Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 9 de marzo de 2013

EL ALEPH - Jorge Luis Borges





EL ALEPH
Jorge Luis Borges



O God, I could be bounded in a
nutshell and count myself a King of infinite
space.
Hamlet, II, 2.


But they will teach us that Eternity is
the Standing still of the Present Time,
a Nunc-stans (as the Schools call it);
which neither they, nor any else understand,
no more than they would a
Hic-stans for a infinite greatnesse of
Place.
Leviathan, IV, 46


La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una
imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al
miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado
no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el
incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero
de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica
vanidad; alguna vez, lo sé, mi vana devoción la había exasperado; muerta, yo
podía consagrarme a su memoria, sin esperanza, pero también sin humillación.
Consideré que el 30 de abril era su cumpleaños; visitar ese día la casa la calle
Garay para saludar a su padre y a Carlos Argentino Daneri, su primo hermano, era
un acto cortés, irreprochable, tal vez ineludible. De nuevo aguardaría en el
crepúsculo de la abarrotada salita, de nuevo estudiaría las circunstancias de sus
muchos retratos, Beatriz Viterbo, de perfil, en colores; Beatriz, con antifaz, en los
carnavales de 1921; la primera comunión de Beatriz; Beatriz, el día de su boda

con Roberto Alessandri; Beatriz, poco después del divorcio, en un almuerzo del
Club Hípico; Beatriz, en Quilmes, con Delia San Marco Porcel y Carlos Argentino;
Beatriz, con el pekinés que le regaló Villegas Haedo; Beatriz, de frente y de tres
cuartos, sonriendo; la mano en el mentón... No estaría obligado, como otras
veces, a justificar mi presencia con módicas ofrendas de libros: libros cuyas
páginas, finalmente, aprendí a cortar, para no comprobar, meses después, que
estaban intactos.
Beatriz Viterbo murió en 1929; desde entonces no dejé pasar un 30 de abril sin
volver a su casa. Yo solía llegar a las siete y cuarto y quedarme unos veinticinco
minutos; cada año aparecía un poco más tarde y me quedaba un rato más; en
1933, una lluvia torrencial me favoreció: tuvieron que invitarme a comer. No
desperdicié, como es natural, ese buen precedente; en 1934, aparecí, ya dadas
las ocho con un alfajor santafecino; con toda naturalidad me quedé a comer. Así,
en aniversarios melancólicos y vanamente eróticos, recibí gradualmente
confidencias de Carlos Argentino Daneri.
Beatriz era alta, frágil, muy ligeramente inclinada: había en su andar (si el
oximoron es tolerable) una como graciosa torpeza, un principio de éxtasis; Carlos
Argentino es rosado, considerable, canoso, de rasgos finos. Ejerce no sé qué
cargo subalterno en una biblioteca ilegible de los arrabales del Sur; es autoritario,
pero también es ineficaz; aprovechaba, hasta hace muy poco, las noches y las
fiestas para no salir de su casa. A dos generaciones de distancia, la ese italiana y
la copiosa gesticulación italiana sobreviven en él. Su actividad mental es continua,
apasionada, versátil y del todo insignificante. Abunda en inservibles analogías y en
ociosos escrúpulos. Tiene (como Beatriz)grandes y afiladas manos hermosas.
Durante algunos meses padeció la obsesión de Paul Fort, menos por sus baladas
que por la idea de una gloria intachable. "Es el Príncipe de los poetas en Francia",
repetía con fatuidad. "En vano te revolverás contra él; no lo alcanzará, no, la más
inficionada de tus saetas."
El 30 de abril de 1941 me permití agregar al alfajor una botella de coñac del
país. Carlos Argentino lo probó, lo juzgó interesante y emprendió, al cabo de unas
copas, una vindicación del hombre moderno
- Lo evoco - dijo con una admiración algo inexplicable - en su gabinete de estudio,
como si dijéramos en la torre albarrana de una ciudad, provisto de teléfonos, de
telégrafos, de fonógrafos, de aparatos de radiotelefonía, de cinematógrafos, de
linternas mágicas, de glosarios, de horarios, de prontuarios, de boletines...
Observó que para un hombre así facultado el acto de viajar era inútil; nuestro
siglo XX había transformado la fábula de Mahoma y de la montaña; las montañas,
ahora convergían sobre el moderno Mahoma.
Tan ineptas me parecieron esas ideas, tan pomposa y tan vasta su exposición,
que las relacioné inmediatamente con la literatura; le dije que por qué no las
escribía. Previsiblemente respondió que ya lo había hecho: esos conceptos, y
otros no menos novedosos, figuraban en el Canto Augural, Canto Prologal o
simplemente Canto-Prólogo de un poema en el que trabajaba hacía muchos años,
sin réclame, sin bullanga ensordecedora, siempre apoyado en esos dos báculos
que se llaman el trabajo y la soledad. Primero abría las compuertas a la
imaginación; luego hacía uso de la lima. El poema se titulaba La Tierra; tratábase
de una descripción del planeta, en la que no faltaban, por cierto, la pintoresca
digresión y el gallardo apóstrofe.
Le rogué que me leyera un pasaje, aunque fuera bre- ve. Abrió un cajón del
escritorio, sacó un alto legajo de hojas de block estampadas con el membrete de
la Biblioteca Juan Crisóstomo Lafinur y leyó con sonora satisfacción.
He visto, como el griego, las urbes de los hombres,
Los trabajos, los días de varia luz, el hambre;
No corrijo los hechos, no falseo los nombres,
Pero el voyage que narro, es... autour de ma chambre.
Estrofa a todas luces interesante - dictaminó -. El primer verso granjea el
aplauso del catedrático, del académico, del helenista, cuando no de los eruditos a
la violeta, sector considerable de la opinión; el segundo pasa de Homero a
Hesíodo (todo un implícito homenaje, en el frontis del flamante edificio, al padre de
la poesía didáctica), no sin remozar un procedimiento cuyo abolengo está en la
Escritura, la enumeración, congerie o conglobación; el tercero - ¿barroquismo,
decadentismo, culto depurado y fanático de la forma? - consta de dos hemistiquios
gemelos; el cuarto francamente bilingüe, me asegura el apoyo incondicional de
todo espíritu sensible a los desenfados envites de la facecia. Nada diré de la rima
rara ni de la ilustración que me permite ¡sin pedantismo!acumular en cuatro versos
tres alusiones eruditas que abarcan treinta siglos e apretada literatura: la primera a
la Odisea, la segunda a los Trabajos y días, la tercera a la bagatela inmortal que
nos depararan los ocios de la pluma del saboyano...Comprendo una vez más que
el arte moderno exige el bálsamo de la risa, el scherzo. ¡Decididamente, tiene la
palabra Goldoni!
Otras muchas estrofas me leyó que también obtuvieron su aprobación y su
comentario profuso; nada memorable había en ella; ni siquiera la juzgué mucho
peores que la anterior. En su escritura habían colaborado la aplicación, la
resignación y el azar; las virtudes que Daneri les atribuía eran posteriores.
Comprendí que el trabajo del poeta no estaba en la poesía; estaba en la invención
de razones para que la poesía fuera admirable; naturalmente, ese ulterior trabajo
modificaba la obra para él, pero no para otro. La dicción oral de Daneri era
extravagante; su torpeza métrica le vedó, salvo contadas veces, transmitir esa
extravagancia al poema (1 ).
Una sola vez en mi vida he tenido la ocasión de examinar los quince mil
dodecasílabos del Polyolbion, esa epopeya topográfica en la que Michael Drayton
registró la fauna, la flora, la hidrografía, la orografía, la historia militar y monástica
de Inglaterra; estoy seguro de que ese producto considerable, pero limitado, es
menos tedioso que la vasta empresa congénere de Carlos Argentino. Éste se
proponía versificar toda la redondez del planeta; en 1941 ya había despachado
unas hectáreas del estado de Queensland, más de un kilómetro del curso del Ob,
un gasómetro al Norte de Veracruz, las principales casas de comercio de la
parroquia de la Concepción, la quinta de Mariana Cambaceres de Alvear en la
calla Once de Setiembre, en Belgrano, y un establecimiento de baños turcos no
lejos del acreditado acuario de Brighton. Me leyó ciertos laboriosos pasajes de la
zona australiana de su poema; esos largos e informes alejandrinos carecían de la
relativa agitación del prefacio. Copio una estrofa (2):
Sepan. A manderecha del poste rutinario,
(Viniendo, claro está, desde el Nornoroeste)
Se aburre una osamenta - ¿Color? Blanquiceleste -
Que da al corral de ovejas catadura de osario.
- ¡Dos audacias - gritó con exultación - rescatadas, te oigo mascullar, por el
éxito! Lo admito, lo admito. Una, el epíteto rutinario, que certeramente denuncia,
en passant, el inevitable tedio inherente a las faenas pastoriles y agrícolas, tedio
que ni las geórgicas ni nuestro ya laureado Don Segundo se atrevieron jamás a
denunciar así, al rojo vivo. Otra, el enérgico prosaísmo se aburre una osamenta,
que el melindroso querrá excomulgar con horror, pero que apreciará más que su
vida el crítico de gusto viril. Todo el verso, por lo demás, es de muy subidos
quilates. El segundo hemistiquio entabla animadísima charla con el lector, se
adelanta a su viva curiosidad, le pone una pregunta en la boca y la satisface... al
instante. ¿Y qué me dices de ese hallazgo blanquiceleste? El pintoresco
neologismo sugiere el cielo, que es un factor importantísimo del paisaje
australiano. Sin esa evocación resultarían demasiado sombrías las tintas del
boceto y el lector se vería compelido a cerrar el volumen, herida en lo más íntimo
el alma de incurable y negra melancolía.
Hacia la medianoche me despedí.
Dos domingos después, Daneri me llamó por teléfono, entiendo que por primera
vez en la vida. Me propuso que nos reuniéramos a las cuatro, "para tomar juntos la
leche, en el contiguo salón-bar que el progresismo de Zunino y de Zungri - los
propietarios de mi casa, recordarás - inaugura en la esquina; confitería que te
importará conocer". Acepté, con más resignación que entusiasmo. Nos fue difícil
encontrar mesa; el "salón-bar", inexorablemente moderno, era apenas un poco
menos atroz que mis previsiones; en las mesas vecinas el excitado público
mencionaba las sumas invertidas sin regatear por Zunino y por Zungri. Carlos
Argentino fingió asombrarse de no sé qué primores de la instalación de la luz (que,
sin duda, ya conocía) y me dijo con cierta severidad:
- Mal de tu grado habrás de reconocer que este local se parangona con los más
encopetados de Flores.
Me releyó, después, cuatro o cinco páginas del poema. Las había corregido
según un depravado principio de ostentación verbal: donde antes escribió azulado,
ahora abundaba en azulino, azulenco y hasta azulillo. La palabra lechoso no era
bastante fea para él; en la impetuosa descripción de un lavadero de lanas, prefería
lactario, lacticinoso, lactescente, lechal... Denostó con amargura a los críticos;
luego, más benigno, los equiparó a esas personas, "que no disponen de metales
preciosos ni tampoco de prensas de vapor, laminadores y ácidos sulfúricos para la
acuñación de tesoros, pero que pueden indicar a los otros el sitio de un tesoro".
Acto continuo censuró la prologomanía, "de la que ya hizo mofa, en la donosa
prefación del Quijote, el Príncipe de los Ingenios". Admitió, sin embargo, que en la
portada de la nueva obra convenía el prólogo vistoso, el espaldarazo firmado por
el plumífero de garra, de fuste. Agregó que pensaba publicar los cantos iniciales
de su poema. Comprendí, entonces, la singular invitación telefónica; el hombre iba
a pedirme que prologara su pedantesco fárrago. Mi temor resultó infundado:
Carlos Argentino observó, con admiración rencorosa, que no creía errar el epíteto
al calificar de sólido el prestigio logrado en todos los círculos por Álvaro Melián
Lafinur, hombre de letras, que, si yo me empeñaba, prologaría con embeleso el
poema. Para evitar el más imperdonable de los fracasos, yo tenía que hacerme
portavoz de dos méritos inconcusos: la perfección formal y el rigor científico,
"porque ese dilatado jardín de tropos, de figuras, de galanuras, no tolera un solo
detalle que no confirme la severa verdad". Agregó que Beatriz siempre se había
distraído con Álvaro.
Asentí, profusamente asentí. Aclaré, para mayor verosimilitud, que no hablaría el
lunes con Álvaro, sino el jueves: en la pequeña cena que suele coronar toda
reunión del Club de Escritores. (No hay tales cenas, pero es irrefutable que las
reuniones tienen lugar los jueves, hecho que Carlos Argentino Daneri podía
comprobar en los diarios y que dotaba de cierta realidad a la frase.) Dije, entre
adivinatorio y sagaz, que antes de abordar el tema del prólogo describiría el
curioso plan de la obra. Nos despedimos; al doblar por Bernardo de Irigoyen,
encaré con toda imparcialidad los porvenires que me quedaban: a) hablar con
Álvaro y decirle que el primo hermano aquel de Beatriz(ese eufemismo explicativo
me permitiría nombrarla) había elaborado un poema que parecía dilatar hasta lo
infinito las posibilidades de la cacofonía y del caos; b) no hablar con Álvaro. Preví,
lúcidamente, que mi desidia optaría por b.
A partir del viernes a primera hora, empezó a inquietarme el teléfono. Me
indignaba que ese instrumento, que algún día produjo la irrecuperable voz de
Beatriz, pudiera rebajarse a receptáculo de las inútiles y quizás coléricas quejas
de ese engañado Carlos Argentino Daneri. Felizmente nada ocurrió - salvo el
rencor inevitable que me inspiró aquel hombre que me había impuesto una
delicada gestión y luego me olvidaba.
El teléfono perdió sus terrores, pero a fines de octubre, Carlos Argentino me
habló. Estaba agitadísimo; no identifiqué su voz, al principio. Con tristeza y con ira
balbuceó que esos ya ilimitados Zunino y Zungri, so pretexto de ampliar su
desaforada confitería, iban a demoler su casa.
-¡La casa de mis padres, mi casa, la vieja casa inveterada de la calle Garay! -
repitió, quizá olvidando su pesar en la melodía.
No me resultó muy difícil compartir su congoja. Ya cumplidos los cuarenta años,
todo cambio es un símbolo detectable del pasaje del tiempo; además se trataba de
una casa que, para mí, aludía infinitamente a Beatriz. Quise aclarar ese
delicadísimo rasgo; mi interlocutor no me oyó. Dijo que si Zunino y Zungri
persistían en ese propósito absurdo, el doctor Zunni, su abogado, los demandaría
ipso facto por daños y perjuicios y los obligaría a abonar cien mil nacionales.
El nombre de Zunni me impresionó; su bufete, en Caseros y Tacuarí, es de una
seriedad proverbial. Interrogué si éste se había encargado ya del asunto. Daneri
dio que le hablaría esa misma tarde. Vaciló y con esa voz llana, impersonal, a que
solemos recurrir para confiar algo muy íntimo, dijo que para terminar el poema le
era indispensable la casa, pues en un ángulo del sótano había un Aleph. Aclaró
que un Aleph es uno de los puntos del espacio que contienen todos los puntos.
- Está en el sótano del comedor - explicó, aligerada su dicción por la angustia -.
Es mío, es mío; yo lo descubrí en la niñez, antes de la edad escolar. La escalera
del sótano es empinada, mis tíos me tenían prohibido el descenso, pero alguien
dijo que había un mundo en el sótano. Se refería, lo supe después, a un baúl, pero
yo entendí que había un mundo. Bajé secretamente, rodé por la escalera vedada,
caí. Al abrir los ojos, vi el Aleph.
-¡El Aleph! - repetí.
-Sí, el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos
desde todos los ángulos. A nadie revelé mi descubrimiento, pero volví. ¡El niño no
podía comprender que le fuera deparado ese privilegio para que el hombre
burilara el poema! No me despojarán Zunino y Zungri, no y mil veces no. Código
en mano, el doctor Zunni probará que es inajenable mi Aleph.
Traté de razonar.
-Pero, ¿no es muy oscuro el sótano?
-La verdad no penetra un entendimiento rebelde. Si todos los lugares de la
Tierra están en el Aleph, ahí estarán todas las luminarias, todas las lámparas,
todos los veneros de luz.
-Iré a verlo inmediatamente.
Corté, antes de que pudiera emitir una prohibición. Basta el conocimiento de un
hecho para percibir en el acto una serie de rasgos confirmatorios, antes
insospechados; me asombró no haber comprendido hasta ese momento que
Carlos Argentino era un loco. Todos esos Viterbos, por lo demás... Beatriz(yo
mismo suelo repetirlo) era una mujer, una niña de una clarividencia casi
implacable, pero había en ella negligencias, distracciones, desdenes, verdaderas
crueldades, que tal vez reclamaban una explicación patológica. La locura de
Carlos Argentino me colmó de maligna felicidad; íntimamente, siempre nos
habíamos detestado.
En la calle Garay, la sirvienta me dijo que tuviera la bondad de esperar. El niño
estaba, como siempre, en el sótano, revelando fotografías. Junto al jarrón sin una
flor, en el piano inútil, sonreía (más intemporal que anacrónico) el gran retrato de
Beatriz, en torpes colores. No podía vernos nadie; en una desesperación de
ternura me aproximé al retrato y le dije:
- Beatriz, Beatriz Elena, Beatriz Elena Viterbo, Beatriz querida, Beatriz perdida
para siempre, soy yo, soy Borges.
Carlos entró poco después. Habló con sequedad;
comprendí que no era capaz de otro pensamiento que de la perdición del Aleph.
- Una copita del seudo coñac - ordenó - y te zampuzarás en el sótano. Ya sabes,
el decúbito dorsal es indis-pensable. También lo son la oscuridad, la inmovilidad,
cierta acomodación ocular. Te acuestas en el piso de la baldosas y fijas los ojos
en el decimonono escalón de la pertinente escalera. Me voy, bajo la trampa y te
quedas solo. Algún roedor te mete miedo ¡fácil empresa! A los pocos minutos ves
el Aleph. ¡El microcosmo de alquimistas y cabalistas, nuestro concreto amigo
proverbial, el multum in parvo!
Ya en el comedor, agregó:
- Claro está que si no lo ves, tu incapacidad no invalida mi testimonio... Baja;
muy en breve podrás entablar un diálogo con todas las imágenes de Beatriz.
Bajé con rapidez, harto de sus palabras insustanciales. El sótano, apenas más
ancho que la escalera, tenía mucho de pozo. Con la mirada, busqué en vano el
baúl de que Carlos Argentino me habló. Unos cajones con botellas y unas bolsas
de lona entorpecían un ángulo. Carlos tomó una bolsa, la dobló y la acomodó en
un sitio preciso.
- La almohada es humildosa - explicó - , pero si la levanto un solo centímetro,
no verás ni una pizca y te quedas corrido y avergonzado. Repantiga en el suelo
ese corpachón y cuenta diecinueve escalones.
Cumplí con su ridículo requisito; al fin se fue. Cerró cautelosamente la trampa, la
oscuridad, pese a una hendija que después distinguí, pudo parecerme total.
Súbitamente comprendí mi peligro: me había dejado soterrar por un loco, luego de
tomar un veneno. Las bravatas de Carlos transparentaban el íntimo terror de que
yo no viera el prodigio; Carlos, para defender su delirio, para no saber que estaba
loco tenía que matarme. Sentí un confuso malestar, que traté de atribuir a la
rigidez, y no a la operación de un narcótico. Cerré los ojos, los abrí. Entonces vi el
Aleph.
Arribo, ahora, al inefable centro de mi relato, empieza aquí, mi desesperación de
escritor. Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un
pasado que los interlocutores comparten; ¿cómo transmitir a los otros el infinito
Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca? Los místicos, en análogo trance
prodigan los emblemas: para significar la divinidad, un persa habla de un pájaro
que de algún modo es todos los pájaros; Alanus de Insulis, de una esfera cuyo
centro está en todas partes y las circunferencia en ninguna; Ezequiel, de un ángel
de cuatro caras que a un tiempo se dirige al Oriente y al Occidente, al Norte y al
Sur. (No en vano rememoro esas inconcebibles analogías; alguna relación tienen
con el Aleph.) Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen
equivalente, pero este informe quedaría contaminado de literatura, de falsedad.
Por lo demás, el problema central es irresoluble: La enumeración, si quiera parcial,
de un conjunto infinito. En ese instante gigantesco, he visto millones de actos
deleitables o atroces; ninguno me asombró como el hecho de que todos ocuparan
el mismo punto, sin superposición y sin transparencia. Lo que vieron mis ojos fue
simultáneo: lo que transcribiré sucesivo, porque el lenguaje lo es. Algo, sin
embargo, recogeré.
En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera
tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego
comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos
espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres
centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada
cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la
veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde,
vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una
negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos
escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno
me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace
treinta años vi en el zaguán de una casa en Frey Bentos, vi racimos, nieve,
tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada
uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la
violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer de pecho, vi un círculo de tierra
seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un
ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemont Holland, vi a un
tiempo cada letra de cada página (de chico yo solía maravillarme de que las letras
de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi
la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar
el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de
Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplicaban sin fin, vi
caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la
delicada osadura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando
tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las
sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres,
émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la
tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo
temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos
Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que
deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi propia sangre, vi
el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los
puntos, vi en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y
lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre
usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible
universo.
Sentí infinita veneración, infinita lástima.
-Tarumba habrás quedado de tanto curiosear donde no te llaman - dijo una voz
aborrecida y jovial - . Aunque te devanes los sesos, no me pagarás en un siglo
esta revelación. ¡Qué observatorio formidable, che Borges!
Los pies de Carlos Argentino ocupaban el escalón más alto. En la brusca
penumbra, acerté a levantarme y a balbucear:
-Formidable. Sí, formidable.
La indiferencia de mi voz me extrañó. Ansioso, Carlos Argentino insistía:
-¿La viste todo bien, en colores?
En ese instante concebí mi venganza. Benévolo, manifiestamente apiadado,
nervioso, evasivo, agradecí a Carlos Argentino Daneri la hospitalidad de su sótano
y lo insté a aprovechar la demolición de la casa para alejarse de la perniciosa
metrópoli que a nadie ¡créame, que a nadie! perdona. Me negué, con suave
energía, a discutir el Aleph; lo abracé, al despedirme y le repetí que el campo y la
seguridad son dos grandes médicos.
En la calle, en las escaleras de Constitución, en el subterráneo, me parecieron
familiares todas las caras. Temí que no quedara una sola cosa capaz de
sorprenderme, temí que no me abandonara jamás la impresión de volver.
Felizmente, al cabo de unas noches de insomnio me tra-bajó otra vez el olvido.
Postdata del 1º de marzo de 1943. A los seis meses de la demolición del
inmueble de la calle Garay, la Editorial Procusto no se dejó arredrar por la longitud
del conside-rable poema y lanzó al mercado una selección de "trozos argentinos".
Huelga repetir lo ocurrido; Carlos Argentino Daneri recibió el Segundo Premio
Nacional de Literatura (3). El primero fue otorgado al doctor Aita; el tercero al
doctor Mario Bonfanti; increíblemente mi obra Los naipes del tahúr no logró un
solo voto. ¡Una vez más, triunfaron la incomprensión y la envidia! Hace ya mucho
tiempo que no consigo ver a Daneri; los diarios dicen que pronto nos dará otro
volumen. Su afortunada pluma (no entorpecida ya por el Aleph) se ha consagrado
a versificar los epítomes del doctor Acevedo Díaz.
Dos observaciones quiero agregar: una sobre la naturaleza del Aleph; otra,
sobre su nombre. Éste, como es sabido, es el de la primera letra del alfabeto de la
lengua sagrada. Su aplicación al círculo de mi historia no parece casual. Para la
Cábala esa letra significa el En Soph, la ilimitada y pura divinidad; también se dijo
que tiene la forma de un hombre que señala el cielo y la tierra, para indicar que el
mundo inferior es el espejo y es el mapa del superior; para la Mengenlehre, es el
símbolo de los números transfinitos, en los que el todo no es mayor que alguna de
las partes. Yo querría saber: ¿Eligió Carlos Argentino ese nombre, o lo leyó,
aplicado a otro punto donde convergen todos los puntos, en alguno de los textos
innumerables que el Aleph de su casa le reveló? Por increíble que parezca yo creo
que hay (o que hubo) otro Aleph, yo creo que el Aleph de la calle Garay era un
falso Aleph.
Doy mis razones. Hacia 1867 el capitán Burton ejerció en el Brasil el cargo de
cónsul británico; en julio de 1942 Pedro Henríquez Ureña descubrió en una
biblioteca de Santos un manuscrito suyo que versaba sobre el espejo que atribuye
el Oriente a Iskandar Zu al-Karnayn, o Alejandro Bicorne de Macedonia. En su
cristal se reflejaba el universo entero. Burton menciona otros artificios congéneres
- la séptuple copa de Kai Josrú, el espejo que Tárik Benzeyad encontró en una
torre (1001 Noches, 272), el espejo que Luciano de Samosata pudo examinar en
la Luna (Historia Verdadera, I, 26), la lanza especular que el primer libro del
Satyricon de Capella atribuye a Júpiter, el espejo universal de Merlín, "redondo y
hueco y semejante a un mundo de vidrio" (The Faerie Queene, III, 2, 19) - , y
añade estas curiosas palabras: "Pero los anteriores(además del defecto de no
existir) son meros instrumentos de óptica. Los fieles que concurren a la mezquita
de Amr, en el Cairo, saben muy bien que el universo está en el interior de una de
las columnas de piedra que rodean el patio central... Nadie, claro está, puede
verlo, pero quienes acercan el oído a la superficie declaran percibir, al poco
tiempo, su atareado rumor... la mezquita data del siglo VII; las columnas proceden
de otros templos de religiones anteislámicas, pues como ha escrito Abenjaldún: En
las repúblicas fundadas por nómadas, es indispensable el concurso de forasteros
para todo lo que sea albañilería".
¿Existe ese Aleph en lo íntimo de una piedra? ¿Lo he visto cuando vi todas las
cosas y lo he olvidado? Nuestra mente es porosa para el olvido; yo mismo estoy
falseando y perdiendo, bajo la trágica erosión de los años, los rasgos de Beatriz.
A Estela Canto

La familia de Pascual Duarte

La familia de Pascual Duarte


CLÁUSULA DEL TESTAMENTO OLÓGRAFO OTORGADO POR DON JOAQUÍN BARRERA
LÓPEZ, QUIEN POR MORIR SIN DESCENDENCIA LEGÓ SUS BIENES A LAS MONJAS DEL
SERVICIO DOMÉSTICO
Cuarta: Ordeno que el paquete de papeles que hay en el cajón de mi mesa de
escribir, atado con bramante y rotulado en lápiz rojo diciendo: Pascual Duarte, sea
dado a las llamas sin leerlo, y sin demora alguna, por disolvente y contrario a las
buenas costumbres. No obstante, y si la Providencia dispone que, sin mediar malas
artes de nadie, el citado paquete se libre durante dieciocho meses de la pena que le
deseo, ordeno al que lo encontrare lo libre de la destrucción, lo tome para su
propiedad y disponga de él según su voluntad, si no está en desacuerdo con la mía.
Dado en Mérida (Badajoz) y en trance de muerte, a 11 de mayo de 1937.
A la memoria del insigne patricio don Jesús
González de la Riva, Conde de Torremejía quien
al irlo a rematar el autor de este escrito le llamó
Pacualillo y sonría.
P.D
I
Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Los mismos
cueros tenemos todos los mortales al nacer y sin embargo, cuando vamos creciendo, el
destino se complace en variarnos como si fuésemos de cera y en destinarnos por
sendas diferentes al mismo fin: la muerte. Hay hombres a quienes se les ordena
marchar por el camino de las flores, y hombres a quienes se les manda tirar por el
camino de los cardos y de las chumberas. Aquellos gozan de un mirar sereno y al
aroma de su felicidad sonríen con la cara del inocente; estos otros sufren del sol
violento de la llanura y arrugan el ceño como las alimañas por defenderse. Hay mucha
diferencia entre adornarse las carnes con arrebol y colonia, y hacerlo con tatuajes que
después nadie ha de borrar ya.
Nací hace ya muchos años -lo menos cincuenta y cinco- en un pueblo perdido por la
provincia de Badajoz; el pueblo estaba a unas dos leguas de Almendralejo, agachado
sobre una carretera lisa y larga como un día sin pan, lisa y larga como los días -de una
lisura y una largura como usted para su bien, no puede ni figurarse- de un condenado
a muerte.
Era un pueblo caliente y soleado, bastante rico en olivos y guarros (con perdón), con
las casas pintadas tan blancas, que aún me duele la vista al recordarlas, con una plaza
toda de losas, con una hermosa fuente de tres caños en medio de la plaza. Hacía ya
varios años, cuando del pueblo salí, que no manaba el agua de las bocas y sin
embargo, ¡qué airosa!, ¡qué elegante!, nos parecía a todos la fuente con su remate
figurado un niño desnudo, con su bañera toda rizada al borde como las conchas de los
romeros. En la plaza estaba el ayuntamiento que era grande y cuadrado como un
cajón de tabaco, con una torre en medio, y en la torre un reloj, blanco como una
hostia, parado siempre en las nueve como si el pueblo no necesitase de su servicio,
sino sólo de su adorno. En el pueblo, como es natural, había casas buenas y casas
malas, que son, como pasa con todo, las que más abundan; había una de dos pisos, la
de don Jesús, que daba gozo de verla con su recibidor todo lleno de azulejos y
macetas. Don Jesús había sido siempre muy partidario de las plantas, y para mí que
tenía ordenado al ama vigilase los geranios, y los heliotropos, y las palmas, y la
yerbabuena, con el mismo cariño que si fuesen hijos, porque la vieja andaba siempre
correteando con un cazo en la mano, regando los tiestos con un mimo que a no dudar
agradecían los tallos, tales eran su lozanía y su verdor. La casa de don Jesús estaba
también en la plaza y, cosa rara para el capital del dueño que no reparaba en gastar,
se diferenciaba de las demás, además de en todo lo bueno que llevo dicho, en una
cosa en la que todos le ganaban: en la fachada, que aparecía del color natural de la
piedra, que tan ordinario hace, y no enjalbegada como hasta la del más pobre estaba;
sus motivos tendría. Sobre el portal había unas piedras de escudo, de mucho valer,
según dicen, terminadas en unas cabezas de guerreros de la antigüedad, con su
cabezal y sus plumas, que miraban, una para el levante y otra para el poniente, como
si quisieran representar que estaban vigilando lo que de un lado o de otro podríales
venir. Detrás de la plaza, y por la parte de la casa de don Jesús, estaba la parroquial
con su campanario de piedra y su esquilón que sonaba de una manera que no podría
contar, pero que se me viene a la memoria como si estuviese sonando por estas
esquinas. La torre del campanario era del mismo alto que la del reló y en verano,
cuando venían las cigüeñas, ya sabían en qué torre habían estado el verano anterior;
la cigüeña cojita, que aún aguantó dos inviernos, era del nido de la parroquial, de
donde hubo de caerse, aún muy tierna, asustada por el gavilán.
Mi casa estaba fuera del pueblo, a unos doscientos pasos largos de las últimas de la
piña. Era estrecha y de un solo piso, como correspondía a mi posición, pero como
llegué a tomarle cariño, temporadas hubo en que hasta me sentía orgulloso de ella. En
realidad lo único de la casa que se podía ver era la cocina, lo primero que se
encontraba al entrar, siempre limpia y blanqueada con primor; cierto es que el suelo
era de tierra, pero tan bien pisada la tenía, con sus guijarrillos haciendo dibujos, que
en nada desmerecía de otras muchas en las que el dueño había echado porlan por
sentirse más moderno. El hogar era amplio y despejado y alrededor de la campana
teníamos un vasar con lozas de adorno, con jarras con recuerdos, pintados en azul,
con platos con dibujos azules o naranja; algunos platos tenían una cara pintada, otros
una flor, otros un nombre, otros un pescado. En las paredes teníamos varias cosas; un
calendario muy bonito que representaba una joven abanicándose sobre una barca y
debajo de la cual se leía en letras que parecían de polvillo de plata, «Modesto
Rodríguez. Ultramarinos finos. Mérida (Badajoz)», un retrato del Espartero con el traje
de luces dado de color y tres o cuatro fotografías -unas pequeñas y otras regular- de
no sé quién, porque siempre las vi en el mismo sitio y no se me ocurrió nunca
preguntar. Teníamos también un reló despertador colgado de la pared, que no es por
nada, pero siempre funcionó como Dios manda, y un acerico de peluche colorado, del
que estaban clavados unos bonitos alfileres con sus cabecitas de vidrio de color. El
mobiliario de la cocina era tan escaso como sencillo: tres sillas -una de ellas muy fina,
con su respaldo y sus patas de madera curvada, y su culera de rejilla -y una mesa de
pino, con su cajón correspondiente, que resultaba algo baja para las sillas, pero hacía
su avío. En la cocina se estaba bien: era cómoda y en el verano, como no la
encendíamos, se estaba fresco sentado sobre la piedra del hogar cuando, a la caída de
la tarde, abríamos las puertas de par en par; en el invierno se estaba caliente con las
brasas que, a veces, cuidándolas un poco, guardaban el rescoldo toda la noche. ¡Era
gracioso mirar las sombras de nosotros por la pared, cuando había unas llamitas! Iban
y venían, unas veces lentamente, otras a saltitos como jugando. Me acuerdo que de
pequeño, me daba miedo, y aún ahora, de mayor, me corre un estremecimiento
cuando traigo memoria de aquellos miedos.
El resto de la casa no merece la pena ni describirlo, tal era su vulgaridad. Teníamos
otras dos habitaciones, si habitaciones hemos de llamarlas por eso de que estaban
habitadas, ya que no por otra cosa alguna, y la cuadra, que en muchas ocasiones
pienso ahora que no sé por qué la llamábamos así, de vacía y desamparada como la
teníamos. En una de las habitaciones dormíamos yo y mi mujer, y en la otra mis
padres hasta que Dios, o quién sabe si el diablo, quiso llevárselos; después quedó
vacía casi siempre, al principio porque no había quien la ocupase, y más tarde, cuando
podía haber habido alguien; porque este alguien prefirió siempre la cocina, que
además de ser más clara no tenía soplos. Mi hermana, cuando venía, dormía siempre
en ella, y los chiquillos, cuando los tuve, también tiraban para allí en cuanto se
despegaban de la madre. La verdad es que las habitaciones no estaban muy limpias ni
muy construidas, pero en realidad tampoco había para quejarse; se podía vivir, que es
lo principal, a resguardo de las nubes de la navidad, y a buen recaudo -para lo que uno
se merecía- de las asfixias de la Virgen de agosto. La cuadra era lo peor; era lóbrega y
oscura, y en sus paredes estaba empapado el mismo olor a bestia muerta que
desprendía el despeñadero cuando allá por el mes de mayo comenzaban los animales a
criar la carroña que los cuervos habíanse de comer.
Es extraño pero, de mozo, si me privaban de aquel olor me entraban unas angustias
como de muerte; me acuerdo de aquel viaje que hice a la capital por mor de las
quintas; anduve todo el día de Dios desazonado, venteando los aires como un perro de
caza. Cuando me fui a acostar, en la posada, olí mi pantalón de pana. La sangre me
calentaba todo el cuerpo. Quité a un lado la almohada y apoyé la cabeza para dormir
sobre mi pantalón, doblado. Dormí como una piedra aquella noche.
En la cuadra teníamos un burrillo matalón y escurrido de carnes que nos ayudaba en
la faena y, cuando las cosas venían bien dadas, que dicho sea pensando en la verdad
no siempre ocurría, teníamos también un par de guarros (con perdón) o tres. En la
parte de atrás de la casa teníamos un corral o saledizo, no muy grande, pero que nos
hacía su servicio, y en él un pozo que andando el tiempo hube de cegar porque dejaba
manar un agua muy enfermiza.
Por detrás del corral pasaba un regato, a veces medio seco y nunca demasiado
lleno, cochino y maloliente como tropa de gitanos, y en el que podían cogerse unas
anguilas hermosas, como yo algunas tardes y por matar el tiempo me entretenía en
hacer. Mi mujer, que en medio de todo tenía gracia, decía que las anguilas estaban
rollizas porque comían lo mismo que don Jesús, sólo que un día más tarde. Cuando me
daba por pescar se me pasaban las horas tan sin sentirlas, que cuando tocaba a
recoger los bártulos casi siempre era de noche; allá, a lo lejos, como una tortuga baja
y gorda, como una culebra enroscada que temiese despegarse del suelo, Almendralejo
comenzaba a encender sus luces eléctricas. Sus habitantes a buen seguro que
ignoraban que yo había estado pescando, que estaba en aquel momento mismo
mirando cómo se encendían las luces de sus casas, imaginando incluso cómo muchos
de ellos decían cosas que a mí se me figuraban o hablaban de cosas que a mí me
ocurrían. ¡Los habitantes de las ciudades viven vueltos de espaldas a la verdad y
muchas veces ni se dan cuenta siquiera de que a dos leguas, en medio de la llanura,
un hombre del campo se distrae pensando en ellos mientras dobla la caña de pescar,
mientras recoge del suelo el cestillo de mimbre con seis o siete anguilas dentro!
Sin embargo, la pesca siempre me pareció pasatiempo poco de hombres, y las más
de las veces dedicaba mis ocios a la caza; en el pueblo me dieron fama de no hacerlo
mal del todo y, modestia aparte, he de decir con sinceridad que no iba descaminado
quien me la dio. Tenía una perrilla perdiguera -la Chispa-, medio ruin, medio bravía,
pero que se entendía muy bien conmigo; con ella me iba muchas mañanas hasta la
Charca, a legua y media del pueblo hacia la raya de Portugal, y nunca nos volvíamos
de vacío para casa. Al volver, la perra se me adelantaba y me esperaba siempre junto
al cruce; había allí una piedra redonda y achatada como una silla baja, de la que
guardo tan grato recuerdo como de cualquier persona; mejor, seguramente, que el
que guardo de muchas de ellas. Era ancha y algo hundida y cuando me sentaba se me
escurría un poco el trasero (con perdón) y quedaba tan acomodado que sentía tener
que dejarla; me pasaba largos ratos sentado sobre la piedra del cruce, silbando, con la
escopeta entre las piernas, mirando lo que había de verse, fumando pitillos. La perrilla,
se sentaba enfrente de mí, sobre sus dos patas de atrás, y me miraba, con la cabeza
ladeada, con sus dos ojillos castaños muy despiertos; yo le hablaba y ella, como si
quisiese entenderme mejor, levantaba un poco las orejas; cuando me callaba
aprovechaba para dar unas carreras detrás de los saltamontes, o simplemente para
cambiar de postura: Cuando me marchaba, siempre, sin saber por qué, había de
volver la cabeza hacia la piedra, como para despedirme, y hubo un día que debió
parecerme tan triste por mi marcha, que no tuve más suerte que volver sobre mis
pasos a sentarme de nuevo. La perra volvió a echarse frente a mí y volvió a mirarme;
ahora me doy cuenta de que tenía la mirada de los confesores, escrutadora y fría,
como dicen que es la de los linces... un temblor recorrió todo mi cuerpo; parecía como
una corriente que forzaba por salirme por los brazos, el pitillo se me había apagado; la
escopeta, de un solo caño, se dejaba acariciar, lentamente, entre mis piernas. La perra
seguía mirándome fija, como si no me hubiera visto nunca, como si fuese a culparme
de algo de un momento a otro, y su mirada me calentaba la sangre de las venas de tal
manera que se veía llegar el momento en que tuviese que entregarme; hacía calor, un
calor espantoso, y mis ojos se entornaban dominados por el mirar, como un clavo, del
animal.
Cogí la escopeta y disparé; volví a cargar y volví a disparar. La perra tenía una sangre
oscura y pegajosa que se extendía poco a poco por la tierra.
II
De mi niñez no son precisamente buenos recuerdos los que guardo. Mi padre se
llamaba Esteban Duarte Diniz, y era portugués, cuarentón cuando yo niño, y alto y
gordo como un monte. Tenía la color tostada y un estupendo bigote negro que se
echaba para abajo. Según cuentan, cuando joven le tiraban las guías para arriba, pero,
desde que estuvo en la cárcel, se le arruinó la prestancia, se le ablandó la fuerza del
bigote y ya para abajo hubo que llevarlo hasta el sepulcro. Yo le tenía un gran respeto
y no poco miedo, y siempre que podía escurría el bulto y procuraba no tropezármelo;
era áspero y brusco y no toleraba que se le contradijese en nada, manía que yo
respetaba por la cuenta que me tenía. Cuando se enfurecía, cosa que le ocurría con
mayor frecuencia de lo que se necesitaba, nos pegaba a mi madre y a mí las grandes
palizas por cualquiera la cosa, palizas que mi madre procuraba devolverle por ver de
corregirlo, pero ante las cuales a mí no me quedaba sino resignación dados mis pocos
años. ¡Se tienen las carnes muy tiernas a tan corta edad!
Ni con él ni con mi madre me atreví nunca a preguntar de cuando lo tuvieron
encerrado, porque pensé que mayor prudencia sería el no meter los perros en danza,
que ya por sí solos danzaban más de lo conveniente; claro es que en realidad no
necesitaba preguntar nada porque como nunca faltan almas caritativas, y menos en los
pueblos de tan corto personal, gentes hubo a quienes faltó tiempo para venir a
contármelo todo. Lo guardaron por contrabandista; por lo visto había sido su oficio
durante muchos años, pero como el cántaro que mucho va a la fuente acaba por
romperse, y como no hay oficio sin quiebra, ni atajo sin trabajo, un buen día, a lo
mejor cuando menos lo pensaba -que la confianza es lo que pierde a los valientes-, le
siguieron los carabineros, le descubrieron el alijo, y lo mandaron a presidio. De todo
esto debía hacer ya mucho tiempo, porque yo no me acuerdo de nada; a lo mejor ni
había nacido.
Mi madre, al revés que mi padre, no era gruesa, aunque andaba muy bien de
estatura; era larga y chupada y no tenía aspecto de buena salud, sino que, por el
contrario, tenía la tez cetrina y las mejillas hondas y toda la presencia o de estar tísica
o de no andarle muy lejos; era también desabrida y violenta, tenía un humor que se
daba a todos los diablos y un lenguaje en la boca que Dios le haya perdonado, porque
blasfemaba las peores cosas a cada momento y por los más débiles motivos. Vestía
siempre de luto y era poco amiga del agua, tan poco que si he de decir la verdad, en
todos los años de su vida que yo conocí, no la vi lavarse más que en una ocasión en
que mi padre la llamó borracha y ella quiso como demostrarle que no le daba miedo el
agua. El vino en cambio ya no le disgustaba tanto y siempre que apañaba algunas
perras, o que le rebuscaba el chaleco al marido, me mandaba a la taberna por una
frasca que escondía, porque no se la encontrase mi padre, debajo de la cama. Tenía un
bigotillo cano por las esquinas de los labios, y una pelambrera enmarañada y zafia que
recogía en un moño, no muy grande, encima de la cabeza. Alrededor de la boca se le
notaban unas cicatrices o señales, pequeñas y rosadas como perdigonadas, que según
creo, le habían quedado de unas bubas malignas que tuviera de joven; a veces, por el
verano, a las señales les volvía la vida, se les subía la color y acababan formando
como alfileritos de pus que el otoño se ocupaba de matar y el invierno de barrer.
Se llevaban mal mis padres; a su poca educación se unía su escasez de virtudes y
su falta de conformidad con lo que Dios les mandaba -defectos todos ellos que para mi
desgracia hube de heredar- y esto hacía que se cuidaran bien poco de pensar los
principios y de refrenar los instintos, lo que daba lugar a que cualquier motivo, por
pequeño que fuese, bastara para desencadenar la tormenta que se prolongaba
después días y días sin que se le viese el fin. Yo, por lo general, no tomaba el partido
de ninguno porque si he de decir verdad tanto me daba el que cobrase el uno como el
otro; unas veces me alegraba de que zurrase mi padre y otras mi madre, pero nunca
hice de esto cuestión de gabinete.
Mi madre no sabía leer ni escribir; mi padre sí, y tan orgulloso estaba de ello que se
lo echaba en cara cada lunes y cada martes y, con frecuencia y aunque no viniera a
cuento, solía llamarla ignorante, ofensa gravísima para mi madre, que se ponía como
un basilisco. Algunas tardes venía mi padre para casa con un papel en la mano y,
quisiéramos que no, nos sentaba a los dos en la cocina y nos leía las noticias; venían
después los comentarios y en ese momento yo me echaba a temblar porque estos
comentarios eran siempre el principio de alguna bronca. Mi madre, por ofenderlo, le
decía que el papel no decía nada de lo que leía y que todo lo que decía se lo sacaba mi
padre de la cabeza, y a éste, el oírla esa opinión le sacaba de quicio; gritaba como si
estuviera loco, la llamaba ignorante y bruja y acababa siempre diciendo a grandes
voces que si él supiera decir esas cosas de los papeles a buena hora se le hubiera
ocurrido casarse con ella. Ya estaba armada. Ella le llamaba desgraciado y peludo, lo
tachaba de hambriento y portugués, y él, como si esperara a oír esa palabra para
golpearla, se sacaba el cinturón y la corría todo alrededor de la cocina hasta que se
hartaba. Yo, al principio, apañaba algún cintarazo que otro, pero cuando tuve más
experiencia y aprendí que la única manera de no mojarse es no estando a la lluvia, lo
que hacía, en cuanto veía que las cosas tomaban mal cariz, era dejarlos solos y
marcharme. Allá ellos.
La verdad es que la vida en mi familia poco tenía de placentera, pero como no nos
es dado escoger, sino que ya -y aun antes de nacer- estamos destinados unos a un
lado y otros a otro, procuraba conformarme con lo que me había tocado, que era la
única manera de no desesperar. De pequeño, que es cuando más manejable resulta la
voluntad de los hombres, me mandaron una corta temporada a la escuela; decía mi
padre que la lucha por la vida era muy dura y que había que irse preparando para
hacerla frente con las únicas armas con las que podíamos dominarla, con las armas de
la inteligencia. Me decía todo esto de un tirón y como aprendido, y su voz en esos
momentos me parecía más velada y adquiría unos matices insospechados para mí.
Después, y como arrepentido, se echaba a reír estrepitosamente y acababa siempre
por decirme, casi con cariño:
-No hagas caso, muchacho. ¡Ya voy para viejo!
Y se quedaba pensativo y repetía en voz baja una y otra vez:
-¡Ya voy para viejo... ! ¡Ya voy para viejo...!
Mi instrucción escolar poco tiempo duró. Mi padre, que, como digo, tenía un carácter
violento y autoritario para algunas cosas, era débil y pusilánime para otras: en general
tengo observado que el carácter de mi padre sólo lo ejercitaba en asuntillos triviales,
porque en las cosas de trascendencia, no sé si por temor o por qué, rara vez hacía
hincapié. Mi madre no quería que fuese a la escuela y siempre que tenía ocasión, y aun
a veces sin tenerla, solía decirme que para no salir en la vida de pobre no valía la pena
aprender nada. Dio en terreno abonado, porque a mí tampoco me seducía la asistencia
a las clases, y entre los dos, y con la ayuda del tiempo, acabamos convenciendo a mi
padre que optó porque abandonase los estudios. Sabía ya leer y escribir, y sumar y
restar, y en realidad para manejarme ya tenía bastante. Cuando dejé la escuela tenía
doce años; pero no vayamos tan de prisa, que todas las cosas quieren su orden y no
por mucho madrugar amanece más temprano.
Era yo de bien corta edad cuando nació mi hermana Rosario. De aquel tiempo
guardo un recuerdo confuso y vago y no sé hasta qué punto relataré fielmente lo
sucedido; voy a intentarlo, sin embargo, pensando que si bien mi relato pueda pecar
de impreciso, siempre estará más cerca de la realidad que las figuraciones que, de
imaginación y a ojo de buen cubero, pudiera usted hacerse. Me acuerdo de que hacía
calor la tarde en que nació Rosario; debía ser por julio o agosto. El campo estaba en
calma y agostado y las chicharras, con sus sierras, parecían querer limarle los huesos
a la tierra; las gentes y las bestias estaban recogidas y el sol, allá en lo alto, como
señor de todo, iluminándolo todo, quemándolo todo... Los partos de mi madre fueron
siempre muy duros y dolorosos; era medio machorra y algo seca y el dolor era en ella
superior a sus fuerzas. Como la pobre nunca fue un modelo de virtudes ni de
dignidades y como no sabía sufrir y callar, como yo, lo resolvía todo a gritos. Llevaba
ya gritando varias horas cuando nació Rosario, porque -para colmo de desdichas- era
de parto lento. Ya lo dice el refrán: mujer de parto lento y con bigote... (la segunda
parte no la escribo en atención a la muy alta persona a quien estas líneas van
dirigidas). Asistía a mi madre una mujer del pueblo, la señora Engracia, la del Cerro,
especialista en duelos y partera, medio bruja y un tanto misteriosa, que había llevado
consigo unas mixturas que aplicaba en el vientre de mi madre para aplacarla la dolor,
pero como ésta, con ungüento o sin él, seguía dando gritos hasta más no poder, a la
señora Engracia no se le ocurrió mejor cosa que tacharla de descreída y mala cristiana,
y como en aquel momento los gritos de mi madre arreciaban como el vendaval, yo
llegué a pensar si no sería cierto que estaba endemoniada. Mi duda poco duró porque
pronto quedó esclarecido que la causa de las desusadas voces había sido mi nueva
hermana.
Mi padre llevaba ya un largo rato paseando a grandes zancadas por la cocina.
Cuando Rosario nació se arrimó hasta la cama de mi madre y sin consideración
ninguna de la circunstancia, la empezó a llamar bribona y zorra y a arrearle tan fuertes
hebillazos que extrañado estoy todavía de que no la haya molido viva. Después se
marchó y tardó dos días enteros en volver; cuando lo hizo venía borracho como una
bota; se acercó a la cama de mi madre y la besó; mi madre se dejaba besar...
Después se fue a dormir a la cuadra.
III
A Rosario le armaron un tingladillo con un cajón no muy hondo, en cuyos fondos
esparramaron una almohada entera de borra, y allí la tuvieron, orilla a la cama de mi
madre, envuelta en tiras de algodón y tan tapada que muchas veces me daba por
pensar que acabarían por ahogarla. No sé por qué, hasta entonces, se me había
ocurrido imaginar a los niños pequeños blancos como la leche, pero de lo que sí me
acuerdo es de la mala impresión que me dio mi hermanilla cuando la vi pegajosa y
colorada como un cangrejo cocido; tenía una pelusa rala por la cabeza, como la de los
estorninos o la de los pichones en el nido, que andando los meses hubo de perder, y
las manitas agarrotadas y tan claras que mismo daba grima el verlas. Cuando a los
tres o cuatro días de nacer le desenrollaron las tiras por ver de limpiarla un poco, pude
fijarme bien en cómo era y casi puedo decir que no me diera tanta repugnancia como
la primera vez: la color le había clareado, los ojitos -que aún no abría- parecían como
querer mover los párpados, y ya las manos me daban la impresión de haber
ablandado. La limpió bien limpiada con agua de romero la señora Engracia, que otra
cosa pudiera ser que no, pero asistenta de los desgraciados sí lo era; la envolvió de
nuevo en las tiras que libraron menos pringadas; echó a un lado, por lavarlas, aquellas
otras que salieron peor tratadas, y dejó a la criatura tan satisfecha, que tantas horas
seguidas hubo de dormir, que nadie -por el silencio de mi casa- hubiera dado a pensar
que habíamos estado de parto. Mi padre se sentaba en el suelo, a la vera del cajón, y
mirando para la hija se le pasaban las horas, con una cara de enamorado como decía
la señora Engracia, que a mí casi me hacía olvidar su verdadero sistema. Después se
levantaba, se iba a dar una vuelta por el pueblo, y cuando menos lo pensábamos, a la
hora a que menos costumbre teníamos de verlo venir allí lo teníamos, otra vez al lado
del cajón, con la cara blanda y la mirada tan humilde que cualquiera que lo hubiera
visto, de no conocerlo, se hubiera creído ante el mismísimo san Roque.
Rosario se nos crió siempre debilucha y esmirriada -¡poca vida podía sacar de los
vacíos pechos de mi madre!- y sus primeros tiempos fueron tan difíciles que en más de
una ocasión estuvo a pique de marcharse. Mi padre andaba desazonado viendo que la
criatura no prosperaba, y como lo resolvía todo echándose más vino por el gaznate,
nos tocó pasar a mi madre y a mí por una temporada que tan mala llegó a ser que
echábamos de menos el tiempo pasado, que tan duro nos parecía cuando no lo
habíamos conocido peor. ¡Misterios de la manera de ser de los mortales que tanto
aborrecen de lo que tienen para después echarlo de menos! Mi madre, que había
quedado aún más baja de salud que antes de parir, apañaba unas tundas soberanas, y
a mí, que no le resultaba nada fácil cogerme, me arreaba unas punteras al desgaire
cuando me tropezaba, que vez hubo de levantarme la sangre del trasero (con perdón),
o de dejarme el costillar tan señalado como si me lo hubiera tocado con el hierro de
marcar.
Poco a poco la niña se fue reponiendo y cobrando fuerzas con unas sopas de vino
tinto que a mi madre la recetaron, y como era de natural despierto, y el tiempo no
pasaba en balde, si bien tardó algo más de lo corriente en aprender a andar, rompió a
hablar de muy tierna con tal facilidad y tal soltura que a todos nos tenía como
embobados con sus gracias.
Pasó ese tiempo en que los chiquillos están siempre igual. Rosario creció, llegó a ser
casi una mocita, y en cuanto reparamos en ella dimos a observar que era más avisada
que un lagarto, y como en mi familia nunca nos diera a nadie por hacer uso de los
sesos para el objeto con que nos fueron dados, pronto la niña se hizo la reina de la
casa y nos hacía andar a todos más derechos que varas. Si el bien hubiera sido su
natural instinto, grandes cosas hubiera podido hacer, pero como Dios se conoce que no
quiso que ninguno de nosotros nos distinguiésemos por las buenas inclinaciones,
encarriló su discurrir hacia otros menesteres y pronto nos fue dado el conocer que si
bien no era tonta, más hubiera valido que lo fuese; servía para todo y para nada
bueno: robaba con igual gracia y donaire que una gitana vieja, se aficionó a la bebida
de bien joven, servía de alcahueta para los devaneos de la vieja, y como nadie se
ocupó de enderezarla -y de aplicar al bien tan claro discurrir- fue de mal en peor hasta
que un día, teniendo la muchacha catorce años, arrambló con lo poco de valor que en
nuestra choza había, y se marchó a Trujillo, a casa de la Elvira. El efecto que su
marcha produjo en mi casa ya se puede figurar usted cuál fue; mi padre culpaba a mi
madre, mi madre culpaba a mi padre... En lo que más se notó la falta de Rosario fue
en las escandaleras de mi padre, porque si antes, cuando ella estaba, procuraba
armarlas fuera de su presencia, ahora, al faltar, y al no estar ella nunca delante,
cualquiera hora y lugar le parecía bueno para organizarlas. Es curioso pensar que mi
padre, que a bruto y cabezón ganaban muy pocos, era a ella la única persona que
escuchaba; bastaba una mirada de Rosario para calmar sus iras, y en más de una
ocasión buenos golpes se ahorraron con su sola presencia. ¡Quién iba a suponer que a
aquel hombrón lo había de dominar una tierna criatura!
En Trujillo tiró hasta cinco meses, pasados los cuales unas fiebres la devolvieron,
medio muerta, a casa, donde estuvo encamada cerca de un año porque las fiebres,
que eran de orden maligna, la tuvieron tan cerca del sepulcro que por oficio de mi
padre -que borracho y pendenciero sí seria, pero cristiano viejo y de la mejor ley
también lo era- llegó a estar sacramentada y preparada por si había de hacer el último
viaje. La enfermedad tuvo, como todas, sus alternativas, y a los días en que parecía
como revivir sucedían las noches en que todos estábamos en que se nos quedaba; el
humor de mis padres era como sombrío, y de aquel triste tiempo sólo guardo como
recuerdo de paz el de los meses que pasaron sin que sonaran golpes entre aquellas
paredes, ¡tan apurado andaba el par de viejos!... Las vecinas echaban todas su cuarto
a espadas por recetarla yerbas, pero como la que mayor fe nos daba era la señora
Engracia, a ella hubimos de recurrir y a sus consejos, por ver de sanarla; complicada
fue, bien lo sabe Dios, la curación que la mandó, pero como se le hizo poniendo todos
los cinco sentidos bien debió de probarla, porque aunque despacio, se la veta que le
volvía la salud. Como ya dice el refrán, yerba mala nunca muere, y sin que yo quiera
decir con esto que Rosario fuera mala (si bien tampoco pondría una mano en el fuego
por sostener que fuera buena), lo cierto es que después de tomados los cocimientos
que la señora Engracia dijera, sólo hubo que esperar a que pasase el tiempo para que
recobrase la salud, y con ella su prestancia y lozanía.
No bien se puso buena, y cuando la alegría volvía otra vez a casa de mis padres,
que en lo único que estaban acordes era en su preocupación por la hija, volvió a hacer
el pirata la muy zorra, a llenarse la talega con, los ahorros del pobre y sin más
reverencias, y como a la francesa, volvió a levantar el vuelo y a marcharse, esta vez
camino de Almendralejo, donde paró en casa de Nieves la Madrileña; cierto es, o por
tal lo tengo, que aun al más ruin alguna fibra de bueno siempre le queda, porque
Rosario no nos echó del todo en el olvido y alguna vez -por nuestro santo o por las
navidades- nos tiraba con algún chaleco, que aunque nos venía justo y recibido como
faja por vientre satisfecho, su mérito tenía porque ella, aunque con más relumbrón por
aquello de que había que vestir el oficio, tampoco debía nadar en la abundancia. En
Almendralejo hubo de conocer al hombre que había de labrarle la ruina; no la de la
honra, que bien arruinada debía andar ya por entonces, sino la del bolsillo, que una
vez perdida aquélla, era por la única que tenía que mirar. Llamábase el tal sujeto Paco
López, por mal nombre el Estirao, y de él me es forzoso reconocer que era guapo
mozo, aunque no con un mirar muy decidido, porque por tener un ojo de vidrio en el
sitio dónde Dios sabrá en qué hazaña perdiera el de carne, su mirada tenia una
desorientación que perdía al más plantado; era alto, medio rubiales, juncal y andaba
tan derechito que no se equivocó por cierto quien le llamó por vez primera el Estirao;
no tenía mejor oficio que su cara porque, como las mujeres tan memas son que lo
mantenían, el hombre prefería no trabajar, cosa que si me parece mal, no sé si será
porque yo nunca tuve ocasión de hacer. Según cuentan, en tiempos anduviera de
novillero por las plazas andaluzas; yo no sé si creerlo porque no me parecía hombre
valiente más que con las mujeres, pero como éstas, y mi hermana entre ellas, se lo
creían a pies juntillas, él se daba la gran vida, porque ya sabe usted lo mucho que dan
en valorar las mujeres a los toreros. En una ocasión, andando yo a la perdiz bordeando
la finca de Los Jarales -de don Jesús- me tropecé con él, que por tomar el aire se había
ido de Almendralejo medio millar de pasos por el monte; iba muy bien vestidito con su
terno café, con su visera y con un mimbre en la mano. Nos saludamos y el muy ladino,
como viera que no le preguntaba por mi hermana, quería tirarme de la lengua por ver
de colocarme las frasecitas; yo resistía y él debió de notar que me achicaba porque sin
más ni más y como quien no quiere la cosa, cuando ya teníamos mano sobre mano
para marcharnos, me soltó:
-¿Y la Rosario?
-Tú sabrás...
-¿Yo?
-¡Hombre! ¡Si no lo sabes tú!
-¿Y por qué he de saberlo?
Lo decía tan serio que cualquiera diría que no había mentido en su vida; me
molestaba hablar con él de la Rosario, ya ve usted lo que son las cosas.
El hombre daba golpecitos con la vara sobre las matas de tomillo.
-Pues sí, ¡para que lo sepas!, ¡está bien! ¿No lo querías saber?
-¡Mira, Estirao! ¡Mira, Estirao! ¡Que soy muy hombre y que no me ando por las
palabras! ¡No me tientes!... ¡No me tientes!...
-¿Pero qué te he de tentar, si no tienes dónde? ¿Pero qué quieres saber de la
Rosario? ¿Qué tiene que ver contigo la Rosario? ¿Que es tu hermana? Bueno ¿y qué?
También es mi novia, si vamos a eso.
A mí me ganaba por la palabra, pero si hubiéramos acabado por llegar a las manos
le juro a usted por mis muertos que lo mataba antes de que me tocase un pelo. Yo me
quise enfriar porque me conocía la carácter y porque de hombre a hombre no está bien
reñir con una escopeta en la mano cuando el otro no la tiene.
-Mira, Estirao, ¡más, vale que nos callemos! ¿Que es tu novia? Bueno, ¡pues que lo
sea! ¿Y a mí qué?
El Estirao se reta; parecía como si quisiera pelea.
-¿Sabes lo que te digo?
-¡Qué!
-Que si tú fueses el novio de mi hermana, te hubiera matado.
Bien sabe Dios que el callarme aquel día me costó la salud; pero no quería darle, no
sé por qué habrá sido. Me resultaba extraño que me hablaran así; en el pueblo nadie
se hubiera atrevido a decirme la mitad.
-Y que si te tropiezo otro día rondándome, te mato en la plaza por la feria.
-¡Mucha chulería es esa!
-¡A pinchazos!
-¡Mira, Estirao!... ¡Mira, Estirao!...
Aquel día se me clavó una espina en un costado que todavía la tengo clavada.
Por qué no la arranqué en aquel momento es cosa que aún hoy no sé. Andando el
tiempo, de otra temporada que, por reparar otras fiebres, vino a pasar mi hermana
con nosotros, me contó el fin de aquellas palabras: cuando el Estirao llegó aquella
noche a casa de la Nieves a ver a la Rosario, la llamó aparte.
-¿Sabes que tienes un hermano que ni es hombre ni es nada?
-...
-¿Y que se achanta como los conejos en cuanto oyen voces? Mi hermana salió por
defenderme, pero de poco le valió; el hombre había ganado. Me había ganado a mí
que fue la única pelea que perdí por no irme a mi terreno.
-Mira, paloma; vamos a hablar de otra cosa. ¿Qué hay?
-Ocho pesetas.
-¿Nada más?
-Nada más. ¿Qué quieres? ¡Los tiempos están malos...!
El Estirao le cruzó la cara con la varita de mimbre hasta que se hartó..
Después...
-¿Sabes que tienes un hermano que ni es hombre ni es nada?
Mi hermana me pidió por su salud que me quedase en el pueblo. La espina del
costado estaba como removida. Por qué no la arranqué en aquel momento es cosa que
aún hoy no sé...
IV
Usted sabrá disculpar el poco orden que llevo en el relato, que por eso de seguir por
la persona y no por el tiempo me hace andar saltando del principio al fin y del fin a los
principios como langosta vareada, pero resulta que de manera alguna, que ésta no
sea, podría llevarlo, ya que lo suelto como me sale y a las mientes me viene, sin
pararme a construirlo como una novela, ya que, a más de que probablemente no me
saldría, siempre estarla a pique del peligro que me daría el empezar a hablar y a
hablar para quedarme de pronto tan ahogado y tan parado que no supiera por dónde
salir.
Los años pasaban sobre nosotros como sobre todo el mundo, la vida en mi casa
discurría por las mismas sendas de siempre, y si no he de querer inventar, pocas
noticias que usted no se figure puedo darle de entonces.
A los quince años de haber nacido la niña, y cuando por lo muy chupada que mi
madre andaba y por el tiempo pasado cualquier cosa podía pensarse menos que nos
había de dar un nuevo hermano, quedó la vieja con el vientre lleno, vaya usted a saber
de quién, porque sospecho que, ya por la época, liada había de andar con el señor
Rafael, de forma que no hubo más que esperar los días de ley para acabar recibiendo a
uno más en la familia. El nacer del pobre Mario -que así hubimos de llamar al nuevo
hermano- más tuvo de accidentado y de molesto que de otra cosa, porque, para colmo
y por si fuera poca la escandalera de mi madre al parir, fue todo a coincidir con la
muerte de mi padre, que si no hubiera sido tan trágica, a buen seguro movería a risa
así pensada en frío. Dos días hacía que a mi padre lo teníamos encerrado en la alacena
cuando Mario vino al mundo; le había mordido un perro rabioso, y aunque al principio
parecía que libraba de rabiar, más tarde hubieron de acometerle unos tembleques que
nos pusieron a todos sobre aviso. La señora Engracia nos enteró de que la mirada iba a
hacer abortar a mi madre y, como el pobre no tenla arreglo, nos industriamos para
encerrarlo con la ayuda de algunos vecinos y de tantas precauciones como pudimos,
porque tiraba unos mordiscos que a más de uno hubiera arrancado un brazo de
habérselo cogido; todavía me acuerdo con pena y con temor de aquellas horas... ¡Dios,
y qué fuerza hubimos de hacer todos para reducirlo! Pateaba como un león, juraba que
nos había de matar a todos, y tal fuego había en su mirar, que por seguro lo tengo que
lo hubiera hecho si Dios lo hubiera permitido. Dos días hacía, digo, que encerrado lo
tentamos, y tales voces daba y tales patadas arreaba sobre la puerta, que hubimos de
apuntalar con unos maderos, que no me extraña que Mario, animado también por los
gritos de la madre, viniera al mundo asustado y como lelo; mi padre acabó por callarse
a la noche siguiente -que era la del día de Reyes-, y cuando fuimos a sacarlo pensando
que había muerto, allí nos lo encontramos, arrimado contra el suelo y con un miedo en
la cara que mismo parecía haber entrado en los infiernos. A mí me asustó un tanto que
mi madre en vez de llorar, como esperaba, se riese, y no tuve más remedio que
ahogar las lágrimas que quisieron asomarme cuando vi el cadáver, que tenía los ojos
abiertos y llenos de sangre y la boca entreabierta con la lengua morada medio fuera.
Cuando tocó a enterrarlo, don Manuel, el cura, me echó un sermoncete en cuanto me
vio. Yo no me acuerdo mucho de lo que me dijo; me habló de la otra vida, del cielo y
del infierno, de la Virgen María, de la memoria de mi padre, y cuando a mí se me
ocurrió decir que en lo tocante al recuerdo de mi padre lo mejor sería ni recordarlo,
don Manuel, pasándome una mano por la cabeza me dijo que la muerte llevaba a los
hombres de un reino para otro y que era muy celosa de que odiásemos lo que ella se
había llevado para que Dios lo juzgase. Bueno, no me lo dijo así; me lo dijo con unas
palabras muy justas y cabales, pero lo que me quiso decir no andaría, sobre poco más
o menos, muy alejado de lo que dejo escrito. Desde aquel día siempre que vela a don
Manuel lo saludaba y le besaba la mano, pero cuando me casé hubo de decirme mi
mujer que parecía marica haciendo tales cosas y, claro es, ya no pude saludarlo más;
después me enteré que don Manuel había dicho de mí que era talmente como una rosa
en un estercolero y bien sabe Dios qué ganas me entraron de ahogarlo en aquel
momento; después se me fue pasando y, como soy de natural violento, pero pronto,
acabé por olvidarlo, porque además, y pensándolo bien, nunca estuve muy seguro de
haber entendido a derechas; a lo mejor don Manuel no había dicho nada -ala gente no
hay que creerla todo lo que cuenta- y aunque lo hubiera dicho... ¡Quién sabe lo que
hubiera querido decir! ¡Quién sabe si no había querido decir lo que yo entendí!
Si Mario hubiera tenido sentido cuando dejó este valle de lágrimas, a buen seguro
que no se hubiera marchado muy satisfecho de él. Poco vivió entre nosotros; parecía
que hubiera olido el parentesco que le esperaba y hubiera preferido sacrificarlo a la
compañía de los inocentes en el limbo. ¡Bien sabe Dios que acertó con el camino, y
cuántos fueron los sufrimientos que se ahorró al ahorrarse años! Cuando nos
abandonó no había cumplido todavía los diez años, que si pocos fueron para lo
demasiado que había de sufrir, suficientes debieran de haber sido para llegar a hablar
y a andar, cosas ambas que no llegó a conocer; el pobre no pasó de arrastrarse por el
suelo como si fuese una culebra y de hacer unos ruiditos con la garganta y con la nariz
como si fuese una rata: fue lo único que aprendió. En los primeros años de su vida ya
a todos nosotros nos fine dado el conocer que el infeliz, que tonto había nacido, tonto
había de morir; tardó año y medio en echar el primer hueso de la boca y cuando lo
hizo, tan fuera de su sitio le fine a nacer, que la señora Engracia, que tantas veces
fuera nuestra providencia, hubo de tirárselo con un cordel para ver de que no se
clavara en la lengua. Hacia los mismos días, y vaya usted a saber si como resultas de
la mucha sangre que tragó por lo del diente, la salió un sarampión o sarpullido por el
trasero (con perdón) que llegó a ponerle las nalguitas como desolladas y en la carne
viva por habérsele mezclado la orina con la pus de las bubas; cuando hubo que curarle
lo dolido con vinagre y con sal, la criatura tales lloros se dejaba arrancar que hasta al
más duro de corazón hubiera enternecido. Pasó algún tiempo que otro de cierto
sosiego, jugando con una botella, que era lo que más le llamaba la atención, o
echadito al sol, para que reviviese, en el corral o en la puerta de la calle, y así fue
tirando el inocente, unas veces mejor y otras peor, pero ya más tranquilo, hasta que
un día -teniendo la criatura cuatro años- la suerte se volvió tan de su contra que, sin
haberlo buscado ni deseado, sin a nadie haber molestado y sin haber tentado a Dios,
un guarro (con perdón) le comió las dos orejas. Don Raimundo, el boticario, le puso
unos polvos amarillitos, de seroformo, y tanta dolor daba el verlo amarillado y sin
orejas que todas las vecinas, por llevarle consuelo, le llevaban, las más, un tejeringo
los domingos; otras, unas almendras; otras, unas aceitunas en aceite o un poco de
chorizo... ¡Pobre Mario, y cómo agradecía, con sus ojos negrillos; los consuelos! Si mal
había estado hasta entonces, mucho más mal le aguardaba después de lo del guarro
(con perdón); pasábase los días y las noches llorando y aullando como un abandonado,
y como la poca paciencia de la madre la agotó cuando más falta le hacía, se pasaba los
meses tirado por los suelos, comiendo lo que le echaban, y tan sucio que aun a mí
que, ¿para qué mentir?, nunca me lavé demasiado, llegaba a darme repugnancia.
Cuando un guarro (con perdón) se le ponía a la vista, cosa que en la provincia pasaba
tantas veces al día como no se quisiese, le entraban al hermano unos corajes que se
ponía como loco: gritaba con más fuerzas aún que la costumbre, se atosigaba por
esconderse detrás de algo, y en la cara y en los ojos un temor se le acusaba que dudo
que no lograse parar al mismo Lucifer que a la Tierra subiese.
Me acuerdo que un día -era un domingo- en una de esas temblequeras tanto
espanto llevaba y tanta rabia dentro, que en su huida le dio por atacar -Dios sabría por
qué- al señor Rafael que en casa estaba porque, desde la muerte de mi padre, por ella
entraba y salía como por terreno conquistado; no se le ocurriera peor cosa al pobre
que morderle en una pierna al viejo, y nunca lo hubiera hecho, porque éste con la otra
pierna le arreó tal patada en una de las cicatrices que lo dejó como muerto y sin
sentido, manándole una agüilla que me dio por pensar que agotara la sangre. El vejete
se reía como si hubiera hecho una hazaña y tal odio le tomé desde aquel día que, por
mi gloria le juro, que de no habérselo llevado Dios de mis alcances, me lo hubiera
endiñado en cuanto hubiera tenido ocasión para ello.
La criatura se quedó tirada todo lo larga que era, y mi madre -le aseguro que me
asusté en aquel momento que la vi tan ruin- no lo cogía y se reía haciéndole el coro al,
señor Rafael; a mí, bien lo sabe Dios, no me faltaron voluntades para levantarlo, pero
preferí no hacerlo... ¡Si el señor Rafael, en el momento, me hubiera llamado blando,
por Dios que lo machaco delante de mí madre!
Me marché hasta las casas por tratar de olvidar; en el camino me encontré a mi'
hermana -que por entonces andaba por el pueblo-, le conté lo que pasó y tal odio hube
de ver en sus ojos que me dio por cavilar en que había de ser mal enemigo; me
acordé, no sé por qué sería, del Estirao, y me reía de pensar que alguna vez mi
hermana pudiera ponerle aquellos ojos.
Cuando volvimos hasta la casa, pasadas dos horas largas del suceso, el señor Rafael
se despedía; Mario seguía tirado en el mismo sitio donde lo dejé, gimiendo por lo bajo,
con la boca en la tierra y con la cicatriz más morada y miserable que cómico en
cuaresma; mi hermana, que creí que iba a armar el zafarrancho, lo levantó del suelo
por ponerlo recostado en la artesa. Aquel día me pareció más hermosa que nunca, con
su traje de color azul como el del cielo, y sus aires de madre montaraz ella, que ni lo
fuera, ni lo había de ser...
Cuando el señor Rafael acabó por marcharse, mi madre recogió a Mario, lo acunó en
el regazo y le estuvo lamiendo la herida toda la noche, como una perra parida a los
cachorros; el chiquillo se dejaba querer y sonreía... Se quedó dormidito y en sus labios
quedaba aún la señal de que había sonreído. Fue aquella noche, seguramente, la única
vez en su vida que le vi sonreír...
V
Pasó después algún tiempo sin que se desgraciara de nuevo, pero, como al que el
destino persigue no se libra aunque se esconda debajo de las piedras, día llegó en que,
no encontrándolo por lado alguno, fue a aparecer, ahogado, en una tinaja de aceite. Lo
encontró mi hermana Rosario. Estaba en la misma postura que una lechuza ladrona a
quien hubiera cogido un viento; volcado sobre el borde de la tinaja, con la nariz
apoyada sobre el barro del fondo. Cuando lo levantamos, un hilillo de aceite le caía de
la boca como una hebra de oro que estuviera devanando con el vientre; el pelo que en
vida lo tuviera siempre de la apagada color de la ceniza, le brillaba con unos brillos tan
lozanos que daba por pensar que hubiera resucitado al él morir. Tal es todo lo extraño
que la muerte de Mario me recuerda...
Mi madre tampoco lloró la muerte de su hijo; secas debiera tener las entrañas una
mujer con corazón tan duro que unas lágrimas no le quedaran siquiera para señalar la
desgracia de la criatura... De mí puedo decir, y no me avergüenzo de ello, que sí lloré,
así como mi hermana Rosario, y que tal odio llegué a cobrar a mi madre, y tan de prisa
había de crecerme, que llegué a tener miedo de mí mismo. ¡La mujer que no llora es
como la fuente que no mana, que para nada sirve, o como el ave del cielo que no
canta, a quien, si Dios quisiera, le caerían las alas, porque a las alimañas falta alguna
les hacen!
Mucho me dio que pensar, en muchas veces, y aún ahora mismo si he de decir la
verdad, el motivo de que a mi madre llegase a perderle la respeto, primero, y el cariño
y las formas al andar de los años; mucho me dio que pensar, porque quería hacer un
claro en la memoria que me dejase ver hacia qué tiempo dejó de ser una madre en mi
corazón y hacia qué tiempo llegó después a convertírseme en un enemigo. En un
enemigo rabioso, que no hay peor odio que el de la misma sangre; en un enemigo que
me gastó toda la bilis, porque a nada se odia con más intensos bríos que a aquello a
que uno se parece y uno llega a aborrecer el parecido. Después de mucho pensar, y de
nada esclarecer del todo, sólo me es dado el afirmar que la respeto habíasela ya
perdido tiempo atrás, cuando en ella no encontraba virtud alguna que imitar, ni don de
Dios que copiar, y que de mi corazón hubo de marcharse cuando tanto mal vi en ella
que junto no cupiera dentro de mi pecho. Odiarla, lo que se dice llegar a odiarla, tardé
algún tiempo -que ni el amor ni el odio fueran cosa de un día- y si apuntara hacia los
días de la muerte de Mario pudiera ser que no errara en muchas fechas sobre su
aparición.
A la criatura hubimos de secarle las carnes con unas hilas de lino por evitar que
fuera demasiado grasiento al Juicio, y de prepararlo bien vestido con unos percales que
por la casa había, con unas alpargatas que me acerqué hasta el pueblo para buscar,
con su corbatita de la color de la malva hecha una lazada sobre la garganta como una
mariposa que en su inocencia le diera por posarse sobre un muerto. El señor Rafael,
que hubo de sentirse caritativo con el muerto a quien de vivo tratara tan sin piedad,
nos ayudó a preparar el ataúd; el hombre iba y venía de un lado para otro diligente y
ufano como una novia, ora con unos clavos, ora con alguna tabla, tal vez con el bote
del albayalde, y en su diligencia y ufanía hube de concentrar todo mi discurrir, porque,
sin saber ni entonces ni ahora por qué ni por qué no, me daba la corazonada de que
por dentro se estaba bañando en agua de rosas. Cuando decía, con un gesto como
distraído:
-¡Dios lo ha querido! ¡Angelitos al cielo...! -me dejaba tan pensativo que ahora me
cuesta un trabajo desusado el reconstruir lo que por mí pasó. Después repetía como
un estribillo, mientras clavaba las tablas o mientras daba la pintura:
-¡Angelitos al cielo! ¡Angelitos al cielo... ! -y sus palabras me golpeaban el corazón
como si tuviera un reló dentro... Un reló que acabase por romperme los pechos... Un
reló que obedecía a sus palabras, soltadas poco a poco y como con cuidado, y a sus
ojillos húmedos y azules como los de las víboras, que me miraban con todo el intento
de simpatizar, cuando el odio más ahogado era lo único que por mi sangre corría para
él. Me acuerdo con disgusto de aquellas horas:
-¡Angelitos al cielo! ¡Angelitos al cielo!
¡El hijo de su madre, y cómo fingía el muy zorro! Hablemos de otra cosa.
Yo no supe nunca, la verdad, porque tampoco nunca me diera por pensar en ello en
serio, en cómo serían los ángeles; tiempo hubo en que me los imaginaba rubios y
vestidos con unas largas faldas azules o rosa; tiempo hubo también en que los creía de
la color de las nubes y tan delgados como ni siquiera fueran los tallos de los trigos. Sin
embargo, lo que sí puedo afirmar es que siempre me los figuré muy distintos de mi
hermano Mario, motivo que a buen seguro fue lo que ocasionó que pensara que detrás
de las palabras del señor Rafael había gato escondido y una intención tan maligna y
tan de segundo rebote como de su mucha ruindad podía esperarse.
Su entierro, como años atrás el de mi padre, fue pobre y aburrido, y detrás de la
caja no se hubieron de juntar, sin exageración, más arriba de cinco o seis personas:
don Manuel, Santiago el monaguillo, Lola, tres o cuatro viejas y yo. Delante iba
Santiago, con la cruz, silbandillo y dando patadas a los guijarros; detrás, la caja;
detrás, don Manuel con su vestidura blanca sobre la sotana, que parecía como un
peinador, y detrás las viejas con sus lloros y sus lamentos, que mismo parecía a
quienes las viese que todas juntas eran las madres de lo que iba encerrado camino de
la tierra.
Lola era ya por entonces medio novia mía, y digo medio novia nada más porque, en
realidad, aunque nos mirábamos con alguna inclinación, yo nunca me había atrevido a
decirle ni una palabra de amores; me daba cierto miedo que me despreciase, y si bien
ella se me ponía a tiro las más de las veces porque yo me decidiese, siempre podía
más en mí la timidez que me hacía dar largas y más largas al asunto, que iba
prolongándose ya más de lo debido. Yo debía de andar por los veintiocho o treinta
años, y ella, que era algo más joven qué mi hermana Rosario, por los veintiuno o
veintidós; era alta, morena de color, negra de pelo, y tenía unos ojos tan profundos y
tan negros que herían al mirar; tenía las carnes prietas y como endurecidas de
saludable como estaba, y por el mucho desarrollo que mostraba cualquiera daría en
pensar que se encontraba delante de una madre. Sin embargo, y antes de pasar
adelante y arriesgarme a echarlo en el olvido, quiero decirle a usted, para atenerme en
todo a la verdad, que por aquellas fechas tan entera estaba como al nacer y tan
desconocedora de varón como una novicia; es esto una cosa sobre la que quiero hacer
hincapié para evitar que puedan formarse torcidas ideas sobre ella; lo que hiciera más
tarde -sólo Dios lo sabe hasta el final- allá ella con su conciencia, pero de lo que hiciera
por aquel tiempo tan seguro estoy que alejada de toda idea de lujuria andaba que no
dudaría ni un solo instante en dar mi alma al diablo si me demostrase lo contrario.
Andaba con mucho poder y seguridad y con tanto desparpajo y arrogancia que
cualquiera cosa pudiera parecer menos una pobre campesina, y su mata de pelo,
cogida en una gruesa trenza bajo la cabeza, tal sensación daba de poderlo que, al
pasar de los meses y cuando llegué a mandar en ella como marido, gustaba de
azotarme con ella por las mejillas, tal era su suavidad y su aroma: como a sol, y a
tomillo, y a las frías gotitas de sudor que por el bozo le aparecían al sofocarse...
El entierro, volviendo a lo que íbamos, salió con facilidad; como la fosa ya estaba
hecha, no hubo sino que meter a mi hermano dentro de ella y acabar de taparlo con
tierra. Don Manuel rezó unos latines y las mujeres se arrodillaron; a Lola, al
arrodillarse, se le vetan las piernas, blancas y apretadas como morcillas, sobre la
media negra. Me avergüenzo de lo que voy a decir, pero que Dios lo aplique a la
salvación de mi alma por el mucho trabajo que me cuesta: en aquel momento me
alegré de la muerte de mi hermano... Las piernas de Lola brillaban como la plata, la
sangre me golpeaba por la frente y el corazón parecía como querer salírseme del
pecho.
No vi marcharse ni a don Manuel ni a las mujeres. Estaba como atontado, cuando
empecé a volver a percatarme de la vida, sentado en la tierra recién removida sobre el
cadáver de Mario; por qué me quedé allí y el tiempo que pasó, son dos cosas que no
averigüé jamás. Me acuerdo que la sangre seguía golpeándome las sienes, que el
corazón seguía queriéndose echar a volar. El sol estaba cayendo; sus últimos rayos se
iban a clavar sobre el triste ciprés, mi única compañía. Hacia calor; unos tiemblos me
recorrieron todo el cuerpo; no podía moverme, estaba clavado como por el mirar del
lobo.
De pie, a mi lado, estaba Lola, sus pechos subían y bajaban al respirar...
-¿Y tú?
-¡Ya ves!
-¿Qué haces aquí?
-¡Pues..., nada! Por aquí...
Me levanté y la sujeté por un brazo.
-¿Qué haces aquí?
-¡Pues nada! ¿No lo ves? ¡Nada!
Lola me miraba con un mirar que espantaba. Su voz era como, una voz del más allá,
grave y subterránea como la de un aparecido.
-¡Eres como tu hermano!
-¿Yo?
-¡Tú! ¡Sí!
Fue una lucha feroz. Derribada en tierra, sujeta, estaba más hermosa que nunca...
Sus pechos subían y bajaban al respirar cada vez más de prisa. Yo la agarré del pelo y
la tenía bien sujeta a la tierra. Ella forcejeaba, se escurría...
La mordí hasta la sangre, hasta que estuvo rendida y dócil como una yegua joven.
-¿Es eso lo que quieres?
-¡Sí!
Lola me sonreía con su dentadura toda igual... Después me alisaba el cabello.
-¡No eres como tu hermano... ! ¡Eres un hombre...!
En sus labios quedaban las palabras un poco retumbantes.
-¡Eres un hombre...! ¡Eres un hombre...!
La tierra estaba blanda, bien me acuerdo. Y en la tierra, media docena de amapolas
para mi hermano muerto: seis gotas de sangre...
-¡No eres como tu hermano...! ¡Eres un hombre...!
-¿Me quieres?
-¡Sí!
VI
Quince días ha querido la Providencia que pasaran desde que dejé escrito lo que
atrás queda, y en ellos, entretenido como estuve con interrogatorios y visitas del
defensor por un lado, y con el traslado hasta este nuevo sitio, por otro, no tuve ni un
instante libre para coger la pluma. Ahora, después de releer este fajo, todavía no muy
grande, de cuartillas, se mezclan en mi cabeza las ideas más diferentes con tal
precipitación y tal marea que, por más que pienso, no consigo acertar a qué carta
quedarme. Mucha desgracia, como usted habrá podido ver, es la que llevo contada, y
pienso que las fuerzas han de decaerme cuando me enfrente con lo que aún me
queda, que más desgraciado es todavía; me espanta pensar con qué puntualidad me
es fiel la memoria, en estos momentos en que todos los hechos de mi vida -sobre los
que no hay maldita la forma de volverme atrás- van quedando escritos en estos
papeles con la misma claridad que en un encerado; es gracioso -y triste también, ¡bien
lo sabe Dios!- pararse a considerar que si el esfuerzo de memoria que por estos días
estoy haciendo se me hubiera ocurrido años atrás, a estas horas, en lugar de estar
escribiendo en una celda, estaría tomando el sol en el corral, o pescando anguilas en el
regato, o persiguiendo conejos por el monte. Estaría haciendo otra cosa cualquiera de
esas que hacen -sin fijarse- la mayor parte de los hombres; estaría libre, como libres
están -sin fijarse tampoco- la mayor parte de los hombres; tendría por delante Dios
sabe cuántos años de vida, como tienen -sin darse cuenta de que pueden gastarlos
lentamente- la mayor parte de los hombres...
El sitio donde me trajeron es mejor; por la ventana se ve un jardincillo, cuidadoso y
lamido como una salita, y más allá del jardincillo, hasta la serranía, se extiende la
llanada, castaña como la piel de los hombres, por donde pasan -a veces- las reatas de
mulas que van a Portugal, los asnillos troteros que van hasta las chozas, las mujeres y
los niños que van sólo hasta el pozo.
Yo respiro mi aire, que entra y sale de la celda porque con él no va nada, ese mismo
aire que a lo mejor respira mañana o cualquier día el mulero que pasa... Yo veo la
mariposa toda de colores que revolea torpe sobre los girasoles, que entra por la celda,
da dos vueltas y sale, porque con ella no va nada, y que acabará posándose tal vez
sobre la almohada del director... Yo cojo con la gorra el ratón que comía lo que yo ya
dejara, lo miro, lo dejo -porque con él no va nada- y veo cómo escapa con su pasito
suave a guarecerse en su agujero, ese agujero desde el que sale para comer el rancho
del forastero, del que está tan sólo una temporada en la celda de la que ha de salir
para el infierno las más de las veces...
Tal vez no me creyera si le dijera que en estos momentos tal tristeza me puebla y
tal congoja, que por asegurarle estoy que mi arrepentimiento no menor debe ser que
el de un santo; tal vez no me creyera, porque demasiado malos han de ser los
informes que de mí conozca y el juicio que de mí se haya formado a estas alturas, pero
sin embargo... Yo se lo digo, quizás nada más que por eso de decírselo, quizás nada
más que por eso de no quitarme la idea de las mientes de que usted sabrá comprender
lo que, le digo, y creer lo que por mi gloria no le juro porque poco ha de valer jurar ya
sobre ella... El amargor que me sube a la garganta es talmente como si el corazón me
fabricara acíbar en vez de sangre; me sube y me baja por el pecho, dejándome un
regusto ácido en el paladar; mojándomela lengua con su aroma, secándome los
dentros con su aire pesaroso y maligno como el aire de un nicho.
He parado algún tiempo de escribir; quizás hayan sido veinte minutos, quizás una
hora, quizás dos... Por el sendero -¡qué bien se veían desde mi ventana!- cruzaban
unas personas. Probablemente ni pensaban en que yo les miraba, de naturales como
iban. Eran dos hombres, una mujer y un niño; parecían contentos andando por el
sendero. Los hombres tendrían treinta años cada uno; la mujer algo menos; el niño no
pasaría de los seis. Iba descalzo, triscando como las cabras alrededor de las matas,
vestido con una camisolina que le dejaba el vientre al aire. Trotaba unos pasitos
adelante, se paraba, tiraba alguna piedra al pájaro que pasaba... No se parecía en
nada, y sin embargo, ¡cómo me recordaba a mi hermano Mario!
La mujer debía ser la madre, tenía la color morena, como todas, y una alegría en
todo el cuerpo que mismo uno se sentía feliz al mirar para ella. Bien distinta era de mi
madre y sin embargo, ¿por qué sería que tanto me la recordaba?
Usted me perdonará, pero no puedo seguir. Muy poco me falta para llorar... Usted
sabe, tan bien como yo, que un hombre que se precie no debe dejarse acometer por
los lloros como una mujer cualquiera.
Voy a continuar con mi relato; triste es, bien lo sé, pero más triste todavía me
parecen estas filosofías, para las que no está hecho mi corazón: esa máquina que
fabrica la sangre que alguna puñalada ha de verter...
VII
Mis relaciones con Lola siguieron por los derroteros que a usted no se le ocultarán, y
al andar de los tiempos y aún no muy pasados los cinco meses del entierro del
hermano muerto me vi sorprendido -ya ve lo que son las cosas- con la noticia que
menos debiera haberme sorprendido.
Fue el día de san Carlos, en el mes de noviembre. Yo había ido a casa de Lola, como
todos los días desde meses atrás; su madre, como siempre, se levantó y se marchó. A
mi novia la encontré un poco pálida y como rara, después me di cuenta; parecía como
si hubiera llorado, como si la agobiase una pena profunda. La conversación -que nunca
entre los dos había sido demasiado corrida- se espantaba aquel día a nuestra voz,
como los grillos a las pisadas, o como las perdices al canto del caminante; cada intento
que hacía para hablar tropezaba al salirme en la garganta, que se quedaba tan seca
como un muro.
-Pues no hables si no quieres.
-¡Sí, quiero!
-Pues habla. ¿Yo te lo impido?
-¡Pascual!
-¡Qué!
-¿Sabes una cosa?
-No.
-¿Y no te la figuras?
-No.
Ahora me da risa de pensar que tardara tanto tiempo en caer. -¡Pascual!
-¡Qué!
-¡Estoy preñada!
Al principio no me enteré. Me quedé como aplastado, tan ajeno estaba a la
novedad; jamás había pensado que aquello que me decían, que aquello que era tan
natural, pudiera suceder. No sé en qué estaría pensando.
La sangre me calentaba las orejas, que se me pusieron rojas como brasas; los ojos
me escocían como si tuvieran jabón...
Quizás llegaran a pasar lo menos diez minutos de un silencio de muerte. El corazón
se me notaba por las sienes, con sus golpes cortados como los de un reló; tardé algún
tiempo en notarlo.
La respiración de Lola parecía como que pasara por una flauta.
-¿Que estás preñada?
-¡Sí!
Lola se echó a llorar. A mí no se me ocurría nada para consolarla.
-No seas tonta. Unos se mueren..., otros nacen...
Quizás quiera Dios librarme de alguna pena en los infiernos por lo tierno que aquella
tarde me sentí.
-¿Pues qué tiene de particular? También tu madre lo estuvo antes de parirte..., y la
mía también...
Hacía unos esfuerzos inauditos por decir algo. Había notado un cambio en Lola;
parecía como que la hubieran vuelto del revés.
-Es lo que pasa siempre, ya se sabe. ¡No tienes por qué apurarte!
Yo miraba para el vientre de Lola; no se le notaba nada. Estaba hermosa como
pocas veces, con la color perdida y la madeja de pelo revuelta.
Me acerqué hasta ella y la besé en la mejilla; estaba fría como una muerta. Lola se
dejaba besar con una sonrisa en la boca que mismo parecía la sonrisa de una mártir de
los tiempos antiguos.
-¿Estás contenta?
-¡Sí! ¡Muy contenta!
Lola me habló sin sonreír.
-¿Me quieres..., así?
-Sí, Lola..., así.
Era verdad. En aquellos momentos era así como la quería: joven y con hijo en el
vientre; con un hijo mío, a quien -por entonces- me hacía la ilusión de educar y de
hacer de él un hombre de provecho.
-Nos vamos a casar, Lola; hay que arreglar los papeles. Esto no puede quedar así...
-No.
La voz de Lola parecía como un suspiro.
Y le quiero demostrar a tu madre que sé cumplir como un hombre.
-Ya lo sabe...
-¡No lo sabe! Cuando se me ocurrió marcharme era ya noche cerrada.
-Llama a tu madre.
-¿A mi madre?
-Sí.
-¿Para qué?
-Para decírselo.
-Ya lo sabe.
-Lo sabrá... ¡Pero quiero decírselo yo!
Lola se puso de pie -¡qué alta era!- y salió. Al pasar el quicio de la cocina me gustó
más que nunca.
La madre entró al poco rato:
-¿Qué quieres?
-Ya lo ve usted.
-¿Has visto cómo la has dejado?
-Bien la dejé.
-¿Bien?
-Sí. ¡Bien! ¿O es que no tiene edad?
La madre callaba; yo nunca creí verla tan mansa.
-Quería hablarla a usted.
-¿De qué?
-De su hija. Me voy a casar con ella.
-Es lo menos. ¿Estás decidido del todo?
-Sí que lo estoy.
-¿Y lo has pensado bien?
-Sí; muy bien.
-¿En tan poco tiempo?
-Tiempo hubo sobrado.
-Pues espera; la voy a llamar.
La vieja salió y tardó mucho tiempo en venir; estarían forcejeando. Cuando volvió
traía a Lola de la mano.
-Mira; que se quiere casar. ¿Te quieres casar tú?
-Sí.
-Bueno, bueno... Pascual es un buen muchacho, ya sabía yo lo que había de hacer...
Andar, ¡datos un beso!
-Ya nos lo hemos dado.
-Pues daros otro. Andar, que yo os vea.
Me acerqué a la muchacha y la besé; la besé intensamente, con todas mis fuerzas,
muy apretada contra mis hombros, sin importarme para nada la presencia de la
madre. Sin embargo, aquel primer beso con permiso me supo a poco, a mucho menos
que aquellos primeros del cementerio que tan lejanos parecían.
-¿Me puedo quedar?
-Sí, quédate.
-No, Pascual, no te quedes; todavía no te quedes.
-Sí, hija, sí, que se quede. ¿No va a ser tu marido?
Me quedé y pasé la noche con ella.
Al día siguiente, muy de mañana, me acerqué hasta la parroquial; entré en la
sacristía. Allí estaba don Manuel preparándose para decir la misa, esa misa que decía
para don Jesús, para el ama y para dos o tres viejas más. Al verme llegar se quedó
como sorprendido.
-¿Y tú por aquí?
-Pues ya ve usted, don Manuel, a hablar con usted venía.
-¿Muy largo?
-Sí, señor.
-¿Puedes esperar a que diga la misa?
-Sí, señor. Prisa no tengo.
-Pues espérame, entonces.
Don Manuel abrió la puerta de la sacristía y me señaló un banco de la iglesia, un
banco como el de todas las iglesias, de madera sin pintar, duro y frío como la piedra,
pero en los que tan hermosos ratos se pasan algunas veces.
-Siéntate allí. Cuando veas que don Jesús se arrodilla, te arrodillas tú; cuando veas
que don Jesús se levanta, te levantas tú; cuando veas que don Jesús se sienta, te
sientas tú también...
-Sí, señor.
La misa duró, como todas, sobre la media hora, pero aquella media hora se me pasó
en un vuelo.
Cuando acabó, me volví a la sacristía. Allí estaba don Manuel desvistiéndose.
-Tú dirás.
-Pues ya ve usted... Me querría casar.
-Me parece muy bien, hijo, me parece muy bien; para eso ha creado Dios a los
hombres y a las mujeres, para la perpetuación de la especie humana.
-Sí, señor.
-Bien, bien. ¿Y con quién? ¿Con la Lola?
-Sí, señor.
-¿Y lo llevas pensando mucho tiempo?
-No, señor; ayer...
-¿Ayer, nada más?
-Nada más. Ayer me dijo ella lo que había.
-¿Había algo?
-Sí.
-¿Embarazada?
-Sí, señor. Embarazada.
-Pues sí, hijo; lo mejor es que os caséis. Dios os lo perdonará todo y, ante la vista
de los hombres, incluso, ganáis en consideración. Un hijo habido fuera del matrimonio
es un pecado y un baldón. Un hijo nacido de padres cristianamente casados es una
bendición de Dios. Yo te arreglaré los papeles. ¿Sois primos?
-No, señor.
-Mejor. Vuelve dentro de quince días por aquí; yo te lo tendré ya todo preparado.
-Sí, señor.
-¿A dónde vas ahora?
-Pues ya ve usted. ¡A trabajar!
-¿Y no te querrías confesar antes?
-Sí... Me confesé, y me quedé suave y aplanado como si me hubieran dado un baño
de agua caliente.
VIII
Al cabo de poco más de un mes, el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe,
que aquel año cuadró en miércoles, y después de haber cumplido con todos los
requisitos de la ley de la Iglesia, Lola y yo nos casamos.
Yo andaba preocupado y como pensativo, como temeroso del paso que iba a dar
-¡casarse es una cosa muy seria, qué caramba!- y momentos de flaqueza y
desfallecimiento tuve, en los que le aseguro que no me faltó nada para volverme atrás
y mandarlo todo a tomar vientos, cosa que si no llegué a hacer fue por pensar que
como la campanada iba a ser muy gorda y, en realidad, no me había de quitar más
miedo, lo mejor sería estarme quieto y dejar que los acontecimientos salieran por
donde quisieran: los corderos quizás piensen lo mismo al verse llevados al
degolladero... De mí puedo decir que lo que se avecinaba momento hubo en que pensé
que me había de hacer loquear. No sé si sería el olfato que me avisaba de la desgracia
que me esperaba. Lo peor es que ese mismo olfato no me aseguraba mayor dicha si es
que quedaba soltero.
Como en la boda me gasté los ahorrillos que tenía -que una cosa fuera casarse a
contrapelo de la voluntad y otra el tratar de quedar como me correspondía-, nos
resultó, si no lucida, sí al menos tan rumbosa, en lo que cabe, como la de cualquiera.
En la iglesia mandé colocar unas amapolas y unas matas de romero florecido, y el
aspecto de ella era agradable y acogedor quizás por eso de no sentir tan frío al pino de
los bancos y a las losas del suelo. Ella iba de negro, con un bien ajustado traje de lino
del mejor, con un velo todo de encaje que le regaló la madrina, con unas varas de
azahar en la mano y tan gallarda y tan poseída de su papel, que mismamente parecía
una reina; yo iba con un vistoso traje azul con raya roja que me llegué hasta Badajoz
para comprar, con una visera de raso negro que aquel día estrené, con pañuelo de
seda y con leontina. ¡Hacíamos una hermosa pareja, se lo aseguro, con nuestra
juventud y nuestro empaque! ¡Ay, tiempos aquellos en que aún quedaban instantes en
que uno parecía como sospechar la felicidad, y qué lejanos me parecéis ahora!
Nos apadrinaron el señorito Sebastián, el de don Raimundo el boticario, y la señora
Aurora, la hermana de don Manuel, el cura que nos echó la bendición y un sermoncete
al acabar, que duró así como tres veces la ceremonia, y que si aguanté no por otra
cosa fuera -¡bien lo sabe Dios!- que por creerlo de obligación; tan aburrido me llegó a
tener. Nos habló otra vez de la perpetuación de la especie, nos habló también del Papa
León XIII, nos dijo no sé qué de san Pablo y los esclavos... ¡A fe que el hombre se
traía bien preparado el discurso!
Cuando acabó la función de iglesia -cosa que nunca creí que llegara a suceder- nos
llegamos todos, y como en comisión, hasta mi casa, donde, sin grandes comodidades,
pero con la mejor voluntad del mundo, habíamos preparado de comer y de beber hasta
hartarse para todos los que fueron y para el doble que hubieran ido. Para las mujeres
había chocolate con tejeringos, y tortas de almendra, y bizcochada, y pan de higo, y
para los hombres había manzanilla y tapitas de chorizo, de morcón, de aceitunas, de
sardinas en lata... Sé que hubo en el pueblo quien me criticó por no haber dado de
comer; allá ellos. Lo que sí le puedo asegurar es que no más duros me hubiera costado
el darles gusto, lo que, sin embargo, preferí no hacer, porque me resultaba demasiado
atado para las ganas que tenía de irme con mi mujer. La conciencia tranquila la tengo
de haber cumplido -y bien- y eso me basta; en cuanto a las murmuraciones... ¡más
vale ni hacerles caso!
Después de haber hecho el honor a los huéspedes, y en cuanto que tuve ocasión
para ello, cogí a mi mujer, la senté a la grupa de la yegua, que enjaecé con los arreos
del señor Vicente, que para eso me los había prestado, y pasito a pasito, y como
temeroso de verla darse contra el suelo, cogí la carretera y me acerqué hasta Mérida,
donde hubimos de pasar tres días, quizás los tres días más felices de mi vida. Por el
camino hicimos alto tal vez hasta media docena de veces, por ver de refrescarnos un
poco, y ahora me acuerdo con extrañeza y mucho me da que vacilar el pararme a
pensar en aquel rapto que nos diera a los dos de liarnos a cosechar margaritas para
ponérnoslas, uno al otro, en la cabeza. A los recién casados parece como si les volviera
de repente todo el candor de la infancia.
Cuando entrábamos, con un trotillo acompasado y regular, en la ciudad, por el
puente romano, tuvimos la negra sombra de que a la yegua le diera por espantarse
-quién sabe si a la vista del río y a una pobre vieja que por allí pasaba tal manotada le
dio que la dejó medio descalabrada y en un tris de irse al Guadiana de cabeza. Yo
descabalgué rápido por socorrerla, que no fuera de bien nacidos pasar de largo, pero
como la vieja me dio la sensación de que lo único que tenía era mucho resabio, la di un
real -porque no dijese- y dos palmaditas en los hombros y me marché a reunirme con
la Lola. Ésta se reía y su risa, créame usted, me hizo mucho daño; no sé si sería un
presentimiento, algo así como una corazonada de lo que habría de ocurrirle. No está
bien reírse de la desgracia del prójimo, se lo dice un hombre que fue muy desgraciado
a lo largo de su vida; Dios castiga sin palo y sin piedra y, ya se sabe, quien a hierro
mata... Por otra parte, y aunque no fuera por eso, nunca está de más el ser
humanitario.
Nos alojamos en la posada del Mirlo, en un cuarto grande que había al entrar, a la
derecha, y los dos primeros días, amartelados como andábamos, no hubimos de pisar
la calle ni una sola vez. En el cuarto se estaba bien; era amplio, de techos altos,
sostenidos por sólidas traviesas de castaño, de limpio pavimento de baldosa, y con un
mobiliario cómodo y numeroso que daba verdadero gusto usar. El recuerdo de aquella
alcoba me acompañó a lo largo de toda mi vida como un amigo fiel; la cama era la
cama más señora que pude ver en mis días, con su cabecera toda de nogal labrado,
con sus cuatro colchones de lana lavada... ¡Qué bien se descansaba en ella! ¡Parecía
mismamente la cama de un rey! Había también una cómoda, alta y ventruda como una
matrona, con sus cuatro hondos cajones con tiradores dorados, y un armario que
llegaba hasta el techo, con una amplia luna de espejo del mejor, con dos esbeltos
candelabros -de la misma madera- uno a cada lado para alumbrar bien la figura. Hasta
el aguamanil -que siempre suele ser lo peor- era vistoso en aquella habitación; sus
curvadas y livianas patas de bambú y su aljofaina de loza blanca, que tenía unos
pajarillos pintados en el borde, le daban una gracia que lo hacía simpático. En las
paredes había un cromo, grande y en cuatro colores, sobre la cama, representando un
Cristo en el martirio; una pandereta con un dibujo en colores de la Giralda de Sevilla,
con su madroñera encarnada y amarilla; dos pares de castañuelas a ambos lados, y
una pintura del Circo Romano, que yo reputé siempre como de mucho mérito, dado el
gran parecido que le encontraba. Había también un reló sobre la cómoda, con una
pequeña esfera figurando la bola del mundo y sostenida con los hombros por un
hombre desnudo, y dos jarrones de Talavera, con sus dibujos en azul, algo viejos ya,
pero conservando todavía ése brillar que tan agradables los hace. Las sillas, que eran
seis, dos de ellas con brazos, eran altas de respaldo con un mullido peluche colorado
por culera (con perdón), recias de patas y tan cómodas que mucho hube de echarlas
de menos al volver para la casa, y no digamos ahora al estar aquí metido. ¡Aún me
acuerdo de ellas, a pesar de los años pasados!
Mi mujer y yo nos pasábamos las horas disfrutando de la comodidad que se nos
brindaba y, como ya le dije, en un principio, para nada salíamos a la calle. ¿Qué nos
interesaba a nosotros lo que en ella ocurría si allí dentro teníamos lo que en todo el
resto de la ciudad no nos podían ofrecer?
Mala cosa es la desgracia, créame. La felicidad de aquellos dos días llegaba ya a
extrañarme por lo completa que parecía.
Al tercer día, el sábado, se conoce que señalados por los familiares de la
atropellada, nos fuimos a encontrar de manos a bruces con la pareja. Una turbamulta
de chiquillos se agolpó a la puerta al saber que por allí andaba la guardia civil, y nos
dio una cencerrada que hubimos de tener un mes entero clavada en los oídos. ¿Qué
maligna crueldad despertará en los niños el olor de los presos?; nos miran como bichos
raros con los ojos todos encendidos, con una sonrisilla viciosa por la boca, como miran
a la oveja que apuñalan en el matadero -esa oveja en cuya sangre caliente mojan las
alpargatas-, o al perro que dejó quebrado el carro que pasó -ese perro que tocan con
la varita por ver si está vivo todavía-, o a los cinco gatitos recién nacidos que se
ahogan en el pilón, esos cinco gatitos a los que apedrean, esos cinco gatitos a los que
sacan de vez en cuando por jugar, por prolongarles un poco la vida -¡tan mal los
quieren!-, por evitar que dejen de sufrir demasiado pronto... En un principio me
atosigó bastante la llegada de los civiles, y aunque hacía esfuerzos por aparentar
serenidad, mucho me temo que mi turbación no permitiera mostrarla. Con la guardia
civil venía un mozo de unos veinticinco años, nieto de la vieja, espigado y presumido
como a esa edad corresponde, y esa fue mi providencia, porque como con los
hombres, ya lo sabe usted, no hay mejor cosa que usar de la palabra y hacer sonar la
bolsa, en cuanto le llamé galán y le metí seis pesetas en la mano se marchó más veloz
que una centella y más alegre que unas castañuelas, y pidiéndole a Dios -por seguro lo
tengo- ver en su vida muchas veces a la abuela entre las patas de los caballos. La
guardia civil, quién sabe si por eso de que la parte ofendida tan presto entrara en
razón, se atusó los mostachos, carraspeó, me habló del peligro de la espuela pronta
pero, lo que es más principal, se marchó sin incordiarme más.
Lola estaba como transida por el temor que le produjera la visita, pero como en
realidad no era mujer cobarde, aunque sí asustadiza, se repuso del sofocón no más
pasados los primeros momentos, la volvió la color a las mejillas, el brillo a la mirada y
la sonrisa a los labios, para quedar en seguida tan guapota y bien plantada como
siempre.
En aquel momento -bien me acuerdo- fue cuando la noté por vez primera algo raro
en el vientre y un tósigo de verla así me entró en el corazón, que vino -en el mismo
medio del apuro- a tranquilizar mi conciencia, que preocupadillo me tenía ya por
entonces con eso de no sentirla latir ante la idea del primer hijo. Era muy poco lo que
se la notaba, y bien posible hubiera sido que, de no saberlo, jamás me hubiera
percatado de ello.
Compramos en Mérida algunas chucherías para la casa, pero como el dinero que
llevábamos no era mucho, y además había sido mermado con las seis pesetas que le di
al nieto de la atropellada, decidí retornar al pueblo por no parecerme cosa de hombres
prudentes el agotar el monedero hasta el último ochavo. Volví a ensillar la yegua, a
enjaezarla con la sobremontura y las riendas de feria del señor Vicente y a enrollarme
la manta en el arzón, para con ella -y con mi mujer a la grupa como a la ida- volverme
para Torremejía. Como mi casa estaba, como usted sabe, en el camino de
Almendralejo, y como nosotros de donde veníamos era de Mérida, hubimos de cruzar,
para arrimarnos a ella, la línea entera de casas, de forma que todos los vecinos, por
ser ya la caída de la tarde, pudieron vernos llegar -tan marciales- y mostrarnos su
cariño, que por entonces lo habla, con el buen recibir que nos hicieron. Yo me apeé,
volteándome por la cabeza para no herir a Lola de una patada, requerido por mis
compañeros de soltería y de labranza, y con ellos me fui, casi llevado en volandas,
hasta la taberna de Martinete el Gallo, adonde entramos en avalancha y cantando, y
en donde el dueño me dio un abrazo contra su vientre, que a poco me marea entre las
fuerzas que hizo y el olor a vino blanco que despedía. A Lola la besé en la mejilla y la
mandé para casa a saludar a las amigas y a esperarme, y allá se marchó, jineta sobre
la hermosa yegua, espigada y orgullosa como una infanta, y bien ajena a que el animal
había de ser la causa del primer disgusto.
En la taberna, como había una guitarra, mucho vino y suficiente buen humor,
estábamos todos como radiantes y alborozados, dedicados a lo nuestro y tan ajenos al
mundo que, entre el cantar y el beber, se nos iban pasando los tiempos como sin
sentirlos. Zacarías, el del señor Julián, se arrancó por seguidillas. ¡Daba gusto oírlo con
su voz tan suave como la de un jilguero! Cuando él cantaba, los demás -mientras
anduvimos serenos- nos callábamos a escuchar como embobados, pero cuando
tuvimos más arranque, por el vino y la conversación, nos liamos a cantar en rueda y,
aunque nuestras voces no eran demasiado templadas, como llegaron a decirse cosas
divertidas, todo se nos era perdonado.
Es una pena que las alegrías de los hombres nunca se sepa dónde nos han de llevar,
porque de saberlo no hay duda que algún disgusto que otros nos habríamos de
ahorrar; lo digo porque la velada en casa del Gallo acabó como el rosario de la aurora
por eso de no sabernos ninguno parar a tiempo. La cosa fue bien sencilla, tan sencilla
como siempre resultan ser las cosas que más vienen a complicarnos la vida.
El pez muere por la boca, dicen, y dicen también que quien mucho habla mucho
yerra, y que en boca cerrada no entran moscas, y a fe que algo de cierto para mí
tengo que debe de haber en todo ello, porque si Zacarías se hubiera estado callado
como Dios manda y no se hubiese metido en camisas de once varas, entonces se
hubiera ahorrado un disgustillo y ahora el servir para anunciar la lluvia a los vecinos
con sus tres cicatrices. El vino no es buen consejero.
Zacarías, en medio de la juerga, y por hacerse el chistoso, nos contó no sé qué
sucedido, o discurrido, de un palomo ladrón, que yo me atrevería a haber jurado en el
momento -y a seguir jurando aún ahora mismo- que lo habla dicho pensando en ml;
nunca fui susceptible, bien es verdad, pero cosas tan directas hay -o tan directas uno
se las cree- que no hay forma ni de no darse por aludido ni de mantenerse uno en sus
casillas y no saltar.
Yo le llamé la atención.
-¡Pues no le veo la gracia, la verdad!
-Pues todos se la han visto, Pascual.
-Así será, no lo niego; pero lo que digo es que no me parece de bien nacidos el
hacer reír a los más metiéndose con los menos.
-No te piques, Pascual; ya sabes, el que se pica...
-Y que tampoco me parece de hombres el salir con bromas a los insultos.
-No lo dirás por mí...
-No; lo digo por el gobernador.
-Poco hombre me pareces tú para lo mucho que amenazas. -Y que cumplo.
-¿Que cumples?
-¡Sí!
Yo me puse de pie.
-¿Quieres que salgamos al campo?
-¡No hace falta!
-¡Muy bravo te sientes!
Los amigos se echaron a un lado, que nunca fuera cosa de hombres meterse a
evitar las puñaladas.
Yo abrí la navaja con parsimonia; en esos momentos una precipitación, un fallo,
puede sernos de unas consecuencias funestas. Se hubiera podido oír el vuelo de una
mosca, tal era el silencio.
Me fui hacia él y, antes de darle tiempo a ponerse en facha, le arreé tres navajazos
que lo dejé como temblando. Cuando se lo llevaban, camino de la botica de don
Raimundo, le iba manando la sangre como de un manantial...
IX
Yo tiré para casa acompañado de tres o cuatro de los íntimos, algo fastidiado por lo
que acababa de ocurrir.
-También fue mala pata..., a los tres días de casado.
Íbamos callados, con la cabeza gacha, como pesarosos.
-Él se lo buscó; la conciencia bien tranquila la tengo. ¡Si no hubiera hablado!
-No le des más vueltas, Pascual.
-¡Hombre, es que lo siento, ya ves! ¡Después de que todo pasó!
Era ya la madrugada y los gallos cantores lanzaban a los aires su pregón.
El campo olía a jaras y a tomillo.
-¿Dónde le di?
-En un hombro.
-¿Muchas?
-Tres.
-¿Sale?
-¡Hombre, sí! ¡Yo creo que saldrá!
-Más vale.
Nunca me pareció mi casa tan lejos como aquella noche.
-Hace frío...
-No sé, yo no tengo.
-¡Será el cuerpo!
-Puede...
Pasábamos por el cementerio.
-¡Qué mal se debe estar ahí dentro!
-¡Hombre! ¿Por qué dices eso? ¡Qué pensamientos más raros se te ocurren!
-¡Ya ves!
El ciprés parecía un fantasma alto y seco, un centinela de los muertos.
-Feo está el ciprés...
-Feo.
En el ciprés una lechuza, un pájaro de mal agüero, dejaba oír su silbo misterioso.
-Mal pájaro ese.
-Malo...
-Y que todas las noches está ahí.
-Todas...
-Parece como si gustase de acompañar a los muertos.
-Parece...
-¿Qué tienes?
-¡Nada! ¡No tengo nada! Ya ves, manías...
Miré para Domingo; estaba pálido como un agonizante.
-¿Estás enfermo?
-No...
-¿Tienes miedo?
-¿Miedo yo? ¿De quién he de tener miedo?
-De nadie, hombre, de nadie; era por decir algo.
El señorito Sebastián intervino:
-Venga, callaros; a ver si ahora la vais a emprender vosotros.
-No...
-¿Falta mucho, Pascual?
-Poco; ¿por qué?
-Por nada...
La casa parecía como si la cogieran con una mano misteriosa y se la fuesen llevando
cada vez más lejos.
-¿Nos pasaremos?
-¡Hombre, no! Alguna luz ya habrá encendida.
Volvimos a callarnos. Ya poco podía faltar.
-¿Es aquello?
-Sí.
-¿Y por qué no lo decías?
-¿Para qué? ¿No lo sabías?
A mí me extrañó el silencio que había en mi casa. Las mujeres estarían aún allí
según la costumbre, y las mujeres ya sabe usted lo mucho que alzan la voz para
hablar.
-Parece que duermen.
-¡No creo! ¡Ahí tienen una luz!
Nos acercamos a la casa; efectivamente, había una luz.
La señora Engracia estaba a la puerta; hablaba con la s, como la lechuza del ciprés;
a lo mejor tenía hasta la misma cara.
-¿Y usted por aquí?
-Pues ya ves, hijo, esperándote estaba.
-¿Esperándome?
-Sí.
El misterio que usaba conmigo la señora Engracia no me podía agradar.
-¡Déjeme pasar!
-¡No pases!
-¿Por qué?
-¡Porque no!
-¡Ésta es mi casa!
-Ya lo sé, hijo; por muchos años... Pero no puedes pasar.
-¿Pero por qué no puedo pasar?
-Porque no puede ser, hijo. ¡Tu mujer está mala!
-¿Mala? -Sí.
-¿Qué le pasa?
-Nada; que abortó.
-Sí; la descabalgó la yegua...
La rabia que llevaba dentro no me dejó ver claro; tan obcecado estaba que ni me
percaté de lo que oía.
-¿Dónde está la yegua?
-En la cuadra.
La puerta de la cuadra que daba al corral era baja de quicio. Me agaché para entrar;
no se veía nada.
-¡To, yegua!
La yegua se arrimó contra el pesebre; yo abrí la navaja con cuidado; en esos
momentos, el poner un pie en falso puede sernos de unas consecuencias funestas.
-¡To, yegua! Volvió a cantar el gallo en la mañana.
-¡To, yegua!
La yegua se movía hacia el rincón. Me arrimé; llegué hasta poder darle una palmada
en las ancas. El animal estaba despierto, como impaciente.
-¡To, yegua!
Fue cosa de un momento. Me eché sobre ella y la clavé; la clavé lo menos veinte
veces...
Tenía la piel dura; mucho más dura que la de Zacarías... Cuando de allí salí saqué el
brazo dolido; la sangre me llegaba hasta el codo. El animalito no dijo ni pío; se
limitaba a respirar más hondo y más de prisa, como cuando la echaban al macho.
X
Por seguro se lo digo que -aunque después, al enfriarme, pensara lo contrario- en
aquel momento no otra cosa me pasó por el magín que la idea de que el aborto de Lola
pudiera habérsele ocurrido tenerlo de soltera. ¡Cuánta bilis y cuánto resquemor y
veneno me hubiera ahorrado!
A consecuencia de aquel desgraciado accidente me quedé como anonadado y
hundido en las más negras imaginaciones y hasta que reaccioné hubieron de pasar no
menos de doce largos meses en los cuales, como evadido del espíritu, andaba por el
pueblo. Al año, o poco menos, de haberse malogrado lo que hubiera de venir, quedó
Lola de nuevo encinta y pude ver con alegría que idénticas ansias y los mismos
desasosiegos que la vez primera me acometían: el tiempo pasaba demasiado despacio
para lo de prisa que quisiera yo verlo pasar, y un humor endiablado me acompañaba
como una sombra dondequiera que fuese.
Me torné huraño y montaraz, aprensivo y hosco, y como ni mi mujer ni mi madre
entendieran gran cosa de caracteres, estábamos todos en un constante vilo por ver
dónde saltaba la bronca. Era una tensión que nos destrozaba, pero que parecía como si
la cultivásemos gozosos; todo nos parecía alusivo, todo malintencionado, todo de
segunda intención. ¡Fueron unos meses de un agobio como no puede usted ni
figurarse!
La idea de que mi mujer pudiera volver a abortar era algo que me sacaba de quicio;
los amigos me notaban extraño, y la Chispa -que por entonces viva andaba aúnparecía
que me miraba menos cariñosa.
Yo la hablaba, como siempre.
-¿Qué tienes?
Y ella me miraba como suplicante, moviendo el rabillo muy de prisa, casi gimiendo y
poniéndome unos ojos que destrozaban el corazón. A ella también se le habían
ahogado las crías en el vientre. En su inocencia, ¡quién sabe si no conocería la mucha
pena que su desgracia me produjera!, eran tres los perrillos que vivos no llegaron a
nacer; los tres igualitos, los tres pegajosos como la almíbar, los tres grises y medio
sarnosos como ratas. Abrió un hoyo entre los cantuesos y allí los metió. Cuando al salir
al monte detrás de los conejos parábamos un rato por templar el aliento, ella, con ese
aire doliente de las hembras sin hijos, se acercaba hasta el hoyo por olerlo.
Cuando, entrado ya el octavo mes, la cosa marchaba como sobre carriles; cuando,
gracias a los consejos de la señora Engracia, el embarazo de mi mujer iba camino de
convertirse en un modelo de embarazo y cuando, por el mucho tiempo pasado y por el
poco que faltaba ya por pasar, todo podía hacer suponer que lo prudente sería alejar el
cuidado, tales ansias me entraban, y tales prisas, que por seguro tuve desde entonces
el no loquear en la vida si de aquel berenjenal salía con razón.
Hacia los días señalados por la señora Engracia, y como si la Lola fuera un reló, de
precisa como andaba, vino al mundo, y con una sencillez y una felicidad que a mí ya
me tenían extrañado, mi nuevo hijo, mejor dicho, mi primer hijo, a quien en la pila del
bautismo pusimos por nombre Pascual, como su padre, un servidor. Yo hubiera
querido ponerle Eduardo, por haber nacido en el día del santo y ser la costumbre de la
tierra; pero mi mujer, que por entonces andaba cariñosa corno nunca, insistió en
ponerle el nombre que yo llevaba, cosa para la que poco tiempo gastó en
convencerme, dada la mucha ilusión que me hacía. Mentira me parece, pero por bien
cierto le aseguro que lo tengo, el que por entonces la misma ilusión que a un
muchacho con botas nuevas me hicieron los accesos de cariño de ¡ni mujer; se los
agradecía de todo corazón, se lo juro.
Ella, como era de natural recio y vigoroso, a los dos días del parto estaba tan nueva
como si nada hubiera pasado. La figura que formaba, toda desmelenada dándole de
mamar a la criatura, fue una de las cosas que más me impresionaron en la vida;
aquello sólo me compensaba con creces los muchos cientos de malos ratos pasados.
Yo me pasaba largas horas sentado a los pies de la cama. Lola me decía, muy bajo,
como ruborizada:
-Ya te he dado uno...
-Sí.
-Y bien hermoso...
-Gracias a Dios.
Ahora hay que tener cuidado con él.
-Sí, ahora es cuando hay que tener cuidado.
-De los cerdos...
El recuerdo de mi pobre hermano Mario me asaltaba; si yo tuviera un hijo con la
desgracia de Mario, lo ahogaría para privarle de sufrir.
-Sí; de los cerdos...
-Y de las fiebres también.
-Sí.
-Y de las insolaciones...
-Sí; también de las insolaciones...
El pensar que aquel tierno pedazo de carne que era mi hijo, a tales peligros había de
estar sujeto, me ponía las carnes de gallina.
-Le pondremos vacuna.
-Cuando sea mayorcito...
-Y lo llevaremos siempre calzado, porque no se corte los pies.
-Y cuando tenga siete añitos lo mandaremos a la escuela...
-Y yo le enseñaré a cazar...
Lola se reía, ¡era feliz! Yo también me sentía feliz, ¿por qué no decirlo?, viéndola a
ella, hermosa como pocas, con un hijo en el brazo como una santa María.
-¡Haremos de él un hombre de provecho!
¡Qué ajenos estábamos los dos a que Dios -que todo lo dispone para la buena
marcha de los universos- nos lo había de quitar! Nuestra ilusión, todo nuestro bien,
nuestra fortuna entera, que era nuestro hijo, habíamos de acabar perdiéndolo aun
antes de poder probar a encarrilarlo. ¡Misterios de los afectos, que se tíos van cuando
más falta nos hacen!
Sin encontrar una causa que lo justificase, aquel gozar en la contemplación del niño
me daba muy mala espina. Siempre tuve muy buen ojo para la desgracia -no sé si
para mi bien o si para mi mal- y aquel presentimiento, como todos, fue a confirmarse
al rodar de los meses como para seguir redondeando mi desdicha, esa desdicha que
nunca parecía acabar de redondearse.
Mi mujer seguía hablándome del hijo.
-Bien se nos cría..., parece un rollito de manteca.
Y aquel hablar y más hablar de la criatura hacía que poco a poco se me fuera
volviendo odiosa; nos iba a abandonar, a dejar hundidos en la desesperanza más ruin,
a deshabitarnos como esos cortijos arruinados de los que se apoderan las zarzas y las
ortigas, los sapos y los lagartos, y yo lo sabía, estaba seguro de ello, sugestionado de
su fatalidad, cierto de que más tarde o más temprano tenía que suceder, y esa certeza
de no poder oponerme a lo que el instinto me decía, me ponía los genios en una
tensión que me los forzaba.
Yo algunas veces me quedaba mirando como un inocente para Pascualillo, y los ojos
a los pocos minutos se me ponían arrasados por las lágrimas; le hablaba.
-Pascual, hijo...
Y él me miraba con sus redondos ojos y me sonreía. Mi mujer volvía a intervenir.
-Pascual, bien se nos cría el niño. -Bien, Lola. ¡Ojalá siga así!
-¿Por qué lo dices?
-Ya ves. ¡Las criaturas son tan delicadas! -¡Hombre, no seas mal pensado!
-No; mal pensado, no... ¡Hemos de tener mucho cuidado! -Mucho.
-Y evitar que se nos resfríe.
-Sí... ¡Podría ser su muerte!
-Los niños mueren de resfriado...
-¡Algún mal aire!
La conversación iba muriendo poco a poco, como los pájaros o como las flores, con
la misma dulzura y lentitud con las que, poco a poco también, mueren los niños, los
niños atravesados por algún mal aire traidor...
-Estoy como espantada, Pascual.
-¿De qué?
-¡Mira que si se nos va! -¡Mujer!
-¡Son tan tiernas las criaturas a esta edad!
-Nuestro hijo bien hermoso está, con sus carnes rosadas y su risa siempre en la
boca.
-Cierto es, Pascual. ¡Soy tonta!
Y se reía, toda nerviosa, abrazando al hijo contra su pecho.
-¡Oye!
-¡Qué!
-¿De qué murió el hijo de la Carmen?
-¿Y a ti que más te da?
-¡Hombre! Por saber...
-Dicen que murió de moquillo.
-¿Por algún mal aire?
-Parece.
-¡Pobre Carmen, con lo contenta que andaba con el hijo! La misma carita de cielo
del padre -decía-, ¿te acuerdas?
- Sí, me acuerdo.
-Contra más ilusión se hace una, parece como si más apuro hubiese por hacérnoslo
perder...
-Sí.
-Debería saberse cuánto había de durarnos cada hijo, que lo llevasen escrito en la
frente...
-¡Calla!
-¿Por qué?
-¡No puedo oírte!
Un golpe de azada en la cabeza no me hubiera dejado en aquel momento más
aplanado que las palabras de Lola.
-¿Has oído?
-¡Qué!
-La ventana.
-¿La ventana?
-Sí; chirría como si quisiera atravesarla algún aire...
El chirriar de la ventana, mecida por el aire, se fue a confundir con una queja.
-¿Duerme el niño?
-Sí.
-Parece como que sueña.
-No lo oigo.
-Y que se lamenta como si tuviera algún mal...
-¡Aprensiones!
-¡Dios te oiga! Me dejaría sacar los ojos...
En la alcoba, el quejido del niño semejaba el llanto de las encinas pasadas por el
viento.
-¡Se queja!
Lola se fue a ver qué le pasaba; yo me quedé en la cocina fumando un pitillo, ese
pitillo que siempre me cogen fumando los momentos de apuro.
Pocos días duró. Cuando lo devolvimos a la tierra, once meses tenía; once meses de
vida y de cuidados a los que algún mal aire traidor echó por el suelo...
XI
¡Quién sabe si no sería Dios que me castigaba por lo mucho que había pecado y por
lo mucho que había de pecar todavía! ¡Quién sabe si no sería que estaba escrito en la
divina memoria que la desgracia había de ser mi único camino, la única senda por la
que mis tristes días habían de discurrir!
A la desgracia no se acostumbra uno, créame, porque siempre nos hacemos la
ilusión de que la que estamos soportando la última ha de ser, aunque después, al
pasar de los tiempos, nos vayamos empezando a convencer -¡y con cuánta tristeza!-
que lo peor aún está por pasar...
Se me ocurren estos pensamientos porque si cuando el aborto de Lola y las
cuchilladas de Zacarías creí desfallecer de la nostalgia, no por otra cosa era -¡bien es
cierto!- sino porque aún no sospechaba en lo que había de parar.
Tres mujeres hubieron de rodearme cuando Pascualillo nos abandonó; tres mujeres
a las que por algún vínculo estaba unido, aunque a veces me encontrase tan extraño a
ellas como al primer desconocido que pasase, tan desligado de ellas como del resto del
mundo, y de esas tres mujeres, ninguna, créame usted, ninguna, supo con su cariño o
con sus modales hacerme más llevadera la pena de la muerte del hijo; al contrario,
parecía como si se hubiesen puesto de acuerdo para amargarme la vida. Esas tres
mujeres eran mi mujer, mi madre y mi hermana.
¡Quién lo hubiera de decir, con las esperanzas que en su compañía llegué a tener
puestas!
Las mujeres son como los grajos, de ingratas y malignas.
Siempre estaban diciendo:
-¡El angelito que un mal aire se llevó!
-¡Para los limbos por librarlo de nosotros!
-¡La criatura que era mismamente un sol!
-¡Y la agonía!
-¡Que ahogadito en los brazos lo hube de tener!
Parecía una letanía, agobiadora y lenta como las noche de vino, despaciosa y
cargante como las andaduras de los asnos.
Y así un día, y otro día, y una semana, y otra... ¡Aquello era horrible, era un castigo
de los cielos, a buen seguro, una maldición de Dios!
Y yo me contenía.
Es el cariño -pensaba- que las hace ser crueles sin querer.» Y trataba de no oír, de
no hacer caso, de verlas accionar sin tenerlas más en cuenta que si fueran fantoches,
de no poner cuidado en sus palabras... Dejaba que la pena muriese con el tiempo,
como las rosas cortadas, guardando mi silencio como una joya por intentar sufrir lo
menos que pudiera. ¡Vanas ilusiones que no habían de servirme para otra cosa que
para hacerme extrañar más cada día la dicha de los que nacen para la senda fácil, y
cómo Dios permitía que tomarais cuerpo en mi imaginación!
Temía la puesta del sol como al fuego o como a la rabia; el encender el candil de la
cocina, a eso de las siete de la tarde, era lo que más me dolía hacer en toda la
jornada. Todas las sombras me recordaban al hijo muerto, todas las subidas y bajadas
de la llama, todos los ruidos de la noche, esos ruidos de la noche que casi no se oyen,
pero que suenan en nuestros oídos como los golpes del hierro contra el yunque.
Allí estaban, enlutadas como cuervos, las tres mujeres, calladas como muertos,
hurañas, serias como carabineros. Algunas veces yo les hablaba por tratar de romper
el hielo.
-Duro está el tiempo.
-Sí...
Y volvíamos todos al silencio.
Yo insistía.
-Parece que el señor Gregorio ya no vende la mula. ¡Para algo la necesitará!
-Sí...
-¿Habéis estado en el río?
-No...
-¿Y en el cementerio?
-Tampoco...
No había manera de sacarlas de ahí. La paciencia que con ellas usaba, ni la había
usado jamás, ni jamás volviera a usarla con nadie. Hacía como si no me diese cuenta
de lo raras que estaban, para no precipitar el escándalo que sin embargo había de
venir, fatal como las enfermedades y los incendios, como los amaneceres y como la
muerte, porque nadie era capaz de impedirlo.
Las más grandes tragedias de los hombres parecen llegar como sin pensarlas, con
su paso, de lobo cauteloso, a asestarnos su aguijonazo repentino y taimado como el de
los alacranes.
Las podría pintar como si ante mis ojos todavía estuvieran, con su sonrisa amarga y
ruin de hembras enfriadas, con su mirar perdido muchas leguas a través de los muros.
Pasaban cruelmente los instantes; las palabras sonaban a voz de aparecido...
-Ya es la noche cerrada.
-Ya lo vemos...
La lechuza estaría sobre el ciprés.
-Fue como ésta, la noche...
-Sí.
-Era ya algo más tarde...
-Sí.
-El mal aire traidor andaba aún por el campo...
-Perdido en los olivos...
-Sí.
El silencio con su larga campana volvió a llenar el cuarto.
-¿Dónde andará aquel aire?
-¡Aquel mal aire traidor!
Lola tardó algún tiempo en contestar.
-No sé...
-¡Habrá llegado al mar!
Atravesando criaturas...
Una leona atacada no tuviera aquel gesto que puso mi mujer. -¡Para que una se raje
como una granada! ¡Parir para que el aire se lleve lo parido, mal castigo te espere!
-¡Si la vena de agua que mana gota a gota sobre el charco pudiera haber ahogado
aquel mal aire!
XII
¡Estoy hasta los huesos de tu cuerpo!
-¡De tu carne de hombre que no aguanta los tiempos!
-¡Ni aguanta el sol de estío!
-¡Ni los fríos de diciembre!
-¡Para esto crié yo mis pechos, duros como el pedernal!
-¡Para esto crié yo mi boca, fresca como la pavía!
-¡Para esto te di yo dos hijos, que ni el andar de la caballería ni el mal aire en la
noche supieron aguantar!
Estaba como loca, como poseída por todos los demonios, alborotada y fiera como un
gato montés... Yo aguantaba callado la gran verdad.
-¡Eres como tu hermano!
...la puñalada a traición que mi mujer gozaba en asestarme...
Para nada nos vale el apretar el paso al vernos sorprendidos en el medio de la
llanura por la tormenta. Nos mojamos lo mismo y nos fatigamos mucho más. Las
centellas nos azaran, el ruido de los truenos nos destempla y nuestra sangre, como
incomodada, nos golpea las sienes y la garganta.
-¡Ay, si tu padre Esteban viera tu poco arranque!
-¡Tu sangre que se vierte en la tierra al tocarla!
-¡Esa mujer que tienes!
¿Había de seguir? Muchas veces brilló el sol para todos; pero su luz, que ciega a los
albinos, no les llega a los negros para pestañear. -¡No siga!
Mi madre no podía reprochar mi dolor, el dolor que en mi pecho dejara el hijo
muerto, la criatura que en sus once meses fue talmente un lucero.
Se lo dije bien claro; todo lo claro que se puede hablar. -El fuego ha de quemarnos
a los dos, madre.
-¿Qué fuego?
-Ese fuego con el que usted está jugando... Mi madre puso un gesto como extraño.
-¿Qué es lo que quieres ver?
-Que tenemos los hombres un corazón muy recio. -Que para nada os sirve...
-¡Nos sirve para todo!
No entendía; mi madre no entendía. Me miraba, me hablaba... ¡Ay, si no me mirara!
-¿Ves los lobos que tiran por el monte, el gavilán que vuela hasta las nubes, la
víbora que espera entre las piedras?
-¡Pues peor que todos juntos es el hombre!
-¿Por qué me dices esto?
-¡Por nada!
Pensé decirle:
-¡Porque os he de matar!
Pero la voz se me trabó en la lengua.
Y me quedé yo solo con la hermana, la desgraciada, la deshonrada, aquella que
manchaba el mirar de las mujeres decentes.
-¿Has oído?
-Sí.
-¡Nunca lo hubiera creído!
-Ni yo...
-Nunca había pensado que era un hombre maldito.
-No lo eres...
El aire se alzó sobre el monte, aquel mal aire traidor que anduvo en los olivos, que
llegará hasta el mar atravesando criaturas... Chirriaba en la ventana con su quejido.
La Rosario estaba como llorosa.
-¿Por qué dices que eres un hombre maldito?
-No soy yo quien lo dice.
-Son esas dos mujeres...
La llama del candil subía y bajaba como la respiración; en la cocina olía a acetileno,
que tiene un olor acre y agradable que se hunde hasta los nervios, que nos excita las
carnes, estas pobres y condenadas carnes mías a las que tanta falta hacía por aquella
fecha alguna excitación.
Mi hermana estaba pálida; la vida que llevaba dejaba su señal cruel por las ojeras.
Yo la quería con ternura, con la misma ternura con la que ella me quería a mí.
-Rosario, hermana mía...
-Pascual...
-Triste es el tiempo que a los dos nos aguarda.
-Todo se arreglará...
-¡Dios lo haga!
Mi madre volvía a intervenir.
-Mal arreglo le veo.
Y mi mujer, ruin como las culebras, sonreía su maldad.
-¡Bien triste es esperar que sea Dios quien lo arregle!
Dios está en lo más alto y es como un águila con su mirar; no se le escapa detalle.
-¡Y si Dios lo arreglase!
-No nos querrá tan bien...
Se mata sin pensar, bien probado lo tengo; a veces, sin querer. Se odia, se odia
intensamente, ferozmente, y se abre la navaja, y con ella bien abierta se llega,
descalzo, hasta la cama donde duerme el enemigo. Es de noche, pero por la ventana
entra el claror de la luna; se ve bien. Sobre la cama está echado el muerto, el que va a
ser el muerto. Uno lo mira; lo oye respirar; no se mueve, está quieto como si nada
fuera a pasar. Como la alcoba es vieja, los muebles nos asustan con su crujir que
puede despertarlo, que a lo mejor había de precipitar las puñaladas. El enemigo
levanta un poco el embozo y se da la vuelta: sigue dormido. Su cuerpo abulta mucho;
la ropa engaña. Uno se acerca cautelosamente; lo toca con la mano con cuidado. Está
dormido, bien dormido; ni se había de enterar...
Pero no se puede matar así; es de asesinos. Y uno piensa volver sobre sus pasos,
desandar lo ya andado... No; no es posible. Todo está muy pensado; es un instante,
un corto instante y después...
Pero tampoco es posible volverse atrás. El día llegará y en el día no podríamos
aguantar su mirada, esa mirada que en nosotros se clavará aún sin creerlo.
Habrá que huir; que huir lejos del pueblo, donde nadie nos conozca, donde podamos
empezar a odiar con odios nuevos. El odio tarda años en incubar; uno ya no es un niño
y cuando el odio crezca y nos ahogue los pulsos, nuestra vida se irá. El corazón no
albergará más hiel y ya estos brazos, sin fuerza, caerán...
XIII
Cerca de un mes entero he estado sin escribir; tumbado boca arriba sobre el jergón;
viendo pasar las horas, esas horas que a veces parecen tener alas y a veces se nos
figuran como paralíticas; dejando volar libre la imaginación, lo único que libre en mí
puede volar; contemplando los desconchados del techo; buscándoles parecidos, y en
este largo mes he gozado -a mi manera- de la vida como no había gozado en todos los
años anteriores: a pesar de todos los pesares y preocupaciones.
Cuando la paz invade las almas pecadoras es como cuando el agua cae sobre los
barbechos, que fecunda lo seco y hace fructificar al erial. Lo digo porque, si bien más
tiempo, mucho más tiempo del debido tardé en averiguar que la tranquilidad es como
una bendición de los cielos, como la más preciada bendición que a los pobres y a los
sobresaltados nos es dado esperar, ahora que ya lo sé, ahora que la tranquilidad con
su amor ya me acompaña, disfruto de ella con un frenesí y un regocijo que mucho me
temo que, por poco que me reste de respirar -¡y bien poco me resta!-, la agote antes
de tiempo. Es probable que si la paz a mí me hubiera llegado algunos años antes, a
estas alturas fuera, cuando menos, cartujo, porque tal luz vi en ella y tal bienestar,
que dudo mucho que entonces no hubiera sido fascinado como ahora lo soy. Pero no
quiso Dios que esto ocurriera y hoy me encuentro encerrado y con una condena sobre
la cabeza que no sé qué seria mejor, si que cayera de una buena vez o que siguiera
alargando esta agonía, a la que sin embargo me aferro con más cariño, si aún cupiese,
que el que para aferrarme emplearía de ser suave mi vivir. Usted sabe muy bien lo que
quiero decir..
En este largo mes que dediqué a pensar, todo pasó por mí: la pena y la alegría, el
gozo y la tristeza, la fe y la desazón y la desesperanza... ¡Dios, y en qué flacas carnes
fuiste a experimentar! Temblaba como si tuviera fiebre cuando un estado del alma se
marchaba porque viniese el otro, y a mis ojos acudían las lágrimas como temerosas.
Son muchos treinta días seguidos dedicado a pensar en una sola cosa, dedicado a criar
los más profundos remordimientos, solamente preocupado por la idea de que todo lo
malo pasado ha de conducirnos al infierno... Envidio al ermitaño con la bondad en la
cara, al pájaro del cielo, al pez del agua, incluso a la alimaña de entre los matorrales,
porque tienen tranquila la memoria. ¡Mala cosa es el tiempo pasado en el pecado!
Ayer me confesé; fui yo quien di el aviso al sacerdote. Vino un curita viejo y
barbilampiño, el padre Santiago Lurueña, bondadoso y acongojado, caritativo y raído
como una hormiga.
Es el capellán, el que dice la misa los domingos, esa misa que oyen un centenar de
asesinos, media docena de guardias y dos pares de monjas.
Cuando entró lo recibí de pie.
-Buenas tardes, padre.
-Hola, hijo; me dicen que me llamas.
-Sí, señor; yo lo llamo.
Él se acercó hasta mí y me besó en la frente. Hacía muchos años que nadie me
besaba.
-¿Es para confesarte?
-Sí, señor.
-Hijo, ¡me das una alegría!
-Yo estoy también contento, padre.
-Dios todo lo perdona; Dios es muy bondadoso...
-Sí, padre.
Y es dichoso de ver retornar a la oveja descarriada.
-Sí, padre.
Al hijo pródigo que vuelve a la casa paterna.
Me tenía la mano cogida con cariño, apoyada sobre la sotana, y me miraba a los
ojos como queriendo que le entendiera mejor.
-La fe es como la luz que guía nuestras almas a través de las tinieblas de la vida.
-Sí...
-Como un bálsamo milagroso para las almas dolidas...
Don Santiago estaba emocionado; su voz temblaba como la de un niño azarado. Me
miró sonriente, con su sonrisa suave que parecía la de un santo.
-¿Tú sabes lo que es la confesión?
Me acobardaba el contestar. Tuve que decir, con un hilo de voz:
-No mucho.
-No te preocupes, hijo; nadie nace sabiendo.
Don Santiago me explicó algunas cosas que no entendí del todo; sin embargo,
debían ser verdad porque a verdad sonaban. Estuvimos hablando mucho tiempo, casi
toda la tarde; cuando acabamos de conversar ya el sol se había traspuesto más allá
del horizonte.
-Prepárate a recibir el perdón, hijo mío, el perdón que te doy en nombre de Dios
nuestro Señor... Reza conmigo el Señor mío Jesucristo...
Cuando don Santiago me dio la bendición, tuve que hacer un esfuerzo extraordinario
para recibirla sin albergar pensamientos siniestros en la cabeza; la recibí lo mejor que
pude, se lo aseguro. Pasé mucha vergüenza, muchísima, pero nunca fuera tanta como
la que creí pasar.
No pude pegar ojo en toda la noche y hoy estoy fatigado y abatido como si me
hubieran dado una paliza; sin embargo, como ya tengo aquí el montón de cuartillas
que pedí al director, y como del aplanamiento en que me hundo no de otra manera me
es posible salir si no es emborronando papel y más papel, voy a ver de empezar de
nuevo, de coger otra vez el hilo del relato y de dar un empujón a estas memorias para
ponerlas en el camino del fin. Veremos si me encuentro con fuerzas suficientes, que
buena falta me harán. Cuando pienso en que de precipitarse un poco más los
acontecimientos, mi narración se expone a quedarse a la mitad y como mutilada, me
entran unos apuros y unas prisas que me veo y me deseo para dominarlos porque
pienso que si escribiendo, como escribo, poco a poco y con los cinco sentidos puestos
en lo que hago, no del todo claro me ha de salir el cuento, si éste lo fuera a soltar
como en chorro, tan desmañado y deslavazado habría de quedar que ni su mismo
padre -que soy yo- por hijo lo tendría. Estas cosas en las que tanta parte tiene la
memoria hay que cuidarlas con el mayor cariño porque de trastocar los
acontecimientos no otro arreglo tendría el asunto sino romper los papeles para
reanudar la escritura, solución de la que escapo como del peligro por eso de que nunca
segundas partes fueran buenas. Quizás encuentre usted presumido este afán mío de
que las cosas secundarias me salgan bien cuando las principales tan mal andan, y
quizás piense usted con la sonrisa en la boca que es mucha pretensión por parte mía
tratar de no apurarme, porque salga mejor, en esto que cualquier persona instruida
haría con tanta naturalidad y como a la pata la llana, pero si tiene en cuenta que el
esfuerzo que para mi supone llevar escribiendo casi sin parar desde hace cuatro
meses, a nada que haya hecho en mi vida es comparable, es posible que encuentre
una disculpa para mi razonar.
Las cosas nunca son como a primera vista las figuramos, y así ocurre que cuando
empezamos a verlas de cerca, cuando empezamos a trabajar sobre ellas, nos
presentan tan raros y hasta tan desconocidos aspectos, que de la primera idea no nos
dejan a veces ni el recuerdo; tal pasa con las caras que nos imaginamos, con los
pueblos que vamos a conocer, que nos los hacemos de tal o de cual forma en la
cabeza, para olvidarnos repentinamente ante la vista de lo verdadero. Esto es lo que
me ocurrió con este papeleo, que si al principio creí que en ocho días lo despacharía,
hoy -al cabo de ciento veinte- me sonrío no más que de pensar en mi inocencia.
No creo que sea pecado contar barbaridades de las que uno está arrepentido. Don
Santiago me dijo que lo hiciese si me traía consuelo, y como me lo trae, y don
Santiago es de esperar que sepa por dónde anda en materia de mandamientos, no veo
que haya de ofenderse Dios porque con ello siga. Hay ocasiones en las que me duele
contar punto por punto los detalles, grandes o pequeños, de mi triste vivir, pero, y
como para compensar, momentos hay también en que con ello gozo con el más
honesto de los gozares, quizá por eso de que al contarlo tan alejado me encuentre de
todo lo pasado como si lo contase de oídas y de algún desconocido. ¡Buena diferencia
va entre lo pasado y lo que yo procuraría que pasara si pudiese volver a comenzad;
pero hay que conformarse con lo inevitable, con lo que no tiene arreglo posible; a lo
hecho pecho, y tratar de evitar que continúe, que bien lo evito aunque ayudado -es
cierto- por el encierro. No quiero exagerar la nota de mi mansedumbre en esta última
hora de mi vida, porque en su boca se me imagina oír un a la vejez viruelas, que más
vale que no sea pronunciado, pero quiero, sin embargo, dejar las cosas en su último
punto y asegurarle que ejemplo de familias serla mi vivir si hubiera discurrido todo él
por las serenas sendas de hoy.
Voy a continuar. Un mes sin escribir es mucha calma para el que tiene contados los
latidos, y demasiada tranquilidad para quien la costumbre forzó a ser intranquilo.
XIV
No perdí el tiempo en preparar la huida; asuntos hay que no admiten la espera, y
éste uno de ellos es. Volqué el arca en la bolsa, la despensa en la alforja y el lastre de
los malos pensamientos en el fondo del pozo y, aprovechándome de la noche como un
ladrón, cogí el portante, enfilé la carretera y comencé a caminar -sin saber demasiado
a dónde ir- campo adelante y tan seguido que, cuando amaneció y el cansancio que
notaba en los huesos ya era mucho, quedaba el pueblo, cuando menos, tres leguas a
mis espaldas. Como no quería frenarme, porque por aquellas tierras alguien podría
reconocerme todavía, descabecé un corto sueñecito en un olivar que había a la vera
del camino, comí un bocado de las reservas, y seguí adelante con ánimo de tomar el
tren tan pronto como me lo topase. La gente me miraba con extrañeza, quizá por el
aspecto de trotamundos que llevaba, y los niños me seguían curiosos al cruzar los
poblados como siguen a los húngaros o a los descalabrados; sus miradas inquietas y
su porte infantil, lejos de molestarme, me acompañaban, y si no fuera porque temía
por entonces a las mujeres como al cólera morbo, hasta me hubiera atrevido a
regalarles con alguna cosilla de las que para mí llevaba.
Al tren lo fui a alcanzar en Don Benito, donde pedí un billete para Madrid, con ánimo
no de quedarme en la corte sino de continuar a cualquier punto desde el que intentaría
saltar a las Américas; el viaje me resultó agradable porque el vagón en que iba no
estaba mal acondicionado y porque era para mí mucha novedad el ver pasar el campo
como en una sábana de la que alguna mano invisible estuviera tirando, y cuando por
bajarse todo el mundo averigüé que habíamos llegado a Madrid, tan lejos de la capital
me imaginaba que el corazón me dio un vuelco en el pecho; ese vuelco en el pecho
que el corazón siempre da cuando encontrannos lo cierto, lo que ya no tiene remedio,
demasiado cercano para tan alejado como nos lo habíamos imaginado.
Como bien percatado estaba de la mucha picaresca que en Madrid había, y como
llegamos de noche, hora bien a propósito para que los truhanes y rateros hicieran
presa en mí, pensé que la mayor prudencia había de ser esperar a la amanecida para
buscarme alojamiento y aguantar mientras tanto dormitando en algún banco de los
muchos que por la estación había. Así lo hice; me busqué uno del extremo, algo
apartado del mayor bullicio, me instalé lo más cómodo que pude y, sin más protección
que la del ángel de mi guarda, me quedé más dormido que una piedra aunque al
echarme pensara en imitar el sueño de la perdiz, con un ojo en la vela mientras
descansa el otro. Dormí profundamente, casi hasta el nuevo día, y cuando desperté tal
frío me había cogido los huesos y tal humedad sentía en el cuerpo que pensé que lo
mejor sería no parar ni un solo momento más; salí de la estación y me acerqué hasta
un grupo de obreros que alrededor de una hoguera estaban reunidos, donde fui bien
recibido y en donde pude echar el frío de los cueros al calor de la lumbre. La
conversación, que al principio parecía como moribunda, pronto reavivó y como aquella
me parecía buena gente y lo que yo necesitaba en Madrid eran amigos, mandé a un
golfillo que por allí andaba por un litro de vino, litro del que no caté ni gota, ni cataron
conmigo los que conmigo estaban porque la criatura, que debía saber más que Lepe,
cogió los cuartos y no le volvimos a ver el pelo. Como mi idea era obsequiarlos y
como, a pesar de que se reían de la faena del muchacho, a mí mucho me interesaba
hacer amistad con ellos, esperé a que amaneciera y, tan pronto como ocurrió, me
acerqué con ellos hasta un cafetín donde pagué a cada uno un café con leche que
sirvió para atraérmelos del todo de agradecidos como quedaron. Les hablé de
alojamiento y uno de ellos Ángel Estévez, de nombre- se ofreció a albergarme en su
casa y a darme de comer dos veces al día, todo por diez reales, precio que de
momento no hubo de parecerme caro si no fuera que me salió, todos los días que en
Madrid y en su casa estuve, incrementado con otros diez diarios por lo menos, que el
Estévez me ganaba por las noches con el juego de las siete y media, al que tanto él
como su mujer eran muy aficionados.
En Madrid no estuve muchos días, no llegaron a quince, y el tiempo que en él paré
lo dediqué a divertirme lo más barato que podía y a comprar algunas cosillas que
necesitaba y que encontré a buen precio en la calle de Postas y en la plaza Mayor; por
las tardes, a eso de la caída del sol, me iba a gastar una peseta en un café cantante
que había en la calle de la Aduana -el Edén Concert se llamaba- y ya en él me
quedaba, viendo las artistas, hasta la hora de la cena, en que tiraba para la buhardilla
del Estévez, en la calle de la Ternera. Cuando llegaba, ya allí me lo encontraba por
regla general; la mujer sacaba el cocido, nos lo comíamos, y después nos liábamos a la
baraja acompañados de dos vecinos que subían todas las noches, alrededor de la
camilla, con los pies bien metidos en las brasas, hasta la madrugada. A mí aquella vida
me resultaba entretenida y si no fuera porque me había hecho el firme propósito de no
volver al pueblo, en Madrid me hubiera quedado hasta agotar el último céntimo.
La casa de mi huésped parecía un palomar, subida como estaba en un tejado, pero
como no la abrían ni por hacer un favor y el braserillo lo tenían encendido día y noche,
no se estaba mal, sentado a su alrededor con los pies debajo de las faldas de la mesa.
La habitación que a mí me destinaron tenía inclinado el cielo raso por la parte donde
colocaron el jergón y en más de una ocasión, hasta que me acostumbré, hube de
darme con la cabeza en una traviesa que salía y que yo nunca me percataba de que
allí estaba. Después, y cuando me fui haciendo al terreno tomé cuenta de los entrantes
y salientes de la alcoba y hasta a ciegas ya hubiera sido capaz de meterme en la cama.
Todo es según nos acostumbramos.
Su mujer que, según ella misma me dijo, se llamaba Concepción Castillo López, era
joven, menuda, con una carilla pícara que la hacía simpática y presumida y pizpireta
como es fama que son las madrileñas; me miraba con todo descaro, hablaba conmigo
de lo que fuese, pero pronto me demostró -tan pronto como yo me puse a tiro para
que me lo demostrase- que con ella no había nada que hacer, ni de ella nada que
esperar. Estaba enamorada de su marido y para ella no existía más hombre que él; fue
una pena, porque era guapa y agradable como pocas, a pesar de lo distinta que me
parecía de las mujeres de mi tierra, pero como nunca me diera pie absolutamente para
nada y, de otra parte, yo andaba como acobardado, se fue librando y creciendo ante
mi vista hasta que llegó el día en que tan lejos la vi que ya ni se me ocurriera pensar
siquiera en ella. El marido era celoso como un sultán y poco debía fiarse de su mujer
porque no la dejaba ni asomarse a la escalera; me acuerdo que un domingo por la
tarde, que se le ocurrió al Estévez convidarme a dar un paseo por el Retiro con él y
con su mujer, se pasó las horas haciéndola cargos sobre si miraba o si dejaba de mirar
a éste o a aquél, cargos que su mujer aguantaba incluso con satisfacción y con un
gesto de cariño en la faz que era lo que más me desorientaba por ser lo que menos
esperaba. En el Retiro anduvimos dando vueltas por el paseo de al lado del estanque y
en una de ellas el Estévez se lió a discutir a gritos con otro que por allí pasaba, y a tal
velocidad y empleando unas palabras tan rebuscadas que yo me quedé a menos de la
mitad de lo que dijeron; reñían porque, por lo visto, el otro había mirado para la
Concepción, pero lo que más extrañado me tiene todavía es cómo, con la sarta de
insultos que se escupieron, no hicieron ni siquiera ademán de llegar a las manos. Se
mentaron a las madres, se llamaron a grito pelado chulos y cornudos, se ofrecieron
comerse las asaduras, pero lo que es más curioso, ni se tocaron un pelo de la ropa. Yo
estaba asustado viendo tan poco frecuentes costumbres pero, como es natural, no
metí baza, aunque andaba prevenido por si había de salir en defensa del amigo.
Cuando se aburrieron de decirse inconveniencias se marcharon cada uno por donde
había venido y allí no pasó nada.
¡Así da gusto! Si los hombres del campo tuviéramos las tragaderas de los de las
poblaciones, los presidios estarían deshabitados como islas.
A eso de las dos semanas, y aun cuando de Madrid no supiera demasiado, que no es
ésta ciudad para llegar a conocerla al vuelo, decidí reanudar la marcha hacia donde
había marcado mi meta, preparé el poco equipaje que llevaba en una maletilla que
compré, saqué el billete del tren, y acompañado de Estévez, que no me abandonó
hasta el último momento, salí para la estación -que era otra que por la que había
llegado- y emprendí el viaje a La Coruña que, según me asesoraron, era un sitio de
cruce de los vapores que van a las Américas. El viaje hasta el puerto fue algo más
lento que el que hice desde el pueblo hasta Madrid, por ser mayor la distancia, pero
como pasó la noche por medio y no era yo hombre a quien los movimientos y el ruido
del tren impidieran dormir, se me pasó más de prisa de lo que creí y me anunciaban
los vecinos y a las pocas horas de despertarme me encontré a la orilla de la mar, que
fuera una de las cosas que más me anonadaron en esta vida, de grande y profunda
que me pareció.
Cuando arreglé los primeros asuntillos me di perfecta cuenta de mi candor al creer
que las pesetas que traía en el bolso habrían de bastarme para llegara América.
¡Jamás hasta entonces se me había ocurrido pensar lo caro que resultaba un viaje por
mar! Fui a la agencia, pregunté en una ventanilla, de donde me mandaron a preguntar
a otra, esperé en una cola que duró, por lo bajo, tres horas, y cuando me acerqué
hasta el empleado y quise empezar a inquirir sobre cuál destino me sería más
conveniente y cuánto dinero habría de costarme, él -sin soltar ni palabra- dio media
vuelta para volver al punto con un papel en la mano.
-Itinerarios..., tarifas... Salidas de La Coruña los días 5 y 20.
Yo intenté persuadirle de que lo que quería era hablar con él de mi viaje, pero fue
inútil. Me cortó con una sequedad que me dejó desorientado.
-No insista.
Me marché con mi itinerario y mi tarifa y guardando en la memoria los días de las
salidas. ¡Qué remedio!
En la casa donde vivía, estaba también alojado un sargento de artillería que se
ofreció a descifrarme lo que decían los papeles que me dieron en la agencia, y en
cuanto me habló del precio y de las condiciones del pago se me cayó el alma a los pies
cuando calculé que no tenía ni para la mitad. El problema que se me presentaba no era
pequeño y yo no le encontraba solución; el sargento, que se llamaba Adrián Nogueira,
me animaba mucho -él también había estado allá- y me hablaba constantemente de La
Habana y hasta de Nueva York. Yo -¿para qué ocultarlo?- lo escuchaba como
embobado y con una envidia como a nadie se la tuve jamás, pero como veía que con
su charla lo único que ganaba era alargarme los dientes, le rogué un día que no
siguiera porque ya mi propósito de quedarme en el país estaba hecho; puso una cara
de no entender como jamás la había visto, pero, como era hombre discreto y
reservado como todos los gallegos, no volvió a hablarme del asunto ni una sola vez.
La cabeza la llegué a tener como molida de lo mucho que pensé en lo que había de
hacer, y como cualquier solución que no fuera volver al pueblo me parecía aceptable,
me agarré a todo lo que pasaba, cargué maletas en la estación y fardos en el muelle,
ayudé a la labor de la cocina en el hotel Ferrocarrilana, estuve de sereno una
temporadita en la fábrica de Tabacos, e hice de todo un poco hasta que terminé mi
tiempo de puerto de mar viviendo en casa de la Apacha, en la calle del Papagayo,
subiendo a la izquierda, donde serví un poco para todo, aunque mi principal trabajo se
limitaba a poner de patitas en la calle a aquellos a quienes se les notaba que no iban
más que a alborotar.
Allí llegué a parar hasta un año y medio, que unido al medio año que llevaba por el
mundo y fuera de mi casa, hacia que me acordase con mayor frecuencia de la que
llegué a creer en lo que allí dejé; al principio era sólo por las noches, cuando me metía
en la cama que me armaban en la cocina, pero poco a poco se fue extendiendo el
pensar horas y horas hasta que llegó el día en que la morriña -como decían en La
Coruña- me llegó a invadir de tal manera que tiempo me faltaba para verme de nuevo
en la choza sobre la carretera. Pensaba que había de ser bien recibido por mi familia
-el tiempo todo lo cura- y el deseo crecía en mí como crecen los hongos en la
humedad. Pedí dinero prestado que me costó algún trabajo obtener, pero que, como
todo, encontré insistiendo un poco, y un buen día, después de despedirme de todos
mis protectores, con la Apacha a la cabeza, emprendí el viaje de vuelta, el viaje que
tan feliz término le señalaba si el diablo -cosa que yo entonces no sabía- no se hubiera
empeñado en hacer de las suyas en mi casa y en mi mujer durante mi ausencia. En
realidad no deja de ser natural que mi mujer, joven y hermosa por entonces, notase
demasiado, para lo poco instruida que era, la falta del marido: mi huida, mi mayor
pecado, el que nunca debí cometer y el que Dios quiso castigar quién sabe si hasta con
crueldad...
XV
Siete días desde mi retorno habían transcurrido, cuando mi mujer, que con tanto
cariño, por lo menos por fuera, me había recibido, me interrumpió los sueños para
decirme:
-Estoy pensando que te recibí muy fría.
-¡No, mujer!
-Es que no te esperaba, ¿sabes?, que no creí verte llegar...
-Pero ahora te alegras, ¿no?
-Sí; ahora me alegro... Lola estaba corno traspasada; se la notaba un gran cambio
en todo lo suyo.
-¿Te acordaste siempre de mí?
-Siempre, ¿por qué crees que he vuelto?
Mi mujer volvía a estar otro rato silenciosa.
-Dos años es mucho tiempo...
-Mucho. Y en dos años el mundo da muchas vueltas...
-Dos; me lo dijo un marinero de La Coruña.
-¡No me hables de La Coruña!
-¿Por qué?
-Porque no. ¡Ojalá no existiese La Coruña!
Ahuecaba la voz para decirme esto, y su mirar era como un bosque de sombras.
-¡Muchas vueltas!
-¡Muchas! Y una piensa: en dos años que falta, Dios se lo habrá llevado.
-¿Qué más vas a decir?
-¡Nada!
Lola se echó a llorar amargamente. Con un hilo de voz me confesó:
-Voy a tener un hijo.
-¿Otro hijo?
-Sí.
Yo me quedé como asustado.
-¿De quién?
-¡No preguntes!
-¿Que no pregunte? ¡Yo quiero preguntar! ¡Soy tu marido!
Ella soltó la voz.
-¡Mi marido que me quiere matar! ¡Mi marido que me tiene dos largos años
abandonada! ¡Mi marido que me huye como si fuera una leprosa! Mi marido...
-¡No sigas!
Sí; mejor era no seguir, me lo decía la conciencia. Mejor era dejar que el tiempo
pasara, que el niño naciera... Los vecinos empezarían a hablar de las andanzas de mi
mujer, me mirarían de reojo, se pondrían a cuchichear en voz baja al verme pasar...
-¿Quieres que llame a la señora Engracia?
-Ya me ha visto.
-¿Qué dice?
-Que va bien la cosa.
-No es eso... No es eso...
-¿Qué querías?
-Nada..., que conviene que entre todos arreglemos la cosa.
Mi mujer puso un gesto como suplicante.
-Pascual, ¿serías capaz?
-Sí, Lola; muy capaz. ¿Iba a ser el primero?
-Pascual; lo siento con más fuerza que ninguno, siento que ha de vivir...
-¡Para mi deshonra!
-O para tu dicha, ¿qué sabe la gente?
-¿La gente? ¡Vaya si lo sabrá!
Lola sonreía, con una sonrisa de niño maltratado que hería a la mirada.
-¡Quién sabe si podremos hacer que no lo sepa!
-¡Y todos lo sabrán!
No me sentía malo -bien Dios lo, sabe-,pero es que uno está atado a la costumbre
como el asno al ronzal.
Si mi condición de hombre me hubiera permitido perdonar, hubiera perdonado, pero
el mundo es como es y el querer avanzar contra corriente no es sino vano intento.
-¡Será mejor llamarla!
-¿A la señora Engracia?
-Sí.
-¡No, por Dios! ¿Otro aborto? ¿Estar siempre pariendo por parir, criando estiércol?
Ella se arrojó contra el suelo hasta besarme los pies.
-¡Te doy mi vida entera, si me la pides!
-Para nada la quiero.
-¡Mis ojos y mi sangre, por haberte ofendido!
-Tampoco.
-¡Mis pechos, mi madeja de pelo, mis dientes! ¡Te doy lo que tú quieras; pero no me
lo quites, que es por lo que estoy viva!
Lo mejor era dejarla llorar, llorar largamente, hasta caer rendida, con los nervios
destrozados, pero ya más tranquila, como más razonable.
Mi madre, que la muy desgraciada debió ser la alcahueta de todo lo pasado, andaba
como huida y no se presentaba ante mi vista. ¡Hiere mucho el calor de la verdad! Me
hablaba las menos palabras posibles, salía por una puerta cuando yo entraba por la
otra, me tenía -cosa que ni antes sucediera, ni después habría de volver a suceder- la
comida preparada a las horas de ley, ¡da pena pensar que para andar en paz haya que
usar del miedo!, y tal mansedumbre mostraba en todo su ademán que hasta
desconcertado consiguió llegarme a tener. Con ella nunca quise hablar de lo de Lola;
era un pleito entre los dos, que nada más que entre los dos habría de resolverse.
Un día la llamé, a Lola, para decirla:
-Puedes estar tranquila.
-¿Por qué?
-Porque a la señora Engracia nadie la ha de llamar.
Lola se quedó un momento pensativa, como una garza.
-Eres muy bueno, Pascual.
-Sí; mejor de lo que tú crees.
Y mejor de lo que yo soy.
-¡No hablemos de eso! ¿Con quién fue?
-¡No lo preguntes!
-Prefiero saberlo, Lola.
-Pero a mí me da miedo decírtelo.
-¿Miedo?
-Sí; de que lo mates.
-¿Tanto lo quieres?
-No lo quiero.
-¿Entonces?
-Es que la sangre parece como el abono de tu vida...
Aquellas palabras se me quedaron grabadas en la cabeza como con fuego, y como
con fuego grabadas conmigo morirán.
-¿Y si te jurase que nada pasará?
-No te creería.
-¿Por qué?
-Porque no puede ser, Pascual, ¡eres muy hombre!
-Gracias a Dios; pero aún tengo palabra.
Lola se echó en mis brazos.
-Daría años de mi vida porque nada hubiera pasado.
-Te creo.
-¡Y porque tú me perdonases!
-Te perdono, Lola. Pero me vas a decir...
-Sí.
Estaba pálida como nunca, desencajada; su cara daba miedo, un miedo horrible de
que la desgracia llegara con mi retorno; la cogí la cabeza, la acaricié, la hablé con más
cariño que el que usara jamás el esposo más fiel; la mimé contra mi hombro,
comprensivo de lo mucho que sufría, como temeroso de verla desfallecer a mi
pregunta.
-¿Quién fue?
-¡El Estirao!
-¿El Estirao?
Lola no contestó.
Estaba muerta, con la cabeza caída sobre el pecho y el pelo sobre la cara... Quedó
un momento en equilibrio, sentada donde estaba, para caer al pronto contra el suelo
de la cocina, todo de guijarrillos muy pisados...
XVI
Un nido de alacranes se revolvió en mi pecho y, en cada gota de sangre de mis
venas, una víbora me mordía la carne.
Salí a buscar al asesino de mi mujer, al deshonrador de mi hermana, al hombre que
más hiel llevó a mis pechos; me costó trabajo encontrarlo de huido como andaba. El
bribón tuvo noticia de mi llegada, puso tierra por medio y en cuatro meses no volvió a
aparecer por Almendralejo; yo salí en su captura, fui a casa de la Nieves, vi a la
Rosario... ¡Cómo había cambiado! Estaba aviejada, con la cara llena de arrugas
prematuras, con las ojeras negras y el pelo lacio; daba pena mirarla, con lo hermosa
que fuera.
-¿Qué vienes a buscar?
-¡Vengo a buscar un hombre!
-Poco hombre es quien escapa del enemigo.
-Poco...
-Y poco hombre es quien no aguarda una visita que se espera.
-Poco... ¿Dónde está?
-No sé; ayer salió.
-¿Para dónde salió?
-No lo sé.
-¿No lo sabes?
-No.
-¿Estás segura?
-Tan segura como que ahora es de día.
Parecía ser cierto lo que decía; la Rosario me demostró su cariño cuando volvió a la
casa, para cuidarme, dejando al Estirao.
-¿Sabes si fue muy lejos?
-Nada me dijo.
No hubo más solución que soterrar el genio; pagar con infelices la furia que
guardamos para los ruines, nunca fue cosa de hombres.
-¿Sabías lo que pasaba?
-Sí.
-¿Y tan callado lo tenías?
-¿A quién lo había de decir?
-No, a nadie...
En realidad, verdad era que a nadie había tenido a quien decírselo; hay cosas que
no a todos interesan, cosas que son para llevarlas a cuestas uno solo, como una cruz
de martirio, y callárselas a los demás. A la gente no se le puede decir todo lo que nos
pasa, porque en la mayoría de los casos no nos sabrían ni entender.
La Rosa se vino conmigo.
-No quiero estar aquí ni un solo día más; estoy cansada.
Y volvió para casa, tímida y corno sobrecogida, humilde y trabajadora como jamás
la había visto; me cuidaba con un regalo que nunca llegué -y, ¡ay!, lo que es peor-,
nunca llegaré a agradecérselo bastante. Me tenía siempre preparada una camisa
limpia, me administraba los cuartos con la mejor de las haciendas, me guardaba la
comida caliente si es que me retrasaba... ¡Daba gusto vivir así! Los días pasaban
suaves como plumas; las noches tranquilas como en un convento, y los pensamientos
funestos --que en otro tiempo tanto me persiguieran- parecían como querer remitir.
¡Qué lejanos me parecían los días azarosos de La Coruña! ¡Qué perdido en el recuerdo
se me aparecía a veces el tiempo de las puñaladas! La memoria de Lola, que tan
profunda brecha dejara en ¡ni corazón, se iba cerrando y los tiempos pasados iban
siendo, poco a poco, olvidados, hasta que la mala estrella, esa mala estrella que
parecía corno empeñada en perseguirme, quiso resucitarlos para mi mal.
Fue en la taberna de Martinete; me lo dijo el señorito Sebastián. -¿Has visto al
Estirao?
-No, ¿por qué?
-Nada; porque dicen que anda por el pueblo.
-¿Por el pueblo?
-Eso dicen.
-¡No me querrás engañar!
-¡Hombre, no te pongas así; como me lo dijeron, te lo digo! ¿Por qué te había de
engañar?
Me faltó tiempo para ver lo que había de cierto en sus palabras. Salí corriendo para
mi casa; iba como una centella, sin mirar ni dónde pisaba. Me encontré a mi madre en
la puerta.
-¿Y la Rosario?
Ahí dentro está.
-¿Sola?
-Sí, ¿por qué?
Ni contesté; pasé a la cocina y allí me la encontré, removiendo el puchero.
-¿Y el Estirao?
La Rosario pareció como sobresaltarse; levantó la cabeza y con calma, por lo menos
por fuera, me soltó
-¿Por qué me lo preguntas?
-Porque está en el pueblo.
-¿En el pueblo?
-Eso me han dicho.
-Pues por aquí no ha arrimado.
-¿Estás segura?
-¡Te lo juro!
No hacía falta que me lo jurase; era verdad, aún no había llegado, aunque había de
llegar al poco rato, jaque como un rey de espadas, flamenco como un faraón.
Se encontró con la puerta guardada por mi madre.
-¿Está Pascual?
-¿Para qué le quieres?
-Para nada; para hablar de un asunto.
-¿De un asunto?
-Sí; de un asunto que tenemos entre los dos.
-Pasa. Ahí lo tienes en la cocina.
El Estirao entró sin descubrirse, silbando una copla.
-¡Hola, Pascual!
-¡Hola, Paco!
Descúbrete, que estás en una casa.
El Estirao se descubrió.
-¡Si tú lo quieres!
Quería aparentar calma y serenidad, pero no acababa de conseguirlo; se le notaba
nerviosillo y como azarado.
-¡Hola, Rosario!
-¡Hola, Paco!
Mi hermana le sonrió con una sonrisa cobarde que me repugnó; el hombre también
sonreía, pero su boca al sonreír parecía como si hubiera perdido la color.
-¿Sabes a lo que vengo?
-Tú dirás. -¡A llevarme a la Rosario!
-Ya me lo figuraba. Estirao, a la Rosario no te la llevas tú.
-¿Que no me la llevo?
-No.
-¿Quién lo habrá de impedir?
-Yo.
-¿Tú?
-Sí, yo, ¿o es que te parezco poca cosa?
-No mucha...
En aquel momento estaba frío como un lagarto y bien pude medir todo el alcance de
mis actos. Me tenté la ropa, medí las distancias y, sin dejarle seguir con la palabra
para que no pasase lo de la vez anterior, le di tan fuerte golpe con una banqueta en
medio de la cara que lo tiré de espaldas y como muerto contra la campana de la
chimenea. Trató de incorporarse, desenvainó el cuchillo, y en su faz se veían unos
fuegos que espantaban; tenla los huesos de la espalda quebrados y no podía moverse.
Lo cogí, lo puse orilla de la carretera, y le dejé.
-Estirao, has matado a mi mujer...
-¡Que era una zorra!
-Que serla lo que fuese, pero tú la has matado. Has deshonrado a mi hermana...
-¡Bien deshonrada estaba cuando yo la cogí!
-¡Deshonrada estaría, pero tú la has hundido! ¿Quieres callarte ya? Me has buscado
las vueltas hasta que me encontraste; yo no he querido herirte, yo no quise quebrarte
el costillar...
-¡Que sanará algún día, y ese día!
-¿Ese día, qué?
-¡Te pegaré dos tiros igual que a un perro rabioso!
-¡Repara en que te tengo a mi voluntad!
-¡No sabrás tú matarme!
-¿Que no sabré matarte?
-No.
-¿Por qué lo dices? ¡Muy seguro te sientes!
-¡Porque aún no nació el hombre!
Estaba bravo el mozo.
-¿Te quieres marchar ya?
-¡Ya me iré cuando quiera!
-¡Que va a ser ahora mismo!
-¡Devuélveme a la Rosario!
-¡No quiero!
-¡Devuélvemela, que te mato!
-¡Menos matar! ¡Ya vas bien con lo que llevas!
-¿No me la quieres dar?
-¡No!
El Estirao, haciendo un esfuerzo supremo, intentó echarme a un lado. Lo sujeté del
cuello y lo hundí contra el suelo.
-¡Échate fuera!
-¡No quiero!
Forcejeamos, lo derribé, y con una rodilla en el pecho le hice la confesión:
-No te mato porque se lo prometí...
-¿A quién?
-A Lola.
-¿Entonces, me quería?
Era demasiada chulería. Pisé un poco más fuerte... La carne del pecho hacia el
mismo ruido que si estuviera en el asador... Empezó a arrojar sangre por la boca.
Cuando me levanté, se le fue la cabeza -sin fuerza- para un lado...
XVII
Tres años me tuvieron encerrado, tres años lentos, largos como la amargura, que si
al principio creí que nunca pasarían, después pensé que hablan sido un sueño; tres
años trabajando, día a día, en el taller de zapatero del penal; tomando, en los recreos,
el sol en el patio, ese sol que tanto agradecía; viendo pasar las horas con el alma
anhelante, las horas cuya cuenta -para mi mal- suspendió antes de tiempo mi buen
comportamiento.
Da pena pensar que las pocas veces que en esta vida se me ocurrió no portarme
demasiado mal, esa fatalidad, esa mala estrella que, como ya más atrás le dije, parece
como complacerse en acompañarme, torció y dispuso las cosas de forma tal que la
bondad no acabó para servir a mi alma para maldita la cosa. Peor aún: no sólo para
nada sirvió, sino que a fuerza de desviarse y de degenerar siempre a algún mal peor
me hubo de conducir. Si me hubiera portado mal hubiera estado en Chinchilla los
veintiocho años que me salieron; me hubiera podrido vivo como todos los presos, me
hubiera aburrido hasta enloquecer, hubiera desesperado, hubiera maldecido de todo lo
divino, me hubiera acabado por envenenar del todo, pero allí estaría, purgando lo
cometido, libre de nuevos delitos de sangre, preso y cautivo -bien es verdad-, pero con
la cabeza tan segura sobre mis hombros como al nacer, libre de toda culpa, si no es el
pecado original; si me hubiera portado ni fu ni fa, como todos sobre poco más o
menos, los veintiocho años se hubieran convertido en catorce o dieciséis, mi madre se
hubiera muerto de muerte natural para cuando yo consiguiese la libertad, mí hermana
Rosario habría perdido ya su juventud, con su juventud su belleza, y con su belleza su
peligro, y yo -este pobre yo, este desgraciado derrotado que tan poca compasión en
usted y en la sociedad es capaz de provocar- hubiera salido manso como una oveja,
suave como una manta, y alejado probablemente del peligro de una nueva caída. A
estas horas estaría quién sabe si viviendo tranquilo, en cualquier lugar, dedicado a
algún trabajo que me diera para comer, tratando de olvidar lo pasado para no mirar
más que para lo por venir; a lo mejor lo había conseguido ya... Pero me porté lo mejor
que pude, puse buena cara al mal tiempo, cumplí excediéndomelo que se me
ordenaba, logré enternecer a la justicia, conseguí los buenos informes del director..., y
me soltaron; me abrieron las puertas; me dejaron indefenso ante todo lo malo. Me
dijeron:
-Has cumplido, Pascual; vuelve a la lucha, vuelve a la vida, vuelve a aguantar a
todos, a hablar con todos, a rozarte otra vez con todos.
Y creyendo que me hacían un favor, me hundieron para siempre.
Estas filosofías no se me habían ocurrido de la primera vez que este capítulo -y los
dos que siguen- escribí; pero me los robaron (todavía no me he explicado por qué me
los quisieron quitar), aunque a usted le parezca tan extraño que no me lo crea, y
entristecido por un lado con esta maldad sin justificación que tanto dolor me causa, y
ahogado en la repetición, por la otra banda, que me fuerza el recuerdo y me decanta
las ideas, a la pluma me vinieron y, como no considero penitencia el contrariarme las
voluntades, que bastantes penitencias para la flaqueza de mi espíritu, ya que no para
mis muchas culpas, tengo con lo que tengo, ahí las dejo, frescas corno me salieron,
para que usted las considere como le venga en gana.
Cuando salí encontré al campo más triste, mucho más triste, de lo que me habla
figurado. En los pensamientos que me daban cuando estaba preso, me lo imaginaba
-vaya usted a saber por qué- verde y lozano como las praderas, fértil y hermoso como
los campos de trigo, con los campesinos dedicados afanosamente a su labor,
trabajando alegres de sol a sol, cantando, con la bota de vino a la vera y la cabeza
vacía de malas ocurrencias, para encontrarlo a la salida yermo y agostado como los
cementerios, deshabitado y solo como una ermita lugareña al siguiente día de la
patrona...
Chinchilla es un pueblo ruin, como todos los manchegos, agobiado como por una
honda pena, gris y macilento como todos los poblados donde la gente no asoma los
hocicos al tiempo, y en ella no estuve sino el tiempo justo que necesité para tomar el
tren que me había de devolver al pueblo, a mi casa, a mi familia; al pueblo que
volvería a encontrar otra vez en el mismo sitio, a mi casa que resplandecía al sol como
una joya, a mi familia que me esperaría para más lejos, que no se imaginarla que
pronto habría de estar con ellos, a mi madre que en tres años a lo mejor Dios había
querido suavizar, a mi hermana, a mi querida y santa hermana, que saltaría de gozo al
verme.
El tren tardó en llegar, tardó muchas horas. Extraño estoy de que un hombre que
tenla en el cuerpo tantas horas de espera notase con impaciencia tal un retraso de
hora más, hora menos, pero lo cierto es que así ocurría, que me impacientaba, que me
descomponía el aguardar como si algún importante negocio me comiese los tiempos.
Anduve por la estación, fui a la cantina, paseé por un campo que había contiguo...
Nada; el tren no llegaba, el tren no asomaba todavía, lejano como aún andaba por el
retraso. Me acordaba del penal, que se veía allá lejos, por detrás del edificio de la
estación; parecía desierto, pero estaba lleno hasta los bordes, guardador de un
montón de desgraciados con cuyas vidas se podían llenar tantos cientos de páginas
como ellos eran. Me acordaba del director, de la última vez que le vi; era un viejecito
calvo, con un bigote cano, y unos ojos azules como el cielo; se llamaba don Contado.
Yo le quería como a un padre, le estaba agradecido de las muchas palabras de
consuelo que -en tantas ocasiones- para mí tuviera. La última vez que le vi fue en su
despacho, adonde me mandó llamar.
-¿Da su permiso, don Contado?
-Pasa, hijo.
Su voz estaba ya cascada por los años y por los achaques, y cuando nos llamaba
hijos parecía como si se le enterneciera más todavía, como si le temblara al pasar por
los labios. Me mandó sentar al otro lado de la mesa; me alargó la tabaquera, grande,
de piel de cabra; sacó un librito de papel de fumar que me ofreció también.
-¿Un pitillo?
-Gracias, don Contado.
Don Contado se rió.
-Para hablar contigo lo mejor es mucho humo. ¡Así se te ve menos esa cara tan fea
que tienes!
Soltó la carcajada, una carcajada que al final se mezcló con un golpe de tos, con un
golpe de tos que le duró hasta sofocarlo, hasta dejarlo abotargado y rojo como un
tomate. Echó mano de un cajón y sacó dos copas y una botella de coñac. Yo me
sobresalté; siempre me había tratado bien -cierto es-, pero nunca como aquel día.
-¿Qué pasa, don Conrado?
-Nada, hijo, nada... ¡Anda, bebe..., por tu libertad!
Volvió a acometerle la tos. Yo iba a preguntar:
-¿Por mi libertad?
Pero él me hacía señas con la mano para que no dijese nada. Esta vez pasó al
revés; fue en risa en lo que acabó la tos.
-Sí. ¡Todos los pillos tenéis suerte!
Y se reía, gozoso de poder darme la noticia, contento de poder ponerme de patas en
la calle. ¡Pobre don Contado, qué bueno era! ¡Si él supiera que lo mejor que podría
pasarme era no salir de allí! Cuando volví a Chinchilla, a aquella casa, me lo confesó
con lágrimas en los ojos, en aquellos ojos que eran sólo un poco más azules que las
lágrimas.
-¡Bueno, ahora en serio! Lee...
Me puso ante la vista la orden de libertad. Yo no creía lo que estaba viendo.
-¿Lo has leído?
-Sí, señor.
Abrió una carpeta y sacó dos papeles iguales, el licenciamiento.
-Toma, para ti; con eso puedes andar por donde quieras. Firma aquí; sin echar
borrones.
Doblé el papel, lo metí en la cartera... ¡Estaba libre! Lo que pasó por mí en aquel
momento ni lo sabría explicar. Don Contado se puso grave; me soltó un sermón sobre
la honradez y las buenas costumbres, me dio cuatro consejos sobre los impulsos que si
hubiera tenido presentes me hubieran ahorrado más de un disgusto gordo, y cuando
terminó, y como fin de fiesta, me entregó veinticinco pesetas en nombre de la junta de
Damas Regeneradoras de los Presos, institución benéfica que estaba formada en
Madrid para acudir en nuestro auxilio.
Tocó un timbre y vino un oficial de prisiones. Don Contado me alargó la mano.
-Adiós, hijo. ¡Qué Dios te guarde!
Yo no cabía en mí de gozo. Se volvió hacia el oficial.
-Muñoz, acompañe a este señor hasta la puerta. Llévelo antes a la administración;
va socorrido con ocho días.
A Muñoz no lo volví a ver en los días de mi vida. A don Contado, sí; tres años y
medio más tarde.
El tren acabó por llegar; tarde o temprano todo llega en esta vida, menos el perdón
de los ofendidos, que a veces parece como que disfruta en alejarse. Monté en mi
departamento y después de andar dando tumbos de un lado para otro durante día y
medio, di alcance a la estación del pueblo, que tan conocida me era, y en cuya vista
había estado pensando durante todo el viaje. Nadie, absolutamente nadie, si no es
Dios que está en las Alturas, sabía que yo llegaba, y sin embargo -no sé por qué rara
manía de ideas- momento llegó a haber en que imaginaba el andén lleno de gentes
jubilosas que me recibían con los brazos al aire, agitando pañuelos, voceando mi
nombre a los cuatro puntos.
Cuando llegué, un frío agudo como una daga se me clavó en el corazón. En la
estación no había nadie. Era de noche; el jefe, el señor Gregorio, con su farol de
mecha que tenía un lado verde y otro rojo, y su banderola enfundada en su caperuza
de lata, acababa de dar salida al tren. Ahora se volvería hacia mí, me reconocería, me
felicitaría.
-¡Caramba, Pascual! ¡Y tú por aquí!
-Sí, señor Gregorio. ¡Libre!
-¡Vaya, vaya!
Y se dio media vuelta sin hacerme más caso. Se metió en su caseta. Yo quise
gritarle:
-¡Libre, señor Gregorio! ¡Estoy libre!, porque pensé que no se había dado cuenta.
Pero me quedé un momento parado y desistí de hacerlo.
La sangre se me agolpó a los oídos y las lágrimas estuvieron a pique de aparecerme
en ambos ojos. Al señor Gregorio no le importaba nada mi libertad.
Salí de la estación con el fardo del equipaje al hombro, torcí por una senda que
desde ella llevaba hasta la carretera donde estaba mi casa, sin necesidad de pasar por
el pueblo, y empecé a caminar. Iba triste, muy triste; toda mi alegría la matara el
señor Gregorio con sus tristes palabras, y un torrente de funestas ideas, de presagios
desgraciados, que en vano yo trataba de ahuyentar, me atosigaban la memoria. La
noche estaba clara, sin una nube, y la luna, como una hostia, allí estaba, clavada, en
el medio del cielo. No quería pensar en el frío que me invadía.
Un poco más adelante, a la derecha del sendero, hacia la mitad del camino, estaba
el cementerio, en el mismo sitio donde lo dejé, con la misma tapia de adobes
negruzcos, con su alto ciprés que en nada había mudado, con su lechuza silbadora
entre las ramas. El cementerio donde descansaba mi padre de su furia; Mario, de su
inocencia; mi mujer, su abandono, y el Estirao, su mucha chulería. El cementerio
donde se pudrían los restos de mis dos hijos, del abortado y de Pascualillo, que en los
once meses de vida que alcanzó fuera talmente un sol...
¡Me daba resquemor llegar al pueblo, así, solo, de noche, y pasar lo primero por
junto al camposanto! ¡Parecía como si la Providencia se complaciera en ponérmelo
delante, en hacerlo de propósito para forzarme a caer en la meditación de lo poco que
somos!
La sombra de mi cuerpo iba siempre delante, larga, muy larga, tan larga como un
fantasma, muy pegada al suelo, siguiendo el terreno, ora tirando recta por el camino,
ora subiéndose a la tapia del cementerio, como queriendo asomarse. Corrí un poco; la
sombra corrió también. Me paré; la sombra también paró. Miré para el firmamento; no
había una sola nube en todo su redor. La sombra había de acompañarme, paso a paso,
hasta llegar.
Cogí miedo, un miedo inexplicable; me imaginé a los muertos saliendo en esqueleto
a mirarme pasar. No me atrevía a levantar la cabeza; apreté el paso; el cuerpo parecía
que no me pesaba; el cajón tampoco. En aquel momento parecía como si tuviera más
fuerza que nunca. Llegó el instante en que llegué a estar al galope como un perro
huido; corría, corría como un loco, como un poseído. Cuando llegué a mi casa estaba
rendido; no hubiera podido dar un paso más...
Puse el bulto en el suelo y me senté sobre él. No se oía ningún ruido; Rosario y mi
madre estarían, a buen seguro, durmiendo, ajenas del todo a que yo había llegado, a
que yo estaba libre, a pocos pasos de ellas. ¡Quién sabe si mi hermana no habría
rezado una salve -la oración que más le gustaba- en el momento de meterse en la
cama, porque a mí me soltasen! ¡Quién sabe si a aquellas horas no estaría soñando,
entristecida, en mi desgracia, imaginándome tumbado sobre las tablas de la celda, con
la memoria puesta en ella, que fue el único afecto sincero que en mi vida tuve! Estaría
a lo mejor sobresaltada, presa de una pesadilla.
Y yo estaba allí, estaba ya allí, libre, sano como una manzana, listo para volver a
empezar, para consolarla, para mimarla, para recibir su sonrisa.
No sabía lo que hacer; pensé llamar... Se asustarían; nadie llama a esas horas. A lo
mejor ni se atrevían a abrir; pero tampoco podía seguir allí, tampoco era posible
esperar al día sentado sobre el cajón.
Por la carretera venían dos hombres conversando en voz alta; iban distraídos, como
contentos; venían de Almendralejo, quién sabe si de ver a las novias. Pronto los
reconocí: eran León, el hermano de Martinete, y el señorito Sebastián. Yo me escondí;
no sé por qué, pero su vista me apresuraba.
Pasaron muy cerca de la casa, muy cerca de mí; su conversación era bien clara.
-Ya ves lo que a Pascual le pasó.
-Y no hizo más que lo que hubiéramos hecho cualquiera.
-Defender a la mujer.
-Claro.
-Y está en Chinchilla, a más de un día de tren, ya va para tres años...
Sentí una profunda alegría; me pasó como un rayo por la imaginación la idea de
salir, de presentarme ante ellos, de darles un abrazo..., pero preferí no hacerlo; en la
cárcel me hicieron más calmoso, me quitaron impulsos.
Esperé a que se alejaran. Cuando calculé verlos ya suficientemente lejos, salí de la
cuneta y fui a la puerta. Allí estaba el cajón; no lo habían visto. Si lo hubieran visto se
hubieran acercado y yo hubiera tenido que salir a explicarles, y se hubieran creído que
me ocultaba, que los huía.
No quise pensarlo más; me acerqué hasta la puerta y di dos golpes sobre ella. Nadie
me respondió; esperé unos minutos. Nada. Volví a golpearla, esta vez con más fuerza.
En el interior se encendió un candil.
-¡Quién!
-¡Soy yo!
-¿Quién?
Era la voz de mi madre. Sentí alegría al oírla, para qué mentir. Yo, Pascual.
-¿Pascual?
-Sí, madre. ¡Pascual!
Abrió la puerta; a la luz del candil parecía una bruja.
-¿Qué quieres?
-¿Que qué quiero?
-Sí.
-Entrar. ¿Qué voy a querer?
Estaba extraña. ¿Por qué me trataría así?
-¿Qué le pasa a usted, madre?
-Nada, ¿por qué?
-No, ¡como la veía como parada!
Estoy por asegurar que mi madre hubiera preferido no verme.
Los odios de otros tiempos parecían como querer volver a hacer presa en mí. Yo
trataba de ahuyentarlos, de echarlos a un lado.
-¿Y la Rosario?
-Se fue.
-¿Se fue?
-Sí.
-¿A dónde?
-A Almendralejo.
-¿Otra vez?
-Otra vez.
-¿Liada? -Sí.
-Con quién?
-¿A ti qué más te da?
Parecía como si el mundo quisiera caerme sobre la cabeza. No veía claro; pensé si no
estarla soñando. Estuvimos los dos un corto rato callados.
-¿Y por qué se fue?
-¡Ya ves!
-¿No quería esperarme?
-No sabía que habías de venir. Estaba siempre hablando de ti... ¡Pobre Rosario, qué
vida de desgracia llevaba con lo buena que era!
-¿Os faltó de comer?
-A veces.
-¿Y se marchó por eso?
-¡Quién sabe!
Volvimos a callar.
-¿La ves?
-Sí; viene con frecuencia. ¡Como él está también aquí!
-¿Él?
–Sí.
-¿Quién es?
-El señorito Sebastián.
Creí morir. Hubiera dado dinero por haberme visto todavía en el penal.
XVIII
La Rosario fue a verme en cuanto se enteró de mi vuelta.
-Ayer supe que habías vuelto. ¡No sabes lo que me alegré!
¡Cómo me gustaba oír sus palabras!
-Sí, lo sé, Rosario; me lo figuro. ¡Yo también estaba deseando volverte a ver!
Parecía como si estuviéramos de cumplido, como si nos hubiéramos conocido diez
minutos atrás. Los dos hacíamos esfuerzos para que la cosa saliera natural. Pregunté,
por preguntar algo, al cabo de un rato:
-¿Cómo fue de marcharte otra vez?
-Ya ves.
-¿Tan apurada andabas?
-Bastante.
-¿Y no pudiste esperar?
-No quise.
Puso bronca la voz.
-No me dio la gana de pasar más calamidades...
Me lo explicaba; la pobre bastante había pasado ya.
-No hablemos de eso, Pascual.
La Rosario se sonreía con su sonrisa de siempre, esa sonrisa triste y como abatida
que tienen todos los desgraciados de buen fondo.
-Pasemos a otra cosa... ¿Sabes que te tengo buscada una novia?
-¿A mí?
-Sí.
-¿Una novia?
-Sí, hombre. ¿Por qué? ¿Te extraña?
-No... Parece raro. ¿Quién me ha de querer?
-Pues cualquiera. ¿O es que no te quiero yo?
La confesión de cariño de mi hermana, aunque ya la sabía, me agradaba; su
preocupación por buscarme novia, también. ¡Mire usted que es ocurrencia!
-¿Y quién es?
-La sobrina de la señora Engracia.
-¿La Esperanza?
-Sí.
-¡Guapa moza!
-Que te quiere desde antes de que te casases.
-¡Bien callado se lo tenía!
-Qué quieres, ¡cada una es como es!
-¿Y tú, qué le has dicho?
-Nada; que alguna vez habrías de volver.
-Y he vuelto...
-¡Gracias a Dios!
La novia que la Rosario me tenía preparada, en verdad que era una hermosa mujer.
No era del tipo de Lola, sino más bien al contrario, algo así como un término medio
entre ella y la mujer del Estévez, incluso algo parecida en el tipo -fijándose bien- al de
mi hermana. Andaría por entonces por los treinta o treinta y dos años, que poco o
nada se la notaban de joven y conservada como aparecía. Era muy religiosa y como
dada a la mística, cosa rara por aquellas tierras, y se dejaba llevar de la vida, como los
gitanos, sólo con el pensamiento puesto en aquello que siempre decía:
-¿Para qué variar? ¡Está escrito!
Vivía en el cerro con su tía, la señora Engracia, hermanastra de su difunto padre,
por haberse quedado huérfana de ambas partes aún muy tierna, y como era de natural
consentidor y algo tímida, jamás nadie pudiera decir que con nadie la hubiera visto u
oído discutir, y mucho menos con su tía, a la que tenía un gran respeto. Era aseada
como pocas, tenía la misma color de las manzanas y cuando, al poco tiempo de
entonces, llegó a ser mi mujer -mi segunda mujer-, tal orden hubo de implantar en mi
casa que en multitud de detalles nadie la hubiera reconocido.
La primera vez, entonces, que me la eché a la cara, la cosa no dejó de ser violenta
para los dos; los dos sabíamos lo que nos íbamos a decir, los dos nos mirábamos a
hurtadillas como para espiar los movimientos del otro.
Estábamos solos, pero era igual; solos llevábamos una hora y cada instante que
pasaba parecía como si fuera a costar más trabajo el empezar a hablar. Fue ella quien
rompió el fuego:
Vienes más gordo.
-Puede...
-Y de semblante más claro.
-Eso dicen...
Yo hacía esfuerzos en mi interior por mostrarme amable y decidor, pero no lo
conseguía; estaba como entontecido, como aplastado por un peso que me ahogaba,
pero del que guardo recuerdo como una de las impresiones más agradables de mi
vida, como una de las impresiones que más pena me causó el perder.
-¿Cómo es aquel terreno?
-Malo.
Ella estaba como pensativa. ¡Quién sabe lo que pensaría!
-¿Te acordaste mucho de la Lola?
-A veces. ¿Por qué mentir? Como estaba todo el día pensando, me acordada de
todos. ¡Hasta del Estirao, ya ves!
La Esperanza estaba levemente pálida.
-Me alegro de que hayas vuelto.
-Sí, Esperanza, yo también me alegro de que me hayas esperado.
-¿De que te haya esperado?
-Sí; ¿o es que no me esperabas?
-¿Quién te lo dijo?
-¡Ya ves! ¡Todo se sabe!
Le temblaba la voz y su temblor no faltó nada para que me lo contagiase.
-¿Fue la Rosario?
-Sí. ¿Qué ves de malo?
-Nada.
Las lágrimas le asomaron a los ojos.
-¿Qué habrás pensado de mí?
-¿Qué querías que pensase? ¡Nada!
Me acerqué lentamente y la besé en las manos. Ella se dejaba besar.
-Estoy tan libre como tú, Esperanza.
-Tan libre como cuando tenia veinte años. Esperanza me miraba tímidamente. -No
soy un viejo; tengo que pensar en vivir.
-Sí.
-En arreglar mi trabajo, mi casa, mi vida... ¿De verdad que me esperabas?
-Sí.
-¿Y-por qué no me lo dices?
Ya te lo dije.
Era verdad; ya me lo había dicho, pero yo gozaba en hacérselo repetir.
-Dímelo otra vez.
La Esperanza se había vuelto roja como un pimiento. La voz le salía como cortada y
los labios y las aletas de la nariz le temblaban como las hojas movidas por la brisa,
como el plumón del jilguero que se esponja al sol.
-Te esperaba, Pascual. Todos los días rezaba porque volvieras pronto; Dios me
escuchó.
-Es cierto.
Volví a besarla las manos. Estaba como apagado. No me atrevía a besarla en la
cara.
-¿Querrás..., querrás...?
-Sí.
-¿Sabías lo que iba a decir?
-Sí. No sigas.
Se volvió radiante de repente como un amanecer.
-Bésame, Pascual...
Cambió de voz, que se puso velada y como sórdida.
-¡Bastante te esperé!
La besé ardientemente, intensamente, con un cariño y con un respeto como jamás
usé con mujer alguna, y tan largo, tan largo, que cuando aparté la boca el cariño más
fiel había aparecido en mí.
XIX
Llevábamos ya dos meses casados cuando me fue dado el observar que mi madre
seguía usando de las mismas mañas y de iguales malas artes que antes de que me
tuvieran encerrado. Me quemaba la sangre con su ademán, siempre huraño y como
despegado, con su conversación hiriente y siempre intencionada, con el tonillo de voz
que usaba para hablarme, en falsete y tan fingido como toda ella. A mi mujer, aunque
transigía con ella, ¡qué remedio la quedaba!, no la podía ver ni en pintura, y tan poco
disimulaba su malquerer que la Esperanza, un día que estaba ya demasiado cargada,
me planteó la cuestión en unas formas que pude ver que no otro arreglo sino el poner
la tierra por en medio podría llegar a tener. La tierra por en medio se dice cuando dos
se separan a dos pueblos distantes, pero, bien mirado, también se podría decir cuando
entre el terreno en donde uno pisa y el otro duerme hay veinte pies de altura...
Muchas vueltas me dio en la cabeza la idea de la emigración; pensaba en La Coruña,
o en Madrid, o bien más cerca, hacia la capital, pero el caso es que -¡quién sabe si por
cobardía, por falta de decisión!- la cosa la fui aplazando, aplazando, hasta que cuando
me lancé a viajar, con nadie que no fuese con mis mismas carnes, o con mi mismo
recuerdo, hubiera querido poner la tierra por en medio... La tierra que no fue bastante
grande para huir de mi culpa... La tierra que no tuvo largura ni anchura suficiente para
hacerse la mudó ante el clamor de mi propia conciencia...
Quería poner tierra entre mi sombra y yo, entre mi nombre y mi recuerdo y yo,
entre mis mismos cueros y mí mismo, este mí mismo del que, de quitarle la sombra y
el recuerdo, los nombres y los cueros, tan poco quedaría.
Hay ocasiones en las que más vale borrarse como un muerto, desaparecer de
repente como tragado por la tierra, deshilarse en el aire como el copo de humo.
Ocasiones que no se consiguen, pero que de conseguirse nos transformarían en
ángeles, evitarían el que siguiéramos enfangados en el crimen y el pecado, nos
liberarían de este lastre de carne contaminada del que, se lo aseguro, no volveríamos
a acordarnos para nada -tal horror le tomamos- de no ser que constantemente alguien
se encarga de que no nos olvidemos de él, alguien se preocupa de aventar sus escorias
para herirnos los olfatos del alma. ¡Nada hiede tanto ni tan mal como la lepra que lo
malo pasado deja por la conciencia, como el dolor de no salir del mal pudriéndonos ese
osario de esperanzas muertas, al poco de nacer, que -¡desde hace tanto tiempo ya!-
nuestra triste vida es!
La idea de la muerte llega siempre con paso de lobo, con andares de culebra, como
todas las peores imaginaciones. Nunca de repente llegan las ideas que nos trastornan;
lo repentino ahoga unos momentos, pero nos deja, al marchar, largos años de vida por
delante. Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la
tristeza, siempre llegan poco a poco y como sin sentir, como sin sentir invade la niebla
los campos, o la tisis los pechos. Avanza, fatal, incansable, pero lenta, despaciosa,
regular como el pulso. Hoy no la notamos; a lo mejor mañana tampoco, ni pasado
mañana, ni en un mes entero. Pero pasa ese mes y empezamos a sentir amarga la
comida, como doloroso el recordar; ya estamos picados. Al correr de los días y las
noches nos vamos volviendo huraños, solitarios; en nuestra cabeza se cuecen las
ideas, las ideas que han de ocasionar el que nos corten la cabeza donde se cocieron,
quién sabe si para que no siga trabajando tan atrozmente. Pasamos a lo mejor hasta
semanas enteras sin variar; los que nos rodean se acostumbraron ya a nuestra
adustez y ya ni extrañan siquiera nuestro extraño ser. Pero un día el mal crece, como
los árboles, y engorda, y ya no saludamos a la gente; y vuelven a sentirnos como
raros y como enamorados. Vamos enflaqueciendo, enflaqueciendo, y nuestra barba
hirsuta es cada vez más lacia. Empezamos a sentir el odio que nos mata; ya no
aguantamos el mirar; nos duele la conciencia, pero, ¡no importa!, ¡más vale que duela!
Nos escuecen los ojos, que se llenan de un agua venenosa cuando mirarnos fuerte. El
enemigo nota nuestro anhelo, pero está confiado; el instinto no miente. La desgracia
es alegre, acogedora, y el más tierno sentir gozamos en hacerlo arrastrar sobre la
plaza inmensa de vidrios que va siendo ya nuestra alma. Cuando huimos como las
corzas, cuando el oído sobresalta nuestros sueños, estamos ya minados por el mal; ya
no hay solución, ya no hay arreglo posible. Empezamos a caer, vertiginosamente ya,
para no volvernos a levantar en vida. Quizás para levantarnos un poco a última hora,
antes de caer de cabeza hasta el infierno... Mala cosa.
Mi madre sentía una insistente satisfacción en tentarme los genios, en los que el mal
iba creciendo como las moscas al olor de los muertos. La bilis que tragué me envenenó
el corazón y tan malos pensamientos llegaba por entonces a discurrir, que llegué a
estar asustado de mi mismo coraje. No quería ni verla; los días pasaban iguales los
unos a los otros, con el mismo dolor clavado en las entrañas, con los mismos presagios
de tormenta nublándonos la vista.
El día que decidí hacer uso del hierro tan agobiado estaba, tan cierto de que al mal
había que sangrarlo, que no sobresaltó ni un ápice mis pulsos la idea de la muerte de
mi madre. Era algo fatal que había de venir y que venía, que yo había de causar y que
no podía evitar aunque quisiera, porque me parecía imposible cambiar de opinión,
volverme atrás, evitar lo que ahora daría una mano porque no hubiera ocurrido, pero
que entonces gozaba en provocar con el mismo cálculo y la misma meditación por lo
menos con los que un labrador emplearía para pensar en sus trigales.
Estaba todo bien preparado; me pasé largas noches enteras pensando en lo mismo
para envalentonarme, para tomar fuerzas; afilé el cuchillo de monte, con su larga y
ancha hoja que se parecía a las hojas del maíz, con su canalito que la cruzaba, con sus
cachas de nácar que le daban un aire retador. Sólo faltaba entonces emplazar la fecha;
y después no titubear, no volverse atrás, llegar hasta el final costase lo que costase,
mantener la calma..., y luego herir, herir sin pena, rápidamente, y huir, huir muy
lejos, a La Coruña, huir donde nadie pudiera saberlo, donde se me permitiera vivir en
paz esperando el olvido de las gentes, el olvido que me dejase volver para empezar a
vivir de nuevo.
La conciencia no me remordería; no habría motivo. La conciencia sólo remuerde de
las injusticias cometidas: de apalear un niño, de derribar una golondrina... Pero de
aquellos actos a los que nos conduce el odio, a los que vamos como adormecidos por
una idea que nos obsesiona, no tenemos que arrepentirnos jamás, jamás nos
remuerde la conciencia.
Fue el 10 de febrero de 1922. Cuadró en viernes aquel año, el 10 de febrero. El
tiempo estaba claro como es ley que ocurriera por el país; el sol se agradecía y en la
plaza me parece como recordar que hubo aquel día más niños que nunca jugando a las
canicas o a las tabas. Mucho pensé en aquello, pero procuré vencerme y lo conseguí;
volverme atrás hubiera sido imposible, hubiera sido fatal para mí, me hubiera
conducido a la muerte, quién sabe si al suicidio. Me hubiera acabado por encontrar en
el fondo del Guadiana, debajo de las ruedas del tren... No, no era posible cejar, había
que continuar adelante, siempre adelante, hasta el fin. Era ya una cuestión de amor
propio.
Mi mujer algo debió de notarme.
-¿Qué vas a hacer?
-Nada, ¿por qué?
-No sé; parece como si te encontrase extraño.
-¡Tonterías!
La besé, por tranquilizarla; fue el último beso que le di. ¡Qué lejos de saberlo estaba
yo entonces! Si lo hubiera sabido me hubiera estremecido.
-¿Por qué me besas?
Me dejó de una pieza.
-¿Por qué no te voy a besar?
Sus palabras mucho me hicieron pensar. Parecía como si supiera todo lo que iba a
ocurrir, como si estuviera ya al cabo de la calle.
El sol se puso por el mismo sitio que todos los días. Vino la noche..., cenamos..., se
metieron en la cama... Yo me quedé, como siempre, jugando con el rescoldo del
hogar. Hacía ya tiempo que no iba a la taberna de Martinete.
Había llegado la ocasión, la ocasión que tanto tiempo había estado esperando. Había
que hacer de tripas corazón, acabar pronto, lo más pronto posible. La noche es corta y
en la noche tenía que haber pasado ya todo y tenla que sorprenderme la amanecida a
muchas leguas del pueblo.
Estuve escuchando un largo rato. No se oía nada. Fui al cuarto de mi mujer; estaba
dormida y la dejé que siguiera durmiendo. Mi madre dormiría también a buen seguro.
Volví a la cocina; me descalcé; el suelo estaba frío y las piedras del suelo se me
clavaban en la punta del pie. Desenvainé el cuchillo, que brillaba a la llama como un
sol.
Allí estaba, echada bajo las sábanas, con su cara muy pegada a la almohada. No
tenla más que echarme sobre el cuerpo y acuchillarlo. No se movería, no daría ni un
solo grito, no le daría tiempo... Estaba ya al alcance del brazo, profundamente
dormida, ajena -¡Dios, qué ajenos están siempre los asesinados a su suerte!- a todo lo
que le iba a pasar. Quería decidirme, pero no lo acababa de conseguir; vez hubo ya de
tener el brazo levantado, para volver a dejarlo caer otra vez todo a lo largo del cuerpo.
Pensé cerrar los ojos y herir. No podía ser; herir a ciegas es como no herir, es
exponerse a herir en el vacío... Había que herir con los ojos bien abiertos, con los cinco
sentidos puestos en el golpe. Había que conservar la serenidad, que recobrar la
serenidad que parecía ya como si estuviera empezando a perder ante la vista del
cuerpo de mi madre... El tiempo pasaba y yo seguía allí, parado, inmóvil como una
estatua, sin decidirme a acabar. No me atrevía; después de todo era mi madre, la
mujer que me había parido, y a quien sólo por eso había que perdonar.:. No; no podía
perdonarla porque me hubiera parido. Con echarme al mundo no me hizo ningún
favor, absolutamente ninguno... No había tiempo que perder. Había que decidirse de
una buena vez. Momento llegó a haber en que estaba de pie y como dormido, con el
cuchillo en la mano, como la imagen del crimen... Trataba de vencerme, de recuperar
mis fuerzas, de concentrarlas. Ardía en deseos de acabar pronto, rápidamente, y de
salir corriendo hasta caer rendido, en cualquier lado. Estaba agotándome; llevaba una
hora larga al lado de ella, como guardándola, como velando su sueño. ¡Y había ido a
matarla, a eliminarla, a quitarle la vida a puñaladas!
Quizás otra hora llegara ya a pasar. No; definitivamente, no. No podía; era algo
superior a mis fuerzas, algo que me revolvía la sangre. Pensé huir. A lo mejor hacía
ruido al salir; se despertaría, me reconocería. No, huir tampoco podía; iba
indefectiblemente camino de la ruina... No había más solución que golpear sin piedad,
rápidamente, para acabar lo más pronto posible. Pero golpear tampoco podía... Estaba
metido como en un lodazal donde me fuese hundiendo, poco a poco, sin remedio
posible, sin salida posible. El barro me llegaba ya hasta el cuello. Iba a morir ahogado
como un gato... Me era completamente imposible matar; estaba como paralítico.
Dila vuelta para marchar. El suelo crujía. Mi madre se revolvió en la cama.
-¿Quién anda ahí?
Entonces sí que ya no había solución. Me abalancé sobre ella y la sujeté. Forcejeó,
se escurrió... Momento hubo en que llegó a tenerme cogido por el cuello. Gritaba como
una condenada. Luchamos; fue la lucha más tremenda que usted se puede imaginar.
Rugíamos como bestias, la baba nos asomaba a la boca... En una de las vueltas vi a mi
mujer, blanca como una muerta, parada a la puerta sin atreverse a entrar. Traía un
candil en la mano, el candil a cuya luz pude ver la cara de mi madre, morada como un
hábito de nazareno... Seguíamos luchando; llegué a tener las vestiduras rasgadas, el
pecho al aire. La condenada tenía más fuerzas que un demonio. Tuve que usar de toda
mi hombría para tenerla quieta. Quince veces que la sujetara, quince veces que se me
había de escurrir. Me arañaba, me daba patadas y puñetazos, me mordía. Hubo un
momento en que con la boca me cazó un pezón -el izquierdo- y me lo arrancó de
cuajo.
Fue el momento mismo en que pude clavarle la hoja en la garganta...
La sangre corría como desbocada y me golpeó la cara. Estaba caliente como un
vientre y sabía lo mismo que la sangre de los corderos.
La solté y salí huyendo. Choqué con mi mujer a la salida; se le apagó el candil. Cogí
el campo y corrí, corrí sin descanso, durante horas enteras. El campo estaba fresco y
una sensación como de alivio me corrió las venas.
Podía respirar...
Otra nota del transcriptor
Hasta aquí las cuartillas manuscritas de Pascual Duarte. Si lo agarrotaron a
renglón seguido, o si todavía tuvo tiempo de escribir más hazañas, y éstas se
perdieron, es una cosa que por más que hice no he podido esclarecer.
El licenciado don Benigno Bonilla, dueño de la farmacia de Almendralejo, donde,
como ya dije, encontré lo que atrás dejo transcrito, me dio toda suerte de facilidades
para seguir rebuscando. A la botica le di la vuelta como un calcetín; miré hasta en
los botes de porcelana, detrás de los frascos, encima y debajo- de los armarios, en
el cajón del bicarbonato... Aprendí nombres hermosos -ungüento del hijo de Zacarías,
del boyero y del cochero, de pez y resina, de pan de puerco, de bayas de laurel, de la
caridad, contra el pedero del ganado lanar-, tosí con la mostaza, me dieron arcadas
con la valeriana, me lloraron los ojos con el amoníaco pero por más vueltas que di, y
por más padrenuestros que le recé a san Antonio para que me pusiera algo a los
alcances de mi mano, ese algo no debía existir porque jamás lo atopé.
Es una contrariedad no pequeña esta falta absoluta de datos de los últimos años
de Pascual Duarte. Por un cálculo, no muy difcil, lo que parece evidente es que
volviera de nuevo al penal de Chinchilla (de sus mismas palabras se infiere) donde
debió estar hasta el año 35 o quién sabe si hasta el 36 Desde luego, parece
descartado que salió de presidio antes de empezar la guerra. Sobre lo que no hay
manera humana de averiguar nada es sobre su actuación durante los quince días
de revolución que pasaron sobre su pueblo; si hacemos excepción del asesinato del
señor González de la Riva -del que nuestro personaje fue autor convicto y confesonada
más, absolutamente nada más, hemos podido saber de é¿ y aun de su crimen
sabemos, cierto es, lo irreparable y evidente, pero ignoramos, porque Pascual se
cerró a la banda y no dijo esta boca es mía más que cuando le dio la gana, que fue
muy pocas veces, los motivos que tuvo y los impulsos que le acometieron. Quizás de
haberse diferido algún tiempo su ejecución, hubiera llegado él en sus memorias
hasta el punto y lo hubiera tratado con amplitud, pero lo cierto es que, como no
ocurrió, la laguna que al final de sus días aparece no de otra forma que a base de
cuento y de romance podría llenarse, solución que repugna a la veracidad de este
libro.
La carta de Pascual Duarte a don Joaquín Barrera debió escribirla al tiempo
de los capítulos XII y XIII, los dos únicos en los que empleó tinta morada, idéntica a
la de la carta al citado señor, lo que viene a demostrar que Pascual no suspendió
definitivamente, como decía, su relato, sino que preparó la carta con todo cálculo
para que surtiese su efecto a su tiempo debido, precaución que nos presenta a
nuestro personaje no tan olvidadizo ni atontado como a primera vista pareciera. Lo
que está del todo claro, porque nos lo dice el cabo de la guardia civil Cesáreo Martín,
que fue quien recibió el encargo, es la forma en que se dio traslado al fajo de
cuartillas desde la cárcel de Badajoz hasta la casa en Mérida del señor Barrera.
En mi afán de aclarar en lo posible los últimos momentos del personaje, me dirigí
en carta a don Santiago Lurueña, capellán entonces de la cárcel y hoy cura párroco
de Magacela (Badajoz) y a don Cesáreo Martín, número de la guardia civil con
destino en la cárcel de Badajoz entonces y hoy cabo comandante del puesto de La
Vecilla (León), y personar ambas que por su oficio estuvieron cercanas al criminal
cuando le tocó pagar deudas a la justicia.
He aquí las cartas:
Magacela (Badajoz), a 9 de enero de 1942.
Muy distinguido señor mío y de mi mayor consideración:
Recibo en estos momentos, y con evidente retraso, su atenta carta del 18 del
anterior mes de diciembre, y las 359 cuartillas escritas a máquina conteniendo las
memorias del desgraciado Duarte. Me lo remite todo ello don David Freire Angulo,
actual capellán de la cárcel de Badajoz, y compañero de un servidor allá en los años
moceriles del seminario, en Salamanca. Quiero apaciguar el clamor de mi conciencia
estampando estas palabras no más abierto el sobre, para dejar para mañana, Dios
mediante, la continuación, después de haber leído, siguiendo sus instrucciones y mi
curiosidad, el fajo que me acompaña.
(Sigo el 10.)
Acabo de leer de una tirada, aunque -según Herodoto- no sea forma noble de
lectura, las confesiones de Duarte, y no tiene usted idea de la impresión profunda que
han dejado en mi espíritu, de la honda huella, del marcado surco que en mi alma
produjeran. Para un servidor, que recogiera sus últimas palabras de arrepentimiento
con el mismo gozo con que recogiera la más dorada mies el labrador, no deja de ser
fuerte impresión la lectura de lo escrito por el hombre que quizás a la mayoría se les
figure una hiena (como a mí se me figuró también cuando fui llamado a su celda),
aunque al llegar al fondo de su alma se pudiese conocer que no otra cosa que un
manso cordero, acorralado y asustado por la vida, pasara de ser.
Su muerte fue de ejemplar preparación y únicamente a última hora, al faltarle la
presencia de ánimo, se descompuso un tanto, lo que ocasionó que el pobre sufriera
con el espíritu lo que se hubiera ahorrado de tener mayor valentía.
Dispuso los negocios del alma con un aplomo y una serenidad que a mí me dejaron
absorto y pronunció delante de todos, cuando llegó el momento de ser conducido al
patio, un ¡Hágase la voluntad del Señor; que mismo nos dejara maravillados con su
edificante humildad. ¡Lástima que el enemigo le robase sus últimos instantes, porque
si no, a buen seguro que su muerte habría de haber sido tenida como santa! Ejemplo
de todos los que la presenciamos hubo de ser (hasta que perdiera el dominio, como
digo), y provechosas consecuencias para mi dulce ministerio de la cura de almas, hube
de sacar de todo lo que vi. ¡Que Dios lo haya acogido en su santo seno!
Reciba, señor, la prueba del más seguro afecto en el saludo que le envía su humilde.
S. LURUEÑA, Presbítero
P. D. - Lamento no poder complacerle en lo de la fotografía, y no sé tampoco cómo
decirle para que pudiera arreglarse.
Una. Y la otra.
La Vecilla (León), 12-1-42
Muy señor mío:
Acuso recibo de su atenta particular del 18 de diciembre, deseando que al presente
se encuentre usted gozoso de tan buena salud como en la fecha citada. Yo, bien -a
Dios gracias, sean dadas-,aunque más tieso que un palo en este clima que no es ni
para desearle al más grande criminal. Y paso a informarle de lo que me pide, ya que
no veo haya motivo alguno del servicio que me lo impida, ya que de haberlo usted me
habría de dispensar, pero yo no podría decir ni una palabra. Del tal Pascual Duarte de
que me habla ya lo creo que me recuerdo, pues fue el preso más célebre que tuvimos
que guardar en mucho tiempo; de la salud de su cabeza no daría yo fe aunque me
ofreciesen Eldorado, porque tales cosas hacía que a las claras atestiguaba su
enfermedad. Antes de que confesase ninguna vez, todo fue bien; pero en cuanto que
lo hizo la primera se conoce que le entraron escrúpulos y remordimientos y quiso
purgarlos con la penitencia; el caso es que los lunes, porque si había muerto su madre,
y los martes, porque si martes había sido el día que matara al señor conde de
Torremejía, y los miércoles, porque si había muerto no sé quién, el caso es que el
desgraciado se pasaba las medias semanas voluntariamente sin probar bocado, que
tan presto se le hubieron de ir las carnes que para mí que al verdugo no demasiado
trabajo debiera costarle el hacer que los dos tornillos llegaran a encontrarse en el
medio del gaznate. El muy desgraciado se pasaba los días escribiendo, como poseído
de la fiebre, y como no molestaba y además el director era de tierno corazón y nos
tenía ordenado le aprovisionásemos de lo que fuese necesitando para seguir
escribiendo, el hombre se confiaba y no cejaba ni un instante. En una ocasión me
llamó, me enseñó una carta dentro de un sobre abierto (para que la lea usted, si
quiere, me dijo) dirigido a don Joaquín Barrera López, en Mérida, y me dijo en un tono
que nunca llegué a saber si fuera de súplica o de mandato:
-Cuando me lleven, coge usted esta carta, arregla un poco este montón de papeles,
y se lo da todo a este señor. ¿Me entiende?
Y añadía después, mirándome a los ojos y poniendo tal misterio en su mirar que me
sobrecogía:
-¡Dios se lo habrá de premiar..., porque yo así se lo pediré!
Yo le obedecí, porque no vi mal en ello, y porque he sido siempre respetuoso con las
voluntades de los muertos.
En cuanto a su muerte, sólo he de decirle que fue completamente corriente y
desgraciada y que aunque al principio se sintiera flamenco y soltase delante de todo el
mundo un ¡Hágase la voluntad del Señor.; que nos dejó como anonadados, pronto se
olvidó de mantener la compostura. A la vista del patíbulo se desmayó y cuando volvió
en sí, tales voces daba de que no quería morir y de que lo que hacían con él no había
derecho, que hubo de ser llevado a rastras hasta el banquillo. Allí besó por última vez
un crucifijo que le mostró el padre Santiago, que era el capellán de la cárcel y
mismamente un santo, y terminó sus días escupiendo y pataleando, sin cuidado
ninguno de los circunstantes y de la manera más ruin y más baja que un hombre
puede terminar; demostrando a todos su miedo a la muerte.
Le ruego que si le es posible me envíe dos libros, en vez de uno, cuando estén
impresos. El otro es para el teniente de la línea que me indica que le abonará el
importe a reembolso, si es que a usted le parece bien.
Deseando haberle complacido, le saluda atentamente s. s. s. q. e. s. m.,
Cesáreo Martín
Tardé en recibir su carta y ése es el motivo de que haya tanta diferencia entre las
fechas de las dos. Me fue remitida desde Badajoz y la recibí en ésta el 10, sábado, o
sea antes de ayer. Vale.
Qué más podría yo añadir a lo dicho por estos señores?
Madrid, enero de 1942

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed