Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 26 de junio de 2013

ESPADAS CONTRA LA MUERTE

ESPADAS
CONTRA LA
MUERTE
Fafhrd y el Ratonero Gris
Fritz Leiber




1 - La maldición del Círculo
Un espadachín alto y otro bajito salieron por la Puerta del Pantano de Lankhmar y se
dirigieron hacia el este por la carretera del Origen. Eran jóvenes por la textura de su piel y
su agilidad, y hombres por sus expresiones de profundo pesar y férrea determinación.
Los adormilados centinelas, protegidos por sus oscuras corazas de hierro, no les
interrogaron. Sólo locos o imbéciles habrían abandonado de buen grado la ciudad más
grande del mundo de Nehwon, sobre todo al alba y a pie. Además, aquellos dos parecían
en extremo peligrosos.
Delante de ellos el cielo era de un rosa brillante, como el borde burbujeante de una
gran copa de cristal llena de efervescente vino tinto para delicia de los dioses, mientras
que el resplandor rosado más pálido que se alzaba de allí estaba tachonado al oeste con
las últimas estrellas. Pero antes de que el sol pudiera trazar una franja escarlata sobre el
horizonte, una negra tormenta galopante llegó desde el norte al Mar Interior, una borrasca
marina que se precipitaba contra la costa. Volvió a hacerse casi tan oscuro como si fuera
de noche otra vez, excepto cuando el relámpago rasgaba el cielo y el trueno agitaba su
gran escudo de hierro. El viento de la tormenta acarreaba el olor salobre del mar
mezclado con el atroz hedor de la marisma. Doblaba las verdes espadas de la hierba
marina y agitaba con violencia las ramas de los árboles y los arbustos espinosos. La
negra agua de pantano subió una vara en el lado septentrional de la elevación estrecha,
serpenteante, llana en la parte superior, que era la carretera del Origen. Entonces cayó
una lluvia persistente.
Los dos espadachines no comentaron nada entre ellos ni alteraron sus movimientos,
excepto para alzar sus hombros y rostros un poco e inclinar los últimos hacia el norte,
como si dieran la bienvenida a la tormenta limpiadora y estimulante, con la distracción, por
pequeña que fuera, que aportaba a aquellos jóvenes, aquejados de angustia y desazón.
—¡Alto Fafhrd! —carraspeó una voz profunda por encima del estruendo de los truenos,
el rugido del viento y el batir de la lluvia.
El espadachín alto giró bruscamente la cabeza hacia el sur.
—¡Chitón, Ratonero Gris!
El espadachín bajito hizo lo mismo. Cerca de la carretera, en el lado sur, se alzaba
sobre cinco postes una choza redonda, bastante grande. Los postes tenían que ser altos,
pues por allí la carretera del arrecife era elevada; no obstante, el suelo de la puerta baja y
redondeada de la cabaña estaba a la altura de la cabeza del espadachín alto.
Esto no era muy extraño, salvo que todos los hombres sabían que nadie habitaba en el
venenoso Gran Pantano Salado, excepto gusanos gigantes, anguilas venenosas, cobras
acuáticas, pálidas ratas de pantano, con las patas muy altas y delgadas y otras criaturas
del mismo jaez.
Brillaron relámpagos azulados, revelando con gran claridad una figura encapuchada y
agazapada dentro del bajo portal. Cada pliegue y vuelta de su atavío resaltó tan
claramente como un grabado en hierro visto desde muy cerca.
Pero la luz de los relámpagos no mostraba nada dentro de la capucha, sino sólo una
negrura de tinta.
Restallaron los truenos.
Entonces, desde la capucha, la voz carrasposa recitó los versos siguientes,
martilleando las palabras áspera y secamente, de modo que los versos ligeros se
convirtieron en un conjunto deprimente y lleno de predestinación:
¡Alto, espigado Fafhrd!
¡Chitón, pequeño Ratonero!
Por qué os vais de la ciudad
con sus muchas maravillas?
Sería una gran lástima
Consumir vuestros corazones
Y desgastar las suelas de vuestro calzado,
Recorriendo la tierra entera,
Renunciando a todo júbilo,
Antes de que saludéis de nuevo a Lankhmar.
¡Volved ahora, volved ahora, ahora!
Cuando faltaba poco para que terminara esta cantinela, los espadachines se dieron
cuenca de que no habían dejado de caminar a buen paso durante todo el rato, mientras
que la choza seguía estando por delante de ellos, de modo que debían de caminar con
sus postes, o más bien patas. Y ahora que se dieron cuenta de esto, pudieron ver
aquellos cinco delgados miembros de madera que oscilaban y se arrodillaban.
Cuando la voz carrasposa pronunció aquel último y estentóreo «ahora», Fafhrd se
detuvo. Lo mismo hicieron el Ratonero y la choza.
Los dos espadachines se volvieron hacia el bajo portal, mirándolo fijamente.
Al mismo tiempo, acompañado de un estruendo ensordecedor, cayó a sus espaldas,
muy cerca de ellos. La sacudida estremeció dolorosamente sus cuerpos e iluminó a la
choza y su morador con más brillantez que la luz del día, pero aun así no pudieron ver
nada dentro de la capucha del extraño personaje.
Si la capucha hubiera estado vacía, se habría visto con claridad la tela al fondo. Pero
no, sólo había aquel óvalo de negrura como el ébano, que ni siquiera el resplandor del
rayo podía iluminar.
Tan poco afectado por este prodigio como por la violenta tormenta, Fafhrd gritó en
dirección al portal, y su voz resonó débilmente en sus oídos conmocionados por el fragor
de los truenos:
—¡Escúchame, brujo, mago, nigromante o lo que seas! Jamás en la vida volveré a
entrar en la execrable ciudad que me ha privado de mi único amor, la incomparable e
insustituible Mana, a quien lloraré siempre y de cuya muerte indecible me sentiré siempre
culpable. El Gremio de los Ladrones la asesinó porque robaba por su cuenta..., y nosotros
hemos matado a los asesinos, aunque eso no nos ha beneficiado en absoluto.
—Del mismo modo, jamás volveré a poner los pies en Lankhmar —intervino el
Ratonero Gris, en un tono que era como el sonido de una trompeta airada—, la odiosa
metrópoli que me ha causado la horrible pérdida de mi amada Ivrian, pérdida como la que
ha sufrido Fafhrd y por una razón similar, y ha puesto sobre mis hombros una carga igual
de aflicción y vergüenza, que soportaré eternamente, incluso después de mi muerte.
Una araña salina, del tamaño de un plato grande, pasó cerca de su oreja, en alas del
viento, agitando sus patas gruesas y blancas, de palidez cadavérica, y giró más allá de la
choza, pero el Ratonero no se sobresaltó lo más mínimo y no hubo interrupción alguna en
sus palabras.
—Sabe, ser de negrura —continuó—, espectro de la oscuridad, que matamos al
repugnante mago que asesinó a nuestras amadas, así como a sus dos parientes
roedores, y apaleamos y aterrorizamos a sus patronos en la Casa de los ladrones. Pero la
venganza está vacía, no puede devolver a los muertos, no puede mitigar ni un átomo del
dolor y la culpa que sentiremos eternamente por nuestros amores.
—No puede, en efecto —le secundó sonoramente Fafhrd—, pues estábamos
borrachos cuando nuestras amadas murieron, y por eso no tenemos perdón. Hurtamos un
pequeño tesoro en piedras preciosas a los ladrones del Gremio, pero perdimos las dos
joyas que no tenían precio ni posible comparación. ¡Y nunca jamás regresaremos a
Lankhmar!
Más allá de la choza brilló un relámpago y restalló el trueno. La tormenta avanzaba
tierra adentro, al sur de la carretera.
La capucha que contenía oscuridad se echó hacia atrás un poco y lentamente se movió
de un lado a otro, una, dos, tres veces. La áspera voz entonó, más débilmente, porque
Fafhrd y el Ratonero estaban aún ensordecidos por aquel trueno tremendo:
Nunca y eternamente no son para los hombres,
Regresaréis una y otra vez.
Entonces la choza se movió también tierra adentro, con sus cinco patas largas y
delgadas. Se dio la vuelta, de modo que la fachada quedó oculta a los dos jóvenes, y
aumentó su velocidad. Las patas se movían ágilmente, como las de una cucaracha, y
pronto se perdió entre la maraña de espinos y árboles.
Así concluyó el primer encuentro del Ratonero y su camarada Fafhrd con Sheelba del
Rostro Sin Ojos.
Más tarde, aquel mismo día, los dos espadachines detuvieron a un mercader que no
iba bastante protegido y se dirigía a Lankhmar, despojándole de los dos mejores de sus
cuatro caballos de tiro (pues robar era algo muy natural para ellos), y en estas pesadas
monturas salieron del Gran Pantano Salado y cruzaron el Reino Hundido hasta llegar a la
siniestra ciudad central de Ilthmar, con sus pequeñas y traicioneras posadas y sus
innumerables estatuas, bajorrelieves y otras representaciones de su dios en forma de
rata. Allí cambiaron sus corees caballos por camellos y pronto avanzaron bamboleándose
por el desierto, siguiendo la costa oriental del Mar del Este color turquesa. Cruzaron el río
Tilth en la estación seca y continuaron a través de las arenas, en dirección a los Reinos
Orientales, adonde ninguno de ellos había viajado con anterioridad. Buscaban distracción
en lo exótico y deseaban visitar primero Horborixen, ciudadela del Rey de Reyes y la
segunda ciudad, sólo después de Lankhmar, en tamaño, antigüedad y esplendor barroco.
Durante los tres años siguientes, los años de Leviatán, la Roca y el Dragón, vagaron
por los cuatro puntos cardinales del mundo de Nehwon, tratando de olvidar sus primeros
amores y sus primeras grandes culpas, sin conseguir ni una cosa ni otra. Se aventuraron
más allá de la mística Tisilimilit, con sus chapiteles esbeltos y opalescentes, que siempre
parecía como si acabaran de cristalizar en el cielo húmedo y perlino, hasta tierras que
eran leyendas en Lankhmar e incluso en Horborixen. Una de estas leyendas, entre
muchas otras, era la del esqueléticamente mermado Imperio de Eevamarensee, un país
tan decadente, tan avanzado en el futuro, que las ratas y los hombres son todos calvos y
hasta los perros y gatos carecen de pelo.
Cuando regresaban por una ruta septentrional a través de las Grandes Estepas,
estuvieron a punto de ser capturados y esclavizados por los crueles mingoles. En el
Yermo Frío buscaron el Clan de la Nieve de Fafhrd, pero descubrieron que el año anterior
habían sido vencidos por una horda de Gnomos del Hielo, los cuales, según se
rumoreaba, habían matado basca la última persona, lo cual, de ser cierto, significaba que
Fafhrd había perdido a su madre, Mor, la novia a la que abandonó, Mara, y su
descendencia, si es que había tenido.
Durante algún tiempo estuvieron al servicio de Lithquil, el Duque Loco de Ool Hrusp,
ideando para él emocionantes duelos fingidos, asesinatos simulados y otros
entretenimientos. Luego avanzaron por la costa hacia el sur, a través del Mar Exterior, a
bordo de un mercante de Sarheenmar, hasta el tropical Klesh, donde se aventuraron un
poco en los bordes de la jungla. Se dirigieron de nuevo al norte y rodearon el secretísimo
Quarmall, aquel reino sombrío, y llegaron a los lagos de Pleea que son la cabecera del río
Hlal. Llegaron a la ciudad de los mendigos, Tovilyis, donde el Ratonero Gris creía haber
nacido, pero no estaba seguro, y cuando abandonaron aquella humilde metrópolis no
estaba más seguro de ello. Cruzaron el Mar del Este en una barcaza para transporte de
grano, pasaron algún tiempo dedicándose a la prospección de oro en las Montañas de los
Mayores, pues sus últimas gemas robadas las habían perdido hacía tiempo en el juego o
gastado en otras cosas. La búsqueda de oro se reveló infructuosa, y entonces se pusieron
en camino de nuevo hacia el Mar Interior e Ilthmar.
Vivían del robo, el atraco, sus servicios como guardaespaldas, breves encargos como
correos y agentes —comisiones que siempre, o casi siempre, llevaban a cabo
escrupulosamente— y haciendo actuaciones: el Ratonero hacía juegos malabares,
prestidigitación y bufonadas, mientras que Fafhrd, con su don de lenguas y su
adiestramiento como Bardo Cantor, sobresalía en las artes juglarescas y traducía las
leyendas de su gélida patria a muchos idiomas. Jamás trabajaban como cocineros,
empleados, carpinteros, podadores de árboles o criados corrientes, y nunca, jamás, se
enrolaron como soldados mercenarios... Su servicio a Lithquil había sido de una
naturaleza más personal.
Recibieron nuevas cicatrices y adquirieron otras habilidades, comprensiones y
compasiones, cinismos y secretos, una risa sutilmente burlona y un frío aplomo, como un
caparazón que encerraba herméticamente todas sus aflicciones y ocultaba casi
constantemente al bárbaro que había en Fafhrd y el chico de los bajos fondos que era el
Ratonero. Se volvieron externamente alegres, despreocupados y simpáticos, pero no les
abandonó su pesar y su sentimiento de culpa; los espectros de Ivrian y Vlana acosaban
su sueño y sus ensueños diurnos, por lo que tenían escasa relación con otras
muchachas, y la poca que tenían les causaba más incomodidad que alegría. Su
camaradería se hizo más firme que una roca, más fuerte que el acero, pero todas sus
demás relaciones humanas eran huidizas. La melancolía era su estado de ánimo más
corriente, aunque solían ocultárselo mutuamente.
Llegó el mediodía del día del Ratón, en el mes del León, el año del Dragón. Estaban
haciendo la siesta en la frescura de una cueva, cerca de Ilthmar. En el exterior hacía un
tórrido calor que horneaba el suelo y la escasa hierba marrón, pero allí dentro la
temperatura era muy agradable. Sus caballos, una yegua gris y un macho castrado de
color castaño, estaban a la sombra a la entrada de la caverna. Fafhrd había
inspeccionado someramente el lugar, por si había serpientes, pero no descubrió ninguna.
Odiaba a los fríos ofidios escamosos del sur, tan diferentes de las serpientes de sangre
caliente y provistas de pelaje del Yermo Frío. Se adentró un poco en el estrecho corredor
rocoso que partía del fondo de la cueva, bajo la pequeña montaña en la que se abría,
pero regresó cuando la falta de luz le impidió ver más allá y no había encontrado ni
reptiles ni el final del corredor.
Descansaron cómodamente sobre sus esteras sin desenrollar. No podían conciliar el
sueño, por lo que se pusieron a charlar de cosas intrascendentes. Lentamente, en
sucesivas etapas, esta conversación se volvió seria. Finalmente, el Ratonero Gris resumió
sus últimos tres años.
—Hemos recorrido el ancho mundo de cabo a rabo sin encontrar el olvido.
—No estoy de acuerdo —replicó Fafhrd—. No la última parte, puesto que aún estoy tan
acosado por los fantasmas como tú, pero no hemos cruzado el Mar Exterior ni buscado el
gran continente que, según la leyenda, se encuentra en el oeste.
—Creo que sí lo hemos hecho —adujo el Ratonero—. No la primera parte. Estoy de
acuerdo, pero, ¿qué objeto tiene registrar el mar? Cuando fuimos al extremo oriental y
llegamos a la orilla de aquel gran océano, ensordecidos por su inmenso oleaje, creo que
estábamos en la costa occidental del Mar Exterior, sin que hubiera entre Lankhmar y
nosotros nada más que agua embravecida.
—¿Qué gran océano? —inquirió Fafhrd—. ¿Y qué inmenso oleaje? Era un lago, un
simple charco con algunas ondas en su superficie. Se podía ver perfectamente la orilla
opuesta.
—Entonces veías espejismos, amigo mío, y languidecías en uno de esos estados de
ánimo en que todo Nehwon sólo te parece una pequeña burbuja que podrías hacer
estallar con el rasguño de una uña.
—Tal vez —convino Fafhrd—. Oh, qué cansado estoy de esta vida.
Se oyó una tosecita, apenas un carraspeo, en la oscuridad a sus espaldas, pero se les
erizó el cabello, tan cercano e íntimo había sido aquel leve sonido y tan indicador de
inteligencia más que de mera animalidad, pues era indudable su mesurada solicitud de
atención.
Los dos jóvenes volvieron sus cabezas al mismo tiempo y miraron la negra boca del
corredor rocoso. Al cabo de un rato les pareció que podían ver unos débiles resplandores
verdes que flotaban en la oscuridad y cambiaban perezosamente de posición, como siete
luciérnagas cernidas en el aire, pero con una luz más firme y mucho más difusa, como si
cada luciérnaga llevara un manto constituido por varias capas de gasa.
Entonces una voz melosa y untuosa, una voz de anciano, aunque aguda, como el
sonido de una flauta trémula, habló desde el centro de aquellos mortecinos resplandores,
y dijo:
—Oh, hijos míos, dejando de lado la cuestión de ese hipotético continente occidental,
sobre el cual no tengo intención de ilustraros, hay todavía un lugar en Nehwon donde no
habéis buscado el olvido de las muertes crueles de vuestras amadas.
—¿Y cuál podría ser ese lugar? —preguntó en voz baja el Ratonero, y tras un largo
momento añadió con un leve tartamudeo—: ¿Quién eres?
—La ciudad de Lankhmar, hijos míos. Quien sea yo, aparte de vuestro padre espiritual,
es un asunto privado.
—Hemos hecho un solemne juramento de no regresar jamás a Lankhmar gruñó Fafhrd
al cabo de un rato; habló con ronca voz contenida, un poco a la defensiva y quizás incluso
intimidado.
—Los juramentos han de mantenerse hasta que se ha cumplido su finalidad —
respondió la voz aflautada—. Toda imposición se levanta al final, toda norma impuesta
por uno mismo se deroga. De otro modo, el sentido del orden en la vida se convierte en
una limitación al crecimiento. la disciplina encadena; la integridad esclaviza y hace mal.
Habéis aprendido lo que podéis del mundo. Os habéis graduado en el conocimiento de
esa enorme parte de Nehwon. Ahora es necesario que hagáis vuestros estudios de
posgraduado en Lankhmar, la mejor universidad de la vida civilizada.
—No regresaremos a Lankhmar —replicaron al unísono Fafhrd y el Ratonero.
Los siete resplandores se desvanecieron. Tan débilmente que los dos hombres apenas
podían oírlo —aunque cada uno de ellos lo oyó—. La voz aflautada inquirió: «¿Tenéis
miedo?». Entonces oyeron un ruido como de raspaduras en la roca, un sonido muy débil,
pero, de algún modo, pesado.
Así finalizó el primer encuentro de Fafhrd y su camarada con Ningauble de los Siete
Ojos.
Al cabo de una docena de latidos de corazón, el Ratonero Gris desenvainó su delgada
espada, de brazo y medio de largo, «Escalpelo», con la que estaba acostumbrado a verter
sangre con precisión quirúrgica, y blandiendo el arma de punta reluciente, entró en el
corredor rocoso. Caminaba pausadamente, con una comedida determinación. Fafhrd fue
tras él, manteniendo la punta de su espada «Varita Gris», más pesada pero que
manejaba con la mayor agilidad en combate, cerca del pétreo suelo y moviéndola de un
lado a otro. Los siete resplandores, con sus perezosos balanceos y movimientos breves le
habían sugerido vivamente las cabezas de grandes cobras levantadas para atacar.
Razonó que las cobras de cueva, si existía tal especie, muy bien podrían ser
fosforescentes como anguilas abisales.
Habían penetrado un poco más en el flanco de la montaña de lo que había ido Fafhrd
en su primera inspección —la lentitud de su avance permitía a sus ojos acomodarse mejor
a la oscuridad relativa—, cuando con una ligera y sonora vibración, «Escalpelo» tocó roca
vertical. Sin decir palabra, permanecieron donde estaban y su visión de la cueva mejoró
hasta el punto de que resultó evidente, sin necesidad de seguir probando con las
espadas, que el corredor terminaba donde ellos estaban, y no había ningún agujero lo
bastante grande ni siquiera para permitir el deslizamiento de una serpiente habladora,
para no hablar de un ser correctamente dotado de habla. El Ratonero empujó la pared y
Fafhrd lanzó su peso contra la roca en varios puntos, pero resistió como la más pura
entraña del monte. Tampoco les había pasado por alto ningún camino lateral, ni siquiera
el más estrecho, o cualquier hoyo o agujero en el techo, lo cual volvieron a comprobar al
salir.
Regresaron junto a sus esteras de dormir. Los caballos seguían comiendo hierba
marrón a la entrada de la caverna. Entonces Fafhrd dijo de improviso:
—Lo que hemos oído, ha sido un eco.
—¿Cómo puede haber un eco sin una voz? —preguntó el Ratonero con malhumorada
impaciencia—. Es como si tuviéramos una cola sin gato. Quiero decir una cola viva.
—Una pequeña serpiente de nieve se parece mucho a la cola en movimiento de un
gato doméstico blanco —replicó Fafhrd, imperturbable—. Sí, y emite un grito agudo y
trémulo, parecido a esa voz.
—¿Acaso estás sugiriendo...?
—Naturalmente que no. Como imagino que te ocurre a ti, supongo que había una
puerta en algún lugar de la roca, tan bien encajada que no hemos podido discernir las
junturas. La oímos cerrarse. Pero antes de eso, él... o ella, ellos, ello... pasó a través de la
abertura.
—¿A qué viene entonces esa cháchara de ecos y serpientes de nieve?
—Es bueno considerar todas las posibilidades.
—Él... ella, etcétera, nos llamó hijos —reflexionó el Ratonero.
—Algunos dicen que la serpiente es la más sabia, la más vieja y hasta la madre de
todos —observó Fafhrd juiciosamente.
—¡Serpientes de nuevo! Bien, una cosa es cierta: todo el mundo diría que es una pura
locura seguir el consejo de una serpiente, y no digamos siete.
—Con todo, él..., considera como si hubiera dicho los demás pronombres, tenía
bastante razón, Ratonero. A pesar del indeterminado continente occidental, hemos
viajado por todo Nehwon, dando vueltas y más vueltas en el sentido de una tela de araña.
¿Qué nos queda salvo Lankhmar?
—¡Malditos sean tus pronombres! Juramos que no regresaríamos jamás. ¿Te has
olvidado de eso, Fafhrd?
—No, pero me muero de aburrimiento. Muchas veces he jurado que no volvería a
beber vino.
—¡En Lankhmar me moriría de asfixia! Sus humores diurnos, sus nieblas nocturnas, su
suciedad.
—En este momento, Ratonero, poco me importa vivir o morir, y dónde, cuándo o cómo.
—¡Ahora adverbios y conjunciones! ¡Bah, lo que necesitas es un trago!
—Buscamos un olvido más profundo. Dicen que para darle el reposo a un alma en
pena, hay que ir al lugar donde murió.
—¡Sí, y así te obsesionarás más!
—No podría obsesionarme más de lo que ya estoy.
—¡Dejar que una serpiente nos avergüence preguntándonos si tenemos miedo!
—¿Lo tenemos, quizá?
Y así continuó la discusión, con el previsible resultado final de que Fafhrd y el Ratonero
galoparon más allá de Ilthmar hasta un trecho de costa rocosa que era un precipicio bajo
curiosamente excoriado, y allí aguardaron un día y una noche a que, con anómalas
convulsiones acuosas, emergiera el Reino Hundido de las aguas donde convergían el Mar
del Este y el Mar Interior. Rápida y cautelosamente cruzaron la humeante extensión de
pedernal, pues hacía un día cálido y soleado, y volvieron a cabalgar por la carretera del
Origen, pero esta vez de regreso a Lankhmar.
Distantes tormentas gemelas rugían a cada lado, al norte, sobre el Mar Interior, y al sur,
por encima del Gran Pantano Salado, a medida que se aproximaban a aquella ciudad
monstruosa con sus torres, chapiteles y santuarios, y la gran muralla almenada emergía
de su enorme y habitual capa de humo, algo silueteada por la luz del sol poniente, al que
la niebla y el humo convertían en un disco de plata apagada.
Una vez el Ratonero y Fafhrd creyeron ver una masa redondeada, de suelo plano,
sobre unas patas altas e invisibles que se movía entre los árboles, y oyeron débilmente
una voz áspera que decía: «Oslo dije, os lo dije, os lo dije», pero tanto la embrujada
cabaña de Sheelba, como su voz, si es que eran tales, permanecieron distantes como las
tormentas.
De este modo Fafhrd y el Ratonero Gris revocaron sus juramentos a la ciudad que
despreciaban, pero que, al mismo tiempo, añoraban. No encontraron allí el olvido, las
almas en pena de Ivrian y Vlana no tuvieron reposo, y no obstante, quizá tan sólo por el
paso del tiempo, los dos hombres se sintieron menos turbados por los fantasmas de sus
amadas. Tampoco volvieron a encenderse sus odios, como el que sentían hacia el
Gremio de los Ladrones, sino que más bien se extinguieron. Y, en cualquier caso,
Lankhmar no les pareció peor que cualquier otro lugar de Nehwon y sí más interesante
que la mayoría. Así pues, permanecieron allí un período de tiempo, haciendo nuevamente
de la ciudad el cuartel general de sus aventuras.
2 - Las joyas en el bosque
Era el año del Gigante, mes del Erizo, día del Sapo. Un sol cálido de fines del verano
descendía hacia el crepúsculo sobre la sombría y fértil tierra de Lankhmar. Los
campesinos que trabajaban en los interminables campos de cereales se detenían un
momento, alzaban sus rostros manchados de tierra y observaban que pronto llegaría el
momento de comenzar tareas menores. Las reses que pastaban en las rastrojeras
empezaron a moverse en la dirección general de sus establos. Sudorosos mercaderes y
tenderos decidieron esperar un poco más antes de gozar de los placeres del baño.
Ladrones y astrólogos se agitaban inquietos en sus sueños, percibiendo que las horas de
la noche y el trabajo se aproximaban.
En el límite más meridional de la tierra de Lankhmar, a un día de viaje a uña de caballo,
más allá del pueblo de Soreev, donde los campos de cereales ceden el paso a ondulantes
bosques de arces y robles, dos caballeros trotaban pausadamente a lo largo de un
estrecho y polvoriento camino. Ofrecían un agudo contraste. El más alto vestía una túnica
de lino sin blanquear, sujeta ceñidamente a la cintura por medio de un cinturón muy
ancho. Un pliegue del manto de lino, enrollado a su cabeza, la protegía del sol. Una larga
espada con pomo dorado en forma de granada se mecía a su costado. Por detrás de su
hombro derecho sobresalía una aliaba de flechas. Enfundado a medias en un saco que
pendía de la silla de montar había un arco de madera de tejo destensado. Los grandes y
magros músculos del jinete, su piel blanca, su cabello cobrizo y sus ojos verdes, y, por
encima de todo, su expresión apacible pero indomable, todo ello apuntaba a su
procedencia de una tierra más fría, áspera y bárbara que Lankhmar.
Si todo en el hombre más alto sugería el origen agreste, el aspecto general del hombre
más bajo y su estatura era considerablemente inferior— era el de un habitante de la
ciudad. Su rostro moreno era el de un bufón. Los ojos negros y brillantes, la nariz chata y
las líneas alrededor de la boca que le daban un rictus irónico. Tenía manos de
prestidigitador. Algo en su constitución delgada pero fuerte revelaba una competencia
excepcional en las peleas callejeras y las reyertas de taberna Vestía de la cabeza a los
pies con prendas de seda gris, suaves y curiosamente holgadas. Su delgada espada,
protegida por una vaina de piel de ratón, se curvaba ligeramente hacia la punta De su
cinto colgaba una honda y una bolsa con proyectiles.
A pesar de sus muchas diferencias, no había duda de que los dos hombres eran
camaradas, que estaban unidos por un vínculo de sutil entendimiento mutuo, en cuyo
entramado había melancolía, humor y muchas otra hebras. El más pequeño cabalgaba en
una yegua gris pinta; el más alto, en un caballo castrado zaino.
Se estaban aproximando a un lugar donde el estrecho camino llegaba al extremo de
una elevación, se curvaba ligeramente y descendía serpenteando al valle siguiente.
Verdes muros de hojas se apretujaban a cada lado. El calor era considerable, pero no
opresivo. Hacía pensar en sátiros y centauros dormitando en vallecitos ocultos.
Entonces la yegua gris, que iba algo adelantada, relinchó. El hombre más pequeño
sujetó con más fuerza las riendas, y sus ojos negros dirigieron rápidas y vigilantes
miradas, primero a un lado del camino y luego al otro. Se oía un débil sonido, como de
madera raspando sobre madera.
Sin previo aviso, los dos hombres se agacharon, aferrándose al arnés lateral de sus
monturas. Simultáneamente se oyó la musical vibración de unos arcos, como el preludio
de algún concierto en el bosque, y varias flechas silbaron airadas y pasaron por los
espacios que los jinetes ocupaban un momento antes. Las cabalgaduras tomaron la curva
y galoparon como el viento, sus cascos levantando grandes polvaredas.
Brotaron a sus espaldas gritos excitados y respuestas, al tiempo que sus perseguidores
iban tras ellos. Al parecer, eran siete u ocho los hombres que habían tendido la
emboscada, truhanes achaparrados y fornidos que llevaban coca de malla y cascos de
acero. Antes de que la yegua y el zaino estuvieran a tiro de piedra camino abajo, fueron
rebasados por sus perseguidores, un caballo negro delante y un jinete de barba negra en
segundo lugar.
Pero los perseguidos no perdieron el tiempo. El hombre más alto se irguió en los
estribos y extrajo el arco de tejo. Con la mano izquierda lo dobló contra el estribo, y con la
derecha colocó la lazada superior de la cuerda en su lugar. Luego su mano izquierda se
deslizó por el arco hasta la empuñadura, mientras la izquierda se movía ágilmente para
extraer una flecha de la aljaba. Todavía guiando a su montura con las rodillas, se irguió
aún más y giró en su silla para disparar un dardo provisto de plumas de águila. Entre
tanto, su camarada había colocado una pequeña bola de plomo en su honda, la cual hizo
girar dos veces por encima de su cabeza, de modo que zumbó con estridencia, y soltó el
proyectil.
Flecha y proyectil volaron y golpearon a la vez. La primera atravesó el hombro del
jinete que iba en cabeza, y el otro alcanzó al segundo en su casco de acero y lo derribó
de la silla Los perseguidores se detuvieron bruscamente, en una maraña de caballos que
cabeceaban y se encabritaban. Los hombres que habían causado esta confusión se
detuvieron en la siguiente curva del camino y se volvieron para mirar.
—Por el Erizo —lijo el más pequeño, sonriendo maliciosamente—. ¡Pero lo pensarán
dos veces antes de volver a tender emboscadas!
—Zafios imbéciles —dijo el más alto—. ¿Ni siquiera han aprendido a disparar desde la
silla de montar? Te lo digo, Ratonero Gris, sólo un bárbaro puede manejar a su caballo
adecuadamente.
—Excepto yo y unos pocos más —replicó el que tenía el felino sobrenombre de
Ratonero Gris—. Pero mira, Fafhrd, los bandidos se retiran llevándose a sus heridos, y
uno galopa muy por delante. Vaya, le he abollado la mollera al de la barba negra. Cuelga
de su penco como un saco de harina. Si hubiera sabido quiénes somos, no se habría
lanzado tan alegremente a la persecución.
Había cierta verdad en esta jactancia. Los nombres del Ratonero Gris y del nórdico
Fafhrd no eran desconocidos en las tierras alrededor de Lankhmar, ni tampoco en esta
orgullosa ciudad. Su gusto por las extrañas aventuras, sus misteriosas idas y venidas y su
curioso sentido del humor eran cosas que dejaban perplejos a casi todos los hombres por
igual.
Bruscamente, Fafhrd destensó su arco y se volvió hacia delante en su silla.
—Este debe de ser el mismo valle que estamos buscando —dijo—. Mira, hay dos
colinas, cada una con dos morones muy próximos, a los que hacen referencia los
documentos. Echemos otro vistazo, para cerciorarnos.
El Ratonero Gris metió la mano en su amplia bolsa de cuero y extrajo una gruesa hoja
de vitela, antigua y de un curioso color verduzco. Tres de sus bordes estaban raídos y
desgastados; el cuarto mostraba un corte limpio y reciente. Esta hoja contenía los
intrincados jeroglíficos de la escritura lankhamariana, trazados con tinta negra de calamar.
Pero el Ratonero no dirigió su atención a estos jeroglíficos, sino a unas líneas difuminadas
de diminuta escritura roja en el margen, las cuales leyó:
Que los reyes llenen hasta el techo sus cámaras de los tesoros, y que los mercaderes
hagan reventar sus sótanos a causa de las monedas acaparadas en ellos, y que los
necios les envidien. Yo tengo un tesoro que supera en valor a los suyos. Un diamante tan
grande como el cráneo de un hombre. Doce rubíes, cada uno de ellos tan grande como el
cráneo de un gato. Diecisiete esmeraldas, cada una tan grande como el cráneo de un
topo. Y ciertas varitas de cristal y barras de oricalco. Que los grandes señores se
pavoneen adornados con joyas y las reinas se carguen de gemas y los necios las adoren.
Tengo un tesoro que durará más que los suyos. Le he construido una cámara para
albergarlo en el lejano bosque meridional, donde las dos colinas tienen jorobas dobles,
como camellos dormidos, a un día de viaje a caballo más allá del pueblo de Soreev.
Una gran casa del tesoro con una torre alta, apropiada pata morada de un rey, aunque
ningún rey puede morar allí. Inmediatamente debajo de la piedra angular de la bóveda
central se halla mi tesoro, eterno como las estrellas resplandecientes. Durará más que yo
y que mi nombre, yo, Urgaan de Angarngi. Es mi asidero en el futuro. Que los necios lo
busquen. No lo encontrarán. Pues aunque mi casa del tesoro esté vacía como el aire, sin
ninguna criatura mortífera en madriguera rocosa, ni centinela apostado en el exterior, ni
pozo, veneno, trampa o cepo, todo el lugar desnudo de arriba abajo, sin un pelo de
demonio o ser infernal, sin ninguna serpiente de letales colmillos, pero bella, sin cráneo
con ojos mortales de mirada feroz..., no obstante he dejado un guardián allí. Que los
prudentes lean este enigma y desistan.
—Ese hombre tiene una notable inclinación por los cráneos —musitó el Ratonero—.
Debe de haber sido sepulturero o nigromante.
—O quizás arquitecto —observó Fafhrd, pensativo—, en los tiempos antiguos, cuando
las imágenes grabadas de cráneos de hombres y animales servían para adornar los
templos.
—Tal vez —convino el Ratonero—. Desde luego, la escritura y la tinta son bastante
viejos. Por lo menos se remontan al siglo de las Guerras con el Este... Cinco largas vidas
humanas.
El Ratonero era un diestro falsificador, tanto de caligrafía como de objetos artísticos.
Sabía de qué estaba hablando.
Satisfechos por hallarse cerca del objetivo de su búsqueda, los dos camaradas miraron
a través de una brecha en el follaje, en dirección al valle. Éste tenía la forma de una vaina,
hueco, largo y estrecho. Lo estaban contemplando desde uno de los extremos estrechos.
Las dos colinas con sus montecillos peculiares formaban los largos lados. El conjunto del
valle verdeaba con el frondoso follaje de arces y robles, con excepción de un pequeño
claro hacia el centro. El Ratonero pensó que aquel debía de ser el terreno circundante de
una casa de campo.
Más allá de la brecha pudo distinguir algo oscuro y más o menos cuadrado que se
alzaba un poco por encima de las copas de los árboles. Llamó la atención de su
compañero, pero no pudieron decidir si aquello era una torre como la mencionada en el
documento, o sólo una sombra peculiar, o quizás incluso el tronco muerto y sin ramas de
un roble gigantesco. Estaba demasiado lejos.
—Casi ha transcurrido suficiente tiempo —dijo Fafhrd tras una pausa— para que
alguno de esos bandidos se haya deslizado sigilosamente por el bosque para atacarnos
de nuevo. La noche está cerca.
Dieron instrucciones a sus caballos y siguieron adelante con lentitud. Procuraban no
desviar la vista de aquel objeto que parecía una torre, pero como estaban descendiendo,
muy pronto desapareció de su campo visual, bajo las copas de los árboles. Ya no tendrían
ocasión de verlo hasta que estuvieran muy cerca.
El Ratonero experimentaba una excitación contenida Pronto descubrirían si estaban en
la pista de un tesoro o no. Un diamante tan grande como un cráneo de hombre...,
rubíes..., esmeraldas... Sentía un placer casi nostálgico en prolongar y saborear
plenamente esta última y tranquila etapa de su indagación. La emboscada reciente había
servido como un condimento necesario.
Pensó en cómo había desgarrado aquella página de vitela, que tan interesante parecía,
del antiguo libro sobre arquitectura que reposaba en la biblioteca del rapaz y arrogante
señor de Rannarsh; en cómo, medio en broma, había buscado e interrogado a varios
buhoneros del sur; en cómo había encontrado uno que recientemente había pasado por
un pueblo llamado Soreev; en cómo aquel hombre le había hablado de una estructura de
piedra en el bosque, al sur de Soreev, a la que los campesinos denominaban Casa de
Angarngi y consideraban que estaba vacía desde mucho tiempo atrás. El buhonero había
visto una alta torre que se elevaba por encima de los árboles. El Ratonero recordó el
rostro enjuto y astuto del hombre y rió entre dientes. Y aquel recuerdo le evocó el rostro
cetrino del avariento señor de Rannarsh, y una nueva idea acudió a su mente.
—Fafhrd erijo a su compañero—, esos bandidos a los que hemos puesto pies en
polvorosa... ¿Quiénes crees que eran?
El nórdico emitió un jocoso y despectivo gruñido.
—Rufianes corrientes y molientes. Atracadores de gordos mercaderes. Bravucones de
dehesa. ¡Bandidos palurdos!
—Sin embargo, todos iban bien armados, y armados como... como si estuvieran al
servicio de algún hombre rico. Y aquel que pasó cabalgando por nuestro lado... ¿No
tendría prisa quizá por informar del fracaso a su amo?
—¿Cuál es tu idea?
El Ratonero tardó un momento en responder.
—Estaba pensando que ese señor de Rannarsh es un hombre rico y codicioso, que
babea al pensar en joyas. Y me preguntaba si alguna vez habría leído esas líneas
borrosas en tinta roja y sacaría copia de ellas, y si mi robo del original pudo haber
aguzado su interés.
El nórdico meneó la cabeza.
—Lo dudo. Eres demasiado sutil. Pero si así fuera, y si trata de rivalizar con nosotros
en la búsqueda de este tesoro, será mejor que piense dos veces cada paso que va a
dar... y elija servidores capaces de luchar a lomo de caballo.
Avanzaban tan lentamente que los cascos de la yegua y el zaino apenas agitaban el
polvo. Una emboscada bien preparada podría sorprenderles, pero no un hombre o caballo
en movimiento. El estrecho camino serpenteaba de un modo que parecía carente de
finalidad. Las hojas les rozaban el rostro, y en ocasiones tenían que apartar sus cuerpos
para evitar las ramas que invadían la senda. El aroma maduro del bosque a fines del
verano era más intenso ahora que estaban por debajo del borde del valle. Se mezclaban
con él los olores de las bayas silvestres y los arbustos aromáticos. Las sombras se
alargaban imperceptiblemente.
—Hay nueve de diez posibilidades —murmuró el Ratonero distraídamente— de que
esa cámara del tesoro de Urgaan de Angarngi haya sido saqueada hace siglos, por
hombres cuyos cuerpos son ya polvo.
—Es posible —convino Fafhrd—. Al contrario que los hombres, los rubíes y las
esmeraldas no reposan tranquilamente en sus tumbas.
Esta posibilidad, que habían comentado varias veces hasta entonces, no les turbó
ahora ni les hizo sentirse impacientes. Más bien impartió a su búsqueda la placentera
melancolía de una última esperanza. Aspiraron el aire puro y dejaron que los caballos
pacieran a sus anchas con las abundantes hojas. Un grajo lanzó un agudo grito desde la
copa de un árbol, y en el interior del bosque un tordo emitía su canto semejante al
maullido de un gato. Los agudos trinos de las aves se imponían al constante zumbido de
los insectos. La noche estaba próxima Los rayos casi horizontales del sol doraban las
copas de los árboles. Entonces los oídos de Fafhrd captaron el hueco mugido de una
vaca.
Unas pocas curvas más les llevaron al claro que habían atisbado. De acuerdo con su
suposición, resultó contener una casita de campo, una bonita casa de madera de aleros
bajos, cuyas tablas mostraban los efectos del clima, situada en medio de un campo de
cereal. A un lado había una parcela de habichuelas; al otro, un montón de madera que
casi empequeñecía la casa. Delante de ésta se hallaba un viejo delgado y membrudo, de
piel tan marrón como la túnica casera que vestía. Era evidente que acababa de oír a los
caballos y se había vuelto para mirar.
—Hola, buen hombre —dijo el Ratonero—. Hace un buen día para estar afuera y tenéis
una buena casa.
El campesino consideró estas afirmaciones y luego las refrendó moviendo la cabeza.
—Somos dos viajeros fatigados —continuó el Ratonero.
De nuevo el campesino asintió gravemente.
—¿Nos daríais alojamiento por esta noche a cambio de dos monedas de plata?
El campesino se frotó el mentón y luego alzó tres dedos.
—Muy bien, tendréis las tres monedas de plata —dijo el Ratonero, bajando de su
caballo.
Fafhrd le siguió al momento.
Sólo después de haberle dado al viejo una moneda para cerrar el trato, el Ratonero le
preguntó de manera despreocupada:
—¿No hay un lugar antiguo y desierto cerca de vuestra casa llamado la Casa de
Angarngi?
El campesino asintió.
—¿Cómo es?
El hombre se encogió de hombros.
—¿No lo sabéis?
El campesino meneó la cabeza.
—Pero, ¿no habéis visto nunca ese lugar?
En la voz del Ratonero había una nota de perplejidad que no se molestó en ocultar.
La respuesta fue otro movimiento de cabeza.
—Pero sólo está a pocos minutos de donde vivís, buen hombre, ¿no es cierto?
El campesino asintió tranquilamente, como si nada de todo aquello fuera sorprendente
en lo más mínimo.
Un joven musculoso, que había salido por detrás de la casa para hacerse cargo de sus
caballos, les ofreció una sugerencia:
—Podéis ver la torre desde el otro lado de la casa. Yo os la indicaré.
Entonces el viejo demostró que no era mudo, diciendo con una voz seca, inexpresiva:
—Adelante, miradla cuanto queráis.
Y acto seguido entró en la casa. Fafhrd y el Ratonero tuvieron un vislumbre de un niño
que se asomaba a la puerta, una anciana que removía una perola y alguien encorvado en
una gran silla, ante un parco fuego.
La parte superior de la torre apenas era visible a través de una brecha entre los
árboles. Los últimos rayos del sol la envolvían en una tonalidad roja oscura Parecía estar
a cuatro o cinco tiros de arco. Y entonces, mientras la contemplaban, el sol se ocultó tras
ella y se convirtió en un cuadrado de piedra negra sin rasgos característicos.
—Desde luego, es una construcción vieja —explicó el joven vagamente—. He andado
a su alrededor. Mi padre nunca se ha molestado en mirarla.
—¿Has estado dentro? —inquirió el Ratonero.
El joven se rascó la cabeza.
—No. Sólo es un sitio antiguo. No sirve para nada.
—Habrá un crepúsculo bastante largo —dijo Fafhrd, sus grandes ojos verdes atraídos
por la torre como si fuera un imán—. Lo bastante largo para que podamos verla más de
cerca.
—Os mostraría el camino —dijo el joven—, pero tengo que ir a sacar agua del pozo.
—No importa —replicó Fafhrd—. ¿Cuándo cenáis?
—Cuando aparecen las primeras estrellas.
Dejaron sus caballos al campesino y se internaron caminando en el bosque. En
seguida se hizo mucho más oscuro, como si el crepúsculo, en vez de empezar, casi
estuviera terminando. La vegetación era más espesa de lo que habían previsto. Había
plantas trepadoras y espinos que era necesario esquivar. En lo alto aparecían y
desaparecían irregulares fragmentos de cielo pálido.
El Ratonero dejó que Fafhrd fuese delante. Tenía la mente ocupada en una especie de
misteriosa ensoñación acerca de los campesinos. Estimulaba su fantasía pensar en cómo
habrían pasado impasibles sus trabajosas vidas, generación tras generación, sólo a pocos
pasos del que podría ser uno de los mayores tesoros del mundo. Parecía increíble.
¿Cómo podía alguien dormir tan cerca de las joyas y no soñar con ellas? Pero
probablemente ellos nunca soñaban.
Así pues, el Ratonero Gris fue consciente de pocas cosas durante el recorrido por el
bosque, salvo que Fafhrd parecía tardar un tiempo demasiado largo en llegar a su
objetivo, lo cual era extraño, ya que el bárbaro era un hombre que se encontraba a sus
anchas en los bosques.
Por fin una sombra más profunda y sólida emergió por encima de los árboles, y un
momento después se encontraron en el margen de un pequeño claro, sembrado de
piedras, la mayor parte del cual estaba ocupado por la voluminosa estructura que
buscaban. De súbito, antes incluso de que su mirada abarcara los detalles del lugar, un
centenar de insignificantes perturbaciones asaltaron la mente del Ratonero. ¿No estaban
cometiendo un error al dejar sus caballos en poder de aquellos extraños campesinos?
¿No podría ser que aquellos bandidos les hubieran seguido hasta la casa de campo? ¿No
era aquel el día del Sapo, un día desafortunado para entrar en casas deshabitadas? ¿No
deberían haberse llevado una lanza corta, por si se encontraban con un leopardo? ¿Y no
era un chotacabras el ave a la que había oído gritar a mano izquierda, lo cual era un mal
augurio?
La casa del tesoro de Urgaan de Angarngi era una estructura peculiar. Su característica
principal era una cúpula grande y baja, la cual descansaba sobre unas paredes que
formaban un octógono. Delante, y fundiéndose con ella, había dos cúpulas menores.
Entre ellas se abría una gran puerta cuadrada. La torre se alzaba asimétricamente desde
la parte posterior de la cúpula principal. La mirada del Ratonero se apresuró a buscar, a la
luz cada vez más crepuscular, la causa de la notable peculiaridad de la estructura, y
decidió que radicaba en su simplicidad absoluta. No había columnas, cornisas
sobresalientes, frisos ni adornos arquitectónicos de ninguna clase, embellecidos con
cráneos o no. Con excepción del portal y algunas ventanas diminutas en lugares
inesperados, la Casa de Angarngi era una masa compacta de piedras uniformes gris
oscuro, muy bien ensambladas.
Pero ahora Fafhrd subía por el corto tramo de escalones en forma de gradas que
conducían a la puerta abierta, y el Ratonero le siguió, aunque le hubiera gustado echar un
vistazo más detenido a los alrededores. A cada paso que daba sentía crecer en su interior
una extraña renuencia. Su estado de ánimo anterior, de placentera expectación, se
desvaneció de un modo tan repentino como si hubiera pisado arenas movedizas. Le
pareció que la negra puerta bostezaba como si fuera una boca desdentada. Y entonces le
recorrió un ligero escalofrío, pues vio que la boca tenía un diente..., algo de un blanco
espectral que sobresalía del suelo. Fafhrd tendía la mano hacia el objeto.
—Me pregunto de quién será este cráneo —dijo el nórdico con calma.
El Ratonero contempló el cráneo y los huesos y fragmentos óseos desparramados a su
lado. La sensación de inquietud avanzaba rápidamente hacia su apogeo, y tenía la
desagradable convicción de que, una vez llegara a un punto culminante, ocurriría algo.
¿Cuál era la respuesta a la pregunta de Fafhrd? ¿Qué clase de muerte había tenido el
intruso anterior? El interior de la casa del tesoro estaba muy oscuro. ¿No mencionaba el
manuscrito algo acerca de un guardián? Era difícil pensar en un guardián de carne y
hueso que estuviera en su sitio durante trescientos años, pero había cosas que eran
inmortales o casi inmortales. Se daba cuenta de que a Fafhrd no le afectaba en absoluto
ninguna inquietud premonitoria y era capaz de iniciar la búsqueda inmediata del tesoro.
Era preciso evitarlo a toda costa. Recordó que el nórdico odiaba a las serpientes.
—Esta piedra húmeda y fría... —observó en tono despreocupado—. Es el lugar idóneo
para que aniden serpientes escamosas de sangre fría.
—Nada de eso —replicó Fafhrd, irritado—. Estoy seguro de que no hay una sola
serpiente en el interior. La nota de Urgaan decía: «Ninguna criatura mortífera en
madriguera rocosa», y para postres: «Ninguna serpiente de colmillos letales pero bella».
—No estoy pensando en serpientes guardianas que Urgaan pueda haber dejado aquí
—explicó el Ratonero—, sino en reptiles que quizás hayan entrado por la noche. Del
mismo modo que el cráneo que sostienes no es uno que haya dejado ahí Urgaan, «con
ojos mortales de mirada feroz», sino simplemente el estuche cerebral de algún
desgraciado viajero que murió aquí por casualidad.
—No sé —dijo Fafhrd, mirando sosegadamente el cráneo.
—Sus órbitas podrían tener un brillo fosforescente en la oscuridad absoluta.
Un instante después convino en que harían bien en posponer la búsqueda hasta que
llegara la luz del día, puesto que ya habían localizado la casa del tesoro. Dejó
cuidadosamente el cráneo donde lo había encontrado.
Al internarse de nuevo en el bosque, el Ratonero oyó una vocecita interior que le
susurraba: «justo a tiempo. justo a tiempo». Entonces la sensación de inquietud
desapareció con tanta rapidez como le había sobrevenido, y empezó a sentirse un poco
ridículo. Esto le llevó a entonar una balada obscena de su invención, cuya letra
ridiculizaba groseramente a los demonios y otros agentes sobrenaturales. Fafhrd le
secundaba de buen humor en el estribillo.
Cuando llegaron a la casa de campo, la oscuridad no era tan profunda como habían
esperado. Fueron a ver sus caballos, constataron que los habían atendido bien y
entonces se pusieron a comer el sabroso yantar de alubias, potaje y hierbas aromáticas
que les sirvió la esposa del campesino en cuencos de madera. En unas copas de roble
minuciosamente talladas les sirvieron leche fresca para hacerlo bajar todo. La comida era
satisfactoria y el interior de la casa pulcro y limpio, a pesar del suelo de tierra con sus
huellas de pisadas y sus vigas can bajas que Fafhrd había de inclinarse para no tocarlas
con la cabeza.
Seis miembros en total componían la familia. El padre, su esposa igualmente delgada y
de piel curtida, el hijo mayor, un muchacho, una hija y un abuelo murmurador, cuya edad
provecta le tenía confinado en una silla ante el fuego. Los dos últimos eran los más
interesantes.
La muchacha, en plena adolescencia, era más bien desgarbada, pero había una gracia
silvestre, de potranca, en su forma de mover las largas piernas y los delgados brazos de
codos prominentes. Era muy tímida, y daba la impresión de que en cualquier momento
podría echar a correr e internarse en el bosque.
A fin de divertirla y ganar su confianza, el Ratonero empezó a realizar pequeñas
proezas de prestidigitación: sacaba monedas de cobre de las orejas del pasmado
campesino y agujas de hueso de la nariz de su risueña esposa; convertía judías en
bocones y éstos de nuevo en judías; se tragó un gran tenedor, hizo bailar a un diminuto
muñeco de madera en la palma de su mano y causó profundo asombro al gato al extraer
de su boca lo que parecía un ratón.
Los viejos observaban todo aquello entre boquiabiertos y sonrientes. El chiquillo se
puso frenético de excitación. Su hermana lo miraba todo con interés concentrado y hasta
sonrió cálidamente cuando el Ratonero le ofreció un pañuelo de bello lino verde que había
hecho aparecer en el aire, aunque su persistente timidez le impedía hablar.
Entonces Fafhrd entonó canciones marineras que hicieron estremecerse el tejado y
entonó canciones picantes que encantaron al abuelo, el cual gorjeaba de placer.
Entretanto el Ratonero fue a buscar un pequeño pellejo de vino que guardaba en el zurrón
de la silla de montar, lo ocultó bajo su manto y llenó las copas de madera de roble como
por arte de magia. El vino afectó rápidamente a los campesinos, que no estaban
acostumbrados a una bebida tan fuerte, y cuando Fafhrd terminó de contarles sus
espeluznantes anécdotas sobre el gélido norte, todos estaban dormitando, excepto la
muchacha y el abuelo.
Este último miró a los divertidos aventureros, sus ojos acuosos llenos de una especie
de júbilo pícaro y senil, y musitó:
—Ambos sois hombres inteligentes. Quizá podáis esquivar a la bestia.
Pero antes de poder elucidar esta observación, la expresión de sus ojos volvió a ser
vacua y al cabo de unos instantes estaba roncando.
Pronto todos dormían. Fafhrd y el Ratonero lo hacían con las armas al alcance de la
mano, pero sólo una variedad de ronquidos y los chasquidos ocasionales de los rescoldos
que se iban extinguiendo turbaban el silencio de la casa.
El día del Gato amaneció claro y frío. El Ratonero se estiró con fruición y, como un
felino, flexionó sus músculos y aspiró el dulce aire cargado de rocío. Se sentía
excepcionalmente animado, deseoso de levantarse y partir. ¿No era aquél su día, el día
del Ratonero Gris, un día en el que la suerte no podía faltarle?
Sus ligeros movimientos despertaron a Fafhrd, y juntos salieron con sigilo de la casa,
para no despertar a los campesinos, los cuales dormían más de lo debido a causa del
vino que habían tomado. Se refrescaron cara y manos con la hierba húmeda y fueron a
ver sus caballos. Luego mordisquearon un poco de pan, tomaron unos tragos de agua fría
de pozo aromatizada con vino y se dispusieron a partir.
Esta vez hicieron minuciosos preparativos. El Ratonero llevaba un mazo y una fuerte
palanca de hierro, por si tenían que derribar algún tabique, y se aseguraron de que no
faltaban en su bolsa velas, pedernal, cuñas, escoplos y algunas otras herramientas.
Fafhrd cogió un pico que estaba entre las herramientas del campesino y se colgó del cinto
un rollo de cuerda delgada y fuerte. También cogió su arco y la aljaba con las flechas.
El bosque era delicioso a aquella hora temprana. De lo alto les llegaban los trinos y la
cháchara de los pájaros, y una vez divisaron un animal negro, parecido a una ardilla, que
se escabullía a lo largo de una rama. Un par de ardillas listadas se escondieron debajo de
un arbusto lleno de bayas rojas. Lo que la tarde anterior había sido sombra, era ahora una
espléndida variedad de verdor. Los dos aventureros avanzaron sin hacer ruido.
Apenas habían recorrido la distancia de un tiro de flecha en el interior del bosque,
cuando oyeron un ruido ligero a sus espaldas. El sonido se aproximó con rapidez y, de
súbito, apareció ante ellos la muchacha campesina. Estaba sin aliento y tranquila, con una
mano apoyada en el tronco de un árbol y la otra presionando unas hojas, preparada para
huir al primer movimiento repentino. Fafhrd y el Ratonero se quedaron inmóviles, tan
asombrados como si ella fuera una cierva o una ninfa del bosque. Finalmente la
muchacha logró superar su timidez y habló.
—¿Vais ahí? —inquirió, señalando la dirección de la casa del tesoro con un gesto de
cabeza rápido.
La expresión de sus ojos oscuros era seria.
—Sí, vamos ahí —respondió Fafhrd, sonriendo.
—No lo hagáis —erijo ella, al tiempo que movía negativamente la cabeza.
—Pero, ¿por qué no habríamos de hacerlo, muchacha?
La voz de Fafhrd era gentil y sonora, como una pacte integral del bosque. Parecía tocar
algún resorte en el interior de la muchacha que le hacía sentirse más tranquila. Aspiró
hondo y explicó:
—Porque yo la observo desde el borde del bosque, pero nunca me acerco. Nunca,
nunca, nunca Me digo a mí misma que hay ahí un círculo mágico que no debo cruzar. Y
me digo que dentro hay un gigante..., un gigante extraño y temible. —Ahora las palabras
fluían rápidamente, como un arroyo al que no contiene ningún dique—. Es todo gris, como
la piedra de esa casa. Todo gris..., el pelo, los ojos y las uñas también. Y tiene un garrote
de piedra tan grande como un árbol. Y es grande, más grande que tú, el doble de grande.
—Al decir esto señalaba a Fafhrd con la cabeza. Y con su garrote mata, mata, mata Pero
sólo si uno se acerca. Casi todos los días hago un juego con él. Finjo que voy a cruzar el
círculo mágico. Y él observa desde el interior, donde yo no puedo verlo, y él piensa que
voy a cruzar. Y bailo por el bosque alrededor de la casa, y él me sigue, asomándose a las
ventanitas. Y yo me acerco más y más al circulo cada vez más cerca. Pero nunca lo
cruzo. Y él se enfada mucho y hace rechinar los dientes, como piedras que raspan a otras
piedras, de modo que la casa se agita. Y yo corro, corro, corro y me alejo. Pero vosotros
no debéis entrar. Oh, no debéis.
Hizo una pausa, como si estuviera asombrada de su propio atrevimiento. Tenía la
mirada ansiosamente fija en Fafhrd. Parecía como si se sintiera atraída hacia él.
En la respuesta del nórdico no hubo ningún matiz de burlona condescendencia.
—Pero nunca has visto realmente al gigante gris, ¿no es cierto?
—Oh, no. Es demasiado astuto. Pero me digo a mí misma que debe de estar ahí
dentro. Sé que está dentro. Y eso es lo mismo, ¿no? El abuelo conoce su existencia.
Solíamos hablar de él cuando yo era pequeña, y el abuelo le llama la bestia. Pero los
demás se ríen de mí, por lo que no se lo digo.
Sonriendo para sus adentros, el Ratonero se dijo que aquella era otra asombrosa
paradoja campesina. La imaginación era algo tan raro entre ellos, que aquella muchacha
tomaba sin vacilar lo imaginado por lo real.
—Note preocupes por nosotros, muchacha Estaremos ojo avizor, precavidos contra tu
gigante gris —empezó a decir, pero tuvo menos éxito que Fafhrd en mantener el tono de
su voz completamente natural, o tal vez la cadencia de sus palabras no resonó tan bien
en el ámbito del bosque.
La muchacha les hizo otra advertencia.
—No entréis, oh, no, por favor.
Y, dicho esto, dio media vuelta y se alejó corriendo.
Los dos aventureros se miraron y sonrieron. De algún modo el inesperado cuento de
hadas con su ogro convencional y su narradora encantadoramente ingenua
incrementaban la delicia de la fresca mañana. Sin hacer ningún comentario, reanudaron
su lento avance. E hicieron bien en mantener la cautela, pues, cuando estaban a tiro de
piedra del claro, oyeron unas voces bajas que parecían discutir. Al instante ocultaron el
pico, la palanca y el mazo bajo unos arbustos, y siguieron avanzando con todo sigilo,
aprovechándose de la cobertura natural y vigilando dónde ponían los pies.
En el borde del claro había media docena de hombres robustos, ataviados con cota de
malla, arcos a la espalda y espadas cortas a los costados. Los reconocieron de inmediato
como los bandidos que les habían tendido la emboscada. Dos de ellos echaron a andar
hacia la casa del tesoro, pero uno de sus camaradas les llamó, tras lo cual la discusión
pareció comenzar de nuevo.
—Ese pelirrojo —susurró el Ratonero tras echar un despacioso vistazo— Juraría que le
he visto en los establos del señor de Rannarsh. Estaba en lo cierto. Parece que tenemos
un rival.
—¿Por qué esperan y siguen señalando a la casa? —susurró Fafhrd—. ¿Será porque
algunos de sus camaradas ya están trabajando dentro?
El Ratonero meneó la cabeza.
—Eso es imposible. ¿Ves esos picos, palas y palancas que han dejado en el suelo?
No, esperan a alguien..., a un líder. Algunos de ellos quieren examinar la casa antes de
que llegue el jefe. Otros se muestran contrarios. Y apostaría mi cabeza contra una pelota
de bolos a que el líder es Rannarsh en persona. Es demasiado codicioso y suspicaz para
confiar la búsqueda de un tesoro a unos esbirros.
—¿Qué podemos hacer? —murmuró Fafhrd—. No podemos entrar en la casa sin ser
vistos, aun cuando eso fuera lo más prudente, que no lo es. Una vez dentro, estaríamos
atrapado —Casi estoy tentado de usar la honda ahora mismo y enseñarles algo sobre el
arte de la emboscada —replicó el Ratonero, con expresión torva—. Pero entonces los
supervivientes huirían, entrarían en la casa y nos impedirían entrar hasta que llegue
Rannarsh, quizá, y más hombres con él.
—Podríamos dar un rodeo por el claro —dijo Fafhrd tras una pausar—, sin salir del
bosque. Entonces podríamos salir al claro sin ser vistos y ocultarnos detrás de una de las
cúpulas pequeñas. De ese modo la entrada sería nuestra y podríamos impedir que se
hagan fuertes en el interior. Así pues, me dirigiré a ellos de súbito y trataré de asustarles
mientras que tú permanecerás oculto y apoyarás mis amenazas haciendo suficiente ruido
pata hacerles creer que han de habérselas con diez hombres.
Este les pareció el plan más practicable, y realizaron la primera parte sin ningún
contratiempo. El Ratonero se agazapó detrás de la cúpula pequeña con su espada, la
honda, las dagas y un par de palos preparados tanto para hacer ruido como para luchar.
Entonces Fafhrd avanzó vivamente, sosteniendo con negligencia el arco ante él, con una
flecha encajada en la cuerda. Lo hizo con tanta desenvoltura que pasaron unos
momentos antes de que los esbirros de Rannarsh le descubrieran. Entonces asieron
rápidamente sus propios arcos, pero desistieron al ver la ventaja que tenía sobre ellos el
alto recién llegado. Fruncieron el ceño, irritados y perplejos.
—¡Hola, truhanes! —dijo Fafhrd—. Os damos el tiempo estrictamente necesario para
que os esfuméis, ni un instante más. Que no se os ocurra resistir o regresar escondidos,
porque mis hombres están desparramados por el bosque. Bastará que les haga una señal
para que os emplumen con flechas.
Entretanto el Ratonero había empezado a hacer un ruido suave, y con lentitud y
maestría iba incrementando su volumen. Variando con rapidez la agudeza y entonación
de su voz, y haciendo que ésta resonara primero en alguna parte del edificio y luego en el
muro vegetal del bosque, creó la ilusión de un pelotón de arqueros sedientos de sangre.
Parecía haber un coro de voces que decían: «¿Les dejamos huir?». «Tú quédate con el
pelirrojo.» «Apunta al vientre; es más seguro.» Los gritos salían de un punto y luego de
otro, hasta que Fafhrd tuvo que hacer un esfuerzo para no reírse de las miradas de
espanto y abatimiento que los seis bandidos dirigían a su alrededor. Pero esta diversión
se extinguió cuando, en el mismo momento en que los truhanes empezaban a
escabullirse avergonzados, una flecha partió errática desde la espesura del bosque y
pasó a la altura de una lanza sobre la cabeza de Fafhrd.
—¡Maldita rama! —exclamó una voz profunda y gutural que el Ratonero reconoció
como procedente de la garganta del señor de Rannarsh, el cual, al instante, empezó gritar
órdenes.
—¡A ellos, idiotas! Todo es una trampa. No son más que dos. ¡Prendedlos!
Fafhrd se volvió sin previo aviso y disparó su arco a boca de jarro, pero no silenció a la
voz. Entonces se ocultó tras la cúpula pequeña y echó a correr con el Ratonero hacia el
interior del bosque.
Los seis bellacos, tras haber decidido que una carga con las espadas desenvainadas
sería en exceso heroica, les siguieron y prepararon los arcos mientras corrían. Uno de
ellos se volvió antes de haber alcanzado suficiente cobertura y puso una flecha en la
cuerda. Fue un error. Una bola de la honda del Ratonero le alcanzó en la frente, y el
hombre cayó hacia delante y quedó inmóvil.
El ruido de aquella caída fue lo último que se oyó en el claro durante largo tiempo,
salvo los inevitables trinos de las aves, algunos de los cuales eran auténticos y otros
comunicaciones entre Fafhrd y el Ratonero. Las condiciones de la contienda a muerte
eran evidentes. Una vez había comenzado definitivamente, nadie se atrevería a entrar en
el claro, dado que sería un blanco muy fácil, y el Ratonero estaba seguro de que ninguno
de los cinco bribones restantes se había refugiado en la casa del tesoro. Tampoco
ninguno de los dos bandos se atrevería a retirar a todos sus hombres de la vista del
portal, puesto que eso permitiría a alguien tomar una posición privilegiada en lo alto de la
torre, siempre que ésta tuviera una escalera utilizable. En consecuencia, se trataba de
deslizarse cerca del borde del claro, rodeándolo en uno y otro sentido, agazapándose en
algún buen lugar y esperando que alguien se pusiera a tira.
El Ratonero y Fafhrd empezaron adoptando la última estrategia. Primero se movieron
unos veinte pasos, acercándose más al punto por donde habían desaparecido los
bribones. Desde luego, tenían más paciencia que sus contrarios, pues al cabo de unos
diez minutos de exasperante espera, durante la cual las vainas puntiagudas de algunas
plantas tenían la curiosa peculiaridad de parecer puntas de flechas, Fafhrd alcanzó al
sicario pelirrojo en la garganta, en el mismo momento en que tensaba el arco para
disparar al Ratonero. Quedaban cuatro hombres aparte de Rannarsh. De inmediato los
dos aventureros cambiaron de táctica y se separaron; el Ratonero rodeó rápidamente la
casa del tesoro y Fafhrd se retiró cuanto pudo del espacio abierto.
Los hombres de Rannarsh debían de haber decidido el mismo plan, pues el Ratonero
casi tropezó con un bribón que ostentaba una cicatriz en el rostro y se movía con caneo
sigilo como él. A tan corta distancia, el arco y la honda eran inútiles... para su función
normal. El de la cara cortada trató de hundir la flecha que sostenía en el ojo del Ratonero.
Este se hizo velozmente a un lado, agitando la honda como si fuera un látigo, y dejó al
hombre sin sentido con un golpe del mango córneo. Entonces retrocedió unos pasos,
dando gracias al día del Gato de que no hubiera habido dos hombres en vez de uno, y se
dirigió a los árboles, que le ofrecían un método de avance más seguro aunque más lento.
Manteniéndose en las alturas medias, se escabulló con la seguridad de un funámbulo,
saltando de una rama a otra sólo cuando era necesario, y asegurándose de que siempre
tenía abierto más de un camino para retirarse.
Había completado tres cuartas partes de su recorrido, cuando oyó el estrépito de
espadas cruzadas a pocos árboles más adelante. Aumentó su velocidad, y pronto pudo
ver, debajo de él, un emocionante combate. Fafhrd, de espaldas a un gran roble, había
desenvainado su ancha espada y tenía a raya a dos esbirros de Rannarsh, los cuales le
atacaban con sus armas más cortas. Era una situación peliaguda y el nórdico lo sabía
Conocía las antiguas sagas sobre héroes que podían superar a cuatro o más hombres a
punta de espada. También sabía que tales sagas eran mentiras, suponiendo que los
contrincantes del héroe fuesen razonablemente competentes.
Y los hombres de Rannarsh eran veteranos. Atacaban con cautela pero sin cesar,
manteniendo sus espadas con destreza frente a ellos, sin asestar nunca golpes
atolondrados. Les silbaba el aliento a través de las fosas nasales, pero tenían una
sombría confianza, sabiendo que el nórdico no se atrevería a lanzarse a fondo contra uno
de ellos porque entonces quedaría inerme ante el ataque del otro. Su juego consistía en
ponerse cada uno en un flanco y entonces atacar simultáneamente.
La intención de Fafhrd era cambiar rápidamente de posición y atacar con violencia al
más próximo antes de que el otro se pusiera a su lado. Se las ingeniaba así para
mantenerlos juntos, donde podía controlar sus aceros mediante rápidas fintas y tajos
transversales. El sudor perlaba su rostro y la sangre goteaba de un rasguño que se había
hecho en el muslo izquierdo. Una temible sonrisa mostraba sus dientes blancos, que en
ocasiones se separaban para dejar escapar un insulto soez y primitivo.
El Ratonero comprendió la situación de una ojeada, descendió con rapidez a una rama
inferior y tomó posición, apuntando una daga a la espalda de uno de los adversarios de
Fafhrd. Sin embargo, estaba demasiado cerca del tronco grueso, y alrededor de ese
tronco se deslizó una mano callosa provista de una espada corta. El tercer sicario también
había creído más prudente subirse a los árboles. Por fortuna para el Ratonero, el hombre
carecía de un apoyo firme, por lo que su estocada, aunque bien dirigida, pasó un poco
baja El hombrecillo vestido de gris sólo pudo esquivarla saltando.
Entonces sorprendió a su contrario haciendo una modesta pirueta acrobática. No cayó
al suelo, pues sabía que entonces estarían a merced del hombre encaramado al árbol,
sino que se aferró a la rama en la que había estado subido, se columpió airosamente,
subió de nuevo y trató de asir al otro. Afirmándose ahora con una mano, luego con la otra,
se buscaron las gargantas respectivas, golpeándose con rodillas y codos a la menor
ocasión. A la primera embestida cayeron daga y espada, y esta última se clavó en el
suelo entre los dos sicarios que acosaban a Fafhrd, de modo que éste casi ensartó a uno.
El Ratonero y su hombre avanzaron oscilantes por la rama, alejándose del tronco,
infligiéndose escaso daño, puesto que era difícil mantener el equilibrio. Finalmente
resbalaron al mismo tiempo, pero se agarraron de la rama. El jadeante esbirro dirigió a su
contrario un violento puntapié. El Ratonero lo esquivó retirando el cuerpo hacia arriba y
doblando las piernas, las cuales lanzó entonces con violencia, alcanzando al esbirro en
pleno pecho, justo donde terminan las costillas. El desgraciado paniaguado de Rannarsh
cayó al suelo, donde se quedó sin aliento por segunda vez.
Al mismo tiempo uno de los contrincantes de Fafhrd probó una estratagema que podría
haberle salido bien. Cuando su compañero acosaba al nórdico más de cerca, arrancó la
espada corta clavada en el suelo, con la intención de arrojarla con disimulo como si fuera
una jabalina. Pero Fafhrd, cuya resistencia superior le proporcionaba rápidamente ventaja
en celeridad, previó el movimiento y, simultáneamente, efectuó un brillante contraataque
contra el otro hombre. Hubo dos estocadas, ambas rápidas como el relámpago, la primera
un tajo en el vientre; la segunda atravesó la garganta hasta la espina dorsal. Entonces
giró sobre sus talones y, con un rápido golpe, derribó ambas armas de las manos del
primer hombre, el cual alzó la vista asombrado y se dejó caer al suelo, sentado, jadeante,
exhausto, aunque con el aliento suficiente para suplicar: «¡Piedad!».
Para coronar la situación, el Ratonero saltó del árbol y apareció como caído del cielo.
Con gesto automático, Fafhrd empezó a levantar la espada, para una acometida de revés.
Entonces se quedó mirando al Ratonero, durante tanto tiempo como el hombre sentado
en el suelo tardó en proferir tres gritos tremendos, y se echó a reír, primero con disimulo y
luego a carcajadas resonantes. Era una risa en la que se mezclaban la locura engendrada
por el combate, la ira completamente aplacada y el alivio por haber escapado de la
muerte.
—¡Uh, por Giaggerk y por Kos! —rugió—. ¡Por el Gigante! ¡Por el Yermo Frío y las
entrañas del Dios Rojo! ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! —De su garganta brotaron de nuevo los gritos
demenciales—. ¡Oh, por la Ballena Asesina y la Mujer Fría y su descendencia!
La risa se extinguió poco a poco en su garganta. Se frotó la frente con la palma y su
rostro adquirió una expresión seria. Entonces se arrodilló junto al hombre que acababa de
matar, le enderezó los miembros, le cerró los ojos y empezó a llorar del modo mesurado
que habría parecido ridículo e hipócrita a cualquiera excepto a un bárbaro.
Entretanto las reacciones del Ratonero no eran ni mucho menos tan primitivas. Sentía
preocupación, ironía y cierta repugnancia. Comprendía las reacciones de Fafhrd, pero
sabía que aún tardaría algún tiempo en sentir plenamente las suyas, y por entonces
estarían amortiguadas y en cierto modo reprimidas. Miró inquieto a su alrededor,
temeroso de un ataque que pondría fin a aquella emoción y sorprendería desprevenido a
su compañero. Hizo la cuenta de sus oponentes. Sí, le salían los seis sicarios. Pero
Rannarsh, ¿dónde estaba Rannarsh? Hurgó en su bolsa para cerciorarse de que no había
perdido sus talismanes y amuletos de buena suerte. Sus labios se movieron rápidamente
mientras musitaba dos o tres plegarias y votos. Pero durante todo el tiempo tuvo la honda
a punto, y sus ojos no cesaron de mirar de un lado a otro.
Oyó una serie de doloridos quejidos procedentes de un espeso grupo de arbustos: el
hombre que había caído del árbol empezaba a recobrar el sentido. El sicario al que Fafhrd
había desarmado, el rostro ceniciento más de fatiga que de miedo, retrocedía lentamente
hacia el bosque. El Ratonero le miró despreocupado, observando la manera cómica en
que su casco de acero se había deslizado sobre la frente y descansaba en el puente de la
nariz. Entretanto los gemidos del hombre entre los arbustos adoptaban una cualidad
menos quejumbrosa. Casi al mismo tiempo, los dos se levantaron y fueron
tambaleándose hacia el bosque.
El Ratonero escuchó su torpe retirada. Estaba seguro de que no había nada más que
temer de ellos. No volverían. Y entonces una leve sonrisa se dibujó en su rostro, pues oyó
los sonidos de una tercera persona que se les unía en su huida. Pensó que debía de ser
Rannarsh, un hombre que en el fondo era un cobarde e incapaz de arreglárselas por sí
solo. No se le ocurrió pensar que la tercera persona podría ser el hombre al que había
dejado fuera de combate con el mango de la honda.
Más que nada con la intención de hacer algo, les siguió lentamente a lo largo de un par
de tiros de flecha por el interior del bosque. Era imposible perder sus huellas, señaladas
por los arbustos pisoteados y los jirones de tela prendidos de los espinos. Iban en línea
recta fuera del claro. Satisfecho, regresó y se desvió de su camino para recoger el mazo,
el pico y la palanca.
Encontró a Fafhrd atándose un vendaje en el muslo rasguñado. Las emociones del
nórdico habían llegado a su cénit y volvía a ser dueño de sí mismo. El hombre muerto por
cuyo sino tanta congoja haber mostrado, ahora no significaba para él más que carroña en
la que se cebarían escarabajos y pájaros, mientras que para el Ratonero seguía siendo
un objeto algo temible y repugnante.
—¿Vamos a proceder ahora con nuestro asunto interrumpido? —preguntó el Ratonero.
Fafhrd asintió flemáticamente y se puso en pie. Juntos entraron en el claro rocoso. Les
sorprendió comprobar el poco tiempo que había durado la pelea. Cierto que el sol estaba
un poco más alto, pero la atmósfera era todavía la de la mañana temprana. El rocío aún
no se había secado. La casa del tesoro de Urgaan de Angarngi se alzaba maciza, sin
rasgos distintivos, grotescamente impresionante.
—La muchacha campesina predijo la verdad sin saberlo —dijo el Ratonero con una
sonrisa—. Hemos jugado al juego de «rodea el claro y no cruces el círculo mágico»,
¿verdad?
Aquel día no le atemorizaba la casa del tesoro. Recordó sus perturbaciones de la
noche anterior, pero era incapaz de comprenderlas. La misma idea de un guardián
parecía algo ridícula. Había otras cien maneras de explicar la presencia del esqueleto a la
entrada.
Así pues, esta vez fue el Ratonero quien entró en la casa del tesoro delante de Fafhrd.
El interior era decepcionante, carecía de todo mobiliario y estaba tan vacío y sin adornos
como los muros externos. No era más que una sala grande y de techo bajo. A cada lado,
unas aberturas cuadradas daban acceso a las cúpulas más pequeñas, mientras que al
fondo se veía vagamente un largo corredor y el inicio de una escalera que conducía a la
parte superior de la cúpula principal.
Con una sola mirada despreocupada al cráneo y el esqueleto fragmentado, el Ratonero
avanzó hacia la escalera.
—Nuestro documento —le dijo a Fafhrd, que ahora estaba a su lado—, se refiere a la
piedra angular de la cúpula principal, bajo la cual descansa el tesoro. En consecuencia,
debemos buscar en la sala o en las habitaciones de arriba.
—Cierto —respondió el nórdico, mirando a su alrededor—. Pero me pregunto,
Ratonero, qué finalidad tenía esta estructura. Un hombre que construye una casa con el
único propósito de esconder un tesoro, le está gritando al mundo que tiene un tesoro.
¿Crees que podría haber sido un templo?
El Ratonero retrocedió de súbito, al tiempo que emitía una exclamación sibilante.
Tendido en medio de la escalera había otro esqueleto, cuyos huesos principales estaban
encajados como lo estarían en vida Toda la parte superior del cráneo estaba aplastada,
convertida en astillas óseas más pálidas que las de un recipiente de loza.
—Nuestros anfitriones son demasiado viejos y están indecentemente desnudos —dijo
entre dientes el Ratonero, molesto consigo mismo por haberse sobresaltado.
Entonces subió con rapidez los escalones para examinar el macabro hallazgo. Su
aguda mirada se fijó en varios objetos entre los huesos. Una daga herrumbrosa, un anillo
de oro bruñido que rodeaba un nudillo, un puñado de botones de cuerno y un cilindro
delgado de cobre recubierto de verdín. Esto último despertó su curiosidad. Lo recogió,
dislocando los huesos de la mano al hacerlo, por lo que se desprendieron y produjeron un
ruido seco. Abrió la tapa del cilindro con la punta de su daga y extrajo una hoja de
pergamino antiguo muy enrollada, la cual desenrolló cautelosamente. Los dos hombres
descifraron las líneas de caligrafía diminuta en tinta roja, a la luz de un ventanuco sobre el
descansillo.
El mío es un tesoro secreto. Tengo oricalco, cristal y ámbar rojo como la sangre.
Rubíes y esmeraldas por cuya posesión guerrearían los demonios, y un diamante tan
grande como el cráneo de un hombre. Sin embargo, nadie lo ha visto excepto yo. Yo,
Urgaan de Angarngi, desprecio la adulación y la envidia de los necios. He construido una
casa del tesoro solitaria, adecuada para mis joyas. Allí, ocultas bajo la piedra angular,
pueden soñar sin que nadie los perturbe hasta que la tierra y el cielo se consuman. A un
día de viaje a lomo de caballo, pasado el pueblo de Soreev, en el valle de las dos colinas
con jorobas dobles, se alza la casa, con tres cúpulas y una sol torre. Está vacía. Cualquier
necio puede entrar. Que lo haga. No me importa.
—Los detalles varían algo —murmuró el Ratonero— pero las frases tienen el mismo
tono que las de nuestro documento.
—Ese hombre debía de estar loco —afirmó Fafhrd, con el ceño fruncido—. De lo
contrario, ¿por qué habría ocupado cuidadosamente un tesoro y luego, con idéntico
cuidado, dejaría instrucciones para encontrarlo?
—Creíamos que nuestro documento era un comunicado o una nota dejada con
descuido —dijo pensativo el Ratonero. Esa idea difícilmente puede explicar la existencia
de dos documentos.
Absorto en la especulación, se volvió hacia el tramo restante de la escalera... y
descubrió otro cráneo que le sonreía desde un rincón sombrío. Esta vez no se sobresaltó,
pero tuvo la misma sensación que debe de experimentar una mosca cuando, prendida en
una telaraña, ve los cadáveres colgantes y consumidos de una docena de congéneres.
Empezó a hablar con rapidez.
Tampoco esa idea puede explicar tres, cuatro o quizás una docena de tales
documentos. Pues, ¿cómo llegaron hasta aquí estos otros buscadores, a menos que cada
uno encontrara un mensaje escrito? Puede que Urgaan de Angarngi estuviera loco, pero
quería expresamente atraer aquí a la gente. Una cosa es cierta: esta casa oculta, u
ocultaba, alguna trampa mortal, algún guardián. Tal vez una bestia gigantesca, o tal vez
las mismas piedras destilen un veneno. Puede que unos muelles ocultos suelten hojas de
espadas que salen a través de grietas en las paredes y luego retornan a su escondrijo.
—Eso es imposible —replicó Fafhrd—. A estos hombres los mataron unos golpes
tremendos dados con objetos pesados. Las costillas y la columna vertebral del primero
estaban astilladas. El segundo tenía el cráneo abierto. Y ese tercero de ahí... ¡Mira! Los
huesos de la parte inferior del cuerpo están aplastados.
El Ratonero empezó a responder, pero entonces apareció en su rostro una sonrisa
inesperada. Podía ver la conclusión a la que llevaban inconscientemente los argumentos
de Fafhrd, y sabía que era una conclusión ridícula. ¿Qué objeto mataría con aquellos
golpes tremendos? ¿Qué cosa sino el gigante gris del que les había hablado la muchacha
campesina? El gigante gris, que tenía el doble de altura que un hombre, con su gran porra
de piedra, un gigante apto sólo para cuentos de hadas y fantasías.
Y Fafhrd le devolvió la sonrisa al Ratonero. Le parecía que estaban haciendo
demasiadas alharacas por nada. Desde luego, aquellos esqueletos eran bastante
sugerentes, pero ¿no pertenecían a hombres que habían muerto muchos, muchos años
atrás, siglos incluso? ¿Qué guardián podía durar tres siglos? ¡Pardiez, aquel era un
tiempo lo bastante largo para agotar la paciencia de un demonio! Y, de todos modos, los
demonios no existían. Era inútil seguir dando vueltas a antiguos temores y horrores que
estaban tan muertos como el polvo. Fafhrd se dijo que todo el asunto se reducía a algo
muy sencillo. Habían entrado en una casa deshabitada para ver si contenía un tesoro.
Ambos amigos se pusieron de acuerdo en este punto y subieron el restante tramo de
escalera que conducía a las regiones más oscuras de la Casa de Angarngi. A pesar de su
confianza, avanzaron cautamente sin perder de vista las sombras que les aguardaban
más adelante. Fue una medida prudente.
Cuando llegaban a lo alto, un brillo de acero surgió de la oscuridad y rozó un hombro
del Ratonero al tiempo que éste se echaba a un lado. Se oyó el estrépito metálico del
arma al chocar con el suelo de piedra. Presa de un súbito espasmo de ira y temor, el
Ratonero se agachó y cruzó rápidamente la puerta de donde había salido el arma,
derecho hacia el peligro, fuera el que fuese.
—Lanzando dagas en la oscuridad, ¿eh, gusano de vientre viscoso?
Fafhrd oyó estas palabras de su compañero y también él se precipitó a través de la
puerta.
El señor de Rannarsh retrocedía hacia la pared, su rico atavío de caza polvoriento y
desordenado, el cabello negro y ondulado echado hacia atrás, su rostro apuesto y cruel
convertido en una máscara cetrina de odio y terror extremo. De momento, la última
emoción parecía predominar y, curiosamente, no parecía dirigida hacia los hombres a los
que acababa de asaltar, sino hacia algo más, algo invisible.
—¡Oh, dioses! gritó—. Dejadme salir de aquí. El tesoro es vuestro. Dejadme salir de
este lugar, o estoy condenado.
La cosa ha jugado al gato y el ratón conmigo. No puedo soportarlo. ¡No puedo
soportarlo!
—Así que ahora tocamos una gaita diferente, ¿eh? —gruñó el Ratonero—. ¡Primero
lanzamiento de dagas y luego miedo y súplicas!
—Sucios y cobardes trucos —añadió Fafhrd—. Escondido aquí, a salvo, mientras tus
esbirros morían valientemente.
—¿A salvo? ¿A salvo, decís? ¡Oh, dioses!
Rannarsh pronunció estas palabras casi a gritos. Entonces apareció un cambio sutil en
su rostro de músculos rígidos. No era que el terror disminuyera; en todo caso, se hizo aún
mayor. Pero algo se añadió a él, recubriéndolo, una conciencia de vergüenza
desesperada, la certeza de que se había rebajado sin remedio a los ojos de aquellos dos
rufianes. Sus labios empezaron a contorsionarse, mostrando los dientes fuertemente
apretados. Extendió la mano izquierda en un gesto de súplica.
—Oh, por favor, tened piedad gritó lastimeramente, y su mano derecha extrajo una
segunda daga del cinto y la arrojó con disimulo contra Fafhrd.
El nórdico desvió el arma de un rápido manotazo y dijo pausadamente:
—Tuyo es, Ratonero. Mátale.
El juego estaba ahora entre el gato y el ratón acorralado. El señor de Rannarsh
desenfundó una espada reluciente de su vaina repujada en oro y arremetió dando tajos,
escotadas y mandobles. El Ratonero cedió ligeramente terreno, su delgado acero
oscilando en un contraataque defensivo que era vacilante y elusivo, pero aun así
mortífero. Detuvo la acometida de Rannarsh. Su hoja se movió con tal rapidez que
pareció tejer una red de acero alrededor del hombre. Entonces saltó eres veces hacia
delante en rápida sucesión. A la primera acometida casi se dobló contra una prenda de
cota de malla oculta. La segunda estocada horadó el vientre, la tercera atravesó la
garganta. El señor de Rannarsh cayó al suelo, ensartado y boqueando, con los dedos
aferrados al cuello. Allí murió.
—Un mal fin —dijo sombríamente Fafhrd—, aunque ha tenido un juego más limpio del
que se merecía, y manejaba bien la espada. No me gusta esta muerte, Ratonero, aunque
seguramente ha sido más justa que la de los otros.
El Ratonero, que estaba limpiando su arma contra el muslo de su contrario, comprendió
lo que Fafhrd quería decir. No sentía júbilo por aquella victoria, sino un disgusto frío y
nauseabundo. Un momento antes estaba encolerizado, pero su ira se había extinguido.
Abrió su jubón gris e inspeccionó la herida de daga en el hombro izquierdo. Todavía
brotaba un poco de sangre, que le corría lentamente por el brazo.
—El señor de Rannarsh no era un cobarde —dijo lentamente—. Él mismo se ha
matado, o ha causado su muerte, porque le hemos visto aterrado y le hemos oído gritar
de pánico.
Y al pronunciar estas palabras, sin previo aviso, un profundo terror invadió como un
eclipse gélido los corazones del Ratonero Gris y de Fafhrd. Fue como si el señor de
Rannarsh les hubiera dejado un legado de temor, que pasó a ellos inmediatamente
después de su muerte. Había algo innatural en ello, y era que no habían tenido ninguna
aprensión premonitoria, ningún indicio de su proximidad. No había arraigado y crecido
gradualmente. Llegó de súbito, paralizante, abrumador. Peor todavía, no había una causa
discernible. Un momento antes contemplaban con cierta indiferencia el cadáver contraído
del señor de Rannarsh. Un instante después sentían las piernas débiles, frío en las
entrañas, escalofríos en la espina dorsal, les castañeteaban los dientes, el corazón les
martilleaba en el pecho y tenían el cabello erizado.
Fafhrd sintió como si hubiera entrado sin sospecharlo en las fauces de una serpiente
gigantesca. Su mente bárbara estaba agitada en lo más profundo. Pensó en el torvo dios
Kos meditando solitario en el silencio glacial del Yermo Frío. Pensó en los poderes
enmascarados, Destino y Azar, y en su juego para hacerse con la sangre y los sesos de
los hombres. Y él no quería tener tales pensamientos. Más bien el paralizante temor
parecía cristalizarlos, de modo que caían en su conciencia como copos de nieve.
Lentamente recobró el control de sus miembros temblorosos y sus músculos crispados.
Como si sufriera una pesadilla, miró lentamente a su alrededor, absorbiendo los detalles
del entorno. La sala en donde estaban era semicircular y formaba la mitad de la gran
cúpula. Dos ventanucos, en lo alto del techo curvo, dejaban pasar la luz.
Una voz interior repetía sin cesar: «No hagas un movimiento brusco. Lenta, muy
lentamente. Sobre todo, no eches a correr. Los otros lo hicieron. Por eso murieron con
tanta rapidez. Lenta, muy lentamente».
Vio el rostro del Ratonero, que reflejaba su propio terror. Se preguntó si aquello podría
durar mucho más, hasta cuándo podría seguir resistiendo sin volverse loco, hasta cuándo
podría soportar pasivamente aquella sensación de una gran garra invisible que se
extendía sobre él, palmo a palmo, implacable.
Un leve sonido de pasos llegó desde la sala inferior, unas pisadas regulares, sin prisas.
Ahora cruzaban hacia el corredor trasero, estaban en la escalera, llegaban al descansillo
y avanzaban por el segundo tramo de escalera.
El hombre que entró en la estancia era alto, frágil, viejo y muy demacrado. Sobre la
ancha frente tenía esparcidos unos mechones de pelo muy negro. Las mejillas hundidas
mostraban claramente el perfil de sus largas mandíbulas, y la piel cerúlea estaba muy
tensada sobre la pequeña nariz. En las profundas órbitas óseas brillaban unos ojos de
fanático. Llevaba la túnica sencilla, sin mangas, de un hombre sagrado. Una bolsa
colgaba del cordón alrededor de su cintura.
Clavó la vista en Fafhrd y el Ratonero Gris.
—Os saludo, hombres sanguíneos —dijo con voz hueca.
Entonces su mirada se fijó con repugnancia en el cadáver de Rannarsh.
—Se ha vertido más sangre. Eso no está bien.
Y con el huesudo dedo índice de su mano izquierda trazó en el aire un curioso
cuadrado triple, el signo sagrado del Gran Dios.
—No habléis —continuó con voz calma, sin tono—, pues conozco vuestro propósito.
Habéis venido a llevaros el tesoro de esta casa. Otros han buscado lo mismo y
fracasaron. También vosotros fracasaréis. En cuanto a mí, no codicio tesoro alguno.
Durante cuarenta años he vivido de mendrugos y agua, dedicando mi espíritu al Gran
Dios. Trazó de nuevo el curioso signo—. Las gemas y adornos de este mundo y las joyas
y oropeles del mundo de los demonios no pueden tentarme ni corromperme. Mi intención
al venir aquí es destruir una cosa maligna.
»Yo —y aquí se llevó la mano al pecho—, yo soy Arvlan de Angarngi. Esto es algo que
siempre he sabido y lamentado, pues Urgaan de Angarngi fue un hombre de mal. Pero
sólo hace quince días, el día de la Araña, descubrí en unos documentos antiguos que
Urgaan había construido esta casa, y que lo había hecho a fin de que fuera una trampa
eterna para los imprudentes y los aventurados. Dejó aquí un guardián, y ese guardián ha
resistido.
»Astuto fue mi maldito antepasado, Urgaan, astuto y maligno. El arquitecto más hábil
de Lankhmar fue Urgaan, un hombre sabio en el manejo de la piedra y docto en ciencia
geométrica. Pero despreció al Gran Dios. Ansiaba poseer poderes impropios. Tuvo
comercio con los demonios y obtuvo de ellos un tesoro sobrenatural, pero no pudo usarlo,
pues al buscar riqueza, conocimiento y poder, perdió su capacidad de gozar cualquier
sensación agradable o placer, incluso la simple lujuria. Así, ocultó su tesoro, pero lo hizo
de tal manera que causara un mal interminable en el mundo, del mismo modo que, a su
parecer, los hombres y una mujer orgullosa, despreciativa y cruel, con tan poco corazón
como este santuario, le habían infligido mal. Mi propósito y mi derecho es destruir el mal
de Urgaan.
»No queráis disuadirme, pues de lo contrario la maldición caerá sobre vosotros. En
cuanto a mí, ningún daño puede acaecerme. La mano del Gran Dios me ampara,
dispuesta a rechazar cualquier peligro que pueda amenazar a su fiel servidor. Su voluntad
es la mía. ¡No habléis, hombres sanguinarios! Voy a destruir el tesoro de Urgaan de
Angarngi.
Y con estas palabras, el enjuto santurrón caminó calmosamente, con paso mesurado,
como un aparecido, y se alejó tras la estrecha entrada que conducía a la parte delantera
de la gran cúpula.
Fafhrd se quedó mirándole, con sus ojos verdes muy abiertos, sin deseo de seguirle ni
interferir en sus acciones. El terror no le había abandonado, pero había sufrido una
transmutación. Todavía era consciente de una temible amenaza, pero ya no parecía
dirigida personalmente contra él.
Entretanto, una idea muy curiosa se había alojado en la mente del Ratonero. Le
pareció que acababa de ver no a un santo venerable, sino un pálido reflejo de Urgaan de
Angarngi, muerto siglos atrás. Sin duda Urgaan había tenido la misma frente alta, el
mismo orgullo secreto, el mismo aire imponente. Y aquellos mechones de cabello
juvenilmente negro que tanto contrastaban con el rostro de anciano también parecían
formar parte de una imagen procedente del pasado, una imagen empañada y
distorsionada por el tiempo, pero que retenía algo del poder y la individualidad del original
antiguo.
Oyeron que los pasos del santurrón avanzaban un poco en la otra estancia. Entonces,
por espacio de doce latidos de corazón, hubo un silencio absoluto. Luego el suelo empezó
a temblar ligeramente bajo sus pies, como si se moviera la tierra o un gigante caminara
cerca de allí. Entonces se oyó un solo grito estremecido procedente de la otra sala,
interrumpido en seco por un solo golpe tremendo que causó un escalofrío a los dos
amigos. Luego, una vez más, silencio absoluto.
Fafhrd y el Ratonero intercambiaron miradas de perplejidad, no tanto por lo que
acababan de oír, sino porque, casi en el momento del golpe, el manto de terror se había
separado por completo de ellos. Desenvainaron las espadas y se apresuraron a la otra
sala.
Esta era un duplicado de la que habían dejado, salvo que en vez de dos pequeñas
ventanas tenía tres, una de ellas cerca del suelo. Además, había una sola puerta, aquella
por la que acababan de entrar. Todo lo demás era piedra muy bien ensamblada, suelo,
paredes y techo semiabovedado.
Cerca de la gruesa pared central, que biseccionaba la cúpula, yacía el cuerpo del viejo
santurrón. Sólo «yacía» no es la palabra adecuada. El hombro izquierdo y el pecho
estaban aplastados contra el suelo. El cuerpo estaba sin vida, en un charco de sangre.
Fafhrd y el Ratonero buscaron frenéticamente con sus miradas otro ser aparte de ellos
mismos y el hombre muerto, pero no encontraron nada, no, ni un mosquito que se
cerniera entre las motas de polvo reveladas por los estrechos rayos de luz que se filtraban
a través de las ventanas. Sus imaginaciones buscaron con idéntico frenesí, e igualmente
en vano, un ser que pudiera asestar un golpe tan mortífero y desvanecerse a través de
uno de los tres pequeños orificios de las ventanas. Una serpiente gigantesca, golpeadora,
con cabeza de granito...
Empotrada en la pared cerca del hombre muerto había una piedra de unos dos pies
cuadrados, que sobresalía un poco de las restantes. Sobre su superficie había una
inscripción enérgicamente grabada en antiguos jeroglíficos lankhmarianos: «Aquí
descansa el tesoro de Urgaan de Angarngi».
La visión de aquella piedra fue como un golpe en el rostro de los dos aventureros. Agitó
hasta la última onza de obstinación y temeraria determinación en ellos. ¿Qué importaba
que un viejo estuviera tendido, aplastado, a su lado? ¡Tenían sus espadas! Qué importaba
que ahora tuvieran la prueba de que algún sombrío guardián residía en la casa del
tesoro? ¡Podían cuidar de sí mismos ¿Huir y dejar aquella piedra intacta, con su
inscripción provocativamente insultante? ¡No, por Kosh y el Gigante! ¡Ya se habían
encontrado antes en el infierno de Nehwon!
Fafhrd corrió en busca del pico y las demás herramientas grandes, que habían caído
en la escalera cuando el señor de Zannarsh arrojó su primera daga. El Ratonero miró más
de cerca la piedra sobresaliente. Las grietas a su alrededor eran anchas y llenas de una
mezcla oscura embreada. Produjo un sonido algo hueco cuando la golpeó con la
empuñadura de la espada. Calculó que el muro tendría unos seis pies de grosor m aquel
punto, suficiente para contener una cavidad considerable. Golpeó experimentalmente a lo
largo de la pared en todas direcciones, pero el sonido hueco cesó en seguida. Era
evidente que la cavidad era bastante pequeña. Observó que las;rieras entre todas las
demás piedras eran muy finas y no mostraban evidencia de ninguna sustancia
cimentadora. De hecho, no podía estar seguro de que no fuesen grietas falsas, cortes
superficiales en la superficie de la roca sólida. Pero eso apenas parecía posible. Oyó
regresar a Fafhrd, pero continuó su examen.
El estado mental del Ratonero era peculiar. Una obstinada determinación de hacerse
con el tesoro eclipsaba otras emociones. El desvanecimiento inexplicablemente repentino
de su Temor anterior había dejado entumecidas ciertas partes de su mente. Era como si
hubiera decidido mantener sus pensamientos a buen recaudo hasta que hubiera visto el
contenido de la cavidad del tesoro. Se contentó con mantener su mente ocupada en
detalles materiales, aunque sin extraer deducciones de ellos.
Su calma le dio la sensación de una seguridad por lo menos temporal. Sus
experiencias le habían convencido vagamente de loe el guardián, quienquiera que fuese,
que había aplastado al santurrón y jugado al gato y el ratón con Rannarsh y ellos mismos,
no atacaba sin inspirar primero un terror premonitorio en sus víctimas.
Fafhrd sentía en gran parte lo mismo, con la excepción de loe estaba aún más decidido
a resolver el enigma de la piedra inscrita.
Atacaron las anchas grietas con escoplo y mazo. La oscura mezcla embreada cedió
con bastante facilidad, primero en duros terrones y luego en tiras ligeramente elásticas.
Cuando hubieron practicado un canal que tenía un dedo de profundidad, Fafhrd insertó el
pico y consiguió mover ligeramente la piedra. De este modo el Ratonero pudo excavar un
poco más hondo en aquel lado. Entonces Fafhrd sometió el otro lado de la piedra a un
apalancamiento con el pico. Así prosiguió el trabajo, con apalancamientos y extracciones
alternos.
Se concentraron en cada detalle del trabajo con intensidad innecesaria, sobre todo
para evitar que asaltara su imaginación la imagen de un hombre muerto más de dos
siglos antes. Un hombre con la frente alta, mejillas hundidas y la nariz de una calavera...,
es decir, si el muerto tendido en el suelo era un verdadero miembro de la raza de
Angarngi. Un hombre que de algún modo había conseguido un gran tesoro y luego lo
había ocultado a todas las miradas, sin tratar de obtener ni gloria ni beneficio material de
él, que decía menospreciar la envidia de los necios y que, sin embargo, escribió muchas
notas provocativas en diminuta caligrafía roja a fin de informar a los necios de su tesoro y
hacer que tuvieran envidia; que parecía tender las manos a través de los siglos
polvorientos, como una araña que teje una tela para capturar una mosca en el otro
extremo del mundo.
Y, no obstante, era un arquitecto hábil, según había dicho el santurrón. ¿Podría
semejante arquitecto construir un autómata de piedra cuya altura doblara a la de un
hombre alto? ¿Un autómata de piedra gris con una gran porra? ¿Podría disponer un lugar
oculto del que emergería para matar y al que después retornaría? No, no, tales ideas eran
infantiles, no había que perder tiempo considerándolas. Tenían que ceñirse al trabajo
inmediato, descubrir primero lo que había tras la piedra con la inscripción y dejar las ideas
para después.
La piedra empezaba a ceder más fácilmente a la presión del pico. Pronto podrían tener
un buen punto de apoyo y apalancar hasta extraerla.
Entretanto una sensación nueva del todo crecía en el Ratonero, no de terror, en
absoluto, sino de repulsión física. El aire que respiraba le parecía denso y repugnante.
Descubrió que le disgustaba la textura y consistencia de la mezcla embreada extraída de
las grietas, que de algún modo sólo podía comparar con sustancias puramente
imaginarias, como el excremento de dragones o el vómito solidificado del Gigante. Evitaba
tocarla con los dedos, y aparcó de un puntapié los pedazos y tiras que se habían
acumulado alrededor de sus pies. La sensación de repugnancia se hacía difícil de
soportar.
Intentó vencerla, pero no tuvo más éxito del que habría tenido luchando contra el
mareo, al que en ciertos aspectos se parecía. Sentía un vértigo desagradable. La boca se
le llenaba constantemente de saliva. El frío sudor de la náusea perlaba su frente. Se daba
cuenta de que Fafhrd no estaba afectado, y no estuvo seguro de si debería mencionarle el
asunto, pues parecía ridículamente fuera de lugar, sobre todo porque no le acompañaba
ningún temor o alarma. Finalmente la misma piedra empezó a ejercer en él el mismo
efecto que la mezcla alquitranosa, llenándole de una revulsión al parecer sin causa pero
no por ello menos mórbida. Entonces ya no pudo aguantar más. Haciendo a Fafhrd un
vago gesto de disculpa, dejó caer el escoplo y fue a la ventana baja para respirar aire
fresco.
Esto no pareció arreglar mucho las cosas. Asomó la cabeza a la ventana y aspiró
hondo. Sus procesos mentales estaban eclipsados por la obnubilante sensación de la
náusea extrema, y todo le parecía muy lejano. En consecuencia, cuando vio que la
muchacha campesina estaba en medio del claro, transcurrió algún tiempo antes de que
empezara a considerar la importancia de aquel hecho. Cuando lo hizo, parte de su
angustia desapareció, o, por lo menos, se vio capacitado para superarla lo suficiente y
mirar a la muchacha con creciente interés.
Estaba pálida, tenía los puños cerrados y los brazos rígidos a los costados. Incluso
desde lejos, el Ratonero podía percibir la mezcla de terror y decisión de su mirada fija en
la gran entrada. Se obligaba a avanzar hacia aquella puerta, un trémulo paso tras otro,
como si tuviera que hacer más y más acopio de valor. De repente, el Ratonero empezó a
sentirse atemorizado, no por él, sino por la muchacha, cuyo terror era con toda evidencia
muy intenso y, sin embargo, debía de estar haciendo lo que hacía —desafiar a su
«extraño y temible gigante gris»—por su bien y el de Fafhrd. Pensó que debía impedir a
toda cosa que se aproximara más. Era inicuo que estuviera sometida un solo instante más
a un terror tan horriblemente intenso.
La abominable náusea confundía su mente, pero sabía lo que debía hacer. Se precipitó
hacia la escalera con zancadas tambaleantes, haciendo a Fafhrd otro gesto vago. En el
mismo momento en que salía de la sala, alzó casualmente los ojos y observó algo
peculiar en el techo. Durante unos momentos no se dio plena cuenta de qué era.
Fafhrd apenas observó los movimientos del Ratonero y mucho menos sus gestos. El
bloque de piedra cedía rápidamente a sus esfuerzos. Antes había experimentado
ligeramente un atisbo de la náusea que aquejaba al Ratonero, pero tal vez debido a su
mayor concentración mental, no le había molestado seriamente. Y ahora su atención se
volcaba por entero en la piedra El apalancamiento persistente la había hecho salir un
palmo de la pared. Cogiéndola firmemente con sus manos poderosas, tiró de uno y otro
lado, adelante y atrás. La sustancia oscura y viscosa se aferraba a ella tenazmente, pero
a cada tirón lateral la piedra salía un poco más.
El Ratonero bajó velozmente la escalera, luchando contra el vértigo. De un puntapié
envió los huesos que yacían en los escalones contra las paredes. ¿Qué era lo que había
visto en el techo? De algún modo parecía significar algo. Pero tenía que hacer salir a la
muchacha del claro. No debía acercarse ni un paso más a la casa. No debía entrar.
Fafhrd empezó a sentir el peso de la piedra, y supo que casi estaba fuera— Era
pesadísima..., tenía casi un pie de grosor. Dos cuidadosos tirones concluyeron la tarea.
La piedra osciló. Fafhrd se echó atrás en seguida y la piedra cayó pesadamente al suelo.
Un brillo de arco iris emergió de la cavidad que había quedado al descubierto. Fafhrd
introdujo ansioso la cabeza.
El Ratonero se tambaleaba hacia la entrada. Lo que había visto en el techo era una
mancha sangrienta. Y precisamente sobre el cadáver del santurrón. Pero ¿qué podría
ser? Le habían aplastado contra el suelo, ¿no? ¿Era sangre que había salpicado durante
su aporreamiento letal? Pero entonces, ¿por qué se había extendido como una mancha?
No importaba. La muchacha, debía llegar hasta la muchacha. Era preciso. Allí estaba ella,
casi en el umbral. Podía verla Sintió que el suelo de piedra vibraba ligeramente bajo sus
pies. Pero se debía al vértigo, ¿o no?
Fafhrd también percibió la vibración, pero cualquier idea que pudiera haber tenido al
respecto se perdió en su asombro ante lo que vio. La cavidad estaba llena hasta un nivel
ligeramente por debajo de la superficie del boquete, con un líquido metálico pesado que
parecía mercurio, pero que era negro como la noche. Descansando en este liquido había
el grupo de gemas más increíble que Fafhrd pudo soñar jamás.
En el centro había un diamante titánico, tallado con unas miríadas de facetas que
formaban extraños ángulos. A su alrededor había dos círculos irregulares, el interior
formado por doce rubíes, cada uno un decaedro, y el exterior constituido por diecisiete
esmeraldas, cada una de las cuales era un octaedro irregular. Tendidas entre estas
gemas, tocando a algunas de ellas, a veces conectando unas con otras, había unas
delgadas barras de aspecto frágil; eran de cristal, ámbar, turmalina verdosa y oricalco de
color miel clara. Todos estos objetos no parecían flotar en el liquido metálico, sino
descansar sobre él, sus pesos presionando la superficie en someras depresiones,
algunas en forma de taza y otras como abrevaderos. Las varillas brillaban débilmente,
mientras que cada una de las gemas relucían con una luz que la mente de Fafhrd
concibió extrañamente como luz de estrellas refractada.
Su mirada pasó al mercurial fluido pesado, en los lugares donde sobresalía entre las
gemas, y vio los reflejos distorsionados de estrellas y constelaciones a las que reconoció,
estrellas y constelaciones que ahora serían visibles en el cielo si no fuera porque la
brillantez del sol las ocultaba. Le invadió una sensación de asombro reverencial. Su
mirada se posó de nuevo en las gemas. Había algo en su compleja disposición que era
tremendamente significativo, algo que parecía hablar de verdades abrumadoras en un
simbolismo de otro mundo. Más aun, había una precisa impresión de movimiento interno,
de pensamiento lento, de conciencia inorgánica. Era como lo que ven los ojos cuando se
cierran por la noche, no una negrura profunda, sino un entramado variable, fluido de
muchos puntos de luz multicolores. Sintiendo que estaba penetrando profanamente en el
núcleo de una mente pensante, Fafhrd tendió la mano derecha hacia el diamante grande
como el cráneo de un hombre.
El Ratonero cruzó el portal con pasos vacilantes. Ahora no podía haber error. Las
piedras bien ensambladas estaban temblando. Aquella mancha sangrienta.., como si el
techo se hubiera abatido sobre el santurrón, aplastándole contra el suelo, o como si éste
hubiera ascendido de pronto. Pero allí estaba la niña, cuya mirada llena de terror estaba
fija en él, la boca abierta para emitir un grito que no exhaló. Tenía que llevársela de allí,
hacerla salir del claro.
Pero ¿por qué sentía ahora que una temible amenaza se dirigía también contra él?
¿Por qué sentía que algo se cernía sobre él, amenazante? Mientras bajaba los anchos
escalones, miró por encima del hombro. La torre. ¡La torre! Estaba cayendo. Caía hacia
él. Se doblaba hacia él por encima de la cúpula. Pero no había fracturas en su longitud.
No se estaba rompiendo. No caía. Se estaba doblando.
Fafhrd retiró la mano, aferrando la gran joya de extrañas facetas, tan pesada que le
resultó difícil sostenerla. De inmediato se perturbó la superficie del fluido metálico que
reflejaba la luz de las estrellas. Se movía y agitaba. Sin duda la casa También se estaba
agitando. Las demás joyas empezaron a ir de un lado a otro, erráticamente, como
insectos acuáticos sobre la superficie de un charco. Las diversas barras cristalinas y
metálicas empezaron a girar, sus puntas atraían ahora una joya y luego otra, como si las
gemas fuesen imanes y las barras agujas de hierro. Toda la superficie del fluido estaba
arremolinada, en una convulsa confusión sugeridora de una mente que se ha vuelto loca
por la pérdida de su parte principal.
Durante un instante angustioso, el Ratonero contempló, paralizado por el pasmo, la
parte superior de la torre, como una maza pesada que se arrojaba contra él. Entonces se
agachó y saltó hacia la muchacha, la cogió y, rápidamente, rodó una y otra vez con ella.
La cima de la torre golpeó a la distancia de una hoja de espada de donde estaban, con
una fuerza que les levantó un instante del suelo. Luego se alzó de la depresión en forma
de pozo que había formado.
Fafhrd aparcó la mirada de la belleza increíble, ultramundana, de aquella confusa
cavidad de las joyas. Le ardía la mano derecha. El diamante estaba caliente. No, estaba
frío, más allá de lo imaginable. ¡Por Kos, la sala estaba cambiando de forma! El techo
descendía en un punto determinado. Echó a correr hacia la puerta, pero se detuvo en
seco. La puerta se estaba cerrando como una boca pétrea Se volvió y caminó algunos
pasos sobre el suelo tembloroso hacia la ventana pequeña y baja. Esta se cerró
bruscamente, como un esfínter. Trató de librarse del diamante, pero se le aferraba
dolorosamente a la palma. Agitó con violencia la muñeca y se desprendió de la gema, la
cual golpeó contra el suelo y empezó a rebotar, brillando como una estrella.
El Ratonero y la muchacha campesina rodaron hacia el borde del claro. La torre hizo
otras dos tentativas de propinarles sus golpes tremendos, pero ambas fallaron por varias
varas de distancia, como los golpes de un loco ciego. Ahora estaban fuera de su alcance.
El Ratonero estaba tendido de costado, contemplando una casa de piedra que se
encorvaba y levantaba como una bestia, y una torre que se doblaba para abrir en el suelo
pozos profundos como tumbas. Golpeó contra unas rocas y la cima se quebró, pero el
extremo mellado continuó golpeando las piedras con ira desenfrenada, convirtiéndolas en
fragmentos. El Ratonero sintió el deseo impulsivo de desenvainar su daga y atravesarse
el corazón. Un hombre tenía que morir cuando veía una cosa como aquella.
Fafhrd se aferraba a la cordura porque a cada momento estaba amenazado desde una
nueva dirección y porque podía decirse a sí mismo: «Lo sé, lo sé. La casa es una bestia y
las joyas son su mente. Ahora esa mente se ha vuelto loca. Lo sé, lo sé». Paredes, techo
y suelo se estremecían y combaban, pero sus movimientos no parecían dirigirse en
especial contra él. De vez en cuando, un estruendo casi le ensordecía Se tambaleaba
sobre las hinchazones rocosas, esquivando los avances de la piedra que eran medio
bultos y medio golpes, pero que carecían de la velocidad y precisión del primer golpe de
la torre contra el Ratonero. El cadáver del santurrón se agitaba ahora con una grotesca
reanimación mecánica.
Sólo el gran diamante parecía consciente de Fafhrd. Exhibiendo una inteligencia
inquieta, siguió rebotando en dirección a Fafhrd, malignamente, a veces saltando hasta la
altura de su cabeza. Sin pensarlo, el joven se dirigió a la puerta, que era su única
esperanza y se abría y cerraba con una regularidad convulsa. Aguardó atento la ocasión y
se lanzó hacia ella en el momento justo en que se abría. El diamante le siguió,
golpeándole las piernas. Un movimiento arrojó el cadáver de Rannarsh en su camino. Él
saltó por encima y avanzó tambaleándose, bajando la escalera que parecía agitada por
un terremoto, sobre la que danzaban los huesos de los esqueletos. Sin duda la bestia
debía morir, la casa se derrumbaría y le aplastaría. El diamante saltó hacia su cráneo,
falló, silbó a través del aire y golpeó una pared. Entonces estalló en una gran nube de
polvo iridiscente.
De inmediato aumentó el ritmo al que se movía la casa. Fafhrd echó a correr a través
del suelo en movimiento, escapó por los pelos al fatal abrazo de la gran puerta, se lanzó
por el claro —pasando a una docena de pies del lugar donde la torre convertía las rocas
en graves, y saltó por encima de dos hoyos abiertos en el terreno. Tenía el rostro rígido y
pálido, la mirada vacía. Tropezó como un toro enceguecido contra dos o tres árboles, y
sólo se detuvo porque chocó frontalmente con uno de ellos.
La casa había cesado la mayor parte de sus azarosos movimientos, y su conjunto se
agitaba como una enorme masa de;alea oscura. De repente, su fachada delantera se alzó
como un gigante agónico. Las dos cúpulas más pequeñas se levantaron pesadamente a
una docena de pies del terreno, como si fueran las patas. La torre se convulsionó y quedó
rígida. La cúpula principal se contrajo fuertemente, como su inmenso pulmón. Por un
momento permaneció así, en equilibrio. Luego se desmoronó en un montón de
gigantescos fragmentos de piedra La tierra se estremeció y el estruendo resonó en el
bosque. El aire embravecido azotó ramas y hojas. Luego todo quedó en silencio. Sólo de
las fracturas en la piedra rezumaba lentamente un líquido negro, como brea, y aquí y allá
unas nubecillas iridiscentes sugerían polvo de gemas.
Por un camino estrecho y polvoriento dos jinetes trotaban lentamente hacia el pueblo
de Soreev, en el límite más meridional de la tierra de Lankhmar. Tenían un aspecto algo
maltrecho. Los miembros del más alto, que montaba un macho castrado zaino, mostraban
varias magulladuras, y tenía una venda alrededor de un muslo y otra en la palma de la
mano derecha. El hombre más menudo, el que montaba una yegua gris, parecía haber
sufrido un número igual de lesiones.
—Sabes adónde nos dirigimos? —preguntó el último, rompiendo un largo silencio—.
Vamos hacia una ciudad. Y en esa ciudad hay innumerables casas de piedra, incontables
torres de piedra, calles pavimentadas con piedras, cúpulas, arcos, escaleras. Diantre, si
me siento entonces como me siento ahora, jamás me acercaré a más de un tiro de flecha
de las murallas de Lankhmar.
Su alto compañero sonrió.
—¿Qué ocurre ahora, hombrecillo? No me digas que les tienes miedo a... los
terremotos.
3 - Casa de Ladrones
—¿De qué sirve conocer el nombre de un cráneo? Uno nunca tendrá ocasión de
hablarle —dijo el ladrón gordo alzando la voz—. Lo que me interesa es que tiene rubíes
por ojos.
—Sin embargo, aquí está escrito que se llama Ohmphal —replicó el ladrón de barba
negra con el tono más sosegado de quien ostenta autoridad.
—Déjame ver —dijo la osada moza pelirroja, inclinándose sobre su hombro.
Tenía que ser osada, pues desde tiempo inmemorial las mujeres tenían prohibida la
entrada en la Casa de Ladrones. Los tres leyeron a la vez los diminutos jeroglíficos.
OBJETO: el cráneo Ohmphal, del Maestro Ladrón Ohmphal, con grandes rubíes en los
ojos y un par de manos enjoyadas. HISTORIA DEL OBJETO: el cráneo de Ohmphal fue
robado del Gremio de los Ladrones por los sacerdotes de Votishal y colocado por ellos en
la cripta de su maldito templo. INSTRUCCIONES: es preciso recuperar el cráneo
Ohmphal a la primera oportunidad, de modo que se le pueda venerar como es debido en
el Sepulcro de los Ladrones. DIFICULTADES: la cerradura de la puerta que da acceso a
la cripta, tiene la reputación de resistir a las mañas de cualquier ladrón, por astuto que
sea, que intente forzarla. ADVERTENCIAS: se rumorea que dentro de la cripta hay una
bestia guardiana de terrible ferocidad.
—Estas enrevesadas letras son endiabladamente difíciles de leer —dijo la moza
pelirroja, frunciendo el ceño.
—Y no es de extrañar, puesto que fueron escritas siglos ha —dijo el ladrón barbinegro.
Entonces intervino el ladrón gordo.
—Nunca he oído hablar de un Sepulcro de los Ladrones, salvo el depósito de chatarra,
el incinerador y el Mar Interior.
—Los tiempos y las costumbres cambian —filosofó el de la barba negra—. Períodos de
reverencia alternan con períodos de realismo.
—Por qué le llaman el cráneo Ohmphal? —inquirió el ladrón gordo—. ¿Por qué no el
cráneo «de» Ohmphal?
El ladrón barbado se encogió de hombros.
—¿Dónde has encontrado este pergamino? —le preguntó la moza pelirroja.
—Bajo el fondo falso de un mohoso baúl en nuestros almacenes —replicó.
—Por los dioses que no lo son —rió el ladrón gordo, absorto todavía en el examen del
pergamino—, el Gremio de los Ladrones debía de ser supersticioso en aquellos tiempos
antiguos. Pensar en derrochar joyas para una simple calavera. Si alguna vez nos
hacemos con el Maestro Ohmphal, le veneraremos..., cambiando sus ojos de rubíes por
buenos dineros.
—¡Eso es! —exclamó el ladrón de la barba—. Precisamente quería hablarte de este
asunto, Fissif, de hacernos con Ohmphal.
—Bueno, pero hay... dificultades, como tú, Krovas, nuestro amo, seguramente debes
de saber —dijo el ladrón gordo, cambiando rápidamente de tono—. Incluso hoy, tras el
correr de los siglos, los hombres se estremecen todavía cuando hablan de la cripta de
Votishal, con su cerradura y su bestia. No hay nadie en el Gremio de los Ladrones que
pueda...
—¡Nadie en el Gremio de los Ladrones, eso es cierto! —le interrumpió con aspereza el
ladrón barbinegro—. Pero —y aquí su voz bajó de tono— hay quienes pueden fuera del
Gremio. ¿No has oído que hace poco ha regresado aquí, a Lankhmar, cierto bribón y
ratero conocido como el Ratonero Gris? ¿Y con él un bárbaro enorme que responde al
nombre de Fafhrd, pero a quien llaman a veces el Matador de la Bestia? Como bien
sabéis, aún tenemos una cuenta pendiente de saldar con ellos. Mataron a nuestro brujo,
Hristomilo. Esa pareja suele cazar a solas..., pero si los abordarais con esta sugerencia
tentadora...
—Pero señor —protestó el ladrón gordo—, en ese caso exigirían por lo menos dos
tercios de los beneficios.
—¡Exactamente! —dijo el ladrón de la barba, con un súbito acceso de frío humor. La
pelirroja comprendió lo que quería decir y se echó a reír—. ¡Exactamente! Y esa es la
razón por la que te he elegido, Fissif, el más taimado de los traidores, para llevar a cabo
esta misión.
Habían transcurrido los diez días restantes del mes de la Serpiente y los primeros
quince días del mes del Búho desde la conversación de aquellos tres individuos. Y había
llegado la noche del decimoquinto día. Una fría niebla, como un sudario oscuro, envolvía
a la antigua y pétrea ciudad de Lankhmar, población principal del reino de Lankhmar.
Aquella noche la niebla se había entablado antes de lo habitual y fluía por las calles
serpenteantes y los callejones laberínticos. Y cada vez se hacía más espesa.
En una calle bastante estrecha y más silenciosa que el resto, llamada calle de la
Pacotilla, había una casa de piedra vasta y de forma irregular, con un ancho portal
iluminado por una antorcha cuadrada que vertía una luz amarillenta. Una sola puerta
abierta en una calle cuyas demás puertas estaban todas cerradas contra la oscuridad y la
humedad producía una sensación de mal augurio. La gente evitaba pasar de noche por
aquella calle. La casa tenía mala reputación. La gente decía que era la guarida le los
ladrones de Lankhmar, donde se reunían para urdir sus delitos y conferenciar y dirimir sus
pendencias privadas, el cuartel general desde donde Krovas, el Ladrón Maestro, daba sus
órdenes, en una palabra, el hogar del formidable Gremio je los Ladrones de Lankhmar.
Pero ahora llegaba un hombre apresuradamente por esta calle, mirando de vez en
cuando con aprensión por encima del hombro. Era un hombre grueso y cojeaba un poco,
como si acabara de realizar un largo y penoso viaje a caballo. Llevaba una caja de cobre
bruñido, de aspecto antiguo y tamaño suficiente para contener una cabeza humana. Se
detuvo en el umbral y pronunció cierto santo y seña... dirigido, según parecía, al aire, pues
el largo corredor delante de él estaba vacío. Pero una voz desde un punto en el interior y
por encima del umbral, le respondió:
—Pasa, Fissif. Krovas te espera en su habitación.
Y el gordo dijo:
—Me siguen de cerca; ya sabes a quién me refiero.
—Estamos preparados para recibirles —replicó la voz.
Y el gordo se escabulló por el corredor.
Entonces, durante largo tiempo, no hubo más que silencio y el espesamiento de la
niebla. Por fin, un débil silbido de advertencia salió de algún lugar calle abajo. Lo
repitieron más cerca y alguien respondió desde el interior del umbral.
Poco después, desde la misma dirección que el primer silbido, llegó un sonido de
pisadas, que fue haciéndose más intenso. Parecían corresponder a una sola persona,
pero la luz de la puerta reveló que había también un hombrecillo que caminaba sin hacer
ruido, vestido con unas prendas grises muy ceñidas, blusa, jubón, gorra de piel de ratón y
manto.
Su compañero era esbelto, el cabello color de cobre, sin duda un bárbaro nórdico
procedente de las lejanas tierras del Yermo Frío. Su blusa era de un suntuoso color
marrón y su manto verde. Lucía una cantidad considerable de cuero: muñequeras, una
cinta en la cabeza, botas y un cinturón ancho y apretado. La niebla había humedecido el
cuerpo y empañado sus incrustaciones de latón. Cuando entraron en el cuadrado de luz
ante la puerta, se abrió un surco en su ancha frente. Sus ojos verdes miraron rápidamente
a uno y otro lado. Puso su mano sobre el hombro del individuo más bajo y susurró:
—No me gusta el aspecto que tiene esto, Ratonero Gris.
—¡Bah! Este sitio siempre tiene el mismo aspecto, como bien sabes —replicó con
presteza el Ratonero Gris; sus labios tenían un rictus despectivo y le centelleaban los
ojos—. Lo hacen tan sólo para asustar al prójimo. ¡Vamos, Fafhrd! No vamos a dejar que
ese malnacido y traidor Fissif escape tras habernos engañado como lo ha hecho.
—Sé todo eso, mi pequeña comadreja —replicó el bárbaro, tirando de la espalda del
Ratonero—. Y la idea de que Fissif escape me desagrada. Pero poner el cuello en una
trampa me desagrada más. Recuerda que han silbado.
—¡Bah! Siempre silban. Les gusta ser misteriosos. Conozco a esos ladrones, Fafhrd,
los conozco bien. Y tú mismo has entrado dos veces en la Casa de Ladrones y escapaste.
¡Vamos!
—Pero no lo sé todo de la Casa de Ladrones —protestó Fafhrd—. Hay una pizca de
peligro.
—¡Una pizca! Son ellos los que no conocen en su totalidad la Casa de Ladrones, su
propia casa Es un laberinto de lo desconocido, un amasijo confuso de historia olvidada.
¡Vamos!
—No sé. Me trae recuerdos de mi perdida Vlana.
—¡Y de mi perdida Ivrian! Pero ¿debemos dejarles ganar por eso?
El hombre más alto se encogió de hombros y dio un paso adelante.
—Pensándolo bien —susurró el Ratonero—, puede que haya algo de verdad en lo que
dices.
Y extrajo una daga que llevaba al cinto.
Fafhrd sonrió mostrando sus dientes blancos y desenvainó lentamente una larga
espada con un pomo muy grande de su vaina bien aceitada.
—Un arma poco adecuada para luchar dentro de una casa —murmuró el Ratonero en
un tono amigablemente sardónico.
Ahora se aproximaron con cautela a la puerta, uno a cada lado y manteniéndose muy
cerca de la pared. Manteniendo la espada baja., con la punta hacia arriba, preparada para
atacar en cualquier dirección, Fafhrd entró. El Ratonero le llevaba cierta delantera. Por el
rabillo del ojo, Fafhrd vio algo parecido a una serpiente que bajaba hacia la cabeza del
Ratonero, y se apresuró a golpearlo con la espada Aquella cosa osciló hacia él y la cogió
con la mano libre. Era un lazo de estrangulador. Le dio un repentino tirón lateral y el
hombre que sostenía el otro extremo cayó desde un saliente de la pared. Por un instante
pareció colgar en el aire, un bribón de piel oscura con largo cabello negro y una blusa
grasienta de cuero rojo repujado con hilo de oro. En el momento en que Fafhrd alzaba
despaciosamente su espada, vio que el Ratonero se precipitaba hacia él a través del
corredor, daga en mano. Por un momento pensó que el Ratonero se había vuelto loco.
Pero la daga de su amigo pasó casi rozándole y otra hoja se movió con rapidez a su
espalda.
El Ratonero había visto una trampilla abierta en el suelo, al lado de Fafhrd, y un ladrón
calvo se había asomado, espada en mano. Tras desviar el golpe dirigido a su compañero,
el Ratonero cerró la puerta de la trampilla y tuvo la satisfacción de atrapar con ella la hoja
de la espada y dos dedos de la mano izquierda del ladrón agazapado. Tanto la hoja como
los dedos estaban rotos, y el ahogado rugido de abajo era impresionante. El hombre de
Fafhrd, ensartado en la larga espada, estaba muerto.
Oyeron varios silbidos desde la calle y el sonido de hombres que entraban.
—¡Nos han cerrado el paso! exclamó el Ratonero—. Nuestra mejor posibilidad está
hacia delante. Iremos a la habitación de Krovas. Fissif puede estar allí. ¡Sígueme!
Echó a correr por el pasillo y subió una escalera de caracol, con Fafhrd pisándole los
talones. En el segundo nivel dejaron la escalera y corrieron hacia una puerta en la que
brillaba una luz amarilla.
Al Ratonero le sorprendió que no se hubieran encontrado con ningún obstáculo. Su
agudo oído ya no percibía los sonidos de la persecución. Se detuvo de repente en el
umbral, de modo que Fafhrd tropezó con él.
Era una sala grande con varias alcobas. Como el resto del edificio, el suelo y las
paredes eran de piedra oscura y pulida, sin adornos. Estaba iluminada por cuatro
lámparas de barro colocadas al azar sobre una pesada mesa Detrás de ésta se sentaba
un hombre de barba negra ricamente ataviado, que al parecer miraba con profundo
asombro una caja de cobre y una serie de objetos más pequeños, aferrado al borde de la
mesa. Pero los recién llegados no tuvieron tiempo de considerar su extraña inmovilidad y
su aspecto todavía más extraño, pues de inmediato atrajo su atención la mujer pelirroja
que estaba en pie junto a él.
Mientras ella retrocedía de un salto como una gata sorprendida, Fafhrd señaló lo que
sujetaba bajo un brazo y exclamó:
—¡Mira, Ratonero, el cráneo! ¡El cráneo y las manos!
En efecto, su delgado brazo sujetaba un cráneo parduzco, de aspecto antiguo,
curiosamente decorado con unas bandas de oro, en cuyas órbitas lucían unos grandes
rubíes y cuyos dientes eran diamantes y perlas ennegrecidas. Y en su mano blanca la
mujer sostenía dos haces de huesos pardos, cuyas puntas tenían un brillo de oro y un
centelleo rojizo. Mientras Fafhrd hablaba, ella se volvió y corrió hacia la alcoba mayor, sus
piernas ágiles contorneadas contra sus ropas de seda. Fafhrd y el Ratonero corrieron tras
ella. Vieron que se dirigía a una puerta pequeña y bajá. Al entrar en la alcoba, la mano
libre de la mujer cogió un cordón que colgaba del techo. Sin detenerse, contoneando las
caderas, le dio un tirón. Unos pliegues de grueso y pesado terciopelo cayeron tras ella. El
Ratonero y Fafhrd se enredaron con ellos y dieron tumbos. El Ratonero fue el primero en
librarse del obstáculo, contorsionándose por debajo de los pliegues. Vio una débil luz
apaisada que se estrechaba delante de él, se lanzó tras ella, tocó el bloque de piedra que
se hundía en la abertura baja y retiró bruscamente la mano al tiempo que soltaba una
maldición. Entonces se llevó los dedos magullados a la boca. El panel de piedra se cerró
con un ligero ruido chirriante.
Fafhrd alzó los densos pliegues de terciopelo sobre sus anchos hombros, como si
fueran un gran manto. La luz procedente de las habitaciones inundaba la alcoba y
revelaba una pared de piedras perfectamente ensambladas, de aspecto uniforme. El
Ratonero empezó a introducir la hoja de su daga en una grieta, pero desistió.
—¡Bah! ¡Conozco estas puertas! O bien se accionan desde el otro lado o por medio de
palancas distantes. Esa mujer se ha esfumado llevándose el cráneo con ella.
Siguió lamiéndose los dedos que tan cerca habían estado del aplastamiento,
preguntándose supersticiosamente si la rotura de los dedos del ladrón oculto en la trampa
había sido una especie de augurio.
—Nos olvidamos de Krovas —dijo Fafhrd de repente; levantó los cortinajes con la
mano y miró por encima del hombro.
Pero el hombre de la barba negra no se había percatado de la conmoción. Cuando se
aproximaban lentamente a él, vieron que su rostro era de un color púrpura azulado bajo la
piel atezada y que los ojos le sobresalían no de asombro, sino a consecuencia del
estrangulamiento. Fafhrd levantó la barba aceitosa y bien peinada, y vio las muescas
crueles en la garganta, más parecidas a marcas de garras que a dedos. El Ratonero
examinó los objetos que estaban sobre la mesa Había una serie de instrumentos de
joyero, con sus mangos de marfil muy amarillentos por el largo uso. Recogió algunos
objetos pequeños.
—Krovas ya había extraído tres joyas de los dedos y varias de los dientes —observó,
mostrando a Fafhrd tres rubíes y unas cuantas perlas y diamantes que relucían en su
palma.
Fafhrd asintió de nuevo y volvió a alzar la barba de Krovas, examinando con el ceño
fruncido las marcas, cuyo color se estaba intensificando.
—Me pregunto quién es esa mujer —dijo el Ratonero—. A ningún ladrón se le permite
traer una mujer aquí bajo pena de muerte. Pero el ladrón Maestro tiene poderes
especiales y quizá pueda correr riesgos.
—Pues ha corrido uno fatal —musitó Fafhrd.
Entonces el Ratonero tuvo plena conciencia de su situación. Había formulado a medias
un plan para escapar de la Casa de Ladrones capturando y amenazando a Krovas. Pero a
un hombre muerto no se le puede intimidar con eficacia. Cuando empezaba a hablarle a
Fafhrd, percibieron el murmullo de varias voces y el sonido de pasos que se aproximaban.
Sin pensarlo un instante, se retiraron a la alcoba; el Ratonero cortó una pequeña abertura
en los cortinajes a nivel de los ojos y Fafhrd le imitó.
Oyeron que alguien decía:
—Sí, los dos se han esfumado, ¡maldita sea su suerte! Hemos encontrado abierta la
puerta del callejón.
El primer ladrón que entró era barrigón, estaba pálido y evidentemente asustado. El
Ratonero Gris y Fafhrd le reconocieron de inmediato como Fissif. Le empujaba
bruscamente un tipo alto e inexpresivo, de pesados brazos y manos grandes. El Ratonero
le conocía también... Slevyas, el Taciturno, recientemente promovido a lugarteniente
principal de Krovas. Cerca de una docena de otros hombres entraron en la sala y
ocuparon posiciones cerca de las paredes. Todos eran ladrones veteranos, dotados de
abundantes cicatrices, hoyos de viruelas y otras mutilaciones, incluidas dos cuencas de
ojo vacías y tapadas con un parche negro. Todos se mostraban algo circunspectos e
inquietos, tenían dagas y espadas a punto y miraban fijamente al hombre estrangulado.
—Así que Krovas ha muerto de veras —dijo Slevyas, empujando a Fissif hacia
delante—. Al menos esa parte de tu historia es cierta.
—Muerto como un pescado —añadió un ladrón que se había acercado más a la
mesa—. Ahora tenemos un jefe mejor. Se acabó la barba negra y su zorra pelirroja.
—¡Esconde los dientes, rata, antes de que te los parta! —dijo Slevyas en un tono
glacial.
—Pero tú eres ahora nuestro jefe —replicó el ladrón, sorprendido.
—Sí, soy el jefe de todos vosotros, el jefe indiscutido, y el primer consejo que os doy es
este: criticar a un jefe muerto puede que no sea irreverente..., pero desde luego es una
pérdida de tiempo. Ahora, Fissif, ¿dónde está el cráneo enjoyado? Todos sabemos que
vale más que un año de latrocinio, y que el Gremio de Ladrones necesita oro. ¡Así que
nada de tonterías!
El Ratonero, que observaba cauteloso la escena a través de la rendija, sonrió al ver la
expresión de temor en el rostro carrilludo de Fissif.
—¿El cráneo, señor? —dijo el truhán en un tono tembloroso, sepulcral—. Ya ves, ha
vuelto a la tumba de donde lo sacamos. Si esas manos óseas han podido estrangular a
Krovas, como he visto con mis propios ojos, seguramente el cráneo es capaz de volar.
Slevyas abofeteó a Fissif.
—¡Mientes, tembloroso saco de gachas! Yo te diré lo que ha ocurrido. Te has
confabulado con esos dos bribones, e( Ratonero Gris y Fafhrd. Creíste que nadie
sospecharía de ti porque los traicionaste de acuerdo con las instrucciones. Pero planeaste
una traición doble. Les ayudaste a escapar de la trampa que habíamos tendido, les
dejaste que mataran a Krovas y luego aseguraste su huida difundiendo el pánico con tu
cuento de los dedos esqueléticos que mataron a Krovas. Creíste que podrías salirte con la
tuya.
—Pero señor —suplicó Fissif—. Con mis propios ojos vi cómo los dedos esqueléticos
saltaban a su garganta. Estaban coléricos porque les habían arrancado algunas de las
joyas que tenían por uñas y...
Otra bofetada hizo que sucediera a estas palabras un gemido lastimero.
—Una historia de bobos —elijo en tono despectivo un ladrón enjuto—. ¿Cómo podrían
mantenerse juntos los huesos?
—Estaban unidos con hilos de latón —replicó Fissif con voz débil.
—¡Claro! Y supongo que las manos, después de estrangular a Krovas, recogieron el
cráneo y se lo llevaron, ¿no es así? —sugirió otro ladrón.
Varios de los presentes se echaron a reír. Slevyas los silenció con una mirada y luego
señaló a Fissif con el pulgar.
—Sujetadle —ordenó.
Dos ladrones se pusieron uno a cada lado de Fissif, el cual no ofreció resistencia, y le
torcieron los brazos a la espalda.
—Vamos a hacer esto de un modo decente —dijo Slevyas, sentándose a la mesa—. El
juicio de los ladrones. Se abre la sesión. El Jurado de los Ladrones tiene que considerar
este asunto. Fissif, cortabolsas de primera clase, recibió el encargo de saquear la tumba
sagrada en el templo de Votishal, de donde habría de coger un cráneo y dos manos.
Debido a que el asunto presentaba ciertas dificultades especiales, se ordenó a Fissif que
se aliara con dos forasteros de talento especial, a saber, el bárbaro nórdico Fafhrd y el
notorio Ratonero Gris.
El Ratonero hizo una reverencia formal y cortés detrás de las cortinas y volvió a pegar
el ojo a la rendija.
—Una vez obtenido el botín, Fissif tenía que robárselo a los otros dos, en cuanto fuera
posible, y evitar que se lo robaran a él.
El Ratonero creyó oír que Fafhrd ahogaba una maldición y apretaba los dientes.
—Si se presentaba la ocasión, Fissif tenía que matarlos —concluyó Slevyas—. En
cualquier caso, debía llevar el botín directamente a Krovas. Estas eran las instrucciones
de Fissif, según me las detalló Krovas. Ahora cuenta tu historia, Fissif, pero piensa que no
queremos oír cuentos de viejas.
—Hermanos ladrones empezó a decir Fissif en tono lúgubre.
Los demás prorrumpieron en gritos burlones. Slevyas dio unos golpes reclamando
orden.
seguí las instrucciones tal como se me dieron —continuó Fissif—. Busqué a Fafhrd y el
Ratonero Gris y los interesé en el plan. Convine en compartir el botín con ellos, un tercio
para cada uno.
Fafhrd, que atisbaba a Fissif a través del cortinaje, movió la cabeza en solemne gesto
afirmativo. Entonces Fissif hizo varias observaciones poco halagüeñas acerca de Fafhrd y
el Ratonero, sin duda confiando en convencer a sus oyentes de que no se había
confabulado con ellos. Los demás ladrones se limitaron a sonreír torvamente.
—Y cuando llegó el momento de robar el tesoro del templo —siguió diciendo Fissif,
ganando confianza gracias al sonido de su propia voz—, resultó que tenía poca necesidad
de su ayuda.
Fafhrd ahogó de nuevo una maldición. Apenas podía seguir soportando en silencio las
ultrajantes mentiras. Pero el Ratonero se estaba divirtiendo en cierto modo.
—No es el momento más adecuado para fanfarronear —le interrumpió Slevyas—.
Sabes muy bien que era necesaria la astucia del Ratonero para hacer saltar la gran
cerradura triple y que sólo el nórdico podría haber dado muerte con facilidad a la bestia
guardiana.
Esto aplacó un poco a Fafhrd. Fissif se volvió humilde de nuevo y asintió con la cabeza
gacha. Gradualmente los ladrones empezaron a rodearle.
—Y así —concluyó en una especie de pánico—, cogí el botín mientras ellos dormían y
piqué espuelas hacia Lankhmar. No me atreví a matarlos, por temor a que mientras
terminaba con uno se despertara el otro. Llevé el botín directamente a Krovas, el cual me
felicitó y empezó a extraer las gemas. Ahí está la caja de cobre que contiene el cráneo y
las manos. —Señaló la mesa—. Y en cuanto a lo que sucedió después... —Hizo una
pausa, se humedeció los labios, miró temeroso a su alrededor y luego, con un hilo de voz
desesperada, añadió—: Sucedió tal como os he dicho.
Los ladrones cerraron el círculo en torno suyo, gruñendo, incrédulos, pero Slevyas les
obligó a detenerse con un golpe perentorio. Parecía estar considerando algo.
Otro ladrón entró precipitadamente en la sala y saludó a Slevyas.
—Señor —dijo jadeando—, Moolsh, apostado en el tejado, frente a la puerta del
callejón, acaba de informar que, si bien ha estado abierta toda la noche, nadie ha entrado
o salido. ¡Los dos intrusos aún pueden estar aquí!
El sobresalto de Slevyas al recibir la noticia fue casi imperceptible. Se quedó mirando a
su informante. Luego, lentamente, como impulsado por el instinto, su rostro impasible se
volvió hasta que los ojillos claros se fijaron en las pesadas cortinas de la alcoba. Y estaba
a punto de dar una orden, cuando las cortinas se hincharon como bajo el efecto de una
gran ráfaga de viento. Se movieron adelante y hacia arriba, casi hasta llegar al techo, y
Slevyas vislumbró dos figuras que corrían hacia él. El alto bárbaro de cabello cobrizo se
disponía a atacarle.
Con una flexibilidad que parecía impropia de un hombre tan alto, Slevyas se echó al
suelo y la larga espada se clavó en la mesa donde había estado apoyado. Desde el suelo
vio que sus hombres retrocedían confusos, y uno de ellos se tambaleaba a causa de un
golpe. Fissif, más rápido en reaccionar que los demás porque sabía que su vida estaba en
juego por más de un motivo, sacó una daga del cinto y la lanzó. No fue un buen
lanzamiento, pues el arma viajó con el pomo hacia delante, pero de todos modos dio en el
blanco. Slevyas vio que golpeó al alto bárbaro a un lado de la cabeza, en el momento en
que se disponía a cruzar la puerta, y pareció tambalearse. Entonces Slevyas se levantó,
desenvainó su espada y organizó la persecución. Al cabo de unos instantes la sala quedó
vacía: no había más que el muerto Krovas, mirando una caja de cobre vacía con una cruel
mueca de asombro.
El Ratonero Gris conocía la disposición de la Casa de Ladrones, no tan bien como la
palma de su mano, pero bastante bien, y condujo a Fafhrd alrededor de ángulos pétreos,
subiendo y bajando pequeños tramos de escalera, con dos o tres escalones en cada uno,
lo cual hacía difícil determinar en qué nivel se encontraban. El Ratonero había
desenvainado su delgada espada, «Escalpelo», por primera vez, y la utilizaba para
derribar las velas al pasar, y golpear las antorchas de las paredes, confiando así en
confundir a sus perseguidores, cuyos silbidos sonaban agudamente a sus espaldas. Por
dos veces Fafhrd tropezó y volvió a levantarse.
Dos aprendices de ladrones a medio vestir asomaron sus cabezas por una puerta. El
Ratonero la cerró de un manotazo en sus rostros excitados e inquisitivos, y entonces
descendió por una escalera de caracol. Se dirigía a una tercera salida, la cual suponía
que no estaría bien defendida.
—Si tenemos que separarnos, que nuestro lugar de reunión sea la «Anguila de Plata —
le dijo en un rápido aparte a Fafhrd.
Era aquella una taberna que frecuentaban.
El nórdico asintió. Empezaba a sentirse menos aturdido, aunque la cabeza seguía
doliéndole mucho. Sin embargo, no calculó bien la altura del arco bajo por el que se
precipitó el Ratonero tras descender el equivalente de dos niveles, y recibió en la cabeza
un golpe tan fuerte como el que le había proporcionado el mango de la daga. Todo se
hizo oscuro y empezó a girar bajo sus ojos. Oyó decir al Ratonero: «¡Ahora por aquí!»
Seguimos la pared a mano izquierda, y tratando de mantener despierta la conciencia,
penetró en el estrecho corredor, en medio del cual el Ratonero le estaba indicando. Pensó
que el Ratonero le seguía.
Pero el Ratonero había esperado demasiado. Cierto, el grueso de sus perseguidores
todavía estaban fuera de su vista, pero un vigilante encargado de patrullar aquel
pasadizo, al oír los silbidos, había abandonado apresuradamente un amigable juego de
dados. El Ratonero se agachó cuando el lazo arrojado con precisión le rodeó el cuello,
pero no lo hizo lo bastante pronto. El lazo se tensó cruelmente contra su oreja, mejilla y
mandíbula, y le derribó. Un instante después «Escalpelo» cortó la cuerda, pero el vigilante
había tenido tiempo para desenfundar su espada. Durante unos momentos de peligro el
Ratonero luchó tendido en el suelo, rechazando la punta reluciente que se acercaba lo
bastante a su rostro para hacerle bizquear. A la primera oportunidad que tuvo, se puso en
pie, hizo retroceder al hombre una docena de pasos con un ataque arremolinado en el
que «Escalpelo» pareció convertirse en tres o cuatro espadas, y puso fin a los gritos de
ayuda del hombre con una estocada que le atravesó el cuello.
La demora fue suficiente. Mientras el Ratonero se quitaba el lazo de la mejilla y la boca,
donde le había amordazado durante la pelea, vio que los primeros hombres de Slevyas
corrían bajo el arco. Bruscamente el Ratonero enfiló el corredor principal, alejándose de la
ruta que había seguido Fafhrd en su huida. Media docena de planes cruzaron por su
mente. Oyó los gritos triunfantes de los hombres de Slevyas al avistarle, y luego una serie
de silbidos desde delante. Decidió que su mejor oportunidad era subir al tejado, y entró en
un corredor transversal. Confiaba en que Fafhrd hubiera escapado, aunque le molestaba
la conducta del nórdico. Tenía una confianza absoluta en que él, el Ratonero Gris, podría
eludir diez veces tantos ladrones como ahora se precipitaban a través de los laberínticos
corredores de la Casa de Ladrones. Avanzó alargando sus zancadas, y sus pies calzados
con un material suave casi volaban sobre la piedra desgastada.
Fafhrd, sumido en una profunda oscuridad durante no sabía cuánto tiempo, se apoyó
contra lo que le pareció una mesa r trató de recordar cómo se había alejado tanto. Pero el
cráneo le latía y seguía doliéndole, y los incidentes que recordaba estaban mezclados,
con lagunas entre unos y otros. Recordaba haber caído por un escalera y empujado una
pared de piedra rallada que cedió silenciosamente y a través de cuya abertura se
despeñó. Recordó que se había sentido fuertemente mareado que luego debió de
permanecer inconsciente algún tiempo, pues se había visto boca abajo, y se arrastró a
gatas entre una maraña de toneles y balas de tela podrida Estaba seguro de fue se había
golpeado la cabeza al menos una vez más; si deslizaba los dedos entre sus mechones
enmarañados y sudorosos podía detectar hasta tres chichones en el cuero cabelludo. Su
emoción principal era una cólera apagada y persistente dirigida a las imponentes masas
de piedra que le rodeaban. Su imaginación primitiva casi las dotó del intento consciente
de hacerle frente y bloquearle el paso en cualquier dirección que se moviera. Sabía que
de algún modo había confundido las sencillas instrucciones del Ratonero. ¿Cuál era la
pared que el hombrecillo gris le había dicho que siguiera? ¿Y dónde estaba el Ratonero?
Probablemente metido en algún lío temible.
Si la atmósfera no fuera tan cálida y seca, quizás habría podido reflexionar mejor. Nada
parecía concordar. Ni siquiera la cualidad del aire concordaba con su impresión de que
había descendido la mayor parte del camino, como si se dirigiera a un sótano profundo.
En ese caso debería ser frío y húmedo, pero no era así. El ambiente era seco y cálido.
Deslizó la mano a lo largo de la superficie de madera sobre la que descansaba, y un polvo
fino se amontonó entre sus dedos. Eso, junto con la oscuridad impenetrable y un silencio
total, indicaría que estaba en una zona de la Casa de Ladrones deshabitada desde hacía
mucho tiempo. Reflexionó un momento sobre sus recuerdos de la cripta de piedra de la
que él, el Ratonero y Fissif habían robado el cráneo enjoyado. El fino polvo penetró en
sus fosas nasales y le hizo estornudar, y eso le hizo ponerse de nuevo en movimiento. Su
mano tanteó y encontró una pared. Trató de recordar la dirección por la que se había
aproximado a la mesa, pero no lo consiguió y tuvo que ponerse en movimiento al azar.
Avanzó lentamente, a tientas, palpando con manos y pies.
Esta precaución le salvó. Una de las piedras pareció ceder ligeramente bajo la
exploración de su pie, y se echó atrás. Se oyó un brusco sonido crepitante, seguido de un
ruido metálico y otros dos ruidos apagados. Se agitó el aire ante su rostro. Aguardó un
momento y luego tanteó con cautela en la negrura. Su mano tropezó con una tira de metal
oxidado a la altura del hombro. Palpándola con sumo cuidado, descubrió que sobresalía
de una grieta en la pared izquierda y terminaba en punta a escasas pulgadas de una
pared que descubrió ahora a su derecha. Palpó un poco más y encontró una hoja similar
por debajo de la primera. Entonces se dio cuenta de que los ruidos apagados se debían a
unos contrapesos que, liberados por la presión sobre la piedra, habían impulsado
automáticamente las hojas a través de la hendidura. Otro paso adelante y habría sido
ensartado. Buscó su larga espada, descubrió que no estaba en la vaina y utilizó ésta para
romper las dos hojas cerca de la pared. Entonces se volvió y desandó sus pasos hasta la
mesa cubierta de polvo.
Pero un lento recorrido junto a la pared más allá de la mesa volvió a conducirle al
corredor de las mortíferas hojas. Meneó su dolorida cabeza y soltó una colérica maldición,
porque carecía de luz y no tenía manera de encender fuego. ¿Cómo era posible? ¿Acaso
había entrado inicialmente en aquel callejón sin salida desde el corredor, eludiendo la
piedra mortífera por pura suerte? Esa parecía ser la única respuesta posible, por lo que
soltó un gruñido y avanzó de nuevo por el corredor de las hojas de espada, con los brazos
extendidos y las manos rozando ambas paredes, a fin de saber cuándo llegaba a un
cruce, y caminando con el máximo cuidado. Al cabo de un rato se le ocurrió que podría
haber caído en la cámara situada detrás de alguna entrada en la pared, a cierta altura,
pero la testarudez le impidió regresar por segunda vez.
Lo siguiente que encontró su pie fue un vacío, que resultó ser el inicio de unos
escalones de piedra que descendían. En ese momento abandonó el intento de recordar
cómo había llegado adonde estaba. A unos veinte escalones más abajo su olfato captó un
olor de moho, árido, que procedía de abajo. Otros veinte escalones y empezó a
compararlo con el olor que hay en ciertas tumbas antiguas y desiertas de las Tierras
Orientales. Tenía un dejo acre casi imperceptible. Fafhrd notó su piel calurosa y seca.
Sacó un cuchillo del cinto y se movió silenciosa y lentamente.
La escalera finalizaba en el escalón cincuenta y tres, y las paredes laterales se
retiraban. Por la atmósfera que había allí, pensó que debía de encontrarse en una cámara
grande. Avanzó un poco, arrastrando los pies sobre una alfombra espesa de polvo. Se
oyó un aleteo seco y un ligero sonido crepitante en el aire, por encima de su cabeza. Por
dos veces algo pequeño y duro le rozó la mejilla. Recordó las cuevas infestadas de
murciélagos en las que se había aventurado previamente. Pero aquellos ruidos diminutos,
aunque similares en muchos aspectos, no eran exactamente como los que produce el
murciélago. Los pelos cortos le punzaban en la nuca Forzó la vista, pero sólo vio la pauta
carente de sentido de los puntos de luz que acompañan a la oscuridad profunda.
De nuevo una de aquellas cosas le rozó el rostro, y esta vez él estaba preparado. Sus
grandes manos aferraron rápidamente aquel objeto..., y casi lo dejaron caer, pues era
seco y sin peso, una mera armazón de pequeños huesos quebradizos que crujieron bajo
sus dedos. Con el índice y el pulgar sujetó un diminuto cráneo de animal.
Su mente rechazó la idea de murciélagos que eran esqueletos y, sin embargo,
aleteaban de un lado a otro en una gran cámara similar a una tumba. Sin duda aquella
criatura debía de haber muerto colgada del techo, encima de su cabeza, y al entrar allí
hizo que se desprendiera. Pero ya no trató de averiguar qué eran los ligeros ruidos
crujientes en el aire.
Entonces empezó a percibir otra clase de sonidos, pequeños gritos agudos, casi
demasiado altos para que el oído los captara. Fueran lo que fuesen, reales o imaginarios,
había algo en ellos que engendraba pánico, y Fafhrd se oyó gritar: «¡Habladme! ¿Qué son
esos gimoteos y risas disimuladas? Revelaos!».
Tras esto oyó los débiles ecos de su voz, y supo con certeza que estaba en una
cámara grande. Entonces se hizo el silencio, y hasta los sonidos en el aire se diluyeron. Y
después de que el silencio hubiera durado veinte o más latidos del corazón desbocado de
Fafhrd, fue roto de una forma que no le gustó nada al nórdico.
Una voz débil, aguda, apática surgió de algún lugar delante de él y dijo:
—Este hombre es un nórdico, hermanos, un bárbaro tosco, de larga cabellera,
procedente del Yermo Frío.
Desde un punto algo apartado a uno de los lados, una voz similar respondió:
—En nuestros tiempos encontramos a muchos de su raza en los muelles. Los
emborrachábamos y les robábamos el polvo de oro de sus bolsas. Éramos poderosos en
nuestros tiempos, sin igual en destreza y astucia.
Y una tercera voz:
—Ved, ha perdido su espada, y mirad, hermanos: ha aplastado un murciélago y lo tiene
en la mano.
El grito de Fafhrd, denunciando todo aquello como tonterías y mascaradas ridículas, se
extinguió antes de llegar a sus labios, pues de repente se le ocurrió preguntarse cómo
aquellas criaturas podían saber qué aspecto tenía e incluso ver lo que tenía en la mano,
cuando la oscuridad era negra como la pez. Sabía que hasta el gato y el búho están
ciegos en una oscuridad completa. Sintió que un hormigueo de terror se apoderaba de él.
—Pero el cráneo de un murciélago no es el cráneo de un hombre —dijo la que parecía
ser la primera voz—. Es uno de los tres que recuperaron el cráneo de nuestro hermano en
el templo de Votishal. Sin embargo, no ha traído el cráneo consigo.
—Durante siglos, la cabeza enjoyada de nuestro hermano ha languidecido solitaria bajo
el maldito santuario de Vitishal —dijo una cuarta voz—, y ahora que esos de arriba lo han
rescatado no tienen intención de devolvérnoslo. Arrancarán sus ojos resplandecientes y
los venderán por grasientas monedas. Son ladrones insignificantes, sin dioses y
codiciosos. Nos han olvidado, a nosotros, sus hermanos antiguos, y son pura maldad.
Aquellas voces producían una sensación de algo muerto horriblemente y muy lejano,
como si se formaran en un vacío. Algo sin emoción pero, a la vez, extrañamente triste y
amenazante, a medio camino entre un débil suspiro desesperanzado y una liviana risa
glacial. Fafhrd apretó los puños y el diminuto esqueleto se convirtió en astillas, que él
arrojó a un lado con un gesto espasmódico. Trató de hacer acopio de valor y seguir
adelante, pero no pudo.
—No es justo que un destino tan innoble haya recaído en nuestro hermano —dijo la
primera voz, que parecía tener cierta autoridad sobre las otras—. Escucha ahora nuestras
palabras, nórdico, y escucha bien.
—Ved, hermanos —intervino la segunda voz—, el nórdico está temeroso, se enjuga la
boca con su gran mano y se roe el nudillo, lleno de incertidumbre y miedo.
Fafhrd empezó a temblar al oír tan minuciosa descripción de sus acciones. Terrores
largamente ocultos surgieron en su mente. Recordó sus primeras ideas sobre la muerte,
cómo de muchacho había sido testigo de los terribles ritos fúnebres del Yermo Frío y se
unía a las silenciosas plegarias a Kos y el innombrable dios de la muerte. Entonces, por
primera vez, le pareció que podía distinguir algo en la oscuridad. Puede que sólo fuera
una formación peculiar de los puntos de luz carentes de significado que brillaban
tenuemente, pero distinguió una serie de diminutos centelleos al nivel de su propia
cabeza, todos ellos en parejas y a un dedo de separación unos de otros. Algunos eran de
un color rojo intenso, otros verdes y algunos azul pálido como zafiros. Fafhrd recordaba
vívidamente los ojos de rubíes del cráneo robado en Votishal, el cráneo que, según Fissif,
había estrangulado a Krovas con unas manos esqueléticas. Los puntos de luz se reunían
y avanzaban hacia él, muy lentamente.
—Nórdico continuó la primera voz—, debes saber que somos los antiguos ladrones de
Lankhmar y que necesariamente debemos poseer el cerebro perdido, que es el cráneo de
nuestro hermano Ohmphal. Tienes que traérnoslo antes de que las estrellas de la próxima
medianoche brillen en el cielo. De lo contrario te buscaremos y te arrancaremos la vida.
Las parejas de luces coloreadas seguían acercándose, y ahora Fafhrd creyó que podía
oír el sonido de unas pisadas secas, crujientes, en el polvo. Recordó las profundas
marcas púrpura en la garganta de Krovas.
—Debes traer el cráneo sin falta —resonó la segunda voz.
—Antes de la próxima medianoche —dijo otra.
—Las joyas han de estar en el cráneo; no se nos debe privar de ninguna.
—Ohmphal, nuestro hermano, regresará.
—Si nos fallas —susurró la primera voz—, iremos a por el cráneo... y a por ti.
Y entonces todos parecieron estar en torno a él, gritando «Ohmphal, Ohmphal» con
aquellas voces detestables que no eran ni un ápice más fuerces ni menos lejanas. Fafhrd
tendió las manos convulsamente, tocó algo duro y suave y seco. Y entonces se
estremeció como un caballo asustado, dio media vuelta y echó a correr tan rápido como
podía, hasta que se detuvo, dolorido y tambaleante, en los escalones de piedra; los subió
de tres en tres, tropezando y lastimándose los codos contra las paredes.
Fissif, el ladrón gordo, deambulaba desconsolado en el interior de una gran cámara de
techo bajo, apenas iluminada, con el suelo cubierto de toda clase de objetos diversos y
llena de toneles vacíos y balas de telas podridas. Mascaba una nuez que tenía una
propiedad soporífera, cuyo jugo le manchaba los labios de azul y goteaba por sus mejillas
fofas. A intervalos regulares emitía un suspiro de autocompasión. Comprendía que su
porvenir en el Gremio de los Ladrones era bastante dudoso, aunque Slevyas le había
concedido una especie de supresión temporal del castigo. Recordó la fría mirada de
Slevyas y se estremeció. No le gustaba la soledad de la cámara en el sótano, pero
cualquier cosa era preferible a las miradas despectivas y amenazantes de sus hermanos
ladrones.
El sonido de unos pies que se arrastraban le hizo tragarse uno de sus monótonos
suspiros, junto con la nuez que mascaba, y esconderse detrás de una mesa. De las
sombras surgió una aparición asombrosa. Fissif reconoció al nórdico Fafhrd, pero era un
Fafhrd de aspecto muy lamentable, el rostro pálido y sombrío, las ropas y el cabello
desordenados y cubiertos de un polvo grisáceo. Tenía la expresión de un hombre perplejo
o sumido en sus pensamientos. Fissif se dio cuenta de que aquella era una oportunidad
de oro, cogió una voluminosa pesa de tapiz y se deslizó sigilosamente hacia el joven
ensimismado.
Fafhrd acababa de convencerse de que las voces extrañas de las que acababa de huir
sólo habían sido figuraciones de su cerebro alimentadas por la fiebre y el dolor de cabeza.
Razonó que, al fin y al cabo, un golpe en la cabeza puede hacerle a uno ver luces de
colores y oír sonidos zumbantes. Debía de haber sido casi un estúpido para perderse tan
fácilmente en la oscuridad... Lo probaba la prontitud con que había descubierto el camino
correcto.
Ahora tenía que concentrarse en la huida de aquella madriguera mohosa No debía
fantasear. Toda una Casa de ladrones iba tras él, y era previsible que se encontrase con
alguno a la vuelta de cualquier esquina.
En el momento en que meneaba la cabeza para despejarla y alzaba la vista, ya con los
sentidos alerta, descendió sobre su cráneo el sexto golpe que recibía aquella noche. Pero
esta vez fue más fuerte.
La reacción de Slevyas a la noticia de la captura de Fafhrd no fue exactamente la que
Fissif había esperado. No sonrió ni alzó la vista del plato de fiambres que tenía ante él. Se
limitó a tomar un pequeño sorbo de vino amarillo claro y siguió comiendo.
—¿El cráneo enjoyado? —preguntó secamente entre bocado y bocado.
Fissif explicó que existía la posibilidad de que el nórdico lo hubiera escondido en algún
lugar, en los confines más remotos del sótano. Una búsqueda minuciosa daría respuesta
a la pregunta.
—Tal vez lo llevaba el Ratonero Gris...
—¿Has matado al nórdico? —inquirió Slevyas tras una pausa.
—No del todo —respondió Fissif orgullosamente—, pero le he sacudido bien los sesos.
Fissif esperaba un cumplido, o por lo menos un gesto amistoso, pero recibió una fría
mirada apreciativa, cuyo significado era difícil determinar. Slevyas masticó durante largo
rato un trozo de carne, lo tragó y bebió despaciosamente el vino, todo ello sin desviar la
mirada de Fissif. Finalmente dijo:
—Si le hubieras matado, en este momento te estarían torturando. Entiende, panzudo,
que no confío en ti. Hay demasiadas cosas que señalan tu complicidad. Si ce hubieras
confabulado con él, le habrías matado para impedir que revelara tu traición. Tal vez
quisiste matarle. Por suerte para ti, su cráneo es duro.
El tono flemático ahogó la protesta de Fissif. Slevyas apuró su copa, se echó atrás e
hizo una seña a los aprendices para que se llevaran los platos.
—¿Ha recuperado el nórdico el sentido? preguntó bruscamente.
Fissif asintió.
—Parecía tener fiebre —añadió—. Trató de librarse de sus ataduras y musitó unas
palabras. Algo sobre «la próxima medianoche». Repitió eso tres veces. El resto lo dijo en
una lengua extranjera.
Entró un ladrón larguirucho, con orejas de rata.
—Señor —dijo, inclinándose servilmente—. Hemos encontrado al Ratonero Gris. Está
sentado en la taberna de la «Anguila de Plata». Varios de los nuestros vigilan el lugar.
¿Hemos de capturarle o matarlo?
—¿Tiene el cráneo con él? ¿O una caja que pudiera contenerlo?
—No, señor —respondió el ladrón en tono lúgubre, inclinándose aún más que antes.
Slevyas permaneció un momento sentado, pensativo, y luego indicó a un aprendiz que
trajera pergamino y la tinta negra de un calamar. Escribió algunas líneas y luego preguntó
a Fissif:
—Cuáles fueron las palabras que musitó el nórdico?
—«La próxima medianoche», señor —respondió Fissif, obsequioso a su vez.
—Irán a pedir de boca —erijo Slevyas, sonriendo ligeramente, como ante una ironía
que sólo él podía percibir.
Su pluma siguió moviéndose sobre el pergamino rígido.
El Ratonero Gris estaba sentado de espaldas a la pared, ante una mesa mellada por
los golpes con las grandes jarras y manchada de vino, en la «Anguila de Plata», y hacía
rodar con nerviosismo entre el índice y el pulgar uno de los rubíes que había cogido bajo
las mismas barbas del asesinado Krovas. Su pequeña copa de vino aromatizado con
hierbas amargas estaba todavía medio llena. Su mirada recorría inquieta las salas casi
vacías y observaba una y otra vez las cuatro ventanas pequeñas, en lo alto del muro, que
filtraban la fría niebla. Miró con los ojos entrecerrados al gordo posadero que llevaba un
delantal de cuero y roncaba lúgubremente en un taburete, al lado del corto tramo de
escalones que conducía a la puerta. Escuchó a medias el murmullo inconexo y soñoliento
de los dos soldados al otro lado de la estancia, los cuales aferraban unas jarras enormes
y, con las cabezas juntas, en un gesto de confidencialidad beoda, intentaban contarse
antiguas estratagemas y magníficos desfiles.
¿Por qué no venía Fafhrd? No era aquella la ocasión más oportuna para que el
hombrón se retrasara y, sin embargo, desde la llegada del Ratonero a la «Anguila de
Plata» las velas se habían reducido media pulgada. El Ratonero ya no hallaba placer en
recordar las peligrosas etapas de su huida de la Casa de Ladrones: la rápida subida de la
escalera, el salto de un tejado a otro, la breve lucha entre las chimeneas. ¡Por los Dioses
de la Desventura! ¿Tendría que volver a aquella madriguera, llena ahora de cuchillos y
ojos abiertos, para buscar a su compañero? Hizo chasquear los dedos, de modo que la
joya entre ellos salió disparada hacia el techo ennegrecido y trazó una débil línea de un
rojo reluciente antes de que su otra mano la atrapara en su descenso, como un lagarto se
apodera de una mosca. Miró de nuevo con suspicacia al posadero sentado y con la boca
abierta.
Por el rabillo del ojo vio al pequeño mensajero de acero que partía velozmente hacia él
desde el rectángulo de una ventana oscurecido por la niebla. Se hizo a un lado
instintivamente, pero no tenía necesidad. La daga se clavó en la mesa a un brazo de
distancia de donde él estaba. Durante lo que pareció largo tiempo el Ratonero permaneció
en pie, dispuesto a saltar de nuevo. El ligero sonido del impacto no había despertado al
posadero ni llamado la atención de los soldados, uno de los cuales también roncaba.
Entonces la mano izquierda del Ratonero se estiró y movió la daga de un lado a otro
hasta arrancarla. Deslizó el pequeño rollo de pergamino del fuerte de la hoja, sin apartar
la mirada de las ventanas, y leyó a retazos los caracteres de Lankhmar escritos con una
caligrafía ruda. Decía así: «Si no traes el cráneo enjoyado a la que fue cámara de Krovas
y ahora es de Slevyas, de aquí a la próxima medianoche, empezaremos a matar al
nórdico».
A la noche siguiente la niebla volvió a entablarse en Lankhmar. Se oían ruidos
apagados y las antorchas estaban rodeadas por halos de humo. Pero todavía no era
tarde, aunque se aproximaba la medianoche y las calles estaban llenas de tenderos y
artesanos que se apresuraban, bebedores que reían felices, animados por sus primeras
copas, y marineros que dirigían miradas incitantes a las vendedoras.
En la calle contigua a aquella donde estaba la Casa de Ladrones —la cave de los
Mercaderes de la Seda, se llamaba, la multitud se iba dispersando. Los comerciares
cerraban sus tiendas. En ocasiones cambiaban ruidosos saludos con sus rivales
comerciales y hacían astutas preguntas relativas al oficio. Varios de ellos miraban con
curiosidad un estrecho edificio de piedra, eclipsado por la masa oscura de la Casa de
Ladrones, y desde cuyas ventanas superiores en forma de rendija surgía una luz cálida.
Allí, con criados y guardaespaldas alquilados, habitaba Ivlis, una hermosa moza del
partido de cabellos rojizos, que a veces bailaba para el jefe supremo y que era tratada con
respeto, no tanto por ese motivo como porque, según se decía, era la querida del señor
del Gremio de Ladrones, a quien rendían tributo los mercaderes de la seda. Pero aquel
mismo día se había propagado el rumor de que el señor de los ladrones había muerto y
otro nuevo había ocupado su lugar. Los mercaderes de la seda especulaban sobre si Ivlis
había caído ahora en desgracia y, llena de temor, se había encerrado en su casa.
Llegó cojeando una viejecita, tanteando con su curvo bastón las grietas entre los
resbaladizos adoquines. Como se cubría con un manto negro y llevaba una caperuza
también negra, lo cual hacía que se confundiera con la oscura niebla, uno de los
mercaderes estuvo a punto de tropezar con ella en las sombras. La ayudó a rodear un
charco viscoso y sonrió compadecido cuando ella se quejó con voz temblorosa sobre el
estado de la calle y los múltiples peligros a los que estaba expuesta una anciana. Siguió
murmurando para sí misma de un modo bastante senil: «Sigamos ahora, está un poco
más lejos, sólo un poco. Pero ten cuidado. Los huesos viejos son muy frágiles».
Un rudo aprendiz de tintorero apareció en su camino y tropezó violentamente con ella.
Ni siquiera miró atrás para ver dónde había caído, pero apenas había dado un par de
pasos cuando recibió un puntapié que le hizo vibrar la espina dorsal. Se volvió de
inmediato, pero sólo vio a la vieja encorvada que se alejaba tambaleándose, golpeando
inciertamente el suelo con su bastón. El muchacho retrocedió varios pasos, la boca y los
ojos muy abiertos, rascándose la cabeza, con asombro unido a un temor supersticioso.
Aquella noche daría a su vieja madre la mitad de su jornal.
La vieja se detuvo ante la casa de Ivlis, miró las ventanas iluminadas varias veces,
como si dudara y tuviera la vista mal, y luego subió trabajosamente hasta la puerta, a la
que llamó con golpes débiles de su bastón. Al cabo de un rato llamó de nuevo y gritó con
una voz impaciente y aguda:
—Dejadme entrar. Traigo noticias de los dioses para la moradora de esta casa. ¡Eh, los
de adentro, dejadme pasar!
Finalmente se abrió un ventanuco y una voz bronca y profunda dijo:
—Sigue tu camino, vieja bruja. Nadie entra aquí esta noche.
Pero la vieja no hizo caso de estas palabras y repitió con testarudez:
—Dejadme entrar, os digo. Leo el futuro. En la calle hace frío y la niebla hiela mi vieja
garganta. Dejadme entrar. Este mediodía llegó volando un murciélago y me contó
portentosos acontecimientos destinados a la moradora de esta casa. Mis viejos ojos
pueden ver las sombras de cosas que todavía no existen. Dejadme entrar, os digo.
La esbelta figura de una mujer se silueteó en la ventana, sobre la puerca. Al cabo de un
instante se alejó.
El intercambio de palabras entre la anciana y el guardián continuó durante algún
tiempo. Entonces una voz baja y ronca dijo desde lo alto de la escalera:
—Dejad entrar a esa mujer sabia. Está sola, ¿no es cierto? Entonces hablaré con ella.
La puerta se abrió, aunque no mucho, y la anciana vestida de negro entró en la casa.
La puerta fue cerrada y atrancada de inmediato.
El Ratonero Gris miró a los tres guardaespaldas que estaban en el pasillo oscuro, tipos
fornidos armados cada uno con dos espadas cortas. Desde luego, no pertenecían al
Gremio de los Ladrones. Parecían sentirse incómodos. No se olvidó de respirar como un
asmático, sujetándose el costado inclinado, y dio las gracias con una sonrisa boba, senil,
al que le había abierto la puerta.
El guardián retrocedió sin ocultar una expresión de disgusto. El aspecto del Ratonero
no era agradable. Tenía el rostro cubierto con una mezcla muy bien hecha de grasa y
ceniza iris, a la que estaban adheridas unas horrendas verrugas de masilla, y oculto a
medias por los delgados cabellos grises dispersos en el cuero cabelludo seco de una
bruja auténtica —así se lo había asegurado Laavyan, el vendedor de pelucas— y que
llevaba encasquetado sobre su cabellera.
Lentamente el Ratonero empezó a subir la escalera, apoyándose en el bastón y
deteniéndose con frecuencia como para recobrar el aliento. No le resultaba fácil caminar
con lentitud de caracol cuando la medianoche estaba tan próxima, pero ya había
fracasado tres veces en sus intentos de penetrar en aquella casa bien guardada, y sabía
que la acción antinatural más leve podría traicionarle. Antes de que estuviera a mitad del
camino, la voz ronca dio una orden y una criada de cabello oscuro, con una túnica de
seda negra, bajó corriendo; sus pies descalzos apenas hacían ruido alguno en el suelo de
piedra.
—Eres muy amable para una vieja elijo resollando el Ratonero, al tiempo que daba
unas palmaditas a la mano suave que le cogía del codo.
Empezaron a subir un poco más rápido. El pensamiento del Ratonero estaba
concentrado en el cráneo enjoyado. Casi podía ver la figura ovoide de color pardo claro
oscilando en la oscuridad de la escalera. Aquel cráneo era la llave de la Casa de
Ladrones y la seguridad de Fafhrd. Claro que no era probable que Slevyas liberase a
Fafhrd, incluso si le llevaba el cráneo. Pero el Ratonero sabía que, cuando lo tuviera,
estaría en condiciones de hacer un trato. Sin él, tendría que asaltar la madriguera de
Slevyas, cuando todos los ladrones estaban advertidos Y dispuestos a darle caza. La
noche anterior, la suerte y las circunstancias se habían puesto de su lado. No sucedería
de nuevo. Mientras estos pensamientos cruzaban por la mente del Ratonero, gruñía y se
quejaba vagamente de la altura que tenía la escalera y la rigidez de sus viejas
articulaciones.
La sirvienta le hizo entrar en una habitación cuyo suelo estaba cubierto de gruesas
alfombras y en la que colgaban tapices de seda. Del techo, y sujeta con cadenas de latón,
pendía una gran lámpara de cobre en forma de cuenco, con complicados grabados y sin
encender. Sobre unas mesitas ardían unas velas de color verde claro que proporcionaban
una iluminación suave, y junto a ellas había tarros de perfume que emitían un aroma
agradable, pequeños y panzudos recipientes de ungüentos y otros objetos similares.
En el centro de la estancia se hallaba la pelirroja que el Ratonero había visto con el
cráneo en la cámara de Krovas. Vestía una túnica de seda blanca. Su cabello brillante,
más rojo que el castaño rojizo, estaba recogido en un alto tocado, sujeto con alfileres que
tenían cabezas de oro. Ahora el Ratonero tuvo tiempo para observar su rostro, y se fijó en
la dureza de sus ojos verde amarillentos y la mandíbula tensa, que contrastaba con los
labios suaves y gordezuelos y la piel blanca y cremosa. Reconoció la inquietud que sentía
en las rígidas líneas de su cuerpo.
—¿Lees el futuro, bruja?
La pregunta era más bien una orden.
—Lo leo en la mano y el pelo —replicó el Ratonero, con una nota de misterio en su
temblequeante falsete—. En la palma, el corazón y el ojo. —Avanzó tambaleándose hacia
ella—. Sí, y las criaturas pequeñas me hablan y me cuentan sus secretos.
Dicho esto, súbitamente extrajo del interior de su manto un gatito negro y casi lo lanzó
al rostro de la mujer. Ella retrocedió sorprendida y gritó, pero el Ratonero vio que esta
acción había servido para que la pelirroja le considerase una bruja verdadera.
Mis despidió a la criada y el Ratonero se apresuró a aprovechar su ventaja antes de
que se disipara el temor reverencia¡de Mis. Le habló de los hados y el destino, de
presagios y portentos, de dinero, amor y viajes por los mares. Jugó con las supersticiones
que, según sabía, eran corrientes entre las bailarinas de Lankhmar. La impresionó
hablándole de un hombre moreno con una barba negra, que había muerto recientemente
o que estaba a las puertas de la muerte, sin mencionar el nombre de Krovas por temor a
que un exceso de precisión despertara las sospechas de la mujer. Entretejió hechos,
suposiciones e impresionantes generalidades en una red intrincada.
La mórbida fascinación de contemplar el futuro vedado se apoderó de ella y se inclinó
hacia delante, respirando con rapidez, retorciéndose los esbeltos dedos y mordiéndose el
labio inferior. Sus preguntas apresuradas se referían principalmente a un «hombretón
cruel y de expresión fría», en el que el Ratonero reconoció a Slevyas, y a si debía o no
abandonar Lankhmar.
El Ratonero habló sin descanso, deteniéndose sólo de vez en cuando para toser, gemir
o cloquear, a fin de añadir realismo a sus palabras. A veces el Ratonero casi creía que
era realmente una bruja y que las cosas que estaba diciendo eran verdades oscuras y
atroces.
Pero Fafhrd y el cráneo ocupaban el primer plano de su pensamiento, y sabía que la
medianoche estaba muy cercana. Se enteró de muchas cosas gracias a Mis: por ejemplo,
que odiaba a Slevyas casi más de lo que le temía. Pero no conseguía la información que
más le interesaba.
Entonces el Ratonero vio algo que le animó a redoblar sus esfuerzos. A espaldas de
Mis, una abertura se abría en las colgaduras de seda y mostraba la pared, y reparó en
que una de las grandes piedras parecía estar fuera de lugar. De súbito comprendió que la
piedra era del mismo tamaño, forma y calidad que aquella que viera en la sala de Krovas.
Pensó con optimismo que aquel debía de ser el otro extremo del pasadizo por el que Mis
había huido. Decidió que aquel sería el medio para entrar en la Casa de Ladrones, tanto
si llevaba el cráneo como si no.
Temiendo perder más tiempo, el Ratonero puso en acción su estratagema. Se detuvo
bruscamente, pellizcó la cola del gatito para hacerle maullar y, sorbiendo el aire por la
nariz varias veces, hizo una mueca atroz y dijo:
—¡Huesos! ¡Olisqueo los huesos de un muerto!
Mis contuvo el aliento y miró rápidamente la gran lámpara que colgaba del techo, la
lámpara que no estaba iluminada. El Ratonero supuso lo que significaba aquella mirada.
Pero o bien su propia satisfacción le traicionó o bien Mis adivinó que era objeto de una
treta para que se traicionara, pues dirigió una dura mirada al Ratonero. La inquietud
supersticiosa desapareció de su rostro y la fiereza retornó a su rostro.
—¡Eres un hombre! —le espetó de repente, y añadió enfurecida—: ¡Te ha enviado
Slevyas!
Y diciendo esto, extrajo una de las agujas largas como dagas con las que se sujetaba
el cabello y se lanzó contra él, con la intención de clavársela en un ojo. El Ratonero la
esquivó, le cogió la muñeca con la mano izquierda y con la derecha le tapó la boca. La
lucha fue breve y casi sin ruido, gracias al grosor de la alfombra sobre la que rodaron.
Cuando la mujer estuvo bien atada y amordazada con jirones arrancados de las altas
colgaduras, el Ratonero cerró la puerta que daba a la escalera y luego tiró del panel de
piedra, el cual se abrió y reveló el estrecho pasadizo que el joven había esperado
encontrar. Mis le dirigió miradas incendiarias llenas de odio, mientras se debatía en vano.
Pero el Ratonero sabía que carecía de tiempo para explicaciones. Se subió las sayas de
bruja y saltó ágilmente hacia la lámpara, afianzándose en el borde superior. Las cadenas
resistieron, y el joven se alzó hasta que pudo ver por encima del borde. En el hueco de la
lámpara estaba el cráneo de color pardo apagado con sus gemas deslumbrantes y los
huesos terminados en joyas.
La ampolla superior de la clepsidra estaba casi vacía. Fafhrd observaba impasible
cómo se formaban las gotas brillantes y caían en la ampolla inferior. Estaba tendido en el
suelo, de espaldas a la pared, tenía las piernas atadas desde las rodillas hasta los tobillos
y los brazos también estaban atados a la espalda con una cantidad innecesaria de
cuerdas, de modo que se sentía totalmente paralizado. A cada lado permanecía en
cuclillas un ladrón armado. Cuando se vaciara la ampolla superior sería medianoche.
De vez en cuando su mirada se posaba en los rostros oscuros, desfigurados que se
alineaban ante la mesa sobre la que descansaba el reloj y ciertos extraños instrumentos
de tortura. Los rostros pertenecían a los aristócratas del Gremio de Ladrones, hombres de
mirada taimada y mejillas hundidas, los cuales competían entre sí en riqueza y untuosidad
de sus atavíos. La luz oscilante de las antorchas hacía centellear los rojos y púrpuras
sucios, el paño de plata y oro descolorido. Pero detrás de sus expresiones semejantes a
máscaras, Fafhrd percibía incertidumbre. Sólo Slevyas, sentado en el lugar del difunto
Krovas, parecía realmente sosegado y en posesión de sí mismo. Su tono era casi
despreocupado cuando interrogó a un ladrón de rango inferior, el cual estaba
abyectamente arrodillado ante él.
—¿Eres de veras un cobarde can grande como quieres hacernos creer? ¿Quieres en
serio que nos creamos eso de que te asustaba un sótano desierto?
—No soy un cobarde, señor dijo el ladrón en tono de súplica. Seguí las huellas del
nórdico en el polvo a lo largo del estrecho corredor y casi hasta el pie de la antigua
escalera, olvidada hasta hoy. Pero ningún hombre vivo podría escuchar sin sentir terror
esas voces extrañas y agudas, esos ruidos crujientes de huesos. El aire seco me
sofocaba, una ráfaga de viento apagó mi antorcha. Había ciertas cosas que se reían con
disimulo de mí. Señor, yo intentaría extraer una joya del interior de una cobra despierta si
me lo ordenarais. Pero ahí abajo, en ese lugar oscuro, pierdo el dominio de mí mismo.
Fafhrd vio que Slevyas apretaba los labios y esperó a que pronunciara su sentencia
contra el desgraciado ladrón, pero le interrumpieron las observaciones de los notables
sentados alrededor de la mesa.
—Debe de haber algo de verdad en sus palabras —dijo uno—. Al fin y al cabo, ¿quién
sabe lo que puede haber en esos sótanos descubiertos casualmente por el nórdico?
—Hasta anoche desconocíamos su existencia —dijo otro—. En el polvo amontonado
por los siglos pueden acechar cosas extrañas.
—Anoche —añadió un tercero—, nos burlamos del relato de Fissif. No obstante, en la
garganta de Krovas encontramos las marcas de garras o de huesos descarnados.
Era como si los miasmas del miedo se hubieran alzado desde los sótanos profundos.
Las voces eran solemnes. Los ladrones de rango inferior que estaban cerca de las
paredes, portando antorchas y armas eran presa, con toda evidencia, de un temor
supersticioso. Slevyas vaciló de nuevo, aunque, al contrario que los demás, parecía más
perplejo que atemorizado. En el silencio resonaba el chapoteo monótono de las gotas de
agua en la clepsidra. Fafhrd decidió pescar en aguas revueltas.
—Os diré lo que descubrí en los sótanos erijo en voz grave—, pero primero decidme
dónde enterráis los ladrones a vuestros muertos.
Los ladrones le dirigieron miradas inquisitivas. No respondieron a su pregunta, pero le
permitieron hablar. Hasta Slevyas, aunque tenía el ceño fruncido y jugueteaba con unas
empulgueras, no puso objeciones. Y las palabras de Fafhrd eran intrigantes. Tenían una
calidad cavernosa, sugeridora de las tierras del norte y el Yermo Frío, un timbre dramático
como el que tiene la voz de un bardo. Contó en detalle su descenso a las oscuras
regiones inferiores. Incluso añadió nuevos detalles para darle más efecto e hizo que toda
la experiencia pareciera una gesta épica aterradora. Los ladrones de menor rango,
desacostumbrados a esta clase de conversación, le miraban boquiabiertos. Los que
estaban alrededor de la mesa permanecían muy quietos. Alargó su relato tanto como se
atrevió a hacerlo, a fin de hacer tiempo.
Durante las pausas en su conversación dejó de oírse el goteo de la clepsidra. Entonces
Fafhrd oyó un débil sonido chirriante, como de piedra sobre piedra. Sus oyentes no
parecieron darse cuenta, pero Fafhrd lo reconoció como la apertura del panel de piedra en
la alcoba, ante el cual todavía colgaban los cortinajes negros.
Había llegado al punto culminante de sus revelaciones.
—Allí, en esos sótanos olvidados —dijo en un tono más profundo—, están los huesos
vivos de los antiguos Ladrones de Lankhmar. Durante mucho tiempo han yacido allí,
odiándoos por haberlos olvidado. El cráneo enjoyado era el de su hermano, Ohmphal.
¿No os dijo Krovas que los planes para robar el cráneo le fueron dictados desde el remoto
pasado? Se pretendía que Ohmphal fuese restituido a sus hermanos. Pero Krovas
profanó el cráneo, arrancándole las joyas. Debido a ese ultraje, las manos esqueléticas
hallaron una fuerza sobrenatural con la que matarle. Ignoro dónde está ahora el cráneo,
pero si no se lo han devuelto ya, esos de ahí abajo vendrán a por él ahora, esta misma
noche. Y no tendrán piedad.
Y entonces las palabras de Fafhrd se extinguieron en su garganta. Su argumento final,
que tenía que ver con su propia liberación, quedó sin formular, pues, suspendido en el
aire, delante de las negras cortinas de la alcoba estaba el cráneo de Ohmphal y sus ojos
enjoyados brillaban con una luz que no era un mero reflejo. Los ojos de los ladrones
siguieron a los de Fafhrd y los murmullos de temor se multiplicaron, un temor tan intenso
que por un momento impidió que echaran a correr presa del pánico. Un temor como el
que les había inspirado su amo y señor cuando vivía, pero aumentado muchas veces.
En aquel momento una voz aguda y quejumbrosa salió del cráneo.
—¡No os mováis, cobardes ladrones de hoy! Temblad y guardad silencio. Quien os
habla es vuestro antiguo señor. ¡Mirad, soy Ohmphal!
El efecto de aquella voz fue peculiar, y la mayoría de los ladrones retrocedieron,
apretando los dientes y los puños para contener su temblor. Pero el alivio exudó de Fafhrd
junto con el sudor que se deslizaba por su rostro, pues reconoció al Ratonero. Y en el
orondo rostro de Fissif la perplejidad se mezcló con el temor.
—En primer lugar —siguió diciendo la voz del cráneo—, estrangularé al nórdico para
daros un ejemplo. Cortad sus ataduras y traédmelo aquí. Daos prisa, si no queréis que yo
y mis hermanos os demos muerte a todos.
Con manos temblorosas, los ladrones que estaban a derecha e izquierda de Fafhrd le
libraron de sus ligaduras. El nórdico tensó sus grandes músculos, tratando de
desentumecerlos. Entonces se puso en pie y avanzó tambaleándose hacia el cráneo. De
repente, una conmoción sacudió los cortinajes negros. Se oyó un grito agudo, casi animal,
de furor, y el cráneo de Ohmphal se deslizó por el terciopelo negro y rodó fuera de la
estancia, mientras los ladrones se echaban a un lado y gritaban, como si temiesen que les
mordieran los tobillos unos dientes venenosos. Del agujero de la base del cráneo se
desprendió una vela cuya llamase extinguió. Los cortinajes corrieron a un lado y dos
figuras enzarzadas en una lucha entraron tambaleándose en la sala. Por un momento
incluso Fafhrd creyó que iba a volverse loco ante la visión inesperada de una vieja bruja
vestida de negro, con las faldas subidas por encima de sus robustas rodillas, y una mujer
pelirroja que sujetaba una daga. Entonces la capucha y la peluca de la bruja se
desprendieron y el nórdico reconoció, bajo la capa de grasa y ceniza, el rostro del
Ratonero. Fissif se abalanzó más allá de Fafhrd, daga en mano. El nórdico, repuesto de
su sorpresa, le cogió por el hombro, arrojándole contra la pared, arrebató una espada de
entre los dedos de un ladrón asustado y avanzó con paso vacilante, pues aún tenía los
músculos ateridos.
Entretanto Ivlis, al reparar en la presencia de los ladrones reunidos, cesó de repente en
sus intentos de ensartar al Ratonero. Fafhrd y su compañero se volvieron hacia la alcoba,
donde estaba la única escapatoria posible, y casi les derribaron los tres guardaespaldas
de Ivlis que aparecieron súbitamente para rescatar a su señora. Los guardaespaldas
atacaron de inmediato a Fafhrd y el Ratonero, dado que estaban más cerca,
persiguiéndolos por la habitación y atacando también a los ladrones con sus espadas
cortas y pesadas.
Este incidente asombró aún más a los ladrones, pero les dio tiempo para recobrarse de
su temor sobrenatural. Slevyas percibió lo esencial de la situación y rápidamente
despachó a un grupo de sicarios para que bloquearan la alcoba, galvanizándolos para
que se pusieran en acción mediante golpes con la hoja plana de su espada. Hubo
entonces un caos y un pandemónium. Entrechocaron las espadas, relucieron las dagas.
Carreras atolondradas, suscitadas por el pánico, derribaban a los hombres. Las cabezas
chocaban y fluía la sangre. Algunos agitaban las antorchas y las lanzaban como si fueran
porras, y al caer al suelo chamuscaban a los caídos, arrancándoles aullidos. En medio de
la confusión, unos ladrones lucharon contra otros, y los notables que habían estado
sentados ante la mesa formaron una unidad para protegerse. Slevyas reunió a un
pequeño grupo de seguidores y se lanzó contra Fafhrd. El Ratonero le hizo la zancadilla,
pero Slevyas giró en redondo sobre sus rodillas y con su larga espada desgarró el manto
negro del hombrecillo y estuvo a punto de ensartarle. Fafhrd se tendió a su lado con una
silla, que lanzaba contra sus atacantes; entonces derribó la mesa, que quedó de lado, y la
clepsidra se rompió en mil pedazos.
Gradualmente Slevyas consiguió dominar a los ladrones. Sabía que la confusión les
daba desventaja, por lo que su primer movimiento consistió en llamarles y organizarles en
dos grupos, uno en la alcoba, de la que se habían arrancado los cortinajes, y el otro
alrededor de la puerca Fafhrd y el Ratonero estaban agazapados detrás de la mesa
volcada, en el ángulo contrario de la habitación, y su gruesa superficie les servía como
barricada. El Ratonero se sorprendió un poco al ver a Ivlis agachada a su lado.
—He visto que has tratado de matar a Slevyas —le dijo sombríamente—. En cualquier
caso, estamos obligados a unir nuestras fuerzas.
Con Ivlis estaba uno de los guardaespaldas. Los otros dos yacían, muertos o
inconscientes, junto con la docena de ladrones que estaban desparramados por el suelo,
entre las antorchas caídas que iluminaban la escena con una débil luz fantasmal. Los
ladrones heridos gemían y se arrastraban, o los arrastraban sus camaradas, fuera del
comedor. Slevyas pedía a gritos redes para atrapar hombres y más antorchas.
Tendremos que apresurarnos —susurró Fafhrd entre los dientes apretados, con los que
anudaba una venda alrededor de un corte en el brazo.
De súbito, alzó la cabeza y husmeó. De algún modo, en medio de aquella confusión y
el leve olor dulzón de la sangre, había aparecido un olor que le puso la carne de gallina,
un olor a la vez extraño y familiar; un olor más débil, cálido, seco y polvoriento. Por un
momento los ladrones quedaron en silencio, y Fafhrd creyó oír el sonido de unos pies
esqueléticos que avanzaban, crujiendo, a lo lejos.
Entonces un ladrón gritó:
—¡Señor, señor, el cráneo, el cráneo! ¡Se mueve! ¡Aprieta los dientes!
Hubo un ruido confuso de hombres que retrocedían, seguido por la maldición de
Slevyas. El Ratonero se asomó por el borde de la mesa y vio que Slevyas daba un
puntapié al cráneo enjoyado, enviándolo hacia el centro de la sala.
—¡Estúpidos! gritó a sus seguidores que reculaban—. ¿Todavía creéis esas mentiras,
esos chismes de viejas comadres?
Creéis que los huesos muertos pueden andar? ¡Yo soy vuestro señor y nadie más! ¡Y
que todos esos ladrones muertos se condenen eternamente!
Tras decir estas palabras descargó la hoja silbante de su espada contra el cráneo de
Ohmphal, el cual se partió como un huevo. Los ladrones prorrumpieron en gritos de terror.
La habitación se hizo más oscura, como si estuviera llena de polvo.
—¡Ahora seguidme! gritó Slevyas—. ¡Muerte a los intrusos!
Pero ahora los ladrones retrocedieron, sombras más oscuras en la penumbra. Fafhrd
percibió su oportunidad y, dominando su pavor, se abalanzó contra Slevyas. El Ratonero
le siguió. El nórdico trató de matar al jefe de los ladrones con su tercer golpe. Primero
asestó un fuerte golpe a la espada más larga de Slevyas para desviarla, luego un golpe
más rápido en el costado para ponerle fuera de guardia y, finalmente, un tajo de revés
dirigido a la cabeza.
Pero Slevyas era un espadachín demasiado bueno para dejarse vencer con tanta
facilidad. Paró el tercer golpe, de cal modo que la hoja silbó inocua por encima de su
cabeza y lanzó una estocada a la garganta del nórdico. Aquel golpe hizo que los flexibles
músculos de Fafhrd se despertaran del codo; cierto que la hoja le rozó el cuello, pero su
parada, golpeando la espada de Slevyas cerca de la empuñadura, dejó entumecida la
mano del ladrón jefe. Fafhrd supo entonces que era suyo, y le hizo retroceder con un
ataque implacable. No se dio cuenta de que el ambiente se oscurecía ni se preguntó por
qué los desesperados gritos de Slevyas en demanda de auxilio no tenían respuesta; por
qué los ladrones se apiñaban alrededor de la alcoba y por qué los heridos se arrastraban
hacia la habitación desde el corredor. Condujo a Slevyas hacia el umbral del pasillo, de
modo que el ladrón se silueteó contra la luz mortecina. Finalmente, cuando Slevyas
estuvo en la puerta, le desarmó de un golpe que hizo salir girando la espada del ladrón, y
aplicó la punta de la suya contra la garganta de Slevyas.
—¡Ríndete! —le conminó.
Sólo entonces percibió el repugnante olor a polvo, se dio cuenta de que se había hecho
un profundo silencio en la estancia, que llegaba del corredor un viento cálido, y oyó el
sonido de huesos crujientes que andaban por el pavimento de piedra. Vio que Slevyas
miraba por encima del hombro, y un temor mortal reflejado en su rostro. Entonces se hizo
una profunda oscuridad, como una vaharada de humo negro, pero antes pudo ver que
unos brazos esqueléticos aferraban la garganta de Slevyas y, mientras el Ratonero le
hacía retroceder, vio que el umbral del corredor estaba ocupado por negras formas
esqueléticas cuyos ojos tenían un brillo verde y rojo y de color zafiro. Siguió la intensa
oscuridad, poblada por los horribles gritos de los ladrones que trataban de penetrar en el
estrecho túnel de la alcoba. Y por encima de los gritos se oían voces finas y agudas,
como chillidos de murciélago, frías como la eternidad. Fafhrd oyó claramente uno de
aquellos gritos:
—Asesino de Ohmphal, esta es la venganza de sus hermanos.
Entonces Fafhrd notó que el Ratonero le empujaba de nuevo hacia delante, en
dirección a la entrada del corredor. Cuando pudo ver bien, descubrió que huían a través
de una Casa de Ladrones vacía.. él, el Ratonero, Ivlis y el único guardaespaldas que
estaba en pie.
La sirvienta de Ivlis, que había cerrado el otro extremo del corredor, asustada al oír los
ruidos que se aproximaban, estaba agazapada, temblando, al otro lado, escuchando
horrorizada, incapaz de huir, los gritos ahogados, las súplicas y los débiles lamentos en
los que, no obstante, vibraba una nota de triunfo terrible. El gatito negro arqueó el lomo,
con el pelo erizado, al tiempo que babeaba y gruñía. Entonces cesaron todos los sonidos.
Más tarde se observó en Lankhmar que el número de ladrones había disminuido, y se
rumoreó que el Gremio de Ladrones llevaba a cabo extraños ritos a la luz de la luna, que
descendían a unos sótanos profundos y adoraban a ciertos dioses antiguos. Incluso se
decía que entregaban a esos dioses, quienesquiera que fuesen, un tercio de todo lo que
robaban.
Pero Fafhrd, que estaba bebiendo en compañía del Ratonero, Ivlis y una moza de
Tovilyis en un reservado de la «Anguila de Plata», se quejaba de que los hados eran
injustos.
—¡Tantas peripecias y ninguna compensación! Los dioses nos guardan un rencor
duradero.
El Ratonero sonrió, abrió su bolsa— y depositó tres rubíes sobre la mesa.
—Las puntas de los dedos de Ohmphal —se limitó a decir.
—¿Cómo puedes atreverte a quedártelas? —inquirió Ivlis—. ¿No temes a esos huesos
pardos a medianoche?
Se estremeció y miró al Ratonero con cierta ansiedad.
Él le devolvió la mirada y replicó, a pesar de que el espectro de Ivrian le censuraba:
—Me gustan más los dedos rosados, apropiadamente revestidos de carne.
4 - La Costa Sombría
—Así pues, ¿crees que un hombre puede engañar a la muerte y burlar al destino?
preguntó el hombrecillo pálido, cuya frente prominente estaba ensombrecida por una
capucha negra.
El Ratonero Gris, que sostenía un cubilete de dados y estaba a punto de arrojarlos,
hizo una pausa y miró de soslayo al hombre que le interrogaba.
—Digo que un hombre astuto puede engañar a la muerte durante largo tiempo.
Había un alegre bullicio en la «Anguila de Plata». Entre el público predominaban los
hombres de armas y el ruido de espadas y atavíos mezclado con los sonidos sordos de
las grandes jarras al chocar contra las mesas ponían un fondo musical a las risas agudas
de las mujeres. Jactanciosos guardianes apartaban a codazos a los insolentes matones
de los señores jóvenes. Sonrientes esclavos que llevaban jarras de vino les esquivaban
ágilmente. En un rincón danzaba una muchacha esclava, y el tintineo de sus ajorcas de
plata era inaudible entre aquel estrépito. Al otro lado de las pequeñas ventanas,
herméticamente cerradas, un viento seco y silbante del sur llenaba el aire de polvo que se
arremolinaba entre los guijarros y empañaba las estrellas. Pero allí dentro todo era una
confusión jovial.
El Ratonero Gris era uno de los doce jugadores sentados ante una mesa de juego.
Vestía totalmente de gris: jubón, camisa de seda y gorro de piel de ratón, pero sus ojos
oscuros y brillantes le hacían parecer más vivo que cualquiera de los demás, con
excepción del enorme bárbaro de cabello cobrizo que se sentaba a su lado, el cual reía
sin contención y bebía jarras del vino áspero de Lankhmar como si fueran de cerveza.
—Dicen que eres un hábil espadachín y que has estado cerca de la muerte muchas
veces —siguió diciendo el hombre pequeño y pálido enfundado en su túnica negra; sus
labios muy delgados apenas se despegaban al hablar.
El Ratonero había lanzado los dados, y aquellos curiosos dados de Lankhmar se
habían detenido con los símbolos aparejados de la anguila y la serpiente en alto, por lo
que estaba recogiendo las monedas de oro triangulares. El bárbaro respondió por él:
—Sí, el gris maneja la espada con finura, casi tan bien como yo. También es un gran
tramposo con los dados.
—¿Y tú, Fafhrd? —inquirió el otro—. ¿También tú crees que un hombre puede engañar
a la muerte, aunque sea muy astuto para hacer trampas con los dados?
El bárbaro sonrió, mostrando sus dientes blancos, y miró algo perplejo al hombrecillo
pálido cuyo aspecto y maneras sombríos contrastaban de un modo tan extraño con los
juerguistas que llenaban la taberna de bajo techo con sus vapores de vino.
—Vuelves a estar en lo cierto —erijo en tono de chanza—. Soy Fafhrd, un nórdico,
dispuesto a oponer mi ingenio contra cualquier hado. —Dio un codazo a su compañero—.
Oye, Ratonero, ¿qué opinas de este ratoncillo vestido de negro que ha salido de una
grieta en el suelo y quiere hablar con nosotros de la muerte?
El hombre de negro no pareció encontrar la chanza insultante. De nuevo sus labios
exangües apenas se movieron, pero el ruido que les rodeaba no afectó a sus palabras,
las cuales llegaron a oídos de Fafhrd y el Ratonero Gris con una claridad peculiar.
—Dicen que vosotros dos estuvisteis cerca de la muerte en la Ciudad Prohibida de los
ídolos Negros, y en la trampa de piedra de Angarngi, y en la isla nebulosa del mar de los
Monstruos. Se dice también que habéis caminado con la muerte por el Yermo Frío y a
través de los Laberintos de Klesh. Pero quién puede estar seguro de tales cosas, y de si
la muerte y el sino fatal estuvieron realmente cerca? ¿Quién sabe si no sois más que
unos fanfarrones que se jactan a menudo? Pero he oído decir que a veces la muerte
llama a un hombre con una voz que sólo él puede oír. Entonces ha de levantarse,
abandonar a sus amigos e ir dondequiera que le ordene la muerte, para encontrar allí su
sino. ¿Os ha llamado alguna vez la muerte de ese modo?
Fafhrd podría haberse echado a reír, pero no lo hizo. El Ratonero tenía una réplica
ingeniosa en la punta de la lengua, pero se oyó a sí mismo decir:
—¿Con qué palabras podría llamarle a uno la muerte?
—Eso depende —dijo el hombrecillo—. Podría mirar a dos como vosotros y decir «La
Costa Sombría». Nada más que eso. La Costa Sombría. Y cuando lo dijera tres veces,
tendríais que ir.
Esta vez Fafhrd intentó reír, pero la risa no salió de su garganta. Los dos jóvenes sólo
podían devolver la mirada del hombrecillo de frente pálida y prominente, contemplar
estúpidamente sus ojos fríos y cavernosos. A su alrededor, los gritos de júbilo y las
chanzas llenaban el ambiente de la taberna Un guardián borracho entonaba una canción
a voz en grito. Los jugadores llamaron impacientes al Ratonero para que hiciera su
siguiente apuesta Una risueña mujer vestida de rojo y oro pasó tambaleándose junto al
hombrecillo pálido, casi derribándole la capucha negra que cubría su cabellera, pero él no
se movió. Y Fafhrd y el Ratonero Gris continuaron mirando, fascinados, sin poder evitarlo,
los ojos negros y fríos de aquel personaje, que ahora les parecían dos túneles gemelos
que conducían a un lugar lejano y maligno. Algo más profundo que el miedo les atenazó y
permanecieron rígidos, como si sus miembros se hubieran vuelto de hierro. La taberna se
difuminó, los ruidos se apagaron, y les pareció que veían su entorno como a través de
muchos grosores de cristal. Sólo veían los ojos y lo que estaba más allá de ellos, algo
desolado, terrible y mortífero.
—La Costa Sombría —repitió.
Entonces, los que estaban en la taberna vieron que Fafhrd y el Ratonero Gris se
levantaban y, sin ningún gesto ni palabra de despedida, se dirigían juntos a la puerta baja
de roble. Un guardián soltó un juramento cuando el enorme nórdico le apartó ciegamente
de su camino. Hubo algunas preguntas a gritos y comentarios burlones, pues el Ratonero
había estado ganando a los dados, pero esto cesó pronto, pues todos percibieron algo
extraño y misterioso en la actitud de los dos jóvenes. Nadie reparó en el hombrecillo
pálido embozado en una túnica negra. Vieron la puerta abierta, oyeron el seco lamento
del viento y un aleteo hueco, probablemente de los toldos. Luego vieron un remolino de
polvo que giraba en el umbral. Entonces se cerró la puerta y Fafhrd y el Ratonero
desaparecieron.
Nadie les vio camino de los grandes muelles de piedra que se extienden en el lado este
del río Hlal, desde un extremo de Lankhmar al otro. Nadie vio la chalupa de Fafhrd, con
aparejos nórdicos y vela roja, que zarpaba por la corriente que se desliza hasta el
tempestuoso Mar Interior. La noche era oscura y el polvo mantenía a los hombres bajo
techo. Pero al día siguiente los dos amigos se habían ido, y la barca con ellos, y su
tripulación mingola, formada por cuatro hombres, prisioneros esclavos que habían jurado
servir durante toda su vida, a los que Fafhrd y el Ratonero habían traído tras otra
incursión sin éxito contra la Ciudad Prohibida de los ídolos Negros.
Unos quince días después llegaron noticias a Lankhmar desde Cabo de la Tierra, la
pequeña ciudad portuaria que es la más lejana de cuantas están al oeste, en el mismo
margen del Mar Exterior, por el que no navega barco alguno. Decían que una chalupa con
aparejo nórdico había recalado para cargar una cantidad exagerada de alimentos y
agua..., exagerada porque su tripulación era de sólo seis personas: un hosco bárbaro
nórdico de piel blanca, un hombrecillo de expresión seria, vestido de gris y cuatro
robustos e impasibles mingoles de negra cabellera. Después la embarcación había
zarpado en línea recta hacia donde se pone el sol. Las gentes de Cabo de la Tierra
contemplaron la vela roja que se alejaba hasta que anocheció, meneando sus cabezas
ante aquella audacia. Cuando este relato se repitió en Lankhmar, hubo otros que
menearon también sus cabezas, y algunos hablaron de un modo significativo acerca del
comportamiento peculiar de los dos compañeros la noche de su partida. Y a medida que
las semanas se convertían en meses y éstos se sucedían lentamente, muchos se
refirieron a Fafhrd y el Ratonero Gris como a dos hombres muertos.
Entonces apareció Ourph, el mingol, y contó su curioso relato a los obreros portuarios
de Lankhmar. Hubo cierta diferencia de opinión acerca de la veracidad de la historia, pues
aunque Ourph hablaba el suave lenguaje de Lankhmar con moderada corrección, era un
forastero, y, cuando se hubo ido, nadie pudo demostrar que él era uno de los cuatro
mingoles que zarparon en la chalupa con aparejo nórdico. Además, su relato no daba
respuesta a varias preguntas desconcertantes, lo cual es una de las razones por las que
pensaron que podía ser falso.
—Esos dos hombres, el grande y el pequeño, debían de estar locos —dijo Ourph—, o
bien bajo los efectos de una maldición. Lo sospeché cuando nos perdonaron la vida bajo
las mismas murallas de la Ciudad Prohibida. Lo supe con certeza cuando zarparon hacia
el oeste y siguieron en esa dirección, sin recoger nunca las velas, sin cambiar jamás de
rumbo, siempre con la estrella de los campos helados a nuestra derecha Hablaban poco,
dormían poco y no se reían en absoluto. ¡No hay duda de que estaban malditos! En
cuanto a nosotros cuatro, Teevs, Larlt, Ouwenyis y yo, nos hacían caso omiso, pero no
nos maltrataban. Teníamos nuestros amuletos para mantener la magia a raya. Juramos
ser esclavos hasta la muerte. Éramos hombres de la Ciudad Prohibida. No nos
amotinamos.
»Navegamos durante muchos días. El mar estaba desierto, sin tormentas, y pequeño,
muy pequeño; parecía como si se doblara hasta perderse de vista al norte, el sur y el
terrible oeste, como si el mar terminara a una hora de navegación de donde estábamos. Y
luego también empezó a parecer así hacia el este. Pero la manaza del nórdico
descansaba en el timón como si estuviera maldita, y la mano del hombrecillo gris era igual
de firme. Nosotros cuatro estábamos casi siempre sentados en la proa, pues el manejo de
las velas nos daba poco trabajo; mañana y noche nos jugábamos nuestros destinos a los
dados, nos jugábamos amuletos y ropas... De no haber sido esclavos, nos habríamos
jugado nuestros huesos y pellejos.
»A fin de llevar la cuenta de los días, me até un cordel al pulgar derecho y cada día lo
pasaba a otro dedo, hasta que pasó del meñique derecho al izquierdo y llegó al pulgar
izquierdo. Entonces lo coloqué en el pulgar derecho de Teevs. Cuando el cordel llegó a su
pulgar izquierdo se lo di a Larlt. Así contamos los días y supimos cuántos habían
transcurrido. Y cada día el cielo estaba más vacío y el mar se hacía más pequeño, hasta
que pareció que el fin del mar estaba a tiro de flecha de nuestra roda y los costados y la
popa. Teevs dijo que seguíamos un camino de agua encantado, trazado a través del aire
hacia la estrella roja que es el Infierno. Sin duda Teevs debía de estar en lo cierto. No es
posible que haya tal cantidad de agua hacia el oeste. He cruzado el Mar Interior y el Mar
de los Monstruos... y puedo afirmarlo.
»Cuando el cordel estaba alrededor del dedo anular de Larlt, se desencadenó una gran
tormenta desde el sudoeste. Durante tres días sopló con intensidad creciente, levantando
las aguas en grandes oleadas hirvientes de espuma que llegaban hasta lo alto del mástil.
Ningún otro hombre ha visto tales olas y nadie volverá a verlas; no son para nosotros ni
para nuestros océanos. Entonces tuve una prueba más de que nuestros amos se hallaban
bajo una maldición. Ni se dieron cuenta de la tormenta y dejaron que ésta arriara las velas
por ellos. No se percataron de que Teevs era arrastrado por encima de la borda, ni de que
estábamos a punto de zozobrar y llenos de agua hasta las bordas, ni que nuestros cubos
para achicar estaban llenos de espuma como jarras de cerveza. Permanecían en la popa,
ambos aferrados al timón, empapados por las continuas olas, mirando hacia delante,
como si sostuvieran una conversación con criaturas a las que sólo los embrujados pueden
oír. ¡Ay, estaban malditos! Algún demonio maligno preservaba sus vidas por alguna
oscura razón. ¿Cómo si no salimos a salvo de la tormenta?
»Cuando el cordel estaba en el pulgar izquierdo de Larlt, las enormes olas y la espuma
salobre cedieron el paso a un gran mar negro e hinchado, cuyas aguas rizaba el viento
aullante, pero sin blanquearlas. Cuando llegó el alba y lo vimos por primera vez,
Ouwenyis gritó que algún hechizo nos hacía navegar por un mar de arena negra, y Larlt
aseguró que durante la tormenta habíamos caído en el océano de aceite azufrado que,
según algunos, se encuentra debajo de la tierra, pues Larlt ha visto los lagos negros y
burbujeantes del Lejano Este. Y yo recordé lo que Teevs había dicho y me pregunté si
nuestra extensión de agua no habría sido llevada a través del aire y arrojada en un mar
totalmente diferente de un mundo por entero distinto. Pero el hombrecillo de gris oyó
nuestra conversación, llenó un cubo de agua por encima de la borda y nos lo arrojó, por lo
que supimos que el casco de nuestra embarcación estaba aún en el agua y que ésta era
salada, al margen del lugar donde estuviera aquel agua.
»Entonces nos ordenó que remendáramos las velas y pusiéramos en orden la chalupa.
A mediodía volábamos hacia el oeste a una velocidad todavía mayor que aquella con la
que avanzábamos durante la tormenta, pero tan largas eran las olas y tan rápidamente se
movían con nosotros que sólo pudimos remontar cinco o seis en toda una jornada. ¡Por
los Ídolos Negros, qué largas eran!
»Y así el cordel fue pasando de uno a otro de los dedos de Ouwenyis. Pero las nubes
eran oscuras como el plomo en lo alto y el extraño mar muy denso alrededor del casco, y
no sabíamos si la luz que se filtraba entre las nubes era la del sol o la de alguna luna
mágica, y cuando avistamos las estrellas parecían extrañas. Aun así la mano blanca del
nórdico aferraba el remo que servía de timón, y tanto él como el hombrecillo de gris
seguían mirando hacia delante. Pero el tercer día desde que iniciáramos la travesía de
aquella negra extensión, el nórdico rompió el silencio. Una sonrisa fría, terrible,
contorsionó sus labios, y le oímos musitar: «La Costa Sombría». Nada más que eso. El
hombrecillo de gris asintió, como si aquellas palabras encerrasen alguna magia
portentosa. Cuatro veces oí las palabras en labios del nórdico, por lo que me quedaron
impresas en la memoria.
»Los días se hicieron más oscuros y fríos, y las nubes estaban cada vez más bajas y
amenazantes, como el tejado de una gran caverna. Y cuando el cordel estaba en el dedo
índice de Ouwenyis, vimos una extensión plomiza e inmóvil ante nosotros, que tenía el
aspecto de las oleadas pero se alzaba por encima de ellas, y supimos que habíamos
llegado a la Costa Sombría.
»Aquella costa ascendió más y más, hasta que pudimos distinguir los altos peñascos
de basalto, redondeados como las olas marinas y cuya superficie presentaba aquí y allá
cantos rodados grises, blanqueados en algunos lugares como por excrementos de aves
gigantescas..., aunque no vimos ningún pájaro, ni grande ni pequeño. Por encima de los
acantilados se extendían las nubes oscuras, y por debajo había una franja de arena
pálida, y nada más. Entonces el nórdico hizo girar el timón y nos dirigimos en línea recta
hacia la costa, como si se propusiera nuestra destrucción; pero en el último momento
pasamos a la distancia de un mástil ante un arrecife redondeado que apenas se alzaba
por encima de las crestas del oleaje, y encontró un lugar donde atracar. Echamos el ancla
y flotamos a salvo.
»Entonces el nórdico y el de gris, moviéndose como en un sueño, se aviaron con una
cota de malla ligera y un casco, y tanto unas como otros estaban blancos de sal
depositada en ellos por la espuma y el rocío de las olas durante la tormenta. Y cada uno
se pendió la espada al costado y se cubrió con un gran manto negro; tomaron un poco de
alimento y agua y nos hicieron desembarcar el botecillo auxiliar. Yo les llevé remando
hasta la orilla y ellos saltaron a la playa y caminaron hacia los acantilados. Entonces,
aunque estaba muy asustado, les grité:
»—¿Adónde vais? ¿Hemos de seguiros? ¿Qué hemos de hacer?
» Durante algún tiempo no obtuvimos respuesta. Luego, sin volver la cabeza, el
hombrecillo de gris replicó en un susurro bajo y áspero, pero que podía oírse desde lejos:
»—No nos sigáis. Somos hombres muertos. Volved si podéis.
»Me estremecí e incliné la cabeza al oír estas palabras, y regresé remando a la
embarcación. Ouwenyis, Larlt y yo observamos cómo trepaban por los altos y
redondeados riscos. Las dos figuras fueron haciéndose más y más pequeñas, hasta que
el nórdico no fue más que un escarabajo diminuto y delgado y su compañero de gris casi
invisible, salvo cuando cruzaban un espacio blanqueado. Bajó entonces un viento de los
riscos que se llevó las oleadas de la orilla y supimos que podíamos zarpar. Pero nos
quedamos, pues, ¿no habíamos jurado ser esclavos para siempre? ¿Y no soy acaso un
mingol?
»A medida que oscurecía el viento iba haciéndose más fuerte, y nuestro deseo de
partir, aunque sólo fuera para ahogarnos en el mar desconocido, se hizo mayor, pues no
nos gustaban los riscos basálticos extrañamente redondeados de la Costa Sombría; no
nos gustaba la ausencia de gaviotas, halcones o aves de cualquier clase en el aire
plomizo, ni algas en la orilla. Y los tres empezamos a atisbar algo que brillaba en lo alto
de los acantilados. Sin embargo, aguardamos hasta la tercera hora de la noche para alzar
el ancla y dejar atrás la Costa Sombría.
»Se entabló otra gran tormenta cuando llevábamos varios días de navegación, y quizá
nos arrojó de nuevo a los mares que conocemos. Ouwenyis cayó al agua, arrastrado por
una ola, Larlt se volvió loco de sed, y hacia el final yo mismo no sabía lo que estaba
ocurriendo. Sólo sé que las olas me depositaron en la costa meridional, cerca de
Quarmall, y que, tras muchas dificultades, he llegado a Lankhmar. Pero en sueños me
acosan aquellos negros acantilados y tengo visiones de los huesos calcinados de mis
amos, y sus cráneos sonrientes miran con sus cuencas sin ojos algo extraño y mortífero.»
Inconsciente de la fatiga que ponía sus músculos rígidos, el Ratonero Gris se arrastró
más allá de la última roca, encontró Pequeños asideros y estribos en la juntura del granito
y el basalto negro y, finalmente, se irguió en lo alto de los riscos redondeados que
amurallaban la Costa Sombría. Sabía que Fafhrd estaba a su lado, una figura vaga y
voluminosa enfundada en cota de malla y cubierta con un casco. Pero veía vagamente a
su compañero, como a través de muchos espesores de cristal. Las únicas cosas que veía
claramente, y le parecía que había estado contemplándolas durante una eternidad, eran
dos ojos negros cavernosos, como túneles, y más allá de ellos algo desolado y fatídico
que estuvo otrora en la orilla opuesta del Mar Exterior y que ahora estaba muy cerca. Así
había sido desde que se levantó de la mesa de juego en la taberna de techo bajo en
Lankhmar. Recordó vagamente a la gente del Cabo de la Tierra que les miraban
perplejos, la espuma, el furor de la tormenta, la curva de la marejada en el mar negro y la
expresión de terror en el rostro de Ourph el mingol. También estos recuerdos le llegaban
como a través de muchos espesores de cristal. Se daba cuenta nebulosamente de que él
y su compañero estaban bajo una maldición, y que ahora habían llegado al origen de la
misma.
El paisaje llano que se extendía ante ellos no presentaba signo alguno de vida.
Delante, el basalto se hundía para formar una gran hondonada de arena negra, diminutas
partículas de mineral de hierro. Medio empotrados en la arena se veían unos cuarenta
objetos que al Ratonero Gris le parecieron cantos rodados negros como la tinta, de forma
ovalada y de varios tamaños. Pero su redondez era demasiado perfecta, su forma
demasiado regular, y lentamente el Ratonero tuvo conciencia de que no eran piedras, sino
monstruosos huevos negros, algunos de ellos pequeños y otros tan grandes que un
hombre no podría haberlos rodeado con sus brazos; uno era tan grande como una tienda
de campaña. El Ratonero reconoció el cráneo provisto de un colmillo perteneciente a un
jabalí, y otros dos cráneos más pequeños, de lobos. Había un esqueleto de algún gran
felino depredador. Junto a él yacían los huesos de un caballo, y más allá la caja torácica
de un hombre o un mono. Los huesos estaban desperdigados alrededor de los enormes
huevos negros, formando un círculo blancuzco brillante.
Desde algún lugar una voz sin tono, pero clara y con acento de mando, rompió el
silencio:
—Para los guerreros, un sino de guerrero.
El Ratonero conocía la voz, pues había resonado en sus oídos durante semanas,
desde la primera vez que salió de labios de un hombrecillo pálido con la frente
prominente, que llevaba una túnica negra y estaba sentado junto a él en una taberna de
Lankhmar. Y una voz más susurrante surgió en su interior y le dijo: «Siempre quiere
repetir la experiencia pasada, la cual siempre ha estado a su favor».
Entonces vio que lo que se extendía ante él no carecía totalmente de vida. Una especie
de movimiento tenía lugar en la Costa Sombría. Se había abierto una grieta en uno de los
grandes huevos negros y luego en otro, y las grietas se ramificaban, ampliándose a
medida que los fragmentos de cáscara caían al suelo negro, arenoso.
El Ratonero supo que esto sucedía como respuesta a la primera voz, la susurrante.
Supo que aquel era el fin para el que la débil voz les había llamado desde el otro extremo
del Mar Exterior. Incapaz de avanzar más, observó paralizado el lento progreso de aquel
nacimiento monstruoso. Bajo el cielo plomizo cada vez más oscuro contempló cómo se
abrían los huevos, en los que acechaban muertes gemelas para él y su compañero.
El primer atisbo de su naturaleza llegó en forma de una larga garra en forma de espada
que salió por una grieta, ensanchándola más. Los fragmentos de cáscara cayeron con
más rapidez.
Las dos criaturas que emergieron en la oscuridad eran increíblemente monstruosas,
incluso para la mente embotada del Ratonero. Se trataba de unos seres de paso lerdo,
erectos como hombres pero más altos, con cabezas reptilianas, óseas y provistas de unas
crestas a modo de yelmos, los pies con garras como los de un lagarto, los hombros
terminados en astas óseas y los miembros delanteros rematados por una sola garra de
una vara de largo. En la semipenumbra parecían atroces caricaturas de luchadores,
provistos de armadura y espada. La oscuridad no ocultaba el color amarillo de sus ojos
parpadeantes.
Entonces la voz dijo de nuevo: «Para los guerreros, un sino de guerrero».
Al oír estas palabras, la invisible tenaza que mantenía paralizado al Ratonero,
desapareció. Por un instante creyó que estaba despertando de un sueño. Pero entonces
vio que las criaturas recién nacidas corrían hacia ellos, y oyó que sus largos hocicos
emitían un grito agudo y ansioso. Oyó a su lado el rápido sonido crujiente que hizo Fafhrd
al desenvainar su espada. Entonces el Ratonero desenfundó su acero, que un instante
después golpeó una garra fuerte como el metal dirigida a su garganta. Al mismo tiempo,
Fafhrd paraba un golpe similar del otro monstruo.
Lo que siguió fue una pesadilla. Aquellas garras que eran como espadas repartían tajos
y estocadas; no lo hacían tan rápido que fuera imposible pararlas, aunque eran cuatro
contra dos. Sus estocadas resbalaban contra la impenetrable armadura ósea. De súbito,
ambas criaturas giraron y atacaron al Ratonero. Fafhrd le empujó, librándole de la
acometida. Lentamente, los monstruos llevaron a los dos compañeros al borde del
acantilado. Parecían incansables criaturas de hueso y metal en lugar de carne. El
Ratonero preveía el fin. Él y Fafhrd podrían tenerlos a raya un poco más, pero al fin se
apoderaría de ellos la fatiga, sus paradas serían más lentas y débiles, y aquellas bestias
les vencerían.
Como anticipando este final, el Ratonero sintió que una garra le rozaba la muñeca. Fue
entonces cuando recordó los ojos oscuros, cavernosos, que les habían hecho cruzar el
Mar Exterior, la voz que había derramado la condenación sobre ellos. Se apoderó de él un
furor extraño, salvaje..., no contra las bestias sino contra su amo. Le parecía ver los ojos
negros y muertos mirándole desde la arena negra. Entonces perdió el dominio de sí
mismo. Cuando los dos monstruos intentaron de nuevo atacar a Fafhrd, no se volvió para
ayudarle, sino que los esquivó y corrió a la hondonada, hacia los huevos semienterrados.
Solo ante los dos monstruos, Fafhrd luchó como un loco, y su gran espada silbaba
mientras sus últimos recursos de energía estremecían sus músculos. Apenas percibió que
una de las bestias se volvía para perseguir a su camarada.
El Ratonero estaba entre los huevos, ante uno de tono más brillante y más pequeño
que la mayoría. Presa de un deseo de venganza, descargó contra él su espada. El golpe
le dejó la mano entumecida, pero la cáscara se partió.
Entonces el Ratonero conoció la fuente del mal que habitaba la Costa Sombría, que
yacía allí y enviaba su espíritu a tierras lejanas, permanecía allí agazapado y llamaba a
los hombres a su perdición. Oyó tras él los pasos crujientes y el chirrido ansioso del
monstruo elegido para su destrucción, pero no se volvió, sino que alzó su espada y la
descargó sobre la criatura semiembriónica que se refocilaba en secreto con las criaturas a
las que había convocado para morir, allá en la frente abultada del hombrecillo pálido de
finos labios.
Entonces aguardó el golpe final de la garra, pero no llegó. Al volverse, vio que el
monstruo estaba tendido sobre la arena negra. A su alrededor se desmoronaban los
huevos mortíferos, convirtiéndose en polvo. Silueteado contra la débil luz del cielo, vio a
Fafhrd que caminaba tambaleándose hacia él, sollozante y diciendo vagas palabras de
alivio y asombro en una voz profunda y gangosa. La muerte había desaparecido de la
Costa Sombría, la maldición había sido cortada de raíz. Se oyó en la noche el grito
exultante de una gaviota, y Fafhrd y el Ratonero pensaron en el largo camino sin hitos ni
señales orientadoras, de regreso a Lankhmar.
5 - La Torre de los Lamentos
El ruido no era fuerte, pero parecía llenar toda la vasta llanura, sobre la que se
extendían las sombras del crepúsculo y el cielo cóncavo, con una pálida luminosidad: era
un lamento y un aullido tan débiles y monótonos que podrían haber sido inaudibles si no
fuera por su subida y descenso cadenciosos; un sonido antiguo, terrible, que de algún
modo armonizaba con el paisaje agreste, apenas poblado de árboles, y el atuendo
bárbaro de los tres hombres que estaban abrigados en una pequeña depresión del
terreno, tendidos junto a un fuego moribundo.
—Tal vez sean lobos —dijo Fafhrd—. Les he oído aullar así en el Yermo Frío, cuando
me acosaban. Pero todo un océano nos separa del Yermo Frío y hay una diferencia entre
los sonidos, Ratonero Gris.
El Ratonero se arrebujó en su manto de lana gris. Entonces él y Fafhrd miraron al
tercer hombre, que no había hablado. Este vestía pobremente, su manto era harapiento y
la vaina de su espada corta estaba raída Tenía el rostro curtido, y los otros dos
observaron con sorpresa su expresión acongojada. Estaba temblando.
—Has estado muchas veces en estas llanuras —le dijo Fafhrd, hablando el lenguaje
gutural del guía—. Por eso te pedimos que nos mostraras el camino. Debes de conocer
muy bien esta región.
Las últimas palabras tenían un matiz inquisitivo.
El guía tragó saliva y asintió convulsamente.
—He oído antes esos aullidos, pero no tan fuerte —dijo en un tono rápido y vago—. No
en esta época del año. Se sabe que algunos hombres han desaparecido, corren rumores.
Dicen que los hombres los oyen en sueños y son atraídos... No es un buen sonido.
—Ningún lobo es bueno —comentó Fafhrd en tono de chanza.
Aún había suficiente luz para que el Ratonero viera la obstinada expresión de
desconfianza en el rostro del guía.
Jamás he visto un lobo por estos parajes, ni hablado con alguien que hubiera matado a
uno. —Hizo una pausa y luego siguió hablando con voz entrecortada—. Cuentan de una
antigua torre en algún lugar de estas llanuras. Dicen que allí el sonido es más fuerce. No
he visto cal torre, pero dicen...
Se interrumpió con brusquedad. Ahora no temblaba y parecía ensimismado. El
Ratonero trató de hacerle continuar formulándole algunas preguntas tentadoras, pero las
respuestas fueron poco más que ruidos, que ni afirmaban ni negaban nada.
El fuego que brillaba entre las cenizas blancas se extinguió. Un ligero vientecillo agitó
las escasas hierbas. El sonido había cesado, o acaso había penetrado hasta tal punto en
sus mentes que ya no era audible. El Ratonero se asomó soñoliento al encorvado
horizonte del cuerpo de Fafhrd enfundado en su manto, y sus pensamientos se
concentraron en tierras lejanas, en la ciudad de Lankhmar con sus numerosas tabernas, a
leguas y más leguas de distancia a través de tierras extrañas y todo un océano sin
registrar en las cartas de navegación. La oscuridad sin límites iba cerniéndose sobre ellos.
A la mañana siguiente el guía se había ido. Fafhrd se rió y no dio importancia a este
hecho, mientras se desperezaba y aspiraba el aire fresco y claro.
—¡Bah! Seguro que estas llanuras no eran de su agrado, por más que afirmara
haberlas cruzado siete veces. ¡Un hatajo de temores supersticiosos! Ya viste cómo se
echó a temblar cuando los lobeznos empezaron a aullar. Juraría que ha huido con sus
amigos, a los que dejamos en la costa.
El Ratonero, que exploraba en vano el horizonte vacío, asintió sin convicción. Se palpó
la bolsa.
Menos mal que no nos ha robado..., excepto las dos monedas de oro que le dimos para
cerrar el trato.
Fafhrd soltó una carcajada y golpeó a su amigo entre los omoplatos. El Ratonero le
cogió de la muñeca, se la torció hasta hacerle dar una voltereta y los dos lucharon en el
suelo. Pronto el Ratonero quedó inmovilizado bajo el peso de su amigo.
—Vamos —sonrió Fafhrd, levantándose—. No será la primera vez que viajamos solos
por una región desconocida.
Aquel día recorrieron un largo trecho. La elasticidad del cuerpo delgado pero fuerte del
Ratonero le permitía mantenerse a la altura de las largas zancadas de Fafhrd. Hacia el
anochecer, Fafhrd logró alcanzar con un disparo de su arco una especie de antílope
pequeño, de cuernos delicadamente ondulados. Un poco antes habían encontrado un
charco de agua copia, y llenaron sus odres de piel. Cuando llegó la puesta del verano
tardío, acamparon y comieron un asado de lomo en crujientes pedazos de grasa tostada.
El Ratonero se limpió labios y dedos, y luego subió a un montecillo cercano para
supervisar el camino que emprenderían al día siguiente. La neblina que había impedido la
visión durante el día había desaparecido, y su mirada podía abarcar hasta muy lejos en
los prados ondulados, a través del aire fresco y vivificante. En aquel momento el camino
hacia Lankhmar no parecía tan largo o tan fatigoso. Entonces su aguda mirada descubrió
una irregularidad en el horizonte, hacia donde ellos se dirigían, y no había visto árboles ni
rocas en aquella región. Aquel obstáculo se alzaba anguloso y diminuto contra el cielo
pálido. Era una construcción humana, una especie de torre.
En aquel momento volvió a oírse el sonido. Parecía proceder de todas partes a la vez;
como si el mismo cielo se quejara débilmente, como si el suelo ancho y sólido se
lamentara con una voz lastimera. Esta vez era más fuerte, y había en él una extraña
confusión de tristeza, amenaza y dolor.
Fafhrd se puso en pie de un salto y empezó a agitar los brazos vivamente. El Ratonero
le oyó gritar con una voz potente y jovial:
—¡Venid aquí, lobeznos, venid a compartir nuestro fuego,— chamuscaros los hocicos
fríos! Enviaré a mis pájaros con pico de bronce a saludaros, y mi amigo os enseñará
cómo una piedra de honda puede zumbar como si fuera una abeja. Os enseñaremos los
misterios de la espada y el hacha. ¡Venid, lobeznos, y sed los invitados de Fafhrd y el
Ratonero Gris! ¡Venid, lobeznos..., o los más grandes de todos!
La risotada con la que terminó este desafío ahogó el extraño sonido, el cual pareció
tardar en reaparecer, como si la risa fuese más fuerte que él. El Ratonero se sintió
reconfortado y le contó despreocupadamente a su compañero lo que había visto,
recordándole lo que había dicho el guía acerca del sonido y la torre.
Fafhrd se echó a reír de nuevo y comentó:
Tal vez esos bichos tristes y peludos tienen ahí su madriguera. Mañana lo
averiguaremos, puesto que vamos en esa dirección. Me gustaría matar a un lobo.
El hombretón estaba de buen humor y no quería hablar con el Ratonero de cosas
melancólicas. Se puso a entonar canciones y repetir viejos chistes de taberna, riendo
entre dientes y afirmando que le hacían sentirse tan borracho como si bebiera vino. Se
mantuvo en esta vena estruendosa de cal modo que el Ratonero no sabía si los extraños
lamentos habían cesado, aunque le pareció oírlos una o dos veces. Desde luego, habían
cesado cuando se arroparon para dormir bajo la luz de las estrellas.
A la mañana siguiente, Fafhrd había desaparecido. Antes incluso de que el Ratonero le
llamara y explorase el terreno circundante, sabía que sus temores absurdos, ridiculizados
por él mismo, se habían convertido en certidumbres. Aún podía ver la torre, aunque a la
luz uniforme y amarillenta de la mañana parecía haber reculado, como si tratara de
evadirle. Hasta le pareció ver una figura diminuta que se movía más cerca de la torre que
de él. Sabía que aquello era algo sólo imaginario, pues la distancia era demasiado
grande. Sin embargo, dedicó el tiempo indispensable a comer un poco de carne fría, que
aún estaba sabrosa, envolver un poco más y guardarla en su bolsa, y tomar un trago de
agua. Luego se puso en marcha caminando a grandes zancadas, a un ritmo que, como
bien sabía, no podría mantener durante horas.
Al fondo de la siguiente hondonada en la llanura encontró un suelo algo más blando,
buscó de un lado a otro en busca de las huellas de Fafhrd y las encontró. Estaban muy
espaciadas y correspondían a un hombre a la carrera.
Mediaba el día cuando halló un charco de agua, y se tendió en el suelo para beber y
descansar un poco. Un poco atrás había visto de nuevo las huellas de Fafhrd, y ahora
reparó en otras huellas impresas en la tierra blanda; no eran de Fafhrd, pero avanzaban
aproximadamente paralelas a las suyas. Por lo menos estaban allí desde el día anterior, y
también espaciadas, pero un tanto vacilantes. Por su tamaño y forma podrían haber sido
impresas por las sandalias del guía, pues el centro de la huella mostraba débilmente la
marca de correas como las que llevaba alrededor del empeine.
El Ratonero prosiguió tenazmente su camino. La bolsa, el manto enrollado, el odre de
agua y las armas empezaban a pesarle. La torre estaba relativamente cerca, aunque la
neblina del sol enmascaraba todos sus detalles. Calculó que había recorrido casi la mitad
de la distancia.
Las ligeras elevaciones sucesivas en el prado le parecían tan interminables como las
de un sueño. Reparaba en ellas no tanto por la vista como por la pequeña molestia y la
facilidad que daban a su andadura. Los pequeños grupos de arbustos bajos por medio de
los cuales medía su avance eran todos iguales. Las hondonadas, poco frecuentes, no
eran tan anchas que no pudiera salvarlas de un salto. En una ocasión, una serpiente que
estaba enroscada, tomando el sol sobre una roca, alzó su cabeza aplanada y le observó
al pasar. De vez en cuando los saltamontes se apartaban zumbando de su camino. Corría
con los pies cerca del suelo para conservar energía, pero su zancada era amplia y fuerte,
pues estaba acostumbrado a igualar la del hombre más alto. Las aletas de su nariz se
ensanchaban, al aspirar y expeler el aire. Su boca tenía un rictus de determinación y la
mirada de sus ojos negros era fija y sombría. Sabía que, por mucho que se esforzara,
tendría serias dificultades para igualar la velocidad del alto y musculoso Fafhrd.
Las nubes avanzaban desde el norte, derramando grandes sombras sobre el paisaje,
hasta que ocultaron por completo al sol. Ahora el Ratonero podía ver mejor la torre, cuyo
color era oscuro, con manchas negras que podrían ser ventanas pequeñas.
Cuando se detuvo en lo alto de una elevación del terreno para recobrar el aliento, oyó
de nuevo el sonido. No lo esperaba y un estremecimiento recorrió su cuerpo. Tal vez las
nubes bajas le daban mayor fuerza y una cualidad misteriosa, resonante. Puede que el
hecho de hallarse solo le diera la impresión de que el sonido era menos lastimero y más
amenazador. Pero sin duda alguna era más fuerte, y sus ondulaciones rítmicas eran como
grandes ráfagas de viento.
El Ratonero había confiado en que llegaría a la torre cuando se pusiera el sol, pero la
aparición temprana de aquel sonido trastornó sus cálculos y le hizo temer por la suerte de
Fafhrd. Su juicio le decía que no podría recorrer el resto de la distancia a toda velocidad, y
al instante tomó una decisión. Ocultó su gran bolsa, el odre de agua, el manto enrollado,
la espada y los demás avíos entre unos arbustos, y se quedó sólo con su jubón liviano,
una daga larga y la honda. Así aligerado, siguió adelante, casi volando sobre el terreno.
Las nubes bajas se oscurecieron y cayeron algunas gotas de lluvia. Mantenía la vista en
el suelo, atento a las desigualdades y los lugares resbaladizos. El sonido pareció
intensificarse y adquirir un nuevo timbre espectral a cada briosa zancada que daba el
Ratonero.
Lejos de la torre la llanura había estado desierta, vacía en su inmensidad, pero ahora
era desolada. Construcciones de madera combadas o derruidas, cereales y hierbas
domésticas que se habían vuelto agrestes y se extinguían, hileras de árboles derribados,
indicios de vallas, veredas y carriladas..., codo esto se combinaba para dar la impresión
de que en otro tiempo había habido allí oída humana, pero que había desaparecido
muchos años antes. Sólo la gran torre de piedra, con su solidez obstinada y el sonido que
salía, o daba la impresión de salir de ella, parecía viva.
El Ratonero, ya bastante cansado pero no exhausto, cambió ahora de dirección y corrió
en sentido oblicuo para aprovechar el refugio que le proporcionaba una estrecha hilera de
árboles y arbustos batidos por el viento. Tal precaución era para él como una segunda
naturaleza. Todos sus instintos clamaban contra la posibilidad de encontrarse con una
jauría de lobos o perros en terreno abierto.
Así oculto, rebasó la torre y la rodeó en parte, hasta llegar a la conclusión de que era
imposible llegar a la base sin revelar su presencia a quien pudiera estar vigilando tras las
ventanas, pues la torre se alzaba solitaria, a cierta distancia de las ruinas que la
rodeaban.
El Ratonero se detuvo en el refugio proporcionado por una construcción destartalada y
blanqueada por la intemperie. Buscó de un modo automático a su alrededor hasta que
encontró un par de piedras pequeñas cuyo peso era apropiado para su honda. Su robusto
pecho todavía funcionaba como un fuelle, aspirando aire. Entonces miró por un ángulo de
la torre y permaneció allí agazapado, con el ceño fruncido.
No era tan alta como había pensado: tenía cinco pisos, seis a lo sumo. Las ventanas
estrechas estaban situadas de modo irregular, y no daban ninguna idea clara de
configuración interna Las piedras eran grandes y toscamente cortadas, y parecían
encajadas con firmeza, salvo las de las almenas, que se habían desplazado un poco. Casi
delante de él estaba el oscuro rectángulo de una entrada cuyo aspecto no tenía el menor
detalle que permitiera hacerse una idea del interior.
El Ratonero se dijo que no había necesidad de asaltar semejante lugar; no tenía
sentido atacar un lugar en el que no había señal alguna de defensores. No había forma de
llegar a la torre sin ser visto. Un vigía en las almenas habría observado sus movimientos
mucho antes. No le quedaba más remedio que acercarse a pecho descubierto, atento a
un ataque inesperado, y eso es lo que hizo.
Antes de que hubiera cubierto la mitad de la distancia notó que se le tensaban los
tendones. Estaba totalmente seguro de que le observaban de un modo algo más que
hostil. La carrera durante toda la jornada le había exaltado un poco y tenía los sentidos
anormalmente despejados. Contra el interminable e hipnótico fondo de los lamentos, oyó
el ruido de las gotas de lluvia que caían separadas, sin formar aún el chubasco. Percibió
el tamaño y la forma de cada piedra oscura alrededor de la entrada más oscura todavía, y
notó los olores característicos de la piedra, la madera y la tierra, pero ningún olor animal.
Por milésima vez trató de imaginar una posible fuente de aquel sonido. ¿Una docena de
sabuesos en una caverna subterránea? Eso era plausible, pero no lo suficiente. Algo le
eludía, y ahora las paredes oscuras estaban muy cerca y él forzó la vista para escudriñar
la oscuridad.
El remoto sonido chirriante podría no haber sido suficiente como advertencia, pues
estaba casi en trance. Tal vez fue el aumento repentino y muy ligero de la oscuridad sobre
su cabeza lo que sacudió las fibras tensas de sus músculos y le hizo lanzarse con la
rapidez de un felino hacia la torre, instintivamente, sin mirar. Desde luego, no tenía un
instante que perder, pues sintió que algo duro rozaba su cuerpo en huida y le tocaba
levemente los talones. Una ráfaga de viento se abatió sobre él desde atrás, y la sacudida
de un impacto poderoso le hizo tambalearse. Giró en redondo y vio que la entrada estaba
semioscurecida por una gran piedra cuadrada que un momento ates formaba parte de las
almenas.
El Ratonero miró aquella especie de diente enorme en el suelo, sonrió por primera vez
aquel día y soltó una carcajada de alivio.
El silencio era profundo, sorprendente, y el Ratonero pensó que los misteriosos
lamentos habían cesado por completo. Echó un vistazo al interior vacío, circular, y
empezó a subir la escalera espiral de piedra adosada a la pared. Ahora su sonrisa era
decidida, temeraria. En el primer nivel de la torre encontró a Fafhrd y, al cabo de un rato,
al guía. Pero también descubrió un rompecabezas.
Al igual que la estancia inferior, aquella ocupaba toda la circunferencia de la torre. La
luz de las ventanas dispersas, estrechas como rendijas, revelaba vagamente los baúles
alineados contra las paredes, hierbas secas, aves y pequeños mamíferos disecados, así
como reptiles que colgaban del techo, todo lo cual sugería la tienda de un boticario. Había
desperdicios por doquier, pero eran unos desperdicios limpios y parecían tener una
tortuosa disposición lógica. Sobre una mesa había una mezcolanza de botellas y frascos
taponados, almireces y manos de mortero, extraños instrumentos de cuero, cristal y
hueso, y un brasero en el que ardían unos carbones. Había también un plato con huesos
roídos y, a su lado un códice de pergamino con encuadernación de latón, abierto y con
una daga colocada entre las páginas.
Fafhrd yacía boca arriba sobre un lecho de pieles atadas a un bajo armazón de
madera. Estaba pálido y respiraba pesadamente; parecía como si estuviera drogado. No
respondió cuando el Ratonero le agitó suavemente y susurró su nombre, ni tampoco
cuando le sacudió con rudeza y le llamó a gritos. Pero lo que dejó perplejo al Ratonero fue
la multitud de vendas de lino alrededor de los miembros, el pecho y la garganta de Fafhrd,
pues no estaban manchadas y, cuando se las quitó, no vio ninguna herida debajo.
Evidentemente, no eran ataduras.
Y al lado de Fafhrd, tan cerca que su manaza tocaba la empuñadura, estaba la gran
espada de Fafhrd, sin desenvainar.
Fue entonces cuando el Ratonero vio al guía, acurrucado en un rincón oscuro detrás
del diván. Estaba vendado de un modo similar, pero las vendas estaban rígidas, llenas de
manchas herrumbrosas, y no era difícil ver que estaba muerto.
El Ratonero trató nuevamente de despertar a Fafhrd, pero el rostro del hombretón
continuó inmóvil como una máscara de mármol. Tenía la sensación de que Fafhrd no
estaba realmente allí, y experimentó miedo y cólera.
Mientras permanecía allí, nervioso y perplejo, tuvo conciencia de unos pasos lentos
que descendían por la escalera de piedra y que rodeaban poco a poco la torre. Oyó el
sonido de una respiración dificultosa, de boqueadas a intervalos regulares. El Ratonero se
agazapó detrás de las mesas, sus ojos fijos en el agujero negro del techo por el que se
desvanecía la escalera.
El hombre que apareció era viejo; de baja estatura y encorvado, ataviado con una
prendas tan andrajosas, rústicas y de aspecto mohoso como el contenido de la
habitación. Era parcialmente calvo, con una maraña de pelo gris y deslustrado alrededor
de sus grandes orejas. Cuando el Ratonero se incorporó de un salto y le amenazó
blandiendo una daga, el recién llegado no intentó huir, sino que entró en una especie de
trance de temor, tembloroso, balbuceando sonidos gangosos y moviendo los brazos con
ademán amenazante.
El Ratonero aplicó una gruesa vela al brasero y la dirigió hacia el rostro del viejo.
Jamás había visto unos ojos tan abiertos y llenos de terror —sobresalían como pequeñas
bolas blancas— ni unos labios tan delgados y crueles.
Las primeras palabras inteligibles que pronunciaron aquellos labios fueron ásperas y
ahogadas, y la voz, la de un hombre que no ha hablado durante mucho tiempo.
—¡Estás muerto! ¡Estás muerto! —cloqueó, señalando al Ratonero con un dedo
tembloroso—. No deberías estar aquí. Te he matado. ¿Por qué si no he mantenido la gran
piedra astutamente equilibrada, de modo que un ligero toque la hiciera caer? Sabía que
no habías venido atraído por el sonido, sino para hacerme daño y ayudar a tu amigo. Por
eso te maté. Vi la piedra caer, te vi bajo la piedra. No es posible que hayas escapado.
Estás muerto.
Y avanzó tambaleándose hacia el Ratonero, palpándole con las puntas de los dedos,
como si pudiera hacer que se desvaneciera como el humo. Pero sus manos tocaron carne
sólida y, dando un alarido, retrocedió. El Ratonero le siguió, moviendo su daga de un
modo sugerente.
Estás en lo cierto con respecto al motivo de mi llegada —le dijo—. Devuélveme a mi
amigo. Haz que se levante.
Para su sorpresa, el viejo no siguió retrocediendo, sino que se detuvo bruscamente. La
mirada de terror en aquellos ojos que no parpadeaban sufrió un cambio sutil. El terror
seguía allí, pero le acompañaba algo más. El asombro se desvaneció y otra cosa ocupó
su lugar. Pasó por el lado del Ratonero y se sentó en un taburete, ante la mesa.
—No te temo demasiado —murmuró, mirándole de soslayo—. Pero hay algunos a
quienes temo mucho, y si te temo es sólo porque tratarás de impedirme que me proteja de
ellos o tome las medidas que sin duda debo tomar. —Su tono se hizo quejumbroso—. No
debes ponerme obstáculos, no debes hacerlo.
El Ratonero frunció el ceño. La repulsiva mirada de terror —y de algo más— que
distorsionaba el rostro del viejo parecía algo permanente, y tuvo la sensación de que las
extrañas palabras que decían eran ciertas.
—Sea como fuere, debes despertar a mi amigo.
El anciano no respondió a este requerimiento y, tras echar un rápido vistazo al
Ratonero, se quedó mirando la pared, moviendo la cabeza, y empezó a hablar.
—No te temo, pero conozco las profundidades del temor, y tú no. Has vivido solo con
ese sonido durante años y años, sabiendo lo que significa? Yo sí.
»Nací con el miedo, que estaba en los huesos y la sangre de mi madre, de mi padre y
mis hermanos. Había demasiada magia y soledad aquí, en nuestro hogar, y en mi gente.
Cuando era niño, todos me temían y me odiaban, hasta los esclavos y los grandes
sabuesos que antes de mí babeaban, gruñían y mordían. Pero mis temores eran más
fuertes que los suyos, pues, ¿no se extinguían uno tras otro de tal manera que ninguna
sospecha recaía sobre mí hasta el final? Sabía que estaba solo contra muchos, y no
corría riesgos. Cuando aquello empezaba, ellos siempre pensaban que yo sería el
siguiente en ir. —Soltó una risa entrecortada al decir esto—. Creían que era pequeño,
débil y estúpido. Pero ¿no murieron mis hermanos como si se hubieran estrangulado con
sus propias manos? ¿No enfermó y languideció mi madre? ¿No dio mi padre un gran grito
y saltó desde lo alto de la torre?
»Los perros fueron los últimos en irse. Eran los que más me odiaban, incluso más de lo
que me odiaba mi padre, y el más pequeño de ellos me habría desgarrado la garganta.
Estaban hambrientos porque no había quedado nadie para alimentarlos. Pero yo los
atraje al sótano profundo, fingiendo que huía de ellos; y cuando todos estuvieron dentro,
me deslicé sigilosamente afuera y atranqué la puerta. Durante muchas noches aullaron y
se lamentaron, pero yo sabía que estaba a salvo. Gradualmente los aullidos fueron
decreciendo, a medida que se mataban entre ellos, pero los supervivientes pudieron
sustentarse con los cuerpos de los muertos. Duraron largo tiempo. Al final quedó una sola
voz que aullaba en un tono vengativo. Cada noche me iba a dormir diciéndome: «Mañana
habrá silencio», pero cada mañana me despertaba el lastimero aullido. Entonces,
haciendo un esfuerzo, cogí una antorcha, bajé al sótano y atisbé a través de la mirilla de
la puerta. Pero aunque miré durante largo tiempo, no vi ningún movimiento, salvo el de las
sombras oscilantes, y no vi nada más que huesos blancos y jirones de piel. Y me dije que
el sonido desaparecería pronto.
Los delgados labios del viejo se contorsionaron en un rictus de congoja que hizo
estremecerse al Ratonero.
—Pero el sonido continuó, y al cabo de mucho tiempo empezó a intensificarse de
nuevo. Supe entonces que mi astucia había sido inútil, pues había matado sus cuerpos,
pero no sus fantasmas, y pronto recobrarían fuerza suficiente para volver y matarme,
como siempre habían deseado. Por ello estudié con más cuidado los libros de magia de
mi padre y traté de destruir sus fantasmas o maldecirlos para que fueran a lugares tan
alejados que jamás podrían alcanzarme. Al principio pareció que tenía éxito, pero la
balanza se inclinó y los aullidos empezaron a acosarme, cada vez más próximos. A veces
me parecía distinguir las voces de mi padre y mis hermanos, casi perdidas entre los
aullidos.
»Una noche en que debían de estar muy cerca, un viajero exhausto llegó corriendo a la
torre. Había algo extraño en su mirada, y di las gracias al dios benefactor que lo había
enviado a mi puerta, pues supe lo que tenía que hacer. Le di alimento y bebida, y en esta
última eché un liquido que le sumió en el sueño e hizo que su espíritu abandonara el
cuerpo. Ellos debieron de apoderarse de él y destruirlo, pues de improviso el hombre
sufrió una hemorragia y murió. Pero eso les satisfizo algo, pues sus aullidos se alejaron
mucho y transcurrió largo tiempo antes de que retornaran con todo su vigor. Desde
entonces los dioses fueron generosos y siempre me enviaban un huésped antes de que el
sonido se aproximara demasiado. Aprendí a vendar a quienes drogaba, a fin de que
durasen más y sus muertes satisfacieran más plenamente a los espíritus aulladores.
El anciano hizo una pausa, meneó la cabeza de un modo extraño y emitió un vago
chasquido con la lengua, lleno de reproche.
—Pero lo que me turba ahora —siguió diciendo—, es que se han vuelto más
codiciosos, o quizás han comprendido mi artimaña, pues cada vez es más difícil
satisfacerlos, me acucian de cerca y nunca se alejan demasiado. A veces me despierto en
medio de la noche, les oigo husmear a mi alrededor y siento sus hocicos en mi garganta.
Necesito más hombres que luchen con ellos por mí, es preciso. Ese... —señaló el cuerpo
rígido del guía— no fue nada para ellos, le hicieron tan poco caso como si fuera un hueso
mondo. Aquel —su dedo oscilante indicó a Fafhrd— es grande y fuerte. Podrá tenerlos a
raya durante largo tiempo.
La oscuridad en el exterior era ahora total, y la única luz provenía de la vela
chisporrotearte. El Ratonero dirigió una mirada furibunda al anciano encaramado en el
taburete, como un feo pájaro desplumado. Miró entonces al yaciente Fafhrd, observó
cómo subía y bajaba su amplio pecho, y vio la mandíbula fuerte y pálida que sobresalía
de los vendajes. Y ante aquella visión, una ira terrible y una irritación tremenda, ilimitada,
se apoderaron de él y se lanzó contra el anciano.
Pero en el mismo instante en que iba a descargar su daga volvió a oírse el sonido.
Parecía rezumar de algún pozo de oscuridad e inundar la torre y la llanura, de modo que
las paredes vibraban y el polvo se desprendía de los animales disecados que colgaban
del techo.
El Ratonero detuvo la hoja de su daga a unos dedos de distancia de la garganta del
viejo, el cual había echado la cabeza atrás y la movía de un lado a otro, aterrado. El
retorno del sonido planteaba necesariamente un interrogante: ¿podría alguien salvar
ahora a Fafhrd excepto el anciano? El Ratonero se debatió entre las alternativas, apartó al
viejo a un lado, se arrodilló al lado de Fafhrd, le agitó y le habló, pero no obtuvo
respuesta. Entonces oyó la voz del anciano, temblorosa y semiahogada por el sonido,
pero con una nota de confianza casi jactanciosa.
—El cuerpo de tu amigo está en el borde entre la vida y la muerte. Si lo mueves
bruscamente puede perder el equilibrio. Si le quitas los vendajes morirá con más rapidez.
No puedes ayudarle. —Entonces, como si pudiera leer la mente del Ratonero, añadió—:
No, no hay ningún antídoto. —Y como si temiera disipar todas las esperanzas, comentó—
: Pero no estará indefenso contra ellos. Es fuerte y su espíritu puede que lo sea también.
Tal vez sea capaz de extenuarlos. Si vive hasta la medianoche puede regresar.
El Ratonero se volvió y le miró. De nuevo el viejo pareció leer algo en los ojos
implacables del Ratonero, pues le dijo:
—Si me matas no satisfarás a esos que aúllan, no salvarás a tu amigo, sino que le
condenarás. Si les estafas mi espíritu, destrozarán el suyo.
El cuerpo enjuto del viejo se estremeció en un éxtasis de excitación y terror. Le
temblaban las manos, movía la cabeza adelante y atrás como si sufriera un ataque. Era
difícil interpretar nada en aquel rostro contorsionado, de ojos abiertos y redondos como
platos. El Ratonero se incorporó lentamente.
—Tal vez no —le dijo al anciano—. Es posible que, como dices, tu muerte le condene.
Habló lentamente y en un tono fuerte, mesurado—. Sin embargo, correré el riesgo de
matarte ahora mismo a menos que me sugieras algo mejor.
—Espera —dijo el viejo, apartando la daga del Ratonero con su mano de dedos
afilados—. Espera. Hay una manera en la que podrías ayudarle. En algún lugar de ahí
afuera —su mano trazó un arco hacia arriba—, el espíritu de tu amigo está luchando con
ellos. Me queda un poco de esa poción y te la daré. Entonces podréis luchar juntos contra
ellos. Pero has de ser rápido. ¡Mira! ¡Ahora mismo están atacándole!
El anciano señaló a Fafhrd. La venda que cubría el brazo izquierdo del bárbaro ya no
estaba impoluta, sino que había una mancha roja que iba extendiéndose en la muñeca...,
el lugar donde podría hacer presa un lebrel. Al ver aquello, el Ratonero sintió que se le
revolvían las entrañas. El viejo le estaba poniendo algo en la mano, y le decía: «Bebe
esto, bébelo».
El Ratonero bajó la vista. Se trataba de una pequeña redoma de cristal. El color
púrpura intenso del liquido era igual que el de un reguero seco que había visto en la
comisura de la boca de Fafhrd. Como un hombre embrujado, quitó el tapón, se llevó
lentamente el recipiente a los labios y se detuvo.
—¡Rápido! ¡Rápido! —le urgió el viejo, casi danzando de impaciencia—. La mitad es
suficiente para llevarte junto a tu amigo. El tiempo apremia. ¡Bebe! ¡Bebe!
Pero el Ratonero no bebía la poción. Una nueva idea había cruzado de pronto por su
mente, y miró al viejo por encima de su mano alzada. El anciano debió comprender al
instante el significado de aquella mirada, pues cogió la daga colocada entre las paginas
del libro y arremetió contra el Ratonero con una rapidez inesperada. Estuvo a punto de
alcanzarle, pero el hombrecillo de gris reaccionó a tiempo y, con su mano libre, golpeó de
costado la mano del viejo, de modo que la daga cayó al suelo. Entonces, con un
movimiento rápido y preciso, el Ratonero dejó la redoma sobre la mesa. El viejo corrió tras
él y se apoderó del recipiente, con la intención de destruirlo, pero la presa de hierro del
Ratonero se cerró alrededor de sus muñecas, obligándole a arrodillarse, con los brazos
inmovilizados y la cabeza hacia atrás.
—Sí erijo el Ratonero—. Beberé. Eso no me da miedo. Pero tú beberás también.
El viejo emitió un grito ahogado y se debatió convulsamente.
—¡No, no! —exclamó—. ¡Mátame! ¡Mátame con tu cuchillo! ¡Pero la poción no! ¡No me
hagas beber!
El Ratonero le inmovilizó los brazos, arrodillándose sobre ellos, y le levantó la
mandíbula. De repente el viejo se quedó quieto y le miró, con una lucidez peculiar en sus
ojos claros, de pupilas diminutas.
Es inútil le dijo—. He intentado engañarte, pues di a tu amigo todo lo que quedaba de la
pócima. Ese liquido de la redoma es veneno. Tendremos los dos una muerte horrible, y tu
amigo estará irremediablemente condenado.
Pero al ver que. estas palabras no afectaban al Ratonero, empezó a luchar de nuevo
como un maniaco. El otro hombre fue inexorable: aunque recibió una mordedura profunda
en la base del pulgar, abrió a la fuerza las mandíbulas del viejo, le apretó la nariz y le hizo
tragar el espeso liquido púrpura. El rostro del anciano enrojeció y se le hincharon las
venas. El ruido que hizo al tragar fue como un estertor de muerte. Entonces el Ratonero
apuró el resto —cera salado como la sangre y tenía un olor dulzón repugnante—, y
aguardó.
Lo que había hecho le llenaba de revulsión. Jamás había infligido semejante terror a un
ser humano, y pensó que habría preferido darle muerte. La mirada del viejo era
grotescamente similar a la de un niño sometido a tortura, pero el Ratonero se dijo que
aquel pobre desgraciado conocía el pleno significado de los aullidos que ahora sonaban
amenazadores en sus oídos. Casi estuvo a punto de dejarle alcanzar la daga hacia la que
tendía su mano temblorosa, pero pensó en Fafhrd y la sujetó con firmeza.
Gradualmente la habitación se llenó de niebla y empezó a oscilar y girar lentamente. El
Ratonero empezó a sentirse aturdido. Era como si el sonido disolviera las paredes. Algo
tiraba violentamente de su cuerpo y abría a la fuerza su mente. Hubo entonces una
oscuridad profunda, estremecida por un pandemónium de aullidos.
Pero no se oía sonido alguno en la vasta llanura misteriosa que sucedió de súbito a la
oscuridad. Sólo veía y tenía la sensación de un frío intenso. Una luz lunar que no tenía
una fuente precisa ni estaba empañada por nube alguna revelaba interminables
extensiones de roca negra y delimitaba el horizonte sin ningún rasgo característico.
Se daba cuenta de que había alguien a su lado y que trataba de esconderse tras él.
Entonces observó a corta distancia una forma pálida y supo instintivamente que era
Fafhrd, alrededor del cual bullía una jauría de formas animales, oscuras como sombras,
que saltaban y reculaban, acosando a la forma pálida, sus ojos con un brillo como la luz
lunar, pero más intenso, y cuyos largos hocicos gruñían sin hacer ruido. El ser que estaba
a su lado pareció encogerse más cerca de él. Y entonces el Ratonero corrió hacia su
amigo.
La sombría jauría se volvió hacia él y se dispuso a resistir la acometida. Pero el animal
que iba en cabeza pasó rozándole el hombro, y los restantes se dividieron y pasaron
flotando junto a él como una negra y turbulenta corriente. Luego el Ratonero se dio cuenta
de que la persona que había tratado de esconderse a sus espaldas ya no estaba allí. Se
volvió y vio que las negras formas perseguían a otra forma pequeña y pálida, la cual huía
con rapidez, pero la celeridad de los animales era mayor. Le pareció ver unas figuras más
altas, con forma humana, entre la jauría. Lentamente fue disminuyendo su tamaño y se
hicieron diminutas y vagas, pero aun así el Ratonero siguió percibiendo el horrible odio y
el temor que emanaba de ellas.
Luego se desvaneció la luz lunar y sólo permaneció el frío, y al fin también éste se
disipó y no quedó nada.
Cuando el Ratonero despertó, el rostro de Fafhrd le miraba.
—Note muevas, pequeño, no te muevas —le dijo—. No, no estoy malherido. Sólo tengo
un desgarrón en una mano, nada importante; no es peor que lo tuyo.
Pero el Ratonero meneó la cabeza con impaciencia y separó del diván el hombro
dolorido. La luz del sol penetraba a través de las estrechas ventanas, revelando el polvo
que flotaba en la atmósfera. Entonces vio el cuerpo del anciano.
—Sí —erijo Fafhrd, mientras el Ratonero, debilitado, se recostaba. Ahora sus temores
han terminado. Han acabado con él. Debería odiarle, pero ¿quién puede odiar a un
cuerpo tan desgarrado? Cuando llegué a la torre me dio el bebedizo. Algo funcionaba mal
en mi cabeza y creí sus palabras. Me dijo que me convertiría en un dios. Tomé la pócima
y me sentí transportado a un yermo frío en el infierno. Pero ahora todo ha terminado y
seguimos estando en Nehwon.
El Ratonero contempló los animales inequívocamente muertos que colgaban del techo
y se sintió contento.
6 - El reino hundido
—¡Nací con la suerte por gemela! —rugió jovialmente Fafhrd, el nórdico,
incorporándose con tanta rapidez que la frágil chalupa se balanceó un poco a pesar de los
balancines—. Pesco un pez en medio del océano, le abro la panza, ¡y mira, pequeño, lo
que encuentro!
El Ratonero Gris se apartó de la mano ensangrentada que se abría casi en su cara,
frunció la nariz con una mueca despectiva, alzó la ceja izquierda y escudriñó. El objeto no
parecía demasiado pequeño, ni siquiera en la ancha palma de Fafhrd, y aunque un poco
cubierto de babaza, se veía sin lugar a dudas que era de oro. Era a la vez un anillo y una
llave, la cual estaba dispuesta en ángulo recto, de modo que al usar el anillo quedase a lo
largo del dedo. Tenía una especie de grabado. Instintivamente, al Ratonero Gris no le
gustó el objeto. En cierto modo, en él se resumía la vaga intranquilidad que
experimentaba desde hacía varios días.
Para empezar, no le gustaba el inmenso océano salado, y sólo el temerario entusiasmo
de Fafhrd y su propia añoranza por la tierra de Lankhmar le habían impulsado a
embarcarse en aquel largo viaje, ciertamente arriesgado, a través de profundidades
inexploradas. No le gustaba el hecho de que un cardumen de peces hiciera hervir el agua
a semejante distancia de la costa. Hasta el tiempo uniforme y calmo y los vientos
favorables le molestaban, pues parecían indicar que ocultaban desgracias igualmente
enormes, como las nubes cargadas de electricidad que se hinchan en el aire sereno. Un
exceso de buena suerte era siempre peligroso. Y ahora el anillo, adquirido sin esfuerzo
por un azar afortunado y sorprendente.
Lo examinaron con más detenimiento; Fafhrd le daba vueltas lentamente. El grabado
del anillo, por lo que se podía descifrar, representaba un monstruo marino que hundía un
barco. Sin embargo, era sumamente estilizado y tenía pocos detalles. Uno podría
equivocarse. Lo que más asombraba al Ratonero, puesto que había viajado a lugares
lejanos y conocía gran parte del mundo, era que no reconocía el estilo.
Pero el anillo resucitó en Fafhrd extraños recuerdos. Reminiscencias de ciertas
leyendas contadas durante las largas noches nórdicas a la lumbre vacilante del fuego
hecho con madera arrojada a la playa por el mar, cuentos de grandes marinos y de
incursiones lejanas realizadas en las épocas antiguas; atisbos a la luz del fuego de ciertas
piezas del botín logrado por algún ancestro sumamente lejano y considerado demasiado
significativo por la tradición como para venderlo o trocarlo o incluso regalarlo;
advertencias vagamente amenazadoras utilizadas para asustar a los niños que se sentían
inclinados a nadar o navegar mar adentro. Por un momento, se le nublaron los ojos
verdes y la expresión de su rostro torcido por el viento se volvió seria, pero sólo por un
momento.
—Has de admitir que es algo hermoso —dijo riendo—. Qué puerta crees tú que abrirá?
Yo diría que la de la concubina de algún rey. Es lo bastante grande como para caber en el
dedo de un rey.
Lo lanzó al aire, lo cogió y lo frotó contra la tela rústica de su túnica.
—Yo no me lo pondría —dijo el Ratonero—. Probablemente el pez se lo tragó al
comerse la mano de un ahogado y habrá absorbido el veneno del cieno marino. Arrójalo
de nuevo al mar.
—¿E intento sacar uno más grande? —inquirió Fafhrd con una sonrisa sarcástica—.
No, me conformo con éste. —Se lo colocó en el dedo medio de la mano izquierda, cerró el
puño y lo observó con ojo crítico—. También me servirá para atizar golpes —comentó.
Entonces, al ver que un pez enorme saltaba del agua y casi se metía en la parte baja
de popa, levantó el arco, colocó en la cuerda una flecha sin plumas, cuya cabeza llevaba
púas y contrapesos, y miró fijamente por encima de la borda, con un pie apoyado en el
tolete. La flecha llevaba un sedal ligero y encerado.
El Ratonero le observaba, no sin envidia. Fafhrd, aquel hombre grande y esbelto,
parecía adquirir una delgadez y una seguridad de movimientos del todo nuevas cuando se
hallaban a bordo de una embarcación. Se volvía tan diestro como lo era el Ratonero en
tierra. El Ratonero no era ningún marinero de agua dulce y podía nadar tan bien como
Fafhrd, pero siempre se sentía un tanto intranquilo cuando sólo había agua a la vista, un
día sí y otro no, del mismo modo que Fafhrd estaba inquieto en las ciudades, aunque le
gustasen las tabernas y las peleas callejeras. A bordo, el Ratonero se volvía cauto y
aprensivo; se imponía como deber el vigilar que no hubiera fisuras, ni fuegos
incontrolados, ni comida envenenada ni jarcias podridas. No aprobaba que Fafhrd
ensayara constantemente nuevos aparejos y esperara hasta el último momento para
recoger las velas. Le molestaba un poco no poder calificarlo de audaz.
Fafhrd siguió escudriñando las aguas agitadas y veloces. Llevaba el largo cabello
cobrizo recogido detrás de las orejas y atado firmemente. Vestía una túnica rústica de
color marrón y calzones, y calzaba unas zapatillas ligeras de cuero, que podía quitarse
fácilmente. Por supuesto, no llevaba cinto, ni la espada larga ni las demás armas, que
estaban envueltas en una tela aceitada para evitar que se herrumbrasen. Tampoco
llevaba joyas ni adornos, a excepción del anillo.
El Ratonero fijó la mirada en un punto lejano, donde las nubes se amontonaban un
poco en el horizonte, más allá de la proa, hacia estribor. Se preguntó, casi con alivio, si no
sería el mal tiempo que les tocaba ya. Se cerró un poco más la fina túnica gris a la altura
del cuello, y movió un poco la caña del timón. El sol, que estaba a punto de ponerse,
proyectaba su sombra agazapada contra la vela parduzca.
El arco de Fafhrd produjo un sonido vibrante y la flecha cayó en picado. El sedal siseó
dentro del carrete que sostenía en la mano con que había sostenido la flecha. Lo controló
con el pulgar. El sedal se aflojó un poco y luego tironeó hacia popa. El pie de Fafhrd se
deslizó por el tolete hasta que frenó contra el balancín, a unos tres brazos de la borda.
Dejó que el otro pie se deslizara también y permaneció allí acostado, aferrado sin
esfuerzo; el mar le bañaba las piernas, mientras él manejaba cuidadosamente al pez,
riendo y gruñendo satisfecho.
—¿Y cómo ha ido tu suerte esta vez? —inquirió más tarde el Ratonero, mientras Fafhrd
servía la carne blanca y tierna, ligeramente humeante, asada en la caja de fuego, dentro
de la abrigada cabina de proa—. ¿Has conseguido un brazalete y un collar que hicieran
juego con el anillo?
Fafhrd sonrió burlonamente, con la boca llena, y no contestó, como si en el mundo no
hubiera otra cosa que hacer más que comer. Pero más tarde, cuando se tendieron bajo la
oscuridad estrellada cubierta de nubes, azotada por un viento fuerte que soplaba a
estribor y que hacía avanzar la embarcación a velocidad creciente, comenzó a hablar.
—Creo que le llamaban el reino de Simorgya. Se hundió bajo el mar hace siglos. Pero
incluso entonces, mi gente había realizado incursiones contra aquel reino, a pesar de que
fuese un viaje largo y que el regreso a casa fuera demoledor. Mis recuerdos no son muy
firmes. Sólo oí retazos de conversaciones sobre el tema cuando era niño. Pero vi unos
cuantos dijes grabados de un modo parecido a este anillo; sólo unos pocos. Las leyendas
decían, según creo, que los hombres de la lejana Simorgya eran magos poderosos,
capaces de dominar el viento, las olas y las criaturas submarinas. Pero por eso mismo el
mar se los tragó. Y ahora están ahí giró la mano hasta que el pulgar apuntó al fondo de la
barca. Según cuentan las leyendas, en verano, mi gente efectuó una incursión contra
ellos, y ninguna de las barcas regresó, salvo una, que volvió después de que hubiéramos
perdido toda esperanza; sus tripulantes estaban medio muertos de sed. Nos dijeron que
navegaron y navegaron, y que jamás llegaron a Simorgya, ni avistaron nunca su costa
rocosa y chata, ni sus torres con muchas ventanas. Sólo el mar desierto. El verano
siguiente y el otro partieron más barcas en busca de Simorgya, pero no lograron
encontrarla.
—En ese caso —inquirió el Ratonero agudamente—, ¿no estaremos quizá navegando
encima de ese reino hundido? ¿No es posible que el pez que pescaste no haya entrado y
salido a nado de esas torres?
—¡Quién sabe! —repuso Fafhrd con aire soñador—. El océano es grande. Si estamos
donde creemos que estamos, es decir, a mitad de camino rumbo a casa, es posible que
así sea o quizá no. No sé si alguna vez existió de veras Simorgya. Los forjadores de
leyendas son unos grandes mentirosos. De cualquier modo, es difícil que ese pescado
fuera tan antiguo como para haberse comido la carne de un hombre de Simorgya.
—No obstante, yo tiraría el anillo —sentenció el Ratonero con voz apagada, apenas
audible.
Fafhrd rió entre dientes. Su imaginación había despertado, veía el legendario reino de
Simorgya, pero no a oscuras y cubierto por grandes oleadas de cieno marino, sino como
podía haber sido hace tiempo, activo gracias al comercio y la industria, fuerte gracias a la
extraña hechicería. Entonces, la visión cambió y vio una galera larga y estrecha, de veinte
remos, como las que construía su pueblo, avanzando en un mar tormentoso. Un destello
de oro y acero cubría al capitán que estaba en la popa, y los músculos del timonel se
tensaban mientras luchaba con el remo del timón. Los rostros de los guerreros —remeros
mostraban una jubilosa avidez, dominados por el deseo de saquear lo desconocido. La
embarcación coda era como la punta sedienta de una lanza. Se maravilló ante la
intensidad de la visión, y sintió que antiguos anhelos vibraban ligeramente en su carne.
Palpó el anillo, acarició con el dedo el grabado del barco y el monstruo, y volvió a reír
entre dientes.
El Ratonero buscó en la cabina una vela ancha, de grueso pabilo, y la colocó en un
pequeño fanal de hueso a prueba de vientos. Colgado de la popa, hacía retroceder un
poco la oscuridad. Hasta medianoche le tocaba montar guardia al Ratonero. Al cabo de
un rato, Fafhrd se quedó dormido.
Despertó con la sensación de que el tiempo había cambiado y era preciso trabajar con
rapidez. El Ratonero le estaba llamando. La chalupa estaba escorada de tal modo que el
balancín de estribor cabalgaba las crestas de las olas. El aire estaba cargado de un rocío
helado y el fanal se balanceaba locamente. Sólo se veían estrellas a popa. El Ratonero
colocó la chalupa proa al viento, y Fafhrd recogió la vela, mientras las olas martilleaban la
proa; de vez en cuando alguna cresta ligera rompía sobre la chalupa.
Cuando recuperaron el rumbo, Fafhrd no se unió inmediatamente al Ratonero, sino que
se quedó cavilando, lo que hacía casi por primera vez. Se preguntaba si la chalupa
soportaría un mar enfurecido. No era el tipo de embarcación que habría construido en su
cierra natal del norte, pero era la mejor que podía conseguirse en aquellas circunstancias.
La había calafateado y embreado meticulosamente, había cambiado la madera de
aspecto demasiado débil, había reemplazado la vela cuadrada por otra triangular, y
aumentado un poco el peso de la proa. Para compensar la tendencia a volcar, había
añadido unos toletes detrás del mástil hacia popa, y con la madera más fuerce y
resistente había construido los largos travesaños, ablandándolos con vapor para darles la
forma correcta. Sabía que era un trabajo bien realizado, pero eso no cambiaba el hecho
de que la embarcación tenía una estructura desmañada y muchas debilidades ocultas.
Olisqueó el aire húmedo y salado y escudriñó a barlovento con los ojos entrecerrados,
tratando de aquilatar el tiempo que haría. Advirtió que el Ratonero le decía algo y volvió la
cabeza para escuchar.
—¡Tira el anillo antes de que nos topemos con un huracán!
Sonrió e hizo un amplio ademán que significaba que no haría tal cosa. Luego volvió a
escudriñar el caos enloquecido y rielante de la oscuridad y las olas a barlovento. Los
pensamientos sobre la chalupa y el tiempo desaparecieron, y se limitó a absorber la
escena imponente y antigua, balanceándose para mantener el equilibrio, sintiendo cada
movimiento de la embarcación y, al mismo tiempo, intuyendo, casi como si estuviera
emparentada con él, la fuerza sin dios de los elementos.
Fue entonces cuando ocurrió algo que le arrebató la capacidad de reaccionar y lo
mantuvo como paralizado por un hechizo. Del muro inmenso de la oscuridad surgió la
proa con cabeza de dragón de una galera. Divisó la madera negra de las bandas, la
madera ligera de los remos, el resplandor del metal mojado. Se parecía tanto a la nave de
sus sueños que se quedó mudo de asombro sin saber si se trataba de otra visión, si había
tenido un fugaz vislumbre clarividente, o si la había invocado a través de las
profundidades de sus pensamientos. La nave se asomaba cada vez más alto.
El Ratonero gritó y tiró de la caña del timón, haciendo un esfuerzo extremo que le
arqueó el cuerpo. La chalupa se apartó del camino de la proa con cabeza de dragón
demasiado tarde. Fafhrd seguía mirándola fijamente, como si fuera una aparición. No
escuchó el grito de advertencia del Ratonero cuando la vela de la chalupa se hinchó por el
otro lado y, después de atravesar la barca, volcó el agua acumulada. El golpe le alcanzó
en la parte posterior de las rodillas y lo lanzó fuera, pero no al mar, porque sus pies
toparon con el estrecho balancín y allí encontraron un precario equilibrio. En aquel
momento, un remo de la galera cayó sobre él y Fafhrd se tambaleó de lado, aferrándose
instintivamente a la pala mientras caía. El mar le azotó con violencia, pero siguió aferrado
con todas sus fuerzas y comenzó a subir por el remo, pasando una mano sobre la otra.
Tenía las piernas adormecidas y temió no poder nadar. Seguía hechizado por lo que
veía. En aquel momento se olvidó del Ratonero y de la chalupa. Se libró de las olas
voraces, llegó hasta la banda de la galera y se aferró a la chumacera. Luego miró atrás y
vio, con pasmo y sorpresa, que la popa de la chalupa desaparecía y que la cara gris del
Ratonero, iluminada cuando el fanal osciló cerca de él, le miraba fijamente con
desconcierto e impotencia.
Lo que ocurrió después puso fin al hechizo que le tenía inmovilizado, fuera de la clase
que fuere. Una mano cargada de acero le golpeó. Giró hacia un lado y aferró la muñeca,
luego se sujetó a la banda de la galera, metió el pie en la chumacera, encima del remo, y
tiró. El hombre dejó caer el cuchillo demasiado tarde; agarrado a la banda, no logró
sujetarse bien y fue arrastrado por la borda, escupiendo y cerrando las mandíbulas con un
pánico fútil. Fafhrd tomó instintivamente la ofensiva; de un salto se plantó sobre la
bancada, la última de diez y media bajo la cubierta de popa. Sus ojos inquisitivos
descubrieron una hilera de espadas; extrajo una, amenazando a las dos figuras sombrías
que avanzaban de prisa hacia él: una desde las bancadas de proa, la otra desde la popa.
Le atacaron con rapidez, pero en silencio, lo cual le resultó extraño. Las armas húmedas
de rocío resplandecieron al entrechocar.
Fafhrd luchó con cautela, manteniéndose en guardia por si recibía un golpe desde
arriba, haciendo coincidir sus embates con el balanceo de la galera. Esquivó un golpe
violento y paró un revés procedente de la misma arma. Una vaharada rancia de vino
agriado le inundó la cara. Otro hombre sacó un remo de la chumacera y lo blandió como
si fuera una lanza enorme; se interpuso entre Fafhrd y los dos espadachines, golpeando
pesadamente la hilera de espadas. Fafhrd atisbó una cara como de rata, dentuda y de
ojos pequeñitos, que le espiaba desde la oscuridad más profunda que había debajo de la
popa. Uno de los espadachines arremetió contra él, enfurecido: resbaló y cayó. El otro
cedió y luego recobró fuerzas para una nueva arremetida, pero se detuvo con la espada
en el aire, mirando por encima de la cabeza de Fafhrd, como si se tratara de un nuevo
adversario. La cresta de una ola enorme le golpeó en el pecho, dejándole sin sentido.
Fafhrd sintió el peso del agua sobre sus hombros y se aferró de la popa. La cubierta se
encontraba en una inclinación peligrosa. El agua entraba a borbotones por las
chumaceras de la otra banda. En medio de la confusión, se dio cuenta de que la galera
navegaba entre el seno de dos olas y empezaba a dar el costado al mar. No estaba
construida para soportar semejante tensión. Fafhrd saltó, apoyándose en una mano, pasó
a la popa al tiempo que esquivaba otra ola que rompía, y sumó sus fuerzas a las del
timonel que luchaba en solitario. Juntos empujaron con todas sus fuerzas el enorme remo
que parecía estar sepultado en piedra en vez de agua. Pulgada a pulgada se esforzaron
en abrirse paso por la estrecha cubierta. De todos modos, la galera estaba sentenciada.
Algo —un momentáneo amainar del viento y de las olas, o quizás un golpe de suerte
del remero de proa— decidió la suerte. Lenta y laboriosamente, como una carraca
anegada, la galera se irguió y comenzó a retroceder hasta recuperar el rumbo correcto.
Fafhrd y el timonel hicieron un esfuerzo para mantener cada vara ganada. Sólo cuando la
galera cabalgaba segura delante del viento se atrevieron a levantar la vista. Fafhrd vio dos
espadas que le apuntaban, resueltas, al pecho. Calculó sus posibilidades y no se movió.
No era fácil creer que el fuego se hubiera mantenido a pesar de tanta agua; no
obstante, uno de ellos llevaba una antorcha embreada y chisporroteante. A la luz de la
antorcha, Fafhrd vio que eran nórdicos, como él. Hombres grandes y enjutos, tan rubios
que parecían carecer de cejas. Llevaban atavíos de guerra con incrustaciones de metal y
unos yelmos de bronce bien ajustados. Sus expresiones quedaron congeladas a mitad de
camino entre una sonrisa burlona y una mirada iracunda. Fafhrd volvió a oler un vaho de
vino rancio y dejó vagar la mirada. Tres remeros achicaban el agua con un cubo y un sifón
manual.
Alguien avanzaba a grandes zancadas hacia la popa; el jefe, si así podía deducirse por
el oro y las joyas que lucía y su aire de seguridad. Subió veloz por la corea escalera; sus
piernas eran ágiles como las de un gato. Parecía más joven que los demás y sus
facciones eran casi delicadas. El cabello rubio, fino y sedoso se aplastaba húmedamente
contra sus mejillas. En sus labios apretados y sonrientes había una rapacidad felina, y sus
ojos azules como joyas reflejaban una cierta locura. Fafhrd endureció el rostro cuando le
inspeccionaron. Había algo que no dejaba de importunarle: ¿por qué, incluso en el fragor
de la confusión, no había oído gritos ni chillidos ni órdenes vociferantes? Desde que había
subido a bordo, no se había pronunciado una sola palabra.
El joven jefe pareció llegar a una conclusión con respecto a Fafhrd, pues su fina sonrisa
se amplió un poco, y el hombre se dirigió hacia la cubierta de remos. Entonces, Fafhrd
rompió el silencio y dijo con una voz que sonaba forzada y ronca:
—¿Qué intenciones tienes? No olvides tener en cuenta que he salvado tu barco.
Se puso tenso y notó con cierta satisfacción que el timonel permanecía junto a él, como
si la tarea compartida hubiera forjado un vínculo entre los dos. La sonrisa desapareció del
rostro del jefe. Se llevó un dedo a los labios y, con impaciencia, repitió su primer gesto.
Esta vez, Fafhrd lo entendió. Tendría que reemplazar al remero que había arrojado por la
borda. No pudo por menos que admitir que había cierta justicia irónica en la idea. Se dio
cuenta de que le aguardaría una muerte rápida si se inclinaba por la lucha con tanta
desventaja; y una muerte lenta, si saltaba por la borda con la loca esperanza de encontrar
la chalupa en la oscuridad extrema. Los brazos que sostenían las espadas se tensaron.
Asintió fríamente con la cabeza para mostrar su sumisión. Por lo menos, aquellos
hombres eran de los suyos.
Al sentir el primer impacto pesado del agua rebelde contra la pala de su remo, una
nueva sensación se apoderó de Fafhrd..., una sensación que no le resultaba desconocida.
Tuvo la impresión de convertirse en parte del barco, de compartir sus propósitos,
cualesquiera que éstos fuesen. Era el antiguo espíritu de la bancada. Cuando sus
músculos se calentaron y sus nervios se acostumbraron al ritmo, empezó a lanzar
miradas furtivas a los hombres que le rodeaban, como si los conociera de antes, tratando
de penetrar y compartir la expresión ávida e inmóvil de sus caras.
Algo se acurrucaba entre un montón de pliegues de tela raída que emergían de la
pequeña cabina, en el fondo, debajo de la popa, y acercaba un recipiente de cuero a los
labios del remero sentado en el lado opuesto. La criatura parecía absurdamente baja
entre unos hombres tan altos. Cuando se volvió, Fafhrd reconoció los ojos pequeñitos que
había visto antes, y mientras se acercaba, debajo de la pesada capucha distinguió el
rostro arrugado, ocre y taimado de un anciano mingol.
—Con que eres tú gruñó burlonamente el mingol—. Me gustó tu esgrima. Bebe mucho
ahora, porque Lavas Laerk quizá decida sacrificarte a los dioses del mar anees del
amanecer. Pero ten cuidado de no derramar nada.
Fafhrd chupó ávidamente, tosió y escupió cuando un sorbo de vino fuerte le quemó la
garganta. Al cabo de un momento, el mingol le arrebató el recipiente.
—Ahora ya sabes que Lavas Laerk alimenta a sus remeros. Son pocas las
tripulaciones de este mundo, o del otro, que reman gracias al vino. —Lanzó una risita
humorística, no exenta de júbilo y agregó—: Te estás preguntando por qué hablo en voz
alta. Pues verás, el joven Lavas Laerk podrá imponer el silencio a todos sus hombres,
pero no puede hacer lo mismo conmigo, que soy sólo un esclavo. Porque me encargo del
fuego, ya sabes tú con cuanto cuidado, y sirvo el vino y cocino la carne y recito conjuros
por el bien del barco. Hay ciertas cosas que ni Lavas Laerk ni ningún otro hombre, ni
ningún otro demonio, pueden exigirme.
—Pero ¿qué tiene Lavas Laerk...?
La mano coriácea del mingol se cerró sobre la boca de Fafhrd y apagó la pregunta
susurrada.
—¡Calla! ¿En tan poco valoras tu vida? Recuerda que eres un secuaz de Lavas Laerk.
Pero te diré lo que deberías saber. —Se sentó en el banco húmedo, junto a Fafhrd;
parecía un manojo de trapos negros arrojado allí por alguien—. Lavas Laerk juró efectuar
una incursión en la lejana Simorgya, y se ha impuesto a sí mismo y a sus hombres un
voto de silencio hasta que vean la costa. ¡Silencio! Ya sé que dicen que Simorgya está
bajo las olas, o que nunca existió un lugar así. Pero Lavas Laerk hizo un juramente ante
su madre, a la que odia más que a sus amigos, e incluso mató a un hombre que se
atrevió a cuestionar su decisión. De modo que buscamos a Simorgya, aunque más no sea
para robar las perlas de las ostras y arrebatarle los peces. Inclínate y rema con más
facilidad durante unos momentos, y ce diré un secreto que no es secreto y haré una
profecía que no es profecía. —Se acercó más y susurró—: Lavas Laerk odia a todos los
hombres sobrios, porque cree, y con razón, que sólo los borrachos pueden parecérsele un
poco. Esta noche la tripulación remará bien, aunque ya hace un día que no comen carne.
Esta noche, el vino les hará atisbar al menos el fulgor de las visiones que ve Lavas Laerk.
Pero mañana, sólo habrá espaldas doloridas, estómagos enfermos y cráneos trepanados
por el dolor. Entonces, habrá un motín, y a Lavas Laerk no lo salvará ni siquiera su locura.
Fafhrd se preguntó por qué temblaba el mingol, por qué tosía débilmente y producía un
sonido gorgoteante. Tendió el brazo y un líquido caliente le empapó la mano desnuda.
Lavas Laerk extrajo su puñal del cuello del mingol y éste se deslizó por el banco y cayó de
bruces.
No se dijo una palabra, pero la certeza de que se había cometido un hecho abominable
pasó de remero en remero a través de la tormentosa oscuridad, hasta que llegó al banco
de proa. Gradualmente, comenzó entonces una especie de agitación contenida, que
aumentó de un modo notable a medida que se iba filtrando poco a poco una conciencia
de la naturaleza especialmente infame del hecho: el asesinato del esclavo que cuidaba
del fuego y cuyos poderes mágicos, aunque a menudo ridiculizados, se hallaban ligados
al destino de la nave misma. Sin embargo, no se pronunciaron palabras inteligibles, sino
gruñidos y murmullos apagados; los remos raspaban las chumaceras al entrarlos y
apoyarlos los marineros; se produjo un murmullo creciente en el que se entremezclaban la
consternación, el temor y la rabia, y que recorría la nave de proa a popa como una ola
dentro de una bañera Atrapado a medias por ese murmullo, Fafhrd se preparó para saltar,
aunque no sabía a ciencia cierta si saltaría sobre la figura inmóvil de Lavas Laerk o hacia
la relativa seguridad de la cabina de popa. Sin duda, Lavas Laerk estaba sentenciado; o
más bien habría estado sentenciado si el timonel no hubiera gritado desde la popa con su
vozarrón vacilante:
—¡Tierra ala vista! ¡Simorgya! ¡Simorgya!
Como una desgarrante mano esquelética, aquel grito salvaje se unió a la agitación de
la tripulación y la condujo a unas cimas insoportables. Un tembloroso aliento contenido
barrió la nave. Se oyeron entonces gritos de sorpresa, aullidos de miedo, maldiciones que
eran medio plegarias. Dos remeros comenzaron a pelear sin más motivo aparente que el
hecho de que el repentino y doloroso estallido de sus emociones requería una acción de
algún tipo, de cualquier tipo. Otro tiraba con furia de su remo, conminando al resto a que
siguieran su ejemplo, para invertir el rumbo de la galera y huir. Fafhrd saltó por encima de
su banco y miró al frente.
La tierra surgía enorme como una montaña y peligrosamente cerca. Una enorme
mancha negra, vagamente delineada por la oscuridad menos intensa de la noche, oculta
en parte por la bruma y las nubes vaporosas impulsadas rápidamente por el viento, pero
que, no obstante, mostraba en varios sitios y a diversas distancias cuadrados de tenue luz
que, por su disposición regular, no podían ser otra cosa que ventanas. Con cada latido
frenético del corazón, el rugido del oleaje y el tronar de la rompiente se hicieron más
fuertes.
De repente se abalanzó sobre ellos. Fafhrd vio deslizarse junto a la nave un enorme
peñasco escarpado y saliente; pasó can cerca que partió en dos el último remo de la
banda opuesta.
Cuando la galera se elevó sobre una ola, espió aterrorizado a través de tres ventanas
que había en el escarpado peñasco —si es que se trataba de un peñasco y no de una
torre semisumergida— pero no vio nada, salvo una luminiscencia amarilla y fantasmal.
Oyó entonces a Lavas Laerk que aullaba órdenes con voz ronca y estridente. Unos
cuantos hombres remaban con, desesperación, pero ya era demasiado tarde para ello,
aunque la galera parecía haberse metido detrás de un muro protector de rocas donde las
aguas eran ligeramente más calmas. La quilla rascó el fondo produciendo un ruido
terrible. Las cuadernas crujieron y se partieron. Una última ola los elevó y un estrépito
enorme y rechinarte hizo girar y tambalearse a varios hombres. Entonces la galera dejó
de moverse y el único sonido que se oía era el rugir de la rompiente, hasta que Lavas
Laerk gritó, lleno de júbilo:
—¡Repartid el vino y las armas! ¡Preparaos para la incursión!
Las palabras parecieron increíbles en aquella situación más que peligrosa, con la
galera destrozada sin remedio, destripada sobre las rocas. No obstante, los hombres se
reagruparon, incluso parecieron contagiarse un poco de la avidez salvaje de su jefe, el
cual les había probado que el mundo no era más cuerdo que él.
Fafhrd observó cómo sacaban de la cabina de popa una antorcha tras otra, hasta que
toda la popa zozobrada fulguró llena de humo. Observó cómo se arrebataban los odres de
vino Y bebían de ellos; cómo sopesaban las espadas y los puñales repartidos,
comparándolos y hendiendo el aire para percibir su efecto. Entonces, algunos hombres le
sujetaron y le empujaron hacia la hilera de espadas, diciéndole:
—Vamos, pelirrojo, tú también has de llevar un arma.
Fafhrd obedeció sin protestar, pero tenía la sensación de que algo evitaría que
armasen a alguien que hasta hacía poco había sido un enemigo. Y estaba en lo cierto,
porque Lavas Laerk detuvo al lugarteniente que se disponía a darle a Fafhrd una espada,
y miró con atención creciente la mano izquierda de Fafhrd.
Sorprendido, Fafhrd la levantó, y Lavas Laerk gritó:
—¡Apresadlo! —y en el mismo instante, arrancó algo del dedo anular de Fafhrd, el cual
recordó entonces: era el anillo.
—No puede haber duda sobre el artificio —dijo Lavas Laerk, escudriñando arteramente
a Fafhrd; sus brillantes ojos azules daban la impresión de estar desenfocados o
ligeramente bizcos—. Este hombre es un espía de Simorgya, o tal vez un demonio
simorgyano que adoptó la forma de nórdico para acallar nuestras sospechas. Surgió del
mar en medio de una terrible tormenta, ¿no es así? ¿Quién de vosotros ha visto una
embarcación?
—Yo vi una —osó decir el timonel rápidamente—. Una extraña chalupa con una vela
triangular...
Pero Lavas Laerk le obligó a callar con una mirada de soslayo.
Fafhrd sintió en la espalda la punta de un puñal y contuvo sus músculos tensos.
—¿Le matamos?
La pregunta provino de un lugar muy cercano, detrás de la oreja de Fafhrd. Lavas
Laerk sonrió con malicia hacia la oscuridad y se detuvo, como si estuviera escuchando el
consejo de algún espectro invisible de la tormenta Entonces, sacudió la cabeza y dijo:
—Que viva por ahora. Podrá mostrarnos dónde está oculto el botín. Vigiladlo con las
espadas desenvainadas.
Tras esto todos abandonaron la galera, bajando por unas sogas que colgaban de la
proa y caían sobre unas rocas que las olas cubrían y descubrían alternativamente.
Algunos se echaron a reír y saltaron. Una antorcha se apagó con un siseo al caer al mar.
Se oía infinidad de gritos. Alguien comenzó a cantar con una voz beoda que tenía un filo
parecido al de un cuchillo herrumbrado. Lavas Laerk logró entonces ordenarlos de algún
modo e iniciaron la marcha; la mitad de ellos llevaban antorchas, unos cuantos
continuaban acariciando los odres, resbalaban y caían, maldecían a las rocas y a los
bálanos afilados que les cortaban cuando caían, lanzaban amenazas exageradas a la
oscuridad que les circundaba y en la que brillaban unas extrañas ventanas. Atrás había
quedado la galera que yacía como un escarabajo muerto, con los remos que emergían
oblicuamente por las portañolas.
Habían recorrido una corta distancia, y el sonido de la rompiente era menos atronador,
cuando las luces de las antorchas revelaron un portal en un enorme muro de roca negra
que podía haber sido o no un castillo, más que un risco cavernoso. El portal era cuadrado
y tenía la altura de un remo. Tres escalones de piedra gastada, cubiertos de arena
húmeda, conducían hasta él. Con dificultad pudieron ver que en los pilares y en el pesado
dintel de la parte superior, había unos grabados parcialmente destruidos por el cieno y
unas incrustaciones de algún tipo que, sin lugar a dudas, eran simorgyanas por su oscuro
simbolismo.
La tripulación, que ahora observaba en silencio, se apiñó. La procesión dispersa se
convirtió en un nudo apretado. Lavas Laerk gritó entonces con tono burlón:
—Simorgya, ¿dónde están tus guardias? ¿Dónde están tus hombres luchadores?
Y a continuación subió directamente los escalones de piedra. Después de un momento
de incertidumbre, el nudo se deshizo y los hombres lo siguieron.
Fafhrd se detuvo involuntariamente ante el umbral enorme, pasmado al comprobar la
fuente de la tenue luz amarillenta que había divisado antes en las altas ventanas. Porque
la luz estaba en todas partes: en el techo, en los muros, en el suelo legamoso; todo
fulguraba con una fosforescencia fluctuante. Hasta los grabados brillaban. Una mezcla de
espanto y repugnancia se apoderó de él. Pero los hombres que le rodeaban, le
empujaban y le obligaban a avanzar. El vino y su jefe habían adormecido su
discernimiento, y mientras bajaban a grandes zancadas por el largo corredor, no parecían
haber reparado demasiado en la escena abismal.
Al principio, algunos tenían preparadas sus armas, listos para hacer frente a una
posible emboscada o correría, pero no tardaron en bajarlas negligentemente, e incluso
siguieron bebiendo de los odres y haciendo bromas. Un corpulento remero, cuya barba
rubia estaba manchada por el rocío amarillo dejado por el oleaje, entonó una saloma y los
demás se unieron a él, hasta que las húmedas paredes rugieron. Se internaron cada vez
más en la cueva o castillo, por el ancho y sinuoso corredor recubierto de fango.
Fafhrd era impulsado como por una corriente. Cuando se movía con demasiada
lentitud, los demás le empujaban y aceleraba el paso, pero todo era involuntario. Sólo sus
ojos obedecían a su voluntad; giraban de un costado a otro, absorbían los detalles con
una curiosidad enorme: la interminable serie de grabados imprecisos, con sus monstruos
marinos, figuras de malsana forma humana y rayas o mantas gigantes, ligeramente
antropomórficas, parecían adquirir vida y moverse a medida que la fosforescencia
fluctuaba; un grupo de ventanas más altas o de aberturas de algún tipo, de las cuales
pendían unas algas mucilaginosas; los charcos de agua aquí y allá; el pez aún vivo y
boqueante que los demás pisaban o apartaban de una patada; los racimos de conchas
barbudas que colgaban de los rincones; la impresión de que más adelante había cosas
que se escabullían apartándose del camino. Un pensamiento le martilleó el cráneo con
una fuerza cada vez mayor: indudablemente, los demás debían darse cuenta de dónde
estaban, debían saber que éste era el refugio de las criaturas más secretas de las
profundidades. Sí, sin duda debían saber que Simorgya se había hundido bajo el mar y
que sólo había vuelto a surgir ayer, o hacía una hora.
Pero seguían avanzando tras Lavas Laerk, y aún cantaban y gritaban y bebían vino a
grandes tragos, echando atrás las cabezas y enarbolando los odres mientras caminaban.
Fafhrd no podía hablar. Tenía los músculos de la espalda contraídos como si cargara ya
sobre ellos el peso del mar. La ominosa presencia de la hundida Simorgya se tragaba y
oprimía su mente. Recuerdos de las leyendas, pensamientos de los oscuros siglos
durante los cuales la vida marina había penetrado lentamente, retorciéndose y nadando a
través del laberinto de aposentos y corredores hasta que encontró un cubil en cada
recoveco, en cada grieta, y Simorgya fue una sola junto con los misterios del océano. En
una gruta profunda que se abría al corredor, logró divisar una gruesa mesa de piedra,
detrás de la cual había una enorme silla de piedra; y aunque no podía estar seguro, creyó
que veía una forma de pulpo acurrucada en ella, como imitando a un ocupante humano;
los tentáculos se enroscaban a la silla, los ojos no parpadeaban y miraban, brillantes.
Poco a poco, la lumbre de las antorchas humeantes empalideció, a medida que la
fosforescencia se acentuó más. Y cuando los hombres dejaron de cantar, ya no se oía el
sonido de las olas.
Entonces, desde una curva pronunciada del corredor, Lavas Laerk profirió un grito
triunfante. Los demás se apresuraron y le siguieron, atropellándose, tambaleándose,
gritando ávidamente.
—¡Oh, Simorgya! —aulló Lavas Laerk—, ¡hemos encontrado tu sala del tesoro!
La sala en la que desembocaba el corredor era cuadrada, y su techo era
considerablemente más bajo que el del corredor. Esparcidos aquí y allá, había unos
cuantos cofres negros, saturados de humedad y fuertemente atados. El suelo que pisaban
ahora estaba mucho más sucio, los charcos de agua abundaban más. La fosforescencia
era más intensa.
El remero de barba rubia se adelantó de un salto al ver que los demás titubeaban, y tiró
de la tapa del cofre que tenía más a mano. Se quedó con un trozo en la mano; la madera
era blanda como el queso, y lo que parecía metal no era más que un cieno negro y
pegajoso. Volvió a aferrarlo y arrancó gran parte de la tapa, dejando al descubierto una
capa de oro de un brillo apagado y unas gemas cubiertas de cieno. De la superficie
enjoyada, se escurrió una criatura, parecida a un cangrejo, que huyó a través de un
agujero que había en la parte trasera.
Con un fuerte grito de codicia los demás se abalanzaron sobre los cofres, tizoneando,
arrancando e incluso golpeando con sus espadas la madera esponjosa. Dos hombres que
entablaron una lucha para decidir cuál de ellos debía abrir el cofre, cayeron sobre él
haciéndolo pedazos, y continuaron luchando en medio de las joyas y la suciedad.
Mientras ocurría todo esto, Lavas Laerk permaneció en el mismo lugar en el que había
proferido su primer grito incitante. A Fafhrd, al que había olvidado y que estaba de pie,
junto a Lavas Laerk, le pareció que éste se sentía perturbado por el hecho de que su
búsqueda tocara a su fin, y tuvo la impresión de que buscaba desesperadamente algo
más, algo más que joyas y oro para saciar su loca obstinación. Entonces notó que Lavas
Laerk miraba fijamente alguna cosa, una puerta cuadrada, cubierta de lodo, pero en
apariencia de oro, que se encontraba al otro lado de la sala, en la boca del corredor; la
puerca llevaba grabado un monstruo marino extraño, ondulante, con forma de manto.
Fafhrd oyó a Lavas Laerk reír guturalmente y le vio avanzara grandes y seguros pasos
hacia la puerta. Vio que Lavas Laerk llevaba algo en la mano, y se sorprendió al
reconocer que se trataba del anillo que le había arrebatado; vio que Lavas Laerk
empujaba la puerta sin que ésta se moviera, le vio manipular el anillo y meter la parte de
la llave en la puerta dorada para hacerla girar después. Observó que la puerta cedía un
poco cuando Lavas Laerk volvió a empujarla.
Entonces comprendió —y tal comprensión le llegó como el impacto de un muro
rugiente de agua— que nada había ocurrido por casualidad, que todo, desde el momento
en que su flecha atravesó al pez, había sido planeado por alguien o algo..., algo que
quería que se abriera esa puerta, y girando sobre sus talones huyó corredor abajo como
si una marejada le pisara los talones.
Sin la lumbre de las antorchas, el corredor tenía un aspecto pálido y furtivo, como una
pesadilla. La fosforescencia parecía arrastrarse como llena de vida, revelando en cada
concavidad unas criaturas que antes no había descubierto. Fafhrd tropezó, cayó cuan
largo era, se levantó y siguió corriendo. Por más que corriera a toda velocidad, parecía
avanzar con lentitud, como en un mal sueño. Intentó fijar la vista al frente, pero por el
rabillo del ojo seguía viendo con todo detalle lo que había descubierto antes: las algas que
pendían, los grabados monstruosos, las conchas barbudas, los ojos del pulpo que
miraban sombríamente. Notó sin sorprenderse que sus pies y su cuerpo brillaban en
todos aquellos sitios en que el cieno lo había manchado o salpicado. En la omnipresente
fosforescencia atisbó un pequeño cuadrado de oscuridad y fue hacia él a toda carrera. El
cuadrado fue aumentando de tamaño: era el portal de la caverna. Atravesó el umbral
precipitadamente y vio la noche. Oyó que una voz gritaba su nombre.
Era la voz del Ratonero Gris. Venía en dirección contraria de la galera zozobrada.
Corrió hacia ella atravesando salientes traicioneros. La luz de las estrellas, que ahora
habían vuelto, le mostró que ante sus pies se abría un negro abismo. Saltó y aterrizó con
un impacto tembloroso sobre otra superficie rocosa y salió corriendo sin caerse. Vio la
punta de un mástil que surgía de la oscuridad y casi arrolló a la pequeña figura que se
disponía a avanzar en la dirección desde la cual él había huido. El Ratonero le aferró por
el hombro, le arrastró hasta el borde y le empujó. Hendieron las aguas juntos y nadaron
hasta la chalupa, anclada a sotavento, protegida por las rocas. El Ratonero comenzó a
levantar el ancla pero Fafhrd cortó la cuerda con un cuchillo que le arrancó del cinturón a
su compañero y desplegó la vela con movimientos rápidos y silbantes.
Lentamente, la chalupa comenzó a moverse. Poco a poco, los rizos se transformaron
en pequeñas olas; las pequeñas olas en olas vigorosas. Pasaron delante de un negro
saliente rocoso, bordeado de espuma, y estuvieron en mar abierto. Fafhrd seguía sin
hablar pero desplegó aún más las velas e hizo todo lo posible para conseguir que la
chalupa castigada por la tormenta alcanzara más velocidad. Rindiéndose al desconcierto,
el Ratonero le ayudó.
No hacía mucho que navegaban cuando cayó el golpe. El Ratonero, que miraba hacia
popa, lanzó un ronco grito de incredulidad. La ola que les alcanzaba rápidamente era más
alta que el mástil. Y algo succionaba la chalupa haciéndola retroceder. El Ratonero
levantó los bracos para escudarse. Entonces, la chalupa comenzó a elevarse; subió y
subió hasta que alcanzó la cima, perdió el equilibrio y cayó en picado sobre la banda
opuesta. A la primera ola le siguió una segunda y una tercera, y una cuarta, codas casi
igual de altas. Una embarcación más grande habría zozobrado sin duda. Finalmente, las
olas dejaron paso a un caos agitado, espumoso e impredecible, en el que hicieron falta
una pizca de fuerza y miles de decisiones rápidas pata mantener la chalupa a flote.
Cuando llegó la pálida aurora, habían recuperado el rumbo de regreso a casa; una
pequeña vela improvisada suplantaba a la que se había toco durante la tormenta; ya
habían achicado agua suficiente como para que la chalupa pudiera navegar
satisfactoriamente. Como ofuscado, Fafhrd vigilaba a la espera de que llegase el
amanecer; se sentía débil como una mujer. Oyó a medias al Ratonero cuando le refería
fragmentariamente cómo había perdido el rastro de la galera en la tormenta, pero había
seguido lo que adivinó que sería su rumbo general hasta que la tormenta amainó, y
entonces divisó la extraña isla en la que tocó tierra, creyendo erróneamente que se
trataba del puerto de origen de la galera.
El Ratonero sacó entonces un vino amargo y no muy fuerce y un poco de pescado
salado, pero Fafhrd los rechazó y dijo:
—Hay una cosa que debo saber. En ningún momento he mirado atrás. Tú mirabas
ansiosamente hacia algo que había detrás de mí. ¿Qué era?
El Ratonero se encogió de hombros.
—No lo sé. La distancia era muy grande y la luz extraña. Lo que creo que vi era una
tontería. Hubiera dado lo que fuese por encontrarme más cerca. —Frunció el ceño, y
volvió a encogerse de hombros—. Pues bien, lo que creo que vi fue una multitud de
hombres vestidos con enormes capas negras; parecían nórdicos que salían a toda carrera
de una especie de abertura. Había algo extraño en ellos: la luz gracias a la cual podía
verlos no parecía provenir de fuente alguna. Entonces, hicieron ondear las enormes capas
negras a su alrededor como si estuvieran luchando con ellas o bailando una especie de
danza..., ya te dije que era una tontería... Luego, se pusieron a gatas, se cubrieron con las
capas y regresaron gateando al lugar del que habían salido. Y ahora dime que soy un
mentiroso.
Fafhrd sacudió la cabeza.
—Sólo que no eran capas —dijo.
El Ratonero comenzó a percibir que en todo aquello había mucho más de lo que había
logrado intuir.
—¿Pues qué eran entonces? —inquirió.
—No lo sé —repuso Fafhrd.
—Entonces, ¿qué era ese lugar, quiero decir la isla que casi nos tragó cuando se
hundió en el mar?
—Symorgia —contestó Fafhrd, que levantó la cabeza y comenzó a sonreír con un brillo
enloquecido en los ojos, de un modo tan cruel y frío que desconcertó al Ratonero—.
Simorgya —repitió Fafhrd, y se acercó a la banda de la chalupa, lanzando una mirada
iracunda al agua que corría rápidamente—. Simorgya. Y ahora ha vuelto a hundirse. ¡Y
que se quede allí para siempre hasta que se pudra en su propia corrupción y se convierta
en basura!
Tembló espasmódicamente ante la vehemencia del juramento, y luego se dejó caer en
el interior de la chalupa. Hacia el este, en la superficie del agua, comenzó a verse una
mancha rojiza.
7 - Los siete sacerdotes negros
En el saliente cubierto de nieve que se estrechaba y desaparecía en una fría oscuridad
apenas tocada por el alba, unos ojos rojos como lava en un rostro negro cual lava
extinguida atisbaban el fondo del precipicio en la ladera de la montaña El corazón del
sacerdote negro le latía con violencia. Jamás en su vida, ni en la de su padre sacerdote
que le había precedido, habían llegado intrusos por el estrecho camino que conducía
desde el Mar Exterior a través de las montañas conocidas como los Huesos de los
Antiguos. Jamás en tres largos retornos del Año de los Monstruos, nunca en cuatro
travesías del barco que iba a la Klesh tropical para conseguirles esposas, nadie excepto
él y sus compañeros sacerdotes habían recorrido el camino de abajo. Sin embargo, él lo
había vigilado siempre fiel y cautelosamente, como si fuera la ruta de asalto nocturno de
lanceros y arqueros blasfemos.
Entonces llegó de nuevo a sus oídos —¡e inequívoco!— el sonido de un cántico. A
juzgar por el tono, el hombre que cantaba debía de tener el pecho de un oso. Como si se
hubiera adiestrado todas las noches para aquello (y lo había hecho), el sacerdote negro
puso a un lado su sombrero cónico, se quitó los zapatos forrados de piel y la túnica,
también forrada de piel, revelando su cuerpo de miembros flacos y vientre abultado.
Retrocedió en la concavidad pétrea, seleccionó un leño delgado que ardía en una
fogata bien protegida y lo colocó sobre un hoyo en la roca. La llama sin chispas reveló
que el hoyo estaba lleno hasta cinco dedos del borde de una sustancia polvorienta que
brillaba como joyas machacadas. Juzgó que transcurrirían unas treinta inspiraciones y
espiraciones lentas de aire antes de que el leño hubiera ardido hasta la mitad.
Regresó en silencio al borde de la concavidad, que tenía la altura de tres hombres altos
—siete veces su propia altura por encima del saliente cubierto de nieve, y ahora, a lo
lejos, en aquel mismo saliente, pudo distinguir vagamente una figura..., no, dos. Sacó un
largo cuchillo que llevaba sujeto por el taparrabo, se agazapó, y colocó en posición las
manos y las puntas de los pies. Dirigió una plegaria a su dios extraño e improbable. En
algún lugar, por encima de él, el hielo o las rocas crujieron y emitieron leves chasquidos,
como si la montaña también flexionara sus músculos, preparándose para asestar un golpe
asesino.
—Cántanos la siguiente estrofa, Fafhrd gritó alegremente el más adelantado de los dos
hombres que avanzaban por la nieve—. Has podido componerla en treinta pasos y
nuestra aventura no nos llevó más tiempo. ¿O acaso ese poético ulular de búho se ha
paralizado al fin en tu garganta?
El Ratonero sonrió mientras seguía su camino con aparente despreocupación, la
espada «Escalpelo» oscilando al costado. Arrebujado en el manto de cuello alto y la
capucha grises, tenía ensombrecidos los rasgos de su rostro atezado, pero no podía
ocultar una expresión descarada.
Las prendas de Fafhrd, rescatadas de su chalupa embarrancada en la costa helada,
eran de lana y pieles. Un gran broche de oro sobre su pecho emitía débiles destellos, y
una cinta de oro, que llevaba torcida, sujetaba su enmarañado cabello rojizo. Su rostro, de
piel blanca, con grandes ojos verdes, tenía una expresión serena, aunque el ceño fruncido
revelaba que estaba sumido en sus pensamientos. Del hombro derecho sobresalía un
arco, mientras que por encima del izquierdo brillaban los ojos de zafiro de una broncínea
cabeza de dragón, el pomo de una larga espada que llevaba colgada a la espalda.
Dejó de fruncir el ceño y, como si alguna montaña más acogedora que la gélida por la
que ahora viajaban le hubiera dado la voz, cantó:
Laerk, llamado Lavas
tenía rostro de daga
y veintitrés partidarios;
y a su veloz barco negro
lo sepultaron las olas
aunque era tan marinero;
vana fue su agilidad
cuando la magia y nosotros
lo hicimos zozobrar.
Ahora alimentan a los peces,
con bocados excelentes, pero...
La canción se interrumpió, y el Ratonero Gris oyó el ruido apagado del cuero sobre la
nieve. Giró sobre sus talones y, al ver a Fafhrd asomado al borde del precipicio, se
preguntó por un momento si el enorme nórdico, enloquecido por su propia canción, había
decidido ilustrar de un modo dramático el descenso de Lavas Laerk a las profundidades
insondables.
Un instante después, Fafhrd se aferró con los codos y las manos al margen del
saledizo. Al mismo tiempo, una forma negra y brillante alcanzó el lugar que acababa él de
abandonar con tal urgencia, cayó con los brazos doblados y los hombros encorvados, giró
dando una voltereta y se abalanzó contra el Ratonero, con un cuchillo que brillaba como
una esquirla de la luna, cuya hoja se hubiera hundido en el vientre del hombrecillo de gris
si Fafhrd, apoyando todo su peso en un brazo, no hubiera cogido al atacante por un
tobillo, haciéndole retroceder. El pequeño personaje de negro produjo un ruido bajo y
horrible, como un silbido de serpiente, se volvió de nuevo y atacó a Fafhrd. Pero ahora el
Ratonero salió al fin del asombro paralizante que, estaba seguro, no le habría atenazado
en una región menos fría que aquella. Se lanzó contra el atacante negro, desviando su
acometida —saltaron chispas cuando el arma golpeó la piedra a un dedo de distancia del
brazo de Fafhrd—, y le hizo resbalar por el borde del saledizo, más allá de Fafhrd. El
individuo negro cayó y se perdió de vista tan silencioso como un murciélago.
Fafhrd se inclinó sobre el abismo y concluyó el verso de su canción:
pero el mejor bocado es él.
—Silencio, Fafhrd —siseó el Ratonero, que escuchaba atentamente, agachado—. Creo
que le he oído chocar contra el suelo.
Fafhrd se sentó distraídamente.
—No puedes haberlo oído si ese abismo es la mitad de profundo de lo que era la última
vez que le vimos el fondo —aseguró a su compañero.
—Pero, ¿qué era? —inquirió el Ratonero con el ceño fruncido—. Parecía un hombre de
Klesh.
—Sí, con la jungla de Klesh tan lejos de aquí como la luna —le recordó Fafhrd riendo
entre dientes—. Algún ermitaño ennegrecido por la helada, sin duda. Dicen que en estas
colinas hay extraños seres emboscados.
El Ratonero escudriñó el risco, de altura vertiginosa, y descubrió la concavidad cercana
en la pared.
—Me pregunto si habrá más como él —dijo con inquietud.
—Los locos suelen ir solos aseguró Fafhrd, incorporándose—. Vamos, pequeño
quejoso, será mejor que nos pongamos en camino si queremos tomar un desayuno
caliente. Si son ciertos los relatos antiguos, deberíamos llegar al Yermo Frío hacia la
salida del sol..., y allí por fin encontraremos un poco de leña.
En aquel instante un gran resplandor surgió de la concavidad desde donde había
saltado el pequeño atacante. Vibró y su color fue variando de violeta a verde, amarillo y
rojo.
—¿Qué es eso? —dijo Fafhrd, cuyo interés se había despertado por fin—. Los relatos
antiguos no dicen nada de troneras en estas montañas. Mira, Ratonero, he aquí algo que
podría levantarte la moral. ¿Por qué no subes a esa loma y echas un vistazo, a ver de qué
se trata...?
—Oh, no —le interrumpió el Ratonero, tirando de él y recriminándose en silencio por
haber empezado a hacer preguntas—. Quiero cocinar mi desayuno en unas llamas más
saludables, y además, podría estar bastante lejos de aquí antes de que otros vean el
resplandor.
—Nadie lo verá, mi pequeño amigo al que atraen poco los misterios —dijo Fafhrd,
riendo entre dientes, al tiempo que cedía a la urgencia de su amigo por alejarse de allí—.
Mira, se está extinguiendo.
Pero al menos otro ojo había visto el resplandor vibrátil, un ojo tan grande como el de
un calamar y tan brillante como la Canícula.
—¡Eh, Fafhrd! gritó el Ratonero alegremente unas horas después, cuando ya había
amanecido—. ¡Hay un presagio para calentar nuestros corazones helados! ¡Una colina
verde nos hace guiños, a nosotros, hombres congelados, nos guiña alegremente un ojo,
como una cortesana morena de Klesh, embadurnada de malaquita!
—Y también es tan caliente como una cortesana de Klesh —añadió el nórdico,
rodeando el borde del prominente risco pardo—, pues se ha fundido toda la nieve que
debía cubrirla.
Era cierto. Aunque en el lejano horizonte las nieves y el hielo del Yermo Frío tenían un
brillo blanco y verde, la depresión en forma de plato en primer término contenía un
pequeño lago que no se había congelado, y mientras el aire a su alrededor era gélido, de
modo que su aliento formaba nubecillas blancas al respirar, el saledizo pardo por el que
caminaban carecía de nieve.
En la orilla más cercana de aquel lago se alzaba la colina a la que se había referido el
Ratonero, el risco en el que un punto estrellado todavía reflejaba los rayos del sol que
acababa de levantarse, cegándoles.
—Bueno, es una colina —añadió Fafhrd en voz baja—, y en codo caso, ya sea una
cortesana de Klesh o una colina, tiene varias catas.
Era una observación acertada, pues los flancos verdes de la colina estaban formados
por peñascos escarpados y lomos que la imaginación podía convertir en caras
monstruosas, con todos los ojos cerrados salvo el único que centelleaba ante ellos. Los
rostros se fundían hacia abajo como cera, formando grandes riachuelos pétreos..., ¿o
podrían ser trompas de elefante?, que se sumergían en las aguas quietas, de apariencia
ácida. Aquí y allá, entre el verde, había parches de roca rojo oscuro que podrían ser
sangre, o bocas. El color de la cima no armonizaba en absoluto con el resto, y parecía
estar formada por un mármol rosáceo como la carne. También la cumbre recordaba una
cara, la de un ogro dormido. Estaba cruzada por una franja de roca de color rojo vivo, que
bien podrían ser los labios del ogro. De una hendidura en la roca roja se alzaba un débil
vapor.
El aspecto de la colina no era sólo volcánico, sino que parecía una excrecencia de algo
más salvaje, primigenio e impetuoso que nada de lo que conocían Fafhrd y el Ratonero,
una excrecencia paralizada en el acto de invadir un mundo más joven y débil, congelada
pero eternamente vigilante, a la espera, ansiosa.
Entonces desapareció la ilusión..., o desaparecieron cuatro de las cinco caras y la
quinta siguió fluctuando. La colina volvió a ser nada más que una colina, un curioso
monstruo volcánico del Yermo Frío, una colina verde con un resplandor.
Fafhrd exhaló un fuerte suspiro y observó la orilla más apartada del lago. Tenía muchos
altillos y estaba cubierta por una vegetación oscura que se parecía desagradablemente a
un pelaje. En un punto se alzaba de ella una gruesa columna rocosa, casi como un altar.
Más allá de los tupidos arbustos, moteados aquí y allá por otros de hojas rojas, se
extendían el hielo y la nieve, sólo de trecho en trecho interrumpidos por grandes rocas y
extraños grupos de árboles enanos.
Pero otra cosa ocupaba el primer plano en los pensamientos del Ratonero.
—El ojo, Fafhrd. ¡El ojo alegre, destellante! —susurró, bajando la voz como si
estuvieran en una calle llena de gente y algún informador o ladrón rival pudiera oírles—.
Sólo en otra ocasión he visto semejante resplandor, y fue a la luz de la luna, en la cámara
del tesoro de un rey. En aquella ocasión no pude hacerme con un diamante enorme, pues
me lo impidió una serpiente guardiana. Maté al bicho, pero su silbido hizo que acudieran
otros guardianes.
»Pero esta vez sólo hay que trepar a una pequeña colina. Y si a esta distancia la gema
brilla de ese modo, Fafhrd... —bajó la mano y apretó la pierna de su compañero en el
punto sensible, encima de la rodilla, para recalcar sus palabras—, ¡imagina lo grande que
es!
El nórdico frunció el ceño, tanto a causa del violento apretón de su amigo como por sus
dudas y recelos, pero de todos modos la codicia se reflejó en su mirada y aspiró hondo el
aire helado.
—Y nosotros, pobres merodeadores naufragados —continuó el Ratonero en tono
arrobado—, podremos decir a los boquiabiertos y envidiosos ladrones de Lankhmar que
no sólo hemos cruzado los Huesos de los Antiguos, sino que los hemos saqueado de
paso.
Y se puso a saltar alegremente por el corto saledizo que se fundía en la estrecha y
rocosa depresión al borde del lago que unía la montaña mayor con la verde. Fafhrd le
siguió más lentamente, sin apartar la vista de la colina verde, esperando que sus
superficies se convirtieran de nuevo en rostros o que se volvieran otra cosa. No sucedió
nada, y se le ocurrió pensar que aquella elevación podría deberse en parte a manos
humanas, lo cual hacía menos improbable la idea de un ídolo con un ojo de diamante. En
el extremo de la depresión, justamente en la base de la colina verde, llegó al lado del
Ratonero, el cual estudiaba una roca aplanada y oscura, llena de tajos de cuyo carácter
artificial se cercioró Fafhrd tras un breve vistazo.
—¡Las ruinas de la tropical Klesh! —musitó el nórdico—. ¿Qué pueden significar estos
jeroglíficos tan lejos de su jungla?
—Sin duda han sido cincelados por algún eremita al que la helada ha vuelto negro y
cuya locura le enseñó la lengua kléshica —observó sardónicamente el Ratonero—. ¿O
has olvidado ya al asaltante de anoche?
Fafhrd meneó la cabeza, con gesto lacónico, y juncos se pusieron a examinar las letras
profundamente grabadas, utilizando el conocimiento que les había proporcionado el
estudio de antiguos mapas de tesoros y el desciframiento de los mensajes en código que
llevaban los espías a los que habían interceptado.
—Los siete sacerdotes... —leyó trabajosamente Fafhrd.
—... negros —concluyó el Ratonero—. Tienen que ver con esto, sean quienes sean. Y
un dios, una bestia o un demonio... ese jeroglífico serpenteante puede significar
cualquiera de las tres cosas, según el contexto, que no entiendo. Es una escritura muy
antigua. Los siete sacerdotes negros son los servidores del jeroglífico serpenteante, o
quienes le imponen su voluntad..., también en este caso el signo puede significar
cualquiera de las dos cosas, o ambas.
—Y durante tanto tiempo como dure el sacerdocio —siguió diciendo Fafhrd—, el diosbestia-
demonio reposará en paz..., o dormirá..., o permanecerá muerto..., o no se
levantará...
El Ratonero dio un brusco brinco y agitó los pies.
—Esta roca está caliente —se quejó.
Fafhrd comprendió, pues incluso a través de las gruesas suelas de morsa de sus botas
empezaba a notar el calor poco natural.
—Más caliente que el suelo del infierno —observó el Ratonero, saltando sobre un pie y
luego sobre el otro—. Bien, ¿qué hacemos ahora, Fafhrd? ¿Trepamos o no?
Fafhrd le respondió con una risotada.
—¡Eso lo has decidido tú hace mucho rato, pequeño! ¿Acaso fui yo quien empezó a
hablar de diamantes enormes?
Subieron, pues, eligiendo para la escalada el punto donde una trompa gigantesca,
tentáculo o mentón fundido sobresalía del granito. No fue una ascensión fácil, ni siquiera
al principio, pues la piedra gris era lisa en todas partes y no mostraba marcas de cincel o
hacha, lo cual restaba verosimilitud a la más bien vaga teoría de Fafhrd de que aquella
colina había sido formada en parte con intervención humana.
Los dos amigos fueron ascendiendo con dificultad, exhalando nubes de vapor aunque
la roca era incómodamente cálida bajo sus manos. Tras una subida pulgada a pulgada
por la superficie resbaladiza, con la ayuda de manos, pies, codos, rodillas e incluso el
mentón que se tostaba al contacto con la roca, se irguieron por fin en el labio inferior de
una de las bocas de la colina verde. Parecía que allí debía terminar su ascenso, pues la
gran mejilla de arriba era lisa e inclinada hacia afuera la longitud de una lanza por encima
de ellos.
Pero Fafhrd cogió de la espalda del Ratonero una cuerda que había servido para
sujetar el mástil de su chalupa naufragada, hizo un lazo corredizo y la lanzó hacia arriba,
donde sobresalía un robusto cuerno o antena. El lazo rodeó aquella proyección y quedó
sujeto. Fafhrd probó la resistencia que tenía cargando en la cuerda codo su peso, y luego
dirigió una mirada inquisitiva a su compañero.
—¿Qué piensas hacer? inquirió el Ratonero, aferrándose con querencia a la superficie
de la roca—. Esta escalada empieza a parecerme una idiotez.
—¿Pero qué me dices de la joya? —replicó Fafhrd en tono de chanza—. ¡Es muy
grande, Ratonero, muy grande!
—Probablemente es sólo un trozo de cuarzo —dijo el Ratonero con acritud—. He
perdido el deseo que tenía de poseerla.
—Pues a mí se me ha despertado un buen apetito.
Y el nórdico empezó a trepar por la cuerda, hacia la mejilla verde, silueteado contra la
brillante luz del sol.
Le parecía como si el lago inmóvil y la colina verde se balancearan, y no fuese él quien
oscilaba. Descansó bajo el párpado monstruosamente hinchado, siguió trepando,
encontró un buen estribo en el reborde que formaba el abultamiento del párpado y arrojó
el extremo de la cuerda al Ratonero, que ya había quedado fuera de su campo de visión.
Al tercer intento, la cuerda no regresó, y Fafhrd se puso en cuclillas en el saledizo,
afianzándose para asegurar la cuerda, la cual pronto quedó tensa en sus manos. En
seguida el Ratonero trepó y estuvo en el reborde, a su lado.
La alegría había vuelto a la faz del ladronzuelo, pero era una alegría frágil, como si
quisiera terminar en seguida con aquello. Avanzaron a lo largo del gran abultamiento del
ojo, hasta llegar directamente debajo de la pupila imaginaria. Estaba bastante por encima
de la cabeza de Fafhrd, pero el Ratonero se subió ágilmente a los hombros de su
compañero y escudriñó.
Sosteniéndose contra la pared verde, Fafhrd aguardaba con impaciencia. Le parecía
como si el Ratonero no fuera a hablar nunca.
—¿Y bien? —preguntó al fin, cuando el peso del Ratonero empezaba a lastimarle los
hombros.
—Sí, desde luego es un diamante. —Extrañamente, el tono del Ratonero reflejaba poco
interés—. Sí, es grande, apenas puedo abarcarlo con la mano, y está cortado como una
esfera suave..., es una especie de ojo diamantino. Pero no sé cómo podría extraerlo, pues
está empotrado muy profundamente.
Debería intentarlo? ¡No te muevas así, Fafhrd, o nos iremos abajo los dos! Creo que
deberíamos llevárnoslo, ya que hemos llegado tan lejos, pero no será fácil. Con el cuchillo
no puedo... ¡Sí que puedo! Creí que había roca alrededor de la gema, pero es una
sustancia alquitranosa, viscosa. ¡Ya está! Ahora bajo.
Fafhrd tuvo un atisbo de algo suave, globular y deslumbrante con un círculo de una
sustancia repulsiva, áspera y alquitranosa adherida a su alrededor. Entonces le pareció
que algo le rozaba ligeramente el codo y bajó la vista. Por un momento tuvo la extraña
sensación de hallarse en la vaporosa y verde jungla de Klesh, pues, sobresaliendo de la
piel marrón de su manto, había un pequeño dardo malignamente armado de púas y
untado con una sustancia tan negra y alquitranosa como la que desfiguraba el ojo de
diamante.
Al instante se tendió boca abajo en el saledizo, gritando al Ratonero que hiciera lo
mismo. Entonces, con sumo cuidado, extrajo el dardo y descubrió aliviado que, si bien
había rasgado el grueso cuero de su manto, debajo de la piel, no había tocado la carne.
—Creo que le veo —dijo el Ratonero, que se había asomado cautamente por encima
del saledizo resguardado—. Es un tipo pequeño, con una cerbatana muy larga, vestido
con pieles y un sombrero cónico. Está agazapado ahí, en esos arbustos oscuros al otro
lado del lago. Creo que es negro, como nuestro asaltante de anoche. Diría que es un
kleshiano, a menos que se trate de uno de tus eremitas ennegrecidos por la helada.
Ahora se lleva la cerbatana a los labios. ¡Cuidado!
Un segundo dardo se estrelló contra la roca por encima de ellos y cayó cerca de la
mano de Fafhrd, el cual la apartó bruscamente.
Se oyó un sonido zumbante que terminó en un chasquido apagado. El Ratonero había
decidido efectuar un disparo. No resulta fácil lanzar un tiro de honda cuando uno está
tendido boca abajo sobre un saledizo, pero el proyectil del Ratonero cayó entre los
espesos arbustos cerca del atacante negro, el cual inmediatamente se agachó y
desapareció de la vista.
Era bastante fácil decidir un plan de acción, pues eran muy pocos los disponibles.
Mientras el Ratonero barría los arbustos al otro lado del lago con disparos de honda,
Fafhrd bajó por la cuerda. A pesar de la protección del Ratonero, rogó fervientemente que
su manto fuese lo bastante grueso para protegerle. Sabía por experiencia que los dardos
de Klesh tenían efectos desagradables. Oía a intervalos regulares el zumbido de la honda
del Ratonero, animándole a seguir.
Al llegar al pie de la colina verde, tensó su arco y gritó al Ratonero que estaba, a su
vez, preparado para cubrirle la retirada. Escudriñó los montículos cubiertos de espesa
vegetación al otro lado del lago, y en dos ocasiones que vio movimiento disparó una
flecha de su preciosa reserva de veinte. Pronto el Ratonero estuvo a su lado y los dos
echaron a correr a lo largo del ardiente borde de la montaña, hacia el lugar donde el hielo
crípticamente antiguo brillaba con un color verde. A menudo miraban atrás, a los
matorrales del otro lado del lago salpicados aquí y allá con algunos rojos como la sangre,
y una o dos veces creyeron ver movimiento en ellos, un movimiento que iba en su
dirección. Cada vez que sucedía esto, disparaban una flecha o una piedra, aunque no
podían saber qué efecto conseguían.
—Los siete sacerdotes negros... —musitó Fafhrd.
—Los seis —le corrigió el Ratonero—. Anoche matamos d uno de ellos.
—Bueno, los seis —concedió Fafhrd—. Parecen enfadados con nosotros.
—¿Y por qué no habrían de estarlo? —preguntó el Ratonero—. Les hemos robado el
único ojo de su ídolo. Es un acto que molesta tremendamente a los sacerdotes.
—Parecía tener más de un solo ojo —dijo Fafhrd pensativo—. Si los hubiera abierto...
—¡Gracias a Aarth que no lo hizo! —susurró el Ratonero—... ¡Cuidado con ese dardo!
Fafhrd se arrojó al polvo —o más bien a la roca— al instante, y el dardo negro pasó
zumbando sobre el hielo que se extendía más adelante.
—Creo que están irracionalmente enfadados —afirmó Fafhrd, poniéndose en pie.
—Los sacerdotes siempre lo están —dijo con filosofía el Ratonero, y se estremeció al
ver la punta embadurnada de negro del dardo.
—En cualquier caso, nos hemos librado de ellos —dijo Fafhrd con alivio, mientras
corría con su amigo hacia el hielo.
El Ratonero le dirigió una mirada sardónica, pero él no se dio cuenta.
Durante toda la jornada avanzaron rápidamente por el hielo verde, buscando el camino
del sur por medio del sol, que parecía estar apenas a unos dedos de distancia por encima
del horizonte. Hacia el anochecer el Ratonero derribó dos aves árticas de vuelo bajo con
tres disparos de honda, mientras Fafhrd, capaz de ver a gran distancia, descubrió la boca
de una cueva en un afloramiento rocoso, bajo una gran pendiente nevada.
Afortunadamente, cerca de la entrada había un grupo de árboles enanos, desarraigados y
muertos por corrimientos de hielo, y pronto los dos aventureros masticaban la carne dura
y compacta y contemplaban la pequeña fogata que ardía en la entrada de la cueva.
—¡Adiós a todos los sacerdotes negros! —erijo Fafhrd, estirando sus largos brazos—.
He ahí otro fastidio con el que hemos terminado. Extendió una mano grande, de largos
dedos—. Ratonero, déjame ver ese ojo de cristal que extrajiste de la colina verde.
Sin hacer ningún comentario, el Ratonero abrió su bolsa y ofreció a Fafhrd el brillante
globo rodeado de alquitrán. Fafhrd lo sostuvo entre sus manazas, mirándolo pensativo. La
luz del fuego brillaba a su través y se extendía desde su superficie, iluminando la cueva
con siniestros rayos rojizos. Fafhrd contempló la gema sin parpadear, hasta que el
Ratonero tuvo conciencia del profundo silencio que se había hecho a su alrededor, roto
tan sólo por el ligero pero frecuente crepitar del fuego y los fuertes pero infrecuentes
crujidos del hielo en el exterior. Estaba muerto de cansancio, pero de algún modo no tenía
deseos de dormir.
Al final Fafhrd habló con una voz poco natural.
—La tierra sobre la que andamos estuvo en otro tiempo viva... Era una gran bestia
caliente, que tenía aliento de fuego, vomitaba roca fundida. Su anhelo constante era
escupir materia al rojo vivo a las estrellas. Esto sucedió antes de que existieran los
hombres.
—¿Qué dices? —inquirió el Ratonero, saliendo de su estado cercano al trance.
—Ahora han venido los hombres y la tierra se ha echado a dormir —siguió diciendo
Fafhrd con la misma voz hueca, sin mirar al Ratonero—. Pero en su sueño piensa en la
vida y se agita, e intenta adoptar la forma de los hombres.
—¿Qué estás diciendo, Fafhrd? —repitió inquieto el Ratonero. Pero su compañero le
respondió con repentinos ronquidos.
El Ratonero extrajo con cuidado la gema de entre los de dos de su amigo. El borde
alquitranoso era blando y viscosa:., hasta un extremo repugnante, casi como si fuera una
especie de tejido negro. El Ratonero volvió a guardarlo en su bolso. Transcurrió largo
tiempo. Entonces el Ratonero tocó el hombro de su compañero, enfundado en el manto
de piel. Fafhrd se despertó con un sobresalto.
—¿Qué sucede, pequeño? —preguntó.
—Es de día —respondió el Ratonero, indicando las cenizas del fuego y el cielo que iba
iluminándose.
Al salir de la cueva oyeron un ruido ligero, como un rugid apagado. Miraron por encima
del borde nevado, hacia la cuesta, y vieron que descendía hacia ellos una enorme bola
blanca que crecía de tamaño incluso en el mismo instante breve en que la contemplaban.
Fafhrd y el Ratonero apenas consiguieron regresar al interior de la caverna antes de que
la tierra se estremeciera, el sonido se hiciera estruendoso y todo quedar
momentáneamente a oscuras mientras la enorme bola de nieve pasaba atronando por
encima de la cueva. Ambos olieron las frías y amargas cenizas del fuego extinguido, que
arrojó a sus rostros el paso de la bola, y el Ratonero tosió.
Fafhrd salió al instante de la cueva, tensó rápidamente su arco y puso en él una flecha
larga como su brazo. Escudriño cuesta arriba, y en la cima, diminutas como insectos más
allá de la mortífera punta de la flecha, había media docena de figurar con sombreros
cónicos, claramente silueteadas contra la luz amarillo púrpura del alba. También parecían
atareadas como insectos, manejando rabiosamente una bola blanca tan alta como ellos.
Fafhrd espiró a medias, se detuvo y sobó la flecha. Las diminutas figuras siguieron
atareadas unos instantes con la gruesa bola, hasta que la más cercana se levantó
convulsamente y cayó sobre la bola, la cual empezó a rodar cuesta abajo, llevando
consigo al sacerdote negro atravesado por la flecha y acumulando nieve en su descenso.
Pronto el sacerdote quedó sepultado bajo la corteza de nieve cada vez más gruesa, pero
no sin que antes sus miembros bamboleantes hubieran cambiado el rumbo de la bola, de
modo que se estrelló a una lanza de distancia con respecto a la entrada de la cueva.
Cuando se extinguió el estrépito, el Ratonero se asomó cautamente.
—He desviado la segunda avalancha observó Fafhrd tranquilamente—. Pongámonos
en marcha.
El Ratonero se dispuso a rodear la colina, por un largo camino serpenteante que
parecía traicionero a causa de la nieve y la roca resbaladiza, pero Fafhrd tuvo otra idea.
—No, iremos directamente a la cima, donde sus bolas de nieve nos han abierto un
camino. Son demasiado astutos para esperar que sigamos ese camino.
Sin embargo, mantuvo una flecha colocada en el arco mientras subían por la cuesta
rocosa y avanzaron con mucha cautela al aproximarse a la cima desierta. Un paisaje
blanco, en el que estaban diseminados los puntos verdes del hielo, se extendía ante ellos,
pero no vieron ninguna mancha oscura que se moviera por él, y tampoco había cerca de
allí ningún lugar apto para ocultarse. Fafhrd destensó su arco y se echó a reír.
—Parece que han ahuecado el ala. Sin duda regresan a su montañita verde para
calentarse. En cualquier caso, nos hemos librado de ellos.
—Sí, igual que nos libramos ayer comentó secamente el Ratonero—. La caída del
asaltante no parece preocuparles lo más mínimo, pero sin duda están muertos de miedo
porque has atravesado con una flecha a otro de ellos.
—De todos modos, suponiendo que fueran efectivamente siete sacerdotes negros, ya
no quedan más que cinco.
Y precedió a su amigo por el otro lado de la colina, dando grandes y temerarias
zancadas. El Ratonero le siguió lentamente, haciendo oscilar una piedra en la cazoleta de
su honda, mirando incansable en todas direcciones. Cuando llegaron a la nieve la
escudriñó en busca de huellas, pero no había ninguna en toda la extensión que abarcaba
la mirada ni a un lado ni al otro. Una vez en el pie de la colina, Fafhrd le llevaba una
delantera de un tiro de piedra, y para acortar la distancia el Ratonero apretó el paso, pero
sin descuidar su vigilancia. Atrajo su atención un montículo de nieve que se alzaba
delante de Fafhrd. Las sombras podrían haberle revelado si había alguien agazapado
detrás, pero la neblina púrpura amarillenta ocultaba el sol, por lo que siguió vigilando el
montículo al tiempo que apresuraba el paso. Llegó a la elevación y vio que no había nadie
detrás casi en el mismo momento que llegaba a la altura de Fafhrd.
El montículo estalló en una dispersión de trozos de nieve apelmazada y apareció un
hombrecillo negro de vientre voluminoso y colgante, el cual se lanzó contra Fafhrd con el
brazo de ébano extendido y armado de un cuchillo dirigido al cuello del nórdico. Casi al
mismo tiempo, el Ratonero se lanzó hacia delante haciendo girar su honda. La piedra,
todavía en la cazoleta de la honda, alcanzó al atacante en pleno rostro. El cuchillo erró el
golpe por unas pulgadas, y el atacante cayó al suelo. Fafhrd miró a su alrededor con tibio
interés.
La herida en la frente del atacante era tan profunda que no había duda de que había
traspasado el umbral de la muerte, pero el Ratonero se quedó mirándole durante largo
tiempo.
—Sí, es un hombre de Klesh —dijo en tono meditativo—, pero más gordo, armado
contra el frío. Es extraño que hayan venido hasta un lugar tan lejano para servir a su dios.
Alzó la vista y, sin alzar el brazo, hizo girar velozmente su honda..., como haría un
bravucón en un lugar solitario a guisa de advertencia a los merodeadores.
—Quedan cuatro —dijo, y Fafhrd asintió silenciosa y serenamente.
Durante toda aquella jornada cruzaron el Yermo Frío, con la atención en vilo, pero sin
que hubiera más incidentes. Se entabló un viento helado y el Ratonero se cubrió boca y
nariz con la capucha. Incluso Fafhrd, natural de tierras frías, se arrebujó cuanto pudo en
su manto.
Cuando el cielo adquiría una coloración ocre oscuro e índigo, Fafhrd se detuvo de
improviso, tensó el arco y disparó una flecha. Por un momento el Ratonero, que estaba un
poco molesto por la actitud meditabunda de su camarada, pensó que el nórdico disparaba
a la nieve, pero ésta saltó, revelando cuatro pezuñas grises, y el Ratonero se dio cuenta
de que Fafhrd había derribado a un cuadrúpedo de pelaje blanco. Se lamió ávido los
labios ateridos, mientras Fafhrd desangraba y destripaba con destreza el animal y se lo
echaba al hombro.
Un poco más adelante había un afloramiento de roca negra Fafhrd lo contempló un
momento y luego extrajo una pequeña hacha que llevaba sujeta al cinto y golpeó
cuidadosamente la roca con la parte superior del mango. El Ratonero recogió en su manto
los fragmentos grandes y pequeños que se desprendieron. Podía palpar su untuosidad y
ya se sentía caldeado por la mera idea de la magnífica llama que producirían.
Más allá de las rocas había un risco bajo en cuya base se abría la boca de una cueva
ligeramente resguardada por una roca alta situada a unas dos longitudes de lanza. El
Ratonero experimentó una deliciosa sensación reconfortante mientras seguía a Fafhrd
hacia el invitador orificio negro. Aterido por el frío, dolorido a causa de la fatiga y muerto
de hambre, había temido que hubieran de pasar la noche a la intemperie y contentarse
con los huesos de las aves que cenaron la noche anterior. Ahora, en un espacio de
tiempo asombrosamente coreo, habían encontrado alimento, combustible y abrigo. Todo
tan maravillosamente conveniente...
Y entonces, mientras Fafhrd rodeaba la roca protectora y caminaba hacia la boca de la
cueva, una idea cruzó por la mente del Ratonero: todo aquello era demasiado
conveniente. Sin pensarlo más, dejó caer el carbón y se abalanzó hacia su compañero, el
cual cayó al suelo de bruces. Un dardo pasó zumbando por encima de su cabeza y
produjo un débil chasquido al chocar con la roca. Sin pausa, el Ratonero corrió a la boca
de la cueva, al tiempo que desenvainaba su espada «Escalpelo». Al entrar en la cueva, se
ladeó un poco a la izquierda, luego de súbito a la derecha y se pegó a la pared rocosa,
azotando la oscuridad con su espada mientras trataba de adaptar la vista a la negrura.
Frente a él, al otro lado de la entrada, la cueva se doblaba formando un codo, y el
Ratonero vio con sorpresa que su extremo no estaba a oscuras, sino débilmente
iluminado por una luz pulsátil que no parecía la del fuego ni la del crepúsculo exterior. En
todo caso, se parecía al brillo antinatural que habían visto allá en los Huesos de los
Antiguos.
Pero antinatural o no, tenía la ventaja de siluetear al antagonista del Ratonero. El
individuo, que estaba en cuclillas, parecía sujetar algo que era más bien un cuchillo curvo
que una cerbatana. Cuando el Ratonero saltó hacia él, se escabulló a lo largo del codo y
dobló la esquina de donde salía el brillo pulsátil. El asombro del Ratonero fue en aumento,
pues ahora no sólo percibía un calor creciente a medida que avanzaba, sino también
humedad en el aire. Dobló la esquina. El sacerdote negro, que se había detenido algo
más allá, le atacó, pero el Ratonero estaba preparado para esto y «Escalpelo» alcanzó a
su adversario limpiamente en el pecho, en su mismo centro, traspasándole mientras el
cuchillo curvo golpeaba inútilmente el aire vaporoso.
Por un instante el sacerdote fanático intentó avanzar a lo largo de la delgada hoja,
hasta acercarse lo suficiente al Ratonero para golpearle, pero en seguida el atroz
resplandor se extinguió en sus ojos y se desplomó, mientras el Ratonero extraía la hoja
con repugnancia.
El herido retrocedió tambaleándose hacia el brillo vaporoso, y el Ratonero pudo ver que
éste procedía de un pequeño hoyo a escasa distancia. Gimiendo y vomitando sangre, el
negro se deslizó por el hoyo y desapareció. Se oyó el ruido de un cuerpo al chocar con
rocas, una pausa, un débil chapoteo y luego nada en absoluto, excepto el suave y
distante burbujeo, el hervor que, como pudo ver el Ratonero, salía constantemente de
aquel agujero..., hasta que llegó Fafhrd, tardíamente y pisando fuerte.
—Sólo quedan tres —le informó tranquilamente el Ratonero—. El cuarto se está
cociendo en el fondo de ese pozo. Pero esta noche deseo una cena a base de asado, no
de cocido, y además, no tengo un tenedor lo bastante largo, así que ve a buscar las
piedras que he dejado caer.
Fafhrd puso objeciones al principio, mirando casi con superstición el hoyo por donde
salía el vapor, e instó a su compañero para ir en busca de otro alojamiento. Pero el
Ratonero arguyó que pasar la noche en la cueva ahora vacía y fácilmente explotable era
mucho mejor que arriesgarse a una emboscada en la oscuridad exterior. Para alivio del
Ratonero, Fafhrd accedió tras haberse asomado al pozo en busca de posibles asideros
que pudieran ayudar a un atacante vivo o cocido. El hombrecillo no deseaba abandonar
aquel lugar agradablemente humeante.
Hicieron una fogata contra la pared externa de la cueva y cerca de la entrada, de modo
que nadie pudiera entrar sin que las llamas revelaran su presencia. Tras haber dado
cuenta del hígado asado y unos cuantos pedazos de carne dura y chamuscada, y
arrojado los huesos al fuego, donde chisporrotearon alegremente, Fafhrd se apoyó en la
pared rocosa y le pidió al Ratonero que le dejara ver el ojo de diamante.
El Ratonero accedió a regañadientes, experimentando de nuevo repugnancia por el
círculo alquitranoso que rodeaba a la piedra de brillo gélido. Tenía la sensación de que
Fafhrd iba a hacer algo desacertado con la piedra, aunque no sabía qué. Pero el nórdico
se limitó a mirarla un momento, casi perplejo, y luego se la guardó en su bolsa. El
Ratonero empezó a objetar, pero Fafhrd le replicó secamente que era su propiedad
común. Al hombrecillo de gris no le quedó más remedio que estar de acuerdo.
Habían decidido montar guardia por turnos, Fafhrd el primero. El Ratonero se cubrió
con su manto y apoyó la cabeza en una almohada formada por la bolsa y la capucha
dobladas. El fuego de carbón llameaba y el extraño brillo del pozo latía débilmente. El
Ratonero encontraba decididamente agradable hallarse entre el calor seco del primero y
la húmeda tibieza del último, ambos especiados por el gélido aire exterior. Observaba el
juego de las sombras con los ojos entrecerrados. Fafhrd estaba sentado entre el Ratonero
y las llamas, tenía los ojos bien abiertos, alerta, y su voluminosa figura era tranquilizadora.
El último pensamiento del Ratonero antes de dormirse fue que estaba bastante contento
de que Fafhrd tuviera el diamante, pues así su almohada era mucho menos irregular.
Se despertó al oír una extraña voz suave. Vio que el fuego había menguado y, por un
momento aterrador, pensó que un extraño había penetrado de algún modo en la cueva,
quizá musitando unas palabras hipnóticas para hacer dormir a su compañero. Entonces
se dio cuenta de que la voz era la misma que había utilizado Fafhrd la noche anterior, y
que el nórdico contemplaba el ojo de diamante como si en la brillante superficie se
sucedieran visiones ilimitadas, y lo mecía lentamente de un lado a otro. Aquel movimiento
hacía que los rayos resplandecientes de la gema sincronizaran con el resplandor pulsátil
de un modo que al Ratonero no le gustó.
—La sangre de Nehwon —murmuraba Fafhrd, en un tono que era casi un cántico—
todavía late fuertemente bajo su arrugada piel de roca, y de las heridas en las montañas
todavía brota cálida y pura. Pero necesita sangre de héroes antes de que pueda adoptar
la forma de los hombres.
El Ratonero se levantó, cogió a Fafhrd por el hombro y le agitó suavemente.
—Aquellos que adoran realmente a Nehwon —siguió diciendo Fafhrd en trance, como
si nada ocurriera—, vigilan las heridas de sus montañas, aguardan y rezan por el gran día
del cumplimiento, cuando Nehwon despierte de nuevo, esta vez en forma humana, y se
libre del veneno llamado hombres.
El Ratonero le agitó con violencia y Fafhrd se despertó sobresaltado..., pero afirmó que
había estado despierto codo el tiempo y que el Ratonero había sufrido una pesadilla. Se
rió de las protestas de su amigo y negó rotundamente que hubiese hablado. Tampoco
quiso entregarle el diamante, que guardó e n el fondo de su bolsa, bostezó por dos veces
y se quedó dormido mientras el Ratonero seguía reconviniéndole.
La guardia del Ratonero no fue agradable. En lugar de su confianza anterior en aquel
escondrijo rocoso, ahora percibía el peligro en todas las direcciones y escudriñaba con
tanta frecuencia el pozo vaporoso como la entrada negra más allá de los carbones
ardientes, entreteniéndose con vívidas imágenes de un sacerdote cocido que de alguna
manera lograba llegar contorsionándose hasta él. Entretanto, la parte más lógica de su
mente se ocupaba en la teoría inquietante y plausible de que la capa cálida más interna
de Nehwon estaba realmente celosa del hombre, y que la colina verde era uno de
aquellos lugares donde el interior de Nehwon trataba de librarse de su jubón rocoso y
convertirse en invencibles gigantes de piedra viva con forma humana. Los sacerdotes
negros kleshitas serían adoradores de Nehwon deseosos de la destrucción de todos los
demás hombres. Y el ojo de diamante, lejos de ser un botín valioso e inocuo, de algún
modo estaba vivo y trataba de encantar a Fafhrd con su mirada resplandeciente y
conducirle a una oscura condenación.
Por tres veces el Ratonero trató de quitarle la gema a su camarada, la tercera de ellas
rasgando el fondo de la bolsa del nórdico. Pero aunque el Ratonero sabía que era el
ratero más hábil de Lankhmar, aunque quizá le faltaba un poco de práctica, en cada
ocasión Fafhrd apretó con fuerza la bolsa contra su costado, murmuró tercamente en
sueños y apartó de un certero manotazo la mano indagadora del Ratonero. Este pensó en
apoderarse del ojo de diamante a la fuerza, pero le detuvo la convicción de que esto
provocaría una resistencia peligrosa en el nórdico. Lo cierto era que tenía fuerces recelos
acerca del estado en que despertaría su camarada.
Pero cuando al fin se iluminó la boca de la cueva, Fafhrd despertó estirándose,
bostezando y gruñendo de un modo tan estentóreo y afable como jamás le había visto
hacer su amigo, y actuó de un modo tan brioso y alegre que los temores del Ratonero
desaparecieron por completo, o al menos fueron a parar al fondo de su mente. Los dos
aventureros desayunaron carne fría y se abrigaron con cuidado las piernas y los hombros
que se habían calentado durante toda la noche.
Mientras Fafhrd le cubría con un flecha presta en la cuerda tensa de su arco, el
Ratonero salió velozmente de la cueva y corrió a refugiarse bajo la gran piedra que
protegía la entrada. Moviéndose de un lado a otro para echar rápidas ojeadas por encima
de la parte superior, exploró el risco que se alzaba sobre la cueva, en busca de posibles
emboscados. Con la honda preparada, cubrió a Fafhrd mientras éste corría para reunirse
con él. Al cabo de un rato se dieron por satisfechos, seguros de que nadie les acechaba
por lo menos en las cercanías, bajo el alba pálida, y Fafhrd precedió a su amigo,
marchando con briosa zancada. El Ratonero le siguió tan rápido como le permitían sus
cortas piernas, pero al cabo de un rato una duda se apoderó de él. Le pareció que Fafhrd
no avanzaba en línea recta por la dirección que deberían seguir, sino que se desviaba de
un modo bastante brusco a la izquierda. Era difícil estar seguro, pues el sol aún no había
salido y el cielo estaba cubierto por nubes púrpuras y amarillentas, como velos, y el
Ratonero no sabía con seguridad la dirección que habían tomado el día anterior, ya que
las cosas son muy diferentes cuando uno mira hacia atrás o hacia delante.
No obstante, expresó en voz alta sus dudas, pero Fafhrd le replicó con afable
seguridad:
—El Yermo Frío fue el terreno de juego de mi infancia, y me resulta tan familiar como
los laberínticos callejones de Lankhmar o los senderos del Gran Pantano Salado lo son
para ti.
Con esto el Ratonero casi se dio por satisfecho. Además, aquel día no se había
levantado viento, lo cual complacía en extremo al Ratonero, que era un gran amante del
calor.
Tras avanzar durante media jornada, subieron a una elevación cubierta de nieve y el
Ratonero enarcó las cejas, incrédulo ante el paisaje que tenía delante: una llanura
inclinada de hielo verde pulida como el cristal, cuyo borde superior, que quedaba algo a
su derecha, estaba quebrado por pináculos mellados, como la cresta de una gran ola lisa.
La pendiente inferior se extendía a lo largo de una gran distancia a su izquierda, y
finalmente se perdía en lo que parecía una niebla blanca, mientras que hacia delante no
parecía tener fin.
La llanura era tan verde que parecía un océano frívolamente encantado, inclinado por
orden de algún mago poderoso. El Ratonero estaba seguro de que en una noche clara
reflejaría las estrellas.
Se sintió más bien horrorizado, aunque apenas sorprendido, cuando su camarada le
propuso cruzar aquella inmensa extensión helada. La penetrante mirada del nórdico había
descubierto un sector delante de ellos donde la pendiente se nivelaba brevemente antes
de hundirse de nuevo. A lo largo de aquella franja, aseguró Fafhrd, podrían caminar con
facilidad, y dicho esto el nórdico emprendió la marcha sin esperar ninguna réplica.
Encogiéndose de hombros con gesto fatalista, el Ratonero le siguió. Al principio caminó
como si lo hiciera sobre huevos y echando muchas miradas inquietas a la gran pendiente.
Deseaba tener unas botas con calces de bronce, o de suela desgastada, como las de
Fafhrd, o unas espuelas para fijarlas a sus zapatos resbaladizos, a fin de tener una mejor
oportunidad de detenerse si empezaba a resbalar. Al cabo de un rato aumentó su
confianza y caminó con pasos más largos y rápidos, aunque muy cautelosos, acortando
pronto la distancia que le separaba de Fafhrd.
Habían recorrido la distancia de unos tres tiros de flecha a través de la llanura, cuando
un ligero movimiento que percibió por el rabillo del ojo, hizo volverse al Ratonero.
Deslizándose rápida y silenciosamente desde algún escondrijo en la cresta mellada,
avanzaban los restantes sacerdotes negros, los tres en una línea. Se mantenían sobre el
hielo como expertos patinadores, y realmente parecían calzar alguna clase de patines.
Dos de ellos llevaban lanzas improvisadas mediante la introducción de los mangos de sus
dagas en las bocas de las largas cerbatanas, mientras que el del medio tenía por lanza un
largo y estrecho carámbano o fragmento de hielo, agudo como la aguja, que mediría por
lo menos ocho pies de largo.
Ahora no había tiempo para utilizar el arco y la honda, y, de qué serviría atravesar con
la espada a uno que ya te ha ensartado con su lanza? Además, una pendiente de hielo no
es un lugar adecuado para realizar refinadas maniobras. Sin decir ni una palabra a Fafhrd,
tan seguro estaba de que el nórdico haría lo mismo, el Ratonero se deslizó por la temible
pendiente hacia la izquierda.
Fue como si se hubiera arrojado en brazos del demonio de la velocidad. El hielo
crepitaba suavemente bajo sus botas; en la atmósfera calma se entabló un viento frío que
azotaba sus prendas y le helaba las mejillas.
Pero la velocidad no era suficiente, pues los sacerdotes negros patinadores les
llevaban ventaja. El Ratonero confiaba en que la franja plana les haría perder pie, pero
ellos la salvaron con un salto majestuoso y descendieron sin perder el equilibrio, apenas a
dos longitudes de lanza a sus espaldas. Las dagas y la lanza de hielo resplandecían
malignamente.
El Ratonero desenvainó a «Escalpelo» y, tras intentar en vano utilizarla como un palo
para adquirir mayor velocidad, se agachó para ofrecer la menor resistencia al aire, pero
aun así los sacerdotes negros le estaban dando alcance. Detrás de él, Fafhrd clavó en el
suelo su larga espada cuyo pomo era una cabeza de dragón, arrancando una nube de
polvo de hielo, y dio un gran giro lateral. El sacerdote que enarbolaba la lanza de hielo
giró tras él.
Entretanto los otros dos sacerdotes llegaron a la altura del Ratonero, el cual arqueó el
cuerpo para esquivar la lanza del primero y paró la del segundo con «Escalpelo», y
durante unos momentos hubo el más extraño de los duelos, casi como si no se movieran
en absoluto, ya que todos se movían a la misma velocidad. En un momento determinado
el Ratonero se echó hacia atrás y paró las repulsivas lanzas-cerbatanas con su arma más
corea.
Pero dos contra uno siempre es una ayuda, y esta vez podría haber resultado fatal si
en aquel momento Fafhrd no hubiera rebotado de su gran giro lateral a toda velocidad,
desde alguna pendiente que sólo él había visto, remolineando su espada. Pasó
justamente por detrás de los dos sacerdotes, cuyas cabezas, desprendidas de los
cuerpos, rodaron por separado, aunque a la misma velocidad.
Sin embargo, aquel podría haber sido el fin de Fafhrd, pues el último sacerdote negro,
tal vez ayudado por el peso de su lanza de hielo, llegó lanzado en pos de Fafhrd aun a
mayor velocidad, y le habría ensartado si el Ratonero no hubiera desviado hacia arriba el
delgado carámbano, sujetando con las dos manos a «Escalpelo», de modo que la punta
de hielo sólo rozó la rojiza cabellera flameante del nórdico.
Un instante después todos se internaron en la glacial niebla blanca. El último atisbo que
el Ratonero tuvo de Fafhrd fue su veloz cabeza solitaria, abriendo una brecha en la niebla
que le llegaba hasta el cuello. Luego los ojos del Ratonero quedaron balo la superficie
algodonosa.
Era una extraña experiencia avanzar velozmente a través de una materia lechosa, los
cristales de hielo punzándole las mejillas, sin saber a cada momento si una barrera
desconocida podría alzarse fatalmente en su camino. Oyó un gruñido que parecía de
Fafhrd y luego un crujido tintineante, que podría haber sido producido por la lanza de hielo
al romperse, seguido de un lamento agónico. Tuvo entonces la sensación de que tocaba
fondo y ascendía, y pronto salió de la niebla a la luz del día púrpura amarilla, patinó hasta
caer en un blando banco de nieve y se echó a reír como un loco, aliviado. Transcurrieron
unos instantes antes de darse cuenta de que Fafhrd, que también se desternillaba de risa,
estaba igual que él semienterrado en la nieve, a su lado.
Cuando Fafhrd miró al Ratonero, éste hizo un gesto inquisitivo, señalando la niebla tras
ellos. El nórdico asintió.
—El último sacerdote ha muerto. ¡No queda ninguno! —exclamó feliz el Ratonero,
estirándose en la nieve como si fuera un lecho de plumas.
Su idea principal era encontrar la cueva más próxima (estaba seguro de que habría
una), y disfrutar de un largo descanso.
Pero Fafhrd tenía otras ideas y una energía desbordante. Lo que iban a hacer era
proseguir velozmente su camino hasta que oscureciera, y ofreció al Ratonero unas
imágenes tan atractivas del Yermo Frío, al que llegarían por la mañana, o quizás aquella
misma noche, que el hombrecillo pronto trotó al lado del grandullón, aunque de vez en
cuando no podía evitar preguntarse cómo Fafhrd podía tener una seguridad tan absoluta
de su dirección en aquel caos de hielo, nieve y nubes agitadas y de coloración
desagradable. Se dijo que no todo el Yermo Frío habría sido el terreno de juego de
Fafhrd, y se estremeció al pensar en la noción que habría tenido el Fafhrd niño de los
lugares apropiados para jugar.
El crepúsculo les sorprendió antes de que hubieran llegado a los bosques que Fafhrd
había prometido, y ante la insistencia del Ratonero empezaron a buscar un sitio donde
pernoctar. Esta vez no iban a encontrar fácilmente una cueva. Era completamente de
noche antes de que Fafhrd avistara una concavidad rocosa ante la que un grupo de
árboles enanos prometían por lo menos combustible y un refugio aceptable.
Sin embargo, pareció que la madera apenas sería necesaria, pues muy cerca de los
árboles había un afloramiento de roca negra parecido al que les había proporcionado el
carbón la noche anterior. Pero en el preciso momento en que Fafhrd alzaba alegremente
su hacha, la roca cobró vida y se lanzó contra su vientre con una daga.
Sólo la energía exuberante y sin merma de Fafhrd le salvó la vida. Arqueó el vientre a
un lado con una rápida flexibilidad que asombró incluso al Ratonero y hundió el hacha en
la cabeza del atacante. El negro cuerpo achaparrado agitó sus miembros convulsamente
y en seguida quedó rígido. La risa profunda de Fafhrd retumbó como un trueno.
—¿Le llamaremos el sacerdote negro inexistente, Ratonero? —inquirió.
Pero el Ratonero no veía motivo alguno de diversión, y retornó toda su inquietud, pues
si habían contado mal a uno de los sacerdotes negros, por ejemplo el que había bajado
rodando con la bola de nieve, o el supuestamente asesinado en la niebla, ¿no era posible
que se les hubiera escapado algún otro? Además, ¿cómo podían haber estado tan
convencidos, simplemente por el dato de una inscripción antigua, de que sólo había
habido siete sacerdotes negros? Y una vez admitido que podrían ser ocho, ¿por qué no
podían haber sido nueve, diez o veinte?
No obstante, Fafhrd se limitó a reírse de estas preocupaciones y se dedicó a corear
leña y hacer una fogata crepitante en la concavidad rocosa. Aunque el Ratonero sabía
que el fuego advertiría de su presencia en varias lenguas a la redonda, agradecía tanto su
calor que era incapaz de criticar severamente a Fafhrd, y cuando se hubieron calentado y
comieron la carne asada de la mañana, el Ratonero experimentó una fatiga tan deliciosa
que se arrebujó en su manco y se dispuso a dormir de inmediato. Pero Fafhrd eligió aquel
instante para sacar e inspeccionar a la luz del fuego el ojo de diamante, lo cual hizo que el
Ratonero abriera un poco uno de los suyos.
Esta vez Fafhrd no parecía inclinado a entrar en trance.
Sonrió con una expresión vivaz y codiciosa mientras giraba la joya a un lado y a otro,
como para admirar los rayos de luz que despedía mientras valoraba mentalmente su
precio en cuadradas piezas de oro de Lankhmar.
Aunque tranquilizado, el Ratonero estaba molesto.
—Guárdalo, Fafhrd —le dijo somnoliento.
Fafhrd dejó de dar vueltas a la gema y uno de sus rayos incidió directamente en el
Ratonero, el cual se estremeció, pues por un momento tuvo la firme convicción de que la
gema le miraba con una inteligencia maligna.
Pero Fafhrd obedeció y, entre risas y bostezos, guardó la gema y se abrigó para
dormir. Gradualmente las misteriosas sensaciones y temores realistas del Ratonero
quedaron amortiguados mientras contemplaba las llamas que danzaban y se adormecía.
Las siguientes sensaciones conscientes del Ratonero fueron las de que le cogían y
arrojaban rudamente sobre una espesa hierba que daba la desagradable impresión de un
pelaje animal. Tenía un dolor de cabeza atroz y había un resplandor pulsátil amarillo y
púrpura producido por unos rayos cegadores. Transcurrieron unos instantes antes de
darse cuenta de que aquellas luces estaban fuera de su cráneo más que dentro.
Alzó la cabeza para mirar a su alrededor y sintió una insoportable punzada de dolor.
Persistió, sin embargo, y poco después descubrió dónde estaba.
Estaba tendido en la orilla llena de altillos con una oscura vegetación, al otro lado del
lago cuyas aguas parecían ácido y en cuya orilla contraria se alzaba la colina verde. En el
cielo nocturno brillaban las estrellas del norte, mientras que de la hendidura en forma de
boca, ahora muy abierta, de la cumbre rosada de la colina verde, surgía un humo rojo;
parecía un hombre que jadeaba y exhalaba con esfuerzo. Todas las caras en los flancos
de la colina verde parecían monstruosamente vivas en aquella mezcla de luces, sus
bocas contorsionadas y sus ojos resplandecientes, como si cada una de ellas tuviera un
ojo de diamante. Fafhrd, a pocos pies de distancia del Ratonero, permanecía en pie
rígidamente detrás de la gruesa columna rocosa, que era en efecto una especie de altar
tallado, coronado por un gran cuenco. El nórdico cantaba algo en un lenguaje ronco que
el Ratonero desconocía y que nunca le había oído usar a Fafhrd.
El Ratonero hizo un esfuerzo para sentarse. Se palpó cuidadosamente el cráneo y
descubrió un gran chichón sobre la oreja derecha. Al mismo tiempo Fafhrd hizo saltar
chispas —aparentemente con piedra y acero— sobre el cuenco, del que surgió una
columna de llamas púrpuras, y el Ratonero vio que los ojos de Fafhrd estaban cerrados
con fuerza y que sostenía en la mano el ojo de diamante.
Entonces el Ratonero se dio cuenta de que el ojo en cuestión había sido mucho más
sagaz que los sacerdotes negros que habían servido a su montaña-ídolo. Al igual que
tantos sacerdotes, habían sido demasiado fanáticos y no tan inteligentes, ni mucho
menos, como el dios al que servían. Mientras habían tratado de rescatar el ojo extraído y
destruir a los ladrones blasfemos que lo habían robado, el ojo había cuidado muy bien de
sí mismo. Había encantado a Fafhrd y le había engañado para que siguiera un camino
circular que le llevaría, a el y al Ratonero, de regreso a la vengativa colina verde. Incluso
había acelerado la última etapa del viaje, obligando a Fafhrd a avanzar por la noche,
llevando al Ratonero con él tras haberle propinado mientras dormía un golpe
peligrosamente fuerte.
Además, el ojo de diamante debía de haber sido más previsor y determinado que sus
sacerdotes. Debía de tener alguna finalidad importante por encima de conseguir el retorno
a su montaña-ídolo. De lo contrario, ¿por qué habría dado instrucciones a Fafhrd para que
preservara al Ratonero cuidadosamente y lo llevara con él? Ambos debían tener alguna
utilidad para el ojo de diamante. En la cabeza dolorida del Ratonero resonó la frase que
Fafhrd había musitado dos noches antes: «Pero necesita la sangre de héroes anees de
que pueda adoptar la forma de los hombres,
Mientras todos estos pensamientos bullían dolorosamente en la mente del Ratonero,
vio que Fafhrd avanzaba hacia él con el ojo de diamante en una mano y su larga espada
desenvainada en la otra, pero con una sonrisa afable y los ojos cerrados.
—Ven, Ratonero —le dijo suavemente—, es hora de que crucemos el lago, trepemos a
la colina y recibamos el beso y la suave succión de los labios superiores, y de que
mezclemos nuestra sangre con la sangre caliente de Nehwon. De ese modo viviremos en
los gigantes de roca a punto de nacer y conoceremos la alegría de aplastar ciudades,
pisotear ejércitos y destrozar todos los campos cultivados.
Estas frases absurdas pusieron al Ratonero en acción, sin que le intimidaran las luces
pulsantes del cielo y la colina.
Desenvainó a «Escalpelo» y se lanzó contra Fafhrd, con un golpe certero que debería
hacer saltar la espada de la mano del nórdico, sobre todo porque éste seguía con los ojos
fuertemente cerrados.
Pero la pesada hoja de Fafhrd esquivó el rápido acero de su camarada con tanta
facilidad como uno evita una manotada de un bebé y, con una sonrisa pesarosa, dirigió
una estocada a la garganta del Ratonero, el cual sólo pudo evitarla con el más fantástico y
frenético de los saltos hacia atrás.
El salto le llevó en la dirección del lago. Fafhrd fue tras él, atacándole con calma
desdeñosa. Su largo rostro era una máscara rubia de desprecio. Su espada mucho más
pesada se movía con tanta destreza como «Escalpelo», tejiendo un brillante arabesco de
ataque que obligaba al Ratonero a retroceder más y más.
Y durante el combate los ojos de Fafhrd continuaban cerrados. Sólo cuando se
encontró en el borde del lago el Ratonero se dio cuenta del motivo. El ojo de diamante en
la mano izquierda de Fafhrd veía por el nórdico y seguía cada movimiento de «Escalpelo»
con una atención de ofidio.
El Ratonero oscilaba en el negro borde resbaladizo, por encima del lago que reflejaba
su figura inestable, con el pulsante cielo amarillo y púrpura por encima de él y la jadeante
colina verde detrás; y, de súbito, ignoró la amenazadora hoja de Fafhrd, se agacho y
propinó inesperadamente un fuerte tajo al ojo de diamante.
El acero de Fafhrd silbó a un dedo de distancia por encima de la cabeza del Ratonero.
El ojo de diamante, golpeado por «Escalpelo», estalló en una nube blanca. El suelo
cubierto por densa vegetación parecida a un pelaje se estremeció como si sufriera un
tormento desesperante. La colina verde entró en erupción, lanzando vengativas
llamaradas rojas que hicieron tambalearse al Ratonero y enviando un chorro de roca
fundida que doblaba en altura a la colina hacía el amoratado cielo nocturno.
El Ratonero cogió del brazo a su compañero, que contemplaba asombrado todo
aquello, y le hizo alejarse de la colina verde y el lago.
Una docena de latidos de corazón después de que abandonaran el lugar, la roca
fundida inundó el altar y se extendió en todas direcciones. Algunos grumos rojos llegaron
hasta donde estaban los dos amigos, lanzando dardos encendidos sobre sus hombros al
esparcirse. Uno o dos grumos les alcanzaron y el Ratonero tuvo que apagar el pequeño
incendio que iniciaron en el manto de Fafhrd.
Sin detenerse en su carrera, el Ratonero miró atrás y vio por última vez la colina verde.
Aunque seguía vomitando fuego y por sus laderas corrían arroyos rojos, por lo demás
parecía muy sólida y quieta, como si todas sus potencialidades de vida se hubieran
desvanecido por un tiempo o para siempre.
Cuando al fin dejaron de correr, Fafhrd se miró estupefacto la mano izquierda.
—Me he cortado el pulgar, Ratonero. Está sangrando.
—Eso le ocurre también a la colina verde —comentó el Ratonero, mirando atrás—. Y
me alegra decir que se está desangrado a muerte.
8 - Garras de la noche
El miedo se cernía en la luz lunar sobre Lankhmar. El miedo fluía como la niebla a
través de las calles serpenteantes y los laberínticos callejones, y goteaba incluso en
aquella calleja de intrincado trazado curvilíneo donde un farol sucio de hollín y con llama
vacilante señalaba la entrada a la taberna de la «Anguila de Plata».
Era un temor sutil, no como el que inspira un ejército que sitia una ciudad, o los nobles
en guerra, o los esclavos en revuelta, o un loco señor de la guerra inclinado a
desenfrenadas matanzas, o una flota enemiga que zarpa del Mar Interior hacia el estuario
del Hlal. Sin embargo, no era un miedo menos potente, y atenazaba las suaves gargantas
de las mujeres parlanchinas que ahora cruzaban el portal bajo de la «Anguila de Plata»,
haciendo que sus risas fuesen más precipitadas y agudas, y también afectaba a los
acompañantes de aquellas mujeres, haciéndoles hablar en un tono más alto de lo
necesario, mientras sus manos estaban prontas a empuñar las espadas.
Aquel era un grupo de jóvenes aristócratas que buscaban diversión en un lugar
conocido por su mala fama y por ser algo peligroso. Sus atavíos eran ricos y fantásticos, a
la moda de la nobleza decadente de Lankhmar, pero había algo que parecía casi
demasiado absurdo incluso en la exótica Lankhmar: cada mujer tenía la cabeza encerrada
en una pequeña jaula de plata delicadamente forjada.
La puerta se abrió de nuevo, esta vez para dejar salir a dos hombres que se alejaron
rápidamente. Uno de ellos era alto y voluminoso, y parecía ocultar algún objeto bajo su
manto. El otro era de pequeña estatura y ágil, vestido de la cabeza a los pies con prendas
de un color gris claro que se mezclaba con la difusa luz lunar. Llevaba una caña de
pescar al hombro.
—Me pregunto qué traman ahora Fafhrd y el Ratonero Gris —murmuró un gorrero,
mirando con curiosidad por enroma del hombro. El patrón se encogió de hombros—. —
Nada bueno, estoy seguro —siguió diciendo el gorrero—. He visto que esa cosa que lleva
Fafhrd bajo el manto se mueve, como si estuviera viva. Hoy, en Lankhmar, eso es muy
sospechoso. Comprendéis a qué me refiero? Y luego la caña de pescar.
—Paz erijo el patrón—. Son dos bribones honestos, aunque tienen mucha necesidad
de dinero, a juzgar por el vino que me deben. No digas nada contra ellos.
Pero el hombre parecía algo perplejo y turbado mientras entraba de nuevo en el local,
empujando con impaciencia al gorrero.
Hacía tres meses que el miedo se había extendido por Lankhmar, y al principio había
sido algo muy diferente, algo que apenas podía considerarse miedo. Se había perpetrado
una serie excesiva de robos de baratijas y gemas costosas, cuyas víctimas eran
principalmente mujeres. Los objetos brillantes y resplandecientes, fuera cual fuese su
naturaleza, eran los preferidos en aquella oleada de robos.
Se rumoreó que una banda de rateros de destreza y atrevimiento excepcionales se
había especializado en saquear los tocadores de las grandes señoras, aunque los azotes
a doncellas y esclavos no sirvieron para descubrir a ningún miembro de la supuesta
banda. Entonces alguien ofreció la teoría de que los robos eran obra de niños astutos
demasiado pequeños para poder juzgar bien el valor de los objetos.
Pero el carácter de los robos empezó a cambiar gradualmente. Cada vez desaparecían
menos baratijas sin valor y con frecuencia creciente se elegían gemas valiosas entre una
mezcolanza de vidrio y oropel, dando la curiosa impresión de que los ladrones estaban
desarrollando un sentido de la discriminación solamente por medio de la práctica.
Más o menos por entonces la gente empezó a sospechar que el antiguo y casi
honorable Gremio de los Ladrones de Lankhmar había inventado una nueva estratagema,
y se habló de someter a tortura a algunos dirigentes sospechosos o aguardar a que se
entablara un viento del oeste y prender fuego a la calle de los Mercaderes de la Seda.
Pero dado que el Gremio de los Ladrones era una organización conservadora y
fanática, apegada a los métodos tradicionales de robo, las sospechas cambiaron de
objetivo cuando se hizo cada vez más evidente que aquellos robos se debían a una
mentalidad de increíble atrevimiento e ingenio.
Los objetos valiosos desaparecían a plena luz del día, incluso de habitaciones cerradas
y bien vigiladas, o de jardines en azoteas rodeados por altos muros. Una dama en su
hogar dejaba casualmente un brazalete sobre un saliente de ventana inaccesible, y la joya
desaparecía mientras su dueña hablaba con una amiga. La hija de un noble, paseando
por un jardín privado, notaba que alguien alargaba una mano entre el espeso follaje de un
árbol y le arrancaba una aguja para el cabello con cabeza de diamante. Sus ágiles
servidores trepaban al árbol de inmediato, pero no encontraban nada.
Luego una doncella histérica corrió a su ama con la información de que acababa de ver
un gran pájaro de color negro, saliendo por una ventana con un anillo de esmeralda bien
sujeto entre sus garras..
Al principio este relato fue recibido con enojo e incredulidad, y se llegó a la conclusión
de que la misma muchacha debía de haber robado el anillo. Fue azotada casi hasta la
muerte con la aprobación general.
Al día siguiente un gran pájaro negro se lanzó en picado contra la sobrina del Señor
Supremo y le arrebató un pendiente de la oreja.
Dé inmediato se acumularon las pruebas. La gente hablaba de extrañas aves que
aparecían en momentos y lugares desacostumbrados. Se recordó que en cada uno de los
robos habían dejado abierta una ruta aérea. Las víctimas empezaron a recordar cosas
que les habían parecido sin importancia cuando sucedieron: el batir de alas, un susurro de
plumas, huellas y excrementos de ave, sombras cernidas y cosas similares.
Y en la asombrada Lankhmar hirvieron las especulaciones. Sin embargo, se creía que
los robos cesarían, ahora que se conocía a sus autores y se habían tomado las
precauciones adecuadas. No se dio una importancia especial a la oreja lastimada de la
sobrina del Señor Supremo. Ambos juicios resultaron equivocados.
Dos días después, la conocida cortesana Lessnya fue acosada por un gran pájaro
negro cuando cruzaba una amplia plaza. Lessnya, que estaba prevenida, golpeó al ave
con una varita dorada que llevaba, al tiempo que le gritaba para que se asustara y
desistiera de su intento.
Ante los horrorizados espectadores, el ave esquivó los golpes, clavó sus garras en el
hombro blanco de la mujer y le picoteó malignamente el ojo derecho. Después soltó un
graznido estremecedor, agitó las alas y emprendió el vuelo entre un remolino de plumas
negras, sujetando un broche de jade en sus garras.
En los tres días siguientes, otras cinco mujeres fueron robadas de la misma manera, y
tres de ellas resultaron mutiladas.
Toda Lankhmar estaba asustada. Una conducta tan decidida y maligna por parte de las
aves despertaba toda clase de supersticiosos temores. Arqueros armados con flechas de
tres puntas para cazar aves se apostaron en los tejados. Las mujeres atemorizadas
permanecían en sus casas o llevaban mantos para ocultar sus joyas. Las contraventanas
se mantenían cerradas por la noche a pesar del calor del verano. Se abatieron a
flechazos o se envenenó a considerables cantidades de palomas y gaviotas inocentes.
Nobles jóvenes y arrogantes reunieron a sus halconeros y fueron en busca de los
merodeadores.
Pero les resultó difícil localizar a alguno, y, en las pocas ocasiones en que lo hicieron,
sus halcones se vieron atacados por adversarios que volaron velozmente y los vencieron.
Más de un halconero lloró la muerte de un ave de caza favorita. Todos los intentos de
descubrir dónde se ocultaban los ladrones alados fracasaron.
Estas actividades tuvieron un resultado tangible: en lo sucesivo, la mayor parte de los
ataques y robos ocurrieron durante las horas de la noche.
Entonces una mujer murió dolorosamente tres horas después de que unas garras se
lavaran en su cuello, y los médicos de negras túnicas afirmaron que las garras asesinas
debían de tener un veneno virulento.
Aumentó el pánico y se propusieron alocadas teorías. Los sacerdotes del Gran Dios
sostenían que era una reprimenda divina a la vanidad de las mujeres, e hicieron atroces
profecías sobre una inminente revuelta de todos los animales contra el hombre pecador.
Los astrólogos hicieron oscuras y turbadoras insinuaciones. Una multitud frenética
incendió un corral de aves pertenecientes a un rico granjero y luego se desparramaron
por las calles, apedreando a todos los pájaros, y mataron tres cisnes sagrados antes de
dispersarse.
Pero los ataques continuaron, y Lankhmar, con su elasticidad habitual, empezó a
adaptarse en cierto modo a aquel extraño e inexplicable asedio desde el cielo. Las
mujeres ricas convirtieron su temor en una moda, utilizando redes de plata para proteger
sus facciones. Algunos bromeaban sobre el hecho de que, en un mundo patas arriba, los
pájaros estaban sueltos y las mujeres llevaban las jaulas. La cortesana Lessnya encargó
a su joyero un brillante ojo hueco de oro, y los hombres decían que realzaba su belleza.
Entonces Fafhrd y el Ratonero Gris aparecieron en Lankhmar. Pocos suponían dónde
habían estado el enorme bárbaro nórdico y su pequeño y diestro compañero, o por qué
habían regresado a la ciudad en aquellos momentos. Ni Fafhrd ni el Ratonero ofrecieron
ninguna explicación.
Se afanaron en hacer indagaciones, en la «Anguila de Plata» y otros lugares,
trasegando grandes cantidades de vino, pero evitando las peleas. A través de ciertos
canales tortuosos de información, el Ratonero supo que el prestamista Muulsh, que
poseía una riqueza fabulosa pero era socialmente inaceptable, había adquirido un famoso
rubí al rey del Este, el cual tenía por entonces una perentoria necesidad de dinero, e iba a
regalárselo a su esposa. Enterados de esto, el Ratonero y Fafhrd hicieron más
indagaciones y ciertos preparativos secretos, y una noche de luna salieron juntos de la
«Anguila de Plata», llevando unos objetos de naturaleza misteriosa que despertaron
dudas y sospechas en la mente del patrón y algunos parroquianos, pues no había duda
de que el objeto que Fafhrd llevaba bajo su manto se movía como si estuviera vivo y tenía
el tamaño de un pájaro grande.
La luz de la luna no suavizaba las ásperas líneas angulosas de la gran casa de piedra
de Muulsh, el prestamista. Cuadrada, de tejado plano, con pequeñas ventanas y con tres
pisos de altura, se alzaba a corta distancia de las casas similares pertenecientes a los
ricos comerciantes de granos, como un gorrero rechazado.
Cerca de la casa fluían las aguas del Hlal, impetuoso en aquella parte de la ciudad, que
penetraba como un codo en la poderosa corriente. En el lado más cercano al río se
levantaba una estructura oscura, en forma de torre, uno de los varios edificios malditos y
abandonados de Lankhmar, cerrado en tiempos antiguos por razones que ahora sólo
conocían ciertos sacerdotes y nigromantes.
En el otro lado se amontonaban las formas oscuras y sólidas de los almacenes. La
casa de Muulsh daba una impresión de poder taciturno, de gran riqueza y tremendos
secretos celosamente guardados.
Peto el Ratonero Gris, que atisbaba por una de las claraboyas del tejado, típicas de
Lankhmar, y veía el cuarto de vestir de la esposa de Muulsh, podía ver un aspecto muy
distinto del carácter del prestamista. Aquel hombre sin corazón, amedrentado por el azote
verbal de su mujer, parecía un servil perro faldero, o quizás una ansiosa y solícita gallina
clueca.
—¡Gusano, babosa, bestia fofa y grosera! —le decía su esbelta esposa, casi cantando
las palabras—. ¡Has arruinado mi vida con tu sucio manejo del dinero! Ninguna mujer
noble quiere siquiera hablar conmigo. Ni un solo señor o mercader de granos se atreve a
coquetear conmigo. En todas parees sufro el ostracismo. ¡Y todo porque tienes los dedos
grasientos y mancillados de tanto tocar monedas!
—Pero Arya —murmuró él tímidamente—. Siempre he creído que ibas a visitar a tus
amigos. Casi todos los días estás fuera durante horas enteras..., aunque sin decirme
nunca adónde vas.
—¡Zoquete insensible! —exclamó ella—. ¿Qué tiene de extraño que salga y vaya a
algún lugar solitario para llorar y buscar amargo consuelo en privado? Jamás entenderás
la delicadeza de mis emociones. Por qué te casaste conmigo? Yo no lo habría hecho,
puedes estar seguro..., pero tú obligaste a mi pobre padre cuando estaba en dificultades.
¡Me compraste! Es la única manera que sabes de conseguir algo. Y entonces, cuando
murió mi padre, tuviste la desfachatez de comprar esta casa, la suya, la casa donde nací.
Lo hiciste para completar mi humillación, para hacerme volver allá donde todo el mundo
me conocía y que pudieran decir: «Ahí va la esposa de este prestamista insoportable». ¡Si
es que usan una palabra tan cortés como esposa! Lo único que quieres es torturarme y
degradarme, llevarme a rastras hasta tu nivel infame. ¡Eres un cerdo obsceno!
Y mientras así hablaba, trazó un tatuaje con sus tacones dorados sobre la brillante
madera del suelo. Era menuda, ligera, muy mita, vestida con una túnica de seda amarilla
y calzones. Su rostro de ojos vivos y mentón pequeño tenía un atractivo exótico bajo el
dosel del cabello liso, de un negro reluciente. Sus rápidos movimientos parecían un aleteo
incansable. En aquel momento sus gestos traslucían enojo y una profunda irritación, pero
había también una especie de naturalidad estudiada en sus maneras, lo cual sugirió al
Ratonero, el cual disfrutaba a conciencia de todo aquello, que la escena había sido
repetida innumerables veces.
La habitación armonizaba bien con su moradora: tenía colgaduras de seda y muebles
delicados, y había esparcidas por todas partes mesitas cargadas de tarros de cosméticos,
cuencos de dulces y toda clase de objetos frívolos. La brisa cálida que penetraba por las
ventanas abiertas hacía oscilar las llamas de unas velas largas y delgadas.
Una docena de jaulas estaban suspendidas del techo por medio de cadenas delicadas.
Contenían canarios, ruiseñores, cotorras y otros diminutos pájaros cantores, algunos de
los cuales dormían mientras otros piaban somnolientos. Aquí y allá había mullidas
esteras, y, en conjunto, era un nido aterciopelado en medio del carácter pétreo de
Lankhmar.
Muulsh era un poco como ella le había descrito: gordo, feo y tal vez veinte años mayor
que ella. Su túnica llamativa le sentaba como si fuera un saco. La mirada que dirigía a su
esposa, mezcla de aprensión y deseo, era irresistiblemente cómica.
—Oh, Atya, mi palomita, no estés enfadada conmigo. Hago cuanto puedo por
complacerte, y te amo muchísimo.
Trató de tocarle el brazo y ella le eludió; corrió con torpeza tras ella y tropezó de
inmediato con una de las jaulas, que colgaba a una altura inconveniente. La mujer se
volvió hacia él, convertida en una furia en miniatura.
—¡No molestes a mis animalitos, bruto! Vamos, vamos, queridos míos, no os asustéis.
No es más que el viejo elefante.
—¡Malditos sean tus animales —exclamó el prestamista impulsivamente, llevándose
una mano a la frente, pero se dominó en seguida y retrocedió, como si temiera que su
esposa le azotara con una zapatilla.
—¡Vaya! ¿De modo que, además de todos tus demás ultrajes, hemos de soportar tus
maldiciones? —inquirió ella en un súbito tono glacial.
—No, no, mi amada Atya. No he podido dominarme. Te quiero mucho, y también a tus
pajaritos, a los que no deseo ningún daño.
—¡Claro que no les deseas ningún daño! Sólo deseas atormentarnos a muerte. Quieres
degradarnos y...
—Pero Atya —la interrumpió él en tono apaciguador—. No creo que te haya degradado
realmente. Recuerda que incluso antes de que me casaca contigo tu familia no se
mezclaba nunca con la sociedad de Lankhmar.
Esta observación fue un error, como el Ratonero, que hizo pan esfuerzo para ahogar la
risa, pudo ver claramente. Muulsh también debió de darse cuenta, pues mientras Atya
palidecía y se disponía a coger una pesada botella de cristal, el retrocedió y le dijo:
—Te he traído un regalo.
—Puedo imaginar qué es —replicó ella desdeñosamente, relajándose un poco pero
empuñando la botella—. Alguna baratija que una señora regalaría a su doncella, o unos
trapos chillones sólo apropiados para una ramera.
—Oh, no, querida mía, es un regalo digno de una emperatriz.
—No te creo. Si en Lankhmar no me aceptan se debe a tu gusto atroz y sus
asquerosos modales. —Sus finos rasgos, decadentemente blandos, se contrajeron en un
mohín, y su seno encantador aún estaba agitado por la cólera—. «Es la concubina de
Muulsh, el prestamista», dice todo el mundo, y se ríen can disimulo de mí. ¡Se ríen!
—No tienen derecho a hacerlo. ¡Puedo comprarlos a todos! Espera hasta que te vean
llevando mi regalo. ¡Es una joya por la que la esposa del Señor Supremo bebería los
vientos!
A la mención de la palabra «joya», el Ratonero percibió que un sutil estremecimiento de
expectación recorría la estancia. Aun más, vio que una de las colgaduras de seda se
movía de una forma que difícilmente podía deberse a una ligera brisa.
Avanzó con cautela, estiró el cuello y escudriñó el espacio entre las colgaduras y la
pared. Lentamente, una sonrisa malévola apareció en su rostro compacto, de nariz chata.
Agazapados en la ligera luminiscencia ambarina que se filtraba a través de los
cortinajes había dos hombres enjutos, desnudos con excepción de sendos taparrabos
oscuros. Cada uno tenía una bolsa lo bastante grande para encajar ampliamente en ella
una cabeza humana, y de las cuales salía un débil aroma soporífero que el Ratonero
había percibido antes sin Poder localizar su origen.
La sonrisa del Ratonero se intensificó. Sin hacer ruido llevó hacia delante la caña de
pescar que tenía a su lado e inspeccionó el sedal y las garras untadas de una sustancia
viscosa que hacían de anzuelo.
—¡Muéstramela joya! —dijo Arya.
—Lo haré en seguida, querida —replicó Muulsh—, pero no crees que primero
deberíamos cerrar la claraboya y las demás ventanas?
—¡No haremos nada de eso! —le espetó Arya—. ¿He de sofocarme porque unas
cuantas viejas han sido presa de un temor absurdo?
—Pero no es un temor absurdo, paloma mía. Todo Lankhmar tiene miedo, y con razón.
Pareció que el prestamista iba a llamar a un esclavo, pero Atya pateó el suelo con
irritación.
—¡Basta ya, cobarde gordinflón! Me niego a ceder a esos temores infantiles. No creo ni
una palabra de esas historias fantásticas, por muchas que sean las grandes señoras
dispuestas a jurar que son ciertas. No te atrevas a hacerme cerrar las ventanas y
enséñame la joya en seguida o..., o nunca volveré a ser amable contigo.
Parecía próxima a la histeria Muulsh emitió un suspiro de resignación.
—Muy bien, cariño.
Se dirigió a una mesa taraceada, agachándose con dificultad para evitar varias jaulas, y
buscó algo en un pequeño cofre. Cuatro pares de ojos le seguían atentamente. Cuando
regresó tenía algo resplandeciente en la mano. Lo depositó en el centro de la mesa.
—Aquí está —dijo al tiempo que daba un paso atrás—. Te he dicho que es adecuado
para una emperatriz, y lo es.
Se hizo un silencio absoluto en la habitación. Los dos ladrones escondidos detrás de
las cortinas se adelantaron codiciosamente, soltando en silencio los cordones de las
bolsas, sus pies acariciando la madera pulimentada del suelo como patas de gato.
El Ratonero deslizó la delgada caña de pescar a través de la claraboya, evitando las
cadenas de plata de las jaulas, hasta que la garra colgante quedó situada sobre el centro
de la mesa, como una araña preparada para abatirse contra un confiado escarabajo,
grande y rojo.
Atya contemplaba la joya, que relucía como una gota de sangre gruesa, brillante y
temblorosa. Una nueva expresión de dignidad y amor propio apareció en el rostro de
Muulsh.
Los dos ladrones se agacharon para saltar. El Ratonero sacudió ligeramente la caña,
calculando la distancia antes de dejar caer la garra. Arya se acercó a la mesa con la mano
extendida.
Pero todas estas acciones preparatorias fueron interrumpidas simultáneamente.
Se oyó el batir de unas alas poderosas, y un pájaro negro como la tinta, algo mayor
que un cuervo, entró aleteando por una ventana lateral y voló dentro de la habitación,
como un fragmento de negrura desprendido de la noche. Sus garras hicieron rasguños de
un brazo de largo al posarse en la mesa. Entonces arqueó el cuello, emitió un graznido
estridente y estremecedor y se lanzó contra Atya.
En la sala se produjo un torbellino de movimientos caóticos. La garra engomada se
detuvo a medio camino; los dos ladrones trataron desmañadamente de mantener el
equilibrio y evitar que les vieran. Muulsh agitaba los brazos y gritaba: «¡Fuera! ¡Fuera!».
Atya se desplomó.
El pájaro negro pasó cerca de Arya, rozando y golpeando las jaulas de plata con sus
alas, y desapareció en la noche.
Volvió a hacerse un silencio momentáneo en la habitación. La incursión de su hermano
raptor había acallado los cantos de las aves. La caña se desvaneció a través de la
claraboya. Los dos ladrones se escabulleron detrás de las cortinas y avanzaron sin hacer
ruido hacia una puerta. A sus miradas de asombro y temor sucedía una expresión de
profesionales fracasados.
Atya se puso de rodillas, cubriéndose el rostro con las manos. Un escalofrío recorrió el
orondo cuerpo de Muulsh.
—¿Te ha..., te ha herido? Se lanzó contra tu cara.
Arya apartó las manos, revelando el rostro ileso, y se quedó mirando fijamente a su
marido. De súbito la fría mirada se tiñó de indignación, como un recipiente que llega
repentinamente al punto de ebullición.
—¡Gallina inútil! —le gritó—. ¡Por lo que te has preocupado bien podría haberme
arrancado los dos ojos! ¡No has hecho más que gritar «fuera, fuera» cuando me atacó!
¿Por qué no hiciste algo? ¡Y la joya ha desaparecido! ¡Oh, desgraciado pollo castrado!
Se incorporó y cogió una de sus zapatillas con un ademán de furia incontenible. Muulsh
retrocedió protestando y tropezó con un grupo de jaulas.
Sólo el manto arrojado a un lado de Fafhrd señalaba el lugar donde el Ratonero Gris le
había dejado. Corrió al borde del tejado y distinguió la voluminosa forma de Fafhrd a
cierta distancia, al otro lado de los almacenes anexos. El bárbaro miraba el cielo
iluminado por la luna. El Ratonero recogió el manto, saltó el estrecho vacío entre los
edificios y le siguió.
Cuando el Ratonero le dio alcance, Fafhrd sonreía con gran satisfacción, mostrando
sus dientes blancos. El tamaño de su cuerpo flexible y musculoso y la cantidad de cuero
con incrustaciones metálicas que llevaba en forma de brazaletes y ancho cinto
desentonaban mucho en la civilizada Lankhmar, al igual que su cabello largo y cobrizo,
sus rasgos de tosca belleza y su pálida piel de nórdico, espectral bajo la luz lunar. Tenía
una mano enfundada en un guante de cetrería, a cuya muñeca se aferraba un águila de
cabeza blanca, que ahuecó las plumas e hizo un desagradable ruido gorgoteante cuando
se aproximó el Ratonero.
—¡Ahora dime que no puedo cazar a la luz de la luna llena! —exclamó alegremente—.
No sé lo que ha sucedido en la habitación o la suerte que has tenido, pero en cuanto al
pájaro negro que entró y salió... ¡Míralo! ¡Aquí lo tienes!
Empujó con el pie un montón inerte de plumas negras. El Ratonero susurró los
nombres de varios dioses en rápida sucesión y luego preguntó:
—Pero ¿y la joya?
—No sé nada de eso —dijo Fafhrd con despreocupación—. ¡Ah, pero deberías haberlo
visto, pequeño! ¡Una lucha maravillosa! —Su voz rebosaba entusiasmo—. El otro voló
rápida y astutamente, pero Kooskra se alzó como el viento del norte en un puerto de
montaña. Eran tan rápidos que por un momento los perdí de vista. Luego Kooskra lo
derribó.
El Ratonero se había arrodillado y examinaba cuidadosamente la presa de Kooskra. Se
sacó un pequeño cuchillo del cinco.
—¡Y pensar que, según me han dicho, creen que estos pájaros son demonios o feroces
fantasmas de la oscuridad! —siguió diciendo Fafhrd, mientras colocaba una capucha de
cuero en la cabeza del águila—. ¡Qué tontería! No son más que feos cuervos que vuelan
de noche.
—Hablas demasiado alto —observó el Ratonero, y alzó la vista—, pero es evidente que
esta noche el águila ha vencido a la caña de pescar. Mira lo que he encontrado en el
buche de este pájaro. Lo guardó hasta el final.
Fafhrd arrebató el rubí al Ratonero con su mano libre y lo izó para mirarlo a la luz de la
luna.
—¡El rescate de un rey! —exclamó—. ¡Somos ricos, Ratonero! Lo veo claramente.
Seguiremos a esos pájaros en sus robos y paremos que Kooskra les despoje de su boten.
Y se echó a reír.
Esta vez no hubo la advertencia de un batir de alas... Fue sólo una sombra deslizante
que rozó la mano alzada de Fafhrd y se alejó en silencio. Por un momento pareció que iba
a posarse en el tejado, pero aleteó vigorosamente hacia arriba.
—¡Por la sangre de Kos! —exclamó Fafhrd, saliendo de su asombro—. ¡Lo ha cogido,
Ratonero! ¡A por él, Kooskra! ¡A por él!
Y rápidamente le quitó la capucha al águila.
Pero esta vez resultó claro desde el principio que algo iba mal. El águila batía despacio
las alas y parecía tener dificultad para ganar altura. Sin embargo, se aproximó a la presa.
El pájaro negro viró de repente, se lanzó en picado y subió de nuevo. El águila lo seguía
de cerca, aunque su vuelo era todavía inestable.
En silencio, Fafhrd y el Ratonero observaron cómo los pájaros se aproximaban a la
torre alta y maciza del templo abandonado, hasta que sus cuerpos se siluetearon contra la
superficie antigua, que resplandecía pálidamente.
Kooskra pareció recuperar entonces toda su potencia. Logró situarse en una posición
superior y se cernió mientras su presa trazaba giros frenéticos y caía verticalmente.
—¡Alcánzale, por Kos! —susurró Fafhrd, golpeándose una rodilla con el puño.
Pero Kooskra no dio alcance al ave negra, la cual, en el último momento, se deslizó a
un lado y encontró refugio en una de las altas ventanas de la torre.
Ahora no cabía duda alguna de que algo extraño le ocurría a Kooskra. Trató de aletear
alrededor del alféizar que cobijaba a su presa, pero perdió altura. Se volvió de repente,
alejándose de la pared, moviendo las alas de una manera irregular y convulsa. Lleno de
aprensión, Fafhrd cerró fuertemente sus dedos sobre el hombro del Ratonero.
Cuando Kooskra llegó a un punto por encima de ellos, emitió un terrible graznido que
agitó la tranquila noche de Lankhmar. Luego cayó como una hoja muerta, trazando
círculos. Sólo una vez más pareció hacer un esfuerzo para dominar sus alas, pero fue en
vano. Aterrizó pesadamente a corta distancia de donde estaban los dos amigos. Cuando
Fafhrd llegó al lugar, la encontró muerta.
El bárbaro se arrodilló y acarició las plumas del ave mientras miraba la torre. La
perplejidad, la ira y cierto pesar se reflejaban en su rostro.
—Vuela hacia el norte, viejo pájaro —murmuró en voz baja y profunda—. Vuela a la
nada, Kooskra. Entonces se dirigió al Ratonero—: No le encuentro ninguna herida. Juraría
que nada le ha tocado mientras volaba.
—Ocurrió cuando abatió al otro pájaro —dijo serenamente el Ratonero—. No miraste
las garras de ese feo pájaro, si no habrías visto que estaban untadas de una sustancia
verduzca, la cual penetró en su cuerpo por algún pequeño rasguño. Cuando estaba
posada en su mano incubaba ya la muerte, y el veneno actuó con mayor rapidez cuando
el águila atacó al pájaro negro.
Fafhrd asintió, mirando todavía la torre.
—Esta noche hemos perdido una fortuna y un cazador fiel. Pero la noche no ha
terminado todavía. Siento curiosidad por esas mortíferas sombras.
—¿En qué estás pensando? —inquirió el Ratonero.
En que a un hombre le sería fácil lanzar una cuerda con un ancla pequeña sobre un
ángulo de esa torre, y que tengo esa cuerda arrollada a mi cintura. La hemos usado para
trepar al tejado de Muulsh y podemos usarla de nuevo. No malgastes palabras, pequeño.
¿Qué hemos de temer de Muulsh? Vio que un pájaro se llevaba la joya. ¿Por qué habría
de enviar guardias para que registren los tejados? Sí, ya sé que el pájaro echará a volar
cuando vaya a cogerle, pero puede soltar la joya, o tú puedes alcanzarle de un tiro certero
con tu honda. Además, soy especialmente ducho en estos asuntos. ¿Garras
envenenadas? Llevaré los guantes y el manto, y una daga desenfundada Vamos,
pequeño, no discutamos. Ese rincón alejado de la casa de Muulsh y el río es el más
idóneo, ese donde se alza el pequeño chapitel roto. ¡Ya vamos, oh torre!
Y agitó el puño mientras decía esto.
El Ratonero tarareó un fragmento de canción en voz baja y siguió mirando
aprensivamente a su alrededor, mientras sujetaba la cuerda por la que Fafhrd trepaba la
pared de la corre del templo. Se sentía francamente mal, participando con Fafhrd en
aquella empresa descabellada, con la suerte que habían tenido aquella noche
probablemente agotada y el antiguo templo silencioso y desolado.
Estaba prohibido bajo pena de muerte entrar en semejantes lugares, y nadie sabía las
cosas malignas que podían acechar allí, acreciéndose en la oscuridad. Además, la luz
lunar era demasiado reveladora, y el Ratonero se estremeció al pensar en los blancos
excelentes que él y Fafhrd constituirían contra la pared.
Sonaba en sus oídos el clamor bajo pero potente de las aguas del Hlal, que fluía
arremolinado más allá de la base de la pared opuesta Una vez le pareció que el mismo
templo vibraba como si el Hlal le royera sus partes esenciales.
Delante de sus pies se abría el oscuro abismo de unas dos varas que separaba el
almacén del templo. Permitía una visión lateral del jardín del templo vallado, en el que
crecían las malas hierbas y estaba sumido en una decadencia absoluta.
Y ahora, al mirar en aquella dirección, vio algo que le hizo enarcar las cejas y le erizó el
cabello: al otro piado del espacio iluminado por la luz de la luna pasó velozmente una
figura de aspecto humano pero de un volumen inverosímil. El Ratonero tuvo la impresión
de que el extraño cuerpo carecía de las curvas y las formas de los miembros
características del ser humano, que su rostro no tenía rasgos y que su desagradable
aspecto general era el de una rana. Su color parecía ser un marrón apagado uniforme. La
figura se desvaneció en dirección al templo. Por el momento el Ratonero no podía
conjeturar de qué se trataba.
Alzó la vista, con el propósito de advertir a Fafhrd, pero el bárbaro estaba ya
balanceándose en el alféizar de la ventana, a una altura vertiginosa. Como no quería
gritar, hizo una pausa, tratando de decidirse, sólo a medias decidido a trepar por la cuerda
para reunirse con su compañero. Durante todo el tiempo tarareaba un fragmento de
canción, una tonada que usaban los ladrones porque suponían que reforzaban el sueño
en los habitantes de una casa que robaban. Deseó fervientemente que la luna se ocultara
bajo una nube.
Entonces, como si su temor hubiera engendrado una realidad, algo áspero pasó
rozándole una oreja y chocó con sonido amortiguado contra la pared del templo. Sabía
qué era aquello: una bola de arcilla húmeda proyectada con una honda.
En el mismo momento en que se arrojaba al suelo, otros dos proyectiles siguieron al
primero. Por los impactos, pudo discernir que habían sido disparados desde cerca y con
la intención de matar más que de ponerle fuera de combate. Observó el tejado iluminado
por la luna, pero no pudo ver nada. Antes de que sus rodillas tocaran el tejado, había
decidido lo que debía hacer para ayudar a Fafhrd. Había una forma rápida de retirada, y la
adoptó.
Cogió el largo cabo de cuerda y se lanzó al abismo entre los edificios, al tiempo que
otras tres bolas de arcilla se aplanaban contra la pared.
Mientras Fafhrd se balanceaba cautamente sobre el alféizar de la ventana y encontraba
un apoyo sólido, comprendió qué era lo que le había intrigado respecto al carácter de las
tallas desgastadas por la intemperie en el muro antiguo: de un modo u otro todas parecían
relacionarse con aves —aves de rapiña en particular— y con seres humanos que tenían
rasgos grotescos de ave: cabezas con pico, alas de murciélago y garras en las
extremidades.
Todo el alféizar tenía una cenefa con tales criaturas, y el adorno de piedra
sobresaliente en el que se había enganchado el ancla representaba la cabeza de un
halcón. Esta desagradable coincidencia hizo que se abrieran en el interior de Fafhrd las
puertas macizas que retenían el miedo y una ligera sensación de pasmo y horror empezó
a apoderarse de su mente, extinguiendo una parte de su cólera por la deplorable muerte
de Kooskra. Pero al mismo tiempo sirvió para confirmar ciertas nociones vagas que se le
habían ocurrido antes.
Miró a su alrededor. El pájaro negro parecía haberse retirado al interior de la torre,
donde la tenue luz lunar revelaba el suelo de piedra lleno de desperdicios y una puerta
semiabierta que daba a un rectángulo oscuro. El nórdico desenfundó un largo cuchillo y
avanzó sin hacer ruido, apoyando el peso de su cuerpo primero en un pie y luego en el
otro para percibir las posibles debilidades en las piedras centenarias.
Aumentó la oscuridad, pero cedió un poco a medida que sus ojos se acostumbraban a
la negrura. El suelo pétreo bajo sus plantas se hizo resbaladizo, y en oleadas cada vez
más fuertes llegó a su nariz el olor acre, a moho, de un corral de aves. Había también un
ruido suave e intermitente. Fafhrd se dijo que era natural que alguna clase de aves, quizá
palomas, anidaran en aquella estructura desierta, pero un razonamiento más profundo
insistía en que sus especulaciones anteriores eran ciertas. Rebasó un panel de piedra
sobresaliente y llegó a la cámara superior principal de la torre.
La luz lunar que penetraba a través de dos aberturas en el techo, a considerable altura,
revelaba vagamente unas paredes ahuecadas, que se ensanchaban a partir de donde él
estaba hacia la izquierda. Allí el sonido del Hlal era apagado y profundo, como si se alzara
más a través de las piedras que del aire. Ahora Fafhrd estaba muy cerca de la puerta
entreabierta.
Observó una diminuta abertura enrejada en la puerta, como el ventanuco de una celda.
Situado contra la pared, en el extremo ancho de la habitación había una especie de altar,
decorado con unas esculturas indiscernibles. Y a cada lado, en gradas regulares como las
del mismo airar, había varias hileras de pequeñas manchas negras.
Entonces oyó una voz estridente de falsete:
—¡Hombre! ¡Hombre! ¡Macar! ¡Macar!
Una porción de las manchas negras se abalanzaron desde las gradas, aumentando de
tamaño al extender sus alas, y convergieron sobre él. Y debido sobre todo a que, en su
temor, había esperado aquello, alzó el manto para protegerse la cabeza, al tiempo que
asestaba cuchilladas en un veloz movimiento circular. Ahora que estaban tan cerca podía
verlos mejor: eran pájaros de plumas negras como la tinta, provistos de garras crueles,
cada uno igual que los dos contra los que Kooskra había luchado. Graznaban sin cesar y
le atacaban como gallos de pelea capacitados para volar.
Al principio pensó que podría vencerlos sin dificultad, pero era como luchar contra un
torbellino de sombras. Tal vez golpeó a dos o tres, no podía saberlo, pero no importaba.
Sintió que las garras aferraban y picoteaban su muñeca izquierda.
Entonces, como le pareció que era lo único que podía hacer, saltó a través de la puerta
entreabierta, la cerró tras él, acuchilló al ave aferrada a su muñeca, encontró las
punzadas por el tacto, las abrió con el cuchillo y succionó el veneno que Podrían tener las
garras.
Empujó la puerta con el hombro y escuchó los aleteos y los furiosos graznidos de los
pájaros burlados. Sería difícil huir de allí, pues aquella habitación interior en realidad no
era más que una celda, sin luz excepto el pálido resplandor de la luna que se filtraba a
través de la abertura enrejada en la puerta. No se le ocurría ninguna manera plausible de
regresar al alféizar y descender, pues los pájaros le tendrían por completo a su merced
mientras estuviera colgado de la cuerda.
Quería gritar una advertencia al Ratonero, pero temía que sus gritos, probablemente
ininteligibles desde aquella altura, sólo sirvieran para atraer al Ratonero a la misma
trampa. Lleno de furor e incertidumbre, pisoteó vengativamente el cuerpo del ave que
había matado. Gradualmente sus temores se calmaron, pues los pájaros parecían
haberse retirado. Ya no se lanzaban en vano contra la puerta ni se aferraban graznando a
las rejas de la abertura. A través de ésta, Fafhrd podía tener una buena visión del sombrío
altar y las gradas, cuyos negros ocupantes estaban inquietos, se movían de un lado a
otro, se empujaban y revoloteaban de una grada a otra Su olor llenaba la atmósfera.
Entonces Fafhrd oyó de nuevo la estridente voz de falsete, pero esta vez había más de
una voz.
Joyas, joyas. Brillo, brillo.
—Deslumbrantes, centelleantes.
—Arrancar oreja, picotear ojo.
—Arañar mejilla, clavar garras en el cuello.
Esta vez no había duda alguna de que eran las mismas aves las que hablaban. Fafhrd
escuchó aquellas palabras fascinado. No era la primera vez que oía hablar a unos
pájaros, a loros maldicientes y cuervos de lengua hendida El tono de aquellos pájaros era
igualmente monótono y daba una impresión de estupidez, sus repeticiones vituperantes
eran las mismas. Incluso había oído a algunos loros imitar la voz humana con mucha más
precisión. Pero el contenido de las frases era tan diabólicamente pertinente que por un
momento Fafhrd temió que dejaran de ser frases aisladas y se convirtieran en un discurso
inteligente, con preguntas y respuestas racionales. Y no podía olvidar aquella orden cuyo
objetivo era innegable: «¡Hombre, hombre! ¡Matar, matar!».
Mientras escuchaba como hechizado aquel coro cruel, una figura pasó sigilosamente
ante la abertura enrejada, hacia el altar. No tenía de humana más que su forma general,
sin rasgos, con uniforme, una superficie marrón correosa, como un oso de grueso pelaje,
sin pelo. Fafhrd vio que los pájaros también se lanzaban contra aquella extraña figura y
revoloteaban a su alrededor, graznando y atacándole.
Pero el recién llegado no les prestó ninguna atención, como si fuese inmune a los picos
y las garras envenenadas. Avanzó sin prisas, con la cabeza alzada, hacia el altar. Ahora
la luz de la luna se filtraba por una brecha en lo alto y llegaba casi verticalmente,
formando un charco de luz pálida en el suelo, ante el mismo altar, y Fafhrd pudo ver que
la criatura abría un cofre grande y empezaba a extraer pequeñas cosas que
resplandecían, haciendo caso omiso a los pájaros que formaban un enjambre cada vez
más nutrido a su alrededor.
Entonces la criatura se movió de modo que la luz de la luna la iluminó de pleno, y
Fafhrd vio que se trataba de un hombre enfundado en un horrendo traje de cuero grueso,
con dos delgadas ranuras en el lugar de los ojos. Estaba transfiriendo torpe pero
metódicamente el contenido del cofre a una bolsa de cuero que llevaba, y Fafhrd se dio
cuenta de que el cofre contenía las numerosas joyas y baratijas que los pájaros habían
robado.
El individuo vestido de cuero completó su tarea y salió por donde había entrado,
rodeado aún por la pequeña nube negra de pájaros que no cesaban de graznar. Pero
cuando la criatura pasó por el lado opuesto a Fafhrd, las aves se apartaron de súbito y
volaron hacia el altar, como obedeciendo una orden que habían oído a pesar del ruido
que hacían. La figura cubierta de cuero se detuvo en seco y miró inquisitivamente a su
alrededor. Las largas aberturas de los ojos le daban un aspecto de amenaza críptica.
Entonces volvió a ponerse en marcha, pero, en el mismo momento, cayó un lazo
corredizo que se cerró alrededor de la bolsa de cuero que formaba su cabeza.
La figura empezó a debatirse y tambalearse erráticamente, llevándose al cuello una
mano enfundada en cuero. Luego agitó ambos brazos con desesperado frenesí, de modo
que la bolsa que aún sujetaba se abrió y derramó las piedras y los objetos metálicos con
piedras engastadas que contenía. Finalmente, un diestro tirón del lazo le derribó al suelo.
Fafhrd eligió aquel momento para intentar la huida, confiando en la confusión y la
sorpresa, pero no estuvo acertado: tal vez una pizca de veneno en sus venas le había
afectado el cerebro.
Casi había llegado al pasillo que conducía ala ventana antes de que un segundo lazo
se tensara cruelmente alrededor de su garganta. Sus pies abandonaron el suelo, cayó y
se golpeó el cráneo contra la piedra. El lazo se tensó aun más, hasta que sintió que se
ahogaba en un mar de plumas negras en el que brillaban cegadoramente todas las joyas
del mundo. Cuando recobró la conciencia, sintió el intenso dolor del cráneo magullado y
una voz que gritaba asustada y entrecortadamente:
—En el nombre del Gran Dios, ¿quién eres? ¿Qué eres?
Una segunda voz, aguda, dulce, rápida, parecida a un trino de ave, imperiosa y glacial,
respondió:
—Soy la sacerdotisa alada, señora de los halcones. Soy la reina con garras, la princesa
con plumas, encarnación de Ella, la que ha gobernado siempre aquí, a pesar de la
prohibición de los sacerdotes y la orden del Señor Supremo. Soy la que ocasiona
merecidas lesiones a las mujeres altivas y voluptuosas de Lankhmar. Soy la que envía
mensajeros para que tomen el tributo que otrora depositaban generosamente, aunque
temblando, en mi altar.
Entonces habló la primera voz, llena de aprensión, aunque sin debilidad:
—Pero no puedes condenarme de un modo tan horrible. Mantendré bien tus secretos.
Sólo soy un ladrón.
—Eres, en efecto, un ladrón —dijo la segunda voz—, pues querías saquear el tesoro
del altar de Tyaa Alada, y por ese crimen las aves de Tyaa infligen el castigo que
consideran oportuno. Si creen que mereces misericordia, no te matarán; sólo te
arrancarán un ojo..., o quizá los dos.
La voz tenía un fondo de trinos y gorjeos, y el cerebro torturado de Fafhrd seguía
imaginando un monstruoso canto de ave. Intentó incorporarse, pero descubrió que estaba
fuertemente atado a una silla. Tenía los brazos y las piernas ateridos, y, además, el brazo
izquierdo le dolía y ardía.
La suave luz lunar cesó entonces de importunarle y vio que seguía en la misma
cámara, cerca de la puerta con la mirilla enrejada, de cara al altar. A su lado había otra
silla, en la que estaba sentado el hombre revestido de cuero, atado como él. Pero no tenía
puesta la capucha de cuero, por lo que Fafhrd vio el cráneo afeitado y picado de viruelas y
las rudas facciones de un hombre al que reconoció: era Stravas, un ratero bien conocido.
—Tyaa, Tyaa graznaron los pájaros—. Arrancar ojos. Desgarrar nariz.
Los ojos de Stravas eran pliegues oscuros de terror entre sus cejas afeitadas y los
gruesos carrillos. Habló de nuevo en dirección al altar.
—Soy un ladrón, es cierto, pero también lo eres tú. Los dioses de este templo están
proscritos y prohibidos. El Gran Dios en persona los maldijo, y hace siglos abandonaron
este lugar. No sé quién serás, pero no cabe duda de que eres una intrusa. De alguna
manera, quizá por medio de artes mágicas, has enseñado a las aves a robar, sabiendo
que a muchas de ellas les gusta por naturaleza coger objetos brillantes. Y tú te quedas
con lo que roban. No eres mejor que yo..., yo, que descubrí tu secreto e ideé una manera
de robarte a mi vez. No eres una sacerdotisa que pueda condenar a muerte por
sacrilegio.;Dónde están tus adoradores? ¿Dónde está tu clero? ¿Cuáles son tus gracias?
¡Eres una ladrona!
Hizo un esfuerzo para inclinarse hacia delante, tensando sus ligaduras, como si
quisiera lanzarse hacia la muerte que podría ser la respuesta a sus imprudentes palabras.
Entonces, Fafhrd vio, de pie a espaldas de Stravas, una figura que le hizo dudar de si
había recobrado realmente el conocimiento, pues era otro hombre enmascarado con
cuero. Pero, tras parpadear y mirar de nuevo, vio que la máscara no era más que una
pequeña visera, y que por lo demás el hombre estaba vestido como un halconero, con un
jubón pesado y enormes guanteletes. Del ancho cinto de cuero colgaba una espada corta
y un lazo enrollado. Fafhrd miró al otro lado y atisbó el contorno de una figura similar al
lado de su silla.
Entonces la voz del altar, de un modo algo más estridente y agudo, pero musical y
horriblemente parecido al trinar de los pájaros, respondió. Y mientras lo hacía, los pájaros
coreaban: «iTyaa! ¡Tyaa!»
—Ahora morirás, convertido en jirones. Y ese que está a tu lado, cuya águila impía
mató a Kivier y fue, a su vez, muerta por él, morirá también. Pero moriréis sabiendo que
Tyaa es Tyaa, y que su espíritu sacerdotal y encarnado no es un intruso.
Fafhrd miró directamente al altar, una acción que había evitado inconscientemente
hasta entonces, debido a un temor supersticioso irresistible y a una extraña revulsión.
El haz de luz lunar se había movido un poco más hacia el altar, revelando dos figuras
de piedra que sobresalían a cada lado, como gárgolas. Sus rostros tallados eran de
mujer, pero los brazos amenazadoramente doblados terminaban en garras, y tenían unas
alas plegadas a la espalda. El antiguo artesano que había tallado aquellas estatuas lo
había hecho con habilidad diabólica, pues daban la impresión de estar a punto de
extender las alas pétreas y lanzarse al aire.
Sobre el altar, entre las mujeres aladas, pero más atrás y fuera del haz de luz lunar,
estaba encaramada una gran forma negra con medias lunas colgantes de negrura que
podrían corresponder a unas alas. Fafhrd la contempló lamiéndose los labios, y su mente
amodorrada por el veneno era incapaz de enfrentarse a las posibilidades que evocaba
aquella figura.
Pero al mismo tiempo, aunque apenas era consciente de lo que estaba haciendo, sus
manos flexibles y de largos dedos empezaron a mover las fuertes ligaduras de sus
muñecas.
—Sabe, estúpido —dijo la voz de la forma negra—, que los dioses no dejan de existir
cuando unos falsos sacerdotes los prohíben, ni huyen cuando los maldice un dios falso y
presuntuoso. Aunque el sacerdote y el fiel se marchen, él permanece. Yo era pequeña y
no tenía alas cuando subí aquí por primera vez, pero sentí su presencia en las mismas
piedras. Y supe que mi corazón era hermano del suyo.
En aquel momento Fafhrd oyó que el Ratonero le llamaba, de un modo débil, apagado,
pero inequívoco. Su voz parecía provenir de las regiones interiores del templo y se
mezclaba con el rumor liviano y gangoso del Hlal. La forma del altar trinó una llamada e
hizo un gesto, de modo que una de las medias lunas colgantes se movió.
Un solo pájaro negro descendió para posarse en la muñeca del halconero que estaba
detrás de Stravas. Luego el halconero se alejó y sus pisadas resonaron como si estuviera
bajando una escalera. El otro halconero corrió al alféizar de la ventana por la que Fafhrd
había entrado y se oyó el ruido de un cuchillo cortando la cuerda. Poco después regresó.
—Parece que esta noche no le faltan a Tyaa adoradores gorjeó la forma sobre el
altar—. Y algún día todas las mujeres lujosas de Lankhmar subirán aterradas pero sin
poder resistirlo a este lugar, para sacrificar a Tyaa porciones de su belleza.
A la aguda mirada de Fafhrd no se le escapó que la negrura de la forma era demasiado
suave para estar formada por plumas, pero no podía estar seguro. Siguió moviendo sus
ligaduras, notando que las de la muñeca derecha se aflojaban.
—Destrozar belleza, destrozar belleza gritaron ásperamente los pájaros—. Besar con
pico. Acariciar con garra.
—Cuando era pequeña —continuó la voz—, sólo soñaba en tales cosas, en salir
secretamente siempre que podía de la casa paterna para venir a este lugar sagrado. Pero
incluso entonces el espíritu de Tyaa estaba en mí, haciendo que los demás me temieran y
evitaran.
»Un día encontré un pajarillo herido escondido aquí, y lo cuidé hasta que sanó. Era un
descendiente de uno de los antiguos pájaros de Tyaa, el cual, cuando el templo fue
profanado y cerrado, huyó a las Montañas de la Oscuridad, para aguardar el día en que
Tyaa volvería a llamarles. Aquel pájaro había regresado al percibir por medios ocultos que
Tyaa había renacido en mí, y me conocía. Lentamente, porque éramos pequeños y
estábamos solos, recordamos algunos de los rituales antiguos y recuperamos el poder de
conversar entre nosotros.
»Transcurridos los años, los demás pájaros fueron regresando de las Montañas de la
Oscuridad, uno tras otro, y se reprodujeron. Nuestras ceremonias se hicieron cada vez
más perfectas. Se me hizo difícil seguir siendo sacerdotisa de Tyaa sin que el mundo
exterior descubriera mi secreto. Era preciso conseguir alimento, sangre y carne. Y
teníamos que instruirnos durante largas horas.
»Pero perseveré. Y entretanto todos los de mi clase en el mundo exterior me odiaban
más y más, pues percibían mi poder, y me injuriaban y trataban de humillarme.
»Mil veces al día el honor de Tyaa era pisoteado en el polvo. Me privaron de los
privilegios de mi nacimiento y posición y me obligaron a casarme con un hombre rudo y
vulgar. Sin embargo, me sometí y actué como si fuera una de ellos, burlándome de su
falta de ingenio, su frivolidad y vanidad. Esperé a que llegara el momento, sintiendo en mi
interior el espíritu de Tyaa que me fortalecía siempre.
—¡Tyaa! ¡Tyaa! —corearon las aves.
—Y entonces busqué y encontré a quienes me ayudaran en mi búsqueda: dos
descendientes de los antiguos Halcones de Tyaa, cuyas familias se habían mantenido
fieles al culto y a las tradiciones antiguas. Me conocían y me rindieron homenaje. Ellos
constituyen mi clero.
Fafhrd notó que el halconero que estaba a su lado hacía una reverencia. Tenía la
sensación de estar presenciando un maligno espectáculo de sombras tras un lienzo
iluminado. El temor por la suerte del Ratonero era como un peso de plomo sobre sus
pensamientos confusos. Se fijó en un broche con perlas incrustadas y un brazalete de
zafiro que estaban en el suelo, a escasa distancia de su silla. Las joyas seguían donde
habían quedado al caer de la bolsa de Stravas.
—Hace cuatro meses —siguió diciendo la voz—, cuando menguaba la Luna del Búho,
sentí que Tyaa se había encarnado plenamente en mí, y que había llegado el momento
de que Tyaa ajustara las cuentas con Lankhmar. Así pues, envié a los pájaros a que
cogieran el antiguo tributo, ordenándoles que castigaran a quienes negaran el tributo o a
las mujeres notorias por su vanidad y orgullo. Pronto las aves recuperaron su antigua
astucia y el altar de Tyaa quedó adornado como le corresponde. Lankhmar aprendió a
temer, aunque sin saber que temía a Tyaa. ¡No será así durante mucho tiempo!
Al pronunciar estas últimas palabras la voz se hizo muy estridente.
—Pronto proclamaré abiertamente a Tyaa. Las puertas del templo se abrirán a los
fieles y los portadores de tributos. Los ídolos del Gran Dios serán derribados y se
destruirán sus templos. Se convocará aquí a las mujeres ricas e insolentes que
despreciaron a Tyaa en mí, y este altar tendrá de nuevo la satisfacción del sacrificio. —La
voz se alzó hasta convertirse en un aullido—: ¡Ya está empezando! ¡Ahora mismo dos
intrusos sentirán en sus carnes la venganza de Tyaa!
De la garganta de Stravas surgió el sonido de una estremecida inhalación, y se agitó
inútilmente de un lado a otro, tratando de quitarse las ligaduras. Fafhrd forzaba con
frenesí la ligadura suelta de su mano derecha A una orden, varios pájaros negros se
alzaron de los lugares donde estaban posados, pero volvieron a posarse, inseguros, pues
la orden gorjeada no se completó.
El otro halconero había regresado y avanzaba hacia el altar, la mano derecha
levantada en ademán de saludo solemne. Ahora no llevaba ningún pájaro en la muñeca y
su mano izquierda sujetaba una espada corta ensangrentada.
La forma del altar se adelantó ansiosa y la luz lunar la iluminó, de modo que ahora
Fafhrd la vio claramente por primera vez. No era un ave gigantesca ni un híbrido
monstruoso, sino una mujer envuelta en vestiduras negras y con unas mangas largas y
colgantes. La capucha negra caída hacia atrás reveló, blanco a la luz de la luna pero
enmarcado por brillante cabello negro, un rostro triangular, cuyos ojos de brillo vítreo y
aspecto predatorio recordaban un ave, pero también una niña, malévola y de una belleza
extraña. Se movía encorvada, dando pasitos cortos, como si aleteara.
—Tres en una noche —exclamó—. Has matado al tercero. Está bien, halconero.
—Te conozco, te conozco —dijo Stravas con voz entrecortada.
El halconero siguió avanzando, hasta que la mujer dijo quedamente:
—¿Qué sucede? ¿Qué quieres?
Entonces el halconero saltó hacia ella con la agilidad de un felino y acercó la espada
ensangrentada, que brilló con destellos rojizos contra el tejido negro que cubría el seno de
la mujer.
Y Fafhrd oyó decir al Ratonero:
—No te muevas, Atya, ni ordenes a tus pájaros que hagan ninguna acción maligna, o
morirás en un abrir y cerrar de ojos, como han muerto tu halconero y su ave negra.
Durante cinco sofocantes latidos de corazón se hizo un silencio mortal. Luego la mujer
del altar empezó a respirar de una manera seca, ahogada, y lanzó unos gritos breves y
entrecortados que eran casi graznidos. Algunos pájaros negros echaron a volar y trazaron
círculos inseguros, entrando y saliendo de los haces de luz lunar, aunque manteniéndose
a distancia del altar. La mujer empezó a balancearse de un lado a otro, y la espada siguió
inalterable sus movimientos, como un péndulo.
Fafhrd notó que el segundo halconero se movía a su lado, alzando su espada para
atacar. Aplicando toda su fuerza en un poderoso apalancamiento de muñeca y antebrazo,
Fafhrd rompió la última ligadura, y se lanzó con silla y todo hacia arriba y adelante, cogió
la muñeca del halconero cuando empezaba a blandir la espada corta, y cayó con él al
suelo. El halconero chilló de dolor y se oyó el crujido de un hueso al romperse. Fafhrd
estaba tendido encima de él, mirando al Ratonero con sus atavíos de cuero y a la mujer.
—Dos halconeros en una noche —dijo el Ratonero, imitando a la mujer—. Has hecho
bien, Fafhrd. —Entonces añadió inflexible—: La mascarada ha terminado, Atya. Tu
venganza contra las mujeres de alcurnia de Lankhmar ha llegado a su fin. ¡Ah, pronto el
gordo Muulsh se llevará una sorpresa cuando sepa lo que ha hecho su palomita! ¡Robar
hasta sus propias joyas! ¡Es casi demasiado astuto, Atya!
Un grito de angustia amarga y derrota total surgió de la boca de Atya, evidenciando su
humillación y debilidad. Pero dejó de balancearse y un aire de profunda desesperación
tensó su rostro decadente.
—¡A las Montañas de la Oscuridad! gritó con frenesí—. ¡A las Montañas de la
Oscuridad! ¡Llevad el tributo de Tyaa a la última fortaleza de la diosa!
Y tras estas palabras produjo una serie de silbidos, gorjeos y gritos extraños.
Todos los pájaros se alzaron al unísono, aunque manteniéndose todavía alejados del
altar. Volaron frenéticamente de un lado a otro, emitiendo diversos graznidos, a los que la
mujer parecía responder.
—¡Basta de tretas, Arya! —le dijo el Ratonero—. La muerte está próxima.
Entonces una de las aves negras se lanzó hacia el suelo, cogió un brazalete con
esmeraldas engastadas, se alzó de nuevo y salió por una profunda abertura en la pared
del templo que daba al río Hlal. Uno tras otro, los demás pájaros siguieron su ejemplo.
Como en una grotesca procesión ritual, salieron a la noche, llevando una fortuna en sus
garras: collares, broches, anillos y agujas de oro, plata y ámbar con cabezas de piedras
preciosas que lucían pálidas a la luz de la luna.
Cuando se desvanecieron los tres últimos pájaros, para los que ya no quedaban joyas,
Atya alzó sus brazos cubiertos de telas negras hacia las dos esculturas sobresalientes de
mujeres aladas, como si implorase un milagro, emitió un lamento desgarrador, saltó
temerariamente del altar y se lanzó en pos de los pájaros.
El Ratonero no la golpeó, sino que la siguió, con su espada peligrosamente cerca.
Juntos penetraron en la abertura. Se oyó otro grito, y poco después el Ratonero regresó
solo y se acercó a Fafhrd, cortó sus ligaduras y apartó la silla, ayudándole a levantarse. El
halconero herido no se movió, pero permaneció tendido, gimiendo quedamente.
—¿Se ha arrojado al Hlal? —inquirió Fafhrd, con la garganta seca.
El Ratonero asintió.
Fafhrd se frotó la frente, aturdido, pero su mente se estaba aclarando, a medida que se
disipaban los efectos del veneno.
—Hasta los nombres eran iguales —musitó en voz baja—. ¡Atya y Tyaa!
El Ratonero se dirigió al altar y empezó a revisar las ligaduras del ladrón.
—Algunos de tus hombres han intentado acribillarme esta noche, Stravas —dijo en
tono ligero—. No me ha sido fácil eludirles y abrirme paso por la escalera atascada.
—Lo siento... ahora —dijo Stravas.
—Supongo que también eran tus hombres los que fueron esta noche a robar joyas a
casa de Muulsh.
Stravas asintió, frotándose los miembros liberados.
—Pero confío en que ahora seamos aliados, aunque no hay botín a repartir, excepto
unos cristales sin valor y otras chucherías. —Rió tristemente—. ¿No había manera de
librarse de esos demonios negros sin perderlo todo?
—Para ser un hombre recién arrancado del pico de la muerte, eres muy codicioso,
Stravas observó el Ratonero—, pero supongo que se debe a tu adiestramiento
profesional. No, la verdad es que me alegra que los pájaros se hayan ido. Lo que más
temía es que se descontrolaran..., como sin duda habría sucedido si hubiese matado a
Atya. Sólo ella podía dominarlos. Es evidente que todos habríamos muerto. Fíjate en lo
hinchado que está el brazo de Fafhrd.
—Quizá los pájaros traerán de nuevo el tesoro —erijo Stravas en tono esperanzado.
—No lo creo —replicó el Ratonero.
Dos noches después, Muulsh, el prestamista, que sabía algo de lo sucedido porque se
lo había dicho un halconero con un brazo roto que había estado empleado para cuidar de
las aves cantoras de su esposa, estaba cómodamente recostado en la cama lujosa de la
habitación de su esposa. Una de sus manos rechonchas sostenía una copa de vino, y la
otra la de una hermosa doncella que había sido la peluquera de su mujer.
—La verdad es que nunca la quise —dijo el prestamista, atrayendo hacia sí a la joven,
que sonreía con retaco—. Pero ella solía aguijonearme y asustarme.
La muchacha separó suavemente su mano.
—Sólo quiero poner las coberturas a esas jaulas —explicó—. Los ojos de los pájaros
me recuerdan los de ella.
Y se estremeció delicadamente bajo su delgada túnica.
Cuando la última ave canora quedó tapada y en silencio, ella regresó y se sentó en sus
rodillas.
El miedo desapareció gradualmente de Lankhmar, pero muchas mujeres ricas
siguieron llevando jaulas de plata en la cabeza, considerándolo como una moda
encantadora. Poco a poco las jaulas se fueron alterando hasta quedar reducidas a suaves
máscaras de redecilla de plata.
Y algún tiempo después, el Ratonero le dijo a Fafhrd:
—Hay algo que no te he dicho. Cuando Atya se arrojó al Hlal, había luna llena. Sin
embargo, de algún modo la perdí de vista mientras caía, y no vi ningún chapoteo en el
agua, aunque escudriñé a fondo. Entonces, al alzar la cabeza, vi el final de aquella
desigual procesión de pájaros cuando cruzaban ante el disco lunar, y me parece que
detrás de ellos volaba un pájaro mucho mayor, que aleteaba fuertemente.
—Y crees que... —dijo Fafhrd.
—Hombre, creo que Atya se ahogó en el Hlal —replicó el Ratonero.
9 - El precio del alivio del dolor
Fafhrd, el corpulento bárbaro, expulsado del Yermo Frío del Mundo de Nehwon y
forastero para siempre en la tierra y la ciudad de Lankhmar, la zona más notable de
Nehwon, y el pequeño pero mortífero espadachín Ratonero Gris, un apátrida incluso en el
despreocupado y nada burocrático Nehwon, un hombre sin país (que él supiera), eran
grandes amigos y camaradas desde que se conocieron en la ciudad de Lankhmar cerca
de la intersección de las calles del Oro y del Dinero, pero nunca habían compartido un
hogar. Un motivo evidente era que por naturaleza, y a excepción de su compañía mutua,
eran solitarios, y tales personas casi siempre carecen de hogar. Por otra parte, vivían
constantes aventuras y estaban siempre caminando, explorando o huyendo de las
funestas consecuencias de fechorías y errores pasados. En tercer lugar, sus primeros y
únicos amores verdaderos —la Vlana de Fafhrd y la Ivrian del Ratonero— murieron
cruentamente asesinadas (y fueron cruenta aunque dificultosamente vengadas) la primera
noche en que los jóvenes se conocieron, y cualquier hogar sin una mujer amada es un
lugar frío. En cuarto lugar, generalmente robaban todas sus posesiones, incluso sus
espadas y dagas, a las que siempre llamaban «Varita Gris», «Buscacorazones»,
«Escalpelo» y «Garra de Gato», por muchas veces que las perdieran y las reemplazaran
por otras armas robadas..., y los hogares suelen ser muy difíciles de robar. Como es
natural, no cuentan las tiendas y alojamientos en posadas, cuevas, palacios en los que
dan empleo a uno o donde quizás es huésped de una princesa o una reina, o incluso
chamizos que uno alquila por algún tiempo, como el que alquilaron el Ratonero y Fafhrd
por corto tiempo en un callejón cerca de la Plaza de las Delicias Ocultas.
No obstante, durante sus primeras caminatas y galopadas por Nehwon, en busca de
sus aventuras en y alrededor de Lankhmar, en las que solían estar ausentes las mujeres,
pues los recuerdos de Ivrian y Lankhmar les acosaron durante años, y tras su embrujado
viaje por el Mar Exterior y su regreso, y después de sus encuentros con los siete
Sacerdotes Negros y con Atya y Tyaa, y tras su segundo regreso a Lankhmar,
compartieron durante breves lunas una casa y un hogar, aunque era bastante pequeña y,
naturalmente, robada, y las dos mujeres que la habitaban sólo fantasmas y su ubicación
—debido al talante mórbido que también ellos compartían— de lo más dudosa y de mal
agüero.
Una noche que iban medio borrachos por la callejuela de la Peste y el callejón de los
Huesos, tras salir de la taberna situada en la esquina de las calles del Dinero y las
Rameras, llamada la «Lamprea Dorada», y se dirigían a una posada de alegre pero
maligno recuerdo, la «Anguila de Plata», cuando estaban en el Camino Mortecino, a
media distancia entre las calles de la Quincalla y el Carretero, atisbaron detrás de las
ruinas de la casa —con sus cenizas y piedras ennegrecidas todavía sin limpiar— donde
sus primeros amores Ivrian y Vlana se habían quemado hasta reducirse a cenizas
blancas, tras muchos tormentos, y algunas partículas de las cuales aún podían ver bajo la
lóbrega luz de la luna.
Aquella misma noche, mucho más tarde y mucho más borrachos, deambulaban hacia
el norte más allá de la Calle de los Dioses hacia el barrio de los aristócratas, junto a la
Muralla del Mar y al este del Palacio Arcoiris del Señor Supremo de Lankhmar, Karstak
Ovartamortes. En la finca del duque Damus, el Ratonero espió a través de la valla de
estacas, ahora bajo una luz lunar más brillante —allí el suave viento marino del norte
hacía que el aire estuviera libre de niebla nocturna una casa de jardín escondida, de
madera natural bien pulimentada, con parhilera curvilínea y vigas gruesas, de la cual se
encaprichó en extremo e incluso persuadió a Fafhrd para que la admirase. La tal casa
descansaba sobre seis postes cortos de cedro, que a su vez descansaban sobre roca
plana. No podían hacer más que correr a la Calle de la Muralla y el Portal del pantano,
alquilar a una docena de los inevitables vagos que pasaban la noche allí, dándoles una
moneda de plata y bebida en abundancia a cada uno, prometiéndoles una moneda de oro
y mucha más bebida para después del trabajo, conducirlos al mencionado solar de
Danius, descerrajar la puerta, hacerles entrar cautelosamente, ordenarles que levantaran
la casa del jardín y se la llevaran..., con la suerte providencial de que no hicieron
demasiado ruido y no aparecieron guardianes ni vigilantes. De hecho, El Ratonero y
Fafhrd pudieron trasegar otro jarro de vino durante la supervisión del trabajo. A
continuación, las cuatro decenas de improvisados porteadores, con los ojos fuertemente
vendados, orientados y espoleados por los dos amigos, trasladaron jadeantes y
sudorosos la casa (esta fue la única parte difícil de la operación, y requirió las acertadas y
confiadas lisonjas del Ratonero y la cordialidad desenvuelta aunque algo amenazante y
exigente de Fafhrd). Bajaron hacia el sur, por la desierta calle del Carretero, y al oeste,
por el callejón de los Huesos (por fortuna la casa de jardín era bastante estrecha, pues
constaba de tres pequeñas habitaciones en hilera), hasta llegar a un solar vacío detrás de
la «Anguila de Plata», donde Fafhrd arrojó a un lado tres bloques de piedra e hizo espacio
para aposentar la casa. Luego sólo tuvieron que orientar de nuevo a los porteadores con
los ojos vendados de regreso al Portal del Pantano, darles su oro y comprarles el vino —
una jarra grande pareció lo más sensato para embotar la memoria— y correr en el alba
rosada para comprarle a Braggi, el patrón de la taberna, el solar sin valor detrás de la
«Anguila de Plata». Cortaron a regañadientes con el hacha de guerra de Fafhrd la
parhilera y las vigas en forma de cuernos, embadurnaron con agua y cenizas el tejado y
las paredes (sin pensar en que, recordando a Mana e Ivrian, esto era de mal agüero), a fin
de desfigurar la casa lo mejor posible, y finalmente entraron y se tendieron en el suelo
antes de mirar a su alrededor.
A la mañana siguiente, cuando despertaron, vieron que el interior de la casa era muy
agradable. Las dos habitaciones de los extremos eran dormitorios con mullidas alfombras
y unos murales muy eróticos que decoraban las paredes. El Ratonero se preguntó si el
duque Danius compartía sus concubinas con un amigo o si él mismo iba y venía entre los
dos dormitorios.
La habitación central era una sala de estar muy acogedora, con varios estantes que
contenían libros estimulantes con lujosas encuadernaciones y una buena despensa de
alimentos exóticos contenidos en tarros y vinos. Uno de los dormitorios tenía incluso una
bañera de cobre, de la que el Ratonero se apropió en seguida, y ambas habitaciones
disponían de retretes que limpiaba fácilmente desde abajo un muchacho que trabajaba
para ellos a tiempo parcial y al que contrataron aquella noche en la «Anguila de Plata.
El robo tuvo un gran éxito, y los guardias lankhmarkianos provistos de corazas
marrones y en general perezosos no molestaron a los dos amigos, como tampoco lo hizo
el duque Danius; si éste había contratado sabuesos para que buscaran el paradero de la
casa, fracasaron en su trabajo no demasiado fácil. Y durante varios días el Ratonero Gris
y Fafhrd fueron felices en su nuevo domicilio, comiendo y bebiendo las exquisitas
provisiones de Danius y haciendo rápidas incursiones a la «Anguila de Plata» en busca de
más vino. El Ratonero tomaba dos o tres baños al día, perfumados, jabonosos, aceitosos
y lentos, Fafhrd iba cada dos días al baño público de vapor más cercano y dedicaba
mucho tiempo a la lectura, puliendo su ya considerable conocimiento del alto lankhmarés,
el ilthmarés y el quarmalliano.
Poco a poco, el dormitorio de Fafhrd se fue haciendo cómodamente desordenado y el
del Ratonero muy pulcro y ordenado... Aquello respondía simplemente a que sus
verdaderas naturalezas se expresaban sin trabas.
Al cabo de unos días Fafhrd descubrió una segunda biblioteca, muy bien escondida,
cuyos volúmenes sólo se ocupaban de la muerte, completamente distintos de los otros
libros de temática muy erótica. Fafhrd los encontró igualmente educativos, mientras que el
Ratonero Gris se entretuvo imaginando al duque Danius mientras leía unos párrafos sobre
el estrangulamiento o los venenos de la jungla kleshita mientras iba y venía entre los dos
dormitorios y sus dos o más muchachas.
Sin embargo, los dos compañeros no invitaban a ninguna mujer a su nuevo y
encantador hogar, y quizá por una buena razón, porque alrededor de media luna después,
el espectro de la esbelta Ivrian empezó a aparecerse al Ratonero y el de la alta Vlana a
Fafhrd; tal vez ambos espíritus se habían alzado de su polvo mineral restante que flotaba
en torno e incluso estaba adherido a las paredes exteriores. Los fantasmas de las
muchachas nunca hablaban, ni siquiera emitían el más leve susurro, nunca tocaban, ni
siquiera con el liviano contacto de un solo cabello. Fafhrd nunca hablaba de Mana al
Ratonero, ni éste a Fafhrd de Ivrian. Las dos muchachas eran invariablemente invisibles,
inaudibles, intangibles, pero, no obstante, estaban allí.
Ocultándose al otro, cada uno consultó a brujas, hechiceros, astrólogos, magos,
nigromantes, adivinadores, médicos famosos, incluso sacerdotes, buscando una cura a
sus males (cada uno deseaba ver más de su amada muerta o nada en absoluto), pero sin
encontrar ninguna.
Al cabo de tres lunas el Ratonero y Fafhrd —muy amables entre sí, muy tolerantes en
todos los aspectos, prestos siempre a la broma y sonriendo mucho más de lo que
deseaban— se estaban volviendo rápidamente locos. El Ratonero lo comprendió una
mañana gris, cuando, al abrir los ojos, una pálida Ivrian bidimensional apareció al fin y le
miró tristemente un momento desde el techo, tras lo cual se desvaneció por completo.
Grandes gotas de sudor perlaron el rostro y la cabeza del hombrecillo, desde la línea
donde nacía el cabello. Notaba un sabor ácido en la garganta y tenía ganas de vomitar.
Entonces apartó con violencia las ropas de cama y salió corriendo desnudo de su
dormitorio, cruzó la sala de estar y entró en el de Fafhrd.
El nórdico no estaba allí.
Durante largo tiempo se quedó mirando el lecho revuelto y vacío. Luego bebió de un
trago media botella de vino fortalecido y se preparó un cazo de gahveh vitalizance, que
tomó casi hirviendo. Una vez engullido se echó a temblar intensamente. Se puso una
túnica de lana, que se ató con firmeza a la cintura, se calzó sus botas de lana y siguió
estremeciéndose mientras terminaba su gahveh todavía humeante.
Durante todo el día anduvo de un lado a otro por la sala de estar o se arrellanó en una
de las grandes sillas, alternando el vino fortalecido con el gahveh caliente, esperando el
regreso de Fafhrd, todavía estremeciéndose de vez en cuando y arrebujándose más en la
túnica. Pero el nórdico no aparecía.
Cuando las ventanas de cuerno delgado y ceniza en polvo amarillearon y se
oscurecieron al anochecer, el Ratonero empezó a pensar de una manera más práctica en
su penosa situación. Se le ocurrió que el único brujo al que no había consultado acerca de
su obsesionante y horrible Ivrian (plausible precisamente porque era el único brujo que no
le parecía un impostor y un farsante) era Sheelba del Rostro Sin Ojos, que vivía en la
choza de cinco patas en el Gran Pantano Salado, al este de Lankhmar.
Se quitó las prendas de lana y se puso rápidamente su túnica gris de seda
ásperamente tejida, sus botas de piel de rata y se colocó al cinto la delgada espada
«Escalpelo» y la daga «Garra de Gato» (ya había observado antes que las ropas
ordinarias de Fafhrd, así como su espada «Varita Gris» y su daga «Buscacorazones»
habían desaparecido), se puso el manto con capucha del mismo material que su túnica y
salió de la casita a toda prisa, temeroso de que el triste fantasma de Ivrian se le
apareciera de nuevo y, sin hablar ni tocarle, volviera a desvanecerse.
El sol se ponía. El muchacho de la «Anguila de Plata» estaba limpiando los retretes.
—¿Has visto hoy a Fafhrd? —le preguntó el Ratonero con vehemencia.
El muchacho empezó a retroceder.
—Sí —respondió—. Salió esta mañana en un gran caballo blanco.
—Fafhrd no tiene ningún caballo —dijo el Ratonero en un tono áspero y amenazante.
El muchacho retrocedió de nuevo.
—Era el caballo más grande que he visto jamás. Tenía silla y arreos marrones, con
incrustaciones de oro.
El Ratonero soltó un gruñido y desenfundó a medias a «Escalpelo» de su vaina de piel
de ratón. Entonces, más allá del muchacho, vio, centelleante en la penumbra, un caballo
enorme, negro como el azabache, con silla de montar y arreos negros que tenían
incrustaciones de plata.
Se aparcó corriendo del muchacho, el cual se arrojó de costado al suelo, saltó a la silla,
cogió las riendas, puso los pies en los estribos, que colgaban exactamente a la altura
adecuada para él, y azuzó al caballo, el cual partió al instante por el Sendero Mortecino y
galopó al norte por la calle del Carretero y al oeste por la calle de los Dioses —los
transeúntes se apartaban espantados al ver la velocidad de aquel corcel— y cruzó el
Portal del Pantano abierto antes de que los guardianes pudieran coger sus picas de filo
mellado para lanzarlas o hacerlas servir de barrera.
El sol se ponía a la espalda, la noche estaba delante, el Ratonero sentía el viento
húmedo en las mejillas, y todo esto le parecía bueno.
El caballo negro galopó por la Carretera del Origen a lo largo de unos sesenta tiros de
flecha, o dieciocho veintenas de lanzamientos de pica, y luego se internó en la carretera
que llevaba tierra adentro y al sur. El giro fue tan repentino, que el Ratonero casi salió
despedido de su silla Pero logró mantenerse montado, esquivando lo mejor que pudo las
ramas de zarzales y árboles espinosos. Tras unos cien alientos jadeantes, el caballo se
detuvo, y allí, ante ellos, estaba la choza de Sheelba, y un poco por encima de la cabeza
del Ratonero, la entrada baja y oscura y una figura enfundada en una túnica negra y
cubierta con una capucha también negra estaba agazapada en ella.
—Qué es lo que te propones, mago tramposo? —inquirió el Ratonero en tono
estentóreo—. Sé que has enviado este caballo para que me traiga aquí.
Sheelba no dijo una sola palabra ni se movió, aun cuando su postura en cuclillas
parecía muy incómoda, al menos para un ser con piernas en lugar de, por ejemplo,
tentáculos.
Al cabo de un rato el Ratonero preguntó, con voz todavía más fuerce:
—¿Hiciste venir a Fafhrd esta mañana? ¿Enviaste a buscarle un gran caballo blanco
con arreos marrones que tenían incrustaciones de oro?
Esta vez Sheelba se movió un poco, aunque volvió a quedar inmóvil en seguida y
siguió sin decir palabra, mientras el espacio donde debería estar su rostro continuaba más
negro que sus vestiduras.
La oscuridad se hizo más profunda. Al cabo de un rato mucho más largo, el Ratonero
dijo en voz baja y entrecortada:
—Oh, Sheelba, gran mago, concédeme un don o de lo contrario me volveré loco.
Devuélveme a mi amada Ivrian, dámela completa, o bien (brame de ella por entero, como
si nunca hubiera existido. Haz una de estas dos cosas y pagaré el precio que estipules.
Con una voz rasposa, como el tintineo de pequeños guijarros movidos por una ola
lenta, Sheelba dijo desde su umbral:
—¿Me servirás fielmente mientras vivas? ¿Cumplirás todas mis justas órdenes? Por mi
parte, prometo no llamarte más que una vez al año, o dos como máximo, ni exigirte más
que tres de cada trece lunas de tu tiempo. Debes jurarme por los huesos de Fafhrd y los
tuyos propios que: primero, usarás cualquier estratagema, no importa lo vergonzosa y
degradante que sea, para conseguirme la Máscara de la Muerte del Reino de las
Sombras, y que, segundo, matarás a todo ser que intente impedírtelo, aunque fuera tu
madre desconocida o el mismo Gran Dios.
Tras una pausa todavía más larga, el Ratonero dijo con un hilo de voz:
—Lo prometo.
—Muy bien —dijo Sheelba—. Quédate con el caballo y cabalga hacia el este, más allá
de Ilthmar, la ciudad de los Espectros, el Mar de los Monstruos y las Montañas
Calcinadas, hasta que llegues al Reino de las Sombras. Busca allí la Llama Azul y en el
sitial del trono ante ella coge y tráeme la Máscara de la Muerte, o arráncasela del rostro a
la Muerte, si está en casa. A propósito, en el Reino de las Sombras encontrarás a tu
Ivrian. En particular, cuídate de un cierto duque Danius, cuya casa de jardín robaste
recientemente, no por pura casualidad, y cuya biblioteca de la muerte imagino que has
descubierto y examinado. Ese tal Danius teme a la muerte más de lo que 4 cualquier otra
criatura la ha temido jamás en la historia registrada o recordada por hombre, demonio o
dios, y planea hacer una incursión en el Reino de las Sombras para matar a la misma
Muerte (tanto si es una mujer como un hombre u otro ser, pues mi conocimiento no llega a
tanto) y destruir todas las posesiones de la Muerte, incluida la Máscara que has prometido
procurarme. Ahora, cumple mi encargo. Eso es todo.
El paralizado y asombrado, pero aun así desdichado y suspicaz Ratonero, se quedó
mirando el umbral oscuro durante el tiempo que tardó la luna en alzarse y siluetearse tras
las angulosas ramas de un árbol espinoso muerto, pero Sheelba no dijo otra palabra ni
hizo el menor movimiento, mientras que al Ratonero no se le ocurría ni una sola pregunta
juiciosa que formularle. Así pues, finalmente tocó con los tacones los flancos del caballo
negro, el cual giró al instante, avanzó a paso fino hasta la Carretera del Origen y
emprendió el galope hacia el este.
Entretanto, casi exactamente al mismo tiempo, dado que hay una buena jornada de
viaje a caballo desde Lankhmar, a través del Gran Pantano Salado y el Reino Hundido
hasta las montañas detrás de Ilthmar, ciudad de mala reputación, Fafhrd tenía una
conversación idéntica y hacía el mismo trato con Ningauble de los Siete Ojos en su cueva
vasta y laberíntica, con la excepción de que Ningauble, chismoso por costumbre, habló un
millar de palabras por cada una de las que dijo Sheelba, aunque al final no dijo nada más
de lo que había dicho éste.
Así los dos héroes con más mala fama y menos principios partieron hacia el Reino de
las Sombras. El Ratonero siguió prudentemente la carretera de la costa por el norte, hasta
Sarheenmar, desde donde se dirigió tierra adentro, y Fafhrd cabalgó con imprudencia
directamente al noroeste, a través del Desierto Envenenado. Pero ambos tuvieron buena
suerte y cruzaron las Montañas Calcinadas el mismo día; el Ratonero tomó el paso del
norte y Fafhrd el meridional.
El cielo empezó a nublarse en las vertientes de las Montañas Calcinadas, y las nubes
se espesaron, aunque no caía una gota de lluvia ni se entablaba niebla. El aire era frío y
húmedo, el suelo estaba cubierto de espesa hierba verde y había un bosque de cedros
negros; toda aquella vegetación quizá se nutría de agua subterránea cuyo origen era muy
lejano. Manadas de antílopes negros y renos comían las largas yerbas hasta reducirlas al
tamaño de césped, pero no se veían pastores ni otros seres humanos. El cielo se
oscureció aun más, dando la impresión de una noche perpetua, aparecieron unas
extrañas colinas bajas coronadas por cúmulos de rocas negras, había fuegos distantes de
muchos colores, aunque ninguno azul, y cada uno se desvanecía cuando el viajero se
aproximaba y no hallaba cenizas ni ninguna otra señal de su presencia. El Ratonero y
Fafhrd supieron que habían entrado en el Reino de las Sombras, mortalmente temido por
los implacables mingoles al norte, por los Espectros marfileños al oeste, de carne invisible
y orgullosos de sus huesos, al este por las gentes calvas y las bestias sin pelo del
reducido pero diplomáticamente sutil y duradero Imperio de Eevarensee, y al sur por el
mismo Rey de Reyes, quien había decretado la pena de muerte instantánea a toda
persona, aunque fuera su propio visir, o su hijo más querido, o su reina favorita a quien
susurrara el nombre del Reino de las Sombras, y no digamos hablara de la lóbrega
región.
Finalmente el Ratonero avistó un pabellón negro y cabalgó hacia él, desmontó de su
caballo negro, separó las cortinas de seda y allí, tras una mesa de ébano, sorbiendo
apáticamente vino de una copa de cristal, vestida con su túnica de seda violeta, favorita
tanto de ella como del Ratonero, estaba sentada su amada lvrian, con un chal de armiño
alrededor de los hombros.
Pero sus manos pequeñas y esbeltas tenían la coloración azulada de la muerte, el
color de la pizarra, lo mismo que el rostro, y la mirada de sus ojos se perdía en el vacío.
Sólo su cabello era tan negro, vivo y brillante como siempre, aunque más largo de lo que
recordaba el Ratonero, como mucho más largas eran sus uñas.
En sus ojos de mirada fija el Ratonero vio ahora una ligera película de un blanco
veteado. La muchacha separó los labios y dijo con voz monótona:
—Me complace verte más allá de mis poderes de expresión, Ratonero, siempre amado,
que ahora has arriesgado por mí incluso los horrores del Reino de las Sombras, pero
estás vivo y yo muerta. No vuelvas jamás a turbarme, amor mío querido. Goza, goza.
Y cuando el Ratonero se abalanzó hacia ella, apartando a un lado la frágil mesa negra,
la figura de la muchacha se difuminó y se hundió rápidamente en el suelo como si éste
estuviera formado por unas arenas movedizas diáfanas, suaves y no temidas, aunque era
de sólida tierra cuando el Ratonero le clavó las uñas.
Entretanto, a unas leguas al sur de Lankhmar, Fafhrd sufría exactamente la misma
experiencia con su amada Vlana, de rostro y manos color de pizarra, con sus dedos
largos y fuertes, vestida de actriz con una túnica negra y medias rojas, brillante el cabello
castaño oscuro. Pero antes de que ella también se hundiera en el suelo, como era una
mujer bastante más ruda que Ivrian, acabó entonando con una voz que era muy extraña a
causa de su monotonía y falta de vida, más que por las implicaciones de sus palabras:
—Y ahora vete rápido, mi amado tonto, el hombre más dulce en el mundo vivo del
Reino de las Sombras. Haz el idiota trabajo que te ha encargado Ningauble, el cual con
certeza te costará la vida, estúpido muchacho, pues se lo has prometido
imprudentemente. Luego galopa como el Infierno al sudoeste. Si mueres por el camino y
te reúnes conmigo en el Reino de las Sombras, te escupiré en el rostro, no cambiaré
contigo una sola palabra y nunca compartiré tu negro y musgoso lecho. Así es la muerte.
Mientras Fafhrd y el Ratonero, aunque estaban a leguas de distancia el uno del otro,
partían simultáneamente como ratones aterrados de los dos pabellones negros, cada uno
avistó al este una llama de color azul acero que se alzaba como el más largo y brillante de
los estiletes, mucho más alta que cualquier otra llama que hubieran visto en el Reino de
las Sombras, una llama muy estrecha, azul brillante, que horadaba las nubes negras. El
Ratonero la vio un poco al sur y Fafhrd un poco al norte. Cada uno hundió frenéticamente
los tacones en los flancos de su caballo y siguió galopando: sus caminos convergían
lentamente. En aquel momento, cuando las entrevistas con sus amadas ocupaban sus
mentes, el encuentro con la Muerte parecía lo mejor del mundo para ello, lo más
deseable, tanto si tenían que matar a la criatura más horrible de la vida como si eran
muertos por ésta.
Pero mientras galopaba, Fafhrd no podía dejar de pensar en que Vlana tenía diez años
más que él y en que esa diferencia de edad se notaba mucho más en el Reino de las
Sombras, mientras que la mente del Ratonero no podía abandonar el tema de la
estupidez y el esnobismo básico de Ivrian.
No obstante, ambos galoparon decidida, veloz y alegremente hacia la llama azul, que
cada vez era más espesa y brillante, hasta que vieron su origen: la enorme chimenea
central de un enorme castillo negro con las puertas abiertas, que se alzaba en una colina
baja.
Entraron a la vez en el palacio. Las puertas eran anchas y ninguno de los dos hombres
reconoció la presencia del otro. La pared de granito negro ante ellos tenía un hueco
enorme, el ancho hogar donde la llama azul brillaba casi can cegador mente como el sol y
ascendía fieramente por el cañón para formar la larga llama que habían observado desde
lejos. Ante el hogar había una silla de ébano, con cojines de terciopelo negro, y sobre
aquel hermoso asiento descansaba una brillante máscara negra, un rostro con los
agujeros de los ojos totalmente abiertos.
Los ocho cascos de hierro del caballo blanco y el negro resonaron sobre las losas
negras.
Fafhrd y el Ratonero desmontaron y avanzaron, respectivamente, hacia el lado norte y
el sur de la silla de ébano, tapizada con terciopelo negro, sobre la que reposaba la
rutilante Máscara de la Muerte. Tal vez afortunadamente en aquel momento la misma
Muerte estaba fuera, atareada o de vacaciones.
En aquel instante, tanto Fafhrd como el Ratonero se dieron cuenta de que habían
prometido a Ningauble o Sheelba matar a su camarada. El Ratonero desenvainó a
«Escalpelo» y, con la misma rapidez, Fafhrd extrajo de su funda a «Varita Gris».
Permanecieron cara a cara, dispuestos a matarse.
En aquel instante una cimitarra larga y brillante descendió entre ellos, rápida como la
luz, y la máscara negra y brillante de la muerte quedó partida exactamente en dos, desde
la frente al mentón.
Entonces la rápida espada del duque Danius avanzó como una lengua mortífera hacia
Fafhrd. El nórdico apenas pudo parar el golpe del aristócrata enloquecido. La reluciente
hoja se deslizó contra el Ratonero, el cual también pudo desviar el golpe a duras penas.
Probablemente ambos héroes habrían muerto allí, pues ¿quién a la larga tiene poder
para dominar al loco?, de no haber sido porque en aquel instante la misma Muerte
regresó a su morada en el castillo negro del Reino de las Sombras y con sus manos
negras cogió al duque Danius por el cuello y le estranguló antes de que transcurrieran
diecisiete latidos del corazón de Fafhrd, veintiuno del corazón del Ratonero..., y unos
centenares por parte de Danius.
Ninguno de los dos héroes se atrevió a mirar a la Muerte. Antes de que aquel ser
notable y horrendo hubiera acabado con Danius, su loco enemigo, cada uno cogió una
mitad de la reluciente máscara negra, saltaron sobre sus caballos y galoparon uno al lado
del otro como dos lunáticos gemelos, de la especie más frenética. Sobre ellos cabalgaba,
aun con mayor frenesí que aquel con el que ellos cabalgaban sus poderosos caballos
blanco y negro, ese jinete campeón cósmico, el Miedo, y salieron del Reino de las
Sombras hacia el oeste por el camino más recto posible.
Lankhmar y sus alrededores, adonde regresaron a toda prisa, no guardaba para ellos
más que hostilidad. Tanto Ningauble como Sheelba estaban muy enfadados por
conseguir sólo media máscara, aun cuando fuera la máscara del ser más poderoso en
todos los universos conocidos y desconocidos. Los dos archimagos, bastante
egocéntricos y más bien irracionales, empeñados y apasionados en su guerra privada —
aunque eran sin duda los brujos más astutos y sabios que jamás existieron en el mundo
de Nehwon—, se mostraron totalmente inflexibles contra los cuatro buenos argumentos
que Fafhrd y el Ratonero Gris adujeron en defensa propia: primero, que se habían atenido
a las reglas impuestas por el mago, preocupándose ante todo de sacar la Máscara de la
Muerte (o la mayor porción de ella que pudieran conseguir) del Reino de las Sombras,
fuera cual fuese el coste personal y la mengua de su amor propio, pues, si hubieran
luchado entre sí, como requería la segunda regla, lo más probable era que se hubieran
matado mutuamente, en cuyo caso ni una sola astilla de la máscara habría llegado a
poder de Sheelba o Ningauble, mientras que ¿quién en su sano juicio se enfrentaría en
combate a la Muerte? En este punto, la suerte de Danius reforzaba considerablemente el
argumento. En segundo lugar, la mitad de una máscara mágica es mejor que nada. En
tercer lugar, como cada mago tenía media máscara, ambos se verían obligados a poner
fin a su estúpida guerra, cooperar en el futuro y así duplicar sus poderes ya
considerables. Y en cuarto lugar, que ninguno de los dos brujos habían devuelto a Vlana e
Ivrian con su encantadora carne viva a Fafhrd y el Ratonero, ni las habían hecho
desvanecerse totalmente en el tiempo, de modo que no quedara memoria de ellas en
ninguna parte, como habían prometido, sino que torturaron a los dos héroes —y era
probable que también a las dos muchachas— con un horrendo encuentro final. Con sus
artes mágicas, Ningauble convirtió en animalillos domésticos todos los objetos que
contenía el hogar que Fafhrd y el Ratonero habían robado, mientras Sheelba reducía la
casa a cenizas indistinguibles de aquellas de la vivienda anterior en la que Vlana e Ivrian
habían perecido.
Probablemente esto fue lo mejor, puesto que la idea de vivir en una casa detrás de la
«Anguila de Plata», en medio del cementerio de sus grandes amores, sin duda había sido
para los dos héroes demasiado mórbida desde el principio.
En lo sucesivo, Sheelba y Ningauble, sin mostrar la menor gratitud ni remordimiento
alguno por sus venganzas infantiles, insistieron en obtener del Ratonero y de Fafhrd el
máximo servicio establecido en el trato que habían cerrado con los dos héroes.
Pero a Fafhrd y el Ratonero Gris no volvieron a acosarles las admirables y magníficas
Ivrian y Mana, ni siquiera volvieron a pensar en ellas salvo con el corazón ligero y una
gratitud indolora. De hecho, al cabo de unos días el Ratonero inició una apasionante
aventura amorosa con la sobrina de Karstak Ovarcamortes, casi adolescente todavía y
muy atractiva, mientras que Fafhrd se entendía con las hijas gemelas del duque Danius,
muy bellas y ricas pero, aun así, a punto de dedicarse a la prostitución por la excitación
que el oficio prometía.
Lo que Vlana e Ivrian pensaron de todo esto en su morada eterna en el Reino de las
Sombras es totalmente asunto suyo y de la Muerte, cuyo rostro horrendo ahora podían
mirar sin ninguna clase de temor.
10 - El bazar de lo extraño
Las extrañas estrellas del Mundo de Nehwon resplandecían sobre la ciudad de tejados
negros de Lankhmar, donde las espadas tintinean casi con tanta frecuencia como las
monedas. Por una vez no había niebla.
En la Plaza de las Delicias Ocultas, que se encuentra siete manzanas al sur de la
Puerta del Pantano y se extiende desde la Fuente de la Oscura Abundancia hasta el
Santuario de la Virgen Negra, las luces de las tiendas tenían un brillo mortecino, como el
de las estrellas, pues allí los vendedores de drogas, los buhoneros y los mercachifles de
curiosidades iluminaban sus puestos y los lugares donde se acurrucaban con hongos
luminosos, luciérnagas y braserillos con una única ventana diminuta, ocupándose de sus
asuntos casi con tanto silencio como las estrellas se ocupan de los suyos.
En el Lankhmar nocturno había muchos lugares ruidosos iluminados por antorchas,
pero por una tradición inmemorial los susurros suaves y una penumbra agradable son la
regla de la Plaza de las Delicias Ocultas. Los filósofos acuden allí a menudo con el único
propósito de meditar, los estudiantes para soñar y los teólogos de mirada fanática para
tejer como arañas abstrusas y nuevas teorías acerca del Diablo y otras fuerzas oscuras
rectoras del universo. Y si alguno de ellos encuentra un poco de diversión ¡licita por el
camino, sus teorías, sueños, reologías y demonologías salen, indudablemente,
beneficiadas.
Aquella noche, sin embargo, había una deslumbrante excepción a la ley de la
penumbra. De un portal bajo con un arco trebolado recién abierto en una pared antigua, la
luz se vertía en la plaza. Alzándose sobre el horizonte del pavimento como una
monstruosa luna brillante con los rayos de un sol asesino, el nuevo portal amortiguaba
casi hasta la extinción las estrellas de los demás comerciantes de misterios.
Sobresalían del portal una serie de objetos extraños y fantásticos, mientras que al lado
de la puerta una figura de rostro ávido se agazapaba luciendo una indumentaria que
nunca se había visto en tierra o en el mar..., en el Mundo de Nehwon. Llevaba un gorro
que era como un pequeño cubo rojo, unos pantalones holgados y unas bocas exóticas,
rojas y con las puntas hacia arriba. Sus ojos tenían una expresión tan depredadora como
los de un halcón, pero su sonrisa era cínica y lascivamente halagadora, como la de un
sátiro antiguo.
De vez en cuando se levantaba, hacía algunas cabriolas y barría una y otra vez las
losas con una larga y ruda escoba, como si quisiera limpiar el camino para que entrase
algún emperador fantástico, y a menudo se detenía en su danza para hacer grandes
reverencias, pero siempre con la vista levantada, a la multitud agrupada en la oscuridad
ante el portal, y movía la cabeza hacia el interior de la nueva tienda en un gesto de
invitación a la vez servil y siniestro.
Nadie había hecho todavía acopio de valor para adelantarse en el círculo de luz y
entrar en la tienda, o siquiera para inspeccionar las rarezas expuestas con tanto descuido
pero tentadoramente junto al portal. Pero el número de mirones fascinados iba en rápido
aumento. Se oían murmullos de censura por aquel nuevo método deslumbrante de
comercio —la infracción a la costumbre de penumbra en la plaza—, pero en conjunto las
quejas eran eclipsadas por los jadeos y los murmullos de asombro, admiración y
curiosidad cada vez más vehementes.
El Ratonero entró en la plaza por el extremo de la fuente tan silenciosamente como si
hubiera acudido a cortar una garganta o espiar a los espías del Señor Supremo. Sus
mocasines de piel de ratón no producían ningún ruido. Su espada «Escalpelo», en una
vaina de piel de ratón, no emitía el menor sonido al rozar con la túnica o el manco, ambos
de seda gris tejida de un modo curiosamente tosco. Las miradas que lanzaba a su
alrededor por debajo de la capucha de seda gris medio echada hacia atrás estaban
cargadas de amenaza y un paralizante sentimiento de superioridad.
Por dentro el Ratonero se sentía casi como un escolar..., un escolar temeroso de una
reprimenda y una agobiante imposición de tareas para hacer en casa, pues en su bolsa
de piel de rata, el Ratonero llevaba una nota garabateada en tinta de sepia marrón oscuro
sobre una piel plateada de pez por Sheelba, el del Rostro Sin Ojos, invitando al Ratonero
a presentarse en aquel lugar y a aquella hora.
Sheelba era el tutor sobrenatural del Ratonero y también, cuando Sheelba tenía ese
antojo, era su guardián, y nunca servía de nada hacer caso omiso de sus invitaciones,
pues Sheelba tenía ojos para localizar a quienes se atrevieran a burlarle, aunque no los
tuviera en la cara.
Pero las tareas que Sheelba imponía al Ratonero en ocasiones como aquella eran
especialmente pesadas e inclusa ruidosas, como conseguir nueve gatos blancos sin un
solo pelo negro entre todos ellos, o robar cinco ejemplares del mismo libro de caracteres
rúnicos mágicos de cinco bibliotecas de brujería muy separadas unas de otras, u obtener
especímenes de los excrementos de cuatro reyes vivos o muertos, y por ello el Ratonero
había acudido pronto a la cita, para recibir la mala noticia lo antes posible, y había
acudido solo, pues no quería que su camarada Fafhrd permaneciera a su lado riendo
disimuladamente mientras Sheelba dirigía sus homilías brujeriles a un obediente
Ratonero..., y tal vez pensara en tareas adicionales.
La nota de Sheelba, grabada de un modo invisible en algún lugar de la cabeza del
Ratonero, decía simplemente: «Cuando la estrella Akul adorne el capitel de Rhan,
preséntate en la Fuente de la Oscura Abundancia», y firmaba la nota el pequeño óvalo sin
rasgo alguno que era el sello de Sheelba.
El Ratonero se deslizó ahora a través de la oscuridad hasta la fuente, que era una
gruesa columna negra de cuyo áspero extremo redondeado una sola gota negra se
hinchaba y caía cada veinte latidos de corazón de elefante.
El Ratonero permaneció al lado de la fuente y, extendiendo una mano doblada, midió
la, altitud de la estrella verde Akul. Aún tenía que bajar del cielo siete dedos más antes de
que tocara la punta de aguja del esbelto y distante minarete de Rhan, silueteado por las
estrellas.
El Ratonero se agachó al lado de la columna negra y baja y luego dio un ágil salto y
subió a la parte superior, para ver si eso suponía una gran diferencia en la posición de
Akul. Vio que no había ninguna.
Exploró la oscuridad cercana en busca de figuras inmóviles..., sobre todo una ataviada
con túnica y capucha como un monje, tan encapuchado que uno no podría dejar de
preguntarse cómo veía para caminar. Pero no había ninguna figura.
El estado de ánimo del Ratonero sufrió un cambio. Si Sheelba no tenía la cortesía de
presentarse con antelación, ¡también él podía ser grosero! Fue a investigar la nueva
tienda brillantemente iluminada y con la entrada en forma de arco, de cuyo brillo, que
quebrantaba las leyes de la penumbra, había sido inquisitivamente consciente por lo
menos una manzana antes de entrar en la Plaza de las Ocultas Delicias.
Fafhrd, el nórdico, abrió un párpado pesado a causa del vino ingerido y, sin mover la
cabeza, exploró la pequeña habitación iluminada por el fuego en la que había dormido
desnudo. Cerró aquel ojo, abrió el otro y examinó la otra mitad de la estancia.
No había señal del Ratonero en ninguna parte. ¡Todo iba a pedir de boca! Si
conservaba aquella suerte, podría dedicarse al embarazoso asunto de aquella noche sin
las chanzas del pequeño bribón gris.
De debajo de su mejilla cerdosa sacó un cuadrado de piel de serpiente violeta
atravesado por poros diminutos, de modo que al sostenerlo entre sus ojos y las llamas del
fuego formaba estrellitas. Lo contempló durante algún tiempo, hasta que aquellas
diminutas estrellas revelaron oscuramente el mensaje: «Cuando la daga de Rhan
acuchille la tiniebla en el corazón de Akul, busca la Fuente de las Gotas Negras».
Dibujada toscamente de un lado a otro de las punzadas, en un color marrón
anaranjado, como de sangre seca, había una esvástica de siete brazos, que es uno de los
sellos de Ningauble de los Siete Ojos.
Fafhrd interpretó con dificultad la Fuente de las Gotas Negras como la Fuente de la
Oscura Abundancia. En su infancia, como alumno de los bardos cantores había tenido
que familiarizarse con semejante lenguaje poético críptico.
Ningauble representaba para Fafhrd casi lo mismo que Sheelba representaba para el
Ratonero, con la excepción de que el de los Siete Ojos era un archimago algo más
pretencioso, cuyo gusto por las tareas taumatúrgicas que le imponía a Fafhrd era más
complicado, como la matanza de dragones, el hundimiento de barcos mágicos de cuatro
mástiles y el rapto de reinas encantadas defendidas por ogros.
Además, Ningauble tendía a una jactancia serena y realista, sobre todo acerca de la
amplitud de su vasto hogar-caverna, cuyos pétreos y serpenteantes corredores llevaban,
como él afirmaba con frecuencia, a todos los lugares del espacio y el tiempo..., siempre
que Ningauble le instruyera a uno anticipadamente con exactitud sobre cómo recorrer
aquellos retorcidos pasadizos de techo bajo.
Fafhrd no tenía un deseo excesivo de conocer las fórmulas y encantamientos de
Ningauble, como el Ratonero se sentía impulsado a aprender los de Sheelba, pero el
Septinocular tenía bien cogido al nórdico, debido a sus debilidades y sus infracciones
pasadas, de modo que Fafhrd siempre tenía que escuchar con paciencia las brujeriles
amonestaciones y la cháchara jactanciosa de Ningauble, pero no, si era humana o
inhumanamente posible, mientras el Ratonero Gris estaba presente pata reírse con
disimulo y sonreír.
Entretanto, Fafhrd, de pie ante el fuego, había estado colocándose diversas prendas,
armas y ornamentos en su cuerpo enorme y musculoso, coronado por espeso cabello
corto de color dorado rojizo. Cuando, provisto ya de las bocas y el yelmo, abrió la puerta
exterior, atisbó el oscuro callejón antes de ponerse en marcha y sólo vio al vendedor de
castañas jorobado en cuclillas junto a su brasero en el otro extremo; uno habría jurado
que cuando se dirigiese a la Plaza de las Ocultas Delicias lo haría con los ruidos
metálicos y el paso atronador de una torre de asedio aproximándose a una ciudad de
gruesas murallas.
Pero el vendedor de castañas con orejas de lince, que era también un espía del Señor
Supremo, estaba con el alma en un hilo cuando Fafhrd pasó por su lado, alto como un
pino, rápido como el viento y silencioso como un fantasma.
El Ratonero apartó a dos palurdos con certeros golpecitos en las costillas flotantes y
avanzó por las losas oscuras hacia la tienda llamativamente iluminada con un portal como
un corazón con la punta hacia arriba. Se le ocurrió que los albañiles debían de haberse
matado trabajando para abrir y revocar aquella entrada con tanta rapidez, pues aquella
carde había Pasado por allí y no vio más que una pared lisa.
El exótico portero con el sombrero cilíndrico rojo y las babuchas de punta curva se
acercó dando brincos al Ratonero, provisto de su escoba, e hizo una reverencia antes de
barrer el camino para su primer cliente, sonriendo servilmente.
Pero el rostro del Ratonero tenía una expresión de desdén, sombría y escéptica. Se
detuvo ante el montón de objetos al lado de la puerta y los examinó con desaprobación.
Desenvainó a «Escalpelo» de su funda gris y con la punta de la larga hoja abrió la
cubierta del libro más alto en un montón de volúmenes mohosos. Sin acercarse más,
examinó brevemente la primera página, meneó la cabeza, pasó con rapidez media
docena de páginas más con la punta de «Escalpelo», utilizando la espada como si fuera
el puntero de un maestro para señalar palabras aquí y allá —porque estaban mal
escogidas, a juzgar por su expresión—, y luego cerró el libro bruscamente con otro
movimiento de la espada.
A continuación utilizó la punta de «Escalpelo» para levantar una tela roja que colgaba
de una mesa detrás de los libros, y escudriñó bajo ella con suspicacia, dio un golpecito
despectivo a un recipiente de cristal en el que flotaba una cabeza humana, tocó con la
misma actitud despreciativa otros objetos e hizo oscilar reprobadoramente la espada ante
un búho encadenado por una pata que le ululaba con solemnidad desde su alta percha.
Envainó a «Escalpelo» y se volvió hacia el portero con una ceja arqueada. Su
expresión decía, o mejor, gritaba claramente: «¿Es esto todo lo que tienes para ofrecer?
¿Es esta basura tu excusa para mancillar la plaza penumbrosa con este resplandor?».
En realidad el Ratonero estaba muy interesado por todo lo que había visto. Por cierto
que el libro tenía una escritura que no sólo no entendía, sino que ni siquiera reconocía.
Tres cosas le resultaban muy claras al Ratonero: primero, que los artículos en venta no
procedían de ninguna parte del Mundo de Nehwon, no, ni siquiera de la llanura desértica
más lejana de Nehwon; en segundo lugar, todas aquellas cosas eran, de algún modo que
él aún no podía definir, en extremo peligrosas; y, en tercer lugar, que ejercían una
fascinación monstruosa y que él, el Ratonero, no pensaba moverse de allí hasta que
hubiera explorado, estudiado y, si era necesario, probado, cada uno de los intrigantes
objetos.
Al ver la mueca áspera del Ratonero, el portero empezó a hacer cabriolas convulsas, y
parecía dividido entre el deseo de besar los pies de su posible cliente y de señalar con
llamativos gestos acariciantes cada objeto de su tienda.
Al final hizo una reverencia tan exagerada que el mentón le rozó el suelo, al tiempo que
señalaba con un brazo largo como el de un simio el interior de la tienda y farfullaba en un
lankhmarés atroz:
—Todos los objetos para complacer la carne, los sentidos y la imaginación del hombre.
Maravillas nunca soñadas. ¡Muy barato, muy barato! ¡Vuestro por un ochavo! El bazar de
lo extraño. ¡Por favor, inspeccionad, oh rey!
El Ratonero bostezó largamente, llevándose el dorso de la mano a la boca, y luego
volvió a mirar a su alrededor con la sonrisa paciente y mundana de un duque sabedor de
que puede soportar un gran hastío para alentar el comercio en sus posesiones. Al fin,
encogiéndose ligeramente de hombros, entró en la tienda.
Detrás de él, el portero pareció entrar en un delirio de júbilo, y empezó a barrer de
nuevo las losas como un hombre enloquecido de placer.
En el interior, lo primero que vio el Ratonero fue un montón de libros delgados,
encuadernados en cuero con filetes dorados y finas vetas rojas y violetas.
Vio luego un estante con lentes brillantes y delgados tubos de latón que invitaban a
mirar por ellos.
En tercer lugar vio una muchacha esbelta y morena que le sonreía misteriosamente
desde una jaula con barrotes de oro colgada del techo. Más allá de la jaula dorada había
otras con barrotes de plata y extraños metales verdes, rojo rubí, anaranjado, ultramarino y
púrpura.
Fafhrd vio que el Ratonero se desvanecía en el interior de la tienda en el mismo
momento que su mano izquierda tocaba la testa áspera y fría de la Fuente de la Oscura
Abundancia y cuando Akul señalaba con precisión la punta de Rhan, como si fuera la
lente verde en la linterna del pináculo.
Podría haber seguido al Ratonero o no, aunque desde luego habría reflexionado en
aquel breve atisbo, pero en aquel mismo momento oyó a sus espaldas un siseo largo y
bajo.
Fafhrd se volvió como un bailarín gigantesco y su larga espada «Varita Gris» salió de
su vaina con tanta rapidez y bastante más silencio, como una serpiente emerge de su
madriguera.
A diez brazos detrás de él, en la entrada de un callejón más oscuro de lo que habría
estado la plaza penumbrosa sin su nueva luna comercial, Fafhrd distinguió vagamente
dos figuras enfundadas en túnicas y encapuchadas, una al lado de la otra.
Una de las capuchas rodeaba una oscuridad absoluta. Incluso del rostro de un negro
kleshita podría esperarse que lanzara espectrales destellos broncíneos. Pero aquella
oscuridad era absoluta.
En la otra capucha anidaban siete resplandores verduzcos muy pálidos que se movían
sin cesar, a veces rodeándose unos a otros, moviéndose como en un laberinto. En
ocasiones uno de los siete destellos horizontalmente ovales brillaban un poco más, al
parecer como si se moviera hacia la boca de la capucha, o perdían intensidad, como si se
retirasen.
Fafhrd envainó a «Varita Gris» y avanzó hacia las figuras, las cuales, mirándole
todavía, se retiraron lenta y silenciosamente por el callejón. El nórdico las siguió, sintiendo
que despertaba su interés..., y otras sensaciones. Encontrarse a solas con su mentor
sobrenatural sería un fastidio y una fuente de ligera tensión nerviosa, pero a cualquiera le
resultaría difícil reprimir un estremecimiento de temor reverencia¡si se encontraba al
mismo tiempo con Ningauble de los Siete Ojos y Sheelba del Rostro Sin Ojos.
Además, que aquellos dos hechiceros rivales hubieran unido sus fuerzas, que
operasen al parecer juntos, en amigable colaboración... ¡Algo importante debía suceder!
No había duda.
Entretanto el Ratonero experimentaba los placeres más refinados, asombrosos y
exóticos que pueda imaginarse. Los delgados libros encuadernados en cuero y con
estampaciones en oro contenían unos textos en escritura más extraña que la del libro que
había ojeado en el exterior. Los signos parecían esqueletos de bestias, remolinos de
nubes, arbustos y árboles de ramas retorcidas, pero, por alguna razón maravillosa, podía
leerlos sin la menor dificultad.
Los libros un con el máximo detalle de temas tales como la vida privada de los diablos,
las historias secretas de cultos asesinos y —éstos estaban ilustrados— las técnicas de
esgrima adecuadas para luchar contra demonios armados de espadas, y las tretas
eróticas de lamias, súcubos, bacantes y hamadríades.
Las lentes y los tubos de cobre, algunos de los cuales estaban curvados de un modo
tan fantástico como si fueran periscopios para ver por encima de las paredes y a través de
las ventanas con barrotes de otros universos, al principio sólo mostraban deliciosos
dibujos geométricos formados con joyas, pero al cabo de un rato el Ratonero pudo ver a
su través toda clase de lugares interesantes: las salas del tesoro de reyes muertos, los
dormitorios de reinas vivas, las criptas donde se reunían en consejo los ángeles rebeldes
y los armarios donde los dioses ocultaban planos de mundos de naturaleza tan fantástica
que el riesgo de crearlos era atemorizador.
En cuanto a las muchachas esbeltas extravagantemente vestidas en sus jaulas de
barrotes muy separados..., bien, era agradable descansar en ellas la mirada fatigada por
el examen de los libros y la exploración de los tubos.
De vez en cuando una de las muchachas dirigía un suave silbido al Ratonero y le
señalaba con gesto halagador o implorante o con lánguidas insinuaciones una manivela
enjoyada adosada a la pared y mediante la cual su jaula, suspendida de una cadena
brillante que pasaba por unas poleas no menos relucientes, podía bajarse hasta el suelo.
El Ratonero sonreía a estas invitaciones meneando la cabeza con expresión tierna y
movía suavemente una mano, como si susurrara: «Luego, luego. Tened paciencia».
Al fin y al cabo, las muchachas podían hacer olvidar codos los placeres menores pero
no por ello despreciables. Las muchachas eran para el postre.
Ningauble y Sheelba retrocedieron por el oscuro callejón, seguidos por Fafhrd, hasta
que éste perdió la paciencia y, venciendo un poco su involuntario temor, dijo con
nerviosismo:
—Bueno, ¿vais a seguir haciéndome retroceder hasta que todos nos hundamos en el
Gran Pantano Salado? Qué queréis de mí? ¿A qué viene todo esto?
Pero las dos figuras encapuchadas ya se habían detenido, como Fafhrd pudo percibir
por la luz de las estrellas y el brillo de algunas ventanas, y ahora le parecía que lo habían
hecho un instante antes de que él les hablara ¡Un típico truco de brujo para crearle a uno
una sensación embarazosa! Se mordió el labio en la oscuridad. ¡Siempre era así!
—Oh, mi hijo gentil... empezó a decir Ningauble en su tono sacerdotal más almibarado.
Las motas de sus siete ojos colgaban ahora en la capucha, can quietas y con un brillo
tan suave como las Pléyades en una noche de verano vistas a través de la niebla
verduzca que se alza de un lago cargado con el vitriolo azul y el gas corrosivo de la sal.
—¡He preguntado a qué viene todo esto! —le interrumpió ásperamente Fafhrd.
Convicto ya de impaciencia, bien podía ir hasta el final.
—Déjame presentarlo como un caso hipotético —replicó Ningauble imperturbable—.
Supongamos, mi hijo gentil, que hay un hombre en el universo y que una fuerza maligna
llega a este universo desde otro, o tal vez desde un cúmulo de universos, y que este
hombre es valiente y quiere defender su universo, no da importancia a su vida y, además,
recibe el consejo de un tío muy sabio, prudente y cívico, el cual conoce todo esto que
presento como hipótesis...
—¡Los Devoradores amenazan Lankhmar! —dijo Sheelba con una voz tan áspera
como un árbol que se parte y de un modo tan repentino que Fafhrd casi se sobresaltó...,
y, por lo que sabemos, Ningauble también.
Fafhrd aguardó un momento para no dar falsas impresiones, luego posó su mirada en
Sheelba. Sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad y ahora veía mucho más de lo
que había visto en la entrada del callejón, pero aun así no veía absolutamente nada más
que negrura dentro de la capucha de Sheelba.
—¿Quiénes son los Devoradores? —preguntó.
Sin embargo, fue Ningauble quien replicó:
—Los Devoradores son los mercaderes más consumados e: n todos los numerosos
universos, tan consumados, por cierto, que sólo venden basura. En esto hay una profunda
necesidad, pues los Devoradores deben dedicar toda su astucia a perfeccionar sus
métodos de venta, por lo que no tienen un instante que perder considerando el valor de lo
que venden. La verdad e s que no se preocupan de tales asuntos ni un momento,
por;error a perder su refinada habilidad, y, no obstante, tal es su pericia que sus
mercancías son totalmente irresistibles, las mejores en todos los universos... ¿Me sigues?
Fafhrd miró esperanzado a Sheelba, pero como éste no interrumpió esta vez con un
resumen conciso, hizo un gesto de asentimiento a Ningauble.
Los siete ojos del mago empezaron a oscilar un poco, a juzgar por los movimientos de
los siete brillos verdes.
—Como puedes deducir fácilmente siguió diciendo—, los Devoradores poseen las
magias más potentes recogidas en los numerosos universos, mientras que sus grupos de
asalto están dirigidos por los magos más agresivos que imaginarse pueda, los cuales
dominan con maestría suprema codos los métodos de combate, ya sea con el ingenio,
con los sentimientos o con el cuerpo armado.
»El método de los Devoradores consiste en montar una tienda en un nuevo mundo, a la
que atraen primero a sus habitantes más valientes, aventureros y de mente más flexible,
los cuales tienen tanta imaginación que basta una ligera sugerencia para que ellos
mismos lleven a cabo la mayor parte de la tarea de ventas.
»Una vez han seducido a éstos, los Devoradores se ocupan de la población restante,
¡lo cual significa simplemente que venden, venden y venden! Venden basura y obtienen
buenas dineros y hasta cosas más finas a cambio.
Ningauble suspiró honda y un tanto hipócritamente.
Todo esto es muy malo, gentil hijo mío —siguió diciendo, los ojos danzando
hipnóticamente dentro de la capucha—, pero es bastante natural en universos
administrados por dioses como los que tenemos... Bastante natural y tal vez soportable.
Sin embargo —hizo una pausa— ¡luego viene algo peor! Los Devoradores no sólo
quieren tener por clientes a todos los seres de todos los universos, sino que, sin duda
porque temen que alguien haga algún día una pregunta desagradable, quieren reducir a
todos sus clientes al estado de esclavitud y sumisión inducida con sus artes sugestivas,
de modo que sólo sirvan para quedarse boquiabiertos ante sus mercancías y comprar la
basura que ofrecen los Devoradores. Esto significa, naturalmente, que al final sus clientes
no tendrán con qué pagarles sus chucherías, pero esta eventualidad no parece preocupar
a los Devoradores. Tal vez crean que siempre hay un nuevo universo por explorar. ¡Y
puede que lo haya!
—¡Monstruoso! —comentó Fafhrd—. Pero ¿qué ganan los Devoradores con todas esas
furiosas incursiones comerciales, todo ese tráfico loco? ¿Qué quieren en realidad?
—Los Devoradores sólo quieren amasar dinero —replicó Ningauble—, criar a otros
como ellos para que amasen más dinero y competir entre ellos en ese acaparamiento. Por
cierto, Fafhrd, ¿no es ése el nombre de una ciudad? ¿Amesadinero? Y los Devoradores
quieren meditar acerca del gran servicio que hacen a los muchos universos, pues afirman
que los clientes serviles son los súbditos más obedientes de los dioses, y quejarse sobre
cómo el trabajo de amasar dinero les tortura la mente y trastorna sus digestiones. Aparte
de esto, cada uno de los Devoradores colecciona en secreto y oculta para siempre, a fin
de que sólo sus ojos gocen de ellos, los objetos y pensamientos mejores creados por
verdaderos hombres y mujeres (así como magos y demonios verdaderos) y que han
comprado a precios de saldo y pagado con basura o, y esta es su última preferencia, no
han pagado en absoluto.
—¡Es realmente monstruoso! —repitió Fafhrd—. Los mercaderes siempre han sido un
misterio maligno, y estos parecen la peor especie. Pero ¿qué tiene todo esto que ver
conmigo?
—Oh, gentil hijo mío —respondió Ningauble, la piedad de su tono teñida ahora con una
cierta decepción benevolente—, una vez más me obligas a recurrir a las hipótesis.
Volvamos a la suposición de que ese hombre valiente cuyo universo está
espantosamente amenazado, que no da importancia a su vida y a la mencionada
suposición de que el sabio tío de ese hombre, cuyo consejo el valiente sigue
invariablemente...
—¡Los Devoradores han puesto tienda en la Plaza de las Ocultas Delicias! —le
interrumpió Sheelba de un modo tan abrupto, con tal aspereza que esta vez Fafhrd se
sobresaltó—. ¡Esta noche tienes que destruir ese lugar!
Fafhrd reflexionó un poco en estas palabras y luego dijo con voz insegura:
—Los dos me acompañaréis, supongo, para ayudarme con vuestras brujerías en lo que
me parece que puede ser una operación de lo más peligroso, para servirme como una
especie de artillería brujeril y cuerpo de arqueros mientras yo hago el papel de batallón de
asalto...
—Oh, gentil hijo mío... —interrumpió Ningauble en un tono de profunda decepción,
meneando la cabeza de modo que sus resplandores oculares saltaron dentro de la
capucha.
—¡Tienes que hacerlo solo! —graznó Sheelba.
—¿Sin ninguna ayuda? —inquirió Fafhrd—. ¡No! Buscad a otro, a ese estúpido valiente
que siempre sigue el consejo de su intrigante tío tan servilmente como dices que los
clientes de los Devoradores responden a las mercancías que venden. ¡Buscadle a él!
Pero en cuanto a mí... ¡Digo que no!
—¡Entonces déjanos, cobarde! —dijo duramente Sheelba.
Pero Ningauble se limitó a suspirar y dijo en tono de disculpa:
—Queríamos que tuvieras un camarada en esta misión, un compañero de armas contra
el fétido mal, a saber, el Ratonero Gris. Pero por desgracia se presentó demasiado pronto
a la cita que tenía aquí con mi colega, fue atraído a la tienda de los Devoradores y sin
duda ahora está cogido en sus trampas, si no ha muerto ya. Puedes ver, pues, que
pensamos en tu bienestar y no deseábamos sobrecargarte con una misión en solitario.
Sin embargo, gentil hijo mío, si todavía tienes la firme resolución...
Fafhrd emitió un suspiro más profundo que el de Ningauble.
—Muy bien gruñó, admitiendo la derrota—. Lo haré por vosotros. Alguien tendrá que
sacar a ese bobalicón grisáceo del lío en que se ha metido, ya sea un bonito fuego o
aguas centelleantes lo que le ha tentado. Pero ¿cómo voy a hacerlo? —Agitó un largo
dedo en dirección a Ningauble—: ¡Y no vuelvas a llamarme gentil hijo mío!
Ningauble hizo una pausa; luego se limitó a decir:
—Usa tu propio juicio.
—¡Ten cuidado con la pared negra! —le advirtió Sheelba.
—Espera, tengo un regalo para ti —le dijo Ningauble, y le tendió una cinta raída, de
una vara de largo, cogida entre los pliegues de la larga manga del mango, de modo que
era imposible ver la clase de mano que la sostenía.
Fafhrd cogió el andrajo soltando un bufido, hizo con él una pelotita y se la guardó en el
bolsillo.
—Cuídalo mucho —le advirtió Ningauble—. Es el Manto de la Invisibilidad, algo
gastado por muchos usos mágicos. No te lo pongas hasta que estés cerca del bazar de
los Devoradores. Tiene dos pequeñas debilidades: no te hará del todo invisible a un brujo
maestro si percibe tu presencia y da ciertos pasos. Además, procura no sangrar durante
esta visión, pues el manto no oculta la sangre.
—¡También yo tengo un regalo! —dijo Sheelba, sacando del negro agujero de su
capucha, con una mano enmascarada por la manga, como Ningauble había hecho, algo
que brillaba débilmente en la oscuridad como..., como una telaraña.
Sheelba la agitó, como para desalojar una araña o quizá dos.
—Es la Venda de la Verdadera Visión —dijo mientras se la ofrecía a Fafhrd—. ¡Muestra
todas las cosas tal como realmente son! No te la pongas ante los ojos hasta que entres en
el bazar. Pero si valoras tu vida o tu cordura, ¡no se te ocurra ponértela ahora!
Fafhrd la tomó cautelosamente, sintiendo un hormigueo en los dedos. Estaba inclinado
a obedecer las instrucciones del mago taciturno. En aquel momento no le importaba
realmente ver el verdadero rostro de Sheelba o del Rostro Sin Ojos.
El Ratonero Gris estaba leyendo el libro más interesante de todos, un gran compendio
de conocimiento secreto escrito con signos astrológicos y geománticos, cuyos significados
saltaban fácilmente de la página a su mente.
Para reposar la mirada, o más bien para no devorar con demasiada rapidez el libro,
miró a través de un tubo de latón de nueve codos una escena que sólo podría ser el
azulado pináculo del universo donde los ángeles resplandecen en su vuelo como libélulas
y donde unos pocos héroes selectos descansan tras su gran escalada a la montaña y
observan con ojo crítico las labores de hormiga de los dioses a muchos niveles por
debajo.
Tras esta visión su mirada necesitaba otro descanso, por lo que alzó la vista y miró
entre los barrotes escarlatas (¿de un metal sanguíneo?) de la jaula situada al fondo de la
tienda, donde estaba la muchacha más atractiva de todas, esbelta, rubia, de ojos negro
azabache, la cual se arrodilló, sentándose sobre los talones, con la parte superior del
cuerpo un poco inclinada atrás. Llevaba una túnica de terciopelo rojo y su cabello dorado
era tan espeso y dócil que podía dejarlo caer como un telón ante el rostro, casi hasta los
labios fruncidos. Con los delgados dedos de una mano apartó ligeramente aquella sedosa
cortina dorada para mirar juguetonamente al Ratonero, mientras que con la otra mano
hacía sonar unas castañuelas con un lánguido ritmo lento, aunque con ocasionales
staccatos rápidos.
El Ratonero estaba considerando la posibilidad de dar una o dos vueltas a la manivela
de oro con rubíes incrustados que estaba al lado de su codo, cuando vio por primera vez
la pared brillante al fondo de la tienda. Se preguntó de qué material estaría hecha.
¿Innumerables diamantes diminutos como arena pegada en un cristal ahumado? ¿Ópalo
negro? ¿Perla negra? Brillo de luna negra?
Fuera lo que fuese, la fascinación que producía era absoluta, pues el Ratonero dejó en
seguida el libro, usando el tubo de nueve codos para señalar las páginas, un par de
páginas absorbentes sobre el duelo en las que se revelaba la Parada Universal y sus
cinco variantes falsas, así como las tres formas verdaderas de la Estocada Secreta, hizo
un gesto con un dedo a la hechizadora rubia vestida de rojo y se dirigió rápidamente al
fondo de la tienda.
Mientras se acercaba a la pared negra pensó por un instante que había atisbado un
espectro plateado, o quizás un esqueleto, que salía de la pared y caminaba hacia él, pero
entonces vio que se trataba tan sólo de su propio reflejo, agradablemente realzado por el
resplandeciente material. Lo que por un momento le pareció costillas de plata era el reflejo
de los cordones plateados de su túnica.
Sondó a su imagen y alargó un dedo para tocar el brillante dedo reflejado cuando, ¡oh,
maravilla!, su mano penetró en la pared sin ninguna sensación salvo un ligero frescor
cosquilleante que prometía comodidad como las sábanas de una cama recién hecha.
Miró su mano dentro de la pared y, ¡oh, nueva maravilla!, tenía un hermoso color
plateado, recubierta por un tenue diseño de escamas diminutas. Y aunque era sin duda
alguna su mano, como podía ver si la cerraba, ahora carecía de cicatrices y era algo más
esbelta y de dedos más largos, en conjunto, más bella de lo que era un momento antes.
Agitó los dedos y fue como si contemplara pequeños peces plateados que nadaban en
una superficie acuática.
Pensó en el raro capricho que era tener un estanque oscuro o más bien una piscina
instalada en una pared, de modo que uno podía entrar suave y tranquilamente en el fluido
erecto sin necesidad del ruidoso ejercicio atlético de zambullirse. ¡Y qué encantador
resultaba que el estanque estuviera lleno no de agua fría y mojadora, sino de una especie
de esencia lunar oscura! Y una esencia que tenía también propiedades cosméticas, como
una especie de baño de barro sin el barro. El Ratonero decidió que debería sumergirse en
aquella maravillosa piscina en seguida, pero en aquel momento su mirada descubrió un
largo canapé negro hacia el otro extremo de la liquida pared oscura, y más allá del
canapé una mesita que sustentaba viandas, una jarra de cristal y una copa. Caminó a lo
largo de la pared para inspeccionar aquello, acompañado a cada paso por su apuesto
reflejo.
Pasó un momento la mano por la pared y, cuando la retiró, las escamas
desaparecieron al instante y regresaron las viejas cicatrices familiares.
El canapé resultó ser un ataúd estrecho y de costados altos, forrado de satén
acolchado negro y con pequeños cojines de satén negro en un extremo. Producía una
invitadora sensación de comodidad y descanso, no tan invitadora como la pared negra,
pero igualmente atractiva. Incluso había un anaquel con pequeños libros negros anidados
en el satén negro para diversión del ocupante y también una vela negra, apagada.
La comida que estaba sobre la mesita de ébano más allá del ataúd consistía en
alimentos totalmente negros. Primero por la vista y luego mordisqueándolos y tomando
unos sorbos, el Ratonero descubrió su naturaleza: delgadas rebanadas de un pan de
centeno muy oscuro, con semillas de adormidera incrustadas y embadurnadas de
mantequilla negra; tiras de carne asadas hasta adquirir el color del carbón y diminutos
fragmentos de hígado de ternera asados de igual manera, espolvoreados con especias
negras y guarnecidos liberalmente de alcaparras; las más oscuras jaleas de uva, trufas
cortadas en tiras delgadas como el papel y setas que se habían vuelto negras al freírlas,
castañas en salmuera y, naturalmente, olivas maduras y negros huevos de pescado o
caviar. La bebida negra, que producía espuma al verterla, resultó ser cerveza de malta
mezclada con el vino espumoso de Ilthmar.
Decidió refrescar al Ratonero interior, el Ratonero que vivía una especie de vida
superficial ciega, blanda, ávida y ondulante entre sus labios y su estómago, antes de
sumergirse en la pared negra.
Fafhrd volvió a entrar en la Plaza de las Ocultas Delicias caminando con cautela y con
el largo andrajo que era el Manto de la Invisibilidad sujeto entre los dedos índice y pulgar
de la mano izquierda, y la brillante tela de araña que era la Venda de la Verdadera Visión
sujeta aún con mayor delicadeza entre los mismos dedos de la mano derecha. Aún no
estaba seguro del todo de que el sedoso hexágono estuviera totalmente libre de arañas.
Al otro lado de la plaza descubrió la entrada brillante de la tienda que, según le habían
dicho, era el puesto de avanzada de los mortíferos Devoradores, a través de la multitud
de gente que pululaba sin cesar, haciendo comentarios y especulaciones, llenos de
excitación.
El único rasgo de la tienda que Fafhrd podía distinguir claramente desde la distancia a
que se hallaba era el portero con su gorro rojo y las babuchas y holgados calzones del
mismo color, el cual ahora no hacía cabriolas sino que se apoyaba en su larga escoba al
lado del portal en forma de arco trebolado.
Fafhrd se rodeó el cuello con el Manto de la Invisibilidad. La cinta raída quedó colgando
a cada lado de su jubón de piel de lobo a medio camino del cinto del que pendía la larga
espada y un hacha corta. No veía que su cuerpo desapareciera y dudó de que la cinta
tuviera algún efecto. Como tantos otros taumaturgos, Ningauble nunca dudaba en darle a
uno encantamientos inútiles, no con un propósito traicionero, sino simplemente para
reforzar la moral. Se encaminó resueltamente hacia la tienda.
El nórdico era un hombre aleo, de anchos hombros y aspecto formidable, doblemente
formidable por su atavío y su armamento bárbaros en la supercivilizada Lankhmar, y por
ello daba por sentado que los ciudadanos ordinarios se apartarían de su camino; nunca
se le había ocurrido pensar que pudieran dejar de hacerlo. Por ello sufrió una conmoción.
Todos los menestrales, los matones andrajosos, mozos de las posadas, estudiantes,
esclavos, mercaderes de segunda clase y las cortesanas de calidad inferior, los cuales
automáticamente se habrían apartado de él (aunque las últimas con un pícaro movimiento
de caderas) ahora avanzaban hacia él en línea recta, de modo que tenía necesidad de
esquivarlos, desviarse, detenerse y a veces incluso retroceder para evitar que le dieran
pisotones y tropezaran con él. Un individuo de vientre orondo casi se llevó por delante su
tela de ataña, que ahora, a la luz de la tienda, Fafhrd pudo ver que estaba libre de
ocupantes, o si aún contenía alguna ataña debía de ser muy pequeña.
Tuvo que concentrarse tanto en esquivar a los lankhmarianos que no le veían, que no
pudo dirigir otro vistazo a la tienda hasta que casi estuvo a sus puertas. Y entonces, antes
de que la mirase Imor primera vez de cerca, descubrió que estaba ladeando la cabeza de
modo que la oreja izquierda le tocaba el hombro y que se aplicaba la telaraña de Sheelba
sobre los ojos.
El contacto de la tela fue como el de cualquier telaraña cuando uno tropieza de cara
con una al caminar entre arbustos muy juntos al amanecer. Todo rielaba un poco, como
visto a través de un cristal esmerilado. Aquel trémulo brillo se desvaneció y con él la
delicada sensación adherente, y la visión de Fafhrd volvió a la normalidad, o así se lo
pareció.
El portal de la tienda de los Devoradores estaba lleno de basura, y de una clase
especialmente ofensiva: huesos viejos, pescados muertos, desperdicios de carnicería,
mortajas mohosas plegadas en cuadrados desiguales como libros de páginas sin cortar
mal encuadernados, vidrios rotos y fragmentos de loza, cajas astilladas, grandes y
hediondas hojas muertas, con las manchas anaranjadas de la plaga, trapos
sanguinolentos, taparrabos hechos jirones y abandonados, grandes gusanos que
curioseaban entre los desperdicios, centípedos que se escabullían, escarabajos
bamboleantes, larvas que reptaban..., y cosas menos desagradables.
Encima de todo aquello estaba posado un buitre que había perdido la mayor parte de
sus alas y parecía haber muerto a causa de algún eczema aviar. Al menos Fafhrd lo tomó
por muerto, pero el ave abrió un ojo cubierto por una película blanca.
El único objeto que parecía vendible fuera de la tienda pero se trataba de una
excepción muy notable era la alta estatua de hierro negro, de tamaño algo mayor que el
natural, que representaba a un espadachín de rostro terrible pero melancólico. De pie en
su pedestal cuadrado, junto a la puerca, la estatua se inclinaba hacia delante,
apoyándose ligeramente con ambas manos en su larga espada, y contemplaba la plaza
tristemente.
Aquella estatua casi despertó un recuerdo en la mente de Fafhrd y le pareció que era
un recuerdo reciente, pero entonces su mente quedó en blanco y al instante dejó de lado
el rompecabezas. En misiones como aquella, lo más importante era una acción
inexorablemente rápida Aflojó la atadura del hacha, desenvainó sin hacer ruido a «Varita
Gris» y, apartándose un poco de la basura amontonada y poblada de bichos, entró en el
bazar de lo extraño.
El Ratonero, agradablemente repleto de una sabrosa comida negra, acompañada de la
negra bebida embriagante, se acercó a la pared negra e introdujo en ella el brazo derecho
hasta el hombro. Lo agitó, gozando del suave frescor fluido y balsámico, admirando sus
finas escamas plateadas y la apostura más que humana de la imagen. Hizo lo mismo con
la pierna derecha, moviéndola como un bailarín que se ejercita en la barra. Entonces
aspiró hondo y penetró más.
Al entrar en el bazar, Fafhrd vio los mismos montones de libros magníficamente
encuadernados y los estantes con tubos de latón y lentes de cristal que había visto el
Ratonero, circunstancia que parecía desbaratar la teoría de Ningauble de que los
Devoradores sólo vendían basura.
También vio las ocho hermosas jaulas de brillantes metales preciosos y las relucientes
cadenas de las que colaban desde el techo, y se dirigió a las manivelas enjoyadas de la
pared.
En cada jaula había una araña brillante, de hermosa tonalidad, con pelos negros o
claros, del tamaño de una persona de corta estatura, y que en ocasiones agitaban una
larga pata articulada, o abrían y cerraban suavemente las mandíbulas provistas de
colmillos, mientras miraban fijamente a Fafhrd con ocho ojos vigilantes dispuestos como
joyas en dos hileras de cuatro.
«Utiliza una araña para cazar a otra», pensó Fafhrd, recordando su telaraña, y
entonces se preguntó qué significaba aquel pensamiento.
Rápidamente pasó a cosas más prácticas, pero apenas se había preguntado si cates
de seguir adelante debería macar a aquellas arañas de aspecto tan lujoso, dignas de ser
las bestias de caza de alguna emperatriz de la jungla —¡otro factor contrario a la teoría de
la basura de Ningauble!— cuando oyó un débil chapoteo al fondo de la tienda, el cual le
recordó al Ratonero tomando un baño (a su amigo le encantaban los baños, lentos y
lujosos baños de agua caliente jabonosa y perfumada con aceites aromáticos, ¡el
pequeño sibarita gris!), por lo que Fafhrd corrió en aquella dirección, lanzando numerosas
y rápidas miradas hacia arriba por encima del hombro.
Estaba a punto de rebasar la última jaula, una de metal escarlata que contenía a la
araña más hermosa, cuando observó un libro cerrado y con uno de aquellos tubos de
observación entre sus páginas..., exactamente como el Ratonero conservaría el punto de
un libro cerrándolo con una daga.
Fafhrd se detuvo para abrir el libro, cuyas páginas brillantes estaban en blanco. Aplicó
el ojo impalpablemente cubierto por la telaraña al tubo y vio una escena que sólo podía
ser el humeante y rojo nadir infernal del universo, donde oscuros diablos se escabullían
como centípedos y gentes encadenadas miraban anhelantes hacia arriba, donde los
condenados se retorcían apresados por serpientes negras cuyos ojos brillaban, cuyos
colmillos goteaban y de cuyas fosas nasales salía fuego.
Cuando dejó el tubo y el libro, oyó el débil sonido apagado de burbujas expelidas de un
fluido en su superficie. Al instante miró hacia el fondo penumbroso de la tienda, y vio por
fin la pared negra con su brillo perlífero y un esqueleto que tenía grandes diamantes por
ojos y retrocedía en ella. Sin embargo, aquel costoso hombre esquelético —¡una vez más
impugnada la teoría de la basura de Ningauble!— tenía un brazo que sobresalía en parte
de la pared, y este brazo no era de hueso plateado, ni blanco, pardo o rosa, sino de carne
al parecer viva cubierta por la piel correspondiente.
Cuando el brazo se hundía en la pared, Fafhrd saltó con tanta rapidez como jamás lo
había hecho en su vida y aferró la mano antes de que se desvaneciera. Sabía que
sujetaba a su amigo, pues reconocería en cualquier parte la forma de asirse del Ratonero,
por muy debilitado que estuviera. Tiró de él, pero era como si su amigo se hubiera
hundido en arenas movedizas. Dejó a «Varita Gris» a un lado, cogió también la muñeca
del Ratonero y afianzó los pies contra las ásperas losas negras, para dar seguidamente
un tirón tremendo.
El esqueleto plateado salió de la pared con un negro chapoteo, metamorfoseándose en
un Ratonero Gris de mirada perdida, el cual, sin dirigirse para nada a su amigo y
rescatador fue tambaleándose hasta el ataúd negro y se dejó caer en su interior.
Pero antes de que Fafhrd pudiera sacar a su camarada de aquella nueva situación
apurada, se oyó un ruido metálico de rápidas pisadas y apareció, sorprendiendo un tanto
a Fafhrd, la alta estatua de hierro negro. Se había olvidado de su pedestal, o simplemente
había saltado de él, pero no se había dejado atrás la espada que blandía fieramente con
ambas manos, mientras lanzaba miradas como dardos de hierro a cada sombra, rincón y
concavidad.
La negra mirada pasó ante Fafhrd sin detenerse, pero se detuvo en «Varita Gris»,
tendida en el suelo. A la vista de aquella larga espada la estatua se sobresaltó
visiblemente, sus labios de hierro emitieron un gruñido y entrecerró sus ojos negros.
Lanzó metálicas miradas más perforadoras que antes, y empezó a moverse por la tienda
con súbitas acometidas zigzagueantes, moviendo su espada de sombrío resplandor como
si fuera una guadaña.
En aquel momento el Ratonero se asomó por el borde del ataúd, con los ojos
desmesuradamente abiertos, alzó una mano laca y, agitándola hacia la estatua, gritó en
voz baja y socarrona: «¡Yuju!».
La estatua dejó de escudriñar y mover la espada para mirar al Ratonero con una
mezcla de desdén y asombro.
El Ratonero se irguió en el ataúd negro, tambaleándose como un borracho, y abrió su
bolsa.
—¡Hola, esclavo! gritó a la estatua con embriagada vivacidad—. Tus artículos son
sables. Me quedaré a la chica de terciopelo rojo. —Extrajo una moneda de la bolsa, la
miró de cerca y se la arrojó a la estatua—. Ahí va un ochavo. Y el tubo visor de nueve
codos: otro ochavo. Le arrojó la moneda—. Y el Gran Compendio de Gron de la Ciencia
Exótica... ¡Otro ochavo para ti! Sí, y ahí va otro por la cena, que era muy sabrosa. Oh, y
casi me olvidaba. ¡Ahí tienes, por el alojamiento de esta noche!
Arrojó una quinta moneda de cobre a la demoníaca estatua negra y, con una sonrisa de
felicidad, volvió a desaparecer de la vista. Pudo oírse suspirar al negro satén acolchado
cuando se hundió en él.
Cuando el Ratonero llevaba ya arrojadas unas cuantas monedas, Fafhrd decidió que
era inútil tratar de descifrar la absurda conducta de su camarada y que sería mucho más
adecuado que hiciera uso de aquella diversión para recuperar a «Varita Gris». Así lo hizo,
pero por entonces la estatua negra volvía a estar plenamente alerta, si no había dejado de
estarlo. Su mirada se fijó en «Varita Gris» en el mismo instante en que Fafhrd tocaba la
larga espada, y golpeó el suelo con el pie, que produjo un sonido metálico contra la
piedra, al tiempo que gritaba ásperamente: «¡ja!».
Al parecer, la espada se volvió invisible cuando Fafhrd la cogió, pues la estatua negra
no la siguió con sus ojos de hierro cuando él cambió de sitio en la habitación.
Rápidamente la estatua dejó en el suelo su propia espada y cogió una larga y estrecha
trompeta de placa, que se llevó a los labios.
Fafhrd consideró prudente atacar antes de que la estatua pidiera refuerzos. Se lanzó
en línea recta contra ella, echando atrás la espada para darle un gran golpe en el cuello...,
y preparándose para un impacto que seguramente le dejaría el brazo insensibilizado.
La estatua sopló y en vez del trompetazo de alarma que Fafhrd había esperado, emitió
en silencio directamente hacia él una nube de polvo blanco que por un momento lo ocultó
codo, como si fuera la niebla más espesa del río Hlal.
Fafhrd se retiró, ahogándose, tosiendo. La niebla lanzada por el demonio despejó en
seguida, pues el polvo blanco cayó al suelo con una rapidez poco natural, y pudo ver de
nuevo para atacar, pero ahora la estatua parecía poder verle también, pues le miró
directamente y gritó su metálico «¡Ja!» mientras hacía girar su espada por encima de la
cabeza, preparándose para la carga.., casi como si se diera cuerda a sí mismo.
Fafhrd vio que sus manos y brazos tenían una gruesa película de polvo blanco, el cual
al parecer se aferraba a todas partes excepto a los ojos, sin duda protegidos por la
telaraña de Sheelba.
La estatua de hierro se aproximó dando mandobles. Fafhrd paró la gran espada con la
suya, lanzó una estocada y su contrincante la paró a su vez. Ahora el combate adoptó los
ruidosos y mortíferos aspectos de un duelo convencional a espadas largas, con excepción
de que «Varita Gris» sufría una mella cada vez que recibía la fuerza de un golpe, mientras
que la espada algo más larga de la estatua permanecía indemne. Además, cada vez que
Fafhrd acometía al otro con una estocada —era casi imposible alcanzarle con un tajo— la
estatua deslizaba su magro cuerpo o la cabeza a un lado con increíble velocidad e
infalible anticipación.
A Fafhrd le pareció, por lo menos en aquel momento, el combate más siniestro,
frustrante y, desde luego, el más fatigoso en que jamás había estado empeñado, por lo
que se sintió dolido e irritado cuando el Ratonero volvió a erguirse en su ataúd, apoyó un
codo en el costado forrado de satén negro acolchado y el mentón en el puño y observó
sonriendo a los combatientes, mientras de vez en cuando soltaba una carcajada y gritaba
tonterías tan irritantes como: «¡Usa la estocada secreta dos y media, Fafhrd... Está en el
libro!», o «¡Salta al horno; hay ahí un golpe maestro de estrategia!», o —esta vez a la
estatua—: «¡Recuerda barrer bajo sus pies, bribón!».
Al retroceder ante uno de los súbitos ataques de Ratonero, la estatua tropezó con la
mesa sobre la que estaban los restos de la cena del Ratonero (era evidente que su
capacidad de anticipación no se extendía a su espalda, y trozos de alimentos negros,
fragmentos de loza blanca y esquirlas de cristal se desparramaron por el suelo.
El Ratonero se inclinó por el borde del ataúd y meneó un dedo con ademán chocarrero.
—¡Tendrás que barrer todo esto! —exclamó y estalló en carcajadas.
La estatua retrocedió de nuevo y tropezó con el ataúd negro. El Ratonero se limitó a
dar unos amigables golpecitos en el hombro a la figura demoníaca y gritó:
—¡Ataca de nuevo, payaso! ¡Cepíllale! ¡Quítale el polvo!
Pero lo peor fue, quizá, cuando, durante una breve pausa mientras los combatientes
jadeaban y se miraban uno a otro aturdidos, el Ratonero saludó con afectación a la araña
gigante más próxima, diciendo: «¡Yuju!» de nuevo, a lo que siguió: «Después del circo
nos veremos, querida».
Mientras Fafhrd paraba con fatigada desesperación el quinceavo o quincuagésimo
golpe contra su cabeza, pensó amargamente: «Esto ocurre por tratar de rescatar a
hombrecillos sin corazón que se reirían de sus madres abrazadas por osos. La telaraña
de Sheelba me ha mostrado al Ratonero Gris en su verdadera naturaleza idiota».
Al principio, cuando el chocar de las espadas le despertó de sus sueños en el satén
negro, el Ratonero se enfureció, pero en cuanto vio lo que ocurría le encantó la escena
absurdamente cómica, pues, como carecía de la telaraña de Sheelba, lo que el Ratonero
veía era sólo al estrafalario portero haciendo cabriolas con sus zapatos rojos de punta
curva y lanzando grandes golpes de escoba a Fafhrd, el cual parecía exactamente como
si acabara de salir de un barril de harina. La única parte del nórdico que no estaba
cubierta de polvo blanco era la franja a modo de máscara sobre los ojos.
Lo que hacía la escena fantásticamente risible era que Fafhrd, blanco como un
molinero realizaba todos los movimientos, ¡y expresaba las emociones!, de un verdadero
combate con extrema precisión, parando la escoba como si fuera una estremecedora
cimitarra o incluso una espada de hoja ancha manejada con ambas roanos. La escoba
oscilaba hacia arriba y Fafhrd la miraba boquiabierto y con los ojos saliéndole casi de las
órbitas, a pesar de la extraña sombra que los cubría, haciendo magnifica interpretación.
Entonces la escoba bajaba y Fafhrd se afianzaba y parecía pararla con su espada sólo
con el esfuerzo más prodigioso... ¡Y pretendía que el golpe de la escoba le hacía
retroceder!
El Ratonero nunca había sospechado en Fafhrd un talento teatral tan perfecto, aunque
actuara de un modo bastante mecánico y los amplios movimientos de su espada
carecieran de verdadero genio dramático, y se desternillaba de risa.
Entonces la escoba rozó el hombro de Fafhrd y brotó la sangre.
Herido al fin y sabiendo que era improbable que pudiera resistir más que la estatua
negra, aunque el pecho de ésta se movía ahora como un fuelle, Fafhrd decidió tomar
unas medidas más rápidas. Volvió a aflojar la ligadura de su hacha y en la siguiente
pausa del combate, cuando los dos combatientes habían adivinado sus respectivas
intenciones retrocediendo simultáneamente, la empuñó y la lanzó contra el rostro de su
adversario.
En vez de intentar esquivar o rechazar el proyectil, la estatua negra bajó su espada y
se limitó a trazar un pequeño círculo con la cabeza.
El hacha rodeó la delgada cabeza negra, como un cometa con cola de madera
orbitando alrededor de un sol negro, y se dirigió en línea recta a Fafhrd como un
boomerang..., y con bastante más rapidez de la que le había imprimido el nórdico al
lanzarla.
Pero el tiempo se hizo más lento para Fafhrd, el cual se agachó y cogió el arma con la
mano izquierda cuando pasó:zumbando junto a su mejilla.
También sus pensamientos fueron por un momento tan rápidos como sus acciones.
Pensó en cómo su adversario, capaz de esquivar todo ataque frontal, no había evitado
la:pesa o el ataúd a sus espaldas. Pensó en que el Ratonero:levaba algún tiempo sin
reírse, le miró y vio que, si bien parecía aún aturdido, su rostro estaba extrañamente
pálido y serio, como si mirase horrorizado la sangre que corría por el brazo de Fafhrd.
Así pues, gritando tan fuerte y alegremente como pudo: «¡Diviértete! ¡Únete a la
diversión, payaso! Aquí tienes tu palmeta», Fafhrd arrojó el hacha al Ratonero.
Sin esperar a ver el resultado de esta acción —quizá sin atreverse a verlo— hizo
acopio de sus últimas reservas de velocidad y se abalanzó contra la estatua negra en un
avance circular que le llevó hacia el ataúd.
Sin variar su estúpida mirada horrorizada, el Ratonero sacó una mano en el último
momento y cogió el hacha por el mango cuando casa girando perezosamente.
En el momento en que la estatua retrocedía acercándose al ataúd, y preparado para lo
que prometía ser un estupendo contraataque, el Ratonero se inclinó hacia delante y,
sonriendo estúpidamente de nuevo, golpeó con el hacha la negra mollera.
La cabeza de hierro se partió como un coco, pero sus mitades no se separaron. El
hacha de Fafhrd, clavada profundamente, pareció volverse de súbito del mismo metal que
la estatua, y su negro mango se deslizó de la mano del Ratonero mientras la estatua
quedaba rígida, vertical y alta.
El Ratonero miró la cabeza partida con asombro, como un guiño ignorante de que los
cuchillos cortan.
La estatua se llevó la gran espada al pecho, como un palo en el que pudiera apoyarse,
pero no lo hizo y cayó rígidamente adelante, golpeando el suelo con un estrépito metálico.
Al producirse aquel estruendo, un fuego blanco brotó en la pared negra, iluminando
toda la tienda como un relámpago, y un trueno enorme resonó en sus profundidades.
Fafhrd envainó a «Varita Gris», sacó a rastras al Ratonero del ataúd negro —la lucha
no le había dejado fuerzas ni siquiera para levantar en vilo a su pequeño amigo—, y le
gritó al oído: «¡Vamos! ¡Corre!».
El Ratonero corrió hacia la pared negra. Fafhrd le cogió por la muñeca y corrió hacia la
puerta en forma de arco, arrastrando al Ratonero tras él.
El trueno se desvaneció y se oyó entonces un silbido bajo, dulce y halagador.
Un fuego salvaje volvió a recorrer la pared negra, a sus espaldas, esta vez mucho más
brillante, como si una tormenta de rayos avanzara hacia ellos. El resplandor blanco que
avanzó por delante de él imprimió una visión indeleble en el cerebro de Fafhrd: la araña
gigante en la jaula más interior se apretó contra los barrotes de color rojo como la sangre
para mirarles. Tenía las paras pálidas, el cuerpo de terciopelo rojo y una máscara de
espeso y brillante pelo dorado de la que emergían ocho ojos de color negro azabache,
mientras sus mandíbulas provistas de colmillos, colgando a la manera de las anchas
hojas de unas tijeras doradas sonaban con un furioso ritmo de staccato como
castañuelas.
En aquel momento se repitió el seductor silbido, el cual también parecía proceder de la
araña roja y dorada.
Pero lo que a Fafhrd le resultó más extraño fue escuchar al Ratonero,
involuntariamente arrastrado tras él, que gritaba respondiendo al silbido:
—Sí, querida, ya voy. ¡Déjame ir, Fafhrd! ¡Déjame trepar hasta ella! ¡Sólo un beso!
¡Cariño!
—Basta, Ratonero gruñó Fafhrd, ansioso de seguir adelante—. ¡Es una araña gigante!
—Límpiate las telarañas de los ojos, Fafhrd —replicó el Ratonero en tono suplicante y
muy a propósito, sin saberlo—. ¡He pagado por ella! ¡Cariño!
Entonces el trueno retumbante ahogó su voz y los silbidos, si es que hubo más. El
fuego surgió de nuevo, más brillante que la luz del día, restalló otro trueno en sus talones,
el suelo se estremeció y toda la tienda empezó a agitarse, y Fafhrd arrastró al Ratonero a
través del arco trilobado de la entrada, al tiempo que surgía otra vez el fuego seguido del
estruendo.
El resplandor mostró un semicírculo de lankhmarianos que miraban por encima del
hombro, pálidos de terror, mientras se retiraban por la Plaza de las Ocultas Delicias,
alejándose de la notable tormenta interior que amenazaba con salir en pos de ellos.
Fafhrd giró sobre sus talones. El arco de entrada se había convertido en una pared lisa.
El bazar de lo extraño había desaparecido del mundo de Nehwon.
El Ratonero se sentó sobre las losas húmedas a las que Fafhrd le había arrastrado y
balbuceó tristemente:
—¡Los secretos del tiempo y del espacio! ¡El conocimiento de los dioses! ¡Los misterios
del infierno! ¡El nirvana negro! ¡El cielo rojo y dorado! ¡Cinco ochavos desaparecidos para
siempre!
Fafhrd apretó los dientes. Una potente resolución, nacida de sus muchos enojos y
asombros recientes, cristalizó en él.
Hasta entonces había utilizado la telaraña de Sheelba, y también el andrajo de
Ningauble, sólo para servir a otros. ¡Ahora los utilizaría para él mismo! Miraría al Ratonero
más atentamente, y a toda persona que conociera. ¡Estudiaría incluso su propio reflejo!
Pero, sobre todo, ¡atisbaría las profundidades brujeriles de Sheelba y Ningauble!
Oyó por encima de su cabeza un leve siseo.
Al alzar la vista notó que le arrancaban algo del cuello y, con una ligerísima sensación
cosquilleante, de los ojos.
Por un momento hubo un trémulo resplandor ascendente, a través del cual le pareció
atisbar de un modo distorsionado, como a través de un cristal grueso, un rostro negro con
piel de telaraña que cubría por entero la boca, la nariz y los ojos.
Luego aquel dudoso resplandor desapareció y no hubo más que dos cabezas
encapuchadas que le miraban desde lo alto del muro. Y se oyó una ligera risa.
Las dos cabezas encapuchadas se retiraron, perdiéndose de vista, y no hubo más que
el borde del tejado, el cielo, las estrellas y la pared lisa.
FIN

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed