Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 18 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL OJO DE LA SIBILA

EL OJO DE LA SIBILA
Philip K. Dick
 
 
 
¿Cómo es que nuestra antigua República Romana se protege a sí misma en contra de
aquellos que la destruirían? Nosotros, los romanos, aunque sólo mortales como el resto
de los mortales, hacemos uso de la ayuda que seres enormemente superiores a nosotros
nos brindan. Esas sabias y amables entidades, originarias de mundos desconocidos para
nosotros, están listos para asistir a la República cuando se encuentra en peligro. Cuando
no se encuentra en peligro, ellos se ocultan de nuestra vista para regresar cuando los
necesitemos.
Tomemos el caso del asesinato de Julio César: un caso que se encontraba
aparentemente cerrado cuando aquellos que conspiraron para matarlo fueron asesinados.
¿Pero cómo, nosotros los romanos, determinamos quién intencionalmente había cometido
este asqueroso acto infame? Y, más importante aún, ¿cómo llevamos a la justicia a esos
conspiradores? Tuvimos ayuda exterior; tuvimos la asistencia de la Sibila de Cumas,
quien sabe desde miles de años antes lo que sucederá, y nos da, en forma escrita, su
consejo. Todos los romanos son conscientes de la existencia de los Libros Sibilinos. Los
abrimos cuando la necesidad surge.
Yo mismo, Philos Diktos de Tyana, he visto los Libros Sibilinos. Muchos ciudadanos
romanos importantes, especialmente miembros del Senado, los han consultado. Pero yo
he visto a la Sibila misma y por mi propia experiencia se algo sobre ella, algo que pocos
hombres saben. Ahora que soy viejo —a mi gran pesar, pero con la necesidad que ata a
todos los hombres mortales— estoy dispuesto a confesar que un día, aunque por
accidente, supongo, en el curso de mis deberes presbiterianos, vi como la Sibila es capaz
de ver bajo los compartimientos del tiempo; yo se lo que le permite hacer esto, se cómo
ella se desarrollaba fuera de la anterior Sibila griega en Delphi, en aquella grande y
venerada tierra, Grecia.
Pocos hombres saben esto y quizá la Sibila, alargando su mano a través del tiempo
para llamarme la atención por hablar en voz alta, me silenciará para siempre. Es bastante
posible, por tanto, que antes de que termine este pergamino, sea hallado muerto. Mi
cabeza estará partida y abierta como uno se esos melones demasiado maduros
provenientes de Levante los cuales, nosotros los romanos, valoramos demasiado. En
cualquier caso, al ser viejo, con atrevimiento y descaro hablaré.
 
Había estado riñendo con mi esposa esa mañana —no era viejo entonces, y el terrible
asesinato de Julio César había apenas sucedido. En aquel momento nadie estaba seguro
de quién era el culpable. ¡Alta traición contra el Estado! El asesinato más siniestro— mil
cuchillos hirieron el cuerpo del hombre que había venido para estabilizar nuestra
temblorosa sociedad... con la aprobación de la Sibila, en su templo; hemos visto los libros
que ella ha escrito para este efecto. Sabíamos que ella había previsto que Cesar llevaría
su armada sobre el río hasta Roma, para aceptar la corona del cesar.
—Tú, tonto ingenuo —me estaba diciendo mi esposa aquella mañana—. Si la Sibila
fuera tan sabia como tu crees, habría anticipado ese asesinato.
—Quizá lo hizo —respondí.
—Creo que ella es una farsante —me dijo mi esposa Xantippe, haciendo muecas como
sólo ella sabe hacer, lo cual es muy repulsivo. Ella es —debería decir era— de una clase
social más alta que la mía, y siempre me hacía conciente de eso—. Ustedes los
sacerdotes hacen esos textos; ustedes mismos los escriben, dicen lo que creen de una
manera tan vaga que cualquier clase de interpretación puede hacerse de eso. Ustedes
están engañando a los ciudadanos, especialmente a los acomodados. Con eso ella quiere
decir, a su propia familia.
Le dije con furia, levantándome abruptamente de la mesa del desayuno:
—Ella es una inspiración, una profetisa, conoce el futuro. Evidentemente no había
manera de que el asesinato de nuestro gran líder, a quien la gente amaba tanto, pudiera
ser evitado.
—La Sibila es una broma de mal gusto— dijo mi esposa y, en su codiciosa y glotona
forma usual, empezó a untar mantequilla en otro pedazo de pan.
—He visto los grandes libros y...
—¿Cómo es que ella conoce el futuro? —exigió mi esposa.  
En cuanto a eso tuve que admitir que no sabía; estaba cabizbajo. Yo, un sacerdote de
Cumas, servidor del Estado Romano. Me sentí humillado.
—Es un juego de dinero, un timo —mi esposa estaba diciendo mientras yo daba
zancadas hacia la puerta.
Aunque estaba apunto de amanecer —la bella Aurora, la diosa del amanecer, estaba
mostrando aquella luz blanca sobre el mundo, la luz que consideramos sagrada, y de la
cual muchas de nuestras inspiradas visiones provienen— me dirigí, caminando, al amado
templo donde trabajo.
Nadie más había llegado aún, excepto los guardias armados, inútilmente parados
afuera; me echaron un vistazo sorprendidos de verme tan temprano, y luego me
saludaron con la cabeza al reconocerme. Con la excepción de un reconocido sacerdote
del templo en Cumas, nadie tiene permitido entrar; aún el mismo Cesar debía depender
de nosotros.
Al entrar, pase por la gran bóveda llena de gas, en la cual el gran trono de piedra de la
Sibila brillaba de humedad en la penumbra; sólo unas pobres y escasas antorchas habían
estado encendidas.
Me paré y me quedé totalmente callado, congelado, cuando vi algo que nunca antes se
me había revelado. La Sibila, con su largo cabello negro atado en un ajustado nudo, sus
brazos cubiertos y sentada en su trono, se inclinaba hacia delante, y vi, entonces, que no
estaba sola.
Dos criaturas se mantenían de pie detrás de ella, dentro de una burbuja redonda.
Parecían hombres, pero cada uno de ellos tenía una cosa más, no estoy seguro, aún
ahora, de qué tenían de más, pero no eran mortales. Eran dioses. Tenían ranuras en
lugar de ojos, sin pupilas. En lugar de manos, tenían pinzas, como las tiene un cangrejo.
Sus bocas eran sólo agujeros, y me di cuenta de que ellos, no lo quiera Dios, eran mudos.  
Parecían estar hablando con la Sibila, pero por medio de un gran hilo de forma que en
cada uno de sus extremos había una caja. Una de las criaturas sostenía la caja al lado de
su cabeza, y la Sibila escuchaba en la caja utilizando su otro extremo. La caja tenía
números y botones, y el hilo estaba amontonado en un rollo, así que se podía extender.
Esos eran los Inmortales. Pero, nosotros los romanos, nosotros los mortales, habíamos
creído que todos los Inmortales habían abandonado el mundo hace mucho tiempo. Esto
era lo que nos habían dicho. Evidentemente ellos habían regresado —al menos por un
corto tiempo— para darle información a la Sibila.
La Sibila se dirigió hacia donde estaba e, increíblemente, su cabeza atravesó toda la
cámara llena de gas hasta encontrarse cerca de la mía. Estaba sonriendo, me había
descubierto. Ahora podía oír la conversación entre ella y los Inmortales; graciosamente
ella la hizo audible para mí.
—...sólo uno de muchos —estaba diciendo el más alto de los dos Inmortales—. Mas
está por venir, pero no por algún tiempo. La oscuridad de la ignorancia está por venir,
luego de un periodo dorado.
—¿No hay forma en que esto pueda ser evitado?— preguntó la Sibila, con esa voz
melodiosa que nosotros atesoramos demasiado.
—Augusto reinará bien —dijo el más alto de los Inmortales—, pero después de el,
vendrán hombres diabólicos y trastornados.
El otro Inmortal dijo:
—Debes entender que un nuevo culto surgirá en torno a una Criatura Luminosa. El
culto crecerá, pero sus textos verdaderos estarán codificados y los verdaderos mensajes
estarán perdidos. Hemos previsto una falla en la misión de la Criatura Luminosa, será
torturada y asesinada, como lo fue Julio. Y después de eso...
—Mucho después de eso —dijo el más alto de los Inmortales—, la civilización misma
se levantará de la ignorancia una vez más, luego de dos mil años, y luego...
La Sibila jadeó:
—¿Todo ese tiempo, Padres?
—Todo ese tiempo. Y luego, cuando empiecen a cuestionarse, a buscar y encontrar
algo para aprender sobre sus verdaderos orígenes, su divinidad, los asesinatos
empezarán otra vez, la represión y la crueldad, y otra era oscura empezará.
—Puede ser evitado —dijo el otro Inmortal.
—¿Puedo ayudar? —dijo la Sibila.
Gentilmente los dos Inmortales dijeron:  
—Estarás muerta para entonces.
—¿No habrá sibila que tome mi lugar?
—Nadie. Nadie resguardará la República dos mil años a partir de ahora. Y, asquerosos
hombres con pequeñas ideas corretearan y escarbarán de un lado a otro como ratas; sus
huellas se cruzarán una y otra vez por el mundo en la medida en la que ellos busquen
poder y compitan por falsos honores, por la superioridad el uno con el otro—. Y luego
ambos Inmortales le dijeron a la Sibila, —para entonces no serás capaz de ayudar a la
gente.
Abruptamente los dos Inmortales se desvanecieron, así como el rollo del hilo y las
cajas con números por las que hablaban y fueron persuadidos, como por la sola presencia
de la mente y el espíritu. La Sibila se sentó por un momento, y después levantó sus
brazos de manera que por medio del mecanismo que los egipcios nos enseñaron, una de
las blancas páginas se levantó hacia ella, para que ella quizá escribiera. Pero entonces
hizo una cosa curiosa, y esto que voy a narrar es lo que más miedo me da, más miedo de
lo que ya he contado.
Alargando la mano entre los pliegues de su toga sacó un Ojo. Puso el ojo en el centro
de su frente, no era un ojo del todo como los de nosotros, con pupilas, pero más o menos
como eso, era como el ojo-ranura de los Inmortales, pero no del todo. Tenía bandas
oblicuas hacia un lado que se movían de una a otra.... No tengo palabras para describir
esto, siendo tan solo un sacerdote por medio del entrenamiento formal y de las clases,
pero la Sibila en realidad volteó hacia mí y, con el Ojo, miró mi pasado y luego entonces
lloró tan fuerte que hizo templar las paredes del templo; las piedras cayeron y las víboras
que se encontraban debajo de las ranuras de las piedras silbaron. Lloró llena de
consternación y horror por lo que vio, en mi pasado, y su extraño tercer ojo permanecía
aún en su frente; continuaba mirando.
Y entonces se cayó, como si se desmayara. Corrí hacia ella para echarle una mano.
Toqué a la Sibila, mi amiga, esa gran y amada amiga de la República, mientras ella se
sentía mareada y se balanceaba hacia adelante llena de consternación por lo que vio más
allá, bajo los túneles y pasadizos del tiempo. Porque era a través de ese Ojo que la Sibila
veía lo que tenía que ver, para instruirnos y prevenirnos de algo. Y para mí fue evidente
que algunas veces veía cosas tan terribles y espantosas para ella como para soportarlas,
y que nosotros deberemos de manejar, intentar manejarlas, mientras podamos.
Mientras sostenía a la Sibila, una cosa extraña sucedió. Entre los arremolinados gases
vi figuras que empezaban a tomar forma.
—No debes dar por hecho que son reales —dijo la Sibila; escuché su voz y con todo y
eso, aunque entendí sus palabras sabía que aquellas figuras eran, de hecho, reales. Vi un
barco gigante, sin velas ni remos... Vi una ciudad con altos y flacos edificios, llena de
vehículos diferentes a cualquiera que haya visto antes. Y con todo me moví hacia ellos y
ellos se movieron hacia mí, hasta el momento en que las figuras se arremolinaron detrás
de mi, separándome de la Sibila—. Veo esto con el Ojo de Gorgon —me estaba diciendo
la Sibila—. Es el Ojo que Medusa tomó por detrás y por delante, el ojo de todos los
destinos —has caído en...
Y después de eso sus palabras se habían ido.
 
Jugué en el césped con mi cachorro, sorprendido por una botella de Coca-Cola que
habían dejado en el jardín trasero de nuestra casa, no se quién la había dejado allí.
—Philip, la cena esta servida, métete ya —me dijo mi abuela que se encontraba en el
vestíbulo de atrás. Vi que el sol se ponía.
—Ok —le respondí. Pero continué jugando. Había encontrado una enorme telaraña, y
en ella estaba atrapada una abeja, mordida por la araña. Empecé a desenvolver a la
abeja, pero me mordió.
A la mañana siguiente me encontraba leyendo las tiras cómicas que aparecían en la
Gaceta Periodística de Berkeley. Leí sobre Brick Bradford y como encontró civilizaciones
perdidas provenientes de hace miles de años.
—¡Mamá! —le dije a mi madre—. Ve esto, es estupendo. Paredes de ladrillo bajo este
arrecife, velo mamá, y además en el fondo. —Me mantenía mirando fijamente a los
cascos, provenientes de los viejos tiempos, que la gente utilizaba, y una extraña
sensación llenaba mi ser; no sabía por qué.
—Ciertamente eso está bastante lejos de la diversión —decía mi abuela con voz
disgustada—. Debería leer algo que le aproveche más. Esas tiras cómicas son basura.
Lo siguiente que recuerdo es que estaba en la escuela, sentado y viendo a una mujer
bailar. Su nombre era Jill y era de un grado superior al nuestro, el sexto. Tenía puesto uno
de esos vestidos para la danza del vientre y su velo cubría la parte baja de su cara. Pero
pude ver sus adorables y encantadores ojos, esos ojos llenos de sabiduría. Me
recordaban los ojos de alguien más, de alguien que alguna vez conocí, pero ¿quién tiene
una niña jamás conocida?
Después, la señora Redman nos puso a hacer una composición y escribí acerca de Jill.
Escribí sobre tierras extrañas donde Jill vivía, donde bailaba sin nada puesto sobre su
cintura. Luego, la señora Redman habló con mi madre por teléfono y yo estaba berreando
en el exterior diciendo, en términos oscuros, que eso tenía que ver con un sostén o algo
por el estilo. En ese entonces nunca lo entendí; había mucho que no entendía. Parecía
tener unos recuerdos y, sin embargo, no tenían nada que ver con el hecho de haber
crecido en Berkeley y asistido a la Escuela de Gramática en Hillside, o con mi familia, o
con la casa en la que vivíamos... tenían que ver con serpientes. Ahora sé porqué soñaba
con serpientes: serpientes sabias, no serpientes malévolas, sino con aquellas que
susurran sabiduría.
De cualquier forma, mi composición fue muy bien considerada por el director principal
de mi escuela, el señor Bill Gaines luego de que escribí, en todo momento, que Jill
utilizaba algo sobre la cintura. Luego decidí ser un escritor.
Una noche tuve un raro sueño. Quizá me encontraba en la preparatoria, preparándome
para ir a la universidad de Berkeley el siguiente año. Soñé que, en la profundidad de la
noche —y no fue como un sueño regular, realmente fue real— detrás de un cristal vi a
esta persona del espacio exterior en un satélite o algo por el estilo, y venía para acá. El no
podía hablar; sólo me miró con sus ojos graciosos.
Más o menos dos semanas después, tenía que llenar un cuestionario en el que me
preguntaban qué quería ser cuando sea grande, y pensé en el sueño del hombre de otro
universo, así que escribí:
 
VOY A SER UN ESCRITOR DE CIENCIA FICCIÓN
 
Eso puso loca a mi familia, pero entonces, cuando se volvieron locos, me volví
obstinado. De todos modos mi novia, Ysabel Lomax, me dijo que no sería bueno para eso
y que de cualquier manera no ganaría dinero, que la ciencia ficción era tonta y que sólo
gente con barros la leía. Así que me convencí de escribir ciencia ficción, porque la gente
con barros debe tener a alguien escribiendo para ellos, de otra manera sería injusto,
escribir solamente para la gente con complexiones perfectas. Los Estados Unidos de
América están cimentados en la justicia; esto es lo que el señor Gaines nos enseñó en la
Escuela de Gramática en Hillside, y como el había sido capaz de fijar mi atención en
aquella época, cuando nadie más lo hizo, tiendo a admirarlo.
En la preparatoria fui un fracasado porque sólo me sentaba para escribir y escribir todo
el día, y todos los maestros me gritaban y decían que era un comunista por que no hacía
lo que me pedían.
—¿A sí? —solía decir. Eso me llevó a parodiar al decano de los estudiantes. Me dijo en
una voz peor que la que mi abuelo tenía, que si no mejoraba mis calificaciones sería
expulsado.
Aquella noche tuve otro de aquellos sueños vívidos. En esta ocasión me encontraba en
el carro de una mujer, y ella iba manejándolo. Sólo que era como uno de esos carruajes
viejos estilo romano, y ella estaba cantando.
El siguiente día, cuando tenía que ir a ver al señor Erlaud, el decano de los estudiantes,
escribí en el pizarrón, en latín:
 
UBI PECUNIA REGNET
 
Cuando regresó su rostro se tornó rojo, debido a que el enseña latín y sabe lo que
significa. «Donde el dinero gobierna.»
—Esto es lo que escribiría una persona izquierdista que se queja —me dijo. Así que
escribí algo más, mientras se sentó para echarle un vistazo a mis notas en el cuaderno.
Escribí:
 
UBI CUNNUS REGNET
 
Eso pareció ponerlo perplejo.
—¿Donde aprendiste esa oración en particular en latín? —me dijo.
—No se —le dije. No estaba seguro, pero me parecía que en mis sueños ellos estaban
hablando conmigo en latín. Quizá era solo mi propio cerebro dando vueltas y reanudando
mi clase de Latín 1A, para principiantes en la que fui realmente muy bueno,
sorprendentemente, por que no estudié.
El siguiente sueño vívido como ese, vino dos noches antes de que aquel monstruo, o
bien aquellos monstruos, mataran al presidente Kennedy. Vi todo sucediendo en mi
sueño, dos noches antes pero, más que cualquier cosa, más vívido aún, vi a mi novia
Ysabel Lomax observando a los conspiradores realizar su diabólica hazaña, e Ysabel
tenía un tercer ojo.
Mis amigos me llevaron después con una psicóloga porque, luego de que el presidente
fue asesinado, me volví realmente extraño. Sólo me sentaba, le daba vueltas a algo como
empollando, y luego me retiraba.
Fue una elegante y pulcra dama a la que me mandaron, una tal Carol Heims. Era muy
hermosa y no dijo que estaba loco, dijo que me debería de alejar de mi familia y salirme
de la escuela. Dijo que el sistema escolar te aísla de la realidad y de aprender técnicas
para desarrollarte en situaciones reales, y que escribiera ciencia ficción.
Y lo hice. Trabajé en una tienda de televisores, barriendo el piso, desenvolviendo y
acomodando los nuevos equipos de televisión. Me mantenía pensando que cada televisor
era como un gran ojo, creo, esto me preocupaba. Le comenté a Carol Heims sobre mi
sueño, que había estado teniendo toda mi vida, sobre la gente del espacio, y hablar en
latín, y que creía que debía de haber mucho más, pero que nunca me acordaba de todo
cuando me despertaba.
—Los sueños no llegan a comprenderse completamente —me dijo la señorita Heims.
Estaba sentado ahí, preguntándome como luciría en un vestido y bailando la danza del
vientre, desnuda por encima de la cintura; me di cuenta que al hacer esto la hora de
terapia se iba más rápido—. Existe una nueva teoría que es parte de tu inconsciente
colectivo, que se extiende quizá unos miles de años en el pasado... y en sueños estás en
contacto con eso. Así que, si eso es cierto, los sueños son válidos y muy valiosos.
Estaba ocupado imaginando sus caderas moviéndose sugestivamente de lado a lado,
pero alcancé a escuchar lo que me dijo; era algo sobre la bondadosa sabiduría de sus
ojos. Siempre pensaba en esas sabias víboras, por alguna razón.
—He estado soñando con libros —le dije—. Libros abiertos asiéndose frente a mí.
Libros enormes, muy valiosos. Sagrados, como la Biblia.
—Eso tiene que ver con tu carrera como escritor —dijo la señorita Heims.
—Esos libros son viejos. Como de unos mil años. Y nos están advirtiendo sobre algo.
Un terrible asesinato, muchos asesinatos. Y sobre policías poniendo a gente en prisión
por sus ideas, pero haciéndolo en forma secreta, declarando en falso para incriminar a la
gente. Y siempre estoy viendo a esa mujer que se parece a usted, pero está sentada en
un inmenso trono de piedra.
Después la señorita Heims fue transferida a otra parte del país y no pude verla más.
Me sentí realmente mal, y me ocultaba de mí mismo en mi escritura. Vendí una historia
para una revista llamada «Fortaleciendo los Hechos de la Ciencia», la cual hablaba sobre
razas superiores que habían aterrizado en la Tierra y dirigían nuestros asuntos
secretamente. Nunca me pagaron.
Ahora soy viejo, y me arriesgo al contar esto, pero a fin de cuentas, ¿qué tengo que
perder? Una vez me solicitaron escribir un pequeño ensayo para la revista «Narraciones
Extraordinarias y Aventuras en el Planeta-Amor». Ellos me dieron un pequeño bosquejo
del argumento que querían ver escrito, así como una fotografía en blanco y negro de la
portada.  
Me quedé mirando fijamente la fotografía; mostraba a un romano o a un griego —de
cualquier manera, vestía una toga— y tenía en su pecho un caduceo, el cual es el signo
médico: dos serpientes enroscadas, solo que en realidad tenían originalmente ramos de
olivo.
—¿Cómo sabes que eso se llama un «caduceo»? —me preguntó Ysabel (ahora
vivíamos juntos, y siempre me estaba diciendo que hiciera más dinero y que fuera como
su familia, que era de una clase acomodada.)
—No lo se —le dije, y me sentí curioso. Y luego comencé a ver, agitándose
violentamente, una actividad fosfénica de colores en mis dos ojos, como aquellos gráficos
de arte moderno abstracto que dibujan Paul Klee y otros— en vívidos colores, cuchilladas
de ráfagas de luz con una muy rápida duración.  
—¿Qué fecha es hoy? —le grité a Ysabel, quien se encontraba sentada secándose el
pelo y leyendo la revista Harvard Lampoon.
—Es 1974 —me respondió.
—Entonces la tiranía esta en el poder, si sólo es 1974 —le dije.
—¿Qué? —me respondió asombrada, mirándome fijamente.
En ese momento dos seres aparecieron a cada lado de ella, encapsulados en sus
vasijas de sistema interno, dos globos que flotaban y mantenían su atmósfera y
temperatura.
—No le digas ni una palabra más a ella —me advirtió uno de ellos—. Borraremos su
memoria; pensará que se quedó dormida y tuvo un sueño.
—Ya recuerdo —dije, presionando mis manos en mi cabeza. Había tenido lugar la
anamnesia; recordé que venía de tiempos antiguos y que, antes de eso, venía de la
estrella Albemuth, de donde venían esos dos Inmortales—. ¿Porqué están de regreso? —
dije—. ¿Para...
—Deberemos trabajar enteramente a través de mortales ordinarios —dijo J’Annis. El
era el más sabio de los dos Inmortales—. Ahora no hay Sibila, para ayudar, para darle
consejo a la República. A través de los sueños estamos comunicándonos con la gente
aquí y allá, para despertarlos; ellos están empezando a entender que el Precio de la
Liberación está siendo pagado por nosotros, para liberarlos del Mentiroso, que ahora los
gobierna.
—¿No están ellos conscientes de su existencia? —pregunté.
—Ellos sospechan. Ven hologramas nuestros proyectados en el cielo, los cuales
utilizamos para distraerlos; ellos imaginan que estamos flotando por allá.
Sabía que estos Inmortales estaban en las mentes de los humanos, no en los cielos de
la Tierra y que, distrayendo la atención hacia fuera estaban libres una vez más para
ayudar hacia dentro, como ellos habían siempre ayudado: al Mundo interior.
—Traeremos la primavera a este mundo de invierno —dijo F’fr’am, sonriendo—.
Levantaremos las barreras que aprisionan a esta gente que gime bajo una tiranía que ven
en forma opaca. ¿Tú la viste? ¿Sabías sobre los movimientos y andadas de la policía
secreta, los equipos casi-militares que destruyen toda la libertad de expresión, todos
aquellos que disidieron?
 
Ahora, a mi vieja edad, pongo a la vista este relato para todos ustedes, mis amigos
romanos, aquí en Cumae, donde vive la Sibila. Pasé, ya sea por casualidad o por
designio, a un futuro lejano, a un mundo de tiranía, de invierno, el cual no se pueden
imaginar. Y vi a los Inmortales que nos asistieron y también asisten a aquellos ¡dos mil
años a partir de ahora! Aunque esos mortales en el futuro están —escúchenme— ciegos.
Les han quitado la vista debido a mil años de represión; ellos han sido atormentados y
limitados, en la misma forma en como limitamos a los animales. Pero los Inmortales los
están despertando, los van a despertar, debería decir, a tiempo para salvarlos.  
Y entonces los dos mil años de invierno terminarán; abrirán sus ojos. A causa del
sueño y de inspiraciones secretas, sabrán, aunque he dicho a ustedes todo esto en mi
antigua y vaga forma.
Déjenme terminar con este verso de nuestro gran poeta Virgilio, un buen amigo de la
Sibila, y sabrán a través del mismo, lo que yace más allá, por que la Sibila ha dicho que
aunque no se aplicará a nuestro tiempo, aquí en Roma, se aplicará a aquellos que están
dos mil años de nosotros, trayéndoles una promesa de auxilio:
 
«Ultima Cumaei venit iam carmines aetas;
magnus ab integro saeclorum nascitur ordo.
Iam redit et Virgo, redeunt Saturnia regna;
iam nova progenies, caelo demittitur alto.
Tu modo nascenti puero, quo ferrea primum
desinet, ac toto surgent gens aurea mundo,
casta fave Lucina; tuus iam regnat Apollo.»
 
Pondré esto en la extraña lengua llamada castellano, la cual aprendí a hablar durante
mi tiempo en el futuro, antes de que los Inmortales y la Sibila me trajeran de vuelta aquí,
cuando mi trabajo allá en aquel tiempo había terminado:
 
«Por fin, el Tiempo Final anunciado por la Sibila llegará:
la procesión de la eternidad vuelve a su origen.
La Virgen regresa y Saturno reina como antes;
una nueva raza del cielo en las alturas desciende.
La Diosa del Nacimiento, sonríe al bebé recién nacido,
en cuyo tiempo la Prisión de Acero caerá en ruinas,
y una raza dorada surge por todos lados.
¡Apolo, el rey legítimo, está restaurado!»
 
Por desgracia ustedes, mis queridos amigos romanos, no vivirán para ver esto. Pero
lejos, a lo largo de los corredores del tiempo, en los Estados Unidos de América (uso aquí
palabras extrañas para ustedes), el demonio caerá, y esta pequeña profecía de Virgilio,
que la Sibila inspiró en él, se hará realidad.
¡La primavera esta renaciendo!
 
 
FIN
 
 
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed