Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

martes, 19 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL ARTEFACTO PRECIOSO

EL ARTEFACTO PRECIOSO
Philip K. Dick
 
 
 
Por debajo del helicóptero de Milt Biskle se veían las nuevas tierras fértiles. Había
hecho un buen trabajo en esta zona de Marte, floreciente gracias a su reconstrucción del
antiguo sistema de riego. La primavera llegaba dos veces al año a este mundo otoñal de
arena y sapos saltarines, de un suelo alguna vez reseco y resquebrajado que soportaba el
polvo de tiempos pasados, de una desolación monótona y sin agua. Había sido víctima
del reciente conflicto entre Prox y la Tierra.
Muy pronto llegarían los primeros inmigrantes terráqueos, harían valer sus derechos y
se apoderarían de esos terrenos. Ya se podía retirar. Tal vez pudiera regresar a la Tierra
o traer a Marte a su familia, utilizando su prioridad en el otorgamiento de terrenos por su
labor como ingeniero reconstructor. El Área Amarilla había progresado mucho más rápido
que las de los otros ingenieros. Y ahora esperaba una recompensa.
Inclinándose hacia delante, Milt Biskle presionó el botón de su transmisor de largo
alcance.
—Aquí el ingeniero Reconstructor Amarillo —dijo—. Necesito un psiquiatra. Cualquiera
estará bien si puede estar disponible inmediatamente.
 
Cuando Milt Biskle entró en el consultorio, el doctor DeWinter se levantó y le tendió la
mano.
—Me han contado —dijo el doctor DeWinter— que usted, de entre los cuarenta
ingenieros reconstructores, es el más creativo. No es sorprendente que esté cansado.
Incluso Dios tuvo que descansar después de trabajar duramente después de seis días, y
usted lo ha estado haciendo durante años. Mientras lo esperaba recibí un memo con
noticias de la Tierra que seguramente le interesarán —recogió el memo de su escritorio—.
El primer transporte de colonos está a punto de llegar a Marte... y se dirigirán
directamente a su área. Felicitaciones, señor Biskle.
Tomando fuerzas, Milt Biskle dijo:
—¿Qué pasará si regreso a la Tierra?
—Pero si puede hacer que le otorguen terrenos para su familia aquí...
—Quiero que haga algo por mí —dijo Milt Biskle—. Me siento muy cansado, demasiado
—hizo un gesto—. O tal vez estoy deprimido. De todos modos, me gustaría que
dispusiera las cosas para que mis pertenencias, incluyendo mi planta wug, sean llevadas
a bordo de un transporte que esté por partir hacia la Tierra.
—Seis años de trabajo —dijo el doctor DeWinter—. Y de pronto renuncia a su
recompensa. Recientemente visité la Tierra y todo está como usted lo recuerda...
—¿Cómo sabe lo que recuerdo yo?
—Más bien —se corrigió DeWinter suavemente—, quise decir que nada ha cambiado.
Superpoblación, departamentos comunitarios donde se hacinan siete familias con una
única cocina. Autopistas tan sobrecargadas que casi no se mueves hasta las once de la
mañana.
—En lo que a mí respecta —dijo Milt Biskle—, la superpoblación sería un descanso tras
seis años trabajando con el equipo robótico autónomo.
Estaba firme en su decisión. A pesar de lo que había logrado aquí, o tal vez
precisamente a causa de ello, pretendía regresar a casa contrariando los argumentos del
psiquiatra.
El doctor DeWinter agregó:
—¿Qué pasará si su esposa y sus hijos, Milt, están entre los pasajeros de este primer
transporte? —Una vez más tomó un documento de su escritorio cuidadosamente
ordenado. Estudió el informe, luego dijo—: Biskle, Fay; Laura C.; June C. Una mujer y dos
niñas. ¿Es su familia?
—Sí —admitió en tono seco Milt Biskle y miró directamente al psiquiatra.
—Se da usted cuenta de que no puede regresar a la Tierra. Póngase el pelo y vaya a
recibirlos al Campo Tres. Y cámbiese los dientes. Todavía lleva los de acero inoxidable.
Biskle asintió a disgusto. Como todos los terráqueos, había perdido el pelo y los dientes
bajo la lluvia radioactiva durante la guerra. En los días de servicio en su solitario trabajo
de reconstrucción del Área Amarilla de Marte no usaba la costosa peluca que había traído
de la Tierra y, en cuanto a los dientes, personalmente encontraba que los de acero eran
más cómodos que la prótesis de plástico de color natural. Eso mostraba cuánto se había
alejado de la interacción social. Se sintió vagamente culpable; el doctor DeWinter tenía
razón.
Pero se había sentido culpable desde la derrota de los proxitas. La guerra le había
dejado una sensación de amargura; no parecía justo que una de las dos culturas que
competían tuviera que desaparecer puesto que las necesidades de ambas eran legítimas.
El mismo Marte había sido el centro de los combates. Las dos culturas lo requerían
como colonia para establecer allí sus excesos de población. Gracias a Dios, la Tierra se
las había arreglado para mostrar la supremacía táctica durante el último año de la
guerra... y por lo tanto fueron los terrícolas como él, y no los proxitas, los que
reconstruyeron Marte.
—A propósito —dijo el doctor DeWinter—. Conozco sus intenciones en relación a sus
colegas, los ingenieros reconstructores.
Milt Biskle le lanzó una súbita mirada.
—De hecho —dijo el doctor DeWinter—, sabemos que en este momento están
reunidos en el Área Roja para escucharlo —abrió un cajón de su escritorio y extrajo un yo-
yo, se puso de pie y comenzó a manipularlo expertamente e hizo el perrito—. Su discurso
es provocado por un ataque de pánico y tendrá como efecto que sospechen que algo
anda mal, aunque por lo visto usted no puede decir qué podría ser.
—Ése es un juguete popular en el sistema Prox. Al menos es lo que leí alguna vez en
un artículo —dijo Biskle observando el yo-yo.
—Ajá. Creí que era originario de las Filipinas —concentrado, el doctor DeWinter ahora
hacía la vuelta al mundo. Le salía muy bien—. Me tomé la libertad de enviar una nota a la
reunión de ingenieros reconstructores, dando testimonio de su condición mental. La
leerán en voz alta... Siento tener que decírselo.
—Todavía tengo la intención de dirigirme a la reunión —dijo Biskle.
—Bien, entonces se me ocurre un compromiso. Reciba a su familia cuando llegue a
Marte, y después dispondremos un viaje a la Tierra para usted. A nuestra cuenta. Y a
cambio usted se comprometerá a no dirigirse a la reunión de ingenieros reconstructores o
a agobiarlos de la forma que sea con sus nebulosas corazonadas —DeWinter lo miró
directamente—. Después de todo, éste es un momento crítico. Están llegando los
primeros inmigrantes. No queremos problemas; no queremos que nadie se sienta
inquieto.
—¿Me haría un favor? —preguntó Biskle—. Muéstreme que tiene puesta una peluca. Y
que sus dientes son falsos. Solo para estar seguro de que es terrícola.
El doctor DeWinter se quitó la peluca y se extrajo la prótesis de dientes falsos.
—Aceptaré el ofrecimiento —dijo Milt Biskle—, si me prometen que mi mujer obtendrá
la parcela de terreno que le he asignado.
Asintiendo, DeWinter le arrojó un pequeño sobre blanco.
—Aquí está su pasaje. Ida y vuelta, por supuesto, porque supongo que regresará.
Eso espero, pensó Biskle mientras sacaba el pasaje. Pero depende de lo que vea en la
Tierra. O más bien de lo que me dejen ver.
Tenía la sensación de que le dejarían ver muy poco. En realidad tan poco como fuera
posible a la manera de Prox.
 
Cuando su nave llegó a la Tierra lo estaba esperando una guía elegantemente
uniformada.
—¿Señor Biskle? —maquillada, atractiva y extraordinariamente joven, dio unos pasos
hacia él, atenta—. Me llamo Mary Ableseth, su acompañante en la visita turística. Le
mostraré todo el planeta durante su breve estadía —Sonrío de un modo vivaz y muy
profesional. Lo sorprendió—. Estaré con usted constantemente, día y noche.
—¿Por la noche también? —se compuso para decir.
—Sí, señor Biskle. Es mi trabajo. Suponemos que se sentirá desorientado por sus años
de trabajo en Marte... trabajo que nosotros en la Tierra aplaudimos y honramos, como
corresponde —se puso a su lado, conduciéndolo hacia un helicóptero estacionado—.
¿Adónde le gustaría ir primero? ¿A la ciudad de Nueva York? ¿Broadway? ¿A los clubes
nocturnos, los teatros y restaurantes...?
—No, a Central Park. Quiero sentarme en un banco.
—Pero ya no existe más Central Park, señor Biskle. Mientras usted estaba en Marte lo
convirtieron en una playa de estacionamiento para los empleados del gobierno.
—Ya veo —dijo Milt Biskle—. Bien, entonces vayamos al parque Portsmouth en San
Francisco.
Abrió la puerta del helicóptero.
—Tuvo el mismo destino —dijo la señorita Ableseth, sacudiendo tristemente la larga y
luminosa cabellera roja—. Estamos tan detestablemente superpoblados. Podemos
intentarlo igual, señor Biskle; han quedado unos pocos parques, uno en Kansas, creo, y
dos en Utah, en el sur, cerca de St. George.
—Son malas noticias —dijo Milt—. ¿Me permite ir hasta esa máquina proveedora de
anfetaminas y ponerle una moneda? Necesito un estimulante que me levante el ánimo.
—Por supuesto —asintió con gracia la señorita Ableseth.
Milt Biskle caminó hacia la máquina proveedora de estimulantes que estaba fuera del
espaciopuerto, buscó en el bolsillo, encontró una moneda y la introdujo por la ranura.
La moneda atravesó por completo la máquina y repiqueteó en el pavimento.
—¡Qué extraño! —dijo sorprendido Biskle.
—Creo que eso tiene una explicación —dijo la señorita Ableseth—. Esa moneda es
marciana, hecha para una gravedad más ligera.
—Sí —dijo Milt Biskle mientras la recuperaba. Como había predicho la señorita
Ableseth, se sentía desorientado. Se quedó inmóvil mientras ella ponía una moneda
propia y obtenía un pequeño tubo de estimulantes anfetaminas para él. Por cierto, la
explicación parecía adecuada, pero...
—Ahora son las veinte, hora local —dijo la señorita Ableseth—. Y yo no he cenado,
aunque seguramente usted lo hizo a bordo de la nave. ¿Por qué no me lleva a cenar?
Podemos hablar con una botella de Pinot Noir de por medio y me puede contar sobre
esas vagas corazonadas que lo trajeron a la Tierra, sobre algo que va terriblemente mal, y
sobre su maravilloso trabajo de reconstrucción que, según dice, carece de sentido. Me
encantaría escucharlo.
Lo guió de regreso al helicóptero, al que ambos entraron, sentándose juntos y
apretados en el asiento trasero, Milt Biskle la encontraba agradable y complaciente,
decididamente terráquea. Se sentía un poco perturbado y su corazón se aceleró. Había
pasado mucho tiempo desde que había estado tan cerca de una mujer.
 
—Escucha —dijo Biskle, mientras el circuito automático del helicóptero hacía que se
elevaran sobre la playa de estacionamiento del espaciopuerto—, estoy casado. Tengo
dos hijas y vine aquí por negocios. Estoy en la Tierra para demostrar que los proxitas en
realidad ganaron y los pocos terrícolas que quedamos somos esclavos de las autoridades
prox, y que trabajamos para...
Se detuvo; no le quedaban esperanzas. La señorita Ableseth permanecía apretada
contra él.
—¿Usted realmente cree —dijo la señorita Ableseth poco después, mientras el
helicóptero pasaba sobre la ciudad de Nueva York— que soy una agente prox?
—No... no —dijo Milt Biskle—. Supongo que no.
No parecía probable dadas las circunstancias.
—Mientras permanezca en la Tierra —dijo la señorita Ableseth—, ¿por qué quedarse
en un hotel ruidoso y superpoblado? ¿Por qué no viene a mi departamento comunal en
Nueva Jersey? Hay lugar de sobra y usted será más que bienvenido.
—Muy bien —estuvo de acuerdo Biskle, sintiendo que sería inútil discutir.
—Bien —la señorita Ableseth le dio una orden al helicóptero, que giró hacia el norte—.
Cenaremos allí. Así ahorrará dinero. Y además en todos los restaurantes decentes hay
una cola de dos horas a esta altura de la noche, de manera que es casi imposible
conseguir mesa. Probablemente ya no recuerde eso. ¡Qué maravilloso será cuando la
mitad de nuestra población pueda emigrar!
—Sí —dijo Biskle—. Y les gustará Marte; hicimos un buen trabajo —sintió que algo de
entusiasmo regresaba a él, una sensación de orgullo por el trabajo de reconstrucción que
él y sus compatriotas habían hecho—. Espere a verlo, señorita Ableseth.
—Llámeme Mary —dijo la señorita Ableseth mientras se acomodaba la pesada peluca
escarlata que se le había desaliñado en los últimos minutos en la apretada cabina del
helicóptero.
—Muy bien —dijo Biskle, y, a pesar de cierta inoportuna sensación de infidelidad hacia
Fay, creció su sensación de bienestar.
—Las cosas pasan rápido en la Tierra —dijo Mary Ableseth—. Debido a la terrible
presión de la superpoblación.
Se acomodó los dientes.
—Ya veo —agregó Milt Biskle, y también se acomodó su propia peluca y los dientes.
¿Podría estar equivocado?, se preguntó a sí mismo. Después de todo, podía ver las luces
de Nueva York allá abajo. Decididamente la Tierra no era una ruina despoblada y su
civilización estaba intacta.
¿O era una ilusión, impuesta por las desconocidas técnicas psiquiátricas de Prox a su
sistema de percepción? Era verdad que la moneda había atravesado completamente la
máquina de anfetaminas. ¿Eso indicaba que algo andaba sutil y terriblemente mal?
Tal vez la máquina en realidad no estaba allí.
 
Al día siguiente él y Mary Ableseth visitaron uno de los pocos parques que quedaban.
En la región sur de Utah, cerca de las montañas, el parque, aunque pequeño, era de un
verde brillante y atrayente. Milt Biskle estaba recostado sobre la hierba y observaba a una
ardilla que trepaba por un árbol dando saltos ligeros, con su cola colgando detrás como
un torrente gris.
—No hay ardillas en Marte —dijo adormecido.
Llevando un ligero traje de baño, Mary Ableseth se desperezó a sus espaldas,
entrecerrando los ojos.
—Este lugar es tan agradable, Milt. Así me imagino a Marte.
Más allá del parque, el tránsito pesado se movía por la autopista. El susurro le
recordaba a Milt el oleaje del Océano Pacífico. Ese sonido lo adormeció. Todo parecía
estar bien, le arrojó una nuez a la ardilla, que se dio vuelta y a saltos se dirigió hacia la
nuez, haciendo una mueca inteligente en respuesta.
Cuando la ardilla estuvo erguida sosteniendo la nuez, Milt Biskle arrojó una segunda
nuez hacia la derecha. La ardilla la escuchó caer entre las hojas de los arces. Irguió sus
orejas, lo que le recordó a Milt el juego que había practicado una vez con un gato que le
pertenecía a él y a su hermano, en los días en que la Tierra no estaba tan superpoblada,
cuando las mascotas todavía eran algo legal. Había esperado hasta que Calabaza —el
gato— estuvo casi dormido y entonces arrojó un pequeño objeto a un rincón de la
habitación. Calabaza se despertó. Con sus ojos abiertos de par en par y sus orejas
erguidas, se volvió y se sentó durante quince minutos escuchando y observando,
meditando sobre qué objeto podía haber hecho ese ruido. Era una manera inocente de
molestar al viejo gato, y Milt se sintió triste, pensando en cuánto hacía que había muerto
Calabaza, su última mascota legal. En Marte, sin embargo, las mascotas serían legales
otra vez. Eso lo consoló. En realidad, en Marte, durante los años en que trabajó en la
reconstrucción, lo consoló una mascota. Una planta marciana. La había traído con él a la
Tierra y ahora estaba sobre la mesa de la sala de estar del departamento del
departamento compartido de Mary Ableseth, con sus ramas caídas. No se había adaptado
al clima poco familiar de la Tierra.
—Es raro —murmuró Milt —que mi planta wug no haya florecido. Había pensado que
en una atmósfera con tanta humedad...
—Es la gravedad —dijo Mary, los ojos todavía cerrados, sus senos subiendo y bajando
regularmente. Estaba casi dormida—. Es demasiado para ella.
Milt consideró la forma de la mujer, recordando a Calabaza en circunstancias similares.
El momento de la vigilia, entre el sueño y el despertar, cuando la conciencia y la
inconciencia se funden... estirándose, tomó una piedra.
La arrojó hacia un montón de hojas que estaban cerca de la cabeza de Mary.
Ella se sentó repentinamente, los ojos completamente abiertos y con el traje de baño
cayéndosele.
Sus orejas estaban erguidas.
—Nosotros los terrícolas —dijo Milt— perdimos el control de la musculatura de
nuestras orejas, Mary. Incluso de los reflejos básicos.
—¿Qué? —murmuró ella, parpadeando confusa mientras se acomodaba el traje de
baño.
—La habilidad para erguir las orejas se nos atrofió —explicó Milt—. A diferencia de los
perros y los gatos. Aunque si nos examinaran morfológicamente no se darían cuenta
porque nuestros músculos todavía están allí. Así que cometieron un error.
—No sé de qué estás hablando —dijo Mary, de mal humor. Se dedicó a acomodar el
sostén del traje de baño, ignorándolo por completo.
—Volvamos al departamento —dijo Milt poniéndose en pie.
Ya no podía sentir que estaba recostado en un parque porque ya no podía creer en el
parque. Una ardilla irreal, hierba irreal... ¿lo eran en verdad? ¿Le mostrarían alguna vez la
sustancia que había bajo la ilusión? Lo dudaba.
La ardilla los siguió durante un breve tramo mientras caminaban hacia el helicóptero,
luego volvió su atención a una familia de terráqueos que incluía a dos niños pequeños.
Los niños le arrojaron nueces a la ardilla que correteaba con vigorosa actividad.
—Convincente —dijo Milt. Y en verdad lo era.
—Es muy malo que no haya vuelto a ver al doctor DeWinter, Milt —dijo Mary—. Podría
haberle ayudado.
Su voz sonaba extrañamente dura.
—Sin la menor duda —agregó Milt Biskle mientras reingresaba en el helicóptero.
 
Cuando regresaron al departamento de Mary encontraron a la planta wug marciana
muerta. Era evidente que había perecido por deshidratación.
—No intentes explicarme esto —le dijo a Mary mientras los dos contemplaban de pie
las ramas muertas de la planta—. Sabes lo que significa. La Tierra supuestamente es más
húmeda que Marte, incluso que el Marte reconstruido. Sin embargo, la planta se ha
secado por completo. No hay humedad en la Tierra porque debo suponer que las
explosiones de los Prox vaciaron los mares. ¿Estoy en lo correcto?
Mary no dijo nada.
—Lo que no comprendo —dijo Milt— es por qué les preocupa mantener las ilusiones
funcionando. Ya terminé mi trabajo.
—Tal vez haya más planetas que requieran un trabajo de reconstrucción, Milt —dijo
Mary, después de una pausa.
—¿Es tan grande la población de ustedes?
—Estaba pensando en la Tierra. Aquí —dijo Mary—. El trabajo de reconstrucción
tomará generaciones; se necesitaría todo el talento y la habilidad que poseen sus
ingenieros reconstructores —agregó—: Solo estoy siguiendo tu lógica hipotética, por
supuesto.
—Así que la Tierra es nuestro siguiente trabajo. Así que ése es el motivo por el que me
dejaron venir hasta aquí. En realidad vine para quedarme aquí.
Se dio cuenta de eso, completa y absolutamente, en un relámpago de comprensión.
—No volveré a Marte y no veré a Fay otra vez. Tú la estás reemplazando —todo
cobraba sentido.
—Bien —dijo Mary, con una sonrisa que casi parecía mueca—, se puede decir que lo
estoy intentando.
Le dio un pequeño golpe a Milt en el brazo. Descalza, todavía con su traje de baño, se
le acercó lentamente.
Se apartó de ella, asustado. Recogió la planta wug muerta y, aturdido, se dirigió hacia
la abertura para los desperdicios y arrojó los restos resecos y quebradizos. Se
desvanecieron en el acto.
—Y ahora —dijo Mary diligentemente—, vamos a ir a visitar el Museo de Arte Moderno
en Nueva York y luego, si tenemos tiempo, el Museo Smithsoniano en Washington D.C.
Me pidieron que te mantuviera muy ocupado para que no pudieras comenzar a darle
vueltas al tema.
—Pero ya lo estoy haciendo —dijo Milt mientras la contemplaba dejar el traje de baño y
ponerse una prenda gris de lana. Nada puede evitarlo, se dijo. Ahora lo sabes. Y a
medida de que los ingenieros reconstructores terminen su labor va a suceder una y otra
vez. Yo solo fui el primero.
Al menos no estoy solo, comprendió. Se sintió un poco mejor.
—¿Qué tal me veo? —le preguntó Mary mientras se ponía lápiz de labios frente al
espejo del dormitorio.
—Muy bien —dijo él con indiferencia. Se preguntó si Mary a su debido tiempo se
encontraría con todos los ingenieros reconstructores, convirtiéndose en la amante de
todos ellos. La cuestión ya no era únicamente si ella era lo que parecía, sino también si
podría conservarla.
Le pareció una pérdida gratuita, fácilmente evitable.
Se dio cuenta de que ella estaba comenzando a gustarle. Mary está viva. Era muy real,
terráquea o no. Al menos no habían perdido la guerra ante cualquiera; habían perdido
ante auténticos organismos vivos. En cierto sentido se sintió reconfortado.
—¿Estás listo para ir al Museo de Arte Moderno? —dijo Mary vivamente, con una
sonrisa.
 
Más tarde, en el Smithsoniano, después de haber visto el Spirit of St. Louis y el avión
increíblemente antiguo de los hermanos Wright —que parecía tener al menos un millón de
años— vio la oportunidad de echarle una mirada a una sala por la que había estado
esperando con ansiedad.
No le dijo nada a Mary —ella estaba concentrada estudiando una vitrina de piedras
semipreciosas en su estado natural sin pulir—, se escabulló y, un momento más tarde,
estaba ante una sección con una vitrina llamada:
MILITARES PROX DE 2014
 
Había tres soldados prox estáticos, con sus oscuras caras, manchados y mugrientos,
las armas portátiles listas, en un refugio conformado por los restos de uno de sus
transportes. Allí colgaba inerte una bandera prox manchada de sangre. Aquel era un
enclave derrotado del enemigo; las tres criaturas parecían estar a punto de rendirse o de
ser fusiladas.
Un grupo de visitantes terráqueos estaba ante la exhibición, mirando tontamente.
—Convincente, ¿no le parece? —le dijo Milt Biskle al hombre que estaba más cerca.
—Por supuesto —estuvo de acuerdo el hombre de mediana edad, de anteojos y pelo
gris—. ¿Estuvo en la guerra? —le preguntó a Milt, mirándolo directamente.
—Trabajo en la tarea de reconstrucción —dijo Milt—. Soy ingeniero Amarillo.
—Oh —asintió el hombre, impresionado—. Muchacho, estos proxitas dan miedo.
Parece como que van a salir de la vitrina y nos van a matar. —Lanzó una sonrisita—. Los
proxitas pelearon duramente hasta que los derrotamos, hay que reconocerles eso.
—Esas armas me provocan escalofríos —dijo a su lado la esposa, de pelo gris y muy
bien arreglada—. Parecen muy reales.
Continuó caminando con desagrado.
—Usted está en lo correcto —dijo Milt Biskle—. Parecen estremecedoramente reales
puesto que en verdad lo son.  
No tenía ningún sentido crear una ilusión de este tipo ya que el objeto real estaba
disponible. Milt pasó por debajo de la barandilla, se acercó al cristal que protegía la
exhibición, levantó un pie y lo rompió. Estalló en pedazos y llovieron fragmentos astillados
con un enorme alborozo.
En el preciso momento en que llegaba corriendo Mary, Milt tomó el rifle de uno de los
proxitas y se volvió hacia ella.
La muchacha se detuvo, respirando entrecortadamente, y lo miró sin decir nada.
—Estoy dispuesto a trabajar para ustedes —le dijo Milt, sosteniendo expertamente el
rifle—. Después de todo, si mi propia raza ya no existe difícilmente pueda reconstruir una
colonia en un mundo para ella. Puedo entender eso. Pero quiero saber la verdad.
Muéstrenmela y continuaré con mi trabajo.
—No, Milt —dijo Mary—, si supieras la verdad no seguirías con tu trabajo. Volverías
esa arma contra ti mismo.
Sonaba tranquila, incluso compasiva, pero sus ojos brillantes y abiertos de par en par
estaban muy atentos.
—Entonces te mataré —dijo Milt. Y después se suicidaría.  
—Espera —le suplicó—. Milt... esto es muy difícil. No sabes absolutamente nada y sin
embargo fíjate lo desdichado que se te ve. ¿Cómo esperas sentirte cuando puedas ver el
estado en que está tu propio planeta? Casi es demasiado para mí y yo soy... —vaciló.
—Dilo.
—Yo soy solo una... —balbuceó— una visitante.
—Pero entonces yo estaba en lo cierto —dijo—. Dilo. Admítelo.
—Estás en lo cierto, Milt —ella suspiró.
Aparecieron dos guardias uniformados del museo llevando pistolas.
—¿Está bien, señorita Ableseth?
—Por el momento —dijo Mary. Ella no apartó los ojos de Milt y del rifle que llevaba—.
Esperen —les ordenó a los guardias.
—Sí, señora —los guardias esperaron. Ninguno se movió.
—¿Ha sobrevivido alguna mujer terrícola? —preguntó Milt.
—No, Milt —dijo Mary, tras una pausa—. Pero los proxitas pertenecemos también a la
misma especie, como bien sabes. Podemos cruzar nuestra sangre. ¿Eso te hace sentirte
mejor?
—Por supuesto —dijo él—. Muchísimo mejor.
Tenía ganas de volver el rifle sobre sí mismo, sin esperar nada más. Hizo todo lo
posible por resistir el impulso. Así que todo el tiempo había tenido razón. No había estado
Fay en el Campo Tres en Marte.
—Escucha —le dijo a Mary Ableseth—. Quiero volver a Marte otra vez. Vine aquí para
saber algo. Ya lo sé, ahora quiero regresar. Tal vez hable otra vez con el doctor DeWinter,
tal vez pueda ayudarme. ¿Tienes alguna objeción?
—No —ella pareció comprender cómo se sentía—. Después de todo, hiciste tu trabajo
allí. Tienes derecho a regresar. Pero tarde o temprano tendrás que regresar a la Tierra.
Podemos esperar un año o más, tal vez incluso dos. Pero eventualmente Marte estará
completo y necesitaremos más lugar. Y va a ser mucho más duro aquí... como ya podrás
descubrir. —Ella intentó sonreír pero fracasó; él apreció el esfuerzo—. Discúlpame, Milt.
—A mí también —dijo Milt Biskle—. Mierda, me sentí mal cuando murió la planta wug.
Entonces supe la verdad. No era solo una sospecha.
—Te interesaría saber que tu colega ingeniero reconstructor Rojo, Cleveland Andre, se
dirigió a la reunión en tu lugar. Y les transmitió tus sospechas junto con las suyas. Votaron
el envío de un delegado oficial a la Tierra para investigar. Está en camino.  
—Me parece interesante —dijo Milt—, pero no es realmente importante. Difícilmente
cambie las cosas. —Bajó el rifle—. ¿Puedo regresar ahora a Marte? —se sentía
cansado—. Dile al doctor DeWinter que voy para allá.
Dile, pensó, que tenga todas las técnicas psiquiátricas de su repertorio listas para mí,
porque serán necesarias.
—¿Qué pasó con los animales de la Tierra? —preguntó—. ¿Sobrevivió alguna forma
de vida? ¿Qué pasó con los perros y los gatos?
Mary les lanzó una mirada a los guardias del museo; un destello de comunicación fluyó
silenciosamente entre ellos, luego dijo:
—Quizá sea lo mejor después de todo.
—¿Qué es lo mejor? —preguntó Milt Biskle.
—Que lo veas. Solo durante un momento. Parece que estás mejor preparado de lo que
habíamos pensado. En nuestra opinión tienes derecho a ello —luego agregó—. Sí, Milt,
los perros y los gatos sobrevivieron; viven entre las ruinas. Vamos y echemos una mirada.
Fue tras ella pensando para sí mismo, ¿ella no estaría en lo correcto la primera vez?,
¿de verdad quiero mirar? ¿Puedo enfrentar la verdadera realidad? ¿Por qué tuvieron la
necesidad de mantener la ilusión hasta ahora?
En la rampa de salida del museo Mary se detuvo y dijo:
—Ve al exterior. Yo me quedaré aquí, estaré esperando a que regreses.
Dándose por vencido, descendió por la rampa.
Y vio.
Todo estaba en ruinas, por supuesto, como ella había dicho. La ciudad había sido
decapitada, nivelada a un metro sobre el nivel del suelo; los edificios se habían convertido
en recuadros vacíos, sin contenido, como antiguos patios infinitos e inútiles. No podía
creer que lo que estaba viendo era nuevo. Parecía que estos restos abandonados
siempre habían estado allí, exactamente como estaban ahora. Y... ¿cuánto tiempo más
permanecerían de ese modo?
Hacia la derecha vio una compleja máquina recorriendo la calle llena de escombros.
Mientras él observaba, se extendió una multitud de seudópodos que hurgaban en los
cimientos más cercanos. Los cimientos, de acero y concreto, fueron pulverizados
abruptamente; el suelo desnudo, expuesto, se veía ahora de una marrón oscuro,
chamuscado por el calor atómico provocado por el equipo automático de reparación, una
máquina, pensó Milt Biskle, que no era muy diferente a la que usaba en Marte.
Evidentemente, la máquina tenía la tarea de limpiar todo lo antiguo en una pequeña área.
Sabía muy bien por su propia experiencia durante el trabajo de reconstrucción de Marte lo
que seguiría a continuación, probablemente en solo minutos, llevado adelante por un
mecanismo igualmente elaborado que establecería los cimientos para las estructuras que
allí se levantaría,
Y, de pie en el otro lado de la calle desierta, observando el trabajo de limpieza que
llevaba adelante la máquina, se podía ver a dos figuras delgadas y grises. Dos proxitas de
nariz aguileña, con su pelo natural y pálido dispuesto en espiral y los lóbulos de sus orejas
estirados por los objetos pesados que colgaban de ellos.
Los vencedores, pensó para sí mismo. Experimentando cierta satisfacción ante el
espectáculo, fue testigo de cómo destruían los últimos artefactos de la raza perdedora.
Algún día una ciudad puramente prox se elevaría aquí: arquitectura prox, calles de
amplios y extraños patrones prox, construcciones uniformes con el aspecto de cajas con
muchos niveles subterráneos. Y ciudadanos como esos deambulando por las rampas,
recorriendo los túneles de alta velocidad en su rutina diaria. ¿Y que pasaría, pensó, con
los perros y los gatos terráqueos que ahora habitaban estas ruinas, como había dicho
Mary? ¿También desaparecerían? Probablemente no por completo. Habría un lugar para
ellos, tal vez en los museos y zoológicos, como rarezas para ser admiradas.
Sobrevivientes de un ecología que ya no existía. Puede que ni siquiera eso.
Y sin embargo... Mary estaba en lo correcto. Los proxitas pertenecían a la misma
especie. Aun si no se pudieran cruzar con los terráqueos que sobrevivieron, la especie
como él la conocía continuaría. Y se cruzarían, pensó. La relación que tenía con Mary era
una prueba. El resultado incluso podía ser bueno.
El fruto, pensó mientras se alejaba y comenzaba el regreso hacia el museo, podía ser
una raza que no fuera prox ni terráquea por completo. De la unión podía surgir algo
genuinamente nuevo. Al menos podemos tener esperanzas de eso.
La Tierra sería reconstruida. Había visto una pequeña muestra de ese trabajo con sus
propios ojos. Tal vez los proxitas carecieran del talento que él y sus colegas, los
ingenieros reconstructores, poseían... Y ahora que Marte estaba virtualmente terminado
podían comenzar aquí. No era completamente desesperanzador. No del todo.
Caminó de regreso hasta donde lo aguardaba Mary y le dijo con voz ronca:
—Hazme un favor. Consígueme un gato que pueda llevar conmigo en mi regreso a
Marte. Siempre me gustaron los gatos. Especialmente los de color naranja con rayas.
Uno de los guardias del museo, después de lanzarle una mirada a su compañero, dijo:
—Podemos solucionar eso, señor Biskle. Podemos conseguir un... cachorro, ¿esa es la
palabra?
—Gatito, creo —corrigió Mary.
 
En el viaje de regreso a Marte, Milt Biskle estaba sentado con la caja que contenía el
gatito naranja en su regazo, pensando en sus planes. En quince minutos las nave
descendería sobre Marte y el doctor DeWinter —o lo que se hacía pasar por el doctor
DeWinter— estaría esperándolo. Sería demasiado tarde. Desde donde estaba sentado
podía ver la salida de emergencia con su luz roja de advertencia. Sus planes estaban
enfocados sobre la compuerta. No era lo ideal pero serviría.
En la caja el gatito naranja extendía una pata y golpeaba contra la mano de Milt. Sentía
las agudas las agudas y delgadas zarpas raspar contra su carne y con la mirada ausente
apartaba su mano de la caricia del animal. Marte no te gustará nada, pensó y se puso de
pie.
Cargando la caja se dirigió velozmente hacia la compuerta de emergencia. Antes de
que la pudiera alcanzar la azafata la había abierto. Se metió en su interior y la compuerta
se cerró a sus espaldas. Durante un instante estuvo quieto dentro del estrecho
compartimiento, y luego comenzó a tratar de abrir la pesada puerta exterior.
—¡Señor Biskle! —le llegó la voz de la azafata amortiguada por la puerta. La oyó abrir
la puerta y andar a tientas para poder asirlo.
Mientras él giraba la puerta exterior el gatito que estaba dentro de la caja que sostenía
bajo el brazo maulló.
¿Tú también?, pensó Milt Biskle, e hizo una pausa.
La muerte, el vacío y la pronunciada falta de calor del espacio exterior se filtraron a su
alrededor, a través de la puerta parcialmente abierta. Milt los olfateó y algo en su interior,
como en el gatito, hizo que por instinto se apartara. Se tomó una pausa, aún sosteniendo
la caja, sin intentar abrir la puerta exterior más allá de lo que estaba, y ese momento la
azafata lo agarró.
—Señor Biskle —dijo ella a medias sollozando—, ¿se ha vuelto loco? Por Dios, ¿qué
está haciendo? —ella se las arregló para tirar hacia dentro y cerrar la puerta exterior,
ajustando la sección de emergencia otra vez a su posición de cerrado.
—Sabe muy bien lo que estoy haciendo —le dijo Milt Biskle mientras le permitía que lo
impulsara hacia el interior de la nave, hacia su asiento. Y no creo que pudiera detenerme,
se dijo a sí mismo. Porque no fue usted. Podría haber seguido adelante y haberlo hecho.
Pero decidí no hacerlo.
Se preguntó por qué.
 
Más tarde, en el Campo Tres en Marte, el doctor DeWinter salió a su encuentro, como
él había estado esperando.
Ambos caminaron hacia el helicóptero estacionado y DeWinter dijo, con un tono de voz
preocupado:
—Me informaron que durante el viaje...
—Es cierto. Intenté suicidarme, pero cambié de opinión. Tal vez usted sepa el motivo.
Usted es el psicólogo, la autoridad en todo lo que sucede en nuestro interior —entró en el
helicóptero teniendo cuidado de no golpear la caja que contenía al gatito terrestre.
—¿Va a seguir adelante y trabajar en su parcela con Fay? —le preguntó el doctor
DeWinter tan pronto como el helicóptero levantó vuelo sobre los campos de trigales
verdes y húmedos—. A pesar de... lo sabe?
—Sí —asintió él. Después de todo hasta donde sabía, no había otra cosa que pudiera
hacer.
—Ustedes los terrícolas —sacudió la cabeza DeWinter—. Son admirables.
Notó la caja en el regazo de Milt Biskle.
—¿Qué tiene allí? ¿Una criatura de la Tierra? —Fijó sus ojos sobre la caja con cierta
sospecha. Para él era una manifestación de una forma extraña de vida—. Un organismo
de aspecto bastante peculiar.
—Me va a hacer compañía —dijo Milt Biskle—, mientras sigo con mi trabajo, ya sea
construyendo mi propia propiedad o... —O ayudando a los proxitas en la Tierra, pensó.
—¿Es lo que llaman una «serpiente de cascabel»? Escucho el sonido de sus
cascabeles —el doctor DeWinter se apartó un poco.
—Está ronroneando —Milt Biskle sacudió al gatito mientras el piloto automático del
helicóptero los guiaba a través del monótono cielo rojo marciano. Tener contacto con una
forma de vida familiar, se dijo, me mantendrá cuerdo. Me permitirá seguir adelante. Se
sintió agradecido. Mi raza puede haber sido derrotada y destruida, pero no han perecido
todas las criaturas terrícolas. Cuando reconstruyamos la Tierra tal vez podamos lograr
que las autoridades nos permitan tener lugares protegidos. Será una parte de nuestra
tarea, se dijo a sí mismo, y otra vez acarició al gatito. Al menos podemos tener la
esperanza de que así sea.
Cerca de él, el doctor DeWinter también estaba sumergido en sus pensamientos.
Admiraba la intrincada destreza de los ingenieros en el tercer planeta, los que habían
logrado el simulacro que descansaba en la caja sobre el regazo de Milt Biskle. El logro
técnico era impresionante, incluso para él, y lo vio con absoluta claridad... como por
supuesto no podía hacer Milt Biskle. Este artefacto, aceptado por el terrícola como un
organismo auténtico de su pasado conocido, proveería una punto de apoyo sobre el cual
este hombre podría mantener su equilibrio psíquico.
Pero, ¿qué pasaría con los otros ingenieros reconstructores? ¡Qué pasaría cuando
cada uno de ellos hubiera terminado su trabajo y tuvieran —les gustara o no— que tomar
conciencia de la situación?
 
Variaría de un terráqueo a otro. Un perro para uno, un simulacro más elaborado,
probablemente de una hembra núbil humana para otro. En todo caso, cada uno sería
provisto como una «excepción» a las reglas. Una entidad sobreviviente esencial,
seleccionada entre las que se habían desvanecido por completo. Las pistas sobre las
inclinaciones de cada uno de los ingenieros serían obtenidas al investigar el pasado de
cada uno, como había sucedido en el caso de Biskle. El simulacro del gato estaba
terminado varias semanas antes de su abrupto viaje de regreso a la Tierra provocado por
un ataque de pánico. Por ejemplo, en el caso de Andre ya estaba en construcción el
simulacro de un loro. Estaría listo para cuando realizara su viaje a casa.
—Lo llamaré Trueno —explicó Milt Biskle.
—Un buen nombre —dijo el doctor DeWinter. Pensó que era una vergüenza que no
pudieran mostrarle la verdadera situación de la Tierra. En realidad, sería bastante
interesante que aceptara lo que veía, porque en algún nivel debía comprender que nada
podía sobrevivir a una guerra como la que habían sostenido. Obviamente quería creer con
desesperación que perduraban ciertos vestigios, aunque no fueran más que cascotes.
Pero es típico de la mente terráquea aferrarse a ciertos fantasmas. Eso podía ayudar a
explicar su derrota en el conflicto; simplemente no eran realistas.
—Este gato —dijo Milt Biskle— va a ser un excelente cazador de ratones marcianos.
—Seguro —agregó el doctor DeWinter, y pensó, mientras sus baterías no se agoten.
También él acarició al gatito.
Se activó el conmutador y el gatito comenzó a ronronear más fuerte.  
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed