Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 6 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO

LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO
Philip K. Dick
 
 
 
Bob Bibleman tenía la impresión de que los robots no te miraban a los ojos. Y que
cuando andaba alguno por los alrededores solían desaparecer pequeños objetos valiosos.
La idea de orden para los robots era amontonar todo en una pila. Sin embargo, tenía que
pedirles la comida a ellos, porque la venta estaba ubicada muy abajo en la escala de los
salarios como para atraer a los humanos.
—Una hamburguesa, papas fritas, helado de frutilla y... —Bibleman hizo una pausa
leyendo el menú en la pantalla visualizadora del robot—. No, mejor una hamburguesa
doble con queso, papas fritas, helado de chocolate...
—Espere un minuto —dijo el robot—. Ya le estoy preparando la hamburguesa sola.
¿No le gustaría participar en el concurso de esta semana mientras aguarda?
—No me prepare la hamburguesa doble con queso —dijo Bibleman.
—Muy bien.
Era un infierno vivir en el siglo XXI. La transferencia de información había alcanzado la
velocidad de la luz. Una vez el hermano mayor de Bibleman había alimentado a un robot
generador de literatura con una sinopsis de diez palabras y, cuando cambió de opinión,
descubrió que la novela ya estaba impresa. Tuvo que programar una secuencia para
hacer la corrección.
—¿Cuál es el sistema de premios del concurso? —preguntó Bibleman.
En el acto tuvo la respuesta en el panel de visualización del robot, desde el primero
hasta el último premio. Como es natural, el robot lo borro antes de que Bibleman lo
pudiera leer.
—¿Cuál es el primer premio? —dijo Bibleman.
—No puedo decirle eso —dijo el robot. De una ranura del cuerpo extrajo una bandeja
con una hamburguesa, papas fritas y helado de frutilla—. Son mil dólares en efectivo.
—Dame una pista —dijo Bibleman mientras pagaba.
—Está en todas partes y en ninguna a la vez. Existe desde el siglo XVII. En su origen
era invisible, luego se volvió real. No podrá descubrirlo a menos que sea listo, aunque
ayuda hacer trampa y también ser rico. ¿Qué le sugiere la palabra pesado?
—Profundo.
—No, el significado literal.
—Masa —caviló Bibleman—. ¿Qué es esto, un concurso para ver quién puede
descubrir cuál es el premio? Me rindo.
—Pague los seis dólares —dijo el robot— para cubrir nuestros costos, y recibirá un...
—La gravedad —interrumpió Bibleman—. Sir Isaac Newton. El Colegio Real de
Inglaterra. ¿Acerté?
—Sí —dijo el robot—. Seis dólares le ofrecen la oportunidad de ir a la academia... una
oportunidad estadística, al azar. ¿Qué son seis dólares? Nada.
Bibleman sacó una moneda de seis dólares y la puso en el robot.
—Ganó —dijo el robot—. Va a poder ir a la academia. Ha vencido al azar, a pesar de
que las posibilidades eran de dos trillones contra una. Déjeme ser el primero en felicitarlo.
Si yo tuviera una mano le estrecharía la suya. Esto cambiará su vida. Éste es su día de
suerte.
—Estaba arreglado —dijo Bibleman con cierta inquietud.
—Así es —dijo el robot, y miró a Bibleman directamente a los ojos—. Pero de todos
modos es obligatorio que acepte el premio. La academia es una institución militar ubicada
en algún lugar de Egipto, por así decir. Pero ése no es un problema; lo llevarán hasta allí.
Vaya a su casa y comience a preparar las cosas.  
—¿Puedo comer mi hamburguesa y tomar...?
—Le sugiero que comience a preparar sus cosas en este mismo momento.
Detrás de Bibleman estaban esperando un hombre y una mujer. Se apartó pensativo,
sosteniendo la bandeja, sintiéndose confundido.
—Un sándwich de carne asada —dijo el hombre—, con aros de cebolla, una cerveza y
nada más.
—¿No quiere participar en el concurso? —dijo el robot—. Hay unos premios increíbles.
Expuso las posibilidades en el panel de visualización.
 
Mientras Bob Bibleman abría la puerta de su departamento de un ambiente comenzó a
sonar el teléfono. Lo estaban buscando.
—Está allí —dijo el teléfono.
—No voy a ir —dijo Bibleman.
—Seguro que lo va a hacer —dijo el teléfono—. ¿No sabe quien soy? Lea su
certificado, el formulario legal de su primer premio. Tiene la categoría de alférez. Soy el
mayor Casals. Está bajo mi mando. Si le digo que mee púrpura tendrá que mear púrpura.
¿Cuánto tiempo puede tardar en llegar hasta el cohete de traslado? ¿No tiene amigos que
quieran despedirlo? ¿Tal vez una novia? ¿Su madre?
—¿Adónde quieren que me vaya? —dijo Bibleman con irritación—. Quiero decir,
¿contra quiénes están peleando? ¿Qué academia es? ¿De quién es? ¿Es una academia
de humanoides o de ciencias? ¿Está financiada por el gobierno? ¿Ofrecen...?  
—Cálmese —dijo el mayor Casals serenamente.
Bibleman se sentó. Descubrió que le temblaban las manos. Pensó para sí mismo: nací
en el siglo equivocado. Cien años atrás esto no hubiera sucedido y dentro de un siglo será
ilegal. Lo que necesito es un abogado.
Su vida había sido tranquila. A lo largo de los años había llegado hasta la modesta
posición de vendedor de casas flotantes. Para un hombre de veintidós años no estaba
mal. Casi era propietario de su departamento de un ambiente; lo estaba alquilando con
opción a compra. Era una vida modesta como la mayoría de las vidas. No pedía
demasiado y no se quejaba, normalmente, de lo que recibía. Aunque no comprendía el
sistema impositivo que recortaba sus ingresos, lo aceptaba. Aceptaba cierto estado de
penuria del mismo modo en que consentía que una muchacha no quisiera acostarse con
él. En cierto sentido eso lo definía, era su medida. Soportaba lo que no le gustaba, y
consideraba esta actitud como una virtud. La mayor parte de la gente que tenía autoridad
sobre él lo consideraba una buena persona. Su jefe en las Casas de la Nube Nueve le
decía qué tenía que hacer y sus clientes, en realidad, también le decían qué hacer. El
gobierno también le decía a todos lo que tenían que hacer, o al menos eso suponía. Tenía
poco trato con el gobierno. Eso no era ni una virtud ni un vicio, simplemente era buena
suerte.
Una vez había experimentado vagas fantasías. Tenían que ver con ayudar a los
pobres. En la escuela secundaria había leído a Charles Dickens y una vívida idea de los
oprimidos se le había fijado en la mente hasta el punto en que podría reconocerlos: eran
los que no tenían un departamento de un ambiente, ni trabajaban y ni habían llegado
hasta la escuela secundaria. Algunos nombres de lugares se le pasaban por la cabeza,
tomados de la televisión, lugares como la India, donde una máquina de alto rendimiento
barría a los moribundos de las calles. Una vez una máquina de enseñanza le había dicho:
tienes un buen corazón. Eso lo sorprendió; no que una máquina dijera eso, sino que se lo
dijera a él. Una muchacha le había dicho lo mismo. Se quedó maravillado. ¡Se unían
enormes fuerzas para decirle que no era una mala persona! Era un misterio y una delicia.
Pero aquellos días ya se habían ido. Ya no leía novelas y la muchacha fue transferida a
Frankfurt. Ahora lo había engañado un robot, una máquina barata, y le iban a hacer
levantar mierda con una pala, acosado por un aparato que sacaba ciudadanos de las
calles batiendo marcas. No era una academia adonde lo iban a mandar; no había ganado
nada. Muy probablemente se ganó un lugar en un campo de trabajos forzados. La puerta
de salida lleva adentro, pensó para sí mismo. Lo que es lo mismo que decir que cuando te
requieren ya te tienen. Todo lo que necesitan es completar el papeleo. Y una
computadora puede procesar los formularios tocando solo una tecla. La tecla I significa
Infierno y la E, esclavo, pensó. Y la T para tú.
No olvides tu cepillo de dientes, pensó. Puedes necesitarlo.
En la pantalla del videófono el mayor Casals lo observaba con atención, mientras
evaluaba en silencio las posibilidades de que Bob Bibleman intentase escapar. Dos
trillones a una a que lo hará, pensó. Pero esa única posibilidad ganará, como en el
concurso. Haré que sea así.
—Por favor —dijo Bibleman—, déjeme preguntarle una cosa, y deme una respuesta
honesta.
—Por supuesto —dijo el mayor Casals.
—Si no me hubiera dirigido hacia aquel robot y...
—Lo hubiésemos atrapado de otro modo —dijo el mayor Casals.
—Muy bien —dijo Bibleman asintiendo—. Gracias. Me hace sentir mejor. Así no tengo
que llamarme estúpido, pues si no se me hubiese ocurrido comer una hamburguesa y
papas fritas... Si solo... —se interrumpió—. Será mejor que prepara las cosas.
—Hemos estado evaluándolo durante varios meses —dijo el mayor Casals—. Tiene
demasiado talento para el trabajo que está haciendo, pero está poco educado. Necesita
más educación. Tiene derecho a más educación.
—¡Está hablando como si se tratara de una verdadera academia! —dijo Bibleman,
asombrado.
—Lo es. Es la mejor del sistema. No hace publicidad porque una institución como ésta
no la puede hacer. Nadie la elige: la Academia lo elige a uno. Esto no es una broma como
se imaginaba. Realmente es imposible imaginarse siendo admitido por la mejor Academia
del sistema por este método, ¿no es así, señor Bibleman? Tiene mucho que aprender.  
—¿Cuánto tiempo estaré en la Academia? —dijo Bibleman.
—Hasta que aprenda —dijo el mayor Casals.
 
Le hicieron un reconocimiento médico, una serie de pruebas psicológicas, le cortaron el
pelo, le dieron un uniforme y una litera donde dormir. Bibleman sospechaba que el
verdadero propósito de las pruebas era determinar si era un homosexual latente, y luego
sospechó que sus sospechas indicaban que era un homosexual latente, así que
abandonó las sospechas y entonces supuso que eran pruebas de aptitud e inteligencia, y
se dijo que estaba mostrando ambas: inteligencia y aptitud. También se dijo que se veía
muy bien con su uniforme, aunque era el mismo uniforme que llevaban todos los demás.
Por eso lo llamaban uniforme, se acordó, mientras se sentaba en el borde de la litera a
leer los folletos orientadores.
El primer folleto indicaba que era un gran honor ser admitido en la Academia. Ése era
su nombre... una única palabra. Qué extraño, pensó, perplejo. Es como llamar a un gato
Gato o a tu perro Perro. Estos son mi madre, la señora Madre y mi padre, el señor Padre.
¿A esta gente le funcionará bien la cabeza?, se preguntó. Durante años había tenido la
fobia de que en algún momento en particular caería en manos de un grupo de locos, en
particular locos que parecerían sanos hasta el último momento. Para Bibleman esta era la
esencia del horror.
Cuando estaba sentado examinando los folletos una muchacha de pelo rojo, que vestía
el uniforme de la Academia, se acercó y se sentó a su lado. Parecía desconcertada.
—Tal vez puedas ayudarme —dijo—. ¿Qué es un sílabo? Aquí dice que nos darán un
sílabo. Este lugar me está volviendo loca.
—Nos sacaron de la calle para que levantemos mierda con una pala —dijo Bibleman.
—¿Lo crees?
—Lo sé.
—¿No podemos irnos?
—Ve tú primero —dijo Bibleman—. Y yo me quedaré esperando para ver qué te
sucede.
La muchacha rió.  
—Supongo que no sabes qué es un sílabo.
—Sí que lo sé. Es una lista de cursos o temas.
—Sí, y los cerdos tienen alas.
Examinó con atención a la muchacha. Lo mismo hizo ella con él.
—Vamos a estar aquí eternamente —dijo la muchacha.
Le dijo que se llamaba Mary Lorne. Era atractiva, melancólica, estaba asustada y lo
disimulaba. Se unieron a los otros estudiantes para ver un dibujo animado de Herbie la
Hiena que ya había visto. Era el episodio en el que Herbie intentaba asesinar a Rasputín,
el monje ruso. De acuerdo a su costumbre, Herbie la Hiena envenenaba a la víctima, le
disparaba, lo volaba en seis ocasiones, lo apuñalaba, lo ataba con cadenas y lo tiraba al
Volga, lo descuartizaba con caballos salvajes y finalmente lo lanzaba a la Luna en un
cohete. El dibujo aburría a Bibleman. Le importaba un carajo Herbie la Hiena y la historia
de Rusia, y se preguntó si éste era un ejemplo del nivel pedagógico de la Academia. Se
podría imaginar a Herbie la Hiena ilustrando el principio de indeterminación de
Heisenberg. Herbie, en la imaginación de Bibleman, perseguía infructuosamente una
partícula subatómica, que aparecía al azar aquí y allá... Herbie sacudía de un lado a otro
un martillo. Luego, un flujo de partículas subatómicas se burlaba a Herbie, que siempre
estaba condenado a que lo jodieran.
—¿En qué está pensando? —le susurró Mary.
El dibujo terminó y se encendieron las luces de la sala. Estaba el mayor Casals en el
escenario, más grande de lo que parecía en el videófono. Se acabó la diversión, se dijo
Bibleman. No se podía imaginar al mayor Casals persiguiendo infructuosamente una
partícula subatómica con un martillo. Sintió frío, desconsuelo y un poco de temor.
La conferencia tenía que ver con información clasificada. Detrás del mayor Casals
apareció un gigantesco holograma con un diagrama de un taladro perforador
homeostático. El holograma del taladro giró para que lo pudieran ver desde todos los
ángulos. Las distintas piezas del interior de la máquina brillaban con diversos colores.
—Te pregunté en qué estabas pensando —le susurró Mary.
—Tenemos que escuchar —dijo tranquilamente Bibleman.
—Busca titanio —dijo Mary, igualmente tranquila—. En grandes cantidades. El titanio
es la novena sustancia más abundante en la corteza del planeta. Yo me sentiría
impresionada si pudiera descubrir una mina de wurtzita pura. Solo hay en Potosí, en
Bolivia, en Buttle, en Montana y en Goldfield, en Nevada.
—¿Por qué? —le preguntó Bibleman.
—Porque —dijo Mary— la wurtzita es inestable a temperaturas por debajo de los mil
grados. Entonces... —se interrumpió. El mayor Casals había dejado de hablar y la estaba
mirando.
—¿Podría repetirlo para todos, joven? —dijo el mayor Casals.
Poniéndose de pie, Mary dijo:
—La wurtzita es inestable a temperaturas por debajo de los mil grados centígrados.
Su voz era firme.
Inmediatamente el holograma que estaba detrás del mayor Casals se convirtió en un
compendio de información de minerales derivados del sulfato de zinc.
—No veo la wurtzita en la lista —dijo el mayor Casals.
—Aparece con otro nombre —dijo Mary con los brazos cruzados—. Esfalerita. De un
modo más apropiado se debe decir ZnS, del grupo de los sulfatos AX. Está relacionada
con la verdequita.
—Siéntese —dijo el mayor Casals. El holograma ahora mostraba las características de
la verdequita.
—Estoy en lo cierto —dijo Mary mientras se sentaba—. No tienen un taladro
homeostático para wurtzita porque no hay...
—¿Cuál es su nombre? —dijo el mayor Casals, con la lapicera y el cuaderno
dispuestos.
—Mary Wurzt —dijo sin demostrar ninguna emoción en la voz—. Mi padre era Charles-
Adolphe Wurtz.
—¿El descubridor de la wurtzita? —dijo inseguro el mayor Casals, moviendo la
lapicera.
—Así es —dijo Mary. Se volvió hacia Bibleman y le guiñó un ojo.
—Gracias por la información —dijo el mayor Casals. Hizo un movimiento y el
holograma ahora mostraba un contrafuerte volador y, a su lado, uno normal.
—Lo que quiero señalar —dijo el mayor Casals— simplemente es que hay cierta
información sobre los principios arquitectónicos que se relacionan con los cimientos
duraderos...
—La mayoría de los principios arquitectónicos se relacionan con los cimientos
duraderos —dijo Mary.
El mayor Casals hizo una pausa.
—De lo contrario no tendrían sentido —dijo Mary.
—¿Por qué no? —dijo el mayor Casals, y luego su rostro tomó color.
Varios estudiantes uniformados rieron.
—La información de este tipo —dijo el mayor Casals— no está clasificada. Pero una
buena cantidad de lo que aprenderán sí lo está. Éste es el motivo por el cual la Academia
está bajo régimen militar. Revelar, transmitir o hacer pública la información clasificada que
se da durante las clases cae bajo jurisdicción militar. La violación de estos reglamentos
los llevará directamente ante un tribunal militar.
Los estudiantes murmuraron. Bibleman pesó para sí mismo, te hacen polvo. Nadie
habló. Incluso la muchacha que estaba a su lado se quedó en silencio. De todos modos,
una expresión compleja pasó por su rostro; una mirada profundamente introvertida,
sombría y, pensó, inusualmente madura. Hizo que se viera mucho mayor, no como una
muchacha. Se preguntó cuál sería verdaderamente su edad. Fue como si en sus rasgos
hubieran salido un millar de años mientras él la contemplaba y ella evaluaba al oficial que
estaba en el escenario y al gran holograma de información detrás de él. ¿Qué está
pensando?, se preguntó. ¿Va a decir algo más? ¿Cómo puede ser que no tenga miedo de
hablar? Nos acaban de decir que estamos bajo la ley militar.
—Voy a darles un ejemplo de información estrictamente clasificada —dijo el mayor
Casals—. Tiene relación con el Motor Panther.
A sus espaldas, el holograma sorprendentemente quedó en blanco.
—Señor —dijo uno de los estudiantes— el holograma no muestra nada.
—Es un tema que no tiene ninguna relación con sus estudios aquí —dijo el mayor
Casals—. El motor Panther es un sistema de dos rotores opuestos que funcionan sobre
un árbol principal común. Su ventaja fundamentalmente es que carece completamente de
fuerza centrífuga en la caja del par motor. Una cadena de levas une los dos rotores
opuestos, lo que le permite al árbol principal invertirse sin histéresis.
A sus espaldas el holograma seguía en blanco. Qué extraño, pensó Bibleman. Tuvo
una sensación fantasmal: información sin información, como si la computadora se hubiera
quedado ciega.
—La Academia —dijo el mayor Casals— tiene prohibido proporcionar información
sobre el Motor Panther. No se la puede programar para hacer lo contrario. En realidad, no
sabe nada sobre el Motor Panther; está programada para destruir cualquier información
que reciba en ese sector.
Levantando una mano, un estudiante dijo:
—Incluso si alguien introduce información en la Academia sobre el Motor...
—Expulsa la información —dijo el mayor Casals.
—¿Está es una situación única? —preguntó otro estudiante.
—No —dijo el mayor Casals.
—Entonces hay cierto número de áreas a las que no podemos llegar —murmuró un
estudiante.
—Nada de relevancia —dijo el mayor Casals—. Al menos en lo que tiene que ver con
sus estudios.
Los estudiantes se quedaron en silencio.
—Los temas que aprenderán —dijo el mayor Casals— les serán asignados de acuerdo
a sus perfiles de aptitud y personalidad. Los iré llamando y vendrán hasta aquí para que
les comunique los temas asignados. La misma Academia tomó la decisión por cada uno
de ustedes, así que pueden estar seguros de que no se cometieron errores.
¿Qué pasa si me dan proctología?, se preguntó Bibleman. Entrando en pánico pensó,
¿o podología?, ¿o herpetología? Supongamos que la Academia en su infinita sabiduría
computarizada decide proporcionarme toda la información en el universo relacionada con
los herpes bucales... o cosas todavía peores. Si hay algo peor.
—Lo que uno quiere —dijo Mary mientras leía los nombres en orden alfabético— es un
programa que te ayude a ganarte la vida. Hay que ser práctico. Sé lo que me van a dar,
sé dónde están mis puntos fuertes. En la química.
Lo llamaron por su nombre. Poniéndose de pie, caminó por el pasillo hacia el mayor
Casals. Se miraron, y luego Casals le tendió un sobre.
Rígido, Bibleman regresó a su lugar.
—¿Quieres que lo abra por ti? —dijo Mary.
Sin decir una palabra. Bibleman le pasó el sobre. Ella lo abrió y estudió el texto
impreso.
—¿Puedo ganarme la vida con eso? —preguntó él.
Ella sonrió.
—Sí, es un campo muy bien pagado. Casi tan bueno como... bien, digamos que los
planetas colonizados ya necesitan de esto. Podría ir a trabajar a cualquier lado.
Mirando por sobre su hombro, él vio las palabras sobre la página.
COSMOLOGÍA Y COSMOGONÍA PRESOCRÁTICA
—Filosofía presocrática —dijo Mary—. Casi tan bueno como ingeniería estructural.
Le entregó el papel.
—No debería burlarme. No, no es algo de lo que puedas vivir, a menos que seas
profesor... pero tal vez te interesa. ¿Es así?
—No —dijo él secamente.
—Me pregunto por qué la Academia lo eligió para ti —dijo Mary.
—¿Qué mierda es cosmogonía? —dijo él.
—Cómo tomó existencia el universo. ¿No te interesa cómo el universo...? —hizo una
pausa, mirándolo.
—Seguramente no tendrás problemas con el material clasificado —dijo
pensativamente—. Tal vez sea eso —murmuró para sí misma—. No querrán andar
espiándote.
—Me pueden confiar material clasificado —dijo él.
—¿Eres confiable? ¿Te conoces? Pero lo sabrás cuando la Academia te bombardee
con pensamiento griego temprano. «Conócete a ti mismo», la máxima de Apolo en Delfos.
Sintetiza la mitad de la filosofía griega.
—No me van a llevar ante un tribunal por hacer público material militar clasificado —
dijo Bibleman. Pensó, entonces, sobre el Motor Panther y comprendió, comprendió por
completo, que el mayor Casals había deslizado un mensaje verdaderamente inquietante
durante la breve charla—. ¿Cuál es la máxima de Herbie la Hiena? —dijo.
—«Estoy decidido a ser un villano» —dijo Mary—. «Y odio los vanos placeres de estos
días. Disfruto las conspiraciones».
Mary extendió una mano para tocarle el brazo:
—¿Recuerdas? La versión de Herbie la Hiena en dibujos animados de Ricardo III.
—Mary Lorne —dijo el mayor Casals leyendo la lista.
—Discúlpame —ella se levantó, y pronto regresó con el sobre, sonriendo—. Leprología
—le dijo a Bibleman—. El estudio y tratamiento de la lepra. Estoy contenta, es química.
—Estudiarás material clasificado —dijo Bibleman.
—Sí —dijo ella—. Lo sé.
 
En el primer día de su programa de estudio, Bob Bibleman se sentó ante la terminal de
datos, puso el audio y escribió la contraseña de su curso.
—Tales de Mileto —dijo la terminal—. Fundador de la escuela jónica de filosofía
natural.
—¿Qué enseñaba? —dijo Bibleman.
—Que el mundo flota sobre agua, está sustentado por el agua y se origina en el agua.
—Eso es una estupidez —dijo Bibleman.
—Tales basó esta afirmación en el descubrimiento del fósil de un pez, tierra adentro, a
gran altura —dijo la terminal de la Academia—. Así que no era tan estúpido como suena.
En la holopantalla apareció una gran cantidad de información escrita, nada de la cual le
pareció interesante a Bibleman. De todos modos, el audio continuó:
—Generalmente se considera que Tales fue el primer hombre racional en la historia —
dijo la terminal.
—¿Y qué hay de Ikhnatón? —dijo Bibleman.
—Era extranjero.
—¿Moisés?
—Igualmente extranjero.
—¿Hammurabi?
—¿Cómo se deletrea?
—No estoy seguro. Solo escuché el nombre.
—Entonces hablaremos sobre Anaximandro —dijo la terminal de la Academia—. Y, en
este curso inicial, de Anaxímenes, Jenófanes, Parménides, Meliso... un minuto, me estaba
olvidando de Heráclito y Cratilo. Y más adelante estudiaremos a Empédocles,
Anaxágoras, Zenón...
—Cristo —dijo Bibleman.
—Está en otro programa —dijo la terminal de la Academia.
—Continúa —dijo Bibleman.
—¿Estás tomando notas?
—Ése no es tu problema.
—Me parece que estás al borde de un conflicto.
—¿Qué pasa —dijo Bibleman— si abandono los estudios y la Academia?
—Irás a la cárcel.
—Tomaré notas.
—Dado que estás tan...
—¿Qué?
—Dado que estás tan conflictuado, deberías encontrar interesante a Empédocles. Fue
el primer filósofo dialéctico. Creía que la base de la realidad era un conflicto antitético
entre las fuerzas del Amor y del Odio. Bajo el Amor, el cosmos entero es una mezcla
correctamente proporcionada llamada krasis. La krasis es una deidad esférica, una simple
mente perfecta que pasa todo su tiempo...
—¿Hay alguna aplicación práctica para algo de todo esto? —interrumpió Bibleman.
—Las dos fuerzas antitéticas del Amor y el Odio recuerdan los elementos taoístas del
Ying y el Yang con su interacción perpetua mediante la cual tiene lugar todo cambio.
—Aplicación práctica.
—Componen gemelos mutuamente opuestos —en la holopantalla se formó un
diagrama muy complejo—. El Motor Panther de dos rotores.
—¿Qué? —dijo Bibleman, levantándose del asiento. Descubrió las palabras en
mayúscula SISTEMA HIDROCONDUCIDO PANTHER —ALTO SECRETO sobre el
diagrama. Instantáneamente presionó la tecla de impresión; el mecanismo de la terminal
susurró y se deslizaron tres hojas de papel en la bandeja.
Pasaron por alto, se dijo Bibleman, esta entrada en la memoria de la Academia
relacionada con el Motor Panther. De algún modo habían olvidado la referencia cruzada.
Nadie pensó en la filosofía presocrática... pero, ¿quién se iba a imaginar que había una
referencia cruzada sobre el motor secreto bajo la categoría FILOSOFÍA PRESOCRÁTICA,
y la subdivisión EMPÉDOCLES?
Lo tengo en mis manos, se dijo mientras hojeaba rápidamente las tres páginas. Las
dobló y las metió dentro del cuaderno que le había provisto la Academia.
Le di justo, pensó. Un golpe directo con el bate. ¿Dónde mierda voy a poner estos
diagramas? No puedo dejarlos en mi armario. Y luego pensó, ¿cometí un delito al pedir
una copia impresa?
—Empédocles —estaba diciendo la terminal— creía que había cuatro elementos que
se mezclaban continuamente: agua, tierra, aire y fuego. Estos elementos...
Clic. Bibleman había apagado la terminal. La holopantalla se marchitó en un gris opaco.
«Aprender demasiado te vuelve un hombre lento», pensó mientras se ponía en pie y
salía del cubículo. Rápido de inteligencia, pero lento de pies. ¿Dónde mierda voy a
esconder estos diagramas?, se preguntó otra vez mientras caminaba rápidamente por la
sala hacia el tubo ascendente. Bien, comprendió, no saben que los tengo; me puedo
tomar mi tiempo. La cuestión es esconderlos en un lugar casual, decidió mientras el tubo
lo conducía hacia la superficie. Un lugar donde, si los encontrasen, no fueran capaces de
seguir el rastro hacia mí, no a menos que busquen huellas dactilares.
Esto puede valer millones de dólares, se dijo. Sintió una enorme alegría que pronto le
dejó su lugar al miedo. Descubrió que estaba temblando. Cuando lo descubran no seré yo
el que mee púrpura, serán ellos quienes lo hagan. La Academia misma, cuando descubra
su error.
 
Junto al dormitorio donde estaba ubicada su litera encontró un lavadero mantenido por
un robot silencioso, y cuando ningún robot estaba observando, escondió las tres hojas
cerca del fondo de una enorme pila de sábanas. La pila llegaba hasta el techo. No
descubrirán los diagramas este año. Tenía suficiente tiempo para decidir qué hacer.
Mirando su reloj, vio que la tarde casi había llegado a su fin. A la cinco tenía que estar
en la cafetería, cenando con Mary.
Ella llegó un poco pasadas las cinco, su rostro mostraba señales de cansancio.
—¿Cómo te fue? —le preguntó mientras se ponían en la fila con sus bandejas.
—Muy bien —le dijo Bibleman.
—¿Llegaste hasta Zenón? Siempre me gustó Zenón, demostró que el movimiento era
imposible. Así que supongo que todavía estoy en el útero de mi madre. Te ves extraño —
lo miró con atención.
—Solo harto de escuchar que la Tierra descansa sobre el caparazón de una tortuga
gigante.
—O cuelga de una larga cuerda —dijo Mary. Recorrieron juntos el camino entre otros
estudiantes hacia una mesa vacía—. No vas a comer mucho.
—Comer —dijo Bibleman mientras bebía de su taza de café— fue lo que me trajo aquí.
—Podrías abandonar este lugar.
—E ir a la cárcel.
—La Academia —dijo Mary— está programada para decir eso. La mayor parte solo son
seguramente amenazas. Digamos que es comparable a vociferar y agitar un palo.
—Lo hice —dijo Bibleman.
—¿Hiciste qué? —dejó de comer y lo miró interesada.
—El Motor Panther —dijo él.
Lo contempló con atención y se mantuvo en silencio.
—Los diagramas —dijo él.
—Habla más bajo.
—Se les pasó por alto una referencia en la memoria. Ahora los tengo yo y no sé qué
hacer. Solo ponerme en movimiento, supongo. Y esperar que nadie me detenga.
—¿No lo saben? ¿La Academia no tiene un sistema de control?
—No tengo motivos para pensar que sepan lo que pasó.
—Jesucristo —dijo Mary suavemente—. Es tu primer día. Tienes que pensarlo muy
bien.
—Los puedo destruir —dijo él.
—O venderlos.
—Los estuve mirando. Hay un análisis en la última página. El Motor...
—Vamos, dilo —dijo Mary.
—Se lo puede utilizar como turbina hidroeléctrica y bajar los costos de la energía a la
mitad. No pude comprender el lenguaje técnico, pero descubrí eso. Una fuente económica
de energía. Muy barata.
—Que beneficiaría a todos.
Bibleman asintió.
—Ellos me confunden —dijo Mary—. ¿Qué nos dijo Casals?
—«Incluso si alguien alimenta información en la Academia acerca de... acerca de eso,
la Academia la rechazaría».
Ella comenzó a comer lentamente mientras pensaba.
—Y no la hacen pública. Debe ser por la presión de la industria. Qué bonita.
—¿Qué tendría qué hacer? —dijo Bibleman.
—No lo sé.
—Lo que pensé es que podría llevar los diagramas a alguno de los planetas
colonizados en donde las autoridades tienen menos control. Podría encontrar una
compañía independiente y firmar un contrato con ellos. El gobierno no sabría cómo...
—Descubrirán de dónde salieron los diagramas —dijo Mary—. Seguirán el rastro hasta
ti.
—Entonces mejor los quemo.
—Tienes que tomar una decisión muy difícil —dijo Mary—. Por un lado, tienes en tu
poder información clasificada que conseguiste ilegalmente. Por el otro...
—Yo no la conseguí ilegalmente. La Academia se equivocó.
Con tranquilidad, ella continuó:
—Quebraste la ley, la ley militar, cuando pediste una trascripción impresa. Tendrías
que haber informado a seguridad en cuanto lo descubriste. Te habrían recompensado. El
mayor Casals te hubiera felicitado.
—Estoy asustado —dijo Bibleman, y sintió que el miedo se agitaba en su interior,
creciendo, mientras sostenía tembloroso una taza plática de café. Parte del café salpicó
su uniforme.
Mary limpió algunas de las manchas con una servilleta de papel.
—No sé qué decirte —dijo ella—. No voy a decirte lo que tienes que hacer. Ésta es una
decisión que tienes que tomar solo. No es ético siquiera que lo discutas conmigo; podrían
considerarlo como una conspiración y terminar ambos en la cárcel.
—La cárcel —hizo eco Bibleman.
—Está a tu alcance, ¡por Dios!, iba a decir que tienes a tu alcance una fuente de
energía barata para toda la humanidad —rió y sacudió la cabeza—. Supongo que a mí
también me asusta. Piensa en lo que es correcto. Si crees que lo correcto es publicar los
diagramas...
—Nunca pensé en eso. Publicarlos. En alguna revista o diario. Se podrían distribuir
copias impresas por todo el sistema solar en quince minutos. Todo lo que tengo que hacer
—comprendió—, es pagar y hacer que distribuyan las páginas de los diagramas. Tan
simple como eso. Y luego pasar el resto de mi vida en la cárcel o ante algún tribunal. Tal
vez la sentencia sea a mi favor. Hay antecedentes en la historia en donde material
clasificado vital, del tipo militar, fue robado y publicado, y no solo encontraron inocente al
responsable sino que luego comprendieron que era un héroe, que sirvió al bienestar de
toda la raza humana arriesgando su propia vida.
Aproximándose a la mesa, dos guardias armados de seguridad militar rodearon a Bob
Bibleman. Levantó la vista hacia ellos, sin poder creer lo que veía pero diciéndose, créelo.
—¿El estudiante Bibleman? —dijo uno de ellos.
—Eso dice mi uniforme —dijo Bibleman.
—Mantenga quietas las manos, estudiante Bibleman.
El más grande de los guardias de seguridad le puso esposas.
Mary no dijo nada, y siguió comiendo lentamente.
Bibleman esperó en la oficina del mayor Casals, pensando en el hecho de que estaba,
como señalaba la expresión técnica, «detenido». Sintió tristeza. Se preguntó qué harían.
También si lo habían descubierto. Qué le harían si lo acusaban. Por qué demoraban
tanto. Y entonces se preguntó de qué trataba todo y si comprendería los grandes
problemas si continuaba con sus cursos de COSMOLOGÍA Y COSMOGONÍA
PRESOCRÁTICAS.
Entrando en la oficina, el mayor Casals dijo animado:
—Disculpe por hacerlo esperar.
—Me podrían sacar las esposas —dijo Bibleman. Le lastimaban las muñecas. Se las
habían puesto muy ajustadas. Le dolían los huesos.
—No pudimos encontrar los diagramas —dijo Casals, sentándose en una silla junto a
su escritorio.
—¿Qué diagramas?
—Los del Motor Panther.
—Se supone que no hay diagramas del Motor Panther. Nos sugirió eso.
—¿Programó su terminal deliberadamente? ¿O solo sucedió por casualidad?
—Mi terminal estaba programada para hablar sobre agua —dijo Bibleman. El universo
está compuesto de agua.
—Notificó inmediatamente a seguridad cuando usted le pidió una copia impresa.
Controlamos todas las impresiones.
—Mierda —dijo Bibleman.
El mayor Casals afirmó:
—Le diré algo. Solo estamos interesados en recuperar los diagramas, no queremos
caer sobre usted. Devuélvalos y no lo llevaremos a juicio.
—¿Devolver qué? —dijo Bibleman, pero sabía que estaba perdiendo el tiempo—.
¿Puedo pensar en todo esto?
—Sí.
—¿Me puedo ir? Creo que me iré a dormir. Estoy cansado. Me gustaría que me saque
estas esposas.
Mientras lo hacía, el mayor Casals dijo:
—Llegamos a un acuerdo con todos ustedes, un acuerdo entre la Academia y los
estudiantes, sobre el material clasificado. Usted lo sabía.
—¿Libremente? —dijo Bibleman.
—Bien, no. Pero el acuerdo era conocido por usted. Cuando descubrió que los
diagramas del Motor Panther codificados en la memoria de la Academia estaban
disponibles por alguna extraña razón, no importa cuál fuera, tras solicitar una aplicación
práctica del pensamiento presocrático...
—Yo me quedé completamente sorprendido —dijo Bibleman—. Todavía lo estoy.
—La lealtad es un principio ético. Le diré algo: vamos a pasar por alto el factor
disciplinario y ponerlo en términos de lealtad hacia la Academia. Una persona
responsable respeta las leyes y los acuerdos. Devuelva los diagramas y podrá continuar
con sus cursos en la Academia. En realidad, le daremos autorización para que
selecciones los temas que quiera, no le asignaremos previamente ninguno. Creo que
usted es un buen sujeto para la Academia. Piense en esto y venga a verme mañana, a mi
oficina. No hable con nadie, no intente discutir el tema. Lo estaremos vigilando. No intente
dejar el lugar. ¿Está bien?
—Está bien —dijo Bibleman, con rigidez.
Esa noche soñó que había muerto. En su sueño se extendía un espacio muy vasto, y
se le acercaba su padre, muy lentamente, saliendo de las sombras hacia la luz del sol. Su
padre parecía contento de verlo, y Bibleman sintió su amor paternal.
Cuando despertó todavía sentía la calidez del amor paternal. Mientras se ponía el
uniforme pensó en su padre y en cuán raramente, en su vida actual, había sentido ese
amor. Se sentía solo, ahora, con su padre y su madre muertos. Muertos en un accidente
nuclear, junto con mucha otra gente.
Ellos decía que algo importante te esperaba del otro lado, pensó. Tal vez cuando yo
muera el mayor Casals ya esté muerto y me esté esperando, para saludarme con alegría.
El mayor Casals y mi padre combinados en una única persona.
¿Qué voy a hacer?, se preguntó. Ellos dejarán a un lado los aspectos punitivos,
reduciendo todo a una cuestión de lealtad. ¿Soy una persona leal? ¿Tengo esa cualidad?
Que se vaya todo a la mierda, pensó. Miró su reloj. Las ocho y media. Mi padre se
sentiría orgulloso de mi por lo que voy a hacer.
Fue hacia la lavandería, esperó la oportunidad hasta que no hubo ningún robot a la
vista. Buscó en la pila de sábanas, encontró las páginas con los diagramas, las sacó, las
revisó y luego se dirigió hacia el tubo que lo llevaría a la oficina del mayor Casals.
—¿Las tiene? —dijo Casals cuando entraba Bibleman. Éste le tendió las tres hojas.
—¿Y no las hizo copiar? —preguntó Casals.
—No.
—¿Me da su palabra de honor?
—Sí —dijo Bibleman.
—Lo expulsarán de la Academia —dijo el mayor Casals.
—¿Qué? —dijo Bibleman.
Casals presionó un botón en su escritorio.
—Entre.
Se abrió la puerta y allí estaba Mary Lorne.
—Yo no represento a la Academia —dijo el mayor Casals—. Usted estaba a prueba.
—Yo soy parte de la Academia —dijo Mary.
—Siéntese, Bibleman —dijo el mayor Casals—. Ella se lo explicará antes de que se
vaya.
—¿Fracasé? —dijo Bibleman.
—Fallaste —dijo Mary—. El propósito de la prueba era enseñarte a mantenerte firme,
aun si eso implicaba desafiar a la autoridad. El mensaje oculto de la institución es:
«Someterse a lo que uno considera psicológicamente que es la autoridad». Una buena
academia entrena a la persona íntegramente, no se trata de una cuestión de información.
Yo intenté ayudarte a ser moral y psicológicamente completo. Pero a una persona no se
le puede ordenar desobedecer. No le puedes ordenar a alguien que se rebele. Todo lo
que podía hacer era darte un modelo, un ejemplo.
Bibleman pensó: como cuando ella le contestó a Casals en la conferencia de
orientación. Se sintió un tonto.
—El Motor Panther no tiene ningún valor —dijo Mary— como artefacto tecnológico. Es
una prueba corriente que usamos con todos los estudiantes, no importa a qué curso
hayan sido asignados.
—¿Todos los estudiantes tienen una impresión del Motor Panther? —dijo Bibleman con
incredulidad. Miró directamente a la muchacha.
—Así es, uno por uno. La tuya apareció muy rápidamente. Primero te dijeron que era
información clasificada, luego te dijeron cuál era el castigo por dar a conocer información
clasificada, y luego hicieron que la información llegara a tus manos. Esperábamos que la
hicieras pública o que al menos lo intentaras.
—Vio en la tercera página que le motor suministraba una fuente económica de energía
hidroeléctrica —dijo el mayor Casals—. Eso era importante. Usted sabía que la gente
sería beneficiada si se daba a conocer el diseño del motor.
—Y te dijeron que no habría castigo —dijo Mary—. Así que no actuaste empujado por
el miedo.
—Por lealtad —dijo Bibleman—. Lo hice por lealtad.
—¿A qué? —dijo Mary.
Se quedó en silencio; no podía pensar.
—¿A una holopantalla? —dijo el mayor Casals.
—A usted —dijo Bibleman.
—Yo lo insulté y lo denigré —dijo el mayor Casals—. Lo traté como a una mierda. Le
dije que si le ordenaba mear púrpura, usted...
—Muy bien —dijo Bibleman—. Es suficiente.
—Adiós —dijo Mary.
—¿Qué? —dijo Bibleman.
—Te tienes que ir. Volver a tu vida y a tu trabajo, a lo que hacías antes de que te
seleccionáramos.
—Me gustaría tener otra oportunidad.
—Pero —dijo Mary— ahora sabes cómo funcionan las pruebas. Así que nunca
podríamos ponerte a prueba otra vez. Sabes lo que realmente queríamos de ti en la
Academia. Lo siento.
—Yo también lo siento —dijo el mayor Casals.
Bibleman no dijo nada.
—¿Amigos? —dijo Mary tendiéndole una mano.
Sin pensarlo, Bibleman le estrechó la mano. El mayor Casals lo miró sin expresar
ningún sentimiento. No le ofreció la mano. Parecía estar sumergido en otro pensamiento,
tal vez en otra persona. Acaso tuviera otro estudiante en mente. Bibleman no podía
saberlo.
 
Tres noches más tarde, cuando vagaba sin destino por la ciudad, Bob Bibleman vio un
robot vendedor de alimentos en su eterno puesto. Había un adolescente comprando un
taco y una tarta de manzana. Bob Bibleman se puso en la fila detrás del muchacho y se
quedó esperando, con las manos en los bolsillos, sin pensar en nada, solo con cierta
sensación de vacío. Como si la falta de interés que había visto en la cara de Casals se le
hubiera contagiado, pensó. Se sentía como un objeto, un objeto entre muchos, como el
robot vendedor. Algo que, como bien sabía, no miraba directamente a los ojos.
—¿Qué desea señor? —preguntó el robot.
—Papas fritas, una hamburguesa con queso y un helado de frutillas —dijo Bibleman—.
¿Hay algún concurso?
Después de una pausa, el robot dijo:
—No para usted, señor Bibleman.
—Muy bien —dijo él, y se quedó esperando.
Apareció el pedido en su pequeña bandeja de plástico desechable y el envase de
cartón.
—No voy a pagar —dijo Bibleman, y se alejó caminando.
El robot lo llamó:
—Son ciento once mil dólares, señor Bibleman. ¡Está infringiendo la ley!
Bibleman volvió y sacó la billetera.
—Gracias, señor Bibleman —dijo el robot—. Estoy muy orgulloso de usted.  
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed