Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 6 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA PEQUEÑA CAJA NEGRA

LA PEQUEÑA CAJA NEGRA
Philip K. Dick
 
 
 
I
 
—Señorita Hiashi —dijo Bogart Crofts, del Departamento de Estado—, queremos
enviarla a Cuba para que proporcione instrucción religiosa a la población china del lugar.
Es por sus conocimientos de Oriente. Serán de ayuda.
Con un casi imperceptible gemido, Joan Hiashi pensó que sus conocimientos de
Oriente consistían en haber nacido en Los Ángeles y haber asistido a unos cursos en la
UCBS, la Universidad de Santa Bárbara. Pero técnicamente era, desde el punto de vista
de su preparación, una estudiosa de Asia, y así lo había hecho constar en su currículum.
—Tomemos en consideración la palabra caritas —estaba diciendo Crofts—. En su
opinión, ¿qué significa realmente, tal como la emplea Jerome? ¿Caridad? Difícilmente.
¿Pero qué significa entonces? ¿Amistad? ¿Amor?
—Mi campo es el budismo zen —dijo Joan.
—Pero todo el mundo —protestó Crofts desalentado— sabe lo que significaba caritas
en el uso que se le daba el en latín tardío. El respeto de la gente de bien por los demás,
eso es lo que significaba. —Sus altivas cejas grises se alzaron—. ¿Quiere este trabajo,
señorita Hiashi? Y en caso afirmativo, ¿por qué?
—Quiero difundir las enseñanzas del budismo zen a los comunistas chinos de Cuba —
dijo Joan— porque... —vaciló. La verdad era que simplemente significaba tener un buen
sueldo, el primer trabajo realmente bien pagado que tendría. Desde el punto de vista de
su carrera profesional era la guinda del pastel—. Oh, demonios —dijo—. ¿Cuál es el
discurrir del Camino Único? No tengo respuestas para eso.
—Es evidente que su campo le ha enseñado un método para evitar dar respuestas
sinceras —dijo Crofts agriamente—. Y a ser evasiva. Sin embargo... —se encogió de
hombros—. Posiblemente sólo viene a demostrar que está bien preparada y es la persona
adecuada para el trabajo. En Cuba tendrá que enfrentarse a algunos de los individuos
más materialistas y sofisticados que además viven muy bien incluso desde el punto de
vista de los Estados Unidos. Espero que pueda plantarles cara tan bien como lo ha hecho
conmigo.
—Gracias, señor Crofts —dijo Joan. Se levantó—. Espero su llamada, entonces.
—Me ha impresionado —dijo Crofts, medio para sí mismo—. Después de todo, usted
fue la joven que tuvo inicialmente la idea de introducir los enigmas del budismo zen en los
grandes ordenadores de la UCSB.
—Fui la primera en hacerlo —corrigió Joan—. Pero la idea fue de un amigo mío, Ray
Meritan. El arpista de jazz gris verdoso.
—Jazz y budismo zen —dijo Crofts—. Usted será muy útil para el Estado en Cuba.
 
—Tengo que irme de Los Ángeles —le dijo a Ray Meritan—. Realmente no puedo
continuar viviendo como lo estábamos haciendo aquí. —Se acercó a la ventana de su
apartamento y observó el centelleo del lejano monorraíl. El vehículo plateado avanzaba a
enorme velocidad y Joan apartó la vista rápidamente.
Si tan sólo pudiésemos sufrir, pensó. Eso es lo que echo de menos, alguna experiencia
real de sufrimiento, porque podemos evadirnos de todo. Incluso de eso.
—Pero te vas —dijo Ray—. Vas a ir a Cuba a convertir a ricos comerciantes y
banqueros en ascetas. Y eso es una genuina paradoja zen; te pagarán por ello. —Se rió
por lo bajo—. Introdúcelo en el ordenador, una idea como esa causará estragos. Sea
como sea, no tendrás que sentarte en el Vestíbulo de Cristal cada noche a escucharme
tocar, si es eso de lo que estás tan ansiosa de escapar.
—No —dijo Joan—. Espero continuar escuchándote por la televisión. Incluso podré
utilizar tu música en mis enseñanzas. —Sacó un revolver del calibre 32 de un arcón de
palisandro de una de las esquinas de la habitación. Había pertenecido a la segunda
esposa de Ray Meritan, Edna, quien la había usado para suicidarse, el pasado mes de
febrero, a última hora de una lluviosa tarde—. ¿Debería llevarla conmigo? —preguntó.
—¿Cómo recuerdo sentimental? —dijo Ray—. ¿O por lo que hizo en tu beneficio?
—No hizo nada en mi beneficio. Yo le caía bien a Edna. No me siento responsable por
el suicidio de tu esposa, incluso aunque ella nos encontrase... mirándonos el uno al otro,
por así decirlo.
—Y tú eres la chica que siempre le dice a la gente que acepte su culpa y que no la
proyecte al resto del mundo —dijo Ray meditativamente—. ¿Qué dicen tus principios,
querida? Ah —sonrió burlonamente—. El Principio Anti-paranoia. La cura de la Doctora
Joan Hiashi para las enfermedades mentales; absorber toda la culpa, asumirla por
completo sobre tus hombros —alzó la vista hacia ella y dijo muy seriamente—. Me
sorprende que no seas una adepta de Wilbur Mercer.
—Menudo payaso —dijo Joan.
—Pero es parte de su encanto. Mira, te lo mostraré —Ray encendió la televisión
situada frente a ellos en el otro lado del cuarto, negra, sin patas y de estilo Oriental,
decorada con dragones de la dinastía Sung.
—La de cosas extrañas que descubrirás cuando Mercer está encendido —dijo Joan.
Ray, encogiéndose de hombros, murmuró:
—Me interesa. Una nueva religión que reemplaza al budismo zen, avanzando de forma
aplastante desde el Medio Oeste hasta abarcar California. Deberías prestarle atención,
sobre todo desde que pretendes que la religión sea tu profesión. Vas a conseguir un
trabajo gracias a eso. La religión va a pagar tus facturas, mi querida chica, así que no la
dejes de lado.
La televisión se había encendido y allí estaba Wilbur Mercer.
—¿Por qué no dice nada? —dijo Joan.
—Porque Mercer ha hecho una promesa esta semana. Silencio Absoluto —Ray
encendió un cigarrillo—. El estado debería enviarme a mí, no a ti. Tú eres un timo.
—Al menos no soy un payaso —dijo Joan—, o una adepta de un payaso.
—Hay un dicho zen —le recordó Ray delicadamente—: «Buda es un pedazo de papel
higiénico». Y también este otro: «Buda a menudo...»
—Bueno, para un poco —dijo ella secamente—. Quiero ver a Mercer.
—Quieres ver —la voz de Ray estaba cargada de ironía—. ¿Es eso lo que quieres, por
al amor de Dios? Nadie ve a Mercer, ahí está el meollo. —Arrojó su cigarrillo a la
chimenea y se acercó al mueble de la televisión; allí, delante del mueble, Joan vio una
caja metálica con dos asas, unidas a la televisión por un cable doble. Ray aferró las dos
asas e inmediatamente una mueca de dolor atravesó su rostro.
—¿Qué pasa? —preguntó ella, asustada.
—N-nada. —Ray continuó aferrando las asas. En la pantalla, Wilbur Mercer caminaba
lentamente por la desértica y olvidada superficie de la desolada ladera de un monte, con
la cara alzada y una expresión de serenidad, o vacuidad, en sus descarnados rasgos de
mediana edad. Jadeando, Ray soltó las asas—. Sólo pude sujetarlas durante cuarenta y
cinco segundos esta vez. —Le explicó a Joan—. Esta es la caja de empatía, querida. No
puedo contarte cómo la conseguí, para ser sincero no lo sé a ciencia cierta. Ellos la
trajeron, la organización que la distribuye, Wilber Incorporated. Pero puedo contarte que
cuando sujetas esas asas, ya no sigues viendo a Wilbur Mercer. Pasas a participar de su
apoteosis. Porque pasas a sentir lo que él siente.
—Suena doloroso —dijo Joan.
—Sí —dijo Ray Meritan en voz baja—. Porque Wilbur Mercer está siendo asesinado.
Camina hacia el lugar donde va a morir.
Horrorizada, Joan se apartó de la caja.
—Decías que era lo que necesitábamos —dijo Ray—. Recuerda, soy un telépata
bastante bueno; no tengo que concentrarme mucho para leer tus pensamientos. «Si tan
sólo pudiésemos sufrir». Eso fue lo que estabas pensando hace sólo un rato. Bien, aquí
tienes tu oportunidad, Joan.
—Es... morboso.
—¿Era morboso tu pensamiento?
—¡Sí! —dijo ella.
—Veinte millones de personas son seguidores de Wilbur Mercer en estos momentos.
—dijo Ray Meritan—. Por todo el mundo. Y ellos sufren con él, mientras camina hacia
Pueblo, Colorado. Al menos ahí es a donde dicen que se dirige. Personalmente tengo mis
dudas. De cualquier forma, el Mercerismo es ahora lo que el budismo zen fue en su
momento; tú vas a ir a Cuba a enseñar a los acaudalados banqueros chinos una forma de
ascetismo que ya está obsoleta, a la que ya la he llegado su día.
Sin decir nada, Joan se apartó de él y observó caminar a Mercer.
—Sabes que tengo razón —dijo Ray—. Puedo detectar tus emociones. Puedes no
darte cuenta de ellas, pero están ahí.
En la pantalla una roca fue arrojada hacia Mercer. Le golpeó en el hombro.
Todo el que estuviese aferrando su caja de empatía, entendió de pronto Joan, sentiría
aquello igual que Mercer.
Ray asintió.
—En efecto —dijo él.
—Y... ¿qué sucederá cuando esté finalmente muerto? —se estremeció ella.
—Veremos lo que sucede entonces —dijo Ray tranquilamente—. No lo sabemos.
 
 
II
 
—Creo que te equivocas, Boge —le dijo el Secretario de Estado Douglas Herrick a
Bogart Crofts—. La chica puede ser la amante de Meritan, pero eso no significa que lo
sepa.
—Esperaremos al señor Lee para que nos lo diga —dijo Crofts irritado—. Cuando ella
llegue a la Habana él la estará esperando para reunirse con ella..
—¿El señor Lee no puede explorar a Meritan directamente?
—¿Un telépata explorando la mente de otro? —Bogart Crofts sonrío ante la idea. Se
imaginó la absurda situación: el señor Lee leyendo la mente de Meritan y Meritan, que
también era un telépata, podría leer la mente del señor Lee y descubrir que éste le estaba
leyendo su mente, y Lee, leyendo la mente de Meritan, descubriría que Meritan lo sabía, y
así una y otra vez. Una regresión sin fin, que terminaría en una fusión de mentes en la
cual Meritan vigilaría sus pensamientos para no pensar sobre Wilbur Mercer.
—Es el parecido de los nombres lo que me persuade —dijo Herrick—. Meritan, Mercer.
¿Las tres primeras letras...?
—Ray Meritan no es Wilbur Mercer. Te contaré cómo lo sabemos. En colaboración con
la CIA realizamos una grabación Ampex de las emisiones de Mercer, las amplificados y
las analizamos. Mercer se muestra en el habitualmente deprimente entorno de plantas de
cactus, arena y rocas... ya sabes.
—Sí —dijo Herrick asintiendo—. Le llaman el Desierto.
—Al amplificarlo apareció algo en el cielo. Fue estudiado. No es la Luna. Es una luna,
pero demasiado pequeña para ser la Luna. Mercer no está en la Tierra. Me pregunto si no
será terrestre en absoluto.
Doblándose hacia adelante, Crofts cogió una pequeña caja metálica, evitando
cuidadosamente las dos asas.  
—Y estas cosas no han sido diseñadas ni fabricadas en la Tierra. Todo el Movimiento
Mercer es no perteneciente a la Tierra de principio a fin, y esa es la situación a la que nos
tenemos que enfrentar.
—Si Mercer no es de la Tierra —dijo Herrick—, entonces debe haber sufrido y e incluso
muerto antes, en otros planetas.
—Oh, sí —dijo Crofts—. Mercer, o cualquier que sea su nombre real, debe tener una
amplia experiencia en eso. Pero aún no sabemos que queremos saber; ¿qué le sucede a
la gente que aferra las asas de sus cajas de empatía?.
Crofts se sentó en su escritorio y escudriñó la caja que yacía justo delante de él, con
sus dos asas tentadoras. Nunca las había tocado y nunca lo había siquiera pretendido.
Pero...
—¿Cuánto tardará Mercer en morir? —preguntó Herrick—. Esperan que suceda en
algún momento a finales de la próxima semana. Y el señor Lee habrá sacado algo de la
mente de la chica para entonces, ¿es lo que crees? ¿Alguna pista de dónde está Mercer
realmente?
—Eso espero —dijo Crofts, aún sentado frente a la caja de empatía pero sin tocarla
todavía. Debe ser una extraña experiencia, pensó, el poner las manos en las dos asas
metálicas de apariencia corriente y descubrir, de forma instantánea, que ya no eres tú;
que eres completamente otro hombre, en otro lugar, subiendo trabajosamente por un
terreno inclinado, lúgubre e interminable, rumbo a una muerte segura. Al menos eso es lo
que dicen. Pero oír hablar de ello... ¿a dónde trasportará realmente? Supongamos que lo
pruebo por mí mismo.
Sentir un dolor absoluto... eso era lo que le espantaba, lo que le impedía hacerlo.
Era increíble que la gente pudiese buscarlo deliberadamente en lugar de evitarlo.
Aferrar las asas de la caja de empatía no era ciertamente el acto de una persona que
buscase evadirse. No era evitar algo sino la búsqueda de algo. Y no del dolor como tal;
Crofts sabía lo suficiente como para no conjeturar que los Merceristas fuesen simples
masoquistas que deseaban el dolor. Era, lo sabía, el significado del dolor lo que atraía a
los seguidores de Mercer.
Los seguidores sufrían por algo.
—Desean el sufrimiento —dijo en voz alta a su jefe— como un instrumento para negar
sus existencias individuales e íntimas. Es una comunión en la cual todos ellos sufren y
experimentan el vía crucis de Mercer juntos. —Como la Última Cena, pensó. Esa es la
auténtica clave: la comunión, la participación que está detrás de todas las religiones. O
que debería estar. La religión mantiene unidos a los hombres en un organismo
compartido, común, y deja a todos los demás fuera.
—Pero ante todo —dijo Herrick— es un movimiento político, o al menos debe ser
tratado como tal.
—Desde nuestro punto de vista —aceptó Crofts—. Pero no desde el suyo.
El intercomunicador del escritorio zumbó y se escuchó la voz de su secretaria.
—Señor, el señor John Lee está aquí.
—Dígale que entre.
El joven chino, delgado y alto, entró sonriendo y teniendo su mano. Llevaba un traje
pasado de moda de chaqueta recta y zapatos negros puntiagudos. Después de darse la
mano el señor Lee dijo:
—Ella aún no ha salido para la Habana, ¿verdad?
—No —dijo Crofts.
—¿Es guapa? —dijo el señor Lee.
—Sí —dijo Crofts sonriendo hacia Herrick—. Pero difícil. Una mujer con carácter.
Emancipada, si me entiende.
—Oh, del tipo sufragista —dijo el señor Lee sonriendo—. Detesto ese tipo de mujeres.
Será más difícil de lo que pensaba, señor Crofts.
—Recuerde —dijo Crofts—, su trabajo es simplemente dejarse convertir. Todo lo que
tiene que hacer es escuchar su propaganda sobre el budismo zen, aprender a responder
unas cuantas preguntas del estilo de «¿Es este palo Buda?» y estar a la expectativa de
unos cuantos pensamientos inexplicables en la cabeza de una practicante del zen, ya me
entiende, referentes a sentimientos implantados.
—O tonterías implantadas —dijo el señor Lee con una gran sonrisa—. De acuerdo,
estoy preparado. Sentimientos, tonterías; en zen son lo mismo. —Se puso serio—. Por
supuesto, yo soy un comunista —dijo—. La única razón por la que hago esto es porque el
Partido de La Habana ha adoptado la postura oficial de que el Mercerismo es peligroso y
debe ser erradicado. —Sombríamente, continuó—. Debo decir que esos Merceristas son
unos fanáticos.
—Cierto —se mostró de acuerdo Crofts—. Y debemos trabajar para que desaparezcan.
—Señaló la caja de empatía—. ¿Alguna vez ha...?
—Sí —dijo el señor Lee—. Es una forma de castigo. Autoimpuesto, sin duda por
razones de culpa. La ociosidad provoca ese tipo de emociones en la gente si se utiliza
adecuadamente; de otra forma no surgen.
Crofts pensó: Este hombre no ha entendido el asunto en absoluto. Es un simple
materialista. Típico de una persona que ha nacido en una familia comunista, que ha
crecido en una sociedad comunista. Todo es blanco o negro.
—Se equivoca —dijo el señor Lee; había estado leyendo los pensamientos de Crofts.
—Lo siento, lo olvidé —dijo Crofts sonrojándose—. No pretendía ofenderle.
—He visto en su mente —dijo el señor Lee— que usted cree que Wilbur Mercer, como
él se llama a sí mismo, puede no ser de la Tierra. ¿Conoce la posición del Partido a ese
respecto? Se debatió hace tan sólo unos días. El Partido ha adoptado la posición de que
no existen razas no terrestres en el sistema solar, que creer en vestigios de que razas
superiores del pasado existen todavía es una forma de misticismo morboso.
Crofts suspiró.
—Resolver un asunto empírico a través de una votación... determinarlo con una base
estrictamente política... No puedo entender eso.
Llegados a ese punto el Secretario de Estado Herrick intervino, apaciguando a ambos
hombres.
—Por favor, no nos dejemos llevar a un punto muerto por cuestiones teóricas en las
que nunca nos pondremos de acuerdo. Centrémonos en lo fundamental... el Partido
Mercerista y su rápido crecimiento por todo el planeta.
—Totalmente de acuerdo, por supuesto —dijo el señor Lee.
 
 
III
 
En el aeropuerto de La Habana, Joan Hiashi observó cómo a su alrededor los otros
pasajeros iban rápidamente de la nave a la entrada número veinte.
Parientes y amigos habían salido previsoramente a la pista, como hacían siempre,
desafiando la normativa del aeropuerto. Entre ellos vio a un joven chino alto y delgado,
con una sonrisa de bienvenida en su rostro.
Avanzando hacia él, le llamó.
—¿El señor Lee?
—Sí —él se apresuró a reunirse con ella—. Es la hora de la cena. ¿Le gustaría cenar?
La llevaré al restaurante Hang Far Lo. Tienen pato relleno y sopa de nido de pájaro, todo
al estilo cantonés... muy dulce, pero bueno de vez en cuando.
Enseguida estuvieron en el restaurante, en un reservado de teca rojo cuero de
imitación. Los cubanos y los chinos charlaban por todas partes a su alrededor; el aire olía
a carne de cerdo frita y humo de puros.  
—¿Usted es el presidente del Instituto de La Habana para Estudios Asiáticos? —
preguntó ella para asegurarse de que no había sido una confusión.
—Correcto. El Partido Comunista Cubano nos tiene entre ceja y ceja debido a nuestro
carácter religioso. Pero muchos de los chinos de la isla asisten a las conferencias o están
en nuestra lista de correo. Y, como sabe, hemos tenido muchos distinguidos estudiosos
de Europa y el Sudeste Asiático que han venido a hablar... Por cierto. Hay una parábola
zen que no entiendo. El mono qué cortó al gatito por la mitad... La he estudiado y he
reflexionado sobre ella, pero no veo cómo Buda pudo estar presente cuando se sometió a
tal crueldad a un animal. —Se apresuró a añadir—. No quiero discutir con usted.
Simplemente busco información.
—De todas las parábolas zen —dijo Joan— es la que causa más dificultades. La
pregunta a hacerse es: «¿Dónde está el gatito ahora?».
—Eso me recuerda el inicio del Bhagavad-Gita —dijo el señor Lee, con un rápido
asentimiento—. Recuerdo a Arjuna diciendo:
 
El arco de Gandiva se desliza de mi mano
¡Augurios del mal!
¿Qué podemos esperar de esta matanza de congéneres?
 
—Correcto —dijo Joan—. Y, por supuesto, recuerda la respuesta de Krishna. Es la
afirmación más profunda de toda la religión pre-budista en lo tocante a la muerte y el
combate.
El camarero se acercó para tomar nota. Era un cubano vestido con ropa caqui y boina.
—Pruebe el won ton frito —recomendó el señor Lee—. Y el chow yuk, y por supuesto
los rollitos. ¿Tienen rollitos hoy? —le preguntó al camarero.
—Sí, señor Lee. —dijo el camarero mientras se escarbaba los dientes con un palillo.
El señor Lee pidió para los dos y el camarero se retiró.
—Sabe —dijo Joan—, cuando se ha vivido cerca de un telépata tanto tiempo como lo
he hecho yo, te vuelves consciente de cuando alguien se concentra para leerte la mente.
Siempre sé cuando Ray está intentando encontrar algo en mi mente. Usted es un
telépata. Y está leyendo mi mente con mucha intensidad en este momento.
—Ojalá fuese así, señorita Hiashi —dijo el señor Lee sonriendo.
—No tengo nada que ocultar —dijo Joan—. Pero me pregunto por qué está tan
interesado en lo que estoy pensando. Sabe que trabajo para el Departamento de Estado
de Estados Unidos; eso no es ningún secreto. ¿Teme que haya venido a Cuba en calidad
de espía? ¿Para estudiar las instalaciones militares? ¿Algo así? —se entristeció—. No es
un buen comienzo —dijo—. No ha sido honesto conmigo.
—Usted es una mujer muy atractiva, señorita Hiashi —dijo el señor Lee sin perder un
ápice de aplomo—. Era simple curiosidad por ver... ¿me atreveré a decirlo? Su
orientación sexual.
—Está mintiendo —dijo Joan en voz baja.
Esta vez la sonrisa dulce desapareció; él la miró fijamente.
—La sopa de nido de pájaro, señor —el camarero había vuelto; colocó la humeante
sopera en el centro de la mesa—. Té. —puso en la mesa una tetera y dos pequeñas tazas
blancas sin asas—. Señorita, ¿quiere palillos?
—No —dijo distraídamente.
Del exterior del reservado llegó un grito de angustia. Joan y el señor Lee se levantaron.
El señor Lee descorrió la cortina; el camarero también estaba contemplando la escena y
riendo.
En una mesa de la esquina opuesta del restaurante estaba sentado un anciano
caballero cubano con sus manos aferradas a las asas de un caja de empatía.
—También aquí —dijo Joan.
—Son como la peste —dijo el señor Lee—. Molestando mientras comemos.
—Loco —dijo el camarero. Sacudió la cabeza, aún riendo ente dientes.
—Sí —dijo Joan—. Señor Lee, permaneceré aquí e intentaré hacer mi trabajo, a pesar
de lo que ha ocurrido entre nosotros. No sé porqué han enviado deliberadamente un
telépata para recibirme, posiblemente sean sospechas paranoides comunistas sobre los
extranjeros, pero en cualquier caso tengo un trabajo que hacer aquí y pretendo hacerlo.
Así que, ¿quiere discutir sobre el gatito desmembrado?
—¿Mientras comemos? —dijo el señor Lee débilmente.
—Usted sacó el tema de conversación —dijo Joan, y prosiguió, a pesar de la expresión
de intensa desdicha de la cara del señor Lee cuando se sentó y comenzó a tomar su sopa
de nido de pájaro.
 
En el estudio de Los Angeles de la emisora de televisión KKHF, Ray Meritan se sentó
frente a su arpa, aguardando su entrada. Había decidido que «Cuan Alta la Luna» sería
su primera pieza. Bostezó y siguió observando la cabina de control.
Junto a él, en el escenario, el comentarista de jazz Glen Goldstream limpiaba sus gafas
sin montura con un fino pañuelo de lino.
—Creo que empezaré con Gustav Mahler esta noche —dijo.
—¿Quién demonios es ese?
—Un gran compositor de finales del siglo diecinueve. Muy romántico. Compuso
peculiares sinfonías y canciones populares. Estoy pensando, de todas formas, en los
patrones rítmicos del «Borracho en Primavera» de su «Canción de la Tierra». ¿Nunca la
ha escuchado?
—No —dijo Meritan impacientemente.
—Muy gris verdoso.
Ray Meritan no se sentía muy gris verdoso esa noche Aún le dolía la cabeza por la
roca que le habían arrojado a Wilbur Mercer. Meritan había intentado soltarse de la caja
de empatía cuando vio venir la roca, pero no había sido lo suficientemente rápido. Había
golpeado a Mercer en la sien derecha, haciéndole sangrar.  
—Me he topado con tres Merceristas esta tarde —dijo Glen—. Y todos ellos tenían un
aspecto terrible. ¿Qué le sucedió hoy a Mercer?
—¿Cómo voy a saberlo?
—Te estás comportando como lo hacían ellos. Es la cabeza, ¿verdad? Te conozco lo
suficiente, Ray. Estás metido en algo nuevo y extraño, ¿qué me importa si eres un
Mercerista? Disfruto pensando que quizá te apetecería una pastilla para el dolor.
—Eso debería acabar completamente con el problema, ¿no? —dijo Ray Meritan
bruscamente—. Una pastilla para el dolor. Eh, señor Mercer, mientras sube la colina,
¿qué le parece una inyección de morfina? No sentirá nada —rasgó unas notas de su
arpa, liberando sus emociones.
—Estás en el aire —dijo el productor desde la cabina de control.
Su tema, «Esto es Abundancia», fluyó desde la mesa de grabación hasta la cabina de
control y en la cámara número dos, que enfocaba a Goldstream, se encendió una luz roja.
—Buenas tardes, damas y caballeros —dijo Goldstream con los brazos cruzados—.
¿Qué es el jazz?
Eso es lo que yo me pregunto, pensó Meritan. ¿Qué es el jazz? ¿Qué es la vida? Se
frotó su frente golpeada y martirizada por el dolor y se preguntó cómo podría resistir la
próxima semana. Wilbur Mercer se estaba acercando a su destino. Cada día se volvería
peor...
—Y tras una breve pausa para un anuncio importante —estaba diciendo Goldstream—
volveremos para contarles más sobre el mundo de los hombres y mujeres gris verdosos,
esa gente peculiar, y el mundo del arte del único e inimitable Ray Meritan.
La grabación del anuncio publicitario apareció en la pantalla de televisión frente a
Meritan.
—Tomaré esa pastilla para el dolor —le dijo Meritan a Goldstream.
Le tendió una pastilla amarilla, plana y con surcos.
—Paracodeina —dijo Goldstream—. Altamente ilegal, pero efectiva. Una droga
adictiva... Me sorprende que tú, de entre todo el mundo, no lleves una encima.
—Solía —dijo Ray, mientras cogía una vaso de agua de plástico y se tragaba la
pastilla.
—Y tu estás en eso del Mercerismo.
—Yo ahora... —miró fijamente a Goldstream; ambos se conocían, debido a sus
profesiones, desde hacía años—. No soy un Mercerista —dijo—, así que olvídalo, Glen.
Es sólo una coincidencia que tenga dolor de cabeza la noche en que Mercer ha sido
golpeado en la sien por una afilada roca arrojada por algún retrasado mental sádico que
debería ser el que estuviese subiendo a rastras por esa colina. —frunció el ceño hacia
Goldstream.
—Entiendo —dijo Goldstream—. El Departamento de Salud Mental de los EE.UU. está
a punto de pedirle al Departamento de Justicia que detenga a todos los Merceristas.
De repente se giró para encarar la cámara dos. Una sonrisa apenas esbozada atravesó
su cara y dijo suavemente:
—El gris verdoso comenzó hace unos cuatro años, en Pinole, California, en el ahora
con justicia famoso Double Shot Club donde Ray Meritan tocaba, allá por 1993 y 1994.
Esta noche, Ray nos tocará una de sus más conocidas y exitosas piezas, «Una Vez
Enamorado de Amy». —se volvió hacia Meritan— Ray... ¡Meritan!
Plunk, plunk, el arpa comenzó a sonar cuando los dedos de Meritan acariciaron las
cuerdas.
Un ejemplo espléndido, pensó mientras tocaba. Eso es para lo que el FBI me utilizará
con los adolescentes, para enseñarles en qué no hay que convertirse. Primero metido en
la Paracodeina, ahora con Mercer. ¡Cuidado, chicos!
Fuera de cámara, Glen Goldstream sostenía un cartel que había garabateado.
En él, Goldstream había escrito con un rotulador:
 
ESO ES LO QUE QUIEREN SABER
 
Una invasión de alguna parte del exterior, pensó Meritan mientras tocaba. De eso es de
lo que están asustados. Temen lo desconocido, como los niños pequeños. Eso son los
círculos de poder: niños pequeños que huyen asustados jugando a juegos rituales con
juguetes super-poderosos.
Le llegó un pensamiento de uno de los operarios de la cabina de control. Mercer había
sido herido.
Ray Meritan desvió su atención hacia allí inmediatamente, leyendo la mente tan
intensamente como podía. Sus dedos rasgueaban el arpa de manera refleja.
El Gobierno había declarado ilegales las llamadas cajas de empatía.
Pensó inmediatamente en su propia caja de empatía, delante de su aparato de
televisión en la sala de estar de su apartamento.
La organización que distribuía y vendía las cajas de empatía había sido declarada
ilegal, y el FBI había realizado arrestos en varias de las ciudades más importantes. Se
esperaba que otros países siguiesen la iniciativa.
¿Cuán malherido? Se preguntó ¿Agoniza?
Y, ¿qué habría pasado con los Merceristas que estaban aferrando las asas de sus
cajas de empatía en ese momento? ¿Cómo estaban ahora? ¿Recibiendo atención
médica?
¿Deberíamos emitir la noticia ya mismo? estaba pensando el operario de la cabina de
control. ¿O esperar hasta los anuncios?
Ray Meritan dejó de tocar su arpa y dijo claramente por el micrófono:
—Wilbur Mercer ha sido herido. Es lo que habíamos estado esperando, pero es aún
una tragedia mayor. Mercer es un Santo.
Con los ojos desorbitados, Glen Goldstream se le quedó mirando anonadado.
—Creo en Mercer —dijo Ray Meritan, y toda la audiencia de su canal en los Estados
Unidos escuchó su confesión de fe—. Creo en que sus sufrimientos, heridas y muerte
tienen un propósito para cada uno de nosotros.
Estaba hecho; había cruzado la línea. Y no había requerido demasiado coraje.
—Rezad por Wilbur Mercer —dijo, y continuó tocando el arpa con su estilo gris
verdoso.
Tonto, estaba pensando Glen Goldstream. ¡Huye! Estarás encarcelado en menos de
una semana. ¡Tu carrera está arruinada!
Plunk, plunk, Ray siguió tocando su arpa y le dedicó una sonrisa forzada a Glen.  
 
 
IV
 
—¿Conoce la historia del monje zen que estaba jugando al escondite con los niños? —
dijo el señor Lee—. ¿Fue Basho quien la contó? El monje se escondió en un retrete del
patio y los niños no pensaron en mirar allí, de forma que le dejaron olvidado allí. Era un
hombre muy sencillo. Al día siguiente...
—Reconozco que el zen es una forma de estupidez —dijo Joan Hiashi—. Ensalza las
virtudes de ser sencillo e inocente. Y recuerde, el significado original de «inocente» es
alguien al que se le engaña fácilmente, se le tima con facilidad. —sorbió un poco de su té
y lo encontró frío.
—Entonces usted es una auténtica practicante zen —dijo el señor Lee—. Porque ha
sido engañada. —Metió la mano en su abrigo y sacó una pistola que apuntó hacia Joan—.
Queda usted arrestada.
—¿Por el Gobierno cubano? —consiguió decir ella.
—Por el Gobierno de los Estados Unidos —dijo el señor Lee—. He leído su mente y he
averiguado que sabe que Ray Meritan es un destacado Mercerista y a usted misma le
atrae el Mercerismo.
—¡Pero no lo soy!
—Inconscientemente se siente atraída. Está a punto de cambiar de bando. Puedo
detectar esas ideas, incluso aunque usted se las niegue a sí misma. Vamos a volver a los
Estados Unidos, usted y yo, y allí nos reuniremos con el señor Ray Meritan y él nos
llevará hasta Wilbur Mercer; es tan simple como eso.
—¿Y por eso he sido enviada a Cuba?
—Yo soy miembro del Comité Central del Partido Comunista Cubano —dijo el señor
Lee—. Y el único telépata en ese comité. Acordamos trabajar en cooperación con el
Departamento de Estado de los Estados Unidos durante la actual crisis de Mercer.
Nuestro avión, señorita Hiashi, sale para Washington D.C. dentro de media hora;
regresemos al aeropuerto inmediatamente.
Joan Hiashi recorrió con la vista impotente el restaurante. El resto de la gente que
estaba comiendo, los camareros... nadie prestaba atención. Se levantó cuando un
camarero pasó junto a ella con una bandeja cargada.
—Este hombre —dijo señalando al señor Lee— quiere secuestrarme. Ayúdeme, por
favor.
El camarero miró al señor Lee, vio quién era, le sonrió a Joan y se encogió de
hombros.
—El señor Lee es un hombre importante —dijo el camarero y continuó camino con su
bandeja.
—Lo que ha dicho es cierto —le dijo el señor Lee.
Joan salió corriendo del reservado y atravesó el restaurante.
—Ayúdeme —le dijo al anciano Mercerista cubano que estaba sentado frente a su caja
de empatía—. Soy Mercerista. Quieren arrestarme.
El hombre levantó la cara vieja y arrugada; la estaba examinando.
—Ayúdeme —dijo ella.
—Rece a Mercer —dijo el anciano.
No puede ayudarme, comprendió ella. Se giró hacia el señor Lee, que la había seguido
y continuaba apuntándola con la pistola.
—Este anciano no va a hacer nada —dijo el señor Lee—. Ni siquiera va a levantarse.
Ella se rindió.
—De acuerdo. Me rindo.
La televisión situada en una esquina cesó de repente de emitir su basura de todos los
días; la imagen de la cara de una mujer y de un bote de detergente desapareció
abruptamente y la pantalla mostró solo oscuridad. Entonces, en español, un locutor
comenzó a hablar.
—Herido —dijo el señor Lee, escuchando—. Pero Mercer no ha muerto. ¿Le asusta
como Mercerista, señorita Hiashi? ¿No se siente afectada? Oh, pero es normal. Antes
tiene que estar aferrando las asas para que le afecte. Debe ser un acto voluntario.
Joan tocó la caja de empatía del anciano cubano durante un momento y entonces
aferró las asas. El señor Lee la miró sorprendido; avanzó hacia ella, intentando alcanzar
la caja...
No fue dolor lo que sintió. ¿Es así? se preguntó mientras veía como a su alrededor el
restaurante palidecía y desaparecía. Quizás Wilbur Mercer está inconsciente; eso debe
ser. Estoy huyendo de usted, pensó para el señor Lee. Usted no puede, o al menos no
quiere, seguirme a donde he ido: al mundo tumba de Wilbur Mercer, que está agonizando
en alguna parte de una árida colina, rodeado de enemigos. Ahora estoy con él. Y supone
escapar de algo aún peor. De usted. Y no será capaz de hacerme regresar nunca.
Vio a su alrededor una superficie desolada. El aire olía a cactus; era el desierto, y no
llovía nunca.
Un hombre estaba de pie ante ella, una dolorosa luz hirió sus ojos grises y henchidos
de dolor.
—Soy tu amigo —dijo— pero debes continuar como si yo no existiese. ¿Puedes
entenderlo? —mostró sus manos vacías.
—No —dijo ella—. No puedo entenderlo.
—¿Cómo puedo salvarte —dijo el hombre— si no puedo salvarme a mí mismo? —
sonrió—. ¿No lo ves? No hay salvación.
—¿Entonces que sentido tiene todo? —preguntó ella.
—Mostrarte —dijo Wilbur Mercer— que no estás sola. Yo estoy aquí contigo y siempre
lo estaré. Regresa y enfréntate a ellos. Y diles esto.
Soltó las asas.
El señor Lee, apoyando la pistola contra ella, dijo:
—¿Y bien?
—Adelante —dijo—. Regresemos a los Estados Unidos. Entrégueme al FBI. No
importa.
—¿Qué vio? —dijo el señor Lee con curiosidad.
—No se lo voy a decir.
—Pero puedo enterarme de todas formas. De su mente —la estaba explorando en
aquel instante, escuchando con su cabeza inclinada hacia un lado. Las comisuras de sus
labios se torcieron como si estuviese contrariado.
—No diría que sea nada importante —dijo—. Mercer la miró a la cara y le dijo que no
podía hacer nada por usted... ¿ese es el hombre por el que daría la vida, usted y todo los
demás? Están enfermos.
—En el mundo de los locos —dijo Joan—, los enfermos están sanos.
—¡Qué tontería! —dijo el señor Lee.
 
—Fue interesante —le dijo el señor Lee a Bogart Crofts—. Ella se convirtió en una
Mercerista justo delante de mí. El impulso latente la transformó en lo que ahora es... eso
prueba que estaba en lo cierto cuando leí su mente.
—Ahora podremos capturar a Meritan —le dijo Crofts a su superior, el Secretario
Herrick—. Se marchó del estudio de televisión en Los Angeles, donde se enteró de la
noticia de la grave herida de Mercer. Después de eso nadie parece saber qué hizo. No
regresó a su apartamento. La policía confiscó su caja de empatía y no tiene ni idea de
dónde puede estar.
—¿Dónde está Joan Hiashi? —preguntó Crofts.
—Está retenida en Nueva York —dijo el señor Lee.
—¿Con qué cargos?
—Agitación política hostil contra la seguridad de los Estados Unidos —dijo el señor Lee
sonriendo—. Y arrestada por un alto cargo comunista en Cuba. Es una paradoja zen que
sin duda será del agrado de la señorita Hiashi.
Mientras tanto, meditó Bogart Crofts, las cajas de empatía estaban siendo confiscadas
en grandes cantidades. Pronto empezarían a destruirlas. En cuarenta y ocho horas la
mayor parte de las cajas de empatía de los Estados Unidos dejarían de existir, incluyendo
la que estaba en su oficina.
Aún descansaba sobre su escritorio, sin haber sido usada. Había sido él el que había
pedido originalmente que fuese comprada y durante todo aquel tiempo había mantenido
sus manos apartadas de ella, ni siquiera había pretendido usarla. Ahora quería usarla
desesperadamente.
—¿Qué sucedería —le preguntó al señor Lee— si aferrase esas dos asas? No hay
equipo de televisión aquí. No tengo ni idea de lo que está haciendo ahora mismo Wilbur
Mercer; de hecho por lo que sé debe estar finalmente muerto.
—Si aferra las asas, señor —dijo el señor Lee—, entrará en... no sé si usar la palabra,
pero parece ser adecuada. Una comunión mística. Con el señor Wilbur Mercer,
dondequiera que esté; compatirá su sufrimiento, como sabe, pero eso no es todo.
También participará en su... —el señor Lee reflexionó— «forma de ver el mundo» no es la
expresión adecuada. ¿Ideología? No.
—¿Estado de trance? —sugirió el Secretario Herrick.
—Quizás sea eso —dijo el señor Lee frunciendo el ceño—. No, eso tampoco es. No
hay una palabra que lo exprese, y ese es el quid. No puede ser descrito... debe ser
experimentado.
—Lo probaré —decidió Crofts.
—No —dijo el señor Lee—. No, si sigue mi consejo. Le aconsejo que se mantenga
alejado. Vi como la señorita Hiashi lo hacía y vi el cambio que se produjo en ella.
¿Hubiese probado la paracodeina cuando era popular entre la masa cosmopolita y
desarraigada? —dijo disgustado.
—He probado la paracodeina —dijo Crofts—. No me hizo absolutamente nada.
—¿Qué has hecho qué, Boge? —le preguntó el Secretario Herrick.
—Quiero decir —dijo Bogart Crofts encogiéndose de hombros— que no veo razón
alguna para que a alguien le guste y quiera convertirse en un adicto a ello.
Y por fin aferró las dos asas de la caja de empatía.
 
 
V
 
Caminando lentamente bajo la lluvia, Ray Meritan se dijo a sí mismo: Tienen mi caja de
empatía y si regreso al apartamento me atraparán.
Su talento telepático le había salvado. Cuando entraba al edificio había captado los
pensamientos de la brigada de policía local.
Ahora era pasada la medianoche. El problema es que soy demasiado conocido, se dio
cuenta, debido a mi condenado programa de televisión. No importada a donde vaya, me
reconocerán.
Al menos en cualquier lugar de la Tierra.
¿Dónde está Wilbur Mercer? se preguntó. ¿En este sistema solar o en alguna parte
más allá de él, bajo un sol totalmente diferente? Quizás nunca lo sepamos. O al menos yo
nunca lo sabré.
Pero, ¿importa? Wilbur Mercer está en alguna parte; eso es todo lo que importa. Y
siempre habrá un camino que conduzca hasta él. La caja de empatía siempre llegaba
hasta allí, o al menos lo hacía hasta que la policía se las llevó. Y Meritan presentía que la
compañía distribuidora que había proporcionado las cajas de empatía, y que llevó una
existencia en las sombras desde siempre, encontraría una forma de evitar a la policía. Si
él estaba en lo cierto...
En medio de la lluviosa oscuridad distinguió las luces rojas de un bar. Fue hasta allí y
entró.
—Oiga —le dijo al dueño del bar— ¿tiene una caja de empatía? Le pagaré cien dólares
si me deja usarla.
El dueño del bar, un corpulento y enorme hombre de brazos peludos, dijo:
—Na, no tengo na de eso. Fuera.
La gente del bar les miró.
—Ahora eso es ilegal —dijo uno de ellos.
—Hey, es Ray Meritan —dijo otro—. El músico de jazz.
—Toque algo de jazz gris verdoso para nosotros, músico —dijo otro hombre
perezosamente. Le dio un sorbo a su jarra de cerveza.
Meritan se dirigió a la salida del bar.
—Espera —dijo el dueño del bar—. Para ahí, amigo. Ve a esta dirección —escribió
algo en una caja de cerillas y se la tendió a Meritan.
—¿Cuánto le debo? —dijo Meritan.
—Oh, cinco dólares deberían ser suficientes.
Meritan le pagó y se fue del bar con la caja de cerillas en su bolsillo. Probablemente
sea la dirección de la comisaría de policía local, se dijo a sí mismo. Pero le daré una
oportunidad de cualquier forma.
Si pudiese usar una caja de empatía una vez más...
La dirección que le había dado el dueño del bar era un viejo y decrépito edificio de
madera en los barrios bajos de Los Angeles. Llamó a la puerta y esperó.
La puerta se abrió. Una gruesa mujer de mediana edad vestida con una bata y
zapatillas de lana le miró de arriba abajo.
—No soy de la policía —dijo Meritan—. Soy un Mercerista. ¿Puedo usar su caja de
empatía?
La puerta se abrió lentamente; la mujer le examinó a fondo y evidentemente le creyó,
aunque no dijo nada.
—Siento molestarla tan tarde —se disculpó él.
—¿Qué le ha pasado, señor? —dijo la mujer—. Tiene un aspecto horrible.
—Es por Wilbur Mercer —dijo Ray—. Está herido.
—Úsela —dijo la mujer mientras le llevaba, arrastrando los pies, hasta un salón oscuro
y frío donde un loro dormía en una jaula de alambre enorme y retorcida. Allí, en aquel
cuarto de radio decorado a la antigua, vio la caja de empatía. Sintió cómo le invadía una
sensación de alivio al verla.
—No sea tímido —dijo la mujer.
—Gracias —dijo él, y aferró las asas.
—Usaremos a la chica —dijo una voz en su oído—. Ella nos llevará hasta Meritan.
Estoy autorizado a hacerle una oferta para empezar.
Ray Meritan no reconoció la voz. No era la de Wilbur Mercer.
Pero aun así, desconcertado, siguió aferrando firmemente las asas, escuchando; se
quedó congelado, con los brazos extendidos y empuñando con firmeza las asas.
—Lo de la fuerza invasora no terrestre ha convencido al segmento más crédulo de
nuestra comunidad, pero creo firmemente que este segmento está siendo manipulado por
una minoría cínica de oportunistas bien situados, como Meritan. Se están embolsando
una buena cantidad de dinero con esta locura de Wilbur Mercer —recitó la voz, llena de
seguridad.
Ray Meritan sintió miedo cuando lo escuchó. Esta vez había alguien en el otro lado,
comprendió. De alguna forma había entrado en contacto empático con él, y no con Wilbur
Mercer.
¿O lo había hecho Wilbur Mercer deliberadamente, lo había preparado así? Siguió
escuchando.
—...tienen que sacar a la chica, Hiashi, de Nueva York y traerla de vuelta aquí, donde
podamos examinarla más en profundidad —añadió la voz—. Como le dije a Herrick...
Herrick, el Secretario de Estado. Meritan se percató de que eran los pensamientos de
alguien del Departamento de Estado, referidos a Joan. Quizás era el funcionario del
Estado que la había contratado.
Entonces ella no estaba en Cuba. Estaba en Nueva York. ¿Qué había ido mal? Todo
aquello hacia pensar que el Estado simplemente había utilizado a Joan para atraparle a
él.
Soltó las asas y la voz se desvaneció.
—¿Le encontró? —preguntó la mujer de mediana edad.
—S-sí —dijo Meritan, desconcertado, intentando orientarse en el cuarto desconocido.
—¿Cómo está él? ¿Está bien?
—Yo... no lo sé exactamente —respondió Meritan, con sinceridad. Pensó: Debo ir a
Nueva York. E intentar ayudar a Joan. Ella está metida en esto por mi culpa; no tengo
elección. Aunque me atrapen por hacerlo... ¿cómo podría abandonarla?
 
—No me conecté con Mercer —dijo Bogart Crofts.
Se apartó de la caja de empatía y la miró con resentimiento.
—Conecté con Meritan. Pero no sé dónde está. En el momento en que aferré las asas
de esta caja, Meritan aferró las suyas en alguna otra parte. Estuvimos unidos y ahora
sabe todo lo que yo sé. Y nosotros sabemos todo lo que él sabe, que no es mucho. —
Perplejo, se volvió hacia el Secretario Herrick—. No sabe nada de Wilbur Mercer que no
sepamos nosotros; estaba intentado conectarse con él. Definitivamente no es Mercer. —
Crofts se sumió en el silencio.
—Hay algo más —dijo Herrick, volviéndose hacia el señor Lee—. ¿Qué más averiguó
de Meritan, señor Lee?
—Meritan va a ir a Nueva York para intentar encontrar a Joan Hiashi —dijo Lee,
leyendo atentamente la mente de Crofts—. Averiguó esto del propio señor Meritan
durante el tiempo que sus mentes estuvieron fusionadas.
—Nos prepararemos para recibir al señor Meritan —dijo el Secretario Herrick con una
mueca.
—¿He experimentado lo que ustedes los telépatas pueden hacer siempre? —le
preguntó Crofts al señor Lee.
—Sólo cuando uno de nosotros se acerca a otro telépata —dijo el señor Lee—. Puede
ser desagradable. Lo evitamos, porque si las dos mentes son muy distintas y en
consecuencia entran en conflicto, puede ser psicológicamente muy dañino. Daré por
hecho que usted y Meritan entraron en conflicto.
—Pero oigan, —dijo Crofts— ¿porqué vamos a continuar con esto? Ahora sé que
Meritan es inocente. No sabe una maldita cosa sobre Mercer o la organización que
distribuye esas cajas salvo su nombre.
Todos quedaron en silencio momentáneamente.
—Pero él es una de las pocas celebridades que se ha unido a los Merceristas —señaló
el Secretario Herrick. Le tendió un teletipo impreso a Crofts—. Y lo ha hecho
abiertamente. Si te tomas la molestia de leer esto...
—Sé que proclamó su devoción por Mercer en su programa de televisión esta tarde —
dijo Crofts estremeciéndose.
—Cuando te enfrentas a una fuerza extraterrestre organizada de un sistema solar
totalmente distinto debes moverte con cuidado —dijo el Secretario Herrick—. Seguiremos
intentando atrapar a Meritan, y definitivamente a través de la señorita Hiashi. La
sacaremos de la cárcel y haremos que la sigan. Cuando Meritan contacte con ella...
—No diga lo que pretende decir, señor Crofts —le dijo el señor Lee a Crofts—. Eso
acabará con su carrera para siempre.
—Herrick, todo esto es una equivocación —dijo Crofts—. Meritan es inocente y también
lo es Joan Hiashi. Si intentas atrapar a Meritan dimito de mi cargo en el Estado...
—Pon por escrito tu dimisión y entrégamela —dijo el Secretario Herrick. Su cara se
había ensombrecido.
—Es una pena —dijo el señor Lee—. Supongo que el contacto con el señor Meritan ha
nublado su juicio, señor Crofts. Le ha influido malignamente, expúlselo, por el bien de su
larga carrera y del país, por no mencionar a su familia.
—Lo que estamos haciendo está mal —repitió Crofts.
El Secretario Herrick le miró coléricamente.
—No hay duda de lo que esas cajas de empatía han hecho... Ahora lo he visto con mis
propios ojos. Ahora no me echaría atrás por nada del mundo.
Cogió la caja de empatía que había usado Crofts. La levantó bien alto y la arrojó contra
el suelo. La caja se rompió y se convirtió en un montón de trozos irregulares.
—No considere esto como el acto de un niño —dijo—. Quiero que desaparezca
cualquier posible contacto entre Meritan y nosotros. Sólo puede ser algo perjudicial.
—Si le capturamos —dijo Crofts— podrá continuar ejerciendo su influencia sobre
nosotros —corrigió enseguida la afirmación—. O mejor dicho, sobre mí.
—Que sea como tenga que ser. Pretendo continuar —dijo el Secretario Herrick—. Y
por favor, presente su dimisión, señor Crofts, pretendo llevar eso a cabo también. —Se le
veía ceñudo y decidido.
—Secretario —dijo el señor Lee—, puedo leer la mente del señor Crofts y veo que está
aturdido en este momento. Es la víctima inocente de una situación quizás provocada por
Wilbur Mercer para sembrar la confusión entre nosotros. Y si acepta la dimisión del señor
Crofts, Mercer habrá triunfado.
—No importa si la acepta o no —dijo Crofts—. Porque en cualquier caso dimito.
El señor Lee suspiró.
—La caja de empatía le ha convertido súbitamente en un telépata involuntario y eso ha
sido demasiado. —le dio una palmada al señor Crofts en el hombro—. Los poderes
telepáticos y la empatía son dos versiones de lo mismo. Podría llamársele «caja de
telepatía». Sorprendentemente, esos seres extraterrestres pueden fabricar lo que
nosotros sólo hemos podido conseguir por evolución.
—Dado que usted puede leer mi mente —le dijo Crofts—, sabe lo que planeo hacer. No
tengo ninguna duda de que se lo contará al Secretario Herrick.
El señor Lee sonrió sin ganas.
—El Secretario y yo estamos cooperando en beneficio de la paz mundial. Ambos
tenemos nuestras instrucciones. —Se dirigió a Herrick—. Este hombre está tan alterado
que ahora mismo pretende cambiar de bando. Unirse a los Merceristas antes de que
todas las cajas sean destruidas. Le ha gustado ser un telépata involuntario.
—Si cambia de bando será arrestado —dijo Herrick—. Lo prometo.
Crofts no dijo nada.
—No ha cambiado de idea —dijo educadamente el señor Lee, asintiendo para los dos
hombres, aparentemente sorprendido por la situación.
Pero en lo más profundo de su ser, el señor Lee estaba pensando: Conectar
directamente a Crofts con Meritan ha sido una estocada brillante y audaz del que se hace
llamar Mercer. Sin duda había previsto que Crofts recibiría las intensas influencias del
núcleo duro del movimiento. El siguiente paso será que Crofts vuelva a usar una caja de
empatía, si puede encontrar una, y esta vez el propio Mercer contactará con él
personalmente. Para hablar con su nuevo discípulo.
Han ganado un hombre, comprendió el señor Lee. Van ganando.
Pero a la postre ganaremos nosotros. Porque en último término conseguiremos destruir
todas las cajas de empatía y sin ellas Wilbur Mercer no puede hacer nada. Es el único
medio que él, o ello, tiene de entrar en contacto y controlar a la gente, como ha hecho
aquí con el desdichado señor Crofts. Sin las cajas de empatía el movimiento está inerme.
 
 
VI
 
En el mostrador de la UWA, en el aeropuerto Rocky Field de Nueva York, Joan Hiashi
hablaba con el empleado uniformado.
—Quiero comprar un billete de ida a Los Angeles en el siguiente vuelo. Avión a
reacción o cohete, no me importa. Sólo quiero llegar allí.
—¿Primera clase o turista? —preguntó el empleado.
—Oh, demonios —dijo Joan fatigadamente—, simplemente véndame un billete.
Cualquier clase de billete —abrió su bolso.
Cuando iba a pagar el billete una mano la detuvo. Se dio la vuelta y allí estaba Ray
Meritan, con una expresión de alivio en la cara.
—Menudo sitio pata intentar leer tus pensamientos —dijo—. Vamos, vayamos a un sitio
más tranquilo. Tienes diez minutos antes de que salga tu vuelo.
Se apresuraron a atravesar el edificio hasta que llegaron a una rampa desierta. Allí se
detuvieron y Joan habló.
—Escucha, Ray, sé que te han tendido una trampa. Por eso me han dejado libre. Pero,
¿A dónde podría ir si no es junto a ti?
—No te preocupes por eso —dijo Ray—. Me iban a atrapar antes o después. Estoy
seguro de que saben que abandoné California y he venido aquí —miró a su alrededor—.
Aún no hay agentes del FBI cerca de nosotros. Al menos no capto nada que lo sugiera. —
encendió un cigarrillo.
—No tengo ninguna razón para regresar a Los Angeles ahora que estás aquí. —dijo
Joan—. Mejor debería cancelar mi vuelo.
—Sabes que están confiscando y destruyendo todas las cajas de empatía que pueden
—dijo Ray.
—No —dijo ella—. No lo sabía, me han soltado sólo hace media hora. Eso es
espantoso. Van en serio de verdad.
Ray se rió.
—Digamos que están realmente asustados —la rodeó con su brazo y la besó—. Te
diré lo que haremos. Intentaremos huir de aquí, ir a la parte baja del East Side y alquilar
un apartamento sin ascensor pero con agua caliente. Nos esconderemos y
encontraremos una caja de empatía que se les haya pasado por alto. —Pero, pensó, es
improbable; casi con toda seguridad las tendrán ya todas. Para empezar no eran muchas.
—Como tú digas —dijo Joan tristemente.
—¿Me amas? —le preguntó a ella—. Puedo leer tu mente, sé que lo haces. —Y añadió
lentamente—. También puedo leer la mente de un tal señor Lewis Scanlan, un agente del
FBI que está en estos momentos en el mostrador de la UWA. ¿Qué nombre les diste?
—Señorita George Mc Isaacs —dijo Joan—. Creo. —Comprobó su billete—. Sí,
correcto.
—Pero Scanlan está preguntando si una mujer japonesa ha estado en el mostrador en
los últimos quince minutos —dijo Ray—. Y el empleado te recuerda. Así que... —agarró el
brazo de Joan—. Mejor nos vamos ya.
Bajaron la rampa desierta a la carrera, pasaron por una puerta que se abría con un
sensor electro-óptico y llegaron a un cuarto de equipajes. Todo el mundo allí estaba
demasiado ocupado para prestar atención cuando Ray Meritan y Joan se encaminaron a
la puerta de salida a la calle y, un momento después, salieron a la fría y gris acera donde
los taxis estaban aparcados en una larga doble fila. Joan se dispuso a tomar un taxi.
—Espera —dijo Ray, tirando de ella—. Recibo un amasijo de pensamientos. Uno de los
taxistas es un agente del FBI, pero no puedo decir cuál. —Se quedó allí de pie titubeando,
sin saber qué hacer.
—No podemos escapar, ¿verdad? —dijo Joan.
—Va a ser difícil. —Para sí mismo pensaba: Más bien imposible; no te equivocas.
Percibió los confusos y asustados pensamientos de la chica, su inquietud por él, que ella
había hecho posible que ellos le localizasen y los fuesen a capturar, su feroz ansia de no
regresar a la cárcel, su penetrante resentimiento por haber sido traicionada por el señor
Lee, el importante comunista chino que se había reunido con ella en Cuba.
—Qué vida —dijo Joan, arrimándose a él.
Y él aún no sabía que taxi tomar. Los preciosos segundos pasaban uno detrás de otro
mientras seguían allí de pie.  
—Escucha —le dijo a Joan—, quizás deberíamos separarnos.
—No —dijo aferrándose a él—. No puedo seguir sola por más tiempo. Por favor.
Un barbudo vendedor ambulante se les acercó con una bandeja colgada del cuello.
—Eh, amigos —masculló.
—Ahora no —le dijo Joan.
—Una muestra gratuita de cereales para el desayuno —dijo el vendedor ambulante—.
Gratis. Sólo coja una caja, señorita. O usted, señor. Coja una. —Acercó hacia Ray la
bandeja llena de pequeñas cajas de carón de vivos colores.
Extraño, pensó Ray. No capto nada procedente de la mente de este hombre. Miró al
vendedor ambulante y vio, o creyó ver, una peculiar insustanciabilidad en el hombre. Una
cualidad difusa.
Ray cogió una de las muestras de cereales para el desayuno.
—Se llama Comida Feliz —dijo el vendedor ambulante—. Un nuevo producto que se
está presentado al público. Dentro hay un cupón. Eso le da derecho a...
—De acuerdo —dijo Ray, metiendo la caja en el bolsillo. Agarró a Joan y la llevó por la
hilera de taxis. Escogió uno al azar y abrió la puerta trasera.
—Entra —la urgió.
—Yo también cogí una muestra de Comida Feliz —dijo con una sonrisa desvaída
cuando él se sentó junto a ella. El taxi arrancó, abandonó la hilera y pasó por delante de
la entrada principal de la terminal del aeropuerto—. Ray, había algo extraño en ese
vendedor. Era como si realmente no estuviese allí, como si no fuese nada más que... una
imagen.
Cuando el taxi bajó por la rampa, abandonando la terminal, otro taxi salió de la hilera y
les siguió. Ray se giró hacia atrás y vio en los asientos traseros del taxi a dos hombres
gruesos vestidos con oscuros trajes de ejecutivo. Agentes del FBI, se dijo a sí mismo.
—¿No te recordó a nadie ese vendedor de cereales? —dijo Joan.
—¿A quien?
—Un poco a Wilbur Mercer. Pero tampoco es que le haya visto lo suficiente como
para...
Ray le arrebató la caja de cereales de las manos y rasgó la tapa de cartón. Escarbando
entre el cereal desecado vio la esquina del cupón del que había hablado el vendedor
ambulante; sacó el cupón, lo sostuvo ante sus ojos y lo examinó. El cupón decía en letras
de molde claras y grandes:
 
CÓMO CONSTRUIR UNA CAJA DE EMPATÍA A PARTIR DE OBJETOS COTIDIANOS
DE CUALQUIER HOGAR
 
—Eran ellos —le dijo a Joan.
Guardó el cupón cuidadosamente en su bolsillo, pero entonces cambió de idea.
Lo dobló, y lo remetió en el dobladillo de sus pantalones. Donde el FBI posiblemente no
lo encontraría.
Tras ellos el otro taxi se acercaba y Ray pudo captar los pensamientos de los dos
hombres. Eran agentes del FBI; no se había equivocado. Se recostó contra el asiento.
No había nada que hacer salvo esperar.
—¿Puedes darme el otro cupón? —dijo Joan.
—Perdona.  
Sacó el otro paquete de cereales. Ella lo abrió, encontró el cupón en el interior y, tras
una pausa, lo dobló y lo escondió en el dobladillo de su falda.
—Me pregunto cuántos de esos vendedores ambulantes habrá —dijo Ray
pensativamente—. Me gustaría saber cuántas muestras gratuitas de Comida Feliz
pondrán en circulación antes de que les atrapen.
El primer objeto hogareño cotidiano que se necesitaba era un aparato de radio común y
corriente; Ray se había percatado de eso. El segundo, el filamento de una bombilla de
cinco años. Y después... tendría que volver a mirarlo, pero aquel no era el momento. El
otro taxi se había situado al lado del suyo.
Más tarde. Y si las autoridades encontraban el cupón en el dobladillo de sus
pantalones...
Rodeó a Joan con su brazo.
—Creo que saldremos de esta.
...ellos, lo sabía, conseguirían de alguna manera hacerles llegar otro cupón.
El otro taxi les estaba empezando a cerrar el camino y los dos agentes del FBI estaban
indicando al conductor de forma oficial y amenazadora que se detuviese.
—¿Me detengo? —le preguntó el conductor tensamente a Ray.
—Claro —dijo. Y, respirando hondamente, se preparó.
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed