Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

martes, 19 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL CONSTRUCTOR

EL CONSTRUCTOR
Philip K. Dick
 
 
 
—¡E.J. Elwood! —dijo Liz con tono inquieto—. No escuchas nada de lo que decimos y,
además, tampoco comes. ¿Qué diablos te sucede? A veces no puedo entenderte.
La respuesta tardó en llegar. Ernest Elwood continuó con la vista fija en la
semioscuridad que se alzaba tras la ventana, como si oyera algo que ellos no oían. Por fin
suspiró, se levantó de la silla, como si fuera a decir algo, pero derribó con el codo su taza
de café; se giró para sostenerla y luego secó el café que se había derramado por un lado.
—Lo siento —murmuró—. ¿Qué decíais?
—Come, querido —dijo su esposa. Miró a los niños para comprobar si también habían
dejado de comer—. Sabes que me cuesta mucho preparar tus comidas.
Bob, el mayor, cortaba en pedacitos el hígado y el bacon, pero, por descontado, el
pequeño Toddy había apartado los cubiertos al mismo tiempo que E.J. y contemplaba su
plato en silencio.
—¿Lo ves? —dijo Liz—. No les das buen ejemplo a los niños. Comed, se va a enfriar.
No os gusta el hígado frío, ¿verdad? No hay nada más desagradable que el hígado y la
grasa del bacon fríos. La grasa fría cuesta más de digerir que cualquier otra cosa,
especialmente la grasa de cordero. Querido, come, por favor.
Elwood asintió. Asió el tenedor y se llevó guisantes y patatas a la boca. El pequeño
Toddy le imitó, grave y serio, como una réplica en miniatura de su padre.
—Oye —dijo Bob—, hoy hubo un ejercicio de bombardeo atómico en la escuela. Nos
tiramos bajo los pupitres.
—¿Es eso cierto? —preguntó Liz.
—Pero el señor Pearson, nuestro profesor de ciencias, dice que si arrojaran una bomba
aquí toda la ciudad sería destruida, así que no entiendo de qué sirve refugiarse bajo el
pupitre. Creo que deberían darse cuenta de lo que han conseguido con tantos avances
científicos. Hay bombas que pueden arrasar kilómetros y kilómetros de extensión, sin
dejar piedra sobre piedra.
—Cuántas cosas sabes —se asombró Toddy.
—Oh, cállate.
—Niños —dijo Liz.
—Es verdad —insistió Bob—. Conozco un tipo del Cuerpo de reserva de los Marines, y
dice que tienen una nueva arma capaz de destruir las cosechas de cereales y envenenar
los suministros de agua. Son una especie de cristales.
—¡Santo cielo! —exclamó Liz.
—No había cosas como éstas en la última guerra. El desarrollo de la energía atómica
coincidió casi con el final, y no tuvieron oportunidad de emplearla a gran escala. —Bob se
volvió hacia su padre—. ¿A que sí, papá? Apuesto a que cuando estuviste en el ejército
no teníais ningún arma verdaderamente atómica...
Elwood dejó caer su tenedor. Empujó la silla hacia atrás y se levantó. Liz le miró
asombrada, con la taza en alto. Bob se quedó boquiabierto, interrumpido en mitad de la
frase. Toddy no dijo nada.
—Querido, ¿qué ocurre?
—Nos veremos más tarde.
Le vieron salir del comedor, todavía perplejos. Oyeron que entraba en la cocina, abría
la puerta trasera y la cerraba con estrépito detrás de él.
—Ha salido al patio de atrás —dijo Bob—. Mamá, ¿era así antes? ¿Por qué se
comporta de una forma tan extraña? Es la psicosis de guerra que padeció en las Filipinas,
¿verdad? En la primera guerra mundial le llamaban shock, pero ahora saben que es una
forma de psicosis de guerra. ¿Es algo por el estilo?
—Comed —dijo Liz con las mejillas encendidas de rabia. Agitó la cabeza—. Este
hombre... No consigo imaginar...
Los niños comieron.
El jardín estaba en penumbra. El sol se había puesto y el aire era frío, poblado de
miríadas de insectos nocturnos. Joe Hunt trabajaba en el jardín de al lado, recogiendo
hojas caídas bajo su cerezo. Saludó con un gesto a Elwood.
 
Elwood descendió con paso lento hacia el garaje. Se detuvo, las manos hundidas en
los bolsillos. Algo inmenso y blancuzco se erguía junto al garaje, una enorme sombra
pálida recortada contra la oscuridad del anochecer. Una cierta calidez creció en su interior
mientras miraba, una calidez extraña, una especie de orgullo, una mezcla de placer y...
excitación. Siempre le exaltaba contemplar el barco. Incluso cuando empezó a construirlo
había sentido los latidos acelerados de su corazón, el temblor de las manos, el sudor que
cubría su rostro.
Su barco. Sonrió y se acercó más. Palmeó el sólido casco. Qué hermoso barco, cómo
cobraba forma. Casi terminado. Había empleado mucho tiempo y esfuerzos en la tarea:
tardes libres, domingos, y, a veces, horas robadas al sueño durante la madrugada, antes
de ir a trabajar.
Le apetecía más por la mañana, cuando el sol brillaba tenuemente; el aire era fresco y
perfumado y todo estaba húmedo y centelleante. Eran sus momentos favoritos, sin nadie
que le molestara o le hiciera preguntas. Palmeó el casco de nuevo. Sí, una gran cantidad
de trabajo y material. Madera y clavos; aserrar, martillar y combar. Claro que Toddy le
había ayudado. No habría podido hacerlo solo. Si Toddy no hubiera trazado los planos y...
—Hola —dijo Joe Hunt.
Elwood se volvió. Joe le miraba, apoyado en la valla.
—Lo siento —se disculpó Elwood—. ¿Qué decía?
—Tu mente estaba a muchos millones de kilómetros de distancia —dijo Joe. Exhaló
una bocanada de humo del puro que fumaba—. Bonita noche.
—Sí.
—Tienes un barco precioso, Elwood.
—Gracias —murmuró Elwood. Retrocedió hacia la casa—. Buenas noches, Joe.
—¿Cuánto tiempo llevas trabajando en ese barco? —Hunt reflexionó un momento—.
Algo así como un año, ¿no? Unos doce meses. Seguro que te ha costado mucho tiempo y
trabajo. Creo que cada vez que te veo estás acarreando madera, aserrando y martillando.
Elwood asintió y caminó hacia la puerta trasera.
—Hasta tus hijos trabajan. Al menos, el mocoso. Sí, un barco excelente. —Hunt hizo
una pausa—. A juzgar por el tamaño, vas a emprender una larga travesía. ¿Adónde me
dijiste que irías? Lo olvidé.
Hubo un silencio.
—No te oigo, Elwood. Habla en voz alta. Con un barco tan grande, debes...
—Olvídalo.
—¿Qué te pasa, Elwood? —rió Hunt—. Sólo bromeaba un poco, te estaba tomando el
pelo. Pero ahora, en serio, ¿adónde irás con eso? ¿Lo remolcarás hasta la playa y lo
botarás? Conozco a un tipo que tiene un pequeño velero; lo monta sobre un remolque y lo
empalma al coche. Suele ir una vez a la semana al embarcadero, pero tú no puedes
meter eso en un remolque. Me contaron que un tipo construyó un barco en su sótano.
¿Sabes lo que descubrió cuando hubo terminado? Que el barco era demasiado grande
para pasar por la puerta...
Liz Elwood fue a la puerta trasera, encendió la luz de la cocina y salió al patio, cruzada
de brazos.
—Buenas noches, señora Elwood —dijo Hunt, llevándose la mano al sombrero—.
Hermosa noche.
—Buenas noches. —Liz se volvió hacia E.J.—. Por el amor de Dios, ¿entras o no? —
habló en voz baja y firme.
—Desde luego. —Elwood se aproximó a la puerta—. Ya voy. Buenas noches, Joe.
—Buenas noches —contestó Hunt. Miró como el matrimonio entraba. La puerta se
cerró y la luz se apagó. Hunt meneó la cabeza—. Un tipo raro, cada vez más raro, como
si viviera en otro mundo. ¡Él y su barco!
Volvió a su casa.
 
—Ella sólo tenía dieciocho años —dijo Jack Fredericks—. pero va se las sabía todas.
—Las chicas del sur son así —comentó Charlie—. Son como frutas, frutas jugosas,
maduras, un poco húmedas.
—Recuerdo un pasaje de Hemingway parecido —dijo Ann Pike—. pero no sé en qué
libro. Compara una...
—¿Y la manera en que hablan? —dijo Charlie—. Es insoportable.
—¿Qué tiene de mal su forma de hablar? —preguntó Jack—. Es diferente, pero te
acostumbras.
—¿Porqué no pueden hablar bien?
—¿Qué quieres decir?
—Hablan como... como la gente de color.
—Porque provienen de la misma zona —explicó Ann.
—¿Estás diciendo que esa chica era negra? —preguntó Jack.
—No, claro que no. Acaba tu pastel. —Charlie consultó su reloj—. Casi es la una.
Hemos de regresar ala oficina.
—Aún no he terminado de comer —dijo Jack—. ¡Esperad!
—Hay mucha gente de color que se ha trasladado a nuestra zona —dijo Ann—. Una
agencia inmobiliaria que está apenas a una manzana de mi casa tiene un letrero que dice:
«Bienvenidas todas las razas». Casi me caigo cuando lo vi.
—¿Qué hiciste?
—Nada. ¿Qué podía hacer?
—¿Sabes que si trabajas para el gobierno puedes tener a un chino o a un negro en la
mesa de al lado? —preguntó Jack—. Y no hay nada que hacer.
—Excepto largarte.
—Viola tu derecho a trabajar —aseguró Charlie—. ¿Cómo se puede trabajar así?
Contestadme.
—Hay demasiados rojos en el gobierno —dijo Jack—. Todo esto ha pasado porque
empezaron a contratar gente sin fijarse en la raza, cuando Harry Hopkins estaba en la
WPA.
—¿Sabes dónde nació Harry Hopkins? —preguntó Ann—. Nació en Rusia.
—Ése era Sidney Hillman —aclaró Jack.
—Da igual —dijo Charlie—. Habría que echarlos a todos.
Ann miró con curiosidad a Ernest Elwood. Estaba sentado tranquilamente, leyendo el
periódico, y no decía nada. La cafetería bullía de ruidos y de movimiento. Todo el mundo
comía y charlaba.
—¿Estás bien, E.J.? —preguntó Ann.
—Sí.
—Está leyendo lo de los White Sox —dijo Charlie—, de ahí su concentración.
Escuchad, la otra noche llevé a mis chicos al partido y...
—Vamos —dijo Jack, levantándose, hemos de irnos.
Todos se pusieron de pie. Elwood dobló su periódico en silencio y lo guardó en el
bolsillo.
—Oye, estás muy callado —le dijo Charlie mientras salían al pasillo. Elwood alzó la
vista.
—Lo siento.
—Quería preguntarte algo. ¿Te apetece venir el sábado por la noche a echar una
partidita? Hace un montón de tiempo que no juegas con nosotros.
—No le invites —dijo Jack, que estaba pagando en la caja—. Sólo le gustan juegos
raros: los dados, el béisbol, escupir en la mier...
—Me gusta el póquer —dijo Charlie—. Vamos, Elwood, cuantos más seremos más
reiremos. Un par de cervezas, conversación, alejarse un poco de la mujer...
—Uno de estos días organizaremos una fiestecita sólo para hombres. —Jack se
guardó el cambio y guiñó un ojo a Elwood—. ¿Sabes a lo que me refiero? Conseguimos
algunas chicas, vamos a un espectáculo... —dibujó unas formas sinuosas en el aire.
—Quizá. Me lo pensaré.
Elwood se alejó, pagó la comida y salió a la calle, iluminada por el sol. Los otros
seguían adentro, esperando a Ann. Había ido al lavabo.
Elwood se giró de pronto y se alejó de la cafetería con pasos rápidos. Dobló la esquina
y desembocó en Cedar Street, frente a una tienda de televisores. Vendedores y
empleados que salían de comer pasaban riendo y hablando: fragmentos de conversación
se derramaban sobre él como las olas del mar. Se quedó de pie en la entrada de la
tienda, con las manos en los bolsillos, como si se refugiara de la lluvia.
¿Qué le ocurría? Quizá debería ir al médico. Todo le molestaba, la gente, los sonidos.
Ruido y movimiento por todas partes. No dormía lo suficiente, tal vez por culpa de la dieta.
Y trabajaba mucho en el patio. Cuando se acostaba estaba agotado. Elwood se frotó la
frente. Gente, ruido, conversaciones, innumerables formas que se movían por las calles y
las tiendas.
Un enorme aparato de televisión parpadeó y emitió un programa sin sonido en el
escaparate de la tienda; las imágenes brincaban alegremente. Elwood lo contempló sin
interés. Una mujer con mallas hacía acrobacias; primero abrió varias veces las piernas en
línea recta, luego hizo la rueda y después ejecutó saltos peligrosos. Caminó sobre las
manos, con las piernas balanceándose sobre su cabeza, y sonrió al público. Luego
desapareció y, en su lugar, entró un hombre vestido con elegancia que paseaba un perro.
Elwood consultó su reloj. Faltaban cinco minutos para la una. Tenía cinco minutos para
llegar a la oficina. Bajó a la acera y se asomó a la esquina. Ann, Charlie y Jack no
estaban a la vista. Se habían ido. Elwood caminó con parsimonia frente a los escaparates,
con las manos en los bolsillos. Se detuvo frente a una tienda de artículos baratos y
contempló a las mujeres que se empujaban y agolpaban sobre los mostradores de
quincalla, tocando, cogiendo y examinando las cosas. Se fijó en el escaparate de una
farmacia que anunciaba un remedio contra la micosis, una especie de polvos que
recubrían dos dedos gordos del pie hinchados y llagados. Cruzó la calle.
Se detuvo en la otra acera para contemplar ropas de mujer, faldas, blusas y jerséis de
lana. Una fotografía mostraba a una chica vestida con elegancia quitándose la blusa para
enseñar al mundo su atractivo sostén. Elwood pasó de largo. El siguiente escaparate
contenía maletas, baúles y artículos de viaje.
Maletas. Se paró y frunció el ceño. Un vago pensamiento cruzó por su mente,
demasiado vago para percibirlo en su totalidad. Sintió una repentina y profunda necesidad
interna. Consultó su reloj. La una y diez. Llegaba tarde. Apresuró el paso hacia la esquina
y esperó con impaciencia a que cambiara el semáforo. Un montón de hombres y mujeres
se apretujaron contra él y bajaron a la calzada para coger el autobús. Elwood clavó la
vista en el autobús. Frenó y se abrieron las puertas. La gente se precipitó en su interior.
Elwood, sin pensarlo más, se unió a la cola y subió. Las puertas se cerraron y buscó
monedas para pagar el billete.
Un momento después, se sentó junto a una inmensa mujer entrada en años que
sostenía un niño en el regazo. Elwood entrelazó las manos, miró al frente y esperó,
mientras el autobús se dirigía al distrito residencial.
Cuando llegó a casa no había nadie. La casa estaba oscura y fría. Fue a la alcoba y
sacó sus ropas viejas del armario. Iba a salir al patio cuando Liz apareció en el sendero
particular cargada de paquetes.
—E.J. —dijo—, ¿qué sucede? ¿Por qué estás en casa?
—No lo sé. Me he tomado el día libre. Todo va bien.
Liz colocó los paquetes sobre la valla.
—Por el amor de Dios, me asustas —le miró fijamente—. Te has tomado el día libre.
—Sí.  
—¿Cuántos llevas este año? ¿Cuántos en total?
—No lo sé.
—¿Que no lo sabes? ¿Cuántos te quedan?
—¿Para qué?
Liz le miró. Luego cogió los paquetes y entró en la casa. Elwood frunció el ceño. ¿Qué
pasaba? Fue al garaje y empezó a sacar madera y herramientas al jardín, y las amontonó
junto al barco.
Contempló aquel armazón cuadrado, grande y cuadrado como una enorme y sólida
caja de embalar. Lo había construido con innumerables tablones. Tenía una cabina
cubierta con una gran ventana y el techo embreado. ¡Un auténtico barco!
Comenzó a trabajar. Liz no tardó en salir de la casa. Atravesó el patio en silencio, de
modo que no advirtió su presencia hasta que fue a buscar clavos largos.
—¿Y bien? —preguntó Liz.
—¿Cómo? —Elwood se detuvo.
Liz se cruzó de brazos.
—¿Qué pasa? —se impacientó Elwood—. ¿Por qué me miras así?
—¿De veras te tomaste un día libre? No te creo. Volviste a casa sólo para trabajar en...
en eso.
Elwood dio media vuelta.
—Espera —ella le siguió—. No me rehuyas. Quédate ahí.
—Tranquila, no me grites.
—No te grito. Quiero hablar contigo, quiero preguntarte algo. ¿Puedo? ¿No te molesta
hablar conmigo?
Elwood asintió con la cabeza.
—¿Por qué?. —dijo Liz en voz baja, pero con energía—. ¿Por qué? ¿Me lo vas a
decir? ¿Por qué?
—¿Por qué qué?
—Eso. Esa..., esa cosa. ¿Para qué sirve? ¿Por qué estás en el patio en pleno día?
Esto dura desde hace un año. Anoche, en la mesa, te levantaste sin decir palabra y te
fuiste. ¿Por qué? ¿Por qué te comportas así?
—Casi está terminado —murmuró Elwood—. Unos cuantos retoques y...
—¿Y luego qué? —Liz se plantó frente él, cortándole el paso—. ¿Y luego qué? ¿Qué
vas a hacer con ese trasto? ¿Venderlo? ¿Botarlo? Todos los vecinos se reirán de ti. Toda
la manzana sabe... —su voz se quebró de súbito—... sabe lo que estás haciendo: Los
niños se burlan de Bob y de Toddy. Dicen que su padre está..., está...
—¿Está loco?
—Por favor, E.J., dime por qué lo haces, por favor. Quizá comprenda. Nunca me lo has
dicho. Tal vez serviría de algo. ¿No pues hacerlo?
—No puedo —dijo Elwood.
—¿No puedes? ¿Por qué?
—Porque no lo sé. No sé para qué sirve. Quizá no sirva para nada.
—¿Trabajas sin ningún motivo?
—No lo sé. Me gusta lo que hago. Es como esculpir madera —agitó las manos con
impaciencia—. Siempre he tenido una especie de taller. Cuando era un niño construía
modelos de aviones a escala. Tengo herramientas, siempre he tenido herramientas.
—Pero ¿por qué vienes a casa en horas de trabajo?
—Me pongo nervioso.
—¿Por qué?
—Yo... oigo hablar a la gente y me molesta. Quiero alejarme de ellos. Me molestan sus
modales, su forma de actuar. Tal vez sufra claustrofobia.
—¿Quieres que te consiga una cita con el doctor Evans?
—No, no, me encuentro bien. Por favor, Liz, si no te apartas no podré ponerme a
trabajar. Tengo ganas de terminar.
—Y ni siquiera sabes por qué lo haces —Liz meneó la cabeza—. Has trabajado todo
este tiempo sin saber por qué, como un animal que sale por la noche a cazar, como un
gato que merodea entre los setos. Dejas tu trabajo y a nosotros para...
—Apártate.
—Escúchame: tira el martillo y entra en casa. Te pones el traje y te vas a la oficina,
¿me oyes? Si no lo haces, no permitiré que entres en casa nunca más. Rompe la puerta
con el martillo, si quieres, pero la cerraré con llave de ahora en adelante si no te olvidas
del barco y vuelves a trabajar.
Hubo un silencio.
—Apártate de mi camino —dijo Elwood—. He de terminar.
—¿Vas a seguir? —E.J. la apartó—. ¿Pretendes continuar como si no hubiera
sucedido nada? Algo anda mal, algo anda mal en tu cabeza. Estás...
—Basta —dijo Elwood, mirando detrás de su mujer.
Liz se volvió.
Toddy les observaba en silencio desde el sendero, con la bolsa del almuerzo bajo el
brazo. Mostraba una expresión grave y solemne. No les dijo nada.
—¡Tod! —exclamó Liz—. ¿Tan tarde es?
Toddy atravesó el patio en dirección a su padre.
—Hola, chico —le saludó Elwood—. ¿Cómo fue la escuela?
—Bien.
—Me voy a casa —dijo Liz—. Hablaba en serio, E.J.; no olvides lo que dije.
Subió el sendero y cerró la puerta de golpe.
Elwood suspiró. Se sentó en la escalerilla apoyada a un costado del barco y dejó el
martillo en el suelo. Encendió un cigarrillo y fumó en silencio. Toddy aguardó sin hablar.
—¿Qué tal, jovencito? —dijo por fin Elwood—. ¿Qué me cuentas?
—¿Qué quieres que hagamos, papá?
—¿Hacer? —sonrió Elwood—. Bueno, no falta mucho, algunos detalles sueltos. Pronto
acabaremos. Examina el puente; creo que nos quedan algunas tablas por clavar —se
frotó el mentón—. Casi terminado. Hemos trabajado durante mucho tiempo. Puedes
empezar a pintar, si quieres. Quiero que pintes la cabina; de rojo, creo. ¿Cómo quedaría
en rojo?
—Verde.
—¿Verde? Muy bien. Hay algo de pintura verde en el garaje. ¿Quieres prepararla?
—Claro.
Toddy corrió hacia el garaje.
Elwood le siguió con la mirada.
—Toddy...
—¿Sí?
—Toddy, espera. —Elwood avanzó lentamente hacia él—. Quiero preguntarte algo.
—¿Que es papá?
—A ti no te importa ayudarme. ¿verdad? ¿No te imparta trabajar en el barco?
Toddy miró con gravedad a su padre. No dijo nada. Ambas se miraron durante largo
rato.
—¡Muy Bien! —exclamó Elwood—. Ya puedes empezar a pintar.
Bob llegó par el sendero en compañía de dos chicos de la escuela secundaria.
—Hola, papá —saludo— ¿Como va todo?
—Bien.
—Mirad —dijo Bob señalando al barco— ¿Veis eso?¿Sabéis lo que es?
—¿Qué es? —preguntó uno.
—Es un submarino atómico. —Bob abrió la puerta de la cocina. Sonrió, y los dos chicos
le imitaron—. Va lleno de uranio 235. Papá va a ir a Rusia con él. Cuando haya acabado,
no quedará nada de Moscú.
Los chicos entraron en la casa y cerraron la puerta a sus espaldas.
Elwood contempló el barca. La señora Hunt, que hacía la colada en el patio vecino.
hizo una pausa para mirar a Elwood y su obra.
—¿Funciona realmente con energía atómica, señor Elwood? —preguntó.
—No.
—Entonces. ¿con qué funciona? No vea velas. ¿Qué clase de motor lleva? ¿Vapor?
Elwood se mordió el labio. Era extraño que nunca hubiera pensado en ese detalle. No
tenía motor de ninguna clase. No tenía velas, ni caldera.
No le había puesto motor, ni turbinas, ni carburante. Nada. Era un casco de madera,
una caja inmensa: nada más. Nunca había pensado en cómo lo haría funcionar, nunca en
toda el tiempo que él y Toddy estuvieron trabajando.
Una oleada de desesperación cayó sobre él. No había motor, nada. No era un barco,
sino una enorme casa de madera, clavos y alquitrán. Nunca se iría, nunca podría
abandonar el patio. Liz tenía razón: era como un animal que penetra en el patio de noche
para cazar y matar en la oscuridad, para luchar ciegamente, sin objetivo ni comprensión,
igual de instintivo, igual de patético.
¿Para qué lo había construido? No lo sabía. ¿Adónde iba a ir? Tampoco lo sabía.
¿Cómo funcionaría? ¿Cómo lo sacaría del patio? ¿Para qué servía trabajar sin objetivo,
en la oscuridad, como una alimaña nocturna?
Toddy le había ayudado desde el principio. ¿Por qué lo había hecho? ¿Lo sabía?
¿Sabía el niño para qué servía el barco, para qué lo construían? Toddy nunca lo había
preguntado porque confiaba en su padre.
Pero él lo ignoraba. Él, su padre, tampoco lo sabía, y no tardaría en estar terminado,
preparado, a punto. ¿Y luego qué? Toddy tiraría pronto la brocha, vaciaría el último bote
de pintura, apartaría los clavos y los trozos de madera sobrantes, colgaría el martillo y la
sierra en el garaje otra vez. Y entonces preguntaría, plantearía la pregunta que nunca
había hecho y que debía, finalmente, llegar.
Y no podría responderle.
Elwood se irguió y contempló la gran mole que había construido, esforzándose en
comprender. ¿Por qué había trabajado? ¿Cuál era el objetivo? ¿Cuándo lo sabría? De
hecho, ¿lo averiguaría algún día? Permaneció allí durante un tiempo incalculable, con la
mirada perdida en el infinito.
Sólo lo comprendió cuando las enormes gotas negras de lluvia empezaron a caer a su
alrededor.
 
 
FIN
 
.

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed