Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 22 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - ALGO PARA NOSOTROS, TEMPONAUTAS

ALGO PARA NOSOTROS, TEMPONAUTAS
Philip K. Dick
 
Addison Doug avanzaba, con aire exhausto, por el largo sendero de lajas redondas
hechas de madera sintética, paso a paso, la cabeza baja y como si le agobiase un
enorme dolor físico. La joven le veía llegar, sufriendo ella también al darse cuenta de su
dolor y su cansancio, pero al mismo tiempo se alegraba de que al menos estuviese allí.
Paso a paso el hombre avanzó hacia ella sin levantar la cabeza, automáticamente...
como si hubiese recorrido aquel camino muchas veces, pensó ella de pronto. Conoce
el camino demasiado bien. ¿Por qué?
—¡Addi! —gritó y echó a correr hacia el hombre con deseos de ayudarle—. Dijeron
por la televisión que estabas muerto. ¡Que todos habíais muerto!
El hombre se detuvo y con una mano esbozó el gesto de echarse hacia atrás el
pelo, que ya no era largo. Se lo habían cortado antes del lanzamiento. Pero sin duda lo
había olvidado.
—¿Crees algo de lo que ves en la televisión? —dijo, y siguió avanzando, con
pausas y vacilante, pero sonriendo ahora. Alargó la mano hacia ella.
«Dios, qué bueno es poder tocarle y sentir sus manos en mí —pensó la joven—.
Aún tiene más fuerzas de las que yo creía.»
—Estaba a punto de buscar a alguien —jadeó—. Alguien que te reemplazase.
—Te rompo la cabeza si lo haces —contestó él—. De todas formas no es posible,
nadie puede reemplazarme.
—Pero ¿qué pasó con la implosión, al volver? Dicen que...
—Lo he olvidado —contestó él con el tono que solía usar cuando quería decir: no
voy a hablar de ello. Este tono la había irritado siempre antes, pero no ahora. Esta vez
se dio cuenta de lo horrible que debía de ser el recuerdo—. Voy a quedarme en tu casa
un par de días —continuó él diciendo, mientras avanzaban juntos por el sendero hacia
la puerta abierta de la casa, en forma de A—. Quiero decir, si estás de acuerdo. Benz y
Crayne se reunirán conmigo más tarde. Quizá esta misma noche. Tenemos mucho que
hablar y que calcular.
—Entonces, sobrevivisteis los tres —dijo ella mirando su rostro demacrado—. Nada
de lo que dijeron en la televisión... —Comprendió al fin, O creyó comprender—. Era una
historia inventada. Por razones políticas o para engañar a los rusos, me imagino. Para
que la Unión Soviética crea que el lanzamiento fue un fracaso, debido a vuestra
entrada, al volver...
—No —dijo él—. Un crononauta ruso se reunirá con nosotros, probablemente. Para
ayudarnos a calcular lo que ha sucedido. El general Toad dice que hay ya uno en
camino hacia aquí. Ya le han concedido el pase. A causa de la gravedad de la
situación.
—¡Dios mío! —exclamó la muchacha, sorprendida—. Entonces, ¿para quién
inventaron esa historia?
—Vamos a beber algo primero —dijo Addison—, y luego intentaré explicarte lo que
yo sé.
—Lo único que tengo de momento es un poco de brandy californiano.
Addison dijo:
—No importa lo que sea. Bebería cualquier cosa, tal y como me siento.
Se derrumbó sobre el sofá, echó hacia atrás la cabeza y dejó escapar un suspiro
agobiado, mientras la joven se apresuraba a preparar bebida para los dos.
 
 1
La radio del coche estaba diciendo: «...Apenados ante el trágico giro que han
tomado los acontecimientos, a partir de un imprevisto...»
—Palabrería oficial —dijo Crayne cerrando el aparato. Iba en el coche con Benz y
les resultaba difícil encontrar la casa. Sólo habían estado allí una vez. Crayne pensó
que era una manera bastante informal de reunirse en conferencia para un asunto de tal
importancia, esto de darse cita en casa de la chica de Addison, allí en las afueras de
Ojai. Tenía la ventaja, sin embargo, de que no les molestarían los curiosos. Y no
disponían de mucho tiempo. Aunque esto era difícil de saber. Nadie podía asegurarlo.
A ambos lados de la carretera se velan colinas que en un tiempo estuvieron
cubiertas de bosques. Ahora los caminos de entrada a las casas y las irregulares
carreteras de plástico fundido estropeaban el paisaje por todas partes, pensó Crayne.
—Apuesto a que esto fue muy hermoso en el pasado —le dijo a Benz, que iba
conduciendo.
—La Floresta Nacional de los Padres no queda lejos de aquí —contestó Benz—.
Me perdí en ella una vez cuando tenía ocho años. Pasé horas y horas en el bosque,
pensando que iba a morderme una serpiente de cascabel. Cada rama que veía me
parecía una serpiente.
—Bueno, pues ya te ha mordido ahora —dijo Crayne.
—A todos nosotros —añadió Benz.
—Sabes —dijo Crayne—, es una experiencia terrible esto de estar muerto.
—Habla por ti.
—Pero técnicamente...
—Si haces caso de lo que dice la radio y la televisión —dijo Benz volviendo hacia él
su cara de gnomo, muy seria—, no estamos más muertos que la demás gente que vive
en este planeta. La única diferencia es que la fecha de nuestra muerte está inscrita en
el pasado, mientras que la de los otros corresponde a un momento incierto del futuro.
Algunos de ellos la tienen bien fijada, sin embargo; por ejemplo, los que están en un
hospital de cancerosos. Para ellos es tan seguro como lo es para nosotros. Más aún.
Fíjate en esto: ¿cuánto tiempo podemos quedarnos aquí antes de tener que regresar?
Disponemos de un margen que los cancerosos graves no tienen.
Crayne respondió con acento cáustico:
—Pronto vas a decirme que hemos de alegrarnos por no sentir dolores.
—Addi los tiene. Le vi partir dando bandazos esta mañana. Los tiene
psicosomáticarnente y se han convertido en una dolencia física. Como si Dios le
estuviese metiendo la rodilla en el cuello. Lleva demasiado peso sobre sí y no es justo.
Pero no se queja en voz alta. Sólo de vez en cuando enseña sus llagas —sonrió al
decir esto.
—Addi tiene más razones para vivir que nosotros.
—Todo hombre tiene más razones para vivir que ningún otro hombre. Yo no tengo
una chica con la que acostarme, pero me gustaría ver las puestas de sol sobre
Riverside Freeway unas cuantas veces más. No son las cosas que tienes para vivir lo
que cuenta, sino las ganas que tienes de verlas, las ganas que tienes de estar ahí...
Eso es lo más triste de nuestro caso.
Continuaron rodando en silencio.
 
Los tres temponautas estaban sentados, fumando, en el saloncito de la casa de la
joven. Se lo tomaban con calma. Addison Doug estaba pensando que la chica tenía
una expresión más provocativa y deseable que nunca, con su suéter blanco muy
ajustado y su microfalda. Ojalá que no estuviese tan provocativa. El no tenía fuerzas
para eso ahora, tal y como se sentía por dentro. Demasiado cansancio.
 2
—¿Sabe ella de lo que se trata? —preguntó Benz señalando a la chica—. Quiero
decir, ¿podemos hablar abiertamente? ¿No le sorprenderá demasiado?
—Aún no le he dado ninguna explicación —dijo Addison.
—Pues será mejor que lo hagas —comentó Crayne.
—¿Qué es lo que ocurre? —dijo ella, con un sobresalto, poniéndose una mano
entre los dos montículos de sus pechos, como si quisiera tocar algún símbolo religioso
que no estaba allí. Addison se quedó pensativo un momento.
—Fuimos aspirados al hacer la entrada —dijo Benz, que era realmente el más cruel
del grupo. O por lo menos el más brusco—. Verá usted, señorita...
—Hawkins —dijo ella en un susurro.
—Encantado de conocerla, señorita Hawkins —dijo Benz observándola de arriba
abajo con su habitual frialdad—. ¿Tiene usted además un nombre?
—Merry Lou.
—Muy bien, Merry Lou —dijo Benz. Los otros dos hombres observaban la escena
en silencio—. Parece uno de esos nombres que las camareras llevan cosidos en la
blusa. «Me llamo Merry Lou y voy a servirle la cena, y el desayuno, y el almuerzo
durante los próximos días, o durante los días que sean hasta que abandonen la partida
y vuelvan a su propio tiempo. Serán cincuenta y tres dólares y ocho centavos, por
favor; propina no incluida. Y espero que no vuelvan nunca, ¿me oye?» —Había
empezado a temblarle la voz. Y el cigarrillo también—. Lo siento, señorita Hawkins —
dijo, y añadió luego—: Estamos todos desquiciados con este lío de la entrada. La
implosión, ya sabe. Tan pronto como llegamos nos enteramos de la cosa. En realidad,
lo hemos sabido antes que nadie.
—Pero no podíamos hacer nada —dijo Crayne.
—Nadie puede hacer nada —le dijo Addison, y le pasó el brazo por la cintura.
Parecía una escena vivida previamente, y de pronto comprendió. Estamos en un
círculo cerrado, y seguimos dando vueltas y vueltas por él, tratando de resolver el
problema de entrada, imaginando siempre que es la primera vez, la única vez.., y sin
resolverlo nunca. ¿Qué número hace esta tentativa? Quizá sea la millonésima. Quizá
nos hemos sentado aquí un millón de veces, analizando los mismos hechos una vez y
otra y sin llegar a ningún sitio. Se sentía cansado hasta la médula, al pensar esto. Y
experimentó al mismo tiempo una especie de odio filosófico que envolvía a los otros
dos hombres, porque ellos no tenían este enigma que resolver. Todos vamos al mismo
sitio, como dice la Biblia. Pero.., lo que pasa es que nosotros tres hemos estado allí ya.
Estamos allí, en este mismo momento. De manera que es tonto pedimos que
permanezcamos en la superficie de la Tierra y discutamos y nos preocupemos tratando
de averiguar lo que ha funcionado mal. Eso son nuestros herederos quienes tendrían
que hacerlo. Nosotros ya hemos hecho bastante.
No lo dijo en voz alta, sin embargo. Por los otros.
—Quizá tropezasteis con algo —sugirió la joven.  
Mirando hacia los otros dos, Benz dijo, con sarcasmo:
—Si, quizá «tropezamos» con algo.
—Los comentaristas de la televisión continúan diciendo eso—insistió Merry Lou—.
Que el peligro de la entrada estaba en encontrarse fuera de fase espacial y, por lo
tanto, chocar con algún objeto tangente a nivel molecular. Cualquier objeto... —hizo un
gesto al llegar aquí—. Ya sabéis, «dos objetos no pueden ocupar el mismo lugar al
mismo tiempo». De modo que todo saltó, por esta razón.
Hizo una pausa y miró en torno, con aire interrogador.
—Ese, desde luego, es el mayor agente de riesgo —asintió Crayne—. Por lo
menos en teoría, según calculó el doctor Fein, de planteamiento, cuando llegaron a la
 3
cuestión de imprevistos. Pero disponíamos de muchos sistemas de seguridad, con tal
de que funcionasen automáticamente. La entrada no podía tener lugar a menos que
estos aparatos nos hubiesen estabilizado espacialmente, para que no nos
amontonásemos sobre algo. Naturalmente todos ellos pueden haber fallado en
secuencia. Uno detrás de otro. Estuve haciendo todas las comprobaciones en el
momento del lanzamiento y todas ellas coincidían en que estábamos en la fase
conveniente, en aquel momento. No oí tampoco ninguna señal de aviso.
 De prontodijo Benz:
—¿Os dais cuenta de que nuestros más próximos parientes son ahora ricos? Les
corresponden todas las primas de nuestros seguros de vida federales y comerciales.
Nuestros «parientes más próximos»... ¡Dios del cielo! Pero si somos nosotros mismos.
Podemos pedir el pago de muchos miles de dólares, en mano. Entrar en la oficina de
seguros y decir simplemente: estamos muertos. Venga la pasta.
Addison Doug estaba pensando en los funerales públicos. Lo tenían ya todo
preparado, para después de las autopsias. Aquella larga hilera de «Cadillacs» negros,
desfilando por Pennsylvania Avenue, seguida de todos los dignatarios del Gobierno y
de todos los condenados científicos. Y nosotros estaremos allí. No de una manera, sino
de dos: dentro de los féretros de roble, con incrustaciones de metal y las banderas por
encima, y al mismo tiempo de pie, en coches abiertos, saludando a la muchedumbre
del cortejo fúnebre.
—Las ceremonias —dijo en voz alta.
Los otros se quedaron mirándole, sin acabar de comprender. Y luego, uno tras el
otro, comprendieron. Pudo verlo en sus rostros.
—No —dijo Benz, con voz ronca—. Eso no es posible.
Crayne sacudió la cabeza con énfasis:
—Nos darán la orden de estar allí, y allí estaremos. Cuestión de disciplina.
—¿Tendremos que sonreír también? —exclamó Addison—. ¿Sonreír como
cabrones?
 
—No —dijo el general Toad lentamente, su cabeza de pavo oscilando sobre su
cuello de escoba. Tenía la piel ajada y llena de manchas, como si el gran peso de las
condecoraciones que colgaban de su pecho y del cuello rígido de su guerrera hubiesen
iniciado un proceso de ruina en su organismo—. No tienen ustedes que sonreír, sino,
por el contrario, adoptar una actitud condolida, como corresponde a las circunstancias.
A tono con el duelo nacional que preside la ocasión.
—Eso va a resultar un tanto difícil —dijo Crayne. El crononauta ruso no dijo nada.
Su cara angulosa de pájaro, que aún parecía comprimida bajo los auriculares de
traducción simultánea adosados a sus orejas, parecía abstraída y preocupada.
—La nación entera notará su presencia entre nosotros, una vez más, durante este
breve intervalo. Las cámaras de todas las cadenas de televisión del país apuntarán
hacia ustedes sin previo aviso y los comentaristas han sido ya instruidos para que le
digan al público lo siguiente. —Sacó una hoja de papel mecanografiado del bolsillo, se
caló las gafas, se aclaró la garganta y soltó su perorata—: «Estamos enfocando ahora
tres figuras que vienen juntas en un coche. No podemos reconocerlas aún del todo.
¿Pueden ustedes?» —el general Toad bajó la hoja escrita—. Al llegar a este punto
interrogarán también a sus colegas. Y por fin exclamarán: «Pero Roger»... o Walter, o
Ned, según las circunstancias del caso...
—O Bill interrumpió Crayne—, en el caso de que se trate de la cadena Bufonidae,
que opera desde el pantano.
El general Toad ignoró la frase y siguió diciendo:
 4
—En líneas generales exclamarán: «Pero, Roger, me parece que estamos viendo a
los tres temponautas en persona. ¿Significa esto que el problema ha sido... » Y el
colega comentador responderá con voz ligeramente más sombría: «Lo que estamos
viendo en esta ocasión, creo que es, David (o Henry, o Peter, o Ralph, según los
casos), la primera comprobación práctica de lo que los técnicos llaman la Actividad del
Tiempo de Salida, es decir, la ATS. Contrariamente a lo que pudiera parecernos a
primera vista, estos no son —repito no son— nuestros tres valientes temponautas
propiamente dichos, sino más bien su imagen, recogida por nuestras cámaras,
suspendida temporalmente en su viaje hacia el futuro, cuyo destino, en principio, era el
siglo próximo... Pero según parece hubo una constricción en su lanzamiento y aquí
están ahora, entre nosotros, en lo que conocemos como el presente.»
Addison Doug cerró los ojos y se quedó pensando; seguro que Crayne va a
preguntarle ahora si las cámaras no podrían enfocarle comiendo algodón de azúcar y
con un globo en la mano. Creo que todos nos hemos vuelto locos con este enredo.
Luego se preguntó: ¿cuántas veces habremos pasado ya por esta estúpida rutina?
«No puedo demostrarlo; sin embargo —pensó con fatiga—, sé que es cierto.
Hemos estado sentados aquí muchas veces ya, oyendo estas mismas palabras sin
sentido.» Se estremeció al pensarlo. Cada palabra que oía...
—¿Qué pasa ahora? —le preguntó Benz, inquisitivo.
El crononauta soviético tomó la palabra por primera vez desde su llegada y
preguntó a bocajarro:
—¿Cuál es el máximo intervalo posible de ATS para su equipo de tres hombres? Y
¿qué porcentaje de este tiempo se ha consumido ya?
Crayne dijo, al cabo de una pausa:
—Ya nos instruyeron al respecto antes de que viniésemos aquí, hoy. Hemos
consumido aproximadamente la mitad del tiempo de intervalo ATS.
—Sin embargo —interrumpió el general Toad—, hemos previsto que el Día de
Duelo Nacional caiga dentro del plazo que aún queda. Esto nos obliga a acelerar la
autopsia y demás investigaciones forenses, pero en vista del sentimiento público
creímos nuestro deber...
«La autopsia», pensó Addison Doug, y de nuevo sintió un estremecimiento. Esta
vez no pudo contenerse y dijo:
—¿Por qué no dejamos toda esta tontería para otro momento y nos acercamos a
Patología, para ver unos cuantos cortes de tejido coloreado en el microscopio? Tal vez
hasta seamos capaces de dar unas cuantas ideas que ayuden a la ciencia médica a
encontrar algunas de las respuestas que están buscando. Respuestas, explicaciones,
eso es lo que se necesita. Explicaciones para problemas que no existen aún. Ya
desarrollaremos los problemas más tarde. —Hizo una pausa y añadió—: ¿Quién está
de acuerdo?
—No quiero ver mi páncreas en la pantalla de proyección —dijo Benz—. Iré al
desfile, pero no estoy dispuesto a tomar parte en mi propia autopsia.
—Podrías distribuir cortes microscópicos coloreados de tus propios tejidos entre las
personas que asistan al desfile —dijo Crayne—. Cada uno de nosotros podría llevar
una bolsita llena de ellos, como si fuesen confetti. ¿Qué le parece, general? Creo que,
al fin y al cabo, sonreiremos.
—He estado revisando el archivo sobre todo lo que se refiere a la sonrisa —replicó
el general Toad, pasando algunas de las páginas que había apiladas frente a él—. Y el
resultado de esta revisión demuestra que la sonrisa está fuera de lugar, ya que no
concuerda con el sentimiento público. De manera que esta cuestión queda cerrada. Por
 5
lo que se refiere a presenciar la autopsia que en estos momentos se está llevando a
cabo...
—Nos la vamos a perder si nos quedamos aquí sentados —le dijo Crayne a
Addison—. Siempre me pierdo lo mejor.
Sin hacerle caso, Addison se dirigió al crononauta soviético:
—Oficial N. Gauki —dijo en el micrófono que colgaba de su pecho—, ¿cuál cree
usted que es el mayor terror con el que tiene que enfrentarse un viajero del espacio?
¿Que ocurra una implosión debida a la yuxtaposición al entrar, como ha sucedido con
nuestro lanzamiento? ¿O hay otras obsesiones traumatizantes que usted y su
compañero experimentaron durante su breve pero altamente prometedor viaje
temporal?
N. Gauki respondió, después de una pausa:
—R. Plenya y yo intercambiamos opiniones sobre el particular en varias ocasiones.
Creo que puedo hablar por los dos si digo, respondiendo a su pregunta, que nuestro
miedo más constante era el de que pudiésemos entrar en un círculo cerrado de tiempo
del que nos sería imposible escapar.
—¿Se repetiría para siempre? —preguntó Addison Doug.
—Sí, señor A. Doug —respondió el crononauta, con un sombrío asentimiento de
cabeza.
Un miedo que no había experimentado hasta entonces se apoderó de Addison.
Volviéndose hacia Benz murmuro:
—¡Mierda!
Y quedaron mirándose el uno al otro.
—No creo que sea esto lo que haya sucedido —dijo Benz en voz baja al cabo de
unos instantes, poniendo una mano sobre el hombro de Doug, que es el abrazo de la
amistad—. Simplemente implotamos al entrar, eso es todo. Tranquilízate.
—¿Podríamos levantar la sesión pronto? —preguntó Addison, con voz ahogada,
incorporándose en su silla. El cuarto entero, y la gente que había en él le ahogaban.
«Claustrofobia —pensó—. Como cuando estando en el colegio proyectaron un test
sorpresa en las máquinas de enseñanza y vi que no podía pasarlo». Por favor —dijo
sencillamente, levantándose. Todos se quedaron mirándole con expresiones diferentes.
La cara del ruso era la más comprensiva y las líneas de su rostro mostraban su
preocupación. Addison hubiera deseado...—. Quiero irme a casa —les dijo, y se sintió
como un imbécil.
 
Era ya muy tarde, por la noche, en un bar del Hollywood Boulevard, y estaba
borracho. Afortunadamente, Merry Lou estaba con él y lo estaba pasando
estupendamente. Por lo menos eso decía la gente. Se agarró a Merry Lou.
—El verdadero significado de la vida —dijo—, su mas alta expresión, está en la
pareja hombre-mujer. En su unidad absoluta. ¿Tengo razón?
—Sí, ya lo sé —dijo Merry Lou—. Lo estudiamos en clase.
Esa noche, a petición suya, Merry Lou era una rubia menuda, vestida con
pantalones acampanados, tacones altos y una blusa recogida por encima del ombligo.
Un rato antes llevaba una piedra de lapislázuli en el hoyito, pero se le había perdido
durante la cena en Ting Ho. El dueño del restaurante les había prometido continuar
buscando por todas partes, pero Merry Lou se había quedado muy triste desde
entonces. Era simbólico, dijo. Pero no dijo de qué. O por lo menos él no podía
recordarlo. Quizá era esto lo que ocurría. Ella le había dicho lo que significaba y él lo
había olvidado.
 6
Un negro elegante, vestido con chaqueta a rayas y una corbata muy llamativa,
sentado en una mesa cercana, no dejaba de mirar a Addison desde hacía un buen rato.
Era obvio que tenía ganas de ir a su mesa y no se atrevía. Entretanto no cesaba de
mirar.
—¿No has tenido nunca la sensación de saber exactamente lo que va a ocurrir un
momento después? —le preguntó Addison a Merry Lou—. ¿Lo que alguien va a decir,
palabra por palabra? ¿Hasta en los menores detalles? Como si ya hubieses vivido la
escena.
—A todos nos ocurre alguna vez —dijo Merry Lou, sorbiendo su «Bloody Mary».
El negro se levantó y fue hacia ellos. Se detuvo junto a Addison.
—Perdone si le molesto, señor —dijo.
Addison se volvió hacia Merry Lou:
—Ahora va a decir: «¿No le conozco de alguna parte? ¿No le he visto en la
televisión?»
—¡Eso es precisamente lo que quería decirle! —exclamó el negro.
Addison dijo:
—Sin duda ha visto mi foto en la página 46 del Time de esta semana, en la sección
de nuevos descubrimientos médicos. Yo soy el médico rural de una pequeña ciudad en
Iowa que ha sido catapultado a la fama por mi invención de un sistema muy difundido y
al alcance de todos para conseguir la vida eterna. Varias de las grandes empresas
farmacéuticas están ya dedicándose a la fabricación de mi vacuna.
—Ahí debe de ser donde vi su foto —dijo el negro, pero no parecía muy
 convencido. Tampoco estaba borracho. Clavó la mirada en Addison—. ¿Mepermite
que me siente con ustedes?
—Claro —respondió Addison. Y vio ahora en la mano del hombre la marca del
departamento de seguridad que se había ocupado del proyecto desde el principio.
—Señor Doug —dijo el agente de seguridad, sentándose a su lado—. Realmente
no debería estar aquí hablando de esa manera. Igual que le he reconocido yo, podría
reconocerle cualquier otra persona y sufrir un síncope. Técnicamente, está usted
violando un estatuto federal al estar aquí. ¿Se da usted cuenta de esto? Tendría que
arrestarle. Pero es una situación difícil. No queremos armar jaleo y hacer una escena.
¿Dónde están sus dos colegas?
—En mi casa —dijo Merry Lou. Era obvio que no había visto la marca
identificadora—. Escuche —añadió con tono cortante—, ¿por qué no se larga? Mi
marido ha pasado por una prueba sumamente dura y ésta es la primera oportunidad
que tiene de relajarse.
Addison miró al hombre.
—Sabía lo que iba a decirme antes de que se acercase. —(Palabra por palabra,
pensó para sí. Tengo razón y Benz está equivocado, y esta escena va a continuar
repitiéndose una y otra vez.)
—Quizá —dijo el agente— pueda convencerle de que vuelva a casa de miss
Hawkins voluntariamente. Llegó un mensaje hace apenas unos minutos —se golpeó
con un dedo el pequeño auricular que llevaba en la oreja derecha— con la consigna, a
todos nosotros, de que se lo transmitiéramos a usted, urgentemente, si le
localizábamos. En las ruinas de la torre de lanzamiento... han estado buscando entre
los escombros, ¿sabe?
—Ya, ya lo sé —dijo Addison.
—Creen que han encontrado una primera pista. Uno de ustedes trajo algo consigo.
Algo de ATS, además de lo que llevaron en la salida y violando todas sus instrucciones
de entrenamiento.
 7
—Déjeme que le pregunte una cosa —le interrumpió Addison—. Supongamos que
alguien me ve. Supongamos que me reconoce. Bueno, ¿y qué?
—El público está convencido de que aunque fallase la operación de entrada, el
vuelo por el tiempo, el primer lanzamiento americano de vuelo por el tiempo, fue un
éxito. Tres temponautas americanos fueron proyectados a cien años de distancia en el
futuro, casi el doble de lo que consiguieron los soviéticos el año pasado. El hecho de
que en realidad sólo fuera una semana representará un choque menor para la opinión
si creen que ustedes tres decidieron por propia voluntad manifestarse de nuevo en este
continuum porque querían estar presentes, de hecho se sentían obligados a estar
presentes...
—En el desfile —le interrumpió Addison—. Por partida doble, además.
—Se vieron compelidos a asistir al dramático y sombrío espectáculo de su propio
funeral y serán enfocados allí por las cámaras de las más importantes cadenas de
televisión. Señor Doug, el coste y el trabajo que ha supuesto todo esto, en los más
altos niveles, con objeto de subsanar una situación difícil, son enormes. Pero será más
fácil para el público, y esto es de vital importancia si es que se ha de hacer un nuevo
lanzamiento. Eso es, a fin de cuentas, lo que todos deseamos.
Addison Doug se le quedó mirando.
—¿Qué es lo que deseamos?
Con cierta vacilación, dijo el agente de seguridad:
—Hacer nuevos viajes en el tiempo. Como han hecho ustedes. Desgraciadamente,
ustedes no pueden repetirlo, a causa de la trágica implosión y la muerte que sufrieron.
Pero otros temponautas...
—¿Queremos qué? ¿Es eso lo que queremos? —repitió Addison levantando la
voz. La gente estaba mirándolos desde las mesas cercanas. Mirándolos con
nerviosismo.
—Sin duda —respondió el agente—. Y no grite.
—Yo no quiero eso —dijo Addison—. Yo quiero parar. Parar para siempre.
Tumbarme en el suelo, sobre el polvo. No ver más veranos.., siempre el mismo verano.
—Ves uno y ya los has visto todos —dijo Merry Lou histéricamente—. Creo que
tiene razón, Addi. Vámonos de aquí. Tú has bebido demasiado, y es tarde. Además
esas noticias sobre el...
Addison la interrumpió:
—¿Qué es lo que alguien trajo? ¿Cuánta masa extra?
—El análisis preliminar —contestó el agente de seguridad— indica que maquinaria
con un peso de más de cuarenta kilos fue introducida en el campo de tiempo del
módulo y traída con ustedes. Esta masa... —hizo un gesto con la mano— es lo que
hizo saltar todo en el acto. No se pudo compensar ese exceso respecto a lo que en un
principio habla en el área de lanzamiento.
—¡Uauh! —exclamó Merry Lou con los ojos muy abiertos—. Quizá alguien os
vendió un fonógrafo cuadrafónico por un dólar noventa y ocho centavos, con
micrófonos de suspensión aérea de cinco centímetros y provisión de discos de Neil
Diamond para toda la vida. —Intentó reír, pero no pudo. En lugar de ello se le nublaron
los ojos—. Addi —susurró—, lo siento. Pero parece... brujería. Quiero decir que es
absurdo. Todos habíais sido informados sobre esta cuestión del peso, en la entrada,
¿no es así? No podíais añadir ni una tinta de papel a lo que habíais llevado a la salida.
Yo misma vi al doctor Fein demostrando en la televisión las razones que había para
esto. ¿Y uno de vosotros se trajo cuarenta kilos de maquinaria consigo? Sin duda
queríais autodestruiros, al hacer algo semejante.
 8
Tenía los ojos llenos de lágrimas. Una de ellas le resbaló por la nariz y se quedó
colgando de la punta. Addison alargó una mano para secársela, como si se tratase de
una niña, en lugar de una mujer adulta.
—Voy a llevarle hasta el lugar del análisis —dijo el agente de seguridad y se
levantó. Entre él y Addison ayudaron a Merry Lou a ponerse de pie. Estaba temblando
mientras se tomó el último sorbo de su «Bloody Mary». Addison sintió pena por ella,
 poco sele pasó en seguida. Se preguntó por qué. Uno puede cansarse de todo, incluso
de tener sentimientos, pensó, O de preocuparse por alguien. Cuando todo se prolonga
y se repite demasiado. Cuando se repite siempre. Y al final acaba convirtiéndose en
algo que ni el mismo Dios quizá ha tenido que sufrir. Y aceptar.
Mientras atravesaban el bar lleno de gente hacia la calle, Addison le preguntó al
agente de seguridad:
—¿Cuál de nosotros tres...?
—Ellos ya saben quién fue —respondió el agente abriendo la puerta para Merry
Lou. Luego se quedó detrás de Addison haciendo señas a un vehículo federal gris para
que aterrizase en el área roja de aparcamiento. Otros dos agentes de seguridad, de
uniforme, corrieron hacia el grupo.
—¿Fui yo? —preguntó Addison Doug.
—Será mejor que se haga a la idea —contestó el agente de seguridad.
 
La procesión funeraria descendía con dolorosa solemnidad por la Pennsylvania
Avenue, los tres féretros cubiertos por banderas, seguidos de docenas de coches. A los
lados, filas compactas de gentes con pesados abrigos, tiritando de frío. Una neblina
húmeda se cernía sobre la ciudad, y la línea de edificios grises servía de marco a la
sombría marcha a través de Washington.
Escudriñando el «Cadillac» que iba a la cabeza de la procesión con sus
prismáticos, Henry Cassidy, primer comentarista de noticias y sucesos públicos de la
Televisión, se dirigió a su vasto auditorio invisible.
—...tristes memorias de aquel tren del pasado, llevando el féretro de Abraham
Lincoln a través de los campos de trigo hacia la capital de la nación, donde habían de
descansar. ¡Qué día tan triste es éste también y qué apropiado el tiempo para la
circunstancia, con sus oscuras nubes tormentosas y su llovizna! —En su monitor vio
cómo la cámara enfocaba al cuarto «Cadillac», aquel que seguía a los que llevaban los
féretros de los temponautas muertos.
Su técnico le tocó en el brazo.
—Parece que estamos enfocando ahora tres figuras desconocidas, que van juntas
en aquel coche —dijo Henry Cassidy en el micrófono que le colgaba del cuello,
mientras asentía con la cabeza—. No soy capaz de identificarlas, por el momento.
¿Puedes ver tú mejor desde donde estás, Everett? —preguntó a su colega, al mismo
tiempo que apretaba el botón que indicaba al otro que debía reemplazarle en las
ondas.
—Pero, Henry —exclamó Branton con tono cada vez más excitado—. ¡Creo que
estamos realmente contemplando a los tres temponautas americanos tal y como se
manifiestan en su histórico viaje hacia el futuro!
—¿Significa eso —preguntó Cassidy— que han sido capaces de resolver de
alguna forma el...?
—Me temo que no, Henry —dijo Branton con voz profunda y apesadumbrada—. Lo
que estamos contemplando con gran sorpresa es la primera visión que tiene el mundo
occidental de lo que los técnicos llaman Actividad del Tiempo de Salida.
 9
—Ah, sí, ATS —dijo Cassidy con tono satisfecho, leyendo el guión oficial que le
habían entregado las autoridades federales antes de la emisión.
—Eso es, Henry. Contrariamente a lo que puede parecer a primera vista, ésos no
son, repito, no son, nuestros tres valientes temponautas como tales, es decir...
—Ya entiendo, Everett —interrumpió Cassidy con voz emocionada, ya que el guión
decía textualmente: CASS INTERRUMPE CON EMOCION—. Nuestros tres bravos
temponautas están ahora en suspenso en su histórico viaje hacia el futuro, que ha de
extenderse aproximadamente a un siglo a partir de ahora... Parece que la gran pena y
el drama de este día inesperado ha hecho que decidan...
—Siento interrumpirte, Henry —dijo Branton al llegar a este punto—, pero me
parece que la procesión ha detenido su marcha con objeto de que podamos...
—¡No! —dijo Cassidy leyendo una nota que acababan de entregarle, garrapateada
a toda prisa: No entreviste a los temponautas. Urgente. Olvide instrucciones previas—.
No creo que podamos.., hablar brevemente con los temponautas Benz, Crayne y Doug,
como tú esperabas, Everett.
Diciendo esto comenzó a hacer señas desesperadas al equipo del micrófono-grúa
que ya había empezado a girar y extenderse hacia el coche que los llevaba. Con la
cabeza les hizo signos negativos al técnico del micrófono y al suyo propio.
Al ver que el micrófono se dirigía hacia ellos, Addison Doug se puso de pie en la
trasera del Cádillac. Cassidy dejó escapar un gruñido. Ese hombre quiere hablar,
pensó. ¿No le habrán dado nuevas instrucciones? ¿Por qué me lo dicen sólo a mí?
Otros micrófonos-grúa, representando a otras cadenas, así como varios
entrevistadores de radio, a pie, se precipitaban ya hacia el Cadillac de los temponautas,
con objeto de ponerles los micrófonos delante, sobre todo delante de Doug. Doug
estaba ya empezando a hablar, en respuesta a una pregunta que acababa de hacerle
un reportero. Con su propio micrófono desconectado, Cassidy no pudo oír ni la
pregunta ni la respuesta. De mala gana dio la señal para que conectasen de nuevo.
—...antes —estaba diciendo Doug en voz bien alta y clara.
—¿De qué modo? ¿Quiere decir que todo esto ha sucedido ya? —preguntó el
reportero de la radio que estaba en pie junto al coche.
—Quiero decir —declaró el temponauta americano Addison Doug, con el rostro
enrojecido y tenso— que yo he estado en este mismo lugar una vez y otra, y que
ustedes han presenciado ya este desfile y nuestras muertes y nuestra entrada una
cantidad de veces sin fin. Que es un ciclo cerrado de tiempo que nos envuelve y que
hay que romper.
—¿Está usted buscando —le gritó otro reportero a Addison Doug— una solución
para el problema de entrada y el desastre de implosión, que pueda ser aplicado
retrospectivamente con objeto de que cuando vuelva al pasado sea capaz de corregir
el mal funcionamiento y evitar la tragedia que les ha costado... o que les costará.., la
vida?
El temponauta Benz dijo:
—Sí, eso es lo que estamos haciendo.
—Tratamos de averiguar la causa de la violenta implosión y eliminarla antes de
regresar —añadió el temponauta Crayne, asintiendo con un gesto de cabeza—. Hemos
averiguado ya que, por razones desconocidas, una masa de casi cuarenta kilos de
varias partes de motor de un Volswagen, incluyendo cilindros, la cabeza de...
«Esto es terrible», pensó Cassidy.
—¡Es sorprendente! —dijo en voz alta, en su micrófono—. Los ya trágicamente
fallecidos temponautas americanos, con una determinación que sólo puede venir del
entrenamiento y la disciplina rigurosos a que han estado sometidos (y entonces nos
 10
preguntábamos por qué, pero ahora vemos los resultados) han analizado ya las causas
del imprevisto mecánico que motivó la implosión y fue el responsable, evidentemente,
de sus muertes, y han empezado el laborioso proceso de clarificación de posibilidades
con objeto de poder regresar a su lugar de lanzamiento y efectuar la entrada sin
accidente.
—Uno se pregunta —murmuró Branton por el micrófono y auricular interiores—
cuáles pueden ser las consecuencias de esta alteración del pasado próximo. Si cuando
regresen no hay implosión, y no mueren... bueno, resulta demasiado complicado para
mí, Henry, comprender estas paradojas que el doctor Fein nos ha hecho notar
repetidas veces, con suma elocuencia, en los laboratorios de Distorsión del Tiempo, en
Pasadena.
Entretanto el temponauta Addison estaba diciendo para todos los micrófonos que le
rodeaban, aunque con más calma ahora:
—No debemos eliminar la causa de la implosión en la entrada. El único camino de
que disponemos para escapar de esta trampa es la muerte. La muerte es la única
solución. Para nosotros tres.
Su perorata quedó interrumpida al ponerse de nuevo en marcha la procesión de
Cadillacs.
Henry Cassidy cerró su micrófono momentáneamente y dijo, dirigiéndose a su
técnico:
—¿Se ha vuelto loco?
—Sólo el tiempo puede decirlo —respondió éste— en tono apenas audible.
—Un extraordinario instante en la historia americana de los viajes por el tiempo —
dijo luego Cassidy para las ondas—. Sólo el tiempo puede decir, y ustedes me
perdonarán la frase, no intencionada, si las crípticas observaciones del temponauta
Doug, improvisadas en unos momentos de intenso sufrimiento para él y en cierto modo
para todos nosotros, son las palabras de un hombre perturbado por el dolor, o resultan
por el contrario una aguda premonición del macabro dilema que teóricamente hemos
sabido desde el principio que existía, que existía y que podía descargar su golpe
mortal, sobre el lanzamiento de un viaje por el tiempo, ya sea nuestro o de los rusos.
Cortó después, para dar paso a un anuncio comercial.
—Sabes —dijo la voz de Branton en su oído, no para el público, sino solamente
para el cuarto de control y para él—, en el caso de que tenga razón, sería mejor que los
dejasen morir.
—Tendrían que dejarlos libres —convino Cassidy—. Dios mío, de la manera que
hablaba se diría que ha pasado ya por esto durante mil años y algunos más. No me
gustaría estar en su pellejo por nada del mundo.
—Te apuesto cincuenta dólares —dijo Branton— a que han pasado ya por esto
antes de ahora. Muchas veces.
—Entonces, nosotros también —observó Cassidy.
Empezó a caer la lluvia en aquel momento y las filas de espectadores se
convirtieron en una masa reluciente. Las caras, los ojos, incluso los trajes, todo brillaba
con reflejos de luz rota, chispeante, mientras los nubarrones se hacían cada vez más
oscuros por encima de ellos.
—¿Estamos en el aire? —preguntó Branton.
«Quién sabe?», pensó Cassidy. Lo único que deseaba era que el día terminase
cuanto antes.
El crononauta soviético N. Gauki levantó ambas manos con calma y empezó a
hablan a los americanos, a través de la mesa. Su voz tenía un gran tono de urgencia:
 11
—En mi opinión y en la de mi colega R. Plenya, que ha sido honrado con el título
de Héroe del Pueblo Soviético por los resultados que obtuvo como pionero de los viajes
por el tiempo, y basándonos en nuestra propia experiencia y en el material teórico
desarrollado en los círculos académicos americanos y en la Academia de Ciencias de
la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, creemos que los temores del
temponauta A. Doug pueden estar justificados. Su destrucción deliberada de sí mismo
y de sus dos compañeros, al hacer la entrada cargado con un peso extra de partes de
automóvil, en violación de las órdenes que recibiera, debe considerarse como el acto
de un hombre desesperado que no encuentra ningún otro medio de escape.
Naturalmente la decisión está en manos de ustedes. Nosotros sólo tenemos una
posición de consejeros en este asunto.
Addison Doug estaba jugando con su encendedor, encima de la mesa, y no
respondió siquiera. Le zumbaban los oídos y estaba pensando en lo que este zumbido
podía significar. Tenía una cierta cualidad electrónica. Quizá estamos de nuevo dentro
del módulo, pensó. Pero no lo percibía. Lo único que percibía era la realidad de la
gente que estaba en torno a la mesa, la mesa misma, el encendedor que sostenía
entre los dedos. No se puede fumar mientras se entra en el módulo, pensó, y volvió a
guardarse el encendedor en el bolsillo.
—No tenemos prueba ninguna —estaba diciendo ahora el general Toad— de que
se haya establecido un círculo cerrado de tiempo. Lo único concreto es la sensación de
fatiga que experimenta el señor Doug. Su convencimiento de que ha pasado pon todo
esto en repetidas ocasiones. Como él mismo dice, se debe sin duda a una reacción
psicológica —Empezó a hurgar entre los papeles que tenía delante—. Tengo aquí un
informe, que no se ha comunicado a los medios informativos, y que procede de cuatro
psiquiatras de Yale, referente a su estructura psicológica. Aunque generalmente de
carácter muy estable, tiene una marcada tendencia hacia la ciclotimia, que culmina en
un estado de depresión aguda. Naturalmente ya se tuvo esto en cuenta antes de
efectuar el lanzamiento, pero se calculó que los caracteres alegres de los otros dos
componentes del equipo contrarrestarían esta tendencia de una manera funcional. De
una forma u otra, esa tendencia depresiva suya está ahora en una fase muy aguda. —
Tendió el informe con una mano, pero ninguno de los reunidos lo cogió—. ¿No es
cierto, doctor Fein —continuó diciendo—, que una persona que sufre depresión aguda
percibe el tiempo de una manera peculiar, como si fuese un círculo cerrado en el que
no hace más que dar vueltas y vueltas, sin poder salir de él ni llegar a ninguna parte?
La persona sufre tal grado de neurosis que se niega a dejar escapar su pasado. Su
pasado da vueltas en su cabeza continuamente.
—Pero —dijo el doctor Fein— esta sensación subjetiva de sentirnos atrapados es
quizá lo que todos experimentaríamos si el círculo cerrado de tiempo cobrase
existencia.
El doctor Fein era el médico investigador cuyos trabajos hablan servido de base
teórica para el proyecto.
—El general -dijo Addison Doug— está utilizando palabras que no comprende.
—Me he informado sobre las que no conocía antes —respondió el general Toad—.
Sé lo que significan los términos psiquiátricos técnicos.
Benz le preguntó a Addison Doug:
—¿Dónde encontraste todas esas piezas de Wolsvagen, Addi?
—Todavía no las tengo —respondió Addison.
—Probablemente recogió la primera chatarra que encontró —dijo Crayne—. Lo
primero que le vino a las manos, antes de que iniciásemos el regreso.
—Antes de que vayamos a iniciar el regreso —le corrigió Addison.
 12
—Estas son mis instrucciones para ustedes tres —dijo el general Toad—. No van a
intentar producir ningún daño, ni implosión, ni mal funcionamiento durante la entrada,
ya sea cargando una masa de peso extra o por cualquier otro medio. Van a regresar
según está programado, de acuerdo con los ensayos previos. Esto se refiere a usted
principalmente, señor Doug.
En aquel momento empezó a sonar el teléfono que había a su derecha. El general
frunció el entrecejo y descolgó el auricular. Hubo una pausa, y luego, con una especie
de gruñido, volvió a colocar el aparato en su horquilla, de golpe.
—Ordenes cambiadas —dijo el doctor Fein.
—Sí, en efecto —admitió el general—. Y debo decir que personalmente me alegro
de que sea así, porque la decisión que había tomado era bastante desagradable.
—Entonces podemos preparar la implosión al entrar —dijo Benz al cabo de una
pausa.
—Son ustedes tres los que tienen que tomar la decisión —dijo el general Toad—,
ya que son sus vidas las que están en juego. Quedan libres de actuar según lo
consideren oportuno. De la forma que prefieran. Si están convencidos de que se
encuentran presos en un círculo cerrado de tiempo, y creen que una implosión masiva
al entrar puede romperlo... —hizo una pausa, al tiempo que Doug se ponía en pie—.
¿Va a hacer usted otro discurso, Doug?
—Sólo quiero dar las gracias a todos los que de una manera o de otra participan en
esta empresa, por dejamos decir —dijo Doug, y paseó su mirada cansada por todos los
individuos que estaban sentados en torno a la mesa—. Les aseguro que lo estimo en lo
que vale.
—Sabes —dijo Benz lentamente—, el hecho de que implotemos al entrar tal vez no
arregle nada, ni logre romper el círculo cerrado. En realidad, tal vez lo mantenga, Doug.
—No si nos mata a los tres —replicó Crayne.
—¿Estás de acuerdo con Addi, entonces? —preguntó Benz.
—La muerte es la muerte —dijo Crayne—. He estado pensando sobre ello. ¿Qué
otra forma nos queda de salir de esto? Sólo morir. No hay otra salida.
—Puede que no estén en ningún círculo —observó el doctor Fem.
—Pero también puede que estemos en él —dijo Crayne.  
Doug, que permanecía de pie, se dirigió a Crayne y a Benz y les dijo:
—¿Podríamos hacer participar a Merry Lou en nuestra decisión?
—¿Por qué? —preguntó Benz.
—No puedo ya pensar con claridad —contestó Doug—. Pero creo que Merry Lou
puede ayudarme. Dependo mucho de ella.
—Bien, de acuerdo —dijo Benz. Y Crayne asintió con la cabeza.
El general Toad miró estoicamente su reloj de pulsera y dijo:
—Caballeros, creo que esto da por terminada nuestra conferencia.
El crononauta soviético Gauki se quitó los auriculares y el micrófono de cuello y se
precipité hacia los tres temponautas con la mano extendida. Por lo visto estaba
diciendo algo en ruso, pero ninguno de los tres podía entenderlo. Así que se retiraron
en grupo, con aire sombrío.
—En mi opinión, estás loco, Addi —dijo Benz—. Pero parece que ahora estoy en
minoría.
—Caso de que tenga razón —dijo Crayne— y aunque no haya más que una
posibilidad en un billón de que tengamos que volver una y otra vez, para siempre, creo
que eso basta para justificarlo.
—¿Podríamos ir a ver a Merry Lou? —preguntó Addison—. ¿Ir a su casa ahora?
—Está esperándonos fuera —dijo Crayne.
 13
El general Toad fue hacia los tres temponautas, se colocó en medio de ellos y dijo:
—Saben, lo que hizo que se adoptase esta decisión fue la reacción del público
durante el desfile, ante su manera de comportarse y lo que usted dijo, Doug. Los
consejeros de la NSC llegaron a la conclusión de que la gente prefería, como usted
mismo, que todo acabase de una vez. Les consuela más saber que está ya usted libre
de su misión que salvar el proyecto y conseguir una entrada perfecta. Creo realmente
que causó profunda impresión en ellos, Doug, con todas sus lamentaciones —dijo
alejándose.
—Olvídalo —le dijo Crayne a Addison Doug—. Olvida a todos los que son como él.
Haremos lo que tenemos que hacer.
—Merry Lou me lo explicará —dijo Doug—. Ella sabrá qué es lo que hay que hacer,
y qué es lo mejor.
—Voy a buscarla —dijo Crayne—, y luego los cuatro podemos ir en el coche a
alguna parte, a su casa tal vez, y decidir sobre la cuestión. ¿De acuerdo?
—Gracias —le contestó Addi, asintiendo con una inclinación de cabeza. Miró a su
alrededor, como si quisiera buscarla, saber dónde estaba. Quizá en el cuarto contiguo,
pensó—. Aprecio mucho tu gesto.
Benz y Crayne cambiaron una mirada de entendimiento. Doug se dio cuenta, pero
no sabía lo que significaba. Lo único que sabía era que necesitaba de alguien, y de
Merry Lou más que de ningún otro, para que le ayudase a ver claro y comprender la
situación. Y para librar a los otros dos de ella si es que era posible.
 
Merry Lou los condujo en su coche hacia el norte de Los Angeles, por la autopista
de Ventura y luego por el interior hasta Ojai.
Todos iban en silencio. Merry Lou conducía bien, como siempre. Apoyado contra el
hombro de la joven, Addison Doug se abandonó a una especie de paz temporal.
—No hay nada como tener una chica que te lleve en coche —dijo Crayne al cabo
de muchos kilómetros de rodar en silencio.
—Es una sensación casi aristocrática —murmuré Benz— esto de tener una mujer
que se ocupe del volante. Un privilegio de la nobleza, o algo por el estilo.
—Hasta que choca con algo —dijo Merry Lou—. Con algún trasto lento y pesado.
Addison dijo de pronto:
—¿Qué es lo que pensaste cuando me viste llegar a tu casa por el sendero, el otro
día? Dímelo francamente.
—Parecía... —contestó la chica— como si lo hubieses hecho ya muchas veces.
Parecías enormemente cansado, a punto de morir. Al final, pensé... —vaciló un
momento—. Lo siento, Addi, pero eso es lo que parecía; pensé que conocías el camino
demasiado bien.
—Como si lo hubiese recorrido muchas veces.
—Eso es —convino ella.
—Entonces votas por la implosión —dijo Addison Doug.
—Bueno...
—Sé sincera conmigo —dijo él.
Merry Lou se limité a contestar:
—Mira en el asiento trasero. La caja que va en el suelo.
Con una linterna de mano que sacaron de la bolsa de herramientas los tres
examinaron el interior de la caja. Addison miró temeroso lo que contenía. Eran piezas
oxidadas de motor de un Volkswagen. Aún estaban grasientas.
—Las cogí de un montón de chatarra en un garaje extranjero que hay cerca de mi
casa —dijo Merry Lou—. Cuando iba hacia Pasadena. Los primeros hierros que vi que
 14
parecían suficientemente pesados. Les oí decir por televisión, cuando el lanzamiento,
que cualquier cosa que pesara entre los veinte y los...
—Bastará —dijo Doug—. Ya ha bastado.
—No vale la pena, entonces, que vayamos hasta tu casa —intervino Crayne—.
Queda decidido. Mejor que cambiemos de rumbo hacia el sur y vayamos directamente
al módulo. Y que iniciemos las operaciones. —Su voz era intensa y aguda, al mismo
tiempo—. Gracias por su voto, señorita Hawkins.
—Estáis todos tan cansados —dijo ella.
—Yo no —replicó Benz—. Lo que estoy es furioso. Furioso hasta el límite.
—¿Furioso conmigo? —preguntó Addison.
—No lo sé —contestó Benz—. Sólo sé que es... un infierno.
Luego se hundió en un silencio pesado, recogido sobre sí mismo, inerte. Alejado
por completo de todos los otros que iban en el coche.
Al llegar al primer cruce de intersección Merry Lou viró hacia el Sur. La invadía
ahora una extraña sensación de libertad y Addison también sintió que empezaba a
sentirse libre del peso y de la fatiga que le agobiaban.
El receptor que cada uno de ellos llevaba en la muñeca empezó a zumbar con la
señal de aviso. Los tres se sobresaltaron.
—¿Qué es lo que pasa? —preguntó Merry Lou, accionando los frenos.
—Tenemos que ponernos en comunicación con el general Toad lo antes posible,
por teléfono —dijo Crayne. Luego señaló con el dedo—. Ahí delante hay una estación
de gasolina de la Standard. Métase por allí, señorita Hawkifls. Telefonearemos desde la
estación.
Pocos minutos después Merry Lou detenía el coche frente a la gasolinera, cerca de
la cabina.
—Espero que no sean malas noticias —dijo.
—Hablaré yo primero —dijo Doug, al tiempo que saltaba del coche. Malas noticias,
pensé, sonriendo para sí. ¿Qué malas noticias pueden ser ya? Entró rígidamente en la
cabina, cerró la puerta tras de sí, metió la moneda en la ranura del aparato y mareé el
número.
—¡Bien! Aquí tengo lo que se llaman noticias —dijo el general Toad cuando el
operador le puso en comunicación—. Es una suerte que pudiésemos dar con ustedes.
Espere un minuto. Voy a dejar que se lo diga el doctor Fein en persona. Le creerá a él
más que a mí. —Siguieron varios clics metálicos y por fin se oyó la voz, académica y
precisa, del doctor Fein. Precisa, pero un poco más aguda que de costumbre, a causa
de la excitación.
—¿Cuáles son las malas nuevas? —preguntó Doug.
—No son necesariamente malas —se oyó la voz al otro extremo del hijo—. Hemos
hecho trabajar los computadores después de nuestra conferencia y según parece..., en
fin, es probable, desde un punto de vista estadístico, aunque aún no haya sido
verificado del todo, que tenga usted razón, Addison. Se encuentran ustedes dentro de
un círculo cerrado.
Addison Doug se sintió estallar de cólera. «Condenado hipócrita —pensó—. Estoy
seguro que lo ha sabido en todo momento.»
—Sin embargo —continué diciendo el doctor Fein, tartamudeando un poco, a
causa de la emoción—, también creo..., es decir, hemos calculado que las mayores
probabilidades de mantener el círculo como está es hacer implosión al entrar. ¿Me
comprende, Addison? Si carga toda esa chatarra oxidada e implota, las posibilidades
estadísticas de cerrar el círculo para siempre son mucho mayores que si entra
normalmente y todo marcha bien.
 15
Addison Doug no respondió.
—En realidad, Addi, y ésta es la cuestión sobre la que tengo que insistir, una
implosión en la entrada, y especialmente una implosión masiva y calculada como la
que estamos preparando... ¿Se entera de lo que le digo, Addi? ¿Me comprende bien?
¡Por Dios...! Una implosión semejante garantizaría que el círculo quedara cerrado sin
remedio. Es algo que nos ha preocupado desde el principio. —Siguió una breve
pausa—. ¿Addi? ¿Está usted ahí?
Addison Doug se limité a estas palabras:
—Quiero morir.
—Eso se debe a la fatiga que experimenta, a causa del circulo. Sólo Dios sabe
cuántas veces han...
—No —dijo Doug y se dispuso a colgar.
—Déjeme que hable con Benz y Crayne —dijo el doctor Fein rápidamente—. Por
favor, antes de que intenten una nueva entrada. Especialmente con Benz. Me gustaría
hablar con él en particular. Por favor, Addison. Por el bien de ellos. Su casi total
agotamiento...
Addison colgó el teléfono y salió de la cabina.
Cuando volvió a subir al coche oyó que los dos receptores de alerta estaban
zumbando aún.
—El general Toad dijo que la llamada automática que nos envió los mantendrá aún
zumbando durante un rato —dijo a sus compañeros. Y cerró la puerta del coche—.
Adelante.
—¿No quiere hablar con nosotros? —preguntó Benz.
—El general quería que supiésemos —dijo Addison— que tienen algo para
nosotros. El Congreso ha votado una citación especial por nuestro valor o alguna otra
idiotez por el estilo. Una clase de medalla que nunca habían otorgado hasta ahora. Y
nos la concederán con carácter póstumo.
—Demonios, es la única forma en que pueden concedérnosla —dijo Crayne.
Merry Lou se echó a llorar al tiempo que ponía el motor en marcha.
—Será un descanso —dijo Crayne mientras el coche se dirigía hacia la autopista—
cuando todo haya acabado.
No va a tardar mucho ahora, pensó Addison.
Los receptores de alerta continuaban zumbando en sus muñecas.
—Os van a volver locos —dijo Addison—, con todas esas voces burocráticas
mezcladas.
Los otros se volvieron a mirarle. Había en aquella mirada interrogante una cierta
inquietud no exenta de perplejidad.
—Sí —dijo Crayne, por último—, estas alertas automáticas son una auténtica lata.
—Parecía cansado.
Tan cansado como yo, pensó Addison. Y al darse cuenta del paralelismo se sintió
mejor. Porque venía a demostrar que estaba en lo cierto.
Gruesas gotas de lluvia golpeaban contra el parabrisas. Había empezado a llover
muy fuerte. Esto le gustó. Le recordaba una de las experiencias más emocionantes que
había tenido durante su corta vida: la procesión de su propio entierro, cuando avanzaba
lentamente a lo largo de Pennsylvania Avenue, con las banderas cubriendo los féretros.
Cerró los ojos, se recostó en el asiento y por fin se sintió bien. Escuchaba en torno
suyo las lamentaciones de los asistentes al desfile. Y algo dentro de su cabeza soñaba
con la medalla del Congreso. Concedida al cansancio infinito, pensó. Una medalla
especial por estar cansado.
 16
Se vio también en otros desfiles y en la muerte de muchos otros, aunque en
realidad no era más que una misma muerte y un mismo desfile. Coches que avanzaban
lentamente por las calles de Dallas, y también con el doctor King... Se vio a sí mismo
volviendo una y otra vez, en su círculo cerrado de vida, al mismo funeral que no podía
olvidar, y que ellos no podían olvidar tampoco. El siempre estaría allí, y ellos también
estarían. Ocurriría repetidamente, y todos volverían una y otra vez, al lugar y al
momento donde querían volver. Al suceso que había significado más para ellos.
Este era el don que les hacía, a la gente, a su país. Le había legado al mundo un
maravilloso peso: el temido y agotador milagro de la vida eterna.
 
 
Apéndice
La esencia de los relatos sobre viajes por el tiempo reside en plantear algún tipo de
confrontación, y mejor que nada la confrontación de la persona consigo misma. En
realidad ésta es la base de mucho de lo que se escribe hoy día en la literatura de
ficción; sólo que en una historia como la precedente el momento en que el hombre se
encuentra frente a frente consigo mismo permite mostrar un tipo de alienación que no
sería posible en ninguna otra clase de obra. Alienación que trae a su vez una falta de
entendimiento, de comprensión. Addison Doug Uno sigue en su coche el féretro que
lleva el cadáver de Addison Doug Dos, y él lo sabe. Sabe que es dos personas al
mismo tiempo, que está partido en una especie de esquizofrenia física. Y su mente
también está partida. El suceso no contribuye a darle una visión más clara, ni de sí
mismo ni del otro Doug Addison, que ya no puede razonar ni resolver problemas.
Esta ironía no es más que una de las muchas ironías posibles dentro del tema de
viajes por el tiempo. Ingenuamente, uno tiende a pensar que el hecho de viajar en el
futuro y volver luego al presente supondría un aumento en nuestros conocimientos, y
no una pérdida de ellos. Los tres temponautas, sin embargo, se adelantan al tiempo,
vuelven y se sienten atrapados, quizá para siempre, en varias ironías, dentro de las
cuales la mayor, en mi opinión, es la sorpresa con que contemplan sus propias
acciones. Es como si el aumento de información que les procura el éxito tecnológico —
la información previa de lo que va a suceder— disminuyese su propio entendimiento.
Quizá Addison Doug sabe ya demasiado.
Al escribir esta historia siento yo mismo una extraña tristeza, y me sumerjo en el
espacio (debería decir en el tiempo) de mis personajes mucho más que de costumbre.
Experimento la futilidad de lo fútil. No hay nada que nos hunda tanto como la
consciencia de la derrota, y mientras estaba escribiendo me di cuenta de que lo que
para nosotros no pasa de ser un mero problema psicológico (la consciencia de la
probabilidad del fracaso y su efecto traumatizante), se convertirla automáticamente,
para un viajero del tiempo, en un problema existencial, un suplicio físico de cámara de
tortura.
Nosotros, cuando nos sentimos deprimidos, estamos, afortunadamente presos
dentro de nuestras cabezas. Pero si viajar por el tiempo se convirtiera en una realidad,
la actitud psicológica de autoderrota alcanzaría proporciones de horror incalculable.
Aquí, una vez más, la ciencia ficción permite al autor transferir lo que corrientemente es
un problema interno a un ámbito externo. Lo proyecta hacia fuera en la forma de una
sociedad, un planeta, con todo el mundo metido, por así decirlo, en lo que antes era tan
sólo un cerebro. No culpo a algunos lectores que puedan sentirse molestos por tal
situación, porque los cerebros de algunos de nosotros son lugares poco confortables.
Pero, por otra parte, resulta muy útil el poder darse cuenta de que no todos vemos el
 17
universo de la misma manera; en realidad, no es el mismo universo el que vemos cada
uno.
El desconsolado mundo de Addison Doug se expande de repente para convertirse
en el mundo de muchos. Pero a diferencia de la persona que está leyendo un relato y
puede terminarlo cuando quiera y dar por concluida su permanencia en el mundo
criado por el autor, las gentes que forman parte de esta narración se tienen que quedar
metidos en ella para siempre.
Es una clase de tiranía que aún no nos envuelve. Pero si consideramos la fuerza
coercitiva del moderno aparato de propaganda en los estados actuales (cuando se trata
del enemigo, a esta propaganda la llamamos «lavado de cerebro»), cabe preguntarse
si la diferencia entre una cosa y otra no es solamente una cuestión de grado. Nuestros
gloriosos líderes de lo que está bien y de lo que es justo, pueden ahora ya
aprisionarnos en lo que podríamos considerar como meras extensiones de su cabeza,
con sólo añadir a nuestra personalidad intrínseca algunas viejas piezas oxidadas del
motor de un Volkswagen, y la alarma de los personajes de este relato al ver lo que les
está sucediendo puede muy bien ser nuestra propia alarma, aunque en grado menor.
Addison Doug expresa su deseo de «no ver más veranos». Todos deberíamos
protestar. Nadie debería poder abrogarse el derecho de arrastrarnos, por muy
sutilmente que lo haga o por no importa qué razones, al estado de ánimo que nos haría
expresar un punto de vista o un deseo como el de Addison. Tanto individual como
colectivamente, deberíamos desear ver tantos veranos como nos fuese posible,
aunque fuera en un mundo tan imperfecto como éste en el que estamos viviendo.
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed