Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 22 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - ALGUNAS CLASES DE VIDA

ALGUNAS CLASES DE VIDA
Philip K. Dick
 
 
 
—¡Joan, por el amor de Dios!
Joan Clarke captó la irritación en la voz de su marido, aun a través del altavoz mural.
Saltó de la silla en la que estaba sentada junto a la videopantalla y corrió hacia el
dormitorio. Bob hurgaba furiosamente en el armario ropero, sacando chaquetas y trajes y
arrojándolos sobre la cama. Su cara estaba roja de exasperación.
—¿Qué buscas?
—Mi uniforme. ¿Dónde está? ¿No está aquí?
—Claro que sí. Déjame mirar.
Bob se apartó con semblante hosco. Joan pasó a su lado y conectó el distribuidor
automático. Los trajes aparecieron en rápida sucesión, desfilando para que los
inspeccionara.
Eran las nueve de la mañana. El cielo lucía un azul radiante. No se veía ni una nube.
Un cálido día primaveral de finales de abril. Las lluvias del día anterior habían humedecido
y ennegrecido la tierra que se extendía frente a la casa. Brotes verdes empezaban a
asomar en el suelo ablandado. La humedad oscurecía la acera. Amplias parcelas de
césped centelleaban a la luz del sol.
—Aquí está.
Joan desconectó el distribuidor. El uniforme cayó en sus brazos y se lo pasó a su
marido.
—La próxima vez no te enfades tanto.
—Gracias —sonrió Bob, violento. Dio unas palmadas a la chaqueta—. Fíjate, está
arrugada. Creía que me lo tendrías todo a punto.
—Te quedará muy bien.
Joan conectó el hacecamas. Éste alisó las sábanas y las mantas, luego las dobló. El
cobertor se acomodó cuidadosamente sobre las almohadas.
—Cuando la hayas llevado un rato te sentará de maravilla. Bob, eres el hombre más
quisquilloso que conozco.
—Lo siento, cariño —murmuró Bob.
—¿Qué te pasa? —Joan se acercó a él y apoyó la mano sobre su ancha espalda—.
¿Estás preocupado por algo?
—No.
—Cuéntamelo.
Bob empezó a desabrocharse el uniforme.
—Nada importante. No quería preocuparte. Erickson me llamó ayer al trabajo para
decirme que mi grupo va a partir de nuevo. Por lo visto, ahora llaman a los grupos de dos
en dos. Pensaba que descansaría durante otros seis meses.
—¡Oh, Bob! ¿Por qué no me lo dijiste?
—Erickson y yo hablamos mucho rato. «¡Por el amor de Dios!», le dije, «acabo de
llegar». «Lo sé, Bob», me contestó, «Lo siento muchísimo, pero no puedo hacer nada.
Navegamos en el mismo barco. En cualquier caso, no durará mucho. Es posible que
terminemos de una vez. Se trata de la situación en Marte. A todo el mundo le está
molestando». Eso es lo que me dijo. Fue muy amable. Para ser un organizador sectorial,
Erickson es un buen tipo.
—¿Cuándo..., cuándo has de marcharte?
Bob consultó su reloj.
—Debo estar en la pista a mediodía. Me quedan tres horas.
—¿Cuándo volverás?
—Oh, dentro de un par de días..., si todo va bien. Ya sabes cómo están las cosas.
Varían de un día a otro. ¿Te acuerdas cuando en octubre estuve ausente toda una
semana? Claro que no ocurre a menudo. Los grupos se turnan ahora con tal rapidez que
prácticamente estás de vuelta antes de empezar.
Tommy entró como una tromba en la cocina.
—¿Qué pasa, papá? —Reparó en el uniforme—. Caray, ¿le toca a tu grupo de nuevo?
—Exacto.
Tommy sonrió de oreja a oreja: era una complacida sonrisa de adolescente.
—¿Van a poner en vereda a los marcianos? Estaba viendo las noticias. Esos marcianos
parecen un montón de hierbas secas atadas en un manojo. ¿Están seguros que podrán
liquidarles?
Bob rió y palmeó la espalda de su hijo.
—Pregúntaselo a ellos, Tommy.
—Tenía muchas ganas de ir contigo.
La expresión de Bob cambió. Sus ojos se endurecieron como el pedernal.
—No, muchacho, ni hablar. No digas eso. Se produjo un silencio incómodo.
—Era una broma —murmuró Tommy.
—Olvídalo —rió Bob—. Ahora, lárguense. Quiero cambiarme.
Joan y Tommy salieron de la habitación. La puerta se cerró. Bob se vistió a toda prisa,
tiró la bata y el pijama sobre la cama y se ciñó el uniforme de color verde oscuro. Se ató
las botas y abrió la puerta.
Joan había sacado su maleta del armario del vestíbulo.
—Te la vas a llevar, ¿verdad? —preguntó.
—Gracias. —Bob tomó la maleta—. Vamos al coche.
Tommy ya estaba absorto en la videopantalla, empezando los deberes de aquel día.
Una lección de biología desfilaba lentamente por la pantalla.
 
Bob y Joan bajaron los peldaños delanteros y se encaminaron por el sendero hacia el
vehículo de superficie, estacionado al borde de la carretera. La puerta se abrió cuando se
acercaron. Bob arrojó la maleta dentro y se sentó al volante.
—¿Por qué hemos de luchar contra los marcianos? —preguntó Joan de repente—.
Dímelo, Bob. Dime por qué.
Bob encendió un cigarrillo. Dejó que el humo gris se esparciera por la cabina del coche.
—¿Por qué? Lo sabes tan bien como yo. —Alargó su enorme mano y golpeó el bello
cuadro de mandos del coche—. Por esto.
—¿Qué quieres decir?
—El mecanismo de control necesita rexeroide. Y los únicos depósitos de rexeroide de
todo el sistema se encuentran en Marte. Si perdemos Marte, perdemos esto. —Recorrió
con la mano el brillante cuadro de mandos—. Y si perdemos esto, ¿cómo vamos a ir de un
lado a otro? Contéstame.
—¿No podemos volver a la conducción manual?
—Hace diez años sí, pero hace diez años conducíamos a menos de ciento cincuenta
kilómetros por hora. Hoy en día, ningún ser humano podría conducir a aquellas
velocidades. Es imposible volver a la conducción manual sin reducir la velocidad.
—¿Por qué no?
—Cariño —rió Bob—, vivimos a ciento cuarenta kilómetros de la ciudad. ¿De verdad
crees que podría conservar mi trabajo si corriera todo el rato a sesenta kilómetros por
hora? Me pasaría la vida en la carretera.
Joan calló.
—Por tanto, hemos de conseguir ese maldito material, el rexeroide. Nuestros aparatos
de control dependen de él. Nosotros dependemos de él. Lo necesitamos. Las minas de
Marte deben seguir en funcionamiento. No podemos permitir que los marcianos se
apoderen de los depósitos de rexeroide. ¿Entiendes?
—Entiendo. Y el año pasado fue el kryon de Venus. Era imprescindible, así que fuiste a
luchar a Venus.
—Querida, las paredes de nuestras casas no mantendrían una temperatura constante
sin el kryon. El kryon es la única sustancia muerta del sistema que se adapta a los
cambios de temperatura. Bueno, tendríamos..., tendríamos que volver a los radiadores,
como en los tiempos de mi abuelo.
—Y el año anterior fue el lonolite de Plutón.
—El lonolite es la única sustancia conocida que puede utilizarse para fabricar los
bancos de memoria de las calculadoras. Es el único metal con auténtica capacidad
memorística. Sin lonolite perderíamos todas nuestras computadoras. Y ya sabes adónde
iríamos a parar sin ellas.
—Muy bien.
—Cariño, tú ya sabes que no quiero ir, pero debo hacerlo. Todos hemos de hacerlo. —
Bob indicó la casa con un ademán—. ¿Quieres quedarte sin todo eso? ¿Quieres volver al
pasado?
—No. —Joan se apartó del coche—. De acuerdo, Bob. Hasta dentro de uno o dos días.
—Eso espero. Este problema se acabará pronto. Han llamado a casi todos los grupos
de Nueva York. Los de Berlín y Oslo ya están allí. Será breve.
—Buena suerte.
—Gracias. —Bob cerró la puerta. El motor se puso en marcha automáticamente—.
Despídeme de Tommy.
El coche se alejó mientras aceleraba. El cuadro de mandos automático lo introdujo con
pericia en el grueso del tráfico que circulaba por la autopista. Joan se quedó mirando
hasta que el coche desapareció en la interminable oleada de destellantes cascos
metálicos que atravesaban el campo y formaban una cinta brillante que se extendía hasta
la lejana ciudad. Después, regresó poco a poco hacia la casa.
 
Bob nunca regresó de Marte, por así decirlo. Tommy pasó a ser el hombre de la casa.
Joan consiguió que le eximieran de acudir a la escuela, y el muchacho empezó a trabajar,
pasado un tiempo, en el Proyecto de Investigaciones Gubernamentales, situado a unos
cuantos kilómetros de su casa.
Bryan Erickson, el Organizador Sectorial, les visitó una noche para saber cómo les iba.
—Tienen una casa muy bonita —dijo Erickson, paseando la vista a su alrededor.
Tommy se sintió lleno de orgullo.
—¿En serio? Siéntese y póngase cómodo.
—Gracias. —Erickson echó un vistazo a la cocina. Estaban preparando la cena—.
Excelente cocina.
Tommy se puso a su lado.
—¿Ve esa máquina que hay sobre la encimera?
—¿Para qué sirve?
—Es el selector de la cocina. Cada día nos proporciona un menú diferente. No tenemos
que pensar en la comida.
—Sorprendente. —Erickson miró a Tommy—. Parece que les va muy bien.
Joan levantó la vista de la videopantalla.
—Tan bien como se podría esperar.
Habló con voz apagada, inexpresiva. Erickson gruñó y volvió a la sala de estar.
—Bien, creo que voy a marcharme.
—¿Para qué ha venido? —preguntó Joan.
—Para nada en particular, señora Clarke.
Erickson vaciló al llegar a la puerta. Era un hombre grande, de cara rojiza, entrado en la
treintena.
—Bien, sí, hay un problema.
—¿Cuál es? —preguntó Joan con frialdad.
—Tom, ¿te has sacado ya el carnet de la Unidad Sectorial?
—¡Mi carnet de la Unidad Sectorial!
—Según la ley, estás registrado como miembro de este sector..., mi sector. —Rebuscó
en su bolsillo—. Llevo encima unos cuantos carnets en blanco.
—¡Caray! —exclamó Tommy, algo asustado—. ¿Tan pronto? Creí que no me lo daban
hasta cumplir los dieciocho años.
—Han cambiado la legislación. Nos dieron una buena paliza en Marte. Algunos sectores
no pueden llegar al cupo. A partir de ahora se irá rebajando el límite de edad. —Erickson
sonrió complacido—. Este sector es muy bueno. Nos divertimos mucho haciendo
instrucción y probando los nuevos equipos. He conseguido por fin que Washington nos
envíe todo un escuadrón de los pequeños cazas de doble reactor nuevos. A cada hombre
de mi sector se le asigna un caza.
—¿De veras? —Los ojos de Tommy se iluminaron.
—De hecho, el piloto puede llevarse a casa el aparato durante el fin de semana. Se
puede estacionar en el jardín.
—¿Va en serio?
Tommy se sentó ante el escritorio y rellenó el carnet de la Unidad muy contento.
—Sí, nos lo pasamos muy bien —murmuró Erickson.
—Entre guerra y guerra —dijo Joan en voz baja.
—¿Qué ha dicho, señora Clarke?
—Nada.
Erickson tomó el carnet y lo guardó en su cartera.
—A propósito... —empezó.
Tommy y Joan se volvieron hacia él.
—Supongo que habrán visto imágenes de la guerra del gleco por la videopantalla.
Supongo que estarán enterados de todo.
—¿La guerra del gleco?
—Extraemos todo nuestro gleco de Calixto. Se obtiene de las pieles de ciertos
animales. Bien, los nativos nos están dando algunos problemas. Afirman...
—¿Qué es el gleco? —preguntó Joan con severidad.
—El material gracias al cual su puerta principal se abre sólo para usted. Es sensible a la
presión específica de su mano. El gleco se obtiene de esos animales.
El silencio que siguió podía cortarse con un cuchillo.
—Me marcho. —Erickson avanzó hacia la puerta—. Nos veremos en la próxima sesión
de instrucción, Tom. ¿De acuerdo? —Abrió la puerta.
—De acuerdo —murmuró Tommy.
—Buenas noches.
Erickson salió y cerró la puerta a su espalda.
 
—¡Pero debo ir! —exclamó Tommy.
—¿Por qué?
—Todo el sector va. Es obligatorio.
—Eso no es cierto —replicó Joan, mirando por la ventana.
—Pero si no vamos perderemos Calixto, y si perdemos Calixto...
—Lo sé. Tendremos que volver a utilizar llaves para abrir las puertas. Como en los
tiempos de nuestros abuelos.
—Exacto. —Tommy sacó pecho, volviéndose de un lado y del otro—. ¿Qué tal estoy?
Joan no respondió.
—¿Qué tal estoy? ¿Tengo buen aspecto?
Tommy tenía buen aspecto con su uniforme de color verde oscuro. Era delgado,
caminaba con la espalda recta y tenía mucho mejor aspecto que Bob. Bob había
engordado. Se estaba quedando calvo. El cabello de Tommy era espeso y negro. Sus
mejillas estaban rojas de excitación, sus ojos relampagueaban. Se puso el casco y se
ajustó la correa.
—¿Bien? —preguntó.
—Estupendo —asintió Joan.
—Dame un beso de despedida. Me voy a Calixto. Volveré dentro de un par de días.
—Adiós.
—No pareces muy contenta.
—No lo estoy. No estoy nada contenta.
Tommy volvió de Calixto sin un rasguño, pero durante la guerra del trektón que se
desarrolló en Europa algo falló en su pequeño caza de doble reactor y la Unidad Sectorial
regresó sin él.
—El trektón se usa en los tubos de las videopantallas —explicó Bryan Erickson—. Es
muy importante, Joan.
—Ya veo.
—Sabe bien lo que significan las videopantallas. Toda nuestra educación e información
dependen de ellas. Los niños aprenden gracias a ellas, igual que si fueran a la escuela. Y
por la noche nos entretenemos con los canales de diversión. No querrá que volvamos a...
—No, no... Por supuesto que no. Lo siento. —Joan movió la mano y la mesita de café
entró en la sala de estar; traía una cafetera humeante—. ¿Crema, azúcar?
—Sólo azúcar, gracias.
Erickson tomó su taza y siguió sentado en el sofá sin pronunciar palabra, bebiendo y
removiendo el café con la cucharilla. La casa estaba en silencio. Eran cerca de las once
de la noche. Las persianas estaban bajadas. La videopantalla funcionaba a bajo volumen
en el rincón. En el exterior, todo estaba oscuro e inmóvil, a excepción de un débil viento
que soplaba entre los cedros que se alzaban al final de los jardines.
—¿Alguna novedad en los diversos frentes? —preguntó Joan al cabo de un rato,
reclinándose en el sofá y alisándose la falda.
—¿Los frentes? —Erickson reflexionó—. Bien, algunos avances en la guerra del
iderium.
—¿Donde ocurre?
—En Neptuno. Sacamos nuestro iderium de Neptuno.
—¿Para que se usa el iderium?
La voz de Joan era tenue y lejana, como si llegara desde un lugar remoto. Su rostro,
teñido de una intensa blancura, reflejaba aflicción, como si una máscara lo recubriera, una
máscara a través de la cual ella miraba desde una distancia enorme.
—Todos los periódicos automáticos requieren iderium —explicó Erickson—. El
revestimiento de iderium hace posible que detecten los acontecimientos mientras ocurren
y los despachen de inmediato a las videopantallas. Sin el iderium volveríamos a los
reportajes escritos a mano, con la consiguiente parcialidad del periodista. Noticias
contaminadas por los prejuicios personales. Los periódicos automáticos que funcionan con
iderium son imparciales.
Joan asintió con la cabeza.
—¿Alguna otra novedad?
—Poco más. Se dice que pueden producirse disturbios en Mercurio.
—¿Qué obtenemos de Mercurio?
—Ambrolina. Utilizamos la ambrolina en toda clase de unidades selectivas. El selector
de su cocina, por ejemplo. El selector de comida que le proporciona los menús. Es una
unidad de ambrolina.
Joan miró con aire ausente su taza de café.
—Los nativos de Mercurio..., ¿nos van a atacar?
—Se han producido desórdenes, alborotos, esa clase de cosas. Algunas unidades
sectoriales ya han entrado en acción. Las de París y Moscú. Grandes unidades, según
creo.
—Bryan, estoy segura que ha venido a verme por algo concreto —dijo Joan, al cabo de
un rato.
—Oh, no. ¿Por qué lo dice?
—Lo presiento. ¿De qué se trata?
El rostro bondadoso de Erickson enrojeció.
—Es muy sagaz, Joan. Sí, he venido por algo concreto.
—¿Qué es?
Erickson introdujo la mano en el bolsillo interior de la chaqueta y extrajo un papel
mimeografiado doblado. Se lo pasó a Joan.
—Le aseguro que no ha sido idea mía. No soy más que una pieza de una gigantesca
maquinaria. —Se mordió el labio, nervioso—. Es por culpa de las enormes pérdidas
sufridas durante la guerra del trektón. Necesitan cerrar filas. Según he oído, se han
opuesto a la medida.
—¿Qué significa todo esto? —Joan le devolvió el papel—. No entiendo nada de esta
jerga legal.
—Bien, significa que las mujeres van a ser admitidas en las unidades sectoriales en...,
en ausencia de los miembros varones de la familia.
—Oh. Ya entiendo.
Erickson se levantó rápidamente, aliviado que su misión hubiera concluido.
—Tengo que irme. Sólo quería enseñarle esto. Lo están repartiendo por todas partes.
Guardó el papel en el bolsillo. Parecía muy cansado.
—Ya no queda mucha gente, ¿verdad?
—¿Qué quiere decir?
—Primero los hombres. Después, los niños. Ahora, las mujeres. Cualquiera vale.
—Como sucede entre los animales, supongo. Bien, tiene que haber un motivo. Hemos
de mantener estos frentes. No podemos quedarnos sin estas materias. Hay que lograrlo.
—Supongo que sí. —Joan se levantó lentamente—. Hasta pronto, Bryan.
—Volveré a finales de semana. Hasta pronto, Joan.
 
Bryan Erickson llegó justo cuando acababa de estallar la guerra de la ninfita en Saturno.
Dedicó una sonrisa de disculpa a la señora Clarke cuando ésta le abrió la puerta.
—Siento molestarla tan temprano —dijo Erickson—. Tengo mucha prisa. He de recorrer
todo el sector.
—¿Qué pasa?
Joan cerró la puerta. El hombre llevaba su uniforme de organizador, verde pálido con
franjas plateadas sobre los hombros. Joan aún no se había cambiado la bata.
—Qué bien y caliente se está aquí —dijo Erickson, calentándose las manos en la pared.
Era un día claro y frío de noviembre. La nieve, como una fría manta blanca, lo cubría
todo. Algunos árboles desnudos brotaban de la tierra; sus ramas estaban yermas y
heladas. La brillante cinta de coches que antes ocupaba la autopista se había reducido a
un ínfimo hilo. Muy poca gente iba ya a la ciudad. Casi todos los vehículos de superficie
estaban en el depósito.
—Supongo que se habrá enterado de lo que pasa en Saturno —murmuró Erickson.
—He visto algunas imágenes en la videopantalla.
—Una auténtica rebelión. Esos nativos de Saturno son muy grandes. Dios mío, deben
medir quince metros de alto.
Joan movió la cabeza con aire ausente y se frotó los ojos.
—Es una pena que necesitemos algo de Saturno. ¿Ha desayunado, Bryan?
—Oh, sí, gracias... Ya he desayunado. —Erickson se puso de espaldas junto a la
pared—. Es estupendo refugiarse del frío. Tiene su casa muy limpia y aseada. Ojalá mi
esposa hiciera lo mismo.
Joan se acercó a las ventanas y subió las persianas.
—¿Qué sacamos de Saturno?
—Entre tantas cosas, tenía que ser la ninfita. Renunciaríamos a cualquier otra, pero no
a la ninfita.
—¿Para qué se utiliza la ninfita?
—Para todos los aparatos de pruebas de aptitud. Sin ninfita seríamos incapaces de
saber cuál es la persona más idónea para una ocupación, incluyendo al presidente del
Consejo Mundial.
—Entiendo.
—Con los analizadores de ninfita determinamos para qué sirve cada persona y qué
trabajo debe hacer. La ninfita es la herramienta básica de la sociedad moderna. Gracias a
ella se nos adjudica una clasificación y un grado. Si algo le ocurriera a los suministros...
—¿Y toda proviene de Saturno?
—Me temo que sí. Los nativos se han sublevado e intentan apoderarse de las minas de
ninfita. La lucha será encarnizada. Son muy grandes. El gobierno se verá obligado a
reclutar a toda la gente disponible.
Joan tragó saliva.
—¿A todo el mundo? —Se llevó la mano a la boca—. ¿Incluidas las mujeres?
—Me temo que sí. Lo siento, Joan. Ya sabe que no ha sido idea mía. Nadie quiere
hacerlo, pero si hemos de salvar todo cuanto poseemos...
—Pero, ¿quién va a quedar?
Erickson no respondió. Se sentó ante el escritorio y rellenó un carnet. Se lo pasó a
Joan, que lo tomó automáticamente.
—Su carnet de unidad.
—¿Quién va a quedar? —repitió Joan—. Dígamelo. ¿Quién va a quedar?
 
La nave procedente de Orión aterrizó con un gran estruendo. Las exhaustas válvulas
arrojaron nubes de materiales de desecho cuando los compresores de reacción se
enfriaron en silencio.
No se oyó el menor sonido durante un rato. Después, la escotilla se abrió con cautela
hacia dentro. N’tgari-3 salió con grandes precauciones, moviendo un cono atmosférico
frente a él.
—¿Resultados? —preguntó su compañero, comunicando sus pensamientos a N’tgari-3.
—Demasiado tenue para que nosotros la respiremos, pero suficiente para otras formas
de vida. —N’tgari-3 miró a su alrededor, examinando las colinas y llanuras lejanas—. Muy
tranquilo, desde luego.
—Ni un sonido o signo de vida. —Su compañero salió—. ¿Qué es eso?
—¿Dónde? —preguntó N’tgari-3.
—En esa dirección. —Luci’n-6 se lo indicó con su antena polar—. ¿Lo ves?
—Parecen unidades de construcción. Como estructuras de gran tamaño.
Los dos orionianos alzaron la lancha al nivel de la escotilla y la depositaron en tierra.
N’tgari-3 se puso al volante y cruzaron la llanura en dirección al punto visible en el
horizonte. Crecían plantas por todas partes, algunas altas y robustas, otras frágiles,
pequeñas y provistas de flores de muy diversos colores.
—Lleno de formas inmóviles —observó Luci’n-6. Atravesaron un campo de plantas
anaranjadas y grises, miles de tallos que crecían uniformemente, infinitas plantas
idénticas.
—Parece que las han sembrado de forma artificial —murmuró N’tgari-3.
—Aminora la velocidad. Estamos llegando a una especie de edificio.
N’tgari-3 redujo la velocidad al mínimo. Los dos orionianos miraron por la ventanilla,
muy interesados.
Una encantadora estructura se erguía entre plantas de todas clases, plantas altas,
alfombras de plantas pequeñas, lechos de plantas provistas de flores asombrosas. La
estructura era esbelta y atractiva, sin duda producto de una civilización avanzada.
N’tgari-3 saltó de la lancha.
—Quizá estemos a punto de tropezar con los legendarios seres de la Tierra.
Atravesó corriendo la alfombra de plantas, larga y uniforme, hasta llegar al porche
delantero del edificio.
Luci’n-6 le siguió. Ambos examinaron la puerta.
—¿Cómo se abre? —preguntó Luci’n-6.
Practicaron un limpio agujero en la cerradura y la puerta se abrió. Las luces se
encendieron automáticamente. Las paredes caldearon la casa.
—¡Qué..., qué desarrollo tan increíble! ¡Qué gran adelanto!
Fueron de habitación en habitación, examinando la videopantalla, la complicada cocina,
los muebles del dormitorio, las cortinas, las sillas, la cama.
—Pero, ¿dónde están los terrícolas? —preguntó por fin N’tgari-3.
—Volverán en seguida.
 
N’tgari-3 paseaba arriba y abajo.
—Todo esto me produce una extraña sensación. Mi antena no lo capta. Una especie de
incomodidad. —Vaciló—. No es posible que no vuelvan, ¿verdad?
—¿Por qué no?
Luci’n-6 se puso a juguetear con la videopantalla.
—Muy improbable. Les esperaremos. Volverán.
N’tgari-3 miró por la ventana, nervioso.
—No los veo, pero tienen que andar por aquí cerca. No me cabe en la cabeza que se
marcharan, dejando todo esto. ¿Adónde habrán ido, y por qué?
—Volverán. —Luci’n-6 captó un poco de estática en la pantalla—. Esto no es muy
impresionante.
—Tengo la sensación que no volverán.
—Si los terrícolas no regresan —dijo pensativamente Luci’n-6, manipulando los mandos
de la pantalla—, se convertirán en uno de los más grandes enigmas de la arqueología.
—Seguiré esperándolos —dijo N’tgari-3, imperturbable.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed