Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 4 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - PLANETA DE PASO

PLANETA DE PASO
Philip K. Dick
 
 
 
El sol del atardecer, una enorme esfera que resplandecía en el cielo, era cálido y
cegador. Trent se detuvo un momento para recuperar el aliento. Su rostro estaba cubierto
de sudor en el interior del casco forrado de plomo. Las gotas pegajosas empañaban el
visor y le empapaban el cuello.
Pasó la mochila de emergencia al otro brazo y tiró del cinturón al que llevaba sujeto el
fusil. Extrajo dos tubos vacíos del tanque de oxígeno y los arrojó hacia la maleza. Los
tubos rodaron hasta perderse entre los interminables montones de hojas verderrojizas y
enredaderas.
Trent examinó el contador, observó que la lectura era inapreciable y echó hacia atrás el
casco durante un precioso momento.
Aspiró una bocanada de aire puro. Respiró profundamente y llenó de aire los pulmones.
El aire, denso, húmedo y perfumado por la vegetación, olía bien. Lo exhaló y volvió a
inspirar.
A su derecha se alzaba una altísima columna de arbustos anaranjados, que envolvían
un ruinoso pilar de hormigón. Una enorme extensión de hierba y árboles invadía la
ondulada campiña. A lo lejos, Trent divisó una masa de vegetación que parecía una
muralla. Se trataba de una auténtica selva, poblada de reptiles e insectos, y sembrada de
flores y maleza. Tendría que abrirse paso con fuego para poder avanzar.
Dos inmensas mariposas, grandes y frágiles formas de muchos colores, revolotearon
sin rumbo fijo a su alrededor y se alejaron. Vida por todas partes: insectos, plantas,
diminutos animales que se escurrían entre los arbustos. Una selva henchida de vida. Trent
suspiró y se bajó el casco. Dos bocanadas de aire bastaban por el momento.
Aumentó el caudal del tanque de oxígeno y habló por el transmisor.
—Trent. Al habla con el monitor de la mina. ¿Me oye?
Un instante de estática y silencio. Después, una voz tenue, fantasmal.
—Adelante, Trent. ¿Dónde demonios está?
—Continúo todavía hacia el norte. Ruinas enfrente. Tendré que dar un rodeo. Parecen
extensas.
—¿Ruinas?
—Nueva York, probablemente. Lo comprobaré en el plano.
—¿Todavía nada?
—Nada. Hasta ahora, al menos. Daré un rodeo e informaré dentro de una hora. —Trent
consultó su reloj—. Son las tres y media. Volveré a llamar antes que anochezca.
La voz vaciló.
—Buena suerte. Espero que encuentre algo. ¿Cómo va su oxígeno?
—Bien.
—¿Y la comida?
—Queda mucha. Tal vez encuentre plantas comestibles.
—¡No corra ningún riesgo!
—No lo haré. —Trent desconectó el transmisor y lo sujetó al cinturón—. No lo haré —
repitió.
Tomó el fusil desintegrador, se acomodó la mochila y emprendió nuevamente la marcha.
Sus pesadas botas forradas de plomo se hundían en el exuberante follaje.
Pasaban unos minutos de las cuatro cuando los vio. Salieron de la jungla y le rodearon.
Dos machos jóvenes, altos, delgados y de un color grisazulado, como la ceniza. Uno levantó
la mano a modo de saludo. Seis o siete dedos: articulaciones suplementarias.
—Buenas tardes —dijo, con voz aflautada.
Trent se detuvo al instante. Su corazón se aceleró.
—Buenas tardes.
Los dos jóvenes caminaron sin prisa a su alrededor. Uno llevaba un hacha para cortar el
follaje. El otro portaba tan sólo los pantalones y los restos de una camisa de lona. Medirían
unos dos metros y medio de altura. Carecían de piel: huesos, ángulos pronunciados,
grandes y curiosos ojos, de espesas pestañas. Existían alteraciones internas notables,
tales como un metabolismo y una estructura celular muy diferentes, la capacidad de
aprovechar las sales fuertes y un sistema digestivo modificado. Ambos miraban a Trent con
interés..., creciente interés.
—Vaya —dijo uno—. Es usted un ser humano.
—Exacto —contestó Trent.
—Me llamo Jackson. —El joven extendió su delgada y callosa mano azul, y Trent la
estrechó con cierto desagrado—. Mi amigo es Earl Potter.
Trent estrechó también la mano de Potter.
—Encantado —dijo Potter. Frunció sus gruesos labios—. ¿Podemos echar un vistazo a
su parafernalia?
—¿Parafernalia?
—El fusil y el equipo. ¿Qué lleva en el cinturón? ¿Y en ese tanque?
—Un transmisor. El tanque está lleno de oxígeno. —Trent les enseñó el transmisor—.
Funciona con pilas. Tiene un alcance de ciento cincuenta kilómetros.
—¿Viene de algún campamento? —preguntó en seguida Jackson.
—Sí, de Pennsylvania.
—¿Cuánta gente?
Trent se encogió de hombros.
—Un par de docenas.
Los gigantes de piel azul estaban fascinados.
—¿Cómo han sobrevivido? Penn fue duramente bombardeada, ¿no? Las bolsas
radiactivas serán muy profundas.
—Minas —explicó Trent—. Nuestros antepasados se refugiaron en las minas de carbón
cuando estalló la guerra. Así consta en los archivos. Nos hemos instalado bastante bien.
Cultivamos nuestros alimentos en depósitos. Tenemos algunas máquinas, bombas de
agua, compresores y generadores eléctricos; algunos tornos manuales, telares.
Se calló que los generadores tenían que ser operados a mano y que sólo la mitad de
los depósitos seguían en funcionamiento. Al cabo de trescientos años, el metal y el
plástico se estropeaban, pese a las incesantes reparaciones y remiendos. Todo se estaba
viniendo abajo.
—Caramba —dijo Potter—. Esto dejará en ridículo a Dave Hunter.
—¿Dave Hunter?
—Dave dice que no queda ningún humano auténtico —explicó Jackson. Dio un
golpecito al casco de Trent, movido por la curiosidad—. ¿Por qué no viene con nosotros?
Nuestro poblado está cerca, a una hora de tractor... Nuestro tractor de caza. Earl y yo
hemos salido a cazar conejos batientes.
—¿Conejos batientes?
—Conejos voladores. Buena carne, pero difíciles de abatir... Pesan unos diez kilos.
—No los cazarán con hacha, ¿verdad?
Potter y Jackson rieron al unísono.
—Mire esto.
Potter sacó una larga barra metálica de los pantalones, que iba encajada en la pernera.
Trent examinó la barra. Estaba hecha a mano. El metal era liso, y había sido perforado
y enderezado con sumo cuidado. Un extremo tenía forma de boquilla. Miró en el interior. En
un cuerpo de material transparente estaba alojada una diminuta aguja metálica.
—¿Cómo funciona? —preguntó.
—Se maneja con la mano, como una cerbatana, pero en cuanto el dardo sale disparado
sigue a su blanco sin descanso. Sólo requiere el empuje inicial. —Potter lanzó una
carcajada—. Yo me encargo de ello: una gran bocanada de aire.
—Interesante. —Trent le devolvió la barra. Examinó los dos rostros grisazulados y
preguntó, como sin darle importancia—: ¿Soy el primer humano que ven?
—Exacto —contestó Jackson—. El Viejo estará encantado de darle la bienvenida. —Su
voz chillona vibraba de ansia—. ¿Qué contesta? Le cuidaremos y alimentaremos con
plantas y animales fríos. ¿Qué le parece durante una semana?
—Lo siento, pero tengo un trabajo que hacer. Si vuelvo por el mismo camino...
Los rostros correosos expresaron decepción.
—¿Ni siquiera un momento? ¿No quiere pasar la noche con nosotros? Le atiborraremos
de comida fría. El Viejo fabricó un estupendo frigorífico.
Trent palmeó su tanque.
—Me queda poco oxígeno. ¿Tienen algún compresor?
—No, no funciona ninguno, pero tal vez el Viejo podría...
—Lo siento. —Trent se apartó—. Debo continuar mi camino. ¿Están seguros que no
hay humanos en esta región?
—Pensábamos que ya no quedaba ninguno. A veces circulaban rumores, pero usted es
el primero que vemos. —Potter señaló hacia el oeste—. Hay una tribu de rodadores por
ahí. —Después, señaló vagamente hacia el sur—. Un par de tribus de chinches.
—Y algunos corredores.
—¿Los ha visto?
—He venido por ahí.
—Y al norte hay algunos de esos que viven bajo tierra, de esos ciegos que excavan. —
Potter hizo una mueca—. No los puedo soportar ni a ellos ni a sus taladros y cangilones.
En fin —sonrió—, cada uno lo hace como puede.
—Y hacia el este —añadió Jackson—, donde empieza el océano, hay un montón del
tipo marsopa... Los que viven bajo el mar. Nadan. Utilizan aquellas grandes cúpulas de aire
y depósitos submarinos. En ocasiones, salen a la superficie por la noche. Muchas
variedades salen de noche. Nosotros todavía nos guiamos por la luz del día. —Se frotó su
correosa piel grisazulada—. Así eliminamos la radiación.
—Lo sé —dijo Trent—. Hasta la vista.
—Buena suerte.
Le vieron marchar, con sus ojos de espesas pestañas todavía agrandados de estupor.
El humano se abrió paso lentamente entre la frondosa jungla verde; su traje de metal y
plástico centelleaba bajo la luz de la tarde.
La Tierra bullía de vida y actividad. Plantas, animales e insectos, en abigarrada confusión.
Variedades nocturnas, variedades diurnas, especies marinas y terrestres, formas increíbles
que jamás habían sido catalogadas, y probablemente nunca lo serían.
 
Al terminar la guerra, cada centímetro de superficie era radiactivo. Todo un planeta
rociado y bombardeado por fuertes radiaciones. Todos los seres vivientes sometidos a los
rayos beta y gamma. La mayor parte de la vida murió..., pero no toda. La mutación normal
y el proceso de selección se aceleró millones de años en pocos segundos.
Esta progenie alterada se esparció por la Tierra. Una horda reptante, prolífica y
resplandeciente de seres saturados de radiación. En ese mundo sólo sobrevivieron las
formas que pudieron adaptarse al suelo caliente y a respirar aire cargado de partículas:
insectos, animales y hombres capaces de vivir en la superficie de un mundo que era tan
viva que brillaba de noche.
Trent reflexionaba sobre ello con tristeza, mientras avanzaba por la húmeda jungla,
quemando con pericia plantas trepadoras. La mayor parte de los océanos se había
evaporado. El agua anegaba la tierra con torrentes de vapor caliente. Esta selva era
húmeda... Húmeda, cálida y llena de vida. A su alrededor, toda clase de animales se
escabullían entre la vegetación. Sujetó con fuerza el desintegrador y prosiguió su camino.
El sol se estaba poniendo. Pronto sería de noche. Una cadena de colinas escabrosas se
recortó a la luz violeta. Sería un hermoso ocaso..., mezclado con partículas en suspensión,
partículas que seguían derivando de la explosión inicial, siglos atrás.
Se detuvo un momento para admirar el paisaje. Había recorrido un largo camino. Estaba
cansado..., y descorazonado.
Los gigantes de piel azulada eran una típica tribu mutante. Les llamaban sapos a causa
de su piel, como los lagartos cornudos del desierto. Gracias a sus órganos internos
alterados, adaptados a las plantas y al aire caliente, vivían sin problemas en un mundo en el
que él sólo podía sobrevivir con un traje forrado de plomo, un visor polarizado, un tanque de
oxígeno y unas píldoras especiales de la comida que cultivaban bajo tierra, en la mina.
La mina... Tenía que llamar de nuevo. Trent alzó el transmisor.
—Trent llamando de nuevo —murmuró.
Se humedeció los secos labios. Estaba hambriento y sediento. Quizá pudiera encontrar
un lugar relativamente frío, libre de radiaciones, quitarse el traje durante un cuarto de hora y
lavarse, eliminar el sudor y la suciedad.
Llevaba caminando dos semanas, encerrado en un caluroso y pegajoso traje forrado de
plomo, como el de un buceador. A su alrededor pululaban incontables formas de vida, sin
que las bolsas de radiación letales las afectaran.
—Mina —respondió la tenue voz.
—Estoy agotado. Voy a parar para comer y descansar. Continuaré mañana.
—¿No ha habido suerte?  
Enorme decepción.
—No.  
Silencio.
—Bien, tal vez mañana.
—Tal vez. Me topé con una tribu de sapos. Unos ejemplares estupendos, de unos dos
metros y medio de altura. —Trent hablaba en tono amargo—. Vagan por ahí en camisa y
pantalones, descalzos.
El monitor de la mina no mostró excesivo interés.
—Lo sé. Esos fortachones. Bien, duerma un poco y llámeme mañana por la mañana.
Hemos recibido un informe de Lawrence.
—¿Dónde está?
—En el oeste, cerca de Ohio. Ha hecho buenos progresos.
—¿Algún resultado?
—Tribus de rodadores, chinches y esa variedad excavadora que sale por las noches...
Esas cosas ciegas.
—Gusanos.
—Sí, gusanos. Nada más. ¿Cuándo nos informará de nuevo?
—Mañana —dijo Trent.
Cortó la comunicación y acopló el transmisor al cinturón.
Mañana. Escudriñó las tinieblas que empezaban a ocultar la lejana cadena montañosa.
Cinco años. Y siempre, mañana. Era el último de una larga procesión de hombres que
habían sido enviados, cargados con preciosos tanques de oxígeno, píldoras alimenticias y
una pistola desintegradora. Agotaban las últimas existencias en inútiles incursiones a las
selvas.
¿Mañana? Algún mañana, no demasiado lejano, se acabarían los tanques de oxígeno y
las píldoras alimenticias. Los compresores y bombas de agua se detendrían por completo.
Estropeados sin remedio. La mina quedaría muerta y silenciosa, a menos que establecieran
contacto muy pronto.
Se acuclilló y pasó el contador sobre la superficie, en busca de un lugar frío para
desvestirse. Se estaba durmiendo.
—Fíjense en él —dijo una voz tenue y remota.
Recobró la conciencia de golpe. Trent hizo un enorme esfuerzo para despejarse y tanteó
en busca de su pistola. Había amanecido. Los rayos grises del sol se filtraban entre los
árboles. Algunas formas se movían en torno suyo.
El desintegrador..., ¡había desaparecido!
Trent se incorporó, despierto por completo. Las formas eran vagamente humanas...,
aunque no mucho. Chinches.
—¿Dónde está mi pistola? —preguntó Trent.
—Tranquilo.
Un chinche avanzó, seguido de los demás. Hacía frío. Trent se estremeció. Se levantó
con torpeza y los chinches formaron un círculo en torno suyo.
—Te la devolveremos.
—La quiero ahora.
Estaba helado y rígido. Se colocó el casco y ajustó el cinturón. Temblaba de pies a
cabeza. Las hojas y las enredaderas dejaban caer gotas viscosas. La tierra era blanda.
Los chinches deliberaron. Había diez o doce. Seres extraños, más parecidos a insectos
que a hombres. Una gruesa capa quitinosa brillante les protegía. Ojos con facetas. Antenas
nerviosas y vibrátiles, por medio de los cuales detectaban las radiaciones.
Su protección no era perfecta. Una dosis fuerte y estaban acabados. Sobrevivían gracias a
la detección, la evitación y una inmunidad parcial. Comían de manera indirecta; primero
digerían pequeños animales de sangre caliente, y después formaban una materia fecal, con
menos partículas radiactivas, que ingerían.
—Eres un humano —dijo un chinche.
Su voz era chillona y metálica. Los chinches eran asexuales... Al menos, éstos. Existían
otros dos tipos, zánganos machos y una madre. Los que tenía ante él eran guerreros
neutros, armados con pistolas y hachas para cortar follaje.
—Exacto —replicó Trent.
—¿Qué estás haciendo aquí? ¿Vienen más contigo?
—Algunos.
Los chinches volvieron a deliberar. Sus antenas se agitaron. Trent aguardó. La selva
cobraba vida. Vio una masa de algo parecido a gelatina que fluía hacia la copa de un árbol
y se perdía entre las ramas. En su interior distinguió un mamífero a medio digerir. Algunas
mariposas de colores apagados pasaron volando. Las hojas se movían cuando los
animales subterráneos huían a toda prisa de la luz.
—Ven con nosotros —dijo un chinche. Indicó a Trent que avanzara—. En marcha.
Trent obedeció a regañadientes. Recorrieron un estrecho sendero, practicado a golpes
de hacha recientemente. Los gruesos sensores y sondas de la selva estaban regresando.
—¿Adónde vamos? —quiso saber Trent.
—A la colina.
—¿Por qué?
—No te preocupes.
Al ver deambular a los brillantes chinches, Trent casi no pudo creer que en otros
tiempos hubieran sido seres humanos. Al menos, sus antepasados. A pesar de su increíble
fisiología alterada, los chinches eran, mentalmente, muy parecidos a él. Su organización
tribal se asemejaba a ciertos sistemas políticos humanos, como el comunismo y el
fascismo.
—¿Puedo preguntarles algo? —dijo Trent.
—¿Qué?
—¿Soy el primer humano que ven? ¿Ya no vive ninguno por aquí?
—Ya no.
—¿Han oído hablar de algún núcleo de humanos?
—¿Por qué?
—Simple curiosidad.
—Tú eres el único. —El chinche parecía complacido—. Recibiremos un premio por
esto... Por capturarte. Se ofrece una importante recompensa, que nadie había solicitado
todavía.
Los humanos también estaban solicitados aquí. Un humano era portador de una gnosis
valiosa, cabos sueltos de una tradición que los mutantes necesitaban incorporar a sus
precarias estructuras sociales. Las civilizaciones mutantes todavía eran poco firmes.
Necesitaban contacto con el pasado. Un ser humano era un chamán, un hombre sabio que
enseñaba e instruía. Enseñaba a los mutantes cómo había sido la vida, cómo vivían y
actuaban sus antepasados, y qué aspecto tenían. Una posesión valiosa para cualquier
tribu..., sobre todo si no existían otros humanos en la región.
Trent maldijo, furioso. ¿Ninguno? ¿No había más? Tenía que haber otros humanos...,
en alguna parte. Si en el norte no, en el este. Europa, Asia, Australia. En alguna parte del
globo. Humanos provistos de herramientas, máquinas y pertrechos de todo tipo. La mina
no podía ser el único núcleo, el último fragmento del hombre verdadero. Curiosidades
valiosas..., condenadas cuando los compresores se quemaran y los depósitos de comida se
agotaran.
Si la suerte no le sonreía pronto...
Los chinches se detuvieron y escucharon. Sus antenas se retorcieron con suspicacia.
—¿Qué pasa? —preguntó Trent.
—Nada. —Se pusieron a andar de nuevo—. Por un momento...
Un destello. Los chinches que marchaban en cabeza se esfumaron. Un apagado
resplandor rodó sobre ellos.
Trent se arrojó al suelo. Se debatió, atrapado entre las enredaderas y los arbustos
cubiertos de savia. Los chinches luchaban con fiereza a su alrededor, enzarzados en feroz
combate con unos pequeños seres peludos que disparaban rápida y eficazmente con sus
armas, y que utilizaban sus macizas patas traseras para patearles y sacarles los ojos.
Corredores.
Los chinches estaban perdiendo. Retrocedieron por el sendero y se dispersaron en la
selva. Los corredores les persiguieron saltando sobre sus poderosas patas traseras como
canguros. El último chinche se perdió de vista. El ruido desapareció.
—Ya está bien —ordenó un corredor. Jadeó, falto de aliento, y se incorporó—. ¿Dónde
está el humano?
Trent se puso en pie poco a poco.
—Aquí.
Los corredores le ayudaron a levantarse. Eran pequeños; no sobrepasaban el metro
veinte de estatura. Gordos y redondos, cubiertos de grueso pelaje. Rostros bondadosos y
pequeños le observaron con preocupación. Ojos brillantes, narices temblorosas y grandes
patas de canguro.
—¿Se encuentra bien? —preguntó uno.  
Ofreció a Trent su cantimplora de agua.
—Sí, me encuentro bien. —Trent apartó la cantimplora—. Tomaron mi desintegrador.
Los corredores registraron las inmediaciones, pero no lo encontraron.
—Déjenlo. —Trent sacudió la cabeza, haciendo un esfuerzo por serenarse—. ¿Qué
ocurrió? Esa luz...
—Una granada. —Los corredores hincharon el pecho, orgullosos—. Tendimos un
alambre en el sendero, sujeto al detonador.
—Los chinches controlan casi toda esta zona —explicó otro—. Tenemos que abrirnos
paso por la fuerza.
Alrededor de su cuello colgaban unos prismáticos. Los corredores iban armados con
escopetas de postas y cuchillos.
—¿De veras es usted un ser humano? —preguntó un corredor—. ¿De la raza original?
—Exacto —murmuró Trent, vacilante.
Los corredores estaban asombrados. Sus ojos brillantes se agrandaron. Tocaron el traje
de metal y el visor, el tanque de oxígeno y la mochila. Uno se agachó y recorrió
hábilmente con los dedos el circuito del transmisor.
—¿De dónde viene? —preguntó el líder, con su voz profunda y ronroneante—. Es el
primer humano que vemos desde hace meses.
Trent se dio la vuelta, casi sin poder respirar.
—¿Meses? Entonces...
—No hay ninguno por aquí. Nosotros somos de Canadá, de la zona de Montreal. Allí
hay un poblado humano.  
La respiración de Trent se aceleró.
—¿Cuánto se tarda a pie?
—Bueno, nosotros lo hicimos en un par de días, pero caminamos muy de prisa. —El
corredor examinó las piernas de Trent, revestidas de metal, con aire de duda—. No lo sé.
Usted tardaría bastante más.
Humanos. Un poblado humano.
—¿Cuántos habitantes tiene? ¿Es un poblado muy grande? ¿Tiene muchos adelantos?
—No me acuerdo bien. Sólo lo vi una vez. Es subterráneo... Niveles, células.
Cambiamos algunas plantas frías por sal. Fue hace mucho tiempo.
—¿Les va bien? ¿Tienen herramientas, máquinas, compresores, depósitos de
alimentos para ir tirando?  
El corredor hizo una mueca, indeciso.
—A decir verdad, es posible que ya no sigan allí.
Trent se quedó petrificado. El miedo le atravesó como un cuchillo.
—¿Qué quiere decir?
—Es posible que se hayan ido.
—¿Adónde? —preguntó Trent, desolado—. ¿Qué les ha ocurrido?
—No lo sé —respondió el corredor—. No sé qué les ocurrió. Nadie lo sabe.
 
Trent se dirigió a toda prisa hacia el norte. La selva dio paso a un bosque de grandes
árboles, parecidos a helechos. Hacía mucho frío; el aire era tenue y quebradizo.
Estaba agotado. Sólo quedaba un tubo de oxígeno en el tanque. Después, se vería
obligado a abrir el casco. ¿Cuánto tiempo sobreviviría? La primera nube de lluvia
derramaría partículas letales que se introducirían en sus pulmones. Y si no, el primer
viento fuerte que soplara desde el océano.
Trent se detuvo, falto de aliento. Había llegado a la cumbre de una larga pendiente. La
llanura, de un verde oscuro casi pardo, cubierta de árboles, se extendía al pie. Distinguió
un resplandor blanquecino en algunos puntos. Ruinas. Una ciudad humana que había
existido trescientos años antes.
Nada se movía. Ni la menor señal de vida.
Trent descendió por la pendiente. El bosque que le rodeaba estaba absolutamente
silencioso. Una lúgubre opresión flotaba en el ambiente. Ni siquiera percibió el roce de los
pequeños animales que habitaban los bosques. Animales, insectos, hombres... Todos
habían desaparecido. La mayor parte de los corredores se habían trasladado al sur.
Habrían muerto, probablemente. ¿Y los hombres?
Desembocó en las ruinas. En otros tiempos había sido una gran ciudad. Los hombres se
habrían refugiado en los refugios antiaéreos, minas y metros. Más tarde, habrían ampliado
sus dependencias subterráneas. Durante tres siglos, los hombres (los verdaderos hom-
bres) habrían sobrevivido bajo la superficie vistiendo trajes forrados de plomo cuando salían
al exterior, cultivando alimentos en tanques, filtrando el agua, liberando de partículas el
aire, protegiendo sus ojos contra el brillo del ardiente sol. Y ahora..., nada en absoluto.
Levantó el transmisor.
—Mina. Aquí Trent.
El transmisor crepitó. Pasó un largo rato antes que respondiera. La voz era tenue, lejana,
casi inaudible por culpa de la estática.
—¿Y bien? ¿Les ha encontrado?
—Se han marchado.
—Pero...
—Nada ni nadie. Completamente abandonada. —Trent se sentó sobre un fragmento de
hormigón. Se sentía acabado—. Estuvieron aquí hace poco. Las ruinas todavía no están
cubiertas. Debieron marcharse en el curso de las últimas semanas.
—No tiene sentido. Mason y Douglas van en camino. Douglas viaja en el tractor. Tardará
un par de días en llegar. ¿Cuánto oxígeno le queda?
—Para veinticuatro horas.
—Le diremos que se dé prisa.
—Lamento no poder transmitirles mejores noticias. —La amargura se reflejaba en la voz
de Trent—. Después de tantos años... Estuvieron aquí todo ese tiempo, y ahora que por fin
les hemos localizado...
—¿Alguna pista? ¿Tiene idea de qué les ocurrió?
—Echaré un vistazo. —Trent se puso en pie con determinación—. Si descubro algo, les
informaré.
—Buena suerte. —La tenue voz se confundió con la estática—. Esperaremos.
Trent sujetó el transmisor a su cinturón. Escudriñó el cielo gris. Casi era de noche. El
bosque tenía un aspecto sombrío y amenazador. Una fina capa de nieve se estaba
formando sobre la vegetación pardusca y la ocultaba. Nieve mezclada con partículas. Polvo
letal, que seguía cayendo después de trescientos años.
Conectó el foco del casco. La luz iluminó las hileras de árboles, las columnas de hormigón
derruidas, los montones dispersos de escoria oxidada. Trent penetró en las ruinas.
Descubrió las torres e instalaciones en el centro. Grandes pilares mezclados con
andamios derrumbados..., todavía brillantes. Túneles excavados desde el subsuelo, como
charcos negros. Túneles silenciosos y desérticos. Examinó uno con el foco. El túnel se
hundía en las entrañas de la Tierra, pero estaba vacío.
¿Adónde se habían ido? ¿Qué les había pasado? Trent vagó entre las ruinas,
desconcertado. Los seres humanos habían vivido, trabajado y sobrevivido aquí. Habían
subido a la superficie. Vio los vehículos provistos de taladros, estacionados entre las torres,
teñidos de gris por la nieve nocturna. Habían subido, y después..., se habían marchado.
¿Adónde?
Se sentó al abrigo de una columna derruida y conectó el calentador. La temperatura del
traje aumentó y desprendió un tenue resplandor rojizo. Se sintió mejor. Examinó el
contador. La z ona estaba caliente. Si quería comer y beber, tendría que seguir adelante.
Trent estaba cansado, demasiado cansado para dar un paso. Continuó sentado,
acurrucado en su rincón. La luz del casco dibujó un círculo de nieve gris a su alrededor.
Nevaba en silencio. No tardó en quedar cubierto por la nieve, transformado en un bulto
grisáceo inmóvil entre las ruinas de hormigón, tan inmóvil y silencioso como las torres y
andamios que le rodeaban.
Se adormeció, acunado por el zumbido del calentador. Se levantó viento repentinamente y
agitó la nieve, que le azotó. Trent se inclinó un poco más hacia adelante, hasta que su casco
de plástico y metal descansó contra el hormigón.
Se despertó hacia medianoche. Se incorporó, sobresaltado. Algo... Un ruido. Escuchó.
Un rugido apagado, a lo lejos.
¿El vehículo de Douglas? No, todavía no... Faltaban un par de días. Se irguió, y el
movimiento desprendió la nieve que le cubría. El rugido aumentaba en intensidad. Su
corazón se aceleró. Miró a su alrededor, iluminado por el foco del casco.
La tierra tembló y vibró; su tanque de oxígeno casi vacío resonó. Miró al cielo..., y tragó
saliva.
Una estela brillante, de un rojo profundo que se intensificaba a cada momento,
desgarraba el cielo e inflamaba la oscuridad de la madrugada. La siguió con la mirada,
boquiabierto.
Algo descendía..., dispuesto a aterrizar.
Un cohete.
El largo casco de metal centelleaba a la luz del sol. Numerosos hombres se afanaban en
cargar suministros y pertrechos. Coches subterráneos subían y bajaban, transportando material
desde los niveles subterráneos hasta la nave. Los hombres trabajaban con cuidado y
eficacia, protegidos con trajes de plástico y metal, forrados de plomo.  
 
—¿Cuánta gente vive en su mina? —preguntó Norris en voz baja.
—Unas treinta personas. —Los ojos de Trent estaban clavados en la nave—. Treinta y
tres, incluyendo las que están fuera.
—¿Fuera?
—Investigando, como yo. Un par vienen en camino. No tardarán en llegar. A última hora
de hoy o mañana.  
Norris tomó algunas notas en su cuaderno.
—Podemos transportar a quince en este cargamento. Nos llevaremos al resto la próxima
vez. ¿Podrán esperar una semana más?
—Sí.
—¿Cómo nos encontró? —Norris le contempló con curiosidad—. Estamos muy lejos de
Pennsylvania. Ésta es la última parada. Si hubiera llegado dentro de dos días...
—Unos corredores me enviaron hacia aquí. Dijeron que ustedes se habían ido, pero no sabían
adónde.
—Ni nosotros —rió Norris.
—Se llevarán todo este material a alguna parte. La nave es muy vieja, ¿verdad? La han
reparado.
—En realidad, era una especie de bomba. La descubrimos y reparamos..., en los ratos libres.
No estábamos seguros de lo que queríamos hacer. Todavía no estamos seguros, pero sabemos
que queremos irnos.
—¿Quieren irse de la Tierra?
—Por supuesto. —Norris le indicó que avanzara hacia la nave. Subieron por la rampa hasta una
escotilla—. Fíjese en lo que están cargando los hombres.
El trabajo casi había terminado. Los últimos vehículos habían empezado a descargar. Libros,
discos, cuadros, artefactos... Los restos de una civilización. Una multitud de objetos
representativos, alojados en la bodega de la nave para ser transportados lejos de la Tierra.
—¿Adónde? —preguntó Trent.
—De momento, a Marte, pero no pensamos quedarnos allí. Es probable que continuemos
hacia las lunas de Júpiter y Saturno. Puede que Ganímedes nos depare alguna sorpresa. Si
Ganímedes no, alguna de las otras. Si las cosas empeoran, nos quedaremos en Marte. Es muy
seco y yermo, pero no radiactivo.
—¿No hay ninguna posibilidad de recuperar las zonas radiactivas de la Tierra? Si la enfriáramos
y neutralizáramos las nubes radiactivas...
—Si lo hiciéramos, ellos morirían —replicó Norris.
—¿Quienes?
—Los rodadores, corredores, gusanos, sapos, chinches y todos los demás. Incontables formas
que se han adaptado a esta Tierra...., a esta Tierra radiactiva. Estas plantas y animales utilizan
los metales radiactivos. En esencia, la nueva base de la vida consiste en asimilar las sales
metálicas radiactivas, sales completamente mortales para nosotros.
—Pero aun así...
—Aun así, ya no es nuestro mundo.
—Nosotros somos los verdaderos humanos.
—Ya no. La Tierra está viva, bulle de vida, crece sin control..., en todas direcciones.
Nosotros somos una forma, una forma vieja. Para vivir aquí, tendríamos que restaurar las
antiguas condiciones, los antiguos factores, el equilibrio de hace trescientos cincuenta
años. Una tarea colosal. Si triunfáramos, si purificáramos la Tierra, nada de esto quedaría.
Norris señaló los grandes bosques parduscos y, hacia el sur, el inicio de la frondosa
selva que se extendía hasta el Estrecho de Magallanes.
—En cierta forma, es lo que nos merecemos. Nosotros provocamos la guerra. Nosotros
cambiamos la Tierra. No la destruimos... La cambiamos. La hicimos tan diferente que ya
no podemos vivir en ella.
Norris indicó las filas de hombres cubiertos con cascos. Hombres forrados de plomo,
embutidos en pesados trajes protectores, cubiertos con capas de metal y cables,
contadores, tanques de oxígeno, escudos, píldoras alimenticias, agua filtrada. Los
hombres trabajaban, sudando en el interior de sus gruesos trajes.
—¿Los ve? ¿Qué le recuerda su aspecto?
Un trabajador se acercó, sin aliento. Levantó la visera durante un breve segundo y
aspiró rápidamente una bocanada de aire. Volvió a ajustarse el visor con un movimiento
nervioso.
—Preparados para partir, señor. Todo está cargado.
—Hemos cambiado de plan —respondió Norris—. Vamos a esperar hasta que lleguen
los compañeros de este hombre. Su campamento se está quedando sin recursos. Da lo
mismo esperar otro día.
—Muy bien, señor.
El trabajador descendió de nuevo a la superficie. Su pesado traje forrado de plomo, el
casco protuberante y los complicados utensilios le dotaban de un aspecto extraño.  
—Somos visitantes —dijo Norris.
—¿Cómo? —exclamó Trent, sobresaltado.
—Visitantes de un planeta desconocido. Fíjese bien. Trajes y cascos blindados, trajes
espaciales..., para explorar. Viajamos en un cohete espacial que ha hecho escala en un
mundo alienígena, en el que no podemos sobrevivir. Hemos hecho escala durante un breve
período para cargar..., y partir de nuevo.
—Cascos herméticos —dijo Trent, en un tono peculiar.
—Cascos herméticos. Blindaje de plomo. Contadores, agua y comida especiales.
Observe.
Un pequeño grupo de corredores se había detenido a escasa distancia y contemplaba
con asombro la gran nave reluciente. A la derecha, se veía entre los árboles un poblado de
corredores. Cuadrados de cultivos, corrales y cabañas de madera.
—Los nativos —dijo Norris—. Los habitantes del planeta. No les causa ningún problema
respirar el aire, beber el agua y comer las verduras. Nosotros no podemos. Éste es su
planeta, no el nuestro. Vivirán aquí y fundarán una sociedad.
—Ojalá podamos regresar.
—¿Regresar?
—Para visitarles..., algún día.  
Norris sonrió con pesar.
—Yo también lo espero, pero tendremos que pedir permiso a los habitantes; permiso
para aterrizar. —Un brillo de diversión alumbró en sus ojos, pero luego se transformó en
dolor, una súbita agonía que borraba todo lo demás—. Tendremos que preguntarles si
están de acuerdo. Y tal vez digan no. Tal vez no nos quieran.
 
 
FIN
  .

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed