Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 22 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - AUTOMACIÓN

AUTOMACIÓN
Philip K. Dick
 
 
 
1
 
La tensión aumentaba en los tres hombres que esperaban. Fumaban, se paseaban de
un lado a otro, dando puntapiés a voleo sobre los matorrales y las piedras del camino. Un
sol tórrido de mediodía se abatía sobre los campos de color castaño, las filas de casas de
plástico y la distante línea de montañas hacia el oeste.
—Ya es tiempo —dijo Earl Perine anundándose sus huesudas manos—. Varía de
acuerdo con la carga, en medio segundo por cada libra adicional.
Morrison repuso sombríamente:
—Vamos, déjanos al menos imaginar qué ocurre para ser tarde.
El tercer hombre no dijo nada. O'Neill iba a visitar otro establecimiento, no conocía bien
a Perine ni a Morrison para discutir con ellos. En su lugar se acurrucó y se entretuvo en
arreglar bien los papeles que llevaba en su cartera. A la brillante luz del sol, los brazos de
O'Neill aparecían tostados y recubiertas de vello, relucientes de sudor. Con sus cabellos
enmarañados de color ya gris y sus gafas, tenía un aspecto de mayor edad que los otros
dos. Vestía pantalón corto, una camisa sport y zapatos de suela de crepé. Entre sus
dedos, su estilográfica se movía, metálica y eficiente.
 
—¿Qué está usted escribiendo? —gruñó Perine.  
—Estoy anotando el procedimiento que vamos a emplear —repuso O'Neill con suaves
formas—. Es mejor sistematizarlo ahora, en lugar de intentarlo al azar. Queremos conocer
lo que intentamos hacer y qué es lo que no funciona. De lo contrario, nos moveremos a
ciegas en un círculo cerrado. El problema que tenemos es sólo el de la comunicación, así
es como yo lo veo.
—comunicación... —repitió Morrison con su voz profunda—. Sí, no podemos conseguir
tomar contacto con esta condenada cosa. Llega, carga y continúa. No hay ni el más
mínimo contacto entre nosotros y ella.
—Es una máquina —dijo Perine excitadamente—. Es algo muerto..., ciego y sordo.
—Pero sí que está en contacto con el mundo exterior —recalcó O'Neill—. Tiene que
haber alguna forma de conseguirlo. Las señales específicamente semánticas tienen
significado para ella, todos nosotros tenemos que hacer esas señales. Hemos de
redescubrirlo, aunque sólo tengamos una decena entre mil millones de posibilidades.
Un lento y sordo rumor interrumpió a los tres hombres. Los tres miraron hacia el
camino, alertados. El momento había llegado.
—Aquí viene —dijo Perine—. De acuerdo, sabio amigo, veamos si es capaz de
producir el menor cambio en su rutina.
El camión que llegaba era impresionante, macizo, rodando bajo su cargamento
cuidadosamente bien sujeto. En muchos aspectos, daba la impresión de un vehículo de
transporte operado por seres humanos; pero con una excepción. No tenía cabina de
dirección. La superficie horizontal era una estiba de carga y en aquel lugar debería
normalmente haber llevado los faros. El radiador era una masa fibrosa y esponjosa de
receptores en que se hallaban los aparatos sensoriales de su utilidad móvil.
Apercibido de la presencia de los tres hombres, el camión acortó la marcha y se
detuvo, sacó la marcha y puso en acción los frenos de urgencia. Transcurrió un momento
mientras los relés funcionaban, y después una porción de la superficie de carga dejó caer
una cascada de paquetes sobre el piso de la carretera. Con las mercancías, había caído
una hoja con detallado inventario de la descarga.
—Ya sabe lo que tiene que hacer —dijo O'Neill—. Vamos, de prisa, artes de que se
vaya de aquí.
Con mano experta, los tres hombres fueron tomando los paquetes y rompiendo los
envoltorios. Varios objetos brillaron a la luz del día: un microscopio binocular, una radio
portátil, docenas de platos de plástico, diverso equipo sanitario, hojas de afeitar, ropas y
alimentos. La mayor parte de la mercancía, como de costumbre, era alimento. Los tres
hombres comenzaron sistemáticamente a aplastar las mercancías. En pocos minutos,
sólo quedó a su alrededor un verdadero caos de desperdicios.
—Eso es todo —dijo finalmente O'Neill echándose hacia atrás. Y buscó su hoja de
comprobación—. Veremos ahora lo que hace.
 
El camión había comenzado a rodar de nuevo, pero repentinamente se detuvo y dio
marcha hacia atrás a donde se encontraban los tres hombres. Sus receptores habían
tomado nota de que aquellos hombres habían destrozado la porción dejada caer de la
carga. Dio media vuelta en un círculo y volvió de forma que el tablero de recepción cayese
frente a ellos. La antena surgió hacia arriba; había empezado a comunicar con la fábrica.
Las instrucciones estaban ya en camino.
Y entonces, un segundo e idéntico movimiento de descarga se produjo como la primera
vez.
—Hemos fracasado —dijo Perine al ver que una segunda hoja con el inventario de la
parte descargada caía con las mercancías—. Hemos destruido todo eso para nada.
—¿Y qué hacemos ahora? —preguntó Morrison a O'Neill—. ¿Cuál es la próxima
estratagema que se le ocurre?
—Echadme una mano —dijo O'Neill.
Recogió uno de aquellos paquetes y lo depositó en la parte de atrás del camión.
Dejándolo en la plataforma, volvió por otro. Los otros dos hicieron lo mismo, hasta volver
a depositar la carga en el camión. Cuando el camión comenzó a marchar hacia delante, la
última de aquellas cajas se hallaba de nuevo en su lugar.
El camión vaciló. Sus receptores registraron el retorno de la carga. Desde su
instalación interior surgió una baja y sostenida nota zumbante.
—Esto puede trastornar su sistema de conducción —comentó O'Neill sudando—.
Espero que altere sus operaciones y se vuelva loco.
El camión hizo un movimiento de avance como para continuar. Después dio la vuelta y
volvió a dejar la carga sobre la carretera.
—¡Cogedlos, pronto! —gritó O'Neill. Los tres hombres comenzaron frenéticamente a
recargar el camión una vez más; pero a medida que las cajas y los paquetes iban
cayendo sobre la plataforma, un dispositivo automático iba dejándolos nuevamente caer
al suelo.
—Es inútil —dijo Morrison, jadeando—. Es como echar agua en un tamiz.
—Estamos chasqueados —opinó Perine de acuerdo con su compañero—. Como
siempre. Nosotros, los humanos, salimos perdiendo siempre. No hay nada que hacer.
El camión pareció mirarles con calma, con sus receptores en blanco e impasibles.
Cumplía con su trabajo. La red a escala planetaria de factorías automáticas llevaba a
cabo su tarea impuesta hacía cinco años antes, desde los primeros tiempos del Conflicto
Total del Globo.
—Bien, ya se va —observó Morrison, desmoralizado. La antena del camión había
descendido, se oyó cómo se colocaba la primera para arrancar y soltaba el freno.
—Vamos a intentarlo por última vez —sugirió O'Neill. Tomó uno de los paquetes y
desgarró el envoltorio. De él, sacó un envase de diez galones de leche y le destapó la
cubierta.
—Esto es absurdo —protestó Perine. De mala gana, encontró una copa entre los
desperdicios y la llenó de leche—. ¡Esto es un juego de chicos!
Los tres bebieron rápidamente de aquella leche. Como estaba planeado, O'Neill fue el
primero en retorcer el gesto, tiró la copa y escupió con repugnancia en el suelo.
—¡Qué porquería! —exclamó, indignado.
Los otros dos hicieron lo mismo, acabando por dar con el pie despectivamente al
envase de la leche y escupiendo indignados en el suelo. Y miraron acusadoramente al
impasible camión.
—¡Esto es un asco! —rugió Morrison.
 
Curioso, el camión se hizo un poco atrás. Los circuitos electrónicos respondieron a la
nueva situación y la antena volvió a surgir hacia arriba como un estandarte.
—Vamos a probar otro —dijo O'Neill, temblando. Conforme el camión aguardaba, tomó
un segundo envase de leche y repitió la misma acción, destaparlo y probarla—. ¡Es lo
mismo! —gritó al camión—. ¡Es tan mala como la otra!
Del camión surgió un cilindro de metal. El cilindro cayó a los pies de Morrison, que
rápidamente lo recogió y lo abrió. En él se leía en letras grandes:
ESTABLECER LA NATURALEZA DEL DEFECTO.
El catálogo inscrito en el rollo comprendía una lista abundante de posibles defectos de
la mercancía, con casilleros especiales para cada uno, y donde se rogaba que se trazase
una marca mediante el bolígrafo adjunto, en la particular deficiencia del producto.
—¿Qué es lo que marco? —preguntó Morrison—. ¿Contaminada? ¿Bacterial? ¿Agria?
¿Rancia? ¿Incorrectamente etiquetada? ¿Cuajada?
Pensando con rapidez, O'Neill intervino.
—No compruebes ninguno de esos defectos. La factoría, sin duda, está dispuesta
automáticamente para rehacerlo inmediatamente y corregirlo. Realizará sus propios
análisis y nos ignorará por completo —Y su rostro resplandeció ante una súbita
inspiración—. Escribe en ese espacio en blanco que hay al fondo apropiado para «otros
datos».
—¿Qué escribo?
—Escribe: El producto está totalmente superfluizado.
—¿Qué palabra es ésa? —preguntó Perine, asombrado y confuso.
—¡Escríbelo! Es más bien un acertijo semántico..., la factoría no estará en condiciones
de entenderlo. Quizás de esa forma le echemos a perder todo su trabajo.
Con la pluma de O'Neill, Morrison escribió cuidadosamente que la leche estaba
superfluizada. Moviendo la cabeza, enrolló nuevamente el cilindro y lo entregó.
—Creo que lo hemos conseguido. Al fin hemos tomado contacto con esos fantasmas.
—Sí, claro que lo hemos conseguido —dijo O'Neill—. Nunca oí hablar de un producto
que estuviera superfluizado.
Cortada sobre la roca en la base de las montañas, yacía la vasta extensión recubierta
de metal en forma de cubo, de la factoría de Kansas City. Su superficie estaba corroída
por las radiaciones, picoteada y desgarrada de los cinco años de guerra que se habían
abatido sobre ella. La mayor parte de la factoría estaba enterrada en el subsuelo bajo las
rocas y sólo eran visibles los accesos de la entrada: El camión parecía una mota brillante
rodando a gran velocidad hacia la entrada. Al aproximarse a pocas yardas, un mecanismo
secreto actuó el acceso y el camión desapareció entre las sombras, cerrándose
inmediatamente tras él.
—Y la cuestión importante queda en pie —dijo O'Neill—. Ahora tenemos que
persuadirles de que dejen de funcionar de una vez y por todas y que paren
definitivamente en su automación.
 
Judith O'Neill servía café negro a la gente que se aglomeraba en el cuarto de estar. Su
marido hablaba, mientras que escuchaban los demás. O'Neill era casi una autoridad en el
sistema de automación hasta donde podía serlo en aquellos días de la posguerra.
En su propia zona, en la región de Chicago, Había conseguido hacer saltar la valla de
acero protectora de la factoría automática; pero mucho antes de que pudiese llegar hasta
el cerebro electrónico que regía la factoría, la planta reconstruyó por sí misma otra valla
mucho más inaccesible. Con aquello, al menos, había demostrado que las factorías no
eran infalibles.
—El Instituto de Cibernética Aplicada —explicaba O'Neill—, había completado el
control sobre toda la red de automación. Pero la guerra tuvo la culpa. Se perdió el
conocimiento que nos hubiera sido preciso y, en todo caso, el Instituto fracasó al
transmitirnos ese conocimiento, y ahora nos encontramos con que tampoco sabemos qué
hacer exactamente, ni transmitir nuestras ideas. No vemos la forma de indicar a estas
factorías automáticas que la guerra ya terminó y que los hombres estamos dispuestos a
hacernos cargo de los recursos de producción normalmente, y resumir el control de las
operaciones industriales.
—Y entre tanto —intervino Morrison— esa maldita red se expande y consume todos los
recursos disponibles.
—Yo tengo la idea —opinó Judith— de que si se le pegara fuerte y profundo se llegaría
hasta los túneles. Deben existir minas potentes por todas partes.
—¿Es que esto no va a tener límite? —preguntó nervioso Perine—. ¿Están acaso
dispuestas y equipadas para expandirse indefinidamente?
—Cada factoría está limitada a su propia área de operaciones —dijo O'Neill—; pero la
red en sí misma, no conoce fronteras. Puede continuar por siempre buscando recursos
naturales. El Instituto decidió concederles la máxima prioridad; a nosotros, los humanos,
nos dejó en segundo lugar.
—¿Y dejarán algo para nosotros? —quiso conocer Morrison.
—No, a menos que detengamos las operaciones de la red de automación. Ya han
agotado media docena de materias primas minerales. Sus equipos de exploración se
hallan en el exterior constantemente, desde cada una de las factorías, buscando hasta la
más pequeña cantidad útil para llevar a casa.
—¿Qué ocurriría si los túneles de dos factorías se cruzaran unos con otros?
O'Neill se encogió de hombros.
—Normalmente eso no ocurre nunca. Cada factoría tiene su sección especial en
nuestro planeta, «su propio trozo de la tarta», como si dijéramos, para su uso exclusivo.
—Pero eso podría ocurrir.
—Bien, son trópicas hacia las materias primas, en tanto exista algo de lo que busca,
irán a cazarlo inexorablemente —O'Neill sopesó la. idea con gran cuidado—. Es algo que
debemos considerar. Supongo que las cosas cada vez escasean más y...
O'Neill dejó de hablar. Una alta figura entraba en la habitación, y se quedó silenciosa a
la entrada, como vigilándolos a todos.
 
En la penumbra la figura parecía casi humana. Por un instante, O'Neill pensó que se
trataría de algún recién llegado al establecimiento. Después, conforme avanzaba
comprobó que sólo era un robot tan perfecto que parecía casi humano, un bípedo
funcional con un chasis asombrosamente bien acabado, con todo el conjunto de
receptores de datos en la parte correspondiente a la cabeza, y efectores y
propiorreceptores montados en un perfecto diseño. Su resemblanza a un ser humano
probaba la eficiencia de su naturaleza; de aquella máquina prodigiosa nada podía
esperarse como imitación a ninguna clase de sentimiento emocional.
El representante de la factoría había llegado.
Comenzó sin preámbulos:
—Yo soy la máquina colectora de datos —comenzó a decir—, capaz de toda clase de
comunicación oral. Contengo toda clase de aparatos de omisión y recepción de radio y
puedo integrar hechos relevantes en cualquier línea de investigación.
La voz resultaba agradable y confiada. Sin duda alguna, se trataba de una cinta
magnetofónica, impresa por algún Instituto Técnico antes de la guerra. Viniendo de
aquella figura casi humana, sonaba un tanto grotesca y O'Neill se imaginó vívidamente a
un hombre joven muerto ya, cuya voz resonaba en aquellos momentos en la boca
mecánica de aquella construcción de acero y conexiones electrónicas.
—Una palabra de advertencia —continuó el robot—. Es totalmente inútil que
consideren a este receptor como algo humano y se enzarcen en discusiones para el que
no está equipado. Aunque capaz de cumplir diferentes propósitos, no está capacitado
para el pensamiento conceptual, sólo puede reunir material ya dispuesto para ello.
Aquella voz optimista calló y surgió una segunda voz. Se parecía algo a la primera;
pero sin entonación especial, algo más bien neutral. La máquina estaba utilizando la
pauta discursiva del hombre muerto que prestó su voz para ella.
—El análisis de los productos rehusados —estableció el robot—, no muestra elementos
extraños y tampoco deterioro apreciable. El producto ha sufrido el continuo control
empleado a través de la totalidad de la red de automación:
—Está bien —repuso O'Neill—. Hemos encontrado la leche por debajo de su calidad
normal —continuó pesando sus palabras—. No queremos nada con semejante producto.
Insistimos en una preparación más cuidadosa.
La máquina respondió inmediatamente:
—El contenido semántico de la palabra superfluizada es extraña por completo a la red
de automación. No existe en el vocabulario que tenemos registrado. ¿Pueden ustedes
presentar un análisis real de la leche en términos específicos presentes o ausentes?
—No —repuso O'Neill, dándose cuenta de que el juego que llevaba adelante se hacía
muy complicado y peligroso—. Superfluizada es una palabra especial que no puede
reducirse a constituyentes químicos.
—¿Qué es lo que significa superfluizada? —preguntó la máquina—. ¿Puede usted
definirla en términos de símbolos semánticos alternados?
O'Neill vaciló. El representante tenía que dirigirse desde su investigación inicial a
regiones más generales y de ser posible hasta el último problema de cerrar la red. Si
pudiera infiltrarse por algún punto débil de aquella defensa y conseguir que comenzase
una discusión teórica...
—superfluizada —dijo— significa la condición de un producto que es manufacturado
cuando no existe ninguna necesidad de él. E indica que el tirar dichas objetos al suelo,
tiene como consecuencia el que no se deseen en absoluto.
La máquina repuso inmediatamente:
—El análisis de la red muestra la necesidad de leche sucedánea pasteurizada en alto
grado en toda esta zona. No hay otro recurso que la sustituya; la red de automación
controla toda la leche de tipo apropiado para los mamíferos que hay en existencia —Y
añadió—. Las instrucciones originales registradas describen a la leche como un elemento
esencial para la dieta humana.
O'Neill estaba siendo desbordado, la máquina llevaba la discusión hacia lo específico.
—Hemos decidido —dijo por último, desesperadamente— que no queremos más leche.
Preferimos pasarnos sin ella, al menos hasta que hayamos localizado a las vacas.
—Eso es contrario a los registros de la red —objetó la máquina—. No hay vacas. Toda
la leche se produce sintéticamente.
—Entonces la produciremos nosotros sintéticamente —interrumpió Morrison
impaciente— ¿Por qué no podemos tomar posesión de las máquinas? ¡Dios mío, no
somos niños! ¡Estamos en condiciones de poder gobernar nuestras propias vidas!
El representante de la factoría se dirigió hacia la puerta.
—Hasta que llegue el momento en que su comunidad encuentre otros recursos en el
aprovisionamiento de leche, la red continuará suministrándola. Los aparatos analíticos y
de evaluación permanecerán en esta zona; continuando su trabajo normal y corriente.
Perine exclamó irritado:
—¿Cómo podremos encontrar otros medios de suministro? ¡Ustedes disponen de todo
el equipo! ¡Son ustedes los amos de todo! —Y siguiendo tras él, le gritó a quemarropa—:
Dicen ustedes que no estamos en condiciones de solucionar las cosas por nuestros
propios medios. Y afirman que no somos capaces. ¿Cómo lo sabe usted? ¡No nos dan
una sola oportunidad! ¡Nunca la tendremos!
O'Neill estaba petrificado. La máquina salía de la habitación, su mente dirigida en un
solo sendero había triunfado.
—Mire —le dijo bloqueándole el paso—, queremos que terminen de fabricar,
¿comprende? Queremos hacernos cargo de las máquinas y resolver nosotros las
cuestiones. La guerra ya se terminó. ¡Maldita sea, ustedes ya no nos son útiles para nada
más!
El representante de la factoría se detuvo brevemente en la puerta.
—El ciclo imperativo —dijo el robot— no se pondrá en marcha hasta que la producción
de la red duplique simplemente la del exterior. Y puesto que eso no ocurre en absoluto, de
acuerdo con nuestro continuo análisis, la producción de la red de automación continuará.
Sin previo aviso, Morrison echó mano a un trozo de tubería de acero y la aplastó con
un golpe brutal contra el hombro del robot, destrozándole el pecho y su complicada red de
sensibles aparatos electrónicos. El bloque de los receptores saltó hecho pedazos,
esparciendo trozos de cristal y diminutas partes y piezas mecánicas de ensamblaje de la
máquina.
—¡Valiente paradoja! —gritó Morrison—. Un juego de palabras... hace que tengamos
que sentirnos derrotados. La Cibernética hecha por hombres triunfando de los hombres...
—Y con la misma tubería volvió a golpear salvajemente a la máquina, que recibía los
golpes sin la menor protesta—. Nos tienen encerrados en una trampa odiosa. Estamos
totalmente desamparados.
La habitación se hallaba en un puro clamor.
—Es la única forma —dijo Perine pasando junto a O'Neill—. Tendremos que
destruirles. Se trata de la red o de nosotros, no hay elección posible —Y echando mano a
una lámpara, la estrelló contra el «rostro» del robot. La lámpara y el rostro del robot
saltaron en pedazos, y Perine continuó golpeándolo y destruyéndolo por todos los medios.
En un momento, todo el personal que había en la habitación se había reunido junto a la
máquina, haciéndole víctima de su contenido resentimiento. La máquina se desplomó al
suelo.
Temblando, O'Neill se apartó de allí. Su esposa le tomó por un brazo y lo llevó a un
extremo de la habitación.
—Esos idiotas... No pueden destruirlo, así sólo conseguirán enseñarles la forma de que
construyan más defensas. Están poniendo el problema mucho más difícil y peor de
resolver.
Momentos después, entró en la estancia un equipo de reparación procedente de la red
de automoción. Expertamente, las unidades mecánicas se apartaron de la unidad-madre y
se escurrieron entre los humanos allí vociferantes y excitados. Se deslizaron entre ellos y
poco después la inerte carcasa era llevada al interior de la unidad-madre. Recogieron
todos los elementos dispersos caídos por el suelo y se los llevaron con el máximo
cuidado, incluyendo los trozos de vidrio, plástico, piezas y cables rotos. Un momento más
tarde, la unidad partió.
A través de la puerta abierta de la factoría, emergió un representante de la factoría,
exacto duplicado del primero. En el vestíbulo, había dos más. El establecimiento humano
iba a ser literalmente invadido por todo un cuerpo de representantes robots. Como una
horda de hormigas las máquinas móviles colectoras de datos, se habían filtrado a través
de la ciudad, hasta que una de ellas, por casualidad, se había presentado a O'Neill.
—La destrucción de las unidades móviles colectoras de datos, sólo va en detrimento de
los intereses humanos —informó el representante último a la población reunida—. La
producción de materias primas está siendo alarmantemente afectada por un sensible
descenso y lo que todavía existe debería ser utilizado en la manufactura de comodidades
para el consumidor.
O'Neill y la máquina estaban encarados uno con otro.
—¿Ah, sí? Es muy interesante... Quisiera saber qué es lo que tienen dentro de esa
cabeza mecánica y por qué están luchando.
 
2
 
Los rotores de un helicóptero zumbaron suavemente por sobre la cabeza de O'Neill;
ignorándolos se dedicó a otear con cuidado a través de la cabina el suelo que discurría a
poca altura bajo el aparato.
Escorias y ruinas por todas partes. La maleza se expandía salvajemente en todas
direcciones, formando escondrijos enmarañados donde los insectos hormigueaban. Aquí
y allá, colonias enteras de ratas se hacían visibles: toscas formaciones con figura de
chozas construidas con huesos y guijarros. La radiación había mutado a las ratas, al igual
que a muchos insectos y otros animales. Un poco más allá, O'Neill identificó a una ardilla
de tierra perseguida por todo un escuadrón de pájaros. La ardilla esquivó a las aves y en
un rápido regate se escondió en un agujero bien disimulado del suelo. Los pájaros se
dispersaron, decepcionados.
—¿Y crees que podremos reconstruir esto alguna vez? —le preguntó Morrison—. Sólo
de verlo me pone enfermo.
—Todo se hará con el tiempo —afirmó O'Neill—. Asumiendo, por supuesto que
dispongamos de utillaje industrial. Tendrá que ser lento, de todos modos. Tendremos que
salir alguna vez de los establecimientos en que estamos asentados por ahora.
Hacia la derecha había una colonia humana; personas que como fantasmas se movían
entre los escombros y las ruinas de lo que una vez había sido una población de alguna
importancia. Se había hecho un claro en unos cuantos acres de terreno plano, donde ya
crecían algunos vegetales, y en unos cercados fácilmente observables, se veían gallinas y
aves de corral. También comprobó la existencia de algunos caballos errando por el
terreno sembrado.
—Habitantes de las ruinas —comentó O'Neill sombríamente—. Demasiado lejos de la
red de automación..., sin conexión con ninguna de las factorías.
—Ellos tienen la culpa —repuso Morrison—. Debieron haberse venido a cualquiera de
los establecimientos.
—Esa fue su ciudad. Están tratando de hacer lo que consideran que deben hacer...,
reconstruirlo todo de nuevo por sí mismos. Ahora sólo están en los comienzos, sin
herramientas ni máquinas, simplemente con las manos desnudas y utilizando como
clavos trozos de pedernal. Desgraciadamente será un esfuerzo inútil. Necesitamos
máquinas. No podemos reparar las ruinas; hemos de conseguir recomenzar con la
producción industrial.
Más allá se extendía una serie de tortuosas colinas, corno ruinas de lo que una vez fue
una cadena montañosa. Más allá se extendía el titánico y espantoso cráter producido por
una bomba H, medio relleno de limo y agua en descomposición, como una isla, foco de
infecciones y enfermedades.
Y más lejos aún..., un hormigueo de constante movimiento.
—Allí —señaló O'Neill, haciendo descender rápidamente el helicóptero—. ¿Podrías
decir de qué factoría proceden?
—A mí todos me parecen iguales —murmuró Morrison inclinándose para ver mejor—.
Tendremos que esperar a que regresen cuando hayan conseguido su carga.
—Si es que la consiguen —corrigió O'Neill.
 
La tripulación de la autofactoría en exploración ignoró al helicóptero que zumbaba por
sobre sus máquinas, concentrándose únicamente en hacer debidamente su trabajo. Por
delante del camión principal, runruneaban dos tractores oruga, saltando sobre las
escorias, montones de ruinas y pedruscos hasta desaparecer en una extensión recubierta
de cenizas que se esparcían sobre las escorias. Los dos exploradores mecánicos hicieron
catas minerales a cierta profundidad, siéndoles visible solamente la antena. Finalmente
surgieron a la superficie.
—¿Qué será lo que buscan? —preguntó Morrison.
—Dios sabe —repuso O'Neill mientras hojeaba rápidamente una serie de papeles—.
Tendremos que analizar todo esto.
Bajo ellos, la tripulación exploradora de la autofábrica desapareció detrás. El
helicóptero pasó sobre una franja desierta de arena en donde no se advertía el menor
movimiento. Un boscaje de arbustos y malezas altas se les apareció y lejos, hacia la
derecha, una serie de puntos en movimiento.
Una procesión de camiones automáticos de mineral discurría sobre aquella zona y
correctamente alineados uno tras otro. O'Neill volvió el helicóptero hacia ellos y pocos
minutos más tarde el aparato se cernía sobre la propia mina.
Masas de pesado equipo de minería habían llegado hasta allí. Se observaban las
galerías y los pozos de extracción, y próximos a ellos los camiones vacíos esperaban en
pacientes hileras. Una pesada columna de camiones cargados se daban prisa en
dirección al horizonte, dejando una estela de mineral a su paso. La actividad y el ruido de
las máquinas se cernía sobre toda la zona; allí existía todo un centro industrial en medio
de un desierto de cenizas y escorias.
—Aquí es adonde vendrá aquella patrulla exploradora —comentó Morrison, mirando
hacia atrás por el camino que habían traído—. ¿Crees que tal vez se confundirán? —Y
frunció el ceño—. No, creo que es esperar demasiado de esas condenadas máquinas.
—Creo que probablemente están buscando diferentes sustancias —dijo O'Neill—. Y lo
más seguro es que estén normalmente condicionadas para ignorarse unas a otras.
La primera de las máquinas exploradoras llegó a la línea de los camiones del mineral.
Se desvió ligeramente y continuó en su búsqueda, y los camiones continuaron viajando
en su línea inexorable como si nada hubiese ocurrido.
Decepcionado, Morrison se apartó de la ventanilla del helicóptero y soltó un juramento.
—Es inútil. Es como si cualquiera de ellos no existiera para el otro.
Gradualmente, el equipo de exploración se apartó alejándose de la línea de camiones
de mineral, más allá de la zona de operaciones de la mina y sobre una altura del terreno.
No se observaba ninguna prisa especial, habían pasado sin reaccionar hacia la presente
maquinaria de minería allí instalada a su paso.
—A lo mejor son todas de la misma factoría —aventuró Morrison.
O'Neill apuntó hacia las visibles antenas del equipo mayor de minería.
—sus veletas están orientadas a vectores diferentes, por tanto creo con seguridad que
representan a dos factorías distintas. Esto va a ser todo un problema duro de pelar,
tenemos que conseguirlo, o no habrá reacción alguna —Operó en el equipo de radio
hasta conectar con el equipo del establecimiento humano de donde procedían—. ¿Hay
algún resultado?
El operador le puso con las oficinas del establecimiento.
—Están empezando a entrar —respondió Perine—. Tan pronto como consigamos
suficientes muestras, trataremos de determinar qué materias primas faltan en cada
factoría. Será algo arriesgado al tratar de extrapolar la cuestión sobre productos
complejos. Tiene que existir un común básico de elementos para los varios sistemas de
fabricación.
—¿Qué ocurrirá cuando hallemos a dos factorías coincidiendo en un material del que
ambas se hallan escasas? —preguntó Morrison a O'Neill.
—Entonces —repuso O'Neill —comenzaremos a recoger el material por nuestra
cuenta, aunque tengamos que fundir todo lo que tengamos en el establecimiento.
 
3
 
En la oscuridad de la noche, soplaba un viento frío y suave. La densa maleza
susurraba casi con un sonido metálico. Aquí y allá, un roedor nocturno patrullaba con sus
sentidos extremadamente alertados, husmeando, rebuscando algún alimento para
sobrevivir.
Aquella zona era totalmente salvaje. En muchas millas no existía ningún
establecimiento humano, la totalidad de la región había quedado reducida a una tabla
rasa como consecuencia de la espantosa explosión de las bombas de hidrógeno. En
alguna parte y entre la sombría oscuridad, un delgado curso de agua se escurría entre las
escorias y las malezas sonando entre lo que una vez había sido un intrincado laberinto de
colectores y cañerías maestras de conducción de agua. Las tuberías aparecían por
doquier rotas y corroídas, mezcladas confusamente con la salvaje vegetación. El viento
arrastraba nubes de ceniza negra que se enroscaban danzando entre los matorrales. En
una ocasión, un enorme abadejo mutante se despertó de su sueño, emitió unos
chasquidos con el pico y se alejó graznando de aquel lugar.
Durante algún tiempo, no se advirtió movimiento alguno. Miríadas de estrellas
aparecían en los claros del cielo con su brillo lejano y frío, remotamente. Earl Perine se
estremeció con escalofríos y se aproximó más al elemento pulsátil de calor hincado en el
suelo entre los tres hombres.
—¿Y bien? —dijo Morrison, castañeteando los dientes.
O'Neill no repuso. Acabó su cigarrillo, lo aplastó contra un terrón endurecido y sacando
el encendedor encendió otro. La masa de tungsteno —el cebo— estaba puesta a unas
cien yardas delante de ellos.
En el transcurso de los últimos días anteriores, tanto la factoría de Detroit como la de
Pittsburgh habían escaseado en el tungsteno. Y al menos en un sector, sus aparatos
estaban sin reservas. Aquel pesado montón puesto como cebo representaba la necesidad
para muchísimas aparatos de precisión, equipo de cirugía de alta calidad, secciones de
magnetos permanentes, dispositivos de medida..., aquel tungsteno había sido reunido
febrilmente de todos los establecimientos próximos.
Una neblina se extendía sobre el montón de tungsteno. Ocasionalmente, una polilla
nocturna revoloteaba sobre él atraída por el reflejo de las estrellas al incidir sobre el
material. La polilla permanecía unos instantes batiendo sus grandes alas sobre el mineral
y desaparecía de nuevo en las sombras de la noche.
—No es éste un lugar muy bonito que digamos —dijo Perine.
—Vamos, no digas tonterías —repuso O'Neill—. Éste es el sitio más bonito de la Tierra.
Este lugar será la tumba de la red de autofabricación. La gente vendrá un día aquí para
verlo. Creo que tendrán que erigir una placa conmemorativa de una milla de altura.
—Creo que estás tratando de mantener alta tu moral —rezongó Morrison—. Ni tú
mismo irás a creer que vayan a destrozarse entre sí por un montón de instrumentos
quirúrgicos y filamentos de bulbos electrónicos. Probablemente tendrán alguna máquina
que desde el fondo y bajo la superficie extraiga el tungsteno de las rocas.
—Es posible —repuso O'Neill mientras mataba un mosquito que le estaba fastidiando.
Y en aquel momento allí tenían lo que habían venido a ver.
 
O'Neill se dio cuenta de que había estado mirándolo durante varios minutos sin
reconocerlo. El aparato explorador permanecía absolutamente callado, en la cresta de
una pequeña elevación, con la proa ligeramente levantada y los receptores totalmente
extendidos al máximo. Podría habérsele confundido con un casco abandonado, en él no
se advertía la menor señal de actividad, ni signo de conciencia mecánica. El aparato
encajaba perfectamente con el resto del panorama.  
La máquina robot examinaba la pila de tungsteno. El cebo tenía ya su primera presa.
—Creo que es el momento de pescarlo —sugirió Perine.
—¿Qué diablos estás diciendo? —gruñó Morrison. Pero en aquel momento se dio
cuenta a su vez de la presencia de la máquina robot—. Jesús —murmuró, levantándose y
adelantando su pesado corpachón para ver mejor—. Bien, ya tenemos a uno de ellos.
Ahora todo lo que necesitamos es que llegue otra unidad procedente de otra factoría. ¿De
cuál suponéis que debe ser ésta?
O'Neill localizó la inclinación de su veleta y trazó el ángulo.
—De Pittsburgh...
—Entonces, recemos como locos porque venga otra de Detroit.
Satisfecha la máquina robot, al parecer, se apartó del lugar y rodó hacia delante. Se
acercó con precaución al montón de tungsteno y comenzó a realizar una complicada serie
de maniobras, rodando en una dirección y después en otra. Los tres hombres observaban
fascinados, hasta comprobar que se aproximaban otras máquinas robots.
—se están comunicando —dijo O'Neill en voz baja—. Como las abejas.
En el acto, cinco máquinas más exploradoras de Pittsburgh se aproximaban al cebo..
Los receptores ondulaban excitadamente, incrementando su paso y rodeando el montón
de tungsteno. Una de ellas excavó rápidamente un agujero y desapareció por él. El
montón se estremeció, la máquina se hallaba bajo tierra explorando la extensión del
hallazgo mineral.
Diez minutos más tarde, cl primer camión de mineral de Pittsburg apareció
comenzando rápidamente su carga.
—¡Maldita sea! —exclamó O'Neill—. ¡Van a llevárselo todo antes de que aparezca
Detroit!
—¿No podremos hacer algo para ir deteniéndolos? —preguntó Perine, desamparado.
Se puso en pie, levantó un peñasco y lo lanzó sobre el camión más próximo. El peñasco
rebotó sobre la carcasa de la carretilla de mineral y ésta continuó su marcha
imperturbable.
O'Neill se puso en pie y patrulló alrededor con el cuerpo rígido de cólera. ¿Dónde se
hallaban? Las autofábricas eran iguales en todos los aspectos y el lugar se hallaba o
debería hallarse a la misma distancia lineal de cada centro. Teóricamente deberían haber
llegado simultáneamente. Con todo, allí no aparecía el menor signo de Detroit..., y las
últimas piezas de tungsteno fueron cargadas ante sus propios ojos sin que pudiera hacer
nada por evitarlo.
Pero entonces algo pasó cerca de él.
 
No pudo reconocerlo porque el objeto se movía demasiado rápidamente. Se desplazó
como una bala entre la maleza, se encaramó a la cresta del altozano, se detuvo un
instante como para apuntarse a sí mismo y se arrojó como un proyectil por el otro lado,
yendo a aplastarse directamente en la carretilla de cabeza. El proyectil y la víctima
explotaron en un repentino estallido.
Morrison dio un salto.
—¿Qué diablos es eso?
—¡Ahí está! —gritó Perine, hablando y levantando los brazos como un loco—. ¡Es
Detroit!
En seguida apareció una segunda máquina de Detroit, vaciló para ponerse en situación
y seguidamente se lanzó furiosamente a las carretillas de Pittsburgh en retirada.
Fragmentos de tungsteno se esparcieron por todas partes, cables, planchas rotas,
resortes y engranajes de los dos antagonistas volaban en todas direcciones. El resto de
las carretillas parecieron confundirse momentáneamente, y una de ellas tomó su carga de
tungsteno y salió a toda velocidad. Le siguió una segunda. Una de las máquinas robots de
Detroit se apercibió de lo que sucedía y le salió al paso tumbándola ruedas arriba,
enzarzándose en una feroz pelea dando como resultado que la máquina y la carretilla
cayeran rodando hasta un enorme charca de agua estancada y maloliente. Sin dejar de
luchar, continuaron debatiéndose medio sumergidas.
—Bien —dijo O'Neill—, creo que lo hemos conseguido. Podemos pensar en volver a
casa —Sintió que sus piernas le traqueaban—. ¿Dónde está nuestro vehículo?
Conforme ponía en marcha el motor, algo relampagueó desde una larga distancia, algo
largo y metálico que se movía sobre el desierto y el panorama cubierto de cenizas. Era
una densa caravana de carretillas de mineral que se dirigían corriendo hacia la escena de
la lucha. ¿De qué factoría vendrían?
Bien, aquello no importaba mucho, porque de la maleza y los viñedos silvestres y
enredaderas, otro grupo de máquinas se dirigía igualmente hacia el lugar de la lucha.
Ambas factorías estaban reuniendo sin duda todos sus elementos móviles alrededor de la
pila de tungsteno que aún quedaba puesta como cebo por los tres hombres. Ciega,
mecánicamente, con la inflexible rigidez de sus directrices mecánicas, los dos oponentes
trabajaban para reunir el mayor número posible de fuerzas.
—Vamos —dijo Morrison dando prisa—. Salgamos de aquí. Va a desatarse un
verdadero infierno.
O'Neill se dio prisa para volver el camión en dirección del establecimiento humano de
donde procedían, comenzando a rodar en la oscuridad de vuelta a casa. De tanto en
tanto, una forma metálica pasaba junto a ellos en dirección opuesta.
—¿Visteis la carga de la última carretilla de mineral? —dijo Perine, preocupado—. No
estaba vacía.
Aquellas máquinas constituían una caravana dirigida por alguna unidad de muy alto
control remoto.
—Son armas —dijo Morrison, con los ojos abiertos por una evidente aprensión—.
Están echando mano de las armas. Pero, ¿quién va a usarlas?
—Mira allá —repuso O'Neill, indicando un movimiento hacia su derecha—. Esto es algo
que no habíamos sospechado.
Y vieron al primer representante de la factoría en acción.
 
Al entrar el vehículo en el establecimiento de Kansas City, Judith se precipitó jadeante
hacia ellos. En las manos sostenía una tira de papel enrollado.
—¿Qué es eso? —dijo O'Neill, tomándolo.
—Acaba de llegar —repuso Judith respirando fatigosamente—. Una unidad móvil llegó
de prisa, lo lanzó y se marchó. Hay una gran excitación. Jesús, toda la factoría... es una
fogata de luces. Se pueden ver desde millas a la redonda.
O'Neill echó un vistazo al papel metálico. Era un certificado de la factoría para el último
grupo de órdenes de los refugiados en la colonia, una tabulación total de las necesidades
solicitadas y analizadas por la factoría. Estampadas a través de la lista y en grandes
caracteres negros se leían seis palabras:
SUSPENDIDO TODO DESPACHO HASTA
NUEVAS DISPOSICIONES
O'Neill alargó el papel a Perine, nervioso e inquieto por la emoción.
—se acabaron los artículos de consumo —dijo. con el rostro retorcido por una mueca—
. La red de automación está en guerra.
—Entonces, ¿lo conseguimos? —preguntó Morrison.
—Así es. Ahora que el conflicto ha comenzado, me siento un poco horrorizado.
Pittsburgh y Detroit van a liquidarse mutuamente. Creo que es demasiado tarde para
nosotros hacer que cambien de opinión..., están reuniendo aliados para su destrucción.
 
4
 
La fría luz del sol de la mañana se extendía sobre las ruinas de aquella llanura de
negras cenizas metálicas.
—Ten cuidado donde pones los pies —dijo O'Neill a su esposa tomándola del brazo
mientras subían por entre las escorias y ruinas hacia la parte más alta de unos grandes
bloques de cemento, destrozados restos de una instalación de cajas de píldoras. Les
seguía Earl Perine, vacilante y cuidadoso.
Tras ellos, se extendía el amplia establecimiento humano como un desordenado
tablero de ajedrez de casas, edificios y calles. Desde que la autofábrica había suspendido
los suministros y provisiones en toda su red, los establecimientos humanos habían caído
en un estado de semibarbarismo. Las comodidades que aún quedaban apenas si eran
usables. Hacía ya un año desde que apareció el último camión de la factoría cargado con
alimentos, herramientas, ropas y piezas de repuesto diversas. De la amplia y plana rampa
del pie de la montaña nada había emergido en tal dirección hacia el exterior.
Sus deseos se habían cumplido..., ya estaban aislados de la red de automación, sin
depender de ella para nada.
A merced de sus propios medios y voluntad.
Alrededor del establecimiento crecían ya campos bastante cultivados de trigo y
vegetales. Se habían distribuido herramientas hechas a mano, artefactos primitivos,
conseguidos a cambio de un duro trabajo por los varios campamentos, que ahora estaban
ligados entre sí par carros tirados por caballos y por un telégrafo primitivo también. No
obstante, se las habían arreglado para mantener una regular organización. Los artículos y
servicios eran intercambiados sobre antiguas bases de libre comercio. Se producían las
comodidades básicas y se distribuían entre ellos. Las ropas que O'Neill y su esposa
vestían, así como las de Perine, eran toscas y mal cortadas, pero fuertes. Y se las habían
arreglado para reconvertir algunos camiones de la red de autofábricas en vehículos
impulsados por gasógenos al faltar otro combustible.
—Ya estamos —dijo O'Neill—. Desde aquí podremos ver.
—¿Vale la pena? —preguntó Judith fatigada, casi exhausta, inclinándose para sacarse
de un zapato un trozo de guijarro que le destrozaba la planta del pie—. Creo que hemos
recorrido demasiada distancia para ver algo que vemos todos los días desde hace trece
meses.
—Es verdad —admitió O'Neill, descansando la ruano sobre el hombro de su mujer—.
Pero éste debe ser el final. Y esto es lo que deseo ver.
 
En el cielo gris que se extendía sobre sus cabezas, se movía un punto negra circular.
Alto, remoto, aquel punto cambiaba de curso siguiendo una intrincada trayectoria.
Gradualmente, sus diversas variaciones se encaminaron hacia las montañas, en cuya
base aparecía la negruzca estructura deshecha por las bombas de la entrada de la
autofábrica.
—Es de San Francisco —explicó O'Neill—. Debe ser uno de esos enormes proyectiles
teledirigidos de largo alcance de la costa occidental.
—¿Y crees que será el último? —preguntó curiosamente Perine.
—Es el único que hemos visto en este mes —repuso O'Neill sentándose y comenzando
a liar un cigarrillo con un resto de tabaco—. Antes estábamos acostumbrados a verlos por
cientos.
—Tal vez tengan algo mejor —sugirió Judith, encontrando una piedra lisa donde
sentarse—. ¿Podría ser?
Su marido se sonrió irónicamente.
—No, no tienen nada mejor.
Los tres permanecieron silenciosos y tensos. Por encima de ellos, el punto circular
aparecía ya mucho más próximo. No existía el menor signa de actividad procedente de la
lisa superficie de cemento y acero; la factoría de Kansas permanecía inerte, sin respuesta
alguna al posible ataque. Unas cuantas nubes ligeras de cenizas danzaban sobre ella. La
factoría ya había soportado diversos ataques e impactos directos de los proyectiles
teledirigidos y parte de ella estaba sumergida en un informe montón de cascotes y ruinas.
A lo ancho de la planicie, las atarjeas de sus túneles subterráneos aparecían expuestas al
aire libre, cegadas con cascotes y la enmarañada y espesa vegetación oscura de las
enredaderas silvestres.
—Esas malditas enredaderas —gruñó Perine. restregándose sus mejillas sin afeitar—.
Se van a hacer dueñas del mundo entero.
Aquí y allá, en el terreno circundante de la autofactoría, las ruinas y demoliciones
causadas por las explosiones aparecían blanqueadas por el helado rocío de la mañana.
Carretillas de mineral, camiones, tanques orugas de prospección, representantes de las
factorías, convectores de armamento, armas, trenes de suministro, proyectiles
subterráneos y multitud de piezas indiscriminadas de otra maquinaria se mezclaban
confusamente en montones impresionantes de chatarra fuera de servicio, retorcida y
deshecha. Algunos vehículos habían sido destrozados al volver a la factoría, otros habían
sido alcanzados al emerger de la planta subterránea, completamente cargados con
equipo. La totalidad de la autofactoría —lo que de ella quedaba—, parecía estar aún más
sumergida en el interior de la tierra. La superficie superior apenas si resultaba visible, casi
perdida en la cambiante ceniza que la brisa movía de un lado a otro.
No se conocía actividad en los últimos cuatro días, ni movimiento visible de ninguna
especie.
—Eso está muerto —dijo Perine—. Ya podéis verlo, está liquidado.
O'Neill no respondió. Acurrucado en el suelo, se puso lo más confortable que pudo y
esperó. En su interior, estaba seguro de que aún debería quedar algo en movimiento allá
en el secreto corazón de la autofábrica. El tiempo lo diría. Miró a su reloj de pulsera; eran
las ocho y treinta. En los antiguos días, la factoría ya habría comenzado su rutina diaria,
con sus caravanas de vehículos diversos cargados con suministros surgiendo a la
superficie, para empezar sus constantes expediciones hacia los establecimientos
humanos.
A la derecha, se movió algo. Volvió rápidamente la atención hacia aquello.
 
Un vehículo colector de mineral se dirigía vacilante hacia la factoría. Una última unidad
automatizada que aún pretendía cumplir su cometido. La carretilla estaba prácticamente
vacía, apenas en su interior podían divisarse unos cuantos trozos de materias primas,
seguramente partes metálicas sueltas que debió encontrar en su camino. Como un
insecto metálico ciego y vacilante, la carretilla se aproximaba a la autofactoría. Su
trayectoria resultaba grotesca, deteniéndose, vacilando, yendo de un lado a otro, sin un
rumbo fijo y apartándose con frecuencia del camino recto.
—El control va mal —dijo Judith, con un leve tono de horror en su voz—. Se ve que la
factoría apenas si puede ayudarle a volver.
Sí, aquello era un hecho cierto. En los alrededores de New York, la factoría había
perdido su transmisor de alta frecuencia completamente. Sus unidades móviles se habían
desperdigado en disparatadas direcciones, corriendo al azar, trazando círculos, chocando
contra árboles o rocas, y acabando por despeñarse al fondo de los barrancos y
terminando por quedarse inmóviles a su pesar.
La carretilla del mineral automatizada alcanzó el borde de la arruinada planicie y se
detuvo brevemente. Por encima de ella, el punto negro que se cernía como un pájaro de
mal agüero seguía dando vueltas en el cielo de la mañana. Durante algún tiempo, la
carretilla permaneció como petrificada.
—La factoría está tratando de decidir —comentó Perine—. Necesita el material; pero
tiene miedo de que el proyectil pueda colarse en el interior.
Durante unos momentos la situación continuó igual. Después, la unidad móvil
recomenzó su vacilante arrastrarse hacia la entrada. Dejó la maraña de enredaderas de la
entrada y se dirigió hacia ella. Con un infinito cuidado se encaminó rectamente hacia la
base de la montaña.
El proyectil teledirigido cesó en sus vueltas.
—¡Echarse a tierra! —gritó O'Neill—. ¡Van a bombardearla nuevamente!
Su esposa y Perine se echaron por el suelo a su lado, escrutando ansiosos la llanura
frente a ellos y a aquel insecto metálico que trataba de introducirse en los subterráneos de
la autofábrica. Desde el cielo, el punto negro circular se dirigió en picado directamente
sobre la unidad móvil. Sin ruido y sin aviso, trazó una línea en picado, recto como una
flecha.
Con las manos puestas en el rostro Judith se estremeció:
—¡Es algo que no puedo ver! ¡Es horrible!
¡Como animales salvajes!  
Al darse cuenta de su proximidad, la unidad móvil intentó desesperadamente entrar en
el interior de la factoría, como si buscase seguridad en su refugio: Olvidando la amenaza
que le venía de la altura, la factoría se apresuró frenéticamente a abrir sus compuertas de
acceso y guió cuidadosamente la unidad móvil hacia su interior directamente. Es todo lo
que deseaba el proyectil teledirigido.
 
Antes de que la barrera pudiera cerrarse, el proyectil se deslizó al interior siguiendo una
línea de vuelo paralela a la superficie. Conforme la carretilla desaparecía en las
profundidades de la factoría, el proyectil siguió tras ella. Dándose cuenta repentinamente
del peligro la factoría soltó rápidamente la barrera que prohibía el acceso. La carretilla
luchó grotescamente contra ella, se hallaba cogida a medio camino de la entrada medio
abierta.
Pero todo era ya demasiado tarde. El terreno se movió con un trueno espantoso, como
sacudido por un terremoto. Una onda expansiva subterránea pasó junto a las tres
personas que acechaban desde lejos la tragedia. De la factoría se elevó una
impresionante columna de humo negro. La superficie de hormigón se abrió como una
vaina vegetal seca, rota y deshecha, vomitando un verdadero volcán de escorias y
fragmentos de maquinaria, objetos y toda clase de materiales. El humo se cernió durante
un buen rato, siendo arrastrado después por el viento de la mañana.
La factoría era en aquel momento, una catástrofe total. Había sido alcanzada en su
interior y destruida.
O'Neill se puso en pie.
—Bien, eso es todo. Todo está terminado. Hemos conseguido lo que tanta queríamos...
hemos destruido la red de autofábricas —Y miró a Perine—. ¿No era eso lo que íbamos
buscando?
Miraron hacia el establecimiento humano que se extendía tras ellos. Poco quedaba ya
de las ordenadas hileras de casas y calles de un año antes. Sin la red de automación, el
establecimiento había decaído rápidamente. La limpieza original se había disipado,
aquello tenía un aspecto muy sucio y descuidado.
—Por supuesto —repuso Perine—. Una vez tomemos posesión de las factorías y
comenzaremos a establecer nuestros propios planes...
—Pero..., ¿habrá quedado algo?
—Tiene que haber quedado. ¡Dios mío!, tiene que haber millas enteras de subniveles
bajo tierra que aún no conozcamos...
—Algunas de las bombas que han tirado últimamente eran terriblemente grandes —
observó Judith—. Peores que las arrojadas durante la guerra.
—¿Recuerdas aquel campo que vimos? Me refiero a aquellos habitantes de ruinas...
—Yo no estuve —respondió Perine.
—Parecían animales salvajes, comiendo raíces y larvas, afilando pedernales, curtiendo
pieles. Un completo estado de salvajismo y de bestialidad.
—Pero eso es la que desea una gente así —repuso Perine a la defensiva.
—¿De veras lo desean? ¿Queremos nosotros realmente esto? —indicó O'Neill
señalando hacia el establecimiento—. ¿Es eso lo que hemos estado procurando, desde el
día en que reunimos el tungsteno? ¿O desde el día en que tiramos la leche? Sí, aquella
leche que estaba... —Y se detuvo por no recordar la palabra.
—superfluicizada —recordó Judith.
—Vamos —indicó O'Neill—. Vámonos cuanto antes. Veamos qué es la que queda aún
de la factoría... lo que hayan dejado para nosotros.
 
Se aproximaron a la deshecha factoría ya tarde.
Cuatro grandes camiones merodeaban cerca del acceso con sus motores humeantes.
Tensos y alertas un grupo de trabajadores rebuscaban entre los escombros y las cenizas.
—Tal vez sea demasiado pronto —objetó uno de ellos.
O'Neill no tenía la intención de esperar más.
—Vamos —ordenó, y tomando una linterna eléctrica se adentró en el cráter.
El gran refugio blindado de la factoría de Kansas City aparecía hacía delante. En la
entrada todavía permanecían algunas carretillas colectoras de mineral, atrapadas como
insectos; pero sin luchar. Más allá, aparecía un impresionante hueco de tinieblas. O'Neill
se sirvió lo mejor que pudo de la linterna para abrirse paso hacia el interior.
—Creo que deberemos descender bastante —opinó Morrison que cuidadosamente iba
junto a él—. Si queda algo, tiene que ser en el fondo.
Continuaron avanzando entre aquellas imponentes ruinas, hasta que comprendieron
que habían llegado al interior de la factoría... una extensión de restos confusos de una
verdadera catástrofe, sin pauta y sin significado.
—Entropía —murmuró Morrison, oprimido—. Esto fue construido para vivir y luchar, y
ahora está deshecho, sin ningún propósito.
—Más abajo, bajo tierra —insistió O'Neill tozudamente—, tenemos que encontrar otros
enclaves de interés. Yo sé que estas autofábricas estaban concebidas para funcionar en
secciones independientes y autónomas y preservar a ultranza lo esencial intacto y para
recomponer la propia vida de la autofábrica.
Tras ellos los trabajadores avanzaban lentamente. Una sección se desprendió como
una cascada en una verdadera lluvia de fragmentos y trozos de la catástrofe sufrido por la
estructura.
—Eh, muchachos —dijo dirigiéndose a los hombres—. Volved a los camiones. No tiene
sentido que pongamos las cosas más en peligro de lo que ya lo están. Si Morrison y yo no
volvemos... olvidadnos. No corráis el riesgo de enviar ninguna patrulla de salvamento —Y
mientras los hombres obedecían, puso una mano sobre el hombro de Morrison. —Vamos
amigo.
Una rampa descendía hacia las entrañas de la tierra, parcialmente intacta.
 
Silenciosamente, los dos hombres fueron descendiendo de un nivel a otro, sin el menor
movimiento por ningún lado. Todo parecía muerto definitivamente. Millas de oscuras
minas, sin el menor sonido ni el más leve indicio de actividad. Apenas si eran visibles las
oscuras formas de la imponente maquinaria, los inmóviles trenes de conducción y equipo
de traslado del interior de la factoría automática. De tanto en tanto, incluso las baterías de
proyectiles montadas sobre sus soportes aparecían desvencijadas y rotas por la última
explosión.
—Podríamos salvar mucho de todo esto —indicó O'Neill, aunque en el fondo no estaba
muy convencido. La maquinaria parecía fundida, sin formas, totalmente descuajada. Todo
parecía descoyuntado e inútil para ningún otro servicio posible—. Una vez que lo llevemos
a la superficie...
—No podremos —le contradijo Morrison con amargura en la voz—, No tenemos grúas
ni medios de elevación.
—Sí, pareció antes una buena idea —dijo O'Neill pero ahora que lo veo no estoy
demasiado seguro.
Habían penetrado ya en un gran trecho dentro de la autofactoría. El nivel final se
extendía ante sus ojos. O'Neill fue iluminándolo todo con la linterna, tratando de localizar
secciones que no estuviesen destrozadas o porciones de ensamblajes mecánicos aún
aprovechables.
Fue Morrison quien se dio cuenta primero. Se dejó caer repentinamente sobre manos y
rodillas y pesó el oído al suelo escuchando atentamente, con los ojos bien abiertos por la
emoción.
—Por el amor de Dios...
—¿Qué ocurre?
Y entonces, O'Neill hizo lo propio. Bajo ellos, una leve e insistente vibración, en forma
de un zumbido persistente, se distinguía claramente a través del suelo, un claro indicio de
actividad mecánica. Se habían equivocado; el proyectil teledirigido no había tenido un
completo éxito. Más abajo, en un nivel más profundo, la factoría estaba viva todavía.
Aunque pequeñas, aún se realizaban determinadas operaciones en ella.
—Trabaja para sí misma —murmuró Morrison, tratando de localizar el elevador—. Una
actividad autónoma, preparada y dispuesta para funcionar cuando todo lo demás hubiese
acabado. ¿Cómo podríamos llegar hasta abajo?
El elevador estaba roto, atascado por una gran sección de metal. El último reducto de
la autofactoría estaba como precintado; no había entrada alguna para tener acceso a él.
 
Corriendo hacia atrás y deshaciendo el camino O'Neill alcanzó la superficie y se
aproximó al camión que primero encontró a mano.
—¿Dónde diablos está el soplete? ¡Vamos, traedlo aquí!
El precioso instrumento le fue entregado y se dio prisa en volver de nuevo junto a
Morrison, allá abajo en las profundidades de la planta. Allí, estaba Morrison esperando.
Los dos comenzaron frenéticamente a cortar la sección metálica que obstruía el paso del
elevador.
—Ya va cediendo —advirtió Morrison.
Por fin, la plancha cedió y cayó al nivel inferior por el hueco del elevador. Un resplandor
de luz blanquísima surgió a su alrededor y los dos hombres dieron un paso atrás.
En la cámara sellada, una furiosa actividad se llevaba a cabo, percibiendo el eco
acompasado de las máquinas de su interior. A un extremo un continuo chorro de materias
primas entraba en la cinta transportadora, al otro extremo lejano, salían los productos ya
manufacturados, inspeccionados y enviados al tubo convector.
Todo aquello les resultó visible en una fracción de segundo; después la intrusión fue
descubierta. Los robots hicieron una señal y los relés y conexiones se detuvieron en el
acto. El resplandor vivísimo de luz disminuyó hasta casi quedar en la oscuridad. La línea
de montaje frenó hasta detenerse; todo pareció quedar detenido en su anterior furiosa
actividad.
Las máquinas emitieron un último chasquido y todo quedó en silencio.
A un extremo, una unidad móvil se desligó del conjunto y se dirigió con urgencia hacia
el agujero por donde Morrison y O'Neill habían descendido a la planta inferior. Rompió un
precinto de emergencia situado convenientemente y la escena anterior cambió
nuevamente. Un instante después, toda la planta hervía nuevamente en frenética
actividad.
Morrison, pálido y estremecido de pánico se volvió hacia O'Neill.
—¿Qué están haciendo? ¿Qué irán a hacer ahora?
—No son armas —repuso O'Neill.
—Lo que sea está siendo enviado a la superficie —dijo Morrison gesticulando
convulsivamente.
O'Neill, excitado se dispuso a salir.
—¿Podríamos localizar el sitio?
—Pues... yo creo que sí.
—será mejor que vayamos a verlo —O'Neill empuño nuevamente la linterna y seguido
de Morrison comenzó la ascensión hacia los niveles superiores—. Vamos a ver qué clase
de objetos son esos que disparan hacia el exterior.
 
La válvula de salida del tubo convector estaba oculto entre una maraña de enredaderas
silvestres y ruinas a un cuarto de milla más allá de la factoría. En una grieta entre las
rocas de la base de la montaña, la válvula arrojaba los objetos como una cerbatana. Era
visible desde diez yardas de distancia; los dos hombres casi se encontraron sobre ella
cuando la advirtieron.
Cada cinco o seis segundos, era arrojada hacia el cielo una bola. El tubo se retraía
para cambiar de ángulo de tiro y nuevamente volvía a disparar otra nueva bola en otra
dirección distinta, con variada trayectoria.
—¿Y hasta qué distancia llegarán? —quiso imaginar Morrison.
—Debe variar probablemente. Las está distribuyendo al azar.
O'Neill avanzó con cuidado; pero el mecanismo no pareció advertir su presencia.
Pegada junto al muro de la montaña y casi en su cima había una de aquellas bolas, que
sin duda la válvula disparó directamente por el costado de la montaña. O'Neill subió hacia
la cima, la recogió y la trajo de nuevo junto a su amigo Morrison.
Aquel recipiente era una aplastada caja de maquinaria; pero de maquinaria tan
diminuta que seguramente sería preciso un microscopio para observarla adecuadamente.
—No es un arma ofensiva —murmuró O'Neill asombrado.
Aquella bola metálica se había desgarrado. Al principio no pudo decir si había sido por
el impacto o por un deliberado mecanismo del interior. Comenzaron a caer en el suelo,
deslizándose pequeñas miniaturas que tenían como vida propia. Agachándose, O'Neill las
examinó detenidamente.
Aquellas pequeñas partículas entraron en movimiento. Era una maquinaria
microscópica, más pequeña que hormigas, trabajando enérgicamente con un propósito...
construyendo algo que parecía un diminuto rectángulo de acero.
—Están construyendo algo —dijo O'Neill totalmente perplejo..
Se puso en pie y anduvo alrededor. A mayor distancia, una de aquellas bolas caídas
anteriormente, se hallaba ya en una fase más adelantada de construcción.
Aparentemente, había sido expelida hacía más tiempo.
Aquélla había hecho ya grandes progresos que. podían ser identificados. Diminuta
como era, la estructura resultaba familiar. La maquinaria estaba construyendo una factoría
en miniatura, réplica exacta de la que había sido destruida por las bombas.
—Bien... —dijo O'Neill suspirando profundamente—. Así volvemos ahora al principio de
nuevo. Para lo mejor o para lo peor... Lo cierto es que lo ignoro.
—Imagino que estas maravillas deben estar expandidas ahora por toda la Tierra —
comentó Morrison—. Sí, lanzadas al azar y trabajando con el mismo propósito.
Un súbito pensamiento vino a la mente de Morrison.
—Tal vez alguno de estos proyectiles hayan sido diseñados para sobrepasar la
velocidad de escape de la gravedad de la Tierra. Esto significaría... que las autofábricas
se expandirán por todo el Universo.
Tras ellos, la boca de la válvula expulsora, continuaba lanzando rítmicamente su
torrente de metálicas semillas.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed