Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 26 de junio de 2013

ESPADAS Y MAGIA HELADA

ESPADAS Y
MAGIA HELADA
Fafhrd y el Ratonero Gris/6
Fritz Leiber




1 - La tristeza del verdugo
Había un cielo siempre gris. Había un lugar siempre lejano. Había un ser siempre triste.
Sentada en los cojines oscuros del modesto trono, en el laberíntico palacio del Reino
de las Sombras, la Muerte meneó su cabeza de pálidas mejillas, se dio unos golpecitos en
las sienes opalescentes y frunció levemente los labios, cuyo color era el de las uvas
violeta que conservan todavía el polvillo plateado. Su esbelta figura estaba enfundada en
cota de malla y ceñida por un cinturón negro, tachonado con cráneos de plata casi igual
de oscuros, del que colgaba, desnuda, su espada irresistible.
Era una muerte relativamente menor, tan sólo la Muerte del mundo de Nehwon, pero
tenía sus problemas. En los próximos veinte latidos del corazón debía apagar los pabilos
de doscientas vidas humanas, unas provistas de llama firme y brillante, otras
chisporroteantes y al borde de la extinción. Y aunque los latidos de la Muerte resuenan
como una campana de bronce en las profundidades subterráneas y cada uno contiene su
pizca de eternidad, también acaban por pasar. Ya sólo le quedaban diecinueve y aún
tenía que satisfacer a los Señores de la Necesidad, que estaban por encima de la Muerte.
«Veamos —pensó la Muerte, con una infinita frialdad en la que, no obstante, ardía un
pequeño rescoldo—, ciento sesenta campesinos y salvajes, veinte nómadas, diez
guerreros, dos mendigos, una puta, un mercader, un sacerdote, un aristócrata, un
artesano, un rey y dos héroes.» Eso haría que sus cuentas cuadrasen.
Al cabo de tres latidos del corazón había elegido a ciento noventa y seis víctimas y
desatado sus maldiciones contra ellas, en general criaturas invisibles y venenosas que
actuaban en el interior de sus cuerpos y que de repente se multiplicaban en horas
invencibles, aquí un grueso y oscuro coágulo de sangre desprendido con suavidad para
deslizarse por una vena y obturar un acceso vital, allí una pared arterial erosionada
durante largo tiempo y finalmente perforada; a veces un barro resbaladizo que rezuma de
súbito en el lugar donde un escalador va a apoyar el pie, en ocasiones una víbora a la que
se le dice cuándo debe contorsionarse y atacar, o una araña con instrucciones de
mantenerse al acecho.
La Muerte, siguiendo un código estricto que sólo ella conocía, había hecho un poco de
trampa con el rey. Durante algún tiempo, en uno de los rincones más profundos y oscuros
de su mente, había ideado el fin del actual Señor Supremo de Lankhmar, principal ciudad
y reino del mundo de Nehwon. Este monarca era un erudito amable y bondadoso que sólo
amaba realmente a sus diecisiete gatos, pero no deseaba ningún daño a todos los demás
seres de Nehwon, y que dificultaba sobremanera la tarea de la Muerte al perdonar a los
delincuentes, reconciliar a los hermanos enemistados y las familias enzarzadas en
disputas, enviar gabarras o carretas de grano a regiones asoladas por la hambruna,
rescatar a pequeños animales extraviados, alimentar palomas, impulsar el estudio de la
medicina y los saberes relacionados con ella y, sobre todo, rodearse siempre, como el
fino rocío de una fuente en un día tórrido, de una atmósfera de serenidad dulce y prudente
que mantenía las espadas envainadas, los ceños sin fruncir y los dientes sin apretar. Pero
ahora, en ese mismo instante, por una sutil y retorcida treta de la Muerte, las garras,
afiladas como agujas, del gato favorito del benigno monarca de Lankhmar punzaban, en
inocente jugueteo, las reales muñecas, unas garras que el celoso sobrino del Señor
Supremo había untado la noche anterior con el veneno, de acción rápida como el viento,
extraído de la exótica serpiente emperatriz, un reptil de la tropical Klesh.
Sin embargo, con respecto a las cuatro víctimas restantes y, sobre todo, los dos
héroes, se dijo la Muerte, sintiéndose un poco culpable, tendría que actuar
exclusivamente de manera improvisada. Tuvo una visión fugaz de Lithquil, el Duque Loco
de Ool Hrusp, que, a la luz de las antorchas, contemplaba desde un alto balcón el
combate a muerte entre tres feroces guerreros norteños, que blandían cimitarras de filo
serrado, y cuatro espectros de carne transparente y esqueletos de color rosa, armados
con dagas y hachas de combate. Era la clase de violenta diversión que Lithquil nunca se
cansaba de organizar y contemplar hasta su sangriento desenlace, y de paso servía para
acabar con la mayoría de los diez guerreros cuya destrucción había determinado la
Muerte.
La Muerte apenas sintió un escrúpulo momentáneo al recordar lo bien que le había
servido Lithquil durante muchos años. Incluso al mejor de los servidores hay que jubilarle
algún día y concederle el descanso eterno, y en ninguno de los mundos sobre los que la
Muerte había oído hablar, y desde luego no en Nehwon, había escasez de verdugos
voluntarios, y no faltaban los que se entregaban apasionadamente a esa actividad, con
una energía increíble, infatigables, dotados de mentes imaginativas capaces de idear los
sistemas más fantásticos para realizar su cometido. Así pues, mientras la Muerte tenía
esa visión, aplicó a ella su pensamiento y el espectro que estaba más atrás alzó sus ojos
invisibles, de modo que las órbitas negras ribeteadas de rosa miraron a Lithquil, y antes
de que los dos guardianes que flanqueaban al Duque Loco pudieran adelantar sus
pesados escudos para proteger a su señor, el hacha de mango corto del espectro, ya
suspendida por encima de su hombro, voló a través del estrecho espacio y se clavó en la
nariz y la frente de Lithquil.
Antes de que Lithquil pudiera desplomarse, antes de que cualquiera de los
espectadores que le rodeaban pudiera disparar una flecha o amenazar al asesino, antes
incluso de que la esclava desnuda que era el premio prometido, pero rara vez entregado,
al ganador superviviente pudiera empezar a inhalar aire para lanzar un grito desgarrador,
la mirada mágica de la Muerte se fijó en Horborixen, ciudad fortificada del Rey de Reyes,
pero no en el interior del palacio de éste, aunque la Muerte tuvo un breve atisbo de ese
lugar, sino en su sucio y oscuro taller, donde un hombre muy viejo estaba tendido en un
camastro y deseaba sinceramente que la fría luz del alba, que se filtraba por la rendija de
la ventana y por debajo de la puerta, no turbara nunca más a las telarañas que formaban
arcos y contrafuertes fantasmales en el techo.
Este anciano, llamado Gorex, era el artesano más hábil de Horborixen y quizá de todo
Nehwon, especializado en metales preciosos y militares e inventor de los artefactos más
ingeniosos, pero había perdido el interés por su trabajo y por todos los demás aspectos
de la vida. Su postración se remontaba un año atrás, desde que su biznieta Eesafem, su
último familiar superviviente y la aprendiza más dotada en su difícil oficio, una muchacha
esbelta, hermosa y casi núbil, de ojos almendrados y mirada aguda, fuera raptada
sumariamente por los agentes del Rey de Reyes que se encargaban de surtir su harén. El
horno del pobre viejo estaba frío como el hielo, sus herramientas se cubrían de polvo y él
mismo se había abandonado por completo a la aflicción.
Estaba en verdad tan triste que la Muerte no tuvo más que añadir una gota de su
propio humor melancólico a la negra bilis que circulaba lenta y amargamente por las
fatigadas venas de Gorex, el cual expiró sin dolor y al instante, fundiéndose con sus
telarañas.
Así pues, con la misma facilidad con que la Muerte arrancaba un chasquido de sus
largos, finos y perlinos dedos anular y pulgar, despachó al aristócrata y al artesano. Ya
sólo le quedaban los dos héroes.
Y sólo disponía de doce latidos del corazón.
La Muerte tenía el convencimiento de que, siquiera fuese por motivos artísticos, los
héroes debían efectuar su salida del escenario de la vida en el mejor estilo
melodramático, y sólo uno de cada mil podía morir de viejo y en la cama, mientras dormía,
para lograr un efecto irónico. Esta necesidad era tan grande que, según la Muerte, y como
parte de las reglas que ella misma había establecido, permitía el uso de una magia
perceptible y demostrable exteriormente, y no era necesario empujarlos al hoyo con
realismo, como en el caso de los seres humanos más corrientes. Durante dos latidos del
corazón completos escuchó la leve vibración de su fría mente, mientras volvía a frotarse
las sienes con los nudillos nacarados. Entonces sus pensamientos partieron raudos hacia
un tal Fafhrd, un bárbaro que, a pesar de serlo, era mundano y romántico en sumo grado,
pero cuyos pies y mente se afianzaban con firmeza en los hechos, sobre todo cuando no
estaba ni muy sobrio ni muy borracho, y hacia su compañero de toda la vida, el Ratonero
Gris, tal vez el ladrón más inteligente e ingenioso de todo Nehwon y, ciertamente, el de
arrogancia más rotunda y más mordaz.
El conato de escrúpulo momentáneo que la Muerte experimentó entonces fue más
fuerte y profundo que en el caso de Lithquil. Fafhrd y el Ratonero le habían servido bien, y
de maneras muchísimo más variadas que el Duque Loco, cuyos ojos se habían vuelto
bizcos de tanto mirar fijamente a la muerte, por lo que esa forma de despacharle con el
hacha había sido la más apropiada. Sí, el corpulento vagabundo norteño y el pequeño,
simpático y astuto ratero habían sido los peones de mayor utilidad en algunos de los
juegos más exquisitos de la Muerte.
No obstante, a todo peón, sin excepción alguna, hay que alzarlo finalmente del tablero
y arrojarlo a una caja en el curso de la partida más importante de todas, aunque haya
llegado al rango más alto y se haya convertido en rey o reina. Eso se recordó la Muerte,
sabedora de que ella misma tendría que morir algún día, y se entregó a esa tarea
intuitivamente creativa con más rapidez de la que jamás alcanzarán en su vuelo una
flecha, un cohete o una estrella fugaz.
Tras echar una brevísima ojeada al sudoeste, hacia la vasta ciudad de Lankhmar,
rosada por la luz del alba, para asegurarse de que Fafhrd y el Ratonero seguían
ocupando una destartalada buhardilla en lo alto de una posada frecuentada por los
mercaderes más pobres y encarada a la calle del Muro, cerca de la Puerta de la Marisma,
la Muerte miró atrás, al matadero del difunto Lithquil. En sus improvisaciones tenía la
costumbre de utilizar los materiales más o mano, como hace todo buen artista.
Lithquil se estaba desplomando y la esclava gritaba. El más poderoso de los guerreros,
su ancho rostro contorsionado por una furia combativa que no se desvanecería hasta que
la forzara el agotamiento, acababa de cortar la cabeza, de carne invisible y huesos
rosados del asesino de Lithquil, y de la manera más injusta, e incluso estúpida, aunque la
mayoría de los sistemas destructivos de la Muerte externamente parecen funcionar de
ese modo, una decena de flechas volaban desde la galería hacia el vengador de Lithquil.
La Muerte hizo actuar su magia y el guerrero desapareció. Las diez flechas atravesaron
el aire, pero para entonces la Muerte, siguiendo de nuevo su práctica de economizar los
materiales, miraba otra vez hacia Horborixen y veía una celda bastante grande iluminada
por ventanas altas con barrotes, en medio del harén del Rey de Reyes. Curiosamente, la
celda contenía un pequeño horno, una tinaja con agua para templar, dos yunques, varios
martillos y muchas otras herramientas para trabajar metales, así como una pequeña
cantidad de éstos tanto preciosos como corrientes.
En el centro de la celda, contemplándose en un espejo de plata bruñida, había una
muchacha de esbeltez deliciosa, no mayor de dieciséis años y sin más atavío que cuatro
adornos de filigrana de plata. Sus ojos eran almendrados, de mirada aguzada como una
aguja, y ahora reflejaban también su furor como el del guerrero. Estaba desnuda, en
efecto, en el grado más extremo, pues, con excepción de las pestañas, le habían afeitado
todo el pelo del cuerpo, sustituyéndolo por finos tatuajes de color verde y azul.
Eesafem llevaba siete lunas en confinamiento solitario, por haber mutilado, en el curso
de una pelea, las caras de las concubinas favoritas del rey, unas gemelas de Ilthmart. En
realidad, al Rey de Reyes no le había disgustado en absoluto que lo hiciera. A decir
verdad, las mutilaciones faciales de sus queridas especiales aumentaban ligeramente su
atractivo, cosa que convenía a su hastiado apetito. Pero aun así, era preciso mantener la
disciplina del harén, y de ahí el confinamiento solitario de Eesafem, la pérdida de todo su
pelo —arrancado minuciosamente hebra tras hebra— y el tatuaje.
El Rey de Reyes era un hombre ahorrativo y, al contrario que muchos monarcas,
esperaba que todas sus esposas y concubinas realizaran un trabajo útil, en vez de estar
siempre repantigadas, bañándose, chismorreando y peleándose. Por ello, como era un
trabajo para el que estaba muy bien adiestrada y del que podía extraer mayor provecho, a
Eesafem la habían autorizado a tener su forja y sus metales.
Pero a pesar de que trabajaba con regularidad y había producido numerosos objetos
de indudable belleza e ingenio, las doce lunas pasadas en el harén, siete de ellas en una
celda solitaria, habían desquiciado la mente de la muchacha, a lo cual también había
contribuido el hecho mortificante de que el Rey de Reyes aún no la había visitado ni una
sola vez, con fines amorosos o de cualquier otra clase, a pesar de los preciosos objetos
de metal que había forjado para él. Tampoco la había visitado ningún otro hombre,
excepto los eunucos que la instruían en las artes eróticas..., mientras ella permanecía
bien atada, pues de lo contrario se habría lanzado contra sus caras gordas y fofas como
una gata salvaje, e incluso atada les escupía siempre que tenía ocasión..., y con aire
condescendiente le daban detallados consejos sobre su trabajo con los metales, consejos
a los que ella hacía caso omiso con tanta altivez como ignoraba las demás cosas que le
decían con sus voces aflautadas.
No sólo no seguía sus indicaciones, sino que su creatividad, estimulada ahora por unos
celos demenciales, así como por desgarradores anhelos de libertad, había dado un giro
nuevo y secreto.
Contempló, reflejadas en el espejo de plata, las cuatro piezas que adornaban su cuerpo
delgado pero fuerte y flexible. Eran dos cazoletas para los senos y dos grebas para las
espinillas, confeccionadas principalmente en delicada filigrana de plata, que armonizaban
a la perfección con su tatuaje verde y azul.
Su mirada en el espejo se deslizó por encima del hombro, más allá de la calva cabeza
con el minucioso y fantástico tatuaje, y se posó en una jaula de plata que contenía un loro
verde y azul, de ojos tan glaciales y malévolos como los suyos, recordatorio perpetuo de
su propia prisión.
La única curiosidad de los adornos afiligranados era que las cazoletas para los senos,
proyectadas hacia afuera sobre los pezones, terminaban en cortas púas, mientras que las
grebas presentaban, a la altura de las rodillas, unos rombos verticales de ébano, del
tamaño de un pulgar de hombre.
Estos elementos decorativos no saltaban a la vista en seguida. Las púas estaban
pintadas de un color azul verdoso, como para armonizar con el tatuaje.
Así pues, Eesafem se contempló con una sonrisa taimada y aprobadora, al tiempo que
la Muerte la miraba con una sonrisa más taimada todavía y más fríamente aprobadora
que la de cualquier eunuco. En un abrir y cerrar de ojos, la muchacha desapareció de la
celda, y antes de que el loro verdeazulado pudiera emitir un graznido de sorpresa, los ojos
y oídos de la Muerte también estaban en otra parte.
Solamente quedaban siete latidos del corazón.
Es posible que en el mundo de Nehwon existan dioses a los que ni siquiera la Muerte
conoce y que de vez en cuando se complacen en poner obstáculos en su camino, o tal
vez la Casualidad tenga un poder casi tan grande como la Necesidad. En cualquier caso,
en la mañana a que nos referimos, Fafhrd el norteño, que tenía la costumbre de dormitar
hasta el mediodía, se despertó con los primeros rayos de plata deslustrada, empuñó su
querida espada Vara Gris, desnuda como él, y, con la mirada turbia, recorrió la escasa
distancia entre su camastro y el tejado al que daba la ventana de la buhardilla, donde
practicó toda clase de fintas y estocadas, pisoteando el suelo ruidosamente en sus
avances y lanzando de vez en cuando gritos de guerra, sin pensar en los fatigados
mercaderes que dormían debajo y que despertaban gruñendo, maldiciendo o temblando
de miedo. Al principio, el frío del amanecer y la viscosa neblina del Gran Pantano Salado
le provocaron escalofríos, pero pronto el ejercicio le hizo sudar, mientras sus estocadas y
paradas, rutinarias al principio, alcanzaban la velocidad del rayo y una precisión absoluta.
Con excepción del ruido que hacía Fafhrd, la mañana era tranquila en Lankhmar. Las
campanas aún no habían empezado a repicar, ni los solemnes gongs a señalar el paso
del gentil Señor Supremo de la ciudad, ni se conocía la noticia de que sus diecisiete gatos
habían sido atrapados con redes y llevados a la Gran Prisión, donde, en jaulas separadas,
esperaban su juicio.
Ese mismo día el Ratonero Gris había permanecido en vela hasta el alba, que
normalmente le encontraba dormido, siquiera fuese desde una hora antes. Se hallaba
acurrucado en un rincón de la buhardilla, sobre un montón de cojines detrás de una mesa
baja, arrebujado en un manto de lana gris y con la barbilla apoyada en la mano. De vez en
cuando se llevaba una copa de vino amargo a la boca, hacía una mueca y se entregaba a
pensamientos todavía más amargos, principalmente acerca del mal y de la gente indigna
de confianza que había conocido a lo largo de una vida tortuosa como un laberinto. Hizo
caso omiso de la salida de Fafhrd y oídos sordos a sus ruidosas cabriolas, pero cuanto
más cortejaba al sueño, tanto más éste le esquivaba.
El guerrero de boca espumeante y ojos inyectados en sangre se materializó ante
Fafhrd en el momento en que el norteño se ponía en guardia de tercera baja, la mano
armada extendida, hacia abajo y un poco a la derecha, la espada ladeada hacia arriba.
Quedó pasmado por la aparición, la cual, exenta de las rigideces de la cordura, dirigió de
inmediato al cuello desnudo del norteño un gran tajo con su cimitarra de filo serrado,
parecida a una hilera de dagas cortas y de hoja ancha, forjadas una al lado de otra y
recién mojadas en sangre, por lo que sólo un puro automatismo hizo que Fafhrd cambiara
de guardia, pasando a una cuarta bien afianzada que desvió la espada del guerrero, la
cual silbó por encima de la cabeza de Fafhrd, con el sonido de una vara de acero
arrastrada con mucha rapidez a lo largo de una verja de puntiagudas estacas de acero, a
medida que cada diente, afilado como una navaja, se encontraba a su vez con la hoja del
norteño.
Entonces la razón intervino en el juego y, antes de que el guerrero pudiera devolver un
golpe de revés, la punta de Vara Gris trazó un limpio y rápido círculo en sentido contrario
al de las agujas del reloj, ascendió con tremenda potencia y alcanzó la muñeca del
guerrero, con tal ímpetu que mano y espada salieron volando. Fafhrd sabía que era
mucho mejor desarmar, con mano incluida, a un contrario tan feroz antes de atravesarle el
corazón, cosa que procedió a hacer ahora.
Entretanto, el Ratonero quedaba también pasmado ante la abrupta y totalmente ilógica
aparición de Eesafem en el centro de la buhardilla. Era como si uno de sus sueños
eróticos más vividos se hubiese realizado de repente. Sólo podía mirarla aturdido
mientras la muchacha avanzaba sonriente hacia él, doblaba un poco las rodillas, para que
sus rostros quedaran nivelados, y apretaba los brazos contra los costados, de modo que
la tira afiligranada que sostenía las cazoletas de los senos se comprimió. Sus verdes ojos
almendrados tenían un brillo siniestro.
Lo que salvó al Ratonero fue la antipatía que siempre le había inspirado ver que algo
agudo le apuntaba, ya fuera una aguja diminuta, ya las púas juguetonamente
amenazantes en unas exquisitas cazoletas de plata, que sin duda cubrían unos senos no
menos exquisitos. Se arrojó a un lado en el mismo momento en que, con simultáneos
chasquidos, unos muelles pequeños pero potentes soltaban las púas envenenadas como
si fuesen proyectiles de ballesta, clavándose en la pared en la que él había estado
apoyado hasta un momento antes.
En un instante se puso en pie y se abalanzó contra la muchacha. Ahora bien, la razón,
o quizá la intuición, le indicó la importancia que encerraba el movimiento de la joven hacia
los dos rombos negros en lo alto de sus grebas de plata. Asiéndola, logró llegar a los
rombos antes que ella, extrajo los estiletes gemelos de mango negro y los arrojó más allá
del revuelto camastro de Fafhrd.
A continuación, entrelazando las piernas con las de la muchacha, a fin de que no
pudiera darle un rodillazo en la entrepierna, le inmovilizó la cabeza sujetándosela con el
brazo doblado. Ella intentó morderle y escupirle, y el Ratonero le agarró una oreja, tras
tratar en vano de cogerle el pelo, dominándola finalmente al aferrar con su mano derecha
las dos manos frenéticas, provistas de uñas afiladas. Entonces, por etapas graduales y no
innecesariamente brutales, procedió a violarla. Cuando se le acabó la saliva, la muchacha
se serenó. Tenía los senos muy pequeños pero doblemente deliciosos.
Fafhrd regresó del tejado sin haber salido todavía de su asombro, y éste alcanzó
nuevas cimas a causa de la escena que tenía ante los ojos. ¿Cómo diablos se las había
ingeniado el Ratonero para traer a aquella encantadora criatura sin que él se diera
cuenta? Claro que no era asunto suyo.
—Discúlpame y continúa, por favor —le dijo; luego cerró la puerta tras de sí y abordó el
problema de deshacerse del cadáver.
No le resultó en absoluto difícil: alzó el cuerpo del guerrero y lo arrojó desde una altura
de cuatro pisos al gran montón de basura que casi bloqueaba el callejón de los Espectros.
Después recogió la cimitarra de filo serrado, separó la mano que todavía la empuñaba, y
la tiró tras su dueño. Mirando cejijunto el arma ensangrentada, que pretendía quedarse
como recuerdo, se preguntó inútilmente de quién sería aquella sangre.
(Librarse de Eesafem no era un problema que pudiera resolverse de un modo tan fácil
e instantáneo. Baste decir que la muchacha perdió gradualmente gran parte de su fiereza,
y algo de su odio a la humanidad, aprendió a hablar con fluidez el lankhmarés y acabó
dirigiendo, muy feliz y contenta, una pequeña forja en la plazuela del Cobre, detrás de la
calle de la Plata, donde hacía hermosas joyas y vendía a escondidas diversas
curiosidades, como los mejores anillos provistos de dientecillos venenosos de todo
Nehwon.)
Entretanto, la Muerte, para la que el tiempo se mueve de un modo algo diferente que
para los hombres, reconocía que sólo le quedaban dos latidos del corazón para completar
su cuota de vidas arrebatadas.
A la levísima emoción que experimentó al ver que sus dos héroes elegidos frustraban
sus brillantes improvisaciones, y al pensar que tal vez existieran en el universo poderes
que ella desconocía y que eran incluso más sutiles que el suyo, sucedió una mueca de
disgusto al darse cuenta de que no le quedaba tiempo para practicar su arte de una
manera indirecta y debía intervenir personalmente en el asunto, puesto que el deus ex
machina siempre le había parecido el artificio más débil de la ficción o de la vida.
¿Debía poner fin con su propia mano a las vidas de Fafhrd y el Ratonero? No, en cierto
modo habían sido más listos que ella, lo cual, en toda justicia (si tal cosa existía), debería
concederles un período de inmunidad. Además, si lo hiciera ahora, casi olería a cólera, o
incluso a resentimiento. Y a su manera, y a pesar de sus engaños ocasionales y casi
inevitables, la Muerte era una deportista.
Con un suspiro de lo más leve aunque expresaba una profunda fatiga, la Muerte se
presentó mágicamente en la sala de la guardia real del Gran Palacio Dorado de
Horborixen, donde de dos estocadas rápidas como el rayo, y de efecto piadosamente casi
instantáneo, acabó con las vidas de dos nobles e intachables héroes a los que apenas
había vislumbrado allí con anterioridad, pero que habían quedado grabados en su
ilimitada e infalible memoria, dos hermanos que habían jurado el celibato perpetuo, así
como el rescate de por lo menos una damisela en peligro cada luna. Así quedaron
liberados de tan difícil destino, y la Muerte regresó para meditar tristemente, en el trono
bajo de su modesto castillo en el Reino de las Sombras, y aguardar su próxima misión.
Como un toque de difuntos, sonó el vigésimo latido.
2 - La bella y las bestias
Era sin ninguna duda la muchacha más bella de Lankhmar, o de todo Nehwon, o tal
vez de todo el mundo, y como es natural, Fafhrd, el norteño pelirrojo, y el Ratonero Gris,
el sureño de rostro gatuno y moreno, la seguían.
La muchacha respondía al extraño nombre de Slenya Akkiba Magus, y no sólo era la
morena más embrujadora de todos los mundos, sino también, curiosamente, la rubia más
hechicera. Sabían que ése era su nombre porque alguien la había llamado cuando se
deslizaba delante de ellos por el callejón del Similor, paralelo a la calle del Oro, y ella sólo
vaciló un momento en sus pasos, como hace toda persona a la que llaman
inesperadamente, antes de seguir su camino sin mirar a su alrededor.
Los dos amigos no vieron a quien la llamaba, tal vez alguien desde un tejado. Al pasar
por delante de la plazuela del Cequí echaron un vistazo, pero estaba desierta, lo mismo
que la plazuela del Oro de los Bufones.
Slenya medía dos pulgadas más que el Ratonero Gris y diez menos que Fafhrd, una
altura perfecta para una muchacha.
—Es para mí —susurró el Ratonero Gris rotundamente.
—No, es mía —replicó Fafhrd con una naturalidad aplastante.
—Podríamos dividirla —propuso el Ratonero juiciosamente.
Esa sugerencia tenía una lógica estrafalaria, porque la asombrosa muchacha era
totalmente negra en el lado derecho y totalmente blanca en el lado izquierdo. La línea
divisoria se veía con mucha nitidez a lo largo de su espalda, gracias a la extrema
delgadez del vestido de seda beige que llevaba. Sus dos colores se unían exactamente
en las nalgas.
En el lado blanco su cabello era de un rubio absoluto, mientras que en el lado negro
era intensamente moreno.
En ese momento un guerrero negro como el ébano apareció como por ensalmo y atacó
a Fafhrd con una cimitarra de latón.
Fafhrd se apresuró a desenvainar su espada Vara Gris y paró la estocada en ángulo
recto. La cimitarra se rompió y sus endebles fragmentos salieron volando. La muñeca de
Fafhrd trazó un círculo con la espada y decapitó a su asaltante.
Entretanto, el Ratonero se veía súbitamente enfrentado a un guerrero blanco como el
marfil, que también apareció de la nada, armado con un estoque de acero de chapa de
plata. El Ratonero tiró de Escalpelo, trabó la hoja del otro y le atravesó el corazón.
Los dos amigos se felicitaron.
Entonces miraron a su alrededor. Con excepción cíe los dos cadáveres, el callejón del
Similor estaba desierto. Slenya Akkiba Magus había desaparecido.
Ambos meditaron sobre este hecho asombroso durante cinco latidos del corazón y dos
inhalaciones. Entonces, la expresión cejijunta de Fafhrd se desvaneció y sus ojos se
agrandaron.
—¡La chica se ha dividido en los dos bribones, Ratonero! Eso lo explica todo.
Procedían de la misma nada.
—Querrás decir del mismo lugar, porque nada procede de la nada. Un modo muy
exótico de reproducción, o más bien de fisión.
—Y con alternancia sexual —añadió Fafhrd—. Tal vez si examináramos los cuerpos...
Al bajar la vista descubrieron que el callejón de Similor estaba todavía más desierto.
Sus dos asaltantes se habían desvanecido en los adoquines. Incluso la cabeza cortada
había desaparecido del pie de la pared contra la que había chocado al rodar.
—Un excelente medio para deshacerse de los cuerpos —dijo Fafhrd con aprobación.
Sus oídos habían captado las pisadas y el tintineo metálico de la guardia de vigilancia
que se aproximaba.
—Podrían haberse quedado el tiempo suficiente para que les registráramos las
faltriqueras y las costuras —objetó el Ratonero—. A lo mejor llevaban joyas o metales
preciosos.
—Pero ¿qué habrá detrás de todo esto? ¿Un mago blanco y negro?
—Es inútil intentar hacer adobes sin paja —dijo el Ratonero, atajándole—. Vayamos en
seguida a La Lamprea Dorada y bebamos allí a la salud de la chica, que sin duda era
deslumbrante.
—De acuerdo, y beberemos a su salud apropiadamente, mezclando la cerveza más
negra con el vino espumoso más claro de Ilthmar.
3 - Atrapados en el Reino de las Sombras
Fafhrd y el Ratonero Gris estaban medio muertos de sed. Sus caballos no pudieron
resistir la falta de agua y murieron en la última charca, que encontraron seca. Ni siquiera
el líquido que quedaba en las bolsas para agua, aumentado con el de sus propios
cuerpos, había servido para mantener con vida a sus queridas y silenciosas bestias
equinas. Como todo el mundo sabe, los camellos son las únicas criaturas capaces de
transportar jinetes durante más de uno o dos días a través de los áridos desiertos, con su
calor casi sobrenatural, del mundo de Nehwon.
Avanzaron hacia el sudoeste bajo el sol cegador y sobre la arena ardiente. A pesar de
su situación desesperada y el estado febril de su cuerpo y su mente, seguían una ruta
prudente. Si se desviaban demasiado al sur, caerían en manos del cruel emperador de las
Tierras Orientales, que hallaría un refinado placer en torturarles antes de matarles. Si se
internaban demasiado al este, toparían con los implacables mingoles de las estepas y con
otros horrores. Hacia el oeste y el noroeste era la ruta que seguían ahora, mientras que al
norte y nordeste estaba el Reino de las Sombras, el hogar de la misma Muerte. Conocían
bien esos detalles de la geografía de Nehwon.
Entretanto, la Muerte sonreía levemente en su bajo castillo situado en el centro del
Reino de las Sombras, segura de que por fin los dos esquivos héroes estaban al alcance
de su mano. Años atrás habían tenido la desfachatez de penetrar en su dominio para
visitar a sus primeros amores, Ivrian y Vlana, e incluso robar de su mismo castillo la
máscara favorita de la Muerte. Ahora pagarían por su temeridad.
Físicamente, la Muerte no era femenina, sino que tenía el aspecto de un joven alto y
apuesto, aunque un tanto cadavérico, con el cutis opalescente. Ahora contemplaba un
gran mapa del Reino de las Sombras y sus alrededores, fijado a una oscura pared de su
morada. En ese mapa Fafhrd y el Ratonero eran una mota brillante, como una estrella
errante o un cocuyo, al sur del Reino de las Sombras.
La muerte torció sus labios delgados y sonrientes, y sus dedos esqueléticos trazaron
pequeñas curvas cabalísticas mientras efectuaba un encantamiento pequeño pero difícil.
Tras realizar el conjuro, observó con satisfacción en el mapa que una lengua meridional
del Reino de las Sombras se extendía visiblemente en persecución de la mota reluciente
que eran sus víctimas.
Fafhrd y el Ratonero avanzaban pesadamente por el sur, ahora tambaleándose
aturdidos, ardientes los pies y la cabeza, sus caras empapadas en sudor. Cerca del Mar
de los Monstruos y la Ciudad de los Espectros, habían buscado a sus conquistas más
recientes, que se habían extraviado, Reetha, la del Ratonero, y Kreeshkra, de Fafhrd, esta
última perteneciente a la raza de los espectros, toda ella de sangre y carne invisibles, lo
cual hacía resaltar aún más sus bonitos huesos rosados, mientras que Reetha creía en la
elegancia de ir desnuda y rasurada de la cabeza a los pies, gusto que daba a las
muchachas una similitud y una simpatía mutuas.
Pero el Ratonero y Fafhrd sólo habían encontrado a una horda de feroces espectros
masculinos, montados en caballos igualmente esqueléticos, que les persiguieron al este y
al sur, ya fuera para matarlos, ya para hacerles morir de sed en el desierto o torturados en
las mazmorras del Rey de Reyes.
Era pleno mediodía y el sol caía a plomo. La mano izquierda de Fafhrd tocó, en medio
del calor seco, una verja fría de una media vara de altura, invisible al principio, pero no por
mucho tiempo.
—Huyamos a la húmeda frescura —dijo con la voz quebrada.
Saltaron ansiosamente la verja y se arrojaron sobre una bendita extensión de hierba
espesa y oscura, cuyas briznas medían dos pulgadas y sobre la que se deslizaba una fina
bruma. Durmieron unas diez horas seguidas.
En su castillo, la Muerte se permitió una sonrisa, pues en el mapa, la lengua del Reino
de las Sombras que se extendía hacia el sur tocó la chispa diamantina y disminuyó su
brillantez.
La estrella mayor de Nehwon, Astorian, ascendía por el cielo oriental, precursora de la
luna, cuando los dos aventureros despertaron, muy refrescados tras su larga siesta. La
bruma casi se había levantado por completo, pero la única estrella visible era la enorme
Astorian.
El Ratonero se puso en pie de un salto, agitado bajo su capucha gris, la camisola del
mismo color y los zapatos de piel de rata.
—Debemos regresar de inmediato a la tierra cálida y seca —dijo a su compañero—,
pues esto es el Reino de las Sombras, dominio de la Muerte.
—Un lugar muy cómodo —replicó Fafhrd, estirando sus grandes músculos
perezosamente sobre la espesa hierba—, ¿Quieres volver al salobre, granuloso, áspero y
ardiente mar de tierra? Yo no.
—Pero si nos quedamos aquí —objetó el Ratonero— seremos arrastrados contra
nuestra voluntad por diabólicas y engañosas ilusiones hasta los bajos muros del castillo
de la Muerte, a quien desafiamos robándole su máscara y dando sus dos mitades a
nuestros magos Sheelba y Ningauble, una acción por la que no es probable que la Muerte
nos tenga afecto. Además, es muy posible que aquí encontremos a nuestras primeras
chicas, Ivrian y Vlana, y ésa no sería una experiencia muy agradable.
Aunque le recorrió un escalofrío, Fafhrd repitió con testarudez:
—Pero estamos cómodos.
Bastante cohibido, movió los grandes hombros y estiró de nuevo sus siete pies en la
hierba deliciosamente húmeda. (Los «siete pies» se refieren a su altura, pues no era ni
mucho menos un octópodo al que le faltara un tentáculo, sino un bárbaro bien parecido,
de barba rojiza y muy alto.)
—Pero ¿y si apareciera tu Vlana, con el rostro azul y nada cariñosa? —insistió el
Ratonero—. ¿O mi Ivrian en similar estado?
Esa horrenda imagen fue convincente. Fafhrd se puso en pie de un salto y trató de asir
la verja baja, pero su sorpresa fue mayúscula al ver que no había tal verja. La hierba
verde oscuro y húmeda del Reino de las Sombras se extendía en todas direcciones,
mientras que la bruma había vuelto a espesarse, ocultando a Astorian. No había manera
de orientarse.
El Ratonero buscó en su bolsa de piel de rata y sacó una aguja azul de hueso. Se
pinchó mientras la buscaba y soltó una maldición. Era una aguja afiladísima en un
extremo y redonda y agujereada en el otro.
—Necesitamos un estanque o un charco —dijo a su intrigado amigo.
—¿De dónde has sacado ese juguete? Arte de magia, ¿en?
—Me la dio Nattick Dedoságiles, el sastre, en la vasta Lankhmar —respondió el
Ratonero—, Nada de magia. ¿No has oído hablar de las agujas de orientación,
sabihondo?
No lejos de allí encontraron una charca en la hierba. Con sumo cuidado, el Ratonero
colocó la aguja sobre el pequeño espejo de agua clara y plácida. El objeto giró despacio y
finalmente se detuvo.
—Iremos por ahí —dijo Fafhrd, señalando desde el extremo agujereado de la aguja—.
Al sur.
Se había dado cuenta de que el extremo punzante debía de señalar hacia el centro del
Reino de las Sombras, el Polo de la Muerte de Nehwon, por así decirlo. Por un instante se
preguntó si habría otro de tales polos en las antípodas, tal vez un Polo de la Vida.
—Y seguiremos necesitando la aguja —añadió el Ratonero, pinchándose otra vez y
maldiciendo mientras la guardaba en la bolsa— para futura orientación.
—¡Jaaah! ¡Uaa, uaa, uaa, uaaah! —gritaron tres frenéticos guerreros, emergiendo de la
niebla como estatuas en movimiento.
Llevaban largo tiempo abandonados en los confines del Reino de las Sombras, reacios
tanto a avanzar hacia el castillo de la Muerte y encontrar su infierno p Valhalla, como a
tratar de huir, pero siempre dispuestos a pelear. Se abalanzaron sobre Fafhrd y el
Ratonero, desnudos y blandiendo sus espadas.
Los dos amigos trabaron combate con ellos y los liquidaron en diez latidos del corazón.
El Ratonero pensó que matar en los dominios de la Muerte debía de constituir por lo
menos una falta, como la caza furtiva. Vendó cuidadosamente un corte superficial que
Fafhrd había recibido en el bíceps.
—¡Vaya! —exclamó el norteño—. ¿Hacia dónde señalaba la aguja? Con tantas vueltas
me he desorientado.
Localizaron la misma u otra charca espejeante, hicieron flotar la aguja, encontraron de
nuevo el sur y reanudaron su camino.
En dos ocasiones intentaron escapar del Reino de las Sombras cambiando de
dirección, una vez al este y otra al oeste, pero no les sirvió de nada, y no encontraron más
que tierra cubierta de muelle hierba y cielo brumoso. Así pues, mantuvieron el rumbo
hacia el sur, confiando en la aguja de Nattick.
Para alimentarse no dudaron en atrapar algún que otro cordero negro de los rebaños
con que se encontraban, los sacrificaron, desangraron, desollaron, aderezaron y asaron
en fogatas de leña obtenida de los achaparrados árboles y arbustos negros que se
alzaban aquí y allá. La carne de los jóvenes animales era suculenta. Tomaron rocío para
beber.
En su fortaleza de muros bajos, la Muerte miraba de vez en cuando el mapa y sonreía
al ver que la lengua oscura de su territorio seguía extendiéndose mágicamente hacia el
sudoeste, mostrando en su margen la chispa mortecina de sus víctimas condenadas.
Observó que la caballería espectral que inicialmente perseguía a la pareja se había
detenido en el límite fronterizo de su reino.
Pero ahora había un ligerísimo rictus de inquietud en la sonrisa de la Muerte, y de vez
en cuando un frunce minúsculo arrugaba su lisa y opalescente frente, mientras ejercía sus
facultades para mantener en activo su brujería geográfica.
La lengua negra seguía bajando por el mapa, más allá de Sarheenmar e Ilthmar, aquel
emporio de ladrones, hacia el Reino Hundido. En ambas ciudades, situadas a orillas del
Mar Interior, cundió el pánico al ver la oscura invasión de hierba húmeda y cielo brumoso,
y dieron las gracias a sus dioses degenerados al librarse por muy poco de tan alarmantes
elementos.
Ahora la lengua negra cruzaba el Reino Hundido en su avance hacia el oeste. El
pequeño frunce en la frente de la Muerte se había hecho muy profundo. En la Puerta del
Pantano de Lankhmar, el Ratonero y Fafhrd encontraron a sus mentores mágicos que les
esperaban, Sheelba del Rostro Sin Ojos y Ningauble de los Siete Ojos.
—¿Qué has estado urdiendo? —preguntó severamente Sheelba al Ratonero.
—¿Y tú qué has estado haciendo? —preguntó Ningauble a Fafhrd.
Los dos amigos se hallaban todavía en el Reino de las Sombras, y los magos en el
exterior. Les separaba el límite fronterizo, y su conversación era como la de dos parejas
en los lados opuestos de una estrecha calle, en uno de los cuales lloviera a cántaros
mientras que el otro se mantenía seco y soleado, aunque en este caso hediendo a la
sucia niebla de Lankhmar.
—He estado buscando a Reetha —replicó el Ratonero, sinceramente por una vez.
—Y yo a Kreeshkra —dijo Fafhrd audazmente—, pero una tropa de espectros
montados nos persiguió y tuvimos que regresar.
Seis de los siete ojos de Ningauble se contorsionaron en el oscuro interior de su
capucha y miraron inquisitivamente a Fafhrd. Cuando habló, lo hizo con voz severa.
—Kreeshkra, harta de, tu indomable indocilidad, ha vuelto definitivamente con los
espectros, llevándose a Reetha consigo. Te aconsejo que la olvides y busques en cambio
a Frix.
La tal Frix era una notable mujer que había desempeñado un importante papel en la
aventura de las hordas roedoras, la misma en la que estuviera implicada Kreeshkra, la
muchacha de la raza espectral.
—Frix es una mujer valiente, hermosa y muy lista —contemporizó Fafhrd—. Pero
¿cómo encontrarla? Vive en otro mundo, un mundo aéreo.
—Por mi parte, te aconsejo que busques a Hisvet —dijo sombríamente al Ratonero
Sheelba del Rostro Sin Ojos.
Bajo su capucha, la negrura sin facciones se hizo aún más negra (debido a la
concentración), si es que ello era posible. Se refería a otra mujer implicada en la aventura
de las ratas, en la que Reetha también había sido uno de los personajes principales.
—Una gran idea, padre —respondió el Ratonero, que no ocultaba su preferencia por
Hisvet entre todas las demás muchachas, sobre todo porque nunca había gozado de sus
favores, aunque había estado a punto de hacerlo en varias ocasiones—. Pero
probablemente se encuentra en las profundidades de la tierra y tiene el tamaño de una
rata. ¿Cómo podría hacerlo? ¿Cómo, cómo?
Si Sheelba y Ningauble hubieran podido sonreír, lo habrían hecho. No obstante, el
primero se limitó a decir:
—Es desagradable veros envueltos en niebla, como héroes humeantes.
Sin necesidad de deliberar entre sí, los dos magos colaboraron en la preparación de un
encantamiento pequeño pero muy difícil. Tras resistir con gran tenacidad, el Reino de las
Sombras y su niebla se retiraron al este, dejando a los dos amigos bajo el mismo sol que
sus mentores. Sin embargo, dos invisibles fragmentos de niebla oscura permanecieron,
entraron en los cuerpos del Ratonero y Fafhrd y envolvieron para siempre sus corazones.
En el lejano oriente, la Muerte se permitió una ligera maldición que habría
escandalizado a los dioses superiores si la hubieran oído. Miró furibunda su mapa y la
lengua negra que se acortaba. Estaba de pésimo talante. ¡La habían burlado de nuevo!
Ningauble y Sheelba hicieron otro pequeño conjuro.
Sin previo aviso, Fafhrd salió disparado hacia arriba y fue empequeñeciéndose en el
aire hasta perderse de vista.
Sin moverse de donde estaba, el Ratonero también se empequeñeció, hasta quedar
reducido a poco menos de un pie de altura, un tamaño apropiado para manejar a Hisvet,
dentro o fuera de la cama. Se metió en la boca de ratonera más próxima.
Ninguna de estas hazañas fue tan notable como parece, puesto que Nehwon no es
más que una burbuja que asciende a través de las aguas del infinito.
Los dos héroes pasaron un delicioso fin de semana con sus respectivas damas.
—No sé por qué hago cosas así —dijo Hisvet, con su leve ceceo, acariciando
íntimamente al Ratonero mientras yacían en sábanas de seda—. Debe de ser porque te
odio.
—Un encuentro muy agradable e incluso provechoso —confesó Frix a Fafhrd en una
situación similar—. Tengo la manía de jugar, de vez en cuando, con los animales
inferiores. Algunos lo considerarían una debilidad en una reina de los aires.
Finalizado el fin de semana, Fafhrd y el Ratonero regresaron por automáticos medios
mágicos a Lankhmar, y ambos se encontraron en la calle de la Baratura, cerca del
cuchitril de Nattick Dedoságiles. El Ratonero volvía a tener su tamaño habitual.
—Pareces tostado por el sol —observó a su camarada.
—Tostado por el espacio —le corrigió Fafhrd—. Frix vive en una tierra notablemente
alejada. Pero tú, amigo mío, pareces más pálido de lo normal.
—Esto es lo que tres días bajo tierra le hacen al cutis de un hombre —respondió el
Ratonero—. Anda, vamos a tomar un trago en La Anguila de Plata.
Ningauble, en su caverna cerca de Ilthmar, y Sheelba, en su cabaña móvil en el Gran
Pantano Salado, sonrieron a pesar de que les faltaba el equipamiento necesario para esa
expresión facial. Habían cargado a sus respectivos protegidos con una obligación más
hacia ellos.
4 - El cebo
Fafhrd, el norteño, estaba soñando con un gran montículo de oro.
El sureño Ratonero Gris, siempre más listo a su manera infatigablemente competitiva,
soñaba con un montón de diamantes. Aún no había separado todos los amarillentos, pero
suponía que su destellante montoncito ya debía de valer más que el reluciente de Fafhrd.
El hecho de que en su sueño supiera lo que Fafhrd estaba soñando era un misterio
para todos los seres de Nehwon, excepto quizá para Sheelba del Rostro Sin Ojos y
Ningauble de los Siete Ojos, los brujos y mentores del Ratonero y Fafhrd,
respectivamente. Tal vez existiera una vasta y negra mente que, a modo de conciencia
subterránea, compartían los dos.
Ambos despertaron a la vez, Fafhrd con un poco más de lentitud, y se sentaron en la
cama.
Entre los pies de sus dos camastros había un objeto que les llamó la atención. Su
altura era de unos cuatro pies y ocho pulgadas, pesaría unas ochenta libras, tenía el
cabello liso y negro, la piel blanca como el marfil, y estaba tan exquisitamente formada
como una pieza única de ajedrez del Rey de Reyes, tallada de un bloque de piedra de la
luna. Aparentaba unos trece años, pero por la sonrisa coqueta que asomaba a sus labios
podría tener diecisiete, mientras que los centelleantes estanques de sus ojos mostraban
el azul primigenio del deshielo en la Era Glacial. Naturalmente, estaba desnuda.
—¡Es mía! —exclamó el Ratonero Gris, con la rapidez con que siempre desenvainaba
su espada.
—¡No, es mía! —dijo Fafhrd casi simultáneamente, pero concediendo con ese «no»
inicial que el Ratonero se le había adelantado o que, por lo menos, había esperado que
su amigo fuese el primero.
—Pertenezco a mí misma y a nadie más, salvo dos o tres semidiablos viriles —dijo la
muchacha desnuda, dirigiendo a cada uno de ellos una mirada lasciva.
—Me batiré contigo por ella —propuso el Ratonero.
—Acepto —respondió Fafhrd, desenvainando lentamente a Vara Gris, que yacía junto
a su camastro.
A su vez, el Ratonero deslizó a Escalpelo fuera de su funda de piel de rata.
Los dos héroes se levantaron de sus camastros.
En ese momento aparecieron dos personajes un poco atrás de la muchacha. Su
irrupción en la estancia pareció cosa de magia. Ambos medían por lo menos nueve pies
de altura, y tenían que encorvarse para no tocar el techo. Las telarañas les hacían
cosquillas en la nariz. El que estaba al lado del Ratonero era negro como el hierro batido,
y desenvainó rápidamente una espada que parecía forjada con el mismo material.
Al mismo tiempo, el otro recién llegado, éste blanco como los huesos, blandió una
espada que parecía de plata, como acero recubierto de estaño.
El gigante situado junto al Ratonero descargó un golpe que le habría dividido el cráneo,
pero el aventurero lo paró en primera y el arma de su contrario se desvió a la izquierda.
Entonces, girando diestramente su estoque en sentido contrario al de las agujas del reloj,
rebanó la cabeza del felón negro, la cual cayó al suelo con un ruido horrible.
El blanco demonio enfrentado a Fafhrd confió en una estocada hacia abajo. Pero el
norteño, tras trabar su hoja, le atravesó. La espada plateada no alcanzó la sien de Fafhrd
por el grosor de un cabello.
La ninfa pateó el suelo con el talón descalzo y se desvaneció en el aire, o quizá en el
limbo.
El Ratonero hizo ademán de limpiar su hoja en las ropas del camastro, pero descubrió
que no era necesario y se encogió de hombros.
—Qué desdicha para ti, camarada —dijo en un tono de fingida aflicción—. Ahora no
podrás disfrutar de esa deliciosa criatura mientras retoza sobre tu montón de oro.
Fafhrd se dispuso a limpiar Vara Gris con sus sábanas y notó que la hoja tampoco
estaba manchada de sangre, cosa que le hizo fruncir el ceño.
—Lo siento por ti, amigo mío —se condolió—. Ahora no podrás poseerla mientras se
contorsiona con juvenil abandono sobre tu lecho de diamantes, cuyo brillo produciría
tonos opalescentes en su pálida piel.
—Olvidemos esa afeminada basura artística... ¿Cómo has sabido que soñaba con
diamantes? —dijo el Ratonero.
—¿Cómo lo he sabido? —se preguntó Fafhrd, extrañado, pero al final zanjó la cuestión
diciendo—: Supongo que de la misma manera que tú has sabido que soñaba con oro.
Los dos cadáveres excesivamente largos eligieron ese momento para desvanecerse, y
la cabeza cortada con ellos.
—Ratonero, empiezo a creer que unas fuerzas sobrenaturales han participado en los
acontecimientos de esta mañana —observó Fafhrd sagazmente.
—O tal vez han sido alucinaciones, oh gran filósofo —replicó el Ratonero, un tanto
malhumorado.
—No lo creo, puesto que, como puedes ver, han dejado aquí sus armas.
—Es cierto —concedió el Ratonero, mirando con ojos rapaces las hojas de hierro
batido y acero chapado de estaño—. Estos objetos se cotizarían bien en la plazuela de las
Rarezas.
El lejano sonido del Gran Gong de Lankhmar, que resonaba a través de las paredes,
desgranó los doce toques fúnebres del mediodía, cuando los enterradores, rodeados por
los deudos del difunto, hunden sus palas en la tierra.
—Es un augurio —afirmó Fafhrd—. Ahora conocemos el origen de la fuerza
sobrenatural. El Reino de las Sombras, término de todos los funerales.
—Sí —convino el Ratonero—, El Príncipe de la Muerte, ese inquieto muchacho, ha
intentado de nuevo acabar con nosotros.
Fafhrd se refrescó la cara con agua fría de un palanganero colocado contra la pared.
—Hay que reconocer —dijo mientras se lavaba— que por lo menos ha sido un bonito
cebo. Desde luego, no hay nada como una joven núbil, gozada o meramente entrevista
desnuda, para que a uno le entre un apetito voraz de desayunar.
—Así es, en efecto —replicó el Ratonero, con los ojos cerrados y frotándose vivamente
el rostro con la palma llena de brandy blanco—. Esa chica era exactamente la clase de
plato inmaduro que despierta tu gusto satírico por las doncellas que acaban de florecer.
En el silencio que siguió tras terminar de lavarse la cara, Fafhrd inquirió inocentemente:
—¿El gusto satírico de quién?
5 - Bajo los pulgares de los dioses
Una noche, cuando bebían en La Anguila de Plata, el Ratonero Gris y Fafhrd se
entregaban a una nostalgia complaciente, incluso exuberante, acerca de sus amores y
hazañas del pasado. Llegaron a jactarse un tanto de sus desahogos eróticos más
recientes, aunque siempre es poco juicioso jactarse de tales cosas, sobre todo en voz
alta, pues uno nunca sabe quién puede estar escuchando.
—A pesar de su considerable talento para hacer el mal —decía el Ratonero—, Hisvet
sigue siendo una niña. ¿Por qué habría de sorprenderme eso? El mal es algo natural para
los niños, es como un juego, y no les avergüenza en absoluto. Sus senos no son mayores
que nueces, o limas, o, como mucho, pequeñas mandarinas con una avellana adherida...,
los ocho que tiene.
—Frix es la encarnación misma del drama —dijo Fafhrd—. Deberías haberla visto
encaramada en las almenas aquella noche, la mirada arrobada y brillante, contemplando
las estrellas. Estaba desnuda, salvo por unos adornos de cobre, fresca como el alba
rosada. Parecía a punto de echarse a volar..., cosa que puede hacer, como sabes.
En la Tierra de los Dioses, cerca del Polo de la Vida de Nehwon, que está en el
hemisferio meridional, en las antípodas del Reino de las Sombras, morada de la Muerte,
tres dioses sentados en círculo con las piernas cruzadas distinguieron las voces de Fafhrd
y el Ratonero entre el murmullo general de sus adoradores, tanto leales como
convencionales, que resuena eternamente en los oídos de cualquier dios, como si se
aplicara una caracola a la oreja.
Uno de los tres dioses era Issek, a quien Fafhrd sirvió cierta vez como acólito durante
tres meses. Issek tenía el aspecto de un joven delicado con las muñecas y los tobillos
rotos, o más bien permanentemente doblados en ángulo recto. Durante su pasión le
habían torturado terriblemente en el potro. Otro era Kos, a quien Fafhrd reverenció de
niño en el Yermo Frío, un dios rechoncho, musculoso, envuelto en pieles, con el rostro
severo, por no decir hosco, cubierto de espesa barba.
El tercero de los dioses era Mog, el cual parecía una araña de cuatro patas y rostro
hermoso, aunque no totalmente humano. En cierta ocasión, Ivrian, el primer amor del
Ratonero, se encaprichó de una estatuilla de Mog en mármol negro que él había robado, y
afirmó, quizá pícaramente, que Mog y el Ratonero se parecían como dos gotas de agua.
Existe la creencia generalizada de que el Ratonero Gris es, y siempre ha sido, un ateo
empedernido, pero eso no es del todo cierto. En parte por seguir la corriente de Ivrian, a la
que satisfacía en todos sus caprichos, y en parte porque halagaba su vanidad que un dios
decidiera parecerse a él, durante varias semanas fingió creer firmemente en Mog.
Así pues, el Ratonero y Fafhrd eran claramente creyentes, si bien convencionales, y los
tres dioses escucharon sus voces por ese motivo, así como porque eran los tres fieles
más notables que jamás habían tenido y porque se estaban jactando de sus hazañas. Lo
cierto es que los dioses tienen oídos muy finos para la jactancia, las afirmaciones de
felicidad y presunción, las aseveraciones de la firme intención de hacer esto o aquello, las
declaraciones de que tal cosa debe suceder con toda seguridad, o cualesquiera otras
palabras indicadoras de que un hombre ejerce el más leve control sobre su propio
destino. Y los dioses son celosos, se enojan con facilidad, son perversos y rápidos en
obstaculizar los planes de los humanos.
—Son ellos, desde luego... ¡Esos altivos bastardos! —gruñó Kos, sudando bajo sus
pieles..., pues el clima en la Tierra de los Dioses es paradisíaco.
—¡Esos ingratos no me han visitado desde hace años! —exclamó Issek, alzando su
delicada barbilla—. Si dependiéramos de su culto estaríamos muertos. Menos mal que
tenemos a los demás fíeles. Pero ellos no lo saben..., son unos desalmados.
—Ni siquiera han tomado nuestros nombres en vano —dijo Mog—. Creo, caballeros,
que es hora de que sufran la desaprobación divina. ¿De acuerdo?
Entretanto, al hablar en privado de Frix e Hisvet, el Ratonero y Fafhrd habían
despertado en sí mismos ciertos deseos perentorios que no modificaban demasiado su
talante de complaciente nostalgia.
—¿Qué te parece, Ratonero? —dijo Fafhrd en tono meditativo—. ¿Deberíamos ir en
busca de diversión? La noche es joven.
Su cámara da replicó con grandilocuencia:
—Sólo tenemos que movernos un poco, para demostrar nuestro interés, y la diversión
vendrá a buscarnos. Hemos amado a tantas mujeres y son tantas las que nos han jurado
adoración eterna, que sin duda tropezaremos con un par de ellas, o quizá dos pares.
Cogerán al vuelo nuestros pensamientos y vendrán corriendo. Pescaremos muchachas...
¡y nosotros mismos seremos el cebo!
—Entonces, pongámonos en marcha —le apremió Fafhrd, y, apurando su bebida, se
puso en pie, tambaleante.
—¡Ah, esos perros libidinosos! —gruñó Kos, sacudiendo la cabeza para eliminar el
sudor, pues la Tierra de los Dioses posee un clima suave (y está muy poblada)—. Pero
¿cómo castigarlos?
Con una sonrisa sesgada, debida a la estructura de su mandíbula, parcialmente
aracnoide, Mog dijo:
—Parecen haber elegido su castigo.
—¡La tortura de la esperanza! —terció Issek con entusiasmo—. Podemos concederles
sus deseos...
—...y luego dejar el resto a las chicas —concluyó Mog.
—No se puede confiar en las mujeres —objetó Kos sombríamente.
—Al contrario, mi querido amigo —dijo Mog—, cuando un dios está en buena forma,
puede confiar plenamente en que sus fieles, hombres y mujeres por igual, hagan todo el
trabajo. ¡Y ahora, caballeros, pongamos en funcionamiento nuestras molleras!
Kos se rascó vigorosamente la cabeza., cubierta de espesas greñas, desalojando a
uno o dos piojos.
Por capricho, y quizá para poner algunos obstáculos entre ellos y las muchachas que
presumiblemente ahora se precipitaban a su encuentro, Fafhrd y el Ratonero Gris salieron
de La Anguila de Plata por la puerta de la cocina, algo que jamás habían hecho en todos
los años que llevaban frecuentando el local.
La puerta era baja y estaba atrancada con pesados cerrojos, y ni siquiera se movía una
vez descorridos éstos. El nuevo cocinero, que era sordomudo, interrumpió su tarea de
rellenar un estómago de ternero y se acercó a los dos amigos haciendo ruidos guturales y
agitando los brazos, a modo de protesta o advertencia, pero el Ratonero le puso dos
agols de bronce en la grasienta palma, mientras Fafhrd abría la puerta de una patada. Se
dispusieron a penetrar en el lúgubre solar cubierto por los escombros erosionados de la
casa donde el Ratonero había vivido con Ivrian (y en cuyo incendio pereció junto con
Vlana, la de Fafhrd), así como por las cenizas del pabellón de madera del loco duque de
Danius, que en cierta ocasión asaltaron y ocuparon durante cierto tiempo, el tétrico y
aciago solar en el que nadie había construido ningún edificio desde entonces.
Pero cuando cruzaron la pequeña puerta agachando las cabezas, descubrieron que allí
habían levantado cierta clase de construcción (o de lo contrario siempre habían
subestimado considerablemente la profundidad de La Anguila de Oro), pues en vez de un
terreno vacío con el cielo por techo, se vieron en un corredor iluminado por antorchas
sostenidas por manos de bronce a lo largo de cada muro.
Avanzaron impávidos, pasando ante dos puertas cerradas.
—Así es la ciudad de Lankhmar —observó el Ratonero—. Vuelves la espalda y han
levantado un nuevo templo secreto.
—Pero hay buena ventilación —comentó Fafhrd, al notar la ausencia de humo.
Siguieron andando por el corredor, doblaron una esquina... y se detuvieron en seco. La
cámara de pisos a desnivel que se abría ante ellos tenía unas características
sorprendentes. La mitad hundida tenía el techo muy bajo, y por lo demás daba la
impresión de ser muy subterránea, como si el suelo no estuviera ocho falanges de dedo
más hundido que la sección levantada, sino ochenta varas. Su mobiliario era una cama
con una colcha de seda violeta. Un grueso cordón de seda amarilla colgaba a través de
un agujero en el bajo techo.
La cámara levantada parecía la galería o el almenaje de una torre que se alzara muy
por encima de la niebla de Lankhmar, pues las estrellas eran visibles en la oscuridad del
fondo y del techo.
En la cama, con la rubia plateada cabeza a los pies de la misma, la esbelta Hisvet
estaba tendida boca abajo, pero incorporada a medias sobre los brazos. Su túnica de fina
seda, amarilla como la luz del desierto, se tensaba sobre los senos, pequeños y altos,
pero caía libremente desde los pezones, dejando sin respuesta el interrogante de si había
otros tres pares dispuestos simétricamente debajo.
Contra el cielo estrellado (o su imitación), Frix permanecía en pie, el cabello negro
trenzado con hilo de cobre pulido, espléndidamente alta y ligera de pies (aunque inmóvil),
enfundada en su túnica de seda violeta como el crepúsculo del desierto antes del alba.
Fafhrd estaba a punto de decir: «Hombre, precisamente estábamos hablando de
vosotras», y el Ratonero se disponía a pisarle el empeine por ser tan cándido, cuando
Hisvet le gritó a este último:
—¡Tú de nuevo, inmoderado espadachín! Te dije que ni siquiera pensaras en otra cita
conmigo por espacio de dos años.
—¡Animal! —le espetó Frix a Fafhrd—. Te dije que sólo en raras ocasiones jugaba con
un miembro de las clases inferiores.
Hisvet tiró fuertemente del cordón de seda. Una pesada puerta cayó de arriba, pasó
rozando las caras de los dos hombres y su borde se estrelló estrepitosamente en el
umbral.
Fafhrd se llevó un dedo a la nariz.
—Creí que la puerta me había cortado la punta —dijo tristemente— No ha sido una
recepción muy cariñosa que digamos.
—Me alegro de que nos hayan rechazado —repuso en tono animoso el Ratonero—. La
verdad es que habría sido demasiado pronto y un verdadero aburrimiento. ¡Sigamos con
la búsqueda de mujeres!
Regresaron por entre las llamas silentes sostenidas por manos de bronce hasta la
segunda de las dos puertas cerradas. Nada más tocarla, se abrió para revelar otra
cámara dual, donde estaban sus amores Reetha y Kreeshkra, a las que pocos meses
antes habían estado buscando cerca del Mar de los Monstruos, hasta que se vieron
atrapados en el Reino de las Sombras, de donde escaparon por los pelos y regresaron a
Lankhmar. A la izquierda, sobre un canapé de madera oscura exquisitamente
pulimentada, estaba recostada Reetha, desnuda bajo una tenue luz. Su desnudez era
extrema, en efecto, pues, como observó el Ratonero, había mantenido el hábito, inculcado
cuando era la esclava de un caprichoso Señor Supremo, de depilarse con regularidad,
incluso las pestañas. Su cabeza, totalmente calva, que mantenía erguida con petulancia,
tenía una forma perfecta, y el Ratonero sintió una dulce acometida de deseo. Arrullaba
contra su tierno pecho a un animal muy flaco y de aspecto tranquilo, y el Ratonero reparó
de pronto en que era un gato, sin más pelo que los largos bigotes que brotaban de su
máscara.
A la derecha, en una negra noche iluminada por las trémulas llamas de una fogata y
sobre una suave orilla pizarrosa que Fafhrd, por las grandes serpientes con barba blanca
que descansaban en ella, reconoció como el Mar de los Monstruos, estaba sentada su
amada Kreeshkra, más desnuda incluso que Reetha. Su estampa habría podido ser
inquietante para algunos, pues no era más que un esqueleto de elegancia aristocrática,
pero las llamas junto a las que se hallaba arrancaban destellos azul oscuro de las suaves
curvas de carne transparente que cubrían sus distinguidos huesos.
—¿Por qué has venido, Ratonero? —le preguntó Reetha en tono de reproche—. Aquí,
en Eevamarensee, soy feliz, pues todos los hombres son lampiños por naturaleza, así
como nuestros animales domésticos y como lo soy yo gracias a mi diligencia cotidiana.
Aún te quiero con pasión, pero no podemos vivir juntos, y no debemos volver a vernos.
Este es el lugar al que pertenezco.
De la misma manera, la intrépida Kreeshkra desafió a Fafhrd diciéndole:
—¡Largo de aquí, hombre de barro! Te quise en otro tiempo, pero ahora vuelvo a ser un
espectro. Tal vez en el futuro... Pero ahora, ¡vete!
Fue una suerte para los dos amigos que no. hubieran cruzado el umbral, pues tras
estas palabras la puerta también se cerró en sus narices, y esta vez quedó inmovilizada.
Fafhrd se abstuvo de darle un puntapié.
—¿Sabes, Ratonero? —dijo pensativamente—. Nos hemos enamorado de mujeres
extrañas en nuestra época..., pero siempre muy interesantes —se apresuró a añadir.
—Vamos, vamos —replicó el Ratonero ásperamente— Hay otros peces en el mar.
La puerta restante también se abrió con facilidad, aunque Fafhrd la empujó con cierta
cautela. Sin embargo, esta vez no apareció ante ellos nada sorprendente, sino que se
encontraron en un corredor largo y oscuro, sin ningún mobiliario ni rastro de seres
humanos, con una segunda puerta en el otro extremo. Su único rasgo novedoso era que
la pared de la derecha tenía un brillo verde. Prosiguieron su camino con renovada
confianza. Al cabo de unos pasos se dieron cuenta de que la pared brillante era de grueso
vidrio y represaba un agua verde y algo turbia. Mientras miraban, sin dejar de caminar,
aparecieron ante su vista, con perezosas ondulaciones, dos hermosas sirenas, una con
larga cabellera dorada que flotaba tras ella, y un atuendo, a modo de funda, de red dorada
de anchas mallas, la otra con el pelo corto y moreno, dividido por una cresta de plata
estriada. Los dos amigos se acercaron lo suficiente para poder ver las agallas, de lenta
pulsación, que tenían en el cuello, donde se mezclaban con sus hombros en declive,
ligeramente escamosos, y más abajo esos órganos discretos que contradicen el
argumento, sujeto a tantas rudas chanzas, de que un hombre es incapaz de gozar con
plenitud de una mujer no bifurcada (si bien cualquier pareja de serpientes haciendo el
amor demuestra lo contrario). Nadaron acercándose todavía más, sus ojos soñadores
ahora muy abiertos, mirándoles, y el Ratonero y Fafhrd reconocieron a las dos reinas del
mar a las que abrazaran algunos años atrás, cuando buceaban en las profundidades tras
haberse lanzado desde el balandro Tesorero Negro.
Lo que sus grandes y apagados ojos veían no complació, evidentemente, a las sirenas,
pues hicieron muecas y, agitando sus largas colas provistas de aletas, se retiraron de la
pared de vidrio a través del agua verdosa, cuya turbiedad aumentaba con la rapidez de
sus movimientos, hasta que se perdieron de vista.
Fafhrd, con las cejas enarcadas, se volvió hacia su compañero y le preguntó:
—¿Has mencionado otros peces en el mar?
El Ratonero no respondió, y siguió adelante con el ceño fruncido. Pisándole los talones,
Fafhrd reflexionó, perplejo:
—Dijiste que podía tratarse de un templo secreto, amigo mío. Pero en ese caso,
¿dónde están los guardianes, sacerdotes y fieles, aparte de nosotros?
—Es más bien un museo... con escenas de la vida pasada —respondió fríamente su
compañero por encima del hombro—. Y un piscesio o piscatorio.
—También he estado pensando —prosiguió Fafhrd, acelerando sus pasos— que
hemos recorrido un espacio excesivo, teniendo en cuenta que nos hallamos en el solar
situado detrás de La Anguila de Plata. ¿Qué han construido aquí... o allí?
El Ratonero cruzó la puerta del extremo, seguido de cerca por Fafhrd.
En la Tierra de los Dioses, Kos gruñó:
—Esos bribones se lo están tomando con demasiada tranquilidad. ¡Ah, mal rayo les
parta!
—No temas, amigo mío —se apresuró a decir Mog— Están huyendo, y la tranquilidad
que muestran es pura apariencia. Les cansaremos poco a poco hasta que nos pidan
misericordia arrastrándose de rodillas. Así nuestro placer será mayor.
—Callaos los dos —ordenó bruscamente Issek, agitando sus muñecas dobladas—.
¡Estoy consiguiendo otro par de muchachas!
Por estas y otras rápidas gesticulaciones y amonestaciones, así como por sus
expresiones arrobadas pero tensas, resultaba obvio que los tres dioses sentados en un
círculo cerrado estaban ocupados en algo interesante. Otras divinidades que les
rodeaban, grandes y pequeñas, barrocas y clásicas, ruidosas y hermosas, se deslizaban
hasta ellos para observar y hacer comentarios. La Tierra de los Dioses está, en efecto,
muy poblada, debido a la perversa sed de variedad que tiene el ser humano. Corren
rumores, entre los dioses hacinados, de que existen (¡ojalá no sea cierto!) otros dioses
superiores, tal vez invisibles, que disfrutan de más espacio, de otro (¡pobres de nosotros!)
nivel superior y que incluso (¡abismal diabolismo!) oyen los pensamientos, pero nada de
esto es seguro.
Issek gritó, entusiasmado:
—¡Bien, el escenario está preparado! Ahora, a buscar a la próxima pareja que les tome
el pelo. Kos y Mog, ayudadme. Haced la parte que os corresponde.
El Ratonero Gris y Fafhrd tuvieron la sensación de que habían sido transportados al
reino de Quarmall, donde habían vivido una de sus aventuras más fantásticas, pues la
siguiente cámara parecía una caverna abierta en la roca, a la que habían dado forma
cincelándola laboriosamente. Detrás de una mesa llena de pergaminos y documentos
enrollados, tinteros y plumas de ave, se sentaban dos desvergonzadas y seductoras
esclavas a las que ellos habían rescatado de la monotonía y las torturas del mundo de las
cavernas: la esbelta Ivivis, flexible como una serpiente, y la agradablemente rolliza Friska,
ligera de pies. Los dos hombres se sintieron aliviados y alegres, como si hubieran llegado
a su casa, donde les aguardaban seres familiares y amados.
Entonces vieron que la habitación tenía ventanas, por las que de repente penetró la luz,
como si hubieran apartado una nube, y no era de roca sólida sino de piedra ensamblada,
mientras que las muchachas no llevaban el parco atuendo de las esclavas sino ricas y
pudorosas túnicas, y sus rostros expresaban seriedad y confianza en sí mismas.
Ivivis miró al Ratonero con curiosidad pero con una desaprobación inmediata.
—¿Qué haces aquí, ficción de mi pasado servil? Es cierto que me rescataste de
Quarmall, por lo que te pagué entregándote amorosamente mi cuerpo, pero eso terminó
en Tovilysis, cuando nos separamos. ¡Estamos en paz, querido Ratonero, sí, por Mog, lo
estamos!
(La muchacha se preguntó por qué había utilizado esa invocación en concreto.)
De la misma manera, Friska miró a Fafhrd y dijo:
—Eso también reza contigo, audaz bárbaro. Recuerda que también mataste a mi
amante Hovis, como el Ratonero mató al Klevis de Ivivis. Ya no somos candorosas
esclavas, juguetes de los hombres, sino la sutil secretaria y la actual tesorera del Gremio
de Mujeres Libres de Tovilysis. Jamás amaremos de nuevo a menos que yo lo decida...
¡cosa que no haré hoy! Así pues, por Kos e Issek, ¡marchaos!
(Al igual que su amiga, se preguntó por qué invocaba a esas deidades particulares,
hacia las que no sentía ningún respeto.)
Tales rechazos dolieron profundamente a los dos héroes, que no tuvieron fuerzas para
responder con negativas, chanzas o pacientes galanterías. La lengua se les pegó al
paladar, un frío cada vez más intenso les cubrió el corazón y las partes íntimas, casi se
encogieron de temor..., y bien podría decirse que huyeron de aquella cámara por la puerta
abierta que tenían delante..., para entrar en una gran estancia excavada en hielo azulado,
o en roca de la misma tonalidad, transparencia y frialdad, de modo que experimentaron no
poca satisfacción al ver las llamas que danzaban en la gran chimenea. Ante el hogar se
extendía una alfombra de extraño aspecto, muy gruesa y muelle, sobre la que estaban
esparcidos tarros de ungüento, frasquitos de perfume, que se daban a conocer por sus
efluvios, y otros envases de cosméticos. Además, la alfombra de textura invitadora
mostraba depresiones formadas sin duda por dos personas acostadas, mientras que a un
codo de altura flotaban dos máscaras vivas, delgadas como el papel o la seda, o incluso
más finas, que tenían la forma de rostros de muchachas maliciosamente bellas e
impertinentes, la una de una rosa malva y la otra verde turquesa.
Otros lo habrían considerado un prodigio, pero el Ratonero y Fafhrd reconocieron en
seguida a Keyaira e Hirriwi, las invisibles princesas de la escarcha con las que estuvieran
emparejados por separado una larguísima noche en el Stardock, el pico más alto al norte
de Nehwon, y sabían que las dos alegres muchachas estaban recostadas desnudas ante
el fuego y, juguetonas, se habían embadurnado mutuamente el rostro con ungüentos
pigmentados.
Entonces la máscara turquesa saltó entre Fafhrd y el fuego, de modo que las
danzarinas llamas anaranjadas sólo brillaban a través de los orificios de sus ojos y entre
sus labios, ahora crueles y divertidos, mientras le decían:
—¿En qué lecho mohoso duermes ahora el sueño eterno, vulgar amante de una noche,
que tu alma chillona puede volar a través de medio mundo para mirarme boquiabierto?
Algún día vuelve a escalar el Stardock y, en tu forma sólida, importúname. Tal vez te
escuche. Pero ahora, ¡márchate, fantasma!
De igual modo, la máscara malva se dirigió desdeñosamente al Ratonero, diciéndole en
tonos tan ardientes e imperiosos como las llamas visibles a través de sus orificios faciales:
—Y tú vete también, desdichado espectro. Por Khahkht del hielo negro y Gara del azul
e incluso Kos del verde... ¡lo ordeno! ¡Vientos, soplad! ¡Que se extingan todas las luces!
Estos nuevos rechazos hirieron aún más dolorosamente a los dos aventureros, y se les
encogió el alma al pensar que eran en verdad fantasmas y las máscaras parlantes la
realidad sólida. Sin embargo, habrían podido hacer acopio de valor para tratar de
responder al desafío (aunque tal cosa resultaba dudosa), de no ser porque tras la última
orden de Keyaira les envolvió una oscuridad absoluta y se vieron arrastrados por fuertes
vientos, que les arrojaron a una zona iluminada. Una puerta empujada por el viento se
cerró estrepitosamente tras ellos.
Con un alivio considerable, vieron que no tenían que enfrentarse a otro par de
muchachas, lo cual habría sido insoportable, sino que se encontraban en otro tramo de
corredor iluminado por antorchas de llama clara, sujetas en la pared por medio de brazos
de bronce en forma de garras de ave, tentáculos de calamar enroscados y pinzas de
cangrejo. Agradecidos por la tregua, respiraron hondo.
Entonces Fafhrd habló a su camarada con el ceño intensamente fruncido:
—Mira lo que te digo, Ratonero: todo esto es cosa de brujería, o bien ha intervenido la
mano de algún dios.
—Si se trata de un dios —replicó con aire sombrío el Ratonero—, es uno que tiene un
dedo pulgar y señala con él continuamente hacia abajo, para que nos rechacen.
Los pensamientos de Fafhrd tomaron un nuevo rumbo, como evidenciaron los surcos
cambiantes en su frente.
—Jamás he chillado, Ratonero —protestó—. Hirriwi me ha llamado chillón.
—Supongo que es sólo una manera de hablar —le consoló su camarada—. Pero, ¡por
todos los dioses!, qué desgraciado me siento, como si ya no fuese un hombre y esto no
fuera más que un palo de escoba —se lamentó, señalando su espada Escalpelo, que
pendía de su costado, mientras miraba meneando la cabeza la envainada Vara Gris de
Fafhrd.
—A lo mejor estamos soñando... —empezó a decir el norteño, dubitativo.
—Bien, si estamos soñando, sigamos con ello —sugirió el Ratonero, y rodeando con el
brazo los hombros de su amigo, echó a andar con él por el corredor.
Pero a pesar de estas palabras y acciones reconfortantes, ambos tenían conciencia de
que se hallaban cada vez más sumidos en una pesadilla que les arrastraba contra su
voluntad.
Doblaron una esquina. Durante cierto trecho, la pared derecha se convirtió en una
hilera de esbeltas columnas oscuras, espaciadas de manera irregular, entre las cuales se
veían más fustes delgados y oscuros, distribuidos al azar, y, a media distancia, un largo
altar sobre el que incidía desde arriba una luz suave, revelando a una mujer alta y
desnuda, tendida sobre el ara, y a su lado a una sacerdotisa con túnica morada,
empuñando una daga y con un gran cáliz de plata en la otra mano, que estaba entonando
una letanía.
—¡Ratonero! —susurró Fafhrd—. La víctima del sacrificio es la cortesana Lessnya, con
la que tuve algunos tratos cuando fui acólito de Issek años atrás.
—Y la otra es Hala —susurró el Ratonero a su vez—, sacerdotisa de la diosa de igual
nombre, con la que tuve cierto comercio cuando era lugarteniente de Pulg, el
extorsionador.
—Pero no es posible que hayamos recorrido ya todo el camino hasta el templo de Hala,
aunque este lugar se le parece.
Desde La Anguila hay que recorrer media Lankhmar para llegar allí.
El Ratonero recordó los rumores que había oído sobre pasajes secretos de Lankhmar
que conectaban puntos por distancias más cortas que la distancia más corta entre ellos.
Líala se volvió hacia los dos hombres y les miró con las cejas enarcadas.
—¡No os mováis de ahí! —les gritó—. Estáis cometiendo un sacrilegio al violar el ritual
más sagrado de la diosa más grande de cuantas existen. ¡Marchaos de aquí, impíos
intrusos!
Mientras decía esto, Lessnya se irguió sobre un hombro y les miró altivamente. Luego
volvió a tenderse y contempló el techo, al tiempo que Hala sumergía la daga en el cáliz y
acto seguido rociaba con vino (o cualquier otro fluido que el cáliz contuviera) el cuerpo
desnudo de Lessnya, blandiendo la hoja como si fuese un hisopo. La roció tres veces, en
los senos, las ijadas y las rodillas, y entonces reanudó su letanía, mientras Lessnya
repetía sus palabras (o tal vez roncaba). El Ratonero y Fafhrd se alejaron con sigilo por el
corredor que iluminaban las antorchas.
Pero tuvieron poco tiempo para reflexionar sobre las extrañas geometrías y las
religiosidades aún más extrañas de su viaje de pesadilla, pues ahora la pared izquierda
dio paso durante un trecho a una cámara fabulosamente decorada, grande y poco
iluminada, que reconocieron como la residencia oficial del Gran Maestre del Gremio de los
Ladrones, en la Casa de los Ladrones, separada por media ciudad de Lankhmar del
templo de líala. En primer término había una serie de figuras arrodilladas, en devota
actitud de súplica, mirando hacia una mesa de ébano de gruesa superficie, tras la cual
estaba en pie una alta y bella pelirroja cubierta de joyas y, a sus espaldas, otra bella
mujer, que vestía una túnica negra de esclava, con el cuello y los puños blancos.
—Ésa es Ivlis, en el esplendor de su pasada belleza, para la que robé las ruborosas
yemas de los dedos de Ohmphal —susurró el Ratonero con satisfacción—. Y veo que
ahora se ha procurado unas cuantas gemas más.
—Y la otra es Freg, su doncella, que no parece haber envejecido en absoluto —replicó
Fafhrd en un áspero susurro, maravillado como si estuviera bajo los efectos de una
pócima.
—Pero ¿qué está haciendo en la Casa de los Ladrones? —preguntó febrilmente el
Ratonero—. Aquí las mujeres tienen prohibida la entrada. Y parece la Gran Maestre del
Gremio..., un gran maestre femenino..., una diosa... adorada... ¿Es que está del revés del
Gremio de los Ladrones? ¿Acaso se ha trastornado todo Nehwon?
Ivlis les miró por encima de las cabezas de sus fieles arrodillados. Sus ojos verdes se
estrecharon. Con naturalidad, se llevó los dedos a los labios y luego los hizo revolotear
dos veces hacia un lado, indicando al Ratonero que debía tomar en silencio aquella
dirección y no regresar.
Con una sonrisa lenta y hostil, Freg hizo exactamente el mismo gesto a Fafhrd, pero de
un modo incluso más indolente, como si tararease un estribillo. Los dos hombres
obedecieron, pero mirando hacia atrás, por lo cual se llevaron una sorpresa, casi un
sobresalto, al ver que habían entrado a ciegas en una sala de paredes forradas de
madera preciosas, embellecidas con tallas complicadas, con una puerta ante ellos y
sendas puertas a los lados, y en una de las últimas, la más cercana al Ratonero, una
joven núbil de mirada maliciosa, vestida con una túnica verde de áspera tela de toalla, el
pelo negro húmedo, mientras que en la puerta más próxima a él, Fafhrd vio a dos esbeltas
rubias sonrientes, ambas indudablemente alegres y ataviadas con las capuchas y las
túnicas negras de las monjas de Lankhmar. En plena posesión de la pesadilla, se dieron
cuenta de que aquél era el mismo pabellón de madera del duque Danius, frecuentado por
sus primeros y más profundos amores, reconstruido de manera irreverente a partir de las
cenizas a las que el brujo Sheelba lo había reducido, y restaurado con todas las
chucherías que el mago Ningauble había arrebatado allí por arte de magia y esparcido a
los cuatro vientos; y vieron que aquellas tres jóvenes eran Ivmiss Ovartamortes, sobrina
de Karstak del mismo apellido, en aquel tiempo Señor Supremo de Lankhmar, y Fralek y
Fro, hijas gemelas del duque enloquecido por la muerte, las tres potrancas de la
oscuridad a las que ellos se dirigieron insensatamente tras haber perdido incluso los
espectros de sus verdaderos amores en el Reino de las Sombras. Algo curioso en aquella
serie de acontecimientos llamaba la atención de Fafhrd. «Fralek y Fro, Freg, Friska y Frig
—se decía para sus adentros—; ¿obedecerá a algún encantamiento el hecho de que
todos esos nombres empiecen por Fr?», mientras que el Ratonero pensaba de manera
similar: «Ivlis, Ivmiss, Ivivis..., siempre las mismas letras "i" y "v", incluso en Hisvet... ¿A
qué se deberá tal coincidencia?».
(Cerca del Polo de la Vida, los dioses Mog, Issek y Kos estaban por completo
enfrascados en la realización de su magia, y se gritaban mutuamente nuevos
descubrimientos de muchachas con las que atormentar a aquellos fieles que habían
dejado de rendirles culto. Ahora la multitud de dioses reunidos a su alrededor era
considerable.)
Entonces, el Ratonero pensó estremecido que entre todas aquellas mujeres cuyo
nombre empezaba por Iv no figuraba la más importante de todas, la blanca Ivrian, perdida
para siempre en los dominios de la Muerte. Y un estremecimiento similar sacudió a
Fafhrd. Todas las bellezas que les flanqueaban les hicieron pucheros y mohines, mientras
se veían casi catapultados al interior de un pabellón de seda oscura como el vino, más
allá de cuyos pliegues inmóviles se extendían los horizontes lisos y negros del Reino de
las Sombras.
La hermosa Vlana, con el rostro de color pizarra, escupió a Fafhrd en la cara,
diciéndole:
—Te dije que haría esto si regresabas.
Pero la blanca Ivrian se limitó a mirar al Ratonero sin hacer un solo gesto ni decir
palabra.
Entonces retrocedieron por el corredor iluminado con antorchas, apresurándose contra
su voluntad, como si les empujaran, y el Ratonero envidió a Fafhrd el escupitajo de la
muerte que se deslizaba por su mejilla. Las muchachas pasaban como relámpagos por su
lado, sin prestarles atención..., la Mará de la juventud de Fafhrd, Atya, que adoraba a
Tyaa, Hrenlet de ojos bovinos, Ahura de Seleucia y muchísimas más..., hasta que los dos
amigos experimentaron la terrible desesperación de ser rechazados no por una o varias
amantes, sino por todas. La injusticia de semejante situación bastaba para hacer morir a
un hombre.
Entonces, en aquella carrera precipitada, una escena permaneció un poco más ante
sus ojos: Alyx la ladrona, ataviada con las ropas escarlata y la tiara de oro cubierta de
rubíes del arcipreste de un culto oriental, y arrodillada ante ella, vestida de amanuense,
Lilyblack, la juvenil amante del Ratonero en su época de delincuencia, entonando: «Papá,
el furor pagano, la decadencia civilizada», mientras la archipreste travestida afirmaba:
«Todos los hombres son enemigos...».
Fafhrd y el Ratonero estuvieron a punto de caer de rodillas y rogar a todos los dioses
existentes que cesara aquella tortura, Pero por algún motivo no lo hicieron, y, de
improviso, se encontraron en la calle de la Baratura, cerca del cruce con la de los Oficios,
entrando en un oscuro portal tras dos mujeres, cuyas espaldas les eran provocativamente
familiares, y siguiéndolas por un estrecho tramo de escalera, tan largo que su absurda
combadura se magnificaba.
En la Tierra de los Dioses, Mog se echó atrás, exhaló aire con fuerza y dijo:
—¡Ya está! Así se llevan lo suyo.
Issek se estiró (cuanto se lo permitían sus tobillos y muñecas permanentemente
doblados) e hizo esta observación:
—Señor, la gente no aprecia cómo trabajamos los dioses, la fatiga que comporta
observar a los gorriones.
Los dioses espectadores empezaron a dispersarse.
Pero Kos, todavía cejijunto, enfrascado en su tarea hasta tal punto que ni se daba
cuenta del dolor que experimentaba en sus cortos y gruesos muslos por estar sentado
durante tanto tiempo con las piernas cruzadas, exclamó:
—¡Esperad! Ahí hay otra pareja, a saber, una tal Nemia de la Oscuridad y otra llamada
Ojos de Ogo, mujeres de moral laxa y, además, receptoras de propiedades robadas...
¡Ah, qué maldad!
Issek soltó una risa fatigada.
—Déjalo ya, querido Kos. Eliminé a esas dos desde el principio. Son las peores
enemigas de nuestros hombres, les timaron un precioso botín en joyas, como casi
cualquiera de los dioses que nos rodean podría confirmarte. Antes que ir en su busca (en
cualquier caso para ser rechazados, por supuesto), nuestros muchachos se pudrirían en
el infierno.
Mog, que había estado bostezando, añadió:
—¿Es que nunca sabes cuándo ha terminado un juego, querido Kos?
Así pues, el rechoncho dios envuelto en pieles se encogió de hombros y cedió,
soltando maldiciones mientras trataba de enderezar las piernas.
Entretanto, las llamadas Ojos de Ogo y Nemia de la Oscuridad llegaron a lo alto de la
interminable escalera y entraron en su tugurio, nada placentero por cierto. Era un antro
pobre, sucio e incluso ruidoso, pues las dos mejores ladronas de Lankhmar atravesaban
tiempos difíciles, como les ocurre incluso a los mejores ladrones y receptores de
mercancías robadas en el curso de sus largas carreras.
Nemia se volvió y dijo:
—Mira lo que nos ha traído el gato a rastras.
Las penalidades habían alisado severamente sus curvas, en otro tiempo
extraordinarias. Su compañera Ojos de Ogo aún tenía cierto aire infantil, pero no ocultaba
los estragos de una vida disoluta.
—Vaya —dijo en tono fatigado—. Tenéis un aspecto deplorable, como si hubierais
escapado de la muerte y lamentarais haberlo hecho. ¿Por qué no ponéis fin a vuestras
cuitas rompiéndoos el cuello escaleras abajo?
Como Fafhrd y el Ratonero no se movían ni cambiaban sus expresiones melancólicas,
la mujer emitió una breve risa, se dejó caer en una silla con el asiento destrozado, tendió
una pierna al Ratonero y le dijo:
—Bien, si no te marchas, por lo menos sé útil. Quítame las sandalias y lávame los pies.
Entretanto, Nemia se sentó ante un desvencijado tocador y, mientras se examinaba en
el espejo roto, tendió a Fafhrd un peine de púas incompletas.
—Péiname, bárbaro —le dijo—. Y ten cuidado con las greñas y los nudos.
Fafhrd y el Ratonero, este último poniendo un caldero de agua a calentar, empezaron a
hacer lo que les habían ordenado, con toda diligencia y seriedad.
Al cabo de largo tiempo, y después de que los dos amigos hubieran prestado otros
pequeños servicios, o serviles penitencias, las dos mujeres no pudieron por menos que
sonreír. A la desgracia, después de que ha sido consolada, le gusta la compañía.
—Es suficiente por ahora —le dijo Ojos al Ratonero—. Ven y ponte cómodo.
Nemia habló de igual modo a Fafhrd, añadiendo:
—Luego podéis hacer la cena e ir en busca de vino.
Poco después, el Ratonero comentó:
—Por Mog que esto es más bien lo que andábamos buscando.
Fafhrd estuvo de acuerdo.
—Sí, por Issek. Que Kos maldiga todas esas espantosas aventuras.
Los tres dioses, al oír sus nombres tomados en vano mientras descansaban tras sus
fatigosas tareas en el paraíso, se sintieron satisfechos.
6 - Atrapados en el Mar de Estrellas
Fafhrd, el bárbaro educado, y su constante camarada el Ratonero Gris, nacido en una
ciudad pero instruido en los bosques por un mago, habían zarpado en su barco Corredor
Negro —una embarcación de la clase llamada leopardo— y avanzado hacia el extremo
sur del Mar Exterior, a lo largo de la costa de Quarmall, o costa occidental del continente
de Lankhmar, más lejos de lo que nunca se habían aventurado hasta entonces, como
tampoco lo había hecho ningún otro marinero sincero que conocieran.
Les habían atraído un par de trasgos resplandecientes, como les llaman, una clase de
fuegos fatuos considerados como guías infalibles hacia los yacimientos de metales
preciosos, siempre que uno tenga paciencia y pericia de cazador para localizarlos, por
cuyo motivo también se los conoce como moscas del tesoro, mariposas de plata y
chinches doradas. Aquella pareja tenía un color rosado cobrizo de día y negro con
destellos plateados de noche, tonalidades que prometían un hallazgo de electro y oro
blanco, este último más importante porque siempre se encontraba en grandes cantidades.
Los tales trasgos parecían pequeñas láminas de gasa muy fina que se deslizaban
incansables por el aire, aleteaban sin cesar alrededor del palo mayor, se lanzaban
velozmente adelante y se rezagaban. En ocasiones resultaban casi invisibles, débiles
borrones en el ardor del sol, que caía a plomo, espectrales destellos en la oscuridad de la
noche, que era fácil de confundir con los reflejos de la Cazadora Blanca en el remo y la
vela, pues ahora la luna estaba casi llena. Algunas veces se movían con la vivacidad de
los trasgos cuyo nombre llevaban, otras languidecían y parecían arrastrarse, pero siempre
seguían adelante. En tales ocasiones parecían tristes (o melancólicos, según Fafhrd, uno
de sus estados de ánimo favoritos). En otros momentos, si uno podía dar crédito a sus
oídos, expresaban sonoramente su alegría, llenando la atmósfera que rodeaba al barco
de tenues y dulces palabras incomprensibles, susurros a medio camino entre el murmullo
del viento y la voz humana, y largos ronroneos de satisfacción.
Según los cálculos de Fafhrd y el Ratonero Gris, el Corredor Negro había dejado atrás
el continente de Lankhmar, por el lado de carga, y el hipotético continente Occidental
lejos, muy lejos, por el lado de pilotaje, y avanzaba hacia el sur por el Gran Océano
Ecuatorial, llamado a veces, sin que se supiera bien por qué, Mar de las Estrellas, que
rodea Nehwon y que tanto los lankhmareses como los orientales consideran espantoso e
innavegable. Los marinos se ciñen en sus periplos a las costas de los continentes
septentrionales, y hasta los navegantes más intrépidos retroceden antes de aventurarse
más allá.
Pero no era sólo la esperanza de conseguir grandes riquezas, como tampoco, ni
mucho menos, el gran valor de los dos héroes, lo que les impulsaba a adentrarse en
aquellas aguas, arrostrando peligros desconocidos, como los horrendos monstruos
legendarios capaces de convertir barcos en astillas, corrientes marinas más veloces que
el huracán, y remolinos del tamaño de cráteres volcánicos, que engullían naves de gran
calado en un santiamén e incluso succionaban islas cuya situación les hacía correr un
riesgo permanente. Era el motivo de que los dos amigos hablaran poco entre ellos y lo
hicieran siempre con cautela, en tono bajo, tras largos silencios en las largas y silenciosas
guardias nocturnas. Y he aquí la explicación: de noche, cuando estaban a punto de
dormirse, o durante el día, al despertar perezosamente tras una siesta a la sombra de la
vela, veían por un momento a los trasgos resplandecientes en forma de hermosas,
esbeltas y transparentes muchachas, hermanas gemelas, de rostro adorable y alas
grandes y brillantes, muchachas de fino cabello como nubes de oro o plata, y ojos de
mirada abstraída, rebosantes de concentración y brujería, mujeres de una delgadez casi
increíble pero no tanto como para imposibilitar el acto del amor, con sólo que adquiriesen
suficiente sustancia, cosa que sus sonrisas y miradas parecían prometer que podía
ocurrir. Y los dos aventureros deseaban a esas dos muchachas resplandecientes como
jamás habían deseado a ninguna mujer mortal y, como hombres embrujados o que han
perdido por completo la razón, no podían volver atrás.
Aquella mañana, mientras sus trasgos del tesoro les precedían, similares a rayos de
arco iris bajo el sol, el Ratonero y Fafhrd, perdidos en sus secretos pensamientos sobre
muchachas y oro, no observaron los sutiles cambios en la superficie del océano delante
de ellos: el agua ondulante se volvió semilisa y aparecieron unas extrañas líneas de
espuma que corrían hacia el este. De súbito, los chinches de oro se precipitaron a su vez
hacia el este y un instante después algo aferró la quilla del barco leopardo, el cual se
desvió básicamente en la misma dirección, con un salto como el de la ágil fiera con cuyo
nombre se denominaba esa clase de embarcación. El palo mayor fue casi arrancado de
cuajo y los dos héroes estuvieron a punto de caer por la borda, y cuando se recobraron de
su sorpresa, el Corredor Negro navegaba a toda velocidad hacia el este, los dos trasgos
resplandecientes aleteando exultantes delante de ellos, y los dos héroes supieron que
estaban en poder de la Gran Corriente Ecuatorial que corre hacia oriente, y que no se
trataba de ninguna fábula.
Olvidando por un momento a aquellas criaturas aéreas semejantes a muchachas, se
abalanzaron a la caña del timón para cambiar el rumbo y regresar al norte. Mientras
Fafhrd se apoyaba en el timón, el Ratonero se encargó de orientar la única gran vela,
pero en aquel momento un viento del noroeste les cogió de popa con una fuerza
tremenda, casi hundiendo al Corredor Negro mientras lo impulsaba velozmente hacia el
sur en la corriente. No se trataba de una mera ráfaga, sino que tenía una fuerza de
tormenta constante, de manera que habría desgarrado inevitablemente la vela, que los
tripulantes no recogían, y si no lo hizo fue porque la corriente que les arrastraba era casi
tan rápida como el mismo viento.
Cuando llevaban una legua adentrados en el sur, vieron tres trombas marinas que
avanzaban juntas por el este, columnas grises que se extendían a medio camino entre la
superficie del agua y el cielo, a una velocidad por lo menos tres veces superior a la del
Corredor Negro, lo cual indicaba que la corriente era allí todavía más rápida. Los dos
marinos, que aún no habían salido de su asombro, se vieron obligados a aceptar que
estaban en una situación apurada, impotentes bajo la doble férula de la corriente
impetuosa y el viento, que dirigían la nave a su antojo.
—Oh, Fafhrd —gritó el Ratonero Gris—. Ahora estoy convencido de la veracidad de
ese capricho metafísico, eso de que todo el universo es agua y nuestro mundo no es en
ella más que una burbuja movida por el viento.
Fafhrd, con los nudillos blancos de tanto apretar la caña del timón, le replicó:
—Concedo que con esas trombas y esta espuma volante parece que hay agua por
todas partes. Sin embargo, no puedo creer en ese sueño filosófico de que el mundo de
Nehwon es una burbuja, cuando cualquier necio puede ver que el sol y la luna son esferas
sólidas como Nehwon, situadas a millares de leguas de distancia en el aire, que, por
cierto, debe de ser muy tenue allá arriba.
»Pero éste no es momento para sofismas, amigo mío. Ataré la caña del timón y,
mientras dure esta extraña calma, debida a la igualdad de velocidades de la corriente y el
viento, como si el aire se abriera delante y se cerrase detrás, tomemos un triple rizo de
vela y aparejemos bien el buque.
Mientras trabajaban, los tres lejanos tifones que avistaban por la proa se
desvanecieron, y fueron sustituidos por un grupo de otros cinco que se aproximaba a gran
velocidad por la popa, algo más cerca esta vez, pues las fuerzas del agua y el viento
conducían sin cesar, gradual pero implacablemente, al Corredor Negro hacía el sur. El sol
del mediodía, casi vertical, caía a plomo sobre sus cabezas, pues el viento de tormenta,
que soplaba con una fuerza cercana a la del huracán, no había traído consigo nubes ni
aire opaco, lo cual era un prodigio sin precedentes en la memoria del Ratonero, e incluso
de Fafhrd, que había navegado mucho. Tras varios intentos inútiles de dirigir el barco al
norte, desviándolo de la poderosa corriente, con el único resultado de que el viento de
tormenta se deslizara perversamente uno o dos puntos, impulsándoles todavía más al sur,
los dos hombres cejaron en sus esfuerzos, admitiendo su absoluta incapacidad temporal
para influir en el rumbo de su barco leopardo.
—A este paso —opinó Fafhrd—, cruzaremos el Gran Océano Ecuatorial en cosa de
uno o dos meses. Por suerte, estamos bien aprovisionados.
—Me sorprendería que el Corredor resistiera siquiera un día entre esos torbellinos y
velocidades —replicó el Ratonero tristemente.
—Es una nave robusta —dijo Fafhrd con despreocupación—. ¡No te pongas tétrico y
piensa que nos dirigimos a los continentes meridionales, desconocidos por el hombre!
¡Seremos los primeros en visitarlos!
—Si es que tales continentes existen y si nuestras cuadernas no se rompen.
¿Continentes dices? Daría mi alma por un solo islote.
—¡Los primeros en llegar al polo sur de Nehwon! —insistió Fafhrd, que seguía
disfrutando de su ensueño—. ¡Los primeros en escalar los Stardocks meridionales! ¡Los
primeros en conseguir los tesoros del sur! ¡Los primeros en descubrir qué hay en. las
antípodas del Reino de las Sombras, donde habita la Muerte! Los primeros...
El Ratonero se deslizó en silencio al otro lado de la vela acortada, alejándose de
Fafhrd, y cautamente se dirigió a la proa, donde se tendió en un estrecho ángulo de
sombra. Estaba aturdido por el viento, el rocío del oleaje, la fatiga, el sol implacable y la
misma velocidad de la nave. Allí tendido, contempló con aire sombrío a los trasgos
resplandecientes, que mantenían su posición con una exactitud notable, a la altura del
mástil y a la distancia de la eslora de un barco por delante de ellos.
Al cabo de un rato se durmió, y soñó que uno de los trasgos se separaba del otro,
descendía y se cernía sobre él como un largo espectro rosado, y entonces se convertía
en una afectuosa muchacha de rostro estrecho y ojos verdes, la cual le despojaba de sus
vestidos con dedos esbeltos y fríos como leche guardada en un pozo, y al mirar hacia
abajo, vio los pezones de sus pequeños senos presionando como dedales de cobre
recién pulidos contra el rizado vello oscuro de su pecho. Y ella le decía suave y
dulcemente, la cabeza inclinada hacia la suya, los labios y la lengua rozándole la oreja:
«Avanza deprisa. Éste es el único camino hacia la Vida, la inmortalidad y el paraíso». Y él
replicaba: «Lo haré, querida mía».
Le despertó un grito de Fafhrd, y tuvo una visión huidiza pero clara, aunque casi
cegadora, de un rostro femenino estrecho y hermoso, pero por lo demás distinto por
completo del de la dulce muchacha de su sueño: era un rostro de facciones duras,
imperioso, vivaz, hecho de luz roja y dorada, con los iris de sus grandes ojos de color
bermellón.
El Ratonero se levantó perezosamente. Tenía el jubón desabrochado hasta la cintura, y
los hombros al aire.
—¡Ratonero! —le dijo Fafhrd alarmado—. ¡Hace un momento estabas envuelto en
llamas!
Sin el menor sobresalto, el Ratonero bajó la vista y vio unos hilos gemelos de humo
que ascendían de su pecho velludo, donde le habían oprimido los pezones de su sueño.
Las hebras grises se extinguieron mientras las contemplaba. Notó el olor a pelo quemado.
Meneó la cabeza, parpadeó y se puso en pie.
—Qué extraña ocurrencia —le dijo a Fafhrd—. El sol debe de haberte deslumbrado.
¡Eh, mira eso!
Las cinco trombas se habían distanciado mucho por la proa, y las habían sustituidos
dos grupos (de tres y cuatro trombas respectivamente), que adelantaron con rapidez al
Corredor Negro desde la popa, el de cuatro bastante alejado y el de tres a una alarmante
proximidad, de modo que era posible ver con claridad su estructura: columnas de agua
gris que tenían casi la longitud de un barco y tres veces la altura del mástil. A lo lejos
distinguieron más grupos de veloces tifones, y todavía a mayor distancia, pero también
más rápido, un solo tifón gigantesco que parecía tener leguas de espesor. Los dos
trasgos resplandecientes seguían avanzando ante la proa.
—Está ocurriendo algo extraño —concedió Fafhrd.
—¿Has oído hablar de una bandada de trombas marinas? —preguntó el Ratonero—,
¿O de una manada? ¿O de un cúmulo? ¡Ah, sí! ¡Una torre! ¡Una torre de trombas!
Transcurrió el día y la mitad de la noche, y su extraña situación de veloz avance hacia
el este se mantuvo, sin que el Corredor Negro sufriera ningún desperfecto. El mar estaba
liso y se movía en olas largas y bajas, rematadas por pálidas crestas de espuma. La
fuerza del viento era como mínimo huracanada, pero la velocidad de la Gran Corriente
Ecuatorial había aumentado e iba a la par con ella.
Arriba, casi en lo alto del mástil, la luna llena brillaba, rodeada de algunas estrellas
dispersas. Su luz de Cazadora Blanca mostraba que la superficie lisa de las veloces
aguas del mar estaba erizada, tanto cerca como lejos, de tifones que avanzaban en
majestuosa formación, sin que ello les impidiera una celeridad fantástica, como si de
algún modo se aprovecharan más de la velocidad de la corriente que el Corredor Negro. A
la altura del mástil, a una longitud equivalente a la del barco por delante de éste, los
trasgos resplandecientes volaban como banderas de encaje plateado contra la oscuridad.
El silencio era casi absoluto.
—Fafhrd... —El Ratonero Gris habló en voz muy baja, como si temiera romper el
hechizo espectral de la luna—. Hoy he visto claramente que Nehwon es, en efecto, una
vasta burbuja que se eleva a través de las aguas de la eternidad, y en cuyo interior flotan
continentes e islas.
—Sí, y esos continentes se mueven y chocan unos con otros —dijo Fafhrd también en
voz baja, aunque algo áspera—. Siempre que floten, claro, cosa que dudo mucho.
—Todos se mueven de manera ordenada, con una armonía preestablecida —replicó el
Ratonero—, y en cuanto a la flotabilidad, piensa en el Reino Hundido.
—Pero entonces, ¿dónde estarían el sol, la luna, las estrellas y los nueve planetas? —
objetó Fafhrd—. ¿Todos mezclados en medio de la burbuja? Eso es totalmente
imposible... y ridículo.
—Iba a referirme a las estrellas —dijo el Ratonero—. Todas ellas flotan con una
armonía preestablecida todavía más estricta en el Gran Océano Ecuatorial, que, como
hoy hemos visto, circula raudo alrededor de Nehwon una vez al día...; así lo demuestran
sus efectos sobre las trombas, no sobre el Corredor Negro. ¿Por qué, si no, se llamaría
Mar de las Estrellas?
Fafhrd parpadeó, momentáneamente impresionado contra su voluntad. Entonces una
sonrisa apareció en sus labios.
—Pero si este océano flota con las estrellas, ¿por qué no podemos verlas alrededor de
nuestro barco? Explícame ese enigma, ¡oh, sabio!
El Ratonero también sonrió, con mucho aplomo. —Están dentro de las trombas —
dijo—, que son grandes tubos grises de agua que apuntan hacia el cielo..., con lo cual me
refiero, por supuesto, a las antípodas de Nehwon. Mira arriba, mi osado camarada, al
cielo abovedado y el techo del cielo, y verás el mismo Gran Océano Ecuatorial en el que
estamos flotando, sólo a medio camino alrededor de Nehwon respecto del Corredor
Negro. Estás mirando la parte inferior, o superior, ¿qué más da?, de los tubos de esos
tifones que hay allá arriba, de modo que puedes ver la estrella en el fondo de cada uno.
—También estoy mirando la luna llena —replicó Fafhrd—. ¡No intentes decirme que
eso es el fondo de un tifón!
—Claro que sí —respondió suavemente el Ratonero—. Recuerda la tromba gigante
como una meseta que vimos la luna pasada, y que avanzaba veloz al sur de nosotros.
Ésa era la tromba lunar, por así decirlo. Y ahora, medio día después, corre hacia el cielo
por ahí delante.
—¡Que me aspen si lo entiendo! —exclamó Fafhrd, pero hizo un esfuerzo por
comprender—: ¿Y los habitantes de Nehwon que están al otro lado, allá arriba, ven una
estrella en el fondo de cada una de esas trombas que nosotros vemos ahora?
—Claro que no —dijo el Ratonero pacientemente—. La luz del sol impide a esa gente
ver sus destellos. Allá es de día, ¿comprendes? —Señaló la oscuridad cerca de la luna—.
Allí arriba están en pleno mediodía, bañados por la luz del sol, que ahora se encuentra en
alguna parte cerca de nosotros, pero escondido por los gruesos muros de la tromba solar,
por usar un término equivalente al de tromba lunar.
—¡Es monstruoso! —exclamó Fafhrd—. Entonces si ahí arriba es de día, ¿por qué no
podemos verlo desde aquí? ¿Por qué no podemos ver allá arriba las tierras de Nehwon
bañadas en luz, con el brillante mar azul a su alrededor? ¡Respóndeme a eso!
—Porque hay dos clases distintas de luna —dijo el Ratonero con una tranquilidad casi
celestial—. A simple vista parece una sola, pero son por completo distintas. En primer
lugar, tenemos la luz directa, como la que nos llega de la luna y las estrellas allá arriba, y
en segundo lugar está la luz reflejada, la cual no puede efectuar los viajes realmente
largos y, por ende, no puede volver a cruzar, ni con uno solo de sus débiles rayos, el
espacio central de Nehwon para llegar hasta nosotros.
—Oye, Ratonero —protestó Fafhrd en un hilo de voz, pero con gran convencimiento—,
no sólo estás inventando palabras, sino que te lo estás inventando todo... a tu capricho, a
medida que hablas.
—¿Inventar las leyes de la naturaleza? —inquirió el Ratonero, con cierto horror—. Eso
sería peor que la peor de las blasfemias.
—Pues, ¡en nombre de todos los dioses juntos! —exclamó el norteño—, ¿cómo es
posible que el sol esté en un tifón y no evapore el agua en un instante con una gran
explosión? Respóndeme a eso.
—Existen determinadas cosas que el hombre no puede comprender —dijo el Ratonero
en un tono casi siniestro. Entonces, cambiando rápidamente a su voz normal, añadió—: O
más bien, puesto que no soy en absoluto supersticioso, existen ciertas cosas que nuestra
filosofía aún no ha logrado desentrañar, una omisión que, en este caso, remediaré en
seguida. Mira, hay dos clases distintas de energía, una de las cuales es puro calor y la
otra la luz más pura, incapaz de hacer que hierva una sola gota de agua..., la luz directa
de la que ya te he hablado, que cambia casi por completo para calentar aquello que toca,
lo cual, a su vez, nos explica por qué la luz reflejada no puede efectuar el largo viaje de
regreso a través de Nehwon. Ahí tienes, ¿he solventado tu duda?
—¡Ah, maldita sea! —exclamó Fafhrd débilmente. Entonces, recobrándose, siquiera
fuese en un último intento desesperado, le preguntó en un tono algo sarcástico—: De
acuerdo, de acuerdo, pero ¿dónde está ese sol flotante que te empeñas en invocar,
envuelto en su tifón de vastas paredes inquebrantables?
—Mira ahí —dijo el Ratonero, señalando hacia el sur desde la plataforma del timón.
Al otro lado de la gris superficie del mar, plateada por la luna y surcada de veloces
tifones casi en el lejano horizonte, Fafhrd vio una tromba gigantesca y solitaria, enorme
como una isla,! más alta que la más alta meseta, moviéndose hacia el este por lo menos
con la misma rapidez que las restantes, y con la implacable pesadez de un monstruo del
emperador de las Tierras Orientales. Al norteño se le erizó el vello en la nuca, se sintió
inundado de temor y maravilla, y no dijo una sola palabra, limitándose a contemplar
aquella cosa horrenda que avanzaba incesante en su inmensidad.
Poco después también empezó a sentir un profundo cansancio. Miró hacia arriba, al
plateado encaje aleteante de los dos trasgos resplandecientes ante la proa, y su
proximidad y constancia le consolaron, como si fueran las banderas del Corredor Negro.
Se agachó despacio hasta quedar tendido boca abajo sobre las estrechas tablas de la
cubierta, con la cabeza hacia la proa y el mentón apoyado en las manos, sin dejar de
observar a los trasgos nocturnos.
—¿Sabes que a veces grupos de estrellas parpadean misteriosamente en las noches
más claras de Nehwon? —le preguntó el Ratonero, meditabundo.
—Sí, eso es cierto —convino Fafhrd, algo soñoliento.
—Sin duda se debe a que los tubos de sus tifones están lo bastante doblados, tal vez a
causa de un fuerte vendaval, para ocultar su luz e impedir que se difunda en el exterior.
—Si tú lo dices... —musitó Fafhrd.
Tras una pausa considerable, el Ratonero le preguntó en el mismo tono:
—¿Acaso sería aventurado pensar que en el interior de cada tifón gris oscuro que
rodea al principal arde, sin producir calor alguno, una joya con la luz diamantina más pura
y cegadora?
Fafhrd produjo un ruido que tal vez fuese un fuerte suspiro de asentimiento.
Al cabo de otra larga pausa, el Ratonero, como si estuviera atando cabos sueltos, dijo
reflexivamente:
—Ahora es fácil ver que las trombas, pequeñas y grandes, deben de ser tubos, ¿no es
cierto? Pues si fueran masas de agua, succionarían los océanos hasta dejarlos secos y
llenarían los cielos con las nubes más espesas, qué digo, ¡con el mar! ¿Me comprendes?
Pero Fafhrd se había dormido. Soñó que se daba la vuelta, quedando boca arriba, y
uno de los trasgos resplandecientes se separaba de su hermana y descendía
revoloteando hasta cernerse sobre él: una forma larga y esbelta, de cabello negro y cutis
pálido como la luna, vestida de fino encaje negro entreverado de plata, que realzaba de
manera embrujadora su desnudez. Le miraba tierna pero apreciativamente, con ojos que
habrían sido violeta de haber habido más luz. El norteño le sonrió. Ella meneó la cabeza,
adoptó una expresión grave y se tendió con suavidad encima de él; sus dedos espectrales
intentaron desabrochar la gran hebilla de bronce del pesado cinturón de Fafhrd, mientras
una larga mejilla, fría como la noche, se apretaba contra la encendida cara del héroe y le
susurraba tenue pero claramente al oído, cada palabra un símbolo trazado con la tinta
más negra sobre papel blanco como la luna:
—Regresa, regresa, mi hombre querido, al Reino de las Sombras y a la Muerte, pues
ésa es la única manera de seguir con vida. Confía sólo en la luna. Sospecha de todas las
profecías excepto la mía. Pilota ahora hacia el norte, sí, pon un firme rumbo al norte,
siempre al norte.
En su sueño Fafhrd replicó:
—No puedo poner rumbo al norte, ya lo he intentado. Ámame, mi adorable criatura.
Y ella le respondió con voz ronca:
—Puede que eso suceda, amor mío. Busca a la Muerte para escapar de ella. Sospecha
de todas las llamas juveniles y escarlatas, protégete del sol y confía en la luna. Aguarda
cierta señal suya.
En aquel momento Fafhrd despertó de su sueño y, al tiempo que oía los agudos gritos
del Ratonero, tuvo un efímero atisbo de un rostro estrecho, hermoso, de expresión
melancólica, de un azul violáceo y con ojos como agujeros negros, remate de una figura
espectral, nebulosa, que retrocedió rauda como el pensamiento entre un batir de negras
alas.
Entonces el Ratonero le sacudió cogiéndole de los hombros mientras gritaba:
—¡Despierta, despierta! ¡Habíame, amigo!
Fafhrd se frotó el rostro con el dorso de la mano y musitó:
—¿Qué ocurre?
Agachado a su lado, el Ratonero se lo explicó rápidamente, con la voz entrecortada.
—Los trasgos resplandecientes se han agitado y han vuelto a revolotear alrededor del
mástil como fuegos de san Telmo. Uno de ellos me rodeó zumbando como una avispa, y
cuando me lo quité de encima, vi que el otro se extendía sobre ti, cubriéndote de los pies
a la cintura y luego a la cabeza. Te pusiste de un color blanco plateado, tan blanco como
la muerte, y el fuego de san Telmo se convirtió en tu mortaja reluciente. Temí
grandemente por ti y lo ahuyenté.
Los ojos empañados de Fafhrd se aclararon un poco mientras el Ratonero hablaba, y
cuando éste terminó, el norteño asintió y comentó con sagacidad:
—Tienes razón. Me habló mucho de la muerte y al final se parecía a ella, pobre sibila.
—¿Quién te habló? —inquirió el Ratonero—. ¿Qué sibila?
—Ese reluciente trasgo femenino, por supuesto. Ya sabes a qué me refiero.
Fafhrd se levantó y el cinturón empezó a deslizársele. Contempló la hebilla
desabrochada, un tanto perplejo, y se apresuró a abrocharla.
—No sé de qué me estás hablando, Fafhrd —dijo el Ratonero con expresión sombría—
. ¿A qué muchacha te refieres? ¿Es que ves espejismos? ¿La falta de ejercicio erótico te
ha ablandado el juicio? ¿Te has vuelto lunático?
Entonces Fafhrd tuvo que hablar a su amigo en el tono más serio y convincente para
hacerle admitir que él, el Ratonero, sospechaba desde hacía días que los trasgos
resplandecientes eran muchachas, aunque con un importante ingrediente sobrenatural, en
la medida en que cualquier clase de ingrediente pueda afectar a la feminidad esencial de
uno de tales seres, que no es mucha.
Pero por fin el Ratonero lo admitió, aunque su mente no veía las cosas con la nitidez de
la Fafhrd, recién salida del sueño, y tendía a seguir divagando sobre su cosmos
burbujeante. No obstante, tanto le acució Fafhrd que acabó confesando su encuentro con
la brillante muchacha roja como el sol y de ojos bermellón del mediodía anterior, cuando
pareció que estaba envuelto en llamas, y ante la insistencia de Fafhrd recordó las
palabras exactas que le había dicho en su sueño.
—Tu chica roja habló de la Vida y de que debíamos dirigirnos al sur, hacia la
inmortalidad y el paraíso —resumió pensativamente Fafhrd—, mientras que mi amada
morena se refirió a la Muerte y a la conveniencia de regresar al norte, hacia el Reino de
las Sombras, Lankhmar y el Yermo Frío. —Entonces, con una excitación creciente,
asombrado de su propia deducción, añadió—: ¡Lo veo todo claro, Ratonero! Hay dos
pares distintos de trasgos femeninos resplandecientes! Las diurnas, con las que tú has
hablado, son hijas del sol y mensajeros de la fabulosa Tierra de los Dioses en el Polo de
la Vida de Nehwon, mientras que las nocturnas, que las sustituyen desde que anochece
hasta el alba, son secuaces de la luna, hijas de la Cazadora Blanca, fieles al Reino de las
Sombras, que se extiende al otro lado del mundo, a partir del Polo de la Vida.
Pero el Ratonero parecía, ensimismado en sus propios pensamientos.
—¿Has pensado, Fafhrd, en lo bien calculados que deben de haber sido la altura y el
diámetro de cada uno de esos tubos que parecen tifones, de modo que la estrella de su
fondo se vea desde cualquier parte en la otra mitad de Nehwon, allá arriba, cuando allí es
de noche, pero desde ningún lugar en nuestra mitad aquí abajo? Por cierto, eso explica
por qué las estrellas son más brillantes en el cénit: porque las ves completas, no sólo un
segmento en forma de menisco o de lente biconvexa. Eso parece demostrar que alguna
divinidad debe de... —Al llegar a este punto, el Ratonero reaccionó por fin a lo que
acababa de decir Fafhrd e inquirió en un tono menos soñador—: ¿Dos parejas distintas
de muchachas? ¿Cuatro chicas en total? Creo que estás complicando las cosas
demasiado, Fafhrd. Por la cimitarra de Ildrícht...
—Hay dos parejas de gemelas —le interrumpió Fafhrd—. Eso por lo menos es cierto,
aunque todo lo demás sean mentiras. Y mira lo que te digo, pequeñajo, tus chicas solares
nos la quieren jugar aunque parezcan prometernos el bien, pues ¿cómo alcanzar la
inmortalidad y el paraíso si no es muriendo? ¿Cómo puedes llegar a la Tierra de los
Dioses si no pereces antes? A veces el sol, tanto si es de luz pura como si no, resulta
malsano, ardiente y mortífero. Pero mis muchachas lunares, que parecen querer hacernos
el mal, sólo intentan el bien..., pues son a la vez tan frías y amorosas como la luna. En mi
sueño me ha dicho: «Regresa a la Muerte», lo cual parece espantoso, pero tú y yo hemos
vivido doce años con la Muerte sin sufrir ningún daño duradero, y, según afirma mi trasgo,
«Ésa es la única manera de seguir con vida. ¡Busca a la Muerte para escapar de ella!».
Así pues, pongamos rumbo al norte, como ella ha dicho, pues si seguimos hacia el mar,
adentrándonos en los tórridos dominios del sol, contra el cual me ha prevenido
expresamente, moriremos con toda seguridad, traicionados por tus falsas y mentirosas
muchachas de fuego. Recuerda que bastó un mero contacto para que tu pecho humeara,
mientras que mi chica me ha aconsejado: «Sospecha de todas las llamas jóvenes y
escarlata», lo cual refuerza mi argumentación.
—No lo veo así en absoluto —replicó el Ratonero—. El sol me gusta, siempre me ha
gustado. Su calor penetrante es la mejor de las medicinas. Eres tú quien ama el frío y la
pegajosa oscuridad, ¡tú, salvaje de Yermo Frío! Mi zagala era dulce y rosada, estaba llena
de vida, mientras que la tuya hablaba tétricamente y estaba lívida como un cadáver, como
tú mismo has admitido. ¿Das crédito a sus palabras? Yo no. Además, por la cimitarra de
Ildritch, la explicación más simple es siempre la mejor, así como la más elegante. Sólo
hay dos muchachas resplandecientes, la que habló conmigo en mi sueño y la que habló
contigo, no cuatro que revolotean absurdamente por ahí arriba cambiando de guardia al
alba y al anochecer para confundirnos. Las dos muchachas, ¡sólo dos!, tienen el mismo
aspecto, cobrizas de día y plateadas de noche, pero en su interior la mía es un ángel,
mientras que la tuya es una valquiria mortífera, como ha quedado patente en el sueño, tu
guía más fiable.
—Oye, estás usando evasivas —repuso Fafhrd con firmeza—, y por añadidura haces
que la cabeza me dé vueltas con tus absurdas palabras. Pero una cosa tengo muy clara,
y es que vamos a prepararnos y maniobrar el Corredor negro para poner rumbo al norte,
como mi pobre muchacha lunar me ha aconsejado tan vivamente más de una vez.
—Pero Fafhrd —protestó el Ratonero—, ayer hicimos varios intentos de poner rumbo al
norte y siempre fracasamos en nuestro empeño. ¿Qué motivo tienes para suponer,
grandísimo...?
—«Confía sólo en la luna», me ha dicho —le interrumpió Fafhrd—. Y ha añadido que
espere cierta señal. De modo que, por una vez, vas a hacerme caso y estaremos a la
expectativa. Contempla el mar y el cielo, so imbécil, y asómbrate.
Desde luego, el Ratonero estaba asombrado. Mientras discutían, atentos tan sólo a las
fintas, paradas y estocadas de su duelo verbal, la superficie del Mar de las Estrellas había
sufrido un cambio, pasando de lisa y brillante a ondulante y apagada. A través de las
aguas se propagaban grandes y veloces vibraciones que hacían temblar al buque
leopardo. Las cenefas plateadas de espuma avanzaban por la superficie de un modo
menos predecible, y el mismo huracán, aunque no se había reducido ni un ápice, se
estaba volviendo racheado, el viento que azotaba las espaldas de los dos hombres unas
veces era cálido y otras frío. En el cielo por fin había nubes, que se deslizaban con
celeridad desde el noroeste y el este al mismo tiempo y ascendían hacia la luna. La
naturaleza entera parecía agazaparse con aprensión, como si presintiera algún
acontecimiento espantoso que estaba a punto de suceder, anunciando una guerra
celeste. Los dos trasgos plateados parecieron compartir ese presentimiento, pues
empezaron a revolotear de la manera más errática, su vaporoso volumen flotando
trémulamente, mientras emitían gritos agudos y silbidos de alarma contra el silencio
antinatural, y por último se separaron, uno de ellos se cernió agitado por encima de la
proa, hacia el suroeste, y el otro cerca de la popa, al noroeste.
La rápida acumulación de las nubes había ocultado la mayoría de las estrellas y
ascendido casi hasta llegar a la luna. El viento seguía manteniéndose quieto, al igualar
con exactitud la velocidad de la corriente. El Corredor Negro estaba en equilibrio, como en
la cresta de una ola gigantesca. Por un instante el mar pareció inmovilizarse. El silencio
era absoluto.
El Ratonero miró al frente y emitió un leve grito entre agudo y sofocado, un sonido
breve pero que heló la sangre de su compañero. Tras recobrarse de la conmoción, Fafhrd
también alzó la vista, y en ese mismo instante oscureció intensamente. Las voraces
nubes habían ocultado la luna.
—¿Por qué has gritado así? —preguntó enojado.
El Ratonero le respondió con dificultad, debido al castañeteo de sus dientes.
—Antes de que las nubes la ocultaran... ¡la luna se ha movido!
—¿Cómo puedes saber tal cosa, pedazo de alcornoque, si las nubes se estaban
moviendo, lo cual siempre produce la ilusión de que la luna se mueve?
—¡No lo sé, pero lo he visto con tanta certeza como que te tengo ahora ante mí! La
luna empezó a moverse.
—Veamos, si la luna estuviera en un tifón, como afirmas, se hallaría sujeta a todos los
caprichos del viento y el oleaje. ¿Qué tiene pues de espantosamente extraño ese
movimiento?
El frenesí en la voz de Fafhrd contradecía lo razonable de su pregunta.
—No lo sé —repitió el Ratonero con una vocecilla tensa, los dientes castañeteándole
todavía—, pero lo que he visto no me ha gustado nada.
El trasgo resplandeciente de popa silbó tres veces. Sus nerviosas contorsiones, su
vaporosa luminiscencia plateada resaltaban en la negrura de la noche, y lo mismo ocurría
con su gemelo en la proa.
—¡Es la señal! —exclamó Fafhrd con voz ronca—. ¡Listos para virar!
Cargó todo su peso contra la caña del timón, moviéndola de modo que la nave viró al
norte. Lo. hizo muy despacio, pero logró vencer lo suficiente la fuerza de la corriente y el
viento para girar hacia el norte no más de uno o dos puntos.
Un largo relámpago rasgó el cielo y reveló el mar gris hasta la línea del horizonte,
donde ahora nuestros héroes vieron dos gigantescos tifones, el que se dirigía al sur y
otro, por delante de éste, que avanzaba desde el oeste. Los truenos estallaban con una
sonoridad metálica, como ejércitos o armadas que se encontraran en un Apocalipsis
ensordecedor.
Entonces un caos de fuego estalló en la noche, se alzaron olas enormes que
entrechocaban y vientos que luchaban como gigantes cuyas cabezas rozaran el cielo,
mientras que alrededor del barco los trasgos resplandecientes también se agitaban y ora
parecían un par, ora dos, por lo menos cuando giraban y se abalanzaban uno alrededor
del otro. El gélido mar se desgarraba y sus grandes jirones subían al cielo, se abrían
abismos en la negrura que parecían desembocar en el fondo legamoso del mar,
desconocido por el hombre. Los truenos horrísonos y los relámpagos se hicieron casi
continuos, revelándolo todo, y a través de ese cataclismo el Corredor Negro logró
sobrevivir como una astilla en medio del caos, gracias a la habilidad marinera de Fafhrd y
su camarada.
La segunda tromba gigantesca avanzaba por el suroeste como una montaña en
movimiento, precedida por grandes olas que prestaban una gran ayuda a Fafhrd en el
pilotaje de la nave, a la que impulsaban continuamente hacia el norte, mientras que desde
el sur la primera tromba gigante regresaba, o así lo parecía, y ambas (¿la solar y la
lunar?) combatían.
De súbito, el Corredor Negro pareció chocar contra un muro, Fafhrd y el Ratonero
salieron despedidos, cayeron en la cubierta, y cuando, tras muchos esfuerzos, pudieron
por fin levantarse, descubrieron asombrados que su barco leopardo flotaba en aguas
tranquilas, casi inaudibles e invisibles para sus oídos insensibilizados y sus ojos
semiciegos. La noche era negra, sin estrellas ni luna. Los trasgos resplandecientes
habían desaparecido. A la tenue luz de los relámpagos distantes vieron que la vela de la
nave estaba destrozada, convertida en jirones. Fafhrd tuvo la sensación de que la caña
del timón, que sujetaba, estaba suelta, como si todo el mecanismo de dirección hubiera
sufrido una tensión insoportable y sólo hubiese resistido por milagro.
—Se escora un poco a popa, ¿no crees? Juraría que ha entrado agua. A lo mejor ha
habido un corrimiento de carga. Tendremos que achicar. Más tarde podremos dedicarnos
a colocar una vela nueva.
Así pues, se pusieron manos a la obra y trabajaron en silencio durante varias horas,
como hicieran tantas veces en sus largos años de aventuras en común, reparando el
barco leopardo a la luz de dos faroles que Fafhrd colgó del mástil, alimentados con el
aceite de leviatán más puro, pues la tormenta había cesado por completo, no había ya
relámpagos y las nubes oscuras y compactas impedían la menor visibilidad.
La espesa nubosidad cubrió todo Nehwon aquella noche (y el día en el otro hemisferio).
Durante los meses y años posteriores se habló mucho de la Gran Oscuridad, como llegó a
ser generalmente conocido el fenómeno que ensombreció por completo Nehwon por
espacio de varias horas, y jamás se supo a ciencia cierta si la luna había contravenido las
leyes cósmicas, desplazándose alrededor de medio mundo para combatir con el sol en
aquella ocasión, y regresando luego a su posición natural, o si eso no había sucedido,
aunque existían inquietantes rumores, dispersos pero persistentes, de semejante viaje
atroz, atisbado a través de las brechas fugitivas en la cobertura nubosa, y de que incluso
el mismo sol se había movido brevemente para guerrear con ella.
Al cabo de largo rato, cuando hicieron una pausa en su fatigosa tarea, Fafhrd comentó:
—Qué solitarios estamos sin nuestros femeninos trasgos resplandecientes, ¿no te
parece?
—Tienes razón —respondió el Ratonero—. No sé si nos habrían conducido al
encuentro de un tesoro, o siquiera si pretendían tal cosa. ¿O crees que tu trasgo o el mío
nos habrían conducido a alguna parte, a ambos o a uno de los dos?
—Sigo convencido de que eran cuatro trasgos —dijo Fafhrd—, así que cualquiera de
los dos pares de gemelas podría habernos conducido juntos a donde fuese.
—No, eran sólo dos trasgos —insistió el Ratonero—, y se proponían conducirnos en
direcciones muy distintas, situarnos a cada uno en las antípodas respecto del otro. —
Esperó algún tiempo, y al ver que su compañero no decía nada, añadió—: ¿Sabes? Creo
que me habría gustado irme con mi chiquilla de fuego para descubrir cómo es vivir en el
paraíso bañado por el espléndido sol.
—También yo me habría ido con mi doncella melancólica, para morar en la pálida luna,
y quizá pasaría los meses de verano en el Reino de las Sombras. —Tras un breve
silencio, añadió—: Pero me temo que el hombre no ha sido creado para morar en un
paraíso, tanto si es frío como caluroso. No, jamás, jamás.
—«Jamás» comparte un amplio lecho con «una vez» —dijo el Ratonero.
Mientras así conversaban había vuelto la claridad, pues todas las nubes se habían
dispersado. La nueva vela brillaba. Los faroles alimentados con aceite de leviatán emitían
una luz tenue, casi invisible contra el cielo pálido. Hacia el norte, a gran distancia, los dos
aventureros distinguieron la forma vaga de un gran bisonte acostado, signo inequívoco del
cabo más meridional de las Tierras Orientales.
—Hemos contorneado el continente de Lankhmar en sólo un día y una noche —dijo el
Ratonero.
Empezó a soplar una brisa procedente del sur que agitó la quieta atmósfera. Los dos
amigos pusieron rumbo al norte, por el largo Mar Oriental.
7 - La monstreme helada
—Estoy harto de tantos pequeños roces con la muerte, Ratonero —dijo Fafhrd el
norteño, mientras alzaba una abollada y cenicienta copa que contenía mosto dulce
mezclado con aguardiente amargo.
—¿Quieres un roce grande? —le preguntó su camarada, que bebía un brebaje
parecido.
Fafhrd reflexionó sobre las palabras de su amigo, mientras su mirada se deslizaba
lentamente pero sin pausa alrededor de la taberna, cuya enseña era una deslustrada y
serpenteante anguila de plata.
—Tal vez —dijo al fin.
—Qué noche tan tediosa —convino el otro.
El ambiente dentro de la taberna era tan plomizo como sus copas metálicas de vino. La
hora, equidistante entre la medianoche y el alba, la luz mortecina sin ser lóbrega, el aire
húmedo pero no frío; los demás parroquianos parecían estatuas de facciones
malhumoradas, los rostros del tabernero, su bravucón a sueldo y sus servidores estaban
paralizados en expresiones de hosco descontento. Era como si el mismo Tiempo se
hubiera detenido.
En el exterior, la ciudad de Lankhmar se hallaba silenciosa como una necrópolis,
mientras que más allá el mundo de Nehwon vivía en paz, o por lo menos sin guerra,
desde hacía un año entero. Incluso los mingoles de las vastas estepas se abstenían de
hacer incursiones por el sur, montados en sus pequeños y fuertes caballos.
Sin embargo, el efecto de todo ello no era el sosiego sino una inquietud sin motivos
concretos, una desazón que aún no había encontrado alivio en algún movimiento, como si
fuese el preludio de una espantosa tormenta que arrastraría a todo ser vivo.
Esta atmósfera afectaba los sentimientos y pensamientos del alto bárbaro vestido con
un jubón pardo y su amigo de baja estatura ataviado de gris.
—Tediosa, en efecto —dijo Fafhrd—. ¡Ansió emprender alguna empresa grandiosa!
—Tales son los sueños de la juventud ingenua. ¿Por eso te has afeitado la barba?
¿Para estar en consonancia con tus sueños? ¡Vaya falacias lampiñas!
El mismo Ratonero había respondido a sus preguntas.
—¿Por qué últimamente te dejas crecer la tuya? —replicó Fafhrd.
—Dejo descansar la piel de mi rostro para arrancarle luego todos sus pelos... Y
además has perdido peso. ¿Se debe a alguna nostálgica fiebre juvenil?
—No es ése el motivo, como tampoco enfermedad ni inquietud alguna. También tú
estás más liviano estos días. Lo cierto es que estamos cambiando la lozana musculatura
de la virilidad juvenil por unas estructuras más flexible, fuerte y duradera, apropiada para
enfrentarnos a las tribulaciones y albures de la edad mediana.
—Ya hemos tenido suficientes —afirmó el Ratonero—. Tres veces alrededor de
Nehwon como mínimo.
Fafhrd meneó la cabeza con displicencia.
—No hemos vivido en realidad. Ésa es la única conclusión a que uno puede llegar
cuando piensa que no hemos poseído tierras ni dirigido hombres.
—¡Tienes una borrachera llorona, Fafhrd! —exclamó el Ratonero, riendo
alegremente—. ¿Te gustaría ser granjero? ¿Has olvidado que un capitán está prisionero
de su mando? Anda, bebe un poco más para animarte.
El norteño dejó que su amigo le fuera llenando la copa con el contenido de dos jarras,
pero su talante no cambió ni un ápice. Con expresión abatida, siguió diciendo:
—No tenemos hogar ni esposa.
—¡Necesitas una moza, Fafhrd!
—¿Quién habla de mozas? —protestó el otro—. Me refiero a mujeres. Tuve a la
valiente Kreeshkra, pero ha vuelto con sus queridos espectros, mientras que tu pequeña
Reetha prefiere la tierra monda de Eevamarensee.
El Ratonero comentó sotto voce.
—También tuve a la arrogante e insolente Hisvet y tú a la valiente y espectacular reina
de las esclavas, Frix.
Su murmullo no llegó a oídos de Fafhrd, el cual continuó rememorando:
—Hace mucho tiempo tuvimos a Friska e Ivivis, pero eran esclavas de Quarmall y en
Tovilysis se convirtieron en mujeres libres. Antes tuvimos a Keyaira e Hirriwi, pero eran
princesas, invisibles, amores de una larguísima noche, hijas del temible Oomforafor y
hermanas del sanguinario Faroomfar. Mucho antes de todas ellas, en la Tierra de la
Juventud, tuvimos a Irvrian y la esbelta Vlana, pero esas encantadoras y misteriosas
criaturas, semejantes a actrices, eran muy jóvenes y ahora moran con la Muerte en el
Reino de las Sombras. Así pues, sólo soy hombre a medias. Necesito una compañera, y
creo que tú también.
—¡Estás loco, Fafhrd! Primero hablas de gloriosas aventuras a lo largo y ancho del
mundo y luego echas de menos lo que las haría imposibles: esposa, hogar, paniaguados,
deberes. Una noche tediosa sin una muchacha o una pelea y se te reblandece el cerebro.
Sí, sin duda estás loco.
Fafhrd volvió a inspeccionar la taberna y a sus aburridos parroquianos.
—La monotonía sigue invariable —observó—, como si nadie hubiera movido ni siquiera
las pestañas desde la última vez que miré. Y, no obstante, desconfío de esta quietud, noto
un frío glacial. Ratonero...
Su camarada miraba más allá de él. Con muy poco ruido, o ninguno en absoluto, dos
esbeltas personas acababan de entrar en La Anguila de Plata, deteniéndose para
observar apenas cruzaron la cortina de hilo metálico con cuentas de plomo, que evitaba el
paso de la niebla y podía desviar estocadas. Una de ellas era alta y de aspecto
masculino, los ojos azules, las mejillas delgadas y la boca ancha, vestía jubón y calzones
azules y un largo manto gris. La otra parecía flexible como un gato, tenía los ojos verdes,
las facciones compactas, los cortos y gruesos labios apretados y vestía de manera
similar, con excepción de los colores, rojo de óxido y marrón. Ni eran jóvenes ni se
acercaban todavía a la edad mediana. Sus frentes suaves y sin arrugas, sus ojos serenos,
las armoniosas curvas de las mandíbulas, los largos cabellos, que se amoldaban al rostro,
aquí rubio plateado.
—No es más que un iceberg que tiene la mitad de ese tamaño —dijo ella.
—Bien —propuso Fafhrd—, bebamos lo que este dinero brillante y foráneo va a pagar.
Yo soy Fafhrd, y mi amigo responde al nombre de Ratonero Gris.
—Me llamo Afreyt —dijo la mujer alta—, y mi compañera Cif. Tras tomar largos tragos,
dejaron sus copas sobre la mesa, Afreyt con un fuerte golpe de peltre contra roble.
—Y ahora hablemos de negocios —dijo de improviso la mujer, frunciendo levemente el
ceño al ver que Fafhrd se disponía a llenar de nuevo las copas—. Somos portavoces de la
Isla de la Escarcha...
—Y estamos facultadas para dispensar su oro —completó Cif, con destellos amarillos
en sus ojos verdes. Entonces añadió con brusquedad—: La Isla de la Escarcha está
gravemente amenazada. Afreyt bajó la voz para preguntar:
—¿Habéis oído hablar de los mingoles marinos? —Y al ver que Fafhrd asentía, dirigió
su mirada al Ratonero y dijo—: La mayoría de los meridionales dudan de su misma
existencia, creyendo que todo mingol es un patán cuando no monta su caballo, ya sea en
tierra o en el mar.
—Yo no —respondió él—. He navegado con una tripulación mingola. Hay uno, ya viejo,
llamado Ourph...
Y yo me he enfrentado con piratas mingoles —dijo Fafhrd—. Tienen pocos barcos y
todos temibles. Ratas de agua con flechas por dientes..., mingoles marinos, como dices.
—Eso es muy cierto —les dijo Cif a los dos—. Entonces me creeréis más si os digo
que, en respuesta a la antigua profecía: «Quien se apodere de la corona de Nehwon, lo
conquistará en su totalidad...».
—Por corona hay que entender las costas polares del norte —intervino Afreyt.
—Una profecía a cuyo cumplimiento instiga continuamente el Mago del Hielo, Khahkht,
cuyo mismo nombre es un estornudo helado...
—Tal vez el ser más maligno que jamás ha existido —apostilló Afreyt, sus ojos una
luna de zafiro que brillaba a través de dos estrechas ranuras oblicuas.
—Los mingoles han zarpado para saquear las costas más septentrionales de Nehwon
con dos grandes flotas, una que sigue al sol y otra que avanza en sentido contrario. Para
referirnos a ellos brevemente, les llamamos mingoles solares y mingoles oscuros.
—Esos pocos barcos temibles que has mencionado son verdaderas armadas —
intervino Afreyt, que seguía mirando sobre todo a Fafhrd (de la misma manera que Cif
favorecía al Ratonero)—. ¡Hasta que los solares y los oscuros se encuentren en la isla de
la Escarcha, la saqueen y se desplieguen hacia el sur para apoderarse del mundo!
—Una funesta perspectiva —comentó Fafhrd, dejando la jarra de aguardiente con la
que acababa de perfumar el vino que había servicio a todos.
—Por lo menos una perspectiva de considerable agitación —dijo el Ratonero—. Los
mingoles son unos saqueadores incansables.
Cif se inclinó hacia adelante, con la barbilla alzada, llameantes sus ojos verdes.
—Así pues, la Isla de la Escarcha es el campo de batalla elegido... Elegido por el
destino, por el frío Khahkht y por los dioses. El lugar donde detener a la horda de la
estepa convertidos en piratas.
Aunque no se movía, Afreyt pareció crecer en su silla, y la mirada de sus ojos azules
osciló entre Fafhrd y su camarada.
—Por eso la Isla de la Escarcha arma y congrega hombres, e incluso contrata
mercenarios. Este último es el cometido de Cif y el mío. Necesitamos dos héroes, cada
uno de los cuales habrá de encontrar doce hombres como él y llevarlos a la Isla de la
Escarcha en el espacio de tres cortas lunas. ¡Vosotros sois esos dos!
—¿Creéis acaso que existe en Nehwon otro hombre como yo..., y no digamos una
docena? —inquirió el Ratonero en tono incrédulo.
—Como mínimo, se trata de una empresa costosa —dijo Fafhrd, con muy buen juicio.
Los bíceps de Cif se hincharon ligeramente bajo la tela de color rojo óxido ceñida a su
cuerpo, y sacó de debajo de la mesa dos bolsas repletas, del tamaño de naranjas,
poniéndolas delante de los dos hombres. Los golpes sordos que produjeron sobre la
mesa y el tintineo rápidamente amortiguado eran unos sonidos de lo más satisfactorios.
—¡Aquí tenéis los fondos!
Los ojos del Ratonero se redondearon, aunque de momento no tocó su bolsa globular.
—La Isla de la Escarcha debe de tener una gran necesidad de héroes. ¿Y heroínas? Si
puedo hacer una sugerencia...
—Ese aspecto ya está solucionado —le atajó Cif con firmeza.
Fafhrd rozó su bolsa con el dedo anular y lo retiró.
—Bebamos —dijo Afreyt.
Mientras alzaban las copas, oyeron un ligero cascabeleo procedente de todas partes,
como campanillas de duendes. Una tenue y glacial corriente de aire penetró por la puerta,
la misma atmósfera se hizo muy translúcida y dio un tono nacarado a cuanto abarcaba la
vista. A la velocidad de la luz, con increíbles saltos felinos, estos portentos dieron paso a
un atronador repique de campanas, tan grandes como cúpulas de templos y gruesas
como almenas, un viento polar ensordecedoramente rugiente, que disipó en un instante el
calor de la sala, levantó la cortina de hierro y plomo y arrojó al suelo a los parroquianos de
La Anguila de Plata, y una niebla espesa como la leche, a través de la cual se oyó gritar a
Cif:
—¡Es el aliento helado de Khahkht!
—¡Nos ha seguido! —exclamó Afreyt, antes de que el pandemónium ahogara todos los
demás sonidos.
Fafhrd y el Ratonero aferraron desesperadamente la bolsa de dinero con una mano
mientras con la otra cogían la mesa, agradeciendo que estuviera fija al suelo para evitar
que la usaran durante las peleas.
El viento y el tumulto cesaron y la niebla se desvaneció, no tan rápidamente como
había llegado. Los dos hombres se soltaron, se limpiaron la frente y los ojos, cubiertos de
cristales de hielo, encendieron las lámparas y miraron a su alrededor.
El lugar era un degolladero sin sangre, silencioso como la muerte hasta que empezaron
a oírse los gemidos atemorizados, los gritos de dolor y sorpresa. Los dos héroes
examinaron la larga estancia, primero desde sus mesas y luego puestos en pie. Sus
esbeltas compañeras de mesa no figuraban entre las víctimas que se recuperaban
lentamente.
Con aire un tanto frívolo, el Ratonero preguntó:
—¿Somos los de siempre o acaso hemos bebido alguna droga que...?
Se interrumpió al ver que Fafhrd había cogido su bolsa de dinero, encaminándose a la
puerta.
—¿Adonde vas?
El norteño se detuvo y se volvió hacia su amigo, la expresión de su rostro muy seria.
—Voy al norte de los Trollsteps para contratar a mis doce guerreros. Sin duda
encontrarás a tus doce ladrones espadachines en un clima más cálido. Dentro de tres
meses menos tres días nos reuniremos en el mar, a medio camino entre Simorgya y la
Isla de la Escarcha. Hasta entonces, adiós y cuídate.
El Ratonero le vio salir, se encogió de hombros, y asió una copa y la jarra de
aguardiente, volcada— pero indemne, humedecida por la niebla mágica. El licor que no se
había derramado bastaba para un gratificante trago largo. Manoseó la bolsa de dinero y
luego deshizo el apretado nudo de su cordón. En el interior, el cuero tenía un tenue brillo
ambarino.
—Una naranja de oro, en efecto —dijo satisfecho, sin hacer caso de los parroquianos
que gemían, se arrastraban o tambaleaban a su alrededor, y sacó una de las monedas
amarillas.
En el reverso estaba grabada la imagen de un volcán, tal vez cubierto de nieve,
mientras que el anverso presentaba un gran acantilado que se alzaba del mar y no
parecía exactamente hielo ni ninguna roca ordinaria. ¡Qué gracioso! Miró de nuevo hacia
la entrada, cubierta por la cortina metálica. Pensó en lo necio que era al tomar en serio
una tarea totalmente imposible encargada por unas mujeres desaparecidas, que quizá
estaban muertas o, en el mejor de los casos, habían sido embrujadas y se hallaban fuera
de su alcance. O concertar una cita en una fecha lejana, en un océano sin cartografiar,
entre una tierra hundida y otra fabulosa, pues la geografía de Fafhrd era incluso más
esperanzada que sus demás conocimientos, en general muy imaginativos. Imaginó las
exquisitas delicias, más todavía, los éxtasis y la felicidad que podría permitirse con todo
aquel oro. ¡Cuan grande es la suerte de que al metal no le importe ser esclavo del hombre
que lo posee!
Devolvió la moneda a la bolsa, cerró ésta herméticamente y volvió a mirar la superficie
de la mesa, en uno de cuyos bordes permanecían las cuatro monedas de plata.
Estaba contemplándolas, cuando la mano mugrienta de uno de los servidores a quien
la súbita ventisca que penetrara en la taberna había hecho esconderse bajo la mesa,
alargó una mano, las cogió y desapareció rápidamente.
El Ratonero volvió a encogerse de hombros, se levantó y avanzó contoneándose hacia
la puerta, silbando entre dientes una marcha mingola.
En el interior de una esfera que tenía vez y media la altura de un hombre, un viejo flaco
estaba atareado. En la pared de la esfera había una representación pictórica de Nehwon,
un mapa con los mares azul oscuro, las tierras verdes y marrones no menos oscuros,
pero brillantes, como de hierro con esas tonalidades, lo cual creaba la ilusión de que la
esfera era una burbuja gigante que se levantaba eternamente a través de la lobreguez
infinita de las aguas oleosas, como ciertos filósofos lankhmareses afirman que es en
realidad el mundo de Nehwon. Al sur de las Tierras Orientales, en el Gran Océano
Ecuatorial, estaba incluso representado un muro acuático en forma de anillo, de un palmo
de anchura y tres dedos de altura, como los que ciertos filósofos afirman que, al
desplazarse flotando, ocultan el sol a la mitad de Nehwon, aunque no había ningún disco
solar cegador en el fondo del cráter líquido, sino sólo un pálido resplandor, suficiente para
iluminar el interior de la esfera.
De la túnica ligera y holgada que vestía el viejo personaje sobresalían cuatro miembros
largos y en actividad incesante, cubiertos de vello negro, corto y rígido, a los que una
película de hielo daba una tonalidad grisácea, mientras que su estrecho rostro era tan
repulsivo como el de una araña. Entreabrió sus labios correosos, y los nerviosos dedos de
largas uñas se dirigieron a una zona del mapa donde un minúsculo y brillante punto negro
representaba la ciudad de Lankhmar, en la costa meridional del Mar Interior. ¿Era su
aliento helado la blanca neblina que se extendía sobre el punto negro o bien la conjuraba
su voluntad? Fuera cual fuese el motivo, aquel vapor se disipó.
El viejo musitó en mingol, con voz aguda:
—Las muy zorras se han ido. Khahkht se encarga de que cada mosca muera y envía
su aliento letal a donde quiere. Atacad, mingoles, que el mundo está desprevenido. Las
putas andan a tropezones y los héroes se tambalean. Y ahora es el momento de empezar
a construir la monstreme helada.
Abrió una trampilla circular en las regiones meridionales y descendió por una delgada
cuerda.
Cuando faltaban tres días para que se cumplieran tres meses desde que el Ratonero
Gris y Fafhrd se separaran, el primero estaba profundamente disgustado, fatigado en
extremo y torturado por el frío. Tenía los pies helados dentro de sus finas botas forradas
de piel, que subían y bajaban lentamente a medida que el oleaje hacía cabecear la
embarcación. Se hallaba junto al corto palo mayor, de cuya larga verga (más larga que la
botavara) colgaba en helados festones la vela mayor, aferrada flojamente.
Más allá de la baja proa apenas discernida, de la popa y el extremo de la verga mayor,
impedía por completo la visión una niebla formada por diminutos cristales de hielo, como
cirros que hubieran descendido desde las alturas de Stardock, a través de la cual se
filtraba la luz perlina de la luna invisible, casi del todo llena. Contrariamente a lo que
hubiera cabido esperar, la falta de viento y la inmovilidad general parecían intensificar el
frío. Sin embargo, el silencio no era absoluto. Se oía el golpeteo del agua, y tal vez incluso
el crepitar de la finísima película de hielo, cuando el casco cedía al oleaje, así como los
pequeños crujidos de las tablas y el aparejo del Pecio, y por debajo o más allá de esos
sonidos, otros, más tenues todavía, acechaban en los bordes de lo inaudible. Una parte
de la mente del Ratonero, que funcionaba sin que le prestara atención, se esforzaba
incesantemente en percibir esos últimos. No le gustaba nada la idea de que le
sorprendiera una flotilla mingola, o incluso un solo barco. El Pecio era un transporte, no un
barco de guerra, se recordaba repetidamente. Esos últimos sonidos, reales o imaginarios,
que procedían de la gélida niebla eran muy extraños: desmoronamientos de masas de
hielo a leguas de distancia, los golpes y el chapoteo de potentes remos incluso más allá,
lejanos y lastimeros gritos y, todavía más remotos, ásperos gruñidos amenazadores y una
risa de bellacos allende el borde de Nehwon. Pensó en los invisibles seres volantes que
turbaban la atmósfera nevada de Stardock cuando él y Fafhrd escalaron ese pico, el más
alto de Nehwon.
El frío rompió los eslabones de su cadena mental. El Ratonero ansiaba patalear, agitar
los brazos o, mejor todavía, calentarse con un gran estallido de cólera, pero se retenía
perversamente, pensando que al final su alivio sería mayor, y se puso a analizar su fatiga
y su disgusto.
En primer lugar, había tenido que encontrar, convencer y dominar a doce ladrones
luchadores, casta muy escasa, para empezar. ¡Y adiestrarlos! A la mitad de ellos hubo de
enseñarles el arte del tiro con honda, y a dos (¡válgale Mog!) el de la esgrima. También se
vio obligado a elegir a los dos más aptos como cabos, Pshawri y Mikkidu, ¡los cuales
ahora dormían cómodamente abajo, cada uno con su pelotón, malditos fueran sus
pellejos!
Al mismo tiempo, había emprendido la búsqueda del viejo Ourph y reunido a su
tripulación, formada por cuatro mingoles, lo cual constituía un riesgo calculado.
¿Lucharían fieramente los marineros mingoles contra los de su misma raza? Los mingoles
tenían fama de traidores. No obstante, siempre era conveniente tener de tu parte a
algunos enemigos, pues así se les podía entender mejor, y gracias a ellos incluso podría
llegar a un mayor conocimiento de las razones subyacentes en las actuales incursiones
navales de los mingoles.
Todo esto había ido acompañado de la selección, contrato, reparación y
aprovisionamiento del Pecio para su travesía.
¡Y eso sin contar los estudios necesarios!, estudios que comenzaron con el examen
minucioso de las antiguas cartas de navegación robadas de la biblioteca del Gremio de
Pilotos y Navegantes, y el repaso a conciencia de sus conocimientos sobre los vientos,
las olas y los cuerpos celestes. ¡Y la responsabilidad!, pues contaba con no menos de
diecisiete hombres, sin Fafhrd para ayudarle y sustituirle mientras dormía..., a los cuales
tenía que poner en forma, vigilarles para que no contrajeran el escorbuto, sondear el agua
con el bichero cuando alguno caía por la borda (así estuvo a punto de perder el primer día
el patizambo Mikkidu), mantenerlos con la moral alta así como en sus puestos,
disciplinarlos en la medida requerida. (Pensándolo bien, eso era en ocasiones un placer
tanto como un deber. ¡Cómo gritaba Pshawri cuando le azotaba astutamente con la vaina
de Garra de Gato. ¡Y pronto volvería a hacerlo, por Mog!) Finalmente consideró la
peligrosa travesía, de casi un mes de duración, al noroeste de Lankhmar a través del Mar
Interior y, por una brecha traicionera en el Muro del Telón, donde cierta vez Fafhrd buscó
reinas marinas con lentejuelas, pasando al Mar Exterior. Siguió un rápido avance hacia el
norte con el viento de popa, hasta que avistaron las negras murallas de No-Ombrulsk, a la
misma latitud que la hundida Simorgya. Allí dirigió el Pecio al oeste, alejándose de
cualquier tierra y casi penetrando en los dominios del viento occidental, que soplaba un
poco a estribor. Tras cuatro días de fatigosa navegación llegaron a la agitada extensión
oceánica donde se había hundido Simorgya, como señalaban los cálculos independientes
del Ratonero y Ourph, uno trabajando con las cartas robadas y el otro contando los nudos
de unos mugrientos cordones de cálculo mingoles. Siguió una rápida y larga bordada de
dos días, de nuevo hacia el norte, mientras el aire y el mar se enfriaban rápidamente
hasta que, según su cómputo, les faltaba media travesía para llegar a la latitud de las
Garras. Llevaban dos días barloventeando en un lugar, en espera de Fafhrd, soportando
un frío cada vez más intenso hasta que, por fin, a medianoche, los cielos claros habían
dado paso a la niebla helada que envolvía al Pecio inmóvil; dos días en los que el
Ratonero no dejó de preguntarse si Fafhrd lograría encontrar aquel punto, o incluso si se
habría puesto en camino; dos días durante los cuales le hastiaron y enfurecieron la
tripulación, asustada y rebelde, y la docena de ladrones soldados, todo ellos roncando y
bien calientes abajo, ¡que Mog los azotara!; dos días para preguntarse por qué, en
nombre de Mog, había gastado todos sus doblones menos cuatro en la absurda travesía
hacia la Isla de la Escarcha, dinero invertido en trabajo para él mismo, en vez de gastarlo
en vino y mujeres, libros antiguos y objetos de arte, en una palabra, en pan dulce y circo
para él solo.
Llegó por fin el momento en que la sospecha desembocó en la convicción de que
Fafhrd no había partido de Lankhmar, de que al salir de La Anguila de Plata, con unos
propósitos tan nobles y serios, su bolsa de oro en la mano..., inmediatamente había
empezado a gastarlo en esos mismos placeres que el Ratonero, inspirado por el aparente
buen ejemplo de Fafhrd, se había negado.
Exasperado y enfurecido, el Ratonero cogió el mazo almohadillado colgado del palo
mayor y asestó al gong un golpe lo bastante fuerte para hacer añicos el gélido bronce. De
hecho, le sorprendió un tanto que la helada cubierta del Pecio no recibiera una lluvia de
agudas esquirlas de metal pardo. Entonces golpeó el gong otra vez, y otra, y otra más, de
modo que el disco metálico se movió como un letrero bajo un huracán, mientras nuestro
héroe daba un salto tras otro y añadía a la alarma general los resonantes golpes de sus
pies contra las tablas, calentándolos de paso.
Abrieron desde abajo la escotilla de proa y Pshawri asomó como un muñeco de
resorte. Corrió hacia el Ratonero y se cuadró ante él, el temor reflejado en sus ojos
inquietos. De inmediato siguieron al cabo primero Mikkidu y el resto de los dos pelotones,
casi todos los hombres semidesnudos. Tras ellos, y con mucha más calma, salieron Gavs
y los demás tripulantes mingoles que no estaban de guardia, atándose la negra capucha
bajo el mentón amarillento, mientras Ourph, como una sombra, se colocaba detrás de su
capitán. Los otros dos mingoles se mantuvieron como debían en sus puestos, junto al
timón y en la proa. El Ratonero se llevó una gran sorpresa. ¡De modo que sus azotes con
la vaina habían surtido realmente efecto!
Sopesando el mazo del gong en la palma de su mano derecha, el Ratonero se dirigió a
ellos.
—Bien, mis pequeños rateros —(todos los ladrones parecían por lo menos un dedo
más bajos que el Ratonero)—, parece que os habéis librado de unos azotes, por los
pelos.
Sonrió malignamente mientras examinaba a los hombres medio desnudos expuestos al
aire glacial.
—Pero ahora tenemos que manteneros calientes... Os haré conocer una necesidad
marinera en este clima, de la que cada uno será responsable so pena de recibir unos
azotes. —Su sonrisa se hizo todavía más malévola—. Para evitar que nos aborden por la
noche, ¡coged los remos de espadilla!
Los doce hombres semidesnudos corrieron para coger los remos largos y delgados de
su anaquel entre el palo mayor y el de mesana, pusieron los guiones en las diez trabas y
permanecieron en pie de cara a la proa, preparados, los pies separados para mantener el
equilibrio, los mangos de los remos contra el pecho, las palas suspendidas en la niebla. El
pelotón de Pshawri estaba situado a estribor y el de Mikkidu a babor, mientras los cabos y
los cabos primeros examinaban la popa y la proa.
Tras una rápida mirada a Pshawri, para asegurarse de que cada hombre estaba en su
sitio, el Ratonero les gritó:
—¡Tripulantes del Pecio. A la una, a las dos, a las tres..., ¡remad! Descargó el mazo
contra el gong, cuyas vibraciones amortiguó cogiéndolo por el borde. Los diez remeros
sumergieron las palas en las aguas invisibles y empujaron fuertemente contra los
escalamos.
—¡Recuperad! —gruñó el Ratonero, y golpeó de nuevo el gong. La nave empezó a
moverse hacia adelante y las aguas rompieron tenuemente contra el casco.
—¡Y ahora seguid así, bufonescos y mal vestidos rateros! —gritó—. ¡Maestre Mikkidu!
¡Relévame al gong! ¡Señor Pshawri, cuida de que remen acompasadamente! —Y
mientras entregaba el mazo al resollante cabo, se volvió hacia el rostro críptico y arrugado
de Ourph y le susurró—: ¡Envía a Trenchi y Gib abajo para que traigan a cubierta sus
calientes andrajos!
Entonces se permitió exhalar un suspiro, complacido en general, aunque
perversamente insatisfecho porque Pshawari no le había dado ninguna excusa para
azotarle. Pero uno no podía tenerlo todo. No dejaba de ser curioso que un allanador de
moradas de Lankhmar y agitador del Gremio de Ladrones se hubiera convertido en un
prometedor marino militar. Pero, bien mirado, era bastante natural, pues no había tanta
diferencia entre trepar por una fachada y enjarciar un buque.
Ahora que había entrado en calor, pensó con más afecto en Fafhrd. Ciertamente, el
norteño aún no había faltado a la cita, y era más bien el Pecio el que se había adelantado.
Ahora era el momento convenido. Se le ensombreció el rostro mientras se permitía el
pensamiento, fríamente realista (uno de esos pensamientos que no gustan a nadie), de
que sería un verdadero milagro que él y Fafhrd llegaran a encontrarse en aquel desierto
acuático, por no mencionar la niebla helada. Sin embargo, Fafhrd era un hombre de
recursos.
El silencio reinaba de nuevo en la nave, tan sólo quebrado por el roce y el goteo de los
remos, el sonido del gong y el breve movimiento de los remeros de Pshawri, que se
apresuraron a ponerse las ropas traídas por los mingoles. El Ratonero dirigió su atención
a la parte de su mente que permanecía alerta a los sonidos más ocultos en la niebla. Casi
en seguida se volvió inquisitivamente hacia el viejo Ourph. El mingol, pequeño como un
enano, agitó los brazos lentamente arriba y abajo. El Ratonero aguzó el oído y asintió.
Entonces, el batir de unas alas que se aproximaban se hizo audible. Algo chocó con la
parte superior del aparejo y una forma blanca cayó sobre la cubierta. El Ratonero extendió
el brazo derecho para protegerse y notó que una cosa en frenético movimiento le aferraba
con fuerza la muñeca y el antebrazo. Tras un instante de pánico, durante el que estuvo a
punto de desenvainar su daga con la mano izquierda, la extendió y tocó las córneas
garras, prietas como grilletes alrededor de la muñeca, y descubrió enrollado alrededor de
una pata escamosa un pequeño pergamino, cuyos cordones cortó con la afilada uña del
dedo pulgar. Entonces, el gran halcón blanco abandonó su muñeca y se posó en la corta
vara redonda de la que pendía el gong del barco.
A la llama de una gruesa vela que trajo un tripulante mingol tras haberla encendido en
el brasero, el Ratonero leyó un mensaje muy breve escrito con la enorme caligrafía de
Fafhrd:
¡Hola, mi pequeño amigo! Pues es improbable que en este yermo ondulante haya otro
barco. Enciende una llama roja e iré hacia ahí.
F.
A continuación, con unas letras más negras pero más descuidadas, lo cual sugería la
anotación precipitada de una ocurrencia posterior, decía:
Finjamos un ataque mutuo cuando nos encontremos, para adiestrar a nuestras
tripulaciones. ¿De acuerdo?
La llama blanca, que ardía firme y brillante en el aire inmóvil, reveló la sonrisa
complacida del Ratonero, así como la expresión añadida de indignación e incredulidad al
leer la posdata. La raza de los norteños estaba obsesionada por el combate, y Fafhrd era
su mejor representante.
—Gib, tráeme una pluma y tinta de calamar —ordenó—. Señor Pshawri, lleva un fuego
lento y una llama roja a lo alto del palo mayor para que arda allí. ¡Presto! ¡Pero si
incendias el Pecio, te clavaré en la cubierta en llamas!
Unos momentos después, mientras el pequeño ratero enrolado por el Ratonero trepaba
al aparejo, aunque previamente alzado con un bichero, su capitán dio la vuelta al pequeño
pergamino, lo alisó contra el mástil y escribió con pulcritud en el dorso, a la luz de la vela,
que Gib sostenía junto con el cuerno de la tinta:
¡Bienvenido, mi loco amigo! Encenderé una llama cada media hora de guardia. No
estoy de acuerdo, porque mi tripulación ya está adiestrada.
R.
Agitó el papel para que se secara la tinta y luego lo enrolló alrededor de la pata del
halcón, por encima de las garras, y le hizo un buen nudo. Apenas había terminado,
cuando el ave graznó, batió las alas y se perdió entre la niebla sin necesidad de recibir
ninguna orden. Por lo menos Fafhrd tenía bien adiestrados a sus mensajeros alados.
Un resplandor rojo, de una brillantez sorprendente, surgió de la niebla en el mástil y se
alzó misteriosamente diez codos por encima del palo. Entonces el Ratonero vio que, para
su seguridad personal y la del barco, el pequeño cabo primero había fijado la llama en el
extremo del bichero, llevándola así a lo alto e incrementando también la distancia a que
podía verse, una milla lankhmaresa por lo menos, según un rápido cálculo. Tuvo que
admitir que había sido una buena idea, casi brillante. Ordeno a Mikkidu que invirtiera el
rumbo del Pecio para ejercitarse, y los remeros de estribor empujaron el agua a fin de que
el barco girase por su lado. Entonces fue a la proa para asegurarse de que el embozado
mingol que permanecía allí exploraba constantemente la niebla, y regresó a la popa,
donde Ourph estaba con su piloto, ambos arrebujados en sus mantos para protegerse del
frío.
Entonces, mientras la llama roja seguía brillando y retornaba el relativo silencio, apenas
interrumpido por los sonidos acompasados de los remos, el Ratonero, sin proponérselo
siquiera, volvió a aguzar el oído para percibir extraños sonidos en la niebla, y, sin mirar a
Ourph, le dijo en voz baja:
—Dime, viejo amigo, qué piensas realmente de tus incansables hermanos nómadas y
por qué han querido embarcarse en vez de montar a caballo.
—Corretean como ratones, buscando la muerte... de otros —gruñó reflexivamente el
viejo—. Galopar sobre las olas en vez de por las pedregosas estepas. Asaltar ciudades es
su impulso principal, ya sea por mar o por tierra. Tal vez huyen del Pueblo del Hacha.
—He oído hablar de ese pueblo —respondió el Ratonero, dubitativo—. ¿Crees que
está confabulado con los invisibles seres volantes de Stardock, que ondean en los aires
helados por encima del mundo?
—No lo sé. Siguen por doquier a sus magos del clan.
La llama roja se extinguió. Pshawri bajó con bastante agilidad desde lo alto del mástil e
informó a su temido capitán, el cual le despidió con una mirada furibunda que,
inesperadamente, terminó en un guiño, y le dio la orden de encender otra llama al cabo de
media hora. Entonces, volviéndose de nuevo hacia Ourph, siguió conversando en voz
baja.
—Ya que hablamos de magos, ¿conoces a Khahkht?
El anciano dejó que transcurrieran cinco latidos del corazón antes de graznar:
—Khahkht es Khahkht. No es ningún brujo tribal, con toda seguridad. Habita en el
extremo norte, dentro de una cúpula, algunos dicen que un globo flotante, del hielo más
negro, desde donde observa los actos de los hombres, tramando hacer el mal a la menor
oportunidad, como cuando las estrellas le son propicias y todos los dioses duermen. Los
mingoles temen a Khahkht, y no obstante..., cada vez que emprenden una gran empresa
se vuelven hacia él, le ruegan que cabalgue delante de sus mejores y más sanguinarios
jinetes. El hielo es su elemento favorito y su herramienta, y el hálito helado la señal más
segura de su presencia, aparte del parpadeo.
—¿El parpadeo? —le preguntó el Ratonero ansiosamente.
—La luz del sol o de la luna reflejada en el hielo —replicó el mingol—. El parpadeo del
hielo.
Un resplandor blanco palideció por un instante la niebla oscura, perlina, y a través de
ella el Ratonero oyó el sonido de remos, golpes más poderosos que los producidos por
los remeros del Pecio y con un ritmo más rápido, pero se trataba indudablemente de
remos, y su estrépito era cada vez mayor. La alegría iluminó el rostro del Ratonero. Miró a
su alrededor con incertidumbre y vio el dedo inmóvil de Ourph que señalaba adelante. El
Ratonero asintió y lanzó un grito que parecía un toque de trompeta.
—¡Fafhrd! ¡Ah del barco!
Se hizo un breve silencio, tan sólo roto por el sonido de los remos del Pecio y los del
barco que se aproximaba, y entonces salió de la niebla un grito cordial pero, al mismo
tiempo, misterioso.
—¡Hola, mi pequeño amigo! ¡Nos encontraremos en aguas confusas, Ratonero! ¡Y
ahora... en guardia!
La sonrisa del Ratonero se esfumó. ¿Pretendía Fafhrd en serio llevar a cabo en la
niebla su idea de una batalla naval fingida? Miró inquisitivamente a Ourph, el cual se
encogió de hombros.
Un destello blanco más brillante aclaró por un momento la niebla. Sin detenerse un
instante a pensar, el Ratonero ordenó los gritos:
—¡Remad a babor! ¡Haced fuerza de remo! ¡Rápido! ¡A estribor! ¡Más fuerza!
Haciendo caso omiso del mingol que la manejaba, se abalanzó hacia la caña y la movió
a estribor, de modo que el timón reforzara el impulso de los remos para hacer girar el
barco.
Fue una suerte que actuara con tanta rapidez, pues de la niebla surgió una verga baja,
gruesa y puntiaguda que estuvo en un tris de ensartar la proa del Pecio y partir la nave. El
ariete rozó el costado del pequeño barco, el cual sufrió una fuerte sacudida mientras
viraba bruscamente a babor, respondiendo a los esfuerzos desesperados de los ladrones
remeros.
Y entonces, siguiendo a su ariete, la blanca y afilada proa de la nave de Fafhrd salió de
la niebla. Era una proa de altura casi increíble, alta como una casa y correspondiente a un
barco enorme, por lo que los marinos del Pecio tuvieron que echar la cabeza atrás para
verla en su totalidad, e incluso el Ratonero sofocó un grito de temor y asombro.
Afortunadamente se hallaba a diez varas de distancia a estribor, mientras que el Pecio
continuaba girando a babor, pues de lo contrario la nave más pequeña habría sido
abordada.
De la niebla inmóvil surgió algo aplanado que se deslizaba lateralmente. A una vara por
encima de la cubierta, golpeó el mástil y pareció que fuese a partirlo, pero el objeto plano
se rompió primero, y a los pies del Ratonero cayó algo que incrementó su sorpresa: la
gran pala recubierta de hielo y parte del guión de un remo cuyo tamaño era el doble del
de los remos del Pecio, y que tenía todo el aspecto de una uña de gigante.
El siguiente remo enorme no tocó el mástil, pero alcanzó a Pshawri de costado y le
arrojó al suelo. Los restantes no alcanzaron al Pecio por márgenes cada vez más amplios.
Desde la enorme masa blanca, que ya se desvanecía en la niebla, llegó un grito
imponente:
—¡Ah, cobarde! ¡Huir de la amenaza de combate! ¡Ah, taimado cobarde! ¡Pero vuelve a
ponerte en guardia! ¡Aún te cogeré, enano, por mucho que me esquives!
A estas palabras alocadas siguió una risa no menos insensata, la misma clase de risa
que el Ratonero le había oído en otras ocasiones, cuando Fafhrd se encontraba en una
situación muy apurada, pero más frenética que nunca, incluso diabólica, y tan fuerte como
si una docena de Fafhrds la emitieran al unísono. ¿Habría adiestrado a sus guerreros
para que le hicieran eco?
Una mano semejante a una garra aferró el codo del Ratonero. Era Ourph, quien señaló
el fragmento del gran remo roto sobre la cubierta.
—Es sólo hielo. —En la voz del viejo mingol resonó un temor supersticioso—. Hielo
forjado en la helada herrería de Khahkht.
Soltó al Ratonero y, agachándose rápidamente, cogió el objeto con las manos,
enfundadas en mitones negros, muy separadas, como si fuese una serpiente muerta, y de
repente lo arrojó por encima de la borda.
A unos pasos de él, Mikkidu había rodeado con un brazo los hombros ensangrentados
de Pshawri, incorporándolo levemente, pero ahora miraba al capitán por encima de su
inmóvil e inconsciente compañero. En sus ojos había un interrogante desesperado.
Las facciones del Ratonero se endurecieron.
—Seguid remando, gandules —les ordenó en tono mesurado—. Empujad con fuerza.
Mikkidu, deja que los tripulantes se ocupen de Pshawri y dirige a los remeros con el gong.
¡El ritmo más rápido! Ourph, arma a tus hombres. Que bajen en busca de flechas y
vuestros arcos de cuerno..., y para mis soldados hondas y munición, bolas de plomo, no
piedras. Gavs, vigila bien la popa, y tú, Trenchi, encárgate de la proa. ¡Vamos, espabilad!
El aspecto del hombrecillo vestido de gris era sombrío y peligroso. Cruzaban por su
mente pensamientos que detestaba. Mil años atrás, en La Anguila de Plata, Fafhrd le
había anunciado que reclutaría doce guerreros, gentes enloquecidas por los combates.
Pero ¿acaso su querido amigo, ahora endemoniado, pudo imaginar hasta qué punto
estarían locos sus doce dementes y que su locura sería contagiosa? ¿Y que él mismo se
infectaría?
Por encima de la niebla helada, las estrellas brillaban como velas de escarcha, tan sólo
amortiguadas por la luz de la luna baja y gibosa en el sudoeste, donde, a lo lejos, el frente
de una tormenta desenrollaba la espesa alfombra de cristales de hielo que flotaban en la
atmósfera.
A corta distancia sobre la perlina superficie blanca que se extendía hasta el horizonte
por todos los puntos cardinales excepto al sudoeste, el halcón mensajero que el Ratonero
había soltado volaba hacia el este. Hasta donde alcanzaba la mirada, ningún otro ser vivo
compartía la vasta soledad curvada y sin embargo, el ave viró de súbito como si la
hubiesen atacado, aleteó frenéticamente y se detuvo en el aire, retorciéndose, como si se
hubiesen apoderado de ella y no pudiera liberarse. Pero en el aire claro no había nada
más que el ave convulsa.
Como por arte de magia, el trozo de pergamino alrededor de su pata se desenrolló,
quedó extendido un momento y volvió a enrollarse en la pata escamosa. El halcón blanco
partió desesperadamente hacia el este, zigzagueando corno para esquivar la persecución
y volando muy cerca de la blanca superficie del mar, como dispuesto a sumergirse en
cualquier momento.
En el lugar vacío donde el ave había sido liberada, una voz entabló un soliloquio.
—Si mi ardid sale bien, ¡y saldrá!, esta alianza entre Oomforafor de Stardock y el
Khahkht del Hielo Negro redundará en un provecho más que suficiente. ¡Llorad, mis
hermanas diabólicas! Aquellos amantes vuestros que os mancillaron ya son hombres
muertos, aunque todavía respiren y caminen por algún tiempo. La venganza pospuesta,
que se saborea y se rechaza, es más dulce que la venganza rápida. Y es aún mucho más
dulce cuando aquellos a quienes odias se aman pero se ven obligados a matarse, ¡pues
si mis notas no surten ese bendito efecto, no me llamo Faroomfar! ¡Y ahora, vuela veloz
como el sonido, mi plano caballo aéreo, mi invisible alfombra mágica!
La extraña niebla baja seguía siendo espesa y muy fría, pero el atuendo de Fafhrd, de
piel de gamo polar vuelta del revés, era cálido y cómodo. Apoyaba la mano, enfundada en
un guantelete, en el bajo mascarón, una silbante serpiente de las nieves, mirando hacia
atrás con satisfacción desde la proa del Halcón Marino a sus remeros, los cuales seguían
remando tan vigorosamente como cuando les diera la primera orden al avistar la llama
roja del Ratonero en lo alto del palo mayor. Eran muchachos dignos de confianza,
siempre que se les mantuviera ocupados y se les tratase con la debida severidad. Nueve
de ellos eran tan altos como Fafhrd, y otros tres le superaban en altura, sus cabos Skullick
y Mannimark y el sargento Skor, los dos últimos ocultos por la niebla, desde cuyo seno
Skor marcaba el ritmo con el gong en la popa. Cada oficial menor mandaba un pelotón de
tres hombres.
¡Y el Halcón Marino era una embarcación sólida y marinera!, algo más larga, y más
estrecha de manga, y con un mástil mucho más alto, aparejada además a proa y popa,
que la nave del Ratonero Gris (aunque Fafhrd no podía saberlo, puesto que nunca había
visto el Pecio).
No obstante, frunció ligeramente el ceño. Pelly ya debería haber regresado, siempre
que el Ratonero hubiera respondido a su mensaje, y su pequeño amigo nunca se perdía
una ocasión de hablar, ya fuese de palabra o por escrito. En cualquier caso, era hora de
trepar al mástil, pues el Ratonero podría encender otra llama y quizá Skullick estaría
soñando despierto durante su guardia. Pero cuando se acercaba al mástil, un espectro de
siete pies de altura apareció ante él, un espectro vestido con una piel de nutria vuelta del
revés.
—¿Qué ocurre, Skullick? —le preguntó ásperamente Fafhrd, alzando la cabeza para
mirarle, pues el otro medía medio palmo más que él—, ¿Por qué has abandonado tu
puesto? ¡Habla en seguida, escoria!
Y sin más advertencia ni preparación, asestó a su cabo un puñetazo en el diafragma
que le hizo retroceder un paso y, bastante ilógicamente, le hizo perder la mayor parte del
aliento que necesitaba para hablar.
—Ahí arriba... hace un frío... como en la matriz de una bruja —jadeó Skullick con dolor
y dificultad—. Y ya hace rato... que debían... haberme sustituido.
—A partir cíe ahora esperarás en tu puesto a que te releven hasta que el infierno se
congele, y de paso también tú, pero quedas relevado. —Y Fafhrd volvió a golpearle en el
mismo lugar crítico—. Ahora riega a los remeros, con cuatro medidas de agua por una de
whisky..., ¡y si tomas más de dos tragos de este último, te las verás conmigo!
Se volvió con brusquedad, alcanzó el mástil en dos zancadas y trepó rítmicamente,
utilizando las clavijas de sus anillas de bronce, rebasó la verga mayor, a la que estaba
aferrada la vela, y el peñol, hasta que sus manos enguantadas cogieron la barra corta y
horizontal de la cofa. Una vez arriba se sorprendió de que la niebla hubiera dado paso sin
transición al cielo estrellado, como si una fina película, impalpable pero resistente,
confinara las motas de hielo, reteniéndolas abajo. Cuando se levantó en la cofa, la niebla
le llegaba hasta la cintura y apenas veía sus pies. Él y el extremo del mástil se deslizaban
por un mar perlino, fuertemente impulsados por los remeros que se afanaban abajo. Las
estrellas le indicaron que el Halcón Marino seguía navegando hacia el oeste. Su sentido
de la dirección no le había engañado, a pesar de la niebla, y se alegró.
También el irresponsable Skullick había dicho la verdad. En la cofa hacía tanto frío
como en los aposentos privados de una diablesa, pero un frío deliciosamente vivificante.
Notó el nuevo viento procedente de la niebla, al sudoeste, y al norte el lugar donde había
observado la llama del Ratonero en la línea del horizonte. Ahora, la luna deforme y
voluminosa estaba allí, casi tocando la línea, pero todavía muy brillante. Si el Ratonero
encendía otra llama, habría de estar a mayor altura, porque el esfuerzo de los remeros de
Fafhrd acercaría a las naves. Escrutó el oeste para asegurarse de que la intensa luz lunar
de Nehwon no le impedía ver otra llama roja.
Vio una mota negra contra la brillante bóveda perlina del cielo. Mientras la observaba,
la mota aumentó rápidamente de tamaño. Era un ave, que aleteó hasta posar sus garras
en la muñeca enguantada de Fafhrd.
—Estás turbado, Pelly. ¿Qué te ha ocurrido? —preguntó mientras desanudaba los
cordones y desenrollaba el pergamino que el halcón llevaba sujeto a la pata.
Reconoció el principio de su propia nota, le dio la vuelta y a la luz de la luna leyó la del
Ratonero.
¡Bienvenido, mi loco amigo! Encenderé una llama cada media hora de guardia. No
estoy de acuerdo, porque mi tripulación ya está adiestrada.
R.
Nada de fingir un ataque, canalla que fuiste mi amigo, sino en serio y sin tregua. No
quiero menos que tu destrucción, perro. ¡A muerte!
Fafhrd leyó el saludo y la primera frase con gran alivio y alegría. La frase siguiente le
hizo fruncir el ceño, perplejo. Pero al leer la posdata se le ensombreció el rostro y adoptó
una expresión de temor y profunda desolación. Se apresuró a examinar de nuevo el texto
para ver cómo estaban formadas las letras y las palabras. La caligrafía era sin duda
alguna del Ratonero, la posdata un tanto garabateada porque había sido escrita con más
rapidez. Echaba de menos algo que acució su mente un instante, pero lo olvidó en
seguida. Arrugó el fragmento de pergamino y lo guardó en su bolsa.
En el tono bajo y árido de quien sufre una pesadilla, se dijo: «No puedo creerlo y, sin
embargo, es innegable. Sé cuándo el Ratonero bromea y cuándo dice la verdad. En estos
mares polares debe de andar suelta una locura que ataca con celeridad, quizá difundida
por ese hechicero al que Afreyt llamó... Mago del Hielo..., ese... Khahkht. Y no obstante...,
no obstante he de preparar al Halcón Marino para una guerra total, por mucho que me
aflija. Un hombre debe saber afrontar todas las situaciones, al margen de cómo le hielen y
desgarren el corazón».
Echó un último vistazo al oeste. El frente de la tormenta en el sudoeste estaba cerca, y
esparcía por delante los cristales de hielo. Era como una cuerda que delimitaba todo un
sector del círculo marino cubierto de niebla blanca, sustituyéndolo por el océano negro.
Desde allí surgió un resplandor blanco huidizo que hizo musitar a Fafhrd:
—Un parpadeo del hielo.
Más cerca todavía, apenas a una decena de tiros de arco, aún en la niebla pero cerca
de su borde barrido por el viento, brilló una luz roja y se extinguió en seguida.
Fafhrd se internó rápidamente en la niebla y bajó del mástil, utilizando las manos y sin
apenas tocar con los pies las clavijas de las anillas de bronce.
En el interior del vacuo globo con su mapa pintado en la pared, el mago cesó en sus
deambulaciones, se irguió, apartando la mirada del disco solar ecuatorial entre sus muros
de agua, y con una voz que recordaba el ruido de témpanos de hielo machacados, habló
así:
—Escuchadme, pequeños átomos, que en los mares de la escarcha bullís y os
congeláis. Escuchadme, espíritus del frío, y luego haced exactamente lo que os pido. Los
barcos van a su encuentro, los héroes se saludan y cada uno ofrece al otro el regalo de
su muerte. La monstreme acecha en la gélida lobreguez, los piquetes de mingoles atacan
cada ciudad, hogar e iglesia. Si escapan a la añagaza del Invisible, actuad del modo más
terrible. ¡Buques, haceos añicos! ¡Esparcios, huesos humanos! ¡Oscurece los huesos
derramándote sobre ellos, carne sanguinolenta! ¡Hazañas de la oscuridad, mérito de la
oscuridad..., así, hasta que todo se haya cumplido, que se apague el sol!
Y con reptiliana celeridad, giró en redondo y puso una tapa de hierro negro sobre el
disco solar enmurallado, lo cual dejó la cavidad esférica en una oscuridad absoluta.
Entonces, el mago susurró ásperamente y riendo entre dientes:
—...Y dicen que los espectros conjuraron al sol para que desapareciera del cielo. ¡Los
espectros, nada menos!... Siempre tan jactanciosos. ¡Khahkht nunca se jacta, pero actúa!
Al pie del palo mayor del Pecio, el Ratonero Gris cogió a Pshawri por el cuello, pero no
llegó a sacudirle. Por debajo de la venda ensangrentada que rodeaba su cabeza, las
pupilas del cabo mayor le miraron desafiantes. Tenía el rostro exangüe.
—¿Ha bastado un golpecito para que tus sesos se derramen por completo fuera de tu
cabeza.? —le preguntó el Ratonero—. ¿Por qué encendiste esa llama, revelando así
nuestra posición al enemigo?
Pshawri se estremeció, pero siguió sosteniendo la mirada furibunda de su capitán.
—Tú lo ordenaste..., y no diste ninguna contraorden —afirmó con testarudez.
El Ratonero farfulló, pero tuvo que admitir que era cierto. El necio había obedecido,
aunque demostrando una falta absoluta de juicio. ¡Los soldados y su cumplimiento ciego
del deber, sobre todo de las órdenes recibidas! Sí, resultaba de lo más curioso pensar que
aquel idiota fiel era poco antes un vulgar ladrón, producto de engaños, mentiras y un
egoísmo con anteojeras. Con un sentimiento de culpabilidad, también tuvo que admitir
que no había dado contraorden, aparentando obrar de acuerdo con la lógica y permitiendo
empero la estupidez, en especial porque había visto lo que aquel idiota estaba a punto de
hacer cuando trepó al mástil por segunda vez. Pshawri todavía se hallaba conmocionado
por el golpe recibido en la cabeza, el pobre diablo, y por lo menos se había apresurado a
arrojar el bichero y la llama al mar cuando el Ratonero le gritó enfurecido desde cubierta.
—Muy bien —gruñó, soltándole—. La próxima vez no te limites a actuar y, si hay
tiempo, ¡y lo había!, utiliza también el caletre. Pídele a Ourph una copita de aguardiente y
luego vete a la proa y escudriña con Gavs... Quiero doble vigilancia tanto en la proa como
en la popa.
Dicho esto, el mismo Ratonero se dedicó a escrutar la niebla inmóvil, aguzando la vista
y el oído, mientras reflexionaba, entristecido e inquieto, acerca de la naturaleza de la
locura de Fafhrd, así como de la inmensa embarcación que había construido, comprado,
encargado o tal vez conseguido de Ningauble u otro brujo. ¿O brujos tal vez? Sin duda la
nave era lo bastante voluminosa y extraña para ser obra de varios archimagos. No era
descartable que se tratara de una prisión de la gélida No-Ombrulsk acondicionada. O tal
vez, lo que resultaba más inquietante, y venía sugerido por los temores de Ourph acerca
del desaparecido fragmento de remo, se trataba de un ingenio del brujo Khahkht. En ese
caso, ¿existía algún vínculo entre ese mago y el loco Fafhrd?
El fantasmal Pecio prosiguió su avance, los remeros impulsando apenas lo suficiente
para mantenerlo en movimiento. El Ratonero había ordenado el ritmo más lento a fin de
conservar sus fuerzas.
—La tercera guardia —dijo Ourph quedamente.
El Ratonero pensó que el alba estaba cerca.
Pshawri no llevaría mucho tiempo en la proa, cuando se oyó su grito:
—¡Mar libre adelante! ¡Y viento!
El gélido viento arremolinado arrancaba jirones de niebla, que se disipaban detrás de la
nave. La luna gibosa estaba fija en el horizonte occidental, pero seguía emitiendo un
misterioso resplandor blanco, mientras que al sur de ella unas pocas estrellas solitarias
pendían del cielo. El Ratonero creyó ver en ello algo sobrenatural, pues el alba inminente
ya debería haberlas hecho desaparecer. Miró al este... y casi lanzó un grito. Por encima
del bajo banco de niebla iluminado por la luna, los cielos eran más oscuros que nunca, la
noche carecía de estrellas, mientras que al este, sobre el banco de niebla, se extendía
una franja de negrura más profunda que la de cualquier noche, como si se levantara un
sol negro que lanzase rayos oscuros tan poderosos y activos como la luz, no la ausencia
de luz sino su contrario y enemigo. Y de esta misma franja cada vez más espesa parecía
provenir un frío más intenso, y de diferente naturaleza, que el helado viento sudoccidental
que le azotaba la oreja derecha.
—¡Barco por el bao de babor! —gritó con voz aguda Pshawri.
Al instante el Ratonero bajó la mirada y avistó el extraño navío, a unos tres tiros de
arco de distancia. Acababa de salir del banco de niebla y, como a éste, le iluminaba el
resplandor de la luna. Se dirigía en línea recta hacia el Pecio. Al principio lo tomó por el
enorme y helado barco de Fafhrd, pero entonces vio que tenía el mismo tamaño que su
propio navío, tal vez incluso más estrecho de manga. Sus pensamientos zigzaguearon
alocadamente... ¿Acaso el loco de Fafhrd estaba al mando de una flota? ¿Se trataba de
un buque de guerra mingol? ¿O era quizá otro barco pirata? ¿Procedía tal vez de la Isla
de la Escarcha? Se obligó a pensar en lo más pertinente.
Tras sólo dos latidos del corazón, ordenó a sus hombres:
—¡Aumentad la vela, mis mingoles! ¡Remeros, retirad vuestros largos remos y armaos!
¡Encárgate de ellos, Pshawri!
Cogió el timón que acababa de soltar el piloto.
A bordo del Halcón Marino, Fafhrd vio el casco bajo del Pecio, sus palos cortos, el largo
palo mayor ladeado y las vergas de mesana silueteadas contra la luna espectralmente
blanca y deforme en el oeste. En el mismo instante comprendió qué era lo que le había
intrigado en el extremo del mástil. Se quitó el guantelete de la mano derecha y,
metiéndola en la bolsa, sacó el trozo de pergamino. Esta vez releyó su propia nota... y vio
debajo la maldita posdata que él no había escrito. Indudablemente, ambas notas, escritas
con engañosos garabatos, eran diestras falsificaciones, aunque hubieran sido efectuadas
en las alturas, en los dominios de las aves.
—¡Skor! —ordenó—. Reúne a tu pelotón y preparaos para haceros a la vela!
Mientras decía esto, sacó una flecha de la aljaba que tenía al lado, en la cubierta, ató la
nota a su alrededor, tensó rápidamente su gran arco y, con una breve plegaria a Kos,
lanzó el dardo a través del oscuro cielo hacia la luna y la negra nave de dos mástiles.
A bordo del Pecio, el Ratonero experimentó un escalofrío de aprensión, que fue en
aumento mientras contemplaba a sus mingoles, dedicados a la difícil tarea de deshacer
los nudos de los cabos helados, y culminó con el ruido sordo de una flecha que se clavó
casi verticalmente en la cubierta, a menos de un codo de distancia de sus pies. ¡De modo
que la pequeña galera, pues como tal había identificado al pequeño navío iluminado por la
luna, anunciaba que iba a atacarles! Sin embargo, la distancia era todavía tan grande que
solamente un arquero en todo Nehwon era capaz de haber efectuado aquel disparo
milagroso. Sin soltar la caña del timón, se agachó y cortó los hilos que sujetaban el
pergamino enrollado tras la punta de la flecha clavada en la madera, y leyó, o más bien
releyó, las dos notas, la suya con la diabólica posdata que no había escrito. Apenas había
terminado la lectura, cuando los caracteres se hicieron ilegibles a causa de los negros
rayos de la antiluz solar, que luchaban con los de la luna y empezaban a oscurecer dicho
orbe. No obstante, el Ratonero dedujo lo mismo que Fafhrd, y cálidas lágrimas de alegría
brotaron de sus ateridos ojos al comprender que cualesquiera que fuesen los fraudes, por
imposibles que parecieran, que hubiesen tenido lugar aquella noche, falsificando escritura
y voz, su amigo estaba cuerdo y seguía siendo fiel.
Mientras los marineros soltaban los últimos nudos y las velas desaferradas recibían el
embate del viento, que rompía sus helados pliegues y festones y las hinchaba, se oyeron
una sucesión de truenos. El Ratonero sujetó el timón, dirigiendo la nave hacia la tormenta,
pero al mismo tiempo ordenó a voz en cuello:
—¡Mikkidu! ¡Enciende tres llamas, dos rojas y una blanca!
A bordo del Halcón Marino, Fafhrd vio la bendita señal triple ardiendo en la extraña
oscuridad, cada vez más intensa, mientras su velas acortadas se hinchaban, y viró para
poner proa al viento.
—¡Mannimark! —ordenó—. Responde a esas llamas con otras similares. ¡Skullick,
estúpido, destensa los arcos de tus hombres! ¡Esos que navegan por el oeste son
amigos! —Entonces se dirigió a Skor, que estaba a su lado—. Toma el timón. La nave de
mi amigo navega de bolina rumbo al sur, como nosotros. Avanza hacia ella y pongámonos
al costado.
En el Pecio, el Ratonero daba instrucciones parecidas a Ourph. Le regocijó ver las
llamas de Fafhrd, iguales a las suyas, aunque no necesitaba su testimonio. Ahora
anhelaba conversar con él, y no tardaría mucho en hacerlo. La brecha de negra agua
entre las naves se estrechaba rápidamente. Por un momento se preguntó si habría sido
mera casualidad o si alguna diosa habría dirigido la flecha de su camarada para que no le
atravesara el corazón, y pensó en Cif.
A bordo de ambas naves, casi al unísono, Pshawri y Mannimark gritaron temerosos:
—¡Se aproxima una nave por la popa!
Del oscuro y desgarrado banco de niebla, avanzando con una rapidez sobrenatural
hacia la tormenta, y con un rumbo que llevaba fatalmente al abordaje de las dos naves
pequeñas, surgió en silencio una nave de tamaño y aspecto monstruosos. Podría haber
pasado desapercibida hasta la colisión, de no haber sido porque los misteriosos rayos del
negro sol naciente, que incidían en su costado de babor, engendraban allí un horrendo y
pálido reflejo, que no era en absoluto de blanca luz natural, sino una luminiscencia
incolora y repugnante, de un tono blancuzco que ponía la piel de gallina, un blanco de
sapo de las cavernas, de vientre de pescado. Y si la sustancia que producía el reflejo
tenía alguna textura, era córnea, gris y arrugada, como uñas de muerto.
Aquel resplandor sobrenatural reveló que la demoníaca embarcación tenía un
francobordo tres veces superior al de cualquier nave normal. La proa y los costados, altos
como una torre, eran nudosos y desiguales, como si el barco hubiera sido moldeado en
hielo en un titánico y tosco molde abandonado desde la Era del Caos, o bien tallado en un
iceberg separado de un inmenso glaciar, por duendes que le hubieran dado una burda
apariencia de navío. Lo impulsaban hileras de remos largos y movedizos, como patas de
insectos o de miriápodos, pero grandes como vergas o mástiles unidos, lo bastante
poderosos para hacer que aquel monstruo avanzara por la negra vastedad oceánica. Y
desde su elevada cubierta, como lanzados por diabólicas balistas, catapultas y
mandrones, alrededor de las dos naves se precipitaron grandes bloques de hielo, que
levantaron negras erupciones de agua. Entretanto, desde el mellado extremo de su palo
mayor, grande, pálido y retorcido como un pino alcanzado por un rayo y muerto mucho
tiempo atrás, partieron dos delgados rayos del negro más intenso, como rayos de antiluz
solar pero más fuertes, que alcanzaron al Ratonero Gris y a Fafhrd en el pecho. Ambos
experimentaron un frío que les llegaba a los huesos, un mareo creciente y un
debilitamiento de la voluntad.
No obstante, cada uno logró dar órdenes rápidas y las dos naves se apartaron en el
último momento, cuando estaban a punto de chocar entre sí y con el mortífero navío
helado. El Pecio sólo tuvo que girar más hacia el viento, y así dio la vuelta suave y
rápidamente, pero el Halcón Marino se vio obligado a cambiar el rumbo. Su vela tembló
un poco y luego se tensó abruptamente en el otro lado con un ruido atronador, pero la
fuerte lona de Ool Krut no se rompió. Ambas embarcaciones corrieron viento en popa
hacia el norte, por delante de la tormenta.
Detrás de ellos, el fantasmal barco de hielo avanzó más lentamente y viró con una
celeridad sobrenatural. El movimiento de sus extraños remos le daba el aspecto de una
araña gigantesca, y ahora se movieron con mucha más rapidez, en persecución de los
dos barcos, y aunque los perseguidos no dijeron una sola palabra ni hicieron señal
alguna, como si, al hacerle caso omiso, la amenazante masa a popa, de un blanco
diabólico, pudiera dejar de existir, de todos modos un estremecimiento colectivo sacudió
por igual a capitán y tripulantes de la galera y el buque de dos mástiles.
Se inició entonces una etapa de tribulaciones y tensión, un reinado del terror, una
noche eterna, como ninguno de los hombres de ambas naves había conocido hasta
entonces. En primer lugar, la oscuridad aumentaba a medida que el antisol ascendía en
los negros cielos. Incluso las llamas de las velas y los fuegos para cocinar en el interior de
los barcos, al abrigo de la galerna, se volvieron azulados y mortecinos, mientras que el
repulsivo resplandor blanco que les perseguía tenía la cualidad de que su luz no
iluminaba nada de aquello sobre lo que incidía, antes bien lo oscurecía, como si acarreara
consigo la esencia de la antiluz, como si existiera exclusivamente para hacer visible el
terror de la nave de hielo. Aunque ésta era tan real como la muerte y se iba aproximando
más y más, a veces a Fafhrd y al Ratonero les parecía que aquella luz misteriosa era afín
a los destellos que se producen en el interior de los párpados cerrados en una oscuridad
absoluta.
En segundo lugar, el frío formaba parte de ese antisol, un frío indescriptible que
penetraba por todas las grietas y junturas de los barcos, y del que era preciso protegerse
acurrucándose y moviéndose con violencia a la vez, así como mediante bebida y
alimentos calentados muy lentamente y con dificultad sobre las débiles llamas, un frío
capaz de paralizar la mente y el cuerpo, y por ende de matar.
En tercer lugar, un silencio total acompañaba a la oscuridad y el frío sobrenaturales, el
silencio que hacía casi inaudibles los constantes crujidos de los aparejos y el maderamen,
que amortiguaba las pataletas y la agitación de brazos contra el frío, que reducía toda
conversación a meros susurros y convertía el pandemónium del mismo vendaval que les
impulsaba hacia el norte en el suave rumor de una concha marina aplicada
permanentemente al oído.
El vendaval no se había debilitado ni un ápice, a pesar de que era casi silencioso, y el
viento arrojaba gélida espuma sobre la popa, un viento terrible contra el que era preciso
luchar y mantenerse siempre ojo avizor, aferrándose con manos y pies a asideros cuya
firmeza estaba por probar, cuando algún hombre se encontraba en la cubierta, un viento
cuya fuerza, cercana a la de un huracán, les impulsaba siempre hacia el norte a una
velocidad inaudita. Ninguno de ellos había navegado jamás con semejante viento, ni
siquiera la primera vez que el Ratonero, Fafhrd y Ourph atravesaron el Mar Exterior.
Cualquiera habría puesto el barco al pairo mucho antes, con las velas aferradas y
probablemente el ancla echada, de no haber sido por la amenaza del barco de hielo que
les perseguía.
Finalmente estaba la misma nave monstruosa, cada vez más cerca a impulsos de sus
poderosos remos. De vez en cuando un tosco bloque de hielo se precipitaba en el negro
mar, al lado de uno u otro barco. Otras veces un rayo negro cosquilleaba el pecho de un
héroe, pero éstos eran meros recordatorios. La nave monstruosa mantenía su amenaza al
no hacer nada, salvo acortar la distancia con sus enemigos en fuga, al parecer empeñado
en abordarles.
Cada uno en su barco, Fafhrd y el Ratonero luchaban contra la fatiga y el frío, trataban
de imponerse al deseo de dormir y a sus temores extraños y huidizos. Una vez Fafhrd
imaginó a unos invisibles seres volantes que batallaban por encima de su cabeza, como
en una fabulosa extensión aérea del combate naval que su navío y el del Ratonero
libraban con el enorme barco de hielo. En otra ocasión el Ratonero creyó ver las velas
negras de dos grandes flotas. Ambos capitanes animaron a sus hombres para que no
desfallecieran.
A veces el Halcón Marino y el Pecio navegaban paralelos pero muy separados en su
huida hacia el norte, hasta tal punto que ni siquiera se avistaban, mientras que otras se
acercaban lo suficiente para percibir mutuos destellos. Y en una ocasión, tal fue su
proximidad que sus capitanes pudieron intercambiar unas palabras.
Fafhrd habló a gritos, que eran susurros a oídos del Ratonero.
—¡Hola, pequeño! ¿Has oído a los seres volantes de Stardock, nuestras princesas de
la montaña..., luchando con Faroomfar?
El Ratonero replicó también a voz en cuello:
—Tengo los oídos helados. ¿Has visto... otros barcos enemigos... aparte de la
monstreme?
Fafhrd: ¿Monstreme? ¿Qué es eso?
Ratonero: Ese maligno barco a popa. La palabra es análoga a... birreme, cuatrirreme...,
quiere decir que tiene monstruos a los remos.
Fafhrd: Una monstreme en plena tormenta. ¡Es una idea terrible!
Echó un vistazo a la enorme embarcación a popa.
Ratonero: Una monstreme en el monzón sería mucho peor.
Fafhrd: No gastemos aliento. ¿Cuándo llegaremos a la Isla de la Escarcha?
Ratonero: Había olvidado que teníamos un destino. ¿Cuándo crees tú que llegaremos?
Fafhrd: Cuando suene la primera campana de la segunda media guardia, a la puesta
del sol.
Ratonero: Debería haber más claridad... cuando este sol negro se ponga.
Fafhrd: Es cierto. ¡Maldita sea la doble oscuridad!
Ratonero: ¡Maldito sea ese barco blanco! ¿Cuál es su juego?
Fafhrd: Creo que quiere alcanzarnos y matarnos con el mismo frío que difunde, o quizá
abordarnos.
Ratonero: Espléndido. Deberían enrolarte.
Sus gritos se apagaron. Primero habían sido una expresión de alegría, pero no
tardaron en cansarles, y tenían que ocuparse de sus hombres. Además, la excesiva
proximidad de los barcos era demasiado arriesgada.
Transcurrieron unas horas extenuantes, de pesadilla. Entonces, Fafhrd atisbo al norte,
en cuya negrura ningún cambio se había producido en toda la jornada, un resplandor rojo
oscuro. Durante largo rato pensó que era una ilusión producida por el estado febril de su
cerebro. Percibió el rostro delgado de Afreyt oscilando entre sus pensamientos. Skor, a su
lado, le preguntó:
—Capitán, ¿es un fuego ese brillo lejano? ¿Nuestro sol a punto de salir por el norte?
Finalmente Fafhrd creyó en la realidad del resplandor rojo.
A bordo del Pecio, el Ratonero, atormentado por los venenos del cansancio y apenas
consciente, oyó el susurro de Fafhrd:
—Eh, Ratonero. Mira adelante. ¿Qué ves?
Comprendió que era un potente grito amortiguado por el negro silencio y el vendaval, y
que el Halcón Marino había vuelto a aproximarse. Vio los destellos de los escudos fijos en
el costado, mientras que a popa la monstreme también estaba cerca, alzándose como un
acantilado de leprosa opalescencia. Entonces miró al frente.
—Una luz roja —musitó al cabo de un rato, e hizo un esfuerzo para gritar las mismas
palabras a sotavento, añadiendo—: Dime qué es y luego déjame dormir.
—Creo que es la Isla de la Escarcha —replicó Fafhrd al otro lado de la brecha entre
ambas naves.
—¿La están quemando? —preguntó el Ratonero.
La débil respuesta era misteriosa.
—Recuerda..., en las monedas de oro... ¿Un volcán?
El Ratonero creyó no haber oído bien el siguiente grito de su camarada hasta que se lo
hizo repetir.
—¡Señor Pshawri! —llamó entonces imperiosamente, y cuando el aludido se presentó,
cojeando y con una mano en la cabeza vendada, le ordenó—: Echa un cubo sujeto con
una cuerda por encima de la borda y súbelo. Quiero muestras de agua. ¡Rápido, repulsivo
inválido!
Poco después, Pshawri enarcó las cejas mientras su capitán cogía el cubo rebosante,
lo alzaba hasta sus labios, lo inclinaba y, tras entregarlo de nuevo a Pshawri, movía
dentro de la boca la muestra de agua que había tomado, hacía una mueca y la escupía a
barlovento.
El líquido estaba menos helado de lo que el Ratonero había esperado, casi tibio..., y
era más salado que el agua del Mar de los Monstruos, el cual se extiende al oeste de las
Montañas Resecas, que ocultan el Reino de las Sombras. Por un instante tuvo la alocada
ocurrencia de que quizá por arte de magia les habían trasladado a aquel lago inmenso y
muerto, donde sin duda la monstreme estaría a sus anchas. Pensó en Cif.
Entonces se produjo un impacto. La cubierta se ladeó y no volvió a su posición normal.
Pshawri dejó caer el cubo y gritó.
La monstreme había penetrado impetuosamente en el espacio entre las dos naves más
pequeñas, y quedó inmóvil al instante, con las abiertas fauces de su mascarón de proa
(¿vivo o muerto?), un monstruo marino tallado en hielo o nacido de él, próximas a los
mástiles, mientras que desde la altísima cubierta descendió la risa de Fafhrd,
monstruosamente multiplicada.
La monstreme se encogió de manera visible.
La oscuridad desapareció de repente y el sol verdadero surgió por el oeste, iluminando
cálidamente la bahía en la que estaban las naves y arrancando una infinidad de destellos
dorados del gran acantilado blanco, cristalino, a estribor, por donde el agua se deslizaba
en un millar de torrentes y arroyuelos. Aproximadamente una legua de distancia más allá,
se levantaba una montaña cónica por cuyas laderas descendía un brillante fluido
escarlata, y de cuya cumbre, truncada e irregular, brotaban hacia el cénit llamaradas de
color bermellón, y un humo oscuro que el viento transportaba hacia el nordeste.
Fafhrd lo señaló con el brazo extendido y gritó:
—¡Mira, Ratonero, el resplandor rojo!
Delante de ellos, más cerca que el acantilado y cada vez más próxima, había una
población o pequeña ciudad sin murallas, de edificios bajos entre suaves colinas, con un
largo muelle en el que estaban atracados algunos barcos y donde se habían congregado
un grupo de personas quietas y silenciosas. Al oeste, alrededor de la bahía, había más
acantilados, los más próximos de roca oscura y los más alejados cubiertos de nieve.
—Puerto Salado —dijo Fafhrd.
Al examinar el acantilado humeante, surcado por tantos cursos de agua y reluciente,
así como el pico ardiente más allá, el Ratonero recordó las dos escenas grabadas en las
monedas de oro que había gastado en su totalidad. Recordó también las cuatro monedas
de plata que no pudo gastar porque el magullado servidor de La Anguila las arrebató de
su mesa, y las dos escenas grabadas en ellas: un iceberg y un monstruo. Se dio la vuelta.
La monstreme se había ido, o más bien sus últimos fragmentos en disolución se
hundían en las aguas tranquilas de la bahía, sin ningún sonido ni conmoción, y la única
señal de su existencia era un poco de vapor ascendente.
A medias arrojado y a medias esfumado por su propia magia del puente de la
monstreme, desde donde había contemplado con expresión triunfante el tumulto de los
seres calamitosos y helados en las cubiertas de abajo, su mente obsesionada por el mal,
de regreso en el confinamiento de su esfera negra, Khahkht maldijo en una voz como la
de Fafhrd, que a mitad de la primera frase volvió a ser un graznido:
—¡Malditas sean las entrañas de los extraños dioses de la Isla de la Escarcha! ¡Llegará
el día de su condenación! Ahora la planearé mientras duermo cómodamente...
Arrancó la tapa del sol enmurallado por el agua y pronunció un encantamiento que hizo
girar la esfera hasta que el sol estuvo en lo más alto y el Gran Desierto Subecuatorial en
lo más bajo; extendió brevemente el calor del primero y luego se acurrucó en el segundo y
cerró los ojos, musitando:
—... pues incluso Khahkht tiene frío.
Entretanto, en Stardock, el Gran Oomforafor escuchó la noticia de la derrota, o más
bien el revés, y las nuevas traiciones de sus queridas hijas, que le contó su enfurecido y
sucio hijo, el príncipe Faroomfar, el cual había sido lanzado de la cubierta del barco
monstruoso al igual que Khahkht.
Cuando el Ratonero se volvió hacia el gran acantilado blanco, comprendió que debía
de componerse enteramente de sal —de ahí el nombre del puerto—, y que las cálidas
aguas volcánicas que corrían por su superficie la disolvían, lo cual explicaba la
temperatura y salinidad de aquellos parajes oceánicos y la rápida disolución de la
monstreme helada, la cual debía de estar formada por hielo mágico, más débil y más
fuerte al mismo tiempo que el ordinario, como le sucede a la misma magia en relación con
la vida.
Los dos camaradas miraron hacia el largo muelle, aliviados, mientras sus barcos se
iban aproximando, y vieron allí dos esbeltas figuras de distinta estatura —algo apartadas
de las restantes personas que habían acudido para darles la bienvenida—, las cuales, por
esa misma razón, así como por su actitud orgullosa y sus ricos atavíos, azul y gris la una,
rojo de óxido la otra, debían de ocupar importantes cargos en los consejos de la Isla de la
Escarcha.
8 - La isla de la escarcha
Fafhrd y el Ratonero Gris supervisaron el atraque del Halcón Marino y el Pecio, por
medio de cabos a proa y popa, atados a grandes norays de madera, y luego saltaron
ágilmente a la orilla. Sentían un cansancio indecible, pero sabían que, como capitanes
que eran, no debían mostrarlo. Cada uno fue al encuentro del otro y, después de
abrazarse, se volvieron hacia el grupo de isleños que habían sido testigos de su
espectacular llegada, y que aguardaban en semicírculo alrededor del tramo de muelle
donde ahora estaban atracados sus maltratados barcos, con incrustaciones de sal en los
cascos.
Más allá del grupo se alzaban las casas de Puerto Salado, pequeñas, macizas, de
escasa altura, como convenía a los extremos rigores del clima septentrional. Eran de
diversos colores, todos desvaídos por la intemperie, azul, verde y un violeta casi gris, con
excepción de los edificios más próximos al puerto, de aspecto bastante mísero, todos
ellos de inflamados tonos rojos y un amarillo ictérico.
Después de Puerto Salado se extendían las bajas ondulaciones del campo gris y verde,
en cuya vegetación predominaban el musgo y el brezo, hasta llegar al muro blanco y
grisáceo de un gran glaciar, más allá del cual el hielo antiguo proseguía hasta que se
encontraba a su vez con las abruptas vertientes de un volcán activo y en erupción,
aunque el resplandor rojo de su lava y la negra humareda que despedía parecían haber
disminuido desde la primera vez que lo avistaran a bordo de sus naves.
Los más próximos entre los reunidos en el muelle eran hombres corpulentos, de rostro
impasible, con botas, calzones y blusa de pescador. Casi todos empuñaban picas, y a
juzgar por la marcialidad de su gesto, parecían conocer muy bien el uso de tan
formidables armas. Curiosos, pero sin perder la compostura, miraban a los dos héroes y
sus navíos, el Pecio del Ratonero, ancho de manga y algo tosco, con su pequeña
tripulación mingola y su pelotón de ladrones increíblemente disciplinados, y la más
elegante galera de Fafhrd, el Halcón Marino, con su contingente de salvajes guerreros
también disciplinados, si es posible imaginar tal cosa. En el muelle, cerca de los norays a
los que estaban amarrados los barcos, se encontraban el lugarteniente de Fafhrd, Skor, el
del Ratonero, Pshawri, y otros dos miembros de la tripulación.
La tranquilidad y compostura de la gente sorprendió e incluso empezó a irritar al
Ratonero y Fafhrd. Habían efectuado una larga travesía y sobrevivido a peligros casi
inimaginables, como aquel negro huracán, para ayudar a contener la invasión de la Isla de
la Escarcha por una horda de enloquecidos piratas mingoles decididos a conquistar el
mundo y, sin embargo, los isleños no parecían contentos y se limitaban a mirarles
impasibles. ¡Deberían vitorearles y mostrarles su alegría danzando, con alguna
equivalencia norteña de las doncellas que arrojan flores! Era cierto que los dos calderos
de humeante guiso de pescado que había traído un pescador colgados de un yugo sobre
los hombros parecían responder a una atenta bienvenida..., ¡pero aún no les habían
ofrecido un plato!
El aroma del pescado llegó al olfato de los tripulantes alineados a los lados de ambos
buques, en diversas actitudes de fatiga y abatimiento, pues estaban por lo menos la mitad
de exhaustos que sus capitanes y no tenían prisa en ocultarlo; sus ojos se abrillantaron
lentamente y la boca se les hizo agua. Detrás de ellos, el abrigado puerto, poco antes a
oscuras pero ahora inundado de sol, estaba lleno de pequeñas embarcaciones ancladas,
pesqueros locales que, en general, tenían la bonita forma de la marsopa, pero también
había varias embarcaciones de clara procedencia remota, entre ellas un pequeño galeón
mercante de las Tierras Orientales y, lo que era todavía más asombroso, un junco keshita
y una o dos modestas y desconocidas embarcaciones que, por su aspecto inquietante,
parecían proceder de los mares que se extendían más allá de los de Nehwon. También
había algunos marineros de puertos lejanos diseminados entre los altos isleños.
El isleño más cercano a Fafhrd y el Ratonero se les acercó silenciosamente,
flanqueado por otros dos a un paso de distancia. Se detuvo apenas a una vara de
nuestros dos héroes, pero todavía no abrió la boca. Ni siquiera parecía mirarles, sino más
bien a sus barcos y tripulantes, mientras hacía complicados cálculos mentales. Los tres
hombres eran tan altos como Fafhrd y sus guerreros.
Fafhrd y el Ratonero mantenían su dignidad con ciertas dificultades. Uno nunca ha de
ser el primero en hablar cuando su interlocutor está en deuda con él.
Finalmente, el otro pareció concluir sus cálculos, y habló en bajo lankhmarés, que es la
jerga comercial del mundo norteño.
—Soy Groniger, jefe del puerto de esta ciudad. Me temo que será necesaria una buena
semana para reparar y reaprovisionar vuestros barcos. Alimentaremos y daremos cobijo a
las tripulaciones en los alojamientos de los mercaderes.
Señaló los míseros edificios rojos y amarillos.
—Gracias —replicó Fafhrd en tono grave, y el Ratonero le secundó con frialdad.
La bienvenida no era en absoluto entusiasta, pero no dejaba de ser una bienvenida.
Groniger tendió una mano con la palma hacia arriba.
—La tarifa será de cinco piezas de oro por la galera y siete por ese carcamán —dijo en
voz muy alta—. El pago por adelantado.
Fafhrd y el Ratonero se quedaron boquiabiertos. El último no pudo contener su
indignación, y dejó de lado el rango de capitán.
—Pero somos vuestros aliados por juramento —protestó—. Hemos venido aquí como
prometimos, sorteando innumerables peligros, para ser vuestros mercenarios y ayudaros
contra la invasión de los piratas mingoles, asesorados y dirigidos por el maligno Khahkht,
el Mago del Hielo.
Groniger enarcó las cejas.
—¿De qué invasión me hablas? —inquirió—. Los mingoles marinos son nuestros
amigos y clientes, pues compran nuestras capturas de pescado. Puede que sean piratas
para otros, pero jamás para las naves de la Isla de la Escarcha. Y ese Khahkht es un
cuento de viejas al que los hombres juiciosos no conceden ningún crédito.
—¿Un cuento de viejas? —replicó el Ratonero, enfurecido—. Durante tres largas
noches nos ha acosado la monstruosa galera de Khahkht, que al final se ha hundido en el
mismo umbral de vuestra isla. Ha estado a punto de invadiros. ¿Es que no habéis visto la
negrura universal y el viento del infierno cuando conjuró al sol para que desapareciera del
cielo durante tres días seguidos?
—Hemos visto algunas nubes oscuras que se deslizaban desde el sur —admitió
Groniger—, bajo cuya cobertura os acercasteis a Puerto Salado, pero desaparecieron al
llegar a la Isla de la Escarcha..., como suele ocurrir con todo aquello que es producto de
la superstición. En cuanto a esa invasión que anuncias, hace unos meses corrieron
rumores de que sucedería una cosa así, pero nuestro consejo los examinó a fondo y
descubrió que sólo eran vanos chismorreos. ¿Habéis tenido desde entonces alguna
noticia sobre una invasión de los mingoles marinos? —preguntó, alzando la voz y mirando
a los isleños que le flanqueaban. Ambos menearon la cabeza negativamente—.
¡Pagadnos pues! —repitió, sacudiendo la mano extendida, mientras los que estaban
detrás de él movían las picas con gesto amenazante.
—¡Qué descarada ingratitud! —les increpó el Ratonero, adoptando un tono moral,
como dirigente de hombres—. ¿A qué dioses adoráis aquí, en la Isla de la Escarcha, para
ser tan duros de corazón?
La respuesta de Groniger fue precisa y fría.
—No adoramos a ningún dios, nos ocupamos de nuestros asuntos mundanos con la
cabeza clara, sin sueños nebulosos. Esas fantasías las dejamos para los llamados
pueblos civilizados, las culturas decadentes del invernadero meridional. He dicho que
paguéis.
En ese momento, Fafhrd, cuya altura le permitía ver por encima de la multitud,
exclamó:
—¡Por ahí vienen quienes nos contrataron, jefe del puerto, y reprobarán tu actitud!
La multitud se apartó respetuosamente para dejar pasar a dos mujeres esbeltas, con
pantalones y largos cuchillos en vainas enjoyadas que les pendían del cinto. La más alta
vestía de azul, el mismo color de sus ojos, y era rubia. Su compañera, ataviada de rojo
oscuro, tenía los ojos verdes y el cabello negro, el cual parecía enfundado en una
redecilla de oro. Skor y Pshawri, todavía aturdidos por la fatiga, las contemplaron, y fue
imposible malinterpretar el mensaje en los ojos enardecidos cíe los lobos marinos: ¡por fin
llegaban los ángeles norteños!
—Las eminentes consejeras Afreyt y Cif —recitó Groniger—. Nos sentimos honrados
por su presencia.
Las dos mujeres se aproximaron con regias sonrisas y afables miradas de curiosidad.
—Díselo, dama Afreyt —pidió cortésmente Fafhrd a la de azul—, diles que me has
encargado que trajera a la Isla de la Escarcha a doce... —iba a decir «salvajes
guerreros», pero suavizó sus palabras— robustos luchadores norteños del temple más
fiero.
—Y yo a doce... ágiles y diestros espadachines y honderos de Lankhmar, dulce dama
Cif —añadió el Ratonero vivamente, evitando la palabra «ladrones».
Afreyt y Cif les miraron inexpresivas. Luego sus miradas se volvieron a la vez inquietas
y solícitas.
—Pobres muchachos, la tormenta les ha empujado hasta aquí y sin duda ha
trastornado su memoria. Nuestros súbitos vendavales norteños suelen sorprender a los
meridionales. Parecen buenas personas, Groniger, trátales bien.
Mirando fijamente a Fafhrd, alzó la mano para arreglarse el cabello y, al bajarla, se
cruzó por un momento los labios alargados y prietos con un dedo.
Cif añadió:
—Sin duda las privaciones han afectado temporalmente su juicio. Sus naves se hallan
en mal estado. ¡Pero qué relato el suyo! Me pregunto quiénes serán. Dadles sopa
caliente... después de que hayan pagado, naturalmente.
Sin que Groniger la viera, guiñó al Ratonero un ojo de verde iris y pestañas oscuras.
Entonces las dos mujeres se dieron la vuelta y se marcharon.
El hecho de que el Ratonero y Fafhrd no armaran un altercado ante ese desaire
pasmoso y apenas atemperado, sino que cada uno echara mano de su bolsa sin
rechistar, testimonia su discreción básica y el creciente dominio de sí mismos, pues, como
capitanes, ahora tenían que dominar a otros, pero se quedaron mirando con expresión
inquisitiva a las dos mujeres que se alejaban. Así pudieron ver que Skor y Pshawri, los
cuales habían seguido deslumbrados a las dos deliciosas apariciones norteñas, se
aproximaban ahora a aquellas huríes con la intención evidente de establecer alguna clase
de cortés familiaridad amorosa.
Afreyt apartó rudamente a Skor, pero sólo tras inclinar la cabeza lo suficiente para
susurrarle al oído una o dos palabras y cogerle la muñeca de una manera que podría
haberle permitido deslizar un objeto o nota en su palma. Cif trató al insinuante Pshawri de
modo similar.
Groniger, ahora satisfecho al ver que los dos capitanes sacaban monedas de oro de
sus bolsas, no se privó sin embargo de advertirles:
—Y procurad que vuestros tripulantes no agravien a nuestras mujeres de Puerto
Salado ni den un paso más allá de la zona destinada al alojamiento de los mercaderes.
Desembolsaron el resto del oro acuñado en la isla que Cif les diera en La Anguila de
Plata de Lankhmar, mientras que el Ratonero tuvo que suplir sus siete monedas con dos
rilks lankhmareses y un doblón de Sarheenmar.
Groniger enarcó las cejas mientras examinaba el dinero.
—¡Moneda de nuestra isla! Así pues, habéis tocado antes en este puerto y, a pesar de
conocer nuestras reglas, pretendíais regatear. Pero ¿qué os ha llevado a inventar una
historia tan increíble?
Fafhrd se encogió de hombros, limitándose a decir:
—En absoluto. Recibimos ese dinero de una galera mercantil oriental en estas aguas.
El Ratonero sólo se rió. No obstante, Groniger pareció pensativo y siguió con la vista a
las dos consejeras de la isla, con expresión especulativa, al tiempo que decía:
—Ahora podéis dar de comer a vuestros hombres.
El Ratonero se dirigió a la tripulación del Pecio.
—¡Atención, muchachos! Coged vuestros cuencos, tazas y cucharas. Estos
hospitalarios isleños os han preparado un festín. ¡Proceded con orden! Acompáñame,
Pshawri.
Fafhrd dio unas órdenes similares.
—No olvidéis que son nuestros amigos —añadió—. Sed corteses con ellos. Quiero
hablar contigo, Skor.
No hay que mostrarse jamás resentido, aunque al Ratonero aún le escocía eso de
«carcamán» aplicado a su barco, a pesar de que era un término muy apropiado para
designar el Pecio, con su manga ancha y los remos que lo impulsaban.
Cuando los dos camaradas se cercioraron de que todos sus hombres comían y
recibían una ración de grog para celebrar su llegada sanos y salvos, se volvieron hacia
sus algo apenados lugartenientes, los cuales entregaron a regañadientes las notas de las
que les habían hecho depositarios, como los dos héroes habían conjeturado, junto con las
palabras: «¡Para tu amo!».
Los dos amigos desdoblaron sus respectivas notas. La de Afreyt decía: «Otra facción
controla temporalmente el consejo de la Isla de la Escarcha. No me conoces. Mañana,
cuando oscurezca, ve a verme a la Colina del Caballo de Ocho Patas». El mensaje de Cif
rezaba así: «El frío Khahkht ha sembrado la disensión en nuestro consejo. Nunca nos
hemos visto..., actúa en consecuencia. Me encontrarás mañana por la noche en la
Guarida de la Llama, si vas solo».
—Así pues, resulta que no es portavoz de la isla —comentó Fafhrd en voz baja—.
¿Con qué vehementes políticos femeninos hemos unido nuestros destinos?
—Su oro era bueno —replicó el Ratonero ásperamente—. Y ahora tenemos dos
enigmas por resolver.
—Guarida de la Llama y Caballo de Ocho Patas —repitió Fafhrd.
—Ese tipo ha llamado carcamán a mi barco —musitó el Ratonero, cuya mente se
desviaba—. ¿A qué impíos y prosaicos filósofos tenemos ahora que socorrer a pesar de
sí mismos?
—También tú eres impío —le recordó Fafhrd.
—No es cierto, en otro tiempo serví a Mog —protestó el Ratonero, con un toque de su
antigua y juguetona melancolía, refiriéndose a una credulidad juvenil, cuando puso su fe
brevemente en el dios araña para complacer a una amante.
—Tales interrogantes pueden esperar, junto con los dos enigmas —decidió Fafhrd—.
Ahora congraciémonos con los pescadores ateos mientras podamos.
Y acompañado del Ratonero, procedió a ofrecer a Groniger blanco aguardiente que el
viejo Ourph, el mingol renegado, había traído del Pecio. Convencieron al jefe del puerto
para que aceptara un trago, que tomó a pequeños sorbos, y al hablar de los diques de
reparación, el aprovisionamiento de agua, los dormitorios de la tripulación en tierra y el
precio de las salazones, la conversación se hizo algo más general. Tras considerables
dificultades, Fafhrd y el Ratonero obtuvieron permiso para aventurarse fuera del barrio de
los mercaderes, pero sólo de día y sin sus hombres. Groniger rechazó un segundo trago.
Dentro de su esfera helada, en la que un ser más alto habría tenido que permanecer
encogido, Khahkht se despertó, musitando:
—Los nuevos dioses de la Isla de la Escarcha son traicioneros..., traicionan una y otra
vez, pero también son más fuertes de lo que había supuesto.
Empezó a examinar el oscuro mapa del mundo de Nehwon pintado en el interior de la
esfera. Su atención se dirigió a la lengua septentrional del Mar Exterior, donde una larga
península del Continente Occidental se extendía hacia el Yermo Frío, con la Isla de la
Escarcha en medio. Acercó su rostro aracnoide a la punta de esa península y en el lado
septentrional distinguió unas motas diminutas en las aguas azul oscuro.
—La armada de los mingoles marinos llamados oscuros cerca Sayend —dijo riendo
entre dientes, refiriéndose a la ciudad más oriental del antiguo Imperio de
Eevamarensee—. ¡Manos a la obra!
Sus manos erizadas de negro vello trazaron unos movimientos mágicos encima de las
motas reunidas, mientras decía con voz monótona:
—Escuchadme, esclavos de la muerte. Escuchad mi palabra y sentid mi aliento.
Aprended minuciosamente mis instrucciones. En primer lugar, ¡Sayend debe arder!
¡Vuestra horda se lanzará contra Nehwon, luego asolará la Isla de la Escarcha y a
continuación el mundo! —Una mano aracnoide se movió hacia la pequeña isla verde en
medio del océano—. Redonda Isla de la Escarcha, permite a tus aguas prodigiosa
abundancia de peces, a fin de aprovisionar a mi tormenta mingola. —La mano se retiró y
los pases mágicos se hicieron más rápidos—. Que la negrura envuelva la mente mingola,
inclinada contra la humanidad. Que la locura enrojezca la ira mingola, ¡que del frío llegue
la muerte por el fuego!
Sopló con fuerza, como sobre unas cenizas frías, y un pequeño lugar en la punta de la
península brilló con un rojo oscuro, como un ascua removida.
—¡Por la voluntad de Khahkht, que estos hechizos queden encerrados! —graznó,
sellando así herméticamente el encantamiento.
Las naves de los mingoles marinos oscuros anclaron en el puerto de Sayend, tan
juntos como pescados en una barrica y del mismo blanco plateado. Sus velas estaban
aferradas. Las cubiertas centrales de los barcos, colindantes por el través, constituían un
tosco camino desde la escarpada costa hasta la nave insignia, donde Edumir, su jefe
supremo, estaba sentado en su trono bajo la toldilla de popa, bebiendo copiosamente el
vino de setas de Quarmall, que engendra visiones. La luz fría de la luna llena, al sur del
cielo invernal, revelaba la estrecha casilla de caballería que era el castillo de proa de cada
nave, y destacaba los ojos enloquecidos y la enjuta cabeza del caballo de la nave, un
flaco garañón de las estepas, introducida entre los barrotes irregulares muy espaciados, y
todos ellos mirando hacia el este.
La ciudad tomada, con su puerta marítima abierta de par en par, estaba a oscuras.
Ante sus muros y en la calle que conducía al mar, los defensores, en escaso número,
yacían donde habían caído, bañados en su propia sangre y pisoteados por los mingoles
marinos entregados al pillaje, los cuales, sin embargo, no intentaban abrir las puertas
principales, cerradas y atrancadas, tras las que se protegían los demás habitantes. Ya
habían capturado a las cinco doncellas exigidas por el ritual, enviándolas a la nave
insignia, y ahora buscaban aceite de ballena, de marsopa y de pescado.
Sorprendentemente, no llevaban este valioso tesoro a las naves, sino que lo
desperdiciaban, rompiendo los barriles con hachas, destrozando los tarros y vertiendo la
preciosa sustancia sobre puertas, paredes de madera y la calle adoquinada.
La elevada popa de la gran nave insignia estaba tan oscura como la ciudad a la luz de
la luna. El curandero de Edumir se hallaba al lado de éste, ante un brasero de yesca,
sosteniendo en alto un trozo de pedernal en una mano y una herradura en la otra, sus
ojos tan febriles como los de los caballos embarcados. Junto a él se agazapaba un
delgado y membrudo guerrero, desnudo de cintura para arriba, provisto del arco mingol de
cuerno fusionado, el arma más temida de Nehwon, y cinco largas flechas que llevaban
atados unos trapos empapados en aceite, mientras que al otro lado se encontraba un
hombre con un hacha, y cinco barriles de aceite capturado.
En el siguiente nivel inferior, las cinco doncellas de Sayend estaban encogidas de
miedo, con los ojos muy abiertos y silenciosas, su palidez resaltada por el largo cabello
negro trenzado, y cada una vigilada por dos sombrías mingolas que blandían cuchillos.
Más abajo, en la cubierta principal, se alineaban cinco jóvenes jinetes mingoles,
elegidos para aquel honor por su valor demostrado, cada uno montado en una yegua de
las estepas férreamente disciplinada, cuyos cascos tamborileaban de vez en cuando en la
cubierta ahuecada.
Edumir arrojó su copa de vino al mar y, muy despacio, volvió el impasible rostro de
larga mandíbula hacia su curandero e hizo un gesto de asentimiento. El brujeril individuo
bajó la herradura y el pedernal y, golpeándolos encima del brasero, sopló las chispas así
engendradas hasta que la yesca llameó.
El arquero colocó sus cinco flechas sobre el brasero y, a medida que prendían, las fue
poniendo en el arco y las disparó sucesivamente hacia Sayend, con una rapidez tan
milagrosa que la quinta pintó su estrecha curva anaranjada en el cielo nocturno antes de
que la primera hubiera llegado a su destino.
Las cinco flechas se clavaron en paredes de madera y, con una celeridad sobrenatural,
la ciudad remojada en aceite ardió como una sola antorcha, y los gritos ahogados y
desesperados de sus habitantes atrapados se alzaron como los de los prisioneros del
infierno.
Entretanto, las mingolas que la custodiaban habían rasgado las ropas de la primera
doncella, sus cuchillos moviéndose como regueros de fuego plateado, y la arrojaron
desnuda hacia el primer jinete. Éste la cogió por las negras trenzas, la levantó y la colocó
de través sobre la silla de montar, aferrando la esbelta espalda desnuda contra su pecho
acorazado con cuero. Simultáneamente, el hombre del hacha golpeó el primer barril y lo
volcó sobre caballo, jinete y doncella, empapándoles a todos de brillante aceite. Entonces
el jinete tiró de las riendas, clavó las espuelas, y la yegua partió al galope por las
cubiertas muy juntas, hacia la ciudad en llamas. Cuando la doncella se dio cuenta del
destino de la frenética carrera, empezó a gritar, y sus gritos fueron agudizándose,
acompañados de los gruñidos del jinete y el tamborileo de los cascos de la yegua.
Todas estas acciones fueron repetidas una, dos, tres, cuatro veces... El tercer caballo
resbaló de costado en el aceite, cayó, se levantó..., y así, el quinto jinete estuvo en
camino antes de que el primero hubiera alcanzado su meta. Las yeguas habían sido
adiestradas desde que eran unas potrancas para hacer frente a los muros de fuego y
saltar por encima de ellos. Los jinetes habían bebido copiosamente el mismo vino de
setas que Edumir. Las doncellas gritaban aterradas.
Uno tras otro se siluetearon brevemente contra el rojo portal, y luego se internaron por
él. Por cinco veces las llamas de Sayend crecieron todavía más, iluminando de rojo la
pequeña bahía, la flota compacta, los rostros impasibles y los ojos vidriosos de los
mingoles, y la ciudad expiró con un interminable grito de agonía.
Cuando todo terminó, Edumir se puso en pie, alisó su manto de pieles y con voz
estridente ordenó:
—Ahora en marcha hacia el este, a través del océano. ¡A la Isla de la Escarcha!
Al día siguiente achicaron el agua embarcada por las naves del Ratonero y Fafhrd, las
remolcaron hasta los diques asigna tan pronto empezaron las reparaciones. Sus hombres,
refrescados tras un largo sueño en tierra, se pusieron a trabajar, no sin refunfuñar un
poco, los ladrones del Ratonero bajo la dirección de su lugarteniente Pshawri y la
pequeña tripulación mingola. No tardaron en oírse los golpes amortiguados de los mazos,
que introducían estopa en las grietas, y se notó el olor de la brea, mientras calafateaban
el Pecio por dentro. Desde la cubierta del Halcón Marino llegaba la música más animada
de martillos y sierras: los vikingos de Fafhrd reparaban la obra alta, dañada por los gélidos
proyectiles de la monstreme helada de Khahkht. Otros preparaban nuevos aparejos y
sustituían los estays desgarrados.
El alojamiento de los mercaderes, donde habían pernoctado, era mucho más pequeño
que el alojamiento para marineros de cualquier puerto de Nehwon, con tres tabernas, dos
burdeles, varias tiendas y santuarios, vagamente administrados por una población de
extranjeros mal mezclados, su alcalde extraoficial un capitán de carácter reservado y
cicatrices en el rostro llamado Bomar, de las Ocho Ciudades, y su banquero jefe un hosco
keshita negro. Fafhrd y el Ratonero tuvieron la impresión de que una de las principales
preocupaciones de aquellos pescadores y mercaderes era mantener la Isla de la
Escarcha como un valioso secreto para el resto de Nehwon, o bien habían adquirido el
hábito de sus anfitriones, que los toleraban, se aprovechaban de ellos y casi nunca
dejaban de imponer una disciplina ficticia. La población extranjera tampoco había oído
nada acerca de una invasión de mingoles marinos, o así lo afirmaban. La primera
impresión que producían los isleños parecía ser exacta: un pueblo de gentes corpulentas,
vestidas con sobriedad, serenas, prácticas y confiadas en sí mismas por encima de todo,
sin excentricidades, rarezas ni siquiera supersticiones, que bebían poco y se regían por la
regla «ocúpate de tus propios asuntos». Jugaban mucho al ajedrez en su tiempo libre y se
ejercitaban con sus picas, pero por lo demás apenas se ocupaban unos de otros y no
hacían ningún caso de los extranjeros, aunque su mirada nunca estaba velada por la
somnolencia.
Aquel día se mostraban mucho más inaccesibles, desde que un pesquero, que se
había hecho temprano a la mar, regresó casi inmediatamente a puerto con una noticia
que ocasionó la partida apresurada de toda la flota. Y cuando los primeros barcos
volvieron, poco después del mediodía, con las bodegas llenas de pescado recién
capturado, lo salaron rápidamente (había abundancia de sal: el gran acantilado oriental,
por el que no corrían ya las calientes aguas volcánicas) y zarparon de nuevo, soltando
todo el trapo, resultó evidente que debía de haber un prodigioso caladero de peces
comestibles en la misma bocana del puerto..., y los ahorrativos pescadores habían
decidido aprovecharlo plenamente. Incluso se vio a Groniger al mando de una
embarcación.
En cuanto al Ratonero y Fafhrd, ocupados, cada uno con independencia del otro, en la
supervisión de las reparaciones y en diversos recados, puesto que sólo ellos estaban
autorizados a abandonar el recinto de los mercaderes, se reunieron en un tramo de la
muralla marítima al norte de los diques, para intercambiar noticias y tomarse un respiro.
—He encontrado la Guarida de la Llama —dijo el primero—. Por lo menos así lo creo.
Se trata de una especie de trastienda en la taberna El Arenque Salado. El dueño, un
ilthmarés, admitió que a veces la alquila por una noche..., es decir, si interpreté
correctamente el guiño que me hizo.
Fafhrd asintió y dijo a su vez:
—Acabo de acercarme al límite de la ciudad por el norte y le he preguntado a un
abuelo si había oído hablar de la Colina del Caballo de Ocho Patas. El viejo soltó una
risita desagradable y señaló al otro lado del páramo. El aire era muy claro... ¿Has visto
que el volcán ha dejado de humear? Me pregunto si los isleños se fijan en esas cosas... Y
cuando localicé la colina, entre otras muchas cubiertas de brezos, que indicaba con el
dedo, aproximadamente a una legua al noroeste, distinguí algo en la cima que parecía un
patíbulo.
Esta sombría revelación hizo gruñir al Ratonero, el cual apoyó los codos en la muralla
marítima y contempló los barcos a la izquierda del puerto, todos ellos «extranjeros». Al
cabo de un rato comentó en voz baja:
—Creo que en Puerto Salado hay toda clase de cosas un tanto extrañas, cosas
ligeramente descentradas. Ese esquife de Ool Plerns, por ejemplo... ¿Has visto alguna
vez en Ool Plerns una embarcación así, con la proa tan larga? ¿O una gorra con una
visera tan extraña como la del marinero que vimos bajar de la balandra de Gnampf Nor?
¿O esa moneda de plata con un búho grabado que me dio Groniger como cambio por mi
doblón? Es como si la Isla de la Escarcha estuviera en el borde de otros mundos, con
otros barcos, otros hombres, otros dioses, una especie de límite...
Fafhrd, que miraba hacia el mismo lugar que su compañero, asintió lentamente y
empezó a hablar, pero le interrumpieron unas voces airadas procedentes de los muelles,
seguidas de un bramido.
—¡Que me aspen si ése no es Skullick! —exclamó Fafhrd—. Saben los dioses en qué
estúpido lío se habrá metido.
Y sin decir otra palabra, echó a correr.
—Probablemente ha abandonado el recinto y le han dado una paliza —dijo el
Ratonero, corriendo tras él—. Esta mañana a Mikkidu le han dado un golpe con el asta de
una pica por intentar hacerse con la bolsa de un isleño, ¡y se lo ha merecido! Yo no habría
sabido azotarle mejor.
Aquella noche Fafhrd salió de Puerto Salado en dirección a la Colina del Patíbulo, sin
duda un nombre más apropiado, resuelto a no volver la vista hacia la ciudad. El sol, que
poco antes se ponía en el extremo sudoccidental, teñía de una suave tonalidad violeta el
cielo claro, el pálido brezo, que le llegaba a las rodillas, e incluso las vertientes del volcán
Fuego Oscuro, donde se había enfriado la lava del día anterior. La naturaleza callaba y el
caminante tenía una sensación de inmensidad.
Los cuidados de la jornada se disiparon gradualmente y sus pensamientos tornaron a
los días de su juventud, vividos en un clima similar, el del Rincón Frío, con sus cuestas
llenas de tiendas de campaña, sus grandes pinos, sus serpientes de nieve y lobos, sus
brujas y espíritus. Recordó a su padre, Nalgron, a su madre, Mor, e incluso a Mará, su
primer amor. Nalgron fue enemigo de los dioses, en cierto modo como lo eran aquellos
isleños (le conocían como el Destructor de Leyendas), pero más aventurero, pues había
sido un gran escalador de montañas, y encontró la muerte cuando escalaba una llamada
Colmillo Blanco. Fafhrd recordó la noche en que su padre fue con él al borde del Cañón
Frío y le dijo los nombres de las estrellas, que titilaban en un cielo similarmente violeta.
Un ligero ruido en las proximidades, tal vez producido por un ratón ártico que se
escabullía entre los brezos, le hizo salir de su ensueño. Ya estaba subiendo la suave
cuesta de la colina que le habían indicado, y al cabo de un rato alcanzó la cima,
procurando andar sin hacer ruido y manteniéndose a distancia del patíbulo y la zona
situada inmediatamente debajo de su travesaño. Tenía la sensación de que allí acechaba
algo misterioso, y escudriñó a su alrededor el silencioso paraje.
En la vertiente septentrional de la colina había un frondoso bosquecillo de aulagas cuya
altura rebasaba la de un hombre. Era más bien un cenador, puesto que una estrecha
avenida conducía a su interior, a través de una abertura entre sombras. La sensación de
una presencia misteriosa se intensificó, y Fafhrd dominó un estremecimiento.
Al desviar la vista de las aulagas, vio a Afreyt en la ladera, de pie al lado del
bosquecillo, mirándole fijamente sin saludarle. El color violeta oscuro del cielo daba esa
misma tonalidad a su vestido azul. Por alguna razón Fafhrd no la llamó, y ella se llevó la
mano a los labios, ordenándole que se mantuviera en silencio. Entonces miró hacia el
bosquecillo.
Por la abertura en sombras salieron lentamente tres esbeltas muchachas, casi unas
niñas, que parecían preceder y mirar a alguien a quien Fafhrd no pudo distinguir en
seguida. Parpadeó dos veces, abrió mucho los ojos y vio la figura de un hombre alto, de
barba clara, tocado con un sombrero de ala ancha que le ocultaba los ojos. O bien era
muy viejo, o bien estaba debilitado por la enfermedad, pues andaba a pasitos vacilantes y,
aunque tenía la espalda recta, apoyaba sus manos en los hombros de dos de las
muchachas.
Entonces Fafhrd sintió un escalofrío, pues le embargó la sospecha de que aquel
hombre era Nalgron, cuyo fantasma no había visto desde que abandonara el Rincón Frío.
¿Era un extraño jaspeado lo que moteaba por igual la piel, la barba y la túnica de la
aparición, o acaso veía las pálidas masas de púas de las aulagas a través de aquéllas?
Pero si se trataba de un fantasma, el de Nalgron o el de cualquier otro, las muchachas
no parecían tenerle temor alguno, sino que mostraban una ternura obediente, y sus
hombros se arqueaban bajo las manos del hombre mientras le prestaban apoyo en su
desplazamiento, como si su peso fuese real.
Recorrieron con lentitud la corta distancia hasta la cumbre de la colina, mientras Afreyt
les seguía en silencio a algunos pasos, hasta que la figura quedó directamente bajo el
extremo de la viga del patíbulo. Allí, el anciano o espectro pareció adquirir fuerza, y quizá
también una mayor materialidad, pues sus manos se alzaron de los hombros de las
muchachas y éstas retrocedieron un poco hacia Afreyt, sin dejar de mirarle, y él levantó el
rostro al cielo. Fafhrd pudo ver entonces que, si bien era un hombre enjuto, en las
postrimerías de la edad mediana, de rasgos marcados y nobles, parecidos a los de
Nalgron, sus labios eran más delgados y con las comisuras hacia abajo, como las de un
sagaz maestro de escuela, y llevaba un parche en el ojo izquierdo.
La mirada del hombre se deslizó a su alrededor, pasando por alto a Fafhrd, el cual
permanecía inmóvil y temeroso, y entonces se volvió hacia el norte, alzó un brazo en esa
dirección y, en un tono áspero, como el susurro del viento entre gruesas ramas, dijo así:
—La flota de los mingoles oscuros se acerca desde el oeste. Dos buques corsarios
navegan a toda vela, con rumbo a Puerto Frío. —Volvió con rapidez la cabeza, en un
ángulo que parecía imposible, como si tuviera el cuello roto pero a pesar de ello fuese
utilizable, de modo que miró directamente a Fafhrd con su único ojo y añadió—: ¡Tú
debes destruirles!
Dicho esto, pareció perder interés y la debilidad volvió a apoderarse de él, o tal vez una
especie de languidez sensual tras completar su tarea, pues caminó un tanto más veloz
hacia el cenador, y cuando las muchachas acudieron y le rodearon, sus manos parecieron
acariciar lascivamente sus jóvenes cuellos al tiempo que se apoyaban en los delgados
hombros, hasta que la abertura en sombras, ahora más oscura, les engulló.
Afreyt fue al encuentro de Fafhrd y le habló en voz baja pero perentoria.
—¿Lo has entendido? Puerto Frío es la otra ciudad de la Isla de la Escarcha, pero
mucho más pequeña, y será fácil presa incluso de un solo barco mingol que la tome por
sorpresa. Está en la costa septentrional, a un día de viaje, inaccesible a causa del hielo
excepto en estos meses de verano. Debes...
Pero lo que Fafhrd acababa de ver le había sorprendido tanto que interrumpió a la
joven.
—¿Crees que las muchachas estarán a salvo con él?
Ella le replicó bruscamente:
—Como con cualquier hombre, o fantasma masculino, o dios.
Al oír esa última palabra, Fafhrd le dirigió una mirada incisiva. Ella hizo un gesto de
asentimiento y siguió diciendo:
—Ellas le alimentarán, le darán de beber y le acostarán. Sin duda jugará un poco con
sus senos y luego se dormirá. Es un viejo dios muy lejos de su hogar, según creo, y se
fatiga con facilidad, lo cual quizá sea una bendición. En cualquier caso, esas muchachas
también sirven a la Isla de la Escarcha y deben correr riesgos.
—Perdóname, dama Afreyt, pero tus isleños, a juzgar no sólo por Groniger sino
también por otros que he conocido, algunos de ellos consejeros, no creen en ninguna
clase de dioses.
Ella frunció el ceño.
—Eso es muy cierto. Los antiguos dioses desertaron de la Isla de la Escarcha hace
largos años, y nuestro pueblo ha tenido que aprender a valerse por sí mismo en el mundo
cruel..., en este clima implacable, circunstancia que ha engendrado nuestra obstinación.
—Sí —dijo Fafhrd, que acababa de recordar algo—, mi amigo de gris consideró que la
Isla de la Escarcha es una especie de borde o límite, donde uno podría encontrar toda
clase de naves, hombres y dioses extraños, procedentes de lugares muy lejanos.
—Eso también es cierto —se apresuró a decir ella—, y quizá ha favorecido esa misma
obstinación; por ello, en un lugar donde abundan tantos espíritus, sólo tenemos en cuenta
lo que la mano puede aferrar y es posible pesar en una balanza. El dinero y el pescado.
Es una forma de conducirse, pero Cif y yo tenemos otra...: donde pululan los fantasmas,
hay que aprender a distinguir a los útiles y dignos de confianza de los frívolos y
embaucadores, lo cual es beneficioso para la isla, pues estos dos dioses que hemos
encontrado...
—¿Dos dioses? —preguntó Fafhrd, enarcando una ceja—. ¿También Cif ha
encontrado uno? ¿O es que hay otro en el cenador?
—Es una larga historia —dijo ella con impaciencia—, demasiado larga para contarla
ahora, cuando espantosos acontecimientos nos apremian. Debemos ser prácticos. Puerto
Frío corre un peligro terrible, y...
—De nuevo te pido perdón, dama Afreyt —le interrumpió Fafhrd, alzando un poco la
voz—, pero tu mención al sentido práctico me recuerda otro asunto sobre el que tú y Cif
parecéis discrepar notablemente de vuestros compañeros de consejo. Éstos no saben
nada de una invasión mingola, según afirman, y, desde luego, ignoran que nos habéis
contratado para ayudar a repelerla..., y en vuestras notas nos habéis pedido que
mantengamos ese secreto. Pues bien, he traído los doce guerreros que queríais...
—Lo sé, lo sé —le atajó ella con brusquedad—, y estoy satisfecha, pero se os pagó por
ello..., y se os pagará más, con oro de la Isla de la Escarcha, cuando hayáis prestado
vuestros servicios.
En cuanto al consejo, las brujerías de Khahkht han aquietado sus sospechas. Estoy
segura de que esa fabulosa pesca de hoy es obra suya, para tentar su codicia.
—También mi camarada y yo hemos padecido a causa de sus brujerías —dijo Fafhrd—
. No obstante, en La Anguila de Plata de Lankhmar nos dijisteis que hablabais en nombre
de la Isla de la Escarcha, y ahora parece que sólo lo haces en el tuyo y en el de Cif, en un
consejo de... ¿cuántos miembros, una docena?
—¿Acaso esperabas que tu tarea no fuese más que una fácil navegación? —replicó
ella irritada—. ¿No estás acostumbrado a los reveses y los vendavales adversos en tus
misiones? Además, nosotras hablamos efectivamente en nombre de la isla, pues Cif y yo
somos las únicas consejeras en cuyos corazones tienen cabida las antiguas glorias de la
Isla de la Escarcha..., y ambas somos consejeras de pleno derecho, te lo aseguro, hijas
únicas, herederas de casa, granjas y la pertenencia al consejo. Lo hemos heredado de
nuestros padres, en el caso de Cif después de que los hijos varones muriesen. De niñas
jugábamos en estas colinas, y en nuestros juegos revivíamos la grandeza de la isla, o a
veces éramos reinas piratas y la saqueábamos, pero, sobre todo, nos imaginábamos
apoderándonos del consejo y haciendo callar a todos los demás miembros...
—¿Tanta violencia en unas chiquillas? —replicó Fafhrd sin poder contenerse—.
Siempre he imaginado a las niñas pequeñas recogiendo flores y adornadas con
guirnaldas mientras juegan a ser diminutas esposas y madres...
—¡Si las imaginas así, debes de sentir deseos de desenvainar la espada y degollarlas!
—replicó Afreyt—. Oh, también nosotras recogíamos flores a veces.
Fafhrd se rió entre dientes, pero cuando habló, su tono era grave.
—De modo que pertenecéis plenamente al consejo por herencia... Groniger siempre se
refiere a vosotras con respeto, si bien creo que sospecha la existencia de algún trato entre
nosotros... Y ahora, no sé cómo, habéis descubierto a un viejo dios extraviado del que
creéis estar seguras de que no os traicionará ni os engañará con delirios seniles, y que os
ha hablado de una gran invasión mingola de la isla, previa a la conquista del mundo. Eso
os afectó tanto que fuisteis a Lankhmar y nos contratasteis al Ratonero y a mí como
capitanes mercenarios, supongo que utilizando para ello vuestras propias fortunas...
—Cif es la tesorera del consejo —le informó ella, curvando los labios en un rictus
significativo—. Es muy experta en cifras y cuentas, como yo lo soy con la pluma y las
palabras, en mi condición de secretaria del consejo.
—Y sin embargo confías en ese dios —insistió Fafhrd—, ese viejo dios al que le gustan
los patíbulos y que parece extraer fuerza de ellos. Soy muy suspicaz con todos los viejos
y dioses, pues, según mi experiencia, rebosan de lujuria y avaricia. Han estado toda su
vida en contacto con el mal, que les inspira en sus retorcidas maquinaciones.
—Estoy de acuerdo —dijo Afreyt—. Pero cuando todo se ha dicho y hecho, un dios no
deja de ser un dios. Sean cuales fueren los repugnantes deseos que albergue su viejo
corazón, al margen de sus malignos pensamientos de muerte y condenación, ante todo
ha de ser fiel a su naturaleza divina, esto es, ha de escuchar lo que le decimos y atenerse
a ello, informar verazmente al hombre sobre lo que sucede en lugares lejanos y profetizar
con sinceridad..., aunque quizá trate de engañarnos con sus palabras si no le
escuchamos con muchísima atención.
—Lo que dices coincide con la experiencia que yo tengo de los dioses —convino
Fafhrd—, Dime, ¿por qué llamáis a este lugar la Colina del Caballo de Ocho Patas?
Sin parpadear siquiera por el cambio de tema, Afreyt replicó:
—Porque hacen falta cuatro hombres para transportar un ataúd o el cadáver tendido de
uno al que han ahorcado... o que ha muerto de cualquier otro modo. Cuatro hombres,
ocho piernas. Creí que lo habrías adivinado.
—¿Y cómo se llama ese dios?
—Odín —dijo Afreyt.
Al oír ese sencillo nombre, parecido al sonido de un gong, Fafhrd experimentó una
sensación muy extraña, como si estuviera a punto de recordar acontecimientos de otra
vida. La palabra en cuestión tenía también cierta similitud con la jerigonza que hablaba
Karl Treuherz, aquel extraño ser de otro mundo que se cruzó brevemente con las vidas de
Fafhrd y el Ratonero, montado en el cuello de una serpiente marina bicéfala, en la
intrépida época de su gran aventura con las ratas sabias del subsuelo de Lankhmar. Era
sólo un nombre..., pero producía la impresión de que los tabiques entre los mundos se
tambaleaban.
Al mismo tiempo miraba los grandes ojos de Afreyt, reparando en el color violeta de sus
iris, y no azul como le había parecido a la amarillenta luz de la antorcha en La Anguila.
Entonces se preguntó cómo podía discernir el color violeta cuando ese tono se había
desvanecido del cielo hacía largo rato y la oscuridad hubiera sido absoluta de no ser por
la luna, que, un día después de llena, acababa de salir sobre la región montañosa
oriental.
Desde más allá de Afreyt se oyó una voz serena, en armonía con la noche:
—El dios duerme.
Una de las muchachas estaba de pie ante la entrada del cenador, una esbelta forma
blanca a la luz de la luna, cubierta tan sólo por una sencilla túnica que apenas era algo
más que una camisa de mujer y le dejaba un hombro al descubierto. Fafhrd se maravilló
de que no temblara en el aire frío de la noche. Sus dos compañeras eran formas más
vagas detrás de ella.
—¿Te ha causado alguna molestia, Mará? —le preguntó Afreyt, y ese nombre también
produjo a Fafhrd una extraña sensación.
—Nada nuevo —respondió la muchacha.
—Bien, ponte las botas y el manto con capucha... Mayo y Brisa, vosotras también..., y
seguidnos a mí y al caballero extranjero a donde nadie pueda oírnos, a Puerto Salado.
Mayo, ¿podrás visitar al dios cuando amanezca y traerle leche?
—Así lo haré.
—¿Son tus hijas? —le preguntó Fafhrd en un susurro.
Afreyt meneó la cabeza.
—Mis primas. Entretanto —añadió en voz también baja pero apremiante—, tú y yo
hablaremos de tu inmediata expedición con los guerreros a Puerto Frío.
Fafhrd asintió, aunque alzó un poco las cejas. Hubo un movimiento fugitivo en el aire,
por encima de su cabeza, y sus pensamientos se deslizaron hacia los amores que él y su
camarada tuvieran en otro tiempo, las invisibles princesas de las montañas, Hirriwi y
Keyaira, y hacia su hermano, que cabalgaba enmascarado de noche, el príncipe
Faroomfar.
El Ratonero comprobó que sus hombres se habían alimentado y estaban acostados en
su dormitorio, en tierra, y antes de desearles las buenas noches les hizo unas paternales
advertencias sobre la conveniencia de una conducta prudente en el puerto de quienes les
habían empleado. Comentó brevemente con Ourph y Pshawri el trabajo que realizarían al
día siguiente. Luego, con una última y enigmática mirada a su alrededor, se echó el manto
sobre el hombro izquierdo, salió a la gélida noche y se encaminó hacia El Arenque
Salado.
Aunque, como Fafhrd, había dormido cómodamente a bordo del Pecio, rechazando los
aposentos en tierra ofrecidos por Groniger, si bien los aceptaron para sus hombres, el día
había resultado largo, fatigoso, demasiado atareado, y no habría sido de extrañar que
ahora se sintiera muy cansado, pero se sorprendió un tanto al notar una nueva vitalidad.
No obstante, esa nueva vida que le invadía no tenía nada que ver con los muchos
problemas actuales y los sagaces planes para contingencias futuras ideados por Fafhrd y
él, sino más bien con lo absurdo que parecía ahora que durante las tres últimas lunas
hubiese jugado tan seriamente a ser capitán, un ordenancista capaz de echar fuego por la
boca, un navegante prodigioso y todo el resto de circunstancias extravagantes. Él, un
ladrón, capitán de ladrones, les había adiestrado en las habilidades marineras y
guerreras, que no les servirían de nada cuando volvieran a sus antiguas profesiones...
¡Era ridículo! Y todo porque una mujercita con destellos dorados en su negro cabello y sus
ojos verdes le había encargado una tarea inaudita. En verdad era de lo más chistoso.
La luz de la luna, que incidía casi horizontalmente, dejaba la estrecha calle en sombras,
pero revelaba los travesaños sobre la puerta de El Arenque Salado. ¿De dónde sacaban
tanta madera en una isla tan septentrional? Halló la respuesta a esa pregunta al entrar en
la taberna, construida con las vigas y tablas de barcos naufragados o desmantelados.
Una de las paredes presentaba todavía la curvatura de una cubierta convexa, mientras
que otra tenía las perforaciones y las conchas empotradas de criaturas marinas.
Una lenta mirada a su alrededor le reveló a media docena de marinos con variados y
curiosos atavíos, dedicados a beber tranquilamente, y a dos isleños jóvenes que jugaban,
todavía con más calma, al ajedrez con gruesas piezas de piedra. Recordó que aquella
mañana había visto a Groniger jugar con el que ahora tenía las negras.
Sin decir palabra se dirigió a la trastienda, cuya entrada ocupaba a medias una vieja
bruja, membruda y llena de verrugas, sentada en un taburete bajo, y que parecía la madre
hechicera de todos los gigantes y otros monstruos antinaturales.
El tabernero ilthmarés se le acercó, limpiándose las manos en una toalla que hacía las
veces de delantal, y le dijo en voz baja:
—La Guarida de la Llama está ocupada esta noche..., una fiesta privada. Vais a
buscaros líos con la madre Grum. ¿Qué deseáis?
El Ratonero le dirigió una mirada dura y siguió adelante en silencio. Bajo sus cejas
enmarañadas, la madre Grum le miró furibunda, y él la miró a su vez del mismo modo. El
ilthmarés se encogió de hombros.
La madre Grum se levantó de su taburete y le precedió a través de la pequeña puerta.
Antes de hacerlo, el Ratonero volvió la cabeza y dirigió al ilthmarés una fría sonrisa de
superioridad mientras seguía a la vieja. Uno de los isleños alzó una torre para cambiarla
de sitio, observó la escena sin mover siquiera los ojos e inclinó la cabeza sobre el tablero,
como sumido en profundos pensamientos.
En cualquier caso, la trastienda tenía un pequeño fuego que proporcionaba movimiento
para entretener la vista. La gran chimenea estaba en el centro de la estancia, y consistía
en una losa de piedra que casi llegaba a la cintura. Un gran humero de cobre (el Ratonero
se preguntó qué fondo de barco habría ayudado a cubrir) descendía hasta una vara de la
losa desde el bajo techo, y por ese humero fluían las escasas volutas de humo. En la sala
había unas pocas mesas, de superficie magullada, las sillas correspondientes y otra
puerta.
Sentadas lateralmente en el borde de la chimenea, había dos mujeres que parecían
atractivas, aunque trabajadas por la vida. El Ratonero había visto a una de ellas aquella
misma tarde y le pareció que era una prostituta. Ahora, el atuendo un tanto provocativo de
ambas, y las medias rojas que llevaba una de ellas, corroboraban esa impresión.
El Ratonero se dirigió a una mesa en una esquina de la chimenea, dejó su capa sobre
una silla y se sentó en otra, desde donde veía ambas puertas. Entrelazó los dedos y se
quedó mirando impasible las llamas.
La madre Grum regresó a su taburete en el umbral, dando la espalda a los tres.
Una de las dos mujeres con aspecto de furcias miraba el fuego y de rato en rato lo
alimentaba con madera de acarreo, que crepitaba y a veces teñía las llamas de verde y
azul, y con negras ramitas espinosas, que chisporroteaban y ardían con un intenso color
anaranjado. La otra mujer jugaba a tejer cunitas entre los dedos extendidos de sus manos
con un largo carrete de bramante negro. De vez en cuando el Ratonero desviaba la vista
del fuego y contemplaba sus rigurosas creaciones angulares.
Ninguna de las dos mujeres pareció reparar en el Ratonero, pero al cabo de un rato la
que alimentaba el fuego se levantó, llevó un frasco de vino y dos pequeñas jarras a su
mesa, llenó una de las jarras y permaneció en pie, mirándole.
Él cogió la jarra, saboreó un poco de vino, lo tragó, y la volvió a dejar sobre la mesa.
Entonces hizo un breve gesto de asentimiento, sin mirar a la mujer.
Ésta volvió a su anterior ocupación, y el Ratonero se dedicó a tomar un trago de vino
de vez en cuando, mientras contemplaba las llamas y las escuchaba, pues, con su
combinación de crepitaciones y siseos, resultaban muy musicales en la estancia pequeña
y silenciosa; de hecho, recordaban una voz ansiosa, viva y juvenil, unas veces alegre y
otras maliciosa. En ocasiones el Ratonero podría haber jurado que oía palabras y frases.
En las llamas continuamente renovadas empezó a ver rostros, o más bien un solo
rostro que cambiaba a menudo de expresión, una cara bella y juvenil de labios muy
movibles, a veces abiertos y amistosos, otras convulsionados por odios y envidias (las
llamas ardieron un rato con un brillo verdoso), y otras más, distorsionados de un modo
casi imposible, como un rostro visto a través del aire caliente encima de una gran fogata.
Incluso en uno o dos momentos determinados tuvo la impresión de que era el rostro de
una persona real sentada al otro lado del fuego, frente a él, ora irguiéndose a medias para
mirarle a través de las llamas, ora agazapándose de nuevo. Casi sintió la tentación de
levantarse y rodear la —chimenea a fin de comprobar si su suposición era acertada, pero
no llegó a ese extremo.
Lo más extraño de aquel rostro era que al Ratonero le parecía familiar, aunque no
lograba situarlo. Dejó de devanarse los sesos al respecto y se arrellanó en la silla,
escuchando más atentamente la voz de las llamas y tratando de armonizar sus presuntas
palabras con los movimientos de los labios del rostro que danzaba en el fuego.
La madre Grum volvió a levantarse y retrocedió, encorvada. Entonces entró, sin
necesidad de agacharse, una dama embozada en su manto de color bermejo, pero el
Ratonero reconoció los ojos verdes con destellos dorados y se puso en pie. Cif hizo una
seña con la cabeza a la madre Grum y a las dos furcias, se dirigió a la mesa del Ratonero,
dejó su manto sobre el de éste y se sentó en la tercera silla. El aventurero le sirvió una
jarra, volvió a llenar la suya y también tomó asiento. Los dos bebieron, y ella le miró
durante largo rato en silencio.
—¿Has visto el rostro en el fuego y oído su voz? —le preguntó por fin.
Él abrió mucho los ojos y asintió, ahora mirándola fijamente.
—Pero ¿se te ha ocurrido pensar por qué te resulta familiar? —añadió.
El interpelado meneó la cabeza rápidamente y se inclinó hacia adelante, la curiosidad y
la expectación patentes en la ceñuda expresión de su rostro.
—Se parece a ti —concluyó la dama.
Él enarcó las cejas y su mandíbula se relajó un poco. ¡Era cierto! Aquel rostro le
recordaba a sí mismo..., pero cuando era más joven, mucho más. Claro que ahora sólo se
miraba en el espejo cuando estaba del talante más vano y pagado de sí mismo, de modo
que no se veía marcado por la edad.
—¿Sabes por qué motivo? —inquirió ella, ahora mirándole a su vez atentamente.
Nuestro héroe negó con la cabeza. La dama se relajó.
—Yo tampoco —confesó—, pero pensé que quizá lo sabrías. Me di cuenta del parecido
cuando te vi por primera vez en La Anguila, pero en cuanto al motivo..., es un profundo
misterio, más allá de nuestras posibilidades de comprensión.
—Esta isla me parece un nido de misterios —dijo él en un tono significativo—, y no es
el menor de ellos vuestra desaprobación de Fafhrd y de mí mismo.
Ella asintió y se enderezó en su asiento.
—Bien, creo que ya es hora de que te diga por qué Afreyt y yo estamos tan seguras de
que va a producirse una invasión mingola mientras que el resto del consejo no lo cree en
absoluto. ¿No te parece?
El aventurero, sonriente, hizo un gesto exagerado de asentimiento.
—Estos días se cumple un año desde la vez en que Afreyt y yo andábamos solas por el
páramo que queda al norte de la ciudad, como teníamos por costumbre desde nuestra
infancia. Lamentábamos las glorias perdidas de la Isla de la Escarcha, así como los
dioses perdidos, o a los que nuestra gente había renunciado, y deseábamos su retorno,
de modo que la isla pudiera tener una orientación más segura y una presciencia de los
peligros. Era un día de vientos y tiempo cambiantes, a fines de la primavera pero sin que
se notara todavía la proximidad del verano, y la atmósfera parecía viva, ora brillante, ora
encapotada cuando las nubes se deslizaban veloces ante el sol. Acabábamos de coronar
una suave elevación, cuando topamos con un joven tendido boca arriba en los brezos,
con los ojos abiertos y la cabeza hacia atrás. Parecía que estuviera agonizando o en las
etapas finales del agotamiento, como si las grandes olas de una tormenta de furia
inimaginable le hubieran arrojado a la orilla.
»Vestía una sencilla camisa de confección casera, muy desgastada, y unas toscas
sandalias de suela delgadísima por el uso y con las correas raídas, así como un cinturón
muy viejo y con un vago repujado de monstruos. Sin embargo, a primera vista estuve casi
segura de que se trataba de un dios. Lo que supe por tres indicios: por su
insustancialidad, pues aunque estaba allí y podía tocarle, casi veía los brezos aplastados
bajo su carne pálida; por su belleza sobrenatural..., ese rostro encendido, aunque de
rasgos serenos, casi como si agonizara, y finalmente por la adoración que sentí crecer en
mi interior.
»También lo supe por la manera en que Afreyt actuaba, arrodillándose en seguida a su
lado delante de mí..., si bien había algo antinatural en su conducta, lo que presagiaba un
asombroso acontecimiento cuando lo comprendimos bien, cosa que no sucedió entonces.
Ya volveré sobre ello.
«¿Conoces ese dicho de que un dios muere cuando sus creyentes le abandonan por
completo? Pues bien, era como si el último fiel de aquel dios se estuviera muriendo en
Nehwon, o más bien como si todos sus fieles hubieran muerto en su propio mundo y él
hubiese vagado por los espacios desiertos entre los mundos, para hundirse o nadar,
sobrevivir o perecer según la recepción que le hicieran en cualquier nuevo mundo a cuya
orilla le arrojase el azar. Creo que los dioses tienen el poder de viajar entre los mundos,
¿no te parece?, tanto involuntariamente como por su propio deseo. ¿Y quién sabe con
qué tempestades impredecibles pueden encontrarse en la oscuridad de su travesía?
»Pero aquel día milagroso de hace un año yo no perdía el tiempo en especulaciones.
No, le apreté la muñeca y el pecho, apliqué mi cálida mejilla sobre la suya fría, le separé
los labios con mi lengua (tenía la mandíbula floja) y, con mis labios abiertos sobre los
suyos (y apretándole las fosas nasales con dos dedos), le envié bocanadas de aire fresco
a los pulmones, mientras le rezaba mentalmente con fervor, aunque ya sé que, según se
dice, los dioses sólo oyen nuestras palabras, no los pensamientos. Si un desconocido nos
hubiera visto, quizá nos habría creído en el segundo o tercer acto amoroso, y a mí, la más
enardecida, tratando de reavivar su ardor.
«Entretanto, Afreyt, y aquí interviene de nuevo ese aspecto antinatural que he
mencionado, parecía tan ocupada como yo..., y no obstante, yo era la única que actuaba,
pero más adelante nos llegó la explicación.
»Al fin, mi dios mostró signos de vida. Le temblaron los párpados y su pecho se movió,
mientras que su boca empezaba a devolverme los besos.
»Abrí mi frasco de plata y vertí aguardiente entre sus labios, alternando las gotas con
más besos y palabras de consuelo y afecto.
«Finalmente abrió los ojos (castaños con reflejos dorados, como los tuyos) y con mi
ayuda alzó la cabeza y musitó algo en una lengua extraña. Le respondí en los idiomas
que conozco, pero él sólo fruncía el ceño y meneaba la cabeza. Así supe que no era un
dios de Nehwon... Es natural, ¿no crees?, que un dios omnisciente en su propio mundo se
sienta al principio perdido al verse arrojado a otro. Tiene que asimilarlo.
»Por fin sonrió y llevó una mano a mis senos, mirándome inquisitivamente. Le dije mi
nombre, y él asintió y movió los labios, repitiéndolo. Entonces se tocó su propio pecho y
me dijo su nombre: "Loki".
Al oír esta palabra, el Ratonero experimentó unos sentimientos y pensamientos
similares a los de Fafhrd al oír «Odín»... Pensó en otras vidas, otros mundos, en la lengua
de Karl Treuherz y el pequeño diccionario de lankhmarés-alemán y viceversa que le había
regalado a Fafhrd. En el mismo momento, aunque sólo por un instante, vio que el rostro
de fuego, tan parecido al suyo, parecía hacerle un guiño. Volvió a fruncir el ceño,
intrigado.
Cif siguió diciendo:
—Luego le alimenté con trocitos de carne que le daba con los dedos, y él comió un
poco y bebió más aguardiente, mientras le enseñaba palabras, señalándole una u otra
cosa. Aquel día Fuego Oscuro humeaba mucho y emitía llamaradas, que le interesaron
vivamente cuando se las nombré. Así pues, saqué pedernal y hierro del mismo zurrón de
donde había sacado la carne, los golpeé y pronuncié la palabra «fuego». Él estaba
encantado, y parecía extraer fuerza de las chispas, la paja ardiente y la misma palabra.
Acarició las llamitas sin que al parecer le lastimaran, cosa que me asustó.
»Así transcurrió el día..., dedicada por entero a él, sin conciencia de nada salvo todo
aquello por lo que se interesaba mi dios. Su capacidad de aprendizaje era maravillosa, y
yo le nombraba objetos tanto en nuestra lengua isleña como en bajo lankhmarés,
pensando que le sería útil cuando se interesara por las tierras situadas más allá de la isla.
«Cuando empezó a oscurecer le ayudé a ponerse en pie. La luz difusa parecía disolver
un poco su pálido cuerpo.
»Le señalé Puerto Salado, diciéndole que debíamos ir allí. Él asintió con entusiasmo
(creo que le atraían sus humos nocturnos, puesto que le gustaba tanto el fuego, y los
sones de trompa), se apoyó en mí ligeramente y nos pusimos en camino.
«Entonces se aclaró el misterio de Afreyt. ¡No quería venir con nosotros de ninguna
manera! Por fin pude ver, aunque muy vagamente, la figura a la que ella había estado
socorriendo, atendiendo y enseñando durante todo el día, como yo a Loki..., la figura de
un anciano frágil, más bien un dios, con barba y un único ojo, que al principio estaba
tendido junto a Loki, ¡pero yo sólo había podido ver a uno y ella al otro!
—Desde luego, es una circunstancia extraordinaria —comentó el Ratonero—, Tal vez
la atracción por afinidad permite la visión del ser espiritual similar. Dime, ¿por ventura el
otro dios se parecía a Fafhrd? Salvo por la falta de un ojo, claro.
Ella asintió ansiosamente.
—Un Fafhrd mayor, como si fuera su padre. Afreyt reparó en el parecido. ¿Sabes algo
de este misterio?
El Ratonero meneó la cabeza.
—Sólo son conjeturas. ¿Cómo se llama el otro dios?
Ella se lo dijo.
—Bueno, ¿qué ocurrió entonces?
—Nos separamos. Fui con Loki a Puerto Salado, él apoyado en mi brazo. Todavía
estaba muy delicado. Parece ser que un solo creyente apenas basta para mantener a un
dios vivo y visible, por muy activa que esté su mente..., pues ahora me señalaba cosas e
indicaba acciones y estados, nombrándolos en escarchano, bajo lankhmarés..., ¡y alto
también!, antes de que yo los nombrara, indicación segura de su intelecto de dios.
»Al mismo tiempo, a pesar de su debilidad, empezó a mostrar un creciente interés por
mí, me refiero a mi persona, y todas mis dudas sobre cómo esperaba que le agasajara
cuando llegáramos a casa se fueron disipando. Pensar que había conseguido un nuevo
dios para la Isla de la Escarcha me alegraba mucho, y sabía que debía adorarle, siquiera
fuese para mantenerle vivo, pero en cuanto a hacerle sitio en mi cama, tenía cierta
renuencia, por muy espectral e insustancial que resultara su carne en el contacto íntimo,
¡si es que seguía así!
«Supongo que, llegado el caso, habría cedido. Dormir con un dios es un gran honor, sin
duda, pero una no podría esperar fidelidad, por ejemplo, si deseara tal cosa... Desde
luego, no por parte de un dios caprichoso, alegre y malicioso como aquel Loki parecía ser.
Además, quería reflexionar con la cabeza clara sobre las predicciones y advertencias para
la Isla de la Escarcha que esperaba conseguir de él..., no con la mente nebulosa tras
haber hecho el amor y dominada por las pequeñas fantasías y temores que acompañan al
enamoramiento.
»Tal como fueron las cosas, no me vi obligada a tomar la decisión. Cuando pasamos
por delante de esta taberna, le atrajo un vacilante resplandor rojizo y entró sin atraer
ninguna mirada, pues todavía era invisible excepto para mí. Le seguí, y a mí sí que me
miraron, pues soy una consejera respetable, y fui tras él hasta el fuego que ardía en esta
trastienda, donde se celebraba un ruidoso banquete. ¡Y ante mis ojos atónitos el dios se
introdujo en las llamas y se fundió con ellas!
»Mi intrusión sorprendió un poco a los presentes, pero tras sonreírles di media vuelta y
salí, agitando la mano y diciéndoles: "¡Pasadlo bien!", deseo que hice también extensivo a
Loki. Supuse que había encontrado el lugar donde quería permanecer.
Ahora, mientras agitaba la mano señalando las llamas danza unas, se volvió hacia el
Ratonero con una sonrisa. Él se la devolvió, meneando maravillado la cabeza. La dama
prosiguió:
—Entonces me fui a casa, satisfecha, no sin antes haber reservado la Guarida de la
Llama, como supe que llamaban a este sitio, para la noche siguiente.
»Ese día contraté los servicios de dos furcias para la noche, de modo que Loki tuviese
entretenimiento, y de la madre Grum como nuestra portera, para que nos asegurase la
intimidad.
»La noche transcurrió tal como había supuesto. Loki, en efecto, se había aposentado
permanentemente en el fuego y, al cabo de un rato, pude hablar con él y obtener algunas
respuestas a mis preguntas, aunque todavía nada que fuese provechoso para la Isla de la
Escarcha. Convine con el ilthmarés la reserva de la Guarida de la Llama una noche a la
semana, e hice tratos similares con Hilsa y Rill para que acudieran esas noches,
agasajaran al dios y le hicieran feliz. Hilsa, ¿ha estado el dios contigo esta noche? —
preguntó, dirigiéndose a la mujer que alimentaba el ruego, la de las medias rojas.
—Dos veces —respondió la aludida monótonamente, con la voz ronca—. Salió del
fuego en forma invisible y volvió de nuevo. Está satisfecho.
—Perdona, dama Cif —intervino el Ratonero—, pero ¿qué les parece a estas mujeres
profesionales el comercio íntimo con un dios invisible? ¿Cómo lo hacen? Siento
curiosidad.
Cif miró a las mujeres sentadas al lado del fuego.
—Es como tener un ratón en la falda —replicó Hilsa con una risa breve, meneando una
pierna enfundada en rojo.
—O un sapo —le corrigió su compañera—. Aunque mora en las llamas, su persona es
fría.
Rill había dejado a un lado su juego de cunitas y juntó las manos con los dedos
entrelazados para proyectar sombras chinescas en la pared, gigantescos hombres lobo
de orejas puntiagudas, grandes serpientes marinas, dragones y brujas de nariz y i mentón
afilados.
—Le gustan estos espantajos —comentó.
El Ratonero asintió pensativamente, mirándolas un momento antes de desviar la vista
hacia las llamas.
Cif prosiguió su relato.
—Muy pronto me di cuenta de que el dios empezaba a asimilar la esencia de Nehwon,
adaptaba su mente a nuestro mundo y con ella exploraba sus límites más lejanos, de
modo que sus oráculos se hicieron más precisos. Entretanto, Afreyt, con quien me
comunicaba a diario, cuidaba del viejo Odín allá en el páramo, siguiendo un método muy
parecido al mío, aunque utilizando muchachas para consolarle y apaciguarle en vez de
mujeres adultas, pues era un dios más viejo, y sus profecías eran importantes.
»Loki fue el primero en advertirnos de que los mingoles se disponían a atacarnos, que
estaban reuniendo barcos y caballos a instancias de Khahkht y que su acción culminaría
en una gran oleada de devastación y rapiña. Afreyt, por su parte, le preguntó a Odín y
éste lo confirmó. Aunque ambos dioses no tenían ningún contacto, coincidieron en sus
predicciones punto por punto.
»Cuando les preguntamos qué debíamos hacer, ambos nos aconsejaron, de nuevo
independientemente, que buscáramos a dos héroes determinados de Lankhmar y les
hiciéramos venir con sus hombres en defensa de la isla. Fueron muy explícitos, nos
dieron vuestros nombres y paradero, diciéndonos que erais sus hombres, lo supierais o
no en esta vida, y no variaron sus explicaciones durante nuestros repetidos
interrogatorios. Dime, Ratonero Gris, ¿no conocías antes al dios Loki? Dime la verdad.
—Tienes mi palabra de que le desconocía por completo, dama Cif —afirmó—, y no soy
más capaz que tú de explicar el misterio de nuestro parecido. Aunque el nombre me
resulta vagamente familiar, así como el de Odín, y los he oído en sueños o pesadillas,
pero por mucho que me devane los sesos, el misterio sigue sin aclararse.
—Bien —continuó ella tras una pausa—, los dos dioses siguieron acuciándonos para
que os buscáramos, de modo que hace medio año Afreyt y yo embarcamos en Hlal rumbo
a Lankhmar, con los resultados que conoces.
—Dime, dama Cif —le interrumpió el Ratonero, apartando la vista de las llamas—.
¿Cómo pudisteis regresar a la Isla de la Escarcha tras la brujeril ventisca de Khahkht que
os arrebató de La Anguila de Plata?
—Lo cierto es que fue tan rápido como larga nuestra travesía. De repente nos
encontramos en el helado poder de ese mago, magulladas y cegadas por un viento
cargado de cristales de hielo, y una risa espantosa resonaba en nuestros oídos, y un
instante después nos cogieron dos criaturas femeninas aladas, que nos llevaron a una
velocidad de vértigo a través de la oscuridad hasta una cálida caverna, donde nos
dejaron. Dijeron que eran las hijas de un rey de la montaña.
—¡Que me aspen si no se trata de Hirriwi y Keyaira! —exclamó el Ratonero—. Deben
de estar de nuestra parte.
—¿Quiénes son ésas? —inquirió Cif.
—Unas princesas de la montaña a las que Fafhrd y yo conocimos en nuestros buenos
tiempos. Invisibles, como el reverenciado habitante del fuego que tenemos aquí. —Movió
la cabeza hacia las llamas—. Su padre reina en las alturas de Stardock.
—He oído hablar de ese pico y del temible Oomforafor, su rey, de quien algunos dicen
que, junto con su hijo Faroomfar, es un aliado de Khahkht. Hijas contra padre y
hermano..., eso sería natural. Pues bien, cuando Afreyt y yo recobramos el aliento, fuimos
a la boca de la caverna... y nos encontramos mirando la Isla de la Escarcha y Puerto
Salado desde un punto situado hacia la mitad de Fuego Oscuro. Con ciertas dificultades
regresamos a casa a través de las rocas y el glaciar.
—El volcán —musitó el Ratonero—. De nuevo el vínculo de Loki con el fuego.
Las llamas hipnóticas habían vuelto a atraer su atención.
Cif asintió.
—Desde entonces Loki y Odín nos mantuvieron informadas del avance de los mingoles
hacia la Isla de la Escarcha..., y también del vuestro. Hace cuatro días Loki nos contó
largamente vuestro encuentro con la monstreme helada de Khahkht. Su relato era tan
vivido que a veces habría jurado que él mismo pilotaba uno de los barcos. Conseguí
reservar la Guarida de la Llama para las noches sucesivas (y ahora también la tengo
reservada para los tres próximos días y noches), a fin de conocer todos los detalles de
esa larga huida o persecución..., la cual, a decir verdad, llegó a ser un poco monótona.
—Deberías haber estado allí —murmuró el Ratonero.
—Loki me hizo sentir que estaba allí.
—Por cierto —dijo el Ratonero como de pasada—, lo más lógico sería haber alquilado
la Guarida de la Llama todas las noches desde que vuestro dios se aposentó aquí.
—No nado en oro —replicó ella sin resentimiento—. Además, a Loki le gusta la
variedad. Las peleas que otros tienen aquí le divierten..., eso fue lo que le atrajo en primer
lugar. Además, en ese caso el consejo habría sospechado todavía más de mis
actividades.
El Ratonero asintió.
—Creo haber reconocido a un compinche de Groniger jugando ahí fuera al ajedrez.
—Silencio —le previno ella—. Ahora debo consultar al dios. —Su voz había adquirido
cierto sonsonete en las últimas etapas de su relato, y esa musicalidad se hizo más
patente cuando, sin transición, entonó—: Y ahora, oh dios Loki, háblanos de nuestros
enemigos al otro lado de los mares y en los dominios del hielo. Háblanos del cruel y frío
Khahkht, de Edumir, que manda a los mingoles oscuros, y de Gonov, al frente de los
solares. Hilsa y Rill, cantad conmigo al dios.
Su voz se convirtió en un soñoliento cántico bitonal sin palabras, al que se unieron las
otras mujeres: la voz ronca de Hilsa, la de Rill, algo aguda, y un tenue gruñido que, como
comprendió el Ratonero poco después, procedía de la madre Grum..., todas ellas en
armonía con el fuego y con la voz de las llamas.
El Ratonero escuchó absorto tan extraña mezcolanza de notas y, de repente, la
crepitante voz de las llamas, como transformada mágicamente, se articuló del todo y
murmuró con rapidez en bajo lankhmarés, deslizando de vez en cuando una palabra
desconocida, tan misteriosa como el mismo nombre del dios.
—Nubes de tormenta se acumulan alrededor de la Isla de la Escarcha. La naturaleza
fabrica su bilis más negra, los monstruos se avivan, las pesadillas paren, niss y nicor,
drow y troll. —El Ratonero desconocía esos cuatro últimos nombres, y le sorprendió sobre
todo el sonido a repique de campana de troll—. Suenen las alarmas y redoble el tambor...,
dentro de tres días llegarán los mingoles, los solares desde el este, una nave con la proa
en forma de cabeza de caballo, cargada de bestias humanas. Engañadlos astutamente,
conducidlos al mar turbulento, a la cuenca del torbellino vertiginoso. Confiad en el
remolino, ¡cuidado con el troll! Los mingoles deben encontrar la muerte, ir al frondoso
fondo infernal, donde no puedan respirar y sufran una agonía interminable, dolor y
angustia eternos, una muerte eterna en vida. ¡Que la locura mingola arda para siempre!
¡Que jamás retorne la paz!
La voz de las llamas se descompuso entonces en una lluvia de crepitaciones
explosivas que puso fin a la mágica atmósfera de sueño e hizo incorporarse al Ratonero
con un gran sobresalto, su sopor disipado por completo. Miró fijamente el fuego, dio
rápidos pasos a su alrededor, lo observó de cerca desde el otro lado y luego examinó
toda la sala. ¡No había nada! Dirigió a Hilsa y Rill una mirada furibunda. Ellas le
devolvieron una mirada inexpresiva y dijeron al unísono: «El dios ha hablado», pero la
sensación de una presencia había desaparecido del fuego, así como de la habitación, sin
dejar atrás siquiera un agujero negro en el que pudiera haberse retirado, a menos que...,
se le ocurrió al Ratonero..., a menos que se hubiera retirado dentro de él, lo cual
explicaría la sensación de inquieta energía y llameante pensamiento que ahora le poseía,
mientras la letanía de horrores mingoles se repetía una y otra vez en su memoria. Se
preguntó si tales cosas eran posibles y se respondió a sí mismo con un instantáneo y
resonante «¡sí!».
Regresó al lado de Cif, la cual también se había levantado.
—Tenemos tres días —dijo ella.
—Eso parece. ¿Sabes algo de los trolls? ¿Qué son?
—Iba a preguntarte lo mismo. Esa palabra me resulta tan extraña como parece serlo
para ti.
—Hablemos entonces de los remolinos —le pidió él, sus pensamientos
atropellándose—. ¿Hay alguno alrededor de la isla? ¿Algún relato de marineros...?
—Oh, sí, el Gran Torbellino, frente a la costa rocosa oriental de la isla, con sus
traicioneras corrientes rápidas y mareas engañosas, el Gran Torbellino, de donde la isla
obtiene su madera, que es arrojada a la playa de los Huesos Blanqueados. Se forma
regularmente todos los días. Nuestros marineros lo conocen bien y lo evitan como a
ningún otro peligro.
—¡Magnífico! He de salir a la mar, localizarlo y conocer sus trucos, cómo viene y se va.
Para ello me hará falta una pequeña embarcación, pues el Pecio todavía necesita
reparaciones y hay poco tiempo, sí, y también me hará falta dinero, plata de esta tierra
para mis hombres.
—¿Por qué motivo has de zarpar? —le preguntó ella con la voz entrecortada—. ¿Por
qué has de arrojarte a las fauces del peligro?
Pero en sus ojos muy abiertos él creyó percibir ya el despuntar de la respuesta.
—¿Por qué va a ser? Para reprimir a tus enemigos. ¿No has oído la profecía de Loki?
Tenemos que darnos prisa. ¡Por lo menos hundiremos una parte de la fuerza mingola
antes de que pongan pie en la isla! Y si, con la ayuda de Odín, Fafhrd y Afreyt pueden
echar a pique, aunque sea con la mitad de nuestra habilidad, a los mingoles oscuros,
¡habremos cumplido con nuestra misión!
El brillo de triunfo en los ojos de la mujer coincidió con el de la mirada del héroe.
La luna menguante se deslizaba en lo alto por el sudoeste, y las estrellas más
luminosas todavía brillaban, pero en el este el alba había empezado a aclarar el cielo, y
en aquel momento Fafhrd, seguido de sus doce guerreros, salía de Puerto Salado en
dirección al norte. Iban tan abrigados como era preciso en aquellas extensiones heladas,
y cada uno llevaba un arco largo, aljaba, una carga adicional de flechas, un hacha al cinto
y una bolsa de provisiones. Skor cerraba la marcha, empeñado en hacer cumplir la orden
dada por Fafhrd de que guardaran un silencio absoluto al cruzar la ciudad, de modo que
su transgresión de las regulaciones portuarias pasara desapercibida. Era increíble que
nadie les hubiera salido al paso. Tal vez los isleños dormían más profundamente que de
costumbre porque muchos de ellos se habían pasado la noche en vela salando la
monstruosa captura de pescado, pues los últimos pesqueros cargados habían entrado en
el puerto pasada la medianoche.
Acompañaban a los guerreros las muchachas Mayo y Mará, con sus botas blandas,
mantos y capuchas, la primera con una jarra de leche recién ordeñada para el dios Odín y
la segunda como guía de la expedición a través del centro de la isla hasta Puerto Frío.
Afreyt había insistido en ello: «Esta muchacha nació en una granja de Puerto Frío y
conoce el camino. Además, es tan resistente como cualquier hombre».
Fafhrd asintió dubitativo al oír estas palabras. No le gustaba aceptar la responsabilidad
de una muchacha llamada igual que su primer amor juvenil. Tampoco le agradaba dejar al
frente de todo en Puerto Salado al Ratonero y las dos mujeres, ahora que había tanto que
hacer y, por si fuera poco, estaba la nueva tarea de investigar el Gran Torbellino, observar
su comportamiento, lo cual tendría ocupado al Ratonero durante todo un día por lo
menos, y era una misión más apropiada para Fafhrd, como navegante más
experimentado. Pero los cuatro habían sostenido una conversación por la noche, en el
camarote del Pecio, detrás de las portillas cerradas, aportando sus conocimientos,
consejos y las profecías de los dos dioses, y así habían decidido ese curso de acción.
El Ratonero iría acompañado de Ourph, por su añeja sabiduría marinera, y de Mikkidu,
para disciplinarle, utilizando una pequeña embarcación perteneciente a las mujeres.
Entretanto, Pshawri se quedaría solo y a cargo de las reparaciones del Pecio y el Halcón
Marino, siguiendo las orientaciones de los tres mingoles restantes, e intentaría mantener
la ilusión de que los guerreros de Fafhrd se hallaban aún a bordo de su nave. Cif y Afreyt
se turnarían en los diques para atajar las pesquisas de Groniger y resolver cualquier otro
asunto que pudiera presentarse inesperadamente.
Fafhrd estaba convencido de que el plan saldría a la perfección, dado que los isleños
eran gentes obtusas, nada sutiles, temerarias y sencillas. Desde luego, el Ratonero
parecía tener suficiente confianza, y él le había visto inquieto y enérgico, con los ojos
brillantes, tarareando una canción entre dientes.
El alba se extendía, tiñendo de rosa el horizonte oriental, mientras Fafhrd avanzaba
pesadamente entre los brezos, el oído aguzado para captar las voces graves de los
hombres que le seguían y las más ligeras de las muchachas. Una mirada por encima del
hombro le reveló que avanzaban ordenadamente, Mará y Mayo las primeras detrás de él.
Cuando la Colina del Patíbulo apareció a la izquierda, Fafhrd oyó que los hombres
prorrumpían en sombrías exclamaciones. Dos de ellos escupieron para defenderse contra
el mal augurio.
—Saluda de mi parte al dios —oyó decir a Mará.
—Si se despierta lo suficiente para hacer algo más que tomar la leche y volver a
dormirse —replicó Mayo mientras se separaba de la expedición y se encaminaba a la
colina con la jarra de leche, a través de las sombras nocturnas, que iban disipándose.
Eso también hizo que algunos de los hombres lanzaran melancólicas exclamaciones, y
Skor les pidió silencio.
Mará se dirigió a Fafhrd en voz baja:
—Aquí nos desviaremos un poco a la izquierda, para rodear la cascada de hielo de
Fuego Oscuro, y pasaremos por el centro de la isla hasta el glaciar del monte Luz Infernal.
Fafhrd pensó un momento en la curiosa toponimia del lugar y examinó el terreno que
tenía delante. Brezos y aulagas iban escaseando y empezaban a aparecer extensiones
de roca pizarrosa cubierta de líquenes.
—¿Cómo llamáis a esta parte de la isla? —preguntó a la joven.
—Las Tierras de la Muerte.
Fafhrd pensó que, en efecto, tenían la costumbre de usar nombres curiosos. En
cualquier caso, ese último era muy adecuado para los fieros y mortíferos mingoles, así
como para el dios Odín, tan aficionado a los patíbulos.
El Ratonero era el de mayor estatura de los cuatro hombres bajos y membrudos que
esperaban en el borde del dique público. Pshawri, a su lado, parecía resuelto y atento,
aunque aún estaba algo pálido. Un pulcro vendaje le cubría la frente. Ourph y Mikkidu
semejaban dos monos, uno enjuto y juicioso, el otro joven y un tanto abatido.
Al este, el acantilado salino apenas ocultaba el sol naciente, que brillaba a lo largo de
su cumbre cristalina e iluminaba la mitad del puerto y la flota pesquera que zarpaba. El
Ratonero contempló los pequeños navíos con expresión especulativa. Cabía esperar que
los isleños se conformarían con la captura del día anterior, pero no era así, e incluso hoy
parecían más apresurados, como si se dispusieran a pescar para todo Nehwon o como si
un cántico impaciente sonara en sus cabezas, impulsándoles adelante, como el que ahora
sonaba en la del Ratonero. Los mingoles deben encontrar la muerte, ir al frondoso fondo
infernal... ¡Sí, realmente debían irse al infierno! El tiempo pasaba, ¿y dónde estaba Cif?
Obtuvo la respuesta a esa pregunta cuando un esquife se aproximó muy
silenciosamente al dique. La madre Grum iba sentada en la popa y manejaba un solo
remo de un lado a otro, como la cola de un pescado. Cuando Cif se irguió en medio del
bote, su cabeza quedó al nivel del dique. Cogió la mano que el Ratonero le tendía y subió
a tierra en un par de zancadas.
—Pocas palabras —le dijo—. La madre Grum te llevará al Duende. —Entregó una
bolsa al Ratonero—, Es sólo plata —añadió, arrugando la nariz cuando él hizo ademán de
mirar el contenido.
El Ratonero pasó la bolsa a Pshawri.
—Dos piezas para cada hombre cuando anochezca, si no he regresado —le instruyó—.
Hazles trabajar duro. Sería conveniente que el Pecio estuviera en condiciones mañana al
mediodía como más tarde. Ahora vete.
Pshawri saludó y se marchó. El Ratonero se volvió hacia los demás.
—Embarquemos en el esquife.
Los hombres le obedecieron, Ourph con el rostro impasible, Mikkidu con una aprensiva
mirada de soslayo a su torva remera. Cif tocó el brazo del Ratonero y éste se volvió. La
joven le miró fijamente a los ojos.
—El Torbellino es peligroso —le dijo—. Aquí tienes lo que quizá pueda aplacarlo si te
atrapa. Si es necesario, lánzalo exactamente al centro del remolino. Guárdalo bien y
considéralo un secreto.
Sorprendido por el peso del pequeño objeto cúbico que ella puso en su mano, lo miró
subrepticiamente.
—¿Oro? —musitó, un tanto asombrado.
Tenía la forma básica de un cubo, doce bordes destellantes unidos en caras
cuadradas.
—Sí —replicó ella rotundamente—. Las vidas son más valiosas.
—¿Y hay alguna superstición...?
—Sí —le atajó ella.
El Ratonero asintió, se guardó con cuidado el cubo de oro y, sin decir nada más,
descendió ágilmente al esquife. La madre Grum movió su remo adelante y atrás,
avanzando hacia un pequeño, pesquero que permanecía en el puerto.
Cif se quedó mirándoles hasta que el esquife abandonó la zona de. sombras. Poco
después ella notó la misma luz solar en su cabeza y supo que arrancaba destellos
dorados de su cabello oscuro, pero el Ratonero no volvió la vista atrás. Cierto que ella no
quería que lo hiciera. El esquife llegó al Duende y los tres hombres subieron a bordo.
Cif habría jurado que no había nadie cerca, pero a sus espaldas oyó un carraspeo.
Esperó unos instantes y se volvió.
—Señor Groniger —saludó.
—Dama Cif —respondió él en un tono igual de suave.
No parecía un nombre que se mueve furtivamente.
—¿Habéis enviado a los forasteros a una misión? —inquirió poco después.
Ella meneó la cabeza lentamente.
—Les he alquilado un barco, el de dama Afreyt y mío. Quizá vayan de pesca. —Se
encogió de hombros—. Como cualquier isleño, me gano algún dinero cuando puedo, y
pescar no es la única manera de obtener beneficios. ¿No capitaneáis hoy vuestro barco?
El anciano meneó la cabeza a su vez.
—Un jefe de puerto tiene ante todo las responsabilidades de su cargo, señora. Al otro
forastero no se le ha visto hoy, ni tampoco a sus hombres...
—¿Y bien? —preguntó ella cuando Groniger hizo una pausa.
—...a pesar de que hay mucho por hacer bajo la cubierta de su galera.
Ella asintió y volvió la cabeza para contemplar el Duende, que navegaba hacia la
bocana del puerto con las velas desplegadas, y el esquife que se deslizaba con su
solitaria, desgreñada y achaparrada remera.
—Ha sido convocada una reunión del consejo para esta medianoche —dijo Groniger,
como si se le acabara de ocurrir. Ella asintió sin volverse. El anciano explicó con la mayor
naturalidad—: Señora tesorera, se ha pedido una auditoria de todas las monedas de oro y
tesoros escárchanos que vos custodiáis..., la flecha dorada de la verdad, los círculos
dorados de la unidad, el cubo dorado del juego limpio...
Cif asintió de nuevo y luego se llevó una mano a la boca. Groniger oyó el leve sonido
de un bostezo. El sol brillaba en el cabello de la dama.
A media tarde el grupo de Fafhrd se había adentrado mucho en las Tierras de la
Muerte, y ahora recorrían una extensión de tierra rocosa oscura y yerma, entre dos bajas
paredes glaciares, a tiro de flecha la de la izquierda y más cercana la de la derecha, una
especie de ancho desfiladero. La luz del sol poniente era intensa, pero soplaba una brisa
helada. El cielo azul parecía próximo.
El guerrero más joven iba por delante de los demás, desarmado. (Un hombre
desarmado explora realmente en busca del enemigo y no se traba en combate con él.) A
cuarenta varas tras él iba Mannimark como cobertura, y detrás de éste el grueso del
grupo dirigido por Fafhrd, con Mará a su lado y Skor cerrando la marcha.
Una gran liebre blanca abandonó su escondrijo delante de ellos y echó a correr por el
camino que habían seguido, dando unos saltos fantásticos, al parecer aterrada. Fafhrd
hizo una seña a los hombres adelantados y dispuso dos tercios de sus fuerzas
emboscados tras las rocas, dejando a Skor al frente con órdenes de mantener la posición
y atacar al enemigo con una densa descarga de flechas, pero sin trabar combate.
Entonces condujo a los restantes guerreros por una ruta serpenteante a través del glaciar
más cercano. Les acompañaban Skullick, Mará y otros tres. Hasta entonces Mará se
había portado tal como Afreyt dijo que lo haría, sin crear ningún problema.
Mientras Fafhrd les precedía cautamente por el hielo, rompió el silencio de las alturas el
leve sonido vibrante de las flechas disparadas, y se oyeron gritos procedentes del lugar
de la emboscada, así como de más allá.
Desde su punto de observación, Fafhrd podía ver la emboscada y, casi a tiro de flecha
por delante de ella, en el desfiladero, un grupo de unos cuarenta hombres, mingoles a
juzgar por las pieles con que se cubrían, los gorros y los arcos curvados. Los hombres
que habían tendido la emboscada y alrededor de una docena de mingoles intercambiaban
disparos de flechas, que trazaban altas curvas. Uno de los mingoles había caído y sus
jefes parecían discutir. Fafhrd se apresuró a tensar su arco y ordenó a los cuatro hombres
que le acompañaban que hicieran lo mismo. Desde aquella posición en el flanco, enviaron
una lluvia de flechas. Otro mingol resultó alcanzado, uno de los que discutían. Media
docena devolvieron los disparos, pero la posición de Fafhrd tenía la ventaja de la altura.
Los restantes se pusieron a cubierto. Uno daba brincos, como si estuviera enfurecido,
pero sus compañeros tiraron de él para que se pusiera a cubierto detrás de las rocas.
Poco después pareció que todo el grupo de mingoles empezaba a regresar por donde
habían venido, llevándose consigo a los heridos.
—¿Y ahora qué, les atacamos y destruimos? —preguntó Skullick, sonriendo
cruelmente.
Mará le miró ansiosa.
—¿Y demostrarle que sólo somos una docena? —replicó Fafhrd—. Te perdono por tu
juventud. —Hizo un gesto a Skor para que cesaran los disparos—. No, lo que vamos a
hacer es escoltarles fielmente hasta su nave, a Puerto Frío, o donde sea. El mejor
enemigo es el que huye.
Envió un mensajero a Skor para transmitirle su plan, y entretanto pensó que los
hombres esteparios vestidos con pieles parecían menos violentamente deseosos de
rapiña de lo que había supuesto. Debería andarse con pies de plomo, guardándose de las
tretas mingolas. Se preguntó qué opinaría de su decisión el dios Odín, el cual había dicho
que destruyera a los mingoles. Tal vez los ojos de Mará, fijos en él con una expresión de
inequívoco desencanto, le daban la respuesta.
El Ratonero estaba sentado en la cubierta de proa del Duende, la espalda apoyada en
el mástil y los pies descansando en la base del bauprés. Volvían a aproximarse a la Isla
de la Escarcha por el noroeste. Un poco más adelante debía de hallarse el lugar donde se
formaría el remolino, y ahora, cuando bajaba la marea, sin duda estaba a punto de
producirse, si había calculado bien y era de fiar la información que Cif y Ourph le habían
dado anteriormente. Detrás de él, en la popa, el viejo mingol manejaba diestramente la
caña del timón y la vela mayor triangular, mientras que Mikkidu, más cerca, vigilaba el
único y estrecho foque.
El Ratonero desató los cordones de la bolsa que le pendía del cinto y echó un vistazo
al «amansador de remolinos» (por poner un nombre al objeto que Cif le había dado).
Volvió a ocurrírsele lo pródigo, pero también lo rematadamente estúpido, que era hacer de
oro un objeto que luego habría que tirar. Claro que no era posible dictar prudencia a la
superstición..., o tal vez sí.
—¡Mikkidu! —llamó de repente.
—Sí, señor —respondió el aludido, rápido, obediente y un tanto aprensivo.
—¿Has visto el largo rollo de cuerda delgada colgado dentro de la escotilla? ¿La clase
de género fino pero fuerte que usarías para bajar el botín a tu cómplice desde una
ventana alta, o al que confiarías tu propio peso en un caso de apuro? ¿Esa cuerda como
la que usan algunos estranguladores?
—¡Sí, señor!
—Muy bien. Tráemela.
La cuerda resultó ser tal como la había descrito, y juzgó que tendría por lo menos cien
varas de largo. Una sonrisa sardónica curvó sus labios mientras anudaba un extremo al
«amansador de remolinos» y el otro a una argolla fijada en la cubierta, comprobaba que el
resto de la cuerda se desenrollaba con facilidad, y volvía a guardarse el cubo de oro en su
bolsa.
Llevaban medio día navegando. Primero avanzaron velozmente hacia el este, con el
viento por el través en cuanto salieron de Puerto Salado, dejando a la flota pesquera
isleña muy ocupada en el sudoeste, donde el mar parecía en ebullición, tal era la cantidad
de pescado acumulada en aquellas aguas, hasta que dejaron bastante atrás el blanco
cabo salino. Entonces dieron una larga bordada hacia el norte, la proa al viento, que les
alejó gradualmente de la escarpada costa oriental de la isla, la cual, sustituyendo a la sal
destellante, corría hacia el oeste. Finalmente habían emprendido un rápido regreso,
volando ante el viento, hacia aquella misma costa, donde una bahía de aguas someras,
resguardada por unos peñascos gemelos, atraía al marinero desprevenido. La vela
cantaba y las pequeñas olas, avanzando en hileras, golpeaban la proa, que abría un
surco blanco en las aguas. El sol brillaba por doquier.
El Ratonero se levantó y examinó atentamente la zona más cercana al barco en busca
de rocas sumergidas y señales de marea. La velocidad del Duende pareció aumentar más
allá de la que le daba el viento, como si lo impulsara una corriente. Observó un remolino
más adelante, unas curvas súbitas en las líneas de espuma que coronaban las olas.
¡Ahora era el momento! Tenía que serlo. Llamó a Ourph y le dijo que estuviera preparado
para virar por avante.
A pesar de todas estas medidas, se llevó una sorpresa cuando algo que parecía la
mano de un gigante agarró al Duende por debajo, lo hizo girar en un instante y lo lanzó
hacia adelante. El barco trazó una curva y se inclinó fuertemente hacia el remolino. El
Ratonero vio a Mikkidu en el aire por encima del agua, a una vara de la cubierta. Al
moverse de manera involuntaria para unirse al pasmado ladrón, su mano izquierda aferró
automáticamente el mástil, mientras extendía la derecha y cogía a Mikkidu Por el cuello.
Sus músculos crujieron pero resistieron la tensión.
Depositó a Mikkidu en la cubierta, poniéndole un pie encima para retenerle allí, y
entonces se agachó, de cara al viento, que azotaba las velas, y miró a su alrededor.
Donde poco antes las olas avanzaban en hileras, ahora el Duende, a una velocidad
prodigiosa, rodeaba un círculo de agua en movimiento, cada vez más profundo, de casi
doscientas varas de diámetro. El Ratonero distinguió vagamente a Ourph, más allá de la
vela mayor, sacudida con violencia, y vio que aferraba con ambas manos el timón. Miró
de nuevo el remolino y observó que el Duende estaba apreciablemente más cerca del
centro rehundido, por lo que ahora las rocas puntiagudas y melladas sobresalían como los
colmillos ennegrecidos y rotos de un monstruo. Sin pérdida de tiempo, sacó el
«amansador» de su bolsa y, procurando afinar al máximo la puntería, cosa difícil debido al
viento y la velocidad del Duende, lo lanzó al centro del pozo. Por unos instante pareció
suspendido, destellante a la luz del sol, y entonces cayó en el mismo centro.
Esta vez fue como si un centenar de invisibles manos de gigante hubieran alisado el
remolino. El barco pareció chocar con un muro. El oleaje entrecruzado produjo tanta
espuma acumulada en la cubierta que uno habría jurado que el agua estaba llena de
jabón.
El Ratonero se aseguró de que Ourph y Mikkidu seguían allí y erguidos, de modo que,
al cabo de cierto tiempo, pudieran recuperarse. Luego comprobó si el cielo y el mar
estaban en el sitio adecuado. A continuación examinó la caña del timón y las velas. Su
mirada se apartó del destartalado foque para posarse en la argolla fija en la proa. Fue
enrollando la cuerda que había atado a la argolla, sin demasiadas esperanzas, pues lo
más probable sería que se hubiera roto en el caos que acababan de soportar, pero,
increíblemente, salió del agua con el «amansador» todavía bien atado en su extremo,
más brillante aún por la fricción contra las rocas. Mientras lo guardaba en la bolsa mojada
y anudaba con fuerza el cordón, se sintió muy satisfecho.
Las olas y el viento parecían haber vuelto a la normalidad, y Ourph y Mikkidu salían de
su aturdimiento. El Ratonero les hizo volver a sus tareas, negándose a comentar el
fenómeno del remolino que aparecía y se esfumaba, y arrogantemente les ordenó que
acercaran el Duende a la orilla, donde había visto una playa pedregosa sobre la que
estaba diseminada mucha madera grisácea, restos de barcos naufragados.
Se dijo jovialmente que ya era hora de que los isleños recogieran otra carga de madera
de acarreo. Tendría que decírselo a Groniger, o quizá sería mejor esperar a los siguientes
naufragios..., ¡los barcos mingoles!..., que proporcionarían una cosecha prodigiosa.
Sonriente, el Ratonero puso rumbo a Puerto Salado, y ahora, con el viento favorable, la
navegación resultó fácil. Tarareó entre dientes:
—Los mingoles deben encontrar la muerte, ir al frondoso fondo infernal.
Sí, y las rocas semejantes a colmillos desgarrarían sus barcos.
En algún lugar entre capas de nubes al norte de la isla, flotaba como por milagro la
esfera de hielo negro que era la morada, y muy a menudo prisión, de Khahkht. La nieve,
que caía continuamente entre las nubes, cubría la esfera negra con un casquete blanco.
La nieve también se acumulaba, ribeteándolas de blanco, en las poderosas alas, espalda,
cuello y cresta del ser invisible suspendido al lado de la esfera, la cual debía de aferrar de
alguna manera, pues cada vez que movía la cabeza para desalojar la nieve, la esfera se
tambaleaba en el aire.
En la parte inferior de la esfera se había abierto una trampilla, por la que Khahkht
asomó la cabeza, los hombros y un brazo, como un dios peculiarmente desagradable que
mirase de soslayo hacia abajo desde el suelo del cielo.
Los dos seres conversaban.
Khahkht: ¡Monstruo molesto! ¿Por qué turbas mi celestial intimidad, golpeando mi
esfera? Pronto lamentaré haberte dado alas.
Faroomfar: Preferiría montar una raya volante invisible. Tendría ventajas.
Khahkht: ¡Por dos perros negros, te voy a...!
Faroomfar: Contén tus feas iras, abuelo. Tengo buenas razones para despertarte. El
frenesí de los mingoles parece disminuir. Gonov, al frente de los solares, que se dirigen a
la Isla de la Escarcha, ha ordenado a sus barcos acortar vela ante una simple borrasca,
mientras que los guerreros oscuros que cruzan la isla han retrocedido ante una fuerza que
no llegaba a un tercio de la suya. ¿Es que se han debilitado tus encantamientos?
Khahkht: Date por satisfecho. He tratado de evaluar a los dos nuevos dioses que
ayudan a la Isla de la Escarcha: cuál es su poder, de dónde proceden, cuál es su
propósito último y si les han sobornado. Mi conclusión provisional es que se trata de un
par traicionero, de escaso poder. Dioses bribones de un universo menor. Podemos
hacerles perfectamente caso omiso.
La nieve había vuelto a acumularse en el ser volante, y un tenue polvo blanco revelaba
incluso algunos de sus rasgos, finos, crueles, aristocráticos. Se la sacudió.
Faroomfar: Bien, ¿qué hacemos entonces?
Khahkht: Enviaré nuevamente a los mingoles a un lugar donde, en caso de que
retrocedan, no hayas de temer. Entretanto, líbrate si puedes de tus malignas hermanas, y
hazles a Fafhrd y a su banda, si son ellos quienes han acobardado a los mingoles
oscuros, todas las travesuras de que seas capaz, ¿de acuerdo? Apunta a la muchacha.
¡Manos a la obra!
El mago se retiró al interior de la esfera negra con su casquete de nieve y cerró la
trampilla, como un muñeco de resorte invertido. Las alas extendidas de Faroomfar
barrieron la nieve mientras iniciaba su descenso desde las alturas.
Ciertamente era digno de alabanza que la madre Grum, a bordo del esquife, esperase
en el embarcadero cuando Ourph y Mikkidu acercaron con destreza el Duende para
amarrarlo a la boya y aferrar la vela bajo la mirada vigilante y aprobadora del Ratonero. A
éste le embargaba todavía la deliciosa sensación del triunfo, e incluso se había dignado
hacer algunas observaciones benévolas a Mikkidu, cosa que dejó al hombre perplejo, y
conversar juiciosamente, obedeciendo a caprichosos arranques de locuacidad, con el
prudente aunque un tanto taciturno viejo mingol.
Ahora compartía con Ourph la bancada central de la embarcación, mientras que
Mikkidu se acurrucaba en la proa.
—¿Cómo te ha ido la jornada, madre? —preguntó jovialmente a la vieja bruja remera—
. ¿Tienes algún mensaje para mí de parte de tu señora? —Y cuando ella se limitó a
responder con un gruñido que podía significar todo o nada, el Ratonero añadió en un tono
algo sentencioso—: Bendita seas por tu fidelidad, anciana.
Entonces dejó que su atención se dispersara por el puerto.
Había anochecido y los últimos barcos de la flota acababan de atracar, con la línea de
flotación muy sumergida por el peso de otra extraordinaria captura de pescado. El
Ratonero se fijó en el embarcadero más próximo, al otro lado del cual cuatro isleños
descargaban un barco a la luz de unas antorchas. Lo hacían en fila india, trasladando a la
orilla lo que sin duda era el producto de una monstruosa captura.
Si el día anterior los isleños le habían impresionado como un pueblo muy serio y sobrio,
ahora le parecían cada vez más zafios y patanes, sobre todo aquellos cuatro que iban
haciendo cabriolas, sonrientes y boquiabiertos, con los ojos desorbitados bajo sus
considerables cargas.
El primero era un individuo encorvado, barbudo, que llevaba a la espalda, cogido por
las aletas de la cola, un gran atún plateado tan largo como él e incluso más grueso.
Le seguía un individuo delgado y larguirucho que aferraba por el cuello y la cola,
enrollada alrededor de los hombros, la anguila más grande que el Ratonero había visto
jamás. El hombre parecía luchar con ella mientras caminaba renqueando, pues el animal
aún estaba vivo y se contorsionaba briosamente. El Ratonero pensó que podía
considerarse afortunado por no tenerla enroscada alrededor del cuello.
El hombre que seguía al de la anguila llevaba un cangrejo gigante a la espalda, sujeto
por un garfio que le atravesaba el caparazón. Agitaba con insistencia sus diez patas,
abriendo y cerrando las grandes pinzas. Habría sido difícil determinar qué ojos
sobresalían más, si los del crustáceo o los del pescador.
Cerraba la fila un hombre que llevaba sobre un hombro, sujeto por los tentáculos
juntos, un pulpo que todavía adoptaba los colores del arco iris en sus espasmos agónicos,
y sus grandes ojos hundidos se velaban por encima de su pico monstruoso.
«Monstruos que transportan a otros monstruos —resumió para sí el Ratonero, con una
risita mordaz—. ¡Señor, qué grotescos somos los mortales!»
Ya estaban cerca del dique. El Ratonero se volvió en aquella dirección y vio..., no, no
era Cif, comprobó con pesadumbre al cabo de un momento... Con cierta sorpresa inicial,
distinguió a Hilsa y Rill en el borde del dique, la última provista de una antorcha que
chisporroteaba alegremente, y ambas sonrientes, dándoles una calurosa bienvenida.
Recién maquilladas y con su atavío de prostitutas, tenían un gran aspecto, Hilsa con sus
medias rojas y Rill con unas de color amarillo brillante, ambas enfundadas en vestidos
cortos y chillones con grandes escotes. Ataviadas así, al Ratonero le parecieron más
jóvenes, o por lo menos no tan deterioradas, y saltó al dique para reunirse con ellas. Qué
amable había sido Loki al enviar a sus sacerdotisas..., bueno, no exactamente
sacerdotisas, sino más bien doncellas del templo..., no, tampoco doncellas, sino damas
profesionales, enfermeras y compañeras de juegos de los dioses..., para dar la bienvenida
al fiel servidor del dios.
Pero apenas las había saludado con una reverencia, cuando las dos mujeres dejaron
de sonreír e Hilsa le habló en voz baja y apremiante.
—Hay malas noticias, capitán. La dama Cif nos envía para deciros que tanto ella como
la dama Afreyt han sido inculpadas por los demás miembros del consejo. Las acusan de
haber utilizado oro acuñado que estaba bajo su custodia y otros tesoros de la isla para
pagaros a vos, al capitán alto y a vuestros hombres. Esperan de vuestra inteligencia
alguna excusa ingeniosa para contrarrestar esos cargos.
La sonrisa del Ratonero apenas se alteró. Le asombraba la alegre vivacidad con que la
antorcha de Rill chisporroteaba mientras Hilsa desgranaba sus afligidas palabras. A la
mención de los tesoros isleños, tocó su bolsa, donde reposaba el «amansador de
remolinos» atado al cabo de cuerda cortado. No dudaba de que el cubo dorado era uno
de aquellos tesoros, pero, sin saber por qué, esa certeza no le preocupaba.
—¿Eso es todo? —preguntó a Hilsa—. Creí que por lo menos me dirías que los trolls
habían hecho acto de presencia, esos seres contra los que nos advirtió el dios.
¡Conducidme, queridas, al salón del consejo! ¡Ourph y Mikkidu, escoltadnos! Cobra
ánimo, madre Grum —añadió en dirección al esquife—, no dudes de que tu señora está a
salvo.
Y cogiendo del brazo a Hilsa y Rill, partió a paso vivo, diciéndose que en reveses de la
fortuna como aquél, lo más importante era mostrar una gran confianza en uno mismo,
¡llamear con ella como la antorcha de Rill! Ése era el secreto. ¿Qué importaba que no
tuviera la menor idea de lo que iba a decir en el consejo? ¡Sólo tenía que mantener la
apariencia de la confianza en sí mismo y, llegado el momento, acudiría la inspiración!
Como la flota pesquera había regresado tarde, las estrechas calles estaban atestadas
de gente. Tal vez también era noche de mercado, y quizá la reunión del consejo tenía
algo que ver con esa circunstancia. En cualquier caso, pululaban por las calles muchos
«extranjeros» e isleños, y no dejaba de ser curioso que estos últimos pareciesen más
forasteros y más risiblemente grotescos que los primeros. ¡Por allí llegaban, con andares
penosos, aquellos cuatro pescadores que el Ratonero había visto en el dique con su
carga monstruosa! Un muchacho gordo les miraba boquiabierto, y nuestro héroe le dio
unas palmaditas en la cabeza al pasar. ¡Ah, qué gran espectáculo era la vida!
Su alegría y despreocupación contagiaron a Hilsa y Rill, las cuales volvieron a sonreír.
Él pensó en lo llamativa que debía de ser su estampa, paseando con dos vistosas furcias
como si fuese el amo de la ciudad.
Apareció la fachada azul del edificio que albergaba el consejo, su puerta enmarcada
por la popa de un macizo galeón naufragado y flanqueada por dos sombríos patanes
armados con picas. El Ratonero notó que Hilsa y Rill titubeaban, pero gritó: «¡Todos los
honores para el consejo!» y entró con las mujeres cogidas del brazo, seguidos de Ourph y
Mikkidu.
La sala era más grande y algo más alta que la de la taberna El Arenque Salado, pero,
al igual que ésta, sus paredes estaban revestidas de madera gris, restos de naufragios.
Carecía de chimenea y la caldeaban precariamente por medio de dos braseros
humeantes. Las antorchas que la iluminaban ardían con una triste llama azulada (quizá
contenían clavos de bronce), no de alegre e intenso color amarillo como la de Rill. La
pieza principal del mobiliario era una mesa larga y pesada, a uno de cuyos extremos se
sentaban Cif y Afreyt, ambas con su expresión más altiva. Alejados de ellas, hacia el otro
extremo de la mesa, se sentaban diez isleños corpulentos y serios, en su mayoría de
edad mediana, Groniger entre ellos, y tales eran la aflicción, indignación y enojo que
reflejaban sus rostros que el Ratonero se echó a reír. Otros isleños, incluidas algunas
mujeres, se apretujaban ante las paredes. Todos se volvieron hacia los recién llegados,
con expresiones en las que se mezclaban el asombro y la desaprobación.
Groniger se puso en pie y se dirigió al Ratonero con voz atronadora:
—¿Osas reírte de la autoridad de esta isla aquí congregada? ¿Te atreves a venir en
compañía de mujeres de la calle y tripulantes de tu nave, que tienen prohibido salir de los
límites fijados?
El Ratonero logró dominar su hilaridad y escuchó con la expresión más abierta y
sincera imaginable, como la misma encarnación de la inocencia ultrajada. Groniger señaló
a los otros con un dedo tembloroso y prosiguió:
—Bien, aquí le tenéis, consejeros, un jefe receptor del oro malversado, tal vez incluso
del cubo dorado del juego limpio. El nombre que se presentó ante nosotros procedente
del sur, con cuentos de tormentas mágicas, del día convertido en noche, de buques
hostiles desvanecidos y de una supuesta invasión mingola, precisamente él, que, como
veis, tiene mingoles entre su tripulación, ¡el hombre que pagó por sus derechos de
atraque con oro de la isla!
Al oír esto Cif se levantó, con los ojos ardientes, y dijo:
—Por lo menos dejadle hablar y responder a esta acusación ultrajante, puesto que no
aceptáis mi palabra.
Un consejero se puso en pie al lado de Groniger.
—¿Por qué habríamos de escuchar las mentiras de un extranjero?
—Gracias, Dwone —dijo Groniger.
Entonces se levantó Afreyt.
—No, dejadle hablar. ¿No escucharéis nada más que vuestras propias voces?
Otro consejero se incorporó.
—Habla, Zwaakin —le pidió Groniger.
—No hay daño alguno en escuchar lo que tenga que decir. Él mismo puede
condenarse con sus propias palabras.
Cif miró furibunda a Zwaakin y exclamó:
—¡Díselo, Ratonero!
En ese momento el aludido, mirando la antorcha de RUI, que parecía hacerle guiños,
sintió que le embargaba un poder divino y tomaba posesión de él desde los dedos de sus
manos y pies, más aún, desde la punta de cada cabello. Sin previo aviso, y realmente sin
que supiera en absoluto que iba a hacer tal cosa, cruzó corriendo la sala y subió de un
salto a la mesa, por uno de los lados libres, cerca del extremo ocupado por Cif.
Dirigió una mirada inquisitiva a todos los reunidos, un mar de rostros fríos y hostiles en
su mayoría, y entonces, al tiempo que la fuerza divina se instalaba en todos los recovecos
de su ser, la conciencia de sí mismo forzosamente relegada y la escena oscurecida con
celeridad, oyó que empezaba a decir algo en voz potente, pero en ese momento su mente
se hundió sin remedio en una oscuridad interna más profunda y más negra que cualquier
sueño.
Entonces el tiempo dejó de transcurrir para él... o pasó una eternidad.
Su recuperación de la conciencia, o más bien su renacimiento, tan imponente pareció
la transición, empezó con un torbellino de luces amarillas y rostros sonrientes,
boquiabiertos, exaltados, que abigarraban la oscuridad interna, y con la sensación de un
gran ruido en el límite de lo audible y de una voz resonante que pronunciaba palabras
poderosas, y de improviso, sin otra advertencia, la escena brillante y ensordecedora se
materializó con precipitación y estrépito, y el héroe se vio a sí mismo insolentemente alto
sobre la maciza mesa del consejo, notó que sus labios sonreían, y su sonrisa era absurda
o incluso demencial en aquellas circunstancias, mientras que su puño izquierdo
descansaba con desenvoltura en la cadera y el derecho hacía girar alrededor de su
cabeza el «amansador» de oro (o «cubo del juego limpio», se recordó a sí mismo) atado
al cabo de cuerda. A su alrededor, hasta el último isleño, consejeros, guardias,
pescadores comunes, mujeres (y, ni que decir tiene, Cif, Afreyt, RUI, Hilsa y Mikkidu), le
miraban con embelesada adoración, como si fuera un dios o por lo menos un héroe
legendario, ¡todos ellos en pie y algunos dando saltos, vitoreándole hasta enronquecer!
Unos aporreaban la mesa con los puños, otros daban golpes resonantes en el suelo con
sus picas, mientras que los provistos de antorchas hacían girar sus tristes llamas hasta
que ardían tan brillantes y amarillas como la de RUI.
Ahora bien, en nombre de todos los dioses juntos, se preguntó el Ratonero sin dejar de
sonreír, ¿qué les había dicho o prometido para ponerles en semejante estado? ¿Qué, en
nombre de los espíritus malévolos?
Groniger subió rápidamente al otro extremo de la mesa, aupado por quienes estaban a
su lado, gesticuló pidiendo silencio y, en cuanto consiguió un poco, se dirigió al Ratonero
con vehemencia, acercándose a lo largo de la mesa para hacerse oír.
—¡Lo haremos, sí, lo haremos! Yo mismo dirigiré el contingente de la isla, la mitad de
nuestros ciudadanos armados, a través de las Tierras de la Muerte, en ayuda de Fafhrd
contra los oscuros, mientras que Dwone y Zwaakin se pondrán al frente de la flota
pesquera armada, compuesta de la otra mitad, y seguirán al Pecio contra los mingoles
solares. ¡Victoria!
La sala resonó entonces con gritos de «¡muerte a los mingoles!», «¡victoria!» y otros
que el Ratonero no entendió bien. Cuando remitió el estrépito, Groniger exclamó:
—¡Traed vino! ¡Brindemos por nuestra alianza!
Y Zwaakin gritó al Ratonero:
—¡Reúne a tus hombres para que lo celebren con nosotros!... ¡Tienen la libertad de la
Isla de la Escarcha ahora y para siempre!
Mikkidu fue enviado en seguida a cumplir ese encargo.
El Ratonero miró impotente a Cif, aunque seguía manteniendo la sonrisa (pensó que
para entonces debía de tener los ojos vidriosos), pero ella se limitó a tenderle una mano,
sonrojada, y le dijo:
—¡Navegaré contigo!
Afreyt, a su lado, anunció:
—¡Yo iré por delante, a través de las Tierras de la Muerte, para reunirme con Fafhrd, y
llevaré al dios Odín conmigo!
Al oír esto, Groniger se dirigió a ella.
—Yo y mis hombres te ofreceremos la ayuda que necesites, honorable consejera.
Así supo el Ratonero que, aparte de todo lo demás, había conseguido que los isleños
ateos creyeran en los dioses..., por lo menos en Odín y Loki. ¿Qué les habría dicho?
Cif y Afreyt tiraron de él, y consintió en bajar de la mesa, pero antes de que empezara a
interrogarla, Cif le echó los brazos al cuello, le estrechó con fuerza y le besó en la boca.
Fue maravilloso, algo con lo que él soñaba desde hacía más de tres meses (aunque
había imaginado que sucedería en circunstancias más íntimas), y cuando ella retrocedió
al fin, con expresión soñadora, el Ratonero deseó hacerle otra clase de pregunta. No tuvo
ocasión, pues en aquel momento Afreyt se le acercó y en seguida le besó con la misma
vehemencia que su compañera.
Fue sin duda agradable, pero distinto de la caricia de Cif, menos personal y más bien
una señal de congratulación y una expresión de entusiasmo desbordante, no una muestra
especial de afecto. Su sueño sobre Cif se disipó, y cuando Afreyt se separó de él, se vio
rodeado de inmediato por una multitud de personas que le daban el parabién, algunas de
las cuales también querían abrazarle. Por el rabillo del ojo vio que Hilsa y Rill
besuqueaban a todo el mundo... En realidad, aquellos besos no significaban nada,
incluido el de Cif, naturalmente, y había sido un necio al creer otra cosa... En un momento
determinado habría jurado que vio a Groniger bailando una jiga. Sólo el viejo Ourph, por
alguna razón, no participaba de la alegría general. Fugazmente, el Ratonero vio que el
viejo mingol le miraba con tristeza.
Se inició una celebración que duró hasta la medianoche. Bebieron y comieron en
abundancia, y hubo vítores, aplausos, baile y desfiles alrededor de la mesa y fuera de la
sala. Cuanto más se prolongaba el jolgorio, más grotescas se hacían las marchas y
cabriolas, al ritmo de canciones vengativas que seguían resonando en la mente del
Ratonero y con cuya tonada todos empezaban a bailar: «Nubes de tormenta se acumulan
alrededor de la Isla de la Escarcha. La naturaleza fabrica su bilis más negra, los
monstruos se avivan, las pesadillas paren, niss y nicor, drow y troll». Al Ratonero le
parecía que estas palabras en particular describían lo que estaba ocurriendo ahora: un
parto de monstruos. (Pero ¿dónde estaban los trolls?) Y la tonada prosiguió hasta su
mortífero y exigente final: «Los mingoles deben encontrar la muerte, ir al frondoso fondo
infernal, donde no puedan respirar y sufran una agonía interminable, dolor y angustia
eternos, una muerte eterna en vida. ¡Que la locura mingola arda para siempre! ¡Que
jamás retorne la paz!».
Y a través de todo aquello el Ratonero mantenía su sonrisa despreocupada, quizá con
los ojos vidriosos, y su aire indolente de suprema confianza en sí mismo. Una y otra vez le
hacían la misma pregunta, a la que él respondía invariablemente:
—No, no soy orador, nunca me he adiestrado para eso..., aunque siempre me ha
gustado hablar.
Pero por dentro bullía de curiosidad. En cuanto tuvo ocasión, preguntó a Cif:
—¿Qué he dicho para provocar esa reacción, para hacerles cambiar de idea tan
radicalmente?
—¿Cómo? ¿Quién podrá saberlo mejor que tú?
—Pero dímelo con tus propias palabras.
Ella reflexionó un momento.
—Apelaste a sus sentimientos y sus emociones —se limitó a decir por fin—. Fue
maravilloso.
—Sí, pero ¿qué dije exactamente? ¿Cuáles fueron mis palabras?
—Ah, eso no puedo decírtelo —protestó ella—. Fue tan consistente que no destacó
nada en particular... Me he olvidado por completo de los detalles. Puedes estar satisfecho,
fue perfecto.
Más tarde se aventuró a preguntar a Groniger:
—¿En qué momento mis argumentos empezaron a persuadiros?
—¿Cómo puedes preguntarme eso? —replicó el canoso isleño, con el ceño fruncido y
una expresión de asombro—. Todo cuanto has dicho ha sido muy lógico, claro y fríamente
razonado, como dos y dos son cuatro. ¿Cómo podríamos considerar una parte de la
aritmética más precisa que otra?
—Cierto, cierto —dijo el Ratonero a regañadientes, y se aventuró a añadir—: Supongo
que es la misma clase de lógica que te ha persuadido para que aceptes a los dioses Odín
y Loki.
—Precisamente —le confirmó Groniger.
El Ratonero asintió, aunque en su interior se encogió de hombros. No se le ocultaba lo
que había ocurrido, e incluso lo cotejó algo más tarde con Rill.
—¿Dónde encendiste tu antorcha? —le preguntó.
—En el fuego del dios, naturalmente, en la Guarida de la Llama.
Y entonces le besó. (Tampoco lo hacía nada mal, aunque sus besos, como los de las
otras mujeres, no significaran nada.)
Sí, sabía que el dios Loki había salido de las llamas para poseerle durante un rato
(como cierta vez Fafhrd fue poseído por el dios Issek en Lankhmar), y a través de sus
labios había expuesto la clase de argumentos que tan convincentes resultan si los
expresa un dios o se ofrecen en tiempo de guerra o una crisis comparable, pero que son
hueros cuando los expone un simple mortal en cualquier ocasión ordinaria.
Y realmente no había tiempo para la especulación acerca del misterio de lo que había
dicho, pues ahora tenía mucho que hacer, tomar decisiones de vida o muerte, orientar
difíciles cursos de acción hacia sus conclusiones..., una vez aquella gente pusiera fin al
jolgorio y se hubiera tomado un descanso.
Sin embargo, pensó con añoranza, sería agradable saber, siquiera fuese en líneas
generales, lo que había dicho. A lo mejor era incluso inteligente. Por ejemplo, ¿por qué
razón había sacado el «amansador» de su bolsa, haciéndolo girar por encima de la
cabeza? ¿Qué había querido ilustrar con eso?
Tenía que admitir que era bastante agradable estar poseído por un dios (o lo sería si
uno pudiera recordar algo de ese estado), pero dejaba una sensación de vacío, con la
excepción de la continua cantinela sobre la muerte que debían encontrar los mingoles, la
cual proseguía sin cesar en su cabeza, interminable al parecer.
A la mañana siguiente, el grupo de Fafhrd tuvo el primer atisbo de Puerto Frío, el mar y
toda la avanzada mingola. El sol y el viento del oeste habían disipado la niebla costera y
la hacían desaparecer del glaciar, por cuyo borde marchaban ahora. La población era
mucho más pequeña y primitiva que Puerto Salado. Hacia el norte se levantaba el gran
cono oscuro del monte Luz Infernal, tan alto y cercano que sus estribaciones orientales
todavía arrojaban sus sombras sobre el hielo. De la cima surgía una espiral de humo que
se deslizaba hacia el este. En el límite de la zona nevada, una sombra en la oscura pared
rocosa parecía señalar la entrada de una caverna que condujera al corazón de la
montaña. El pie del monte estaba cubierto por una gruesa capa de nieve que corría hasta
el glaciar, el cual, estrecho en aquel punto, se extendía por delante de ellos al norte, hasta
el brillante mar gris, sorprendentemente cercano. Desde el pie no demasiado alto del
glaciar, el terreno de turba cubierta de hierba, con algunos bosquecillos de pequeños
cedros nórdicos deformados por el viento, se prolongaba al sudoeste, hacia las lejanas
cumbres nevadas. Jirones de niebla blanca se deslizaban por el este y se desvanecían
sobre la tierra ondulante y soleada.
La noche anterior y aquella mañana temprano, mientras perseguían a los
merodeadores mingoles en retirada, los atisbos de algunas granjas devastadas y
abandonadas les habían preparado para lo que veían ahora. Aquellas granjas y establos
eran de turba, con hierba y flores en sus estrechos tejados, y agujeros para el humo en
vez de chimeneas. Mará señaló la choza donde ella había vivido, sin que las lágrimas
acudieran a sus ojos al verla destruida. Puerto Frío consistía simplemente en una docena
de tales viviendas, en lo alto de una colina bastante empinada, o un gran montículo
apoyado contra el glaciar y cercado por un muro de turba, una especie de retiro para los
campesinos en tiempo de peligro. A poca distancia más allá del poblado había una playa
arenosa y el puerto, con tres galeras mingolas atracadas, identificables por las fantásticas
jaulas para caballos que se alzaban en la cubierta de proa.
Distribuidos alrededor del montículo de Puerto Frío, a una distancia bastante
respetable, había unos ochenta mingoles, cuyos jefes parecían conferenciar con los del
grupo que se había adelantado para atacar por sorpresa pero que hubo de volver grupas.
Uno de estos últimos señalaba hacia las Tierras de la Muerte y luego indicó el glaciar,
como si se refiriese a los hombres que les habían perseguido. Más allá, los tres caballos
esteparios, liberados de sus jaulas, pastaban en la hierba. Era una escena apacible, pero
mientras Fafhrd la observaba, esperando que su grupo permaneciera oculto tras un
pliegue del hielo (no confiaba demasiado en la aversión de los mingoles por el hielo), una
lanza partió del montículo en apariencia tranquilo, con tan prodigiosa puntería que derribó
a un mingol. Se oyeron gritos airados Y una docena de mingoles respondieron a la
agresión. Fafhrd juzgó que los sitiados, ahora con refuerzos, seguramente intentarían
pronto un asalto decidido, y dio órdenes sin vacilación.
—Skullick, aquí hay acción para ti. Coge a tu mejor arquero, aceite y un brasero.
Corred como el rayo hasta el punto del glaciar más cercano a sus barcos atracados y
disparadles flechas, o intentadlo por lo menos. ¡Rápido!
»Mara, síguelos hasta el montículo, y cuando veas el humo de los barcos, pero no
antes, baja corriendo y únete a tus amigos si el camino está libre. ¡Ten cuidado! Afreyt me
degollará si te ocurre algo. Diles la verdad sobre nuestro número, diles que resistan y
finjan una salida de ataque si ven una buena ocasión.
«¡Mannimark! Quédate aquí de guardia con un hombre de tu pelotón. Adviértenos de
los avances mingoles. Skor y los demás, seguidme. Descenderemos por su retaguardia y
fingiremos brevemente que somos un ejército en su persecución. ¡Vamos!
Y partió a la carrera con ocho guerreros siguiéndole pesadamente, sus aljabas llenas
de flechas golpeando contra sus costados. Fafhrd llegó en seguida al bosquecillo de
cedros atrofiados a cuyo cubierto planeaba efectuar su demostración. Mientras corría
imaginó que lo hacía con Skullick y su compañero, y con Mará, procurando precisar el
tiempo con la máxima exactitud.
Llegó a los cedros y vio que Mannimark le indicaba por señas que el asalto de los
mingoles había comenzado.
—Ahora aullad como lobos —ordenó a sus hombres, que apenas podían respirar—, y
hacedlo en serio, que cada uno de vosotros grite por dos. Entonces les lanzaremos
flechas, lo más lejos y rápido que podáis. Y cuando os lo ordene, regresad al glaciar tan
raudos como habéis bajado.
Cuando hubieron hecho todo esto, sin detenerse a ver los resultados pues no había
tiempo para ello, y Fafhrd se reunió con Mannimark, seguido de su grupo jadeante, vio
con alegría que una delgada columna de humo negro ascendía de la galera más cercana
a los glaciares. Los mingoles empezaron a correr en esa dirección desde las vertientes
del montículo sitiado, abandonando su asalto. A medio camino, Fafhrd vio la figura de
Mará que bajaba corriendo por el glaciar hacia Puerto Frío, su manto rojo ondeando tras
ella. Una mujer con una lanza había aparecido en el muro de tierra más cercano a la niña
y agitaba el brazo armado, animándola. Entonces, de improviso, Mará pareció dar una
zancada prodigiosamente larga, parte de su cuerpo quedó a oscuras, como si hubiera una
mancha en la visión de Fafhrd, y entonces pareció..., ¡no, lo hizo realmente!, se alzó en el
aire, ascendió más y más, como si la hubiera arrebatado un águila invisible u otro
depredador volante. Fafhrd mantuvo la vista en el manto rojo, que de repente se hizo más
brillante, cuando el invisible objeto volante pasó de las sombras a la luz del sol con su
cautiva. Oyó una exclamación de simpatía y maravilla a su lado, miró de soslayo y supo
que también Skor había visto el prodigio.
—No la pierdas de vista —susurró—. Fíjate continuamente en el manto rojo, observa
adonde va a través del aire.
Los dos hombres miraron hacia arriba, luego al oeste y por último al este, hacia la
oscura montaña. De vez en cuando Fafhrd bajaba la vista para asegurarse de que ningún
acontecimiento adverso requería que fijara su atención en los barcos y en Puerto Frío.
Cada vez temía no poder localizar de nuevo el manto volante, pero en ningún caso tales
temores se confirmaban. La tela roja se hizo más pequeña y casi la perdieron de vista
cuando volvió a introducirse en las sombras. Finalmente, Skor se enderezó.
—¿Adonde ha ido? —le preguntó Fafhrd.
—A la entrada de la caverna, en el límite de la nieve. No sé qué magia ha llevado a la
niña allí, pero la he perdido de vista.
Fafhrd asintió.
—Una magia muy especial —se apresuró a decir—. Creo que la ha arrebatado un ser
volador invisible, relacionado con los espectros y antiguo enemigo mío, el príncipe
Faroomfar, del elevado Stardock. Sólo yo, entre todos nosotros, sé cómo tratar con él.
Le pareció que veía a Skor por primera vez: un hombre una pulgada más alto que él y
unos cinco años más joven, pero que ya empezaba a quedarse calvo y tenía una barba
bermeja poco poblada. En alguna ocasión de su vida azarosa le habían roto la nariz.
Semejaba un bellaco pensativo.
—Te recluté en el Yermo Frío, cerca de Illek-Ving —siguió diciendo Fafhrd—. En No-
Ombrulsk te nombré mi lugarteniente principal, y me juraste con los demás que me
obedecerías durante la travesía con el Halcón Marino y al regreso. —Miró fijamente al
hombre—. Ha llegado el momento de ponerte a prueba, pues debes tomar el mando
mientras yo busco a Mará. Sigue asediando a los mingoles pero evita un enfrentamiento
total. Los habitantes de Puerto Frío son amigos, mas no. te reúnas con ellos en su
poblado a menos que no quede ninguna otra alternativa. Recuerda que servimos a la
dama Afreyt. ¿Has entendido?
Skor frunció el ceño, sosteniendo la mirada de Fafhrd, y finalmente asintió una vez.
—¡Muy bien! —dijo Fafhrd, no muy seguro de que así fuera, aunque sabía que estaba
haciendo lo que debía.
El humo de la nave había disminuido: al parecer, los mingoles habían apagado el
fuego. Skullick y su compañero llegaron corriendo con sus arcos, sonrientes.
—¡Mannimark! —gritó Fafhrd—. ¡Dame dos antorchas! ¡Skullick! El yesquero.
Se desabrochó el cinto, del que pendía su larga espada Vara Gris, quedándose con el
hacha.
—Escuchadme. Debo ausentarme durante cierto tiempo. Entrego el mando a Skor, y
he aquí el símbolo del mismo. —Ciñó Vara Gris al costado de aquel guerrero—.
Obedecedle fielmente y actuad como hasta ahora, de modo que no tenga ningún motivo
para rechazaros cuando regrese.
Y sin decir más, se puso en marcha a través del glaciar hacia el monte Luz Infernal.
El Ratonero se obligó a levantarse en cuanto despertó y a darse un baño frío antes del
frugal desayuno. Si alguien pensó que tal estado de ánimo era habitual en él, se
equivocaba. En seguida ordenó que toda su tripulación se pusiera a trabajar, mingoles y
ladrones por igual, completando las reparaciones del Pecio, y les advirtió que la nave
debía estar lista para zarpar al día siguiente por la mañana, en consonancia con la
profecía que había hecho Loki sobre la llegada de los mingoles al cabo de tres días. Le
proporcionó un placer considerable observar que varios de ellos parecían sufrir resacas
peores que la suya.
—¡Hazles trabajar duro, Pshawri! —ordenó—. ¡Ninguna compasión con los perezosos y
los remolones!
Llegó el momento de reunirse con Cif para despedir la expedición terrestre de Afreyt y
Groniger. Los isleños le parecieron ofensivamente ruidosos y enérgicos, y la manera en
que Groniger iba de un lado a otro, dándoles órdenes, le produjo aprensión.
Vestidas con sus prendas bermejas y azules, Cif y Afreyt también sonreían, y les
brillaban los ojos, pero eso no causó a nuestro héroe ninguna aprensión. Junto con Cif,
acompañó durante un trecho a los expedicionarios. Observó divertido que Afreyt había
ordenado que cuatro hombres de Groniger transportaran una litera cubierta con cortinillas,
aunque ella todavía no la ocupaba. Así pues, hacía pagar a aquel hombre por su
acusación falsa (o por lo menos carente de tacto), y cruzaría las Tierras de la Muerte con
lujosa comodidad. Eso estaba más en consonancia con el estilo del Ratonero.
El héroe experimentaba una sensación extraña, como si fuera un espectador, más que
un participante en grandes acontecimientos. El incidente del discurso estimulante que
pronunciara la noche anterior (o más bien las palabras que el dios Loki había expresado a
través de sus labios mientras estaba inconsciente), y del que no recordaba una sola
palabra, todavía le irritaba, pues se sentía como el criado sin importancia o el chico de los
recados a quien nunca permiten conocer el contenido de los mensajes sellados que debe
entregar.
En su papel de observador y crítico, le asombró lo grotesco que era él armamento de
los exaltados isleños. Estaban las picas, por supuesto, y las pesadas lanzas de una sola
hoja, pero también delgados arpones, grandes horquillas, picas ganchudas y estriadas de
aspecto maligno, largos mayales con curiosos brazos cortos y pesados, y bolas colgadas
de sus extremos. Dos hombres llevaban incluso palas de hoja larga, estrecha y al parecer
afilada. Le expresó su asombro a Cif, y ésta le preguntó cómo armaba él a su banda de
ladrones. Afreyt se había adelantado un poco. Estaba cerca de la Colina del Patíbulo.
—Con hondas, por supuesto —respondió el Ratonero—. Son tan efectivas como los
arcos y mucho más cómodas de transportar. Como ésta. —Y le enseñó la honda de cuero
que colgaba de su cinto—. ¿Ves ese viejo patíbulo? Fíjate ahora.
Seleccionó una bola de plomo de su bolsa, la centró en la banda, apuntó rápida pero
cuidadosamente, la hizo girar dos veces alrededor de su cabeza y soltó el proyectil. El
ruido que produjo al chocar con la madera fue inesperadamente intenso y resonante.
Algunos isleños aplaudieron.
Afreyt regresó corriendo a su lado para decirle que no volviera a nacerlo, pues el dios
Odín podría ofenderse. El Ratonero se dijo agriamente que aquella mañana no hacía
nada a derechas.
Pero el incidente le había dado una idea.
—Oye —le dijo a Cif—. Tal vez anoche demostré el manejo de la honda mientras
hablaba, cuando hice girar el cubo de oro atado a la cuerda. ¿Lo recuerdas? A veces me
embriago con mis propias palabras y no recuerdo muy bien.
Ella meneó la cabeza.
—Quizá lo hiciste, o quizá representabas el Gran Torbellino que se tragará a los
mingoles solares. ¡Ah, qué discurso tan maravilloso!
Entretanto, habían llegado a la Colina del Patíbulo, y Afreyt hizo una señal a fin de que
se detuvieran. El Ratonero se acercó con Cif para ver a qué obedecía la detención y para
despedirse, pues no tenía intención de seguir más adelante.
Le sorprendió descubrir que Afreyt había encargado a los dos hombres provistos de
palas que cavaran el terreno donde se alzaba el patíbulo y que lo arrancaran entero, y
también había ordenado a los porteadores que dejasen la litera ante el bosque— ¡cilio de
aulagas, en el lado norte de la colina, y descorriesen las cortinas. Mientras observaba
todo esto, perplejo, vio que las niñas Mayo y Brisa salían del bosquecillo, caminando
lentamente, y por sus gestos parecía que ayudasen a alguien, aunque no había nadie.
Con excepción de los hombres que intentaban arrancar el patíbulo, todos los demás
guardaban silencio y observaban atentamente.
Bajando mucho la voz, Cif dijo al Ratonero los nombres de las muchachas y le explicó
lo que sucedía.
—¿Quieres decir que están ayudando al dios Odín y que pueden verle? —replicó en un
susurro—. Ahora recuerdo que Afreyt mencionó que lo llevaría consigo, pero... ¿Ves algo
de él?
—Con esta luz solar tan intensa no le veo muy claramente —admitió ella—, pero en el
crepúsculo le he visto. Afreyt dice que Fafhrd vio a Odín con toda nitidez al oscurecer,
poco antes de que anocheciera. Solamente Afreyt y las niñas tienen el don de verle con
claridad.
La extraña y lenta pantomima terminó pronto. Afreyt cortó unas ramas espinosas de
aulaga y las introdujo en la litera («para que el dios se sienta como en casa», explicó Cif
al Ratonero).
Empezó a correr las cortinas, pero Brisa anunció con su chillona voz infantil.
—Quiere que yo esté ahí dentro con él.
Afreyt asintió, la chiquilla subió a la litera con gesto de resignación, corrieron por fin las
cortinas, y el silencio generalizado se rompió.
El Ratonero pensó en la idiotez que acababa de ver. «Los humanos, bípedos
fantasiosos, nos creemos cualquier cosa.» Y, no obstante, se le ocurrió que él no era el
más indicado para hacer tales críticas, puesto que había oído a un dios hablarle desde el
interior de las llamas y ese mismo dios se había apoderado brevemente de su cuerpo.
Desde luego, los dioses eran unas criaturas desconsideradas.
Se oyó un estrépito mezclado con gritos mientras la horca caía y su base se
desprendía del suelo, esparciendo tierra a su alrededor. Media docena de fornidos isleños
cargaron el patíbulo sobre sus hombros y se dispusieron a transportarlo, marchando en
fila india tras la litera.
—Bueno, supongo que podrían usarlo como ariete —musitó el Ratonero.
Cif le reconvino con la mirada.
Se despidieron por fin. Afreyt le dio un último mensaje para Fafhrd e intercambiaron
mutuas afirmaciones de valor hasta la victoria y muerte al invasor. Entonces la expedición
emprendió la marcha a grandes pasos, rítmicamente. El Ratonero y Cif les vieron alejarse
hacia las Tierras de la Muerte y tuvieron la impresión de que canturreaban «los mingoles
deben encontrar la muerte» y todo lo demás, marchando al ritmo de esa tonada. Se
preguntó si habría empezado a decir esas palabras en voz alta y, al oírlo, los demás
habían proseguido. Meneó la cabeza.
Cif y el Ratonero regresaron solos. El día era brillante, agradablemente fresco, la brisa
agitaba los brezos, y las flores silvestres oscilaban sobre sus delicados tallos. Nuestro
héroe empezó a sentirse estimulado. En lugar de los acostumbrados pantalones, Cif
llevaba un vestido corto de color bermejo, suelta la cabellera oscura con destellos
dorados, y sus movimientos eran naturales e impulsivos. Aún se mostraba reservada,
pero no con la reserva propia de la consejera, y el Ratonero recordó lo agradable que
había sido el beso de la noche anterior, antes de que llegara a la conclusión de que no
significaba nada. Dos gruesos ratones árticos aparecieron ante ellos y se irguieron sobre
sus patas traseras, inspeccionándolos, antes de esconderse tras un arbusto. Al detenerse
para no pisarlos, Cif tropezó y el Ratonero la sujetó y, un instante después, la atrajo hacia
sí. Ella cedió un momento antes de retirarse, sonriéndole, pero alterada.
—Me atraes, Ratonero Gris —le confesó—, pero te he dicho cuánto te pareces al dios
Loki, y anoche, cuando dominaste la isla con tu gran oratoria, ese parecido era todavía
más marcado. También te he hablado de mi renuencia a llevar el hogar del dios conmigo,
lo cual me obligaría a contratar a Hilsa y Rill, dos demonios familiares, para que cuidaran
de él. Ahora, sin duda a causa del parecido, noto una vacilación similar con respecto a ti,
por lo que quizá sea mejor que nos abstengamos de familiaridades, que sigas siendo el
capitán y yo la consejera hasta que hayamos concluido la defensa de la isla y pueda
distinguirte del dios.
El Ratonero aspiró hondo y dijo lentamente que sin duda: eso sería lo mejor, mientras
pensaba que, con toda seguridad, los dioses constituyen un obstáculo en la vida privada.
Sintió la tentación de preguntarle si esperaba que se dirigiera a Hilsa y í Rill (demonios o
no) para que le consolaran, pero dudó que ella estuviese dispuesta a concederle las
libertades de un dios hasta ese extremo, suponiendo que él lo deseara, por muy grande
que fuese la semejanza entre ellos.
En ese atolladero, le alivió bastante ver más allá del hombro de Cif algo que le permitió
decir:
—Hablando de los demonios, ¿quiénes son esas que vienen de Puerto Salado?
Al oír esto Cif se volvió, y vio que, en efecto, Rill e Hilsa corrían hacia ellos a través de
los brezos, y la madre Grum avanzaba pesadamente detrás, una oscura figura en
contraste con los abigarrados colores de las prostitutas. Y aunque era pleno día, Rill
llevaba una antorcha encendida. Era difícil ver la llama a la luz del sol, pero pudieron
distinguirla por la manera en que su débil resplandor hacía ondular los brezos. Cuando las
dos mujeres estuvieron más cerca, resultó evidente su excitación. Sin duda tenían noticias
que darles.
—¿Por qué intentas iluminar el día, Rill? —le preguntó secamente el Ratonero.
—El dios acaba de hablarnos con toda claridad desde el hogar en la Guarida de la
Llama. Me ha dicho: «Fuego Oscuro, Fuego Oscuro, llévame a Fuego Oscuro. Sigue la
llama...».
—«...sigue el camino que te indiquen sus oscilaciones» —le interrumpió Hilsa con voz
cascada.
—Así pues —prosiguió Rill—, encendí una nueva antorcha en la Guarida de la Llama
para que el dios viaje en ella, y hemos seguido cuidadosamente el camino que señalaban
sus oscilaciones. ¡Nos ha conducido hasta vosotros!
—Y mirad —intervino Hilsa mientras la madre Grum se aproximaba—, ahora la llama
quiere que vayamos a la montaña. ¡Señala hacia ella!
Con la mano libre indicó la cascada de hielo y el silencioso pico negro de escorias más
allá, con su columna de humo, que se deslizaba hacia el oeste.
Cif y el Ratonero miraron atentamente la llama espectral de la antorcha, con los ojos
entrecerrados.
—La llama se inclina, en efecto —dijo el Ratonero—, pero creo que se debe a que arde
de manera desigual, Algo en la textura de la madera, o en sus aceites y resinas...
—No, es indudable que nos señala Fuego Oscuro —dijo Cif, excitada—. Precédenos,
Rill.
Y las mujeres se volvieron en dirección al norte y avanzaron hacia el glaciar.
—Pero no tenemos tiempo para ir montaña arriba —protestó el Ratonero—. Pensad en
los preparativos que hemos de hacer para la defensa de la isla y la expedición marítima
de mañana contra los mingoles.
—El dios lo ha ordenado —replicó Cif por encima del hombro—. Él sabe más que
nosotros.
La madre Grum terció entonces con su voz gruñona:
—Estoy segura de que no quiere hacernos subir hasta la cima, sino que el viaje será
más corto. Una ruta indirecta nos aproxima más a nuestro destino que la línea recta.
Tras esta observación desconcertante, las mujeres prosiguieron su camino. El ratonero
no tuvo más remedio que seguirlas, cosa que hizo encogiéndose de hombros, pensando
en lo necias que eran aquellas mujeres al guiarse por un leño ardiente como si fuera el
mismo dios, aun cuando la llama oscilaba realmente del modo más asombroso. ¿Y acaso
él no había oído al fuego hablar hacía dos noches? En cualquier caso, no le necesitaban
para las reparaciones de aquel día en el Pecio. Pshawri podría dirigir a la tripulación tan
bien como él, o por lo menos bastante bien. Sería mejor que vigilara a Cif mientras la
joven siguiera presa de aquel curioso paroxismo, y que se ocupara de que ni ella ni las
tres servidoras del dios que la acompañaban sufrieran ningún daño.
Pensó en lo dulce, fuerte, juiciosa y cautivadora que era Cif cuando no estaba bajo los
efectos de la divinidad. ¡Señor, qué molestos, exigentes y criticones patrones eran los
dioses, jamás serenos! (Se dijo que no había peligro alguno en tales pensamientos, pues
los dioses no pueden leerlos, todo el mundo tiene al menos esa intimidad, aunque sí oyen
cualquier palabra, incluso pronunciada en el tono más bajo, y sin duda pueden nacer
deducciones a partir de nuestros arranques y muecas.)
Cruzó por su mente la fatigosa y compulsiva tonada: «Los mingoles deben encontrar la
muerte», y casi agradeció que le distrajera de las excentricidades de dioses y mujeres.
La atmósfera había ido enfriándose, y no tardaron en llegar a la cascada de hielo.
Vieron entonces un árbol achaparrado y una roca saliente, de un color violáceo oscuro,
casi negro, en medio de la cual había una abertura aún más negra, ancha y alta como una
puerta.
—Esto no estaba aquí ayer —dijo Cif.
—El glaciar, al retroceder, la ha descubierto —comentó la madre Grum.
—¡La llama se inclina hacia la cueva! —exclamó Rill.
—Entremos —propuso Cif.
Hilsa se estremeció.
—Está oscuro... —adujo.
—No temas —gruñó la madre Grum—. A veces la oscuridad es la mejor luz, e ir hacia
abajo, el mejor modo de llegar arriba.
El Ratonero no gastó tiempo en palabras, sino que desgajó tres ramas del árbol
muerto, pensando que quizá la antorcha de Loki no duraría eternamente, y,
cargándoselas al hombro, siguió raudo a las mujeres al interior de la cueva.
Fafhrd trepó tenazmente la última y al parecer interminable pendiente de roca helada
antes de llegar al inicio del casquete de nieve que cubría la cima del monte Luz Infernal.
El resplandor anaranjado del sol poniente acariciaba su espalda sin calentarle, y bañaba
la ladera de la montaña y el oscuro pico, con su espiral de humo que se deslizaba hacia el
este. La roca era dura como el diamante y tenía numerosos asideros, que facilitaban la
escalada, pero Fafhrd estaba fatigado y empezó a lamentarse de haber abandonado a
sus hombres en peligro para embarcarse en una absurda y romántica persecución. El
viento soplaba desde el oeste, transversalmente a su ascensión.
Aquella situación era el resultado de llevar a una muchacha en una expedición
peligrosa y hacer caso a las mujeres, o más bien a una mujer. Afreyt se había mostrado
tan segura de sí misma, tan imperiosa, que él se había plegado a los deseos de la dama
en contra de su sentido común. Porque era evidente que ahora perseguía a Mará sobre
todo por temor a lo que Afreyt pensara de él si algo le ocurría a la niña. Cierto que aquella
misma mañana se había dado a sí mismo una justificación por ocuparse en persona de
aquella tarea, en vez de encargarla a un par de sus hombres. Concluyó precipitadamente
que el príncipe Faroomfar había raptado a Mará, y recordando lo que Afreyt y Cif le
dijeran, que las princesas voladoras de la montaña habían acudido en su rescate cuando
—la magia de Khahkht las secuestró había confiado en que la princesa Hirriwi, su amada
de una gloriosa y remota noche, acudiría volando en su invisible pez aéreo para ofrecerle
ayuda contra su odiado hermano.
Ése era, precisamente, otro problema que presentaban las mujeres: nunca estaban
donde uno las quería o necesitaba de verdad. Se ayudaban entre ellas, desde luego, pero
esperaban que los hombres realizaran toda clase de intrépidas hazañas para demostrar
que eran merecedores del gran don de su amor. ¿Y en qué quedaba eso cuando uno se
ponía a analizarlo? Un abrazo huidizo en la oscuridad, iluminado tan sólo por la muda e
incomprensible perfección de un seno primoroso, que te dejaba desconcertado y triste.
El camino se hizo más empinado, la luz más rojiza, y los músculos le dolían. Al ritmo
que avanzaba, la oscuridad le sorprendería en la superficie rocosa, y luego, por lo menos
durante un par de horas, la montaña le ocultaría la salida de la luna.
¿Iba en busca de Mará exclusivamente por el temor que le inspiraba Afreyt? ¿No lo
hacía también porque llevaba el mismo nombre que su primer amor juvenil, a la que
abandonó con su hijo aún no nacido cuando dejó el Rincón Frío para irse con otra mujer,
a la que abandonó a su vez... o condujo inconscientemente a la muerte, en realidad la
misma cosa? ¿No trataba de satisfacer a la primera Mará rescatando a aquella Mará
infantil? Ése era un problema más con las mujeres, o por lo menos con aquellas a las que
uno amaba o había amado alguna vez, que seguían haciéndote sentir culpable incluso
más allá de su muerte. Tanto si la amas como si no, estás invisiblemente encadenado a
toda mujer que alguna vez ha despertado tu pasión.
¿Y no era ése el motivo más profundo por el que iba en busca de la Mará niña?, se
preguntó, forzando su análisis en la siguiente grieta tortuosa, al tiempo que sus manos
ateridas buscaban los nuevos asideros en la empinada pendiente, bajo la luz de un rojo
sucio. ¿Acaso no se excitaba al pensar en ella, como lo hacía el dios Odín con su
lubricidad senil? ¿Acaso no era él, y ningún otro, quien perseguía a Faroomfar porque
consideraba al príncipe un lujurioso competidor por aquel exquisito bocado de carne
juvenil?
Y ya puestos, ¿no era el aspecto juvenil de Afreyt, su esbeltez a pesar de lo alta que
era, sus senos pequeños y prometedores, sus anécdotas de imaginarios merodeos
infantiles con Cif, la expresión romántica que tenían sus ojos de color violeta, su
atolondrada valentía, lo que le había atraído incluso en la lejana Lankhmar? Eso y su
plata isleña le habían encadenado, colocándole en la posición, totalmente inadecuada
para él, de tener que convertirse en un capitán responsable, él, que había sido durante
toda su vida un lobo solitario, con su «leopardo solitario» compañero, el Ratonero Gris.
Ahora volvía a ese carácter básico y abandonaba a sus hombres. (¡Pluguiera a los dioses
que Skor no perdiese la cabeza y que por lo menos algo de la disciplina que él había
impartido y sus prédicas de prudencia hubieran surtido efecto!) Pero ¡ah, esa servidumbre
vitalicia a las muchachas, caprichosas, huidizas, ligeros diablillos! ¡Comadrejas blancas,
de cuello delgado y dientes afilados, moviéndose incansables, con los ojos melancólicos
del lémur!
Su mano, tendida a ciegas, se cerró en el vacío, y comprendió que mientras se reñía a
sí mismo con tanta vehemencia había llegado a lo alto de la pendiente sin darse cuenta.
Con tardía preocupación alzó la cabeza hasta que sus ojos miraron justo por encima del
borde. Los últimos rayos oscuros del sol le revelaron un saliente pizarroso de unos treinta
pies de ancho, a partir del cual la vertiente de la montaña ascendía de nuevo, escarpada y
sin nieve. Delante de Fafhrd, en aquella nueva superficie, había una gran abertura o
entrada de caverna, tan ancha como el saliente y el doble de alta. Al otro lado de la
entrada la oscuridad era absoluta, pero Fafhrd distinguió el rojo brillante del manto de
Mará, con la capucha alzada, y dentro de la capucha, ensombrecida por ella, su carita,
muy pálida, con los ojos muy oscuros, en realidad un borrón en la penumbra, mirándole
fijamente.
Fafhrd se levantó, escrutando a su alrededor con suspicacia, y avanzó hacia ella,
llamándola en voz baja por su nombre. Ella no replicó con palabra o gesto algunos,
aunque siguió mirándole. Llegaba de la montaña una brisa cálida, con un leve olor a
azufre, que agitaba el manto de la muchacha. Fafhrd se apresuró, impulsado por una
premonición de horror, apartó bruscamente el manto y reveló un pequeño cráneo
sonriente, colocado en lo alto de una cruz de madera, con el travesaño corto, de unos
cuatro pies de altura.
Fafhrd retrocedió hacia el saliente, respirando con dificultad. El sol se había puesto y el
cielo gris parecía más vasto y, sin sus rayos, su brillantez era más pálida. Reinaba un
profundo silencio. El norteño miró a lo largo del saliente en ambas direcciones, sin ningún
resultado. Entonces volvió a fijarse en la caverna, y apretó las mandíbulas. Cogió
pedernal y hierro, abrió el yesquero y encendió una antorcha. Alzándola con la mano
izquierda, mientras la derecha blandía el hacha, se internó en la cueva, hacia el corazón
de la montaña, dejando atrás el pequeño espantapájaros y evitando pisar el manto rojo, a
lo largo de un pasadizo de paredes extrañamente lisas, lo bastante ancho y alto para
permitir el paso de un gigante o un hombre alado.
El Ratonero apenas sabía cuánto tiempo llevaba siguiendo de cerca a las cuatro
mujeres dirigidas por el dios, a través de la extraña cueva, parecida a un túnel, que les
conducía, cada vez a mayor profundidad, por debajo del glaciar hacia el corazón de la
montaña volcánica Fuego Oscuro. En cualquier caso, había transcurrido ya el tiempo
suficiente para que partiera y astillara los extremos más grandes de las tres ramas
muertas que transportaba, de modo que prendiesen con facilidad, y, desde luego, el
tiempo suficiente para hartarse del cántico o cantinela cuyo único tema era la muerte de
los mingoles, y que ahora no sólo resonaba en su mente, sino que lo entonaban las cuatro
mujeres arrebatadas, como si fuese un himno de marcha, exactamente igual que hicieran
los hombres de Groniger. Claro que en este caso nuestro héroe no tenía que preguntarse
de dónde habían sacado aquella tonada, pues las mujeres la habían oído con él dos
noches atrás en la Guarida de la Llama, cuando el dios Loki pareció hablar desde el
fuego. De todos modos, esta circunstancia no la hacía menos insoportable o latosa.
Al principio intentó razonar con Cif mientras ésta avanzaba a toda prisa con las otras
como una ménade loca, arguyendo la imprudencia de aventurarse tan temerariamente en
una caverna desconocida, pero ella se limitó a señalar la antorcha de Rill y dijo:
—Mira cómo se inclina hacia adelante. El dios nos lo ordena.
Y dicho esto reanudó su cántico.
Era innegable que la llama se inclinaba hacia adelante de una manera antinatural,
puesto que el rápido avance de las mujeres debería hacer que oscilara hacia atrás..., y
que, por otro lado, duraba más que cualquier antorcha. Así pues, el Ratonero intentó
memorizar lo mejor que pudo el camino que seguían entre las rocas. Al principio hacía
frío, como era de esperar dado el hielo acumulado encima, pero la atmósfera fue
haciéndose perceptiblemente más cálida, y el aire caldeado tenía un ligero olor a azufre.
No le hacía ninguna gracia la sensación de ser instrumento y juguete de fuerzas
misteriosas con poderes muy superiores a los suyos, fuerzas que ni siquiera se dignaban
informarle de lo que habían dicho a través de él (aquel discurso que había pronunciado
pero del que no había oído una sola palabra le molestaba cada vez más). Por encima de
todo, no le gustaba nada la servidumbre a lo inescrutable, de lo cual eran ejemplo las
mujeres, al repetir estúpidamente palabras de muerte y condenación.
Tampoco le complacía demasiado la sensación de estar sometido a la voluntad de
unas mujeres y cada vez más absorto en sus asuntos, sensación que experimentaba
continuamente desde que aceptara el encargo de Cif tres meses atrás en Lankhmar y
que, a su vez, le había hecho ser un esclavo de sus responsabilidades para con Pshawri,
Mikkidu y todos sus hombres, así como de sus ambiciones y amor propio.
Finalmente, le disgustaba verse como un monstruoso e inteligente individuo que podía
desplazarse en sentido contrario al de las agujas del reloj alrededor de todos los dioses y
diosecillos, y de quien todo el mundo esperaba una actuación divina. ¿Por qué no podía al
menos decirle a Cif que no había oído una sola palabra de su discurso supuestamente
magnífico? Y si era capaz de efectuar ese desplazamiento alrededor de los dioses, ¿por
qué no lo hacía?
El cavernoso túnel que habían seguido hasta entonces desembocó en lo que parecía
un espacio mucho más amplio lleno de vapores, y entonces, de improviso, se vieron ante
un gran muro que parecía extenderse indefinidamente hacia arriba y a cada lado.
Las mujeres interrumpieron su cántico y Rill gritó:
—¿Hacia dónde ahora, Loki?
Hilsa repitió trémula esa misma pregunta y la madre Grum gruñó:
—Dínoslo, muro.
—Habla, oh dios —entonó Cif con energía.
Y mientras las mujeres decían tales cosas, el Ratonero se acercó rápidamente al muro
y lo tocó. Estaba tan caliente que casi apartó la mano, pero no lo hizo, y a través de la
palma y los dedos extendidos notó una pulsación fuerte y constante, un ritmo en la roca,
exactamente como si repitiera con sus vibraciones el cántico de las mujeres.
En ese momento, como una respuesta a las súplicas de éstas, la antorcha de Loki, que
se había consumido hasta quedar reducida a poco más que un fragmento, ardió con una
gran llama dividida en siete ramales, de una brillantez casi intolerable —fue un milagro
que Rill pudiera sostenerla—, que reveló la amplísima extensión de la superficie rocosa.
Al tiempo que se iluminaba, la roca parecía moverse monstruosamente bajo la mano del
Ratonero con cada pulsación de su cántico, y el suelo también empezó a oscilar.
Entonces la gran superficie rocosa se hinchó, el calor también se hizo monstruoso y el
hedor del azufre se intensificó hasta tal punto que todos sufrieron arcadas y accesos de
tos, mientras imaginaban un terremoto inmediato y una inundación de lava al rojo vivo tras
el estallido del corazón de la montaña.
Resulta muy revelador de la prudencia del Ratonero el hecho de que en ese breve
período de pánico y conmoción se le ocurriera aplicar una de sus ramas con un extremo
astillado a la llama cegadora de la antorcha. Fue todo un acierto, pues la gran llama del
dios se extinguió con tanta celeridad como había ardido, dejando tan sólo la débil
iluminación de la rama prendida, de ordinaria madera muerta, que ahora sujetaba el
Ratonero. Rill dejó caer el fragmento de antorcha apagada con un grito de dolor, como si
sólo ahora pudiera sentir cómo le había quemado, mientras Hilsa sollozaba y todas ellas
tanteaban a su alrededor, aturdidas.
Y como si el mando hubiera pasado de modo incuestionable al Ratonero mediante la
antorcha, éste se puso al frente y las precedió, desandando el camino recorrido,
alejándose de los vapores asfixiantes, a través de los pasadizos ahora
desconcertantemente peligrosos, cuyo trazado sólo él había retenido en la memoria, y en
los que seguía resonando la temible música de la roca que imitaba la suya propia, una
sinfonía fúnebre que reverberaba de manera monstruosa en las masas rocosas, mientras
avanzaban hacia la bendita luz exterior, el aire y e) cielo, los campos y los vastos mares.
No fue ese gesto el único que revelaba el grado de prudencia del Ratonero, pues en el
momento de mayor pánico, cuando el fragmento de la antorcha de Loki cayó de la mano
de Rill, pensó en cogerla del suelo, para entonces poco más que un trozo de carbón
caliente, y guardársela en la bolsa. Le quemó ligeramente los dedos, como descubrió
luego, pero por suerte no ardía tanto como para prender fuego a la bolsa.
Afreyt se sentó en una roca cubierta de líquenes, al lado de la litera, en el amplio puerto
montañés de las Tierras Muertas (cerca de donde Fafhrd encontrara por primera vez a los
mingoles, aunque ella desconocía ese detalle), arrebujada en su manto gris. Quería
descansar un poco. De vez en cuando, un viento del este, cuya frialdad parecía la del
cielo violeta, agitaba las cortinas corridas de la litera, cuyos porteadores se habían unido a
los demás hombres alrededor de una de las pequeñas fogatas, encendidas para calentar
la sopa de pescado durante la pausa nocturna en su marcha. Siguiendo instrucciones de
Afreyt, habían fijado el patíbulo, acuñando la base y el extremo de la viga entre unas
rocas, de modo que parecía una L caída, su ángulo alzado por encima de la litera como
un tejado doblado, o como una cumbrera con un pendolón.
La luz en el oeste era aún lo bastante intensa para que Afreyt se preguntara si era
humo lo que veía moviéndose hacia el este, por encima del estrecho cráter del monte Luz
Infernal, mientras que en el frío este, la noche era lo suficientemente densa para permitirle
ver, estaba casi segura de ello, un débil resplandor en el cráter del monte Fuego Oscuro.
El viento del este sopló de nuevo y la joven se acurrucó, embozándose más con la
capucha y el manto.
Las cortinas de la litera se descorrieron, Mayo saltó y fue al lado de Afreyt.
—¿Qué tienes alrededor del cuello? —le preguntó ésta a la niña.
—Es un lazo corredizo —respondió Mayo ilusionada, pero con cierta solemnidad—. Lo
he trenzado y Odín me ha enseñado a hacer el nudo. Todos vamos a pertenecer a la
Orden del Lazo Corredizo, algo que Odín y yo hemos inventado esta tarde mientras Brisa
hacía la siesta.
Con gesto vacilante, Afreyt tendió la mano hacia la esbelta garganta de la muchacha e
inspeccionó el lazo de pesada trencilla, fascinada e inquieta. Se trataba, en efecto, del
cruel nudo del verdugo, bastante apretado a la carne y recubierto de pequeñas flores
silvestres, algo marchitas, recogidas aquella mañana en las estribaciones inferiores.
—He hecho uno para Brisa —dijo la niña—. Al principio no quería ponérselo porque yo
he ayudado a inventarlo. Estaba celosa.
Afreyt meneó la cabeza, con ademán reprobador, aunque su mente estaba en otra
parte.
—Toma —le ofreció Mayo, alzando la mano que había mantenido inmóvil al costado,
bajo el manto—. He hecho uno para ti, algo más grande. Mira, también tiene flores. Bájate
la capucha. Lo llevarás bajo el pelo, naturalmente.
Durante largo rato Afreyt miró a la niña a los ojos, la cual no parpadeó ni una sola vez.
Entonces se bajó la capucha, agachó la cabeza y ayudó a la pequeña subiéndose la
cabellera. Con ambas manos, Mayo colocó el nudo en la base del cuello de la joven.
—Ya está —dijo—. Así es como se lleva. Ajustado pero sin que apriete.
Mientras esto tenía lugar, Groniger se había acercado a ellas con tres cuencos y un
pequeño cubo tapado que contenía la sopa. Cuando le explicaron el propósito de los
nudos, comentó:
—¡Una vanidad capital! —Sonrió ampliamente, las cejas enarcadas—. Eso enseñará
algo a los mingoles, les hará saber lo que les espera. El Pequeño Capitán nos ha
enseñado un magnífico canto, ¿no es cierto?
Afreyt asintió, mirando un momento de soslayo a Groniger.
—Sí, sus espléndidas palabras.
Groniger le devolvió la mirada y repitió:
—Sus espléndidas palabras.
—Me hubiera gustado oírle —dijo Mayo.
Groniger les ofreció los cuencos y vertió en ellos la sopa espesa y humeante.
—Llevaré el suyo a Brisa —añadió la pequeña.
—Tómala mientras esté caliente —dijo con aspereza Groniger a Afreyt—. Luego
descansa un poco. Reanudaremos la marcha cuando salga la luna, ¿de acuerdo?
Afreyt asintió y el anciano se alejó con andares ostentosos, tarareando airosamente el
cántico a cuyo ritmo habían marchado durante toda la jornada, el del Ratonero... o más
bien el de Loki.
Afreyt frunció el ceño. Normalmente, Groniger era un hombre muy serio, e incluso
había llegado a resultarle insulso, pero ahora casi parecía un bufón. ¿Decir
«monstruosamente cómico» sería una expresión demasiado fuerte? Meneó despacio la
cabeza. Todos los isleños se estaban volviendo así, toscos y grotescos, y hasta daban la
impresión de ser más corpulentos. Se dijo que quizá su cansancio le hacía ver las cosas
torcidas y magnificadas.
Mayo regresó y las dos cogieron las cucharas y se pusieron a comer.
—Brisa quiere tomar su sopa dentro —dijo la niña al cabo de un momento—. Creo que
ella y Odín están tramando algo. —Se encogió de hombros y siguió comiendo.
Transcurrido otro rato, añadió—: Voy a hacer lazos corredizos para Mará y el capitán
Fafhrd. —Finalmente rebañó el cuenco, lo dejó a un lado y preguntó—: Prima Afreyt,
¿crees que Groniger es un troll?
—¿Qué es eso? —inquirió Afreyt.
—Una palabra que utiliza Odín. Dice que Groniger es un troll.
Brisa había bajado de la litera con su cuenco vacío, excitada pero sin olvidarse de
correr las cortinas tras ella.
—¡Odín y yo hemos inventado un himno de marcha para nosotros! —anunció,
poniendo su cuenco sobre el de Mayo—. Dice que la canción del otro dios está bien, pero
que él quiere tener la suya propia. Escuchad, os la cantaré. Es más corta y rápida que la
otra. —Torció el rostro—. Es como un tambor —explicó vivamente. Golpeó el suelo con
un pie y entonó—. ¡Marchemos, marchemos sobre las Tierras de la Muerte! ¡Adelante,
adelante, por las Tierras de la Perdición! ¡A sangre y fuego, matemos a los mingoles!
¡Perdición! Mueran los héroes. ¡A sangre y fuego! ¡Perdición! ¡Gloriosa perdición!
Pronunció en voz muy alta las últimas palabras.
—¿Gloriosa perdición? —repitió Afreyt.
—Sí. Vamos, mayo, cántalo conmigo.
—No tengo ganas.
—Oh, vamos, me he puesto tu lazo corredizo, ¿no es cierto? Odín dice que todos
debemos cantarlo.
Mientras las dos niñas repetían el cántico con sus voces agudas y un creciente
entusiasmo, llegaron a su lado Groniger y otro isleño.
—Eso está bien —dijo el anciano al tiempo que recogía los cuencos—. La gloriosa
perdición está bien.
—Esta canción me gusta —convino el otro hombre—. ¡A sangre y fuego! ¡Matemos a
los mingoles! —repitió apreciativamente.
Los dos se marcharon tarareando.
La oscuridad se intensificó y empezó a soplar el viento. Las niñas se quedaron
silenciosas.
—Hace frío —dijo Mayo—. El dios se va a enfriar. Será mejor que subamos a la litera,
Brisa. Que descanses, prima Afreyt.
—Lo mismo os digo.
Poco después de que hubieran corrido las cortinas, Mayo asomó la cabeza.
—El dios te invita a subir con nosotras —le dijo a Afreyt.
La joven retuvo la respiración, y entonces, con la mayor naturalidad de que fue capaz,
replicó:
—Dale las gracias al dios, pero dile que me quedaré aquí... de guardia.
—Muy bien —dijo Mayo, y volvió a correr las cortinas.
Afreyt apretó los puños bajo su manto. No había admitido ante nadie, ni siquiera ante
Cif, que, desde hacía algún tiempo, Odín se había ido desvaneciendo y ella ya ni siquiera
podía ver un tenue contorno. Aún oía su voz, pero había empezado a debilitarse y se
confundía con el susurro del viento. El dios fue muy real al principio, aquella mañana de
primavera en que ella y Cif le encontraron junto con el otro dios. Entonces parecía muy
próximo a la muerte, y ella puso todo su empeño en salvarle. Se sintió rebosante de
adoración, como si el dios fuese un antiguo santo heroico, o su propio padre amado, que
ya no existía. Y cuando él la acarició torpemente y musitó, al parecer decepcionado:
«Eres mayor de lo que creía», antes de sumirse en el sueño, el horror y el rechazo
contaminaron esa adoración. Tuvo entonces la idea de facilitarle a las niñas (¿la convertía
eso en un monstruo? Tal vez...), y desde entonces se las arregló muy bien,
manteniéndose a distancia.
Luego experimentó la emoción del viaje a Lankhmar, los peligros de la magia helada de
Khahkht y los mingoles, así como la excitación renovada ante la llegada del Ratonero y
Fafhrd, cuando vio que éste parecía realmente un Odín más joven... ¿Sería esa
circunstancia la responsable del desvanecimiento de Odín y la debilidad creciente de su
voz? Ella no lo sabía, pero era consciente de que contribuía a que todo fuese doloroso y
confuso..., y esa noche habría sido incapaz de subir a la litera. (Sí, era un monstruo.)
Sintió un dolor agudo en el cuello y se dio cuenta de que, en su agitación, había estado
tirando del extremo del lazo que pendía bajo su manto. Lo aflojó e hizo un esfuerzo por
permanecer sentada tranquilamente. Ahora era noche cerrada. De los dos montes. Fuego
Oscuro y Luz Infernal, brotaban débiles llamas. Afreyt oía retazos de conversación
procedentes de los hombres reunidos alrededor de las fogatas, fragmentos del nuevo
cántico Y risas, mientras circulaba el relato de su invención. Hacía mucho frío, pero la
joven no se movía. En el este aumentó la palidez plateada, el resplandor lechoso creció y
por fin la luna blanca apareció a la vista.
Fafhrd acababa de encender su segunda antorcha con el ascua a que había quedado
reducida la primera, calentando un poco más su entorno, cuando el alto —pasadizo por
donde avanzaba desembocó en una caverna tan amplia que la luz de la antorcha pareció
perderse en ella. El sonido del fragmento de antorcha que arrojó contra las rocas despertó
débiles ecos lejanos, y el norteño se detuvo para mirar arriba y a su alrededor. Entonces
empezó a ver una multitud de puntos luminosos, como el cielo estrellado, debido a que los
trozos de mica de las rocas reflejaban la luz. Hacia el centro de la inmensa cueva atisbo
una columna irregular de roca salpicada de reflejos de mica, y en su cúspide, un pequeño
bulto pálido atrajo su atención. Entonces oyó en lo alto un batir de grandes alas, una
pausa y de nuevo el sonido de las alas, como si un buitre enorme estuviera dando vueltas
en la oscuridad cavernosa.
—¡Mará! —gritó en dirección a la columna, y cuando regresaron los ecos percibió entre
ellos, débil y agudo, su propio nombre y la resonancia de éste.
Entonces se dio cuenta de que el batir de alas había cesado y que una de las estrellas
de mica adquiría rápidamente mayor brillantez, como si se desplomara hacia él, al tiempo
que oía un estrépito en el aire, igual que si un gran halcón se abatiera sobre su presa.
Se arrojó a un lado, apartándose de la brillante espada lanzada contra él, y
simultáneamente golpeó con el hacha a sus espaldas. Perdió la antorcha, algo parecido a
una lámina de cuero le golpeó las rodillas, y entonces se produjo un formidable aleteo,
muy cercano, y luego otro, seguidos de un grito humano agónico que, pese al dolor que
reflejaba, contenía una nota de cólera.
Cuando se puso en pie, vio que su antorcha ardía en el suelo rocoso, atravesada por la
brillante espada que se la había arrebatado. El aleteo y el grito habían cesado. Aplicó un
pie al mango de la antorcha, disponiéndose a retirar la espada de ella, pero cuando iba a
coger la empuñadura, sus dedos tocaron una mano escamosa, más delgada que la suya,
que la aferraba con fuerza y, como sus dedos descubrieron al tantear, cálidamente
húmeda en la muñeca, por donde había sido cortada. Tanto la mano como la sangre eran
invisibles, y así, aunque sus dedos tocaban y sentían, sus ojos veían tan sólo la
empuñadura de la espada, la guarnición de plata, el pomo en forma de pera y el negro
mango de cuero recubierto de hilo de plata trenzado.
Oyó a sus espaldas una vocecita entrecortada que pronunciaba su nombre, y al
volverse vio a Mará en pie, con su vestido blanco y una expresión melancólica y confusa,
como si acabaran de cogerla en lo alto de la columna y depositarla allí. Fafhrd respondió
pronunciando el nombre de la niña, pero en aquel instante una voz surgió del aire un poco
por encima de Mará, hablando en el tono glacial y abominable de alguien familiar y amado
que, en una pesadilla, se ha vuelto odioso. Así habló Hirriwi, la invisible princesa de la
montaña:
—¡Ay de ti, bárbaro, por haber venido al norte sin presentar primero tus respetos a
Stardock! ¡Ay de ti por acudir a la llamada de otra mujer, aunque estemos a favor de su
causa! ¡Ay de ti por abandonar a tus hombres para perseguir a esta chiquilla, a la que
habríamos, y de hecho hemos, salvado sin ti! ¡Ay de ti por mezclarte con demonios y
dioses! Y, sobre todo, ¡ay de ti por haber alzado la mano para mutilar a un príncipe de
Stardock, con quien estamos unidas, aunque sea nuestro mayor enemigo, por vínculos
más fuertes que el amor y el odio! Cabeza por cabeza y mano por mano: piensa en ello.
¡Tienes cinco motivos de condena!
Mientras la voz desgranaba este memorial de agravios, Mará se había acercado a
Fafhrd, el cual estaba de rodillas y erguido, apretando los dientes y mirando con fijeza el
vacío del que surgía la voz. Rodeó con un brazo los hombros de la muchacha y juntos
miraron la penumbra parlante.
En un tono menos ritualmente apasionado, pero con la misma frialdad, Hirriwi continuó:
Al día siguiente, muy temprano, era tal la agitación que reinaba en Puerto Salado con
los preparativos para la gran navegación, que habría sido difícil determinar dónde
acababan las preocupaciones distorsionadas durante el sueño y las inspiraciones de las
pesadillas, y donde empezaban las más productivas que traía aparejadas, al menos así
era de esperar, la nueva jornada. Aquel brío contagiaba incluso a los «extranjeros», como
si también ellos hubieran oído en sueños el cántico que clamaba por la muerte de los
mingoles, y el Ratonero, prescindiendo por una vez de su prudencia, había cedido a la
tentación de tripular el Halcón Marino de Fafhrd con los isleños más vehementes,
incluidos Bomar, su «alcalde», y el ilthmarés propietario de la taberna. Nombró a Pshawri
capitán de la nave, cediéndole a la mitad de los ladrones a fin de que reforzaran su
autoridad, y a dos de los mingoles, Trenchi y Gavs, para ayudarle en el manejo del barco.
—Recuerda que eres el jefe —le dijo a Pshawri—. Si no les gusta, que se fastidien..., y
mantente a barlovento de mi nave.
Pshawri, todavía con la cicatriz rosada de la herida en la frente, asintió con viveza y fue
a tomar posesión del mando. El sol naciente teñía de un rojo amenazante el cielo oriental
por encima del acantilado salino, mientras que en el oeste aún permanecían las sombras
nocturnas. Soplaba un fuerte viento del este.
Desde la popa del Pecio el Ratonero contempló el ajetreo del puerto y su flota de
pesqueros convertidos en barcos de guerra. La escena era ciertamente extraña: las
cubiertas, hasta poco antes llenas de pescado, ahora estaban erizadas de picas y
diversas armas improvisadas, como las que los hombres de Groniger llevaban al hombro
el día anterior. Algunos de ellos habían fijado enormes lanzas ceremoniales (en realidad,
palos con puntas de bronce) al bauprés, y el Ratonero supuso que pretendían usarlas
como arietes. ¡Que el destino fuese clemente con ellos! Otros habían puesto a sus barcos
velas rojas y negras, quizá para indicar sangrientas y sombrías intenciones. Nuestro
héroe estaba seguro de que el pescador más serio era un pirata en potencia. Tres de las
naves estaban medio envueltas en redes de pescar. ¿Para protegerse contra las lluvias
de flechas? Las dos naves mayores se hallaban al mando de Dwone y Zwaakin, sus
vicealmirantes, si como tales se les podía considerar. El Ratonero meneó la cabeza.
¡Ah, si tuviera tiempo para ordenar sus pensamientos! Pero desde que se despertara,
los acontecimientos, y sus propios impulsos impredecibles, se habían precipitado sobre él
en estampida. El día anterior había logrado sacar a Cif y a las demás mujeres sanas y
salvas de los túneles cavernosos, trémulos y hediondos (miró hacia Fuego Oscuro:
todavía expulsaba hacia el cielo rojizo una gruesa columna de humo negro, que el viento
del este empujaba hacia el oeste), y al salir descubrió que había perdido la cuenta del
tiempo pasado bajo tierra y ya era de noche. Tras ocuparse de la mano de Rill,
gravemente quemada por la antorcha de Loki, tuvieron que regresar con precipitación a
Puerto Salado para deliberar con los isleños. Apenas tuvo tiempo para comentar con Cif
la experiencia de la caverna.
Y ahora tenía que separarse de ella y echar una mano a Mikkidu en la instrucción de
los seis sustitutos isleños de los ladrones que habían embarcado en el Halcón Marino,
enseñarles la manera de manejar los remos y las demás faenas marineras.
Apenas había terminado esa labor (consistente sobre todo en facilitar a Mikkidu unas
cuantas instrucciones en voz baja), cuando Cif subió a bordo, seguida de Rill, Hilsa y la
madre Grum, todas ellas, salvo la última, enfundadas en atavíos marineros y con cuchillos
al cinto. Rill llevaba el brazo derecho en cabestrillo.
—Henos aquí a vuestras órdenes, capitán —dijo briosamente Cif.
—Querida... consejera —respondió el Ratonero, compungido—. El Pecio no puede
zarpar en misión bélica con mujeres a bordo, sobretodo...
Dejó que una mirada significativa sustituyera a «putas y brujas».
—Entonces tripularemos el Duende y te seguiremos —replicó! ella, en absoluto
alicaída—. O más bien nos adelantaremos para explorar y ser las primeras en avistar a
los mingoles solares..., ya sabes que el Duende es un velero rápido. Sí, quizá eso sea lo
mejor, la nave de guerra de unas mujeres tripulada por soldados femeninos.
El Ratonero se sometió a lo inevitable con el buen talante de que fue capaz. Rill e Hilsa
sonreían satisfechas. Cif le tocó el brazo, compadecida.
—Me alegro de que lo aceptes —le dijo—. Ya he prestado el Duende a otras tres
mujeres. —Entonces se puso seria mientras bajaba la voz para añadir—: Hay una cosa
que me preocupa y que debes saber, íbamos a subir al dios Loki a bordo, en un brasero,
igual que ayer viajó en la antorcha de Rill...
—No es posible tener fuego a bordo de un buque que va a combatir —respondió
automáticamente el Ratonero—. Además, ya ves cómo se quemó Rill...
—... Pero esta mañana, por primera vez en más de un año, hemos descubierto que el
fuego en la Guarida de la Llama se ha apagado inexplicablemente —concluyó Cif—.
Removimos las cenizas y no había ni una chispa.
El Ratonero se quedó un momento pensativo.
—Tal vez ayer, en la gran superficie rocosa, tras haber llamea— do tan alto, el dios
cambió temporalmente su morada y se instaló en el ardiente corazón de la montaña. ¡Mira
cómo humea!
Señaló hacia Fuego Oscuro, donde la negra columna que se deslizaba al oeste era
más gruesa.
—Sí, pero ahora no le tenemos a mano —objetó inquieta Cif.
—Bueno, en cualquier caso sigue en la isla —respondió el Ratonero—. Y, en cierto
sentido, estoy seguro de que también le tenemos a bordo del Pecio —añadió, recordando
el negro fragmento de antorcha que, a riesgo de quemarse los dedos, había guardado en
su bolsa; ésa era otra cosa en la que quería pensar...
Pero en aquel momento Dwone pasó cerca con su nave e informó que la flota isleña
estaba preparada para la acción y era casi imposible retener a los hombres. El Ratonero
se vio obligado a hacerse a la mar, alzando todo el trapo que pudo para virar contra el
viento, y ordenó a sus ladrones y a los sustitutos bisoños que remaran mientras Ourph
marcaba el ritmo, de modo que pudiera mantenerse por delante del barco de pesca, más
fácil de maniobrar.
Se oyeron vítores desde la orilla y, durante unos momentos, el Ratonero cedió a la
satisfacción vanidosa al ver que el Pecio se deslizaba tan airosamente para ponerse a la
cabeza de la flota, que su tripulación estaba tan bien disciplinada y que Pshawri, a quien
tenia a la vista, manejaba muy bien el Halcón Marino, mientras que Cif permanecía a su
lado con los ojos brillantes... y él mismo, ¡por Mog!, estaba hecho todo un almirante.
Pero entonces, los pensamientos a los que no había tenido tiempo de prestar atención
a lo largo del día, empezaron a incordiarle de nuevo. Por encima de todo se daba cuenta
de que había algo temerario, de hecho absolutamente ridículo, en aquella manera de
hacerse a la mar con tanta confianza y con un plan de acción apenas bosquejado, sin
más base que la voz crepitante de un fuego, el susurro de las ramitas al arder. No
obstante, le embargaba la convincente sensación de que estaban haciendo lo que debían
y nada podría perjudicarles, que quizá encontraría a la flota mingola y que en el último
momento tendría otra inspiración maravillosa...
En aquel instante se fijó en Mikkidu, que remaba con notable estilo en la bancada de
estribor más próxima a la proa, y tomó una decisión.
—Ourph, coge el timón y saca la nave del puerto. Controla los remos. —Entonces se
dirigió a Cif—: Querida, debo dejarte brevemente. —Pidió al último mingol que le
acompañara, fue hacia la proa, y dijo con aspereza a Mikkidu—: Ven a mi camarote.
Tenemos que hablar. Gib te sustituirá.
Dicho esto, bajó a toda prisa con su segundo, visiblemente aprensivo. Las mujeres les
miraron extrañadas.
En el camarote de techo bajo (se le ocurrió que era una suerte que el capitán de la
nave fuese de corta estatura y la tripulación todavía más), hizo sentar a Mikkidu a un lado
de la mesa y él lo hizo enfrente, mirando a su subordinado con expresión implacable.
—Alférez, hace dos noches, en la sala del consejo, dirigí un discurso a los isleños y
ellos me vitorearon al terminar. Tú estabas presente. ¿Qué les dije?
Mikkidu se removió inquieto.
—Oh, capitán —protestó, ruborizándose—, ¿cómo podéis esperar...?
—No me vengas con ese cuento de que fue tan maravilloso que ni siquiera lo
recuerdas, ni intentes escabullirte de cualquier otra manera —le atajó el Ratonero—.
Imagina que hay una tempestad y la seguridad del barco depende de que me des la
respuesta exacta. Por los dioses, ¿no te he enseñado que ninguno de mis hombres debe
temer nada de mí por decirme la verdad?
Mikkidu tragó saliva y se rindió.
—Hice una cosa terrible, capitán —le confesó—. Aquella noche, mientras os seguía
desde los muelles a la sala del consejo y vos estabais con las dos damas, compré una
bebida a un vendedor ambulante y la engullí cuando no mirabais. Su sabor no era fuerte,
lo juro, pero debía de producir un tremendo efecto retardado, pues en el mismo instante
en que subíais a la mesa y empezabais a hablar, perdí el conocimiento..., ¡os doy mi
palabra! Cuando desperté, estabais diciendo algo sobre Groniger y Afreyt, los cuales
dirigirían a los isleños para reforzar al capitán Fafhrd, mientras que los demás
zarparíamos para atraer a los mingoles solares hacia un gran torbellino, y todos gritaban
como locos... Naturalmente, me sumé a los aplausos, como si también lo hubiera oído
todo.
—¿Me juras que lo que acabas de decir es la verdad? —inquirió el Ratonero en un tono
terrible.
Mikkidu asintió, abatido.
El Ratonero contorneó rápidamente la mesa, le abrazó y le dio un beso en la
temblorosa mejilla.
—Eres un buen alférez —le dijo con afecto, dándole unas palmaditas en la espalda—.
Ahora vete, buen Mikkidu, e invita a la dama Cif a que se reúna aquí conmigo. Luego sé
útil en cubierta, de cualquier manera que te sugiera tu astucia. No te quedes aturdido.
Ponte manos a la obra, muchacho.
Cuando Cif llegó, poco después, el Ratonero ya había decidido cómo abordarla.
—Querida Cif —le dijo sin preámbulo, acercándose a ella—. Tengo que hacerte una
confesión.
Entonces le contó, humilde pero clara y sucintamente, la verdad sobre sus
«maravillosas palabras», es decir, que no había oído una sola de ellas. Al terminar,
añadió:
—Como ves, ni siquiera ha intervenido mi vanidad... Dijera lo que dijese, se trató de un
discurso de Loki, no mío. Así pues, ahora dime la verdad sin ocultar nada.
Ella le miró sonriente e inquisitiva.
—Me intrigaba qué le habrías dicho a Mikkidu para que pareciera tan contento..., y ni
siquiera ahora estoy segura de comprenderlo. Pero sí, he de confesar que mi experiencia
fue idéntica a la suya..., sólo que yo no tomé una bebida desconocida que pudiera
excusarme. La mente se me puso en blanco, el tiempo se deslizó sin que me diera
cuenta, y no oí una sola palabra de lo que dijiste, excepto esas últimas instrucciones
sobre la expedición de Afreyt y el remolino. Pero todo el mundo gritaba y aplaudía, por lo
que fingí haber oído, pues no deseaba herir tus sentimientos ni sentirme como una necia.
¡Qué acobardada estaba! Cierta vez estuve a punto de confesar mi lapsus a Afreyt, y ojalá
lo hubiera hecho, pues entonces ella tenía una expresión extraña..., pero no lo hice.
¿Crees, como yo ahora, que también ella...?
El Ratonero asintió con decisión.
—Creo que ni uno solo de ellos se enteró lo más mínimo del cuerpo principal de mi
discurso, del de Loki, mejor dicho, pero luego todos fingieron haberlo oído, como otros
tantos borregos..., y yo soy la cabra negra que les guía. Así pues, sólo Loki sabe lo que él
mismo dijo, y hemos zarpado con rumbo desconocido contra los mingoles, a ojos
cerrados.
—¿Qué vamos a hacer ahora? —inquirió la joven.
Él la miró a los ojos, con un esbozo de sonrisa y un leve encogimiento de hombros, que
era a la vez condescendiente y cómico.
—Seguiremos adelante, por supuesto, pues es tu empresa y me he comprometido a
llevarla a cabo.
En aquel momento, una ola que golpeó contra el costado de la nave hizo dar a ésta un
largo bandazo. Cif perdió el equilibrio, el Ratonero la sujetó y ambos se abrazaron. Sus
labios se encontraron apasionada pero brevemente, pues debían subir en seguida a
cubierta para descubrir, o más bien confirmar, lo que había ocurrido.
El Pecio dejaba atrás Puerto Salado y el acantilado salino a sotavento, y navegaban
por el Mar Exterior, donde el viento del este les azotaba con más intensidad, mientras las
olas y la luz del sol se abatían sobre la lona y la cubierta. El Ratonero sustituyó al
entristecido Ourph en el manejo del timón, y el viejo, Gib y Mikkidu largaron velas para la
primera bordada hacia el este. Y uno tras otro, el Halcón Marino y los pesqueros, con sus
extraños aparejos, repitieron su maniobra, siguiendo al Pecio.
Aquel mismo viento del este que soplaba hacia el oeste a través de la mitad meridional
de la Isla de la Escarcha, y contra el que avanzaba penosamente el Pecio, más adelante,
en aquel mismo mar, impulsaba las naves equinas de los mingoles denominados
«solares» porque avanzaban en el sentido del movimiento aparente del sol. Las sombrías
galeras, cada una con su hinchada vela cuadrada, navegaban en tropel, y de vez en
cuando un caballo relinchaba despavorido, encerrado en la jaula de proa, cuando la nave
cabeceaba entre las olas, cuyo rocío penetraba en cascada a través de los negros
barrotes. Todos escudriñaban el oeste, y habría sido difícil determinar en qué ojos brillaba
más la locura, si en los de los hombres vestidos con pieles, que descubrían sus dientes
blancos al sonreír, o en las bestias de alargada cabeza, que también mostraban los
dientes en sus muecas de espanto.
En la popa de la nave insignia este frenesí se encauzaba en una dirección más
filosófica. Allí Gonov hablaba con su hechicero y los sabios que le rodeaban, planteando
preguntas de este tenor: «¿Basta con incendiar completamente una ciudad o también hay
que pisotearla hasta dejarla reducida a escombros?». Y recibía respuestas como ésta:
«Más meritorio es machacarla hasta que sólo quede arena o fina marga, sin incendiarla».
Mientras, el fuerte viento que soplaba hacia el este sobre la mitad septentrional de la
isla (con un cinturón de turbonadas y violentos torbellinos entre los dos vientos),
impulsaba desde el oeste la flota de los mingoles llamados «oscuros», que navegaba en
sentido contrario. Su jefe, Edumir, había formulado esta pregunta a sus filósofos:
—¿Es la muerte por suicidio en el primer ataque, arrojándose uno sobre la lanza virgen
del enemigo, preferible a la muerte administrada por uno mismo mediante un veneno en el
último ataque?
Escuchó sus respuestas, minuciosamente razonadas, y la pregunta que le hicieron a su
vez:
—Puesto que la muerte es tan deseable y sobrepasa las delicias del amor y del vino de
setas, ¿cómo es que nuestros nobles y reverenciados antepasados sobrevivieron para
procrearnos?
Finalmente, mirando hacia el este con sus ojos ribeteados de blanco, Edumir concluyó
con un suspiro:
—Todo esto es teoría. Cuando lleguemos a la Isla de la Escarcha someteremos una
vez más estas abstrusas cuestiones a la prueba de la práctica.
A gran altura por encima de todos los vientos, Khahkht, en su esfera de hielo,
estudiaba sin cesar el mapa que la forraba, sobre el que movía fichas que representaban
barcos, hombres.
A la primera luz de la mañana y contra el viento cortante, Afreyt se apresuraba sola a
través del brezal salpicado de cedros atrofiados, más allá de la última granja en la colina
silenciosa, con sus tejados cubiertos de hierba gris verdosa, ante Puerto Frío. Le dolían
los pies y estaba fatigada (incluso el lazo corredizo de Odín alrededor de su cuello le
pesaba), pues habían caminado durante toda la noche, deteniéndose sólo un par de
veces para descansar brevemente, y a medio camino les azotaron los vientos cambiantes,
que alcanzaron la fuerza de un tornado cuando cruzaban el cinturón de transición entre la
mitad sudoriental de la isla, donde estaba Puerto Salado, y la mitad noroccidental, la
correspondiente a Puerto Frío, en la que ahora soplaba el viento no menos fuerte del
oeste. No obstante, se mantenía con esfuerzo ojo avizor para localizar amigos o
enemigos, pues constituía la vanguardia de Groniger y sus hombres grotescamente
armados. Poco antes, en el crepúsculo que precede al alba, se había trasladado, desde
su puesto al lado de la litera, a la cabeza de la columna, señalando a Groniger la
necesidad de disponer una avanzadilla, puesto que se aproximaban al final de su viaje y
debían prevenir posibles emboscadas. Groniger no pareció preocupado, incapaz de
aquilatar el peligro, casi como si, al igual que los demás isleños, su único objetivo fuese el
de seguir adelante, con la mirada vidriosa, canturreando el himno del dios transmitido por
Brisa, como otros tantos autómatas monstruosos, hasta que se encontraran con los
mingoles o las fuerzas de Fafhrd. Afreyt temía que si no ocurría así, seguirían avanzando
hasta adentrarse en el helado océano occidental, sin detenerse jamás, como las hordas
de ratones árticos en su período crítico. Pero Groniger no había puesto ninguna objeción
a que ella se adelantara para explorar ni había mostrado preocupación por su seguridad.
¿Dónde estaban la inteligencia y la prudencia de las que hasta poco antes había hecho
gala aquel hombre?
Afreyt tenía habilidad para orientarse en los bosques, y ahora atisbo a Skor, que miraba
hacia Puerto Frío desde el bosquecillo de cedros atrofiados, desde donde Fafhrd lanzara
el día anterior su breve lluvia de flechas. Llamó a Skor por su nombre, y éste se volvió
velozmente, al tiempo que colocaba una flecha en su arco. Entonces, al ver el familiar
color azul del atuendo de la joven, se levantó.
—Dama Afreyt, ¿qué hacéis aquí? —dijo con voz ronca—. Parecéis cansada.
También él tenía aspecto de fatiga, los ojos hundidos, las mejillas y la frente
manchadas de hollín por encima de la rala barba bermeja.
Ella le puso al corriente de los refuerzos isleños que se aproximaban.
Mientras la joven le hablaba, Skor parecía superar su fatiga.
—Son buenas noticias —dijo cuando ella terminó—. Ayer, antes de que se pusiera el
sol, nuestro grupo se unió a los defensores de Puerto Frío y acorralamos a la avanzada
mingola en la playa... ¡Fue un magnífico engaño! Creo que la mera visión de las fuerzas
que describís, estratégicamente desplegadas, les hará correr a sus naves y zarpar a todo
trapo... y sin que tengamos que mover un solo dedo.
—Perdonad, alférez —replicó ella; tanto optimismo mitigaba su propio cansancio—,
pero tenía entendido que los guerreros como vos y vuestros compañeros de armas sois
feroces, que atacáis al enemigo a la primera oportunidad, aullando como lobos y con un
desprecio absoluto del peligro. ¿Me equivoco?
—A decir verdad, así lo creía también yo —dijo Skor, frotándose la nariz rota con el
dorso de la mano—, pero el capitán me ha hecho cambiar de idea. ¡Menudo es él para
tretas y engaños! Hace que el enemigo imagine cosas, de modo que su misma mente
vaya contra ellos, nunca pelea cuando existe una manera más fácil de actuar..., y así nos
ha transmitido parte de su prudencia.
—¿Por qué lleváis la espada de Fafhrd? —le preguntó Afreyt, al ver súbitamente el
arma.
—Ayer por la mañana se fue a Luz Infernal, en pos de la niña, dejándome al mando de
los hombres —respondió el guerrero sin vacilar, aunque un frunce de preocupación
apareció entre sus cejas.
Entonces le contó a Afreyt en pocas palabras el rapto de Mará.
—Me extraña que sólo por ese motivo os haya dejado tanto tiempo solos —comentó
Afreyt, con una nota de inquietud.
—Lo cierto es que ayer por la mañana me hice esa misma pregunta —admitió Skor—,
pero a medida que se presentaban los acontecimientos, me preguntaba qué haría el
capitán en cada caso, actuaba en consecuencia y todo iba bien..., por lo menos así ha
sido hasta ahora.
Cruzó el dedo corazón sobre el índice.
Se oyó un leve ruido de pisadas y los susurros de un áspero cántico, y al volverse
vieron el frente de la columna procedente de Puerto Salado, que avanzaba cuesta abajo.
—Bueno, parecen bastante temibles —dijo Skor al cabo de un rato—, y también
extraños —añadió cuando aparecieron la litera y la horca.
Las niñas, con sus mantos rojos, flanqueaban la primera.
—Lo son, en efecto —dijo Afreyt.
—¿Cuál es su armamento? —preguntó Skor—. Quiero decir aparte de las picas, lanzas
y cosas por el estilo.
Ella replicó que, por lo que sabía, ésas eran sus únicas armas.
—Entonces no están en condiciones de enfrentarse con los mingoles. No si han de
recorrer cualquier distancia, por pequeña que sea, para atacar. Sin embargo, si hacemos
que les vean en las condiciones adecuadas y situamos unos cuantos arqueros entre
ellos...
—Creo que lo difícil será impedir que ataquen —afirmó Afreyt—. O, en todo caso,
detener su marcha.
—Vaya, conque ésas tenemos —dijo Skor, enarcando una ceja.
—¡Prima Afreyt! ¡Prima Afreyt! —gritaron con sus voces agudas Mayo y Brisa, mientras
les saludaban agitando los brazos. Pero entonces señalaron hacia arriba, exclamando—:
¡Mira! ¡Mira!
Y un instante después corrían cuesta abajo, a lo largo de la columna, sin dejar de gritar
y señalar el cielo.
Afreyt y Skor alzaron la vista y allá arriba, a cien varas de altura por lo menos, divisaron
las figuras de un hombre y una muchacha (Mará, a juzgar por su manto rojo), tendidos de
bruces y aferrados el uno al otro, y ambos a algo invisible que se precipitaba rápidamente
hacia Puerto Frío. Trazaron una gran curva, descendiendo sin cesar, y se dirigieron al
lugar donde estaban Afreyt y Skor. Ella vio que, en efecto, se trataba de Fafhrd y Mará, y
comprendió que cuando las invisibles princesas de la montaña la habían rescatado, junto
con Cif, de la ventisca provocada por Khahkht, debían de tener el mismo aspecto. Cogió a
Skor del brazo y se apresuró a decir con voz entrecortada:
—No les ocurrirá nada. Les sostiene un pez aéreo que es como una gruesa alfombra
voladora viva, pero invisible. Lo guía una mujer también invisible.
—Es posible —replicó él, en tono sombrío.
Entonces les golpeó una fuerte ventolera: Fafhrd y Mará pasaron velozmente en vuelo
rasante y todavía tendidos. Afreyt se agachó y vio que sonreían excitados, o por lo menos
el norteño parecía sonreír. Se posaron a medio camino entre ella y Groniger, a la cabeza
de la columna, que se había detenido para mirarles boquiabiertos, a unos dos palmos por
encima de los brezos, los cuales se veían aplastados formando un gran parche oval,
como si Fafhrd y Mará estuvieran tendidos sobre un colchón invisible, lo bastante ancho y
grueso para la cama de un rey.
Los viajeros aéreos se pusieron en pie y saltaron tras dar uno o dos pasos vacilantes.
Skor y Afreyt se les acercaron por un lado y Mayo y Brisa por el otro, mientras que los
isleños seguían mirándoles estupefactos.
Mará gritó a las otras niñas:
—¡Me raptó un demonio repugnante, pero Fafhrd me ha rescatado! ¡Le cortó una
mano!
El norteño abrazó a Afreyt, y ésta se dio cuenta de que ella le había invitado a hacerlo.
—Gracias a Kos que estás aquí, Afreyt —le dijo—. ¿Qué llevas alrededor del cuello? —
Sin soltar a la joven, se dirigió a Skor—: ¿Cómo están los hombres? ¿Cuál es tu
posición?
Entretanto, los isleños habían reanudado la marcha, lenta y casi dolorosamente, como
durmientes que contemplaran otra cosa maravillosa salida de una pesadilla que les ha
atrapado.
Todos los demás callaron de súbito, y Fafhrd se separó de Afreyt mientras una voz,
que ésta oyera por última vez en una cueva de Fuego Oscuro, hablaba con el timbre de
una trompeta de plata:
—Adiós, muchacha. Adiós, bárbaro. La próxima vez piensa en las cortesías debidas
entre los órdenes y en tus limitaciones. He satisfecho mi deuda. Ahora ha empezado la
tuya.
Entonces se levantó un viento en el lugar donde Fafhrd y Mará habían aterrizado (sin
duda debajo del colchón invisible), que inclinó los brezos y agitó los mantos rojos de las
niñas (Afreyt percibió una vaharada de olor animal, pero no era de pescado ni ave ni
cuadrúpedo), y fue como si algo grande y vivo hubiera remontado el vuelo alejándose
velozmente, mientras una risa argentina se iba perdiendo.
Fafhrd alzó la mano en un gesto de despedida, y su brusco ademán al bajarla pareció
indicar: «¡Digamos adiós a todo eso!».
Su expresión, inquieta mientras Hirriwi hablaba, se volvió decidida y sonriente al ver la
columna de isleños que avanzaba lentamente hacia ellos.
—¡Señor Groniger! —exclamó.
—¿Sí, capitán Fafhrd? —respondió el viejo con voz áspera, como si despertara de un
sueño.
—¡Ordenad a vuestros hombres que se detengan!
Fafhrd se volvió hacia Skor, el cual contó a su jefe de una manera algo más detallada
lo que le había referido antes a Afreyt, mientras la columna aminoraba el paso hasta
detenerse desordenadamente alrededor de Groniger.
Afreyt se había arrodillado junto a Mará, asegurándose de que la niña no presentara
ninguna lesión externa, y escuchaba divertida el relato orgulloso pero modesto que hacía
a sus compañeras de su rapto y rescate.
—Hizo un espantapájaros con mi manto y la calavera de la última niña que devoró viva,
y no dejaba de tocarme, como hace Odín, pero Fafhrd le cortó la mano y esta mañana la
princesa Hirriwi recuperó mi manto. Viajar por el cielo ha sido muy bonito. No me he
mareado ni una sola vez.
—Odín y yo hemos inventado un himno de marcha —le dijo Brisa—. Su tema es la
muerte de los mingoles. Todo el mundo lo canta.
—Yo he hecho nudos corredizos con flores —intervino Mayo—. Son un símbolo de
honor de Odín. Todos los llevamos. He hecho uno para ti y otro grande para Fafhrd. Oye,
tengo que darle a Fafhrd el suyo. Ya es hora de que se lo ponga, porque el combate está
próximo.
Fafhrd escuchó pacientemente, pues quería saber qué era aquel feo objeto alrededor
del cuello de Afreyt, pero cuando Mará le pidió que inclinara la cabeza y él alzó los ojos
para echar un vistazo a la litera con las cortinas corridas, y reconoció un poco más allá el
patíbulo arrancado de su emplazamiento, sintió un escalofrío de repulsión y dijo airado:
—No, no quiero llevarlo.—No voy a montar su caballo de ocho patas. ¡Quitaos todos
vosotros esos lazos del cuello!
Vio entonces una expresión de dolor y desconfianza en los ojos de Mará, la cual
protestó:
—Pero esto te dará fuerza en el combate. Es un honor de Odín.
Al ver que Afreyt señalaba la litera, cuyas cortinas hacía aletear el viento (percibió la
sombría santidad que parecía emanar de ella), con el semblante preocupado, así como la
expectación en los ojos de Groniger y los demás isleños, cambió de actitud.
—Os diré lo que voy a hacer —les dijo, procurando que la vehemencia de su voz fuese
convincente—. Lo llevaré en la muñeca, para reforzarla.
Y deslizó la mano izquierda a través del lazo, que Mayo apretó un instante después.
—Mi brazo izquierdo —explicó, mintiendo un poco— siempre ha sido en combate
considerablemente más débil que el derecho. Este lazo ayudará a reforzarlo. Me pondré
también el tuyo —le dijo a Afreyt, con una mirada significativa.
Ella se quitó el lazo del cuello con una sensación de alivio, que se trocó un tanto en
aprensión al verlo apretado alrededor de la muñeca de Fafhrd, junto al otro lazo.
—Y también los vuestros —les dijo a las tres niñas—. Así llevaré un lazo por cada una
de vosotras. Vamos, no querréis que mi brazo izquierdo flaquee en el combate, ¿verdad?
»¡Ya está! —exclamó cuando terminó, cogiendo los cinco cordones colgantes con la
mano izquierda y haciéndolos girar—. ¡Azotaremos a los mingoles hasta echarlos de la
isla! ¡Lo haremos!
Las niñas, a quienes la pérdida de sus lazos había parecido entristecer, se echaron a
reír encantadas, y los isleños prorrumpieron inesperadamente en aplausos.
Reanudaron la marcha, Skor adelantado para explorar, tras devolverle a Fafhrd su
espada. El norteño procuraba imponer cierto orden en los isleños y hacerles guardar
silencio..., aunque el viento colaboraba, impidiendo que el estrépito de su cántico llegara a
la playa. Las niñas y Afreyt se rezagaron con la litera, aunque no tanto como Fafhrd
hubiera deseado. La columna se encontró con dos hombres de Fafhrd, los cuales
informaron que los mingoles estaban agrupados en la playa alrededor de sus barcos.
Subieron entonces una ligera cuesta, donde las líneas de defensa se extendían hacia el
sur desde el montículo fortificado de Puerto Frío, y Fafhrd y sus hombres tuvieron que
esforzarse para retener a los isleños, ahora demasiado impacientes. Un griterío
angustiado cada vez más intenso llegaba de la playa, y contemplaron una escena de lo
más satisfactorio: las tres galeras mingolas se hacían a la mar, sus remos se movían
frenéticamente mientras unas pequeñas figuras daban un último empujón a las popas y se
apresuraban a subir a bordo.
Entonces se oyó un grito pavoroso procedente de Puerto Frío y vieron por el oeste una
multitud de velas que aparecían en el horizonte: era la flota de los mingoles llamados
oscuros. Y a esa imagen acompañó un retumbar débil y lejano, como de cascos de
innumerables caballos de batalla que avanzaran al galope por la estepa, pero los isleños
lo reconocieron como la voz de Luz Infernal, el volcán situado al norte, que expelía un
humo negro y amenazaba con entrar en erupción. Por el sur se movían grandes
nubarrones, que anunciaban un cambio en el viento y los fenómenos atmosféricos.
No se le escapaba al Ratonero Gris que su situación era una de las más
comprometidas en que se había visto implicado durante toda su carrera salpicada de
peligros, con la diferencia de que en esta ocasión la afrontaba con otras trescientas
personas amigas (e incluso queridas, pues Cif se hallaba a su lado), mientras que sus
enemigos eran innumerables: nada menos que la flota de los mingoles llamados solares,
que les perseguía de cerca. Le había sido muy fácil poner en pie a los mingoles, y ahora
les atraía con tal éxito hacia su destrucción que el Pecio era el último barco, no el primero,
de la flota isleña, desplegada en desorden ante él, con el Halcón Marino más próximo y al
alcance de las flechas de sus perseguidores, los cuales avanzaban espumeando, entre
gritos y relinchos, sus galeras más rápidas que las naves del Ratonero. Poco antes el
exceso de trapo había hecho zozobrar e irse a pique una de las naves mingolas, sin que
ninguna nave hermana se hubiera detenido para socorrer a sus tripulantes. A unas cuatro
leguas estaba la costa de la isla, con sus dos peñascos y su invitadora bahía (y más allá
el monte Fuego Oscuro, del que se alzaba una negra humareda), que indicaban la
posición del Gran Torbellino. Al norte las nubes agitadas prometían un cambio en las
condiciones meteorológicas. El problema, como siempre, consistía en cómo llevar a los
mingoles hasta el remolino sin caer también en él, pero el Ratonero nunca había
aquilatado con tanta precisión el problema. La solución en la que confiaba era que el
remolino se produjera inmediatamente después de que ellos hubieran cruzado aquellas
aguas, engullendo así por lo menos a la vanguardia de la cercana flota mingola, tan
próxima a ellos que sería necesaria la intervención divina para que la cosa ocurriera en el
momento oportuno. Pero el Ratonero había puesto en juego todo su esfuerzo y habilidad
y, al fin y al cabo, los dioses estaban de su parte..., o por lo menos un par de ellos.
Las galeras de los mingoles, con sus caballos enjaulados, se hallaban tan cerca que
Mikkidu y sus ladrones habían cargado las hondas con bolas de plomo, aunque tenían
orden de no disparar a menos que los mingoles les atacaran con flechas. Entre las olas
un caballo relinchaba despavorido en su jaula.
Al pensar en el remolino, el Ratonero recordó el «amansador» de oro y echó un vistazo
al interior de su bolsa. Seguía allí, en efecto, pero de alguna manera el fragmento
quemado de la antorcha de Loki se había empotrado en él, y en realidad no era más que
una escoria negra. Miró la mano vendada de Rill y no le extrañó que hubiera sufrido
semejante quemadura. La mujer estaba a su lado, porque cuando Cif se quedó en la
cubierta, las prostitutas y la madre Grum insistieron en tener el mismo privilegio. Por lo
demás, su presencia parecía animar a los hombres.
El Ratonero empezó a arrancar el negro fragmento de antorcha divina, pero entonces
se le ocurrió la extraña idea de que como Loki era un dios (y en cierto sentido aquella
escoria era Loki), merecía una casa o un caparazón de oro, y en consecuencia,
obedeciendo a un impulso repentino, ató fuertemente con la fina y robusta cuerda el
pesado cubo de oro y el trozo de antorcha, que quedaron así unidos de manera
indisoluble.
Cif le tocó con el codo. Sus ojos verdes con reflejos dorados brillaban, como diciendo:
«¡Qué excitante es esto!». Él hizo un gesto de asentimiento, un tanto comedido. Era
excitante, desde luego, pero también condenadamente incierto, pues todo dependía del
azar..., él sólo podía hacer conjeturas respecto de las instrucciones que le había dado el
dios Loki en el discurso que había olvidado y que nadie había oído...
Miró a su alrededor, examinando los rostros que le rodeaban. Era extraño, pero en
todos los ojos anidaba el mismo brillo juvenil de excitación que en los de Cif... Lo observó
incluso en los de Gavs, en los de los mingoles Trenchi y Gib..., hasta en los de la madre
Grum, brillantes como cuentas negras...
Todos los ojos brillaban, excepto los del viejo Ourph, que ayudaba a Gavs a manejar el
timón. Los ojos del anciano parecían expresar una triste y paciente resignación, como si
contemplara tranquilamente desde cierta distancia una gran calamidad universal.
Obedeciendo a otro impulso, el Ratonero le relevó de su tarea e hizo un aparte con él al
lado de la borda a sotavento.
—Escúchame, Ourph. Anteanoche, cuando hablé ante el consejo y todos me
vitorearon, tú estabas presente. ¿Debo entender que, como los demás, no oíste una sola
palabra de lo que dije, o como mucho unas cuantas..., las instrucciones para el grupo de
Groniger y nuestra navegación de hoy?
Por espacio de unas dos inhalaciones de aire el viejo mingol le miró con curiosidad, y
entonces meneó lentamente la calva cabeza.
—No, capitán, oí todo lo que dijiste (la vista empieza a fallarme un poco, pero no el
oído), y tus palabras me entristecieron en gran manera, pues expresaban la misma
filosofía de que hace gala mi pueblo estepario en sus momentos críticos (y a menudo en
otras ocasiones), la maligna filosofía que me hizo separarme de ellos cuando era joven
para vivir entre los paganos.
—Qué quieres decir —inquirió el Ratonero—. Te pido, por favor, que seas lo más breve
posible.
—Pues hablaste, del modo más convincente, tanto que yo mismo me sentí tentado,
acerca de las glorias de la muerte y de lo magnífico que es correr alegremente hacia la
destrucción llevando a tus enemigos contigo, así como al mayor número posible de tus
amigos; dijiste que ésa es la ley de la vida, la belleza y grandeza que la coronan, su
satisfacción suprema. Y mientras les decía que pronto deberían morir y cómo, ellos te
aplaudían y vitoreaban como lo habrían hecho mis propios mingoles en su arrebato
apasionado, y con el mismo brillo en sus ojos, un brillo que conozco bien. Como te digo,
me entristeció mucho ver que eres tan ferviente amante de la muerte, pero, como eres mi
capitán, lo acepté.
El Ratonero volvió la cabeza y miró a los sorprendidos ojos de Cif, la cual se había
acercado a él y oído todo cuando Ourph acababa de decir. Sus miradas se encontraron,
corroborando una mutua comprensión.
En aquel mismo instante el Ratonero notó que el Pecio se detenía con brusquedad,
viraba lateralmente y empezaba a dar vueltas a una velocidad prodigiosa, como le había
ocurrido al Duende dos días atrás, pero con mucha más fuerza, proporcionada a su mayor
tamaño. El cielo se tambaleó, el mar se volvió negro. El Ratonero y Cif fueron empujados
brutalmente contra el coronamiento de popa, junto con un amasijo de ladrones,
prostitutas, brujas (un solo ejemplar de éstas) y marineros mingoles. Rogó a Cif que se
aferrase a la barandilla, puso pie en la cubierta ladeada y echó a correr, pasando junto a
la vela mayor, azotada por el viento, y junto al joven Mikkidu, que se aferraba al palo
mayor con los ojos cerrados, presa del terror o de un profundo arrobamiento, hasta que
llegó a un lugar desde donde podía ver sin ningún obstáculo.
El Pecio, el Halcón. Marino y toda la flota isleña giraban a una velocidad vertiginosa,
hacia la mitad de un remolino cuya anchura superaba las dos leguas y cuyas
estribaciones superiores parecían haber atrapado a toda la flota mingola, las galeras
cerca del borde diminutas como juguetes contra el cielo agitado, mientras que en el centro
todavía distante del remolino, las rocas en forma de colmillo sobresalían de la espuma.
Por debajo del Pecio, en la amplia rueda mortífera, giraba el pesquero de Dwone, tan
cercano que el Ratonero podía ver las caras de sus tripulantes. Los isleños aferraban sus
extrañas armas y se abrazaban, parecían monstruosamente felices, como gigantes
borrachos y desequilibrados camino de un baile. El Ratonero se dijo que aquéllos eran los
monstruos que Loki había profetizado, aquéllos eran los trolls o como se llamaran. Y eso
le recordó que, según el irrefutable testimonio de Ourph, Loki pretendía que él, sus
hombres y probablemente también Fafhrd, Afreyt y todos los demás encontraran la
muerte.
Sacó el «amansador» de oro de su bolsa y, al ver la escoria negra adherida, pensó:
«¡Magnífico! Así nos libramos de dos males a la vez». Sí, pero debía arrojarlo al centro
del remolino, que todavía se hallaba muy lejos. ¿Cómo llegar hasta allí? Estaba seguro de
que había alguna solución sencilla, pero eran tantas las cosas que ocupaban su atención
en aquellos momentos que no se le ocurría.
Cif le dio un codazo en la cintura..., una distracción más. Como hubiera debido esperar,
la joven le había seguido, desobedeciendo su ruego, y ahora, con una sonrisa maliciosa,
señalaba... ¡su honda, naturalmente!
Centró el precioso proyectil en la tira de cuero, señaló a Cif el mástil para que le hiciera
sitio y probó la firmeza de su asidero en la cubierta ladeada, dando breves pasos de baile
y midiendo distancia, velocidad, dirección del viento y los diversos imponderables con los
ojos y el cerebro. Mientras hacía estas cosas, sin dejar de dar vueltas a la honda carga
con el «amansador» y el resto de la antorcha por encima de su cabeza, como si fuese el
preludio del que constituiría el lanzamiento más largo e importante de su vida, aparecieron
en su mente unas misteriosas palabras que debían de haber madurado allí durante días, y
que se correspondían con las últimas frases malignas de Loki (y casi con su tonada), pero
con el significado invertido. Y mientras esas palabras ascendían oscilantes a la superficie
de su conciencia, las pronunció en voz baja (o así lo creyó) pero muy clara, hasta que
reparó en que Cif le escuchaba con un placer inequívoco y Mikkidu había abierto los ojos
y también le escuchaba, al tiempo que los isleños del barco de Dwone se habían vuelto
para mirarle muy serios. Y, por algún extraño motivo, tuvo la convicción de que, en medio
de aquel monstruoso tumulto de los elementos, sus palabras eran escuchadas en el borde
del remolino, a una legua de distancia, y más allá..., no sabía hasta dónde. Esto fue lo que
dijo:
—¿Los mingoles deben encontrar la muerte? ¡Oh, no, no, de ningún modo! Mingoles,
respirad tranquilos, dejad de ansiar la muerte, poned fin a la lucha..., incluso a los
mingoles les gusta la vida. Que la locura mingola deje de arder y los dioses retornen a sus
mundos.
Dicho esto, su cuerpo trazó un giro, como en un lanzamiento de disco, el destellante
proyectil, en el extremo de la honda, completó un círculo sobre su cabeza y salió
disparado hacia el centro del remolino. El Ratonero lo siguió con la mirada hasta perderlo
de vista.
Entonces, el vasto remolino se aquietó de repente, las negras aguas se llenaron de
espuma blanca, el mar y el cielo parecieron sometidos a una misma agitación. Y a través
de aquel infierno de vientos aulladores y olas que rompían contra los cascos de las naves,
se oyó un vibrante retumbar acompañado del resplandor rojo de grandes y distantes
llamaradas: el monte Fuego Oscuro había entrado en erupción, aumentando el
pandemónium y añadiendo las fuerzas de la tierra y el fuego a las del agua y el aire, con
lo que se completaba el tumulto de los cuatro elementos. Los barcos eran como astillas
en medio del caos, apenas o nada visibles, y a los que los hombres se aferraban como
hormigas. Las ráfagas de viento parecían soplar desde todos los puntos cardinales, igual
que si combatieran entre ellas. La espuma cubría las cubiertas y llegaba a lo alto de los
mástiles.
Pero antes de que todo esto se abatiera sobre el Pecio, el Ratonero y algunos otros,
aferrados a barandillas o mástiles, con los ojos escocidos por el agua salada, habían visto
ascender desde el mismo centro del remolino, un momento antes de que las aguas se
alisaran, algo parecido al extremo de un arco iris negro, o un chorro de agua delgado y
curvo, de una altura inverosímil, que dejó un agujero tras de sí (como más tarde algunos
afirmaron haber visto) en las nubes oscuras, y a través del cual algo enloquecedor y
poderoso se había desvanecido para siempre de sus mentes, sus seres y de todo
Nehwon.
El Ratonero, su tripulación y las mujeres que les acompañaban se afanaron para
salvarse, con el Pecio, en medio del océano embravecido y bajo un vendaval que había
cambiado por completo de dirección y ahora soplaba desde el oeste, acarreando el
espeso humo negro de Fuego Oscuro hacia ellos. A su alrededor otros barcos luchaban
también en aquella confusión de olas y viento, que cubría varias leguas cuadradas y que
fue serenándose gradualmente. Los pesqueros y los queches, algo mayores, con sus
aparejos más manejables, así como el Pecio y el Halcón Marino, pudieron navegar hacia
el sudoeste contra el viento y poner rumbo a Puerto Salado. Las galeras mingolas, con
sus velas cuadradas, sólo podían correr por delante del viento (el mar agitado impedía
usar los remos), alejándose del caos de la terrible isla, cuyo humo negro les perseguía, y
enloquecía de miedo a sus caballos empapados. Algunas de aquellas naves debían de
haberse hundido, pues el Pecio recogió del agua a dos mingoles, pero éstos no estaban
seguros de si se había caído por la borda o si sus barcos se habían perdido, y su estado
era demasiado lastimoso para considerarlos enemigos. Más tarde, el sonriente y sereno
Ourph les ofreció sopa caliente, mientras el viento del oeste limpiaba el cielo. (Con
respecto a los vientos, en el momento decisivo el del oeste se había desplazado al sur y
soplaba a lo largo de la costa oriental de la isla, y el del este lo había hecho al norte,
alejándose de toda la costa occidental, mientras que el cinturón de la tormenta entre uno y
otro había girado un poco en el sentido de las agujas del reloj, produciendo violentos
torbellinos en las Tierras de la Muerte.)
En el mismo instante en que el Ratonero disparaba su honda, Fafhrd se encontraba en
el muro de turba de Puerto Frío encarado al mar, enfrentándose a la flota de los mingoles
oscuros, que se aproximaba a la playa. El norteño blandía su espada, no como un gesto
bárbaro de desafío, sino como parte de una demostración cuidadosamente meditada y
llevada a cabo con la esperanza de asustar a los mingoles marinos, aun cuando admitía,
sólo para sus adentros, que era una esperanza remota. Poco antes, cuando las tres
naves de la avanzada mingola habían vuelto a hacerse a la mar, no mostraron la menor
intención de ir a reunirse con su flota o esperarla, aunque sin duda debieron de avistar
sus velas, sino que se alejaron remando briosamente hacia el sur hasta perderse de vista.
Eso hizo que Fafhrd se preguntara si algo les había atemorizado y no querían enfrentarse
a ello de nuevo, ni siquiera con el apoyo del resto de su flota. A este respecto, recordó
especialmente los gritos de angustia y temor de los mingoles cuando los isleños de
Groniger llegaron a lo alto de la cuesta y aparecieron ante su vista. Afreyt le había
confesado que durante la larga marcha terrestre aquellos paisanos suyos habían llegado
a parecerle monstruosos y, por alguna razón, más voluminosos, y el norteño tuvo que
admitir que a él le habían causado la misma impresión. Y si a ellos les parecían más
grandes y monstruosos, cuánto más no se lo parecerían a los mingoles...
Así pues, Fafhrd y Afreyt habían puesto en práctica sus pensamientos, haciendo
sugerencias y dando órdenes, complementados con intimidaciones y lisonjas cuando era
necesario, y como resultado los refuerzos de Groniger fueron situados a intervalos de
veinte pasos en una larga línea que empezaba muy arriba en el glaciar y continuaba a lo
largo de las murallas de Puerto Frío, por la cuesta, extendiéndose a lo largo de casi una
legua al sur del poblado. Cada isleño blandía su pica u otra arma, y entre ellos estaban
apostados los defensores de Puerto Frío (sus paisanos, aunque carecían de su aura de
monstruosidad) y los guerreros de Fafhrd, los cuales aumentaban su número y también
ayudaban a mantener a los isleños de Puerto Salado en sus puestos, de los que aún
tenían una tendencia de sonámbulos o autómatas a marcharse. En el centro de las
anchas murallas de Puerto Frío, flanqueada por Groniger y otro portador de pica,
descansaba la litera de Odín, con el patíbulo encima, como en las Tierras de la Muerte,
mientras que a su alrededor permanecían Fafhrd, Afreyt y las tres muchachas, estas
últimas agitando sus mantos rojos, atados a largos palos, como banderas. (Fafhrd había
dicho que utilizaran todo cuanto pudiera surtir efecto, y las niñas estaban deseosas de
participar en la demostración.) Afreyt había tomado una lanza prestada y Fafhrd agitaba
alternativamente su espada y los cordones de los cinco lazos corredizos alrededor de su
mano izquierda, amenazando a las naves mingolas que se acercaban al puerto. Groniger
y los demás isleños entonaban a gritos el cántico de Brisa (o de Odín): «¡A muerte!
¡Matemos a los mingoles! ¡A sangre y fuego! ¡Mueran los héroes!».
Y entonces, en el mismo momento en que, como hemos dicho, en el otro lado de la isla
el Ratonero disparaba su honda, los remolinos producidos por la inversión de los
vendavales avanzaron hacia el norte, azotando los mantos rojos, los cielos se
oscurecieron y se oyó el retumbar de Luz Infernal, que entraba en erupción como si se
solidarizara con Fuego Oscuro. El mar estaba revuelto, y pronto cayó sobre las aguas una
lluvia de materiales de erupción, grandes rocas que se precipitaban sobre las olas como
cañonazos. La flota de los mingoles oscuros emprendía la retirada mar adentro,
impulsada por el viento que ahora soplaba desde la orilla, alejándose de la terrible costa
en llamas que parecía protegida por una muralla de gigantes más altos que los árboles y
por todos los poderes de los cuatro elementos. Y el humo de Luz Infernal se extendía por
encima de ellos como un manto.
Pero antes de que sucediera todo esto, de hecho en el mismo instante en que, a cien
leguas al este, un arco iris o chorro de agua negro brotaba hacia el cielo desde el centro
del remolino, la litera de Odín empezó a balancearse sobre la muralla y el pesado patíbulo
a contorsionarse y levantarse, como una paja o la aguja de una brújula que respondiera a
un magnetismo desconocido. Afreyt gritó al ver que la mano izquierda de Fafhrd se volvía
negra ante sus ojos, y el norteño lanzó un alarido de dolor al sentir que los lazos
trenzados y decorados con flores por Mayo se tensaban implacables alrededor de su
muñeca como otros tantos cables de acero, contrayéndose más y más profundamente
entre los huesos del brazo y los de la muñeca, cortando piel y carne, seccionando
cartílago, tendones y todos los tejidos más blandos, mientras una fuerza brutal tiraba de la
mano hacia arriba. Las cortinas de la litera se alzaron verticalmente y el patíbulo quedó
erguido y vibró. De súbito, algo negro y brillante salió disparado hacia las nubes,
arrastrando consigo la mano cercenada de Fafhrd y todos los lazos corredizos.
Seguidamente, las cortinas volvieron a su posición normal y el patíbulo se desplomó
desde el muro. Fafhrd se quedó mirando estupefacto la sangre que brotaba del muñón en
que terminaba su brazo izquierdo. Dominando su horror, Afreyt cerró los dedos sobre las
arterias sangrantes y ordenó a Mayo, que estaba más cerca, que cogiera un cuchillo y
cortara la falda de su vestido blanco para hacer vendas. La muchacha actuó rápidamente,
y con los jirones de tela, usados como tampón al tiempo que como ataduras, Afreyt
envolvió la terrible herida de Fafhrd en su propia sangre y restañó el flujo. Él observó todo
esto con el rostro blanco como la misma tela, y una vez vendado musitó:
—Cabeza por cabeza y mano por mano.
Y Afreyt replicó vivamente:
—Mejor una mano que una cabeza... o cinco.
En su incómoda esfera, Khahkht del Hielo Negro golpeó las curvas paredes enfurecido
e intentó raspar del mapa la Isla de la Escarcha. Restregó las fichas que representaban a
Fafhrd, el Ratonero y los demás entre sus córneas y negras palmas, y buscó
frenéticamente las fichas correspondientes a los dos dioses intrusos..., pero habían
desaparecido. Entretanto en el lejano Stardock, el príncipe mutilado Faroomfar dormía
con más facilidad, sabiéndose vengado.
Dos meses después de los acontecimientos narrados, Afreyt daba una modesta cena a
base de pescado en su casa de aleros bajos y paredes de color violeta, en el extremo
norte de Puerto Salado. Los invitados eran Groniger, Skor, Pshawri, Rui, el viejo Ourph y,
naturalmente, Cif, el Ratonero Gris y Fafhrd..., el mayor número de comensales que su
mesa podía acoger sin excesivo hacinamiento. El motivo del banquete era la partida del
Ratonero al día siguiente en el Halcón Marino, junto con Skor, los mingoles, Mikkidu y
otros tres miembros de su tripulación original, en una expedición mercantil a No-Ombrulsk
con mercancías seleccionadas (compradas, o adquiridas por otros medios) principalmente
por Cif y él mismo. Los dos héroes tenían una apremiante necesidad de dinero para
abonar los derechos de atraque de sus naves, los sueldos de las tripulaciones y cubrir
muchos otros gastos, mientras que las dos damas no estaban en mejores condiciones,
pues adeudaban al consejo, del que sin embargo seguían siendo miembros, sumas que
todavía estaban por determinar. Fafhrd no tuvo que desplazarse para asistir a la cena,
pues era huésped de Afreyt mientras convalecía de su mutilación..., de la misma manera
que el Ratonero se alojaba en casa de Cif sin ninguna excusa en particular.
Los isleños, de costumbres bastantes rígidas, se mostraron escandalizados por este
arreglo, pero los cuatro interesados les hicieron caso omiso.
Durante la cena, que consistió en sopa de ostras, salmón al horno con puerros y
hierbas de la isla, tartas de maíz confeccionadas con el costoso grano de Lankhmar, y
vino ligero de Ilthmar, la conversación giró en torno a las recientes erupciones volcánicas
y los acontecimientos concomitantes y meramente coincidentes, así como sus
consecuencias, en particular la escasez generalizada de dinero. El terremoto y los
incendios resultantes habían ocasionado algunos daños en Puerto Salado. El consejo
había sobrevivido, pero la taberna El Arenque Salado se quemó por completo, junto con
su Guarida de la Llama. («Loki era claramente un dios destructivo —observó Ratonero—,
sobre todo cuando tenía ocasión de practicar con su especialidad, el fuego.». «Era un
fantasma desabrido», opinó Groniger.) En Puerto Frío se habían hundido tres tejados de
turba, pero por fortuna en las casas no hubo desgracias personales, pues en aquellos
momentos todo el mundo participaba en la demostración defensiva. Al día siguiente, los
isleños de Puerto Salado iniciaron su viaje de regreso, utilizando la litera para transportar
a Fafhrd. («Así pues, algún mortal la ha usado, aparte de las niñas», observó Afreyt. «Era
un vehículo inquietante, parecía hechizado —admitió Fafhrd—; claro que mi estado era
febril.»)
Pero fue la escasez de capital, y los artificios utilizados para remediarla, el tema
principal de la conversación. Skor había encontrado trabajo para él y los demás guerreros,
ayudando a los isleños a acarrear madera desde la playa de los Huesos Blanqueados,
pero había poco material, pues no se había producido el naufragio de naves mingolas
previsto, y la tarea no duró mucho. Fafhrd habló de tripular el Pecio, con algunos de sus
hombres, y traer de Ool Plerns una carga de madera natural. («Hazlo cuando estés
totalmente recuperado», le dijo Afreyt.) Los hombres del Ratonero se habían dedicado a
la pesca bajo las órdenes de Pshawri, y habían podido alimentar a ambas tripulaciones y,
en ocasiones, disponer de un pequeño excedente de pescado para venderlo.
Extrañamente, o quizá no tanto, las capturas monstruosas de pescado se habían
estropeado, pese a la diligencia con que lo salaron; hedían peor que las medusas muertas
y hubo que quemarlo. (Cif comentó: «Ya os dije que esa repentina abundancia de
pescado se debió a las artes mágicas de Khahkht..., y así, en cierto sentido, era un
pescado fantasma, contaminado por su contacto, por muy fresco y sabroso que
pareciera.») Ella y Afreyt habían vendido el Duende a Rill e Hilsa por una buena suma.
Sorprendentemente, la aventura de las dos profesionales a bordo del Pecio les había
aficionado a la vida marinera, y ahora se ganaban la vida como pescadoras, aunque a
veces practicaban su antiguo oficio en sus horas libres. Aquella misma noche Hilsa había
salido a pescar con la madre Grum. Los tiempos eran duros incluso para el enemigo. Dos
de las tres galeras mingolas de avanzada que se dirigieron a remo hacia el sur tocaron en
Puerto Salado tres semanas después, con sus tripulaciones al borde de la extenuación.
Primero les habían azotado grandes tormentas y luego se encontraron con una calma
chicha en las peores condiciones, pues habían huido sin aprovisionarse. La tripulación de
una de las naves se vio obligada a comerse el caballo sagrado de la proa, mientras que la
del otro barco perdió hasta tal punto su fanático orgullo, junto con su furia, que vendieron
su propio caballo al «alcalde» Bomar, el cual quería ser el primer isleño (o «extranjero»)
en poseer un caballo, pero sólo consiguió romperse el cuello en su primer intento de
montarlo. («Era un hombre arrogante —comentó Pshawri—. Intentó arrebatarme el
mando del Halcón Marino.»)
Groniger afirmó que la Isla de la Escarcha, y principalmente su consejo, estaba tan
arruinada como todo el mundo. El fanfarrón jefe del puerto, al parecer más empecinado y
escéptico que nunca tras su única experiencia con los encantamientos y lo sobrenatural,
se mostró muy estricto con Afreyt y Cif, y reconvino muy seriamente a esta última por los
desembolsos a expensas del tesoro isleño para la defensa de la isla. (En realidad era el
mejor amigo que las dos damas tenían en el consejo, pero el hombre debía mantener su
tradicional actitud áspera.)
—Y luego está el cubo de oro del juego limpio —recordó acusadoramente a Cif—,
¡desaparecido para siempre!
La joven sonrió. Afreyt sirvió los postres, aunque era temprano, pero habían decidido
terminar pronto la reunión, a fin de descansar para la partida al día siguiente.
—No estoy tan seguro de eso —dijo Skor—. Cuando uno trabaja en la playa de los
Huesos Blanqueados, tiene la sensación de que todo cuanto cae al agua acaba yendo a
parar allí.
—También podríamos bucear en su busca —sugirió Pshawri.
—¿Qué? ¿Y traer de nuevo a Loki con el trozo de antorcha adherido al cubo? —
preguntó el Ratonero, riendo entre dientes. Miró a Groniger—. ¡Entonces seguirías
teniendo la cabeza nublada por las supercherías divinas, viejo ateo!
—Es posible —replicó el isleño—. Afreyt dijo que, durante algún tiempo, fui también un
troll gigante. Pero aquí me tienes.
—Dudo que lo encontrarais, pues no os sumergiríais lo suficiente —dijo Fafhrd en voz
baja, mirando la cazoleta de cuero que cubría su muñón, todavía vendado—. Creo que
ese objeto habitado por Loki se ha desvanecido por completo del mundo de Nehwon, y
muchas otras cosas con él,... el «amansador» (tras haber cumplido con su misión), que se
había convertido en su hogar, pues a los dioses les encanta el oro; el espectro de Odín, y
algunas de sus pertenencias.
Rill, a su lado, le tocó el muñón con la mano quemada, que había tardado casi el
mismo tiempo en curarse, creando cierta simpatía entre ellos, como los veteranos con
heridas de guerra.
—¿Te pondrás un garfio en el extremo? —le preguntó.
Él asintió.
—O un conector para diversas herramientas, utensilios e instrumentos. Hay varias
posibilidades.
—Resulta extraña la vinculación tan íntima de los dos dioses —comentó el viejo
Ourph—. Cuando uno se marchó, el otro también desapareció.
—De hecho, cuando Cif y yo los encontramos, creímos que eran uno solo —le dijo
Afreyt.
—Salvamos sus vidas —afirmó Cif—. En conjunto, fuimos muy buenas anfitrionas de
ambos.
Su mirada se cruzó con la de Rill, que sonrió.
—Cuando salvas a un suicida, cargas con responsabilidades —dijo Afreyt, cuya mirada
se deslizó hacia el muñón de Fafhrd—. Si en su próximo intento acaba también con otras
vidas, la culpa será tuya.
—Esta noche te encuentro sombría, dama Afreyt —aseveró el Ratonero—, y razonas
de un modo muy curioso. Cuando uno está de semejante talante, puede llegar a las
conclusiones más peregrinas, ¿no es cierto, Fafhrd? Nosotros iniciamos esta aventura
para ser capitanes, y parece ser que, a la postre, vamos a convertirnos en mercaderes.
¿Qué seremos luego? ¿Banqueros? ¿Tal vez piratas?
—Lo que más te guste —le dijo Cif significativamente—, mientras recuerdes que el
consejo retiene a Pshawri y a tus hombres aquí, como rehenes, hasta tu regreso.
—Como lo serán mis hombres cuando yo vaya en busca de la madera —apuntó
Fafhrd—. Los pinos de Ool Plerns son muy verdes y altos.
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed