23
Abren las puertas, de fuera salto daban
460 Por ver sus labores y todas sus heredades.
Todos son exidos, las puertas dexadas han abiertas
Con pocas de gentes que en Castejon fincaron,
Las gentes de fuera todas son deramadas,
El Campeador salio de la çelada, corrie a Castejon sin falla.
465 Moros y moras habianlos de ganançia
Y esos ganados cuantos en derredor andan.
Mio Çid don Rodrigo a la puerta adeliñaba;
Los que la tienen, quando vieron la rebata,
Hobieron miedo y fue desemparada.
470 Mio Çid Ruy Diaz por las puertas entraba,
En mano trae desnuda el espada,
Quinze moros mataba de los que alcançaba.
Gano a Castejon y el oro y la plata.
Sus caballeros llegan con la ganançia,
475 Dexanla a mio Çid, todo esto no preçia nada.
Afevos los dozientos y tres en el algara,
Y sin duda corren, fasta Alcala llego la seña de Minaya,
Y desi arriba tornanse con la ganançia,
Fenares arriba y por Guadalfajara.
480 Tanto traen las grandes ganançias: muchos y ganados
De ovejas y de vacas y de ropas y de otras riquezas largas.
Derecha viene la seña de Minaya,
No osa ninguno dar salto a la çaga.
Con aqueste haber tornanse esa compaña;
485 Felos en Castejon, do el Campeador estaba.
El castiello dexo en su poder, el Campeador cabalga,
Saliolos reçibir con esta su mesnada,
Los brazos abiertos recibe a Minaya.
[CID]
¿Venides, Alvar Fañez? ¡Una ardida lança!
490 Do yo vos enviase bien habria tal esperança.
Eso con esto sea ajuntado,
Dovos la quinta, si la quisieredes Minaya.
[MINAYA]
Mucho vos lo gradesco, Campeador contado.
D’aquesta quinta que me habedes mandado, 24
495 Pagar se ia d’ella Alfonso el Castellano;
Yo vos la suelto y habedlo quitado.
A Dios lo prometo, a aquel que esta en alto;
Fasta que yo me pague sobre mio buen caballo,
Lidiando con moros en el campo,
24
500 Que emplee la lança y al espada meta mano,
E por el cobdo ayuso la sangre destellando
Ante Ruy Diaz, el lidiador contado,
No prendre de vos quanto vale un dinero malo,
Pues que por mi ganaredes quesquier que sea d’algo;
505 Todo lo otro afelo en vuestra mano.
[CRONISTA]
Estas ganançias alli eran juntadas. 25
Comidiose mio Çid, el que en buen hora fue nado,
Al rey Alfonso que llegarien sus compañas,
que le buscarie mal con todas sus mesnadas.
510 Mando partir todo aqueste haber,
sus quiñoneros que se los diesen por carta:
sus caballeros hy han arribança,
A cada uno d’ellos caen çien marcos de plata,
Y a los peones la mitad sin falla;
515 Toda la quinta a mio Çid fincaba,
A qui no lo pueden vender ni dar en presentaja.
ni cautivos ni cautivas no quiso traer en su compaña
Fablo con los de Castejon y envio a Fita y a Guadalfajara:
Esta quinta por quanto serie comprada,
520 Aun de lo que diesen, hobiesen grande ganançia.
Asmaron los moros tres mill marcos de plata.
Plogo a mio Çid d’aquesta presentaja.
A terçer dia dados fueron sin falla.
Asmo mio Çid con toda su compaña
525 Que en el castiello no hy habria morada,
Y que serie retenedor, mas no hy habria agua.
[CID]
¡Moros en paz, ca escrita es la carta!
Buscarnos ia el rey Alfonso con toda su mesnada.
Quitar quiero Castejon, oid, escuelas y Minaya,
530 Lo que yo dixiere no lo tengades a mal; 26
En Castejon no podriemos fincar,
Çerca es el rey Alfonso y buscarnos verna;
Mas el castiello no lo quiero hermar,
çiento moros y çiento moras quiero las quitar,
535 Por que lo prise d’ellos, que de mi no digan mal.
Todos sodes pagados y ninguno no por pagar,
Cras a la mañana pensemos de cabalgar,
Con Alfonso mio señor no querria lidiar.
[CRONISTA]
Lo que dixo el Çid a todos los otros plaze.
25
540 Del castiello que prisieron todos ricos se parten,
Los moros y las moras bendiziendole estan.
Vanse Fenares arriba quanto pueden andar,
Troçen las Alcarias y iban adelante,
Por las cuevas de Anquita ellos pasando van;
545 Pasaron las aguas, entraron al campo de Toranz,
Por esas tierras ayuso quanto pueden andar.
Entre Fariza y Çetina mio Çid iba albergar.
Grandes son las ganançias que priso por la tierra do va,
No lo saben los moros el ardimente que han.
550 Otro dia moviose mio Çid el de Bivar,
Y paso a Alfama, la Foz ayuso va,
Paso a Bobierca y a Teca que es adelante,
Y sobre Alcoçer mio Çid iba posar,
En un otero redondo, fuerte y grande;
555 Acerca corre Salon, agua no le pueden vedar.
Mio Çid don Rodrigo Alcocer cueda ganar;
Bien puebla el otero, firme prende las posadas,
Los unos contra la sierra y los otros contra la agua, 27
El buen Campeador, que en buen hora nasco,
560 Derredor del otero, bien çerca del agua;
A todos sus varones mando fazer una carcava,
Que de dia ni de noche no les diesen arrebata,
Que sopiesen que mio Çid alli habia fincança.
Por todas esas tierras iban los mandados:
565 Que el Campeador mio Çid alli habia poblado,
Venido es a moros, exido es de cristianos; 28
En la su vezindad no se treven ganar tanto,
Aguardandose va el Çid con todos sus vasallos.
El castiello de Alcoçer en paria va entrando,
570 Los de Alcocer a mio Çid ya le dan parias de grado 29
A los de Teca y los de Terrer la casa;
A los de Calatayuth, sabed, mal les pesaba.
Alli yogo mio Çid cumplidas quinze semanas.
Quando vio mio Çid que Alcoçer no sele daba,
575 El fizo un arte y no lo detardaba:
Dexa una tienda fita y las otras llevaba,
Cogio Salon ayuso, la su seña alçada,
Las lorigas vestidas y çintas las espadas,
A guisa de membrado, por sacarlos a çelada.
580 Veienlo los de Alcoçer, ¡Dios, como se alababan!
[ALCOCERANOS]
Fallido ha a mio Çid el pan y la çebada,
26
Las otras abes lieva, una tienda ha dexada.
De guisa va mio Çid, como si escapase de arrancada,
Demos salto a el y feremos gran ganançia
585 Antes que le prendan los de Terrer, si no, no nos daran dende
nada;
La paria que el ha presa tornar nos la ha doblada.
[CRONISTA]
Salieron de Alcoçer a una priessa mucho estraña,
Mio Çid, quando los vio fuera, cogiose como de arrancada,
Cogiose Salon ayuso con los suyos, a vuelta nadi.
590 Dizen los de Alcoçer:
[ALCOCERANOS]
¡Ya se nos va la ganançia!
[CRONISTA]
Los grandes y los chicos fuera salto dan;
Al sabor del prender, de lo al no piensan nada,
Abiertas dexan las puertas, que ninguno no las guarda.
El buen Campeador la su cara tornaba,
595 Vio que entre ellos y el castiello mucho habia gran plaça.
Mando tornar la seña, apriessa espoloneaban.
[CID]
¡Feridlos, caballeros, todos sin dudança!
¡Con la merçed del Criador nuestra es la ganançia!
[CRONISTA]
Vueltos son con ellos por medio de la llana,
600 ¡Dios, que bueno es el gozo por aquesta mañana!
Mio Çid y Alvar Fañez adelante aguijaban,
Tienen buenos caballos, sabed, a su guisa les andan,
Entre ellos y el castiello en eshora entraban.
Los vasallos de mio Çid, sin piedad les daban;
605 En una hora y un poco de logar trezientos moros matan,
Dando grandes alaridos los que estan en la çelada.
Dexando van los delante, por el castiello se tornaban,
Las espadas desnudas, a la puerta se paraban;
Luego llegaban los suyos, ca fecha es el arrancada.
610 Mio Çid gano a Alcoçer, sabed, por esta maña.
Vino Pero Vermuez, que la seña tiene en mano, 30
Metiola en somo, en todo lo mas alto.
Fablo mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora fue nado.
[CID]
Grado a Dios del çielo y a todos los sus santos,
615 Ya mejoraremos posadas a dueños y a caballos.
Oid a mi, Alvar Fañez y todos los caballeros; 31
27
En este castiello grande haber habemos preso,
Los moros yazen muertos, de vivos pocos veo.
Los moros y las moras vender no los podremos,
620 Que los descabeçemos nada no ganaremos,
Cojamoslos de dentro, ca el señorio tenemos,
Posaremos en sus casas y d’ellos nos serviremos.
[CRONISTA]
Mio Çid con esta ganançia en Alcoçer esta, 32
Fizo enviar por la tienda que dexara alla.
625 Mucho pesa a los de Teca y a los de Terrer no plaze,
Y a los de Calatayud no plaze;
Al Rey de Valençia enviaron con mensaje:
[MENSAJERO]
Que a uno que dizien mio Çid Ruy Diaz de Bivar
Airolo el Rey Alfonso, de tierra echado lo ha;
630 Vino posar sobre Alcoçer, en un tan fuerte logar,
Sacolos a çelada, el castiello ganado ha.
Si no das consejo, a Teca y a Terrer perderas,
Perderas Calatayuth, que no puede escapar,
Ribera de Salon toda ira a mal,
635 Asi fera lo de Siloca, que es del otra parte.
[CRONISTA]
Cuando lo oyo el rey Tamin, por cuer le peso mal.
[TAMIN]
Tres reyes veo de moros, derredor de mi estar,
No lo detardedes los dos id pora alla;
tres mill moros llevedes con armas de lidiar,
640 Con los de la frontera que vos ayudaran.
Prendedmelo a vida, aduzidmelo delante,
Porque seme entro en mi tierra derecho me habra a dar.
[CRONISTA]
Tres mill moros cabalgan y piensan de andar,
Ellos vinieron a la noche en Sogorbe posar;
645 Otro dia mañana piensan de cabalgar,
Vinieron a la noche a Çelfa posar.
Por los de la frontera piensan de enviar;
No lo detienen, vienen de todas partes.
Ixieron de Çelfa, la que dizen de Canal,
650 Andidieron todo el dia, que vagar no se dan,
Vinieron esa noche en Calatayuth posar.
Por todas esas tierras los pregones dan.
Gentes se ajuntaron sobejanas de grandes
Con aquestos dos reyes que dizen Fariz y Galve.
28
655 Al bueno de mio Çid en Alcoçer le van çercar;
Fincaron las tiendas y prenden las posadas, 33
Creçen estos virtos, ca gentes son sobejanas.
Las arobdas, que los moros sacan de dia
Y de noche envueltos andan en armas;
660 Muchas son las arobdas y grande es el almofalla.
A los de mio Çid ya les tuellen el agua;
Mesnadas de mio Çid exir querien a la batalla,
El que en buen hora nasco firme se lo vedaba;
Tovieronsela en çerca cumplidas tres semanas.
665 A cabo de tres semanas, la quarta queria entrar, 34
Mio Çid con los suyos tornose a acordar.
[CID]
El agua nos han vedada, exir nos ha el pan;
Que nos queramos ir de noche no nos lo consintran;
Grandes son los poderes por con ellos lidiar.
670 Dezidme, caballeros, como vos plaze de far.
[CRONISTA]
Primero fablo Minaya, un caballero de prestar.
[MINAYA]
De Castiella la gentil exidos somos aca,
Si con moros no lidiaremos, no nos daran del pan;
Bien somos nos seisçientos, algunos hay de mas.
675 ¡En el nombre del Criador, que no pase por al!
¡Vayamos los ferir en aquel dia de cras!
[CRONISTA]
Dixo el Campeador:
[CID]
A mi guisa fablastes
Hondrastesvos Minaya, ca habervos lo iedes de far.
[CRONISTA]
Todos los moros y las moras de fuera los manda echar,
680 Que no sopiese ninguno esta su poridad.
El dia y la noche piensanse de adobar;
Otro dia mañana el sol queria apuntar,
Armado es mio Çid con quantos que el ha;
Fablaba mio Çid como odredes contar.
[CID]
685 Todos iscamos fuera que nadi no raste,
Sino dos peones solos por la puerta guardar;
Si nos murieremos en campo, en castiello nos entraran,
Si vençieremos la batalla, creçeremos en rictad;
Y vos. Pero Vermuez, la mi seña tomad,
29
690 Como sodes muy bueno, tener la hedes sin arte,
Mas no aguijedes con ella, si yo no vos lo mandar.
[CRONISTA]
Al Çid beso la mano, la seña va tomar,
Abrieron las puertas, fuera un salto dan.
Vieronlo las arobdas de los moros, al almofalla se van tornar,
695 --¡Que priessa va en los moros!-- y tornaronse a armar.
Ante roido de atamores la tierra queria quebrar;
Veriedes armarse moros, apriessa entrar en haz;
De parte de los moros dos señas ha caudales,
Y fizieron dos azes de peones mezclados, ¡qui los podrie contar!
700 Las hazes de los moros ya se mueven adelante,
Por a mio Çid y a los suyos a manos los tomar.
[CID]
Quedas sed, mesnadas, aqui en este logar,
No derranche ninguno fasta que yo lo mande.
[CRONISTA]
Aquel Pero Vermudez no lo pudo endurar,
705 La seña tiene en mano, compeço de espolonear.
[VERMUDEZ]
¡El Criador vos vala, Çid Campeador leal!
Vo meter la vuestra seña en aquella mayor haz;
Los que el deudo habedes, veremos como la acorredes.
[CRONISTA]
Dixo el Campeador:
[CID]
¡No sea, por caridad!
[CRONISTA]
710 Respuso Pero Vermuez:
[VERMUDEZ]
¡No rastara por al!
[CRONISTA]
Espolono el caballo y metiole en el mayor haz;
Moros le reçiben por la seña ganar,
Danle grandes colpes, mas no le pueden falsar.
Dixo el Campeador:
[CID]
¡Valelde, por caridad!
[CRONISTA]
715 Embraçan los escudos delante los coraçones, 35
Abaxan las lanzas a vueltas de los pendones
Enclinaron las caras de suso de los arzones,
Ibanlos ferir de fuertes coraçones
30
A grandes voces llama el que en buen hora nasco
[CID]
720 ¡Feridlos, caballeros, por amor de caridad!
¡Yo soy Ruy Diaz, el Çid Campeador de Bivar!
[CRONISTA]
Todos fieren en el haz do esta Pero Vermuez;
trezinetas lanças son, todas tienen pendones,
Seños moros mataron todos de seños colpes,
725 A la tornada que fazen otros tantos son.
¡Veriedes tantas lanzas y alçar, 36
Tanta adagara foradar y pasar,
Tanta loriga falsa desmanchar
Tantos pendones blancos salir bermejos en sangre,
730 Tantos buenos caballos sin sus dueños andar!
Los moros llaman:
[MOROS]
¡Mafomat!
[CRONISTA]
Y los cristianos:
[CRISTIANOS:]
¡Sant Yaguo!
[CRONISTA]
Caien en un poco de logar moros muertos mill y trezientos ya.
¡Qual lidia bien sobre exorado arzon 37
Mio Çid Ruy Diaz, el buen lidiador!
735 Minaya Alvar Fañez que Corita mando,
Martin Antolinez el burgales de pro,
Muño Gustioz, que fue su criado,
Martin Muñoz, el que mando a Monte Mayor,
Alvar Alvarez y Alvar Salvadorez,
740 Galin Garçia, el bueno de Aragon,
Felez Muñoz, su sobrino del Campeador,
Desi adelante, quantos que hy son
Acorren la seña y a mio Çid el Campeador.
A Minaya Alvar Fañez mataronle el caballo, 38
745 Bien lo acorren mesnadas de cristianos;
La lança ha quebrada, al espada metio mano,
Maguer de pie, buenos colpes va dando.
Violo mio Çid Ruy Diaz el castellano,
Acostose a un aguazil que tenie buen caballo,
750 Diole tal espadada con el su diestro braço,
Cortolo por la çintura el medio echo en campo.
A Minaya Alvar Fañez ibale dar el caballo.
31
[CID]
¡Cabalgad, Minaya, vos sodes el mio diestro braço!
Hoy en este dia de vos habre grande bando;
755 Firmes son los moros, aun no se van del campo.
[CRONISTA]
Cabalgo Minaya, el espada en la mano,
Por estas fuerças fuertemiente lidiando,
A los que alcança valos delibrando.
Mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora nasco
760 Al Rey Fariz tres colpes le habia dado,
Los dos le fallen y el uno le ha tomado;
Por la loriga ayuso la sangre destellado.
Volvio la rienda por irsele del campo;
Por aquel colpe rancado es el fonsado.
765 Martin Antolinez un colpe dio a Galve,
Las carbonclas del yelmo echoselas aparte,
Cortole el yelmo, que llego a la carne;
Sabed, el otro no se lo oso esperar.
Arrancado es el rey Fariz y Galve. 39
770 ¡Tan buen dia por la cristiandad,
Ca fuyen los moros de la parte!
Los de Mio Çid firiendo en alcançe,
El rey Fariz en teruel se fue entrar
Y a Galve no lo cogieron alla,
775 Para Calatayuth, quanto puede, se va;
El Campeador ibalo en alcançe,
Fasta Calatayuth duro el segudar.
A Minaya Alvar Fañez bien le anda el caballo, 40
De aquestos moros mato treinta y quatro,
780 Espada tajador, sangriento trae el braço,
Por el cobdo ayuso la sangre destellando.
Dize Minaya:
[MINAYA]
Agora so pagado,
Que a Castiella iran buenos mandados;
Que Mio Çid Ruy Diaz lid campal ha vençida.
[CRONISTA]
785 Tantos moros yazen muertos que pocos vivos ha dexados,
Ca en alcançe sin dubda les fueron dando.
Ya se tornan los del que en buen hora nasco,
Andaba Mio Çid sobre su buen caballo,
La cofia fronzida, ¡Dios, como es bien barbado!
790 Almofar a cuestas, la espada en la mano;
32
Vio los suyos como se van allegando.
[CID]
Grado a Dios, aquel que esta en alto,
Quando tal batalla habemos arrancado.
[CID]
Esta albergada los de Mio Çid luego la han robada
795 De escudos y de armas y de otros haberes largos;
de los moriscos, cuando son llegados, fallaron quinientos y diez
caballos.
Gran alegria va entre esos cristianos,
Mas de quinze de los suyos menos no fallaron.
Traen oro y plata que no saben recaudo,
800 refechos son todos esos cristianos con aquesta ganançia.
A sus castiellos a los moros dentro los han tornados,
Mando Mio Çid aun que les diesen algo;
Grande ha el gozo mio Çid con todos sus vasallos.
Dio a partir estos dineros y estos haberes largos,
805 En la su quinta al Çid caen çien caballos,
¡Dios, que bien pago a todos sus vasallos,
A los peones y a los encabalgados!
Bien lo aguisa el que en buen hora nasco,
Quantos el trae todos son pagados.
[CID]
810 Oid, Minaya, sodes mio diestro braço;
D’aquesta riqueza que el Criador nos ha dado
A vuestra guisa prended con vuestra mano.
Enviarvos quiero a Castiella con mandado
D’esta batalla que habemos arrancada.
815 Al Rey Alfonso que me ha airado
Quierole enviar en don treinta caballos,
Todos con siellas y muy bien enfrenados,
Señas espadas de los arzones colgadas.
[CRONISTA]
Dixo Minaya Alvar Fañez:
[MINAYA]
Esto fare yo de grado.
[CID]
820 Evades aqui oro y plata, una huesa llena 41
Que nada no le menguaba;
En Santa Maria de Burgos quitedes mill missas,
Lo que remaneçiere daldo a mi mugier y a mis fijas,
Que rueguen por mi las noches y los dias;
825 Si les yo visquier seran dueñas ricas.
33
[CRONISTA]
Minaya Alvar Fañez d’esto es pagado, por ir con el homnes son
contados; 42
Agora daban çebada ya la noche era entrada,
Mio Çid Ruy Diaz con los suyos se acordaba.
[CID]
¡Idesvos, Minaya, a Castiella la gentil!
830 A nuestros amigos bien les podedes dezir 43
Dios nos valio y venciemos la lid;
A la tornada, si nos fallaredes aqui
Si no, do sopieredes que somos, idnos conseguir;
Por lanzas y por espadas habemos de guarir,
835 Si no, en esta tierra angosta no podriemos vivir.
[CRONISTA]
Ya es aguisado, mañana se fue Minaya, 44
Y el Campeador, con su mesnada.
La tierra es angosta y sobejana de mala,
Todos los dias a mio Çid aguardaban
840 Moros de las fronteras y unas gentes estrañas
Sano el Rey Fariz, con el se consejaban
Entre los de Teca y los de Terrer la casa,
Y los de Calatayud, que es mas honrada;
Asi lo han asmado y metudo en carta;
845 Vendido les ha Alcoçer por tres mill marcos de plata.
Mio Çid Ruy Diaz a Alcoçer es venido. 45
¡Que bien pago a sus vasallos mismos!
A caballeros y a peones fechoslos ha ricos,
En todos los suyos no fallariedes un mesquino;
850 Qui a buen señor sirve, siempre vive en deliçio.
Cuando mio çid el castiello quiso quitar, 46
Moros y moras tomaronse a quexar.
[MOROS]
Vaste, mio Çid, nuestras oraciones vayante delante,
Nos pagados fincamos, señor, de la tu parte.
[CRONISTA]
855 Quando quito a Alcoçer mio Çid el de Bivar,
Moros y moras compeçaron de llorar.
Alço su seña el Campeador se va,
Paso Salon ayuso, aguijo cabadelante,
Al exir de Salon mucho hobo buenas aves,
860 Plogo a los de Terrer y a los de Calatayuth mas,
Peso a los de Alcocer, ca pro les fazia grande.
Aguijo mio Çid, ibase cabadelante;
34
Hy finco en un poyo que es sobre Monte Real,
Alto es el poyo, maravilloso y grande,
865 No teme guerra, sabed, a nulla parte.
Metio en paria a Doroca enantes,
Desi a Molina, que es del otra parte,
La terçera Teruel, que estaba delante,
En su mano tenie a Çelfa la de Canal. 47
870 ¡Mio Çid Ruy Diaz de Dios haya su graçia!
Ido es a Castiella Alvar Fañez Minaya,
Treinta caballos al Rey los empresentaba;
Violos el Rey, fermoso sonrisaba.
[REY]
¿Qui me los dio estos? ¡Si vos vala Dios, Minaya!
[MINAYA]
875 Mio Çid Ruy Diaz, que en buen hora çinxo espada.
Vençio dos Reyes de moros en aquesta batalla,
Sobejana es señor, la su ganançia;
A vos, Rey honrado, envia esta presentaja,
Besavos los pies y las manos amas,
[CRONISTA]
880 que le hayades merçed, ¡si el Criador vos vala!
Dixo el Rey
[REY]
¡Mucho es mañana!
¡homne airado, que de señor no ha graçia!
Por acogerlo a cabo de tres semanas,
Mas despues que de moros fue, prendo esta presentaja.
885 Aun me plaze de mio Çid que fizo tal ganançia.
Sobre esto todo a vos quito, Minaya,
Honores y tierras habedlas condonadas,
Id y venid de aqui vos do mi graçia;
Mas del Çid Campeador yo no vos digo nada.
890 Sobre aquesto todo, dezir vos quiero, Minaya, 48
De todo mio reino los que lo quisieren far,
Buenos y valientes para mio Çid uyar,
Sueltoles los cuerpos y quitoles las heredades.
[CRONISTA]
Besole las manos Minaya Alvar Fañez.
[MINAYA]
895 Grado y graçias, Rey, como a señor natural,
Esto feches agora, al feredes adelante.
[REY]
Id por Castiella y dexenvos andar, Minaya, 49
35
Si nulla duda id a mio Çid buscar ganançia.
[CRONISTA]
Quiero vos decir del que en buen hora nasco y çinxo espada.
900 Aquel poyo, en el priso posada;
Mientra que sea el pueblo de moros y de la gente cristiana,
El Poyo de mio Çid asi le diran por carta.
Estando alli, mucha tierra preaba.
El de rio Martin todo lo metio en paria.
905 A Saragoça sus nuevas llegaban,
No plaze a los moros, firmemente les pesaba;
Alli sovo mio Çid cumplidas quinze semanas.
Quando vio el caboso que se tardaba Minaya,
Con todas sus gentes fizo una trasnochada;
910 Dexo el Poyo, todo lo desemparaba,
Allende de Terruel don Rodrigo pasaba,
En el pinar de Tevar don Ruy Diaz pasaba,
Todas esas tierras todas las preaba,
A Saragoça metuda la ha en paria.
915 Quando esto fecho hobo, a cabo de tres semanas,
De Castiella venido es Minaya,
Dozientos con el, que todos çiñen espadas,
No son en cuenta, sabed, las peonadas.
Quando vio mio Çid asomar a Minaya,
920 El caballo corriendo, valo abraçar sin falla,
Besole la boca y los ojos de la cara.
Todo se lo dize, que no le encubre nada;
El Campeador fermoso sonrisaba.
[CID]
¡Grado a Dios y a las sus vertudes santas!
925 Mientra vos visquieredes, bien me ira a mi, Minaya.
[CRONISTA]
¡Dios como fue alegre todo aquel fonsado! 50
Que Minaya Alvar Fañez asi era llegado,
Diziendoles saludes de primos y de hermanos,
Y de sus compañas, aquellas que habian dexadas.
930 ¡Dios, como es alegre la barba bellida,
Que Alvar Fañez pago las mill misas 51
Y que le dixo saludes de su mugier y de sus fijas!
¡Dios, como fue el Çid pagado y fizo gran alegria!
[CID]
¡Ya Alvar Fañez, vivades muchos dias!
[CRONISTA]
935 No lo tardo el que en buen hora nasco, 52
36
Tierras de Alcañiz negras las va parando
Y aderredor todo lo va preando;
Al terçer dia, donde ixo, hy es tornado.
Ya va el mandado por las tierras todas, 53
940 Pesando va a los de Monçon y a los de Huesca;
Porque dan parias, plaze a los de Saragoça,
De mio Çid Ruy Diaz que no temien ningua fonta.
Con estas ganançias a la posada tornandose van, 54
Todos son alegres, ganançias traen grandes,
945 Plogo a mio Çid, y mucho a Alvar Fañez.
Sonrisose el caboso, que no lo pudo endurar.
[CID]
Ya caballeros, dezir vos he la verdad:
Qui en un logar mora siempre, lo suyo puede menguar;
Cras a la mañana pensemos de cabalgar,
950 Dexad estas posadas e iremos adelante.
[CRONISTA]
Estonçes se mudo el Çid al puerto de Alucad,
Dende corre mio Çid a Huesca y a Mont Alvan,
En aquesa corrida dos dias hobieron a morar.
Fueron los mandados a todas partes;
955 Que el salido de Castiella asi los trae tan mal.
Los mandados son idos a todas partes;
Llegaron las nuevas al conde de Barçilona; 55
Que mio Çid Ruy Diaz que le corrie la tierra toda;
Hobo grande pesar y tovoselo a grand fonta.
960 El conde es muy follon y dixo una vanidad. 56
[CONDE]
Grandes tuertos me tiene mio Çid el de Bivar;
Dentro en mi corte tuerto me tovo grande,
Firiome el sobrino y no lo enmendo mas;
Agora correme las tierras que en mi empara estan.
965 No lo desafie ni le torne enemistad,
Mas quando el me lo busca, ir selo he yo demandar.
[CRONISTA]
Grandes son los poderes y apriessa se van llegando,
Gentes se le allegan grandes entre moros y cristianos,
Adeliñan tras mio Çid el bueno de Bivar,
970 Tres dias y dos noches pensaron de andar,
Alcançaron a mio Çid en Tevar y el pinar;
Asi viene esforçado que el conde a manos se le cuido tomar.
Mio Çid don Rodrigo trae grande ganançia,
Diçe de una sierra y llegaba a un valle;
37
975 Del conde don Remon venido le es mensaje.
Mio Çid quando lo oyo, envio para alla.
[CID]
Digades al conde no lo tenga a mal,
de lo suyo no lievo nada, dexeme ir en paz.
[CRONISTA]
Respuso el conde:
[CONDE]
¡Esto no sera verdad!
980 Lo de antes y de agora todo me lo pechara.
¡Sabra el salido a quien vino deshonrar!
[CRONISTA]
Tornose el mandadero quanto pudo mas;
esora lo conosçe mio Çid el de Bivar
Que a menos de batalla no se pueden dende quitar.
[CID]
985 Ya caballeros, aparte fazed la ganançia, 57
Apriessa vos guarnid y metedos en las armas;
El conde don Remon dar nos ha gran batalla,
De moros y de cristianos gentes trae sobejanas,
A menos de batalla no nos dexarie por nada.
990 Pues adelante iran tras nos, aqui sea la batalla;
Apretad los caballos y vistades las armas.
Ellos vienen cuesta yuso y todos traen calças
Y las siellas coçeras y las çinchas amojadas;
Nos cabalgaremos sillas gallegas y huesas sobre calças;
995 Çiento caballeros debemos vençer aquellas mesnadas,
Antes que ellos lleguen al llano, presentemosles las lanças,
Por uno que firades, tres sillas iran vazias.
¡Vera Remon Verengel tras quien vino en alcança
hoy en este pinar de Tevar por tollerme la ganançia!
[CRONISTA]
1000 Todos son adobados, quando mio Çid esto hobo fablado,58
Las armas habian presas y seian sobre los caballos,
Vieron la cuesta yuso la fuerça de los francos,
Al fondon de la cuesta, çerca es del llano,
Mandolos ferir mio Çid, el que en buen hora nasco.
1005 Esto fazen los suyos de voluntad y de grado,
Los pendones y las lanzas tan bien las van empleando,
A los unos firiendo y a los otros derrocando.
Vençido ha esta batalla el que en buen hora nasco.
Al conde don Remon a prision le han tomado;
1010 Hy gano a Colada que mas vale de mill marcos de plata, 59
38
Hy vençio esta batalla por do hondro su barba.
Prisolo al conde, para su tierra lo llevaba,
A sos creenderos guardarlo mandaba;
De fuera de la tienda un salto daba.
1015 De todas partes los suyos se ajuntaron;
Plogo a mio Çid ca grandes son las ganançias.
A mio Çid don Rodrigo gran cozina le adobaban.
El conde don Remon no se lo preçia nada,
Aduzenle los comeres, delante se los paraban,
1020 El no lo quiere comer, a todos los sosañaba.
[CONDE]
No combre un bocado por quanto ha en toda España,
Antes perdere el cuerpo y dexare el alma,
Pues que tales malcalçados me vençieron de batalla.
[CRONISTA]
Mio Çid Ruy Diaz odredes los que dixo. 60
[CID]
1025 Comed, conde, d’este pan y bebed d’este vino,
Si lo que digo fizieredes, saldredes de cativo,
Si no, en todos vuestros dias no veredes cristianismo.
[CRONISTA]
Dixo el conde don Remon:
[CONDE]
Comed, don Rodrigo, y pensedes de folgar, 61
Que yo dexar me he morir, que no quiero comer.
[CRONISTA]
1030 Fasta terçer dia no le pueden acordar;
Ellos partiendo estas ganançias grandes,
No le pueden fazer comer un muesso de pan.
Dixo mio Çid:
[CID]
Comed, conde, algo ca si no comedes, no veredes cristianos,
62
Y si vos comieredes, donde yo sea pagado,
1035 A vos y dos fijos d’algo quitar vos he los cuerpos y dar vos he de
mano.
[CRONISTA ]
Quando esto oyo el conde, ya se iba alegrando.
[CRONISTA]
Si lo fizieredes Çid, lo que habedes fablado,
Tanto quanto yo viva, sere dende maravillado.
[CID]
Pues comed, conde, y quando fueredes yantado,
39
1040 A vos y a otros dos dar vos he de mano.
Mas quanto habedes perdido y yo gane en campo,
Sabed, no vos dare a vos un dinero malo.
Mas quanto habedes perdido no vos lo dare,
Ca huebos me lo he y para estos mios vasallos
1045 Que conmigo andan lazrados, y no vos lo dare.
Prendiendo de vos y de otros ir nos hemos pagando,
Habremos esta vida mientras ploguiere al Padre santo,
Como que ira ha de Rey y de tierra es echado.
[CRONISTA]
Alegre es el conde y pidio agua a las manos
1050 Y tienenselo delante y dieronselo privado.
Con los caballeros que el Çid le habia dados
Comiendo va el conde, ¡Dios, que de buen grado!
Sobre el seia el que en buen hora nasco.
[CID]
Si bien no comedes, conde, donde yo sea pagado,
1055 Aqui feremos la morada, no nos partiremos amos.
[CRONISTA]
Aqui dixo el conde:
[CONDE]
¡De voluntad y de grado!
[CRONISTA]
Con estos dos caballeros apriesa va yantando;
Pagado es mio Çid, que lo esta aguardando,
Porque el conde don Remon tan bien volvie las manos.
[CONDE]
1060 Si vos ploguiere, mio Çid, de ir somos guisados,
Mandad nos dar las bestias y cabalgaremos privado;
Del dia que fu conde no yante tan de buen grado,
El sabor que dende he no sera olvidado.
[CRONISTA]
Danle tres palafres muy bien ensellados
1065 Y buenas vestiduras de pelliçones y de mantos.
El conde don Remon entre los dos es entrado,
Fasta cabo del albergada escurriolos el castellano.
[CID]
Ya vos ides, conde, a guisa de muy franco,
En grado vos lo tengo lo que me habedes dexado.
1070 Si vos viniere emiente que quisieredes vengarlo,
Si me vinieredes buscar, fallarme podredes;
Y si no, mandedes buscar do me dexaredes
De lo vuestro, do de lo mio llevaredes algo.
40
[CONDE]
Folguedes, ya mio Çid, sodes en vuestro salvo;
1075 Pagado vos he por todo aqueste año,
De venir vos buscar solo no sera pensado.
[CRONISTA]
Aguijaba el conde y pensaba de andar, 63
Tornando va la cabeça y catandose atras;
Miedo iba habiendo que mio Çid se repintra,
1080 Lo que no ferie el caboso por quanto en el mundo ha,
¡Una deslealtança ca no la fizo alguandre!
Ido es el conde, tornose el de Bivar,
Juntose con sus mesnadas, compeçolas de llegar
De la ganançia que han fecha maravillosa y grande,
[CID]
1085 ¡Aqui se compieça la gesta de mio Çid el de Bivar! 64
[CRONISTA]
Tan ricos son los suyos que no saben que se han.
Poblado ha mio Çid el puerto de Alucad,
Dexado ha Saragoça y a las tierras duca
Y dexado ha Huesca y las tierras de Mont Alvan,
1090 Contra la mar salada compeço de guerrear,
A oriente exe el sol y tornose a esa parte.
Mio Çid gano a Xerica y a Onda y Almenar,
Tierras de Borriana todas conquistas las ha.
Ayudole el Criador, el señor que es en çielo; 65
1095 El con todo esto priso a Murviedro,
Ya veie mio Cid que Dios le iba valiendo.
Dentro en Valençia no es poco el miedo.
Pesa a los de Valençia sabed, no les plaze,
Prisieron su consejo que le viniesen çercar; 66
1100 Trasnocharon de noche, al alba de la man
Açerca de Murviedro tornan tiendas a fincar.
Violo mio Çid, tomose a maravillar.
[CID]
¡Grado a Ti, Padre espirital!
En sus tierras somos y femoles todo mal,
Bebemos su vino y comemos el su pan,
1105 Si nos çercar vienen, con derecho lo fazen.
A menos de lid no se partira aquesto;
Vayan los mandados por los que nos deben ayudar,
Los unos a Xerica y los otros a Alucad,
Desi a Onda y los otros a Almenar,
1110 Los de Borriana luego vengan aca.
41
Compeçaremos aquesta lid campal,
Yo fio por Dios que en nuestro pro enadran.
[CRONISTA]
Al terçer dia todos juntados son,
El que en buen hora nasco compeço de fablar.
[CID]
1115 Oid, mesnadas, ¡si el Criador vos salve!
Despues que nos partiemos de la limpia cristiandad,
No fue a nuestro grado ni nos no pudiemos mas,
Grado a Dios lo nuestro fue adelante,
Los de Valençia çercados nos han,
1120 Si en estas tierras quisieremos durar,
Firmemiente son estos a escarmentar;
Pase la noche y venga la mañana, 67
Aparejados me sed a caballos y armas,
Iremos ver aquella su almofalla,
1125 Como homnes exidos de tierra estraña;
Alli pareçra el que merece la soldada.
[CRONISTA]
Oid que dixo Minaya Alvar Fañez. 68
[MINAYA]
Campeador, fagamos lo que a vos plaze;
A mi dedes çien caballeros, que no vos pido mas,
1130 Vos con los otros firadeslos delante,
Bien los ferredes, que dubda no hy habra.
Yo con los çiento entrare del otra parte,
Como fio por Dios, el campo nuestro sera.
[CRONISTA]
Como se lo ha dicho al Campeador mucho le plaze.
1135 Mañana era y piensanse de armar,
Quis cada uno d’ellos bien sabe lo que ha de far.
Con los albores mio Çid ferirlos va.
[CID]
¡En el nombre del Criador y del apostol Santi Yaguo!
Feridlos, caballeros, de amor y de grado y de gran voluntad,
1140 Ca yo so Ruy Diaz, mio Çid el de Bivar.
[CRONISTA]
Tanta cuerda de tienda y veriedes quebrar,
Arrancarse las estacas y acostarse a todas partes los tendales;
Moros son muchos, ya quieren recombrar.
De la otra parte entroles Alvar Fañez,
1145 Maguer les pesa, hobieronse a dar y a arrancar.
Grande es el gozo que va por el logar,
42
Dos Reyes de moros mataron en ese alcançe,
Fasta Valençia duro el segudar.
Grandes son las ganançias que mio Çid fechas ha,
1150 Prisieron Çebolla y quanto que es hy adelante,
De pies de caballo los que se pudieron escapar.
Robaban el campo y piensanse de tornar,
Entraban a Murviedro con estas ganançias que traen grandes.
Las nuevas de mio Çid, sabed, sonando van,
1155 Miedo han en Valencia que no saben que se far
Sonando van sus nuevas allende parte del mar;
Alegre era el Çid y todas sus compañas, 69
Que Dios le ayudara y fiziera esta arrancada.
Daban sus corredores y fazian las trasnochadas,
1160 Llegan a Guiera y llegan a Xativa,
Aun mas ayuso a Deina la casa;
Cabo del mar tierra de moros firme la quebranta,
Ganaron Peña Cadiella, las exidas y las entradas,
Quando el Çid Campeador hobo Peña Cadiella 70
1165 Mal les pesa en Xativa y dentro en Gujera,
No es con recaudo el dolor de Valençia.
En tierra de moros prendiendo y ganando
Y durmiendo los dias y las noches trasnochando, 71
En ganar aquellas villas mio Çid duro tres años.
1170 A los de Valençia escarmentados los han, 72
No osan fuera se exir ni con el se ajuntar,
Tajabales las huertas y faziales gran mal,
En cada uno d’estos años mio Çid les tollo el pan.
Mal se aquexan los de Valençia que no saben que se far,
1175 De ninguna parte que sea no les vinia pan,
ni da consejo padre a fijo, ni fijo a padre,
ni amigo a migo no se pueden consolar;
Mala cueta es, señores, haber mingua de pan,
Fijos y mugieres verlos morir de fambre.
1180 Delante veien su duelo, no se pueden uyar,
Por el Rey de Marruecos hobieron a enviar;
Con el de los Montes Claros habian guerra tan grande,
No les dixo consejo, ni los vino uyar.
Sopolo mio Çid, de coraçon le plaze,
1185 Salio de Murviedro una noche en trasnochada,
Amaneçio a mio Çid en tierras de Mont Real,
Por Aragon y por Navarra pregon mando echar,
A tierras de Castiella envio sus mensajes:
Quien quiere perder cueta y venir a rictad
43
1190 Viniese a mio Çid, que ha sabor de cabalgar,
Çercar quiere a Valençia por a cristianos la dar.
[CID]
Quien quiere ir conmigo çercar a Valençia, 73
Todos vengan de grado, ninguno no ha premia;
Tres dias le esperare en Canal de Çelfa.
[CRONISTA]
1195 Esto dixo mio Çid, el que en buen hora nasco, 74
Tornabase a Murviedro, ca el se la ha ganada,
Andidieron los pregones, sabed, a todas partes,
Al sabor de la ganançia no lo quiere detardar,
Grandes gentes se le acogen de la buena cristiandad.
1200 Creçiendo va riqueza a mio Çid el de Bivar,
Quando vio mio Çid las gentes juntadas, compeçose de pagar.
Mio Çid don Rodrigo no lo quiso detardar,
Adeliño para Valençia y sobre ella se va echar,
Bien la çerca mio Çid que no hy habia arte,
1205 Viedales exir y viedales entrar.
Sonando van sus nuevas todas a todas partes,
Mas le vienen a mio Çid, sabed, que no se le van.
Metiola en plazo, si les viniesen uyar;
Nueve meses cumplidos, sabed, sobre ella yace,
1210 Quando vino el dezeno, hobieronsela a dar.
Grandes son los gozos que van por ese logar,
Quando mio Çid gano a Valençia y entro en la çiudad.
Los que fueron de pie caballeros se fazen;
¡El oro y la plata quien vos lo podrie contar!
1215 Todos eran ricos quantos que alli ha.
Mio Çid don Rodrigo la quinta mando tomar,
En el haber monedado treinta mill marcos le caen,
¡Y los otros haberes quien los podrie contar!
Alegre era el Campeador con todos los que ha,
1220 Quando su seña caudal seie en somo del alcaçar.
Ya folgaba mio Çid con todas sus compañas, 75
A aquel Rey de Sevilla el mandado llegaba,
Que presa es Valençia que no se la emparan.
Vino los ver con treinta mill de armas;
1225 Apres de la huerta hobieron la batalla,
Arrancolos mio Çid, el de la luenga barba.
Fasta dentro en Xativa duro el arrancada,
En el pasar de Xucar y veriedes barata,
Moros en aruenço amidos beber agua;
1230 Aquel Rey de Marruecos con tres colpes escapa.
44
Tornado es mio Çid con toda esta ganançia,
Buena fue la de Valençia, quando ganaron la casa,
Mas mucho fue provechosa, sabed, esta arrancada;
a todos los menores cayeron çien marcos de plata,
1235 Las nuevas del caballero ya vedes do llegaban.
Gran alegria es entre todos esos cristianos 76
Con mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora nasco;
Ya le creçe la barba y vale allongando.
Dixo mio Çid de la su boca atanto:
[CID]
1240 ¡Por amor del Rey Alfonso, que de tierra me ha echado,
ni entrarie en ella tijera, ni un pelo no habria tajado!
[CRONISTA]
Y que fablasen d’esto moros y cristianos:
Mio Çid don Rodrigo en Valençia esta folgando,
Con el Minaya Alvar Fañez que no se le parte de so braço;
1245 Los que exieron de tierra de rictad son abondados.
A todos les dio en Valençia casas y heredades
De que son pagados, el amor de mio Çid ya lo iban probando;
Los que fueron con el y los de despues todos son pagados.
Veelo mio Çid que con los haberes que habian tomados,
1250 Que si se pudiesen ir, ferlo ian de grado.
Esto mando mio Çid, Minaya lo hobo consejado:
Que ningun homne de los suyos que se le no espidiese o no le
besase la mano,
Si le pudiesen prender o fuese alcançado,
Tomasenle el haber y pusiesenle en un palo.
1255 Afevos todo aquesto puesto en buen recaudo,
Con Minaya Alvar Fañez el se va consejar.
[CID]
Si vos quisieredes, Minaya, quiero saber recaudo
de los que son aqui y conmigo ganaron algo,
Meterlos he en escripto y todos sean contados,
1260 Que si alguno se furtare o menos le fallaren, el haber me habra a
tornar
A aquestos mios vasallos que curian a Valençia y andan arobdando.
[CRONISTA]
Alli dixo Minaya:
[MINAYA]
Consejo es aguisado.
[CRONISTA]
Mandolos venir a la corte y a todos los juntar, 77
Quando los fallo, por cuenta fizolos nombrar,
45
1265 Tres mill y seisçientos habie mio Çid el de Bivar.
Alegrasele el coraçon y tornose a sonrisar.
[CID]
¡Grado a Dios, Minaya, y a Santa Maria madre!
Con mas pocos ixiemos de la casa de Vivar;
Agora habemos riqueza, mas habremos adelante.
1270 Si a vos ploguiere, Minaya y no vos caya en pesar,
Enviarvos quiero a Castiella, do habemos heredades,
Al Rey Alfonso mio señor natural;
D’estas mis ganançias que habemos fechas aca,
Darle quiero çien caballos, y vos idselos llevar,
1275 Desi por mi besalde la mano y firme sevlo rogad
Por mi mujer y mis fijas, si fuere su merçed,
Que me las dexe sacar.
Enviare por ellas y vos sabed el mensaje:
La mugier de mio Çid y sus fijas las ifantes
1280 De guisa iran por ellas, que a gran hondra vernan
A estas tierras estrañas que nos pudiemos ganar.
[CRONISTA]
Eshora dixo Minaya:
[MINAYA]
De buena voluntad.
[CRONISTA]
Pues esto han fablado, piensanse de adobar;
çiento homnes le dio mio Çid a Alvar Fañez por servirle en la carrera
1285 Y mando mill marcos de plata a San Pero llevar
Y que los diese al Abad don Sancho.
En estas nuevas todos se alegrando, 78
De parte de oriente vino un coronado,
El obispo don Jeronimo su nombre es llamado;
1290 Bien entendido es de letras y mucho acordado,
De pie y de caballo mucho era arreziado.
Las provezas de mio Çid andabalas demandando,
Sospirando el obispo que se viese con moros en el campo,
Que si se fartase lidiando y firiendo con sus manos,
1295 A los dias del sieglo no le llorasen cristianos.
Quando lo oyo mio Çid de aquesto fue pagado
[CID]
Oid, Minaya Alvar Fañez, por Aquel que esta en alto.
Quando Dios prestar nos quiere, nos bien se lo gradescamos.
En tierras de Valençia fer quiero obispado
1300 Y darselo a este buen cristiano;
Vos, quando ides a Castiella, llevaredes buenos mandados.
46
[CRONISTA]
Plogo a Alvar Fañez de lo que dixo don Rodrigo. 79
A este don Jeronimo ya le otorgan por obispo,
Dieronle en Valençia o bien puede estar rico.
1305 ¡Dios, que alegre era todo cristianismo,
Que en tierras de Valençia señor habia obispo!
Alegre fue Minaya y espidiose y vinose.
Tierras de Valençia remanidas en paz, 80
Adeliño para Castiella Minaya Alvar Fañez,
1310 Dexarevos las posadas, no las quiero contar.
Demando por Alfonso, do lo podrie fallar;
Fuera el Rey a San Fagun aun poco ha,
Tornose a Carrion, hy lo podrie fallar.
Alegre fue de aquesto Minaya Alvar Fañez,
1315 Con esta presentaja adeliño para alla.
De missa era exido esora el Rey Alfonso;
Afe Minaya Alvar Fañez do llega tan apuesto, 81
Finco sus hinojos ante todo el pueblo,
A los pies del Rey Alfonso cayo con gran duelo,
1320 Besabale las manos y fablo tan apuesto.
[MINAYA]
¡Merçed, señor Alfonso, por amor del Criador! 82
Besabavos las manos mio Çid lidiador,
Los pies y las manos como a tan buen señor,
Que la hayades merçed, ¡si vos vala el Criador!
1325 Echastesle de tierra, no ha la vuestra amor,
Maguer en tierra agena, el bien faze lo suyo,
Ganada ha Xerica y a Onda por nombre,
Priso a Almenar y a Murviedro que es mejor,
Asi fizo Çebolla y adelante Castejon
1330 Y Peña Cadiella, que es una peña fuerte;
Con aquestas todas de Valençia es señor,
Obispo fizo de su mano el buen Campeador
Y fizo çinco lides campales y todas las arranco.
Grandes son las ganançias que le dio el Criador,
1335 Fevos aqui las señas, verdad vos digo yo,
çien caballos gruessos y corredores,
De siellas y de frenos todos guarnidos son,
Besavos las manos y que los prendades vos;
Razonase por vuestro vasallo y a vos tiene por señor.
[CRONISTA]
1340 Alço la mano diestra, el Rey se santiguo.
[REY]
47
De tan fieras ganançias como ha fechas el Campeador,
¡Si me vala San Esidro!, plazeme de coraçon
Y plazeme de las nuevas que faze el Campeador;
Reçibo estos caballos que me envia de don.
[CRONISTA]
1345 Maguer plogo al Rey, mucho peso a Garçi Ordoñez.
[DON GARCIA]
Semeja que en tierra de moros no ha vivo homne,
Quando asi faze a su guisa el Çid Campeador.
[CRONISTA]
Dixo el Rey al conde:
[REY]
Dexad esa razon,
Que en todas guisas mejor me sirve que vos.
[CRONISTA]
1350 Fablaba Minaya hy a guisa de varon.
[MINAYA]
Merced vos pide el Çid, si vos cayese en sabor,
Por su mugier doña Ximena y sus fijas amas a dos,
Saldrien del monesterio do el las dexo
E irian para Valençia al buen Campeador.
[CRONISTA]
1355 Eshora dixo el Rey:
[REY]
Plazeme de coraçon.
Yo les mandare dar conducho mientra que por mi tierra fueren,
De fonta y de mal curialdas y de deshonor;
Quando en cabo de mi tierra aquestas dueñas fueren,
Catad como las sirvades vos y el Campeador.
1360 Oidme, escuelas y toda la mi corte:
No quiero que nada pierda el Campeador;
a todas las escuelas que a el dizen señor,
Porque los desherede, todo se lo suelto yo;
Sirvanle sus heredades do fuere el Campeador,
1365 Atregoles los cuerpos de mal y de occasion,
Por tal fago aquesto que sirvan a su señor.
[CRONISTA]
Minaya Alvar Fañez las manos le beso.
Sonrisose el Rey, tan bellido fablo.
[REY]
Los que quisieren ir sevir al Campeador
1370 De mi sean quitos y vayan a la graçia del Criador;
[MINAYA]
48
Mas ganaremos en esto que en otra deshonor.
[CRONISTA]
Aqui entraron en fabla los ifantes de Carrion.
[DIEGO]
Mucho creçen las nuevas de mio Çid el Campeador,
Bien casariemos con sus fijas para huebos de pro.
[FERNANDO]
1375 No la osariemos acometer nos esta razon,
Mio Çid es de Bivar y nos de los condes de Carrion.
[CRONISTA]
No lo dizen a nadi y finco esta razon.
Minaya Alvar Fañez al buen Rey se espidio.
[REY]
¿Ya vos ides, Minaya? ¡Id a la graçia del Criador!
1380 Llevedes un portero, tengo que vos habra pro;
Si llevaredes las dueñas, sirvanlas a su sabor,
Fasta dentro en Medina denles quanto huebos les fuere,
Desi adelante piense d’ellas el Campeador.
[MINAYA]
Espidiose Minaya y vase de la corte.
1385 Los ifantes de Carrion dando iban compaña a Minaya Alvar Fañez.
83
[DIEGO]
En todo sodes pro, en esto asi lo fagades;
Saludadnos a mio Çid el de Bivar,
Somos en su pro quanto lo podemos far.
[FERNANDO]
El Çid que bien nos quiera nada no perdera.
[CRONISTA]
1390 Respuso Minaya:
[MINAYA ]
Esto no me ha por que pesar.
[CRONISTA]
Ido es Minaya, tornanse los ifantes.
Adeliño para San Pero do las dueñas estan.
Tan grande fue el gozo quando le vieron asomar.
Deçido es Minaya, a San Pero va rogar,
1395 Quando acabo la oraçion, a las dueñas se torno.
[MINAYA]
Homillome, doña Ximena, Dios vos curie de mal,
Asi faga a vuestras fijas amas.
Saludavos mio Çid alla onde el esta.
Sano lo dexe y con tan gran ritad.
49
1400 El Rey por su merçed sueltas me vos ha
Por llevaros a Valençia, que habemos por heredad.
Si vos viese el Çid sanas y sin mal,
Todo serie alegre, que no habria ningun pesar.
[CRONISTA]
Dixo doña Ximena:
[JIMENA]
¡El criador lo mande!
[CRONISTA]
1405 Dio tres caballeros Minaya Alvar Fañez,
Enviolos a mio Çid, a Valençia do esta.
[MINAYA]
Dezid al Campeador que Dios le curie de mal,
Que su mugier y sus fijas el Rey sueltas me las ha,
Mientra que fueremos por sus tierras conducho nos mando dar.
1410 De aquestos quinze dias, si Dios nos curiare de mal,
Seremos yo y su mugier y sus fijas que el ha,
Y todas las dueñas con ellas, quantas buenas ellas han.
[CRONISTA]
Idos son los caballeros y dello pensaran,
Remanecio en San Pero Minaya Alvar Fañez.
1415 Veriedes caballeros venir de todas partes,
Irse quieren a Valençia a mio Çid el de Bivar,
Que les toviese pro rogaban a Alvar Fañez.
Diziendo esto Minaya:
[MINAYA]
Esto fere de voluntad.
[CRONISTA]
A Minaya sesaenta y çiento caballeros acreçido le han
1420 Y el se tenie çiento que aduxiera de alla;
Por ir con estas dueñas buena compaña se faze.
Los quinientos marcos dio Minaya al Abad,
de los otros quinientos dezirvos he que faze::
Minaya a doña Ximena y a sus fijas que ha
1425 Y a las otras dueñas que las sirven delante,
¡El bueno de Minaya!, pensolas de adobar
de los mejores guarnimientos que en Burgos pudo fallar,
Palafres y mulas que no parescan mal.
Quando estas dueñas adobadas las han,
1430 El bueno de Minaya pensar quiere de cabalgar.
Afevos Rachel y Vidas a los pies le caen.
[RACHEL / VIDAS]
¡Merçed, Minaya, caballero de prestar!
50
Desfechos nos ha el Çid, sabed, si no nos vale.
Soltariemos la ganançia que nos diese el caudal.
[MINAYA]
1435 Yo lo vere con el Çid, si Dios me lleva alla,
Por lo que habedes fecho buen cosimente hy habra.
[CRONISTA]
Dixo Rachel y Vidas:
[RACHEL / VIDAS]
El Criador lo mande.
Si no, dexaremos Burgos, ir lo hemos buscar.
[CRONISTA]
Ido es para San Pero Minaya Alvar Fañez,
1440 Muchas gentes se le acogen, penso de cabalgar,
Gran duelo es al partir del Abad.
[ABAD]
¡Si vos vala el Criador, Minaya Alvar Fañez!
Por mi al Campeador las manos le besad,
Aqueste monesterio no lo quiera olvidar,
1445 Todos los dias del sieglo en llevarlo adelante
El Çid siempre valdra mas.
[CRONISTA]
Respuso Minaya:
[MINAYA]
Fer lo he de voluntad.
[CRONISTA]
Ya se espiden y piensan de cabalgar,
El portero con ellos que los ha de aguardar.
1450 Por la tierra del Rey mucho conducho les dan;
De San Pero fasta Medina en çinco dias van.
Felos en Medina las dueñas y Alvar Fañez.
Direvos de los caballeros que llevaron el mensaje.
A la hora que lo sopo mio Çid el de Bivar,
1455 Plogole de coraçon y tornose a alegrar;
De la su boca compeço de fablar.
[CID]
Qui buen mandadero envia, tal debe esperar.
Tu, Muño Gustioz y Pero Vermudez delante,
Y Martin Antolinez, un burgales leal,
1460 El obispo don Jeronimo, coronado de prestar,
Cabalguedes con çiento guisados para huebos de lidiar;
Por Santa Maria vos vayades pasar,
Vayades a Molina, que yaze mas adelante,
Tienela Abengalbon, mio amigo es de paz,
51
1465 Con otros çiento caballeros bien vos consigra;
Id para Medina quanto lo pudieredes far,
Mi mugier y mis fijas con Minaya Alvar Fañez,
Asi como a mi dixieron, hy los podredes fallar;
Con gran honra aduzidmelas delante.
1470 Y yo fincare en Valençia, que mucho costado me ha,
Gran locura serie, si la desemparase;
Yo fincare en Valençia, ca la tengo por heredad.
[CRONISTA]
Esto era dicho, piensan de cabalgar,
Y quanto que pueden no fincan de andar.
1475 Troçieron a Santa Maria y vinieron albergar a Frontael
Y el otro dia vinieron a Molina posar.
El moro Abengalbon, quando sopo el mensaje,
Saliolos reçibir con gran gozo que faze.
[ABENGALBON]
¡Venides, los vasallos de mio amigo natural!
1480 A mi no me pesa, sabed, mucho me plaze.
[CRONISTA]
Fablo Muño Gustioz, no espero a nadi.
[MUÑO]
Mio Çid vos saludaba y mandolo recaudar
Con ciento caballeros que privado le acorrades;
Su mugier y sus fijas en Medina estan,
1485 Que vayades por ellas, adugadesselas aca
Y fasta en Valençia d’ellas no vos partades.
[CRONISTA]
Dixo Abengalbon:
[ABENGALBON]
Fer lo he de voluntad.
[CRONISTA]
Esa noche conducho les dio grande,
A la mañana piensan de cabalgar;
1490 Çiento le pidieron, mas el con dozientos va.
Pasan las montañas, que son fieras y grandes,
Pasaron Mata de Toranz de tal guisa, que ningun miedo no han,
Por el valle de Arbuxuelo piensan a deprunar.
Y en Medina todo el recaudo esta,
1495 Envio dos caballeros Minaya Alvar Fañez, que sopiese la verdad;
Esto no detardan, ca de coraçon lo han,
El uno finco con ellos y el otro torno a Alvar Fañez.
[CABALLERO]
Virtos del Campeador a nos vienen buscar;
52
Afevos aqui Pero Vermudez y Muño Gustioz, que vos quieren sin
arte,
1500 Y Martin Antolinez, el burgales natural,
Y el obispo don Jeronimo, coronado leal
Y el alcayaz Abengalbon con sus fuerças que trae,
Por sabor de mio Çid de gran honra le dar,
Todos vienen en uno, agora llegaran.
[CRONISTA]
1505 Eshora dixo Minaya:
[MINAYA ]
Vayamos cabalgar
[CRONISTA]
Eso fue apriessa fecho, que no se quieren detardar.
Bien salieron den çiento, que no pareçen mal,
En buenos caballos a petrales y a cascabeles
Y a cubierturas de çendales y escudos a los cuellos
1510 Y en las manos lanças que pendones traen,
Que sopiensen los otros de que seso era Alvar Fañez
O como saliera de Castiella Alvar Fañez con estas dueñas que trae.
Los que iban mesurando y llegando delante
Luego toman armas y tomanse a deportar,
1515 Por çerca de Salon tan grandes gozos van.
Donde llegan los otros, a Minaya Alvar Fañez se van homillar;
Quando llego Abengalbon, donde a ojo ha,
Sonrisandose de la boca ibalo abraçar,
En el hombro lo saluda, ca tal es su usaje.
[ABENGALBON]
1520 ¡Tan buen dia convusco, Minaya Alvar Fañez!
Traedes estas dueñas por do valdremos mas,
mugier del Çid lidiador y sus fijas naturales,
Hondrar vos hemos todos, ca tal es la su auze,
Maguer que mal le queramos no se lo podremos fer,
1525 En paz o en guerra de lo nuestro habra,
Mucho le tengo por torpe quien no conosçe la verdad.
[CRONISTA]
Sonrisose de la boca Minaya Alvar Fañez. 84
[MINAYA]
Ya Abengalbon, amigo le sodes sin falla.
Si Dios me llegare al Çid y lo vea con el alma,
1530 D’esto que habedes fecho vos no perderedes nada;
Vayamos posar, que la çena es adobada.
[CRONISTA]
Dixo Abengalbon:
53
[ABENGALBON]
Plazeme d’esta presentaja,
Antes d’este teçer dia vos la dare doblada.
[CRONISTA]
Entraron en Medina, servialos Minaya,
1535 Todos fueron alegres del serviçio que tomaron;
El portero del Rey quitar lo mandaba.
Hondrado es mio Çid, en Valençia do estaba,
De tan grande conducho como en Medina le sacaron.
El Rey lo pago todo y quito se va Minaya.
1540 Pasada es la noche, venida es la mañana,
Oida es la missa y luego cabalgaban;
Salieron de Medina y Salon pasaban,
Arbuxuelo arriba privado aguijaban,
El campo de Toranz luego le atravessaban,
1545 Vinieron a Molina, la que Abengalbon mandaba.
El obispo don Jeronimo, buen cristiano sin falla,
Las noches y los dias las dueñas aguardando,
Y buen caballo en diestro, que va ante sus armas,
Entre el y Alvar Fañez iban a una compaña.
1550 Entrados son a Molina, buena y rica casa,
El moro Abengalbon bien los sirvie sin falla,
De cuanto que quisieron no hobieron falla,
Aun las ferraduras quitarselas mandaba;
A Minaya y a las dueñas, ¡Dios, como las honraba!
1555 Otro dia manaña luego cabalgaban,
Fasta en Valençia sirvialos sin falla:
Los suyos despendie el moro, que de lo suyo no tomaba nada.
Con estas alegrias y nuevas tan honradas
Apres son de Valençia a tres leguas contadas.
1560 A mio Çid, el que en buen hora nacio, 85
Dentro a Valençia lievanle el mandado.
Alegre fue mio Çid, que nunca mas ni tanto,
Ca de lo que mas amaba ya le viene el mandado.
Dozientos caballeros mando exir privado,
1565 Que reçiban a Minaya y a las dueñas fijas d’algo;
El seie en Valençia curiando y guardando,
Ca bien sabe que Alvar Fañez trae todo recaudo.
Afevos todos aquestos reçiben a Minaya 86
Y a las dueñas y a las niñas y a las otras compañas.
1570 Mando mio Çid a los que ha en su casa
Que guardasen el alcaçar y las otras torres altas
Y todas las puertas y las exidas y las entradas,
54
Y aduxiesenle a Babieca, poco habia que le ganara,
Aun no sabie mio Çid, el que en buen hora çinxo espada,
1575 Si serie corredor o si habria buena parada.
A la puerta de Valençia, do fuese en su salvo,
Delante su mugier y de sus fijas queria tener las armas.
Reçibidas las dueñas a una gran honrança,
El obispo don Jeronimo adelante se entraba,
1580 Hy dexaba el caballo, para la capiella adeliñaba;
Con quantos que el puede, que con horas se acordaron,
Sobrepelliças vestidas y con cruzes de plata,
Reçibir salien las dueñas y al bueno de Minaya.
El que en buen hora nasco no lo detardaba,
1585 Ensiellanle a Babieca, cuberturas le echaban,
Mio Çid salio sobre el y armas de fuste tomaba;
Vistiose el sobregonel, luenga trae la barba;
Fizo una corrida, esta fue tan estraña,
Por nombre el caballo Babieca cabalga,
1590 Quando hobo corrido, todos se maravillaban,
D’ese dia se preçio Babieca en quan grande fue España.
En cabo del cosso mio Çid descalgaba,
Adeliño a su mugier y a sus fijas amas;
Quando lo vio doña Ximena, a pies se le echaba.
[JIMENA]
1595 ¡Merçed, Campeador, en buen hora çinxiestes espada!
Sacada me habedes de muchas vergüenças malas;
Afeme aqui, señor, yo y vuestras fijas amas,
Con Dios y convusco buenas son y criadas.
[CRONISTA]
A la madre y a las fijas bien las abraçaba,
1600 Del gozo que habian de los sus ojos lloraban.
Todas las sus mesnadas en gran deleite estaban,
Armas teniendo y tablados quebrantando.
Oid lo que dixo el que en buen hora nasco.
[CID]
Vos, querida y honrada mugier y amas mis fijas,
1605 Mi coraçon y mi alma,
Entrad conmigo en Valençia la casa,
En esta heredad que vos yo he ganada.
[CRONISTA]
Madre y fijas las manos le besaban,
A tan grande hondra ellas a Valençia entraban.
1610 Adeliño mio Çid con ellas al alcaçar, 87
Alla las subie en el mas alto logar;
55
Ojos bellidos catan a todas partes,
Miran Valençia, como yaze la çiudad,
Y del otra parte a ojo han el mar.
1615 Miran la huerta, espessa es y grande,
Alçan las manos por a Dios rogar
D’esta ganançia como es buena y grande.
Mio Çid y sus compañas tan a gran sabor estan.
El invierno es exido, que el março quiere entrar;
1620 Dezirvos quiero nuevas de allende partes del mar,
De aquel Rey Yuçef de que en Marruecos esta;
Pesole al Rey de Marruecos de mio Çid don Rodrigo. 88
[YUCEF]
¡Que en mis heredades fuertemientre es metido
Y el no se lo gradeçe sino a Jesucristo!
[CRONISTA]
1625 Aquel Rey de Marruecos ajuntaba sus virtos;
Con çinquaenta vezes mill de armas, todos fueron cumplidos
Entraron sobre mar, en las barcas son metidos,
Van buscar a Valençia a mio Çid don Rodrigo.
Arribado han las naves, fuera eran exidos;
1630 Llegaron a Valençia, la que mio Çid ha conquista, 89
Fincaron las tiendas y posan las gentes descreidas.
Estas nuevas a mio Çid eran venidas.
[CID]
Grado al Criador y a Padre espirital, 90
Todo el bien que yo he, todo lo tengo delante;
1635 Con afan gane a Valençia y hela por heredad,
A menos de muerte no la puedo dexar;
Grado al Criador y a Santa Maria madre,
Mis fijas y mi mugier que las tengo aca.
Venido me es deliçio de tierras d’allende mar,
1640 Entrare en las armas, no lo podre dexar,
Mis fijas y mi mugier ver me han lidiar;
En estas tierras agenas veran las moradas como se fazen,
Afarto veran por los ojos como se gana el pan.
[CRONISTA]
Su mugier y sus fijas subiolas al alcaçar,
1645 Alçaban los ojos, tiendas vieron fincadas.
[JIMENA]
¿Que es esto, Çid? ¡Si el Criador vos salve!
[CID]
Ya mugier honrada, no hayades pesar,
Riqueza es que nos acreçe maravillosa y grande,
56
A poco que viniestes, presente vos quieren dar,
1650 Por casar son vuestras fijas, aduzenvos axuar.
[JIMENA]
A vos grado, Çid, y al Padre espirital.
[CID]
Mugier, sed en este palaçio y, si quisieredes, en el alcaçar,
No hayades pavor por que me veades lidiar;
Con la merçed de Dios y de Santa Maria madre
1655 Creçeme el coraçon porque estades delante,
Con Dios aquesta lid yo la he de arrancar.
[CRONISTA]
Fincadas son las tiendas y pareçen los albores, 91
A una grande priessa tañien los atamores;
Alegrabase mio Çid y dixo:
[CID]
¡Tan buen dia es hoy!
[CRONISTA]
1660 Miedo ha su mugier y quierele quebrar el coraçon,
Asi fazie a las dueñas y a sus fijas amas a dos,
Del dia que nasquieran no vieran tal tremor.
Prisose a la barba el buen Çid Campeador.
[CID]
No hayades miedo, ca todo es vuestra pro;
1665 Antes de estos quinze dias, si ploguiere al Criador,
Aquellos atamores a vos los ponran delante y veredes quales son;
Desi han a ser del obispo don Jeronimo,
Colgarlos han en Santa Maria, madre del Criador.
[CRONISTA]
Vocaçion es que fizo el Çid Campeador.
1670 Alegres son las dueñas perdiendo van el pavor;
Los moros de Marruecos cabalgan a vigor,
Por las huertas adentro estan sines pavor,
Violo el atalaya y tanxo el esquila; 92
Prestas son las mesnadas de las gentes cristianas,
1675 Adobanse de coraçon y dan salto de la villa,
Do se fallan con los moros cometienlos tan aina,
Sacanlos de las huertas mucho a fea guisa,
Quinientos mataron d’ellos cumplidos en ese dia;
Bien fasta las tiendas dura aqueste alcance 93
1680 Mucho habien fecho, piensan de cabalgar,
Alvar Salvadorez preso finco alla.
Tornados son a mio Çid los que comien su pan,
¡El se lo vio con los ojos, cuentanselo delante!
57
Alegre es mio Çid por quanto fecho han.
[CID]
1685 Oidme, caballeros, no rastara por al;
hoy es dia bueno y mejor sera cras.
Por la mañana prieta todos armados seades,
Dezir nos ha la missa y pensad de cabalgar,
El obispo don Jeronimo soltura nos dara,
1690 Ir los hemos ferir en el nombre del Criador y del apostol Santi
Yaguo,
Mas vale que nos los vezcamos, que ellos cojan el pan.
[CRONISTA]
Eshora dixieron todos:
[VASALLOS]
De amor y de voluntad.
[CRONISTA]
Fablaba Minaya, no lo quiso detardar.
[MINAYA]
Pues eso queredes, Çid, a mi mandades al;
1695 Dadme çiento y treinta caballeros para huebos de lidiar,
Quando vos los fueredes ferir, entrare yo del otra parte,
O de amas o del una Dios nos valdra.
[CRONISTA]
Eshora dixo el Çid:
[CID]
De buena voluntad.
[CRONISTA]
Ese dia es salido y la noche entrada es, 94
1700 No se detardan de adobarse esas gentes cristianas.
A los mediados gallos, antes de la mañana,
El obispo don Jeronimo la missa les cantaba;
La missa dicha, gran soltura les daba.
[JERONIMO]
El que aqui muriere lidiando de cara,
1705 Prendole yo los pecados y Dios le habra el alma.
A vos, Çid don Rodrigo, en buen hora çinxiestes espada,
Yo vos cante la missa por aquesta mañana,
Pidovos un don y seame presentado,
Las feridas primeras que las haya yo otorgadas.
[CRONISTA]
1710 Dixo el Campeador:
[CID]
Desaqui vos sean mandadas.
[CRONISTA]
58
Salidos son todos armados por las torres de Valençia,
Mio Çid a los sus vasallos tan bien los acordando. 95
Dexan a las puertas homnes de gran recaudo;
Dio salto mio Çid en Bavieca el su caballo,
1715 De todas guarnizones muy bien es adobado.
La seña sacan fuera, de Valençia dieron salto,
Quarto mill menos treinta con mio Çid van a cabo,
A los çinquaenta mill vanlos ferir de grado.
Alvar Alvarez y Alvar Salvadorez y Minaya Alvar Fañez
1720 Entraronles del otro cabo;
Plogo al Criador y habieronlos de arrancar.
Mio Çid, empleo la lança al espada metio mano,
A tantos mata de moros que no fueron contados;
Por el cobdo ayuso la sangre destellando,
1725 Al Rey Yuçef tres colpes le hobo dados,
Saliosele de so el espada, ca mucho le andido el caballo,
Metiosele en Gujera, un castiello palaçiano.
Mio Çid el de Bivar fasta alli llego en alcanze
Con otros que le consiguen de sus buenos vasallos.
1730 Desde alli se torno el que en buen hora nasco,
Mucho era alegre de lo que han caçado,
Alli preçio a Babieca de la cabeça fasta a cabo.
Todo a esta ganançia en su mano ha rastado,
Los çinquaenta mill por cuenta fueron notados,
1735 No escaparon mas de çiento y quatro.
Mesnadas de mio Çid, robado han el campo,
Entre oro y plata fallaron tres mill marcos,
Las otras ganançias no habia recaudo.
Alegre era mio Çid y todos sus vasallos,
1740 Que Dios les hobo merçed que vençieron el campo;
Quando al Rey de Marruecos asi lo han arrancado,
Dexo Alvar Fañez por saber todo recaudo.
Con çien caballeros a Valençia es entrado,
Fronzida trae la cara, que era desarmado,
1745 Asi entro sobre Babieca, el espada en la mano.
Reçibienlo las dueñas que lo estan esperando,
Mio Çid finco ante ellas, tovo la rienda al caballo.
[CID]
A vos me homillo, dueñas, gran prez vos he ganado,
Vos teniendo Valençia y yo vençi el campo.
1750 Esto Dios se lo quiso con todos los sus santos,
Quando en vuestra venida tal ganançia nos han dada.
Vedes el espada sangrienta y sudiento el caballo,
59
Con tal como esto se vençen moros del campo.
Rogando al Criador que vos viva algun año,
1755 Entraredes en prez y besaran vuestras manos.
[CRONISTA]
Esto dixo mio Çid, diçiendo del caballo;
Quando le vieron de pie que era descabalgado,
Las dueñas y las fijas y la mugier que vale algo
Delante el Campeador los hinojos fincaron.
[JIMENA]
1760 Somos en vuestra merçed y vivades muchos años.
[CRONSITA]
En vuelta con el entraron al palaçio
E iban posar con el en unos preçiosos escaños.
[CID]
Ya mugier doña Ximena, ¡no me lo habiedes rogado!
Estas dueñas que aduxiestes, que vos sirven tanto,
1765 Quiero las casar con de aquestos mios vasallos;
A cada una d’ellas doles dozientos marcos de plata,
Que lo sepan en Castiella, a quien sirvieron tanto.
Los de vuestras fijas venir sea mas por espaçio.
[CRONISTA]
Levantaronse todas y besaronle las manos,
1770 Grande fue el alegria que fue por el palaçio;
Como lo dixo el Çid, asi lo han acabado.
Minaya Alvar Fañez fuera era en el campo
Con todas estas gentes escribiendo y contando;
Entre tiendas y armas y vestidos preçiados
1775 Tanto fallan d’esto que es cosa sobejana.
Quiero vos dezir lo que es mas granado:
No pudieron ellos saber la cuenta de todos los caballos
Que andan arriados y no ha qui tomarlos,
Los moros de las tierras ganado se han hy algo.
1780 Maguer de todo esto el Campeador contado
De los buenos y otorgados cayeronle mill y quinientos caballos;
Quando a mio Çid cayeron tantos, los otros bien pueden fincar
pagados.
¡Tanta tienda preçiada y tanto tendal obrado
Que ha ganado mio Çid con todos sus vasallos!
1785 La tienda del Rey de Marruecos, que de las otras es cabo,
Dos tendales la sufren con oro son labrados;
Mando mio Çid Ruy Diaz que fita soviese la tienda
Y no la tolliese dende cristiano.
[CID]
60
Tal tienda como esta, que de Marruecos es pasada,
1790 Enviarla quiero a Alfonso el castellano,
Que croviese sus nuevas de mio Çid, que habia algo.
[CRONISTA]
Con aquestas riquezas tantas a Valençia son entrados;
El obispo don Jeronimo, caboso coronado,
Quando es farto de lidiar con amas las sus manos,
1795 No tiene en cuenta los moros que ha matados,
Lo que cae a el mucho era sobejano.
Mio Çid don Rodrigo, el que en buen hora nasco,
De toda la su quinta el diezmo le ha mandado.
Alegres son por Valençia las gentes cristianas,
1800 Tantos habian de haberes, de caballos y de armas; 96
Alegre es doña Ximena y sus fijas amas
Y todas las otras dueñas que tienen por casadas.
El bueno de mio Çid no lo tardo por nada.
[CID]
¿Do sodes, caboso? Venid aca, Minaya.
1805 ¡De lo que a vos cayo vos no gradeçedes nada!
D’esta mi quinta, digovos sin falla,
Prended lo que quisieredes, lo otro remanga,
Y cras a la mañana ir vos hedes sin falla
Con caballos d’esta quinta que yo he ganada,
1810 Con siellas y con frenos y con señas espadas,
Por amor de mi mugier y de mis fijas amas,
Porque asi las envio donde ellas son pagadas,
Estos dozientos caballos iran en presentajas,
Que no diga mal el Rey Alfonso del que Valençia manda.
[CRONISTA]
1815 Mando a Pero Vermuez que fuese con Minaya.
Otro dia mañana privado cabalgaban
Y dozientos homnes lievan en su compaña,
Con saludes del Çid que las manos le besaba;
D’esta lid que ha arrancada dozientos caballos le enviaba en
presentaja.
[CID]
1820 ¡Y servirlo he siempre mientra que hobise el alma!
[CRONISTA]
Salidos son de Valençia y piensan de andar, 97
Tales ganançias traen que son a aguardar.
Andan los dias y las noches y pasada han la sierra
Que las otras tierras parte.
1825 Por el Rey don Alfonso toman se a preguntar;
61
Pasando van las sierras y los montes y las aguas, 98
Llegan a Valladolid, do el Rey Alfonso estaba.
Enviabanle mandado Pero Vermuez y Minaya,
Que mandase reçibir a esta compaña,
1830 Mio Çid el de Valencia envia su presentaja.
Alegre fue el Rey, no viestes atanto,
Mando cabalgar apriessa todos sus fijos d’algo, 99
Y en los primeros el Rey fuera dio salto
A ver estos mensajes del que en buen hora nasco.
1835 Los Ifantes de Carrion, sabed, hy se açertaron,
El conde don Garçia, su enemigo malo;
A los unos plaze y a los otros va pesando.
A ojo lo habien los del que en buen hora nasco.
Cuedanse que es almofalla, ca no vienen con mandado.
1840 El Rey don Alfonso seise santiguando,
Minaya y Pero Vermuez adelante son llegados,
Firieronse a tierra, desçendieron de los caballos,
Ante el Rey Alfonso los hinojos fincados,
Besan la tierra y los pies amos.
[MINAYA]
1845 ¡Merçed, Rey Alfonso, sodes tan honrado!
Por mio Çid el Campeador todo esto vos besamos,
a vos llama señor y tienese por vuestro vasallo,
Mucho preçia la hondra el Çid que le habedes dado.
[VERMUDEZ]
Pocos dias ha, Rey, que una lid ha arrancado
1850 A aquel Rey de Marruecos, Yu,cef por nombrado,
Con çinquaenta mill arrancolos del campo.
[MINAYA]
Las ganançias que fizo mucho son sobejanas,
Ricos son venidos todos los sus vasallos,
Y enviavos dozientos caballos y besavos las manos.
[CRONISTA]
1855 Dixo el Rey don Alfonso:
[REY ]
Reçibolos de grado.
Gradescolo a mio Çid que tal don me ha enviado,
Aun vea hora que de mi sea pagado.
[CRONISTA]
Esto plogo a muchos y besaronle las manos.
Peso al conde don Garçia y mal era airado,
1860 Con diez de sus parientes aparte daban salto.
[DON GARCIA]
62
¡Maravilla es del Çid, que su hondra creçe tanto!
[PARIENTE]
En la hondra que el ha nos seremos abiltados.
[PARIENTE]
Por tan biltadamiente vençer reyes del campo,
Como si los fallase muertos aduzirse los caballos.
[DON GARCIA]
1865 Por esto que el faze nos habremos embargo.
[CRONISTA]
Fablo el rey Alfonso y dixo esta razon. 100
[REY]
Grado al criador y al señor San Esidro el de Leon
Estos dozientos caballos que me envia mio Çid;
Mio reino adelante mejor me podra servir.
1870 A vos, Minaya Alvar Fañez y a Pero Vermuez aqui,
Mandovos los cuerpos honradamiente servir y vestir
Y guarnirvos de todas armas, como vos dixieredes aqui,
Que bien parescades ante Ruy Diaz mio Çid.
Dovos tres caballos y prendedlos aqui,
1875 Asi como semeja y la voluntad me lo dize,
Todas estas nuevas a bien habran de venir.
[CRONISTA]
Besaronle las manos y entraron a posar, 101
Bien los mando servir de quanto huebos han.
De los ifantes de Carrion yo vos quiero contar,
1880 fablando en su consejo, habiendo su poridad.
[FERNANDO]
Las nuevas del Çid mucho van adelante,
Demandemos sus fijas para con ellas casar.
[DIEGO]
Creçeremos en nuestra hondra e iremos adelante.
[CRONISTA]
Vinian al rey Alfonso con esta poridad.
[FERNANDO]
1885 Merçed vos pedimos como a rey y señor natural. 102
Con vuestro consejo lo queremos fer nos
Que nos demandedes fijas del Campeador.
[DIEGO]
Casar queremos con ellas a su hondra y a nuestra pro.
[CRONISTA]
Una gran hora el rey penso y comidio.
[REY]
1890 Yo eche de tierra al buen Campeador
63
Y faziendo yo a el mal y el a mi gran pro,
Del casamiento no se si se habran sabor,
Mas, pues vos lo queredes, entremos en la razon.
[CRONISTA]
A Minaya Alvar Fañez y a Pero Vermuez
1895 El rey don Alfonso esora los llamo,
A una quadra el los aparto.
[REY]
Oidme, Minaya, y vos, Pero Vermuez,
Sirveme mio Çid el Campeador, el lo merece,
Y de mi habra perdon; ¡vinieseme a vistas, si hobiese dende sabor!
1900 Otros mandados ha en esta mi corte:
Diego y Fernando, los ifantes de Carrion,
Sabor han de casar con sus fijas amas a dos;
Sed buenos mensajeros y ruegovoslo yo
Que se lo digades al buen Campeador;
1905 Habra hy hondra y creçra en honor
Por consagrar con los ifantes de Carrion.
[CRONISTA]
Fablo Minaya y plogo a Pero Vermuez.
[MINAYA ]
Rogar se lo hemos lo que dezides vos,
Despues faga el Çid lo que hobiere sabor.
[REY]
1910 Dezid a Ruy Diaz, el que en buen hora nasco,
Que le ire a vistas do fuere aguisado;
Do el dixiere, hy sea el mojon,
Andarle quiero a mio Çid en toda pro.
[CRONISTA]
Espidiense al rey, con esto tornados son,
1915 Van para Valençia ellos y todos los suyos.
Quando lo sopo el buen Campeador,
Apriessa cabalga, a reçibirlos salio;
Sonrisose mio Çid y bien los abraço.
[CID]
¡Venides, Minaya, y vos, Pero Vermuez!
1920 En pocas tierras ha tales dos varones.
¿Como son las saludes de Alfonso mio señor,
Si es pagado o reçibio el don?
[CRONISTA]
Dixo Minaya:
[MINAYA]
De alma y de coraçon
64
Es pagado y davos su amor.
[CRONISTA]
1925 Dixo mio Çid:
[CID]
¡Grado al Criador!
[CRONISTA]
Esto diziendo, compieçan la razon,
Lo que le rogaba Alfonso el de Leon
De dar sus fijas a los Ifantes de Carrion,
Que le conosçie y hondra y creçie en honor,
1930 Que se lo consejaba de alma y de coraçon.
Quando lo oyo mio Çid el buen Campeador,
Una gran hora penso y comidio.
[CID]
Esto gradesco a Cristo el mio señor:
Echado fu de tierra y tollida la honor,
1935 Con gran afan gane lo que he yo;
A Dios lo gradesco que del Rey he su graçia
Y pidenme mis fijas para los Ifantes de Carrion.
Ellos son mucho urgullosos y han parte en la corte,
De este casamiento no habria sabor;
1940 Mas pues lo conseja el que mas vale que nos,
Fablemos en ello en la poridad seamos nos.
¡Afe Dios del çielo que nos acuerde en lo mejor!
[MINAYA]
Con todo esto, a vos dixo Alfonso
Que vos vernie a vistas do hobiesedes sabor,
1945 Querer vos ia ver y darvos su amor,
Acordar vos iades despues a todo lo mejor.
[CRONISTA]
Esora dixo el Çid
[CID]
Plazeme de coraçon;
¿Estas vistas do las hayades vos?
[CRONISTA]
Dixo Minaya:
[MINAYA ]
Vos sed sabidor.
[CID]
1950 ¿No era maravilla? Si quisiese el rey Alfonso,
Fasta do lo fallasemos, buscarlo iremos nos
Por darle grande hondra como a rey de tierra.
Mas lo que el quisiere, eso queramos nos:
65
Sobre el Tajo, que es una agua caudal,
1955 Hayamos vistas, quando lo quiere mi señor.
[CRONISTA]
Escribien cartas, bien las sello,
Con dos caballeros luego las envio.
Lo que el rey quisiere, eso fera el Campeador.
Al rey hondrado delante le echaron las cartas,
1960 Quando las vio, de coraçon se paga. 103
[REY]
Saludadme a mio Çid, el que en buen hora çinxo espada,
Sean las vistas d’estas tres semanas;
Si yo vivo so, alli ire sin falla.
[CRONISTA]
No lo detardan, a mio Çid se tornaban.
1965 D’ella parte y d’ella para las vistas se adobaban.
¿Quien vio por Castiella tanta mula preçiada,
Y tanto palafre que bien anda,
Caballos gruessos y corredores sin falla,
Tanto buen pendon meter en buenas astas,
1970 Escudos boclados con oro y con plata,
Mantos y pieles y buenos çendales de Adria?
Conduchos largos el rey enviar mandaba
A las aguas de Tajo, do las vistas son aparejadas.
Con el rey atantas buenas compañas;
1975 Los ifantes de Carrion mucho alegre se andan,
Lo uno adeudan y lo otro pagaban;
Como ellos tenien, creçer les ia la ganançia,
Quantos quisiesen haberes de oro o de plata.
El Rey don Alfonso apriessa cabalgaba,
1980 Condes y podestades y muy grandes mesnadas;
Los Ifantes de Carrion lievan grandes compañas.
Con el rey van leoneses y mesnadas galizianas,
No son en cuenta, sabed, las castellanas.
Sueltan las riendas, a las vistas se van a deliñadas.
1985 Dentro en Valençia mio Çid el Campeador 104
No lo detarda, para las vistas se adobo;
¡Tanta gruessa mula y tanto palafre de sazon,
Tanta buena arma y tanto buen caballo corredor,
Tanta buena capa y mantos y pelliçones!
1990 Chicos y grandes vestidos son de colores;
Minaya Alvar Fañez y aquel Pero Vermuez,
Martin Muñoz y Martin Antolinez, el burgales de pro,
El obispo don Jeronimo, coronado mejor,
66
Alvar Alvarez y Alvar Salvadorez,
1995 Muño Gustioz, el caballero de pro,
Galindo Garçiaz, el que fue de Aragon;
Estos se adoban por ir con el Campeador
Y todos los otros que hy son.
Alvar Salvadorez y Galindo Garçiaz el de Aragon,
2000 A aquestos dos mando el Campeador que curien a Valençia
De alma y de coraçon y todos los que en poder d’esos fuesen,
Las puertas del alcaçar que no se abriesen de dia ni de noche;
Dentro es su mugier y sus fijas amas a dos,
En que tiene su alma y su coraçon,
2005 Y otras dueñas que las sirven a su sabor.
Recaudado ha, como tan buen varon,
Que del alcaçar una salir no puede
Fasta que se torne el que en buen hora nasco.
Salien de Valençia, aguijan y espoloneaban;
2010 Tantos caballos en diestro, gruessos y corredores,
Mio Çid se los ganara, que no se los dieran en don.
Ya se va para las vistas que con el rey paro.
De un dia es llegado antes el rey don Alfonso;
Quando vieron que vinie el buen Campeador,
2015 Reçibirlo salen con tan gran hobor.
Donde lo ovo a ojo el que en buen hora nasco,
A todos los suyos estar los mando,
Sino a estos caballeros que queria de coraçon;
Con unos quinze a tierras se firio,
2020 Como lo comidia el que en buen hora nasco,
Los hinojos y las manos en tierra los finco,
Las yerbas del campo a dientes las tomo,
Llorando de los ojos, tanto habia el gozo mayor,
Asi sabe dar homildança a Alfonso su señor;
2025 De aquesta guisa a los pies le cayo.
Tan gran pesar hobo el rey don Alfonso.
[REY]
Levantados en pie, ya Çid Campeador,
Besad las manos, ca los pies no,
Si esto no feches, no habredes mi amor.
[CRONISTA]
2030 Hinojos fitos seia el Campeador.
[CID]
Merçed vos pido a vos, mio natural señor,
Asi estando, dedesme vuestra amor, que lo oyan quantos aqui son.
[CRONISTA]
67
Dixo el rey:
[REY]
Esto fere de alma y de coraçon:
Aqui vos perdono y dovos mi amor,
2035 En todo mi reino parte desde hoy.
[CRONISTA]
Fablo mio Çid y dixo:
[CID]
Merçed yo lo reçibo, Alfonso mio señor;
Gradescolo a Dios del çielo y despues a vos
Y a estas mesnadas que estan aderredor.
[CRONISTA]
Hinojos fitos las manos le beso,
2040 Llevose en pie y en la boca le saludo.
Todos los demas d’esto habian sabor,
Peso a Alvar Diaz y a Garçi Ordoñez.
Fablo mio Çid y dixo esta razon:
[CID]
Esto gradesco al Criador;
Quando he la graçia de don Alfonso mio señor,
2045 Valerme ha Dios de dia y de noche.
Fuesedes mi huesped, si vos ploguiese, señor.
[CRONISTA]
Dixo el rey:
[REY]
No es aguisado hoy,
Vos agora llegastes y nos viniemos anoche,
Mio huesped seredes, Çid Campeador,
2050 Y cras feremos lo que ploguiere a vos.
[CRONISTA]
Besole la mano, mio Çid lo otorgo.
Eshora se le homillan los ifantes de Carrion.
[DIEGO]
Homillamosnos, Çid, en buen hora nasquiestes vos.
[FERNANDO]
En quanto podemos andamos en vuestro pro.
[CRONISTA]
2055 Respuso mio Çid:
[CID]
¡Asi lo mande el Criador!
[CRONISTA]
Mio Çid Ruy Diaz, que en hora buena nasco,
En aquel dia del rey su huesped fue;
68
No se puede fartar de el tanto le queria de coraçon,
Catandole seia la barba, que tan aina le creçiera.
2060 Maravillanse de mio Çid quantos que hy son.
Ese dia es pasado y entrada es la noche;
Otro dia mañana claro salie el sol,
El Campeador a los suyos lo mando,
Que adobasen cozina para quantos que hy son;
2065 De tal guisa los paga mio Çid el Campeador,
Todos eran alegres y acuerdan en una razon:
Pasado habia tres años no comieran mejor.
Al otro dia mañana, asi como salio el sol,
El obispo don Jeronimo la missa canto.
2070 Al salir de la missa todos juntados son,
No lo tardo el rey, la razon compeço.
[REY]
Oidme, las escuelas, condes y ifançones:
Cometer quiero un ruego a mio Çid el Campeador,
Asi lo mande Cristo que sea a su pro:
2075 Vuestras fijas vos pido, doña Elvira y doña Sol,
Que las dedes por mugieres a los Ifantes de Carrion.
Semejame el casamiento honrado y con gran pro,
Ellos vos las piden y mandovoslo yo.
D’ella y d’ella parte, quantos que aqui son,
2080 Los mios y los vuestros que sean rogadores;
Dadnoslas, mio Çid, ¡si vos vala el Criador!
[CID]
No habria fijas de casar.
[CRONISTA]
Respuso el Campeador.
[CID]
Ca no han gran edad y de dias pequeñas son.
De grandes nuevas son los ifantes de Carrion,
2085 Perteneçen para mis fijas y aun para mejores.
Yo las engendre amas y criasteslas vos,
Entre yo y ellas en vuestra merçed somos nos,
Afelas en vuestra mano doña Elvira y doña Sol,
Dadlas a qui quisieredes vos, ca yo pagado so.
[REY]
2090 ¡Gracias!
[CRONISTA]
Dixo el rey.
[REY]
A vos y a toda esta corte.
69
[CRONISTA]
Luego se levantaron los ifantes de Carrion,
Van besar las manos al que en hora buena naçio,
Camearon las espadas ante el rey don Alfonso.
Fablo el rey don Alfonso como tan buen señor.
[REY]
2095 Grado y graçias, Çid, como tan bueno, y primero al Criador.
Que me dades vuestras fijas para los Ifantes de Carrion.
D’aqui las prendo por mis manos a doña Elvira y doña Sol
Y dolas por veladas a los ifantes de Carrion.
Yo las caso a vuestras fijas con vuestro amor,
2100 Al Criador plega que hayades ende sabor.
Afelos en vuestras manos los ifantes de Carrion,
Ellos vayan convusco, cad’aquende me torno yo,
Trezientos marcos de plata en ayuda les do yo,
Que metan en sus bodas o do quisieredes vos,
2105 Pues fueren en vuestro poder en Valençia la mayor,
Los yernos y las fijas todos vuestros fijos son,
Lo que vos ploguiere d’ellos fed, Campeador.
[CRONISTA]
Mio Çid se los reçibe, las manos le beso.
[CID]
Mucho vos lo gradesco, como a rey y a señor,
2110 Vos casades mis fijas, ca no se las do yo.
[CRONISTA]
Las palabras son puestas que otro dia mañana,
Quando saliese el sol, que se tornase cada uno donde salidos son.
Aqui se metio en nuevas mio Çid el Campeador;
Tanta gruessa mula y tanto palafre de sazon
2115 Compeço mio Çid a dar a quien quiere prender su don;
Tantas buenas vestiduras que de alfaya son,
Cada uno lo que pide, nadi no le dize de no.
Mio Çid de los caballos sesaenta dio en don,
Todos son pagados de las vistas quantos que hy son.
2120 Partirse quieren, que entrada era la noche,
El rey a los ifantes a las manos les tomo,
Metiolos en poder de mio Çid el Campeador.
[REY]
Evad aqui vuestros fijos, quando vuestros yernos son,
hoy de mas sabed que fer d’ellos, Campeador.
[CID]
2125 Gradescolo, rey, y prendo vuestro don;
Dios que esta en çielo deme dende buen galardon.
70
[CRONISTA]
Sobre el su caballo Babieca mio Çid salto daba.
[CID]
Aqui lo digo ante mio señor el rey Alfonso:
Qui quiere ir conmigo a las bodas, o reçibir mi don,
2130 D’aquende vaya conmigo; cuedo que el habra pro.
Yo vos pido merçed a vos, rey natural:
Pues que casades mis fijas, asi como a vos plaze, 105
Dad manero a qui las de, quando vos las tomades;
No se las dare yo con mi mano, ni dende no se alabaran.
[CRONISTA]
2135 Respondio el rey:
[REY ]
Afe aqui Alvar Fañez,
Prendedlas con vuestras manos y dadlas a los Ifantes,
Asi como yo las prendo d’aquende, como si fuese delante,
Sed padrino d’ellos a todo el velar;
Quando vos juntaredes conmigo, que me digades la verdad.
[CRONISTA]
2140 Dixo Alvar Fañez:
[MINAYA ]
Señor, afe que me plaze.
[CRONISTA]
Todo esto es puesto, sabed, en buen recaudo. 106
[CID]
Ya Rey don Alfonso, señor tan honrado,
D’estas vistas que hobiemos, de mi tomedes algo;
Trayovos veinte palafres, estos bien adobados.
2145 Y treinta caballos corredores, estos bien ensellados,
Tomad aquesto y beso vuestras manos.
[CRONISTA]
Dixo el rey don Alfonso:
[REY]
Mucho me habedes embargado;
Reçibo este don que me habedes mandado,
Plega al Criador con todos los sus santos, este plazer
2150 Que me feches, que bien sea galardonado.
Mio Çid Ruy Diaz, mucho me habedes honrado,
De vos bien so servido y tengome por pagado;
Aun vivo seyendo, de mi hayades algo.
A Dios vos acomiendo, de estas vistas me parto;
2155 Afe Dios del çielo que lo ponga en buen logar.
[CRONISTA]
71
Ya se espidio mio Çid de su señor Alfonso, 107
No quiere que le escurra, quitole de si luego.
Veriedes caballeros, que bien andantes son,
Besar las manos, espedirse del rey Alfonso.
[CABALLEROS]
2160 Merçed vos sea y fazed nos este perdon:
Iremos en poder de mio Çid a Valençia la mayor,
Seremos a las bodas de los ifantes de Carrion
Y de las fijas de mio Çid, de doña Elvira y doña Sol.
[CRONISTA]
Esto plogo al rey y a todos los solto,
2165 La compaña del Çid creçe y la del rey mengo,
Grandes son las gentes que van con el Campeador.
Adeliñan para Valençia, la que en buen punto gano,
Y a don Fernando y a don Diego aguardarlos mando
A Pero Vermuez y Muño Gustioz;
2170 En casa de mio Çid no ha dos mejores,
Que sopiesen las mañas de los ifantes de Carrion.
Y va hy Asur Gonçalez, que era bullidor,
Que es largo de lengua, mas en lo al no es tan pro.
Gran hondra les dan a los ifantes de Carrion.
2175 Afelos en Valençia, la que mio Çid gano,
Quando a ella asomaron, los gozos son mayores.
Dixo mio Çid a don Pero y a Muño Gustioz:
[CID]
Dadles un reyal y a los ifantes de Carrion,
Vos con ellos sed, que asi vos lo mando yo.
2180 Quando viniere la mañana que apuntare el sol
Veran a sus esposas, a doña Elvira y a doña Sol.
[CRONISTA]
Todos esa noche fueron a sus posadas, 108
Mio Çid el Çampeador al alcaçar entraba,
Reçibiolo doña Ximena y sus fijas amas.
[JIMENA]
2185 ¡Venides, Campeador, en buena hora çinxiestes espada!
¡Muchos dias vos veamos con los ojos de las caras!
[CID]
Grado al Criador, vengo, mugier honrada.
Yernos vos adugo de que habremos honrança,
Gradidmelo, mis fijas, ca bien vos he casadas.
[CRONISTA]
2190 Besaronle las manos la mugier y las fijas amas
Y todas las dueñas que las sirven.
72
[JIMENA]
Grado al Criador y a vos Çid, barba bellida, 109
Todo lo que vos feches es de buena guisa,
No seran menguadas en todos vuestros dias.
[HIJAS]
2195 Quando vos nos casaredes bien seremos ricas.
[CID]
Mugier doña Ximena, grado al Criador, 110
A vos vos digo, mis fijas, doña Elvira y doña Sol.
D’este vuestro casamiento creçeremos en honor,
Mas bien sabed verdad que no lo levante yo,
2200 Pedidas vos ha y rogadas el mio señor Alfonso,
Atan firmemiente y de todo coraçon,
Que yo nulla cosa no le sope dezir de no.
Metivos en sus manos, fijas, amas a dos,
Bien me lo creades, que el vos casa, ca no yo.
CRONISTA
2205 Pensaron de adobar esora el palaçio, 111
Por el suelo y suso tan bien encortinado;
Tanta porpola y tanto xamed y tanto paño preçiado,
Sabor habriedes de ser y de comer en el palaçio.
Todos sus caballeros apriessa son juntados,
2210 Por los ifantes de Carrion esora enviaron,
Cabalgan los ifantes, adelante adeliñaban al palaçio
Con buenas vestiduras y fuertemiente adobados;
¡De pie y a sabor, Dios, que quedos entraron!
Reçibiolos mio Çid con todos sus vasallos,
2215 A el y a su mugier delante se le homillaron
E iban posar en un preçioso escaño.
Todos los de mio Çid tan bien son acordados,
Estan parando mientes al que en buen hora nasco.
El Campeador en pie es levantado.
[CID]
2220 Pues que a fazer lo habemos, ¿por que lo imos tardando?
Venid aca, Alvar Fañez, el que yo quiero y amo,
Afe amas mis fijas, metolas en vuestra mano,
Sabedes que al rey asi se lo he mandado,
No lo quiero fallir por nada de quanto ha hy parado,
2225 A los ifantes de Carrion dadlas con vuestra mano
Y prendan bendiçiones y vayamos recaudando.
[CRONISTA]
Estonçes dixo Minaya:
[MINAYA]
73
Esto fare yo de grado.
[CRONISTA]
Levantanse derechas y metioselas en mano,
A los ifantes de Carrion Minaya va fablando.
[MINAYA]
2230 Afevos delante Minaya, amos sodes hermanos;
Por mano del rey Alfonso, que a mi lo hobo mandado,
Dovos estas dueñas, amas son fijas d’algo,
Que las tomasedes por mugieres a honra y a recaudo.
[CRONISTA]
Amos las reçiben de amor y de grado;
2235 A mio Çid y a su mugier van besar la mano.
Quando hobieron aquesto fecho, salieron del palaçio,
Para Santa Maria apriessa adeliñando.
El obispo don Jeronimo vistiose tan privado,
A la puerta de la eglesia seialos esperando,
2240 Dioles bendiçiones, la missa ha cantado.
Al salir de la eglesia cabalgaron tan privado,
A la glera de Valençia fuera dieron salto.
¡Dios, que bien tovieron armas el Çid y sus vasallos!
Tres caballos cameo el que en buen hora nasco,
2245 Mio Çid de lo que veie mucho era pagado,
Los ifantes de Carrion bien han cabalgado.
Tornanse con las dueñas, a Valençia han entrado,
Ricas fueron las bodas en el alcaçar honrado
Y al otro dia fizo mio Çid fincar siete tablados;
2250 Antes que entrasen a yantar todos los quebrantaron.
Quince dias cumplidos duraron en las bodas,
Ya çerca de los quinze dias ya se van los fijos d’algo.
Mio Çid don Rodrigo, el que en buen hora nasco,
Entre palafres y mulas y corredores caballos,
2255 En bestias sines al, çiento son mandados,
Mantos y pelliçones y otros vestidos largos;
No fueron en cuenta los haberes monedados.
Los vasallos de mio Çid, asi son acordados,
Cada uno por si sus dones habien dados;
2260 Qui haber quiere prender bien era abastado.
Ricos tornan a Castiella los que a las bodas llegaron,
Ya se iban partiendo aquestos hospedados,
Espidiendose de Ruy Diaz, el que en buen hora nasco
Y a todas las dueñas y a los fijos d’algo;
2265 Por pagados se parten de mio Çid y de sus vasallos.
Gran bien dizen d’ellos, ca sera aguisado.
74
Mucho eran alegres Diego y Fernando,
Estos eran fijos del conde don Gonçalo.
Venidos son a Castiella aquestos hospedados,
2270 El Çid y sus yernos en Valençia son rastados;
Hy moran los ifantes bien çerca de dos años,
Los amores que les fazen mucho eran sobejanos.
Alegre era el Çid y todos sus vasallos.
¡Plega a Santa Maria y al Padre santo
2275 Que se pague d’ese casamiento mio Çid o el que lo
Las coplas d’este cantar aqui se van acabando.
El Criador nos vala con todos los sus santos.
RAZON DE MIO CID 112
En Valençia seia mio Çid con todos sus vasallos,
Con el amos sus yernos los ifantes de Carrion.
2280 Yazies en un escaño, durmie el Campeador,
Mala sobrevienta, sabed que les cuntio.
Saliose de la red y desatose el leon,
En gran miedo se vieron por medio de la corte;
Embraçan los mantos los del Campeador
2285 Y çercan el escaño y fincan sobre su señor.
Fernan Gonçalez no vio alli do se alçase, ni camara abierta ni torre,
Metiose so el escaño, tanto hobo el pavor.
Diego Gonçalez por la puerta salio,
Diziendo de la boca:
[DIEGO]
¡No vere Carrion!
[CRONISTA]
2290 Tras una viga lagar metiose con gran pavor,
El manto y el brial todo suzio lo saco.
En esto desperto el que en buen hora naçio,
Vio çercado el escaño de sus buenos varones.
[CID]
¿Que es esto, mesnadas, o que queredes vos?
[VASALLOS]
2295 Ya señor honrado, rebata nos dio el leon.
[CRONSITA]
Mio Çid finco el cobdo, en pie se levanto,
El manto trae al cuello y adeliño para leon.
El leon, quando lo vio, asi envergonço,
Ante mio Çid la cabeça premio y el rostro finco;
2300 Mio Çid don Rodrigo al cuello lo tomo
75
Y lievalo adestrando, en la red le metio.
A maravilla lo han quantos que hy son
Y tornaronse al a palaçio pora la corte.
Mio Çid por sus yernos demando y no los fallo,
2305 Maguer los estan llamando, ninguno no responde.
Quando los fallaron y ellos vinieron asi vinieron sin color,
No viestes tal juego como iba por la corte;
Mandolo vedar mio Çid el Campeador.
Mucho se tovieron por embaidos los ifantes de Carrion,
2310 Fiera cosa les pesa d’esto que les cuntio.
Ellos en esto estando, donde habian gran pesar, 113
Fuerças de Marruecos Valençia vienen çercar,
Çinquaenta mill tiendas fincadas ha de las caudales;
Aqueste era el rey Bucar, si le oiestes contar.
2315 Alegrabase el Çid y todos sus varones 114
Que les creçe la ganançia, grado al Criador,
Mas, sabed, de cuer les pesa a los ifantes de Carrion,
Ca veien tantas tiendas de moros, de que no habian sabor.
Amos hermanos aparte salidos son.
[FERNANADO]
2320 Catamos la ganançia y la perdida no,
Ya en esta batalla a entrar habremos nos.
[DIEGO]
Esto es aguisado por no ver Carrion,
viudas remandran fijas del Campeador.
[CRONISTA]
Oyo la poridad aquel Muño Gustioz,
2325 Vino con estas nuevas a mio Çid Ruy Diaz el Campeador.
[MUNO]
Evades que pavor han vuestros yernos tan osados,
Por entrar en batalla desean Carrion.
Idlos conhortar, ¡si vos vala el Criador!,
Que sean en paz y no hayan hy raçion;
2330 Nos convusco la vençremos y valer nos ha el Criador.
[CRONSITA]
Mio Çid don Rodrigo sonrisando salio.
[CID]
Dios vos salve, yernos, ifantes de Carrion;
En braços tenedes mis fijas tan blancas como el sol.
Yo deseo lides y vos a Carrion,
2335 En Valençia folgad a todo vuestro sabor,
Ca de aquellos moros yo so sabidor,
Arrancar me los trevo con la merçed del Criador…
76
FOLIO PERDIDO
[LAGUNA DE CINCUENTA VERSOS APROXIMADAMENTE] 115
[FERNANDO]
Aun vea el hora que vos meresca dos tanto.
[CRONISTA]
En una compaña tornados son amos,
2340 Asi lo otorga don Pero, como se alaba Fernando;
Plogo a mio Çid y a todos sus vasallos.
[CID]
Aun, si Dios quisiere y el Padre que esta en alto,
Amos los mios yernos buenos seran en campo.
[CRONISTA]
Esto van diziendo y las gentes se allegando,
2345 En la hueste de los moros los atamores sonando.
A maravilla lo habien muchos de esos cristianos,
Ca nunca lo vieran, ca nuevos son llegados;
Mas se maravillan entre Diego y Fernando,
Por la su voluntad no serien alli llegados.
2350 Oid lo que fablo el que en buen hora nasco.
[CID]
¡Ala, Pero Vermuez, el mio sobrino caro!
Curiesme a Diego y curiesme a don Fernando,
Mios yernos amos a dos, la cosa que mucho amo,
Ca los moros, con Dios, no fincaran en campo.
[VERMUDEZ]
2355 Yo vos digo, Çid, por toda caridad, 116
Que hoy los ifantes a mi por amo no habran,
Curielos quiquier, ca d’ellos poco me incale;
Yo con los mios ferir quiero delante,
Vos con los vuestros firmemiente a la çaga tengades;
2360 Si cueta fuere, bien me podredes uyar.
[CRONISTA]
Aqui llego Minaya Alvar Fañez.
[MINAYA ]
Oid, ya Çid, Campeador leal,
Esta batalla el Criador la fera
Y vos tan dinno que con El habedes parte.
Mandadnos los ferir de qual parte vos semejare,
2365 El deudo que a cada uno a cumplir sera.
Ver lo hemos con Dios y con la vuestra auze.
77
[CRONISTA]
Dixo mio Çid:
[CID ]
Hayamos mas de vagar.
[CRONISTA]
Afevos el obispo don Jeronimo muy bien armado,
Parabase delante al Campeador, siempre con la buen auze.
[OBISPO]
2370 Hoy vos dixe la missa de Santa Trinidad,
Por eso sali de mi tierra y vine vos buscar,
Por sabor que habia de algun moro matar,
Mi orden y mis manos querria las hondrar
Y a estas feridas yo quiero ir delante.
2375 Pendon trayo, ha corças y armas de señal;
Si ploguiese a Dios, querrialas ensayar,
Mio coraçon que pudiese folgar
Y vos mio Çid de mi mas vos pagar;
Si este amor no feches, yo de vos me quiero quitar.
[CRONISTA]
2380 Esora dixo mio Çid:
[CID]
Lo que vos queredes plazeme.
Afe los moros a ojo, idlos ensayar;
Nos de aquende veremos como lidia el abad.
[CRONISTA]
El obispo don Jeronimo priso a espolonada 117
E ibalos ferir a cabo del albergada.
2385 Por la su ventura y Dios que le amaba
A los primeros colpes dos moros mataba de la lança;
El astil ha quebrado y metio mano al espada.
Ensayabase el obispo, ¡Dios que bien lidiaba!
Dos mato con lança y çinco con el espada.
2390 Los moros son muchos, derredor le çercaban,
Dabanle grandes colpes, mas no le falsan las armas.
El que en buen hora nasco los ojos le fincaba,
Embraço el escudo y abaxo el asta,
Aguijo a Babieca, el caballo que bien anda,
2395 Ibalos ferir de coraçon y de alma.
En las hazes primeras el Campeador entraba,
Abatio a siete y a quatro mataba.
Plogo a Dios, aquesta fue el arrancada.
Mio Çid con los suyos cae en alcançe,
2400 Veriedes quebrar tantas cuerdas y arrancarse las estacas
78
Y acostarse los tendales, con huebras eran tantas.
Los de mio Çid a los de Bucar de las tiendas los sacan.
Sacanlos de las tiendas, caenlos en alcançe, 118
Tanto braço con loriga veriedes caer aparte,
2405 Tantas cabeças con yelmos que por el campo campo caen,
Caballos sin dueños salir a todas partes.
Siete migeros cumplidos duro el segudar;
Mio Çid al rey Bucar cayole en alcançe.
[CID]
¡Aca torna, Bucar! Veniste de allende mar,
2410 Ver te has con el Çid, el de la barba grande,
Saludar nos hemos amos y tajaremos amistad.
[CRONISTA]
Respuso Bucar al Çid:
[BUCAR]
¡Confonda Dios tal amistad!
El espada tienes desnuda en la mano y veote aguijar.
Asi como semeja, en mi la quieres ensayar,
2415 Mas si el caballo no estropieça o conmigo no cae,
No te juntaras conmigo fasta dentro en la mar.
[CRONISTA]
Aqui respuso el Çid:
[CID]
¡Esto no sera verdad!
[CRONISTA]
Buen caballo tiene Bucar y grandes saltos faze,
Mas Babieca el de mio Çid alcançandolo va;
2420 Alcançolo el Çid a Bucar a tres braças del mar,
Arriba alço Colada, un gran colpe dado le ha,
Las carbonclas del yelmo tollidas se las ha,
Cortoles el yelmo y, librado todo lo al,
Fasta la çintura el espada llegado ha.
2425 Mato a Bucar al rey de allende mar,
Y gano a Tizon que mill marcos de oro vale.
Vençio la batalla maravillosa y grande,
Aqui se hondro mio Çid y quantos con el son.
Con estas ganançias ya se iban tornando, 119
2430 Sabed, todos de firme robaban el campo;
A las tiendas eran llegados, do estaba
El que en buen hora nasco.
Mio Çid Ruy Diaz, el Campeador contado,
Con dos espadas que el preçiaba algo
2435 Por la matança vinia tan privado,
79
La cara fronzida y almofar soltado,
Cofia sobre los pelos, fronzida d’ella yaquanto.
Algo veia mio Çid de lo que era pagado,
Alço sus ojos, estaba adelante catando,
2440 Y vio venir a Diego y a Fernando,
Amos son fijos del conde don Gonçalo.
Alegrose mio Çid, fermoso sonrisando.
[CID]
¡Venides, mios yernos, mios fijos sodes amos!
Se que de lidiar bien sodes pagados,
2445 A Carrion de vos iran buenos mandados,
Como al rey Bucar habemos arrancado.
Como yo fio por Dios y en todos los sus santos,
D’esta arrancada nos iremos pagados.
[CRONISTA]
Minaya Alvar Fañez esora es llegado,
2450 El escudo trae al cuello y todo espado,
de los colpes de las lanças no habia recaudo;
Aquellos que se los dieran no se lo habian logrado.
Por el codo ayuso la sangre destellando,
De veinte arriba ha moros matado;
2455 De todas partes sus vasallos van llegando.
[MINAYA]
Grado a Dios y al Padre que esta en alto
Y a vos Çid, que en buen hora fuestes nado;
Matastes a Bucar y arrancamos el campo,
Todos estos bienes de vos son y de vuestros vasallos,
2460 Y vuestros yernos aqui son ensayados,
Fartos de lidiar con moros en el campo.
[CRONISTA]
Dixo mio Çid:
[CID ]
Yo d’esto so pagado;
Quando agora son buenos, adelante seran preçiados.
[CRONISTA]
Por bien lo dixo el Çid, mas ellos lo tovieron a mal.
2465 Todas las ganançias a Valençia son llegadas,
Alegre es mio Çid con todas sus compañas,
Que a la raçion cae seis çientos marcos de plata.
Los yernos de mio Çid, quando este haber tomaron
D’esta arrancada, que lo tenien en su salvo,
2470 Cuidaron que en sus dias nunca serien menguados.
Fueron en Valençia muy bien arreados,
80
Conduchos a sazones, buenas pieles y buenos mantos.
Mucho son alegres mio Çid y sus vasallos;
Grande fue ese dia la corte del Campeador, 120
2475 Despues que esta batalla vençieron y al rey Bucar mato;
Alço la mano, a la barba se tomo.
[CID]
Grado a Cristo, que del mundo es señor,
Quando veo lo que habia sabor,
Que lidiaran conmigo en campo mios yernos amos a dos;
2480 Mandados buenos iran d’ellos a Carrion:
Como son honrados y haber vos grande pro,
Sobejanas son las ganançias que todos han ganadas; 121
Lo uno es nuestro, lo otro han en salvo.
[CRONISTA]
Mando mio Çid, el que en buen hora nasco,
2485 D’esta batalla que han arrancado
Que todos prisiesen su derecho contado
Y la su quinta no fuese olvidado.
Asi lo fazen todos, ca eran acordados.
Cayeronle en quinta al Çid seisçientos caballos
2490 Y otras azemilas y camellos largos,
Tantos son de muchos que no serien contados;
Todas estas ganançias fizo el Campeador. 122
[CID]
Grado ha Dios que del mundo es señor,
Antes fu menguado, agora rico so,
2495 Que he haber y tierra y oro y honor
Y son mios yernos ifantes de Carrion;
Arranco las lides como plaze al Criador,
Moros y cristianos de mi han gran pavor.
Alla dentro en Marruecos, do las mezquitas son,
2500 Que habran de mi salto quiça alguna noche,
Ellos lo temen, ca no lo pienso yo.
No los ire buscar, en Valençia sere yo.
Ellos me daran parias con ayuda del Criador,
Que paguen a mi o a qui yo hobiere sabor.
[CRONISTA]
2505 Grandes son los gozos en Valençia con mio Çid el Campeador
De todas sus compañas y de todos sus vasallos,
Grandes son los gozos de sus yernos amos a dos;
De aquesta arrancada que lidiaron de coraçon
Valia de çinco mill marcos ganaron amos a dos;
2510 Muchos se tienen por ricos los ifantes de Carrion,
81
Ellos con otros vinieron a la corte.
Aqui esta con mio Çid el obispo don Jeronimo,
El bueno de Alvar Fañez, caballero lidiador,
Y otros muchos que crio el Campeador;
2515 Quando entraron los ifantes de Carrion,
reçibiolos Minaya por mio Çid el Campeador.
[MINAYA]
Aca venid, cuñados, que mas valemos por vos.
[CRONISTA]
Asi como llegaron, pagose el Campeador.
[CID]
Evades aqui, yernos, la mi mugier de pro,
2520 Y amas las mis fijas, doña Elvira y doña Sol;
Bien vos abraçen y sirvanvos de coraçon,
Vençimos moros en campo y matamos
A aquel rey Bucar, traidor probado,
Grado a Santa Maria, madre y del nuestro Señor Dios,
2525 D’estos nuestros casamientos vos habredes honor;
Buenos mandados iran a tierras de Carrion.
[CRONISTA]
A estas palabras fablo Fernan Gonzalez. 123
[FERNANDO]
Grado al Criador y a vos, Çid honrado,
Tantos habemos de haberes que no son contados,
2530 Por vos habemos hondra y habemos lidiado.
Pensad de lo otro, que lo nuestro tenemoslo en salvo.
[CRONISTA]
Vasallos de mio Çid seian se sonrisando,
Quien lidiara mejor o quien fuera en alcançe,
Mas no fallaban hy a Diego ni a Fernando.
2535 Por aquestos juegos que iban levantando,
Y las noches y los dias tan mal los escarmentando,
Tan mal se consejaron estos ifantes amos.
Amos salieron aparte; veramiente son hermanos,
D’esto que ellos fablaron:
[DIEGO]
Nos parte no hayamos.
2540 Vayamos para Carrion, aqui mucho detardamos.
Los haberes que tenemos grandes son y sobejanos,
Mientra que visquieremos despender no los podremos.
[FERNANDO]
Pidamos nuestras mugieres al Çid Campeador, 124
Digamos que las llevaremos a tierras de Carrion,
82
2545 Enseñar las hemos do las heredades son.
Sacar las hemos de Valençia, de poder del Campeador,
Despues en la carrera feremos nuestro sabor,
Ante que nos retrayan lo que cuntio del leon.
[DIEGO]
Nos de natura somos de condes de Carrion;
2550 Haberes llevaremos grandes que valen gran valor,
Escarniremos las fijas del Campeador.
[FERNANDO]
D’aquestos haberes siempre seremos ricos homnes,
Podremos casar con fijas de reyes o de emperadores,
Ca de natura somos de condes de Carrion;
2555 Asi las escarniremos a las fijas del Campeador
Antes que nos retrayan lo que fue del leon.
[CRONISTA]
Con aqueste consejo amos tornados son;
Fablo Fernan Gonçalez y fizo callar la corte.
[FERNANDO]
¡Si vos vala el Criador, Çid Campeador!
2560 Que plega a doña Ximena y primero a vos
Y a Minaya Alvar Fañez y a quantos aqui son:
Dadnos nuestras mugieres que habemos a bendiçiones,
llevar las hemos a nuestras tierras de Carrion,
Meter las hemos en las villas
2565 Que les diemos por arras y por honores;
Veran vuestras fijas lo que habemos nos,
Los fijos que hobieremos en que habran partiçion.
[CRONISTA]
Dixo el Campeador:
[CID]
Dar vos he mis fijas y algo de lo mio.
[CRONISTA]
¡El Çid, que no se curiaba de asi ser afontado!
[CID]
2570 Vos les diestes villas y tierras por arras en tierras de Carrion,
Yo quieroles dar axuar tres mill marcos de plata,
Dar vos he mulas y palafres, muy gruessos de sazon.
Caballos para en diestro, fuertes y corredores,
Y muchas vestiduras de paños y de çiclatones;
2575 Dar vos he dos espadas, a Colada y a Tizon,
Bien lo sabedes vos que las gane a guisa de varon.
Mios fijos sodes amos, quando mis fijas vos do,
Alla me llevades las telas del coraçon.
83
Que lo sepan en Galizia y en Castiella y en Leon
2580 Con que riqueza envio mios yernos amos a dos.
A mis fijas sirvades, que vuestras mugieres son;
Si bien las servides, yo vos rendre buen galardon.
[CRONISTA]
Atorgado lo han esto los ifantes de Carrion;
Aqui reçiben las fijas del Campeador.
2585 Compieçan a recibir lo que el Çid mando.
Quando son pagados a todo su sabor,
Ya mandaban cargar ifantes de Carrion.
Grandes son las nuevas por Valençia la mayor,
Todos prenden armas y cabalgan a vigor,
2590 Porque escurren sus fijas del Campeador a tierras de Carrion,
Ya quieren cabalgar, en espidimiento son,
Amas hermanas, doña Elvira y doña Sol,
Fincaron los hinojos ante el Çid Campeador.
[ELVIRA]
Merçed vos pedimos, padre, ¡si vos vala el Criador!
2595 Vos nos engendrastes, nuestra madre nos pario,
Delante sodes amos, señora y señor.
Agora nos enviades a tierras de Carrion,
Deudo nos es a cumplir lo que mandaredes vos.
[SOL]
Asi vos pedimos merçed nos amas a dos,
2600 Que hayades vuestros mensajes en tierras de Carrion.
[CRONISTA]
Abraçolas mio Çid y saludolas amas a dos.
El fizo aquesto, la madre lo doblaba. 125
[JIMENA]
Andad, fijas, d’aqui el Criador vos vala,
De mi y de vuestro padre bien habedes nuestra graçia.
2605 Id a Carrion do sodes heredadas,
Asi como yo tengo, bien vos he casadas.
[CRONISTA]
Al padre y a la madre las manos les besaban,
Amos las bendixeron y dieronles su graçia.
Mio Çid y los otros de cabalgar pensaban,
2610 A grandes guarnimientos, a caballos y armas.
Ya salien los ifantes de Valençia la clara,
Espiendose de las dueñas y de todas sus compañas.
Por la huerta de Valençia teniendo salien armas,
Alegre va mio Çid con todas sus compañas.
2615 Violo en los aueros el que en buen hora çinxo espada,
84
Que estos casamientos no serien sin alguna tacha,
No se puede repentir, que casadas las ha amas.
[CID]
¿Do eres, mio sobrino? ¡Tu, Felez Muñoz! 126
Primo eres de mis fijas amas de alma y de coraçon.
2620 Mandote que vayas con ellas fasta dentro en Carrion,
Veras las heredades que a mis fijas dadas son,
Con aquestas nuevas vernas al Campeador.
[CRONISTA]
Dixo Felez Muñoz:
[FELEZ]
Plazeme de alma y de coraçon.
[CRONISTA]
Minaya Alvar Fañez ante mio Çid se paro.
[MINAYA]
2625 Tornemosnos, Çid, a Valençia la mayor,
Que si a Dios ploguiere y al Padre Criador,
Ir las hemos ver a tierras de Carrion.
[CID]
A Dios vos acomendamos, doña Elvira y doña Sol,
Atales cosas fed que en plazer caya a nos.
[CRONISTA]
2630 Respondien los yernos:
[INFANTES]
¡Asi lo mande Dios!
[CRONISTA]
Grandes fueron los duelos a la departiçion,
El padre con las fijas lloran de coraçon,
Asi fazian los caballeros del Campeador.
[CID]
Oyas, sobrino, tu Felez Muñoz,
2635 Por Molina iredes, una noche hy yazredes;
Saludad a mio amigo el moro Abengalbon,
Reçiba a mios yernos como el pudiere mejor.
Dile que envio mis fijas a tierras de Carrion,
De lo que hobieren huebos sirvanlas a su sabor,
2640 Desi escurralas fasta Medina por la mi amor;
De quanto el fiziere yo le dare por ello buen galardon.
[CRONISTA]
Como la uña de la carne ellos partidos son,
Ya se torno para Valençia el que en buen hora nasço.
Piensanse de ir los ifantes de Carrion,
2645 Por Santa Maria de Alvarrazin fazian la posada.
85
Aguijan quanto pueden ifantes de Carrion;
Felos en Molina con el moro Abengalbon.
El moro quando lo sopo, plogole de coraçon,
Saliolos reçibir con grandes alborozes;
2650 ¡Dios, que bien los sirvio a todo su sabor!
Otro dia mañana con ellos cabalgo,
Con dozientos caballeros escurrirlos mando,
Iban troçir los montes, los que dizen de Luzon.
A las fijas del Çid el moro sus donas dio,
2655 Buenos seños caballos a los ifantes de Carrion.
Troçieron Arbuxuelo y llegaron a Salon,
Do dizen el Ansarera ellos posados son.
Todo esto les fizo el moro por el amor del Çid Campeador,
Ellos veien la riqueza que el moro saco.
2660 Entre amos hermanos consejaron traiçion.
[DIEGO]
Ya, pues, que a dexar habemos fijas del Campeador,
Si pudiesemos matar el moro Abengalbon,
Quanta riqueza tiene haberla iamos nos.
[FERNANDO]
Tan en salvo lo habremos como lo de Carrion,
2665 Nunca habria derecho de nos el Çid Campeador.
[CRONISTA]
Quando esta falsedad dizien los de Carrion,
Un moro latinado bien se lo entendio;
No tiene poridad, dixolo Abengalbon.
[MORO]
Alcayaz, curiate d’estos, ca eres mio señor.
2670 Tu muerte oi consejar a los ifantes de Carrion.
[CRONISTA]
El moro Abengalbon, mucho era buen barragan, 127
Con dozientos que tiene iba cabalgar;
Armas iba teniendo, parose ante los ifantes.
De lo que el moro dixo, a los ifantes no plaze.
[ABENGALBON]
2675 Dezidme que vos fize, ifantes de Carrion,
Yo sirviendovos sin arte y vos consejastes para mi muerte.
Si no lo dexase por mio Çid el de Bivar,
Tal cosa vos faria que por el mundo sonase,
Y luego llevaria sus fijas al Campeador leal;
2680 Vos nunca en Carrion entrariedes jamas.
Aqui me parto de vos como de malos y de traidores; 128
Ire con vuestra graçia, doña Elvira y doña Sol,
86
Poco preçio las nuevas de los de Carrion.
Dios lo quiera y lo mande, que de todo el mundo es señor,
2685 D’aqueste casamiento que grade el Campeador.
[CRONISTA]
Esto les ha dicho y el moro se torno;
Teniendo iban armas al troçir de Salon,
Como de buen seso a Molina se torno.
Ya movieron del Ansarera los ifantes de Carrion,
2690 Acogense a andar de dia y de noche;
A siniestro dexan Atienza, una peña muy fuerte,
La sierra de Miedes pasaronla estonçes,
Por los Montes Claros aguijan a espolon.
A siniestro dexan a Griza, que Alamos poblo,
2695 Alli son caños, do a Elpha ençerro,
A diestro dexan a San Esteban, mas cae aluen.
Entrados son los ifantes al robredo de Corpes,
Los montes son altos, las ramas pujan con las nubes,
Y las bestias fieras, que andan aderredor.
2700 Fallaron un vergel con una limpia fuente;
Mandan fincar la tienda ifantes de Carrion,
Con quantos que ellos traen hy yazen esa noche,
Con sus mugieres en braços de muestranles amor.
¡Mal se lo cumplieron, quando salie el sol!
2705 Mandaron cargar las azemilas con grandes haberes,
Cogida han la tienda do albergaron de noche,
Adelante eran idos los de criazon,
Asi lo mandaron los ifantes de Carrion,
Que no hy fincase ninguno, mugier ni varon,
2710 Sino amas sus mugieres doña Elvira y doña Sol:
Deportarse quieren con ellas a todo su sabor.
Todos eran idos, ellos quatro solos son;
Tanto mal comidieron los ifantes de Carrion.
[DIEGO]
Bien lo creades, doña Elvira y doña Sol,
2715 Aqui seredes escarnidas en estos fieros montes.
Hoy nos partiremos y dexadas seredes de nos.
[FERNANDO]
No habredes parte en tierras de Carrion,
Iran aquestos mandados al Çid Campeador;
Nos vengaremos: ¡aquesta por la del leon!
[CRONISTA]
2720 Alli les tuellen los mantos y los pelliçones,
Paranlas en cuerpos y en camisas y en çiclatones;
87
Espuelas tienen calçadas los malos traidores,
En mano prenden las çinchas fuertes y duradores.
Quando esto vieron las dueñas, fablaba doña Sol.
[SOL]
2725 ¡Por Dios vos rogamos, don Diego y don Fernando!
Dos espadas tenedes fuertes y tajadores,
A la una dizen Colada y al otra Tizon;
Cortadnos las cabeças, martires seremos nos,
Moros y cristianos departiran d’esta razon,
2730 Que por lo que nos mereçemos no lo prendemos nos;
Atan malos ensiemplos no fagades sobre nos;
Si nos fueremos majadas, abiltaredes a vos,
Retraer vos lo han en vistas o en cortes.
[CRONISTA]
Lo que ruegan las dueñas no les ha ningun pro.
2735 Esora les compieçan a dar los ifantes de Carrion,
Con las çinchas corredizas majanlas tan sin sabor,
Con las espuelas agudas, donde ellas han mal sabor;
Rompien las camisas y las carnes a ellas amas a dos.
Limpia salie la sangre sobre los çiclatones,
2740 Ya lo sienten ellas en los sus coraçones,
¡Qual ventura serie esta, si ploguiese al Criador
Que asomase esora el Çid Campeador!
Tanto las majaron que sin cosimente son,
Sangrientas en las camisas y todos los çiclatones.
2745 Cansados son de ferir ellos amos a dos,
Ensayandose amos qual dara los mejores colpes.
Ya no pueden fablar doña Elvira y doña Sol,
Por muertas las dexaron en el robredro de Corpes.
Llevaronles los mantos y las pieles armiñas, 129
2750 Mas dexanlas marridas en briales y en camisas
Y a las aves del monte y a las bestias de la fiera guisa;
Por muertas las dexaron, sabed, que no por vivas.
¡Qual ventura serie, si asomase esora el Çid Campeador!
Los ifantes de Carrion en el robredo de Corpes
2755 Por muertas las dexaron,
Que la una al otra no le torna recaudo;
Por los montes do iban ellos, ibanse alabando. 130
[DIEGO]
De nuestros casamientos agora somos vengados.
[FERNANDO]
No las debiemos tomar por barraganas,
2760 --¡Si no fuesemos rogados!--
88
Pues nuestras parejas no eran para en braços.
La deshondra del leon asi se ira vengando.
[CRONISTA]
Alabandose iban los ifantes de Carrion. 131
Mas yo vos dire d’aquel Felez Muñoz:
2765 Sobrino era del Çid Campeador,
Mandaronle ir adelante, mas de su grado no fue;
En la carrera do iba, doliole el coraçon,
De todos los otros aparte se salio,
En un monte espesso Felez Muñoz se metio,
2770 Fasta que viese venir sus primas amas a dos
O que han fecho los ifantes de Carrion.
Violos venir y oyo una razon,
Ellos no le veien ni dende sabien raçion;
Sabed bien que si ellos le viesen, no escapara de muerte.
2775 Vanse los ifantes, aguijan a espolon.
Por el rastro tornose Felez Muñoz,
Fallo sus primas amorteçidas amas a dos,
Llamando:
[FELEZ]
¡Primas! ¡Primas!
[CRONISTA]
Luego descabalgo,
Arrendo el caballo, a ellas adeliño.
[FELEZ]
2780 ¡Ya primas, las mis primas, doña Elvira y doña Sol!
Mal se ensayaron los ifantes de Carrion,
A Dios plega y a Santa Maria que dende prendan ellos mal
galardon.
[CRONISTA]
Valas tornando a ellas amas a dos,
Tanto son de traspuestas que no pueden dezir nada.
2785 Partieronsele las telas de dentro de los coraçones,
Llamando:
[FELEZ]
¡Primas! ¡Primas! ¡Doña Elvira y doña Sol!
Despertedes, primas, por amor del Criador,
Mientra es el dia, ante que entre la noche;
Los ganados fieros no nos coman en aqueste monte.
[CRONISTA]
2790 Van recordando doña Elvira y doña Sol,
Abrieron los ojos y vieron a Felez Muñoz.
[FELEZ]
89
¡Esforçadvos, primas, por amor del Criador!
De que no me fallaren los ifantes de Carrion,
A gran priessa sere buscado yo;
2795 Si Dios no nos vale, aqui morremos nos.
[CRONISTA]
Tan a gran duelo fablaba doña Sol:
[SOL]
¡Si vos lo meresca, mio primo, nuestro padre el Campeador!
Dadnos del agua, ¡si vos vala el Criador!
[CRONISTA]
Con un sombrero que tiene Felez Muñoz,
2800 Nuevo era y fresco, que de Valençia lo saco,
Cogio del agua en el y a sus primas dio;
Mucho son lazradas y amas las farto.
Tanto las rogo fasta que las assento;
Valas conhortando y metiendo coraçon,
2805 Fasta que esfuerçan y amas las tomo
Y privado en el caballo las cabalgo;
Con el su manto a amas las cubrio.
El caballo priso por la rienda y luego dende las partio,
Todos tres señeros por los robredos de Corpes.
2810 Entre noche y dia salieron de los montes,
A las aguas de Duero ellos arribados son,
A la torre de doña Urraca el las dexo.
A San Esteban vino Felez Muñoz,
Fallo a Diego Tellez, el que de Alvar Fañez fue.
2815 Quando el lo oyo, pesole de coraçon,
Priso bestias y vestidos de pro,
Iba reçibir a doña Elvira y a doña Sol;
En San Esteban dentro las metio,
Quanto el mejor puede alli las hondro.
2820 Los de San Esteban siempre mesurados son,
Quando sabien esto, pesoles de coraçon,
A las fijas del Çid danles esfuerço.
Alli sovieron ellas fasta que sanas son.
Alabandose seian los ifantes de Carrion;
2825 De cuer peso esto al buen rey don Alfonso.
Van aquestos mandados a Valençia la mayor;
Quando se lo dizen a mio Çid el Campeador,
Una gran hora penso y comidio.
Alço la su mano, a la barba se tomo.
[CID]
2830 Grado a Cristo, que del mundo es señor,
90
Quando tal hondra me han dada los ifantes de Carrion.
¡Par aquesta barba que nadi no messo,
No la lograran los ifantes de Carrion!
¡Que a mis fijas bien las casare yo!
[CRONISTA]
2835 Peso a mio Çid y a toda su corte y Alvar Fañez, de alma y de
coraçon.
Cabalgo minaya con Pero Vermuez
Y Martin Antolinez, el burgales de pro,
Con dozientos caballeros, quales mio Çid mando.
Dixoles fuertemiente que andidiesen de dia y de noche,
2840 Aduxiesen a sus fijas a Valençia la mayor.
No lo detardan el mandado de su señor,
Apriessa cabalgan, los dias y las noches andan.
Vinieron a San Esteban de Gormaz, un castiello tan fuerte,
Hy albergaron por verdad una noche.
2845 A San Esteban el mandado llego,
Que vinia Minaya por sus primas amas a dos.
Varones de San Esteban, a guisa de muy pros,
Reçiben a Minaya y a todos sus varones,
Presentan a Minaya esa noche gran enfurçion;
2850 No se lo quiso tomar, mas mucho se lo gradio.
[MINAYA]
Graçias, varones de San Esteban, que sodes conoçedores,
Por aquesta hondra que vos diestes a esto que nos cuntio;
Mucho vos lo gradeçe, alla do esta, mio Çid el Campeador,
Asi lo fago yo, que aqui esto.
2855 Afe Dios de los çielos que vos de dende buen galardon.
[CRONISTA]
Todos se lo gradeçen y sus pagados son,
Adeliñan a posar para folgar esa noche.
Minaya va ver sus primas do son,
En el fincan los ojos doña Elvira y doña Sol.
[ELVIRA]
2860 Atanto vos lo gradimos como si viesemos al Criador,
Y vos a El lo gradid, quando vivas somos nos.
[SOL]
En los dias de vagar toda nuestra rencura sabremos contar.
[CRONISTA]
Lloraban de los ojos las dueñas y Alvar Fañez, 132
Y Pedro Vermuez otro tanto las ha.
[VERMUDEZ]
2865 Doña Elvira y doña Sol, cuidado no hayades,
91
Quando vos sodes sanas y vivas y sin otro mal.
Buen casamiento perdiestes, mejor podredes ganar.
¡Aun veamos el dia que vos podamos vengar!
[CRONISTA]
Hy yazen esa noche y tan gran gozo que fazen.
2870 Otro dia mañana piensan de cabalgar,
Los de San Esteban escurriendolos van
Fasta Rio de Amor, dandoles solaz.
D’allende se espidieron d’ellos, piensanse de tornar;
Y Minaya con las dueñas iba cabadelante.
2875 Troçieron Alcoçeba, a diestro de San Esteban de Gormaz,
Do dizen Bado de Rey, alla iban posar,
A la casa de Berlanga posada presa la han.
Otro dia mañana metense a andar,
A qual dizen Medina iban albergar,
2880 Y de Medina a Molina en otro dia van.
Al moro Abengalbon de corazon le plaze,
Saliolos a reçibir de buena voluntad,
Por amor de mio Çid rica çena les da.
Dende para Valençia adeliñechos van.
2885 Al que en buen hora nasco llegaba el mensaje,
Privado cabalga, a reçibirlos sale;
Armas iba teniendo y gran gozo que faze.
Mio Çid a sus fijas ibalas abraçar,
Besandolas a amas, tornose de sonrisar.
[CID]
2890 ¡Venides, mis fijas, Dios vos curie de mal!
Yo tome el casamiento, mas no ose dezir al.
Plega al Criador, que en çielo esta,
Que vos vea mejor casadas d’aqui en adelante.
¡De mios yernos de Carrion dios me faga vengar!
[CRONISTA]
2895 Besaron las manos las fijas al padre;
Teniendo iban armas, entraronse a la ciudad.
Gran gozo fizo con ellas doña Ximena su madre;
El que en buen hora nasco no quiso tardar,
Fablose con los suyos en su poridad,
2900 Al rey Alfonso de Castiella penso de enviar.
[CID]
¿Do eres, Muño Gustioz, mio vasallo de pro? 133
En buen hora te crie a ti en la mi corte.
Llevese el mandado a Castiella al rey Alfonso,
Por mi besale la mano de alma y de coraçon,
92
2905 Como yo so su vasallo y el es mio señor.
D’esta deshondra que me han fecha los ifantes de Carrion
que le pese al buen rey de alma y de coraçon;
El caso mis fijas, ca no se las di yo.
Quando las han dexadas a gran deshonor,
2910 Si deshondra hy cabe alguna contra nos,
La poca y la grande toda es de mio señor.
Mios haberes se han llevado, que sobejanos son,
Eso me puede pesar con la otra deshonor.
Adugamelos a vistas o a juntas o a cortes,
2915 Como haya derecho de ifantes de Carrion,
Ca tan gran es la rencura dentro en mi coraçon.
[CRONISTA]
Muño Gustioz privado cabalgo,
Con el dos caballeros, que le sirvan a su sabor,
Y con el escuderos que son de criazon.
2920 Salien de Valençia y andan quanto pueden,
No se dan vagar los dias y las noches.
Al Rey en San Fagun lo fallo,
Rey es de Castiella y rey es de Leon
Y de las Asturias bien a San Çalvador,
2925 Fasta dentro en Santi Yaguo de todo es señor.
Y los condes galizianos a el tienen por señor.
Asi como descabalga aquel Muño Gustioz,
Homillose a los santos y rogo al Criador,
Adeliño pora el palaçio do estaba la corte,
2930 Con el dos caballeros que le aguardan como a señor.
Asi como entraron por medio de la corte,
Violos el rey y conosçio a Muño Gustioz;
Levantose el rey, tan bien los reçibio.
Delante el rey finco los hinojos aquel Muño Gustioz,
2935 Besabale los pies aquel Muño Gustioz.
[MUNO]
¡Merçed, rey Alfonso, de largos reinos a vos dizen señor!
Los pies y las manos vos besa el campeador,
El es vuestro vasallo y vos sodes su señor.
Casastes sus fijas con ifantes de Carrion,
2940 Alto fue el casamiento, ca lo quisiestes vos.
Ya vos sabedes la hondra que es cuntida a nos;
Como nos han abiltados ifantes de Carrion,
Mal majaron sus fijas del Çid Campeador,
Majadas y desnudas a grande deshonor,
2945 Desemparadas las dexaron en el robredo de Corpes,
93
A las bestias fieras y a las aves del monte.
Afelas sus fijas en Valençia do son.
Por esto vos besa las manos, como vasallo a señor,
Que se los llevedes a vistas o a juntas o a cortes;
2950 Tienese por deshondrado, mas la vuestra es mayor,
Y que vos pese, rey, como sodes sabidor;
Que haya mio Çid derecho de ifantes de Carrion.
[CRONISTA]
El rey una gran hora callo y comidio.
[REY]
Verdad te digo yo, que me pesa de coraçon,
2955 Y verdad dizes en esto tu, Muño Gustioz,
Ca yo case sus fijas con ifantes de Carrion.
Fizelo por bien, que fuese a su pro.
¡Siquier el casamiento fecho no fuese hoy!
Entre yo y mio Çid pesanos de coraçon,
2960 Ayudarle he a derecho, ¡si me salve el Criador!
Lo que no cuidaba fer de toda esta sazon.
Andaran mios porteros por todo mio reino,
Pregonaran mi corte para dentro en Toledo,
Que alla me vayan condes e ifançones,
2965 Mandare como hy vayan ifantes de Carrion
Y como den derecho a mio Çid el Campeador
Y que no haya rencura, podiendo yo vedarlo.
Dezidle al Campeador que en buen hora nacio 134
Que d’estas siete semanas adobese con sus vasallos,
2970 Vengame a Toledo, esto le do de plazo;
Por amor de mio Çid esta corte yo fago.
Saludadmelos a todos, entre ellos haya espaçio,
D’esto que les avino aun bien seran hondrados.
[CRONISTA]
Espidiose Muño Gustioz, a mio Çid es tornado.
2975 Asi como lo dixo, suyo era el cuidado,
No lo detiene por nada Alfonso el Castellano,
Envia sus cartas para Leon y a Santi Yaguo,
A los portogaleses y a galizianos
Y a los de Carrion y a varones castellanos;
2980 Que corte fazia en Toledo aquel rey hondrado,
A cabo de siete semanas que hy fuesen juntados,
Qui no viniese a la corte no se toviese por su vasallo.
Por todas sus tierras asi lo iban pensando,
Que no falliesen de lo que el rey habia mandado.
2985 Ya les va pesando a los ifantes de Carrion, 135
94
Porque el rey fazia corte en Toledo,
Miedo han que hy verna mio Çid el Campeador.
Prenden su consejo, asi parientes como son,
Ruegan al rey que los quite d’esta corte.
2990 Dixo el Rey:
[REY]
No lo fere, ¡si me salve Dios!
Ca hy verna mio Çid el Campeador,
Dar le hedes derecho, ca rencura ha de vos;
Qui lo fer no quisiese o no ir a mi corte,
Quite mio reino, ca d’el no he sabor.
[CRONISTA]
2995 Ya lo vieron que es a fer los ifantes de Carrion,
Prenden consejo, parientes como son;
El conde don Garçia en estas nuevas fue,
Enemigo de mio Çid, que siempre le busco mal,
Aqueste consejo los ifantes de Carrion.
3000 Llegaba el plazo, querian ir a la corte;
En los primeros va el buen rey don Alfonso,
El conde don Anriche y el conde don Remon;
Aqueste fue padre del buen emperador,
El conde don Fruella y el conde don Beltran.
3005 Fueron hy de su reino otros muchos sabidores,
De toda Castiella todos los mejores,
El conde don Garçia con ifantes de Carrion
Y Asur Gonçalez y Gonçalo Asurez;
Y Diego y Fernando hy son amos a dos,
3010 Y con ellos gran bando que aduxieron a la corte;
Embairle cuidan a mio Çid el Campeador;
De todas partes alli juntados son.
Aun no era llegado el que en buen hora nasçio,
Porque se tarda el rey no ha sabor.
3015 Al quinta dia venido es mio Çid el Campeador,
A Alvar Fañez adelante el envio,
Que besase las manos al rey su señor:
Bien lo sopiese que hy serie esa noche.
Quando lo oyo el rey, plogole de coraçon;
3020 Con grandes gentes el rey cabalgo
E iba reçibir al que en buen hora naçio.
Bien aguisado viene el Çid con todos los suyos,
Buenas compañas que asi han tal señor;
Quando lo hobo a ojo el buen rey don Alfonso,
3025 Firiose a tierra mio Çid el Campeador,
95
Biltarse quiere y hondrar a su señor;
Quando lo oyo el rey, por nada no tardo.
[REY]
¡Par San Esidro, verdad no sera hoy!
Cabalgad, Çid, si no, no habria dende sabor;
3030 Saludar nos hemos de alma y de coraçon;
de lo que a vos pesa, a mi duele el coraçon;
¡Dios lo mande que por vos se hondre hoy la corte!
[CID]
Amen.
[CRONISTA]
Dixo mio Çid el Campeador,
Besole la mano y despues le saludo.
[CID]
3035 Grado a Dios, quando vos veo, señor;
Homillome a vos y al conde don Remon
Y al conde don Anriche y a quantos que hy son;
¡Dios salve a nuestros amigos y a vos mas señor!
Mi mugier doña Ximena, dueña es de pro,
3040 Besavos las manos y mis fijas amas a dos,
D’esto que nos avino que vos pese, señor.
[CRONISTA]
Respondio el rey:
[REY]
Si fago, ¡si me salve Dios¡
[CRONISTA]
Para Toledo el rey tornada da, 136
Esa noche mio Çid Tajo no quiso pasar.
[CID]
3045 ¡Merced, ya rey! ¡Si el Criador vos salve!
Pensad, señor, de entrar a la ciudad
Y yo con los mios posare a San Servan;
Las mis compañas esta noche llegaran.
Terne vigilia en aqueste santo logar,
3050 Cras mañana entrare a la ciudad
E ire a la corte enantes de yantar.
[CRONISTA]
Dixo el rey:
[REY]
Plazeme de voluntad.
[CRONISTA]
El Rey don Alfonso a Toledo es entrado;
Mio Çid Ruy Diaz, en San Servan posado,
96
3055 Mando fazer candelas y poner en el altar;
Sabor ha de velar en esa santidad,
Al Criador rogando y fablando en poridad.
Entre Minaya y los buenos que hy ha
Acordados fueron, quando vino la man.
3060 Matines y prima dixieron faza el alba, 137
Suelta fue la missa antes que saliese el sol,
Y su ofrenda han fecha muy buena y cumplida.
[CID]
Vos, Minaya Alvar Fañez, el mio braço mejor,
Vos iredes conmigo y el obispo don Jeronimo
3065 Y Pedro Vermuez y aqueste Muño Gustioz
Y Martin Antolinez, el burgales de pro,
Y Alvar Alvarez y Alvar Salvadorez
Y Martin Muñoz que en buen punto naçio,
Y mio sobrino Felez Muñoz;
3070 Conmigo ira Mal Anda, que es bien sabidor,
Y Galin Garçiez, el bueno de Aragon;
Con estos cumplanse çiento de los buenos que hy son.
Velmezes vestidos por sufrir las guarnizones,
De suso las lorigas tan blancas como el sol;
3075 Sobre las lorigas armiños y pelliçones,
Y que no parescan las armas, bien presos los cordones;
So los mantos las espadas dulçes y tajadores.
D’aquesta guisa quiero ir a la corte
Por demandar mios derechos y dezir mi razon;
3080 Si de sobra buscaren ifantes de Carrion,
Do tales çiento toviere, bien sere sin pavor.
[CRONISTA]
Respondieron todos:
[VASALLOS]
Nos eso queremos, señor.
[CRONISTA]
Asi como lo ha dicho, todos adobados son.
Nos detiene por nada el que en buen hora nacio,
3085 Calças de buen paño en sus camas metio,
Sobre ellas unos çapatos que a gran huebra son.
Vistio camisa de rançal tan blanca como el sol,
Con oro y con plata todas las presas son,
Al puño bien estan, ca el se lo mando;
3090 Sobre ella un brial primo de çiclaton,
Obrado es con oro, pareçen por do son.
Sobre esto una piel bermeja, las bandas de oro son,
97
Siempre la viste mio Çid el Campeador.
Una cofia sobre los pelos d’un escarin de pro,
3095 Con oro es obrada, fecha por razon
Que no le contalasen los pelos al buen Çid Campeador.
La barba habie luenga y prisola con el cordon,
Por tal lo faze esto, que recaudar quiere todo lo suyo.
Desuso cubrio un manto que es de gran valor,
3100 En el habrien que ver quantos que hy son.
Con aquestos çiento que adobar mando
Apriessa cabalga, de San Servan salio;
Asi iba mio Çid adobado al la corte.
A la puerta de fuera descabalga a sabor,
3105 Cuerdamiente entra mio Çid con todos los suyos,
El va en medio y los çiento aderredor.
Quando lo vieron entrar al que en buen hora naçio,
Levantose en pie el buen rey don Alfonso
Y el conde don Anriche y el conde don Remon
3110 Y desi adelante, sabed, todos los otros.
A gran hondra lo reçiben al que en buen hora naçio.
No se quiso levantar el crespo de Grañon
Ni todos los del bando de ifantes de Carrion.
El Rey dixo al Çid:
[REY]
Venid aca ser, Campeador,
3115 En aqueste escaño que me diestes vos en don,
Maguer que algunos pesa, mejor sodes que nos.
[CRONISTA]
Eshora dixo muchas merçedes el que Valençia gano.
[CID]
Sed en vuestro escaño como rey y señor,
Aca posare con todos aquestos mios.
[CRONISTA]
3120 Lo que dixo el Çid al Rey plogo de coraçon.
En un escaño torniño esora mio Çid poso,
Los çiento que le aguardan posan aderredor.
Catando estan a mio Çid quantos ha en la corte,
A la barba que habia luenga y presa con el cordon;
3125 En sus aguisamientos bien semeja varon.
No le pueden catar de vergüença ifantes de Carrion.
Esora se llevo en pie el buen rey don Alfonso.
[REY]
Oid, mesnadas, ¡si vos vala el Criador!
Yo, de que fu rey, no fize mas de dos cortes,
98
3130 La una fue en Burgos y la otra en Carrion;
Esta terçera a Toledo la vine fer hoy
Por el amor de mio Çid, el que en buen hora naçio,
Que reçiba derecho de ifantes de Carrion,
Grande tuerto le han tenido, sabemoslo todos nos;
3135 Alcaldes sean d’esto el conde don Anriche y el conde don Remon
Y estos otros condes, que del bando no sondes.
Todos meted hy mientes, ca sodes conoçedores,
Por escoger el derecho, ca tuerto no mando yo;
D’ella y d’ella parte en paz seamos hoy.
3140 Juro par San Esidro, el que volviere mi corte
Quitarme ha el reino, perdera mi amor;
Con el que toviere derecho yo d’esa parte me so.
Agora demande mio Çid el Campeador,
Sabremos que responden ifantes de Carrion.
[CRONISTA]
3145 Mio Çid la mano beso al rey y en pie se levanto.
[CID]
Mucho vos lo gradesco como a rey y a señor,
Por quanto esta corte fiziestes por mi amor.
Esto les demando a ifantes de Carrion:
Por mis fijas que me dexaron yo no he deshonor;
3150 Ca vos las casastes, rey, sabredes que fer hoy.
Mas quando sacaron mis fijas de Valençia la mayor,
Yo bien las queria de alma y de coraçon,
Diles dos espadas, a Colada y a Tizon,
Estas yo las gane a guisa de varon,
3155 Que se hondrasen con ellas y sirviesen a vos;
Quando dexaron mis fijas en el robredo de Corpes,
Conmigo no quisieron haber nada y perdieron mi amor.
Denme mis espadas, quando mios yernos no son.
[CRONISTA]
Atorgan los alcaldes.
[ACALDES]
Todo esto es razon.
[CRONISTA]
3160 Dixo el conde don Garçia:
[DON GARCIA]
A esto nos fablemos.
[CRONISTA]
Esora salien aparte ifantes de Carrion
Con todos sus parientes y el bando que hy son;
Apriessa lo iban trayendo y acuerdan la razon.
99
[CRONISTA]
Aun gran amor nos faze el Çid Campeador,
3165 Quando deshondra de sus fijas no nos demanda hoy.
Bien nos avendremos con el rey don Alfonso.
[FERNANDO]
Demosle sus espadas, quando asi finca la voz,
Y quando las toviere, partir se ha la corte.
Ya mas no habra derecho de nos el Çid Campeador.
[CRONISTA]
3170 Con aquesta fabla tornaron a la corte.
[DIEGO]
¡Merçed, ya rey don Alfonso, sodes nuestro señor!
[FERNANDO]
No lo podemos negar, ca dos espadas nos dio;
Quando las demanda y d’ellas ha sabor,
Darselas queremos delante estando vos.
[CRONSITA]
3175 Sacaron las espadas Colada y Tizon,
Pusieronlas en mano del rey su señor.
Saca las espadas y relumbra toda la corte,
Las mançanas y los arriazes todos de oro son.
Maravillanse d’ellas todos los homnes buenos de la corte.
3180 Reçibio las espadas, las manos le beso,
Tornose al escaño donde se levanto;
En las manos las tiene y amas las cato.
No se las pueden camear, ca el Çid bien las conosçe,
Alegrosele todo el cuerpo, sonrisose de coraçon,
3185 Alçaba la mano, a la barba se tomo.
[CID]
¡Par aquesta barba que nadi no messo!
Asi se iran vengando doña Elvira y doña Sol.
[CRONISTA]
A su sobrino por nombre le llamo,
Tendio el braço, la espada Tizon le dio.
[CID]
3190 Prendedla, sobrino, ca mejora en señor.
[CRONISTA]
A Martin Antolinez, el burgales de pro,
Tendio el braço el espada Colada le dio.
[CID]
Martin Antolinez, mio vasallo de pro,
Prended a Colada, ganela de buen señor,
3195 Del conde, de Remon Verengel de Barçelona la mayor.
100
Por eso vos la do, que la bien curiedes vos,
Se que si vos acaeçiere, con ella ganaredes gran prez y gran valor.
[CRONISTA]
Besole la mano, el espada tomo y reçibio.
Luego se levanto mio Çid el Campeador.
[CID]
3200 Grado al Criador y a vos, rey señor,
Ya pagado so de mis espadas, de Colada y de Tizon.
Otra rencura he de ifantes de Carrion:
Quando sacaron de Valençia mis fijas amas a dos,
En oro y en plata tres mill marcos de plata les di yo;
3205 Yo faziendo esto, ellos acabaron lo suyo.
Denme mis haberes, quando mios yernos no son.
[CRONISTA]
¡Aqui veriedes quexarse ifantes de Carrion!
Dize el conde don Remon:
[DON REMON]
Dezid de si o de no.
[CRONISTA]
Esora responden ifantes de Carrion:
[DIEGO]
3210 Por eso le diemos sus espadas al Çid Campeador,
Que al no nos demandase, que aqui finco la voz.
[DON RAMON]
Si ploguiere al rey…
[REY]
¡Asi dezimos nos!
[CRONISTA]
A lo que demanda el Çid, que le recudades vos.
[CRONISTA]
Dixo el buen rey:
[REY]
Asi lo otorgo yo.
[CRONISTA]
3215 Dixo, Alvar Fañez levantandose en pie, el Çid Campeador:
[CID]
D’estos haberes que vos di yo, si me los dades, ¿do?, dedes d’ello
razon.
[CRONISTA]
Esora salien aparte ifantes de Carrion,
No acuerdan en consejo, ca los haberes grandes son;
Espesos los han ifantes de Carrion.
3220 Tornan con el consejo y fablaban a su sabor.
101
[FERNANDO]
Mucho nos afinca el que Valençia gano,
Quando de nuestros haberes asi le prende sabor;
Pagarle hemos de heredades en tierras de Carrion.
[CRONISTA]
Dixieron los alcaldes, quando manifestados son:
[ACALDED]
3225 Si eso ploguiere al Çid, no se lo vedamos nos,
Mas en nuestro juizio asi lo mandamos nos,
Que aqui lo enterguedes dentro en la corte.
[CRONISTA]
A estas palabras fablo el rey don Alfonso.
[REY]
Nos bien la sabemos aquesta razon,
3230 Que derecho demanda el Çid Campeador.
D’estos tres mill marcos los dozientos tengo yo,
Entre amos me los dieron los ifantes de Carrion.
Tornarselos quiero, ca todos fechos son
Enterguen a mio Çid, el que en buen hora naçio.
3235 Quando ellos los han a pechar, no se los quiero yo.
[CRONISTA]
Fablo Ferran Gonçalez:
[FERNANDO]
Haberes monedados no tenemos nos.
[CRONISTA]
Luego respondio el conde don Remon:
[DON REMON]
El oro y la plata espendiesteslo vos;
Por juizio lo damos ante el rey don Alfonso:
3240 Paguenle en apreçiadura y prendalo el Campeador.
[CRONISTA]
Ya vieron que es a fer los ifantes de Carrion.
Veriedes aduzir tanto caballo corredor,
Tanta gruessa mula, tanto palafre de sazon,
Tanta buena espada con toda guarnizon.
3245 Reçibiolo mio Çid como apreçiaron en la corte.
Sobre los dozientos marcos que tenie el rey Alfonso,
Pagaron los ifantes al que en buen hora nasco;
Emprestanles de lo ageno, que no les cumple lo suyo.
Mal escapan jugados, sabed, d’esta razon. 138
3250 Estas apreçiaduras mio Çid presas las ha,
Sus homnes las tienen y d’ellas pensaran,
Mas quando esto hobo acabado, pensaron luego d’al.
102
[CID]
¡Merçed, ay rey señor, por amor de caridad!
La rencura mayor no se me puede olvidar.
3255 Oidme toda la corte y pesevos de mio mal,
de los ifantes de Carrion, que me deshondraron tan mal;
A menos de riebtos no los puedo dexar.
Dezid, ¿que vos mereçi, ifantes en juego o en vero? 139
¿O en alguna razon? Aqui lo mejorare a juizio de la corte.
3260 ¿A que me descubriestes las telas del coraçon?
A la salida de Valençia mis fijas vos di yo,
Con muy gran hondra y haberes a nombre.
Quando las no queriedes, ya canes traidores,
¿Por que las sacabades de Valençia sus honores?
3265 ¿A que las firiestes a çinchas y a espolones?
Solas las dexastes en el robredo de Corpes,
A las bestias fieras y a las aves del monte;
Por quanto les fiziestes menos valedes vos.
Si no recudedes, vealo esta corte.
[CRONISTA]
3270 El conde don Garçia en pie se levantaba. 140
[DON GARCIA]
¡Merçed, ya rey, el mejor de toda España!
Vezose mio Çid a las cortes pregonadas;
Dexola creçer y luenga trae la barba,
Los unos le han miedo y los otros espanta.
3275 Los de Carrion son de natura tal,
No se las debien querer sus fijas por barraganas.
¡Oh quien se las diera por parejas o por veladas!
Derecho fizieron por que las han dexadas,
Quanto el dize no se lo preçiamos nada.
[CRONISTA]
3280 Esora el Campeador prisose a la barba.
[CID]
Grado a Dios, que çielo y tierra manda,
Por eso es luenga, que a deliçio fue criada.
¿Que habedes vos, conde, por retraer la mi barba?
Ca de quando nasco a deliçio fue criada,
3285 Ca no me priso a ella fijo de mugier nada
Ni me la messo fijo de moro ni de cristiana,
Como yo a vos, conde, en el castiello de Cabra.
Quando prise a Cabra y a vos por la barba,
No hy hobo rapaz que no messo su pulgada;
3290 La que yo messe aun no es eguada.
103
[CRONISTA]
Fernando Gonçalez en pie se levanto, 141
A altas voces odredes que fablo.
[FERNANDO]
Dexasedes vos, Çid de aquesta razon;
De vuestros haberes, de todos pagados sodes.
3295 ¡No creçiese baraja entre nos y vos!
De natura somos de condes de Carrion,
Debiemos casar con fijas de reyes o de emperadores,
Ca no perteneçian fijas de ifançones;
Porque las dexamos, derecho fiziemos nos,
3300 Mas nos preçiamos, sabed, que menos no.
[CRONISTA]
Mio Çid Ruy Diaz a Pero Vermuez cata. 142
[CID]
Fabla, Pero Mudo, varon que tanto callas,
Yo las he fijas y tu primas cormanas;
A mi lo dizen, a ti dan las orejadas.
3305 Si yo respondiere, tu no entraras en armas.
[CRONSITA]
Pero Vermuez compeço de fablar, 143
Detienesele la lengua, no puede delibrar,
Mas quando empieça, sabed, no le da vagar.
[VERMUDEZ]
Direvos, Çid costumbres habedes tales,
3310 Siempre en las cortes Pero Mudo me llamades.
Bien lo sabedes que yo no puedo mas,
Por lo que yo hobiere a fer, por mi no mancara.
Mientes, Fernando, de quanto dicho has,
Por el Campeador mucho valiestes mas;
3315 Las tus mañas yo te las sabre contar.
Miembrate quando lidiamos çerca Valençia la grande:
Pediste las feridas primeras al Campeador leal,
Viste un moro, fustele ensayar; antes fuxiste que a el te allegases.
Si yo no uyase, el moro te jugara mal;
3320 Pase por ti, con el moro me hobe de ajuntar,
de los primeros colpes hobele de arrancar,
Dite el caballo, tovetelo en poridad,
Fasta este dia no lo descubri a nadi.
Delante mio Çid y delante todos hobistete de alabar,
3325 Que mataras el moro y que fizieras barnax;
Crovierontelo todos, mas no saben la verdad.
Y eres fermoso, mas mal barragan,
104
Lengua sin manos, ¡como osas fablar!
Di, Fernando, otorga esta razon:
3330 ¿No te viene en miente en Valençia lo del leon? 144
¿Quando durmie mio Çid, y el leon se desato?
Y tu, Fernando, ¿que fiziste con el pavor?
Metistete tras el escaño, por do menos vales hoy.
3335 Nos çercamos el escaño por curiar nuestro señor,
Fasta do desperto mio Çid, el que Valençia gano.
Levantose del escaño y fuese para el leon;
El leon premio la cabeça, a mio Çid espero,
Dexose el prender al cuello y a la red le metio.
3340 Quando se torno el buen Campeador,
A sus vasallos violos aderredor;
Demando por sus yernos, ninguno no fallo.
Riebtote el cuerpo por malo y por traidor;
Esto te lidiare aqui ante el rey don Alfonso
3345 Por fijas del Çid, doña Elvira y doña Sol;
Por quanto las dexastes menos valedes vos.
Ellas son mugieres y vos sodes varones,
En todas guisas mas valen que vos.
Quando fuere la lid, si ploguiere al Criador,
3350 Tu lo otorgaras a guisa de traidor:
De quanto he dicho verdadero sere yo.
[CRONISTA]
D’aquestos amos aqui quedo la razon. 145
Diego Gonçalez odredes lo que dixo.
[DIEGO]
De natura somos de los condes mas limpios,
3355 Estos casamientos no fuesen apareçidos
Por consagrar con mio Çid don Rodrigo;
Porque dexamos sus fijas aun no nos repentimos,
Mientras que vivan pueden haber sospiros,
Lo que les fiziemos ser les ha retraido; esto lidiare a todo el mas
ardido,
3360 Que porque las dexamos hondrados somos nos.
[CRONSITA]
Martin Antolinez en pie se levantaba. 146
[ANTOLINEZ]
Calla, alevoso, boca sin verdad,
Lo del leon no se te debe olvidar;
Saliste por la puerta metistete al corral,
3365 Fustete meter tras la viga lagar,
Mas no vestido el manto ni el brial.
105
Yo lo lidiare, no pasara por al,
Fijas del Çid, porque las vos dexastes,
En todas guisas, sabed que mas valen que vos.
3370 Al partir de la lid por tu boca lo diras,
Que eres traidor y mentiste de quanto dicho has.
[CRONISTA]
D’estos amos la razon finco.
Asur Gonçalez entraba por el palaçio,
Manto armiño y un brial rastrando,
3375 Bermejo viene, ca era almorzado.
En lo que fablo habie poco recaudo.
[ANSUR]
Ya varones, ¡quien vio nunca tal mal! 148
¿Quien nos darie nuevas de mio Çid el de Vivar?
¡Fuese a rio de Orvina los molinos picar!
3380 ¡Y prender las maquilas, como lo suele far!
¡Qui le darie con los de Carrion a casar!
[CRONISTA]
Esora Muño Gustioz en pie se levanto 149
[MUNO]
Calla, alevoso, malo y traidor,
Antes almuerzas que vayas a oraçion,
3385 A los que das paz, fartaslos aderredor.
No dizes verdad amigo ni a señor,
Falso a todos y mas al Criador,
En tu amistad no quiero haber raçion.
Fazer te he lo deçir que tal eres qual digo yo.
[CRONISTA]
3390 Dixo el rey Alfonso:
[REY]
Calle ya esta razon.
Los que han rebtado lidiaran, ¡si me salve Dios!
[CRONISTA]
Asi como acaban esta razon,
Afe dos caballeros entraron por la corte;
Al uno dicen Ojarra y al otro Inego Ximenez,
3395 El uno es ifante de Navarra,
El otro ifante de Aragon.
Besan las manos al rey don Alfonso,
Piden sus fijas a mio Çid el Campeador
Por ser reinas de Navarra y de Aragon,
3400 Y que se las diesen a hondra y a bendiçion.
A esto callaron y ascucho toda la corte.
106
Levantose en pie mio Çid el Campeador.
[CID]
¡Merçed, rey Alfonso, vos sodes mio señor!
Esto gradesco yo al Criador,
3405 Quando me las demandan de Navarra y de Aragon.
Vos las casastes antes, ca yo no,
Afe mis fijas en vuestras manos son;
Sin vuestro mandado, nada no fere yo.
[CRONISTA]
Levantose el rey, fizo callar la corte.
[REY]
3410 Ruegovos, Çid, caboso Campeador,
Que plega a vos, y atorgar lo he yo,
Este casamiento hoy se otorgue en esta corte,
Ca creçe vos hy hondra y tierra y honor.
[CRONISTA]
Levantose mio Çid, al rey las manos le beso.
[CID]
3415 Quando a vos plaze, otorgolo yo señor.
[CRONISTA]
Esora dixo el rey:
[REY ]
¡Dios vos de dende buen galardon!
A vos Ojarra, y a vos, Inego Ximenez,
Este casamiento otorgovosle yo.
De fijas de mio Çid, doña Elvira y doña Sol,
3420 Para los ifantes de Navarra y de Aragon,
Que vos las den a hondra y a bendiçion.
[CRONISTA]
Levantose en pie Ojarra, e Inego Ximenez;
Besaron las manos del rey don Alfonso
Y despues de mio Çid el Campeador.
3425 Metieron las fes y los homenajes dados son,
Que como es dicho asi sea o mejor.
A muchos plaze de toda esta corte,
Mas no plaze a los ifantes de Carrion.
Minaya Alvar Fañez en pie se levanto.
[MINAYA]
3430 Merçed vos pido, como a rey y a señor,
Y que no pese esto al Çid Campeador.
Bien vos di vagar en toda esta corte,
Dezir querria yaquanto de lo mio.
[CRONISTA]
107
Dixo el rey:
[REY]
Plazeme de coraçon;
3435 Dezid, Minaya, lo que hobieredes sabor.
[MINAYA]
Yo vos ruego que me oyades toda la corte;
Gran rencura he de ifantes de Carrion.
Yo les di mis primas por mandado del rey Alfonso,
Ellos las prisieron a hondra y a bendiçion;
3440 Grandes haberes les dio mio Çid el Campeador,
Ellos las han dexadas a pesar de nos.
Riebtoles los cuerpos por malos y por traidores.
De natura sodes de los de Vanigomez,
Onde salien condes de prez y de valor,
3445 Mas bien sabemos las mañas que ellos han.
Esto gradesco yo al Criador,
Quando piden mis primas, doña Elvira y doña Sol,
Los ifantes de Navarra y de Aragon.
Antes las habiedes parejas para en braços las tener,
3450 Agora besaredes sus manos y llamar las hedes señoras,
Haber las hedes a servir, mal que vos pese a vos;
Grado a Dios del çielo y aquel rey don Alfonso,
Asi le creçe la hondra a mio Çid el Campeador,
En todas guisas tales sodes quales digo yo.
3455 Si ha hy qui responda o dize de no,
Yo so Alvar Fañez, para todo el mejor.
[CRONISTA]
Gomez Pelayet en pie se levanto.
[GOMEZ]
¿Que vale, Minaya, toda esa razon?
Ca en esta corte afarto ha para vos;
3460 Y qui al quisiese ¿serie su occasion?
Si Dios quisiere que d’esta bien salgamos nos,
Despues veredes que dixiestes o que no.
[CRONISTA]
Dixo el rey:
[REY]
Fine esta razon.
No diga ninguno d’ella mas una entençion;
3465 Cras sea la lid, quando saliere el sol,
D’estos tres por tres que retaron en la corte.
[CRONISTA]
Luego fablaron ifantes de Carrion.
108
[FERNANDO]
Dadnos, rey, plazo, ca cras ser no puede.
[DIEGO]
Armas y caballos tienen los del Campeador,
3470 Nos antes habremos a ir a tierras de Carrion.
[CRONISTA]
Fablo el rey contra el Campeador.
[REY]
Sea esta lid do mandaredes vos.
[CRONISTA]
En esora dixo mio Çid:
[CID]
No lo fare, señor.
Mas quiero a Valençia que tierras de Carrion.
[CRONISTA]
3475 En esora dixo el rey:
[REY]
¡A osadas, Campeador!
Dadme vuestros caballeros con todas vuestras guarnizones,
Vayan conmigo yo sere el curiador;
Yo vos lo sobrelievo, como buen vasallo faze a señor,
Que no prendan fuerça de conde ni de ifançon,
3480 Aqui les pongo plazo de dentro en mi corte,
A cabo de tres semanas, en vegas de Carrion,
Que fagan esta lid, delante estando yo.
Quien no viniere al plazo pierda la razon,
Desi sea vençido y escape por traidor.
[CRONISTA]
3485 Prisieron el juizio ifantes de Carrion.
Mio Çid al Rey las manos le beso y dixo:
[CID]
Plazeme, señor.
Estos mis tres caballeros en vuestra mano son,
D’aqui vos los acomiendo como a rey y a señor;
Ellos son adobados para cumplir todo lo suyo.
3490 Honrados me los enviad a Valençia, por amor del Criador.
[CRONISTA]
Esora respuso el rey:
[REY]
¡Asi lo mande Dios!
[CRONISTA]
Alli se tollio el capiello el Çid Campeador,
La cofia de rançal, que blanca era como el sol,
109
Y soltaba la barba y sacola del cordon.
3495 No se fartan de catarle quantos ha en la corte.
Adeliño a el el conde don Anriche y el conde don Remon;
Abraçolos tan bien y ruegalos de coraçon
Que prendan de sus haberes quanto hobieren sabor.
A esos y a los otros que de buena parte son,
3500 A todos los rogaba, asi como han sabor,
Tales hy ha que prenden, tales hy ha que no.
Los dozientos marcos al rey los solto,
de lo al tanto priso quanto hobo sabor.
[CID]
Merçed vos pido, rey, por amor del Criador;
3505 Quando todas estas nuevas asi puestas son,
Beso vuestras manos con vuestra graçia, señor,
E irme quiero para Valençia, con afan la gane yo.
[CRONISTA]
El rey alço la mano, la cara se santigo.
[REY]
Yo lo juro por San Esidro el de Leon,
3510 Que en todas nuestras tierras no ha tan buen varon.
[CRONISTA]
Mio Çid en el caballo adelante se llego,
Fue besar la mano a su señor Alfonso.
[CID]
Mandastesme mover a Bavieca el corredor, 150
En moros ni en cristianos otro tal no ha hoy;
3515 Hy vos le do en don, mandedes le tomar, señor.
[CRONISTA]
Esora dixo el rey:
[REY]
D’esto no he sabor.
Si a vos le tolliese, el caballo no habria tan buen señor,
Mas atal caballo como este para tal como vos,
Para arrancar moros del campo y ser segudador;
3520 Quien vos lo toller quisiere, no le vala el Criador,
Ca por vos y por el caballo honrados somos nos.
[CRONISTA]
Esora se espidieron y luego se partio la corte.
El Campeador a los que han lidiar tan bien los castigo.
[CID]
Ya Martin Antolinez, y vos, Pero Vermuez,
3525 Y Muño Gustioz, firmes sed en campo a guisa de varones;
Buenos mandados me vayan a Valençia de vos.
110
[CRONISTA]
Dixo Martin Antolinez:
[ANTOLINEZ]
Porque lo dezides, señor,
Preso habemos el deudo y a pasar es por nos;
Podedes oir de muertos, ca de vençidos no,
[CRONISTA]
3530 Alegre fue d’aquesto el que en buen hora naçio;
Espidiose de todos los que sus amigos son;
Mio Çid para Valençia y el rey para Carrion.
Mas tres semanas de plazo todas cumplidas son,
Felos al plazo los del Campeador,
3535 Cumplir quieren el deudo que les mando su señor;
Ellos son en poder del rey don Alfonso el de Leon.
Dos dias atendieron a ifantes de Carrion;
Mucho vienen bien adobados de caballos y de guarnizones
Y todos sus parientes con ellos son:
3540 ¡Que si los pudiesen apartar a los del Campeador,
Que los matasen en campo por deshondra de su señor!
El cometer fue malo, que lo al no se empeço,
Ca grande miedo hobieron a Alfonso el de Leon.
De noche velaron las armas y rogaron al Criador.
3545 Troçida es la noche, ya quiebran los albores;
Muchos se juntaron de buenos ricos homnes
Por ver esta lid, ca habien ende sabor.
Demas sobre todos hy es el rey don Alfonso
Por querer el derecho y no consentir el tuerto.
3550 Ya se metian en armas los del buen Campeador,
Todos tres se acuerdan, ca son de un señor.
En otro logar se arman los ifantes de Carrion,
Seialos castigando el conde Garçi Ordoñez.
Andidieron en pleito, dixieron al Rey Alfonso,
3555 Que no fuesen en la batalla las espadas tajadores,
Colada y Tizon, que no lidiasen con ellas los del Campeador.
Mucho eran repentidos los ifantes por quanto dadas son.
Dixieronselo al rey, mas no selo conloyo.
[REY]
¡No sacastes ninguna, quando hobiemos la corte!
3560 Si buenas las tenedes, pro habran a vos,
Otrosi faran a los del Campeador.
Llevad y salid al campo ifantes de Carrion,
Huebos vos es que lidiedes a guisa de varones,
Que nada no mancara por los del Campeador.
111
3565 Si del campo bien salides, gran hondra habredes vos,
Y si fueres vençidos, no rebtedes a nos,
Ca todos lo saben, que lo buscastes vos.
[CRONISTA]
Ya se van repintiendo ifantes de Carrion,
de lo que habien fecho mucho repisos son,
3570 No lo querrian haber fecho por quanto ha en Carrion.
Todos tres son armados los del Campeador,
Ibalos ver el rey don Alfonso.
Dixieron los del Campeador:
[VERMUEZ]
Besamosvos las manos, como a rey y a señor,
3575 Que fiel seades hoy d’ellos y de nos.
A derecho nos valed, a ningun tuerto no.
[ANTOLINEZ]
Aqui tienen su bando los ifantes de Carrion,
No sabemos que se comidran ellos o que no.
[MUNO]
En vuestra mano nos metio nuestro señor.
3580 Tenednos a derecho, por amor del Criador.
[CRONISTA]
Esora dixo el rey:
[REY]
De alma y de coraçon.
[CRONISTA]
Aduzenles los caballos buenos y corredores,
Santiguaron las siellas y cabalgan a vigor,
Los escudos a los cuellos, que bien blocados son.
3585 En mano prenden las astas de los fierros tajadores,
Estas tres lanças traen seños pendones,
Y derredor d’ellos muchos buenos varones.
Ya salieron al campo, do eran los mojones;
Todos tres son acordados los del Campeador,
3590 Que cada uno d’ellos bien fuese ferir el suyo.
Fevos de la otra parte los ifantes de Carrion,
Muy bien acompañados, ca muchos parientes son.
El rey dioles fieles por dezir el derecho y al no,
Que no barajen con ellos de si o de no.
3595 Do seian en el campo fablo el rey don Alfonso.
[REY]
Oid que vos digo, ifantes de Carrion:
Esta lid en Toledo la fizierades, mas no quisiestes vos.
Estos tres caballeros de mio Çid el Campeador
112
Yo los aduxe a salvo a tierras de Carrion;
3600 Habed vuestro derecho, tuerto no querades vos,
Ca qui tuerto quisiere fazer, mal se lo vedare yo,
En todo mio reino no habra buena sabor.
[CRONISTA]
Ya les va pesando a los ifantes de Carrion.
Los fieles y el rey enseñaron los mojones,
3605 Librabanse del campo todos aderredor,
Bien se lo demostraron a todos seis como son,
Que por hy serie vençido qui saliese del mojon.
Todas las gentes escombraron aderredor,
Mas de seis astas de lanças que no llegasen al mojon.
3610 Sorteabanles el campo, ya les partian el sol,
Salien los fieles de medio, ellos cara por cara son.
Desi vinien los de mio Çid a los ifantes de Carrion
Y los ifantes de Carrion a los del Campeador,
Cada uno d’ellos mientes tiene al suyo.
3615 Abraçan los escudos delante los coraçones,
Abaxan las lanças a vueltas con los pendones,
Enclinaban las caras sobre los arzones,
Batien los caballos con los espolones;
Tembrar queria la tierra do eran movedores.
3620 Cada uno d’ellos mientes tiene al suyo,
Todos tres por tres ya juntados son,
Cuedanse que esora cadran muertos los que estan aderredor.
Pero Vermuez, el que antes rebto,
Con Ferran Gonçalez de cara se junto;
3625 Firiense en los escudos sin todo pavor,
Ferran Gonçalez a Pero Vermuez el escudo le paso,
Prisole en vazio, en carne no le tomo,
Bien en dos logares el astil le quebro.
Firme estido Pero Vermuez, por eso no se encamo,
3630 Un colpe reçibiera, mas otro firio,
Quebranto la bloca del escudo, a parte se la echo,
Pasoselo todo, que nada no le valio;
Metiole la lança por los pechos, que nada no le valio;
Tres dobles de loriga tenie Fernando, aquesto le presto,
3635 Las dos le desmanchan y la tercera finco.
El belmez con la camisa y con la guarnizon
De dentro en la carne una mano se la metio,
Por la boca afuera la sangre le salio;
Quebraronle las çinchas, ninguna no le hobo pro,
3640 Por la copla del caballo en tierra lo echo.
113
Asi lo tenien las gentes, que mal ferido es de muerte.
El dexo la lança y al espada metio mano;
Quando lo vio Ferran Gonçalez, conuvo a Tizon,
Antes que el colpe esperase, dixo:
[FERNANDO]
Vençudo so.
[CRONISTA]
3645 Otorgaronselo los fieles, Pero Vermuez le dexo.
Martin Antolinez y Diego Gonçalez firieronse de las lanças, 151
Tales fueron los colpes, que les quebraron amas,
Martin Antolinez mano metio al espada,
Relumbra todo el campo, tanto es limpia y clara;
3650 Diole un colpe, de traviesso le tomaba,
El casco de somo aparte se lo echaba,
Las moncluras del yelmo todas se las cortaba,
Alla llevo el almofar, fasta la cofia llegaba,
La cofia y el almofar todo se lo llevaba;
3655 Raxole los pelos de la cabeça, bien a la carne llegaba,
Lo uno cayo en el campo y lo al suso fincaba.
Quando este colpe ha ferido Colada la preçiada.
Vio Diego Gonçalez que no escaparie con el alma;
Volvio la rienda al caballo por tornarse de cara,
3660 Esora Martin Antolinez reçibiole con el espada,
Un colpe le dio de llano con lo agudo no le tomaba.
Diego Gonçalez espada tiene en mano mas no la
Ensayaba;
Esora el ifante tan grandes vozes daba:
[DIEGO]
3665 ¡Valeme, Dios glorioso, Señor y curiame d’este espada!
[CRONISTA]
El caballo asorrienda y mesurandolo del espada,
Sacole del mojon. Martin Antolinez en el campo fincaba.
Esora dixo el rey:
[REY]
Venidvos a mi compaña.
Por quanto habedes fecho vençida habedes esta batalla.
[CRONISTA]
3670 Otorganselo los fieles, que dize verdadera palabra.
Los dos han arrancado; direvos de Muo Gustioz, 152
Con Asur Gonçalez como se adobo.
Firiensen en los escudos unos tan grandes colpes,
Asur Gonçalez, furçudo y de valor,
3675 Firio en el escudo a don Muño Gustioz,
114
Tras el escudo falsose la guarnizon,
En vazio fue la lança, ca en carne no le tomo.
Este colpe fecho, otro dio Muño Gustioz,
Tras el escudo falsose la guarnizon,
3680 Por medio de la bloca del escudo le quebranto;
No le pudo guarir, falsose la guarnizon,
Aparte le priso, que no cabo el coraçon.
Metiole por la carne adentro la lança con el pendon,
De la otra parte una braza se la echo;
3685 Con el dio una tuerta, de la siella lo encamo,
Al tirar de la lança en tierra lo echo,
Bermejo salio el astil y la lança y el pendon.
Todos se cuedan que ferido es de muerte.
La lança recombro y sobre el se paro.
3690 Dixo Gonçalo Asurez:
[GONZALO]
¡No le firgades, por Dios!
Vençudo es el campo.
[CRONISTA]
Quando esto se acabo,
Dixieron los fieles:
[FIELES]
Esto oimos nos.
[CRONISTA]
Mando librar el campo el buen rey don Alfonso,
Las armas que hy rastaron el se las tomo.
3695 Por honrados se parten los del buen Campeador,
Vençieron esta lid, grado al Criador.
Grandes son los pesares por tierras de Carrion.
El rey a los de mio Çid de noche los envio,
Que no les diesen salto ni hobiesen pavor.
3700 A guisa de membrados andan dias y noches.
Felos en Valençia con mio Çid el Campeador,
Por malos los dexaron a los ifantes de Carrion,
Cumplido han el deudo que les mando su señor.
Alegre fue d’aquesto mio Çid el Campeador,
3705 Grande es la biltança de ifantes de Carrion.
Qui buena dueña escarnece y la dexa despues,
Atal le contesca o siquier peor.
Dexemosnos de pleitos de ifantes de Carrion,
de lo que han preso mucho han mal sabor;
3710 Fablemos nos d’aqueste que en buen hora naçio.
Grandes son los gozos en Valençia la mayor,
115
Porque tan hondrados fueron los del Campeador.
Prisose a la barba Ruy Diaz su señor.
[CID]
Grado al rey del çielo, mis fijas vengadas son;
3715 Agora las hayan quitas heredades de Carrion,
Sin vergüença las casare, o a qui pese o a qui no.
[CRONISTA]
Andidieron en pleitos los de Navarra y de Aragon,
Hobieron su ajunta con Alfonso el de Leon,
Fizieron sus casamientos con doña Elvira y con doña Sol.
3720 Los primeros fueron grandes mas aquestos son mejores,
A mayor hondra las casa, que lo que primero fue.
Ved qual hondra creçe al que en buen hora naçio,
Quando señoras son sus fijas de Navarra y de Aragon;
Hoy los reyes de España sus parientes son;
3725 A todos alcança hondra por el que en buen hora naçio
Pasado es deste siglo el dia de çincuaesma.
¡De Cristo haya perdon!
Asi fagamos nos todos, justos y pecadores.
Estas son las nuevas de mio Çid el Campeador;
3730 En este logar se acaba esta razon.
[EXPLICIT] 153
Quien escribio este libro dele Dios paraiso. Amen.
Per Abbat le escribio en el mes de mayo,
En era de mill y C.C. vL.x años.
El el romançe
Es leido, dadnos del vino; si no tenedes dineros, echad
3735 Alla unos peños, que bien vos lo daran sobre ellos.

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed