Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 26 de junio de 2013

LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS

LA HERMANDAD
DE LAS ESPADAS
Fafhrd y el Ratonero Gris/7
Fritz Leiber




1 - Magia marina
1
En el mundo de Nehwon y el territorio de Simorgya, a seis días de navegación rápida
con rumbo sur desde la Isla de la Escarcha, dos apuestos personajes de color plateado
sostenían una conversación íntima aunque tensa, en una sala con columnas tenue e
irregularmente iluminada, sin más techo sobre sus cabezas que la oscuridad de la noche.
Extraña en verdad era aquella iluminación, verdosa y amarillenta a intervalos, y parecía
proceder sobre todo de las alfombras de formas grotescas que cubrían el suelo tenebroso
y rozaban las bases de las columnas, así como de los globos y sinuosidades en lento
movimiento que flotaban a la altura de la cabeza de un hombre y se entrelazaban entre
las columnas, amortiguándose y abrillantándose suavemente, como letárgicas luciérnagas
gigantes atacadas por la peste.
—¿Has notado esa vibración, hermana? —preguntó abruptamente Mordroog—, Débil y
muy lejana, hacia el norte, pero inequívocamente nuestra.
—La misma que notamos hace dos días, hermano —replicó con vehemencia Ississi—.
Nuestro oro místico hundido en lo más hondo del mar durante un tiempo, y luego
emergido de nuevo.
—La misma, ciertamente, hermana, aunque esta vez con cierta ambigüedad en la
emergencia... —asintió Mordroog—. O bien es eso, o bien ha desaparecido.
—Sin embargo, el indicio ahora confirmado es cierto y sólo puede tener una
interpretación —susurró Ississi—: Nuestros tesoros principales, los que fueron nuestra
mayor protección, arrebatados largos años ha... ¡y ahora por fin conocemos a los
culpables, esos abominables piratas de la Isla de la Escarcha!
—Muchos, muchos años han pasado, fue incluso antes de que Simorgya se hundiera
(y el afortunado reino isleño se convirtiera en el oscuro dominio infernal) y su desaparición
apresuró o fue el mismo agente de aquel hundimiento. Pero ahora tenemos el remedio...
¿y quién sabe, cuando recuperemos nuestro tesoro, cuántas cosas durante tanto tiempo
hundidas pueden emerger con ira borbollante para consternar al mundo? —Y Mordroog
exclamó—: ¡Escúchame bien, hermana!
La abismal escena se oscureció un instante y luego volvió a iluminarse mientras el
hombre metía la mano en una bolsa que le colgaba de la cintura y sacaba un objeto del
tamaño de un puño de niña. Los globos y sinuosidades flotantes se movieron
inquisitivamente hacia dentro, empujándose y forcejeando unos con otros. Sus vivos
destellos rebotaron a través de la lobreguez desde un pequeño globo de oro, afiligranado
pero macizo, que el hombre sostenía entre sus delgados dedos plateados de afiladas
uñas. El objeto tenía doce gruesos bordes, como los de un hexaedro empotrado en la
superficie de una esfera y que se curvara adaptándose a esa estructura. Se lo ofreció a la
mujer. La luz dorada daba una apariencia de vida a sus semblantes aguileños.
—Hermana —susurró—. Ahora nos corresponde la tarea, que tú deberás llevar a cabo,
de ir a la Isla de la Escarcha y recuperar nuestro tesoro, tomando venganza o no, según
la ocasión lo permita y la prudencia lo aconseje... mientras yo sigo aquí, unificando las
fuerzas y reagrupando a los aliados diseminados antes de que regreses. Necesitarás este
último tesoro críptico para protegerte y como un sabueso que husmeará a sus hermanos
en el mundo superior.
Por primera vez Issassi pareció titubear mientras menguaba su vehemencia anterior.
—El camino es largo, hermano, y la espera nos ha debilitado —protestó en voz
quejumbrosa—. Lo que en otro tiempo fue una semana de veloz navegación serán para
mí tres negras lunas de torturante y durísimo avance. Nos hemos convertido en esclavos
del mar, hermano, y siempre acarrearnos el peso de las aguas. Además, he llegado a
abominar de la luz del día.
—También tenemos la fuerza del mar —le recordó él en tono imperioso, y aunque en
tierra seamos débiles como espectros y prefiramos la oscuridad y las profundidades,
también conocemos las antiguas maneras de conseguir poder y enfrentarnos incluso al
sol. Es tu tarea, hermana. A ti te corresponde. La sal es pesada, pero la sangre es dulce.
¡Ve, hermana, ve!
Tras estas palabras, la mujer cogió bruscamente el globo dorado y fantasmal, se lo
guardó en su bolsa y, volviéndose con una repentina sacudida, se alejó, las lámparas
vivientes diseminándose a fin de trazarle una oscura ruta hacia el norte.
Con el último «ve», una pequeña burbuja se formó en la comisura de los delgados,
plateados y rezongantes labios de Mordroog, se separó de ellos y lentamente fue
aumentando de tamaño mientras ascendía desde aquellas oscuras honduras hacia la
distante superficie del agua.
2
Tres meses después de la escena que acabamos de narrar, Fafhrd se ejercitaba con el
arco en los brezales al norte de la ciudad de Puerto Salado, en la costa meridional de la
Isla de la Escarcha. Era aquélla una lección más que él mismo se había impuesto, ideado
y aprendido, una de las muchas para el aprendizaje de los mecanismos de la vida para
quien carece de la mano izquierda, miembro perdido para Odín durante el rechazo de los
mingoles marinos procedentes de las costas occidentales de la isla. Fafhrd había aplicado
una delgada y ahusada varilla de hierro (muy parecida a la espiga de la hoja de una
espacia) en el centro del arco, y la introducía en el hondo orificio practicado en la muñeca
de madera en el extremo de la ceñida cubierta protectora de cuero, que tenía la mitad de
la longitud de su antebrazo y varios agujeros para ventilación, con la que cubría su muñón
recién curado. Así pues, su brazo izquierdo terminaba en un útil arco, aunque asido de
una manera que dificultaba un tanto la precisión.
En aquel lugar, cerca de la ciudad, el terreno estaba cubierto por una mezcla de hierba
y brezos que llegaban a los tobillos, punteado aquí y allá por matas de aulagas, entre las
que de vez en cuando jugueteaba despreocupadamente una pareja de gordos ratones
silvestres, y grises rocas erectas que alcanzaban la altura de un hombre. Tal vez estas
últimas habían tenido en el pasado algún significado religioso para los ahora ateos
habitantes de la isla, ateos no en el sentido de que no creyeran en los dioses, cosa que
habría sido muy difícil para cualquier morador de mundo de Nehwon, sino en el de que no
se relacionaban socialmente con ninguno de tales dioses ni hacían el menor caso de sus
mandamientos, amenazas y engatusamientos. Aquellas piedras erectas parecían otros
tantos osos grises y quietos.
Con la excepción de unas pocas nubes blancas y compactas cernidas sobre la isla, el
cielo del atardecer estaba claro, no soplaba el viento y la temperatura era
sorprendentemente agradable para el otoño tardío, ya a las puertas del invierno y sus
gélidos vientos cargados de nieve.
La muchacha acompañaba a Fafhrd en su práctica. La rubia plateada de trece años
ahora caminaba pesadamente con él recogiendo flechas, la mitad de las cuales habían
atravesado su blanco, que era una bola enorme. Para que el arco no le estorbara, Fafhrd
lo llevaba como sobre los hombros, con el brazo manco muy doblado hacia arriba.
—Deberían inventar una flecha capaz de dar la vuelta a las esquinas —comentó Brisa
mientras buscaba detrás de una de aquellas rocas erectas—. Así alcanzarías a tu
enemigo si se escondiera detrás de una casa o un tronco de árbol.
—Es una buena idea —admitió Fafhrd.
—Tal vez si la flecha tuviera una curvita... —especuló la muchacha.
—No, entonces se caería sin remedio —replicó Fafhrd—. La virtud de una flecha
estriba en su linealidad perfecta, su...
—No es necesario que me digas eso —le interrumpió ella con impaciencia—. Estoy
oyendo continuamente lo mismo, lo dicen la tía Afreyt y la prima Cif cuando me
sermonean sobre la Flecha Dorada de la Verdad, los Círculos Dorados de la Unidad y
todas esas cosas.
La muchacha se refería a los iconos de oro celosamente guardados que desde tiempo
inmemorial eran las santas y, a la vez, ateas reliquias de los pescadores de la isla.
Sus palabras hicieron pensar a Fafhrd en el Cubo Dorado del Juego Limpio, perdido
para siempre cuando el Ratonero lo arrojó para aplacar el tremendo torbellino que engulló
a la flota mingola y amenazaba con hundir también a la suya en la gran batalla marina.
¿Yacería ahora en el viscoso fondo del mar negro, cerca de la playa de los Huesos
Calcinados, o habría desaparecido realmente el mundo de Nehwon junto con los dioses
errantes, Odín y Loki?
Y estos pensamientos, a su vez, le hicieron preguntarse con cierta preocupación por el
Ratonero Gris, que había zarpado un mes atrás en la nave Halcón Marino, en una
expedición comercial a No—Ombrulsk con la mitad de sus ladrones, la tripulación mingola
del Pecio y el propio lugarteniente de Fafhrd, llamado Skor. El hombrecillo (ahora capitán
Ratonero) había planeado regresar a la Isla de la Escarcha antes de que empezaran las
ventiscas invernales.
La jovencita Brisa interrumpió sus cavilaciones.
—Dime, capitán Fafhrd, ¿te ha contado la prima Cif que anoche vio un fantasma o algo
parecido en la sala del consejo de tesorería, cuya llave sólo ella tiene?
La muchacha sostenía la gran bolsa que servía como blanco y la apretaba contra ella,
de manera que Fafhrd pudiera extraer las flechas y devolverlas por encima del hombro a
su aljaba.
—Creo que no —contemporizó él. Lo cierto era que aquel día no había visto a Afreyt ni
tampoco a Cif. Durante las últimas noches no había dormido en los aposentos de Afreyt,
sino con sus hombres y los del Ratonero en el dormitorio que habían alquilado a Groniger,
el jefe del tráfico marítimo en Puerto Salado y jefe, asimismo, del consejo municipal. El
motivo de este arreglo era el de supervisar mejor a los maliciosos ladrones en ausencia
del Ratonero... o por lo menos ésa era una explicación con la que él y Afreyt podían estar
perfectamente de acuerdo—. ¿Qué aspecto tenía el fantasma?
—Parecía muy misterioso —le dijo Brisa, sus ojos azul claro muy abiertos por encima
de la bolsa que le ocultaba la parte inferior del rostro—. Era como plateado y oscuro, y se
desvaneció cuando Cif intentó aproximarse. La prima llamó a Groniger, que estaba cerca
de allí, pero no pudieron encontrar nada. Le dijo a Afreyt que parecía una dama
principesca o un enorme y delgado pez.
—¿Cómo es posible que algo parezca a la vez una mujer y un pez? —preguntó Fafhrd
con una breve risa, y arrancó la última flecha.
—Bueno, existen las sirenas, ¿no es cierto? —replicó ella en tono triunfal mientras
dejaba caer la bolsa.
—Sí —admitió Fafhrd—, aunque no creo que Groniger estuviera de acuerdo con
nosotros. Oye —siguió diciendo, y su rostro perdió por un instante la expresión seria y
preocupada—, coloca el blanco detrás de esa roca. He pensado en una manera de
disparar alrededor de las esquinas.
—¡Ah, estupendo!
La muchacha hizo rodar la bolsa y la apoyó detrás de una de las rocas ursinas y grises.
Entonces retrocedieron unas doscientas varas. Fafhrd se volvió. El aire estaba muy
quieto. Una nube pequeña y lejana ocultaba el sol bajo, aunque por lo demás el cielo
estaba muy azul y brillante. Rápidamente, sacó una flecha y la. tendió contra el corto
pulgar de madera que había fijado al arco, cerca de su centro, justo por encima de la
espiga. Dio un par de pasos arrastrando los pies mientras sus ojos cejijuntos medían la
distancia entre él y la roca. Entonces se inclinó súbitamente atrás y disparó la flecha hacia
arriba. La flecha subió y subió, y luego descendió veloz... muy cerca de la parte trasera de
la roca, al parecer.
—Eso no es alrededor de una esquina —protestó Brisa—. Cualquiera puede hacer eso.
Quería decir de costado.
—No es eso lo que has dicho —replicó él—. Las esquinas pueden estar arriba, abajo o
de lado a derecha o izquierda. ¿Cuál es la diferencia?
—En las esquinas de arriba puedes lanzar cosas alrededor.
—¡Sí, claro que puedes! —convino él, y presa de una súbita avidez de ejercicio que le
dejó respirando entrecortadamente, lanzó el resto de las flechas tras la primera.
Todas las flechas parecieron aterrizar cerca de la parte trasera de la roca erecta, todas
excepto la última, cuyo choque contra la roca oyeron débilmente... pero cuando se
acercaron lo suficiente para ver el resultado, descubrieron que todas las flechas, excepto
la última, habían fallado. Las varillas emplumadas se erguían verticales, sus puntas
hundidas en la tierra blanda, en una hilera curiosamente regular que no habían alcanzado
la bolsa del blanco, todas menos la última, que había atravesado en ángulo un borde de la
bolsa y colgaba allí, enmarañada por sus tres barbas de pluma de ganso.
—¿Lo ves? Has fallado —dijo Brisa—. Todas menos la última han rebotado en la roca.
—Sí. Bueno, creo que ya he practicado bastante por hoy.
Y mientras la muchacha arrancaba las flechas y separaba con cuidado la que se había
enmarañado en la bolsa, Fafhrd extrajo la espiga del arco de su cavidad en la madera,
utilizando el dorso de su cuchillo como palanca, luego distendió el arco y se lo colgó
horizontalmente de la espalda por la cuerda floja alrededor del pecho. A continuación fijó
un gancho de hierro forjado en la muñeca de madera, acuñándolo con fuerza por el
sistema de empujar el extremo del gancho contra la piedra. Dio un respingo al hacer esto
último, pues el muñón aún estaba tierno y la última docena de lanzamientos lo habían
dejado dolorido.
3
Mientras se encaminaban a las casas de Puerto Salado, bajas y en su mayor parte de
tejado rojo, con el sol poniente a sus espaldas, Fafhrd examinaba los grises menhires. En
un momento determinado, le preguntó a Brisa:
—¿Qué sabes de los antiguos dioses que tenía la isla... antes de que los hombres de la
Escarcha se volviesen ateos?
—Según tía Afreyt, eran una pandilla bastante salvaje y desenfrenada... más o menos
como los hombres del capitán Ratonero antes de que se hicieran soldados, o tus bárbaros
guerreros antes de que los domaras. —Y la niña añadió con creciente entusiasmo—:
Desde luego, no creían en ninguna Flecha Dorada de la Verdad ni Regla Dorada de la
Prudencia ni Cepita Dorada de la Hospitalidad Mesurada... Creo que todos ellos eran
grandes embusteros, prostitutas, asesinos y piratas.
Fafhrd hizo un gesto de asentimiento.
—Tal vez el fantasma de Cif era uno de ellos —sugirió.
Una mujer alta y esbelta que había salido de una casa de tono violeta se encaminó
hacia ellos. Cuando Afreyt estuvo cerca, se dirigió a Brisa:
—Así que estabas con él. Tu madre estaba inquieta. —Miró a Fafhrd—. ¿Qué tal ha ido
la práctica de arco?
—El capitán Fafhrd ha dado en el blanco casi todas las veces —respondió Brisa por
él—. ¡Incluso lo consiguió disparando alrededor de las esquinas! Y yo no le he ayudado lo
más mínimo a fijar su arco ni nacía.
Afreyt asintió. Fafhrd se encogió de hombros.
—Le he hablado a Fafhrd acerca del fantasma de Cif —siguió diciendo Brisa—. Cree
que podría tratarse de una de las antiguas diosas de Escarcha... Rin, la que corre por la
luna, una de ésas. O la reina bruja Skeldir.
Afreyt enarcó sus finas cejas rubias.
—Anda, vete ahora, tu madre quiere verte.
—¿Puedo guardarte el blanco? —preguntó la niña a Fafhrd.
El asintió, levantó el codo izquierdo y la gran bola cayó al suelo. Brisa se marchó,
haciéndola rodar delante de ella. La bolsa que servía de blanco era de un rojo ahumado,
pintada con un tinte obtenido de la raíz de las bayas de nieve, y los últimos rayos del sol
poniente, detrás de ellos, daban a la bola una tonalidad amenazante. Tanto Afreyt como
Fafhrd pensaron que Brisa se llevaba al sol rodando.
Cuando la niña desapareció, él se volvió hacia Afreyt y le preguntó:
—¿Qué es esa tontería de que Cif ha visto a un fantasma?
—Te estás volviendo escéptico como un isleño —replicó ella sin sonreír—. ¿Puede
llamarse tontería a algo que saca fuera de quicio a un consejero y le priva de la mitad de
sus fuerzas?
—¿El fantasma hizo tal cosa? —inquirió él mientras empezaban a caminar lentamente
hacia la ciudad.
Ella asintió.
—Cuando Gwaan pasó por el lado de Cif y se adentró en la oscura tesorería, le
agarraron y golpearon, dejándole sin sentido durante una hora... y desde entonces está
en cama. —Sus labios alargados se curvaron—, O bien tropezó en la densa oscuridad y
se golpeó la cabeza contra la pared... También existe esa posibilidad, puesto que no
recuerda en absoluto lo ocurrido.
—Dame más detalles —le pidió Fafhrd.
—La sesión del consejo se había prolongado hasta bien entrada la noche, pues
acababa de levantarse la jibosa luna menguante —le contó la mujer—. Cif y yo habíamos
asistido como tesorera y escribana. Zwaaken y Gwaan llamaron a Cif para hacer un
inventarío de los iconos de las virtudes, pues desde la pérdida del Cubo Dorado del Juego
Limpio (aunque por una buena causa) están preocupados por los tesoros. Así pues, Cif
abrió la puerta de la sala y entonces titubeó en el umbral. Luego me dijo que la luz de la
luna, que entraba a través de la ventanita con barrotes, seguía dejando la mayor parte de
la cámara en la oscuridad, y que algo extraño en la disposición de las cosas que veía le
pareció una advertencia. Además, se notaba un leve y desagradable olor a marisma...
—¿Adonde da la ventana? —le preguntó Fafhrd.
—Al mar. Gwaan pasó por su lado con impaciencia y la mayor descortesía, y
entonces... Cif jura que apareció un leve humo azulado, como un relámpago mortecino, y
en aquel ligerísimo resplandor le pareció ver que una silenciosa y delgada figura de niebla
plateada abrazaba ávidamente a Gwaan. A Cif le dio la impresión de que era un fantasma
débil que intentaba extraer energía del vivo. Gwaan lanzó un grito ahogado y cayó al
suelo. Cuando trajeron antorchas, a petición de Cif, la cámara estaba por lo demás vacía,
pero la Flecha de Oro de la Verdad había caído de su estante y yacía al pie de la ventana,
mientras que los demás iconos habían sido movidos ligeramente de sus lugares, como si
los hubieran manoseado ligeramente, y en el suelo había unas manchas estrechas, como
huellas de pies, de hediondo, viscoso y negro suelo de fondo marino.
—¿Y eso fue todo? —preguntó Fafhrd al ver que la pausa de la mujer se alargaba. Al
oír mencionar a la delgada figura de niebla plateada había pensado en alguien o algo que
había visto últimamente, pero entonces una negra cortina pareció caer sobre su mente y
eliminar ese recuerdo.
Afreyt asintió.
—Creo que eso es todo lo importante. Gwaan volvió en sí al cabo de una hora, pero no
recordaba nada, y le llevaron a la cama, donde todavía sigue. Cif y Groniger han puesto
una guardia especial para que esta noche vigile el oro de la isla.
De repente Fafhrd se sintió hastiado de todo el asunto referente al fantasma. Su mente
no quería moverse en aquella dirección.
—Esos consejeros vuestros no se preocupan más que del oro —le dijo a Afreyt—. ¡Son
unos avaros!
—Eso es cierto —convino ella, lo cual molestó a Fafhrd por alguna razón—. Siguen
criticando a Cif por haberle dado el Cubo al Ratonero, junto con otros bienes que tenía a
su cargo, y aún consideran la posibilidad de encausarla y confiscarle su granja... y quizás
la mía. ¡Ah, los muy ingratos! Y Groniger es uno de los peores... siempre me está
importunando para que pague el alquiler semanal del dormitorio de los hombres, cuando
apenas han pasado dos días de la fecha convenida para el pago.
Afreyt asintió.
—También se queja de que la semana pasada tus guerreros causaron disturbios en la
taberna del Naufragio.
—Así que se queja, ¿eh? —comentó Fafhrd, calmándose.
—¿Cómo se portan los hombres del Ratonero? —preguntó ella.
—Pshawri los mantiene a raya bastante bien, aunque mi supervisión sigue siendo
necesaria mientras el Gris esté ausente.
—El Halcón Marino habrá regresado antes de las tormentas, estoy segura de ello —dijo
la mujer serenamente.
—Sí —confirmó Fafhrd.
Estaban ya ante la casa de Afreyt y ésta, tras dirigir a su acompañante una sonrisa de
despedida, desapareció en el interior. No le invitó a cenar, lo cual era un tanto enojoso,
aunque él habría rechazado la invitación. Y aunque la mujer le había mirado una o dos
veces el muñón, no le había preguntado cómo le iba. La mujer mostraba tacto al no
mencionarlo, pero al mismo tiempo resultaba un poco irritante.
Sin embargo, su irritación fue momentánea, pues la mención de la taberna había dado
a su mente una nueva dirección que la ocupaba por completo mientras caminaba algo
más rápidamente. Durante los últimos días se había sentido desvinculado de casi todo lo
que le rodeaba, cansado de sus problemas con el brazo mutilado y lleno de una perversa
añoranza de Lankhmar con sus magos y sus delincuentes, sus humos (tan diferentes de
aquel vivificante aire marino del norte) y sus perezosas grandezas. Dos noches antes
había entrado en el Naufragio, la principal taberna de Puerto Salado desde que se
incendiara El Arenque Salado, y descubrió cierto consuelo observando las cosas que
sucedían allí mientras consumía a sorbos una o dos jarras de cerveza negra.
Aunque sus parroquianos la llamaban El Naufragio y la Ruina, cosa de la que se enteró
Fafhrd cuando salía, lo cierto es que parecía un lugar apacible y tranquilo. Desde luego no
había alborotos, y mucho menos protagonizados por sus guerreros (se recordó que eso
había sucedido la semana anterior... si era cierto que tal cosa había acontecido), y era un
placer observar a los servidores de lentos movimientos y escuchar las historias que
contaban pescadores y marineros, las dos prostitutas que hablaban en voz baja (lo cual
era en sí cosa singular) y una serie de tipos excéntricos y enigmáticos, tales como un
hombre gordo, callado y, al parecer, abatido, un enjuto barbigris que echaba pimienta a su
cerveza y una mujer muy delgada y silenciosa, vestida de gris claro con tonos plateados,
que estaba sentada sola en una mesa del fondo y tenía el rostro más sereno (y no poco
atractivo) imaginable. Al principio la tomó por otra prostituta, pero nadie se había acercado
a su mesa, nadie salvo él mismo, parecía haber reparado en aquella mujer, la cual, por lo
que él podía recordar, ni siquiera estaba bebiendo.
La noche anterior regresó y se encontró más o menos con el mismo público. Logró el
mismo agradable alivio de su propio aburrimiento, y aquella noche deseó visitar el lugar
de nuevo, tras haber ido al puerto y escudriñado al sur y al este en busca del Halcón
Marino.
4
En aquel momento Rill dobló la esquina siguiente y le saludó alegremente, agitando
una mano cuya, palma estaba cruzada por una cicatriz rojiza, recuerdo de una herida que
creó un vínculo entre él y Fafhrd. La morena prostituta convertida en pescadora vestía
limpia y sobriamente, señal cíe que en aquellos momentos no se dedicaba a ninguno de
sus dos oficios.
Se pusieron a charlar, contentos de haberse encontrado. Ella le habló de la captura de
bacalao efectuada aquel día y le preguntó por el Ratonero y cuándo se esperaba su
regreso, por sus hombres y los de Fafhrd y por el estado del muñón de Fafhrd (ella era la
única persona que podía hablar de eso), sobre su salud en general y cómo dormía.
—Si padeces insomnio, la madre Grum tiene unas hierbas muy útiles... —le dijo—, y yo
también podría serte de ayuda.
Al decir esto último, soltó una risita, le dirigió una inquisitiva mirada de soslayo y le tiró
del gancho con el dedo índice cruzado por la cicatriz y permanentemente doblado por la
misma quemadura profunda que había dejado una línea roja a lo largo de su palma.
Fafhrd le sonrió agradecido, meneando la cabeza.
En aquel momento llegó Pshawri, seguido por Skullick para informarle sobre el trabajo
de la jornada y otras cuestiones, y poco después Rill se marchó. Algunos hombres de
Fafhrd habían encontrado trabajo en el nuevo edificio que estaban levantando en el solar
donde estuvo El Arenque Salado, un par de ellos habían trabajado en el Pecio, mientras
los restantes se habían dedicado a la pesca del bacalao junto con los hombres del
Ratonero que no estaban en el Halcón Marino.
Pshawri le dio su informe de una manera desenvuelta pero detallada y concienzuda
que hizo pensar a Fafhrd en el Ratonero (el hombre había adoptado algunas de las
maneras de su capitán). Fafhrd se sintió a la vez irritado y divertido. Por otro lado, todos
los ladrones del Ratonero, delgados, membrudos y por lo menos tan bajos como él,
recordaban a Fafhrd a su camarada. Una jauría de Ratoneros... ¡era ridículo!
Interrumpió el informe de Pshawri, diciéndole:
—Es suficiente, lo has hecho bien. Y también tú, Skullick. Pero procurad que vuestros
compañeros se mantengan alejados del Naufragio y la Ruina. Toma, guárdame esto —dio
al joven guerrero su arco y la aljaba—. Hoy cenaré fuera. Ahora dejadme.
Así pues, siguió andando a solas hacia el Naufragio y los muelles bajo el brillante
crepúsculo, llamado allí la hora violeta. Al cabo de un rato se dio cuenta con cierta
sorpresa y un punto de desprecio hacia sí mismo de sus motivos para apresurarse, haber
evitado el lecho de Afreyt y rechazado la amigable invitación de Rill... Deseaba pasar otra
velada contemplando a la esbelta mujer vestida de gris claro y plata, entregarse a
ensoñaciones acerca de aquella parroquiana del Naufragio y la Ruina, la mujer de mirada
tan distante y serena y de facciones atractivas. Señor, que necios románticos eran los
hombres, que prescinden de lo conocido y bueno para esforzarse en pos de lo misterioso
simplemente desconocido. ¿Acaso eran los sueños mejores que la realidad? ¿Tenía la
fantasía siempre más estilo? Pero incluso mientras filosofaba fugazmente sobre los
sueños, se internaba más profundamente en aquel sueño teñido de violeta.
5
Voces familiares y vehementes le desviaron parcialmente de su propósito. En el
callejón lateral que estaba cruzando vio a Cif y Groniger hablando excitadamente. Quiso
pasar de largo sin ser visto y volver por entero a su ensoñación, pero no pasó
desapercibido a la pareja.
—¿Te has enterado de las malas noticias, capitán Fafhrd? —le preguntó el directivo
portuario de grises cabellos mientras el interpelado se acercaba a grandes zancadas—.
¡La tesorería ha sido saqueada, se han llevado un botín de objetos de oro y Zwaaken, que
los custodiaba, ha sido golpeado hasta la muerte!
La mujer menuda y vestida de color bermejo con destellos dorados en el cabello
castaño oscuro corrió hacia él y le amplió la noticia:
—Ha sucedido hace poco, cuando se ponía el sol. Estábamos cerca de la sala del
consejo, preparados para compartir la guardia nocturna (¿te has enterado de la aparición
de anoche?) cuando oímos un grito procedente de la cámara subterránea y vimos un
destello azulado que salía de las grietas alrededor de la puerta. Zwaaken tenía el rostro
paralizado en una mueca, sus ropas humeaban... y todos los iconos habían desaparecido.
Era extraño, pero Fafhrd apenas atendió a lo que Cif le decía.
Estaba pensando en que incluso ella empezaba a recordarle al Ratonero y a
comportarse como el Gris. Dicen que las personas enamoradas llegan a parecerse a sus
amados. ¿Sería posible que sucediera eso tan pronto?
—Sí, no es sólo el Cubo Dorado del Juego Limpio lo que nos falta —intervino
Groniger—. Todo, todo ha desaparecido.
Su mención de aquella pérdida volvió a molestar un poco a Fafhrd. De hecho, observó
extrañado, estaba más irritado que interesado o preocupado por la noticia, aunque, desde
luego, le habría gustado ayudar a Cif, que era la niña de los ojos del Ratonero.
—He oído hablar de tu fantasma —le dijo a Cif—. Todo lo demás es nuevo para mí.
¿Puedo ayudarte ahora de alguna manera determinada?
Los dos le miraron de un modo bastante extraño, y Fafhrd se dio cuenta de que su
observación había sido un tanto fría, y así, aunque deseaba vivamente reanudar su
camino, añadió:
—Podéis llamar a mis hombres en vuestra ayuda si los necesitáis para buscar a los
ladrones. Están en su dormitorio.
—El alquiler del cual me adeudas —dijo Groniger automáticamente.
Fafhrd, condescendiente, hizo caso omiso de tales palabras.
—Bien, os deseo buena suerte en vuestras pesquisas —les dijo—. El oro es un
material valioso.
Y, tras una ligera reverencia, se dio la vuelta y reanudó su camino. Cuando había
recorrido cierta distancia, volvió a oír sus voces, pero ya no pudo distinguir lo que decían,
lo cual significaba que por fortuna sus palabras no iban dirigidas a él.
Llegó al puerto cuando el cielo todavía brillaba con la luz violeta y, con una sensación
placentera, se dio cuenta de que ésa era la única razón de su apresuramiento e
impaciencia con cuanto se cruzaba en su camino. Las pocas personas que allí había se
movían o permanecían quietas sin hacer el menor caso del recién llegado. El aire estaba
inmóvil. Fafhrd se dirigió al extremo del muelle y escudriñó en dirección sur y sudeste
hacia donde el cielo violeta se fundía con el encalmado mar gris en la larga línea del
horizonte, sin una nube ni un solo jirón de neblina entre ambos.
Ni una señal de vela ni un indicio de casco, absolutamente nada. El Ratonero y el
Halcón Marino seguían en algún lugar del mundo marino más allá del horizonte.
Pero aún había tiempo para que apareciera una señal o un indicio antes de que la luz
se desvaneciera. Su mirada soñadora se fijó en cosas más próximas. Al este se alzaban
los lisos acantilados salinos, grises en el crepúsculo. Entre ellos y el promontorio bajo el
oeste, el puerto estaba vacío. En aquella dirección, a la derecha, no lejos del muelle,
estaba anclado el Pecio, mientras que a la derecha, más cerca, había un liviano
embarcadero de madera que retiraban cuando llegaban las tormentas invernales y al que
estaban amarrados algunos barcos de pesca y otras embarcaciones menores. Entre ellas
se encontraba el pequeño esquife a vela del Pecio, con el que Fafhrd tenía la costumbre
de navegar solo (más entrenamiento para utilizar un gancho como sustituto de la mano
izquierda) y también una embarcación estrecha, sin mástil, de quilla plana, poco más que
una tabla en forma de barca, que era nueva para él.
6
El cielo perdía ya su luz violeta y Fafhrd exploró una vez más el horizonte del sur y el
sudeste y la larga extensión de agua intermedia, un mágico vacío que le atraía
poderosamente. Seguía sin haber la menor señal de una embarcación. Dio media vuelta,
pesaroso, y allí, caminando por el muelle como si se dirigiera a su extremo y a unos veinte
pies de distancia, donde el embarcadero se adentraba en el puerto, vio a la silenciosa
dama de rostro tranquilo en la que había reparado en la taberna del Naufragio. A juzgar
por la indiferencia de los pocos portuarios, podría tratarse de una aparición. Casi rozó a
un marino al pasar por su lado y el hombre ni se inmutó. A sus espaldas, débiles voces
procedentes de la ciudad la llamaban (¿qué les preocupaba? ¿La búsqueda de algo?
Fafhrd lo había olvidado) y las sombras descendían desde el norte, llevándose las últimas
tonalidades violeta de los cielos. La silenciosa mujer llevaba una bolsa suspendida de la
cadera que tintineó una vez débilmente mientras se ceñía con pálidas manos una túnica
de color blanco mate con destellos plateados que también le ensombrecía el rostro. Y
entonces, cuando llegó a la altura de Fafhrd, volvió la cabeza y le miró directamente con
sus ojos verdes ribeteados de negro, se llevó la mano al pecho y extrajo una corta flecha
de oro que le mostró antes de guardarla en su bolsa, la cual tintineó de nuevo, y
sonriéndole durante tres latidos de corazón con una sonrisa que era a la vez familiar y
extraña, altiva y atrayente, volvió la cabeza y avanzó por el embarcadero.
7
Y Fafhrd la siguió, sin saber a ciencia cierta, y sin que realmente le importara, si la
mirada o la sonrisa de la mujer le habían hechizado. Sólo sabía que aquélla era la
dirección en la que deseaba ir, lejos del tráfago, los enredos, las responsabilidades y los
hastíos de Puerto Salado, hacia el vasto sur y el Ratonero y Lankhmar... la dirección de
aquella dama y de cualesquiera misterios representara. Otra parte de su mente, una parte
vinculada sobre todo con sus pies y manos (aunque una de ellas no era más que un
gancho), también quería seguirla por haber visto la flecha de oro, si bien él ya no podía
recordar por qué aquel objeto era importante.
Cuando él enfilaba el embarcadero de madera, la mujer llegó a su extremo y subió a la
embarcación estrecha y plana en la que Fafhrd se había fijado antes. Entonces, sin soltar
amarras ni realizar ninguna otra acción preparatoria, la extraña dama extendió los brazos,
de cara a la proa y la grisácea luz crepuscular, de espaldas a él, de manera que su túnica
se abrió a cada lado y se hinchó hacia adelante, como a impulso de un viento invisible, y
la ligera embarcación se dirigió a la bocana del puerto a través de las quietas aguas.
En aquel momento Fafhrd notó en la mejilla derecha la caricia de una brisa que soplaba
del oeste, abordó el esquife a vela, quitó la amarra, bajó la orza de deriva, desplegó la
pequeña vela y la sujetó firmemente. Entonces, aferrando la vela con la mano derecha y
controlando el timón con el gancho, zarpó sin ruido en pos de la mujer. Se preguntó,
aunque vagamente, por qué nadie les llamaba ni siquiera parecía mirarles, su barco
navegando como por magia y el de ella de un modo tan extraño y con una vela tan rara.
8
No supo ni le importó cuánto tiempo navegaron de esa manera, pero el cielo gris cedió
el paso a la negrura de la noche, salieron las estrellas y se levantó la luna gibosa,
disminuyendo un poco la brillantez de los astros, estuvo durante un rato ante los dos
navegantes y luego detrás de ellos (parecía como si hubieran trazado un amplio círculo
para encaminarse luego hacia el norte), de modo que el cadavérico blanco de la luz lunar
ya no incidía en los ojos de Fafhrd sino que se reflejaba tenuemente desde la vela del
esquife redondeada por el viento y resaltaba las ropas blancas y plateadas de la mujer del
Naufragio, siempre hinchadas hacia adelante a cada lado de ella. Muy constante era el
viento silencioso que tal cosa hacía, y bajo su impulso la embarcación de Fafhrd se
aproximó a la otra, hasta que al fin casi parecieron tocarse. Deseó que ella volviera la
cabeza para poder verla mejor, pero al mismo tiempo deseaba seguir navegando para
siempre de aquella manera encantada.
Le pareció entonces que el mismo mar se había ladeado imperceptiblemente hacia
arriba, de modo que sus embarcaciones insonoramente trabadas ascendían juntas hacia
las estrellas de luz disminuida por la luna. En aquel preciso instante la mujer se volvió y
movió lentamente hacia él, y Fafhrd, de manera parecida, se levantó y avanzó sin
esfuerzo hacia ella, sin que esos movimientos surtieran el menor efecto en el
deslizamiento como en un sueño de sus dos barcos, mientras seguían ascendiendo hacia
adelante. Y ella volvió a dirigirle aquella extraña sonrisa y le miró con amor, y más allá de
su cabeza encapuchada grandes grímpolas ondulantes de suave luminiscencia roja,
verde y azul claro ascendían hacia el cénit (él supo que eran las luces septentrionales)
como si la mujer estuviera en el altar de una gran catedral con todos sus vitrales de
colores vertiendo una gloriosa luz sobre ella. Fafhrd miró rápidamente a los lados y, sin
gran sorpresa ni temor, vio que las dos embarcaciones ascendían, en efecto, hacia las
estrellas sobre una enorme lengua de compacta agua oscura que se alzaba formando un
precipicio a cada lado, como un vasto muro, desde la superficie del mar iluminada por la
luna muy abajo. Pero él no había pensado más que en el rostro sonriente y orgulloso, en
la mirada atrevida y brillante, entronizada por la aurora, que resumían para él toda la
atracción del misterio y la aventura.
Entonces la mujer metió la mano en la bolsa colgada de su cintura, sacó la flecha de
oro y se la ofreció, sujetándola por cada extremo con sus exquisitas manos de finos
dedos, y la luz de la luna reveló a Fafhrd sus pequeños dientes perlinos mientras sonreía.
Observó entonces el aventurero que su gancho, que parecía poseer una voluntad
propia, se había movido para rodear la corta varilla de la flecha entre las manos
femeninas y tiraba de ella, mientras la mano derecha, que también parecía actuar con la
misma independencia de su mente embrujada, se había adelantado, asido la abultada
bolsa por su cuello para arrancarla de la cintura de la dama.
Tras estas acciones del hombre, la amorosa mirada destelló con intenso deseo, la
sonrisa se ensanchó y adquirió un rictus salvaje, mientras ella tiraba con fuerza de la
flecha, de modo que ésta se dobló por el centro, y el componente azul de la aurora que
destellaba detrás de ella pareció introducirse en su cuerpo, arder en su mirada y brillar a
lo largo de sus brazos y manos, y la flecha dorada brilló todavía con más intensidad, con
un aura azul a su alrededor. Del mismo modo brillaba el gancho de Fafhrd, y se produjo
una deslumbrante lluvia de chispas azules en el punto en que el gancho y la varilla de la
flecha habían entrado en contacto. Fafhrd se alegró entonces de la presencia de la
muñeca de madera entre el muñón y el gancho, pues el cabello se le erizó y notó un
extraño e intenso cosquilleo en toda su piel.
Sin embargo, a pesar de aquel fenómeno, su gancho seguía tirando ciegamente de la
flecha, y por fin se hizo con ella, muy doblada pero ya sin el resplandor azul. La separó
del gancho con el índice y el pulgar de su mano derecha, que seguía aferrando la bolsa. Y
entonces, mientras retrocedía en su esquife, vio que el hermoso rostro de la mujer se
alargaba y formaba un hocico, sus ojos verdes sobresalían y se separaban, cada uno
dirigiéndose a un lado de la cara, su pálida piel se convertía en escamas plateadas y su
bonita boca se ensanchaba y abría para mostrar una hilera tras otra de dientes
triangulares y afilados como cuchillas.
Se abalanzó contra él, Fafhrd extendió el brazo izquierdo para mantenerla a distancia,
las mandíbulas del extraño ser marino entrechocaron con un mido horrísono y los terribles
dientes se cerraron sobre el gancho con un chirriante forcejeo.
9
Todo fue entonces tumulto y turbulenta confusión, el estrépito atronó en los oídos del
aventurero, el agua compacta cedió Y la embarcación con su tripulante se precipitó hacia
abajo, a una velocidad vertiginosa, hacia la superficie del agua sin ningún freno ni
obstáculo por debajo, hasta que el esquife quedó notando de súbito en un gran túnel de
aire cuyo suelo, paredes Y techo estaban formados por agua, a tanta profundidad por de
bajo de la superficie como la altura a la que el muro de agua le había alzado por encima
de ella, y extendiéndose hacia la superficie de la misma manera que el muro se había
extendido desde lo alto hasta ella. La luna deforme proporcionaba una luminosidad
plateada a aquel túnel increíble, al tiempo que una fosforescencia general en sus tensas
paredes acuáticas le daba un resplandor verdoso y amarillento. Dentro de aquellas
paredes los rostros de los peces monstruosos le hacían muecas y tocaban el casco del
esquife. La otra nave y la mujer metamorfoseada habían desaparecido.
El carácter misterioso de la escena (junto con la horrible transformación de la mujer que
había frecuentado la taberna del Naufragio) habían disipado el encantamiento y devuelto
su mente a la realidad. Se arrodilló en el centro del esquife y miró a su alrededor. El
estrépito en sus oídos iba en aumento, y un intenso viento empezó a soplar túnel arriba
desde las profundidades, hinchando la pequeña vela del esquife e impulsándolo hacia la
loca luna. Cuando aquel viento infernal adquirió las proporciones de un huracán, Fafhrd
se aplastó contra el suelo de la barca y aferró la base del mástil con el codo del brazo
doblado (pues el gancho había desaparecido y la mano derecha estaba ocupada en otra
cosa). El agua plateada y verdosa fulguraba a los lados, la proa abría un abanico de
espuma. Entonces empezaron a sonar truenos desde las profundidades, añadiendo aquel
estrépito al tumultuoso rugido, y uno de los frenéticos pensamientos que cruzaron por la
mente de Fafhrd fue que tal sonido podría deberse a que el túnel se había cerrado tras él,
aumentando más la potencia del viento que le impulsaba por aquella gran garganta
plateada.
La superficie del agua se abrió. El esquife saltó como un pez volador, se deslizó
rozando las negras aguas agitadas, se enderezó y por fin quedó flotando... mientras
desde detrás llegaba un último y estruendoso trueno.
Fue como si el mismo mar les hubiera escupido y luego hubiese cerrado sus labios.
10
En un espacio de tiempo más corto del que Fafhrd habría creído posible sin magia,
antes incluso de que hubiera recuperado el aliento, el mar se calmó y el esquife navegó
solitario por la oscura superficie. La luna brillaba hacia el sur, y sus rayos destellaban en
la fractura que había dejado el gancho al ser arrancado de un mordisco. Fafhrd se dio
cuenta de que su mano derecha todavía aferraba el cuello de la bolsa que había
arrebatado al fantasma de Cif (o a la mujer del Naufragio o quien fuese), mientras que
seguía sujetando entre sus dedos pulgar e índice una flecha de oro doblada.
Hacia el norte brillaba una aurora fantasmal que se desvanecía, moribunda. Y en la
misma dirección titilaban las luces de Puerto Salado, más cercanas de lo que él habría
creído. Empuñó el único remo, lo colocó en horizontal con la popa y empezó a remar
hacia casa contra la firme brisa, observando cauteloso las aguas negras y silenciosas
alrededor del esquife.
11
Fafhrd volvía a practicar el tiro al arco en el brezal salpicado de grandes piedras
erectas, acompañado por Brisa. Pero aquel día un brioso viento del norte cantaba entre
los brezos y doblaba las aulagas, heraldo más que probable del primer vendaval del
invierno... y seguía sin haber señales del Halcón Marino y el Ratonero.
Aquella mañana el aventurero había dormido hasta muy tarde, al igual que muchos
otros isleños. Era más de medianoche cuando, tras remar fatigosamente, llegó a los
muelles, pero el puerto entero estaba despierto a causa del robo de los tesoros
municipales y de su propia desaparición, y en seguida se le acercaron Cif, Groniger y
Afreyt, así como Rill y la madre Grum entre otros muchos. Resultó que tras la súbita
desaparición de Fafhrd (nadie le había visto zarpar, cosa realmente curiosa) se había
propagado el rumor (aunque ardientemente desmentido por las damas) de que él había
huido con los iconos de oro. Grande fue el regocijo cuando les reveló que los había
recuperado todos, sin que hubiera que lamentar más que la considerable deformación de
la Flecha de la Verdad, y había conseguido uno adicional... uno que, como Fafhrd se
apresuró a señalar, muy bien pudiera ser el Cubo del Juego Limpio, sus ejes
sistemáticamente deformados hasta parecer una esfera. Groniger se inclinó a dudarlo y
se mostró muy preocupado por ambas deformaciones, pero Fafhrd lo tomó con filosofía.
—Una Flecha de la Verdad doblada y un Cubo del Juego Limpió redondeado me
parecen muy adecuados para este mundo, más en línea con las prácticas humanas
aceptadas —comentó.
El relato de sus aventuras sobre, por encima y debajo del mar, de la magia que el
fantasma de Cif había producido y de su última y horrible transformación produjeron
reacciones de maravilla y asombro... y algunos ceños, fruncidos y semblantes pensativos.
Afreyt le hizo algunas preguntas difíciles de responder sobre sus motivos para seguir a la
mujer del Naufragio, mientras que Rill se limitó a sonreír, segura de cuáles eran.
En cuanto a la identidad del fantasma de Cif, sólo la madre Grum tenía sólidas
convicciones.
—Debe de ser alguien de la hundida Simorgya —sugirió—. Ha venido para recuperar
las chucherías conseguidas con sus actos de piratería.
Groniger puso objeciones a la última aseveración y afirmó que los iconos siempre
habían sido propiedad de la Isla de la Escarcha, ante lo cual la vieja bruja se encogió de
hombros.
Ahora, mientras recogían flechas, Brisa le peguntó a Fafhrd:
—¿Y esa mujer pez te arrancó el gancho de un mordisco, así sin más?
—Sí, en efecto —afirmó él—. Le he pedido a Mannimark que me forje uno nuevo... de
bronce. ¿Sabes? Ese gancho me ha salvado dos veces... le tengo en mucho aprecio...
Una vez me libró de la esencia azul del rayo que recorría las extremidades del monstruo
marino, y en otra ocasión evitó que me arrancaran de un bocado otro trozo de mi brazo.
—¿Qué te hizo sospechar de la mujer pez, hasta tal punto que la seguiste? —quiso
saber Brisa.
—Vamos, recoge esas flechas, Brisa —replicó él—. Se me ha ocurrido una nueva
manera de disparar alrededor de las esquinas.
Esta vez lo hizo apuntando al viento, de manera que éste transportara la flecha en una
curva lateral detrás de la gris piedra erecta que ocultaba la bolsa roja. Brisa dijo que
aquello era un engaño casi tan grande como el de dejar caer una flecha desde arriba,
pero luego descubrieron que él había dado en el blanco.
2 - La criatura marina
1
La luna recién salida del mundo de Nehwon brillaba con un fulgor amarillo sobre el
oleaje del Mar Exterior, moteando de oro sus bajas crestas blancas y dorando
suavemente la tensa vela triangular de la esbelta galera que navegaba rauda hacia el
norte. Por delante los últimos rojos del sol poniente se desvanecían mientras la negra
noche engullía la costa escarpada que se extendía detrás, envolviendo sus severos
contornos.
En la popa del Halcón Marino, además del viejo Ourph, que manejaba el timón, estaba
el Ratonero Gris con los brazos cruzados sobre el pecho y una sonrisa de satisfacción en
el rostro, su cuerpo robusto y de baja estatura oscilando con el lento balanceo de la nave,
moviéndose desde el somero seno de la cresta baja y al seno de nuevo, con el viento
constante del sudoeste en la manga de carga, su mejor punto de navegación. De vez en
cuando el hombrecillo dirigía una mirada furtiva a las luces mortecinas de No—Ombrulsk,
pero sobre todo miraba adelante, donde se encontraba, a cinco días y cinco noches de
navegación, la Isla cié la Escarcha, la dulce Cif, el pobre Fafhrd ahora manco con la
mayor parte de sus hombres y Afreyt, la dama de Fafhrd, a la que el Ratonero encontraba
bastante austera.
Ah, por Mog y Loki, se dijo, ¿qué satisfacción iguala a la del capitán que por fin se
dirige a casa con su nave bien lastrada con el producto de un negocio monstruosamente
inteligente? ¡Ninguna! Estaba seguro de ello. Las conquistas eróticas de la juventud y los
combates de la virilidad en su apogeo —sí, incluso las obras maestras y los pergaminos
de eruditos y artistas— eran simples baratijas en comparación, todos ellos fiebres de la
inexperiencia.
Tan entusiasmado estaba que no podía resistirse a pensar una y otra vez en cada uno
de los trofeos de su pillaje comercial, y a decirse que cada uno estaba almacenado del
mejor modo posible y firmemente asegurado, por si estallaba una tormenta o acontecía
otro contratiempo.
Primero, atados a los costados, en el camarote del capitán bajo sus pies, estaban los
barriles de vino muy fortificado y las pequeñas barricas de aguardiente amargo, la bebida
favorita de Fafhrd. Mientras se desprendía del cinto un pequeño frasco de cuero, se lo
llevaba a los labios y tomaba un comedido trago del elixir que daban las uvas de Ool
Hruspan, se recordó que aquellos barriles no podían almacenarse en otro lugar ni ser
confiados a la celosa vigilancia de otro (excepto, tal vez, el viejo y amarillo Ourph allí
presente). Se había desgañitado gritante órdenes para la carga y partida del Halcón
Marino, y sus membranas irritadas querían curarse antes de que el aire invernal las
sometiera a pruebas más duras.
Y entre el vino de su camarote también estaba almacenado en otros tantos barriles
igualmente robustos y cerrados herméticamente, sus junturas selladas con brea, la harina
de trigo... una sustancia plebeya para los irreflexivos, pero de gran importancia en una isla
donde no podía crecer ningún cereal, salvo un poco de cebada en verano.
Por delante del camarote del capitán —y ahora, en el apogeo de su entusiasmo, el
Ratonero interrumpió el repaso mental de las mercancías para efectuar un recorrido de
inspección; primero habló con Ourph y luego avanzó hacia la proa como un gato, a lo
largo del barco iluminado por la luna— por delante del camarote del capitán, como
decíamos, estaba su tesoro más preciado, las planchas, vigas y círculos de diámetro
similar al del mástil, de buena madera como la que Fafhrd había soñado conseguir en Ool
Plerns, al sur, donde crecían los árboles, cuando su muñón estuviera curado y pudiera
usar un gancho, ¡la misma madera obtenida mediante las más astutas maniobras de
regateo en No—Ombrulsk, donde no había más árboles que en la Isla de la Escarcha (la
cual obtenía la mayor parte de su madera gris de naufragios y donde no crecía nada
mucho mayor que los arbustos) y donde ellos (los brulskos) preferían vender a sus
mujeres que la madera! Sí, esferas, cuadrados y tablas del precioso material, todo él
sujeto a lo largo de los bancos de los remeros desde la popa al castillo de proa, bajo la
botavara de la gran vela única, cada capa atada por separado, envuelta en lona y
embreada para protegerla del rocío salino y la humedad, con una larga lámina de cobre
batido, fina como vitela, entre las capas para mayor protección y firmeza. Las capas se
extendían de uno a otro lado del Halcón Marino de popa a proa, alternando la madera
atada y el fino cobre, hasta la capa superior que era una plataforma fuertemente atada,
cubierta con una lona de costuras embreadas, al nivel de las amuradas: un verdadero
milagro de estiba. (Desde luego, esto dificultaría la tarea de remar si llegara a ser
necesaria, pero los remos pocas veces hacían falta en travesías como el resto de aquélla
prometía ser, y siempre existían ciertos riesgos que debía correr incluso el más prudente
capitán de barco.)
Sí, era una espléndida riqueza maderera lo que el Halcón Marino transportaba a la Isla
de la Escarcha, tan necesitada de ese material. El Ratonero se felicitó mientras avanzaba
lentamente a lo largo de la vela rumorosa iluminada por la luna. Su calzado de suela
blanda y silenciosa evitaba las costuras embreadas de la tensa cubierta de lona, y llegaba
a su olfato un extraño aroma caprino y almizcleño, pero jamás habría conseguido la
madera de no haber conocido la gran debilidad del Señor Logben de No—Ombrulsk por
raros marfiles con los que completar su Trono Blanco. Era cierto que los brulskos
preferían separarse de sus concubinas que de su madera, pero la debilidad del Señor
Logben por los marfiles extraños era más poderosa que cualquier otro deseo, y por ello,
cuando con un tenue tamborileo el lanchón comercial kleshita entró en el negro puerto de
Ombrulsk y el Ratonero, entre los primeros en subir a bordo, vio el enorme colmillo entré
los tesoros que traían los kleshitas para el trueque, lo adquirió en seguida a cambio de un
pedazo de almizcleño ámbar gris del tamaño de dos puños, una sustancia corriente en la
Isla de la Escarcha pero más preciosa que los rubíes en Klesh, por lo que no pudieron
resistirse.
Luego los kleshitas mostraron en vano sus marfiles de inferior calidad al mayordomo
del Señor Logben, ansiosos de adir la blanca piel peluda de serpiente de nieve, larga
como un mástil que era su mayor deseo, conseguida por los cazadores el Señor Logben
en las gélidas montañas conocidas como los lesos de los Viejos, y en vano el Señor
Logben ofreció al Ratonero su peso en electro a cambio del colmillo. Sólo cuando los
kleshitas añadieron sus súplicas a las exigencias del Ratonero de que los brulskos le
vendieran madera, ofreciendo por la única piel de serpiente de nieve no sólo sus marfiles
de menor calidad sino también la mitad de sus especias, y el Ratonero amenazó con
hundir el colmillo en la insondable bahía antes que venderlo por otra cosa que no fuese
madera, el señor de los brulskos les obligó a ceder la cuarta parte de la carga de una
nave en madera curada y recta, tan a regañadientes como el Ratonero simuló separarse
del colmillo, tras lo cual todo el trueque (incluso de madera) procedió de una manera más
cómoda.
¡Ah, la operación había sido efectuada con suma astucia, era una jugada maestra! El
Ratonero estaba solemnemente convencido de ello.
Mientras estos placenteros recuerdos se sucedían dentro del ancho y bien amueblado
cráneo del Ratonero, sus pies silenciosos le habían llevado al grueso pie del mástil, donde
terminaba la falsa cubierta formada por la carga de madera. Tres varas más allá
comenzaba la cubierta del castillo de proa, debajo del cual el resto de la carga estaba
estibada y asegurada: lingotes de bronce y pequeños cofres con tintes y especias, un
cofre más grande que contenía telas de seda y lino para Cif y Afreyt (dejado allí para
demostrar a la tripulación que confiaba plenamente en su honradez con la sola excepción
del vino, que turba la mente y conduce a la traición de los deberes) pero, sobre todo, la
carga delantera consistía en grano tostado, judías blancas y violetas y frutas secadas al
sol, todo ello en sacas de lana para evitar la humedad marina: alimento para la isla
hambrienta. El Ratonero se dijo que aquél era el verdadero tesoro del hombre reflexivo, al
lado del cual el oro y las joyas centelleantes eran meras baratijas, o los senos turgentes
del amor juvenil o las palabras de los poetas o las estrellas puntiagudas que los
astrólogos atesoraban y embriagaban a los hombres de distancia y espacio.
En las tres varas entre la cubierta falsa y la verdadera, los torsos en la sombra de la
última y los pies en un gran retazo de luz lunar, en el que su propio cuerpo arrojaba una
sombra supervisora, la tripulación del Ratonero dormía profundamente acunada por el
movimiento del mar: cuatro marineros con su lugarteniente Mikkidu y el alto lugarteniente
de Fafhrd, Skor, a quien habían tomado prestado para aquella travesía. ¡Sí, su sueño era
en verdad profundo!, se dijo el Ratonero con placer (distinguía claramente los ronquidos,
como gorjeos de pájaro, del siempre aprensivo Mikkidu y los de Skor, semejantes a
rugidos de león), pues los había mantenido a todos ellos a raya en No—Ombrulsk y luego,
sin tregua ni misericordia, les había obligado a cargar y asegurar la madera, por lo que
después de zarpar y haber cenado el sueño les venció. Justo es decir que él mismo se
había disciplinado cruelmente y no se había permitido la menor libertad en los puertos ni
el más ligero recreo, incluso los deseables por razones higiénicas, pues conocía bien los
apetitos de los marinos y las dudosas y debilitantes atracciones de los oscuros callejones
de Ombrulsk... En vano las prostitutas habían desfilado a diario ante el Halcón Marino
para distraer a su tripulación. Recordó en particular a una de ellas, casi una niña, una
chiquilla delgada e insolente vestida con una andrajosa túnica de color gris plateado
desvaído, el mismo tono que su cabello precozmente plateado, la cual se separó un poco
de las demás prostitutas y pareció pavonearse y mirar al Halcón Marino con expresión
melancólica pero un tanto burlona, con unos ojos enormes del verde más oscuro y
profundo.
Sí, por el ardiente Loki y Mog el de los ocho miembros, en el desempeño de sus
deberes de capitán, él se había disciplinado con más rigor que ningún otro, había
empleado hasta la última onza de fuerza, sabiduría, astucia (¡y voz!) sin pedir recompensa
alguna excepto el conocimiento de las responsabilidades virilmente asumidas... eso y
regalos para sus amigos. De improviso el Ratonero se sintió próximo a reventar en virtud
y de alguna manera lo lamentó un poco, sobre todo lo de «sin recompensa alguna», que
ahora le parecía manifiestamente injusto.
Sin abandonar un solo momento la vigilancia de los hombres extenuados y con el oído
atento para captar cualquier cese o la más ligera variación de sus ronquidos, se llevó el
frasco de cuero a los labios y dejó que un generoso, lento y saludable trago suavizara su
garganta irritada.
Cuando devolvió el frasco aligerado de peso a su lugar en el cinto y asegurarlo con un
gancho, su mirada se fijó en uno de los objetos de la carga delantera que parecía fuera
del lugar que le correspondía... o bien su vigilancia concentrada o bien algún leve sonido
no identificado le había hecho fijarse en él. (Al mismo tiempo le llegó otra vaharada del
olor marino almizcleño, caprino, extrañamente atractivo. ¿Ámbar gris?) Era el cofre de
sedas, gruesas cintas, telas de lino y otros tejidos costosos en su mayoría destinados a
Cif. El cofre estaba un poco apartado del costado de la nave, casi por entero bajo la luz de
la luna, como si sus ataduras se hubiesen aflojado, y ahora, al observarlo con más
atención, el Ratonero vio que no tenía ninguna atadura y que la tapa estaba algo abierta,
la anchura de un dedo, y se mantenía así debido a un retorcido trozo de tela naranja claro
que sobresalía cerca de un gozne.
¿Qué monstruosa indisciplina significaba aquello?
Saltó sin hacer ruido y se acercó al cofre, arrugando la nariz. ¿Acaso estaba escondido
en el interior ámbar gris no vendido? Entonces, manteniendo cuidadosamente su sombra
apartada, cogió la tapa y la levantó cuidadosamente sobre sus goznes.
La tela de seda colocada encima de los demás tejidos era gruesa y de un color cobrizo
lustroso para que armonizara con los destellos del pelo oscuro de Cif.
Sobre tan rica ropa de cama, como un gatito que se hubiera metido allí sigilosamente
para dormitar sobre sábanas recién lavadas, reposaba, con brazos y piernas algo
contraídos pero en general boca arriba y con una mano de largos dedos doblada a través
del revuelto y plateado cabello como para ocultar más sus ojos cerrados... reposaba la
misma chiquilla del puerto a la que un momento antes había recordado. Era la misma
imagen de la inocencia, pero el olor (ahora lo supo) era un olor de sexo. Su delgado
pecho subía y bajaba suave y lentamente mientras respiraba en su sueño, sus pequeños
senos y los pezones bastante gruesos tensaban el liviano tejido de su blusa harapienta.
En sus labios delgados se dibujaba una leve sonrisa. El cabello tenía una tonalidad
parecida a la de la rubia plateada Brisa, la muchacha treceañera de la Isla de la Escarcha,
que había sido una de las doncellas de Odín. Y la muchacha dormida no era, en
apariencia, mucho mayor.
Mientras la contemplaba en silencio, el Ratonero se dijo que aquello era peor que
monstruoso. Que uno, dos o más de sus hombres conspirasen a fin de introducir aquella
chica de contrabando en la nave para su ardiente placer, tentándola con plata o
sobornando a su proxeneta o propietario (o tal vez raptándola, aunque eso improbable,
puesto que no estaba maniatada) ya era bastante lamentable, pero que se atrevieran a
hacer tal cosa no sólo sin el conocimiento de su capitán sino también haciendo completo
caso omiso de que él no disfrutaba de semejante solaz erótico, sino que trabajaba con
ahínco por ellos y el Halcón Marino, pendiente sólo de su salud y bienestar y del éxito de
la travesía... ¡Vamos, aquél no sólo era un acto de la más temeraria indisciplina sino
también una muestra de la ingratitud más indecente!
En aquel momento de amarga desilusión por sus congéneres, la única satisfacción del
Ratonero era su conocimiento de que la tripulación dormía profundamente a causa de la
fatiga a que les había sometido. El coro de sus ronquidos inalterados era música para sus
oídos, pues le decía que, por mucho que se las hubieran ingeniado para esconder a la
muchacha en el barco, ninguno había gozado todavía de ella (por lo menos desde que
finalizó la tarea de cargar y ponerse en marcha). No, la fatiga los había dejado postrados
sin sentido y ni siquiera la llegada de un huracán los despertaría. Y ese pensamiento, a su
vez. le indicó la manera más apropiada y justa de castigarles.
Con una ancha sonrisa, tendió la mano izquierda hacia la muchacha dormida y, en el
lugar donde formaba un pequeño pico en la desgastada blusa de color plata desvaído,
delicada aunque con cierta firmeza le pellizcó el pezón derecho. Cuando despertó
estremecida, aspirando aire, los ojos abiertos y los labios formando una exclamación, él le
acercó el rostro, con el ceño severamente fruncido, y llevándose un dedo a los labios
ahora apretados en una expresión desaprobadora, le ordenó que guardara silencio.
La muchacha se retrajo, mirándole extrañada y temerosa, y calló obedientemente. Él
también se retiró un poco, observando los reflejos gemelos de la luna deforme en los ojos
anchos y oscuros de la joven y la extraña manera en que la lustrosa seda cobriza sobre la
que se acurrucaba contrastaba con su cabello enmarañado, fino y tenuemente plateado
como el cíe un fantasma.
A su alrededor el coro de ronquidos de la tripulación dormida seguía sin variación.
Al lado de los esbeltos pies descalzos de la muchacha había un negro rollo de gruesa
cinta de seda, y el Ratonero lo cogió, desenvainó su daga Garra de Gato y cortó tres
trozos de cinta, sin dejar de mirar pensativamente, mientras lo hacía, a la acurrucada
muchacha. Entonces le hizo una seña y cruzó las muñecas para indicarle lo que quería de
ella.
La muchacha exhaló un suspiro silencioso y se encogió un poco de hombros mientras
cruzaba las delgadas muñecas delante de ella. El Ratonero meneó la cabeza y le señaló
la espalda.
Ella adivinó de nuevo su orden y cruzó las muñecas a la espalda, volviéndose un poco
de lado para hacerlo.
El Ratonero le ató con fuerza las muñecas y luego también le ató los codos,
observando que se juntaban sin excesiva tensión sobre los delgados hombros. Utilizó el
tercer trozo de cinta para atarle firmemente las piernas por encima de las rodillas. ¡Ah, la
disciplina!, pensó. ¡Es buena para todos y cada uno, pero especialmente para los jóvenes!
Al final quedó tendida boca arriba sobre los brazos atados, mirándole. Él observó que
en su mirada parecía haber más curiosidad y especulación que temor y que los reflejos
gemelos de la luna gibosa no oscilaban con parpadeos o lágrimas.
El Ratonero reflexionó en que todo aquello era muy agradable: su tripulación dormida,
la nave bien cargada y rumbo a casa, la esbelta muchacha prestándose dócil a que la
atara, y él impartiendo justicia tan silenciosa y secretamente como lo hace un dios. El
sabor concentrado del poder era tan satisfactorio para él que no le causó la menor
extrañeza el hecho de que la piel suave como la seda de la muchacha tuviera un tenue
brillo plateado que no podría explicarse fácilmente ni siquiera por la luz de la luna.
Sin ninguna advertencia o cambio en su expresión pensativa, tiró del trozo de tela que
sobresalía y cerró la tapa del cofre sobre la muchacha.
«Que la confiada ramerilla se preocupe un poco —pensó—, como si me propusiera
asfixiarla o tal vez arrojar el cofre por encima de la borda con ella dentro.» Tales
incidentes eran bastante corrientes, por lo menos en la mitología y la historia.
Olas diminutas golpeaban suavemente el costado del Halcón Marino, la vela iluminada
por la luna tarareaba con la misma suavidad y la tripulación seguía roncando.
El Ratonero despertó a los dos mingoles más musculosos por el procedimiento de
retorcer a cada uno el dedo gordo de un pie y, en silencio, les indicó que cogieran el cofre
sin molestar a sus camaradas y lo llevaran a su camarote. No quería arriesgarse a
despertar a la tripulación con el sonido de su voz. Además, así protegía su garganta
irritada.
Si los mingoles estaban al corriente del secreto de la muchacha, sus expresiones
inalterables no lo revelaron, aunque el Ratonero los escrutó. Tampoco el viejo Ourph
mostró la menor sorpresa. Cuando se aproximaron a él, la mirada del anciano mingol se
deslizó sobre ellos y siguió posada serenamente adelante, mientras sus manos nudosas
descansaban sobre la caña del timón, como si el traslado del cofre no tuviera la menor
importancia.
El Ratonero dio instrucciones a los jóvenes mingoles para que colocaran el cofre entre
las cajas atadas que estrechaban el camarote y bajo la lámpara de latón que colgaba del
techo bajo suspendida de una corta cadena. Llevándose un dedo a los labios apretados,
les conminó a mantener un estricto silencio sobre el traslado nocturno del cofre. Luego los
despidió con un ligero movimiento de la mano. Buscó entre los objetos que atestaban la
estancia, encontró una copa de latón, vertió en ella el contenido de una de las pequeñas
barricas de aguardiente amargo de Fafhrd, se bebió la mitad y abrió el cofre.
La muchacha escondida le miró con una compostura que él consideró digna de crédito.
Tenía valor, desde luego. Pero reparó en que aspiraba hondo tres veces, como si en el
cofre le hubiera faltado un poco el aire. El brillo plateado de su piel y cabello le agradó. Le
hizo una seña para que se irguiera y, cuando ella lo hizo, le aplicó la copa a los labios,
ladeándola mientras ella bebía la mitad restante. Desenvainó la daga, la insertó
cuidadosamente entre las rodillas de la joven y, moviéndola hacia arriba, cortó la cinta que
se las inmovilizaba. Se volvió, fue al fondo del camarote y se acomodó en un taburete
bajo situado ante el ancho camastro de Fafhrd. Entonces, encorvando el dedo índice, le
hizo una señal para que se acercara.
Cuando estuvo cerca de él, con el mentón alto y los delgados hombros hacia atrás, a
causa de las cintas que le ataban los brazos, él la miró de una manera significativa y le
preguntó:
—¿Cómo te llamas?
—Ississi —respondió ella en un susurro balbuciente que era como los espectros de las
olas minúsculas que besaban el casco de la nave. Y le sonrió.
2
Ourph pidió a uno de los jóvenes mingoles que se hiciera cargo del timón y a otro que
le calentara unas gachas. Se puso al abrigo del viento y bajo la falsa cubierta de la carga
de madera, mirando hacia el camarote y meneando la cabeza, intrigado. El resto de la
tripulación roncaba a la sombra del castillo de proa. Entretanto, en la Isla de la Escarcha,
Cif se despertó en su dormitorio amarillo de techo bajo con la sensación de que Ratonero
Gris corría peligro. Mientras intentaba recordar su pesadilla, la luz de la luna que se
deslizaba a lo largo de la pared le recordó al fantasma marino que había asesinado a
Zwaaken y atraído a Fafhrd, alejándole de Afreyt durante algún tiempo, y se pregunto
cómo reaccionaría el Ratonero ante un desafío tan peligroso.
3
A la mañana siguiente, temprano, el Ratonero se puso una corta túnica gris, la abrochó
y dio unos fuertes golpes en el techo del camarote. Hablando en un susurro un tanto
áspero, le dijo al impasible mingol de tal guisa llamado que deseaba la presencia
inmediata del capataz Mikkidu. Había extendido una tela sobre el cofre situado entre los
barriles que estrechaban más el no muy ancho camarote, y ahora estaba sentado detrás
de él en el taburete, como si fuese el escritorio del capitán. A sus espaldas, en el
camastro colocado de través que ocupaba el extremo del camarote, Ississi reposaba y o
bien dormía o bien estaba despierta con los ojos cerrados, toda ella oculta por las mantas
con excepción del cabello plateado y sin más ataduras que la gruesa cinta negra que le
ataba firmemente un tobillo al pie del camastro por debajo de la manta.
(«No soy un necio tan insigne como para creer que una sola noche de amor procura
lealtad», se dijo.)
Se cuidó la garganta con una copita de aguardiente amargo, hizo gárgaras y tragó
lentamente el licor.
(«Y, no obstante, creo que, cuando haya acabado de disciplinarla, sería una buena
doncella para Cif. O quizá se la pase al pobre Fafhrd, mutilado y confinado en la isla.»)
Tamborileó impaciente sobre el cofre cubierto por la tela, preguntándose por qué se
retrasaba tanto Mikkidu. ¿Quizá se sentía culpable? ¡Era muy probable!
Salvo por el pálido resplandor del alba que se filtraba a través de la escotilla cubierta
por una cortina y los dos estrechos ventanucos laterales con láminas de mica, que los
barriles atados oscurecían todavía más, la oscilante lámpara de aceite seguía
proporcionando la única luz en la cámara.
4
Oyó ruido de pasos a la carrera que se aproximaban y poco después Mikkidu
simultáneamente golpeó el lado de la escotilla y asomó su cabeza de cabello greñudo y
ojos aturdidos entre la cortina. El Ratonero le hizo una seña para que entrara y, en un
tono bajo, suavizado por el aguardiente, le dijo:
—Ah, capataz Mikkidu, me alegro de que tus deberes, que sin duda deben de ser
apremiantes, te hayan permitido por fin visitarme, porque creo haber ordenado que te
presentaras aquí de inmediato.
—Oh, capitán, señor —se apresuró a replicar el otro—. Falta un cofre de la estiba
delantera. Lo vi tan pronto como Trenchi me despertó y me comunicó tu orden. Sólo me
detuve para despertar a mis hombres e interrogarles antes de venir corriendo aquí.
(«Aja —pensó el Ratonero—, sabe lo de Ississi, estoy seguro de ello, está demasiado
agitado, seguro que ha intervenido en el asunto. Pero no sabe qué le ha ocurrido ahora a
la chica... sospecha de todo y de todos, sin duda... e intenta disipar mis sospechas
informándome de la desaparición del cofre, ¡el muy canalla!»)
—¿Un cofre? ¿Qué cofre? —preguntó entretanto el Ratonero, imperturbable—. ¿Qué
contenía? ¿Especias? ¿Cosas aromáticas?
—Creo que eran telas para la señora Cif—respondió Mikkidu.
—¿Sólo telas para la señora Cif y nada más? —inquirió el Ratonero, mirándole
fijamente—. ¿No contenía otras cosas? ¿Algo tuyo, quizás?
—No, señor, nada mío —se apresuró a negar Mikkidu.
—¿Estás seguro de ello? —insistió el Ratonero—. A veces uno mete algo que le
pertenece en el cofre de otro... en depósito, por así decirlo, o tal vez para pasarlo de
contrabando al otro lado de una frontera.
—Nada mío en absoluto —sostuvo Mikkidu—. Tal vez había algunas telas para la otra
dama... y, bueno, sólo tejidos, señor, y... ah, sí, unos rollos de cinta.
—¿Nada más que telas y cintas? —le aguijoneó el Ratonero—. Nada de telas
convertidas en prendas de vestir, ¿verdad? ¿Como una blusa plateada de cierto material
de encaje, por ejemplo?
Mikkidu negó con la cabeza y enarcó las cejas.
—Bien, bien —dijo el Ratonero con aire congraciador—. ¿Qué crees que ha ocurrido
con ese cofre? Todavía debe de estar en el barco, a menos que alguien lo haya arrojado
por encima de la borda. ¿O quizás lo robaron en Ombrulsk?
—Estoy seguro de que se encontraba a bordo cuando zarpamos —afirmó Mikkidu.
Entonces frunció el ceño—. Es decir, creo que estaba. ¡Sus ataduras están en el lugar
que ocupaba, sueltas sobre la cubierta!
—Bueno, me alegro de que hayas encontrado algo —dijo el Ratonero—. ¿En qué parte
del barco crees que puede estar? Piensa, hombre, ¿dónde puede estar? —Recalcó sus
palabras golpeando el cofre oculto ante el que estaba sentado.
Mikkidu meneó la cabeza, impotente. Su mirada erró por el camarote, más allá del
Ratonero.
(«Tate —pensó el último—, ¿empieza a tener por fin un atisbo de lo que le ha ocurrido
a su muchacha embarcada clandestinamente? ¿A quién pertenece ahora ese juguete?
Esto podría llegar a ser bastante divertido.»)
La atención de su lugarteniente, momentáneamente confuso, volvió a centrarse en él
cuando le hizo la siguiente pregunta:
—¿Qué han podido decirte tus hombres acerca del cofre desaparecido?
—Nada, señor. Estaban tan perplejos como yo. Estoy seguro de que no saben nada.
Bueno, así lo creo.
—Humm. ¿Y qué han dicho los mingoles al respecto?
—Están de guardia, señor. Además, sólo responden a Ourph... o a ti mismo,
naturalmente, señor.
(«Puedes confiar en un mingol —se dijo el Ratonero—, por lo menos cuando se trata
de mantenerse en silencio.»)
—¿Qué me dices entonces de Skor? —inquirió—. ¿Sabía algo el hombre del capitán
Fafhrd sobre el cofre que se ha esfumado?
Cierto resentimiento nubló la expresión de Mikkidu.
—El lugarteniente Skor no está bajo mi mando —replicó—. Además, tiene un sueño
muy profundo.
Se oyeron dos fuertes golpes en la entrada de las escotillas.
—Adelante —dijo el Ratonero, irritado—, y la próxima vez no trates de romper el barco
en pedazos.
El lugarteniente de Fafhrd asomó la cabeza de escaso pelo rojizo a través de la cortina
y luego entró. Tuvo que agachar tanto la espalda como las rodillas para no golpearse la
cabeza contra las vigas del techo.
(«También Fafhrd tiene que agacharse cuando ocupa su propio camarote —pensó el
Ratonero—. Ah, los inconvenientes de la gran estatura.»)
Skor miró fríamente al Ratonero y reparó en la presencia de Mikkidu. Se había
recortado la barba bermeja y parecía como si tuviera manchada la cara de rojo. Salvo por
la nariz roja, se parecía bastante a Fafhrd cinco años más joven.
—¿Y bien? —inquirió perentoriamente el Ratonero.
—Perdona, capitán Ratonero —replicó el recién llegado—, pero me pediste que vigilara
especialmente la carga estibada, ya que era el único que había hecho una larga travesía
en el Halcón Marino antes de este viaje y conozco su comportamiento en distintas
condiciones climáticas. Por ello creo que debo informarte de que un cofre de tejidos, creo
que lo conoces, ha desaparecido de la carga en la proa. Sus ataduras están esparcidas
alrededor, tanto las que lo mantenían cerrado como las que lo aseguraban en su sitio.
(«Aja —pensó el Ratonero—, también él es culpable y quiere ocultarlo mediante un
rápido informe, aunque ya es tarde. No confíes nunca en una expresión imperturbable. ¡El
lascivo villano!»)
—Ah, sí, el cofre desaparecido... precisamente estábamos hablando de él. ¿Cuándo
crees que ha ocurrido? ¿En Ombrulsk?
Skor meneó la cabeza.
—Yo mismo comprobé anoche que estaba bien atado... y así seguía cuando el sueño
cerró mis ojos a una legua de aquel puerto. Estoy seguro de que el cofre sigue en el
Halcón Marino.
(«¡Lo admite, el bribón insolente! —pensó el Ratonero—. Me extraña que no acuse a
Mikkidu de haberlo robado. Tal vez todavía queda un poco de honor entre ladrones y
feroces guerreros.»)
Y en voz alta dijo:
—A menos que haya sido arrojado por la borda, lo cual es una clara posibilidad, ¿no os
parece? O quizás anoche nos abordaron piratas insonoros e invisibles mientras los dos
roncabais y sólo se llevaron ese cofre. Aunque tampoco es desdeñable la posibilidad de
que un diestro pulpo, deseoso de vestirse ricamente y con tentáculos hábiles en hacer y
deshacer nudos...
Se interrumpió al observar que tanto Skor como Mikkidu tenían los ojos muy abiertos y
las miradas fijas en algún punto más allá de él. Se volvió en su taburete. Ississi mostraba
algo más por encima de la manta, una parte de la pálida frente y un ojo grande, verde, de
pestañas plateadas, que miraba sin parpadear a través de su largo cabello de plata.
El Ratonero se volvió muy pausadamente y tras un vivo «¿Bien?» para llamar su
atención, les preguntó en el tono más afable:
—¿Qué es lo que estáis mirando tan absortos?
—Oh..., nada en absoluto —tartamudeó Mikkidu, mientras Skor se limitó a cambiar la
dirección de su mirada para fijarla en el Ratonero.
—¿Nada en absoluto? —dijo éste—. ¿Acaso no veis el cofre en algún lugar de este
camarote? ¿No percibís ninguna pista sobre su disposición actual?
Mikkidu meneó la cabeza y Skor, al cabo de un momento, se encogió de hombros
mientras miraba al Ratonero de una manera extraña.
—Bien, caballeros —dijo el Ratonero jovialmente—. He aquí en resumen lo que
tenemos. Ambos decís que el cofre debe estar en algún lugar del barco. Así pues,
¡buscadlo! Registrad el Halcón Marino de arriba abajo. Un cofre de ese tamaño no puede
esconderse en la bolsa de un marino. ¡Y afinad la vista, los dos! —Volvió a golpear el
cofre cubierto por la tela—. Y ahora, ¡marchaos!
(Que me aspen si los dos no están enterados del asunto —pensó el Ratonero—. ¡Los
perros tramposos! Y sin embargo... no estoy del todo satisfecho con eso.)
5
Cuando se marcharon (tras varias miradas hacia atrás titubeantes e inseguras), el
Ratonero se tendió en el camastro y, posando las manos a cada lado de la muchacha,
contempló sus ojos verdes, apoyándose sobre sus brazos rígidos. Le movió un poco la
cabeza arriba, abajo y a los lados, y así le liberó todo el rostro de la manta y los ojos del
velo de cabello sedoso, los cuales le miraron a su vez con expectación.
El Ratonero adoptó una expresión inquisitiva y movió rápidamente la cabeza hacia la
escotilla a través de la cual habían salido los hombres. Luego la miró a ella del mismo
modo. Le pareció extraño aquel empeño en no dirigirse a ella de palabra, sino por señas y
órdenes gesticuladas. Tal vez ello se debía a que la esencia del poder estribaba en
obtener la gratificación de los deseos sin necesidad de expresarlos, en hacer que otra
persona le obedeciera en completo silencio, de modo que ningún dios podría alcanzar a
oírle y enterarse. Sí, eso lo explicaba por lo menos en parte.
Así pues, la pregunta que le formuló fue un susurro casi inaudible, que ella sin duda
comprendió por los movimientos de sus labios.
—¿Cómo llegaste realmente a bordo del Halcón Marino?
Los ojos de la muchacha se ensancharon y, al cabo de un rato, sus bonitos labios
empezaron a moverse, pero él tuvo que volver la cabeza y bajarla hasta que los labios
húmedos y sedosos le rozaron la oreja mientras enunciaban, antes de que él pudiera
entender claramente lo que decía, en el mismo bajo lankhmarés en que él, Mikkidu y Skor
habían hablado, pero con un delicioso acento ceceante que era como un conjunto de
siseos, jadeos y gorjeos. Él recordó que su aroma en el cofre le había provocado una
intensa sensación de sexualidad, pero ahora era infinitamente florida, delicada e inocente.
—Yo era una princesa y vivía con el príncipe Mordroog, mi hermano, en un país lejano
donde siempre era primavera —empezó a decirle—. Allí una influencia acuática filtraba
toda la aspereza cíe los rayos del sol, de modo que éste no brillaba más que la luna
plateada, las tormentas del invierno y las sequías del verano estaban domadas, y los
vientos rugientes moderados hasta ser eternas brisas refrescantes, e incluso el fuego era
fresco... en aquel país lejano.
«Toda puta cuenta la misma historia —pensó el Ratonero—. Todas eran princesas
antes de dedicarse al oficio.» Sin embargo, siguió escuchando.
—Teníamos tesoros de oro más allá cíe lo imaginable —continuó diciendo la
muchacha—, unicornios voladores y gatitos que nadaban eran mis animales domésticos,
y nos servían ágiles compañías de silenciosos criados y nos defendían monstruos de
voces suaves... el gran Acuchillador y el enorme Cogelotodo y el Embestidor Profundo,
que era el más grande de todos.
«Pero entonces llegaron malos tiempos. Una noche, mientras nuestros guardianes
dormían, nos robaron el tesoro y nuestro reino se volvió solitario, más lejano y más
secreto todavía. Mi hermano y yo fuimos en busca de nuestro tesoro y de aliados, y
durante esa búsqueda fui violada por audaces bribones que me llevaron a la vil Ombrulsk,
donde llegué a conocer todo el mal que existe bajo el odioso sol.
«También esto es una parte familiar de la historia de toda furcia —se dijo el Ratonero—
la violación, la pérdida de la inocencia, la instrucción en todos los vicios.» Sin embargo,
siguió escuchando el cosquilleante susurro de la muchacha.
—Pero sabía que algún día aparecería un hombre que reinaría sobre mí y me llevaría
de regreso a mi reino y moraría conmigo, lleno de poder y gloria plateada, tras la
recuperación de nuestros tesoros. Y entonces apareciste tú.
«Ah, ahora la apelación personal —pensó el Ratonero—. Es realmente muy familiar.
Pero seguiré escuchándola. Me gusta la sensación de su lengua en mi oreja. Es como si
fuese una flor y una abeja me succionara el néctar.»
—Cada día iba a tu barco y te miraba. No podía hacer nada más, por mucho que lo
intentara. Y tú nunca me mirabas largo rato, aunque yo sabía que nuestros caminos se
habían cruzado. Sabía que eras un hombre dominante y que me impondrías rigores y
aflicciones al lado de los cuales los que sufrí en la terrible Ombrulsk no serían nada, y, sin
embargo, no podía apartarme un solo instante ni desviar los ojos de ti y tu oscura nave. Y
cuando comprendí que no repararías en mí ni actuarías de acuerdo con tus verdaderos
sentimientos, o que ninguno de tus hombres me ofrecería un medio para seguirte, subí a
bordo sin ser vista mientras todos estaban estibando la carga y tú les dabas órdenes.
(«Mentiras, mentiras, todo mentiras», pensó el Ratonero..., y siguió escuchando.)
—Me las arreglé para ocultarme moviéndome entre la carga. Pero cuando por fin
zarpasteis y tus hombres dormían, sentí frío, la cubierta era dura, y me sentía muy mal.
Pero no me atrevía aún a buscar tu camarote, o revelarme de otra manera, por temor a
que hicieras virar la nave para devolverme a Ombrusk. Así pues, liberé gradualmente de
sus ataduras un cofre de tejidos en el que me había fijado, trabajando como un ratón o
una musaraña (los nudos eran duros, pero mis dedos son ágiles y fuertes cuando es
necesario) hasta que pude meterme dentro y dormir en un lugar blando y cálido. Y
entonces viniste a mí, y aquí estoy.
El Ratonero volvió la cabeza y miró los grandes ojos verdes de la muchacha, en los
que unos destellos dorados se movían rítmicamente con el regular balanceo de la
lámpara. Entonces aplicó por un instante un dedo a sus labios suaves y retiró la manta
hasta revelar el tobillo atado por la cinta, y admiró el cuerpo menudo y hermoso. Se dijo
que era bueno para un hombre tener siempre a su lado una mujer joven y bella... como un
hermoso gato, sí, un gato joven, independiente pero aún con modales de cachorro. Era
agradable escucharla desgranar mentiras como haría cualquier gato. («Está claro como el
agua que debe de haber tenido ayuda para subir a bordo... Lo más probable es que tanto
Skor como Mikkidu la hayan ayudado».) Pero no era conveniente hablarle demasiado, y lo
más juicioso mantenerla bien atada. Uno podía confiar en la gente cuando estaba a buen
recaudo, y no en otro caso, en absoluto. Ésa era la esencia del poder, atar a los demás,
¡tenerlo todo bien atado! Sostuvo hipnóticamente la mirada de la muchacha y extendió
una mano para coger los trozos sueltos de cinta. Sería mejor atarle los tres otros
miembros a los pies y la cabecera del camastro, no demasiado fuerte, pero no con las
ataduras tan flojas que pudiera alcanzarse cada muñeca con la otra mano o con sus
dientes perlinos. Así podría hacer una ronda de inspección por la cubierta, confiado en
que a su regreso ella seguiría allí.
6
En la Isla de la Escarcha, Cif paseaba sola por el brezal más allá de Puerto Salado. De
la estrecha bolsa que le colgaba del cinto sacó una figurita de paño cosido relleno de
hilas. La figura masculina era alta como larga era la mano de la mujer y tenía la cintura
constreñida por un anillo de oro liso que habría encajado en uno de sus dedos... y que era
una medida de las demás dimensiones de la figura. Ésta vestía una blusa gris y un manto
con capucha del mismo color. Contempló su rostro de tela sin facciones durante un rato,
meditando en el misterio de la tela tejida, una serie de hilos o líneas que ataban o por lo
menos sujetaban a otra serie similar, y el resultado era una superficie permeable que
ofrecía una protección singular. Entonces, un curioso atisbo de expresión en el
inexpresivo rostro de lino ligeramente marrón le sugirió que el Ratonero Gris podría tener
necesidad de más protección dorada de la que proporcionaba el anillo, e introduciendo el
muñeco por los pies en la bolsa, desando sus pasos hacia Puerto Salado, se dirigió a la
sala del consejo y el tesoro recientemente saqueado por el fantasma. El racheado viento
del norte ondulaba el brezo.
7
Sintiendo una quemazón en la garganta tras el último trago de aguardiente amargo que
había tomado, el Ratonero se deslizó a través de la cortina de la escotilla y se dirigió en
silencio a la cubierta. Tenía el propósito de inspeccionar a la tripulación (¡sorprenderles si
era necesario!), ver si todos estaban adecuadamente ocupados en las faenas marineras
(¡atados a sus tareas, por así decirlo!), incluida la vana búsqueda del cofre desaparecido
que les había ordenado como castigo parcial por haber subido clandestinamente a Ississi
a bordo. (¡Ella estaba asegurada abajo, la ramerilla, ya se había encargado él de eso!)
El viento había refrescado un poco y el Halcón Marino se ladeaba un poco mientras
avanzaba raudo, la quilla cargada de plomo equilibrando la vela tensa. El timonel mingol
se apoyaba en el timón, mientras su compañero y el viejo Ourph exploraban el sudoeste
con prudencia marinera, en busca de signos de tormentas que se aproximaran. A la
velocidad a que navegaban podrían llegar a la Isla de la Escarcha en tres días más en vez
de cuatro. Esta posibilidad inquietaba más que alegraba al Ratonero. Miraba
aprensivamente el mar, pero las blancas aguas cortadas por la nave seguían estando por
debajo de los orificios de los remos, cada uno de los cuales tenía una cabilla de amarre
alrededor de la cual habían pasado las cuerdas que sujetaban la hilera mediana de la
carga en el centro del barco. Este recordatorio de la seguridad de la nave
inexplicablemente tampoco le satisfacía.
¿Dónde estaba el resto de la tripulación? ¿Buscando el cofre perdido en la zona de
proa? ¿Ocupados en sus tareas? ¿O simplemente estaban escondidos, eludiendo el
trabajo? ¡Lo comprobaría por sí mismo! Pero mientras avanzaba por la tensa lona que
cubría el tesoro de madera, comprendió los motivos de su repentina depresión y sus
pasos se hicieron más lentos.
No le gustaba pensar en una pronta llegada ni en los grandes regalos que traía (de
hecho, ahora la carga del Halcón Marino le resultaba odiosa) porque todo ello
representaba ataduras que le ligarían ahora y en el futuro a Cif y el tullido Fafhrd y
también la altiva Afreyt, así como a sus hombres y a los habitantes de la Isla de la
Escarcha, hasta el último de ellos. Una responsabilidad interminable: hacia eso era hacia
lo que se dirigía. Responsabilidad como marido o algún equivalente) de Cif, viejo amigo
de Fafhrd (el cual ya estaba atado a Afreyt, por lo que no podía considerarle un
camarada), capitán (¡y guardián!) de sus hombres, padre de todos ellos. ¡Proveedor y
protector! Y a poco que se descuidara ellos, o por lo menos uno de ellos, le protegería a
él, confinándole y constriñéndole por su propio bien, bajo la tiranía del amor o la
camaradería.
Sí, sería un héroe durante una o dos horas, alabado por la suntuosidad de lo que había
conseguido. Pero ¿y al día siguiente? ¡A salir y hacerlo de nuevo! O, peor todavía, a
quedarse en casa y hacerlo. Y así sucesivamente, ad infinitum. Semejante futuro
armonizaba mal con la sensación de poder que experimentaba desde que zarparon la
noche anterior y que la juvenil prostituta Ississi había alimentado extrañamente. Él mismo
atado en vez de atar a los demás y aventurarse para atar tal vez al universo entero y darle
ocasión de mostrar su valía, esclavizar a los mismos dioses. No sería libre para
aventurarse, descubrir y jugar con la vida, domarla gracias a un conocimiento que lo
abarca todo y mediante astutas órdenes, y darle ocasión de mostrar su valía, investigar
cada altura vertiginosa y cada profundidad tenebrosa. ¿El Ratonero atado? ¡No y mil
veces no!
Mientras sus sentimientos corroboraban esa vehemente negación, sus cautelosos
pasos le habían llevado casi hasta el mástil, y a través del rumor aumentado de la vela, el
del viento y el ruido del agua al chocar contra el casco, percibió dos voces que discutían
acaloradamente aunque en susurros.
Al instante se tendió boca abajo y reptó muy cautamente hasta que la mitad superior de
su cara miró desde lo alto la brecha entre la carga de madera y el castillo de proa.
Sus tres ladrones convertidos en marinos y los otros dos mingoles estaban tendidos sin
orden ni concierto, dormitando, mientras que inmediatamente por debajo de ellos Skor y
Mikkidu discutían en lo que podría llamarse estentóreas voces bajas. El Ratonero podría
haber extendido la mano para tocarles las cabezas... o golpeárselas con el puño cerrado.
—A ver de dónde sacamos el cofre —susurraba Mikkidu, acalorado, totalmente absorto
en sus razonamientos—. ¡Ese cofre ya no está en el Halcón Marino! Hemos registrado
hasta el último rincón del barco sin encontrarlo, de modo que ha sido arrojado por encima
de la borda (¡esa es la única explicación!) pero sólo después, eso es lo más probable, de
que hayan sacado las ricas telas que contenía para esconderlas vete a saber dónde. Y,
con todos los respetos, me veo obligado a sospechar del viejo Ourph, el cual estaba
despierto mientras nosotros dormíamos. No puedes confiar en los mingoles, ni siquiera
puedes sonsacarles una palabra. Ese viejo tiene en las venas sangre de mercader y no
puede resistirse a coger cualquier cosa valiosa, además tiene la astucia de la edad y...
Mikkidu se vio obligado a hacer una pausa para respirar y Skor, que parecía haber
esperado pacientemente a que su compañero llegara a ese punto le interrumpió.
—Mira, lo hemos registrado todo excepto el camarote del capitán. Y ése lo registramos
bastante bien con los ojos. Así pues, el cofre tiene que ser esa cosa oblonga cubierta por
una tela detrás de la que se sentaba y que incluso golpeaba. Tenía exactamente el
tamaño y la forma correspondientes...
—Eso era la mesa del capitán —afirmó Mikkidu en tono escandalizado.
—En la travesía anterior, cuando el capitán Fafhrd ocupaba el camarote, no había
ninguna mesa —replicó Skor—. Atente a los hechos, hombrecillo. Acto seguido negarás
que no había una chica con él.
—¡No había ninguna chica! —estalló Mikkidu, usando a la vez todo el aliento que había
logrado aspirar, pues Skor era capaz de proseguir sin levantar la voz.
—Había una chica, en efecto, como podría haber visto cualquier necio que no estuviera
cegado por una lealtad exagerada..., una moza fina y delicada, exactamente del tamaño
adecuado para él, con el pelo largo y plateado y un ojo grande, verde, con destellos de
lujuria...
—Lo que viste no era el largo cabello de una muchacha, patán rijoso —replicó Mikkidu,
cuyos pulmones por fin se habían llenado nuevamente de aire—. Era una gran fronda
seca cíe finas algas plateadas en las que se había enredado un brillante guijarro verde
redondeado por el mar, una curiosidad como tantas que un capitán acumula en su
camarote, y tu fantasía ansiosa de mujeres la transformó en una moza, idiota libidinoso...
»O bien —añadió rápidamente, interrumpiéndose a sí mismo, por así decirlo—, se
trataba de un vestido plateado de encaje con una gema verde engastada en el cuello... El
capitán me interrogó sobre un vestido semejante cuando me preguntaba por el cofre,
antes de que te presentaras.
«Vaya, vaya —pensó el Ratonero—, nunca habría creído que Mikkidu tuviera una
fantasía tan viva o saliera en mi defensa tan lealmente. Pero ahora parece, preciso es
admitirlo, que he sospechado falsamente de estos dos hombres y que Ississi de alguna
manera subió sin ayuda de nadie y sin ser vista al Halcón Marino. A menos que uno de
los otros... no, eso es improbable. La verdad de una puta, ahí tienes un enigma, un
problema complicado a resolver.»
Entonces Skor habló en tono triunfal.
—Pero si viste el vestido sobre el camastro y ese vestido había estado en el cofre, ¿no
prueba eso que el cofre también estaba en el camarote? Sí, bien mirado, es posible que
hayamos visto un ligero vestido plateado, que la chica se quitó burlona y lascivamente
antes de meterse entre las sábanas, o bien tu capitán se lo arrancó, pues parecía
desgarrado, pues es tan lujurioso como un visón y siempre se jacta del dominio de su
daga... He oído al capitán Fafhrd decir eso una y otra vez, o por lo menos lo ha dado a
entender.
«Pero ¿qué infamia es ésta?», se preguntó el Ratonero, indignado de súbito, mirando
furibundo la semicalva cabeza de Skor desde su ventajosa posición. A él le correspondía
reprender a Fafhrd por su afición a las faldas, en vez de oír como le reprendían por el
mismo defecto (y su jactancia, por añadidura). ¿Y quién le reprendía? Aquel Fafhrd
espurio, aquel subordinado insolente, soberbio y advenedizo. Involuntariamente levantó el
puño para descargarlo.
—Sí, jactancioso, tortuoso y ordenancista —siguió diciendo Skor mientras Mikkidu
farfullaba—. ¿Qué piensas de un capitán que hace deslomarse a su tripulación en el
puerto, le retiene la paga, prohibe puritanamente algún permiso, le niega todo alivio de
sus impulsos naturales... y luego sube a bordo a una chica para su uso personal y la
exhibe ante las narices de los demás? Y luego se dedica a jugar con los hombres acerca
de ella y les ordena una búsqueda idiota. Es mezquino..., eso es lo que he oído llamarle al
capitán Fafhrd..., o por lo menos eso es lo que pensaba a juzgar por su expresión.
El Ratonero, furioso, a duras penas podía refrenarse para no golpear al insolente.
«Defiéndeme, Mikkidu— imploró interiormente—. Oh, qué monstruoso es todo esto...
Invocar a Fafhrd. Si Fafhrd realmente hubiera...»
—¿Lo crees así? —oyó preguntar a Mikkidu, sólo un poco dubitativo—. ¿Crees de
veras que tiene una chica ahí dentro? ¡Bueno, si ése es el caso, debo admitir que es el
mismo diablo!
El grito de pura rabia que esas traidoras palabras arrancaron del ahora erguido
Ratonero hizo que los dos lugartenientes echaran atrás las cabezas y mirasen, y que los
durmientes despertaran por completo y casi se pusieran en pie.
Abrió la boca para darles una reprimenda que los desollaría vivos... pero se detuvo,
preguntándose qué forma podría adoptar esa reprimenda. Al fin y al cabo, había una chica
desnuda en su camarote con las piernas separadas y atadas... y los brazos también. Su
mirada se posó en las ataduras del cofre de telas que seguían diseminadas en la cubierta.
—¡Recoged esos cabos! —gritó, señalándolos—. Usadlos para atar doblemente esos
sacos de grano. —Señaló de nuevo—. Y mientras estáis en ello —aspiró hondo—,
¡asegurad doblemente toda la carga! Dudo de que no se desplace si nos ataca un
huracán. —Dirigió esta última observación principalmente a los dos lugartenientes, los
cuales miraron perplejos el cielo azul mientras se dirigían a organizar el trabajo.
—Sí, aseguradlo todo con ataduras dobles, que quede tenso como la piel de una
anguila —añadió mientras empezaba a pasear arriba y abajo, calentándose para su
tarea—. Pasad los cabos adicionales de la madera por las cabillas de amarre dentro de
los orificios de los remos y luego tensadlas a través de la cubierta. Comprobad que esos
sacos de grano estén de veras bien atados... imaginad que ponéis el corsé a una mujer
gorda, que apoyáis un pie en su espalda y tiráis con todas vuestras fuerzas de los
cordones. Porque no estoy convencido de que esos sacos permanecieran en su lugar si
embarcásemos verde agua que tirase de ellos. Y cuando lo hayáis hecho, que vaya un
grupo a popa para asegurar mejor los barriles y barricas de mi camarote, casadlos
indisolublemente con la cubierta y los costados del Halcón Marino. Recordad todos —
concluyó mientras se alejaba hacia la popa— que si lo atáis todo con el cuidado
suficiente, la bolsa, los víveres o vuestros enemigos, y aumentáis las luces del amor...
¡nada podrá sorprenderos jamás ni escapar de vosotros ni haceros daño!
8
Cif desató la maciza llave de plata del cuello de su suave blusa de cuero, en cuyo
interior había colgado cálida, abrió la pesada puerta de roble, la empujó cauta y
suspicazmente, inspeccionó la sala desde el umbral... El lugar le inquietaba desde que
tuvieron lugar allí las depredaciones del fantasma marino. Entonces entró y cerró con
llave la puerta tras ella. Una pequeña ventana con barrotes de bronce gruesos como
pulgares proporcionaba una iluminación deficiente a la estancia de madera. Sobre un
estante reposaban dos lingotes de plata pálida, tres cortos rimeros de monedas de plata y
un solo rimero de oro, aun más corto. En el centro de la sala había una mesa circular
baja, en cuya superficie gris estaba grabada a fuego una estrella de cinco puntas. Cif
mencionó para sus adentros los nombres de los cinco objetos de oro colocados en las
puntas: la Flecha de la Verdad, torcida durante el forcejeo de Fafhrd para arrebatársela a
la diablesa; la Regla de la Prudencia, una vara corta rodeada de protuberancias; la Copa
de la Hospitalidad Medida, apenas mayor que un dedal; los Círculos de la Unidad, unidos
de tal manera que si quitaba uno los otros caían, y el extraño globo esquelético que
Fafhrd había recuperado con los objetos restantes y sugerido que pudiera tratarse del
Cubo del Juego Limpio suavemente deformado (cosa que ella dudaba bastante). Sacó de
su bolsa el muñeco que representaba al Ratonero y lo colocó en el centro de la estrella.
Suspiró aliviada, se sentó en uno de los tres escabeles que había y se quedó mirando
pensativa el rostro inexpresivo del muñeco.
9
Mientras el Ratonero aprobaba las últimas ataduras dobles de los barriles y luego
despedía bruscamente a sus todavía perplejos lugartenientes y su cansado equipo de
trabajo —¡prácticamente los echó del camarote!— sintió en su interior una oleada de
poder, como si hubiera cruzado o hubiera sido transportado a través de una frontera
invisible a un reino en el que cada objeto estaba claramente etiquetado: «¡Sólo mío!».
Se dijo que aquél había sido un excelente deporte: la atenta supervisión del penoso
trabajo de los hombres mientras él permanecía en pie sobre el cofre cubierto por la tela
que les había obligado a buscar durante todo el día, y entretanto Ississi yacía desnuda y
bien atada bajo la manta extendida sobre el camastro... y todos ellos eran de algún modo
conscientes de la deliciosa presencia de la muchacha aunque ni por un momento se
atrevieran a mencionarla. ¡El deporte del poder, realmente!
En un acceso de autocomplacencia, apartó la tela que cubría el cofre, abrió la tapa y
admiró la cobriza seda y los carretes de cinta negra. Era, en efecto, un lecho adecuado
para las nupcias de una princesa, se dijo mientras llenaba y bebía una copa de
aguardiente, una cama algo pequeña, pero suficiente y blanda desde la superficie hasta el
fondo.
Tanto su mente como sus pies danzaban con toda clase de imaginaciones e impulsos
cuando se acercó al camastro, separó las mantas y...
La áspera y gris sábana del camastro estaba cubierta por una verdadera rociada negra
de trocitos y jirones de cinta. Ississi había desaparecido.
Tras examinarlo durante largo rato con sus ojos llenos de asombro, se tendió
transversalmente sobre el camastro y buscó frenéticamente alrededor de los delgados
bordes del colchón y debajo de ellos, buscó el cuchillo o las tijeras afilados como una
navaja de afeitar que había hecho aquello o (¿quién sabía?) algún animalillo de agudos
dientes avezado a desgarrar cintas que sirviera en secreto a la joven prostituta y
obedeciera sus órdenes.
Un vibrante suspiro de satisfacción le hizo volverse convulsivamente. En medio del
recién abierto cofre, llegada allí mediante ardides que él no podía imaginar, Ississi estaba
sentada con las piernas cruzadas, mirándole. Tenía los brazos alzados y sus ágiles
manos trenzaban rápidamente su larga cabellera plateada, acción que revelaba del mejor
modo posible su esbelta cintura y sus senos pequeños y exquisitos, mientras los ojos
verdes destellaban y los labios le sonreían.
—¿No soy enormemente lista? ¿Insuperablemente lista y por completo deliciosa?
El Ratonero la miró con el ceño fruncido y luego, con la misma expresión, examinó
cada lado, como si buscara una ruta por la que ella hubiera podido deslizarse sin ser vista
desde el camastro al cofre pasando por los barriles muy juntos y doblemente atados... y
quizás sus aliados, animales, humanos o demoníacos. Luego bajó del camastro y,
aproximándose a ella, rodeó el cofre, mirando a la muchacha de arriba abajo, como si
buscara armas ocultas, aunque fuesen tan pequeñas como una uña afilada, volviendo su
propio cuerpo de manera que no dejara de mirarla con el ceño fruncido ni la perdiera de
vista un solo instante, hasta que volvió a estar frente a ella.
Su respiración profunda le ensanchaba las aletas de la nariz, mientras los rayos
amarillos y las sombras de la lámpara oscilaban rítmicamente a través de su oscura y
airada presencia y la piel pálida como la luna de la muchacha.
Ella continuó trenzándose el cabello y sonriendo, emitiendo gorjeos que, al cabo de un
rato, se convirtieron en un áspero recitado, con aparentes improvisaciones, como si
estuviera traduciendo desde otro lenguaje al bajo lankhmarés.
—Oh, los dones dorados de mi tierra son seis, y sabes que están rigurosamente fijados
en un círculo. El Dardo Dorado de la Muerte y el Deseo, la Vara de Mando cuyo escozor
es como el fuego, la Copa del Confinamiento y el Entendimiento Secretos, los Círculos del
Destino cuyos caminos son tortuosos. La Prisión Cúbica del dios y el duende, el Globo
Multibarrado de Simorgya y el Yo. Profundo, oh, profundo es mi país lejano, donde el oro
nos llevará, a mí y a ti.
El Ratonero agitó un dedo ante el rostro de la muchacha, como un oscuro desafío y
una sombría advertencia. Luego cortó una extensión de cinta negra en varios trozos, la
retorció y tiró de los extremos para comprobar su resistencia, sin dejar de mirar entretanto
a la joven, y le ató las piernas tal como estaban, desde el esbelto tobillo a la pantorrilla,
justo por debajo de la rodilla, y de la esbelta pantorrilla al tobillo. Entonces le tendió una
mano con gesto imperioso. Ella terminó en seguida de trenzarse el cabello, se rodeó la
cabeza con la trenza y fijó su extremo, de modo que se convirtió en una especie de
pequeña corona de plata. Acto seguido, exhalando un suspiro y desviando el rostro algo
estrecho, ofreció al Ratonero las muñecas muy juntas, con las palmas hacia arriba.
Él se las cogió con gesto despectivo, las llevó a la espalda y las ató allí, como había
hecho la noche anterior, lo mismo que los codos, tirando de sus hombros hacia atrás.
Entonces la empujó hacia adelante, de modo que el rostro quedó sepultado en la seda
cobriza adquirida para Cif (¿cuánto tiempo hacía?) y tendió una doble cinta desde sus
muñecas atadas a lo largo de la espina dorsal hasta las piernas atadas, tensándola
cuanto pudo, de manera que la espalda de la muchacha estaba forzosamente arqueada y
el rostro alzado libre de la seda.
Pero, a pesar de su creciente excitación, le incordiaba la idea de que había habido algo
en la gorjeada cantinela de la joven que no le había gustado. Ah, sí, la mención de
Simorgya. ¿Qué lugar ocupaba aquel reino hundido en las tierras de nunca jamás de una
prostituta? Y su cháchara anterior sobre influencias húmedas y acuosas en la tierra
imaginaria donde ella había sido reina, o más bien princesa... ¡Vaya, volvía de nuevo a la
carga!
—Ven, hermano Mordroog, a escoltarnos regiamente —gorjeó sobre la seda
anaranjada, sin que al parecer le importara su aguda incomodidad—. Ven con nuestros
guardianes, el Embestidor Profundo, tu caballo... su monstruo, más bien, y tú en su
castillo. Ven también con Acuchillador y el enorme Cogelotodo, para derribar nuestra
prisión y llevamos a casa. Y envía a todos tus espíritus corriendo antes que tú, de modo
que nuestras mentes estén absortas...
Las sombras se fijaron de un modo antinatural cuando el balanceo de la lámpara se
redujo hasta detenerse por completo.
En la cubierta, inmediatamente por encima de sus cabezas, reinaba la consternación.
De una manera inexplicable, el viento había desaparecido y el mar parecía una lámina de
aceite. El timón en manos de Skor estaba quieto, la vela que Mikkidu manipulaba, floja. El
cielo no parecía cubierto, pero la luz del sol tenía una cualidad umbrosa, espectral, como
si un eclipse no predicho u otro acontecimiento ominoso fuese inminente. Entonces, de
improviso, el mar oscuro se elevó hirviente apenas a la distancia de un lanzamiento de
jabalina desde el barco... y bajó de nuevo sin que disminuyera lo más mínimo la
sensación de presagio. La ola subsiguiente sacudió al Halcón Marino. Los dos
lugartenientes y Ourph intercambiaron miradas inquisitivas. Ninguno de ellos reparó en el
reguero de burbujas que se extendía desde el lugar donde el mar se había alzado hacia la
galera inmóvil por la falta de viento.
10
En la tesorería Cif tuvo la súbita corazonada de que el Ratonero necesitaba más
protección. El muñeco parecía solitario en el centro del pentagrama. Tal vez estaba
demasiado alejado de los iconos. Reunió los iconos y, tras un momento de vacilación,
metió el muñeco, doblado, en el globo de barrotes. Luego introdujo la regla y la flecha
doblada (¡más oro cerca de él!), obedeciendo a una idea repentina puso la diminuta copa
a modo de casco en la sobresaliente cabeza del muñeco y lo depositó todo sobre los
anillos enlazados. Entonces volvió a sentarse y contempló dubitativa lo que había hecho.
11
En el camarote el Ratonero Gris puso a la atada Ississi boca arriba y contempló a la
muchacha plateada abierta para su goce. Le latían las venas de la cabeza, donde sentía
una creciente presión, como si el cerebro se hubiera vuelto demasiado grande para el
cráneo. El inmóvil camarote se había vuelto espectral, flotaba una sensación de
numerosas presencias, y entonces fue como si sólo una parte de él permaneciera allí
mientras otra parte se adentraba remolineando en una zona en la que él era un gigante
que avanzaba a través de una creciente oscuridad, inseguro de su carácter humano,
mientras la presión en el interior de su cráneo crecía más y más.
Pero la parte de él que permanecía en el camarote aún era capaz de sensaciones,
aunque apenas de acción, y contemplaba impotente y estupefacto, a través de un aire
que parecía espesarse y casi licuarse, a la plateada, sonriente y atada Ississi que se
contorsionaba sin cesar mientras su piel se volvía aún más plateada —plateada y
escamosa— y su rostro de duende se estrechaba, los ojos se separaban y de la cabeza,
la espalda y los hombros y a lo largo de los reversos de sus piernas, manos y brazos se
alzaban crestas de espinas afiladas como navajas de afeitar y, mientras ella seguía
contorsionándose con violencia, cortaban a la vez todas las cintas negras, cuyos jirones
quedaron flotando a su alrededor. Entonces, a través de la escotilla penetró un rostro
como el nuevo que ella tenía ahora, y la criatura se levantó de la seda cobriza con una
gran ondulación hacia adelante y tendió las palmas de sus manos de dorso espinoso
hacia las mejillas del Ratonero. El gesto de los brazos, que parecían alargarse más y
más, era amoroso, y con una voz profunda y extraña, que parecía salir de ella en
burbujas, le dijo:
—Dentro de unos momentos esta prisión será destruida, el Embestidor Profundo la
destrozará, y seremos libres.
Al oír estas palabras la otra parte del Ratonero comprendió que la oscuridad por la que
ahora se desplazaba hacia arriba era el mar profundo, que había sido absorbido y se
hallaba en el cuerpo de ballena y el gran cerebro del Embestidor Profundo, el monstruo de
Ississi, y que éste dirigía su enorme cabeza contra el diminuto casco del Halcón Marino,
muy por encima de él, y que no podría evitar la colisión de la misma manera que su otro
yo en el camarote no podría evitar los brazos de Ississi.
12
En la tesorería Cif no podía soportar la expresión lastimera con que el liso rostro de tela
del muñeco parecía mirarla bajo el casco dorado, ni la súbita idea de que la diablesa
marina recientemente había acariciado todo aquel oro que ahora constreñía al muñeco.
Lo cogió con su prisión, lo extrajo del globo de barrotes y le quitó el casco, y mientras los
iconos tintineaban sobre la mesa, se llevó al pecho el muñeco de trapo relleno, lo acarició
y besó, susurrándole palabras cariñosas.
13
En el camarote el Ratonero pudo esquivar las plateadas y espinosas manos que le
buscaban, las cuales pasaron más allá de él, mientras en la zona oscura su yo gigante
era capaz de virar y apartarse del Halcón Marino en el último momento y salir
bruscamente de la oscuridad, de modo que sus dos yoes volvieron a ser uno solo y
ambos de regreso en el camarote..., que ahora se movía como si el Halcón Marino
estuviera zozobrando.
Todos los hombres que estaban en la cubierta se quedaron boquiabiertos y
estremecidos cuando una forma negra más gruesa que el barco emergió con estrépito de
las oscuras aguas a su lado, tan cerca que el casco de la nave sufrió una sacudida.
Podrían haber extendido las manos y tocado al monstruo. Aquella forma se irguió como
una torre sin ventanas construida con reluciente cuero de botas negro, a lo largo de la
cual el agua se deslizaba como en cascada. Subió y subió, atrayendo las miradas de los
marinos hacia el cielo, entonces se estrechó y con un movimiento de sus grandes aletas
caudales salió por completo del agua. Durante un largo momento vieron el oscuro y
goteante vientre del negro leviatán que pasaba por encima del Halcón Marino, vasto como
una nube de tormenta, sin relámpagos, quizás, pero no sin el estruendo del trueno,
mientras se separaba por completo del océano. Pero en seguida todos buscaron asideros,
pues el Halcón Marino daba violentas guiñadas a uno y otro lado, como si intentara
quitárselos de encima. Por lo menos no había escasez de ataduras a las que agarrarse
mientras la nave se deslizaba con las aguas que descendían en el gran abismo dejado
por el leviatán. Hubo entonces la conmoción producida por la misma bestia al golpear el
mar más allá de ellos para volver a su elemento. Entonces el salado océano se cerró
sobre ellos mientras se hundían más y más.
Luego el Ratonero no sabría determinar hasta qué punto lo que sucedió a continuación
en el camarote tuvo lugar bajo el agua y hasta qué punto en una gran burbuja de aire
constreñida por aquel otro elemento, de modo que se volvió más afín al mismo. (En
cualquier caso, hacia el final el Ratonero se encontraba totalmente bajo el agua.) Había
una cualidad de sueño un tanto lento o, más bien, medido en todos los movimientos que
tuvieron lugar a continuación: los suyos, los de la transformada Ississi y los de la criatura
que tomó por su hermano, como si estuvieran efectuados contra grandes presiones.
Tenía elementos tanto de una lucha salvaje, una feroz lucha a vida o muerte, y de una
danza ceremonial con bestias. Ciertamente, la posición del Ratonero mientras duró estuvo
siempre en el centro, al lado o un poco por encima del cofre de telas abierto, y
ciertamente la transformada Ississi y su hermano trazaban círculos alrededor de él como
tiburones y se abalanzaban alternativamente para atacarle, sus estrechas mandíbulas
abiertas para mostrar unos dientes afilados como navajas de afeitar y que se cerraban
como grandes tijeras. Y en todo momento se mantuvo la sensación de una presión
continua y creciente, aunque el Ratonero no la experimentaba dentro del cráneo en
particular sino sobre todo su cuerpo y centrada, en todo caso, en sus pulmones.
Aquello empezó, por supuesto, al evadirse del inicial acercamiento amoroso y asesino
de Ississi, cuando él se dirigió al cofre que la criatura acababa de abandonar. Entonces,
cuando ella se daba la vuelta para atacarle por segunda vez (ahora todo mandíbulas, los
brazos fusionados en los costados cubiertos de escamas plateadas y las piernas con
crestas espinosas igualmente fusionadas, pero los ojos todavía grandes y verdes), y
cuando él, a su vez, se volvía para enfrentarse al ataque, tuvo la inspiración de coger con
ambas manos la primera tela del cofre, dejando que se desplegara y extendiera, y la hizo
girar entre él y la criatura, como una sábana cobriza grande, lustrosa y deslumbrante, o
una nube de color naranja rosado. Esta interposición a tiempo distrajo a la criatura de su
propósito principal, aunque sus mandíbulas plateadas atravesaron la tela más de una vez,
desgarrándola y dando al traste con los propósitos que tenía de Cif de hacerse un manto,
un vestido ceremonial, una túnica de tesorera o lo que fuese.
Entonces, cuando el Ratonero completaba su giro, se vio enfrentado al veloz Mordroog
de crestas plateadas, y para mantenerle a raya cogió la siguiente rica tela de seda del
cofre, que resultó ser violeta, el regalo que pensaba hacerle a regañadientes a Afreyt, la
hizo girar del mismo modo y pronto se convirtió en una gran nube o pared de color
morado claro que no tardó en quedar reducida a jirones y tiras de color lavanda, a través
de las cuales la cara plateada de Mordroog, con sus mandíbulas siempre en acción, se
revelaba como una luna monstruosa.
Esta maniobra hizo que el Ratonero, a su vez, se volviera hacia Ississi, la cual se le
acercaba de nuevo a través de los jirones cobrizos, ataque neutralizado por las grandes
ondulaciones de una tela escarlata, que el Ratonero se había propuesto regalar a la
competente prostituta convertida en pescador llamada Hilsa, pero ahora fue eficazmente
reducida a retales y harapos como lo es cualquier puesta de sol rojiza por la noche
conquistadora.
Y así prosiguió el curioso combate, cada encantador o por lo menos bien pensado
regalo de tela sacrificado por turno..., un satén amarillo estridente para Rill, la compañera
de Hilsa, una rica tela marrón bordada de oro para Fafhrd, encantadoras telas verde mar y
rosa salmón (también para Cif), una azul celeste (otro regalo para Afreyt... a fin de
apaciguar a Fafhrd), una de ¡color morado regio para Pshawri (en honor a su cargo de
primer lugarteniente), e incluso una para Groniger (del negro más sobrio)... pero cada tela
derrotó sucesivamente un terrible ataque de plateados diablo o diablesa marinos, hasta
que el camarote quedó lleno de la clase más cara de confetti y el Ratonero había llegado
al fondo del cofre.
Pero entonces, por fortuna, los demoníacos ataques empezaron a perder velocidad y
furor, se fueron debilitando, hasta convertirse en ásperas sacudidas casi sin propósito
(incluso bruscos aleteos como los de un pez agonizante), mientras (afortunada, casi
milagrosamente) la terrible presión sofocante, en vez de aumentar o incluso mantenerse
fija, había empezado a reducirse, a disminuir, y ahora seguía haciéndolo cada vez con
más rapidez.
Lo que había sucedido era que cuando el Halcón Marino se deslizó en la hondonada
dejada por el leviatán, el plomo de la quilla (que le permitía navegar) tendió a hundirlo
todavía más, ayudado por la masa de su enorme carga, sobre todo los lingotes de bronce
y las láminas de cobre. Pero, por otro lado, la mayor parte de la carga estaba formada por
artículos que eran más ligeros que el agua, los largos rimeros de madera seca y bien
curada, los barriles de harina herméticamente cerrados y los sacos de lana de grano,
todos los cuales tenían además considerables cantidades de aire atrapado en ellos (la
madera en virtud de la lona embreada que la cubría, el grano debido a la lana virgen
engrasada de los sacos), de modo que actuaron como otros tantos flotadores. Mientras
esas mercancías estaban encima del agua, tendían a presionar la nave y hundirla más,
pero una vez bajo el agua, su efecto era el de tirar del Halcón Marino hacia arriba, hacia la
superficie.
Ahora bien, bajo las condiciones ordinarias de estiba, incluso una estiba segura y
adecuada, todas aquellas mercancías podrían haberse desprendido de sus ataduras y
ascender individualmente a la superficie: la carga de madera emergería como una gran
balsa en desintegración, los sacos subirían como otros tantos globos, mientras el Halcón
Marino seguiría bajando a su tumba acuática llevando consigo a los marinos atrapados
bajo las cubiertas y a todos los desesperados cuyo terror sería demasiado intenso para
que soltaran sus asideros.
Pero la imaginativa planificación y remilgada supervisión de la estiba de la carga en
Ombrulsk, de modo—que ni Fafhrd ni Cif ni (¡Mog no lo quisiera!) Skor tuvieran nunca
motivos para criticarle, junto con su determinación, ahora que se había dedicado al tráfico
mercantil, de ser el más inteligente y previsor de todos los mercaderes, y todo ello en
conjunción con la ligera y sádica furia con que dirigió las tareas de estiba de sus hombres,
aseguró que las cuñas y las ataduras de la carga fuesen algo excepcional. Y luego,
cuando aquel mismo día y, al parecer, movido por un capricho demencial, insistió en que
duplicaran todas aquellas ataduras ya de por sí más que adecuadas y dirigió a los
hombres en ese trabajo con una furia todavía mayor, garantizó plenamente sin saberlo la
supervivencia del Halcón Marino.
Desde luego, las ataduras fueron sometidas a considerable tensión, crujieron y
retumbaron bajo el agua (estaban alzando toda una galera), pero ni una sola de ellas se
rompió, ni un solo saco hinchado de aire escapó antes de que el Halcón Marino alcanzara
la superficie.
14
Y así el Ratonero fue capaz de cruzar a nado la escotilla y ver de nuevo un impoluto
cielo azul, llenarse los pulmones con su elemento apropiado y felicitar débilmente a
Mikkidu y un min—gol que chapoteaban y jadeaban junto a él en su fuga más afortunada.
Ciertamente, el Halcón Marino estaba lleno de agua, pero flotaba enhiesto, su alto mástil y
su vela mojada seguían intactas, el mar estaba en calma y seguía sin viento y (como
pronto se puso de manifiesto) toda la tripulación había sobrevivido, de modo que el
Ratonero supo que no había ningún obstáculo insuperable para librar a la nave del agua
embarcada, achicándola de diversas maneras (podían instalar los remos si era
necesario), Y proseguir la travesía. Y mientras achicaban el agua, algunos peces, incluso
un par de grandes ejemplares, se dejaban caer al lado del barco tras una o dos vagas
dentelladas (¡lo mejor era tener cautela con todos los peces!) y luego se sumergían en su
elemento propio y volvían al reino que les correspondía... claro, todo ello estaba implícito
en la naturaleza nehwoniana de las cosas.
15
Quince días después, transcurrida una semana de la feliz arriba del Halcón Marino a
Puerto Salado, Fafhrd y Afreyt alquilaron la taberna del Naufragio y dieron una fiesta al
capitán Ratonero y su tripulación, a cuyos gastos Cif y el Ratonero tuvieron que contribuir
con los beneficios de la travesía comercial del último. Invitaron a numerosos amigos
isleños. El acontecimiento coincidió con la primera tormenta de nieve del año, pues los
vientos invernales se habían retrasado y providencialmente llegaron tarde. Pero no
importaba, pues la taberna marinera era acogedora y la comida y bebida eran a pedir de
boca..., tal vez con una sola excepción.
—La sopa tenía un leve sabor de lana engrasada —observó Hilsa—. Nada
especialmente desagradable, pero se notaba.
—Eso se deberá a la grasa de los sacos —la ilustró Mikkidu—, que evitó los efectos del
agua salada, y por eso nos elevaron tan poderosamente cuando nos hundimos. El capitán
Ratonero piensa en todo.
—De todos modos —le recordó Skor en voz baja—, resultó que, en efecto, tenía una
chica escondida en el camarote... ¡y también ese condenado cofre de telas! No puedes
negar que, cuando quiere, es un grandísimo embustero.
—Ah, pero la chica se reveló como un demonio marino, y él necesitó las telas para
defenderse de ella, en eso estriba toda la diferencia —replicó Mikkidu lealmente.
—Yo no la he visto más que como un demonio marino fantasmal y plateado —intervino
Ourph—, La primera noche tras la partida de No—Ombrulsk la vi salir del camarote,
cruzar la cubierta y, situada en la borda de popa, invocar y comunicarse con los
monstruos marinos.
—¿Por qué no informaste de eso al Ratonero? —le preguntó Fafhrd, gesticulando
hacia el venerable mingo) con su nuevo gancho de bronce.
—Uno nunca habla de un fantasma en su presencia —explicó el último—, o mientras
exista una posibilidad de que reaparezca.
Eso no hace más que darle fuerza. Como siempre, el silencio es plata.
—Sí, y el habla es oro —sostuvo Fafhrd.
Desde el otro lado de la mesa, Rill preguntó audazmente al Ratonero:
—Pero ¿cómo trataste con la diablesa marina mientras tenía la forma de muchacha?
Creo que la mantuviste firmemente atada, o por lo menos lo intentaste.
—Sí —dijo Cif, sentada al lado del Ratonero—. Incluso planeabas adiestrarla para que
me sirviera como doncella, ¿no es cierto? —Sonrió curiosamente—. Lamentablemente,
he perdido eso junto con aquellos preciosos materiales.
—Intenté una serie de cosas que en realidad estaban más allá de mi poder —admitió
virilmente el Ratonero mientras los bordes de sus orejas enrojecían—. La verdad es que
tuve suerte de escapar con vida. —Se volvió hacia Cif—. No lo habría logrado si tú no me
hubieras librado del oro contaminado en el momento justo.
—No importa, fui yo quien te puso entre el oro contaminado en primer lugar —replicó
ella, posando una mano en la suya sobre la mesa—, pero ahora es de esperar que haya
sido purificado.
Cif había dirigido en persona la ceremonia de exorcismo de los iconos, con la ayuda de
la madre Grum, para librarlos a todos de la maléfica influencia simorgyana debida a la
manipulación de los objetos de oro por parte de la diablesa. La vieja bruja tenía algunas
dudas sobre la eficacia completa de la ceremonia.
Más tarde Skor describió el leviatán que se arqueó por encima del Halcón Marino.
Afreyt asintió apreciativamente y dijo:
—Cierta vez me encontraba en un esquife cuando una ballena emergió muy cerca a un
costado de la embarcación. Fue algo inolvidable.
—También es inolvidable cuando se ve desde el otro lado de la borda —observó
reflexivamente el Ratonero, y entonces dio un respingo—, ¡Por Mog, menudo cabezazo
habría sido ése!
3 - La maldición de los pequeños y las estrellas
1
Un fresco atardecer de primavera en la Isla de la Escarcha, Fafhrd y el Ratonero Gris
estaban plácidamente repantigados en un pequeño reservado de la taberna El Naufragio
de Puerto Salado. Aunque sólo llevaban un año en la isla eran clientes de la taberna
desde hacía ocho meses, todo el mundo consideraba el reservado como el de ellos
cuando no estaban presentes. Ambos hombres estaban un tanto fatigados, el primero por
la supervisión de las reparaciones en el fondo del Halcón Marino aprovechando la marea
baja de la luna nueva, tras lo cual, ya muy tarde, hizo unas prácticas de tiro al arco. El
cansancio del último se debía a que había estado vigilando la construcción de su nuevo
almacén y cuartel, aparte de llevar a cabo un inventario. Pero las segundas jarras de
cerveza negra ya casi habían disipado los restos de fatiga y sus pensamientos
empezaban a flotar libres.
A su alrededor oían las animadas conversaciones de otros trabajadores que se
recuperaban. En el mostrador tres de sus lugartenientes refunfuñaban: Skor, tan alto
como Fafhrd, y los ladrones un tanto reformados Pshawri y Mikkidu. Detrás del mostrador,
el tabernero encendió dos gruesas velas, pues con el sol poniente estaba disminuyendo la
luz.
El Ratonero se estaba cortando la uña de un pulgar con su afiladísima daga Garra de
Gato.
—Recuerdo —dijo con el ceño fruncido— que hace apenas diecisiete lunas estábamos
sentados igual que ahora en la taberna de la Anguila de Plata, en Lankhmar, seguros de
que la Isla de la Escarcha era una leyenda. Y sin embargo, aquí estamos.
—Lankhmar —musitó Fafhrd, trazando un círculo húmedo con el gancho de hierro
firmemente fijado que se había convertido en su mano izquierda tras servirle como
sujeción del arco durante las prácticas de tiro—. Estoy seguro de que en alguna parte he
oído hablar de esta ciudad. Resulta extraño con qué frecuencia nuestros pensamientos
coinciden, como si fuesen las mitades separadas de algún ser del pasado, pero sería
difícil determinar si fue un héroe o un demonio, un vagabundo o un filósofo.
—Yo diría que demonio —respondió el Ratonero al instante—, un demonio guerrero.
Otras veces hemos hecho conjeturas sobre él, ¿recuerdas? Y decidimos que siempre
gruñía en combate. Quizás un hombre oso.
Tras reírse un poco de esta ocurrencia, Fafhrd siguió diciendo:
—Pero entonces (aquella noche, doce lunas habían pasado y cinco en Lankhmar)
habíamos tomado doce jarras de cerveza amarga cada uno en vez de dos, sí, supongo
que llevábamos todo ese líquido en el cuerpo, perfumado con aguardiente, puedes estar
seguro..., o sea que no estábamos en las mejores condiciones para juzgar entre lo
fantasmagórico y lo verdadero. Sí, ¿y no entraron dos heroínas de esta isla de fábula un
momento después en la Anguila, tan reales como un par de botas?
Casi como si el norteño no hubiera respondido, el hombrecillo con traje y medias grises
continuó en la misma vena reminiscente con que había empezado a hablar:
—Y tú, lleno de licor hasta las orejas..., ¡no lo negarás!, delirabas lastimeramente sobre
lo mucho que ansiabas un trabajo, tierras, un gabinete, otras responsabilidades, ¡e incluso
una esposa!
—Sí, ¿y no la conseguí? —replicó Fafhrd—. ¡Y tú también, patán que estabas no
menos borracho y eres tan ingrato con el destino! —También sus ojos adoptaron una
expresión reflexiva, y añadió—: Aunque quizá camarada o compinche serían las mejores
palabras..., o incluso ésas más asociado.
—Mucho mejor las tres —convino en seguida el Ratonero—. En cuanto a esos otros
bienes que tanto ansiaba tu corazón borracho..., ¡en eso no estamos en desacuerdo!
¡Tenemos lo suficiente Para rellenar a un cerdo! Excepto, claro, que yo sepa, los hijos. A
menos, claro está, que contemos a nuestros hombres como bebés crecidos y sin destetar,
cosa que a veces me inclino a hacer.
Fafhrd, que había asomado la cabeza fuera del reservado para mirar hacia el umbral
en sombras durante las últimas quejas del Ratonero, ahora se levantó y dijo:
—Hablando de ellas, ¿nos reunimos con nuestras damas? El reservado de Cif y Afreyt
parece ser mayor que el nuestro.
—Por supuesto. ¿Qué más? —replicó el Ratonero, levantándose ágilmente. Entonces
bajó la voz y añadió—: Dime, ¿acaban de entrar las dos? ¿O hemos pasado ciegamente
por su lado al entrar, sin ver nada y sólo preocupados por apagar la sed?
Fafhrd se encogió de hombros y mostró la palma de la mano.
—¿Quién sabe? ¿A quién le importa?
—A ellas podría importarles —respondió el otro.
2
A muchas leguas al este y el sur de Lankhmar, y en la noche sin luna más oscura, el
archimago Ningauble consultaba con la hechicera Sheelba en la orilla del Gran Pantano
Salado. Los siete ojos luminosos del primero trazaban muchos diseños verdosos dentro
de su capucha mientras inclinaba su cuerpo tembloroso peligrosamente hacia abajo
desde el castillete sobre el ancho lomo del arrodillado elefante que le había transportado
desde su cueva en el desierto, al otro lado del Reino Hundido, a través de toda clase de
influencias adversas, hasta el lugar de la cita. Al mismo tiempo, el rostro sin ojos de la
última se orientaba hacia arriba; estaba de pie en el umbral de su pequeña choza, que
había viajado desde el insalubre centro del pantano hasta la lúgubre orilla con sus tres
largas y tambaleantes (pero ahora rígidas) patas de pollo. Los dos magos ponían todo su
empeño en superar con sus gritos el innombrable estruendo cósmico (inaudible para los
oídos humanos) que hasta entonces habían obstaculizado y frustrado todos sus intentos
anteriores de comunicarse a través de grandes distancias. ¡Y ahora, por fin, sus esfuerzos
tenían éxito!
Ningauble dijo entre jadeos:
—He descubierto por ciertos signos infalibles que el tumulto actual en los dominios de
la magia, que convierte mis hechizos en chapuzas, se debe a la desaparición de
Lankhmar de mi servidor y en ocasiones alumno Fafhrd el bárbaro. Toda magia palidece
sin su crédula y amable audición, mientras que las empresas elevadas fracasan por falta
de su idealismo romántico y sin reservas.
A través de la oscuridad, Sheelba replicó:
—También yo he concluido que mis funestos hechizos pierden igualmente eficacia
porque el Ratonero, mi protegido y arrogante chico de recados, se marchó con él. Los
hechizos no surtirán efecto sin el jugo de su cavilosa y altanera malignidad. ¡Es preciso
hacerle venir de ese lejano y ridículo lugar, la Isla de la Escarcha, y a Fafhrd con él!
—Pero ¿cómo podemos hacerlo si nuestros hechizos fallan? ¿A qué servidor confiarías
la misión de ir en su busca? Conozco a una joven diablesa que podría intentarlo, pero
está esclavizada por Khahkht, poderoso mago de la región helada, el cual es nuestro
enemigo común. ¿O deberíamos buscar los dos en el ruidoso reino de los espíritus para
que sea nuestro mensajero ese guerrero putativo ascendiente suyo y lejano antepasado
conocido como el Gruñidor? ¡Una tarea deprimente! Adonde quiera que mire no veo más
que incertidumbres y obstáculos...
—Comunicaré su paradero a Mog, el dios araña, ¡la deidad tutelar del Gris! Este
estrépito no estorbará las plegarias —le interrumpió Sheelba con voz áspera y
entrecortada. La presencia del vacilante y locuaz mago de visión múltiple, que veía siete
facetas de cada cuestión, siempre le hacía esforzarse al máximo—. Te enviaré como
consejeros a los dioses de Fafhrd, el bruto Kos, de la Edad de Piedra, y el quisquilloso y
tullido Issek. En cuanto sepan dónde están sus equivocados fieles, harán caer sobre ellos
tantas maldiciones y condenas que les harán venir chillando a nosotros para que las
neutralicemos.
—¿Por qué no habré pensado en eso? —protestó Ningauble, a quien a veces llamaban
el Chismoso de los Dioses—, ¡Vamos, manos a la obra!
3
En la paradisíaca Tierra de los Dioses, que se extiende en las antípodas del polo
muerto de Nehwon y el Reino de las Sombras, en el extremo más meridional del
continente más meridional de ese mundo, distanciado y resguardado de las tumultuosas
tierras nórdicas por la Gran Corriente Ecuatorial que corre rauda hacia el este (donde
algunos dicen que nadan las estrellas), los desiertos subecuatoriales y las Montañas de la
Muralla, los dioses Kos, Issek y Mog estaban sentados a cierta distancia del resto de
deidades nehwonianas más mundanas y civilizadas, las cuales ponían objeciones a los
piojos, pulgas y cangrejos de Kos, y también, aunque en menor grado, al afeminamiento
de, Issek, aunque Mog tenía contactos entre aquellas «deidades superiores», como él las
llamaba sarcásticamente.
Sumido en las divinas y soñolientas cavilaciones, por no decir trances casi mortales,
pues las plegarias, súplicas e incluso, usos blasfemos de sus nombres eran últimamente
escasos, los tres heterogéneos dioses menores reaccionaron en seguida y con
entusiasmo a las misivas del mago transmitidas de manera instantánea.
—¡Esos espadachines impíos y bribones! —siseó Mog, sus labios largos y delgados
extendidos en diagonal, con una semi—sonrisa aracnoide—. ¡Esto es precisamente lo
que necesitábamos! He aquí trabajo para todos nosotros, mis celestiales compañeros.
Una oportunidad de maldecir y endemoniar de nuevo.
—¡Una satisfactoria noticia, ciertamente! —exclamó Issek, agitando excitado las manos
de muñecas fláccidas—, ¡Debería haber pensado en ello! Nuestros principales fieles
caídos en el error, ocultos en la helada y olvidada Isla de la Escarcha, más lejos que el
mismo Reino de las Sombras, casi más allá del alcance de nuestros oídos y nuestro
poder. ¡Una astucia tan infantil! ¡Ah, pero les haremos pagar!
—¡Los perros ingratos! —dijo Kos, rechinando los dientes tras su espesa y poblada
barba negra—. No sólo nos abandonan, a nosotros, sus padres celestes naturales, sino
que desechan a todas las deidades decentes de Nehwon, se juntan con ateos y se
prostituyen a dioses extraños fuera de todo límite. ¡Sí, por mis alcances y mi malicia, les
haremos sufrir! ¿Dónde está mi maza con púas?
(De vez en cuando Mog e Issek tenían que tumbar a Kos y retenerle en el suelo para
impedir que cometiera la imprudencia de precipitarse fuera de la Tierra de los Dioses para
descargar condenas personales sobre sus fieles más desobedientes y descamados.)
—¿Y si pusiéramos a sus mujeres contra ellos, como hicimos la última vez? —sugirió
Issek con una risita sofocada—. Las mujeres tienen un poder sobre los hombres casi tan
grande como el de los dioses.
Mog agitó su cefalotórax humanoide.
—Nuestros muchachos tienen unos gustos demasiado ásperos. Si les distanciáramos
de Afreyt y Cif, sin duda llegarían a arreglos amorosos con las furcias de Puerto Salado,
Rill e Hilsa... y así sucesivamente. —Ahora que había puesto su atención en la Isla de la
Escarcha, tenía un fácil conocimiento de todas las cosas públicas de allá..., era una
prerrogativa divina—. No, creo que esta vez no debemos utilizar a las mujeres.
—¡Malditas sean tales sutilezas! —rugió Kos—. ¡Quiero torturarlos! ¡Hagamos que
caiga sobre ellos la tos asfixiante, la raíz urticante y las Fusiones Sangrientas!
—Tampoco podemos arriesgarnos a hacerlos desaparecer por completo —se apresuró
a responder Mog—. Como bien sabes, comedor de fuego, no tenemos fieles disponibles
para eso. ¡Hay que medrar, medrar! Además, como también deberías saber, una
amenaza siempre es más temible que su ejecución. Propongo que los sometamos a
algunos de los estados de ánimo y las preocupaciones de la ancianidad y de una íntima
compañera de la ancianidad, inseparable aunque invisible..., ¡la misma Muerte! ¿O crees
que ése es un temor y un tormento demasiado suaves?
—No diré tal cosa —convino Kos, sereno de repente—. Sé que me asusta a mí. ¿Y si
los dioses muriesen? Es un pensamiento infernal.
—¡Ese espantajo infantil! —exclamó Issek malhumorado. Entonces, volviéndose hacia
Mog con vivo interés, le dijo—: Así pues, si no te interpreto mal, viejo Arácnido,
estrechemos los intereses de tu suave Ratonero cada vez más, desde el horizonte que
llama a la aventura a las cosas más próximas a su alrededor: la mesilla de noche, la mesa
del comedor, el retrete y la pila de la cocina. No la carretera que lleva lejos, sino el arroyo
de la calle. No el océano, sino la charca. No el espléndido paisaje exterior, sino el cristal
de la ventana empañado. No el estruendo del trueno sino el crujir de los nudillos... o el
chasquido en el oído.
Mog estrechó sus ocho ojos con expresión satisfecha.
—Y para tu Fafhrd, sugeriría una maldición de ancianidad distinta, introducir una cuña
entre ellos de modo que no puedan entenderse ni ayudarse mientras le condenamos a
contar las estrellas. Sus intereses por todo lo demás se desvanecerán; su mente no
tendrá más objetivo que esas lucecitas celestes.
—Así pues, con la cabeza en las nubes —evocó Issek, que había comprendido en
seguida— tropezará y se magullará una y otra vez, y perderá todas las oportunidades de
deleites terrenos.
—¡Sí, y le haremos memorizar sus nombres y diseños! —intervino Kos—. Ahí hay
trabajo para toda una eternidad. Jamás he podido soportar esas cosas. Hay tal insensata
mezcolanza de estrellas, como moscas o pulgas. ¡Decir que los dioses las hemos creado
es insultarnos!
—Y entonces, cuando esos dos se hayan humillado lo suficiente y hecho una
penitencia adecuada —ronroneó Issek— consideraremos el levantamiento o la
disminución del rigor de sus maldiciones.
—¿Por qué no se las dejamos para siempre? —protestó Kos—. Nada de indulgencia.
¡Condenación eterna! ¡Eso es lo que hay que hacer!
—Ya decidiremos esa cuestión cuando se presente —opinó! Mog—. ¡Vamos,
caballeros, al trabajo! Tenemos que idear con detalle algunas condenas e imponerlas.
4
En la taberna del Naufragio, Fafhrd y el Ratonero Gris, a pesar de las aprensiones del
último, habían sido invitados a reunir—; se con sus damas y amigas Afreyt y Cif para
tomar una ronda de cerveza amarga. Ambas mujeres eran ciudadanas, a veces con
cargos oficiales, de la Isla de la Escarcha, solteronas y matriarcas de antiguas familias de
aquella extraña república que, carentes de vástagos, se estaban extinguiendo, así como
asociadas y compañeras de aventuras de Fafhrd y el Ratonero durante todo un año en el
que se habían dedicado a misiones de negocios y (esto último más recientemente) a
dormir juntos. El aspecto de las misiones había consistido en la persecución y derrota
incruenta de una fuerza naval invasora de maníacos mingoles marinos, con la ayuda de
una docena de altos guerreros bárbaros y otros tantos guerreros ladrones de pequeña
estatura que los dos héroes habían traído consigo, la dudosa ayuda de los dos dioses que
vagaban por el universo, Odín y Loki, y (una misión menor) una pequeña expedición para
recuperar ciertos tesoros cívicos de la Isla, una serie de artefactos de oro llamados los
Iconos de la Razón. Para llevar a cabo tales cosas habían sido contratados por Cif y
Afreyt, por lo que los negocios habían estado mezclados con la misión de sus relaciones
desde el mismo comienzo. Otros negocios habían sido una aventura mercantil del
Ratonero (capitán Ratonero en este caso) en la galera de Fafhrd Halcón Marino con una
tripulación mixta de guerreros bárbaros y ladrones, y bienes suministrados por las damas,
hasta el puerto a menudo helado de No—Ombrulsk, en el territorio continental de
Nehwon..., eso y diversas tareas de menor importancia realizadas por sus hombres y las
mujeres y muchachas empleadas por Cif y Afreyt, a las que debían lealtad.
En cuanto a la cuestión de la cama, ambas parejas, aunque todavía no eran de edad
mediana, por lo menos de aspecto, sí eran veteranos en lances amorosos, precavidos y
corteses en esas actividades, e iniciaban toda nueva relación, incluidas las actuales, con
un mínimo de compromiso y un máximo de reservas. Desde las trágicas muertes de sus
primeros amores, el solaz erótico de Fafhrd y el Ratonero había procedido sobre todo de
una serie muy variopinta de tenaces aunque bellas esclavas, tunantuelas vagabundas y
princesas demoníacas, seres con los que no resultaba difícil encontrarse y a los que era
más fácil todavía perder, accidentes más que objetivos de sus fantásticas aventuras.
Ambos percibían que su relación con las damas de la Isla de la Escarcha tendrían que ser
por lo menos un poco más seria. Mientras que las aventuras amorosas de Afreyt y Cif
habían sido igualmente transitorias, ya con nada románticos y testarudos isleños, que
eran realistas ateos incluso en su juventud, ya con nómadas marítimos de una u otra
especie, habían llegado como la lluvia, o la tormenta, y desaparecido con la misma
rapidez.
Una vez considerado todo esto, las cosas parecían ir a pedir de boca para las dos
parejas en el terreno íntimo.
Y, a decir verdad, esto suponía una satisfacción y un alivio para el Ratonero y Fafhrd
mayores de lo que cualquiera de los dos estaría dispuesto a admitir, pues cada uno
empezaba a encontrar las continuas misiones una pizca fatigosas, sobre todo las
misiones como la última, la cual, más que una de sus habituales incursiones de lobos
solitarios, requirió el reclutamiento y mando de otros hombres y la aceptación de
responsabilidades más amplias y divididas. Después de tales esfuerzos, era natural que
se creyeran con derecho a un poco de descanso y sereno disfrute de la vida, una breve
suspensión de los golpes del destino y el azar y los nuevos deseos. Y, a decir verdad, las
damas Cif y Afreyt estaban a punto de admitir en lo más secreto de sus corazones unos
sentimientos parecidos.
Así pues, en aquel crepúsculo particular en la Isla de la Escarcha, a los cuatro les
agradaba tomar juntos un poco de cerveza amarga mientras charlaban de los hechos de
la jornada y los planes del día siguiente, recordaban su rechazo de los mingoles y se
formulaban unos a otros amables preguntas sobre los tiempos anteriores a su encuentro...
y cada uno coqueteaba en secreto y cautamente con la idea de que ahora cada uno tenía
dos o tres personas en las que siempre podrís, confiar plenamente en lugar de un solo
compañero del mismo sexo.
En el curso de este chismorreo Fafhrd mencionó de nuevo¡su fantasía, compartida por
el Ratonero, de que eran dos mitades, o tal vez fracciones menores, sólo fragmentos, de
algún r nombrado o notorio ser del pasado, lo cual explicaría por que sus pensamientos
coincidían con tanta frecuencia.
—Eso es curioso —observó Cif—, pues Afreyt y yo hemos tenido la misma idea y por
idéntica razón: que ella y yo éramos mitades espirituales de la gran reina bruja Skeldir de
Rimish, que contuvo a los simorgyanos una y otra vez en los tiempos antiguos, cuando
esa isla se jactaba de ser un imperio y estaba sobre las olas en vez de bajo ellas. ¿Cómo
se llamaba tu héroe, o bribón poderoso, si eso te gusta más?
—No lo sé, señora, tal vez vivió en tiempos demasiado primitivos, cuando no se usaban
nombres, cuando el hombre y la bestia estaban más próximos. Se identificaba por su
gruñido de batalla..., una profunda tos leonina que retumbaba en su garganta cada vez
que se disponía a combatir.
—¡Otro aspecto parecido! —exclamó Cif—. La reina Skeldir anunciaba su presencia
con una risa breve y seca, su reacción invariable cuando se enfrentaba a los peligros,
sobre todo los de tal clase que asombran y confunden a los más valientes.
—Gusorio es el nombre que le doy a nuestro antepasado bestial —intervino el
Ratonero—. No sé qué pensará Fafhrd. El gran Gusorio. Gusorio el Gruñidor.
Ahora empieza o sonar como un animal —dijo Afreyt—. Dime, ¿te ha sido concedida
alguna vez una visión o sueño de ese Gusorio, o quizás has oído su grito de combate en
la noche más oscura?
Pero el Ratonero examinaba la mellada superficie de la mesa. Agachó la cabeza
mientras su mirada se deslizaba a través de ella.
—No, señora mía —respondió Fafhrd en lugar de su absorto camarada—. Por lo
menos yo no he sido agraciado con tales visiones o sueños. Es algo que oímos decir a
una bruja o adivina, una ficción, no un hecho comprobado. ¿Has oído tú alguna vez la risa
breve y seca de la reina Skeldir, o has visto a esa fabulosa bruja guerrera?
—Ni yo ni Cif —admitió Afreyt—, aunque ese personaje figura en los pergaminos
históricos de la isla.
Pero incluso mientras la mujer le respondía, la mirada inquisitiva de Fafhrd se desvió
más allá de ella. Afreyt volvió la cabeza y vio la puerta abierta de la taberna que
enmarcaba las sombras de la noche.
Cif se puso en pie.
—Así pues, ¿quedamos de acuerdo en que cenaremos en casa de Afreyt dentro de
media hora?
Los dos hombres asintieron un tanto distraídos. Fafhrd ladeó la cabeza a la derecha
mientras seguía mirando más allá de Afreyt, la cual, con una sonrisa deferente, volvió la
suya en dirección contraria.
El Ratonero se recostó en su asiento y agachó un poco más la cabeza, al tiempo que
su mirada se deslizaba desde la superficie de la mesa a su pierna.
—Estas últimas noches Astarion se pone poco después del sol —comentó Fafhrd—.
Hay poco tiempo para observarla.
—No quieran los dioses que me interponga en el camino nocturno de una estrella —
murmuró jocosamente Afreyt mientras también ella se levantaba—. Vamos, prima.
El Ratonero dejó de observar la cucaracha cuando ésta llegó al suelo. El insecto había
cojeado de una manera interesante, pues le faltaba una pata del medio. Él y Fafhrd
apuraron sus cervezas amargas y luego siguieron a sus damas fuera de la taberna y
bajaron por la estrecha calle, los ojos de uno mirando pensativamente el arroyo, como si
allí pudiera haber un tesoro, mientras que los del otro exploraban el cielo en el que
parpadeaban las estrellas, nombrando a las que conocía y numerando, por la altitud y la
dirección, aquéllas cuyos nombres ignoraba.
5
Una vez bien encarrilado su trabajo, Sheelba se retiró al centro del pantano y
Ningauble se dirigió a su caverna. La tormenta estaba aminorando, lo cual era un buen
augurio. Mientras, los tres dioses sonreían, vigorizados por su maldición. El desastrado
rincón del Cielo que ahora ocupaban le parecía a Issek menos frío y a Kos menos
enervante, mientras que la tortuosa y aracnoide de Mog discurría por canales más
placenteros.
Sí, la semilla estaba bien plantada y, dejada para que germinara en silencio, podría
haberse desarrollado como pretendían, pero algunos dioses, y también ciertos brujos, son
incapaces de evitar la jactancia y la chismorrería, y así, por medio de sacerdotes,
comadronas y vagabundos parlanchines, la noticia de lo que se tramaba llegó a los oídos
de los poderosos, incluidos los que se consideraban librados para siempre de Fafhrd y el
Ratonero y no querían en absoluto que volvieran a Lankhmar. Los poderosos son gentes
que se preocupan sobremanera y pasan mucho tiempo previniendo cualquier cosa que
turbe la paz de su espíritu.
Y aconteció que Pulgh Arthonax, mezquino y perverso señor supremo de Lankhmar, el
cual odiaba a toda clase de héroes (pero sobre todo a los fornidos y de tez blanca, como
Fafhrd) y Hamomel, próspero e implacable gran maestre del Gremio de los Ladrones de la
misma ciudad, que detestaba al Ratonero en general como un competidor independiente
y, en particular, como el hombre que se había llevado a doce prometedores aprendices
del Gremio para convertirlos en sus sicarios, esos dos personajes, como decimos,
celebraron consejo y encargaron a la Orden de los Asesinos, una élite dentro de la
Hermandad de los Matadores, que despacharan a los dos héroes residentes en la Isla de
la Escarcha antes de que emprendieran su regreso a Lankhmar. Y como Arth—Pulgh y
Hamomel eran ambos magnates avaros y, además, unos codiciosos insaciables,
rebajaron el precio propuesto por la Orden tanto como les fue posible y pusieron como
condición del encargo que tres cuartas partes de todo botín transportable hallado sobre la
pareja o en su entorno les serían restituidas como su parte legal.
Así pues, la Orden redactó sentencias de muerte, eligió a suertes a dos de sus
miembros entre los que en aquella época estaban desocupados y, en una solemne
ceremonia a la que asistieron tan sólo el maestre y el escribano, les privaron de sus
identidades y les rebautizaron como la Muerte de Fafhrd y la Muerte de Ratonero Gris, por
cuyos nombres sólo serían conocidos a partir de entonces, entre ellos y dentro de la
profesión, hasta que se cumplieran las sentencias de muerte y hubieran cumplido sus
encargos.
6
Al día siguiente continuaron las reparaciones en el Halcón Marino aprovechando la
repetición de la marea baja, ya que la Luna de Las Brujas sólo tenía un día. Durante una
pausa hacia el final de la mañana Fafhrd se separó un poco de sus hombres y examinó el
cielo brillante hacia el norte y el este con mirada errante. Skor se aventuró a seguirle a
través de la húmeda arena y escudriñó también el cielo, pero no vio más que la extensión
grisazulada. No obstante, la experiencia le había enseñado que su capitán poseía una
vista de agudeza excepcional.
—¿Águilas marinas? —le preguntó en voz baja.
Fafhrd le miró pensativo, luego sonrió, meneando la cabeza, y confesó:
—Estaba imaginando qué estrellas habría ahí si ahora fuese de noche.
Skor arrugó la frente, perplejo.
—¿Estrellas de día?
Fafhrd asintió.
—Sí. ¿Dónde crees que están las estrellas de día?
—Se han ido —respondió Skor, distendiendo la frente—. Se marchan al amanecer y
regresan por la noche. Sus luces están extinguidas... ¡como fogatas de campamento!,
pues sin duda hace frío ahí donde están las estrellas, más altas que las cumbres
montañosas. Hasta que sale el sol para calentarlo todo, claro.
Fafhrd meneó la cabeza.
—Cada noche las estrellas marchan hacia el oeste a través del cielo, en las mismas
formaciones que reconocemos año tras año, una docena de años tras otra, y supongo
que gruesa tras gruesa. No se escabullen hacia el horizonte cuando rompe el día ni
buscan madrigueras y agujeros en la tierra, sino que siguen marchando, aunque el brillo
del sol oculta sus luces... bajo la cubierta del día, por así decirlo.
—¿Las estrellas brillan de día? —inquirió Skor, haciendo un notable esfuerzo para
ocultar su sorpresa y perplejidad.
Entonces captó el significado de lo que decía Fafhrd, o así lo creyó, y en sus ojos
apareció cierta expresión de maravilla. Sabía que su capitán era un buen general que
consideraba imprescindible mantener vigilada la posición del enemigo, sobre todo en
terreno que permitía la ocultación, como los bosques en tierra o la niebla en el mar. Así
pues, por su misma naturaleza, el capitán había aplicado aquella regla a las estrellas y las
estudiaba con tanta precisión como había determinado los movimientos de los
exploradores mingoles que huían a través de la Isla de la Escarcha.
Si bien era extraño pensar en las estrellas como si fuesen enemigos. ¡Su capitán era
un hombre profundo! Tal vez tenía enemigos entre las estrellas. Skor había oído rumores
de que Fafhrd había compartido el lecho de una reina del aire.
7
Aquella noche, mientras el Ratonero y Cif se preparaban despaciosamente para
acostarse en su casa de aleros bajos pintada de un rojo ennegrecido en el borde
noroccidental de la ciudad de Puerto Salado, y mientras la dama se acicalaba ante el
espejo del tocador, el Ratonero, que estaba sentado en el borde de la cama, puso su
bolsa sobre la mesilla baja y sacó de ella una serie de objetos corrientes —curiosos en
parte debido a que eran tan corrientes— y los dispuso en una línea sobre la oscura
superficie de la mesa.
Cif, curiosa por la lenta regularidad de sus movimientos que ahora veía nebulosamente
reflejados en las láminas de plata que tenía delante, cogió una cajita negra y plana, se
acercó a él y tomó asiento a su lado.
Los objetos incluían una ruedecilla de madera dentada casi tan grande como un tálero
de Sarheenmar, a la que le faltaban dos dientes, una pluma de pinzón, tres guijarros
redondos grises que parecían iguales, un retal de paño de lana azul, rígido a causa de la
suciedad, un clavo doblado de hierro forjado, una avellana y un pequeño círculo negro y
mellado que podría ser un tik de Lankhmar o medio penique de las Tierras Orientales.
La mujer contempló todo aquello y luego miró al Ratonero inquisitivamente.
—Cuando venía hacia aquí al atardecer, desde los cuarteles, un extraño estado de
ánimo se apoderó de mí. En el resplandor del sol poniente se había materializado la más
leve y exquisita luna plateada, como el fantasma de una joven, y precisamente en la
dirección de esta casa, como para señalar tu presencia aquí... pero, de alguna manera, yo
sólo tenía ojos para el arroyo y el lado de la calle, que es donde encontré estas cosas. Y
forman un conjunto notable para un pequeño puerto nórdico. Uno diría que Ilthmar, por lo
menos... —Se interrumpió y meneó la cabeza.
—Pero ¿por qué las has recogido? —le preguntó ella, pensando que parecía un viejo
trapero.
El Ratonero se encogió de hombros.
—No lo sé. Pensé que podrían tener alguna utilidad —añadió dubitativo.
—Parecen bagatelas que se podrían usar para hacer un hechizo —dijo ella.
Él volvió a encogerse de hombros, pero añadió:
—No todas son lo que parecen. Esa, por ejemplo —señaló una de las tres pequeñas
esferas grises—, no es un guijarro como los otros dos, sino un proyectil de plomo para
honda, quizás uno de los míos.
Golpeado por el dedo súbitamente extendido del Ratonero, aquello rodó por la mesilla y
cayó al suelo de terrazo con un ruido sordo pero metálico, como para demostrar su
afirmación.
Al recogerlo, el Ratonero bajó la vista al suelo para examinar primero el mármol negro
triturado del terrazo, punteado de rojo oscuro y dorado, y luego el pie cercano de Cif, el
cual se llevó entonces al regazo para contemplarlo todavía más minuciosamente.
—Un extraño afloramiento pentapódico extrañamente simétrico del fondo marino —
observó, y besó lentamente la base del dedo gordo, introduciendo la punta de la lengua
entre ese dedo y el siguiente.
—Hay una anguila curioseando en mi arrecife —murmuró ella.
Aplicando la mejilla sobre el tobillo femenino, el Ratonero miró pierna arriba. Cif llevaba
una camiseta de fino lino marrón anudada entre las piernas.
—Tu pelo tiene exactamente los mismos tonos que el suelo —dijo él.
—¿Crees que tuve eso en cuenta al seleccionar el mármol triturado? —replicó Cif—.
¿O que añadí las escamas doradas? Esto es una especie de regalo para ti. —Y deslizó la
pequeña caja negra hacia él, pierna abajo, desde la ingle hasta la rodilla.
Él se sentó para inspeccionarla, aunque manteniendo el pie de la mujer en el regazo.
Sobre la tela negra del forro, yacía, como una nubécula delicada, la delgada y
translúcida vejiga de un pescado.
—Esta noche deseo experimentar plenamente tu amor —dijo Cif—. Pero no tan
plenamente, claro, como para desear que hagamos una hija.
—He visto una cosa parecida a ésta hecha del cuero más fino bien aceitado.
—No creo que sea tan eficaz —replicó ella.
—Es natural que, siendo ésta la Isla de la Escarcha, se use a tales fines algún producto
del pescado. Dime. ¿es esto una creación del jefe del puerto Groniger, tan avaro con el
esperma de la isla como con sus monedas? —Entonces asintió.
Cogió el otro pie de la mujer y también lo colocó en su regazo. Tras acariciarlo de una
manera similar, apoyó la mejilla en ambos tobillos y contempló el estrecho canal entre las
piernas.
—Deseo embarcar para otra travesía lenta e intensamente cuidadosa —dijo él en tono
soñador pero con voz algo gruñona—, tener cuidado con cada paso, unos pasos como los
que esta tarde me han traído a casa.
Ella asintió, preguntándose ociosamente si el gruñido era el de Gusorio, pero parecía
demasiado débil para eso.
8
En la proa de una nave cargada de grano que navegaba al norte de Lankhmar a través
del Mar Interior hacia el reino de las Ocho Ciudades, la Muerte de Fafhrd, que era un
hombre alto y descarnado, espantoso como un espantapájaros de acero, le dijo a su
compañero de viaje:
—Esta personificación me gusta y me desagrada a la vez. Ahora la travesía es muy
agradable, pero será larga y, según todos los indicios, fría como cono de bruja al final,
aunque estemos en verano. Arth—Pulgh es un patrono mezquino y desafortunado. Dame
un níspero del saco.
La Muerte del Ratonero Gris, ágil como una comadreja y siempre sonriente, replicó:
—No es más mezquino ni más abominable que Hamomel, trabajar para el cual es un
infierno. Todavía no me he acomodado al personaje y no sé si me gusta o no. Coge tú
mismo las manzanas.
9
Al cabo de una semana, en un atardecer de temperatura más suave de lo habitual en la
estación y con la Luna de las Brujas en cuarto creciente cerca de lo más alto de la bóveda
celeste, una copa hemisférica de plata rebosante de estrellas que diseminaba
amortiguadas por el brillo lugar a lo largo y ancho del cielo mientras descendía hacia los
labios del oeste, atraída por la misma diosa que la había alzado, Afreyt y Fafhrd, tras
cenar solos en su casa pintada de violeta claro en el límite septentrional de Puerto
Salado, sintieron deseos de pasear por el gran prado en dirección a la Torre de los
Duendes, una aguja rocosa delgada e inclinada hacia el norte que tenía una altura de dos
tiros de flecha, una estructura cié chimenea y angostos terraplenes que se alzaba de los
campos ondulantes casi a una legua de distancia al oeste.
—Mira qué inclinación tiene —observó Fafhrd sobre el esbelto montículo—,
exactamente dirigida al oscuro jefe de la Targe —tal era el nombre de la constelación más
septentrional en los cielos de Lankhmar— como si fuese una flecha de granito que los
dioses del mundo subterráneo apuntaran al cielo.
—Esta noche llena la tierra el calor de esas forjas de los dioses, que presionan flores y
hierbas para extraerles aromas de verano —respondió Afreyt—. Descansemos un poco.
Y, en efecto, aunque el mes de mayo aún estaba por llegar, la densa atmósfera parecía
plenamente veraniega. La mujer tocó el hombro de su acompañante y se tendió en el
crecido césped.
Tras examinar el horizonte de un extremo a otro en busca de cualquier errante cuerpo
celeste a punto de salir y ponerse, Fafhrd se sentó a su lado derecho. Les llegaba
débilmente el sonido bajo de un cuerno desde la ciudad, a sus espaldas, o desde el mar,
más allá.
—Los pescadores nocturnos atraen a los peces —aventuró Fafhrd.
—Anoche soñé que un ser bestial salía del mar y me seguía, goteando agua salada,
mientras yo erraba por un bosque oscuro. Veía sus escamas plateadas entre los troncos
oscuros en la penumbra. Pero no tenía miedo, y aquel ser, a su vez, pareció responder a
esta señal, pues cuanto más me seguía su bestialidad iba disminuyendo y se parecía más
a una especie de persona marina, venida no para hacerme daño sino para advertirme.
—¿Advertirte qué? —inquirió él, y como ella no respondía, le preguntó—: ¿De qué
sexo era?
—Ah, era hembra —replicó ella en seguida, pero entonces pareció dubitativa—. Por lo
menos eso creo. ¿Tenía sexo? Me pregunto por qué no esperé a que llegara a mi lado, o
por qué no me volví de repente y me acerqué a aquel ser. Creo que me pareció que si lo
hacía, y aunque no le temiera, volvería a convertirse en una bestia, una bestia de voz
profunda.
—Anoche también yo tuve un sueño extraño y, curiosamente, coincide con el tuyo. ¿O
quizá lo soñé de día? Últimamente empieza a ocurrirme eso. —Fafhrd se tendió cuan
largo era en el mullido césped para observar mejor las siete estrellas helicoidales de la
Targe—. Soñé que estaba encerrado en el castillo más grande imaginable, con un millón
de habitaciones oscuras, y que buscaba a Gusorio (pues esa antigua leyenda que
comparto con el Ratonero a veces es algo más que una broma) porque me habían dicho
solemnemente, tal vez en un sueño dentro del sueño, que tenía un mensaje para mí.
Ella se volvió e inclinó sobre él, mirándole intensamente mientras le escuchaba. Su
cabello dorado pálido caía hacia adelante en dos amplias y lindas cascadas sobre los
hombros. Él cambió un poco de posición, de modo que cinco estrellas de Targe se
alzaron en un semicírculo desde la frente de Afreyt (los ojos del bárbaro fijándose de vez
en cuando en la oscurecida garganta de la mujer y la cadena de plata que unía los lados
de su corpiño violeta) y prosiguió—: En una de las innumerables habitaciones, junto a la
puerta del fondo, había una figura vestida con una malla escamosa de plata (ahí es donde
coinciden nuestros sueños), pero estaba de espaldas a mí y cuando más la miraba, más
alta y delgada parecía de lo que podría ser Gusorio. No obstante, le llamé a gritos y, en el
mismo instante en que lo hacía, supe que había cometido un error irreparable y que mi
voz produciría un horrendo cambio en la figura que sería nocivo para mí. ¿Ves como
nuestros sueños vuelven a coincidir? Pero entonces, cuando la figura empezaba a
volverse, me desperté. ¿Sabes que la Targe te corona, mi querida princesa? —Y movió la
mano derecha hacia el arco de plata que caía por debajo de la garganta femenina cuando
ella se inclinó para besarle.
Pero mientras él disfrutaba de tales placeres y sus continuaciones y proliferaciones al
tiempo que la luna se hundía, placeres realzados en gran manera por su telón de fondo
estrellado, Fafhrd pensó intrigado en que aquellas noches parecía encaminarse a la vez
hacia la vida más brillante y la muerte más oscura, mientras en medio de todo ello la Torre
de los Duendes se alzaba a corta distancia.
10
—No hay la menor duda de que el capitán Ratonero ha cambiado —dijo Pshawri con
certeza, aunque también en un tono de asombro y aprensión, a su compañero el
lugarteniente Mikkidu, cuando, dos noches después, bebían juntos en un pequeño
reservado de la taberna del Naufragio—. He aquí otro ejemplo si fuese necesario. Ya
sabes lo mucho que cuida de nuestro condumio y se preocupa de que ese marmitón no
nos envenene. Normalmente prueba una cucharada del cocido, para ver lo que le falta o
le sobra, e incluso ordena que lo tiren (eso ocurrió una vez, ¿recuerdas?) y se marcha tan
campante. Sin embargo, esta misma tarde, le vi a escondidas: estaba delante de la
humeante olla de sopa, mirándola durante tanto tiempo como se tarda en arriar la vela del
Halcón Marino y aparejarla de nuevo, observando como hervía y burbujeaba con el mayor
interés, las judías y los trozos de pescado meciéndose, los nabos y las zanahorias dando
vueltas, ¡como si viera en ellos augurios y pronósticos sobre el destino del mundo!
Mikkidu asintió.
—O bien corretea por ahí encorvado como la madre Grum, viendo cosas a las que ni
siquiera una hormiga hace caso. Me obligó a agacharme junto a él y observar una ruta
que podría haber sido el plano de un laberinto, señalando por turno una maraña de pelos,
una moneda, un guijarro, un fragmento de pergamino con garabatos rúnicos, excrementos
de ratón y una cucaracha muerta.
—¿Te obligó a comértela? —inquirió Pshawri.
Mikkidu meneó la cabeza, extrañado.
—Nada de masticar..., ni tampoco reprensiones de ninguna clase. Al final, cuando
empezaba a sentir calambres en las piernas, se limitó a decirme: «Quiero que recuerdes
estas cosas en el futuro».
—Y entretanto el capitán Fafhrd...
Los dos ladrones semirehabilitados alzaron la vista. Desde el reservado contiguo Skor
había asomado su rala cabeza, surcada de arrugas de preocupación, que ahora alzaba
por encima de ellos.
—...está tan ocupado observando las estrellas de noche, e incluso de día, de alguna
manera, que es un milagro que pueda desplazarse por Puerto Salado sin romperse el
cuello. ¿Crees que alguna criatura maligna los ha hechizado a ambos?
Normalmente, los hombres del Ratonero y Fafhrd eran mutuamente rivales, suspicaces
y se desacreditaban mutuamente. El hecho de que compartieran lo que sabían y
celebraran juntos sincero consejo era una prueba de la preocupación actual que sentían
por sus capitanes.
El menudo Pshawri se encogió de hombros.
—¿Quién sabe? Es un asunto tan trivial, y sin embargo...
—Por aquí abundan los maleficios gélidos —dijo sombríamente Mikkidu—. Khahkht, el
mago del hielo, los voladores fantasmales de Stardock, la isla hundida de Simorgya...
11
En el mismo momento, Cif y Afreyt, reunidas en la sauna de la primera, charlaban con
una libertad incluso mayor pero más juguetona. Afreyt confesó a su prima con fingida
jactancia;
—Has de saber que Fafhrd ha comparado mis pezones con estrellas.
Cif soltó una risita alegre entre el vapor y respondió ásperamente con fingido orgullo:
—El Ratonero comparó con una el agujero de mi culo. Y también con el hoyuelo donde
se inserta el pecíolo de una manzana. ¡Y su propio miembro insertado lo ha comparado
con un estilete! Sea lo que fuere lo que les aqueja, no se nota en la cama.
—¿O sí que se nota? —inquirió Afreyt, risueña—. En mi caso, estrellas. En el tuyo,
frutas y también instrumentos cortantes.
12
Mientras las Muertes de Fafhrd y el Ratonero daban tumbos a lomos de pollino, en la
cola de una pequeña tropa de mercaderes a la que se habían unido cuando viajaban a
través de la boscosa tierra de las Ocho Ciudades desde Kvarch Nar a Illik Ving, bajo la
Luna llena de las Brujas el primero observó:
—El problema con estas largas personificaciones como la muerte de otro es que uno
empieza a olvidarse de su propia persona y mejores intereses, sobre todo si es un actor
consumado.
—No ha de ser necesariamente así —dijo el otro—. Más bien te proporciona una
cabeza clara (¿qué cabeza es más clara que la de la Muerte?) para observarte
desapasionadamente y examinar sin prejuicios los términos del contrato bajo el que
actúas.
—Eso es bastante cierto —replicó la Muerte de Fafhrd, acariciándose la enjuta
mandíbula mientras su burro, para cambiar, avanzaba con paso nivelado—. ¿Por qué
crees que ése habla tanto del botín que podemos encontrar?
—¿Qué otra cosa puede ser sino que Arth—Pulgh y Hamomel esperan que nuestras
futuras víctimas lleven consigo tesoros o los tengan a su alrededor? ¡He ahí un
pensamiento para caldear las frías noches que se avecinan!
—Sí, y eso plantea una bonita cuestión en la ley de nuestra orden, la de si nos han
contratado principalmente como asesinos o como ladrones.
—Eso no importa —resumió la Muerte del Ratonero—. Por lo menos sabemos que no
debemos atacar a los dos héroes hasta que nos hayan mostrado dónde está su tesoro.
—O más bien tesoros —le corrigió el otro—, si desconfían entre sí, como hacen todos
los hombres juiciosos.
13
Tras un fuerte aguacero, el Ratonero y Fafhrd, que venían en direcciones opuestas
alrededor de una esquina detrás de la sala del consejo de Puerto Salado, tropezaron
porque uno iba agachado para inspeccionar un nuevo charco mientras el otro examinaba
las nubes que se retiraban de las flechas de luz solar. Tras forcejear un rato con agudos
gruñidos que se convirtieron en risa repentina, aquella pequeña sorpresa hizo olvidar a
Fafhrd sus preocupaciones actuales, lo suficiente para observar la expresión perpleja y
cavilosa que sustituyó al instante la amistosa sonrisa en el rostro del Ratonero..., una
expresión bajo cuya superficie había una tristeza penetrante.
Se sintió conmovido y le preguntó:
—¿Cómo te encuentras, camarada? Últimamente nunca nos vemos para charlar un
poco.
—Es cierto —replicó el Ratonero haciendo una mueca—. Parece como si durante esta
última luna creciente tú y yo nos moviéramos por Puerto Salado en niveles diferentes.
—Sí, pero, ¿dónde guardas los sentimientos? —le preguntó Fafhrd.
Conmovido a su vez, e impelido momentáneamente a tratar de compartir las
dificultades más profundas y menos definibles, el Ratonero cogió a Fafhrd del brazo y,
llevándole al callejón lateral, le espetó:
—¡Si dijeras que sientes nostalgia de Lankhmar, te llamaría embustero! ¡Nuestros
alegres camaradas y excelentes cuasi amigos de allí, sí, incluso aquellas aguerridas
mujeres indignas de confianza y reverenciadas en el recuerdo, y toda su deslumbrante
exhibición de perfumes y labios pintados de rubí (¿o vez esmeralda?), tetas deliciosas,
exquisitos genitales, no me atraen ni un ápice! Ni siquiera Sheelba, que tan hondo
escarbaba en mi psique, ni tu locuaz y sarcástico Ning. Ni todos los palacios maravillosos,
embarcaderos, pirámides y templos, todo ese mármol y esa grandeza coronada de nubes.
Pero, ah... —y aquella expresión de tristeza y extrañeza se agudizó en su rostro al
aproximarse más a Fafhrd para añadir, bajando la voz—: las pequeñas cosas... ésas, te lo
digo sinceramente, me hacen sentir añoranza y no poca nostalgia. Los braserillos
callejeros, la encantadora basura, como si cada desperdicio estuviera adornado con
lentejuelas y tuviera jeroglíficos. Las huellas de pisadas alheñadas y con polvo de
diamantes. Conocía tales cosas, pero jamás las había visto suficientemente de cerca, no
había saboreado los detalles. ¡Ah, la idea de retroceder y contar los adoquines de la calle
de los Dioses y fijar para siempre en mi memoria la forma de cada uno y seguir el curso
de los riachuelos de lluvia entre ellos! Quisiera tener de nuevo el tamaño de una rata para
hacerlo como es debido, sí, incluso el tamaño de una hormiga, ah, ¡y esta fascinación por
lo pequeño no tiene fin, el universo escrito en un guijarro!
Y dirigió una mirada desesperada a los ojos de Fafhrd para discernir si por lo menos
había comprendido una pizca de lo que quería decir, pero el hombretón cuyas preguntas
le habían estimulado a hablar desde lo más hondo de su ser parecía haber perdido el hilo
en algún momento, pues la expresión de su largo rostro volvía a ser inexpresiva, con un
leve toque de melancolía mientras miraba dubitativo hacia arriba.
—¿Nostalgia de Lankhmar? —dijo el norteño—. Bueno, la verdad es que echo de
menos las estrellas, sus estrellas meridionales que no podemos ver desde aquí. Pero,
ah... —y ahora el rostro y los ojos se le encendieron durante el breve tiempo que tardó en
pronunciar las siguientes palabras—: ¡Pensar en las estrellas aún más meridionales que
jamás hemos visto! El continente del sur todavía inexplorado, por debajo del Mar Central.
La Tierra de los Dioses y el polo de la vida de Nehwon, y sobre ellos las estrellas de
generaciones de hombres han muerto sin verlas jamás. ¡Sí, ciertamente siento nostalgia
de esas tierras!
El Ratonero vio que aquella repentina excitación de su amigo se desvanecía. El
norteño meneó la cabeza.
—Mi mente desvaría —afirmó—. Ya tenemos aquí suficientes buenas estrellas. ¿Para
qué llevar tan lejos las preocupaciones? Su clasificación es suficiente.
—Sí, ahora hay aquí buenos residuos, a lo largo de las calles del Huracán y la Sal...,
dejemos que los dioses se preocupen por sí mismos —dijo el Ratonero, cuya mirada
descendió al charco más cercano. Notó que su propia excitación desaparecía, si es que
había existido—. Las cosas se acomodarán, se harán, se solucionarán, y los sentimientos
también.
Fafhrd asintió y cada uno siguió su camino.
14
Y así transcurría el tiempo en la Isla de la Escarcha. La Luna de las Brujas entró en su
fase llena, decreció y dio paso a la Luna de los Fantasmas, que a su vez vivió su corta
vida espectral, y nació la Luna del Pleno Verano, a veces llamada Luna de los Asesinos,
porque en la fase llena se desliza baja y es la última en salir y la más temprana en
ponerse de todas las lunas llenas, no alta y larga como las lunas llenas del invierno.
Y con el paso del tiempo las cosas se acomodaron, en efecto, y algunas de ellas se
hicieron y solucionaron en cierta manera, lo cual significaba sobre todo que lo
extraordinario se convirtió, con la repetición, en el lugar común, como sucede siempre.
El Halcón Marino fue reparado del todo, incluso remozado, pero el plan de Fafhrd y
Afreyt de zarpar hacia Ool Plerns y talar allí árboles para satisfacer las necesidades de
madera de la isla quedó pospuesto para el futuro. Nadie dijo «el próximo verano», pero
eso era lo que pensaban.
Los cuarteles y el almacén se construyeron, sin que faltara un buen sistema de
desagüe y un pozo negro del que el Ratonero estaba en extremo orgulloso, pero las
reparaciones del Pecio, aunque no puede decirse que languideciesen, eran lentas, y el
plan que compartía con Cif de efectuar un crucero hacia el este y comerciar con los
gnomos del hielo al norte de No—Ombrulsk era incluso más visionario.
Las peculiares maldiciones de Mog, Kos e Issek continuaron influyendo grandemente
en la conducta de los dos héroes (para brutal diversión de aquellos dioses de segundo
orden), pero no con tanta intensidad como para dificultar seriamente la capacidad de
dirigir con eficacia a sus hombres o de ser suficientemente divertidos, galantes e
inteligentes con sus compañeras. La mayoría de sus hombres pronto catalogaron tal
conducta bajo el encabezamiento «excentricidades del capitán», cosas de las que
quejarse o fanfarronear por igual, pero sin que merecieran mayor reflexión. Skor, Pshawri
y Mikkidu no lo aceptaron tan fácilmente y siguieron preocupándose, extrañándose de vez
en cuando y albergando oscuras sospechas, como corresponde a los lugartenientes,
hombres de los que se supone que están aprendiendo a ser tan imaginativamente
responsables como capitanes. Por otro lado, los isleños, incluido el rudo y
mesuradamente amistoso Groniger, lo consideró como algo bueno, indicativo de que
aquellos díscolos aliados y candidatos a vecinos, controvertidos protegidos de aquellas
mujeres voluntariosas, Afreyt y Cif, se estaban adaptando suavemente a las costumbres
realistas y observantes de la ley que imperaban en la isla. El interés del ratonero Gris por
los pequeños detalles materiales le impresionaba en particular, de acuerdo con su
proverbio: piedra, madera y carne; todo lo demás mentira, o, más sencillamente aún:
Mineral, Vegetal, Animal.
Afreyt y Cif sabían que se había producido un cambio en los dos hombres, cosa que
tampoco ignoraban nuestros héroes. Pero se inclinaban a achacarlo al tiempo o algún
profundo trastorno del estado de ánimo como el que en otro tiempo volvió a Fafhrd
religioso y al Ratonero calculadamente avaricioso. O bien, ¿quién sabe?, tales podrían ser
la clase de cosas que le suceden a cualquiera que sienta la cabeza. Curiosamente,
ninguno consideraba la posibilidad de una maldición, tanto por parte de un dios como de
un hechicero o bruja. Las maldiciones eran cosas violentas que impulsaban a los hombres
a lanzarse desde las cumbres de las montañas o descerebrar a sus hijos golpeándolos
contra las rocas, y a las mujeres a castrar a sus compañeros de lecho y prender fuego a
su propia cabellera si no había un volcán a mano al que arrojarse. La trivialidad y la baja
intensidad de las maldiciones les desorientaba.
Una o dos veces, cuando los cuatro estaban reunidos, hablaron de influencias
sobrenaturales sobre las vidas humanas, pero en conjunto trataron el tema con más
ligereza de lo que cada uno sentía en su corazón.
—¿Por qué no solicitáis el augurio del Gran Gusorio? —sugirió Cif—. Ya que sois
fragmentos de él, debería saberlo todo de vosotros.
—Ese ser es más una broma que una presencia real a la que uno pueda dirigir sus
plegarias —replicó el Ratonero, y en seguida propuso—: ¿Y por qué tú o Afreyt no apeláis
a esa bruja o reina guerrera vuestra, esa tal Skeldir, para que nos ilumine, ella o la figura
de la malla de escamas plateadas y la risa breve y seca?
—No tenemos una intimidad tan grande con ella, aunque la consideremos nuestra
antepasada —respondió Cif, bajando la vista tímidamente—. Apenas sabría cómo enfocar
el asunto.
No obstante, este diálogo hizo que Afreyt y Fafhrd volvieran a contar los sueños que
previamente habían compartido sólo entre ellos, tras lo cual todos se entregaron a
especulaciones y suposiciones inconclusas. El Ratonero y Fafhrd las olvidaron en
seguida, pero Cif y Afreyt las conservaron en la memoria.
Y aunque las maldiciones sobre los dos héroes eran de baja intensidad, las divinas
vituperaciones actuaron de una forma continua y devoradora. Por ejemplo, Fafhrd se
interesó mucho por una mortecina estrella filamentosa situada a baja altura en el oeste y
cuya brillantez y lujuriante cabellera parecían aumentar lentamente y desplazarse a
contrapelo hacia el este. El bárbaro norteño no dejaba pasar una sola noche sin
observarla. Por otra parte, los allegados del capitán Ratonero repararon en que éste,
últimamente tan atareado en sus exámenes de lo mínimo, tenía una ruta favorita para
tales actividades, que conducía desde la taberna del Naufragio, donde tomaba un bocado
por la mañana, al punto más bajo del callejón contiguo y la ventosa esquina detrás de la
sala del consejo donde tropezó con Fafhrd, hasta el cuartel de sus hombres y, pasando
por el dormitorio, cuyos armarios abría en busca de orificios practicados por los ratones, a
su propia habitación y armario con estantes, la cocina y despensa y, finalmente, el pozo
negro situado detrás y del que estaba tan orgulloso.
Así pues, la vida transcurría tranquila, atareada y sin aventuras en y alrededor de
Puerto Salado cuando la primavera cedió el paso al corto y áspero verano de la isla. Su
existencia era bastante parecida a la de los industriosos comedores de lotos, y los demás
se dejaban guiar por los dos héroes meditabundos y un tanto distraídos. La única
excepción a esta existencia tan regular prometía ser el día del Pleno Verano, una fiesta
tradicional de la isla, cuando por sugerencia de las dos mujeres planeaban dar un festín a
todos los hombres (así como amigos y asociados especiales de la isla) en el Gran Prado
al pie de la Torre de los Duendes, una especie de fiesta campestre con baile, juicios y
competiciones atléticas.
15
Si de alguien puede decirse que pasaron momentos desagradables o insatisfactorios
durante este período, fueron los magos Sheelba y Ningauble. El estrépito cósmico se
había aquietado lo suficiente para que pudieran comunicarse bastante bien entre la
cabaña de uno en el pantano y la cueva del otro, y obtener algunos atisbos confusos de lo
que Fafhrd, el Ratonero y sus dioses estaban haciendo, pero ninguno de tales atisbos les
parecía muy lógico o favorable para su confabulación. Los estúpidos dioses provinciales
habían echado alguna clase de maldición ininteligible a sus dos queridos chicos de
recados, y en cierto modo surtía efecto, pero el Ratonero y Fafhrd no habían abandonado
la Isla de la Escarcha, nada estaba saliendo cíe acuerdo con los deseos de los dos
magos, mientras que una inquietante influencia adversa que no podían identificar se
movía hacia el noroeste a través del Yermo Frío, al norte de la Tierra de las Ocho
Ciudades y las Montañas Trollstep. Todo ello era muy desconcertante e insatisfactorio.
16
En Illik Ving las Muertes de los dos héroes se unieron a una caravana que se dirigía a
No—Ombrulsk, cambiando sus monturas por lanudos caballitos mingoles habituados a la
helada, e invirtieron toda la Luna de los Fantasmas a aquella larga travesía. Aunque el
verano acababa de dar comienzo, en las Trollstep hacía bastante frío y las colinas de los
Huesos de los Antiguos y la llanura del Yermo Frío que se extiende entre esas cordilleras
la temperatura era tan baja que a menudo mencionaban los testículos de monos
desvergonzados y las tetas de brujas y abrazaban el puchero mientras estaba caliente y
caldeaban su sueño imaginando los tesoros acumulados por sus futuras víctimas.
—Veo a ese Fafhrd como un dragón que custodia oro en una cueva de montaña —
afirmó su Muerte—. Creo que ahora estoy plenamente metido en mi personaje y
dispuesto a todo.
—Pues yo sueño en el Ratonero como una araña gorda y gris —dijo el otro—, con
plata, ámbar y marfil de leviatán escondidos en una veintena de rincones, grietas y
esquinas entre los que se escabulle. Sí, ahora puedo hacerle una buena jugada. Y
también jugar con él. ¿No es curioso que nuestros respectivos sentimientos sobre las
futuras víctimas se aproximen tanto al final?
Por fin llegaron al puerto marino guardado por pétreas torres y se alojaron en una
posada donde reconocieron las insignias de la Hermandad de los Matadores, y se
recuperaron de sus fatigas durmiendo durante dos noches y un día. Luego la Muerte del
Ratonero salió a dar un paseo por los muelles y, a su regreso, anunció:
—He sacado pasajes para los dos en un mercante de Ool Krut. Zarpa con la marea
pasado mañana.
—La Luna de los Asesinos empieza bien —observó su esquelético camarada desde la
cama en la que aún estaba tendido.
—Al principio el capitán fingía desconocer la Isla de la Escarcha y dijo que era una
leyenda, pero cuando le enseñé la insignia y otras cosas, dejó de lado la conspiración
entre patrones marinos de mantener como un secreto comercial Puerto Salado y los
puertos occidentales situados más allá. Por cierto, nuestro barco se llama La Buena
Nueva.
—Un nombre de buen agüero —respondió el otro, sonriendo—. Oh, Ratonero, y oh,
Fafhrd, querido mío, vuestros hermanos gemelos se apresuran hacia vosotros.
17
Tras el largo crepúsculo matutino que ponía fin a la corta noche anterior al día del
Pleno Verano, éste amaneció frío y nebuloso en Puerto Salado. Sin embargo, pronto hubo
ajetreo en la cocina del cuartel, donde el Ratonero y Fafhrd habían reposado, así como en
la casa de Afreyt, donde Cif y sus sobrinas, Mayo, Mará y Brisa, habían pasado la noche.
Pronto el sol ardiente, que lanzaba sus rayos desde el nordeste mientras iniciaba su
recorrido más largo hacia el sur alrededor del cielo, disipó la bruma lechosa de la isla y la
mostró con claridad desde los tejados bajos de Puerto Salado hasta las colinas centrales,
con la roca inclinada de la Torre de los Duendes a media distancia y el Gran Prado que se
alzaba suavemente hacia ella.
Y poco después una procesión irregular salió del cuartel. Avanzó despacio y
desordenada a través de la ciudad para recoger a las mujeres de los hombres, en general
profesionales, por lo menos en su tiempo libre, las esposas de los marineros y otros
invitados isleños. Los hombres se turnaron para arrastrar una carreta cargada de cestos
con empanadas de cebada, dulces, queso, carnero y cabrito asado, frutas en conserva y
otras exquisiteces de la isla, mientras que en el fondo, cubiertos de nieve, había barriles
de la oscura cerveza amarga de la isla. Algunos hombres tocaban flautas de madera y
tañían pequeñas arpas.
En los muelles Groniger, vestido con el negro de las fiestas, se unió a ellos y les dio las
noticias.
—La Estrella del Norte, procedente de Ool Plerns llegó anoche, camino de No—
Ombrulsk. Hablé con su patrón y me dijo que La Buena Nueva, procedente de Ool Krut,
según los últimos informes había zarpado hacia la Isla de la Escarcha una o dos mañanas
después de él.
En aquel momento, Ourph el mingol se excusó y abandonó la fiesta, diciendo que la
caminata hasta la Torre de los Duendes sería excesiva para sus viejos huesos y que tenía
un calambre en el tobillo izquierdo. Prefería quedarse descansando bajo el sol, y allí le
dejaron, su enjuto cuerpo acuclillado sobre una cálida piedra y la mirada fija en el mar,
más allá de donde el Halcón Marino, el Pecio, la Estrella del Norte y otros barcos
permanecían anclados entre las chalupas pesqueras de la isla.
Fafhrd se dirigió a Groniger.
—Llevo aquí más de un año y todavía me extraña que Puerto Salado sea un puerto con
tanto tráfico mientras que el resto de Nehwon sigue creyendo que la Isla de la Escarcha
es una leyenda. Yo mismo lo creía así durante la mitad de mi vida.
—Las leyendas viajan en alas de arco iris y exhiben colores chillones —le respondió el
jefe de tráfico portuario—, mientras que la verdad avanza laboriosamente con sobrio
atavío.
—¿Como tú mismo?
—Sí —gruñó Groniger con satisfacción.
—Y no es una leyenda para los capitanes, maestres gremiales y reyes que obtienen
beneficios de ella —intervino el Ratonero—, Todos ellos se esfuerzan cuanto pueden por
mantener vivas las leyendas.
El hombrecillo (aunque en absoluto pequeño entre su cuerpo de ladrones) estaba de
humor alegre, se desplazaba de un grupo a otro y se mostraba ingenioso y afable con
todos.
Skullick, el sublugarteniente de Skor, entonó un canto de batalla de los guerreros
bárbaros, y el mismo Fafhrd empezó a cantar una saloma ilthmareña que armonizaba con
la otra melodía. En el siguiente lugar de recogida les ofrecieron jarras de cerveza. La
animación iba en rápido aumento.
A cierta distancia, dentro del Gran Prado, donde el camino se extendía entre campos
de cebada en maduración, se les unió la procesión femenina de Afreyt. Las mujeres
habían cargado su contribución de sabrosos comestibles y buenas bebidas en dos
pequeñas carretas rojas tiradas por rollizos perros peludos como osos y grandes como
hombres de baja estatura pero dóciles como corderos. Su grupo había aumentado gracias
a las incorporaciones de las mujeres de los marineros y las pescadoras Hilsa y Rill, cuyo
presente para la fiesta consistía en tarros de pescado en salmuera dulce. También iba
con ella la brujeril madre Grum, que era tan vieja como Ourph pero renqueaba con brío.
No se tenía noticia de que se hubiera perdido una sola fiesta en la larga historia de su
vida.
Las mujeres fueron recibidas con gritos y nuevos cantos, mientras las tres niñas corrían
a jugar con los niños que la procesión más numerosa había acumulado inevitablemente
durante su paso por la ciudad.
Fafhrd retrocedió un poco para interrogar a Groniger acerca de los barcos que
atracaban en el puerto de la ciudad, recalcando sus palabras con un floreo del gancho
que sustituía a su mano izquierda.
—He oído decir, y yo mismo lo he comprobado personalmente, que algunos de ellos
vienen de puertos inexistentes en los mares de Nehwon que conozco.
—Vaya, veo que te estás convirtiendo en un adicto a las leyendas —le respondió el
hombre vestido de negro. Y entonces añadió maliciosamente—: ¿Por qué no tratas de
hacer los horóscopos de los barcos con todo lo que has aprendido últimamente sobre las
estrellas, tanto desnudas como peludas? —Entonces frunció el ceño—. Aunque hace tres
días había una balandra negra con una línea blanca de cuyo puerto de procedencia
quisiera estar seguro. Su patrón no me permitió inspeccionarla, y las velas no parecían
suficientes para el tamaño del casco. Dijo que había zarpado de Sayend, pero tenemos
noticias fidedignas de que los mingoles marinos redujeron a cenizas ese puerto hace
menos de dos años. El patrón dijo que eso ya lo sabía y que era muy exagerado. Pero no
pude determinar de dónde era por su acento.
—¿Lo ves? —le dijo Fafhrd—. En cuanto a los horóscopos, ni tengo habilidad ni creo
en la astrología. Lo único que me preocupa son las estrellas y los diseños que forman. La
estrella peluda, como tú dices, es la más interesante. Crece cada noche. Al principio creí
que era una estrella errante, pero se mantiene en su lugar. Te indicaré dónde está cuando
oscurezca.
—O alguna otra noche, cuando haya menos bebida —concedió el otro de mala gana—.
Un hombre juicioso sospecha de aquellos intereses suyos que no son los más necesarios,
pues engendran ilusiones.
Los agolpamientos iban cambiando mientras caminaban, cantaban y bailaban entre la
hierba ondulante. Cif se aprovechó de esta mezcla para buscar a Pshawri y Mikkidu. Al
principio los dos lugartenientes del Ratonero se habían mostrado suspicaces por lo
interesada que estaba en su capitán y la influencia que ejercía en él —una pizca de celos,
sin duda— pero su trato y la sinceridad de sus palabras, la evidente autenticidad de su
interés y los progresos del galanteo de Pshawri con una isleña limaron sus reticencias, y
así, de una manera limitada, los tres se consideraban como aliados.
—¿Cómo está el capitán Ratonero últimamente? —les preguntó Cif jovialmente—.
¿Sigue recorriendo su breve ruta matinal de inspección?
—Hoy no lo ha hecho —le dijo Mikkidu.
—En cambio, ayer la recorrió por la tarde —añadió Pshawri—. Y anteayer se la saltó.
Mikkidu hizo un gesto de asentimiento.
—No estoy muy preocupada por él —les dijo la mujer, sonriente—, pues sé que no le
pierden de vista unos amigos vigilantes y simpáticos.
Y así, dándose jabón mutuamente, entre cantos y danzas, el numeroso grupo llegó al
lugar situado justamente al sur de la Torre de los Duendes que habían seleccionado para
la fiesta. Sobre mesas de caballetes cubiertas de manteles blancos dispusieron la comida,
espitaron los toneles de cerveza y dieron comienzo las competiciones y los juegos que
comprendían una parte importante del programa de la jornada. Consistían principalmente
en pruebas de fuerza y habilidad, no de resistencia, y una sola prueba, por lo que una
razonable e incluso algo irrazonable cantidad de comida y bebida no obstaculizaba
demasiado la actuación.
Entre los concursos se practicaban danzas no tan improvisadas como las anteriores:
los bailes de rapidísimos compases propios de la isla, anticuados vaivenes de Lankhmar y
danzas con muchos pataleos y brincos copiadas de los mingoles.
Pronto llegó la prueba del lanzamiento de cuchillos, aprobada por Groniger porque a
aquella hora temprana nadie estaría borracho como una cuba, lo cual era una juiciosa
precaución.
El blanco era una sección de tronco de un árbol continental que casi medía dos varas
de diámetro, transportada allí el día anterior. La distancia era de quince pasos largos, lo
cual significaba dos revoluciones del cuchillo, la manera de lanzar de la mayoría de
participantes. El Ratonero esperó hasta el final y lanzó el cuchillo sin levantar la mano
más arriba de la altura del hombro, como si tuviera alguna clase de impedimento, pero su
cuchillo se clavó limpiamente en el centro o muy cerca, claramente un lanzamiento mejor
que cualquiera de los anteriores realizados con éxito, cuyos puntos de impacto estaban
señalados con tinta roja.
Los reunidos empezaron a aplaudir, pero entonces anunciaron que Cif aún no había
lanzado su cuchillo. Había decidido participar en el último momento. No era ninguna
sorpresa que lo hiciera una mujer, pues esa clase de igualdad se aceptaba en la isla.
—Antes no me dijiste que ibas a participar —le dijo el Ratonero.
Ella meneó la cabeza y se concentró en su puntería.
—No, dejad su daga clavada —pidió a los jueces—. No me distraerá.
Lanzó el cuchillo por lo alto, clavándolo tan cerca de la daga del Ratonero que se oyó
un chasquido metálico al tiempo que el ruido sordo de la madera penetrada. Groniger
midió cuidadosamente las distancias con su regla de madera de haya y proclamó a Cif
ganadora.
—Y las medidas de esta regla están copiadas de las que tiene la dorada Regla de la
Prudencia que se encuentra en la tesorería de la isla —añadió solemnemente, pero
entonces matizó esa afirmación—: La verdad es que la exactitud de mi regla es superior a
la del icono, pues no se expande con el calor ni contrae con el frío, como les ocurre a los
metales. Pero a ciertas personas no les gusta oírme decir eso una y otra vez.
—¿Crees que el hecho de que haya superado al capitán es bueno para la disciplina?
—preguntó Mikkidu a Pshawri en voz baja, vacilante su nueva confianza en Cif.
—¡Sí, lo creo! —respondió el otro en un susurro—. Es bueno que sacudan un poco al
capitán, a ver si así empieza a poner fin a todas esas extrañas e inútiles actividades
suyas.
«Ya está —pensó—. Por fin le he dicho a alguien lo que pienso, ¡y me alegro de
haberlo hecho!»
Cif sonrió al Ratonero.
—No, no te lo dije por anticipado —comenzó dulcemente—, pero he estado
practicando... por mi cuenta. ¿Acaso habría servido de algo que te lo dijera?
Él tardó un poco en responder.
—No, aunque quizá habría empleado otra clase de lanzamiento. ¿También tienes
intención de participar en el concurso de hondas?
—No, ni se me había ocurrido. ¿Qué te ha hecho pensar que podría hacerlo?
Más tarde el Ratonero salió victorioso en ese concurso, tanto por distancia como por
exactitud. Su último lanzamiento fue tan potente que no sólo agujereó el centro de la
diana en la caja acolchada que servía de blanco, sino que también atravesó el dorso más
pesado de la misma. Cif le pidió el mellado proyectil como recuerdo, y él se lo regaló con
muchas reverencias.
—¡Habría atravesado la coraza de Mingsward! —exclamó entusiasmado Mikkidu.
Estaban empezando los concursos de tiro al arco y Fafhrd colocaba la espiga de hierro
en el centro del suyo, en el cabezal de madera remate de la pieza de cuero que cubría la
mitad de su brazo izquierdo, cuando vio que Afreyt se le acercaba. Se había quitado la
chaqueta, pues el calor del sol era ya intenso, y llevaba una blusa violeta de mangas
cortas, pantalones azules sujetos por un ancho cinturón con hebilla dorada y unas botas
cortas teñidas de color morado. Un pañuelo violeta recogía un poco su cabello de oro
pálido. Colgaba de su hombro una aljaba con una sola flecha y llevaba un largo arco.
Fafhrd recordó el lanzamiento de cuchillo efectuado por Cif y frunció ligeramente el
ceño.
—Pareces una reina pirata —le dijo a modo de saludo, y sólo entonces inquirió—: ¿Vas
a participar en uno de los concursos?
—No lo sé —respondió ella, encogiéndose de hombros—. Me quedaré mirando el
primero.
—Me parece que ese arco es muy duro de tensar —observó él como de pasada—, y
como tiene tu misma altura, es un poco largo para ti.
—Tienes razón en ambas cosas —asintió ella—. Perteneció a mi padre. Creo que te
habría asombrado ver cómo lo manejaba cuando era una chiquilla. Sin duda mi padre me
habría dado una buena paliza de haberme sorprendido haciéndolo, o más bien si hubiera
vivido lo suficiente para poder sorprenderme.
Fafhrd enarcó las cejas con expresión inquisitiva, pero la reina pirata no le dijo más. El
norteño ganó la prueba de distancia pero perdió la de tiro al blanco (durante la cual Afreyt
también se limitó a mirar). Tan sólo por la anchura de un dedo le superó el otro
sublugarteniente de Skor, Mannimark.
Entonces llegó el lanzamiento alto, que era algo especial en el festivo día del Pleno
Verano y solía implicar la pérdida de la flecha del concursante, pues el blanco era un
tramo herboso y casi vertical en la mitad superior de la cara sur de la Torre de los
Duendes. La cara norte de la rocosa torre inclinada se proyectaba un poco sobre el
terreno y era completamente yerma, pero la cara sur, aunque muy pronunciada, tenía un
grado de pendiente que permitía la retención de suelo en el que, de una manera más bien
milagrosa, crecía hierba. El concurso se celebraba en honor al sol, que aquel día llegaba
a su punto más alto en el cielo, y las flechas de los concursantes, identificados por los
trapos de colores de la seda más fina atados por debajo de las puntas, emulaban al astro
en sus esfuerzos.
Afreyt se adelantó, se quitó las botas moradas y enrolló las perneras de los pantalones
azules por encima de las rodillas. De la aljaba, que seguidamente arrojó a un lado, sacó la
flecha que tenía atado un trapo de seda violeta.
—Ahora te revelaré el secreto de mi técnica cuando era una niña —le dijo a Fafhrd.
Acto seguido se sentó de cara a la elevada vertiente de la roca. Colocó el arco en sus
pies descalzos, poniendo la flecha entre los dedos gordos y sosteniéndola, así como la
cuerda, con ambas manos, rodó hacia atrás sobre los hombros, enderezó las piernas
suavemente y disparó la flecha.
Los espectadores vieron que la flecha golpeaba la pendiente, cerca de la flecha
amarilla de Fafhrd, se deslizaba unas varas más hacia arriba y se quedaba allí, como una
sarcástica provocación violeta.
Afreyt dobló de nuevo las piernas, se quitó el arco de los pies y, rodando briosamente
hacia adelante, se puso en pie con el mismo movimiento.
—Has practicado eso —le dijo Fafhrd, aunque no en tono acuban su camino: cuatro
hombres que se internaban cada vez más hondo, por así decirlo, en un silencio blanco.
18
Cif y Afreyt, muy animadas durante el regreso y con los ojos brillantes por la bebida,
fueron de las primeras en llegar a la taberna del Naufragio, donde reinaba otra clase de
imponente silencio, y casi instantáneamente cayeron bajo el hechizo extraño y
enmudecedor de la escena que vieron.
Fafhrd y el Ratonero estaban sentados a su mesa preferida jugando al chaquete, y
todos los parroquianos les observaban asustados aunque fingían no hacerlo. El temor
flotaba en el aire.
Ésa fue su primera impresión. Entonces, casi de inmediato, Cif y Afreyt vieron que
Fafhrd no podía ser Fafhrd, pues era mucho más delgado; ni el otro hombre correspondía
al auténtico Ratonero, pues era muy rollizo (aunque, paradójicamente, parecía igual de
ágil y flexible).
Tampoco los rostros y pertrechos de los dos desconocidos eran realmente como los de
nuestros héroes. El parecido se debía más bien a sus expresiones y hábitos
característicos, posturas y porte en general, una evidente confianza en sí mismos, eso y
el hecho de que estaban sentados ante aquella mesa. De ahí la fuerte impresión que
daban de que eran quienes eran y estaban en el lugar apropiado.
Y el temor que irradiaba desde ellos con los leves sonidos de su juego: el sordo
traqueteo de los dados de hueso agitados en el vaso de cuero cerrado con la palma de
uno u otro de los dos compartimentos forrados de fieltro de la caja de chaquete, los
agudos ruiditos de las fichas de hueso movidas de una en una o por pares de un punto a
otro. El temor que fijaba la atención de todos los presentes en aquel lugar por mucho que
fingieran comprender lo que decían entre ellos, o saborear las bebidas que trasegaban u
ocuparse de las tareas menudas de la taberna. El temor que se apoderaba en seguida de
cada recién llegado procedente de la fiesta. Oh, sí, aquella noche algo terrible
serpenteaba allí, en la taberna del Naufragio, era innegable.
Tan paralizante era el temor, que Cif y Afreyt tuvieron que hacer un gran esfuerzo para
trasladarse furtivamente desde el umbral al mostrador, sin apartar los ojos de la mesita
que era ahora el eje del mundo, hasta que estuvieron lo más cerca posible del tabernero,
el cual, cabizbajo y desviando la mirada, estaba limpiando la misma jarra una y otra vez.
—¿Qué ocurre, tabernero? —le susurró Cif, en voz baja pero clara—. ¡Vamos, habla, te
lo ordeno!
El hombre se apresuró a responderle, como si agradeciera que la perentoria orden cíe
Cif le hubiera dado ocasión de descargar parte del peso del temor que le aplastaba, y les
contó la situación en voz baja y entrecortada, sin alzar los ojos ni dejar de mover el trapo.
—Estaba solo cuando entraron, minutos después de que atracara La Buena Nueva. No
dijeron una sola palabra, pero como si el gordo fuese el hurón de caza del delgado,
husmearon la mesa de nuestros dos capitanes, se sentaron a su alrededor como si fuese
suya y finalmente hablaron para pedir bebida.
»Les serví, y mientras sacaban la caja y los dados y preparaban su juego, me acosaron
a preguntas al parecer inocuas y amistosas sobre Fafhrd y el Ratonero, como si los
conocieran bien. ¿Cómo les iba en la isla? ¿Gozaban de buena salud? ¿Parecían felices?
¿Con qué frecuencia venían? ¿Cuáles eran sus gustos en cuanto a comida, bebida y el
bello sexo? ¿Qué otros intereses tenían? ¿De qué les gustaba hablar? Como si los dos
fuesen cortesanos de algún gran imperio extranjero venidos aquí para saludar a nuestros
capitanes y hablarles de un asunto de Estado.
»Y sin embargo, ¿sabéis?, el tono en que hacían esas preguntas era tan sombrío que
dudo de que me hubiera negado a complacerles si me hubiesen pedido la sangre de
nuestros capitanes o la mía propia.
»Y otra cosa: cuantas más preguntas me hacían sobre los dos y yo les contestaba lo
mejor que podía, tanto más se iban pareciendo a nuestros... ¿comprendéis lo que trato de
decir?
—¡Sí, sí! —susurró Afreyt—. Prosigue.
—En una palabra, me sentía como si fuese su esclavo. Y creo que eso mismo les ha
sucedido a cuantos han entrado en la taberna después de ellos, salvo el viejo mingol
Ourph, que estuvo aquí un rato y luego se marchó. Después de haberme sonsacado a
conciencia, se pusieron a jugar y pidieron más bebida. Desde entonces las cosas están
como veis.
Hubo una agitación en el umbral, a través del cual se deslizaban jirones de niebla.
Había allí cuatro hombres, que se quedaron inmóviles un momento, como pasmados.
Luego Fafhrd y el Ratonero se dirigieron a su mesa, mientras el viejo Ourph se sentaba
sin pestañear y Groniger, casi tambaleándose, avanzaba furtivamente hacia el mostrador,
como un hombre sorprendido en pleno día por un acceso de sonambulismo y lleno de
asombro por ello.
Fafhrd y el Ratonero se asomaron por encima del reservado y miraron la mesa, la caja
de chaquete abierta y los dos desconocidos inclinados sobre ella que examinaban sus
respectivas posiciones. Al cabo de un rato Fafhrd dijo en voz bastante alta:
—¡Apuesto un buen rilk de oro contra dos smerdukes de plata por el flaco! Sus piedras
están en una posición inmejorable para volar rápidamente a casa.
—¡De acuerdo! —replicó el Ratonero—. Has subestimado el juego defensivo del gordo.
Volviendo sus ojos de un azul gélido y el rostro cadavérico de nariz chata, con un giro
del cuello casi imposible, el flaco se dirigió a Fafhrd:
—¿Te han dicho las estrellas que apuestes con tales posibilidades por mi éxito?
Al oír estas palabras, la actitud de Fafhrd cambió de inmediato.
—¿Te interesan las estrellas? —le preguntó esperanzado e incrédulo.
—Muchísimo —respondió el otro, asintiendo con vehemencia.
—Entonces debes venir conmigo —le dijo Fafhrd, casi levantándole de la silla con el
brazo y la mano ilesos, mientras su gancho indicaba la puerta abierta a través de la cual
sólo se veía niebla—. Deja este juego trivial, abandónalo. Tú y yo tenemos mucho que
hablar. —Tenía ya un brazo (ahora el del gancho) fraternalmente alrededor de los
hombros del flaco desconocido y le llevaba hacia la puerta—. Ah, ¿no es cierto que entre
las estrellas existen maravillas y tesoros jamás soñados?
—¿Tesoros? —inquirió el otro fríamente, aguzando el oído pero manteniéndose un
poco rezagado.
—¡Sí, por cierto! Hay uno en particular bajo el asterismo plateado de la Pantera Negra
que ansió mostrarte —replicó Fafhrd con gran entusiasmo, tras lo cual el otro le siguió
mejor dispuesto.
Todos le miraban sorprendidos, pero el único que se las ingenió para hablar fue
Groniger.
—¿Adonde vas, Fafhrd? —le preguntó en un tono bastante irritado.
El hombretón se detuvo un momento, guiñó un ojo a Groniger y le dijo sonriente:
—A volar.
Entonces, diciendo «vamos, camarada astrónomo», y abrazándole de nuevo, salió con
el flaco a la espesa y blanca niebla, donde ambos se desvanecieron en seguida.
Dentro de la taberna, el rechoncho desconocido habló en un tono alto pero amable:
—¡Bien, señor! ¿Quieres sustituir a mi amigo en el juego y continuar conmigo? —
Entonces, con menos formalidad, añadió—: ¿Has reparado en que esas marcas de las
jarras en la mesa junto con la quemadura de la bandeja caliente forman la figura de un
gigantesco oso perezoso?
—Vaya, de modo que ya has visto eso, ¿eh? —respondió el Ratonero a la segunda
pregunta, desviando la mirada de la puerta. Entonces respondió a la primera—: Claro, lo
haré, señor, ¡y doblaré la apuesta! Me toca lanzar a mí. Aunque tu amigo no se ha
quedado lo suficiente ni siquiera para terminar una jugada.
—Tu amigo ha sido muy insistente —replicó el otro—. Acepto la apuesta, señor.
El Ratonero tomó asiento y empezó a agitar los dados con tal maestría que se
sucedieron los dobles treses y cuatros, cíe modo que las fichas del flaco, ahora suyas,
avanzaron más rápidamente hacia la victoria de lo que Fafhrd había predicho. El Ratonero
sonrió perversamente y, mientras colocaban las fichas para otra jugada, mostró a su no
tan sonriente adversario en las muescas y manchas de la mesa la figura de un leopardo
que acechaba al oso perezoso gigante.
Ahora todas las miradas, salvo la de Afreyt, volvían a estar fijas en la mesa. No, no era
la de Afreyt la única desviada, sino también la de Skor, el lugarteniente de Fafhrd. Estas
cuatro órbitas seguían fijas en la puerta abierta a la niebla a través de la cual Fafhrd había
desaparecido con aquel extraño individuo que era como su doble aunque no se parecían.
Desde su infancia Afreyt había oído hablar de esos fúnebres caminantes nocturnos cuya
aparición, como la de los espectros, generalmente anunciaba la muerte o heridas casi
mortales a aquel cuya forma imitaban burlonamente.
Intentaba decidir angustiada lo que debía hacer, invocando a la reina bruja Skeldir y
deidades menores propias y, en el momento de máximo apuro, las deidades privadas de
otros, cuando notó un extraño gruñido en los oídos..., quizás el rumor de su sangre
apresurada. Lo último que Fafhrd había dicho a Groniger había despertado en su
memoria el recuerdo de un extraño intercambio de frases entre los dos amigos aquel
mismo día, lo cual, a su vez, le proporcionó un indicio seguro del destino actual de Fafhrd
entre la espesa niebla. Y esto, a su vez, la inspiró para romper la tenaza del temor y la
parálisis de la indecisión. Sus dos o tres primeros pasos fueron cortos y esforzados, pero
una vez cruzó el umbral, echó a andar con rápidas y enormes zancadas.
Su ejemplo hizo salir a Skor de la inacción a que le había sometido el temor, y el
delgado gigante de ralo cabello rojizo la siguió a toda prisa.
Pero pocos en la taberna del Naufragio, excepto Ourph y tal vez Groniger, observaron
su partida, pues todas las miradas estaban fijas de nuevo en la mesa donde ahora el
capitán Ratonero en persona competía con aquel tipo temible que se le parecía como un
hermano, combatiendo en cierto modo los temores de los isleños y sus hombres por ellos.
Y ya fuese mediante un ataque devastador, un tortuoso juego defensivo o uno rápido
como el primero, el Ratonero ganaba una y otra vez.
Y las jugadas se sucedían sin interrupción, como si la serie pudiera prolongarse
durante toda la noche. La sonrisa del desconocido seguía siendo tenue. Eso era todo, o
casi todo.
La única mosca en aquel ungüento de éxito interminable era una duda insistente,
derivada quizá de una languidez gradual por parte del Ratonero, una disminución de su
burlona alegría a cada nueva victoria, la duda de si sus destinos en el amplio mundo
estarían relacionados con los resultados en el pequeño mundo de la caja de chaquete.
19
—En este pequeño viaje nocturno al que te llevo, hemos llegado al punto en que
debemos abandonar la horizontal y abrazar la vertical —informó Fafhrd a su camarada
astrónomo, apretándole familiarmente los hombros con el brazo izquierdo y moviendo el
índice derecho ante aquel rostro cadavérico, ambos envueltos por la niebla blanca.
La Muerte de Fafhrd resistió el impulso de zafarse con un gruñido de repugnancia
cercano al vómito. Detestaba que le tocaran, excepto cuando lo hacían hembras de
notable belleza en circunstancias que estaban totalmente bajo su control. Y ahora llevaba
media hora siguiendo a aquella víctima borracha y loca (a veces demasiado cerca de él
para sentirse cómodo, pero no era él quien lo elegía así, no lo quisiera Arth) a través de
una espesa niebla y confiando en que el mismo loco impidiera que se rompieran los
cuellos en hoyos, zanjas y tremedales, soportando que le tocara, le cogiera del brazo y le
palmeara la espalda (a menudo con aquel doblemente repugnante gancho que era tan
parecido a un arma), y escuchando sus palabras farragosas y absurdas acerca de
asterismos de largo cabello, estrellas barbudas, campos de cebada, pastos de ovejas,
colinas, mástiles, árboles y el misterioso continente meridional, todo lo cual habría
agotado la paciencia del mismo Arth, por lo que sólo la mención ocasional del tesoro o los
tesoros a los que le llevaba hacía que la Muerte siguiera a su acompañante sin hundirle
exasperado el cuchillo en los órganos vitales.
Y por lo menos aquellos odiosos abrazos que expresaban fraternal afecto a los que se
había obligado a someterse le permitieron asegurarse, a su vez, de que su víctima no
llevaba bajo la ropa cota de malla o protección de cualquier tipo que obstaculizara el
apropiado curso de las cosas cuando llegara el momento de acuchillarle. Así pues, la
Muerte de Fafhrd se consoló mientras se apañaba del hombre más alto y pesado con la
legítima y amistosa excusa de que quería inspeccionar de más cerca la pared rocosa que
ahora se alzaba a una distancia de tan sólo cuatro o cinco varas. De haber estado más
lejos, la niebla la habría ocultado.
—¿Dices que hemos de escalar esta roca para ver tu tesoro? —inquirió, sin poder
evitar un tono de incredulidad.
—Así es —respondió Fafhrd.
—¿A qué altura? —le preguntó su Muerte.
Fafhrd se encogió de hombros.
—La suficiente para llegar allí. Una distancia corta, de veras. —Movió el brazo
ligeramente a un lado, como para recalcar que era una nimiedad.
—No hay mucha luz para escalar —observó la Muerte con cierto titubeo.
—¿Qué crees que proporciona a la niebla una luminosidad blanquecina una hora
después de la puesta del sol? —replicó Fafhrd—. Hay suficiente luz para escalar, no
temas, y habrá más a medida que subamos. Eres un escalador, ¿no es cierto?
—Sí, claro —admitió el otro tímidamente, callándose que su experiencia se debía
principalmente a la escalada de torres inexpugnables y ciclópeos muros envenenados
detrás de los cuales los blancos de los asesinos más ricos y poderosos tendían a
ocultarse..., algunas de ellas, ciertamente, escaladas difíciles, pero bastante artificiales, y
todas ellas efectuadas en la esfera de los negocios.
Al tocar la áspera roca y verla a pocas pulgadas de su nariz un tanto roma, la Muerte
de Fafhrd experimentó una fuerte repugnancia a poner en serio los pies o las manos en
ella. Por un instante sintió la poderosa tentación de desenvainar su daga y poner fin de
inmediato al asunto con un rápido golpe hacia arriba por debajo del esternón, o el astuto
golpe desde atrás, en la base del cráneo, o el bien conocido tajo bajo la oreja en el ángulo
de la mandíbula. Nunca había tenido a su víctima más desprevenida, de eso estaba
seguro.
Dos cosas le impidieron ceder a la tentación. En primer lugar, jamás había tenido la
sensación de disponer de un público tan completamente bajo su control como le había
ocurrido aquella tarde y noche en la taberna del Naufragio, ni tampoco había tenido una
víctima que comiera sin temor de su mano, que caminara tan confiada hacia su propia
destrucción, como decían en el oficio. Y eso le producía la sensación de estar intoxicado
aunque estaba sobrio del todo, le hacía sentirse como un dios que puede hacer cualquier
cosa, y quería prolongar al máximo posible aquella maravillosa excitación.
En segundo lugar, las constantes referencias de Fafhrd a un tesoro, y la manera en que
la invitación a escalar un pequeño montículo para verlo encajaba en sus sueños del
Yermo Frío, en los que Fafhrd aparecía como un dragón que custodiaba oro en una
caverna montañosa, todo esto se combinó para persuadirle de que los Hados intervenían
en los acontecimientos de aquella noche, y el más joven de ellos, un Hado femenino, se
quitaba el velo que le cubría el rostro para mostrarle sus labios de rubí y pronto las joyas
más privadas de su persona.
—No tienes que preocuparte por la roca, es bastante segura y sólo has de usar mis
asideros de manos y pies —le dijo Fafhrd con impaciencia mientras avanzaba hasta la
superficie de la roca y empezaba la escalada acompañado por los ásperos chasquidos
metálicos que producía el gancho.
Su Muerte se quitó el manto corto y la capucha que llevaba, aspiró hondo y, en un
pequeño rincón de su mente, pensó: «Bueno, por lo menos este loco no podrá
manosearme más mientras trepamos... ¡Eso espero!». Entonces trepó detrás de Fafhrd
como una araña gigante.
Tanto Fafhrd como el Ratonero tuvieron suerte de que sus Muertes no se hubieran
molestado en examinar con atención el paisaje y la geografía de la Isla de la Escarcha
cuando llegaban al puerto. (Habían pasado la mayor parte del tiempo en sus camarotes,
asumiendo sus respectivos papeles.) De otro modo quizás habría sabido que ahora
estaba escalando la Torre de los Duendes.
20
En la taberna del Naufragio el Ratonero sacó un seis doble, el único resultado que le
permitiría ganar sus últimas cuatro fichas y dejar la sola ficha que le quedaba a su
contrario encallada a un punto de casa. Alzó el dorso de la mano para ocultar un gran
bostezo y miró al otro enarcando inquisitivamente una ceja.
La Muerte del Ratonero asintió de un modo bastante amigable, aunque su sonrisa era
apenas una mueca, y dijo:
—Sí, podemos considerar finalizados mis esfuerzos. ¿Eran ocho las jugadas o siete?
No importa. Buscaré mi desquite en alguna otra ocasión. El Hado es tu chica esta noche,
y te ofrece tanto el cono como el agujero del culo, eso es evidente.
Un suspiro colectivo de alivio por parte de los espectadores puso fin al silencio
generalizado. Sentían la relajación de la tensión acumulada tanto como los dos jugadores,
y a la mayoría de ellos les parecía que el Ratonero, al vencer a aquel desconocido,
también había dispersado los extraños temores que antes dominaban el ambiente de la
taberna y corrían a lo largo de sus nervios.
—¿Un trago para brindar por tu victoria y atemperar mi derrota? —preguntó
amablemente la Muerte del Ratonero—. ¿Un gahveh caliente, quizás? ¿Con aguardiente?
—No, señor —dijo el Ratonero con una ancha sonrisa mientras recogía varios cortos
rimeros de piezas de oro y plata y, haciendo embudo con una mano, las echaba en su
bolsa—. Debo llevar a estos relucientes muchachos a casa y presentarles a sus
compañeros de celda. Las monedas prosperan mejor en prisión, como dice mi amigo
Groniger. Pero, señor, ¿no querréis acompañarme en ese viaje, ayudarme a escoltarlos?
Allí podremos beber. —El brillo de sus ojos no tenía nada que ver con el júbilo de un
avaro—. Un amigo que ha discernido al perezoso arbóreo y ha visto la pantera negra...
Ambos sabemos que existen tesoros misteriosos y asuntos de interés comparados con
los cuales este tintineante metal no es más que eso. Ansío mostrarte alguno. Te intrigará.
Al oír la palabra «tesoro», su Muerte aguzó los oídos tal como había hecho su
compañero asesino cuando Fafhrd la pronunció. La némesis en ciernes del Ratonero
también había soñado en el Yermo Frío, las penalidades de la larga y peligrosa travesía
habían aguijoneado sus apetitos, así como las irritantes pérdidas que había tenido que
soportar aquella noche. Y también él estaba convencido de que el destino se pondría de
su parte, aunque por la razón contraria. Un hombre que había tenido una suerte tan
increíble en el juego de chaquete, por fuerza tenía que ser fulminado por un rayo de
desgracia en la siguiente cosa que intentara.
—Te acompañaré con gusto —le dijo en voz baja, al tiempo que se levantaba con el
Ratonero e iba con él hacia la puerta.
—¿No recoges los dados y las fichas? —le preguntó el de gris—. Es una caja muy
bonita.
—Que se la quede la taberna como recuerdo de tu magistral victoria —replicó la Muerte
con una especie de contenida grandilocuencia, y movió el brazo a un lado como si
apartara una flor imaginaria.
De ordinario, semejante conducta habría puesto al Ratonero sobre aviso, despertando
todas sus peores sospechas, pues sólo los bribones pretendían tener una generosidad
tan desprendida. Pero la locura con que Mog le había maldecido le poseía de nuevo, y
olvidó el asunto con una sonrisa y un encogimiento de hombros.
—Sí, al fin y al cabo son triquiñuelas —convino.
De hecho, la actitud de ambos hombres era ahora tan informal, por no decir frívola, que
muy bien podrían haber salido de la taberna y perderse en la niebla sin que nadie
reparase en ellos, excepto, naturalmente, el viejo Ourph, el cual se volvió lentamente para
observar cómo salía el Ratonero, meneó la cabeza con una expresión entristecida y
reanudó sus meditaciones, reflexiones o lo que fueran.
Afortunadamente, en la taberna también había algunos profunda e inteligentemente
preocupados por el Ratonero y libres del fatalismo mingol. Cif no se sintió impulsada a
correr hacia el Ratonero cuando éste venció. Tenía la profunda sensación de que aquella
noche estaba en juego algo más que unas partidas de chaquete, la convicción demasiado
persistente de que había algo claramente vil en el desconocido, y sin duda otros
parroquianos habían compartido esas mismas sensaciones. Pero al contrario que la
mayoría de ellos, el alivio que pudiera haber experimentado no desvió su atención del
Ratonero por un solo instante. Cuando el hombrecillo y su doble de mala catadura
cruzaron el umbral, Cif se apresuró a seguirles.
Pshawri y Mikkidu le pisaron los talones.
Vieron a los dos delante de ellos como tenues glóbulos, sombras en la niebla blanca,
por así decirlo, y los siguieron a la distancia mínima necesaria para no perderlos
totalmente de vista. Las sombras se movieron de un lado a otro y callejón abajo, hicieron
una breve pausa y luego reanudaron su camino por detrás del edificio, construido con
grandes maderos grises de barcos naufragados, que contenía la sala del consejo.
Sus perseguidores no encontraron a nadie más que se aventurase en la niebla. El
silencio era profundo, tan sólo quebrado de vez en cuando por el sonido goteante de la
bruma que se condensaba y algunos retazos de conversación procedentes del Ratonero y
su acompañante, demasiado tenues y huidizos para entenderlos. El conjunto daba una
impresión fantasmal.
En la esquina siguiente las sombras volvieron a detenerse y luego la doblaron.
—Está siguiendo su ruta matutina habitual —susurró Mikkidu.
Cif asintió, pero Pshawri cogió a Mikkidu del brazo y se llevó un dedo a los labios para
advertirle que callara.
La suposición del segundo lugarteniente era cierta: siguieron a sus presas hasta el
cuartel recién construido y vieron que el Ratonero hacía una ligera reverencia para que su
doble entrara primero. Pshawri y Mikkidu esperaron un poco y luego se quitaron las botas
y entraron con la mayor cautela.
Cif tuvo otra idea. Avanzó sigilosamente a lo largo del edificio, hacia la puerta de la
cocina.
En el interior, el Ratonero, que apenas había pronunciado una docena de palabras
desde que abandonaron la taberna del Naufragio, indicó diversos objetos a su invitado y
aguardó sus reacciones.
Esto hizo entrar a su Muerte en un estado de considerable perplejidad. Su futura
víctima le había dicho algunas palabras acerca de un tesoro o varios tesoros, luego le
había llevado afuera y, con una expresión misteriosa, había señalado un punto en el suelo
del callejón. ¿Qué podía significar aquello? Ciertamente, el terreno hundido a veces
indicaba algo enterrado allí... un cuerpo asesinado, en general. Pero ¿quién enterraría un
tesoro en el callejón de un insignificante puerto marítimo nórdico, o un cadáver, ya
puestos a ello? No tenía sentido.
A continuación, el desconcertante individuo vestido de gris había repetido la misma
monserga en una esquina detrás de un edifico de madera extrañamente desgastada por
la acción de los elementos y de aspecto pesado. Por un momento eso pareció conducir a
alguna parte, pues había algo opalescente alojado en una de las grandes vigas y su
tonalidad hacía pensar en perlas y un tesoro. Pero cuando se agachó para examinarlo,
resultó ser tan sólo una concha marina sin valor que Arth sabía cómo se habría incrustado
en la madera gris.
Y ahora el enigmático individuo, sosteniendo una lámpara que había encendido, estaba
en un dormitorio con varios camastros, al lado de un armario que acababa de abrir y que
no parecía contener gran cosa.
—¿Un tesoro? —musitó en tono dubitativo la Muerte del Ratonero, inclinándose hacia
adelante para examinarlo de cerca.
El Ratonero sonrió y meneó la cabeza.
—No, agujeros de ratones —susurró a su vez.
El otro retrocedió, incrédulo. ¿Acaso los sesos del magistral jugador de chaquete se
habían convertido en gachas? ¿Algo flotante en la niebla le había arrebatado el juicio?
¿Qué estaba ocurriendo? Tal vez sería mejor que sacara el cuchillo y lo despachase en
seguida, antes de que la situación se hiciera demasiado confusa.
Pero el Ratonero, que seguía sonriendo alegremente, como si se anticipara a las
maravillas que iban a contemplar, señaló con la mano libre un corto pasillo y luego una
sala más pequeña con sólo dos camastros, mientras la lámpara que sostenía al lado de la
cabeza hacía que las sombras reptaran a su alrededor y se deslizaran a lo largo de las
paredes.
Mirando a su Muerte, abrió la puerta de un armario más ancho, se estiró cuanto pudo y
alzó su lámpara al máximo, como si dijera: «¡Mira!».
El armario contenía por lo menos media docena de estrechos estantes con la superficie
cubierta por un liso paño negro, y en ellos estaban pulcramente dispuestos entre un millar
y una miríada de minúsculos objetos, como si fuesen otras tantas monedas exóticas y
piedras preciosas. Como si lo fueran, en efecto..., pero en cuanto a lo que eran realmente
aquellos objetos... recordad las nueve fruslerías que el Ratonero había colocado sobre la
mesita de noche de Cif tres meses atrás..., imaginadlos multiplicados por mil... el botín de
tres meses escrutando el suelo..., el botín de noventa días dedicando toda la atención a lo
ínfimo... y os haréis una idea de la extraña colección que el Ratonero estaba mostrando a
su Muerte.
Y mientras su Muerte se inclinaba para examinarlo mejor, deslizando su mirada
incrédula de un lado a otro de los estantes, la sonrisa de triunfo desapareció del rostro del
Ratonero y fue sustituida por la misma expresión de desesperada nostalgia que tenía
cuando le habló a Fafhrd de su anhelo por las pequeñas cosas de Lankhmar.
21
—Hemos llegado al terreno de la fiesta —le dijo Afreyt a Skor mientras avanzaban a
través de la niebla—. Mira cómo está pisoteada la hierba. Ahora tratemos de encontrar la
Torre de los Duendes.
—Eso está hecho, señora —replicó el hombre, dirigiéndose a la derecha mientras ella
lo hacía a la izquierda—. Pero ¿por qué estás tan segura de que el capitán Fafhrd ha ido
allí?
—Porque le ha dicho a Groniger que iba a volar —dijo ella alzando la voz para que
Skor la oyera bien a pesar de la creciente distancia entre ellos—. Antes Groniger había
dicho que nadie podría escalar la Torre de los Duendes sin alas.
—Pero el capitán podría —le gritó Skor, que la había comprendido perfectamente—
pues escaló Stardock. —Y, aunque no lo dijo en voz alta, pensó que eso había sido antes
de que perdiera una mano.
Momentos después avistó una sólida masa vertical y gritó que había dado con lo que
estaban buscando. Cuando Afreyt llegó a su lado junto a la pared rocosa, Skor añadió:
—También he encontrado una prueba de que Fafhrd y el desconocido han venido
realmente por aquí, como has deducido que harían.
Y le mostró el manto con capucha de la Muerte de Fafhrd.
22
Seguido de cerca por su Muerte, Fafhrd dejó atrás la niebla para acceder a un mundo
de claridad blanca como el hueso. Desvió la vista de la roca para contemplarlo.
La parte superior de la niebla era un suelo llano y blanco que se extendía al este y al
sur del horizonte, sin que lo interrumpieran copas de árboles, chimeneas o torrecillas de
Puerto Salado o los extremos de los mástiles en el puerto situado más allá. Por encima la
noche estaba tachonada de estrellas, algo desvaídas por la luz de la luna redonda, que
parecía descansar sobre la niebla al sudeste.
—La Luna de los Asesinos en la fase llena —observó con solemnidad—. La luna llena
con el recorrido más breve y bajo de todo el año, y ha venido para felicitar a la noche del
día del Pleno Verano. Ya te dije que habría luz suficiente para escalar.
Por debajo de él, su Muerte saboreó la conveniencia de la situación lunar, pero la luz
no le importó gran cosa. Se sentía más seguro escalando entre la niebla que ocultaba la
altura. Aún se sentía satisfecho consigo mismo, pero ahora deseaba llevar a cabo el
asesinato en cuanto Fafhrd le revelara dónde estaba la cueva o cualquier otro lugar que
albergara el tesoro.
Fafhrd se volvió de nuevo hacia la torre. Pronto ascendieron por el borde de la zona
herbosa. Localizó su flecha con el trapo amarillo y la dejó donde estaba, pero cuado llegó
a la de Afreyt tendió precariamente el brazo, la cogió con el gancho y se la colocó por
debajo del cinturón.
—¿Falta mucho más? —le gritó su Muerte desde abajo.
—Cuando termine la hierba —respondió Fafhrd—. Entonces cruzaremos hasta el lado
opuesto de la roca, donde hay una covachuela que ofrecerá a nuestros pies un buen
apoyo mientras contemplamos el tesoro. ¡Ah, cómo me alegro de que hayas venido
conmigo esta noche! Sólo espero que la luna no le reste demasiada brillantez.
—¿Cómo es eso? —inquirió el otro, algo perplejo, aunque considerablemente
estimulado por la mención de una cueva.
—Ciertas joyas brillan mejor sólo con su propia luz —respondió Fafhrd de un modo
bastante críptico. El gancho chocó con el siguiente asidero y produjo una rociada de
chispas blancas—. Esta roca debe de contener pedernal —observó—. Mira, amigo, los
minerales tienen muchas maneras de producir luz. En Star—dock, el Ratonero y yo
encontramos unos diamantes tan transparentes que sólo revelaban su forma en la
oscuridad. Y hay animales que brillan, en particular las avispas relucientes, las moscas
diamantinas, los escarabajos de fuego y las abejas nocturnas. Lo sé porque me han
picado, mientras que en las junglas de Klesh he encontrado arañas voladoras luminosas.
Ah, ya hemos llegado al cruce. —Empezó a moverse lateralmente, dando grandes
zancadas.
Su Muerte le imitó, apretando el paso tras él. Los asideros de pies y manos parecían
allí más seguros, mientras que en la hierba había estado a punto de perder un asidero en
dos ocasiones. Veía más allá de aquella cara de la torre rocosa que habían escalado. Las
cosas parecían suceder con más rapidez mientras que, simultáneamente, el tiempo le
tendía la mano..., señal segura de que se aproximaba el momento culminante. No quería
más charla, ¡sobre todo lecciones de historia natural! Aflojó el largo cuchillo en su vaina.
¡Pronto! ¡Pronto!
Fafhrd se estaba preparando para dar el paso que le dejaría exactamente delante de la
somera depresión que, a primera vista, parece una boca de caverna. Era consciente de
que su cama—rada astrónomo se le arrimaba. En aquel momento, aunque era evidente
que los dos estaban a solas en la roca, oyó una risa breve y seca, que ninguno de ellos
había emitido pero que, sin embargo, sonaba como si procediera de alguien muy próximo.
Y por alguna razón aquella risa le inspiró o aguijoneó para que, en vez de dar el paso que
tenía pensado, diera uno mucho más largo que le llevó más allá de la aparente boca de
cueva, poniendo el pie izquierdo en el extremo del saledizo, mientras su mano derecha
buscaba un asidero más allá de la somera depresión, de modo que todo su cuerpo
rebasara el extremo de la cara rocosa. Confiaba en que así vería la estrella barbuda que
era actualmente su tesoro más preciado y que, hasta aquel mismo momento, la Torre de
los Duendes le había ocultado.
En aquel mismo momento su Muerte, que había previsto a la perfección todos los
movimientos de su víctima excepto el último súbitamente inspirado, le atacó, y su daga,
en vez de hundirse en la espalda de Fafhrd, golpeó contra la piedra en la somera
depresión y se partió. Tambaleante y lleno de sorpresa, el frustrado asesino trató de
mantener el equilibrio.
Fafhrd miró atrás, percibió el ataque traicionero y, sin pensarlo dos veces, con el pie
que tenía libre dio una patada a su atacante en el muslo. A la luz de un blanco óseo de la
Luna de los Asesinos, la Muerte de Fafhrd cayó desde lo alto de la roca y, golpeando la
herbosa cuesta una o dos veces, se silueteó por un instante agitando sus largos
miembros contra el suelo de blanca niebla hasta que ésta le engulló, a él y al grito que
empezó a lanzar. Se oyó un ruido sordo que, a pesar de su lejanía, daba una satisfactoria
sensación de finalidad.
El norteño giró de nuevo alrededor del extremo del precipicio. Sí, su estrella barbuda,
aunque eclipsada por la potente luz de la luna, era claramente discernible. Gozó
observándola, con un placer que era remotamente afín al de contemplar a una muchacha
desnudarse en una oscuridad casi completa.
—¡Fafhrd! —oyó que le llamaban—. ¡Fafhrd!
Por Kos, se dijo, era Skor quien le gritaba. ¡Y Afreyt! Desando con cautela sus pasos
por el saledizo y una vez alcanzado un asidero seguro, gritó:
—¡Eh! ¡Eh, los de abajo!
23
En el cuartel de Puerto Salado las cosas se desarrollaban con rapidez y mucho
nerviosismo, sobre todo por parte de la Muerte del Ratonero, el cual estuvo a punto de
acuchillar impulsivamente a aquel idiota, lleno de insoportable repugnancia ante aquel
increíble museo ratonil de basura que le enseñaba como si fuese alguna clase de tesoro.
A punto estuvo, sí, pero entonces oyó un ligero ruido como de pisadas que parecía
originarse en el edificio donde estaban, y nunca era conveniente asesinar cuando podía
haber testigos cerca, si era posible adoptar otro proceder.
Observó al Ratonero, que ahora parecía algo decepcionado (¿habría esperado el muy
idiota que le alabara por aquella exhibición de basura?), cerraba la puerta del armario y le
hacía señas para recorrer de nuevo el corto pasillo y cruzar una tercera puerta. El asesino
le siguió, aguzando el oído por si percibía una repetición del ruido de pisadas u otro
sonido. Las móviles sombras que ahora lanzaba la lámpara eran un poco enervantes,
pues sugerían seres acechantes, observadores ocultos. Por lo menos aquel idiota no
había depositado en aquel armario de basura las monedas de oro y plata que le había
ganado en el juego, por lo que presumiblemente existía aún la esperanza de ver a sus
«compañeros de celda» y algún tesoro verdadero.
Ahora el Ratonero señalaba, pero de una manera más bien vaga, las características de
la que parecía ser una cocina bien equipada: fogones, hornos, etcétera. Golpeó un par de
grandes perolas de hierro, pero sin gran entusiasmo, arrancándoles tonos apagados,
sepulcrales.
Pero sus ademanes se avivaron un poco y por lo menos el espectro de una sonrisa
jubilosa retornó a sus labios cuando abrió la puerta trasera y salió a la niebla, haciendo
una seña a su Muerte para que le siguiera. El individuo así lo hizo, con un aspecto exterior
relajado, pero interiormente alerta como un cuchillo desenvainado, preparado para
cualquier acción.
Casi de inmediato, el Ratonero se agachó, asió una argolla y levantó una pequeña tapa
circular, mientras sostenía en alto la lámpara, cuyos rayos reflejaban la blancura de la
niebla pero no ayudaban mucho a la visión. La Muerte del Ratonero se inclinó hacia
adelante para mirar el interior del orificio recién abierto.
Entonces las cosas sucedieron con mucha rapidez. Se oyó mido de pasos y un sonido
sordo procedentes de la cocina. (Era Mikkidu, que había caído al pisarse la punta de su
propia media.) La Muerte del Ratonero, cuyos nervios estaban torturados más allá de lo
soportable, se apresuró a desenvainar su daga, pero un instante después cayó por la
boca del pozo negro con la daga de Cif clavada en una oreja. La había arrojado desde
donde estaba, apoyada en la pared apenas a una docena de pies de distancia.
Y en algún momento, junto con estas acciones, se oyó un breve gruñido y una risa
breve y seca. Pero ésas fueron cosas que más tarde Cif y el Ratonero afirmaron haber
oído. Por el momento el Ratonero se limitó a sostener su lámpara, contemplar el cadáver
en el fondo del pozo y decir a Cif, Pshawri y Mikkidu cuando se le acercaron:
—Bueno, nunca podrá desquitarse de la derrota de esta noche, de eso no hay duda.
¿O acaso los fantasmas juegan al chaquete? Por Mog que he oído hablar de fantasmas
que juegan al ajedrez con los vivos.
24
Al día siguiente, Groniger presidió en la sala del consejo una breve pero muy
concurrida sesión sobre las causas del fallecimiento de los dos pasajeros de La Buena
Nueva. Las insignias y otros distintivos que llevaban encima sugerían que no sólo eran
miembros de la Hermandad de Matadores de Lankhmar, sino que también pertenecían a
la más cosmopolita Orden de los Asesinos. Sometido a un severo interrogatorio, el
capitán de La Buena Nueva admitió que conocía esa circunstancia y le multaron por no
informar de ello al jefe de tráfico portuario de la isla en cuanto su nave atracó. Poco
después Groniger descubrió que eran unos bribones criminales, indudablemente
contratados por extranjeros desconocidos, y que había sido correcto matarlos al primer
intento de practicar su infame profesión en la Isla de la Escarcha.
Pero más tarde le dijo a Cif:
—Ha sido una suerte que le mataras, y con su daga en la mano. Así nadie puede decir
que ha sido un ajuste de cuentas entre los recién llegados a la isla con extranjeros cuya
presencia les atrajo aquí. También resulta muy conveniente que tú, Afreyt, hayas sido
testigo de la muerte del otro.
—¡Vaya si lo he sido! —exclamó la dama—. En su caída pasó a menos de una vara de
nosotros, ¿no es cierto, Skor? Por poco nos aplasta. Y con la mano aferrada a su daga
rota. En el futuro, Fafhrd, debes tener más cuidado cuando te deshagas de tus cadáveres.
Cuando interrogaron a Ourph sobre la críptica advertencia que hizo al Ratonero y
Fafhrd, el viejo mingol explicó:
—En cuanto oí el nombre La Buena Nueva supe que era un barco de mal augurio y era
preciso vigilarlo. Y cuando desembarcaron los dos desconocidos y entraron en la taberna
del Naufragio, los vi como unos esqueletos vestidos y ligeramente luminosos, de manos
huesudas y órbitas sin ojos.
—¿Viste así sus cadáveres cuando se llevó a cabo la investigación? —le preguntó
Groniger.
—No, entonces no eran más que carne muerta, la misma en la que nos convertimos
todos los vivos.
25
En la Tierra de los Dioses, las tres deidades interesadas, un tanto conmocionadas por
el giro final de los acontecimientos y horrorizadas al ver lo cerca que habían estado de
perder a sus fieles principales, levantaron las maldiciones que pesaban sobre ellos tan
rápido como les fue posible. Otras personas interesadas tardaron más tiempo en recibir la
noticia y les costó darle crédito. La Orden de los Asesinos anotó a las dos Muertes como
«retrasados» en lugar de «desaparecidos», pero se dispuso a efectuar las inevitables
compensaciones a Arth—Pulgh y Hamomel. Entretanto, Sheelba y Ningauble,
considerablemente irritados, empezaron a idear nuevas estratagemas para procurar el
regreso de sus chicos de recados y piedras de toque favoritos.
26
En el instante en que los dioses levantaron sus maldiciones, las extrañas obsesiones
del Ratonero y Fafhrd se desvanecieron. Sucedió cuando estaban reunidos con Afreyt y
Cif, los cuatro comiendo al aire libre en el patio de Cif. El único signo exterior fue que los
ojos de los dos héroes se agrandaron con una expresión de incredulidad, mientras
miraban fijamente y luego sonreían a nada en particular.
—¿Qué idea deliciosamente escandalosa se os acaba de ocurrir? —les preguntó
Afreyt, y Cif añadió:
—¡Tienes razón! Ha de ser algo así. ¡Os conocemos desde hace tiempo!
—¿Es tan evidente? —replicó el Ratonero.
Fafhrd farfulló:
—No, no es nada de eso, es... No, todos tenéis que oír esto. ¿Sabéis esa manía por
las estrellas que me dio recientemente? ¡Bueno, pues ha desaparecido! —Alzó la vista—.
¡Por Issek, ahora puedo mirar el cielo azul sin verlo cubierto por las motas negras de las
estrellas que estarían ahí si fuese de noche!
—¡Por Mog! No tenía idea, Fafhrd, de que tu pequeña locura te tuviera apretado en su
puño con tanta fuerza como a mí la mía, pues ya no siento el impulso de examinar
atentamente cualquier minúsculo objeto que esté a menos de cincuenta varas de
distancia. Es como ser un esclavo que se ha liberado.
—Se acabó el hacer de trapero, ¿eh? —dijo Cif—. ¿Ya no irás más por ahí en tus giras
de inspección con el espinazo doblado?
—No, por Mog —respondió el Ratonero, pero añadió—: Aunque, desde luego, las
cosas pequeñas pueden ser tan interesantes como las grandes. De hecho, existe todo un
mundo diminuto de...
—Ay, ay, será mejor que vayas con cuidado —le interrumpió Cif, alzando un dedo.
—Y las estrellas también tienen un interés considerable, dejando de lado mi antinatural
encaprichamiento de ellas —dijo Fafhrd testarudamente.
—Pero ¿a qué creéis que ha sido debido? —inquirió Afreyt—.
¿Creéis que algún mago os hechizó? ¿Tal vez ese Ningauble del que me hablaste,
Fafhrd?
—Sí, o esa Sheelba de la que hablas en sueños, Ratonero —dijo Cif—. Y dime, ¿no es
una vieja amante?
Los dos hombres tuvieron que admitir que esas explicaciones eran posibilidades
remotas.
—O puede que hayan intervenido otros seres misteriosos e incluso ultramundanos —
propuso Afreyt—. Sabemos que la reina Skeldir, bendita sea, ha participado, a juzgar por
la cálida risa que oíste. Y también Gusorio, por muy a la ligera que te lo tomes. Cif y yo
oímos esos gruñidos.
Con una expresión en sus ojos medio maliciosa y medio seria, Cif inquirió:
—¿Y no se os ha ocurrido a ninguno la posibilidad de que, puesto que las advertencias
de Skeldir fueron para vosotros, los hombres, seáis transmigraciones de ella? ¿Y nosotras
—¡Skeldir nos ampare!— del Gran Gusorio? ¿O eso os desconcierta?
—De ningún modo ^respondió Fafhrd—. Dado que la trasmigración sería tal prodigio,
capaz de enviar el espíritu de una mujer o un hombre al interior de un animal, o viceversa,
un mero cambio de sexo no nos sorprendería en absoluto.
27
La caja de chaquete de las dos Muertes fue conservada en la taberna del Naufragio
como una especie de curiosidad, pero se observó que pocos la usaban para jugar y que,
cuando lo hacían, no les salían buenas jugadas.
4 - El Ratonero desciende
1
Dice un antiguo proverbio en el mundo de Nehwon que los destinos de los héroes que
quieren retirarse, o de los aventureros que deciden sentar la cabeza, engañando así a su
público de sinceros admiradores, dice, pues, que los destinos de tales hombres pueden
ser mucho más lastimosos que el de una princesa de Lankhmar embarcada a la fuerza
como camarera de a bordo en un mercante ilthmarés que realiza la travesía penosamente
larga a la tropical Klesh o la helada No—Ombrulsk. Y basta que tales héroes aludan
vagamente a una «última aventura» para que sus partidarios más ruidosos y sus
seguidores más ardientes exijan que como mínimo termine en espectacular muerte y
condenación, sufridas mientras luchaban contra invencibles fuerzas superiores y
disfrutando de la enemistad de los archidioses más viles.
Así pues, cuando aquellos dos héroes ocurrentes y sagaces, el Ratonero Gris y Fafhrd,
no sólo abandonaron la ciudad de Lankhmar (donde se dice que tiene lugar más de la
mitad de la actividad de Nehwon) para servir a las oscuras mujeres libres Cif y Afreyt, de
la solitaria Isla de la Escarcha, en el extremo norte, sino que también prolongaron su
estancia allí durante dos años y luego tres, tanto los sabihondos como los chismosos
dignos de confianza empezaron a decir que los dos héroes estaban coqueteando con un
destino semejante.
Ciertamente, su expedición polar parecía haber comenzado bastante bien, incluso
espectacularmente, pues llegaban hasta Lankhmar informes de su aprehensión y
adiestramiento (o doma) de pequeñas bandas de aventureros locos como ellos mismos
para que les sirvieran, y luego se supo de una gran victoria: arrojaron a la gélida isla de
filosóficos pescadores a una numerosa partida bifurcada de suicidas mingoles marinos
invasores, y durante el combate tuvieron a favor a dos dioses forasteros de extraños
nombres, Loki y Odín, y también trataron de una manera irresponsable a los cinco iconos
de oro de la Razón, que eran el principal tesoro de la isla atea y, en general, se burlaron
de los habitantes de la isla, gentes gruñonas de lentos movimientos y pocas palabras.
Pero entonces, sobre todo cuando su estancia se prolongó en el frío norte, empezaron
a llegar otros informes que socavaban y disminuían todos estos logros espectaculares. Se
decía que su victoria había sido trivial, psicológica, obtenida mediante la dilación de las
maniobras —lo que en un mundo más familiar habría sido denominado tácticas
fabianas— y que al final no habrían vencido a no ser por un inesperado cambio de los
vientos, la simultánea pero fortuita erupción de los volcanes Luz del Infierno y Fuego
Oscuro y la coincidencia de que surgiera precisamente entonces el terrible Gran
Maelstrom de la isla, que engulló unas cuantas galeras avanzadas de la escuadra mingola
y, así, descorazonó a las restantes.
Aquellos segundos informes seguían diciendo que, lejos de jugar malas pasadas a los
isleños, el Ratonero y Fafhrd entablaban amistad con ellos, imitaban sus sobrias maneras
y obligaban a sus sicarios a hacer lo mismo, transformando a aquellos rateros y bárbaros
guerreros en gentes observantes de la ley, marineros, pescadores, mecánicos e incluso
carpinteros que se pasaron un año entero construyendo un cuartel para ellos mismos y
sus jefes.
Decían que en vez de tomarse a broma los iconos de oro, Fafhrd los había rescatado
de una diablesa marina aficionada al latrocinio, procedente del imperio hundido de
Simorgya, a la que el Ratonero había frustrado posteriormente en el curso de una travesía
comercial a No—Ombrulsk en busca de madera y grano para la república aislada por el
mar, necesitada de madera y hambrienta de grano.
Decían, además, que él, el Ratonero, había utilizado el quinto icono, el esquelético
Cubo del Trato Limpio, encajada en él la antorcha sagrada del extraño dios del fuego,
Loki, y que contenía la esencia de ese dios, lanzándolo con su honda al centro de aquel
gran torbellino después de que hubiera engullido las naves mingolas, aquietando
mágicamente para siempre sus mortíferas espirales antes de que se tragara también a la
desvencijada flota de la isla. Y el cubo yació cómodamente en la arena y recubierto de
limo en el centro de las fauces del torbellino, a diecisiete brazas de profundidad,
convertido en un preciso, pesado y útil núcleo de leyendas y cebo para buscadores de
tesoros, que mantenía al Maelstrom inactivo y aprisionaba a un dios.
Finalmente, los informes decían que en vez de engañar y abandonar a Cif y Afreyt,
como habían hecho otras veces con patrones y amantes por igual, los dos truhanes y
libertinos repugnantemente reformados estaban muy ocupados cortejando a las dos
mujeres libres, sin duda con vistas a unas largas relaciones mutuamente beneficiosas.
Estos rumores secundarios inquietantes, o mejor todavía, escandalosos, hicieron que
muchos dieran por fin crédito a una temprana noticia que había sido recibida con
incredulidad generalizada: que en la batalla final y casi incruenta con los mingoles, Fafhrd
había perdido de alguna manera la mano izquierda, a la que acabó sustituyendo por una
pieza de cuero diseñada de tal manera que le servía para usar el arco, el tenedor, el
cuchillo..., todo un juego de herramientas. En esto vieron que se cumplía parte del
proverbio nehwoniano acerca de las penalidades que afligen a los héroes que intentan
apearse de sus destinos gloriosos y emocionantes. Por fin la suerte de Fafhrd y el
Ratonero Gris les había dado la espalda, se decía, y ahora se hallaban en el camino hacia
el olvido.
Quienes creían esto —y eran muchos— también estaban dispuestos a aceptar la
noticia de que los mentores magos de los dos héroes, Sheelba del Rostro sin Ojos y
Ningauble de los Siete Ojos, se habían vuelto contra ellos decepcionados y disgustados, y
habían pedido a sus dioses irresponsables —el aracnoide Mog, Issek, el de las muñecas
fláccidas, y el piojoso Kos— a infligirles la maldición de la ancianidad, convirtiéndoles
prematuramente en viejos excéntricos. De manera similar, la noticia secreta de que unos
personajes no menos ilustres y poderosos que el señor supremo de Lankhmar y el Gran
Maestre de su Gremio de Ladrones habían enviado asesinos a la Isla de la Escarcha para
eliminar a los dos héroes se difundió entre quienes creían su caída en desgracia. Incluso
cuando se supo en aquellas tierras sureñas que los dos héroes deslucidos se las habían
arreglado en el último momento para sacudirse de encima la maldición de la ancianidad,
sus detractores se apresuraron a señalar que eso no era un tanto a su favor, puesto que
no habrían podido salir del apuro sin la ayuda de Cif, Afreyt y la Diosa Luna de aquellas
dos damas.
Aquellos detractores sostenían que Fafhrd y el Ratonero se precipitaban hacia su ruina
por haber desdeñado sus apropiados papeles de héroes y, al mismo tiempo, villanos y
buscar un cómodo refugio para sus años de declive, y en cuanto algún dios como es
debido (¡Kos, Mog e Issek no tenían la menor importancia!) se acercaran al oído de la
Muerte en su castillo del Reino de las Sombras y vertieran en él unas palabras, los dos
amigos estarían sentenciados.
Ahora bien, si estas críticas y sombrías predicciones hubieran llegado a oídos de los
dos héroes a los que iban dirigidas, Fafhrd podría haber replicado que él había ido al
norte aceptando un atrevido reto y que desde entonces no le habían faltado problemas y
amenazas. En cuanto a la mano, la había perdido al salvar las vidas de su querida Afreyt
y las tres niñas acolitas de la Diosa Luna, y procuraba compensar del mejor modo posible
aquella deficiencia, de modo que las críticas eran inmotivadas. En cuanto al Ratonero Gris
podría haber respondido: «¿Qué esperaban los necios?». Durante sus años de activo
heroísmo nunca había trabajado tan duro como lo hacía allí, en el severísimo clima ártico,
responsable no sólo de su docena de estúpidos aprendices de ladrón y héroe bajo las
órdenes de sus apenas menos imbéciles lugartenientes Mikkidu y Pshawri, y de su dama
Cif así como las servidoras de ésta, sino también, en ocasiones, de los bárbaros
guerreros de Fafhrd y, además, la mitad de los habitantes de la isla.
Sin embargo, a pesar de estas protestas, cada uno de los héroes notaba a veces que
un deprimente escalofrío erizaba sus cortos cabellos, pues ambos sabían cuan cruel e
irrazonablemente exigentes pueden ser los públicos y cuan interminablemente severa la
enemistad de los dioses que se iban desenmarañando lentamente en un mundo que de
vez en cuando imita con gran astucia al de la fantasía y la aventura romántica, a fin de
mantener a sus criaturas interesadas y en movimiento para evitar que se hundan en la
negra desesperación o la aburrida inactividad.
2
Pshawri, el joven y delgado lugarteniente del Ratonero Gris, estaba sentado con la
cabeza gacha, aspirando el aire honda y lentamente en la bancada de bote en la popa del
esquife velero Kringle, anclado en plena calma chicha a dos leguas lankhmarianas al este
de la Isla de la Escarcha, por encima del centro oscuro del Gran Maelstrom, que llevaba
aquietado un período sin precedentes de diecisiete lunas, aunque cuando emprendía su
vertiginoso movimiento espiral era un rugiente monstruo acuático devorador de naves.
El sol de mediodía, en aquella Luna de los Sátiros correspondiente al verano tardío,
caldeaba su desnudez magra y membruda mientras contemplaba las cinco lisas piedras
plomizas, cada una del tamaño cíe su cabeza, que reposaban en el fondo del esquife. De
una correa alrededor de su cintura pendía una daga envainada y bien engrasada y un
saco de fuerte red de pesca, su boca señalada y mantenida abierta por un círculo de
junco. Cada vez que inhalaba, la correa le apretaba el esbelto costado justamente por
encima de donde tres lunares grisáceos formaban un discreto triángulo equilátero en su
cadera izquierda.
Apoyado en la borda, frente a él, se avellanaba su camarada de navegación que había
jurado secreto, el alto segundo sargento de Fafhrd, Skullick, el cual, también delgado pero
con un volumen que resultaba cómico, dejó de mirar perezosa y dubitativamente a
Pshawri, para darse media vuelta y examinar a través del agua casi transparente el fondo
marino a diecisiete brazas de profundidad, un fondo de arena clara teñida de verde por la
distancia que la separaba de la superficie. Skullick veía la pequeña sombra del Kringle y
la cuerda del ancla que descendía casi verticalmente desde la oscura agrupación de
rocas que señalaban las fauces del torbellino y, a su alrededor, las vagas formas de los
barcos naufragados que llevaban largo tiempo esperando a que las tormentas y la propia
acción del torbellino los elevaran y arrastraran sus maderos hasta la playa de los Huesos
Calcinados, donde los recogerían los isleños necesitados de madera.
—Todo despejado por ahora —dijo en voz baja por encima del hombro—, ni una raya
atigrada ni un negro heterodón, ni un solo pez grande o pequeño. No obstante, provisto
de mi junquillo, podrías tratar de descubrir y recoger el regalo que quieres hacerle al
Capitán Ratonero en tu primera zambullida, antes de revolver la fina arena o despertar a
algún devorador de hombres. La mejor manera sería avanzar, utilizando los pies como
timón, hasta el naufragio más idóneo y explorar cuidadosamente en busca de destellos de
tesoro, para recogerlo con celeridad. Cualquier objeto metálico sería para él un buen
recuerdo de su victoria sobre la flota de los mingoles soleados cuando salvó a las naves
de la Escarcha. No te empeñes en encontrar al mismo apaciguador dorado del torbellino
—y al decir esto su voz se dulcificó—, el esquelético cubo de doce bordes, pequeño como
el puño de una niña, con la negra antorcha, convertida en cenizas apelmazadas, encajada
en él y que es todo lo que queda en Nehwon del extraño dios Loki que nos enloqueció a
los isleños hace un año y cinco lunas, cuando el Maelstrom mostró su furia por última vez.
Las capturas pequeñas y rápidas son mejores, como más de una vez he oído que le decía
tu capitán al mío, cuando le parecía que los sueños de Fafhrd eran demasiado
grandiosos.
Pshawri no respondió a este verboso palique con palabra o gesto alguno, ni dejó de
respirar profunda y rítmicamente, como si se estuviera dando un festín de aire. Finalmente
alzó el rostro para mirar tranquilamente más allá de Skullick hacia la costa de la isla, baja
en casi toda su extensión, excepto al norte, donde el volcán Fuego Oscuro humeaba
levemente y los escarpados riscos con franjas de hielo se alzaban más allá.
Desvió la mirada del volcán y la dirigió al sur, donde cinco nubes de forma nítida habían
llegado desde el oeste, como una flotilla de galeones con altos castillos de popa y velas
blancas como la nieve.
Skullick, que había seguido la dirección de la mirada de Pshawri, dijo de repente:
—Juraría que he visto antes esas cinco nubes.
Pshawri utilizó el aliento de una de sus lentas exhalaciones para decir como en un
ensueño:
—¿Crees que las nubes tienen ser y alma como los hombres y los barcos?
—¿Por qué no? —respondió Skullick—. Creo que así sucede con todas las cosas
mayores que los piojos. En cualquier caso, esas cinco nubes presagian un cambio en el
tiempo.
Pero Pshawri había fijado ahora su mirada en el ángulo meridional de la isla, donde los
acantilados de Cristal Blanco protegían los tejados bajos, rojos y amarillos, de Puerto
Salado. Más allá de ellos, la baja giba de la Colina del Patíbulo y la alta e inclinada aguja
rocosa de la Torre de los Duendes. Su expresión apenas cambió, pero un observador
astuto podría haber visto que a su serenidad se añadía la solemnidad de quien contempla
quizá por última vez las orillas acogedoras.
Sin interrumpir el ritmo de su respiración, buscó entre el montoncillo que formaban sus
ropas a su lado, encontró una bolsa de piel de topo, de la que extrajo una hoja doblada y
algo sucia, con un sello roto de cera verde en el que había algo escrito con tinta violeta, la
desdobló y examinó rápidamente, como si no la leyera por primera vez.
Dobló de nuevo la hoja y, en un tono neutro, le dijo a Skullick:
—Si, contra toda probabilidad, algo me sucediera ahora, me gustaría que el capitán
Ratonero viera esto. —Tocó el sello roto antes de guardar la hoja en la bolsa de piel de
topo.
Skullick frunció el ceño, pero entonces reflexionó y se limitó a asentir.
Pshawri cogió la piedra más cercana, se la ató a la cintura y se levantó lentamente.
Skullick se levantó también, absteniéndose todavía de hablar.
Entonces el lugarteniente Pshawri, sin que se alterase lo más mínimo la serenidad de
su rostro, saltó por encima de la borda del Kringle con tanta naturalidad como quien entra
en la habitación de al lado.
Antes de su rápido y apenas chapoteante transición desde el reino de los vientos al de
las frías corrientes, Skullick no se olvidó de gritarle alegremente:
—¡Estornuda y atragántate, rómpete un vaso sanguíneo!
Al sumergirse, Pshawri notó que el peso de la piedra se aligeraba, de modo que le
bastaba la mano derecha para sostenerla contra su cuerpo. Abrió los ojos y rodeó con el
brazo izquierdo la cuerda del ancla a su lado, dirigiendo su descenso hacia el
agrupamiento de rocas.
Miró abajo. El fondo aún parecía distante. Entonces, a medida que aumentaba la
presión del agua sobre él, vio que el agrupamiento rocoso se abría lentamente como una
flor oscura de cinco pétalos con un círculo de arena clara en el centro.
Los restos de naufragios diseminados alrededor se hicieron más nítidos y pudo
distinguir el cráneo recubierto de algas verdes del caballo situado en la proa del más
cercano, pero haciendo caso omiso del consejo de Skullick, Pshawri dirigió su descenso
hacia el centro del círculo de arena virgen, donde distinguía algo, un punto ligeramente
más oscuro.
La presión del agua era cada vez más fuerte, los oídos empezaron a latirle y sintió el
primer impulso de exhalar el aire, pero soltó la cuerda del ancla y descendió entre las
enormes rocas dentadas, soltó la piedra y, abalanzándose con ambas manos por delante,
agarró aquel algo central.
Notó que tenía forma cúbica y era suave, pero con algo áspero encajado entre sus
doce bordes. Era asombrosamente macizo para su tamaño, y oponía resistencia al
movimiento. Pshawri se restregó el muslo con uno de los bordes. Poco antes de que la
nube de arena limosa levantada por sus pies y la caída de la piedra lo engulleran, vio un
destello amarillo a lo largo del borde restregado. Se lo llevó a la cintura, encontró la boca
del saco hecho con red de pesca, palpando hasta dar con el círculo de junco, y guardó allí
su trofeo.
Al mismo tiempo una voz seca pareció decirle al oído: «No deberías haber hecho eso»,
y sintió una intensa punzada de culpabilidad, como si acabara de cometer un robo o una
violación.
Sobreponiéndose al pánico, se enderezó, extendió las manos al máximo por encima de
la cabeza y, con un enérgico movimiento de las piernas al tiempo que bajaba con toda su
fuerza las palmas, ascendió saliendo de la nube de arena, entre las rocas dentadas y
hacia la luz.
En el mismo momento, Skullick, que había seguido todas estas acciones lo mejor que
podía desde diecisiete brazas de distancia, vio que media docena de similares erupciones
de arena brotaban de la serena extensión de arena verdosa rodeada de restos de
naufragios y, como otros tantos tiburones negros, cada uno tan grande como la sombra
del Kringle, se dirigían hacia el agolpamiento de rocas y el hombre que nadaba por
encima.
Pshawri avanzó hacia arriba a lo largo de la cuerda del ancla, con la sensación de que
escalaba un risco, su mirada fija en la pequeña forma ahusada del Kringle. La sangre latía
en sus oídos y retener el aliento le resultaba doloroso. Sin embargo, a medida que
aumentaba el tamaño de la forma ahusada, pensó en nadar de manera que su cuerpo
girase a fin de echar un precavido vistazo a su alrededor y hacia abajo.
No había completado su giro cuando vio una forma negra que se precipitaba hacia él
de cabeza.
Es revelador de la presencia de ánimo de Pshawri el hecho de que completara el giro,
asegurándose de que no había ningún otro atacante cercano al que enfrentarse, antes de
habérselas con aquella especie de tiburón.
Sin dejar de ascender, moviendo un poco las piernas, desenvainó su daga. Apenas
tuvo tiempo para meter la mano derecha a través del lazo que formaba la correa del
mango antes de asir el arma.
La escena se oscureció. Apuntó la daga, el brazo algo doblado, a la cara de aquel
monstruo que se parecía un tanto a un gran jabalí negro.
Notó un golpe fuerte en el hombro, su brazo se torció con violencia, y una larga forma
negra pasó velozmente por su lado, el áspero pellejo le rozó la cadera y el costado, y
entonces siguió ascendiendo con briosos movimientos de las palmas hacia el casco del
Kringle, muy grande ahora aunque la escena continuaba extrañamente oscurecida.
Pshawri sintió un profundo alivio al salir a la superficie al lado de la embarcación y
aferrarse a la borda. Pero al mismo tiempo notó que le agarraban por debajo de los
hombros, le alzaban poderosamente, y oyó el chasquido de unas mandíbulas al cerrarse,
Skullick, su rescatador, vio que una línea roja empezaba a salir del morro en forma de
mazo del tiburón negro, al tiempo que la bestia saltaba fuera del agua, mordía el aire y
estornudaba antes de caer hacia atrás... y también los puntos rojos que empezaron a
salpicar el costado de su camarada cuando lo depositó en la cubierta.
Las piernas extenuadas de Pshawri se tambaleaban, pero logró mantenerse en pie. Vio
que la primera de las cinco nubes pisciformes ocultaba el sol. Había virado al norte, como
si el Maelstrom despertara su curiosidad y hubiera decidido inspeccionarlo, y las otras
cuatro la habían seguido en hilera. Una fuerte brisa del sudoeste explicaba esa variación y
enfriaba a Pshawri, el cual agradeció la grande y áspera toalla que le lanzó Skullick.
—Vaya cosquillas le has hecho en el morro, amigo mío —le dijo éste a modo de
felicitación—. Estará más tiempo estornudando del que sangrarán los rasguños que te ha
hecho al rozarte, puedes estar seguro. ¡Pero, por Kos, Pshawri, cómo se han lanzado
todos contra ti! Apenas moviste la arena cuando se levantaron y lanzaron al ataque desde
lejos y cerca. ¡Como negros perros guardianes! —Y añadió incrédulamente—; ¿Crees
que notaron el impacto de tu piedra a través de la arena desde tan lejos? ¡Por Kos, así
debe de haber sido!
—¿Había más de uno? —le preguntó Pshawri, temblando mientras hablaba por
primera vez desde su zambullida.
—¿Más? He contado hasta cinco bestias negras, además de dos rayas atigradas. Te
dije que era más peligroso de lo que creías, y ahora los acontecimientos han demostrado
que tenía razón por septuplicado. Has tenido suerte de salir con vida, de no haber
encontrado ningún tesoro que te demorase. ¡Unos momentos más y no te habrías
enfrentado a un solo tiburón, sino a tres o cuatro!
Pshawri estaba a punto de someter su hallazgo dorado a la admiración de su
compañero cuando las palabras de Skullick le revelaron no sólo que éste no había visto
su acción, sino que también reavivaron la extraña punzada de culpabilidad y presagio que
había notado bajo el agua.
Mientras se vestía apresuradamente, acuciado por la fría brisa y la ausencia de sol, se
las ingenió para extraer el cubo limoso de la red y ocultarlo en su bolsa de piel de topo,
mientras Skullick exploraba el cielo.
—Mira cómo cambia el tiempo —le dijo el último—. ¿Qué bruja ha llamado con su
silbido a este gélido viento? Frío del sur, o en cualquier caso del sudoeste... es
antinatural. Fíjate cómo esa hilera de nubes que oculta el sol gira a contramano. Menos
mal que no has encontrado el apaciguador del torbellino, pues de lo contrario tendríamos
que habérnoslas con la rotación vertiginosa de ese elemento. Tal como están las cosas,
me temo que nuestra presencia molesta al Maelstrom. ¡Ancla arriba, bobo, iza la vela y
marchémonos! ¡Ya encontraremos otro día el tesoro de tu capitán!
Pshawri no deseaba otra cosa que ponerme de inmediato en acción. Una actividad sin
descanso dejaba menos tiempo para sentir extrañas culpabilidades y tener absurdos
pensamientos acerca de las nubes. Y las aguas calmadas, aunque rizadas por el viento,
no mostraban ninguna otra señal de movimiento.
3
En la abarrotada Tierra de los Dioses, que se extiende elevada y ceñida de montañas
cerca del polo sur de Nehwon, un dios joven y apuesto, que había atraído a multitudes al
permanecer en el pabellón de los desconocidos al pasarse dormido en trance diecisiete
meses, despertó con un grito airado que pareció lo bastante fuerte para llegar al Reino de
las Sombras, en las antípodas de la Tierra de los Dioses, y que ensordeció
momentáneamente a la mitad de las divinidades y todas las semidivinidades de su público
celestial.
Entre los últimos se encontraban los tres dioses menores de Fafhrd y el Ratonero Gris,
el brutal Kos, el aracnoide Mog e Issek, el de las fláccidas muñecas, que habían acudido
para ser testigos de aquella hazaña de hibernación sobrenatural no sólo por pura
curiosidad, sino también porque les habían insinuado que el apuesto y joven desconocido
durmiente y su trance que batía todos los récords tenían de alguna manera algo que ver
con sus dos fieles más ilustres (aunque a menudo negligentes). Las tres divinidades
reaccionaron de modo diverso al grito ensordecedor. Issek se tapó los oídos mientras Kos
se metía el dedo meñique en una oreja.
Entonces resultó evidente que el grito desgarrador de Loki había llegado realmente al
Reino de las Sombras, pues la delgada, aparentemente juvenil y opalescente figura de la
Muerte, o su simulacro, se materializó al pie del catafalco cubierto de seda en el que
estaba acuclillado el joven dios, y las divinidades ensordecidas vieron que los dos
conversaban, Loki con furiosa vehemencia y la Muerte poniendo objeciones, aplacándole,
contemporizando, aunque asentía una y otra vez al tiempo que sonreía persuasivamente.
No obstante, a pesar del talante afable del último personaje, varios miembros de la
abigarrada hueste celestial se retiraron acobardados, pues incluso en la Tierra de los
Dioses la Muerte no es una figura popular ni goza de la confianza mayoritaria.
Los tres dioses menores de Fafhrd y el Ratonero, que de manera tan extraña
armonizaban, se habían abierto paso hasta llegar muy cerca del catafalco cubierto de
seda roja, y recobraron la capacidad auditiva a tiempo de oír la última orden concisa de
Loki:
—¡Sea, pues, así, señoritingo! En cuanto todas las formalidades esenciales de tu
miserable mundo hayan sido satisfechas y se hayan cumplido las necesarias y mezquinas
condiciones —¡entonces y ni un solo instante después!— quiero que el impío mortal que
me condenó al olvido en las aguas profundas sea enviado a igual distancia bajo tierra. ¡Es
una orden!
Con una reverencia final y una mirada extraña y obsequiosa, la muerte de Nehwon (o
su simulacro) dijo en voz baja:
—Te he escuchado obedientemente —y se desvaneció.
—¡Eso me gusta! —observó Mog, el dios de ingenio rápido, en un tono irónico e
indignado a sus dos compañeros—. Por puro despecho hacia el Ratonero Gris, que le
sumergió, este vagabundo Loki se propone privarnos de uno de nuestros fieles
principales.
Tras una altiva mirada a su alrededor para salvar la cara (pues la partida de la Muerte
había sido humillantemente brusca), Loki bajó del catafalco para conferenciar en voz baja
con otro dios forastero, señorial pero provecto hasta el punto de chochear, el cual
reaccionó con gestos de asentimientos y encogimientos de hombros bastante seniles.
—Sí —replicó Issek maliciosamente a Mog—. Y ahora, mora, está tratando de
persuadir a su camarada, el viejo Odín, para exigirle a la Muerte una condena similar para
Fafhrd.
—No, eso lo dudo —protestó Kos—. El vejete ya se ha vengado de Fafhrd privándole
de la mano izquierda. Y no ha sufrido afrentas que reaviven su ira. Se ha quedado aquí
mientras su camarada dormía porque no tiene ningún sitio mejor adonde ir.
—Yo no contaría con eso —dijo Mog de mal talante—. Entretanto, ¿qué se puede
hacer con respecto a la clara amenaza al Ratonero? ¿Protestar ante la Muerte por la
injustificable irrupción de un dios extranjero en nuestra mermada congregación?
—Yo lo pensaría dos veces antes de ir tan lejos —respondió Issek, dubitativo—. Se
han dado casos de repercusiones negativas en quienes habían apelado a la Muerte.
—Debo confesar que incluso a mí me desagradan los tratos con ese personaje —
añadió Kos—. Me produce escalofríos. ¡A decir verdad, no creo que se pueda confiar en
las Potencias más de lo que se puede confiar en los dioses extranjeros!
—No parecía muy satisfecho con la arrogancia con que le ha tratado Loki —intervino
Issek en tono esperanzado—. Tal vez las cosas saldrán a pedir de boca sin nuestra
intervención. —En sus labios apareció una sonrisa un tanto enfermiza.
Mog frunció el ceño pero no dijo nada más.
En uno de los largos corredores de su laberíntico castillo envuelto en la niebla bajo los
cielos sin sol, húmedos y grises de la Tierra de las Sombras, la Muerte se entregaba a
fríos pensamientos con la mitad de su mente (la otra mitad estaba como siempre ocupada
en su eterna tarea en todos los lugares de Nehwon), y pensaba en la estridente impudicia
de aquel joven dios desconocido, Loki, y en lo placentero que sería violar las reglas,
escupir a la cara de las demás Potencias y llevarle a la tumba antes de que muriese su
último fiel.
Pero, como siempre, el buen gusto y la deportividad prevalecieron.
Una Potencia debería obedecer la orden más caprichosa e irrazonable incluso del
último de los dioses, siempre que fuese posible reconciliarla con las órdenes conflictivas
de otros dioses y que su satisfacción en las convenciones... Ésa era una de las cosas que
mantenían a la Necesidad en activo.
Y así, aunque el Ratonero Gris era un buen instrumento y al letal personaje le habría
gustado decidir cuándo lo eliminaría, la Muerte empezó a planear con la mitad de su
mente, la condenación y fallecimiento de aquel héroe. Sí, un día y medio sería un período
razonable para la preparación, consultas y advertencias. Y ya que estaba en ello, ¿por
qué no proporcionaba al héroe de gris nuevas fuerzas para enfrentarse a su inminente
experiencia trágica? Contra eso no existía regla alguna. Le ayudaría ser más pesado, más
macizo, tanto física como mentalmente. ¿De dónde sacaría la pesadez? De su
compañero Fafhrd, el que estaba más a mano. Eso dejaría a Fafhrd ligero de cabeza y de
cuerpo durante algún tiempo, pero era inevitable. Y luego habría que pensar en las
advertencias apropiadas y requeridas...
Mientras la mitad de su mente estaba ocupada en estos asuntos, vio que su hermana,
Dolor, se le acercaba silenciosamente, desde el extremo del corredor, con ojos rojizos y
ávidos fijos en el rostro frío gris pizarra de su hermano. Era esbelta como él y de tez
similar, excepto que aquí y allá su opalescencia presentaba unas franjas azules, y, con
gran disgusto por parte de su hermano, éste vio que se deslizaba como tenía por
costumbre vaporosamente desnuda, en vez de ir vestida decentemente y calzada con
zapatillas como él mismo.
La Muerte se dispuso a pasar por el lado de su hermana sin decirle nada.
Ella le sonrió con una expresión sagaz y le dijo en voz baja y siseante:
—Tienes un bocado escogido para mí, ¿no es cierto?
4
Mientras tenían lugar esos ominosos y sobrenaturales acontecimientos nehwonianos
que tanto les concernían, Fafhrd y el Ratonero Gris se hallaban relajada e
insospechadamente bebiendo aguardiente oscuro junto a la luz blanca y fría de una
lámpara de aceite de leviatán, en la bodega y almacén de tubérculos de la acogedora
vivienda de Cif en Puerto Salado, mientras dicha dama y Afreyt habían ido brevemente al
templo lunar situado en las afueras de la ártica ciudad portuaria, para llevar a cabo ciertas
actividades que implicaban a sus primas, las niñas acólitos de la diosa Luna, de la que Cif
y Afreyt eran sacerdotisas.
Desde que despacharon a sus dos aspirantes a asesinos y el levantamiento de la
maldición que les había dado una mentalidad de vejestorios, los dos capitanes habían
disfrutado plenamente de su considerable alivio, delegando la supervisión de los hombres
a sus lugartenientes. Visitaban el cuartel una sola vez al día (e incluso se turnaban para
ello, o encargaban a sus lugartenientes que les informaran, una práctica a la que habían
recurrido últimamente en una o dos ocasiones), pasaban la mayor parte del tiempo en los
domicilios más acogedores y confortables de sus damas y se entregaban al placer de las
actividades deportivas (incluidas las comidas campestres) que tal compañía posibilitaba y
a la que sus más recientes períodos como ancianos gruñones y agriados también les
inclinaban, estimulados por el delicioso clima propio de la luna de los Truenos y los
Sátiros.
Esta última les había afectado demasiado, y de ahí que se retirasen a la bodega
profunda y fresca, de suelo enlosado, donde mitigaban la melancolía que el desenfreno
tiende extrañamente a inducir en los héroes contándose historias de fantasmas y
horrores.
—¿Has oído hablar alguna vez —le preguntó el norteño— de esos espectros kleshitas
tropicales, sinuosos y con una tonalidad de tierra, con las manos como palas, que tienen
sus madrigueras bajo los cementerios y en sus alrededores, emergen en silencio a tus
espaldas, se apoderan de ti y te arrastran abajo antes de que puedas reponerte de la
sorpresa, cavando con más rapidez que el armadillo? Se dice que uno de tales persiguió
subterráneamente a un hombre cuya casa estaba junto a un campo de fiambres, y le llevó
a su propio sótano, que sin duda se parecía mucho a eso. —Dirigió la atención de su
camarada a una parte de la bodega sin pavimentar, detrás del banco en el que estaban
sentados, cubierta de oscura marga arenosa y lo bastante grande para permitir el paso de
una persona de anchos hombros—. Afreyt me ha dicho que lo han dejado así para que
respire el sótano..., una ventilación muy necesaria en este clima.
El Ratonero contempló la brecha en el pavimento con un disgusto considerable,
enarcando las cejas y arrugando la nariz; luego cogió la jarra que estaba sobre la robusta
mesa central ante ellos y bebió un largo trago, tras lo cual se encogió de hombros.
—Bueno, los espectros tropicales son improbables aquí, en un clima polar. Pero ahora
me acuerdo..., ¿no has oído contarlo jamás?... de aquel príncipe de Ool Hrusp que temía
tanto su tumba, pues la tierra le horrorizaba, que se pasó toda la vida (lo que quedaba de
ella) en la habitación más alta de una altísima torre, que duplicaba la altura de los árboles
más enormes del Gran Bosque donde está situada Ool Hrusp.
—¿Qué le ocurrió al final? —inquirió puntualmente Fafhrd.
—Hombre, aunque vivía seguro a dos mil leguas del borde del desierto que se extiende
al sudeste del Mar Interior y distanciado por esa masa de agua, una tormenta de arena
monstruosamente densa acarreada por un tifón llegó hasta él, abatió el verde dosel del
bosque, volcó en él toda su carga de arena y asfixió al príncipe.
Desde lo alto de la escalera les llegó un grito ahogado.
—Mi anécdota debe de haber causado impresión —observó el Ratonero—. Parece que
las chicas han regresado.
El Ratonero y Fafhrd se miraron con los ojos muy abiertos.
—Prometimos que vigilaríamos el asado —dijo el último.
—Y cuando bajamos aquí —añadió el otro— nos dijimos que subiríamos a echar un
vistazo y humedecerlo al cabo de un rato.
Entonces ambos dijeron sombríamente y al unísono:
—Pero tú te olvidaste.
Se oyó una sucesión de rápidas pisadas, más de un par, en la escalera de la bodega.
Cinco esbeltas muchachas entraron en la estancia débilmente iluminada por la luz blanca
y fría, sin caerse ni tropezar unas con otras. Las cuatro primeras calzaban sandalias de
blanca piel de oso, túnicas casi idénticas hasta la altura de las rodillas, de fino lino blanco,
y velos dobles del mismo material que les ocultaban la mayor parte del cabello y casi todo
el rostro por debajo de los ojos, cuyo alegre brillo indicaba, sin embargo, que todas ellas
sonreían.
La quinta, que era la más esbelta, iba descalza, llevaba una túnica más corta y áspera
también blanca y con cinturón del mismo color, y un velo de pellejo de cordero sin
esquilar, a pesar del tiempo cálido, y guantes del mismo material. Su mirada parecía
grave.
Todas ellas se quitaron los velos a la vez, revelándose como las sobrinas de Afreyt,
Mayo, Mará y Brisa, y todas tenían cabellos color de lino, y la sobrina de Cif, Klute, con
unas trenzas negras como el cuervo.
Pero Fafhrd y el Ratonero ya las conocían. Los dos se habían levantado.
Mayo correteó hacia ellos excitada.
—¡Tío Fafhrd! ¡Hemos tenido una aventura!
Mará, que le pisaba los talones, añadió:
—¡Por poco nos raptan y nos suben a bordo de un mercante ilthmarés que era un
transporte secreto de esclavos!
—¡Podría habernos ocurrido cualquier cosa! —dijo Brisa, exultante—, ¡Imagina! ¡Dicen
que los príncipes orientales pagan fortunas por vírgenes rubias de doce años!
—Pero nuestra nueva amiga se escapó del mercante y advirtió a las tías Cif y Afreyt —
concluyó la morena Klute en tono triunfante, volviendo la cabeza hacia la quinta niña, que
no se había acercado ni quitado el velo—. ¡A ella misma la raptaron en Tovilyis y ha
estado prisionera de la Comadreja durante toda la luna de los Sátiros.
Brisa le amplió los datos:
—Pero es una novicia de Skama igual que nosotras. Pertenece a la congregación de
Tovilyis. Su madre era una sacerdotisa de la luna.
—¡Y también es una princesa! —concluyó Mayo—. ¡Una auténtica princesa de las
tierras al sur de Lankhmar!
—¡Puedes ver que es una princesa —casi chilló Mará— porque siempre lleva guantes!
—No chilles como un cerdito, Mará —le reprobó Mayo, viendo un medio más seguro de
acaparar la atención y durante más tiempo—. Chicas, no hemos presentado todavía a
nuestra nueva amiga y rescatadora, la princesa Dedos de Tovilyis. —Y mientras la
muchacha seguía rezagada, con los ojos modestamente bajos, Mayo se colocó a su lado
y la empujó suavemente para que avanzara—. Tío Fafhrd —dijo seriamente—, ¿puedo
presentarte a mi nueva amiga y rescatadora de todas nosotras, la princesa Dedos de
Tovilyis? Y, querida princesa, amiga mía, ¿puedo tender su mano hacia nuestro huésped
más honorable, el capitán Fafhrd. un gran héroe de la Isla de la Escarcha, amante de mi
tía Afreyt y mi tío más querido?
La muchacha cubierta por el extraño velo bajó todavía más la mirada y pareció
estremecerse ligeramente, pero tendió la mano.
Fafhrd se la tomó y, haciendo una reverencia ceremoniosa al tiempo que miraba
directamente el rostro encapuchado y semidesviado, le dijo:
—Toda amiga de Mayo es amiga mía, muy honorable princesa Dedos, y como
rescatadora de ella y de mis demás amigas aquí presentes, te debo gratitud eterna. Mi
espada es tuya. —Y besó el pellejo de cordero durante tres latidos de corazón.
Ella alzó un poco la cabeza y movió las pestañas.
Todas las demás niñas exclamaron «¡ah!» y «¡oh!», aunque el rostro de Klute mostraba
una expresión dura, mientras que la mirada del Ratonero tenía un matiz algo sardónico.
Mayo cogió de nuevo la mano enguantada y la dirigió hacia el Ratonero.
—Querido tío Ratonero —entonó, acelerando un poco la voz a causa de la repetición,
pese a los esfuerzos que hizo para variar sus palabras—: ¿Puedo presentarte a mi nueva
amiga y bene—factora de todas nosotras, la princesa Dedos de la tierra al sur de
Lankhmar? Querida princesa, amiga mía, ¿puedo confiar tu preciosa mano a nuestro
honorable huésped el capitán Ratonero, amante de Cif, la tía de Klute, y mi propio bueno,
bienamado y honorario tío, así como héroe de la Isla de la Rima sin nadie por encima de
él salvo Fafhrd?
El Ratonero enarcó mucho las cejas.
—¿Su mano izquierda? No, no puedes. —Rechazó a Mayo ásperamente, apoyando los
puños en las caderas e irguiéndose tanto como le era posible, para lo cual tuvo que
echarse un poco atrás. Entonces, mirando burlonamente a la delgada chiquilla encogida
ante él, hizo una mueca temible y añadió en tono imperioso—: ¡Modales, niña! Pues eres
una niña, una jovenzuela malcriada y engreída, aparte de cualquier otra cosa que puedas
ser.
Las otras muchachas se quedaron boquiabiertas y consternadas ante este giro de la
conversación, mientras Fafhrd dirigía a su camarada una mirada hostil, pero la niña a la
que así se había dirigido se apresuró a quitarse los guantes y el velo, revelando un rostro
seductor ruborizado hasta casi tener la misma tonalidad que su pelo cortado al rape,
mientras se introducía las tres prendas de piel de cordero bajo el cinturón.
Alzó los ojos al Ratonero y le dijo en voz baja y clara:
—Bien me reprendéis, señor. Os pido mis más humildes disculpas.
Hablaba (aunque con un ligero acento ceceante) el mismo bajo lankhmarés que habían
usado las demás, y que era la lengua franca comercial común en la mayor parte de
Nehwon. Entonces extendió hacia él con la palma hacia abajo la esbelta y pálida mano
derecha.
Él la cogió sin apretarla y la apoyó sobre sus dedos extendidos mientras la observaba
pensativamente.
—Dedos —dijo con lentitud, como si saborease la palabra—. Bueno, es un nombre raro
para una princesa.
—No soy ninguna princesa, señor —respondió ella al instante—. Eso es algo que dije a
las sacerdotisas cuando bajé de la Comadreja, para asegurarme de que harían caso de
mi advertencia.
Las otras niñas la miraron como si se sintieran traicionadas, pero el Ratonero Gris se
limitó a asentir con semblante reflexivo, y alzó la mano de la muchacha como para
apreciarla.
—Eso encaja mejor con lo que veo aquí —le dijo—, de la misma manera que tu acento
me suena a Ilthmar y no a Tovilyis. Observa —siguió diciendo, como si estuviera dando
una lección— que, aunque estrecha, ésta es una mano trabajadora fuerte y eficaz, que ha
llevado a cabo una considerable actividad aferrando, exprimiendo, restregando,
golpeando, retorciendo y aguijando, dando palmaditas y acariciando, danzando con los
dedos, etcétera. —Le dio la vuelta, de modo que la palma quedó hacia arriba, y la frotó
con el pulgar, trazando círculos—. Y, no obstante, a pesar del trabajo que ha realizado,
está húmeda y es agradablemente suave. Eso se debe al aceite en la lana de cordero de
los guantes. Estoy seguro de que ese extraño velo beneficia igualmente a sus mejillas,
labios y bonito mentón, dotándoles de una excelente suavidad. —Se abstrajo en sus
pensamientos y suspiró. Entonces siguió diciendo—: ¡Acércate, Mayo! Tiende la mano. —
La rubia muchacha obedeció, extrañada. Dejó caer en ella la mano que había sostenido y
se volvió hacia Klute, que sonreía maliciosa—. ¿Cómo está mi sobrina favorita?
Las otras niñas parecieron buscar rabiosamente algo que decir. Fafhrd se volvió hacia
el Ratonero, mientras Dedos parecía tranquila, cuando de súbito Afreyt gritó desde lo alto
de la escalera:
—¡Basta de juegos en el sótano y de esconderse en el castillo de proa! ¡Todos a
cubierta y a ganaros vuestras cenas!
Klute y el Ratonero precedieron a los demás, chismorreando frívolamente, y él prestaba
toda su atención a la niña. Mará y Brisa les seguían con cierta displicencia. Fafhrd corrió
al lado de Mayo y Dedos, que seguían donde el Ratonero las había dejado, cogidas de la
mano y, dando un brazo a cada una de ellas, cerró la retaguardia.
—Mi compañero capitán tiene unas maneras un tanto avinagradas —les explicó
jovialmente—. Pondría en duda las credenciales de la Reina del Cielo, pero se sentiría
celoso de una ardilla que atrajera la atención. Aprecia un insulto por encima de cualquier
otra cosa.
5
La cocina de Cif era ancha y de techo bajo, ventilada y algo enfriada por una brisa
vespertina que producía una corriente de aire entre las dos puertas abiertas en paredes
opuestas, aunque los rayos del sol bajo todavía penetraban en la pieza.
La alta Afreyt, rubia plateada, y la flexible Cif de ojos verdes llevaban puestas todavía
sus largas túnicas de sacerdotisas, aunque ambas se habían quitado los velos. Tras
abrazar al Ratonero, Cif dio instrucciones a éste y a Fafhrd para que llevaran las dos
mesas y unos bancos al exterior, a la sombra del edificio. Las niñas se reunieron ansiosas
alrededor de Afreyt. Mayo y Brisa se apresuraron a hablarle en voz baja, mirando de vez
en cuando por encima del hombro.
A su regreso, los dos hombres encontraron a las sacerdotisas de la Luna una al lado de
la otra. Se habían puesto unas túnicas más alegres y escotadas, de color violeta con
franjas amarillas y verde moteado de marrón. Las niñas, quienes al parecer ya habían
recibido instrucciones, trajeron manteles y bandejas con condimentos y cubiertos.
—¿Os han presentado ya a nuestra nueva huésped? —preguntó Cif.
—¿Y os han contado el señalado servicio que ha hecho a vuestras sobrinas e incluso a
toda la isla? —añadió Afreyt.
—Así es, en efecto —respondió Fafhrd—. Y supongo que ya habéis tomado medidas
contra los ruines que capitaneaban y tripulaban la Comadreja.
—En efecto —afirmó Afreyt—. El consejo fue convocado con toda rapidez y se le
persuadió rápidamente para tratar el asunto a la manera de la isla... Les han impuesto
una multa considerable, por cargos distintos al intento de secuestro: que el maderamen
de la Comadreja presentaba agujeros sospechosamente similares a los practicados por el
gusano berbiquí que con tanta facilidad infesta otras naves, y ordenaron que el infame
mercante se marchara de inmediato.
—Hemos invitado al jefe de tráfico portuario Groniger a cenar con nosotros —informó
Cif—, pero se ha ido al cabo para asegurarse de que esa pestilente Comadreja ha
zarpado como juró que lo haría y prosigue su ruta.
—Y bien, mi querido Ratonero Gris —dijo Afreyt en tono mesurado—. ¿A qué obedece
tu reconvención a la pobre niña haciendo caso omiso de que es una novicia de la diosa e
incluso negándote a cogerle la mano?
El Ratonero se irguió y, cruzándose de brazos y mirándola fijamente a los ojos, incluso
volviendo a inclinarse un poco hacia atrás, replicó a gritos:
—¡Pobre niña, ciertamente! No es ninguna princesa, como ha confesado con presteza,
y juraría que tampoco es una novicia lunar de Tovilyis a la que raptaron. Ignoro cuál es su
juego, aunque podría suponerlo, pero lo cierto es que no es más que una camarera de a
bordo venida de Ilthmar, donde adoran a la rata, al ser más inferior entre los inferiores,
una vulgar y comente prostituta naval infantil alquilada para el solaz erótico de toda la
tripulación, indigna de compartir tu techo, señora Afreyt, o acompañar a tus inocentes
primas o las de Cif excepto para corromperlas. ¡Todo apunta a que estoy en lo cierto! Su
mismo nombre es ya una prueba, como Fafhrd confirmaría en seguida si no estuviera
perdido en fantasías románticas, encantado de jugar al caballero y la princesa ante un
público infantil sea cual fuere el riesgo. ¡Ésa es su principal debilidad, puedes estar
segura!
Los demás adultos trataron de hacerle callar o replicarle, las niñas escucharon con los
ojos muy abiertos, haciendo con más lentitud sus tareas, pero el Ratonero mantuvo su
diatriba hasta el final, y entonces la rubia y plateada Afreyt, sus ojos azules fulminándole,
habló con la rapidez de una flecha.
—Hemos confirmado algo de manera incuestionable, hombre de mente mezquina, y es
que se trata de una auténtica novicia de la diosa: conoce las palabras crípticas y los
signos secretos.
—Conoce el color —se apresuró a añadir Cif—. Lleva las prendas y el velo.
—¿Y los guantes? —preguntó imperturbable el Ratonero—. Nunca os he visto ni a ti ni
a Afreyt llevar guantes de ningún color en verano. Incluso en invierno sólo usáis mitones.
Y, por supuesto, lo mismo puede decirse de las niñas.
—Nosotras, las isleñas de la Escarcha, no somos más que una ramita de la hermandad
—replicó Cif— Es indudable que en Tovilyis tienen distintas costumbres.
El Ratonero sonrió.
—Querida señora, eres demasiado inocente y tu vida isleña te limita el conocimiento.
Hay más mal en los guantes del que podrías imaginar jamás, y un velo tiene más usos
que una insignia de pureza o el anuncio de la posesión de un hombre o una máscara.
Entre las más sagaces camareras de a bordo de Ilthmar (¡y ésta no es ninguna novicia, te
lo aseguro!) existe la práctica de usar tales cosas para conservar suaves las manos, los
labios y el cutis, mientras que sus partes más íntimas están bien cubiertas por la lana
aceitada, además de haber sido depiladas desvergonzadamente. Debes saber que en los
barcos de Ilthmar las camareras de a bordo deleitan a los tripulantes sólo con sus manos,
mediante la hábil y corta danza de sus dedos flexibles. De otro modo correrían demasiado
riesgo de sufrir daños, y, como ellos dicen, no hay árboles marinos en los que crezcan
camareras de a bordo frescas. Por cierto, ése es el motivo por el que su nombre es una
prueba. Los maestres y oficiales de rango inferior pueden disfrutar del rostro y las tetas,
todo por encima de la cintura, mientras que la parte inferior está exclusivamente
reservada a su eminencia el capitán, aparte de todo lo demás que él quiera. Pero, como el
capitán es el más sensato de todos, toma las medidas necesarias para no dejarla
embarazada. Es un arreglo rápido, eficiente y práctico... y ayuda a mantener tanto la
disciplina como el rango.
Por entonces todas las niñas se habían agrupado a su alrededor, cuatro de ellas con
los ojos tan abiertos que parecían salir—les de las órbitas, mientras que Dedos
escuchaba con respetuosa atención.
—Pero ¿es cierto lo que dice? —le preguntó Afreyt a Fafhrd con cierta indignación—,
¿Existen tales camareras de a bordo y unas prácticas tan licenciosas?
—Quisiera enojarme por su grosería —respondió el norteño—, pero debo confirmar
que existen tales prácticas y camareras de a bordo, y no sólo en los barcos de Ilthmar. En
la mayoría de los casos, sus padres las venden para que se dediquen a ese oficio.
Algunas llegan a ser diestros marineros, o se casan con un pasajero, aunque eso es
infrecuente.
—Todos los hombres son unos bestias —observó Cif sombríamente—. Cada vez hay
más pruebas de ello.
—Mucho podría decirse también de la bestialidad o animalidad de las mujeres —añadió
el Ratonero sotto voce.
Afreyt meneó la cabeza y luego miró a Dedos, la cual, ¡ay!, parecía haber escuchado
todas esas enormidades con una frialdad considerable.
—¿Qué dices a todo esto, niña? —le preguntó Afreyt sin ambages.
—Todo lo que el capitán Ratonero ha dicho es bastante cierto —replicó sencillamente
Dedos, haciendo una ligera mueca que aumentaba el atractivo de su rostro—, quiero decir
acerca de las camareras de a bordo y esas cosas, aunque yo sólo sé lo que aprendí
sirviendo a bordo de la Comadreja, contra mi voluntad. Pero en las primeras leguas de
nuestra travesía, hubo una camarera dos años mayor que yo, la cual desembarcó en Ool
Plenas, y que me enseñó mucho. Mi madre no me alquiló ni vendió para el oficio. Me
arrebataron de su lado... por eso afirmé que me habían raptado. Pero no os hablé de esas
cosas, señoras Afreyt y Cif, cuando huí y os comuniqué mi advertencia, eligiéndoos
porque llevabais el color y el velo, pues no creí que fuesen asuntos vitales.
El Ratonero intervino entonces, con evidente satisfacción.
—De modo que la Comadreja era una nave de esclavos, ¿eh? Su cuento es
inverosímil.
—¡En ningún momento nos dijo que se tratara de un barco de esclavos! —le espetó
Afreyt.
—Perdieron a una camarera en Ool Plerns —añadió con vehemencia Cif—. ¿No sería
natural que esos brutos trataran de raptar aquí a una sustituía? Pues que me aspen si hay
alguna en alquiler. Todas las mujeres de esta isla que sirven a los marineros deben ser
adultas.
El Ratonero volvió a intervenir con la misma satisfacción.
—Pero sin duda, señora Afreyt, ni tú ni Cif podéis haber tomado muy en serio este
cuento de múltiples esclavitudes y raptos. De lo contrario no habríais dejado zarpar a la
Comadreja sin haberla sometido a un minucioso registro en busca de posibles prisioneros.
—Te equivocas de nuevo —le dijo irritada la alta dama—. Los dos hombres enviados a
bordo para descubrir agujeros practicados por los gusanos berbiquíes registraron la nave
a fondo antes de que encontraran a esos bichos.
—¿No había otras muchachas a bordo de la Comadreja?—inquirió cándidamente el
Ratonero—. ¿Ninguna mujer? —Ambas damas asintieron, mirándole furibundas—.
Entonces no hay ninguna prueba de la teoría del rapto —concluyó imperturbable.
—Pero la sugerencia de Cif acerca de su deseo de una segunda camarera de a
bordo..., o tal vez cuatro... —empezó a decir Afreyt con exasperación.
—Perdona, querida —la interrumpió Fafhrd sin alzar la voz pero en tono autoritario—.
¿No sería mejor que tuviéramos la cortesía de dejar que nuestra invitada nos contase el
resto de su historia sin más interrupciones? ¡Sobre todo si son taimadas y controvertidas!
—Y dirigió al Ratonero una mirada muy dura—. La cuenta bien, habla concisamente. —
Sonrió a la muchacha.
—Eso es juicioso —admitió indulgentemente Afreyt—. Pero antes de hacerlo, puesto
que el calor aquí es opresivo, salgamos afuera, donde ella podrá hablar y nosotros
escucharla cómodamente. Serviremos más tarde la cena. No se estropeará. Sí, niñas,
podéis venir —añadió al ver sus expresiones— y sentaros a la misma mesa. Las tareas
pueden esperar, pero nada de cuchicheos.
6
Afuera el verdor sin árboles del verano de la isla se extendía hasta el mar y el cabo
cercano, todavía iluminado por el sol, interrumpido tan sólo por algunos afloramientos
rocosos y unas pocas ovejas que pastaban, y, como el escudo redondo de un gigante
abandonado en la hierba, la planicie bronce oscuro de un gran disco lunar que señalaba
la morada de una bruja blanca trazaba la trayectoria de la luna de Nehwon a través de las
constelaciones del ancho zodíaco nehwoniano: las varias parejas de brillantes estrellas de
los amantes, las estrellas mortecinas de los Espectros y el delgado y largo triángulo del
Cuchillo, en cuya punta brillaba una estrella roja como la sangre. La misma luna espectral,
a punto de entrar en la fase de nueva, se cernía baja sobre el líquido horizonte oriental,
por detrás del cual había emergido poco antes. La fresca brisa crepuscular les acariciaba
suavemente. La casa de la que acababan de salir les ocultaba al sol, que pronto se
hundiría en el mar occidental, salvo donde incidían los rayos rojizos que atravesaban la
puerta abierta de la cocina y las ventanas a sus espaldas.
Los cuatro adultos tomaron asiento alrededor de Dedos. Las otras cuatro niñas se
asomaron entre los cuatro espacios intermedios.
—Nací en Tovilys, empezó a decir la muchacha, donde mi madre era funcionaría del
Gremio de Mujeres Libres y, además, sacerdotisa de la luna. No llegué a conocer a mi
padre, cosa corriente entre los hijos de las mujeres del gremio. Allí me convertí en novicia
de la luna, que realmente usan guantes blancos, aunque no de piel de cordero. —Se tocó
los suyos bajo el cinturón—. Cuando el gremio atravesó tiempos difíciles, viajé durante
una temporada con mi madre y nos establecimos en Ilthmar, donde trabajamos como
tejedoras, y por mi destreza en esa ocupación, así como en tocar la flauta y el tamboril y
los juegos de la cunita y la creación de formas con la sombra recibí el sobrenombre de
Dedos, que más tarde se revelaría como muy ominoso. Mi madre y yo adquirimos los
acentos de Ilthmar. Encajamos allí, como decía mi madre. Incluso rendíamos culto de
dientes afuera a la Rata y en sus festividades hacíamos sacrificios en su templo junto al
muelle en el Mar Interior. Bajo el pórtico bajo y oscuro de ese templo, una noche me
metieron en un saco, como deduje más tarde, al despertar y encontrarme a bordo de la
Comadreja, en medio del agitado Mar Interior, sintiéndome mareada y con dolor de
cabeza. Estaba más que desnuda, pues me habían afeitado y depilado todo el pelo de mi
cuerpo excepto las cejas y las pestañas. Y uno de sus oficiales y aquella muchacha dos
años mayor que yo, llamada Mano Caliente, me instruyeron en las artes del primero, que
en modo alguno se ejercitaban siempre en los camarotes. Cuando me resistía a algunas
de sus instrucciones y exigencias, me aplicaban gusanos berbiquíes al cuerpo.
—¡Monstruoso! —exclamó Fafhrd. Afreyt le miró con el ceño fruncido y le exhortó a
callar con un movimiento de la mano, mientras el Ratonero se cruzaba con un dedo los
labios vagamente sonrientes.
Dedos reanudó su relato:
—Como tal vez sepáis, esas orugas grises y erizadas de púas, aunque se alimentan
exclusivamente de madera, si se las saca de sus túneles huyen de la luz retorciéndose
para meterse en la grieta o pequeño orificio más cercano, tanto si es material inerte como
carne viva, y entonces se contorsionan introduciéndose más y más hasta que mueren por
falta de madera o de alimento apropiado. Mi instructora me dijo que a veces los usaban
para forzar o disciplinar a las nuevas putas, jóvenes o mayores, ya que en general no
causan lesiones duraderas, sino que sólo hacen sufrir.
—De modo que había gusanos berbiquíes... —empezó a decir el Ratonero, y se llevó
en el acto una mano a la boca.
—Así pues, me avine, recordando la regla de mi madre, la de que era preciso encajar
en cualquier entorno nuevo... y no tardé en aprender otra clase de habilidad digital y
varias cosas más, hasta que conseguí la alabanza a regañadientes de mi joven
instructora. Yo no trataba de superarla, puesto que necesitaba amigos y ella era mi
principal guardiana cuando tocábamos puerto. Por ejemplo, no imité su sello personal,
que también daba razón de su sobrenombre, y que consistía en soplarse la mano antes
de usarla en su trabajo. Deslizaba los dedos por el cuerpo de aquel a quien servía,
sosteniendo una desenvuelta cháchara mientras me aproximaba a la zona del blanco,
decía que mi mano era una princesa perdida y embrujada, a la que un conjuro había
reducido a un tamaño tan pequeño y que se maravillaba inocentemente de todas las
cosas que encontraba en su mundo minúsculo y las acciones que se sentía impulsada a
realizar con ellas. Eso encantaba a los marineros y alimentaba su fantasía.
»Así estaba ocupada, y bajo la mirada dura y vigilante de Mano Caliente, cuando avisté
por primera vez los muelles de Lankhmar, Kvarch Nar, rodeada de bosques, Ool Hrusp y
otras ciudades del Mar Interior.
»También llegué a la conclusión de que el período de inconsciencia que había pasado
dentro del saco había sido prolongado con drogas, no durante horas sino días por lo
menos, pues en cuanto tuve oportunidad de examinarme despacio, descubrí que el
cabello me había crecido y tenía la piel tan pálida como durante las dos semanas de
reclusión antes de que me iniciara en mi noviciado, mientras que todo el restante vello de
mi cuerpo había sido depilado. Pero cualesquiera otras cosas que pudieran haberme
ocurrido durante ese período y si había estado prisionera en un solo lugar o me habían
transportado antes de embarcarme en la Comadreja, jamás lo supe ni tampoco Mano
Caliente lo sabía o podía decírmelo. En mi mente no había más que un tumultuoso mar de
oscuras impresiones de pesadilla que era incapaz de descifrar.
»Mano Caliente se hizo amiga mía, pero no hasta tal punto que me invitara a desertar
con ella en Ool Plerns. Creo que lo habría hecho, pero sabía que la pérdida de las dos
camareras de a bordo habría significado una persecución segura y desesperadamente
decidida. De hecho, antes de marcharse me ató muy bien (era experta en ataduras) y me
amordazó, diciéndome misteriosamente, antes de despedirme con un beso: "Hago esto
por tu propio bien, Deditos. Es posible que así te ahorres una paliza".
»Y, en efecto, no me azotaron, pero la próxima vez que la Comadreja tocó puerto, en
No—Ombrulsk, antes de la larga travesía hasta llegar aquí, me confinaron en la entraña
del barco, atada a los maderos con una cadena y un collar de hierro con candado cuya
llave tenía el capitán. Antes había servido para encadenar a la hembra de sabueso que
usaba en sus persecuciones, hasta que la perra murió durante la travesía anterior de la
Comadreja.
«Nunca me había sentido tan sola como me sentí durante la larga y fatigosa travesía
siguiente. En los peores momentos me consolaba recordando el último beso de Mano
Caliente, aunque al mismo tiempo la detestaba con todas mis fuerzas. También decidí
huir del barco en la Isla de la Escarcha, a la que hasta entonces siempre había
considerado una leyenda, por muy extraños y salvajes que fuesen sus habitantes. —Miró
a quienes la rodeaban y sus ojos destellaron—. Sabía que el primer paso debía ser el de
hacer cuanto pudiera para que no volvieran a encadenarme abajo. Así pues, como ya no
debía temer el resentimiento de Mano Caliente, dediqué todo mi ingenio e imaginación a
realzar y prolongar los éxtasis de todos aquellos a los que servía, aunque no tanto,
naturalmente, en el caso de los tripulantes, como para ofender al capitán o los oficiales si
éstos me veían. Y simpaticé con todos ellos, ni que decir tiene, de una manera maternal,
trabajando para aumentar el área de familiaridad y confianza entre nosotros.
»En consecuencia, cuando por fin llegamos a la Isla de la Escarcha y atracamos en
Puerto Salado, me permitieron subir a cubierta para echar un breve vistazo y tomar el
aire, aunque bajo custodia. Pronto me di cuenta de que las gentes de tierra eran
civilizadas y humanas, pero fingí que cuanto veía me causaba temor y repugnancia, lo
cual me ayudó a persuadir a mis captores de que había poco riesgo de que me escapara.
Cuando vosotras, Mayo y Brisa, os unisteis a los que venían para ver el barco recién
atracado, no tardé en oír indecentes susurros lujuriosos por parte de los tripulantes de la
Comadreja a mi alrededor.
—¿De veras?
—¿En serio?
Ella asintió con gesto solemne a las dos niñas y siguió diciendo:
—Fingí que estaba enfadada con ellos, pues querían muchachas bárbaras cuando me
tenían a mí, pero aquella noche le confesé al capitán lo mucho que me gustaría
enseñaros con su ayuda las artes en las que Mano Caliente me había instruido y
disciplinado cuando os resistierais, quejándome de que no había tenido a nadie a quien
humillar desde que me convertí en la principal camarera de a bordo. Él respondió que le
gustaría complacerme, pero que secuestraros sería demasiado arriesgado. Sin embargo,
seguí halagándole, y finalmente me dijo que las cosas serían distintas si bajaba a tierra y
os atraía a bordo secretamente sin decírselo a nadie. Fingí que me aterraba poner los
pies en la Isla de la Escarcha, pero al final le dejé persuadirme.
»Y así fue cómo pude escapar de la Comadreja y advertiros, queridas señoras Afreyt y
Cif —concluyó Dedos con una sonrisa dubitativa.
—¿Lo veis? —El Ratonero rompió su silencio casi jubiloso—. ¡Ella misma planeó el
rapto! O por lo menos forzó al capitán de la Comadreja a intensificar sus planes. Es el
viejo proverbio: «¿Una maquinación tortuosa? ¡Seguro que alguna mujer la ha tramado!».
—Pero sólo lo hizo para... —empezó a decir Cif enfurecida.
—Capitán Ratonero —dijo simultáneamente Afreyt—. ¡Con todo el respeto, eres
imposible!
Cif añadió:
—Sólo empleó la maña y la astucia de las que tú mismo te habrías valido en una
situación similar.
—Ésa es la pura verdad —confirmó Fafhrd— Huésped Dedos, eres la Princesa de los
Maquinadores. Jamás había oído una historia más garbosa. —Entonces, sotto voce, le
dijo a Afreyt—: Este Ratonero se vuelve cada vez más maniático y testarudo. No puede
haberse quitado de encima la maldición de la ancianidad. Eso lo explicaría.
Mará intervino entonces:
—En realidad no te habría gustado azotarnos, ¿verdad, Dedos?
KLUTE: Apuesto a que sí. ¡Con un látigo para perros! El de la perra de persecución.
BRISA: No, no habría hecho eso. habría pensado en algo mejor, como meternos
gusanos berbiquíes en las fosas nasales.
MAYO: ¡O en las orejas!
KLUTE: O tal vez en la ensalada.
BRISA: O nos los habría metido por...
AFREYT: ¡Niñas! Ya es suficiente. Id a buscar la cena, todas vosotras. En seguida.
Dedos, ayúdalas, por favor.
Todas se levantaron excitadas, empezando a susurrar camino de la cocina.
7
—Y mientras cenamos, Ratonero, espero que no... —dijo Afreyt, pero él la interrumpió.
—Oh, sé muy bien que todos estáis contra mí. Me callaré de buena gana. Permíteme
decirte que es dura tarea ser la voz de la prudencia y el buen juicio cuando todos sois
nobles y generosos y montáis temerariamente vuestros caballos liberales favoritos.
Cif sonrió, encogiéndose de hombros, y alzó un ojo al cielo.
—De todos modos, me sentiría mejor si no te limitaras a permanecer callado y...
—¿Por qué no? —le preguntó él casi con un gruñido—. Si ya has roto un plato, puedes
seguir rompiéndolos todos. Princesa Dedos —llamó a la muchacha—, ¿querría venir aquí
vuestra alteza?
La muchacha dejó sobre la mesa la bandeja de bollos calientes que acababa de traer y
se volvió hacia él con la mirada respetuosamente baja.
—¿Sí, señor?
—Mis amigos aquí presentes me dicen que debería cogerte la mano derecha. —Ella la
extendió. El Ratonero la cogió y dijo—: Princesa, admiro tu valor y astucia, cualidad esta
última en la que, según me dicen, nos parecemos. ¡Bienvenida seas y todo eso! —
exclamó, apretándole la mano. Ella ocultó un sobresalto mientras le sonreía. Él siguió
reteniéndole la mano—. Pero escucha esto, realeza: por muy lista que seas, no lo eres
tanto como yo. Y si, por tu culpa, alguna de estas muchachas o de mis demás amigos
sufriera algún daño, recuerda que habrás de responder ante mí.
—Ésa es una cláusula que aceptaré y respetaré con mucho gusto, señor —dijo ella, y
tras hacer una ligera reverencia regresó apresuradamente a la cocina.
—Trae cuatro cubiertos más —le gritó Afreyt—. Veo que Groniger regresa del cabo en
compañía. ¿Quiénes son esos que caminan con él, Fafhrd?
—Skullick y Pshawri —respondió el norteño, tras examinar al grupo que se dirigía hacia
ellos dejando a sus espaldas los últimos resplandores del sol—. Vienen a informarnos de
lo que han hecho durante la jornada. Y el viejo Ourph... últimamente el anciano mingol
suele asolear sus viejos huesos allá donde pueda explorar a la vez el puerto, al sur, y el
Maelstrom dormido hacia el este.
Los últimos rayos del sol sobre el promontorio del cabo se oscurecieron y la luna
brumosa en seguida pareció abrillantarse más por encima de los cuatro caminantes.
—Andan deprisa —comentó Cif—. Incluso el viejo Ourph, que suele rezagarse.
Afreyt se aseguró de que la muchacha había realizado su tarea y los cubiertos
adicionales estaban en su lugar.
—Entonces que la bendición de la diosa sea con todos vosotros, y empecemos a
comer o no lo haremos nunca.
Habían probado los frescos rábanos de huerta con especias y en salmuera y estaban
atacando el cordero asado y las conservas de menta dulce cuando los cuatro caminantes
se aproximaron. Simultáneamente el techo de nubes se volvió de un pálido amarillo limón
que reflejaba la luz del sol poniente o ya puesto, como un suave y sostenido toque de
trompeta para dar la bienvenida. Sus rostros se mostraron súbitamente claros en el
resplandor crepuscular, como si todos ellos se hubieran quitado una máscara.
—La Comadreja abandonó el puerto —dijo Groniger lacónicamente—. El cielo moteado
al norte presagia un viento que acelerará su marcha. Y hay noticias de considerable
interés —añadió, mirando hacia el encorvado y arrugado Ourph.
Como el mingol no respondió en seguida ni nadie preguntó de inmediato cuáles eran
las nuevas, Pshawri explicó:
—Antes de que la Comadreja zarpara, capitán Ratonero, troqué pieles de ciervo y una
de marta por siete maderos de pino, dos planchas de roble y grano de pimienta que
deseaba el cocinero. Recogimos la cosecha de mazorcas y enjalbegamos el granero.
Gilgy parece haberse recuperado de su insolación.
—¿La madera estaba curada? —preguntó quisquillosamente el Ratonero. Pshawri
asintió—. Entonces, la próxima vez no te olvides de decirlo. Me gusta la concisión, pero
no a expensas de la precisión.
Skullick habló entonces.
—Skor nos hizo carenar el Halcón Marino, capitán Fafhrd, pues con la luna de los
Sátiros la marea está en su punto más bajo y mañana por la noche habrá luna llena, y
terminamos de fijar las coberturas de cobre. Hubo una cacería de aves salvajes. Salimos
a pescar con el Kringle. No capturamos nada.
—Basta —dijo Fafhrd, haciendo un ademán para imponer silencio—. ¿Cuáles son esas
noticias de importancia, Ourph?
Afreyt se levantó y dijo:
—La cortesía es lo primero. Caballeros, unios a nosotros. Aquí están vuestros
cubiertos. Los otros tres mostraron su agradecimiento con inclinaciones de cabeza y se
dirigieron al pozo para lavarse las manos, pero el anciano mingol se quedó donde estaba,
encorvado y dirigiendo a Fafhrd una mirada negra como su túnica de larga falda.
Entonces dijo en un tono sombrío:
—Capitán, cuando estaba de guardia en el cabo a media tarde y el sol había recorrido
la mitad de su descenso al oeste, miré hacia el gran Maelstrom que durante año y medio,
las últimas seis estaciones, ha permanecido en calma como un lago de montaña, de una
manera antinatural, y vi que empezaba a moverse y seguía haciéndolo, lenta, lenta,
lentamente, como si el mar fuese tan espeso como una pócima de bruja.
Para sorpresa de todos los presentes, el Ratonero se levantó bruscamente y exclamó
furibundo:
—¿Qué? ¿Qué es lo que dices, miserable vejestorio? ¡Negra araña de mal agüero!
¡Esqueleto seco!
—No, Ratonero, lo que dice es cierto —le reprobó Groniger, que había regresado para
ocupar el lugar que le habían asignado al lado de las mujeres—. ¡Lo he visto con mis
propios ojos! Por fin las corrientes han regresado y el torbellino de la isla está girando
perezosamente. Con un poco de suerte... y la ayuda de las tormentas del norte que se
están preparando... arrojará a la orilla el resto de los barcos mingoles naufragados para
que los recojamos, junto con otros barcos hundidos desde entonces. Alégrate, amigo.
El Ratonero le fulminó con la mirada.
—¡Avaro calculador, codicioso de gris madera de acarreo! No, ahí hay cosas
enterradas en el mar que yo no habría vuelto a pescar. ¡Escucha, viejo Ourph! Cuando el
torbellino empezó a girar de nuevo, ¿viste a algún malhechor husmeando por allí? Huelo
la obra de un mago.
—Ningún mago, capitán Ratonero, ninguno en absoluto —aseguró el anciano mingol—.
Pshawri y Skullick —señaló a los dos hombres que ocupaban sus lugares a la mesa, más
abajo— fueron antes allí en el Kringle y estuvieron un rato anclados. Ellos confirmarán lo
que digo.
—¿Qué? —repitió el Ratonero, casi gritando y en tono acusador mientras se volvía
hacia los dos hombres mencionados por Ourph y los traspasaba con la mirada—.
¿Fuisteis ahí con el Kringle? ¿Os metisteis en el torbellino?
—¿Qué más da? —replicó audazmente Skullick—. Ya te he dicho que salimos a
pescar. Estuvimos un rato anclados y Pshawri se zambulló una vez. —El viejo Ourph
asintió—. Nada en absoluto.
—Fafhrd puede ocuparse de ti —le dijo el Ratonero, dejándole de lado. Entonces,
centrándose en su hombre, le asaetó a preguntas—: ¿Qué mala jugada has hecho,
Pshawri? ¿Para qué te zambulliste? ¿Qué esperabas encontrar? ¿Te has sumergido en
medio del Maelstrom sin mi orden ni mi permiso? ¿Qué encontraste allí abajo y sacaste
del agua?
—Me agravias, capitán —replicó Pshawri, sonrojado y mirándole directamente a los
ojos—. Skullick puede responder por mí. Estaba allí.
—No sacó nada —dijo Skullick rotundamente—. Y lo que pudiera haber sacado, estoy
seguro de que lo habría guardado para dártelo.
—No te creo —dijo el Ratonero—. Los dos sois unos insubordinados. De ti,
lugarteniente Pshawri, puedo ocuparme. Durante el resto de esta luna quedas degradado
al rango de marinero común. Cuando llegue la luna nueva volveré a considerar tu caso.
Hasta entonces el asunto queda cerrado. No quiero saber nada más al respecto.
Fafhrd se dirigió a Afreyt, que estaba a su lado, y le dijo por la comisura de la boca:
—¡Dos rabietas en una sola velada! Es evidente que la maldición de la ancianidad
sigue atenazándole.
Afreyt le respondió en un susurro:
—Creo que está descargando en Pshawri lo que le queda de su extraño enfado con
esa muchacha, Dedos.
PSHAWRI: Me juzgas mal, capitán.
RATONERO: ¡He dicho que no quiero saber nada más!
OURPH: Capitán Ratonero, mencioné a tu lugarteniente y al sargento de Fafhrd para
que fuesen testigos de mis palabras, no para acusarles de nada.
GRONIGER: Aquí, en la Isla de la Escarcha, aborrecemos la magia, la superstición y
las malas palabras por igual. Ya hay bastantes problemas en la vida sin todo eso.
SKULLICK: Esta noche se han hecho ciertas acusaciones y se han pronunciado malas
palabras...
FAFHRD: Así pues, no acumulemos más. ¡Cierra el pico, sargento!
Durante estos intercambios, el Ratonero permaneció sentado, con el ceño fruncido,
mirando adelante con fijeza y, salvo por su brusca admonición, con los labios fuertemente
apretados.
Afreyt se puso en pie, haciendo que también se levantara Cif, que estaba sentada a su
otro lado.
—Caballeros —dijo en voz serena—. Esta noche todos me satisfaréis siguiendo el
prudente consejo del capitán Ratonero, que, como podéis ver, él mismo es el primero en
seguir, dándonos buen ejemplo, de no decir nada más sobre este confuso asunto. —Miró
alrededor de la mesa, deteniéndose especialmente en Pshawri con una expresión
inquisitiva.
—Y, después de todo, es la víspera del Día de la Luna Llena.
—Así pues, os ruego que cenéis —añadió Afreyt, sonriente—, o pensaré que no os
gusta nuestra cocina.
—Y llenad de nuevo las jarras —dijo Cif—. En el vino se encuentra la mejor sabiduría.
Cuando se sentaron, Fafhrd y Groniger mostraron su aprobación aplaudiendo
ligeramente, y todas las niñas les imitaron.
—Ciertamente, el silencio es plata —profirió el viejo Ourph en voz ronca.
Mayo, que estaba sentada al lado de Dedos, le dijo:
—Tengo una túnica blanca que podré prestarte para mañana por la noche.
Al otro lado, Brisa comentó:
—Y yo tengo un velo de repuesto. Y creo que Klute tiene...
—A menos, naturalmente —la interrumpió Mayo—, que quieras llevar tus propias
prendas.
—No —se apresuró a decir Dedos—. Ahora estoy en la Isla de la Escarcha y quiero
parecerme a vosotras. —Les sonrió.
—Es extraño —le susurró Cif a Afreyt—. Sé que esta noche el Ratonero se ha
comportado como un monstruo y, sin embargo, no puedo evitar la sensación de que en
cierta manera tiene razón con respecto a Dedos y Pshawri, que ambos nos han mentido
de alguna manera, quizás de maneras distintas. Esa chica ha permanecido tan serena... y
ha hablado casi como lo haría una sonámbula.
»Y Pshawri... siempre trata de impresionar al Ratonero y ganarse su alabanza, lo cual
molesta al capitán. Pero hace dos semanas, cuando llegó el último mercante de
Lankhmar..., el Cometa se llamaba, trajo una carta con un sello verde para Pshawri, y
desde entonces ha habido algo nuevo en sus choques con el Ratonero, algo nuevo y
pesado.
—También yo he percibido un estado de ánimo distinto en Pshawri —dijo Afreyt—.
¿Tienes alguna idea de lo que decía esa carta?
—Por supuesto que no.
—Entonces déjame que te diga esto: esa extraña sensación que tienes acerca del
Ratonero y los otros dos, ¿procede de tu propio pensamiento y tus imaginaciones o de la
diosa?
—Ojalá estuviera segura —respondió Cif, mientras las dos miraban al mismo tiempo la
luna nebulosa y desagradablemente deforme.
AFREYT: Es posible que durante la ceremonia de mañana nos dé una respuesta.
CIF: Debemos apremiarla para que lo haga.
8
Aquella noche un frío inexplicable invadió la Isla de la Escarcha, un viento del norte
cargado de nieve sopló sobre la ciudad e hizo sonar lúgubremente las campanas de
madera de acarreo en el arco, hecho con una quijada de leviatán, del Templo de la Luna,
y todos los durmientes tuvieron tremendas pesadillas entre escalofríos, unas pesadillas
tan extenuantes que abotargaron sus sentidos impidiéndoles librarse de ellas
despertándose. Cuando por fin llegó el alba destellando a través de los remolinos de
nieve en polvo, reveló que Fafhrd, aunque dormido, se había levantado de la cama,
arrastrando detrás de sí las mantas, y se había abierto paso por el laberinto de varas de
plata y bronce que constituían la cabecera de la enorme cama para invitados de Cif, hasta
que la parte trasera de su cabeza presionó el techo y quedó allí, como un crucificado
dormido, mientras ella, abajo, cogiéndole los tobillos, soñaba que vagaban por un desierto
helado hasta que una ráfaga de gélido viento les separó y se llevó al norteño hacia el cielo
grisáceo hasta que pareció tan pequeño como una gaviota que se esfuerza por remontar
el vuelo, y que una similar servidumbre morfeica había levantado al Ratonero Gris,
desnudo aunque cubierto por la sábana arrastrada consigo, para meterse bajo la segunda
mejor cama para invitados, donde él y Cif habían seguido durmiendo, y ella soñó que
atravesaban umbríos corredores subterráneos sin más iluminación que un resplandor
misterioso que emanaba de la frente del Ratonero, como si llevara una estrecha máscara
brillante en la que sus ojos eran horrendos pozos de oscuridad, hasta que el héroe de gris
se separó de ella al caer por una trampa en cuya puerta estaba escrito en fosforescente
alfabeto lankhmarés: «El Inframundo».
Pero tales apuros y penosas experiencias personales, ominosas visiones nocturnas y
paseos sonámbulos, no tardaron en ser olvidados, se hicieron nebulosos en la memoria,
cuando se dieron cuenta de la extensión que tenía la calamidad general e iniciaron una
carrera desesperada para corregirla.
Había que frotar a los entumecidos seres queridos, socorrer a las ovejas perdidas, así
como a los pastores semicongelados y otros que habían dormido al raso, recoger los
hornos fríos almacenados durante el verano y encenderlos, cortar leña y cargar carretillas
con paletadas de carbón marino, sacar prendas de invierno del fondo de los arcones,
duplicar y triplicar los amarres de los barcos que se bamboleaban en los muelles y
anclados en medio del puerto, asegurar con listones las compuertas de los tejados y las
escotillas en las cubiertas, visitar a quienes vivían solos.
Cuando hubo tiempo para hablar y preguntarse qué había pasado, algunos supusieron
que Khahkht, el Mago del Hielo, estaba rabioso, otros que la invisible princesa alada de la
alta Stardock había atacado por sorpresa y, ¡los más alarmistas!, que las corrientes
glaciales por fin habían abierto túneles en la corteza de Nehwon apagando sus fuegos
internos. Cif y Afreyt esperaban obtener respuestas durante la ceremonia de la luna llena,
y cuando la madre Grum y el Consejo de Ancianos la canceló basándose en la
inclemencia del tiempo, pues tenía que celebrarse al aire libre, ellas siguieron de todos
modos con los preparativos. La madre Grum no puso objeciones, pues creía en la libertad
de culto, pero el Consejo se negó a dar su sanción formal.
Así pues, no era de extrañar que la congregación que se reunió ante el arco con las
campanas del Templo de la Luna, sin techo y con sus doce columnas de piedra que
indicaban las doce lunas del año, fuese tan pequeña: todos los asistentes a la cena de la
noche anterior en casa de Afreyt habían sido apremiados, por ésta y Cif, para que
acudieran a la ceremonia. Como las dos mujeres eran las dirigentes del rito proscrito
vestían, naturalmente, su atuendo invernal de sacerdotisas, túnicas de piel blanca con
capucha, mitones y botas de piel de camero forradas de lana. Las cinco muchachas
asistieron como novicias obedientes, aunque habría sido difícil mantenerlas al margen de
lo que ellas consideraban una fantástica aventura. Vestían un atuendo similar, pero con
ropas más cortas, por lo que de vez en cuando mostraban sus rodillas rosadas, y la
dureza del clima hacía que el velo y los guantes de piel de cordero que usaba Dedos
fuesen de lo más apropiado. Fafhrd y el Ratonero acudieron como las parejas de sus
damas, aunque habían pasado una dura jornada de trabajo, primero en casa de Afreyt y
luego en su cuartel. Ambos parecían tener la mente en otra parte, como si cada uno
hubiera empezado a recordar las pesadillas que habían acompañado a su extraño
sonambulismo. Skullick y Pshawri se presentaron con ellos. Presumiblemente sus
capitanes habían reforzado con órdenes los ruegos de las damas de aquéllos, aunque
Pshawri tenía un extraño aspecto de resolución, e incluso el alegre Skullick parecía
preocupado.
Nadie había presionado a Ourph para que asistiera, dada su edad considerable, pero
de todos modos estaba allí, muy abrigado en pieles mingolas, con un gorro cónico de piel
negra y botas de piel de foca a las que estaban fijadas unas pequeñas raquetas para
nieve mingolas.
También estaba presente el jefe de tráfico portuario Groniger, cuya ausencia habría
sido de esperar, dado su ateísmo. Pero él explicó:
—La brujería siempre es asunto mío. Aunque sea una superstición consumada, tres de
cada cuatro veces está asociada con delitos, piratería y motines en el mar y toda clase de
fechorías en tierra. Y no me digáis que vuestras sacerdotisas de la luna son brujas
blancas y no negras. Sé lo que sé.
Y al final la madre Grum también se presentó, envuelta en pieles hasta las orejas y
andando como un pato debido a las raquetas para la nieve más grandes que las de
Ourph.
—Como experta en aquelarres —dijo gruñendo—, tengo el deber de libraros de las
magulladuras que pudiera produciros vuestra conducta desenfrenada y evitar que, en
cualquier caso, nadie intente deteneros. —Y al decir esto último miró amistosamente a
Groniger.
La acompañaba la prostituta Rill, que también era sacerdotisa de la luna, cuya mano
izquierda parcialmente mutilada le daba una curiosa afinidad (sin mezcla de lujuria, o así
se creía) con Fafhrd, el cual había perdido totalmente la suya.
Aquellas quince personas, agrupadas de una manera irregular, permanecieron en pie
mirando hacia el este a lo largo de los tejados de Puerto Salado, con sus gabletes muy
dentados para desprender la nieve, esperando que se alzara la luna. De vez en cuando
movían los pies con rapidez para calentarlos. Y cada vez que lo hacían, las macizas losas
grises que eran las campanas colgadas con cadenas de la alta mandíbula de leviatán
parecían vibrar leve pero profundamente, simpatizando con ellos o en recuerdo de su
hueco sonido anterior, cuando sopló el viento o tal vez anticipando la inminente aparición
de la diosa.
Cuando el resplandor bajo de la luna se intensificó hacia una zona central por encima
de los tejados dentados, las nueve mujeres se apartaron un poco de los seis varones, les
dieron la espalda y se apiñaron, de modo que ellos no pudieran oír las palabras
invocatorias susurradas por Afreyt, ni pudieran ver los objetos sagrados que Cif extrajo de
su ancho manto y mostró a su alrededor.
Entonces, cuando apareció un recorte de uña deslumbradoramente blanco del astro,
serrado por los dientes del tejado más central, hubo un suspiro generalizado de
reconocimiento o satisfacción que resonó inanimadamente gracias a un aumento de las
bajas vibraciones reales o imaginarias de las campanas, los grupos se separaron, se
mezclaron y formaron una larga hilera cogidos de las manos, encabezada por las niñas,
Mayo la primera, los demás unidos al azar, y todos empezaron a rodear lenta y
rítmicamente el templo, dieron dos vueltas y luego se deslizaron entre las columnas
lunares de piedra tallada, las de la Nieve, el Lobo, la Semilla, la Bruja, el Espectro, el
Asesino, el Trueno, el Sátiro, la Cosecha, la Segunda Bruja, la Helada y los amantes, en
grupos de seis, de cuatro, de tres, en parejas e individualmente.
Las niñas avanzaron serpenteando una tras otra, cogidas de la mano y con gráciles
movimientos, como en un sueño. El viejo Ourph se movía ágilmente, marcando el compás
con patadas en el suelo, mientras que la madre Grum se movía con brío a pesar de su
considerable cantidad de grasa y con un ritmo sorprendentemente seguro. Rill cerraba la
retaguardia, balanceando con su mano mutilada una lámpara de aceite de leviatán sin
encender.
A medida que la luz de la luna se intensificaba lentamente, Dedos se maravillaba no sin
cierto temor de los extraños signos rúnicos y escenas salvajes talladas en las gruesas
columnas de piedra. Brisa le apretó la mano para tranquilizarla y le susurró
entrecortadamente que representaban las aventuras de la legendaria reina bruja Skeldir
cuando descendió al Inframundo para conseguir la ayuda que le permitiría rechazar las
tres invasiones simorgyanas en la época dorada de la isla.
Una vez completados los siete lentos círculos místicos y cuando el orbe de un blanco
deslumbrante de Skama (el nombre más sagrado de la diosa) se hubo levantado del todo,
de modo que estaba completamente rodeada por la negrura del cielo, Mayo encabezó a la
hilera ondulante a través del gran prado, hacia el oeste, avanzando con toda confianza
bajo la luna llena. Durante un breve trecho las sombras de las doce columnas y las
campanas colgadas de la mandíbula de leviatán les acompañaron, y luego uno tras otro
se lanzaron a través de la extensión sin caminos iluminada por la luna, la hierba helada y
espolvoreada de nieve crujiendo bajo sus pies. May siguió un rumbo serpenteante,
virando ora a la izquierda, ora a la derecha, que imitaba su última ondulación entre las
columnas, pero les encaminó directamente al oeste, precedidos por sus sombras.
Entonces Afreyt gritó en tono vibrante el nombre sagrado: «¡Skama!» y todos
empezaron a cantar, sus voces acompasadas con la danza de su avance. Así decía la
primera canción para la diosa:
Doce caras tiene nuestra Señora de la Oscuridad
cuando camina de noche por su parque estrellado:
Nieve, Lobo y Luna de Semilla, Brujas, Espectros y Cuchillo,
la insignia del Asesino; otras seis de oscuridad y luz:
Trueno, Lujuria, Cosecha, la segunda vida de las Brujas;
y acaba el año con la Helada y el brillo de los Amantes.
Reina de la Noche y Señora de la Oscuridad
con tus velos negros y tu ceñida camisa de plata.
Todos callaron durante cinco latidos de corazón, Afreyt gritó de nuevo «¡Skama»! e
iniciaron su segunda canción, con pasos más largos y deslizantes adaptados al cambio de
ritmo:
Sean éstos tus sellos, temible Señora del Misterio:
el arco iris y la burbuja, la llama y la estrella,
la abeja nocturna y la avispa brillante,
el volcán, la fría luz del candil de leviatán,
cosas que son indicios de lejanas maravillas;
cometas, granizo y extraños giros de la historia,
Reina de la Oscuridad y Lámpara de la Noche,
Amante del Terror, cruel y sororal...
Bruja, Muchacha y Madre, ¡álzate en tu blancura!
Una pausa de cuatro latidos, un nuevo grito de «¡Skama!» por parte de Afreyt y su
danza se hizo rápida, pisoteando el suelo, como si avanzaran a los sones de un tambor:
Luna de la Nieve, Luna del Lobo, Luna de la Simiente, Luna de la Bruja;
Luna del Espectro, Luna del Cuchillo, Luna de la Tempestad, Luna de la Lujuria;
Hoz, Bruja Segunda, Luna Helada, Luna de la Cópula.
Skama te hace señales, Skeldir desciende
por el estrecho camino de piedra a oscuras,
enterrada a la manera de la Escarcha, con los pies por delante;
enfrentada valientemente a monstruos venenosos,
pisando serpientes con sus pies descalzos;
a través de la tierra seca y la roca sólida;
se hunde como un espectro en el granito;
a Skeldir le falla el valor, titubea...
cuando observa la luna por debajo de ella,
¡luz en el corazón de la tiniebla!
Esta vez Afreyt dejó que transcurrieran veinte latidos antes de pronunciar su
invocación, y la congregación, cogida de las manos, inició una repetición de las tres
canciones mientras proseguía su serpenteante avance hacia el oeste. A poca distancia
hacia el norte se alzaba la Torre de los Duendes, una aguja de roca y brezos pálida y
robusta, a cuyo extremo cuadrado no podía llegar la flecha lanzada con el arco más
potente. Dos lunas atrás, el fatídico Día del Pleno Verano, todos ellos, excepto Dedos y
Ourph, habían celebrado allí un festín. Hacia el sur se iniciaba una serie de colinas bajas
y ondulantes, al principio meras protuberancias en el mar de hierba iluminada por la luna.
Y hacia aquellas colinas Mayo empezó a dirigir ahora a la hilera de danzantes, efectuando
un giro en dirección al sur.
Durante la segunda repetición de las canciones aparecieron islas de aulaga y retama
en el mar de hierba. Mayo les condujo hacia una colina algo más alta.
—¿Nuestro destino? —preguntó Dedos a Brisa, tarareando la pregunta para que no
desentonara de la canción que todos entonaban.
—Sí —respondió Brisa y, moviéndose al ritmo de la canción, explicó en murmullos
entrecortados—: En el pasado se alzaba ahí el patíbulo. Luego fue la colina del espectral
dios Odín cuando aconsejaba a tía Afreyt. Yo era una de sus doncellas.
DEDOS: ¿Qué tenías que hacer?
BRISA: Entre otras cosas, podríamos decir que era una camarera de a bordo.
DEDOS: ¿De verdad? Has dicho que era un espectro. ¿Era lo bastante sólido para
tales cosas?
BRISA: Lo suficiente. Le gustaba toda clase de toqueteos, hacerlos y que se los
hicieran.
DEDOS: Los dioses son igual que los hombres. ¿Y tu tía te dejaba?
BRISA: Estaba consiguiendo de él una información muy importante. Contribuyó a la
salvación de la isla. Además, le trenzaba lazos corredizos. Quería que nos los pusiéramos
alrededor del cuello.
DEDOS: Eso da miedo y parece peligroso.
BRISA: Lo era. Fue así como el tío Fafhrd perdió la mano izquierda. Llevaba todos los
lazos alrededor de la muñeca izquierda en aquella batalla de la que te hablé. Cuando
Odín y el patíbulo se desvanecieron en el cielo, los lazos se corrieron por sí solos y
salieron disparados tras él... llevándose la mano del tío Fafhrd.
DEDOS: Da miedo de veras. Si los hubierais tenido alrededor del cuello...
BRISA: Sí. Más tarde, cuando tía Cif y la madre Grum purificaron la colina y derribaron
el emparrado donde Mayo, Mará y yo habíamos acariciado al viejo dios, le cambiaron el
nombre y el Patíbulo pasó a ser la Colina de la Diosa. Aquí estamos celebrando los ritos
veraniegos de la luna llena.
MARÁ: ¿Qué estáis cuchicheando? Tía Afreyt os mira con el ceño fruncido.
Las dos niñas reanudaron la canción, que ya era otra.
—¡Criaturas demoníacas! —susurró Afreyt a Fafhrd, aunque no en tono irritado.
El norteño se volvió hacia ella y asintió, pero incluso menos preocupado que ella, de la
misma manera que unas veces cantaba y otras no, según le apetecía en cada momento.
El frío aire estaba muy quieto y tenía una nitidez fantástica. Fafhrd pensó que nunca en
toda su vida había visto a la luna llena brillar con tal intensidad, ni siquiera desde
Stardock. En aquel instante, como si alguien hubiera pulsado astutamente una oculta
cuerda de debilidad en sus entrañas, sintió que le sobrevenía un vahído, tuvo una
sensación de insustancialidad, como si el mundo estuviera a punto de desvanecerse, o él
del mundo. A duras penas lograba mantenerse erguido y no echarse a temblar.
Cuando la extraña sensación disminuyó un poco, Fafhrd miró a lo largo de la curvada
hilera de rostros brillantemente iluminados por la luna para ver si se trataba de algo que
había afectado a otros. Las cinco niñas ya habían llegado a la mitad de la colina y seguían
adelante, cantando arrobadas. Dedos, que era, después de Brisa, la más próxima a ellos,
le miró, pero serena, como si sencillamente hubiera notado que él la estaba mirando. El
siguiente que estaba más cerca de las muchachas, Pshawri, cantaba obedientemente, o
por lo menos movía los labios. Finalmente, a menos de cinco pies de distancia, el
Ratonero, que ni siquiera fingía cantar, parecía ensimismado pero muy tranquilo, se había
echado atrás la capucha, exponiendo al aire frío la cabeza con el pelo cortado casi al
cero, mientras que Fafhrd se tapaba las orejas.
Miró al otro lado y vio, en ordenada sucesión y absortos en la ceremonia, a Afreyt,
Groniger, Skullick, el viejo mingol Ourph, Cif, la obesa madre Grum, la bruja, y Rill, la
prostituta.
Y entonces Fafhrd miró a Cif de nuevo (ella debía de haber empezado) y vio que ella
estaba mirando más allá de él, su pálido rostro contorsionado de súbito con una expresión
de horror incrédulo.
Giró sobre sus talones y vio que a su lado había un rostro menos que antes. Mientras
había estado mirando en la otra dirección, el Ratonero había ido a alguna parte y sus
decios habían soltado el gancho que era la mano izquierda de Fafhrd sin que éste lo
notara.
Observó también que Pshawri, con una expresión en el rostro similar a la de Cif,
contemplaba las rodillas del norteño como si el joven lugarteniente del Ratonero Gris
fuese testigo estupefacto de algún horrendo milagro. ¡Fafhrd bajó la vista y vio qué le
había ocurrido al Ratonero! Había penetrado con los pies por delante en la helada tierra,
en la que estaba enterrado hasta la cintura y, así, no era más alto que un enano.
¡Imposible! Pero así era.
En aquel instante, como si algún ser subterráneo que agarrase los tobillos del Ratonero
le hubiese dado otro potente tirón, el camarada de Fafhrd se hundió rápidamente otra
media vara, con lo que quedó enterrado hasta el mentón, como un mingol traidor a quien
sus vengativos compañeros despachan lentamente arrojándole piedras y cráneos
cargados de plomo a la cabeza, pero sólo después de que sus concubinas hayan sido
autorizadas (u obligadas) a besarle por tumo una vez en los labios.
El Ratonero miró a Fafhrd, muy abiertos los ojos iluminados por la luna, come; dándose
cuenta de su atroz apuro, diciendo lastimeramente entre jadeos: «¡Ayudadme!». Y su alto
camarada no pudo hacer más que mirarle y estremecerse.
Fafhrd oyó a sus espaldas el ruido de pisadas precipitadas, de botas que resonaban en
la tierra helada. Por un momento le pareció que podía ver el terreno iluminado por la luna
a través de la cabeza del Ratonero, como si el hombrecillo se hubiera hecho transparente,
insustancial. ¿O era tan sólo que volvía a experimentar aquella extraña sensación? ¿Era
un efecto de sus ojos húmedos?
Como si aquellas manos subterráneas dieran otro tirón, el Ratonero volvió a moverse
hacia abajo rápidamente.
Desde detrás del norteño, Cif se abalanzó al suelo helado cuan larga era, sus manos
extendidas tratando de aferrar la cabeza que desaparecía.
Fafhrd recuperó su capacidad de movimiento y echó un rápido vistazo a su alrededor,
por si el espectro del Ratonero estaba flotando en alguna otra dirección. El aire parecía
lleno de movimiento, pero cuando el norteño deslizó a uno y otro lado su aguda mirada no
vio nada sustancial.
Con tres excepciones, todo el mundo miraba a Cif o se dirigía apresuradamente hacia
ella. La mujer restregaba ahora la escasa hierba helada, como si buscara frenética una
joya que se le había caído allí. Afreyt y Groniger miraban con fijeza hacia la Torre de los
Duendes. La mujer alta señaló algo y el pausado hombre hizo un gesto de asentimiento.
Entretanto, Dedos miraba a Fafhrd con una fría expresión acusadora, como
preguntándole: «¿Por qué no has salvado a tu amigo?».
9
Desde el punto de vista del Ratonero, lo que había sucedido era lo siguiente:
Había estado contemplando la luna, totalmente ajeno al frío y la ceremonia, sumido en
la perplejidad porque se sentía al mismo tiempo tan pesado —como si estuviera muerto
de cansancio y apenas pudiera mantenerse erecto, víctima de una extraña fiebre sin
calor— y, al mismo tiempo, tan lánguido e insustancial, como si se estuviera adelgazando
para convertirse en un fantasma al que la brisa más ligera podría llevarse por los aires.
Las dos sensaciones eran contradictorias, pero ambas reales.
Sin previa advertencia, experimentó un extraño vahído, como el de Fafhrd pero más
intenso, hasta tal punto que perdió por completo el sentido. Era como si el suelo se
hubiera abierto bajo sus pies. Cuando recuperó la conciencia, alzó la vista para mirar a su
camarada norteño, el cual nunca le había parecido tan alto.
Se dijo que debía de haberse desmayado y caído de espaldas. Pero cuando trató de
incorporarse descubrió que no podía mover las manos ni los pies, ni tampoco doblar la
cintura o las rodillas. ¿Estaba paralizado? Por todas partes del cuello hacia abajo algo le
aferraba fuertemente, y cuando restregó los pulgares con los demás dedos (tenía ambas
manos aprisionadas a los costados, por lo que no podía extender los dedos o cerrar el
puño), notó que aquel algo era sospechosamente granuloso, como tierra removida.
En la más horrenda reorientación que había experimentado jamás en el transcurso de
una vida llena de acontecimientos, la postura de estar tendido boca arriba se convirtió en
la situación de estar enterrado hasta el cuello. ¡Oh, consternación! Y era tan increíble que
no podría decir realmente si era el mundo o él quien se había movido para efectuar el
terrible cambio.
Algún mecanismo mental de asombrosa rapidez exploró casi al instante las presiones
en todo su cuerpo. ¿Eran ligeramente mayores alrededor de los tobillos? Como si llevara
grilletes, como si algo o alguien le agarrase de ambas piernas..., como las ondinas de las
arenas movedizas contra las que Sheelba le había advertido en el Gran Pantano Salado.
¡Oh, Mog, no!
Alzó la mirada hacia Fafhrd, que parecía alto como un pino, y pronunció entre jadeos
su angustiosa súplica... y el gran patán se limitó a mirarle con los ojos como platos y
hacerle muecas, mohines y lagrimeo a la luz de la luna, no sólo negándole su ayuda, ¡sino
también como si ignorase por completo el inapreciable privilegio que tenía de permanecer
de pie sobre el suelo en vez de estar hundiéndose en él!
Más allá de Fafhrd vio que Cif corría directamente hacia él. ¡Si no se detenía le daría
con su bota en la cara, la ménade loca! Instintivamente trató de echarse a un lado y sólo
logró torcerse el cuello. Entonces notó que el tirón de sus tobillos se intensificaba y la fría
tierra le subía hasta el mentón, como si tirasen de todo su ser hacia abajo. Apretó los
labios con fuerza para evitar que le entrara tierra en la boca, aspiró hondo y trató de
estrechar las fosas nasales. Finalmente, al ver que la tierra seguía engulléndole, cerró
fuertemente los ojos. Lo último que vio fue la luna. Al tiempo que el resplandor grisáceo
transmitido a través de sus párpados se desvanecía hacia arriba, notó los rasguños y
pellizcos de la tierra en la cabeza. Entonces incluso eso desapareció y quedó tan sólo una
frialdad granulienta que tiraba hacia arriba de sus mejillas. Entonces, extrañamente,
pareció caldearse un poco y aflojarse también un poco, de modo que pudo exhalar parte
del aire atrapado en la boca contra las mejillas. La textura del material que las rasguñaba
pasó de tierra a lana y nuevamente a tierra. Se dio cuenta de que su capucha, que tenía
alrededor del cuello, había sido arrastrada hacia arriba y quedado enterrada por encima
de él. Entonces el áspero deslizamiento pareció detenerse. Una cosa más tenía que
admitir: la sensación de pesadez que le había atenazado durante tanto tiempo había
desaparecido por completo. Por confinado que estuviera, ahora tenía más bien la
sensación de estar flotando.
Aquel rápido mecanismo mental sometió a su consideración una lista de los seres que
podrían odiarle lo suficiente para desearle tan horrorosa condena y que probablemente
tenían el poder mágico necesario para llevarla a cabo. Los magos Quarmal de Quarmall,
Khahkht, el mago del hielo, el gran Oomforafor, Hisvin, el rey rata, su propia mentora,
Sheelba, que se hubiera vuelto contra él, la querida y diabólica Hisvet, los dioses Loki y
Mog. La lista era interminable.
Una sola cosa era evidente: ¡cualquier mundo en el que un hombre podía ser
arrastrado a su tumba por los juegos malabares de alguna autoridad o potencia loca era
monstruosamente injusto!
10
Por encima del suelo, Cif, que había estado agachada, rompiéndose las uñas al
escarbar el suelo helado, se puso de rodillas y rodeó con los brazos a las niñas, que se le
habían aproximado y trataban de tocarla, más por su propio consuelo y seguridad que por
los de ella. Cif intentó tocarlas a su vez y atraerlas hacia ella, silenciando sus gemidos,
tanto por su propio consuelo como por el de ellas. Tenían frío.
Fafhrd, enmudecido de asombro, se volvió para preguntar a Afreyt qué había visto
exactamente cuando el Ratonero pareció hundirse en el suelo de una manera imposible.
Para su confusión, vio que ella y Groniger estaban ya a una docena de varas de distancia,
corriendo hacia la Torre de los Duendes, mientras Rill se había apartado de su lugar al
final de la hilera ritual y coma tras ellos, sin soltar la lámpara apagada.
El norteño movió lentamente la cabeza, estupefacto, se volvió de nuevo y vio, más allá
de las espaldas apiñadas de Cif y las niñas, a Pshawri que parecía sufrir convulsiones
agónicas, tenía el rostro contorsionado por el sufrimiento, los ojos semicerrados, y movía
atrás y adelante el tenso cuerpo mientras se arrancaba literalmente los cabellos. Por Kos,
¿acaso creía aquel bribón que ya era el momento de llorar la pérdida de alguien?
Entonces los ojos torturados del joven lugarteniente del Ratonero se fijaron en Cif. Los
abrió del todo, su cuerpo dejó de balancearse, cesó de tirarse de los pelos y tendió ambos
brazos hacia ella, en mudo gesto de súplica.
Ella respondió de inmediato, levantándose del todo para ir hacia él. Pero en aquel
momento Fafhrd recobró el habla.
—¡No des un solo paso! —le ordenó imperiosamente, en el mismo tono y con el
cuidadoso enunciado que habría usado en una batalla—. Quédate exactamente donde
estás... o perderemos de vista el lugar donde el Ratonero ha desaparecido bajo el suelo.
Y avanzó resueltamente hacia ella, usando la mano derecha para extraer su hacha de
doble hoja del estuche que le pendía a un costado.
—El lugar donde debemos cavar —añadió, arrodillándose al lado de Cif.
Ella se volvió, y al verle empuñar el hacha creyó que pretendía golpear el suelo con ella
y exclamó alarmada:
—¡Oh, no hagas eso, podrías hacerle daño!
Él la tranquilizó con un movimiento de cabeza y, cogiendo el hacha por la juntura de la
hoja y el mango, raspó fuertemente el suelo hacia sus rodillas, palpando con el gancho a
través de la tierra que levantaba. Siguió raspando hasta despejar un espacio grande como
la puerta de una trampa, y entonces empezó de nuevo, profundizando una pulgada.
Entretanto, Pshawri se acercaba a Cif, manoseando su bolsa y balbuciendo:
—Querida señora, yo soy responsable de la desgracia que ha acaecido a mi capitán.
Sólo yo soy culpable. Mira, permíteme que te muestre...
Sin detenerse en su tarea, Fafhrd le ordenó bruscamente:
—Olvida eso, Pshawri, y ven aquí. Tengo un recado para ti.
Pero al ver que el hombre no parecía oír sus palabras y seguía mirando
desesperadamente a Cif y palpándose los brazos para llamar su atención, Fafhrd hizo una
seña a la dama para que hiciera al loco a un loco y escuchara lo que quería decirle,
mientras ordenaba:
—¡Entonces tú, Skullick, ven aquí!
Cuando su joven sargento se apresuró a obedecer, aunque no sin dirigir una mirada
inquieta a Pshawri, Fafhrd le dio instrucciones concisas mientras seguía raspando el
suelo.
—Skullick, regresa al cuartel corriendo como el viento, busca a Skor y Mikkidu y
ordénales que vengan aquí de inmediato con uno o dos hombres, cada uno provisto de
fuertes guantes de trabajo, palas, cubos, linternas y cuerdas. No intentes explicar nada...
Ten, toma mi anillo. Entonces elige a un hombre de los del Ratonero y otro de los míos y
a un mingol y venid aquí con tablas y los utensilios necesarios para apuntalar un pozo,
más cuerdas, poleas, comida, combustible, agua, un barril de aguardiente, mantas y la
caja de medicinas. Venid en cuanto hayáis reunido todo eso. Usad las carretas de los
perros. Que Mannimark se quede al frente del cuartel. ¿Alguna pregunta? ¿No?
¡Entonces partid!
Skullick se marchó. Rill ocupó de inmediato su lugar.
—Fafhrd —le dijo en tono apremiante—. Afreyt y Groniger me han ordenado decirte
que, al margen de lo que creas que hemos visto, o nos parece haber visto, engañados tal
vez por un fantasma, al final el Ratonero echó a correr con una velocidad sobrenatural
hacia la Torre de los Duendes y entonces se ocultó. Han ido en su busca. Quieren que te
reúnas con ellos, tras enviar a alguien en busca de linternas, los perros Corredor y
Agarrador, y una pieza sin lavar de la ropa interior del Ratonero.
Fafhrd dejó de raspar el hoyo cuadrado, que tenía cinco o seis pulgadas de
profundidad, para volverse y mirar inquisitivamente a quienes habían escuchado tales
palabras.
—Capitán, se ha hundido en el suelo donde estás cavando —dijo Ourph el mingol—.
Lo he visto.
—Es cierto —gruñó la madre Grum—, aunque al final se volvió un tanto etéreo.
Cif se apartó del desdichado Pshawri para afirmar categóricamente:
—Ha descendido aquí. Pude tocarle la cabeza y el pelo antes de que se hundiera.
Pshawri la siguió, gritando:
—Mira, señora, lo he encontrado. He aquí la prueba de que mentí al capitán cuando
anoche le dije que no había sacado nada de mi zambullida en el Maelstrom.
Era una figura geométrica metálica formada sólo por los bordes, como el esqueleto de.
un cubo, del tamaño de un puño de niño y con algo oscuro encajado en su interior. El
metal parecía plata a la luz de la luna, pero Cif tenía la certeza de que era de oro..., el
icono de la Escarcha que el Ratonero lanzó con su honda al centro del gran torbellino
para calmarlo tras el naufragio de la armada mingola.
Los ojos de Pshawri parecían los de un loco mientras decía:
—Haber cogido esto de las fauces del torbellino, aunque con la intención de
complacerle, ha sido el medio de la perdición de mi capitán, como tal vez él mismo temía
que pudiera suceder. Dioses, ¿alguna vez un hombre se engañó a sí mismo tan
cruelmente?
—Entonces, ¿por qué le mentiste? —le preguntó Fafhrd—. ¿Y por qué deseabas
poseer ese icono?
—No puedo decírtelo —respondió el compungido Pshawri—. Éste es un asunto privado
entre el capitán y yo. ¿Qué haremos, dioses? ¿Qué podemos hacer?
—Seguiremos cavando aquí —decidió Fafhrd, acompañando sus palabras con la
acción—. Rill, comunica mi decisión a Afreyt y Groniger.
—Primero déjame que te facilite la tarea —dijo la mujer, cogiendo la lámpara de
leviatán que colgaba de su espalda y dejándola en el suelo junto al hoyo cuadrado que
Fafhrd estaba cavando, y entonces chascó los dedos de la mano derecha al tiempo que
decía: «Arde sin calor». La sencilla magia surtió efecto.
La luz de leviatán blanca como nieve recién caída, iluminó el entorno como un
fragmento de la luna llena que hubiera caído a la tierra, de manera que cada grano de
tierra dentro del cuadrado recién cavado parecía visible individualmente.
Fafhrd dio las gracias a Rill y ésta se dirigió a paso vivo hacia la Torre de los Duendes.
El norteño se volvió hacia el lugarteniente del Ratonero y le dijo:
—Pshawri, siéntate al otro lado del hoyo, frente a mí, y palpa la tierra que voy
levantando con el hacha. Dos manos trabajan con más rapidez que un gancho. ¡Brisa! Tú
y Dedos... arrodillaos junto a mí y echad a cada lado la tierra que voy removiendo. Ya he
rebasado la hierba helada y ahora puede cavar más a fondo. Pshawri, mientras palpas en
busca de la cabeza del Ratonero, dinos, concisa y claramente, todo cuanto tu conciencia
te permita sobre la zambullida en el torbellino.
—¿Crees que aún puede estar vivo? —le preguntó Cif con voz entrecortada, como si
dudara de sus propias esperanzas erráticas.
—Señora, conozco al Ratonero Gris desde hace algún tiempo. No hay que subestimar
nunca sus recursos bajo la adversidad o su sangre fría en medio del peligro.
11
Presionado por la tierra y en posición vertical, como si le hubieran honrado con un
entierro al estilo de la isla, el Ratonero notó un bulto en su garganta y observó que crecía
lentamente, se hacía más duro y empezaban a acompañarle unas punzadas en las
mejillas y el velo del paladar, así como unas dolorosas sensaciones o impulsos de
movimiento en lo profundo de su pecho. La tensión aumentaba en toda aquella zona y
empezó a notar un ligero zumbido en los oídos. Todas estas sensaciones seguían
aumentando sin cesar.
Recordó que había aspirado aire por última vez mientras aún veía la luna.
Con un tremendo esfuerzo de voluntad refrenó el impulso de aspirar (que podría
haberle llenado la boca de tierra y hacerle toser y resollar, ¡ni pensar en ello!). Con mucha
lentitud (casi de modo experimental, podría decirse, excepto que era preciso hacerlo, ¡y
pronto!) empezó a inhalar, al principio a través de las fosas nasales pero en seguida lo
hizo con los labios apenas separados, donde podía humedecerlos con la lengua y,
moviéndola de un lado a otro, rechazar partículas de tierra intrusas, mantenerlas a raya,
algo así como la técnica aprobada para fumar hashish, según la cual uno inhala un poco
de aire a cada lado de la pipa para diluir el denso humo. (¡Ah, se dijo el Ratonero, la
maravillosa libertad de la lengua dentro de la boca! No importa la situación de
confinamiento en que se encuentre el cuerpo. La gente no sabe apreciarla como se
merece.)
Y entretanto inhalaba fríos sorbos del aire dador de vida que se había almacenado
entre las partículas de tierra sólida, sin dejar que pasaran a través de sus labios más
granos de tierra de los que podía tragar con facilidad. Supuso que de esta manera
finalmente podría moverse a través del suelo, quizás tomando tierra por su extremo
anterior —¿quién sabía?— extrayéndole nutrición y luego excretándolo en un senderillo
fecal.
Pero entonces el bulto de la garganta volvió a llamarle la atención. Espiró a pesar del
obstáculo (requirió un tiempo considerable, pues ofrecía resistencia) y lentamente (se dijo
que no debía olvidar en ningún momento la importancia de la lentitud) aspiró de nuevo.
Al cabo de varias repeticiones de este proceso decidió que si lo hacía con diligencia,
sin perder tiempo pero sin dejarse tentar por la precipitación, podría mantener el bulto en
su garganta (y el impulso de boquear) reducido a un tamaño tolerable.
Así pues, de momento, y comprensiblemente, todo lo que no estaba relacionado con la
respiración adquirió una importancia secundaria, ¡qué digo, terciaria!, para el Ratonero, el
cual se dijo que si llevaba a cabo aquel proceso durante el tiempo suficiente, llegaría a
hacerse habitual y entonces habría espacio en su mente para pensar en otras cosas, o
por lo menos en otros aspectos de su actual situación penosa.
Entonces se planteó un interrogante: ¿Se preocuparía de hacerlo cuando llegara el
momento? ¿Obtendría provecho o consuelo de tal especulación?
A medida que el Ratonero adquirió lentamente la capacidad de atender a otras
cuestiones, observó un leve resplandor rojizo dentro de sus párpados. Al cabo de unos
cuantos movimientos respiratorios se dijo que eso no podía ser, que semejante resplandor
sólo se explicaría si hubiera luz solar y allí ni siquiera había la de la luna. (Se habría
permitido un pequeño sollozo, pero en las circunstancias acátales no podía pensar en la
más ligera irregularidad respiratoria.)
Pero la curiosidad, una vez despierta, persistió («... incluso hasta la tumba», se dijo con
sentencioso melodramatismo), y tras unos cuantos movimientos respiratorios más
entreabrió mínimamente los ojos, protegidos por las pestañas.
Nada le atacó, ni la más minúscula partícula de tierra, y había, en efecto, una luz
amarilla.
Poco después abrió más los párpados, mientras mantenía inalterable, por supuesto, su
cauta respiración, y examinó la pequeña escena.
A juzgar por la manera en que la vista estaba brillantemente bordeada de amarillo, la
iluminación parecía proceder de su propio rostro. Recordó el extraño sueño o incidente
nocturno del que Cif le había hablado, en el que ella le había visto llevando una
semimáscara fosforescente con óvalos de negrura en el lugar que ocuparían los ojos. Tal
vez había previsto realmente el futuro, pues ahora él parecía llevar semejante máscara.
La luz le reveló que se encontraba ante una pared marrón, tan cerca de ella que la veía
borrosa, pero no tan próxima como para tocarla con los ojos.
Sin embargo, mientras la examinaba, tuvo la creciente sensación de que podía ver a su
través, de modo que a un dedo de distancia de aquel borrón frontal las partículas
individuales de tierra estaban nítidamente definidas, como si algún poder oculto de visión
se mezclara con la visión natural, el primero mezclándose con la última y ampliándola.
Gracias a este medio, cualquiera que fuese, vio un guijarro negro enterrado a unas seis
pulgadas de distancia, y al lado de aquel uno verde oscuro grande como su pulgar,
mientras que junto al último estaba la cara rojiza, inexpresiva y anillada de una lombriz de
tierra cuya pequeña boca circular central estaba en acción, apuntándole casi directamente
de modo que sus segmentos, vistos en perspectiva angulosa, casi se fundían.
Y entonces, por primera vez, el elemento de alucinación o pura fantasía intervino en su
visión, pues aquella lombriz se dirigió a él con voz silbante y aguda, diciéndole:
—¡Oh, humano mortal, ¿qué te protege? ¿Por qué no puedo acercarme a ti para roerte
los ojos?
Sin embargo, el realismo de la alucinación convenció tanto al Ratonero que se rindió al
impulso de responder en un tono bajo y ronco:
—Hola, compañero de prisión...
No pudo decir más. Su propia voz, por disminuida que estuviera, era tan clamorosa en
el limitadísimo espacio y reverberaba de tal manera dentro de su cráneo y mandíbula,
como campanillas agitadas por un huracán, que sintió un intenso dolor en los oídos y casi
se olvidó de respirar.
Las vibraciones inesperadamente potentes que produjeron sus palabras incautas
también parecieron trastornar el delicado equilibrio con el que flotaba en el mar de tierra a
su alrededor, pues observó que los dos guijarros y la lombriz habían empezado a
moverse juntos hacia arriba, aunque él no experimentaba un correspondiente tirón de sus
tobillos hacia abajo. Era evidente que había hecho un intento excesivo prematuramente.
Cerró los ojos con cuidado y volvió a concentrar toda su atención en los lentos
movimientos respiratorios, ignorando resueltamente la profundidad de su entierro.
12
Por encima del suelo se habían realizado considerables progresos en la búsqueda del
Ratonero, una búsqueda que se había organizado más. Habían llegado los dos grupos
desde el cuartel, y la presencia de hombres jóvenes entregados al trabajo era
tranquilizadora: los corpulentos y enjutos ex guerreros bárbaros de Fafhrd, norteños como
él mismo, y los ladrones reformados del Ratonero, compactos, esbeltos y membrudos.
Las dos carretas tiradas por los grandes animales mezcla de can y plantígrado que
habían traído agua, comida y leña ya habían sido descargadas y el equipo de dos perros
grandes y peludos como osos, libres de sus arneses, permanecían cerca, vigilantes.
Habían encendido una pequeña fogata y flotaban en el aire los apetitosos olores de la
sopa de carnero que se calentaba y el jugo de carne que cocía. La madre Grum y el viejo
Ourph estaban acurrucados al lado de las llamas.
El hoyo cuadrado de Fafhrd, ensanchado un pie a cada lado, era lo bastante profundo
para que las cabezas de quienes lo cavaban y palpaban la tierra estuvieran por debajo del
nivel del suelo. Fafhrd había delegado su trabajo en Skor, el lugarteniente que gozaba de
su plena confianza, un pelirrojo que se estaba quedando prematuramente calvo, mientras
que Pshawri seguía realizando la misma tarea, ayudado ahora por Mará y Klute. Un
norteño permanecía en el borde y más o menos a cada minuto sacaba un gran cubo lleno
de tierra que arrojaba a un lado. El otro lugarteniente del Ratonero, Mikkidu, junto con otro
ladrón habían empezado a colocar la primera hilera de puntales desde arriba, fijando a los
lados, con mazos de madera, las tablas de ocho pies. Las linternas de aceite de leviatán
en el lado oscuro del agujero brillaban hacia arriba e iluminaban los tres rostros. La luna
llena estaba tres horas más alta que cuando Skama había sido reverenciada con la danza
a través del gran prado.
Fafhrd y Cif permanecían al lado del fuego, tomando a sorbos gahvey caliente con los
dos ancianos. Era su primer descanso desde la asombrosa desaparición del Ratonero
bajo tierra. Detrás de ellos estaban Brisa y Dedos, las cuales no atraían la atracción hacia
ellas, en parte por miedo a que las enviaran de regreso a Puerto Salado con la siguiente
carrera, como le había sucedido a Mayo, para tranquilizar a sus familias asegurándoles
que todas las niñas estaban a salvo. También formaban parte del grupo que tomaba
gahvey alrededor del fuego: Afreyt, Groniger y Rill, esta última tras haber corrido a la
Torre de los Duendes para pedir a los otros dos que regresaran para conferenciar y, como
se vio en seguida, discutir.
Afreyt se dirigió a Fafhrd sin acalorarse:
—Querido mío, admiro y respeto profundamente tu lealtad y consideración por tu
antiguo compañero que te hace buscarle con tan testaruda determinación, siguiendo un
solo camino... y un camino en el que tu mayor éxito difícilmente podrá ser más que el de
desenterrar un cadáver. Pero pongo en tela de juicio tu lógica.— Puesto que hay otros
caminos..., y tanto Groniger como yo lo confirmamos... caminos que prometen una clase
más útil de éxito, si es que hay alguno, ¿por qué no dedicarles todos los esfuerzos?
—Eso me parece muy bien razonado —intervino Groniger, secundando a la dama.
—¿Creéis que en lo que he hecho me he dejado guiar por la razón y la lógica? —les
preguntó Fafhrd con una pizca de impaciencia, incluso de desdén, agitando el gancho
ante ellos—. Le he visto hundirse, os lo aseguro. Y también lo han visto otros. Cif llegó a
tocarle cuando desaparecía bajo tierra.
—Yo también lo he visto —dijo Ourph—. Hemos visto un milagro, ¿por qué no esperar
otro?
Afreyt opuso sus razones:
—Sin embargo, todos los que habéis visto que se hundía, habéis admitido, en uno u
otro momento desde entonces, que hacia el final se volvió insustancial. Y así lo vimos
Gron y yo, lo admito sin reservas, en su huida hacia la Torre de los Duendes. Pero
¿acaso esa similitud no es un argumento en favor de que demos la misma importancia a
las dos posibilidades?
Fafhrd replicó con cierta fatiga:
—Yo mismo he actuado de acuerdo con esas impresiones de la desaparición del
Ratonero. Si las tenemos en cuenta, la idea de buscarle también en otros lugares de la
isla parece juiciosa, y cuando envié al mingol Gib con la segunda carreta para recoger
más madera, me habéis oído encargarle que traiga alguna prenda íntima del Ratonero y
los dos perros husmeadores si están disponibles.
—Una cosa me intriga —dijo entonces Cif— y es si no habría alguna manera, en la
búsqueda del Ratonero, de usar el apaciguador de oro que Pshawri rescató del torbellino.
Tiene encajada en él la ceniza negra del dios Loki, y estoy convencida de que éste es
responsable de la penosa situación en la que ahora se encuentra el Ratonero. Sé, por lo
que él me ha contado, que es una deidad muy traidora y con una malevolencia demencial.
—En lo último tienes razón —convino sombríamente la madre Grum, pero antes de que
pudiera decir más, la interrumpieron los gritos de Skor desde el fondo del hoyo.
—Capitán, he encontrado algo enterrado a siete pies de profundidad que querrás ver.
Ahí va.
Fafhrd se acercó rápidamente al borde, cogió algo colocado encima del siguiente cubo
con tierra izado y lo sacudió antes de examinarlo minuciosamente.
—Es la capucha que el Ratonero llevaba esta noche —les anunció en tono triunfante—.
¡Ahora decidme que no se lo ha tragado la tierra exactamente aquí!
Cif le arrebató la prenda y confirmó la identificación.
—¡Pisanieves! —llamó Afreyt, y cuando se acercó el perro blanco, introdujo los dedos
bajo su gran collar y le habló con vehemencia junto a la peluda oreja. El animal husmeó la
prenda cubierta de tierra y empezó a moverse de un lado a otro inquisitivamente, con el
morro en el suelo. Fue al agujero, lo contempló durante largo rato, sus ojos verdes a la luz
de la lámpara, se sentó en el borde, alzó el hocico a la luna y aulló larga y dolorosamente,
como una trompeta que convoca a la gente para asistir al funeral de un héroe.
13
La sempiterna costumbre del Ratonero de evaluar su situación al máximo posible
cuando despertaba, antes de hacer el menor movimiento, le resultó muy útil. Al fin y al
cabo, siempre podía haber enemigos criminales acechándole, en espera de que revelara
su posición exacta mediante un movimiento o una exclamación desprevenidos, para
matarle antes de que hubiera recobrado del todo la conciencia.
Si mal no recordaba, su segundo desplazamiento hacia abajo o deslizamiento a través
del suelo no había durado mucho, y tras detenerse por segunda vez se había concentrado
tan exclusivamente en la tarea de respirar el suficiente aire atrapado por la tierra para
seguir vivo y mantener a raya el impulso de dar boqueadas, que la oscura monotonía de
su ocupación le había hipnotizado por etapas graduales hasta que se durmió.
Y ahora, despierto de nuevo y sintiéndose un tanto despejado, aunque
perceptiblemente enfriado, seguía respirando con regularidad, somera y lentamente, sin
ningún impulso de jadear, con la lengua ocupada a intervalos, manteniendo los labios
apenas abiertos húmedos y evitando la intrusión de tierra. ¡Aja, la cosa iba bien! Le
revelaba que la operación se había hecho lo bastante automática para que pudiera
obtener el descanso que muy bien podría necesitar si su encarcelamiento subterráneo
resultaba demasiado largo..., y debía admitir la probabilidad de que así fuese.
Observó entonces que, aunque seguía teniendo los brazos apretados contra los
costados, durante el segundo descenso —cada brazo doblado por el codo y las manos
empujadas hacia arriba por el suelo arenoso a través del cual se deslizaba— habían
subido por la parte delantera de su cuerpo hacia la cintura, por lo que los dedos cíe la
mano derecha descansaban ahora contra la funda de su daga Garra de Gato, contacto
que le resultó tranquilizador. Empezó a mover los dedos hacia arriba a lo largo de la
funda, deteniéndose para regularizar su respiración cada vez que se volvía un poco
laboriosa. Cuando los dedos llegaron por fin a su objetivo, le sorprendió descubrir que no
tocaban la pieza transversal y la empuñadura de la daga, sino una sección de la afilada y
estrecha hoja cerca de la punta. El suelo arenoso en el que estaba encajado, al restregar
hacia arriba contra su cuerpo mientras descendía, casi había extraído por completo la
daga de su funda.
Reflexionó en esta nueva circunstancia, preguntándose si debería introducir de nuevo
el arma en la vaina, cogiendo la hoja entre los dedos índice y pulgar y dándole pequeños
tironcitos, a fin de que un nuevo deslizamiento por su parte no le hiciera perderla del todo,
perspectiva que le alarmaba. ¿O debería tratar de mover la mano todavía más arriba y
aferrar la empuñadura a fin de tenerla lista para la acción en caso de que algún cambio
imprevisto de su situación le permitiera usarla? Esta última posibilidad era la que más le
atraía, aunque prometía requerir más trabajo.
Durante este debate consigo mismo, sin darse cuenta murmuró en voz alta: «¿Cuál de
las dos?», y al instante se estremeció, previendo un agudo dolor. Pero lo había dicho en
un tono suave, y aunque las palabras atronaron un poco en sus oídos, no hubo otras
consecuencias dolorosas. Le animó descubrir que podía conversar consigo mismo bajo el
suelo, siempre que mantuviera la voz al nivel de un susurro, pues, a decir verdad, se
estaba sintiendo demasiado solo. Pero después de intentarlo dos o tres veces, desistió,
pues descubrió que cada vez que hablaba se sentía ridículamente aterrado por la
posibilidad de que le oyeran, poniéndose en desventaja al revelar su presencia, aunque
qué o a quién tenía que temer en el seno terroso de aquella isla polar escasamente
poblada no podría decirlo. No sería, sin duda, a los carnívoros espectros kleshitas, sino
más bien a los dioses, si tales bribones existían, pues se dice de ellos que oyen hasta las
palabras que pronunciamos en voz más queda, incluso nuestros susurros.
Al cabo de un rato decidió dejar de lado el problema de Garra de Gato y arriesgarse
una vez más a una inspección visual de su entorno, puesto que el persistente resplandor
rojizo a través de los párpados le indicaba que había llevado consigo su propia y peculiar
iluminación hasta aquel lugar más profundo. No lo había hecho antes por dos razones. En
primer lugar, le había parecido más juicioso hacer sólo una cosa a la vez, aparte de
respirar; intentar algo más invitaría al cansancio y a una confusión que muy bien podría
conducirle al pánico y la pérdida de control que había logrado mantener con dificultad. En
segundo lugar, eran tan escasas las actividades que podría llevar a cabo en sus
constreñidas circunstancias, que haría bien en atesorarlas y distribuirlas como un avaro, a
fin de no ser víctima de un hastío que muy bien podría resultar literalmente enloquecedor,
un tedio suicida.
Tomando las mismas precauciones que antes, abrió los ojos sin ningún incidente y, una
vez más, se encontró ante una borrosa y granulosa pared, pero esta vez entreverada de
blanco y azul apagado, como si en el suelo de su entorno hubiera una mezcla de creta y
pizarra. Y de nuevo descubrió que cuanto más la miraba, acompañado tan sólo por sus
silenciosas y rítmicas exhalaciones e inhalaciones, tanto más profundamente podía ver a
través de ella, como si tuviera algún poder de visión oculta.
Aunque ahora no había objetos definidos, como la lombriz y los guijarros, veía destellos
fugitivos y minúsculos movimientos, como lo que ven los ojos cuando no hay luz, y le
resultaba difícil determinar si se producían dentro de sus ojos o fuera, en el frío subsuelo.
Finalmente, a una distancia que le pareció de ocho o diez pies de donde él estaba, las
franjas blancas y azuladas empezaron a organizarse hasta formar una esbelta figura
femenina, vertical como él estaba y mirándole, pálida como la muerte, con los ojos y los
labios serenamente cerrados, como si estuviera dormida. Una extraña cualidad en la
blancura azulada le pareció familiar, cosa que le atemorizó, aunque no sabría decir dónde
y cuándo la había visto antes.
Su visión íntima pero, de algún modo, un tanto mística de aquella figura inmóvil no
parecía tan oscurecida por las tres varas de tierra sólida que la separaban de él como
suavizada por ellas, como si la estuviera viendo a través de varios velos tan finos como
imaginarse pueda, como los que podría haber en el saloncito íntimo de una. princesa
etérea más que en el encierro cruel de aquel cementerio.
Al principio pensó que estaba imaginando la visión y se dijo que la vista humana tiende
a ver formas definidas de cosas en el humo, extensiones de vegetación, tapices antiguos,
guisados a fuego lento y cosas similares, y que tiende especialmente a interpretar las
formas pálidas y confusas como cuerpos humanos. Pero cuanto más la miraba, más
nítida era la imagen. Si apartaba la vista y volvía a mirarla, no desaparecía, como
tampoco daba resultado el intento consciente de hacer que pareciera otra cosa.
Entretanto la figura permanecía en la misma actitud con el rostro sereno, sin sufrir el
menor cambio, como probablemente sucedería si fuese una creación imaginaria, por lo
que al fin el Ratonero llegó a la conclusión de que debía de tratarse de una estatua
enterrada por algún extraño azar en aquel mismo lugar, aunque su estilo no le parecía en
absoluto propio de Escarcha. Y, además, su destellante blancura seguía pareciéndole
desagradablemente familiar. Se devanaba los sesos pensando en dónde y cuándo la
había visto.
Se produjo entonces una agitación de aquellas pequeñas formas relucientes y en
movimiento cuya localización le resultaba tan difícil determinar. Se resolvieron en una
serie de líneas con bonitas cuentas conectadas a puntos de la inmóvil forma femenina
desnuda, sus ojos, orejas, nariz, boca y partes íntimas. Mientras el Ratonero las
examinaba, se hicieron más nítidas y vio que las cuentas individuales avanzaban en hilera
hacia la figura en aproximadamente la mitad de las líneas y se alejaban de ella en las
restantes. La palabra «gusanos» apareció en su mente y se quedó allí a pesar de sus
esfuerzos para rechazarla. Las líneas de finas cuentas móviles se hicieron más reales,
por mucho que él intentara convencerse de que sólo eran figuraciones extraviadas en su
imaginación.
Pero entonces se le ocurrió que si realmente estuviera contemplando a unos gusanos
que devoraban carne muerta y enterrada, inevitablemente se producirían disminuciones y
otros cambios a peor en la última, mientras que la esbelta y azulada figura femenina
ahora parecía más atractiva incluso que cuando la vio por primera vez, sobre todo los
pequeños senos, erguidos y sensuales, que evidenciaban una perfecta ejecución artística
y cuyos grandes pezones azul celeste imploraban besos. Si la situación fuese otra,
seguramente el Ratonero sentiría deseo a pesar del entorno tan poco romántico e
intensamente constrictivo. Imaginó fríamente que cogía las exquisitas tetas y las
acariciaba con suavidad atormentadora hasta lograr su máxima erección, lamiéndolas
ávidamente... ¡dioses! ¿Nacía podía interrumpir su constante conciencia del terrible molde
en forma de Ratonero en el que estaba encajado? («Mas para no alejarte demasiado,
bobalicón adorador del ingenio —se dijo—, ¡no te olvides de respirar!»). Las antiguas
leyendas decían que la Muerte tenía una delgada hermana llamada Dolor,
apasionadamente entregada a la detestable tortura que con frecuencia era el preludio de
la Muerte.
Pero se recordó desesperadamente que aquella figura era sólo una estatua.
Los labios de la mujer se separaron y una ágil lengua azul se deslizó ávida a su
alrededor.
Sus ojos se abrieron y fijó en él una mirada con destellos rojizos.
Le sonrió.
De repente el Ratonero supo dónde había visto antes su tez de blancura opalescente.
¡En el Reino de las Sombras! En el delgado rostro, el cuello, las manos y las muñecas de
la misma Muerte, a quien había visto allí en dos ocasiones. Y aquella mujer se parecía a
la Muerte tanto en sus facciones como en la delgadez de su cuerpo.
Entonces frunció los labios y, a través de la masa de tierra que los sepultaba a ambos,
el Ratonero oyó el silbido suave, excitante y seductor, con que las chicas de la vida en
Lankhmar invitan a tener trato con ellas. El Ratonero notó que el pelo de la nuca se le
erizaba mientras un escalofrío recorría todo su cuerpo.
Lo que sucedió a continuación le llenó de horror: aquella pálida criatura espectral,
hermana de la Muerte, extendió hacia él, al parecer sin esfuerzo alguno, las manos
estrechas y tenuemente luminosas, las palmas azules vueltas hacia arriba con gesto
invitador y los dedos opalescentes oscilando trémulos, hasta que unió sus puntas y,
extendiendo las piernas sucesivamente, primero a la izquierda y luego a la derecha,
empezó a nadar despacio hacia él a través de la áspera tierra que por todas partes les
encajaba, como si no ofreciera más resistencia a su forma azulada y totalmente desnuda
de la que presentaba a su visión oculta.
A pesar de sus buenos propósitos de no ceder al pánico mientras permaneciera
enterrado, se tensó convulsamente hacia atrás, tratando de alejarse de la mujer que
nadaba en la tierra, con un espasmo tan intenso que pareció reventarle el corazón.
Entonces, en el momento en que su esfuerzo llegaba a una cumbre insostenible y lo
abandonaba, notó el vacío a sus espaldas y se lanzó a él, con un acceso instantáneo de
otra clase de terror, que pudiera caer para siempre en un pozo sin fondo.
Podría haberse ahorrado ese último terror. Apenas había retrocedido media vara,
apenas un paso corto, cuando volvió a sentir la presión de la tierra granulosa y fría desde
la cabeza a los pies.
Pero ahora había un vacío delante de él, el espacio del que acababa de retirar el
tronco, la cabeza y una pierna. Y tuvo tiempo de inhalar hondo una vez, que valía por
veinte de sus cautos, sorbos de aire, y retirar la otra pierna antes de que la tierra de
delante le presionara de nuevo, golpeándole brutalmente el rostro en su avidez por
amoldarse exactamente a la fachada central del Ratonero, como si la materia o sus
dioses y diosas tuvieran, en efecto, ese horror al vacío que algunos filósofos les atribuyen.
Ni su sorpresa ante este hecho totalmente inesperado ni su extrañeza acerca de las
leyes naturales o milagros mediante los cuales había sido efectuado fueron lo bastante
intensos, pese a la enorme inhalación de aire, para que interrumpiera su régimen de
pequeñas inhalaciones a través de los labios mínimamente abiertos, ni su vigilancia hacia
adelante entre los párpados igualmente entrecerrados.
Los últimos le revelaron a su perseguidora de cadavérica delgadez a una vara más
cerca de él y con su orientación variada casi por completo desde la vertical a la horizontal
gracias a sus potentes movimientos natatorios, lanzada hacia él de cabeza, por lo que
nuestro héroe se encontró mirando con espanto directamente sus ojos voraces con
destellos rojos.
Esta visión era tan espantosa que le inspiró un nuevo esfuerzo desgarrador para
retroceder, con la nueva esperanza, justamente en su momento culminante de que se
repitiera el extraño milagro que acababa de experimentar. Y le sorprendió no poco que así
ocurriera: el vertiginoso vacío a sus espaldas, el retroceso de media vara hacia atrás, la
espléndida inhalación honda, el brusco impacto sobre todo el anverso de su cuerpo pero,
lo más revelador de todo, sobre la cara, de la tierra fría y granulosa que volvía a
recuperar, airada, la sujeción total en que le tenía.
En esta ocasión, al evaluar los efectos de sus dos breves retiradas, comprobó que
había perdido a Garra de Gato, la cual yacía ahora a medio camino entre él y su
perseguidora, con la punta amenazándole. Era evidente que la tierra donde estaba
empotrado el mango se la había arrebatado al primer paso hacia atrás, pero los dedos
índice y pulgar que sujetaban la punta la habían retenido tanto como pudieron, lo cual
cambió la posición de la daga de vertical a horizontal, mientras que el segundo paso hacia
atrás había completado el divorcio entre él y su arma. Bajó la vista con dificultad y sus
ojos entrecerrados vieron los dedos índice y pulgar ensangrentados, pues la afilada hoja
los había rasguñado. ¡Los pobres dedos, heridos al separarse del arma, habían hecho
cuanto pudieron!
Se preguntó si la forma siniestra que le seguía sin cesar apartaría de su camino la daga
abandonada, pues se dirigía directamente hacia ella, o si quizás la cogería para usarla
contra él, pero ya estaba efectuando el tercer extenuante esfuerzo provocador del milagro
y debía concentrarse en ello con todo su ser. Y cuando estaba felicitándose por su tercera
media vara obtenida (aunque esta vez más bien parecía una vara entera) y la magnífica
inhalación, volvió a mirar y vio que su pálida perseguidora se había remontado un poco en
el mar de tierra, de modo que pasó a un dedo de distancia por encima de Garra de Gato,
que ahora yacía a medio camino entre los dos pezones, como minúsculas estalactitas, de
sus senos proyectados hacia abajo, la afilada punta todavía dirigida hacia él como la
aguja de una brújula que le señalara, mientras el liso vientre de la fantasmal mujer se
deslizaba sobre la hoja.
El Ratonero observó que la funda de Garra de Gato se había soltado del cinturón y
yacía en el suelo, a corta distancia detrás de él y en la misma posición, señalándole con la
punta, como lo hacía su compañera el arma, que ahora yacía más allá de la perseguidora.
Pero ahora el Ratonero realizaba su cuarta, ¡no, quinta!, tambaleante retirada y la tierra
invisible le golpeaba el rostro. Soltó mentalmente una maldición. Todo aquello era tan
degradante... ¡se apartaba haciendo reverencias de la delgada y desvergonzada hermana
de la Muerte!
Se le ocurrió la idea de que la mujer y su medio de desplazamiento a través de la tierra
sólida eran tan extraños y, no obstante, tan excesivamente diferentes, que era muy
posible que él fuese víctima de una poderosa alucinación o una pesadilla en medio de un
sueño profundo, en vez de estar viviendo la realidad.
Se dijo a sí mismo que no debía creer tal cosa. «¡Desecha ese pensamiento! Pues si
creyeras tal cosa, quizá relajarías tus esfuerzos para respirar, tanto los pequeños sorbos
de aire como, cuando las circunstancias lo permiten, las hondas inspiraciones, pues
éstas, como sabes en algún nivel muy por debajo de la razón, son vitales, ¡qué digo,
fundamentales!, para sobrevivir en este entorno oscuro.»
Y sin embargo, mientras seguía manteniendo la respiración, somera y honda,
acumulando una repetición tras otra, y conservaba o incluso parecía aumentar la ventaja
que llevaba a su siniestra y bella perseguidora (que ahora pasaba por encima de la vaina
como antes lo había hecho con la daga), la escena a su alrededor se fue haciendo
lentamente más sombría, la luz mental que le permitía verla se volvía mortecina, sus
movimientos manifestaban una pesadez reptiliana junto con energía, una escamosidad y
pilosidad propias del mundo de los muertos y los espíritus, y el sueño le amortajó como
una ceguera, dejándole sólo la conciencia de un avance lento y profundo a través de la
negrura granulosa.
14
La impresión por encima del suelo de que la búsqueda del Ratonero había disminuido
era desorientadora. Simplemente se había hecho algo más rutinaria y realista. Lo perdido
en celeridad había sido más que compensado con una persistente eficiencia. En la
mayoría de los participantes la excitación hervía interiormente, o por lo menos se cocía a
fuego lento.
La luna, a medio camino de su descenso en el cielo occidental tenía una brillantez
deslumbradora. Su luz blanca dejaba en sombras el rostro y el torso de otro de los
hombres de Fafhrd que permanecían con los pies separados y bien afianzados en el
borde del hoyo, ocupados intermitentemente en alzar y vaciar a los lados el cubo de tierra.
Ésta formaba ahora un montículo ancho y bajo, que medía más de un pie hacia su centro.
Las extracciones llevaban más tiempo y el brillo de su pecho en sombras y la parte inferior
de la cara debido a las lámparas en el fondo del pozo era mucho menor, ambas cosas
medidas de la profundidad cada vez mayor del pozo. De hecho, otros trabajadores
estaban introduciendo al mismo tiempo tablas para una segunda línea de puntales, tras
haber fijado firmemente la primera con travesaños clavados: unas pequeñas escarpas de
hierro forjado unían las tablas cíe diversas longitudes, aprovechando así al máximo la
madera tan preciosa en la Isla de la Escarcha.
El monstruoso cambio de clima, que de veraniego se había convertido en invernal, no
sólo no se había moderado sino que empeoraba, pues soplaba una fuerte y constante
brisa del norte que redoblaba el intenso frío nocturno. Habían levantado media tienda de
campaña, al norte de la fogata en la que cocinaban, para proteger el fuego y proporcionar
calor a los reunidos. Allí, entre otros, dormían Klute y Mará, extenuadas tras su
considerable trabajo en el agujero, pues como Skor había observado: «¡Cavar en busca
de carbón y tubérculos, incluso oro y tesoros, es una cosa; pero hacerlo en busca de
carne humana que, de alguna manera, confías en hallar viva, es otra distinta y en extremo
fatigosa!».
El descubrimiento de la capucha del Ratonero a siete pies de profundidad había hecho
que Fafhrd y Cif relevaran a Skor y las niñas en la tarea de cavar y cerner, ansiosos de
acelerar el rescate del menudo héroe de gris. Pero tras dos horas de intensa labor
cedieron sus puestos, esta vez de nuevo a Skor y a Brisa, cuyo tamaño infantil constituía
una ventaja especial cuando el agujero estaba repleto de gente, con los trabajadores que
colocaban la segunda hilera de puntales debajo de la primera.
Tras subir por las estaquillas dispuestas como una escala a un lado del pozo y notar la
mordedura de la brisa nórdica cuando salieron a la noche iluminada por la fría luna, Cif y
Fafhrd se dirigieron al fuego, junto al cual se sirvieron sopa y negro gahvey calientes, y
luego Cif fue a reunirse con el pequeño grupo que conversaba al otro lado de las llamas,
mientras Fafhrd, diciendo que no tenía ganas de hablar, se refugió bajo la media tienda y,
con una taza del humeante brebaje perfumado con aguardiente entre las manos, se sentó
al pie del camastro donde Klute y Mará dormían abrazadas para calentarse.
Al otro lado de la fogata discutían de un asunto sobre el que Cif tenía una opinión
inalterable: el uso actual apropiado (si es que tenía alguno) y la ubicación definitiva del
trofeo que Pshawri había sacado del Maelstrom, el esquelético cubo de oro que tenía
empotrada la ceniza de antorcha negra y dura como el hierro, conocido como el
Apaciguador del Torbellino por el uso mágico que el Ratonero había hecho de él al
rechazar la flota de los mingoles soleados, hacía casi dos años.
Afreyt creía que el icono debería venerarse en el Templo de la Luna como recordatorio
de la victoria más reciente de la Isla de la Escarcha sobre sus enemigos.
Con su materialismo isleño, el rudo Groniger argumentó que, una vez liberado de la
ceniza que lo desfiguraba —un objeto de valor dudoso que las sacerdotisas de la luna
podían quedarse si lo deseaban— el cubo debería devolverse a la tesorería para que
ocupara de nuevo el lugar que le correspondía entre los dorados Iconos de la Razón,
como el Cuadrado Séxtuple o Cubo del Juego Limpio.
Pero la madre Grum aseguró que la adición de la ceniza había transformado el cubo en
una poderosa arma mágica que debía ser confiada a la asamblea brujeril que ella
encabezaba y en la que figuraban varias sacerdotisas de la luna. Rill la secundó, diciendo:
—Yo sostuve la ceniza cuando todavía era una antorcha encendida en el fuego de
Loki, y su llama se inclinó hacia un lado, señalándonos el camino que nos condujo al
nuevo cubil del dios en el muro de llamas al fondo de las cavernas situadas ante la raíz
del volcán Fuego Oscuro. ¿No sería posible que una virtud similar de la ceniza nos
mostrara el camino hacia el capitán Ratonero ahora que está en el subsuelo?
—¡Busquémosle con la ceniza como si fuese una varita de zahorí! —exclamó Cif—.
Suspendámoslo de una cuerda, movámoslo alrededor del agujero y veamos qué ocurre.
Tal vez así sepamos si se ha hundido en línea recta, como el pozo, o si se ha desviado y
en qué dirección va. ¿Qué os parece?
—Permíteme decirte algo, señora —se apresuró a decir Pshawri—. Anoche, cuando el
capitán Ratonero me reprendió por haberme metido en el Maelstrom, noté que el cubo
vibraba a través de la bolsa contra mi pierna, como si existiera algún vínculo secreto entre
el Apaciguador y el capitán, aunque ni él ni nadie sabía que lo había recuperado.
El débil tintineo de cascabeles de arnés briosamente agitados hizo que todos los
oyentes de Cif y finalmente ella dirigieran sus miradas hacia el este, en la dirección
contraria a la luna, donde una bamboleante lámpara de carreta les indicó la llegada
inminente del equipo de perros desde el cuartel.
Pero ni el campanilleo ni la conversación precedente habían penetrado gran cosa en la
profunda ensoñación melancólica en que Fafhrd se había sumido plenamente mientras
tomaba de vez en cuando el gahvey con aguardiente que se iba enfriando y sus huesos
doloridos reposaban en las sombras de la media tienda.
Esa sensación dio comienzo en cuanto se sentó cautelosamente a los pies del
camastro de Mará y Klute con el súbito recuerdo vivido (sorprendente por su intensidad)
de otra ocasión, hacía casi dos décadas, cuando tuvo que trabajar furiosamente durante
un tiempo que pareció de varias horas para rescatar al Ratonero de las garras de la
Muerte que le atenazaban, y al final tuvo que sacar a rastras al héroe gris, el cual gritaba
y pataleaba, del ataúd que le había sido destinado. Todo ocurrió en el mágico emporio
levantado brujerilmente de aquellos buhoneros cósmicos de basura, los Devoradores, y
tampoco en aquella ocasión hubo períodos de descanso. Primero Fafhrd tuvo que discutir
interminable y muy hábilmente con sus dos pendencieros maestros y mentores, los
magos con cerebro de elefante Sheelba del Rostro Sin Ojos y Ningauble de los Siete
Ojos, a fin de obtener los medios y la información esenciales para lograr el rescate y luego
combatir interminablemente y con estratagemas instantáneas de brillante factura contra
una incansable estatua de hierro, una diabólica espada larga de acero azulado, de esas
que se sujetan con ambas manos..., por no mencionar las llamativas arañas gigantes a
las que su camarada obscenamente embrujado veía como bellas y flexibles muchachas
vestidas, aunque poco, con reveladores atavíos de terciopelo.
Pero en aquella ocasión el Ratonero estuvo presente durante todo el tiempo que duró
la aventura, haciendo el tonto, dirigiendo absurdos comentarios a los combatientes e
incluso, al final, acabando con la estatua por el procedimiento de partirle en dos la maciza
cabeza con el hacha de Fafhrd, creyendo que el arma era un vejiga de bufón, mientras
que él, Fafhrd, había sido el único enterrado bajo el doble peso de las palabras y los
férreos golpes de los magos. Pero esta vez el Ratonero simplemente se había
desvanecido sin ringorrangos ni fanfarria, tragado por la tierra de la manera más
concluyente y sin advertencia, sin mortaja o ataúd que le protegiera del frío y cruel agarre
del suelo, y sin palabras, necias o no, excepto aquella penosa petición balbuceada,
«Ayúdame, Fafhrd», antes de que detuviera su boca la ávida arcilla que se deslizaba
hacia arriba. Y ahora que había desaparecido, era imposible luchar para liberarlo, librar un
denodado combate con espadas o palabras, y sólo cabía raspar lenta y laboriosamente la
tierra, cavar con minuciosidad y método, lo único que parecía tener sentido y justificar la
esperanza mientras se hiciera. En cuando uno dejaba de cavar, se daba cuenta de hasta
qué punto aquel desesperado intento de rescate respondía a una esperanza sin
fundamento empeñada en apurar hasta la última posibilidad... Creer que un hombre de
alguna manera podía respirar el tiempo suficiente bajo tierra, como un espectro kleshita o
un faquir de las Tierras Orientales, para ir en su busca haciendo un túnel ¡era patético!
¿Por qué lo hacían? Fafhrd sólo había podido persuadirse, así como a los demás, de que
eso era lo que debían hacer porque no tenía ninguna idea mejor, y porque todos (o por lo
menos algunos de ellos) necesitaban entregarse al trabajo para mantener a raya la
enfermiza sensación de pérdida y de temor a que semejante sino pudiera acaecerle a uno
mismo.
Fafhrd cerró el puño de su única mano y, en un acceso de frustración, estuvo a punto
de golpear el camastro al lado de su muslo, pero se contuvo a tiempo recordando que las
niñas dormían. Había creído que el camastro de al lado estaba vacío, pero ahora vio que
la manta verde oscuro cubría a un solo durmiente, cuya forma ligera y corto cabello rojo
como el fuego le reveló que se trataba de la autonombrada princesa ilthmareña y
camarera de a bordo Dedos, la cual le había seguido durante toda la noche, dirigiéndole
miradas de reproche por no haber salvado al Ratonero antes de que se hundiera o bien
haberse hundido junto a él como debería hacerlo un camarada leal. De súbito
experimentó un acceso de cólera hacia aquella descarada... ¿Qué motivos tenía para
criticarle así?
Sin embargo era cierto, se reconvino mientras le envolvía de nuevo otra oleada de
recuerdos melancólicos, que él y su compañero gris se habían comportado a menudo de
tal manera que invitaba a la muerte, como cuando zarparon uno al lado del otro, con el
rostro impasible y en absoluto silencio, hacia el oeste, por el Mar Exterior, buscando
aquella costa de condenación llamada la Orilla Desolada, o atraídos por trasgos
tenuemente resplandecientes, viraron su nave hacia el sur y entraron en la gran Corriente
Ecuatorial de la que no regresaba ningún barco, o cuando escalaron Stardock, la cumbre
más alta de Nehwon, o se atrevieron a penetrar en la caverna de Quarmall y por dos
veces se encontraron con la misma Muerte en el oscuro Reino de las Sombras. No
obstante, en esta ocasión, cuando Nehwon se tragó al Ratonero, fuera cual fuese la
explicación, él no había actuado.
Con un argentino tintineo de cascabeles, la carreta de los perros se detuvo más allá del
fuego. Su conductor. Skullick, saltó al suelo y dio la noticia, con voz entrecortada, de que
se había observado que el Gran Maelstrom giraba más rápidamente, las aguas se
alzaban agitadas y revueltas mientras daban vueltas y más vueltas bajo la fría luz de la
luna. Cif y Pshawri se incorporaron.
El ruido hizo salir a Fafhrd de su ensoñación lo suficiente para que tuviera conciencia
de aquello en lo que su mirada abstraída se había posado sin verlo. La muchacha, Dedos,
se había dado la vuelta en su sueño, de modo que su rostro era visible y un brazo
desnudo había emergido y yacía sobre la áspera manta como una serpiente pálida. El
norteño se preguntó a quién le recordaba su rostro. De repente tuvo la seguridad de que
había amado aquellas facciones en otro tiempo. ¿Qué dulce y complaciente mujer...?
Y entonces, al examinar su rostro con más atención, vio que tenía los ojos abiertos, le
estaba mirando con los labios curvados en una sonrisa somnolienta. Sacó la punta de la
lengua por una comisura y se los lamió. Fafhrd sintió que su ira, si sólo era eso,
regresaba. ¡La picara bribonzuela! ¿Qué derecho tenía a mirarle como si compartieran un
secreto? ¿Por qué le espiaba? ¿Cuál era su juego? Había tenido un barrunto cuando la
chiquilla apareció por primera vez, sonriendo tontamente y adoptando poses ante ellos.
Estaban hablando de hombres arrebatados bajo el suelo o perseguidos sin tregua por la
tierra vengativa. ¿Por qué precisamente eso? ¿Qué había presagiado esa sincronía?
¿Tenía algo que ver con la desaparición del Ratonero bajo tierra aquella criatura brujeril
de la ciudad de ratas de Ilthmar? Se levantó rápidamente y en silencio, se acercó con la
misma rapidez al camastro de la muchacha y permaneció inclinado sobre ella,
escrutándola como para despojarla de sus secretos por la fuerza de su mirada, y con la
mano alzada sin saber para qué, mientras ella le sonreía con una perfecta confianza.
—¡Capitán!
El grito sordo y apremiante de Skor salió resonando por la boca del pozo.
Fafhrd dejó de lado todo lo demás, se agachó para salir de la tienda que le cobijaba y
fue el primero en llegar a la boca del pozo, sobre la cual había ahora un trípode de hierro
alto como un hombre robusto y del que pendían un par de poleas que reducían a la mitad
el esfuerzo necesario para alzar la tierra.
Sujetándose a dos de las patas del trípode, el norteño se asomó y miró abajo. Los
maderos de la segunda hilera de puntales estaban en su sitio, bien aseguradas con
travesaños y unidas a la primera hilera, y la exposición había proseguido un par de pies
por debajo de ellas. Desde la polea junto a la mejilla de Fafhrd dos cuerdas descendían
hasta la segunda polea sobre el asa del cubo, que estaba colocado, semilleno, contra su
lado del pozo. Skor y Brisa estaban apretados contra otros dos lados, sus rostros mirando
hacia arriba y ensombrecidos, uno enmarcado por las escasas guedejas rojizas y el otro
por las profusas trenzas rubias. En el otro lado había dos lámparas de aceite de leviatán,
cuya luz blanca resaltaba el objeto estrecho y alargado que yacía en el centro del suelo
del pozo. Fafhrd lo habría reconocido en cualquier parte.
—Es la daga del capitán Ratonero, señor —gritó Skor—, tal como la hemos
desenterrado.
—No me he movido lo más mínimo mientras raspaba y apartaba la tierra —confirmó
Brisa con su vocecita chillona.
—Eres una chica lista —le dijo Fafhrd—. Déjala así, y no te muevas de donde estás, ni
tú tampoco, Skor. Ahora bajo.
El norteño descendió rápidamente por la escala de gruesas estaquillas que sobresalían
del apuntalamiento, con la mano sobre el gancho. Cuando llegó al atestado fondo, se
arrodilló enseguida sobre Garra de Gato, inclinando la cabeza para inspeccionarla con
minuciosidad.
—No hemos encontrado la vaina por ninguna parte —explicó Brisa un tanto
innecesariamente.
Él asintió.
—Aquí el terreno es gredoso —observó—. ¿Habéis encontrado algún trozo de greda?
—No —se apresuró a responder Brisa—. Pero tengo un pedazo de tierra de sombra
amarilla.
—Eso servirá —dijo él, extendiendo la mano. Cuando la niña lo sacó de su bolsa y se
lo entregó, Fafhrd miró cuidadosamente a lo largo de la hoja de la daga y trazó una gran
marca amarilla al pie del puntal para señalar la dirección en que el arma apuntaba—. Eso
es algo que luego tal vez queramos recordar —explicó concisamente.
Recogió la afilada arma, le dio la vuelta y la inspeccionó de nuevo desde la punta de la
hoja hasta la empuñadura, pero no descubrió ninguna marca especial, ningún mensaje de
cualquier clase en uno u otro lado.
—¿Qué has encontrado, Fafhrd? —le preguntó Cif desde arriba.
—Es Garra de Gato, en efecto —respondió él—. Te la enviaré. —Entregó el arma a
Skor y le dijo—: Voy a sustituirte durante un rato. Descansa un poco. —Su lugarteniente
le dio la pala cuadrada de mango corto que había sustituido al hacha como principal
herramienta para cavar y raspar—. Eres un buen hombre, Skor —añadió.
El hombre hizo un gesto de asentimiento y subió por la escala.
—Voy a bajar, Fafhrd, es mi turno de ayudar —anunció Afreyt desde arriba.
Fafhrd miró a Brisa. Vistos de cerca, las hebras doradas estaban húmedas de sudor y
el blanco cutis tiznado de tierra. La palidez y los semicírculos oscuros trazados por el
cansancio bajo los ojos azules contradecían la sonriente disposición que mostraba la
chiquilla.
—También tú necesitas un descanso. Y dormir, ¿me oyes? Pero sólo después de
haber tomado un tazón de sopa caliente. —Le quitó la paleta y la escobilla—. Has hecho
un buen trabajo, pequeña.
Mientras la niña subía la escala fatigada pero a regañadientes, instada por Afreyt desde
arriba a que se diera más prisa, Fafhrd clavó la pala en la tierra cerca del borde del
agujero y continuó la excavación.
Después de que Afreyt hubiera descendido al pozo para ayudar a Fafhrd en su tarea, la
prostituta Rill acompañó a la extenuada Brisa hasta la fogata, más allá de la tienda. Cif las
siguió, casi como una sonámbula, contemplando la daga que sostenía y que Skor le había
entregado. Poco después los otros también se retiraron. Permanecer bajo el frío viendo a
la gente cavar no es algo que proporcione un beneficio duradero.
Rill insistía para que Brisa terminara el tazón de sopa que le había servido.
—Tómala toda mientras aún está caliente. Así lo hace una buena niña. ¡Pero si todavía
estás helada! Tienes que taparte con las mantas y dormir, estás rendida. Vamos, sin
discusiones.
Y la niña la siguió de bastante buena gana hasta la tienda.
Cif seguía mirando perpleja la daga del Ratonero, volviéndola lentamente a uno y otro
lado, de manera que la hoja brillante reflejaba periódicamente la luz de la fogata.
El viejo Ourph, que había estado sumido en sus meditaciones, observó:
—Cuando Khahkht el Conquistador fue enterrado vivo por traición, atado y armado,
pero más adelante le exoneraron de culpa y le exhumaron, descubrieron que sus dagas
se habían desplazado de su cadáver varias varas en direcciones opuestas, tan fuerte y
vasto era su odio.
—Tenía entendido que Khahkht era un gélido demonio de esta isla, no un importante
guerrero mingol.
Al cabo de un rato, Ourph replicó:
—Los grandes conquistadores siguen viviendo como los demonios de sus enemigos.
—O en ocasiones de su propio pueblo —puntualizó Groniger.
Skullick inquirió:
—Si el viejo y difunto Khahkht pudo hacer que sus dagas viajaran a través de la tierra
sólida, ¿por qué no hizo que cortaran sus ataduras?
Rill regresó con una brazada de ropas de las niñas que tendió al lado del fuego, y luego
se sentó junto a Cif.
—La he desnudado por completo y acostado en un rincón caliente al lado de la
adormilada chica de Ilthmar, que se había medio despertado pero estaba a punto de
volverse a dormir como un lirón.
Tras una pausa cortés, Ourph explicó:
—Las ataduras de Khahkht eran cadenas de un metal muy duro.
—Puedo entender cómo la capucha del Ratonero le fue arrancada hacia arriba
mientras tiraban de él hacia abajo, puesto que no estaba atada a sus demás ropas —dijo
Groniger en un tono especulativo—. Y supongo que la tierra que se deslizaba hacia
arriba, al presionar contra el mango y el travesaño de la daga, podría producir el mismo
resultado, aunque tardando más tiempo, mientras... lo que fuese tiraba de él llevándole
todavía más abajo.
—Pero ¿en ese caso no habría quedado la daga con la punta hacia abajo, vertical en la
tierra? —argumentó Skullick.
La madre Grum intervino entonces:
—Alguna clase de magia negra se lo ha llevado. Por eso la daga quedó ahí: el hierro
no obedece al poder del demonio.
Skullick siguió diciendo a Groniger:
—Pero cuando desenterramos la daga estaba en posición horizontal, lo cual, según tu
teoría, significaría que en ese lugar fue arrastrado lateralmente, en dirección que señalaba
Garra de Gato, en cuyo caso nos equivocamos al seguir ahondando el pozo en sentido
vertical.
—¡Dioses! Desearía saber exactamente qué le ha sucedido ahí abajo —afirmó
Pshawri, cuya voz y aspecto volvían a mostrar parte de su angustia anterior—.
¿Desenvainó a Garra de Gato para luchar con el monstruo que le arrastraba abajo y
librarse de él? ¿O ha sido atacado más activamente ahí abajo y sacó la daga en defensa
propia?
—¿Cómo podría hacer cualquiera de esas cosas estando totalmente encajado en la
dura tierra? —objetó Groniger.
—¡Se las arreglaría de alguna manera! —replicó Pshawri—. Pero entonces, ¿cómo
quedó la daga atrás? Él nunca se habría separado voluntariamente de Garra de Gato, de
eso estoy seguro.
—Tal vez entonces perdió el conocimiento —sugirió Rill.
—O quizás ambos fueron atacados, el que arrastraba y el arrastrado, por un tercero —
aventuró Skullick—. ¿Qué sabe cualquiera de nosotros sobre lo que puede ocurrir ahí
abajo?
Mientras miraba la daga, una expresión de horror había ido cubriendo el rostro de Cif.
—¡Dejad de rompernos las mentes y los corazones con todas esas conjeturas! —
exclamó. Sacó de su bolsa la capucha del Ratonero y rápidamente envolvió la daga en
ella, doblando los extremos—. No puedo pensar mientras la miro. —Entregó el pequeño
paquete a la madre Grum—. Toma, mantenlo a salvo y oculto mientras hacemos
esfuerzos más constructivos.
La menuda mujer vestida de blanco, que momentos antes parecía llena de desolación y
nerviosismo, experimentó un cambio. Se levantó ágilmente del lugar que ocupaba junto al
fuego y le dijo a Pshawri:
—Sígueme, lugarteniente. Usaremos ese Apaciguador del torbellino que rescataste
como un péndulo de zahón para buscar a tu capitán, empezando por la boca del pozo, y
así determinaremos si se ha desviado del descenso vertical y cómo lo ha hecho en su
extraño viaje a través de la tierra sólida. —Se humedeció dos dedos con la lengua y los
mantuvo en algo durante un rato—. Mientras hablábamos, alimentando nuestra aflicción
con horror, la brisa del norte se ha extinguido, lo cual nos facilitará este método de
búsqueda y hará que los resultados sean más seguros. Tú debes ser el zahorí, Pshawri,
pues aunque me irrite un poco admitirlo, pareces ser el más sensible a la presencia del
Ratonero Gris.
Aunque al principio estas palabras parecieron desconcertarle, el delgado ex ladrón se
puso en pie con una evidente sensación de alivio y afán creciente.
—Estoy contigo, señora, por supuesto, en cualquier esfuerzo por recuperar al capitán.
¿Qué he de hacer?
Mientras caminaban hacia la cabecera del pozo, ella se lo explicó. Los demás les
siguieron con la mirada. Al cabo de un rato Skullick y Rill se levantaron y fueron tras ellos,
y algo después lo hizo Groniger. Pero el viejo Ourph y la madre Grum así como
Pisanieves y el otro perro, a los que habían quitado los arneses, permanecieron calientes
al lado del fuego.
Un cubo cargado hasta más arriba de los bordes subía por el agujero. Una vez
esparcida la tierra, Pshawri se colocó al lado del pozo, con las rodillas dobladas y un poco
extendidas y la cabeza agachada, mirando afanosamente aquel objeto dorado y negro, el
cubo con las cenizas empotradas, suspendido de un codo de bramante de marinero que
había encontrado en su bolsa y sostenido en lo alto entre los dedos pulgar y anular de la
mano izquierda.
Cif permanecía al norte de él, extendiendo su manto para impedir que pasara cualquier
resto de la brisa del norte, aunque no parecía necesario. El frío aire estaba muy quieto.
Pero aunque el objeto parecía un péndulo, no se comportaba como tal, ni empezando a
oscilar adelante y atrás en cualquier dirección ni todavía alrededor de un círculo o eclipse.
—Y tampoco hay ninguna vibración —informó Pshawri en voz baja.
Cif extendió un esbelto dedo índice y lo depositó con mucho cuidado en la juntura que
formaban los dedos unidos del lugarteniente. Al cabo de tres latidos de corazón, ella
asintió, confirmando lo que el hombre decía, y propuso:
—Vamos a intentarlo en el lado contrario del pozo.
—¿Por qué usas el dedo anular y la mano izquierda? —preguntó Rill con curiosidad.
—No lo sé —respondió el perplejo Pshawri—, Tal vez porque ese dedo parece el más
sensible de todos, y la mano izquierda parece apropiada para la magia.
—¡Humm! —gruñó Groniger al oír la última palabra.
Fafhrd y Afreyt seguían cavando y cerniendo esforzada pero cuidadosamente en el
fondo del pozo, que tenía ya un pie de profundidad. Desde lo alto, Cif les dio una
explicación de lo que ella y Pshawri estaban haciendo, y concluyó:
—...y entonces nos moveremos en espiral a partir de aquí en círculos cada vez más
anchos, tendiendo el péndulo cada pocos pies. Cuando obtengamos alguna reacción
visible, si llega el caso, os lo señalaré.
Fafhrd agitó una mano para comunicarle que la había comprendido y reanudó la
excavación.
La segunda vez se saldó con el mismo resultado. Pshawri y Cif se apartaron cuatro
varas e iniciaron su primer rodeo metódico del pozo, tendiendo el péndulo cada pocos
pasos. Uno tras otro, los escasos espectadores regresaron al lado del fuego, fatigados por
la monotonía. Un cubo lleno de tierra llegó a la boca del pozo. Y, al cabo de un rato, otro.
Lentamente, la linterna de luz blanca que Cif se había llevado fue alejándose del pozo.
Lentamente fue creciendo el montón de tierra excavada. Dedos y Brisa dormían
abrazadas. Entretanto la luna llena se iba desplazando imperceptiblemente por el cielo
occidental.
El tiempo transcurría.
15
La luna amarillenta no estaba a más de dos puños por encima del horizonte occidental
que formaban las colinas centrales de la isla cuando la pala de Fafhrd tropezó con piedra.
Habían ahondado el pozo un nuevo trecho equivalente a la altura de una mujer por debajo
de la segunda hilera de puntales. Al principio Fafhrd creyó que la obstrucción era una
piedra pequeña e intentó cavar a su alrededor. Afreyt le advirtió que no se precipitara pero
él persistió. La piedra creció más y más. Pronto todo el suelo del pozo era un suelo llano
de sólida roca.
Alzó los ojos hacia Afreyt.
—¿Qué hacemos ahora?
Ella meneó la cabeza.
A tiro de lanza al sudeste del pozo, los dos zahones empezaron a obtener resultados.
El péndulo formado por el bramante y el cubo suspendido de la mano izquierda de
Pshawri, en vez de colgar verticalmente, como lo había hecho por lo menos cien veces
sucesivas, empezó a moverse lentamente adelante y atrás, alejándose del pozo y
dirigiéndose a él. Ambos lo miraron extrañados y suspicaces.
—¿Eres tú el causante de ese movimiento, Pshawri? —susurró ella.
—No lo creo —respondió el hombre, dubitativo.
Y entonces se produjo el milagro. Los movimientos del cubo hacia el agujero
empezaron a acortarse progresivamente, mientras los que se alejaban de él se hicieron
cada vez más largos, hasta que se detuvieron del todo y el cubo colgó tenso desviado del
agujero y perceptiblemente fuera de la vertical.
—¿Cómo haces eso, Pshawri? —inquirió ella en un tono bajo y respetuoso.
—No lo sé —replicó él estremecido—. Se mueve solo. Y estoy notando una vibración.
Ella le tocó la mano con el dedo índice, como antes. Asintió casi de inmediato, mirando
al lugarteniente con un temor reverencial.
—Llamaré a Afreyt y Fafhrd. No te muevas.
Sacó un silbato metálico de su bolsa y lo tocó. La nota era aguda y penetrante en el
aire frío y quieto.
Los que estaban en el fondo del pozo la oyeron.
—Es la señal de Cif —dijo Afreyt.
Pero Fafhrd ya se había encaramado a la estaquilla más baja y escalaba las restantes,
mano sobre gancho. Ella se colgó una de las linternas del brazo y le siguió, usando las
dos manos y los pies.
Fafhrd exploró a su alrededor y vio un pequeño resplandor blanco en el helado prado,
al otro lado del agujero junto al que ahora estaba. Aquel resplandor se movía adelante y
atrás para llamar la atención. El norteño miró el interior del pozo forrado de madera y
distinguió en el pie la marca ocre amarillo que había hecho para indicar la dirección en la
que había señalado Garra de Gato cuando la encontraron. Estaba alineada con la
lámpara distante. Aspiró hondo, cogió la lámpara encendida de Afreyt, la sostuvo en alto y
la movió dos veces de un lado al otro, a modo de respuesta. En seguida bajaron la luz del
prado.
—Está claro —le dijo a Afreyt, bajando la lámpara—. La daga y la indicación del zahorí
concuerdan. Ahora hay que cavar el pozo en esa dirección, con la base en la roca que
acabamos de descubrir y forrado y techado con madera para evitar que se derrumbe.
Ella asintió y se apresuró a decir:
—Skullick ha sugerido antes que ése era el mensaje que quería transmitir el Ratonero
Gris mediante la posición horizontal y la dirección en que apuntaba Garra de Gato.
Los ociosos les rodearon para enterarse de lo que ocurría. El norteño que estaba junto
a la polea miró fijamente a Fafhrd. Éste continuó, absorto:
—Ese pasaje lateral debería ser estrecho y bajo a fin de ahorrar madera. Las tablas de
apuntalamiento pueden aserrarse en tres trozos para hacer las paredes. Lateralmente
podremos cavar con más rapidez, aunque hay que tener mucho cuidado al remover la
tierra.
—Sin embargo —observó Afreyt— habrá que cavar con brío para abrir el pasadizo
hasta el punto donde están ahora Cif y Skullick.
—Es cierto —respondió él—, como también lo es que el capitán Ratonero puede haber
sido arrastrado hasta no sabemos qué distancia, a juzgar por la rapidez y facilidad con
que se hundió primero. Podría estar en cualquier parte. No obstante, tengo la sensación
de que es vital que sigamos cavando desde este punto, siguiendo la única pista sólida
que procede de él: ¡la daga que apunta en una dirección determinada! Ésa es una pista
más material que los indicios y sugerencias que puedan obtener los zahones. No, la
excavación que hemos iniciado debe continuar, pues de lo contrario perderemos todo el
impulso y la organización. Me impacienta que no estemos haciéndolo ya, pero yo mismo
estoy por ahora demasiado frenético para hacer el trabajo adecuadamente y con las
debidas precauciones. —Se dirigió a Afreyt—: Tú misma, querida, me has advertido que
me estaba precipitando, y tenías razón.
Se volvió hacia el hombre fornido que estaba junto a la polea y le ordenó:
—¡Ve en busca de Skor, Udall! Pídele... cortésmente... que venga aquí. —Udall se
marchó. Fafhrd se volvió hacia Afreyt y le explicó—: Skor tiene la paciencia para la tarea
que a mí me falta, por lo menos de momento. —El tono de su voz cambió—: Y en cuanto
a ti, querida, ¿podrías no sólo continuar cerniendo sino también sustituirme en la dirección
de toda la tarea en mi ausencia? Toma, aquí tienes mi sello. Llévalo en el puño. —Le
tendió la mano derecha con los dedos extendidos, y ella extrajo el anillo del meñique—.
Quiero alejarme un poco, pues no puedo pensar bien en compañía, y reflexionar sobre
este asunto, sobre otras maneras de rescatar al Ratonero aparte de cavar y usar el
método de los zahoríes. Estoy seguro de que al final regresará aquí, saldrá del
inframundo por el mismo lugar por donde ha entrado (por eso debemos seguir cavando en
este sitio) y, no obstante, ése es como mucho el final más probable. Hay otras mil
posibilidades a tener en cuenta, Me arde la mente. El Ratonero y yo nos hemos visto en
cien apuros y situaciones penosas tan malas como ésta.
«¿Harás eso por mí? —concluyó—. Puedes asignar la labor de cerner a Rill o dos de
las niñas, o incluso, si es necesario, a la madre Grum.
—Déjalo de mi cuenta, capitán —dijo ella, frotándole la mandíbula con los nudillos de la
mano derecha, en cuyo dedo anular lucía ahora el sello de plata con las espadas
cruzadas.
Su acción fue juguetona, afectuosa, pero sus ojos violeta tenían una expresión de
inquietud y el tono de su voz una seriedad mortal.
Pisanieves había respondido tan rápidamente como Fafhrd al silbato de Cif, echando a
correr a través del prado helado. Se detuvo ante Cif, la cual aún hacía señales con la
lámpara sostenida en alto. Entonces miró al agachado Pshawri y el objeto que colgaba
extrañamente de la mano firme del lugarteniente. Lo husmeó con cautela y suspicacia,
emitió un gañido de reconocimiento y corrió por el prado otras diez varas, con el morro
casi pegado al suelo, hasta que se detuvo, miró atrás y ladró dos veces.
Cif bajó la lámpara al recibir la señal de respuesta de Fafhrd desde la boca del pozo.
Pshawri le pidió:
—¿Quieres señalar este sitio, señora? Creo que deberíamos seguir a Pisanieves y
avanzar a toda prisa mientras el olor que husmea sea intenso, usando el Apaciguador
como un péndulo de zahorí a intervalos.
Utilizando el mango de su daga como martillo, Cif clavó en el suelo, donde Pshawri
había sostenido el péndulo, una de las pequeñas estacas que llevaba consigo, a la que
ató un trozo de cinta gris que sacó de su bolsa.
—Creo que tienes razón —le dijo—. Aunque mientras señalaba, pensé que la ceniza
que usamos para esta tarea es de Loki y tal vez nos guía hacia él en vez de hacerlo hacia
el Ratonero, y sé por experiencia que ese dios podría conducirnos a persecuciones
inútiles, a la búsqueda de extrañas quimeras.
—No, señora —le aseguró Pshawri—. Las señales que obtengo son del capitán.
Conozco sus vibraciones. Y Pisanieves nunca le confundiría con ese dios extraño y
tramposo. Aún más, esta vez el perro no ha aullado, como lo hizo tan lastimeramente
cuando la luna estaba alta, sino que se limitó a gañir..., señal de que husmea a un ser
vivo, no una carroña.
—Le tienes mucho cariño al capitán, ¿verdad? —observó Cif—. Ruego a Skama que
estés en lo cierto. Sigamos, pues, adelante. Los otros ya nos ciarán alcance.
Se refería a las cinco formas oscuras entre ella y la fogata y las demás luces alrededor
de la boca del pozo: Rill, Skullick, Groniger, Ourph y la madre Grum, cuya curiosidad iba
en aumento. Más allá de ellos y las luces alrededor de la boca del pozo, la luna poniente
estaba tocando el horizonte, como si fuese a aterrizar entre las colinas centrales de la isla.
Fafhrd, que había regresado junto a la fogata ahora solitaria se sirvió medio tazón del
gahvey que hervía a fuego lento, lo perfumó con aguardiente, se bebió la mitad de un
gran trago y se dispuso a pensar sagaz y sistemáticamente en la penosa situación del
Ratonero Gris, como le había dicho a Afreyt que haría.
En seguida descubrió que no podría dominar de esa manera la zarabanda de sus
pensamientos y fantasías. Tampoco el resto del tazón, que apuró de otro trago,
transformaron el tormentoso desorden en tranquilidad y lógica.
Paseó un poco, moviéndose en círculos, pero dejó de hacerlo cuando vio que
empezaba a contorsionarse y patear el suelo, buscando frenéticamente el dominio de sí
mismo. Agitó los dedos ante su rostro, como si tratase de conjurar apariciones en el aire.
En una repentina y frenética inversión de su actitud, se preguntó si deseaba realmente
rescatar al Ratonero. Que su viejo camarada de gris escapara por sus propios medios.
¡Por Kos, ya se las había ingeniado bastante a menudo en el pasado!
Le habría gustado confrontar sus imaginaciones más desenfrenadas con el
pragmatismo de Rill, la porfiada razón de Groniger, los dogmáticos razonamientos
brujeriles de la madre Grum o el fatalismo mingol de Ourph. Pero todos ellos habían
seguido a los zahoríes. Les había dicho a Afreyt que deseaba soledad, pero ahora le
preocupaba cómo un hombre podía pensar sin hablar. Se sentía confuso, aturdido y
liviano, como si un soplo de viento pudiera derribarle.
Miró las cosas que le rodeaban: el fuego, la sopa, la madera amontonada, las ropas de
las niñas que se calentaban, la tienda en que se refugiaban, sus camastros.
Se dijo que no necesitaba hablar con las niñas. Que durmieran, ojalá también él
pudiera hacerlo.
Pero su extraño nerviosismo iba en aumento. Finalmente, para librarse de él mediante
la acción, cogió una nueva jarra de aguardiente con la mano derecha, aferró una lámpara
con el gancho y partió a través del prado hacia los zahoríes.
Caminó de una manera desigual, desviándose y corrigiéndose a sí mismo. No estaba
seguro de que quisiera dar alcance a los zahoríes, pero tenía que moverse o de lo
contrario estallaría.
16
En el cómodo nido desde donde había estado observando todas las acciones de
Fafhrd, Dedos despertó a Brisa tirándole de la fina y rubia cabellera.
—Me has hecho daño, loca —protestó la muchacha isleña, restregándose los ojos—.
Nadie me había despertado jamás de ese modo.
—Duele más donde más amas —recitó la camarera de a bordo como si lo hiciera de
memoria, y, en un tono más animado, siguió diciendo—: Sabía que querrías estar bien
despierta, querido demonio, para escuchar las últimas noticias de tu heroico tío de
nombre farfullante.
—¿Fafhrd? —dijo Gale, rebosante de atención.
—El mismo. Acaba de salir del pozo, ha hecho unas cabriolas alrededor del fuego y
ahora ha cogido una lámpara y una jarra y ha ido en pos de tu tía morena, la cual está
buscando como una zahorí a tu otro tío. Creo que tiene ideas raras y quiere vigilar.
—¿Dónde están nuestras ropas? —preguntó Brisa en seguida, saliendo a medias del
nido.
—Esa señora con una cicatriz en la mano las ha puesto a secar junto al fuego, antes de
que todos se marcharan por delante de Fafhrd. Vamos, te hago una carrera.
—Alguien nos verá. —Brisa cruzó su delgado antebrazo sobre los senos incipientes.
—No si nos damos prisa, señorita gazmoña.
Las dos niñas se dirigieron sigilosamente a la fogata y, mirando a su alrededor y
soltando risitas, se pusieron las ropas calientes con tanta rapidez como si fuesen
marineros. Entonces, cogidas de la mano, siguieron la lámpara de Fafhrd, mientras la
última astilla de la luna llena se escondía tras las colinas centrales de la isla y el cielo
palidecía con los primeros indicios del alba.
17
El Ratonero se esforzó por despertar de las profundidades más oscuras. El proceso
pareció requerir fatigosas etapas de conciencia marginal, pero cuando finalmente, y de
una manera repentina, se sintió dueño absoluto de su mente, descubrió que su cuerpo
estaba tendido cuan largo era, con la cabeza inclinada reposando en el ángulo del codo
izquierdo, el olfato asaltado por el vivificante olor salobre del mar.
Por un bendito instante supuso que estaba acostado en su habitación del cuartel de
Puerto Salado, construido el año anterior por sus hombres y los de Fafhrd y con la
ventana abierta a la fría y húmeda brisa matinal.
El primer movimiento que intentó dio al traste con esa ilusión. Se hallaba en la misma
situación atroz en que se había encontrado cuando su conciencia se retiró por fin a una
oscuridad de ultratumba cuando más se esforzaba por seguir a Dolor, la delgada hermana
de la Muerte.
Su situación incluso había empeorado, pues ya no tenía el extraño poder de
movimiento de antes, que le había permitido una dificultosa retirada como un cangrejo. Al
parecer, aquel poder sólo se generaba cuando el terror era extremo.
El olor a mar era un elemento nuevo. Debía de proceder de la tierra granulosa que le
aferraba como un tornillo de banco, tierra que ahora era perceptiblemente húmeda, lo
cual, a su vez, debía de significar que su huida le había llevado a la costa de la isla, a las
riberas marítimas. Tal vez se hallaba ya bajo las aguas frías, tumultuosas e impecables
del ilimitado Mar Exterior.
Y ya no estaba enterrado verticalmente sino en posición horizontal. Era realmente
asombrosa la diferencia que eso suponía. Derecho, aunque estuviera tan estrechamente
confinado como una estatua por su molde, uno se sentía de alguna manera libre y en
guardia, mientras que tendido, tanto en posición supina como prona, se hallaba en una
postura de sumisión que le hacía sentirse absolutamente impotente. Era lo peor...
No, se interrumpió a sí mismo, no debía exagerar. Peor que horizontal sería estar
enterrado al revés, cabeza abajo. Sería mejor que dejara de imaginar las diversas
posibilidades de confinamiento para no pensar en una que fuese todavía peor.
Se puso a hacer las mismas cosas rutinarias que había hecho antes de su anterior
pérdida de conciencia bajo el suelo: regularizar y maximizar su respiración furtiva,
asegurarse de que continuaba el brillo alrededor de sus ojos y de su poder, al parecer
oculto, de visión, aunque un tanto disminuido, algunas varas a su alrededor.
Tenía la cabeza inclinada de suerte que se veía el cuerpo, a lo largo de las piernas y
más allá de los pies. Le habría gustado tener un campo de visión más amplio, pero por lo
menos no había ninguna forma femenina cretácea y azul que le persiguiera como un
tiburón. Sin embargo, era realmente desconcertante lo indefenso que le hacía sentir su
posición horizontal que se presentaba a que le pisotearan, le escupieran encima o le
atravesaran con una horquilla.
Se recordó que ya se había extraviado otras veces en el reino de la Muerte sin que le
faltara la sangre fría, esforzándose por tranquilizarse y mantener el pánico a raya. Cierta
vez, en Lankhmar, entró en la tienda de magia de los Devoradores y se tendió sin temor
en un ataúd con almohada negra. También penetró resueltamente en un espejo que era
un charco de mercurio líquido mantenido en posición vertical gracias a poderosos
hechizos.
Pero en esa ocasión estaba bebido e impresionado por una muchacha, aunque el
mercurio le pareció frío y refrescante (¡no como aquel material granuloso y sofocante!), y
luego abrigó la conclusión personal de que había estado a punto de descubrir un secreto
refugio de héroes muy por encima del reservado a los dioses cuando Fafhrd tiró
bruscamente de él haciéndole salir del fluido plateado.
No importaba. Se dijo que sus amigos y amante actuales debían de estar trabajando
como castores para rescatarle, ya fuera cavando (sin duda estaban allí en número
suficiente para ello) ya efectuando alguna magia o trato sobrenatural. Tal vez en aquel
mismo momento su querida Cif manipulaba los Iconos de Oro de la isla como lo hiciera el
año anterior cuando él tuvo su mente atrapada en el seso de una resonante ballena.
O tal vez Fafhrd habría ideado alguna estratagema para rescatarle, aunque el gran
patán no había parecido precisamente capaz de tal cosa cuando el Ratonero le vio por
última vez, mirando embobado cómo desaparecía su camarada.
Sin embargo, ¿cómo sabría cualquiera de ellos dónde debía cavar, puesto que
cambiaba continuamente de posición? En cualquier caso, ¿cómo iban a cavar si se
encontraba ya por debajo del Mar Exterior?
Este último interrogante le recordó a su vez que, según las leyendas más antiguas,
Simorgya había invadido la Isla de la Escarcha en tiempos prehistóricos, a través de unos
larguísimos túneles que se extendían por debajo de las aguas. Eso ocurrió antes de que
la isla más meridional se hundiera bajo las olas y sus crueles habitantes desarrollaran
agallas y aletas.
Una fantasía, sin duda, cuentos de viejas brujas. No obstante, si tales túneles hubieran
existido, sin duda ahora estaba en el lugar adecuado para encontrarlos, en la costa
meridional de la Isla de la Escarcha. O encontrar uno por lo menos..., sin duda eso no
sería confiar demasiado. Y así, mientras sorbía diligentemente el aire de la húmeda tierra
que le rodeaba a través de los labios apenas abiertos, exhalándolo poco a poco con más
fuerza de la empleada al inhalar, a fin de expulsar los gránulos mojados intrusos, reparó
en una ondulación de color verde claro paralela a su cuerpo, a unas tres varas de él,
como si algo se moviera allí adelante y atrás, por un corredor estrecho y bajo, mientras le
examinaba atentamente. Al cabo de un rato, aquella ondulación se resolvió en la forma
exquisita de la diablesa simorgyana Ississi, a sólo una cuarta, ¡qué digo, apenas una
octava parte de su cambio de forma de pez a muchacha: tenía un tenue indicio de cresta
a lo largo de la espina dorsal y una vaga sugerencia de membranas que unían sus dedos
esbeltos, y su delicado cutis sólo presentaba un levísimo tinte verde, el de la joven de
grandes ojos verdes y amarillos y habla seductoramente ceceante que con tanta docilidad
se había prestado a la disciplina más rígida, por lo menos durante algún tiempo. Y parecía
llevar una vaporosa túnica multicolor, formada por los jirones y trapos de las costosas,
pintorescas y excelentes telas destruidas durante el último ataque submarino, cuando el
Halcón Marino se hundió durante cierto tiempo.
Por un momento, su escepticismo en curso de disolución volvió a afianzarse mientras
se preguntaba cómo podía estar tan seguro de que se trataba realmente de Ississi en
aquel entorno nebuloso donde cualquier pez (e incluso muchacha) se parecía mucho al
siguiente (y ambos como fantasmas tejidos de humo verdoso). Pero incluso mientras se
planteaba esa pregunta, la visión se hizo más real, cada atractivo rasgo se definió con
más claridad. Aun más, se dio cuenta de que la muchacha no le asustaba lo más mínimo,
a pesar de las circunstancias de su encuentro. De hecho, mientras sus ojos se movían
lentamente siguiéndola de un lado a otro, experimentó una somnolencia creciente, pues el
movimiento regular invitaba al reposo. Incluso concibió la ilusión (si era tal) de que todo su
cuerpo, no sólo los ojos, se movía lentamente adelante y atrás, al unísono con el de ella,
como si, sin darse cuenta, se hubiera internado en un corredor o túnel paralelo al de ella y
flotara en el aire, que no ofrecía resistencia.
En aquel preciso momento experimentó un sobresalto que le hizo revisar a fondo su
opinión, contemplada poco antes, de que una joven era muy parecida a la siguiente... o
que lo mismo era aplicable a un pez. Aunque no había visto que los labios semisonrientes
de Ississi se cerraran o fruncieran, oyó un silbido suave vibrante y seductor.
Miró hacia abajo a lo largo de sus piernas y más allá de los pies y vio la forma cretácea
entreverada de azul de la hermana Dolor que se abalanzaba hacia él como una tigresa,
con las garras extendidas a cada lado de su propio rostro estrecho y sonriente y los ojos
brillantes con un sádico fuego rojo.
Confirmando una intuición anterior así como su suposición acerca de los túneles, sin
ningún esfuerzo físico por su parte Pero sí como uno mental tremendo, empezó a alejarse
de ella a la misma velocidad con que ella efectuaba su horroroso avance, de modo que
ambos se deslizaban a través de la tierra granulosa pero que no ofrecía la menor
resistencia a una velocidad de pesadilla, y la figura de Ississi se desvaneció detrás de
ellos en un abrir y cerrar de ojos...
Pero no del todo, pues al Ratonero le pareció que en aquel momento su perseguidora
se había detenido un instante mientras su cuerpo azulado absorbía la sustancia verde
claro de la otra, añadiendo la furia de la pisciforme Ississi a sus propios apetitos atroces
antes de reanudar su atroz avance.
El Ratonero tuvo la tentación de mirar adelante a fin de obtener algún indicio del lugar
al que se apresuraban por debajo del Mar Exterior, pues seguían un curso más profundo,
pero no se atrevió a hacerlo por temor a que, al tratar de esquivar algún obstáculo apenas
atisbado, se precipitara contra las paredes rocosas que se deslizaban tan raudamente a
sus lados. No, lo mejor sería confiar en el gran poder, cualquiera que fuese, que le tenía a
su merced. Por ciego que fuera, sabía más que él.
Pasó ante la boca oscura de un túnel transversal, y el Ratonero consideró que si
hubiera mantenido su rumbo le habría conducido al sur. ¿A Simorgya? En ese caso,
¿hasta dónde se extendía aquel ramal por el que se deslizaba a toda velocidad? ¿A No—
Ombrulsk? ¿Más allá, bajo tierra, al Mar de los Monstruos? ¿Al mismo y temible Reino de
las Sombras, morada de la Muerte?
¿De qué servía especular cuando había cedido el control de sus movimientos al
torbellino? Contra toda expectativa razonable, observó que la enorme velocidad le
adormecía, a pesar de los destellos perlinos y el resplandor huidizo de los fósiles marinos.
Tal vez en aquel mismo momento estaba respirando suavemente en una cómoda tumba
de la isla y tenía aquel sueño. Incluso el mismo Gran Dios debió de tener momentos
mientras creaba el o los universos en los que tuvo la absoluta certeza de que estaba
soñando. El Ratonero musitó que todo estaba bien antes de sumirse en el letargo.
18
Cif insistió en tender de nuevo el péndulo, pues les indicaba que debían retroceder a
través del gran prado, sujetó el cubo con las cenizas entre los dedos anular y pulgar de la
mano izquierda y, al obtener el mismo resultado que él, decidió que en delante deberían
alternarse en la utilización del péndulo. Él accedió de buen talante, pero no podía ocultar
su nerviosismo cuando no tenía en sus manos el péndulo mágico, y en tales ocasiones
miraba a la mujer como un halcón.
—Tienes celos de mí acerca del capitán, ¿no es cierto? —preguntó sinceramente al
joven lugarteniente.
Él reflexionó serenamente en estas palabras y respondió con la misma sinceridad:
—Sí, señora, lo estoy, aunque no pongo la menor objeción al derecho mucho mayor y
distinto que tienes a su interés. Pero le conocí antes que tú, cuando me reclutó en
Lankhmar para formar parte de su grupo antes incluso de que equipara el Pecio y zarpara
hacia la isla de la Escarcha.
Ella le corrigió amablemente:
Olvidas que, antes de tu alistamiento, la señora Afreyt y yo viajamos a Lankhmar a fin
de contratar a él y a Fafhrd para la defensa de la isla, aunque en aquella ocasión el gélido
soplo de Khahkht nos devolvió rápidamente a este clima polar.
—Eso es cierto —concedió él—. Sin embargo... —Pareció pensarlo mejor y no dijo
más.
—¿Sin embargo qué?
—Iba a decir —replicó él con cierto titubeo— que creo que el Ratonero me conocía
antes de esa ocasión. Al fin y al cabo, ambos éramos ladrones por cuenta propia, aunque
él infinitamente superior a mí, y eso significa mucho en Lankhmar, donde el Gremio es tan
fuerte, y había otros motivos... Bueno, en fin, yo conocía su reputación.
Cif acababa de efectuar otra prueba con el péndulo y aferraba el cubo con las cenizas
en la mano derecha, sin haberlo guardado en su bolsa o entregado al hombre para tenerlo
a buen recaudo. Estuvo a punto de preguntarle cuáles eran los otros motivos, pero en vez
de hacerlo contempló las facciones del ensimismado lugarteniente, las cuales empezaban
a ser visibles bajo la luz grisácea sin ayuda del blanco resplandor de la lámpara que
descansaba en el suelo, al lado del lugar donde ella había tendido el péndulo.
Sólo Astarion, el astro más brillante de Nehwon, era todavía un punto pálido en el cielo
violáceo y el alba la engulliría pronto. Delante de ellos, pero a su izquierda (pues el tanteo
con el Péndulo les desviaba gradualmente al sur del camino que su grupo había recorrido
la noche anterior), una manta cíe niebla que se alzaba del suelo ocultaba todo Puerto
Salado excepto los rejados más altos, las columnas y el arco con las campanas cólicas
del Templo de la Luna, empequeñecidos por la distancia. Vieron que la niebla iba
alzándose alrededor de aquellos objetos y, aunque no soplaba el viento, avanzaba hacia
ellos, como una blanca destilación de la tierra. Su borde extremo era más brillante en el
lugar por donde saldría el sol, aunque un escuadrón de nubes que se deslizaban por
arriba aún no habían recibido sus rayos.
—El capitán debe de tener frío ahí abajo —susurró Pshawri con un estremecimiento
involuntario.
—Estás preocupadísimo por él, ¿no es cierto? —observó Cif—. Más allá de lo
ordinario. Vengo observándolo desde hace un par de semanas, desde que recibiste una
misiva escrita en tinta violeta y con un sello verde que trajo el último mercante de
Lankhmar antes de que llegara la Comadreja.
—Tienes una mirada aguda, señora.
—La vi cuando el capitán Ratonero vació la saca del correo. ¿De qué se trata,
Pshawri?
Él meneó la cabeza.
—Con todo el respeto, señora, es un asunto que sólo nos concierne al capitán y a mí...
y a otra persona. No puedo hablar de ellos sin su permiso.
—¿Lo sabe el capitán?
—Creo que no, aunque no estoy seguro.
Cif habría continuado su interrogatorio, aunque la renuncia de Pshawri a responder por
extenso parecía auténtica y bien arraigada —y era más que algo misteriosa— pero en
aquel momento las cinco personas que habían estado junto al fuego llegaron a su lado y
se perdió la atmósfera apropiada para intercambiar confidencias. Cif y Pshawri tuvieron la
sensación de que estaban dando un espectáculo, pues durante las dos siguientes
pruebas con el péndulo cada uno de los recién llegados vio por sí mismo y de cerca el
milagro del pesado cubo con las cenizas empotradas que se movía realmente,
apartándose de la boca del pozo definitiva aunque ligeramente. Al final incluso el
escéptico Groniger se convenció.
—Debo dar crédito a mis ojos —dijo a regañadientes—, aunque la tentación de no
hacerlo es fuerte.
—Creer en estas cosas de día se hace cuesta arriba —señaló Rill—, Es mucho más
fácil de noche.
La madre Grum asintió.
—Lo mismo ocurre con la brujería.
El sol ya había salido, abriéndoles un sendero amarillo a través de la parte superior de
la niebla, que persistía extrañamente.
Tanto Cif como Pshawri tuvieron que responder a las presuntas sobre las sutiles
vibraciones del cordel imperceptibles a la vista.
—Es algo que está ahí, simplemente, un ligero temblor —dijo ella.
—No puedo deciros cómo sé que proviene del capitán—tuvo que admitir él—. Lo siento
así.
Groniger soltó un bufido.
—Ojalá pudiera estar tan segura como Pshawri —les dijo Cif—. Yo no lo relaciono con
el Ratonero.
Otras dos pruebas con el péndulo les llevó a la vista de la costa meridional de la isla.
Se dispusieron a hacer una tercera prueba a pocos pasos de donde terminaba el prado
para dar paso a una pendiente rocosa y bastante pronunciada que se extendía unos diez
pasos más hasta la estrecha playa lamida por las pequeñas olas del Mar Exterior. Hacia
el oeste aquel pequeño acantilado se empinaba gradualmente y se aproximaba a la
vertical. Al este, la niebla testaruda llegaba a tiro de flecha de donde ellos estaban. Más
lejos veían, alzándose de la blancura, los extremos de los mástiles de las naves ancladas
en el puerto de la ciudad o amarrados en sus muelles.
Le tocaba a Pshawri el turno de probar con el péndulo. Parecía algo nervioso y sus
movimientos eran más rápidos, aunque bastante firmes, mientras se colocaba en posición
con las piernas dobladas y el ojo derecho centrado en la juntura de los dedos que
agarraban el cordel.
Cif y Rill se habían arrodillado a los lados, para observar el péndulo desde el nivel de
los ojos. Parecieron a punto de hacer una observación, pero Pshawri, cuyo punto de mira
era superior, se lo impidió.
—La inclinación ya no se dirige al sudeste —les dijo en un tono rápido y estridente—,
ahora el péndulo apunta directamente hacia abajo.
Se oyeron murmullos bajos y un «¡sí!» por parte de Rill. Cif sugirió en seguida que ella
repetiría la prueba y el lugarteniente le dio el péndulo de inmediato, aunque su
nerviosismo parecía ir en aumento. Se situó entre ella y el agua. Los demás les rodearon.
Rill seguía arrodillada.
—Sigue tirando hacia abajo —dijo Rill al cabo de un rato, y Rill volvió a confirmarlo—, Y
la vibración.
Entonces intervino Skullick:
—Si el ladeo significa que se mueve en esa dirección, entonces el hecho de que
apunte hacia abajo quiere decir que el Capitán Ratonero está debajo de nosotros pero
ahora no se mueve.
Cif le miró.
—Si se trata del Capitán.
—Pero ¿cómo es posible todo esto? —preguntó el perplejo Groniger, meneando la
cabeza.
—Mirad —dijo Rill en un tono extraño—. El péndulo vuelve a moverse.
Todos contemplaron la nueva maravilla. El péndulo volvía a oscilar adelante y atrás
entre la dirección de la boca del pozo y el mar, pero por lo menos cinco veces más lento
de lo que lo ha ría un péndulo de su longitud. Semejante lentitud parecía imposible.
Cuando Skellick habló, había un temor reverencial en su voz generalmente irreverente.
—Es como si ahora mismo ahí abajo estuvieran paseando de un lado a otro.
—Tal vez ha encontrado un túnel marino —sugirió la madre Grum.
—Esas fábulas... —gruñó Groniger.
Sin previo aviso, el péndulo de color oscuro con destellos dorados se movió
bruscamente hacia el mar y el cordón, al tensarse, tiró de la mano de Cif. Ésta emitió una
exclamación de dolor y el péndulo siguió adelante, arrastrando el cordón como la cola de
un cometa, y estuvo a punto de estrellarse contra la cabeza de Rill. Pshawri se lanzó
contra él con la mano derecha ahuecada y aferró el cubo, que le golpeó audiblemente la
palma. Cerró la otra mano sobre el objeto mientras él mismo rodaba y se ponía en pie con
ambas manos fuertemente apretadas, como si enjaularan a un animalillo o un gran
insecto, el cordel oscilando entre ellas, y regresó al lado de Cif mientras los demás
observaban fascinados.
Skullick habló en un tono casi religioso.
—Es como si, después de pasear de un lado a otro, el capitán hubiera salido disparado
bajo el mar, a través de la sólida tierra, como un rayo..., si es posible imaginar tal cosa.
Alzando los codos, Pshawri se dirigió a Cif:
—Señora, ¿me haces el favor de abrirme la bolsa?
Ella estaba examinando las yemas enrojecidas del anular y el pulgar de la mano
izquierda, despellejadas por el brusco tirón Hel cordel, pero se apresuró a obedecer al
lugarteniente, poniendo cuidado para no utilizar los dos dedos magullados.
Pshawri metió el cubo en la bolsa y siguió diciendo:
—Ahora ata el cordel alrededor del botón... no, a través del ojal que hay en el centro de
la tapa. Haz un nudo cuadrado. Aunque ahora no se mueve, es mejor tenerlo a buen
recaudo. Ya no confío en él, al margen de lo que nos haya indicado.
Cif siguió las instrucciones que le daba sin discusión.
—Estoy totalmente de acuerdo contigo, lugarteniente Pshawri —le dijo—. De hecho, no
creo en absoluto que el cubo haya seguido los movimientos del Ratonero bajo tierra,
excepto tal vez al principio, para ponernos en marcha.
El nudo estaba firmemente atado. Cuando Pshawri retiró las manos, ella cerró la tapa
de la bolsa y abrochó sus tres botones.
—Entonces, ¿a qué poder crees que responde? —le preguntó Rill, poniéndose en pie.
—Al de Loki —afirmó Cif—. Creo que quiere llevarnos a una búsqueda quimérica a
través del mar. Todo esto tiene la marca de su proceder: un señuelo fascinante, extraños
acontecimientos mezclados con dolorosas sorpresas. —Se metió en la boca los dedos
magullados y los lamió.
—Parece, en efecto, responder a su conducta tramposa —convino Rill.
—Es un dios facineroso, de eso no cabe duda —asintió la madre Grum—. Y vengativo.
Probablemente es quien ha enviado ahí abajo al capitán Ratonero.
—Lo que es más —murmuró Cif, todavía con los dedos en la boca—. Creo que
conozco la manera de frustrar sus maquinaciones y tal vez de rescatar al Ratonero.
—¡Eh, zahones! —les llamó una voz nueva y vibrante. Al volverse vieron que Afreyt
avanzaba briosamente por el prado, llevando un cesto de junquillos trenzados—. Hay
noticias de la excavación que creo que todos debéis saber, pero especialmente Cif. Por
cierto, ¿dónde está Fafhrd?
—No le hemos visto, señora —dijo Pshawri.
—¿Por qué habría de estar aquí? —inquirió Groniger con semblante inexpresivo.
—Hombre, dejó de cavar para tomarse un descanso y pensar a solas —explicó Afreyt,
que ya había llegado a su lado y dejó el cesto sobre la hierba—. Pero entonces Udall y
otro le vieron coger una jarra y una lámpara y dirigirse hacia vosotros. Udall dijo que no
tenían nada que hacer y le estuvieron mirando hasta que recorrió la mitad de la distancia.
—Ninguno de nosotros le ha visto —le aseguró Cif. —Pero ¿dónde están Brisa y
Dedos? —inquirió Afreyt a continuación—. Su camastro en la tienda estaba vacío y han
desaparecido sus ropas que se estaban calentando junto al fuego. Creo que deben de
haber seguido a Fafhrd, como han hecho durante toda la noche.
—Tampoco a ellas les hemos visto el pelo —insistió Cif—. Pero t ¿cuáles son esas
noticias de que hablabas?
—Pero entonces, ¿en qué parte de Nehwon...? —empezó a decir Afreyt, mirando a los
demás, todos los cuales hicieron! gestos negativos con la cabeza. Afreyt pensó que era
mejor dejarlo y se dirigió a Cif—: Creo que esto te satisfará. Hemos avanzado unos
quince pasos por el corredor lateral..., la excavación era más rápida que hacia abajo, se
trataba de un trecho blando, de arena, y era más fácil apuntalar, a pesar de la tarea
añadida de colocar un techo... y mira lo que encontramos empotrado en la tierra.
Y entregó a Cif una funda de daga salpicada de partículas de tierra.
—¿Es la de Garra de Gato? —La misma.
—¡Muy bien! —exclamó Cif mientras la examinaba ávidamente. Y estaba tendida en
sentido horizontal, con la punta hacia nosotros—siguió diciendo Afreyt—, como si la tierra
se la hubiera arrancado del cinto cuando le arrastraban o avanzaba de alguna otra
manera, o como si la hubiera dejado así para darnos una pista.
—Eso demuestra que el capitán Ratonero está, efectivamente, ahí abajo —dijo
Skullick.
—Desde luego, aumenta la importancia de los dos hallazgos anteriores de la daga y la
capucha —admitió Groniger.
—Comprenderéis, pues, por que quería decírselo en seguida a Fafhrd —siguió
diciendo Afreyt. Y, naturalmente, también a ti, Cif. Pero ¿qué ha ocurrido con el péndulo?
¿Qué os ha traído a la costa? No le habréis localizado incluso aquí, tan lejos... ¿o sí?
Cif le contó a Afreyt lo sucedido, cómo el péndulo había tratado de escaparse durante
la última prueba de sus poderes y ya no era posible confiar en él, y también su suposición
de que 5 Loki estaba detrás de todo ello.
Al oír estas palabras, Afreyt comentó:
—El mismo Fafhrd me advirtió que las pruebas obtenidas con el péndulo serían
inciertas y ambiguas comparadas con las pistas que daría la excavación. Creía que ésta
debería proseguirse en todo caso, a fin de mantener abierta una salida del Inframundo
para el Ratonero Gris en el mismo lugar por donde había entrado. Es muy posible que
tengas razón en eso de que Loki trata de confundirnos. Era un dios tramposo, como
sabes mejor que yo, y amaba la destrucción por encima de cualquier otra cosa. Y
tampoco Odín era digno de confianza, un dios capaz de llevarse la mano de Fafhrd
después del afectuoso culto que éste le había prodigado...
—Señora Cif —dijo entonces Pshawri—, poco antes de que la señora Afreyt se
reuniera con nosotros, dijiste que creías saber la manera de frustrar los manejos de Loki y
despejar el camino para el regreso del capitán Ratonero.
Cif asintió.
—Puesto que el cubo con la ceniza no nos sirve como talismán, creo que uno de
nosotros debería cogerlo y arrojarlo al pozo de llamas, el lago de lava fundida del volcán
Fuego Oscuro, confiando así en que Loki vuelva a su elemento propio y quizás mitigue su
ira contra el capitán.
—¿Y perder para siempre uno de los iconos de la isla, el Cubo Dorado del Juego
Limpio? —protestó Groniger.
—Ese oro está contaminado para siempre con la esencia del dios forastero —le
informó la madre Grum—, algo que yo no puedo exorcizar. La idea de Cif es buena.
—Un icono de oro se puede hacer de nuevo y volver a santificarlo —observó el viejo
Ourph—. Un hombre no.
—No puedo argumentar nada contra semejante acción, aunque me parece producto de
la pura y simple superstición —dijo Groniger en tono cansado—. Los acontecimientos de
esta mañana me han dejado al margen de mi elemento natural, que es la razón.
—Y si debe hacerse —siguió diciendo Cif—, eres tú Pshawri, quien debe hacerlo. Tú
arrebataste el cubo con las cenizas de las fauces del Maelstrom. Debes ser tú quien lo
devuelva al fuego.
—Si esa maldita cosa se deja arrojar al pozo llameante —intervino Skullick, que por fin
había recuperado su irreverencia habitual—. Arrójalo y se irá volando adonde sólo saben
los dioses.
—No temas, encontraré la manera de obligarle —le aseguró el joven lugarteniente, con
una firmeza en su tono que era desacostumbrada en él. Se volvió hacia Cif—: Desde lo
más profundo de mi corazón, te doy las gracias, señora, por la tarea que me has
encomendado. Cuando arrebaté ese condenado objeto de las fauces del torbellino, creo
que condené al capitán Ratonero a su atroz situación actual. No deseo más que reparar
esa falta.
—Esperad todos un momento —intervino Afreyt—. También yo me inclino a arrojar el
Apaciguador al Fuego Oscuro. Creo que es lo más sensato que podemos hacer. Pero
éste es un paso que puede significar la vida o la muerte del capitán Ratonero, y no creo
que debamos hacerlo sin el consentimiento del capitán Fafhrd, su camarada cíe toda la
vida. Llevo su anillo, es cierto, pero en este caso no voy a hablar por él. Así pues, vuelvo
a lo de antes: ¿dónde está Fafhrd?
—¿Quiénes son esos que vienen hacia nosotros desde Puerto Salado? —la
interrumpió Rill en un tono apremiante—. Si no me equivoco, pueden traernos noticias
relacionadas con esa cuestión.
Finalmente la manta de niebla extendida por el este se estaba deshaciendo bajo el
silencioso bombardeo de los brillantes rayos de sol, aunque estos últimos perdían parte
de su fuerza dorada a medida que el astro ascendía en el cielo. A través de los blancos
jirones avanzaban lentamente dos figuras ligeras vestidas de blanco, las cuales agitaron
las manos y echaron a correr cuando vieron que las observaban. Al acercarse más, se vio
que los ojos de la pelirroja eran grandes en su rostro pequeño, pero los de la rubia
plateada más grandes todavía.
—¡Tía Afreyt! —exclamó Brisa en cuanto llegaron a su lado—, ¡Hemos vivido una gran
aventura y tenemos las más sorprendentes noticias que darte!
—Eso no importa ahora —respondió Afreyt con cierta brusquedad—. Dinos, ¿dónde
está Fafhrd?
—¿Cómo lo has sabido? —Los ojos de Brisa se agrandaron todavía más—. Bueno, iba
a darte una larga explicación, pero ya que lo has preguntado... El tío Fafhrd ha nadado
por el aire para abordar una nave nubosa de Arilia o hacer señales desde Star—dock.
Creo que busca ayuda para encontrar al tío Ratonero. —Deja de decir tonterías —le
ordenó Cif. —Fafhrd no puede nadar por el aire —señaló Afreyt. —¡Túneles marinos de
Simorgya! ¡Naves nubosas de Arilia! —protestó Groniger—. Son demasiadas tonterías
para una fría mañana de verano.
—Pero eso es lo que ha ocurrido —insistió la niña—. Tú misma, tía Afreyt, viste a
Fafhrd y Mará volar por el aire cuando la invisible princesa Hirriwi cíe Stardock les rescató
del Fuego del Infierno en su invisible pez aéreo. Dedos ha visto más que yo. Ella os lo
dirá.
Entonces habló la camarera de a bordo ilthmareña.
—Los marineros de la Comadreja me aseguraron que en la Isla de la Escarcha
amarran los barcos más extraños, incluidos los galeones nubosos de la Reina del Aire. Y
vi, en efecto, que el capitán Fafhrd nadaba por encima de la niebla hacia una nube que
podría ser uno de tales barcos.
—Arilia es una fábula, chiquilla —le dijo en tono amable Groniger—. Los marineros
dicen toda clase de mentiras. En realidad, la Isla de la Escarcha es el lugar menos
fantástico de todo Nehwon.
—Pero el tío Fafhrd se remontó de veras en el cielo —insistió Brisa testarudamente—.
No sé cómo lo hizo. Tal vez la princesa Hirriwi le enseñó a volar y no nos habló nunca de
ello. Es muy modesto. Pero lo hizo, las dos lo vimos.
—De acuerdo, de acuerdo —le dijo Cif—. Creo que será mejor que nos contéis toda la
historia desde el principio.
—Pero primero necesitáis una taza de vino para calmaros y también calentaros. Habéis
estado mucho tiempo afuera en una fría mañana que puede ser legendaria.
Abrió el cesto, sacó una jarra de vino fortificado y dos tacitas de plata, las llenó a
medias e hizo que ambas niñas bebieran. A continuación sirvió vino a todos los demás.
—Dedos debe empezar —dijo Brisa—. Al principio yo estaba dormida.
La muchacha ilthmareña habló entonces:
—El capitán Fafhrd regresó de la excavación después de que todos los demás os
marcharais. Tomó un poco de gahvey con aguardiente y empezó a pasear arriba y abajo,
con el ceño fruncido y frotándose la frente, como si intentara pensar en algún problema.
Estaba muy nervioso y raro. Finalmente cogió una jarra, colgó una lámpara de su gancho
y fue a reunirse con vosotros. Desperté a Brisa y le dije que me parecía que deberíamos
vigilarle.
—Es cierto —intervino Brisa—. Así que saltamos de la cama, corrimos al fuego y nos
vestimos.
—Eso lo explica —dijo Afreyt.
—¿Qué? —preguntó Pshawri.
—Por qué Udall observó a Fafhrd durante tanto rato. Sigue, querida.
Brisa continuó:
—Era fácil seguir al tío Fafhrd gracias a su lámpara. De todos modos la oscuridad
estaba disminuyendo y las estrellas se desvanecían. Al principio no intentamos darle
alcance o hacerle saber que íbamos tras él.
—Temíais que os hiciera volver —conjeturó Cif.
—Es cierto. Al principio parecía seguiros, pero cuando girasteis al sur él continuó en
línea recta hacia el este. Ya había bastante luz, aunque el sol todavía estaba oculto. De
vez en cuando Fafhrd se detenía y miraba adelante, a la niebla, los tejados y el arco con
las campanas que sobresalían de ella, y alzaba la cabeza para explorar el cielo —fue
entonces cuando vi la flotilla de nubes— y alzaba la mano ante el rostro para invocar a los
dioses y pedirles ayuda.
—¿Era la mano con la que sujetaba la jarra? —le preguntó Afreyt.
—Debía de serlo —replicó la niña—, pues no recuerdo que la lámpara subiera y bajara.
«La niebla nos envolvió y le perdimos de vista. Llegamos al Arco de la Luna y Dedos
empezó a trepar por él antes de que pudiera decirle que eso está mal visto. Subió por
encima de la niebla y llamó...
Brisa tendió una mano a Dedos, la cual continuó:
—Ciertamente, señores, vi al capitán Fafhrd volando por encima de la niebla, subiendo
por la larga cuesta blanca, mientras que a buena distancia por encima de él estaba la
meta de su potente ascensión... Sé que los ojos pueden sufrir una ilusión y que mi mente
estaba llena de historias de marineros, pero os doy mi palabra como bruja novicia, había
allí una nube densa que se parecía mucho a un barco blanco con un alto castillo de popa.
La luz del sol brillaba en su casco plateado. Entonces el mismo sol me dio en los ojos y
dejé de ver con claridad. Desde allí arriba le dije a Brisa algo de lo que veía y cuando bajé
le conté el resto.
Brisa continuó el relato:
—Corrimos a través de Puerto Salado hasta el cabo oriental. La niebla se estaba
disipando, pero no podíamos ver nada con claridad. Cuando llegamos allí, el Maelstrom
hervía y se alzaba una bruma de sus aguas, pero por encima estaba despejado y vi al tío
Fafhrd, ahora a mucha altura, al lado de la nave nubosa blanca, que sólo mostraba la
quilla. Había cinco gaviotas a su alrededor. Entonces la bruma procedente de abajo se
interpuso entre nosotros. Pensé que deberías saberlo, tía Afreyt. Pero como teníamos que
pasar por el sitio de la excavación, decidimos decírselo primero a tía Cif.
—He visto lo que he visto, señores —añadió Dedos—. Pero por entonces el capitán
Fafhrd estaba muy alto. Podría haberse tratado de una gran ave marina..., un mandragón
marino escoltado por cinco halcones de mar.
Los oyentes intercambiaron miradas.
—Eso parece cierto —dijo Afreyt en voz baja—. La última vez que estuve con Fafhrd en
el fondo del pozo, le noté raro.
—¿Crees lo que nos dicen estas niñas? —preguntó Groniger sólo con cierta
incredulidad.
—Puedes estar seguro de que así es —respondió la madre Grum.
—Pero ¿por qué habría de dirigirse a seres aéreos en busca de consejo para rescatar
a un hombre perdido bajo tierra? —quiso saber Skullick.
—No se pueden adivinar los propósitos de un visionario —le dijo Rill.
—Pero ¿qué hacemos ahora con respecto al Ratonero Gris? —le preguntó Cif a
Afreyt—. Como portavoz de Fafhrd, ¿qué dices de enviar a Pshawri a Fuego Oscuro?
—Dejar que vaya, por supuesto, y que tenga suerte. Suerte y la inactividad de Loki —
respondió la dama sin vacilación—. Aquí tienes provisiones, lugarteniente.
Sacó del cesto una pequeña hogaza, una salchicha dura y la jarra de vino dulce casi
vacía, que serviría para transportar el agua fresca que podría recoger en el Último
Manantial por el camino.
Tras un rápido vistazo para asegurarse de que los demás no estaban pendientes de
ellos, Pshawri se dirigió a Afreyt en voz baja:
—Señora, ¿añadirás a tu amabilidad un favor más? —Y cuando ella asintió, le entregó
un papel doblado escrito en tinta violeta con sellos verdes rotos—. Guárdame esto. Si no
regresara (tales cosas suceden), dáselo al capitán Fafhrd, si ha vuelto. De lo contrario,
léelo tú misma... y muéstralo a la señora Cif, a tu discreción.
—Así lo haré —dijo ella en voz baja, y entonces, adoptando de nuevo su tono normal,
llamó—: Cif, querida, nos sustituirás a Fafhrd y a mí en la excavación. Te daré el anillo de
Fafhrd.
—Así lo haré —respondió Cif, apartándose de la madre Grum, con la que había estado
conversando.
Afreyt siguió diciendo:
—Ahora me toca a mí meditar un poco sobre alguien perdido... y ocuparme de que
estas dos niñas demasiado cansadas duerman como es debido. Las llevaré a tu casa, Cif,
y allí me ocuparé de todo. Skama, protégeme de las visiones, excepto si tú las inspiras.
Así, sin más ceremonia, los dos grupos y Pshawri se separaron: el último hacia el
norte, en dirección al lejano y humeante Fuego Oscuro; Cif, Skullick y Rill regresaron a la
excavación; Afreyt, Groniger, los ancianos fatigados y las niñas volvieron a Puerto Salado.
Dedos, que iba con el último grupo y de repente parecía tan fatigada como Afreyt la
había descrito, se puso a recitar como si ya estuviera dormida y soñando.
Después de que el perro haya devorado su corazón,
el gato su hígado, y sus panes secretas
hayan sido arrancadas y devoradas por el cerdo,
tendrá un sueño más profundo que el de un tronco,
un príncipe de sombras con una túnica de niebla iluminada por la luna.
—¿Era tu hermano, princesa? —le preguntó Brisa, arrugando la nariz—. Veo que
sabes los poemas más bonitos.
Al cabo de un momento, Afreyt le preguntó pensativa:
—Pero ¿qué clase de poema era ese, querida princesa? ¿De dónde lo has sacado?
Todavía con un sonsonete adormilado, la cansada muchacha respondió:
—Es la tercera estrofa aumentada de un hechizo de muerte quarmalliano que sólo es
efectivo en su totalidad. —Sacudió la cabeza, parpadeó y se despertó más—. Pero
¿cómo sabía eso? —inquirió—. Mi madre nació en Quarmall, es cierto, pero ésa era otra
de las cosas que no debíamos decir a la mayoría de la gente.
—Sin embargo, te enseñó ese hechizo de muerte quarmalliano —observó Afreyt.
Dedos meneó la cabeza decididamente.
—Mi madre nunca se ocupó de los hechizos de muerte ni me enseñó ninguno. Es
realmente una bruja blanca. —Miró perpleja a Brisa y luego a Afreyt y preguntó—: ¿Por
qué un recuerdo desaparece cada vez que intentas examinarlo con atención? ¿Será
porque no podemos vivir eternamente?
19
Cuando la conciencia volvió a encenderse como una luz tenue y vacilante, resplandeció
con más intensidad y finalmente brilló como el sol al mediodía en el cerebro del Ratonero
Gris, éste habría jurado que estaba soñando, pues notaba el olor de la tierra de
Lankhmar, con el denso aroma de los campos de cereales, la gran marisma salada, el río
Hlal, las cenizas de innumerables fogatas y la podredumbre de una miríada de entidades,
una mezcolanza de olores única en su género, y que él estaba oculto en una de las
habitaciones más secretas de toda la ciudad de Lankhmar, una que conocía bien aunque
la había visitado una sola vez. ¿Cómo era posible que su viaje subterráneo le hubiera
llevado tan lejos, a dos mil leguas de distancia o más, por le menos la décima parte del
perímetro de todo el mundo de Nehwon? Pero jamás en su vida había tenido un sueño en
el que los muebles y los actores fuesen tan nítidos y susceptibles de escrutinio en todos
sus detalles.
Pero como sabemos, el Ratonero tenía la costumbre al despertarse en cualquier parte
de no mover más que un músculo ocular o hacer el menor sonido, ni siquiera el de la
respiración profunda, hasta que hubiera observado y conociera a fondo la naturaleza de
su entorno y sus propias circunstancias en el mismo.
Estaba cómodamente sentado con las piernas cruzadas más o menos a un codo
lankhmarés (la longitud de un antebrazo) detrás de una mesa baja y estrecha al pie de la
ancha cama, con sábanas de seda blanca tejidas de una manera curiosamente áspera,
en la combinación subterránea de dormitorio y saloncito íntimo de Hisvet, la princesa de
las ratas, que fue en otro tiempo su amante más atormentadora, hija del rico mercader de
cereales de Hisvin, en la ciudad sepultada de Lankhmar Inferior. Sabía que se trataba de
esa habitación y no de otra por sus colgaduras de color violeta claro, sus apliques de plata
y otro medio centenar de detalles oportunos, y entre ellos los principales eran quizás dos
paneles pintados en la pared del fondo, que representaban a la doncella desnuda y un
cocodrilo eróticamente entrelazados, y un joven y una hembra de leopardo en una
posición similar. Como había sucedido cinco años atrás, la habitación estaba iluminada
por estrechos depósitos de gusanos de luz al pie de las paredes, pero ahora también por
jaulas plateadas que colgaban de la cornisa y encerraban destellantes escarabajos de
fuego, avispas luminosas, abejas nocturnas y moscas diamante que tenían el tamaño de
tordos o estorninos. Sobre la mesa baja, ante el Ratonero, descansaba un reloj de agua
con pileta visible, sobre el centro de la cual caía una gota de cada tercer aliento o
duodécimo latido del corazón, trazando ondas circulares, y una botella de cristal tallado
que contenía vino dorado claro, el cual le recordó que estaba terriblemente sediento.
Tal era el mobiliario de su sueño, visión o realidad. Entre los actores figuraba la esbelta
Hisvet, vestida con una túnica violeta a los pies de la cama y su aspecto alegre, con una
inocencia de colegiala y diabólicamente atractivo era el de siempre, el fino cabello rubio
plateado recogido detrás de la cabeza, a través de un aro de plata. De pie ante ella,
atentas y obedientes, estaban dos doncellas descalzas con el pelo muy corto y vestidas
con túnicas idénticas, blanquinegras y muy ceñidas hasta las caderas. Hisvet les daba
instrucciones o exponía ciertas reglas, al parecer, y ellas la escuchaban muy serias,
aunque lo mostraban de maneras distintas, la morena asintiendo, sonriente, y con un brillo
de aguda inteligencia en su mirada mientras que la rubia tenía una expresión reservada y
distante, aunque con los ojos muy abiertos, como si estuviera memorizando cada palabra
de Hisvet, inscribiendo cada una en un compartimiento de su cerebro reservado
exclusivamente a ese fin.
Pero aunque Hisvet movía sus labios violeta y la punta de su lengua moteada de azul y
rosa y de vez en cuando alzaba el dedo índice con gesto admonitorio y una vez tocó
sucesivamente las puntas de los dedos extendidos de la mano izquierda para resaltar los
puntos uno, dos, tres y cuatro, el Ratonero Gris no podía oír una sola palabra. Tampoco
ninguna de las tres miraba en su dirección, ni siquiera la sensual morena cuya mirada se
movía incansable de un lado a otro.
Puesto que ambas doncellas con sus túnicas cortísimas eran tan atractivas como su
encantadora dueña, el hecho de que no le hicieran el menor caso empezó a herir no poco
la vanidad del Ratonero.
Como por el momento no parecía tener otra cosa que hacer más que mirarlas, el
Ratonero no tardó en experimentar el deseo de verlas desnudas. Con respecto a las
doncellas, podría satisfacer su deseo limitándose a esperar. Hisvet tenía un instinto
notable para tales cosas, y estaba totalmente dispuesta a permitir que otras mujeres
agasajaran por ella... distribuyeran sus favores, por así decirlo.
Pero en cuanto a la intimidad de Hisvet, aún seguía siendo un secreto para el Ratonero
si bajo las túnicas, ropajes y armadura que utilizaban había una doncella normal o una
delgada cola de rata y ocho tetas, que en su imaginación representaba como pares
convergentes de senos en flor con grandes areolas y pezones, el tercer par a cada lado
del ombligo y el cuarto, con las ubres muy juntas, sobre el pubis.
También era un misterio si las tres mujeres y él mismo tenían ahora tamaño de rata o
humano, diez pulgadas o cinco pies de altura. Ciertamente, no había dispuesto en
absoluto del elixir que permitía cambiar de forma y se usaba para pasar de Lankhmar
Superior a la ciudad de las ratas que era Lankhmar Inferior.
Su anhelo continuaba. Sin duda merecía alguna recompensa por los peligros
subterráneos que había arrastrado. Las mujeres podían procurar fácilmente grandes
satisfacciones a los hombres.
Seguía existiendo el problema de la perfecta inaudibilidad de las tres mujeres.
Conjeturó que, o bien se dedicaban a una complicada pantomima (¿tramada por Hisvet
para burlarse de él?), o bien se trataba de un sueño a pesar de su realismo, o quizás
existía alguna barrera hermética muy probablemente mágica) entre sus oídos y los de
ellas.
Apoyaba esta última posibilidad el hecho de que, si bien podía ver a los gigantescos
insectos luminosos que se movían en sus jaulas, golpeando los barrotes de plata con alas
y patas mientras producían sus intensos destellos, no oía ningún zumbido airado ni otro
sonido procedente de ellos, mientras que (lo más revelador de todo a su manera) sólo el
silencio acompañaba a las caídas infrecuentes pero regulares de las singulares gotas
cristalinas en la pileta del reloj de agua que estaba tan a mano.
Una última circunstancia sugería la intervención de alguna magia y armonizaba con la
extraña quietud de la escena por lo demás tan real: milagrosamente suspendido en el aire
por encima del borde más cercano de la mesa baja, en posición vertical, con el pequeño
mango anillado de plata hacia arriba, había un látigo ahusado de piel de blanca serpiente
de nieve que medía apenas un codo de largo, tan cerca del Ratonero que éste podía
percibir la superficie ligeramente rugosa, pero no veía hilo alguno ni cualquier otra cosa
que explicara su quieta, su inmóvil suspensión.
El Ratonero se dijo que aquella era la escena y ahora debía decidir la manera de entrar
en ella, de afirmarse corno uno de los actores. Pensó en abalanzarse de súbito hacia
adelante, extender la mano derecha, coger con tres dedos el gollete de la botella, quitarle
el tapón con los dedos índice y pulgar y llevarla a sus labios resecos, diciendo entretanto
algo que bien podría ser: «Saludos, querida y deliciosa señorita, ten la amabilidad de
interrumpir esta charada para reparar en un viejo amigo. No os alarméis, muchachas».
Esto último dirigido a las dos doncellas, naturalmente.
¡Apenas lo había pensado cuando se dispuso a hacerlo!
Pero, desde el principio, las cosas se torcieron de la manera más deplorable. Al primer
intento de moverse se sintió afectado a por una parálisis general que le sobrevino con la
rapidez del rayo. Se magulló el rostro, se despellejó la mano y el brazo derechos, por
todas partes se precipitaron sobre él granulosas paredes de color marrón oscuro, la
primera sílaba de la palabra «saludos» se convirtió en un gruñido ahogado que le
traspasaba los oídos, reverberaba en su cráneo y acabó transformado en un acceso de
tos que le dejó la boca llena de tierra.
Seguía sepultado, en la misma horrenda situación en que se encontraba desde que se
hundió durante la ceremonia de la luna llena en la Colina del Patíbulo, se lo tragó el frío y
cruel suelo que al mismo tiempo era tan extrañamente permeable a su paso involuntario y
tan tercamente resistente a sus intentos de huir de él. Esta vez le había engañado la
perfección de la visión oculta, que le había permitido ver a través cíe la tierra sólida hasta
cierta distancia a su alrededor, le había hecho creerse libre, pese a la evidencia de todas
sus demás vías de conocimiento. Estaba claro que de alguna manera había llegado al
entorno subterráneo de Lankhmar, y ahora no podía hacer nada más que reanudar el
lento juego de regularizar su respiración, calmar el golpeteo de su corazón y liberar la
boca de todas las partículas de tierra que la habían invadido durante su espasmo,
moviendo cuidadosamente la lengua de la manera más efectiva, a fin de asegurar su
supervivencia, pues cuando remitió el dolor de cabeza experimentó una debilidad general
y una fluctuación de la conciencia que le reveló que se encontraba muy cerca del límite
entre ser y no ser, y debía actuar rápidamente para apartarse de él.
Le ayudó en sus esfuerzos el hecho de que en ningún momento había perdido de vista
por completo una realidad mayor, blanca y violeta, a su alrededor, cuyos destellos y
atisbos alternaban con la granulosa tierra oscura, y también le ayudaba el leve resplandor
amarillo que seguía emanando de la parte superior de su rostro.
Cuando por fin el Ratonero recuperó de nuevo todo el territorio que le había hecho
perder su incauto ímpetu, le sorprendió descubrir que Hisvet seguía hablando, aunque él
no oía nada, y las atractivas doncellas prestaban atención a sus palabras tan
animadamente como antes. ¿Qué les estaría diciendo?
Mientras mantenía minuciosamente las pautas de respiración subterránea, el Ratonero
concentró su atención en otros canales sensoriales al margen del visual, tratando de
ampliar y ahondar y poner en juego todas sus potencias interiores. Al cabo de un tiempo
sus esfuerzos fueron recompensados.
La siguiente gota pesada cayó en la pileta del reloj de agua con un sonido melifluo y
audible, que estuvo a punto de sobresaltar al Ratonero pero no llegó a hacerlo.
Casi de inmediato oyó el zumbido de una avispa luminosa y una mosca diamante hizo
que chirriaran sus alas transparentes contra los delgados barrotes de su jaula.
Hisvet se reclinó, apoyándose en los codos, y dijo en un tono argentino:
—Descansad, muchachas.
Ellas parecieron relajar su atención... por lo menos un poco.
Hisvet tamborileó con tres dedos sobre sus labios rojo rubí mientras bostezaba
ligeramente.
—Uf, qué discurso tan largo y aburrido —comentó—. Lo has soportado de una manera
digna de alabanza, querida Tresita —miró a la doncella morena—, y tú también, Cuartita
—le dijo a la rubia. Cogió una larga aguja rematada por una esmeralda que tenía a su
lado y la blandió juguetonamente—. No he tenido necesidad de usar esto con cualquiera
de las dos ni una sola vez —añadió riendo— para llamar la atención de la mente
caprichosa y errante y despertar a la soñadora perezosa.
En los labios de ambas muchachas se dibujaron sonrisas apreciativas, mientras
dirigían miradas aprensivas a la aguja.
Hisvet se la dio a Cuartita, la cual cruzó la habitación hasta una cómoda cuya superficie
estaba cubierta de cosméticos y espejos y la insertó en una almohadilla esférica negra de
la que sobresalían otras agujas similares con una joya por cabeza y abarcaban todos los
tonos del arco iris.
Entretanto, Hisvet se dirigió a Tresita, la cual abrió mucho los ojos mientras escuchaba.
—En dos ocasiones, durante mi charla, he tenido la clara impresión de que nos espía
una inteligencia maligna, como las criminales de las que se ocupa mi padre, o la de uno
de nuestros propios enemigos, al vez un amante rechazado. —Deslizó la mirada
alrededor de las paredes, y al Ratonero le pareció que la detenía más de la cuenta en su
dirección—. Meditaré en ello —siguió diciendo—. Querida Tresita, tráeme la figura de
ópalo negro taraceada de plata del mundo de Nehwon a la que llamo el Abridor del
Camino.
Tresita asintió obedientemente y fue a la misma cómoda que acababa de visitar
Cuartita, cruzándose con ella a medio camino.
—Sírveme vino blanco, querida Cuartita —pidió Hisvet a la rubia—. Se me ha secado la
garganta con toda esa charla estúpida.
La muchacha inclinó la cabeza y se acercó a la mesa baja colocada contra la pared
detrás de la cual el Ratonero estaba empotrado en una tierra invisible para él. Observó
apreciativamente a la joven mientras ésta quitaba el tapón de la botella que él había
intentado coger con tan desastrosos resultados y llenó una reluciente copa, tan alta y
estrecha que parecía un tubo de ensayo. Su túnica blanca estaba abrochada por delante
con grandes botones circulares de azabache.
Regresó al lado de su señora y se arrodilló, manteniendo erguido su esbelto cuerpo,
para servir el vino.
—Pruébalo primero —le ordenó Hisvet.
Era frecuente que los aristócratas hicieran tales peticiones al sus criados, y Cuartita
echó la cabeza atrás y vertió un poco de vino entre los labios separados sin aplicarlos a la
copa, la cual alzó luego para mostrar que su nivel había disminuido perceptiblemente.
Hisvet lo aceptó, diciendo:
—Lo has hecho bien, Cuartita. La próxima vez no esperes a que te dé instrucciones. Y
podrías lamerte los labios y sonreír para demostrar que te ha gustado.
Cuartita hizo un gesto de asentimiento.
—Querida señorita —le dijo Tresita, arrodillada ante la cómoda—. No encuentro el
Abridor.
—¿La has buscado minuciosamente? —replicó Hisvet con una ligera debilidad en la
voz—. Es una esfera del tamaño de dos pulgares, algo achatada por los polos, en la que
están taraceados plata los continentes, las ciudades son diamantes planos y los polos de
la muerte y la vida están formados por una amatista y una turquesa.
—Conozco el Abridor, querida señorita —dijo Tresita respetuosamente.
Hisvet, que miraba a Cuartita de nuevo, se encogió de hombros y luego se llevó la
estrecha copa a los labios y la apuró de tres tragos.
—Muy refrescante —comentó, y volvió a darse unos golpecitos en los labios.
Un sonido hizo que dirigiera de nuevo su atención a Tresita.
—No, no abras los demás cajones —le ordenó—. No la encontrarás ahí. Registra a
fondo el de arriba y encuéntrala. Coloca los objetos que contiene el cajón uno por uno
sobre la superficie de la cómoda si es necesario.
—Sí, señorita.
La mirada de Hisvet volvió a cruzarse con la de Cuartita, la desvió hacia la atareada
Tresita, hizo el esbozo de otro encogimiento de hombros y comentó en tono confidencial:
—Esto podría convertirse en una molestia fatigosa, ¿sabes?, un auténtico fastidio. No,
muchacha, no sacudas la cabeza. Eso está bien en Tresita, pero no es tu estilo. Inclínala
una sola vez, recatadamente.
—Sí, ama.
Su única inclinación de cabeza fue tímida como la de una princesa virgen.
—¿Cómo te va, Tresita?
La morena se volvió hacia ellas y replicó en una voz apenas lo bastante alta para que
llegara al otro lado de la habitación:
—Debo confesarme derrotada, señorita.
Tras una pausa bastante larga, la pensativa Hisvet salió de su ensimismamiento.
—Eso podría ser muy molesto para ti, Tresita, ya lo sabes. Como doncella veterana,
eres totalmente responsable de cualquier deficiencia, desaparición o robo. Piensa en ello.
—Tras otra pausa bastante larga, suspiró y, tendiendo la copa vacía, dijo—: Cuartita,
tráeme el elástico instrumento de corrección.
La rubia inclinó la cabeza, tomó la copa y, caminando algo más lentamente, regresó a
la mesa baja, dejó la copa, la llenó de nuevo y alargó la mano para coger el blanco látigo
mágicamente suspendido, resolviendo así un pequeño misterio para el Ratonero. El látigo
había estado sencillamente colgado de un gancho en la pared, pero como ésta había sido
y era de nuevo invisible para él, también lo era el gancho que sobresalía de ella.
El Ratonero notó que aumentaba su interés por la escena a la que asistía desde su
confinamiento, y agradeció la ocasión que tenía de desviar un poco la mente de sus
propios problemas. Tenía cierto conocimiento de los métodos de Hisvet y podía conjeturar
lo que sucedería a continuación, o, por lo menos, especular acerca de ello de una manera
gratificante. La morena Tresita parecía adecuada para el papel de mala o culpable en
aquella representación triangular. Apoyada en la cómoda con el ceño fruncido y
enfundada en la túnica negra, parecía un ave de mal agüero, aunque los grandes botones
circulares de alabastro que se abrochaban por delante ponían una nota cómica, Cuartita
se arrodilló en posición erguida por segunda vez. Hisvet aceptó el látigo y la copa llena de
nuevo, diciendo benignamente:
—Gracias, querida. Me siento mucho mejor con estas dos cosas a mi lado. ¿Y bien,
Tresita?
—Estoy pensando, señorita —respondió la interpelada—, y recuerdo que cuando entré
en esta habitación Cuartita estaba agachada donde yo me encuentro ahora, con el cajón
que acabo de registrar abierto, y buscaba algo en él. Lo cerró en seguida pero, bien
mirado, podría haber cogido alguna cosa ocultándola en su persona.
—¡Eso no es cierto, señorita! —protestó Cuartita, palideciendo—. Ni el cajón estaba
abierto ni yo me acerqué a él.
—Es una embustera maliciosa, querida señorita —replicó Tresita—, ¡Mira cómo
palidece!
—Basta, muchachas —reprobó Hisvet—. He pensado en una manera sencilla de
solventar esta indecorosa discusión. Tresita, querida, ¿ha tenido Cuartita oportunidad de
ocultar el Abridor en otro lugar de la habitación después de que lo cogiera, si ha hecho tal
cosa? Si mal no recuerdo, entró poco después que tú.
—No, ama, no ha podido hacer eso.
—En ese caso... —dijo Hisvet, sonriente—. Ven aquí, Tresita. Cuartita, querida, quítate
la túnica para que pueda registrarte a fondo.
—¡Señorita! —exclamó la rubia en tono de reproche—. No me avergonzarás así.
—No hay ninguna vergüenza en ello —le aseguró hábilmente Hisvet, enarcando las
cejas plateadas—. Mira, pequeña, si estuviera conmigo un amante es muy probable que
os pidiera a ti y a Tresita que os desnudarais, a fin de no azorarle, o en todo caso evitar
que nos sintiéramos en evidencia. O podríamos pediros a una de vosotras o a las dos que
participarais en el juego amoroso bajo nuestras instrucciones. Frix era incomparable. Ni
siquiera Dosita se le acerca.. Pero como sabéis, Frix se las ingenió para concluir su
servicio y librarse de la servidumbre que le había impuesto mi padre. Nunca ha habido
otra Unita, y ése es el motivo.
El Ratonero estaba empezando a divertirse. ¡Apenas acababa de dar comienzo la
representación e Hisvet se las había arreglado para cambiar los papeles de los otros dos
personajes! Ojalá Fafhrd estuviera presente, le habría encantado escuchar aquella
alabanza de Frix. Estuvo completamente enamorado de la princesa de Arilia, sobre todo
cuando ésta era la imperturbable doncella y esclava de Hisvet. Aunque estaba seguro de
que el corpulento simplón no apreciaría el hecho de estar sepultado. En cualquier caso,
probablemente era demasiado grande para sobrevivir gracias al aire encontrado entre la
tierra, la cual le recordó que debía concentrarse en la respiración. Tampoco debía perder
de vista la posibilidad omnipresente de que interviniera en la escena alguna tercera fuerza
tanto del mundo inferior como del superior. ¡Y algunos hablaban de lo difícil que es vigilar
en dos direcciones!
—Así pues, basta de tonterías, chiquilla. ¡He dicho que te desnudes!
Cuartita respondió a esta brusquedad de su ama:
—Ten compasión, señorita. Desnudarme por un amante sería una cosa, pero hacerlo
para que me registre una compañera de servicio es demasiado humillante. ¡No podría
soportarlo!
Hisvet saltó de la cama.
—He perdido la paciencia contigo, pequeña zorra mojigata. ¿Quién eres tú para decir lo
que soportarás o no? ¡Agárrale los brazos, Tresita! Si se resiste, sujétaselos a la espalda.
La doncella morena, que ya estaba detrás de Cuartita, la agarró por los codos y se los
apretó con fuerza contra los costados, mientras sonreía un tanto maliciosamente a su
ama por encima del hombro de la doncella rubia. Hisvet extendió el brazo derecho, alzó el
mentón de la muchacha hasta que sus ojos se encontraron y procedió a desabrocharle
muy lentamente la parte superior de la túnica negra.
—Me habría sometido a tus deseos, señorita, sin que me cogieran de los brazos —dio
Cuartita con toda la dignidad que pudo reunir.
Pero Hisvet se limitó a decir, también muy lentamente:
—Eres una colegiala tonta, querida Cuartita, con una considerable necesidad de
enseñanza, que vas a obtener. ¿Te someterías a mí? Pero ¿no a mi doncella que actúa
bajo mis órdenes? Para empezar, Tresita no es tu igual, aunque seáis compañeras de
servicio. Ella tiene un rango superior al tuyo y está autorizada a corregirte en mi ausencia.
Mientras hablaba siguió desabrochándole los botones, despacio, hundiendo los nudillos
y presionando con los cantos de los grandes botones en el cuerpo de la muchacha, con
los pezones rosados.
—Pero ya ves —siguió diciendo Hisvet—, te estás saliendo con la tuya, ¿no es cierto,
Cuartita? Soy yo quien te desnuda y no la querida Tresita, aunque sea testigo. De hecho,
estoy actuando como si fuese tu doncella. El mundo al revés, ¿no te parece? Podría
decirse que estás recibiendo un tratamiento de lujo, aunque dudo que te proporcione
demasiado placer.
Terminó de desabrocharle los botones, miró a la muchacha de arriba abajo, le golpeó
ligeramente los senos con el dorso de la mano y le dijo con una alegre risa:
—Ya está. No ha sido tan malo, ¿verdad, querida? Termina, Tresita.
La sonriente doncella morena deslizó la túnica blanca por los brazos de Cuartita y se la
quitó.
—Vaya, pero si te estás ruborizando, Cuartita —observó Hisvet, riendo entre dientes—.
Tengo entendido que en la Calle de las Putas eso es una especialidad, que aumenta el
precio. Inspecciona la prenda cuidadosamente —advirtió a Tresita—. Palpa las costuras y
los dobladillos. Es posible que haya robado algo más pequeño que el Abridor. Y ahora,
querida niña, prepárate para que te registre de la cabeza a los pies una doncella que es tu
superior, mientras yo la dirijo y observo. —Cogió el látigo de blanca piel de serpiente de
nieve con mango de plata que estaba sobre la cama y, gesticulando con él, instruyó a
Cuartita—: Alza un poco los brazos a los costados. Ya es suficiente. Y colócate de
manera que toda tu anatomía sea más accesible. Las piernas un poco más separadas,
por favor. Sí, así está bien.
El Ratonero observó que todo el vello corporal de la doncella había sido afeitado o
depilado. De modo que esa práctica, fomentada por el necio Glipkerio, el Señor Supremo
Espantapájaros, aún se seguía en Lankhmar. Pensó que era muy conveniente y atractiva.
—¿No hay nada oculto en la prenda, Tresita? ¿Estás segura? Bien, arrójala a la pared
del fondo y luego empieza a pasar los dedos por el cabello de Cuartita. ¡Inclínate hacia
adelante, niña! Lenta y cuidadosamente, Tresita. Sé que su pelo es muy corto, pero te
sorprendería saber cuántas cosas puede ocultar a veces un poco de pelo. Y no te olvides
de las orejas, estamos buscando cosas diminutas.
Hisvet bostezó y tomó un largo trago de vino. Cuartita miró furibunda a la
atormentadora más próxima. Hay algo especialmente degradante en que a uno le cojan
de las orejas, se las extiendan y doblen a uno y otro lado. Pero Tresita, siguiendo el
ejemplo de su ama, se limitó a sonreír dulcemente.
—Y ahora la boca —ordenó Hisvet—. Ábrela bien, Cuartita, como si estuvieras ante el
barbero-dentista. Pálpale cada mejilla, Tresita. No creo que Cuartita haya estado jugando
a la ardilla acaparadora, pero nunca se sabe. Y ahora... Supongo que sabes lo que has de
hacer ahora, Tresita. ¿Dónde puede haber guardado el producto de su ratería? Lubrícate
los dedos con mi pomada, pero no uses mucha, pues su base es el aceite esencial con el
que ungen al emperador del Este. ¡No te angusties tanto, Cuartita! Imagina que tu amante
te explora, demostrándote diestramente la tierna consideración en que te tiene. ¿Quién es
tu amante, Cuartita? Confío en que tengas uno. Ahora que pienso, me he fijado en que el
paje Hari te miraba de cierta manera. Me pregunto qué pensaría si pudiera verte tal como
estás ahora ocupada. Sería gracioso. Casi me siento tentada a llamarle. Bueno, ya está
medio hecho. Y ahora, Tresita, su avenida más oscura de dicha amatoria. Agáchate,
Cuartita. Trátala con suavidad, Tresita. Algunas de estas cosas parecen una auténtica
novedad para nuestra chiquilla, temas avanzados para nuestra alumna, aunque sé que
eso es difícil de creer. ¿Qué es eso, Cuartita, lágrimas? ¡Anímate, pequeña! Todavía no
se ha demostrado que seas culpable, de hecho estás en el camino de la absolución. La
vida tiene toda clase de sorpresas.
El Ratonero sonrió cínicamente desde su misteriosa prisión invisible. Sabía por
experiencia que en el entorno de Hisvet las sorpresas eran invariablemente desastrosas.
Se estaba divirtiendo en la medida en que lo permitían sus limitadas circunstancias.
Pensó en que todos sus grandes amores y encaprichamientos habían sido muchachas
menudas y delgadas como aquellas. Recordó a Lirionegro, en la época en que él
trabajaba como matón y extorsionador para Pulg y Fafhrd había encontrado un dios en
Issek; a Reetha, que fue la doncella con cadenas de plata de Glipkerio; a Ivivis de
Quarmall, flexible como una serpiente; a la inocente y trágica Ivrian, su primer amor,
cuyos sueños de princesa él había alimentado; a Cif, naturalmente, a la vivaz y agraciada
Ivmiss Ovartamortes. Eran siete, contando a Hisvet, y había una más, la octava, cuyo
nombre e identidad se le escapaban, que también era doncella de profesión y
especialmente deliciosa a causa de algo prohibido. ¿Quién era? ¿Cómo se llamaba? Si
acudiera a su mente un solo detalle más lo recordaría todo. ¡Era enloquecedor! Por
supuesto, se había relacionado con toda clase de mujeres de mayor tamaño, pero su
memoria elusiva sólo había retenido a las que eran más pequeñas que él mismo, su
panteón especial de amantes menudas. Se diría que un hombre en su tumba (y tal era
realmente su situación, tenía que admitirlo) podría concentrar su mente en un solo asunto,
pero no, incluso allí había detalles que le distraían a uno, responsabilidades
autoimpuestas de las que era preciso ocuparse, como mantener un ritmo nivelado de
respiración somera, eliminar la tierra intrusa de los labios, vigilar continuamente delante y
detrás —se le ocurrió que también Cuartita debía de estar diciéndose lo último, aunque no
le serviría de mucho— y eso le recordó que debía regresar a la divertida comedia de las
tres mujeres que el destino le había proporcionado para su contemplación secreta.
—Ahora, Cuartita, ponte de cara a la pared mientras escucho el informe de Tresita y
hablo con ella —decía Hisvet—. ¡Y deja de llorar, chiquilla! Usa la túnica abandonada
para enjugarte las lágrimas y sonarte.
Hisvet precedió a Tresita hasta los pies de la cama, dejó su vaso vacío sobre la mesa
baja y, en una voz que el Ratonero apenas podía oír, a pesar de las ventajas de la
proximidad y la audición oculta, dijo:
—¿Debo entender, Tresita, que no has encontrado el Abridor ni ninguna otra cosa?
—No, querida señorita, no lo he encontrado —replicó la doncella morena, y añadió en
una voz que parecía el cuchicheo de una actriz destinado al oído de los espectadores—:
Estoy segura de que se lo ha tragado. Sugiero que se le administre un fuerte emético, y si
eso no surte efecto, un potente catártico. O ambas cosas a la vez, para ahorrar tiempo.
Cuartita también oyó estas palabras, a juzgar por la manera en que juntó los hombros
mientras seguía de cara a la pared.
Hisvet meneó la cabeza y dijo en el mismo tono bajo de antes:
—No, creo que eso no será necesario, aunque podría ser divertido en otras
circunstancias. Ahora me conviene que crea que ha quedado libre de toda sospecha de
robo. —Volvió la cabeza y adopto su tono argentino más sonoro—: Felicidades, Cuartita,
te alegrará saber que tu compañera me ha dado buenos informes. ¿No es estupendo? Y
ahora ven aquí en seguida. No, no intentes ponerte la túnica. Deja ese trapo sucio. Tienes
que practicar mucho más el servicio desnuda, que deberías ser capaz de realizar tan
eficaz, fría y elegantemente que cuando estás vestida, y quizás practicar también otras
actividades que una, generalmente, realiza mejor en cueros. Empezaremos ahora. La
señorita lankhmareña vestida de violeta bostezó de nuevo y se estiró.
—Esa lamentable sesión me ha fatigado. Cuartita, puedes iniciar tu nuevo aprendizaje
desnuda (es una broma, chiquilla) trayéndome una mullida almohada de la cabecera del
lecho.
Cuando Cuartita llegó con su voluminosa carga de tonalidad limón y un interrogante en
la mirada, Hisvet le indicó con el látigo un ángulo de la cama y, cuando la doncella hubo
colocado allí la almohada, le dio el látigo y le dijo: «Sosténme esto», y se estiró con la
cabeza en la almohada. Pero después de murmurar: «Ah, así es mejor» y mover los
dedos de los pies, se irguió sobre un codo, miró a Tresita, señaló con la otra mano la
alfombra al pie de la cama y le dijo:
—Ven aquí, Tresita. Quiero enseñarte algo en privado. Cuando la doncella morena
acudió llena de curiosidad por más secretos, Hisvet apoyó de nuevo su cabeza de trenzas
plateadas en la almohada, cuya tonalidad contrastaba bellamente con su atuendo violeta,
y dijo:
—Inclínate y acerca tu cabeza a la mía. Quiero que esto sea totalmente privado.
Cuartita, no te mezcles en esto.
Pero cuando Tresita se agachó, moviendo los labios con una gran excitación, Hisvet
empezó a criticarla en seguida.
—¡No, no dobles las rodillas! No te he ordenado que te agazapes sobre mí como un
animal. Mantén las piernas rectas.
Doblando más la cintura, echando las nalgas atrás y colocando los brazos a la espalda,
la doncella morena logró obedecer las instrucciones de su ama sin perder el equilibrio. Su
rostro Y el de Hisvet estaban al revés uno con respecto al otro.
—Pero, señorita —observó humildemente Tresita—, cuando me agacho así con esta
túnica corta, expongo el trasero, sobre todo con tu regla que nos impide usar prendas
interiores.
Hisvet le sonrió.
—Eso es muy cierto, y he diseñado las túnicas en parte con esa idea, de modo que
cuando pida a una doncella que recoja algo del suelo, por ejemplo, se agache con
elegancia, como si hiciera una reverencia, manteniendo la cabeza y los hombros
erguidos. Es mucho más decoroso y civilizado.
Tresita replicó con vacilación:
—Pero cuando una se agacha así tiene que doblar las rodillas, se pone en cuclillas. Me
dijiste que no doblara...
—Ésa es una cuestión diferente —la interrumpió Hisvet en un tono de impaciencia—.
Te he pedido que inclinaras la cabeza.
—Pero señorita... —balbuceó Tresita.
Hisvet le cogió el lóbulo de una oreja entre los dedos índice y pulgar, clavándole las
uñas, se lo retorció bruscamente y le dio un tirón hacia abajo. Tresita soltó un chillido.
Hisvet la soltó y, dándole unas palmaditas en la mejilla, le dijo:
—Ya es suficiente. Sólo quería llamarte la atención y poner fin a tu estúpida cháchara.
Ahora escúchame bien. Aunque has registrado el cuerpo de Cuartita pasablemente bien,
se ha evidenciado que tanto tú como tu compañera tenéis una aguda necesidad de
instrucción en las artes amatorias que a mí me corresponde impartir, puesto que sois mis
queridas doncellas.
Alzó la mano, rodeó con los dedos la nuca de Tresita y tiró de su cabeza hacia abajo,
con firmeza pero sin brusquedad, inclinando su propia cabeza hacia la izquierda en el
último momento, de modo que sus labios se encontraron en ángulo con los de Tresita, la
cual logró mantener el equilibrio con nuevas y un tanto desesperadas extensiones de los
brazos hacia atrás.
El Ratonero se dijo que sabía que iba a suceder aquello. Pero, desde luego, no podía
culpar a las hermosas criaturas de que en ocasiones se desearan mutuamente, ya que su
gusto era tan parecido al suyo propio. Pensando en ello, resultaba extraño que él y Fafhrd
nunca hubieran experimentado un impulso sexual parecido. ¿Sería una deficiencia en
ellos? Algún día debería comentar el asunto con su compañero. Y con Cif también, claro,
le preguntaría si ella y Afreyt jugaban alguna vez... no, no haría falta que lo preguntara,
podía comprender que Afreyt deseara a Cif, pero no que ésta sintiera lo mismo por
aquella Venus larguirucha.
Hisvet deslizó los dedos desde la nuca de Tresita hasta los cortos cabellos de su
cabeza, devolvió ésta a su posición original con tanta energía como se la había bajado y
le dijo:
—Eso también ha sido pasable. La próxima vez, si la hay, emplea la lengua algo más
libremente. Aventúrate, chiquilla.
Tresita, los ojos muy abiertos por la sorpresa, balbució:
—Perdóname, señorita, pero ¿era ese beso que te agradezco con toda mi humildad, lo
que has dicho que deseabas mostrarme en privado?
—No, no era eso —le informó Hisvet, al tiempo que metía la mano en un bolsillo lateral
de su vestido—. Es un asunto distinto y bastante más triste para ti. —Volvió a tirar de la
cabeza de Tresita hacia abajo, esta vez por el cuello de su túnica negra, sacó del bolsillo
la mano apretada en un puño y la abrió bajo los ojos de la muchacha: en la palma
ahuecada había un ópalo negro globular recorrido por líneas de plata y salpicado aquí y
allá de pequeños puntos pálidos y destellantes—. ¿Qué supones que es esto? —le
preguntó.
—Parece ser el Abridor del Camino, querida señorita —balbució Tresita—. Pero
cómo...
—Muy bien, muchacha. Yo misma lo cogí antes de la cómoda y ahora me he acordado.
De modo que Cuartita difícilmente habría podido tragárselo, ¿no crees? Ni siquiera
haberlo cogido de la cómoda.
—No, señorita —convino a regañadientes la doncella morena—. Pero Cuartita es sólo
una sirvienta del rango más bajo, poco más que una esclava. Era natural que sospechara
de ella. Además, tú misma debías haber sabido...
—¡Te he dicho que ahora acabo de acordarme! —la interrumpió Hisvet en un tono
peligroso. Entonces alzó la voz—: ¡Cuartita!
—¿Sí, señorita? —se apresuró a responder la otra muchacha.
—Hay que castigar a Tresita por levantar falso testimonio de una compañera de
servicio. Como eres la persona que habría salido perjudicada, creo que es muy apropiado
que le administres el castigo. Además, estás convenientemente a mano y tienes mi látigo.
¿Sabes cómo usarlo?
—Creo que sí, señorita —replicó Cuartita en tono neutro—. De niña, allá en la granja,
solía montar en mulo.
—Es bueno saberlo —dijo Hisvet—. Aguarda instrucciones.
Cuando Tresita empezó a alejarse involuntariamente, Hisvet giró el puño con que
aferraba su túnica, de modo que ésta se tensó alrededor del cuello de Tresita y los
nudillos de Hisvet se hundieron en la garganta de la doncella.
—Escucha —le dijo entre dientes—, si das un solo paso o flexionas las rodillas
mientras dure lo que va a seguir, haré que mi padre te imponga una servidumbre que no
será relativamente grata y fácil como la de Frix, la cual sólo tenía que servirme fiel y
alegremente como esclava hasta que por tres veces me hubiera salvado la vida a riesgo
de la suya. ¡Ahora endereza esas rodillas!
Tresita obedeció. Había visto a Hisvin provocar convulsiones mortales a un cocinero
enfurecido, el cual murió de repente echando una espuma verdusca por la boca. Y para
lograr tal cosa el ama se había limitado a mirarle fijamente.
Hisvet soltó la túnica de Tresita. Permaneció un rato pensativa, con el ceño fruncido, y
luego sonrió.
—Ya sé lo que voy a hacer, Cuartita —le dijo—. Cronometrarás los golpes con el goteo
del reloj de agua, un golpe por cada gota caída, sin hacer nada en los intervalos..., no
pierdas el dominio de ti misma. Empieza por la tercera salpicadura después de la próxima.
Te indicaré cuál es para que no te equivoques.
La mano de Hisvet sobre el cuello de la túnica negra desabrochó rápidamente los tres
botones blancos de arriba.
El chapoteo de la gota del reloj de agua sonó con una intensidad poco natural.
—¡Preparada! —exclamó Hisvet. La tensión flotaba en el aire.
Aunque pendían, los senos de la doncella morena eran tan pequeños y firmes como los
de la rubia, y los pezones más gruesos tenían la tonalidad rosada del cobre recién
restregado. Hisvet se los acarició.
—¿Cuántos golpes, señorita? —le preguntó Tresita en un hilo de voz, temerosa e
inquieta—. ¿Cuántos en total?
—¡Calla! Aún no lo he decidido. Es de suponer que te estás divirtiendo, que esto te
gusta... y creo que así es, a juzgar por el endurecimiento de tus pezones a pesar del
terror, mientras que se te ha puesto la carne de gallina en las areolas. Deberías expresar
el placer que te producen mis apretones y caricias de tus tetas suspirando y gimiendo.
Se oyó la salpicadura de la gota en el reloj de agua.
—¡Uno! —exclamó Hisvet, y entonces se dirigió a Tresita en un tono ominoso—: Has
empezado a doblar las piernas de nuevo —y apartando la mano de los senos de su
compañera, dio un firme empujón a cada rodilla de la doncella.
En su retiro, el Ratonero dirigió una mirada a las ondas que se extendían en la pileta
del reloj. Un escalofrío de auténtico temor le sorprendió al pensar que parecía estar
demasiado bien colocado para que su contemplación de la escena fuese casual. Lo
habría dispuesto así Hisvet? ¿Sabía de alguna manera que él, o por lo menos algún
espíritu, la estaba contemplando invisiblemente? ¿Sería todo aquello un montaje para
cogerle desprevenido?
Se dijo que no, que su pensamiento empezaba a volverse demasiado intrincado.
Aquélla no era más que una de esas espléndidas visiones que, era de esperar, aligeraban
los últimos momentos de los hombres sepultados no tan afortunados como él o con
menos recursos. Sus ojos delectaron en la contemplación de Cuartita que se estaba
colocando ante la temblorosa gaipa de Tresita, midiendo las distancias con los ojos y el
látigo blanco, sus senos de pezones rosados bamboleándose un poco mientras ella se
movía excitada. Estaba totalmente ruborizada, y el Ratonero tenía la seguridad de que no
era a causa del azoramiento.
Se oyó una nueva salpicadura de la gota en la pileta.
—¡Dos! —exclamó Hisvet, la cual puso la mano en la nuca de Tresita, tiró hacia abajo
hasta que el rostro pálido de la doncella estuvo a la anchura de una mano por encima del
suyo y dijo con rapidez—: Vamos a besarnos otra vez. Eso te ayudará a soportar el dolor
y quiero notar que lo experimentas, saborear tu reacción. Mantén las rodillas rectas. —
Bajó del todo el rostro de la doncella y la besó furiosamente. Su mano libre jugueteó con
los senos juveniles de Tresita.
Al sonido de la tercera salpicadura se añadió el ruido seco del látigo al golpear y un
grito ahogado. Tresita corcoveó. «Y todas para mí, las encantadoras criaturas», pensó el
Ratonero. Los ojos azules de Cuartita brillaban como los de una furia en éxtasis y
respiraba con dificultad. Retiró el látigo blanco para iniciar otro golpe, pero recordó a
tiempo que debía esperar.
Hisvet se separó de Tresita para dejarla respirar.
—Encantador —le dijo—. Tu grito ha bajado por mi garganta. Tenía el sabor de una
especia divina. Excelente, Cuartita —dijo a la otra doncella—. Sigue apoyada en los
dedos de los pies, chiquilla.
—Ayúdame, Hesset —gritó Tresita, invocando a la diosa lunar de Lankhmar—. Dile que
se detenga, señorita, haré lo que quieras.
—Calla, niña —replicó Hisvet— Que Hesset te dé valor. —Y volvió a tirar de su cabeza
hacia abajo, ahogando los gritos de la doncella contra sus labios, que aguardaban. Con la
otra mano le empujó las rodillas hacia atrás.
Los tres sonidos fueron muy parecidos. La sacudida de Tresita fue más bien un brinco.
Al Ratonero le sorprendió su excitación, sintió un poco de vergüenza, recordó a tiempo
que debía proseguir con su respiración somera, etcétera.
Cuando Hisvet soltó la cabeza de Tresita para que respirase, la doncella suplicó:
—Haz que se detenga o me matará. —Entonces no pudo contener su indignación—.
Señorita, sabías que no había robado la joya. Me has inducido a acusarla.
La mano de Hisvet, que le estaba tocando los senos, agarró la piel y la carne entre
ambos como si los nudillos de los dedos pulgar e índice fuesen unas pinzas, y apretó,
retorció, restregó y tiró hacia abajo, todo ello a la vez. Tresita chulo.
—Silencio, perra estúpida —dijo su ama entre dientes—. Has disfrutado haciéndola
sufrir y ahora lo estás pagando. ¡Pequeña estúpida! ¿No te das cuenta de que una
doncella que dice falsedades de su compañera traicionará con la misma facilidad a su
ama? Espero una auténtica lealtad por parte de mis doncellas. Dale fuerte, Cuartita. —Y
atrajo el rostro de la doncella hacia el suyo en el mismo momento en que se oía la
salpicadura de la gota y el tercer restallido del látigo.
Esta vez, cuando Hisvet le soltó la cabeza, la muchacha no dijo nada y las lágrimas
brotaron de sus ojos y cayeron sobre Hisvet. Ésta sacudió la cabeza para eliminarlas e
introdujo de nuevo la mano libre en su ancho bolsillo.
Y esta vez al Ratonero le sorprendió su impulso de cerrar los ojos. Pero una
fascinación repugnante y los urgentes mensajes de su miembro en erección eran
demasiado intensos.
—Sólo otra cosa espero de mi doncella: amor, cuando tengo ese capricho. Ésa es la
principal razón por la que siempre debe mantenerse limpia y atractiva. —Enjugó el rostro
de Tresita con un gran pañuelo y luego se lo aplicó a la nariz—. Suénate —le ordenó—. Y
luego reprime el llanto. No quiero que me riegues con tus lágrimas.
Tresita obedeció, pero entonces la injusticia de todo aquello la abrumó.
—No es justo —gimió lastimeramente—. No es justo en absoluto.
Sus palabras y el tono en que las pronunció ejercieron un extraño e inesperado efecto
sobre el Ratonero sepultado. Le hicieron recordar el nombre de su octava amante, que
hasta entonces le había eludido. Retrocedió veintidós o veintitrés años y se vio recostado
en paños menores en el ancho canapé del comedor privado en la taberna La Anguila
Dorada de Lankhmar, y Freg, la doncella de Ivlis, iba de un lado a otro ante él, una
esbelta joven deliciosamente desnuda. Entonces se detuvo a su lado y se volvió hacia él,
con lágrimas en los ojos, y pronunció en tono lastimero aquellas mismas palabras.
Él conocía las circunstancias, desde luego, se las sabía de memoria. Apenas habían
transcurrido dos semanas desde el final bastante satisfactorio de aquel asunto, el del
cráneo incrustado de joyas de Omphal y otros vengativos huesos marrones procedentes
de la olvidada cripta funeraria en la gran casa del Gremio de Ladrones. Las gemas
conseguidas habían sido adecuadas, sobre todo cuando se juntaban con la persona de
Ivlis, una pelirroja espléndida, delgada, astuta, con cara de zorro. Él la había poseído la
segunda noche después de aquella aventura, aunque no había sido nada fácil, y quedó
más o menos entendido entre Fafhrd y él que Freg era el botín del norteño. Pero entonces
el patán grandullón demoró su jugada, perdió el tiempo en vez de asegurarse su
conquista, no pareció estar agradecido lo más mínimo al Ratonero por haber cargado con
la seducción más difícil, dejando a su camarada la presa más sensual y tierna, a la que
podía poseer sin más esfuerzo que tumbarla en la cama (nueve de cada diez veces el
hombretón era incomprensiblemente más lento que él en tales asuntos), de modo que dos
o tres noches después y sin ninguna perspectiva futura, y sintiéndose impaciente,
irresponsable y en guerra con todo Nehwon —y también con Fafhrd, por el momento—
aprovechó la oportunidad que se le presentaba, cedió a la tentación y se acostó con la
estúpida muchacha, cosa que tampoco había sido tan fácil. Y entonces, en su tercera o
cuarta cita, la chica se mostró violenta y le acusó de haberla emborrachado y forzado la
primera vez y afirmó que estaba locamente enamorada de Fafhrd y que éste la
correspondía, estaba segura de ello, pero que los avances habían sido lentos a fin de
saborear plenamente su romance antes de declararse y disfrutarlo, y el Ratonero se había
entrometido con su repugnante lujuria y sus taimados procedimientos y la había dejado
embarazada, estaba segura de ello, y así lo había estropeado todo. Aunque él seguía
muy encaprichado de Freg, tales acusaciones le irritaron y dijo a la pequeña necia que
siempre ponía a prueba la virtud de las mujeres que se proponían conquistar a Fafhrd,
para comprobar si eran dignas de él y le serían fieles, pero ninguna de ellas había pasado
la prueba hasta entonces, aunque ella había sido la peor de todas. Entonces ella se echó
a llorar y dijo exactamente las mismas palabras que Tresita acababa de pronunciar. Al día
siguiente Freg se marchó de Lankhmar, nadie sabía adonde, Fafhrd sufrió un acceso de
melancolía, Ivlis se volvió desagradable y él no dijo una sola palabra ni entonces ni nunca
acerca del papel que había jugado en todo aquello.
Ahora se dijo que ahí estaba la prueba de cómo un recuerdo perdido, repentinamente
evocado, como un fantasma salido de la tumba, podía ser tan real que llegara a borrar por
completo un presente de enorme interés y repugnantemente fascinante, casi creando otro
presente, por así decirlo, durante varios latidos de corazón, hasta que hubiera completado
su curso de ojos para adentro.
En el gabinete de Hisvet estaban en un intervalo entre latigazos: La túnica violeta de la
aristócrata estaba lo bastante abierta para revelar sus propios senos pequeños, de
pezones violeta claro, y apretaba contra ellos la despeinada cabeza de la doncella
morena, la cual, obedeciendo sus instrucciones, se los lamía con diligencia. Interrumpió
sus instrucciones para canturrear: «¡Forzar a la renuente a aceptar el gozo es tan
gratificante! ¡Hacer que la recalcitrante descubra el placer en el dolor lo es todavía más!».
La doncella rubia daba rápidos saltitos sin moverse de su sitio para contener su creciente
excitación y trazaba pequeños círculos con el látigo blanco, siguiendo el ritmo de sus
movimientos. Para incitarla más, Hisvet le dijo alegremente: «Recuerda, Cuartita, que esta
perra te ha registrado metiéndote los dedos, y creo que no lo ha hecho suavemente», y
una nueva gota cayó en la pileta, restalló el látigo y Tresita participó también en la danza.
Cuando Hisvet le soltó la cabeza, la doncella morena se apresuró a decir:
—Si le pides que cese de azotarme sólo durante un rato, señorita, te lameré el culo con
todo mi cariño, te lo prometo.
—Todo a su debido tiempo, chiquilla —respondió Hisvet y, movida por un exceso de
estímulo, agarró con los nudillos de los dedos pulgar e índice el centro de su montículo
femenino y lo pinzó tal como había hecho con la carne entre los senos de la doncella,
donde ahora aparecía un cardenal. La doncella morena emitió un grito ahogado.
Pero entonces, en el mismo momento en que Cuartita interrumpía su danza para
golpear y la erección del Ratonero era casi insoportable, Hisvet gritó agudamente:
—¡Basta de azotes, Cuartita! ¡No vuelvas a golpearla!
La doncella obedeció haciendo un esfuerzo espasmódico. Hisvet sacó la cabeza y los
hombros de debajo del cuerpo arqueado de Tresita y contempló inquisitivamente la pared
junto al reloj de agua, exactamente el lugar donde había colgado el látigo, con las fosas
nasales ensanchadas y la lengua moteada de azul y rosa visible en la boca abierta.
Absorta e inquieta, anunció:
—Percibo la presencia cercana de la Muerte o alguno de sus parientes próximos, algún
demonio asesino o mortífera diablesa. Debe de haber husmeado tu éxtasis de tormento,
Tresita, y ha venido a acosarte.
El Ratonero tuvo la sensación de que las tres le miraban directamente, pero entonces
notó que sus miradas iban en direcciones ligeramente distintas. La de Hisvet era intensa
pero fría; la cíe Cuartita asombrada y aterrada mientras retrocedía, dejando caer el látigo
de un blanco impoluto, y la de Tresita evidenciaba que aún no comprendía su buena
suerte: seguía agachada con la túnica negra estirada hacia el trasero, cruzado por las
rojas marcas de los latigazos, y las rodillas todavía rectas.
—Corre, Cuartita, y avisa a mi padre de esta amenaza —siguió diciendo Hisvet—.
Pídele que se apresure a venir y traiga su vara y sus signos cabalísticos. No, no pierdas
tiempo vistiéndote o buscando una toalla, como si fueses una virgen tonta. Ve tal como
estás. ¡Y date prisa! ¡Aquí corremos peligro, estúpida! —Entonces, dirigiendo su furiosa
atención a Tresita, le dijo—: ¡Deja de estar ahí dócilmente agachada con las piernas
invitadoramente abiertas, boba, dispuesta a que te monten los sabuesos babeantes de la
muerte. ¡Levántate y defiende mi trasero, tarada mental!
En aquel momento el Ratonero notó que una especie de ciempiés se deslizaba por su
muslo izquierdo, insinuándose de algún modo entre su carne y la tierra granulosa en la
que estaba encajado, y entonces avanzaba por su pene rígido, empotrado de igual modo,
y rodeaba su glande tumescente como un anillo. Y alrededor cíe su cabeza, desde el otro
lado, moviéndose a través de la tierra sin esfuerzo, apareció un rostro como un hermoso
cráneo cubierto por una piel cretácea moteada de azul, con ojos que eran ascuas rojas, y
se apretó contra su propio rostro desde la frente hasta el mentón, de modo que notó a
través de los labios azules confundidos con los suyos las dos hileras individuales de
dientes. Se dio cuenta de que el ciempiés eran las puntas huesudas de sus dedos
esqueléticos (la otra mano le presionaba el cuello, en la base del cráneo) y aquellos
dedos se movían ahora ligeramente por su miembro rígido, induciéndole a ver una gota,
pero sólo una gota, de su carga, provocándole una angustiosa punzada de dolor que le
dejó débil y jadeante. Pero apenas se había desvanecido ese dolor cuando los finos
dedos huesudos se movieron y le sobrevino una punzada igual a la primera y, tras unas
pausas martirizantes, una tercera y una cuarta.
¡La estanguria! Cierta vez el Ratonero oyó decir que ése era el peor dolor que un
hombre podía sufrir, cuando hay que vaciar la orina gota a gota... Aquello era lo mismo,
salvo que en vez de orina estaba vertiendo su esperma.
Y la lenta eyaculación continuó.
Su mente oscilante la confundía con las salpicaduras del reloj de agua. Pero Tresita
sólo había sufrido ocho o nueve azotes como máximo. ¿Cuántas salpicaduras serían
necesarias para que descargara su pesada carga? ¿Y para devolver la flaccidez a su
miembro? ¿Cuántos miles de gotas?
El gabinete con colgaduras violetas, Hisvet y sus doncellas habían desaparecido. Todo
lo que quedaba de la visión era el volumen bermejo iluminado por las ascuas rojizas que
eran los ojos del dolor y su máscara fosforescente, el infierno en un lugar muy pequeño.
En una voz áspera, chirriante, infinitamente seca, sardónica y a la vez tierna, la
hermana de la muerte susurró gangosamente:
—Mi adorado, mi amor más querido.
Mientras su tormento continuaba, su conciencia vacilante, sus jadeos y su temblorosa
debilidad general le advirtieron de que el fin estaba próximo. A pesar de las continuas
sacudidas dolorosas, se concentró en regular su respiración, haciéndola somera, y
expulsar con la lengua las partículas inhaladas con sus jadeos. Con el rugido en sus
oídos, se convirtió en un oleaje de pedruscos que debía mantener a raya.
20
Cif se animó al ver el ordenado ajetreo en el lugar de la excavación, la descarga de las
carretas, algunos hombres que devoraban pan y sopa al lado del fuego, mientras que en
la boca del pozo el cono ancho y achaparrado de tierra extraída se había hecho
perceptiblemente más alto y el sonido de una sierra indicaba el apuntalamiento y techado
del túnel que estaban abriendo. Fren, el hombre de Fafhrd que estaba de servicio en la
cabria, le dijo que Skor, la muchacha llamada Klute y Mikkidu estaban abajo, los dos
primeros trabajando en la pared frontal del túnel y el último transportando la tierra desde
allí al pozo. Cif comentó que a intervalos irregulares se notaba un ligero hedor.
—Sí, he olisqueado algo una o dos veces —convino Fren, haciendo una mueca—.
¿Como huevos podridos?
Aceptó el ofrecimiento del hombre y bajó al fondo del pozo en el cubo, de pie. Sus
pequeños pies calzados con botas cabían y aún sobraba espacio.
En el pozo del desagradable olor era más intenso. Se tapó la nariz con una mano y
miró a Rill y Skullick. Ellos imitaron su gesto, asintiendo. Cuando estaba cerca del fondo,
Mikkidu salió de la baja entrada del túnel arrastrando un cubo lleno, y ella se hizo a un
lado, preparándose para quitar del gancho el cubo vacío y colocar el lleno.
Pero Mikkidu, que había salido del túnel de espaldas, al darse la vuelta tropezó con el
cubo y se precipitó en los brazos de Cif. Ésta, apoyando con firmeza los tacones en el
suelo, logró sujetar al menudo lugarteniente del Ratonero, al que dijo en tono desabrido:
—¿Qué te pasa, Mik? ¿Es que estás borracho?
Cuando él le respondió aturdido: «No, señora», con la mirada errática, Cif le apoyó
contra la pared, dejándole allí para que recobrara el sentido y el equilibrio, y corrió al
túnel.
Allí el hedor era intenso y retuvo el aliento. Tras unos pocos pasos llegó al extremo,
donde la luz de una lámpara de leviatán que producía una mortecina luz azulada le
mostró a Skor de rodillas, de bruces contra la áspera superficie que había estado
raspando y los hombros caídos, mientras que a su lado Klute yacía boca abajo sobre el
suelo de roca. Era evidente que se había desvanecido cuando intentaba alejarse
arrastrándose.
Cif la cogió por las axilas y, a medias a rastras y a medias en brazos, la sacó del túnel.
Mikkidu se estaba frotando la frente. «¡Skullick!», gritó ella, pero el hombre ya descendía
por la escala de estaquillas. Klute se contorsionaba un poco y gemía débilmente con los
ojos cerrados. Cif la cogió en brazos, subió al cubo vacío e hizo una señal a Fren para
que la izara. Las poleas crujieron. Al pasar, le dijo a Skullick:
—Skor se ha desmayado junto a la pared del túnel. Hay emanaciones y el aire está
enrarecido. Sacadle cíe ahí en seguida.
Al salir del pozo entregó la niña a Rill y Fren y salió del cubo.
—No encuentro mi paleta —murmuraba la niña.
—Despierta, Klute —le dijo Rill—. Intenta respirar a fondo —y, dirigiéndose a Cif,
observó—: Había un hedor como ése en la cueva cerca de Fuego Oscuro.
Cif asintió y se volvió para observar cómo Skullick arrastraba a Skor fuera del túnel.
—Saldrá de esto, señora —le dijo—. No ha perdido el pulso.
Mikkidu parecía haberse recuperado, pues ayudó a Skullick a pasar una cuerda
alrededor del pecho del hombre inconsciente, a fin de poder izarle pozo arriba, y luego
subió por la escala ayudando a elevar la carga.
Cuando el lugarteniente de Fafhrd quedó estirado junto a la: boca del pozo, Cif le tomó
el pulso bajo la mandíbula, no le gustó su ritmo e instruyó a Mikkidu para que le levantara
los hombros y la cabeza (por el escaso cabello pelirrojo) mientras ella se ponía a
horcajadas sobre su regazo, le rodeaba fuertemente con ambos brazos y le insuflaba aire
con sus propios labios, alternando esta operación con breves intensificaciones de su
abrazo.
Cuando el pulso de Skor pareció más fuerte, ordenó que le llevaran a la tienda y delegó
a Rill para que le vigilara y siguiera cuidándole si era necesario. Entonces se enfrentó
bruscamente con Mikkidu.
—Tú entrabas y salías del túnel, de modo que has de haber notado las emanaciones.
—Así es, señora, y advertí a Skor, pero él no les dio importancia, pues estaba muy
concentrado en acelerar la excavación.
—Bien, en eso tenía razón, aunque ha sido imprudente —replicó ella—. La excavación
del túnel debe proseguir si queremos tener oportunidad de salvar al Ratonero. Es preciso
enviar ahí un buen suministro de aire fresco. Y hacerlo con rapidez.
—Sí, señora —convino dubitativo Mikkidu—, pero ¿cómo?
—He tenido ocasión de pensar a fondo en ese asunto —respondió ella—. Mik, ¿el
otoño pasado acompañaste a los capitanes en su gran cacería de serpientes de nieve por
las Tierras de la Muerte que se encuentran a medio camino entre los volcanes Fuego
oscuro y Resplandor del Infierno?
—¿Quién de nosotros no estuvo allí, señora? Sí, y muy atareados durante dos
semanas, desollando y curtiendo las pieles.
—Si mal no recuerdo —siguió diciendo ella— había en total unas cuarenta pieles
perfectas.
—Cuarenta y siete para ser precisos, señora. Todas tendidas en el cuartel con alcanfor
y clavo en espera de la siguiente travesía comercial de uno de nuestros capitanes. En
Lankhmar valdrán una fortuna.
—Ya me lo parecía —asintió ella—. La carreta está todavía aquí. Creo que voy a
enviarte en busca de esas mismas pieles. Todas ellas.
Él la miró perplejo.
—¿No te das cuenta de que cada una de esas pieles constituye un tubo de cuero de la
anchura de un brazo y nueve o diez codos de largo, es decir, tres o cuatro varas?
—Sí, señora —dijo él, con el ceño todavía fruncido—, pero...
—Vamos, te acompañaré —concluyó ella con una alegre sonrisa, levantándose del
lugar que había ocupado junto al fuego—. Necesitarás a alguien que se ocupe de las
pieles mientras tú te encargas de desmontar los grandes fuelles de la herrería para
traerlos aquí.
El rostro de Mikkidu se iluminó.
—Creo, señora, que tengo un atisbo de tu intención.
—¡Y yo también! —exclamó en tono admirativo Skullick, que había estado escuchando.
—¡Estupendo! —dijo Cif al último—. Entonces puedes sustituirme aquí con máxima
autoridad mientras yo estoy ausente.
Y quitándose el anillo de Fafhrd que llevaba en el pulgar se lo dio a Skullick.
21
Pshawri rompió una placa de hielo a fin de liberar las aguas del Último Manantial y
beber fácilmente.
Una vez saciada su sed, retrocedió y dio las gracias con una pequeña y solemne jiga
como nadie le había visto nunca bailar. Era un joven reservado.
Concluyó su jiga con una lenta rotación a contramano, explorando su entorno quieto,
frío y de un blanco nebuloso de derecha a izquierda. La humareda de Fuego Oscuro era
un borrón en el lechoso cielo septentrional. Detuvo su mirada escrutadora en el sudoeste
y el sur, como si esperase la llegada de perseguidores por allí y desde la altura que
contempló, ya fuesen perseguidores volantes o muy grandes y altos.
Se encontraba en el límite entre el Páramo y las yermas Tierras de la Lava, aunque el
polvo de nieve ocultaba la negaira de las últimas y borraba la distinción.
Desabrochó un botón de la bolsa que le pendía ante el vientre y extrajo con cuidado,
consciente del precioso contenido de ésta, la botella que le había dado Afreyt. Se bebió la
mitad del vino dulce fortificado que quedaba, brindando por la columna de humo.
Entonces sumergió la botella en el manantial hasta que estuvo casi llena, la tapó y la
devolvió a la bolsa. Tras abrocharla de nuevo, la palpó con un gesto que recordaba
curiosamente el de una mujer embarazada que intenta notar movimiento dentro de su
vientre.
Esbozó una segunda jiga que incluía un desfilado pateado hacia el sud—sudoeste, y
entonces dio media vuelta y reanudó su camino hacia el norte.
22
Anochecía cuando la joven Dedos se despertó descansada en la cama de la casa de
Cif que había ocupado dos noches antes. Se deslizó de entre las sábanas sin despertar a
Brisa, se puso una de las dos batas de rizo tendidas al pie, se ató el cinturón y encaminó
sus pasos hacia la gran cocina, donde Afreyt, vestida de una manera similar, permanecía
al lado de la estrecha puerta de madera gris (obtenida de un naufragio) con una hilera de
ganchos y dos pequeñas ventanas de cuerno en la pared. Los ganchos estaban vacíos
excepto dos de ellos, de los que colgaban una bata más grande que la de ella y un
cinturón con tachones de hierro, con una daga envainada y un hacha pequeña. Debajo
del cinto, en el suelo, había un par de botas.
—Voy a tomar un baño de vapor —dijo la alta dama—. ¿Quieres acompañarme?
—Con mucho gusto, señora —replicó la muchacha—. Me llenas de amabilidades a las
que nunca podré responder.
—Es mi privilegio —replicó Afreyt—. A cambio podrías hablarme de Ilthmar y Tovilyis,
donde nunca he estado. —Sus ojos violeta destellaron—. Y, además, puedes restregarme
la espalda.
Colgó la bata, y Dedos la imitó, de un gancho libre, y precedió a la muchacha en una
estrecha cámara que contenía cuatro anchas gradas de madera de acarreo, débilmente
iluminada a través de cuatro ventanucos, y cerró la puerta tras ellas. Al lado de las gradas
había un cazo de mango largo y dos cubos, el más alejado lleno de agua y el próximo de
piedras redondas que tenían un resplandor rojo oscuro hacia el centro y que calentaron
las pantorrillas y rodillas de Dedos cuando pasó por su lado. Afreyt vertió dos cazos y
medio de agua en el cubo de piedras calientes. Se produjo un intenso siseo y les
envolvieron nubes de vapor. Afreyt tomó asiento en la tercera grada, Dedos la secundó, y
la mujer, al notar o adivinar la expresión de sorpresa y ligera alarma por el incremento de
calor húmedo, observó:
—Encoge un poco el corazón, ¿no es cierto? Pero no temas inhalar a fondo. Si te
sientes incómoda, baja a la otra grada.
—Me siento en verdad incómoda, señora —convino Dedos, pero no se movió de su
sitio.
—Ahora habíame de la hedionda y sucia Ilthmar y de su asqueroso dios rata —le
sugirió Afreyt—. ¿Con qué figura se le muestra o representa?
—Con la de un hombre, señora, con cabeza de rata y larga cola. En ocasiones rituales,
sus sacerdotes humanos llevan una máscara de rata, un látigo largo y serpenteante que
parece una gigantesca cola de rata y van desnudos o vestidos según la naturaleza del
rito.
—¿Cómo se racionaliza la relación entre la humanidad y la especie de las ratas? —
inquirió Afreyt.
—En los tiempos antiguos, cuando las ratas tenían sus ciudades por encima del suelo,
guerrearon con una raza de gigantes y la esclavizaron. Éramos nosotros, señora, la
humanidad. Luego, en el curso de numerosas revueltas y represiones, las ratas
transfirieron sus ciudades al subsuelo, para tener intimidad y conseguir paz y sosiego con
los que perfeccionar su cultura, pero manteniendo un secreto dominio sobre sus
servidores esclavos. —La muchacha hablaba en un tono reflexivo. Su mano izquierda
jugueteaba con una ondulada y blanca concha marina empotrada en la tabla gris sobre la
que goteaba su sudor. Junto a ella había un orificio de gusano berbiquí en el que introdujo
el dedo meñique y lo movió adelante y atrás. Encajaba a la perfección.
Siguió diciendo—: Existe una oscura magia que sólo conocen los doblemente iniciados
(cosa que mi madre y yo no éramos) gracias a la cual las ratas y sus aliados pueden
cambiar de tamaño, adquirir unas el tamaño de los otros y viceversa. Los profetas de las
ratas y sus principales aliados entre la humanidad figuran entre sus santos, de los que los
canonizados más recientes son san Hisvin de Lankhmar y su hija santa Hisvet, pues
Lankhmar Inferior es la principal ciudad de las ratas, aunque, al contrario de lo que
sucede en Ilthmar, el culto del dios rata está prohibido en Lankhmar Superior.
Afreyt entregó a Dedos un cepillo de cerdas rígidas y le presentó la espalda, en la que
la muchacha, arrodillada, se puso a trabajar con diligencia. La alta mujer le preguntó:
—¿Has visto representaciones de esa santa en Ilthmar?
—Así es, señora, existe una talla en su pequeño santuario en el templo de la Rata que
se alza en los muelles. (Las ratas fueron también los primeros marinos y enseñaron ese
arte al hombre.) Está representada desnuda, con el cabello recogido en una trenza tan
larga como su esbelta figura y con ocho refinadas ubres de rata, dos centradas en
pequeños y altos pechos, el siguiente par en la parte inferior de la caja torácica, dos que
le flanquean el ombligo y dos juntas y a cada lado de su montículo femenino, por encima
de la hendidura entre las piernas.
—¡Vaya, qué multiplicidad de encantos! —exclamó Afreyt riendo entre clientes—. Una
no sabe si admirarla o despreciarla.
—Su culto es muy popular, señora —replicó la muchacha un tanto a la defensiva
mientras la restregaba—. Se cree que da órdenes a los demonios y ha disfrutado de los
servicios de la reina Frixifrax de Arilia.
Afreyt se echó a reír.
—A decir verdad, chiquilla, me habría sentido inclinada a considerar tu relato sobre las
ratas como una pura tontería, como la mitad de las historias que nos cuentan a los isleños
que vivimos en el borde del mundo para provocarnos temor y tomarnos el pelo, si no
encajara tan bien con lo que Fafhrd me ha contado sobre la aventura más grande vivida
por él y el capitán Ratonero (aunque, a juzgar por lo que dicen, ha habido más de una
aventura semejante) en los últimos días del reinado del Señor Supremo Glipkerio, cuando
se produjo una incursión o erupción de ratas armadas en la ciudad de Lankhmar, junto
con muchos otros acontecimientos extraños, y que implicó al inescrupuloso mercader de
granos Hisvin y a su escandalosa hija Hisvet, ambos aliados de las ratas y con los
mismos nombres que los dos santos de tu extraño relato.
—Te estoy agradecida, señora, porque crees, por lo menos parcialmente, en mi
verídica historia —replicó Dedos un tanto irritada—. Puede que sea crédula en exceso,
señora, pero jamás embustera.
Afreyt se volvió hacia ella, sonriente.
—No seas tan formal y seria —le reconvino alegremente—. Dame el cepillo y ponte de
espaldas.
La muchacha obedeció, mirando hacia las ventanas de cuerno que daban al exterior y
que ahora la luna naciente, llena desde el día anterior, teñía de blanco. Afreyt restregó el
cepillo sobre un trozo de jabón verde y emprendió la tarea, diciendo:
—Según me ha contado Fafhrd, durante aquella famosa reyerta entre las ratas y los
hombres de Lankhmar (sucedió hace diez años por lo menos... tú debías de ser todavía
una criatura en Tovilyis), el Ratonero Gris tuvo que fingir un gran amor por esa
jovenzuela, Hisvet, persiguiéndola a través de una serie de cambios mágicos desde
Lankhmar Superior a Lankhmar Inferior y viceversa. Su verdadero amor era una esclava
de la cocina real llamada Reetha, o por lo menos fue aquella con la que él acabó
juntándose. En aquel entonces el consorte de Fafhrd era la doncella guerra espectral
Kreeshkra, un esqueleto andante, porque la carne de los espectros es invisible y sólo se
les ven los huesos. La verdad es que hay ocasiones en las que no sé si puedo creer la
mitad de las cosas que dice Fafhrd, mientras que el Ratonero es siempre un gran
mentiroso..., se jacta de ello.
—Me dijeron que los espectros se comen a la gente —observó Dedos, tensando la
espalda que Afreyt le restregaba con un brío excesivo—, Y mucho más adelante tuve
noticias de la guerra con las ratas que le libró en Lankhmar en tiempos recientes. Friska
me habló de ella en Ilthmar, después de que nos trasladáramos allí desde Tovilyis,
cuando me advirtió que no creyera todo lo que nos decían los sacerdotes de las ratas.
—¿Friska? —inquirió Afreyt, dejando de restregarla.
—Así se llamaba mi madre cuando era una esclava en Quarmall, antes de que huyera
a Tovilyis, donde nací. No siempre he usado ese nombre desde entonces y no creo que
yo lo haya mencionado hasta ahora.
—Ya veo —dijo Afreyt en tono distraído, como si estuviera sumida en profundos
pensamientos.
—Has dejado de restregarme la espalda —observó la muchacha.
—Porque ya he terminado —replicó la alta dama—. Está toda rosada. Dime, pequeña,
¿tu madre Friska escapó de Quarmall por sus propios medios?
—No, señora, estaba con ella su amiga Ivivis, a quien llamé tía desde pequeña en
Tovilyis —explicó Dedos, volviéndose de modo que tuvo de nuevo enfrente la estrecha
puerta gris, sus contornos visibles una vez más a través del vapor que se disipaba—. Las
sacaron clandestinamente de Quarmall sus amantes, dos guerreros mercenarios que
dejaban de servir a Quarmall y sus dos hijos. El mundo cavernoso de Quarmall no es un
lugar del que resulte fácil huir, señora, pues es profundo, secreto y misterioso. A los
fugitivos les dan caza o mueren de maneras extrañas. En los puertos que festonean el
Mar Interior, Lankhmar, Ilthmar, Kvarch Naro, Ool Hrusp, lo consideran un lugar tan
fabuloso como esta Isla de la Escarcha.
—¿Qué les sucedió a los dos mercenarios que eran los amantes de tu madre y tu tía y
les facilitaron la huida?
—Ivivis se peleó con el suyo y, al llegar a Tovilyis, se afilió al Gremio de las Mujeres
Libres. Mi madre estaba embarazada de mí, próxima a dar a luz, y prefirió quedarse con
el suyo. Su amante, mi padre, le dejó dinero y juró que volvería algún día, pero,
naturalmente, nunca lo hizo.
Se oyó una sucesión de golpes y la estrecha puerta gris se abrió y cerró. Una vez
dentro, Brisa miró ansiosamente a su alrededor, a través del vapor cada vez menos
denso.
—¿Ha vuelto el tío Fafhrd del cielo? —inquirió—, ¿Por qué no me has despertado?
¡Ahí afuera están sus cosas, tía Afreyt!
—Todavía no —le dijo la dama—, pero hemos recibido una especie de mensajes
suyos, o eso parece. Cuando las dos estabais durmiendo, Mayo me trajo el cinturón de
Fafhrd, que encontró colgado de un arbusto como si hubiera caído del cielo. Tales son
sus palabras, aunque no ha oído tu historia. La envié con otros en su busca y yo misma
salí, y pronto descubrimos sus botas (una sobre un tejado), la daga y el hacha pequeña,
que había partido la veleta de la sala del consejo.
—Se desprendió de todo eso para aligerar la nave cuando subió por encima de la
niebla —se apresuró a concluir Brisa.
—Ésa es la mejor conjetura que he oído —dijo Afreyt, alargando el cazo a Brisa con el
mango por delante—. Renueva el vapor —le pidió—. Un cazo.
La muchacha obedeció. Se oyó un siseo más suave y el vapor caliente les envolvió de
nuevo.
—Tal vez esté esperando la niebla de esta noche —sugirió la niña—. Estoy mucho más
preocupada por el tío Ratonero.
—La excavación del túnel continúa y se ha desenterrado otro indicio..., un tik de hierro
afilado (la moneda menos valiosa de Lankhmar) como los que el Ratonero lleva
habitualmente encima. Así me lo dijo Cif cuando vino aquí esta tarde para bañarse y
cambiarse mientras vosotras dos aún dormíais. Ha habido ciertas dificultades a causa del
aire, pero tu tía se ha ocupado de eso.
—Le encontrarán —le aseguró Brisa.
—Comparto vuestras esperanzas con respecto a los dos capitanes —dijo Dedos,
volviendo un tanto a la formalidad.
—Fafhrd estará bien —afirmó Brisa llena de confianza—. Veréis, creo que necesita la
niebla para que le mantenga a flote, por lo menos hasta que empiece a bracear bien, y la
niebla volverá antes del alba. Entonces bajará nadando.
—Brisa cree que su tío puede hacer cualquier cosa —explicó Afreyt, restregándola
vigorosamente—. Es su héroe.
—Claro que lo es —sostuvo la muchacha agresivamente—. Y como es mi tío, no puede
haber nada entre nosotros para estropearlo cuando sea mayor.
—Ciertamente un héroe tiene muchas amantes: putas, inocentes, princesas —observó
Dedos en un tono a la vez serio y mundano—. Ésa es una de las primeras cosas que mi
madre me dijo.
—¿Friska? —quiso corroborar Afreyt.
—Sí, Friska —dijo la muchacha, y entonces pensó en un cumplido que alimentara el
talante mundano del que disfrutaba—. Debo decir, señora, que admiro en gran manera la
indiferencia y ausencia de celos con que consideráis las relaciones anteriores de vuestro
amante, pues el capitán Fafhrd es sin duda un héroe..., así lo sospeché cuando tan rápida
y resueltamente empezó a cavar para recuperar a su amigo y nos dirigió a todos los
demás para ayudarle. Me aseguré del todo cuando se remontó tan despreocupadamente
por el cielo para proseguir la búsqueda de su amigo.
—No sé nada de eso —replicó Afreyt, mirando a Dedos con una expresión algo
dubitativa—, en especial mi indiferencia hace amantes rivales de cualquier edad o
condición. Es cierto que Fafhrd, por lo que dice (y el Ratonero lo mismo) ha tenido una
enorme cantidad de amantes, y no sólo de esas clases que mencionas, sino algunas
realmente fantasmagóricas, como la espectro Kreeshkra y esa princesa totalmente
invisible del monte nevado, Hirriwi, mientras que el Ratonero tuvo relaciones con esa
escurridiza Hisvet de ocho tetas..., en fin, de todo, desde diablesas hasta sirenas y hadas
rielantes. Pero creo que Cif y yo estamos a su altura, por lo menos en calidad si no en
cantidad. Hemos llevado dioses a la cama..., o por lo menos les hemos dispuesto su
cama —corrigió, sintiéndose un poco culpable al recordar lo que en verdad había
sucedido.
Mientras escuchaba sus palabras con los ojos muy abiertos, Brisa parecía un tanto
incómoda. Dedos le rodeó los hombros con un brazo, diciéndole:
—Así que ya ves, es mejor que tu héroe sea sólo tu amigo y tu tío, ¿verdad?
Afreyt no pudo contenerse y replicó:
—¿No estás exagerando un poco el papel de tía prudente? —Entonces, recordando las
circunstancias de Dedos, dejó de sonreír y añadió—: Pero me olvidaba... ya sabes de
qué.
Dedos asintió gravemente y suspiró de una manera que le pareció adecuada para una
camarera de a bordo contra su voluntad. Entonces soltó un chillido. Brisa le había tirado
del pelo.
—Sobre el tío Fafhrd no sé —le dijo la muchacha isleña, haciendo una mueca—, ¡pero
désele luego a ti te quiero como amiga y no como tiíta!
—Ya es hora de que dejemos de hablar de héroes y diablesas y nos ocupemos
nuevamente de dos hombres reales. —Afreyt eligió aquel momento para decir—: Vamos,
os enjuagaré.
Y cogiendo el recipiente de agua, vertió una parte sobre las cabezas rubia y pelirroja y
luego lo vació sobre la suya.
23
Volviendo al oscuro principio de ese mismo día lleno de acontecimientos, hallamos a
Fafhrd avanzando frenéticamente hacia el este, alumbrándose con la luz de la lámpara de
leviatán que llevaba consigo. Se deslizaba con una ligereza de pies y una exaltación febril
que le sorprendía y alarmaba, a través del helado Gran Prado hacia Puerto Salado,
envuelto en la niebla, y el horizonte que se extendía más allá, palideciendo con los
primeros albores. Su inquietud por la situación desesperada del Ratonero, su impulso
egoísta de quitarse de encima esa servidumbre y su anhelante esperanza de una solución
milagrosa a este problema... estos tres sentimientos se embrollaban de una manera
insoportable en su interior, por lo que se llevó a la boca la jarra marrón de aguardiente
que llevaba en la mano derecha, clavó los dientes en el corcho sobresaliente, escupió el
tapón a un lado y tomó dos tragos que fueron como dos marcas con fuego candente en su
garganta.
Entonces, cediendo a un impulso imprevisto pero imperativo, tal vez nacido de los dos
ardientes tragos, exploró el cielo delante de él, por encima de las nubes.
¡Y se produjo el milagro! Una ancha corriente de brillantez que se deslizaba por el cielo
pálido antes de la salida del sol llamó su atención hacia la flotilla de nubes errantes. Y
mientras inspeccionaba aquellas cinco formas de un gris perlino y bordes blancos con una
visión aguda que era como la juventud recobrada, observó que la nube central tenía la
forma de una chalupa grande y esbelta con un alto castillo de proa e impulsada por una
sola vela transparente que se hinchaba suavemente hacia él. Todos estos detalles la
identificaban como una nave del reino nuboso de Arilia, que ya no era ninguna fábula.
Y como si hubiera resonado en su oído un solo tañido, infinitamente excitante y dulce,
de la campana de plata con la que señalan las guardias en un barco, le llegó el
conocimiento —un mensaje y más— de que su antigua camarada y amante Frix estaba a
bordo y capitaneaba a su tripulación. Fafhrd experimentó entonces la confiada
determinación de reunirse con ella allá arriba, y su preocupación por el Ratonero y lo que
Afreyt y sus hombres esperaban de él desapareció, dejó de interesarse en si las niñas
Dedos y Brisa le seguían y sus pasos se hicieron ligeros y libres de cuidados como los de
su juventud en el Rincón Frío una mañana de caza. Tomó otro sorbo de aguardiente y
siguió adelante.
Cuando Fafhrd pensaba seriamente en ello, le parecía que las mujeres a las que había
amado de verdad (y rara vez había amado de otro modo) se dividían en las dos clases de
camaradas—amantes y muchachas queridas. Las primeras eran intrépidas, sagaces,
misteriosas y a veces crueles; las segundas eran tímidas, enamoradas fervientes,
encantadoras y fieles en grado sumo, a veces incluso hasta la exageración. Las mujeres
de ambas clases eran —parecía ser indispensable que lo fueran— jóvenes y hermosas, o
por lo menos aparentarlo. En conjunto, las compañeras—amantes eran mejores en ese
último aspecto.
Curiosamente, las muchachas queridas solían haber sido más compañeras auténticas
que las otras, habían compartido más los acontecimientos, infortunios y hastíos
cotidianos. Entonces, ¿por qué las otras daban la impresión de ser más parecidas a
cámara das? Cuando Fafhrd se planteaba este interrogante, cosa que hacía pocas veces,
tendía a decidir que se debía a que aquellas mujeres eran más realistas y lógicas,
pensaban más como los hombres o, por lo menos, como él mismo, lo cual era una cosa
deseable, excepto cuando llevaban su realismo y su lógica hasta el punto en que le
resultaban desagradablemente dolorosos. Sin duda eso explicaba su vena cruel.
Por otro lado, las camaradas—queridas con frecuencia solían tener un aura
sobrenatural o por lo menos preternatural, inexplicable. Participaban de lo demoníaco y lo
divino.
La primera muchacha querida de Fafhrd fue la amiga de su infancia Mará, a la que dejó
embarazada antes de fugarse con su primera camarada—querida, la actriz errante y
ladrona frustrada Viana, una de las que no eran sobrenaturales, y los únicos elementos
que la idealizaban eran los del escenario y el delito.
Entre otras mujeres sobre y preternaturales figuraban la soldado espectral Kreeshkra,
un bello esqueleto ambulante, puesto que su carne era transparente, y la totalmente
invisible (salvo cuando se teñía la piel o recurría a una estratagema similar, como
humedecerse antes de que un amante le arrojara pétalos de rosa) princesa Hirriwi de
Stardock.
Ejemplos de muchachas queridas eran Luzy de Lankhmar, la timadora rubia Nemia de
la Oscuridad (tampoco todas las de su clase eran observantes de la ley) y la medrosa y
robusta Friska, a quien había rescatado de las crueldades de Quarmall... aunque no sin
reservas por parte de ella. Cuando Fafhrd le explicó su plan temerario, ella le dijo:
«Llévame de nuevo a la cámara de tortura».
Pero entre todas sus amantes, la que ocupaba el primer lugar en su corazón era la que
fue doncella esclava y guardiana de Hisvet, la alta, morena y absolutamente deliciosa
Frix, ahora de nuevo reina Frixifrax de Arilia, aunque era acaso, pero no del todo,
demasiado alta y esbelta. (De la misma manera que sabía que la misma Hisvet, aunque
desalmada y cruel, era de algún modo la más favorita del Ratonero.)
Por encima de todo, Frix fue una amante con mucho tacto, e incluso en los momentos
de éxtasis y peligro extremos tenía una visión de la vida intrépida, osada y absolutamente
desapasionada, como si todo fuese para ella un magnífico melodrama, incluso hasta el
punto de dirigir fríamente instrucciones a los participantes en una orgía o reyerta mientras
el caos bullía a su alrededor.
Por supuesto, esta clase de razonamiento dejaba al margen a Afreyt, que seguramente
era la mejor de todas las camaradas—amantes así como la actual, mejor arquero que él
mismo, afectuosa y sagaz, una mujer admirable en todo... y, además, capaz de llevarse
bien con el Ratonero.
Pero Afreyt, aunque estaba muy dotada, era totalmente humana, mientras que la
demoníaca y divina Frix brillaba con toques de luz sobrenaturales, como en aquel mismo
momento, cuando tras otro largo trago de aguardiente, Fafhrd la avistó como por milagro:
allí estaba ella, de pie en la proa de su chalupa nubosa como un mascarón de proa tallado
en marfil mientras le saludaba y hacía señas para que se acercara. Aquella maravillosa
aparición le evocó el recuerdo de una cita con ella en un castillo que se alzaba en la cima
de una montaña donde espiaron ingeniosamente a dos de sus sirvientas cuya altura y
esbeltez de mantis religiosa eran como las de ella, mientras se solazaban mutuamente, y
luego se unieron a ellas en su agradable actividad.
Esa visión marfileña, junto con los recuerdos que evocaba, le hicieron sentirse ligero
como el aire y sus zancadas se alargaron todavía más, de manera que pronto se internó
en el banco de niebla. Apuró la jarra de aguardiente con un último trago, arrojó el
recipiente junto con la lámpara a los lados y empezó a nadar ascendiendo por la
superficie del banco de niebla cada vez más espeso, empleando una poderosa brazada
mientras movía las piernas como la cola de un pez.
Se sintió exultante al ver que ascendía por el lado de una larga ola inmóvil en un
océano de espuma, pero sus fuertes brazadas no tardaron en llevarle por encima de la
niebla. Resolvió no mirar abajo y fijó la mirada en la blanca chalupa de proa maravillosa,
concentrando toda su atención y sus energías en el vuelo. Notaba que sus músculos
deltoides y pectorales se hinchaban y alargaban y sus brazos se aplanaban como si
fuesen alas. El ritmo del vuelo se impuso.
Observó que, aunque seguía remontándose, estaba girando a la izquierda debido a
que el gancho del brazo izquierdo tenía un menor punto de apoyo en el aire que la palma
de la mano derecha, pero en vez de intentar corregir el desequilibrio siguió adelante
denodadamente, confiando en que el movimiento que le hacía trazar un gran círculo, le
llevaría de nuevo a la vista de su objetivo y más cerca del mismo.
Y así fue, en efecto. Siguió ascendiendo en grandes espirales. Observó que habían
aparecido cinco gaviotas blancas que también ascendían circularmente, todas ellas
manteniéndose a pareja distancia a su alrededor, como las puntas de un pentáculo.
Fafhrd tuvo la agradable sensación de que le escoltaban.
Estaba trazando la quinta espiral y se aproximaba a su meta, esperando
momentáneamente que la nave nubosa saliera por detrás de él, a la izquierda, y
apareciera ante su vista, y los rayos del sol que le caldeaban a través de las ropas eran
casi incómodos. Estaba seleccionando las palabras más apropiadas para saludar a su
amante aérea cuando se internó en una zona de sombras y algo duro pero flexible le
golpeó diestramente en la nuca. Manchas negras y destellantes puntos diamantinos
danzaron en sus ojos y todos sus sentidos oscilaron.
Su primera reacción a aquel inesperado ataque fue mirar detrás de él.
Una forma suavemente redondeada y larga como un leviatán, de color gris perlino, se
cernía por encima de él fuera de su alcance, como descubrió al intentar aferraría con la
mano y el gancho, su segunda reacción. Aquella masa parecía deslizarse lentamente de
costado. Fafhrd había chocado con el casco de la nave nubosa que estaba buscando y
había rebotado un poco.
Su tercera reacción, cuando el dolor en el cráneo disminuyó y su visión se aclaró un
poco, fue un error. Miró abajo.
Todo el ángulo sudoccidental de la Isla de la Escarcha se extendía bajo él,
incómodamente pequeño y lejano: la ciudad y los muelles de Puerto Salado, con sus
diminutos tejados rojos y los mástiles, pequeños como mondadientes y con los
minúsculos jirones de las banderas, que sobresalían de la fina cubierta de niebla, la costa
rocosa que se extendía hacia el oeste, el cabo alto y estrecho al este, mientras que al
norte el Gran Maelstrom giraba con furia, un molinete espumoso infinitamente
amenazante.
Esa visión pareció congelar las partes íntimas de Fafhrd, el cual reaccionó batiendo las
alas (brazos, más bien), agitar la cola que eran sus piernas y reanudar el vuelo para
aterrizar suavemente sobre la cubierta de la nave nubosa y hacerle una reverencia a Frix.
El golpe había interrumpido los ritmos aviares y era como si nunca los hubiera tenido; le
había ocasionado náuseas, le había hecho pasar de una magnífica borrachera a una
resaca espantosa en un instante. En vez de dominar el aire, se sentía como si estuviera
tenuemente pegado allí arriba, adherido a aquella altura por medio de alguna magia frágil,
de manera que al menor movimiento erróneo, o incluso pensamiento erróneo, el frágil
vínculo podría romperse y precipitarle abajo, abajo, abajo.
Su instinto marinero le dijo que debía arrojar lastre. Ése era el último recurso cuando tu
barco se hunde y, presumiblemente, la acción más acertada cuando el peligro estriba en
caer. Con uña cautela y lentitud infinitas, inició una serie de contorsiones calculadas para
poner sucesivamente en contacto la mano y el gancho con los pies, la cintura, el cuello,
etcétera, a fin de librarse de todo peso que pudiera abandonar sin hacer al mismo tiempo
algún movimiento no calculado que le desprendería del cielo en el que tan precariamente
se cernía.
Esta manera de actuar tenía la ventaja añadida de concentrar toda su atención en su
cuerpo y el espacio inmediato que le rodeaba, por lo que no sentía la tentación de mirar
nuevamente abajo y experimentar la angustia del vértigo.
Al desprenderse con suavidad de las botas, el hacha, la daga, sus vainas y, finalmente,
la bolsa y el cinto con tachones de hierro, observó que se deslizaban flotando lentamente
hasta una distancia como la altura de un hombre y entonces caían, como si hubieran
tirado de ellos hacia abajo, y desaparecían casi al instante, lo cual le dio a entender que él
estaba rodeado por alguna esfera mágica o hechizo de seguridad. Pero no confió en esa
probabilidad.
Mientras se dedicó a la tarea de descartar unos objetos tan relativamente pesados y
rígidos, su escolta de gaviotas siguió rodeándole de un modo parejo, pero cuando siguió
eliminando todas sus prendas (pues ciertamente la ocasión no parecía apropiada para
tomar medidas a medias) las aves rompieron su formación y, ya fuese porque les atrajo la
naturaleza frágil y aleteante de las prendas descartadas o porque les escandalizara la
impropiedad desvergonzada de su acción, se abalanzaron velozmente con ásperos
chillidos sobre cada prenda y las sujetaron triunfalmente con sus garras afiladas, como si
así afirmaran el honor de su escuadrilla.
Fafhrd prestó muy poca atención a esos criticones gestos de las aves, concentrado
como estaba en no hacer el menor movimiento incauto o marginalmente violento.
Finalmente se despojó de todos los objetos y prendas que llevaba, excepto uno.
El hecho de que no incluyera entre el material desechable su gancho junto con la pieza
de corcho y cuero en el que estaba fijado, demuestra hasta qué punto había llegado a
considerar ese instrumento como su verdadera mano izquierda.
Pero sólo cuando quedó completamente desnudo (con excepción del gancho) se le
ocurrió una última manera de «soltar lastre». Estaba admirando el brillante chorro de orina
dorada que se arqueaba por encima de él. Le rodeaba la cabeza y desaparecía de su
campo visual (al principio le alcanzó un ojo, pero corrigió la trayectoria), cuando se dio
cuenta de que mientras procedía a desnudarse había salido de la sombra proyectada por
el casco de la nave nubosa y la fuerte luz solar bañaba todo su cuerpo (lo cual, por cierto,
había compensado muy bien el frío que podría haber sentido al abandonar hasta su última
prenda de vestir en el gélido aire de la mañana temprana).
Pero ¿adonde había ido el bajel nuboso ariliano? Miró a su alrededor y finalmente vio la
estrecha cubierta por debajo de él, a unas veinte varas como mínimo. Entretanto, él
mismo ascendía lenta pero constantemente por el lado de babor cíe mástil un tanto
fantasmal o por lo menos algo translúcido y el aparejo superior, donde se habían posado
las cinco gaviotas de rapiña, atareadas en convertir en jirones con garras y picos las
prendas de vestir de las que se habían apropiado y, ahora con más aspecto de
cormoranes que de gaviotas, le miraban de vez en cuando con evidente disgusto.
Entonces un temor del todo diferente, incluso opuesto, se apoderó de Fafhrd, el de que
quizá seguiría elevándose inexorablemente hasta que el suelo llegara a hacerse invisible
y se perdiera en el espacio, o hasta que alcanzara la altura de las cumbres cubiertas de
nieves perpetuas y pereciera de frío, sobre todo cuando llegara la noche helada (¡qué
estupidez había cometido al desprenderse de todas sus ropas!... ¡sin duda lo había hecho
en un irracional acceso de pánico!) o que le devorasen los monstruos aéreos que habitan
en esas alturas, tales como los gigantescos peces voladores invisibles con los que se
encontró por primera vez en Stardock, o incluso llegar a las misteriosas estrellas (si
duraba lo suficiente antes de morir de hambre y sed) y sucumbir deslumbrado por su brillo
o sufrir cualquier otro destino aciago que los astros brillantes reservaran a los impúdicos
aventureros, tales como los que él mismo debía parecerles.
A menos, naturalmente, que tuviera la suerte de encontrar primero la luna o el reino
secreto (¿invisible?) de Arilia, si era algo más que una gran flota de naves nubosas.
Este pensamiento le recordó que había una de tales naves cerca de él, y en la cual,
antes de que se extinguieran los efectos del aguardiente, había puesto grandes
esperanzas.
Tras un momento de sombría aprensión, temiendo que hubiera seguido navegando sin
ninguna consideración hacia él o tal vez se hubiera desvanecido por completo (por lo
menos la parte superior de su aparejo le había parecido muy espectral), le alivió
comprobar que seguía flotando por debajo de él, aunque unos treinta pies más abajo que
en el último atisbo... había como mínimo esa distancia entre él y el extremo del mástil con
su tresbolillo de gaviotas que actuaban como cormoranes, las cuales seguían
desgarrando sus prendas de vestir vengativamente, aunque sus agudos chillidos se
habían reducido.
Recorrió la nave con la mirada en busca de Frix, pero la mujer alta y la belleza
sobrenatural no se veía por ningún lado, ni en la proa, representando un mascarón, ni en
otro lugar, como si sólo hubiera estado presente, pensó Fafhrd irónicamente, para su
imaginación demasiado ansiosa y estimulada por el aguardiente.
Sin embargo, distinguió una sexta figura en el aparejo, al lado de las aves, una joven
bien parecida, que había subido por el otro lado del aparejo, en cuya mitad se encontraba.
Miraba en dirección opuesta adonde él estaba, apoyada en los flechastes, con los brazos
extendidos como para exponerse a los rayos del sol. Llevaba una sucinta camisa de
encaje blanco, iba descalza y tenía una pequeña trompeta curva plateada colgada
alrededor del cuello. No podía ser Frix, pues era demasiado baja y rubia por añadidura, en
vez de tener una cabellera negra como ala de cuervo.
—¡Ah del barco! —exclamó Fafhrd, en un tono que no era ni bajo ni innecesariamente
alto, pues aunque el nuevo temor de ascender indefinidamente ocupaba sus
pensamientos, seguía abrigando la convicción de que cualquier movimiento o grito
violento sería imprudente. El hecho de ascender unas pocas varas no le convencía de
que no se iba a caer, sobre todo cuando veía el vacío de abajo.
La ociosa muchacha no le miró ni mostró cualquier otro signo de que le hubiera oído.
—¡Ah del barco! —repitió Fafhrd, alzando un poco más la voz, pero tampoco hubo una
reacción discernible por parte de la muchacha, a menos que el bostezo que ahora
contorsionó su rostro tuviera esa intención—. ¡¡Ah del barco!! —gritó el norteño, olvidando
su preocupación por los posibles efectos nocivos de los ruidos fuertes.
Entonces, con bastante lentitud, ella volvió la cabeza y le miró, pero no dijo nada.
—Muchacha de las nubes —le dijo Fafhrd en tono amistoso pero una pizca
perentorio—. Dile a tu señora que salga a cubierta. Soy un viejo amigo.
Ella siguió mirándole fijamente. Nada más, excepto quizás enarcar las cejas
altaneramente.
—Soy el capitán Fafhrd, del Halcón Marino —dijo Fafhrd abruptamente, nombrando su
barco que estaba anclado en el puerto de la Escarcha—. Como puedes ver claramente,
me encuentro en un apuro. Informa a tu capitana de estas circunstancias. Puedes estar
segura de que me conoce bien.
Tras mirarle un rato más, la muchacha de las nubes asintió malhumorada, descendió a
la cubierta despaciosamente y, tras mirarle una vez más, se dirigió al castillo de popa.
Fafhrd estaba irritado.
—Vamos, muchacha, date prisa —le dijo—, y si lo que deseas son formalidades, dile a
la reina de Arilia que un viejo amigo respetuosamente suplica una audiencia inmediata.
Ella se detuvo a la puerta del castillo de proa para mirarle una vez más e inquirir en voz
aguda y vivaz:
—¿Es acaso el respeto lo que te ha hecho mear sobre nuestro barco?
Dicho esto, se subió la cola de la camisa y desapareció en el interior.
Fafhrd emitió unos ruidos guturales que expresaban su irritación, aunque nadie podía
oírle salvo las gaviotas, y tuvo la audacia de intentar nadar hacia abajo hasta el topo del
mástil, colocándose con la cabeza hacia abajo, el cuerpo al revés, aunque necesitó un
enorme esfuerzo de voluntad para realizar el esfuerzo que parecía a propósito para
despegarle de las alturas y lanzarle a una caída desastrosa. Se mantuvo apuntando al
aparejo de modo que éste le interceptara si ocurría lo peor.
Respiraba laboriosamente y le pareció que había descendido una cuarta parte de la
distancia hasta la cubierta cuando la insolente muchacha salió del castillo de proa,
seguida, ¡finalmente!, por Frix, ataviada como una vistosa capitana de infantas de marina
amazonas, con un uniforme tropical de encaje blanco bordado de plata que realzaba
asombrosamente su esbelta figura, el cabello oscuro y el cutis cobrizo, botas blancas de
piel de ciervo, un sombrero de ala ancha del mismo material, con plumas de avestruz, y
un cinto de piel de serpiente blanca con tachones de plata del que pendía un largo y
estrecho sable con guarniciones de plata.
Alzó la vista hacia el desgreñado, velludo y desnudo Fafhrd que descendía hacia ella
haciendo un esfuerzo prodigioso y dijo algo a la doncella de las nubes vestida con su
sucinta camisa de encaje, la cual se llevó la trompeta de plata a los labios y lanzó un
vibrante toque de llamada.
Al instante salieron del castillo de popa seis mujeres altas y cimbreñas de figura similar
a la de Frix y uniformadas como soldados en una compañía de semejante capitana,
excepto que de sus cintos sin tachones no pendían espadas sino, en cada una de ellas,
tres objetos que Fafhrd identificó primero como una pequeña daga envainada, un
minúsculo morral y una cantimplora también de pequeño tamaño. Se cubrían la cabeza,
de pelo muy corto, con gorras de colores melocotón, lima, limón, bermellón, lavanda y
huevo de petirrojo, contando desde la primera a la última en su línea de formación. Las
siguió una mujer de estatura más baja, que podría haber sido la hermana gemela de la
descarada corneta, pero el instrumento de plata que llevaba era una ballesta de la que
pendía un rollo de delgada cuerda de plata. Frix le dijo algo, señalando hacia arriba. La
mujer se arrodilló y, doblando la espalda mientras dejaba que el rollo cayera a la cubierta
junto a ella, apuntó su arma hacia Fafhrd.
Afortunadamente para su serenidad, adivinó la intención de la mujer y el propósito de la
querida Frix en el mismo momento en que la primera disparaba.
El reluciente proyectil ascendió con rapidez y seguridad. La cuerda que transportaba
hacia arriba se desenrolló desde la cubierta con ondulante suavidad y sin enmarañarse lo
más mínimo. El plateado dardo de punta cuadrada llegó al ápice de su vuelo a un pie de
distancia del rostro de Fafhrd. Éste cerró la mano derecha sobre él confiadamente, como
si capturase una avispa luminosa sin aguijón. Las seis altas y cimbreñas infantas de
marina cogieron el otro extremo de la cuerda de plata y empezaron a tirar. Fafhrd notó
que la cuerda se tensaba y que el mismo empezaba a descender perceptiblemente, y en
ese mismo instante empezó a experimentar un dulce alivio, como el que siente quien se
sabe seguro en las manos del amor auténtico.
Su respiración se normalizó, sus músculos en relajación parecieron alargarse
individualmente, tuvo la sensación de que se volvía tan cimbreño (en un sentido
totalmente masculino, se aseguró a sí mismo) como las seis deliciosas criaturas que
tiraban de él rescatándole de su flotabilidad natural (¡antinatural, más bien!). Tras uno o
dos aleteos finales de sus miembros inferiores y un recorrido de su brazo libre terminado
en un gancho, abandonó en manos de las mujeres aquella labor mínima y casi retozona.
Incluso podría haber cerrado los ojos, tan descansada era ahora su situación, pero la
inspección de su destino estaba empezando a gustarle. La chalupa nubosa era un bello
barco, y cuanto más contemplaba su aparejo y sus velas, tanto más reales se hacían.
De vez en cuando, mientras se dejaba arrastrar, como un pez aéreo que consintiera de
buen grado su captura, le asaltaban insistentes recuerdos de sus amigos en la superficie
de la isla, del Ratonero, que se hallaba todavía a más profundidad, y de los apuros más
penosos en que se encontraban. Pero se dijo más de una vez que él no se había
marchado por largo tiempo, en realidad no podía decirse que se hubiera marchado, sino
que sólo estaba recibiendo allí arriba el alivio que tan agudamente necesitaba.
Cuando estuvo al nivel del extremo del palo mayor, pensó un poco en el aspecto que
presentaba a sus rescatadoras. Descartó la idea de pasar al aparejo, pues nadie parecía
esperar que lo hiciera y probablemente parecería ridículo, como si intentara decidir si
debía bajar por el aparejo con la cabeza o los pies por delante. Así pues, se limitó a evitar
enmarañarse en él. Con respecto a su desnudez, poco era lo que podía hacer, excepto
dejar que le bajaran agarrado al dardo con elegancia y dignidad, sin contorsiones, las
piernas juntas como una cola de pez. Bosquejó uno o dos saludos con el gancho a los
cormoranes (¡no, gaviotas!) que le miraban furibundos cuando pasó por su lado.
Al inicio del descenso, sus rescatadoras no habían sido más que seis mujeres altas y
esbeltas vestidas de la misma manera que tiraban al mismo tiempo de la cuerda con
garbo y desenvoltura, pero ahora empezó a percibir sus individualidades. La primera de la
hilera, la de la gorra de color melocotón, era una rubia larguirucha y esbelta con la
estructura de un leopardo de caza (el cuadrúpedo más rápido de Nehwon) de las estepas
desérticas de Evamarensee, con unos senos pequeños como mitades de granadas
empotradas firmemente, mientras que a través del blanco encaje tropical de su uniforme
se veía una tonalidad rosa anaranjada, indicativa de que llevaba una camisa interior del
mismo tono que la gorra. Tenía el semblante altivo, la frente sobresaliente, ojos de un azul
glacial y mejillas ahuecadas, con un lunar en la izquierda, cerca de la nariz. ¡Por Kos, era
Floy! Durante su penúltima cita con Frix y sus damas en un encumbrado palacio del
placer ariliano sobre un altísimo pico de la cordillera que bordea la costa norte del
continente meridional de Nehwon, frente al océano ecuatorial que circunda al planeta,
Fafhrd, debido a una apuesta, se había dejado atar desnudo y con tal seguridad que no
podía mover ni un dedo, y entonces contempló a Frix y Floy mientras se satisfacían
eróticamente, primero cada una consigo misma y luego, ejerciendo una infinita y lenta
inventiva, las dos juntas, al tiempo que, alternativamente, Floy recitaba «Las violaciones
de santa Hisvet y Skeldir» y Frix efectuaba una árida exposición clínica, de cada una de
las acciones que realizaban ella y Floy y sus respuestas a las mismas... hasta que él se
corrió, cosa que había apostado que no haría.
Pero ahora su continuo descenso hizo que Fafhrd dirigiera su atención a la cubierta
cada vez más próxima. Extendió el brazo izquierdo, aferró con el gancho un flechaste e,
impulsándose con ambos brazos, dio un salto de carpa sin doblar las rodillas y aterrizó
sobre las plantas de ambos pies a la vez.
Entonces, manteniendo el impulso hacia abajo sólo con el gancho, se enderezó ante la
sonriente muchacha de la ballesta. Era de la clase menuda, delgada pero fuerte y
acrobática que prefería el Ratonero, de tez clara, y a través del encaje de su camisa no se
veía ningún color extraño. Fafhrd hizo un gesto de aprobación y depositó en la palma de
la muchacha el dardo de plata con el que le habían hecho descender.
Ella lo recibió sin vacilar ni variar su sonrisa y, como si se lo diera a cambio, le entregó
un brazalete de oro en forma de rosquilla, lo bastante grande para que cupiera en él su
gruesa muñeca. Él juzgó que era de metal blando y consistente, lo bastante macizo para
equilibrar su misteriosa flotabilidad.
—Gracias, arquero —le dijo.
Ella asintió y empezó a enrollar la cuerda que las infantas de marina con gorras de
diversas tonalidades (¿debería considerarlas como la guardia cromática de Frix?) habían
dejado caer.
Puesto que su reconocimiento de Floy había intensificado su conciencia general y
evocado recuerdos pertinentes, Fafhrd pudo saludar a las dos siguientes infantas de
marina, las que llevaban gorras verde claro y amarillo y prendas interiores reveladas a
través del encaje, diciéndoles:
—Os saludo, querida Bree y dulce Elowee.
Pero aunque ambas sonrieron cautelosamente, ninguna de las dos se aventuró a
replicar una sola palabra. Bree sacudió la cabeza ligera pero firmemente, con el ceño
fruncido, mientras la recatada Elowee movió los ojos hacia el extremo de la cuerda, donde
estaba Fría, e hizo una mueca como para decir: «Está de mal talante. Ten cuidado».
Fafhrd recordó la primera vez que vio a aquellas muchachas sin que ellas lo supieran,
cuando Frix y él, con sendas copas de vino en la mano, se dedicaban a una expedición de
espionaje secreto para reavivar sus apetitos venéreos. La Reina del Aire le hizo entrar en
una estancia oscura, en cuyo suelo unos cojines negros estaban dispuestos en círculo
alrededor de una claraboya que daba a un cuarto pequeño, brillantemente iluminado por
hileras de velas. A través de una gasa pintada, observaron a aquellas criaturas de largas
piernas que se satisfacían eróticamente entre sí. Bree, entusiasta y dominante, a veces
ciaba instrucciones explícitas, mientras Elowee se mostraba gazmoña, algo acalorada
(¡aquellas velas!) e incluso indignada, y protestaba. Los miembros de la pareja amartelada
se habían arrodillado una al lado de la otra y se besaban, se acariciaban mutuamente los
pequeños senos, se lamían los pezones y de vez en cuando una mano descendía para
hacer una caricia más excitante e intrusiva. Al cabo de un rato Frix empezó a susurrar al
oído de Fafhrd cómo las amantes arrodilladas podrían variar sus caricias si él fuese el otro
miembro de la pareja. Fafhrd le advirtió que las actrices inconscientes de que eran
observadas podrían oírla, pero ella le aseguró que les habían restregado las orejas con un
ungüento que reducía la audición. Mucho más tarde él descubrió que las cosas no habían
sido tan secretas ni las actrices tan desconocedoras de lo que sucedía como había
parecido.
(«En aquel pequeño rincón hacía tanto calor como en el infierno», le confesó Bree en
una orgía posterior, «pero Frix insistió en que encendiéramos las velas para que pudieras
vernos sin dificultad a través de la gasa pintada. Es una maníaca de los detalles. Oh, las
cosas que hemos soportado para estimular tu lujuria y satisfacer a una dueña que
pretende ser novedosa... y a Elowee le salpicó la cera caliente. Fue un milagro que no
quemásemos el palacio del placer».)
Pero ahora, las silenciosas advertencias de Bree y Elowee acerca de Frix habían
movido a Fafhrd a pensar en su aspecto y la impresión que estaba creando. Decidió que
era conveniente un poco más de dignidad y comedimiento. Se enderezó más, aminoró
sus zancadas y dejó que el brazalete dorado colgara de su mano con aparente
desenvoltura pero colocado de tal manera que sirviera en cierto modo como una hoja de
parra dorada.
No obstante, le resultó difícil su seriedad antinatural y no echarse a reír cuando vio que
las últimas tres infantas de marina eran sus más antiguas amigas eróticas entre las
damas de Frix: la exuberante pelirroja Chimo, la morena Nixi de mirada malévola y Bibi,
con su aspecto de santa y que siempre encontraba nuevas maneras de hacerse pasar por
simplona e inocente.
Cruzó por su mente el recuerdo de una idílica tarde de fiesta en Arilia, cuando él yacía
boca arriba con la cabeza apoyada en la parte interior del muslo de Chimo, la cual estaba
sentada con las piernas extendidas mientras Nixi estaba arrodillada a un lado y Bibi
acuclillada en el triángulo equilátero que formaban las piernas también extendidas de
Fafhrd. Y de vez en cuando él volvía la cabeza al lado más próximo y estampaba un beso
largo y mordisqueante en los labios carmín de Chimo y luego volvía la cabeza al otro lado
para succionar y lamer los pezones ligeramente rugosos de los pequeños senos erguidos
de Nixi, ahora colgantes, mientras Chimo los acariciaba con la mano derecha. Bibi estaba
diversamente ocupada con su propio equipamiento erótico (y Chimo manipulaba el suyo,
dando empleo así a la mano izquierda) hasta que él se sintió recorrido por olas de placer
y el tiempo casi pareció detenerse.
Y ahora, se dijo Fafhrd, todo apuntaba a que existía la oportunidad de otro de tales
momentos de éxtasis sobrenatural prolongado indefinidamente, o de uno incluso mayor, si
no lo echaba a perder por culpa de algún rechazo no intencionado o una conducta
grosera.
Sí, en efecto, se aseguró a sí mismo rápidamente, las cosas parecían encaminarse
hacia una espléndida recompensa en el gran juego de trocar hazañas heroicas por
íntimos favores femeninos por el que todos los héroes vivían, o por lo menos confiaban en
ello, por muy desordenada e irregular que fuese la contabilidad.
Y ahora, tras haber saludado e inspeccionado, por así decirlo, a las seis esbeltas
infantas de marina de la guardia cromática de Frix, se encontró ante la vistosa capitana,
junto a la cual estaba su guapa corneta, en pie delante de la invitadora escotilla del
castillo de popa, de la que surgía un aire cálido y dulcemente perfumado. Durante el corto
paseo por la cubierta, Fafhrd había recuperado la sensación de su propio peso, la sed y
los apetitos, sólo levemente importunado por la conciencia de su rudeza velluda y sin
lavar.
Frix alzó una mano enfundada en un guantelete de encaje.
—Saludos, viejo amigo —le dijo—. Bienvenido a bordo de la Aires Suaves.
—Muchas gracias, querida señora —replicó él, guardando las formas—, por tu deseada
hospitalidad que necesito en gran medida.
—Entonces nos acompañarás abajo, donde hay mejores amenidades —respondió
ella—. Mis damas se encargarán de refrescarte y arreglarte, mientras nos regalas, si lo
deseas, con el relato de tus aventuras, hazañas e incursiones más recientes.
Fafhrd inclinó la cabeza. Se le ocurrió que aquél era el grupo de damas más nutrido
con el que Frix le había agasajado jamás. ¿Se había convertido realmente en un héroe de
siete doncellas? ¿O, contando las dos niñas, de nueve?
Con una sonrisa amable, Frix se volvió y cruzó la puerta de la escotilla. La muchacha
descarada hizo una mueca cómica.
Fafhrd la siguió, pensando en que los recursos de una chalupa de placer muy bien
podían exceder a los de un palacio.
Cuando las damas de largas piernas le rodearon familiarmente, él observó que los
objetos que colgaban de sus cinturones blancos eran en realidad un cuenco, una gran
brocha de afeitar (que desde lo alto había tomado por un zurrón) y una navaja.
24
Cuando Dedos y Brisa bajaron la escalera después de vestirse, encontraron a Afreyt
absorta en la lectura (o relectura) de un papel arrugado y un tanto sucio con un sello
verde roto y escrito en tinta violeta.
Brisa exclamó en tono de reproche:
—¡Tía Afreyt! ¡Estás leyendo la carta que Pshawri te dio para que la custodiaras!
Afreyt alzó la vista.
—Tienes ojos agudos —observó—. Sabes, chiquilla, que los adultos (sobre todo una
mujer) tenemos el derecho, ¡qué digo, el deber!, de leer cualquier documento que se nos
confía, de manera que pueda dar testimonio de su contenido en el caso de que se lo
roben o arrebaten a la fuerza antes de tener ocasión de devolverlo o entregarlo. —Dobló
el papel y se lo guardó bajo el escote. Brisa la miró dubitativa y Dedos sin expresión.
Afreyt se levantó—. Y ahora coged los mantos y equipo de invierno —les ordenó—. Sin
duda hay trabajo para nosotras en la excavación.
Al salir a la pálida noche en la que brillaba tenuemente la luna apenas gibosa, una
ráfaga de viento les azotó la cara con agujas de hielo y las campanas cólicas al otro lado
de Puerto Salado resonaron con una débil nota de profunda melancolía. Afreyt se dirigió
al cuartel a paso rápido. Las calles estaban desiertas. A intervalos irregulares, las
campanas repetían su profunda reverberación, como un dios que musitara en un sueño.
En el cuartel las luces estaban encendidas, se trabajaba y había una carreta cargada a
punto de partir. Afreyt la pidió para ella y las niñas, haciendo valer su rango ante
Mannimark, lo cual hizo que Brisa adoptara una expresión de nueva desilusión con
respecto a los adultos, mientras subía a bordo con renuencia. Dedos lo tomó con más
naturalidad, copiando el porte y los ademanes aristocráticos de la mujer mayor.
—¿Algún mensaje para la excavación? —preguntó esta última al hombre bigotudo
mientras empuñaba el largo látigo—. Te pido disculpas, sargento. Estoy segura de que la
otra carreta vendrá pronto.
—No importa, señora —respondió él—. Iremos a pie.
—Muy bien, sargento.
Y con un restallido del látigo y un tintineo de cascabeles, la carreta se puso en marcha,
tomando una curva cerrada que les encaró con el viento cortante, alejándoles de la luna
baja. Las muchachas se embozaron en sus capuchas, pero Afreyt levantó el rostro al
viento. El sonido ocasional de las campanas fue intensificándose a medida que se
aproximaban al Templo de la Luna, y luego se añadió una resonancia todavía más
profunda cuando fue golpeada una barra más pesada y su nota retumbó.
—El viento del norte se acelera —comentó—. Cruzar el prado será duro.
Pronto la fogata encendida ante la tienda se convirtió en su faro y promesa de calor.
Afreyt indicó su aproximación haciendo restallar el látigo varias veces.
—¿Dónde está la señora Cif? —preguntó al grupo que estaba tomando sopa.
—En el túnel, señora —respondió Skullick.
—Descarga esto —le ordenó y, saltando de la carreta, seguida por las niñas, se dirigió
al pozo, del que se alzaba una corta columna de pálida luz blanca.
A su lado, el montón de tierra excavada era más alto y ancho, y Fren se desplazaba
como si hiciera una especie de extraña guardia: subía al borde delantero de los grandes
fuelles de forja junto a la boca del pozo, subía su pendiente en tres cortos pasos (lo cual
hacía que el fuelle se hundiera), saltaba de la pendiente y daba al asa superior un tirón
hacia arriba (lo cual ayudaba a un muelle interior a expandirlo de nuevo), absorbiendo
aire, y volvía a la boca del pozo para repetir la minúscula marcha.
Las tres mujeres se asomaron al hoyo por el borde opuesto, miraron abajo y vieron que
la primera piel blanca de serpiente de nieve peluda emergía de la parte delantera del
fuelle y se curvaba hacia abajo, su cabeza penachuda cerraba las mandíbulas sobre la
cola de la segunda y así sucesivamente hasta que la quinta penetraba en el corredor
lateral en el fondo del pozo, donde dos lámparas de leviatán proporcionaban iluminación.
Vieron que el tubo peludo se aflojaba e hinchaba a medida que cada gigantesco soplo
de aire fresco viajaba hacia abajo.
Afreyt explicó a las niñas:
—Han recortado la punta de cada cola para meterla en la boca de la serpiente de nieve
precedente, y un pegamento transparente hace que la juntura sea hermética. Ese
pegamento se disuelve con espíritus de vino, de modo que las pieles pueden separarse,
limpiarse y restaurarse (las puntas de las colas se conservan), para que mantengan en la
medida de lo posible su valor original. De lo contrario el sistema sería monstruosamente
caro.
Y haciendo una señal al hombre que estaba al lado de la cabria y diciendo a las niñas
que bajasen después de ella, subió al cubo vacío y descendió junto al blanco y peludo
tubo que pulsaba lentamente, bajó en el fondo y esperó a que el cubo regresara con Brisa
y Dedos.
El pasadizo horizontal estaba tenuemente iluminado y era un rectángulo bajo y
estrecho con el suelo de piedra. Afreyt tuvo que agacharse para avanzar, aunque las
niñas pudieron seguirla erguidas.
—Esperaba que hiciera más calor bajo el suelo —observó Brisa.
—El aliento de dragón que estamos insuflando desde arriba es frío —le recordó la
mujer mayor—. Mirad, hay una fortuna en madera a nuestro alrededor.
—La vida de un héroe merece cualquier gasto —le aseguró Dedos con cierta altivez.
—Y por eso quienes han de rescatarle deben reunir grandes sumas —respondió
Afreyt—. Por suerte toda la madera puede salvarse, lo mismo que las pieles.
Delante de ellas pareció alzarse una pared de sólida roca, y como si saliera de ella,
pero en realidad haciéndolo por un lado, apareció un hombre de baja estatura que
acarreaba un cubo lleno delante de él y otro detrás. Era Mikkidu, el otro lugarteniente del
Ratonero. Las mujeres se pusieron en fila y de costado para poder pasar y luego
recorrieron un corto trecho donde la pared izquierda era de piedra y la derecha de
madera, hasta que, rebasada la obstrucción de un resalte, salieron a la luz brillante, la
cual les reveló el final del recorrido a ocho varas de distancia.
Del último travesaño clavado en el techo pendía una gran lámpara de leviatán, mientras
que bajo el trozo de túnel todavía sin techar, Cif estaba arrodillada y trabajaba en la pared
frontal, con una llana de madera y la mano izquierda enguantada, raspando y apartando
con un cepillo de material que tenía una consistencia entre arenisca escamosa y arena
apelmazada. Sostenida por una estaquilla inclinada hacia arriba en la pared a mano
derecha, la última serpiente de nieve exhalaba frías vaharadas que agitaban el polvo y los
ligeros escombros caídos.
Tal era la concentración de la menuda mujer en su fatigosa tarea, que no se dio cuenta
de su presencia hasta que Afreyt le tocó el hombro.
Cif se volvió a ellas con semblante inexpresivo, y al ver quiénes eran se puso
rápidamente en pie. Entonces sus ojos oscilaron y se echó en brazos de su amiga.
—No te tienes en pie —protestó Afreyt—. ¡Deberían haberte relevado de este trabajo
hace horas! Anda, toma un trago de esto —añadió, sacando de su bolsa un frasco de
plata y quitándole el tapón con los dientes mientras seguía sosteniendo a Cif con el otro
brazo.
La extenuada mujer lo cogió y engulló el licor ávidamente.
—¿Has descansado algo desde que saliste este mediodía? —le preguntó Afreyt.
—Estuve tendida un rato en la tienda, pero me ponía nerviosa.
—Pues vas a subir conmigo en seguida. Hay un nuevo asunto del que debemos hablar
a solas. ¡Brisa! Sustitúyela aquí. Dedos puede ayudarte..., es una clase de trabajo para el
que deben de ser buenas sus hábiles manos.
—¡Qué bien! —exclamó Brisa.
—Me haces un honor —dijo Dedos.
Cif no se hizo rogar y aceptó el apoyo de su amiga, pero le í preguntó:
—¿Qué nuevo asunto?
—Todo a su debido tiempo.
Acababan de dejar atrás el resalte en la pared cuando se encontraron con Mikkidu que
regresaba con los cubos vacíos. Afreyt se dirigió a él:
—Me llevo a la señora Cif a casa para que tenga el descanso que tanto necesita. Ahora
quedas al frente. Brisa y nuestra nueva amiga Dedos están trabajando en la pared frontal.
Encárgate de que no estén ahí demasiado tiempo y que las lleven a casa de Cif hacia
medianoche.
El hombre dirigió a Cif una mirada inquisitiva, y entonces ella hizo un gesto de
asentimiento y le dio el anillo de Fafhrd.
Por encima del suelo, la carreta había sido descargada y Skullick saludaba a
Mannimark y el guerrero de Fafhrd, Gort, que se aproximaban a grandes zancadas.
Afreyt sirvió a Cif un cucharón de sopa caliente y ordenó a Skullick:
—Engancha perros frescos. Me llevo a casa a la señora Cif. Tiene que descansar en
seguida. No hay más cargas. Mikkidu tiene el anillo.
—Mará y Mayo tenían que ir en este viaje —señaló Skullick.
Las niñas rubias saludaron agitando las manos desde el lugar donde estaban
acurrucadas en la media tienda.
—Las llevaré, naturalmente —dijo Afreyt—. ¡Subid a bordo, niñas! Y coged una manta
y otra para la señora Cif.
Durante el viaje de regreso a Puerto Salado tuvieron el viento de espalda, lo cual
supuso cierta mejora. Nadie tenía ganas cíe hablar. A medio camino, Cif preguntó con
suspicacia:
—¿Acaso has echado polvo de adormidera en el licor aguado que me has dado a
beber? Me ha dejado un sabor extraño, amargo.
—Sólo el suficiente para tranquilizarte y alentar el sueño, pero sin forzarlo.
Afreyt se dirigió directamente a casa de Cif y pidió a las niñas que devolvieran la
carreta al cuartel antes de ir a sus domicilios respectivos. Calentó una buena cena
mientras Cif se ponía cómoda, esperó a que la terminara, luego sirvió sendas copas de
aguardiente y entregó a Cif la carta que Pshawri le había confiado, diciéndole:
—La he leído, claro. Ciertamente se trata de un asunto importante para ti.
Cif examinó el sello verde roto y la dirección escrita en tinta violeta mientras
desdoblaba el papel.
—Esta carta estaba en la última saca de correo del capitán enviada desde Lankhmar,
antes de que distribuyera las cartas a sus hombres —comentó.
Entonces guardó silencio mientras leía lo siguiente:
Querido hijo Pshawri:
Confío en que esta carta te encuentre vivo y sigas prosperando en tu aventura del norte
al servicio de ese notable bribón, el Ratonero Gris.
Debo decirte que tiene más motivos para hacerte su lugarteniente de los que imagina.
Cuando eras pequeño te lo señalé entre otros lankhmareños dignos de mención, pero
no me pareció apropiado decirte (ni decírselo a él) que era tu padre. Que yo sepa, tales
tácticas casi nunca surten efecto, y yo desdeñaría buscar favores de esa manera.
Sucedió en mi mocedad, antes de convertirme en una profesional y cuando era
doncella personal de la bailarina Ivrian y nos vimos metidas en una intriga sobrenatural
que implicaba al Gremio de Ladrones, algunas de sus valiosas reliquias y el rudo
camarada bárbaro del Ratonero Fafhrd.
Los dos compitieron por seducirme. Fafhrd me quería más, pero el Ratonero era más
tramposo y medía sus bebidas y las mías con más cuidado. Mis mejores conocimientos
sobre los usos del mal y la falsedad me los enseñó ese demonio.
Pero ahora te encuentras por azar al servicio del mismo hombre y conocer esa
circunstancia puede beneficiarte. Usa esta información como creas conveniente.
Afortunadamente hay pruebas que demuestran la relación. Su familia se caracteriza por
tríadas de lunares equidistantes.
Gracias por el anillo de plata y los siete rilks.
Te deseo prosperidad, tu madre que te quiere.
FREG
Cif miró a Afreyt.
—Lo que dice esta carta me parece cierto —comentó, asintiendo serenamente.
—¿También tú lo crees así? —replicó la otra.
—¡Por las escamas de Skama, claro que sí! Está en la naturaleza del hombre plantar
su semilla donde quiera que el suelo parece bueno.
—Y en el caso de un héroe sucede así por partida doble... —opinó Afreyt—. ¿De dónde
si no saldría el atrevimiento de sus hazañas?
Cif musitó:
—Cuando hablamos con el Ratonero y Fafhrd de nuestro cortejo de los extraños dioses
Odín y Loki al servicio de la isla e incluso les poníamos señuelos y lazos sexuales,
recuerdo que ellos comentaron sus propias conquistas entre divinidades femeninas... la
princesa invisible de Stardock, ciertas ninfas marinas, la reina de las ratas Hisvet y una
princesa aérea que la servía como doncella.
Afreyt señaló:
—Esta mujer que se dirige a Pshawri como su hijo no parece tener en absoluto sangre
noble, y no digamos divina. ¿Qué sentirías si se presentara como hijo legítimo del capitán
Ratonero?
Cif alzó bruscamente la vista.
—¡Pshawri ha servido fielmente al Ratonero y puede hacer más que eso en esta nueva
misión! Estoy a favor de que Pshawri reclame su derecho, pues es sin duda hijo suyo. Los
parecidos entre ambos son profundos... el Ratonero tiene en la cadera una tríada de
lunares oscuros.
—Otra pregunta —siguió diciendo Afreyt—. ¿Te ha confesado alguna vez tu amante
gris alguno de sus gustos sexuales fuera de lo común?
—¿Te los ha confesado su pelirrojo bárbaro? —replicó Cif.
—No sé si se podría considerar con propiedad fuera de lo común —dijo la otra con una
risa irónica—, pero una vez, cuando estábamos jugando con cierta apatía en la cama,
sugirió que invitáramos a Rill a unirse con nosotros. Le respondí que antes le
estrangularía, e incluso intenté hacerlo. En la excitación del delirio a que esto condujo,
olvidé la proposición original y hasta qué punto la había formulado en serio o en broma.
Cif se echó a reír y luego se quedó pensativa.
—Recuerdo que en cierta ocasión el Ratonero se puso muy pesado preguntándome si
alguna vez me había sentido atraída por mi propio sexo. En aquella ocasión le paré los
pies, naturalmente, diciéndole que no tenía nada que ver con tan sucias prácticas, pero
desde entonces su curiosidad me ha intrigado en una o dos ocasiones.
Afreyt la miró burlonamente.
—Ah, entonces no le has hablado de nuestro... —Dejó la frase sin terminar.
—Pero apenas éramos más que unas niñas cuando sucedió —protestó Cif.
—Es cierto —replicó Afreyt—. Si mal no recuerdo, apenas teníamos catorce años. Pero
te estás cayendo de sueño, amiga mía. Y, a decir verdad, yo también.
25
La próxima vez que el Ratonero recobró el conocimiento, había olvidado no sólo quién
sino qué era.
Se preguntó por qué una criatura que habitaba en la oscuridad y que sólo era un
fláccido receptáculo carnoso no lo bastante húmedo para su propia comodidad y ocupado
por dos hileras semicirculares de piezas juntas, duras, lisas y cortantes que encajaban
limpiamente y por una especie de ciego caracol sésil que se dedicaba interminablemente
a explorarse, hacer lo mismo con el recipiente, que lo contenía y aprovechar el aire vital
procedente del seco y granuloso exterior, tenía que estar equipado con una mente capaz
de dominar mundos enteros de vida y experiencia.
El receptáculo sensible en cuyo interior moraba el incansable molusco conocía el poder
de su mente por la variedad y rápida secuencia de sus pensármelos y recuerdos
inescrutables y misteriosos que a cada momento amenazaban con estallar y manchar con
su claridad de vivos colores la oscuridad omnipresente. Conocía su entorno seco,
granuloso, apelmazado, por un amortiguado resplandor amarillo, tan leve que apenas
merecía el nombre de luz. Era una especie de visión mortecina encerrada
herméticamente en la solidez.
Sin preámbulo o advertencia, se encendió en su mente enterrada la conmovedora
imagen de una habitación brillantemente iluminada, en una de cuyas paredes había un
mapa del mundo de Nehwon y en otra estantes con libros antiguos. En aquella estancia,
un animal bípedo sentado, de aspecto venerable y regio, hablaba silenciosamente a una
versión considerablemente más pequeña de sí mismo que estaba de pie ante él,
escuchándole atentamente.
La memoria indicó al receptáculo sensible que el animal era un hombre, y entonces, en
un destello de intuición, comprendió que tras los bonitos, móviles y rojos bordes
conocidos como boca había un receptáculo húmedo como él mismo con hileras de piezas
lisas y cortantes llamadas dientes y un ancla inferior llamada lengua y que, como
consecuencia de todo esto, debía de estar unido a él un cuerpo como el del animal que
veía y ser también un hombre, por muy empotrado que estuviera en la tierra granulosa.
Al instante su mente empezó a recibir una multitud de pequeños mensajes procedentes
de aquel cuerpo fijado, el cual resultó estar en posición fetal, con ambas manos
tiernamente ahuecadas sobre sus genitales, fláccidos como un trapo tras su tortura por el
orgasmo similar a un acceso de estanguria en el abrazo esquelético de la hermana Dolor
moteada de azul.
El recuerdo de aquel terrible estallido le hizo preguntarse por un momento si no estaría
contemplando otro de los aposentos de Hisvet en Lankhmar Inferior, tal vez el de su
padre, el brujo Hisvin, y Cuartita no tardaría en entrar desnuda para dar la alarma... y la
temible dama azulada volvería a deslizar su huesuda mano como un ciempiés alrededor
de la cintura, por detrás, mientras él yacía atrapado y confinado por la tierra.
¡Pero no! La misma tierra que le aferraba de modo tan íntimo había cambiado
profundamente de textura y olor. El Ratonero se dijo que las rocas molidas por la
naturaleza para producir aquella tierra habían sido ígneas y metamórficas más que
sedimentarias. La humedad que contenía no era la salobre de la Marisma Salada y la
desembocadura del río Hlal, sino que tenía la fuerza cortante de los arroyos mineralizados
que descienden de Lankhmar. Los efluvios mezclados no eran los de la políglota
Lankhmar, sino de una comunidad más profunda y secreta con un olor a setas que
saturaba el entorno. ¡Vino de hongos!
Una segunda contemplación de la nueva estancia bajo tierra y sus ocupantes aclaró
mucho las cosas. Aunque por un momento hubiera confundido a Hisvin, que tenía el
talante de un maestro de escuela y era quisquilloso, con aquel autoritario personaje que
hablaba con el joven de aspecto taimado que estaba ante él, la nariz ganchuda, las
mejillas carunculadas, el orgulloso rostro de halcón, pero, sobre todo, los globos oculares
rojos como el rubí con iris blancos y brillantes pupilas negro azabache..., estos últimos
habrían bastado para decirle (de no ser por los restos de la amnesia ocasionada por la
tortura) que sólo podían ser los de Quarmal, señor de Quarmall, en muchos aspectos el
peor enemigo que tenían él y su amigo Fafhrd.
En cuanto se dio cuenta de esta circunstancia, observó otros indicios de la identidad y
lugar de la escena, como una cortina de cuerdas suspendidas que se ondulaba hacia
adentro en el extremo de la sala, y detrás de ella, vagamente visible, un monstruo
humano de gruesos muslos y brazos cortos que caminaba sin avanzar..., uno de los casi
idiotizados esclavos criados especialmente para mover las ruedas de andar que hacían
girar los grandes ventiladores de madera que insuflaban aire a los numerosos niveles
comunicados mediante rampas de la ciudad sepultada y sus campos de hongos, que eran
inmensas salas de techo bajo.
Era incuestionable que el Ratonero volvía a encontrarse a media distancia más de la
Isla de la Escarcha de lo que había estado cuando le dio alcance la hermana Dolor
mientras espiaba el remedio de Hisvet contra el aburrimiento en las tediosas tardes de
Lankhmar Inferior, la distancia semiduplicada..., una hazaña prodigiosa, es preciso
admitirlo, de travesía subterránea. A menos, naturalmente, que ambas experiencias
fuesen incidentes de una larga pesadilla soñada mientras permanecía someramente
enterrado en la colina del Patíbulo, lo cual parecía cada vez más la explicación más
plausible de todo aquel embrollo subterráneo, siempre que finalmente fuese rescatado de
allí.
Al salir de esta ensoñación, el Ratonero se cercioró de que su somera respiración de
aire atrapado en la tierra era todavía espontánea y luego exploró de nuevo la larga
habitación con las paredes cubiertas de libros, mapas e instrumentos filosóficos. ¡Cuan
característica de la mayor parte de su vida era su situación presente! Estar en el exterior
empapado por la lluvia o bajo una intensa nevada o (como ahora) en peores condiciones
y contemplando una acogedora morada de cultura, comodidad, compañía y educación...
¿Qué hombre no se volvería hacia el robo y el allanamiento de morada cuando se
encontrara con semejante destino a la vuelta de cada esquina?
Pero se dijo que debía ocuparse de nuevo del asunto que tenía entre manos y reanudó
su exploración de la espaciosa sala con sus dos ocupantes y medio (el medio era el
monstruoso esclavo de la rueda de andar, que se afanaba detrás de la ondulante cortina
de cuerdas en el extremo).
El señor Quarmal, que hablaba sin emitir sonido alguno, estaba encaramado en un alto
taburete al lado de una mesa estrecha, y el joven atento (cuyas obedientes respuestas o
réplicas eran igualmente inaudibles) parecían excelentes ejemplos de la delgadez en la
edad provecta y la juvenil... y también de la cautela, a juzgar por sus expresiones.
Observó también un parecido familiar en sus rasgos, aunque en los ojos del joven no
había rastro de los globos rojo rubí y los iris blancos del viejo, mientras que las largas
guedejas del último entre las orejas arrugadas y la coronilla calva carecían de la tonalidad
verdosa que mostraba el pelo muy corto del otro.
El Ratonero se preguntó de qué recelaban. Era una lástima que no pudiera oír lo que
decían. Recordando que había tenido la misma dificultad para oír a Hisvet y sus doncellas
al principio, concentró su atención (o más bien el sentido auditivo oculto) en un esfuerzo
para lograr que las palabras le llegaran con la misma claridad que la imagen.
Al cabo de un rato, como no conseguía ningún resultado, se dijo que debía de estar
presionando. Relajó la concentración y dejó que su mente vagara. Un gesto de Quarmal
con la larga y delgada varita que sujetaba dirigió su atención al gran mapa de Nehwon,
cuya hermosa ejecución tentó a Ratonero a examinarlo casi ociosamente durante un rato.
Los colores eran casi naturalistas, los azules representaban mares y lagos, el amarillo
desiertos, el blanco nieve y hielo y así sucesivamente. Cerca del borde occidental, a corta
distancia del Mar Exterior azul oscuro, se alzaba Quarmall en un regio color púrpura, tan
claramente como si hubiera un cartel con la leyenda: «Estás aquí».
Al norte de aquel lugar había varios pequeños óvalos blancos, los picos de las
Montañas del Hambre. Luego un gran espacio marrón claro con la línea azul del río Hlal
serpenteando a su través: eran los campos de cereales. Seguía la desembocadura del
Hlal con la ciudad de Lankhmar en su orilla oriental y, por encima, la extensión azul más
clara del Mar Interior.
Más arriba se veía la Tierra de las Ocho Ciudades, de color verde oscuro, que
terminaba en el muro coronado de nieve de las Montañas Trollstep y, al norte de la
formidable cordillera, la blancura del Yermo Frío. Y lejos, en el ángulo superior occidental,
rodeada por el azul profundo del Mar Exterior, la Isla de la Escarcha, que hasta entonces
el Ratonero jamás había visto representada en un mapa. Parecía muy pequeña. El héroe
sepultado se estremeció al ver representada la distancia que mediaba entre el puerto
donde residía y Quarmall. Se dijo que sería mejor que todo aquello fuese una pesadilla.
Su mirada se deslizó hacia el este, más allá del Yermo Frío, y llegó al Mar de los
Monstruos y, más allá todavía, otro detalle espeluznante que veía representado por
primera vez en un mapa: un borrón negro elíptico con un punto de brillante zafiro azul en
el centro. Tenía que ser la Tierra de las Sombras, morada de la muerte. En el Imperio del
Este, la representación de aquella zona habría significado la tortura y ejecución del
cartógrafo.
Esparcidos por el mapa, pero casi todos cerca de ciudades, había unos enigmáticos
puntitos purpúreos y brillantes, junto con un número menor de otros rojos y
resplandecientes, como si le hubieran clavado una generosa cantidad de agujas con
cabeza de amatista y otra muy inferior con cabeza de rubí. ¿Qué podían significar? El
Ratonero observó alarmado que uno de los puntos rojos señalaba la Isla de la Escarcha
en el lugar donde estaba Puerto Salado.
En aquel momento el Ratonero se dio cuenta de que llevaba algún tiempo oyendo un
débil pero persistente susurro, como el de un conjunto de monstruosas conchas marinas,
y comprendió que era el ruido sordo de los ventiladores movidos por esclavos que
impedían la sofocación de Quarmall. Habían transcurrido más de diez años desde que el
Ratonero estuvo empleado allí como guardaespaldas del príncipe Gwaay y oyó aquel
sonido, pero cuando uno lo oía una sola vez, no podía olvidarlo.
Entonces empezaron a llegarle extrañas modulaciones siseantes del mugido confuso
que se correspondía con los movimientos más vigorosos de los labios del viejo Quarmal,
que eran como los siniestros susurros de fantasmas vengativos. El Ratonero experimentó
una oleada de satisfacción cuando identificó provisionalmente el lenguaje como alto
quarmalés y otra de júbilo cuando captó la primera frase indiscutible en aquella lengua
sibilante, «caravanas con tesoros de Kush», mientras Quarmal señalaba con su larga vara
en el mapa aquel reino selvático muy al sur de la ciudad sepultada en la que él
gobernaba. Acto seguido el Ratonero oyó todo el diálogo con claridad y comprensión
perfectas. Parecía un milagro, una brujería maravillosa, a pesar de la alta opinión en que
tenía sus propias habilidades lingüísticas.
QUARMAL: Si bien es cierto, mi querido Igwarl, hijo de mis entrañas y heredero de mis
cavernas, que vengarnos de quienes agravian y calumnian a Quarmall, jamás debe
lograrse a riesgo de violar el secreto de Quarmall. Por esta razón los puntos purpúreos en
el mapa que representan a nuestros espías y aliados ocultos son mucho más numerosos
que los carmesíes, que indican a nuestros asesinos.
IGWARL: ¿Así pues, reverenciado padre, los valientes que blanden el cuchillo deben
ser siempre superados en número por los que hablan con palabras suaves y los que
practican la duplicidad?
QUARMAL: No muchos de mis asesinos emplean el cuchillo. Algunos arrebatan la vida
inapreciable con venenos dulces como el sueño o arrullando con hechizos mortíferos
bellos como un sueño de amor.
IGWARL: ¿Por qué las cosas no pueden hacerse directamente, como en la guerra?
QUARMAL: Ah, la impetuosidad de la juventud. Quarmall ya intentó la aventura
guerrera y perdió, por lo que ahora actúa de una manera más segura. Permíteme que te
formule una pregunta. ¿En quién podría confiar el príncipe de Quarmall para que apoye
sus propósitos?
IGWARL: En ti, señor. No en mi madre. ¡En un hermano, jamás! Pero puede confiar en
sus concubinas, si son hermanas y él las ha adiestrado y las domina.
Desde su punto de observación sepultado, el Ratonero vio que la cortina de cuerdas se
abría y una muchacha desnuda pasaba junto al esclavo de la rueda y entraba en la larga
cámara. Era de la misma edad de Igwarl, parecía su doble delgado pero fuerte, tenía el
mismo cabello rubio verdusco cortado al rape y llevaba ante ella como una espada en
posición de acometer un estrecho cuchillo de dos filos. Avanzó inexorablemente hacia el
muchacho que no la percibía. Se movía de una manera rítmica pero renqueando un poco,
apoyándose en el pie izquierdo. Su semblante era el de una sonámbula, inexpresivo,
sereno.
QUARMAL: ¿Y qué me dices de tu hermana? Issa, por ejemplo. ¿Es digna de
confianza?
IGWARL: Más que una concubina inferior... puesto que ha sido adiestrada de igual
modo, incluso con más cuidado.
QUARMAL: Me alegro de oír eso. Mira a tu espalda.
Igwarl se volvió y se quedó paralizado.
Quarmal dejó que se diera plena cuenta de su apuro. Los ojos del viejo estaban atentos
como los de un leopardo, y tenía la vara preparada en la mano derecha. Sacudió la
izquierda para liberarla de la manga y la colocó al nivel de la cabeza, a un pie de su cara.
La muchacha llegó a la distancia adecuada para golpear.
Rápido como una serpiente, Igwarl sacó una daga del cinto.
Su anciano padre le golpeó en los nudillos con la vara y el arma tintineó en el suelo de
piedra.
Esta segunda traición dejo a Igwarl inmóvil.
Quarmal chascó los dedos de la mano izquierda tres veces con medida rapidez,
deslizando su espatulado dedo corazón fuera del pulgar y bajándolo precisamente sobre
la hendidura entre el dedo anular y la base del pulgar con un restallido tan fuerte como el
del látigo de un carretero. Y lo repitió otra vez, y otra más.
Al primer restallido, la muchacha detuvo su movimiento hacia adelante con un cuchillo
a una distancia equivalente a la anchura de una mano del vientre de Igwarl, y abrió más
los ojos.
Al segundo restallido se dio cuenta de la enormidad que había intentado y palideció.
Al tercer estallido, puso los ojos en blanco y luego los cerró mientras el horror que se
había apoderado de ella nublaba su conciencia. El cuchillo se deslizó de sus dedos y cayó
al suelo. La muchacha osciló hacia adelante. La vara de Quarmal pasó veloz junto al
hombro del asombrado muchacho y su casquillo de latón alcanzó a la joven a la anchura
de una mano por debajo de un punto intermedio entre los pezones de sus pequeños
senos. Ella dio un respingo con los ojos cerrados y palideció un poco más.
—Coge a Issa antes de que se caiga —ordenó Quarmal a su hijo.
El muchacho reaccionó con bastante celeridad a pesar de su sorpresa, sujetando el
delgado cuerpo de su hermana con un brazo por debajo de los hombros y el otro sobre
los muslos.
—Tiéndela aquí —le dijo Quarmal, indicando la estrecha mesa.
Igwarl obedeció. El Ratonero pensó que la capacidad de actuar en una crisis con cierta
precisión y un mínimo de alharacas parecía ser una característica familiar.
QUARMAL: No esperabas una demostración instructiva. (Quarmal hizo esta
observación de una manera desapasionada, casi indiferente.) Resguardado en nuestro
mundo cavernario, no estabas en guardia contra un posible ataque. Una hermana, no
importa lo bien adiestrada que esté, no es digna de plena confianza si existen quienes
pueden socavar tu adiestramiento. A fin de darte una lección he hecho entrar a Issa en
trance para que te atacara sin saberlo conscientemente, y entonces le di contraorden
antes del final.
IGWARL: Tus tres siniestros chasquidos de dedos. (El viejo Quarmal asintió.) ¿Y si la
contraorden no hubiese surtido efecto?
QUARMAL: Ya has visto la celeridad y seguridad con que he usado esta vara, tanto
para detener la caída de Issa como para impedirte que acortaras la lección y acabaras
con una de las más prometedoras servidoras de Quarmall.
IGWARL: Pero ¿y si la vara también hubiera fallado?
QUARMAL: Hombre, de donde tú viniste siempre pueden venir más, jovencito. ¿Crees
acaso que un padre que por el bien de Quarmall dejaría que tus dotados hermanos
mayores se mataran entre sí, te salvaría a ti en parecidas circunstancias? Además, el
propósito de mi demostración era enseñarte que no debes confiar excesivamente en mí.
IGWARL: Has demostrado lo que querías, tortuoso padre.
QUARMAL (alzando el pie izquierdo de Issa para revelar unos enconados círculos rojos
en el talón y los dedos): ¿Y a qué obedece este daño y desfiguración de la preciosa
propiedad de Quarmall?
IGWARL (malhumorado): Era necesario un correctivo. Ésas no son zonas que se vean
normalmente, no contribuyen a la belleza.
QUARMAL: ¿Una cojera es una marca de belleza? Podías haber considerado el
empeine, por no mencionar las axilas.
IGWARL: Me inclino ante tu sabiduría superior, señor. Concédeme la habilidad de
hacer encantamientos.
QUARMAL: Todo a su debido tiempo, hijo mío. Debo tranquilizar a Issa.
El viejo pellizcó el seno izquierdo de la muchacha, la cual despertó con un sobresalto.
Pero antes de hablarle, desvió los ojos rojos y su mirada se hizo distante. Posó la mano
derecha sobre el hombro de Igwarl y lo apretó con fuerza. El muchacho hizo una mueca
de dolor.
—Hay una fuerza hostil en las rocas que nos rodean —siseó el viejo—. Llegó mientras
estaba absorto instruyéndote.
Sus dos hijos le miraron y se estremecieron ante lo que veían en sus ojos de rubí.
El Ratonero, en su granuloso retiro, tuvo conciencia de la intrusión. Aumentó la presión
sobre su cuerpo de la tierra que le rodeaba, alcanzó un máximo que le impedía respirar y
se distendió hasta que él casi se sintió libre para partir a la velocidad de la luz y alcanzar
el extremo de Nehwon en un instante, y se intensificó de nuevo. Esto se repitió una y otra
vez, una vasta pulsación sobrenatural, como si un gigante paseara por encima de su
encierro.
En la sala de mapas, preparación de hechizos y biblioteca, el viejo Quarmal de ojos
rojos expresó lo que había adivinado:
—Es mi enemigo de hace doce años, el paladín de Gwaay, ese ladrón de imperios y
destructor de dominios, el Ratonero Gris. De alguna manera se ha enterado de mi
maquinación contra su amigo y, tal vez con la ayuda de sus magos Sheelba y Ningauble,
ha venido a espiarme. ¡Suelta los gusanos berbiquíes y los topos venenosos contra él!
¡Las arañas que abren túneles en la roca y las babosas ácidas que devoran a través de la
piedra!
Estas atroces amenazas, que el Ratonero oyó claramente y creyó a medias, fueron
más de lo que podía soportar. Cuando llegó la siguiente oleada de tremenda presión junto
con la vertiginosa pulsación de libertad, se desvaneció.
26
Puesto que Pshawri se regía por el lema de hacer lo necesario con el mínimo esfuerzo,
no trazó plan alguno, esperando encontrar inspiración y aliados a medida que se
desarrollara la situación. Así pues, cuando llegó al borde del cráter de Fuego Oscuro y
sintió la plena fuerza del viento septentrional, pues había escalado la vertiente oriental
iluminada por la luna, no previo nada.
Lo primero que vio fue una piedra negra del tamaño y la forma de un estrecho cráneo
humano. Se agachó, estiró un brazo y la movió. No era una roca volcánica esponjosa o
diáfana, sino mucho más pesada, piedra plomo como mínimo, lo cual explicaba que
estuviera suelta y, no obstante, permaneciera en su sitio a pesar del vendaval.
Pshawri cobró ánimo, examinó su entorno en la noche cubierta de nubes y percibió de
nuevo una amenaza hacia el sudoeste, algo indeterminado con patas altas e invisibles o
que avanzaba a empujones evitando la luz lunar.
Dio tres pasos y se asomó a la boca del cráter.
El minúsculo lago rojo rosado de lava fundida que estaba en el fondo parecía muy
lejano y sorprendentemente quieto, pero Pshawri notaba en las mejillas y el mentón
helados por el viento el cosquilleo de su calor radiante.
Llevó las manos a la bolsa que sujetaba entre las piernas para sacar el extraño
talismán del dios forastero que era el enemigo de su padre y capitán y arrojarlo al cráter
antes de que la noche hostil pudiera agrupar sus poderes.
Pero un instante después, como si le hubiera leído el pensamiento, el pequeño
Apaciguador del Torbellino cobró vida y se movió bruscamente adelante y atrás, a uno y
otro lado, tratando de escaparse, de saltar fuera de la bolsa que lo encerraba,
golpeándole los muslos y los genitales e infligiéndole un dolor lacerante.
Las acciones de Pshawri se conformaron sin pausa a semejante actividad sobrenatural.
Sus ásperas manos se cerraron sobre el escurridizo Apaciguador en su bolsa. Se volvió
rápidamente, abalanzándose contra la piedra de plomo en forma de cráneo y apretó
fuertemente contra ella el talismán de oro con la ceniza empotrada (¡y ciertamente
embrujado!) que seguía en su bolsa. El objeto se agitó con violencia, y Pshawri se alegró
de que no tuviera dientes. Sintió que las potencias más terribles de la noche se cernían
sobre él.
No alzó la vista. Manteniendo el vibrante Apaciguador confinado contra la piedra de
plomo con la mano y la rodilla izquierdas, usó la mano derecha para empuñar la daga y
cortó las correas con las que la bolsa le colgaba del cinto. Entonces, sujetando la daga
con los dientes por el mango recubierto de corcho, usó el rollo de fina cuerda de escalada
que le colgaba a un costado para atar con firmeza la piedra en forma de cráneo y la bolsa
de prieta lana junto con su frenético contenido, haciendo los nudos más diestros y
resistentes.
Mientras se concentraba en esa tarea con un ciego automatismo, resistiendo el impulso
de mirar por encima del hombro, su mente daba vueltas. Recordó lo que su compañero
Mikkidu le había contado, las órdenes que dio el capitán Ratonero para que asegurasen
con ataduras dobles la carga del Halcón Marino, de modo que la galera mantuvo su
integridad y flotabilidad cuando la hundió la zambullida del leviatán a su lado, y lo que les
había dicho sobre la necesidad de que un hombre atase bien todas sus posesiones para
asegurarlas, y cómo se suponía que él había tratado del mismo modo a una bella diablesa
que quiso embelesarse y así salvó el barco.
Entonces recordó una serena hora crepuscular cuando la jornada de trabajo en tierra
había finalizado y el capitán Ratonero, con una taza de vino en la mano y un raro talante
de familiaridad filosófica, confesó: «Desconfío de todo pensamiento serio, análisis
razonado y cosas por el estilo. Cuando me enfrento a dificultades, acostumbro a
zambullirme una sola vez, pero profundamente, en el estanque del problema, con una
confianza invencible en mi capacidad para arrancar la respuesta del fondo».
Eso fue antes de que la carta de Freg hubiera transformado a su capitán y mentor en
su héroe y progenitor, haciéndole buscar formas especiales de ponerse a prueba. Y en
esa búsqueda había puesto en libertad, pobre idiota, al peor enemigo de su padre.
¿Dónde estaba éste ahora? ¿Y podría recobrarse?
Había terminado su tarea, corrida la última lazada tensa, atado el último nudo, la bolsa
firmemente sujeta a la piedra. Una vez más, sin un solo instante de vacilación, cogió el
pesado bulto con ambas manos, se volvió, dio un par de pasos bajo el gélido viento y
hacia el pozo, alzó su carga y rápidamente (con la sensación de que si tardaba un
momento más algo muy grande por encima de su cabeza se la arrebataría) la arrojó hacia
el blanco rojo rosado.
Concluyó ese movimiento acuclillándose junto al borde, al que se aferró de inmediato,
lanzando las piernas hacia atrás para quedar tendido y con el rostro asomado al cráter,
mirando abajo. Hizo bien en tenderse así, pues se abatió sobre él otra ráfaga de viento
helado procedente de arriba que le habría arrojado al vacío detrás de su proyectil... y
rozado de través por un ala enorme que habría hecho lo mismo si él hubiera estado
levantado unas pulgadas más.
Mantuvo la mirada en el paquete que caía cráter abajo. Desde él, dos ojos diminutos,
de un blanco incandescente, le miraban furibundos. Uno de ellos hizo un guiño. Pshawri
vio que penetraba en el estanque de lava fundida, levantando una breve salpicadura roja,
tras lo cual el pequeño lago empezó a hervir, agitarse y resplandecer, y su nivel subió
hacia arriba, como si se hubiera roto una presa. La velocidad de esta ascensión de lava
empezó a aumentar mientras él observaba. La ascensión, lenta al principio, se hizo
vertiginosa. ¿Qué causaba aquel portento? ¿Había salvado al Ratonero Gris o le había
condenado?... si existía una conexión entre el hombre y el talismán.
Una ráfaga de aire caliente que precedía a la lava en ascenso casi le quemó los ojos
entornados. Sin pausa, el pensamiento vacilante cedió el paso a la acción rápida como
una flecha. Tenía que huir de allí o no viviría para pensar. Se puso en pie, se dio la vuelta
e inició el descenso a saltos de la vertiente iluminada por la luna del negro cono que tan
fatigosamente había escalado. Era un descenso tan peligroso que estaba más allá de la
locura, pero totalmente necesario si quería vivir para contarlo.
Sus ojos estaban totalmente ocupados en el avistamiento de los sucesivos puntos de
aterrizaje de sus saltos. La luz de la luna había adquirido una tonalidad rosa. Oyó un siseo
gigantesco, le llegó el olor de azufre. Se oyó un poderoso rugido, como si un león cósmico
hubiera tosido, y una ráfaga de aire caliente le golpeó bruscamente la espalda,
convirtiendo tres de sus saltos en uno solo y acelerando su huida. Rojos proyectiles
pasaron junto a él y se deshicieron al chocar con las rocas, como estrellas airadas. La
pronunciada pendiente se suavizó y Pshawri cambió los saltos por la carrera. La tos
leonina retumbó de nuevo como una tormenta que se aleja. La luz rosada de la luna
palideció y se oscureció.
Finalmente, Pshawri se arriesgó a mirar hacia atrás, esperando ver escenas de
destrucción, pero no había más que una gran pared de oscuridad como el hollín que olía a
humo ácido y ondulaba hacia arriba para salpicar a Skama de negro.
El joven se encogió de hombros. Para bien o para mal, había realizado su tarea y se
encaminaba hacia el sur, por delante de un segundo cambio climático monstruoso.
27
Dedos supo que estaba soñando porque había un arco iris en la cueva. Pero no
resultaba extraño porque los seis colores parecían trazados al pastel en vez de ser los de
la luz reflejada en las gotas de agua y había una pizarra junto a la que su madre y un
hombre muy viejo, ambos con largas túnicas negras y capuchas que les ocultaban la
parte superior del rostro, le enseñaban a satisfacer a los marineros de Ilthmar.
Para enseñarle su madre usaba su varita de bruja y el viejo una larga cuchara de plata
con la que hacía las más hábiles demostraciones.
Pero entonces, tal vez para ilustrar alguna virtud —¿la persistencia?— empezó a
golpear con la cuchara sobre la mesa a la que los tres estaban sentados. Golpeó
suavemente, con un lento ritmo funerario que fascinó a la muchacha hasta que aquel
lúgubre sonido fue todo lo que quedaba en el mundo.
Al despertarse oyó un goteo de agua, con el mismo ritmo lento que la cuchara de su
sueño, sobre la delgada lámina de cuerno que cubría una ventana de techo inclinado, a
poca distancia de su cabeza.
Se dio cuenta de que hacía calor. Apartó la manta y, mientras escuchaba el goteo,
pensó: «El hechizo de la congelación se ha roto. Es el deshielo».
Desde la almohada contigua, Brisa, que también había retirado sus ropas de cama,
murmuró con brusquedad y exactamente en el mismo ritmo que las gotas de agua: «Faf—
hrd, Fafhrd, Tío Fafhrd».
Esto indicó a Dedos que las gotas eran un mensaje del simpático capitán pelirrojo, que
anunciaban su regreso. Y se dijo que ella tenía una relación más íntima con él que la de
Brisa o incluso la de Afreyt y debía moverse, salir y asegurar su retorno a salvo.
Una vez tomada esta decisión, bajó con cautela de la cama —le pareció importante
pasar desapercibida— y se puso su túnica corta y las blandas botas de piel.
Tras unos instantes de reflexión, tendió la sábana sobre la desaliñada Brisa, que
estaba espatarrada boca arriba, y salió con sigilo de la habitación.
Al pasar ante el dormitorio donde estaban Cif y Afreyt, oyó el ruido producido por
alguien al levantarse y bajó la escalera de puntillas, al lado de la pared, para evitar que
crujieran los escalones.
Al llegar a la cálida y penumbrosa cocina, notó el olor del gahvey que se calentaba y
oyó ruido de pisadas por encima y detrás de ella. Sin apresurarse, se dirigió al baño y se
ocultó tras la áspera bata de Fafhrd, confiando en que así podría observar sin ser vista.
Cif bajaba la escalera, vestida para la jornada de trabajo. La mujer menuda abrió la
puerta principal y los sonidos del deshielo, junto con los rayos blancos de la baja luna
poniente, entraron en la casa. Se llevó un delgado silbato a los labios y sopló, sin
resultados audibles, pero Dedos consideró que había enviado una señal.
Entonces Cif se acercó al fuego, se sirvió una taza de gahvey y fue con ella a la puerta,
donde esperó tomando sorbos. Por un momento pareció mirar directamente a Dedos,
pero si vio a la niña, no hizo señal alguna de que así fuera.
Con un cascabeleo pero ningún otro sonido, una carreta tirada por un par de perros se
detuvo más allá de ella... sin conductor, por lo que Dedos podía ver.
Cif se dirigió al vehículo, subió a bordo, sacó el látigo de su encaje vertical y, muy
erguida, lo hizo restallar una vez en el aire.
Dedos salió de su escondrijo tras la vara de Fafhrd y corrió a la puerta, a tiempo de ver
que Cif y su pequeño vehículo se alejaban hacia el oeste, bajo el disco descendiente de la
Luna de los Sátiros, en dirección al lugar donde habían buscado al capitán Ratonero.
Durante largo rato Dedos gozó de la sensación que le producía formar parte de aquella
familia de brujas silenciosamente ocupadas.
Pero entonces el goteo del deshielo le recordó su propia misión. Descolgó la bata de
Fafhrd, la dobló sobre su brazo izquierdo y, dejando abierta tras ella la puerta de la casa,
como Cif había hecho, rodeó el edificio y se encaminó al mar a través del campo abierto,
pisando la hierba vaporosa y sintiendo la caricia del suave viento del sur que ponía su
sello al gran cambio de tiempo.
Ahora la luna estaba directamente a sus espaldas. Caminó por la larga sombra de ella
misma que arrojaba el astro y que se extendía hasta el bajo disco lunar. Por encima se
distinguían las estrellas más brillantes, aunque su señora, la luna, empalidecía su luz.
Hacia el sudeste se alzaba un banco de nubes para cubrirlas.
Mientras Dedos observaba, una sola nube alargada se separó del banco de niebla y
avanzó hacia ella. Descendió del cielo nocturno, moviéndose algo más rápidamente que
la brisa que se llevaba a sus compañeras y que acarició ligeramente a la muchacha. Los
últimos rayos lunares brillaban en su proa redondeada como el cuello de un cisne y los
costados rectos y bruñidos... pues realmente parecía más una delicada nave aérea de lo
que parecería cualquier nube de vapor acuoso. Un escalofrío de extrañeza y temor
recorrió el cuerpo rosado de Dedos bajo su túnica ceñida con un cinturón, se encorvó un
poco y avanzó con más cautela.
Ahora pasaba cerca del disco lunar, en dirección al sur. Allí donde su gnomon
curvilíneo no lo ocultaba, el pálido disco aparecía lleno de runas isleñas y figuras
semifamiliares.
Más allá del disco, apenas a un tiro de lanza de distancia, la misteriosa nave en forma
de luna descendió en dirección contraria a la de la muchacha, hasta que se detuvo.
Al mismo tiempo, casi como si formara parte del mismo movimiento, Dedos extendió la
bata de Fafhrd sobre la hierba húmeda delante de ella y se tendió encima, de modo que el
bajo borde del disco lunar bastara para ocultarla. Permaneció quieta, observando
atentamente el casco de la extraña nube.
La última astilla brillante de la Luna de los Sátiros se desvaneció detrás de los picos
centrales de la isla. En el otro extremo del cielo aumentaba el resplandor del alba.
Desde una dirección a medio camino de la nube, se oyó la música lastimera de una
flauta y un tamboril que tocaban una marcha fúnebre.
Simultánea y silenciosamente, del centro de la nube emergió una liviana pasarela que
parecía lo bastante ancha para que descendieran por ella dos personas una al lado de la
otra y que tocó el suelo a un tercio de la distancia entre la nube y Dedos.
Mientras la luz del alba aumentaba, lo mismo que el volumen de la música, por aquella
pasarela bajó lenta y solemnemente una pequeña procesión encabezada por dos
muchachas esbeltas con ceñidas prendas negras, como pajes, portadoras de la flauta y el
tamboril que producían las tristes notas.
Las seguían de dos en dos y con un porte de grave dignidad seis delgadas mujeres con
capuchas negras y túnicas ceñidas al cuerpo propias de las monjas de Lankhmar, cuyas
aberturas en la cintura y el cuello mostraban los tonos pastel de las prendas interiores,
violeta, azul, verde, amarillo, anaranjado y rojo.
Sobre sus hombros llevaban sin aparente esfuerzo y con gran solicitud un alto cuerpo
masculino de anchos hombros y esbeltas caderas, envuelto en una tela negra.
Las seguía, en último lugar, una mujer delgada, alta, vestida de negro, con un
sombrero cónico sin alas y los velos de una sacerdotisa de los dioses de Lankhmar.
Llevaba una larga vara con un minúsculo y brillante pentáculo en la punta, con la que
trazaba una interminable hilera de jeroglíficos en la atmósfera crepuscular.
Dedos, que observaba el extraño funeral desde su escondrijo, no pudo descifrar el
lenguaje al que pertenecían.
Cuando la procesión desembocó en el prado, giró hacia el oeste. Una vez completado
el giro, la sacerdotisa alzó su vara con gesto imperioso, inmovilizando la estrella que
brillaba tenuemente. Al instante las muchachas que parecían pajes dejaron de tocar, las
monjas detuvieron la marcha de su danza y Dedos sintió que le sobrevenía una parálisis
que la dejaba muda e inmovilizaba todos sus músculos excepto los que controlaban la
dirección en la que miraba.
En un movimiento concertado, las monjas levantaron el cadáver que transportaban, lo
depositaron con una celeridad incómoda sobre la hierba y luego agitaron en el aire la
mortaja vacía.
El punto en el que habían depositado el cadáver estaba fuera del campo visual de
Dedos, pero la niña no podía hacer nada más que sentir frío y echarse a temblar.
Tampoco le sirvió de nada que la sacerdotisa bajase su vara.
Una tras otra las monjas se arrodillaron y efectuaron una manipulación no demasiado
larga, tras lo cual cada una agachó la cabeza brevemente y, por último, todas se
levantaron.
Cada una de las seis monjas hizo lo mismo cuando le tocó el turno.
La sacerdotisa tocó el hombro de la última monja con su vara para atraer su atención y
le entregó una cinta de seda blanca. La mujer se arrodilló, y cuando volvió a levantarse ya
no tenía la cinta en la mano.
Con más rapidez que solemnidad, la sacerdotisa volvió a alzar su vara con una estrella
en la punta, las muchachas con aspecto de pajes iniciaron un paso vivo y rápido, las
monjas doblaron briosamente la mortaja que habían sostenido con tanta solemnidad y
toda la procesión dio media vuelta y regresó a toda prisa a la nave nubosa, con no menos
rapidez de la que se tarda en anotarlo, y la tripulación se hizo a la vela.
Y Dedos seguía sin poder moverse.
Entretanto el cielo se había iluminado notablemente, el sol no tardaría en salir y. a
medida que la nave nubosa se deslizaba hacia el oeste a una velocidad sorprendente, ella
y su tripulación, cada vez más insustanciales, estuvieron de súbito a punto de
desaparecer, mientras la música cedía el paso a una oleada de risas afectuosas.
Dedos notó que desaparecía de sus músculos la inmovilidad que los había atenazado.
Echó a correr y le pareció que apenas habían transcurrido unos instantes antes de que se
encontrara en la somera depresión donde las monjas habían dejado su carga mortal.
Allí, sobre un lecho de hongos lechosos recién brotados estaba tendido serenamente el
alto, apuesto y levemente sonriente hombre a quien ella conocía como capitán Fafhrd y
hacia quien sentía una mezcla tan desconcertante de sentimientos. Estaba doblemente
desnudo por haber sufrido un afeitado general de todo el cuerpo, con excepción de cejas
y pestañas, las cuales también tenía recortadas, y totalmente desnudo salvo por unas
cintas con los seis colores del espectro cromático más el blanco, atados con grandes
lazos alrededor de su fláccido miembro sexual.
—Recuerdos de las seis damas que han sido sus porteadoras o bailarinas y de su
señora o cabecilla —observó sagazmente la muchacha, y al observar la extrema flaccidez
del órgano y la profunda satisfacción que evidenciaba su sonrisa, añadió con aprobación
profesional—: Y amado como es debido.
Al principio sintió una fuerte punzada de dolor, creyéndole muerto, pero una mirada
más atenta le reveló que su pecho subía y bajaba suavemente, y también le permitió notar
su cálido aliento.
Ella le punzó ligeramente el pecho, por encima del esternón, con un dedo, diciéndole:
—Despierta, capitán Fafhrd.
El calor de su piel le sorprendió, aunque no tanto para hacerle creer que tenía fiebre.
La suavidad de su piel la sobresaltó de veras. Estaba más afeitado de lo que ella
habría creído posible, con el más afilado acero oriental. Se agachó en el mismo momento
que el sol recién salido enviaba una oleada de brillantez y sólo pudo ver unas levísimas
partículas de color rosado cobrizo, como de metal recién pulido. El día anterior había
observado pelos grises y blancos entre los rojizos. El capitán había merecido plenamente
el nombre de «tío» con que le llamaba Brisa. Pero ahora... el efecto era de
rejuvenecimiento, la piel parecía infantil, tan suave como la de ella. Y el hombre seguía
sonriendo en su sueño.
Dedos le cogió con firmeza por los hombros y le sacudió.
—Despierta, capitán Fafhrd —le gritó—, ¡Levántate y resplandece! —Entonces, en un
acceso de picardía estimulada por su sonrisa, que ahora empezaba a parecer meramente
necia y estúpida, añadió—: La camarera de a bordo Dedos se presenta para cumplir con
sus deberes.
Supo que había cometido un error en cuanto se oyó a sí misma pronunciar esas
palabras, pues como respuesta a sus sacudidas él se irguió y quedó sentado, aunque sin
abrir los ojos o cambiar de expresión. De repente estas cosas la asustaron.
A fin de darse tiempo para pensar en la situación y considerar lo que haría
seguidamente, Dedos fue a buscar la bata al lugar donde la había dejado extendida sobre
la hierba húmeda, cuando el disco lunar. Dudaba de que él quisiera que le viese desnudo,
y desde luego no desearía ser visto llevando los colores de las damas. No obstante, el sol
estaba subiendo y en cualquier momento podría aparecer Brisa, Afreyt o algún visitante.
—Pues aunque nuestras damas que jugaban a monjas tenían todo el derecho a
distinguirte como su amante... viendo que has sido tan liberal, según creo, con todas ellas,
eso no significa que yo deba admitir su traviesa broma, aunque me parece divertida —dijo
la muchacha mientras regresaba apresuradamente con la bata, hablando en voz alta
porque creía que él estaba todavía dormido y, en cualquier caso, deseaba comprobarlo.
En el intervalo había llegado a la conclusión bastante romántica de que Fafhrd se
encontraba en la situación del Apuesto Muchacho En Trance, equivalente masculino de la
Bella Durmiente en la leyenda de Lankhmar, un joven sometido a un hechizo de sueño
que sólo podía ser contrarrestado con un beso de su verdadero amor.
Esto último sugirió a Dedos en seguida la conveniencia de llevar al héroe durmiente (y
extrañamente transformado, incluso amedrentador) a la señora Afreyt, para que le diera el
beso reanimador.
Al fin y al cabo, se los habían presentado como amantes (y gentes bien nacidas), y
nada lo ponía en tela de juicio, salvo tal vez el extravío de Fafhrd con las monjas
traviesas, que era la clase de extravío que cabe esperar de los hombres, según las
enseñanzas de su madre. Además, el norteño había estado sometido a la tensión de
dirigir la búsqueda de su camarada capitán que había desaparecido en el subsuelo.
Sin duda reunir de nuevo a Fafhrd y Afreyt sería una devolución apropiada de la
cortesía que habían tenido con ella y que se inició con su rescate de la Comadreja.
Fafhrd seguía sin despertarse en su lecho de hongos. Dedos le cubrió con la bata
caldeada por el sol, y le instó con suaves palabras y la ayuda de movimientos a que se la
pusiera.
—Levántate, capitán Fafhrd, y te ayudaré a ponerte la bata y luego a ir hasta un lugar
cómodo y a la sombra donde puedas seguir durmiendo cómodamente.
Cuando tras varias repeticiones de sus palabras y gestos logró que el hombre se
levantara (que estuviera dormido pero de pie, por así decirlo) con la bata puesta y ceñida
por el cinturón de modo que sus pintorescos honores quedaran ocultos del todo —y una
larga mirada a su alrededor le cerciorase de que aún no les veía nadie— la muchacha
exhaló un suspiro de alivio y se dispuso a llevarle hasta la casa de Cif usando los mismos
métodos.
Pero apenas habían llegado al disco lunar cuando un interrogante cruzó por la mente
de Dedos: ¿dónde estaban todos?
Era una pregunta más fácil de formular que de responder.
Se diría que después del segundo gran cambio de tiempo, todo el mundo habría salido
a gozar del clima, empapándose de calor y hablando del prodigio.
Sin embargo, adondequiera que uno dirigiese la mirada, no se veía ni oía a una sola
persona. Era misterioso.
Durante todo el día anterior la búsqueda del capitán Ratonero había mantenido un
tráfico denso entre el lugar de la excavación, el cuartel y la casa de Cif. Hoy no había
rastro de semejante tráfico desde la partida de Cif a la luz de la luna, hacía horas.
Era como si el hechizo de sueño de Fafhrd afectara a todo Puerto Salado excepto a
ella. Tal vez así era en realidad.
Y el encantamiento de sonambulismo al que estaba sometido Fafhrd era mucho más
fuerte de lo que ella había juzgado al principio. Ya estaban a medio camino de la casa de
Cif y no mostraba señales de remitir.
Dedos empezó a dudar del poder que tendría el beso de Afreyt para disiparlo. Quizá
sería mejor dejarle dormir cuanto necesitara, como ella le había sugerido cuando
intentaba despertarle.
¿Y si a Afreyt no le gustaba la idea del Apuesto Muchacho En Trance y el beso
reanimador? ¿O si lo intentaba y no surtía efecto? ¿Y si luego ambas intentaban
despertar a Fafhrd y no podían? ¿Y si la señora Afreyt la culpaba por ello?
De súbito perdió toda su fe en las ideas que le habían parecido tan brillantes hacía
unos momentos. Lograr que Fafhrd volviera a dormir a pierna suelta (como ella le había
prometido una y otra vez cuando trataba de despertarle) en cuanto llegaran a un lugar
apropiado parecía lo más juicioso. Recordó un hechizo de sueño infalible que su madre le
había enseñado. Cuanto antes se lo recitara a Fafhrd tanto mejor. Cuando volviera a estar
totalmente dormido de nuevo, ya no sería responsable de él.
Tal vez el hechizo también surtiría efecto en ella, y tal vez era eso lo que necesitaba
ella misma para reponerse: un buen sueño.
La idea de quedarse dormida con el capitán Fafhrd parecía muy atractiva.
Habían regresado a casa de Cif sin encontrarse a nadie por el camino. Le alivió ver que
la puerta estaba entornada. Pensó que la cerraría.
Interrumpió su suave monólogo con Fafhrd, pero sin dejar de apretarle el brazo, abrió la
gruesa puerta y le dirigió al interior. Le agradó descubrir que la casa estaba en silencio y
que el capitán Fafhrd, como estaba descalzo, no hacía más ruido que ella.
Entonces, cuando habían cruzado la mitad de la cocina, más cerca de la escalera de la
bodega que de la que conducían al primer piso (o de la puerta de la sauna), oyó ruido de
pisadas arriba, en el dormitorio de Cif. Pensó que era Afreyt.
Tomó una decisión rápida y eligió la bodega porque estaba más cerca y era también el
lugar donde conoció a Fafhrd. Además, el norteño respondió al instante a su guía
silenciosa, como si aquélla fuese también su propia decisión.
Bajaron a la bodega y la suerte estuvo echada... Se trataba simplemente de si los
pasos firmes y decisivos de Afreyt les seguían a la bodega o no. Dedos había conducido a
Fafhrd desde el espacio al pie de la escalera visible desde la cocina y le sentó en el banco
ante el gran cuadrado sin pavimentar, de tierra margosa, iluminado ahora por una de las
duraderas y frías lámparas de aceite de leviatán. Pero la muchacha no se atrevió a
apagarla, por muy inapropiada que fuese para dormir, pues si Afreyt veía que la bodega
estaba encendida seguramente bajaría a investigar.
Las pisadas bajaron por la escalera de arriba, recorrieron cinco pasos por la cocina y
se detuvieron en seco. ¿Había observado la luz en la bodega y bajaría a apagarla?
Pero los instantes dieron paso a los segundos y éstos a los minutos, o por lo menos se
alargaron de una manera insoportable, y seguía sin oírse sonido alguno. Era como si
Afreyt se hubiese muerto allí arriba o sencillamente se hubiese evaporado. Finalmente
Dedos, para dejar de cansarse o entumecerse y sufrir un calambre en el cuello o un
hombro y hacer un brusco movimiento involuntario., avanzó paso a paso silenciosamente
y se sentó en el banco al lado del capitán norteño, desviando el rostro del cuadrado de
tierra sin pavimentar.
Sintió que le invadía un cansancio cada vez más profundo, se olvidó de que Afreyt
escuchaba y se apresuró a recitar en voz baja el hechizo de sueño, de manera que tanto
ella como el capitán pudieran beneficiarse plenamente del mismo.
Entretanto, algo muy interesante y que Dedos no sospechaba en absoluto le había
sucedido a Afreyt.
Se había despertado sola poco antes del alba y oído el deshielo, y había abierto la
ventana que daba al cabo y el disco lunar, a tiempo de observar la prodigiosa navegación
de la chalupa nubosa airiliana, con la querida de Fafhrd y su travieso séquito, y oyó las
últimas notas de la rápida marcha que cedió el paso a la oleada de risas burlonas.
A continuación, Afreyt había observado desde lejos a la garbosa y ambiciosa camarera
de a bordo, Dedos, que parecía despertar y luego vestir a su padre mágicamente
rejuvenecido (pues la mujer había notado muchos otros parecidos entre padre e hija,
además del color del pelo), y luego caminaban despacio hacia la casa de Cif, contándose
sus respectivas historias, pensó Afreyt, pero sobre todo murmurando acerca de su gran
amor incestuoso (pues al fin y al cabo, ¿de qué otra cosa tenían realmente que hablar?), y
mientras la dama de Fafhrd reaccionaba así a sus múltiples traiciones, se ató
furiosamente los zapatos, se puso la bata y bajó apresuradamente la escalera para
enfrentarse a los bribones.
Cuando vio que no estaban, Afreyt dedujo lo que Dedos había previsto acerca de la luz
en la bodega. Pensó unos momentos y entonces para sorprenderles, se arrodilló y en
silencio se desató los zapatos que tan furiosamente se había atado, se los quitó y bajó de
puntillas sin hacer el menor ruido.
Pero cuando entró de repente en la bodega, los encontró a los dos de espaldas a ella,
sentados en el banco y contemplando el cuadrado de tierra sin pavimentar, Fafhrd con la
cabeza apoyada en el pecho de Dedos, «tendido en su regazo», como suele decirse,
mientras ella empezaba a recitar en voz meliflua algo que parecía el hechizo de sueño de
su madre pero que en realidad, como había revelado inadvertidamente a Brisa y Afreyt la
segunda mañana tras la llegada del frío, al recitar los últimos cincos versos
individualmente inocuos, era el más terrible de los hechizos de muerte quarmallianos que
le enseñó bajo hipnosis:
Llama al petirrojo y el abadejo
puesto que sobre umbrías arboledas revolotean
y con hojas y flores cubren
los cuerpos sin amigos de los hombres enterrados.
Llama en su socorro funerario
a la hormiga, el ratón de campo y el topo
para que levanten montículos que le mantengan caliente
y a salvo de todo dolor o daño brutal...
Mientras Afreyt oía recitar a Dedos el primero de esos ocho versos, vio emerger
verticalmente desde la tierra blanca a la izquierda del cuadrado sin pavimentar una
pequeña cabeza de serpiente o extremo de tentáculo, y en seguida aparecieron muy
cerca y a cada lado un segundo y un tercero, luego un cuarto más corto alineado y a la
misma breve distancia a la izquierda y, finalmente, un grueso quinto se alzó solitario a dos
pulgadas por delante de los restantes, y entonces la mujer vio que las cuatro cabezas de
serpientes o tentáculos estaban unidos por sus bases a una palma y, junto con el grueso
miembro separado, constituían los dedos de una mano enterrada que se abría paso hacia
arriba emergiendo del suelo, mientras que muy por debajo de ella la tierra reveladora caía
tras un aparente tamizado.
Afreyt se estremeció al presenciar este prodigio, y mientras escuchaba el recitado de
los versos segundo y tercero, al parecer inocuos, y se daba cuenta de que la situación
debería ser diferente y que Fafhrd jugaba un papel más pasivo de lo que ella había
sospechado, se inició una segunda y mayor emergencia, la de una cabeza detrás y a la
derecha de la mano, cuya peluda coronilla cubierta de tierra se iniciaba al nivel de la
palma.
La frente, que emergía con un ritmo nivelado similar al de la mano, tenía un brillo
amarillo más intenso del que podría achacarse a la luz blanca de leviatán, lo cual le
recordó a Afreyt el sueño de Cif en el que el Ratonero llevaba una máscara amarilla
resplandeciente, y ése fue el primer indicio que tuvo la mujer de la identidad del viajero
subterráneo. Ya era evidente que la mano emergida estaba unida a y dirigida por la
cabeza que ahora se alzaba, y Afreyt, temblando de terror ante aquella visión tan
antinatural, por lo menos no hubo de temer los movimientos rápidos y escurridizos y los
tanteos de una mano errabunda hostil y separada del cuerpo.
Mientras escuchaba la vocecilla clara de la muchacha que recitaba el cuarto verso un
tanto siniestro del hechizo de muerte quarmalliano, que Afreyt ya sospechaba que era
algo por el estilo (Dedos todavía no), los ojos debajo de la mente emergente salieron a la
luz y se abrieron.
Afreyt reconoció en seguida los ojos grises del Ratonero, vio que estaban fijos en
Fafhrd y llenos de temor por él, y que se trataba del mismo temor a la muerte. En aquel
momento ella habría dado cualquier cosa por saber si los ojos de Fafhrd estaban abiertos
o cerrados, si el Ratonero había realizado su deducción por la expresión que tenían o por
la extrema palidez de su camarada u otro síntoma físico. No pensó (por lo menos todavía
no) en levantarse y mirar por sí misma. Su temor reverencial ante lo que estaba
sucediendo, más que el miedo (aunque era grande) la paralizaba.
De hecho, Fafhrd tenía los ojos cerrados a causa del hechizo, el cual actuaba por
etapas, verso a verso, desde el sueño a la muerte.
Decios, que recitaba el hechizo de muerte que Quarmal le enseñó hipnóticamente tras
su rapto y que ahora creía que era un hechizo de sueño de su madre (como él le dijo que
era) vio emerger de la tierra la misma figura que Afreyt, pero esa visión no acaparó su
interés. Confió en que no obstaculizaría su recitación del hechizo y sus efectos en Fafhrd
y ella misma. Tal vez era el comienzo de un sueño que compartirían.
El Ratonero había perdido la conciencia en el subsuelo, cuando examinaba la
habitación del mapa y cámara de nigromancia sepultada y se formulaba preguntas sobre
la Isla de la Escarcha.
Ahora recobró el conocimiento y vio que la cabeza, los hombros y un brazo habían
emergido en una bodega familiar de aquella isla y con las respuestas a sus preguntas
bien a la vista: Fafhrd agonizando en los brazos y contra los senos de la hija (la
quarmilliana) que había tenido con la esclava Friska, y la recitación no intencionada del
hechizo de muerte por parte de la niña.
¿Quién si no podía ser el asesino indicado por el solitario punto rojo en el mapamundi
de Quarmal? Y así, lo que el Ratonero debía hacer en seguida para salvar a su querido
amigo del peor mal de la vida (incluso antes de inhalar el aire no racionado que anhelaba,
estirar los músculos acalambrados o saborear el vino por el que clamaba su garganta
seca) era contrarrestar aquel hechizo de muerte chascando los dedos tres veces, como
acababa de ver que hacía Quarmal para detener el asesinato con fines instructivos de su
hijo Igwarl a manos de la hermana de éste, Issa.
Y, si el Ratonero sabía algo sobre las reglas de la magia y los métodos de Quarmal,
era preciso ejecutar perfectamente los chasquidos, efectuarlos sin tardanza y
ruidosamente, o de lo contrario serían vanos sus intentos de salvar la vida de Fafhrd.
Mientras Afreyt escuchaba a Dedos recitar los idílicos quinto, sexto, séptimo y octavo
versos del hechizo (pero acercándose a los desagradables que les había «deletreado»
cuando estaba rendida de fatiga la segunda mañana del frío), la mujer isleña vio
desconcertada y molesta que el viajero subterráneo (en el momento en que emergía su
boca, entrecerrada para aspirar el aire y evitar la entrada de tierra) agitaba vigorosamente
la mano libre, como si fuese un trapo de limpieza del que quitara el polvo sacudiéndolo, y
entonces colocaba cuidadosamente la yema del dedo corazón contra la del pulgar por
encima de los dedos anular y meñique doblados contra la palma, y contra los cuales el
dedo corazón bien tenso descendió ahora con celeridad.
Fue, sencillamente, el chasquido de dedos más ruidoso que Afreyt había oído jamás.
Así un dios muy impaciente llamaría a un ángel reprensiblemente extraviado.
Y como si aquel chasquido prodigioso no bastara para demostrar lo que se proponía, le
siguieron con una rapidez preternatural no uno sino dos repeticiones del mismo sonido,
cada una algo más sonora que la anterior, lo cual, como sabe todo jugador
experimentado, no es un desafío que deba apoyarse, un logro por el que apostar.
Los chasquidos de dedos del Ratonero ejercieron su efecto deseado en los ocupantes
de la bodega, incluido él mismo.
Afreyt se puso en pie. Dedos guardó silencio y el hechizo de muerte de Quarmal quedó
cancelado. Los tañidos de campana dejaron de sonar, la camarera de a bordo cayó hacia
atrás. Fafhrd se desplomó de costado contra ella.
Esto debería haber facilitado a Afreyt la visión del Ratonero, pero no fue así. El
esfuerzo empleado en los formidables chasquidos de dedos habían interrumpido su
capacidad de emergencia. Como si el tiempo hubiera retrocedido a aquella noche de luna
de los Sátiros llena en la colina del Patíbulo, su contorno se debilitó, la luz hasta entonces
firme de la lámpara de leviatán osciló, su emergencia se hizo más lenta y se detuvo sin
que hubiera llegado a la cintura y empezó a hundirse de nuevo en la tierra.
Fijó lastimeramente su mirada en Afreyt. Abrió los labios y emitió un bajo gemido, como
el de un fantasma cuando despunta el alba, de una tristeza infinita.
Afreyt se arrodilló ante el cuadrado sin pavimentar. Hundió las manos en la tierra y la
revolvió, pero no encontró nada. Se puso en pie y se volvió hacia las dos personas
caídas.
El hombre con piel de niño y la muchacha yacían como si estuvieran muertos, pero un
examen atento revelaba que sólo estaban dormidos.
28
Cif raspó cuatro veces con la paleta de madera la pared frontal del túnel, arrancando
pequeños terrones y granos de arena suelta que le cayeron en las botas y a su alrededor.
La lámpara cíe aceite de leviatán a sus espaldas arrojaba la sombra de su cabeza
sobre la nueva zona de la pared frontal del túnel así descubierta y la recién añadida piel
de serpiente de nieve (la vigésimotercera desde el pozo) insuflaba aire cálido del exterior,
donde la luna de los Sátiros se había puesto dos horas antes y el brillante sol llevaba casi
el mismo tiempo en el cielo.
Cif llevaba trabajando en la pared frontal del túnel todo ese tiempo, lo había ampliado
por lo menos dos pies y hecho así espacio para otro tramo de la blanca y flexible tubería,
que acababa de ser añadida.
Con la mano libre palpó, en lo más hondo de su bolsa, la anilla de latón, lo bastante
ancha para servir como anillo de dos decios, con la que Mikkidu le había saludado aquella
mañana, diciéndole que había sido recuperada durante la excavación de la noche anterior
y era (como ella bien sabía) un objeto del que el capitán no solía separarse. Su contacto
era tranquilizador para Cif.
Consideró que le quedaba otra hora de trabajo en la pared frontal antes de que su
ímpetu flaqueara y tuviera que ceder su lugar a Rill, la cual le ayudaba ahora y sólo
llevaba abajo media hora.
Pero había llegado el momento de efectuar una de las comprobaciones que realizaba
cada cuarto de hora.
—Cubre la lámpara —le ordenó a Rill.
La dama con la mano izquierda mutilada colocó alrededor de la lámpara que ardía
fríamente un grueso saco negro que ató por la parte superior. El túnel quedó oscuro como
la brea.
Cif miró fijamente adelante y esta vez creyó ver, flotando al nivel de los ojos, una
máscara amarilla fosforescente como la que había visto que el Ratonero llevaba en el
sueño que tuvo la primera noche del frío. Era una imagen tenue pero parecía estar allí
realmente.
Dejó caer la paleta, retiró la mano de la bolsa y hundió los dedos enguantados en la
pared arenosa donde se veía la máscara. Ésta siguió allí, sin desvanecerse u oscilar, pero
se hizo más brillante. Los óvalos negros que tenía por ojos parecían mirarla
imperiosamente.
—Descubre la lámpara —logró decir, sobreponiéndose a su emoción.
Rill obedeció, sin confianza en sí misma para hacer preguntas. La luz blanca iluminó de
nuevo el túnel y reveló a Cif contemplando fijamente la pared frontal. Rill ya no pudo
contenerse.
—¿Crees que...? —preguntó con voz trémula.
—Pronto lo sabremos —replicó la otra.
Introdujo la mano enguantada en la pared arenosa del túnel al nivel de su mentón, la
hizo girar a uno y otro lado, adelante y atrás y palpó a su alrededor antes de retirarla.
(Cayó una lluvia de pequeños terrones y granos de arena.) Repitió esta acción dos veces,
pero en la segunda ocasión se detuvo con la mano todavía introducida en la arena.
Sus dedos enguantados habían encontrado y ahora estaban desenterrando dos hileras
semicirculares de piezas duras con una brecha de media pulgada entre ellas.
Humedeciéndose los labios con la lengua y guiándolos con las manos enguantadas
alzadas junto a las mejillas, los presionó contra el seco y granuloso par de labios que
enmarcaban las hileras de piezas situadas delante de sus propios dientes y casi
tocándolos.
Exhalando primero una bocanada de aire, deslizó la punta húmeda de su lengua por el
interior de los labios secos que presionaban los suyos, repitió esa tierna acción y luego
inhaló.
Sus fosas nasales y la parte delantera de su boca se llenaron del excitante olor acre del
Ratonero Gris, familiar para ella tras una larga temporada de relación amorosa.
Se echó a temblar, conmocionada al darse cuenta de que tenía entre las manos el
precioso rostro del Ratonero que había regresado de la tumba.
Exhaló a un lado aquel aliento milagroso, aspiró de nuevo a través de la boca de la
serpiente, volvió a oprimir con sus labios los todavía secos de su amante e insufló en ellos
el aire con suavidad, rogando para que retuviera las propiedades curativas de la
serpiente.
—Querida mía —le oyó decir en voz baja y ronca.
Ella comprendió que le estaba mirando a los ojos, pero la proximidad era tal que se
fundían en uno solo.
—Ojos de búho —replicó ella tontamente, recordando el nombre que en sus juegos
amorosos habían dado a ese fenómeno de la fusión de ambos ojos en uno solo. Entonces
su mente volvió a la situación en que se encontraban y dijo—: Querida Rill, nuestro
capitán ha vuelto. Está en mis brazos y le estoy proporcionando aire. Te ruego que te
apliques al trabajo, caves y apartes la tierra que rodea su cuerpo, acelerando la liberación
de su terrible confinamiento.
—Te estaré muy agradecido, Rill, puedes estar segura —dijo el Ratonero en voz
también baja pero bastante menos ronca.
La prostituta y bruja obedeció, al principio con cautela, pero luego al darse cuenta de la
cantidad de tierra que era preciso mover, con más brío. Encontró la paleta que había
dejado caer Cif y la usó para aumentar el alcance primero de la mano derecha y luego de
la izquierda mutilada, para la que era mayor la ventaja que proporcionaba.
Entretanto Cif continuaba eliminando tierra de las mejillas del Ratonero mientras
alternativamente le besaba y le insuflaba aire. Sus manos se iban aproximando a la nuca
del hombre sepultado, y cada movimiento iba liberando más los márgenes de las cuencas
de sus ojos y las orejas.
El Ratonero dijo:
—Mantendré los ojos cerrados, Cif, salvo cuando me digas que los abra —y se sintió lo
bastante audaz para añadir—: ¿Y serías un poco más generosa con tu perfumada saliva,
querida? Es decir, si te sobra. Llevo dos días enteros (¿o tal vez tres?) sin refresco, salvo
la humedad que he lamido de las piedras o he pedido por favor a las lombrices
transeúntes.
—Yo la tengo —dijo Rill cándidamente—. He estado mascando menta durante la última
media hora, las hojas más pequeñas.
—Eres una auténtica bruja, querida Rill —comentó Cif maliciosamente.
En aquel momento Skor, el lugarteniente de Fafhrd, apareció detrás de Rill, llenando el
túnel con su cuerpo alto y encorvado, e informó a Cif como encargada de la excavación:
—El capitán ha regresado de dondequiera que haya estado ayer y anoche, señora.
Creo que han ocurrido cosas extrañas, algunas de ellas en el cielo. Acaba de llegar en
carreta con la señora Afreyt y les acompañan la niña Brisa y esa camarera de a bordo
ilthmareña.
Entonces reparó en lo que estaba sucediendo en el túnel, reconoció el rostro del
Ratonero y se quedó mudo. (Más tarde intentó describir lo que había visto a Skullick y
Pshawri: «Le estaba besando a través de la arenisca, como os lo digo, besándole y
acariciándole, y realizaba una magia poderosa, tanto si ella lo sabía como si no.
Entretanto su hermana bruja realizaba una brujería parecida sobre la mitad inferior de su
cuerpo. Nuestros capitanes son afortunados al disfrutar del favor de unas mujeres tan
poderosas».)
Cif volvió la cabeza hacia él y se enderezó, sacando al Ratonero de la pared frontal del
túnel. Estos movimientos ocasionaron una lluvia de escombros arenosos.
—También aquí han ocurrido cosas, como puedes ver —dijo vivamente—. Ahora
escucha, Skor. Vuelve arriba y diles a la señora Afreyt y el capitán Fafhrd que deseo
hablar con ellos aquí abajo. Pero no les digas, ni a ellos ni a nadie, que se ha producido el
extraño retomo del capitán Ratonero, pues de lo contrario todo el mundo se amontonará
aquí para verle y celebrar el milagro.
—Eso es bastante cierto —convino el hombre alto de cabello ralo, haciendo cuanto
podía por parecer racional.
—Haz como te dice, Skor —terció el Ratonero—. Hay sabiduría en sus palabras.
—Y tú no vuelvas aquí, ¿de acuerdo? —siguió diciendo Cif—. toma el mando ahí
arriba, mantén el orden y haz que el dragón siga respirando. —Señaló con la cabeza la
pulsante tubería blanca de piel de serpiente—. Aquí tienes. Coge el anillo de mando de
mis dedos y póntelo en el pulgar—. Tendió la mano en la que llevaba el anillo de Fafhrd.
El hombre obedeció. Entonces Cif tuvo otra idea—: Haz que bajen también las niñas
Dedos y Brisa, o de lo contrario crearán discordia cuando estés tan ocupado.
—Te escucho y obedezco —respondió Skor, haciendo una reverencia antes de
volverse y alejarse rápidamente.
—Esa última idea tuya ha estado inspirada, querida —comentó el Ratonero
jovialmente, volviéndose de Rill a Cif—. ¿Discordia? ¡Sí, por cierto!, pues resulta que
Dedos, la camarera de a bordo ilthmareña, es la asesina enviada para eliminar a su
padre, Fafhrd, mediante el recitado de un exótico hechizo de muerte... enviada por
nuestro viejo enemigo Quarmal, señor de Quarmall, cuando supe esta mañana cuando
desayunaba allí a base de rocío de gruta, pan de gusano berbiquí y vino de setas...
mientras espiaba la guarida más secreta de Quarmal.
—¿Dedos es hija de Fafhrd? —dijo Rill—. Lo sospeché desde el principio. Tienen un
parecido facial definitivo, y hay algo en el porte frío de esa chica...
El Ratonero asintió con vehemencia.
—Aunque, para ser justos con Dedos, no creo que supiera lo que estaba haciendo... El
viejo Quarmal la hipnotizó a conciencia. Por suerte, al mismo tiempo aprendí la manera de
frustrar sus hechizos (era tan fácil y, a la vez, tan difícil como chascar los dedos)
observando cómo impedía en el último momento que su hijo Igwarl fuese asesinado por la
hermana de éste, Issa, a la que había hipnotizado con fines instructivos. (Ese viejo
convierte en una verdadera religión la traición y la desconfianza.) Si no hubiera estudiado
su manera de chascar los dedos a fin de poder repetirla a la perfección, Fafhrd habría
muerto inexorablemente a manos de su hija y sin que la pobre tuviera la menor idea de lo
que hacía. En cambio, a juzgar por lo que dice Skor, mi camarada goza de una perfecta
salud.
—Por los dioses —observó Cif—, te las has ingeniado para mantenerte activo en el
subsuelo, ¿no es cierto?
—Sabes más sobre el peor lado de la naturaleza humana que cualquiera de los
hombres que conozco —terció Rill—, o que cualquier mujer, desde luego.
El Ratonero se encogió de hombros, como si se disculpara, y ese cómico gesto hizo
que se mirase, a sí mismo y a sus ropas, por primera vez desde que saliera cíe la pared.
Su reacción movió a Cif y Rill a hacer lo mismo.
El jubón gris, que había sido de tela fuerte y gruesa la última vez que ellas lo vieron, se
había vuelto fino como la gasa y transparente, mientras que su piel expuesta parecía
haber sido restregada con piedra pómez.
Como si en su travesía subterránea hubiera soportado durante horas una tormenta de
arena, sufriendo el desgaste que era previsible durante un viaje a Quarmall. La
peculiaridad de todo aquello les dejó estupefactos.
En aquel momento Fafhrd apareció en el túnel, seguido de cerca por Dedos y Afreyt,
mientras la jubilosa Brisa cerraba la retaguardia. El norteño llevaba una chaqueta de
invierno con capucha echada hacia atrás que revelaba su cuero cabelludo bien afeitado.
—Sabía que te habían encontrado —dijo excitado—. Lo leí en el semblante de Skor
cuando nos comunicó la llamada de Cif. Pero creo que ha engañado a los demás. Sin
duda ha sido una buena idea mantenerlo un rato en secreto. Hay cosas que decir antes
de enfrentarnos a una celebración. Parece ser que te debo la vida, viejo amigo..., y mi hija
también su memoria. Oye, bribón, ¿cómo aprendiste el truco de los chasquidos de dedos
de Quarmal?
—¿Cómo iba a ser? Viajando por el subsuelo hasta su ciudad subterránea,
naturalmente, y espiándole —replicó jovialmente el Ratonero—, O bien lo hice
físicamente, o bien mi espíritu lo hizo en sueños. Si sus gusanos berbiquíes llegaron
hasta mí, y creo que lo hicieron, parece más probable lo primero.
—Ah, bueno —dijo Fafhrd filosóficamente—. Los gusanos berbiquíes no matan, sólo
hacen daño.
—Y sólo si estás despierto cuando penetran en ti —añadió Dedos en tono
consolador—. Pero de veras, tío Ratonero, te estoy enormemente agradecida por haber
salvado la vida de mi padre y a mí del parricidio y la locura.
—¡Bueno, bueno, chiquilla! —dijo el Ratonero—. Basta de melodrama. Te creo y te
pido perdón por mis dudas anteriores. Ciertamente eres hija de Friska, quien rechazó
todos mis esfuerzos por seducirla, los cuales, que recuerde, no fueron pocos ni inhábiles.
—Te creo —le aseguró Dedos—. Como ella me ha dicho a menudo, tus intentos de
seducción fueron responsables de que su amiga (y tu amante, tío Ratonero) Ivivis se
separase del grupo que huyó a Tovilyis y persuadiera a mi madre para que también lo
dejara y me tuviera allí.
—Realmente tenía la intención de conseguir oro, regresar a Tovilyis y reunirme con ella
—se disculpó Fafhrd—. Pero algo se interponía siempre, en general la falta de oro.
—Friska nunca te culpó —afirmó Dedos—. Siempre salía en tu defensa cuando la tía
Ivivis te convertía en el blanco de sus diatribas. La tía decía: «Debería haberse quedado
contigo y dejado que ese engreído pisaverde se marchara solo», y mi madre respondía:
«Eso habría sido confiar demasiado. Recuerda que son camaradas de toda la vida».
—Friska era siempre muy indulgente —confesó Fafhrd—. Lo mismo que Dedos lo es
contigo, Ratonero —añadió, agitando un dedo bajo la nariz de su camarada—, ¿Te das
cuenta de que ese terrible chasquido de dedos que me salvó la vida casi acabó con
Dedos al mismo tiempo? La dejó estirada sin sentido en el banco donde te habíamos visto
emerger de la tierra como un topo pálido y vengativo... También yo quedé inconsciente y
tendido sobre mi hija en el banco, como Afreyt puede atestiguar, pues se pasó un cuarto
de hora tratando de descubrir en nosotros el menor signo de vida.
—Eso es muy cierto, señores —confirmó la alta rubia, centelleantes los ojos de color
violeta—. Le insuflé aire durante todo ese tiempo hasta que Fafhrd volvió en sí.
Entretanto, Brisa, que se había despertado y había bajado a la bodega fortuitamente,
prestó un servicio similar a Dedos.
—Sí, eso hice —dijo la niña—, y cuando volviste en ti, bestia, me mordiste la nariz,
como un gatito ingrato y confundido.
—Deberías haberme zurrado —dijo hipócritamente la muchacha de Ilthmar.
—Recordaré eso a la primera oportunidad —le amenazó Brisa con malicia.
—A ese respecto, yo mismo perdí la conciencia por completo en el momento
culminante —afirmó el Ratonero, volviendo al juego—. Era mucho lo que dependía de
hacer a la perfección esos chasquidos de dedos el viejo Quarmal, cada uno algo más
fuerte que el anterior. Eso consumió todas mis energías, de manera que, una vez
finalizada mi tarea, volví a hundirme en la tierra como un fantasma moribundo, y me
transportó aquí la potencia, sea la que fuere, que ha guiado mi largo viaje, donde esperé
el beso reanimador de Cif.
Y lentamente sacudió la cabeza de un lado a otro, alzando las cejas y separando un
poco las manos, en un gesto de admiración ante el milagro incomprensible.
Entonces, relajando un poco su postura (pareció que todos los presentes en el túnel
exhalaban un leve suspiro), se volvió sonriente a Fafhrd y le preguntó:
—Pero ahora dime, viejo amigo, ¿cómo llegaste a perder el pelo? Y de una manera tan
absoluta, a juzgar por las zonas de tu cuerpo que puedo ver. Durante mis viajes
subterráneos he perdido algo de piel (y presumiblemente de pelo) a causa de la fricción
con arena, grava, arcilla y piedra. Mis prendas ciertamente han sufrido una disminución,
como se ve claramente. Pero tú, amigo mío, no tienes esa excusa.
—Permíteme que te responda a eso —dijo Afreyt con tal resolución que nadie ni
siquiera Fafhrd, pareció inclinado a impedírselo. Aspiró hondo y se dirigió, principalmente
al Ratonero Gris (aunque todos la oyeron, pues habló muy claramente) el siguiente
parlamente notablemente extenso—: Querido capitán Ratonero, cuando te hundiste por
primera vez en la tierra la noche de los Sátiros y la segunda de la llegada del frío, fue el
capitán Fafhrd quien nos ordenó cavar en la colina cíe la Diosa para buscarte. No todos
estuvimos de acuerdo con esa idea, pero cuando la excavación proporcionó pruebas de tu
paso (tu capucha, tu daga Garra de Gato, etcétera) lógicamente nos vimos obligados a
rectificar. El trabajo iniciado entonces ha culminado ahora con el rescate del capitán
Ratonero, realizado por las señoras Cif y Rill, tras una milagrosa supervivencia
subterránea. ¡Tocios los honores para el capitán Fafhrd por haber puesto los cimientos de
este logro maravilloso!
Brisa empezó a aplaudir, pero nadie más la imitó, y cuando Dedos hizo un gesto
negativo con la cabeza a las otras niñas, la muchacha dejó de hacerlo. Afreyt reanudó su
extenso parlamente, haciendo caso omiso de la interrupción.
—Creo que fue en ese momento cuando empezó a ser evidente, vagamente al
principio, que una potencia sobrenatural, o más de una, intervenía en los acontecimientos.
»Con respecto al capitán Ratonero, la tarea de zahones llevada a cabo por la señora
Cif y el lugarteniente Pshawri parecía indicar que el Ratonero se movía bajo tierra a
velocidades inverosímiles, recorriendo increíbles distancias mucho más allá de los límites
de esta excavación, e incluso extendiéndose por debajo del Mar Exterior.
«Además, otra acción asombrosa ha ocurrido esta mañana en la bodega en casa de la
señora Cif y de la que Dedos y yo hemos sido testigos: el Ratonero ha salvado a Fafhrd
de un horrendo y exótico hechizo de muerte, empleando una información que difícilmente
podría haber obtenido en ningún lugar de Nehwon, salvo en la sepultada Quarmall.
Y dirigió una mirada ardiente, casi acusadora, al Ratonero.
Brisa separó las manos para aplaudir de nuevo, pero entonces hizo una mueca a
Dedos y se contuvo.
El Ratonero aguantó la dura mirada un momento más y luego dijo en tono de disculpa:
—Lo lamento, señora Afreyt, pero no puedo satisfacer plenamente tu curiosidad sobre
lo lejos que fui o lo que hice bajo el suelo. Lo más que recuerdo es que chupaba guijarros
para mitigar la sed y respiraba del modo más somero para usar lo mejor posible el aire
que encontraba entre la tierra (a menudo tenía que habérmelas con gases mefíticos) y
meditaba sobre mis pecados y los ajenos (estos últimos muy interesantes). Por lo demás,
parece ser que he dormido mucho (algo, sin duda, muy conveniente, puesto que reducía
mi consumo de aire) y he tenido algunos sueños notables. Así pues, por favor, señora
Afreyt, continúa con tu fascinante reconstrucción hipotética de lo que nos ha sucedido en
los dos últimos y misteriosos días..., sin olvidarte de terminar con una explicación de la
pérdida capilar de Fafhrd. Por cierto, creo que ésa era la pregunta que te proponías
responder en primer lugar.
—Así es —dijo ella—. Bien, capitán Ratonero, de la misma manera que un elemento
sobrenatural ha influido en tus movimientos subterráneos permitiéndote desplazarte a
lugares lejanos a velocidades fantásticas y causar un considerable desgaste... —miró su
jubón transparente—, un elemento similar empezó a influir en Fafhrd, aunque actuaba en
la dirección opuesta, no en el subsuelo sino en el aire.
»Bien entrada la noche de los Sátiros, se emborrachó y en ese estado se encaminó a
Puerto Salado con las primeras luces del alba. En apoyo de esta parte del relato tenemos
la evidencia proporcionada por las niñas Brisa y Decios, que le siguieron. Le vieron nadar
a través de la niebla y luego remontarse al cielo en espirales cada vez más amplias.
»En algún lugar elevado por encima de Puerto Salado se desnudó (para echar lastre,
según me ha dicho) y arrojó las botas, el cinto, la bolsa, el brazalete y otros objetos, que
cayeron sobre los tejados y las copas de los árboles, de donde los recogieron y me los
trajeron ayer. Constituyen una serie de objetos parecida a la que el capitán Ratonero dejó
detrás de sí cuando viajaba a través de la tierra.
»Para el resto de mi relato debo depender principalmente del testimonio de su actor
principal, que me ha dado hoy a primera hora, tras recuperarse de la ruptura del hechizo
por parte del Ratonero.
»En resumen, poco después de que hubiera echado lastre, el capitán Fafhrd fue
recogido por una chalupa nubosa capitaneada por la reina Frix de Arilia, su amante en
otro tiempo, y tripulada por un grupo de sus notorias damas. Como Fafhrd aún se hallaba
bajo la influencia del alcohol, fue fácilmente engatusado para participar en una orgía, en el
curso de la cual le afeitaron completamente con el pretexto de incrementar su placer.
—La mitad de las razas civilizadas de Nehwon creen firmemente en eso y actúan en
consecuencia —comentó Dedos—. Consideran todo el pelo como una desfiguración, y la
única excepción son las pestañas.
—¡No me vengas con historias de puta vieja! —exclamó acremente Afreyt,
centelleantes sus ojos violeta—. ¡Y no te atrevas a instruirnos en las costumbres sexuales
de las llamadas razas civilizadas, princesa camarera de a bordo! ¡Hasta ahora me he
sentido inclinada a perdonarte todo el mal en el que te has visto mezclada inocentemente,
pero no me costaría mucho cambiar de idea y darte la zurra que has pedido!
La muchacha bajó los ojos, se dio un golpecito de reprobación en los labios con las
puntas de los dedos, se cubrió la boca con la palma e hizo una breve reverencia de
sumisión. Brisa le dio un codazo subrepticio por encima de las caderas, donde el costado
es blando.
—Pero ¿es eso cierto, viejo amigo? —preguntó el Ratonero a Fafhrd en tono de
preocupación—. Perdóname, señora Afreyt, pero estoy un tanto escandalizado.
—Me conformo con la explicación que da Afreyt de mi caso —dijo Fafhrd
impasiblemente— y le estoy agradecido por ahorrarme el mal trago de contarlo yo mismo.
—En ese caso —replicó el Ratonero—, puesto que estamos hablando tan libremente,
sácanos de esta duda: ¿aumenta, en efecto, el afeitado la delicia carnal? ¿Ha sido así en
tu caso por lo menos?
—Ésa no es una cuestión adecuada para comentarla en público —respondió Fafhrd
con cierta gazmoñería—. Pregúntamelo en privado y quizás te dé una respuesta.
Afreyt dirigió una dulce mirada al Ratonero y asintió brevemente antes de proseguir con
su explicación.
—En algún momento durante las licenciosas actividades nocturnas a bordo del burdel
aéreo de la reina Frix, Fafhrd perdió el conocimiento, pero no hay manera de saber si fue
debido a un exceso de placer carnal o al aguardiente, la adormidera y otras drogas que
pueden haberle administrado.
«Poco antes del amanecer, la abominable chalupa nubosa aterrizó en la Isla de la
Escarcha, en el cabo entre Puerto Salado y el Maelstrom, y Fafhrd fue objeto de un
funeral burlón observado en secreto por su hija, perdida hace largo tiempo, Dedos.
La muchacha, todavía con los ojos bajos, hizo dos rápidos movimientos afirmativos con
la cabeza.
—Con una ceremonia irónica y música suave —siguió diciendo Afreyt—, dejaron a
Fafhrd en el suelo, abandonado, sobre una cama de hongos recién brotados húmedos de
rocío, desnudo bajo el frío del alba con excepción de unas cintas con los colores de las
prendas interiores de las putas de Frix atadas burlonamente alrededor de su miembro
fláccido, su lacia Vara de Eros.
—Recuerdos de los amantes —explicó Dedos—, una costumbre observada en... —
empezó a decir, pero se interrumpió—. Oh, perdóname, señora Afreyt, no tenía intención
de decir nada, me he dejado llevar...
—Me alegra oírte decir eso —observó la mujer en tono neutro—. Cuando se marcharon
las siniestras juerguistas, la primera acción de Dedos fue cubrir decentemente a su padre
con la bata que había traído y luego guiarle, porque él aún se encontraba en estado
hipnótico, hasta el domicilio de Cif, donde llevó a cabo el intento, hipnóticamente inducido,
de quitarle la vida, providencialmente frustrado por la oportunísima aparición del
Ratonero, como estoy segura de que todos sabéis ya.
—Sí, ciertamente, ya hemos oído demasiado al respecto —dijo modestamente el
menudo héroe de gris. Entonces se inclinó ante la mujer—: Gracias, señora Afreyt, por
responder a mis preguntas tan ampliamente como has podido, estoy seguro de ello. —A
continuación se dirigió a Fafhrd—: Y ahora, viejo amigo, ¿no podrías añadir unas palabras
a tu propia cosecha, como para envolver el asunto y dejarlo bien empaquetado, por así
decirlo?
Fafhrd apoyó las manos en las caderas y replicó:
—Escucha, hombrecillo, esta tontería ya dura demasiado. Recuerdo algo que dijiste el
invierno pasado, cuando te dimos una cena en la taberna del naufragio para celebrar el
éxito de tu travesía comercial a No—Ombrulsk. Cif bromeaba contigo acerca de tu
relación erótica (servidumbre y disciplina, etcétera) con la diablesa marina simorgyana
Ississi, que casi os hundió a ti y al Halcón Marino. Respondiste a sus bromas... virilmente,
me pareció (te ruborizaste), diciendo que habías intentado algo que estaba más allá de
tus poderes. Bien, lo mismo intenté yo, lo confieso sin ambages, en ese asunto de Frix y
las damas. ¡Conocí la derrota total en un mar de placer! ¡Así pues, no insistamos más en
ello! ¡Basta por hoy! Lo siento, Afreyt, pero era preciso decirlo.
—También yo lo creo así. Serenémonos todos.
—Antes de que nuevas sorpresas enciendan de nuevo nuestro interés —intervino Rill,
que estaba de pie a espaldas del Ratonero en la sección del túnel un tanto atestada.
Sus palabras fueron proféticas, pues en aquel momento Pshawri, que venía del pozo,
se acercó al grupo. Todavía estaba casi desnudo para correr, con sólo un taparrabos, el
cinto y una bolsa. Llevaba sobre un brazo una túnica que le habían dado arriba pero no se
había puesto. Cuando vio al Ratonero, el rostro fatigado del lugarteniente se iluminó
extraordinariamente, pero fue a Cif a quien dirigió primero la palabra.
—Señora —le dijo, inclinando la cabeza—, a medianoche, siguiendo tus instrucciones,
arrojé al lago de lava de Fuego oscuro el talismánico Apaciguador del Torbellino que
recogí en el fondo del Maelstrom y con el que hicimos un péndulo de zahorí para buscar
al capitán Ratonero. Se produjo una erupción de la que pude escapar por poco,
compitiendo con el posterior cambio de tiempo y perdiendo del todo. Cuando crucé el
cabo observé que el Maelstrom se había calmado una vez más.
—Esa noticia es magnífica, valiente lugarteniente —replicó Cif, excitada. Entonces,
volviéndose al Ratonero, que había fruncido el ceño, se apresuró a meter una mano en su
bolsa—. Antes de que digas nada, capitán, aquí hay algo que deberías leer.
El Ratonero desdobló la arrugada hoja escrita en tinta violeta, pero no llegó muy lejos
antes de que hiciera un gesto a Fafhrd para que leyera la carta de Freg con él. Así pues,
lo hicieron uno al lado del otro y línea tras línea.
Cuando llegaron a la mención de lo tramposo que era el Ratonero, Fafhrd musitó:
—Siempre sospeché que la intimidabas, perro.
—Alégrate —replicó su camarada— Por lo menos reconoce tu superioridad moral.
—¿Es eso mi rudeza o mi amor? —gruñó el hombretón.
Y cuando llegaron a las «tríadas de lunares», Rill, que había estado mirando
furtivamente, no se resistió a tocar con tres dedos los tres lunares en el hombro que se
veían claramente a la luz de la lámpara de leviatán a través del desgastado tejido,
reducido a una gasa, del jubón del Ratonero. Cuando él la miró furibundo, la mujer se
echó a reír y dijo:
—Mira los compañeros de estos en el costado de Pshawri. Aquí estamos demasiado
apretados para ocultar nada.
Afreyt tomó la túnica del brazo de Pshawri y la alzó para que se la pusiera, diciéndole:
—También yo te doy las gracias, lugarteniente.
Él le expresó también su agradecimiento y dejó que le ayudara a ponerse la túnica.
Finalizada la lectura, el Ratonero miró inquisitivamente a Pshawri durante un largo
momento.
—¿Aún quieres trabajar para mí, hijo, ahora que soy tu padre? Supongo que podría
recompensarte de alguna manera, si así lo decides.
—Con toda certeza, señor —respondió el joven.
El Ratonero abrió los brazos y se abrazaron, con mucha formalidad para empezar.
—Vamos —dijo Cif, pasando por su lado—. Es hora de que demos a los otros la buena
noticia.
La siguieron, y a lo largo del camino el Ratonero admiró el sistema de ventilación con
las pieles de serpiente y siguió alabando el pozo y el mecanismo para subir y bajar.
A mitad de la ruta, en el suelo del pozo, apareció Mikkidu con una de las batas grises
del Ratonero. Éste se la puso y le dio las gracias, luego subió al cubo y le izaron.
Fafhrd emergió del túnel seguido de Afreyt y los demás. Se cubrió la cabeza afeitada
con la capucha y luego subió rápidamente por la escalera de estaquillas.
Cuando el Ratonero apareció en lo alto, sus hombres, desordenadamente reunidos,
prorrumpieron en vítores. Los de Fafhrd se les unieron y redoblaron sus gritos cuando su
capitán apareció a la vista detrás del Ratonero. Cuando remitió el griterío, pudieron
intercambiar algunas palabras en privado. El sol de un mediodía de verano tardío brillaba
desde su lugar bajo en el sur.
RATONERO (señalando el montículo de tierra excavada cerca de donde estaban):
Mikkidu me ha dicho que se habla de rebautizar la colina de la Diosa (anteriormente colina
del Patíbulo) y llamarla colina del Ratonero.
FAFHRD (con una pizca de enojo): Vaya, eso sí que es aprovechar el tiempo.
RATONERO: ¿Debería sugerir monte Faf—Rat?
FAFHRD: Olvídalo. Debo confesar que pareces notablemente en forma tras tu estancia
increíblemente bajo tierra.
RATONERO: Pues no me siento así. Me he extinguido gradualmente tantas veces ahí
abajo que dudo de que jamás vuelva a confiar en la vida.
FAFHRD: Pero cada vez que te extinguías renacías. Al contrario, creo que te has
convertido en el mejor amigo de la Muerte.
RATONERO: Ésa es una distinción muy dudosa. Estoy cansado de matar.
FAFHRD: Estamos de acuerdo. Decios es una joya. Se presentó en el momento
oportuno para rescatarme del aburrimiento.
RATONERO: Yo soy doblemente afortunado, pues he podido instruir a mi hijo incluso
antes de saber que lo tenía.
FAFHRD: Creo que podemos esperar más de estos extravíos.
RATONERO: ¡Ni lo sueñes!
29
Aquel día el principal tema de chismorreo en la Tierra de los Dioses fue la misteriosa
desaparición de la molesta y forastera divinidad Loki. Una de las pocas deidades que
conocían la verdadera explicación era el dios aracnoide Mog.
La Muerte había tenido el antojo de buscar a Mog para informarle de la prolongada
supervivencia de su principal fiel, el Ratonero Gris, que había estado sometido a la
maldición de Loki, y para jactarse un poco de las mañas con que lo había conseguido,
pues incluso la Muerte es vana.
—En realidad —confesó la Muerte—, quien ha confinado a Loki firmemente en el lago
de lava no ha sido otro que el hijo del Ratonero Gris, quien también promete convertirse
en un personaje muy útil para mí.
—También yo tengo buenas noticias de Fafhrd, mi antiguo acólito de Lankhmar —
interrumpió impúdicamente Issek, que había estado escuchando con Kos. El dios padre
del bárbaro Fafhrd añadió—: Se ha afeitado todo el cuerpo... en mi honor, supongo, como
hiciera en el pasado en Lankhmar.
—Me asquean esas prácticas afeminadas —comentó Kos.
—¿Adonde ha ido la muerte? —preguntó Issek, mirando a su alrededor.
Mog respondió, señalando:
—Creo que ha percibido la proximidad de su hermana Dolor y ha regresado
subrepticiamente al Reino de las Sombras. Le avergüenza mucho la costumbre que tiene
ella de desfilar por ahí desnuda, pavoneándose de sus conquistas y los dolores que
inflige.
Y ése muy bien podría haber sido el caso, pues la Muerte nunca es cruel o ruda.
30
Dos semanas después, los oficiales del capitán Ratonero y de Fafhrd les ofrecieron una
fiesta en el cuartel, sin pedir previamente permiso, aprovechando el hecho de que ahora
uno de ellos era un pariente sanguíneo y miembro íntimo del núcleo familiar.
Hubo que darse prisa porque a la mañana siguiente el sargento Skullick iba a zarpar en
una rápida nave de contrabando sarheemareña con destino a Ilthmar, en una misión
encargada por Fafhrd acerca de Friska, la madre de Dedos, tras determinar primero si era
todavía una agente libre y no, una vez más, instrumento del viejo Quarmal que le habría
lavado el cerebro.
—Los recuerdos de Dedos han vuelto a hacerse inciertos —informó el capitán a su
jocoso sargento—. Además, de ahora en adelante tenemos que vigilar sin tregua a ese
astuto mago. Sin duda buscará venganza, puesto que el capitán Ratonero frustró de un
modo tan inteligente su intento de acabar con mi vida.
A bordo de la nave de contrabando Fantasma, que zarparía temprano, viajaría también
Snee, el más experto de los ladrones del Ratonero convertidos en marineros, a fin de
llevar un mensaje de Pshawri a su madre Freg de Lankhmar y recoger información de
interés sobre el Gremio de Ladrones, la corte del Señor Supremo y el Monopolio de
Mercaderes de Grano, representado principalmente por Hisvin y su hija Hisvet.
Una tercera pasajera a bordo de la Fantasma sería Rill, enviada por Cif y Afreyt para
entrar en contacto con asambleas de brujas en Ilthmar, Lankhmar y, a ser posible,
Tovilyis, a fin de obtener noticias de Friska y Freg.
—Nos corresponde a nosotras vigilar y controlar a las anteriores compañeras de lecho
de nuestros maridos —le dijo Cif a su amiga.
Afreyt convino en ello con vehemencia.
Fafhrd comentó:
—Confieso que me parece extraño y de poco gusto enviar continuamente a nuestros
hombres a vivir aventuras en vez de partir yo mismo.
Parecía muy juvenil con el corto cabello rojo claro que cubría su cabeza, y el vello
rosado de los brazos.
—Creo que mi viaje me ha cansado más que a ti el tuyo —replicó Fafhrd—. Además,
aguardo los días, que sin duda han de llegar, en que Arilia viva malos tiempos y se vea
obligada a alquilar sus naves aéreas con sus eficientes tripulaciones femeninas. Su mayor
velocidad posibilitaría dirigir los asuntos desde casa mientras sigue siendo posible una
interesante cita en tierra de vez en cuando.
—¿Te das cuenta de cómo funcionan sus mentes? —le comentó Afreyt a Cif en voz
baja.
FIN

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1)