Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 22 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - CAMPAÑA PUBLICITARIA

CAMPAÑA PUBLICITARIA
Philip K. Dick
 
 
 
Mientras Ed Morris regresaba a la Tierra, finalizada su dura jornada laboral, las naves
domésticas rugían por todas partes. Los carriles Ganímedes-Terra estaban saturados de
sombríos y agotados ejecutivos. Júpiter se encontraba en oposición a la Tierra y el viaje
duraba dos largas horas. Cada tantos millones de kilómetros, el tráfico se paralizaba; los
semáforos parpadeaban cuando las caravanas de vehículos procedentes de Marte y
Saturno desembocaban en las principales arterias.
—Señor —murmuró Morris—. ¿El cansancio no tiene límites?
Desconectó el piloto automático y se apartó un momento del tablero de control para
encender un cigarrillo. Sus manos temblaban. La cabeza le daba vueltas. Eran las seis
pasadas. Sally estaría enfurecida; la cena echada a perder. Siempre lo mismo. El tráfico
incesante, los bocinazos, conductores iracundos que pasaban como una bala junto a su
pequeña nave, gritando y maldiciendo...
Y los anuncios. Eso era lo peor. Soportaba todo lo demás, excepto los anuncios, que
jalonaban el camino desde Ganímedes a la Tierra. Y en la Tierra, las miríadas de robots.
Era demasiado. Y estaban por todas partes.
Aminoró la velocidad para evitar una colisión en cadena de cincuenta naves. Los
vehículos de emergencia intentaban despejar de escombros el carril. Su altavoz atronó
cuando llegaron las naves de la policía. Morris elevó su cohete con pericia, pasó entre dos
transportes comerciales que circulaban a escasa velocidad, se desvió hacia el carril
izquierdo que nadie utilizaba y aceleró, dejando atrás el accidente. Un furioso coro de
bocinas saludó su maniobra, pero hizo caso omiso.
—¡Productos Trans-Solar le saluda! —retumbó una poderosa voz en su oído. Morris
gruñó y se hundió en el asiento. Se estaba acercando a Terra. El tráfico se intensificaba
por momentos—. ¿Su tensión ha sobrepasado los márgenes de seguridad, por culpa de
las frustraciones del día? Necesita una Unidad Id-Persona. Tan pequeña que puede
llevarse detrás de la oreja, junto al lóbulo frontal...
Pasó de largo, gracias a Dios. El anuncio desapareció en la distancia, a medida que la
nave progresaba. Pero le esperaba otro un poco más adelante.
—¡Conductores! ¡El tráfico interplanetario causa miles de muertes innecesarias al año.
Control Hipno-Motor le proporciona seguridad. Renuncie a su cuerpo y salve la vida! —El
volumen de la voz aumentó—. Los expertos industriales afirman...
Anuncios auditivos, los más fáciles de pasar por alto, pero ya se estaba formando un
anuncio visual. Se encogió y cerró los ojos, pero no sirvió de nada.
—¡Hombres! —proclamó por todas partes una voz untuosa—. ¡Eviten olores internos
impresentables para siempre! La sustitución del tracto intestinal mediante modernos
métodos indoloros les exonerará de la causa más extendida de rechazo social.
La imagen visual tomó forma: una inmensa muchacha desnuda, el cabello rubio
desordenado, los ojos azules entornados, la boca entreabierta, la cabeza echada hacia
atrás, como en un éxtasis inducido por las drogas. Las facciones se agigantaron cuando
los labios se acercaron a los suyos. De repente, la expresión voluptuosa de la muchacha
fue sustituida por un rictus de asco, y la imagen se desvaneció.
—¿Le ocurre esto a usted? —tronó la voz—. ¿Ofende a su pareja con la aparición de
procesos gástricos durante sus relaciones sexuales...?
La voz enmudeció y pasó de largo. Morris, dueño otra vez de su mente, pisó con furia el
acelerador y la nave saltó hacia adelante. La presión aplicada directamente a las regiones
audiovisuales de su cerebro había desaparecido. Gruñó y meneó la cabeza. A su
alrededor, los ecos semidefinidos de los anuncios brillaban y parloteaban, como fantasmas
de lejanas videoemisoras. Los anuncios acechaban por doquier. Manejó la nave con una
pericia nacida de la desesperación animal, pero no pudo esquivarlos todos. Se sintió
invadido por la desesperación. El contorno de un nuevo anuncio audiovisual ya se estaba
formando.
—¡Usted, asalariado! —gritó a los ojos y oídos, narices y gargantas de mil trabajadores
extenuados—. ¿Cansado del mismo trabajo? Circuitos Prodigio, S. A. ha perfeccionado un
maravilloso analizador de ondas cerebrales de largo alcance. Sepa lo que dicen y piensan
los demás. Aventaje a sus compañeros de trabajo. Averigüe hechos y datos sobre la vida
privada de su jefe. ¡Destruya la incertidumbre!
La desesperación de Morris aumentó. Pisó el acelerador a fondo. La pequeña nave
vibró y se sacudió cuando saltó del carril a la zona muerta que venía a continuación. Un
chirrido penetrante cuando el guardabarros entró en contacto con la valla protectora..., y el
anuncio se desvaneció a su espalda.
Disminuyó la velocidad, temblando de aflicción y cansancio. Divisó la Tierra. No tardaría
en llegar a casa. Tal vez gozaría de una noche de sueño reparador. Inclinó el morro de la
nave y se preparó para acoplarse al haz transportador del espaciopuerto de Chicago.
—El mejor regulador metabólico existente en el mercado —gritó el robovendedor—.
Garantizamos que mantienen un perfecto equilibrio glandular, de lo contrario le
devolvemos su dinero.
 
Morris pasó de largo y se dirigió hacia el bloque residencial que albergaba su unidad
familiar. El robot le siguió unos metros; después se olvidó de él y persiguió a otro peatón
de rostro malhumorado.
—Manténgase constantemente al día —le gritó una voz metálica—. Instálese una
videopantalla retinal en el ojo menos cansado. No pierda contacto con el mundo; olvídese
de los resúmenes desfasados de cada hora.
—Apártate de mi camino —masculló Morris.
El robot se hizo a un lado y Morris cruzó la calle junto con una multitud de hombres y
mujeres encorvados.
 
Por todas partes había robovendedores que gesticulaban, suplicaban o chillaban. Uno
salió corriendo tras él y aceleró el paso. Canturreó su lema y trató de atraer su atención,
colina arriba hasta llegar a su unidad familiar. No se rindió hasta que Morris se agachó,
tomó una piedra y se la tiró, sin acertar. Entró en la casa y cerró la puerta a su espalda. El
robot titubeó, dio media vuelta y se precipitó tras una mujer cargada con paquetes que
subía la colina. Intentó esquivarlo, sin éxito.
—¡Querido! —gritó Sally. Salió corriendo de la cocina y se secó las manos en el
delantal de plástico, los ojos brillantes de entusiasmo—. ¡Pobrecito mío! ¡Pareces muy
cansado!
Morris se quitó el sombrero y la chaqueta. Depositó un rápido beso en el hombro
desnudo de su mujer.
—¿Qué hay para cenar?
Sally guardó el sombrero y la chaqueta en el ropero.
—Faisán salvaje de Urano: tu plato favorito.
A Morris se le hizo agua la boca y una leve oleada de energía estremeció su cuerpo
agotado.
—¿No bromeas? ¿Qué celebramos hoy?
Los ojos castaños de su mujer se humedecieron de compasión.
—Querido, es tu cumpleaños. Hoy cumples treinta y siete años. ¿Lo habías olvidado?
—Sí —sonrió apenas Morris—. Ya lo creo.
Entró en la cocina. La mesa estaba dispuesta. El café humeaba en las tazas y había
mantequilla, pan blanco, puré de patatas y guisantes.
—Caramba —murmuró—. Un auténtico banquete.
Sally apretó los controles del horno y el recipiente de faisán humeante quedó
depositado sobre la mesa y se abrió.
—Ve a lavarte las manos y empezaremos a cenar. De prisa, antes que se enfríe.
Morris puso sus manos en la abertura de lavado y después se sentó a la mesa. Sally
sirvió el tierno y aromático faisán, y los dos se pusieron a comer.
—Sally —dijo Morris, cuando su plato estuvo vacío. Se reclinó en la silla y bebió
lentamente el café—. No puedo seguir así. Debo hacer algo.
—¿Te refieres al tráfico? Ojalá consiguieras un empleo en Marte, como Bob Young. Si
hablaras con la Comisión de Empleo y explicaras lo muy tenso que te pones, tal vez...
—No sólo es el tráfico. Están ahí fuera. En todas partes. Me esperan. Día y noche.
—¿Quiénes, querido?
—Los robots vendedores. En cuanto estaciono la nave. Robots y anuncios
audiovisuales. Se meten en la cabeza de la gente, la siguen hasta que muere.
—Lo sé. —Sally palmeó su mano—. Cuando voy de compras, me siguen en manada.
Todos hablan a la vez. Es espantoso. Es imposible entender la mitad de lo que dicen.
—Debemos escapar.
—¿Escapar? ¿Qué quieres decir?
—Debemos huir de ellos. Nos van a destruir.
Morris rebuscó en su bolsillo y extrajo con todo cuidado un diminuto fragmento de tela
metálica. Lo desenrolló con infinitas precauciones y después lo alisó sobre la mesa.
—Mira esto. Circuló por la oficina, entre los hombres. Me llegó y lo guardé.
—¿Qué es? —Sally frunció el entrecejo—. No creo que lo tengas todo, cariño. Falta una
parte.
—Un nuevo mundo —susurró Morris—, al que aún no han llegado. Está muy lejos,
fuera del Sistema Solar. En las estrellas.
—¿Próxima?
—Veinte planetas. La mitad habitables. Apenas unos miles de personas. Familias,
obreros, científicos, algunos grupos de investigación industrial. Tierra gratis para quien la
solicita.
—Pero eso es... —Sally hizo una mueca—. ¿No te parece un poco subdesarrollado,
querido? Dicen que es como vivir en el siglo veinte: inodoros, bañeras, coches de
gasolina...
—Exacto. —Morris enrolló el fragmento de metal arrugado, con expresión seria y
sombría—. Un atraso de cien años. Nada que ver con esto. —Indicó la cocina y el
mobiliario de la sala de estar—. Tendremos que vivir sin ello, acostumbrarnos a una vida
más sencilla, como nuestros antepasados. —Intentó sonreír, pero su rostro no colaboró—.
¿No te gustaría? Ni anuncios, ni robovendedores, desplazarse a noventa kilómetros por
hora en lugar de a noventa millones. Podríamos tomar pasaje en uno de los grandes
transestelares. Vendería mi nave...
Se produjo un vacilante e incierto silencio.
—Ed —empezó Sally—, creo que deberíamos reflexionar. ¿Y tu trabajo? ¿Qué harías
allí?
—Encontraría algo.
—Pero, ¿qué? ¿No lo has pensado? —Un agudo timbre de irritación se insinuó en su
voz—. Creo que deberíamos pensar en ese punto con más serenidad antes de echarlo
todo por la borda y... largarnos.
—Si no nos vamos —dijo Morris con parsimonia, intentando controlar la voz—,
acabarán con nosotros. No nos queda mucho tiempo. No sé cuánto más podré
mantenerles a raya.
—¡Por Dios, Ed! Eso suena muy melodramático. Si te sientes tan mal, ¿por qué no
pides un permiso y te sometes a una cura de inhibición completa? Vi un videoprograma en
el que salía un hombre cuyo sistema psicosomático estaba mucho peor que el tuyo. Y el
hombre era mucho mayor que tú.
Se puso en pie de un salto.
—Salgamos a celebrar tu cumpleaños, ¿de acuerdo? —Sus dedos esbeltos
juguetearon con la cremallera de los pantalones—. Me pondré mi nueva túnica de plástico,
la que nunca me he atrevido a llevar.
Sus ojos brillaron de excitación cuando se fue corriendo hacia el dormitorio.
—¿Sabes a cuál me refiero? Cuando te acercas mucho es transparente, pero a medida
que te alejas se va transparentando más y más, hasta que...
—Sé cual es —dijo Morris, cansado—. He visto el anuncio camino del trabajo. —Se
levantó poco a poco y entró en la sala de estar. Se detuvo ante la puerta del dormitorio—.
Sally...
—¿Sí?
Morris abrió la boca para hablar. Iba a preguntárselo otra vez, hablar de la hoja metálica
que con tanto cuidado había guardado y traído a casa. Iba a hablarle de la frontera, de
Próxima Centauri. De marcharse para no volver. Pero no tuvo la oportunidad.
Sonó el timbre de la puerta.
—¡Ha llamado alguien! —gritó Sally—. ¡Ve a ver quién es, corre!
 
El robot era una figura silenciosa e inmóvil en la oscuridad de la noche. Un viento frío se
coló en la casa. Morris se estremeció y dio un paso atrás.
—¿Qué quieres? —preguntó. Un extraño temor se apoderó de él—. ¿Qué pasa?
Era el robot más grande que había visto. Alto y ancho, de pesadas agarraderas
metálicas y lentes oculares alargadas. En lugar del habitual cono, su tronco consistía en
un tanque cuadrado. Descansaba sobre cuatro ruedas neumáticas, en lugar de dos.
Dominaba a Morris con su estatura, casi dos metros diez. Macizo y sólido.
—Buenas noches —dijo con calma.
El viento de la noche apagó su voz, que se fundió con los ruidos nocturnos, los ecos del
tráfico y el golpeteo de los letreros callejeros colgantes. Algunas formas vagas se
desplazaban con rapidez por la oscuridad. El mundo era negro y hostil.
—Buenas noches —respondió Morris automáticamente. Se dio cuenta que temblaba—.
¿Qué vendes?
—Me gustaría hacerle la demostración de un anaucad —dijo el robot.
La mente de Morris estaba paralizada; se negaba a reaccionar. ¿Qué era un anaucad?
Lo que estaba ocurriendo era digno de un sueño, o mejor, de una pesadilla. Luchó por
coordinar la mente con el cuerpo.
—¿Un qué? —graznó.
—Un anaucad. —El robot no dio más explicaciones. Le miró sin expresión como si no
fuera responsabilidad suya explicar nada más—. Sólo tardaré un momento.
—Yo... —empezó Morris.
Retrocedió, alejándose del viento. Y el robot, tan inexpresivo como antes, entró en la
casa.
—Gracias —dijo. Se detuvo en medio de la sala de estar—. ¿Quiere llamar a su
esposa, por favor? Me gustaría hacerle también a ella la demostración.
—Ven, Sally —murmuró Morris, impotente.
Sally entró como una exhalación en la sala de estar. Sus pechos se agitaban a causa
de la emoción.
—¿Qué pasa? ¡Oh! —Vio al robot y se detuvo, indecisa—. Ed, ¿has pedido algo? ¿Vas
a comprar algo?
—Buenas noches —la saludó el robot—. Voy a hacerles la demostración del anaucad.
Siéntense, por favor. En el sofá, si les apetece. Los dos juntos.
Sally obedeció expectante, las mejillas coloradas, los ojos brillantes de curiosidad. Ed
tomó asiento a su lado, aturdido.
—Escucha —murmuró con voz pastosa—. ¿Qué demonios es un anaucad? ¿De qué
cosa se trata? ¡No quiero comprar nada!
—¿Cómo se llama? —preguntó el robot.
—Morris. —Casi se atragantó—. Ed Morris.
El robot se volvió hacia Sally.
—Señora Morris —ejecutó una breve inclinación—. Es un gran placer conocerles, señor
y señora Morris. Son las primeras personas de su barrio que van a ver el anaucad. Ésta es
la primera demostración en su zona. —Sus fríos ojos inspeccionaron la habitación—.
Supongo que usted trabaja, señor Morris. ¿Dónde?
—Trabaja en Ganímedes —respondió Sally con docilidad, como una niña en el
colegio—. Para Desarrollo de Metales Terranos.
El robot digirió la información.
—Un anaucad le será de gran utilidad. —Miró a Sally—. ¿Qué hace usted?
—Soy transcriptora de cintas en Investigaciones Históricas.
—Un anaucad no le servirá de nada en lo relacionado con su profesión, pero sí en casa.
—Tomó una mesa con sus poderosas agarraderas de acero—. Por ejemplo, un invitado
torpe puede estropear a veces un mueble bonito. —El robot aplastó la mesa hasta
reducirla a un puñado de fragmentos de madera y plástico—. Se necesita un anaucad.
Morris se puso en pie de un brinco, incapaz de hacer frente a los acontecimientos.
Notaba un peso enorme sobre sus hombros. El robot apartó los fragmentos de la mesa y
escogió una pesada lámpara de pie.
—Oh, querido —susurró Sally—. Es mi lámpara favorita.
—Cuando se posee un anaucad, no hay nada que temer. —El robot agarró la lámpara y
la retorció grotescamente. Rasgó la pantalla, destrozó las bombillas, y después tiró los
restos—. Una situación de este tipo puede darse a causa de una violenta explosión, como
la de una bomba H.
—Por el amor de Dios —murmuró Morris—. Nosotros...
—Es posible que nunca tenga lugar un ataque con bombas H —continuó el robot—,
pero en tal circunstancia un anaucad es indispensable.
Se arrodilló y extrajo un complicado tubo de su cintura. Apuntó al suelo con el tubo e
hizo un agujero de metro y medio de diámetro. Se apartó del bostezante hueco.
—No he abierto un túnel muy profundo, pero ya pueden comprobar que un anaucad
salvaría sus vidas en caso de un ataque.
La palabra «ataque» pareció desencadenar una nueva serie de reacciones en su
cerebro metálico.
—A veces, ladrones o asesinos atacan a las personas por la noche —prosiguió. Giró en
redondo sin previo aviso y descargó el puño contra la pared, convirtiendo una parte en un
montoncito de polvo y escombros—. Eso dará cuenta del asaltante. —El robot se
enderezó y paseó la vista por la sala—. Sucede con frecuencia que por las noches está
demasiado cansada para manipular los botones de la cocina.
Se dirigió a la cocina y procedió a apretar todos los controles. Inmensas cantidades de
comida salieron disparadas en todas direcciones.
—¡Basta! —gritó Sally—. ¡Sal de mi cocina!
—Es posible que esté demasiado fatigada para llenar de agua la bañera. —El robot
tocó los controles de la bañera y manó agua—. O quizá desee acostarse de inmediato. —
Tiró de la cama empotrada y la depositó sobre el suelo. Sally retrocedió aterrorizada
cuando el robot avanzó hacia ella—. Y habrá veces, después de un duro día de trabajo, en
que estará demasiado extenuada para desnudarse. En ese caso...
—¡Largo de aquí! —chilló Morris—. Sally, llama a la policía. Este trasto se ha vuelto
loco. ¡De prisa!
—El anaucad es necesario en todos los hogares modernos —continuó el robot—. Por
ejemplo, si un aparato se estropea, el anaucad lo repara al instante. —Asió el control
automático de humedad, cortó los cables y volvió a colocarlo en la pared—. A veces, le
gustaría no ir a trabajar. La ley autoriza que un anaucad ocupe su lugar durante un
período consecutivo que no sobrepase los diez días. Si después de ese período...
—Santo Dios —murmuró Morris, comprendiendo por fin—. Tú eres el anaucad.
—Exacto —confirmó el robot—. Androide Autorregulado Completamente Automático
(Doméstico). También existe el anaucac (Construcción), el anaucag (Gerencial), el
anaucas (Soldado) y el anaucab (Burócrata). Yo soy de uso doméstico.
—Tú... —exclamó Sally con voz ahogada—. Eres un producto. Te estás ofreciendo a la
venta.
—Estoy haciendo una autodemostración —contestó el anaucad. Sus impasibles ojos
metálicos se clavaron en Morris—. Estoy seguro, señor Morris, que le gustará ser mi
dueño. Mi precio es razonable y estoy garantizado contra todo riesgo. Viene incluido un
libro de instrucciones. Me resulta imposible aceptar un no como respuesta.
 
A las doce y media, Ed Morris seguía sentado al pie de la cama, con un zapato puesto y
el otro en la mano, la mirada perdida en la lejanía, silencioso.
—Por el amor de Dios —protestó Sally—, termina de desabrochar el nudo y métete en
la cama. Debes levantarte a las cinco y media de la mañana.
Morris jugueteó con el lazo. Al cabo de un rato, dejó caer el zapato y tiró del otro. La
casa estaba fría y silenciosa. En el exterior, el viento nocturno azotaba los cedros que
crecían a lo largo del edificio. Sally yacía acurrucada bajo las lentes calóricas, un cigarrillo
entre los labios, medio dormida.
El anaucad aguardaba en la sala de estar. No se había marchado. Seguía ahí,
esperando que Morris lo comprara.
—¡Y bien! —se impacientó Sally—. ¿Qué te pasa? Arregló todo lo que rompió; sólo
estaba haciendo una demostración. —Suspiró—. Me asustó, desde luego. Pensé que se
había averiado. Tuvieron una idea inspirada cuando lo mandaron por ahí para que se
vendiera a sí mismo.
Morris no dijo nada.
Sally rodó sobre el estómago y apagó el cigarrillo lánguidamente.
—No es muy caro, ¿verdad? Diez mil unidades de oro, y si conseguimos que nuestros
amigos compren uno, nos llevamos el tres por ciento de comisión. Sólo debemos hacer
una demostración. No es como si lo compráramos. Él mismo se vende. —Lanzó una
risita—. Siempre quisieron un producto que se vendiera solo, ¿verdad?
Morris desató el nudo del zapato. Se lo volvió a calzar y lo ató con fuerza.
—¿Qué haces? —preguntó Sally, irritada—. ¡Ven a la cama! —Se incorporó furiosa,
cuando Morris salió del dormitorio y se alejó por el pasillo—. ¿Adónde vas?
Morris entró en la sala de estar, dio la luz y se sentó frente al anaucad.
—¿Puedes oírme? —preguntó.
—Por supuesto —respondió el robot—. Nunca dejo de funcionar. A veces se producen
emergencias por la noche: un niño que se pone enfermo o un accidente. Ustedes aún no
tienen hijos, pero a la larga...
—Cierra el pico —dijo Morris—. No quiero escucharte.
—Usted me ha hecho una pregunta. Los androides autorregulados están conectados
con una central de información. A veces, una persona desea información inmediata; el
anaucad siempre está dispuesto a contestar preguntas teóricas o prácticas. Cualquier
cosa, excepto metafísica.
Morris tomó el manual de instrucciones y pasó las páginas. El anaucad hacía miles de
cosas; nunca se averiaba; nunca se equivocaba; no cometía errores. Tiró el libro a un
lado.
—No voy a comprarte —anunció—. Nunca. Ni en un millón de años.
—Oh, sí, ya lo creo —le corrigió el robot—. Es una oportunidad que no puede
desperdiciar. —Su voz poseía un tono sereno, confiado—. Usted no puede rechazarme,
señor Morris. Un anaucad es indispensable en los hogares modernos.
—Sal de aquí —dijo Morris—. Sal de mi casa y no vuelvas.
—No puede darme órdenes, porque no soy su anaucad. Hasta que me compre por el
precio de venta al público, sólo soy responsable ante Androides Autorregulados, S. A. Sus
instrucciones indican lo contrario: me quedaré con usted hasta que me compre.
—¿Y si no te compro? —preguntó Morris, aunque su corazón se heló mientras
enunciaba la pregunta.
Anticipó el frío horror de la respuesta que se aproximaba; no existía alternativa.
—Continuaré con usted, hasta que me compre. —Tomó unas rosas marchitas del jarro
que descansaba sobre la repisa de la chimenea y las arrojó por la ranura de los
desperdicios—. Se encontrará cada vez más en situaciones que exigen la intervención de
un anaucad. Al final, se preguntará cómo pudo vivir sin uno.
—¿Hay algo que no puedas hacer?
—Oh, sí, hay muchas cosas que no puedo hacer, pero puedo hacer todo lo que usted
hace..., y mucho mejor.
Morris exhaló el aire lentamente.
—Comprarte sería una locura.
—Tiene que comprarme —respondió la voz implacable. El anaucad extendió un tubo
hueco y empezó a aspirar la alfombra—. Soy útil en toda clase de situaciones. Fíjese qué
limpia queda esta alfombra.
Retrajo el tubo y extendió otro. Morris tosió y se alejó a toda prisa. Nubes de partículas
blancas llenaron la sala.
—Estoy rociando una sustancia antipolillas.
La nube blanca adquirió un feo tono negro azulado. La sala se sumió en una ominosa
oscuridad; el anaucad era una sombra borrosa que se movía metódicamente en el centro.
Al cabo de poco rato, la nube se disipó y aparecieron los muebles.
—He rociado una sustancia antibacterias nocivas.
Pintó las paredes de la sala y fabricó nuevos muebles a juego. Reforzó el techo del
cuarto de baño. Aumentó el número de respiraderos del horno. Cambió los cables de la
electricidad. Destrozó todos los accesorios de la cocina y fabricó otros más modernos.
Examinó las cuentas de Morris y calculó la declaración de renta del año siguiente. Afiló
todos los lápices. Asió su muñeca y diagnosticó que su tensión elevada era psicosomática.
—Se sentirá mucho mejor después de haber delegado todas sus responsabilidades en
mí —explicó. Tiró una sopa que Sally había guardado—. Peligro de botulismo —dijo—. Su
esposa es sexualmente atractiva, pero de escasa inteligencia.
Morris fue al ropero y tomó su chaqueta.
—¿Adónde va? —preguntó el anaucad.
—A la oficina.
—¿A estas horas de la noche?
Morris echó un rápido vistazo al dormitorio. Sally dormía profundamente bajo las lentes
calóricas. Su cuerpo esbelto era rosado y fuerte, su cara se veía libre de preocupaciones.
Cerró la puerta principal y bajó los peldaños, hacia la oscuridad. El viento frío le azotó
mientras se dirigía al estacionamiento. Su pequeña nave estaba estacionada junto a
centenares de otras. Dio un cuarto de dólar al empleado robot, que fue a buscarla.
A los diez minutos se encontraba camino de Ganímedes.
 
El anaucad subió a la nave cuando se detuvo en Marte para cargar combustible.
—Por lo visto, no ha entendido nada —dijo el robot—. Mis instrucciones consisten en
hacerle demostraciones hasta que esté satisfecho. Hasta el momento, aún no se ha
convencido del todo; son necesarias ulteriores demostraciones. —Pasó una intrincada red
sobre los controles de la nave hasta que todos los instrumentos se ajustaron—. Tendría
que revisarla más a menudo.
Se encaminó a la parte posterior para examinar los motores. Morris hizo una señal al
empleado y la nave se soltó de los surtidores. Aceleró y el pequeño planeta se quedó
atrás. Júpiter fue creciendo de tamaño.
—Sus motores se hallan en mal estado —dijo el anaucad, volviendo de popa—. No me
gusta el ruido del freno principal. En cuanto aterricemos, procederé a una puesta a punto
exhaustiva.
—¿A tu empresa no le importa que me hagas favores? —preguntó Morris con amargo
sarcasmo.
—La empresa me considera su anaucad. A fin de mes le enviarán la factura. —El robot
tomó un lápiz y un cuaderno de pedidos—. Le explicaré las cuatro modalidades de
facilidades de pago. Diez mil unidades de oro al contado comportan un descuento del tres
por ciento. Además, puede reducir la cantidad total entregando cierto número de utensilios
caseros, utensilios que no volverá a necesitar. Si desea fraccionar el pago en cuatro
partes, la primera se abona al instante, y la última a noventa días.
—Yo siempre pago al contado —murmuró Morris.
Volvió a fijar las coordenadas de ruta en el tablero de control con el mayor cuidado.
—El plan a noventa días carece de recargo. El plan a seis meses sufre un recargo
anual del seis por ciento, que asciende a, aproximadamente... —Se interrumpió—. Hemos
cambiado de trayectoria.
—Exacto.
—Hemos dejado el carril de tráfico oficial. —El anaucad tiró a un lado el lápiz y el
cuaderno y corrió hacia el tablero de control—. ¿Qué está haciendo? Le pondrán una
multa de dos unidades.
Morris hizo caso omiso. Aferró los controles con expresión sombría y clavó la vista en la
pantalla. La nave aceleraba con gran rapidez. Las boyas de advertencia protestaron
ruidosamente cuando pasó junto a ellas, internándose en la oscuridad del espacio. Al cabo
de unos segundos, habían dejado atrás al resto del tráfico. Estaban solos, se alejaban de
Júpiter, rumbo al espacio profundo.
El anaucad calculó por computadora la trayectoria.
—Vamos a salir del Sistema Solar. Nos dirigimos a Centauro.
—Lo has adivinado.
—¿No sería mejor que llamara a su esposa?
Morris gruñó y aumentó la velocidad. La nave dio una sacudida, osciló y logró
enderezarse. Los motores zumbaron ominosamente. Los indicadores demostraron que las
turbinas principales empezaban a calentarse. Morris no hizo caso y conectó el depósito del
combustible de emergencia.
—Voy a llamar a la señora Morris —dijo el anaucad—. No tardaremos en sobrepasar el
radio de comunicación.
—No te molestes.
—Estará preocupada.
El anaucad volvió a popa y examinó los motores. Irrumpió en la cabina lanzando
zumbidos de alarma.
—Señor Morris, está nave no está preparada para viajes intersistemas. Es un modelo
doméstico clase D de cuatro ejes y uso casero. No ha sido construido para aguantar esta
velocidad.
—Para llegar a Próxima necesitaremos esta velocidad —replicó Morris.
El anaucad conectó sus cables en el tablero de control.
—Puedo aligerar de cierta tensión la instalación eléctrica, pero si no devuelve la nave a
su velocidad normal, no me hago responsable del deterioro de los motores.
—Al infierno los motores.
El anaucad guardó silencio. Escuchaba con suma atención el creciente zumbido que se
oía bajo sus pies. Toda la nave se estremeció. Algunos fragmentos de pintura se
desprendieron. El piso estaba caliente. El pie de Morris no se apartó del acelerador. La
nave aumentaba la velocidad a medida que el Sol se alejaba. Habían salido de la zona
controlada. El Sol disminuía de tamaño rápidamente.
—Es demasiado tarde para videofonar a su mujer —dijo el anaucad—. Hay tres cohetes
de emergencia en la popa; si así lo desea, los dispararé con la esperanza de llamar la
atención de algún transporte militar.
—¿Para qué?
—Pueden remolcarnos de vuelta al Sistema Solar. Significa una multa de seiscientas
unidades de oro, pero dadas las circunstancias me parece la mejor solución.  
Morris dio la espalda al anaucad y aplastó el acelerador con todo su peso. El zumbido
se había convertido en un violento rugido. Los instrumentos crujieron y se hicieron
pedazos. Los fusibles del tablero de control se quemaron. Las luces parpadearon, se
apagaron, y volvieron a encenderse, como de mala gana.
—Señor Morris —dijo el anaucad—, debe prepararse para morir. Las posibilidades
estadísticas para que las turbinas estallen son del setenta por ciento. Haré lo que esté en
mi mano, pero hemos sobrepasado el límite de peligro.
Morris regresó a la pantalla. Contempló con avidez durante un rato el punto creciente
que eran las estrellas gemelas de Centauro.
—Tienen buen aspecto, ¿verdad? Prox es la importante. Veinte planetas. —Examinó
los atormentados instrumentos—. ¿Cómo es posible que los motores resistan? La mayoría
de los instrumentos se han quemado.
El anaucad titubeó. Quiso decir algo, pero cambió de opinión.
—Iré a echarles un vistazo —dijo.
Se dirigió a la parte posterior de la nave y desapareció por la corta rampa que conducía
al cuarto de motores, sacudido por vibraciones y temblores.
Morris se inclinó hacia adelante y apagó el cigarrillo. Esperó un momento más, alargó la
mano y hundió los controles al máximo.
La explosión partió en dos la nave. Secciones del casco volaron a su alrededor. Salió
disparado de la silla como si careciera de peso, y fue a parar contra el tablero de control.
Fragmentos de plástico y metal se derrumbaron sobre él. Puntos incandescentes
parpadearon, se difuminaron y murieron en silencio, y sólo quedaron cenizas frías.
 
El ruido apagado de las bombas de vacío de emergencia le devolvieron la conciencia.
Estaba atrapado bajo los restos del tablero de control. Tenía un brazo roto, doblado bajo el
cuerpo. Intentó mover las piernas, pero no sentía nada por debajo de la cintura.
Los restos de su nave proseguían el viaje hacia Centauro. El mecanismo encargado de
reparar el casco intentaba en vano taponar las grietas. Los controladores automáticos de
temperatura y gravedad latían espasmódicamente en el interior de las baterías
autónomas. El inmenso bulto flamígero de los soles gemelos crecía en la pantalla
silenciosa, inexorablemente.
Estaba contento. En el silencio de la nave destrozada yacía sepultado bajo los
escombros, y contemplaba con una sensación de gratitud el punto que crecía de tamaño.
Era una hermosa visión. Hacía mucho tiempo que deseaba contemplarla, y se iba
acercando a cada momento que pasaba. Al cabo de uno o dos días, la nave se precipitaría
hacia la masa flamígera y se consumiría. De todos modos, podía gozar de este intervalo;
nada turbaba su felicidad.
Pensó en Sally, dormida como un tronco bajo las lentes calóricas. ¿Le habría gustado
Próxima? Probablemente no. Hubiera querido regresar a casa lo antes posible. Era un
placer que no podía compartir con nadie. Le estaba reservado en exclusiva. Una inmensa
paz descendió sobre él. Se quedaría quieto, y aquella magnificencia incandescente se iría
aproximando más y más...
Un ruido. Algo se estaba abriendo paso entre los escombros. Una forma retorcida y
mellada, apenas visible gracias al resplandor parpadeante de la pantalla. Morris logró
volver la cabeza.
El anaucad se tambaleó hasta erguirse en una postura precaria. La mayor parte de su
tronco había desaparecido. Se bamboleó y echó la cara hacia adelante con un chirrido
agónico. Avanzó poco a poco hacia él y se detuvo a escasos metros de distancia. Los
engranajes protestaron ruidosamente. Los relés se abrieron y cerraron. Una vida imprecisa
y vaga animaba aquel armatoste destrozado.
—Buenas noches —graznó su voz metálica y aguda.
Morris chilló. Intentó mover el cuerpo, pero las vigas caídas lo impidieron. Gritó, aulló y
trató de alejarse. Escupió, sollozó y lloriqueó.
—Me gustaría hacerle la demostración de un anaucad —continuó la voz metálica—.
¿Quiere llamar a su mujer, por favor? Me gustaría hacerle también a ella la demostración.
—¡Vete! —chilló Morris—. ¡Aléjate de mí!
—Buenas noches —prosiguió el anaucad, como un disco rayado—. Buenas noches.
Siéntese, por favor. Es un placer conocerle. ¿Cómo se llama? Gracias. Es usted la
primera persona del barrio que ve un anaucad. ¿Dónde trabaja?
Sus lentes oculares muertas le dirigieron una mirada vacía.
—Siéntese, por favor —repitió—. Sólo tardaré un momento. Sólo un momento. La
demostración sólo tardará un...
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed