Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 22 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO

CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO
Philip K. Dick
 
 
 
Con una hora de anticipación a su programa matutino en el canal seis, Jim Briskin, el
cotizado payaso de las noticias, se había reunido con sus asistentes de producción para
discutir el informe sobre una flotilla desconocida, posiblemente enemiga, detectada a unas
ochocientas unidades astronómicas del sol. Se trataba, por cierto, de una noticia
sensacional, pero ¿cómo presentarla a varios billones de espectadores distribuidos por
tres planetas y siete lunas?
Peggy Jones, su secretaria, encendió un cigarrillo.
—Evita alarmarlos, Jim Jam. Emplea un tono familiar —dijo, y reclinándose hacia atrás
barajó diestramente los despachos que la estación comercial había recibido de las
teletipos de Unicefalón 40-D.  
En la Casa Blanca, en Washington D.C., la unidad automática resolutora de problemas
Unicefalón 40-D había detectado la posible existencia de un enemigo exterior. En su
capacidad de presidente de los Estados Unidos ordenó de inmediato el despacho de
naves de línea para reforzar la vigilancia.
—En tono familiar —repitió Jim Briskin, de mal humor—, lo puedo imaginar; primero
sonrío de oreja a oreja y luego les digo: «Hola, camaradas. Por fin ha sucedido lo que
todos temíamos. Ja, ja, ja» —y mirando a la chica agregó—. En la Tierra y en Marte se
desternillarán de risa, pero en las lunas lejanas temo que no. Si se trata de una operación
agresiva las colonias más remotas serán las primeras en ser atacadas.
—No les resultará nada divertido —coincidió Ed Fineberg, asesor de continuidad.
El también estaba preocupado; tenía familiares en Ganímedes.
—¿No hay alguna noticia más ligera con la que abrir el programa? —preguntó Peggy—
. Eso le gustaría a nuestro patrocinante.
Pasó a Briskin la pila de despachos de noticias.
—A ver qué se te ocurre. «Vaca mutante obtiene privilegios de voto de un tribunal de
Alabama... » tú sabes, ese tipo de cosas.
—Sí, ya sé —admitió Briskin, empezando a examinar los despachos.
Recordó una de sus narraciones más pintorescas, que había logrado conmover el
corazón de millones de espectadores: la del grajo azul mutante que, tras largos esfuerzos
y angustias había aprendido a coser. Una mañana de abril en Bismark, Dakota del Norte,
había logrado coser a la perfección un nido para él y su progenie frente a las cámaras de
televisión de la red que contrataba a Briskin.  
Un informe se destacó de pronto entre los otros. Su instinto se lo señaló, indicándole de
inmediato que era lo que necesitaba para aligerar el tono de mal agüero de las últimas
noticias. No tardó en sentirse aliviado. Los mundos continuaban con la rutina de
costumbre a pesar de la gran noticia que estallaba a ochocientas unidades astronómicas
de distancia.
—Miren —dijo sonriendo—; ha muerto el viejo Gus Schatz; era hora.
—¿Quién es Gus Schatz? —preguntó Peggy perpleja—. El nombre me resulta familiar.
—El sindicalista —dijo Jim Briskin— ¿Recuerdas? ¡El suplente!, ese que siempre está
listo para reemplazar al presidente. Hace veintiún años que el sindicato lo envió a
Washington. Ha muerto y el sindicato... —arrojó a la secretaria un comunicado claro y
conciso—...envía ahora otro suplente para tomar el puesto de Schatz. Me gustaría
entrevistarlo, siempre y cuando sepa hablar.
—Es cierto —dijo Peggy—; siempre lo olvido. Todavía hay un reemplazante humano
por si falla Unicefalón. ¿Alguna vez ha fallado?
—No, y nunca sucederá —contestó Ed Fineberg—. Ese es otro ejemplo de parasitismo
sindical que infecta a nuestra sociedad.
—Así y todo —aventuró Jim Briskin— a la gente le gustará. La vida íntima del máximo
suplente del país; por qué eligió el sindicato, qué pasatiempos prefiere, qué piensa hacer
este hombre, sea quien sea, para no morirse de aburrimiento durante el tiempo que dure
su cargo. El viejo Gus había aprendido encuadernación; coleccionaba viejas revistas de
automóviles y las encuadernaba en vitela, con títulos grabados en oro.
Tanto Ed como Peggy hicieron una señal de asentimiento.
—Me parece bien —dijo Peggy, dándole ánimo—. Debes hacerlo, Jim Jam. Sé que
eres capaz de darle interés; tú puedes transformar el tema más tonto en algo interesante.
Pediré una llamada a la Casa Blanca. ¿Habrá llegado el tipo nuevo?
—Es probable que aún se encuentre en Chicago, en la oficina central del sindicato —
dijo Ed—. Pide una línea; prueba con el Sindicato de Empleados Civiles del Gobierno,
división Este.
Peggy tomó el teléfono y marcó rápidamente un número.
 
Eran las siete de la mañana cuando Maximilian Fischer oyó algunos ruidos, entre
sueños. Levantó la cabeza de la almohada y escuchó: de la cocina se oía la voz chillona
de la dueña de casa que hablaba con algunos desconocidos. Después de algunos
minutos la barahúnda parecía aumentar. No sin cierto esfuerzo logró incorporarse, aún un
poco aturdido y, siguiendo las órdenes del médico, movió con precaución su cuerpo
enorme. No se apresuró. Cualquier actividad física excesiva podía ser perjudicial para su
corazón, de tamaño mayor que el normal. Se vistió parsimoniosamente.
Alguien que viene a pedir una contribución para alguna de las fundaciones —se dijo
Max—. Creo que es uno de los muchachos. A esta hora. ¡Qué extraño! —pensó, sin
alarmarse—. Pero yo estoy bien establecido. No tengo nada que temer —se dijo con
firmeza.
Se abotonó cuidadosamente la camisa fina, a rayas verdes, que era una de sus
preferidas. Me da un aire distinguido —pensó, haciendo un gran esfuerzo para inclinarse y
colocarse los zapatos de imitación de cabritilla. Hay que estar siempre listos para
enfrentarlos de igual a igual —pensó mientras se alisaba los cabellos ralos frente al
espejo—. Si el pechazo es muy grande, Pat Noble de la oficina de empleos de Nueva
York va a tener que oírme. Quiero decir, con la antigüedad que tengo en el sindicato no
tengo porque aguantarme cosas raras.
—Fischer —dijo una voz desde la otra habitación—; junta tu ropa y sal. Hay un trabajo
para tí. Tienes que empezar hoy.
Un trabajo —pensó Max intranquilo—. No sabía si alegrarse o no. Hacía ya más de un
año que venía retirando fondos de desempleo del sindicato, como casi todos sus amigos.
Vaya novedad. ¡Caramba! —pensó—. Supongamos que sea un trabajo pesado que me
obligue a agacharme o a moverme de un lado para otro —empezó a enojarse— ¡Qué
mala pata! Después de todo, quiénes se creen que son.
Abrió la puerta y se enfrentó con ellos.
—Escuchen... —empezó a decir, pero uno de los funcionarios del sindicato lo
interrumpió.
—Fischer, empaca tus cosas. Gus Schatz estiró la pata y tienes que ir a Washington D.
C. a hacerte cargo de la suplencia número uno. Debemos proceder rápido y queremos
que llegues antes de que se les ocurra anular el puesto o algo parecido y nos veamos
forzados a declararnos en huelga o ir a los tribunales. Lo mejor es poner enseguida a
alguien, sin líos ni complicaciones. ¿Entiendes? Lograr una transición tan suave que
nadie se entere siquiera.
—¿Qué sueldo dan? —preguntó enseguida Max.
—En esto no tienes nada que decir —aclaró secamente el funcionario del sindicato—.
Te han elegido y eso basta. ¿O quieres que te corten los fondos por desempleo? ¿Te
gustaría tener que salir a buscar trabajo a tu edad?
—¡Vamos! —protestó Max— Todo lo que tengo que hacer es tomar el teléfono y llamar
a Pat Noble...
Los funcionarios del sindicato empezaron a recoger al azar diversos objetos que había
en el departamento.
—Te ayudaremos a empacar tus cosas. Pat quiere que llegues a la Casa Blanca a las
diez de la mañana, en punto.
—¡Pat! —exclamó Max.
Lo habían traicionado.
Los tipos del sindicato sonreían mientras sacaban a tirones la maleta del armario.
Poco después estaban en camino, atravesando por el monorriel las tierras llanas del
medio oeste. Pensativo, melancólico, Maximilian Fischer miraba desfilar el paisaje ante
sus ojos; prefería cavilar en silencio. Trató de recordar cómo era el trabajo de suplente
número uno. Recordaba haber leído en una revista que empezaba a las ocho de la
mañana. Además, siempre había rebaños de turistas, en su mayoría escolares, que
desfilaban por la Casa Blanca, ansiosos de echar un vistazo a Unicefalón 40-D. Los
chicos no le gustaban; solían mofarse de él a causa de su peso excesivo. ¡Caramba!
Tendría que aguantar el desfile de millones de niños porque él debía permanecer en el
edificio. De acuerdo a la ley debía permanecer, en todo momento, a cien metros de
Unicefalón 40-D, ya fuera de día como de noche. ¿O era a cincuenta metros? Sea como
fuere, tenía que estar prácticamente encima, en caso de que el sistema automático para
resolver problemas llegara a fallar. Será mejor que me ponga al día con esto —pensó—
Me convendría, por las dudas, tomar un curso de televisión sobre administración pública.
Dirigiéndose al funcionario del sindicato que tenía a su derecha le preguntó:
—Dígame, correligionario. ¿Tengo alguna autoridad en este trabajo que me
consiguieron? Es decir, ¿puedo...?
—Es un trabajo sindical como tantos otros —contestó el otro, aburrido—. Tienes que
estar sentado ahí; esperar. ¿Hace tanto que no trabajas que ya no te acuerdas? —dijo
riendo, mientras codeaba a su compañero—. Escucha, Fischer quiere saber qué
autoridad le da este trabajo.
Los dos se echaron a reír.
—Fischer, permite que te diga una cosa —dijo el funcionario arrastrando las palabras—
. Una vez que estés bien instalado en la Casa Blanca, cuando tengas la cama lista, la silla
y hayas organizado el horario de tus comidas, el lavado de la ropa y las horas para ver
televisión, ¿por qué no te acercas a Unicefalón 40-D y te pones a gimotear un poco? Tú
sabes, a rascarte y gimotear. A lo mejor nota tu presencia.
—Déjenme en paz —protestó Max.
—Y después —continuó el funcionario —le dices algo así como, «Escucha, Unicefalón,
soy tu compinche. Si tú me rascas la espalda a mí, yo te rasco la espalda a tí. Pasa una
ordenanza que me favorezca...»
—¿Pero qué servicio puede prestarle él a Unicefalón? —preguntó el otro funcionario
del sindicato.
—Puede divertirlo; por ejemplo, contarle su historia, cómo salió de la pobreza y se
educó mirando televisión siete días por semana hasta llegar a la cúspide. ¿Y a qué no
sabes una cosa? Le dieron el trabajo de... suplente del presidente —dijo el funcionario,
riendo despectivamente.
Maximilian no contestó. El rubor le subió por las mejillas pero se limitó a mirar
estúpidamente por la ventanilla del monorriel.
 
Cuando llegaron a Washington D.C., ya en la Casa Blanca, enseñaron a Fischer su
pequeño cuarto. Era el que había ocupado Gus y aunque habían sacado todas las viejas
revistas de automóviles antiguos, aún quedaban algunas láminas adheridas a la pared: un
Volvo S—122 de 1963, un Peugeot 403, de 1957 y otras clásicas antigüedades de una
época pasada. Sobre un anaquel Max vio un modelo en plástico tallado a mano de un
cupé Studebaker modelo Starlight 1950 con todos los detalles del original, reproducidos a
la perfección.
—Estaba haciendo eso cuando estiró la pata —dijo uno de los funcionarios mientras
dejaba en el suelo la maleta de Max—. El podía dar cualquier información sobre todos los
detalles de esos coches anteriores a los modelos de turbina. Hasta el detalle más
insignificante e inútil.
Max asintió.
—Y tú, ¿tienes alguna idea de lo que vas a hacer? —preguntó el funcionario.
—¡Demonios! ¡Cómo puedo saberlo tan pronto! Necesito tiempo.
Recogió malhumorado la cupé Studebaker Starlight y examinó la parte inferior. Sintió
un impulso de destrozar el modelo, pero lo dejó donde estaba y volvió la espalda.
—¿Por qué no haces una pelota con gomas elásticas? —dijo el funcionario.
—¿Qué dices?
—El suplente que estuvo antes que Gus, Luis no sé qué, acostumbraba a juntar anillas
de goma y formaba una pelota que se iba agrandando cada vez más; cuando murió, la
bola ya era grande como una casa... No me acuerdo cómo se llamaba el tipo, pero la
pelota de anillas de goma está ahora en el Museo Smithsoniano.
Hubo un movimiento en el corredor. Una de las recepcionistas de la Casa Blanca,
mujer madura vestida con severidad, asomó la cabeza en la habitación y dijo:
—Señor presidente; un cómico de la televisión desea entrevistarlo. Por favor, trate de
terminar pronto porque hoy hay varias excursiones que desfilarán por el edificio y puede
ser que algunos turistas pidan verlo a usted.
—Está bien —contestó Max.
Al volverse se encontró con Jim-Jam Briskin, el payaso del momento.
—¿Desea verme a mi? —preguntó a Briskin en tono vacilante— Quiero decir, ¿está
usted seguro que desea entrevistarme a mí?
No podía imaginarse qué interés podía hallar en él Briskin. Tendiéndole la mano
agregó:
—Esta es mi habitación, pero las copias de coches y las fotos que ve por aquí no son
mías, pertenecían a Gus. No puedo decirle nada con respecto a ellas.
Briskin lucía en la cabeza la familiar peluca de color rojo vivo característica del payaso,
que prestaba a su imagen real el mismo aspecto extraño que las cámaras captaban tan
bien. Sin embargo, parecía más viejo que en televisión, aunque lucía la misma sonrisa
abierta y amistosa que todo el mundo admiraba, el símbolo de su simpatía, del buen tipo
siempre con el ánimo en alto y de buen carácter, aunque cuando la ocasión lo requería,
solía hacer gala de un sentido del humor algo mordaz. Briskin era esa clase de hombre
que...bueno —pensó Max—, la clase de tipo que uno desearía se casara con alguien de
la familia.
Se estrecharon las manos.
—Señor Max Fischer, mejor dicho... señor presidente; en estos momentos se
encuentra usted ante las cámaras —dijo Briskin—. Jim-Jam habla desde aquí. Permita
que le haga una pregunta ante los billones de televidentes que se encuentran en los más
remotos rincones de nuestro sistema solar. ¿Cómo se siente señor, al saber que si
Unicefalón 40-D llegara a fallar siquiera momentáneamente, usted sería lanzado al cargo
más importante que jamás haya caído sobre los hombros de un hombre; el de ser, no ya
un mero suplente sino el verdadero presidente de Estados Unidos? ¿Ese pensamiento lo
preocupa por las noches? —dijo terminando la pregunta con una sonrisa.
A sus espaldas, los técnicos de fotografía desplazaban las cámaras de un lugar a otro.
Las luces intensas le quemaban los párpados y Max sintió que el calor empezaba a
hacerlo transpirar por el cuello, las axilas y el labio superior.
—¿Qué emociones siente en este momento —siguió preguntando Briskin—, cuando
está en el umbral de una nueva tarea, quizá para el resto de sus días? ¿Qué
pensamientos se le ocurren ahora, que ya está en la Casa Blanca?
Tras una pausa, Max contestó.
—Es... es una gran responsabilidad.
Enseguida cayó en la cuenta; vio que Briskin se reía de él, se reía en silencio en su
propia cara. Todo era una payasada de Briskin a costa suya. La audiencia dispersa por
las diversas lunas y planetas también lo sabía. De sobra conocía el sentido del humor de
Jim-Jam.
—Usted es un hombre de buen físico —dijo Briskin—, corpulento diría yo. ¿Le gusta
hacer ejercicio? Le hago esta pregunta porque en su puesto actual estará confinado a
este cuarto y me gustaría saber qué cambios producirá en su vida esta situación.
—Bueno —dijo Max— y desde luego, pienso que un empleado del gobierno debe estar
siempre en su puesto. Sí, lo que acaba de decir es muy cierto, debo estar aquí día y
noche, pero eso no me preocupa. Estoy preparado.
—Dígame —preguntó Briskin— ¿Acaso usted...?
Se interrumpió y, volviéndose hacia los técnicos de video que estaban a sus espaldas,
les dijo con voz extraña:
—La transmisión se ha cortado.
Un hombre que llevaba auriculares se acercó pasando entre las cámaras.
—Escuche por el monitor —dijo entregando los auriculares a Briskin—, hemos sido
cancelados por Unicefalón; está transmitiendo un boletín de noticias.
Briskin se colocó los audífonos. La cara se le contorsionó al decir:
—Esas naves que se aproximan a ochocientas unidades astronómicas..., dice que son
enemigas —dirigió una rápida mirada a los técnicos, la peluca un poco ladeada—. Ya han
empezado a atacar... Dice que en menos de veinticuatro horas estos intrusos han logrado
penetrar no sólo el sistema solar, sino también descomponer Unicefalón 40-D.
Maximilian Fischer se enteró de esto de manera indirecta mientras cenaba en la
cafetería de la Casa Blanca.
—¿Señor Maximilian Fischer?
—Sí —contestó Max, mirando sorprendido al grupo de agentes del servicio secreto,
que rodeaba la mesa.
—Usted es presidente de Estados Unidos.
—Se equivocan —dijo Max—, sólo soy un suplente del primer magistrado, no es lo
mismo.
—Unicefalón 40-D está fuera de servicio, no sabemos por cuánto tiempo; puede ser un
mes o más —dijo el hombre del servicio secreto—. De acuerdo con la enmienda de la
constitución, desde este momento usted es presidente y comandante en jefe de todas las
fuerzas armadas. Estamos aquí para protegerle —concluyó sonriendo burlonamente.
Max a su vez le sonrió.
—¿Me entiende? —preguntó el agente—. ¿La idea le penetra?
—¡Por supuesto! —contestó Max.
Fue entonces cuando comprendió el significado de los murmullos que había escuchado
mientras esperaba con la bandeja en la fila de la cafetería. También eso explicaba las
miradas raras que le había dirigido el personal de la Casa Blanca. Dejó la taza de café,
secó sus labios con la servilleta, lenta y tranquilamente, fingiendo estar absorto en
pensamientos graves. En realidad su mente era un vacío.
—Nos han dicho que lo necesitan inmediatamente en el puesto fortificado del Consejo
Nacional de Seguridad —afirmó el hombre del servicio secreto—. Quieren que usted
participe en las deliberaciones sobre estrategia, ya están en el tramo final.
Desde la cafetería se dirigieron todos al ascensor.
—Estrategia política —dijo Max mientras descendían. Tengo formada una opinión con
respecto a ese problema. Creo que ha llegado el momento de actuar severamente con
esas naves extranjeras. ¿Ustedes no piensan lo mismo?
Los hombres del servicio secreto asintieron.
—Claro, debemos demostrarles que no tenemos miedo. Naturalmente llegaremos a
una definición: aplastaremos a esos microbios —les dijo Max.
Los guardaespaldas del servicio secreto festejaron la ocurrencia con una risa
espontánea. Más animado, Max dio un codazo al jefe del grupo.
—Creo que somos bastante fuertes; quiero decir, Estados Unidos es un país con
músculo.
—Max, muéstrales de lo que somos capaces —dijo uno de los agentes, y todos rieron
estruendosamente, incluso Max.
Al salir del ascensor se les presentó un hombre alto y bien vestido que dijo con tono
urgente:
—Señor presidente, soy Jonathan Kirk, secretario de prensa de la Casa Blanca. Creo
que en esta hora, de grave peligro, antes de conferenciar con los miembros del Consejo
Nacional de Seguridad, usted debería dirigirse al país. El pueblo quiere saber cómo es su
nuevo líder. Aquí tiene una declaración redactada por la Junta Política Asesora —dijo
extendiéndole algunas hojas de papel—, codifica su...
—Nada —dijo Max, devolviéndole los papeles sin mirarlos—. El presidente soy yo, no
usted. Ni siquiera lo conozco. ¿Cómo dijo que se llama, Kirk, Burke, Shirk? Nunca lo oí
nombrar. Dígame dónde está el micrófono y yo haré mi discurso. O comuníqueme con Pat
Noble, talvez él tenga algunas ideas.
Enseguida recordó que Pat lo había vendido; era él quien lo metió en esto.
—No, no lo haga —se corrigió Max—. Déme el micrófono solamente.
—Este es un momento de crisis —graznó Kirk.
—¡Claro! —aprobó Max— será mejor que me deje solo. No se ponga en mi camino y
yo no me interpondré en el suyo ¿entendido? —palmeó familiarmente a Kirk—. Así vamos
a entendernos.
Apareció un grupo de personas con cámaras portátiles de televisión y lámparas de
iluminación; entre todos ellos estaba Jim-Jam Briskin, rodeado de todo su personal.
—¡Hola Jim-Jam! —gritó—. Mire, ahora soy presidente.
Jim Briskin se acercó impasible.
—No voy a formar una pelota con anillas de goma —dijo Max—, ni pienso tampoco
hacer modelos automovilísticos; o nada de eso —apretó con fuerza la mano de Briskin—.
Gracias por sus felicitaciones —concluyó.
—Felicitaciones —dijo entonces Briskin en voz baja.
—Gracias —repitió Max apretando la mano del otro hasta hacerle crujir los nudillos—.
Naturalmente, tarde o temprano podrán remendar esa caja de ruidos y entonces volveré a
ser el suplente. Pero...
Sonrió alegremente a todos los que se encontraban a su alrededor. En ese momento el
corredor estaba colmado de gente; técnicos de la televisión, personal de la Casa Blanca,
oficiales del ejército y agentes del servicio secreto..., toda clase de gente.
—Señor Fischer, tiene una gran obra que realizar —dijo Briskin.
—Sí —asintió Max.
Le pareció que los ojos de Briskin trataban de decirle algo... «Quisiera saber si será
capaz de hacerlo. Me pregunto si es el hombre indicado para detentar el poder».
—Ya lo creo que puedo —afirmó Max ante el micrófono de Briskin para que toda la
audiencia pudiera escucharlo.
—Es posible que así sea —dijo Briskin, revelando ciertas dudas.
—¿Qué...? ¿Acaso ya no le gusto? —preguntó Max.
Briskin no respondió; se limitó a parpadear.
—Escucha bien —dijo Max—; ahora soy presidente y puedo cerrar tu estúpida red de
televisión. Puedo enviarte los agentes del FBI cuando se me antoje. Para que lo sepas, en
este mismo momento voy a echar al fiscal general, quiero en ese puesto a alguien de mi
confianza.
—Ya veo —dijo Briskin.
Su expresión no era tan dubitativa, adquirió cierto grado de convicción que Max no
podía determinar.
—Sí —dijo Jim Briskin—. Posee la autoridad suficiente para ordenarlo. Usted es, de
verdad, el presidente.
—Mucho cuidado —advirtió Max—. Tú no eres nadie comparado conmigo, Briskin, ni
siquiera frente a esa inmensa audiencia.
Luego volvió la espalda a las cámaras y pasó por la puerta abierta hacia el hoyo
fortificado del Consejo Nacional de Seguridad.
 
Algunas horas más tarde, ya de madrugada, Maximilian Fischer escuchaba, soñoliento,
en las profundidades de la fortificación del Comité Nacional de Seguridad, las últimas
noticias por televisión. Para ese entonces, los servicios de inteligencia habían descubierto
la llegada de unas treinta naves extrañas al sistema solar. Se creía que, en total, habían
entrado unas setenta y los desplazamientos de todas eran constantemente vigilados.
Eso era sólo el principio, y Max lo sabía. Tarde o temprano tendría que dar la orden de
ataque contra las naves extranjeras. Vaciló un momento. Después de todo, ¿de dónde
procedían? ¿quiénes eran? Nadie podía decirlo; ni siquiera la CIA. ¿Qué fuerzas eran
capaces de desplegar? Nadie tampoco estaba en condición de determinarlo.
Por otra parte, habían surgido algunos problemas de carácter interno. A decir verdad,
Unicefalón había chapuceado con la economía, dirigiéndola cuando lo creía conveniente;
había suprimido impuestos mediante medidas demagógicas, había reducido las tasas de
interés... todo lo cual terminó por destruir el resolutor de problemas.
¡Jesús! —pensó Max con tristeza—. ¿Acaso sé algo sobre cuestiones de desempleo?
Quiero decir, ¿cómo sé qué fábricas debo volver a abrir y cuándo hacerlo?
Se volvió hacia el general Tompkins que, sentado junto a él, examinaba el informe
sobre las tácticas de defensa de las naves encargadas de proteger a la Tierra.
—Dígame ¿nuestras naves están bien distribuidas? —preguntó a Tompkins.
—Sí, señor presidente —contestó el general.
Max se sobresaltó, a pesar de que el general no se había dirigido a él en tono irónico
sino que había hablado con toda naturalidad, con respeto.
—Muy bien —dijo—; me alegro de eso y espero que la nube de cohetes esté bien
planeada, de manera que no deje pasar ninguna nave, como sucedió con Unicefalón. No
quiero que eso se repita.
—Desde las seis, hora local, está en vigencia el Defcon Uno —dijo el general
Tompkins— Estamos en pleno pie de guerra.
—¿Y qué sucede con esas naves estratégicas? —Max ya había aprendido la expresión
eufemística para referirse a la fuerza de ataque.
—Estamos capacitados para organizar un ataque en cualquier momento —dijo el
general Tompkins, dirigiendo una mirada a lo largo de la mesa en espera de los cabeceos
de asentimiento de sus colegas—. Somos capaces de aniquilar a los setenta invasores
que han penetrado en nuestro sistema.
—¿Tienen un poco de bicarbonato? —preguntó Max con un gruñido.
El estado de cosas lo estaba deprimiendo. ¡Qué manea de sudar y trabajar! —pensó—.
¡Cuánta agitación! ¿Por qué esos microbios no se van de nuestro sistema? Quiero decir,
¿es necesario que declaremos la guerra? No podemos saber qué hará el sistema de los
invasores como represalia; nunca se sabe cómo reaccionarán ciertas formas vivientes
antihumanas, no se puede confiar en ellas.
—Eso es lo que me preocupa —dijo en voz alta—; las represalias —y exhaló un
suspiro.
—Es evidente que resulta imposible negociar con ellos —dijo el general Tompkins.
—¡Adelante, entonces! —dijo Max—. Denles una buena tunda.
Miró cerca suyo, buscando el bicarbonato.
—Creo que es la mejor decisión que pueda haber tomado —afirmó el general
Tompkins.
Los consejeros sentados en torno a la mesa, movieron las cabezas en señal de
asentimiento.
—Una extraña noticia ha llegado a nuestro conocimiento —dijo uno de los consejeros a
Max, sosteniendo en la mano un despacho del teletipo.
—James Briskin acaba de presentar un recurso contra usted, ante un tribunal de
California. Afirma que usted no es el presidente legítimo porque no fue elegido para el
cargo.
—¿Se refiere a que no me votaron? —preguntó Max—. ¿Sólo por eso?
—Sí, señor. Briskin ha pedido a los tribunales federales que se expidan sobre el caso y
entretanto, se ha declarado candidato.
—¿Queeé?
—Briskin no sólo afirma que usted debe hacer la campaña para ser electo, sino que
debe correr contra él. Evidentemente piensa que con su popularidad...
—¡Caracoles! —exclamó Max—. Muy bien, entonces. Ya está decidido; ustedes, los
muchachos del ejército, sigan adelante pon sus planes y hagan pedazos a esas naves
foráneas. Mientras tanto —y en ese momento tomó la decisión—, ejerceremos ciertas
presiones económicas contra los patrocinantes de Jim-Jam. Nos ocuparemos de los de la
cerveza Reinlander, de los electrónicos Calbest..., de todos, para tratar de que no se
presente como candidato.
Todos los presentes asintieron. Hubo un crujido de papeles y los portafolios se
cerraron. La reunión había terminado, al menos por el momento.
Es injusto —se dijo Max—, él me lleva ventaja. ¡Cómo presentarme contra él si no
estamos en iguales condiciones! La televisión le ha dado fama, y a mi no. Eso no es justo,
no puedo admitirlo.
Si lo desea, Jim-Jam puede presentarse como candidato; de nada le valdrá. No podrá
derrotarme porque no vivirá el tiempo suficiente para conseguirlo.
Una semana antes de las elecciones, Telscan, la agencia interplanetaria de
investigaciones de la opinión pública dio a conocer los resultados de las últimas
encuestas. Al leerlos, Maximilian se sintió más deprimido que nunca.
—Fíjate en esto —dijo a su primo León Lait, el abogado a quien recientemente había
nombrado fiscal general.
Le arrojó el informe.
El apoyo obtenido por Max era insignificante en realidad. Si se efectuaba la elección de
inmediato, no había duda de que Briskin saldría ganador.
—¿Por qué será? —preguntó Lait.
Igual que Max, su primo era un hombre corpulento, barrigón y hacía años que
desempeñaba el trabajo de suplente. No estaba acostumbrado a ningún tipo de actividad
física, y su nuevo trabajo le resultaba bastante difícil, pero no renunciaba por lealtad hacia
Max.
—¿Será porque tiene varias estaciones de televisión? —preguntó mientras sorbía
cerveza directamente de la lata.
—No —repuso Max con sarcasmo—; ¡es porque el ombligo le brilla en la oscuridad!
Por supuesto que es por las estaciones de televisión, no seas imbécil. ¿No ves que todos
los días machacan sobre lo mismo? Le están creando una imagen. Es un payaso —
concluyó malhumorado—;con esa peluca roja servirá para dar noticias, pero no para
presidente.
Guardó silencio. Demasiado enfadado estaba para seguir hablando.
Cosas peores habrían de suceder.
Esa misma noche, a las nueve, como culminación de la campaña, Jim-Jam Briskin
empezó una maratón de setenta y dos horas por televisión. Estaba destinada a llevar
hasta el tope su popularidad, y asegurarle la victoria en las elecciones.
Max Fischer estaba sentado en la cama de su dormitorio especial en la Casa Blanca,
con la bandeja de la cena ante sí, mientras miraba melancólicamente la televisión.
¡Ese Briskin! —pensó furioso por millonésima vez.
—Mira —dijo a su primo, el fiscal general, sentado en un sillón—. Ahí está —y señaló la
pantalla del televisor.
León Lait continuó mordisqueando su hamburguesa con queso.
—¡Qué abominable! —exclamó.
—¿Sabes desde dónde transmite? —le preguntó Max—. Desde uno de los lugares más
lejanos del espacio, mucho más allá de Plutón. Está usando el transmisor del lugar más
remoto que pudo encontrar. Tus tipos del FBI no podrán alcanzarlo nunca...
—Ya verás —dijo León, tratando de tranquilizarlo—; les dije que tenían que alcanzarlo
por orden especial de mi primo, el presidente.
—Pero pasará un buen tiempo hasta que logren alcanzarlo —dijo Max—. ¿Sabes
León? Eres demasiado lento. Te diré un secreto. Tengo lista una de las naves de línea, la
Dwight D. Eisenhower. Pienso dejarle caer un buen huevo de paloma encima, con mucho
estruendo ¿sabes? En cuanto de la voz de mando, entrará en acción.
—De acuerdo Max.
—No me gusta verme obligado a hacerlo —dijo Max.
El programa de televisión se estaba poniendo animado. Se encendieron grandes
reflectores y avanzó en el escenario, con paso lento y ondulante, la bonita Peggy Jones,
envuelta en un vestido brillante que dejaba al descubierto uno de sus hombros, sobre el
que caía su pelo radiante.
Ahora van a hacer un strip-tease de primera calidad, por una chica bien bonita —pensó
Max, acomodándose para ver mejor.
Debía reconocer una cosa: la oposición, sin necesidad de llegar al desnudo, tenía de
su parte cierto atractivo sexual. Briskin y su personal se habían encargado de que así
fuera. En el otro extremo de la habitación, el primo de Max había dejado de mordisquear
su emparedado; al menos por un momento no se escuchó el ruido de sus carrillos. Pero
no por mucho tiempo; poco después siguió masticando.
La linda Peggy entonaba una canción pegadiza desde la pantalla:
 
«Vote por Jim-Jam, es el mejor
favorito de América, ayer y hoy.
Como Jim-Jam otro no hay,
es el candidato superior.»
 
Max gruñó exasperado.
—¡Dios mío! —exclamó.
A pesar de todo, cuando la muchacha entonaba el estribillo ondeando su cuerpo al
ritmo de la música, sonaba muy agradable.
—Creo que no tengo otro remedio que ordenarle a la Dwight D. Eisenhower seguir
adelante con la consigna —dijo Max.
—Si tu lo dices, Max —dijo León—, puedes estar tranquilo; dictaminaré que actuaste
dentro de la ley, no te preocupes y procede.
—Pásame el teléfono rojo —pidió Max—. Es la conexión que usa el comandante en
jefe para dar instrucciones ultrasecretas. No está mal ¿verdad? —dijo al recibir el teléfono
de manos del fiscal general—. Estoy llamando al general Tompkins; él dará la orden a la
nave. Lo siento mi estimado Briskin —agregó echando la última mirada a la pantalla—; tú
lo has querido. No debías haber procedido como lo hiciste, ponerte en contra de mí y todo
lo demás.
La chica del vestido plateado desapareció de la pantalla. Jim-Jam la reemplazó. Max
bajó el teléfono por un momento, para mirar mejor.
—¡Hola, queridos camaradas! —exclamó Briskin levantando los brazos para pedir
silencio (a los aplausos grabados). Bien sabía Max que en aquel lugar remoto no había
audiencia. Los aplausos fueron más fuertes al principio, luego un poco apagados.
Briskin sonrió fotogénicamente ante las cámaras, esperando que los aplausos
terminaran.
—Es falso —gruñó Max—; es un público falso. El y todo su equipo son muy listos. Ya
ha ganado popularidad entre la audiencia.
—Es cierto, Max —dijo el fiscal general—. Me dí cuenta de eso ya...
—¡Camaradas! —anunció Briskin sobriamente desde la pantalla—. Como ustedes
saben, en un principio el presidente Maximilian Fischer y yo nos llevábamos muy bien.
Mientras tenía la mano apoyada en el teléfono rojo Max pensó que lo que decía Jim-
Jam era cierto.
—Nuestras diferencias, que habrían de terminar en ruptura —continuó Briskin—,
tuvieron origen en la cuestión del empleo de la fuerza; el uso del poder sin limitaciones.
Para Max Fischer, el despacho presidencial es sólo una máquina, un instrumento que
puede utilizar para satisfacer sus deseos personales. Creo, honestamente, que en
algunos sentidos tiene buenas ideas, hace lo posible por llevar a la práctica las políticas
más positivas de Unicefalón. Ahora bien, con respecto a los medios que emplea..., eso es
otra cuestión.
—Escúchalo bien, Leo —dijo Max.
No importa lo que dice —pensó para sí—; haré de todos modos lo que me he
propuesto. Nadie se cruzará en mi camino. Cumpliré con mi deber; eso es todo. El cargo
tiene ciertas responsabilidades, y si tú fueras presidente como yo, harías lo mismo.
—El presidente, como todos los demás, debe acatar la ley —decía Jim Briskin—; a
pesar del poder que detenta, no puede, de ninguna manera, ponerse por encima de la ley.
Permaneció en silencio unos instantes, luego continuó:
—Sé muy bien que en este mismo momento el FBI, siguiendo órdenes directas de
León Lait, designado por Max Fischer, tratará de cerrar las estaciones de esta cadena
para amordazarme. Una vez más, Max Fischer está abusando del poder mientras emplea
la repartición policial para sus propios fines, convirtiéndola en una extensión...
Max levantó el teléfono rojo. Enseguida escuchó una voz que decía:
—Sí, señor presidente. Habla el general Tompkins, J. de C.
—Y eso...qué es? —dijo Max.
—Jefe de Comunicaciones, Ejército 600—1000 señor, a bordo de la Dwight D.
Eisenhower, en transmisión por relé a través de la estación Plutón.
—¡Ah, sí! —dijo Max, moviendo la cabeza—. ¡Eh, muchachos, escuchen! Estén alerta
¿entienden? Permanezcan atentos hasta cuando reciban mis próximas instrucciones.
Puso la mano sobre el receptor y miró a su primo, que había terminado el emparedado
y estaba bebiendo un batido de fresas.
—León —dijo—. ¿Qué hago? Quiero decir, eso que Briskin está diciendo es verdad.
—Dale la orden a Tompkins —repuso León y eructó; después se golpeó el pecho con
el puño—. Perdón —dijo.—. Jim Briskin continuaba hablando desde la pantalla.
—Mientras hablo con ustedes, mi vida corre peligro; el hombre que es nuestro
presidente no vacilaría en emplear el crimen para lograr sus objetivos. Estamos
soportando una verdadera tiranía política, que por primera vez aparece en nuestra
sociedad, en un intento de reemplazar la vigencia de la razón. Es una tendencia
completamente ajena a Unicefalón 40-D, nuestro resolutor automático de problemas,
diseñado, construido y puesto en operaciones por nuestros mejores cerebros, que
siempre se han empeñado en la conservación de los valores de nuestras mejores
tradiciones. La sumisión de un estado que fuera ideal a la tiranía de un solo hombre es,
desgraciadamente, una triste experiencia.
—Ahora ya no puedo dar la orden —dijo Max con calma.
—¿Por qué no? —preguntó León—. Escucha Max, ¿por qué no puedes seguir
adelante?
—No sé cómo explicarlo pero..., ¡qué diablos! Eso demostraría que tiene razón.
De todas maneras sé que tiene razón —pensó Max—. Pero ¿acaso ellos lo saben? ¿El
pueblo está enterado? No puedo correr el riesgo de que me descubran —admitió—. Es
preciso que respeten a su presidente, lo honren y admiren. No me extraña que en las
encuestas de popularidad saque una puntuación tan elevada. Con razón Jim Briskin se
decidió a luchar contra mí cuando se enteró que yo estaba en el puesto. De alguna
manera se dan cuenta de quién soy; lo sienten y también saben que Jim-Jam les está
diciendo la verdad. No tengo pasta para presidente; no estoy capacitado para el cargo.
—Escucha León —dijo a su primo—; a pesar de todo haré lo que tenía pensado con
ese tipo Briskin, después renunciaré. Será mi último acto oficial.
Volviendo a tomar el teléfono, continuó.
—Daré orden de aniquilar a Briskin; otro después podrá ser presidente. Habrá que
dejar que el pueblo decida. Podrá ser Pat Noble o tú; no me interesa —sacudió la
horquilla del teléfono—. ¡Eh, Jefe de Comunicaciones! —gritó—. Vamos, conteste —y
volviéndose hacia su primo le dijo—: Oye, dame un vaso de batido, recuerda que la mitad
es para mí.
—Por supuesto, Max —contestó el fiel León.
—¿Nadie contesta? —preguntó Max en el teléfono.
Esperó, pero no consiguió que le contestaran.
—Algo debe andar mal —explicó a León—; no me sorprendería que hayan hecho volar
todo el equipo de comunicaciones. Deben ser esas naves invasoras.
Miró la pantalla de televisión. Estaba en blanco.
—¿Qué sucede? —preguntó Max. —¿Qué me están haciendo? Quisiera saber quién
se esconde detrás de todo esto. No entiendo —concluyó, mirando asustado, en torno.
Como si estuviera ajeno a todo, León continuaba imperturbable bebiendo su batido. Se
limitó a encogerse de hombros; él tampoco tenía ninguna explicación. Sin embargo, su
cara rubicunda había empalidecido.
—Es demasiado tarde —admitió Max—; de todos modos ya es demasiado tarde —
colgando el teléfono lentamente agregó—: León, tengo enemigos mucho más poderosos
que yo, y ni siquiera tengo idea de quiénes son.
Quedó sentado, en silencio, frente a la televisión a oscuras, esperando.
De pronto se escuchó la voz del anunciante.
—Este es un boletín de noticias semi-autónomo. Atención, por favor.
Otra vez silencio.
 
Briskin miró a Ed Finneberg, a Peggy después, y esperó.
—Camaradas, ciudadanos de Estados Unidos —dijo la voz inexpresiva y monótona del
anunciante de televisión—. El interregno ha terminado. La situación vuelve a la
normalidad, felizmente.
Mientras él hablaba, aparecieron algunas palabras en la pantalla monitora, grabadas en
una cinta que pasaba lentamente ante las cámaras. En Washington DC, Unicefalón 40-D
se había auto-reparado en la forma acostumbrada dentro del co-eje. Ocupó de inmediato
el espacio en el aire, anulando el programa que se transmitía en esos momentos; por
tradición tenía derecho a hacerlo. La voz era producida por el órgano verbalizador
sintético de la estructura automática. Esto es lo que informaba Unicefalón 40-D:
—Artículo primero: Queda anulada la campaña para la elección.
—Artículo segundo: El presidente interino Max Fischer, cesa en su cargo.
—Artículo tercero: Estamos en guerra con las fuerzas foráneas que han invadido
nuestro sistema.
—Artículo cuarto: James Briskin, cuya voz han estado escuchando...
Ahora viene —pensó Briskin. A través de los audífonos le llegó la voz chata e
impersonal que continuaba diciendo:
—...a través de estas instalaciones, tiene orden de cesar en sus actividades y desistir
de sus pretensiones. Se extenderá de inmediato un recurso solicitándole que muestre
justa causa para continuar en libertad y proseguir con cualquier actividad de índole
apolítica. En el interés público, le ordenamos que dé por terminadas sus actividades
políticas.
—Ya está. Todo ha terminado —dijo Briskin sonriendo vacuamente a Peggy y Ed
Finneberg—. Debo anularme políticamente.
—Puedes presentarte ante los tribunales —dijo Peggy decidida—; apela a la Corte
Suprema, ya hay antecedentes de decisiones de Unicefalón 40-D que han sido anuladas.
Le colocó la mano en el hombro tratando de consolarlo, pero él se hizo a un lado.
—¿No te atreves a desafiarlo? —insistió ella.
—Por lo menos me han cesado —dijo Briskin, cansado—. Estoy contento de que la
máquina haya vuelto a funcionar. Es una vuelta a la normalidad. Creo que es preferible
para todos —concluyó, tratando de inspirar confianza a Peggy.
—¿Qué piensas hacer, Jim-Jam? —preguntó Ed—. ¿Volverás a tu antiguo empleo con
la cerveza Reinlander y electrónicos Calbest?
—No —murmuró Briskin—. Eso, por supuesto, queda descartado.
En realidad, no podía silenciar sus ideas políticas; de ninguna manera pensó en hacer
lo que dijera el resolutor de problemas. Le era imposible desde un punto de vista
biológico; tarde o temprano, para bien o para mal, empezaría a hablar nuevamente.
Además —pensó—, estoy seguro de que Max tampoco puede hacer lo que le han dicho.
Ninguno de los dos somos capaces de cumplirlo. Tal vez, después de todo —siguió
pensando— inicie alguna acción contra el recurso. Puedo presentar una contrademanda...
Me presentaré ante el tribunal y le haré un juicio a Unicefalón 40-D: querellante Jim-Jam;
acusado, Unicefalón 40-D —sonrió para sí. Necesitaré un buen abogado; alguien mucho
más capaz que el letrado principal de Max Fischer, su primo León Lait.
Sacó la chaqueta del armario que había en el pequeño estudio desde el cual hicieran la
transmisión, y se la puso lentamente. Desde ese remoto lugar, había un largo viaje hasta
la Tierra; estaba ansioso por ponerse en camino.
Peggy lo siguió.
—¿No piensas salir al aire para nada? ¿Ni siquiera vas a terminar el programa? —le
preguntó ella.
—No —repuso Briskin.
—Piensa que Unicefalón pronto volverá a interrumpir la transmisión; después ¿qué nos
restará? La nada; aire muerto. Eso no está bien. Jim, no sé cómo puedes abandonar todo
así. No te creía capaz de algo semejante; no está de acuerdo con tu temperamento.
Antes de llegar a la puerta del estudio, se detuvo.
—Tú has oído lo que dijo, las instrucciones que impartió —trató Briskin de convencerla.
—Pero nadie deja el aire así, muerto —dijo Peggy—. Es el vacío, Jim; eso va contra la
misma naturaleza. Si tú no lo llenas, alguien lo hará por ti: Mira, en este momento
Unicefalón acaba su transmisión.
La cinta con palabras impresas había dejado de pasar y la pantalla, una vez más,
estaba a oscuras, silenciosa, sin luz ni movimiento.
—No puedes desconocer la responsabilidad que tienes —dijo Peggy.
—¿Estamos transmitiendo nuevamente? —Jim le preguntó a Ed.
—Está fuera del circuito, al menos por el momento —dijo Ed mirando el escenario
vacío que las cámaras de televisión y las luces parecían señalarle.
No habló. No era necesario. Con la chaqueta puesta se dirigió hacia el lugar enfocado
por las cámaras. Sin sacar las manos de los bolsillos dio unos pasos hacia atrás para
estar al alcance de las cámaras, y sonriente dijo:
—Queridos camaradas, creo que la interrupción ha terminado por ahora, de modo que
podemos continuar.
El volumen de los aplausos grabados pareció aumentar, regulados por Ed Finneberg;
Jim Briskin levantó las manos pidiendo silencio al público imaginario del estudio.
—¿Alguien conoce a un buen abogado? —preguntó cáusticamente Jim-Jam—. Si es
así, telefonéenme de inmediato, antes de que llegue el FBI.
 
Cuando terminó el mensaje de Unicefalón, Maximilian Fischer, que se hallaba en el
dormitorio de la Casa Blanca, se volvió hacia su primo León y le dijo:
—Bueno, he perdido el puesto.
—Así parece, Max —dijo León.
—Y tú, también —le recordó Max—. Van a ser implacables, de eso puedes estar
seguro. Cesado —repitió para sí, haciendo rechinar los dientes—. Parece un insulto. ¿No
podía haber dicho retirado?
—Es una manera de expresarse —dijo León—. No te preocupes Max, a ver si te hace
mal al corazón. Además, todavía te queda el trabajo de suplente y ese es el segundo
puesto máximo del país. Presidente interino de Estados Unidos, no lo olvides. Piensa que
has tenido suerte en librarte de tanto esfuerzo y preocupaciones.
—Quisiera saber si me permitirán terminar la cena —dijo Max, picando un poco la
comida que tenía en la bandeja.
No sabía porqué, pero ahora que estaba retirado, sentía un apetito feroz. Eligió un
emparedado de pollo y le dio un buen mordisco.
—Estoy en mi derecho —dijo—; después de todo tienen la obligación de alojarme aquí
y darme de comer todos los días ¿no es cierto?
—¡Claro que sí! —afirmó León mientras hacía esfuerzos por pensar en algún
argumento de tipo legal—. Eso figura en el contrato que el sindicato firmó con el
Congreso. ¿Recuerdas esos tiempos Max? Por algo fuimos a la huelga.
—¡Qué época aquélla! —dijo Max, poniendo los ojos en blanco.
Terminó el emparedado de pollo y bebió unos cuantos sorbos de un espeso ponche de
huevos. ¡Qué sensación de bienestar le proporcionaba no tener que tomar grandes
decisiones! Dejó escapar un suspiro de alivio profundo y prolongado, y se reclinó
satisfecho en la pila de almohadones que lo sostenía.
Sus pensamientos no tardaron en tomar otra dirección. Sin embargo, me gustaba
bastante tomar decisiones —hizo un esfuerzo por agudizar su entendimiento—. Quiero
decir, era muy distinto a ser un simple suplente o a cobrar el seguro de desempleo. Me
daba cierta... satisfacción. Eso es; como si estuviera logrando algo.
Ya empezaba a extrañar esa sensación; de pronto se sintió vacío, como si la vida
careciera de propósito.
—León —dijo, por fin—, pensar que pude haber sido presidente por un mes más. Me
gustaba ese cargo. ¿Entiendes lo que quiero decir?
—Sí, creo que te entiendo —murmuró León.
—No, te equivocas.
—Hago lo posible por comprenderte —afirmó su primote— lo juro.
—No debí dejar que esos ingenieros repararan a Unicefalón —dijo Max—; hubiera sido
mejor postergar el proyecto, por lo menos unos seis meses más.
—Ahora es demasiado tarde —refirmó León.
—¿Lo crees? —preguntó Max—. Después de todo, siempre puede sucederle algo a
Unicefalón 40-D... Un accidente.
Mientras comía una porción de tarta de manzanas con queso, siguió dándole vueltas a
la idea. Conocía a alguien que hacia esa clase de trabajo. Podía ponerse en contacto con
él.
Un accidente importante, casi fatal —pensó Max—. En medio de la noche, cuando
todos estén durmiendo y yo sea el único despierto en la Casa Blanca. Después de todo,
para ser franco, los invasores nos enseñaron cómo hacerlo.
—Mira, Jim Briskin está otra vez en la pantalla —dijo León, señalando el aparato de
televisión.
Era verdad. La peluca roja volvía a estar en pantalla. Briskin estaba diciendo algo
gracioso y al mismo tiempo profundo, algo como para hacer pensar a uno.
—Escucha —dijo León—, se está burlando del FBI ¿Te parece posible que sea capaz
de algo así? No le teme a nadie.
—No me molestes —replicó Max—, estoy pensando.
Extendió el brazo con cuidado y bajó el volumen del televisor. No podía permitir que
nada interfiriera con lo que estaba pensando en ese momento.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed