Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 4 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - ORFEO CON PIES DE ARCILLA

ORFEO CON PIES DE ARCILLA
Philip K. Dick
 
 
 
En las oficinas de Asesores Concord para el Servicio Militar, Jesse Slade miraba por la
ventana hacia abajo en la calle, observando todo lo que negaba su camino hacia la
libertad, flores y hierba, la oportunidad de un camino largo y desconocido hacia nuevos
lugares. Suspiró.  
—Perdón, señor —murmuró disculpándose el cliente que estaba al otro lado de su
escritorio—. Creo que lo estoy aburriendo.
—En lo absoluto —dijo Slade, tomando conciencia una vez más de sus imperiosos
deberes—. Veamos...—. Examinó los papeles con los que su cliente, un tal Walter
Grossbein, se presentaba ante él. —Cree usted, señor Grossbein, que su oportunidad
más favorable para evitar el servicio militar tiene que ver con un problema crónico de
audición disminuida diagnosticada con anterioridad por médicos civiles como una
laberintitis aguda. Hmmm—. Slade estudió los documentos pertinentes.
Sus deberes, los cuales no disfrutaba, consistían en localizar formas de evitarle a sus
clientes presentarse ante el servicio militar. La guerra contra las Cosas no había sido
llevada a cabo de la manera más adecuada en los últimos tiempos; se habían reportado
demasiados accidentes desde la región de Próxima... y con estos reportes se habían
disparado los negocios para los Asesores Concord para el Servicio Militar.
—Señor Grossbein —dijo Slade, pensativamente—, he notado que cuando usted entró
en mi oficina tendía a desviarse hacia un lado al caminar.
—¿Lo hice? —preguntó el señor Grossbein, sorprendido.
—Sí, y me he dicho, este hombre tiene un severo daño en su sentido del equilibrio.
Pues sabrá, señor Grossbein, que eso se relaciona con el oído. La audición, desde una
perspectiva evolutiva, es un desarrollo del sentido del equilibrio. Algunas criaturas
acuáticas de orden inferior incorporan un grano de arena y lo emplean como punto de
referencia dentro de sus fluidos corporales, y gracias a este método pueden decir si suben
o bajan.
—Creo que entiendo —dijo el señor Grossbein.
—Dígalo, entonces —dijo Jesse Slade.
—Yo... frecuentemente me voy hacia un lado u otro mientras camino.
—¿Y por las noches?
El señor Grossbein frunció el ceño, y entonces dijo lleno de felicidad:
—Yo, eh, encuentro casi imposible orientarme en la noche, en la oscuridad, cuando no
puedo ver.
—Bien —dijo Jesé Slade, y comenzó a escribir sobre la forma B-30 del servicio militar
de su cliente—. Creo que esto hará que lo eximan —dijo.
Felizmente, el cliente dijo:
—No puedo agradecerle lo suficiente.
Oh, claro que puede, pensó Jesse Slade para sí mismo. Nos puede agradecer con la
cantidad de cincuenta dólares. Después de todo, sin nuestra ayuda sería un pálido cuerpo
sin vida en algún barrancón de algún distante planeta, no muy lejos de ahora.
Y, pensando en planetas distantes, Jesse Slade sintió una vez más el anhelo. La
necesidad de escapar de su pequeña oficina y del proceso de tratar con clientes
adinerados a los que tenía que enfrentar, día tras día.
Debe haber otra vida aparte de esta, se dijo Slade. ¿Acaso esto es todo lo que hay en
mi existencia?
A través de su ventana un anuncio de neón brillaba allá abajo en la calle día y noche.
Proyecto Musa, se leía en el anuncio, y Jesse Slade sabía lo que significaba. Voy a ir allí,
se dijo. Hoy. A la hora del café de las diez y media; ni siquiera voy a esperar la hora del
almuerzo.
Mientras se ponía su abrigo, el señor Hnatt, su supervisor, entró en la oficina y dijo:
—Slade, ¿qué hay de nuevo? ¿Por qué esa mirada de fiera atrapada?
—Verá, voy a salir, señor Hnatt —le dijo Slade—. A escapar. Le he dicho a quince mil
hombres cómo escapar del servicio militar; ahora es mi turno.
El señor Hnatt le palmeó su espalda.
—Buena idea, Slade; ha trabajado demasiado. Tómese unas vacaciones. Tome un
viaje por el tiempo y viva una aventura en alguna civilización distante... le hará bien.
—Gracias, señor Hnatt —dijo Slade—. Haré exactamente eso. —Y dejó su oficina tan
pronto como sus pies pudieron llevárselo fuera del edificio y abajo a la calle hacia el
brillante anuncio de neón de Proyecto Musa.
 
La chica atrás de la caja, de pelo rubio, con ojos grandes y verdes y una figura que lo
impresionó por su ingeniería, su suspensión, por así decirlo, le sonrió y dijo:
—El señor Manville lo verá en un momento, señor Slade. Por favor, permanezca
sentado. Encontrará auténticos Harper’s Weekly del siglo diecinueve sobre la mesa, ahí.
—Y agregó—: Y algunos Mad del siglo veinte, esos grandes clásicos satíricos de la
calidad de Hogarth.  
De manera tensa, el señor Slade se sentó y trató de leer; encontró un artículo en el
Harper’s Weekly diciendo que la construcción del Canal de Panamá era imposible y que
ya casi había sido abandonada por los diseñadores franceses... esto retuvo su atención
por un momento (el razonamiento era tan lógico, tan convincente) pero después de unos
breves momentos, su antiguo tedio y su inquietud, como una niebla crónica, retornaron.
Levantándose, una vez más se aproximó al escritorio.
—¿No ha llegado el señor Manville todavía? —preguntó con esperanza.
Atrás de él una voz masculina dijo:
—Usted, ahí en la caja.
Slade dio la vuelta. Y se encontró frente a un hombre alto y de cabello oscuro, con una
intensa expresión, los ojos ardiendo.
—Usted —dijo el hombre—, está en el siglo equivocado.
Slade tragó saliva.
Acercándose hacia él, el hombre de cabello oscuro dijo:
—Soy Manville, señor. —Extendió su mano y estrecharon ambas. —Debe irse —dijo
Manville—, ¿Lo entiende, señor? Tan pronto como sea posible.
—Pero yo quiero emplear sus servicios —murmuró Slade.
Los ojos de Manville brillaron.
—Quiero decir que debe irse al pasado. ¿Cuál es su nombre? —Hizo un gesto con
gran énfasis—. Espere, me está llegando. Jesse Slade, de Concord, calle arriba, allá.
—Correcto —dijo Slade impresionado.
—Muy bien, ahora a los negocios —dijo el señor Manville—. A mi oficina. —
Dirigiéndose a la chica excepcionalmente bien construida de la caja, dijo: —Que nadie
nos moleste, señorita Frib.
—Sí, señor Manville —dijo la señorita Frib—. Me encargaré de ello, no tema, señor.
—Lo sé, señorita Frib. —El señor Manville condujo a Slade al interior de una oficina
bien amueblada. Viejos mapas e impresiones decoraban las paredes; los muebles...
Slape miró atónito. De la etapa Americana Temprana, con clavijas de madera en lugar de
clavos. Arce de Nueva Inglaterra, toda una fortuna.
—Todo está bien... —comenzó a decir.
—Sí, puede sentarse en esa silla de Director —le dijo el señor Manville—. Pero tenga
cuidado; lo puede tumbar si se inclina hacia delante. Tratamos de mantenerla en buen
estado aplicándole aceite de castor o cosas por el estilo. —Ahora parecía irritado, al tener
que discutir semejantes nimiedades—. Señor Slade —dijo bruscamente—, le hablaré
directamente, obviamente es usted un hombre con un elevado intelecto, así que podemos
saltarnos los protocolos.
—Sí —dijo Slade—, por favor hágalo.
—Nuestros convenios de viajes en el tiempo son de una naturaleza específica; de ahí
el nombre «Musa» ¿Capta el significado?
—Eh —dijo Slade desconcertado pero intentándolo—. Veamos. Una musa es un
organismo cuya función es...
—Inspiración —cortó bruscamente el señor Manville—. Slade, usted no es...,
encarémoslo... precisamente un hombre creativo. Es por eso que se siente aburrido y sin
plenitud. ¿Pinta? ¿Compone? ¿Hace esculturas de hierro fundido con restos de naves
espaciales o con deshechas sillas de jardín? No. No hace nada de eso; es absolutamente
pasivo. ¿Correcto?
Slade asintió:
—Ha acertado, señor Manville.
—No he acertado a nada —dijo el señor Manville irritado—. No me sigue, Slade. Nada
lo hará creativo porque usted no posee la creatividad en su interior. Es demasiado
ordinario. No voy a hacer que comience a pintar con los dedos o a tejer canastas. No soy
un analista Jungiano de los que creen que el arte es la respuesta. —Estirándose hacia
atrás apuntó su dedo hacia Slade—. Mire, Slade. No podemos ayudarlo si no tiene la
voluntad de ayudarse a sí mismo primero. Ya que no es creativo, lo más que puede
esperar, y aquí sí podemos ayudarlo, es inspirar a otros que son creativos. ¿Lo ve?
Después de un momento Slade dijo:
—Lo entiendo, señor Manville. Sí.
—Correcto —dijo Manville asintiendo—. Así, puede usted inspirar a un músico famoso,
como Mozart o Beethoven, o a un científico como Albert Einstein, o a algún escultor como
Sir Jacop Epstein... cualquiera de un gran número, escritores, músicos, poetas. Puede,
por ejemplo, conocer a Sir Edward Gibbon durante sus viajes al Mediterráneo y conversar
con él casualmente para decirle algo así como... «Hmmm, vea todas estas ruinas antiguas
a nuestro alrededor. Me pregunto cómo un imperio tan poderoso como el de Roma vino a
caer en este estado de deterioro... ¿cómo cayó en la ruina?... semejante caída...»
—Buen Dios —dijo Slade fervientemente—, ya veo, Manville; lo he captado. Le repito a
Gibbon la palabra caída una y otra vez, y con esto tiene la idea de su gran historia de
Roma, «Declive y caída del Imperio Romano». Y... —Estaba temblando—. Yo habría
ayudado.
—¿Ayudó? —dijo Manville—. Slade, esa no es la palabra adecuada. Sin usted no
habría existido tal obra. Usted, Slade, podría ser la musa de Sir Edward. —Se inclinó
hacia delante y tomó un puro Upmann, de alrededor de 1915, y lo encendió.
—Creo —dijo Slade—, que me gustaría reflexionar sobre esto. Quiero estar seguro de
inspirar a la persona adecuada, quiero decir, todos ellos merecen ser inspirados, pero...
—Pero quiere encontrar a la persona en términos de sus propias necesidades
psíquicas —convino Manville, soplando una fragante nube azul—. Llévese nuestro
catálogo. —Le paso un gran folleto publicitario, brillante, a todo color y en tercera
dimensión—. Llévelo a casa, léalo y vuelva con nosotros cuando esté listo.
—Dios lo bendiga, señor Manville —dijo Slade.
—Y cálmese —dijo Manville—. El mundo no se va a terminar... lo sabemos aquí en
Proyecto Musa porque lo hemos visto. —Sonrió y Slade se las arregló para devolverle la
sonrisa.  
 
Dos días después Jesse Slade regresó a Proyecto Musa.
—Señor Manville —dijo—, sé a quien quiero inspirar. —Inspiró profundamente—. He
estado pensando y pensando, y lo más significativo para mí sería si pudiera viajar al
pasado a Viena e inspirar a Ludwing van Beethoven con la idea de su Sinfonía Coral,
sabe usted, ese tema del cuarto movimiento que canta el barítono, que va bum-bum de-
da de-da bum-bum, hijas de Elsysium; lo conoce. —Se sonrojó—. No soy músico, pero
toda mi vida he admirado la novena de Beethoven y especialmente...
—Ya está hecho —dijo Manville.
—¿Eh? —Slade no comprendió.
—Ya se ha llevado a cabo, señor Slade. —Manville se veía impaciente mientras se
sentaba en su gran escritorio con tapa corrediza de roble, de alrededor de 1910. Sacando
una gruesa carpeta negra forrada con duela de metal empezó a hojear las páginas—.
Hace dos años una señora Ruby Welch de Montpelier, Idaho, retornó a Viena para
inspirar a Beethoven con el tema para el movimiento coral de su Novena. —Manville cerró
de golpe la carpeta y se dirigió a Slade—: Bueno, ¿cuál es su segunda opción?
Tartamudeando, Slade dijo:
—Yo... tendría que pensar. Deme tiempo.
Examinando su reloj, Manville dijo de manera abrupta:
—Le doy dos horas. Hasta las tres de la tarde. Buen día, Slade. —Se levantó y Slade
automáticamente hizo lo mismo.
 
Una hora más tarde en su atestada oficina de Asesores Concord para el Servicio
Militar, Jesse Slade se dio cuenta en un luminoso y preciso instante, a quién quería
inspirar y con qué. Enseguida se puso su abrigo, se disculpó ante un comprensivo señor
Hnatt, y corrió de prisa calle abajo hacia el edificio de Proyecto Musa.  
—Bien, señor Slade —dijo Manville al verlo entrar—. Regresó muy pronto. Vamos a mi
oficina. —Avanzó a grandes zancadas, marcando el camino—. Correcto. Hagámoslo. —
Cerró la puerta una vez que ambos entraron.
Jesse Slade humedeció sus labios resecos y entonces dijo, tosiendo:
—Señor Manville, quiero ir al pasado e inspirar a... bien, permítame explicarle.
¿Conoce usted la edad de oro de la ciencia ficción, entre 1930 y 1970?
—Sí, sí —dijo Manville con impaciencia, frunciendo el ceño mientras escuchaba.
—Cuando estaba en la Universidad —dijo Slade—, haciendo mi maestría en literatura
Inglesa, tuve, desde luego, que leer una buena cantidad de obras de ciencia ficción del
siglo veinte. De todos los escritores notables de ciencia ficción había tres que se
destacaban por encima de los demás. El primero era Robert Heinlein con su Historia del
Futuro. El segundo, Isaac Asimov con sus épicas series sobre la Fundación. Y... —Inspiró
hondamente mientras se estremecía—. El hombre sobre el que hice mi tesis. Jack
Dowland. De los tres, Dowland era considerado el más grande. Sus historias sobre el
Mundo Futuro comenzaron a aparecer en 1957, tanto en revistas en forma de cuentos,
como en libros, como novelas completas. Para 1963, Dowland era considerado como...
—Hmmm —dijo el señor Manville, abriendo su carpeta negra y comenzando a
hojearla—. Escritores de ciencia ficción del siglo veinte, un tema más bien especializado...
afortunadamente para usted. Veamos.
—Espero —dijo Slade en voz baja—, que no lo hayan tomado.
—Aquí hay un cliente —dijo el señor Manville—, Leo Parks de Vacaville, California.
Regresó e inspiró a A.E. van Vogt para evitar que escribiera historias de amor y westerns
y lo intentara en cambio con la ciencia ficción. —Dando vueltas a más páginas, dijo el
señor Manville—: Y el año pasado, Julie Oxen, una señorita de la ciudad de Kansas, y
cliente nuestra, pidió que se le permitiera inspirar a Robert Heinlein para su Historia del
Futuro... ¿fue a Heinlein al que mencionó, señor Slade?
—No —dijo Slade—, fue Jack Dowland, el más grande de los tres. Heinlein fue notable,
pero investigué lo suficiente sobre esto, señor Manville, y Dowland fue el más grande.
—No, no se ha hecho —decidió Manville cerrando su carpeta negra. Del cajón de su
escritorio extrajo una forma—. Llene esto, señor Slade —dijo—, y este asunto comenzará
a moverse. ¿Conoce el año y el lugar en el cual Jack Dowland comenzó a trabajar en su
historia del Mundo Futuro?
—Sí, lo conozco —dijo Slade—. Estaba viviendo en un pequeño pueblo sobre la Ruta
40 en Nevada, un poblado llamado Purpleblossom, que apenas consistía en tres
gasolineras, un café, un bar y una almacén general. Dowland se había trasladado ahí
para conseguir la atmósfera; quería escribir historias del Viejo Oeste en forma de guiones
para televisión. Tenía la esperanza de hacer un buen negocio.
—Veo que conoce su tema —dijo Manville, impresionado.
Slade continuó:
—Mientras vivía en Purpleblossom escribió un buen número de guiones del oeste pero
de alguna manera los encontró insatisfactorios. De cualquier modo, permaneció ahí,
tratando de escribir tanto en otros géneros como libros para niños y artículos sobre sexo
premarital en adolescentes para las revistas de lujo de aquellos tiempos... y entonces,
repentinamente y en un solo momento, en el año de 1956, cambió a la ciencia ficción e
inmediatamente produjo la novela corta más notable vista hasta esa fecha en el género.
Ese fue el consenso de toda la gente en ese entonces, señor Manville, he leído la historia
y estoy de acuerdo. Se llamaba «El padre sobre la pared» y aún aparece en antologías de
vez en cuando; es la clase de cuento que nunca morirá. Y la revista en la que apareció,
Fantasy & Science Fiction, será recordada siempre por haber publicado el primer relato de
Dowland en su edición de agosto de 1957.  
Asintiendo, el señor Manville dijo:
—Y esta es la opus magna que quiere inspirar. Ésta, y todo lo que siguió.
—Tiene toda la razón, señor —dijo el señor Slade.
—Llene su forma —dijo Manville—, y nosotros haremos el resto. —Le sonrió a Slade y
Slade, confiado, le devolvió la sonrisa.
 
El operador de la nave temporal, un joven robusto y bajo, con corte de pelo al rape y
con fuertes rasgos, le dijo brevemente a Slade:
—Bien, compañero, ¿estás listo o no? Hazte la idea.
Slade inspeccionó por última vez su traje del siglo veinte que Proyecto Musa le había
dado... uno de los servicios por la cuota más bien alta que había tenido que pagar.
Corbata angosta, pantalones sin dobladillo, y una camisa a rayas Ivy League... sí, decidió
Slade, por lo que conocía de la época era auténtico, al igual que los zapatos Italianos
puntiagudos y los calcetines firmes y coloridos. Pasaría sin ninguna dificultad como un
ciudadano de los Estados Unidos de 1956, incluso en Purpleblossom, Nevada.
—Ahora escucha —dijo el operador, mientras aseguraba el cinturón de seguridad
alrededor de la cintura de Slade—, tienes que recordar un par de cosas. Primero, la única
manera de regresar al 2040 es conmigo; no puedes volver caminando. Y segundo, tienes
que ser muy cuidadoso para no cambiar el pasado... quiero decir, limítate a tu simple
tarea de inspirar a este individuo, este Jack Dowland, y déjalo así.
—Desde luego —dijo Slade perplejo por la amonestación.
—Muchos clientes —dijo el operador, —y te sorprendería saber cuántos, enloquecen
cuando llegan al pasado; desarrollan ilusiones de poder y quieren hacer toda clase de
cambios, eliminar las guerras, el hambre y la pobreza, sabes. Cambiar la historia.
—No haré eso —dijo Slade—. No tengo el menor interés en abstractas empresas
cósmicas de tal magnitud.
Para él, inspirar a Jack Dowland era lo suficientemente cósmico. Y podía sentir la
suficiente empatía hacia la idea para entender la tentación. En su propio trabajo había
visto toda clase de gente.
El operador cerró con un portazo el casco de la nave temporal, se aseguró que Slade
estuviera bien atado con las correas, y entonces tomó asiento frente a los controles.
Chasqueó un interruptor y un momento más tarde Slade estaba en camino rumbo a sus
vacaciones, lejos del monótono trabajo de la oficina... hacia 1956 y lo más cerca que iba a
estar jamás de un acto creativo en su vida.
 
El cálido sol del mediodía de Nevada caía a plomo, cegándolo; Slade echó un vistazo,
buscando nerviosamente con la vista dónde estaba el pueblo de Purpleblossom. Todo lo
que podía ver eran rocas y arena sin interés, el desierto interminable con un camino único
y angosto que transitaba entre secos arbustos.
—Hacia la derecha —dijo el operador, y volvió a introducirse en la nave temporal,
apuntado—. Camina por ahí, te llevará como diez minutos. Espero que entiendas tu
contrato. Será mejor que lo saques y lo leas.
Del bolsillo interior de su traje estilo 1950, Slade sacó el contrato grande y amarillo que
había hecho con Proyecto Musa.
—Dice que tengo treinta y seis horas. Que me recogerás aquí en este lugar y que es mi
responsabilidad estar aquí; si no lo hago, y no puede regresar a mi propio tiempo, la
compañía no se hace responsable.
—Correcto —dijo el operador y volvió a entrar en la nave temporal—. Buena suerte,
Slade. O, debería llamarte, musa de Jack Dowlands. —Sonrió abiertamente, un poco en
son de burla y otro poco con amigable simpatía, y entonces el casco se cerró tras de él.
Jesse Slade se hallaba solo en el desierto de Nevada, a un cuarto de milla del pequeño
pueblo de Purpleblossom.
Comenzó a caminar, sudando, secándose el cuello con su pañuelo.
 
No tuvo problema en localizar donde vivía Jack Dowland ya que sólo existían siete
casas en el poblado. Slade subió los peldaños sobre el desvencijado porche, viendo de
reojo el jardín lleno de latas vacías, ropas tendidas, accesorios de plomería
abandonados.... estacionado junto al camino vio un arcaico carro abandonado, arcaico
incluso para el año de 1956.  
Tocó el timbre, se ajusto la corbata con nerviosismo, y una vez más repaso en su
mente lo que pensaba decir. En este momento de su vida, Jack Dowland no había escrito
ciencia ficción; era importante recordar eso... de hecho era el punto clave. Esta era la
encrucijada crítica de su vida, de su historia, esta fatídica llamada a la puerta. Desde
luego que Dowland no sabía eso. ¿Qué estaba haciendo en su casa? ¿Escribiendo?
¿Leyendo los chistes de algún diario de Reno? ¿Durmiendo?
Ruidos de pasos. Con tirantez, Slade se preparó.
La puerta se abrió. Una joven mujer con ligeros pantalones de algodón, su cabello
atado hacia atrás con un listón, lo inspeccionó con calma. Slade se dio cuenta que tenía
unos pies pequeños y hermosos. Usaba zapatillas; su piel era suave y brillante, y él se
encontró mirándola fijamente, desacostumbrado a ver tanto en una mujer. Sus tobillos
estaban completamente desnudos.
 —¿Sí? —preguntó la mujer de manera agradable pero con un toque de fatiga. Slade
se dio cuenta en ese momento que estaba aspirando; ahí en la sala estaba una
aspiradora con tanque General Electric... su sola existencia probaba que los historiadores
estaban equivocados; la aspiradora con tanque no había desaparecido en 1950 como
pensaban.
Slade, minuciosamente preparado, dijo con suavidad:
—¿Señora Dowland? —La mujer asintió. En ese momento un niño pequeño pareció
asomarse atrás de su madre—. Soy un admirador de la monumental obra de su marido...
—Oh, pensó, eso no está bien—. Ahem —se corrigió, utilizando una expresión típica de
ese período del siglo veinte según los libros—: Tsk, Tsk —dijo—. Lo que quiero decir es
esto, señora. Conozco muy bien la obra de su marido, Jack. He cruzado los páramos del
desierto, viniendo desde muy lejos para llegar aquí y observarlo en su hábitat. —Sonrió
lleno de esperanza.
—¿Conoce la obra de Jack? —Parecía sorprendida, pero completamente complacida.
—En la televisión —dijo Slade—. Buenos guiones los suyos. —Y asintió.
—Usted es inglés, ¿verdad? —dijo la señora Dowland—. Bien, ¿quiere pasar? —
Mantuvo la puerta abierta—. Jack está trabajando ahora arriba en el ático... el ruido de los
niños lo molesta. Pero sé que le gustaría detenerse y hablar con usted, especialmente si
condujo desde tan lejos. Usted es el señor...
—Slade —dijo—. Muy agradable el domicilio que tienen.
—Gracias —Lo condujo hacia una cocina fresca y oscura en el centro de la cual se
veía una mesa de plástico con cartones encerados de leche, platos de plástico,
azucarero, tazas cafeteras y otros objetos sorprendentes.
—Jack —llamó ella desde el primer tramo de las escaleras—. Aquí está un admirador
tuyo. ¡Quiere verte!
Arriba a lo lejos una puerta se abrió. Se oyó el sonido de los pasos de una persona y,
mientras Slade permanecía rígido, Jack Dowland apareció, joven y con buen aspecto, con
su cabello castaño ligeramente delgado, con un suéter y unos pantalones flojos, su cara
delgada y con aspecto inteligente se veía sombría y con el ceño fruncido.
—Estoy trabajando —dijo de manera cortante—. Aunque lo hago en casa es como
cualquier otro empleo. —Miró de un vistazo a Slade—: ¿Qué desea? ¿Qué quiere decir
con eso de que es un «admirador» de mi obra? ¿Cuál obra? Dios mío, hace meses que
no vendo nada, estaba a punto de cambiar de idea sobre a qué dedicarme.
—Jack Dowland —dijo Slade—, eso es porque no ha encontrado todavía el género
adecuado. —Oyó su propia voz temblorosa, este era el momento.
—¿Desearía una cerveza, señor Slade? —preguntó la señora Dowland.
—Gracias —dijo—. Jack Dowland —dijo Slade—, estoy aquí para inspirarlo.
—¿De dónde viene usted? —preguntó Dowland con desconfianza—. ¿Y por qué trae
esa corbata tan rara?
—¿Rara en qué sentido? —preguntó Slade, sintiéndose nervioso.
—Con el nudo abajo y no alrededor de su nuez de Adán. —Dowland caminó alrededor
de él, ahora, estudiándolo críticamente—. ¿Y por qué trae la cabeza rapada? Es
demasiado joven para estar calvo.
—Es la moda de esta época —dijo Slade débilmente—. Es preciso traer la cabeza
rapada, al menos en Nueva York.
—¡La cabeza rapada y un cuerno! —dijo Dowland—. Sé qué es usted. Una especie de
maniático. ¿Qué quiere?
—Yo quería elogiarlo —dijo Slade.
Ahora se sentía enojado; una nueva emoción, la indignación, lo llenaba... no estaba
siendo tratado propiamente y lo sabía.
—Jack Dowland —dijo, tartamudeando un poco—, sé más sobre su obra que usted
mismo; sé que su género adecuado no son los guiones sobre el oeste sino la ciencia
ficción. Será mejor que me escuche, soy su musa. —Se quedó en silencio, entonces,
respirando ruidosamente y con dificultad.
Dowland se le quedó viendo fijamente, y luego levantó la cabeza y estalló en
carcajadas.
Sonriendo también, la señora Dowland dijo:
—Bien, yo sabía que Jack tenía una musa pero pensé que era mujer. ¿No son todas
las musas del sexo femenino?  
—No —dijo Slade colérico—, Leon Parks de Vacaville, California, inspiró a A.E. van
Vogt, y era de sexo masculino. —Se sentó junto a la mesa de plástico, sintiendo sus
piernas demasiado tambaleantes para sostenerlo—. Escúcheme, Jack Dowland…
—Por el amor de Dios —llámame Jack o Dowland—, pero no de ambos modos; no es
natural la forma en que hablas. Traes el «té cruzado», ¿o qué? —Hizo la seña como si
inspirará algo.
—¿Té? —repitió Slade, sin entender—. No, sólo una cerveza, por favor.
Dowland dijo:
—Pongamos esto en claro. Estoy ansioso por regresar a trabajar. Aunque lo haga en
casa, es trabajo.
No había tiempo ahora para que Slade enunciara todos sus elogios. Lo había
preparado cuidadosamente; aclarando su garganta, comenzó:
—Jack, si puedo llamarlo así, me pregunto por qué diablos no ha intentado escribir
ciencia ficción. Creo que...
—Te diré por qué —interrumpió Jack Dowland. Empezó a moverse hacia delante y
hacia atrás, con sus manos en los bolsillos de sus pantalones—. Porque va a haber una
guerra con bombas de hidrógeno. El futuro es sombrío. ¿Quién quiere escribir acerca de
eso? ¡Cristo! —Sacudió la cabeza—. Y de cualquier modo, ¿quién lee esa cosa?
Adolescentes con problemas en la piel. Inadaptados. Y es basura. Nómbrame una buena
historia de ciencia ficción, solo una. Compré una revista en un autobús una vez que fui a
Utah. ¡Basura! No voy a escribir esa basura aunque me paguen bien, y he visto que no
pagan bien... como un centavo por palabra. ¿Quién puede vivir con eso? —Indignado,
comenzó a subir las escaleras—. Voy a volver a trabajar.
—Espere —dijo Slade, sintiéndose desesperado. Todo estaba yendo mal—.
Escúcheme, Jack Dowland.
—Vaya insistencia en hablar de esa manera tan rara —dijo Dowland. Pero se detuvo a
esperar—. ¿Y bien? —demandó.
Slade dijo:
—Señor Dowland, vengo del futuro. —Se suponía que no debía decir eso, el señor
Manville se lo había advertido con severidad, pero en ese momento parecía la única
manera, lo único que detendría a Jack Dowland.
—¿Qué? —dijo Dowland alzando la voz—. ¿De dónde?
—Soy un viajero del tiempo —dijo Slade débilmente, y se quedó en silencio.
Dowland regresó hacia él.
 
Cuando llegó al punto dónde estaba la nave temporal, Slade encontró al robusto y bajo
operador en el suelo junto a ésta, leyendo el diario.  
—De vuelta sano y salvo, Slade. Vamos, marchémonos. —Abrió el casco y guió a
Slade a su interior.
—Lléveme de vuelta —dijo Slade—. Sólo lléveme de vuelta.
—¿Cuál es el problema? ¿No disfrutaste de tu labor inspiradora?
—Sólo quiero regresar a mi propio tiempo —dijo Slade.
—Muy bien —dijo el operador, levantando una ceja. Aseguró a Slade a su asiento y
tomaron el camino de regreso.
Cuando llegaron a Proyecto Musa, el señor Manville lo estaba aguardando.
—Slade —dijo—, venga conmigo. —Su expresión era oscura—. Tenemos que hablar.
Cuando estuvieron solos en la oficina de Manville, Slade comenzó:
—Estaba de mal humor, señor Manville. No me culpe. —Se sostenía la cabeza,
sintiéndose vacío e inútil.
—Usted... —Manville se quedó mirándolo fijamente lleno de incredulidad—. ¡Falló en
inspirarlo! ¡Esto nunca había sucedido antes!
—Quizá pueda regresar una vez más —dijo Slade.
—Dios mío —dijo Manville—, no sólo falló en inspirarlo... lo volvió en contra de la
ciencia ficción.
—¿Cómo lo supo? —preguntó Slade. Tenía la esperanza de mantener el asunto en
silencio, sería un secreto que se llevaría a la tumba con él.
Manville dijo, con mordacidad:
—Todo lo que tuve que hacer fue mantenerme viendo las referencias relacionadas con
la literatura del siglo veinte. Media hora después de su partida, todos los textos de Jack
Dowland, incluyendo la media página dedicada a él en la Enciclopedia Británica... se
desvanecieron.
Slade no dijo nada; se quedó mirando fijamente hacia el suelo.
—Así que me puse a investigar —dijo Manville—. Utilicé las computadoras de la
Universidad de California para buscar todas las citas existentes sobre Jack Dowland.
—¿Encontró alguna? —murmuró Slade.
—Sí —dijo Manville—, había un par. Minúsculas, en artículos técnicos especializados
que trataban de manera minuciosa y exhaustiva ese período. Porque, gracias a usted,
Jack Dowland es ahora completamente desconocido para la gente... y lo fue incluso
durante su propia época. —Levantó un dedo hacia Slade, señalándolo con ira—. Gracias
a usted, Jack Dowland jamás escribió su historia épica del Mundo Futuro. Gracias a su
«inspiración» continuó escribiendo guiones del oeste para la televisión, y murió a los
cuarenta y seis años como un escritorzuelo completamente desconocido.
—¿No escribió nada de ciencia ficción? —preguntó Slade, incrédulo. ¿Lo había hecho
tan mal? No podía creerlo; es cierto que Dowland había rechazado con amargura cada
sugerencia que Slade le había hecho... cierto que se había regresado a su ático con una
actitud mental bastante peculiar después de discutir con Slade. Pero...
—Bien —dijo Manville—, existe un relato de ciencia ficción de Jack Dowland. Muy
corto, mediocre y totalmente desconocido. —Abriendo el cajón de su escritorio extrajo una
revista amarillenta y antigua que le arrojó a Slade—. Una cuento corto llamado ORFEO
CON PIES DE ARCILLA, escrito con el seudónimo de Philip K. Dick. Nadie lo leyó, nadie
lo lee ahora... es la descripción de la visita a un tal Jack Dowland por... —Miró con furia a
Slade—, por un bienintencionado idiota del futuro con la idea trastornada de inspirarlo
para escribir la historia mitológica del mundo por venir. Y bien, Slade. ¿Qué tiene que
decir?
—Utilizó mi visita como base para el cuento. Obviamente —dijo Slade con dificultad.
—Y con eso consiguió el único dinero que habría de obtener escribiendo ciencia
ficción... muy poco, desgraciadamente, pero lo suficiente para justificar el intento y el
tiempo empleado. Usted está en el relato, yo estoy en el relato, Dios Santo, Slade, debe
haberle contado absolutamente todo.
—Lo hice —dijo Slade—. Para convencerlo.
—Pues bien, no quedó convencido. Pensó que era una clase de loco. Escribió la
historia con una perspectiva mental amarga. Permítame preguntarle: ¿Estaba trabajando
cuando usted llegó?
—Sí —dijo Slade—, pero la señora Dowland dijo...
—¡No hay, no hubo, ninguna señora Dowland! Dowland nunca se casó. Debió haber
sido la esposa de algún vecino con la que Dowland tenía alguna aventura. No hay duda
que estaba furioso; impidió la cita que tenía con esa chica quienquiera que haya sido. Ella
aparece en el relato, también; lo escribió todo y luego abandonó su casa de
Purpleblossom y se mudó a Dodge, City en Kansas.
Ambos permanecieron en silencio.
—Eh —dijo por fin Slade—, bien, ¿podría intentarlo de nuevo? ¿Con alguien más?
Estaba pensando en Paul Ehrlich y su bala mágica, su descubrimiento de la cura del...
—Escuche —dijo Manville—. También he estado pensando. Va a volver pero no para
inspirar al doctor Ehrlich ni a Beethoven ni a Dowland ni a nadie como ellos, a nadie útil a
la sociedad.
Con temor, Slade volteó a mirarlo.
—Va a volver —dijo Manville entre dientes— para cortar la inspiración de gente como
Adolf Hitler, Karl Marx y Sanrome Clinger...
—¿Cree usted que soy tan ineficaz que...? —murmuró Slade.
—Exactamente. Comenzaremos con Hitler en su periodo de encarcelamiento después
del primer fallido intento de hacerse del poder en Bavaria. La época en la que le dictó «Mi
Lucha» a Rudolf Hess. He discutido esto con mis superiores y todo está planeado; estará
usted ahí como compañero de celda, ¿lo entiende? Y le recomendará a Hitler, así como le
recomendó a Jack Dowland, que escriba. En este caso, una detallada autobiografía que
exponga en detalle su programa político para el mundo. Y si todo va bien...
—Entiendo —murmuró Slade, mirando fijamente el piso de nuevo—. Es una idea... iba
a decir que era una idea inspirada pero no sé si darle ya valor a esa palabra.
—No me dé el crédito de la idea —dijo Manville—. La obtuve de ese pobre cuento
olvidado, ORFEO CON PIES DE ARCILLA; así es cómo finaliza. —Le dio vuelta a las
páginas hasta que llegó a la parte que quería—. Lea esto, Slade. Encontrará que el relato
lo trae aquí hasta encontrarse conmigo, y luego se marcha a investigar todo lo posible
sobre el Partido Nazi para así poder instar a Adolf Hitler a no escribir su autobiografía y,
de ahí, posiblemente, prevenir la Segunda Guerra Mundial. Y si falla con Hitler, lo
intentaremos con Stalin, y si falla con Stalin, entonces...
—Correcto —farfulló Slade—, lo entiendo; no tiene que explicármelo con tantos
detalles.
—Y usted lo hará —dijo Manville—, porque en ORFEO CON PIES DE ARCILLA dice
estar de acuerdo.
Slade asintió.
—Cualquier cosa. Para tratar de compensar.
—Es un tonto. ¿Cómo pudo hacerlo tan mal? —le dijo Manville.
—Fue un mal día —replicó Slade—. Estoy seguro que podré hacerlo mejor la próxima
vez. —Quizá con Hitler, pensó. Quizá pueda hacer un trabajo excelente para cortarle la
inspiración, mejor que el que cualquiera haya hecho en la historia.
—Le llamaremos la antimusa —dijo Manville.
—Una buena idea —dijo Slade.
Con cansancio, dijo Manville:
—No me felicite; felicite a Jack Dowland. Está también en su relato. Ya al final.
—¿Y así es cómo termina? —preguntó Slade.
—No —dijo Manville—, finaliza conmigo presentándole una factura.... el costo de
mandarlo al pasado para acabar con la inspiración de Adolfo Hitler. Quinientos dólares,
por adelantado. —Dijo extendiéndole su mano—. Sólo por si no vuelve.
Resignadamente, sintiéndose miserable, Jesse Slade, de la manera más lenta posible,
sacó su cartera del bolsillo de su traje del siglo veinte.  
 
 
FIN  


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed