Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 6 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA NIÑERA

LA NIÑERA
Philip K. Dick
 
 
 
—Cuando miro hacia atrás —dijo Mary Fields—, me asombro de que creciéramos sin
una Niñera que nos cuidara.
No cabía duda de que la Niñera había cambiado la vida de los Fields desde el
momento en que entró a formar parte de su hogar. Desde que los niños abrían los ojos
por la mañana hasta que se dormían, la Niñera les hacía compañía, les vigilaba y se
encargaba de que se cumplieran todos sus deseos.
El señor Fields sabía, cuando se marchaba a la oficina, que sus hijos estaban en
buenas manos, y Mary se libraba de una interminable sucesión de faenas domésticas y
preocupaciones. No tenía que despertar a los niños, ni vestirles, ni lavarles, ni prepararles
las comidas, ni nada. Ni siquiera les acompañaba al colegio. Y, al terminar las clases, si
no llegaban en seguida a casa, se ahorraba la ansiedad de temer que algo les hubiera
ocurrido.
La Niñera no les mimaba, por supuesto. Si los niños pedían algo absurdo o peligroso
(un montón de caramelos o la moto de un policía, por ejemplo), tropezaban con la
voluntad de hierro de la Niñera. Como un buen pastor, sabía cuándo debía negarse a
obedecer sus caprichos.
Los dos niños la querían. Una vez que tuvieron que repararla lloraron y lloraron sin
cesar. Ni su madre ni su padre pudieron consolarles, pero cuando la Niñera volvió todo se
normalizó. ¡Justo a tiempo! La señora Fields estaba agotada.
—Señor —suspiró Mary, derrumbándose sobre el sofá—. ¿Qué haríamos sin ella?
—¿Sin quién? —preguntó el señor Fields.
—Sin la Niñera.
—Cualquiera sabe.
Después de despertar a los niños mediante un suave y musical zumbido, emitido a
escasos centímetros de sus cabecitas, cuidaba de que se vistieran y bajaran en seguida a
desayunar, con la cara limpia y de buen humor. Si estaban enfadados les permitía bajar la
escalera subidos en su espalda.
¡Codiciado placer! Bobby y Jean divirtiéndose casi como en las montañas rusas, y la
Niñera descendiendo peldaño a peldaño de aquella forma tan curiosa.
La Niñera no preparaba el desayuno, por supuesto; de ello se encargaba la cocinera.
Sin embargo, rondaba cerca de allí para vigilar que los niños comieran bien y luego, una
vez terminado el desayuno, supervisaba sus preparativos para el colegio. Después de que
hubieran recogido los libros, se lavaran y se peinaran, llegaba el momento de atender a
su tarea más importante: vigilar que no sufrieran el menor daño en las calles atestadas.
Había muchos peligros en la ciudad, los suficientes como para que la Niñera no
descuidara la vigilancia: los veloces vehículos de superficie impulsados por cohetes en los
que se desplazaban los hombres de negocios. En cierta ocasión, un bravucón trató de
golpear a Bobby, pero un rápido empujón de la Niñera envió al individuo por los suelos; y
cuando un borracho se acercó a Jean, con Dios sabe qué intenciones, Nanny lo arrojó a
la cuneta con un codazo de su potente brazo metálico.
A veces, los niños se paraban fascinados ante un escaparate. La Niñera les obligaba a
proseguir su camino. Y si ocurría que llegaban tarde al colegio les aupaba sobre la
espalda y se deslizaba por la acera sobre sus ruedas, que zumbaban y rodaban a toda
velocidad.
La Niñera estaba con ellos constantemente después del colegio; supervisaba sus
juegos, les vigilaba, les protegía y, por fin, cuando empezaba a oscurecer, les apartaba de
sus diversiones y emprendían el regreso a casa.
No fallaba nunca: en cuanto se servía la cena aparecía la Niñera en la puerta con
Bobby y Jean, amonestándoles con chirridos y cliqueteos. ¡Justo a tiempo para la cena!
Una rápida visita al cuarto de baño para lavarse las manas y la cara.
Y por la noche...
La señora Fields estaba silenciosa y fruncía ligeramente el ceño. Por la noche...
—Tom —dijo.
Su marido levantó la vista del periódico.
—¿Qué?
—Quiero hablar contigo de una cosa, algo muy extraño que no consigo comprender. Ya
sé que lo ignoro todo acerca de objetos mecánicos, pero. Tom, por la noche, cuando
todos estamos durmiendo y en la casa no se oye nada, la Niñera...
Se oyó un ruido.
—¡Mamá! —Jean y Bobby irrumpieron en la sala de estar con las caras rojas de
excitación—. ¡Mamá, hicimos una carrera con la Niñera hasta casa y ganamos!
—Ganamos —repitió Bobby—. La vencimos.
—Corrimos mucho más rápidamente que ella —dijo Jean.
—¿Dónde está la Niñera, chicos? —preguntó la señora Fields.
—Ahora viene. Hola, papá.
—Hola, chicos —dijo Tom Fields.
Inclinó la cabeza a un lado y escuchó. Desde el porche llegó un sonido inusual,
rasposo y chirriante. Sonrió.
—Ésa es la Niñera —dijo Bobby.
La Niñera entró en la sala.
El señor Fields la miró con curiosidad. Siempre le había intrigado. El único ruido que
rompía la tranquilidad de la sala provenía de sus ruedas de metal en contacto con el suelo
de madera, un peculiar sonido rítmico. La Niñera se inmovilizó a pocos pasos del señor
Fields. Los ojos sin párpados, dos células fotoeléctricas al extremo de unos pedúnculos
de alambre flexible, permanecieron fijos en él. Los pedúnculos ondularon
especulativamente y luego se retrajeron.
La Niñera tenía forma de esfera, una esfera ancha achatada en la base. La superficie,
mellada y rayada por el uso, estaba recubierta de un esmalte verde oscuro. No había
nada más visible, aparte de los ojos pedunculados, ni siquiera las ruedas. A cada lado del
casco se dibujaba el perfil de una puerta, de la que surgían agarraderas magnéticas
cuando era necesario. La parte delantera del casco estaba reforzada en un punto. Habían
soldado las placas adicionales de atrás adelante, por lo que recordaba a un arma de
guerra, una especie de tanque o una nave, una nave metálica redonda posada sobre
tierra. Quizá, también, a un insecto de los llamados bicho munición.
—¡Vamos! —aulló Bobby.
La Niñera cobró vida de repente y empezó a girar poco a poco en el sentido de las
ruedas que la dirigían. Se abrió una de sus puertas laterales y surgió un largo brazo
metálico. La Niñera cogió a Bobby por el brazo y lo atrajo hacia ella. Después se lo cargó
a la espalda. Bobby montó a horcajadas y, sin dejar de saltar, le golpeó los flancos con los
talones.
—¡Qué te dé la vuelta a la manzana! —gritó Jean.
—¡Arre! —chilló Bobby, y la Niñera, como un enorme insecto redondo de metal
chirriante, relés, fotocélulas y tubos, salió de la habitación con el niño a cuestas.
Jean corrió detrás de ella.
Se hizo el silencio. Los padres se quedaron solos.
—¿No es sorprendente? —preguntó la señora Fields—. Ya sé que hoy en día es
normal ver robots, más que hace unos años. Los ves por todas partes, en los mostradores
de las tiendas, conduciendo autobuses, cavando zanjas...
—Pero la Niñera es diferente —murmuró Tom Fields.
—No es... no es como una máquina. Parece una persona, un ser vivo. A fin de cuentas,
es mucho más complicada. Ha de serlo, por fuerza. Dicen que es mucho más complicada
que la cocina.
—La verdad es que pagamos mucho por ella —dijo Tom.
—Sí —murmuró Mary Fields—. Parece una criatura viviente —vibraba un tono extraño
en su voz—. Un auténtico ser humano.
—Cuida muy bien a los niños —comentó Tom, volviendo la atención al periódico.
—Sin embargo, estoy preocupada. —Mary dejó la taza de café sobre la mesa y frunció
el ceño. Estaban cenando, y era tarde. Los niños ya estaban en la cama. Mary se secó la
boca con la servilleta—. Tom, estoy preocupada. Me gustaría que me escucharas.
Tom Fields parpadeó.
—¿Preocupada? ¿Porqué?
—Por ella..., por la Niñera.
—¿Porqué?
—No... no lo sé.
—¿Crees que necesita una nueva reparación? Acabamos de ponerla a punto. ¿Qué
pasa esta vez? Si esos niños no la...
—No es eso.
—Entonces, ¿qué?
Su esposa permaneció en silencio un rato. De pronto, se levantó de la mesa y fue hacia
la escalera. Miró hacia arriba y escudriñó la oscuridad. Tom la contempló con perplejidad.
—¿Qué ocurre?
—Quiero asegurarme de que no puede oírnos.
—¿Ella? ¿La Niñera?
—Tom, anoche me desperté otra vez a causa de los sonidos. Los oí otra vez, los
mismos sonidos que he oído otras veces. ¡Y tú me dijiste que carecían de importancia!
—Y no la tienen —gesticuló él—. ¿Qué quieres decir?
—No lo sé, eso es lo que me preocupa. Cuando estamos dormidos, ella baja, sale de
su habitación. Se desliza por la escalera con el mayor sigilo en cuanto está segura de que
dormimos.
—¿Pero por qué?
—¡No lo sé! La otra noche la oí bajar por la escalera, silenciosa como un ratón. La oí
moverse por aquí. Y después...
—Después, ¿qué?
—Tom, después la oí salir por la puerta trasera. Salió de la casa y fue al patio de atrás.
Eso fue todo lo que oí durante un rato.
Tom se frotó la barbilla.
—Sigue.
—Me senté en la cama y escuché. Tu dormías, claro, como un tronco. Era inútil intentar
despertarte. Me levanté y me asomé a la ventana. Alcé la persiana y miré afuera. La
Niñera estaba en el patio de atrás.
—¿Qué hacía?
—No lo sé —el rostro de Mary se veía preocupado—. ¡No lo sé! ¿Qué demonios haría
la Niñera, a altas horas de la noche, en el patio de atrás?
 
Estaba oscuro, terriblemente oscuro, pero los filtros infrarrojos se activaron y la
oscuridad se disipó. La forma de metal avanzó por la cocina con las ruedas medio
retraídas para evitar el ruido. Llegó a la puerta trasera y se detuvo para escuchar.
La casa seguía en silencio. Todos dormían en el piso de arriba. Dormían
profundamente.
La Niñera abrió la puerta trasera, salió al porche y dejó que la puerta se cerrara a su
espalda. El aire de la noche era frío, cortante, y transportaba toda clase de olores, olores
extraños, estimulantes olores nocturnos que despiertan cuando la primavera se transmuta
en verano, cuando la tierra todavía está húmeda y el cálido sol de julio aún no ha gozado
de la oportunidad de exterminar las pequeñas cosas que crecen.
La Niñera bajó los peldaños hasta el sendero de cemento. Después se movió
cautelosamente sobre la hierba. Las hojas húmedas acariciaban sus costados. Al cabo de
unos momentos se detuvo y se alzó sobre las ruedas traseras. Su parte frontal se elevó
en el aire. Sus ojos pedunculados, rígidos y tiesos, se estiraron y ondularon con mucha
suavidad. Luego recobró su aspecto normal y siguió adelante.
El sonido se produjo cuando daba la vuelta alrededor del melocotonero, en dirección a
la casa.
Se inmovilizó al instante, al acecho. Sus puertas laterales se abrieron y surgieron las
agarraderas en toda su longitud, ágiles y alertas. Algo se había movido al otro lado de la
cerca, más allá de la fila de margaritas. La Niñera aguzó la vista y dispuso los filtros. Sólo
unas pocas estrellas titilaban en el cielo, pero vio lo que tenía que ver.
Una segunda Niñera se movía al otro lado de la cerca, abriéndose paso en silencio
entre las flores. Intentaba hacer el menor ruido posible. Ambas Niñeras se detuvieron,
súbitamente paralizadas, mirándose una a la otra... la Niñera verde aguardaba en su patio
a la intrusa azul que avanzaba hacia la cerca.
La intrusa azul era de mayores dimensiones, diseñada para manejar a dos muchachos.
Sus costados estaban mellados y combados por el uso, pero las agarraderas todavía se
mantenían fuertes y poderosas. Además de las placas de refuerzo adicionales que
recubrían su parte delantera, tenía una mandíbula prominente de duro metal que se
estaba poniendo en posición, preparada y a punto de entrar en acción.
Productos Mecho, el fabricante, había llamado la atención sobre el detalle de la
mandíbula: era su marca de fábrica, su único rasgo original. Todos los folletos ponían
énfasis en la enorme pala frontal montada en todos los modelos. Y había una prestación
opcional: un filo cortante, accionado mecánicamente, que podía instalarse por una
cantidad adicional en todos los modelos de lujo.
Así iba equipada la Niñera azul.
La intrusa llegó a la cerca. Se detuvo e inspeccionó con minuciosidad las tablas. Eran
de escaso grosor y estaban podridas por el paso de los años. Apretó su pesada cabeza
contra la madera. La cerca cedió y se rompió en pedazos. La Niñera verde se alzó al
instante sobre sus ruedas traseras y sacó las agarraderas. Se sentía henchida de una
feroz alegría, de una insoportable excitación: el salvaje frenesí de la batalla.
Se aproximaron, rodando en silencio sobre la tierra, con las agarraderas dispuestas.
Ninguna produjo el menor ruido, ni la Niñera azul de Productos Mecho ni la Niñera verde,
más pequeña, más ligera, de la Compañía de Servicios Industriales. Lucharon sin tregua,
cuerpo a cuerpo, la gran mandíbula tratando de desgarrar las delicadas ruedas, y la
Niñera verde intentando clavar su extremo metálico en los ojos que centelleaban a
intervalos contra su flanco. La Niñera verde tenía la desventaja de ser un modelo de
precio intermedio, inferior en clase y en peso, pero se debatió con furia y encarnizamiento.
Rodaron por el húmedo suelo sin dejar de combatir, sin hacer el menor ruido:
realizaban la violenta tarea para la que cada una había sido diseñada en última instancia.
 
—No puedo creerlo —murmuró Mary Fields con un movimiento de la cabeza—. No lo
entiendo.
—¿Crees que lo hizo algún animal? —aventuró Tom—. ¿Hay perros grandes en el
vecindario?
—No. Había un setter irlandés rojo muy grande, pero sus dueños se fueron a vivir al
campo. Era el perro del señor Petty.
Ambos contemplaban, taciturnos y preocupados, el estado de la Niñera, que se hallaba
estirada junto a la puerta del cuarto de baño y vigilaba que Bobby se cepillara los dientes.
El casco verde estaba doblado y retorcido. Le hablan destrozado un ojo y el cristal estaba
astillado. Una agarradera no se retraía por completo; colgaba, inutilizada, fuera de la
puerta.
—No consigo entenderlo —repitió Mary—. Llamaré a la tienda de reparaciones, a ver
qué dicen. Tom, algo ha sucedido esta noche, mientras dormíamos. Los ruidos que oí...
—Shhh —le advirtió Tom.
La niñera se aproximaba, cliqueteando y chirriando a intervalos regulares. Pasó de
largo, un tubo verde de metal renquearte que emitía un sonido áspero y arrítmico. Tom y
Mary Fields la contemplaron con expresión compungida mientras se tambaleaba hasta la
sala de estar.
—Me pregunto... —murmuró Mary.
—¿Qué?
—Me pregunto si volverá a suceder. —Levantó los ojos hacia su marido, unos ojos
llenos de preocupación—. Ya sabes cuánto la quieren los niños... y cuánto la necesitan.
Se sentirían desprotegidos sin ella, ¿verdad?
—Quizá no vuelva a ocurrir —repuso Tom—, quizá fue un accidente.
Pero no lo creía; de hecho, estaba convencido de que no se trataba de un accidente.
Entró en el garaje, dio marcha atrás a su vehículo de superficie y lo maniobró hasta que
el maletero quedó frente a la puerta trasera de la casa. Sólo tardó un momento en meter
dentro a la mellada y maltrecha Niñera. Llegó en diez minutos al departamento de
mantenimiento y reparaciones de la Compañía de Servicios Industriales.
El empleado, vestido con un mono blanco manchado de grasa, le recibió en la entrada.
—¿Problemas? —preguntó con desgana; detrás del empleado, en las profundidades
del edificio que abarcaba una manzana, se veían filas de Niñeras, en distintas fases de
montaje—. ¿Dónde está el fallo esta vez?
Tom no dijo nada. Ordenó a la Niñera que saliera del vehículo y esperó a que el
empleado la examinara.
El mecánico meneó la cabeza, se puso en pie y se secó la grasa de las manos.
—Le va a costar un montón de pasta. La transmisión neural está rota.
—¿Ha visto algo parecido antes? —preguntó Tom con la garganta seca—. Usted ya
sabe que no se ha roto; fue destrozada.
—Desde luego —asintió en tono neutro el mecánico—. Se emplearon afondo. A juzgar
por los pedazos arrancados —señaló las melladas secciones delanteras del casco—, creo
que fue obra de uno de los nuevos modelos Mecho de mandíbula saliente.
La sangre de Tom Fields se heló en sus venas.
—O sea, que no le pilla de sorpresa —dijo suavemente, casi conteniendo la
respiración—. Ocurre a menudo.
—Bueno, Mecho acaba de lanzar al mercado ese modelo. No está nada mal... Cuesta
el doble que éste. Claro que —añadió con aire pensativo— tenemos un equivalente, igual
de bueno y por menos dinero.
—Quiero queme arreglen éste —dijo Tom con la mayor serenidad posible—. No pienso
comprar otro.
—Haré lo que pueda, pero no volverá a ser como antes. La avería es muy grave. Le
recomiendo que lo entregue como entrada del nuevo, recuperará casi todo lo que pagó.
Cuando lancemos los nuevos modelos dentro de un mes o así, los vendedores irán como
locos para...
—Aclaremos esto. —Tom Fields encendió un cigarrillo con manos trémulas—. Ustedes
no quieren reparar estos modelos, ¿verdad? Quieren vender los nuevos en cuanto éstos
se estropeen... se estropeen, o los estropeen.
El mecánico se encogió de hombros.
—Creo que es una pérdida de tiempo repararlo. De todas maneras, no tardará en estar
acabado. —Le dio una patada a la maltrecha esfera verde—. Este modelo tiene ya tres
años, señor; no sirve para nada.
—Arréglelo —masculló Tom. Empezaba a comprender en su totalidad la situación y a
perder el control de sus nervios—. ¡No voy a comprar uno nuevo! ¡Quiero que me arreglen
éste!
—Desde luego —se resignó el mecánico. Empezó a llenar un formulario—. Haremos lo
que podamos, pero no espere milagros.
Mientras Tom Fields firmaba con brusquedad la hoja, trajeron dos Niñeras averiadas
más.
—¿Cuándo puedo pasar a buscarla? —preguntó.
—Dentro de un par de días —respondió el mecánico, señalando la fila de Niñeras a
medio reparar—. Como puede ver, no damos abasto.
—Esperaré, aunque tarden un mes.
 
—¡Vamos al parque! —gritó Jean.
Así que fueron al parque.
Era un día muy agradable; el sol calentaba la tierra, y el viento mecía las flores y la
hierba. Los dos niños corrieron por el sendero de grava. Respiraron a pleno pulmón el aire
perfumado por el aroma de las rosas, las hortensias y los naranjos. Atravesaron un
bosquecillo de oscuros y lustrosos cedros. La tierra que pisaban, la piel aterciopelada y
húmeda de un mundo vivo, era suave y blanda. Al otro lado de los cedros se extendía un
gran prado verde, iluminado por el sol que brillaba en el cielo azul.
La Niñera les seguía. Se desplazaba lentamente, acompañada por el cliqueteo de las
ruedas. La agarradera había sido reparada, y contaba con una unidad óptica nueva en
lugar de la averiada, pero se echaba en falta la perfecta coordinación de antaño; tampoco
habían pulido el casco. Se detuvo un momento, y los niños hicieron lo mismo, esperando
con impaciencia a que les alcanzara.
—¿Qué pasa, Niñera? —preguntó Bobby.
—Algo le falla —se lamentó Jean—. Ha estado muy rara desde el pasado miércoles,
rara y lenta. Y se ausentó unos días.
—La llevaron a reparar —anunció Bobby—. Me parece que estaba cansada. Papá dice
que es vieja. Oí una conversación entre él y mamá.
Siguieron adelante un poco tristes, con la Niñera tratando de mantener el ritmo. Había
unos cuantos bancos esparcidos por el prado, y la gente tomaba perezosamente el sol.
Un joven estaba estirado sobre la hierba, con la cara protegida por un periódico y la
chaqueta doblada bajo la cabeza, a modo de almohada. Dieron un rodeo para no tropezar
con él.
—¡Allí está el lago! —gritó Jean, más animada.
El prado se inclinaba en una suave pendiente, a cuyo pie empezaba un sendero de
grava que llevaba hasta el lago. Los niños gritaron de júbilo y se pusieron a correr
pendiente abajo, mientras la Niñera hacía denodados esfuerzos para alcanzarles.
—¡El lago!
—¡El último es una maloliente sabandija marciana muerta!
Bajaron sin aliento por el sendero hasta la estrecha franja verde que era la orilla, lamida
por las aguas. Bobby se puso a cuatro patas entre risas y jadeos. Jean se acomodó a su
lado y se arregló el vestido. En el fondo de las aguas azuladas se movían renacuajos y
pececillos artificiales, demasiado pequeños para cogerlos.
En el otro extremo del lago unos niños hacían flotar barcos provistos de ondulantes
velas blancas. Un individuo obeso leía un libro sentado en un banco, con una pipa en la
boca. Un chico y una chica paseaban por la orilla cogidos del brazo, entregados a su
mutua contemplación, ajenos al mundo que les rodeaba.
—Ojalá tuviéramos un barco —suspiró Bobby.
La Niñera consiguió llegar hasta ellos, precedida por toda clase de rechinamientos y
sonidos metálicos. Se detuvo y retrajo las ruedas para posarse sobre la hierba. No se
movió. El sol se reflejaba en el ojo bueno. El otro no estaba sincronizado; no servía para
nada. Acomodó su peso sobre el costado menos dañado, pero se movía con lentitud,
imprecisión y torpeza. Olía a aceite quemado y a fricción.
Jean la examinó y palmeó su torcido costado con afecto.
—¡Pobre Niñera! ¿Qué te hicieron, Niñera? ¿Qué te pasó? ¿Te metiste en líos?
—Echémosla al agua —sugirió Bobby—, a ver si sabe nadar. ¿Saben nadar las
Niñeras?
Jean dijo que no, porque pesaban demasiado. Se hundiría hasta el fondo y nunca más
la volverían a ver.
—Entonces no la echaremos —decidió Bobby.
Estuvieron en silencio durante un rato. Algunos pájaros pasaron volando sobre sus
cabezas, manchas redondeadas que surcaban el cielo. Un niño montado en una bicicleta
llegó por el sendero de grava. La rueda delantera no estaba del todo firme.
—Me gustaría tener una bicicleta —murmuró Bobby.
El niño pasó de largo a lomos de su bicicleta inestable. El hombre gordo se levantó y
golpeó su pipa contra el banco. Cerró el libro y paseó por el sendero mientras se secaba
el sudor de la frente con un enorme pañuelo rojo.
—¿Qué pasa cuando las Niñeras se hacen viejas? —preguntó Bobby—. ¿Qué hacen,
adónde van?
—Van al cielo. —Jean palmeó cariñosamente el mellado casco verde—. Como todo el
mundo.
—¿Las Niñeras nacen? ¿Siempre hubo Niñeras? —Bobby había empezado a
profundizar en los misterios cósmicos—. Tal vez hubo un tiempo en que no había Niñeras.
Me gustaría saber cómo era el mundo antes de que vivieran las Niñeras.
—Claro que hubo siempre Niñeras —se impacientó Jean—. Si no había, ¿de dónde
vinieron?
Bobby no halló respuesta. Meditó un rato, pero se adormeció... Era demasiado joven
para resolver tales enigmas. Los párpados le pesaban. Bostezó. Jean y él se tendieron en
la hierba, junto al lago, contemplaron el cielo y las nubes, escucharon el sonido del viento
que acariciaba los cedros. La castigada Niñera descansó y recuperó sus menguadas
fuerzas.
Una preciosa niña ataviada con un vestido azul y una cinta de colores en el pelo
castaño, se acercó poco a poco por el prado, en dirección al lago.
—Mira —dijo Jean—, es Phyllis Casworthy. Tiene una Niñera naranja.
La observaron con mucho interés.
—¿Te imaginas una Niñera naranja? —comentó con desagrado Bobby.
La niña y su Niñera atravesaron el sendero y llegaron a la orilla del lago. La Niñera y
ella se detuvieron y contemplaron las aguas, las velas blancas de los barcos de juguete y
los peces mecánicos.
—Su Niñera es más grande que la nuestra —observó Jean.
—Es verdad —admitió Bobby. Señaló la esfera verde con cariño—, pero la nuestra es
más bonita. ¿verdad?
Su Niñera no se movió. Se volvió para mirarla, sorprendido. La Niñera verde se
mantenía rígida, inmóvil. Su ojo pedunculado bueno estaba extendido del todo y
examinaba a la Niñera naranja fijamente, sin pestañear.
—¿Qué ocurre? —inquirió Bobby, preocupado.
—Niñera, ¿qué te pasa? —repitió Jean.
La Niñera verde zumbó. Sus ruedas se enderezaron con un seco chasquido metálico.
Las puertas se abrieron y surgieron las agarraderas.
—Niñera, ¿qué haces?
Jean, nerviosa, se levantó de un brinco. Bobby la imitó.
—¡Niñera! ¿Qué ocurre?
—¡Vámonos! —dijo Jean, asustada—. Volvamos a casa.
—Vamos, Niñera —ordenó Bobby—. Volvamos a casa.
La Niñera verde, ignorando sus voces, se apartó. La gran Niñera de color naranja se
separó de la niña y se deslizó sobre la hierba.
—¡Niñera, vuelve! —gritó la niña con su aguda vocecilla.
Jean y Bobby subieron corriendo la pendiente cubierta de hierba. alejándose del lago.
—¡Ya vendrá! —dijo Bobby—. ¡Niñera, vuelve, por favor!
Pero la Niñera no volvió.
La Niñera naranja, gigantesca, mucho más grande que el modelo Mecho azul que
había penetrado en su patio aquella noche, se aproximó. El modelo armado con una
enorme mandíbula se hallaba esparcido en pedazos en el extremo de la cerca, con el
casco destrozado y las piezas diseminadas por los alrededores.
Esta Niñera naranja era la más grande que la Niñera verde había visto nunca. La
Niñera verde avanzó con movimientos torpes. Levantó las agarraderas y preparó sus
escudos internos. La Niñera naranja desdobló un robusto brazo de metal, montado en un
largo cable. El brazo metálico se alzó en el aire, remolineó en círculos, cada vez más
rápido, hasta alcanzar una ominosa velocidad.
La Niñera verde vaciló. Retrocedió, tratando de eludir la movediza maza metálica. Y,
mientras intentaba ordenar sus pensamientos, paralizada por la duda, la otra se lanzó
sobre ella.
—¡Niñera! —chilló Jean.
—¡Niñera, Niñera!
Los dos cuerpos de metal rodaron furiosamente sobre la hierba, luchando y
debatiéndose con desesperación. La maza de metal golpeó una y otra vez el casco verde.
El cálido sol brillaba en lo alto del cielo, y el viento levantaba suaves olas en la superficie
del lago.
—¡Niñera! —gritó Bobby, saltando de desesperación.
Pero no obtuvo respuesta de la retorcida masa de restos naranja y verde.
 
—¿Qué piensas hacer? —preguntó Mary Fields, pálida y con los labios apretados.
—Quédate aquí.
Tom cogió la chaqueta y el sombrero. se los puso y caminó hacia la puerta.
—¿Adónde vas?
—¿Está el coche afuera?
Tom abrió la puerta principal y salió al porche. Los dos niños, desolados y temblorosos,
le observaron con temor.
—Sí —murmuró Mary—, está afuera. ¿Adónde...?
Tom habló a los niños con brusquedad.
—¿Estáis seguros de que está... muerta?
Bobby asintió con la cabeza. Grandes lágrimas resbalaban por sus mejillas.
—Piezas... desparramadas por la hierba.
—Volveré en seguida —dijo Tom— y no os preocupéis. Quedaos aquí.
Bajó a toda prisa los peldaños hasta el vehículo. Al cabo de un momento le oyeron
partir a toda velocidad.
Tuvo que recorrer varias agencias antes de encontrar lo que buscaba. Servicios
Industriales no le sirvió de nada. Sin embargo, descubrió en el escaparate, lujosamente
iluminado, de Complementos para el Hogar justo lo que necesitaba. Estaban a punto de
cerrar, pero el empleado le franqueó el paso al ver la expresión de su rostro.
—Me lo llevaré —dijo Tom, haciendo ademán de sacar su talonario.
—¿Cuál, señor? —preguntó el empleado.
—El más grande, ese negro que hay en el escaparate, con cuatro brazos y el espolón.
El empleado hizo una reverencia y el rostro se le iluminó de satisfacción.
—¡Sí, señor! —exclamó, agitando su cuaderno de pedidos—. El Emperador de lujo,
provisto de los últimos adelantos. ¿Desea el modelo equipado con la agarradera de alta
velocidad y realimentación por control remoto? Por un módico precio adjuntamos una
pantalla de comunicación visual; sin abandonar la comodidad de su hogar puede seguir
todos sus pasos.
—¿Sus pasos? —preguntó Tom con brusquedad.
—Cuando entra en acción —el empleado se puso a escribir con gran rapidez—. Acción
es la palabra apropiada... Este modelo ataca a su adversario a los quince segundos de
ser activado. No hay comparación con ningún otro modelo, nuestro o ajeno. Hace seis
meses decían que sobrepasar el límite de quince segundos era una utopía —el empleado
rió histéricamente— pero la ciencia no cesa de progresar.
Una extraña lasitud se apoderó de Tom Fields.
—Escuche —dijo con voz ronca, agarrando al empleado por la solapa. El cuaderno de
pedidos cayó al suelo; el empleado tragó saliva, sorprendido y asustado—, escúcheme
atentamente, cada vez construyen modelos más poderosos... ¿verdad? Nuevos modelos,
nuevas armas, cada año. Ustedes y las demás compañías... Los dotan de accesorios
capaces de destruirse unos a otros.
—¡No! —se indignó el empleada—. Todos los modelos de Complementos para el
Hogar son indestructibles. Algunos se averían de vez en cuando, pero no encontrará uno
que haya quedado fuera de servicio —recogió con dignidad su cuaderno de pedidos y se
alisó la chaqueta—. No, señor, nuestros modelos sobreviven. Hace poco vi un modelo
antiguo, un 3-S de siete años de edad, que aún funcionaba. Un poco estropeado, pero
lleno de energía. Me gustaría ver a uno de esos modelos baratos de Protección y
Compañía compitiendo con ése.
Tom, controlándose con un gran esfuerzo, preguntó:
—Pero ¿por qué? ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué se proponen con esta... competición?
El empleado vaciló. Volvió su atención al cuaderno de pedidos.
—Sí, señor. Competición: ha puesto el dedo en la llaga. Competición triunfante, para
ser exactos. Complementos para el Hogar no desea la competición... la destruye.
A Tom Fields le costó un segundo reaccionar, hasta absorber el significado de las
palabras.
—Entiendo. En otras palabras, estos objetos quedan superados al año de ser lanzados
al mercado: inútiles, pequeños, insuficientes. Si no son reemplazados, si no compras uno
nuevo, un modelo más perfeccionado...
—Por cierto, ¿su Niñera actual llevó la peor parte en la contienda? —sonrió con
conocimiento de causa—. ¿Es un modelo algo pasado de moda, quizá? ¿No está a la
altura de las exigencias actuales? ¿No hizo acto de presencia por la noche?
—No volvió a casa.
—Sí, fue destruida... Ahora lo comprendo todo. Suele pasar. No le queda otra elección,
señor. No es culpa de nadie, señor. No acuse a Complementos para el Hogar.
—Sin embargo —repuso Tom—, cuando uno es destruido, ustedes venden otro, lo que
significa que salen beneficiados, dinero en metálico.
—Cierto, pero también exige que estemos a la altura de las circunstancias. No
podemos quedarnos atrás... Usted mismo comprobó, si me disculpa, las desafortunadas
consecuencias de quedarse atrás.
—Sí —asintió Tom con voz casi inaudible—. Me advirtieron de que no valía la pena
repararla, que era mejor cambiarla por otra.
El rostro confiado y resplandeciente del empleado pareció ensancharse. Brilló, como un
sol en miniatura, feliz y exaltadamente.
—Ahora todo está arreglado, señor. Con este modelo no habrá competencia posible.
Sus problemas se han terminado, señor... ¿A qué nombre redacto la orden de entrega?
 
Bobby y Jean contemplaron fascinados la enorme caja que los transportistas
depositaron en la sala de estar entre gruñidos e imprecaciones.
—Muy bien —dijo con sequedad Tom—. Gracias.
—De nada, señor —los transportistas se marcharon y cerraron la puerta con un fuerte
golpe.
—Papá, ¿qué es eso? —susurró Jean. Los dos niños inspeccionaron la caja,
asombrados e intrigados.
—Lo veréis dentro de un momento.
—Tom, ya deberían estar acostados —protestó Mary—. ¿No pueden verlo mañana?
—Quiero que lo vean ahora.
Tom desapareció en el sótano y volvió con un destornillador en la mano. Se arrodilló
junto a la caja y procedió a sacar los tornillos.
—Por una vez, pueden irse a la cama un poco más tarde.
Sacó las tablas una por una con pericia y tranquilidad. Arrancó la última por fin y la
apoyó en la pared, junto con las demás. Sacó el libro de instrucciones y el certificado de
garantía por noventa días, y se los tendió a Mary.
—Coge esto.
—¡Es una Niñera! —gritó Bobby.
—¡Una Niñera muy grande!
La gran forma negra yacía en el fondo de la caja, como una gran tortuga de metal,
embutida en una capa de grasa, cuidadosamente comprobada, aceitada y garantizada.
Tom afirmó con la cabeza.
—Exacto, es una Niñera, una nueva Niñera que ocupará el lugar de la anterior.
—¿Para nosotros?
—Sí —Tom se sentó en una silla y encendió un cigarrillo—. Mañana por la mañana la
haremos funcionar y veremos qué tal se porta.
Los niños abrieron unos ojos como platos. Ninguno se atrevía a respirar o a hablar.
—Pero esta vez debéis alejaros del parque —advirtió Mary—. No la llevéis al parque,
¿me oís?
—No —la contradijo Tom—, pueden ir al parque.
Mary le miró, vacilante.
—Pero esa cosa naranja podría...
—No me importa que vayan al parque —sonrió Tom. Se giró hacia Bobby y Jean—. Id
al parque cuando os dé la gana, y no tengáis miedo de nada ni de nadie. No os olvidéis.
Propinó una patada a una esquina de la caja.
—No debéis tener miedo a nada. Nunca más.
Bobby y Jean asintieron sin dejar de observar el fondo de la caja.
—Muy bien, papá —susurró Jean.
—¡Caray, mirad eso! —exclamó Bobby—. ¡Miradla! No sé si podré esperar a mañana.
 
La esposa de Andrew Casworthy se reunió con su marido en la puerta de su lujosa
mansión de tres plantas, y agitó las manos con nerviosismo.
—¿Qué sucede? —gruñó Casworthy, sacándose el sombrero. Se secó con un pañuelo
el sudor de su rostro encarnado—.Señor, qué calor hace hoy. ¿Qué pasa?
—Andrew, tengo miedo de...
—¿Qué demonios ocurre?
—Phyllis ha vuelto del parque sin su Niñera. Cuando Phyllis la trajo a casa ayer estaba
abollada y agrietada, y Phyllis está tan disgustada que no puedo...
—¿Sin su Niñera?
—Vino sola, por sus propios medios. Completamente sola.
La cólera congestionó las facciones del señor Casworthy.
—¿Qué ocurrió?
—Lo mismo de ayer: algo atacó a su Niñera. ¡La destrozó! No conozco bien los
detalles, pero algo negro, algo gigantesco y negro... Tal vez haya sido otra Niñera.
La mandíbula de Casworthy descendió lentamente. Su rostro porcino viró a un rojo
intenso, un rubor ominoso que floreció y se disipó. Giró sobre sus talones bruscamente.
—¿Adónde vas? —se inquietó su mujer.
El grueso y encolerizado hombre bajó por el sendero a grandes zancadas en dirección
a su coche.
—Voy a comprar otra Niñera —murmuró—, la mejor que encuentre, aunque tenga que
recorrer cien tiendas. Quiero la mejor..., la más grande.
—Pero, querido —le advirtió su esposa, corriendo tras él—, ¿nos lo podemos permitir?
—enlazó las manos ansiosamente y prosiguió —: ¿No sería mejor esperar? Pensémoslo
un poco más, hasta que hayamos recobrado la... calma.
Pero Andrew Casworthy ya no la escuchaba. El coche retembló, dispuesto a lanzarse
adelante.
—Nadie me va a pasar la mano por la cara —dijo con los labios apretados—. Ya les
enseñaré yo, aunque tenga que comprar un último modelo. ¡Aunque tenga que hacer
fabricar un nuevo modelo para mí solo!
Y, por extraño que pareciera, supo que alguien lo haría.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed