Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 4 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - OJO EN EL CIELO

OJO EN EL CIELO
Philip K Dick

I
 
A las cuatro de la tarde del día 2 de octubre de 1959, el desviador de radiaciones
protónicas del Bevatrón de Belmont traicionó a sus creadores. Los efectos de semejante
infidelidad tuvieron un desarrollo inmediato. En cuanto se dejó de corregir adecuadamente
su trayectoria y, en consecuencia, al quedar sin gobierno, el rayo de seis mil millones de
voltios salió disparado hacia el techo de la cámara y en su centellante ascenso redujo a
cenizas una plataforma de observación que dominaba el generador.
En aquel preciso momento, ocho personas se encontraban en la plataforma, un grupo
de visitantes y su guía. Desposeídas inopinadamente de su estrado, las ocho personas
cayeron al piso de la cámara del Bevatrón, donde, sumidas en el dolor de las lesiones y el
susto del inesperado descenso a plomo, permanecieron hasta que se disipó el campo
magnético y se neutralizó en gran parte la intensa radiación.
De las ocho víctimas, fue necesario hospitalizar a cuatro. Otras dos, cuyas quemaduras
eran menos graves, quedaron sometidas a un período indefinido de observación. Las dos
restantes fueron examinadas y asistidas, después de lo cual pasaron a sus domicilios. Los
periódicos de San Francisco y Oakland informaron del suceso. Los abogados de las
personas damnificadas prepararon sus demandas judiciales, iniciando los pleitos
correspondientes. Varios funcionarios relacionados con el Bevatrón se desmoronaron
encima de la chatarra, en compañía del «Sistema Rectificador Wilcox-Jones» y sus
entusiastas inventores. Surgieron operarios y empezaron a reparar los daños materiales.
El lamentable acontecimiento duró apenas dos minutos. A las cuatro en punto comenzó
a fallar el aparato rectificador y a las cuatro y dos, ocho personas se habían desplomado
desde una altura de veinte metros y atravesado el haz de protones que brotaba del
circular receptáculo interno del generador.
El guía, un joven negro, fue el primero en iniciar la caída y en estrellarse contra el piso
de la cámara. El último que descendió fue un técnico, también joven, que trabajaba en las
cercanas instalaciones de una fábrica de proyectiles teledirigidos. Cuando el grupo salió a
la plataforma, el muchacho se separó de sus compañeros, regresó hacia el pasillo y se
dispuso a sacar el tabaco.
Es muy probable que, de no haberse precipitado hacia adelante para sujetar a su
esposa, no hubiera caído con los demás. Su último recuerdo lúcido consistía en eso: en
que soltó el paquete de cigarrillos y alargó inútilmente la manga de la chaqueta de
Marsha...
 
Durante toda la mañana, Hamilton estuvo sentado en los laboratorios de investigación
de la planta de proyectiles, sin hacer otra cosa que afilar la punta de un montón de
lapiceros y combatir su propia inquietud. En torno suyo, el equipo continuaba trabajando;
la entidad seguía su marcha.
Marsha se presentó a las doce, radiante y preciosa, vestida de punta en blanco, tan
encantadora como un cisne de los que embellecían el Golden Gate Park. Hamilton
despertó al instante de su letargo meditabundo, le sacó de su estado de languidez el
dulce aroma de aquella costosa criatura que había conseguido conquistar, una
pertenencia a la que apreciaba más que a su conjunto de aparatos estereofónicos de alta
fidelidad y más que a su colección de buen whisky.
—¿Qué ocurre? —preguntó Marsha, al tiempo que se inclinaba brevemente sobre el
extremo de la superficie gris de la mesa metálica, unía sus dedos enguantados y agitaba
con nerviosismo las esbeltas piernas—. Démonos prisa, hay que almorzar en un
santiamén para poder acercarnos luego a ese sitio. Hoy es el día señalado para la puesta
en funcionamiento, por primera vez, del desviador de marras, ese mecanismo que
deseabas contemplar. ¿Lo habías olvidado? ¿Estás a punto?
—A punto para la cámara de gas —repuso Hamilton, con cierta aspereza—. Y la
cámara de gas está preparada para recibirme.
Los ojos de Marsha se dilataron un poco; su gesto adoptó un aire serio, dramático.
—¿Pero qué pasa? ¿Más cuestiones secretas de esas de las que no puedes hablar?
Cariño, no me dijiste que hoy iba a suceder algo importante. Mientras nos
desayunábamos te manifestaste chistoso y juguetón como un cachorrillo.
—A la hora del desayuno no lo sabía. —Tras echar un vistazo a su reloj de pulsera,
Hamilton se puso en pie, sin abandonar su expresión sombría—. Disfrutemos de un
espléndido almuerzo; tal vez sea el último para mí. —Y añadió—: Y acaso sea también la
de esta tarde la última excursión de mi vida.
Pero no llegaron a la rampa de salida de los Laboratorios de Mantenimiento de
California, así que mucho menos al restaurante establecido carretera abajo, allende la
zona vigilada de edificios e instalaciones. Un ordenanza uniformado les salió al paso y
extendió la mano, en la que llevaba una hoja de papel blanco, bien dobladita.
—Esto es para usted, señor Hamilton. El coronel T. E. Edwards me encargó que se lo
entregase.
Estremecido, Hamilton desdobló la cuartilla.
—Bueno —se dirigió a su esposa en tono apagado—, ya está. Siéntate en la antesala.
Si dentro de una hora no he vuelto, regresa a casa y abre una lata de carne de cerdo con
judías.
—Pero... —La muchacha esbozó un ademán de impotencia—. Te expresas de un
modo tan... tan siniestro. ¿Sabes de qué se trata?
Hamilton lo sabía. Se inclinó hacia adelante y le dio un beso fugaz en los labios rojos,
húmedos y más bien temblorosos. Luego se alejó por el pasillo con rápida zancada, en
pos del ordenanza, rumbo a la serie de despachos del coronel Edwards, el puñado de
salas de conferencias de alto nivel, donde los jefes de la compañía celebraban sus
reuniones solemnes.
Mientras tomaba asiento, la densa y opaca presencia de hombres de negocios de
mediana edad alentaba a su alrededor, en medio de una atmósfera saturada de humo de
cigarrillos, desodorante y olor a negro betún para zapatos. Flotaba un constante murmullo
sobre la alargada mesa de acero. En un extremo de ésta, se encontraba sentado el propio
T. E., parapetado tras un montón regular de impresos, formularios e informes. De acuerdo
con su categoría respectiva, cada uno de los funcionarios allí reunidos contaba con su
trinchera protectora de papeles, su abierta carterita de documentos, su cenicero y su vaso
de agua tibia. Frente al coronel Edwards se acomodaba la figura rechoncha y uniformada
de Charley McFeyffe, capitán del servicio de seguridad, cuya misión consistía en husmear
por los alrededores de la fábrica de proyectiles y protegerla de los agentes rusos.
—Ya lo tenemos aquí —murmuró el coronel T. E. Edwards, al tiempo que dirigía a
Hamilton una mirada severa, por encima de la montura de sus gafas—. No vamos a
entretenerle durante mucho rato, Jack. En la agenda de trabajo de la conferencia sólo hay
un asunto que le concierna; por lo tanto, no es necesario que, una vez debatido, continúe
usted aquí.
Hamilton no dijo nada. Tensos los nervios y tirante la expresión, se limitó a seguir
sentado, a la espera de lo que se le iba a venir encima.
—Esta cuestión se refiere a su esposa —empezó Edwards, mientras se humedecía el
grueso pulgar y pasaba las hojas de un informe—. Veamos, tengo entendido que desde
que Sutherland presentó la dimisión, ha estado usted al frente de nuestros laboratorios
investigadores. ¿Exacto?
Hamilton asintió. Encima de la mesa, sus manos habían perdido todo color, para
transformarse en dos miembros rígidos y carentes de sangre. «Como si ya estuviese
muerto», pensó Hamilton en plan derrotista. Como si ya le hubieran ahorcado,
extrayéndole la vida, el aliento, la posible luminosidad de su interior. Sí, le habían colgado,
como uno de los cerdos de Hormel, en la oscura santidad del matadero.
—Su esposa —prosiguió Edwards con voz retumbante, a la vez que sus moteadas
muñecas subían y bajaban, pasando páginas— ha sido clasificada como un peligro para
la seguridad de la fábrica. Aquí tengo el informe. —Señaló con un movimiento de cabeza
al silencioso jefe de policía de la planta—. Me lo trajo McFeyffe. Y debo añadir que lo hizo
de muy mala gana.
—Con la peor gana del mundo —subrayó McFeyffe, dirigiéndose a Hamilton.
Sus grises pupilas pedían perdón. El gesto torvo y pétreo de Hamilton se lo denegó,
despreciando al capitán a base de indiferencia absoluta.
—Naturalmente —reanudó Edwards su tonante exposición—, está usted familiarizado
con el sistema de seguridad establecido aquí. Constituimos una empresa particular, pero
nuestro único cliente es el Gobierno. Nadie compra proyectiles, salvo el Tío Sam. De
forma que tenemos que andarnos con cien ojos. Le presento el asunto con toda claridad
imprescindible, al objeto de que pueda usted conducirlo según su propio criterio. En
primer lugar, es cosa suya. Para nosotros, su importancia reside exclusivamente en el
hecho de que usted ostenta el cargo de jefe de nuestros laboratorios de investigación. Lo
malo es que ese detalle lo convierte también en asunto nuestro.
Miró a Hamilton como si pusiera los ojos en él por primera vez, pese a que lo había
contratado personalmente en 1949, diez largos años antes, cuando Hamilton era una
brillante promesa, un ingeniero electrónico inteligente y apasionado por su profesión,
recién salido del I.T.M.
—¿Significa esto —preguntó Hamilton en tono ronco, sin apartar la vista de sus manos,
que abría y cerraba espasmódicamente— que se prohíbe a Marsha entrar en la fábrica?
—No —respondió Edwards—. Significa que, hasta que se produzca un cambio en la
situación, no se le permitirá a usted tener acceso al material clasificado.
—Pero eso representa... —Hamilton notó que se le quebraba la voz y que caía en la
estancia un silencio de pasmo—. Eso comprende todo el material con el que trabajo.
Nadie pronunció una sola palabra. Los altos funcionarios de la compañía, reunidos en
la sala, permanecieron inmóviles en sus asientos, resguardados tras sus carteras y
montones de impresos. En un rincón, el acondicionador de aire emitía un zumbido
rumoroso.
—¡Qué barbaridad! Se me condena sin preámbulos —articuló Hamilton de súbito, con
voz clara y potente.
Unos cuantos formularios se agitaron a impulsos de la sorpresa. Edwards le disparó
una mirada de soslayo que rezumaba curiosidad. Charley McFeyffe encendió un cigarro y,
nerviosamente, se pasó la mano por la rala cabellera. Con un sencillo uniforme de color
pardo, tenía todo el aspecto de un gordo agente asignado al servicio de vigilancia en
carretera.
—Léale el pliego de cargos —dijo McFeyffe—. Concédale la oportunidad de
defenderse, T. E. Al fin y al cabo, Hamilton tiene algunos derechos.
Durante unos momentos, el coronel Edwards forcejeó con el acervo de datos que
componían el informe del cuerpo de seguridad. Luego, sombrío el rostro a causa de la
irritación, empujó el expediente completo por encima de la mesa, hacia McFeyffe.
—Su departamento redactó todo eso —dijo, lavándose las manos en el asunto—.
Comuníqueselo usted.
—¿Acaso pretenden leerlo aquí? —protestó Hamilton—. ¿Delante de treinta personas?
¿En presencia de todos los empleados de la firma?
—Todos han revisado la documentación —manifestó Edwards, no sin cierta
amabilidad—. Hace cosa de un mes que está concluido y desde entonces no ha dejado
de circular. Después de todo, muchacho, para la compañía es usted un hombre
importante. No íbamos a tomarnos a la ligera una cuestión como ésta.
—En primer término —comenzó McFeyffe, que evidenciaba sentirse muy molesto—,
tenemos ese negocio del F.B.I. Nos lo traspasaron.
—¿No lo pidieron ustedes? —preguntó Hamilton en tono agrio—. ¿O es que iba de un
lado a otro, a través del país, sin más ni más?
McFeyffe se puso colorado.
—Bueno, se solicitó, claro. En calidad de encuesta rutinaria. Por Dios, Jack, hay un
expediente acerca de mi propia persona... Incluso se lleva uno a nombre del presidente
Nixon.
—No tiene por qué leerme toda esa escoria —a Hamilton le temblaba la voz—. Marsha
se afilió al Partido Progresista allá por el año 1948, cuando estudiaba su primer curso
universitario. Contribuyó con alguna que otra pequeña cantidad de dinero cuando inició
sus colectas la Comisión Recaudadora de Fondos Pro Refugiados Hispanos. Se suscribió
a In Fact Ya he oído todo eso en otras ocasiones.
—Léale los informes de última hora —aleccionó Edwards.
Avanzando meticulosamente por la complicada senda del expediente, McFeyffe llegó a
los datos que estaban más al día.
—La señora Hamilton abandonó el Partido Progresista en 1950. In Fact dejó de
publicarse. En 1952, asistió a varias asambleas de la «Artes, Ciencias y Profesiones de
California», organización de vanguardia apoyada por individuos comunistoides. La señora
Hamilton firmó la Propuesta de Paz de Estocolmo. Se incorporó a la Unión de Libertades
Civiles, que no faltan quienes tildan de pro izquierdista.
—¿Qué significa eso de pro izquierdista? —inquirió Hamilton.
—Simpatizante con personas o grupos que simpatizan con el comunismo. —
Laboriosamente, McFeyffe prosiguió—: El 8 de mayo de. 1953, la señora Hamilton
escribió una carta al Chronicle de San Francisco, protestando por el hecho de que se
impidiera la estancia en los Estados Unidos a Charlie Chaplin, un famoso compañero de
viaje. Firmó la Apelación para salvar a los Rosenberg: traidores convictos. En 1954
pronunció un discurso en los locales de la Liga de Sufragistas Femeninas de Alameda,
manifestándose favorable a la admisión de la China roja en las Naciones Unidas... Y la
China roja es un país comunista. En 1955 se unió a la agencia abierta en Oakland por la
Organización Internacional de Coexistencia o Muerte, que tiene ramificaciones en los
países del otro lado del telón de acero. Y en 1956 entregó su contribución monetaria a la
Sociedad para el Progreso del Elemento Humano de Color. —Citó la cifra—: Cuarenta y
ocho dólares con cincuenta y cinco centavos.
Se produjo un instante de silencio.
—¿Ya esta? —interrogó Hamilton.
—Sí, lo más importante.
—¿Se menciona también en ese expediente —dijo Hamilton, esforzándose en
mantener firma la voz— que Marsha está suscrita al Tribune de Chicago? ¿Se dice que
en 1952 promovió activamente la candidatura de Adlai Stevenson? ¿Reflejan esos
papeles que en 1953 entregó su óbolo a la campaña organizada por la Sociedad
Protectora de Animales a favor de los perros y los gatos?
—No comprendo que importancia pueden tener esos detalles —terció Edwards, algo
impaciente.
—¡Complementan el cuadro! Claro, Marsha se suscribió a In Fact... y también al New
Yorker. Se dio de baja del Partido Progresista cuando lo hizo Wallace... se unió a los
Jóvenes Demócratas. ¿Queda constancia de eso? Desde luego, sentía curiosidad acerca
del comunismo, ¿la convierte eso en comunista? Todo lo que afirman ustedes es que
Marsha lee periódicos del ala izquierda y que escucha a oradores de tendencias
izquierdistas... Pero eso no demuestra que respalde al comunismo, que esté sometida a
la disciplina del Partido, que abogue por el derrocamiento del Gobierno o que...
—Nadie asegura que su esposa sea comunista —le interrumpió McFeyffe—. Sólo
decimos que se la ha incluido en la lista de personas susceptibles de constituir un peligro
para la seguridad de la fábrica. Existe, no obstante, la posibilidad de que Marsha sea
comunista.
—Santo Dios —articuló Hamilton—. ¿He de demostrar que no lo es? ¿Se trata de eso?
—Es una posibilidad latente —repitió Edwards—. Trate de mostrarse razonable, Jack;
no se ponga nervioso, ni empiece a dar gritos. Tal vez Marsha sea roja; tal vez no. Pero
tampoco es esa la cuestión. Lo que poseemos aquí es un conjunto de informes
demostrativos de que su esposa se interesa por la política... por la política radical, claro. Y
eso no es bueno.
—Marsha se interesa por todo. Es una persona inteligente y educada. Dispone de todo
el día para enterarse de cosas. ¿Es que se la va a obligar a pasarse en casa las horas
muertas... —Hamilton rebuscó en su mente las palabras apropiadas—, sin hacer otra
cosa que no sea sacudir el mantel, lavar, planchar, zurcir y cocinar?
—Tenemos aquí un patrón de conducta —dijo McFeyffe—. Hay que reconocer que, en
sí mismo y por separado, ninguno de estos datos resulta indicativo. Pero cuando uno
forma con ellos un conjunto, cuando se saca el promedio estadístico... Entonces se
observa que tal promedio estadístico es demasiado alto, Jack. Su esposa está complicada
en un número excesivo de movimientos de tendencia izquierdista.
—Culpable por asociación. Es una muchacha de curiosidad despierta; se siente
interesada por cuanto la rodea. ¿Basta eso para sacar la conclusión de que está de
acuerdo con todo lo que esa gente dice?
—No podemos ver lo que hay dentro de su cabeza... y usted tampoco. Lo único factible
es juzgar a tenor de sus actos: de los grupos con los que se reúne, las peticiones que
firma, el dinero que aporta... Son las únicas pruebas de que disponemos y no nos queda
más remedio que seguir basándonos en ello. Dice usted que su esposa asiste a esas
asambleas, pero que no se identifica con las teorías que expresan los oradores. Bueno,
supongamos que la policía irrumpe en un local donde se está desarrollando un
espectáculo impúdico y detiene a las chicas y a la gerencia del establecimiento. No cabe
duda de que el auditorio saldrá de la sala afirmando que el espectáculo no le gustaba lo
más mínimo. —McFeyffe extendió las manos—. Pero, ¿estarían allí de no gustarles la
representación o lo que fuere? Es posible que asistiesen una vez. Acaso inducidos por la
curiosidad. Pero no un día y otro día, siempre que se anunciara el espectáculo.
»Su esposa lleva diez años desde que tenía dieciocho, relacionándose con grupos del
ala izquierda. Ha tenido tiempo más que suficiente para formarse una opinión acerca del
comunismo. Pero continúa mezclándose con esos asuntos; todavía se lanza a la palestra
cada vez que un puñado de comunistoides organiza su manifestación de protesta para
condenar algún linchamiento ocurrido en el Sur o para poner el grito en el cielo por lo alta
que es la cantidad presupuestada con vistas a la adquisición de armas. Me parece que el
hecho de que Marsha lea también el Tribune de Chicago no tiene más trascendencia que
el hecho de que el hombre que va a una sala de espectáculos obscenos asista igualmente
a la iglesia. Eso sólo demuestra que posee varias facetas, incluso, quizás, facetas
contradictorias... pero subsiste el hecho de que una de esas facetas incluye el goce de lo
infamante. No queda mancillado por asistir a las ceremonias religiosas; sin embargo, se
anota debidamente el dato de que le gustan las representaciones obscenas y de que
entra a presenciarlas.
»En un noventa y nueve por ciento, su esposa puede ser una norteamericana típica y
media: puede que guise de maravilla, conduzca con cuidado, pague sus impuestos,
entregue dinero a las asociaciones de caridad y prepare tartas para las rifas de la Iglesia.
Pero el restante uno por ciento acaso esté ligado al Partido Comunista. Tal es la situación.
Al cabo de un momento, Hamilton reconoció de mala gana:
—Ha expuesto el caso muy bien.
—Creo en él. Conozco a Marsha y le conozco a usted desde que ingresó en la nómina
de la empresa. Ambos me caen simpáticos... y Edwards alberga los mismos sentimientos
que un servidor. Creo que todos opinan igual. Aunque no es esa la cuestión. Hasta que no
dispongamos de telepatía y nos sea posible hurgar a distancia en el cerebro de las
personas, no tenemos más alternativa que la de confiar en los datos estadísticos. No, no
podemos demostrar que Marsha sea agente de una potencia extranjera. Y usted tampoco
puede demostrar que no lo es. Sencillamente, no podemos permitirnos el lujo de actuar de
otro modo. —Al tiempo que se frotaba la parte inferior del grueso labio, McFeyffe
preguntó—: ¿Se le ha ocurrido alguna vez preguntarse si Marsha es comunista?
Una idea que jamás se le pasó por la cabeza. Mientras brotaba el sudor por todos los
poros de su piel, Hamilton se mantuvo inmóvil y silencioso, con la vista clavada en la
reluciente superficie de la mesa. Siempre había dado por supuesto que Marsha decía la
verdad, que el comunismo sólo había despertado en ella instintos curiosos. Por primera
vez, una sospecha desdichada y miserable nacía y se desarrollaba. Estadísticamente, era
posible.
—Se lo preguntaré —dijo en voz alta.
—¿Lo hará? —repuso McFeyffe—. ¿Y qué va a responder Marsha?
—¡Que no es comunista, desde luego!
Edwards sacudió la cabeza.
—Eso no vale gran cosa, Jack. Si reflexiona un poco, estará de acuerdo conmigo.
Hamilton se puso en pie.
—Mi esposa se encuentra en la antesala. Pueden interrogarla... Se la convoca aquí y le
formulan las preguntas que gusten.
—No voy a ponerme a discutir con usted —declaró Edwards—. Su esposa ha sido
catalogada como un peligro para la seguridad de la factoría y, hasta que se demuestre lo
contrario, queda usted suspendido del empleo. O aporta pruebas concluyentes, en el
sentido de que Marsha Hamilton no es comunista, o se tendrá que desembarazar de ella.
—El coronel se encogió de hombros—. Tiene usted una carrera por delante, muchacho.
Se trata de la profesión de su vida.
McFeyffe se levantó y dio un rodeo en torno a la mesa. Se suspendía la sesión; la
conferencia relativa al caso Hamilton se daba por terminada. Tras coger al técnico por un
brazo, McFeyffe tiró de él insistentemente, hacia la puerta.
—Salgamos de aquí, lleguémonos a un sitio donde se pueda respirar. ¿Qué me dice de
un trago? Los tres: Marsha, usted y yo. El whisky se pone agrio en el «Fondeadero». Me
parece que podríamos hacerle los honores, antes de que se estropee.
 
 
II
 
—No me apetece ir a tomar ningún trago —declinó Marsha en tono enfático,
destemplado y quebradizo. Pálido el semblante, decidida la expresión, se encaró con
McFeyffe e hizo caso omiso de los funcionarios de la compañía, que atravesaron la
antesala—. Precisamente ahora Jack y yo nos disponíamos a visitar el Bevatrón para ver
cómo ponen en funcionamiento el nuevo equipo. Hace semanas que acariciamos este
proyecto.
—Mi automóvil está en la zona de estacionamiento —ofreció McFeyffe—. Tendré sumo
gusto de llevarles. —Añadió con cierta ironía—: Soy policía... no me pondrán pegas a la
hora de entrar con ustedes.
Cuando el polvoriento «Plymouth» subía por la larga cuesta que llevaba a los edificios
del Bevatrón, Marsha confesó:
—No sé si echarme a llorar a ponerme a reír. No puedo creerlo. ¿De veras se han
tomado este asunto tan en serio?
—El coronel Edwards propuso a Jack que se desprendiera de usted como si fuese una
chaqueta vieja —dijo McFeyffe.
Aturdida, temblorosa, Marsha se mantenía rígida en el asiento, con las manos
apretadas sobre los guantes y el bolso.
—¿Serías capaz de hacerlo? —preguntó a su marido.
—No —repuso Hamilton—. Ni aunque fueras una alcohólica y pervertida, además de
comunista.
—¿Lo ha oído? —se dirigió Marsha a McFeyffe.
—Sí.
—¿Y qué le parece?
—Opino que forman una pareja soberbia. Creo que, si Jack obrase de otro modo,
demostraría ser un hijo de zorra. —McFeyffe concluyó—: Se lo diré así al coronel
Edwards. Aunque ya se lo había advertido.
—Uno de vosotros dos —manifestó Hamilton, con la mirada puesta en su esposa— no
debería estar aquí. Habría que arrojarlo por la portezuela. Lo echaré a cara o cruz, a ver a
quién le toca.
Sobresaltada, Marsha alzó la cabeza y sus ojos castaños se posaron en Hamilton,
mientras los dedos se hundían en los guantes.
—¿Es que no lo comprendes? —susurró—. Esto es algo terrible. Se trata de una
conspiración contra ti y contra mí. Contra nosotros dos.
—Me siento un poco traidor —reconoció McFeyffe. Sacó el «Plymouth» de la autopista
nacional y lo condujo por la carretera que avanzaba hacia los terrenos del Bevatrón. El
agente de policía situado a la entrada saludó y agitó el brazo; McFeyffe correspondió de
igual manera—. Al fin y al cabo, ustedes son amigos míos... Las obligaciones de mi cargo
me han empujado y no tuve más remedio que ejecutar la desagradable tarea de redactar
unos penosos informes acerca de mis amistades. Relacionar datos ultrajantes, investigar
rumores... ¿Creen que disfruté con ello?
—Cumpla con su de... —empezó Hamilton, pero Marsha le interrumpió en seco.
—McFeyffe tiene razón; no es culpa suya. Todos estamos metidos en esto, los tres.
El vehículo se detuvo frente a la entrada principal. McFeyffe cortó el encendido del
motor, se apearon y se dirigieron con paso negligente hacia la amplia escalinata de
hormigón.
Había un puñado de técnicos a la vista y Hamilton volvió la cabeza para mirar al grupo,
reunido ante los peldaños. Jóvenes bien vestidos, con el pelo cortado a cepillo y corbata
de lazo, que charlaban afablemente. Se deslizaba junto a ellos la acostumbrada corriente
de visitantes que, después de haber franqueado la verja exterior, se disponía a penetrar
en el inmueble y gozar del espectáculo del Bevatrón en marcha. Pero eran los técnicos
quienes interesaban a Hamilton.
«Aquí estoy yo», se dijo.
Para corregirse en seguida.
«O ahí he estado hasta ahora.»
—Vuelvo dentro de un segundo —se excusó Marsha con voz débil, al tiempo que se
llevaba las manos a los ojos, en los que pugnaban por salir las lágrimas—. Voy un
momento al lavabo, para componerme un poquillo.
—De acuerdo —murmuró Hamilton, sumido aún en la profundidad de sus
pensamientos.
La mujer se alejó. Hamilton y McFeyffe quedaron uno frente a otro, en el pasillo del
edificio, donde resonaban los ecos de todos los ruidos.
—Tal vez me hayan hecho un favor —comentó Hamilton.
Diez años era un periodo de tiempo bastante prolongado, lo suficiente como para
cansarse de un empleo. ¿Y a dónde había estado dirigiéndose? ¿No era esa una
pregunta buena y oportuna?
—Tiene perfecto derecho a sentirse dolido —repuso McFeyffe.
—No le falta razón —convino el ingeniero. Dio unos pasos y luego se detuvo, con las
manos en los bolsillos.
Claro que estaba dolido. Y lo seguiría estando hasta que hubiese solventado en un
sentido o en otro, aquel asunto de la lealtad. Pero no se trataba de eso; había de por
medio la sacudida propinada a su sistema fisiológico, la alteración de su forma de vida, de
todo el cuadro de sus costumbres. El trastorno que suponía para muchas cosas en las
que confiaba y daba por seguras. McFeyffe había asestado un tajo enorme, cuyo corte
llegaba hasta el nivel más hondo de su existencia; afectaba incluso a su matrimonio y, de
manera especial, a la mujer que significaba para él más que cualquier otra persona en
este mundo.
Más que nada ni nadie. Más que su propio trabajo. Su lealtad se entregaba por entero
a Marsha. Le resultó extraño comprenderlo. Lo que le atormentaba no era su fidelidad
para con la profesión que ejercía, sino la idea de que lo sucedido se interponía entre
Marsha y él, separándolos.
—Sí —dijo a McFeyffe—. Me siento infernalmente dolido.
—Puede conseguir otro empleo.
—Mi esposa —articuló Hamilton—. Me refiero a Marsha. ¿Cree que tendré la
oportunidad de recobrarla? Me gustaría. —Nada más pronunciar tales palabras, se dio
cuenta de que estaba expresándose de un modo infantil. Prosiguió, en parte porque
deseaba mostrarse insultante y en parte porque no sabía qué otra cosa hacer—. Están
ustedes enfermos. Se dedican a destruir personas inocentes. La paranoia...
—Déjelo —silabeó McFeyffe—. Tuvo usted su oportunidad, Jack. Hace años.
Demasiados años.
Mientras Hamilton daba forma mental a su réplica, volvió a aparecer Marsha.
—Están dejando pasar al primer grupo de visitantes corrientes. Los grandes personajes
han echado ya su ojeada. —La mujer parecía haber restablecido un poco su estado
anímico—. Ese cacharro... el nuevo desviador... ha empezado a funcionar, según creo.
De mala gana, Hamilton se apartó del grueso policía de seguridad.
—Vamos, pues.
McFeyffe anduvo tras ellos.
—Sin duda, es interesante —comentó, sin dirigir la palabra a nadie en particular.
—Exacto —repuso Hamilton, remoto, consciente de que estaba temblando.
Respiró hondo, entró en la cabina del ascensor, después de Marsha, y dio media vuelta
automáticamente, poniéndose de cara a la puerta. McFeyffe hizo lo mismo. Mientras el
ascensor se elevaba, Hamilton se vio obligado a contemplar el subido color rojo del cuello
del capitán. McFeyffe también estaba alterado.
En la segunda planta encontraron a un joven negro, que lucía ancho brazalete en la
manga y congregaba a un disperso puñado de visitantes. Se integraron en el grupo. Tras
ellos, otras personas aguardaban pacientemente a que les tocase la vez. Eran las cuatro
menos diez: el «Sistema Rectificador Wilcox Jones» había sido enfocado y activado.
—Vamos ya a verlo —decía el joven cicerone negro, con voz aguda y experta, al
tiempo que capitaneaba al grupo, pasillo adelante, hacia la plataforma de observación—.
Debemos apresurarnos, al objeto de que los demás puedan ver también el ingenio. Como
saben, el Bevatrón de Belmont lo ha construido la Comisión de Energía Atómica, con el fin
de avanzar en la investigación del fenómeno de los rayos cósmicos generados
artificialmente y en condiciones reguladas. El elemento central del Bevatrón consiste en
un gigantesco productor de energía, cuyo campo magnético acelera el rayo de protones y
le proporciona una creciente ionización. Los protones, con su carga positiva, se
introducen en la cámara longitudinal desde el tubo acelerador «Cokroft-Walton».
Según su temperamento o humor, los visitantes esbozaron sonrisitas ambiguas o no
hicieron caso alguno de las explicaciones. Un caballero alto, flaco, de aspecto severo y
entrado en años, se mantenía inmóvil como un poste de madera, cruzado de brazos e
irradiando desdén para con la ciencia en general. Hamilton se percató de que era un
soldado; en la solapa de su chaqueta de algodón, el hombre llevaba una deslucida
insignia de metal. «Al diablo con él», pensó el técnico amargamente. Al diablo con el
patriotismo en general. En lo abstracto y en lo especifico. Todos los que pertenecían a la
misma calaña, soldados y polizontes. Antiintelectuales y antinegros. Antitodo, salvo
cerveza, perros, automóviles y armas.
—¿Hay folletos? —inquirió suavemente una matrona regordeta, de mediana edad y voz
algo penetrante; una dama que vestía con costosa elegancia—. Nos gustaría llevarnos a
casa algunos impresos. Para utilizarlos en la escuela con fines educativos.
—¿Cuántos voltios circulan ahí abajo? —gritó el rapaz que iba con la señora—. ¿Más
de mil millones?
—Sobrepasan ligeramente la cifra de seis mil millones —explicó el guía negro en tono
resignado—. El voltaje electrónico se encarga de empujar a los protones que haya
recibido, antes de que se desvíen de su órbita y salgan de la cámara circular. Cada vez
que el rayo traza una revolución, se incrementan su carga y velocidad.
—¿Cuál es su velocidad? —intervino una mujer enjuta, de aspecto competente y unos
treinta años de edad. Llevaba gafas de gruesos cristales y vestía un conjunto de paño
tosco.
—Un poco inferior a la de la luz.
—¿Cuántas veces giran en la cámara?
—Cuatro millones —repuso el guía—. Su distancia astronómica es de medio millón de
kilómetros. Cubren ese recorrido en un segundo y ochenta y cinco centésimas.
—Increíble —jadeó la matrona del atavío caro, con matices fatuos y aterrados en la
voz.
—Cuando los protones abandonan el acelerador longitudinal —prosiguió el cicerone—,
su energía es de diez millones de voltios, o, como decimos nosotros de diez megavoltios.
El problema siguiente consiste en conducirlos por una órbita circular en la posición exacta
y en el ángulo matemático, de forma que los pueda recoger el campo de acción del gran
generador.
—¿No puede hacerlo el Imán? —interrogó el chiquillo.
—Temo que no. Se utiliza para ello un modulador. Los protones sobrecargados tienen
tendencia a abandonar fácilmente una ruta determinada y a vagar en todas direcciones.
Para evitar que entren en un curso de espiral cada vez más amplio se necesita recurrir a
un sistema complicado de modulación de frecuencia. Y, cuando el rayo alcanza su carga
precisa, continúa vigente la peliaguda cuestión de sacarlo de la cámara circular.
Señalando con el dedo hacia abajo, por encima de la barandilla de la plataforma, el
guía indicó el generador situado a sus pies. El aparato era enorme e imponente, con
cierto parecido a un buñuelo colosal. Su zumbido resultaba estruendoso.
—La cámara de aceleración se encuentra dentro del generador. Tiene una longitud de
ciento veinte metros. Me parece que no es posible verla desde aquí.
—Me pregunto —terció el veterano de guerra canoso— si los fabricantes de esta
máquina espectacular se dan cuenta de que uno cualquiera de los huracanes corrientes,
creados por la mano de Dios, excede en mucho al total de la potencia engendrada por el
hombre, incluida ésta y todas las demás máquinas construidas hasta la fecha.
—Estoy segura de que se dan perfecta cuenta de ello —manifestó con sutileza la joven
de aspecto severo—. Es probable que estén en condiciones de calcular con toda
exactitud la potencia del huracán que usted les indicase. Podrían citársela casi sin margen
de error.
El militar retirado la examinó con dignidad y reserva, a distancia.
—¿Es usted científica señora? —preguntó en voz baja.
El cicerone tenía ya a casi todos los miembros del grupo encima de la plataforma de
observación.
—Usted primero —McFeyffe se apartó, dejando pasar a Hamilton.
Marsha se había adelantado ya y su marido echó a andar tras ella. McFeyffe, que fingía
interesarse por los gráficos informativos adosados a la pared que dominaba la plataforma,
cerraba la comitiva.
Hamilton tomó la mano de su esposa, la apretó con fuerza y susurró al oído de la
mujer:
—¿Crees que hubiera renunciado a ti? No vivimos en la Alemania nazi.
—Aún no —contestó Marsha, alicaída. No había perdido del todo su palidez, ni se
había sobrepuesto completamente al abatimiento; apenas quedaban en su rostro huellas
de maquillaje y tenía los labios descoloridos, yertos y apretados—. Cariño, cuando pienso
en esos hombres, convocándote ante su presencia para echarte en cara mi persona y mis
actividades, como si yo fuera una especie de... Mesalina o algo semejante..., o como si
mantuviera relaciones secretas con los caballos... me entran ganas de asesinarlos Y
Charlie..., le consideraba amigo nuestro. Pensaba que podríamos contar con él. ¿Cuántas
veces vino a casa a cenar?
—Tampoco vivimos en Arabia —le recordó Hamilton—. Sólo porque le dimos de comer,
eso no significa que sea nuestro hermano de sangre.
—La última vez que le invitamos, hasta le preparé un pastel de merengue. Y algunas
otras cosas que le gustaban. Ese tipo y sus ligas de color naranja. Prométeme que nunca
llevarás ligas.
—Calcetines con goma elástica y nada más. —La acercó hacia sí y dijo—: Demos un
empujoncito a ese bastardo y tirémoslo sobre el generador.
—¿Crees que el aparato lo asimilaría? —Marsha sonrió tristemente—. Lo más probable
es que lo escupiese. Demasiado indigesto.
A su espalda, la matrona y su hijo se rezagaban. McFeyffe se había quedado bastante
detrás, caminaba con las manos hundidas en los bolsillos del pantalón, inclinado con
desaliento el grueso semblante.
—No parece muy feliz —observó Marsha—. En cierto modo, me da lástima. No es
culpa suya.
—¿Pues de quién es la culpa? —En tono frívolo, como si bromeara, Hamilton
preguntó—: ¿De las sanguijuelas chupadoras de sangre del proletariado, de las alimañas
capitalistas de Wall Street?
—Una manera muy extraña de expresarlo —dijo Marsha, turbada—. Jamás te había
oído pronunciar esas palabras. —De súbito, se aferró a Hamilton—. No creerás que... —
Se interrumpió y se apartó bruscamente de él—. Sí. Temo que acaso sea verdad.
—¿Qué es lo que temo que acaso sea verdad? ¿Que perteneciste durante una época
al Partido Progresista? ¿Es que se te ha olvidado que solía llevarte a las reuniones en mi
cupé «Chevrolet»? Hace diez años que estoy enterado de eso.
—No es tal la cuestión.. No me refiero a lo que hacía, sino a lo que significa... a lo que
esos señores dicen que significa. Lo crees así, ¿no es cierto?
—Bueno —articuló Hamilton, incómodo—, no tienes ningún transmisor de onda corta
escondido en el sótano. Al menos, que yo sepa.
—¿Acaso lo has buscado? —La voz de Marsha era fría y acusadora—. Quizás lo
tenga, no estés tan seguro. Puede que me encuentre aquí para sabotear ese Bevatrón o
lo que sea.
—No hables tan alto —aconsejó Hamilton.
—Y tú no me des órdenes.
Irritada, Marsha retrocedió, apartándose de su marido en dirección al delgado veterano
de guerra de aspecto severo.
—Tenga precaución, joven damisela —la advirtió el soldado, separándola con firmeza
de la barandilla—. No querrá caer por el borde de este precipicio, ¿verdad?
—El mayor problema de su construcción —explicaba el guía— estribaba en que la
unidad correctora solía llevar el rayo de protones fuera de la cámara circular y lo conducía
al choque con su blanco. Se emplearon diversos métodos. En principio, se apagaba el
oscilador en un momento crítico; esto permitía a los protones emprender un recorrido en
espiral hacia afuera. Pero semejante desvío resultaba demasiado imperfecto.
—¿No es verdad —intervino Hamilton con aspereza— que en el antiguo ciclotrón de
Berkeley se descarrió por completo un rayo?
El guía se le quedó mirando, interesado.
—Eso dicen, sí.
—Según tengo entendido, atravesó un despacho y lo calcinó. Aseguran que todavía
pueden verse las marcas chamuscadas. Y por la noche, cuando las luces están
apagadas, aún son visibles las radiaciones.
—Al parecer flota por allí en forma de nube azulada —convino el cicerone—. ¿Es usted
físico, señor?
—No, me dedico a la electrónica —le informó Hamilton—. Me cautiva ese desviador;
conozco a Leo Wilcox muy superficialmente.
—Éste es un gran día para Leo, su jornada de gloria —observó el negro—. Acaban de
poner en funcionamiento la unidad de ahí abajo.
—¿Cuál es? —se interesó Hamilton.
Con el índice, el guía indicó un complicado aparato que estaba a un lado del
generador. Cierto número de las losas protegidas sostenían un grueso tubo de color gris
oscuro, sobre el que se veía montada una serie laberíntica de conductos de líquido.
—Ésa es la obra de su amigo. Debe de andar por ahí, en alguna parte, mirando.
—¿Qué tal ha salido la cosa? ¿Cumple?
—Aún no lo saben.
Detrás de Hamilton, Marsha se había retirado a la parte posterior de la plataforma. El
ingeniero la siguió hasta allí.
—Procura comportarte como una persona adulta —reprochó en susurro enojado—.
Mientras permanezcamos aquí, deseo ver y enterarme de todo lo que pueda.
—Tú y tu ciencia. Alambres y tubos... para ti, todo eso es más importante que mi vida.
—He venido a este edificio para observar los aparatos que alberga y voy a hacerlo. No
me lo estropees; no organices una escena.
—Eres tú quien está organizando una escena.
—¿No has causado ya bastante daño?
De mal talante, Hamilton le dio la espalda, pasó junto a la competente mujer de
negocios, dejó atrás a McFeyffe, y anduvo hacia la rampa que comunicaba la plataforma
con el corredor. Se rebuscaba en los bolsillos para sacar el paquete de tabaco, cuando el
primer gemido ominoso de las sirenas de alarma rasgó el aire, por encima del zumbido
del generador.
—¡Atrás! —voceó el guía, al tiempo que sus delgados brazos oscuros se alzaban y
agitaban—. La pantalla de radiación...
Un furibundo rugido siseante estalló encima de la plataforma. Se inflamaron nubes de
partículas incandescentes, que, tras explotar, llovieron sobre las aterrorizadas personas.
El desagradable olor a materia quemada hirió el olfato de todos: frenéticamente,
forcejearon y se empujaron unos a otros, en su anhelo de llegar a la salida de la
plataforma.
Surgió una grieta. Un armazón metálico, abrasado de parte a parte por la fuerte
radiación, se arqueó, se fundió y cedió. La matrona de mediana edad abrió la boca y dejó
escapar un chillido estruendoso y penetrante Bregando a la desesperada, McFeyffe hacía
cuanto le era posible por abandonar el carcomido estrado y eludir el cegador despliegue
de radiación que lo quemaba todo. Tropezó con Hamilton, el cual apartó de un empujón al
empavorido policía, pasó junto a él y alargó los brazos, en un intento vano de agarrar a
Marsha.
Sus propias ropas se habían incendiado. En torno suyo, personas envueltas en llamas
luchaban para salir de aquel infierno, mientras despacio, pesadamente, la plataforma se
inclinaba hacia adelante, quedaba suspendida durante un momento y luego terminaba por
disolverse.
Por todo el edificio del Bevatrón ululaban las sirenas automáticas y los timbres de
alarma, Chillidos de terror, humanos y mecánicos, se entremezclaban, formando una
cacofonía de estrépito. Bajo los pies de Hamilton, el piso se hundió majestuosamente.
Dejando de constituir una masa sólida de acero, hormigón, plástico y alambre, aquel suelo
se convirtió en una polvareda de partículas dispersas. De manera instintiva, el ingeniero
alzó las manos; se desplomaba boca abajo, hacia el borroso contorno de la maquinaria
instalada en la planta inferior.
Durante la caída, al escaparse el aire de sus pulmones, percibió un Buuum sostenido y
abrumador; un diluvio de yeso pulverizado se abatía sobre él, ascuas minúsculas y
corpúsculos de ceniza, que planeaban, surcaban el vacío y abrasaban. Luego, en
cuestión de segundos, su cuerpo atravesó la tela metálica que protegía el generador. El
chirrido del material rasgado y la furiosa presencia de la inflexible radiación que barría la
estancia, por encima de él...
El impacto fue violento. El dolor se hizo algo visible: un lingote luminoso, suave y
absorbente como una masa de acero radiactivo. Ondulaba, se extendía e iba engulléndole
de modo sosegado y paulatino. En su agonía, Hamilton era un punto de materia orgánica
húmeda, en trance de ser embebida por una lámina infinita y densa de fibra metálica.
Después, incluso tal sensación fue decreciendo, hasta desaparecer. Consciente del
quebrantamiento grotesco de su cuerpo, quedó derrumbado en inerte montón, aunque
reflexivamente, a ciegas, trataba de incorporarse. Pero, al mismo tiempo, no dejaba de
comprender que ninguno de ellos se podría levantar. Al menos, durante un buen rato.
 
 
III
 
Algo se agitó en la oscuridad.
Durante largo período de tiempo, Hamilton continuó tendido, a la escucha e inmóvil.
Cerrados los párpados, inerte el cuerpo, evitó moverse y se esforzó en convertir la
totalidad de su persona en un simple oído gigante. Percibía un rítmico tap, tap, como si
algo hubiese irrumpido de pronto en las tinieblas y tantease a ciegas su contorno. Durante
una eternidad, Hamilton, en su condición de pretendida oreja gigantesca, analizó las
características sonoras de aquel ruido. Después, al metamorfosearse con la fantasía en
cerebro colosal, comprendió que se trataba de una persiana en su continuo batir contra el
marco de un ventanal. Se dio cuenta también de que estaba en el cuarto de un
establecimiento clínico.
Como ojo normal, nervio óptico y mente humana, captó la figura borrosa de su mujer,
que ondulaba, se esfumaba y recobraba su forma, a pocos palmos del lecho. Le invadió
una oleada de reconocimiento. Gracias a Dios, Marsha no había resultado incinerada por
las radiaciones. Una muda oración de gratitud brotó en su cerebro; relajó los músculos y
se dejó envolver por la rosada nube de puro gozo que generó aquella nueva feliz.
—Está recuperando el conocimiento —observó la voz profunda y autoritaria de un
médico.
—Eso creo —fue Marsha la que habló después—. Sus palabras parecían llegar desde
muy lejos—. ¿Cuándo podremos tener la certeza de ello?
—Estoy perfectamente —se las arregló Hamilton para articular, en tono áspero.
Al instante, la figura borrosa se destacó y aleteó sobre él.
—Cariño... —Marsha casi tartamudeaba, mientras sus manos producían caricias
amorosas—. No murió nadie... Todo el mundo sobrevivió al accidente. Incluso tú... —
Como si fuera una Luna inmensa, surgían de Marsha extáticos rayos plateados—.
McFeyffe se torció un tobillo, pero se lo curarán. Creen que el niño sufre conmoción
cerebral.
—¿Qué me dices de ti? —inquirió Hamilton, débil la voz.
—Me encuentro estupendamente. —Levantó los brazos y ejecutó media vuelta de
exhibición, para que Hamilton pudiese contemplarla a conciencia. En vez de la chaquetita
y el vestido anteriores, llevaba una sencilla bata blanca del hospital—. La radiación
chamuscó toda mi ropa... Me han prestado esto. —Un poco violenta, se arregló la
cabellera castaña—. Y, mira... he perdido la melena. Al quemárseme las puntas, no tuve
más remedio que cortarlas. Claro que el pelo vuelve a crecer.
—¿Puedo levantarme? —preguntó Hamilton, al tiempo que pretendía incorporarse y
sentarse en la cama. Pero la cabeza empezó a darle vueltas; en seguida estuvo de nuevo
en posición horizontal, mientras se esforzaba en introducir aire en sus pulmones. Jirones
de negrura bailotearon vertiginosamente en torno suyo; cerró los ojos y aguardó
aprensivamente a que pasara aquel torbellino de aturdimiento.
—Notará debilidad durante cierto tiempo —le informó el médico—. La postración
nerviosa y la pérdida de sangre. —Tocó a Hamilton en el brazo—. Sufrió cortes bastante
graves. Se le incrustaron en la carne algunos trozos de metal, pero ya los hemos extraído.
—¿Quién salió peor parado? —quiso saber Hamilton; continuó sin levantar los
párpados.
—Arthur Silvester, el veterano. No perdió el conocimiento, pero hubiese preferido que
quedara inconsciente. Según parece, se fracturó la clavícula. Está en el equipo quirúrgico.
Temen que su columna haya sufrido daños.
—Fragilidad, supongo —articuló Hamilton, al tiempo que se exploraba el brazo. Se lo
apretaba un enorme vendaje de plástico blanco.
—Yo fui la que menos heridas sufrió —dijo Marsha, titubeante—. Pero recibí un golpe
que me dejó paralizada. Me refiero a la radiación. Caí a través del haz principal; todo lo
que vi fueron chispas y relámpagos de fuego. Lo cortaron en seguida, naturalmente. No
creo que durase más de una fracción de segundo. —Hizo una pausa y añadió en tono
quejumbroso—. Aunque fue como un millón de años.
El médico, un joven de aspecto aseado y eficiente, alzó el embozo y tomó el pulso a
Hamilton. Junto a la cama, revoloteaba una enfermera alta y rebosante de competencia
profesional. Se acercó el instrumental hasta el codo de Hamilton. La situación parecía
dominada.
Lo parecía... pero algo no funcionaba bien. Era un presentimiento. En lo más profundo
de su ser, Hamilton notaba la presencia de la enojosa sensación de que algo fundamental
se había torcido.
—Marsha —dijo de pronto—, ¿lo adviertes?
Con paso vacilante, Marsha se llegó a su lado.
—¿Qué es lo que tengo que advertir, cariño?
—Lo ignoro. Pero está ahí.
Al cabo de un momento de indecisión, cargado de ansiedad, Marsha se volvió al
médico.
—Le hablé de la existencia de algo raro, ¿verdad? ¿No le dije algo así cuando recobré
el sentido?
—Todos los que salen de un estado de postración nerviosa experimentan sensaciones
de irrealidad —la informó el galeno—. Es normal. Pero eso suele desaparecer antes de
que transcurran cuarenta y ocho horas. Recuerde que, tanto a usted como al señor
Hamilton, se les inyectaron sedantes. Y que han pasado por una prueba terrible; usted
sufrió un latigazo de una corriente de altísima tensión.
Ni Hamilton ni su esposa dijeron nada. Se miraban mutuamente, tratando cada uno de
ellos de leer en la expresión de la cara del otro.
—Supongo que tuvimos mucha suerte —aventuró Hamilton. Su oración jubilosa había
quedado reducida a un sentimiento de dubitativa incertidumbre. ¿Qué era aquello? La
impresión no tenía nada de racional; no conseguía captarla bien, se escapaba a su
entendimiento. Echó una mirada en torno, pero en la estancia no vio nada extraño, nada
que estuviese fuera de lugar.
—Muchísima suerte —confirmó la enfermera. Lo dijo orgullosamente, como si le
correspondiese el mérito de ello.
—¿Cuánto tiempo he de permanecer aquí?
El médico reflexionó.
—Creo que puede volver a su casa esta misma noche. Pero deberá guardar cama
durante un día o dos. Tanto usted como la señora necesitarán una buena dosis de
descanso, cuestión de una semanita. Les sugiero que contraten los servicios de una
enfermera bien adiestrada.
—No podemos permitirnos ese lujo —manifestó Hamilton pensativamente.
—Desde luego, tendrán sus gastos cubiertos. —El médico parecía ofendido—. El
Gobierno Federal se encarga de todo esto. Si me encontrase en el lugar de ustedes, no
perdería el tiempo preocupándome acerca de cómo levantarme del lecho cuanto antes.
—Tal vez sea mejor así —replicó Hamilton agriamente.
No se extendió en más detalles, durante un buen rato estuvo sumido en sombrías
reflexiones acerca de su situación.
Con accidente o sin accidente, esa situación no había cambiado. A menos que,
mientras permaneció privado del conocimiento, el coronel T. E. Edwards hubiese fallecido
de un ataque cardíaco. Pero eso no parecía probable.
Cuando el médico y la enfermera se convencieron de que debían retirarse Hamilton se
dirigió a su esposa:
—Bueno, ahora disponemos de una excusa. Algo que decir a los vecinos para explicar
por qué no voy al trabajo.
Alicaída, Marsha asintió.
—Ya no me acordaba de eso.
—Será cuestión de encontrar algo en lo que no intervenga el material clasificado. Algo
que esté completamente al margen de los asuntos relativos a la defensa nacional. —Y
añadió, en tono hosco—: Como dijo Einstein, allá por el cincuenta y cuatro: Tal vez me
convierta en un buen fontanero. O en un técnico que repare aparatos de televisión; esto
último se encuentra más acorde con mis aptitudes.
—¿Recuerdas lo que siempre querías hacer? —Inclinada por encima del borde de la
cama, Marsha contemplaba las puntas irregulares de su pelo trasquilado—. Deseabas
diseñar nuevos circuitos para grabadoras magnetofónicas. Y circuitos de frecuencia
modulada. Aspirabas a hacerte un nombre en el campo de la alta fidelidad, como Bogen,
Thorens y Scott.
—Eso es cierto —asintió Hamilton, procurando poner en sus palabras todo el
convencimiento que le fuese posible—. El «Sistema Sonoro Trinaural de Hamilton». ¿Te
acuerdas de la noche en que soñamos con ese proyecto? Tres bandas, agujas,
amplificadores, altavoces. Montado en tres habitaciones. Un hombre en cada una de ellas
escuchando su aparato. Y a través de cada uno de esos aparatos, una composición
distinta.
—Por uno, el doble concierto de Brahms —observó Marsha, con un entusiasmo relativo
en la voz—. Sí que me acuerdo de eso.
—Por otro, «Las nupcias», de Stravinsky. Y por otro, música de Dowland para laúd.
Luego, se altera la atención de los tres hombres y la esencia del Sistema Sonoro Trinaural
de Hamilton, el «Ortocircuito Armonifónico», enlaza y reúne sus cerebros. Las
sensaciones de las tres mentes se mezclan en una relación matemática, basada en la
Constante de Planck. —Hamilton empezó a notar unos dolorosos picores en el brazo;
terminó con aspereza—: La combinación resultante se coloca en un magnetófono y se
pasa de 3:14 veces la velocidad original.
—Y se escucha en un reproductor de cristal. —Marsha se inclinó con rápido
movimiento y abrazó a Hamilton—. Oh, cariño, cuando recobré todos mis sentidos, creí
que habías muerto. Dios mío... tu aspecto era el de un cadáver: estabas pálido,
silencioso, completamente inmóvil. Pensé que me iba a estallar el corazón en mil
pedazos.
—Tengo una póliza de seguro de vida —articuló Hamilton con gravedad—. Serías rica.
—No quiero ser rica. —Mientras se balanceaba atrás y adelante, aún abrazándole,
Marsha susurró—: Mira lo que he hecho contigo. Sólo porque estaba aburrida y sentía
curiosidad, me dio la ventolera de mezclarme en excentricidades políticas y he
conseguido que perdieses tu empleo y que tu futuro corra un peligro enorme. Me
abofetearía. Debió ocurrírseme que no podía firmar aquello de la Paz de Estocolmo
mientras tú trabajabas en una fábrica de proyectiles teledirigidos. Pero cuando alguien me
presentaba una solicitud, siempre me dejaba convencer. Las pobres masas oprimidas...
—No te preocupes —repuso Hamilton—. Si esto hubiera sucedido en 1943, tu
comportamiento se consideraría normal y McFeyffe habría sido degradado. Por peligroso
fascista.
—Lo es —afirmó Marsha en tono ferviente—. Es un fascista peligroso.
Hamilton apartó de sí a la mujer.
—McFeyffe es un patriota a carta cabal. Pero eso no le convierte en fascista. So pena
de que supongas que toda persona que no...
—No hablemos más de ese asunto —le interrumpió Marsha—. Al parecer, no estás en
condiciones de afanarte mucho, ¿verdad? —Intensa y apasionadamente, le dio un beso
en los labios—. Aguarda a que estemos en casa.
Cuando Marsha se disponía a retirarse, Hamilton la retuvo, cogiéndole por un hombro.
—¿Qué ocurre? ¿Qué se ha torcido?
Confusa, aturdida, Marsha sacudió la cabeza.
—Lo ignoro. No logro imaginármelo. Desde que recuperé el sentido, parece estar
siempre a mi espalda. Lo presiento. Es como si... —Hizo un ademán—. Como si cuando
volviera la cabeza pudiese ver... no sé qué. Algo oculto. Algo terrible. —Se estremeció,
temerosa—. Me asusta.
—A mi también.
—Es posible que lo averigüemos —articuló Marsha débilmente—. Quizá no es nada...
sólo el sobresalto y los sedantes, como ha dicho el doctor.
Hamilton no lo creía así. Ni Marsha tampoco.
Un médico del cuadro de facultativos del hospital les llevaba a casa en compañía de la
austera mujer de negocios. Esta también iba vestida con una bata del establecimiento
clínico. Los tres se acomodaron en la parte posterior, mientras el microbús «Packard»
avanzaba por las oscuras calles de Belmont.
—Me parece que tengo fracturadas un par de costillas —comentó la mujer de negocios,
sin emoción de ninguna clase en el tono de voz. Luego se creyó obligada a añadir—: Me
llamo Joan Reiss. Les he visto a ustedes antes... estuvieron en mi negocio.
—¿Qué local es? —preguntó Hamilton, una vez hubo presentado a su esposa y hecho
lo propio consigo mismo.
—El comercio de librería y objetos artísticos de El Camino. El pasado mes de agosto
compraron ustedes un infolio Skira de Chagall.
—Exacto —reconoció Marsha—. Era el cumpleaños de Jack... Lo pusimos en la pared.
Abajo, en la sala de audiofilia.
—En la bodega —aclaró Hamilton.
—Había algo... —manifestó Marsha de súbito, al tiempo que clavaba las yemas de los
dedos, convulsivamente, en el bolso—. ¿No te fijaste en el médico? ¿No lo notaste?
—¿Notar? —Hamilton se mostró un tanto confuso—. Pues, no; no observé nada
extraño.
—A eso me refiero. Era una especie de... bueno, un modelo de médico. Como los
doctores que salen en los anuncios de pasta dentífrica.
Joan Reiss escuchaba con atención.
—¿Cómo dice?
—Nada —replicó Hamilton, conciso—. Es una conversación particular.
—Y la enfermera. Lo mismo puede decirse de ella, demasiado compuestita. Igual que
todas las enfermeras que uno ve por ahí.
Con expresión reflexiva, Hamilton dirigió la vista hacia la oscuridad exterior, a través de
la ventanilla del vehículo.
—Es la consecuencia de los medios de comunicación de masas —conjeturó—. La
gente imita a los modelos que le presentan en los anuncios. ¿No es así, señorita Reiss?
—Quisiera formularle una pregunta —dijo la señorita Reiss—. Se trata de algo que noté
y que me llamó la atención.
—¿Qué es? —inquirió Hamilton, receloso. Aunque no era posible que la señorita Reiss
conociese el tema de su diálogo.
—El policía de la plataforma... poco antes de que se derrumbara. ¿Por qué estaba allí?
—Iba con nosotros —repuso Hamilton, molesto.
La señorita Reiss se le quedó mirando, interesada.
—¿Ah, sí? Supuse que tal vez... —Se interrumpió de un modo vago—. Tuve la
impresión de que daba media vuelta y regresaba sobre sus pasos, antes de que la
plataforma se viniera abajo.
—Eso fue lo que hizo —confirmó Hamilton—. Notó que se desplomaba. Lo mismo que
yo, pero me apresuré a volver.
—¿Quiere decir que usted fue de nuevo a la plataforma deliberadamente? ¿Cuándo
pudo haberse salvado de caer?
—Mi esposa —contestó Hamilton, no sin impertinencia.
La señorita Reiss asintió, satisfecha al parecer.
—Lo siento... El susto y toda esta tensión. Tuvimos suerte. Otros no fueron tan
afortunados. Resulta extraño: algunos hemos salido casi completamente ilesos y, en
cambio, ese pobre soldado, el señor Silvester, se rompió la clavícula. Una no puede por
menos que maravillarse.
—Ah, debo decirles una cosa —terció el médico que iba al volante—. Aunque al
principio se temió que Arthur Silvester hubiera resultado con la columna vertebral
fracturada, parece que no fue así. Claro que sí tiene algunos huesos cuarteados y
lesiones en el brazo.
—Enorme —murmuró Hamilton—. ¿Qué sabe del guía? Nadie lo ha mencionado.
—Diversas heridas internas —repuso el médico—. Aún no han dado el diagnóstico
definitivo.
—¿Está esperando en el almacén de suministros? —preguntó Marsha.
El doctor se echó a reír.
—¿Se refiere a Bill Laws? Fue el primero que trasladaron; tiene amistades entre el
cuerpo médico.
—Hay otra cosa —dijo Marsha bruscamente—. Teniendo en cuenta la altura desde la
que caímos y toda esa radiación... da qué pensar el hecho de que ninguno de nosotros
padezca heridas graves. Aquí vamos tres, como si nada hubiera pasado. Es irreal. Salió
todo demasiado bien.
—Probablemente tropezamos con algún equipo de aparatos de seguridad —comentó
Hamilton, irritado—. ¡Maldita sea...!
Sin duda pretendía decir algo más, pero no llegó a expresarlo. En aquel preciso
momento, un ramalazo de dolor ascendió inflexiblemente por su pierna derecha. A la vez
que dejaba escapar un alarido, dio un brinco y su cabeza chocó contra el techo del
vehículo. Con movimientos frenéticos, sus manos levantaron la pernera del pantalón.
Tuvo tiempo de ver la rauda retirada de una pequeña criatura con alas.
—¿Qué te pasa? —inquirió Marsha en un tono rezumante de ansiedad. Y en seguida
descubrió también al insecto—. ¡Una abeja!
Furioso, Hamilton pisó a la abeja y la aplastó con el zapato.
—¡Me picó! ¡En mitad de la pantorrilla! —Una fea ampolla roja empezaba ya a
formarse—. ¿Es que no he tenido bastantes disgustos?
El médico se había apresurado a detener el microbús junto a la cuneta.
—¿La mató? Esos animalitos se cuelan dentro de los coches mientras están
aparcados. Lo lamento... ¿le duele? Llevo ahí una pomada, si quiere, le pondré un poco.
—Sobreviviré —murmuró Hamilton, mientras se frotaba el círculo colorado—. Una
abeja. ¡Como si no hubiera sufrido bastantes complicaciones para un solo día!
—Pronto estaremos en casa —trató Marsha de calmarle; lanzó un vistazo por la
ventanilla—. Entre a tomar un trago con nosotros, señorita Reiss.
—Bueno... —dudó la señorita Reiss, mientras se llevaba a los labios un delgado y
huesudo dedo índice—. Me sentaría bien una taza de café. Si es que les sobra.
—No faltaba más —las palabras de Marsha salieron rápidas—. Debemos mantenernos
unidos... los ocho. La experiencia vivida ha sido espantosa.
—Confiemos en que todo haya terminado —dijo la señorita Reiss, que no parecía
tenerlas todas consigo.
—Amén —remachó Hamilton.
Al cabo de un momento, el microbús se acercó al cordón de la acera y se detuvo:
estaban en casa.
—¡Qué nidito más lindo tienen ustedes! —alabó la señorita Reiss, cuando se apearon
del vehículo.
Entre las dos luces del crepúsculo, la moderna residencia de estilo californiano se
erguía, envuelta en una atmósfera de quietud absoluta, esperando a que recorriesen la
senda que conducía al porche. Sentado en la galería, también aguardándoles, estaba un
enorme gato de pelaje amarillo, con las patas delanteras ocultas bajo el pecho.
—Es el minino de Jack —informó Marsha, al tiempo que buscaba en el bolso la llave de
la vivienda—. Quiere que le den de comer. —Se dirigió al animal—. Vamos, adentro
«Morrongo Atolondrado». No pretenderás que te sirvamos la cena aquí.
—¡Qué nombre más original! —observó la señorita Reiss, matizado su tono por la
aprensión—. ¿Por qué lo llaman así?
—Porque es un bicho estúpido —respondió Hamilton, rotundo.
—Jack bautiza a todos sus gatos con nombres parecidos —explicó Marsha—. Al último
que tuvo, antes que éste, le puso «Botarate del Parnaso».
El gatazo de aspecto indigno se levantó y se plantó de un salto en el sendero.
Avanzando en diagonal, se llegó hasta Hamilton y empezó a frotarse ruidosamente contra
su pierna. La señorita Reiss se apartó, sin disimular su evidente desagrado.
—Jamás he conseguido acostumbrarme a los gatos —confesó—. ¡Son tan ruines y
disimulados!
En circunstancias normales, Hamilton habría pronunciado un sermón relativo a los
tópicos. Pero en aquel instante, le tenía completamente sin cuidado lo que opinara la
señorita Reiss acerca de los gatos. Introdujo la llave en la cerradura, empujó la puerta y
encendió las luces. La casita de dos dormitorios cobró vida y animación y las damas
entraron. Después de ellas, penetró «Morrongo Atolondrado», el cual se encaminó
directamente a la cocina, con la cola erecta en vertical, como una vara amarilla.
Aún con la bata del hospital puesta, Marsha abrió la heladera y extrajo un verde
recipiente de plástico, en el que había despojos de vaca. Mientras echaba la carne al
gato, comentó:
—La mayoría de los genios de la electrónica tienen sustitutos mecánicos para los
animales domésticos... alevillas fototrópicas y cosas así, pequeños monstruos
cibernéticos autodirigidos, que no paran de correr y saltar. Al principio de estar casados,
Jack construyó uno que perseguía a las moscas y a los ratones. Pero no era bastante
bueno; tuvo que fabricar otro para que persiguiera y atrapase al primero.
—Justicia cósmica —sentenció Hamilton, que ya estaba quitándose el sombrero y la
chaqueta—. No quisiera que esos animalitos gobernados por células fotoeléctricas
poblasen el mundo.
Mientras «Morrongo Atolondrado» daba buena cuenta de su cena, Marsha fue a la
alcoba para cambiarse de ropa. La señorita Reiss paseó por la sala de estar, dedicada a
la entendida inspección de jarrones, grabados, muebles y objetos de adorno.
—Los gatos carecen de alma —dijo Hamilton morbosamente, mientras observaba la
avidez con que el suyo comía—. El más majestuoso del universo haría equilibrios con una
zanahoria en la cabeza con tal de conseguir hincar el diente a un trozo de hígado de
cerdo.
—Son animales —convino la señorita Reiss, desde la sala de estar— ¿Nos compró a
nosotros esta reproducción de Paul Klee?
—Es probable.
—Nunca he logrado comprender lo que Klee trata de decir.
—Tal vez no pretenda decir nada. Quizá se dedica a entretenerse y pasarlo bien. —A
Hamilton había empezado a dolerle el brazo; se preguntó qué aspecto tendría bajo la
venda—. Dijo que quería café, ¿verdad?
—Café... muy cargado —corroboró la señorita Reiss—. ¿Me permite que le ayude a
prepararlo?
—Limítese a ponerse cómoda. —Con movimiento maquinal, alargó la mano hacia la
«Silex»—. La edición en rústica de la Historia, de Toynbee, se encuentra en el anaquel de
las revistas, junto al sofá.
—Cariño... —llamó Marsha desde el dormitorio, con voz aguda y apremiante—.
¿Puedes venir un momento?
Hamilton obedeció. Llevaba la «Silex» en la mano y, con las prisas, derramó un poco
de agua. Marsha estaba ante la ventana de la alcoba, en actitud de disponerse a bajar la
persiana. Tenía la vista fija en la oscuridad exterior y una tensa arruga de inquietud
surcaba su frente.
—¿Qué ocurre? —interrogó Hamilton.
—Mira ahí fuera.
Hamilton lo hizo, pero no pudo distinguir más que la borrosa penumbra que imponía la
noche y la vaga silueta de algunos edificios. Relucían tenuemente algunas luces
dispersas. El cielo se manifestaba encapotado, recubierto por una capa de baja niebla,
que vagaba en forma de brumas silenciosas por encima de los tejados. No se apreciaba
vida ni actividad. Ni presencia alguna de personas.
—Parece un ambiente de la Edad Media —señaló Marsha en tono sosegado.
¿Por qué considerarlo así? Hamilton podía comprenderlo, pero, objetivamente, la
escena era prosaica; se trataba de la misma perspectiva de siempre, contemplada desde
la ventana del dormitorio, a las nueve y media de una fría noche de octubre.
—Y hablamos del mismo modo —prosiguió Marsha con un estremecimiento—. Dijiste
algo acerca del alma de «Morrongo». No te expresabas así antes.
—¿Antes de qué?
—Antes de que volviéramos a casa. —Marsha se apartó de la ventana y cogió su blusa
de cuadros: estaba colgada en el respaldo de una silla—. Y... ya sé que esto es una
tontería, pero ¿viste marchar el microbús del médico? ¿Te despediste de él? ¿Sucedió
algo?
—Bueno, se ha ido, ¿no? —observó Hamilton, sin comprometerse.
Seria y con las pupilas dilatadas, Marsha se abotonó la blusa y se introdujo los faldones
bajo la cintura.
—Supongo que, como dijeron, estoy un poco delirante. El susto, las medicinas... pero
no me negarás que reina una calma impropia. Como si fuéramos nosotros las únicas
personas vivas del contorno. Tengo la sensación de que estamos dentro de una enorme
campana gris, donde no hay luces, ni colores, sólo una especie de... lugar primitivo.
¿Recuerdas las antiguas religiones? El caos imperaba antes de que llegase el cosmos. La
tierra fue separada del agua. La oscuridad se apartó de la luz. Y las cosas carecían de
sus nombres respectivos.
—El gato tiene nombre —señaló Hamilton suavemente—. Y tú también; lo mismo que
la señorita Reiss. E igual que Paul Klee.
Regresaron juntos a la cocina. Marsha se hizo cargo de la tarea de preparar el café; al
cabo de un momento, la «Silex» hervía con entusiasmo. Sentada a la mesa de la cocina,
rígida como un palo, la señorita Reiss presentaba una expresión tensa y atormentada; su
semblante severo e incoloro parecía sumido en profunda concentración, como si dentro
de su ánimo se desarrollara un agitado torbellino. Era una joven de aspecto resuelto, cuya
cabellera pajiza se recogía en apretado moño, adosado a la parte posterior de la cabeza.
Su nariz era fina y puntiaguda y siempre solía tener los labios comprimidos con fuerza,
trazando una línea inflexible. La señorita Reiss parecía una fémina a la que era mejor no
buscarle las cosquillas.
—¿Qué estaban murmurando ahí dentro? —preguntó, mientras le daba vueltas al café.
—Tratábamos un asunto personal —replicó Hamilton, molesto—. ¿Por qué?
—Vamos, querido —le reprochó Marsha.
Plantándose frente a la señorita Reiss, Hamilton inquirió con gesto decidido e
impertinente:
—¿Siempre se comporta así? ¿Metiendo las narices en todas partes y esforzándose en
oír las conversaciones ajenas?
No se retrató emoción visible alguna en el rostro inexpresivo de la mujer.
—He de andar con cuidado —explicó—. Este accidente de hoy me ha hecho darme
perfecta cuenta del compromiso en que me hallo. —Añadió, corrigiéndose—: Me refiero a
lo que han dado en llamar accidente. Me afecta especialmente.
—¿Por qué a usted en especial? —quiso saber Hamilton.
La señorita Reiss no contestó; observaba a «Morrongo Atolondrado». El gatazo había
concluido su refrigerio y buscaba una falda donde acomodarse.
—¿Qué le pasa? —preguntó la señorita Reiss, con un hilo de voz asustada—. ¿Por
qué se me ha quedado mirando?
—Está usted sentada —aclaró Marsha tranquilizadoramente—. Quiere saltar sobre su
regazo y descabezar un sueñecito.
La señorita Reiss se incorporó a medias y vituperó al felino:
—¡No te me acerques! ¡Mantén tu sucio cuerpo lejos de mí! —Confió a Hamilton—: Si
no tuviesen pulgas, no serían tan repugnantes. Y éste mira de un modo perverso.
Supongo que matará su buena ración de pájaros.
—Seis o siete todos los días —confirmó Hamilton, despierto ya del todo su mal genio.
—Sí —asintió la señorita Reiss. Retrocedía cautelosamente, ante el más que
sorprendido gato—. Se ve a la legua que es un asesino. Desde luego, en la ciudad
debería haber alguna clase de ordenanza prohibitiva. Por lo menos, todos los animales
domésticos cuyo instinto es pérfido y destructor, los que constituyen una amenaza en
potencia, tendrían que sacar licencia. No cabe duda de que el Ayuntamiento...
—Y no sólo pájaros —la interrumpió Hamilton, dominado por una oleada de sadismo
frío e implacable—, sino también topos, ardillas y culebras. Esta mañana, incluso, se
presentó con un conejo muerto.
—Cariño —se apresuró a interceder Marsha. La señorita Reiss se retorcía presa de
auténtico terror—. Hay personas a las que no les hacen ninguna gracia los gatos. No
esperarás que todo el mundo comparta tus gustos.
—Y también ratoncitos de piel aterciopelada —continuó Hamilton brutalmente—. Los
caza a docenas. Algunos se los come y otros nos los trae. Y una mañana apareció con la
cabeza de una viejecita.
De entre los labios de la señorita Reiss se escapó un chillido de pavor. Abrumada por
el pánico, se batió en retirada, patética e indefensa. Al instante, Hamilton se arrepintió.
Avergonzado de sí mismo, abrió la boca para pedir disculpas, para retractarse de su
equívoco humor...
Desde lo alto, encima de su cabeza, descendió una nube de langostas. Sepultado bajo
aquella masa de aleteantes ortópteros, Hamilton bregó furiosamente para huir de aquel
diluvio envolvente. El gato y las dos mujeres permanecieron inmóviles, paralizados por la
incredulidad. Durante unos segundos, Hamilton se retorció y combatió con la horda de
voraces, pestilentes y movedizos insectos. Luego consiguió salir por último de la red
tendida por la plaga y, jadeante, se las arregló para obligarlos a retroceder hacia un
rincón.
—¡Dios misericordioso! —murmuró Marsha, impresionada, al tiempo que ponía metros
de por medio, entre su persona y el zumbante aglomerado de bichos.
—¿Qué... ha sucedido? —articuló la señorita Reiss, con los ojos clavados en la nube
de insectos—. ¡Es imposible!
—Bueno... —dijo Hamilton, estremecida la voz—, pues ha ocurrido.
—Pero, ¿cómo? —terció Marsha, mientras los cuatro salían de la cocina, apartándose
de los esparcidos cuerpos saltarines, alados y ásperos—. Esas cosas no pueden suceder.
—Pero esto encaja —manifestó Hamilton, en voz baja y débil—. La abeja... ¿te
acuerdas? Teníamos razón; algo se ha desencadenado. Y esto se ajusta a lo de antes.
Posee lógica.
 
 
IV
 
Marsha Hamilton dormía sobre la cama. Los áureos rayos del cálido sol matinal caían
encima de sus hombros desnudos, de la sábana y la colcha y de las baldosas asfálticas
del piso. No muy tranquilo del todo, Jack Hamilton se afeitaba en el cuarto de baño, pese
al continuo dolor punzante que sentía en el brazo herido. El espejo, empañado por el
vapor y hendido por los surcos que dejaban las gotas al deslizarse por su superficie,
reflejaba sus facciones cubiertas de espuma, una caricatura tergiversada de su semblante
habitual.
En aquellos instantes, todo era calma y sosiego en la casa. La mayor parte de las
langostas aparecidas la noche anterior se habían dispersado ya, sólo alguno que otro
roce áspero que se producía en las paredes de vez en cuando recordaba a Hamilton que
no todos los insectos se habían ido. En apariencia, reinaba la normalidad. Una camioneta
de reparto de leche pasó por delante de la vivienda. Marsha emitió un suspiro entre
sueños, se removió en la cama y alzó un brazo por encima del embozo de la sábana.
Afuera, en el porche de atrás «Morrongo Atolondrado» se preparaba para entrar.
Con sumo cuidado, manteniendo una férrea disciplina sobre sí mismo, Hamilton
terminó de afeitarse, limpió la navaja, se aplicó un masaje de talco en el cuello y las
mejillas y buscó una camisa limpia. Se había pasado la noche en blanco, tendido en la
cama pero sin dormir, con la imaginación puesta en aquel momento: en lo que haría a
partir de entonces, cuando estuviese afeitado, lavado, peinado, vestido y completamente
despierto.
No sin torpeza, hincó una rodilla en el suelo, unió las manos, cerró los ojos, respiró
hondo y empezó:
—Dios querido —rezó, ceñudo, medio susurrando—. Lamento lo que le hice a la pobre
señorita Reiss. Ruego que me sea perdonado, si a Ti te parece bien.
Continuó arrodillado durante un momento. Se preguntaba si bastaría y si su oración
habría sido correctamente expresada. Pero, poco a poco, un sentimiento de ultraje fue
desplazando a la humildad de su contrición. No era natural que un hombre adulto
permaneciese allí, con una rodilla en tierra. No dejaba de ser una postura incómoda y algo
indigna... y a la que no estaba acostumbrado. Un tanto resentido, añadió un párrafo de
cierre.
—Para qué vamos a engañarnos... esa mujer se lo merecía. —Su hosco murmullo
pareció extenderse a través del silencio de la casa; Marsha volvió a suspirar y se encogió
sobre sí misma. No tardaría en despertarse. Afuera, «Morrongo Atolondrado» arañó la
tela metálica protectora de la puerta, extrañado de que aún se encontrase cerrada.
Hamilton prosiguió—: Considera lo que dijo. Actitudes como la suya son las que conducen
a los campos de exterminio. Es una señora rígida e inflexible, con una personalidad de
tipo autoritario. Un ser antigatuno se encuentra a dos pasos del antisemitismo.
No hubo respuesta. ¿Acaso la esperaba? Exactamente, ¿qué esperaba? No lo sabía
con certeza. Algo, algún indicio.
Quizás no había concluido: La última vez que profundizó un poco en cuestiones
religiosas fue cuando tenía ocho años, en una ambigua clase de escuela dominical. La
trabajosa sesión de lectura que desarrolló la noche antes no le hizo desembocar en
ningún punto específico, sólo le permitió comprender, de una manera abstracta, que el
tema era de una amplitud insospechada. Fórmulas, protocolos, ritos... iba a resultar
mucho peor que preparar y conseguir una entrevista con el coronel T. E. Edwards.
Pero, de un modo u otro, venía a ser lo mismo.
Se hallaba en su postura suplicante, cuando oyó un ruido a su espalda. Al volver la
cabeza rápidamente, distinguió la figura de una persona, que cruzaba la sala de estar con
andares precavidos. Un hombre, ataviado con un jersey y unos pantalones de trabajo; un
joven negro.
—¿Es usted la señal que he estado impetrando? —preguntó Hamilton en tono cáustico.
El semblante del negro denotaba fatiga.
—Se acuerda de quién soy. El cicerone que los guió hasta la plataforma. Llevo quince
horas sin poder apartar de la imaginación esa idea.
—Usted no tuvo la culpa —repuso Hamilton—. Cayó con todos nosotros. —Se puso en
pie, envarado, y salió del cuarto de baño—. ¿Se desayunó ya?
—No tengo apetito. —El negro le examinó con atención—. ¿Qué estaba haciendo?
¿Rezando?
—Sí —reconoció Hamilton.
—¿Lo tiene por costumbre?
—No, —Hamilton titubeó—. Desde los ocho años, no había vuelto a rezar.
El negro asimiló la información.
—Me llamo Bill Laws. —Se estrecharon la mano—. Según parece, ya se ha dado
cuenta. ¿Cuándo ocurrió?
—En algún momento entre anoche y esta mañana.
—¿Ocurrió algo especial?
Hamilton le refirió el episodio de la abeja y el de la lluvia de langostas.
—No costaba el menor trabajo comprender la causa que producía tales sucesos. Mentí
y fui castigado... Blasfemé y recibí mi escarmiento... Causa y efecto.
—No creo que consiga nada rezando —dijo Laws, conciso—. También lo intenté. Sin
resultado.
—¿Qué pidió en sus oraciones?
Con gesto irónico, Laws señaló la superficie de piel negra que empezaba a partir del
cuello de la camisa.
—A ver si lo adivina. Las cosas no son tan sencillas... Nunca lo fueron y nunca lo
serán.
—Su tono parece bastante amargo —articuló Hamilton, reservado.
—El susto que nos llevamos fue de pronóstico. —Laws comenzó a pasearse por la
sala—. Le ruego me disculpe por haber irrumpido en su domicilio en esta forma. Pero es
que la puerta frontal no estaba cerrada con llave y supuse que ya se habían levantado.
Tengo entendido que se dedica usted a la investigación electrónica.
—Así es.
—Mis saludos, hermano —dijo Laws, al tiempo que esbozaba una mueca—. Me
licencié en física avanzada. Gracias al aprovechamiento de mis estudios, conseguí el
empleo de guía. En la actualidad, existe una competencia enorme en la profesión. —
Añadió, al cabo de unos segundos de pausa—. Eso dicen.
—¿Cómo lo averiguó usted?
—¿Se refiere a ese otro asunto? —Laws se encogió de hombros—. No resultó tan
difícil como todo eso. —El muchacho se sacó del bolsillo un pequeño envoltorio de tela;
desdobló el tejido y dejó al descubierto una plaquita de metal—. Hace años, mi hermana
me regaló esto para que lo llevara siempre encima. Y me he acostumbrado.
Lanzó el amuleto a Hamilton. Grabadas en la lámina metálica había unas devotas
palabras de fe y esperanza. A fuerza de años, el roce de los dedos desgastó un poco la
inscripción.
—Vamos —instó Laws—. Utilícelo.
—¿Qué lo utilice? —Hamilton no comprendía el significado de aquello—. La verdad,
esto queda fuera de mi estilo.
—Su brazo. —Laws hizo un ademán de impaciencia—. Ahora funciona. Póngaselo
encima del corte. Pero vale más que primero se quite la venda; el contacto físico favorece.
Adyacencia, lo llaman. Así es como yo curé mis diversos dolores, contusiones y fracturas.
Escéptica y cuidadosamente, Hamilton levantó una parte del vendaje; la carne
amoratada, lívida y húmeda de sangre rutiló bajo los rayos del sol matutino. Tras un
titubeo momentáneo, aplicó allí el trozo de frío metal.
—Ahí lo tiene —dijo Laws.
El feo encono de la herida comenzó a difuminarse. Mientras Hamilton se miraba el
brazo, la carne magullada fue adoptando un tono rosado. Una especie de resplandor
rojizo se extendió por la piel; el corte se estrechó, se marchitó, se secó y se cerró. En
cuestión de segundos, apenas quedaba allí una línea blanca, casi imperceptible. Y los
ramalazos de dolor habían cesado.
—Eso es —manifestó Laws, a la vez que alargaba la mano para recuperar su amuleto.
—¿Daba resultado antes?
—Nunca lo dio. Sólo decepciones. —Laws se guardó el talismán—. Probaré a dejar
unos cuantos cabellos en agua durante toda la noche. Naturalmente, por la mañana se
habrán convertido en gusanos. ¿Quiere saber cómo curar la diabetes? Medio sapo
mezclado con leche de virgen; como se trata de la parte superior del batracio, se le
pondrá alrededor del cuello un trozo de franela vieja, humedecida en agua de alberca...
—¿Pretende afirmar que todo eso...?
—Saldrá bien. Como la gente de pueblo ha estado asegurando a lo largo de años y
años. Hasta ahora, se equivocaban. Pero ahora somos nosotros los equivocados.
Marsha apareció en el umbral de la puerta del dormitorio. Iba en bata, le caía el pelo
por delante de la cara y el sueño mantenía aún sus párpados medio cerrados.
—¡Oh! —exclamó sorprendida, al ver a Laws—. ¡Usted aquí! ¿Cómo se encuentra?
—Perfectamente, gracias —respondió Laws.
Mientras se frotaba los ojos, Marsha se volvió hacia su marido.
—¿Qué tal dormiste?
—Dormí. —Algo que notó en la voz de Marsha, una especie de agudeza apremiante, le
impulsó a preguntar— ¿Por qué?
—¿No soñaste?
Hamilton reflexionó. Se había removido en la cama, dio vueltas y más vueltas,
inundada su mente por una fantasmagoría nebulosa. Pero no captó nada que pudiese
definir.
—Pues, no —confesó.
Una expresión peculiar había aparecido en el semblante inteligente de Laws.
—¿Soñó usted, señora Hamilton? ¿Qué clase de sueños tuvo?
—Fue algo de lo más demente. No puede decirse que se tratara de un sueño, en
realidad. Quiero decir que no ocurría lo más mínimo. Sólo... existía.
—¿Algún lugar?
—Sí, un sitio. Y nosotros.
—¿Todos nosotros? —el tono de Laws fue vehemente—. ¿Los ocho?
—Sí —asintió Marsha, anhelante—. Estábamos tendidos en el suelo de la nave donde
caímos. En la sala del Bevatrón. Todos allí, estirados e inmóviles. Inconscientes. Y no
sucedía nada. Ni siquiera pasaba el tiempo. No se producía ningún cambio.
—En el rincón del fondo —apuntó Laws—, ¿no se movía algo? Unos cuantos
enfermeros, quizás.
—Sí —repitió Marsha—. Pero no estaban en movimiento. Sólo permanecían
suspendidos de una especie de escala. Paralizados allí.
—Se movían —declaró Laws—. También yo tuve ese sueño. Al principio creí que
estaban inmóviles. Pero, no. Se movían, aunque infinitamente despacio.
Se produjo un silencio saturado de inquietud.
Tras hurgar de nuevo en su cerebro, Hamilton articuló lentamente.
—Ahora que lo dicen... —Se encogió de hombros—. Es la memoria traumática. El
instante del choque. Queda profundamente grabado en el cerebro; jamás lograremos
arrancarlo de ahí.
—Pero —terció Marsha, tensa—, aún está sucediendo. Continuamos allí.
—¿Allí? ¿Tendidos en la sala del Bevatrón?
La muchacha asintió.
—Lo presiento. Estoy convencida.
Al darse cuenta del matiz alarmado de su voz, Hamilton cambió de tema.
—Una sorpresa —anunció, y puso ante los ojos de Marsha su brazo recién curado—.
Bill no hizo más que arrellanarse y surgió el milagro.
—No fui yo —repuso en tono enfático, y sus ojos oscuros se endurecieron—. No podría
hacer un milagro aunque me fuese en ello la vida.
Un poco desairado, Hamilton se frotó el brazo.
—Lo realizó su amuleto.
Laws volvió a examinar su talismán de la buena suerte.
—Tal vez hemos descendido hasta hundirnos en la auténtica realidad. Acaso este
objeto estuvo siempre ahí, bajo la superficie.
Marsha avanzó despacio hacia los dos hombres.
—Estamos muertos, ¿verdad? —articuló roncamente.
—Al parecer, no —respondió Hamilton— Aún nos encontramos en Belmont, California.
Pero no en el mismo Belmont. Se han producido ciertos cambios en algunos puntos.
Determinadas adiciones. Hay alguien flotando por aquí.
—Y ahora, ¿qué? —preguntó Laws.
—No me lo pregunte a mí —repuso Hamilton—. No fui yo quien provocó el traslado. No
cabe duda de que la causa estriba en el accidente de Bevatrón. Esto, sea lo que sea, es
consecuencia del desperfecto del aparato.
—Puedo pronosticar lo que viene a continuación —intervino Marsha tranquilamente.
—¿Qué?
—Voy a salir en busca de empleo.
Hamilton enarcó las cejas.
—¿Qué clase de empleo?
—Cualquiera. De mecanógrafa, de dependiente en alguna tienda, de telefonista... Lo
que salga. Si queremos seguir viviendo, tendremos que comer..., ¿no? ¿O es que no te
acuerdas de lo que ha pasado?
—Me acuerdo —replicó Hamilton—. Pero te quedarás en casa y sacudirás el mantel;
seré yo quien se encargue de buscar empleo. —Indicó su mentón acabadito de rasurar y
su camisa limpia—. Y estoy a punto de ponerme en camino.
—Pero —alegó Marsha—, la culpa de que te quedases sin trabajo fue exclusivamente
mía.
—Acaso no tengamos que trabajar más —comentó Laws, con irónica segunda
intención—. Puede que, de ahora en adelante, todo lo que nos corresponderá hacer sea
abrir la boca y esperar a que caiga el maná y se introduzca en ella.
—Creí que lo había intentado ya —dijo Hamilton.
—Lo intenté sí. Y no obtuve resultado alguno. Pero algunas personas lo obtuvieron. Me
parece que vamos a tener que dejar el trabajo al margen de la dinámica de nuestras
cosas. Este mundo, o lo que sea, dispone de sus propias leyes. Son distintas a las que
conocemos y, por consiguiente, no estamos familiarizados con ellas. Ya hemos
comprobado los efectos de algunas. La función de los amuletos. Eso representa que la
estructura completa de la solicitud de mercedes funciona ahora. —Tras una pausa, Laws
añadió—: Y tal vez la de la condena.
—Y la salvación —murmuró Marsha, desorbitados sus ojos castaños—. Santo Dios,
¿crees de veras en la existencia de la Gloria?
—Estoy absolutamente seguro —afirmó Hamilton. Regresó al dormitorio; al cabo de un
momento, reaparecía. Iba anudándose la corbata—. Pero eso llegará después. Ahora voy
a recorrer la península. Nos quedan en el banco cincuenta dólares justos y no voy a
morirme de hambre dedicado a probar si sale bien eso de las oraciones.
Hamilton fue a recoger su cupé «Ford» a la zona de estacionamiento de la fábrica de
proyectiles. Aún permanecía estacionado en el espacio correspondiente, donde un letrero
rezaba: «Reservado para John W. Hamilton».
Enfiló el Camino Real y dejó a su espalda la población de Belmont. Media hora
después entraba en South San Francisco. El reloj de la fachada de la sucursal del Banco
de América en South San Francisco señalaba las once y media cuando Hamilton detuvo
su automóvil en la explanada de gravilla. junto a los «Cadillac» y «Chrysler»
pertenecientes al personal de la A.F.E.
Los edificios de la Agencia para el Fomento de la Electrónica se erguían a su derecha,
blancos inmuebles de hormigón cuya silueta destacaba contra el fondo monstruoso que
constituía el paisaje que circundaba la ciudad fabril. Una vez, años atrás, cuando publicó
su primer artículo sobre electrónica avanzada, la A.F.E. trató de persuadirle para que
abandonara a la «Mantenimientos de California» e ingresase en su nómina. Guy
Tillingford, uno de los principales estadistas del país, dirigía la empresa; era hombre
inteligente, de ideas originales y, además, había sido intimo amigo del padre de Hamilton.
La A.F.E. era el sitio más indicado para solicitar empleo... si es que pensaba encontrar
uno. Y, lo que resultaba más importante, aquella firma no tenía compromiso alguno con
nada que se relacionase con la investigación militar. Antiguo integrante del grupo que creó
y desarrolló el Instituto de Estudios Adelantados de Princeton (antes de que dicho grupo
se disolviera oficialmente), el doctor Tillingford experimentaba más interés por los
conocimientos y los progresos científicos en general. De la A.F.E. salían los
computadores, los grandes cerebros electrónicos que se utilizaban en industrias y
universidades de todo el mundo occidental.
—Sí, señor Hamilton —dijo la eficiente secretaria, mientras examinaba rápidamente su
puñado de documentos—. Comunicaré al doctor que se encuentra usted aquí... Estoy
segura de que se alegrará mucho de verle.
Hamilton paseó por la antesala, tenso y nervioso, al tiempo que se frotaba las manos y
articulaba una muda oración. La plegaria no le costó el menor esfuerzo; en aquel instante
particular le salía fácilmente del fondo de su alma. Un saldo favorable de cincuenta
dólares en el banco no iba a permitir a la familia aguantar mucho... ni siquiera en aquel
mundo de milagros y chubascos de langostas.
—¡Jack, muchacho! —retumbó una voz profunda. El doctor Guy Tillingford apareció en
el hueco de la puerta de su despacho, radiante su envejecido rostro y extendida la
diestra—. Por Dios, no sabes la alegría que me causa verte. ¿Cuánto tiempo ha
transcurrido desde la última vez? ¿Diez años?
—Casi —reconoció Hamilton, mientras se estrechaban la mano cordialmente—. Tiene
un aspecto estupendo, doctor.
Por toda la oficina había técnicos e ingenieros consultivos; jóvenes inteligentes, que
rezumaban competencia profesional, de pelo cortado al cepillo, corbatas de lazo y
expresión alerta en sus apacibles semblantes. Prescindiendo de ellos, el doctor Tillingford
condujo a Hamilton a través de una serie de puertas de madera, hasta un despacho
particular.
—Aquí podemos charlar —confió, mientras se dejaba caer en una cómoda butaca
tapizada de cuero negro—. Me he preparado esta salita... una especie de retiro personal,
donde puedo pasarme algunos ratos dedicado a la meditación y darme un respiro de vez
en cuando. —Añadió con tristeza—: Parece que ya no me es posible resistir el ritmo de
marcha, como antes. Suelo refugiarme en este cobijo dos o tres veces al día... para
recuperar fuerzas.
—Ya no trabajo en la «Mantenimientos de California» —anunció Hamilton.
—¡Vaya! —Tillingford asintió con la cabeza—. Eso es bueno para ti. Esa empresa no
me parece recomendable. Excesivamente inclinados hacia el armamento. No tienen nada
de científicos; son funcionarios gubernamentales.
—No me despedí por mi cuenta. Me echaron.
En pocas palabras, Hamilton explicó la situación.
Durante unos minutos, Tillingford no pronunció palabra. Se pellizcó los labios con aire
reflexivo, fruncidas las cejas, reconcentrado.
—Me acuerdo de Marsha. Una chica dulce y cariñosa. Siempre me gustó. En estos
días se exceden con eso del peligro para la seguridad. Pero es una cuestión que aquí no
nos preocupa en absoluto. En la actualidad, no tenemos contratos del Gobierno. Una torre
de marfil. —Emitió una risita seca—. Los últimos residuos de la más pura investigación.
—Supongamos que pudieran utilizar mis servicios —aventuró Hamilton, procurando dar
a su voz el máximo tono de indiferencia posible.
—No veo por qué no. —Perezosamente, Tillingford sacó una pequeña rueda de
jaculatorias y empezó a darle vueltas—. Estoy al cabo de la calle respecto a tu trabajo... A
propósito de ello, te diré que me hubiese gustado tenerte aquí antes.
Fascinado, hipnotizado y escéptico, Hamilton no apartaba los ojos de la rueda de rezos
de Tillingford.
—Claro que hay algunas cuestiones corrientes —observó el doctor Tillingford, que
seguía dándole vueltas a la ruedecita—. La rutina... pero no tendrás que rellenar
impresos. Te formularé las preguntas verbalmente. No bebes, ¿verdad?
Hamilton se quedó casi sin habla.
—¿Beber?
—Ese asunto de Marsha nos crea ciertas dificultades. Nos tiene sin cuidado el aspecto
relativo a la seguridad, desde luego... pero debo preguntarte una cosa. —Tillingford se
llevó la mano al bolsillo y sacó de él un volumen de tapas negras, con el tejuelo grabado
en oro, en el que rezaba: ZUNÁN DEL SEGUNDO NABÍ. Tendió el libro a Hamilton—. En
el colegio mayor, cuando os mezclasteis con grupos radicales, ¿no practicabais... cómo lo
expresaría yo... «el amor libre»?
Hamilton no supo qué contestar. Aturdido, confuso, sin habla, se limitó a sostener en
las manos el Zunán del Segundo Nabí; la encuadernación del libro aún conservaba el
calor del bolsillo de la chaqueta de Tillingford. Un par de los bien preparados jóvenes de la
A.F.E. entraron en la estancia. Con aire respetuoso, permanecieron quietos, observando
en silencio. Vestidos con aquellas largas batas de laboratorio, su apariencia resultaba
extrañamente solemne y sumisa. Las rasuradas nucas le recordaron las cabezas de los
monjes jóvenes... Era muy peculiar que no se hubiese dado cuenta antes del parecido
existente entre aquel corte de pelo tan extendido y la antigua costumbre ascética de las
órdenes religiosas. Aquellos dos hombres tenían, desde luego, todo el típico aspecto de
competentes licenciados en física; ¿a dónde habría ido a parar su clásica viveza juvenil?
—Y ya que estamos en eso —continuó el doctor Tillingford—, también te preguntaré
otra cosa. Jack, hijo mío, con la mano en el Zunán, responde sinceramente: ¿Encontraste
la Única Entrada Verdadera que conduce a la bendita salvación?
Todos los ojos estaban fijos en él. Hamilton tragó saliva, se puso como la grana y
forcejeó en su interior desesperadamente.
—Doctor —recuperó el habla por último—, creo que vale más que vuelva en otra
ocasión.
Preocupado, Tillingford se quitó las gafas y contempló al muchacho con mirada
meticulosa.
—¿Es que no te encuentras bien, Jack?
—Estuve sometido a una tensión enorme. Perdí el empleo... —Precipitadamente,
añadió—: Y otras dificultades. Marsha y yo sufrimos ayer un accidente. Un desviador
nuevo se estropeó y nos dio un baño de intensas radiaciones, allá en el Bevatrón.
—Ah, sí —dijo Tillingford—. Me enteré del suceso. Según me dijeron, nadie perdió la
vida, por fortuna.
—Esas ocho personas —intervino uno de los jóvenes técnicos con pinta de ascetas—
deben de haber caminado con el Profeta. La caída fue muy dura.
—Doctor —pidió Hamilton con voz ronca—, ¿puede recomendarme un buen
psiquiatra?
Despacio, poco a poco, fue apareciendo en el semblante envejecido del científico una
expresión de incredulidad.
—¿Un... qué? ¿Has perdido un tornillo, muchacho?
—Sí —repuso Hamilton—. Parece que sí.
—Luego trataremos de eso —dijo Tillingford, escueto. Con un ademán impaciente,
indicó a sus dos técnicos que se retirasen de la sala—. Bajad a la mezquita —les dijo—.
Entregaos a la meditación hasta que os llame.
Salieron del cuarto, después de un atento y reflexivo escrutinio de Hamilton.
—Puedes explicarte con entera libertad —incitó Tillingford, en tono cansino—. Soy tu
amigo. Conocí a tu padre, Jack. Fue un gran físico. No los ha habido mejores. Siempre
tuve puestas en ti las más altas esperanzas. Como es lógico, me sentí un tanto
defraudado cuando ingresaste en la nómina de la «Mantenimientos de California». Pero,
naturalmente, hemos de inclinarnos ante los designios de la Voluntad Cósmica.
—¿Se me permite formular unas preguntas? —Gotas de frío sudor descendían por la
piel de Hamilton y pasaban por debajo del cuello almidonado de su camisa blanca—. Esta
empresa continúa siendo una organización científica, ¿verdad? ¿O ya no lo es?
—¿Ya? —Desconcertado, Tillingford recuperó el Zunán de los dedos inertes de
Hamilton—. No comprendo la intención de tus preguntas, muchacho. Te agradecería que
fueses más explícito.
—Lo expresaré de otro modo. Estuve... aislado. Profundamente absorto en mí labor,
perdí contacto con las actividades que, en el terreno de mi profesión, desarrollaban los
demás. Y —remató, alicaído— no tengo la menor idea acerca de lo que se hace y de lo
que se ha conseguido en otros campos. Acaso... ¿Tiene usted inconveniente en ponerme
al día, respecto a eso, proporcionándome un somero cuadro de conjunto?
—Un cuadro —repitió Tillingford, al tiempo que asentía—. Es corrientísimo perder eso
de vista. La superespecialización tiene eso de malo. Aquí, en la A.F.E., el trabajo está
bastante bien delimitado; incluso podría emplearse la palabra prescrito. En la
«Mantenimientos de California» creabais armas que luego se utilizarían contra los infieles;
es algo sencillo, claro, evidente, fácil de comprender. Ciencia aplicada de una manera
estricta, ¿verdad?
—Verdad —convino Hamilton.
Aquí, nos las entendemos con un problema eterno y fundamental: el de las
comunicaciones. Es de nuestra incumbencia —y se trata de toda una tarea— garantizar la
base de la estructura electrónica de las comunicaciones. Contamos con ingenieros
electrónicos... como tú. Disponemos de asesores consultivos que son especialistas en
semántica, expertos de primera fila. Y figuran en nuestro cuadro de personal
investigadores psicólogos muy buenos. Todos nosotros formamos un equipo conjuntado y
nuestra misión consiste en afrontar ese problema fundamental en la existencia del
hombre: conservar en perfectas condiciones de funcionamiento el cable tendido entre la
Tierra y el Cielo.
El doctor Tillingford se tomó un momentáneo respiro y prosiguió:
—Aunque, naturalmente, estás familiarizado con todo esto, volveré a repetirlo. En la
antigüedad, antes de que sometieran al análisis científico, existían una variedad de
sistemas inseguros. Sacrificios a base de incineración; intentos de despertar y promover
los favores de Dios mediante el halago de Su olfato y paladar. Métodos muy toscos, nada
científicos. Jaculatorias en voz alta y cántico de salmos, que incluso practican hoy en día
las clases poco educadas, faltas de instrucción. En fin, dejemos que entonen sus himnos
y pronuncien sus rezos.
Al oprimir el botón, Tillingford convirtió en transparente uno de los tabiques de la
estancia. Hamilton se encontró contemplando los afanosos laboratorios de investigación
que se extendían en torno a la salita del doctor, formando círculo: hileras y más hileras de
hombres y equipo, los técnicos y las máquinas más adelantadas de que podía disponer el
mundo.
—Norbert Wiener —articuló Tillingford—. Recuerdas sus trabajos sobre cibernética. Y
lo que aún es más importante, la obra de Enrico Destini en el campo de la teofonia.
—¿Qué es eso?
Tillingford alzó una ceja.
—Eres un especialista, hijo mío. Te hablo de la comunicación entre el hombre y Dios
naturalmente. Mediante el empleo de los trabajos de Wiener y utilizando el valiosísimo
material de Shanon y Weaver, Destini consiguió, en 1946, establecer el primer sistema de
comunicación realmente apropiado entre la Tierra y el Cielo. Desde luego, tuvo que usar
todos aquellos artefactos de la guerra contra las hordas paganas, aquellos hunos
glorificadores de los robles.
—¿Se refiere a... los nazis?
—He oído ese vocablo. Jerga socióloga, ¿no? Y ese negador del Profeta, ese
antinabista... Dicen que aún vive en la Argentina. Que encontró el elixir de la eterna
juventud o algo parecido. Hizo aquel pacto con el diablo en 1939, ¿te acuerdas? ¿O fue
eso antes de tu época? De cualquier modo, lo sabes... es historia.
—Lo sé —declaró Hamilton con voz pastosa.
—Y todavía quedan personas que no vieron lo escrito a mano sobre el muro. A veces,
creo que la Lealtad merece ser humilde. Unas cuantas bombas de hidrógeno arrojadas
aquí y allá, y la poderosa corriente de ateísmo que no se puede triturar...
—¿Qué me dice de los otros terrenos? —le interrumpió Hamilton—. ¿Qué se hace en
ellos? La física. ¿Qué sabe de los físicos?
—La física es una ciencia clausurada —le informó Tillingford—. Virtualmente, se sabe
ya todo lo relativo al universo material... se sabía hace siglos. La física se ha convertido
en un margen abstracto de la ingeniería.
—¿Y los ingenieros?
Tillingford empezó a responder a la pregunta alargando a Hamilton un ejemplar del mes
de noviembre de 1959 del Diario de Las Ciencias Aplicadas.
—Me parece que el editorial puede proporcionarte una idea. Hombre brillante, ese
Hirschebein.
El titular del artículo decía: Aspectos teóricos del problema de la construcción de
depósitos. Debajo había un subtítulo: La necesidad de mantener un abastecimiento
permanente de gracia pura e inalterable para los centros de población importantes.
—¿Gracia? —se extrañó Hamilton. Hizo la pregunta con un hilo de voz.
Tillingford le explicó:
—La principal preocupación de los ingenieros consiste en la gran tarea de suministrar
gracia a todas las comunidades nabítas instaladas a lo largo y a lo ancho del mundo. En
cierto sentido, se trata de un problema análogo al que afrontamos nosotros: el de
conservar en funciones las líneas de comunicación.
—¿Y eso es todo lo que hacen?
—Bueno —reconoció Tillingford—, queda también la continua tarea de edificar
mezquitas, templos, altares. El Señor es bastante estricto y exacto en eso de señalar
trabajos, como puedes comprender. Sus especificaciones son matemáticas. Con
franqueza, entre nosotros, no envidio lo más mínimo a esos compañeros. Un pequeño
tropiezo, un leve desliz y —chasqueó los dedos—, ¡puf!
—¿Puf?
—El rayo.
—¡Ah! —exclamó Hamilton—. Claro.
—Con lo cual, resulta que son muy pocos los muchachos inteligentes que deciden
dedicarse a la ingeniería constructiva. Esta profesión tiene un índice de mortalidad
demasiado alto. —Tillingford examinó a Hamilton con paternal y meticulosa atención—.
¿Te das cuenta, hijo mío, de que te mueves en un terreno profesional de perspectivas
más que prometedoras?
—Nunca lo dudé —repuso Hamilton roncamente— Sólo que sentía curiosidad y
deseaba conocer algunos detalles sobre ese terreno.
—En lo que concierne a tu capacidad moral, me considero satisfecho —dijo
Tillingford—. Sé que procedes de una familia buena, de limpia conducta y temerosa de
Dios. Tu padre fue la honradez y la humildad personificadas, su propia esencia. De vez en
cuando, aun tengo noticias suyas.
—¿Noticias? —se extrañó Hamilton.
—Se las arregló bastante bien. Aunque te echa de menos, naturalmente. Tillingford
indicó el sistema intercomunicador que había encima de la mesa—. Si quieres...
—No —replicó Hamilton, al tiempo que se inclinaba hacia atrás—. Todavía no me he
recuperado del todo de las consecuencias del accidente No podría resistir la emoción.
—Como gustes. —Tillingford le dio una palmada amistosa en el hombro—. ¿Quieres
lanzar una miradita a los laboratorios? Permíteme decirte que tenemos un equipo lo que
se dice formidable. —Bajó la voz hasta convertirla en un susurro confidencial y reveló—:
Aunque nos ha costado muchísima oración. Tus antiguos jefes, los de la «Mantenimientos
de California», protestaron ruidosamente. Saben armar buenas tremolinas sonoras.
—Pero ustedes lo consiguieron.
—Ah, sí. Al fin y al cabo, somos quienes tienden y conservan las líneas de
comunicaciones. —Mientras sonreía y esbozaba un guiño pícaro, Tillingford le condujo
hacia la puerta—. Te llevaré ante nuestro director de personal... él se encargará de
contratarte.
 
El director de personal era un individuo coloradote, carilleno y afable, que dirigió a
Hamilton una mirada radiante, a la vez que buscaba en los cajones de su escritorio los
impresos y documentos necesarios.
—Encantados de aceptar su solicitud, señor Hamilton. La A.F.E. necesita hombres de
su experiencia. Y si el doctor le conoce personalmente...
—Puede ahorrarle todo eso —aleccionó Tillingford—. Pase por alto la pesadez
burocrática; vaya derecho al grano de la prueba de calificación.
—De acuerdo —asintió el director, y sacó su propio ejemplar del Zunán del Segundo
Nabi. Lo dejó encima de la mesa, cerrado, apretó los párpados, hizo correr el pulgar por
las páginas y abrió el libro a la ventura.
Tillingford se inclinó por encima del hombro del director y ambos conferenciaron y
murmuraron entre si, mientras examinaban el pasaje que había salido.
—Estupendo —declaró Tillingford. Se apartaba, contentísimo—. Tiene vía libre.
—Desde luego que sí —convino el director de personal. Se dirigió a Hamilton—. Puede
que le interese saberlo, es el visto bueno mas claro que se ha dado este año. o uno de los
mas claros. Leyó con voz rápida y eficiente—: «Visión 1931: Capítulo 6, versículo 14.
línea primera. Si, la Fe Verdadera funde el valor en el animo del escéptico; porque este
conoce la magnitud de la ira divina, sabe cuál es la medida para llenar la vasija de arcilla.»
Cerró de golpe el libro y volvió a guardarlo en un cajón de la mesa. Ambos hombres
contemplaron cariñosamente a Hamilton, irradiando buena voluntad y satisfacción
profesional.
Aturdido, no muy seguro de sus sentimientos, Hamilton desvió el tema hacia la parte
fundamental del asunto que le había llevado allí.
—¿Puedo interesarme por la cuestión salario? es demasiado... —se esforzó en
presentarlo con cierto tono de broma más o menos frívola—, demasiado grosero y
comercial?
Los dos hombres intercambiaron una mirada, confusos.
—¿Salario?
—Si, salario —repitió Hamilton, en cuyo interior aumentaba la tendencia a la histeria—.
Me refiero a eso que le entregan a uno cada quince días los del departamento
administrativo. Para evitar que el personal contratado se vuelva impaciente e inquieto.
—Conforme a lo acostumbrado —informo Tillingford, con sosegada dignidad—, los del
I.B.M. te abonarán cada diez días lo que te corresponda. —Se volvió hacia el director de
personal—. ¿Cuál es la cifra exacta? Nunca me acuerdo de estas cosas.
—Iré a comprobarlo con el contable. —El director de personal abandonó el despacho.
Regresó con la información al cabo de un momento—. Se le asignará la clasificación
Cuatro-A. En seis meses, habrá ascendido a Cinco-A. ¿Qué le parece? No está nada mal
para un joven de treinta y dos años.
Hamilton preguntó:
—¿Qué significa Cuatro-A?
Después de una pausa, originada por la sorpresa, el director de personal miró a
Tillingford, se humedeció los labios y contestó:
—El departamento de I.B.M. lleva los libros de abonos y cargos. El registro cósmico. —
Gesticuló—. Ya sabe, la gran relación inalterable de pecados y virtudes. La A.F.E. realiza
trabajos para el Señor. Sus emolumentos consistirán en cuatro créditos decenales, cuatro
líneas rectas hacia su salvación. La I.B.M. se encargará de todos los detalles; al fin y al
cabo, para eso existe.
Encajaba. Tras respirar hondo, Hamilton articuló:
—Ego es estupendo. Lo olvidé... perdonen mí confusión. Pero... —recurrió,
desesperado, a Tillingford—, ¿cómo vamos a vivir Marsha y yo? Tenemos que pagar
nuestras facturas; tenemos que comer.
—Como siervo del Señor —dijo Tillingford, severo—, tus necesidades estarán
cubiertas. ¿Posees tu Zunán?
—S... si —pronunció Hamilton.
—Lo único que tienes que hacer es asegurarte de que no pierdes la fe.
Yo diría que un hombre de tu talla moral debe ser capaz de conseguir, mediante la
oración, por lo menos... —Calculó mentalmente—. Unos cuatrocientos semanales. ¿Qué
opina, Ernie?
El director de personal asintió con la cabeza.
—Por lo menos.
—Una cosa más —dijo Hamilton, cuando el doctor Tillingford se disponía a cambiar de
conversación, una vez bien sentado el asunto a su entera complacencia—. Hace un rato
le pregunté si conocía a algún buen psiquiatra...
—Hijo mío —manifestó Tillingford, algo brusco—. Sólo puedo decirte esto y nada más
que esto: Se trata de tu vida y puedes dirigirla como te plazca. No pretendo enseñarte lo
que debes hacer y lo que debes pensar. Tu existencia espiritual es un asunto
estrictamente entre tú y el único Dios verdadero. Pero si quieres consultar matasanos y...
—«Matasanos». —repitió Hamilton con voz débil.
—Charlatanes, curanderos descarriados. Eso estaría bien para un lego. Los ignorantes,
según tengo entendido, acuden en rebaños a los psiquiatras. He leído las estadísticas; es
un triste comentario sobre el estado de la falsa información pública. —Sacó de la
chaqueta una libreta de notas y una lapicera y garabateó precipitadamente unas
palabras—. Éste es el único camino correcto. Supongo que da lo mismo el hecho de que
hasta ahora no hayas avanzado por él. Pero se nos instruye para que no cesemos nunca
de intentarlo. Al fin y al cabo la eternidad es un periodo de tiempo muy largo.
La nota decía: Profeta Horace Clamp. Sepulcro del segundo Nabí. Cheyenne,
Wyoming.
—Exacto —dijo Tillingford—. Derecho hasta la cumbre. ¿Te sorprende? Eso demuestra
lo preocupado que estoy, hijo mío.
—Gracias —repuso Hamilton, y se guardó la nota de modo instintivo—. Si usted lo
dice.
—Lo afirmo —declaró Tillingford, en tono de autoridad tajante y absoluta—. El nabismo
es la única fe verdadera, hijo mío; la única garantía de alcanzar el Paraíso. Dios habla a
través de Horace Clamp y de nadie más. Levántate mañana y acércate allí, tienes el día
libre; puedes presentarte a trabajar en cualquier momento, eso carece de importancia. Si
alguien está en condiciones de salvar tu alma inmortal del fuego de la condenación
eterna, ese alguien es el profeta Horace Clamp.
 
 
V
 
Cuando Hamilton, con paso algo incierto, salió del conjunto de edificios de la A. F. E.,
un puñado de hombres echó a andar tras él. Aquellos individuos caminaban con aire
tranquilo, hundidas las manos en los bolsillos y con expresión benigna en el rostro.
Mientras el ingeniero sacaba las llaves de su automóvil, los hombres apretaron el paso
resueltamente y cruzaron el aparcamiento de gravilla en dirección a Hamilton.
—Hola —saludó un miembro del grupo.
Todos eran jóvenes. Todos eran rubios. Todos llevaban el pelo cortado al cepillo y
lucían las ascéticas batas blancas de laboratorio. Se trataba de un manojo de inteligentes
y supereducados técnicos de la A.F.E. El brillante personal de Tillingford.
—¿Qué desean? —inquirió Hamilton.
—¿Se marcha? —preguntó a su vez el cabecilla del grupo.
—Así es.
Los otros parecieron meditar un poco acerca de aquella respuesta. Al cabo de un
momento, el que llevaba la voz cantante observó:
—Pero va a volver.
—Mire... —comenzó Hamilton, pero el joven no le dejó seguir.
—Tillingford le contrató —dijo, interrumpiéndole—. Vendrá usted la semana próxima.
Superó el examen de ingreso y después ha estado husmeando por los laboratorios.
—Es posible que haya salvado con éxito las pruebas de ingreso —concedió Hamilton—
, pero eso no significa que vaya a venir a trabajar aquí. A propósito de...
—Me llamo Brady —le interrumpió otra vez el adalid del grupo—. Bob Brady. Quizá
reparó usted antes en mí. Estaba con Tillingford cuando se presentó usted. —Sin apartar
los ojos de Hamilton, Brady concluyó—: Puede que el personal se sienta satisfecho, pero
nosotros no lo estamos. El personal esta regido por legos. Unas cuantas pruebas de
calificación, burocráticas y rutinarias..., y eso es todo.
—Nosotros no somos legos —terció un miembro de la peña de Brady.
—Mire —dijo Hamilton, que había recuperado parte de su esperanza—. Quizá
podamos llevarnos bien. Me pregunto qué personal calificado puede estar conforme con
esa prueba de abrir un libro a la ventura. No me parece un sistema adecuado para
calcular la aptitud, conocimientos y destreza de un aspirante a determinado empleo. En la
investigación avanzada de este tipo...
—Por lo que a nosotros respecta —continuó Brady, inexorable—, es usted ateo hasta
que se demuestre lo contrarío. Y ningún ateo puede trabajar en la A.F.E. Tenemos
nuestras normas profesionales.
—Además, usted no está calificado —añadió otro miembro del grupo—. Veamos su
calificación N.
—Su calificación N —dijo Brady en seguida. Extendió la mano y aguardo—. No ha
tomado aureola últimamente, ¿verdad?
—No, que yo sepa —repuso Hamilton, desconcertadísimo.
—Eso es lo que supuse. Carece de calificación N. —Brady se sacó de la chaqueta una
tarjeta taladrada—. En este grupo no hay nadie con calificación N inferior a 4,6. Sin
pensarlo mucho, me atrevería a afirmar que no alcanza usted a la nota 2. ¿Qué
responde?
—Es un ateo —intervino otro individuo, un técnico que habló en tono áspero—. Se
necesita valor para intentar colarse aquí.
—Acaso sea preferible que se largue de una vez —dijo Brady a Hamilton—. Me parece
que lo mejor es que se ponga al volante de su automóvil, se aleje de esta vecindad todo lo
que pueda y no vuelva en la vida.
—Tengo tanto derecho a estar aquí como cualquiera de ustedes —replicó Hamilton,
irritado ya.
—Se aproxima la hora del tanteo máximo —articuló Brady con aire reflexivo—.
Dejemos esto bien sentado de una vez por todas.
—Estupendo —accedió Hamilton, contento de ello. Se quitó la chaqueta, la arrojó
dentro del coche y desafió—: Lucharé con cualquiera de ustedes.
Nadie le hizo el menor caso, los técnicos habían formado un apretado círculo y
conferenciaban entre sí. Por las alturas, el sol del atardecer se disponía a bajar y
ocultarse. Circulaban vehículos automóviles por la carretera. Los edificios de la A.F.E.
relucían de modo aséptico bajo la claridad decreciente.
—Ahí vamos —decidió Brady. Con un adornado encendedor en la mano, se acercó
solemnemente a Hamilton—. Estire el pulgar.
—¿El... pulgar?
—La prueba del fuego —explicó Brady, al tiempo que accionaba el mechero. Brotó del
aparatito una llama de color amarillo—. Demuestre su valor. Demuestre que es un
hombre.
—Soy un hombre —replicó Hamilton en tono irritado—, pero maldito si voy a poner el
dedo en esa llama sólo porque a un grupo de lunáticos le gusta celebrar ritos de iniciación
puramente infantiles. Creí haber dejado eso atrás cuando abandoné el colegio mayor.
Todos los técnicos extendieron sus pulgares. Metódicamente, Brady fue aplicando la
llamita del encendedor a cada uno de aquellos dedos. Ni un solo pulgar se chamuscó
siquiera.
—A usted le toca —advirtió Brady en tono beato—. Sea hombre, Hamilton. Recuerde
que no es ninguna bestia encenagada.
—¡Váyase al diablo! —contestó Hamilton, alzando la voz—. Y mantenga ese mechero
apartado de mí.
—¿Se niega a someterse a la prueba del fuego? —inquirió Brady significativamente.
De mala gana, Hamilton extendió su pulgar. Tal vez, en aquel mundo, los
encendedores de cigarrillos no quemasen la carne. Acaso, sin saberlo, su propio
organismo fuese inmune a las llamas. Quizás...
—¡Ay! —estalló Hamilton, al tiempo que apartaba la mano con brusquedad y violencia.
Los técnicos menearon la cabeza gravemente.
—Bueno. —Brady ejecutó un floreo de triunfo para guardarse el encendedor—. Ya
está.
Vencido e impotente, Hamilton no pudo hacer más que frotarse el dedo lastimado.
—¡Sádicos! —acusó—. ¡Hatajo de fanáticos! Todos ustedes pertenecen a la Edad
Media!... ¡Musulmanes!
—Cuidado —avisó Brady—. Esta hablando con un paladín del único Dios verdadero.
—Y no lo olvide —remachó uno de los ayudantes de Brady.
—Usted puede ser paladín del único Dios verdadero —repuso Hamilton— pero yo soy
un especialista en electrónica, un experto de primera fila. Piense en ello.
—Lo tengo presente —dijo Brady, sin inmutarse.
—Si eso le hace feliz, puede introducir el pulgar en la antorcha de un arco de
soldadura. Puede meterlo en un horno al rojo.
—Exacto —convino Brady—. Puedo hacerlo.
—¿Pero qué tiene que ver con la electrónica? —Fulminando al joven con la mirada,
Hamilton añadió—: De acuerdo, sabihondo. Le desafío a una prueba. Veamos cuánto
sabe.
—¿Desafía a un paladín del único Dios verdadero? —preguntó Brady, incrédulo.
—Así es.
—Pero... —Brady ejecutó una serie de ademanes—. Eso es ilógico. Vale más que
vuelva a su casa, Hamilton. Se está dejando llevar por una ilusión equívoca.
—Tiene miedo, ¿eh? —vituperó Hamilton.
—Pero si no puede ganar. Es axiomático que perderá. Considere las premisas de la
situación. Está decidido que todo paladín del único Dios verdadero triunfe; cualquier otro
resultado constituiría la negación del poder divino.
—Deje de fanfarronear —replicó Hamilton—. Puede formularme la primera pregunta.
Tres para cada uno de nosotros. Relativas a la electrónica práctica y teórica. ¿De
acuerdo?
—De acuerdo —respondió Brady a regañadientes. Los demás técnicos se apiñaron en
torno a los contendientes, fascinados por el nuevo giro de los acontecimientos—. Lo
lamento por usted, Hamilton. Es evidente que ignora, que no se da cuenta del jaleo en
que se está metiendo. Hubiese esperado que un lego se comportase de esta manera tan
irracional, pero un hombre parcialmente disciplinado en cuestiones científicas...
—Pregunte —le interrumpió Hamilton.
—Enuncie la ley de Ohm —pidió Brady.
Hamilton parpadeó. Era como ordenarle que contase de uno a diez; ¿Cómo podía
fallar?
—¿Ésa es su primera pregunta?
—Enuncie la ley de Ohm —repitió Brady.
Y, en silencio, sus labios empezaron a moverse.
—¿Qué ocurre? —preguntó Hamilton, receloso—. ¿Por qué mueve los labios?
—Rezo —confesó Brady—. Impetro la ayuda divina.
—Ley de Ohm —articuló Hamilton—. La resistencia de un cuerpo al paso de la
corriente eléctrica...
Se interrumpió.
—¿Qué le sucede? —interrogó Brady.
—Usted me distrae. ¿No podría rezar luego?
—He de hacerlo ahora —Brady matizó sus palabras con una buena dosis de énfasis—.
Si lo hiciese después, mis oraciones carecerían de utilidad.
Esforzándose en pasar por alto la vibración de los labios del hombre, Hamilton
prosiguió:
—La resistencia de un cuerpo al paso de la corriente eléctrica puede establecerse
mediante la siguiente ecuación: R igual a...
—Adelante —le animó Brady.
Un extraño peso muerto se asentó en el cerebro de Hamilton. Empezaron a mariposear
por su cabeza series vagabundas de símbolos, cifras y ecuaciones. Como inquietos
insectos voladores, palabras y frases daban saltos, bailoteaban y se negaban a dejarse
captar, eludiendo la persecución de las meninges.
—Una unidad de resistencia absoluta —silabeó roncamente— puede definirse como la
resistencia de un conductor en el que...
—No me parece que eso sea la ley de Ohm —dijo Brady. Se volvió hacia los
integrantes del grupo—: ¿Diríais vosotros que eso es la ley de Ohm?
Todos sacudieron la cabeza, misericordiosos.
—Me doy por vencido —reconoció Hamilton, sin entender nada—. Ni siquiera puedo
exponer la ley de Ohm.
—Gracias a Dios —repuso Brady.
—El ateo ha sido derrotado —dictaminó uno de los técnicos, como quien señala una
verdad científica—. La competición ha concluido.
—Esto no es justo —protestó Hamilton—. Conozco la ley de Ohm tan bien como mi
propio nombre.
—Afronte los hechos —dijo Brady—. Reconozca que un ateo está al margen de la
gracia del Señor.
—¿No se me va a conceder la oportunidad de preguntarle algo?
—Pues, claro que sí. Adelante. Lo que usted quiera.
—Un rayo de electrones se desvía —articuló Hamilton— si pasa entre dos planchas a
las que se haya aplicado voltaje. Los electrones están sometidos a una fuerza que actúa
en ángulos rectos con relación a su impulso. Designemos L a la longitud de las planchas.
A la distancia que va desde el centro de las planchas al...
Se interrumpió. Ligeramente encima de Brady, muy cerca de su oreja derecha, había
aparecido una boca y una mano. La boca estaba susurrando algo al oído de Brady;
dirigidas por la mano, las palabras se desvanecieron en el aire antes de que Hamilton
pudiese captarlas.
—¿Qué es eso? —interrogó, ofendido.
—¿Cómo dice? —se extrañó Brady con expresión inocente, mientras ahuyentaba,
mediante un movimiento del brazo, a la boca y a la mano.
—¿Quién le está «soplando»? ¿Quién le proporciona información?
—Un ángel del Señor —respondió Brady—. Naturalmente.
Hamilton se derrumbó.
—Abandono. Usted gana.
—Vamos —le alentó Brady—. Iba a pedirme que determinara la desviación del rayo
basándome en esa fórmula. —Con unas cuantas frases sucintas, esbozó las cifras que
Hamilton había urdido en la intimidad de su cerebro— ¿Correcto?
—No me parece que haya jugado limpio —se sublevó Hamilton—. De todos los timos
flagrantes...
La boca angélica esbozó una sonrisa y luego susurró algo no muy agradable en el oído
de Brady. Este se permitió sonreír a su vez, fugazmente.
—Muy divertido —confesó—. Y muy apropiado también.
Cuando la boca empezaba a desaparecer, Hamilton pidió:
—Aguarde un momento. No se vaya. Deseo hablar con usted.
La boca interrumpió su proceso de disipación.
—¿Qué es lo que le está dando vueltas por la cabeza? —preguntó en un murmullo
hueco y retumbante.
—Al parecer, ya lo sabe —repuso Hamilton—. ¿Es que no miró el interior de mi
cerebro?
La boca se retorció desdeñosamente.
—Si puede mirar dentro del cerebro de los hombres —continuó Hamilton—, también
podrá ver lo que hay en sus corazones.
—¿A qué viene todo esto? —Brady se manifestó un poco incómodo—. Vaya a molestar
a su propio ángel.
—Hay un párrafo en alguna parte —prosiguió Hamilton—. Algo acerca de que el deseo
de cometer un pecado es tan grave como el mismo acto de cometerlo.
—¿De qué está hablando? —preguntó Brady, irritado.
—Tal como entiendo esa antigua frase —dijo Hamilton—, se trata de un testimonio
relativo al problema psicológico de la motivación. Considera el motivo como el punto moral
cardinal: un pecado cometido es simplemente el desarrollo máximo, el cumplimiento
práctico de un deseo perverso. La bondad y la maldad de un hombre no dependen de lo
que haga, sino de lo que sienta.
La boca angélica esbozó un gesto de asentimiento.
—Lo que dice es verdad.
—Estos hombres —Hamilton señaló a los técnicos— actúan como paladines del único
Dios verdadero. Arrancan las raíces del ateísmo. Pero en sus corazones anidan motivos
malvados. En el fondo de sus celosos actos se alberga un núcleo endurecido de deseo
pecaminoso.
Brady tragó saliva.
—¿Qué insinúa?
—Su motivo para impedirme ingresar en la A.F.E. es venal e interesado. Me tiene cierta
envidia. Y la envidia, como motivo, es inaceptable. En mi calidad de correligionario, llamo
la atención sobre eso. —Añadió, suavemente—. Es mi deber.
—Envidia —repitió el ángel—. Sí, la envidia entra en la categoría de pecado. Las celos
sólo se pueden permitir en el sentido de que el Señor es un Dios celoso de su condición.
Con tal significado, el término expresa el concepto de que nada más puede existir que un
único Dios verdadero. El culto a cualquier otro cuasi-Dios constituye una negación de Su
Naturaleza y una vuelta al preislamismo.
—Pero... —protestó Brady—, un nabita puede ejercer celosamente su tarea como
siervo del Señor.
—Celosamente en el sentido de que excluye toda otra labor o fidelidad —dijo el
ángel—. O sea, siempre y cuando que el empleo del término no comprenda
características morales negativas. Uno puede hablar de celo a la hora de defender su
herencia. En tal caso, representa una entusiasta resolución para conservar lo que le
pertenece a uno. Este supuesto ateo, sin embargo, afirma que estás celoso de él, en el
sentido de que te opones a que ocupe una situación a la que tiene derecho. Tu actitud
está motivada por la envidia, por la aversión y por una codicia malévola... En esencia, por
una rebeldía a acatar, a someterse al prorrateo cósmico.
—Pero... —articuló Brady, mientras agitaba los brazos tontamente.
—El gentil tiene razón al señalar que tus aparentemente buenos esfuerzos están
motivados por intenciones malignas y, por lo tanto, no son más que actos seudobuenos.
Tu celo queda desmentido por tu sordidez. Aunque tus acciones tengan por finalidad
apoyar la causa del único Dios verdadero, tu alma es impura y está mancillada. La tuya y
la de tus compañeros.
—¿Cómo defines el término «impureza»...? —empezó Brady.
Pero ya era demasiado tarde. El juicio había terminado. En silencio, el sol fue
reduciéndose poco a poco, adoptó un color amarillo claro, difuso y sombrío, para terminar
por desaparecer. Un viento áspero y seco sopló en torno al asustado grupo de técnicos.
Bajo sus pies, el suelo se agostó y se tomó árido.
—Podéis presentar después vuestras apelaciones —manifestó el ángel, desde la
penumbra crepuscular. Se disponía a partir—. Tendréis tiempo de sobra para utilizar los
conductos regulares.
Lo que había sido un espacio de terreno fértil y espléndido, en el paisaje que
circundaba los edificios de la A.F.E., quedó transformado en un rectángulo reseco,
carente de vida, completamente yermo. Ni una sola planta crecía allí. Los árboles, la
hierba, todo estaba deshojado, sarmentoso y marchito. Los técnicos se encogieron sobre
si mismos, hasta convertirse en figuras achaparradas, diminutas, de piel oscura, vellosas,
con el rostro y los brazos sembrados de llagas abiertas y de manchas repelentes. Un
circulo rojizo bordeaba sus ojos, llenos de lágrimas, mientras se miraban unos a otros
vencidos por la desesperación.
—Malditos —graznó Brady con voz quebrada—. La maldición ha caído sobre nosotros.
Era claro y evidente que los técnicos ya no estaban protegidos. Sus reducidas y
encorvadas figuras se movían de un lado para Otro, sin rumbo fijo, como seres
extraviados, perplejos, infelices y míseros. La oscuridad de la noche se filtraba hacia ellos,
descendiendo sobre sus cabezas como capas de partículas de polvo. A sus pies, sobre la
tierra achicharrada, se deslizó una serpiente. Al cabo de unos segundos se oyó el primer
chasquido que producía un escorpión...
—Lo lamento —se excusó Hamilton ociosamente—. Pero la verdad siempre se impone.
Brady le fulminó con una mirada de sus ojos inyectados en sangre. La expresión de su
semblante barbudo era lastimosa. Mechones de pelo estropajoso le caían sobre las orejas
y el cuello.
—¡Pagano! —murmuró, y le volvió la espalda.
—La virtud tiene en sí misma su propia recompensa —le recordó Hamilton—. Los
caminos del Señor son inescrutables. Nada tiene más éxito que el mismo éxito.
Se acercó a su automóvil, subió e introdujo la llave de contacto. Nubes de polvo se
posaron en el parabrisas cuando accionó la palanca de puesta en marcha. No sucedió
nada: el motor se negaba a funcionar. Durante un rato, Hamilton insistió en darle a la
palanca y apretar el acelerador, al tiempo que se preguntaba qué podía haberse averiado.
Luego, deprimido, observó que el tapizado del asiento estaba raído. Aquel material otrora
brillante y estupendo, había perdido el color y el aspecto de cosa nueva. Por desgracia, el
vehículo estaba aparcado en la zona maldita.
Hamilton abrió la guantera y sacó su manual de reparaciones automovilísticas. Pero el
volumen ya no contenía planos ni consejos mecánicos: relacionaba una lista de oraciones
corrientes.
En aquel medio, los rezos sustituían al conocimiento de las máquinas. Dejó frente a sí
el libro, abierto, puso el selector en punto muerto, apretó el pedal del acelerador y accionó
la palanca de puesta en marcha.
—Sólo hay un Dios —comenzó— y el Segundo Nabí es su...
El motor empezó a funcionar. Hamilton puso la primera y el coche avanzó
ruidosamente. Petardeando y chirriando, dejó atrás la zona de estacionamiento y rodó
hacia la calle. A espaldas de Hamilton, los técnicos anatemizados vagaban a la ventura,
dentro de los confines del estéril rectángulo. Habían iniciado ya sus debates para
proyectar la apelación que presentarían. Citaban fechas, datos y autoridades. Hamilton se
dijo que recuperarían su posición anterior. Se las arreglarían de algún modo.
Necesitó cuatro oraciones distintas para lograr conducir el automóvil hasta la carretera
de Belmont. En una ocasión, al pasar por delante de un garaje, pensó en detenerse y
pedir que le reparasen el vehículo. Pero el letrero que ostentaba el establecimiento le
impulsó a apresurarse.
 
Cura de automóviles
Nicholton e hijos
 
Y debajo, en un ventanuco, se veían unos párrafos de literatura iluminadora,
encabezados por la siguiente frase: Todos los días, en todos los sentidos, mi automóvil se
rejuvenece y renueva cada vez más.
A partir de la quinta jaculatoria, el motor pareció funcionar adecuadamente. Y el
tapizado de los asientos había recobrado su esplendor de Octubre. Hamilton también
recuperó algo de confianza en sí mismo: había salido de un apuro bastante serio. Todo
mundo posee leyes. Era simplemente cuestión de descubrirlas a tiempo.
El anochecido había llegado ya a todas partes. Los coches se deslizaban raudos por El
Camino, encendidas las luces de sus faros. Por detrás de Hamilton, parpadeaban en la
oscuridad las lámparas de San Mateo.
En lo alto, ominosos nubarrones encapotaban el cielo nocturno. Conduciendo con
extrema precaución, Hamilton maniobró para desviar su automóvil hacia el borde de la
cuneta, evitando así la parte de carretera donde el tránsito resultaba más intenso.
A su izquierda estaba la «Mantenimientos de California». Sin embargo, era inútil
acercarse a la factoría de proyectiles dirigidos; ni siquiera le aceptaban cuando vivía en su
propio mundo. Sólo Dios estaba enterado de cómo serían las cosas en aquel momento.
De un modo u otro, presentía que el cambio de circunstancias representaba
empeoramiento. Empeoramiento agudo. Un hombre del tipo del coronel T. E. Edwards,
situado en aquel mundo nuevo, sobrepasaría todo lo imaginable.
Hamilton distinguió a mano derecha un pequeño oasis, luminoso y familiar. Había
pasado muchas tardes en el «Fondeadero»... que se alzaba frente a la planta de
proyectiles. El establecimiento constituía el lugar de reunión favorito de todos los técnicos
a los que les gustaba matar la sed del verano a base de buenos tragos de cerveza.
El ingeniero detuvo su automóvil, se apeó y echó a andar por la sombría acera. Una
ligera llovizna cayó sobre él, mientras se encaminaba rumbo al vacilante letrero de neón:
Aureo Resplandor.
El bar estaba rebosante de personas y ruidos agradables. Hamilton permaneció un
momento inmóvil en la entrada, asimilando la presencia de toda aquella humanidad
empañada. Al menos, el local era algo que no había cambiado. Los mismos conductores
de camiones, con sus negras cazadoras, inclinados sobre sendas jarras de cerveza, en el
extremo del mostrador, la misma joven escandalosa y rubia sentada en su taburete, con la
inevitable consumición en la mano: agua teñida para que parezca whisky y que alguien
paga como si lo fuese. La llamativa gramola automática rugiendo estruendosa en el rincón
contiguo a la estufa. A un lado, dos obreros calvos jugando al tejo con entusiasmo.
Hamilton se abrió paso entre la gente y se acercó a la hilera de taburetes. Sentado en
el centro, ante la enorme luna, agitando su jarra de cerveza, vociferando y riendo con un
grupo de camaradas provisionales, había un hombre cuya figura le resultaba familiar a
Hamilton.
Una alegría perversa invadió el cerebro confuso y fatigado del ingeniero.
—Creí que había muerto —manifestó, a la vez que pinchaba a McFeyffe en el brazo—.
Bastardo miserable.
Sorprendido, McFeyffe giró en redondo sobre el taburete y se derramó un poco de
cerveza en el brazo.
—¡Qué me aspen! ¡El rojo! —Hizo una seña jubilosa al camarero situado detrás del
mostrador—. Sirve una cerveza a mi compañero, maldita sea.
Hamilton se expresó en todo agresivo:
—Cálmese. ¿No se ha enterado?
—¿Enterado? ¿De qué?
—De lo que esta ocurriendo. —Hamilton se acomodó en el taburete vacío existente
junto al de McFeyffe—. ¿Es que no lo ha notado? ¿No se dio cuenta de la diferencia que
hay de las cosas, tal como están ahora respecto a como estaban antes?
—Lo noté —dijo McFeyffe. No parecía preocupado lo más mínimo. Se abrió la
chaqueta y enseñó a Hamilton lo que llevaba debajo. Todos los amuletos de la buena
suerte concebibles aparecían allí; un mosaico completo de talismanes para todas las
situaciones que pudieran surgir—. La llevo veinticuatro horas de delantera, muchacho —
declaró—. Ignoro qué es eso del Segundo Nabí y de dónde sacaron esa religión árabe o
lo que sea. pero me tiene sin cuidado. —Agitó uno de los amuletos, un medallón de oro,
en el que se entretejían en círculos varios símbolos cifrados—. No se meta conmigo, sino
quiere que le arroje encima una plaga de ratas, que le destrozarán en unos minutos.
Llegó la cerveza de Hamilton, el cual la aceptó sin remilgos y la bebió ávidamente.
Rumores, alboroto, personas, actividad humana, la animación hervía en torno suyo;
momentáneamente satisfecho, se relajó y se dejó envolver por el estruendo general. Se
hundió en él y, cuando llegó al fondo, comprendió que tampoco podía hacer otra cosa.
¿Quién es tu amigo? —preguntó la rubia de semblante afilado, tras colocarse junto a
McFeyffe y pasarle un brazo por encima del hombro—. Un chico muy mono.
—Apártate —replicó McFeyffe, de buen talante—. ¿O quieres que te convierta en
gusarapo?
—¡Qué listo! —se mofó la joven. Se levantó la falda y señaló un pequeño objeto blanco
que llevaba debajo de la liga—. Anda, prueba a vencer a eso —retó a McFeyffe.
El policía contempló fascinado aquel objeto.
—¿Qué es?
—El metatarso de Mahoma.
—Las santos nos protegen —articuló McFeyffe en tono devoto, y tomó un sorbo de
cerveza.
La muchacha se bajó la falda de nuevo y dirigió la palabra a Hamilton.
—¿No le he visto antes por aquí? Trabaja al otro lado de la calle, ¿no?, en esa
gigantesca fábrica de bombas.
—Trabajaba —repuso Hamilton.
—Además de bromista, es rojo —advirtió McFeyffe, sin hiel—. Y todo un ateo.
La rubia se echó hacia atrás, horrorizada.
—¿Habla en serio?
—Pues, claro —confirmó Hamilton. En aquel punto, todo le daba igual—. Soy la tía
solterona de León Trotsky. Alumbré a Pepe Stalin.
Al instante, un ramalazo demoledor surcó su abdomen. Se dobló sobre el mismo, cayó
al suelo desde el taburete y se apretó el vientre con ambas manos, mientras el agónico
dolor le obligaba a rechinar los dientes.
—Justo castigo a su perversidad —manifestó McFeyffe, sin compasión.
—¡Ayúdenme! —rogó Hamilton.
La muchacha se agachó a su lado, solícita.
—¿No le da vergüenza? ¿Dónde tiene su Zunán?
—En casa —susurró Hamilton, cuya piel tenía una tonalidad cenicienta. Renovados
latigazos le sacudían las interioridades—. Me estoy muriendo. Me ha estallado el
apéndice.
—¿Dónde guarda la rueda de jaculatorias? ¿En algún bolsillo de la chaqueta?
La rubia empezó a registrarle la chaqueta rápidamente; sus dedos ágiles parecían
tener alas durante las manipulaciones entrando y saliendo de los bolsillos.
—Avisen... a... un... médico —logró articular Hamilton.
El camarero se llegó hasta el caído.
—Sáquenle del local o consigan que se levante —dijo en tono brusco— No puede
morirse aquí dentro.
—¿Tiene alguien un poco de agua bendita? —solicitó la muchacha, con aguda voz de
soprano.
La masa de clientes se agitó; por último, un frasquito inició su recorrido, yendo de mano
en mano.
—No la gaste toda —advirtió el dueño del botellín, dando a sus palabras un matiz
quisquilloso—. Se llenó en la fuente de Cheyenne.
Una vez desenroscado el tapón, la joven se echó unas gotas de agua en las puntas de
sus dedos, de uñas pintadas de rojo, y se apresuró a rociar a Hamilton con el tibio líquido.
En cuanto le tocó el agua, los dolores empezaron a disminuir. Una oleada de alivio se
extendió por su cuerpo torturado. Al cabo de un momento y con la ayuda de la muchacha,
Hamilton estuvo en condiciones de incorporarse.
—La maldición ha desaparecido —observó la rubia como la cosa más natural del
mundo. Devolvió el agua bendita a su dueño—. Gracias, señor.
—Que le sirvan una cerveza a ese hombre —dijo McFeyffe, sin volverse—. Es un
auténtico seguidor del nabismo.
Mientras la espumeante jarra de cerveza pasaba de mano en mano, Hamilton
consiguió trepar penosamente hasta el taburete. Nadie le prestó atención; la rubia estaba
haciéndole la rosca al propietario del frasco de agua bendita.
—Este es un mundo demente —opinó Hamilton, hablando con las mandíbulas
apretadas.
—De demente, nada —respondió McFeyffe—. ¿Qué tiene de demente? No he pagado
una sola cerveza en todo el día. —Agitó su muestrario de amuletos—. Todo lo que tengo
que hacer es apelar a esto.
—Explíquemelo —murmuró Hamilton—. Este sitio... este bar. ¿Por qué no lo borra Dios
del mapa? Si este mundo está sometido a leyes morales...
—Esta cantina es necesaria para el mantenimiento del orden moral. Esto es un pozo
muerto de vicio y corrupción, una olla de inquietud. ¿Cree que puede funcionar la
salvación si no existe la contrapartida de la condena? ¿Cree que puede haber virtud si no
hay pecado? Eso es lo malo de los ateos no captan la mecánica de la maldad. Entre y
disfrute de la vida, hombre. Si pertenece al ejército de los fieles, no tiene por qué
preocuparse.
—Oportunista.
—Puede apostar su alma feliz.
—De forma que Dios le permite pasarse las horas muertas aquí sentado, trasegando
alcohol y pasándolo en grande con esas rapazas. Mintiendo y soltando tacos... haciendo
lo que le da la real gana.
—Conozco mis derechos —expuso McFeyffe taimadamente—. Sé lo que hay en la
cima. Mire a su alrededor y aprenda. Fíjese en lo que ocurre:
Clavado en la pared del bar, junto al espejo, había una frase: «¿QUÉ DIRÍA EL
PROFETA SI TE ENCONTRASE EN UN LUGAR COMO ÉSTE?»
—Sé lo que diría —informó McFeyffe a Hamilton—. Diría: «Servidme una copa a mi
también, muchachos.» Es un compañero normal. No como esos intelectuales calvos que
dan lecciones.
Hamilton aguardó esperanzado, pero no se produjo ninguna lluvia de serpientes sobre
McFeyffe. Con aire confiado, complacido, éste tomó otro trago de cerveza.
—Al parecer, no estoy dentro —declaró Hamilton—. Si hubiese dicho una cosa así,
habría caído fulminado.
—Procure entrar. Decídase.
—¿Cómo? —quiso saber Hamilton.
Le abrumaba el peso de la sensación de falta de equidad, de la injusticia básica de
todo aquello. El mundo que para McFeyffe resultaba de una lógica perfecta a él le parecía
la parodia de un universo regido con imparcialidad. Ante sus ojos, apenas se mostraba el
centelleo intermitente de luces fugaces, que atravesaban la neblina y la confusión que le
envolvía desde el accidente, pero que no llegaban a iluminar del todo el conjunto del
diseño. Los valores que habían constituido su mundo, los axiomas morales que subrayan
la existencia, conforme a sus recuerdos, eran algo desaparecido ya; en su lugar,
reemplazándolos, había el sentimiento de una tosca venganza tribal, que se alzaba en
contra de todo posible intruso, un sistema arcaico, procedente de... ¿de dónde?
Con movimientos poco firmes, hundió la mano en el bolsillo de la chaqueta y sacó la
nota que le había entregado el doctor Tillingford. Allí estaba el nombre, el profeta. El
centro era el Sepulcro del Segundo Nabí, la alfaguara de aquel culto nada occidental que,
vaya usted a saber cómo, se introdujo y absorbió el mundo en el que se había
desarrollado la vida de Hamilton. ¿Siempre hubo un Horace Clamp? Una semana, unos
cuantos días antes, en Cheyenne, Wyoming, no existía ningún Segundo Nabí, ningún
profeta del único Dios verdadero. ¿O si...?
A su lado, McFeyffe se inclinó para escudriñar lo escrito en el trazo de papel. En su
cara se veía una expresión oscura; brillaba por su ausencia el jactancioso humor de que
hizo gala hasta entonces; su talante había cambiado, se le notaba lúgubre, duro y
opresivo.
—¿Qué es eso? —preguntó.
—Me han aconsejado que vaya a ver a este hombre —respondió Hamilton.
—No —repuso McFeyffe. De forma inopinada, adelantó la mano y cogió la nota.
Hablaba con voz temblona—. Tiene que desembarazarse de eso No haga caso a quien le
dio tal consejo.
Reaccionando, Hamilton recuperó la nota. McFeyffe le puso la mano en el hombro; sus
gruesos dedos se clavaron en la carne del ingeniero. Se tambaleó el taburete en el que
Hamilton estaba sentado y, al instante, el muchacho se vino al suelo. La maciza
humanidad de McFeyffe descendió sobre él y, acto seguido, ambos empezaron a
forcejear por el piso, sudando y jadeando, tratando de entrar en posesión de la nota y
conservarla.
—Las trifulcas están prohibidas en este bar —dijo el camarero, y salió cojeando de
detrás del mostrador, dispuesto a poner fin a la pelea—. Si quieren despedazarse
mutuamente, salgan a la calle a hacerlo.
Mientras mascullaba algo entre dientes, conminó a Hamilton, al tiempo que se alisaba
la ropa. Su rostro continuaba tenso y rígido, y contraído por alguna inquietud yacente en
el fondo de su espíritu.
—¿Qué es lo que pasa? —inquirió Hamilton.
Volvió a sentarse. Localizó su jarra de cerveza y se dispuso a levantarla. Algo ocurría
en el embrutecido cerebro de McFeyffe, pero ignoraba qué podía ser.
En aquel preciso instante, la rubia que se ganaba la vida incitando a los clientes a
beber y a invitarla, se acercó a ellos. Iba acompañada de una figura lastimera y enjuta.
Bill Laws, con un vaso de aperitivo en la mano, se inclinó lúgubremente ante Hamilton y
McFeyffe.
—Buenas tardes —saludó—. Tengamos la fiesta en paz. Déjense de riñas. Por aquí,
todos somos amigos.
Sin apartar la vista de la superficie del mostrador, McFeyffe repuso:
—Sopesando bien todas las cosas, es lo mejor que podemos hacer; ser amigos.
No dio más detalles.
 
 
VI
 
—Este individuo asegura que le conoce —explicó la rubia menudita a Hamilton.
—Es cierto —contestó el ingeniero—. Arrastre un taburete y siéntese.
—Miró a Laws cara a cara—. ¿Ha examinado la situación en las últimas veinticuatro
horas con el auxilio de la física avanzada?
—Al diablo con la física —replicó Laws, frunciendo el ceño—. Ya he superado eso. Lo
dejé muy atrás.
—Vaya a construir un depósito —dijo Hamilton—. No lea tantos libros. Salga a tomar el
aire.
Laws apoyó su mano delgada en el hombro de la rubia.
—Gracia, eso es lo que encontré. Un depósito lleno. Rebosante.
—Me alegro de ese encuentro —manifestó Hamilton.
La joven sonrió, no muy segura del fondo de aquel diálogo.
—No me llamo Gracia. Mi nombre es...
Apartándola a un lado, Laws se inclinó hacia Hamilton.
—De lo que yo me alegro es de que haya sacado usted a relucir la palabra «depósito».
—¿Por qué?
—Porque —le informó Laws— en este mundo no existe tal cosa.
—Venga conmigo. —Laws agarró la corbata de Hamilton y tiró de él para apartarle del
mostrador—. Voy a enseñarle algo. El mayor descubrimiento efectuado desde la
capitación.
Abriéndose paso por entre los clientes, Laws condujo a Hamilton hasta la máquina de
servicio automático de cigarrillos que había en un rincón de la sala. A la vez que daba una
palmadita al aparato, Laws declaró en tono de triunfo:
—Bien, ¿qué opina de esto?
Hamilton examinó la máquina con cierto recelo. Su aspecto era como el de todas: una
alta caja metálica, con espejo de cristal teñido de azul, ranura para introducir las
monedas, situada en la parte superior, hileras de casillas encristaladas, tras cuyos vidrios
estaban las distintas marcas de cigarrillos, la fila de palancas y la abertura por donde salía
el paquete.
—Me parece una máquina corriente —comentó.
—¿No nota nada raro?
—No, nada de particular.
Laws lanzó una mirada en derredor para cerciorarse de que nadie les escuchaba.
Luego tiró de Hamilton, aproximándose más a él.
—Estuve observando el modo en que funciona este aparato —susurró en tono algo
áspero—. Y he descubierto una cosa. Procure comprender el significado de lo que voy a
decirle. Contrólese y no dé muestras de asombro. ¡En esta máquina no hay cigarrillos!
Hamilton trató de asimilar la noticia.
—¿Ni uno solo?
Laws se puso en cuclillas e indicó la hilera de paquetes visibles a través del cristal de
los departamentos.
—Esos son los únicos que hay. No existe depósito de reserva. Pero mire... Metió una
moneda de veinticinco centavos en la ranura, accionó la palanca correspondiente a la
marca «Camel» y cogió el paquete de cigarrillos que apareció en el receptáculo inferior—.
¿Lo ve?
—No sé a dónde quiere ir a parar.
—Ocurre lo mismo con la máquina de chocolatinas. —Laws le llevó hasta ella—. Los
bombones salen, pero en el interior no hay nada. Únicamente los paquetes de muestra.
¿Se da cuenta? ¿Lo comprende?
—No.
—¿Nunca leyó nada acerca de milagros? En el desierto se pudo lograr agua y comida;
esa fue la primera manifestación milagrosa.
—Ah! —exclamó Hamilton—. Exacto.
Esas máquinas funcionan sobre la base del principio original. Distribución por milagro.
—Laws se sacó un destornillador del bolsillo: se arrodilló y empezó a desmontar la
máquina expendedora de chocolatinas—. Se lo aseguro, Jack, se trata del mayor
descubrimiento conocido por el hombre. Esto revolucionará la industria moderna. Todo el
concepto de la producción de máquinas y herramientas, toda la técnica fundamentada en
el montaje en cadena... —Laws hizo un significativo movimiento con la mano—. Fuera.
Abajo. Se terminó la manipulación de engorrosas materias primas. Se acabó el empleo de
fuerzas laborales deprimidas. Ya no habrán más fábricas ruidosas y sucias. En esta caja
metálica se guarda un importante y enorme secreto.
—Eh —articuló Hamilton, interesado—. Tal vez ha tropezado con algo bueno.
—Este cacharro puede resultar muy útil. —Febrilmente, Laws se aplicó a la tarea de
quitar la plancha posterior de la máquina—. Écheme una mano, hombre. Ayúdeme a
sacar este pasador.
El pestillo salió. Entre ambos hombres levantaron el tabique metálico posterior y lo
dejaron apoyado contra la pared. Como Laws había vaticinado, las columnas verticales
que constituían los depósitos de la máquina estaban completamente vacías.
—Saque una moneda —aleccionó Laws.
Con destreza extraordinaria fue desarmando el mecanismo interior hasta dejar visible,
por detrás, los bombones y dulces de muestra. A la derecha estaba el conducto que
llevaba la mercancía afuera, sobre el cual se montaba una compleja serie de
departamentos, palancas y ruedas. Laws comenzó a rastrear el circuito, tratando de
determinar su punto de origen.
—Parece que la chocolatina parte de aquí —sugirió Hamilton. Se inclinó por encima del
hombro de Laws y tocó un estante liso—. La moneda empuja a una varilla e inclina ese
émbolo, el cual impele a la chocolatina hacia el tubo que enlaza con el departamento
exterior. La fuerza de gravedad se encarga del resto.
—Introduzca la moneda —apremió Laws—. Quiero ver de dónde sale esa maldicha
chocolatina.
Hamilton puso la moneda en la ranura y activó un émbolo cualquiera. Se movieron las
palancas y giraron las ruedas. Del centro de aquel complicado mecanismo brotó una
chocolatina en forma de bastón. La chocolatina descendió por el conducto y fue a
descansar en la casilla de salida.
—Surgió de la nada —dijo Laws, aterrado.
—Pero en una zona específica. Apareció en tangente respecto a la que está de
modelo. Lo cual indica la existencia de alguna especie de proceso de fisión binaria. La
chocolatina de muestra se convierte en dos barras completas.
—Eche otra moneda. Insisto, Jack, esto es algo enorme.
De nuevo se materializó una chocolatina, que fue expelida por el eficiente aparato.
Ambos hombres contemplaron aquello con la boca abierta.
—Lo que se dice una señora máquina —reconoció Laws—. Un magnifico trabajo de
diseño y construcción. Un empleo formidable del principio del milagro.
—Pero utilizado a pequeña escala —señaló Hamilton—. Para dulces, bebidas y
cigarrillos. Nada importante.
—Ahí es a donde vamos. —Con cuidado, Laws puso una pequeña lámina de hojalata
en un departamento vacío, junto a un galón dorado de muestra. La lámina de hojalata no
encontró resistencia—. No hay nada, claro. Si quito el modelo y coloco en su lugar alguna
otra cosa...
Hamilton quitó el galón dorado y puso un tapón corona en la casilla. Cuando se activó
la palanquita, otro tapón corona se deslizó por el tubo conductor hacia la salita.
—Eso lo demuestra —manifestó Laws—. El aparato duplica cualquier cosa que se sitúe
en tangente al modelo. Podríamos duplicarlo todo. —Sacó algunas monedas de plata—.
Al negocio.
—¿Qué tal estaría definirlo con la palabra de un viejo principio electrónico? —propuso
Hamilton—. Regeneración. Con una parte de lo que se produce. se va alimentando el
molde del modelo original. De forma que la provisión continúa fabricándose..,
multiplicándose... Cuanto más se produce y vuelve al punto de partida, donde se duplica...
—Lo mejor sería probar con un líquido —reflexionó Laws—. ¿Dónde podríamos
conseguir un tubo de cristal para devolver el líquido al sitio en que se efectúa la
renovación duplicada?
Hamilton arrancó de la pared un tubo de neón, mientras Laws se llegaba al mostrador y
pedía de beber. Cuando Hamilton estaba instalando el tubo, reapareció Laws con un
copita llena de líquido ambarino.
—Coñac —explicó—. Auténtico coñac francés... del mejor que tienen en este
establecimiento.
Hamilton puso la copa en la plataforma de muestra, donde había estado el galón. El
tubo, previamente vaciado de su gas neón, partía de la zona de duplicación y se dividía.
Una de sus bocas regresaba a la copa de origen; el otro ramal iba a la salida.
—La proporción es de cuatro a uno —comentó Hamilton—. Cuatro partes por la
abertura en forma de producto. Una servirá para alimentar la fuente de origen.
Teóricamente, la producción se irá acelerando de modo continuo. Con un volumen infinito
como límite.
Con hábil movimiento, Laws accionó la palanca que ponía en funciones el mecanismo.
Al cabo de una breve pausa, el coñac empezó a gotear por la abertura de salida y a caer
en el suelo, delante de la máquina. Laws se puso en pie y cogió la plancha posterior del
aparato; los dos hombres volvieron a colocar el pasador en su sitio y la máquina quedó
cerrada. Queda, constantemente, el expendedor de dulces y chocolatinas fue expulsando
una creciente cantidad de licor de primera clase.
—Eso es —dijo Hamilton complacido—. Bebida gratis para todos... Hagan cola,
señores.
Unos cuantos clientes se acercaron, interesados. En cuestión de minutos, una
verdadera multitud se apiñaba allí.
—Hemos utilizado el mecanismo —silabeó Laws despacio, mientras Hamilton y él
observaban la cada vez más larga fila de hombres que se había formado delante del poco
antes expendedor automático de golosinas. Pero no hemos descubierto el principio
fundamental. Sabemos qué hace y, mecánicamente cómo lo hace. Pero ignoramos el
porqué.
—Tal vez —conjeturó Hamilton— no hay ningún principio que descubrir. ¿No es ése el
significado del término «milagro»? No interviene ley alguna... sólo se trata de un
acontecimiento caprichoso, sin causa ni regularidad. Simplemente sucede. Una afirmación
de regularidad. No puede hablarse de casualidades... Viene a ser como decir que a A le
sumamos B, el resultado es C, y no D.
—¿Siempre será C ese resultado? —preguntó Hamilton.
—Quizá sí y quizá no. Hasta ahora, siempre ha sido C; salieron chocolatinas. Y en este
momento, sale coñac, no insecticida. Tenemos nuestra regularidad, nuestro patrón. Todo
lo que hemos hecho es descubrir los elementos que se necesitan para establecer ese
patrón.
Acaloradamente, Hamilton dijo:
—Si averiguamos lo que ha de estar presente para ocasionar la duplicación del
modelo...
—Exacto. Algo pone en funciones el proceso. No nos importa cómo... lo que nos hace
falta es saber qué. No es necesario que sepamos cómo es que el sulfuro, el nitrato de
potasa y el carbón vegetal producen pólvora, ni siquiera es imprescindible saber por qué.
Pero sí debemos saber que, cuando todos esos ingredientes se mezclan, se reúnen en
determinada proporción, constituyen la pólvora.
Hamilton y Laws regresaron hacia el mostrador, dejando a la multitud de clientes
entregada a su degustación de coñac gratuito.
—Eso significa que este mundo posee leyes —decidió Hamilton—. Como el nuestro.
Bueno, leyes como las del nuestro, no. Pero leyes, a fin de cuentas.
Una sombra de preocupación pasó por el semblante de Bill Laws.
—Así es. —De súbito, todo su entusiasmo se desvaneció—. Lo había olvidado:
—¿Qué hay de malo?
—Eso no resulta en nuestro mundo. Sólo funcionará aquí.
—Ah —dijo Hamilton, aliviado—. Cierto.
—Estamos perdiendo el tiempo.
—So pena de que no queramos volver.
Ya ante el mostrador, Laws se sentó en un taburete y recuperó su vaso de aperitivo.
Encorvado, meditabundo, murmuró:
—Tal vez sea eso lo que debamos hacer. Quedarnos aquí.
—Desde luego —intervino McFeyffe, que le había oído—. Quédense aquí. Sean
listos... abandonen a tiempo.
Laws dirigió a Hamilton una fugaz mirada.
—¿Usted quiere seguir en este mundo? ¿Le gusta esto?
—No —respondió Hamilton.
—A mí tampoco. Pero acaso no tengamos donde elegir. Ni siquiera sabemos aún
dónde estamos. Y en cuanto a la manera de marchar...
—Este es un lugar estupendo —terció la rubia en tono indignado—. Me paso aquí la
vida y opino que es magnífico.
—No nos referíamos al bar —dijo Hamilton.
Laws apretó su vaso con fuerza.
—Tenemos que descubrir la forma de regresar —manifestó—. No sé cómo, pero hay
que dar con la salida.
—Me hago cargo de eso —repuso Hamilton.
—¿Sabe qué puede uno comprar en el supermercado? —inquirió Laws con voz
avinagrada—. Se lo diré. Latas de ofrendas cocidas.
—¿Sabe lo que uno puede comprar en la ferretería? —preguntó Hamilton a su vez—
Balanzas en las que pesar su alma.
—Eso es una estupidez —declaró la rubia, petulante—. El alma no pesa.
—En ese caso —articuló Hamilton reflexivamente—, uno puede mandarlas por correo
sin franquearlas.
—¿Cuántas podrían meterse en un sobre y remitirlas con un sello corriente? —
conjeturó Laws, irónico—. Nueva cuestión religiosa. La humanidad dividida en dos
bandos. La sangre llegando al río.
—Diez —aventuró Hamilton.
—Catorce —le contradijo Laws.
—Hereje. Monstruo infanticida.
—Bestial bebedor de sangre impura.
—Maldito retoño de demonio devorador de basura.
Laws meditó durante unos segundos.
—¿Sabe lo que podrá ver en la pantalla de su televisor los domingos por la mañana?
No voy a decírselo; averígüelo personalmente.
Conservando con cuidado el vaso vacío, Laws se bajó bruscamente del taburete y
desapareció entre la numerosa clientela.
—¡Eh! —exclamó Hamilton, pillado por sorpresa—. ¿A dónde va?
—Está loco —dijo la rubia, como quien habla del tiempo.
 La figura de Bill Laws reapareció momentáneamente al cabo de unos minutos. Gritó,
dirigiéndose a Hamilton por encima del rumor de voces y carcajadas que emitían los
numerosos clientes:
—¿Sabe una cosa, Jack?
—¿Qué? —preguntó Hamilton, intranquilo.
El semblante del negro se contorsionó en un espasmo de pura angustia desesperada.
—En este mundo... —La amargura enturbió sus ojos—. En este maldito mundo, he
empezado a perder.
Se marchó, dejando a Hamilton meditabundo.
—¿Qué quiso decir? —inquirió la rubia curiosa—. ¿Acaso juega a las cartas?
—Se pierde él —murmuró Hamilton pensativamente.
—A casi todos les ocurre lo mismo —comentó McFeyffe.
La muchacha ocupó el taburete que Laws había dejado vacante e inició una maniobra
sistemática para engatusar a Hamilton.
—Anda, chico, invítame a un trago —pidió, esperanzada.
—No puedo.
—¿Por qué no? ¿Eres menor de edad?
Hamilton se volvió los bolsillos al revés.
—No tengo una perra. Gasté todo el dinero que llevaba en la máquina automática de
golosinas.
—Rece —aconsejó McFeyffe—. Rece con toda su alma.
—Dios santo —dijo Hamilton con pesar—. Concede a tu miserable especialista en
electrónica un vaso de agua teñida para que convide con ella a una desflorada joven
prostituta. —Concluyó sumisamente—: Amén.
El vaso de agua de color de whisky surgió sobre la superficie del mostrador, junto a su
brazo. La muchacha lo aceptó, sonriente.
—Eres un encanto ¿Cómo te llamas?
—Jack.
—Dime tu nombre completo.
Hamilton suspiró.
—Jack Hamilton.
—El mío es Silky. —La rubia jugueteó con su collar—. ¿Es tuyo ese «Ford» cupé
aparcado ahí fuera?
—Sí —respondió Hamilton torpemente.
—Vayámonos a algún otro lugar. Empiezo a aborrecer esta cantina Yo...
—¿Por qué? —soltó Hamilton como un trallazo, inopinada y sonoramente—. ¿Porqué
rayos tuvo Dios que atender mi oración? ¿Por qué no le ocurrió esto a cualquier otro?
¿Por qué no a Bill Laws?
—Dios aprobó tu plegaria —dijo Silky—. Al fin y al cabo, es cosa de Él; sólo a Él le
corresponde decidir en esas cosas.
—Es terrible.
Silky se encogió de hombros.
—Tal vez.
—¿Cómo puede uno vivir en este ambiente? Uno nunca sabe lo que va a suceder... no
hay orden ni lógica en los acontecimientos. —Le enfureció el hecho de que la joven no
pusiera objeciones, de que considerase todo aquello como la cosa más natural del
universo—. Estamos desamparados, dependemos del capricho de lo imprevisible. Esto
nos impide ser personas... somos como animales que esperan que les den la comida.
Que se les recompense o se les castigue.
Silky se le quedó mirando.
—Eres un chico muy extraño.
—Tengo treinta y dos años, no soy ningún adolescente. Y estoy casado.
Cariñosamente, la muchacha le tiró del brazo, medio quitándole de encima del taburete.
—Vamos, chico. Practiquemos el culto en privado. Conozco unos cuantos ritos que
acaso te guste ensayar.
—¿Tengo que descender al Averno para eso?
—Si alternas con las personas adecuadas, no hace falta.
—Mi nuevo jefe posee un sistema intercomunicador que le pone en contacto con la
Gloria. ¿Sirve?
Silky continuó apremiándole para que abandonase el taburete.
—Hablaremos luego de ello. Vámonos antes de que ese simio holandés se dé cuenta.
McFeyffe alzó la cabeza y dirigió la vista hacía Hamilton. Manifestó, con voz tensa y
vacilante:
—¿Se... se va?
—Pues, claro —articuló Hamilton, mientras se bajaba del precario asiento.
—Aguarde —le imitó McFeyffe—. No se marche así.
—Preocúpese exclusivamente de su alma —recomendó Hamilton. Pero captó en el
rostro de McFeyffe un elemento de incertidumbre total—. ¿Qué ocurre? —preguntó, sin
asomo de enfado.
—Quiero enseñarle algo —repuso McFeyffe.
—¿Enseñarme qué?
McFeyffe se adelantó a Hamilton y Silky y cogió un inmenso paraguas negro. Volvió la
cabeza y esperó a la pareja. Hamilton echó a andar y la rubia hizo lo propio. Tras empujar
la puerta, McFeyffe abrió el paraguas, que parecía una tienda de campaña, y lo levantó
por encima de sus cabezas, protegiéndoles. La ligera llovizna anterior se había
transformado en diluvio; la gélida lluvia de otoño se abatía sobre las brillantes aceras y
sobre las silenciosas calles y tiendas.
Silky se estremeció.
—Es deprimente. ¿A dónde vamos?
Al tiempo que trataba de localizar el cupé de Hamilton, escudriñando la penumbra,
McFeyffe murmuraba para si un monótono:
—Todavía debe de existir.
—¿Por qué supone que Laws anda a tientas, sintiéndose extraviado? preguntó
Hamilton morbosamente, mientras el automóvil avanzaba a toda velocidad por la húmeda
carretera sin fin—. Nunca le había sucedido nada semejante.
En el asiento del conductor, McFeyffe guiaba el coche con aire reflexivo, encorvado el
cuerpo, tan derrumbado que casi parecía dormido. Se irguió antes de murmurar—: Como
dije, a casi todos les pasa.
—Eso significa algo —insistió Hamilton. El «suiss, suiss» repetido del limpiaparabrisas
le producía modorra; se reclinó en Silky y cerró los párpados. La muchacha despedía un
tenue perfume a colonia y tabaco rubio. Un aroma agradable... Hamilton disfrutó de él.
Contra su mejilla, el pelo de Silky producía un roce leve, seco, algo áspero. Como ciertas
esporas de hierba.
—¿Se ha enterado a fondo de esa doctrina del Segundo Nabí? —manifestó
McFeyffe—. Vaya sarta de tonterías hinchadas y grandilocuentes. Un culto estúpido,
propagado por una pandilla de mentecatos. Parece que todo empezó con una partida de
árabes, que se presentaron aquí dispuestos a divulgar sus ideas. ¿No es cierto?
Ni Hamilton ni Silky respondieron.
—No durará mucho —dijo McFeyffe.
—Quiero saber a dónde vamos —terció Silky, de mal talante. Se apretó Contra
Hamilton con más fuerza—. ¿De veras estás cansado?
Sin hacerla caso, Hamilton se dirigió a McFeyffe:
—Sé qué es lo que teme.
—No temo nada —replicó McFeyffe.
—Ya lo creo que sí —insistió Hamilton.
Tampoco él, aun en contra de sí mismo, estaba muy tranquilo.
Por delante del automóvil, la ciudad de San Francisco fue aumentando de tamaño al
acercarse a ellos. Por último, se encontraron flanqueados por edificios y rodando por
calles en las que no se percibía señal ninguna de vida, de movimiento, de ruido o de luz.
McFeyffe daba la impresión de saber perfectamente a dónde quería ir. Torció una y otra
vez, hasta que el coche estuvo avanzando por callejuelas estrechas de arrabal. De súbito,
aminoró la marcha. Se irguió cuanto pudo y oteó a través del cristal del parabrisas. La
aprensión puso rigidez en sus facciones.
—Esto es espantoso —se quejó Silky—. ¿Qué se nos ha perdido en esta barriada
miserable? No lo entiendo.
Hundió la cabeza en la chaqueta de Hamilton.
McFeyffe detuvo el vehículo, abrió la portezuela, se apeó y dio unos pasos por la
desierta calle. Hamilton le siguió y ambos hombres se quedaron inmóviles, uno junto a
otro. Silky prefirió quedarse en el automóvil, dedicada a escuchar la música insípida que
brotaba del aparato de radio. El apagado sonido se esparcía por la oscuridad,
mezclándose con la niebla, cuyos jirones vagaban entre los cerrados comercios y las
destartaladas y toscas construcciones.
—¿Es eso? —preguntó Hamilton, por último.
—Sí —McFeyffe asintió con la cabeza. En aquel momento, frente a la realidad, no
manifestaba ninguna emoción.
Los dos hombres se encontraban ante una tienda desvencijada y ruinosa, una
decrépita estructura de tablas, cuyo color amarillo se lo había llevado el tiempo, dejando
al descubierto la madera empapada por la lluvia.
A la entrada se amontonaba la basura y los periódicos. La escasa claridad de un farol
callejero permitió a Hamilton distinguir varios carteles pegados a los cristales de las
ventanas. Folletos, amarillentos y manchados por las moscas, se apilaban
desordenadamente. Un poco más allá, se veía una cortina sucia y raída, tras de la cual
podían vislumbrarse hileras de sillas metálicas. Después de las feas sillas, el interior del
local permanecía sumido en tinieblas. Encima de la entrada de la tienda había un letrero
escrito a mano, viejo y andrajoso. Decía:
 
Iglesia Independiente del Nabismo
Bienvenido todo el mundo
 
Tras un gruñido furioso, McFeyffe reaccionó y cruzó la acera.
—Es mejor que lo deje —aconsejó Hamilton, al tiempo que se disponía a seguirle.
—No —McFeyffe sacudió la cabeza—. Voy a entrar.
Levantó el negro paraguas y se llegó al breve vestíbulo del local. De inmediato,
empezó a martillear la puerta interior con el mango del paraguas. El ruido de sus golpes
metódicos se repitió en ecos que recorrieron la calle desierta, yendo de un extremo a otro.
En algún punto de vaya usted a saber qué callejón, un animal se agitó, sorprendido, entre
las latas y botes que sin duda sembraban el suelo.
El hombre que, al cabo de un rato, entreabrió la puerta unos centímetros, tenía una
figura encorvada y diminuta. Les escudriñó tímidamente a través de los cristales de unas
gafas con montura de acero. Los puños de su camisa estaban sucios y deshilachados;
sus ojillos acuosos, de tonalidad cobriza, se movían en las órbitas nerviosa y
precavidamente. El individuo temblaba y aunque estuvo unos segundos contemplando a
McFeyffe no dio muestras de reconocerle.
—¿Qué desean? —inquirió por fin, con voz apenas audible, pero penetrante a causa
del miedo.
—¿No me conoce? —repuso McFeyffe—. ¿Qué ha ocurrido, padre? ¿Dónde está la
iglesia?
El reseco anciano murmuró algo incoherente, hizo un gesto vago con las manos y se
dispuso a dar con la puerta en las narices a sus visitantes.
—Váyanse de aquí —conminó—, pareja de borrachos inútiles. Márchense si no quieren
que avise a la policía.
Cuando la hoja de madera estaba a punto de cerrarse del todo, McFeyffe lo impidió
metiendo su paraguas por el resquicio.
—Padre —imploró—, esto es terrible. No logro comprenderlo. Le han robado su iglesia.
Y usted es... insignificante. No puede ser. —Se le quebró la voz, anonadada por la
incredulidad—. Usted solía manifestarse... —Se volvió a Hamilton con expresión de
desamparo—. Era un hombre impresionante. Más alto y corpulento que yo.
—Aléjense de aquí —insistió el minúsculo hombrecillo. Su tono era un zumbido de
advertencia.
—¿No podemos entrar? —preguntó McFeyffe, sin molestarse en quitar el paraguas del
resquicio—. Por favor, permítanos entrar. ¿A qué otro sitio podríamos ir? He venido
acompañado de un hereje... quiere convertirse.
El sujeto menudo titubeó. Al tiempo que esbozaba una mueca de angustia, escrutó a
Hamilton.
—¿Usted? ¿Qué le pasa? ¿Es que no puede volver mañana? Hace rato que la
medianoche quedó atrás; había empezado mi segundo sueño...
Se decidió a franquearles la entrada, abrió la puerta y se apartó a un lado de mala
gana.
—¿Vio el templo antes? Una gran obra de piedra, tan grande como... —Hizo un
ademán desesperanzado—. El mayor de todos —McFeyffe puso cara de abatimiento al
concluir—: Y esto es cuanto queda.
—Le costará diez dólares —informó el hombrecillo. Les había precedido e,
inclinándose, sacó una urna de arcilla de debajo del mostrador. Sobre este se veían
montones de impresos y folletos. Cayeron varios al suelo, pero el hombre no se percató
de ello—. Por adelantado —dijo.
Al tiempo que se rebuscaba en los bolsillos, McFeyffe lanzó una mirada en torno.
—¿Dónde está el órgano? ¿Y los candelabros? ¿Es que ni siquiera tiene candelabros?
—No puedo permitirme esa clase de lujos —respondió el hombrecillo. Retrocedió hacia
el fondo de la sala—. Veamos, ¿qué es lo que quiere? ¿Que convierta a este hereje? —
Se acercó a Hamilton, le agarró de un brazo y le examinó atentamente—. Soy el padre
O'Farrel. Tendrá que arrodillarse, joven. Y agachar la cabeza.
—¿Siempre ha sido así? —interrogó Hamilton.
Tras una breve pausa, el padre O’Farrel dijo:
—¿Cómo, qué? ¿A qué se refiere?
Una oleada de lástima pasó por el ánimo de Hamilton.
—Olvídelo.
—Nuestra organización es muy antigua —declaró el padre O'Farrel, no sin titubear—.
¿Es eso lo que usted deseaba saber? Se remonta a varios siglos. —Le temblaba la voz—.
Estaba fundada incluso antes de que llegase el Primer Nabí. No estoy muy seguro acerca
de la fecha exacta de su origen. Dicen que... —Se interrumpió—. No poseemos lo que se
llama autoridad. El Primer Nabí, naturalmente, procede de 1844. Pero con anterioridad a
ese año...
—Deseo hablar con Dios —manifestó Hamilton.
—Sí, sí —convino el padre O'Farrel—. Y yo también, joven. —Palmeó a Hamilton en el
brazo; la presión fue tan leve que casi no la notó—. Lo mismo que todo el mundo.
—¿No puede ayudarme? —pidió Hamilton.
—Es muy difícil —repuso el padre O'Farrel. Desapareció dentro de una oscura
trastienda, una especie de caótico almacén. Regresó, jadeando y bamboleándose,
cargado con una cesta de mimbre llena de huesos clasificados, fragmentos, trozos de piel
seca y cabellos marchitos—. Esto es cuanto hemos podido conseguir —anunció
entrecortadamente, mientras dejaba la cesta en el suelo—. Acaso encuentre algo útil. Me
alegraría mucho que fuera así.
Al elegir Hamilton cuidadosamente algunas de aquellas piezas, McFeyffe intervino con
voz trémula:
—Mírelo. Imitaciones. Bisutería rara.
—Hacemos todo lo que nos es posible —se excusó el padre O'Farrel, y unió sus manos
con fuerza.
—¿Existe algún medio para llegar allá arriba? —preguntó Hamilton.
Por primera vez, el padre O'Farrel sonrió.
—Tendría que morir, joven.
McFeyffe recogió su paraguas y echó a andar en dirección a la puerta.
—Salgamos de aquí —incitó a Hamilton en tono cansino—. Vámonos ya. Tengo
bastante.
—Aguarde —pidió Hamilton.
McFeyffe se detuvo.
—¿Por qué quiere hablar con Dios? ¿Qué conseguirá? No le cuesta nada hacerse una
idea acerca de la situación. Mire en torno.
—Él es el único que puede explicarnos lo sucedido.
Al cabo de una pausa, McFeyffe replicó:
—Me tiene sin cuidado lo que sucedió. Me largo.
Actuando con rapidez, Hamilton dispuso un circulo de huesos y dientes, un aro de
reliquias.
—Écheme una mano —invitó a McFeyffe—. También está metido en esto.
—Lo que pretende —dijo el capitán— es un milagro.
—Ya lo sé —confesó Hamilton.
McFeyffe regresó sobre sus pasos.
—No servirá de nada. Es lo que se dice inútil.
Permaneció inmóvil, con el inmenso paraguas negro en la mano. El padre O'Farrel
paseaba inquieto de un lado a otro de la estancia, aturdido y confuso, sin entender lo que
estaba pasando.
—Quiero saber cómo se desencadenó este asunto —dijo Hamilton—. Deseo enterarme
de lo que es y significa el Segundo Nabí y todo este jaleo. Si no lo averiguo...
Alargando el brazo, arrebató a McFeyffe el enorme paraguas negro y, tras respirar
hondo, lo levantó. Como si un buitre extendiese las alas, las varillas y la tela del paraguas
se abrieron sobre Hamilton; cayeron unas cuantas gotas de humedad.
—¿A qué viene esto? —inquirió McFeyffe, que se adelantó hasta el otro lado del círculo
de reliquias para recuperar su paraguas.
—Cuidado —Hamilton apretaba con firmeza el mango del paraguas, mientras se dirigía
al padre O'Farrel—: ¿Es agua lo que hay en ese recipiente?
—S... sí —repuso el hombrecillo, después de echar un vistazo a la urna de barro
indicada—. Hay un poco en el fondo.
—Al mismo tiempo que derrame el agua —alecciono Hamilton—, recite esa parte de la
ascensión.
—¿Ascensión? —Perplejo, el padre O'Farrel retrocedió unos pasos—. Yo...
—Et resurrexit. Recuerde.
—¡Ah! —exclamó el padre O'Farrel—. Sí, eso creo. —Asintió con la cabeza, hundió la
diestra en la urna de agua bendita y empezó a rociar el paraguas—. Sinceramente, dudo
mucho de que esto dé resultado.
—Recite —ordenó Hamilton.
Con voz insegura, el padre O'Farrel murmuró:
—...Et resurrexit tertia die secundum scripturas, et ascendit in coelum, sedet ad
dexteram Patris, et iterum venturus est cum gloria judicare vivos et mortuos, cujus regni
non ent finis...
Vibró el paraguas en las manos de Hamilton. Poco a poco, de un modo gradual, lento y
trabajoso, el paraguas, al que también se había agarrado McFeyffe, empezó a elevarse.
McFeyffe emitió un gemido de terror y se aferró con más fuerza a la empuñadura. En
cuestión de segundos, la contera del paraguas tropezaba con el bajo techo del local.
Hamilton y McFeyffe se columpiaban de manera absurda, agitando los pies entre las
polvorientas sombras de aquellas alturas.
—El tragaluz —jadeó Hamilton—. Ábralo.
Al precipitarse hacia el barrote el padre O'Farrel pareció un ratoncillo que corriera
asustado por allí. Se corrió la claraboya y una corriente de aire nocturno penetró en la
estancia. Una vez libre del obstáculo del techo, el paraguas salió disparado hacia arriba y
desapareció de la vista de Hamilton el destartalado edificio de tablas. Una fresca neblina
se adosó a la piel del ingeniero y de McFeyffe, mientras se remontaban a cada vez mayor
altura. Pronto estuvieron al nivel de la cumbre de Twin Peaks. Después se encontraron
sobre la gran ciudad de San Francisco, suspendidos del mango del paraguas encima de
una extensa bandeja de parpadeantes luces amarillas.
—¿Qué ocurriría si nos soltamos? —gritó McFeyffe.
—¡Rece para que Dios le conceda fuerzas! —contestó Hamilton, quien, con los ojos
cerrados, dedicaba todo su vigor físico a mantenerse agarrado a la empuñadura del
paraguas.
Éste seguía elevándose y ganando velocidad de un instante para otro. Durante un
breve intervalo, Hamilton tuvo suficiente valor para abrir los ojos y mirar hacia arriba.
Por encima de su cabeza se distendía una extensión ilimitada y ominosa de negros
nubarrones. ¿Qué había más allá? ¿Acaso Él les aguardaba?
El paraguas continuaba remontándose y remontándose, surcando las tinieblas
nocturnas. Era ya demasiado tarde para volver.
 
 
VII
 
A medida que se elevaban, el laberinto de negruras iba empezando a desvanecerse.
La capa de nubes les dejó bastante mojados cuando, con un ligero quiebro, el paraguas la
atravesó. En vez de la gélida oscuridad de la noche, se vieron ascendiendo por un éter
grisáceo, por un vacío infinito, incoloro e informe. La nada.
La Tierra permanecía abajo.
Era la mejor perspectiva que Hamilton había contemplado jamás del planeta. En
muchos sentidos, correspondió a sus esperanzas. Tenía forma redonda y su aspecto se
asemejaba en todo a un globo. Suspendido en su medio, el globo flotaba sosegadamente:
un objeto sombrío, pero impresionante.
Impresionante sobre todo porque era único. Sobresaltado Hamilton comprobó que no
aparecía a la vista ningún otro planeta. Entornó los párpados con aprensión, miró en torno
y asimiló despacio, de mala gana, lo que sus ojos iban registrando.
La Tierra estaba sola en el firmamento. A su alrededor, giraba una bolita brillante,
muchísimo más pequeña, como un mosquito que zumbara y revolotease en torno a una
gigantesca e inerte esfera de materia. Hamilton comprendió, con un estremecimiento de
desánimo, que aquello era el sol. Un sol diminuto. Y... se movía!
Si muove. Pero no la Tierra. Si muove... el sol!
Por fortuna, la ígnea y brillante bolita de fosforescencia se hallaba en el lado Opuesto
de la Tierra. Su giro era lento; la revolución completa se desarrollaba en un período de
veinticuatro horas. En el lado más próximo se encontraba un puntito más pequeño
todavía, casi imperceptible. Una pelota corroída de materia estéril, que avanzaba por el
espacio, trivial y excusable.
La luna.
No quedaba muy lejos; si el paraguas no variaba su rumbo pasarían tan cerca del
satélite que casi podrían tocarlo. Con pupilas incrédulas, Hamilton lo contempló; lo estuvo
mirando hasta que volvió a alejarse por aquel espacio gris. Así, pues, ¿estaba la ciencia
en un error? ¿Partía de una base equivocada todo el esquema del universo? ¿Era un
yerro descomunal la vasta y preponderante estructura del sistema heliocéntrico de
Copérnico?
Lo que Hamilton tenía ante los ojos era el antiguo y superado universo geocéntrico, con
una Tierra gigantesca e inmóvil como planeta único. Pudo distinguir por último a Marte y
Venus, cuerpos celestes tan minúsculos que resultaban inexistentes de manera virtual. Y
las estrellas. También eran increíblemente diminutas... un dosel de insignificancia. En un
momento, el edificio completo de su cosmología se derrumbaba, convirtiéndose en un
montón ridículo de ruinas.
Pero eso sólo era allí. Se trataba del viejo universo de Tolomeo. No tenía nada que ver
con su mundo. Un sol reducidísimo, unas estrellas microscópicas, la colosal burbuja de
una Tierra exagerada e hinchada, ocupando el centro geométrico del sistema. Eso era
real allí... aquel universo se regía de ese modo.
Sin embargo, todo ello no significaba absolutamente nada en relación con el propio
universo de Hamilton... gracias a Dios.
Una vez aceptado eso, no le sorprendió particularmente observar la existencia de una
cuña profunda en el fondo del espacio gris, una película rojiza, situada debajo de la Tierra.
Daba la impresión de que, en lo mas hondo de aquel universo, se estaba llevando a cabo
una primitiva operación minera. Fraguas, hornos encendidos y, a lo lejos, una especie de
volcán que hervía a fuego lento, remitían ambiguas llamaradas de siniestra tonalidad roja,
para darle color a la indescriptible atmósfera.
Era el infierno.
Y por encima de él... Hamilton estiró el cuello. Ahora le resultaba claramente visible. La
mansión celestial. Aquel era el otro extremo del sistema telefónico: la estación que habían
enlazado con la Tierra, los psicólogos, los expertos en comunicaciones. Aquel era el punto
A del gran cable cósmico.
El tono gris que empañaba el espacio extendido sobre el paraguas empezó a
desvanecerse. Durante un breve intervalo no hubo nada, ni siquiera el frío aire nocturno
que había congelado sus huesos. Aferrado al aguas, McFeyffe miraba con creciente terror
la residencia divina, a la que se iban aproximando. No se veía gran cosa de ella. Se
dilataba hacia el infinito una muralla de sustancia densa, una barrera protectora que
impedía la visión de la morada.
Vagaban por encima de aquel muro una serie de motitas luminosas. Se trataba de unas
partículas que subían y bajaban, avanzaban y retrocedían de modo brusco, como iones
cargados. Como si fueran entes vivos.
Probablemente, serían ángeles. Resultaba demasiado pronto para verlos bien.
El paraguas continuaba subiendo y la curiosidad de Hamilton aumentando. Sin
embargo, cosa sorprendente, estaba completamente tranquilo. Dadas las circunstancias,
era imposible experimentar emociones; o se dominaba uno del todo o se dejaba abrumar
por lo inexplicable de acontecimientos. Un extremo o el otro; no había término medio.
Enseguida, dentro de cinco minutos, franquearía la muralla. McFeyffe y él podrían
contemplar la Gloria.
Pensó: «Un largo trayecto. Un recorrido prolongadísimo, que tuvo su punto de partida
cuando ambos se enfrentaban en el pasillo del edificio del Bevatrón y discutían acerca de
una nimiedad...»
De manera gradual, casi imperceptiblemente, fue disminuyendo el impulso ascensional
del paraguas. Llegó un momento en que casi no se remontaba ya. Era el limite. No podía
pasarse de allí. Ociosamente, Hamilton se preguntó qué sucedería a continuación. ¿Iba a
empezar a descender el paraguas del mismo modo sosegado con que había subido? ¿O
caería de súbito, depositándoles en medio de la Gloria?
Algo comenzó a aparecer ante su vista. Se encontraban en paralelo al muro de materia
protectora. Una idea vana cruzó por el cerebro de Hamilton: aquella materia no estaba allí
para impedir que los que surcasen el espacio por las proximidades echaran un vistazo al
interior del recinto, sino para evitar que los habitantes de éste volvieran a desplomarse
sobre el mundo del que, siglos antes, habían llegado.
—Casi... —jadeó McFeyffe—. Casi alcanzamos ya el final del viaje.
—Sí —dijo Hamilton.
—Esto... no... deja... de... surtir... su... efecto... sobre... la... mirada... de... uno...
—Desde luego —confesó Hamilton.
Faltaba muy poco para que pudiese distinguir lo que hubiese al otro lado de la muralla.
Un segundo más... medio segundo... Empezó a vislumbrar la vaga perspectiva de un
paisaje. Una visión confusa: una continuidad redonda, un paraje ambiguamente húmedo.
¿Un estanque, un océano? Un lago inmenso; aguas en remolino. Montañas alzadas en el
otro borde; una serranía boscosa, cubierta de maleza.
De golpe, el lago cósmico desapareció. Lo había ocultado una cortina. Pero esa
cortina, tras un corto intervalo, volvió a levantarse. Y el lago quedó visible de nuevo: una
superficie infinita de sustancia húmeda.
Era el mayor lago que Hamilton había contemplado en toda su vida. Lo bastante
grande como para que pudiera sumergirse en él todo un mundo. Aunque viviese mil años
más, no vería un lago tan enorme como aquel. Se dijo que le gustaría saber cuál era su
capacidad más densa, más opaca. Una especie de lago dentro de otro lago. ¿Sería toda
la Gloria lo mismo que aquel lago colosal? A juzgar por lo que le era posible ver, allí no
había nada más que el lago en cuestión. Pero no era un lago. Se trataba de un ojo. Y les
estaba mirando, ¡a él y a McFeyffe!
No necesitó que le dijesen a Quién pertenecía aquel ojo.
McFeyffe emitió un chillido. Su rostro se tornó negro y el aire que pasaba por su
garganta produjo roncos rumores. Una oleada de pánico cerval se abatió sobre él.
Durante unos segundos se agitó a la desesperada, tratando de separar sus dedos de la
empuñadura del paraguas, esforzándose inútilmente para alejarse de aquella visión.
Intentó de modo frenético e infructuoso poner espacio de por medio, entre su persona y el
ojo.
La pupila se proyectaba sobre el paraguas. Al cabo de un instante, el paraguas estalló
en llamas, con un áspero «pop». Los trozos incendiados de tela, el mango, las varillas y
los dos hombres estremecidos cayeron a plomo, igual que piedras.
No descendieron con la suavidad con que habían subido. Se precipitaron hacia abajo
con rapidez meteórica. Ninguno de ellos tenía plena conciencia de lo que estaba pasando.
En una ocasión, Hamilton se percató vagamente de que el mundo no se encontraba
demasiado abajo. Luego recibió un impacto entontecedor; fue despedido otra vez hacia
las alturas y su cuerpo se elevó en el aire casi hasta el mismo nivel anterior. A
consecuencia de aquel enorme rebote, estuvo a punto de llegar de nuevo a la Gloria.
Pero le faltó el casi. Y volvió a bajar. Y sufrió otro golpe contra el suelo... Al cabo de
una serie demoledora de botes y rebotes indescriptibIes, quedó por fin tendido, inerte y
sin aliento, agarrado a la superficie de la tierra. Aferrado desesperadamente a un manojo
de hierbas agostadas, que crecía en un terreno de arcilla roja y árida. Precavida,
penosamente, abrió los ojos y miró en derredor.
Permanecía estirado en una alargada llanura. Era una zona reseca y calurosa.
Calurosa sin duda a las doce del mediodía, pero estaba amaneciendo y Hamilton sintió
frío. A lo lejos, se alzaban diversos edificios de aspecto no muy boyante. El cuerpo de
Charley McFeyffe yacía inanimado a escasos metros.
Cheyenne, Wyoming.
 
—Supongo —consiguió articular Hamilton, después de un largo intervalo— que es aquí
a donde primero tuve que dirigirme.
No hubo respuesta por parte de McFeyffe. Estaba totalmente sin sentido Lo único que
se oía en aquel descampado era el discordante piar de unos cuantos pájaros posados en
las sarmentosas ramas de un árbol existente a varios centenares de metros del punto
donde Hamilton y McFeyffe habían aterrizado.
Hamilton, dolorido, se puso en pie trabajosamente y se acercó a su compañero, al que
se dispuso a examinar. McFeyffe vivía y, al parecer, no estaba herido, aunque respiraba
de modo áspero y entrecortado. Un hilillo de saliva había salido de su boca entreabierta,
para descender por la barbilla. Aún decoraba su semblante una expresión de pánico y
perplejidad, de abrumador espanto.
El espanto, ¿por qué? ¿Acaso no se alegraba McFeyffe de ver a Dios? Más hechos
peculiares que registrar. Más datos extravagantes en aquel mundo excéntrico. Hete aquí
que se encontraba en el centro espiritual del universo nabita: Cheyenne, Wyoming. Dios
había corregido su rumbo errante, indicándole aquella dirección. McFeyffe le había
inducido a marchar por el camino erróneo, pero Hamilton volvió sobre sus pasos y se
hallaba de nuevo en la buena senda. Tillingford dijo la verdad: la providencia pretendía
que acudiese ante el profeta Horace Clamp.
Con mirada curiosa, examinó el contorno yerto y grisáceo de la cercana ciudad. En el
centro del casco urbano, entre los demás edificios indescriptibles, sobresalía la aguja de
un campanario colosal. Aquella torre rutilaba extraordinariamente al recibir los primeros
rayos del recién salido sol. ¿Un monumento? ¿Un rascacielos?
En absoluto. Aquel era el templo de la única fe verdadera. De lejos, a varios kilómetros
de distancia, estaba contemplando el Sepulcro del Segundo Nabí. El poderío nabita, tal
como lo había experimentado hasta entonces, parecería una futesa en comparación con
lo que le quedaba por ver.
—Arriba —instó a McFeyffe, al notar que empezaba a removerse.
—No seré yo quien se levante —repuso McFeyffe—. Siga adelante usted solo. Yo
pienso quedarme aquí.
Apoyó la cabeza en un brazo y cerró los ojos.
—Esperaré.
—Y mientras aguardaba, Hamilton dio un repaso a la situación. Allí estaba, plantado en
mitad de Wyoming, aguantando el fresco de una mañana de otoño y con treinta centavos
en el bolsillo por todo capital. ¿Pero qué le había dicho Tillingford? Se estremeció. No
obstante, merecía la pena probar. Además, tampoco se le brindaba mucho donde elegir.
—Señor... —comenzó, al tiempo que adoptaba su postura de costumbre en tales
casos: una rodilla en el suelo, juntas las manos y los ojos levantados devotamente hacia
el éter—. Recompensa a tu humilde siervo conforme a la tarifa de remuneración
correspondiente a los operarios electrónicos de la categoría cuatro A. Creo que Tillingford
citó la suma de cuatrocientos dólares.
Durante un rato, nada sucedió. Soplaba el frío viento sobre la llanura de arcilla roja,
azotando el suelo, arrancando rumores ásperos a las resecas hierbas y provocando
sonidos metálicos al empujar los oxidados botes vacíos de cerveza. Luego, por fin, el aire
se agitó sobre la cabeza de Hamilton.
—Cúbrase la cabeza —advirtió Hamilton a McFeyffe.
Cayó una rociada de monedas, un centelleante remolino de piezas de diez centavos,
de veinticinco y de medio dólar. Con estrépito semejante al del carbón de piedra que
desciende por el conducto metálico, las monedas tintinearon ensordecedoramente,
cegándole y todo. En cuanto amainó aquel diluvio, Hamilton empezó a recogerlas. Una
vez las tuvo todas y se le pasó la excitación primitiva, se abatió sobre su ánimo una
oleada de amargo descorazonamiento. Allí no había cuatrocientos dólares; lo que
acababa de conseguir era un montón de calderilla, la colecta de un mendigo.
Aunque tal vez fuera eso lo que merecía.
Cuando hizo el recuento, resultó que la suma alcanzaba cuarenta dólares con setenta y
cinco centavos. Claro que de algo le serviría; al menos, comida no iba a faltarle, de
momento. Y cuando se terminara...
—No olvide que me debe diez dólares —murmuró McFeyffe con voz débil, mientras se
ponía en pie trabajosamente.
Las condiciones físicas en que se encontraba McFeyffe no eran precisamente buenas.
En su rostro habían aparecido numerosas manchas, la piel estaba macilenta y presentaba
un aspecto enfermizo por demás. Alrededor del cuello le colgaban pliegues de carne
fláccida. Nerviosamente, sus dedos pellizcaron la mejilla. La transformación fue
asombrosa: McFeyffe había quedado moralmente deshecho al ver a Dios. El encuentro
cara a cara le dejó desalentado por completo.
—¿No era como esperaba que fuese? —preguntó Hamilton, refiriéndose a la divinidad
y cuando se dirigían con paso fatigado hacia la autopista.
Tras un gruñido previo, McFeyffe escupió sobre un matojo de hierbas un salivazo
mezclado con arcilla roja. Hundidas las manos en los bolsillos, turbios los ojos, avanzaba
arrastrando los pies, doblado sobre si mismo como un hombre a punto de partirse en dos.
—Sí, ya sé que eso no me importa —concedió Hamilton.
—No me vendría mal un trago —fue todo lo que se le ocurrió decir a McFeyffe. Cuando
terminaban de subir la cuneta de la autopista, sacó su cartera y le echó un vistazo—. Nos
veremos en Belmont. Deme ya los diez pavos; me hacen falta para pagar el billete del
avión.
De mala gana, Hamilton separó diez dólares de su conjunto de moneda fraccionaria.
McFeyffe aceptó el dinero sin hacer comentario alguno.
Al entrar en los suburbios de Cheyenne, Hamilton observó algo ominoso y aciago. En la
parte posterior del cuello de McFeyffe se estaban formando series de llagas
desagradables y cárdenas. Verdugones enconados, que aumentaban y se extendían a
ojos vista.
—Diviesos —murmuró Hamilton, sorprendido. McFeyffe le lanzó una mirada dolorida.
Con cara de sufrimiento, se toco la mandíbula izquierda—. Y un flemón sobre la muela del
juicio —añadió, en tono de derrota absoluta—. Forúnculos y flemones. Mi castigo.
—¿Por qué?
Una vez más, no hubo respuesta. McFeyffe permaneció sumido en su tribulación
íntima, combatiendo con invisibles conceptos. Hamilton comprendió que podría
considerarse afortunado si lograba sobrevivir al encuentro con su Dios. Naturalmente,
existía un complicado mecanismo de expiación de pecados; McFeyffe podría
desprenderse de la muela inflamada y de la calamidad de los diviesos mediante las
absoluciones adecuadas. Y McFeyffe, el oportunista nato, sabría hallar el modo.
Se detuvieron en la primera parada de autobús que les salió al paso y se dejaron caer
pesadamente en un húmedo banco. Los viandantes, que pasaban camino de la urbe, para
efectuar sus compras sabatinas, les miraban con curiosidad.
—Peregrinos —aclaró Hamilton gélidamente, contestando así a una mirada de
interés—. Venimos desde Battle Creek, en Michigan, andando de rodillas.
En esa ocasión no hubo castigo desde las alturas. Al tiempo que emitía un suspiro,
Hamilton casi deseó que lo hubiese habido; le enojaba la caprichosa personalidad del
elemento rector. Lo cierto es que había poquísima relación entre el delito y la pena
correctiva; era probable que el rayo estuviese abatiéndose en aquel momento sobre algún
cheyenita inocente, en el otro extremo de la urbe.
—Ahí viene el autobús —anunció McFeyffe, y se puso en pie con gran esfuerzo—.
Saque sus monedas.
Cuando el vehículo llegó al aeropuerto, McFeyffe se apeó, y atolondradamente, se
encaminó al edificio donde estaban instaladas las oficinas del despacho de billetes.
Hamilton continuó en el autobús, rumbo a la elevada, radiante e imponente estructura que
constituía el Único Sepulcro Verdadero.
El profeta Horace Clamp le atendió en la esplendorosa avenida de entrada. Aterradoras
columnas de mármol se alzaban por doquier; el Sepulcro era una copia descarada de las
tumbas tradicionales de la antigüedad. Con todo lo enorme y formidable que era, flotaba
sobre él, le envolvía, una especie de zarrapastrosa vulgaridad de clase media. Maciza,
amenazadora, la mezquita era una aberración estética. Como cualquier edificio
gubernamental de la Unión Soviética, había sido diseñado por hombres que carecían de
sensibilidad artística. Pero, a diferencia de los inmuebles soviéticos, estaba recargado de
adornos, rebosante de barandeles rococó, mediacañas labradas, aderezos de todas
clases, tubos y picaportes relucientes. Sobre las superficies de terracota jugueteaban
claridades atenuadas de luces indirectas. Estupendos bajorrelieves resaltaban en aquel
medio ambiente de magnificencia pomposa: escenas pastorales del Medio Oriente, en
representaciones algo mayores que el tamaño natural. Los modelos retratados allí
resultaban fatuos y más bien ñoños. E iban exageradamente vestidos.
—Saludos —manifestó el profeta, a la vez que levantaba una mano regordeta y pálida,
en gesto de bendición.
Horace Clamp podía muy bien haber salido de un cartel en colores de escuela
dominical. Grueso, de andares torpes, con expresión ausente y benigna, copiada y
solapada, tomó a Hamilton a su cargo y le impulsó a entrar en la mezquita. Clamp era la
imagen viviente del guía espiritual islámico. Mientras ambos penetraban en el estudio
amueblado con lujo y opulencia, Hamilton se preguntó desmayadamente por qué estaba
allí. ¿Era aquello lo que Dios albergaba en su pensamiento?
—Le aguardaba —declaró Clamp en tono profesional—. Me informaron que iba a venir.
—¿Qué le informaron? —manifestó Hamilton su extrañeza—. ¿Quién?
—¿Quién? Pues (Tetragramatón), naturalmente.
Hamilton se quedó desconcertado.
—¿Pretende decir que es usted profeta de un dios llamado...?
—Está prohibido pronunciar su nombre —le interrumpió Clamp, dando prueba de
extraordinaria agilidad mental—. Demasiado sacrosanto. Prefiere que se aluda a él con el
término (Tetragramatón). Reconozco que más bien me sorprende el que usted ignore este
detalle. Es algo de dominio público.
—Soy bastante inculto —dijo Hamilton.
—Según tengo entendido, tuvo recientemente una visión.
—Si se refiere al hecho de que acabo de ver a (Tetragramatón), puedo confirmárselo.
Hamilton experimentaba ya cierta aversión hacia el rechoncho profeta.
—¿Cómo está?
—Al parecer disfruta de buena salud —A Hamilton le resulto imposible reprimirse y no
añadir— Teniendo en cuenta su edad.
Clamp se afanó por su despacho, yendo de un lado a otro. Era casi calvo del todo y su
cabeza relucía como piedra pulimentada. Era un compendio humano de la pompa
teológica. Hamilton se dijo que, en realidad, se trataba de una caricatura. Todos los
elementos intemporales se reunían allí... Y Clamp era demasiado majestuoso para
resultar auténtico.
Una caricatura... o la idea que pudiese tener alguien acerca del aspecto que debería
poseer la cabeza espiritual de una «Única Fe Verdadera».
—Profeta —expuso Hamilton lisa, llana y bruscamente—. lo mejor que puedo hacer es
poner los puntos sobre las íes. Apenas llevo cuarenta y ocho horas en este mundo. Con
franqueza, todo esto me confunde. Por lo que a mi respecta, es un universo
incomprensible. Una luna del tamaño de un guisante... es absurdo. Geocéntrico: el sol
girando alrededor de la tierra. ¡Es primitivo! Y este concepto de Dios, arcaico por
completo, reñido con la mentalidad occidental.. Ese anciano lanzando chubascos de
monedas y serpientes, soltando plagas de forúnculos...
Clamp le observó agudamente.
—Pero, mi querido señor, las cosas no pueden ser de otro modo Esta creación es
Suya.
—Esta creación, quizás. Pero no la mía. En el mundo de donde procedo...
—Tal vez fuera mejor que me dijera de donde procede —le interrumpió Clamp—.
(Tetragramatón) no me ha puesto al corriente de ese aspecto del asunto. Me informó,
simplemente, que un alma extraviada venía hacia aquí.
Sin excesivo entusiasmo, Hamilton le hizo un resumen somero de lo ocurrido.
—Ah —articuló Clamp, cuando su visitante hubo terminado. Molesto y escéptico, paseó
por el estudio, con las manos a la espalda. Por último, declaró—: No. No me es posible
aceptar lo que dice. Aunque pudiera ser cierto; acaso exista la posibilidad real de ello.
¿Afirma usted, se presenta aquí y manifiesta, como si tal cosa, que, hasta el jueves, vivió
en un mundo huérfano de Su presencia?
No lo expresé así exactamente. Vivía en un mundo desprovisto de una presencia
retumbante, ampulosa y poco refinada. Allí no había nada de estas... doctrinas de deidad
tribal. Me refiero a la fanfarria y al trueno. Pero es muy posible que Él estuviese allí.
Siempre di por supuesto que Dios se hallaba presente en mi mundo. De un modo sutil.
Detrás de las bambalinas, sin avasallar a nadie cada vez que se descarría un poco.
Saltaba a la vista que las palabras de Hamilton, su revelación, afectaban al profeta.
—Esto es algo sensacional... Ni por asomo pudo ocurrírseme que quedasen mundos
enteros habitados por infieles.
Hamilton acabó por perder los estribos.
—¿Es que no es capaz de darse perfecta cuenta de lo que significan mis palabras?
Este universo de segunda clase, ese Nabí o lo que sea...
—El Segundo Nabí —le corrigió Clamp.
—¿Qué es un Nabí? ¿Y dónde está el Primer Nabí? ¿De dónde ha salido toda esta
sarta de memeces?
Al cabo de un momento de altivez, Clamp se dignó a explicar:
—El nueve de julio de mil ochocientos cincuenta, ejecutaron en Tabriz al Primer Nabí.
Veinte mil seguidores suyos, los nabistas, fueron asesinados brutal y horriblemente. El
Primer Nabí era el verdadero profeta del Señor; falleció de manera trascendental y su
comportamiento frente a la muerte hizo que hasta sus carceleros llorasen. En 1909, sus
restos fueron trasladados al monte Carmelo. —Clamp hizo una pausa dramática,
rezumantes los ojos de emoción—. En 1915, sesenta y cinco años después de su óbito, el
Nabí volvió a aparecer sobre la Tierra. En Chicago, a las ocho de la mañana del día
cuatro de agosto, fue visto por un grupo de personas que desayunaban en un restaurante.
¡Y eso a pesar del hecho, perfectamente demostrado, de que sus restos permanecen aún
intactos en el monte Carmelo!
—Comprendo —silabeó Hamilton.
Clamp alzó las manos y prosiguió:
—¿Qué más pruebas pueden pedirse? ¿Ha visto el mundo otro milagro mayor? El
Primer Nabí no era más que un simple profeta del Único Dios Verdadero. —La voz le
temblaba a Clamp cuando concluyó—: Y el Segundo Nabí... ¡es El!
—¿Por qué Cheyenne, Wyoming?
—El Segundo Nabí acabó sus días sobre la Tierra en este punto exacto. El 21 de mayo
de 1939 ascendió al Paraíso, transportado por cinco ángeles, a la vista de los fieles. Fue
un momento emocionante. Yo... —A Clamp se le quebró la voz—, personalmente, pasé
junto al Segundo Nabí la última hora que estuvo en la Tierra y recibí sus... —Señaló una
hornacina de la pared de su estudio—. En ese nicho está el reloj del Segundo Nabí, su
estilográfica, su cartera y un diente postizo... el resto de la dentadura era auténtica y
ascendió con ella hacia el Paraíso. Durante la vida terrenal del Segundo Nabí, fui su
registrador y cronista. Redacté muchos capítulos del Zunán, escribiéndolos con esa
máquina de escribir que ve usted ahí.
Se acercó a una urna de cristal, en cuyo interior se albergaba una vieja «Underwood»,
modelo cinco, de oficina, anticuada y caduca.
—Y ahora —continuó el profeta Clamp— examinemos el asunto de ese mundo que
describe usted. Resulta evidente que se le ha enviado aquí para que me familiarice con la
extraordinaria situación creada. Un mundo entero, miles de millones de personas viviendo
al margen del único Dios verdadero, sin que éste los vea. —Un fulgor fanático apareció en
las pupilas del profeta Clamp; se repitieron las brillantes lucecitas, mientras la boca del
hombre formaba una frase—: Guerra santa.
—Oiga... —empezó Hamilton en tono aprensivo.
Pero Clamp le cortó en seco.
—Se impone desencadenar una guerra santa —insistió Clamp, excitado—.
Solicitaremos del coronel T. E. Edwards, de la «Mantenimientos de California», una
inmediata conversión del frente, con vistas al empleo de cohetes de largo alcance. En
primer lugar, bombardearemos esa marchita región con octavillas y literatura de
naturaleza zunaica. Después proyectaremos alguna especie de luz espiritual, en forma de
chispazos, sobre las soledades, a base del envío de equipos instructores. Acto seguido,
organizaremos una concentración general de heraldos peripatéticos, que presentarán la
Fe Verdadera a través de diversos medios de comunicación de masas. Televisión,
películas cinematográficas, libros, testimonios grabados en disco y en cinta magnética.
Me atrevo a suponer que podría convencerse a (Tetragramatón) para que efectuase un
programa de quince minutos de cinescopio. Y algunas alocuciones de discos de larga
duración, en beneficio de los creyentes.
Hamilton se preguntó si era precisamente para aquello para lo que le lanzaron sobre
Cheyenne. Comenzó a vacilar, abrumado por la certidumbre con que se expresaba el
profeta Clamp, el cual parecía darlo todo por hecho. Acaso aquel hombre era un símbolo,
enviado para cumplir la tarea de llevar a efecto la sumisión; quizás, después de todo, se
trataba de un mundo real, aferrado al seno de (Tetragramatón).
—¿Se me permite echar un vistazo por el sepulcro? —solicitó Hamilton—. Me gustaría
ver qué aspecto tiene el eje espiritual del Segundo Nabismo.
Preocupado, Clamp levantó la cabeza.
—¿Cómo? ¡Ah, sí, no faltaría más! —Apretaba ya unos botones del intercomunicador—
. Me pondré en contacto de inmediato con (Tetragramatón). —Se interrumpió durante el
tiempo justo para inclinarse hacia Hamilton, alzar la mano e inquirir—: ¿Por qué supone
usted que no nos informó de la existencia de ese mundo sumido en tinieblas? —En su
semblante, en su orondo y complaciente rostro de profeta del Segundo Nabí, apareció
cierta expresión fugaz de duda—. Hubiera creído que... —Tras sacudir la cabeza,
murmuró—: Pero el camino de Dios es a veces extraño.
—Condenadamente extraño —corroboró Hamilton.
Salió del estudio y echó a andar pasillo adelante, con el eco de sus pasos re
percutiendo en las planchas marmóreas.
Pese a lo temprano de la hora, devotos adoradores iban de aquí para allá, mientras
ponían cara de bobos y acariciaban sus objetos sagrados. Deprimió a Hamilton la vista de
aquellas personas. En una cámara de amplias dimensiones, un grupo de hombres y
mujeres bien vestidos, la mayoría de mediana edad, entonaban cánticos religiosos.
Sobre el grupo de feligreses flotaba una Presencia tenuemente luminosa. Hamilton,
cuya primera intención consistió en pasar de largo, decidió luego que no sería mala idea
unirse a la masa coral.
Se detuvo, se integró en el corro y, aunque de mala gana, cantó como los demás. Los
himnos no le eran familiares, pero captó en seguida el soniquete general. Se trataba de
cánticos de una sencillez redundante; las mismas frases y tonos aparecían y reaparecían
machaconamente. Las mismas ideas monótonas, repetidas hasta el infinito. El apetito de
(Tetragramatón) era insaciable. Tal fue la conclusión de Hamilton. Una personalidad
infantil y nebulosa, que necesitaba continuas alabanzas... loas manifestadas en los
términos más claros. Con la misma rapidez con que se encolerizaba (Tetragramatón) era
presa de la euforia y estaba presto a recoger ávidamente aquellas vocingleras
adulaciones.
Una balanza. Un sistema para arrullar a la deidad. Pero el mecanismo era delicado. El
peligro estaba suspendido sobre las cabezas de todos... La Presencia, siempre a punto
de despertarse, permanecía cerca. Y escuchaba constantemente.
Tras cumplir su deber religioso, Hamilton reanudó su camino con aire triste. Tanto el
edificio como las personas que pululaban por él tenían la infección que representaba la
severa proximidad de (Tetragramatón). Podía adivinársele, presentírsele en todas partes;
como una bruma densa y opresiva, el Dios islámico lo tocaba todo. Inquieto, Hamilton
examinó una inmensa placa existente en un muro. Aparecía iluminada.
 
Relación de justos.
¿Figura tu nombre aquí?
 
Estaban escritos por orden alfabético; Hamilton revisó la lista y descubrió que en ella
faltaba su nombre. Y también observó cáusticamente, el de McFeyffe. Pobre McFeyffe.
Claro que éste se las arreglaría para salir bien librado de aquello. Tampoco vio el nombre
de Marsha. Aquel índice, en conjunto, era sorprendentemente corto. ¿Es que de toda la
raza humana sólo contaba con méritos para subir al Paraíso aquel escasísimo número de
seres?
Un resentimiento sombrío empezó a hervir dentro de Hamilton. Buscó allí los nombres
de algunos personajes insignes de su mundo, elegidos a la ventura: Einstein, Albert
Schweitzer, Gandhi, Lincoln, John Donne. Ninguno de ellos figuraba en la lista. Aumentó
su enojo. ¿Qué significaba tal omisión? ¿Acaso fueron condenados al infierno por no ser
feligreses del Segundo Nabí de Cheyenne, Wyoming?
Claro. Sólo se salvaban los creyentes. Todos los demás, incontables miles de millones,
estaban condenados a hundirse en las corrosivas hogueras del Averno. El cuadro de
honor lo componían nombres de provincianos rústicos, seguidores de la Única Fe
Verdadera. Invitados de personalidad trivial, insignificancias envueltas en mediocridad...
Un nombre le resultaba conocido. Durante largo rato, Hamilton lo contempló inmóvil,
preguntándose, lleno de desconcierto, qué podría significar; interrogándose a sí mismo,
con intranquilidad que iba en aumento, acerca de por qué estaba allí y qué querría decir
su presencia.
 
Silvester, Arthur
 
¡El veterano de guerra! El austero viejo soldado que yacía en el hospital de Belmont.
Era miembro titulado de la Única Fe Verdadera.
Tenía sentido común. Tan lógico resultaba que, durante un espacio de tiempo
prolongado, lo único que Hamilton pudo hacer fue mirar, sin verlo, el nombre grabado en
la relación de nabitas de mérito.
Poco a poco, de manera débil y confusa, empezó a comprender cómo y dónde
encajaban las piezas. La dinámica del asunto fue remontándose hasta presentarse ante
su vista. Por fin, después del intervalo casi inacabable, había descubierto la estructura.
El paso que debía dar a continuación era el de regresar a Belmont. Y encontrar a
Arthur Silvester.
En el campo de aviación de Cheyenne, Hamilton puso todas sus monedas en el
mostrador de la taquilla y dijo:
—Un billete de ida para San Francisco. Aunque sea en el compartimento de equipajes.
No tenía bastante dinero. Pero un telegrama urgente, dirigido a Marsha, le proporcionó
lo que faltaba... y saldó su cuenta de ahorros. Al mismo tiempo que el dinero, le llegó un
recado enigmático y lastimero:
Quizás es mejor que no vuelvas. Me está ocurriendo algo espantoso. No le extrañó de
modo especial...
De hecho, se había formado una buena idea respecto a lo que pudiera ser.
El avión le depositó en el aeropuerto de San Francisco poco antes del mediodía. Allí
tomó un autobús, que le dejó en Belmont. La puerta frontal de la casa permanecía cerrada
con llave; sentado en el alféizar de la ventana, con cara de desaliento, «Morrongo
Atolondrado» se dedicó a observar a Hamilton, que buscaba en el bolsillo la llave. Marsha
no se encontraba a la vista... pero Hamilton sabía que estaba allí.
—He vuelto a casa —anunció, nada más abrir la puerta.
Desde la penumbra de la alcoba le llegó un sollozo ahogado.
—Voy a morirme, cariño. —Al moverse a oscuras por la habitación, Marsha tropezó con
algo—. No puedo salir. No me mires. No me mires, te lo suplico.
Hamilton se quitó la chaqueta y luego se puso a hablar por teléfono.
—Venga aquí —pidió a Bill Laws, cuando éste respondió al aparato—. Y convoque a
todos los miembros del grupo que le sea posible. A Joan Reiss, a aquella mujer que iba
con su hijo, a McFeyffe, si consigue dar con él.
—Edith Pritchet y su hijo se encuentran todavía en el hospital —repuso Laws—. Dios
sabe dónde estarán los otros. ¿Tiene que ser ahora mismo? —Se explicó—. Es que sufro
una especie de resaca...
—Esta tarde, pues.
—Déjelo para mañana —dijo Laws—. ¿Qué pasa?
—Creo que he adivinado el meollo de la cuestión.
—Precisamente cuando estaba empezando a disfrutar del asunto... —Laws prosiguió—
: Y mañana es el gran día en este bendito lugar. Señor, Señor. Con lo que la «íbamo a
gosa»...
—¿Qué le ocurre?
—A mi, ná, seó. —Laws dejó oír una risita gutural, carente de alegría—. Ná en
absoluto.
—Hasta el domingo, pues. —Hamilton colgó el auricular y se volvió hacia el
dormitorio—. ¿No sales? —inquirió en tono agudo.
—No estoy dispuesta a hacerlo —replicó Marsha, con obstinada determinación—. No
permitiré que me veas. He adoptado esa decisión. Y es irrevocable.
De pie ante la entrada de la alcoba, Hamilton buscó sus cigarrillos. No los llevaba
encima; los dejó en poder de Silky. Se preguntó si la rubia continuaría sentada dentro del
cupé «Ford», estacionado junto a la acera de la calle donde el padre O'Farrel tenía su
Iglesia Independiente del Nabismo. Tal vez la muchacha contempló la subida hacia el
paraíso de McFeyffe y de él. Pero era una chica muy afectada, no la habría extrañado. De
forma que no se ocasionó ningún daño irreparable... con la salvedad de que transcurriría
una temporada antes de que consiguiese recuperar el automóvil.
—Vamos, nena —imploró a su esposa—. Es algo tarde, no he desayunado y tengo un
hambre de lobo. Y si esto es lo que creo...
—Se trata de algo horrible. —Disgusto y dolor vibraban en la voz de Marsha—. Iba a
suicidarme. ¿Y por qué? ¿Qué hice? ¿Por qué se me castiga de este modo?
—No creo que se trate de ningún castigo —la animó Hamilton—. Estoy seguro que
desaparecerá.
—¿De veras? —Un conato de esperanza matizó la pregunta de la mujer—. ¿Estás
seguro?
—Si consigo hacerme cargo de las cosas, todo acabará bien. Voy a sentarme en la
sala con «Morrongo»; esperaremos.
—Ya lo ha visto —dijo Marsha, con voz tensa y sofocada—. Está contrariadísimo.
—Los gatos se incomodan con facilidad.
Hamilton regresó a la sala, se dejó caer en un sofá y aguardó, cargado de paciencia.
Durante unos minutos, nada se alteró en la casa. Luego salieron del dormitorio a oscuras
los ruidos propios de una persona que anduviera por allí a tientas. Una figura, torpe y
desmañada, comenzó a tomar forma al adelantarse. En el pecho de Hamilton nació y se
desarrolló una corriente de compasión. La pobre criatura... y no lo comprendía.
La figura se recortó en el quicio de la puerta. Achaparrada, obesa, permaneció inmóvil
ante sus ojos. No obstante hallarse advertido, el sobresalto de la realidad le abrumó, le
dejó anonadado. El parecido con Marsha era leve, casi inexistente. ¿Su esposa era
aquella monstruosidad abotargada y deforme?
Descendían las lágrimas por sus ásperas mejillas.
—¿Qué...? —susurró—. ¿Qué voy a hacer?
Hamilton se puso en pie rápidamente y se acercó a la mujer.
—No durará mucho. Y no eres la única. Laws se siente perdido y habla comiéndose las
sílabas.
—No me importa lo que sienta Laws. Me preocupa lo que me sucede a mi.
El cambio había afectado a Marsha de pies a cabeza. Lo que antes fue suave cabellera
castaña estaba convertido en un conjunto de fibras sucias y estropajosas, que le caían
desaseadamente sobre el cuello y los hombros; un revoltijo repugnante de lacias hebras
retorcidas. Su piel era grisácea y granulosa, estaba cubierta de inflorescencias. El cuerpo
no pasaba de ser una masa amorfa, grotesca. hinchada, sin formas. Las manos
resultaban inmensas, con las uñas de luto, negras, mal cortadas. Las piernas eran dos
columnas velludas, que terminaban en sendos pies macizos y planos. En vez de su
acostumbrado vestido elegante o trajecito a la última moda, llevaba jersey de burda lana,
falda de paño, sembrada de manchas, zapatillas de tenis... y calcetines caídos,
arrugados...
Hamilton dio una vuelta alrededor de Marsha. Su expresión era pensativa.
—Es lógico.
—Dios...
—Esto no tiene nada que ver con Dios. Tiene que ver con un viejo veterano de guerra,
llamado Arthur Silvester. Un soldado decrépito, que cree en su culto religioso y en sus
ideas estereotipadas. Para él, las personas como tú son radicales peligrosos. Y posee
una idea muy clara acerca del aspecto que debe tener una mujer, una mujer, de espíritu
radical.
Se contorsionaron penosamente los toscos rasgos de Marsha.
—Mi aspecto... mi aspecto es el de uno de esos personajes de caricaturas que dibujan
en los chistes.
—Constituyes ahora la imagen física que Silvester se ha forjado de toda joven
universitaria con la cabeza llena de conceptos radicales. Y cree que todos los negros se
consideran extraviados y arrastran los pies al andar. Esto va a ser duro para todos
nosotros... A menos que logremos salir en seguida del mundo de Silvester, va a acabar
con nosotros... Va a ser nuestro fin.
 
 
VIII
 
El domingo por la mañana, Hamilton se despertó bruscamente con los primeros
resplandores del alba, roto en mil pedazos su sueño por un frenético estruendo
vociferante que llenaba toda la casa. Al bajar de la cama, rígido el cuerpo, recordó que Bill
Laws había vaticinado que se produciría algún acontecimiento extraordinario durante las
primeras horas del día del Señor.
Los chasquidos, gritos y trompeteos procedían de la sala de estar. En cuanto entró allí,
Hamilton se encontró con que el receptor de televisión se había puesto en marcha por su
cuenta, de manera milagrosa; la pantalla rebosaba vida y animación. Manchas pomposas
le recorrían, vibrando y latiendo sobre el cristal: todo el rectángulo del cuadro era un
torbellino furibundo de colores rojizos y purpúreos. Del sistema de altavoces de alta
fidelidad brotaba un estrépito ensordecedor, conmovido e intranquilizante, un auténtico
rugir infernal, de llamas crepitantes y condensación eterna.
Comprendió que aquello era el sermón matinal del domingo. Y pronunciaba la plática
—de algún modo había que llamarla— el propio (Tetragramatón) en persona.
Después de bajar un mucho el volumen del sonido del aparato, Hamilton regresó a la
alcoba para vestirse. Marsha estaba encogida en la cama, formando un desdichado
montón y tratando de eludir el resplandor de la claridad diurna que se filtraba por la
ventana.
—Es hora de levantarse —la informó Hamilton—. ¿No oyes la voz conminatoria del
Todopoderoso, que suena y resuena en el salón?
—¿Qué dice? —murmuró Marsha, algo irritada.
—Nada de particular. «Arrepiéntete si no quieres pasarte toda la eternidad expiando tus
pecados entre las llamas justicieras del Averno». Lo de costumbre.
—No me mires —suplicó Marsha—. Vuélvete de espaldas mientras me visto. Santo
Dios... ¡Soy un monstruo!
En la sala, el televisor se había puesto otra vez a funcionar a todo volumen; nadie iba a
impedir que la arenga semanal retumbase a toda potencia. Esforzándose al máximo para
no oírla, Hamilton pasó al cuarto de baño y la emprendió sin prisas con la rutina cotidiana
de lavarse y afeitarse. Había vuelto al dormitorio y se acababa de enfundar la ropa,
cuando sonó el timbre de la puerta.
—Ahí están —dijo a Marsha.
La mujer, vestida ya y forcejeando en aquel instante con su cabellera, exhaló un
gemido agónico.
—No puedo aparecer ante ellos. No resistiría que me viesen cara a cara. Arréglatelas
para que se vayan.
—Cariño —repuso Hamilton con firmeza, al tiempo que se ataba los cordones de los
zapatos—, si confías en recuperar tu antiguo aspecto y volver...
—¿Están todos en casa? —resonó la voz de Bill Laws en aquel instante—. No hise má
que empujá la pueta y se abrió...
Hamilton fue apresuradamente a la sala. Allí estaba Laws, estudiante graduado en
física avanzada. Con los brazos colgando a los costados, los ojos saltones, las rodillas
dobladas y el cuerpo bamboleándose desgarbadamente mientras se acercaba a Hamilton.
—Vaya, usté parese na habé cambiao ná —dijo al ingeniero—. Mire, hombre, como
estoy yo. Esta mardita convocatoria me a sentao como una pata en sarva sea la parte.
—¿Lo hace adrede? —preguntó Hamilton, no muy seguro de si debía sentirse divertido
o molesto.
—¿Adrede? —el negro le dirigió una mirada hueca—. ¿Qué quié usté desí, señó
Jamilton?
—O está por completo en manos de Silvester o es el individuo más cínico que me he
echado a la cara.
De súbito centellearon las pupilas de Laws.
—¿En manos de Silvester? ¿Qué insinúa? —Desapareció instantáneamente su vulgar
forma de expresarse; su actitud se tomó tensa y alerta—. Creía que era Su Sempiterna
Majestad.
—Así, pues, su ramplón modo de hablar era fingido. ¿eh?
Volvieron a fulgurar los ojos de Laws.
—Estoy vencido, Hamilton. Tengo el desgarro dentro... lo noto y lo sufro. Pero tal vez
mejore. —Se apercibió en aquel momento de la presencia de Marsha—. ¿Quién es?
Sin ningún entusiasmo, Hamilton explicó:
—Mi esposa. Ese extraño poder superior se ha apoderado de ella.
—¡Jesús! —exclamó Laws en voz baja—. ¿Qué vamos a hacer?
Sonó de nuevo la musiquilla del timbre de la puerta. Marsha exhaló un gemido y corrió
a refugiarse dentro de la alcoba. En aquella ocasión se trataba de la señorita Reiss. Vivaz
y grave, hizo su entrada en el salón, ataviada con un rígido traje chaqueta de color gris,
zapatos de tacón bajo y gafas de montura de concha.
—Buenos días —saludó en tono retumbante—. El señor Laws me dijo que hay... —Se
interrumpió sorprendida—. Ese estruendo... —Indicó la zarabanda de imágenes y alboroto
del televisor—. ¿También está en su aparato?
—Naturalmente. En todos los que funcionan.
La señorita Reiss se tranquilizó a ojos vistas.
—Temí que hubiera seleccionado sólo el mío.
A través de la puerta de la fachada, a medio abrir, pasó la figura lastimosa de Charley
McFeyffe.
—Saludos —murmuró.
Llevaba vendada la hinchadísima mandíbula. Alrededor de la garganta, por debajo del
cuello, se había puesto un paño blanco. Con andar cauteloso, cruzó la estancia en
dirección a Hamilton.
—¿No consigue curar eso? —se interesó Hamilton, derrochando buenos sentimientos.
McFeyffe sacudió la cabeza, sombrío.
—No puedo.
—¿De qué hablan? —quiso saber la señorita Reiss—. ¿Y a qué viene todo esto? El
señor Laws dijo que usted tenía algo que comunicarnos. Algo referente a esta peculiar
intriga que nos envuelve.
—¿Intriga? —Hamilton la miró, nervioso—. No me parece el término más apropiado
para calificar el asunto.
—Estoy de acuerdo —manifestó fervorosamente la señorita Reiss, entendiéndole
mal—. Va mucho más allá que lo que iría una simple intriga.
Hamilton no tenía ganas de ponerse a discutir la cuestión. Se llegó a la cerrada puerta
de la alcoba y llamó apremiadamente.
—Sal ya, querida. Es hora de ir al hospital.
Tras un intervalo torturante, Marsha se dejó ver en el umbral. Se había puesto
pantalones y se cubría con un grueso abrigo. A fin de ocultar la lacia pelambrera, llevaba
un pañuelo rojo sobre la cabeza. Ningún afeite trataba de disimular lo calamitoso de su
semblante; aplicárselo hubiera sido una pérdida inútil de tiempo.
—Está bien —declaró con voz apagada—. Estoy a punto.
Hamilton estacionó el «Plymouth» de McFeyffe en la zona de aparcamiento del
hospital. Cuando las cinco personas caminaban por el paseo de gravilla, rumbo al edificio
clínico, Bill Laws inquirió.
—¿Silvester es la clave de todo esto?
—Silvester es todo esto —repuso Hamilton—. La clave la constituye el sueño que
tuvieron Marsha y usted. Aparte de otros diversos... tales como la alteración de su
aspecto, su nueva forma de andar, arrastrando los pies, etcétera. La propia naturaleza del
Segundo Nabismo. Su universo geocéntrico. Tengo el presentimiento de que Arthur
Silvester está dentro y fuera de esto. Sobre todo, dentro.
—¿Lo dice muy convencido? —dudó Laws.
—Todos nosotros, los ocho, caímos a través del rayo de protones del Bevatrón.
Durante el período en que se consumó el suceso, sólo una persona de las ocho conservó
el conocimiento y se constituyó en esquema de referencia. Silvester no perdió el sentido
ni durante un segundo.
—Entonces —resumió Laws, yendo a lo práctico— eso significa que no estamos aquí.
—Físicamente, continuamos tendidos en el piso de la sala del Bevatrón. Pero
mentalmente nos encontramos aquí. La liberada energía del rayo transformó el mundo
particular de Silvester en un universo público. Nos hallamos sometidos a la lógica de un
individuo fanático, de un viejo que, allá por mil novecientos treinta y tantos, se convirtió a
las estrambóticas ideas religiosas de un culto que apareció en Chicago. Nos encontramos
en su universo, donde funcionan y tienen vida todas sus ignorantes supersticiones.
Estamos en la cabeza de ese hombre. —Esbozó un ademán—. Este paisaje. Este
terreno. Repliegues y enroscaduras de un cerebro; los montes y valles del cerebro de
Silvester.
—Oh, querido —susurró la señorita Reiss—. Estamos en su poder. Y trata de
destruirnos.
—Dudo de que se percate de lo que está ocurriendo. Eso es lo irónico del caso.
Probablemente, Silvester no ve nada extraño en este mundo. ¿Por qué iba a verlo? Se
trata del orbe creado por su propia fantasía, en el que lleva viviendo muchos años.
Entraron en el edificio del hospital. Nadie apareció ante su vista; de todos los cuartos
brotaba el estruendo agresivo del sermón dominical que (Tetragramatón) dirigió al mundo.
—Ahí está —dijo Hamilton—. Me había olvidado de eso. Tendremos que andar con
cien ojos.
El departamento de información estaba abandonado. Sin duda, el cuadro facultativo en
pleno, con todo el personal auxiliar, escuchaba la plática. Hamilton examinó el directorio
mecánico, enterándose así del número de la habitación que ocupaba Silvester. Segundos
después, subían en el silencioso ascensor hidráulico.
La puerta del cuarto de Arthur Silvester estaba de par en par. El flaco anciano
permanecía sentado en una silla, muy erguido, con la atenta mirada fija en la pantalla de
su televisor. Le acompañaban en la estancia la señora Edith Pritchet y su hijo David.
Tanto la dama como el niño se removían inquietos; ambos soltaron un suspiro de alivio
como saludo al grupo que desfiló al interior de la estancia. Silvester, sin embargo, no hizo
el más leve movimiento. Implacablemente, con fanática austeridad, continuó frente a su
Dios, absorto en el furioso tumulto de sentimientos belicosos que se derramaban desde el
aparato, inundando la habitación.
Evidentemente, a Arthur Silvester no le sorprendía en absoluto el que su Hacedor le
dirigiera la palabra personalmente. Era obvio que aquella formaba parte de su costumbre
dominguera. Durante la mañana del domingo, ingería su provisión hebdomadaria de
alimento espiritual.
David Pritchet, malhumorado, se acercó a Hamilton.
—¿Quién rayos es? —interrogó, mientras señalaba la pantalla—. No entiendo nada.
Su madre, regordeta, de mediana edad, siguió mordisqueando una manzana
despepitada. El semblante dulce de la mujer no reflejaba comprensión de ninguna clase.
Con la salvedad de cierta animosidad nebulosa hacia los trompeteos ensordecedores, se
manifestaba indiferente por completo al fenómeno de la pantalla.
—Es difícil de explicar —dijo Hamilton al chico—. No es probable que hayas tropezado
nunca con la deidad.
La cabeza huesuda y envejecida de Arthur Silvester se volvió ligeramente; dos ásperos
ojos de tonalidad gris se clavaron en Hamilton.
—Silencio —ordenó el viejo, con un matiz de voz que dejó helado a Hamilton.
Y, sin más, Silvester volvió a concentrar su atención en el aparato.
Aquél era el hombre en cuyo mundo habían entrado. Por primera vez desde que
ocurrió el accidente, Hamilton experimentó un miedo auténtico e inenarrable.
—Me parece —murmuró Laws por la comisura de la boca—, que tenemo rayo pa rato.
Y esa impresión dominaba a todos. Una vez llegaba (Tetragramatón) a aquel punto,
¿solía mantenerse en él durante mucho tiempo?
Diez minutos después, la señora Pritchet había soportado todo lo que era capaz de
aguantar. Tras emitir un gemido desesperado, se puso en pie y anduvo hasta el fondo del
cuarto, donde estaban los demás.
—Cielo santo —se lamentó—. Jamás he podido sufrir a estos predicadores pesados.
No creo haber oído en mi vida tanto ruido junto.
—Pronto se dará por vencido —declaró Hamilton—. Se va a quedar enseguida sin
aliento.
—En este hospital, todo el mundo se dedica a contemplar y oír eso —reveló la señora
Pritchet, nublada la cara por un puchero de disgusto—. Y no es bueno para David... Me
he esforzado en educarle de forma que pudiese ver el mundo de un modo racional. Este
sitio no resulta lo que se dice aconsejable para él.
—No —convino Hamilton—, desde luego, no lo es.
—Deseo que mi hijo sea persona ilustrada —confió la dama, hablando a borbotones y
moviendo la cabeza de un lado para otro, cosa que hacía bailar los profundos adornos de
su sombrero—. Quiero que conozca a los grandes clásicos y que disfrute de las bellezas
de la vida. Su padre fue Alfred B. Pritchet; el que realizó la maravillosa traducción en
verso de la Ilíada. Opino que las artes mayores deberían desempeñar un papel de
importancia en la existencia del hombre corriente, ¿no le parece? La vida tendría así
mucha más riqueza y un significado mucho más amplio.
La señora Pritchet resultaba casi tan fastidiosa como (Tetragramatón).
De espaldas a la pantalla, la señorita Reiss manifestó:
—Temo que no me va a ser posible aguantar eso un minuto más. Y ese horrible viejo
ahí sentado, tragándose la morralla. —El semblante de la mujer se contorsionó
espasmódicamente—. Me gustaría coger algo, cualquier cosa... y estrellárselo en la
cabeza.
La señora Pritchet escuchaba con insípido placer la imperfecta forma de expresarse
adoptada por Laws.
—¡Los acentos regionales suenan tan dulces al oído! —alabó en tono pedantesco—.
¿De dónde es usted, señor Laws?
—De Clinton, Ohio —respondió el negro, sin deje de ninguna clase.
Dirigió a la señora Pritchet una mirada furibunda. Aquella era una reacción que no
había previsto.
—Clinton, Ohio —repitió la dama, sumida en su arrobo—. He pasado por allí. ¿No hay
en Clinton una encantadora compañía de ópera?
Cuando Hamilton volvía la vista hacia su esposa, la señora Pritchet relacionaba sus
óperas favoritas.
—Ahí tienes una mujer que, aunque no existiese mundo alguno, ni siquiera se daría
cuenta —dijo Hamilton a Marsha.
Habló en voz baja. Pero, en aquel preciso momento, el rugiente sermón tocaba a su fin.
El torbellino tempestuoso se borró de la pantalla, y en fracciones de segundo, el silencio
se abatió sobre la habitación. Hamilton no pudo por menos que sentirse mortificado al oír
que sus palabras resonaban como trallazos estentóreos, en medio de aquella brusca
quietud.
Lenta, implacablemente, la anciana cabeza de Silvester giró sobre el palo de escoba
que era su cuello.
—Perdone —articuló, en tono sosegado y con voz frígida—. ¿Tenía usted algo que
decir?
—Exacto —repuso Hamilton; ya no podía volverse atrás—. Deseo hablar con usted,
Silvester. Nosotros siete estamos a punto de coger un hueso. Y usted se encuentra en el
otro extremo.
En el rincón, el televisor mostraba un grupo de ángeles felices, que entonaban
versiones más o menos armónicas de cánticos populares. Vacíos de expresión los
rostros, aquellas criaturas angélicas ejecutaban un vaivén lánguido, al tiempo que dejaban
oír su melopea de cadencias lúgubres.
—Tenemos un problema —explicó Hamilton, con la vista clavada en los ojos del
anciano. Probablemente, Silvester dispondría de poderes para arrojarlos a los siete al
infierno. Después de todo, aquel era su mundo; si alguien tenía influencia sobre
(Tetragramatón), ese alguien era Arthur Silvester, sin ningún género de dudas.
—¿De qué problema se trata? —preguntó el viejo—. ¿Por qué no están entregados a
la oración todos ustedes?
Sin hacer maldito caso de la última interrogación, Hamilton prosiguió:
—Hemos descubierto algo respecto al accidente. A propósito, ¿qué tal van sus
heridas?
Una sonrisa de calmosa satisfacción se extendió por la arrugada faz.
—Mis heridas —informó Silvester— han desaparecido. El mérito de ello corresponde a
mi fe, no a los matasanos que trataron de curarme. La fe y la oración bastan para que un
hombre soporte triunfalmente cualquier prueba. —Hizo una breve pausa, antes de
añadir—: Lo que usted califica de «accidente» fue un sistema al que recurrió la
Providencia para ponernos a prueba. El modo empleado por Dios para averiguar de qué
clase de fibra estamos compuestos.
—Oh, querido señor —protestó la señora Pritchet, mientras sonreía confiadamente—,
estoy segura de que la Providencia no sometería a las personas a semejantes pruebas.
—El viejo se la quedó mirando con cierta crueldad.
—El Único Dios Verdadero —manifestó, categórico—, es una divinidad muy severa.
Asigna castigos y recompensas de acuerdo con su criterio. El género humano fue
colocado sobre el planeta Tierra para que cumpliese los preceptos de la autoridad
cósmica.
—De los ocho —continuó Hamilton con su tema—, siete quedamos inconscientes a
consecuencia del impacto de la caída. Uno de nosotros siguió disfrutando de todos los
sentidos. Fue usted.
Silvester inclinó la cabeza en complacido asentimiento.
—Mientras me desplomaba por el aire —explicó—, recé al Único Dios Verdadero,
rogándole que me protegiese.
—¿De qué? —intervino la señorita Reiss—. ¿De la misma prueba a la que le sometía?
Hamilton indicó a la mujer que guardara silencio, agitó la mano en tal sentido y tomó de
nuevo la palabra:
—Una cantidad enorme de energía libre anduvo suelta por el Bevatrón. En
circunstancias normales, cada persona tiene un esquema de referencia único. Pero como
todos los demás perdimos el conocimiento y usted no...
Silvester no le prestaba atención. Sus ojos miraban con intensidad a Bill Laws, situado
a espaldas de Hamilton. Una indignación justiciera relucía en las hundidas mejillas del
viejo.
—Lo que veo ahí —silabeó con los dientes apretados—, ¿es una persona de color?
—Se trata de nuestro guía —dijo Hamilton.
—Antes de proseguir con esta charla —manifestó Silvester en tono normal—, pediré a
esa persona de color que abandone la estancia. Este es el cuarto particular de un hombre
blanco.
Las palabras que Hamilton pronunció a continuación distaban mucho de ser producto
de un meticuloso razonamiento. No tenía excusa ni pretexto para articularlas; le salieron
de un modo demasiado natural y espontáneo para que pudiese evitarlas.
—¡Váyase al diablo! —profirió, y el semblante de Silvester se puso tan yerto como una
piedra.
«Bueno —se dijo Hamilton—, esto ya no tiene remedio, así que lo mejor es hacer las
cosas bien y rematar el asunto de una vez.»
Manifestó en voz alta:
—¿De un hombre blanco? Si ese Segundo Nabí o como quiera que se llame, ese
(Tetragramatón) de pega que se ha inventado usted, puede seguir sentado
tranquilamente, cruzado de brazos mientras usted dice cosa semejante, no cabe duda de
que tiene menos de dios que usted de hombre. Lo que ya es decir.
La señora Pritchet se quedó boquiabierta. David Pritchet soltó una risita gutural.
Sobresaltadas, Marsha y la señorita Reiss retrocedieron. Laws se mantuvo rígido, con una
expresión en el rostro entre dolorida y sardónica. Un poco distanciado, en el rincón,
McFeyffe se frotaba la sufrida mandíbula como si no hubiese oído nada.
Despacio, muy despacio, Arthur Silvester se puso en pie. No había aumentado de
estatura, pero sí se había convertido en una fuerza vengadora que trascendía humanidad.
Era un agente purificador, defendía a su deidad, a su país, a la raza blanca... y también su
honor personal. Todo de una vez. Durante unos segundos, permaneció inmóvil, haciendo
acopio de energías. Una vibración sacudió su enjuta estructura de pies a cabeza; y desde
lo más profundo de su cuerpo empezó a surgir lentamente una vaporosa oleada de odio
emponzoñado.
—Creo —articuló— que es usted amante de los negros.
—Así es —convino Hamilton—. Además de ateo y de rojo. ¿No conoce a mi esposa?
Es una espía rusa. ¿Quiere que le presente a mi amigo Bill Laws? Estudiante graduado
en física avanzada; lo bastante distinguido y bueno como para sentarse a la mesa y cenar
con cualquier otro ser humano viviente. Un muchacho lo bastante estupendo como para...
En la pantalla del televisor, el coro de ángeles había interrumpido su audición. La
imagen vacilaba; ondas de luz oscuras irradiaban amenazas en forma de movimientos
furibundos. Del altavoz no surgía ya música lacrimógena; un rumor sordo repercutía
ominoso por los tubos y condensadores. El rumor fue acrecentando su volumen hasta
transformarse en un tronar que destrozaba los tímpanos.
Salieron de la pantalla del televisor cuatro figuras gigantescas. Eran ángeles. Enormes,
corpulentos, viriles, brutales, con los ojos saturados de perversidad. Cada uno de ellos
debía de pesar más de noventa kilos. Agitando las alas, los cuatro ángeles se dirigieron
hacia Hamilton. Lleno de satisfacción placentera el arrugado semblante, Silvester
retrocedió unos pasos para disfrutar del espectáculo de la venganza abatiéndose sobre el
blasfemo.
Cuando el primer ángel descendía para imponer la sentencia cósmica, Hamilton le
propinó un golpe que lo puso fuera de combate. Tras él, Bill Laws enarboló una lámpara
de mesa. Precipitándose hacia adelante, la estrelló contra la cabeza del segundo ángel;
aturdida, la víctima del trastazo forcejeó para agarrar al negro.
—Oh, Dios —gimió la señora Pritchet—. Que alguien llame a la policía.
Era inútil. En un rincón que ocupaba, el más alejado, McFeyffe salió por fin de su
estupor y dirigió un golpe inútil a uno de los ángeles. Un ramalazo de clara energía saltó
sobre él; sin alboroto alguno, McFeyffe cayó contra la pared y allí se quedó, inmóvil por
completo. David Pritchet empezó a soltar gritos excitados y, no contento con su
contribución sonora a la causa, agarró los frascos de medicina que había encima de la
mesita de noche y se puso a lanzarlos contra los ángeles, a guisa de proyectiles. Marsha
y la señorita Reiss también combatían: ambas se abalanzaron sobre un ángel voluminoso,
de alas algo torponas, al que consiguieron derribar. Y una vez en el suelo propinaron
puntapiés y arañazos a discreción, arrancándole las plumas a puñados.
Brotaron más ángeles de la pantalla del televisor. A sus anchas, Arthur Silvester vio,
encantadísimo, cómo Bill Laws desaparecía bajo una montaña de alas vengativas. Sólo
quedaba Hamilton en pie de guerra, un Hamilton con las fuerzas bastante mermadas.
Tenía la chaqueta desgarrada y le salía sangre de la nariz, pero estaba dispuesto a
defender la última trinchera y vender cara su vida. Se derrumbó otro ángel, al encajar una
verdadera coz en los riñones. Pero por cada uno que caía, otro rebaño abandonaba las
veintisiete pulgadas de la pantalla del televisor y, una vez en la habitación, se agigantaban
en un abrir y cerrar de ojos.
En retirada, Hamilton retrocedió hacia Silvester.
—Si hay justicia en este ruinoso y repugnante mundo suyo... —jadeó. No pudo terminar
la frase. Dos ángeles le atacaron al mismo tiempo; le cegaron, le dejaron sin resuello y
notó que las rodillas se le doblaban, que le desaparecían las piernas debajo del cuerpo.
Marsha emitió un alarido y se lanzó a la carga, dispuesta a abrirse camino. Empuñando
un largo y brillante alfiler de sombrero, lo clavó en la espalda de uno de los ángeles, el
cual rugió de dolor y soltó a Hamilton. El ingeniero se apoderó rápidamente de una botella
de agua mineral y movió el brazo con giro brusco. La botella estalló al chocar contra la
pared; burbujas, espuma y trozos de vidrio saltaron en todas direcciones.
Arthur Silvester baboseó y se echó hacia atrás. Tropezó con la señorita Reiss quien,
ágil como un felino, se revolvió, le asestó un empujón y se apartó. Con expresión atónita
en el semblante, Silvester dio un traspié y se vino al suelo. Una esquina de la cama
acudió al encuentro de su cráneo; se produjo un agudo chasquido cuando el occipucio del
hombre y el metal del lecho entraron en colisión. Arthur Silvester dejó escapar un gruñido
y perdió el conocimiento...
Y los ángeles se desvanecieron.
El alboroto tocó a su fin. La televisión enmudeció. Nada quedó allí, excepto ocho seres
humanos lastimados, caídos o inclinados, en diversas posturas de dolor o defensa.
McFeyffe había perdido el conocimiento de modo total y estaba parcialmente
chamuscado. Arthur Silvester yacía inerte con los ojos en blanco, la lengua asomando por
entre sus labios y un brazo doblado. Bill Laws, sentado en el piso, tuvo que hacer grandes
esfuerzos para incorporarse. Empavorecida, la señora Pritchet asomaba la cabeza por la
puerta, con la más alicaída de las expresiones en su rostro fofo. David Pritchet se
encontraba sin aliento, aunque sostenía aún en los brazos unas cuantas manzanas y
naranjas: proyectiles que el brusco fin de la pelea le impidió arrojar.
Al tiempo que reía histéricamente, la señorita Reiss voceó:
—Ya le tenemos. Vencimos. ¡Vencimos!
 
Aturdido, Hamilton reanimó la temblorosa figura de su esposa. Esbelta y jadeante,
Marsha se oprimió contra él.
—Cariño —susurró, brillantes los ojos a causa de las lágrimas—, ya está todo
arreglado, ¿verdad? Ha concluido esta pesadilla.
Hamilton notó en su rostro la caricia sedosa de la ondulada cabellera castaña de la
mujer. La piel, tersa y cálida, se apretó sobre los labios masculinos. Y el cuerpo de
Marsha volvía a ser frágil, cimbreante, leve y suave. Las prendas de tejido áspero se
habían volatilizado. Marsha se abrazó a su marido y emitió un suspiro de alivio, al
observar que iba ataviada con un conjunto de algodón, a base de falda y blusa, elegante y
juvenil.
—Claro —murmuró Laws, cuyos esfuerzos para levantarse iban ya a tener éxito. Tenía
un ojo hinchado y las ropas hechas jirones—. El viejo bastardo ha perdido sus ganas de
jaleo. Le derribamos por más de la cuenta... y eso arregló las cosas. Ahora no se
encuentra en mejor situación que los demás. Y esta inconsciente.
—Hemos vencido —repetía la señorita Reiss, haciendo hincapié en el tono—.
Escapamos a su conspiración.
De todos los puntos del hospital empezaron a llegar médicos corriendo. La mayor parte
de la atención facultativa se dirigió hacia Arthur Silvester. Esbozando una mueca débil, el
anciano se las arregló para regresar a su asiento, delante del receptor de televisión.
—Gracias —murmuró—. Me encuentro bien, muchas gracias. Sin duda me quedé
dormido. Un poco traspuesto.
McFeyffe, que empezaba a revivir, se tanteó con aire feliz la mandíbula y el cuello; sus
múltiples llagas habían desaparecido. A la vez que pronunciaba un grito de alegría, se
arrancó la venda y el paño de la garganta.
—Se han evaporado —chilló—. Gracias a Dios!
—No se anime demasiado —le recordó Hamilton secamente—. Es mejor que
abandone, ahora que está a tiempo.
—¿Qué ha ocurrido aquí? —preguntó un médico.
—Celebramos una pequeña tremolina. —Irónico, Laws indicó la caja de bombones que
había caído del cajón de la mesita de noche—. Todos queríamos apoderarnos del último
dulce que quedaba.
—Sólo hay una cosa pendiente —murmuró Hamilton, sumido en honda preocupación
reflexiva—. Aunque probablemente se trata de una cuestión técnica.
—¿Que es ello? —quiso saber Marsha, muy pegada a Hamilton.
—Tu sueño. ¿No estábamos todos tendidos en la sala del Bevatrón, más o menos
inconscientes? ¿No estábamos suspendidos físicamente en el tiempo?
—Santo Dios —se serenó Marsha—. Así es. Pero hemos vuelto... ¡y nos encontramos
a salvo!
—En apariencia. —Hamilton notó los latidos del corazón de Marsha y, más despacio, la
aspiración y espiración de sus pulmones—. Y eso es lo que cuenta. —El cuerpo de la
mujer era cálido, suave y maravillosamente esbelto—. Mientras te haya recobrado tal y
como eras antes.
Se le quebró la voz. En sus brazos, Marsha parecía grácil, desde luego. Demasiado...
—Marsha —dijo quedamente—, algo se ha torcido.
Al instante, el flexible cuerpo de la mujer se tomó rígido.
—¿Torcido? ¿Qué pretendes decir?
—Quítate la ropa. —Apresuradamente, Hamilton alargó la mano hacia el cursor de la
cremallera de la falda—. ¡Vamos.. rápido!
Marsha parpadeó y se retiró.
—¿Aquí? Pero, cariño... con todas estas personas...
—¡Venga! —apremió Hamilton.
Llena de confusión, Marsha empezó a desabrocharse la blusa. Se la quitó, la puso
encima de la cama; luego se inclinó para hacer lo propio con la falda. Sorprendidas y
horrorizadas, las personas del grupo reunido en la habitación contemplaron a Marsha,
mientras se desprendía de la ropa interior y se quedaba inmóvil en el centro de la
estancia.
Era tan asexual como una abeja.
—Mírate a ti misma —acusó Hamilton, fuera de sí—. ¡Por el amor de Dios, mira! ¿Es
que no eres capaz de notarlo?
Estupefacta, Marsha bajó la vista sobre su propio cuerpo. Sus senos habían
desaparecido totalmente. Su figura aparecía lisa, un poco angulosa, sin características
sexuales primarias o secundarias de ninguna clase. Cenceña, sin vello, lo mismo podía
ser un muchacho. Pero ni siquiera era eso; no era nada. Un ser absoluta e
inequívocamente neutro.
—¿Qué...? —articuló, asustadísima—. No lo entiendo.
—No hemos vuelto —dijo Hamilton—. Este no es nuestro mundo.
—Pero los ángeles han desaparecido —señaló la señorita Reiss.
—Y mi flemón también —subrayó McFeyffe, al tiempo que se tocaba la mandíbula, de
tamaño normal en aquel instante.
Tampoco es el mundo de Silvester —replicó Hamilton—. Se trata de alguna otra
persona. De una tercera parte. Dios misericordioso... jamás regresaremos. —Recurrió,
angustiado, a los confundidos miembros del grupo—. ¿Cuántos mundos hay? ¿Cuántas
veces va a repetirse esto?
 
 
IX
 
Diseminadas por el suelo de la cámara del Bevatrón, yacían ocho personas. Ninguna
de ellas conservaba totalmente el conocimiento. A su alrededor, el piso estaba sembrado
de ruinas humeantes: el hormigón, convertido en cascotes y el ennegrecido metal de lo
que fue la plataforma de observación, la revuelta mescolanza de materiales sobre los que
poco antes estuvieron contemplando el ingenio.
Semejantes a caracoles, enfermeros y médicos descendían con cautela por unas
escalas. No transcurriría mucho tiempo antes de que llegaran hasta los ocho cuerpos,
antes de que la energía del generador se hubiese consumido y la zumbante corriente de
protones se hubiera apagado hasta enmudecer.
Agitándose y revolviéndose en la cama, Hamilton estudiaba aquel cuadro vivo e
incesante. Lo examinaba una y otra vez, escrutaba todos y cada uno de los aspectos de
la escena. Cuando avanzaba hacia el desvelo, las imágenes iban difuminándose
paulatinamente. Cuando volvía a hundirse en el sueño, la perspectiva resaltaba de nuevo,
aguda, clarísima, precisa.
Al lado de Hamilton, su esposa se retorcía y suspiraba en sueños. En la ciudad de
Belmont, ocho personas estaban removiéndose inquietas, despertándose y durmiéndose
a intervalos, viendo una y otra vez los contornos del Bevatrón, las siluetas de las personas
tendidas o plegadas.
Esforzándose en captar hasta el último detalle de la escena, Hamilton, contemplaba
una por una, centímetro a centímetro, todas aquellas figuras.
Había empezado por su propio cuerpo, lo cual le costó un trabajo ímprobo. Fue el que
llegó al suelo en último lugar. Tras estrellarse contra el piso con violencia aturdidora,
quedó estirado sobre el cemento, extendidos los brazos y con una pierna debajo del
tronco. Con la salvedad de la tenue oscilación producida por el aliento, no se movía en
absoluto. Dios santo, se hubiese algún modo de alcanzarlo... si pudiese gritar,
despertarlo, armar tanto ruido que éste atravesara las negruras de la inconsciencia. Pero
era inútil.
A escasa distancia se encontraba la voluminosa humanidad de McFeyffe. El grueso
rostro del hombre estaba decorado por una expresión de furiosa sorpresa; aún tenía un
brazo alargado, con la mano infructuosamente extendida en un intento de agarrarse a una
barandilla que ya no existía. Un hilillo de sangre se deslizaba por el orondo semblante.
McFeyffe estaba herido; no cabía duda de eso. Respiraba de modo ronco e irregular. Bajo
la chaqueta, el pecho subía y bajaba penosamente.
Un poco más allá de McFeyffe se encontraba la señorita Joan Reiss. Semienterrada
bajo los escombros, su organismo parecía efectuar desesperados esfuerzos para
conseguir que entrase aire en los pulmones, mientras los brazos y las piernas, trataban
instintivamente de apartar el montón de yeso y cemento caído sobre su cuerpo. Los
cristales de las gafas estaban hechos añicos. Las prendas de vestir aparecían rotas y
arrugadas. En la sien, una herida de horrible aspecto empezaba a enconarse.
La esposa de Hamilton, Marsha, no se hallaba muy lejos de aquel punto. Al verla
inanimada, yerta, el corazón del ingeniero se convulsionó apesadumbrado. A Marsha le
gustaba dormir, nunca quería que la despertasen. Inconscientemente, yacía con un brazo
debajo del busto, alzadas las rodillas en postura casi fetal, inclinada la cabeza a un lado y
el cabello castaño esparcido sobre el cuello y los hombros. Un tenue aleteo respiratorio
ponía leves vibraciones en sus labios; aparte de eso, no se percibía ningún otro
movimiento. Sus ropas estaban incendiadas; gradual, inexorablemente, una hilera de
cárdenas chispas avanzaba rumbo a la carne. Sobre sus pies y bien torneadas
pantorrillas flotaba una nube de humo acre, que oscurecía parcialmente sus extremidades
inferiores. Destrozado por completo, uno de sus zapatos de tacón alto permanecía,
solitario y abandonado, a cosa de un metro de distancia.
La señora Pritchet era un abultado mogote de carne palpitante, un poco ridículo como
consecuencia de los colorines chillones del floreado vestido, el cual presentaba horribles
quemaduras. El sombrero de fantasía, quedó deshecho por la lluvia de cascotes que se le
vino encima. El bolso, que la violencia del choque le arrancó de la mano, estaba abierto, y
su contenido se desparramaba caóticamente a ambos lados de la mujer.
Casi perdido entre las ruinas, apenas se distinguía a David Pritchet. El niño gimió una
vez. Luego se agitó brevemente. Un trozo retorcido de viga metálica se mantenía encima
de su pecho, impidiéndole levantarse. Hacia el chico avanzaba el personal médico, aquel
equipo de andares lentos. ¿Qué diablos les sucedía? A Hamilton le entraron unos deseos
locos de gritar, de rugir histéricamente. ¿Por qué no se daban más prisa? Habían
transcurrido cuatro noches...
Pero no allí. En aquel mundo, el mundo real, sólo discurrieron unos cuantos segundos.
Entre montones de desgarrada tela metálica estaba caído el guía negro, Bill Laws. El
enjuto cuerpo yacía contorsionado, abiertos los ojos, que miraban vidriosamente, sin
verla, la pila de humeante materia orgánica situada un poco más allá. Aquella pila era el
flaco y quebradizo cuerpo de Arthur Silvester. El viejo había terminado por perder el
conocimiento... el dolor y la postración nerviosa de sus huesos fracturados
contorsionaban horriblemente su rostro. De todo el grupo, Arthur Silvester era el que
sufría heridas más graves.
Allí se encontraban todos. Ocho cuerpos inertes y lacerados. Un cuadro
descorazonador. Pero Hamilton, mientras se agitaba y se revolvía en el cómodo lecho,
junto a la encantadora Marsha, hubiera dado cualquier cosa terrena a cambio de poder
regresar. Volver a la sala del Bevatrón y despertar a su inanimada contrapartida física... Y
recuperar su propia capacidad mental, arrancándola del rumbo desorientado por el que se
había perdido.
En todos los universos posibles, el lunes era lunes. A las ocho y media de la mañana,
Hamilton iba sentado en un compartimiento de un tren para viajeros de abono de la
«Southern Pacific». Llevaba sobre las rodillas, desplegado, un ejemplar del Chronicle de
San Francisco, que repasaba durante el trayecto, costa arriba, hacia la Agencia para el
Fomento de la Electrónica. Suponiendo, claro está, que la A.F.E. existiese. En aquellos
instantes, no podía afirmarlo.
En torno suyo, indiferentes empleados administrativos fumaban, leían revistas o
hablaban de temas deportivos. Hundido en el asiento, Hamilton meditó en ellos. ¿Se
daban cuenta de que no eran más que dislocadas ficciones del mundo fantástico de
alguna otra persona? Al parecer, no se percataban de tal cosa. Con aire apacible,
emprendían su acostumbrada rutina de los lunes, ajenos al hecho de que todos y cada
uno de los aspectos de su existencia eran manipulados por un ser invisible.
No resultaba difícil presumir la identidad de ese ser. Con toda probabilidad, siete de los
ocho miembros del grupo lo habrían adivinado ya. Hasta su esposa lo descubrió. A la hora
del desayuno, Marsha se encaró con él y, en tono solemne, dijo:
—La señora Pritchet. Me he pasado dándole vueltas a la cabeza al asunto. Estoy
segura.
—¿Por qué una certeza tan absoluta?
—Porque —repuso Marsha, plenamente convencida— es la única a la que se le
ocurriría esta clase de jugarreta. —Marsha se pasó las manos por la lisa superficie de su
cuerpo—. Es exactamente la especie de imbecilidad victoriana que lanzaría sobre
nosotros.
Si hubiese quedado alguna duda en el cerebro de Hamilton, no tuvo más remedio que
disiparse al echar un vistazo a su alrededor, mientras el tren salía de Belmont.
Obedientemente detenido ante una cabaña rural, distinguió por la ventanilla la figura de
un caballo enganchado a un carro cargado de chatarra: piezas oxidadas de automóviles
abandonados. El caballo llevaba calzones.
—South San Francisco —anunció el revisor, tras aparecer en el extremo del
traqueteante vagón.
Hamilton se guardó el periódico en el bolsillo y se integró en el menguado conjunto de
funcionarios que se dirigió a la salida. Varios minutos después, caminaba con aire
sombrío en dirección a los edificios, rutilantemente blancos, que constituían la Agencia de
Fomento de la Electrónica. Al menos, la empresa existía... era un principio esperanzador.
Cruzó los dedos y rezó con fervor, pidiendo que su empleo formase parte de aquel
mundo.
El doctor Guy Tillingford le recibió en el despacho exterior.
—Puntual y animado, por lo que veo —le saludó, derrochando cordialidad, al tiempo
que le estrechaba la mano—. Dispuesto a efectuar una salida rápida.
Hamilton se tranquilizó de manera considerable y empezó a quitarse la chaqueta. La
A.F.E. existía y el contaba aún con su empleo. En aquel desarticulado imperio, Tillingford
contrató sus servicios; lo cual ya era mucho. Un problema importante que podía borrar de
su agenda de preocupaciones.
—Ha sido un buen detalle, por su parte, el de concederme un día libre —manifestó
Hamilton cautelosamente, mientras Tillingford le acompañaba pasillo adelante, rumbo a
los laboratorios—. Se lo agradezco en el alma.
—¿Qué tal te fue? —se interesó Tillingford.
Aquello era una frenada en seco. En el mundo de Silvester, Tillingford le envió a
consultar al profeta del Segundo Nabí. Eran remotísimas las probabilidades de que tal
cosa continuase teniendo vigencia... De hecho, podía descartarse tranquilamente.
Hamilton trató de ganar tiempo.
—Regularcillo, teniendo en cuenta las circunstancias. Claro que se trataba de algo que
no entra de lleno en mi...
—¿Te costó trabajo encontrar el sitio?
—En absoluto. —Sudando la gota negra, Hamilton se preguntó qué habría hecho en
aquel mundo. Empezó—: Fue... fue usted muy amable. Precisamente el primer día.
—No tiene importancia. Pero dime una cosa. —Ante la puerta del laboratorio, Tillingford
hizo un breve alto—. ¿Quién ganó?
—¿Que... quien... ganó?
—¿Se llevó el premio tu pupilo? —Sonriente, Tillingford le palmeó la espalda—. Por
Dios, apuesto a que sí. Lo leo en la expresión de tu rostro. El elegante director de
personal avanzó a largas zancadas por el pasillo, con una abultada cartera bajo el brazo.
—¿Cómo se portó? —quiso saber. Emitió una risita húmeda y dio unos golpecitos de
suficiencia en el brazo de Hamilton—. ¿Tiene algo que enseñarnos? ¿Una cintita, tal vez?
—Ha decidido mostrarse reservado y modesto —confió Tillingford—. Ernie, ¿por qué
no insertar una pequeña gacetilla en el boletín de la oficina? Puede que al personal le
interese la noticia.
—Le sobra a usted razón —convino el director—. Tomar nota de eso. —Se dirigió a
Hamilton—. ¿Cómo dijo que se llama su gato?
—¿Qué? —articuló Hamilton, casi sin voz.
—El viernes, cuando hablamos de ello. Maldito si me acuerdo. Quiero apuntarlo
perfectamente deletreado, para que en el boletín salga bien escrito su nombre.
En aquel universo, habían concedido a Hamilton un día libre —su primera jornada
laboral en un nuevo empleo— para que presentase a «Morrongo Atolondrado» en un
concurso de animalitos domésticos. En su fuero interno, dejó escapar un gemido. En
varios sentidos, el mundo de la señora Pritchet iba a ser más duro de sobrellevar que el
de Arthur Silvester.
Después de reunir todos los detalles relativos a la exposición de animales, el director
de personal se alejó, presuroso, dejando a Hamilton y a su jefe uno frente al otro. Había
llegado el momento crucial; ya no era posible dar largas al asunto.
—Doctor —comenzó Hamilton, sombrío, dispuesto a pasar cuanto antes el mal trago—,
tengo que confesarle algo. El viernes, estaba tan excitado por el hecho de que iba a
trabajar para usted que... —Sonrió plañideramente—. Bueno, con franqueza. no me
acuerdo de nada de lo que dijimos. Toda la conversación no es más que una vaga
nebulosa en mi memoria.
—Lo comprendo, hijo mío —le tranquilizó Tillingford y, de soslayo, le dirigió una mirada
paternal—. No te atormentes... tendrás oportunidades de sobra para ponerte al día.
Confío en que estarás aquí, con nosotros, mucho tiempo y que te gustará.
—La verdad es que —Hamilton se zambulló de cabeza— ni siquiera me acuerdo de la
naturaleza del trabajo que voy a desempeñar. ¿No es para reírse?
Ambos soltaron la carcajada para corroborarlo.
—Desde luego, resulta divertido, hijo mío —concedió Tillingford por último, mientras se
secaba las lágrimas de hilaridad que humedecían sus ojos—. Creí que había oído ya
todas las ocurrencias graciosas...
—¿Supone usted que...? —Hamilton se esforzó para que su voz estuviese matizada de
ligereza e indiferencia—. Bueno, antes de dejarme solo ante el peligro, ¿por qué no me
esboza un rápido cursillo, en síntesis, acerca de lo que me espera?
—Bien... —dijo Tillingford para empezar. Parte de su buen humor se había volatilizado
y fue sustituido por una expresión solemne, meditativa, importante. Se extendió por su
rostro una capa como de ausencia, dando la impresión de que, en el vacío, estaba
contemplando un cuadro de conjunto, visto en perspectiva—. No creo que resulte
perjudicial dar un repaso a los puntos fundamentales. Es importante, como digo siempre,
volver de vez en cuando a los postulados básicos. Así se evita desviarse demasiado del
rumbo general.
—Verificación —convino Hamilton.
Rogó en silencio para que, fuera lo que fuese, estuviera en condiciones de adaptarse a
ello. ¿Cuál sería la concepción de Edith Pritchet respecto a las funciones de una factoría
gigantesca de investigación electrónica?
—La A.F.E. —empezó Tillingford—, como sabes, es un elemento de importancia
principalisíma dentro de la estructura social del país. Tiene que cumplir una tarea vital. Y
la está cumpliendo.
—Desde luego —manifestó Hamilton.
—Lo que hacemos aquí, en la A.F.E., es algo más que un simple trabajo. Me atrevo a
decir que es mucho más que una mera aventura económica. La A.F.E. no se fundó con
intenciones de lucro.
—Le entiendo —asintió Hamilton.
—Jactarse de que la A.F.E. es un éxito financiero por todo lo alto constituiría una
nimiedad estéril. Pero lo cierto es que rinde suculentos beneficios. Aunque eso carece de
importancia. Nuestra tarea aquí —una tarea enorme y remunerativa— va mucho más allá
que cualquier concepto de provecho o ganancia material. Especialmente, esto reza en tu
caso. Como principiante joven e idealista, tú te ves impulsado por la misma clase de celo
que me apremiaba a mí tiempo atrás. Ahora soy viejo. He trabajado casi cuanto tenía que
trabajar. Algún día, quizá muy próximo en el futuro, dejaré la carga sobre otros hombros
más enérgicos y voluntariosos.
Con la mano apoyada en el brazo de Hamilton, el doctor Tillingford introdujo a su
acompañante a la vasta red de laboratorios de investigación de la A.F.E.
—Nuestra finalidad —adoptó un tono grandilocuente— estriba en poner los enormes
recursos y talentos de la industria electrónica al servicio de la obra magna de elevar el
nivel cultural de las masas. De colocar el arte al alcance de la inmensa mayoría de los
componentes de la raza humana.
Hamilton se soltó violentamente de la mano del hombre.
—¡Doctor Tillingford! —gritó—. ¿Es usted capaz de repetir eso mientras me mira
directamente a los ojos?
Estupefacto, Tillingford se quedó inmóvil, sin saber hacer otra cosa que no fuera abrir y
cerrar la boca.
—Pero, Jack... —murmuró—. ¿Qué...?
—¿Cómo puede plantarse ahí y recitar toda esa sarta de tonterías? Es usted un
hombre educado e inteligente; uno de los más importantes investigadores del mundo. —Al
tiempo que agitaba los brazos con frenesí, Hamilton siguió voceando reproches al
anciano—. ¿Es que no tiene cerebro propio? Por el amor de Dios... trate de recordar
quién es. ¡No permita que le suceda lo que está sucediendo!
Tillingford, desconcertado, entrelazó las manos tímidamente y tartamudeó:
—Jack, hijo mío. ¿Qué ventolera te ha dado?
Hamilton se estremeció. Era inútil; estaba perdiendo el tiempo. De súbito, le asaltó un
deseo vehemente de estallar en carcajadas. La situación era increíble y absurda; podía
muy bien guardarse su enojo. No era culpa del pobre Tillingford... A Tillingford se le podía
reprochar tanto como al caballo de los calzones que había visto enganchado a un carro
de chatarra.
—Lo lamento —articuló en tono cansino—. Tengo los nervios alterados.
—Santo Dios —dijo Tillingford, que empezaba a recuperarse de la sorpresa—. ¿Te
importa que me siente un momento? Mi corazón no está en muy buenas condiciones...
nada grave, una extraña dolencia llamada taquicardia paroxismal. Dispénsame.
Se precipitó al interior de un despacho lateral, cerró la puerta de golpe y hasta el pasillo
se filtraron los ruidos que producía un frasco de medicina que se abría precipitadamente y
los de una píldora que alguien se tomaba.
Lo más probable era que hubiese perdido su empleo, así que Hamilton se sentó con
negligencia en un banco y sacó su paquete de cigarrillos. Una salida estupenda... no pudo
haber empezado de peor manera.
Despacio, con precaución, la puerta del despacho lateral comenzó a abrirse. El doctor
Tillingford, desorbitados los ojos y temerosa la mirada, asomó la cabeza por el hueco.
—Jack —llamó con voz débil.
—¿Qué? —repuso Hamilton en un murmullo, sin alzar la vista.
—Jack —insistió Tillingford, vacilante—, quieres proporcionar cultura a las masas, ¿no
es cierto?
Hamilton suspiró.
—Claro, doctor. —Se puso en pie y miró al anciano—. Adoro esa tarea. Es lo mejor que
se ha inventado.
El alivio inundó el semblante de Tillingford.
—Loado sea el Cielo. —Restaurada de algún modo la confianza en sí mismo y en sus
fuerzas, el hombre se aventuró a salir al pasillo—. ¿Te consideras lo bastante preparado
como para empezar a trabajar? Yo... ejem.. no quiero someterte a una presión excesiva...
Un mundo compuesto y habitado por multitud de personas idénticas la Edith Pritchet.
Podía vislumbrarlo ya: bondad, amistad, colaboración, dulzura de sacarina. Sin hacer,
pensar ni creer en nada, salvo en lo bueno y en lo hermoso.
—¿No va a despedirme? —preguntó.
—¿Despedirte? —Tillingford parpadeó—. ¿Por qué rayos iba a hacerlo?
—Le insulté groseramente.
Tillingford tuvo energías suficientes para soltar una tenue risita.
—No te preocupes. Hijo mío, tu padre fue uno de mis mejores amigos. Recuérdame
cualquier día que te cuente alguna de las numerosas trifulcas furibundas que tuvimos. De
tal palo tal astilla, ¿eh, Jack? El mismo genio irritable.
Palmeó la espalda de Hamilton con cuidado y le condujo a los laboratorios. Técnicos y
equipos mecánicos se extendían en todas direcciones; un conjunto vibrante de proyectos
de investigación electrónica, que llenaba el aire de zumbidos atareados.
—Doctor —apuntó Hamilton, sin mucha convicción—, ¿puedo formularle una pregunta?
Es simple curiosidad.
—Pues, claro que sí, hijo mío. ¿De qué se trata?
—¿Se acuerda usted de alguien llamado (Tetragramatón)?
El doctor Tillingford pareció confuso.
—¿A qué viene eso? ¿(Tetragramatón)? Me parece que no. No, no consigo recordar a
nadie que se llame así.
—Gracias —dijo Hamilton, tristón—. Sólo deseaba estar seguro. Pero ya me figuraba
que su respuesta sería esa.
De encima de una mesa de trabajo, el doctor Tillingford recogió un ejemplar del Diario
de las Ciencias Aplicadas, correspondiente a noviembre de 1959.
—Aquí hay un artículo que ha circulado bastante entre los miembros de nuestro cuadro
de colaboradores. Puede que te interese, aunque en esta época que corre se considera
materia anticuadilla. Se trata de un análisis de los escritos que redactó uno de los
hombres más significativos de nuestro siglo: Sigmund Freud.
—Estupendo —silabeó Hamilton con voz carente de entonación.
Estaba preparado para todo.
—Como sabes, Sigmund Freud desarrolló el concepto psicoanalítico del sexo como
sublimación del impulso artístico. Demostró que, al no proporcionar medios válidos de
expresión a las fundamentales y básicas inclinaciones humanas hacia la creación
artística, estas apremiantes tendencias natas se transforman y alteran, desembocando en
una forma de sustitución: la actividad sexual.
—¿Eso es cierto? —murmuró Hamilton, resignado.
—Freud demuestra que en ningún ser humano saludable y carente de inhibiciones se
albergan estímulos sexuales, y que no posee curiosidad ni interés por la sexualidad.
Contrariamente a la idea que se tenía, idea arraigada y tradicional, el sexo es una
preocupación artificial por entero. Cuando a un hombre o a una mujer se le ofrece la
posibilidad de entregarse a actividades artísticas decentes y normales —música, pintura,
literatura—, el denominado impulso sexual se consume por sí mismo. La actividad sexual
es la forma oculta, secreta y solapada bajo la cual opera el talento artístico, cuando la
mecánica sociedad somete al individuo a una inhibición contranatural.
—Claro —dijo Hamilton—. Aprendí eso en el preuniversitario. Eso o algo muy parecido.
—Afortunadamente —continuó Tillingford—, la resistencia inicial al prodigioso
descubrimiento de Freud ha sido superada ya. Como es lógico, tuvo que enfrentarse a
una oposición terrorífica. Mas, por suerte, todos los obstáculos están terminando de
derrumbarse. Hoy en día, es raro encontrar una persona que hable de temas sexuales.
Utilizo, date cuenta, esos términos en sentido clínico, para describir una situación clínica
anormal.
Esperanzadamente, Hamilton preguntó:
—¿Insinúa usted que queda un resto de esa clase de ideas tradicionales entre las
clases inferiores?
—Bueno —concedió Tillingford—, tardaremos algún tiempo en llegar a todo el mundo.
—Se animó, recuperando su entusiasmo—. Y esa es nuestra tarea, hijo mío. Esa es la
misión del gremio electrónico.
—Gremio —susurró Hamilton.
—No alcanza del todo la categoría de arte, me temo. Pero tampoco está muy lejos de
ello. Nuestro trabajo, hijo mío, consiste en seguir investigando hasta dar con el último
medio de comunicación, el sistema máximo, el ingenio ideal que no deje piedra sin
remover. Y con el cual, todos los seres humanos quedarán frente a la herencia artística y
cultural de la civilización. ¿Me comprendes?
—Ya me dedicaba a eso —repuso Hamilton—. Desde hace años, tengo en casa un
equipo completo de alta fidelidad.
—¿Alta fidelidad? —Tillingford se manifestó encantado—. No me había percatado de
que te interese tanto la música.
—Sólo los sonidos.
Sin hacer caso, Tillingford se embaló:
—Entonces tendrás que ingresar en la orquesta sinfónica de la compañía. Hemos
desafiado a la del coronel T. E. Edwards a un concierto que se celebrará a últimos de
diciembre. Por Dios, se te ofrecerá la ocasión de tocar en contra de tu antigua empresa.
¿Qué instrumento es el tuyo?
—El ukelele.
—Principiante, ¿eh? ¿Qué me dices de tu esposa? ¿También toca?
—El rabel.
Confundido, Tillingford cambió de conversación.
—Bueno, ya hablaremos luego de eso. Imagino que estarás deseando ponerte a
trabajar.
A las cinco de aquella tarde, Hamilton recibió permiso para dejar su diagrama y poner a
un lado las herramientas de su oficio. Se unió a los demás operarios que regresaban al
hogar, cruzó la planta fabril y salió a los senderos de gravilla, bordeados de árboles, que
llevaban a la calle.
Se disponía a volver la cabeza para orientarse y localizar la estación de ferrocarril,
cuando un familiar automóvil de color azul se acercó al cordón de la acera y se detuvo
silenciosamente junto a él. Al volante del cupé marca «Ford» iba Silky.
—Que me aspen —dijo Hamilton—. ¿Qué hace usted por aquí? Precisamente estaba
pensando en emprender su búsqueda.
Sonriente, Silky abrió la portezuela del vehículo para que subiese Hamilton.
—Averigüé tu nombre y domicilio en la tarjeta de registro. —Indicó el rectángulo de
blanca cartulina adherido al árbol del volante—. Al final, resultó que decías la verdad.
Mientras se acomodaba cansinamente al lado de la chica, Hamilton observó:
—Sin embargo, ni la tarjeta ni yo dijimos dónde trabajo.
—No —reconoció Silky—. Recurrí a tu esposa y ella me informó acerca del sitio en que
te encontraría.
Durante la pausa que Hamilton dedicó a contemplar a la muchacha, dominado por el
abatimiento, Silky puso el coche en marcha.
—No te importa que conduzca yo, ¿verdad? —comentó la joven, en tono reflexivo—.
Es que tu pequeño automóvil me ha robado el corazón... ¡es tan mono, tan primoroso y
tan fácil de manejar!
—Conduzca, conduzca —dijo Hamilton, sin salir de su pasmo—. ¿Llamó... llamó a
Marsha?
—Celebramos una larga charla de corazón a corazón —le informó placenteramente.
—¿Sobre qué?
—Sobre ti.
—¿Sobre mí?
—De tus gustos. De lo que haces. Oh, de todo lo relativo a tu persona. Ya sabes cómo
les encanta hablar a las mujeres.
Reducido a un silencio impotente, Hamilton miró sin ver el Camino Real y la riada de
vehículos que avanzaban por la península, rumbo a las diversas villas suburbanas. A su
lado, Silky conducía con aire feliz, iluminada y alegre su aguda carita. En aquel mundo
intachable, la chica había sufrido una transformación radical. Su rubia cabellera formaba
dos trenzas amarillas, que le caían por la espalda. Llevaba blusa de color blanco y falda
azul oscuro, bastante larga. Calzaba zapatillas planas, sin adornos de ninguna clase. En
todos los aspectos, parecía una estudiante de Bachillerato, desprovista totalmente de
artificios. No iba pintada. Su anterior expresión de embaucadora brillaba por su ausencia.
Y su figura, como la de Marsha, estaba por desarrollar.
—¿Qué tal le fue?
—Pues, estupendamente.
—¿Se acuerda —preguntó Hamilton, precavido— de la última vez que nos vimos?
¿Recuerda lo que pasaba?
—Claro que sí —respondió confiadamente— Charley McFeyffe y tú ibais hacia San
Francisco.
—¿Para qué?
—McFeyffe quería que visitases su iglesia.
—¿Lo hice?
—Supongo que sí. Ambos desaparecisteis en su interior.
—Y luego, ¿qué?
—No tengo idea. Luego me quedé en el automóvil.
—¿No... no vio nada?
—¿Cómo qué?
Hubiera resultado extraño decir: «Como dos hombres adultos elevándose hacia el Cielo
agarrados a un paraguas.» Así que no lo dijo. En vez de eso, preguntó:
—¿A dónde vamos? ¿Volvemos a Belmont?
—Naturalmente. ¿A qué otro sitio podemos ir?
—¿A mi casa? —Adaptarse a aquel mundo iba a resultar un proceso muy lento—.
Marsha, usted y yo...
—Todo está a punto para la cena —manifestó Silky—. O lo estará para cuando
lleguemos. Marsha me telefoneó al lugar donde trabajo, me dijo lo que quería de la tienda
y lo recogí.
—¿Al lugar donde trabaja? —Fascinado, Hamilton preguntó: ¿Qué, ejem, clase de
empleo desempeña?
Silky se le quedó mirando, perpleja.
—Jack, eres un hombre verdaderamente extraño.
—¿Ah, sí?
Turbada, Silky continuó observándole, hasta que llegó a ellos un apagado chirrido de
frenos y se vio obligada a volver la vista de nuevo hacia la carretera.
—La bocina —aleccionó Hamilton.
Un elefantisíaco camión estaba a su derecha, bloqueándoles el camino.
—¿Qué? —preguntó Silky.
Fastidiado, Hamilton se inclinó y apretó el botón de la bocina. Nada sucedió; ningún
ruido se produjo.
—¿Por qué hizo eso? —se extrañó Silky, al tiempo que aminoraba la velocidad y
permitía que el mastodonte de la autopista les adelantara definitivamente.
Hamilton volvió a hundirse en la meditación y archivó otro dato en la reserva de su
almacén de sabiduría. En aquel mundo, las bocinas automovilísticas habían sido abolidas.
Y dada la densidad del tránsito rodado que circulaba por allí, el estruendo hubiera tenido
que ser apocalíptico.
En su operación de limpieza de males, Edith Pritchet no sólo erradicaba determinados
objetos, sino todos los de su clase. Probablemente, en algún momento y lugar remotos,
una bocina debió de molestarla. Y entonces, en su grata versión imaginativa del mundo,
tales cosas no existían. Sencillamente, no estaban allí.
Sin duda, su lista de cosas incordiantes era considerable. Y no había medio para
adivinar qué figuraba y qué no figuraba en esa relación. Hamilton no pudo evitar
acordarse de la canción que entonaba Koko en El Mikado:
 
...La verdad es que no importa a quién puedas poner en la lista, porque a ninguno de
ellos se le echará de menos...
¡No se notará la ausencia de ninguno!...
 
El recuerdo no era para animar a nadie. Cualquier cosa, objeto o acontecimiento que
hubiese alterado desfavorablemente la lisa superficie de la insípida existencia que vivió la
mujer durante la cincuentena de años que llevaría en la tierra, había sido eliminado sin
más ni más. Hamilton podía adivinar unos cuantos de esos acontecimientos, cosas u
objetos. E incluso personas. Los basureros que armaban ruido con los cubos de
desperdicios. Los vendedores domiciliarios que iban de puerta en puerta. Las facturas y
las declaraciones de impuestos de todas clases. Los niños llorones (acaso todos los
niños). Las bebidas alcohólicas. La suciedad. La pobreza. El sufrimiento general.
Sería asombroso que quedase algo.
—¿Qué ocurre? —preguntó Silky, rezumando simpatía e interés—. ¿No te encuentras
bien?
—La culpa la tiene la niebla —respondió Hamilton—. Siempre me deja un poco
indispuesto.
—¿Qué es la niebla? —inquirió Silky—. ¡Vaya palabra más rara!
Durante largo rato, no hubo conversación. Hamilton se limitó a permanecer sentado y a
tratar en vano de mantenerse cogido a lo razonable.
—¿Quieres que nos detengamos en algún punto del trayecto? —ofreció Silky,
amable—. ¿Te apetece un vaso de limonada?
—¿Por qué no se calla de una vez? —estalló Hamilton. Parpadeando, Silky le disparó
una mirada temerosa.
—Lo siento. —Contraído sobre sí mismo, Hamilton forzó sus meninges para esbozar
una excusa—. He empezado hoy a trabajar en un nuevo empleo... resulta un poco duro.
—Me lo imagino.
—¿De veras? —Hamilton no pudo impedir que asomase en su voz cierto gélido
cinismo—. A propósito... iba a decírmelo. ¿A qué se dedica últimamente?
—A lo mismo.
—¿Y en qué consiste su ocupación?
—Sigo en el «Fondeadero».
Hamilton recobró cierta dosis de confianza. Por lo menos, algunas cosas continuaban
existiendo. El «Fondeadero» seguía funcionando. Un fragmento de realidad quedaba allí,
dispuesto para que pudiese cimentar su confianza sobre él.
—Vayamos al «Fondeadero» —propuso en seguida—. Tomemos un par de cervezas
antes de volver a casa.
Cuando llegaron a Belmont, Silky estacionó el coche junto a la acera de enfrente,
respecto al bar. Con ojo crítico, Hamilton estuvo unos segundos inspeccionando el lugar.
Visto a aquella distancia, el establecimiento no parecía haber cambiado. Un poco más
limpio, quizás. Más flamante. Se había acentuado el elemento náutico; daba la impresión
de que las alusiones al alcohol estaban sutilmente disminuidas. De hecho, tuvo que
esforzarse para leer el letrero de Áureo Resplandor. Los caracteres, antes de un rojo
brillante y preciso, parecían unirse unos a otros y formar una mancha indescriptible. Si no
hubiese sabido de antemano lo que decía el letrero...
—Jack —articuló, con voz suave y turbada—. Quisiera que me lo explicases.
—Que le explique ¿qué?
—No... no sabría decírtelo. —Silky sonrió y le dirigió una mirada vacilante— Noto un
algo extraño en mí. Parece como si un sinfín de recuerdos entremezclados anduvieran
sueltos por mi cabeza. No puedo captar nada concreto; sólo se trata de un manojo de
vagas impresiones.
—¿Acerca de qué?
—De ti y de mí.
—Ah —Hamilton inclinó la cabeza—, eso. ¿Y McFeyffe?
—También Charley. Y Bill Laws. Parece que se trata de algo que sucedió hace mucho
tiempo. Pero no podría ser... ¿O sí? ¿No te conoce a ti? Se oprimió las sienes con sus
finos dedos; de modo inconsciente, Hamilton observó que no llevaba laca en las uñas—.
Todo esto es condenadamente confuso.
—Me gustaría poder ayudarla. —Y Hamilton era sincero, no obstante su empeño en no
aceptar el tuteo de la joven—. Pero lo cierto es que yo también llevo unos días bastante
perplejo.
—¿No va todo bien? Me siento como si fuera a atravesar el piso del arroyo. Ya sabes...
como si, al poner el pie en el suelo, éste fuera a abrirse para que me hundiera. —Soltó
una carcajada nerviosa—. Debe de ser hora de buscarme otro psiquiatra.
—¿Otro? ¿Quiere decir que ya tiene uno ahora?
—Pues, claro. —Volvió su rostro cargado de ansiedad hacia Hamilton—. Eso quiere
decir, exactamente. Te expresas de un modo que me hace sentirme insegura. No
deberías formularme preguntas semejantes, Jack; no es justo... Duelen demasiado.
—Lo lamento —articuló Hamilton con torpeza—. No es culpa suya; no tiene por qué
atormentarse.
—¿Culpa mía? ¿El qué?
—Olvidémoslo. —Hamilton abrió la portezuela y se apeó. Dio unos pasos por la oscura
acera—. Entremos a tomar nuestras cervezas.
El «Fondeadero» había sufrido una extraordinaria metamorfosis interna. Pequeñas
mesas cuadradas, cubiertas con blancos manteles de algodón, almidonados, aparecían
esparcidos por la sala, más o menos estratégicamente. En cada uno de tales veladores
había una vela encendida. Colgaban de las paredes varias series de grabados de Currier
e Ives. Unas cuantas parejas de mediana edad ocupaban algunas mesitas; consumían
platos de ensalada.
—Es más bonito hacia el fondo —informó Silky, mientras le conducía por entre las
mesas.
Pronto estuvieron sentados en la penumbra de un reservado de la parte de atrás, con
la carta de platos en las manos.
La cerveza, cuando se la sirvieron, resultó ser la de mejor calidad, o poco menos, que
Hamilton había probado en su vida. Al examinar la carta, descubrió que se trataba de
auténtica cerveza «McCoy»: cerveza genuinamente alemana, de la clase que raramente
se localizaba. Por primera vez, desde su ingreso en aquel mundo, Hamilton se sintió
optimista, incluso jubiloso.
—He aquí algo estupendo —declaró, al tiempo que alzaba su jarra. Silky hizo lo propio,
sonriente.
—No sabes lo formidable que me parece volver a estar aquí sentada contigo —dijo, y
tomó un sorbo de cerveza.
—Claro.
Mientras jugueteaba con su bebida, Silky preguntó.
—¿Me recomiendas algún psiquiatra en particular? He probado Con más de cien... Y
siempre voy al siguiente de la lista en mi búsqueda del mejor. Todo el mundo tiene uno
que recomendar.
—Pues, yo no —repuso Hamilton.
—¿De veras? ¡Qué original! —Miró por encima del ingeniero, hacia el grabado de
Currier e Ives que colgaba en la pared, detrás de la mesa; era un paisaje invernal de
Nueva Inglaterra en 1845—. Supongo que tendré que recurrir a la A.M.H.M. y ver a
alguno de sus facultativos. Suelen aliviar.
—¿Qué es la A.M.H.M.?
—La Asociación Movilizada de Higiene Mental. ¿Acaso no eres socio? Todo el mundo
lo es.
—Tengo un carácter individualista y marginal.
Silky se sacó del bolso de mano la tarjeta que la acreditaba como miembro de aquella
sociedad y se la enseñó a Hamilton.
—Se hacen cargo de todas las cuestiones relacionadas con la salud mental de una.
Solucionan todos los problemas de esa especie. Es maravilloso... a cualquier hora del día
o de la noche están dispuestos para hacer un psicoanálisis.
—¿Y también se encargan de la medicina regular?
—¿Te refieres a lo psicosomático?
—Eso creo.
—Pues, sí, también se cuidan de eso. Y tienen servicio permanente de dietética; está
de guardia durante las veinticuatro horas del día.
Hamilton gimió.
—(Tetragramatón) era mejor.
—¿(Tetragramatón)? —Silky empezó a balbucear de pronto—. ¿Conozco ese nombre?
¿Qué significa? Tengo una especie de vaga impresión de que... —Sacudió la cabeza con
aire triste—. No consigo ubicarlo.
—Hábleme de la dietética.
—Bueno, se cuidan de la dieta de uno.
—Eso ya pude colegirlo.
—La alimentación correcta es algo muy importante. Ahora precisamente mi nutrición se
basa en miel y requesón.
—A mí que me den buenos bifes —expresó Hamilton en tono soñador.
Sobresaltada, Silky se le quedó mirando. Rezumaba horror.
—¿Bifes? ¿Carne de animal?
—Puede apostar lo que quiera. Y en grandes cantidades. Carne estofada, con cebollas,
patatas, guisantes. Y luego, café bien negro.
El horror se transformó en repugnancia.
—¡Oh, Jack!
—¿Qué ocurre?
—¡Eres un... salvaje!
Hamilton se inclinó hacia la chica por encima de la mesa, y propuso:
—¿Qué le parece si nos fuéramos de aquí? Montemos en el coche, vayamos hacia
alguna carretera solitaria, detengámonos y practiquemos el amor.
El semblante de la joven no manifestó más que confusa indiferencia.
—No te entiendo.
Hamilton se derrumbó.
—Olvídelo.
—Pero...
—¡Olvídelo! —Meditabundo, apuró de un trago la cerveza que le quedaba en la jarra—.
Vamos, lleguémonos a casa y cenemos. Probablemente, Marsha se estará preguntando
qué habrá sido de nosotros.
 
 
X
 
Marsha les acogió muy aliviada cuando entraron en la luminosa salita de estar.
—Llegáis en el momento justo —dijo a Hamilton, mientras se ponía de puntillas para
darle un beso de bienvenida. Con su delantal y su vestidito estampado, presentaba una
figura esbelta, cálida y fragante—. Anda, ve a lavarte y siéntate.
—¿Puedo ayudar en algo? —se ofreció Silky cortésmente.
—Faltaría más. Hazte cargo de su chaqueta, Jack.
—No es necesario —repuso Silky—. La tiraré encima de la cama y santas pascuas.
La muchacha salió presurosa de la estancia, dejándoles a solas un momento.
—Esto es lo más inconcebible que he visto jamás —comentó Hamilton, mientras
pasaba a la cocina, en pos de su esposa.
—¿Te refieres a Silky?
—Si.
—¿Cuándo la conociste?
—La semana pasada. Es amiga de McFeyffe.
—Una chica muy linda. —Marsha se inclinó y saco del horno una humeante cacerola—.
Tan dulce, tan gentil, tan radiante...
—Cariño, es una cortesana.
—¡Oh! —Marsha pestañeó—. ¿De veras? No tiene el aspecto de... de eso que has
dicho.
—Claro que no. En este mundo no se lo permitirían.
—Entonces, Silky no lo es. No es posible que lo sea —se animó Marsha.
Irritado, Hamilton se interpuso en su camino, cuando Marsha se disponía a ir a la sala
con la cacerola.
—Lo es. En el mundo real se dedica a alternar en los bares a la caza de hombres y de
invitaciones. Es una buscona profesional.
—¿Ah, sí? —articuló Marsha, sin dejarse convencer—. Pues, no lo creo. Celebramos
una larga conversación por teléfono. Trabaja de camarera o algo así. Y es una chiquilla
encantadora.
—Nena, cuando sus órganos estaban intactos...
Se interrumpió al reaparecer Silky, atrevidilla e ingenua a la vez, con su atavío de
escolar adolescente.
Hamilton se dio por vencido.
—Al diablo con todo.
Recogió el Tribune de Oakland, diario vespertino, y fue a sentarse en el sofá, en el
extremo opuesto al que ocupaba Silky. Echó un vistazo a los titulares del periódico.
¡FEINBERG ANUNCIA UN NUEVO DESCUBRIMIENTO, UN PRODUCTO QUE
CURARÁ EL ASMA DE MODO PERMANENTE!
El artículo, en primera página, lo encabezaba el retrato de un médico sonriente,
rechoncho y calvo, vestido con bata blanca, propio de un reclamo de pasta dentífrica. El
texto del reportaje se extendía en consideraciones acerca de aquel descubrimiento
sensacional que iba a estremecer al mundo. Primera columna, página número uno.
En la columna dos, también de la primera página, había un larguísimo artículo, sobre
los hallazgos arqueológicos efectuados en Oriente Medio. Se habían desenterrado ollas,
platos, vasijas, etc., y se había localizado toda una ciudad de la Edad de Hierro. La raza
humana contemplaba aquello con la respiración alterada.
Una especie de curiosidad morbosa dominó a Hamilton. ¿Qué había sido de la guerra
fría entablada con Rusia? Y a propósito de eso, ¿qué había sido de Rusia? Revisó
precipitadamente las páginas restantes. Lo que observó, lo que no vio, mejor dicho, hizo
que se le pusieran de punta los pelos de la nuca.
Rusia, como nación, había sido eliminada. Era demasiado penosamente desagradable.
Millones de hombres y mujeres, millones de kilómetros cuadrados de territorio... ¡borrados
del mapa! ¿Qué había quedado en su lugar? ¿Una llanura estéril? ¿Un vacío brumoso?
¿Un hoyo inmenso?
En cierto sentido, no había primera plana en aquel periódico, tal como se entiende
convencionalmente... Empezaba con la sección dos el mundo femenino. Modas,
acontecimientos sociales, o sea, ecos de sociedad, bodas y compromisos matrimoniales,
juegos, actividades culturales. La sección de entretenimientos sólo existía allí en parte.
Figuraban los episodios de novelas gráficas sentimentales y humorísticas, así como las
tiras de chistes a base del niño revoltoso y espabilado. Pero las aventuras del detective
que suele sabérselas todas y que acostumbra a repartir puñetazos y caricias a diestro y
siniestro, yendo del tiroteo con los «malos» al galanteo fructífero con múltiples féminas de
múltiples encantos que en múltiples ocasiones se cruzan en su camino violento, eso se
echaba de menos. No es que tuviese mucha importancia. Pero no dejaba de resultar algo
insatisfactorio aquel concepto periodístico; demasiadas páginas de literatura y noticias
blancas.
Probablemente, ese aspecto tendría en aquellos instantes la parte norte de Asia: el de
una extensión blanca, yerta, despoblada. Una amplia faja de terreno inerte en la que, para
bien o para mal, hubo un tiempo en que vivieron millones de seres humanos. Personas
que, en opinión de una dama de mediana edad llamada Edith Pritchet y con exceso de
prejuicios y grasa, constituían una molestia. Rusia la estorbaba; era como un mosquito
zumbador que le hacía la vida imposible o, por lo menos, fastidiosa.
Y ahora que pensaba en ello... No había visto en aquel mundo moscas ni mosquitos. Ni
arañas. Ninguna clase de bichos desagradables. Sí, mientras durase el dominio de la
señora Pritchet, aquel iba a ser un mundo cautivador, en el que se viviría deliciosamente...
si es que quedaba algo.
—¿No la mortifica un poco? —preguntó Hamilton de súbito a Silky—. Me refiero al
hecho de que ya no quede nada de Rusia.
—¿De qué? —inquirió Silky a su vez, tras levantar los ojos de la revista que estaba
leyendo.
—Olvídelo. —Arrojando el periódico, Hamilton se puso en pie y, con aire cansino y
mustio, abandonó la sala y entró en la cocina—. ¡Esta es la parte que no puedo sufrir! —
confesó a Marsha.
—¿De qué se trata cariño?
—¡Se desentienden de lo trascendental!
En tono suave, amablemente, Marsha señaló:
—Para ellos, nunca existió un país llamado Rusia. Por lo tanto, ¿qué puede
importarles?
—Pues, debería importarles. Si la señora Pritchet aboliese la literatura, puede que les
tuviese sin cuidado. No la echarían en falta... no se darían cuenta de que había
desaparecido.
—Y si no se daban cuenta —repuso Marsha pensativamente—, ¿qué importancia tiene
entonces?
No había meditado en eso. Lo hizo mientras las dos mujeres se dedicaban a poner la
mesa.
—Eso es lo malo —comunicó a Marsha—. Lo peor del asunto. Edith Pritchet se
entremete en el mundo de los demás... rehace sus vidas y ellos ni siquiera lo notan. Es
terrible.
—¿Por qué? —se irritó Marsha—. Tal vez no sea tan terrible. —Bajó la voz e indicó a
Silky con la cabeza—. ¿Te parece terrible eso? ¿Es que la chica era antes mejor?
—Esa no es la cuestión. La cuestión es... —Siguió a Marsha, irritado—. La muchacha
ha dejado de ser Silky. Es alguna otra persona. Un muñeco de cera que la señora Pritchet
ha fabricado para que sustituya a Silky.
—A mi me parece que sí es Silky.
—No la conociste antes.
—A Dios gracias —manifestó Marsha fervorosamente. —Despacio, una sospecha
espantosa empezó a deslizarse hacia el interior del ánimo de Hamilton.
—A ti te gusta esto. La verdad es que lo prefieres.
—No diría tal cosa —respondió Marsha, evasiva.
—¡Pues puedes afirmarlo! Te gustan estas... ¡mejoras!
Marsha se detuvo en la puerta de la cocina, con las manos llenas de cucharas y
tenedores.
—He estado pensando en ello durante el día. En muchos aspectos, todo es más limpio,
más diáfano, más bonito. No es tan turbio ni tan inmundo. Las cosas resultan..., bueno,
mucho más sencillas. Más ordenadas.
—Bien, no hay tantas cosas.
—¿Y qué tiene eso de malo?
—Quizá acabemos por convertirnos en elementos inconvenientes. ¿No se te ha
ocurrido? —Accionando con los brazos, prosiguió—: No es un mundo seguro. Mira lo que
nos ha pasado a nosotros... nos han remoldeado ya. Somos seres carentes de sexo...
¿Te gusta?
No hubo respuesta inmediata.
—¡Te gusta! —afirmó Hamilton, aterrado—. Lo prefieres.
—Hablaremos de eso después —replicó Marsha, y salió de la cocina con los cubiertos.
Pero Hamilton la agarró de un brazo y la obligó a entrar de nuevo.
—¡Contesta! Te encanta el sistema Pritchet, ¿verdad? Te seduce la idea de esa dama
de edad, gorda, puritana y cargante, dispuesta a eliminar del mundo la obscenidad, el
sexo y la porquería.
—Bueno —articuló Marsha, reflexivamente—, creo que al mundo le vendría de perlas
un poco de limpieza, sí. Y si vosotros, los hombres, no habéis sido capaces de llevar a
cabo esa operación de baldeo, o no queréis realizarla...
—Voy a decirte una cosa —declaró Hamilton con enojo—. Con la misma rapidez con
que Edith Pritchet vaya suprimiendo cosas, yo las iré restaurando. Y lo primero que voy a
reconstruir es el sexo. Esta noche introduciré de nuevo el sexo en el mundo.
—Sí, lo harías, ¿verdad? Es algo que deseas hacer; algo que no has dejado de tener
presente.
—Ahí está la chica —Hamilton sacudió la cabeza en dirección a la sala de estar; Silky,
con aire feliz, iba colocando servilletas alrededor de la mesa—. Voy a llevármela al sótano
y a enseñarle unas cuantas cosas respecto al amor.
—Mi vida —observó Marsha, con sentido práctico—, no puedes.
—¿Por qué no?
—Silky... —Marsha esbozó un ademán ambiguo—. Silky no está equipada para tales
cosas.
—¿Es qué mis intenciones te dejan fría?
—Pero si es absurdo. Viene a ser lo mismo que hablar de avestruces de color morado.
No existen en este planeta.
En dos zancadas, Hamilton franqueó la puerta, cruzó la salita y agarró con firmeza la
mano de Silky.
—Vamos —ordenó a la joven—. Bajaremos a la sala de audiciones y escucharemos los
cuartetos de Beethoven.
Estupefacta, Silky tuvo que seguir a Hamilton, a la fuerza y dando traspiés.
—¿Y la cena?
—Que se vaya al diablo la cena —replicó el ingeniero, al tiempo que abría la puerta de
la escalera—. Bajemos ahí antes de que la Pritchet suprima la música.
La atmósfera del semisótano era fresca y húmeda. Hamilton puso en marcha el
calentador eléctrico y bajó las persianas de los ventanucos. Cuando el ambiente se
caldeó y se hizo agradable y alegre, abrió las puertas del armario donde guardaba los
discos y empezó a sacar montones de los de larga duración.
—¿Qué quieres oír? —tuteó ya, acaso para conferir más beligerancia a su tono.
Asustada, Silky se mantuvo cerca de la puerta.
—Quiero comer algo. Y Marsha había preparado una cena tan estupenda...
—Sólo comen los animales —murmuró Hamilton—. Es enojoso. Un acto nada ameno.
Lo he abolido.
—No comprendo —protestó Silky, enfurruñada.
Manipulando su amplificador, Hamilton ajustó la complicada red de mandos.
—¿Qué te parece mi conjunto de aparatos?
—Muy... atractivo.
—Rendimiento paralelo de impulso y atracción. Plano superior de treinta mil c.p.s.
Cuatro reproductores electromagnéticos de alta frecuencia, con altavoces de treinta y
ocho centímetros. Ocho conos acústicos de teatro. Red de intercomunicaciones a
cuatrocientos c.p.s. Transformadores manuales. Aguja de diamante y áureo tubo de
gargantilla. —Mientras colocaba un disco de larga duración en el plato, añadió—: El motor
es capaz de sostener un peso de diez toneladas sin disminuir un ápice su giro de treinta y
tres coma tres revoluciones. No está mal, ¿eh?
—Ma... maravilloso.
La pieza musical era Dafnis y Cloe. La mitad de la colección de discos de Hamilton
había desaparecido misteriosamente; en su mayor parte de obras atonales y de percusión
experimental. La señora Pritchet prefería los clásicos bien consagrados: Beethoven y
Schumann, con el numeroso acompañamiento orquestal a que estaban acostumbrados
los melómanos que asistían de modo asiduo a los conciertos. De cualquier modo, la
pérdida de su preciosa colección de discos de Bartok le afectó más que nada y estuvo a
punto de ponerle frenético. Aquellas piezas poseían una cualidad íntima, una especie de
identificación con las capas más profundas de su personalidad. No había forma de vivir en
el mundo de la señora Pritchet; aquella dama era peor incluso que (Tetragramatón).
—¿Cómo va eso? —preguntó Hamilton de manera automática, a la vez que apagaba
las luces hasta casi quedar en la oscuridad—. No está en tus ojos, ¿eh?
—Nunca lo estuvo, Jack —dijo Silky, turbada. Un nebuloso fragmento de recuerdo
debió de filtrarse al interior de su cerebro purificado—. Dios mío, apenas distingo lo que
me rodea... Temo que voy a caer.
—No estás muy lejos de ello —repuso Hamilton, sardónico—. ¿Qué quieres beber? Da
la casualidad de que tengo una botella de whisky escocés en alguna parte de esta cueva.
Abrió el armarito de los licores y adelantó la mano con ademán experto. Sus dedos se
cerraron en torno al cuello de una botella; la sacó rápidamente y se inclinó para coger
vasos. Sin embargo, en seguida notó algo extraño en la botella. Una mirada confirmó sus
temores; no tenía en la mano una botella de whisky, después de todo.
—Bueno, nos conformaremos con crema de menta —se corrigió, resignado. En cierto
modo, era mejor—. ¿De acuerdo?
Dafnis y Cloe elevaba sus notas de forma lujuriante en el cuarto sumido en penumbras,
mientras Hamilton llevaba a Silky hasta un sofá y la obligaba a sentarse. Obediente, la
muchacha aceptó la bebida y tomó un sorbo, con una expresión humilde y yerta en su
rostro. Hamilton se movió por la estancia, efectuando los últimos toquecitos del entendido:
enderezando un grabado de la pared, subiendo ligeramente el tono del amplificador,
bajando todavía más la ya escasa luz de las lámparas, ahuecando uno de los
almohadones del sofá, cerciorándose de que la puerta estaba bien cerrada. Pudo oír los
pasos de Marsha, que iba de un lado a otro, en el piso de arriba. Bueno, ella se lo había
buscado.
—Lo único que tienes que hacer es cerrar los ojos y relajarte —ordenó con voz algo
iracunda.
—Estoy relajada. —El miedo no había abandonado a Silky aún—. ¿No es suficiente?
—Claro —murmuró Hamilton morbosamente—. Esto es fantástico. Tengo una idea...
prueba a descalzarte y a poner los pies en el diván. Cuando uno hace eso, recibe una
impresión distinta de Ravel.
Sumisa, Silky se quitó las zapatillas y puso los pies descalzos debajo de su cuerpo.
—Es agradable —comentó, sin entusiasmo alguno.
—Mucho mejor, ¿verdad?
—Bastante.
De súbito, una abrumadora sensación de melancolía se abatió sobre Hamilton y le
dominó por completo.
—Es inútil —articuló, derrotado—. No puede cumplirse.
—¿Qué es lo que no puede cumplirse, Jack?
—No lo entenderías.
Guardaron silencio durante un buen rato. Luego, despacio, sosegadamente, Silky fue
alargando el brazo y rozó la mano de Hamilton.
—Lo siento.
—Yo también.
—La culpa es mía, ¿verdad?
—Algo así en cierto sentido. Pero de un modo muy abstracto y difuso.
Tras un titubeo, Silky aventuró:
—¿Puedo... puedo preguntarte una cosa?
—Claro. Lo que quieras.
—Se trata de una petición, mejor dicho.
—Adelante.
—¿Te importaría...? —La voz de la joven era tan débil que Hamilton a duras penas
pudo captarla. Silky le estaba mirando fijamente, grandes como platos sus ojos oscuros
en la penumbra de la estancia—. ¿Te importaría besarme, Jack? Sólo una vez.
Hamilton pasó los brazos en torno a la chica, la atrajo hacia sí, alzó su carita delgada y
la besó en los labios. Silky se aferró a él, frágil y leve, ligera y terriblemente delgada.
Oprimiéndola con fuerza, manteniéndola adosada a su cuerpo, Hamilton permaneció
inmóvil durante un intervalo sin fin, hasta que, por último la muchacha se separó, tras
deshacer el abrazo, y su figura esbelta, solitaria, desamparada y triste casi se fundió en la
semioscuridad.
—Me siento tan condenadamente perversa... —articuló con un hilo de voz.
—No tienes por qué.
—Me siento tan... vacía. Me duele todo el cuerpo. ¿A qué se debe, Jack? ¿De qué se
trata? ¿Por qué he de sentirme mal?
—Hablemos de otra cosa —propuso Hamilton, tenso.
—No es por mi gusto. Quiero entregarte algo mío. Pero no tengo nada que darte. No
soy nada más que un ente vacío ¿verdad? Una especie de ser hueco.
—No del todo.
En las tinieblas casi absolutas se produjo un aleteo de movimiento. La muchacha
apareció de pie frente a él, borrosa e indistinta a causa de la celeridad repentina que
agitaba su cuerpo. Cuando Hamilton volvió a mirarla, descubrió que se había quitado la
ropa apresuradamente y que las prendas formaban un pequeño montón en el suelo.
—¿No me deseas? —inquirió Silky, vacilante.
—Bueno, en cierto modo teórico.
—Puedes, ya lo sabes.
Hamilton esbozó una sonrisa irónica.
—¿Ah, sí?
—Al menos, eres dueño de intentarlo.
Hamilton recogió las prendas de Silky y se las tendió a la muchacha.
—Vístete y subamos. No hacemos más que perder el tiempo y la cena se estará
enfriando.
—¿Es inútil?
—Sí —corroboró Hamilton en tono dolorido y mientras se esforzaba en no ver la yerma
igualdad rasa del cuerpo de Silky—. Totalmente inútil. Pero tú no pudiste hacerlo mejor.
Hiciste cuanto te fue posible.
Tan pronto estuvo vestida, la tomó de la mano y la condujo hacia la puerta. A su
espalda, el gramófono seguía desgranando el embrollo de acordes que era Dafnis y Cloe.
Ninguno de ellos oía las notas musicales mientras, alicaídos, escalaban los peldaños.
—Lamento haberte desilusionado —se excusó Silky.
—Olvídalo.
—Tal vez consiga arreglarlo de algún modo. Quizás logre...
La voz de la joven se interrumpió. Y su mano, la existencia de sus dedos, secos y
pequeños, fue menguando hasta desaparecer. Sobresaltado, Hamilton dio media vuelta y
escudriñó la oscuridad.
Silky se había volatilizado. Dejó de existir por completo.
Aún estaba clavado en el suelo, incrédulo y estupefacto, cuando se abrió la puerta de
la parte superior de la escalera y Marsha apareció en el quicio.
—¡Oh! —exclamó sorprendida—. Estás ahí. Ven, sube... tenemos visita.
—¿Visita? —murmuró Hamilton.
—La señora Pritchet. Y viene acompañada de toda clase de personas... parece que se
trata de una reunión normal. De una fiesta. Todo el mundo se ríe y rebosa alegría y
animación.
Envuelto en una nube de pasmo, Hamilton ascendió los peldaños que le faltaban de la
escalera e hizo su entrada en la salita. Le acogió un rumor de voces desenfadadas y una
vivacidad de movimientos extraordinarios. Destacando en medio del grupo de personas se
erguía el bulto voluminoso de una mujer con llamativo chaquetón de pieles, grotesco,
adornado con plumas y cabellera teñida de rubio, que le caía en melenas metálicas sobre
el rollizo cuello y las abultadas mejillas.
—¡Ahí está! —chilló la señora Pritchet jubilosamente, en cuanto le echó el ojo—.
¡Sorpresa! ¡Sorpresa! —Alzó en el aire una gran caja rectangular de cartón y anunció a
voz en grito—. He traído los pastelitos más estupendos que habrá visto usted en toda su
vida... Verdaderos tesoros. Y la fruta helada más maravillosa que...
—¿Qué hizo con ella? —interrogó Hamilton en tono ronco, al tiempo que avanzaba
hacia la mujer—. ¿Dónde está?
Durante unos segundos, la señora Pritchet se quedó perpleja. Después, los moteados
pliegues de carne que constituían sus facciones se suavizaron y una sonrisa de astucia
taimada decoró su semblante.
—Pues, la suprimí, querido. He eliminado todas las personas de esa condición. ¿No lo
sabía?
 
 
XI
 
Mientras Hamilton se mantenía inmóvil, con la vista clavada en la mujer, Marsha se le
aproximó quedamente y le susurró al oído:
—Ten cuidado, Jack. Ten cuidado.
Se volvió hacia su esposa.
—¿Estás metida en el ajo?
—Supongo que si. —Marsha se encogió de hombros—. Edith me preguntó en dónde
estabas y se lo dije. No le di detalles... sólo le expliqué el caso por encima.
—¿A qué categoría ha ido a caer Silky?
Marsha sonrió.
—Edith lo expresó muy bien. Creo que la llamó pequeña ninfa.
—Debe de haber un montón —dijo Hamilton—. ¿Merece la pena...?
Detrás de Edith Pritchet estaban Bill Laws y Charley McFeyffe. Ambos llevaban en los
brazos sendos cargamentos de comestibles.
—Vamos a celebrarlo por todo lo alto —manifestó Laws, e hizo a Hamilton una seña
con la cabeza, entre cautelosa y de excusa—. ¿Dónde está la cocina? Quiero soltar la
mercancía.
—¿Cómo le va, amigo? —saludó McFeyffe, ladino, con un guiño impertinente—. ¿Se
divierte? En este saco van veinte latas de cerveza; todo se nos arreglará.
—Formidable —declaró Hamilton, todavía aturdido.
—Lo único que tiene que hacer uno es chasquear los dedos —añadió McFeyffe,
sudoroso y colorado su ancho semblante—. Quiero decir que eso es lo único que tiene
que hacer ella.
A continuación de McFeyffe iba la menuda y severa figura de Joan Reiss. El chico,
David Pritchet, caminaba a su lado. Cerraba la marcha el renqueante, apesadumbrado y
digno veterano de guerra, convertida su faz arrugada en una máscara.
—¿Estamos todos? —inquirió Hamilton, enfermo de desánimo.
—Vamos a jugar a las adivinanzas —le informó Edith Pritchet jovialmente—. Me dejé
caer por aquí estar tarde —continuó explicando—. Su linda esposa y yo celebramos una
charla sincera y prolongada.
—Señora Pritchet... —empezó Hamilton, pero Marsha se apresuró a intervenir.
—Anda, acompáñame a la cocina y ayúdame a poner las cosas a punto —el tono de
Marsha fue claro, terminante y autoritario.
Hamilton la siguió a regañadientes. En la cocina McFeyffe y Bill Laws pululaban de un
lado a otro, torpones y desconcertados, sin saber qué hacer. Laws sonrió fugazmente,
esbozó una breve mueca matizada de aprensión y de lo que muy bien pudiera ser
complejo de culpabilidad. Hamilton no pudo determinarlo; antes de que tuviese tiempo de
ello, Laws dio media vuelta y se afanó en la tarea de desenvolver fiambres y
emparedados. Parecía haberlos en cantidad infinita. A la señora Pritchet le gustaban los
entremeses.
—Al bridge —decía en aquel momento la dama en el otro cuarto—. Pero necesitamos
un mínimo de cuatro personas. ¿Podemos contar con usted, señorita Reiss?
—Temo que el bridge no sea mi punto fuerte —respondió la voz sin matiz de la
aludida—. Pero me comportaré lo mejor que pueda.
—Laws —dijo Hamilton—, usted es demasiado inteligente para dejarse embaucar. Lo
comprendo en el caso de McFeyffe, pero no en el de usted.
Laws no le miró cara a cara.
—Preocúpese de su propia persona —repuso, hosco—. Y yo me preocupare de mí
mismo.
—¿Es que no tiene bastante sentido común para...?
—Seño Jamilton —recurrió Laws a la jerigonza—. Me limito a seguí la corriente. Si uno
se adata y aseta la cosa tar como vienen, pué viví mucho año.
—Corte el rollo —replicó Hamilton, resentido—. No me venga a mi con esa jerga.
Burlones y hostiles sus negros ojos, Laws le volvió la espalda. Pero estaba
estremeciéndose; sus manos temblaban de forma tan violenta que Marsha tuvo que
apresurarse a quitarle de las manos el trozo de tocino que sostenía, para que no fuese a
parar al suelo.
—Déjale en paz —reprochó Marsha a su marido—. Se trata de su vida.
—Ahí es donde te equivocas —repuso Hamilton—. Es la vida de ella. ¿Se puede vivir a
base de fiambres y emparedados?
—No es tan malo —terció McFeyffe filosóficamente—. Despierte, amigo. Este es el
mundo de la vieja dama... ¿no? Ella gobierna este lugar; es el jefe.
Arthur Silvester apareció en el umbral.
—¿Podría tomar un vaso de agua tibia con bicarbonato de soda, por favor? Hoy tengo
el estómago un poco ácido.
Hamilton apoyó una mano en el frágil hombro de Silvester y le dijo:
—Arthur, su Dios no preside estas regiones; a usted no le gusta permanecer aquí.
Sin pronunciar palabra, pasó de largo, junto a Hamilton, y se llegó al grifo del fregadero.
Marsha le entregó allí el vaso de agua tibia con bicarbonato de soda. El hombre se retiró a
un rincón y se concentró en su bebida, al margen de todo lo demás.
—Aún no consigo creerlo —se dirigió Hamilton a su esposa.
—¿Creer qué, cariño?
—Lo de Silky. Ha desaparecido. De un modo absoluto. Como una polilla a la que se
aplasta y se deshace entre las manos.
Marsha se encogió de hombros con indiferencia.
—Bueno, andará dando vueltas por alguna parte, en algún otro mundo. Probablemente
estará en el mundo real, engatusando a los hombres para que la conviden y luciendo su
carita.
Tal como pronunció la palabra «real» parecía algo mancillado infamado y contaminado.
—¿Hace falta que eche una mano? —Contoneándose mañosamente, surgió en el
umbral la enorme masa de carne fláccida, encajada en un floreado vestido de seda,
ultrajantemente feo—. Dios bendito, ¿dónde hay un delantal?
—En el armario, Edith —informó Marsha, y se lo indicó.
Con repugnancia instintiva, Hamilton se apartó de aquella criatura cuando pasaba por
su lado. La mujer le dirigió una sonrisa fatua; en su semblante había una expresión de
enorme suficiencia.
—Vamos, no se enoje, señor Hamilton. ¿Pretende estropearnos la fiesta?
Cuando la dama hubo salido de la cocina, regresando de nuevo a la sala, Hamilton
acorraló a Laws.
—¿Va a permitir que ese monstruo rija su vida?
Laws se encogió de hombros.
—Nunca tuve lo que se dice vida. ¿O le llama así a ejercer la profesión de guía por el
Bevatrón? A desempeñar las funciones de mentor provisional con personas que no
entienden una palabra de lo que se les explica ni de lo que están viendo. Grupos de
turistas curiosos, sin conocimientos técnicos, que entran y salen de allí como si pasearan
por la calle...
—¿A qué se dedica ahora?
Un estremecimiento de orgullo retador sacudió a Laws.
—Me encargo de la investigación en la «Compañía de Jabones Lackman», situada en
San José.
—Nunca oí hablar de esa firma.
—La inventó la señora Pritchet. —Sin mirar a Hamilton a los ojos, explicó—: Fabrica
jabones perfumados para baño.
—¡Dios mío! —exclamó Hamilton.
—No es gran cosa, ¿verdad? Para usted, no. Es difícil, por no decir imposible, que le
pillaran con un empleo como ese.
—No manufacturaría jabones perfumados para Edith Pritchet, desde luego.
—Le diré algo —articuló Laws, en voz baja e insegura—. Pruebe a ser una persona de
color durante cierto tiempo. Trate de hacer reverencias y decir: «Sí, señor», a cualquier
tipejo blanco que se cruce en su camino, a cualquier patán destripaterrones ignorante, tan
palurdo que se suene la nariz en el suelo, tan cerrado de mollera que sea incapaz de
encontrar el lavabo de caballeros sin que alguien lo guíe. Prácticamente, he tenido que
enseñarles a algunos a quitarse los pantalones. Pruebe eso durante una temporada.
Intente pasar seis años de estudios universitarios fregando platos que ensuciaban los
blancos en una pensión barata. Me he enterado de algunas cosas referentes a usted: su
padre fue un gran físico. Disponía usted de gran cantidad de dinero; no tuvo que trabajar
en ninguna pensión de mala muerte. Póngase en mi lugar y hágase una idea de lo que
tuve que sufrir. Imagínese por un momento que es negro y que, con los bolsillos vacíos,
tiene que aguantar varios meses, buscando trabajo. Y que luego, con un brazalete, ha de
dedicarse a la tarea de cicerone. Como uno de esos judíos de campo de concentración
alemán. Quizás entonces acogiese con los brazos abiertos un empleo de encargado del
departamento de investigación de una fábrica de jabones perfumados.
—¿Aunque esta fábrica no existiese?
—Existe aquí —brillaba el desafío en el flaco y oscuro rostro de Laws—. En el lugar
donde estoy. Y mientras permanezca en él, procuraré sacarle el máximo partido a la
situación.
—Pero —protestó Hamilton —si esto no es más que una quimera.
—¿Una quimera? —sonrió Laws, sarcástico. Sacudió un puñetazo a la pared de la
cocina—. Pues me parece bastante real.
—Se trata de una ilusión albergada en el cerebro de Edith Pritchet. Un hombre de su
inteligencia...
—Ahórrese el sermón —le interrumpió Laws con vehemencia—. No deseo escucharlo.
En el mundo donde estábamos antes, usted no se preocupó ni tanto así de mi
inteligencia. Le tenía sin cuidado el que yo fuese guía; no dio nuestras de sentirse
atormentado por ello.
—Miles de personas ejercen la profesión de guía —repuso Hamilton, incómodo.
—Personas como yo, acaso. Pero no personas como usted. ¿Quiere saber por qué me
encuentro aquí mucho mejor? A causa de usted, Hamilton. Es culpa suya, no mía.
Reflexione en ello. Si usted hubiese intentado... pero no lo hizo. Usted tenía esposa, casa,
gato, automóvil y empleo. Todo le iba bien... Y, como es lógico, quiere regresar. Pero yo
no. A mí no me iban las cosas nada bien. Y no estoy dispuesto a volver.
—Lo hará si este mundo se disuelve —dijo Hamilton.
Un odio gélido y vitriólico apareció en el semblante de Laws.
—¿Pondría coto a esto?
—Puede apostar el cuello.
—Quiere que vuelva con un brazalete en la manga, ¿verdad? Es usted lo mismo que
los demás... no se diferencia en nada. No te fíes nunca de ningún blanco; eso fue lo que
me dijeron. Pero llegué a pensar que usted era un amigo.
—Laws —replicó Hamilton—, es usted el hijo de zorra más neurótico que me he
tropezado jamás.
—Si lo soy, usted tiene la culpa.
—Lamento que piense así.
—Es la verdad —insistió Laws con énfasis.
—Exactamente, no. Puede que sea verdad en parte. Tal vez haya un punto de verdad
en el fondo. Quizás tenga razón, acaso deba permanecer aquí. Es posible que éste sea el
mejor sitio para usted... La señora Pritchet le cuidará, siempre que ande en cuatro patas y
produzca los sonidos adecuados. Sí camina detrás de ella a la distancia propia y no la
molesta. Si no le importa el jabón perfumado, los fiambres y los potingues para curar el
asma. En el mundo real, usted tendría que luchar con todo el mundo. Tal vez ha sonado
la hora de que usted descanse. Probablemente no hubiese ganado, de todas formas.
—Deje ya de acosarle —intervino McFeyffe, que había estado escuchando la
conversación—. Está perdiendo el tiempo... No es más que un negro.
—Se equivoca —repuso Hamilton—. Es un ser humano y está cansado de salir
siempre perdiendo. Lo malo es que aquí tampoco ganará nada... Ni usted, desde luego.
Aquí nadie gana, salvo Edith Pritchet.
—Se dirigió a Laws—. Esto va a ser peor que verse maltratado por los hombres
blancos... En este mundo, se encontrará en manos de una mujer blanca.
—La cena está servida —avisó Marsha en tono agudo, desde la sala—. Todo el mundo
puede venir a sentarse a la mesa.
 
Uno por uno fueron saliendo de la cocina. Hamilton emergió en el preciso instante en
que «Morrongo Atolondrado», atraído por el olor de los alimentos, aparecía en la entrada.
Un poco anquilosado después de haber dormido en el departamento de los zapatos del
armario, el felino se cruzó en el camino de Edith Pritchet.
Contrariada, medio tropezando con el gato, la señora Pritchet exclamó:
—¡Cáspita!
—Y «Morrongo Atolondrado», que se preparaba para saltar sobre el regazo de alguien,
desapareció. La señora Pritchet continuó adelante sin darse cuenta, con una bandeja de
panecillos entre sus regordetes dedos rosados.
—Hizo que se desvaneciera el gato —chilló David Pritchet con voz penetrante y
acusadora.
—No te preocupes —dijo Marsha, ausente el ánimo—. Quedan muchos.
—No —se apresuró a corregirla Hamilton—. Ya no hay. ¿No recuerdas? Con
«Morrongo Atolondrado» ha desaparecido toda la especie gatuna.
—¿A qué viene eso? —preguntó la señora Pritchet—. ¿Qué término empleó? No lo
capté.
—No tiene importancia —salvó Marsha la situación.
Tomó asiento en la mesa y comenzó a servir. Los otros ocuparon también sus sitios. El
último en aparecer fue Arthur Silvester. Había terminado su vaso de agua tibia con
bicarbonato y llegó procedente de la cocina, con una jarra de té en la mano.
—¿Dónde pongo esto? —preguntó de mal talante.
Buscó un espacio libre en la rebosante mesa. En sus curtidas manos relucía la grande
y resbaladiza jarra de cristal.
—Me haré cargo de ella —se ofreció la señora Pritchet, al tiempo que esbozaba una
sonrisa vacua.
Cuando Silvester se acercaba a la mujer, ésta levantó los brazos para tomar el
recipiente. Sin cambiar de expresión, el veterano de guerra alzó la jarra cuanto pudo y
luego la dejó caer sobre la cabeza de la dama con todas sus atrofiadas fuerzas. Un jadeo
escéptico se elevó desde todos los puntos de la mesa; los comensales se pusieron en pie.
Una décima de segundo antes de que la jarra llegase a su destino, Arthur Silvester se
volatilizó en el aire. El recipiente de cristal, al caer de sus disueltas manos, se estrelló
contra la alfombra y se hizo añicos. El té se derramó por doquier, dejando desagradables
manchas de color amarillo.
—¡Oh! —exclamó la señora Pritchet ofendida.
Casi al mismo tiempo que Arthur Silvester y que la jarra destrozada, dejó de existir el
charquito de té humeante.
—¡Qué desagradable! —consiguió articular Marsha, al cabo de un momento.
—Me alegro de que eso haya concluido —dijo Laws con voz apenas audible y mientras
le temblaban las manos lastimosamente—. Estuvo muy cerca de salirse con la suya ese
hombre.
Bruscamente, Joan Reiss se levantó de la mesa.
—No me encuentro muy bien. Vuelvo enseguida.
Dio media vuelta, salió presurosa de la estancia. hacia el pasillo, y desapareció en el
dormitorio.
—¿Qué ocurre? —inquirió la señora Pritchet con ansiedad. Lanzó una mirada
alrededor de la mesa—. ¿Algo alteró a esa muchacha? Tal vez pueda yo...
—Señorita Reiss —llamó Marsha, con voz aguda y apremiante—, vuelva aquí, por
favor. Estamos cenando.
—Iré a ver qué le pasa —suspiró la señora Pritchet, y empezó a ponerse en pie.
Hamilton se encontraba ya fuera de la sala.
—Yo me encargaré de solucionarlo —dijo, hablando por encima del hombro.
En la alcoba, la señorita Reiss permanecía sentada, juntas las manos sobre la falda,
con el sombrero, la chaqueta y el bolso a su lado.
—Le aconsejé que no lo hiciese —confesó a Hamilton quedamente. Se había quitado
las gafas de montura de carey, las cuales descansaban entre sus dedos. Los ojos, sin la
protección de los cristales, eran claros y débiles, casi incoloros.
—Esa no era la forma apropiada de intentarlo.
—¿Quiere eso decir que tenían un plan?
—Claro, Arthur, el chico y yo. Nos reunimos hoy. No podíamos confiar en nadie más.
No nos atrevimos a aproximarnos a usted, a causa de su señora.
—Pueden contar conmigo —manifestó Hamilton.
La señorita Reiss sacó del bolso un frasquito y lo dejó en la cama, junto a sí.
—Íbamos a narcotizarla —dijo con voz carente de matiz—. Es vieja y está agotada.
Tras recoger el frasquito, Hamilton lo sostuvo a la luz. Era un preparado de cloroformo
líquido, que se utilizaba en los ensayos con especímenes biológicos.
—Pero esto acabará con ella.
—No, ni mucho menos.
David, el niño, apareció en el umbral con semblante desasosegado.
—Será mejor que vuelva... Mi madre se impacienta.
La señorita Reiss se puso en pie, recuperó el pequeño frasco y volvió a guardárselo en
el bolso.
—He reaccionado y ya me encuentro bien. Fue el repentino sobresalto. Había
prometido abstenerse de intentarlo... pero esos viejos soldados...
—Me encargaré de la misión —dijo Hamilton.
—¿Por qué?
—No quiero que usted la mate. Y sé que lo hará.
Durante unos segundos, ambos permanecieron inmóviles, cara a cara. Luego,
mediante un movimiento rápido e inquieto, la señorita Reiss sacó el frasquito y lo puso en
manos de Hamilton.
—Encárguese de que el trabajo salga bien. Y realícelo esta noche.
—No. Será mañana. La sacaré al aire libre... organizaré una excursión campestre. La
llevaremos temprano a las montañas. En cuanto amanezca.
—Procure no asustarse y volverse atrás.
—Tranquilícese, no me ocurrirá nada de eso —declaró Hamilton. y se metió el frasquito
en el bolsillo.
Estaba decidido.
 
 
XII
 
Centelleaban los rayos solares al surcar la fresca atmósfera de la mañana de octubre.
Sobre los prados se apreciaban todavía tenues rastros de escarcha; hacía muy poco que
había amanecido y la ciudad de Belmont dormitaba sosegadamente, envuelta en una
nube opaca de humedad entre azul y blanca. Por la carretera, una corriente continua de
automóviles avanzaba península arriba, hacia San Francisco. Los vehículos se tocaban
unos a otros, en hileras ininterrumpidas.
—¡Oh, Dios mío! —exclamó la señora Pritchet, acongojada—. Todo este tránsito...
—No seguiremos por aquí —dijo Hamilton, mientras desviaba el «Ford» cupé,
apartándolo de la Bayshore Freeway para aventurarse por una carretera secundaria—.
Nos dirigiremos hacia Los Gatos.
—Y luego, ¿qué? —quiso saber la señora Pritchet, manifestando una expectación
ávida y casi infantil—. Santo Dios, nunca he ido por ahí.
—Continuaremos adelante hasta llegar al océano —informó Marsha, colorada de
animación—. Saldremos a la autopista número uno, la de la costa, y seguiremos por ella
hasta Big Sur.
—¿Dónde cae eso? —preguntó la señora Pritchet, dubitativa.
—En las montañas de Santa Lucía, en la parte inferior de Monterrey. No tardaremos
mucho en llegar y es un sitio estupendo para una gira campestre.
—Magnífico —convino la señora Pritchet, al tiempo que se arrellanaba en el asiento del
automóvil y entrelazaba las manos sobre el regazo—. Desde luego, han tenido una idea
feliz al proponer la excursión.
—En absoluto —replicó Hamilton, y aceleró de pronto, con la peor de las intenciones.
—No sé qué tiene de malo el parque de Golden Gate —dijo McFeyffe en tono receloso.
—Demasiada gente —terció la señorita Reiss, cargada de lógica—. Big Sur forma parte
de la Reserva Federal. Es una zona silvestre.
La señora Pritchet dio muestras de cierta aprensión.
—¿Será un terreno seguro?
—Por completo —aseguró la señorita Reiss —Todo irá bien.
—¿No debería estar trabajando, señor Hamilton? —preguntó la señora Pritchet—. Hoy
no es jornada festiva, ¿verdad? El señor Laws está en la fábrica.
—Solicité permiso para no acudir esta mañana —repuso Hamilton, no sin sarcasmo—.
A fin de poder servirles de guía.
—¡Pero qué amable! —se admiró la señora Pritchet.
Sus manos carnosas mariposearon por encima de la falda.
Al tiempo que daba una chupada a su cigarro, McFeyffe manifestó, malhumorado:
—¿Qué se trae entre manos, Hamilton? ¿Trata de tender una trampa a alguien?
Una tenue voluta de humo del cigarro vagó por el aire hacia el asiento posterior, donde
se acomodaba la señora Pritchet. La mujer frunció el entrecejo y suprimió los cigarros.
McFeyffe se encontró con que no tenía entre los dedos más que vacío; durante unos
segundos, su rostro se puso como la grana. Después, poco a poco, fue perdiendo el color.
—Uh —murmuró.
—¿Qué decía? —le apremió la señora Pritchet.
McFeyffe fue incapaz de responder; se rebuscaba torpemente en los bolsillos, alentado
por la esperanza de que, merced a algún milagro, hubiese podido quedar un cigarro,
aunque sólo fuera.
—Señora Pritchet —habló Hamilton, en tono normal, más bien indiferente—, ¿no se le
ha ocurrido la idea de que los irlandeses no han prestado ninguna contribución a la
cultura? No hay pintores irlandeses, no hay músicos irlandeses...
—¡Jesús! —se aterró McFeyffe.
—¿No hay músicos irlandeses? —preguntó la señora Pritchet, sorprendida—. Dios
mío, Dios mío, ¿es cierto eso? Pues, no, no me había dado cuenta.
—La irlandesa es una raza bárbara —prosiguió Hamilton con placer sádico—. Todo lo
que hacen sus componentes es...
—¡George Bernard Shaw! —aulló McFeyffe, con más miedo que vergüenza—. El
comediógrafo más importante del mundo! William Butler Yeats, el magnífico poeta. James
Joyce, el... —Se interrumpió en seco—. Poeta también.
—Autor de Ulises —añadió Hamilton—. Proscrito durante años a causa de sus pasajes
lascivos, obscenos y vulgares.
—Es arte del mejor —graznó McFeyffe.
La señora Pritchet reflexionaba.
—Sí —accedió por último, adoptada su decisión—. El juez decidió que era arte. No,
señor Hamilton, creo que está equivocado de medio a medio. Ha habido irlandeses de
mucho talento, tanto en el teatro como en la poesía.
—Swift —susurró McFeyffe, animado—. Escribió Los viajes de Gulliver. Una obra
sensacional.
—Está bien —convino Hamilton amistosamente—. He perdido.
Casi inconsciente a causa del terror, McFeyffe estaba derrumbado en el asiento.
Jadeaba y sudaba, con el rostro moteado de gris.
—¿Cómo pudiste hacer semejante barrabasada? —reprochó Marsha en tono acusador
junto al oído de su esposo—. Eres un... bruto.
Divertida, la señorita Reiss contemplaba a Hamilton. Un nuevo respeto había aparecido
en sus pupilas.
—Anduvo muy cerca de dar en el clavo.
—Todo lo cerca que deseaba —respondió Hamilton, un poco sobresaltado ya, al
pensar en las consecuencias que pudo tener su acto—. Lo lamento, Charley.
—Olvídelo —murmuró McFeyffe roncamente.
A la derecha de la carretera se extendía una amplia superficie de eriales. Mientras
conducía, Hamilton se estrujó el cerebro: ¿no había habido allí algo? Por último, después
de un extraordinario esfuerzo mental, se acordó. Aquella zona debía ser una rugiente y
estruendosa sección industrial, cuajada de fábricas y refinerías. Tinta, grasas animales,
productos químicos, plásticos, madera... y todo eso no se vislumbraba por parte alguna.
Sólo quedaba allí campo abierto.
—Pasé por este lugar una vez —informó la señora Pritchet, al ver la expresión de
Hamilton—. Y abolí todas esas cosas. Puntos ruidosos, sucios y malolientes.
—¿Significa eso que ya no hay más fábricas? —inquirió Hamilton—. Bill Laws debe
sentirse muy decepcionado sin su departamento de investigación en la factoría de
jabones.
—He dejado las fábricas de jabón —repuso la señora Pritchet con bastante mojigatería
en la voz—. Por lo menos, las que huelen bien.
En cierto sentido, de un modo depravado, Hamilton casi comenzaba a disfrutar de la
situación. Era tan completamente imperfecta, tan destartalada y tan precaria... Con un
pase de la mano la señora Pritchet borraba del mapa regiones fabriles enteras, en todo el
mundo. Seguramente aquella fantasía no iba a durar mucho. Su infraestructura básica
estaba derrumbándose, desmoronándose. No nacía nadie, no se manufacturaba un solo
artículo... clases vitales completas simplemente no existían. El sexo y la procreación eran
condiciones mórbidas que sólo conocían los profesionales de la Medicina. Y por culpa de
su propia lógica innata, aquella fantasía se desplomaba por si misma.
Eso le dio una idea. Tal vez estaba tirando del extremo equivocado de la soga. Quizás
había un modo más fácil y rápido de ponerle el cascabel al gato.
Lo malo era que no había gatos. Al acordarse, por asociación de ideas, de «Morrongo
Atolondrado», nació y se desarrolló en su interior una furia incontenible, que amenazaba
con sofocarle. Sólo porque el minino se interpuso por casualidad en el camino de la
mujer... Claro que, al menos, los gatos seguían existiendo en el mundo real. Arthur
Silvester, «Morrongo Atolondrado», los mosquitos, las fábricas de tinta y Rusia
continuaban teniendo vida en el mundo real. Se sintió reanimado y contento.
De todas formas, a «Morrongo Atolondrado» no le hubiera hecho ninguna gracia estar
allí. Moscas, ratones y topos habían sido eliminados. Y en aquella dislocada existencia,
los juegos carnales detrás de las tapias estaban derogados.
—Mire —indicó Hamilton, a guisa de experimento inicial. Acababan de entrar en una
población de aspecto destartalado, cuyos edificios se alzaban a ambas márgenes de la
carretera. Salas de billares, cobertizos de limpiabotas, hoteles cubiertos de desaliño—.
Vaya calamidad de pueblo —declaró—. Me siento ultrajado.
Salas de billar, marquesinas de limpiabotas y sucios hoteles dejaron de existir. A lo
largo y a lo ancho del planeta, se abrieron más espacios en claro en el tejido de la
realidad.
—Eso está mejor —comentó Marsha, un sí es no es intranquila—. Pero, Jack, tal vez
estaría mejor aún si... quiero decir, si dejases que la señora Pritchet decidiera por sí
misma.
—Trato de ser útil —dijo Hamilton de buen humor—. Después de todo, también estoy
colaborando en la gran tarea de proporcionar cultura a las masas.
La señorita Reiss no tardó en darse cuenta de sus intenciones. En seguida le echó una
mano.
—Observe lo que hace ese agente de policía —señaló—. Está imponiendo una multa al
pobre automovilista. ¿Cómo puede hacer tal cosa?
—Compadezco al automovilista —echó Hamilton leña al fuego—. Ha caído en las
garras de ese gordo selvático. Probablemente será otro irlandés. Todos son iguales.
—A mí me parece más italiano que irlandés —opinó la señora Pritchet en tono crítico—
. ¿Pero es que la policía no obra bien, señor Hamilton? Siempre tuve la impresión de
que...
—La policía sí —convino Hamilton— Pero no los agentes de tránsito. Eso es distinto.
—Ah —asintió la señora Pritchet—. Comprendo.
Los agentes de la circulación, incluido el que estaba a su izquierda, abandonaron de
golpe aquel mundo. Todos, excepto McFeyffe, respiraron más tranquilos.
—No me lo reproche —se excusó Hamilton—. Échele la culpa a la señorita Reiss.
—Que se suprima la señorita Reiss —propuso McFeyffe, hosco.
—Vamos, Charley —afeó Hamilton, sonriente— Eso no es propio de un espíritu
humanitario.
—Sí —subrayó severamente la señora Pritchet—. Me sorprende usted, señor
McFeyffe.
Sumiéndose en un aislamiento ceñudo, McFeyffe se puso a mirar por la ventanilla.
—Alguien debería desembarazarse de esas marismas —anunció—. Huelen que
apestan.
Los llanos cenagosos dejaron de heder. De hecho, fueron a parar al reino de la nada.
Los sustituyó una especie de vaga depresión, cuyo desnivel se iniciaba en la misma
cuneta de la carretera. Hamilton la escudriñó, al tiempo que se preguntaba qué
profundidad tendría aquel hoyo. Probablemente apenas unos cuantos metros... los
fangales no parecían muy hondos. Andando con lentitud y cierta majestad, una bandada
de aves silvestres salió a la carretera: habitantes de los ex pantanos.
—Vaya —dijo David Pritchet—, eso es divertido.
—Participa en el juego —le propuso Hamilton—. ¿De qué estás cansado?
Con aire especulativo David repuso:
—No estoy cansado de nada. Quiero ver los animalitos... Me gustan las aves.
Hamilton se controló.
—Tienes razón —confesó—. Y no consientas que nadie te haga cambiar de idea.
—¿Cómo puedo llegar a ser un científico si no hay nada que examinar? —quiso saber
David—. ¿Dónde voy a conseguir agua estancada para mi microscopio? Todas las
albercas han desaparecido.
—Las albercas —repitió la señora Pritchet, aunque le costó hacer un gran esfuerzo—.
¿Qué es eso, David? No estoy segura de...
—Y ya no hay más botellas rotas tiradas por los campos —siguió quejándose el chico,
con voz cargada de resentimiento—. Tampoco podré encontrar escarabajos para mi
colección. Y suprimiste las serpientes, de manera que tampoco podré colocar mi trampa
para cazar reptiles. ¿Qué voy a hacer ahora, en vez de contemplar a los obreros que
cargaban los vagones de carbón? Ya no hay carbón. Solía recorrer las instalaciones de la
«Compañía de Tintas Parker»... que ha desaparecido también. ¿Es que no vas a dejar
nada?
—Las cosas bonitas y agradables —replicó su madre en tono de reproche—. Habrá
toda clase de cosas encantadoras para que pienses en ellas. No quieres jugar con lo
desagradable y sucio, ¿verdad?
—Y —prosiguió David, enérgico— Eleanor Root, la chica que vivía enfrente, iba a
enseñarme algo que tenía y que no tenía... Me prometió hacerlo si la acompañaba al
garaje, y la acompañé y resultó que ya no lo tenía. Y eso no me parece nada bien.
La señora Pritchet, que se había puesto como la grana, no encontraba palabras para
rebatir al rapaz.
—David Pritchet —profirió por último— eres un mocoso perverso, maleducado y
grosero. En nombre del Cielo, ¿qué es lo que te ocurre? ¿Dónde aprendiste esos
modales?
—Lo heredaría de su padre —conjeturó Hamilton—. No creo que tuviera sangre azul.
—Es posible que procedan de su padre. —Respirando con dificultad, la señora Pritchet
no pudo contener la lengua—. Desde luego, no los heredó de mí. Te prometo, David, que
cuando llegue a casa te sacudiré la paliza de tu vida. Vas a pasarte una semana sin estar
en condiciones de sentarte. Jamás, en toda mí existencia he...
—Elimínale —articuló la señorita Reiss filosóficamente.
—¡No te atrevas! —rugió David, belicoso—. Será mejor que no lo intentes; eso es todo
lo que puedo decir.
—Hablaré contigo después —saltó la madre, llameantes los ojos y con la barbilla
proyectada hacia fuera—. En este momento no estoy dispuesta a dirigirte una sola
palabra más, jovencito. Ya ajustaremos cuentas.
—A la orden, jefe —gimió David, desesperanzado.
—Charlaremos tú y yo —le dijo Hamilton.
—Preferiría que me dejase a mí eso —declaró la señora Pritchet, tensa—. Quiero
demostrarle que no puede alternar con las personas decentes si se empeña en seguir por
ese camino turbio. Su comportamiento grosero...
—También yo sé comportarme a veces... —empezó Hamilton, pero Marsha le propinó
un puntapié en el tobillo y guardó silencio. A la fuerza.
—Si estuviese en tu lugar —aconsejó Marsha en voz baja—, no fanfarronearía de ese
modo.
Alterada y molesta, la señora Pritchet continuó muda. Se dedicó a mirar por la
ventanilla del automóvil y a ir suprimiendo de manera sistemática diversas cosas que no
le agradaban. Dejaron de existir varias granjas viejas, con molinos ruinosos. Oxidados
coches de modelos antiguos se desvanecieron en el aire, abandonando para siempre
aquella versión del universo. Desaparecieron edificios auxiliares, junto con árboles secos,
pajares destartalados, montones de escombros y escardadores errantes pobremente
vestidos.
—¿Qué es eso que se ve ahí? —preguntó la señora Pritchet con voz enojada.
A su derecha había un inmueble de hormigón, achatado y antiestético.
—Eso —explicó Hamilton— es una estación de energía de la Empresa de Gas y
Electricidad del Pacífico. Recambia cables de alta tensión.
—Bueno —concedió la señora Pritchet—, supongo que eso es algo útil.
—Algunas personas lo creen así —repuso Hamilton.
—Podían construirlas con una arquitectura más atractiva —objetó la señora Pritchet.
Cuando pasaron por delante del feo edificio, las líneas planas se fundieron y ondularon. Y
una vez quedó a sus espaldas, la estación eléctrica estaba transformada en una casita de
campo bastante original, con inclinada cubierta de tejas y berros enmarañados sobre sus
muros de color azul pastel.
—Encantador —murmuró Marsha.
Aguarda a que los electricistas aparezcan para verificar el cable —dijo Hamilton—.
Menuda sorpresa se van a llevar.
—No —le corrigió la señorita Reiss el tiempo que esbozaba una sonrisa exenta de
humor—. No notarán nada.
 
Aún no eran las doce del mediodía cuando Hamilton desvió el «Ford», sacándolo del
asfalto de la autopista número uno para aventurarse por la verde y caótica selvatiquez del
bosque de Los Padres. Macizos pinos gigantes de California se elevaban imponentes a su
alrededor; cañadas de gélida penumbra se abrían a ambos lados del estrecho camino que
conducía al corazón del parque de Big Sur y escalaba después el Cone Peak.
—Le asusta a uno— comentó David.
La carretera ascendía. Llegaron a la amplia falda de un monte, cubierta de arbustos y
matorrales multicolores, con diversas peñas diseminadas aquí y allá, entre las sutiles
siemprevivas. Y las flores favoritas de Edith Pritchet, las áureas amapolas de California,
aparecían allí a millones. Al contemplar aquella panorámica, la señora Pritchet dejó
escapar un grito de delicia.
—¡Oh qué hermosura! ¡Almorcemos aquí!
Dócilmente, Hamilton sacó el automóvil del camino y lo condujo por el propio prado. El
«Ford» traqueteó un poco antes de que la señora Pritchet tuviese tiempo de suprimir las
irregularidades del piso. Un momento después, Hamilton aplicaba los frenos y cortaba el
encendido del motor. No se percibía sonido alguno, salvo el tenue susurro que generaba
el agua del radiador al evaporarse y el eco de los trinos de los pájaros.
—Bueno —manifestó Hamilton—, ya hemos llegado.
Todos se apearon del vehículo, presurosos y ávidos. Los hombres sacaron del
portaequipajes las cestas de comida. Marsha se hizo cargo de la manta y de la cámara.
La señorita Reiss llevó el termo de té caliente. David se puso a saltar y correr por allí;
luego se dedicó a agitar unos matorrales con un largo bastón, asustando a una familia
completa de codornices.
—¡Qué lindo! —observó la señora Pritchet—. No pierdan de vista al niño, miren a ver a
donde va.
Ninguna otra persona se manifestaba por allí. Sólo podía contemplarse la extensión
forestal, que bajaba hasta la vasta cinta del Océano Pacifico; el camino de color gris
plomo que descendía por entre los árboles y la enorme superficie de agua en movimiento,
tan inmensa que incluso asustó a David.
—¡Santo Dios, cuánta agua! —murmuró el chico—. ¡Qué grande es!
La señora Pritchet eligió el punto exacto para el almuerzo y allí se extendió la manta
escrupulosamente. Servilletas, platos de papel, cubiletes y tenedores fueron pasando
jovialmente de mano en mano.
A cierta distancia, entre las sombras de las siemprevivas, Hamilton se dispuso a
preparar el cloroformo. Nadie le prestó atención mientras desplegaba su pañuelo y lo iba
empapando. La fresca brisa del mediodía llevaba lejos los olores. No existía peligro
alguno de que cualquier otra persona resultase afectada; sólo la nariz, la boca y el
aparato respiratorio de una iba a sufrir aquella amenaza. Sería una maniobra rápida,
segura y eficaz.
—¿Que haces, Jack? —le preguntó Marsha de pronto, hablándole casi al oído.
Sobresaltado, Hamilton dio un brinco culpable y estuvo en un tris de que se le cayese
el frasquito.
—Nada —repuso conciso—. Anda, regresa a tu puesto y empieza a quitar la cáscara a
los huevos duros.
—Estás tramando algo. —Marsha arrugó el entrecejo y miró por encima de los anchos
hombros de su marido—. ¡Jack...! ¿Eso es... matarratas?
Hamilton sonrió estremecido.
—Jarabe contra la tos. Para curarme el catarro.
Marsha puso unos ojos como platos.
—Vas a intentar algo. Lo adivino; siempre que adoptas esa actitud de disimulo es que
estás preparando alguna cosa inconfesable.
—Voy a poner punto final a este ridículo asunto —confesó Hamilton, en tono fatalista—.
Ya he aguantado todo lo que podía aguantar.
Los dedos firmes y agudos de Marsha se cerraron en torno al brazo de Hamilton.
—Jack, por mi...
—¿Tanto te gusta esto? —Amargamente, Hamilton se liberó de un tirón—. A ti, a Laws
y a McFeyffe. Estáis disfrutando lo vuestro y deseáis continuar... Mientras esa bruja
elimina personas, animales, insectos... todo cuanto se le antoja a su limitada imaginación.
—Jack, no intentes nada. Por favor, no. ¡Prométemelo!
—Lo siento —repuso Hamilton—. Todo está decidido. Las ruedas han empezado a
girar.
Escudriñando con sus ojillos miopes a través del prado, la señora Pritchet les llamó.
—Vengan, acérquense, Jack y Marsha. Fiambres y yogur. Dense prisa, antes de que
se acabe.
Interponiéndose en el camino de su esposo, Marsha habló con rapidez.
—No quiero permitírtelo. No puedes hacerlo, Jack. ¿Es que no lo comprendes?
Acuérdate de Arthur Silvester; recuerda...
—Apártate —la interrumpió Hamilton, resuelto—. Este líquido se evapora.
De súbito, ante el asombro del ingeniero, los ojos de Marsha se llenaron de lágrimas.
—¡Oh, Cristo bendito! ¿Qué voy a hacer, cariño? Si esta mujer te suprimiera, me
moriría.
Se suavizó el corazón de Hamilton.
—No seas tontita.
—Es verdad.
Las lágrimas se deslizaron acongojadas e incontenibles por las mejillas de Marsha. Se
aferró a su esposo y trató de empujarle hacia atrás. Era, naturalmente, malgastar
energías en balde. La señorita Reiss se las había ingeniado para conseguir que la
señorita Pritchet diese la espalda a Hamilton. Por su parte, David hablaba en tono
excitado, reclamando y reteniendo la atención de su madre a base de enseñarle una
curiosa piedra que había sacado del subsuelo y señalar un punto lejano al mismo tiempo.
La situación estaba acondicionada de manera inmejorable. Una oportunidad así no
volvería a presentarse.
—Ve allí y permanece inmóvil —aconsejó Hamilton a su esposa—. Vuelve la cabeza si
no quieres verlo. —Apartó con firmeza a Marsha—. Es por tu bien. Por tu bien, por el de
Laws, por el de «Morrongo Atolondrado» y por el de todos. Y por el de los cigarros de
McFeyffe.
—Te quiero, Jack —le tembló la voz a Marsha.
—Tengo mucha prisa —respondió Hamilton—. ¿De acuerdo?
Marsha inclinó la cabeza.
—Conforme. Buena suerte.
—Gracias. —Cuando emprendía la marcha hacia el punto central de la excursión, dijo a
Marsha—. Me alegro de que me hayas perdonado lo de Silky.
—¿Me has perdonado tú a mí?
—No —contestó Hamilton pétreo—. Pero acaso lo haga cuando vea a la chica de
nuevo.
—Confío en que eso ocurra —el tono de Marsha fue lastimero.
—Procura mantener los dedos en cruz.
Avanzando a largas zancadas por el blando y esponjoso suelo, se separó de Marsha y
se aproximó rápidamente a la inclinada y deforme espalda de Edith Pritchet. Esta se
entregaba al proceso de llenar de té anaranjado un cubilete de papel. En la mano
izquierda sostenía medio huevo duro. Sobre el vasto regazo había un plato de ensalada
de patatas y albaricoques cocidos. En el preciso instante en que Hamilton llegaba hasta la
señora Pritchet y se agachaba con presuroso movimiento, la señorita Reiss dirigió la
palabra a la anciana.
—¿Tendría la bondad de pasarme el azúcar, señora Pritchet?
—No faltaba más, querida —derrochó cortesía la aludida, al tiempo que soltaba los
restos de su huevo duro y alargaba la mano hacia el cucurucho de papel encerado que
contenía el azúcar—. Dios santo —continuó, mientras arrugaba la nariz—, ¿de dónde
procede ese olor tan molesto?
Y, en las manos temblorosas de Hamilton, se volatilizó el pañuelo impregnado de
cloroformo. El frasquito, adosado al muslo dentro del bolsillo, dejó de oprimirse contra la
carne; había sido relevado de su peso. La señora Pritchet depositó en la mano firme de la
señorita Reiss el cucurucho del azúcar y volvió a la tarea de entendérselas con su huevo
duro.
La operación había terminado. Todo el plan estratégico se había venido abajo,
sosegada y completamente.
—¡Un té delicioso por demás! —exclamó la señora Pritchet cuando Marsha llegaba
despacio junto al grupo—. Hay que felicitarla, querida. Es usted buena cocinera por
naturaleza.
—Bien —dijo Hamilton—, ya estamos aquí—. Tomó asiento en el suelo, se frotó las
manos con viveza y examinó el surtido de alimentos—. Veamos qué nos ofrece la carta.
David Pritchet le miró boquiabierto y con los ojos desorbitados.
—¡El frasco ha desaparecido! —gimió—. Ella se lo llevó.
Sin hacerle caso, Hamilton empezó a servirse el almuerzo.
—Supongo que podré probar un poco de todo —manifestó con aire animadillo—. De lo
que no cabe duda es de que tiene un aspecto inmejorable.
—Coja lo que le plazca —permitió la señora Pritchet, hablando con la boca llena de
huevo duro—. No se olvide de paladear ese maravilloso apio y la crema de queso. Es
realmente increíble.
—Gracias —repuso Hamilton—. Lo haré.
David Pritchet, histérico de desesperación, se puso en pie de un brinco, apuntó a su
madre con el índice y la increpó con voz penetrante:
—Rana perversa... ¡te llevaste nuestro cloroformo! ¡Lo hiciste desaparecer! ¿Qué
vamos a hacer ahora?
—Sí, querido —contestó la señora Pritchet en tono normal—. Se trataba de un
producto químico asqueroso y maloliente... Y, con franqueza, ignoro qué puedes hacer.
¿Por qué no acabas el almuerzo y luego te vas a comprobar cuántas especies distintas de
helechos consigues identificar?
Con una vocecita extraña y tensa, la señorita Reiss preguntó.
—Señora Pritchet, ¿qué intenciones alberga respecto a nosotros?
—Qué gracia —declaró la señora Pritchet, a punto de meterle mano al plato de
ensalada de patatas—, vaya pregunta rara. Termine de comer, querida. Está usted
delgada de veras; debería cubrir sus huesos con algo más de carne.
El grupo comió maquinalmente. Sólo la señora Pritchet parecía gozar de los alimentos;
masticaba y paladeaba con gusto... y engullía grandes cantidades.
A lo lejos, un avión zumbó tenuemente, un aparato del servicio de guardacostas, que
sobrevolaba el litoral.
—Dios mío —se quejó la señora Pritchet, enarcadas las cejas con fastidio—. Qué
intrusión más desagradable.
El aeroplano, y todos los demás miembros del género, dejaron de existir.
—Vaya —comentó Hamilton con negligencia burlona—, ahí queda eso. Me pregunto a
qué o a quién le tocará en suerte a continuación.
—A la humedad —le informó la señora Pritchet campanudamente.
—¿Cómo?
—A la humedad. —Incómoda, la mujer se revolvió sobre sus mullidas posaderas—. La
humedad del suelo se me está introduciendo en la carne. Y es muy enfadoso.
—¿Puede eliminar las cosas abstractas? —inquirió la señorita Reiss.
—Puedo, querida. —El suelo, debajo de los seis comensales, se tomó cálido y seco
como una tostada—. Y el aire que sopla es un poco fresquito, ¿no les parece? —El
vientecillo se transformó en brisa acariciante—. ¿No opinan que así está mejor?
Un abandono delirante se apoderó de Hamilton. ¿Qué podía perder? No les quedaba
nada; habían llegado al fin.
—¿No tiene un color desagradable ese océano? —anunció—. Me parece insultante.
El océano dejó de tener un tono gris plomizo. Adoptó una tonalidad mucho más alegre.
—Así queda bastante más bonito —articuló Marsha. Se sentó junto a su marido y le
apretó la mano convulsivamente—. ¡Oh, querido...! —empezó, desesperanzada.
Acercándola más contra su cuerpo, Hamilton dijo:
—Mira esa gaviota que revolotea por allí.
—Anda buscando peces —comentó la señorita Reiss.
—Un pájaro de mentalidad perversa —declaró Hamilton—. Asesino de peces
indefensos.
La gaviota se desvaneció en el aire.
—Pero los peces se lo tienen merecido —señaló la señorita Reiss pensativamente—.
Son animales de presa que viven a costa de la otra vida acuática; se alimentan de
sencillos protozoos unicelulares.
—Peces malvados, de cerebro inmundo —añadió Hamilton con entusiasmo.
Una onda tenue pareció agitar las aguas. Los peces, como especie general,
desaparecieron. Quedó suprimido el olor de los arenques ahumados que hubo en el
centro del mantel.
—Oh, Dios —dijo Marsha—. Eran importados de Noruega.
—Debieron de costar un ojo de la cara —murmuró McFeyffe con voz espesa—. Todos
los artículos de importación son carísimos.
—¿Quién desea dinero? —preguntó Hamilton. Se sacó del bolsillo un puñado de
calderilla y lo arrojó por la ladera. Los circulitos de brillante metal relucieron bajo los rayos
del sol de primera hora de la tarde—. Sucia materia.
Las rutilantes monedas se desvanecieron. En el bolsillo de Hamilton, la cartera produjo
un extraño latido; de su interior se volatilizaron todos los billetes que contenía.
—Esto es encantador —rió entre dientes la señora Pritchet—. ¡Son tan amables al
ayudarme! De vez en cuando, me despisto un poco y las cosas se me van de las manos.
En la parte inferior de la falda del monte se veía una vaca, la cual avanzaba despacio
por el prado. Mientras la contemplaban, la vaca hizo algo indigno.
—¡Suprima las vacas! —vociferó la señorita Reiss, pero ya no hacía falta. Edith Pritchet
experimentó su desagrado al instante y el animal abandonó aquel mundo.
Hamilton notó que lo mismo había ocurrido con su cinturón. Y con los zapatos de su
esposa. Y con el bolso de la señorita Reiss. Todo eso estuvo fabricado a base de cuero.
Y, sobre el improvisado mantel del almuerzo campestre también desaparecieron el yogur
y la crema de queso.
La señorita Reiss se inclinó y tiró de un puñado de hierbas ásperas y secas.
—¡Qué plantas más repelentes!. —se lamentó—. Una de esas hojas me ha pinchado.
Las hierbas se desvanecieron. Igual que todas las de su especie que había en los
prados por los que anduvieron pastando las antiguas vacas. El verdor grisáceo fue
sustituido por el tono parduzco de la tierra, del polvo y de numerosos peñascos.
A la vez que correteaba en círculo, David Pritchet comenzó a gritar histéricamente:
—¡He encontrado algunas matas venenosas! ¡Matorrales venenosos!
—Los bosques están cuajados de matas venenosas —manifestó Hamilton—. Y de
ortigas. Y de enredaderas traidoras.
A la derecha del grupo, el bosquecillo de árboles se estremeció. En torno a los
excursionistas, las forestas circundantes sufrieron un tenue y casi invisible retorcimiento.
Se hizo evidente una claridad manifiesta de vegetación.
Con aire grave, Marsha se quitó los restos de sus zapatos. Sólo quedaba la tela y los
clavos.
—¿No resulta triste? —dijo Marsha, apesadumbrada.
—Será cuestión de proscribir los zapatos —sugirió Hamilton.
—Eso puede ser una buena idea —convino la señora Pritchet, brillándole los ojos de
entusiasmo—. Los zapatos aprietan y contraen los pies.
Los residuos que Marsha tenía en las manos desaparecieron en el acto, junto con el
calzado de todos los miembros del grupo. A la luz del sol, destacaron los policromos y
enormes calcetines de McFeyffe. Los colorines eran tan chillones que el hombre, violento,
se apresuró a ocultar los pies debajo del cuerpo.
En el horizonte, un carguero de vapor ensució levemente la atmósfera con el humo de
su chimenea. Aquella tenue bruma apenas era visible, pero Hamilton la observó y
propuso:
—Qué tosca es la navegación comercial. ¿Por qué no la borra del mapa? La nubecilla
de humo se desvaneció. El tráfico marítimo de cabotaje tocó a su fin.
—Un mundo más limpio —comentó la señorita Reiss.
Avanzaba un automóvil por la carretera. Su receptor de radio llenaba el aire de ruido.
—Elimine los aparatos de radio —dijo Hamilton. Los sonidos cesaron—. Y los
televisores. Y las películas cinematográficas. —No se produjo ningún cambio visible más;
a pesar de ello, el deseo se había cumplido—. Y los instrumentos de música barata:
acordeones, armónicas, banjos y arpas.
En todo el mundo, aquellos instrumentos se volatilizaron.
—Haga lo mismo con los anuncios —propuso la señorita Reiss, al ver un camión
pesado, un camión cisterna que pasaba por la autopista con sus partes laterales pintadas
con brillantes caracteres. Las palabras desaparecieron—. Y con los camiones.
El vehículo se disipó y el conductor quedó tendido en la zanja de la cuneta que
bordeaba el pavimento de la carretera.
—Está herido —articuló Marsha con voz débil.
El conductor del camión desapareció al momento.
—La gasolina —añadió Hamilton—. Era eso lo que el camión transportaba.
De un punto a otro del globo, la gasolina quedó suprimida.
—El petróleo y la trementina —añadió la señorita Reiss.
—La cerveza, el alcohol y el té —dijo Hamilton.
—El jarabe, la miel y la sidra —continuó la señorita Reiss.
—Manzanas, naranjas, limones, peras y albaricoques —relacionó Marsha débilmente.
—Pasas y melocotones —murmuró McFeyffe, malhumorado.
—Nueces, batatas y ñames —adujo Hamilton.
Obedientemente, la señora Pritchet eliminó de la faz de la tierra todas aquellas diversas
clases. Sus cubiletes de té se quedaron vacíos. El surtido de alimentos disminuyó a ojos
vistas.
—Huevos y salchichas de Frankfurt —voceó la señorita Reiss, al tiempo que se ponía
en pie de un brinco.
—Queso, picaportes y perchas —imitó Hamilton su ejemplo.
La señora Pritchet fue suprimiendo todo aquello, a la vez que emitía risitas guturales.
—La verdad —jadeó, entrecortada la respiración a causa de su propio contento—; la
verdad, ¿no están yendo demasiado lejos?
—Cebollas, tostadoras eléctricas y cepillos de dientes —se oyó la voz clara de Marsha.
—Sulfuro, lápices, tomates y harina —vocalizó David Pritchet, entrando de lleno en el
juego.
—Hortalizas. automóviles y arados —voceó la señorita Reiss.
Tras una pausa añadió:
—Hierbas en general.
A su espalda, el cupé «Ford» desapareció sin más ni más. Por las onduladas colinas y
laderas del parque de Big Sur, la vegetación volvió a aclararse más todavía.
—Aceras —sugirió Hamilton.
—Fuentes públicas y relojes —sumó Marsha.
—Abrillantador de muebles —chilló David, y empezó a bailotear de un lado para otro.
—Cepillos de pelo —dijo la señorita Reiss.
—Libros infantiles —mencionó McFeyffe—. Literatura gráfica, revistas y todo eso.
—Sillas —manifestó Hamilton de pronto, un poco aturdido por su propia audacia—. Y
divanes.
—Los divanes son inmorales —convino la señorita Reiss, tropezando en su excitación
con el termo—. Al diablo con ellos. Y con el cristal. Con todo lo que sea de cristal.
Sin dudarlo, la señora Pritchet eliminó sus gafas y todos los artículos relacionados con
el cristal existentes en el universo.
—Los metales —gritó Hamilton, sorprendida y débil la voz.
Desapareció la cremallera de sus pantalones. Lo que quedaba del termo, un casco
metálico, se desvaneció. El minúsculo reloj de pulsera de Marsha, los empastes de sus
respectivas dentaduras, los corchetes y broches de la ropa interior de las mujeres, dejaron
de existir.
Con un alarido frenético, David propuso:
—¡Las prendas de vestir!
Al instante, todos estuvieron desnudos. Pero eso apenas tenía importancia; desde
algún tiempo atrás, el sexo y todo lo relacionado orgánicamente con él había
desaparecido.
—La vegetación —terció Marsha.
Se puso en pie y, temerosamente, fue a colocarse junto a su marido. Aquella vez, el
cambio resultó pasmoso. Los montes, la vasta serranía quedó tan calva y tan lisa como la
superficie de una losa de mármol. Nada vegetal subsistió, sólo la parda tierra de otoño,
requemándose bajo el claro sol.
—Las nubes. —La señorita Reiss arrugó la cara al proponerlo. Las escasas borlas
blancas que flotaban en las alturas se difuminaron por completo—. ¡Y la niebla!
Al instante, el sol llameó de modo furibundo.
—Los océanos —silabeó Hamilton.
En un abrir y cerrar de ojos, la inmensa extensión de agua de color verde pastel se
esfumó bruscamente; todo lo que quedó de ella fue una increíble depresión de arena
reseca, la cual se prolongaba hasta perderse de vista en la lejanía. Abrumado, Hamilton
titubeó durante unos segundos, dando tiempo a la señorita Reiss para que gritase:
—¡La arena!
El pozo colosal se hizo más profundo. No les era posible ver el fondo. Un rumor sordo,
hueco y ominoso sacudió el piso bajo sus pies; el fundamental equilibrio terrestre acababa
de alterarse.
—¡Aprisa! —jadeó la señorita Reiss, contraída por la emoción su cara—. ¿Qué viene
ahora? ¿Qué queda?
—Las ciudades —propuso David.
Impaciente, Hamilton apartó al chico con un movimiento del brazo.
—Barrancos, quebradas, desfiladeros, hoyos... —rugió.
Automáticamente se vieron sobre una llanura uniforme; todas las hondonadas habían
sido igualadas. Seis figuras de piel pálida y diversas formas y pesos, miraron
fervorosamente en torno.
—Todos los animales, excepto la raza humana —reaccionó la señorita Reiss, aunque
casi no tenía aliento.
Se cumplió.
—Todas las formas de vida, salvo el hombre —compitió Hamilton, puntualizando más.
—¡Los ácidos! —voceó la señorita Reiss y, al momento, cayó de rodillas, contorsionado
el rostro de dolor.
Los demás se retorcieron en un éxtasis de sufrimiento, modificada radicalmente la
química básica del cuerpo.
—¡Ciertas sales minerales! —chilló Hamilton.
De nuevo, una agonía interna volvió a convulsionarles.
—¡Nitratos específicos! —añadió la señorita Reiss en tono agudo.
—¡Fósforo!
—¡Cloruro sódico!
—¡Yodo!
—¡Calcio!
La señorita Reiss permanecía en el suelo semiinconsciente, apoyada en los codos. El
resto de los miembros del grupo se encontraban diseminados por allí, en variadas
posturas de padecimiento impotente. El hinchado y palpitante cuerpo de Edith Pritchet se
retorcía a impulsos de los espasmos; se le escapaba saliva por entre los labios, mientras
trataba de concentrarse en las cosas que los demás iban citando.
—¡Helio! —graznó Hamilton.
—¡Dióxido de carbono! —susurró débilmente la señorita Reiss.
—Neón —logró articular Hamilton. A su alrededor, todo vacilaba y palidecía; se
encontraba girando en medio de un torbellino de sombría e infinita oscuridad—. Freón.
Gleón.
—Hidrógeno —vocalizaron los descoloridos labios de la señorita Reiss, que parecía
nadar entre las sombras cercanas.
—Nitrógeno —enumeró Hamilton, mientras la vorágine de la nada parecía cerrarse
sobre él.
Sacando fuerzas de flaqueza, con un último impulso de energía, la señorita Reiss se
incorporó y casi no pudo oírse la vibración de su voz temblorosa:
—¡El aire!
La atmósfera que envolvía al planeta quedó suprimida del universo.
Con los pulmones totalmente vacíos, Hamilton se hundió en las tenebrosas regiones de
la muerte. Mientras se alejaba en el cosmos, distinguió la figura inerte de Edith Pritchet,
que se revolvía espasmódicamente en el suelo a causa de un movimiento reflejo: la
consciencia y la personalidad de la mujer habían huido del cuerpo.
Acababan de ganar la partida. El dominio que la señora Pritchet ejercía sobre ellos tocó
a su fin. Habían terminado con la mujer... Por último, eran angustiosamente libres...
Hamilton vivía. Estaba tendido cuan largo era, demasiado exhausto y desprovisto de
vigor para poder moverse. Los dedos se le aferraban al piso, mientras el pecho subía y
bajaba penosamente. Pero, ¿dónde rayos se encontraba?
Mediante un esfuerzo tremendo consiguió abrir los ojos.
No se hallaba en el mundo de la señora Pritchet. Envolviéndole, las torvas
palpitaciones le sacudían y le aguijoneaban. Era una desagradable corriente de presión
indefinida, que se inflaba y se aplastaba contra él de manera ominosa. Pero, de un modo
vago, logró vislumbrar y definir otras formas, otros cuerpos tendidos, perceptibles aquí y
allá.
Marsha, inanimada y silente, yacía a escasa distancia. Al otro lado de su esposa se
hallaba la voluminosa humanidad de Charley McFeyffe, con la boca abierta y las pupilas
vidriosas. Y, aunque borrosamente, en el torbellino de negruras aleteantes, pudo
identificar a Arthur Silvester, David Pritchet, la desmadejada figura de Bill Laws y la
deforme masa del cuerpo de Edith Pritchet, aún inconsciente.
¿Habían vuelto a la cámara del Bevatrón? Un fugaz y emocionado centelleo de alegría
rozó su ánimo... para alejarse raudo en seguida. No. No estaba en la sala del Bevatrón.
La burbuja de un lamento tomó cuerpo en su garganta y fue ascendiendo despacio hasta
llegar a la boca. Desesperada, débilmente, forcejeó para huir de lo que se erguía ante él
con aire siniestro y amenazador: una concha de vida, descarnada y huesuda, que poco a
poco fue aproximándosele y, por último, se derrumbó y quedó doblada cerca de su
cuerpo.
En el oído de Hamilton empezó a repercutir un susurro árido, ronco e intermitente.
Vibraba de un modo sordo, repicaba como el eco de un tambor distante, se alejaba y
volvía... Trató de silenciarlo, pero todos sus esfuerzos resultaron baldíos y tuvo que darse
por vencido.
—Gracias —articuló una voz metálica—. Cumplió con su parte a las mil maravillas.
Todo se desarrolló tal como lo había planeado.
—¡Márchese! —chirrió Hamilton.
—Me iré —prometió la voz—. Quiero que se levante y reanude sus actividades
normales. Quiero observarles. Son todos ustedes muy interesantes. Durante largo tiempo
estuve estudiándoles, pero no del modo que deseo. Quiero examinarlos de cerca. Quiero
contemplarlos minuto tras minuto. Quiero ver todo lo que hacen. Quiero estar en torno
suyo, en su interior, donde pueda encontrarlos siempre que les necesite. Quiero hallarme
en condiciones de estar en contacto con todos ustedes. Quiero ponerme en situación de
obligarles a llevar a cabo algunas cosas. Quiero comprobar sus reacciones. Quiero...
Quiero...
Hamilton comprendió dónde estaba; supo en qué mundo se encontraba— Reconoció el
matiz tranquilo, calmoso y metálico de aquel susurro que resonaba implacablemente en
sus oídos y en su cerebro.
Era la voz de Joan Reiss.
 
 
XIII
 
—Gracias sean dadas al Cielo —decía una voz, articulando las palabras despacio y
metódicamente. Una crispada voz femenina—. Estamos de vuelta. Hemos regresado al
mundo real.
Los pozos de negrura habían desaparecido. El escenario familiar de bosques y océano
se extendía por doquier a su alrededor; el dilatado espacio verde del parque de Big Sur y
la línea de la carretera que se vislumbraba al pie del Peak habían cobrado existencia otra
vez.
Por encima de sus cabezas se explayaba la luminosidad azul del cielo de la tarde. Las
doradas amapolas de California parecían pequeños fulgores amarillos en medio de la
húmeda atmósfera otoñal. Sobre el improvisado mantel del almuerzo campestre habían
reaparecido las jarras, los platos y los cubiletes de papel. A la derecha de Hamilton
estaban las siemprevivas. El cupé «Ford», limpio y brillante, rutilaba de modo metálico,
amistosamente, en el lugar donde lo estacionó, a escasa distancia del extremo del prado.
Una gaviota surcó la neblina congregada a lo largo del horizonte. Un camión pesado,
con motor «Diesel», pasó por la carretera llenando el aire de estrépito y dejando tras de sí
nubecillas de humo negro, expulsadas por el tubo de escape. Hacia la mitad de la falda
del collado, una ardilla cruzó el reseco suelo, zigzagueante por entre los matorrales rumbo
a su madriguera.
En torno a Hamilton, todos los demás comenzaron a removerse. Allí estaban siete: Bill
Laws debía de encontrarse en algún punto de San José, lamentando la pérdida de su
fábrica de jabón.
A través de la penosa bruma que tenían ante los ojos, Hamilton logró distinguir la figura
de su esposa. Marsha se había puesto de rodillas, tras incorporarse vacilante y estaba
mirando en derredor con expresión de aturdimiento. Cerca de ella permanecía Edith
Pritchet, aún inerte. Un poco más allá se veían los cuerpos de Arthur Silvester y David
Pritchet. En el borde de la manta donde se colocaron los alimentos, Charley McFeyffe
empezó a contorsionarse débilmente.
Junto a Hamilton yacía la figura enjuta de Joan Reiss. La mujer no tardó en alzarse y
empezar a recoger sus cosas: el bolso y las gafas. Su semblante era casi inexpresivo del
todo cuando, con ademanes circunspectos, se palpó el moño.
—Gracias sean dadas al cielo —repitió, y se puso en pie con hábil movimiento. La
pesadilla ha concluido.
Fue la voz de la señorita Reiss lo que le había despertado.
Desde el sitio donde estaba tendido, McFeyffe miró a la mujer, sobresaltado y sin saber
qué partido tomar.
—De vuelta —articuló, sin comprender nada.
—Sí, nos hallamos de nuevo en el mundo real —confirmó la señorita Reiss en tono de
conversación normal—. ¿No es maravilloso? —Se dirigió a la forma inanimada que seguía
en horizontal sobre la hierba húmeda, a su lado—. Levántese, señora Pritchet. Ya no
tiene ningún dominio sobre nosotros. —Joan Reiss se inclinó y aplicó un pellizco al
hinchado brazo de la dama—. Todo ha vuelto a quedar como al principio.
—A Dios gracias —murmuró Arthur Silvester con voz lastimosa. mientras se levantaba
atropelladamente—. Oh, Dios, esa terrible voz.
—¿Es cierto que todo ha terminado? —jadeó Marsha, húmedas sus pupilas castañas
de duda y alivio. Con un escalofrío, acabó de ponerse en pie y comenzó a tambalearse—.
Ese sueño espantoso final... Sólo capté un...
—¿Qué fue? —la interrumpió David Pritchet, gemebundo, mientras temblaba de
miedo—. Ese lugar y aquella voz que nos hablaba...
—Se esfumó —dijo McFeyffe, con avidez piadosa—. Estamos a salvo.
—Permítame que le ayude, señor Hamilton —se ofreció la señorita Reiss, a la vez que
se le aproximaba. Extendió su huesuda y flaca mano y se mantuvo inmóvil durante unos
segundos; esbozaba su sonrisa incolora—. ¿Qué se experimenta al volver al mundo real?
Hamilton no pudo pronunciar palabra. De lo único que fue capaz fue de seguir tendido,
petrificado por el terror.
—Vamos —insistió la señorita Reiss calmosamente—. Tarde o temprano, tiene que
levantarse. —Señaló el «Ford» y dijo—: Quiero que se ponga al volante y nos lleve a
Belmont. Cuanto antes estemos todos en casa, sanos y salvos, más feliz me sentiré. —
Sin el más leve asomo de sentimentalismo en la expresión de su rostro agudo, añadió:
Deseo que todos ustedes regresen otra vez a sus puntos de origen, al lugar que les
corresponde. No me consideraré satisfecha hasta que los vea allí.
Hamilton condujo el vehículo como hizo todo lo demás, de un modo mecánico, rígido,
actuando por reflejo, sin que interviniese para nada la voluntad. Por delante de ellos, la
autopista estatal se extendía lisa y llana, estirándose entre las ondulaciones de los grises
montes. De vez en cuando, alguno que otro automóvil les adelantaba; iban acercándose a
la Bayshore Freeway.
—No tardaremos mucho —dijo la señorita Reiss, anticipándose a los
acontecimientos—. Casi estamos llegando a Belmont.
—Oiga —manifestó Hamilton roncamente—. Deje ya de fingir; abandone de una vez
ese juego sádico que se lleva entre manos.
—¿A qué juego se refiere? —preguntó la señorita Reiss en voz baja, haciéndose la
ingenua—. No le comprendo, señor Hamilton.
—No hemos vuelto al mundo real. Nos encontramos en su universo, en su pérfido,
paranoico...
—¡Pero si he creado el auténtico mundo real para ustedes! —exclamó la señorita
Reiss—. ¿Es que no se da cuenta? Mire a su alrededor. ¿No realicé un trabajo
magnífico? Todo lo proyecté por adelantado, lo tenía previsto desde hace algún tiempo.
Comprobarán que todo se encuentra como debería de encontrarse; no se me pasó nada
por alto.
Blancas las manos, a causa de la fuerza con que apretaba el volante, Hamilton inquirió:
—Así que estaba aguardando su turno, ¿eh? ¿Sabía que iba a tocarle a usted, cuando
terminase el imperio de la señora Pritchet?
—Pues, claro. —La señorita Reiss, en tono sosegado y con el orgullo justo en la voz,
se dignó a explicar—: Lo que pasa es que no ha utilizado la cabeza, señor Hamilton. ¿Se
acuerda de por qué fue Arthur Silvester el primero en hacerse dueño de la situación, antes
que cualquiera de nosotros? Sencillamente, porque no perdió el conocimiento. ¿Y por qué
le sucedió Edith Pritchet en el mando?
—Se estaba removiendo —terció Marsha, aterrada—. Allí en el piso del Bevatrón. La
vi... la vimos, durante la noche, cuando soñábamos.
—Debió prestar más atención a su sueño, señora Hamilton —observó la señorita
Reiss—. Debió seguir mirando y ver lo que tenía delante. Después de la señora Pritchet,
era yo quien estaba más cerca, más próxima a recuperar el sentido.
—¿Y a continuación de usted? —interrogó Hamilton.
—No importa la identidad del que estaba detrás de mí, señor Hamilton. Porque soy la
última. Están de regreso... han llegado al final de su viaje. Aquí tienen su pequeño mundo;
¿no es encantador? Y les pertenece a todos ustedes. Por eso lo he creado... para que
ustedes tuviesen las cosas a su gusto. Lo encontrarán todo intacto... Y confío en que
reanudarán su vida y que se desenvolverán como habían venido haciéndolo.
—Supongo —intervino Marsha— que no nos queda más remedio. No disponemos de
ninguna otra alternativa.
—¿Por qué no nos deja en paz y nos suelta? —preguntó McFeyffe inútilmente.
—No puedo, señor McFeyffe —repuso la señorita Reiss—. Para hacer tal cosa, tendría
que dejar de existir.
—No por completo —señaló McFeyffe, con voz angustiada y tartamudeante—. Podría
permitirnos usar algo sobre usted. Ese cloroformo... algo que le ponga fuera de combate
provisionalmente... algo que...
—Señor McFeyffe —le interrumpió la señorita Reiss con frialdad—. He dedicado mucho
esfuerzo a esto. Lo estuve planeando durante demasiado tiempo, desde que ocurrió el
accidente en la cámara del Bevatrón. A raíz del preciso instante en que me percaté de
que llegaría mi turno. ¿No sería vergonzoso que ahora tirase por la ventana todo ese
trabajo? Puede que no vuelva a presentársenos otra ocasión como ésta... No, es una
oportunidad demasiado valiosa para desaprovecharla. Excesivamente demasiado valiosa.
Al cabo de un rato, David Pritchet señaló con el dedo y anunció:
—Ahí está Belmont.
—Será estupendo volver —dijo Edith Pritchet, en un tono de voz inseguro y quebrado—
. Es una villa tan linda!
Uno tras otro, obedeciendo las instrucciones de la señorita Reiss, Hamilton fue
dejándolos en sus hogares respectivos. Marsha y él quedaron los últimos. Ambos
continuaron sentados en el cupé, detenido frente al edificio de apartamentos donde vivía
la señorita Reiss, mientras ésta se hacía cargo de sus cosas y se apeaba sobre la acera,
con los músculos anquilosados.
—Vayan a su casa —les aconsejó bondadosilla—. Un baño caliente y una sesión de
cama será lo mejor del mundo para ustedes.
—Gracias —dijo Marsha casi inaudiblemente.
—Prueben a relajarse y a pasarlo lo mejor posible —aleccionó la señorita Reiss—. Y
por favor, procuren olvidar cuanto ha sucedido. Son cosas que han quedado atrás y ya
están superadas. Traten de tenerlo presente.
—Sí —repitió Marsha de modo maquinal, correspondiendo al tono seco y
desapasionado, de maestra de escuela, que empleaba Joan Reiss—. Lo recordaremos en
todo momento.
La señorita Reiss cruzó la acera hacia la casa de vecinos y, al llegar a la escalinata de
entrada, hizo un alto. Envuelta en su largo chaquetón de pana, la figura de la mujer no
tenía nada de imponente ni llamativo. Con el bolso, los guantes y el ejemplar del New
Yorker que llevaba al brazo y que había comprado en una tienda, por el camino,
cualquiera la hubiese confundido con una secretaria de clase media que volvía a su
domicilio después de la jornada laboral en la oficina. El fresco vientecillo del atardecer
puso ondas retorcidas en su cabellera amarillenta. Tras los cristales de las gafas con
montura de carey, sus ojos parecían grandes y dislocados, mientras observaba con
descaro a los dos ocupantes del automóvil.
—Acaso les haga una visita dentro de varios días —tanteó el terreno—. Podríamos
pasar una velada tranquila, sin hacer otra cosa que permanecer sentados, de tertulia.
—Eso... sería estupendo —consiguió articular Marsha.
—Buenas noches. —Concluyó la señorita Reiss.
Ejecutó un brusco asentimiento con la cabeza, giró sobre sí misma, subió los peldaños
de la escalinata, abrió la maciza puerta frontal y desapareció dentro del alfombrado
vestíbulo del inmueble, cuyo portal estaba sumido en la penumbra.
—Vayamos a casa —dijo Marsha en voz baja—. Por favor, Jack, date prisa. Lleguemos
a casa cuanto antes.
Hamilton puso en marcha el vehículo y apretó el acelerador todo lo que le fue posible
durante el camino. El cupé traqueteó por el paseo que conducía al edificio. Hamilton
detuvo el vehículo, puso el freno de mano, apagó el motor y abrió la portezuela con
salvaje violencia.
—Ya estamos aquí —manifestó.
Marsha continuó sentada junto a él, inmóvil, pálida y fría como la cera. Suave, pero con
firmeza, Hamilton la levantó en peso y la sacó del automóvil. Con ella en brazos, rodeó la
casa a base de largas zancadas y subió al porche de la fachada.
—De cualquier modo —aventuró Marsha, estremecida—, «Morrongo Atolondrado»
habrá vuelto. Y los órganos suprimidos también. Todo estará aquí de nuevo, ¿no es
cierto? ¿Será posible tanta belleza?
Hamilton no hizo ningún comentario. Atareado, se concentró en la misión de abrir la
puerta.
—Joan Reiss quiere tener poderes sobre nosotros —prosiguió Marsha—. Pero todo va
bien, ¿no? Disponemos de nuestro mundo; creó el mundo real para nosotros. A mí me
parece que viene a ser lo mismo, ¿ves tú alguna diferencia? Jack, por el amor de Dios, ¡di
algo!
Hamilton empujó la puerta con el hombro, la abrió y, luego de entrar, encendió la luz de
la sala.
—En casa de nuevo —declaró Marsha.
Lanzó una tímida mirada en derredor mientras, sin ceremonias de ninguna clase,
Hamilton la depositaba en el suelo.
—Sí, otra vez en el hogar.
Hamilton cerró la puerta de golpe.
—Es nuestra morada conyugal, ¿no? Está lo mismo que antes... de que este asunto
empezara. —Al tiempo que se desabotonaba la chaqueta, Marsha comenzó a pasear por
la sala, a examinar las cortinas, los libros, las reproducciones de las paredes, los
muebles—. Resulta agradable, ¿verdad? Qué alivio... todas estas cosas familiares. Sin
que nadie arroje sobre nosotros lluvias de bichos, sin que nadie elimine especies... ¿No te
parece formidable?
—Es sensacional —dijo Hamilton amargamente.
—Jack. —Marsha se llegó con paso quedo hasta su marido. Llevaba la chaqueta
colgada del brazo—. No podemos reprocharle nada, ¿verdad? No será como con la
señora Pritchet; Joan Reiss es demasiado inteligente. Y nos lleva una delantera
tremenda.
—Un millón de años de ventaja —convino Hamilton—. Lo tenía todo planeado.
Pensado, meditado, proyectado, programado, maquinado... a la espera de que llegase el
momento de tomar el mando sobre nosotros.
Notó en su bolsillo la presencia de un tubo redondo y duro; con furioso ademán, lo sacó
y lo arrojó a través del cuarto contra la pared. El vacío frasco de cloroformo rebotó en el
muro, cayó a la alfombra, rodó unos palmos y se inmovilizó en el suelo, sin romperse.
—Eso no servirá aquí de nada —dijo Hamilton—. Lo mismo podemos abandonar la
lucha. Esta vez estamos derrotados.
Marsha cogió una percha del armario y se dispuso a colgar en ella la chaqueta.
—Bill Laws tendrá un humor de mil pares de demonios.
—Y unas ganas locas de sacrificarme.
—No —mostró Marsha su desacuerdo—. Tú no tienes la culpa.
—¿De dónde voy a sacar el valor para atreverme a mirarle a la cara? ¿Cómo puedo
miraros a la cara a cualquiera de vosotros? Tú deseabas continuar en el mundo de Edith
Pritchet; te obligué a volver aquí... Me dejé engañar por la estrategia de esa alienada.
—No te atormentes, Jack. No sacarás nada en claro.
—No —reconoció Hamilton—, no me servirá de nada.
—Prepararé un poco de café. —En el umbral de la puerta de la cocina, Marsha volvió la
cabeza—. ¿Quieres unas gotas de coñac en tu taza?
—Claro. Algo más que unas simples gotas.
Tras esbozar una sonrisa forzada, Marsha desapareció dentro de la cocina. Reinó el
silencio durante un breve intervalo.
Los chillidos comenzaron luego.
Hamilton se puso en pie instantáneamente; echó a correr y se detuvo en el quicio de la
entrada de la cocina. Al principio no consiguió verlo; Marsha, apoyada en la mesa, se lo
impedía al interponer su cuerpo.
Cuando se adelantó para coger a su esposa, Hamilton pudo ver el cuadro. Una escena
que se le grabó en el cerebro y que se borró momentáneamente al cerrar los ojos y tirar
de Marsha para apartarla del espectáculo. Tapó con una mano la boca de la mujer, se
esforzó al máximo para impedir que siguiera lanzando sus alaridos histéricos y,
recurriendo a toda su fuerza de voluntad, procuró por todos los medios dominar sus
propias emociones.
A la señorita Reiss nunca le habían gustado los gatos. Los felinos le causaban miedo.
Eran sus enemigos.
Aquello que había en el suelo era «Morrongo Atolondrado». Estaba abierto en canal.
Pero aún vivía; continuaba funcionando el organismo de aquella masa destrozada. La
señorita Reiss se encargaba de ello; no iba a permitir que el animal se librase de ello.
Temblando, palpitando, el esférico amasijo de huesos y tejidos orgánicos se retorcía
ondulante por el piso de la cocina. Su lento, ligero y continuo deslizarse había estado
desarrollándose durante un buen rato, probablemente desde el momento en que el mundo
de la señorita Reiss empezó a existir. La masa grotesca, en tres o cuatro horas, se las
arregló para arrastrarse hasta el centro de la estancia, a base de sinuosidades y
contracciones peristálticas, o sea, del estómago y los intestinos.
—No es posible —gimió Marsha—. No puede estar vivo.
Hamilton fue a buscar una pala al patio posterior, recogió la vibrante bola y la sacó
fuera. Mientras elevaba una oración, rogando para que los restos del animal pudiesen
morir, llenó de agua un cubo de zinc e introdujo el montón de huesos, sangre, carne,
tejidos y órganos en el recipiente. Durante cierto tiempo, aquellos despojos insistieron en
sobrevivir, en hallar algún medio para emerger del cubo, medio nadaban, trataban de
aferrarse a las lisas paredes, se escurrían... Luego, paulatinamente, se produjo un
estremecimiento definitivo y lo que había sido un gato suspendió los esfuerzos, se hundió
y murió.
Hamilton quemó los restos, cavó presuroso una pequeña tumba y enterró las cenizas.
Se lavó las manos, después de soltar la pala, y regresó a la casa. Toda la operación le
llevó unos minutos... pero tuvo la impresión de que había transcurrido una eternidad
desde que la inició.
Marsha permanecía sentada en el salón, entrelazadas las manos con fuerza y perdida
la vista frente a sí. No levantó la cabeza cuando Hamilton penetró en la estancia.
—Cariño... —articuló Hamilton.
—¿Terminado?
—Todo. Está muerto. Podemos alegrarnos de que así sea. Joan Reiss ya no le
ocasionará más daño.
—Le envidio. Esa mujer ni siquiera ha empezado con nosotros.
—Pero odiaba a los gatos. No nos odia a nosotros.
Marsha se volvió ligeramente.
—¿Te acuerdas de lo que le dijiste aquella noche? La asustaste. Y es de las que no
olvidan.
—Sí —confesó Hamilton—. Probablemente tienes razón. Me temo que pertenece al
grupo de los que no olvidan ni perdonan.
Volvió a entrar en la cocina y se dispuso a preparar el café. Estaba echándolo en las
tazas cuando Marsha penetró allí y comenzó a sacar el azúcar.
—Bueno —dijo—, esta es nuestra respuesta.
—¿A qué pregunta?
—La de: «¿Podemos seguir viviendo?» La contestación es negativa. Mucho peor que
negativa.
—No hay nada peor que eso —repuso Hamilton, pero incluso en sus propios oídos la
voz con que lo dijo carecía de convicción.
—Está loca, ¿verdad?
—Aparentemente. Una paranoica con manía persecutoria y psicosis de conjura. Todo
cuanto ve tiene algún significado, forma parte de una intriga tramada contra ella.
—Y ahora —resumió Marsha— ya no tiene motivos de preocupación. Porque, por
primera vez en su vida, se encuentra en una postura que le permite combatir a sus
adversarios.
Después de tomar un sorbo de abrasador café negro, Hamilton opinó:
—Me parece que está persuadida de que esto es una reproducción del mundo real. Por
lo menos, de su mundo real. Dios bendito, su mundo real está muchísimo más lejos de la
autenticidad que cualquiera de las fantasías del resto de nosotros... —Guardó silencio
durante unos segundos y después remató—: Eso que hizo con «Morrongo Atolondrado».
Probablemente supone que es lo que haríamos nosotros con ella. Y sin duda cree que la
cosa va a durar siempre.
Hamilton se puso en pie, recorrió la casa y fue bajando las persianas. Había caído la
noche y el sol estaba olvidado en su retiro. Fuera del edificio, las calles aparecían oscuras
y yertas.
Del cerrado cajón de su mesa escritorio extrajo una automática de calibre 45 y
comenzó a poner cartuchos en la recámara.
—Sólo por el mero hecho de que rija este mundo —comunicó Hamilton a Marsha—, no
vamos a dar por supuesto que sea omnipotente.
Se guardó el arma en el bolsillo interior de la chaqueta. El bulto que formaba allí era
bastante notable y, desde luego, llamaba la atención. Marsha esbozó una sonrisa
cansina.
—Pareces un criminal.
—Soy un detective particular.
—¿Dónde está tu secretaria de formas exuberantes?
—Eres tú —respondió Hamilton, y le devolvió la sonrisa.
Con gesto de muchacha pagada de sí misma, Marsha levantó las manos.
—Me preguntaba si habrías notado que estoy... otra vez de vuelta.
—Lo noté.
—¿Todo te parece bien? —inquirió Marsha recatada.
—Mi voluntad está dispuesta a tolerarte. En honor de los viejos tiempos.
—Resulta tan extraño... Casi me siento indecorosa. Como si en mi ánimo reinase una
especie de negación de la ascética. —Apretados los labios, vagó por la estancia
caminando en circulo—. ¿No crees que pueda acostumbrarme de nuevo... a eso? Pues la
verdad es que experimento una sensación extraña... debo de estar sometida a la
influencia de Edith Pritchet.
Hamilton respondió en tono irónico:
—Eso fue en el mundo anterior. Nuestras aguas se encuentran ahora en un molino
distinto.
Inundada de una especie de placer tímido, Marsha prefirió no darse por enterada, hizo
como que no le había oído.
—Bajemos al sótano, Jack. A la sala de audiciones. Allí podremos relajarnos... y
escuchar música. —Se llegó a Hamilton y apoyó sus manitas en los hombros del
ingeniero—. Por favor. ¿Nos damos ese gusto?
Al tiempo que la apartaba de si con rudeza, Hamilton declinó la sugerencia.
—En cualquier otro momento.
Desalentada, Marsha manifestó su sorpresa y el dolor que le producía verse rechazada
así.
—¿Qué ocurre?
—¿Es que no te acuerdas?
—¡Ah! —La mujer asintió con la cabeza—. La chica, aquella camarera. Desapareció,
¿verdad? Mientras tú y ella estabais ahí abajo.
—No era ninguna camarera.
—Supongo que no. —Se iluminó el rostro de Marsha—. De todas formas, ahora habrá
vuelto. Por lo tanto, todo está bien. ¿No es cierto? Y... —miró a Hamilton con aire
esperanzado— a mí no me importa lo referente a esa muchacha. Lo comprendo.
Hamilton no estaba seguro de si se sentía molesto o divertido.
—¿Qué es lo que comprendes?
—Tus sentimientos. Quiero decir que el asunto no tenía nada que ver con la chica: esa
joven no constituía más que un medio para el fin de sostener el tipo, que era lo que
pretendías. Tú estabas protestando.
Hamilton la rodeó con sus brazos y atrajo a Marsha contra sí.
—Eres una persona de mentalidad increíblemente abierta.
—Opino que se deben considerar las cosas desde un punto de vista moderno —dijo
Marsha con resolución.
—Me encanta que te expreses de ese modo.
Tras apartar los brazos de Hamilton, Marsha entrelazó las manos alrededor del cuello
de su marido.
—¿Qué? ¿Bajamos? Hace meses que no pones discos para mí... al menos, de la
manera en que lo hacías antes. Me sentí tan celosa cuando os marchasteis los dos al
sótano. No sabes lo que me gustaría escuchar ahora algunas de nuestras viejas piezas
favoritas.
—¿Te refieres a Tchaikovsky? Cuando aludes a «nuestras viejas piezas favoritas»
siempre sueles pensar en Tchaikovsky.
—Ve tú delante a encender la luz y el calentador. Empieza a crear la atmósfera
agradable e incitante. Y así, cuando yo baje, todo estará dispuesto a la perfección.
Hamilton se inclinó hacia adelante y la besó en los labios.
—Me tendrás irradiando pasión amorosa.
Marsha arrugó la nariz.
—Vosotros los técnicos...
La escalera estaba fría y oscura. Tanteando el terreno con cuidado, Hamilton se
aventuró por las tinieblas, descendiendo peldaño a peldaño. Recuperó cierta cantidad de
confianza en sí mismo, animado por la rutina familiar del galanteo inminente. En silencio,
tarareando para sí, avanzó hacia las negras profundidades del sótano con el reflejo
automático hijo de la larga experiencia...
Algo áspero y viscoso le rozó la pierna, tropezó con ella y se mantuvo allí, un ramal
grueso y fangoso se le enrolló en la canilla. Agitó la pierna con violencia para liberarse. Y
a sus pies, en la parte inferior de la escalera, algo peludo y pesado se deslizó hasta la
sala de audiciones y allí dentro se quedó, completamente inmóvil.
Sin alterar el cuerpo, Hamilton se aferró a la pared de la escalera. Extendió el brazo y,
a tientas, buscó el interruptor de la luz situado en el fondo. Sus dedos consiguieron tocarlo
y, mediante un rápido giro, una brusca maniobra, lo accionó y retrocedió. La luz cobró
vida parpadeante: ramalazos de claridad amarillenta que atravesaron a intervalos la
lobreguez del sótano.
A través de la escalera de la cueva colgaba un tosco manojo de ramales y cabos,
algunos de ellos rotos y otros entrelazados, formando un deforme cable de color gris. Una
red, torpe trabajo de hilado, fabricada apresuradamente, sin delicadeza de ninguna clase,
por algo inmenso, achaparrado y bestial. Bajo los zapatos de Hamilton, los peldaños
tenían una capa de polvo. El techo estaba manchado con amplias rayas de suciedad,
como si la hilandera de aquella red se hubiese deslizado por todas partes, explorando
hasta el último rincón y hasta la grieta más insignificante.
Agotado, desprovisto de vigor, Hamilton se dejó caer en un escalón. La adivinaba allí,
abajo, esperando en la fétida oscuridad de la sala de audiciones. La había aterrorizado al
tropezar con la medio terminada tela de araña. Aquella red no era lo bastante fuerte como
para retenerle; aún estaba en condiciones de bregar... de liberarse.
Así, pues, forcejeó, despacio, con afanoso cuidado, incomodando a la red lo menos
posible. Las hebras se apartaron y su pierna estuvo libre del todo. Notó que tenía los
pantalones cubiertos por una densa sustancia pegajosa, como si una babosa gigantesca
hubiera serpenteado por ellos. Estremeciéndose, Hamilton se agarró a la barandilla e
inició el ascenso de la escalera.
Sólo había subido dos peldaños cuando las piernas, actuando por su cuenta, se
negaron a llevarle más arriba. Su cuerpo comprendió lo que el cerebro se negaba a
aceptar. Volvía a retroceder escaleras abajo. Descendía, hacia la sala de audiciones.
Aturdido, aterrado, dio media vuelta y gateó en dirección opuesta. Y, de nuevo, se
repitió la monstruosidad... la escabrosa y adhesiva pesadilla. Aún seguía bajando...
debajo de donde se encontraba, las oscuras sombras, la suciedad, la porquería... todo se
preparaba para acogerle.
Estaba cogido en la trampa.
Mientras se contraía sobre sí mismo, mirando con hipnotizada fascinación hacia el pie
de la escalera, se produjo un ruido. Por encima de él, a su espalda, Marsha había
aparecido en lo alto.
—¿Jack? —llamó titubeante.
—No bajes —ordenó Hamilton, y volvió la cabeza levemente, hasta que pudo distinguir
vagamente la iluminada silueta del cuerpo de su esposa—. Mantente lejos de la escalera.
—Pero...
—Quédate donde estás.
Hamilton respiraba entrecortadamente, pegado a los escalones, con los dedos
apretados con fuerza en torno a la barandilla, mientras se esforzaba en recuperar parte de
su vigor. Tenía que avanzar despacio; debía abstenerse de brusquedades, de trepar
irreflexivamente en dirección al brillante quicio de la puerta superior y a la esbelta imagen
de su esposa, que se recortaba en el umbral.
—Dime de qué se trata —pidió Marsha con voz aguda.
—No puedo.
—Si no me lo dices, bajaré.
Estaba dispuesta a hacerlo; se apreciaban matices resueltos en su tono de voz.
—Cariño —repuso Hamilton roncamente—. Parece que no puedo volver escaleras
arriba.
—¿Estás herido? ¿Te caíste?
—No estoy herido. Algo ocurrió. Cuando intento subir... —Respiró hondo,
estremecido—, me encuentro con que bajo.
—¿Puedo... puedo hacer algo? ¿No quieres ponerte de cara a mí? ¿Tienes que darme
la espalda?
Hamilton emitió una risita furibunda.
—Claro que me volveré de cara a ti...
Agarrado al pasamanos, se retorció cautelosamente... pero continuó mirando la
sombría caverna llena de polvo y sombras.
—Por favor —imploró Marsha—. Por favor, vuelve la cabeza.
Un manantial de rabia brotó en el interior de Hamilton... una furia impotente e imposible
de expresar. Emitió un juramento ahogado y se incorporó.
—¡Al diablo contigo! —saltó—. ¡Al diablo con...!
Desde una distancia lejanísima, llegó el repique musical del timbre de la puerta de
entrada a la casa.
—Alguien está llamando a la puerta —anunció Marsha, frenética.
—Muy bien. Ve a abrir y que pase quien sea —repuso Hamilton. Le importaba todo un
comino; se había dado ya por vencido.
Durante unos segundos, Marsha luchó consigo misma. Luego, con un agitado revoloteo
de faldas, se alejó. La luz del pasillo cruzó el umbral y se desparramó por la escalera, a
espaldas de Hamilton, proyectando sombras imponentes sobre los peldaños. Incluida la
del propio Hamilton, alargada e inmensa...
—Santo Dios —articuló una voz, una voz masculina—: ¿Qué está haciendo ahí abajo,
Jack?
El ingeniero atisbó por encima del hombro, para distinguir la torva y erecta figura de Bill
Laws.
—Ayúdeme —pidió Hamilton sosegadamente.
—En seguida. —Laws se volvió hacia Marsha, que se había detenido junto a él. Le
ordenó—: Quédese aquí arriba. Agárrese a algo firme, para no caerse. —Laws le tomó
una mano y apretó los dedos en el ángulo de la esquina de la pared—. ¿Podrá sostenerse
agarrada aquí?
Marsha asintió.
—Creo... creo que sí.
El guía negro tomó la otra mano de la mujer y empezó a aventurarse cautelosamente
por la escalera. Descendió peldaño a peldaño, sin soltar la mano de Marsha. Cuando
hubo bajado todo lo que le permitía la longitud de los brazos, se agachó y alargó la mano
hacia Hamilton.
—¿Puede agarrarse? —gruñó.
Sin volverse, Hamilton tendió el brazo hacia atrás todo lo que pudo. No veía a Bill
Laws, pero adivinaba su presencia cercana y podía oír la áspera y rápida respiración del
negro, que estaba en cuclillas, por encima de él, tratando de que los dedos de ambos se
enlazasen.
—No hay posibilidad —manifestó Laws desapasionadamente—. Se encuentra usted
demasiado abajo.
Hamilton cedió, tenía el brazo dolorido, así que lo retiró a su posición normal y se sentó
en el escalón.
—Aguarde donde está —dijo Laws—. No tardaré en regresar.
Subió la escalera hasta el pasillo, acompañados sus pasos por una serie de crujidos,
tiró de Marsha y se alejó.
A su regreso, iba acompañado de David Pritchet.
—Agárrate a la mano de la señora Hamilton —aleccionó al chico—. No hagas
preguntas; limítate a cumplir lo que te diga.
Cogiéndose de nuevo al ángulo de la esquina de la pared, en lo alto de la escalera,
Marsha cerró los dedos de la otra mano en torno a la del rapaz. Laws llevó al pequeño
escaleras abajo, todos los peldaños que podía, y entonces tomó la mano libre de David, al
que dejó atrás, para seguir descendiendo él.
—Allá voy —gruñó—. ¿Listo, Jack?
Aferrado a la barandilla, Hamilton extendió el otro brazo hacia la invisibilidad que tenía
a la espalda. El áspero resuello de Laws sonaba ya muy próximo; oía el crujido de los
peldaños, cada vez más cerca, a medida que el negro bajaba. Luego, lo que le pareció
inverosímil, la fuerte mano de Laws, un poco resbaladiza a causa del sudor, se ciñó a la
suya. Mediante un tirón furioso, Laws consiguió liberarle de su situación comprometida y,
a la fuerza, le fue arrastrando escaleras arriba.
Jadeando, respirando entrecortadamente, Hamilton y Laws llegaron a la alegre
salvación del pasillo superior. El asustado David giró a su alrededor, mientras Marsha
recuperaba el equilibrio y se llegaba a su tembloroso marido.
—¿Qué ocurrió? —quiso saber Laws. Fue lo primero que preguntó, en cuanto le
respondieron la cuerdas vocales—. ¿Qué pasaba allá abajo?
—No... —Hamilton a duras penas lograba hablar—. No podía volver a subir. Por mucho
que intentase volverme... —Tardó un minuto en reunir el aliento necesario para rematar la
frase—, siempre estaba mirando hacia el pie de la escalera.
—Hay allí algo —articuló Laws—. Lo vi.
Hamilton asintió.
—La chica me estaba esperando.
—¿La chica?
—Allí fue donde la dejé. Se encontraba en la escalera cuando Edith Pritchet la
suprimió.
—Se refiere a la camarera —gimió Marsha en tono agudo.
—Ha reaparecido —explicó Hamilton, yendo por partes—. Pero en este mundo ninguna
es camarera.
—Siempre estamos a tiempo de clausurar la puerta de la escalera, asegurándola con
tablas clavadas —sugirió Laws.
—Sí —convino Hamilton—. La sellaremos con tablas. Dejaremos a la chica aislada, de
forma que no pueda llegar hasta mí.
—Eso vamos a hacer —manifestó Laws, Marsha y él sostenían firmemente a Hamilton,
mientras éste continuaba con la vista fija en las sombrías profundidades, cuajadas de
telas de araña, de la escalera—. Aseguraremos la puerta con tablones. No vamos a
permitir que la chica llegue a usted.
 
 
XIV
 
—Tenemos que apoderarnos de la señorita Reiss —declaró Hamilton, mientras todos
los demás miembros del grupo pasaban de la parte delantera de la casa a la sala de
estar—. Y después hay que acabar con ella. De un modo rápido y completo. Sin
vacilaciones de ninguna clase. En cuanto la tengamos a nuestro alcance, físicamente
hablando.
—Nos destruirá —murmuró McFeyffe, agorero.
—A todos, no. Tal vez, en el peor de los casos, a la mayoría.
—Aparte de que eso sería preferible —opinó Laws.
—Sí —dijo Hamilton—, mucho mejor que permanecer cruzados de brazos. Hay que
poner punto final a este mundo.
—¿Alguien no está de acuerdo? —inquirió Arthur Silvester.
—No —intervino Marsha—. Nadie discrepa.
—¿Qué dice usted, señora Pritchet? —preguntó Hamilton—. ¿Cuál es su opinión?
—Naturalmente, debemos lograr dormirla —articuló la señora Pritchet—. Pobrecilla.
—¿Pobrecilla?
—Este es el mundo en el que siempre ha vivido. Un mundo espantoso, demente,
horrible. Imagínenselo... año tras año. Un mundo de voracidad y terrores continuos.
Con los ojos clavados en las tablas que clausuraban la puerta del sótano, David
Pritchet preguntó, nervioso, sin tenerlas todas consigo:
—¿No podrá subir aquí ese bicho?
—No —le tranquilizó Laws—. Le es imposible. Permanecerá abajo hasta que se muera
de inanición. O hasta que terminemos con la señorita Reiss.
—Entonces, todos estamos conformes —resumió Hamilton—. Al menos, ya es algo.
Este es un mundo en el que ninguno de nosotros desea estar.
—Bien —terció Marsha—, hemos decidido que lo más conveniente, lo que queremos
hacer es poner fin al imperio de la señorita Reiss. Sólo falta determinar cómo llevarlo a
cabo.
—Una observación oportuna —señaló Arthur Silvester—. Va a resultar difícil la tarea.
—Pero no imposible —dijo Hamilton—. Tuvimos éxito con usted; lo conseguimos
también con Edith Pritchet.
—¿Han observado que de una vez para otra las complicaciones aumentan? —comentó
Silvester pensativamente—. Ahora desearíamos encontrarnos en el mundo de la señora
Pritchet...
—Y cuando estábamos en el mundo de la señora Pritchet —terminó McFeyffe,
sombrío—, nos hubiera gustado hallarnos en el de usted.
—¿Qué insinúan? —inquirió Hamilton, inquieto.
—Quizás alberguemos idéntico deseo —repuso Silvester—, cuando nos veamos en el
mundo siguiente.
El que nos aguarda debería ser el mundo real —dijo Hamilton—. Tarde o temprano
llegaremos a la meta de esta condenada carrera.
—Pero todavía falta —objetó Marsha—. Somos ocho y solamente hemos pasado por la
experiencia de tres. ¿No nos quedan cinco aún por delante?
—Hemos estado en tres mundos imaginarios —convino Hamilton—. Tres mundos
cerrados que no rozan la realidad en ningún punto. Una vez en ellos... resultó que, al
parecer, carecían de salida. Sin embargo, hasta el momento no podemos quejamos de
nuestra suerte. No ha sido mala. —En tono reflexivo, añadió—: Por otra parte, no estoy
seguro de que el resto de nosotros viva sumido en fantasías absolutas.
Al cabo de unos segundos, Laws profirió:
—¡Pedante hijo de zorra!
—Podría ser cierto.
—Tal vez.
—Usted queda incluido.
—No, gracias.
—Usted —manifestó Hamilton— es un cínico y un neurótico, pero también es realista.
Igual que yo. Lo mismo que Marsha. Y que McFeyffe. Y que David Pritchet. Tengo la
impresión de que estamos a dos pasos de salir de una vez de los reinos de la fantasía.
—¿Qué significa todo eso, señor Hamilton? —interrogó la señora Pritchet,
desconcertada—. No lo entiendo.
—No esperaba que lo comprendiese —repuso Hamilton—. No es imprescindible.
—Muy interesante —comentó McFeyffe—. Y puede que tenga razón. Estoy de acuerdo
en lo que se refiere a usted, a Laws, al chico y a mi mismo. Pero disiento en cuanto a
Marsha. Perdone, señora Hamilton.
Pálida, Marsha replicó:
—No ha olvidado aquello, ¿verdad?
—Esa es la idea que tengo de un mundo quimérico.
—También es la que tengo yo. —Con los labios blancos como el papel, Marsha
adujo—: Las personas de su especie...
—¿De qué están hablando? —interrumpió Laws, impaciente.
—Quizá sí. ¿A qué viene todo eso?
Marsha lanzó una mirada a su esposo.
—No me asusta que todo salga a la luz. McFeyffe ya convirtió el asunto en algo casi
público.
—Tuvimos que efectuar ese informe —dijo McFeyffe, sin alterarse—. Nuestras vidas
dependían de ello.
—Marsha fue acusada de ser comunista —explicó Hamilton—. McFeyffe se encargó de
presentar los cargos. Se trata de algo absurdo por completo, naturalmente.
Laws reflexionó durante unos segundos.
—Podría tener graves consecuencias. No me gustaría verme atrapado en esa clase de
entelequia.
—No hay posibilidad —le tranquilizó Hamilton.
Una mueca dura y amarga decoró el oscuro semblante de Laws.
—Ya me falló una vez, Jack.
—Lo siento.
—No —repuso Laws—, no tiene por qué sentirlo. Es probable que le asistiera toda la
razón. El olor del jabón perfumado no me hubiese complacido durante mucho tiempo.
Pero... —Se encogió de hombros—, por lo que afecta a lo que tenemos entre manos, me
parece que se equívoca. Hasta que logremos salir de este maldito jaleo... —Se
interrumpió—. En fin, olvidemos lo pasado y afrontemos la situación presente. Y lo que
nos espera, que no es poco.
—Otra cosa —dijo Hamilton—, antes de olvidar el pasado.
—¿De qué se trata?
—Gracias por sacarme del atasco de esa escalera.
Laws esbozó una sonrisa fugaz.
—De acuerdo. No cabe duda de que usted parecía infinitamente pequeño y triste,
agachado ahí abajo. Creo que aunque no se me hubiese garantizado el regreso, habría
descendido hasta el fondo, de ser necesario. Usted no era gran cosa, en aquel escalón. Y
menos teniendo en cuenta lo que vi en el fondo.
A la vez que daba media vuelta hacia la cocina, Marsha anunció:
—Empezaré a preparar el café. ¿Desea alguien comer algo?
—Pues, tengo bastante apetito —se apresuró a aceptar Laws—. He venido
directamente de San José. Me puse en camino apenas desapareció la fábrica de jabón.
—¿Qué surgió en su lugar? —preguntó Hamilton, mientras todos se disponían a ir en
pos de Marsha, pasillo adelante.
—Algo que no conseguí determinar. Una especie de factoría que produce instrumentos
metalúrgicos. Tenazas y pinzas, herramientas de esas que sirven para coger cosas.
Instrumental quirúrgico. Muy extraño todo. Cogí un par pero no saqué nada en claro
respecto a su utilidad.
—¿No conocía otros productos semejantes?
—No, en el mundo real no los vi nunca. Probablemente se trata de algo que la señorita
Reiss vislumbró de lejos. Algo que no comprendió bien para qué serviría.
—Instrumentos de tortura —supuso Hamilton.
—Es muy posible. Me largué de allí a toda prisa, como es lógico, y cogí el autobús que
cubre el trayecto península arriba.
Marsha se había subido a una pequeña escalera plana y estaba abriendo la puerta de
un armarito situado encima del fregadero.
—¿Qué les parece si abrimos unas latas de melocotón en almíbar? —propuso.
—Estupendo —aplaudió Laws—. Algo que esté a mano.
Cuando Marsha alargó el brazo hacia el interior del armario, la lata de melocotón se
deslizó de la pila, rodó unos centímetros y fue a caer encima del pie de la muchacha. El
dolor hizo abrir la boca a Marsha que, al mismo tiempo que lanzaba un «¡ay!», saltó de la
escalera. Otro bote rodó hacia adelante, permaneció un segundo en el borde de la
superficie del armario y luego cayó a plomo. Retorciéndose lateralmente, Marsha a duras
penas consiguió esquivarlo.
—¡Cierra el armario! —ordenó Hamilton en tono agudo.
Pero lo hizo él, adelantándose presuroso; sin utilizar la escalera, levantó los brazos y
cerró de golpe la puerta de madera. El sordo golpear de los recipientes de hojalata contra
los paneles resultó claramente audible. Durante cierto intervalo, continuó aquel ruido;
después, como de mala gana, acabó por cesar.
—Un pequeño accidente —calificó la señora Pritchet con voz trivial.
—Tratemos de considerarlo desde un punto de vista racional —dijo Laws—. Son cosas
que suceden a menudo.
—Pero no nos encontramos en un mundo normal —señaló Arthur Silvester—. Este es
el mundo de la señorita Reiss.
—Y si una cosa así le ocurrió a la señorita Reiss —convino Hamilton—, no pensaría
que se trataba de un accidente.
—Entonces, ¿fue intencionado? —preguntó Marsha con un hilo de voz, agachada y
frotándose el pie lastimado—. Esa lata de melocotón...
Hamilton recogió la lata y fue con ella hacia el abridor de la pared.
—Tendremos que andarnos con cien ojos. A partir de ahora, estaremos predispuestos
a sufrir accidentes semejantes. Con la venganza como fundamento.
En cuanto hincó el diente al primer trozo de melocotón, Laws esbozó una mueca y, de
inmediato, llevó el plato al sumidero.
—Comprendo lo que quiere decir.
Cautelosamente, Hamilton probó la fruta en conserva. En vez de la suavidad propia de
aquellos alimentos, su lengua y su paladar se vieron asaltados por un sabor ácido y
metálico, que le produjo náuseas y que le impulsó a escupir rápidamente en el fregadero
lo que se había introducido en la boca.
—Está agrio —se atragantó.
—Es veneno —articuló Laws calmosamente—. Es cuestión de tener cuidado con eso
también.
—Quizás deberíamos hacer un inventario —propuso la señora Pritchet, que se sentía
muy incómoda—. Sería conveniente intentar descubrir cómo actúan las cosas
inanimadas.
—Excelente idea —asintió Marsha con un estremecimiento—. Así nos evitaremos
sorpresas. —Con expresión dolorida, volvió a calzarse el zapato y renqueó hasta donde
se hallaba su marido—. Todo dotado de vida propia, animado por el odio y por las peores
intenciones, deseoso de causar daño...
Cuando regresaban por el pasillo, la luz de la sala de estar se apagó por las buenas. La
estancia quedó sumida en tinieblas.
—Bueno —articuló Hamilton en voz baja—, ahí tenemos otro accidente. Se fundió la
bombilla. ¿Quién quiere cambiarla?
Nadie se ofreció de voluntario para aquella tarea.
—La dejaremos tal como está —decidió Hamilton—. No merece la pena. Mañana, a la
luz del día, me encargaré de eso.
—¿Y si todas las luces se apagaran? —preguntó Marsha.
—Buena pregunta —reconoció Hamilton—. Pero no puedo contestarla. Supongo que
nos pondríamos a buscar velas desesperadamente. Sistemas de iluminación
independientes: linternas, encendedores...
—La pobre loca... —murmuró Marsha—. Cada vez que se apagaran las luces en su
piso, se quedaría sentada en la oscuridad, a la espera de que los monstruos
descendiesen sobre ella. Pensando continuamente, convencida, segura de que todo
obedecía a una conjura tramada contra ella.
—Lo mismo que estamos nosotros pensando ahora —dijo McFeyffe, melancólico.
—Pero en nuestro caso es cierto —repuso Laws—. Este es el mundo de Joan Reiss.
Aquí, cuando se produce un apagón...
En las negruras de la sala de estar, el teléfono empezó a repicar.
—Y eso también —silabeó Hamilton—. ¿Qué creen ustedes que piensa esa mujer
cuando suena el teléfono en circunstancias como esta? Será mejor que probemos a
adivinarlo por anticipado: ¿Qué significa el timbre del teléfono para una paranoica?
—Supongo que eso dependerá de la paranoica —respondió Marsha.
—Evidentemente, en este caso, lo que trata el aparato es de atraerla hacia la sala. Y,
en consecuencia, no va a descolgarlo.
Aguardaron. Al cabo de un rato, el teléfono dejó de sonar. Los siete reunidos
comenzaron a respirar aliviados.
—Será mejor que volvamos a la cocina y nos quedemos allí —propuso Laws, al tiempo
que giraba sobre sus talones y emprendía el regreso—. No nos hará daño estar allí; es
una habitación bonita acogedora y agradable.
—Una especie de fortaleza —añadió Hamilton, morboso.
Cuando Marsha trató de guardar la segunda lata de melocotón en la heladera, la puerta
de ésta se negó a abrirse. La mujer permaneció con la lata en una mano, forcejeando con
el picaporte, hasta que su marido se le acercó y la instó para que se apartara de allí.
—Lo único que se me ocurre es que estoy nerviosa —murmuró Marsha—.
Probablemente el sistema de apertura está bien. Aunque siempre se atranca un poco.
—¿Alguien puso en marcha el tostador? —preguntó la señora Pritchet. Encima de la
mesita de la cocina, el aparato emitía un zumbido característico—. Está caliente como un
horno.
Hamilton se llegó a la mesita e inspeccionó el tostador. Después de un breve e inútil
forcejeo con el termostato, se dio por vencido y arrancó el cordón. El elemento térmico del
tostador no tuvo más remedio que apagarse.
—¿En qué podemos confiar? —preguntó la señora Pritchet, temerosa.
—En nada —repuso Hamilton.
—Resulta tan... grotesco —protestó Marsha.
Con aire pensativo, Laws abrió el cajón próximo al fregadero.
—Puede que nos haga falta un poco de protección —dijo.
Rebuscó entre los utensilios del cajón hasta dar con lo que buscaba: un cuchillo de
cortar carne, de hoja de acero y grueso mango. Cuando sus dedos se cerraban en torno
al instrumento, Hamilton avanzó un paso y le asestó un tirón de la manga.
—Tenga cuidado —advirtió—. Recuerde lo que ha ocurrido con la lata de melocotón.
—Pero esto lo necesitamos de verdad —replicó Laws, irritado. Eludiendo a Hamilton,
levantó el cuchillo—. He de tener algo para defenderme, usted ya cuenta con esa pistola,
que abulta como un ladrillo.
Durante unos segundos, el cortante utensilio permaneció inmóvil en la palma de la
mano del negro. Después mediante un retorcimiento decidido, dio media vuelta como si
estuviera dotado de vida propia y se disparó hacia el estómago de Laws. Con espléndida
agilidad, el negro eludió la cuchillada y el arma fue a hundirse en la madera del panel
situado debajo del fregadero. Rápido como una centella, Laws levantó el pie y, con la
gruesa suela de su zapato, sacudió un golpe al mango del cuchillo. Este se rompió con un
chasquido metálico, mientras la hoja quedaba embebida en la madera. Allí continuó,
vibrando impotente.
—¿Lo ve? —articuló Hamilton en tono seco.
Abrumada, débil, a punto de desmayarse, la señora Pritchet se derrumbó encima de
una silla que había junto a la mesita.
—¡Oh, Dios mío! —murmuró—. ¿Qué vamos a hacer? —Su voz se transformó en un
gemido incoherente—. ¡Oh...!
Marsha reaccionó con rapidez: cogió un vaso del armario y se aproximó en dos
zancadas al grifo del agua.
—Le daré un vaso de agua fresca, señora Pritchet.
Pero el líquido que surgió del grifo no fue agua. Era sangre, sangre roja, espesa y tibia.
—¡La casa! —articuló Marsha con un hilo de voz, al tiempo que cerraba el grifo. Sobre
el esmalte blanco del fregadero se había formado un horrible charco rojo, que se
deslizaba de mala gana, despacio, rumbo al tubo de desagüe—. ¡La casa tiene vida
propia!
—Así es —convino Hamilton—. Y nosotros estamos dentro.
—Creo que todos se mostrarán de acuerdo —dijo Arthur Silvester— en que lo mejor
que podemos hacer es salir de aquí. La cuestión es: ¿Nos resultará posible hacerlo?
Hamilton se acercó a la puerta trasera y probó a abrir el pestillo. Se mantuvo firme, por
más que tiró de él con todas sus fuerzas, no logró correrlo un solo milímetro.
—Por aquí, no —respondió.
—Siempre se atasca —dijo Marsha—. Trataremos de salir por la puerta de la fachada
delantera.
—Pero eso nos obliga a atravesar la sala —observó Laws.
—¿Se le ocurre otra sugerencia mejor?
—No —concedió Laws—. Salvo la de que intentemos lo que intentemos, vale más
hacerlo en seguida.
En fila india, los siete avanzaron con precaución por el pasillo sumido en la penumbra,
hacia el pozo de tinieblas que era la sala de estar. Hamilton encabezaba la comitiva. Se
daba cuenta de que, al fin y al cabo, era su casa y, por lo tanto, eso le proporcionaba
cierta dosis de valor. Al menos en teoría. Acaso, aunque era una esperanza muy tenue, la
propiedad le confería algún beneficio.
Del respiradero de la calefacción del pasillo brotaba un jadeo rítmico. Hamilton se
detuvo y aguzó el oído. El aire que pasaba por allí era cálido... ¡y fragante! No se trataba
del hálito rancio y muerto que podía esperarse de un aparato mecánico, sino el aliento
personal y cálido generado por un organismo dotado de vida. Abajo, en el sótano, el
horno respiraba. El aire se movía, avanzaba y retrocedía, a medida que la casa viviente
inhalaba y exhalaba.
—¿Es... macho o hembra? —preguntó Marsha.
—Macho —contestó McFeyffe—. La señorita Reiss tiene miedo a los hombres.
El aire que circulaba olía a humo de tabaco, a cerveza rancia y a sudor masculino. El
áspero conjunto de emanaciones que la señorita Reiss debió de percibir en los autobuses,
los ascensores o los restaurantes. El tufo, para ella desagradable, despedido por hombres
de mediana edad.
—Probablemente, así huele su amigo cuando le lanza el aliento por la nuca —comentó
Hamilton.
Marsha se estremeció.
—Y volver a casa y olfatearlo a su alrededor...
Era harto posible que, en aquellos instantes, la instalación eléctrica del edificio
constituyese un sistema neurálgico, portador de los impulsos nerviosos de la criatura-
vivienda. ¿Por qué no? Por las tuberías de agua circulaba sangre; los tubos de la
calefacción llevaban aire a los pulmones situados en el sótano. A través de la ventana de
la sala, Hamilton distinguió las hiedras que Marsha había conseguido, tras penosos
esfuerzos, convencer para que trepasen por el muro hasta el tejado. En la oscuridad de la
noche, aquellas hiedras ya no eran verdes; tenían un color pardo sucio.
Como el pelo. Como la cabellera espesa y llena de caspa de un comerciante entrado
en años. Las hiedras parecían resoplar tenuemente, era un ominoso temblequeo que
enviaba partículas de polvo y soplos de vapor hacia el prado exterior.
Bajo los pies de Hamilton, el piso se removió. Al principio, ni siquiera se dio cuenta;
pero cuando la señora Pritchet comenzó a gemir, Hamilton identificó aquellas tenues
ondulaciones del suelo.
Se inclinó y tocó con la palma de la mano una baldosa asfáltica. Estaba caliente...
como la carne humana.
También tenían calor las paredes. Y carecían de dureza. No eran la superficie firme,
rígida, de pintura, ladrillo, yeso, papel y madera, sino algo suave, que cedía bajo la
presión de los dedos.
—Vamos —apremió Laws, tenso—. Adelante.
Cautelosas, como animales acorralados, las siete personas se aventuraron por la
oscuridad de la sala. La alfombra no cesaba de estremecerse bajo sus zapatos. En torno
suyo, percibían la inquietud de una presencia viva, que se agitaba, que se enojaba, que
forcejeaba con irritación.
Atravesar la sala a oscuras representó un trayecto inacabable. Por todos lados,
lámparas y libros se revolvían hoscamente. En una ocasión, la señora Pritchet lanzó un
irreflexivo grito de pánico: el cordón del televisor se le había enrollado en torno a un
tobillo. Con un rápido gesto de la mano, Bill Laws dio un tirón al cable, lo rompió y liberó a
la señora Pritchet. Tras ellos, el cordón fustigó el suelo con impotente furia.
—Casi hemos llegado al final —dijo Hamilton, dirigiéndose a las vagas formas
humanas que le seguían.
Vislumbraba ya la puerta, distinguía el picaporte. Empezó a alargar el brazo. Al tiempo
que rezaba en silencio, fue acercándose: un metro, cincuenta centímetros, un palmo...
De pronto, le pareció estar subiendo por una empinada cuesta.
Estupefacto, retiró la mano. Sí, se encontraba sobre un piso de materia resbaladiza, el
cual aumentaba su desnivel por momentos. Repentinamente, se vio rodando y cayendo
hacia atrás. Agitó los brazos para recuperar el equilibrio y levantarse. Los siete habían
retrocedido a la fuerza hasta el centro de la sala y permanecían allí, en confuso montón.
Reinaban las negruras en el pasillo; hasta la luz de la cocina se había apagado. Sólo se
veía el tenue titilar de las estrellas, más allá de las ventanas... Diminutos puntitos
luminosos, que brillaban lejos, muy lejos.
—Es la alfombra —informaba Bill Laws en un murmullo incrédulo—. Nos... obligó a
volver.
Debajo de ellos, la alfombra se estremeció violentamente. Una superficie blanda, cálida
y esponjosa, que ya empezaba a manifestarse húmeda. Al incorporarse, Hamilton chocó
contra una pared... y se encogió sobre sí mismo. La pared desprendía un denso fluido
liquido, una especie de saliva que formaba sobre ella una capa ávida.
La casa viviente se preparaba para alimentarse.
Pegado a la pared, Hamilton trató de salirse de la alfombra, pero el extremo de ésta se
retorcía astutamente e intentaba retenerle, mientras avanzaba hacia la puerta frontal,
tembloroso y empapado en sudor. Un paso. Dos. Tres. Cuatro. A su espalda, otras figuras
le imitaban... pero no todas.
—¿Dónde está Edith Pritchet? —inquirió Hamilton.
—Ha desaparecido —repuso Marsha—. Fue rodando hacia atrás y se perdió de vista...
en el pasillo.
—La garganta —expresó Laws.
—Nos encontramos en la boca —manifestó David Pritchet con voz débil.
La húmeda y caliente carne de la parte interior de la boca de aquella criatura se adosó
a Hamilton. Una presión que provocó en el ingeniero una serie de escalofríos de
repugnancia. Bregando para avanzar, alargó de nuevo la mano hacia el pomo de la puerta
y concentró todo su interés en el pequeño círculo de metal, que rutilaba levemente.
Esa vez consiguió agarrarlo. Dio un enorme tirón y la puerta quedó de par en par. Las
vagas formas que iban tras él dejaron oír sonidos entrecortados cuando la noche se hizo
visible de pronto. Las estrellas, la calle, las siluetas de las casas alzadas en la acera de
enfrente, los árboles cuyas enramadas se movían a impulsos del viento... y el aire fresco y
terso.
Eso fue todo. Sin previo aviso, el rectángulo de la entrada comenzó a contraerse. La
puerta fue empequeñeciéndose de modo paulatino, a medida que las paredes se unían.
Sólo quedó una minúscula grieta, como si fuesen los labios; el muro se había juntado casi
del todo, haciendo desaparecer el hueco de lo que había sido una puerta.
A espaldas del grupo soplaba el rancio y pestilente aliento. Ondulaba la lengua, voraz.
Las paredes rezumaban saliva. En la oscuridad, alrededor de Hamilton, voces humanas
emitían agudos chillidos de terror. Sin hacer caso de los gritos, el ingeniero forcejeó para
introducir las manos y los brazos en la menguante cavidad de la antigua puerta frontal.
Notó que el suelo empezaba a elevarse. Y el techo, lenta e inexorablemente, descendía.
Con rítmica precisión, iban a unirse; se encontrarían en cuestión de un momento.
—Mastica —jadeó Marsha en la oscuridad, junto a Hamilton.
Este siguió bregando con todas sus energías. Aplicando el hombro a lo que había sido
la entrada, empujó, batalló, se afanó, clavó las manos y rasgó la blanda carne. Arrancó
jirones de sustancia orgánica, con los dedos. Y trozos mayores, a base de escoplear con
las uñas.
—¡Ayúdenme! —pidió a voces, dirigiéndose a las figuras que se movían en torno suyo.
Bill Laws y Charley McFeyffe se apartaron de aquel légamo de saliva y la emprendieron
frenéticamente con la puerta. Pronto apareció una abertura. Con la colaboración de
Marsha y David Pritchet, se las arreglaron para ampliarla hasta que quedó constituido un
boquete circular en la carne.
—Afuera! —saltó Hamilton, y empujó a su esposa a través de la brecha. Marsha cayó
de bruces en el porche y se alejó rodando sobre si misma—. Ahora, usted —indicó
Hamilton a Silvester.
El viejo franqueó el agujero, auxiliado por unos cuantos empellones. Después de él,
pasó Laws y, a continuación, McFeyffe. Hamilton miró en derredor y comprobó que,
aparte de sí mismo, allí no quedaba nadie más que David Pritchet. El techo y el suelo
estaban a punto de unirse; no había tiempo para preocuparse de ninguna otra persona.
—Pasa por ahí. —Hamilton levantó al joven en peso y lo colocó al otro lado del boquete
palpitante. Después, retorciéndose y contorsionándose, franqueó también la abertura.
A su espalda, dentro de la boca de la criatura, el suelo y el techo se juntaron. Se oyó un
crujido agudo cuando se encontraron las duras superficies. Un chasquear de cosas
cascadas, que se repitió una y otra vez.
La señora Pritchet, que no había logrado salir, estaba siendo masticada.
Los supervivientes del grupo se congregaron en el jardín delantero, a una distancia
segura de la casa. Ninguno de ellos abrió la boca para pronunciar una sola palabra,
mientras contemplaban las contracciones y dilataciones metódicas de aquel ser infernal.
Tuvo efecto el proceso digestivo. Por último, el movimiento disminuyó. Se desarrollaron
las últimas ondulaciones de actividad espasmódica y, a continuación, la criatura quedó
silenciosa.
Con un zumbido opaco, descendieron las persianas de los ventanales, formando
sombras opacas, que continuaron en su lugar.
—Duerme —manifestó Marsha, remota.
Hamilton se preguntó ociosamente qué dirían los basureros cuando llegasen a recoger
el cubo de los desperdicios. Unos cuantos huesos les estarían aguardando en el porche
de atrás, un montón de huesos relucientes, bien apurados y expelidos después. Y acaso
encontrasen, asimismo, varios botones, corchetes y prendedores de metal.
—Así es —observó Laws.
Hamilton echó a andar hacia el automóvil.
—Matarla va a constituir un auténtico placer —declaró.
—No es conveniente utilizar el coche —advirtió Laws—. No podemos fiarnos de él.
Hamilton se detuvo y sometió el aviso a la consideración de sus meninges.
—Nos acercaremos andando a su apartamento. Trataré de persuadirla para que salga,
y si conseguimos tenerla en terreno abierto, sin entrar en ningún...
—Lo más probable es que ya esté en la calle —opinó Marsha—. Este asunto de las
cosas devoradoras de personas también funcionará contra ella. Tal vez ha muerto ya;
quizás el edificio de vecindad donde vive procedió a comérsela en cuanto entró.
—No ha muerto —señaló Laws sardónicamente—. De otro modo, no nos
encontraríamos aquí.
Brotó una figura delgada de entre las sombras oscuras del garaje.
—Exacto —confirmó una voz sosegada e incolora. Una voz familiar—. Aún estoy viva.
Hamilton se sacó el 45 del bolsillo de la chaqueta. En el preciso instante en que sus
dedos quitaron el seguro del arma. una idea extraña le asaltó. En su vida había usado
pistola... ni siquiera había visto aquella antes. En el mundo real, jamás fue propietario de
ningún 45. El arma apareció con el mundo de la señorita Reiss; formaba parte de su
personalidad y existencia en aquella salvaje fantasía patológica.
—¿Logró escapar? —interrogó Laws a la señorita Reiss.
—Fui lo bastante lista como para no subir a mi piso —llegó la respuesta de la mujer—.
En cuanto puse pie en la alfombra del portal, adiviné lo que habían planeado. —Se
apreciaban matices de triunfo frenético en la voz de la señorita Reiss—. No son tan
inteligentes como suponen.
—¡Dios mío! —exclamó Marsha—. Pero si ni por lo más remoto...
—Ahora van a intentar matarme, ¿no es cierto? —inquirió Joan Reiss—. Todos
ustedes, el grupo en pleno. Llevan algún tiempo conspirando para eso, ¿verdad?
—Verdad —reconoció Laws súbitamente—. Así es.
La señorita Reiss emitió una carcajada áspera y metálica.
—Lo sabía. Y no les asusta presentarse ante mí de ese modo y confesarlo
descaradamente, ¿eh?
—Señorita Reiss —intervino Hamilton—, desde luego, estamos conjurados para
matarla. Pero no podemos llevar a cabo nuestras intenciones. No hay ser humano, en
este mundo delirante, capaz de poner un dedo sobre su persona. Son esas alucinaciones
que la aterran lo que...
—Pero —le interrumpió la señorita Reiss— ustedes no son seres humanos.
—¿Cómo? —exigió una explicación Arthur Silvester.
—Claro que no lo son. Me di cuenta de ello la primera vez que les vi, aquel día, en el
Bevatrón. Por eso sobrevivieron todos a la caída; saltaba a la vista que lo que pretendían
era colocarme allí y empujarme hacia la muerte. Pero no fallecí. —La señorita Reiss
esbozó una sonrisa—. También yo dispongo de algunos recursos propios.
Articulando las palabras muy despacio, Hamilton preguntó:
—Si no somos seres humanos, ¿qué somos?
En aquel momento, Bill Laws entró en acción. Remontándose un palmo por encima de
la húmeda hierba, se deslizó en línea recta hacia la pequeña y delgada figura de Joan
Reiss. Le habían brotado unas alas oscuras, como pergamino, que se desplegaron y se
agitaron entre las negruras nocturnas. Su impulso y dirección fueron correctos; estuvo
encima de la mujer antes de que ésta pudiera esquivarle, antes de que tuviese tiempo de
emitir un grito.
Lo que había parecido ser una persona, resultó ser un ente de múltiples articulaciones,
que zumbaba y aleteaba, mientras envolvía el cuerpo de la señorita Reiss, la cual apenas
se resistió. La prolongada parte posterior de aquella criatura monstruosa se retorció,
buscando su presa. Mediante un rápido rejonazo, se clavó en el cuerpo de la mujer,
mantuvo la venenosa cola hundida en la carne durante un breve intervalo y luego,
saciada, se retiró. Poco a poco, las garras chirriantes, aleteantes y horribles fueron
soltando a la víctima. La señorita Reiss se tambaleó y quedó a gatas, aturdida, boca
abajo, jadeante, sobre la mojada hierba.
—Se alejará arrastrándose —profirió Arthur Silvester.
Echó a correr hacia el cuerpo serpenteante de Joan Reiss y la obligó a volverse. Con
rapidez y eficiencia empezó a rociar con cemento rápido las huesudas caderas de la
mujer; a base de retorcerla varias veces, la dejó cubierta de una espesa malla de
resistentes fibras.
Cuando hubo terminado, el insecto de larga cola en que se había convertido Bill Laws
levantó a la señorita Reiss entre sus garras y, mientras Silvester cogía una hebra larga y
la pasaba por encima de la rama de un árbol, sostuvo aquel capullo, en cuyo interior
vibraba débilmente la señorita Reiss. En cuestión de segundos, la medio paralizada figura
de la mujer, quedó suspendida de la rama del árbol, en su bolsa de sustancia amorfa,
cabeza abajo, vidriosas las pupilas y abierta la boca. Se balanceaba ligeramente, a
impulsos del viento de la noche.
—Así no podrá intentar nada —manifestó Hamilton, satisfecho—. Inmovilizada e
inofensiva.
—Me alegro de que no la hayan matado —dijo Marsha con ansiedad—. Dispondremos
de tiempo para entendérnoslas con ella... No puede hacer nada.
—Pero habrá que eliminarla tarde o temprano —señaló McFeyffe—. Después de
disfrutar un poco.
—Mató a mi madre —chilló David Pritchet en tono alterado y con voz aguda.
Antes de que cualquiera de los otros pudiese retenerle, se abalanzó hacia adelante, se
encogió sobre sí mismo para tomar impulso y saltó en dirección al balanceante capullo.
Alargó un tubo de alimentación, apartó las mallas del capullo, rasgó el vestido de la mujer
y taladró vorazmente la pálida carne. No tardó en profundizar en las jugosidades del
cuerpo. Al cabo de un rato, se dejó caer al suelo, hinchado y aturdido, dejando tras de sí
una osamenta deshidratada.
Aquel esqueleto cubierto de piel aún conservaba algo de vida, pero ésta se iba
agotando con rapidez. Los doloridos ojos empañados les miraban sin verlos. Joan Reiss
había perdido la consciencia; sólo anidaba en ella una chispa de personalidad vaga y
opaca.
Los miembros del grupo la contemplaron calculadoramente, dándose perfecta cuenta
de que se estaban consumiendo los últimos segundos de la agonía de la señorita Reiss.
—Se lo merecía —articuló Hamilton, vacilante.
Una vez cumplida la tarea, empezaba a tener sus dudas.
A su lado, el insecto alado, de múltiples articulaciones, y numerosos aguijones que era
Bill Laws asintió en silencio.
—Claro que sí —silabeó luego. Su voz no pasaba de ser un zumbido áspero y agudo—
. Acuérdese de lo que le hizo a Edith Pritchet.
—Será estupendo salir de este mundo —añadió Marsha—. Regresar al nuestro, al real.
—Y recobrar nuestras propias figuras —añadió Hamilton, al tiempo que lanzaba un
vistazo inquieto a Arthur Silvester.
—¿Qué pretende decir? —preguntó Laws.
—No lo entiende —adujo Silvester, con cierto dejo de ironía—. Estas son nuestras
figuras, Hamilton. Lo que pasa es que no habían aparecido antes. —Añadió—: Al menos,
ante sus ojos.
Laws soltó una risa quebradiza.
—Escúchele. Atienda su confesión. Dice lo que piensa. ¡Es usted interesantísimo,
Hamilton!
—Acaso debería escuchar también lo que piensan otros. E informarnos de lo que
piensa él —sugirió Silvester.
—Observémosle —convino Laws—. Acerquémonos a donde podamos ver qué tiene
que decir. Averigüemos qué puede hacer.
Estupefacto y despavorido, Hamilton manifestó:
—Acaben con la señorita Reiss y pongamos fin a esto... Aunque lo ignoran, ustedes
forman parte de su demencia.
—Me pregunto a qué velocidad puede correr —conjeturó Arthur Silvester, mientras se
aproximaba a Hamilton lentamente.
—No se me acerque —advirtió Hamilton, y empuñó la pistola.
—Y su esposa —siguió diciendo Silvester—. Vamos a darle una carrerita.
—La quiero yo —reclamó David Pritchet, ávido—. Déjenla para mí, si quieren. Pueden
impedirle que intente...
Suspendida dentro de su capullo, la señorita Reiss falleció en silencio, sosegadamente.
Y, sin el más mínimo ruido, el mundo que les rodeaba a todos expiró y se deshizo en
millones de partículas.
Aliviadísimo, Hamilton tiró hacia sí de la borrosa figura de Marsha y la retuvo a su lado.
—Gracias a Dios —murmuró—. Ya hemos salido de ésta.
Su esposa se oprimió contra él.
—Lo que se dice en el último segundo, ¿verdad?
Remolinos de sombras giraban a su alrededor, mientras cargado de paciencia,
Hamilton permanecía a la expectativa. Les aguardaban momentos de dolor cuando
emergiesen en el piso de cemento armado de la cámara del Bevatrón. Todos ellos
estaban heridos; tendrían que pasar por un período de sufrimiento y de lenta
recuperación... Jornadas larguísimas y vacías, en el hospital. Pero merecía la pena.
Desde luego que sí.
Las sombras se aclararon. No estaban en el Bevatrón.
—Otra vez en danza —silabeó Charley McFeyffe con voz lenta y pesada. Se levantó
del húmedo césped y se quedó inmóvil, agarrado a la barandilla del porche.
—Pero si no es posible —protestó Hamilton—. No había nadie más. Hemos pasado por
todos.
—Se equivoca —replicó McFeyffe—. Ya se lo dije. Le puse sobre aviso respecto a
Marsha, pero no quiso hacerme caso.
Estacionada junto al cordón de la acera, delante de la casa de Hamilton había un
ominoso automóvil de color negro. Las puertas posteriores del vehículo se abrieron
bruscamente y saltó al suelo una figura voluminosa, que atravesó a largas zancadas el
jardín, en dirección a Hamilton. Tras el primer individuo iban unos hombres de torva
expresión, gigantescos, con abrigo y sombrero, hundidas amenazadoramente las manos
en los bolsillos.
—Conque está aquí, ¿eh? —rezongó el sujeto corpulento que marchaba en cabeza—.
Muy bien, Hamilton. Vamos.
Al principio, Hamilton no le reconoció. El rostro del hombre era una masa de carne
pastosa, pervertida por una débil barbilla y un par de ojos minúsculos, que se hundían
profundamente en las cuencas. Al clavarse con rudeza en el brazo de Hamilton, los dedos
resultaron férreas zarpas. Aquel ser despedía un olor a colonia rancia, pero cara... y a
sangre.
—¿Por qué no te presentaste hoy a trabajar? —la pregunta del voluminoso individuo
fue formulada mediante un gruñido—. Lo lamento por ti, Jack. Conocía a tu padre.
—Averiguamos todo lo relativo a la jira campestre —se dignó añadir uno de los
matones que le acompañaban.
—Tillingford —dijo Hamilton, desconcertado—. ¿De veras es usted?
Tras dirigirle una mirada de soslayo, que no auguraba nada bueno, el doctor Tillingford,
abotagado capitalista que apestaba a sangre humana, dio media vuelta y se encaminó a
su «Cadillac».
—Tráiganle —ordenó a los secuaces que le escoltaban—. Tengo que regresar a los
laboratorios de la Agencia para el Fomento Epidérmico. Disponemos allí de algunas
bacterias venenosas que deseo probar. Será un buen conejillo de Indias.
 
 
XV
 
La muerte distendía sus extenuantes alas por la gélida oscuridad nocturna. En la
lobreguez esparcida ante ellos agonizaba un enorme organismo corrompido. Cuarteada y
rota, la contraída forma rezumaba líquidos internos sobre la acera y el cordón; se estaba
constituyendo a su alrededor una creciente laguna, que se extendía y burbujeaba.
Durante unos segundos, Hamilton no consiguió identificar aquello. La forma vibró
ligeramente, mientras se volcaba a un lado. El resplandor de las estrellas palpitó sobre los
quebrados cristales de sus ventanillas. Como el tronco putrefacto de un árbol, la abultada
carrocería del automóvil se doblegó y se hundió. Ante sus ojos, la caja se abrió como la
cáscara de un huevo, del conjunto se desprendieron diversas piezas que, al esparcirse,
quedaron medio sumergidas en el charco de aceite, agua, gasolina y líquido para frenos.
Momentáneamente, un llamear de solidez surcó la maciza estructura del vehículo.
Luego, con un gemido de protesta, el chasis fue a parar al pavimento de la calzada. El
bloque del motor se partió por la mitad e inició después una serie de metódicos
desprendimientos, convirtiéndose en un montón de partículas confusas.
—Bueno —expresó el conductor de Tillingford, resignado—, ahí queda eso.
Tillingford contempló con aire abrumado el montón de chatarra en que se había
transformado su «Cadillac». De modo paulatino, una sensación de ultraje furibundo se fue
haciendo visible en su ánimo.
—Todo se derrumba —dijo.
Propinó un puntapié colérico a los restos del automóvil; el «Cadillac» aumentó su
semejanza con una deforme burbuja de metal y se mezcló con las sombras de la noche.
Como si se encogiera sobre sí mismo.
—Eso no le servirá de nada —comentó uno de los guardaespaldas—. Lo mismo puede
dejarlo en paz.
—Nos va a costar trabajo regresar a la factoría —declaró Tillingford, al tiempo que se
sacudía unas gotas de aceite de la vuelta de las perneras de los pantalones—. Hay un
distrito obrero en medio.
—Es posible que hayan levantado barricadas en la autopista —convino el conductor.
Entre las tinieblas casi absolutas resultaba difícil distinguir a un guardaespaldas de
otro. Para Hamilton, todos eran idénticos: gigantes germánicos corpulentos, ambiguos, de
rostro brutal y carentes de emociones.
—¿Con cuántos hombres contamos aquí? —preguntó Tillingford.
—Disponemos de treinta —fue la contestación.
—Sería conveniente encender una pequeña fogata —propuso uno de los matones,
aunque sin excesivo convencimiento—. La noche es demasiado oscura para que los
veamos cuando empiecen a moverse.
Abriéndose paso a empellones hasta donde estaba el doctor Tillingford, Hamilton
preguntó en tono áspero:
—¿Tan grave es la situación? ¿De veras creen todos ustedes que...? Se interrumpió al
estrellarse un ladrillo contra los restos del «Cadillac». A cierta distancia, entre la
concentración de sombras, se vislumbraron formas vagas y borrosas. que corrían
agazapadas.
—Comprendo —dijo, saturado de temor.
—¡Oh, Dios mío! —exclamó Marsha, con un hilo de voz—. ¿Cómo vamos a salir de
ésta?
—Tal vez no sobrevivamos —repuso Hamilton.
Otro ladrillo surcó el aire, silbando a través de la oscuridad. Marsha sufrió un escalofrío
de terror y se precipitó hacia su esposo.
—Ha estado en un tris de alcanzarme. Nos encontramos justamente en medio; van a
matarse mutuamente en este punto.
—Ha sido verdadera mala suerte el que no le diese —terció Edith Pritchet con voz
tranquila— Hubiéramos quedado fuera de esto automáticamente.
Empavorecida, Marsha emitió un grito desesperado. En torno suyo, los semblantes
duros y exentos de simpatía del grupo formaban un círculo de manchas blancas, apenas
iluminadas por el fluctuar de las llamas de la hoguera encendida por los miembros de la
escolta de Tillingford.
—Todos ustedes lo creen. Están convencidos de que soy... comunista. Tillingford se
revolvió como si le hubiese picado un alacrán. Un terror casi histérico apareció en su cara.
—Es cierto; lo había olvidado. Todos ustedes asistieron a esa excursión del Partido.
Hamilton se dispuso a negarlo. Pero, en seguida, una oleada de cansancio se abatió
sobre él ¿Qué más daba? Probablemente, en aquel mundo habían ido a una romería
comunista, a una reunión progresiva con bailes folklóricos, canciones, frases publicitarias,
discursos y peticiones.
—Bueno —comunicó a su esposa en voz baja—, hemos recorrido un largo camino.
Hemos atravesado tres mundos para llegar aquí.
—¿Qué pretendes dar a entender? —le fallaron a Marsha las cuerdas vocales.
—Quisiera que me lo hubieses dicho.
A la mujer se le nublaron los ojos.
—¿Tampoco tú me crees? —En la oscuridad, la fina y pálida mano de Marsha se elevó
con brusquedad; un dolor lacerante estalló en el rostro de Hamilton y se dispersó a su
alrededor como un cegador torbellino de chispas. Después, casi de inmediato, el
resentimiento abandonó a Marsha. En tono desesperanzado, articuló—. No es verdad.
Hamilton se acarició la hinchada y abrasadora mejilla.
—Sin embargo, no deja de resultar interesante. Dijimos que no lo sabríamos hasta
poder entrar en el cerebro de las personas. Bien, a eso hemos llegado. Estuvimos en la
mente de Silvester; luego en la cabeza de Edith Pritchet; después nos encontramos en la
desquiciada imaginación de la señorita Reiss...
—Si acabamos con ella —intervino Silvester hablando en tono normal—, saldremos de
aquí.
—Volveremos a nuestro propio mundo —remachó McFeyffe.
—No se le acerquen —les advirtió Hamilton—. Mantengan las manos lejos de mi
esposa.
Alrededor del matrimonio se mantuvo inmóvil la tensa y hostil circunferencia de los
integrantes del grupo. Durante unos segundos, ninguno de ellos cambió de postura; todos
continuaron rígidos, con los brazos colgando a ambos costados. Por último, Laws se
encogió de hombros y se relajó. Dio media vuelta y empezó a alejarse.
—Olvídenlo —manifestó por encima del hombro—. Dejen que sea Jack quien se cuide
de ella. Al fin y al cabo, es un problema que sólo le concierne a él.
Marsha comenzó a respirar entrecortadamente.
—Resulta muy horroroso... No consigo entenderlo. —Sacudió la cabeza, afligida—. Es
que carece por completo de sentido común.
Habían seguido cayendo piedras a su alrededor. En el remolino de sombras se oían
sonidos, tenues y cadenciosos, que, al ir aumentando de volumen, se convirtieron en
cánticos. Tillingford, con una expresión cruel y amarga en sus facciones, permanecía
inmóvil, a la escucha.
—¿Los oyes? —preguntó a Hamilton—. Están ahí, agazapados en la oscuridad. —Su
tosco semblante se contorsionó en un espasmo de aborrecimiento absoluto—. Bestias.
—Doctor —protestó Hamilton—, usted no puede creer esto. Debe de saber que no es
usted mismo.
Sin mirarle siquiera, Tillingford manifestó:
—Anda, ve a reunirte con tus amigos los rojos.
—¿Esa es su postura?
—Eres comunista —acusó Tillingford con voz sin inflexiones—. Tu esposa es
comunista. Sois deshechos humanos. No hay sitio para ti en mi fábrica ni en ninguna
sociedad humana decente. ¡Marchaos y mantenéos lejos! —Tras una breve pausa,
añadió—: Volved a vuestra reunión comunista.
—¿Va a intentar romper el cerco? —inquirió Hamilton.
—Naturalmente.
—¿Pretende iniciar un tiroteo? ¿Piensa matar a esos hombres que se mueven por ahí?
—Si no lo hago —repuso Tillingford ciñéndose a la lógica—, ellos nos matarán a
nosotros. Las cosas son así, yo no tengo la culpa.
—Este asunto no puede prolongarse mucho —se dirigió Laws a Hamilton en tono
disgustado—. No son más que comparsas de pega actuando en la representación barata
de una mala obra. Se trata de una parodia repelente: «La Vida en América». A través de
ella se vislumbra el mundo real, cualquiera puede verlo.
Resonó en la noche el repique violento de una andanada. En el tejado de una casa
vecina, los trabajadores habían montado una ametralladora silenciosamente. Nubecillas
de polvo gris de cemento brotaron del suelo cuando la línea de proyectiles se trazó en el
cielo. Tillingford se dejó caer de bruces, parapetándose detrás de las ruinas de su
«Cadillac». Sus secuaces echaron a correr, dispersándose y contestando al fuego. Una
granada de mano fue lanzada a través de la oscuridad. Hamilton se dobló sobre sí mismo,
tambaleándose a consecuencia de la onda expansiva, mientras una columna de llamas
saltaba hacia sus ojos y su rostro. Cuando se aquietó la furia del estallido, quedó visible
un profundo hoyo, medio relleno de cascotes. Varios miembros de la escolta de Tillingford
aparecieron entre escombros, retorcidos sus cuerpos, que yacían en posturas imposibles.
Mientras Hamilton, aturdido, contemplaba aquellas figuras semidestrozadas, Laws se le
acercó y le susurró al oído:
—¿No le parecen familiares? Observe con más atención.
En la ondulante oscuridad, la vista de Hamilton no podía distinguir bien las cosas. Pero
una de aquellas formas inertes y quebradas tenía una apariencia que le resultaba
conocida. Desconcertado, la contempló con interés. ¿Quién era la persona tendida y
medio sepultada bajo los cascotes, entre trozos de pavimento y adoquines humeantes?
—Es usted —murmuró Laws.
Tenía razón. Los contornos borrosos del mundo real serpenteaban, subían y bajaban,
visibles detrás de la desarticulada alucinación. Como si hasta el creador de la escena
hubiese desarrollado en su ánimo ciertas dudas fundamentales. La calzada cubierta de
cascotes no era la calle; era en el piso de la sala del Bevatrón. Había otras figuras
familiares desperdigadas aquí y allá. Al agitarse débilmente empezaban a volver a la vida.
Entre las ruinas calcinadas, unos cuantos técnicos y facultativos avanzaban palmo a
palmo cautelosamente. Elegían su camino con sumo cuidado y se movían con lentitud
angustiosa, paso a paso, extremando las precauciones para no exponerse. Descendían
de los edificios próximos hasta el nivel del suelo, se dejaban caer con aire furtivo a la
reventada calle... ¿o no era una calle? Se acentuó en su cerebro la idea de encontrarse
en el Bevatrón, le parecía ver las paredes y las escalas que llevaban al suelo. Y los
brazaletes colorados de los trabajadores se asemejaban a los de los miembros de la Cruz
Roja. Lleno de confusión, Hamilton se dio por vencido en sus intentos de determinar aquel
caos de lugares y figuras.
—No durará mucho —dijo quedamente la señorita Reiss. Al quedar interrumpido el
proceso de su mundo, había vuelto a aparecer exactamente igual que antes con su largo
chaquetón de pana, sus gafas de montura de carey y el precioso bolso bien agarrado—.
Esta conjura dista muchísimo de estar bien construida como la última.
—¿Le pareció convincente la anterior? —interrogó Hamilton en tono helado.
—Oh, claro que sí. Al principio, estuve a punto de convencerme yo misma. Pensé... —
La señorita Reiss sonrió con intensidad fanática—. Muy inteligente, de verdad. Casi llegué
a creer que estaba en mi mundo. Pero, claro, cuando entré en el vestíbulo de mi piso, me
di cuenta de todo. Al encontrar encima de la mesita del recibidor las acostumbradas
cartas amenazadoras.
Estremeciéndose al tiempo que se arrodillaba junto a su marido, Marsha preguntó:
—¿Qué ocurre? Todo parece tan nebuloso...
—Se está acabando —dijo la señorita Reiss, remota.
Dominada por un éxtasis de esperanza, Marsha se aferró convulsivamente a Hamilton.
—¿Es cierto? ¿Vamos a despertarnos?
—Quizás —respondió el ingeniero—. Hay quien lo asegura.
—Es... es maravilloso.
—¿Lo crees así?
El pánico revoloteó sobre el semblante de Marsha.
—Desde luego. Odio este lugar... no puedo soportarlo. Es tan... tan extraño. Tan
espantoso y vil...
—Hablaremos de ello después. —La atención de Hamilton estaba fija en Tillingford.
El importante jefazo capitalista había reunido a su pandilla de guardaespaldas y
conferenciaba con ellos en voz baja.
—Esos gorilas —articuló Laws suavemente— no están derrotados. Antes de que
logremos salir de aquí, presenciaremos una batalla.
Tillingford había dado por concluido el coloquio. Agitó el pulgar en dirección a Laws y
ordenó:
—Atadle. Es uno de los que hay que quitar de en medio.
Laws esbozó una sonrisa tensa.
—Otro negro a dos pasos del linchamiento. Los capitalistas se pasan la vida
entreteniéndose con eso.
Incrédulo, Hamilton casi soltó la carcajada. Pero Tillingford hablaba en serio; le
animaba una ansiedad mortífera.
—Doctor —sonó la voz espesa de Hamilton—, esto sólo existe porque Marsha cree en
ello. Usted, toda esta lucha, la demencial fantasía en pleno... Mi mujer está a punto de
abandonarla. No es real... se trata nada más que de su fantasía. ¡Escúcheme!
—Y a ese rojo —añadió Tillingford cansinamente. Se secó la ceñuda y ensangrentada
frente con un pañuelo de seda—. Y a su rapaza comunista, rociadlos con gasolina cuando
dejen de patalear. Me gustaría estar en la fábrica. Aunque, al menos, podemos
considerarnos a salvo momentáneamente. Y organizaremos un sistema defensivo más
eficaz.
Como sombras fantasmales, los trabajadores se deslizaban por los escombros de la
calle. Estallaron más granadas; la atmósfera se había densificado con multitud de
fragmentos y ceniza, que descendían en silencio.
—¡Miren! —avisó David Pritchet, aterrado.
Cruzando el negro cielo nocturno, se estaban formando en el aire unas letras enormes.
Brumosas e inciertas manchas que poco a poco se iban transformando en palabras y
frases. Locuciones publicitarias, trazadas en el tenebroso vacío en beneficio de los
sitiados.
 
Estamos en marcha.
Resistid.
Combatientes de la paz.
En pie.
 
—Muy reconfortante —dijo Hamilton, asqueado.
En la oscuridad, se elevó el diapasón de los cánticos. La frescura del viento parecía
aclarar un poco las frases del estribillo que llegaban hasta el medio oculto grupo.
—Acaso nos salven aún —aventuró la señora Pritchet, dubitativa—. Pero esas
palabras horribles... hacen que me sienta muy extraña.
Los hombres de Tillingford se movían por allí, reuniendo escombros, recogiendo
piedras y cascotes, levantando fortificaciones. Casi perdidos entre los remolinos de polvo,
humo y neblinas, costaba trabajo distinguirlos. De vez en cuando, alguno que otro
semblante huesudo y torvo recibía un poco de claridad, quedaba momentáneamente
visible y luego se hundía de nuevo en las brumosas tinieblas. ¿A quién recordaban
aquellos sujetos? Hamilton trató de recapacitar. Los sombreros inclinados hacia adelante,
los rostros picudos...
—Bandidos —le ayudó Laws en su recuerdo—. Rufianes del Chicago de mil
novecientos treinta.
Hamilton asintió con la cabeza.
—Eso es.
—Todo conforme a las tradiciones. La mujer debe sabérselo de memoria y
perfectamente.
—Déjela en paz. No se meta con ella —avisó Hamilton, aunque sin excesiva
convicción.
—¿Qué viene ahora? —se dirigió Laws en tono irónico a la encogida figura de Marsha
Hamilton—. ¿La canalla capitalista se va a volver loca de desesperación? ¿Eso?
—Ya parecen estar desesperados —comentó Arthur Silvester, con el estilo sombrío de
costumbre.
—El aspecto de esos hombres no puede ser más antipático —tartamudeó la señora
Pritchet aprensivamente—. Ni por asomo se me ocurrió nunca que pudiesen existir
semejantes tipos.
En aquel momento estalló una de las fogosas frases publicitarias que decoraban las
alturas. Trozos de palabras llameantes descendieron en cascada, incendiando los
montones de escombros. Tillingford retrocedió de mala gana, mientras soltaba una
retahíla de vocablos malsonantes y se sacudía la ropa; una sección de ardiente cascajo
se le había venido encima y prendió fuego a su chaqueta. A la derecha del doctor, los
matones de su escolta aparecían semienterrados bajo un enorme bosquejo de retrato de
Bulganin que, incandescente, se había desprendido del cielo para desplomarse justo
encima del grupo.
—Sepultados vivos —comentó Laws, no sin satisfacción.
Se soltaban ya más palabras. Acompañada de un siseo impresionante, una Paz
gigantesca aterrizó sobre la linda casita de Hamilton; las llamas prendieron de inmediato
en el tejado, así como en el garaje y en la tendedera. Hamilton contempló anonadado las
lenguas de fuego que apenas nacieron allí, se remontaron, brillantes y destructoras, en
medio de la noche. De las negruras de la ciudad no llegó el gemido de ninguna sirena;
calles y edificios se extendían silenciosos, cerrados y hostiles a la incineración.
—¡Santo Dios! —exclamó Marsha, temerosa—. Creo que esa enorme Coexistencia va
a desprenderse de un momento a otro.
Agachado entre sus secuaces, Tillingford había perdido el dominio de la situación.
—Bombas y balas —repetía una y otra vez, en voz baja y monótona. Muy pocos de los
integrantes de su partida sobrevivían—. Las bombas y las balas no los detendrán. Van a
iniciar la marcha.
En el fondo de negruras sinuosas empezaba a avanzar una línea de figuras confusas.
El volumen sonoro de los cánticos se había elevado hasta convertirse en una orgía de
excitación enfebrecida; las voces se hinchaban en el aire, ásperas, después de salir de las
gargantas de unos hombres resueltos, que se abrían ya camino por entre los montones
de cascotes abrasados.
—Vamos —dijo Hamilton.
Agarró con energía la mano de su esposa y se alejó tirando de Marsha de aquel
infierno caótico que les rodeaba.
Orientándose a base de recuerdos instintivos, Hamilton condujo a su mujer dando un
rodeo en torno a la parte lateral de su incendiado domicilio, para seguir luego a lo largo
del sendero con piso de cemento que llevaba al patio posterior. Una parte de la valla se
había consumido y desintegrado. Hamilton continuó tirando de Marsha y se adentró por
otro oscuro patio, dejando atrás los humeantes fragmentos de madera calcinada. Las
casas eran formas opacas, cuyas siluetas se erguían ominosas. De vez en cuando, veía
fugazmente a alguno que otro puñado de hombres lanzados a la carrera, obreros sin
rostro definido que se dirigían silenciosamente al escenario de la batalla. Poco a poco, fue
disminuyendo el tronar de las armas. Las llamaradas de los incendios quedaron a su
espalda. Habían conseguido salir de la zona donde se desarrollaba la lucha.
—Aguarden —dijo Laws, y McFeyffe apareció tras ellos, jadeante—. Tillingford se ha
convertido en un guerrero fanático. Pelea como un loco —articuló Laws, hablando a
borbotones—. Dios mío, ¡vaya fregado!
—No puedo creerlo —murmuró McFeyffe, brillante y contorsionado su rostro—. Están
cuerpo a tierra. Cubiertos de sangre, sudor y suciedad. Se defienden y combaten como
animales.
Por delante de ellos empezaron a parpadear algunas luces.
—¿Qué es eso? —preguntó Laws, receloso—. Será mejor que nos mantengamos al
margen de la corriente principal.
Lo que tenían delante era el barrio comercial de Belmont. Pero el parecido que
guardaba con el recuerdo que de él poseían era prácticamente nulo.
—Bueno —comentó Hamilton con acritud—, debimos de esperar una cosa así.
Lo que parpadeaba y relucía en la oscuridad nocturna no pasaba de ser un arrabal de
los bajos fondos. Tiendas sucias y destartaladas se alzaban como setas venenosas,
vocingleras y desagradables. Tabernas, billares, boliches, lupanares, armerías... Y por
encima del conjunto no cesaba de repercutir una serie de agudas notas metálicas. El
estruendo de la música de Jazz, proyectado por potentes altavoces y bocinas puestas en
lo alto de galerías llenas de máquinas tragamonedas. Los letreros de neón se encendían
y apagaban a intervalos regulares. Soldados del Ejército vagaban por allí sin rumbo fijo,
observando aquella feria de depravación moral.
En el escaparate de un establecimiento, Hamilton vio un extraño muestrario. Hileras de
cuchillos y armas de fuego, expuestas en estuche de terciopelo.
—¿Por qué no? —dijo Laws— Es la idea que tienen los comunistas acerca de los
Estados Unidos: ciudades habitadas por gangsters, saturadas de vicio y crimen.
—Y las zonas rurales —añadió Marsha arrastrando las sílabas— Indios, linchamientos
salvajes y homicidios violentos. Bandidos, carnicerías, derramamientos de sangre.
—Parece muy bien informada —observó Laws.
Abatida, llena de desaliento, Marsha se sentó en el cordón de la acera.
—No puedo dar un paso más —informó.
Los tres hombres se detuvieron, inseguros, irresolutos, sin saber qué hacer.
—Vamos —conminó Hamilton rudamente—. Si sigues ahí, te quedarás helada.
Marsha no pronunció palabra. Temblando, se dobló sobre sí misma, boca abajo, juntos
los brazos, como si quisiera que su cuerpo frágil y menudo ofreciese el menor espacio
posible al frío.
—Vale más que entremos en algún local —propuso Laws—. Tal vez en cualquiera de
esos restaurantes.
—No tiene objeto continuar —dijo Marsha a su marido—. ¿No te parece?
—Supongo que no —respondió Hamilton, conciso.
—¿Quieres que regresemos?
—No.
—Tampoco se me ocurre ninguna sugerencia.
Hamilton, de pie tras ella, indicó el mundo circundante.
—Ya lo veo; esto es todo lo que hay.
—Lo siento —articuló McFeyffe torpemente.
—No es culpa suya —dijo Hamilton.
—Pero me considero responsable.
—Olvídelo —Hamilton se inclinó y apoyó la diestra en el tembloroso hombro de su
esposa—. Anda, cariño. No puedes quedarte aquí.
—¿Aunque no haya ningún otro sitio al que ir?
—Exacto: aunque no exista ningún otro lugar dispuesto a albergarnos. Aunque no
tengamos más remedio que llegar al fin del mundo.
—Ya tienen el fin del mundo —comentó Laws, sin pizca de delicadeza.
Hamilton no se molestó en replicar. Se agachó y, con firmeza, obligó a Marsha a
ponerse en pie. La mujer no opuso resistencia, dejó que su marido la arrastrase. En la
oscuridad y el frío de la noche, no era más que un conjunto de materia que seguía
obedientemente a Hamilton.
—Parece haber transcurrido una eternidad —reflexionó el ingeniero, que aún retenía la
mano de Marsha— desde aquel día en que te encontré en la antesala y te dije que el
coronel T. E. Edwards deseaba verme.
Marsha asintió.
—El día que visitamos el Bevatrón.
—Piense por un momento —intervino McFeyffe en tono áspero— en que, si no lo
hubiesen visitado, no se habría descubierto este pastel.
Los restaurantes eran demasiado aparatosos, había en ellos un exceso enorme de
ostentación. Camareros uniformados se inclinaban y cepillaban, obsequiosos como
aduladores diplomados, a los clientes que pululaban por entre las adornadas mesas.
Hamilton y sus acompañantes caminaron a la ventura, sin ningún destino particular en
la imaginación. Las aceras aparecían casi completamente desiertas; a intervalos
irregulares se cruzaba con ellos una figura andrajosa, inclinada hacia adelante para
oponer menos resistencia al viento.
—Un yate —dijo Laws, desanimado.
—¿Cómo?
—Un yate. —Laws indicó con la cabeza un escaparate iluminado—. Montones de ellos.
¿Quiere comprar uno?
En otros escaparates se exhibían joyas y pieles caras. Perfumes, artículos de
importación... y los eternos restaurantes de estilo rococó, con sus camareros serviciales y
sus ornamentos lujosos. Racimos ocasionales de hombres y mujeres cubiertos de
harapos miraban todo aquello ávidamente, sin medios económicos para adquirir nada.
Rodando tristemente calle adelante vieron acercárseles un carro tirado por un caballo
displicente. En la caja del vehículo iba una familia de aire apesadumbrado, sentada
encima de los fardos que constituían sus pertenencias.
—Refugiados —conjeturó Laws— Procedentes de Kansas, donde la sequía acabó con
todo. De Dust Bowl. ¿Se acuerdan?
Frente a ellos se dilataba el amplio distrito prohibido.
—Bueno —manifestó Hamilton—, ¿qué proponen?
—No tenemos nada que perder —dijo Laws—. Hemos ido todo lo lejos que podíamos;
no nos queda nada.
—También podemos disfrutar un poco —murmuró McFeyffe—. Aún estamos a tiempo.
Esta ruina impía no tardará en desmoronarse del todo.
Sin pronunciar palabra, los cuatro se encaminaron hacia la masa de rutilantes luces de
neón, anuncios de cerveza, altavoces, toldos y marquesinas. Rumbo al familiar
«Fondeadero».
Fatigada y agradecida, Marsha tomó asiento ante una mesa situada en un rincón.
—Se está bien aquí —comentó—. Es un lugar bonito y cálido.
Hamilton permaneció inmóvil, absorbiendo la indistinta amistad de la sala, su ambiente
placentero, el agradable desaseo de las bandejas amontonadas, las colecciones de
vacías botellas de cerveza, el sonido a latas que despedía la gramola. El «Fondeadero»
no había cambiado. Ante el mostrador estaban sentados los productores de costumbre,
con sus rostros inexpresivos y su postura usual; encorvados hacia adelante sobre sus
jarras de cerveza. El piso de madera aparecía sembrado de colillas. Mientras pasaba un
trapo por la superficie del mostrador, con aire lánguido, y los tres hombres tomaban
asiento en torno a Marsha, el mozo del local miró a McFeyffe e inclinó la cabeza.
—Sienta estupendamente eso de abandonar la vertical —suspiró McFeyffe—. Ya me
dolían los pies.
—¿Todo el mundo quiere cerveza? —preguntó Laws.
Asintieron los interpelados y el negro se dirigió al mostrador.
—Recorrimos un largo trayecto —dijo Marsha con voz desfallecida, al tiempo que se
quitaba el chaquetón—. No creo haber estado jamás aquí.
—Probablemente, no —convino Hamilton.
—¿Solías venir tú a este sitio?
—Solíamos venir todos los que no le hacen ascos a un trago de cerveza. Cuando
trabajaba para el coronel Edwards.
—Ah —articuló Marsha—. Ahora me acuerdo. Lo citabas con frecuencia. Laws
apareció cargado con cuatro botellas de cerveza «Aureo Resplandor». Se sentó
cautelosamente.
—Sírvanse —invitó.
—¿No ha observado nada? —inquirió Hamilton, tras sorber un trago de cerveza—. Mire
a los chicos.
En la penumbra de los rincones y recodos de la sala se vislumbraban algunos
adolescentes. Fascinado, Hamilton contempló a una joven, que desde luego no tendría
más de catorce años, dirigiéndose al mostrador. Aquello era una novedad; no recordaba
tal cosa allí. En el mundo real... Pero el mundo real parecía haber quedado infinitamente
detrás. Sin embargo, la fantasía comunista que estaba viviendo serpenteaba a su
alrededor, insustancial y brumosa. El mostrador, las hileras de botellas y vasos extendidos
en mancha confusa... Los jóvenes bebedores, las mesas, los botellines de cerveza
puestos de cualquier forma... Todo se alargaba hasta perderse en la oscuridad de una
niebla espesa. No le era posible distinguir el fondo del local. El familiar letrero rojo de neón
con las palabras: Señoras y Caballeros, no aparecía a la vista.
Entornó los párpados, aguzó la mirada y escudriñó. A una distancia increíble, allende
las mesas y los bebedores, se percibía una línea de luz roja que el ojo humano era
incapaz de definir. ¿Se trataba del letrero?
—¿Qué dice ahí? —preguntó a Laws, y señaló la raya con el índice.
Moviendo despacio los labios, como si deletreara trabajosamente, Laws respondió:
—Parece algo así como Salida de emergencia. —Al cabo de un momento, adujo—:
Ese cartel figura en lo alto del muro Bevatrón. Para casos de incendio.
—A mí me da la impresión de que dice Señoras y Caballeros —terció McFeyffe—.
Hasta ahora, eso rezaba el letrero.
—La fuerza de la costumbre —opinó Hamilton.
—¿Qué hacen esos jóvenes bebiendo ahí? —preguntó Laws—. Y tomando drogas.
Mírelos... tienen hierbas, tan seguro como que hay infierno.
—«Coca Cola», drogas, licor, sexo... —recitó Hamilton—. La corrupción moral del
sistema. Es probable que trabajen en minas de uranio. —Le fue imposible eliminar la
amargura de su voz—. Y se criarán de forma que, cuando lleguen a adultos, se
transformarán en bandidos y llevarán escopetas de cañón aserrado.
—Gangsters de Chicago —amplió Laws la imagen.
—Después, al ingresar en el ejército, se dedicarán a sacrificar vidas de campesinos y a
incendiar viviendas rurales. Esa es la clase de sistema que tenemos; esa es la clase de
país en el que vivimos. Un semillero de homicidas y explotadores. —Volvió la cabeza
hacia su esposa e inquirió—: ¿Me equivoco, nena? Los chicos drogándose, los
capitalistas con las manos ensangrentadas y los parias muertos de hambre buscando
algo que llevarse a la boca entre los cubos de la basura...
—Ahí viene una amiguita tuya —silabeó Marsha quedamente.
—¿Mía?
Sorprendido, Hamilton se revolvió en la silla, con una expresión de duda en el rostro.
A través de las sombras caminaba presurosa hacia ellos una esbelta y cimbreante
rubia, cuyos labios se entreabrían insinuantes y cuya cabellera le caía sobre los hombros.
Al principio, Hamilton no la reconoció. Llevaba una blusa ceñida y ajada; bastante abierta.
Las capas de afeites brillaban en su semblante. La ajustada falda estrecha tenía un corte
lateral que llegaba casi hasta los muslos. Sin medias en las piernas, calzaba zapatillas
planas, las cuales tenían encima una respetable abundancia de suciedad. Sus senos eran
inmensos. Cuando la muchacha se acercaba a la mesa, una vaporosa nube de perfume y
calor empezó a envolver a Hamilton... una completa mezcla de efluvios que llevó a su
mente una serie de recuerdos no menos complejos.
—Hola —saludó Silky, con voz baja y ronca. Se inclinó sobre el ingeniero y le rozó
brevemente la sien con los labios—. Te estaba aguardando.
Hamilton se levantó y le ofreció una silla.
—Siéntate.
—Gracias. —Silky ocupó el asiento y lanzó una mirada alrededor de la mesa—. Hola,
señora Hamilton —dijo a Marsha—. Hola, Charley. Hola, señor Laws.
—¿Puedo preguntarte una cosa? —entonó Marsha, cortante.
—No faltaba más.
—¿Qué número de corpiño usas?
Con ademán negligente, Silky se abrió la blusa.
—¿Responde esto a la pregunta? —No llevaba corpiño.
Marsha se puso como la grana y emprendió la retirada.
—Sí, gracias.
Hamilton contempló aterrorizado a la muchacha.
—Supongo que los sostenes constituyen una treta capitalista, diseñada para engatusar
a las masas.
—Hablando de las masas —dijo Marsha, desanimada porque el espectáculo gratuito
ofrecido por Silky había acabado con toda su moral combativa—, sin duda habrás
tropezado con dificultades para encontrar algunas de las cosas que abandonaste, ¿no?
—Es una sociedad comunista —intervino Laws—, el proletariado nunca abandona ni
renuncia a nada.
Silky sonrió con aire ausente. Volvió a abrocharse la blusa, sumida en profundas
meditaciones. Luego se encogió de hombros y entrelazó las manos encima de la mesa.
—¿Qué hay de nuevo?
—Una escaramuza, mejor dicho, una gran batalla se desencadenó ante nuestros ojos
cuando veníamos para acá —explicó Hamilton—. Vampiros de Wall Street, perversos
chupadores de sangre, contra heroicos y perspicaces trabajadores, que se lanzaban al
combate con la canción alegre en los labios.
Silky le miró con los ojos llenos de incertidumbre.
—¿Hacia qué bando parecía decantarse la victoria?
—Bueno —concedió Hamilton—, la agonizante pandilla de chacales fascistas daba la
impresión de que iba a quedar sepultada de un momento a otro bajo el diluvio de divisas
llameantes.
—Mire —dijo Laws de pronto, al tiempo que señalaba con el dedo—. ¿Ve lo que hay
allí?
En el rincón del bar estaba la expendedora automática de cigarrillos.
—¿Se acuerda? —preguntó Laws a Hamilton.
—Pues, claro.
—Y allá está la otra. —Laws indicó la máquina que servía chocolatinas, la cual
ocupaba el rincón opuesto de la sala, casi perdida entre las sombras oscilantes—.
¿Recuerda lo que hicimos en esa?
—Lo recuerdo. La dejamos chorreando coñac francés de primera clase.
—Íbamos a cambiar la sociedad —manifestó Laws—. Íbamos a alterar el mundo.
Piense en lo que pudimos haber conseguido.
—Estoy pensándolo.
—En nuestra mano estuvo la posibilidad de producir todo cuanto cualquiera hubiese
deseado. Alimentos, medicinas, whisky, revistas, arados, anticonceptivos... Menudo
principio.
—El principio de la divina regeneración. La ley de la fisión milagrosa.
—Hamilton asintió—. Eso le hubiera venido de perlas a este mundo particular.
—Habríamos derrotado al Partido en toda la línea, superándolo de un modo absoluto
—convino Laws—. Ellos han tenido que construir presas e industrias pesadas. Todo lo
que nosotros necesitamos fue una barra en forma de bastón.
—Y un trozo de tubo de neón —le recordó Hamilton—. Sí, nos hubiésemos divertido
horrores.
—Pareces triste —observó Silky—. ¿Qué es lo que va mal?
—Nada —repuso Hamilton, lacónico—. Nada en absoluto.
—¿Puedo ayudar en algo?
—No. —Hamilton esbozó una tenue sonrisa—. De todas formas, gracias.
—Podríamos subir a la alcoba del piso. —Silky apartó la tela que cubría sus costados—
. Siempre quise que me poseyeras.
Hamilton la palmeó en la muñeca.
—Eres una buena chica. Pero eso no serviría de nada.
—¿Estás seguro? —Implorante, la muchacha se subió un poco las faldas—. Hará que
nos sintamos mejor... y disfrutarás...
—Quizás en otro momento, antes... pero no ahora.
—¿No es una conversación encantadora? —murmuró Marsha, atormentada y tensa la
expresión.
—Sólo estábamos bromeando —la tranquilizó Hamilton—. Sin ánimo de lastimar.
—Muera el capitalismo monopolizador —intervino Laws, con un solemne eructo.
—Todo el poder para la clase trabajadora —respondió Hamilton, poniéndose a su
altura.
—Por una democracia popular en los Estados Unidos —declaró Laws.
—Por unas Américas Socialistas Soviéticas.
A la media luz del establecimiento, unos cuantos obreros habían levantado los ojos de
sus cervezas.
—No alcen la voz —advirtió McFeyffe, inquieto y nervioso.
—¡Oigan! ¡Oigan! —voceó Laws, y subrayó sus gritos con varios golpes dados en la
superficie de la mesa con su navaja. Abrió ésta y alargó la hoja amenazadoramente, al
tiempo que explicaba— Voy a despellejar a uno de esos devoradores de carroña que
anidan en Wall Street.
Hamilton le examinó con desconfianza.
—Eso es un estereotipado tópico burgués. Los negros no llevan navaja.
—Yo si —repuso Laws llanamente.
—En tal caso —decidió Hamilton—, usted no es un negro en el sentido que le
asignamos a la palabra. Es un simpatizante secreto del comunismo, que ha traicionado a
su grupo religioso.
—¿Grupo religioso? —repitió Laws, hipnotizado.
—El concepto de la raza es un concepto fantástico —confió Hamilton—. El negro es un
grupo religioso y cultural, ni más ni menos.
—Que me aspen —dijo Laws, impresionado—. Vaya, este asunto no es tan malo como
todo eso.
—¿Quieres que bailemos? —propuso Silky a Hamilton, con repentina vehemencia—.
Me gustaría poder hacer algo por ti... pareces dominado por una espantosa
desesperación.
—Me recuperaré —contestó Hamilton, escueto.
—¿En qué podemos ser útiles a la revolución? —se manifestó Laws dispuesto a lo que
se terciara—. ¿A quién tenemos que matar?
—Eso no importa —dijo Hamilton—. A quien sea. A quien sepa leer y escribir.
Silky y alguno de los atentos trabajadores se pusieron a intercambiar miraditas.
—Jack —articuló la muchacha en tono saturado de inquietud—, no es una cuestión
para tomársela a chacota.
—Pues claro que no —convino Hamilton—. Le faltó el canto de un billete para que nos
linchase ese perro rabioso del monopolio financiero... Tillingford.
—Liquidemos a Tillingford —vociferó Laws.
—Me encargaré de ello —repuso Hamilton—. Lo disolveré y lo echaré por el desagüe.
—Resulta muy extraño oírte hablar de ese modo —dijo Silky, aún con los ojos clavados
dubitativamente en él—. Por favor, Jack, no digas esas barbaridades. Me asustas.
—¿Que te asusto? ¿Por qué?
—Porque... —Silky esbozó un ademán vacilante— creo que lo que haces es mostrarte
sarcástico.
Marsha emitió un agudo y frenético gemido de histeria.
—Oh, Dios, también ella no.
Unos cuantos trabajadores se habían bajado de sus taburetes; avanzando por entre las
mesas, se iban aproximando al grupo sosegadamente. Todos los ruidos del bar se fueron
apagando. La gramola se quedó mortalmente silenciosa. En el fondo de la sala, los
adolescentes pretendían fundirse con las sombras más oscuras.
—Jack —pidió Silky, aprensiva—, ten cuidado. Hazlo por mí.
—Ahora lo comprendo todo —declaró Hamilton—. Eres una chica políticamente activa.
¡Tú! Una joven honrada y amante del hogar, ¿eres eso? ¿Pervertida por el sistema?
—Por el oro capitalista —adujo Laws de mal talante, mientras se frotaba la morena
frente y ponía boca abajo su vacía botella de cerveza— Seducida por algún pomposo
empresario. Acaso por un ministro. Tiene su virginidad colgada de la pared de su
biblioteca, encima de la chimenea.
Marsha lanzó una mirada por el local.
—Esto no es un bar, ¿verdad? Sólo lo parece.
—Es la fachada de un bar —respondió Hamilton—. ¿Qué más quieres?
—Pero en la trastienda —dijo Marsha con voz insegura— hay una célula comunista. Y
esta muchacha.
—Trabajas para Guy Tillingford, ¿verdad? —se dirigió Silky a Hamilton—. Fui a
recogerte allí aquel día.
—Trabajaba. Tillingford me ha despedido. El coronel T. E. Edwards me despidió,
Tillingford me despidió... Pero supongo que aún no estamos vencidos. —Con cierto
interés ambiguo, Hamilton observó que el círculo de hombres que les rodeaba estaba
compuesto por trabajadores armados. En aquel mundo, todos iban armados. Todos se
hallaban en un bando o en el otro. Hasta Silky. Manifestó en voz alta—: ¿Silky es la
misma persona que yo conocía?
Durante unos segundos, la joven pareció titubear.
—Pues, claro. Aunque... —Sacudió la cabeza, algo desconcertada; ondas de rubio
cabello azotaron suavemente los hombros de la chica—, todo está tan condenadamente
embarullado. A duras penas consigo ver las cosas con claridad.
—Sí —convino Hamilton—. Ha sido un jaleo tremendo.
—Pensé que éramos amigos —articuló Silky en tono de desdicha—. Creí que
estábamos en el mismo lado.
—Lo estamos —repuso Hamilton—. O lo estuvimos, una vez. En otro tiempo, en algún
otro lugar. A mucha distancia de aquí.
—Pero... ¿no quisiste explotarme?
—Nena —silabeó Hamilton con triste acento—, he deseado explotarte eternamente. A
través de los tiempos. En todos los países y lugares, en todos los mundos. En todas
partes. Y seguiré queriendo explotarte hasta el día en que me muera. Me gustaría tomarte
y explotarte hasta que ese colosal pecho tuyo susurrara como un álamo temblón agitado
por el viento.
—Me lo imaginaba —dijo Silky con voz quebrada.
Durante un intervalo permaneció adosada contra Hamilton, con la mejilla descansando
en su corbata. Torpemente, el ingeniero jugueteó con un mechón de pelo rubio que caía
sobre los ojos de la muchacha.
—Quisiera —articuló Silky, distante— que las cosas se hubiesen desarrollado de otro
modo.
—Y yo también —respondió Hamilton—. Quizás... pueda dejarme caer por aquí de vez
en cuando, para tomar una copa contigo.
—Agua teñida —dijo Silky—. Eso es todo. Y el mozo me entrega una ficha.
Un poco tímidamente, los trabajadores del círculo habían sacado a relucir sus rifles.
—¿Ya? —preguntó uno de ellos.
Silky se desasió de Hamilton y se puso en pie.
—Creo que sí —murmuró, de un modo casi inaudible—. Adelante. Rematad el asunto.
—Muerte a los perros fascistas —aulló Laws.
—Muerte a los réprobos —añadió Hamilton—. ¿Podemos levantarnos?
—Desde luego —dijo Silky—. Lo que queráis. Me gustaría... Lo lamento, Jack. De
veras. Pero no estás con nosotros, ¿verdad?
—Me temo que no —confesó Hamilton, casi de buen humor.
—¿Estás contra nosotros?
—Debo de estarlo —reconoció el ingeniero—. No puede ser de otra manera, que yo
sepa. ¿No es eso?
—¿Va a dejar que nos asesinen? —protestó Marsha.
—Se trata de sus amigos —dijo McFeyffe, en tono débil, de derrota—. Haga usted algo.
Diga algo. ¿Es que no es capaz de razonar con ellos?
—No servirá de nada —expresó Hamilton—. Esta gente no razona. —Se volvió hacia
su esposa y, tirando de ella con suavidad, la obligó a ponerse en pie. La aconsejó—;
Cierra los ojos. Y relaja el cuerpo. No sentirás dolor.
—¿Qué... qué vas a hacer? —susurró Marsha.
—Voy a intentar salir de aquí con todos vosotros. Por el único medio que parece
ofrecer algunas garantías.
Cuando el círculo de rifles chasqueó y giró para encañonarle, Hamilton echó el brazo
hacia atrás, cerró el puño, apuntó con cuidado y propinó a Marsha un derechazo en plena
mandíbula.
Tras un tenue estremecimiento, la mujer se desplomó en los brazos de Bill Laws.
Hamilton se hizo cargo en seguida del cuerpo inerte de su esposa y se quedó
sosteniéndola, con una expresión bobalicona en la cara. Aturdido y desconcertado,
porque los ecuánimes obreros seguían frente a él, tangibles y reales, accionando los
cerrojos de los fusiles.
—¡Dios mío —exclamó Laws, sin entenderlo— Continúan ahí. No hemos vuelto al
Bevatrón. —Confuso, ayudó a Hamilton a soportar el inanimado e inconsciente cuerpo de
su esposa—. ¿No es el mundo de Marsha, después de todo?

No hay comentarios:

Archivo del blog