Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 26 de junio de 2013

ESPADAS Y DEMONIOS

ESPADAS Y
DEMONIOS
Fafhrd y el Ratonero Gris/1
Fritz Leiber




Las espadas de Lankhmar y Espadas y magia helada.
1 - Introducción
Separado de nosotros por abismos de tiempo y extrañas dimensiones sueña el antiguo
mundo de Nehwon con sus torres, calaveras y joyas, sus espadas y brujerías. Los reinos
conocidos de Nehwon se encuentran en el Mar Interior: al norte la boscosa y salvaje
Tierra de las Ocho Ciudades, al oeste los jinetes mingol, que habitan las estepas, y el
desierto por donde avanzan lentamente las caravanas de las ricas Tierras Orientales y el
río Tilth. Pero hacia el sur, unidos al desierto sólo por la Tierra Hundida y defendida más
allá por el Gran Dique y la Montaña del Hambre, están los ubérrimos campos de cereales
y las ciudades amuralladas de Lankhmar, las más antiguas y principales tierras de
Nehwon. Dominando la Tierra de Lankhmar y agazapada en la desembocadura llena de
sedimentos del río Hlal, en un rincón seguro entre los campos de cereales, el Gran
Pantano Salado y el Mar Interior se halla la metrópolis de Lankhmar, de imponentes
murallas y laberínticos callejones, rebosante de ladrones y sacerdotes afeitados, magos
escuálidos y panzudos mercaderes... Lankhmar la Imperecedera, la Ciudad de la Toga
Negra.
Una negra noche, en Lankhmar, si hemos de dar crédito a los libros rúnicos de Sheelba
del Rostro Sin Ojos, se encontraron por primera vez estos dos dudosos héroes y
caprichosos bribones, Fafhrd y el Ratonero Gris. Los orígenes de Fafhrd eran fáciles de
percibir por su altura que superaba los siete pies y su cuerpo esbelto y elástico, sus
adornos remachados y su enorme y larga espada. Estaba claro que era un bárbaro
procedente del Yermo Frío, más al norte incluso que las Ocho Ciudades y las Montañas
de los Duendes. Los antecedentes del Ratonero eran más crípticos y apenas podían
deducirse de su estatura infantil, su atuendo gris, la capucha de piel de ratón bajo la que
se embozaba su rostro atezado y chato y su estoque engañosamente delicado. Pero algo
en él sugería ciudades y tierras del sur, las calles oscuras y también los espacios
inundados de sol. Mientras la pareja se miraba desafiante a través de la oscura niebla
iluminada indirectamente por distantes antorchas, tenían ya una leve conciencia de que
eran dos fragmentos que encajaban, separados durante largo tiempo, de un héroe más
grande y que cada uno había encontrado un camarada que duraría más que un millar de
búsquedas y toda una vida —o un centenar de vidas— de aventuras.
Nadie en aquel momento podría haber adivinado que el Ratonero Gris se llamó en otro
tiempo Ratonero, o que Fafhrd había sido recientemente un joven cuya voz era aguda
mediante entrenamiento, que sólo llevaba pieles blancas y que aún dormía en la tienda de
su madre, aunque tenía dieciocho años.
2 - Las mujeres de la Nieve
A mediados del invierno, en Rincón Frío, las mujeres del Clan de la Nieve libraban una
guerra fría contra los hombres. Caminaban penosamente, enfundadas en sus pieles
blancas, casi invisibles contra la nieve recién caída, siempre juntas en grupos femeninos,
silenciosas o, como mucho, siseando cual sombras airadas. Evitaban la Sala de los
Dioses, con sus árboles que servían de columnas, las paredes de cuero trenzado y el alto
tejado de pinaza.
Se reunían en la gran Tienda oval de las Mujeres, que montaba guardia ante las
tiendas domésticas más pequeñas, donde celebraban sesiones de cánticos y siniestras
lamentaciones, así como diversas prácticas silenciosas destinadas a crear poderosos
encantamientos que atarían los tobillos de sus esposos a Rincón Frío, les paralizarían y
les producirían resfriados pertinaces con abundancia de lágrimas y mucosidades,
manteniendo en reserva la amenaza de la Gran Tos y la Fiebre Invernal. Todo hombre
que fuese tan imprudente de caminar solo de día, corría el riesgo de que le embistieran, le
bombardearan con bolas de nieve y, si caía, le pisotearan... por más que fuera un bardo o
un vigoroso cazador.
Y ser blanco de los no menos blancos proyectiles lanzados por las mujeres del Clan de
la Nieve no era cosa de risa. Cierto es que tiraban por lo alto, pero sus músculos estaban
dotados de gran fuerza, gracias a actividades tales como cortar leña, poda de altas ramas
y aporreamiento de pellejos, incluido el de la colosal behemot, cuya dureza sólo era
comparable a la del hierro. Y en ocasiones congelaban sus bolas de nieve, utilizándolas
como pedruscos de hielo.
Los hombres fornidos, endurecidos por la intemperie invernal, soportaban todo esto con
inmensa dignidad, deambulando como reyes ataviados con sus chillonas pieles de
ceremonia, negras, bermejas y teñidas con todos los colores del arco iris. Bebían en
abundancia pero con discreción y traficaban con tanta astucia como los ilthmarts sus
fragmentos de ámbar corriente y gris, sus níveos diamantes sólo visibles de noche, sus
brillantes pieles de animales y sus hierbas del hielo, a cambio de paños tejidos, especias
picantes, hierro añilado y bronceado, miel, velas de cera, pólvora que resplandecía
rugiente con múltiples colores y otros productos del sur civilizado. Sin embargo, insistían
en mantenerse generalmente en grupos, y había muchos con la nariz goteante entre ellos.
Las mujeres no ponían objeciones a este trueque. Sus hombres eran hábiles en este
oficio y ellas las principales beneficiarias. Lo preferían mucho más a las ocasionales
incursiones piráticas de sus maridos, que se llevaban a aquellos fuertes hombres muy
lejos, a las costas orientales del Mar Exterior, fuera del alcance de la supervisión
matriarcal inmediata, e incluso, temían a veces las mujeres, de su potente magia
femenina. Rincón Frío era el punto meridional más lejano jamás alcanzado por todo el
Clan de la Nieve, cuyos miembros pasaban la mayor parte de sus vidas en el Yermo Frío
y entre las laderas de las Montañas de los Gigantes, tan altas que sus cumbres no se
veían, e incluso más al norte, en los Huesos de los Antiguos, y, así, aquel campamento
invernal constituía su única posibilidad anual de dedicarse a un trueque apacible con los
emprendedores mingoles, sarheenmarts, lankhmarts e incluso con algún hombre del
desierto oriental, tocado con un pesado turbante, arropado hasta los ojos, y con enormes
guantes y botas.
Tampoco se oponían las mueres a que empinaran el codo. Sus maridos eran grandes
trasegadores de aguamiel y cerveza, en todo momento, e incluso del aguardiente nativo
de patata blanca de nieve, una bebida más embriagadora que la mayoría de vinos y
licores que los mercaderes dispensaban con optimismo.
No, lo que las Mujeres de la Nieve detestaban tanto y que todos los años les llevaba a
librar una guerra fría en la que apenas estaba proscrito ningún material o hechizo mágico,
era el espectáculo teatral que inevitablemente llegaba temblando al norte junto con los
mercaderes, sus atrevidos actores con sus rostros agrietados y las piernas llenas de
sabañones, pero latiéndoles los corazones por el suave oro norteño y los públicos fáciles
aunque alborotadores..., un espectáculo tan blasfemo y obsceno que los hombres se
apropiaban en exclusiva de la Sala de los Dioses para su representación (ya que Dios no
se inmutaba) y negaban la entrada a las mujeres y los jóvenes; un espectáculo cuyos
actores, según las mujeres, no eran más que viejos sucios y escuálidas muchachas
sureñas aún más sucias, de moral tan laxa como las ataduras de sus escasas prendas,
cuando iban vestidas. No se les ocurría a las Mujeres de la Nieve, que una chiquilla flaca,
sucia y desnuda, la piel azulada y de gallina en el frío de la Sala de los Dioses, con sus
corrientes de aire, apenas sería objeto de atracción erótica, aparte de su riesgo
permanente de congelación generalizada.
Así pues, cada invierno, las Mujeres de la Nieve siseaban, tramaban magias, se
movían furtivamente y arrojaban sus duras bolas de nieve a los hombres que se retiraban
con ostentación, y era frecuente que capturasen a un marido viejo, o lisiado, o estúpido, o
joven y borracho, y le zurrasen a conciencia.
Este combate, externamente cómico, tenía un trasfondo siniestro. Sobre todo, cuando
trabajaban juntas, las Mujeres de la Nieve tenían la reputación de ostentar potentes
magias, en especial a través del elemento del frío y sus consecuencias: tendencia a
resbalar, congelación súbita de la piel, la adherencia de la piel al metal, la fragilidad de los
objetos, la masa amenazante de los árboles cargados de nieve y la masa mucho mayor
de las avalanchas. Y no había ningún hombre que no sintiera temor del poder hipnótico de
sus ojos azul gélido.
Cada Mujer de la Nieve, en general con la ayuda del resto, trabajaba para mantener un
dominio absoluto de su hombre, si bien dejándole aparentemente en libertad, y se
susurraba que los maridos recalcitrantes habían sufrido lesiones o incluso habían sido
asesinados, en general mediante algún instrumento relacionado con el frío. Entretanto, las
camarillas brujeriles y las brujas individuales se entregaban a un juego de poder unas
contra otras, en el que los hombres, incluso los más pendencieros y audaces, hasta los
jefes y sacerdotes, no eran más que fichas.
Durante la quincena de trueques y los dos días del espectáculo, brujas y muchachas
fornidas guardaban la Tienda de las mujeres, de cuyo interior surgían fuertes aromas de
perfume, hedores, destellos y brillos intermitentes por la noche, golpes y tintineos,
crujidos, siseos de metal incandescente al contacto con el agua y cánticos mágicos y
susurros que nunca cesaban del todo.
Aquella mañana, uno podía imaginar que la brujería de las Mujeres de la Nieve actuaba
en todas partes, pues no había viento y el cielo estaba encapotado, y había jirones de
niebla en el aire húmedo y gélido, por lo que se formaban con rapidez cristales de hielo en
cada arbusto y rama, cada ramita y saliente de cualquier clase, incluyendo las guías de
los bigotes masculinos y las orejas de los linces domesticados. Los cristales eran tan
azules y brillantes como los ojos de las Mujeres de la Nieve, y una mente imaginativa
podía percibir incluso en sus formas las figuras de las Mujeres de la Nieve,
encapuchadas, altas, con túnicas blancas, pues muchos de los cristales crecían hacia
arriba, como llamas diamantinas.
Y aquella mañana las Mujeres de la Nieve habían capturado, o más bien tuvieron una
ocasión casi segura de atrapar, a una víctima selecta casi inimaginable, pues una de las
muchachas del espectáculo, ya fuera por ignorancia o estúpido atrevimiento, y quizá
tentada por el aire relativamente suave, engendrador de gemas, había salido a pasear por
la nieve apelmazada, lejos de la seguridad que ofrecían las tiendas de los actores, más
allá de la Sala de los Dioses, por el lado del precipicio, y desde allí entre dos bosquecillos
de altos árboles de hoja perenne cargados de nieve, hasta salir al puente de roca natural
cubierto de nieve que había sido el inicio de la Antigua Carretera del sur a Gnampf Nar
hasta que una parte de su sección central, con la longitud de unos cinco hombres, se
derrumbó sesenta años atrás.
Se había detenido a corta distancia del borde, curvado hacia arriba y peligroso,
mirando durante largo rato hacia el sur a través de los jirones de niebla que, a lo lejos, se
disgregaban como largos filamentos de lana. Debajo de ella, en la hendidura del
desfiladero, los pinos cubiertos de nieve del cañón de los Duendes parecían tan pequeños
como las tiendas blancas de un ejército de gnomos del hielo. La mirada de la muchacha
recorrió lentamente el cañón desde sus lejanos inicios en el este hasta donde, al
estrecharse, pasaba directamente por debajo de ella y luego, con un ensanchamiento
gradual, se curvaba hacia el sur, hasta el contrafuerte situado al otro lado, con la sección
gemela, saliente, del que fue en otro tiempo puente de piedra y que bloqueaba el
panorama hacia el sur. Entonces su mirada retrocedió para recorrer la Carretera Nueva
desde donde iniciaba su descenso, más allá de las tiendas de los actores, y se aferraba a
la pared lejana del cañón hasta que, tras muchas subidas, bajas y curvas —al contrario
que la Carretera Antigua, más suave y recta— se internaba entre los pinos e iba con ellos
hacia el sur.
Quien se hubiese fijado en su mirada anhelante, podría haber pensado que la actriz era
una tonta doncella que añoraba su hogar, lamentaba ya la gira por el frío norte y
suspiraba por algún callejón de los actores, caluroso y lleno de moscas, más allá de las
Ocho Ciudades y el Mar Interior... pero la serena confianza de sus movimientos, la
orgullosa prestancia de sus hombros y el lugar peligroso que había elegido para mirar,
sugerían otra cosa, pues aquel sitio no era sólo físicamente peligroso, sino también tan
cercano a la Tienda de las Mujeres como lo estaba de la Sala de los Dioses, y además
era un lugar tabú, porque un jefe y sus hijos se habían precipitado por allí, encontrando la
muerte, cuando el centro del puente rocoso cedió sesenta años atrás, y porque el puente
de madera que lo reemplazó cayó bajo el peso de la carreta de un comerciante de licores,
hacía unos cuarenta años. El hombre vendía uno de los aguardientes más fuertes, y fue la
suya una pérdida lo bastante terrible para justificar los más severos tabúes, incluido el que
prohibía la reconstrucción del puente.
Y como si estas tragedias no bastaran para saciar a los celosos dioses y hacer el tabú
absoluto, solamente dos años atrás el esquiador más hábil que había producido el Clan
de la Nieve en varias décadas, un tal Skif, borracho de aguardiente de nieve y con un
orgullo glacial, había intentado saltar sobre la brecha desde el lado del Rincón Frío.
Remolcado hasta adquirir velocidad y empujando furiosamente con sus palos, despegó
como un halcón en vuelo planeante, pero no llegó al nevado extremo opuesto por la
distancia de un brazo extendido; las puntas de sus esquíes golpearon contra la roca, y él
mismo se estrelló en las rocosas profundidades del cañón.
La aturdida actriz llevaba un largo abrigo de piel de zorro castaño rojizo, que sujetaba
con una ligera cadena de latón revestida de oro. Cristales de hielo se habían formado en
su cabello castaño oscuro, recogido en un peinado muy alto.
Por la estrechez del abrigo, su figura prometía ser flacucha, o al menos poco
musculosa para satisfacer la noción que las Mujeres de la Nieve tenían de las jugadoras
femeninas, pero medía casi seis pies de altura... lo cual era excesivo para una actriz y una
afrenta más para las altas Mujeres de la Nieve que ahora se acercaban a ella por detrás,
en una silenciosa hilera blanca.
Una bota de piel blanca, lanzada con excesivo apresuramiento, golpeó contra la nieve
helada.
La actriz giró sobre sus talones y sin vacilación echó a correr por el camino que la
había llevado hasta allí. Sus tres primeros pasos rompieron la costra helada, haciéndole
perder tiempo, pero aprendió en seguida el truco de correr deslizándose sobre el hielo.
Se subió su abrigo rojizo; llevaba negras botas de piel y brillantes medias escarlata.
Las Mujeres de la Nieve se deslizaron con rapidez tras ella, lanzándole sus duras bolas
de nieve, una de las cuales alcanzó a la actriz en el hombro. Cometió el error de mirar
atrás.
Tuvo la mala suerte de que dos bolas de nieve le dieran en la mandíbula y la frente,
debajo del labio pintado y sobre una ceja negra arqueada. Entonces se tambaleó, dio una
vuelta completa y una bola de nieve lanzada casi con la fuerza de una piedra de honda le
alcanzó en el diafragma, haciéndole doblarse y cortándole la respiración.
Cayó al suelo. Las mujeres de blanco se lanzaron hacia adelante, sus ojos azules
brillantes de furia.
Un hombre alto, delgado, con negro mostacho, una chaqueta pardusca acolchada y
turbante bajo y negro, dejó de observar desde el lugar que ocupaba al lado de una de las
columnas vivientes de la Sala de los Dioses, de áspera corteza y llena de cristales de
hielo, y corrió hacia la mujer caída. Sus pisadas rompían la costra helada, pero sus
fuertes piernas le conducían sin vacilación.
Entonces aminoró la marcha, asombrado, porque pasó por su lado como una
exhalación una figura alta, blanca, esbelta, deslizándose con tal rapidez que por un
momento pareció que lo hiciera sobre esquíes. El hombre del turbante pensó que era otra
Mujer de la Nieve, pero entonces observó que llevaba un jubón corto de piel en vez de
una larga túnica, por lo que presumiblemente era un Hombre o un joven de la Nieve,
aunque el hombre del turbante negro nunca había visto a un varón del Clan de la Nieve
vestido de blanco.
La rápida y extraña figura deslizante siguió avanzando con la cabeza gacha y
desviando la mirada de las Mujeres de la Nieve, como si temiera encontrarse con su
airada mirada azul. Entonces, al arrodillarse. con presteza junto a la actriz caída, una
larga cabellera rubia rojiza se desprendió de su capucha. Por ello y por la esbeltez de su
figura, el hombre del turbante negro supo en un instante de temor que la persona recién
llegada era una Muchacha de la Nieve muy alta, ansiosa de asestar el primer golpe
directo.
Pero entonces vio que sobresalía del cabello rubio rojizo una mandíbula masculina, y
también un par de macizos brazaletes de plata de la clase que sólo se consigue mediante
la piratería. Luego el joven recogió a la actriz y se deslizó alejándose de las Mujeres de la
Nieve, que ahora sólo podían ver las piernas de su víctima enfundadas en las medias
escarlata. Una andanada de pelotas de nieve golpearon la espalda del rescatador, el cual
osciló un poco, pero siguió corriendo con decisión, todavía agachando la cabeza.
La Mujer de la Nieve más robusta, con el porte de una reina y el rostro ojeroso todavía
bello, aunque el cabello, que le caía a cada lado, era blanco, dejó de correr y gritó con
una voz profunda:
—¡Vuelve, hijo! ¿No me oyes, Fafhrd? ¡Vuelve ahora mismo!
El joven meneó ligeramente su gacha cabeza, aunque no se detuvo en su huida. Sin
volver la cabeza, replicó en un tono bastante agudo:
—Volveré, venerada Mor, madre mía... Más tarde.
Las demás mujeres se pusieron a gritar: «¡Vuelve en seguida!» Algunas de ellas
añadieron epítetos como «¡Joven disoluto!», «¡Maldición de tu buena madre Mor!» y
«¡Buscador de rameras!».
Mor las hizo callar con un seco ademán de sus manos, las palmas hacia abajo.
—Esperaremos aquí —anunció con autoridad.
El hombre del turbante negro se detuvo un poco y luego fue en pos de la pareja
desaparecida, sin perder de vista, cauteloso, a las Mujeres de la Nieve. Se suponía que
no atacaban a los mercaderes. Pero con las mujeres bárbaras, lo mismo que con los
hombres, uno nunca podía estar seguro de nada.
Fafhrd llegó a las tiendas de los actores, que estaban colocadas en círculo alrededor
de una extensión de nieve pisoteada, en el extremo de la Sala de los Dioses donde
estaba el altar. En el lugar más alejado del precipicio estaba la alta tienda cónica del
Maestro del Espectáculo. En medio se alzaba la tienda común de los actores, de forma
algo ahusada, un tercio para las muchachas y dos tercios para los hombres. En la parte
más cercana al cañón de los Duendes había una tienda de tamaño mediano,
semicilíndrica, sujeta con argollas. De un lado a otro de su parte central, un sicomoro de
hoja perenne tendía una grande y pesada rama, equilibrada por dos ramas menores en el
extremo opuesto, sembrado de cristales. En la parte delantera semicircular de esta tienda
había una abertura cerrada con una tela, que a Fafhrd le resultó difícil abrir, dado que el
largo cuerpo que sostenía entre sus brazos seguía inconsciente.
Un viejecito panzudo llegó corriendo hasta él con un brío propio de un muchacho. Las
ropas que vestía eran de calidad, con adornos dorados, pero estaban remendadas. Hasta
su largo mostacho gris y su barba de chivo brillaban con motas de oro por encima y
debajo de su boca provista de sucios dientes. Los ojos, rodeados de grandes bolsas, eran
llorosos y estaban enrojecidos en la periferia, pero oscuros y vivos en el centro. Se tocaba
con un turbante púrpura sobre el que había una corona dorada con gemas melladas de
cristal de roca, burda imitación de diamantes.
Detrás de él llegó un magro mingol manco, un gordo occidental con una abundante
barba negra que olía a cuerno quemado y dos flacas muchachas que, a pesar de sus
bostezos y las pesadas mantas en las que se arrebujaban, parecían vigilantes y evasivas
como gatos callejeros.
—¿Pero qué es esto? —preguntó el que mandaba, absorbiendo de una sola mirada
todos los detalles de Fafhrd y su carga—. ¿Has matado a Vlana? Violada y muerta, ¿eh?
Sepas, joven asesino, que pagarás caro por tu diversión. Puede que no sepas quién soy,
pero ya lo sabrás. Pediré indemnizaciones a tus jefes, ¡vaya que sí! ¡Grandes
indemnizaciones! Tengo influencia, no lo dudes. Perderás esos brazaletes de pirata y esa
cadena de plata que te asoma por debajo del cuello. Tu familia quedará arruinada, y todos
tus parientes también. En cuanto a lo que te harán...
—Tú eres Essedinex, Maestro del Espectáculo —le interrumpió Fafhrd en tono
dogmático, su aguda voz de tenor ahogando como el sonido de una trompeta la áspera y
campanuda voz de barítono del otro—. Soy Fafhrd, hijo de Mor y de Nalgron el
Quebrantaleyendas. Vlana, la bailarina culta, no ha sido violada m está muerta, sino sólo
aturdida por las bolas de nieve. Esta es su tienda. Ábrela.
—Nosotros cuidaremos de ella, bárbaro —replicó Essedinex, aunque con más sosiego
y pareciendo a la vez sorprendido y algo intimidado por la precisión casi pedantesca del
joven al señalar quién era quién y qué era qué—. Entréganosla y vete.
—La acostaré —insistió Fafhrd—. ¡Abre la tienda!
Essedinex se encogió de hombros e hizo un gesto al mingol, el cual con una sonrisa
sardónica utilizó su única mano y codo para desatar y echar a un lado la tela de la
entrada. Del interior salió un olor a madera de sándalo y alcanfor. Fafhrd se agachó y
entró en la tienda, hacia cuyo centro reparó en un lecho de pieles y una mesa baja con un
espejo de plata apoyado en unos frascos y anchas botellas. Al fondo había un perchero
con trajes.
Rodeando un brasero del que ascendía un hilillo de humo pálido, Fafhrd se arrodilló
con cuidado y depositó suavemente su carga sobre el jergón. Luego le tomó el pulso a
Vlana, en el cuello y la muñeca, le abrió los párpados y examinó los ojos, y con
delicadeza exploró las hinchazones que se formaban en la mandíbula y la frente,
aquilatándolas con las puntas de los dedos. Luego le pellizcó el lóbulo de la oreja
izquierda y, al ver que no reaccionaba, meneó la cabeza y, abriéndole el manto bermejo,
empezó a desabrocharle el vestido.
Essedinex, que con los otros había contemplado las acciones del joven con expresión
perpleja, exclamó:
—¡Basta ya, joven lascivo!
—Silencio —ordenó Fafhrd, y siguió desabrochando la prenda.
Las dos muchachas envueltas en mantas soltaron una risita y luego se llevaron una
mano a la boca, dirigiendo divertidas miradas a Essedinex y los demás.
Apartándose el largo cabello de la oreja derecha, Fafhrd aplicó el rostro al pecho de
Vlana, entre los senos, pequeños como medias granadas, los pezones de una tonalidad
broncínea rosada. El joven mantuvo una expresión seria. Las muchachas rieron de nuevo.
Essedinex se aclaró la garganta, preparándose para un largo discurso.
—Su espíritu no tardará en retornar —dijo Fafhrd, incorporándose—. Hay que cubrir
sus magulladuras con vendajes de nieve, renovándolos cuando empiece a fundirse. Ahora
solicito una copa de vuestro mejor aguardiente.
—¡Mi mejor aguardiente! —exclamó Essedinex airado—. Esto pasa de castaño oscuro.
¡Primero te regalas con un lúbrico espectáculo y luego quieres una bebida fuerte!
¡Márchate en seguida, joven presuntuoso!
—Sólo estoy buscando... —empezó a decir Fafhrd en un tono claro y con leve dejo
amenazante.
Su paciente interrumpió la discusión abriendo los ojos, meneando la cabeza, haciendo
una mueca de dolor y, finalmente, enderezándose, tras lo cual se puso pálida y su mirada
osciló. Fafhrd le ayudó a tenderse de nuevo y colocó unas almohadas bajo sus pies.
Entonces la miró al rostro. La muchacha seguía con los ojos abiertos y le miraba con
curiosidad.
Él vio un rostro pequeño, de mejillas hundidas, ya no Juvenil, pero con una indudable
belleza felina, a pesar de los moretones. Sus ojos, grandes, de iris marrones y largas
pestañas, no estaban anegados en lágrimas. Su expresión era la de un ser solitario, pero
reflejaba también decisión y reflexiva consideración de lo que veía.
Y veía a un guapo joven, de cutis agradable y unos dieciocho inviernos, amplia cabeza
y larga mandíbula, como si no hubiera terminado de crecer. Una suave cabellera dorada y
rojiza le caía sobre las mejillas. Tenía los ojos verdes, crípticos, y una mirada como la de
un gato. Los labios eran anchos, pero algo comprimidos, como si fueran una puerta que
encerrara las palabras y se abriera sólo a la orden de los crípticos ojos.
Una de las muchachas había vertido media copa de aguardiente de una botella que
estaba sobre la mesa baja. Fafhrd la tomó y alzó la cabeza de Vlana para que la bebiera a
sorbos. La otra muchacha llegó con nieve en polvo envuelta en paños de lana.
Arrodillándose en el extremo del jergón, la aplicó contra los moratones.
Tras preguntar el nombre de Fafhrd y confirmar que la había rescatado de las Mujeres
de la Nieve, Vlana inquirió:
—¿Por qué hablas con una voz tan aguda?
—Estudio con un bardo cantor —respondió él—. Ésta es la voz que usan, y son los
verdaderos bardos, no los rugientes que usan tonos profundos.
—¿Qué recompensa esperas por rescatarme? —le preguntó ella sin ambages.
—Ninguna —replicó Fafhrd.
Las dos muchachas volvieron a reír, pero las silenció una rápida mirada de Vlana.
—Tenía la obligación personal de rescatarte —añadió Fafhrd—, ya que la guía de las
Mujeres de la Nieve era mi madre. Debo respetar los deseos de mi madre, pero también
he de evitar que cometa acciones equivocadas.
—Comprendo. ¿Por qué actúas como un sacerdote o un curandero? ¿Es ése uno de
los deseos de tu madre?
No se había molestado en cubrirse los senos, pero ahora Fafhrd no los miraba. Sus
ojos estaban fijos en los ojos y los labios de la actriz.
—Curar forma parte del arte de los bardos cantores —respondió—. En cuanto a mi
madre, cumplo con mi deber hacia ella, ni más ni menos.
—Vlana, no es apropiado que hables así con este joven —terció Essedinex, ahora en
tono nervioso—. Debe...
—¡Calla! —exclamó Vlana. Entonces su atención tornó a Fafhrd—. ¿Por qué vistes de
blanco?
—Es un atuendo adecuado para toda la Gente de la Nieve. No sigo la nueva costumbre
de los varones que usan pieles oscuras y teñidas. Mi padre siempre vestía de blanco.
—¿Está muerto?
—Sí. Murió cuando trepaba por una montaña tabú llamada Colmillo Blanco.
—¿Y tu madre desea que vistas de blanco, como si fueras tu padre que ha regresado?
Fafhrd ni respondió ni frunció el ceño ante aquella astuta pregunta. Cambiando de
tema, le preguntó:
—¿Cuántos lenguajes sabes hablar... aparte de este lankhmarés macarrónico?
Ella sonrió por fin.
—¡Vaya pregunta! Pues verás, hablo... aunque no muy bien... mingol, kvarchish, alto y
bajo lankhmarés, quarmalliano, ghoulés antiguo, habla del Desierto y tres lenguas
orientales.
Fafhrd asintió.
—Eso está muy bien.
—¿Quieres decirme por qué?
—Porque significa que eres muy civilizada —respondió él.
—¿Y qué importancia tiene eso? —inquirió ella con una risa amarga.
—Deberías saberlo, pues eres una bailarina culta. En cualquier caso, me interesa la
civilización.
—Se acerca uno —susurró Essedinex desde la entrada—. Vlana, este joven debe...
—¡No debe!
—Da la casualidad de que ya debo marcharme —dijo Fafhrd, levantándose—. Mantén
colocados los vendajes de nieve y descansa hasta la puesta de sol. Luego toma más
aguardiente con sopa caliente.
—¿Por qué has de irte? —preguntó Vlana, alzándose sobre un codo.
—Hice una promesa a mi madre —dijo Fafhrd sin mirar atrás.
—¡Tu madre!
Agachándose ante la entrada, Fafhrd se detuvo al fin para mirar atrás.
—He de cumplir muchos deberes para con mi madre —le dijo—. Por ahora, no tengo
ninguno hacia ti.
—Vlana, debe marcharse —susurró con aspereza Essedinex—. Es él.
Entretanto empujaba a Fafhrd, pero a pesar de la esbeltez del joven, era como si
tratase de arrancar a un árbol de sus raíces.
—¿Tienes miedo del que llega? —le preguntó Vlana, que ahora se abrochaba el
vestido.
Fafhrd la miró pensativo. Luego, sin responder a su pregunta, se agachó, cruzó la
abertura de la entrada y se irguió, esperando la llegada, a través de la niebla persistente,
de un hombre en cuyo rostro iba acumulándose la ira.
Aquel hombre era tan alto como Fafhrd, bastante más robusto y debía doblarle en
edad. Su vestimenta era de piel de foca marrón y plata tachonada de amatistas, excepto
los dos macizos brazaletes de oro que llevaba en las muñecas y la cadena también de oro
alrededor del cuello, marcas de un jefe pirata.
Fafhrd sintió cierto temor, no por el hombre que se aproximaba, sino por los cristales de
hielo en la tiendas que ahora eran más densos de lo que recordaba que habían sido
cuando entró a Vlana. El elemento sobre el que Mor y sus hermanas brujas tenían más
poder era el frío... ya fuera en la sopa o en los riñones de un hombre, o en su espada o su
cuerda para trepar, haciendo que se rompieran. El muchacho se preguntaba a menudo si
era la magia de Mor lo que había hecho tan frío su propio corazón. Ahora el frío se
acercaría a la bailarina. Tenía que prevenirla, pero era civilizada y se reiría de él.
El hombretón llegó ante él.
—Honorable Hringorl —le saludó en voz baja Fafhrd.
A modo de respuesta, el hombre dirigió a Fafhrd un gancho de abajo arriba con el
revés de la mano. El muchacho lo esquivó con presteza, deslizándose por debajo del
brazo, y se limitó a alejarse por el camino que antes había seguido.
Respirando pesadamente, Hringorl le dirigió una mirada furiosa durante el tiempo que
el corazón da un par de latidos, y luego entró en la tienda semicilíndrica.
Hringorl era sin duda el hombre más fuerte del Clan de la Nieve, iba pensando Fafhrd,
aunque no era uno de sus jefes debido a su carácter matón y sus desafíos a las
costumbres. Las Mujeres de la Nieve le odiaban, pero les resultaba difícil hacerse con él,
puesto que su madre había muerto y nunca había tomado esposa, contentándose con
concubinas que traía de sus expediciones piráticas.
De algún lugar donde había pasado desapercibido, el hombre del turbante y el
mostacho negro se acercó pausadamente a Fafhrd.
—Eso ha estado bien hecho, amigo mío. Y cuando entraste a la bailarina...
—Eres Vellix el Aventurero —dijo Fafhrd impasible.
El otro asintió.
—Traigo aguardiente de Klelg Nar a este mercado. ¿Quieres probar el mejor conmigo?
—Lo siento —dijo Fafhrd—, pero tengo un compromiso con mi madre.
—Entonces será en otra ocasión —dijo Vellix sin inmutarse.
—¡Fafhrd!
Era Hringorl quien llamaba. Ya no había cólera en su voz. Fafhrd se volvió. El
hombretón, que estaba junto a la tienda, echó a andar al ver que Fafhrd no se movía.
Entretanto, Vellix se escabulló.
—Lo siento, Fafhrd —dijo Hringorl con voz ronca—. No sabía que le habías salvado la
vida a la bailarina. Me has hecho un gran servicio. Toma.
Se quitó de la muñeca uno de los pesados brazaletes de oro y se lo ofreció.
Fafhrd mantuvo las manos en los costados.
—No se trata de ningún servicio —le dijo—. Tan sólo evitaba que mi madre cometiera
una mala acción.
—Has navegado bajo mis órdenes —rugió de súbito Hringorl, al tiempo que le enrojecía
el rostro, pero conservaba la sonrisa, o al menos lo intentaba—. Así que aceptarás mis
regalos al igual que mis órdenes.
Cogió la mano de Fafhrd, depositó en ella el pesado objeto, sobre el que cerró los flojos
dedos del muchacho, y retrocedió.
Fafhrd se arrodilló al instante, apresurándose a decir:
—Lo siento, pero no puedo aceptar lo que no me he ganado como es debido. Y ahora
he de cumplir un compromiso contraído con mi madre.
Dicho esto se irguió rápidamente, dio media vuelta y se alejó. Tras él, sobre una firme
costra de nieve helada, brillaba el brazalete de oro.
Oyó el gruñido de Hringorl y su maldición reprimida, pero no miró a su alrededor para
ver si Hringorl recogía su regalo rechazado, aunque le resultó un poco difícil no avanzar
en zigzag o agachar un poco la cabeza, por si a Hringorl le daba por arrojarle el macizo
brazalete a la cabeza.
Pronto llegó al lugar donde su madre estaba sentada entre siete Mujeres de la Nieve,
totalizando ocho de ellas. Se detuvo a un vara de distancia.
—Aquí estoy, Mor —dijo agachando la cabeza y mirando a un lado.
—Has tardado mucho —comentó la mujer—. Demasiado.
Seis cabezas a su alrededor asintieron lentamente. Sólo Fafhrd notó, en la borrosa
periferia de su visión, que la séptima y más esbelta Mujer de la Nieve se movía en silencio
hacia atrás.
—Pero aquí estoy —dijo Fafhrd.
—Has desobedecido mi orden —dijo Mor con frialdad. Su rostro ojeroso y otrora bello
habría parecido muy desdichado si no fuese tan orgulloso y autoritario.
—Pero ahora la obedezco —replicó Fafhrd.
Observó que la séptima Mujer de la Nieve corría ahora en silencio, su gran manto
blanco ondeante, entre las tiendas domésticas y hacia el alto y blanco bosque que era el
límite de Rincón Frío en la única parte en que no lo era el cañón de los Duendes.
—Muy bien —dijo Mor—. Y ahora me obedecerás siguiéndome a la tienda del sueño
para la purificación ritual.
—No estoy manchado —objetó Fafhrd—. Además, yo mismo me purifico a mi modo,
que también es agradable a los dioses.
Hubo murmullos de desaprobación entre el grupo brujeril de Mor. Las palabras de
Fafhrd habían sido audaces, pero su cabeza seguía inclinada, de modo que no veía los
rostros m sus ojos engañosos, sino sólo sus cuerpos envueltos en los mantos blancos,
como un grupo de grandes abedules.
—Mírame a los ojos —le ordenó Mor.
—Cumplo con los deberes acostumbrados de un hijo adulto —dijo Fafhrd—, desde
ganarme el sustento hasta la conservación de mi espada. Pero por lo que puedo
determinar, mirar a mi madre a los ojos no es uno de esos deberes.
—Tu padre siempre me obedecía —dijo Mor en tono amenazante.
—Cada vez que veía una montaña alta, la escalaba, sin obedecer a nadie salvo a sí
mismo —replicó Fafhrd.
—¡Sí, y murió haciendo eso! —gritó Mor, dominando con su autoritarismo la aflicción y
la ira que sentía, pero sin ocultarlas.
Fafhrd hizo un esfuerzo para decir sus siguientes palabras:
—¿De dónde vino el gran frío que rompió su cuerda y su pico en el Colmillo Blanco?
En medio de los gritos sofocados de su séquito, Mor exclamó con su voz más profunda:
—¡Recibe una maldición de madre, Fafhrd, por tu desobediencia y tus malos
pensamientos!
Fafhrd respondió con extraña impaciencia:
—Acepto obedientemente tu maldición, madre.
—Pero no maldigo a tu persona, sino tus malignas imaginaciones.
—De todas formas, la atesoraré para siempre —replicó Fafhrd—. Y ahora,
obedeciéndome a mí mismo, debo alejarme de ti, hasta que el demonio de la cólera te
haya dejado.
Y con esto, la cabeza todavía gacha y desviada, se dirigió con rapidez hacia un punto
del bosque al este de las tiendas domésticas, pero al oeste de la gran lengua de bosque
que se extendía al sur, casi hasta la Sala de los Dioses. Los airados susurros del grupo
de Mor le siguieron, pero su madre no gritó su nombre, ni pronunció palabra alguna.
Fafhrd casi habría preferido que lo hiciera.
Los jóvenes se reponen con rapidez de sus heridas superficiales. Cuando Fafhrd se
internó en su amado bosque, sin rozar una sola rama cubierta de cristales, sus sentidos
estaban despiertos, su cuello flexible y la superficie externa de su ser interior tan limpia y
dispuesta a nuevas experiencias como la nieve intacta delante de él. Tomó el camino más
fácil, evitando los espinos cubiertos de gélidos diamantes a la izquierda y los enormes
salientes de pálido granito que ocultaban los pinos a la derecha.
Vio huellas de pájaros, ardillas y osos recién nacidos. Los pájaros de la nieve
horadaban con sus negros picos las bayas de la nieve. Una peluda serpiente de la nieve
le silbó, y al joven no le habría sorprendido la presencia de un dragón con espinas
cubiertas de hielo.
Por ello no se asombró cuando se abrió la corteza revocada con nieve de un pino de
altas ramas y le mostró a su dríada, el rostro de una muchacha, alegre, de ojos azules y
cabello rubio, que no tendría más de diecisiete años. De hecho, el joven había esperado
semejante aparición desde que observó la huida de la séptima Mujer de la Nieve.
Sin embargo, fingió estar asombrado casi durante el tiempo que tarda el corazón en
latir dos veces. Luego dio un salto hacia ella, exclamando:
—¡Mara, bruja mía!
Y con los brazos separó el cuerpo envuelto en el manto blanco del fondo que le servía
de camuflaje y la abrazó. Ambos formaron una sola columna blanca, capucha contra
capucha y labios contra labios, por lo menos durante veinte latidos de corazón de la clase
más violenta y deliciosa. Luego ella le cogió la mano derecha, la llevó a su manto y, a
través de una abertura bajo su larga chaqueta, la apretó contra los crespos rizos de su
bajo vientre.
—Adivina qué es —le susurró, lamiéndole la oreja.
—Es parte de una muchacha. Creo que es un...
Su tono era alegre, aunque sus pensamientos se lanzaban ya con frenesí en una
dirección distinta y horrenda.
—No, idiota, es algo que te pertenece —le instruyó el húmedo susurro.
La horrenda dirección se transformó en un salto de agua helada que avanzaba hacia la
certidumbre. Sin embargo, el joven dijo con valentía:
—Bien, quisiera creer que no lo has intentado con otros, aunque estarías en tu
derecho. Debo decir que me siento muy honrado...
—¡Estúpida bestia! Quiero decir que es algo que nos pertenece.
La horrenda dirección era ahora un negro túnel helado que se convertía en un pozo. De
un modo automático y con el fuerte latido del corazón apropiado al momento, Fafhrd le
dijo:
—¿No...?
—¡Sí! Estoy segura, monstruo. He fallado dos veces.
Mejor que en ninguna otra ocasión de su vida, los labios de Fafhrd realizaron su tarea
de encerrar las palabras. Cuando al fin se abrieron, tanto ellos como la lengua que estaba
detrás permanecían bajo el dominio absoluto de los grandes ojos verdes. Las palabras
salieron entonces en alegre cascada:
—¡Oh, dioses! ¡Qué maravilla! ¡Soy padre! ¡Qué lista has sido, Mara!
—Muy lista, desde luego —admitió la muchacha—, para haber formado algo tan
delicado tras tus rudos manejos. Pero ahora debo hacerte pagar por esa desgraciada
observación de si «lo he intentado con otros».
Alzándose la falda por detrás, guió las dos manos del joven bajo su manto hasta un
nudo de correas en la base de su espina dorsal. (Las Mujeres de la Nieve llevaban
capuchas de piel, botas de piel, una media de piel en cada pierna sujeta a una correa en
la cintura, y una o más chaquetas de piel y mantos... Era un atuendo práctico, parecido al
de los hombres excepto por las largas chaquetas.)
Mientras el muchacho trataba de deshacer el nudo, del que salían tres tensas correas,
dijo a su compañera:
—En verdad, Mara, querida mía, no estoy a favor de estos cinturones de castidad. No
son un instrumento civilizado. Además, deben de impedirte la circulación de la sangre.
—¡Tú y tu manía de la civilización! Te querré y me esforzaré para librarte de eso. Anda,
desata el nudo y asegúrate de que tú y ningún otro lo ató.
Fafhrd obedeció y hubo de convenir en que era su nudo y no el de ningún otro hombre.
La tarea le llevó cierto tiempo y Mara gozó de ella, a juzgar por sus leves quejidos y
gemidos, sus suaves pellizcos y mordiscos. Fafhrd también empezó a interesarse.
Cuando terminó la tarea, obtuvo la recompensa de todos los embusteros corteses: Mara
le amó tiernamente porque él le había dicho las mentiras adecuadas, y ella lo mostraba en
su conducta seductora. Y vasto llegó a ser el interés y la excitación del joven por la
muchacha.
Tras ciertos toqueteos y otras pruebas de afecto, cayeron sobre la nieve uno al lado del
otro, ambos acolchados y totalmente cubiertos por sus blancos mantos de piel y sus
capuchas.
Un transeúnte habría pensado que un montón de nieve había cobrado vida de un modo
convulso y tal vez estaba dando nacimiento a un hombre de nieve, duende o demonio.
Al cabo de un rato el montículo de nieve se quedó inmóvil por completo, y el hipotético
paseante habría tenido que acercarse mucho para percibir las voces que surgían de su
interior.
MARA: Adivina lo que estoy pensando.
FAFHRD: Que eres la Reina de la Felicidad. ¡Aaah!
MARA: Te devuelvo tu ¡aaah!, junto con un ¡oooh! Y añado que eres el Rey de las
Bestias. No, estúpido, te lo diré. Pensaba en lo contenta que estoy de que hayas tenido
tus aventuras sureñas antes del matrimonio. Estoy segura de que has violado o incluso
hecho el amor indecente a docenas de mujeres sureñas, lo cual quizá explique tu
terquedad con respecto a la civilización. Pero no me importa lo más mínimo. Te amaré
para que no hayas de recurrir más a eso.
FAFHRD: Tienes una mente brillante, Mara, pero de todos modos exageras mucho
aquella única incursión pirata que hice al mando de Hringorl, y sobre todo las
oportunidades que ofreció de aventuras amorosas. En primer lugar, todos los habitantes,
y especialmente todas las mujeres jóvenes de cualquier ciudad costera que
saqueábamos, huían a las colinas antes de que hubiésemos bajado a tierra. Y si hubiera
habido alguna violación, como yo era el más joven habría estado al final de la lista de
violadores y, por lo tanto, muy poco tentado. La verdad es que las únicas personas
interesantes que conocí en aquella aburrida travesía fueron dos viejos apresados para
pedir rescate por ellos, de los que aprendí los rudimentos del quarmalliano y el alto
lankhmarés, y un joven flacucho que era el aprendiz de un brujo pobre. Era diestro con la
daga y tenía una mente quebrantadora de leyendas, como la mía y la de mi padre.
MARA: No te aflijas. La vida será más excitante para ti después de que nos casemos.
FAFHRD: En eso estás equivocada, queridísima Mara. ¡Espera, déjame explicarte!
Conozco a mi madre. Cuando nos caemos, Mor esperará de ti que te ocupes de cocinar y
del trabajo!e la tienda. Te tratará como una esclava en las siete octavas partes y, quizá,
en una octava como mi concubina.
MARA: ¡Ja! La verdad es que has de aprender a tratar con tu madre, Fafhrd. Pero ni
siquiera has de temer eso, querido. Está claro que no sabes nada de las armas que una
esposa fuerte e incansable tiene contra su suegra. La pondré en su lugar, aun cuando
tenga que envenenarla... oh, no quiero decir matarla, sino sólo debilitarla lo suficiente.
Antes de que hayan transcurrido tres lunas, temblará bajo mi mirada y tú te sentirás
mucho más hombre. Ya sé que siendo hijo único, y como tu padre murió joven, ella ha
adquirido una influencia sobre ti poco natural, pero...
FAFHRD: En este instante me siento muy hombre, inmoral y envenenadora brujita,
tigresa del hielo; y tengo intención de demostrártelo sin más demora. ¡Defiéndete! ¡A
ver...!
Una vez más el montículo de nieve se convulsionó, como un oso de nieve gigante
agonizante. El oso murió cuando sonaba una música de sistros y triángulos, mientras
chocaban y se quebraban los brillantes cristales que habían crecido en cantidad y tamaño
fuera de lo común sobre los mantos de Mara y Fafhrd durante su diálogo.
El breve día avanzó hacia la noche, como si incluso los dioses que gobiernan el sol y
las estrellas estuvieran impacientes de ver el espectáculo.
Hringorl conferenció con sus tres principales secuaces, Hor, Harrax y Hrey. Estos
fruncieron el ceño y asintieron, y mencionaron el nombre de Fafhrd.
El marido más joven del Clan de la Nieve, un gallito vano e irreflexivo, cayó en una
emboscada de una patrulla de jóvenes Esposas de la Nieve, que le bombardearon con
bolas de nieve hasta dejarlo inconsciente. Las mujeres le habían visto conversar con una
mingola, una muchacha de la escena. Con toda seguridad estaría fuera de combate
durante los dos días que duraba el espectáculo, y su esposa, que había sido la más
entusiasta de las lanzadoras de bolas de nieve, le cuidó con ternura pero con lentitud,
hasta hacerle volver en sí.
Mara, feliz como una paloma de la nieve, se presentó en aquel hogar para ayudar. Pero
mientras contemplaba al marido tan impotente y a la esposa tan tierna, sus sonrisas y su
gracia soñadora se desvanecieron. Se puso tensa y nerviosa, aunque era una muchacha
sana y atlética. Por tres veces abrió los labios para hablar, luego los frunció y, finalmente,
se fue sin decir palabra.
En la Tienda de las Mujeres, Mor y su grupo de brujas conjuraron a Fafhrd. Fueron dos
los encantamientos: uno para que volviera a casa y otro para enfriarle los riñones, y luego
se pusieron a discutir medidas más severas contra todos los hijos, maridos y actrices.
El segundo encantamiento no causó efecto en Fafhrd, probablemente porque en aquel
momento se estaba dando un baño de nieve, y era un hecho bien conocido que aquella
magia surtía poco efecto en quienes ya se estaban infligiendo los mismos resultados que
el hechizo trataba de causar. Tras separarse de Mara, se desnudó, se zambulló en un
banco de nieve y restregó toda superficie, recoveco y hendidura de su cuerpo con el
gélido material en polvo. A continuación se sirvió de unas ramas de pino con muchas
agujas para limpiarse y golpearse a fin de que la sangre volviera a circular. Una vez
vestido, sintió el tirón del primer encantamiento, pero se opuso a él y, en secreto, se
encaminó a la tienda de los dos traficantes mingoles, Zax y Effendrit, que habían sido
amigos de su padre, y allí dormitó en medio de un montón de pellejos hasta la noche.
Ninguno de los hechizos de su madre pudieron alcanzarle donde estaba, ya que, por
costumbre comercial, era una pequeña zona del territorio mingol, aunque la tienda de los
mingoles empezaba a combarse a causa de un número excesivo de cristales de hielo,
que los mingoles más viejos, arrugados y ágiles como monos, eliminaban ruidosamente
con palos. El sonido penetraba placentero en el sueño de Fafhrd sin despertarle, lo cual
haría enojado a su madre de haberlo sabido, pues creía que tanto el placer como el
descanso eran malos para los hombres. Su sueño se centró en Vlana, danzando
sinuosamente en un vestido confeccionado con una fina red de alambres de plata, de
cuyas intersecciones colgaban miríadas de campanillas de plata, una visión que habría
enojado a su madre más allá de lo soportable. Por suerte, en aquel momento la mujer no
utilizaba su poder de leer la mente a distancia.
La misma Vlana dormitaba, mientras una de las muchachas mingolas, a quien la actriz
había pagado por anticipado medio smerduk, renovaba los vendajes de nieve cuando era
necesario, y cuando parecían secos, humedecía los labios de Vlana con vino dulce,
algunas de cuyas gotas se deslizaban por las comisuras de su boca. En la mente de
Vlana se había desatado una tormenta de esperanzas y estratagemas, pero cada vez que
despertaba, las acallaba con un conjuro oriental que decía más o menos: «Despacio,
duerme, levántate, dormita, pace, susurra; adormécete en la sombra, en el monte, en la
fuente, sueña en las garras y el fuego de la muerte; sube, desciende, salta sobre los
abismos; despacio, duerme». Este hechizo, que en su idioma tenía un ritmo y una rima
rápidos y martilleantes, lo repetía una y otra vez. Sabía que una mujer puede tener
arrugas en la mente tanto como en la piel. Sabía también que sólo una solterona cuida de
otra solterona. Y finalmente, sabía que una actriz ambulante, lo mismo que un soldado, ha
de procurar dormir siempre que sea posible.
Vellix el Aventurero, que pasaba por allí deslizándose ociosamente, oyó parte de las
maquinaciones de Hringorl, vio a Fafhrd entrar en su tienda de retiro, observó a
Essedinex, que estaba bebiendo más de la cuenta, y fisgoneó un rato al Maestro del
Espectáculo.
En el tercio de la tienda de los actores ocupada por las muchachas, Essedinex discutía
con las dos mingolas, que eran gemelas, y una ilthmarix apenas núbil, acerca de la
cantidad de grasa que proponían extender sobre sus cuerpos afeitados para la función de
aquella noche.
—Por los huesos negros, me vais a arruinar —se lamentaba el viejo—. Y no pareceréis
más lascivas que unas masas de manteca.
—Por lo que sé de los nórdicos, les gustan las mujeres bien engrasadas —dijo una de
las mingolas—. ¿Y por qué no fuera tanto como dentro?
—Y otra cosa—añadió incisivamente su hermana gemela—. Si esperas que se nos
hielen los dedos de los pies y los pechos para complacer a un público de viejos hediondos
vestidos con pieles de oso, estás mal de la chaveta.
—Note preocupes, Seddy —dijo la ilthmarix, dándole unas palmadas en las mejillas
ruborizadas y en el escaso cabello cano—. Siempre doy mi mejor representación cuando
estoy bien untada. Haremos que se suban por las paredes para cazarnos, y nos
escaparemos de sus garras como otras tantas pepitas de melón.
—¿Cazar...? —Essedinex cogió a la ilthmanx por su delgado hombro—. No provoques
ninguna orgía esta noche, ¿me oyes? Excitar da buenos resultados, pero las orgías son
otra cosa. La cuestión es...
—Sabemos hasta dónde tenemos que excitar, papaíto —dijo una de las muchachas
mingolas.
—Sabemos cómo controlarlos —continuó su hermana.
—Y si nosotras no los controlamos, Vlana lo consigue —concluyó su hermana.
Mientras las sombras casi imperceptibles se alargaban y el aire cargado de niebla iba
oscureciéndose, los cristales de hielo omnipresentes parecían crecer con más rapidez. La
palabrería de las tiendas de los comerciantes, que la gruesa lengua de nieve separaba de
las tiendas domésticas, fue reduciéndose hasta que cesó. El interminable cántico bajo de
la Tienda de las Mujeres se hizo más patente y también más agudo. Soplaba una brisa
vespertina del norte, que hacía tintinear todos los cristales. El cántico se hizo más áspero,
y la brisa y el tintineo cesaron como si obedecieran una orden. Llegaron festones de
niebla por el este y el oeste, y los cristales crecieron de nuevo. El cántico de las mujeres
fue desvaneciéndose hasta convertirse en un murmullo. Con la proximidad de la noche,
todo Rincón Frío se volvía tenso, expectante y silencioso.
El día emprendió la huida por el horizonte erizado de colmillos de hielo, como si temiera
la oscuridad.
En el estrecho espacio entre las tiendas de los actores y la Sala de los Dioses hubo
movimiento, un centelleo, un brillante chisporroteo que duró nueve, diez, once latidos de
corazón, luego una fulgurante llamarada, y entonces, primero lentamente y luego con
creciente rapidez, se levantó un cometa con una larga cola de fuego anaranjado que
desprendía chispas. Muy por encima de los pinos, casi en el borde del cielo —veintiuno,
veintidós, veintitrés—, la cola del cometa se desvaneció y estalló con estruendo,
transformándose en nueve estrellas blancas.
Era el cohete que señalaba la primera representación del espectáculo.
En el interior de la alta y extraña Sala de los Dioses, en forma de largo navío, reinaba
una helada negrura, porque estaba muy mal iluminada y caldeada por un arco de velas en
la proa, que todo el resto del año era un altar, pero que ahora servía de escenario. Sus
mástiles eran once pinos vivos que surgían del puente, la popa y los lados de la nave. Sus
velas —en realidad sus paredes— eran pellejos cosidos y atados tensamente a la nave.
Por encima, en lugar de cielo, había una maraña de ramas de pino, cubiertas de nieve,
que empezaba por lo menos a la altura de cinco hombres superpuestos sobre la cubierta.
La proa y el combés de aquella curiosa nave, que se movía sólo con los vientos de la
imaginación, estaban abarrotados de Hombres de la Nieve con sus pieles de oscuros
colores y sentados en tacones y gruesas mantas enrolladas. Bebían, reían, charlaban,
rezongaban y se gastaban bromas, pero sin levantar demasiado la voz. La reverencia
religiosa y el temor se apoderaban de ellos en cuanto entraban en la Sala de los Dioses o,
por denominarla de un modo más apropiado, la Nave de Dios, a pesar, o más
probablemente a causa del uso profano que le daban aquella noche.
Se oyó un tamborileo rítmico, siniestro como las pisadas de un leopardo de la nieve, y
al principio tan suave que nadie podría decir exactamente cuándo había empezado, pero
en un momento había charla y movimiento entre el público y al instante siguiente el
silencio era absoluto; las manos se aferraban a las rodillas o reposaban laxas sobre ellas,
y los ojos exploraban el escenario iluminado por velas entre dos pantallas pintadas con
espirales negras y grises.
El tamborileo se hizo más intenso, rápido y complicado, formando arabescos de
percusión, y luego volvió a imitar las pisadas de leopardo.
Al ritmo del tamborileo apareció en el escenario un delgado felino de piel plateada,
cuerpo breve, largas patas y orejas erguidas, largos bigotes y larguísimos colmillos. El
cuarto delantero y la grupa se alzaban a cosa de una vara del suelo. Su único rasgo era
una brillante melena de pelo largo y lacio que le caía sobre la testuz y el cuarto delantero.
El extraño animal recorrió en círculo el escenario por tres veces, agachando la cabeza,
husmeando como si percibiera algún aroma especial y emitiendo profundos gruñidos
guturales.
Entonces se fijó en el público y con un grito retrocedió, poniéndose en actitud rampante
y amenazando a los presentes con las largas y brillantes garras en que terminaban sus
patas delanteras.
Dos miembros del público quedaron tan prendidos en la ilusión que sus vecinos
tuvieron que impedirles que lanzaran un cuchillo o un hacha de mango corto a lo que
estaban seguros de que era una bestia verdadera y peligrosa.
El felino les miró fijamente, abriendo la negra boca para mostrar los colmillos y los
dientes más pequeños. Mientras movía con rapidez el morro de un lado a otro,
inspeccionándoles con sus grandes ojos marrones, agitó rítmicamente la breve cola
peluda.
Entonces inició una danza leopardesca de vida, amor y muerte, unas veces sobre las
patas traseras pero sobre todo con las cuatro pata:. Se escabullía e investigaba,
amenazaba y se encogía, atacaba y huía, maullaba y se retorcía lascivamente.
A pesar del largo pelo negro, al público no le resultaba más fácil pensar en aquella
figura como en una hembra humana vestida con un ceñido traje de piel. En primer lugar,
sus patas delanteras eran tan largas como las traseras y parecía tener en ellas una
articulación más.
Algo blanco chirrió y apareció aleteando desde detrás de una de las pantallas. El felino
plateado dio un rápido salto y atacó con un zarpazo de una pata delantera.
Todos los presentes en la Sala de los Dioses oyeron el grito de la paloma de nieve y el
crujido de su cuello al romperse.
Sujetando el pájaro muerto entre sus colmillos, el felino, ahora de pie, lo que mostraba
sus líneas femeninas, dirigió al público una larga mirada, y luego avanzó
despaciosamente hasta ocultarse tras la pantalla más próxima. Surgió del público un
suspiro compuesto de odio y anhelo, de la ansiedad por saber lo que ocurriría después y
el deseo de ver lo que ocurría ahora.
Pero Fafhrd no suspiró. En primer lugar, el más ligero movimiento habría revelado su
escondite. Por otro lado, podía ver claramente todo lo que sucedía tras dos pantallas
decoradas con espirales.
Tenía prohibido asistir al espectáculo por su juventud, y no digamos por los deseos y
brujerías de Mor, y media hora antes de que empezara la función, cuando nadie podía
verle, había subido a uno de los troncos—columnas de la Sala de los Dioses, por el lado
del precipicio. Las fuertes ataduras de las paredes formadas por pellejos cosidos entre sí
facilitaban la ascensión. Luego, con cautela, se había deslizado sobre dos fuertes ramas
de pino que crecían hacia adentro, muy juntas, por encima de la sala, poniendo mucho
cuidado para no desprender ni agujas marrones ni nieve acumulada, hasta que encontró
un buen punto de observación, una abertura hacia el escenario, pero fuera de la vista del
público. Después, sólo tuvo que mantenerse lo bastante quieto para que no cayeran
agujas o nieve que pudieran denunciarle. Confiaba en que cualquiera que alzase la vista a
través de la oscuridad y viese partes de su blanca indumentaria la confundiría con la
nieve.
Ahora observó cómo las dos muchachas mingolas quitaban rápidamente las ceñidas
mangas de piel de los brazos de Vlana, junto con las rígidas patas adicionales también
recubiertas de piel y terminadas en garra, que la bailarina había sujetado por dentro.
Luego extrajeron las cubiertas de piel de las piernas de Vlana, la cual estaba sentada en
un taburete y, tras desprenderse de los colmillos superpuestos a sus dientes, se
desenganchó rápidamente la máscara de leopardo y la pieza de los hombros que
representaba el cuarto delantero del felino.
Un momento después, regresó al escenario, vestida como una mujer de las cavernas,
con un corto sarong de piel plateada y mordisqueando perezosamente el extremo de un
hueso largo y grueso. Imitó las faenas que llenaban la jornada de una cavernícola:
atender el fuego y los bebés, azotar a los rapaces, mascar el cuero y coser
trabajosamente. Las cosas resultaban algo más excitantes cuando regresaba su marido,
una presencia invisible evidenciada por su mímica.
El público seguía el relato con facilidad, sonriendo cuando ella le preguntó a su marido
qué clase de carne había traído, se mostró insatisfecha por la magra caza y se negó a
dejarse abrazar. Estallaron en carcajadas cuando trató de golpear al marido con el hueso
de masticar y el resultado era que caía al suelo espatarrada, los niños retrocediendo a su
alrededor.
Desde aquella posición se escabulló del escenario detrás de la otra pantalla, que
ocultaba la puerta de los actores (normalmente del Sacerdote de la Nieve) y que también
ocultaba al mingol manco, cuyos ágiles cinco dedos se encargaban del tamborileo en el
instrumento que sujetaba entre sus pies. Vlana se quitó el resto de sus pieles, cambió la
inclinación de sus ojos y cejas con cuatro diestros toques de maquillaje, aparentemente
en un solo movimiento se puso una larga bata gris con capucha y regresó al escenario
caracterizada como una mujer mmgola de las estepas.
Tras otra breve sesión de mímica, se agachó grácilmente ante una mesa baja, cubierta
de frascos, y empezó a maquillarse con minuciosidad el rostro y peinarse, utilizando al
público como espejo. Retiró la bata y la capucha, revelando la prenda más breve de seda
roja que la piel anterior había ocultado. Era de lo más fascinante verla aplicarse los
ungüentos de colores, cosméticos y polvos brillantes a los labios, mejillas y ojos, y verla
peinarse el oscuro cabello en una alta estructura mantenida en su sitio mediante largas
agujas cuyas cabezas eran gemas.
Fue entonces cuando más a prueba estuvo la compostura de Fafhrd: un gran puñado
de nieve le golpeó en los ojos y se quedó allí adherido.
Permaneció perfectamente inmóvil durante tres latidos de corazón. Luego cogió una
muñeca bastante delgada y la arrastró una corta distancia, mientras meneaba con
suavidad la cabeza y parpadeaba.
La muñeca atrapada se retorció para liberarse y el puñado de nieve cayó por el cuello
de piel de lobo del abrigo de Hor, el hombre de Hringorl, que estaba sentado debajo. Hor
emitió un extraño grito bajo y empezó a mirar hacia arriba; pero por suerte en aquel
momento Vlana se desprendió del sarong de seda roja y empezó a untarse los pezones
con un ungüento coralino.
Fafhrd miró a su alrededor y vio que Mara le sonreía ferozmente desde donde estaba
tendida sobre las dos ramas al lado de la suya, la cabeza al nivel del hombro del
muchacho.
—¡Si hubiera sido un gnomo del hielo estarías muerto! —le susurró—. O si hubiera
encargado a mis cuatro hermanos que te cazaran, como debería haber hecho. Tus oídos
estaban sordos, toda tu mente concentrada en los ojos que miraban embobados a esa
flaca ramera. ¡Me he enterado de cómo has desafiado a Hringorl por ella! ¡Y has
rechazado su regalo de un brazalete de oro!
—Admito, querida, que te has deslizado por detrás de mí con la mayor habilidad y sigilo
—le dijo Fafhrd en voz baja—, al tiempo que pareces tener ojos y oídos para todo lo que
se rumorea en Rincón Frío, y hasta algunas cosas que no se comentan, pero debo decir,
Mara...
—¡Ah! Ahora me dirás que no debería estar aquí porque soy una mujer. Prerrogativas
masculinas, sacrilegio intersexual y todo eso. Pues bien, tampoco tú deberías estar aquí.
Fafhrd reflexionó gravemente en aquellas palabras.
—No, creo que todas las mujeres deberían estar aquí. Lo que podrían aprender les
resultaría muy interesante y beneficioso.
—¿Hacer cabriolas como una gata en celo? ¿Moverse con indolencia como una
esclava idiota? Sí, también he visto esas actuaciones... ¡mientras tú babeabas mudo y
sordo! ¡Los hombres os reiréis de cualquier cosa, sobre todo cuando una zorra
desvergonzada que hace un espectáculo de su flaca desnudez os despierte la lujuria y os
deje boquiabiertos y sonrojados!
Los acalorados susurros de Mara se estaban haciendo peligrosamente fuertes y muy
bien podrían haber atraído la atención de Hor y otros, pero una vez más intervino la buena
suerte, puesto que sonó de nuevo el tamborileo mientras Vlana abandonaba el escenario,
y entonces empezó una música briosa, algo ligera pero galopante, pues al mingol manco
se le había unido el pequeño ilthmarix que tocaba una flauta nasal.
—No me he reído, querida —susurró Fafhrd con cierta altivez—, ni tampoco he
babeado, no me he sonrojado ni se ha acelerado mi respiración, como estoy seguro que
habrás notado. No, Mara, mi único propósito al estar aquí es aprender más de la
civilización.
Ella le dirigió una mirada furibunda, rió irónicamente y luego, de repente, le sonrió con
ternura.
—¿Sabes? Sinceramente me parece que te crees eso. Eres un niño increíble. —
Suspiró, en actitud reflexiva—. Concedo que la decadencia llamada civilización podría
interesar a cualquiera y que una puta brincadora podría ser capaz de transmitir su
mensaje, o más bien la ausencia de mensaje.
—Ni Fals ni creo, sino que lo sé —replicó Fafhrd, ignorando las demás observaciones
de Mara—. ¿Hay todo un mundo que nos llama y sólo tenemos ojos para Rincón Frío?
Mira conmigo, Mara, y obtén sabiduría. La actriz interpreta con sus danzas las culturas de
todas las tierras y épocas. Ahora es una mujer de las Ocho Ciudades.
Tal vez Mara estaba persuadida hasta cierto punto. O tal vez fuera que el nuevo
vestido de Vlana la cubría totalmente —mangas, corpiño verde, larga falda azul, medias
rojas y zapatos amarillos— y que la bailarina cultural jadeaba un poco y mostraba los
tendones del cuello a causa de la danza briosa y vertiginosa que estaba interpretando. En
cualquier caso, la Muchacha de la Nieve se encogió de hombros, sonrió con benevolencia
y susurró:
—Bien, debo admitir que todo esto tiene un cierto interés repugnante.
—Sabía que lo comprenderías, querida. Tu mentalidad es dos veces superior a la de
cualquier mujer de nuestra tribu y, ¡ay!, a la de cualquier hombre.
Mientras decía esto, Fafhrd la acarició tierna pero más bien distraídamente, mirando al
escenario.
Sucesivamente, siempre haciendo veloces cambios de vestuario, Vlana se convirtió en
una hurí de las Tierras Orientales, una reina quarmalliana entorpecida por la costumbre,
una lánguida concubina del Rey de Reyes y una altiva señora de Lankhmar que llevaba
una toga negra. Esto último era una licencia teatral: sólo los hombres de Lankhmar
llevaban la toga, pero la prenda era el principal símbolo de Lankhmar de un lado a otro del
mundo de Nehwon.
Entretanto Mara hizo cuanto pudo por compartir el excéntrico capricho de su futuro
marido. Al principio estaba intrigada de verdad y tomó mentalmente nota de los estilos de
vestir de Vlana y los comportamientos que ella también podría adoptar en beneficio
propio. Pero entonces se sintió gradualmente abrumada al darse cuenta de la
superioridad de la otra mujer en adiestramiento, conocimiento y experiencia. La danza y la
mímica de Vlana eran cosas que, con toda claridad, sólo podían aprenderse con mucho
aprendizaje y ejercicio. ¿Y cómo, y sobre todo dónde, podía llevar tales ropas una
Muchacha de la Nieve? Los sentimientos de inferioridad cedieron el paso a los celos y
éstos al odio.
La civilización era repugnante, a Vlana habría que echarla de Rincón Frío y Fafhrd
necesitaba una mujer que dirigiera su vida y refrenara su alocada imaginación. No su
madre, claro —aquella terrible e incestuosa devoradora de su propio hijo—, sino una
hermosa y astuta esposa joven. Ella misma.
Empezó a mirar con fijeza a Fafhrd. No parecía un macho encaprichado, sino frío como
el hielo, pero era evidente que estaba totalmente concentrado en el escenario. La
muchacha recordó que pocos hombres eran diestros en la ocultación de sus verdaderos
sentimientos.
Vlana se despojó de su toga y se puso una túnica con finos hilos de plata. En cada
cruce de los hilos había una diminuta campanilla de plata. Relucía y las campanillas
tintineaban, como un árbol lleno de pajarillos que piaran juntos un himno a su cuerpo.
Ahora su esbeltez parecía adolescente, mientras que entre las hebras de su cabellera
brillante sus grandes ojos relucían con misteriosas sugerencias e invitaciones.
La controlada respiración de Fafhrd se apresuró. ¡Así pues, su sueño en la tienda de
los mingoles había sido cierto! Su atención, que a medias había estado volcada en las
tierras y épocas que Vlana evocaba con sus danzas, se centró por entero en ella y se
convirtió en deseo.
Esta vez su compostura se encontró ante una prueba aún más amarga, pues la mano
de Mara, sin previo aviso, se cerró en su entrepierna.
Pero el muchacho tuvo poco tiempo para demostrar su compostura. Ella le soltó
gritando:
—¡Sucia bestia! ¡Lujurioso!
Y al mismo tiempo le golpeó en el costado, por debajo de las costillas. El trató de
cogerle las muñecas, mientras seguía en sus ramas. Ella no abandonó su intento de
golpearle. Las ramas de pino crujieron y desprendieron nieve y agujas.
Al arrojar un puñado de nieve contra la oreja de Fafhrd, Mara se balanceó
peligrosamente, pero mantuvo los pies adheridos a las ramas.
—¡Que Dios te congele, zorra! —gruñó Fafhrd. Se aferró a su rama más recia con una
mano y con la otra intentó coger a Mara por debajo del hombro.
Aquellos que miraban desde abajo —y por entonces ya eran varios, a pesar de la fuerte
atracción del escenario— veían dos torsos vestidos de blanco que se agitaban, y unas
cabezas rubias que asomaban por el tejado de ramas, como si estuvieran a punto de
efectuar el salto del ángel. Luego, todavía luchando, aus figuras se retiraron hacia arriba.
Un viejo Hombre de la Nieve se puso a gritar: «¡Sacrilegio!» Y un joven: «¡Mirones!
¡Machaquémosles!» Podrían haberle obedecido, pues ahora una cuarta parte de los
Hombres de la Nieve estaban en pie, si no hubiese sido porque Essedinex lo observaba
todo a través de un agujero en una de las pantallas y conocía muy bien las maneras de
manejar a los públicos difíciles. Señaló con un dedo al mingol que estaba tras él y luego
alzó aquella mano con la palma hacia arriba.
Brotó la música. Los címbalos atronaron. Las dos muchachas mingolas y la ilthmarix
salieron al escenario desnudas y empezaron a hacer cabriolas alrededor de Vlana. El
gordo oriental pasó pesadamente junto a ellas y prendió fuego a su barba negra. Unas
llamas azules ascendieron y vacilaron ante su rostro y alrededor de sus orejas. No
extinguió el fuego —con una toalla húmeda que llevaba— hasta que Essedinex le susurró
roncamente desde su puesto de observación.
—Ya es suficiente. Los tenemos controlados de nuevo.
La longitud de la negra barba se había reducido a la mitad. Los actores hacían grandes
sacrificios, que los patanes e incluso sus camaradas no solían apreciar.
Fafhrd descendió la última docena de pies y se posó en el amontonamiento de nieve en
el exterior de la Sala de los Dioses, en el mismo instante en que Mara terminaba su
descenso. Ambos se miraron, hundidos hasta las pantorrillas en la nieve encostrada, al
otro lado de la cual la luna creciente y algo gibosa lanzaba rayos de brillante luz blanca y
dejaba en la sombra el espacio entre ellos.
—¿Dónde has oído esa mentira de que desafié a Hringorl por la actriz, Mara? —le
preguntó Fafhrd.
—¡Lascivo infiel! —gritó ella, golpeándole en un ojo, y echó a correr hacia la Tienda de
las Mueres, sollozando y gritando—: ¡Se lo diré a mis hermanos! ¡Ya verás!
Fafhrd dio un salto, ahogó un grito de dolor, dio tres pasos tras ella, se detuvo, se
aplicó un puñado de nieve al ojo dolorido y, en cuanto éste empezó sólo a latir, se puso a
pensar.
Miró a su alrededor con el otro ojo, no vio a nadie, se dirigió a unos árboles cargados
de nieve en el borde del precipicio, se ocultó entre ellos y siguió pensando.
Sus oídos le decían que el espectáculo se estaba caldeando en la Sala de los Dioses.
Se oían risas y gritos alegres, que a veces ahogaban la música del tamboril y la flauta.
Sus ojos —el que había recibido el golpe volvía a funcionar— le decían que no había
nadie cerca de él. Miró las tiendas de los actores en aquel extremo de la Sala de los
Dioses más cercana a la Nueva Carretera del sur, los establos situados más allá de ellas
y las tiendas de los mercaderes, más lejos de los establos. Luego su mirada regresó a la
tienda más cercana: la semicircular de Vlana, revestida de cristales que centelleaban a la
luz de la luna y con una gigantesco lombriz de cristal que parecía reptar por su centro, por
debajo de la rama de sicomoro.
Se acercó a ella con sigilo sobre la nieve encrostada y diamantina. El nudo que unía las
ataduras de la entrada estaba oculto en sombras y parecía complicado y extraño. Fue a la
parte posterior de la tienda, soltó un par de ganchos y, arrastrándose sobre el vientre,
penetró por la abertura como una serpiente, encontrándose entre los dobladillos de los
vestidos colgados de Vlana. Colocó de nuevo los ganchos, de manera que le resultara
fácil desengancharlos de nuevo, se levantó, se sacudió, dio cuatro pasos y se tendió en el
jergón. Había un brasero que irradiaba un débil calor. Al cabo de un rato, el joven alargó
la mano hacia la mesa y se sirvió una copa de aguardiente.
Por fin oyó voces que fueron intensificándose. Mientras alguien desataba las ataduras
de la puerta, palpó su cuchillo y también se preparó para ocultarse bajo una gran alfombra
de piel.
Riendo, pero diciendo «no, no, no» con decisión, Vlana entró rápidamente de espaldas
y sostuvo la puerta cerrada con una mano mientras con la otra apretaba las cuerdas, y
miró por encima del hombro.
Su mirada de sorpresa desapareció casi antes de que Fafhrd se diera cuenta,
sustituida por una rápida sonrisa de bienvenida que le arrugó cómicamente la nariz. Volvió
la cabeza, prosiguió con minuciosidad la tarea de atar las cuerdas de la puerta y dedicó
algún tiempo a hacer un nudo. Luego se acercó a él y se arrodilló a su lado, el cuerpo
erecto desde las rodillas. Ahora, mientras le miraba, no sonreía, sino que tenía una
enigmática expresión reflexiva que él trató de imitar. La muchacha llevaba la túnica con
capucha de su traje mingol.
—Así que has cambiado de idea respecto a una recompensa —le dijo en voz baja pero
en tono prosaico—. ¿Cómo sabes que yo no he cambiado la mía en todo este tiempo?
Fafhrd meneó la cabeza, en respuesta a la primera afirmación de la actriz. Luego, tras
una pausa, dijo:
—Sin embargo, he descubierto que te deseo.
—Te vi contemplando el espectáculo desde... desde el gallinero. Casi te convertiste en
la principal atracción del espectáculo. ¿Quién era la muchacha que estaba contigo? ¿O
era un joven? No he podido estar del todo segura.
Fafhrd no respondió a las preguntas, sino que inquirió a su vez:
—También quisiera preguntarte por tu danza de tan suprema habilidad y... y tu
actuación en solitario.
—Mímica —le informó ella.
—Mímica, sí. Y quiero hablar contigo de la civilización.
—Es verdad, esta mañana me has preguntado cuántos lenguajes sabía.
La actriz miró la pared de la tienda, más allá de él. Estaba claro que ella también era
una pensadora. Le quitó la copa de aguardiente de la mano, bebió la mitad de lo que
quedaba y se la devolvió.
—Muy bien —le dijo, mirándole al fin, pero sin cambiar de expresión—. Satisfaré tu
deseo, mi querido muchacho. Pero ahora no es el momento. Primero debo descansar y
reunir fuerzas. Vete y regresa cuando se haya puesto la estrella Shadah. Despiértame si
me he dormido.
—Eso es una hora antes del alba —dijo él, mirándola—. Será una fría espera en la
nieve.
—No hagas eso —se apresuró a decir ella—. No quiero que te quedes congelado en
las tres cuartas partes. Ve donde hay calor. Para permanecer despierto, piensa en mí. No
bebas demasiado vino. Ahora vete.
El se levantó e hizo ademán de abrazarla. La actriz retrocedió un paso, diciendo:
—Luego, luego... todo lo que quieras. —El muchacho se encaminó a la puerta. Ella
meneó la cabeza—. Podrían verte. Sal por donde has entrado.
Al pasar de nuevo por su lado, rozó con la cabeza algo duro. Entre los aros que
apoyaban el centro de la tienda, el pellejo flexible de la tienda se combaba, mientras que
los mismos aros estaban doblados y algo aplastados por el peso que soportaban. Por un
instante el muchacho se contrajo, disponiéndose a coger a Vlana y saltar hacia cualquier
lado, y entonces empezó a golpear y despejar metódicamente todos los abultamientos,
siempre golpeando hacia afuera. Se oyó un estruendo y un intenso tintineo cuando los
macizos cristales, que en el exterior le habían parecido un gigantesco gusano —ahora
debía de ser una gigantesca serpiente de nieve— se quebró lanzando una lluvia de
esquirlas.
—Las Mujeres de la Nieve no te quieren —le dijo Fafhrd mientras realizaba aquella
tarea—. Ni tampoco Mor, mi madre, es amiga tuya.
—¿Creen que me asustan con cristales de hielo?—preguntó Vlana en tono
despectivo—. Conozco ardientes sortilegios orientales comparados con los cuales sus
débiles magias...
—Pero ahora estás en su territorio, a merced de su elemento, que es más cruel y sutil
que el fuego —replicó Fafhrd, alisando el último abultamiento, de modo que los aros
subieron de nuevo y la piel se extendió casi lisa entre ellos—. No subestimes sus
poderes.
—Gracias por evitar que mi tienda se derrumbara. Pero ahora márchate... en seguida.
Hablaba como si lo hiciera de cosas triviales, pero su expresión era reflexiva.
Poco antes de deslizarse por debajo de la pared posterior, Fafhrd miró por encima del
hombro. Vlana miraba de nuevo la otra pared, sosteniendo la copa vacía que él le había
dado, pero ella percibió su movimiento y, ahora sonriendo tiernamente, le lanzó un beso
soplando sobre la palma de la mano.
En el exterior el frío era más intenso. No obstante, Fafhrd se dirigió al grupo de árboles,
se arrebujó en su manto, se echó la capucha sobre la frente, atándola de manera que
quedase bien ceñida a la cabeza, y se sentó de cara a la tienda de Vlana.
Cuando el frío empezó a penetrar entre sus pieles, se puso a pensar en la actriz.
De súbito se agazapó y sacó el cuchillo de su funda. Una figura se aproximaba a la
tienda de Vlana, manteniéndose en las sombras siempre que podía. Parecía ataviada de
negro.
Fafhrd avanzó en silencio. A través del aire le llegaba el débil sonido de unas uñas que
rascaban el cuero.
Hubo un leve destello de luz mortecina cuando se abrió la puerta de la tienda, lo
bastante brillante para mostrar el rostro de Vellix el Aventurero, el cual entró en la tienda.
Siguió el sonido de las cuerdas atadas con fuerza..
Fafhrd se detuvo a diez pasos de la tienda y permaneció inmóvil durante unas dos
docenas de exhalaciones. Entonces avanzó con sigilo junto a la tienda, manteniendo la
misma distancia.
Había luz en el umbral de la alta tienda cónica de Essedinex. Más allá, en los establos,
un caballo relinchó dos veces.
Fafhrd se agachó y miró a través de la baja abertura iluminada, a tiro de cuchillo de
distancia. Se movió de un lado a otro. Vio una mesa llena de jarros y copas apoyada en la
pared inclinada de la tienda opuesta a la entrada.
A un lado de la mesa estaba Essedinex y al otro Hringorl.
Ojo avizor por si andaban cerca Hor, Harrax o Hrey, Fafhrd rodeó la tienda,
aproximándose a ella por el lugar donde la mesa y los dos hombres quedaban débilmente
siluetados. Haciendo a un lado la capucha y el cabello, aplicó la oreja al cuero. —Tres
barras de oro... es lo máximo que ofrezco —decía hoscamente Hringorl. El cuero
ahuecaba su voz.
—Cinco —respondió Essedinex, y se oyó el ruido de una
boca al tragar vino.
—Escucha, viejo —dijo entonces Hringorl en tono amenazante—. No te necesito.
Puedo apoderarme de la muchacha y no pagarte nada.
—Oh, no, eso no podrá ser, maestro Hringorl. —La voz de Essedinex parecía alegre—.
Si lo hicieras, el espectáculo no volvería jamás a Rincón Frío, ¿y qué dirían los hombres
de tu tribu? Ni tampoco yo te traería más muchachas.
—¿Qué importa? —Aunque las palabras quedaron ahogadas por el trago de vino que
las acompañó, Fafhrd pudo notar la jactancia en ellas—. Tengo mi nave. Puedo degollarte
en este instante y llevarme a la chica esta noche.
—Hazlo entonces —dijo alegremente Essedinex—. Dame sólo un momento para echar
otro trago.
—Muy bien, viejo miserable. Cuatro barras de oro.
—Cinco.
Hringorl soltó una maldición.
—Alguna noche, anciano alcahuete, vas a provocarme demasiado. Además, la mujer
ya no es una chiquilla.
—Pero experimentada en el placer. ¿Te he dicho que una vez fue acólita de los Magos
de Azorkah? Ellos la entrenaron para que llegara a ser concubina del Rey de Reyes y su
espía en la corte de Horborixen. Sí, y se zafó de aquellos temibles nigrománticos del
modo más inteligente cuando obtuvo el conocimiento erótico que deseaba.
Hringorl rió con una ligereza forzada.
—¿Por qué habría de pagar siquiera una barra de plata por una muchacha que ha sido
poseída por docenas? El juguete de cualquier hombre.
—Por centenares —le corrigió Essedinex—. La habilidad sólo se consigue con la
experiencia, como bien sabes. Y cuanto mayor es la experiencia, tanto mayor la habilidad.
No obstante, esta muchacha no es nunca un juguete. Es la instructora, la reveladora;
juega con un hombre por el placer de éste, puede hacer que se sienta el rey del universo
y quizá, ¿quién sabe?, que lo sea incluso. ¿Qué es imposible para una muchacha que
conoce cómo se complacen los mismos dioses... sí, y hasta los archidemonios? Y sin
embargo... no te lo vas a creer, pero es cierto... a su manera sigue siendo virgen, pues
ningún hombre la ha dominado jamás.
—¡Eso habrá que verlo! —Las palabras de Hringorl fueron casi un grito risueño. Se oyó
el ruido del trasiego de vino. Luego bajó el tono de su voz—. Muy bien, que sean cinco
barras de oro, usurero. La entrega será después del espectáculo de mañana por la noche.
Te pagaré el oro a cambio de la chica.
—Tres horas después del espectáculo, cuando la muchacha esté drogada y todo
tranquilo. No hay necesidad de despertar los celos de tus compañeros de tribu tan pronto.
—Que sean dos horas, ¿de acuerdo? Y ahora hablemos del año próximo. Quiero una
muchacha negra, una kleshita de pura sangre. Y no me vengas con más tratos de cinco
barras de oro. No quiero maravillas brujeriles, sino sólo juventud y mucha belleza.
—Créeme —respondió Essedinex—, nunca desearás a otra mujer, una vez hayas
conocido y.., te deseo suerte... dominando a Vlana. Supongo, claro está...
Fafhrd retrocedió tambaleándose, se apartó doce pasos de la tienda y se detuvo,
sintiendo un extraño vértigo, ¿o sería embriaguez? Desde el principio había supuesto que
casi con toda seguridad hablaban de Vlana, pero oír pronunciar su nombre le afectó
mucho más de lo que había esperado.
Las dos revelaciones, tan próximas, le llenaron de una sensación ambigua que no
había conocido hasta entonces; una rabia irrefrenable y también un deseo de echarse a
reír a carcajadas. Quería tener una espada lo bastante larga para desgarrar el cielo y
arrojar de sus lechos a todos los habitantes del paraíso. Quería buscar todos los cohetes
del espectáculo y dispararlos en la tienda de Essedinex. Quería derribar la Sala de los
Dioses con sus pinos y arrastrarla entre las tiendas de los actores. Quería....
Giró sobre sus talones y se dirigió con rapidez a la tienda del establo. El único cuidador
roncaba sobre la paja al lado de un jarro vacío y cerca del trineo ligero de Essedinex.
Fafhrd observó con una sonrisa maligna que el caballo que, como bien sabía, era el
mejor, pertenecía a Hringorl. Buscó una collera de caballo y un largo rollo de cuerda ligera
y fuerte. Entonces, emitiendo murmullos entre los labios semicerrados para tranquilizar al
animal, una yegua blanca, lo separó de los demás caballos. El cuidador se limitó a roncar
más fuerte.
Fafhrd se fijó de nuevo en el trineo ligero. Como poseído por un demonio arriesgado,
desató la rígida tela que cubría el espacio para almacenar objetos entre los dos asientos.
Debajo, entre otras cosas, estaba la provisión de cohetes para el espectáculo. Eligió tres
de los mayores —con sus gruesas colas de fresno eran tan largos como palos de esquí—
y luego ató de nuevo con cuidado la cubierta. Todavía sentía un furioso deseo de
destrucción, pero ahora podía controlarlo.
Una vez fuera del establo, colocó la collera a la yegua, atándole con firmeza un
extremo de la cuerda. Con el otro extremo formó un amplio lazo corredizo. Luego recogió
el resto de la cuerda, sujetó los cohetes bajo el brazo izquierdo, montó ágilmente la yegua
y se encaminó a las proximidades de la tienda de Essedinex. Las dos tenues siluetas
seguían sentadas a la mesa, cara a cara.
Hizo girar el lazo por encima de su cabeza y lo lanzó. La cuerda se enganchó en el
vértice de la tienda sin hacer ruido apenas, pues Fafhrd se apresuró a correr el nudo
antes de que la cuerda rozara con la pared de piel.
El lazo se tensó alrededor del extremo del mástil central. Refrenando su excitación,
dirigió la yegua hacia el bosque a través de la nieve que brillaba bajo la luna, soltando la
cuerda. Cuando sólo quedaban cuatro vueltas de ésta, azuzó a la yegua para que corriera
al paso largo. Se agachó por encima de la collera, sujetándola con firmeza, los talones
adheridos a los flancos de la yegua. La cuerda se tensó. El animal se esforzó para
avanzar y el muchacho oyó un satisfactorio crac apagado a sus espaldas. Miró atrás y vio
la tienda que se arrastraba tras ellos. Observó el fuego y oyó gritos de sorpresa y cólera.
Rió de nuevo.
Al llegar al borde del bosque sacó su cuchillo y cortó la cuerda. Desmontó de un salto,
susurró su aprobación al oído de la yegua y le dio una palmada en el flanco que la hizo ir
a medio galope hacia el establo. Entonces pensó en disparar los cohetes contra la tienda
caída, pero decidió que no sería apropiado. Con los proyectiles todavía bajo el brazo, se
dirigió al borde del bosque, a cuyo amparo emprendió el regreso a su hogar. Caminaba
con ligereza para minimizar sus huellas, a lo que contribuía también arrastrando una rama
de pino tras él y, cuando podía, caminando sobre las rocas.
Tanto su buen humor como su rabia habían desaparecido, sustituidos por una negra
depresión. Ya no odiaba a Vellix, ni siquiera a Vlana, pero la civilización le parecía algo
vergonzoso, indigno de su interés. Se alegraba de lo que había hecho a Hringorl y
Essedinex, pero aquél par eran como cochinillas. Él mismo era un espectro solitario,
condenado a vagar por el Yermo Frío.
Pensó dirigirse al norte a través del bosque hasta que encontrara una nueva vida o se
congelara, en ir a buscar sus esquíes y tratar de saltar el abismo tabú en el que Skif
encontró la muerte, en coger una espada y desafiar a todos los sicarios de Hringorl a la
vez, en un centenar de otras acciones igualmente peligrosas.
Las tiendas del Clan de la Nieve parecían pálidos hongos bajo el absurdo resplandor
de la luna. Algunas eran conos sobre un cilindro bajo; otras hinchados hemisferios, formas
de nabo. Como las setas, no tocaban el suelo en los bordes. Sus suelos de ramas unidas,
alfrombrados con pellejos y apuntalados con ramas más fuertes se alzaban sobre gruesos
postes, de los cuales extraplomaban, a fin de que el calor de la tienda no convirtiera el
terreno helado de abajo en una masa blanda y espesa.
El enorme tronco plateado de un roble de la nieve muerto, terminado en lo que
parecían las uñas partidas de un gigante, donde una vez le alcanzó un rayo, señalaba el
lugar donde se alzaba la tienda de Mor y Fafhrd, y donde estaba también la tumba de su
padre, bajo la tienda.
Algunas de las tiendas estaban iluminadas, entre ellas la gran Tienda de las Mujeres
que se encontraba más allá, en dirección a la Sala de los Dioses, pero Fafhrd no pudo ver
a nadie por aquellos parajes. Con un gruñido de desaliento se dirigió a su tienda, pero,
recordando los cohetes, cambió de rumbo y fue al roble muerto. El árbol tenía la superficie
suave, pues la corteza hacía mucho que había desaparecido. Las pocas ramas que
quedaban estaban también desnudas y rotas, y las más bajas de ellas estaban fuera de
alcance.
Tras recorrer unos pasos más, se detuvo para echar otro vistazo a su alrededor. Tras
asegurarse de que nadie le veía, corrió hacia el roble y, dando un salto vertical más propio
de un leopardo que de un hombre, logró asirse a la rama más baja con la mano libre y se
subió a ella antes de que cesara su impulso ascensional.
De pie sobre la rama muerta, tocando el tronco con un dedo, efectuó una exploración
final en busca de mirones o caminantes tardíos, y entonces, presionando con los dedos,
abrió en la madera gris aparentemente continua una puerta alta como él mismo pero
apenas la mitad de ancha. Palpando entre esquíes y palos de esquí, encontró un bulto
largo y delgado, un objeto envuelto con tres dobleces en una piel de foca ligeramente
aceitada. Fafhrd lo abrió y expuso un arco de aspecto potente y una aliaba de largas
flechas. Añadió los cohetes, lo envolvió todo de nuevo con la piel, cerró la extraña puerta
de su caja fuerte arbórea y descendió a la nieve con un suave salto.
Al entrar en su tienda, volvió a sentirse como un fantasma e hizo tan poco ruido como
si lo fuera. Los olores del hogar le confortaron de un modo incómodo y contra su voluntad;
olores de carne, cocido, humo viejo, pieles, sudor, el orinal, el débil y agridulce hedor de
Mor. Cruzó el muelle suelo y se tendió sin desvestirse en las pieles que le servían de
yacija. Estaba muerto de cansancio. El silencio era profundo. No podía oír la respiración
de Mor. Pensó en la última vez que vio a su padre, azulado y con los ojos cerrados, sus
miembros rotos enderezados, su mejor espada desnuda a su lado, con los dedos color
pizarra debajo de la tienda, roído por los gusanos hasta quedar convertido en un
esqueleto, la espada negra de orín, los ojos abiertos —unas órbitas mirando hacia arriba
a través del polvo compacto—. Recordó la última visión de su padre vivo: un largo manto
de piel de lobo que se alejaba a paso vivo, seguido por las advertencias y amenazas de
Mor. Entonces el esqueleto volvió a su mente. Era una noche apropiada para los
espectros.
—¿Fafhrd? —llamó su madre desde el otro lado de la tienda.
El muchacho se puso rígido y contuvo el aliento. Cuando no pudo más, empezó a
soltarlo y a aspirar con la boca abierta, sin hacer ruido.
—¿Fafhrd? —La voz era algo más alta, aunque aún parecía un grito fantasmal—. Te
he oído entrar. No estás dormido.
Era inútil permanecer en silencio.
—¿Tampoco tú has dormido, madre?
—Los viejos dormimos poco.
El pensó que eso no era cierto. Mor no era vieja, ni siquiera por la ingrata medida del
Yermo Frío. Y, al mismo tiempo, era verdad. Mor era tan vieja como la tribu, el mismo
Yermo, tan vieja como la muerte.
Mor habló entonces serenamente; debía de estar tendida boca arriba, mirando al techo.
—Desearía que tomases a Mara por esposa. No es que me complazca, pero lo deseo.
Aquí hace falta un lomo fuerte, mientras tú te dediques a soñar despierto, disparando tus
pensamientos como flechas, muy altos y al azar, haciendo travesuras por ahí y
persiguiendo actrices y esa clase de basura dorada. Además, le has hecho un hijo a Mara
y a su familia no le falta buena posición.
—¿Mara te ha hablado esta noche? —preguntó Fafhrd. Procuró hablar en un tono
desapasionado, pero las palabras le salieron ahogadas.
—Como lo haría cualquier Muchacha de la Nieve, aunque debería haberlo hecho antes,
y tú aún más pronto. Pero has heredado por triplicado la reserva de tu padre junto con su
impulso a descuidar a su familia. y embarcarse en inútiles aventuras. Pero en ti esa
enfermedad adopta una forma más repulsiva. Las frías cumbres de las montañas eran las
queridas de tu padre, mientras que a ti te atrae la civilización, ese pudridero del cálido sur,
donde no existe un severo frío natural para castigar a los estúpidos y lujuriosos y hacer
que se mantenga la decencia. Sin embargo, descubrirás que hay un frío embrujado que
puede seguirte adondequiera que vayas en Nehwon. Una vez el hielo cubrió todas las
tierras cálidas, como castigo de un ciclo anterior de mal lascivo. Y allá donde el hielo fue
una vez, la brujería puede hacer que vuelva. Llegarás a creer eso y abandonarás tu
enfermedad, o de lo contrario aprenderás lo que tu padre aprendió.
Fafhrd trató de hacer la acusación de asesora de su marido que había insinuado
aquella mañana con tanta facilidad, pero las palabras se atascaron, no en su garganta,
sino en su misma mente, que se sintió invadida. Hacía mucho que Mor había vuelto su
corazón frío. Ahora, entre los más íntimos pensamientos de su cerebro, creaba cristales
que lo distorsionaban todo y le impedían utilizar contra ella las armas del deber fríamente
cumplido y unido a una fría razón que le dejaba mantener su integridad. Sintió como si se
cerrara sobre él para siempre todo el mundo de frío, en el que la rigidez del hielo, de la
moral y del pensamiento eran una sola y única rigidez.
Como si percibiera su victoria y se permitiera gozar de ella un poco, Mor añadió en el
mismo tono profundo y reflexivo:
—Sí, tu madre se lamenta ahora amargamente de Gran Hanack, Colmillo Blanco, la
Reina del Hielo y todas sus demás montañas queridas, que ahora no pueden ayudarle. Le
han olvidado. Las mira sin cesar desde sus órbitas sin párpados en el hogar que
despreció y que ahora anhela, tan cercano y, sin embargo, en tan imposible lejanía. Los
huesos de sus dedos escarban débilmente contra la tierra helada, intenta en vano
retorcerse bajo su peso...
Fafhrd oyó un débil ruido de rozadura, quizá de ramitas heladas contra el cuero de la
tienda, pero el cabello se le erizó. Sin embargo, no podía mover ninguna otra parte de su
cuerpo, como descubrió cuando intentó levantarse. La negrura que le rodeaba era un
peso inmenso. Se preguntó si Mor, mediante uno de sus hechizos, le habría enterrado
bajo el suelo, al lado de su padre. Pero era un peso mucho mayor que el de ocho pies de
tierra helada, era el peso de todo el Yermo Frío y su letalidad, de los tabúes, desprecios y
cerrazón mental del Clan de la Nieve, de la codicia pirática y la tosca lujuria de Hringorl,
hasta del alegre ensimismamiento de Mara y su mente brillante y semiciega, y, por
encima de todo ello, Mor con los cristales de hielo que se formaban en las puntas de sus
dedos cuando trazaba con ellos un hechizo paralizante.
Y entonces pensó en Vlana.
Quizá la causa no fuera el pensamiento de Vlana. Tal vez una estrella había pasado
casualmente sobre el pequeño agujero por donde salía el humo de la tienda, lanzando su
diminuta flecha de plata a la pupila de uno de sus ojos. Tal vez fue que su aliento retenido
salió de súbito y sus pulmones aspiraron de modo automático más aire, demostrándole
que sus músculos podían moverse.
En cualquier caso, se levantó de un salto y se precipitó a la salida. No se atrevió a
detenerse para desanudar las ataduras, porque los dedos erizados de hielo de Mor se
aferraban a él, y desgarró el quebradizo y viejo cuero con un movimiento hacia abajo de
su mano derecha provista del cuchillo. Entonces saltó desde la puerta, porque los brazos
esqueléticos de Nalgron se tendían hacia él desde el estrecho espacio negro entre el
terreno helado y el suelo elevado de la tienda.
Corrió como jamás lo había hecho hasta entonces. Corrió como si todos los espectros
del Yermo Frío le pisaran los talones... y en cierto modo así era. Rebasó las últimas
tiendas del Clan de la Nieve, todas oscuras, y la Tienda de las Mujeres, en la que titilaba
una débil luz, siguiendo a todo correr por la suave cuesta que la luna plateaba y que
llevaba al borde curvo y empinado del cañón de los Duendes. Sintió un impulso de
precipitarse al vacío, desafiando al aire para que le sostuviera y le llevara al sur o para
que le hundiera al instante en la nada, y por un instante le pareció que no le quedaba
ninguna otra alternativa.
Entonces corrió no muy lejos del frío y sus horrores paralizantes y sobrenaturales,
como si se dirigiera hacia la civilización, que una vez más era un brillante emblema en su
cerebro, una respuesta a toda la cerrazón mental.
Redujo un poco su velocidad, al tiempo que su cabeza se aclaraba algo, de modo que
escudriñó en busca de transeúntes tardíos tanto como demonios y apariciones.
Vio el parpadeo azul de Shadah sobre las copas de los árboles, al oeste.
Cuando llegó a la Sala de los Dioses lo hizo caminando. Pasó entre la Sala y el borde
del cañón, que ya no tiraba de él.
Observó que habían levantado de nuevo la tienda de Essedinex y que volvía a estar
iluminada. No había ningún otro gusano de nieve sobre la tienda de Vlana. La rama de
sicomoro de nieve por encima de ésta estaba llena de cristales que brillaban a la luz de la
luna.
Entró sin avisar por la puerta trasera, quitando en silencio los ganchos flojos, usando
por debajo de la pared y los dobladillos de los vestidos colgados, el cuchillo en la mano
derecha.
Vlana yacía sola en el jergón, boca arriba, con una manta ligera de lana roja
cubriéndola hasta las axilas desnudas. La pequeña lámpara de luz amarillenta bastaba
para mostrar el interior de la tienda, en la que no había más que la bailarina. El brasero
abierto y recién removido irradiaba calor.
Fafhrd penetró del todo, se enfundó el cuchillo y se quedó mirando a la actriz. Los
brazos de ésta parecían muy delgados, sus manos de largos dedos y de tamaño algo
excesivo. Tenía los grandes ojos cerrados y su rostro parecía más bien pequeño en el
centro de la magnífica cabellera extendida, de color castaño oscuro. Pero tenía un
aspecto de nobleza y sabiduría, y sus labios húmedos, largos, generosos, pintados de
rojo reciente y minuciosamente, excitaron y tentaron al intruso. Su piel tenía una leve
pátina aceitosa. Fafhrd podía oler su perfume.
Por un momento la postura supina de Vlana le recordó a Mor Nalgron, pero este
pensamiento fue barrido al instante por el intenso calor del brasero, como el de un
pequeño sol de hierro intenso por las ricas texturas y los elegantes instrumentos de la
civilización que le rodeaban, y por la belleza y la gracia de Vlana, que parecía consciente
de sí misma incluso cuando dormía. Era como el signo cabalístico de la civilización.
Fafhrd retrocedió hacia el perchero y empezó a desnudarse, doblando y apilando
pulcramente sus ropas. Vlana no se despertó, o a menos no abrió los ojos.
Algún tiempo después, al meterse de nuevo bajo la manta roja, tras haber salido para
hacer sus necesidades, Fafhrd dijo a la actriz:
—Ahora háblame de la civilización y tu papel en ella.
Vlana tomó la mitad del vino que él había cogido al regresar y estiró los brazos
sensualmente, descansando la cabeza en las manos entrelazadas.
—Bien, para empezar, no soy una princesa, aunque me gusta que me llamen así. Debo
informarte que ni siquiera te has topado con una señora, mi querido muchacho. En cuanto
a la civilización, apesta.
—No, ya lo sé —convino Fafhrd—. Me he topado con la actriz más hábil y exquisita de
todo Nehwon. Pero, ¿por qué la civilización tiene para ti ese mal olor?
—Creo que debo desilusionarte todavía más, querido—dijo Vlana, algo distraída,
apretándose contra él—. De lo contrario podrías tener absurdas ideas acerca de mí e
incluso imaginar planes insensatos.
—Si te refieres a fingir ser una puta a fin de obtener conocimiento erótico y otras
sabidurías... —empezó a decir Fafhrd.
Ella le miró muy sorprendida y le interrumpió bruscamente:
—Soy peor que una puta, bajo ciertos puntos de vista. Soy una ladrona. Sí, Ricitos
Rojos, una ratera y descuidera, una timadora de borrachos, una escaladora y salteadora.
Nací en una granja, lo cual supongo que me hace inferior incluso a un cazador, que vive
de la muerte de animales, mantiene sus manos fuera de la suciedad y no recoge ninguna
cosecha excepto con la espada. Cuando por medio de fraudes legales confiscaron a mis
padres el terreno que tenían para hacer un pequeño rincón de una de las nuevas y vastas
granjas de grano propiedad de Lankhmar, trabajadas por esclavos, y ellos, en
consecuencia, se murieron de hambre, decidí recuperar lo que me habían robado los
comerciantes de grano. La ciudad de Lankhmar me alimentaría, sí, ¡y lo haría bien!... y a
cambio recibiría coscorrones y quizá uno o dos arañazos profundos. Así que me fui a
Lankhmar. Allí me encontré con una inteligente muchacha que tenía una mentalidad como
la mía y cierta experiencia, y me desenvolví bien durante dos rondas completas de lunas y
algunas más. Sólo trabajábamos vestidas de negro, y nos llamábamos el Dúo Oscuro.
»Danzábamos para tener una cobertura, sobre todo en las horas del crepúsculo, para
llenar el tiempo antes de que salieran a escena los actores famosos. Poco después
también empezamos a hacer mímica, que nos había enseñado un tal Hinerio, un célebre
actor caído en desgracia a causa del vino, el viejo temblón más simpático y cortés que
jamás haya pedido por caridad una bebida al alba o se las haya ingeniado para acariciar
en la oscuridad a una muchacha con la cuarta parte de su edad. Y así, como digo, me
desenvolví muy bien... hasta que choqué con la ley, como les había ocurrido a mis
padres. No, no fueron los tribunales del Señor Supremo, querido muchacho, ni sus
prisiones, potros de tortura y bloques de madera para cortar cabezas y manos, aunque
son una vergüenza que clama a las estrellas. No, topé con una ley más antigua incluso
que Lankhmar y un tribunal menos misericordioso. En una palabra, mi cobertura y la de mi
amiga fue al fin descubierta por el Gremio de Ladrones, una antiquísima organización con
delegaciones en todas las ciudades del mundo civilizado y con una fanática ley contra la
participación femenina y un odio profundo a todos los rateros por cuenta propia. Ya en la
granja había oído hablar del Gremio y confiado en mi inocencia para llegar a ser digna de
afiliarme a él, pero pronto aprendí su proverbio: «dale antes un beso a una cobra que un
secreto a una mujer». Por cierto, dulce aprendiz de las artes de la civilización, aquellas
mujeres que el Gremio debe utilizar como cebos y para desviar la atención y cosas así,
las alquilan por medias horas al Gremio de las Prostitutas.
»Tuve suerte. En el momento en que me suponían estrangulada lentamente en algún
otro lugar, tropecé con el cuerpo de mi amiga, tras haber vuelto rápidamente a casa para
coger una llave que había olvidado. Encendí una lámpara en nuestra bien cerrada casa y
vi la larga agonía en el rostro de Vilis y la cuerda de seda roja profundamente hundida en
su cuello. Pero lo que me llenó de la más furiosa rabia y el odio más frío —además de una
segunda medida de temor que me debilitaba las rodillas— fue que también habían
estrangulado al viejo Hinerio. Por lo menos Vilis y yo éramos competidoras y quizá por
ello caza no vedada según las hediondas normas de la civilización, pero el viejo ni
siquiera había sospechado que nos dedicáramos al robo. Se había limitado a suponer que
teníamos otros amantes o bien —y además— clientes eróticos.
»Así que me escabullí de Lankhmar con tanta rapidez como un cangrejo acechado,
blanco de las miradas de mis perseguidores, y en Ilthmar encontré a la compañía de
Essedmex, que se dirigía al norte para empezar la nueva temporada. Tuve la suerte de
que necesitaran un buen mimo y mi habilidad fue suficiente para satisfacer al viejo Seddy.
»Pero al mismo tiempo, hice un juramento por la estrella matutina de vengar las
muertes de Vilis e Hinerio. ¡Y algún día lo haré! Con planes adecuados, ayuda y una
nueva cobertura. Más de un alto potentado del Gremio de los Ladrones sabrá lo que se
siente cuando le aprietan a uno la tráquea lenta y fatídicamente, sí, y cosas peores!
»Pero éste es un tema horrible para una mañana tan agradable, cariño, y sólo lo
menciono para mostrarte por qué no debes relacionarte demasiado con alguien tan sucia
y viciosa como yo.
Vlana giró entonces su cuerpo, de modo que se apoyó contra el de Fafhrd y le besó
desde la comisura de los labios hasta el lóbulo de la oreja, pero cuando él habría devuelto
estas cortesías en la misma medida o más, ella dejó de acariciarle y, cogiéndole por los
brazos, inmovilizándolos, se enderezó y le miró con su enigmática mirada.
—Mi querido muchacho —le dijo—, despunta ya el alba, que pronto pasará de gris a
rosada, y debes irte en seguida, o como mucho, tras un último compromiso. Ve a tu casa,
cásate con esa encantadora y ágil muchacha de los árboles —ahora estoy segura de que
no era un muchacho— y vive tu propia vida recta como una flecha, lejos de los hedores y
las trampas de la civilización. El espectáculo va a recoger los bártulos y se marchará
pronto, pasado mañana, y yo he de seguir mi retorcido destino. Cuando se te haya
enfriado la sangre, sólo sentirás desprecio hacia mí. Lo niegues o no, ¡conozco a los
hombres! Aunque existe una pequeña probabilidad de que tú, al ser como eres, me
recuerdes con un poco de placer, en cuyo caso sólo te aconsejo una cosa: ¡nunca le
hagas a tu esposa la menor alusión de esto!
Fafhrd le dirigió una mirada no menos enigmática y respondió:
—Princesa, he sido un pirata, que no es más que un ladrón de agua, el cual a menudo
ataca a gente tan pobre como tus padres. Los hedores de la barbarie pueden igualar a los
de la civilización. En nuestras vidas congeladas, nadie hace nada que no haya sido
decretado por las leyes de un dios loco, a las que llamamos costumbres, e
irracionalidades secretamente transmitidas de las que no es posible escapar. Mi propio
padre fue condenado a muerte por rotura de huesos, y lo hizo un tribunal que no me
atrevo a nombrar. Su delito fue trepar una montaña. Y hay asesinos, ladrones, alcahuetes
y... Oh, podría contarte tantas historias si...
Se interrumpió para alzar las manos, de modo que sujetaba medio cuerpo de la mujer
por encima de él, cogiéndola con suavidad por las axilas, con lo que ella dejaba de
apoyarse en sus propios brazos.
—Déjame ir al sur contigo, Vlana—le dijo ansiosamente—, ya sea como miembro de tu
compañía o en solitario... aunque soy un bardo cantor y también puedo realizar la danza
de la espada, hacer juegos de manos con cuatro dagas en rotación y alcanzar con una de
ellas un blanco del tamaño de mi debo pulgar desde diez pasos de distancia. Y cuando
lleguemos a la ciudad de Lankhmar, tal vez disfrazados como dos nórdicos, pues tú eres
alta, seré tu buen brazo derecho para que lleves a cabo tu venganza. También puedo
robar en tierra, créeme, atracar a una víctima en los callejones, tan cautelosa y
silenciosamente como en los bosques. Puedo...
Vlana, sostenida por los brazos del muchacho, posó una palma sobre sus labios
mientras la otra mano se deslizaba distraídamente por los largos cabellos de la nuca.
—No dudo de que seas valiente y leal, querido, y hábil para tener sólo dieciocho años.
Y haces el amor bastante bien para un joven... lo bastante bien para mantener tu
muchacha vestida de blanco y quizá algunas otras zagalas, si lo deseas. Pero a pesar de
tus entusiastas palabras, y perdona mi franqueza, percibo en ti honestidad, incluso
nobleza, un amor por el juego limpio y el odio a la tortura. El segundo que busco para mi
venganza debe ser cruel y traidor, maligno como una serpiente, y al mismo tiempo saber
tanto como yo de las interioridades fantásticamente retorcidas de las grandes ciudades y
los gremios antiguos. Y, a fuer de sincera, debe ser tan mayor como yo, que tengo casi
tantos años más que tú que los dedos de ambas manos. Así pues, querido muchacho,
bésame, goza de mí una vez más y...
Fafhrd se levantó de súbito, alzó un poco a la actriz y la sentó, de modo que quedó de
costado sobre sus muslos. La cogió entonces por los hombros.
—No —dijo con firmeza—. No veo nada a ganar sometiéndote una vez más a mis
inexpertas caricias. Pero...
—Temía que te lo tomaras de esa manera —le dijo ella en tono desdichado—. No
quería decir...
—Pero —siguió diciendo él con fría autoridad— quiero hacerte una pregunta. ¿Has
elegido ya a tu segundo?
—No responderé a esa pregunta —replicó ella, mirándole con la misma frialdad y
determinación.
—¿Se trata de...? —Apretó los labios antes de que saliera de ellos el nombre «Vellix».
Ella le miró con curiosidad mal disimulada, esperando ver cuál sería el siguiente paso
del muchacho.
—Muy bien —dijo él, desviando las manos de los hombros de Vlana y apoyándose en
ellas—. Creo que has intentado actuar de acuerdo con lo que crees que me beneficia
más, así que te pagaré con la misma moneda. Lo que he de revelar afecta por igual a la
barbarie y la civilización.
Y entonces le contó el plan de Essedinex y Hringorl con respecto a ella. Cuando
terminó la actriz se echó a reír de buen grado, aunque a Fafhrd le pareció que había
palidecido un poco.
—Debo estar en un error —comentó ella—. De modo que ésa ha sido la razón de que
mi mímica algo sutil haya complacido con tanta facilidad los ásperos gustos de Seddy, el
motivo de que hubiera un sitio para mí en la compañía y de que no insistiera en que me
prostituya para él después del espectáculo, como deben hacer las otras chicas. —Dirigió
a Fafhrd una aguda mirada—. Algunos bromistas derribaron anoche la tienda de Seddy.
¿Acaso...?
Él asintió.
—Anoche tenía un extraño estado de humor, alegre pero furioso.
Una risa sincera y regocijada brotó de la actriz, seguida por otra de sus agudas
miradas.
—¿Así pues, no fuiste a tu casa cuando te despedí después del espectáculo?
—No hasta más tarde —dijo él—. No, me quedé y observé.
Ella le miró de una manera tierna, burlona, inquisitiva, que preguntaba con claridad:
«¿Y qué viste?» Pero esta vez a él le resultó muy fácil no pronunciar el nombre de Vellix.
—Así que también eres un caballero —bromeó ella—. ¿Pero por qué no me has
hablado antes del infame plan de Hringorl? ¿Creías que estaría demasiado asustada para
mostrarme amorosa?
—En cierto modo —admitió él—, pero se ha debido sobre todo a que hasta este
momento no he decidido advertirte. A decir verdad, sólo he vuelto a ti esta noche porque
me asustaban los espectros, aunque luego he encontrado otras buenas razones. Poco
antes de que viniera a tu tienda, el temor y la soledad —sí, y también ciertos celos— me
hicieron pensar en arrojarme al cañón de los Duendes, o ponerme los esquíes y tratar de
efectuar el salto casi imposible que se burla de mi valor desde hace mucho tiempo...
Ella le aferró el brazo, hundiendo en él sus dedos.
—Nunca hagas eso —le dijo muy seriamente—. No arriesgues así tu vida. Piensa sólo
en ti mismo. Lo peor siempre cambia para lo mejor, o se olvida.
—Sí, eso pensaba cuando pude haber dejado que el aire del cañón decidiera mi
destino. ¿Me sostendría o me precipitaría abajo? Pero el egoísmo, del cual tengo mucho,
al margen de lo que creas —eso y un cierto recelo de todos los milagros— extinguió ese
capricho. Por otra parte, antes me pasó por la cabeza la idea de pisotear tu tienda antes
de derribar la del Maestro del Espectáculo. Así que, como puedes ver, hay algo maligno
en mí. Sí, y una tendencia a engañar sin abrir la boca.
Ella no se rió, sino que estudió su rostro reflexivamente. Luego la enigmática mirada
regresó a sus ojos. Por un momento, Fafhrd pensó que podía ver más allá de ella, y se
sintió turbado por lo que creyó percibir tras aquellos iris castaños, que no era la revisión
del universo efectuada por una sibila desde la cumbre de una montaña, sino la de un
comerciante con balanza en la que pesaba los objetos con todo cuidado, anotando de vez
en cuando en un cuadernito viejas deudas y nuevos sobornos, así como planes alternos
para obtener beneficios.
Pero era sólo una mirada inquieta, por lo que su corazón se alegró cuando Vlana,
cuyas grandes manos aún se mantenían ladeadas por encima de él, le sonrió, mirándole
a los ojos, y le dijo:
—Ahora responderé a tu pregunta, que antes no podía m quería responder, pues en
este instante he decidido quién será mi segundo... tú. ¡Abrázame por ello!
Fafhrd la abrazó con vehemencia y una fuerza que hizo gritar a la mujer, pero antes de
que su cuerpo hubiera alcanzado un ardor insoportable, ella le apartó, diciéndole sin
aliento:
—¡Espera, espera! Primero debemos trazar nuestros planes.
—Luego, amor mío, luego —suplicó él, tendiéndola.
—¡No! —protestó la actriz con brusquedad—. Luego pierdes demasiadas batallas con
Demasiado Tarde. Tú eres mi segundo, yo soy la capitana y doy las órdenes.
—Te escucho obedientemente —dijo él, cediendo—. Pero sé rápida.
—Hemos de estar muy lejos de Rincón Frío antes de la hora del rapto. Hoy he de
recoger mis cosas y conseguir un trineo, caballos rápidos y provisión de alimentos. Deja
que me encargue de todo eso. Hoy pórtate exactamente como tienes por costumbre,
manteniéndote alejado de mí, por si nuestros enemigos te espían, como es muy probable
que hagan Seddy y Hringorl...
—Muy bien, muy bien —accedió apresuradamente Fafhrd—. Y ahora, mi dulce...
—¡Calla y ten paciencia! Para rematar tu decepción, sube a lo alto de la Sala de los
Dioses bastante antes del espectáculo, como hiciste anoche. Podría haber un intento de
secuestrarme durante el espectáculo... si Hringorl o sus hombres se ponen demasiado
nerviosos, o Hringorl quiere estafarle a Seddy su oro... y me sentiré más segura si estás
vigilando. Luego, cuando salga después de llevar la toga y las campanas de plata, baja
rápidamente y reúnete conmigo en el establo. Huiremos durante la pausa entre la primera
y la segunda parte del espectáculo, cuando de un modo u otro todos estarán demasiado
interesados en lo que va seguir para reparar en nosotros. ¿Has comprendido?
¿Mantenerte hoy alejado? ¿Esconderte en el tejado? ¿Reunirte conmigo durante el
intermedio? ¡Muy bien! Y ahora, mi querido teniente, dejemos de lado toda disciplina.
Olvida todo el respeto que debes a tu capitana y...
Pero ahora le tocaba a Fafhrd el turno de demorarse. La conversación de Vlana le
había dado tiempo para que despertaran sus propias preocupaciones, y la mantuvo
apartada de él, aunque la mujer le rodeaba el cuello con sus manos y se esforzaba para
unir sus cuerpos.
—Te obedeceré en todos los detalles —dijo él—. Pero he de hacerte una sola
advertencia más, que es muy importante y has de tenerla en cuenta. Hoy piensa tan poco
como puedas acerca de nuestros planes, incluso mientras lleves a cabo acciones
esenciales para ellos. Mantenlos ocultos tras el escenario de tus demás pensamientos,
como haré yo con los míos, puedes estar segura, pues Mor, mi madre, es una gran
lectora de mentes.
—¡Tu madre! En verdad que te ha amedrentado en exceso, querido, hasta tal punto
que estoy deseando verte libre del todo... ¡Oh, no me rechaces! Hablas de ella como si
fuera la Reina de las Brujas.
—Y lo es, no te engañes—le aseguró Fafhrd severamente—. Ella es la gran araña
blanca, mientras que todo el Yermo Frío, tanto encima como debajo, es su tela, sobre la
que nosotros, las moscas, hemos de ir de puntillas, saltando sobre extensiones viscosas.
¿Me harás caso?
—¡Sí, sí, sí! Y ahora...
La atrajo lentamente hacia él, como un hombre que se llevara a la boca un pellejo de
vino, con torturante lentitud. Sus epidermis se encontraron, sus labios, se reunieron.
Fafhrd notó un profundo silencio encima, alrededor, debajo, como si la misma tierra
retuviera el aliento, un silencio que le asustaba.
Se besaron profundamente y Fafhrd perdió su temor. Cuando se separaron para cobrar
aliento, él tendió la mano y pinzó con los dedos la mecha de la lámpara. La llama se
extinguió y la estancia quedó a oscuras, con excepción de la fría plata del alba que se
filtraba por grietas y ranuras. Le escocían los dedos y se preguntó por qué había hecho
aquello, ya que antes habían hecho el amor a la luz de la lámpara. Volvió a sentir temor.
Apretó a Vlana con fuerza en el abrazo que aleja todos los temores.
Y entonces, de repente el muchacho no podría haber dicho por qué rodó sobre sí
mismo, abrazado a la mujer, hacia el fondo de la tienda. Sus manos se aferraban a los
hombros de Vlana y sus piernas se entrelazaban con las de ella, arrastrándola primero
encima de él y luego debajo, en la más rápida alteración.
Se oyó un estruendo como un trueno y el puño de un gigante golpeó contra el granito
helado del suelo bajo ellos. El centro de la tienda se abatió, los aros por encima de ellos
se inclinaron en aquella dirección, arrastrando el cuero de la tienda.
Los amantes rodaron hasta llegar a los vestidos en sus perchas esparcidos por el
suelo. Se oyó un segundo estruendo monstruoso seguido de un crujido, como si una
bestia gigantesca cogiera a un behemot y lo triturase entre sus mandíbulas. La tierra
tembló durante un rato.
Entonces todo quedó en silencio tras aquel gran ruido y estremecimiento del suelo,
excepto el asombro y el temor que vibraban en sus oídos. Se abrazaron como niños
aterrados.
Fafhrd se recuperó primero.
—¡Vístete! —ordeno a Vlana, y a continuación se deslizó por debajo de la tienda y salió
desnudo al frío cortante bajo el cielo rosado.
La gran rama del sicomoro de nieve, sus cristales arrancados en un gran montón,
estaba de través en medio de la tienda, presionando a ésta y al jergón que estaba debajo
contra la tierra helada.
El resto del sicomoro, privado de la gran rama que lo equilibraba, había caído cuan
largo era en la dirección contraria y permanecía tendido y rodeado de montones de
cristales. Sus raíces negras, peludas y rotas estaban expuestas.
El sol desprendía de todos los cristales un pálido reflejo rosáceo.
Nada se movía, ni siquiera una voluta de humo, aunque era la hora del desayuno. La
brujería había descargado un gran martillazo y nadie lo había notado excepto las víctimas
escogidas.
Fafhrd, que empezaba a temblar, se deslizó de nuevo bajo la tienda. Vlana había
obedecido su orden y se vestía con rapidez de actriz. Fafhrd se puso a toda prisa sus
ropas, apiladas de modo providencial en aquel extremo de la tienda. Se preguntó si habría
seguido las instrucciones de algún dios al hacer aquello y apagar la lámpara, pues de lo
contrario la llama habría prendido en la tienda derribaba.
Sus ropas estaban más frías que el gélido aire, pero sabía que aquello cambiaría.
Se arrastró con Vlana al exterior una vez más. Cuando se levantaron, él le hizo ver la
rama caída con el gran montón de cristales a su alrededor y le dijo:
—Ahora ríete de los poderes brujeriles de mi madre, su grupo de brujas y todas las
Mujeres de la Nieve.
—Sólo veo una rama que se ha desprendido debido a un exceso de hielo —replicó
Vlana dubitativa.
—Compara la masa de cristales y nieve que ha caído de esa rama con las que hay por
todas partes. Recuerda lo que te he dicho: ¡oculta tus pensamientos!
Vlana permaneció en silencio.
Una negra figura corría hacia ellos desde las tiendas de los mercaderes. Su tamaño
aumentó a medida que saltaba grotescamente.
Vellix el Aventurero jadeaba cuando llegó hasta ellos y cogió los brazos de Vlana.
Cuando su respiración se normalizó, dijo:
—He tenido un sueño en el que te veía aplastada y destrozada. Entonces me despertó
un trueno.
—Has soñado el principio de la verdad —respondió Vlana—, pero en un asunto como
éste, «casi» vale tanto como «nada».
Al fin Vellix vio a Fafhrd. Una expresión de cólera y celos apareció en su rostro, y se
llevó la mano a la daga que le colgaba del cinto.
—¡Espera! —le ordenó Vlana vivamente—. Desde luego habría muerto aplastada si los
sentidos de este joven, que deberían haber estado del todo absortos en otra cosa, no
hubieran percibido los primeros indicios de la caída de la rama, y así me libró de la muerte
en el último instante. Se llama Fafhrd.
Vellix cambió el movimiento de su mano, que pasó a formar parte de una reverencia, al
tiempo que hacía un amplio gesto con su otro brazo.
—Estoy en deuda contigo, joven —le dijo en tono afectuoso, y tras una pausa añadió—
:por haber salvado la vida de una artista notable.
Otras figuras habían aparecido a la vista, algunas apresurándose hacia ellos desde las
cercanas tiendas de los actores, y otras a las puertas de las lejanas tiendas de la Tribu de
Nieve, que no se movían.
Apretando su mejilla contra la de Fafhrd, como expresando gratitud formal, Vlana
susurró rápidamente:
—Recuerda mi plan para esta noche y para nuestro futuro éxtasis. No te apartes de él
lo más mínimo. Ahora vete.
—Ten cuidado con el hielo y la nieve —le advirtió Fafhrd—. Actúa sin pensar.
Vlana se dirigió a Vellix en un tono más distante, aunque con cortesía y amabilidad.
—Gracias, señor, por vuestra preocupación por mí, tanto en el sueño como en la vigilia.
Essedinex, abrigado en un manto de piel cuyo cuello le tapaba las orejas, saludó con
bronco humor.
—Ha sido una noche dura para las tiendas.
Vlana se encogió de hombros.
Las mujeres de la compañía se reunieron alrededor de ella haciéndole inquietas
preguntas, y ella les habló en voz baja mientras se dirigían a la tienda de los actores y
entraban por la abertura destinada a las muchachas.
Vellix frunció el ceño y se tiró del negro mostacho.
Los actores masculinos se quedaron mirando y meneando las cabezas ante la tienda
semicilíndrica derribada.
Vellix se dirigió a Fafhrd en tono amistoso.
—Antes te ofrecí aguardiente y ahora creo que lo necesitas. Además, desde ayer por la
mañana tengo grandes deseos de hablar contigo.
—Perdona, pero en cuanto me siente seré incapaz de permanecer despierto para decir
una sola palabra, aunque sean tan sabias como lechuzas, ni siquiera para tomar un sorbo
de aguardiente —respondió cortésmente Fafhrd, reprimiendo a medias un gran bostezo—
. Pero te lo agradezco.
—Parece que mi destino es preguntar siempre en el momento menos indicado —
comentó Vellix encogiéndose de hombros—. ¿Quizás a mediodía? ¿O a media tarde? —
añadió con rapidez.
—A media tarde, por favor —replicó Fafhrd, y se alejó con rapidez, a grandes zancadas
hacia las tiendas de los mercaderes. Vellix no intentó seguirle.
Fafhrd se sentía más satisfecho de lo que jamás había estado en su vida. La idea de
que aquella noche huiría para siempre de aquel estúpido mundo de nieve y de sus
mujeres que encadenaban a los hombres casi le hizo sentir nostalgia de Rincón Frío. Se
dijo que debía evitar el pensamiento. Unas sensaciones de amenaza misteriosa, o quizá
su deseo de dormir, daban un aspecto espectral a cuanto le rodeaba, como un escenario
de su infancia que visitara de nuevo.
Apuró una jarra de porcelana blanca llena de vino que le sirvieron sus amigos migoles
Zax y Effendrit, les dejó que le llevaran a un brillante camastro de pieles, oculto por
montones de otras pieles, y en seguida se sumió en un sueño profundo.
Tras permanecer largo tiempo bajo una oscuridad absoluta y confortable, se
encendieron una luces tenues. Fafhrd estaba sentado al lado de Nalgron, su padre, ante
una recia mesa de banquete atestada de humeantes y sabrosos alimentos y buenos vinos
en jarras de barro, piedra, plata, cristal y oro. Había otros comensales a la mesa, pero
Fafhrd no podía distinguir nada de ellos salvo sus oscuras siluetas y el monótono sonido
de su conversación incesante, demasiado baja para poder entenderla, como muchos
arroyos de agua murmuradora, aunque con ocasionales accesos de risa baja, como
pequeñas olas que ascendían y se retiraban por una playa de grava. El ruido de los
cubiertos contra los platos y entre sí era como el chasquido de los guijarros en aquel
oleaje.
Nalgron vestía pieles de oso polar blanquísimas, con agujas, cadenas y muñequeras y
anillos de la plata más pura, y también había plata en su cabello, lo cual turbaba a Fafhrd.
Sostenía en la mano izquierda una copa de plata, que se llevaba de vez en cuando a los
labios, pero mantenía bajo el manto la mano con la que comía.
Nalgron hablaba con prudencia, tolerancia, casi con ternura de muchos temas. Dirigía
su mirada aquí y allá alrededor de la mesa, pero aun así hablaba en voz tan baja que
Fafhrd sabía que la conversación iba dirigida solamente a él.
Fafhrd también sabía que debería escuchar con atención cada palabra y almacenar
cuidadosamente cada aforismo, pues Nalgron hablaba de valor, honor, prudencia, esmero
en dar y puntillo en mantener la propia palabra, de seguir los impulsos del corazón, y
esforzarse sin desviación hacia una meta elevada y romántica, de sinceridad en todas
estas cosas pero sobre todo en reconocer las propias aversiones y deseos, de la
necesidad de hacer oídos sordos a los temores y críticas de las mujeres, pero perdonarles
libremente todos sus celos, intentos de poner trabas e incluso la maldad más extrema,
dado que todo eso brota de su amor ingobernable por uno u otro, y de muchas cosas
diferentes que un joven en el umbral de la virilidad debe conocer.
Pero aunque sabía todo esto, Fafhrd escuchaba a su padre sólo a retazos, pues estaba
tan turbado por la extrema flacura del rostro de Nalgron y la delgadez de los dedos que
sostenían la copa de plata, por la blancura de su cabello y una débil coloración azulada en
sus labios rojizos, aunque los movimientos, gestos y palabras de Nalgron eran firmes e
incluso vivaces, que se sentía impulsado a buscar en los platos y cuencos humeantes que
tenía ante él porciones de alimento especialmente suculentas y echarlas en el ancho plato
vacío de Nalgron para provocar su apetito.
Cada vez que hacía esto, Nalgron le miraba con una sonrisa y un gesto cortés, con
amor en los ojos, y luego se llevaba la copa a los labios y volvía a su discurso, pero sin
descubrir nunca la mano que debería utilizar para comer.
A medida que avanzaba el banquete, Nalgron empezó a hablar de asuntos aún más
importantes, pero ahora Fafhrd apenas escuchaba ninguna de sus preciosas palabras, tan
agitado estaba por la preocupación que le producía la salud de su padre. Ahora la piel
parecía tensarse a estallar en el pómulo saliente, los ojos brillantes estaban cada vez más
hundidos y rodeados de oscuros círculos, las venas azules sobresalían más a través de
los fuertes tendones de la mano que sostenía ligeramente la copa de plata, y Fafhrd había
empezado a sospechar que, si bien Nalgron dejaba a menudo que el vino le tocara los
labios, nunca bebía una gota.
—Come, padre —suplicó Fafhrd en voz baja, tensa de preocupación—. Bebe por lo
menos.
De nuevo la mirada, la sonrisa, el gesto de asentimiento, los ojos brillantes aún más
llenos de amor, el breve contacto de la copa con los labios cerrados, la mirada lejana, la
reanudación del discurso tranquilo, imposible de seguir.
Y ahora Fafhrd conoció el miedo, pues las luces eran cada vez más azules y se daba
cuenta de que ninguno de los comensales, vestidos de negro y sin rasgos, levantaban, ni
lo habían hecho hasta entonces, más que una mano, llevándose el borde de la copa a los
labios, aunque hacían un ruido incesante con sus cubiertos. La preocupación del
muchacho por su padre se hizo agónica, y antes de que supiera con exactitud lo que
hacía, echó atrás el manto de su padre, le cogió el brazo y la muñeca derechos y llevó
hacia el plato lleno de comida la mano derecha.
Entonces Nalgron no asintió más, sino que volvió la cabeza a Fafhrd, y no sonrió, sino
que hizo una mueca que mostró todos sus dientes de vieja tonalidad marfileña, mientras
sus ojos eran fríos, fríos, fríos.
La mano y el brazo que Fafhrd sostenía daban la sensación de... parecían... eran de
descarnado hueso marrón.
De repente, temblando con violencia en todo su ser, pero sobre todo los brazos, Fafhrd
retrocedió con la rapidez de una serpiente, acurrucándose bajo el banco.
Luego dejó de temblar, pero unas fuertes manos de carne y hueso le agitaban los
hombros, y en vez de oscuridad estaba el pellejo débilmente translúcido del techo de la
tienda que ocupaban los mingoles, y en lugar del rostro de su padre vio el rostro cetrino,
de negros bigotes, sombrío pero preocupado de Vellix el Aventurero.
Fafhrd le miró deslumbrado, luego agitó los hombros y la cabeza para desentumecerse
y apartar las manos que los sujetaban.
Pero Vellix ya le había soltado y estaba sentado en un montón de pieles a su lado.
—Perdona, joven guerrero —le dijo gravemente—. Parecías tener un sueño que ningún
hombre habría querido proseguir.
Sus maneras y el tono de su voz eran como los de aquel Nalgron de pesadilla. Fafhrd
se irguió sobre un codo, bostezó y, haciendo una mueca, se estremeció de nuevo.
—Tienes helado el cuerpo, la mente, o ambos —dijo Vellix—. Así que tenemos una
buena excusa para el aguardiente que te prometí.
Cogió con una sola mano dos pequeñas tazas de plata, y con la otra un jarro marrón de
aguardiente que descorchó con el dedo índice y el pulgar.
Fafhrd sintió repugnancia ante el sucio aspecto de las tazas y la idea de lo que podría
estar pegado en sus fondos, o quizá lo que había en la taza que iba a usar él. Recordó
entonces con una punzada de temor que aquel hombre rivalizaba con él por el afecto de
Vlana.
—Espera —dijo cuando Vellix se disponía a servirle—. En mi sueño salía una copa de
plata que tenía un papel desagradable. ¡Zax! —llamó al mingol que vigilaba ante la puerta
de la tienda—. ¡Una taza de porcelana, por favor!
—¿Tomas el sueño como una advertencia para no beber en recipientes de plata? —
inquirió Vellix en voz baja, con una sonrisa ambigua.
—No —respondió Fafhrd—, pero ha instilado en mi carne una antipatía que aún me
dura.
No dejó de sorprenderle un poco que los mingoles hubieran dejado entrar tan
informalmente a Vellix para sentarse a su lado. Tal vez los tres eran antiguos conocidos
de los campamentos de comercio. O quizá los habían sobornado.
Vellix rió y mostró una actitud más distendida.
—Además, mi limpieza deja mucho que desear, pues carezco de mujer o criado.
¡Effendrit! Que sean dos tazas de porcelana, y limpias como madera de abedul recién
descortezada.
Era, en efecto, el otro mingol el que había estado apostado junto a la puerta... Vellix los
conocía mejor que Fafhrd. El aventurero le ofreció en seguida una de las relucientes tazas
blancas. Vertió un poco de líquido burbujeante en su propia taza, luego una cantidad
generosa para Fafhrd y, finalmente, se sirvió más... como para demostrar que la bebida
de Fafhrd no podía estar envenenada o drogada. Y el muchacho, que le había observado
con atención, no pudo encontrar nada que objetar. Entrechocaron las tazas y cuando
Vellix tomó un largo trago, Fafhrd le imitó, tomando un sorbo largo pero prudentemente
lento. El líquido era bastante ardiente.
—Es mi último jarro —dijo Vellix en tono alegre—. He trocado todas las existencias por
ámbar, gemas de nieve y otras cosillas... sí, y mi tienda y mi carreta también, todo
excepto mis dos caballos, nuestro equipo y las raciones de invierno.
—He oído decir que tus caballos son los más rápidos y resistentes de las estepas —
observó Fafhrd.
—Ésa es una afirmación excesiva. Pero no hay duda de que aquí cuentan entre los
mejores.
—¡Aquí! —exclamó Fafhrd despectivamente.
Vellix le miró como lo había echo Nalgron en todo el sueño excepto en la última parte.
Entonces le dijo:
—Fafhrd... ¿puedo llamarte así? Llámame Vellix. ¿Me permites una sugerencia?
¿Puedo darte un consejo como se lo daría a un hijo mío?
—Claro —respondió Fafhrd, sintiéndose no sólo incómodo sino también receloso.
—Es evidente que estás aquí inquieto e insatisfecho. Lo mismo le sucede a todo joven
sano, en todas partes, a tu edad. El ancho mundo te llama, y estás deseando ponerte en
marcha. Pero déjame decirte esto: se necesita más que ingenio y prudencia —sí, y
sabiduría también— para enfrentarse con la civilización y encontrar algún consuelo. Para
eso has de volverte poco a poco taimado, mancillarte como se mancilla la civilización. Allí
no puedes trepar para obtener el éxito de la misma manera que escalas una montaña, por
fría y traicionera que sea. Esta última exige lo mejor de ti; la otra, mucho de lo peor que
tienes: una maldad calculada que todavía has de experimentar y que no tienes por qué
hacerlo. Yo nací renegado. Mi padre era un hombre de las Ocho Ciudades que cabalgaba
con los mingoles. Ojalá me hubiera quedado en las estepas, a pesar de su crueldad, sin
escuchar la corruptora llamada de Lankhmar y las Tierras Orientales.
»Lo sé, lo sé, aquí la gente es estrecha de miras y apegada a la costumbre. Pero
comparados con las mentes retorcidas de la civilización, son derechos como pinos. Aquí,
con tus dones naturales, fácilmente llegarías a ser un jefe... más, en verdad, un jefe
supremo que reuniría a una docena de clanes y haría de los nórdicos una potencia que
habrían de reconocer las naciones. Luego, si lo deseas, podrías desafiar a la civilización,
en tus propias condiciones, no en las de ella.
Los pensamientos y las sensaciones de Fafhrd eran como el mar agitado, aunque
externamente había adoptado una calma casi sobrenatural. Incluso sentía un júbilo
intenso, al ver que Vellix consideraba las posibilidades de un joven con Vlana tan altas
que le atosigaba con halagos tanto como aguardiente.
Pero más allá de aquella corriente jubilosa, tenía la impresión, difícil de eliminar, de que
el Aventurero no disimulaba del todo, que se sentía como un padre con respecto a Fafhrd,
que trataba realmente de evitarle daños y aquello que decía de la civilización era en gran
parte sincero. Naturalmente, eso podría ser porque Vellix estaba tan seguro de Vlana que
podía permitirse ser amable con un rival. Sin embargo...
Sin embargo, ahora, una vez más, Fafhrd se sentía más incómodo que otra cosa.
Apuró su taza.
—Vuestro consejo es digno de ser tenido en cuenta, señor... quiero decir, Vellix.
Reflexionaré en él.
Rechazando otro trago con un movimiento de cabeza y una sonrisa, se levantó y alisó
sus ropas.
—Había esperado tener una larga charla —dijo Vellix, sin levantarse.
—Tengo cosas que hacer —respondió Fafhrd—. Gracias de todo corazón. —Vellix
sonrió pensativamente mientras el muchacho se alejaba.
La pista de nieve pisoteada que serpenteaba entre las tiendas de los comerciantes
estaba llena de ruido y atestada de gente. Mientras Fafhrd dormía, los hombres de la
Tribu de Hielo y la mitad de los Compañeros de la Escarcha habían llegado y estaban
reunidos alrededor de dos fuegos solares —llamados así por su tamaño, calor y altura de
sus llamas— comiendo carne humeante, riendo y dándose golpes. A cada lado había
oasis de compra y regateo, invadidos por los juerguistas o cuidadosamente evitados,
según el rango de los participantes en los negocios. Viejos camaradas se descubrían
unos a otros, gritaban y a veces avanzaban a empellones entre la multitud para
abrazarse. Se derramaba comida y bebida, se hacían y aceptaban retos, o más a menudo
se rechazaban entre risas. Las bardos cantaban y rugían.
El tumulto molestaba a Fafhrd, el cual deseaba quietud para separar en sus
sensaciones a Vellix de Nalgron, eliminar sus vagas dudas acerca de Vlana y sobre el
desdoro de la civilización. Caminaba como un soñador turbado, con el ceño fruncido pero
sin reparar en los codazos y empujones.
De súbito se puso alerta, pues observó, a través de la multitud, a Hor y Harrax que se
dirigían hacia él, y leyó el propósito que tenían en sus ojos. Dejando que le rodeara un
remolino de gente, observó que Hrey, otra de las criaturas de Hringorl, estaba cerca, a
sus espaldas.
El propósito de los tres estaba claro. Simulando que eran camaradas, le darían una
paliza o algo peor.
En su caprichosa preocupación por Vellix, había olvidado a su enemigo y rival más
cierto, el brutalmente directo pero astuto Hringorl.
Entonces los tres llegaron a su lado. En un instante observó que Hor llevaba una
pequeña porra y que los puños de Harrax eran demasiado grandes, como si sujetaran
piedra o metal para que sus golpes fuesen más dañinos.
Fafhrd se lanzó hacia atrás, como si pretendiera escabullirse entre aquel par y Hrey;
entonces, con la misma rapidez, invirtió su rumbo y lanzando un grito corrió hacia el fuego
solar, delante de él. Las cabezas se volvieron al oír aquel grito y algunos, sorprendidos,
se apartaron de su camino. Pero los hombres de la Tribu de Hielo y los Compañeros de la
Escarcha tuvieron tiempo de ver lo que sucedía: un joven alto perseguido por tres
matones. Aquello prometía un buen espectáculo. De un salto se colocaron a cada lado de
la hoguera para impedirle el paso más allá de ella. Fafhrd giró primero a la izquierda y
luego a la derecha. Prorrumpiendo gritos sarcásticos, los hombres se agruparon más
apretadamente.
Fafhrd contuvo el aliento, se protegió los ojos con una mano y saltó a través de las
llamas, las cuales alzaron el manto de piel por detrás, haciéndolo subir muy alto, y el
muchacho sintió la punzada del calor en la mano y el cuello.
Salió de la hoguera con sus pieles chamuscadas y llamas azules avanzando por su
cabello. Delante se había congregado más gente, pero había un espacio ancho,
alfombrado y con un toldo entre dos tiendas, donde jefes y sacerdotes se sentaban
alrededor de una mesa baja, absortos en la acción de un mercader que pesaba polvo de
oro en una balanza.
Oyó estrépito y gritos detrás, alguien que gritaba: «Corre, cobarde», y otro: «Una pelea,
una pelea»; vio el rostro de Mara delante, enrojecido y excitado.
Entonces el futuro jefe supremo de las tierras nórdicas —pues así pensó de sí mismo
en aquel instante— saltó por encima de la mesa bajo el toldo, derribando inevitablemente
al mercader y dos jefes, junto con la balanza, y arrojando el polvo de oro al viento antes
de aterrizar con un siseo de vapor en el gran banco de nieve blanda situado más allá.
Rodó dos veces sobre sí mismo para asegurarse de que todas las llamas se
extinguieran, y luego se puso en pie y corrió como un gamo al bosque, seguido por
ráfagas de maldiciones y estallidos de risas.
Cincuenta grandes árboles después se detuvo abruptamente en la penumbra nevada y
contuvo el aliento mientras escuchaba. A través del suave golpeteo de su sangre, no le
llegaba el más leve ruido de persecución. Tristemente se peinó con los dedos el cabello
hediondo, disminuido, y sacudió sus pieles ahora agujereadas e igualmente hediondas.
Esperó entonces para recobrar el aliento y serenarse. Y fue durante esta pausa cuando
efectuó un descubrimiento desconcertante. Por primera vez en su vida, el bosque, que
siempre había sido su lugar de retiro, su tienda del tamaño de un continente, su gran sala
privada con techado de pinaza, le pareció hostil, como si los mismos árboles y la madre
tierra de carne fría y entrañas calientes en la que arraigaban conocieran su apostaría, su
desdén, su rechazo y su pretendido divorcio de la tierra nativa.
No era el silencio habitual, ni tampoco la siniestra y sospechosa cualidad de los débiles
sonidos lo que al final empezó a oír: el rasguño de pequeñas garras en la corteza, el ruido
de pisadas animales, el ulular de un búho distante anticipando la noche. Estos eran
efectos, o como mucho, concomitancias. Se trataba de algo innombrable, intangible, pero
profundo, como el fruncimiento de ceño de un dios. O una diosa.
Estaba muy deprimido, y al mismo tiempo nunca había sentido tanta dureza en su
corazón.
Cuando al fin volvió a ponerse en movimiento, lo hizo en el mayor silencio posible y no
con su inhabitual conciencia relajada y bien abierta, sino más bien con la nerviosa
sensibilidad y la disposición a saltar de un explorador en territorio enemigo.
Y fue beneficioso para él que lo hiciera así, pues de otro modo le habría resultado difícil
esquivar la caída casi silenciosa de un carámbano, agudo, pesado y largo como el
proyectil de una catapulta de asedio, ni tampoco el golpe de una enorme rama muerta
cargada de nieve que se rompió con un solo crujido estruendoso, ni el dardo venenoso
lanzado por la cabeza de una víbora de nieve desde su desacostumbrado redondel
blanco a la vista, ni el zarpazo lateral de las garras afiladas y crueles de un leopardo de
nieve que pareció casi materializarse de un salto en el aire gélido y se desvaneció del
modo más extraño cuando Fafhrd se hizo a un lado para evitar su primer ataque y se
enfrentó a él con la daga desenfundada. Tampoco podría haber percibido a tiempo la
trampa disimulada, colocada contra toda costumbre en aquella zona doméstica del
bosque y lo bastante grande para estrangular no a una liebre sino a un oso.
Se preguntó dónde estaba Mor y qué podría estar musitando o cantando. ¿Se habría
limitado su error a haber soñado con Nalgron? A pesar de la maldición del día anterior —y
de otras antes de aquélla— y de las abiertas amenazas de la última noche, nunca había
imaginado seriamente que su madre tratara de asesinarle. Pero ahora el pelo de la nuca
se le erizaba de aprensión Y horror, la mirada vigilante de sus ojos era febril y frenética,
mientras un hilillo de sangre goteaba sin que él hiciera nada para restañarla, del corte en
la mejilla que le había producido el gran carámbano al caer.
Tanto se había concentrado en espiar los peligros que se sorprendió un poco al
encontrarse en el claro donde el día anterior había abrazado a Mara, sus pies en el corto
sendero que conducía a las tiendas domésticas.
Entonces se relajó un poco, enfundó la daga y se aplicó un puñado de nieve a la mejilla
sangrante... pero se relajó sólo un poco, con el resultado de que percibió que alguien iba
a su encuentro antes de que oyera sus pisadas.
Entonces se fundió con el fondo nevado de un modo tan silencioso y completo, que
Mara estuvo a tres pasos antes de verle.
—Te han herido —exclamó.
—No —respondió él secamente, su atención todavía concentrada en los peligros del
bosque.
—Pero la nieve roja en tu mejilla... ¿Ha habido una pelea? —Sólo me hice un rasguño
en el bosque. Me libré de ellos.
Su mirada de preocupación se desvaneció.
—Es la primera vez que te veo huir de una pelea.
—No me vi con coraje para enfrentarme a tres o más —dijo él sin ambages.
—¿Por qué miras atrás? ¿Es que te han seguido?
—No.
La expresión de la muchacha se endureció.
—Los viejos están escandalizados. Los hombres jóvenes te llaman gallina, mis
hermanos entre ellos. No supe qué decir.
—¡Tus hermanos! —exclamó Fafhrd—. Que el asqueroso Clan de la Nieve me llame lo
que le venga en gana. No me importa.
Mara puso los brazos en jarras.
—últimamente insultas con mucha liberalidad. No voy a permitir que ofendas a mi
familia, ¿me oyes? Ni tampoco que me insultes, ahora que pienso en ello. —Respiraba
con dificultad—. Anoche volviste con ese pendejo de bailarina. Pasaste varias horas en su
tienda.
—¡No es cierto! —negó Fafhrd, pensando que había pasado una hora y media como
mucho. La discusión caldeaba su sangre y extinguía su temor sobrenatural.
—¡Mientes! Todo el campamento lo sabe. Cualquier otra chica habría pedido a sus
hermanos que resolvieran esto.
Fafhrd recuperó su habilidad para fraguar tretas. Precisamente aquella noche no debía
arriesgarse a líos innecesarios... cabía la posibilidad de que le dieran una paliza, incluso
de que le mataran.
Se dijo que debía emplear las tácticas adecuadas, y se acercó ansiosamente a Mara,
exclamando en tonos dolidos y melifluos:
—Mara, mi reina, ¿cómo puedes creer semejante cosa de mí, yo que te amo más
que...?
—¡Apártate de mí, embustero y tramposo!
—Y llevas a mi hijo en tu seno —insistió él, tratando todavía de abrazarla—. ¿Cómo va
el pequeñín?
—Escupe a su padre. Te digo que no te me acerques.
—Pero anhelo tocar esa piel deliciosa, pues no hay otro bálsamo para mí a este lado
del Infierno, ¡oh, la más bella, cuya belleza aumenta aún más la maternidad!
—Vete al infierno, entonces. Y acaba con estos repugnantes fingimientos. Tu actuación
no engañaría a una marmitona borracha. ¡Eres un mal comediante!
—¿Y tus propias mentiras? —replicó Fafhrd, acalorado—. Ayer te jactaste de cómo
intimidarías y dominarías a mi madre. Y al instante fuiste a lloriquearle para decirle que
esperas un hijo de mí.
—Sólo cuando me enteré de tus deseos lujuriosos por la actriz. ¿Y no ha sido acaso la
verdad absoluta? ¡Trapacero!
Fafhrd retrocedió y se cruzó de brazos antes de declarar:
—Mi esposa ha de serme fiel, ha de confiar en mí, debe preguntarme antes de actuar y
comportarse como la compañera de un futuro jefe supremo. Me parece que en nada de
todo esto das la talla.
—¿Serte fiel? ¡Mira quién habla! —Su rostro se volvió desagradablemente bermejo y
tenso de rabia—. ¡Jefe supremo! Será mejor que te conformes con que el Clan de la
Nieve te llame hombre, lo que todavía no han hecho. Ahora escúchame, ruin hipócrita.
Ahora mismo vas a pedirme perdón de rodillas y luego vendrás conmigo para pedir a mi
madre y mis tías mi mano, o de lo contrario...
—¡Antes me arrodillo delante de una serpiente, o de una osa! —gritó Fafhrd,
desvanecidos todos sus pensamientos y tácticas.
—¡Haré que mis hermanos te den tu merecido! —replicó ella—. ¡Palurdo cobarde!
Fafhrd alzó el puño, lo dejó caer, se llevó las manos a la cabeza y meneó ésta en un
gesto de desesperación maniaca, y de repente echó a correr hacia el campamento,
dejando allí plantada a la muchacha.
—¡Levantaré contra ti a toda la tribu! Lo diré en la Tienda de las Mujeres. Se lo diré a tu
madre...
Los gritos de Mara se desvanecieron con rapidez entre los arbustos, la nieve y la
distancia.
Deteniéndose apenas para observar que no había nadie entre las tiendas del Clan de
la Nieve, ya fuera porque estaban todavía en la feria de trueques, ya porque se hallaran
dentro preparando la cena, Fafhrd subió de un salto a su árbol del tesoro y abrió la puerta
de su hueco oculto. Maldiciendo porque se rompió una uña al hacerlo, sacó el arco, las
flechas y los cohetes envueltos en la piel de foca y añadió su mejor par de esquíes y
palos de esquí, un paquete algo menor que contenía la segunda espada mejor de su
padre, bien engrasada, y una bolsa con objetos más pequeños. Saltó a la nieve, recogió
todos los objetos largos en un solo paquete y se lo echó al hombro.
Tras un momento de indecisión, penetró en la tienda de Mor, sacando de su bolsa un
pequeño recipiente de piedra que llenó con rescoldos del hogar, sobre los que espolvoreó
ceniza, cerró herméticamente el recipiente y lo guardó de nuevo en la bolsa.
Entonces se volvió con frenético apresuramiento hacia la puerta, pero se detuvo en
seco. Mor estaba en el umbral, una alta silueta de bordes blancos y el rostro en sombras.
—De modo que nos abandonas a mí y al Yermo, para no regresar. Eso es lo que
piensas.
Fafhrd no dijo nada.
—Sin embargo regresarás. Si quieres que todo quede en arrastrarte a cuatro patas, o
con suerte en dos, y no estar tendido sin vida en un lecho de lanzas, sopesa pronto tus
deberes y tu nacimiento.
Fafhrd pensó una respuesta desabrida, pero las mismas palabras eran una mordaza en
su garganta. Avanzó hacia Mor.
—Déjame pasar, madre —logró decir en un susurro.
Ella no se movió.
El muchacho apretó las mandíbulas en una horrenda mueca de tensión, tendió las
manos, cogió a la mujer por las axilas —recorriendo su carne un hormigueo de temor— y
la hizo a un lado. Ella parecía tan rígida y fría como el hielo. No protestó, y su hijo no pudo
mirarla al rostro.
Una vez fuera, el joven se dirigió a paso vivo a la Sala de los Dioses, pero había
hombres en su camino, cuatro robustos jóvenes rubios flanqueados por doce más..
Mara no sólo había avisado a sus hermanos en la feria, sino también a todos sus
parientes disponibles.
Sin embargo, ahora parecía haberse arrepentido de su acto, pues se arrastraba cogida
del brazo de su hermano mayor y hablaba vivamente con él, a juzgar por su expresión y
los movimientos de sus labios.
El hermano mayor le hacía caso omiso y seguía andando. Y cuando su mirada se
cruzó con la Fafhrd, lanzó un grito de alegría, se zafó de la presa de su hermana y echó a
correr seguido por los demás. Todos blandían garrotes o sus espadas envainadas.
Mara, desolada, exclamó: «¡Huye, amor mío!», pero Fafhrd ya se había adelantado a
estas palabras al menos por dos latidos de corazón. Dio media vuelta y corrió al bosque,
su largo y rígido paquete golpeándole la espalda. Cuando el camino que seguía en su
huida se juntó con la senda de huellas que había hecho al salir corriendo del bosque, se
preocupó de poner un pie en cada lado sin reducir su velocidad.
—¡Cobarde! —gritaron tras él, y corrió con más rapidez.
Cuando alcanzó los salientes de granito, a poca distancia dentro del bosque, se volvió
bruscamente a la derecha y, saltando de roca en roca, sin imprimir más huellas, llegó a un
bajo acantilado de granito que escaló ayudándose sólo con las manos, y luego siguió
ascendiendo hasta que el borde del acantilado le ocultó de quienquiera que pasara por
debajo.
Oyó que sus perseguidores entraban en el bosque, lanzando gritos airados, pues al
rodear los árboles chocaban unos con otros, y luego una voz potente ordenó silencio.
Con todo cuidado, Fafhrd volteó por lo alto tres piedras, para que cayeran en su falsa
senda, muy por delante de los sabuesos humanos de Mara. El ruido de las piedras y el
fragor de las ramas que hicieron caer provocaron gritos de «¡Allá va!» y otra exigencia de
silencio.
Alzando una piedra mayor, el muchacho la arrojó con ambas manos, de manera que
golpeó el tronco de un robusto árbol en el lado más próximo de la senda, desprendiendo
grandes ramas cargadas de nieve y hielo. Hubo gritos ahogados de sobresalto, confusión
y rabia por parte de los hombres que habían recibido el chaparrón y que probablemente
estaban casi enterrados bajo la nieve. Fafhrd sonrió con malicia, luego se puso serio y su
mirada se hizo vigilante mientras se ponía en marcha a paso largo a través del sombrío
bosque.
Pero esta vez no percibió presencias enemigas y tanto los seres vivos como los
inanimados, rocas o espectros, reprimieron sus asaltos. Tal vez Mor, juzgándole lo
bastante acosado por los parientes de Mara, había dejado de prodigar sus hechizos. O tal
vez... Fafhrd dejó de pensar y se entregó por entero a su veloz y silenciosa carrera. Vlana
y la civilización le esperaban adelante. Su madre y la barbarie estaban detrás, pero el
muchacho se esforzaba por no pensar en ella.
La noche estaba próxima cuando Fafhrd abandonó el bosque. Había dado la vuelta
más amplia posible, saliendo cerca del cañón de los Duendes. La correa de su largo
paquete le rozaba el hombro.
Había luces y sonidos de fiesta entre las tiendas de los mercaderes. La Sala de los
Dioses y las tiendas de los actores estaban a oscuras. Aun más cerca se alzaba la oscura
masa de la tienda del establo.
Fafhrd cruzó en silencio los surcos de grava helada de la Nueva Carretera, que
conducía al sur del cañón.
Entonces vio que la tienda del establo no estaba del todo a oscuras. Un resplandor
espectral se movía en su interior. El muchacho se acercó cautamente a la puerta y vio la
silueta de Hor asomada a ella. Sin hacer el menor ruido, llegó a espaldas de Hor y miró
por encima de su hombro.
Vlana y Velhx colocaban los arreos a los caballos que tiraban del trineo de Essedinex,
del cual Fafhrd había robado los tres cohetes.
Hor alzó la cabeza y se llevó una mano a los labios para lanzar un grito de búho o de
lobo.
Fafhrd desenfundó su cuchillo y, cuando estaba a punto de degollar a Hor, cambió de
intención, invirtió el cuchillo y golpeó al otro con el mango en la sien, dejándole sin
sentido. Hor cayó al suelo y Fafhrd le arrastró a un lado de la puerta.
Vlana y Velhx subieron al trineo, el último tocó a sus caballos con las riendas y salieron
deslizándose con un ruido sordo. Fafhrd apretó con furia el mango de su cuchillo, luego lo
envainó y volvió a ocultarse en las sombras.
El trineo se deslizó por la Nueva Carretera. Fafhrd se quedó mirándolo, de pie, los
brazos fláccidos a los costados como los de un cadáver abandonado, pero con los puños
fuertemente apretados.
De repente dio media vuelta y corrió hacia la Sala de los Dioses.
Se oyó el aullido de una lechuza desde detrás de la tienda que servía de establo.
Fafhrd se detuvo en la nieve y se volvió, los puños todavía apretados.
Surgieron dos formas de la oscuridad, una de ellas provista de fuego, y se apresuraron
hacia el cañón de los Duendes. La figura más alta era sin duda Hringorl. Se detuvieron al
borde del cañón. Hringorl hizo girar su antorcha en un gran círculo de fuego. La luz mostró
el rostro de Harrax a su lado. Una, dos, tres veces, como si hicieran señales a alguien que
estuviera lejos, al sur del cañón. Luego corrieron al establo.
Fafhrd corrió hacia la Sala de los Dioses. Se oyó un áspero grito a sus espaldas. Se
detuvo y se giró de nuevo. Del establo salió galopando un gran caballo montado por
Hringorl. Mediante una cuerda arrastraba a un hombre con esquíes: Harrax. Los dos
carenaron por la Nueva Carretera, envueltos en un torbellino de nieve.
Fafhrd corrió hasta rebasar la Sala de los Dioses y recorrió la cuarta parte de la cuesta
que llevaba a la Tienda de las Mujeres. Se quitó el paquete, lo abrió, sacó sus esquíes y
se los ató a los pies. Luego desenvolvió la espada de su padre y se la colgó al costado
izquierdo, equilibrando el peso con la bolsa en el derecho.
Entonces se colocó ante el cañón de los Duendes, donde había desaparecido la
Antigua Carretera. Tomó dos de sus palos de esquí, se agachó y los clavó en la nieve. Su
rostro era una calavera, el rostro de alguien que juega a los dados con la muerte.
En aquel instante, más allá de la Sala de los Dioses, por el camino que había seguido,
hubo un ligero chisporroteo amarillo. Fafhrd se detuvo, contando los latidos del corazón,
sin saber por qué.
Nueve, diez, once... Hubo una gran llamarada. El cohete se levantó, señalando el
espectáculo de aquella noche. Veintiuno, veintidós, veintitrés... y la cola se desvaneció y
estallaron las nueve estrellas blancas.
Fafhrd dejó caer sus palos de esquí, cogió uno de los tres cohetes que había robado y
extrajo la mecha de su extremo, tirando con la fuerza suficiente para quebrar el alquitrán
cimentador sin romper la mecha.
Sujetando con delicadeza el fino cilindro alquitranado, largo como un dedo, sacó de su
bolsa el recipiente con los rescoldos. La piedra apenas estaba caliente. Desató la cubierta
y eliminó las cenizas hasta que vio —y notó al quemarse— un resplandor rojo.
Se quitó la mecha de entre los dientes y la colocó de manera que un cabo se apoyara
en el borde del recipiente mientras el otro tocaba el resplandor rojo. Hubo un chisporroteo.
Siete, ocho, nueve, diez, once, doce... doce, y el chisporroteo se convirtió en un chorro
llameante. Estaba hecho.
Dejando el recipiente con los rescoldos en la nieve, cogió los dos cohetes restantes,
apretó sus gruesos cuerpos bajo sus brazos y clavó sus colas en la nieve, comprobando
que tocaran el suelo. Las colas eran en verdad tan rígidas y fuertes como palos de esquí.
Sostuvo los cohetes paralelos en una mano y sopló el interior del recipiente de fuego,
acercándolo a los dos cohetes.
Mara salió corriendo de la oscuridad y dijo:
—¡Querido, qué contenta estoy de que mis parientes no hayan podido cogerte!
El resplandor del recipiente de fuego mostró la belleza de su rostro. Fafhrd la miró a
través de aquella luz.
—Me voy de Rincón Frío. Abandono la Tribu de la Nieve. Te dejo.
—No puedes —dijo Mara.
Fafhrd dejó en el suelo el recipiente de fuego y los cohetes.
Mara tendió los brazos.
Fafhrd se quitó de las muñecas los brazaletes de plata y los puso en las palmas de
Mara. Ella los apretó y gritó:
—No te pido esto. No te pido nada. Eres el padre de mi hijo. ¡Eres mío!
Fafhrd se arrancó del cuello la pesada cadena de plata, la depositó sobre las muñecas
de la muchacha y le dijo:
—¡Sí! Eres mía para siempre, y yo soy tuyo. Tu hijo es mío. Nunca tendré otra esposa
del Clan de la Nieve. Estamos casados.
Entretanto, había cogido de nuevo los dos cohetes y colocado sus mechas en el
recipiente de fuego. Chisporrotearon simultáneamente. Los dejó en el suelo, cerró bien el
recipiente y lo guardó en su bolsa: Tres, cuatro...
Mor miró por encima del hombro de Mara y exclamó:
—Soy testigo de tus palabras, hijo mío. ¡Detente!
Fafhrd cogió los cohetes, cada uno por su cuerpo chisporroteante, clavó los extremos
de los palos y se deslizó cuesta abajo con un gran impulso. Seis, siete...
—¡Fafhrd! —gritó Mara—. ¡Marido mío!
Y Mor gritó a su vez:
—¡No eres mi hijo!
Fafhrd se impulsó de nuevo con los cohetes chisporroteantes. El aire frío le azotaba el
rostro, pero él apenas lo sentía. El borde del abismo, iluminado por la luna, estaba ya
cerca. Percibió su curvatura hacia arriba. Más allá estaba la oscuridad. Ocho, nueve...
Apretó los cohetes furiosamente a los costados, bajo los codos, y voló a través de la
oscuridad. Once, doce...
Los cohetes no se encendían. La luz de la luna mostraba la pared opuesta del cañón
alzándose hacia él. Sus esquíes estaban dirigidos a un punto justamente por debajo de la
cima, un punto que descendía cada vez más. Inclinó los cohetes hacia abajo y los apretó
aún con más fuerza.
Los cohetes prendieron. Era como si se aferrase a dos grandes muñecas que le
arrastraban hacia arriba. Tenía calientes los codos y los costados. Bajo el súbito fulgor, la
pared de roca apareció cerca, pero no abajo. Dieciséis, diecisiete...
Aterrizó suavemente en la limpia corteza de nieve que cubría la Antigua Carretera y
arrojó los cohetes a cada lado. Se oyó un trueno doble y estallaron las estrellas blancas a
su alrededor. Una de ellas le alcanzó y torturó su mejilla hasta que se extinguió. Tuvo
tiempo para un gran pensamiento hilarante: «Parto en un estallido de gloria».
Luego ya no tuvo tiempo para pensar en nada, pues dedicó toda su atención a esquiar
por la pronunciada pendiente de la Antigua Carretera, ora brillante a la luz de la luna, ora
negra como el carbón al curvarse, grietas a la derecha, un precipicio a la izquierda.
Agachándose y manteniendo los esquíes unidos, utilizaba las caderas para dirigir el
rumbo. Tenía ateridos el rostro y las manos. Aumentó la intensidad de las sacudidas. Los
bordes blancos se acercaban, y le amenazaban negros lomos de colinas.
No obstante, en lo más profundo de su mente se sucedían los pensamientos. Aun
cuando se esforzara por mantener toda su atención en el esquí, estaban allí. «Idiota,
deberías haber cogido un par de palos con los cohetes. Pero, ¿cómo los habrías sujetado
al arrojar los cohetes? ¿En tu paquete? Entonces ahora no te servirían de nada. ¿Será el
recipiente de fuego que llevas en la bolsa más valioso que los palos? Deberías haberte
quedado con Mara. Nunca volverás a ver semejante encanto. Pero a quien quieres es a
Vlana. ¿O no? ¿Cómo, con Vellix? Si no fueras tan insensible y bueno, habrías matado a
Vellix en el establo, en vez de huir a... ¿De veras pretendías matarte? ¿Qué pretendes
ahora? ¿Pueden los hechizos de Mor superar en velocidad a tu forma de esquiar? ¿Eran
esas muñecas en forma de cohete realmente las de Nalgron, que se alzaban del infierno?
¿Qué hay adelante?»
Se deslizó alrededor de un voluminoso saliente rocoso, echándose a la derecha porque
el blanco borde se estrechaba a su izquierda. El borde nevado aguantó su paso. Más allá,
en la pared opuesta del cañón que se ensanchaba, vio un débil resplandor. Era Hringorl,
que aún tenía su antorcha, mientras galopaba por la Nueva Carretera, tirando de Harrax.
Fafhrd se echó de nuevo a la derecha, pues la Antigua Carretera trazaba más adelante
una curva cerrada. Los esquíes patinaron. La vida exigía que se inclinara aun más,
frenando hasta detenerse, pero la muerte era un jugador con igualdad de oportunidades
en aquel juego. Más adelante había un cruce donde se encontraban la Antigua y la Nueva
Carretera. Debía alcanzarlo tan pronto como Vellix y Vlana en su trineo. La velocidad era
esencial. No estaba seguro del motivo. Vio más curvas delante de él.
La pendiente disminuía de un modo casi imperceptible. A la izquierda se extendían las
copas de los árboles que surgían de siniestras profundidades y luego se elevaban a cada
lado. Fafhrd se encontró en un negro túnel de techo bajo. Su avance se hizo silencioso
como el de un fantasma. Se deslizó por inercia hasta detenerse en el extremo del túnel.
Con dedos ateridos se tocó la ampolla que le había producido la estrella del cohete en la
mejilla. Agujas de hielo crujieron débilmente en el interior de la ampolla.
No había más sonido que el débil tintineo de los cristales que crecían a su alrededor en
el aire quieto y húmedo.
A cinco pasos de distancia, bajo una súbita cuesta, había un arbusto bulboso cargado
de nieve. Detrás de él se agazapaba el segundo de Hringorl —Hrey— cuya barba
puntiaguda era inconfundible, aunque su color rojizo era gris a la luz de la luna. Sujetaba
un arco en la mano izquierda.
Más allá, a dos docenas de pasos cuesta abajo, estaba el cruce de las dos carreteras.
El túnel que iba al sur a través de los árboles estaba bloqueado por un par de arbustos
más altos que un hombre. El trineo de Vellix y Vlana estaba detenido cerca, y sobresalían
sus dos grandes caballos. Vlana estaba sentada en el trineo, encorvada, la cabeza
cubierta por la capucha de piel. Vellix había bajado del vehículo y estaba apartando las
ramas enroscadas que obstaculizaban el camino.
Apareció la luz de la antorcha por la Nueva Carretera, procedente de Rincón Frío. Vellix
dejó la faena que estaba haciendo y desenvainó su espada. Vlana miró por encima del
hombro.
Hringorl llegó galopando al claro, lanzando un jubiloso grito de triunfo, y arrojó su
antorcha al aire, tiró de las riendas para detener el caballo detrás del trineo. El esquiador
al que remolcaba —Harrax— pasó junto a él y recorrió media cuesta. Entonces frenó y se
agachó para desatarse los esquíes. La antorcha cayó al suelo y su llamase extinguió con
una crepitación.
Hringorl desmontó del caballo, con un hacha de combate en la mano derecha.
Vellix corrió hacia él. Había comprendido con claridad que debía acabar con el
gigantesco pirata antes de que Harrax se quitara los esquíes, o tendría que luchar con
dos hombres a la vez. El rostro de Vlana era una pequeña máscara blanca bajo la luz de
la luna. Se había incorporado a medias en su asiento para mirar lo que sucedía. La
capucha se desprendió de su cabeza.
Fafhrd podría haber ayudado a Vellix, pero aún no había hecho ningún movimiento
para quitarse los esquíes. Con una punzada de dolor —¿o era de alivio?— recordó que
había dejado atrás el arco y las flechas. Se dijo que debería ayudar a Vellix. ¿Acaso no
había esquiado hasta allí, corriendo un riesgo incalculable, para salvar al Aventurero y a
Vlana, o al menos advertirles de la emboscada que había sospechado desde que vio a
Hringorl girar su antorcha al borde del precipicio? ¿Y no se parecía Vellix a Nalgron, ahora
más que nunca en aquel momento de intrepidez? Pero la Muerte fantasmal seguía aún al
lado de Fafhrd, inhibiendo toda acción.
Además, Fafhrd percibió que había un hechizo en el claro, haciendo que toda acción
dentro de aquel espacio fuese vana. Como si una araña gigante de piel blanca hubiera ya
tejido una tela alrededor del claro, aislándolo del resto del universo, convirtiéndolo en un
recinto cercado con una inscripción que decía: «Este espacio pertenece a la Araña Blanca
de la Muerte». No importaba que aquella araña gigantesca no tejiera seda, sino cristales;
el resultado era el mismo.
Hringorl lanzó un poderoso hachazo a Vellix. El Aventurero lo evadió y dirigió su
espada al brazo de Hringorl. Con un aullido de rabia, el pirata cogió el hacha con la mano
izquierda, se lanzó adelante y atacó de nuevo.
Cogido por sorpresa, Vellix apenas pudo apartarse de la trayectoria del curvo acero,
brillante a la luz de la luna. Pero ágilmente se puso en guardia de nuevo, mientras
Hringorl avanzaba con más cautela, el hacha levantada y un poco por delante de él,
preparado para asestar golpes cortos.
Vlana estaba de pie en el trineo, el acero brillante en su mano. Hizo ademán de
lanzarlo, pero se detuvo insegura.
Hrey se levantó de su arbusto, una flecha colocada en su arco.
Fafhrd podría haberle matado, arrojándole su espada como si fuera una lanza, si no
había otra manera. Pero la sensación de la Muerte junto a él seguía siendo intensa y
paralizante, como la sensación de hallarse en la gran trampa de la Araña Blanca del
Hielo, semejante a una matriz. Además, ¿qué sentía realmente hacia Vellix, o incluso
Nalgron?
Vibró la cuerda del arco. Vellix se detuvo en su lucha, transfigurado. La flecha le había
alcanzado en la espalda, a un lado de la columna, y sobresalía del pecho, por debajo del
esternón.
Con un golpe de hacha, Hringorl derribó la espada que sujetaba el moribundo cuando
empezaba a caer. Lanzó otra de sus grandes y ásperas risotadas y se volvió hacia el
trineo.
Vlana lanzó un grito.
Antes de darse cuenta de lo que hacía, Fafhrd desenvainó en silencio la espada de su
funda bien aceitada y, usándola como un palo de esquí, bajó por la blanca pendiente. Sus
esquíes producían un sonido débil pero muy agudo contra la corteza de nieve.
La muerte ya no estaba a su lado; había entrado en él. Eran los pies de la Muerte los
que estaban atados a los esquíes. Era la Muerte la que sentía que la trampa de la Araña
Blanca era su hogar.
Hrey se volvió, en el momento conveniente para que la hoja de Fafhrd le abriera el lado
del cuello, con un corte profundo que le segó el gaznate y la yugular. El muchacho retiró
su espada casi antes de que los borbotones de sangre la humedecieran, y desde luego
antes de que Hrey alzara sus grandes manos en un vano esfuerzo de detener la
hemorragia que le mataba. Todo ocurrió con la mayor facilidad. Fafhrd se dijo que no
había sido él, sino sus esquíes, los que se habían puesto en marcha, como si tuvieran su
propia vida, la vida de la Muerte, y le llevaran a un fatídico viaje.
También Harrax, como una marioneta de los dioses, había terminado de desatarse los
esquíes, se levantó y volvió en el momento en que Fafhrd, agachado, golpeó hacia arriba
y le atravesó las entrañas, tal como su flecha había alcanzado a Vellix, pero en la
dirección contraria.
La espada rozó con la espina dorsal de Harrax, pero salió con facilidad. Fafhrd se
apresuró a descender por la pendiente sin detenerse a mirar el resultado. Harrax le miró
con los ojos muy abiertos. También la boca del gran bruto estaba muy abierta, pero
ningún sonido salía de ella. Era probable que el golpe le hubiera afectado un pulmón y tal
vez el corazón, o quizá alguno de los grandes vasos que salían de éste.
Y ahora la espada de Fafhrd apuntaba directamente a la espalda de Hringorl, que se
disponía a subir al trineo, y los esquíes imprimían más y más velocidad al acero
ensangrentado.
Vlana vio a Fafhrd por encima del hombro de Hringorl, como si contemplara la
aproximación de la misma muerte, y gritó.
Hringorl giró sobre sus talones y al instante alzó el hacha para desviar de un golpe la
espada de Fafhrd. Su ancho rostro tenía el aspecto alerta pero también soñoliento de
quien ha contemplado a la Muerte muchas veces y nunca le sorprende la súbita aparición
de la Asesina de Todos.
Fafhrd frenó y se volvió de manera que, reduciendo su ímpetu, pasó por el extremo del
trineo, su espada apuntando sin cesar a Hringorl pero sin alcanzarle. Evadió el golpe de
Hringorl.
Entonces Fafhrd vio ante sí el cuerpo tendido de Vellix. Efectuó un giro en ángulo recto,
frenando al instante, incluso lanzando su espada a la nieve, que golpeó con la roca de
debajo, para evitar tropezar con el cuerpo. Se torció cuanto le permitían sus pies atados a
los esquíes, y vio que Hringorl se precipitaba contra él, deslizándose en sus esquíes y
apuntando con el hacha al cuello de Fafhrd.
Este detuvo el golpe con su espada. Si la hubiese mantenido en ángulo recto con
respecto a la trayectoria del hacha, la hoja se habría roto, pero Fafhrd colocó la espada en
el ángulo apropiado para que el hacha se desviara con un chirrido metálico y silbara por
encima de su cabeza.
Hringorl pasó doblando junto a él, incapaz de detener su impulso.
Fafhrd torció de nuevo su cuerpo, maldiciendo los esquíes que le clavaban los pies a la
tierra. Su impulso fue demasiado tardío para alcanzar a Hringorl.
El hombretón dio media vuelta y regresó velozmente hacia él, preparándose a asestar
otro hachazo. Esta vez, la única manera en que Fafhrd pudo evitarlo fue arrojándose al
suelo de bruces.
Atisbó dos líneas de acero iluminado por la luna. Entonces utilizó su espada para
incorporarse, dispuesto a asestar otro golpe a Hringorl, o a esquivarle de nuevo, si había
tiempo.
El hombre había dejado caer su hacha y tenía las manos en el rostro.
Dando un torpe paso lateral con su esquí —¡no era aquel lugar para exhibiciones de
estilo!— Fafhrd tomó impulso y le atravesó el corazón.
Hringorl dejó caer las manos mientras su cuerpo se inclinaba hacia atrás. De la cuenca
de su ojo derecho sobresalía el mango plateado de una daga. Fafhrd extrajo su espada y
el pirata golpeó el suelo con un ruido sordo, levantando una nube de nieve, se retorció
violentamente dos veces y quedó inmóvil.
Fafhrd mantuvo suspendida la espada y miró a su alrededor. Estaba preparado para
enfrentarse a otro ataque de cualquiera.
Pero ninguno de los cinco cuerpos se movió, los dos a sus pies, los dos tendidos en la
cuesta, ni el erecto cuerpo de Vlana en el trineo. Con cierta sorpresa, el muchacho se dio
cuenta de que la respiración jadeante que oía era la suya propia. Aparte de aquel, no
había más sonido que un débil tintineo, al que de momento hizo caso omiso. Incluso los
dos caballos de Vellix atados al trineo y la gran montura de Hringorl, que permanecían a
corta distancia en la Antigua Carretera, guardaban absoluto silencio.
El muchacho se apoyó en el trineo, descansando el brazo izquierdo en el helado toldo
que cubría los cohetes y demás equipo. Todavía sostenía la espada con la mano derecha,
ahora con cierto descuido, pero preparado para atacar.
Inspeccionó los cadáveres una vez más y finalmente miró a Vlana. Aún no se había
movido ninguno de ellos. Cada uno de los cuatro primeros estaba rodeado de nieve
ensangrentada, grandes manchas junto a Hrey, Harrax y Hringorl, y pequeña junto al
cuerpo de Vellix, muerto de un flechazo.
Contempló los ojos bordeados de blanco de Vlana, su mirada fija. Dominando su
respiración, le dijo:
—Te doy las gracias por matar a Hringorl... Dudo de que hubiera podido vencerle,
estando él de pie y yo de espaldas. Pero dime, ¿lanzaste tu cuchillo a Hringorl o a mi
espalda? ¿Y escapé de la muerte tan sólo porque caí, mientras el cuchillo pasó por
encima de mí para golpear a otro hombre?
Ella no respondió y se llevó las manos a las mejillas y los labios. Siguió mirando a
Fafhrd por encima de sus dedos.
—Preferiste a Vellix —siguió diciendo él, en tono aún más desapasionado—, tras
hacerme una promesa. ¿Por qué no elegiste entonces a Hringorl, en vez de a Vellix y a
mí, si parecía más probable que ese hombre ganara? ¿Por qué no ayudaste a Vellix con
tu cuchillo, cuando con tanta valentía se enfrentó a Hringorl? ¿Por qué gritaste al verme,
destruyendo mi posibilidad de acabar con Hringorl de un solo golpe silencioso?
Recalcó cada pregunta moviendo vagamente la espada en dirección a la mujer. Ahora
podía respirar con facilidad, y el cansancio había desaparecido de su cuerpo, aun cuando
una negra depresión llenaba su mente.
Lentamente, Vlana apartó las manos de sus labios y tragó dos veces. Entonces, con
voz áspera pero clara y no muy alta, le dijo:
—Una mujer ha de mantener siempre todos los caminos abiertos. ¿Puedes
comprender eso? Sólo estando dispuesta a aliarse con cualquier hombre, descartando a
uno u otro a medida que la fortuna varíe sus planes, puede empezar a contrarrestar la
gran ventaja de los hombres. Elegía Vellix porque su experiencia era mayor que la tuya y
porque, créelo o no, como quieras..., no creía que mi compañero tuviese muchas
oportunidades de larga vida y quería que tú vivieras. No ayudé a Vellix porque entonces
pensé que tanto él como yo estábamos condenados. El bloqueo de la carretera y luego la
certeza de que íbamos a caer en una emboscada me acobardaron, aunque Vellix no
parecía creer eso, o preocuparse. En cuanto a mi grito cuando te vi, se debió a que no te
reconocí. Creí que eras la misma Muerte.
—Bien, parece que así ha sido —comentó Fafhrd en voz baja, mirando a su alrededor
por tercera vez, a los cadáveres desparramados.
Se quitó los esquíes. Luego, tras golpear varias veces el suelo con los pies, se arrodilló
junto a Hringorl, le extrajo la daga del ojo y la limpió con las pieles del muerto.
—Y temo a la Muerte más de lo que detestaba a Hringorl —siguió diciendo Vlana—. Sí,
huiría de buen grado con Hringorl, si fuera para alejarme de la Muerte.
—Esta vez Hringorl iba en la dirección equivocada —comentó Fafhrd, sopesando la
daga. Estaba bien equilibrada para golpear o lanzarla.
—Ahora, naturalmente, soy tuya —dijo Vlana—. Ansiosa y felizmente tuya, lo creas o
no de nuevo. Si me deseas. Tal vez todavía piensas que intenté matarte.
Fafhrd se volvió hacia ella y le lanzó la daga.
—Cógela —le dijo, y ella así lo hizo.
El muchacho se echó a reír.
—No, una muchacha de espectáculo que ha sido también ladrona tiene que ser experta
en el lanzamiento de cuchillo. Y dudo de que Hringorl fuese alcanzado en el cerebro, a
través del ojo, por accidente. ¿Todavía estás decidida a vengarte del Gremio de
Ladrones?
—Lo estoy —respondió ella.
—Las mueres sois horribles. Quiero decir, tan horribles como los hombres. ¿Hay
alguien en el ancho mundo que tenga algo más que agua helada en las venas?
Fafhrd volvió a reírse, más ruidosamente, como si supiera que era imposible responder
a aquella pregunta. Entonces limpió su espada con las pieles de Hringorl, la guardó en su
vaina y, sin mirar a Vlana, pasó junto a ella y los caballos silenciosos hasta los enredados
arbustos, cuyo resto empezó a separar para dejar el camino expedito. Las ramas estaban
juntas y heladas, y tuvo que tirar de ellas y retorcerlas para que se soltaran. Pensó que
aquello le costaba mucho más esfuerzo del que había visto hacer a Vellix.
Vlana no le miraba, ni siquiera cuando pasó por su lado. Tenía la mirada fija en la
cuesta, con su sinuoso sendero de esquí que llevaba a la negra boca de túnel de la
Antigua Carretera. Su mirada blanca no se fijaba en Harrax y Hrey, ni en la boca del túnel.
Miraba más arriba.
Se oía un incesante tintineo, muy débil. Con un ruido de cristales desprendidos, Fafhrd
desgajó y echó a un lado el último de los arbustos cargados de hielo.
Miró la carretera que llevaba al sur, a la civilización, cualquiera que fuese ahora su
valor.
Aquella carretera era también un túnel, que discurría entre pinos cargados de nieve.
Y estaba lleno, como revelaba la luz de la luna, de una red de cristales que parecían
extenderse indefinidamente, hebras de hielo que se extendían de una rama a otra, de un
árbol a otro, una profundidad helada tras otra.
Fafhrd recordó las palabras de su madre: «Existe un frío embrujado que puede seguirte
a cualquier parte en Nehwon. Allá donde el hielo ha ido una vez, la brujería puede enviarlo
de nuevo. Ahora tu padre lamenta amargamente...”
Pensó en una gran araña blanca, tejiendo su frígida tela alrededor de aquel claro.
Vio el rostro de Mor, junto al de Mara, encima del precipicio, al otro lado de la gran
brecha.
Se preguntó qué estarían cantando ahora en la Tienda de las Mujeres, y si Mara
cantaba también. De algún modo pensó que no.
—¡Desde luego las mujeres son horribles! —exclamó Vlana con voz ahogada—. ¡Mira,
mira, mira!
En aquel instante, el caballo de Hringorl emitió un gran relincho. Se oyó el golpear de
sus cascos mientras huía por la Antigua Carretera.
Un instante después, los caballos de Vellix se encabritaron gritaron.
Fafhrd acarició el cuello del caballo más cercano. Luego miró la pequeña máscara
blanca triangular, de grandes ojos, que era el rostro de Vlana, y siguió la dirección de su
mirada.
Surgiendo de la cuesta que conducía a la Antigua Carretera, había media docena de
tenues formas altas como árboles. Parecían mujeres encapuchadas. Fueron haciéndose
más y más sólidas a medida que Fafhrd miraba.
Se agachó, aterrorizado. Este movimiento hizo que su bolsa quedara encajada entre el
vientre y el muslo. Sintió un débil calor.
Se enderezó de un salto y desandó el camino que había seguido. Levantó el toldo del
trineo. Cogió los ocho cohetes restantes uno a uno y clavó sus colas en la nieve, de modo
que sus cabezas apuntaban a las grandes figuras de hielo que iban engrosándose.
Rodeado por el múltiple chisporroteo, saltó al trineo.
Vlana no se movió cuando el muchacho se sentó a su lado y la rozó, pero produjo un
tintineo. Parecía haberse puesto un manto translúcido de cristales de hielo que la
mantenía paralizada donde estaba. La luna se reflejaba impasible en los cristales. Notó
que se movería sólo cuando la luna se moviera.
Cogió las riendas. Le quemaron los dedos como hierro helado, y no pudo moverlos. La
tela de hielo había crecido alrededor de los caballos, formaban parte de ella... grandes
estatuas equinas encerradas en un cristal más grande. Uno estaba cuatro patas, el otro
se alzaba sobre dos. Las paredes de la matriz de hielo se estaban cerrando. «Hay un frío
embrujado que puede seguirte...»
Rugió el primer cohete y luego el segundo. Fafhrd sintió su calor. Oyó el poderoso
tintineo cuando alcanzaron sus blancos en la cuesta.
Las riendas se movían, golpeaban los lomos de los caballos. Se oyó un choque
cristalino cuando se lanzaron hacia delante. Fafhrd agachó la cabeza y, sujetando las
riendas con la mano izquierda, alzó la derecha y arrastró a Vlana hacia el asiento. Su
manto de hielo cascabeleó intensamente y se desvaneció. Cuatro, cinco...
Se oía un continuo cascabeleo a medida que los caballos y el trineo se abrían paso
entre la red de hielo. Los cristales se desprendían sobre la cabeza agachada de Fafhrd. El
cascabeleo fue haciéndose menor. Siete, ocho...
Todas las ligaduras de hielo desaparecieron. Los cascos atronaban. Se levantó un
fuerte viento del norte, que puso fin a la larga calma. Más adelante el cielo empezaba a
tener el tenue color rosado del alba. Detrás era levemente rojo, con el fuego de la pinaza
prendido por los cohetes. A Fafhrd le pareció que el viento del norte traía el rugido de las
llamas.
—¡Gnamph Nar, Mlurg Nar, la gran Kvarch Nar... las veremos a todas! ¡Todas las
ciudades de la Tierra del Bosque! Toda la Tierra de las Ocho Ciudades.
Junto a él, Vlana se agitó, caliente bajo el brazo con que la abrazaba, y reanudó las
entusiastas exclamaciones del muchacho, diciendo:
—¡Sarheenmar, Ilthmar, Lankhmar! ¡Todas las ciudades del sur! ¡Quarmall!
¡Horborixen! ¡Tisilinilit de esbeltas agujas! La Tierra Creciente.
A Fafhrd le pareció que los espejismos de todas aquellas ciudades desconocidas
llenaban el brillante horizonte.
—¡Viaje, amor, aventura, el mundo! —gritó, abrazando a Vlana con el brazo derecho
mientras con el izquierdo, que sujetaba las riendas, golpeaba a los caballos.
Se preguntó por qué, aunque su imaginación rugía en llamas como el cañón a sus
espaldas, su corazón seguía tan impasible.
3 - El Grial profano
Tres cosas advirtieron al aprendiz de brujo de que algo iba mal: primero, la huellas
profundas de herraduras en el camino del bosque, que percibió a través de sus botas
antes de agacharse para palparlas en la oscuridad; luego el misterioso zumbido de una
abeja, cuya presencia de noche no era en absoluto natural, y, finalmente, un débil y
aromático olor a quemado. El Ratón echó a correr, esquivando troncos de árboles y raíces
que conocía de memoria, y gracias también a un sentido como el de los murciélagos, que
recogía el eco de ligeros sonidos emitidos. Las medias grises, la túnica, la capucha
puntiaguda y el manto ondeante, hacían que el delgado y ascético joven, pareciera una
sombra apresurada.
La exaltación que el Ratón había sentido al terminar con éxito su larga búsqueda y su
retorno triunfal a su maestro brujo, Glavas Rho, se desvaneció ahora de su mente y dio
lugar a un temor que apenas se atrevía a formular con el pensamiento. ¿Daño al gran
mago de quien él era un simple aprendiz? «Mi Ratón Gris, todavía a medio camino en su
fidelidad a la magia blanca y la negra», le había dicho una vez Glavas Rho... No, era
impensable que aquella gran figura de sabiduría y espíritu hubiera sufrido algún mal. El
gran mago... (había algo histérico en la forma en que el Ratón insistía en aquel «grande»,
pues para el mundo Glavas Rho era un pobre brujo, no mejor que un nigromante mingol
con su perro moteado clarividente o un mendigo conjurador de Quarmall)... El gran mago
y su morada estaban protegidos por fuertes encantamientos que ningún profano del
exterior podía quebrantar, ni siquiera (el corazón del Ratón se saltó un latido) el señor
supremo de aquellos bosques, el duque Janarrl, el cual odiaba toda magia, pero la blanca
más aún que la negra.
Y sin embargo, el olor a quemado era ahora más fuerte, y la cabaña de Glavas Rho
estaba construida con madera resinosa.
También se desvaneció de la mente del Ratón la visión de un rostro de muchacha,
perpetuamente asustado pero dulce..., el de Ivrian, la hija del duque Janarrl, la cual iba a
estudiar en secreto con Glavas Rho y que en sentido figurado tomaba la leche de su
blanca sabiduría, al lado del Ratón. En secreto se llamaban el uno al otro Ratón y Ratilla,
y bajo su túnica el Ratón llevaba un sencillo guante verde que le dio Ivrian cuando
emprendió su búsqueda, como si fuera su caballero armado y no un aprendiz de mago sin
espada.
Cuando el Ratón llegó al claro en lo alto de la colina, respiraba con dificultad, pero no
de cansancio.
La luz que había allí le permitió abarcar de una sola mirada el huerto de hierbas
mágicas pisoteado por cascos de caballos, la colmena de paja volcada, la enorme
mancha de hollín que cubría la vasta superficie de la roca granítica que protegía la casita
del mago.
Pero incluso sin la luz del alba habría visto las vigas encogidas por el fuego y los
postes roídos por las llamas, en los que reptaban los rojos gusanos de las pavesas y la
llama verde como la ira que aún ardía alimentada por algún terco ungüento brujeril.
Habría olido la confusión de olores de preciosas drogas y bálsamos quemados, y el hedor
horrible de la carne quemada.
Todo su delgado cuerpo se estremeció. Luego, como un sabueso estimulado por un
olor, corrió hacia la casa.
El mago estaba al lado de la puerta combada, y su aspecto no era mejor que el de la
vivienda: las vigas de su cuerpo desnudas y ennegrecidas; los jugos inapreciables y las
sutiles sustancias hervidos, quemados, destruidos para siempre o ascendidos hacia algún
infierno frío más allá de la luna.
De los alrededores llegaba un rumor leve, bajo y triste, como si llorasen las abejas sin
hogar.
Los recuerdos se sucedieron vertiginosamente en la horrorizada mente del Ratón:
aquellos labios encogidos cantando suaves hechizos, aquellos dedos chamuscados que
señalaban las estrellas o acariciaban un animalillo del bosque.
Temblando, el Ratón extrajo de la bolsa de cuero que le colgaba del cinto una piedra
plana, en uno de cuyos lados tenía grabadas unas inscripciones jeroglíficas, y en la otra
un monstruo con coraza y numerosas junturas, como una hormiga gigantesca, que
avanzaba entre diminutas figuras humanas. Aquella piedra había sido el objeto de la
búsqueda ordenada por Glavas Rho. Por ella había recorrido en balsa los lagos de Pleea,
pisado las laderas de las Montañas del Hambre, se había escondido de un grupo de
piratas de barbas rojas, entregados al saqueo, había engañado a obtusos pescadores—
campesinos, halagado y flirteado con una vieja bruja muy perfumada, robado el santuario
de una tribu y eludido a los sabuesos lanzados en su busca. Que hubiera conseguido la
piedra verde sin derramar sangre significaba que había avanzado otro grado en su
aprendizaje. Ahora miraba tristemente la vieja superficie de la piedra, y, controlando sus
estremecimientos, la depositó con cuidado en la palma ennegrecida del maestro. Al
agacharse se dio cuenta de que las plantas de sus pies estaban dolorosamente calientes,
las botas humeaban un poco en los bordes, pero no apresuró sus pasos para alejarse de
allí.
Ahora había más claridad y pudo observar pequeñas cosas, como el hormiguero junto
al umbral. El maestro había estudiado las negras criaturas acorazadas con tanto interés
como a sus primas las abejas. Ahora el hormiguero tenía un gran orificio en forma de
tacón, y mostraba un semicírculo de hoyos producidos por estacas... pero algo se movía.
Mirando con atención, vio un diminuto guerrero mutilado por el calor que se esforzaba por
avanzar entre los granos de arena. El joven recordó al monstruo de la piedra verde y se
encogió de hombros, pues había tenido un pensamiento que no conducía a ninguna parte.
Cruzó el claro a través de las dolientes abejas hasta los troncos iluminados por la
pálida luz, y pronto se detuvo junto a un tronco nudoso, en un punto donde la ladera
descendía en una pendiente muy pronunciada.
En el boscoso valle de abajo había una serpiente de niebla lechosa, que indicaba el
curso del arroyo serpenteante entre los árboles. El aire estaba denso a causa del humo
oscuro que iba disipándose. A la derecha, el horizonte estaba festoneado de rojo,
anunciando la próxima salida del sol. Más allá, el Ratón sabía que había más bosque y
luego los interminables campos de grano y las marismas de Lankhmar, y más lejos aún el
antiguo centro mundial de la ciudad de Lankhmar, que el Ratón no había visto jamás, pero
cuyo señor gobernaba teóricamente incluso desde tan grande distancia.
Pero muy cerca, perfilado por la luz roja del sol naciente, había un grupo de torres
almenadas, la fortaleza del duque Janarrl. En el rostro impasible como una máscara del
Ratón apareció una cautelosa animación. Pensó en las marcas de tacón y estaca, en la
hierba pisoteada y el sendero de huellas de herradura que llevaba a aquella pendiente.
Todo señalaba a Janarrl, que detestaba al mago, como autor de aquellas atrocidades,
pero había algo que no lograba comprender, aun cuando seguía reverenciando como sin
iguales las habilidades de su maestro, y era cómo habría podido quebrar el duque los
encantamientos, lo bastante fuertes para hacer perder el sentido al más experimentado
habitante del bosque, y que habían protegido la vivienda de Glavas Rho durante tantos
años.
Agachó la cabeza... y vio, levemente apoyado en las muelles hojas de hierba, un
guante verde. Buscando bajo su túnica extrajo el otro guante, moteado de oscuro y
descolorido por el sudor. Los colocó uno al lado del otro: eran iguales.
Una mueca de ira se dibujó en sus labios, y miró de nuevo la distante fortaleza.
Entonces arrancó un trozo redondo de agrietada corteza del tronco en el que se había
apoyado e introdujo el brazo y el hombro en la cavidad revelada. Mientras hacía estas
cosas con un lento y tenso automatismo, recordó las palabras de una lectura de Glavas
Rho, que le ofreció un día mientras tomaban gachas sin leche.
—Ratón —le había dicho el mago, la luz del fuego danzando en su corta barba
blanca—, cuando miras fijamente de esa manera e hinchas las narices, me pareces
demasiado gatuno para considerar que siempre serás un guardián incansable de la
verdad. Eres un buen alumno, pero en secreto prefieres las espadas a las varitas
mágicas. Te tientan más los cálidos labios de la magia negra que los castos dedos
delgados de la blanca, al margen de lo bonita que sea la «ratilla» a la que pertenecen...
¡No, no lo niegues! Te atraen más las seductoras sinuosidades del camino de la izquierda
que el camino recto de la derecha. Mucho me temo que al final no serás ratón sino
ratonero, y nunca gris sino blanco, pero bueno, eso es mejor que negro. Ahora, lava estos
cuencos, ve a respirar durante una hora junto a las plantas recién brotadas, porque hace
una noche muy fría, ¡y no te olvides de hablarle con ternura al zarzal!
Las palabras recordadas se hicieron débiles, pero no se desvanecieron, mientras el
Ratón extraía del agujero un cinto de cuero verdecido con musgo y del que colgaba una
vaina de espada también musgosa. De esta última sacó, cogiéndolo por el mango
envuelto en una cuerda, un bronce afilado que mostraba más cardenillo que metal. El
muchacho tenía los ojos muy abiertos, pero centrados en precisión, y su rostro se hizo
aún más impasible mientras sostenía la hoja verde pálido, de bordes marrones, contra la
roja joroba del sol naciente.
Desde el otro lado del valle llegó débilmente la nota alta, clara, vibrante de un cuerno
de caza, convocando a los hombres para ir a cazar.
El Ratón se alejó abruptamente cuesta abajo, cruzó las huellas de herradura,
avanzando a largas zancadas y con cierta rigidez, como si estuviera borracho, y mientras
andaba se puso a la cintura el cinto con la vaina cubierta de musgo.
Una forma oscura a cuatro patas cruzó el claro del bosque moteado por el sol,
arrastrando los matorrales con un pecho ancho y bajo y pisoteándolos con sus estrechas
pezuñas hendidas. Sonaron detrás las notas de un cuerno y los ásperos gritos de los
hombres. En el extremo del claro, el jabalí se volvió. Le silbaba el aliento a través del
hocico y se tambaleaba. Entonces sus ojillos semividriosos se fijaron en la figura de un
hombre a caballo. Se volvió hacia él y algún efecto óptico de la luz hizo que su pelaje
pareciese más negro. El animal atacó, pero antes de que los terribles colmillos curvados
hacia arriba encontraran carne que desgarrar, una pesada lanza se dobló como un arco
contra su cuarto delantero, y el jabalí cayó hacia atrás, salpicando de sangre los
matorrales.
Los cazadores vestidos de pardo y verde aparecieron en el claro, algunos rodearon al
jabalí caído con una muralla de puntas de lanza, mientras que otros corrían hacia el jinete.
Este lucía prendas amarillas y marrones. Se echó a reír, arrojó a uno de sus cazadores la
lanza ensangrentada y aceptó de otro un pellejo de vino con incrustaciones de plata.
Un segundo jinete apareció en el claro y los ojillos del duque se nublaron bajo las
cedas enmarañadas. Bebió largamente y se limpió los labios con el dorso de la manga.
Los cazadores cerraban cautamente su muro de lanzas en torno al jabalí, el cual yacía
rígido pero con la cabeza levantada la anchura de un dedo sobre la hierba, sus únicos
movimientos los ojos que iban de un lado a otro y el pulso de la sangre brillante que
brotaba de su herida. La muralla de lanzas estaba a punto de cerrarse cuando Janarrl
hizo un gesto para que los cazadores se detuvieran.
—¡Ivrian! —gritó ásperamente a la recién llegada—. Has tenido dos buenas
oportunidades, pero te has echado atrás. Tu hechizada madre muerta ya habría cortado
en finas rodajas y probado el corazón crudo de la bestia.
Su hija le miró con expresión compungida. Vestía como los cazadores y cabalgaba a
horcajadas con una espada al costado y una lanza en la mano, lo cual no hacía más que
resaltar su aspecto de niña de rostro delgado y brazos espigados.
—Eres una gallina, una cobarde amiga de brujos—continuó Janarrl—. Tu abominable
madre se habría enfrentado a pie al jabalí, riéndose cuando su sangre le salpicara el
rostro. Mira, este jabalí está herido. No puede hacerte daño. ¡Clávale ahora tu lanza! ¡Te
lo ordeno!
Los cazadores levantaron su muralla de lanzas y retrocedieron a cada lado, abriendo
un camino entre el jabalí y la muchacha. Se reían abiertamente de ella, y el duque les
mostró su aprobación con una sonrisa. La muchacha vaciló, mordiéndose el labio,
mirando con miedo y fascinación a la bestia que la miraba, la cabeza todavía un poco
alzada.
—¡Clávale tu lanza! —repitió Janarrl, tomando un rápido trago del pellejo—. ¡Hazlo o te
azoto aquí mismo!
Entonces la muchacha tocó con los talones los flancos del caballo y avanzó al paso
largo por el claro, el cuerpo inclinado y la lanza dirigida a su blanco. Pero en el último
instante la punta se torció a un lado y rozó el suelo. El jabalí no se había movido. Los
cazadores rieron ásperamente.
El ancho rostro de Janarrl se enrojeció de ira, mientras con gesto rápido cogía a su hija
por la muñeca, apretándosela.
—Tu condenada madre podía degollar a los hombres sin cambiar de color. Quiero ver
cómo clavas tu lanza en ese bicho o te haré bailar, aquí y ahora, como hice anoche,
cuando me contaste los hechizos del mago y me dijiste dónde estaba su madriguera. —
Se inclinó más y añadió en un susurro—: Sabe, chiquilla, que desde hacía mucho tiempo
sospechaba que tu madre, por feroz que fuera, era —quizá embrujada contra su
voluntad— una amante de los magos como tú misma... y que tú eres el vástago de aquel
encantador chamuscado.
La muchacha abrió mucho los ojos y empezó a apartarse del duque, pero éste la atrajo
más.
—No temas, chiquilla, eliminaré la corrupción de tu carne de una manera u otra. ¡Para
empezar, pínchame a ese jabalí!
Ella no se movió. Su rostro estaba blanco de terror. El hombre alzó la mano, pero en
aquel momento se produjo una interrupción.
Una figura apareció en el borde del claro, en el punto donde el jabalí se había vuelto
para efectuar su último ataque. Era un joven delgado, vestido de gris de la cabeza a los
pies. Como si estuviera drogado o en trance, se dirigió en línea recta a Janarrl. Los tres
cazadores que habían escoltado al duque desenvainaron sus espadas y avanzaron
despacio hacia él.
El rostro del joven estaba pálido y tenso, su frente perlada de sudor bajo la capucha
gris a medias echada hacia atrás. Los músculos de la mandíbula formaban nudos
marfileños. Su mirada, fija en el duque, se estrechó cuando entrecerró los ojos, como si
estuviera mirando al sol cegador.
Los labios del joven se separaron, mostrando los dientes.
—¡Asesino de Glavas Rho! ¡Ejecutor del mago!
Sacó entonces la espada de bronce de su musgosa vaina. Dos de los cazadores se
interpusieron en su camino, uno de ellos gritando: «¡cuidado, veneno!» al ver el verdín en
la hoja del recién llegado. El joven le asestó un golpe terrible, maneando la espada como
si fuera un mazo de herrero. El cazador lo esquivó fácilmente, de modo que la hoja silbó
por encima de su cabeza, y el joven casi cayó debido a la fuerza de su propio golpe. El
cazador se adelantó y de un golpe desarmó al muchacho, tirándole la espada al suelo. La
pelea terminó antes de que comenzara... o casi, pues la mirada vidriosa abandonó los
ojos del joven, sus rasgos se movieron rápidamente como los de un felino y, cogiendo de
nuevo la espada, se lanzó adelante con un movimiento en espiral de la muñeca que
capturó la hoja del cazador con la suya propia y, ante el asombro de aquel hombre, se la
arrebató de la mano. Entonces prosiguió su avance en línea recta hacia el corazón del
segundo cazador, el cual se libró por muy poco, echándose hacia atrás sobre la hierba.
Tenso en su silla de montar, Janarrl se inclinó hacia adelante, musitando: «El cachorro
tiene colmillos», pero en aquel mismo instante el tercer cazador, que había dado un
rodeo, golpeó al joven en la nuca con el mango de su espada. El joven dejó caer su arma,
se tambaleó y empezó a caer, pero el primer cazador le cogió por el cuello de la túnica y
le arrastró hacia sus compañeros. Estos le recibieron con gran alborozo, dándole
coscorrones y bofetadas, golpeándole en la cabeza y las costillas con las dagas
enfundadas y, finalmente, dejándole caer al suelo, pateándole, acosándole como una
jauría de perros.
Janarrl permaneció sentado e inmóvil, mirando a su hija. No le había pasado
desapercibido su asustado sobresalto de reconocimiento cuando apareció el joven. Ahora
la vio inclinarse hacia adelante, apretándose los labios. Por dos veces empezó a hablar.
El caballo de la muchacha se agitaba inquieto y relinchaba. Finalmente, ella bajó la
cabeza y retrocedió, mientras salían de su garganta leves y angustiados sollozos.
Entonces Janarrl lanzó un gruñido de satisfacción y gritó:
—¡Basta por hoy! ¡Traedle aquí!
Dos cazadores arrastraron entre ellos al joven semiinconsciente, cuya vestimenta gris
estaba manchada de rojo.
—Cobarde —dijo el duque—. Este deporte no te matará. Sólo te estaban poniendo en
forma para otros deportes. Pero me olvido de que eres un descarado aprendiz de mago,
una criatura afeminada que balbucea hechizos en la oscuridad y lanza maldiciones por la
espalda, un cobarde que acaricia animales y que convertiría a los bosques en lugares
repugnantes. ¡Puaff! Sólo de pensarlo me da dentera. Y sin embargo querías corromper a
mi hija y... Escúchame, maguito, ¡que me escuches te digo!
Y agachándose en su silla cogió la cabellera del muchacho, alzándole la cabeza. Pero
éste le miró frenético y dio una sacudida que cogió a los cazadores por sorpresa y casi
derribó a Janarrl de la silla.
En aquel momento se oyó un amenazante crepitar de matorrales y el sonido apagado y
rápido de pezuñas. Alguien gritó:
—¡Tened cuidado, mi amo! ¡Oh, dioses, guardad al duque!
El jabalí herido se había incorporado y cargaba contra el grupo junto al caballo de
Janarrl.
Los cazadores retrocedieron, buscando sus armas.
El caballo de Janarrl se espantó, desequilibrando más a su jinete. El jabalí pasó con
estruendo, como una medianoche manchada de sangre. Janarrl estuvo a punto de caer
encima del animal. Este giró en redondo para volver a la carga, esquivando tres lanzas
que se clavaron en el suelo. Janarrl intentó mantenerse erguido, pero tenía un pie
enganchado en un estribo y su caballo, al agitarse, le derribó de nuevo.
El jabalí siguió adelante, pero ahora se oían también otros cascos. Otro caballo pasó
por el lado de Janarrl y una lanza sostenida con firmeza penetró profundamente en el
cuarto delantero del jabalí. La negra bestia saltó hacia atrás, atacó una vez la lanza con el
colmillo, cayó pesadamente de costado y quedó inmóvil.
Entonces Ivrian soltó la lanza. El brazo con el que la había sujetado le colgaba de un
modo poco natural. Se hundió en la silla, sujetándose al pomo con la otra mano.
Janarrl se puso en pie, miró a su hija y el jabalí. Luego su mirada recorrió lentamente el
claro, trazando un círculo completo.
El aprendiz de Glavas Rho había desaparecido.
—Que el norte sea sur y el este oeste; que el bosque sea claro y la garganta cresta;
que el vértigo sitie todos los caminos; que las hojas y hierbas hagan el resto.
El Ratón musitó el cántico a través de sus labios hinchados casi como si hablara al
suelo en el que yacía. Con los dedos dispuestos de manera que formaban símbolos
cabalísticos, cogió una pizca de polvo verde de una bolsita y la arrojó al aire con un
movimiento rápido de muñeca que le hizo dibujar una mueca de dolor.
—Sepas, sabueso, que eres lobo de nacimiento, enemigo del látigo y el cuerno.
Caballo, piensa en el unicornio, a quien jamás cogieron desde la mañana primigenia.
¡Abríos paso a través de mí!
Completado el encantamiento, permaneció tendido e inmóvil, y los dolores de su carne
y sus huesos magullados se hicieron más soportables. Escuchó los sonidos de la partida
de caza a lo lejos.
Su rostro estaba junto a una pequeña extensión de hierba. Vio una hormiga que
ascendía laboriosamente por una brizna, caía al suelo y luego proseguía su camino. Por
un momento, el muchacho sintió un vínculo de afinidad con el diminuto insecto. Recordó
el jabalí negro cuyo ataque inesperado le había dado oportunidad de huir y de un modo
extraño su mente lo relacionó con la hormiga.
Pensó vagamente en los piratas que amenazaron su vida en el oeste. Pero su alegre
rudeza había sido distinta de la brutalidad premeditada y saboreada de antemano de los
cazadores de Janarrl.
De manera gradual la cólera y el odio empezaron a girar confusamente en su interior.
Vio a los dioses de Glavas Rho, sus rostros antes serenos pálidos y despectivos. Oyó las
palabras de los antiguos encantamientos, pero ahora tenían un nuevo significado. Luego
estas visiones retrocedieron, y sólo vio un remolino de rostros sonrientes y manos crueles,
y en alguna parte de aquel remolino el rostro de una niña, pálido y con una expresión de
culpabilidad. Espadas, palos, látigos. Todo girando. Y en el centro, como el eje de una
rueda sobre la que hay hombres destrozados, la forma corpulenta y recia del duque.
¿Cuál era la enseñanza de Glavas Rho para aquella rueda? Había rodado sobre él,
aplastándole. ¿Qué era la magia blanca para Janarrl y sus secuaces? Un simple
pergamino sin valor que podían ensuciar, gemas mágicas que podían pisotear,
pensamientos de profunda sabiduría que convertían en papilla junto con el cerebro que
los producía.
Pero existía la otra magia, la magia que Glavas Rho le había prohibido, a veces
sonriendo pero siempre con una seriedad subyacente. La magia de la que el Ratón
estaba informado sólo por alusiones y advertencias. La magia que surgía de la muerte, el
odio, el dolor y la decadencia, que trataba con venenos y gritos en la noche, que goteaba
desde los negros espacios entre las estrellas, que, como el mismo Janarrl había dicho,
maldecía en la oscuridad por la espalda.
Era como si todo el conocimiento anterior del Ratón —sobre pequeñas criaturas,
estrellas, brujerías beneficiosas y códigos de cortesía de la naturaleza— ardiera en un
súbito holocausto. Y las cenizas negras cobraban vida y empezaban a agitarse, y de ellas
ascendía una multitud de sombras nocturnas, que se parecían a las que se habían
quemado, pero todas distorsionadas. Formas reptantes, acechantes, que se escabullían.
Sin corazón, todo odio y terror, pero tan bellas a la observación como arañas negras
balanceándose de sus telas geométricas.
¡Llamar a aquella jauría con un cuerno de caza! ¡Lanzarlos en persecución de Janarrl!
En lo más hondo de su cerebro una voz maligna empezó a susurrar: «El duque debe
morir. El duque debe morir». Y supo que oiría siempre aquella voz, hasta que hubiera
realizado su propósito.
Trabajosamente se levantó, sintiendo un dolor punzante indicador de costillas rotas. Se
preguntó cómo se las había arreglado para huir hasta tan lejos. Apretando los dientes,
cruzó el claro tambaleándose. Cuando alcanzó de nuevo el refugio de los árboles, el dolor
le había obligado a caminar apoyándose en las manos y las rodillas. Se arrastró un poco y
luego se derrumbó.
El tercer día de la cacería, al anochecer, Ivrian salió sigilosamente de su habitación en
la torre, ordenó al paje sonriente que fuera en busca de su caballo y cabalgó por el valle,
cruzó el arroyo y subió por la colina opuesta hasta llegar a la casa al abrigo de las rocas
de Glavas Rho. La destrucción que vio aumentó aún más la tristeza de su rostro pálido y
tenso. Desmontó y se acercó a la ruina devorada por el fuego, temblando al pensar que
podría encontrarse con el cuerpo de Glavas Rho. Pero no estaba allí. Pudo ver que
alguien había agitado las cenizas, como si buscara entre ellas objetos que pudiesen
haberse librado del fuego. Todo estaba muy sereno.
Vio un desnivel en el terreno, hacia el lado del claro, y avanzó en aquella dirección. Era
una tumba recién abierta, y en lugar de lápida había una pequeña piedra plana y
verdusca, rodeada de guijarros grises, con unos extraños signos tallados en su superficie.
Un sonido breve y repentino procedente del bosque le produjo un escalofrío y se dio
cuenta de que tenía mucho miedo, pero hasta aquel momento su tristeza había superado
al terror. Alzó la vista y exhaló un grito, al ver un rostro que la miraba a través de un
orificio en las hojas. Era un rostro desordenado, sucio de polvo y jugos herbáceos,
salpicado aquí y allá de viejas manchas de sangre seca y ensombrecido por un inicio de
barba. Entonces la muchacha lo reconoció.
—Ratón —le llamó con voz entrecortada.
Apenas conoció la voz que le respondió.
—Así que has vuelto para regodearte de la destrucción que ha causado tu propia
traición.
—¡No, Ratón, no! —exclamó ella—. No quería que ocurriera esto. Debes creerme.
—¡Embustera! Fueron los hombres de tu padre quienes le mataron y quemaron su
casa.
—¡Pero jamás pensé que lo harían!
—¡Nunca pensaste que lo harían! Como si eso fuera una excusa. Temes tanto a tu
padre que le dirías cualquier cosa. Vives por el temor.
—No siempre, Ratón. Al final, maté al jabalí.
—Tanto peor... Mataste a la bestia que los dioses habían enviado para que acabara
con tu padre.
—Pero la verdad es que no maté al jabalí. Sólo me jactaba cuando lo he dicho... Pensé
que te gustaba valiente. La verdad es que no recuerdo esa matanza. Mi mente quedó en
suspenso. Creo que mi difunta madre entró en mí y dirigió la lanza.
—¡Embustera y patrañera! Pero corregiré mi juicio: vives por el temor excepto cuando
tu padre te zurra para que seas valerosa. Debí haberme dado cuenta de eso y advertir a
Glavas Rho contra ti. Pero soñaba contigo.
—Me llamabas Ratilla —dijo ella débilmente.
—Sí, jugábamos a los ratones, olvidando que los gatos son reales. Y entonces,
mientras yo estaba ausente, ¡unos simples azotes te asustaron y traicionaste a Glavas
Rho diciéndole a tu padre dónde vivía!
—No me condenes, Ratón. —lvrian sollozaba—. Ya sé que en mi vida no ha habido
más que temor. Desde que era una niña mi padre ha intentado obligarme a creer que la
crueldad y el odio son las leyes del universo. Me ha torturado y atormentado. No había
nadie a quien pudiera recurrir, hasta que encontré a Glavas Rho y aprendí que el universo
tiene leyes de simpatía y amor que determinan incluso la muerte y los odios aparentes.
Pero ahora Glavas Rho está muerto y yo más asustada y sola que nunca. Necesito tu
ayuda, Ratón. Estudiaste con Glavas Rho y conoces sus enseñanzas. Ven y ayúdame.
Él se rió burlonamente.
—¿Para que me traiciones? ¿Para que me zurren de nuevo mientras miras?
¿Escuchar tu dulce voz de embustera mientras los cazadores de tu padre se acercan con
sigilo? No, tengo otros planes.
—¿Planes? —inquirió ella en tono aprensivo—. Ratón, tu vida corre peligro mientras
permanezcas aquí. Los hombres de mi padre han jurado matarte en cuanto te vean. Me
moriría, créeme, si te capturan. Note retrases, márchate. Pero dime primero que no me
odias.
Y tras decir esto se acercó a él. De nuevo el muchacho lanzó una risa burlona.
—Estás por debajo de mi odio —dijo con sarcasmo—. No siento más que desprecio por
tu cobarde debilidad. Glavas Rho hablaba demasiado de amor. Existen leyes de odio en
el universo, que determinan incluso sus amores, y ya es hora de que las haga trabajar
para mí. ¡No te acerques más! No tengo intención de revelarte mis planes ni mis nuevas
madrigueras. Pero algo sí te diré, y escucha bien. Dentro de siete días empezará el
tormento de tu padre.
—¿El tormento de mi padre...? Ratón, Ratón, escúchame. Quiero preguntarte por algo
más que las enseñanzas de Glavas Rho. Quiero preguntarte por el mismo Glavas. Mi
padre me dio a entender que él conocía a mi madre, que tal vez fue mi verdadero padre.
Esta vez hubo una pausa antes de la risa burlona, pero cuando llegó, fue mucho más
intensa.
—¡Bien, bien, bien! Me es grato pensar que el viejo Barbablanca disfrutó un poco de la
vida antes de llegar a ser tan sabio. Confío de veras en que tumbara a tu madre. Eso
explicaría su nobleza. Donde había tanto amor, amor por toda criatura nacida, antes debió
de haber lujuria y culpabilidad. Gracias a aquel encuentro, y a toda la maldad de tu madre,
aumentó su magia blanca. ¡Es cierto! La culpa y la magia blanca lado a lado... ¡y los
dioses nunca mintieron! De lo que se desprende que eres la hija de Glavas Rho, y que
traicionaste a tu padre verdadero haciéndole morir quemado.
Y entonces su rostro desapareció y las ramas enmarcaron tan sólo un agujero negro.
La muchacha corrió a ciegas por el bosque, tras él, gritando: «¡Ratón! ¡Ratón!» y tratando
de seguir la risa que iba alejándose. Pero la risa se desvaneció, ella se encontró en una
sombría soledad y empezó a darse cuenta de lo maligna que había sonado la risa del
aprendiz, como si se riera de la muerte de todo amor, o incluso de su imposibilidad de
nacer. Entonces el pánico se apoderó de ella, y huyó a través de los matorrales; las
zarzas se prendían de sus ropas, las ramitas le rasguñaban las mejillas, hasta que llegó
de nuevo al claro y emprendió el regreso a su hogar, a través de la oscuridad, corriendo
como una loca, asediada por mil temores y acongojándole la idea de que ahora no había
nadie en todo el ancho mundo que no la odiara y despreciara.
Cuando llegó a la fortaleza, parecía agazaparse por encima de ella como un monstruo
horrendo de cresta mellada, y cuando pasó por el gran portal, le pareció que el monstruo
la había engullido para siempre.
Llegó la noche del séptimo día, cuando servían la cena en la gran sala de banquetes,
con mucha charla ruidosa, bullicio, ajetreo y entrechocar de cubiertos y platos de plata. En
medio de aquel jaleo, Janarrl ahogó un grito de dolor y se llevó la mano al corazón.
—No es nada —dijo un momento después al enjuto sicario sentado a su lado—. ¡Dame
una copa de vino! Eso acallará las punzadas.
Pero siguió pálido e incómodo, y apenas probó la carne que sirvieron en grandes tajos
humeantes. Su mirada recorrió la mesa, deteniéndose al fin en su hija.
—¡Deja de mirarme con esa cara fúnebre, muchacha! —exclamó—. Se diría que me
has envenenado el vino y estás esperando ver que me lleno de manchas verdes, o rojas
con bordes negros.
Esto provocó una carcajada general que pareció complacer al duque, pues arrancó el
ala de un ave y la comió ávidamente, pero un instante después exhaló otro grito de dolor,
más fuerte que el primero, se puso en pie tambaleándose, se apretó convulsamente el
pecho y se derrumbó sobre la mesa, donde quedó gimiendo y retorciéndose de dolor.
—El duque ha sufrido un ataque —anunció el enjuto guardaespaldas, del modo más
innecesario pero también más ominoso tras inclinarse sobre él—. Llevadle al lecho. Que
uno de vosotros le afloje la camisa. Boquea en busca de aire.
Los murmullos se desataron a lo largo de la mesa. Cuando abrieron al duque la gran
puerta que daba acceso a sus aposentos, una ráfaga de viento helado hizo que las llamas
de las antorchas oscilaran y se volvieran azules, de modo que las sombras llenaron la
estancia. Entonces una antorcha destelló con un blanco brillante, como una estrella,
mostrando el rostro de una muchacha. Ivrian notó que los demás se apartaban de ella con
miradas y susurros sospechosos, como si estuvieran seguros de que había verdad en la
broma del duque. Ella no alzó la vista. Al cabo de un rato alguien llegó y le dijo que el
duque requería su presencia. Sin decir palabra, la muchacha se levantó y le siguió.
El rostro del duque estaba gris y tenía una expresión dolorosa, pero se dominaba,
aunque con cada aliento su mano se aferraba convulsa al borde de la cama, hasta que
sus nudillos eran como protuberancias rocosas. Estaba recostado sobre unas almohadas,
le habían echado una túnica de piel sobre los hombros y unos braseros de largas patas
brillaban alrededor del lecho. A pesar de todo, se estremecía convulsamente.
—Ven aquí, muchacha —le ordenó en voz baja, trabajosa y siseante a través de los
labios tensos—. Sabes lo que ha ocurrido. El corazón me duele como si hubiera fuego
bajo él, pero mi piel está envuelta en hielo. Siento unas punzadas en las articulaciones
como si largas agujas me atravesaran la médula. Esto es obra de brujería.
—Obra de brujería, sin duda alguna —confirmó Giscorl, el enjuto guardaespaldas, que
permanecía a la cabecera de la cama—. Y no hace falta adivinar quién es el autor. ¡Esa
joven serpiente a la que no mataste en seguida hace diez días! Se le ha visto al acecho
en los bosques, sí, y hablando con... ciertas personas —añadió, mirando a Ivrian con
suspicacia.
Un espasmo de dolor estremeció al duque.
—Debí haber aplastado al cachorro junto con su progenitor —gimió. Entonces sus ojos
volvieron a posarse en Ivrian—. Mira, chiquilla, te han insto husmeando en el bosque
donde mataron a ese viejo brujo. Creen que hablaste con su cachorro.
Ivrian se humedeció los labios, trató de hablar y meneó la cabeza. Podía notar la
mirada de su padre que la sondeaba. Luego tendió los dedos, que se retorcieron en el
aire.
—¡Creo que estás aliada con él! —Su susurro era como un cuchillo oxidado— Le estás
ayudando a hacerme esto. ¡Admítelo! ¡Admítelo! —Y le empujó la mejilla contra el brasero
más cercano, de modo que su cabello humeó y su «¡no!» se convirtió en un grito
estremecido. El brasero se tambaleó y Giscorl lo enderezó. El duque gruñó, imponiéndose
al grito de la joven—: Una vez tu madre sostuvo carbones al robo para demostrar su
honor.
Una espectral llama azul ascendió por el cabello de Ivrian. El duque la apartó
bruscamente del brasero y se dejó caer sobre las almohadas.
—Que se vaya—susurró al fin débilmente, con un esfuerzo para pronunciar cada
palabra—. Es una cobarde y no se atrevería a hacer daño, ni siquiera a mí. Entretanto,
Giscorl, envía más hombres para que busquen en el bosque. Deben encontrar su guarida
antes del alba, o se me romperá el corazón aguantando el dolor.
Con un gesto seco, Giscorl llevó a Ivrian hacia la puerta. La muchacha estaba encogida
de miedo y salió cabizbaja de la habitación, reprimiendo las lágrimas. La mejilla le latía
dolorosamente. No pudo ver la extraña sonrisa especulativa con la que el guardaespaldas
de rostro de halcón la contempló mientras se alejaba.
Ivrian se hallaba ante la estrecha ventana de su habitación, contemplando los
pequeños grupos de jinetes que iban y venían, sus antorchas brillando como fuegos
fatuos en el bosque. La fortaleza estaba llena de misteriosos movimientos. Las mismas
piedras parecían inquietamente vivas, como si compartieran el tormento de su amo.
Se sintió atraída hacia un punto determinado en la oscuridad. Una y otra vez acudía a
su mente el recuerdo del día en que Glavas Rho le mostró una pequeña caverna en la
falda de la colina y le advirtió de que aquel era un lugar maligno, donde muchas brujerías
ponzoñosas se habían realizado en el pasado. La muchacha se pasó las puntas de los
dedos por la ampolla en forma de medialuna que le había salido en la mejilla y por el
mechón de pelo chamuscado.
Finalmente su inquietud y la atracción procedente de la oscuridad fueron demasiado
fuertes para ella. Se vistió y entreabrió la puerta de su cámara. El corredor parecía
desierto en aquel momento. Lo recorrió a toda prisa, manteniéndose pegada a la pared, y
bajó con igual celeridad los desgastados escalones de piedra. Oyó ruido de pisadas y se
escondió en una hornacina, donde permaneció mientras dos cazadores se dirigían
cabizbajos hacia la cámara del duque. Estaban cubiertos de polvo y rígidos a causa de la
cabalgata.
—Nadie le encontrará en esa oscuridad —musitó uno de ellos—. Es como buscar una
hormiga en un sótano.
El otro asintió.
—Y los magos pueden cambiar los puntos destacados y hacer que se inviertan los
senderos del bosque, con lo que todos los rastreadores quedan confundidos.
En cuanto los dos hombres pasaron, Ivrian se apresuró a ir r la sala de banquetes,
ahora oscura y vacía, y cruzó la cocina con sus altos hornos de ladrillo y sus enormes
cacerolas de cobre brillando en las sombras.
Salió al patio, donde ardían las antorchas y había una intensa actividad. Los mozos de
cuadra traían caballos de refresco o se llevaban a los cansados. La muchacha confió en
que el traje de cazador que llevaba puesto le permitiría pasar desapercibida.
Manteniéndose en las sombras, se abrió paso hasta los establos. Su caballo se agitaba,
inquieto, y relinchó cuando ella entró en el establo, pero un leve susurro bastó para
aquietarle. Instantes después estaba ensillado y su ama le dirigía hacia el campo abierto.
Ningún grupo de búsqueda parecía hallarse cerca, por lo que Ivrian montó y cabalgó
rápidamente hacia el bosque.
Su mente era una tormenta de inquietudes. No podía explicarse cómo se había
atrevido a llegar tan lejos, excepto que la atracción hacia aquel punto en la noche —la
caverna contra la cual Glavas Rho le había advertido— poseía una insistencia mágica que
no podía negar.
Entonces, cuando el bosque la engulló, sintió de súbito que se estaba entregando a los
brazos de la oscuridad, dejando atrás para siempre la sombría fortaleza con sus crueles
ocupantes. El techo de hojas oscurecía la mayor parte de las estrellas. Dio rienda suelta a
su caballo, confiando en que la guiara en la dirección correcta. Y en esto tuvo éxito, pues
al cabo de media hora llegó a un barranco poco profundo que pasaba junto a la caverna
buscada.
Ahora, por primera vez, su caballo se inquietó. Se detuvo bruscamente, y lanzó breves
relinchos de temor. Aunque la muchacha le instaba para que prosiguiera por el barranco,
el animal intentó repetidas veces dar media vuelta. Redujo su marcha hasta ir al paso y,
finalmente, se negó en redondo a seguir avanzando. Tenía las orejas echadas hacia
atrás, y todo su cuerpo temblaba.
Ivrian desmontó y siguió adelante. Había una quietud ominosa en el bosque, como si
los animales terrestres y los pájaros —e incluso los insectos— se hubieran ido. Más
adelante la oscuridad era casi tangible, como si estuviera hecha de ladrillos negros poco
más allá del alcance de su mano.
Entonces Ivrian fue consciente de un resplandor verdoso, vago y débil al principio,
como los espectros de una aurora. Gradualmente se hizo más brillante y adquirió una
cualidad parpadeante, a medida que las cortinas de hojas entre la muchacha y el
resplandor iban disminuyendo. De repente se encontró directamente ante el fenómeno...
una llama densa, de bordes negruzcos, que se retorcía en vez de danzar. Si el légamo
verde pudiera transmutarse en fuego, tendría aquel aspecto. Ardía a la entrada de una
caverna poco profunda.
Entonces, al lado de la llama, vio el rostro del aprendiz de Glavas Rho, y en aquel
instante un agónico conflicto de horror y simpatía desgarró la mente de la joven.
El rostro parecía inhumano, más una verde máscara de tormento que algo vivo. Tenía
las mejillas hundidas, los ojos erráticos de un modo antinatural; estaba muy pálido y por él
se deslizaba un sudor frío inducido por el intenso esfuerzo interior. Aquel rostro expresaba
mucho sufrimiento, pero también mucho poder... el poder de controlar las grandes
sombras que se retorcían y parecían amontonarse alrededor de la llama verde, el poder
de dominar las fuerzas del odio a las que daba órdenes. Los labios agrietados se movían
a intervalos regulares, mientras hacía extraños gestos con manos y brazos.
A Ivrian le pareció oír la dulce voz de Glavas Rho repitiendo algo que una vez les dijo al
Ratón y a ella: «Nadie puede usar la magia negra sin tensar su alma al máximo... y
mancharla al hacerlo. Nadie puede infligir sufrimiento sin padecer a su vez. Nadie puede
enviar la muerte mediante encantamientos y brujería sin caminar por el borde del abismo
de su propia muerte y sin que su sangre gotee en él. Las fuerzas que evoca la magia
negra son como espadas de doble filo envenenadas, cuyas empuñaduras tienen
incrustados aguijones de escorpión. Sólo un hombre fuerte, con mano guarnecida de
cuero, en quien el odio y el mal sean muy poderosos, puede blandirlas, y sólo por un
momento».
Ivrian vio en el rostro del Ratón el ejemplo vivo de aquellas palabras. Paso a paso se
acercó a él, sintiendo que carecía de poder para controlar sus movimientos como si
viviera una pesadilla. Percibió presencias sombrías a su alrededor, invisibles velos de
telaraña entre los que se abría paso. Llegó tan cerca que podría haber extendido la mano
y tocarle, pero él aún no la vio, como si su espíritu estuviera lejos, más allá de las
estrellas, asido a la oscuridad de aquellos confines.
Entonces una ramita crujió bajo el pie de Ivrian y el Ratón se irguió con pasmosa
celeridad, liberada la energía de todos sus músculos tensos. Cogió su espada y se lanzó
contra el intruso. Pero cuando la hoja verdosa estaba a un palmo de la garganta de Ivrian,
la retuvo con un supremo esfuerzo, mirándola ferozmente y enseñándole los dientes.
Aunque había detenido su espada, sólo parecía recordar a medias a la muchacha.
En aquel instante azotó a Ivrian una poderosa ráfaga de viento, procedente de la boca
de la caverna, un viento extraño cargado de sombras. El fuego verde consumió
rápidamente los palos que eran su combustible y casi se extinguió.
Entonces el viento cesó y la espesa oscuridad empezó a aclararse, sustituida por una
débil luz grisácea que anunciaba el alba. El fuego pasó de verde a amarillo. El aprendiz
de mago se tambaleó y la espada se deslizó de entre sus dedos.
—¿Por qué has venido aquí? —le preguntó en voz apagada.
Ella vio los estragos que causaba en su rostro el hambre y el odio, vio en sus ropas los
signos de muchas noches pasadas en el bosque como un animal, sin ningún techo. Y de
repente comprendió que sabía la respuesta a aquella pregunta.
—Oh, Ratón —susurró—, marchémonos de este lugar. Aquí sólo hay horror. —Él se
tambaleó y la muchacha le sujetó—. Llévame contigo, Ratón —le pidió.
La miró a los ojos, con el ceño fruncido.
—Entonces, ¿no me odias por lo que le he hecho a tu padre? ¿O lo que he hecho con
las enseñanzas de Glavas Rho? ¿No me temes?
Le hizo todas estas preguntas con una expresión de perplejidad.
—Tengo miedo de todo —susurró ella, aferrándose al muchacho—. Te temo, sí, y
mucho. Pero puedo aprender a no temerte. Oh, Ratón, ¿me llevarás lejos? ¿A Lankhmar
o al Fin de la Tierra?
El la cogió por los hombros.
—He soñado con eso —le dijo lentamente—. Pero, ¿tú...?
—¡Aprendiz de Glavas Rho! —atronó una voz dura y triunfante—. ¡Te prendo en
nombre del duque Janarrl por las brujerías practicadas en su cuerpo!
Cuatro cazadores salían del sotobosque con las espadas desenvainadas, y Giscorl
estaba a tres pasos detrás de ellos. El Ratón les recibió a medio camino. Pronto
descubrieron que esta vez no trataban con un joven cegado por la cólera, sino con un
espadachín frío y astuto. Había una especie de magia en su hoja primitiva. Desgarró el
brazo de su primer asaltante con un impulso, bien calculado, desarmó al segundo con un
torcimiento inesperado y luego, fríamente, rechazó los golpes de los otros dos,
retirándose lentamente. Pero otros cazadores seguían a los cuatro primeros y le rodearon.
Todavía luchando con terrible intensidad y dando golpe por golpe, el Ratón cayó bajo el
número de sus atacantes, los cuales le inmovilizaron los brazos y le pusieron en pie.
Sangraba por un corte en la mejilla, pero llevaba la cabeza alta, aunque muy desgreñada.
Sus ojos inyectados en sangre buscaron a Ivrian.
—Debí haberlo supuesto —dijo en tono neutro—. Debí saber que tras traicionar a
Glavas Rho no descansarías hasta haberme traicionado. Has hecho bien tu trabajo,
muchacha. Confío en que mi muerte te proporcione mucho placer.
Giscorl se echó a reír. Como un látigo, las palabras del Ratón hirieron a Ivrian. No
podía sostener su mirada. Entonces se dio cuenta de que había un hombre a caballo
detrás de Giscorl y, al alzar la vista, vio que era su padre, cuyo ancho cuerpo se doblaba
de dolor. Su rostro era una máscara de muerte. Parecía un milagro que consiguiera
mantenerse en la silla de montar.
—¡Rápido, Giscorl! —siseó.
Pero el enjuto guardaespaldas estaba ya husmeando en la caverna, como un hurón
bien entrenado. Lanzó un grito de satisfacción y cogió una figurilla de un reborde por
encima del fuego, el cual pisoteó entonces hasta apagarlo del todo. Transportó la figurilla
con tanto cuidado como si estuviera hecho de telarañas. Al pasar por su lado, Ivrian vio
que era un muñeco de arcilla tan ancho como alto y vestido con hojas marrones y verdes,
y que sus rasgos eran una copia grotesca de las facciones de su padre. En varios lugares
estaba atravesado por largas agujas.
—He aquí la causa, amo —dijo Giscorl, alzando el muñeco.
Pero el duque se limitó a repetir:
—¡Rápido, Giscorl! —El guardaespaldas empezó a retirar la agua más larga que
atravesaba el centro del muñeco, pero el duque lanzó un gemido agónico y gritó—: ¡No
olvides el bálsamo!
Entonces Giscorl descorchó con los dientes un gran frasco y vertió el líquido, con la
consistencia de un jarabe, sobre el cuerpo del muñeco. El duque suspiró un poco,
aliviado. A continuación Giscorl retiró con todo cuidado las agujas, una a una, y a medida
que las iba extrayendo el aliento del duque silbaba y se llevaba la mano al hombro o el
muslo, como si su sicario retirase las agujas de su propio cuerpo. Tras extraer la última,
permaneció hundido en su silla durante largo rato. Cuando al fin alzó la vista, la
transformación que había tenido lugar era sorprendente. Su rostro había recuperado el
color y las líneas de dolor se habían desvanecido. Su voz era fuerte y resonante.
—Llevad al prisionero a la fortaleza para que aguarde nuestro juicio —gritó—. Que esto
sirva de advertencia para todo aquel que practique la magia en nuestro dominio. Giscorl,
has demostrado ser un fiel servidor. —Su mirada se posó en Ivrian—. Has jugado
demasiado a menudo con la magia, muchacha, y necesitas otra clase de instrucción. Para
empezar, serás testigo de la pena que impondré a este estúpido aprendiz de mago.
—¡Pequeña merced es ésa, oh, duque! —gritó el Ratón. Le habían izado a una silla de
montar, atándole las piernas bajo el vientre del caballo—. Mantén a tu traidora hija fuera
de mi vista. Y no le dejes que contemple mi dolor.
—Que uno de vosotros le golpee en los labios —ordenó el duque—. Ivrian, cabalga
detrás de él... Te lo ordeno.
Lentamente el pequeño desfile emprendió la marcha hacia la fortaleza, bajo la luz cada
vez más intensa del alba. Habían llevado a Ivrian su caballo, y ella ocupó su lugar como le
habían mandado, hundida en una pesadilla de aflicción y derrota. Le parecía ver la pauta
de toda su vida extendida ante ella —pasado, presente y futuro— y sólo consistía en
temor, soledad y dolor. Incluso el recuerdo de su madre, que murió cuando ella era
pequeña, era algo que aún provocaba una palpitación de pánico en su corazón: una mujer
audaz y bella que siempre tenía un látigo en la mano, y a la que hasta su padre había
temido. Ivrian recordó que cuando los servidores trajeron la noticia de que su madre se
había roto el cuello en una caída de caballo, su única emoción fue el temor de que le
mintieran, y que aquel fuera algún nuevo truco de su madre para cogerla desprevenida, a
lo que seguiría algún castigo de nuevo cuño.
Desde el día en que murió su madre, el duque no le mostró más que una crueldad
extrañamente perversa. Tal vez se debía al disgusto por no tener un hijo varón lo que le
hacía tratarla como a un muchacho cobarde en vez de una niña y estimular a sus más
queridos seguidores para que la maltrataran, desde las doncellas que jugaban a
fantasmas alrededor de su cama a las mozuelas de la cocina que le ponían sapos en la
leche y ortigas en la ensalada.
A veces le parecía a Ivrian que la cólera por no haber tenido un hijo era una explicación
demasiado débil de la crueldad de su padre, y que a través de la muchacha se vengaba
de su esposa muerta, a la que ciertamente había temido y que aún influía en sus
acciones, dado que no había vuelto a casarse o tomado abiertamente una amante. O
quizá había verdad en lo que dijo de su madre y Glavas Rho... No, sin duda eso debía de
ser una alocada imaginación provocada por su cólera. O tal vez, como él a veces le había
dicho, trataba de inculcarle el ejemplo de su madre, cruel y sedienta de sangre,
procurando recrear a su esposa odiada y adorada en la persona de su hija, y hallando un
extraño placer en la refractariedad del material con el que trabajaba y lo grotesco de todo
el esfuerzo.
Luego Ivrian encontró refugio en Glavas Rho. La primera vez que tropezó con el
anciano de barba blanca en sus paseos solitarios por el bosque, el mago estaba curando
la pata rota de un cervatillo, y le habló suavemente de la amabilidad y hermandad de toda
la vida, humana y animal. Y ella había regresado día tras día para escuchar sus propias
intuiciones vagas reveladas como verdades profundas y refugiarse en la amplia simpatía
de aquel hombre... y explorar su tímida amistad con su pequeño y listo aprendiz. Pero
ahora Glavas Rho estaba muerto y el Ratón había tomado el camino de la araña, o la
senda de la serpiente o el sendero del gato, como el viejo mago se había referido en
ocasiones a la magia maléfica.
Alzó la vista y vio al Ratón cabalgando un poco más adelante y a un lado de ella, las
manos atadas a la espalda, la cabeza y el cuerpo inclinados hacia delante. Su conciencia
le recriminaba, pues sabía que había sido responsable de su captura. Pero peor que la
conciencia era el dolor de la oportunidad perdida, pues allí, delante de ella, condenado,
cabalgaba el único hombre que podría haberla salvado de su vida.
Un estrechamiento del camino la acercó a él, y avergonzada, apresuradamente, le dijo:
—Si hay algo que pueda hacer para que me perdones un poco...
La mirada que él le dirigió de soslayo, fue aguda, valorativa y sorprendentemente vivaz.
—Tal vez puedas —murmuró en un tono muy bajo para que los cazadores que iban
delante de ellos no pudieran oírle—. Como debes saber, tu padre me torturará hasta la
muerte. Te pedirá que lo contemples. Hazlo. Mantén tus ojos fijos en los míos durante
todo el tiempo. Siéntate cerca de tu padre y mantén una mano en su brazo. Sí, bésale
también. Por encima de todo, no muestres ningún signo de temor o revulsión. Sé como
una estatua tallada en mármol. Mira hasta el final. Otra cosa... si puedes, ponte un vestido
de tu madre o, si no es posible, lleva alguna de sus prendas. —Le sonrió levemente—.
Haz esto y yo tendré al menos la satisfacción de ver cómo te acobardas.
—¡Ahora no musites encantamientos! —gritó de pronto el cazador, dando una palmada
al caballo del Ratón para que se adelantara.
Ivrian se tambaleó como si la hubieran golpeado en el rostro. Creía que su desgracia
no podía ser más profunda, pero las palabras del Ratón la habían hundido más. En aquel
instante el desfile llegó a terreno abierto y la fortaleza se alzó ante ellos, un gran borrón
alargado y hendido contra la luz del sol naciente. Nunca como entonces le había parecido
tan comparable a un monstruo horrendo. Ivrian tuvo la sensación de que sus altas puertas
eran las mandíbulas de hierro de la muerte.
Janarrl penetró en la cámara de tortura situada en los sótanos de su fortaleza y
experimentó una intensa oleada de júbilo, como cuando él y sus cazadores cercaban a un
animal para matarlo. Pero por encima de aquella oleada había una espuma muy tenue de
temor. Sus sentimientos eran como los de un hombre muerto de hambre e invitado a un
suntuoso banquete, pero a quien un adivino ha advertido que tema la muerte por
envenenamiento. Le perseguía el rostro febril y atemorizado del hombre herido en el
brazo por la espada de bronce corroído del aprendiz de mago. Su mirada se encontró con
la del alumno de Glavas Rho, cuyo cuerpo semidesnudo estaba extendido —aunque aún
no muy dolorosamente— en el potro, y la sensación de temor del duque se agudizó.
Aquellos ojos eran demasiado inquisitivos, demasiado fríos y amenazantes, demasiado
sugeridores de poderes mágicos.
Se dijo enojado que un poco de dolor cambiaría pronto aquella mirada por otra de
pánico. Se dijo que era natural que aún estuviera nervioso a causa de los horrores de la
noche anterior, cuando le habían arrancado la vida con repugnantes embrujamientos.
Pero en lo más hondo de su corazón sabía que el miedo no le abandonaba, miedo de
algo o alguien que algún día podría ser más fuerte que él y hacerle daño como se lo había
hecho a otros, temor de los muertos a los que había perjudicado y ya no podría perjudicar
más, temor de su esposa muerta, que desde luego fue más fuerte y cruel que él y que le
había humillado de mil maneras, pero ninguna de las cuales podía recordar.
Pero también sabía que su hija no tardaría en estar allí y que entonces podría volcar su
temor en ella; obligándola a temer, podría recuperar su propio valor, como lo había hecho
innumerables veces en el pasado.
Y así, confiadamente, ocupó su lugar y dio orden de que comenzaran la tortura.
Cuando la gran rueda empezó a crujir y las correas de cuero que le sujetaban las
muñecas y los tobillos empezaron a tensarse, el Ratón sintió que un escalofrío de pánico
e impotencia recorría su cuerpo. La angustiosa sensación se centró en sus articulaciones,
aquella bisagras de hueso colocadas a considerable profundidad y normalmente exentas
de peligro. Aún no sentía dolor; tan sólo su cuerpo estaba un poco estirado, como si
bostezara.
Su rostro estaba cerca del techo bajo. La luz parpadeante de las antorchas revelaba las
muescas en la piedra y las polvorientas telarañas. Hacia sus pies podía ver la porción
superior de la rueda y las dos grandes manos que cogían sus radios, bajándolos sin
esfuerzo, muy lentamente, deteniéndose cada vez durante veinte latidos de corazón. Al
volver la cabeza y los ojos a un lado pudo ver la figura del duque, ancha, aunque no tanto
como su muñeco, sentado en una silla de madera tallada, con dos hombres armados de
pie a cada costado. Las manos morenas del duque, sus dedos enjoyados y destellantes,
se cerraban sobre los brazos de la silla. Sus ies se apoyaban con firmeza en el suelo, y
tenía las mandíbulas tensas. Sólo sus ojos mostraban inquietud o vulnerabilidad. Se
movían sin cesar de un lado a otro, con rapidez y regularidad, como los ojos de un
muñeco montados sobre pivotes.
—Mi hija debería estar aquí —oyó que decía el duque con voz ronca—. Apresuradla.
No hay que permitirle que se retrase.
Uno de los hombres salió a toda prisa.
Entonces comenzaron las punzadas de dolor, atacando al azar en el brazo, la espalda,
la rodilla, el hombro. Haciendo un esfuerzo, el Ratón mantuvo la serenidad de sus rasgos.
Fijó su atención en los rostros que le rodeaban, observándolos en detalle como si
formaran un cuadro, los toques de luz en las mejillas, los ojos y las barbas, y las sombras
oscilando con las llamas de las antorchas, que sus figuras proyectaban en los muros
bajos.
Entonces aquellos muros se fundieron y, como si la distancia ya no fuera real, vio todo
el ancho mundo que jamás había visitado más allá de ellos: grandes extensiones de
bosque, el brillante desierto ámbar y el mar turquesa; el Lago de los Monstruos, la Ciudad
de los Espíritus, la magnífica Lankhmar, la Tierra de las Ocho Ciudades, las Montañas de
los Duendes, el fabuloso Yermo Frío y, del modo más imprevisto, vio a un joven que
andaba a grandes zancadas, alto, de rostro franco y pelirrojo, al que había visto entre los
piratas y con el que luego había hablado... todos los lugares y personas a los que ahora
nunca encontraría, pero mostrados con un fino y maravilloso detalle, como tallado y
coloreado por un maestro miniaturista.
Con sorprendente rapidez el dolor volvió y se hizo más intenso. Tenía la sensación de
que le horadaban las entrañas con agujas y que unos potentes dedos le pintaban brazos y
piernas y se dirigían a su espina dorsal, al tiempo que sentía un creciente malestar en las
caderas. Desesperadamente tensó los músculos contra todo aquello.
Entonces oyó la voz del duque:
—No tan rápido. Esperad un poco.
El Ratón creyó percibir un tono de pánico en su voz. Volvió la cabeza, a pesar de las
punzadas que le ocasionó el movimiento, y le dirigió una mirada inquieta. Los ojos del
duque iban de un lado a otro, como pequeños péndulos.
De súbito, como si el tiempo ya no fuera real, el Ratón vio otra escena en aquella
cámara. El duque estaba allí y su mirada se movía inquieta, pero era más joven y su
rostro reflejaba pánico y horror. Cerca de él había una mujer de gran belleza, con un
vestido rojo oscuro escotado y aberturas forradas de seda amarilla. Tendida sobre el
mismo potro, en el lugar del Ratón, había una doncella bella y robusta, pero que gemía
lastimeramente, a la que interrogaba la mujer de rojo, con gran frialdad e insistencia en
los detalles, sobre sus encuentros amorosos con el duque y su intento de envenenarla a
ella, la esposa del duque.
Un ruido de pisadas rompió aquella escena, como las piedras destruyen un reflejo en el
agua, e hicieron volver el presente. Entonces se oyó una voz:
—Vuestra hija viene, oh, duque.
El Ratón hizo acopio de valor. No se había dado cuenta de cuánto temía aquel
encuentro, incluso en su dolor. Tenía la amarga seguridad de que Ivrian no habría hecho
caso de sus palabras. El muchacho sabía que no era mala y que no había querido
traicionarle, pero por la misma razón ella carecía de coraje. Entraría gimoteando, y su
angustia acabaría con el poco dominio de sí mismo que él pudiera tener, echando a
perder sus últimas mañas.
Ahora se aproximaban unas pisadas más ligeras, las de Ivrian. Había en ellas algo
curiosamente comedido.
El muchacho tenía que añadir dolor a su sufrimiento para poder ver el umbral; aun así
lo hizo, observando su figura que se definía al entrar en la región de luz rojiza proyectada
por las antorchas.
Entonces vio los ojos, muy abiertos, de mirada fija. Miraban más allá de él. El rostro
estaba pálido, sereno, con una absoluta tranquilidad.
Vio que vestía un vestido rojo oscuro, escotado y con aberturas forradas de seda
amarilla.
Y entonces el alma del Ratón exultó, pues supo que la muchacha le había obedecido.
Glavas Rho le dijo una vez: «Quien sufre puede arrojar su sufrimiento sobre su opresor,
con sólo que pueda tentar a éste para que abra un canal a su odio». Ahora allí había un
canal abierto para él, que llevaba al ser más interno de Janarrl.
Ávido, el Ratón fijó su mirada en aquellos ojos que no parpadeaban, como si fueran
pozos de magia negra en una luna fría. Sabía que aquellos ojos podrían recibir lo que él
pudiera dar.
La vio sentarse al lado del duque. Vio a éste mirar de soslayo a su hija y sobresaltarse
como si fuera un fantasma. Pero Ivrian no le miró, y se limitó a tender su mano y posarla
en la muñeca del duque, el cual se hundió estremecido en su asiento.
—¡Proceded! —oyó que el duque gritaba a los torturadores, y esta vez el pánico en su
voz estaba muy cerca de la superficie.
La rueda giró y el Ratón exhaló lastimeros gemidos, pero ahora había algo en él que
podía sobreponerse al dolor y era ajeno a los gemidos. Sintió que había una senda entre
sus ojos y los de Ivrian, su canal con muros de roca a través del cual las fuerzas del
espíritu humano y de algo más que el espíritu humano podían ser impulsadas, rugiendo
como un torrente de montaña. Y ella no desvió la vista. Ninguna expresión cruzó su rostro
cuando el muchacho gimió, y sólo sus ojos parecieron oscurecerse mientras su palidez
aumentaba todavía más. El Ratón percibió un cambio de sensaciones en su cuerpo. A
través de las aguas ardientes del dolor, su odio salió a la superficie, avanzando también
en lo alto. Empujó su odio por el canal de paredes rocosas, vio que el rostro de Ivrian
palidecía más cuando la alcanzó, vio que apretaba la muñeca de su padre y percibió el
temblor que éste ya no podía controlar.
La rueda giró. Como desde muy lejos, el Ratón oyó un gimoteo desgarrador y continuo.
Pero ahora una parte de él estaba fuera de la estancia, a gran altura, le pareció, en el
helado vacío por encima del mundo. Vio extendido por debajo de él un panorama
nocturno de colinas y valles boscosos. Cerca de la cumbre de una colina había un grupo
apretado de pequeñas torres de piedra. Pero como si estuviera dotado de un ojo mágico
de buitre, pudo ver a través de los muros y tejados de aquellas torres sus mismos
cimientos, una pequeña estancia oscura en la que unos hombres más pequeños que
insectos estaban reunidos y agazapados. Algunos accionaban un mecanismo que infligía
dolor a una criatura que podría haber sido una hormiga blanqueada y que se
contorsionaba. Y el dolor de aquella criatura, cuyos diles gritos él podía oír levemente,
ejercían un extraño efecto a aquella altura, reforzando sus poderes internos y arrancando
un velo de sus ojos, un velo que hasta entonces había ocultado todo un universo negro.
Empezó a oír a su alrededor un poderoso murmullo. Alas de piedras golpeaban la
frígida oscuridad. La luz acerada de las estrellas penetraba en su cerebro como indoloros
cuchillos. Sintió un frenético y negro torbellino de maldad, como un torrente de tigres
negros, que se precipitaba contra él desde arriba, y supo que podía controlarlo. Lo dejó
brotar a través de su cuerpo y entonces lo arrojó por el sendero continuo que conducía a
dos puntos de oscuridad en la pequeña estancia de abajo... los dos ojos de Ivrian, hija del
duque Janarrl. Vio la negrura del centro del torbellino extenderse por su rostro como una
mancha de tinta, rezumar de sus brazos blancos y teñir sus dedos. Vio que su mano
apretaba convulsamente el brazo de su padre. Vio que tendía la otra mano hacia el duque
y alzaba sus labios abiertos para rozarle la mejilla.
Entonces, por un momento, mientras las llamas de las antorchas oscilaban bajas y
azules bajo un viento físico que parecía soplar a través de las piedras melladas de la
cámara subterránea... por un momento mientras los torturadores y guardias dejaban los
instrumentos de sus oficios respectivos... por un momento indeleble de odio satisfecho y
venganza cumplida, el Ratón vio el rostro fuerte y cuadrado del duque Janarrl
estremecerse con la agitación del terror definitivo, sus facciones contorsionadas como
pesadas telas retorcidas entre manos invisibles para abatirse luego derrotadas, muertas.
El hilo que sujetaba al Ratón se rompió. Su espíritu cayó como una pomada hacia la
estancia subterránea.
Le inundó un dolor atroz, pero que prometía vida, no muerte. Por encima de él estaba
el techo bajo la piedra. Las manos sobre la rueda eran blancas y esbeltas. Entonces supo
que aquel dolor era el de la liberación del potro.
Lentamente lvrian aflojó las anillas de cuero de sus muñecas y tobillos. Lentamente le
ayudó a bajar, sosteniéndole con todas sus fuerzas mientras cruzaban tambaleándose la
habitación, de la que todos los demás habían huido aterrados, salvo una figura hundida y
enjoyada en una silla tallada, junto a la que se detuvieron. El muchacho miró al muerto
con la mirada fría y satisfecha, como una máscara, de un felino. Luego continuaron su
camino, Ivrian y el Ratonero Gris, a través de corredores desiertos por el pánico, y
salieron a la noche.
4 - Aciago encuentro en Lankhmar
Silenciosos como espectros, el ladrón alto y el grueso pasaron junto al leopardo
guardián muerto, estrangulado con un lazo, tras salir por la puerta descerrajada de
Jengao, el mercader de gemas, y se dirigieron al este, por la calle del Dinero, a través de
la leve niebla oscura de Lankhmar, la Ciudad de los Ciento cuarenta mil Humos.
Hacia el este, por la calle del Dinero, tenía que ser, pues al oeste, en el cruce de Dinero
y Plata, había un puesto de policía con guardias sin sobornar, con corazas y yelmos
metálicos, que afilaban sin descanso sus picas, mientras que la casa de Jengao carecía
de pasadizo de entrada e incluso de ventanas en sus muros de piedra con tres palmos de
grosor y el tejado y el suelo casi igual de gruesos y sin escotillones.
Pero el alto Slevyas, de labios tensos, candidato a maestro ladrón, y el gordo Fissif, de
ojos vivaces, jefe de segunda clase, al que habían conferido la categoría de primera clase
para aquella operación, considerado como un talento en perfidias, no estaban
preocupados en lo más mínimo. Todo salía de acuerdo con lo planeado. Cada uno llevaba
en su bolsa atada con un bramante una bolsita mucho más pequeña con joyas sólo de la
mejor clase, pues a Jengao, que ahora respiraba estertóreamente en el interior, sin
sentido a causa de los golpes recibidos, había que permitirle, más aún, había que cuidarle
y alentarle para que levantara de nuevo su negocio y que volviera a estar maduro para
otro atraco. Casi podía considerarse como la primera ley del Gremio de los Ladrones no
matar nunca a la gallina que ponía huevos marrones con un rubí en la yema, o huevos
blancos con un diamante en la clara.
Los dos ladrones tenían también el alivio de saber que, con la satisfacción de un
trabajo bien hecho, ahora se dirigían directamente a casa, no para encontrarse con sus
esposas —¡que Aarth no lo quisiera!—, padres e hijos —¡que todos los dioses lo
evitaran!— sino a la Casa de los Ladrones, sede y cuartel del todopoderoso Gremio que
era para ellos padre y madre a la vez, aunque a ninguna mujer se le permitía cruzar el
portal siempre abierto de la calle de la Pacotilla.
Tenían además el consolador conocimiento de que aunque cada uno estaba armado
solamente con su reglamentario cuchillo de ladrón con empuñadura de plata, un arma que
no solía usarse salvo en los escasos duelos y pendencias intramuros y que, de hecho, era
más una insignia de su condición de miembros que un arma, tenían no obstante el
poderoso acompañamiento de tres matones de toda confianza alquilados para aquella
noche a la Hermandad de Asesinos, uno de ellos avanzando bastante por delante de ellos
como explorador y los otros dos bastante detrás a modo de retaguardia y principal fuerza
de choque, de hecho casi fuera de la vista, pues nunca es prudente que tal
acompañamiento sea evidente, o así lo creía Krovas, gran maestre del Gremio de los
Ladrones.
Y si todo ello no bastara para que Slevyas y Fissif se sintieran seguros y serenos,
andaba junto a ellos en silencio, a la sombra del bordillo norte, malformada o, en todo
caso, con una cabeza demasiado grande, una forma que podría haber sido un perrillo, un
gato de tamaño menor que el normal o una rata muy grande. En ocasiones corría a toda
prisa hacia sus pies enfundados en fieltro, aunque siempre volvía a escabullirse con
rapidez hacia la oscuridad. Eran unas pequeñas escapadas familiares e incluso
alentadoras.
Desde luego, aquella última guardia no constituía una tranquilidad carente de
impurezas. En aquel mismo momento, y cuando apenas se habían alejado cuarenta
pasos de la casa de Jengao, Fissif caminó un trecho de puntillas y alzó sus labios
gordezuelos para susurrar junto al largo lóbulo de la oreja de Slevyas:
—Que me aspen si me gusta que nos siga los pasos ese familiar de Hristomilo, por
mucha seguridad que nos ofrezca. Ya es bastante malo que Krovas emplee o se deje
engatusar para emplear a un brujo de la más dudosa, aunque atroz, reputación y no mejor
aspecto, pero...
—¡Cierra el pico! —susurró Slevyas en tono aún más bajo.
Fissif obedeció encogiéndose de hombros y se dedicó con más intensidad y precisión
de lo que quería a dirigir su mirada a uno y otro lado, pero sobre todo adelante.
A cierta distancia en aquella dirección, de hecho poco antes del cruce con la calle del
Oro, había un puente sobre la calle del Dinero, un pasaje cerrado a la altura del segundo
piso que conectaba los dos edificios que constituían los locales de los famosos albañiles y
escultores Rokkermas y Slaarg. Los edificios de la firma tenían pórticos muy poco
profundos apoyados innecesariamente por grandes columnas de forma y decoración
variadas y que servían de anuncios más que de elementos estructurales.
Por debajo del puente salieron dos silbidos bajos y breves, señal lanzada por el matón
explorador indicativa de que había inspeccionado aquella zona por si les tendían una
emboscada, sin descubrir nada sospechoso, y que la calle del Oro estaba expedita.
Fissif no quedó en modo alguno totalmente satisfecho con la señal de seguridad. A
decir verdad, el ladrón gordo casi gozaba siendo aprensivo e incluso temeroso, hasta
cierto punto. Una sensación de pánico estridente, a la que se sobreponía una tensa calma
le hacía sentirse más excitado y vivo que la mujer de la que gozaba en ocasiones. Así
pues, exploró más atentamente a través de la leve niebla negruzca los frontones y
colgaduras de Rokkermas y Slaarg mientras su paso y el de Slevyas, que parecían
pausados pero no lentos, les acercaban más y más.
En aquel punto el puente estaba agujereado por cuatro pequeñas ventanas, entre las
cuales había tres grandes hornacinas que contenían—otro anuncio—tres estatuas de
yeso de tamaño natural, algo erosionadas por los años a la intemperie y a las que otros
tantos años de niebla habían dotado de tonos diversos de gris oscuro. Cuando se
acercaban a casa de Jengao, antes del robo, Fissif las había observado con una mirada
rápida pero completa por encima del hombro. Ahora le parecía que la estatua a la derecha
había sufrido un cambio indefinible. Era la de un hombre de mediana altura que vestía
manto y capucha y que miraba abajo con los brazos cruzados y expresión meditativa. No,
no del todo indefinible... Le pareció que ahora la estatua era de un gris oscuro más
uniforme, el manto, la capucha y el rostro; le parecía de facciones algo más agudas,
menos erosionadas. ¡Y asta juraría que su talla era algo menor!
Además, al pie de la hornacina, había un montón de escombros grises y blanco crudo
que no recordaba haber visto allí antes. Hizo un esfuerzo para recordar si durante la
excitación del atraco, mientras se entregaba a las animadas tareas de matar al leopardo y
zurrar al propietario de la casa, el rincón siempre alerta de su mente había grabado un
estruendo distante, y ahora le pareció que así había sido. Su rápida imaginación
representó la posibilidad de que hubiera un agujero o incluso una puerta detrás de cada
estatua, a través de la cual pudiera darse a ésta un fuerte empujón y derribarla sobre los
transeúntes, él y Slevyas en concreto, y que el derrumbe de la estatua a mano derecha
había servido para probar el dispositivo, sustituyéndola luego por otra casi igual.
Decidió vigilar las tres estatuas cuando él y Slevyas pasaran por debajo. Sería fácil
esquivarla si veía que una empezaba a oscilar. ¿Debería apartar a Slevyas del peligro en
caso de que sucediera? Era algo en lo que debía pensar.
Sin pausa, su atención inquieta se fijó entonces en los pórticos y columnas. Estas
últimas, gruesas y casi de tres metros de altura, estaban situadas a intervalos regulares,
mientras que su forma y sus estrías eran irregulares, pues Rokkermas y Slaarg eran muy
modernos y recalcaban el aspecto inacabado, el azar y lo inesperado.
No obstante, a Fissif le pareció —ahora su cautela del todo despierta— que había una
intensidad de lo inesperado, en concreto que había una columna más bajo los pórticos de
las que había cuando pasaron antes por allí. No podía estar seguro de qué columna era la
nueva, pero casi estaba seguro de que había una.
¿Debía compartir sus sospechas con Slevyas? Sí, y obtener otro susurro de
reprobación y otra mirada despectiva de los ojos pequeños y aparentemente apagados.
Ahora el puente cerrado estaba cerca. Fissif echó un vistazo a la estatua de la derecha
y observó sus diferencias con la que recordaba. Aunque era más corta, parecía
sostenerse más erecta, mientras que la línea del ceño tallada en el rostro gris no era tanto
de reflexión filosófica como de desprecio burlón, inteligencia pagada de sí misma y
presunción.
Ninguna de las tres estatuas cayó mientras él y Slevyas pasaban bajo el puente, pero
algo le ocurrió a Fissif en aquel momento.
Una de las columnas le guiñó un ojo.
El Ratonero Gris —pues tal era el nombre que ahora el Ratón se daba a sí mismo y le
daba también Ivrian—, se volvió en la hornacina de la derecha, dio un salto hacia arriba,
se cogió de la cornisa, dio una silenciosa voltereta que le depositó en el tejado y lo cruzó
en el momento oportuno para ver a los ladrones que pasaban debajo.
Sin titubear saltó adelante y abajo, su cuerpo recto como una flecha de ballesta, las
suelas de sus botas de piel de ratón dirigidas a los omóplatos ocultos en grasa del ladrón
más bajo, aunque un poco más allá de él, a fin de compensar el metro que andaría
mientras el Ratonero descendía en su dirección.
En el instante en que saltó, el ladrón alto miró arriba por encima del hombro y
desenfundó un cuchillo, aunque sin hacer ningún movimiento para apartar a Fissif de la
trayectoria del proyectil humano que se precipitaba hacia él. El Ratonero se encogió de
hombros en pleno vuelo. Tendría que ocuparse con rapidez del ladrón alto tras haber
derribado al gordo.
Con más rapidez de lo que podía esperarse, Fissif giró entonces sobre sus talones y
gritó débilmente:
—¡Slivikin!
Las botas de piel de ratón le alcanzaron en el vientre. Fue como aterrizar sobre un gran
cojín. Rodando a un lado para esquivar el primer golpe de Slevyas, el Ratonero dio un
vuelco y, mientras el cráneo del ladrón grueso golpeaba contra los adoquines produciendo
un ruido sordo, se puso en pie, cuchillo en mano, dispuesto a ocuparse del ladrón alto.
Pero no tuvo necesidad. Slevyas, con sus pequeños ojos vidriosos, también se
derrumbaba.
Una de las columnas había saltado hacia adelante, arrastrando una túnica voluminosa.
Una gran capucha se había deslizado hacia atrás, mostrando un rostro juvenil y una
cabeza enmarcada por larga cabellera. Unos brazos fornidos habían emergido de las
mangas largas y holgadas que habían constituido la sección superior de la columna,
mientras que el gran puño en que finalizaba uno de los brazos había propinado a Slevyas
un fuerte puñetazo en el mentón que le había dejado fuera de combate.
Fafhrd y el Ratonero Gris se miraron, por encima de los dos ladrones tendidos sin
sentido. Estaban colocados en posición de ataque, pero de momento ninguno se movía.
Cada uno percibía algo inexplicablemente familiar en el otro.
—Nuestros motivos para estar aquí parecen idénticos —dijo Fafhrd.
—¿Sólo lo «parecen»? ¡Claro que lo son! —respondió fríamente el Ratonero, mirando
con fiereza a aquel enorme enemigo potencial, cuya altura rebasaba en una cabeza al
ladrón alto.
—¿Cómo has dicho?
—He dicho: «¿Sólo lo "parecen"? ¡Claro que lo son!»
—¡Muy civilizado por tu parte! —comentó Fafhrd en tono complacido.
—¿Civilizado? —le preguntó con suspicacia el Ratonero, apretando más su cuchillo.
—Preocuparse, en plena acción, de las palabras exactas que uno ha dicho —explicó
Fafhrd. Sin perder de vista al Ratonero, miró abajo. Su mirada pasó del cinto y la bolsa de
uno de los ladrones caídos al otro. Entonces miró al Ratonero con una ancha y franca
sonrisa—. ¿Al sesenta por ciento? —le sugirió.
El Ratonero vaciló, enfundó su cuchillo y dijo con voz ronca:
—¡Trato hecho! —Se arrodilló con brusquedad, y sus dedos manipularon los cordones
de la bolsa de Fissif—. Saquea a tu Slivikin —instruyó al otro.
Era natural suponer que el ladrón gordo había gritado el nombre de su compañero al
final.
Sin alzar la vista de donde estaba arrodillado, Fafhrd observó:
—Ese.. ese hurón que iba con ellos. ¿Adónde ha ido?
—¿Hurón? —replicó el Ratonero—. ¡Era un tití!
—Tití —musitó Fafhrd—. Eso es un pequeño mono tropical, ¿verdad? Bueno, es
posible que lo fuera, pero he tenido la extraña impresión de que...
La doble acometida silenciosa que se abatió sobre ellos en aquel momento no les
sorprendió en realidad; los dos la habían estado esperando, pero el sobresalto de su
encuentro había apartado de su conciencia aquella expectativa.
Los tres matones, abalanzándose contra ellos en ataque concertado, dos por el oeste y
uno por el este, todos con las espadas;reparadas para atacar, habían supuesto que los
dos atracadores estarían armados como mucho con cuchillos y que serían tan temerosos,
o al menos se mostrarían cautos, con las armas de combate, como lo eran en general los
ladrones y quienes atacaban a éstos. Por eso fueron ellos los sorprendidos y confusos
cuando con la celeridad de la juventud el Ratonero y Fafhrd se levantaron de un salto,
desenvainaron temibles espadas y se les enfrentaron espalda contra espalda.
El Ratonero hizo un quite muy pequeño en cuarta posición, de modo que la acometida
del matón por el lado este pasó casi rozándole por la izquierda. Al instante lanzó un
contragolpe. Su adversario, echándose desesperadamente atrás, paró a su vez en cuarta.
Apenas deteniéndose, la punta de la larga y estrecha espada del Ratonero se deslizó por
debajo de aquella parada con la delicadeza de una princesa que hace una reverencia, y
entonces saltó adelante y un poco hacia arriba; el Ratonero lanzó una estocada larga que
parecía imposible para un ser tan pequeño, y que penetró entre dos mallas del jubón
acorazado, pasó entre las costillas, atravesó el corazón y salió por la espalda, como si
todo ello fuese un pastel de bizcocho.
Entretanto, Fafhrd, de cara a los dos matones procedentes del oeste, desvió sus
estocadas bajas con paradas algo mayores y amplias, en segunda posición y primera
baja, y luego dio un golpe rápido hacia arriba con su espada más larga pero más pesada
que la del Ratonero, la cual cortó el cuello del adversario ue tenía a la derecha,
decapitándole a medias. A continuación, ando un rápido paso atrás, se dispuso a embestir
al otro.
Pero no había necesidad. Una estrecha cinta de acero ensangrentado, seguida por un
guante y un brazo grises, pasaron por su lado desde atrás y transfiguraron al último matón
con la misma estocada que el Ratonero había empleado con el primero.
Los dos jóvenes limpiaron y envainaron sus espadas. Fafhrd se pasó la palma de su
mano derecha abierta por la túnica y la tendió. El Ratonero se quitó el guante gris de la
mano derecha y estrechó la gran mano que el otro le ofrecía con la suya nervuda. Sin
intercambiar palabra, se arrodillaron y terminaron de desvalijar a los dos ladrones
inconscientes, asegurando las bolsitas con las joyas. Con una toalla aceitosa y luego otra
seca, el Ratonero se limpió de un modo incompleto la mezcla grasienta de cenizas y hollín
que le había ennegrecido el rostro, y luego enrolló con rapidez ambas toallas y las guardó
de nuevo en su bolsa. A continuación, con sólo un inquisitivo movimiento de los ojos hacia
el este por parte del Ratonero y un gesto de asentimiento por la de Fafhrd, se pusieron
rápidamente en marcha en la dirección que habían tomado Slevyas, Fissif y su escolta.
Tras un reconocimiento de la calle del Oro, la cruzaron y, a propuesta de Fafhrd,
efectuada con un gesto, continuaron hacia el este por la calle del Dinero.
—Mi mujer está en la Lamprea Dorada —le explicó.
—Vamos a por ella y la llevaremos a mi casa para que conozca a mi chica —sugirió el
Ratonero.
—¿Tu casa? —inquirió cortésmente Fafhrd, con el más leve tono interrogativo en su
voz.
—En el Camino Sombrío —le informó el Ratonero.
—¿La Anguila de Plata?
—Detrás. Tomaremos unos tragos.
—Yo iré primero a tomar un jarro. Nunca puedo beber lo suficiente.
—Como quieras.
Un poco más adelante, Fafhrd, tras mirar varias veces de reojo a su nuevo camarada,
le dijo con convicción:
—Nos hemos visto antes.
El Ratonero le sonrió.
—¿En la playa junto a la Montaña del Hambre?
—¡Cierto! Cuando era grumete de un barco pirata.
—Y yo era aprendiz de brujo.
Fafhrd se detuvo, volvió a limpiarse la mano en la túnica y la tendió.
—Me llamo Fafhrd. Efe a efe hache erre de.
El Ratonero la estrechó de nuevo.
—Soy el Ratonero Gris —dijo con cierto desafío, como si retara a alguien a reírse del
mote—. Perdona, pero, ¿cómo pronuncias exactamente eso? ¿Faf—hrud?
—Simplemente Faf—erd.
—Gracias.
Prosiguieron su camino.
—Ratonero Gris, ¿eh? —observó Fafhrd—. Bueno, esta noche has matado dos ratas.
—Así es. —El pecho del Ratonero se hinchó y echó atrás la cabeza. Luego, torciendo
cómicamente la nariz y con una media sonrisa oblicua, admitió:
—Habrías acabado muy fácilmente con tu segundo hombre.
Te lo quité para demostrarte mi velocidad. Además, estaba excitado.
Fafhrd rió entre dientes.
—¿A mí me lo dices? ¿Qué crees que sentía?
Más tarde, cuando cruzaban la calle de los Alcahuetes, le preguntó:
—¿Aprendes mucha magia de tu mago?
Una vez más, el Ratonero echó la cabeza atrás. Hinchó las aletas de la nariz y bajó las
comisuras de los labios, preparando su boca para un discurso jactancioso y
desconcertante. Pero una vez más se limitó a torcer la nariz y sonreír a medias. ¿Qué
diablos tenía aquel tipo grandullón que le impedía comportarse como de ordinario?
—La suficiente para decirme que es algo muy peligroso. Aunque todavía juego con ella
de vez en cuando.
Fafhrd se hacía una pregunta similar. Toda su vida había desconfiado de los hombres
pequeños, sabiendo que su altura despertaba en ellos unos celos instantáneos. Pero de
algún modo, aquel individuo pequeño era una excepción. Y también era sin discusión un
pensador rápido y un brillante espadachín. Rogó a Kos que le gustara a Vlana.
En el ángulo noreste de las calles del Dinero y de las Rameras, una antorcha que ardía
lentamente protegida por un ancho aro dorado, proyectaba un cono de luz en la negra
niebla que iba espesándose, y otro cono en los adoquines ante la puerta de la taberna. De
las sombras salió Vlana y la luz del segundo cono reveló su hermosura. Llevaba un
estrecho vestido de terciopelo negro y medias rojas, y sus únicos adornos eran una daga
con funda y empuñadura de plata y una bolsa negra con bordados de plata, ambas
pendientes de un cinto negro.
Fafhrd le presentó al Ratonero Gris, el cual se comportó con una cortesía casi
aduladora, servilmente galante. Vlana le examinó con descaro y luego le ofreció una
sonrisa, a modo de tanteo.
Bajo la luz de la antorcha, Fafhrd abrió la pequeña bolsa que le había quitado al ladrón
alto. Vlana miró el interior. Luego abrazó a Fafhrd y le dio un sonoro beso. Finalmente se
guardó las joyas en la bolsa que le colgaba del cinto.
—Mira, voy a tomar un jarro —dijo el muchacho—. Cuéntale lo que ha sucedido,
Ratonero.
Cuando salió de la Lamprea Dorada llevaba cuatro jarros en el doblez del brazo
izquierdo y se enjugaba los labios con el dorso de la mano derecha. Vlana frunció el ceño
y el muchacho le sonrió. El Ratonero chascó los labios a la vista del vino. Prosiguieron su
camino hacia el este, por la calle del Dinero. Fafhrd se dio cuenta de que ella estaba
molesta por algo más que los jarros y la perspectiva de una estúpida juerga de hombres
borrachos. Con mucho tacto, el Ratonero andaba delante de ellos, evidenciando su
discreción al apartarse.
Cuando su figura fue poco más que un borrón en la espesa niebla, Vlana susurró con
aspereza:
—¿Habéis dejado fuera de combate a dos miembros del Gremio de los Ladrones y no
los habéis degollado?
—Acabamos con tres matones —protestó Fafhrd a modo de excusa.
—Mi pleito no es con la Hermandad de Asesinos sino con ese abominable Gremio. Me
juraste que siempre que tuvieras ocasión...
—¡Vlana! No podía dejar que el Ratonero Gris pensara que soy un aficionado a atacar
ladrones consumido por una furia asesina y el ansia de sangre.
—Ya le aprecias mucho, ¿verdad?
—Es muy posible que me haya salvado la vida esta noche.
—Pues bien, me ha dicho que él les habría degollado en un abrir y cerrar de ojos, de
haber sabido que ése era mi deseo.
—Te seguía la corriente por cortesía.
—Puede que sí, puede que no. Pero tú lo sabías y no...
—¡Cállate, Vlana!
Bajo el ceño fruncido de la mujer apareció una furiosa mirada, pero de súbito se echó a
reír frenéticamente, sus labios dibujaron una sonrisa crispada, como si estuviera a punto
de llorar, se dominó y sonrió con más dulzura.
—Perdóname, cariño. A veces debes pensar que me estoy volviendo loca y otras que
lo estoy.
—Pues no lo estés —le dijo él con brusquedad—. Piensa en las joyas que hemos
conseguido. Y pórtate bien con nuestros nuevos amigos. Toma un poco de vino y relájate.
Esta noche quiero pasarlo bien. Me lo he ganado.
Ella asintió y le mostró su acuerdo cogiéndose de su brazo, al tiempo que buscaba
consuelo y cordura. Se apresuraron para llegar a la altura de la difusa figura que les
precedía.
El Ratonero dobló a la izquierda y les condujo media manzana al norte de la calle de la
Pacotilla, hasta un estrecho camino que iba de nuevo hacia el este y en el que la negra
niebla parecía sólida.
—El Camino Sombrío —les explicó el Ratonero.
Fafhrd meneó la cabeza, dando a entender que lo conocía.
—Sombrío es demasiado débil —dijo Vlana—, una palabra demasiado transparente
para esta noche. —Lanzó una risa entrecortada en la que había aún trazas de
nerviosismo y que finalizó con un acceso de tos. Cuando pudo hablar de nuevo,
exclamó—: ¡Condenada niebla nocturna de Lankhmar! ¡Qué infierno de ciudad!
—Es por la proximidad al Gran Pantano Salado —explicó Fafhrd.
Y realmente aquello era parte de la respuesta. Extendida por una región baja entre el
Pantano, el Mar Interior y el Río Hlal, y los campos de cereales sureños regados por
canales alimentados por el Hlal, Lankhmar, con sus humos innumerables era r esa de
nieblas y neblinas negruzcas. No era de extrañar que los ciudadanos hubiesen adoptado
la toga negra como su atuendo formal. Algunos ase tiraban que en principio la toga había
sido blanca o marrón caro, pero se ensuciaba de hollín con tanta facilidad, necesitando
innumerables coladas, que un ahorrativo gobernante ratificó e hizo oficial lo que
decretaban la naturaleza o las artes de la civilización.
Hacia medio camino de la calle Carter, una taberna en el lado norte del camino surgía
de la oscuridad. Un objeto en forma de serpiente con la boca abierta, de metal claro
ennegrecido por el hollín, colgaba a modo de muestra. Cruzaron una puerta con una
cortina de cuero sucio, de la que salía ruido, la luz oscilante de las antorchas y el hedor
del vino.
Más allá de la Anguila de Plata el Ratonero les condujo por su oscuro pasadizo que se
abría en la pared oriental de la taberna. Tuvieron que pasar en fila india, palpando su
camino a lo largo del muro de ladrillo áspero y húmedo, y manteniéndose juntos..
—Cuidado con el charco —les advirtió el Ratonero—. Es profundo como el Mar
Exterior.
El pasadizo se ensanchó. La luz reflejada de las antorchas que se filtraba a través de la
oscura niebla sólo les permitía distinguir la forma más general de su entorno. A la derecha
había una pared más alta, sin ventanas. A la izquierda, cercano a la parte trasera de la
Anguila de Plata, había un edificio lúgubre y destartalado de ladrido oscuro, renegrido, y
madera antigua. A Fafhrd y Vlana les pareció totalmente vacío, hasta que alzaron sus
cabezas para mirar el ático, después del cuarto piso, bajo el tejado con sus canalones
mellados. Allí débiles líneas y puntos de luz amarilla brillaban alrededor y a través de tres
ventanas enrejadas. Más allá, cruzando la T que formaba el espacio donde se hallaban,
había un estrecho callejón.
—El callejón de los Huesos —les dijo el Ratonero en un tono algo orgulloso—. Lo llamo
el bulevar de la Basura.
—Eso puedo olerlo —dijo Vlana.
Ahora ella y Fafhrd podían ver una larga y estrecha escalera exterior de madera,
empinada pero combada y sin barandilla, que conducía al ático iluminado. El Ratonero le
cogió las jarras a Fafhrd y subió con rapidez.
—Seguidme cuando haya llegado arriba —les dijo—. Creo que resistirá tu peso, Fafhrd,
pero será mejor que subáis uno cada vez.
Suavemente Fafhrd empujó a Vlana para que subiera. Lanzando otra risa con ribetes
nerviosos y deteniéndose a medio camino para dar rienda suelta a otro acceso de tos
ahogada, la mujer subió hasta donde estaba ahora el Ratonero, en un umbral abierto del
que salía una luz amarillenta que se extinguía en seguida en la niebla nocturna. El
muchacho apoyaba ligeramente una mano en el gancho de hierro forjado, grande y sin la
lámpara que estaba destinado a sostener, empotrado en una sección de piedra de la
pared exterior. Se inclinó a un lado y la mujer entro.
Fafhrd le siguió, colocando los pies lo más cerca que podía de la pared, las manos
prontas a sujetarse. Toda la escalera producía un funesto crujido y cada escalón cedía un
poco cuando él apoyaba su peso en la madera. Cerca de la cumbre, uno de los escalones
cedió con el crujido apagado de la madera medio podrida. Con el máximo cuidado, el
muchacho se tendió, apoyando manos y rodillas, en tantos escalones como podía
alcanzar, para distribuir su peso, maldiciendo con vehemencia.
—No temas, las jarras están a salvo —le gritó alegremente el Ratonero.
Fafhrd subió a gatas el resto del camino, con una expresión algo irritada en el rostro, y
no se puso en pie hasta rebasar el umbral. Entonces casi dio un grito de sorpresa.
Era como eliminar frotando el cardenillo de un anillo de latón barato y descubrir
engastado en él un diamante irisado de primera calidad. Ricas colgaduras, algunas
centelleantes con bordados de plata y oro, cubrían las paredes excepto donde estaban las
ventanas cerradas... cuyos postigos estaban dorados.
Telas similares pero más oscuras ocultaban el techo bajo, formando un magnífico dosel
en el que los lunares de oro y plata eran como estrellas. Esparcidos a su alrededor había
mullidos cojines y mesas bajas, sobre las que ardía una multitud de velas. En los estantes
de las paredes se acumulaban en pulcros montones, como pequeños troncos, una vasta
reserva de velas, numerosos pergaminos, jarros, botellas y cajas esmaltadas. Había un
tocador con un espejo de plata pulida y lleno de joyas y cosméticos. En una gran
chimenea había una pequeña estufa metálica, de un negro brillante, con una adornada
marmita sobre el fuego. También al lado de la estufa había una pirámide de delgadas
antorchas resinosas, escobas de mango corto y friegasuelos, troncos pequeños y cortos y
carbón de un negro reluciente.
Sobre un estrado bajo al lado de la chimenea había un sofá ancho, de patas cortas y
respaldo elevado, cubierto con una tela de oro. Allí estaba sentada una muchacha
delgada, pálida, de delicada belleza, ataviada con un vestido de gruesa seda violeta con
bordados de plata y ceñido con una cadena también de plata. Sus zapatillas eran de
blanca piel de serpiente de la nieve. Unas agujas de plata con cabezas de amatista
sujetaban el alto peinado en el que recogía su cabello negro. Se cubría los hombros con
un chal de armiño. Se inclinaba adelante con elegancia y aparente incomodidad y
extendía una mano estrecha y pequeña para estrechar la de Vlana, la cual se había
arrodillado ante ella y ahora le tomaba suavemente la mano ofrecida e inclinaba la cabeza
sobre ella, su propio cabello castaño oscuro brillante y lacio formando un dosel, y se
llevaba la otra mano de la muchacha a los labios.
A Fafhrd le alegró ver que su mujer actuaba adecuadamente en aquella situación tan
extraña pero sin duda deliciosa. Entonces, al mirar la larga pierna de Vlana enfundada en
una media roja, estirada hacia atrás mientras se arrodillaba con la otra, observó que todo
el suelo estaba cubierto —hasta el punto de que las superposiciones eran dobles, triples y
hasta cuádruples— de gruesas alfombras tupidas y de muchos colores, de las clases más
finas importadas de las tierras orientales. De pronto señaló al Ratonero Gris con el pulgar.
—¡Eres el Ladrón de Alfombras! —exclamó—. ¡Eres el Requisatapices! ¡Y también el
Corsario de las Velas! —continuó, refiriéndose a dos series de robos sin resolver que
habían corrido en boca de todo Lankhmar cuando él y Vlana llegaron a la ciudad un mes
atrás.
El Ratonero se encogió de hombros con expresión impasible y luego sonrió, con un
fulgor en sus ojos rasgados. De improviso emprendió una danza que le llevó girando y
balanceándose alrededor de la habitación y le dejó detrás de Fafhrd, donde diestramente
desprendió de los hombros de ésta la enorme túnica con capucha y largas mangas, la
sacudió, la dobló con todo cuidado y la depositó sobre un cojín.
Tras una larga e incierta pausa, la muchacha de violeta golpeó nerviosamente con su
mano libre la tela de oro junto a ella, y Vlana se sentó allí, poniendo cuidado en no hacerlo
demasiado cerca de la otra. Ambas mujeres se pusieron a hablar en voz baja, y Vlana
tomó la iniciativa, aunque no de un modo demasiado evidente.
El Ratonero se quitó su propio manto gris y con capucha, lo dobló casi con remilgos y
lo depositó al lado del de Fafhrd. Entonces se quitaron los cintos con las espadas y el
Ratonero los colocó encima de la túnica y el manto doblados.
Sin aquellas armas y voluminosos atuendos los dos hombres parecían de improviso
muy jóvenes, ambos con rostros lampiños, ambos delgados a pesar de los hinchados
músculos en los brazos y las pantorrillas de Fafhrd, éste con su larga cabellera rubia
cayéndole sobre la espalda y los hombros, el Ratonero con el cabello oscuro cortado en
flequillo, uno vestido con túnica marrón de cuero, bordada con hilo de cobre, y el otro con
un jubón de seda gris rudamente tejido.
Se sonrieron mutuamente. La sensación que ambos tenían de haberse vuelto
muchachos a la vez hizo que al principio sus sonrisas parecieron un poco embarazadas.
El Ratonero se aclaró la garganta e, inclinándose un poco, pero mirando todavía a Fafhrd,
extendió el brazo hacia el sofá dorado y con un tartamudeo inicial, aunque por lo demás
con bastante naturalidad, le dijo:
—Fafhrd, mi buen amigo, permíteme que te presente a mi princesa. Ivrian, querida mía,
ten la bondad de recibir a Fafhrd amablemente, pues esta noche él y yo hemos luchado
codo a codo contra tres, y hemos vencido.
Fafhrd avanzó, agachándose un poco, pues la coronilla de su cabeza dorada y rojiza
rozaba el dosel estrellado, y se arrodilló ante Ivrian igual que había hecho Vlana. Ahora la
fina mano tendida hacia él parecía firme, pero en cuanto la tocó descubrió que todavía
temblaba. La trató como si fuera tela tejida con la más fina tela de la araña blanca, apenas
rozándola con los labios, y aun así se sintió nervioso mientras musitaba unos cumplidos.
No percibió, al menos de momento, que el Ratonero estaba tan nervioso como él, e
incluso más, rogando que Ivrian no exagerase en su papel de princesa y humillara a sus
huéspedes, se derrumbara temblando o llorando, o corriera hacia él o a la habitación
contigua, pues Fafhrd y Vlana eran literalmente los primeros seres, humanos o animales,
nobles, ciudadanos libres o esclavos, a los que él había llevado o permitido entrar en el
nido lujoso que había creado para su aristocrática amada... salvo la dos cotorras que
gorjeaban en una jaula de plata colgada al otro lado de la chimenea, frente al estrado.
A pesar de su astucia y su cinismo de origen reciente, nunca se le ocurrió al Ratonero
que era sobre todo su forma encantadora pero absurda de mimar a Ivrian lo que mantenía
como una muñeca, y aumentaba incluso esta condición, a la muchacha potencialmente
valiente y realista que había huido con él de la cámara de tortura de su padre cuatro lunas
atrás.
Pero ahora, cuando Ivrian sonrió por fin y Fafhrd le devolvió gentilmente su mano y
retrocedió con cautela, el Ratonero se relajó aliviado, fue en busca de dos copas y dos
tazas de plata, las limpió sin necesidad con una toalla de seda, seleccionó con cuidado
una botella de vino violeta y entonces, sonriendo a Fafhrd, descorchó uno de los jarros
que el norteño había traído, llenó casi hasta el borde los cuatro recipientes destellantes y
los sirvió.
Aclarándose de nuevo la garganta, pero sin rastro de tartamudeo esta vez, el
muchacho brindó:
—Por mi mayor robo hasta la fecha en Lankhmar, que de buen o mal grado he de
compartir al sesenta por ciento con... —no pudo resistir el súbito impulso— ¡con este
patán bárbaro, grande y peludo!
Y se echó al coleto un cuarto de la taza de vino ardiente, agradablemente fortificado
con aguardiente.
Fafhrd se tomó la mitad del suyo y luego brindó a su vez:
—Por el más jactancioso, cínico y pequeño individuo civilizado con el que jamás me he
dignado compartir un botín.
Bebió el resto y, con un amplia sonrisa que mostró sus dientes blancos, tendió su taza
vacía.
El Ratonero la llenó de nuevo, se sirvió a su vez, dejó entonces la taza y se acercó a
Ivrian para volcar en su regazo las gemas de la bolsita que le había arrebatado a Fissif.
Las piedras preciosas lucieron en su nuevo y envidiable lugar como un pequeño charco
de mercurio con los tonos del arco iris.
Ivrian retrocedió estremecida, casi derramándolas, pero Vlana le cogió suavemente el
brazo, aquietándolo, y se inclinó sobre las joyas con un gangoso grito de maravilla y
admiración, dirigió lentamente una mirada de envidia a la pálida muchacha y empezó a
susurrarle algo de un modo apremiante pero sonriendo. Fafhrd se dio cuenta de que
ahora Vlana actuaba, pero lo hacía bien y con eficacia, ya que Ivrian pronto asintió
ansiosa y no mucho después empezó a susurrarle algo a su vez. Siguiendo sus
instrucciones, Vlana fue en busca de una caja esmaltada de azul con incrustaciones de
plata, y las dos mujeres transfirieron las joyas del regazo de Ivrian a su interior de
terciopelo azul. Entonces Ivrian dejó la caja a su lado y siguieron charlando.
Mientras daba cuenta de su segunda taza a pequeños sorbos, Fafhrd se relajó y
empezó a adquirir una sensación más profunda en su entorno. La deslumbrante maravilla
del primer vistazo a aquella sala del trono escondida en un fétido suburbio, su lujo
pintoresco intensificado por contraste con la oscuridad, el barro y la suciedad, las
escaleras podridas y el bulevar de la Basura en el exterior se desvaneció y el muchacho
empezó a percibir el desvencijamiento y la podredumbre bajo la capa de grandiosidad.
Aquí y allá, entre las colgaduras, asomaba la madera carcomida, seca, agrietada, y
exhalaba su olor malsano, su aroma a viejo. Todo el piso se combaba bajo las alfombras,
y en el centro de la estancia llegaba a hundirse hasta un palmo. Una gran cucaracha
bajaba por una colgadura bordada en oro, y otra se dirigía al sofá. Filamentos de niebla
nocturna se filtraban a través de los postigos, produciendo negros arabescos
evanescentes contra los dorados. Las piedras de la gran chimenea habían sido
restregadas y barnizadas, pero había desaparecido la mayor parte del mortero que las
cohesionaba; algunas se hundían y otras faltaban por entero.
El Ratonero había encendido el fuego en la estufa. Introdujo la leña previamente
encendida, que despedía llamaradas amarillentas, cerró la portezuela negra y regresó a la
estancia. Como si hubiera leído los pensamientos de Fafhrd, tomó varios conos de
incienso, encendió sus extremos y los colocó en diversos puntos, en brillantes cuencos de
latón, aprovechando mientras lo hacía para pisotear a una cucaracha y capturar por
sorpresa a la otra y aplastarla de un uñetazo. Luego rellenó con trapos de seda las grietas
más ancas de los postigos, tomó de nuevo su taza de plata y por un momento dirigió a
Fafhrd una dura mirada, como desafiándole a decir una sola palabra contra la deliciosa
pero algo ridícula casa de muñecas que había preparado para su princesa.
Un instante después sonreía y alzaba su taza hacia Fafhrd, el cual hacía lo mismo. La
necesidad de llenar de nuevo los recipientes les acercó. Sin mover apenas los labios, el
Ratonero le explicó sotto voce:
—El padre de Ivrian era duque. Yo le maté, por medio de la magia negra, según creo,
mientras se disponía a darme la muerte en el potro de tortura. Era un hombre de lo más
cruel, incluso para su hija, pero aun así era duque, de modo que Ivrian no está nada
habituada a ganarse la vida o cuidar de sí misma. Me enorgullezco de mantenerla en un
esplendor superior al que jamás le ofreció su padre con todos sus servidores y doncellas.
Fafhrd asintió, suprimiendo las críticas inmediatas que provocaban en él aquella actitud
y programa, y le dijo amablemente:
—No hay duda de que has creado con tus robos un pequeño palacio encantador, digno
del señor de Lankhmar, Karstak Ovartamortes, o del Rey de Reyes en Tisilinilit.
Vlana le llamó desde el sofá con su bronca voz de contralto.
—Ratonero Gris, tu princesa quiere oír el relato de la aventura de esta noche. ¿Y
podríamos tomar más vino?
—Sí, por favor, Ratón —pidió Ivrian.
Estremeciéndose de un modo casi imperceptible al oír aquel apodo anterior, el
Ratonero miró a Fafhrd en busca de asentimiento, lo obtuvo y se embarcó en su relato.
Pero primero sirvió vino a las muchachas. No había bastante para llenar sus copas, por lo
que abrió otro jarro y, tras pensarlo un momento, descorchó los tres, colocando uno junto
al sofá, otro donde Fafhrd estaba ahora tendido sobre mullidas alfombras y reservándose
el tercero para él. Ivrian pareció tomar con aprensión esta señal de que iban a beber en
abundancia, y Vlana lo tomó con cinismo y cierto enojo, pero ninguna de las dos expresó
sus críticas.
El Ratonero contó bien el relato de su robo a los ladrones, con alguna teatralidad y con
sólo el más artístico de los adornos, a saber, que el hurón—tití, antes de escapar, se le
subió a la espalda y trató de arrancarle los ojos... y sólo le interrumpieron en dos
ocasiones. Cuando dijo:
—Y así con un zumbido suave y un leve golpe desnudé a Escalpelo...
Fafhrd observó:
—¿De modo que también le has puesto un sobrenombre a tu espada?
El Ratonero se levantó.
—Sí, y llamo a mi daga Garra de Gato. ¿Algo que objetar? ¿Te parece infantil?
—En absoluto. También yo le he puesto un nombre a mi espada: Varita Gris. Todas las
armas están vivas de algún modo, son civilizadas y dignas de recibir un nombre. Pero
sigue, por favor.
Y cuando mencionó la bestezuela de naturaleza incierta que cabrioleaba al lado de los
ladrones (¡y que se lanzó contra sus ojos!), Ivrian palideció, se estremeció y dijo:
—¡Ratón! ¡Podría ser un animal de compañía de una bruja!
—De un brujo—le corrigió Vlana—. Esos cobardes villanos del Gremio no tienen tratos
con las mujeres, excepto para que les alimenten o como vehículos forzados de su lujuria.
Pero Krovas, su rey actual, aunque supersticioso, tiene fama de tomar toda clase de
precauciones, y muy bien podría tener un mago a su servicio.
—Eso parece muy probable —dijo el Ratonero, con claros signos de mal agüero en su
mirada y su voz—, y eso me llena de inquietud.
En realidad no creía lo que estaba diciendo, ni lo sentía —estaba tan inquieto como
una pradera virgen— en lo más mínimo, pero estaba dispuesto a aceptar cualquier
refuerzo ambiental de su representación.
Cuando terminó, las muchachas, con sus ojos relucientes y llenos de afecto, brindaron
por la astucia y valentía de los dos jóvenes. El Ratonero hizo una reverencia y les
correspondió con una sonrisa radiante. Luego se tendió, con un suspiro de fatiga,
enjugándose la frente con un paño de seda, y tomó un largo trago.
Tras pedirle permiso a Vlana, Fafhrd contó el relato de su audaz huida de Rincón Frío
—él de su clan y ella de una compañía teatral— y de su avance hasta Lankhmar, donde
ahora se alojaban en una casa de actores cerca de la Plaza de los Oscuros Deseos.
Ivrian se abrazó a Vlana y se estremeció llena de asombro cuando Fafhrd relataba las
partes en las que intervenía la brujería y que, pensó el muchacho, le producían tanto
placer como temor. Fafhrd se dijo que era natural que a aquella muñeca le gustaran las
historias de fantasmas, aunque no estaba seguro de que su placer fuera tan grande de
haber sabido que las historias de fantasmas eran ciertas. Parecía vivir en mundos de
imaginación... y estaba seguro de que, una vez más, el Ratonero tenía mucho que ver en
ello.
Lo único que omitió de su relato fue el constante interés de Vlana por lograr una
venganza monstruosa contra el Gremio de los Ladrones, por torturar a muerte a sus
cómplices y acosarla para que se marchara de Lankhmar cuando ella trató de dedicarse a
robar por su cuenta en la ciudad, utilizando la mímica como cobertura. Ni tampoco
mencionó su propia promesa —que ahora le parecía estúpida— de ayudarla en aquel
sangriento asunto.
Cuando terminó y obtuvo su aplauso, notó la garganta seca a pesar de su
adiestramiento como bardo, pero cuando quiso humedecerla descubrió que tanto su taza
como el jarro estaban vacíos, aunque no se sentía borracho ni por asomo. Se dijo que los
efectos del licor se habían evaporado mientras hablaba, escapándose un poquito con
cada palabra deslumbrante que había pronunciado.
El Ratonero se hallaba en una situación similar, tampoco borracho, aunque inclinado a
detenerse misteriosamente y mirar al infinito antes de responder a una pregunta o hacer
una observación. Esta vez, tras una mirada al infinito especialmente larga, sugirió que
Fafhrd le acompañara a la Anguila para adquirir nuevas provisiones de licor.
—Pero tenemos mucho vino en nuestro jarro —protestó Ivrian—. O al menos un poco
—corrigió; parecía vacío cuando Vlana lo agitó—. Además, aquí tenéis toda clase de
vinos.
—No de esta clase, querida, y la primera regla es no mezclarlos nunca —le explicó el
Ratonero, agitando un dedo ante ella—. La mezcla es lo que provoca la enfermedad y la
locura.
Vlana, comprensiva, dio unas palmaditas en la muñeca de Ivrian.
—Mira, querida, hay un momento en toda buena fiesta en el que los hombres que lo
son de veras tienen que salir. Es algo estúpido en extremo, pero así es su naturaleza y no
hay nada qué hacer, créeme.
—Pero, Ratón, estoy asustada. El relato de Fafhrd me ha infundido temor. Y también el
tuyo... Oiré el ruido de ese bicho cabezón y negro raspando los postigos en cuanto te
vayas. ¡Lo sé!
A Fafhrd le pareció que no tenía ningún miedo, sino que tan sólo le complacía hacerse
la asustada y demostrar el poder que tenía sobre su amado.
—Querida mía —le dijo el Ratonero con un leve hipo—, está todo el Mar Interior, toda
la Tierra de las Ocho Ciudades y, para postre, todas las Montañas de los Duendes en su
inmensidad entre tú y los frígidos espectros de Fafhrd o —perdóname, camarada, pero
podría ser— alucinaciones mezcladas con coincidencias. En cuanto a los animales de los
brujos, ¡psé! Nunca ha habido en el mundo otra cosa que los repugnantes y muy
naturales animales domésticos de las viejas hediondas y los viejos afeminados.
—La Anguila está a un paso, señora Ivrian —dijo Fafhrd—, y a vuestro lado está mi
querida Vlana, la cual mató a mi principal enemigo arrojando esa daga que ahora lleva
colgada al cinto.
Con una furibunda mirada a Fafhrd que no duró más que un abrir y cerrar los ojos, pero
que decía: «¡Qué manera de tranquilizar a una muchacha asustada!», Vlana dijo
alegremente:
—Deja que marchen los muy tontos, querida. Eso nos dará oportunidad para tener una
conversación privada, durante la cual los despedazaremos, comentando desde su
tendencia a embrutecerse con la bebida hasta esa inquietud que les impide quedarse
tranquilamente en casa.
Así pues, Ivrian se dejó persuadir y el Ratonero y Fafhrd se escabulleron, cerrando en
seguida la puerta tras ellos para evitar que entrara la negra niebla. Sus pasos más bien
rápidos por las escaleras podían oírse desde el interior. Hubo débiles crujidos y gemidos
de la antigua madera, pero ningún sonido que indicara otra rotura o paso en falso.
Mientras aguardaban que les subieran de la bodega los cuatro jarros, los dos nuevos
camaradas pidieron una taza cada uno del mismo vino reforzado, u otro bastante
parecido, y se metieron en el extremo menos ruidoso del largo mostrador, en la
tumultuosa taberna. Diestramente, el Ratonero pateó a una rata que sacó su negra
cabeza y su cuarto delantero por el agujero de su guarida.
Después de que se intercambiaran entusiastas cumplidos por sus respectivas mujeres,
Fafhrd dijo tímidamente:
—Entre nosotros, crees que podría haber algo de verdad en la idea de tu dulce Ivrian
de que la pequeña criatura oscura que acompañaba a Slivikin y el otro ladrón del Gremio
era el animal de compañía de un brujo, o en cualquier caso el astuto animal doméstico de
un hechicero, adiestrado para actuar como mensajero e informar de los desastres a su
amo, a Krovas o a ambos?
El Ratonero emitió una risa ligera.
—Estás haciendo montañas de granos de arena, mi querido hermano bárbaro,
espantajos carentes de lógica, si he de ser sincero. Inprimis, no sabemos con certeza que
la bestezuela tuviera relación con los ladrones del Gremio. Puede que fuera un gato
extraviado o una rata grande y audaz... ¡como esta condenada! —Y al decir esto dio otra
patada contra el agujero—. Pero, secundas, concediendo que fuera la criatura de un
mago empleado por Krovas, ¿cómo podría dar un informe útil? No creo que los animales
puedan hablar... excepto los loros y esa clase de pájaros, que sólo pueden... hablar como
tales loros, o los que tienen un complicado lenguaje de signos que los hombres pueden
compartir. ¿O quizá imaginas a la bestezuela metiendo su garra acolchada en un entero y
escribiendo su informe con grandes letras en un pergamino extendido sobre el suelo?
»¡Eh, el del mostrador! ¿Dónde están mis jarros? Las ratas se han comido al muchacho
que fue a por ellos hace días? ¿O es que se ha muerto de hambre mientras los buscaba
en la bodega? Bueno, dile que se dé más prisa y entretanto llena de nuevo nuestras
tazas.
»No, Fafhrd, aun concediendo que la bestezuela fuese directa o indirectamente una
criatura de Krovas y que corriera a la Casa de los Ladrones después de nuestra refriega,
¿qué podría decirles? Sólo que algo había salido mal en el asalto a casa de Jengao, lo
cual, en cualquier caso, no tardarían en sospechar por la tardanza de los ladrones y
matones en regresar.
Fafhrd frunció el ceño y musitó con testarudez:
—Pero ese animalejo peludo y furtivo podría informar de nuestra presencia a los
maestros del Gremio, los cuales podrían reconocernos e ir a buscarnos y atacarnos en
nuestros hogares. O bien Slivikin y su gordo compañero, recuperados de sus lesiones,
podrían hacer lo mismo.
—Mi querido amigo —dijo el Ratonero en tono de condolencia—, rogando una vez más
tu indulgencia, me temo que este potente vino está confundiendo tu ingenio. Si el Gremio
conociera nuestro aspecto o dónde nos alojamos, hace días, semanas, qué digo, meses
que nos habrían importunado con la intención de cortarnos el cuello. O quizá no sepas
que la pena impuesta a los que trabajan por cuenta propia o se dedican a robos no
asignados dentro de los muros de Lankhmar y para las tres ligas fuera de ellos, no es otra
que la muerte, después de la tortura, si felizmente eso puede conseguirse.
—Sé todo eso y mi situación es peor incluso que la tuya —replicó Fafhrd, y tras rogar al
Ratonero que guardara el secreto, le contó el relato de la venganza de Vana contra el
Gremio y sus sueños tremendamente serios de una venganza absoluta.
Mientras contaba esto llegaron los cuatro jarros de la bodega, pero el Ratonero pidió
que les llenaran una vez más sus tazas de barro.
—Y así —concluyó Fafhrd—, a consecuencia de una promesa realizada por un
muchacho enamorado y sin instrucción a una intrigante sureña del Yermo Frío, ahora que
soy un hombre tranquilo y sobrio —bueno, en otras ocasiones— me veo aguijoneado
continuamente para que luche contra un poder tan grande como el de Karstak
Ovartamortes, pues como tal vez sepas el Gremio tiene delegados en todas las demás
ciudades y poblaciones principales de este reino, por no mencionar los acuerdos que
incluyen poderes de extradición con organizaciones de ladrones y bandidos en otros
países. Quiero mucho a Vlana, no me interpretes mal, y ella misma es una experta
ladrona, sin cuya guía difícilmente habría sobrevivido a mi primera semana en Lankhmar,
pero en este único tema tiene una chifladura en el cerebro, un fuerte nudo que ni la lógica
ni la persuasión pueden siquiera comenzar a aflojar. Y yo..., bueno, en el mes que llevo
aquí he aprendido que la única manera de sobrevivir en la civilización es aceptar sus
reglas no escritas, mucho más importantes que sus leyes cinceladas en piedra, y
quebrarlas sólo en caso de peligro, con el más profundo secreto y tomando todas las
precauciones, como he hecho esta noche... que por cierto no ha sido mi primer asalto.
—Ciertamente sería una locura asaltar directamente al Gremio —comentó el
Ratonero—. En eso tu prudencia es perfecta. Si no puedes hacer que tu bella compañera
abandone esa loca idea, o lograr con paciencia que la olvide —y puedo ver que es una
mujer intrépida y porfiada— entonces debes negarte con firmeza a su más mínima
solicitud en esa dirección.
—Desde luego —convino Fafhrd, y añadió en un tono algo acusador—:aunque parece
que le dijiste que habrías degollado de buen grado a los dos que dejamos sin sentido.
—¡Por mera cortesía, hombre! ¿Habrías preferido que no me mostrara amable con
ella? Esto da la medida del valor que adjudicaba ya a tu benevolencia. Pero sólo el
hombre de una mujer puede volverse contra ella, como debes hacer en este caso.
—Desde luego —repitió Fafhrd con gran intensidad y convicción. Sería un idiota si me
enfrentara al Gremio. Naturalmente, si me capturan me matarán de todos modos por
actuar por mi cuenta y dedicarme al asalto. Pero atacar caprichosamente al Gremio,
matar si necesidad a uno de sus ladrones... ¡eso es una locura!
—No sólo serías un idiota borracho y babeante, sino que sin duda alguna, al cabo de
tres noches como mucho hederías a esa emperatriz de las enfermedades, la Muerte.
Malignos ataques contra su persona, golpes dirigidos a la organización... el Gremio se
venga haciendo a quienes le atacan diez veces lo que han hecho. Se cancelarían todos
los robos planeados y otros delitos, y todo el poder del Gremio y sus aliados sería
movilizado contra ti. Creo que tendrías más posibilidades enfrentándote solo a las huestes
del Rey de Reyes que a los sutiles esbirros del Gremio de Ladrones. Por tu tamaño,
fuerza e ingenio vales por un pelotón, o quizá por una compañía, pero no por todo un
ejército. Por eso no debes asentir a lo que te diga Vlana sobre este asunto.
—¡De acuerdo! —dijo sonoramente Fafhrd, estrechando con una fuerza casi aplastante
la mano nervuda del Ratonero.
—Y ahora debemos volver con las mujeres —dijo éste.
—Después de otro trago mientras nos hacen la cuenta. ¡Eh, muchacho!
—Me complace.
El Ratonero abrió su bolsa para pagar, pero Fafhrd protestó con vehemencia. Al final se
jugaron a cara o cruz quién habría de pagar, ganó Fafhrd y con gran satisfacción hizo
tintinear sus smerduks de plata sobre el sucio y abollado mostrador, marcado además por
infinidad de círculos dejados por las tazas, como si en algún tiempo hubiera sido el
escritorio de un geómetra loco. Se pusieron en pie y el Ratonero dio un último puntapié al
agujero de la rata.
Entonces volvieron a presentarse los pensamientos de Fafhrd.
—De acuerdo en que la bestezuela no puede escribir con las garras o hablar con la
boca o por medio de signos, pero aun así podría habernos seguido a distancia, observado
nuestro alojamiento y luego regresado a la Casa de los Ladrones para dirigir a sus amos
hacia nosotros, como un sabueso.
—Ahora vuelves a hablar con sensatez —dijo el Ratonero—. ¡Eh, chico, una jarra
pequeña de cerveza para llevar! ¡En seguida! —Al ver la mirada de incomprensión de
Fafhrd, le explicó—: La derramaré fuera de la Anguila para eliminar nuestro olor, y en todo
el pasadizo. Sí, y también salpicaré con ella la parte superior de las paredes.
Fafhrd hizo un gesto de asentimiento.
—Creí que había bebido hasta volverme tonto.
Vlana e Ivrian estaban enfrascadas en una animada charla, y se sobresaltaron al oír las
precipitadas pisadas escaleras arriba. Unos behemots al galope no habrían hecho más
ruido. Los crujidos y gemidos de la madera eran prodigiosos, y se oyeron los ruidos de
dos escalones rotos, pero las fuertes pisadas no se alteraron por ello. Se abrió la puerta y
los dos hombres penetraron a través de la sombrilla de un gran hongo de niebla nocturna
que quedó pulcramente separada de su negro tallo al cerrarse la puerta.
—Te dije que regresaríamos en seguida —gritó alegremente el Ratonero a Ivrian,
mientras Fafhrd se adelantaba, sin hacer caso del suelo crujiente, y decía:
—Corazón mío, cuánto te he echado de menos.
Y alzó en brazos a Vlana a pesar de sus protestas y movimientos para liberarse,
besándola y abrazándola con brío antes á de depositarla de nuevo sobre el sofá.
Curiosamente, era Ivrian la que parecía enfadada con á Fafhrd, y no Vlana, la cual
sonreía con afecto aunque algo aturdido.
—Fafhrd, señor—dijo con audacia, sus pequeños puños sobre las estrechas caderas,
el mentón alto, los ojos relucientes—, mi querida Vlana me ha contado las cosas
horrendas que le hizo el Gremio de los Ladrones, a ella y a sus mejores amigos. Perdona
que hable con tanta franqueza a alguien que acabo de conocer, pero creo muy poco viril
por tu parte que le niegues la justa venganza que desea y que merece plenamente. Y eso
también va por ti, Ratón, que te jactaste ante Vlana de lo que habrías hecho de haberlo
sabido. ¡Tú, que en un caso parecido no tuviste escrúpulo en matar a mi propio padre —o
por tal reputado— a causa de sus crueldades!
Fafhrd comprendió con claridad que mientras había estado bebiendo ociosamente con
el Ratonero Gris en la Anguila, Vlana había ofrecido a Ivrian una versión sin duda
embellecida de sus agravios contra el Gremio y jugando sin piedad con las simpatías
románticas e ingenuas de la muchacha y su alto concepto del amor caballeresco.
También estaba claro que Ivrian se hallaba algo más que un poco borracha. Un frasco
casi vacío de vino violeta de la lejana Kiraay permanecía en la mesa junto a ellas.
Sin embargo, no se le ocurrió nada que hacer salvo extender sus grandes manos en un
gesto de impotencia y agachar la cabeza, más de lo que el techo bajo hacía necesario,
bajo la mirada feroz de Ivrian, reforzada ahora por la de Vlana. Después de todo, tenían
razón. Él había hecho aquella promesa.
Así pues, fue el Ratonero quien trató de contradecirla primero.
—Vamos, pequeña —exclamó mientras recorría la estancia, rellenando con seda más
grietas para impedir la entrada de la espesa niebla, agitando y alimentando el fuego de la
estufa—, y también vos, bella señora Vlana. Durante el mes pasado Fafhrd ha atacado a
los ladrones del Gremio allá donde más les duele, en las bolsas que les cuelgan entre las
piernas. Sus asaltos a los botines de sus robos han sido como otras tantas patadas en
sus ingles. Duele más, créeme, que quitarles la vida con un rápido tajo de espada, casi
indoloro, o una estocada. Y esta noche le he ayudado en su respetable propósito, y
volvería a hacerlo de buen grado. Así que bebamos todos.
Con un diestro movimiento descorchó uno de los jarros, y se apresuró a llenar tazas y
copas de plata.
—¡Una venganza de mercader! —replicó Ivrian con desdén, ni un ápice apaciguada,
sino más bien enojada de nuevo—. Sé que los dos sois caballeros fieles y gentiles, a
pesar de vuestra negligencia presente. ¡Como mínimo debéis traerle a Vlana la cabeza de
Krovas!
—¿Y qué haría con ella? ¿De qué le serviría excepto para manchar las alfombras?
El Ratonero hizo estas preguntas en tono quejumbroso, mientras Fafhrd, que había
recuperado el buen sentido, se arrodillaba y decía lentamente:
—Muy respetada señora Ivrian, es cierto que solemnemente prometí a mi amada Vlana
que le ayudaría en su venganza, pero eso fue cuando me hallaba aún en el bárbaro
Rincón Frío, donde la enemistad entre clanes es un lugar común, sancionado por la
costumbre y aceptado por todos los clanes, tribus y hermandades de los salvajes nórdicos
del Yermo Frío. En mi ingenuidad pensé en la venganza de Vlana como algo parecido.
Pero aquí, en medio de la civilización, descubro que todo es diferente y que las reglas y
costumbres están al revés. Sin embargo, tanto en Lankhmar como en el Rincón Frío, uno
ha de aparentar que observa las reglas y las costumbres para sobrevivir. Aquí el dinero es
todopoderoso, el ídolo situado en más alto lugar, tanto si uno suda, roba, aplasta a otros o
practica toda clase de estratagemas para conseguirlo. Aquí la enemistad y la venganza
están fuera de todas las reglas y se castigan peor que la locura violenta. Pensad, señora
Ivrian, que si el Ratón y yo tuviéramos que traerle a Vlana la cabeza de Krovas,
tendríamos que huir de Lankhmar al instante, perseguidos por todos sus hombres,
mientras que vos perderíais con toda certeza este país de hadas que el Ratón ha creado
por amor a vos y os veríais obligada a hacer lo mismo, a ser con él una mendiga en
continua fuga durante el resto de vuestras vidas naturales.
Era un razonamiento elegantemente expresado... pero que no sirvió de nada. Mientras
Fafhrd hablaba, Ivrian tomó su copa que acababan de llenarle otra vez y la apuró. Ahora
estaba en pie, firme como un soldado, su rostro pálido ruborizado, y le dijo acerbamente a
Fafhrd, arrodillado ante ella—
—¡Cuentas el coste! Me hablas de cosas —señaló el esplendor multicolor que la
rodeaba— de simple propiedad, por costosa que sea, cuando lo que está en juego es el
honor. Le diste a Vlana tu palabra. Oh, ¿es que ha muerto del todo la caballerosidad? Y
eso se aplica también a ti, Ratón, pues has jurado que seccionarías las miserables
gargantas de dos dañinos ladrones del gremio.
—No lo he jurado —objetó débilmente el Ratonero, tornando un trago largo—. Me limité
a decir que lo habría hecho.
Fafhrd no pudo hacer más que volver a encogerse de hombros, mientras sentía que se
le retorcían las entrañas, y procuró calmarse bebiendo de su taza de plata, pues Ivrian
hablaba con os mismos tonos que le hacían sentirse culpable y utilizaba los mismos
argumentos femeninos injustos pero que partían el corazón que podrían haber utilizado
Mor, su madre, o Mara, su amor abandonado del Clan de la Nieve y esposa reconocida,
que ahora tendría la panza hinchada con el hijo engendrado por él.
Vlana hizo un amable intento para sentar de nuevo a Ivrian en el sofá dorado.
—No te excites, querida —le rogó—. Has hablado con nobleza por mí y mi causa, y
créeme, te estoy muy agradecida. Tus palabras han revivido en mí fuertes y magníficos
sentimientos extinguidos durante muchos años. Pero de los aquí presentes, sólo tú eres
una verdadera aristócrata a tono comas más altas propiedades. Nosotros tres no somos
más que ladrones. ¿Es de extrañar que alguno considere la seguridad por encima del
honor y el mantenimiento de la palabra dada y ente con la mayor prudencia arriesgár
nuestras vidas? Sí, somos ladrones y tengo la mayoría de votos en contra. Así que, por
favor, no hables más de honor y temeraria e intrépida valentía, sino que siéntate y...
—Quieres decir que temen desafiar al Gremio de los Ladrones, ¿verdad? —dijo Ivrian,
con una expresión de odio en su rostro—. Siempre creí que mi Ratón era primero un
hombre noble y en segundo lugar un ladrón. Robar no es nada. Mi padre vivía de los
robos crueles perpetrados a ricos viajeros y vecinos menos poderosos que él, y sin
embargo era un aristócrata.
—¡Oh, qué cobardes sois los dos! ¡Miedosos! —terminó con una mirada de frío
desprecio primero al Ratonero y luego a Fafhrd.
Este último no pudo soportarlo más. Se puso en pie, sonrojado, los puños apretados a
cada lado, sin hacer caso de. su taza derribada ni el amenazante crujido que su súbita
acción produjo en el suelo hundido.
—¡No soy un cobarde! —gritó—. Me arriesgaré a ir a la Casa de los Ladrones, cortaré
la cabeza de tu Krovas y la arrojaré ensangrentada a los pies de Vlana. ¡Lo juro ante Kos,
el dios de las condenas, por los huesos marrones de Nalgron, mi padre, y por su espada
Varita Gris, que está aquí a mi lado!
Se dio una palmada en la cadera izquierda, no encontró nada allí salvo su túnica, y
hubo de contentarse indicando con brazo tembloroso su cinto y espada envainada sobre
su manto bien doblado. Entonces recogió su taza, volvió a llenarla y la apuró de un largo
trago.
El Ratonero Gris empezó a reírse con grandes carcajadas.
Todos le miraron. Se acercó brincando a Fafhrd y, todavía sonriendo, le preguntó:
—¿Por qué no? ¿Quién habla de temer a los ladrones del Gremio? ¿A quién le
trastorna la perspectiva de esta hazaña ridículamente fácil, cuando todos sabemos que
esa gente, incluso Krovas y su camarilla no son más que pigmeos en mentalidad y
destreza comparados conmigo o Fafhrd? Se me acaba de ocurrir una treta de maravillosa
sencillez y totalmente segura para penetrar en la Casa de los Ladrones. El fuerte Fafhrd y
yo la pondremos en efecto de inmediato. ¿Estás conmigo, norteño?
—Claro que lo estoy —respondió Fafhrd con rudeza, al tiempo que se preguntaba
perplejo qué locura se había apoderado del pequeño individuo.
—¡Dame algunos latidos de corazón para recoger ciertas cosas imprescindibles y nos
vamos! —exclamó el Ratonero.
De un estante cogió y desplegó un recio saco, y luego emprendió una actividad febril,
reuniendo y guardando en el saco cuerdas enrolladas, vendas, trapos, frascos de
ungüento, unturas y otras cosas curiosas.
—Pero no podéis ir esta noche —protestó Ivrian, pálida de repente y con la voz
insegura—. No estáis... en condiciones para ir.
—Estáis borrachos —dijo Vlana ásperamente—, y de esa manera lo único que
lograréis en la Casa de los Ladrones es que os maten. Fafhrd, ¿dónde está aquella
maravillosa razón que empleaste para matar, o contemplar a sangre fría cómo morían un
puñado de poderosos rivales y me conseguiste en Rincón Frío y en las heladas y
embrujadas profundidades del cañón de los Duendes? ¡Recuérdalo! E infunde un poco en
tu brincador amigo gris.
—Oh, no —le dijo Fafhrd mientras se abrochaba el cinto con la espada—. Querías la
cabeza de Krovas a tus pies en un gran charco de sangre, y eso es lo que vas a tener,
quieras o no!
—Tranquilízate, Fafhrd —intervino el Ratonero, el cual se detuvo de súbito y ató
fuertemente el saco con sus cuerdas—. Y calmaos también, señora Vlana y mi querida
princesa. Esta noche sólo pretendo realizar una expedición de reconocimiento, sin correr
riesgos, en busca tan sólo de la información necesaria para planear nuestro golpe fatal
mañana o pasado. Así que esta noche no habrá cortes de cabeza, ¿me oyes, Fafhrd?
Pase lo que pase, chitón. Y ponte el manto con capucha.
Fafhrd se encogió de hombros, asintió y le obedeció.
Ivrian pareció algo aliviada. Y Vlana también, aunque dijo:
—De todos modos estáis borrachos.
—¡Tanto mejor! —le aseguró el Ratonero con una sonrisa desbordante—. La bebida
puede hacer más lento el brazo del espadachín y suavizar un poco sus golpes, pero
enciende su ingenio y su imaginación, y éstas son las cualidades que necesitaremos esta
noche. Además —se apresuró a añadir, impidiéndole a Ivrian expresar alguna duda que
estaba a punto de ofrecer—, ¡los hombres borrachos tienen una cautela suprema! ¿No
habéis visto nunca a un beodo tambaleante erguirse y andar derecho de repente a la vista
de un guardia?
—Sí, y caerse de bruces en cuanto lo ha dejado atrás —dijo Vlana.
—¡Bah! —se limitó a replicar el Ratonero, y echando atrás la cabeza se dirigió hacia
ella a lo largo de una imaginaria línea recta, pero tropezó al instante y habría caído al
suelo si no hubiera dado un increíble salto adelante y una voltereta, aterrizando
suavemente —los dedos, tobillos y rodillas doblados en el momento preciso para absorber
el impacto— delante de las mujeres. El suelo apenas se quejó.
—¿Lo veis? —les dijo, enderezándose; de pronto empezó a oscilar hacia atrás, tropezó
con el cojín sobre el que estaba su manto y espada, pero con ágiles movimientos logró
permanecer en pie y empezó a ataviarse rápidamente.
Escudándose en esta acción, Fafhrd, con disimulo pero también con rapidez, llenó una
vez más su taza y la del Ratonero, pero Vlana lo observó y le dirigió una mirada tan
furibunda que el muchacho dejó las tazas y el jarro descorchado, y luego, con gesto
resignado, se apartó de las bebidas e hizo a Vlana una mueca de aceptación.
El Ratonero se echó el saco al hombro y abrió la puerta. Fafhrd se despidió de las
mujeres agitando una mano pero sin decir palabra, y salió al porche diminuto. La niebla
nocturna era tan espesa que casi se perdió de vista. El Ratonero agitó cuatro dedos en
dirección a Ivrian y le dijo en voz baja: «Adiós, Ratilla». Entonces siguió a Fafhrd.
—Que tengáis buena suerte —gritó con vehemencia Vlana.
—Oh, Ratón, ten cuidado —dijo Ivrian, compungida.
El Ratonero, su figura ligera contra el fondo oscuro de la de Fafhrd, cerró en silencio la
puerta.
Las muchachas se abrazaron al instante, esperando el inevitable crujido y gemido de
las escaleras, pero no se producía. La niebla nocturna que había entrado en la estancia
se disipó y aún no se había roto el silencio.
—¿Qué pueden estar haciendo ahí afuera? —susurró Ivrian—. ¿Planeando su acción?
Vlana frunció el ceño, meneó con impaciencia la cabeza y luego se separó de su
compañera y se dirigió de puntillas a la puerta, la abrió, bajó en silencio algunos
escalones, que crujieron lastimeramente, y regresó, cerrando la puerta tras ella.
—Se han ido —dijo en tono de asombro, los ojos muy abiertos, las manos un poco
extendidas a cada lado, con las palmas hacia arriba.
—¡Estoy asustada! —susurró Ivrian y cruzó corriendo la estancia para abrazar a la
muchacha más alta.
Vlana la abrazó con fuerza y luego liberó un brazo para echar los tres pesados cerrojos
de la puerta.
En el Callejón de los Huesos, el Ratonero guardó en su bolsa la cuerda de nudos con
la que había descendido desde el gancho de la lámpara.
—¿Qué te parece si pasamos un rato en la Anguila? —sugirió.
—¿Quieres decir que hagamos eso y les digamos a las chicas que hemos estado en la
Casa de los Ladrones? —preguntó Fafhrd, no demasiado indignado.
—Oh, no protestó el Ratonero—, pero te has dejado arriba la copa del estribo, y yo
también.
Al pronunciar la palabra «estribo» miró sus botas de piel de rata y, agachándose,
emprendió un breve galope circular, las suelas de sus botas golpeando suavemente en
los adoquines. Agitó unas riendas imaginarias —«¡Hia, hia!»— y aceleró su galope, pero
echándose hacia atrás tiró de las riendas para detenerse —«¡Sooo!»— cuando Fafhrd,
con una sonrisa taimada sacó de su manto dos jarros llenos.
—Los escamoteé, por así decirlo, cuando dejé las tazas. Vlana ve mucho, pero no
todo.
—Eres un individuo prudente y muy previsor, además de tener cierta habilidad en el
manejo de la es rada —le dijo ad mirado el Ratonero—. Me enorgullezco de amarte
camarada.
Cada uno descorchó un jarro y bebió un buen trago. Luego el Ratonero tomó la
delantera para ir hacia el oeste, y caminaron tambaleándose sólo un poco. Pero no
llegaron a la calle de la Pacotilla, sino que giraron al norte y entraron en un callejón aún
más estrecho y ruidoso..
—El patio de la Peste —dijo el Ratonero, y Fafhrd asintió.
Tras escudriñar el entorno, cruzaron la ancha y vacía calle de los Oficios y salieron de
nuevo al patio de la Peste. Era extraño, pero la atmósfera estaba un poco más despejada.
Al mirar hacia arriba vieron estrellas. Sin embargo, ningún viento soplaba del norte. El aire
estaba totalmente inmóvil.
Preocupados como estaban por el proyecto que tenían entre manos y por la mera
locomoción, algo difícil a causa de su borrachera, no miraron hacia atrás. Allí la niebla
nocturna era más espesa que nunca. Un balcón que hubiera volado en círculo, muy alto,
habría visto aquella negra niebla convergiendo de todas las partes de Lankhmar, de todos
los puntos cardinales, del Mar Interior, del Gran Pantano Salado, de los campos de
cereales surcados de acequias, del río Hlal... formando rápidos ríos y riachuelos negros,
amontonándose, girando, arremolinándose, oscura y hedionda esencia de Lankhmar
procedente de sus hierros de marcar, sus braseros, hogueras, fogatas, fuegos de cocina y
calefacción, hornos, forjas, fábricas de cerveza, destilerías, innumerables fuegos
consumidores de desperdicios y basuras, cubiles de alquimistas y brujos, crematorios,
quemadores de carbón en montículos de turba, todos estos y muchos más...
convergiendo en el Sendero Sombrío, en la Anguila de Plata y en la casa desvencijada
que se alzaba tras ella, vacía excepto en el ático. Cuanto más se acercaba a aquel centro
más densa se hacía la niebla, y de ella se desgajaban hebras arremolinadas y giratorios
jirones que se aferraban a los ásperos cantos de piedra y cubrían los ladrillos como
telarañas negras.
Pero el Ratonero y Fafhrd se limitaban a mirar asombrados las estrellas,
preguntándose hasta qué punto la visibilidad mejorada aumentaría el riesgo de su
indagación, y cautamente cruzaron la calle de los Pensadores, a la que los moralistas
llamaban calle de los Ateos, siguiendo por el patio de la Peste hasta su bifurcación.
El Ratonero eligió el ramal izquierdo, que iba hacia el noroeste.
—El callejón de la Muerte.
Fafhrd asintió.
Tras una curva y un tramo en sentido opuesto, la calle de la Pacotilla apareció a unos
treinta pasos de distancia. El Ratonero se detuvo en seguida y aplicó suavemente el
brazo contra el pecho de Fafhrd.
Al otro lado de la calle de la Pacotilla se veía claramente un umbral ancho, bajo y
abierto, enmarcado por mugrientos bloques de piedra. Conducían a él dos escalones
ahuecados por siglos de pisadas. Una luz anaranjada amarillenta surgía de las antorchas
agrupadas en el interior. No podían ver mucho de éste a causa del ángulo que hacía el
callejón de la Muerte. Pero por lo que podían ver, no había portero o guardián alguno a la
vista, nadie en absoluto, ni siquiera un perro atado con una cadena. El efecto era
amedrentador.
—¿Ahora cómo entramos en ese condenado sitio? —preguntó Fafhrd con un áspero
susurro—. Explora el callejón del Asesinato en busca de una ventana trasera que
podamos forzar. Supongo que tienes palancas en ese saco. ¿O lo intentamos por el
tejado? Ya sé que eres hombre de tejados. Enséñame ese arte. Yo conozco los árboles y
las montañas, la nieve, el hielo y la roca desnuda. ¿Ves aquella pared?
Retrocedió unos pasos, a fin de tomar impulso para subir por la pared.
—Tranquilízate, Fafhrd —le dijo el Ratonero, manteniendo la mano contra el corpulento
pecho del joven—. Tendremos el tejado en reserva, y también todas las paredes. Confío
en que eres un maestro de la escalada. En cuando a la manera de entrar, caminaremos
directamente a través de ese portal. —Frunció el ceño y añadió—: Más bien cojeando y
con un bastón. Haré los preparativos. Vamos.
Mientras conducía al escéptico Fafhrd por el callejón de la Muerte hasta que toda la
calle de la Pacotilla quedó fuera de su vista, la explicó:
—Fingiremos que somos mendigos, miembros de su gremio, que no es más que una
filial del Gremio de los Ladrones y se alberga en la misma casa, o en cualquier caso
informa a los Maestros Mendigos en la Casa de los Ladrones. Seremos nuevos
miembros, que han salido de día, por lo que no es de esperar que el Maestro Mendigo de
noche, como ningún vigilante nocturno conozcan nuestro aspecto.
—Pero no parecemos mendigos —protestó Fafhrd—. Los mendigos tienen lesiones
horribles y miembros torcidos o que les faltan del todo.
—De eso precisamente voy a ocuparme ahora —dijo el Ratonero, riendo entre dientes,
y desenvainó a Escalpelo.
Fafhrd dio un paso atrás y miró al Ratonero con alarma, pero éste contempló
atentamente la larga cinta de acero y en seguida, con un gesto de satisfacción,
desprendió del cinto la vaina de Escalpelo, forrada de piel de rata, envainó la espada y la
envolvió, con empuñadura y todo, utilizando un rollo de venda ancha que extrajo del saco.
—¡Ya está! —dijo mientras ataba los extremos de la venda—. Ahora tengo un bastón.
—¿Qué es eso? —le preguntó Fafhrd—. ¿Y para qué?
—Para convertirme en ciego. —Dio unos cuantos pasos, golpeando los adoquines con
la espada envuelta, cogiéndola por los arriaces o gavilanes, de modo que el puño y el
pomo quedaban ocultos por la manga, y tanteando delante él con la otra mano—. ¿Te
parece bien? —le preguntó a Fafhrd cuando se volvió.
—Me parece perfecto. Ciego como un murciélago, ¿eh?
—Oh, no te preocupes, Fafhrd... el trapo es de gasa y puedo ver a su través bastante
bien. Además, no tengo que convencer a nadie dentro de la Casa de los Ladrones de que
soy realmente ciego. La mayoría de los mendigos del Gremio se hacen pasar por tales,
como debes saber. Pero ahora, ¿qué hacemos contigo? No puedes fingir también que
eres ciego... Eso sería demasiado obvio y levantaría sospechas.
Descorchó el jarro y bebió en busca de inspiración. Fafhrd le imitó, por principio.
—¡Ya lo tengo! —exclamó el Ratonero, y chascó los labios—. Fafhrd, apóyate en la
pierna derecha y dobla la izquierda por la rodilla hacia atrás. ¡Aguanta! ¡No te me caigas
encima! ¡Largo de aquí! Pero sujétate en mi hombro. Está bien. Ahora levanta más el pie
izquierdo. Disimularemos tu espada como la mía, a guisa de muleta... es más gruesa y
parece adecuada. También puedes apoyarte con la otra mano sobre mi hombro, a medida
que avanzas a saltos... ¡el cojo llevando al ciego, eso es siempre conmovedor, muy
teatral! No, no sale bien... Tendré que atarla. Pero primero quítate la vaina.
Pronto el Ratonero hizo con Varita Gris y su vaina lo mismo que había hecho con
Escalpelo, y ataba el tobillo izquierdo de Fafhrd al muslo, apretando cruelmente la cuerda,
aunque los nervios de Fafhrd, anestesiados por el vino, apenas lo notaron. Equilibrándose
con su maleta de acero, bebió de su jarro y reflexionó profundamente. Desde que se unió
a Vlana le había interesado el teatro, y la atmósfera de la Casa de los Actores había
incrementado aquel interés, por lo que le encantaba la perspectiva de representar un
papel en la vida real. Pero por brillante que sin duda fuera el plan del Ratonero, parecía
tener inconvenientes. Trató de formularlos.
—Ratonero, no acaba de gustarme esto de tener las espadas atadas, de modo que no
podremos utilizarlas en caso de emergencia.
—Pero podemos usarlas como garrotes —replicó el Ratonero, el aliento silbando entre
sus dientes mientras hacía el último nudo—. Además, tenemos los cuchillos. Mira, gira el
cinto hasta que el cuchillo te quede a la espalda, bien oculto por el manto. Yo haré lo
mismo con Garra de Gato. Los mendigos no llevan armas, por lo menos a la vista, y
hemos de mantener la teatralidad en todos los detalles. Ahora deja de beber, que ya es
suficiente. Yo sólo necesito un par de tragos más para llegar a mi mejor grado de
excitación.
—Y tampoco estoy seguro de que me guste entrar cojeando en la guarida de los
matones. Puedo saltar con una rapidez sorprendente, es cierto, pero no tan rápido como
cuando corro. ¿Crees que es realmente prudente?
—Puedes soltarte en un instante —dijo el Ratonero con un atisbo de impaciencia y
enojo—. ¿No estás dispuesto a hacer el menor sacrificio por el arte?
—Oh, muy bien —dijo Fafhrd, apurando su jarro y echándolo a un lado—. Sí, claro que
lo estoy.
El Ratonero le inspeccionó críticamente.
—Tu aspecto es demasiado saludable. —Dio unos toques al rostro y las manos de
Fafhrd con grasienta pintura gris y añadió unas arrugas oscuras—. Y tus ropas están
demasiado limpias.
Recogió tierra mugrienta de entre los adoquines y manchó con ella la túnica de Fafhrd.
Luego trató de hacerle algún desgarrón, pero el tejido resistió. Entonces se encogió de
hombros y se metió el saco aligerado bajo el cinto.
—También tu aspecto es demasiado pulido —observó Fafhrd, y se agachó sobre la
pierna derecha para recoger un buen puñado de basura, que contenía excrementos a
juzgar por su tacto y olor. Irguiéndose con un potente esfuerzo, restregó la basura sobre
el manto del Ratonero y también su jubón de seda gris.
El hombrecillo notó el olor y soltó una maldición, pero Fafhrd le recordó la «teatralidad».
—Es bueno que hedamos. Los mendigos huelen mal... esa es otra razón por la que la
gente les da monedas: para librarse de ellos. Y nadie en la Casa de los Ladrones sentirá
deseos de inspeccionarnos de cerca. Vayamos ahora, mientras siguen ardiendo nuestras
hogueras interiores.
Y cogiendo al Ratonero por el hombro, se impulsó rápidamente hacia la calle de la
Pacotilla, colocando la espada vendada entre adoquines, a buena distancia por delante de
él, y dando saltos poderosos.
—Más despacio, idiota —le susurró el Ratonero, deslizándose junto a él casi con la
velocidad de un patinador para mantenerse a su altura, mientras golpeaba el suelo con su
bastón espada como un loco—. Se supone que un lisiado ha de ser débil... Eso es lo que
provoca la compasión.
Fafhrd asintió prudentemente y redujo un poco su velocidad. El amenazante umbral
desierto apareció de nuevo a la vista. El Ratonero inclinó su jarro para apurar el vino,
bebió un poco y se atragantó. Fafhrd le arrebató el jarro, lo vació y lo arrojó por encima de
su hombro. El recipiente se estrelló ruidosamente contra el suelo.
Saltando y arrastrando los pies, entraron en la calle de la Pacotilla, pero se detuvieron
en seguida al ver a un hombre y una mujer ricamente ataviados. La riqueza del atuendo
del hombre era sobria, y el individuo grueso y algo viejo, aunque de facciones fuertes. Sin
duda era un mercader que pagaba dinero al Gremio de los Ladrones —una cuota de
protección por lo menos— para circular por allí a aquellas horas.
La riqueza de la vestimenta femenina era llamativa, aunque no chillona; era bella y
joven, y parecía aún más joven de lo que era. Casi con seguridad se trataba de una
competente cortesana.
El hombre empezó a desviarse para pasar lejos de la ruidosa y sucia pareja, volviendo
el rostro, pero la mujer se dirigió al Ratonero, la preocupación creciendo en sus ojos con
la rapidez de una planta de invernadero.
—¡Oh, pobre muchacho! Ciego. Qué tragedia. Démosle algo, querido.
—Aléjate de esos hediondos, Misra, y sigue tu camino —replicó él, sus últimas
palabras vibrantemente apagadas, pues se pinzaba la nariz.
Ella no replicó, pero introdujo una mano en su bolso blanco de armiño y depositó una
moneda en la palma del Ratonero, cerrándole los dedos sobre ella. Luego le cogió la
cabeza entre sus manos y le dio un rápido beso en los labios, antes de que su
acompañante la arrastrara.
—Cuida bien del chiquillo, anciano —le dijo la mujer a Fafhrd, mientras su compañero
gruñía apagados reproches, de los cuales sonó de modo inteligible «zorra pervertida».
El Ratonero miró la moneda que tenía en la palma y luego dirigió una larga mirada a su
benefactora. En tono de asombro le susurró a Fafhrd:
—Mira. Oro. Una moneda de oro y la simpatía de una mujer bella. ¿Crees que
deberíamos abandonar este aventurado proyecto y tomar la mendicidad como profesión?
—¡Y hasta la sodomía! —respondió Fafhrd con aspereza, molesto porque la bella le
había llamado «anciano»—. ¡Sigamos adelante!
Subieron los dos escalones desgastados y cruzaron el umbral, sin que les pasara
desapercibido el excepcional grosor de la pared. Delante había un corredor alto, recto, de
techo alto, que finalizaba en una escalera y cuyas puertas derramaban luz a intervalos, a
la que se añadía la iluminación de las antorchas colocadas en la pared.
Apenas habían cruzado el umbral cuando el frío acero heló el cuello y punzó un
hombro de cada uno de ellos. Desde arriba, dos voces ordenaron al unísono:
—¡Alto!
Aunque enardecidos —y embriagados— por el vino fortificado, los dos tuvieron el buen
sentido de detenerse y, con mucha cautela, alzaron la vista. Dos rostros enjutos, con
cicatrices, de fealdad excepcional, ambos con un pañuelo chillón que les recogía el
cabello hacia atrás, les miraban desde una hornacina grande y profunda, por encima del
umbral, lo cual explicaba que fuera tan bajo. Dos brazos nervudos bajaron las espadas
que todavía les rozaban.
—Salisteis con la hornada de mendigos del mediodía, ¿eh? —observó uno de ellos—.
Bueno, será mejor que tengáis buenos ingresos para justificar tan gran retraso. El Maestro
Mendigo nocturno está de permiso en la calle de las Prostitutas.
Informaréis a Krovas. ¡Dioses, qué mal oléis! Será mejor que os lavéis primero, o
Krovas hará que os bañen con agua hirviendo. ¡Marchaos!
El Ratonero y Fafhrd avanzaron arrastrando los pies y cojeando, poniendo el máximo
cuidado en parecer auténticos mendigos lisiados. Uno de los centinelas oculto en una
hornacina les gritó cuando pasaron por debajo:
—¡Tranquilos, chicos! Aquí no tenéis que seguir fingiendo.
—La práctica le hace a uno perfecto —replicó el Ratonero con voz temblorosa, y los
dedos de Fafhrd se hundieron en su hombro para advertirle.
Siguieron avanzando con un poco más de naturalidad, tanto como lo permitía la pierna
atada de Fafhrd.
—Dioses, qué vida tan fácil tienen los mendigos del Gremio —observó el otro guardián
a su compañero—. ¡Qué falta de disciplina y poca habilidad! ¡Perfecto! ¡No te fastidia!
Hasta un niño podría ver lo que hay debajo de esos disfraces.
—Sin duda algunos niños pueden verlo —dijo su compañero—, pero sus queridos
papás dejan caer una lágrima y una moneda o les dan una patada. Los adultos,
embebidos por su trabajo y sus sueños, se vuelven ciegos, a menos que tengan una
profesión como la de robar, que les permite ver las cosas tal como realmente son.
Resistiendo el impulso de reflexionar en esta sabia filosofía, y contentos por no haber
tenido que pasar la inspección del astuto Maestro Mendigo —Fafhrd pensó que, en
verdad, el Kos de la Condenación parecía llevarles directamente a Krovas y quizá la
decapitación sería la orden de la noche— siguió andando vigilante y cautelosamente junto
con el Ratonero. Entonces empezaron a oír voces, sobre todo breves y entrecortadas, y
otros ruidos.
Pasaron por algunas puertas en las que hubieran querido detenerse, a fin de estudiar
las actividades que se desarrollaban en el interior, pero sólo se atrevieron a avanzar un
poco más despacio. Por suerte la mayor parte de los umbrales eran anchos y permitían
una visión bastante completa.
Algunas de aquellas actividades eran muy interesantes. En una habitación adiestraban
a muchachos para arrebatar bolsos y rajar monederos. Se acercaban por detrás a un
instructor, y si éste oía ruido de pisadas o notaba el movimiento de la mano —o, peor, oía
el tintineo de una falsa moneda al caer— les castigaba con unos azotes. Otros parecían
entrenarse en tácticas de grupo: dar empellones, arrebatar por detrás, y pase rápido de
los objetos robados a un compañero.
En otra estancia, de la que salían densos olores de metal y aceite, unos estudiantes de
más edad realizaban prácticas de laboratorio en descerrajamiento de cerraduras. Un
hombre de barba gris y manos pringosas, que ilustraba sus explicaciones desmontando
pieza a pieza una complicada cerradura, les daba la lección. Otros parecían estar
sometiendo a prueba su habilidad, velocidad y capacidad para trabajar sin hacer ruido...
Sondeaban con finas ganzúas los ojos de las cerraduras en media docena de puertas,
colocadas unas al lado de las otras en un tabique que no tenía más finalidad que aquella,
mientras un supervisor que sostenía un reloj de arena les observaba atentamente.
En una tercera estancia, los ladrones comían ante largas mesas. Los aromas eran
tentadores, hasta para hombres llenos de alcohol. El Gremio trataba bien a sus miembros.
En una cuarta habitación, el suelo estaba acolchado en parte, y se instruía a los
alumnos en deslizamiento, esquivar, agacharse, caer, tropezar y otras formas de hacer
inútil la persecución. Estos estudiantes también eran mayores. Una voz como la de un
sargento gruñía:
—¡No, no, no! Así no os podríais escabullir de vuestra abuela paralítica. He dicho que
os agachéis, no que hagáis una genuflexión al sagrado Aarth. A ver esta vez...
—Grif ha usado grasa —gritó un inspector.
—¿Ah, sí? ¡Un paso al frente, Grif! —replicó la voz gruñona, mientras el Ratonero y
Fafhrd se apartaban con cierto pesar para que no pudieran verles, pues se dieron cuenta
de que allí podrían aprender muchas cosas: trucos que podrían mantenerles útiles incluso
en una noche como aquella—. ¡Escuchad todos vosotros! —siguió diciendo la voz
imperiosa, tan fuerte que podían oírla aunque ya se habían alejado un buen trecho de
allí—. La grasa puede ir muy bien para un trabajo nocturno, pero de día su brillo grita la
profesión de quien la usa a todo Nehwon. Y, en cualquier caso, hace que el ladrón tenga
un exceso de confianza en sí mismo. Se hace dependiente del pringue y luego, en un
apuro, descubre que ha olvidado aplicársela. Además, su aroma puede traicionarle. Aquí
trabajamos siempre con la piel seca... ¡salvo por el sudor natural!, como os dijimos a
todos la primera noche. Agáchate, Grif. Cógete los tobillos. Endereza las rodillas.
Más azotes, seguidos por gritos de dolor, distantes ahora, puesto que el Ratonero y
Fafhrd se hallaban ya a mitad de las escaleras, el último ascendiendo trabajosamente,
aferrado a la barandilla y la espada vendada.
El segundo piso era una réplica del primero, pero mientras éste estaba vacío, el otro
era lujoso. A lo largo del corredor alternaban las lámparas y los afiligranados recipientes
de incienso colgantes del techo, difundiendo una luz suave y un olor aromático. Las
paredes tenían ricos tapices y el suelo mullida alfombra. Pero aquel corredor también
estaba desierto y, además, totalmente silencioso. Los dos amigos se miraron y avanzaron
con resolución.
La primera puerta, abierta de par en par, mostraba una habitación desocupada, llena
de percheros de los que colgaban ropas, ricas y sencillas, inmaculadas y sucias, así como
pelucas en sus soportes, estantes con barbas y otros adminículos pilosos, así como
varios espejos ante los que se alineaban unas mesitas llenas de cosméticos y con
taburetes junto a ellas. Era claramente una sala para disfrazarse.
Tras mirar y escuchar a cada lado, el Ratonero entró corriendo para coger un gran
frasco verde de la mesa más próxima, y salió con la misma celeridad. Lo destapó y
olisqueó su contenido. Un olor rancio y dulzón a gardenia luchó con los acres vapores del
vino. El Ratonero salpicó su pecho y el de Fafhrd con aquel dudoso perfume.
—Antídoto contra la mierda —le explicó con la seriedad de un médico, cerrando el
frasco—. No vamos a permitir que Krovas nos despelleje con agua hirviendo. No, no, no.
Dos figuras aparecieron en el extremo del corredor y se dirigieron a ellos. El Ratonero
ocultó el frasco bajo su manto, sujetándolo entre el codo y el costado, y luego él y Fafhrd
siguieron adelante... Volverse levantaría sospechas.
Las tres puertas siguientes ante las que pasaron estaban cerradas por pesadas
puertas. Cuando se acercaban a la quinta, las dos figuras que se aproximaban, cogidas
del brazo, pero a grandes zancadas, moviéndose con más rapidez de lo que permitía la
cojera y el arrastrar de pies, se hicieron claras. Vestían ropas de nobles, pero sus rostros
eran de ladrones. Fruncían el ceño con indignación y suspicacia, a la vista del Ratonero y
Fafhrd.
En aquel momento —procedente de algún lugar entre las dos pareas de hombres—
una voz empezó a pronunciar palabras en una lengua extraña, utilizando el ritmo
monótono y rápido de los sacerdotes en un servicio rutinario, de algunos brujos en sus
encantamientos.
Los dos ladrones ricamente ataviados redujeron la rapidez de sus pasos al llegar a la
séptima puerta y miraron adentro. Se detuvieron en seco. Sus cuellos se tensaron y sus
ojos se abrieron con desmesura. Palidecieron visiblemente. Entonces, de súbito, siguieron
su camino apresuradamente, casi corriendo, y pasaron por el lado de Fafhrd y el Ratonero
como si éstos fuesen unos muebles. La monótona voz siguió martilleando su
encantamiento.
La quinta puerta estaba cerrada, pero la sexta abierta. El Ratonero aplicó un ojo al
resquicio, su mejilla rozando la jamba. Luego se asomó más y miró fascinado, subiéndose
el trapo negro a la frente para poder ver mejor. Fafhrd se reunió con él.
Era una gran sala, vacía, hasta donde podía ver, de vida animal y humana, pero llena
de cosas interesantes. Desde la altura de la rodilla hasta el techo, toda la pared del fondo
era una mapa de la ciudad de Lankhmar y su entorno inmediato. Parecía que estaban
pintados allí todos los edificios y calles, hasta el cuchitril más pequeño y el patio más
estrecho. En muchos lugares había signo de recientes borraduras y nuevo dibujo, y aquí y
allá había pequeños jeroglíficos coloreados de misterioso significado.
El suelo era de mármol, el techo azul como lapislázuli. De las paredes laterales
colgaban innumerables cosas, mediante anillas y candados. Una estaba cubierta con toda
suerte de herramientas de ladrón, desde una enorme y gruesa palanqueta que parecía
como si pudiera desarzonar el universo, o al menos la puerta de la cámara del tesoro del
señor supremo, hasta una varilla tan fina que podría ser la varita mágica de una reina de
los duendes y designada al parecer para desplegarse y pescar desde lejos preciosos
objetos de los zanquilargos tocadores con tablero de marfil pertenecientes a las señoras
de alcurnia. De la otra pared colgaba toda clase de objetos pintorescos, con destellos de
oro y joyas, sin duda escogidos por su extravagancia entre las piezas defectuosas de
robos memorables, desde una máscara femenina de fino oro, de rasgos y contornos tan
bellos que cortaba el aliento, pero con incrustaciones de rubíes que simulaban las
erupciones de la viruela en su etapa febril, hasta un anillo cuya hoja estaba formada por
diamantes en forma de cuña colocados unos al lado de otros y el filo diamantino parecía
el de una navaja de afeitar.
Alrededor de la estancia había mesas con maquetas de viviendas y otros edificios,
exactos hasta el último detalle, según parecía, pues tenían incluso los agujeros de
ventilación bajo los canalones del tejado, el agujero de desagüe al nivel del suelo y las
grietas de las paredes. Muchas estaban cortadas en sección parcial o total para mostrar la
disposición de habitaciones, gabinetes, bóvedas de seguridad, puertas, corredores,
pasadizos secretos, salidas de humos y ventilaciones con igual detalle.
En el centro de la estancia había una mesa redonda de ébano y cuadrados de marfil,
alrededor de la cual había siete sillas de respaldo recto pero bien acolchado, una de ellas
de cara al mapa y alejada del Ratonero y Fafhrd, con el respaldo más alto y brazos más
anchos que las otras... una silla de jefe, probablemente la de Krovas.
El Ratonero avanzó de puntillas, irresistiblemente atraído, pero la mano izquierda de
Fafhrd se cerró sobre su hombro como el mitón de hierro de una armadura mingola,
obligándole a retroceder.
Mostrando su desaprobación con un fruncimiento de ceño, el norteño volvió a colocar el
trapo negro sobre los ojos del Ratonero, y con la mano que sostenía la muleta le indicó
que siguiera adelante; luego se puso en marcha con los saltos más cuidadosamente
calculados y silenciosos. El Ratonero le siguió, encogiéndose de hombros, decepcionado.
En cuanto se alejaron de la puerta, pero antes de que se hubieran perdido de vista, una
cabeza provista de una barba negra bien cuidada y con el pelo muy corto, apareció como
la de una serpiente por un lado de la silla de respaldo más alto y miró las espaldas de los
dos jóvenes con ojos profundamente hundidos pero brillantes. Luego, una mano larga y
flexible como una serpiente siguió a la cabeza, cruzó los delgados labios con un dedo
ofídico, haciendo una señal de silencio, y luego llamó con otro gesto a las dos parejas de
hombres vestidos con túnicas oscuras que estaban a cada lado de la puerta, de espaldas
a la pared del corredor, cada uno sujetando un cuchillo curvo en una mano y una porra de
cuero oscuro, con punta de plomo en la otra.
Cuando Fafhrd estaba a medio camino de la séptima puerta, de la que seguía saliendo
la monótona pero siniestra recitación, salió por ella un joven delgado de rostro blanco
como la leche, las manos en la boca y una expresión de terror en los ojos, como si
estuviera a punto de prorrumpir en gritos o vomitar, y con una escoba sujeta bajo un
brazo, por lo que parecía un joven brujo a punto de emprender el vuelo. Pasó corriendo
por el lado de Fafhrd y el Ratonero y se alejó. Sus rápidas pisadas sonaron amortiguadas
en la alfombra y agudas y huecas en los escalones, antes de extinguirse.
Fafhrd miró al Ratonero con una mueca y se encogió de hombros. Luego se puso en
cuclillas sobre una sola pierna hasta que la rodilla de su pierna atada tocó el suelo, y
avanzó medio rostro por la jamba de la puerta. Al cabo de un rato, sin cambiar de
posición, hizo una sena al Ratonero para que se aproximara. Este último asomó
lentamente el rostro por la jamba, por encima del de Fafhrd.
Lo que vieron era una habitación algo más pequeña que la del gran mapa e iluminada
por lámparas centrales que producían una luz azul blanca en vez del amarillo habitual. El
suelo era de mármol, de colores oscuros y decorado con complejas espirales. De los
muros colgaban cartas astrológicas y antropománticas e instrumentos de magia, y sobre
unos estantes había jarros de porcelana con inscripciones crípticas, frascos de vidrio y
tubos de cristal de las formas más extrañas, algunos llenos de fluidos coloreados, pero
muchos de ellos vacíos y relucientes. Al pie de las paredes, donde las sombras eran más
espesas, había materiales rotos y desechados, formando un montón irregular, como si los
hubieran apartado para que no molestaran, y en algunos lugares se abrían grandes
agujeros de ratas.
En el centro de la habitación, cuya brillante iluminación contrastaba con la oscuridad de
la periferia, había una larga mesa con un grueso tablero y muchas patas macizas. El
Ratonero pensó por un instante en un centípedo y luego en el mostrador de la Anguila,
pues la superficie del tablero estaba muy manchada y llena de muescas a causa de
muchos derrames de elixires, y mostraba numerosas quemaduras profundas y negras
debidas al fuego, el ácido o ambas cosas.
En medio de la mesa funcionaba un alambique. La llama de la lámpara —ésta de un
azul intenso— mantenía en ebullición dentro de la gran retorta de cristal un líquido oscuro
y viscoso con algunos destellos diamantinos. De la espesa materia hirviente surgían
hebras de un vapor más oscuro que pasaba por la estrecha boca de la retorta, manchada
la transparente cabeza —curiosamente con un brillante escarlata— y luego, de nuevo
muy negro, pasaba a la estrecha tubería que salía de la cabeza y comunicaba con un
receptor esférico de cristal, más grande incluso que la retorta, donde se rizaban y
oscilaban como otras tantas espirales de negro cordón en movimiento... una delgada e
interminable serpiente de ébano.
Tras el extremo izquierdo de la mesa se hallaba un hombre alto pero jorobado, vestido
con túnica y capucha que ensombrecía más que ocultaba un rostro cuyos rasgos más
prominentes eran la nariz larga, gruesa y puntiaguda y la boca sobresaliente, sin apenas
mentón. Su cutis era gris cetrino, como arcilla, y una barba corta, crujiente y gris crecía en
sus anchas mejillas. Bajo la frente huidiza y las pobladas cejas grises, unos ojos muy
anchos miraban con atención un pergamino que el tiempo había vuelto pardo, cuyas
desagradables manos, como porras pequeñas, los nudillos grandes, los dorsos grises,
enrollaba y desenrollaba sin cesar. El único movimiento de sus ojos, aparte de la breve
mirada de un lado a otro mientras leía las líneas que entonaba rápidamente, era en
ocasiones una mirada lateral al alambique.
En el otro extremo de la mesa, los ojos pequeños, como cuentas, mirando de un modo
alterno al brujo y el alambique, se agazapaba una pequeña bestia negra, cuyo primer
atisbo hizo que Fafhrd hundiera dolorosamente los dedos en el hombro del Ratonero, y
éste casi gritó, no de dolor. El animal era como una rata, pero tenía la frente más alta y los
ojos más juntos que los de un roedor, mientras que sus patas delanteras, que se frotaba
sin cesar con lo que parecía un júbilo incansable, parecían copias en miniatura de las
manos macizas del brujo.
De un modo simultáneo pero independiente, Fafhrd y el Ratonero tuvieron la certeza de
que se trataba de la bestia que había escoltado por el arroyo a Slivikin y su compinche y
que luego huyó, y ambos recordaron lo que Ivrian había dicho acerca del animal de
compañía de un brujo y la posibilidad de que Krovas empleara a uno de éstos.
La fealdad del hombre y la bestia, y entre ellos el serpenteante vapor negro que se
retorcía en el gran receptor y la cabeza, como un cordón umbilical negro, constituían una
visión horrenda. Y las similitudes, salvo por el tamaño, entre ambas criaturas eran aún
más inquietantes en sus implicaciones.
El ritmo del encantamiento se aceleró, las llamas azules y blancas brillaron y sisearon
audiblemente, el fluido en la retorta se hizo espeso como lava, se formaron grandes
burbujas que se quebraron sonoramente, la cuerda negra en el receptor se retorció como
un nido de serpientes; hubo una sensación creciente de presencias invisibles, la tensión
sobrenatural aumentó hasta hacerse casi insoportable, y Fafhrd y el Ratonero tuvieron
una gran dificultad para guardar silencio, pues no podían controlar su entrecortada
respiración, y temían que los latidos del corazón pudieran oírse a codos de distancia.
El encantamiento llegó abruptamente a su auge y se desvaneció, como un redoble muy
fuerte de tambor silenciado al instante por la palma y los dedos contra el parche. Con un
brillante destello y una explosión sorda, innumerables grietas aparecieron en la retorta; su
cristal se volvió blanco y opaco, pero no se quebró ni dejó salir el líquido. La cabeza se
elevó un palmo, permaneció un momento suspendida y cayó hacia atrás. Entretanto dos
lazos negros aparecieron entre las espirales del receptor y de repente se estrecharon
hasta que fueron sólo dos grandes nudos negros.
El brujo sonrió, enrollando el extremo del pergamino, y su mirada pasó del receptor a
su animalillo, el cual chillaba y daba alegres saltos.
—¡Silencio, Slivikin! Ya te llega el turno de correr, esforzarte y sudar —dijo el brujo,
hablando en lankhmarés macarrónico, pero con tal rapidez y una voz tan aguda que
Fafhrd y el Ratonero apenas podían seguirle. No obstante, ambos se dieron cuenta de
que habían confundido por completo la identidad de Slivikin. En un momento de apuro, el
ladrón gordo había llamado a la bestia brujeril, en vez de a su compañero humano, para
que acudiera en su ayuda.
—Sí, amo —respondió Slivikin con voz chillona y no menos claramente, haciendo que
un instante el Ratonero tuviera que revisar sus opiniones acerca del habla de los
animales. Y en el mismo tono aflautado y servil añadió—: Te escucho obedientemente,
Hristomilo.
Ahora conocían también el nombre del hechicero. El cual, con agudos chillidos, como
latigazos, ordenó:
—¡Al trabajo que te he indicado! ¡Procura convocar un número suficiente de
comensales! Quiero los cuerpos descarnados hasta que queden los esqueletos, de modo
que las lesiones de la niebla encantada y toda evidencia de muerte por asfixia se
desvanezcan por completo. ¡Pero no olvides el botín! ¡Ahora parte para tu misión!
Slivikin, que a cada orden había inclinado la cabeza de un modo que recordaba su
manera de saltar, gritó ahora:
—¡Haré que así sea!
Y como un rayo gris saltó al suelo y desapareció por un negro agujero de ratas.
Hristomilo se frotó sus repugnantes manos de un modo muy similar al de Slivikin y gritó
jovialmente:
—¡Lo que Slevyas perdió, mi magia lo ha recuperado!
Fafhrd y el Ratonero se retiraron de la puerta, en parte porque pensaron que como el
encantamiento, el alambique y el animalejo de Hristomilo ya no requerirían toda su
atención, seguramente alzaría la vista y los descubriría; y en parte por la repugnancia que
les producía lo que habían insto y oído. Sentían una viva aunque inútil piedad por
Slevyas, quienquiera que fuese, y por las demás víctimas desconocidas de los mortales
encantamientos del brujo de aspecto ratonil y seguramente relacionado con las ratas,
pobres desconocidos ya muertos y condenados a que les separasen la carne de los
huesos.
Fafhrd arrebató al Ratonero la botella verde y, casi experimentando arcadas por el
hedor a flores podridas, tomó un largo trago. El Ratonero no se atrevió a hacer lo mismo,
pero le confortaron los vapores de vino que inhaló durante esta escena.
Entonces vio, más allá de Fafhrd, en el umbral de la sala del mapa, a un hombre
ricamente ataviado con un cuchillo de empuñadura dorada en una vaina recamada con
pedrería al costado. Su rostro, de ojos hundidos, mostraba las arrugas prematuras de la
responsabilidad, el exceso de trabajo y la autoridad, con el cabello negro muy corto y una
pulcra barba. Sonriendo, les hizo una seña en silencio para que se aproximaran. El
Ratonero y Fafhrd obedecieron, el último devolviendo la botella verde al primero, el cual la
cerró de nuevo y la guardó bajo el brazo izquierdo con bien disimulada irritación.
Los dos supusieron que quien les llamaba era Krovas, el Gran Maestre del Gremio.
Una vez más, mientras avanzaba desgarbadamente, tambaleándose y eructando, Fafhrd
se maravilló de cómo Kos o los Hados les dirigían aquella noche a su objetivo. El
Ratonero, más alerta y también más aprensivo, recordó que los guardianes de las
hornacinas les habían dicho que se presentaran a Krovas, por lo que la situación, si no se
desarrollaba del todo de acuerdo con sus nebulosos planes, no era todavía catastrófica.
Pero ni siquiera su agudeza ni los instintos primitivos de Fafhrd les previno mientras
seguían a Krovas a la sala del mapa.
Apenas habían entrado cuando un par de rufianes cogieron por los hombros a cada
uno de ellos, amenazándoles con cachiporras, a las que se añadían los cuchillos que
colgaban de sus cintos.
Los dos jóvenes juzgaron que lo más prudente era no ofrecer resistencia, al menos en
aquella ocasión, confirmando lo que el Ratonero había dicho sobre la suprema precaución
de los borrachos.
—Todo seguro, Gran Maestre —dijo bruscamente uno de los rufianes.
Krovas hizo girar la silla de respaldo más alto y se sentó, mirándoles con frialdad pero
inquisitivamente.
—¿Qué trae a dos hediondos y borrachos mendigos del Gremio al recinto prohibido del
mando supremo? —les preguntó en tono sosegado.
El Ratonero sintió que un sudor de alivio perlaba su frente. Los disfraces que con tal
brillantez había concebido seguían sirviendo, convenciendo incluso al jefe supremo,
aunque había percibido la borrachera de Fafhrd. Reanudando sus ademanes de ciego,
dijo con voz temblorosa:
—El guardián que está sobre la puerta en la calle de la Pacotilla nos instruyó para que
nos presentáramos a ti en persona, gran Krovas, pues el Maestro Mendigo nocturno está
de permiso por razones de higiene sexual. ¡Hoy hemos conseguido una buena ganancia!
Y manoseando en su bolsa, ignorando en la medida de lo posible la fuerte presa en sus
hombros, sacó la moneda de oro que le había dado la cortesana sentimental y la mostró
con mano temblorosa.
—Ahórrame tu inexperta actuación —le dijo severamente Krovas—. No soy uno de tus
primos. Y quítate ese trapo de los ojos.
El Ratonero obedeció y volvió a ponerse tan firme como le permitía la manaza que le
sujetaba por el hombro, sonriendo con una despreocupación más aparente a causa de
despertar de sus incertidumbres. Era de suponer que no se comportaba con tanta
brillantez como había creído.
Krovas se inclinó hacia adelante y le dijo con placidez, aunque perforándole con la
mirada:
—De acuerdo con que os ordenaron eso... y muy mal hecho, por cierto. ¡El guardián de
la puerta pagará por su estupidez! Pero, ¿por qué estabais espiando en una sala más allá
de ésta cuando os descubrí?
—Vimos que unos valientes ladrones huían de esa habitación —respondió el Ratonero
sin vacilar—. Temiendo que algún peligro amenazase al Gremio, mi camarada y yo
investigamos, dispuestos a frustrarlo.
—Pero lo que romos y oímos sólo nos llenó de perplejidad, gran señor —añadió Fafhrd
con toda naturalidad.
—No te he preguntado a ti, idiota. Habla cuando te hablen —le espetó Krovas. Y,
dirigiéndose al Ratonero—: Eres un bellaco petulante, demasiado presuntuoso para tu
rango.
De súbito el Ratonero decidió que más insolencia, en lugar de servilismo, era lo que
requería la situación.
—Así es, señor —dijo presumidamente—. Por ejemplo, tengo un plan maestro por
medio del cual vos y vuestro Gremio podríais ganar más riqueza y poder en tres meses de
lo que tus predecesores han conseguido en tres milenios.
El rostro de Krovas se ensombreció.
—¡Muchacho! —llamó. A través de las cortinas de una puerta interior, un joven con el
cutis moreno de un kleshita y vestido sólo con un taparrabos negro salió en seguida y se
arrodilló ante Krovas, quien le ordenó—: ¡Convoca primero a mi brujo y luego a los
ladrones Slevyas y Fissif!
Dicho esto, el joven moreno se escabulló a toda prisa por el corredor.
Entonces el rostro de Krovas recuperó su palidez normal, se recostó en su gran sillón,
apoyó levemente. sus brazos musculosos en los acolchados del sillón y, con una sonrisa
en los labios, se dirigió al Ratonero:
—Di lo que tengas que decir. Revélanos tu plan maestro.
Obligando a su mente a no centrarse en la sorprendente noticia de que Slevyas no era
víctima sino ladrón y no muerto por medio de brujería sino vivo y disponible —¿por qué le
quería Krovas ahora?—, el Ratonero echó la cabeza atrás e imprimiendo a sus labios un
leve ademán despectivo, empezó:
—Puedes reírte alegremente de mí, Gran Maestre, pero te garantizo que en menos de
veinte latidos de corazón escucharás con toda seriedad mi última palabra. Igual que el
rayo, el ingenio puede recaer en cualquier parte, y los mejores de vosotros en Lankhmar
habéis considerado desde antiguo como puntos débiles, por falta de conocimientos, cosas
que son evidentes para los que hemos nacido en otras tierras. Mi plan maestro no es sino
éste: deja que el Gremio de los Ladrones bajo tu autocracia de hierro se haga con el
poder supremo en Lankhmar, primero en la ciudad y luego en toda la región, y a
continuación en todo el reino de Nehwon, después de lo cual, ¡quién sabe qué reinos no
soñados conocerían tu soberanía!
El Ratonero había dicho la verdad en un aspecto: Krovas ya no sonreía. Se inclinaba
un poco adelante y su rostro se había ensombrecido de nuevo, pero era demasiado
pronto para saber si se debía al interés o la cólera.
El Ratonero continuó:
—Durante siglos el Gremio ha tenido más fuerza e inteligencia de las necesarias para
dar un golpe de Estado cuyo éxito tendría una certeza de nueve dedos sobre diez. Hoy no
existe un solo pelo de posibilidad en una hirsuta cabeza de fracaso. El mismo estado de
las cosas pide que los ladrones gobiernen a los demás hombres. Toda la Naturaleza
clama por ello. No es necesario matar al viejo Karstak Ovartamortes, sino simplemente
sojuzgarlo, controlarlo y gobernar a través de él. Ya has colocado informadores en toda
casa noble o rica. Tu guarnición es mejor que la del Rey de Reyes. Tienes una fuerza de
choque mercenaria permantemente movilizada, si tuvieras necesidad de ello, en la
Hermandad de los Asesinos. Nosotros, los mendigos del Gremio, somos tus
forrajeadores. Oh, gran Krovas, las multitudes saben que el latrocinio rige a Nehwon, qué
digo, al universo, ¡más aún, la morada de los dioses más altos! Y las multitudes aceptan
esto, sólo repudian la hipocresía de la situación presente, el fingimiento de que las cosas
son de otra manera. ¡Oh, gran Krovas, satisface su respetable deseo! Haz que las cosas
sean abiertas, sin tapujos y sinceras, con los ladrones gobernando nominalmente tanto
como de hecho.
El Ratonero habló con pasión, creyendo por el momento todo lo que decía, incluso las
contradicciones. Los cuatro rufianes le miraban boquiabierto, maravillados y con no poco
temor. Aflojaron sus presas tanto en él como en Fafhrd.
Pero reclinándose de nuevo en su gran sillón, con una sonrisa tenue y amenazante,
Krovas dijo fríamente:
—En nuestro Gremio la intoxicación no es excusa para la locura, sino más bien la base
para el castigo más extremo. Sin embargo, estoy bien al corriente de que los mendigos
organizados operáis bajo una disciplina más laxa. Por ello me dignaré explicarte, diminuto
soñador borracho, que los ladrones sabemos muy bien que, entre bambalinas,
gobernamos ya en Lankhmar, Nehwon, toda la vida en realidad... pues, ¿qué es la vida
sino codicia en acción? Pero hacer de esto algo abierto no sólo nos obligaría a cargarnos
con diez mil clases de trabajos penosos que ahora otros hacen por nosotros, sino que
también iría contra otra de las leyes profundas de la Naturaleza: la ilusión. ¿Acaso te
muestra su cocina el buhonero de confituras? ¿Es que una ramera deja que un cliente
normal la contemple mientras se disimula las arrugas con esmalte o se alza los senos
caídos con astutos cabestrillos de gasa? ¿Acaso un prestidigitador te muestra sus
bolsillos ocultos? La Naturaleza funciona con medios sutiles y secretos —la semilla
invisible del hombre, la mordedura de la araña, las también invisibles esporas de la locura
y la muerte, piedras que nacen en las desconocidas entrañas de la tierra, las estrellas
silenciosas que se arrastran por el cielo— y los ladrones la imitamos.
—He ahí una poesía bastante buena, señor —respondió Fafhrd con un matiz de airado
escarnio, pues le había impresionado en gran manera el plan maestro del Ratonero y le
sulfuraba que Krovas insultara a su nuevo amigo rechazándolo tan a la ligera—. La
monarquía de salón puede funcionar bastante bien en tiempos fáciles, pero —hizo una
pausa histriónica— ¿servirá cuando el Gremio de los Ladrones se enfrente con un
enemigo decidido a eliminarlos para siempre, una maquinación para borrarlo totalmente
de la tierra?.
—¿Qué cháchara de borracho es ésta? —inquirió Krovas, enderezándose en su
asiento—. ¿Qué maquinación?
—Una de lo más secreto —respondió Fafhrd sonriendo, encantado de pagar a aquel
hombre altivo en su propia moneda y considerando muy justo que el rey de los ladrones
sudara un poco antes de cortarle la cabeza para satisfacción de Vlana—. No sé nada de
él, excepto que muchos ladrones maestros están señalados para caer bajo el cuchillo... ¡y
tu cabeza está condenada a rodar!
Fafhrd se limitó a hacer un gesto despectivo y se cruzó de brazos, pues se lo permitió
la presa todavía laxa de sus captores, su espada-muleta, que sostenía ligeramente,
colgada contra su cuerpo. Luego frunció el ceño, pues de repente sintió un dolor punzante
en su pierna izquierda, atada y entumecida, a la que había olvidado desde hacía cierto
tiempo.
Krovas alzó un puño cerrado y él mismo se incorporó a medias, preludio de alguna
orden temible... como la de que torturasen a Fafhrd, y el Ratonero intervino
apresuradamente:
—Les llaman los Siete Secretos... Son sus cabecillas. Nadie en los círculos externos de
la conspiración conoce sus nombres, pero se rumorea que son ladrones renegados del
Gremio, y cada uno representa a una de las ciudades de Oool Hrusp, Kvarch Nar, Ilthmar,
Horborixen, Tisilinilit, la lejana Kiraay y la misma Lankhmar. Se cree que reciben dinero de
los mercaderes de Oriente, los sacerdotes de Wan, los brujos de las Estepas y también la
mitad de los jefes mingoles, el legendario Quarmall, los Asesinos de Aarth en Sarheenmar
y hasta el mismísimo Rey de Reyes.
A pesar de las observaciones despreciativas y luego enojadas de Krovas, los rufianes
que sujetaban al Ratonero siguieron escuchando a su cautivo con interés y respeto, y no
volvieron a apretarle los hombros. Sus pintorescas revelaciones y la forma melodramática
de efectuarlas les retenía, mientras que apenas reparaban en las observaciones secas,
cínicas y filosóficas de Krovas.
Entonces Hristomilo entró deslizándose en la estancia. Era de presumir que sus pies
daban unos pasos rápidos pero muy cortos; en todo caso, su túnica negra colgaba
inalterada por el suelo de mármol, a pesar de la velocidad con que se deslizaba.
Cuando entró se produjo una conmoción. Todas las miradas en la sala de mapas le
siguieron, las respiraciones se detuvieron, y el Ratonero y Fafhrd notaron que las manos
callosas que les sujetaban estaban temblando un poco. Incluso la expresión de absoluta
confianza y seguridad en sí mismo de Krovas se hizo tensa y cautelosamente inquieta.
Estaba claro que sentían más temor que afecto por el brujo del Gremio de los Ladrones,
tanto el jefe que le empleaba como los beneficiarios de sus habilidades.
Ajeno, al menos externamente, a la reacción que provocaba su presencia, Hristomilo,
sonriendo con sus delgados labios, se detuvo cerca de un lado de Krovas e inclinó su
rostro de roedor ensombrecido por la capucha, con una reverencia espectral.
Krovas alzó la mano hacia el Ratonero, ordenándole silencio. Entonces,
humedeciéndose los labios, le preguntó a Hristomilo con severidad pero aun así con
nerviosismo:
—¿Conoces a estos dos?
El brujo asintió sin vacilar.
—Me han estado observando perplejos mientras me dedicaba a ese asunto del que
hablamos. Les habría echado, informando sobre ellos, pero esa acción podría haber roto
mi encantamiento, retrasar mis palabras con respecto a la acción del alambique. Uno es
nórdico, los rasgos del otro tienen algo de meridional... de Tovilyis o cerca de ahí, lo más
probable. Ambos son más jóvenes de lo que aparentan. Diría que son matones por cuenta
propia, como los que contrata la Hermandad cuando tienen a la vez varios trabaos de
custodia y escolta. Y ahora, desde luego, torpemente disfrazados de mendigos.
Fafhrd mediante bostezos y el Ratonero meneando la cabeza con una expresión de
lástima, intentaron transmitir que todas estas suposiciones eran incorrectas.
—Eso es todo lo que puedo decir sin leer sus mentes —concluyó Hristomilo—. ¿Debo
ir en busca de mis luces y espejos?
—Aún no. —Krovas volvió el rostro y apuntó con un dedo al Ratonero—. ¿Cómo sabes
esas cosas de las que hablas...? Los Siete Secretos y todo eso. Ahora quiero las
respuestas más simples, no baladronadas.
El Ratonero replicó con la mayor desenvoltura:
—Hay una nueva cortesana que vive en la calle de los Alcahuetes... Se llama Tyarya y
es alta, bella, pero jorobada, lo cual, curiosamente, deleita a muchos de sus clientes.
Ahora Tyarya me quiere, porque mis ojos tullidos hacen juego con su columna torcida, o
por lástima de mi ceguera —ella lo cree y mi juventud, o por una extraña comezón, como
la de sus clientes por ella, que esa combinación despierta en su carne.
»Ahora uno de sus patronos, un mercader recién llegado de Klelg Nar —se llama
Mourph— está impresionado por mi inteligencia, fuerza, audacia y discreto tacto, y esas
mismas cualidades también en mi camarada. Mourph nos sondeó, preguntando
finalmente si odiábamos al Gremio de los Ladrones por su control del Gremio de los
Mendigos. Percibiendo una oportunidad de ayudar al Gremio, le seguimos la corriente, y
hace una semana nos reclutó para formar una célula de tres en la franja más externa de
la red conspiradora de los Siete.
—¿Te atreviste a hacer todo esto por tu propia cuenta? —preguntó Krovas en tono
glacial, enderezándose y apretando los brazos del sillón.
—Oh, no —negó el Ratonero candorosamente—. Informamos de nuestras acciones al
Maestro Mendigo diurno, el cual las aprobó, nos dijo que espiáramos lo mejor que
pudiéramos y recogiésemos toda la información y los rumores que pudiésemos acerca de
la conspiración de los Siete.
—¡Y él no me dijo ni una palabra al respecto! —exclamó bruscamente Krovas—. ¡Si es
cierto, haré que la cabeza de Bannat ruede por esto! Pero estás mintiendo, ¿no es así?
Mientras el Ratonero miraba a Krovas con expresión herida, al tiempo que preparaba
una virtuosa negativa, un hombre corpulento pasó cojeando por delante del umbral, con la
ayuda de un bastón dorado. Se movía con silencio y aplomo. Pero Krovas le vio.
—¡Maestro Mendigo nocturno! —le llamó vivamente. El cojo se detuvo, se volvió, y
cruzó majestuosamente la puerta. Krovas señaló con un dedo al Ratonero y luego a
Fafhrd—. ¿Conoces a estos dos, Flim?
Sin apresurarse, el Maestro Mendigo nocturno estudió a los dos jóvenes durante un
rato, y luego meneó la cabeza con su turbante de paño dorado.
—Nunca los había visto. ¿Qué son? ¿Mendigos soplones?
—Pero Flim no puede conocernos —explicó el Ratonero desesperadamente, sintiendo
que todo se derrumbaba sobre él y Fafhrd—. Todos nuestros contactos eran sólo con
Bannat.
—Bannat está en cama con la fiebre del pantano desde hace diez días —dijo
calmosamente Flim—. Entretanto, yo he sido Maestro Mendigo diurno tanto como
nocturno.
En aquel momento Slevyas y Fissif aparecieron apresuradamente detrás de Flim. El
ladrón alto presentaba una hinchazón azulada en la mandíbula. El ladrón gordo tenía la
cabeza vendada por encima de los ojos inquietos. Este último señaló en seguida a Fafhrd
y el Ratonero y exclamó:
—Estos son los dos que nos golpearon, nos quitaron el botín de Jengao y mataron a
nuestra escolta.
El Ratonero levantó el codo y la botella verde se hizo añicos a sus pies, sobre el duro
mármol. Un olor a gardenia se difundió rápidamente por el aire.
Pero con más rapidez aún, el Ratonero, librándose de sus guardianes descuidados y
sorprendidos, se lanzó hacia Krovas, blandiendo su espada vendada. Si pudiera vencer al
Rey de los Ladrones y aplicarle Garra de Gato a la garganta, podría hacer un trato por su
vida y la de Fafhrd. Esto es, a menos que los demás ladrones quisieran la muerte de su
amo, lo cual no le sorprendería en absoluto.
Con asombrosa celeridad, Flim arrojó su bastón dorado, que alcanzó las piernas del
Ratonero y le hizo dar una voltereta, tratando de cambiar su salto mortal involuntario por
otro voluntario.
Entretanto, Fafhrd se debatió hasta zafarse de su captor de la izquierda, al tiempo que
imprimía un fuerte movimiento hacia arriba a la vendada Varita Gris para golpear al captor
de la derecha en la mandíbula. Recuperando su equilibrio sobre una sola pierna con una
poderosa contorsión, se dirigió cojeando a la pared de la que colgaban los botines, detrás
de él.
Slevyas fue a la pared donde colgaban los instrumentos de hurto, y con un esfuerzo
tremendo arrancó de su anilla con candado la gran palanqueta.
Poniéndose en pie tras un mal aterrizaje ante el sillón de Krovas, el Ratonero lo
encontró vacío y al Rey de los Ladrones semiagachado detrás de él, empuñando una
daga de mango dorado, con una fría expresión asesina en los ojos hundidos. Giró sobre
sus talones y vio a los guardianes de Fafhrd en el suelo, uno tendido sin sentido y el otro
empezando a incorporarse, mientras el gran norteño, la espalda contra la pared cubierta
de extrañas joyas, amenazaba a toda la sala con la Varita Gris vendada y con su largo
cuchillo, que extrajo de la vaina disimulada en la espalda.
El Ratonero desenfundó también a Garra de Gato y gritó con toda la fuerza de sus
pulmones:
—¡Apartaos todos! ¡Se ha vuelto loco! ¡Paralizaré su pierna sana para vosotros!
Y corriendo entre el apiñamiento y sus dos guardianes, que todavía parecían tenerle
cierto temor reverencial, se arrojó blandiendo su cuchillo contra Fafhrd, rogando que el
norteño, ahora borracho por la batalla tanto como por el vino y el perfume ponzoñoso, le
reconociera y adivinara su estratagema.
Varita Gris golpeó muy por encima de su cabeza agachada. Su nuevo amigo no sólo
había adivinado, sino que se entregaba por entero al juego... y el Ratonero confió en que
no fallara sólo por accidente. Agachándose junto a la pared, cortó las ligaduras de la
pierna izquierda de Fafhrd. La espada vendada y el cuchillo de éste siguieron evitándole.
El Ratonero se incorporó de un salto y se dirigió al corredor, gritando por encima del
hombro a Fafhrd: «¡Vamos!»
Hristomilo permanecía fuera de su camino, observando en silencio. Fissif se escabulló
en busca de seguridad. Krovas siguió detrás de su sillón, gritando:
—¡Detenedlos! ¡Cortadles el paso!
Los tres guardianes restantes, que al fin empezaban a recuperar su ingenio combativo,
se reunieron para enfrentarse al Ratonero. Pero éste, amenazándoles con rápidas fintas
de su daga, aminoró su ímpetu, y pasó corriendo entre ellos... y en el último momento
arrojó a un lado, con un golpe de la vendada Escalpelo, el bastón dorado que Flim le
había vuelto a lanzar para hacerle caer.
Todo esto le dio a Slevyas tiempo para regresar de la pared con los instrumentos y
dirigir al Ratonero un gran golpe con la maciza palanqueta. Pero apenas la había
levantado cuando una espada vendada muy larga, impulsada por un brazo no menos
largo pasó por encima del hombro del Ratonero y golpeó fuertemente a Slevyas en el
pecho, derribándole hacia atrás, de modo que el arco trazado por la palanqueta fue corto
y pasó silbando inocuamente.
El Ratonero salió entonces al corredor, con Fafhrd a su lado, aunque por alguna
extraña razón todavía cojeaba. El Ratonero señaló las escaleras. Fafhrd asintió, pero se
retrasó para estirarse cuanto pudo, todavía sobre una sola pierna, y arrancar de la pared
más próxima una docena de codos de pesadas colgaduras, que arrojó al otro lado del
corredor para desconcertar a sus perseguidores.
Llegaron a las escaleras, y subieron al siguiente rellano, el Ratonero delante. Se
oyeron gritos detrás, algunos ahogados.
—¡Deja de cojear, Fafhrd! —le ordenó quejumbroso el Ratonero—. Vuelves a tener dos
piernas.
—Sí, y la otra aún sigue insensible —se quejó Fafhrd—. ¡Ahh! Ahora vuelvo a sentirla.
Un cuchillo pasó entre ellos y tintineó al golpear con la punta la pared, arrancando
polvo de piedra. Entonces doblaron la esquina.
Otros dos corredores vacíos, otros dos tramos curvos, y vieron por encima de ellos, en
el último descanso, una recia escala que ascendía hasta un oscuro agujero cuadrado en
el techo. Un ladrón con el pelo recogido atrás por un pañuelo multicolor —parecía ser la
identificación de los centinelas— amenazó al Ratonero con la espada desenvainada, pero
cuando vio que eran dos hombres, ambos atacándole decididamente con relucientes
cuchillos y extrañas estacas o mazos, se volvió y echó a correr por el último corredor
vacío.
El Ratonero, seguido de cerca por Fafhrd, subió rápidamente la escala y sin pausa
saltó por el escotillón a la noche tachonada de estrellas.
Se encontró cerca del borde sin barandilla de un tejado de pizarra lo bastante inclinado
para hacer que su aspecto le resultara temible a un individuo no acostumbrado a andar
por los tejados, pero seguro como las casas para un veterano.
Agachado en el largo pico del tejado había otro ladrón con pañuelo que sostenía un
linterna oscura. Se dedicaba a cubrir y descubrir, sin duda mediante algún código, la lente
abombada de la linterna, dirigiendo un débil rayo verde hacia el norte, desde donde le
respondía débilmente un punto de luz roja parpadeante. Parecía estar situado muy lejos,
en el rompeolas, quizá, o puede que en el palo mayor de una nave que navegara por el
Mar Interior. ¿Contrabando?
En cuanto vio al Ratonero, aquel hombre desenvainó de inmediato su espada y,
agitando un poco la linterna con la otra mano, avanzó amenazador. El Ratonero le miró
atemorizado... la linterna oscura con su metal caliente y la llama oculta, junto con el
depósito de aceite, podría ser un arma fatídica.
Pero Fafhrd ya había salido por el agujero y estaba al lado de su camarada, por fin otra
vez sobre sus dos pies. Su adversario retrocedió lentamente hacia el extremo norte del
tejado. Por un instante el Ratonero se preguntó si habría allí otro escotillón.
Oyó un ruido y, al volverse, vio a Fafhrd que alzaba prudentemente la escala. Apenas
la había extraído cuando un cuchillo lanzado desde abajo pasó cerca de él, por el hueco
del escotillón. Mientras seguía su vuelo, el Ratonero frunció el ceño, admirando
involuntariamente la habilidad requerida para arrojar un cuchillo hacia arriba con precisión.
El arma cayó cerca de ellos y se deslizó por el tejado. El Ratonero avanzó a paso largo
hacia el sur, por las placas de pizarra, y estaba a medio camino de aquel extremo del
tejado desde el escotillón cuando se oyó el débil tintineo del cuchillo al chocar con los
adoquines del callejón del Asesinato.
Fafhrd le siguió más—lentamente, en parte quizá por una experiencia menor de los
tejados, y en parte porque aún cojeaba un poco, favoreciendo su pierna izquierda, y
también porque llevaba la pesada escala equilibrada sobre el hombro derecho.
—No necesitamos eso —le gritó el Ratonero.
Sin vacilar, Fafhrd la arrojó alegremente por encima del borde. Cuando se estrelló en el
callejón del Asesinato, el Ratonero daba un salto de dos varas sobre una brecha y pasaba
al siguiente tejado, de declive opuesto y menor. Fafhrd aterrizó a su lado.
Casi a la carrera, el Ratonero le precedió a través de una renegrida selva de
chimeneas, guardavientos y ventiladores con colas que les obligaban a enfrentarse
siempre al viento, cisternas de patas negras, cubiertas de escotillones, pajareras y
trampas para palomas a lo largo de cinco tejados, cuatro gradualmente más bajos,
mientras que el quinto recuperaba en una vara la altitud que habían perdido —los
espacios entre los edificios eran fáciles de saltar, pues ninguno tenía más de tres varas,
no era necesario hacer un puente con la escala y sólo un tejado tenía un declive algo
mayor que el de la Casa de los Ladrones hasta que llegaron a la calle de los Pensadores,
en un punto donde la cruzaba un pasadizo cubierto muy parecido al que había en la casa
de Rokkermas y Slaarg.
Mientras lo recorrían a buen paso y agachados, algo pasó silbando cerca de ellos y
tintineó más adelante. Al saltar desde el tejado del puente, otros tres objetos más silbaron
sobre sus cabezas para estrellarse más allá. Uno de ellos rebotó en una chimenea
cuadrada y cayó casi a los pies del Ratonero. Éste lo cogió, esperando encontrarse con
una piedra, y le sorprendió el gran peso de una bola de plomo de dos dedos de diámetro.
El muchacho señaló con el pulgar por encima de su hombro.
—Esos no pierden el tiempo para subir con hondas al tejado. Cuando se les anima, son
buenos.
Se dirigieron entonces al sudeste, a través de otro negro bosque de chimeneas, hasta
llegar a un punto en la calle de la Pacotilla donde los pisos superiores extraplomaban la
calle a cada lado, tanto que resultaba fácil saltar la brecha. Durante esta travesía de los
tejados, un frente de niebla nocturna, lo bastante denso para hacerles toser y jadear, les
había envuelto, y quizá durante sesenta latidos de corazón el Ratonero se vio obligado a
ir más despacio y palpar el camino, con la mano de Fafhrd en su hombro. Poco antes de
llegar a la calle de la Pacotilla la niebla cesó abrupta y totalmente y aparecieron de nuevo
las estrellas, mientras que el negro frente se dirigía al norte, a sus espaldas.
—¿Qué demonios era eso? —preguntó Fafhrd, y el Ratonero se encogió de hombros.
Un halcón nocturno habría visto un grueso aro de negra niebla nocturna hinchándose
en todas direcciones desde un centro cerca de la Anguila de Plata, aumentando más y
más en diámetro y circunferencia.
Al este de la calle de la Pacotilla, los dos camaradas llegaron pronto al suelo,
aterrizando en el patio de la Peste, detrás del local de Nattick Dedoságiles, el sastre.
Al fin se miraron uno al otro y sus espadas trabadas, sus rostros sucios y sus ropas,
más sucios todavía por el hollín de los tejados, les hizo reír hasta desternillarse. Fafhrd
reía aún cuando se inclinó para darse un masaje en la pierna izquierda, encima y debajo
de la rodilla. Esta rechifla y burla totalmente natural de sí mismos continuó mientras
desenvolvían sus espadas —el Ratonero como si fuera un paquete sorpresa— y se
colocaron de nuevo las vainas al cinto. Sus esfuerzos hablan disipado hasta los últimos
efectos del fuerte vino y todo rastro del perfume aún más hediondo, pero no sentían
deseo alguno de beber más, y sólo el impulso de llegar a casa, comer copiosamente y
beber gahveh caliente y amargo, mientras contaban a sus mujeres el relato de su loca
aventura.
Echaron a andar a buen paso, uno junto al otro, mirándose de vez en cuando y riendo,
aunque mirando con cautela delante y detrás, por si les perseguían o interceptaban, a
pesar de que no esperaban ninguna de ambas cosas.
Libres de la niebla nocturna e iluminados por las estrellas, su angosto entorno parecía
mucho menos hediondo y opresor que cuando se habían puesto en marcha. Hasta el
bulevar de la Basura parecía dotado de cierta frescura.
Sólo una vez, y por unos breves momentos, se pusieron serios.
—Desde luego, esta noche has sido un genio idiota y borracho —dijo Fafhrd—, aunque
yo he sido un patán borracho. ¡Atarme la pierna! ¡Vendar las espadas de modo que no
podíamos usarlas salvo como palos!
El Ratonero se encogió de hombros.
—Sin embargo, la envoltura de las espadas sin duda nos evitó cometer una serie de
asesinatos.
—Matar en combate no es asesinato —replicó Fafhrd un tanto acalorado.
El Ratonero volvió a encogerse de hombros.
—Matar es asesinato, por muchos nombres bonitos que quieras darle. De la misma
manera que comer es devorar y beber empinar el codo. ¡Dioses, estoy seco, hambriento y
fatigado! ¡Vamos, cojines suaves, comida y gahveh humeante!
Subieron por las largas escaleras crujientes y rotas, totalmente despreocupados, y
cuando estuvieron en el porche, el Ratonero empujó la puerta para abrirla por sorpresa.
Pero no se movió.
—Tiene el cerrojo echado —le dijo a Fafhrd. Observó que no se filtraba apenas luz a
través de las grietas de la puerta ni las celosías... como mucho, un débil resplandor rojizo
anaranjado. Entonces, con una sonrisa sentimental y un tono afectuoso en el que sólo
acechaba el espectro de la inquietud, añadió—: ¡Se han ido a dormir, como si no les
preocupara nuestra suerte! —Dio tres sonoros golpes en la puerta y luego, ahuecando las
manos alrededor de los labios gritó suavemente a través de la rendija de la puerta—:
¡Hola, Ivrian! He vuelto sano y salvo a casa. ¡Salve, Vlana! ¡Puedes estar orgullosa de tu
hombre, que ha derribado a innumerables ladrones del Gremio con un pie atado a la
espalda!
No se oyó ningún sonido procedente del interior... es decir, si uno descontaba un
susurro o crujido tan leve que era imposible estar seguro de su existencia.
Fafhrd arrugó la nariz.
—Huelo a humo.
El Ratonero aporreó de nuevo la puerta. Siguió sin haber respuesta.
Fafhrd le hizo una seña para que se apartara, encorvando su gran hombro para
lanzarse contra la puerta.
El Ratonero meneó la cabeza y con un diestro golpe, deslizamiento y tirón extrajo un
ladrillo que hasta entonces había parecido firmemente empotrado en la pared al lado de la
puerta. Introdujo un brazo por el agujero; se oyó el ruido de un cerrojo al descorrerse,
luego otro y finalmente un tercero. En seguida retiró el brazo y la puerta se abrió hacia
adentro con un ligero empujón.
Pero ni él ni Fafhrd entraron en seguida, como ambos habían pretendido antes, pues el
aroma indefinible del peligro y lo desconocido surgió mezclado con un creciente olor a
humo y un aroma dulzón, algo mórbido que, aunque femenino, no era un decoroso
perfume femenino, sino un mohoso y acre olor animal.
Podían ver débilmente la estancia gracias al resplandor naranja que salía de la
pequeña abertura oblonga que dejaba la portezuela abierta de la ennegrecida estufa. Sin
embargo, la abertura oblonga no estaba en posición vertical, como debería ser, sino
inclinada de un modo poco natural. Era evidente que alguien había volcado la estufa, la
cual se inclinaba ahora contra una pared lateral de la chimenea, su portezuela abierta en
aquella dirección.
Por sí mismo, el ángulo antinatural transmitía todo el impacto de un universo volcado.
El resplandor anaranjado mostraba las alfombras extrañamente arrugadas, salpicadas
aquí y allá de negros círculos dé un palmo de diámetro; las velas, que habían estado
pulcramente apiladas, estaban ahora desparramadas por debajo de sus estantes, junto
con algunos de los jarros y cajas esmaltadas, y, por encima de todo, dos montones,
negros, bajos, irregulares y más largos, uno junto a la chimenea y el otro la mitad sobre el
sofá dorado y la mitad a sus pies.
Desde cada montón miraban fijamente al Ratonero y a Fafhrd innumerables pares de
ojos diminutos, bastante separados, rojos como bocas de horno.
Sobre la gruesa alfombra del suelo al otro lado de la chimenea había una telaraña
plateada... una jaula de plata caída, pero ninguna cotorra cantaba en su interior.
Se oyó un leve roce metálico: Fafhrd se aseguraba de que Varita Gris se deslizaba sin
obstáculos en su vaina.
Como si aquel débil ruido hubiera sido elegido de antemano como la señal de ataque,
cada uno desenfundó al instante su espada y avanzaron lado a lado por la estancia,
cautelosamente al principio, comprobando la solidez del suelo a cada paso.
Al oír un chirrido de las espadas desenvainadas, los ojuelos rojos parpadearon y se
movieron inquietos, y ahora que los dos hombres se les acercaban con rapidez, se
escabulleron, par tras par, en el extremo de un cuerpo negro, bajo, delgado, con cola sin
pelos, cada uno huyendo a los círculos negros abiertos en las alfombras, donde se
desvanecieron.
Sin duda los círculos negros eran agujeros de ratas recién roídos a través del suelo y
las alfombras, mientras que las criaturas de ojos rojos eran ratas negras.
Fafhrd y el Ratonero dieron un salto adelante, emprendiéndola a frenéticos mandobles
contra los roedores, al tiempo que soltaban toda clase de maldiciones y exabruptos.
No alcanzaron a muchas. Las ratas huían con una celeridad sobrenatural, y muchas de
ellas desaparecieron por los agujeros abiertos cerca de los muros y la chimenea.
El primer tajo frenético de Fafhrd atravesó el suelo, y con un fatídico crujido y una nube
de astillas, la pierna del muchacho se hundió hasta la cadera. El Ratonero pasó corriendo
por su lado, sin pensar en la posibilidad de nuevos agrietamientos.
Fafhrd levantó su pierna atrapada, sin notar siquiera los rasguños producidos por las
astillas, y tan indiferente como el Ratonero a los continuos crujidos de la madera. Las
ratas habían desaparecido. Se lanzó en pos de su camarada, el cual había arrojado un
manojo de leña a la estufa para que hubiera más luz.
Lo horroroso era que, aunque todas las ratas se habían ido, los dos montones
longilíneos seguían allí, si bien considerablemente disminuidos y, como ahora mostraban
claramente las llamas amarillentas que brotaban de la negra portezuela inclinada, habían
cambiado de tonalidad... ya no eran los montones negros con multitud de rojas
cuentecillas, sino una mezcla de negro brillante y marrón oscuro, un mórbido azul
purpúreo, violeta, terciopelo negro y armiño blanco, y los rojos de las medias, la sangre, la
carne y el hueso ensangrentados.
Aunque manos y pies habían sido roídos hasta dejar los huesos mondos, y los cuerpos
horadados hasta la profundidad del corazón, los rostros estaban intactos. Era una pena,
pues aquellas eran las partes azul púrpura a causa de la muerte por asfixia, los labios
abiertos, los ojos saltones, todos los rasgos contorsionados por el sufrimiento. Sólo el
cabello negro y castaño muy oscuro brillaba sin ningún cambio... eso y los dientes
blanquísimos.
Mientras cada hombre miraba a su amada respectiva, incapaces de apartar la vista a
pesar de las oleadas de horror, aflicción y rabia que se abatían sobre ellos, vieron una
diminuta hebra negra que se desenrollaba de la negra depresión alrededor de cada
garganta y fluía, disipándose, hacia la puerta abierta tras ellos... dos hebras de niebla
nocturna.
Con un crescendo de crujidos, el suelo se hundió tres palmos más en el centro antes
de alcanzar una nueva estabilidad temporal.
Los bordes de sus mentes torturadas en el centro observaron diversos detalles: que la
daga con empuñadura de plata de Vlana había atravesado a una rata, la cual, sin duda
demasiado ansiosa, se había acercado más de la cuenta antes de que la niebla mágica
hubiera llevado a cabo su acción mágica; que su cinto y la bolsa habían desaparecido;
que la caja azul esmaltada y con incrustaciones de plata, en la que Ivrian había guardado
la parte que le correspondía al Ratonero de las joyas robadas, también había
desaparecido.
El Ratonero y Fafhrd alzaron sus rostros y se miraron: estaban blancos y contraídos
por el dolor, pero en ambos había idéntica expresión de entendimiento y finalidad. No era
necesario comentar lo que debía de haber sucedido allí cuando los dos lazos de vapor
negro se tensaron en el receptor de Hristomilo, o por qué Slivikin había saltado y chillado
de júbilo, o el significado de frases como «un número suficiente de comensales» «no
olvides el botín» o «ese asunto del que hablamos». Tampoco Fafhrd tenía necesidad de
explicar por qué ahora se quitaba la túnica con capucha o por qué recogía la daga de
Vlana, arrojaba la rata con un brusco movimiento de muñeca y se la colocaba al cinto. El
Ratonero no tenía por qué explicar las razones de que buscara media docena de jarros de
aceite y tras romper tres de ellos ante la estufa llameante, se detuviera, reflexionara y
guardara los otros tres en el saco que le pendía de la cintura, añadiéndoles la leña
restante y la marmita llena de carbones al rojo, atándolo herméticamente.
Entonces, todavía sin intercambiar una sola palabra, el Ratonero se cubrió la mano con
un trapo e, introduciendo la mano en la chimenea, tiró de la estufa, de modo que cayó con
la portezuela abierta sobre las alfombras empapadas de aceite. Las llamas amarillas
surgieron a su alrededor.
Se volvieron y corrieron a la puerta. Con crujidos más fuertes que antes, el suelo se
derrumbó. Desesperadamente, los dos jóvenes ascendieron por una empinada colma de
alfombras deslizantes y llegaron a la puerta y el porche poco antes de que todo cuanto
quedaba tras ellos cediera y las alfombras en llamas, la estufa, la madera, las velas, el
sofá dorado y todas las mesitas, cajas y jarros —y los cuerpos increíblemente mutilados
de sus primeros amores— se precipitaron a la seca, polvorienta y atestada de telarañas
habitación de abajo, y las grandes llamas de la cremación limpiadora o al menos
amasadora empezaron a fulgurar hacia arriba.
Se precipitaron por la escalera, que se arrancó de la pared y se derrumbó,
estrellándose en el suelo con un estruendo sordo en el mismo momento en que ellos
llegaban al suelo. Tuvieron que abrirse paso entre las maderas para llegar al callejón de
los Huesos.
Por entonces las llamas sacaban sus brillantes lenguas de lagarto por las ventanas con
los postigos cerrados del ático y las tapiadas con tablas del piso inferior. Cuando llegaron
al patio de la Peste, corriendo uno junto al otro a toda velocidad, la alarma contra
incendios de la Anguila de Plata difundía su campanilleo cacofónico detrás de ellos.
Todavía corrían cuando llegaron a la bifurcación del callejón de la Muerte. Entonces el
Ratonero cogió a Fafhrd y le obligó a detenerse. El robusto joven se resistió, lanzando
alocadas maldiciones, y sólo desistió —su pálido rostro todavía parecía el de un
lunático— cuando el Ratonero gritó, jadeante:
—¡Sólo diez latidos de corazón para armarnos!
Se quitó el saco del cinto y, sujetándolo con fuerza por el cuello, lo estrelló contra los
adoquines, lo bastante fuerte no sólo para romper las botellas de aceite, sino también la
marmita con los carbones, pues en seguida la base del saco empezó a llamear un poco.
Entonces desenvainó a la brillante Escalpelo mientras Fafhrd hacía lo mismo con Varita
Gris y siguieron corriendo, el Ratonero haciendo girar el saco en un gran círculo para
avivar sus llamas. Era una auténtica pelota de fuego que le quemaba la mano izquierda
mientras corrían a través de la calle de la Pacotilla y llegaban a la Casa de los Ladrones, y
el Ratonero, dando un gran salto, arrojó el saco en llamas hacia la gran hornacina por
encima de la puerta.
Los guardianes que estaban en la hornacina gritaron de sorpresa y dolor ante el
llameante invasor de su escondite y no tuvieron tiempo de hacer nada con sus espadas, o
cualesquiera armas de que dispusieran, contra los otros dos invasores.
Los estudiantes de ladrón salieron de las puertas al oír los gritos y los ruidos de
pisadas, y retrocedieron al ver las fieras llamas y los dos hombres de rostro demoníaco
que blandían sus largas y brillantes espadas.
Sólo un pequeño aprendiz, que apenas tendría más de diez años, se quedó demasiado
tiempo. Varita Gris lo atravesó sin piedad, mientras sus grandes ojos sobresalían y su
pequeña boca dibujaba un rictus de horror y súplica para que Fafhrd tuviera piedad.
Se oyó entonces por delante de ellos una llamada espectral y sollozante, hueca, que
ponía los pelos de punta, y las puertas empezaron a cerrarse en vez de vomitar a los
guardianes armados que los dos jóvenes casi rogaban que apareciesen para ensartarlos
con sus espadas. Además, a pesar de las largas antorchas colgadas de las paredes, el
corredor quedó a oscuras.
La razón de esto último apareció clara cuando se lanzaron escaleras arriba. Jirones de
niebla nocturna aparecían en la caja, materializándose de súbito en el aire.
Los jirones se hacían más largos y numerosos, más tangibles. Tocaban y se aferraban
repugnantemente. En el corredor de arriba formaban de pared a pared y del suelo al techo
una especie de telaraña gigantesca, haciéndose tan sólidos que el Ratonero y Fafhrd
tenían que cortarlos con sus aceros para avanzar, o así lo creían sus mentes maníacas.
La negra red apagó un poco una repetición de la misteriosa y gimiente llamada, que
procedía de la séptima puerta más adelante, y esta vez terminó en un griterío y un
cloqueo tan dementes como las emociones de los dos atacantes.
También aquí las puertas se cerraron con estruendo. En un efímero instante de
racionalidad, al Ratonero se le ocurrió que los ladrones no les temían a Fafhrd y a él, pues
todavía no los habían visto, sino más bien a Hristomilo y su magia, aun cuando trabajara
en defensa de la Casa de los Ladrones.
Incluso la sala del mapa, de donde era más probable que surgiera el contraataque,
estaba cerrada por una enorme puerta de roble con incrustaciones de hierro.
De nuevo tuvieron que cortar la telaraña negra, viscosa, de filamentos gruesos como
cuerdas, a cada paso que daban. A medio camino entre la sala del mapa y la de la magia,
se estaba formando la negra red, espectral al principio pero que crecía con rapidez,
haciéndose más sólida, una araña negra grande como un lobo.
El Ratonero cortó la espesa telaraña ante aquel monstruo, retrocedió dos pasos y se
abalanzó de un salto. Escalpelo atravesó aquella cosa, golpeándole entre los negros ojos
recién formados, y se derrumbó como una vejiga pinchada por una daga, soltando un olor
fétido.
Entonces los dos jóvenes se encontraron ante la sala de la magia, la cámara del
alquimista. Estaba casi igual que antes, salvo que algunas cosas se habían duplicado e
incluso multiplicado más.
Sobre la larga mesa dos retortas llenas de un líquido azul burbujeaban y despedían
otra cuerda sólida que se retorcía con más rapidez que la cobra negra de los pantanos,
que puede correr más rápido que un hombre, y no iba a parar a receptores gemelos, sino
a la atmósfera de la habitación para tejer una barrera entre sus espadas y Hristomilo, el
cual volvía a estar, alto pero encorvado, inclinado sobre su pergamino brujeril marrón,
aunque esta vez su mirada exultante se fijaba sobre todo en Fafhrd y el Ratonero,
dirigiendo tan sólo de cuando en cuando una mirada breve al texto del encantamiento que
entonaba monótonamente.
En el otro extremo de la mesa, en el espacio libre de telarañas, saltaban no sólo
Slivikin, sino también una rata enorme igual que él en tamaño y en todos sus miembros,
excepto la cabeza.
En las ratoneras al pie de las paredes, los ojillos rojos brillaban a pares.
Con un aullido de rabia, Fafhrd empezó a cortar la barrera negra, pero las bocas de las
redomas las sustituían con tanta celeridad como él las cortaba, mientras que los extremos
seccionados, en vez de caer y quedar inactivos, ahora se tensaban Hambrientos hacia él
como serpientes constrictivas o enredaderas estranguladoras.
De repente, pasó Varita Gris a su mano izquierda, desenfundó su largo cuchillo y lo
arrojó al brujo. Brillando hacia su Objetivo, el arma cortó tres jirones, se desvió, un cuarto
y un quinto redujeron su velocidad, un sexto casi lo detuvo y acabó colgando inútilmente,
enlazado por un séptimo jirón de niebla sólida.
Hristomilo lanzó una risa aguda y luego sonrió mostrando sus enormes incisivos
superiores, mientras Slivikin chillaba extasiado y daba saltos más altos.
El Ratonero arrojó Garra de Gato sin mejor resultado..., peor, en realidad, dado que su
acción dio tiempo a dos veloces jirones de niebla a enroscarse alrededor de la mano que
sostenía la espada y deslizarse hacia el cuello. Unas ratas negras salieron
apresuradamente de los grandes agujeros al pie de las paredes.
Entretanto, otros jirones se enrollaban alrededor de los tobillos, rodillas y brazo
izquierdo de Fafhrd, casi derribándole. Pero mientras se debatía para mantener el
equilibrio, cogió la daga de Vlana, que llevaba al cinto, y la alzó por encima del hombro,
su empuñadura de plata centelleante, su hoja marrón con la sangre seca de la rata.
Al verlo, la sonrisa abandonó el rostro de Hristomilo. Entonces el brujo soltó un grito
extraño e insistente y se apartó del pergamino que estaba sobre la mesa, alzando sus
manos provistas de garras para repeler la fatalidad.
La daga de Vlana voló sin impedimento a través de la negra araña, cuyas hebras
incluso parecían apartarse para dejarla pasar, y entre las manos extendidas del brujo,
para hundirse hasta la empuñadura en su ojo derecho.
El brujo emitió un débil grito de atroz agonía y se llevó las manos al rostro. La negra
telaraña se retorció como presa de los espasmos de la muerte.
Las retortas se quebraron a la vez, derramando su lava sobre la mesa magullada,
extinguiendo las llamas azules aun cuando la gruesa madera de la mesa empezó a
humear un poco en el borde de la lava. Ésta cayó pesadamente sobre el oscuro mármol
del suelo.
Con un débil grito final, Hristomilo cayó hacia adelante, las manos todavía aferradas a
sus ojos por encima de su nariz prominente, la empuñadura de plata de la daga
sobresaliendo aún entre sus dedos.
La telaraña fue palideciendo, como tinta húmeda lavada con un chorro de agua limpia.
El Ratón echó a correr y traspasó a Slivikin y la enorme rata de una estocada de
Escalpelo, antes de que las bestias supieran lo que sucedía. También ellas murieron en
seguida con leves gritos, mientras todas las demás ratas daban media vuelta y huían a
sus agujeros, tan velozmente como rayos negros.
Entonces se desvanecieron los últimos rastros de niebla nocturna o humo embrujado y
Fafhrd y el Ratonero se encontraron solos con tres cuerpos muertos y un profundo
silencio que parecía llenar no sólo aquella habitación sino toda la Casa de los Ladrones.
Incluso la lava de las retortas había dejado de moverse, se estaba endureciendo, y la
madera de la mesa ya no humeaba.
El furor y la rabia de los dos amigos también se habían desvanecido, saciada con
creces su venganza. Ya no sentían el apremio de matar a Krovas o a cualquiera de los
otros ladrones más de lo que deseaban aplastar moscas. Y entonces Fafhrd vio en su
mente, horrorizado, el rostro lastimero del ladrón infantil al que había atravesado en su
furor lunático.
Sólo su aflicción permaneció con ellos, sin disminuir ni un ápice, sino más bien
creciendo..., aquello y la revulsión, que aumentaba todavía con más rapidez, por cuanto
les rodeaba: los muertos, la desordenada sala de la magia, toba la Casa de los Ladrones
y la ciudad de Lankhmar en su conjunto, hasta su último callejón hediondo y espira de
niebla serpenteante.
Con un bufido de disgusto, el Ratonero extrajo a Escalpelo de los cadáveres de los
roedores, la limpió con el paño más a mano y volvió a envainarla. Fafhrd, de un modo
igualmente superficial, limpió y envainó a Varita Gris. Luego los dos hombres recogieron
su cuchillo y daga del suelo, donde habían caído cuando se desvaneció la niebla, aunque
ninguno miró la daga de Vlana donde estaba hundida. Sobre la mesa del brujo observaron
el bolso de terciopelo negro con bordados de plata y el cinturón de Vlana, este último
medio carcomido por la lava derramada, y la caja de Ivrian, esmaltada de azul con plata
incrustada, de la que extrajeron las joyas de Jengao.
Sin más palabras de las que habían intercambiado en el nido incendiado del Ratonero
detrás de la Anguila, pero con una imbatible sensación de que sus propósitos eran los
mismos y de su camaradería, echaron a andar con los hombros inclinados y con pasos
lentos y cautelosos, que sólo gradualmente se apresuraron al salir de la sala de la magia
y por el corredor con su gruesa alfombra. Pasaron ante la sala del mapa, su ancha puerta
de roble y hierro todavía cerrada, y ante las demás puertas cerradas y silenciosas. Estaba
claro que todo el Gremio estaba aterrado por Hristomilo, sus hechizos y sus ratas. Sus
pasos resonaron por las escaleras, y se apresuraron un poco. Recorrieron el pasillo
inferior vacío, pasaron junto a sus puertas cerradas, y sus pisadas resonaban fuertemente
por mucho que trataran de no hacer ruido; pasaron bajo la hornacina de los centinelas,
ahora con las paredes calcinadas por el fuego y desierta, y salieron a la calle de la
Pacotilla, girando a la izquierda y hacia el norte porque ése era el camino más corto para
ir a la calle de los Dioses, donde doblaron a la derecha y al este —no había un alma en la
ancha calle excepto un flaco y encorvado aprendiz que fregaba con semblante aburrido
las losas ante una tienda de vinos, mientras una débil luz rosada empezaba a aparecer
por el este, aunque había muchos bultos dormidos, roncando y soñando en los arroyos de
la calle y bajo los pórticos oscuros- sí, doblando a la derecha y hacia el este por la calle
de los Dioses, pues aquel era el camino de la Puerta del Pantano, que conducía a la
carretera del Origen, al otro lado del Gran Pantano Salado, y la Puerta del Pantano era el
camino más próximo para salir de la grande y magnífica ciudad que ahora era tan odiosa
para ellos que no podían soportarla por un solo doloroso latido de corazón más de lo
necesario... una ciudad de fantasmas amados y a los que no podían volver el rostro.
Índice
PREÁMBULO
PRÓLOGO
1. INTRDUCCIÓN
De otro mundo y de cómo un desconocido encuentra a otro y descubren que están
emparentados.
2. LAS MUJERES DE LA NIEVE
De las mujeres de la magia del hielo y de una guerra fría entre los sexos, exponiendo la
difícil situación de un joven ingenioso manipulado por tres despóticas mujeres, junto con
información pertinente de amor paterno-filial, la valentía de los actores y el valor de los
tontos.
3. EL GRIAL PROFANO
Un discurso de ficción sobre las relaciones de un brujo de baja condición con acólitos
de ambos sexos junto con profundos conocimientos del uso del odio como motor, y
conteniendo el único relato verdadero de cómo el Ratón se convirtió en el Ratonero Gris.
4. ACIAGO ENCUENTRO EN LANKHMAR
El segundo y decisivo encuentro de Fafhrd y el Ratonero Gris, en el que se cuenta algo
de los males de lainterminable niebla nocturna y el latrocinio organizado, de la ebriedad y
vanidad de hombres y muchachas queridos y de las laberínticas maravillas y horrores de
la Ciudad de los Ciento cuarenta mil Humos.
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed