Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 18 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EL MUNDO QUE ELLA DESEABA

EL MUNDO QUE ELLA DESEABA
Philip K. Dick
 
 
 
Larry Brewster, medio dormido, contempló las colillas, botellas de cerveza vacías y
cajas de cerillas aplastadas que se amontonaban sobre la mesa ante él. Alargó la mano y
alineó una botella de cerveza con las demás para lograr de esta manera el efecto
adecuado.
La pequeña orquesta de dixieland tocaba ruidosamente en la parte trasera del Wind-Up.
El áspero sonido del jazz se mezclaba con el murmullo de voces, la semipenumbra, el
tintineo de vasos en la barra. Larry Brewster suspiró, feliz y satisfecho.
—Esto es el nirvana —declaró. Asintió con la cabeza lentamente, aprobando las
palabras que había pronunciado—. O, al menos, el séptimo nivel del cielo budista zen.
—No hay siete niveles en el cielo budista zen —corrigió una competente voz femenina,
directamente sobre él.
—Es cierto —admitió Larry, reflexionando sobre el tema—. Estaba hablando
metafóricamente, no literalmente.
—Deberías ir con más cuidado; has de decir justo lo que quieres decir.
—¿Y decir justo lo que usted quiere oír? —Larry levantó la vista—. ¿Tengo el placer de
conocerla, jovencita?
La esbelta muchacha de cabello dorado se dejó caer en la silla que había al otro lado
de la mesa; sus ojos acerados brillaron en la semioscuridad del bar. Le sonrió exhibiendo
sus blancos dientes centelleantes.
—No —respondió—. No nos conocemos, pero ahora ha llegado nuestro momento.
—¿Nuestro..., nuestro momento?
Larry enderezó poco a poco su cuerpo larguirucho. Había algo en el rostro inteligente
de la muchacha que le alarmaba y atravesaba la muralla de su bruma alcohólica. Su
sonrisa era demasiado serena, demasiado segura.
—¿A qué se refiere, en concreto? ¿De qué va el rollo?
La joven se quitó la chaqueta y mostró unos senos llenos y redondeados, y una figura
flexible.
—Tomaré un martini —dijo—. Por cierto... Me llamo Allison Holmes.
—Larry Brewster. —Larry examinó a la chica con suma atención—. ¿Qué ha dicho que
quiere?
—Un martini. Seco. —Allison le sonrió con frialdad—. Y pide otro para ti, ¿no?
Larry gruñó para sí. Hizo una seña al camarero.
—Un martini seco, Max.
—Muy bien, señor Brewster.
Max volvió al cabo de pocos minutos con un martini, que depositó sobre la mesa.
Cuando se hubo ido, Larry se inclinó hacia la rubia.
—Y ahora, señorita Holmes...
—¿Tú no quieres?
—No.
Larry la miró beber. Sus manos eran menudas y delicadas. No tenía mal aspecto, pero
le desagradaba la serenidad autosuficiente de sus ojos.
—¿Qué significa eso que nuestro momento ha llegado? Dame alguna pista.
—Es muy sencillo. Te vi sentado aquí y supe que eras la persona. A pesar de la mesa
desordenada. —Arrugó la nariz ante la visión de las botellas y las cajas de cerillas—. ¿Por
qué no mandas que la limpien?
—Porque la prefiero así. ¿Supiste que yo era la persona? ¿Qué persona? —El interés
de Larry aumentaba—. Continúa.
—Larry, éste es un momento muy importante de mi vida. —Allison miró a su
alrededor—. ¿Quién iba a pensar que te encontraría en un lugar semejante? Pero siempre
me ha ocurrido lo mismo. Es un eslabón más de una cadena que se remonta a..., bueno,
hasta donde llega mi memoria.
—¿Qué cadena es ésa?
—Mi pobre Larry —rió Allison—. No entiendes nada. —Se inclinó hacia él y sus
maravillosos ojos danzaron—. Larry, sé algo que nadie más sabe..., nadie en este mundo.
Algo que averigüe de niña. Algo...
—Espera un momento. ¿Qué significa «este mundo»? ¿Quieres decir que hay mundos
más agradables que éste? ¿Mundos mejores, como decía Platón? Este mundo no es más
que...
—¡Por supuesto que no! —Allison frunció el ceño—. Éste es el mundo mejor, Larry. El
mejor de todos los mundos posibles.
—Oh. Herbert Spencer.
—El mejor de todos los mundos posibles..., para mí.
Le dedicó una sonrisa fría, secreta.
—¿Por qué para ti?
Cuando respondió, captó un matiz casi depredador en el rostro finamente cincelado de
la joven.
—Porque —dijo con calma— éste es mi mundo.
—¿Tu mundo? —Larry enarcó una ceja, y después sonrió, divertido—. Por supuesto,
pequeña; es de todos nosotros. —Hizo un ademán que abarcó el resto de la sala—. Tu
mundo, mi mundo, el mundo del tipo que toca el banjo.
—No. —Allison sacudió la cabeza con firmeza—. No, Larry. Mi mundo; me pertenece a
mí. Todas las cosas y todas las personas. Todo es mío. —Movió la silla para acercarse
más a él. Larry olió su perfume, cálido, dulce, tentador—. ¿No lo entiendes? Esto es mío.
Todas estas cosas están hechas para mí, para hacerme feliz.
Larry se apartó un poco.
—¿De veras? Voy a decirte una cosa: como principio filosófico no se sostiene. Admitiré
que Descartes dijo que sólo conocemos el mundo mediante nuestros sentidos, y que
nuestros sentidos reflejan nuestra...
Allison posó su pequeña mano sobre el brazo de Larry.
—No me refiero a eso. Existen muchos mundos, Larry. Todo tipo de mundos. Millones y
millones. Tantos como personas. Cada persona posee su propio mundo, Larry, su mundo
particular. Un mundo que existe para ella, para su felicidad. —Bajó la vista con modestia—
. Pero da la casualidad que éste es mi mundo.
Larry meditó unos segundos.
—Muy interesante, pero, ¿y los demás? Yo, por ejemplo.
—Tú existes para proporcionarme felicidad, por supuesto; es lo que te estoy diciendo.
—La presión de su pequeña mano aumentó—. En cuanto te vi, supe que eras la persona
idónea. Llevo varios días pensando en esto. Ya es hora que le encuentre. El hombre que
me está destinado. El hombre con el que me he de casar..., para que mi felicidad sea
completa.
—¡Oye! —exclamó Larry, retrocediendo.
—¿Qué te pasa?
—¿Y yo? —preguntó Larry—. ¡Eso no es justo! ¿No cuenta mi felicidad?
—Sí..., pero aquí no, en este mundo no. —Hizo un gesto vago—. Tienes un mundo en
otro lugar; tu propio mundo. En éste, eres una simple parte de mi vida. No eres
completamente real. Yo soy la única persona completamente real de este mundo. Los
demás están a mi servicio. Sólo son... parcialmente reales.
—Entiendo. —Larry se reclinó en la silla poco a poco, acariciándose el mentón—. Por
tanto, existo en un montón de mundos diferentes. Una pizca aquí, otra allí, según lo que se
necesite de mí. Como ahora, por ejemplo, en este mundo. Llevo veinticinco años dando
tumbos, a fin de salirte al paso cuando me necesitaras.
—Exacto. —Los ojos de Allison bailaron de alegría—. Has captado la idea. —De pronto,
consultó su reloj—. Se está haciendo tarde. Vámonos.
—¿Nos vamos?
Allison se puso en pie de un brinco, tomó su diminuto bolso y se puso la chaqueta.
—¡Quiero hacer tantas cosas contigo, Larry! ¡Hemos de ir a tantos sitios! ¡Nos queda
tanto por hacer! —Le asió por el brazo—. Vamos, date prisa.
Larry se levantó con parsimonia.
—Escucha...
—Nos vamos a divertir muchísimo. —Allison le arrastró hacia la puerta—. Veamos...
Sería estupendo...
Larry se detuvo, irritado.
—¡La cuenta! No puedo marcharme. —Rebuscó en su bolsillo—. Debo algo así como...
—Nada de cuentas esta noche. Ésta es mi noche especial. —Allison se volvió hacia
Max, que limpiaba la mesa—. ¿No es cierto?
El viejo camarero levantó la vista lentamente.
—¿Qué sucede, señorita?
—Esta noche no pagamos.
Max sacudió la cabeza.
—Esta noche no se paga, señorita. Es el cumpleaños del jefe; bebida gratis para todo el
mundo.
—¿Cómo? —murmuró Larry.
—Vamos. —Allison le arrastró hacia las pesadas puertas hasta salir a la fría y oscura
acera neoyorquina—. Vamos, Larry... ¡Hemos de hacer muchas cosas!
—No sé de dónde demonios ha salido el taxi —murmuró Larry.
El taxi arrancó y se alejó. Larry miró a su alrededor. ¿Dónde estaban? Las oscuras
calles estaban silenciosas y desiertas.
—Primero, quiero una flor —dijo Allison Holmes—. Larry, ¿no crees que deberías
regalarle a tu prometida una flor? Quiero entrar radiante.
—¿Una flor? ¿A estas horas de la noche? —Larry señaló las calles silenciosas y
oscuras—. ¿Estás bromeando?
Allison pensó durante unos segundos y después, de pronto, cruzó la calle. Larry la
siguió. Allison se detuvo ante una florería cerrada. El letrero estaba apagado. Golpeó el
cristal de la puerta con una moneda.
—¿Te has vuelto loca? —gritó Larry—. ¡A estas horas de la noche no hay nadie ahí
dentro!
Alguien se movió en la parte trasera de la florería. Un anciano se acercó con parsimonia
al escaparate. Se quitó las gafas y las guardó en el bolsillo. Se inclinó y abrió la puerta.
—¿Qué desea, señora?
—Quiero el mejor ejemplar que tenga.
Allison entró en la tienda y admiró las flores con arrobo.
—Olvídelo, amigo —murmuró Larry—. No le haga caso. Está...
—No pasa nada —suspiró el viejo—. Estaba repasando mi declaración de impuestos.
Me tomaré un descanso. Encontraremos algo adecuado. Abriré la cámara frigorífica.
Cinco minutos después volvían a estar en la calle. Allison contemplaba extasiada la
gran orquídea prendida con un alfiler a su chaqueta.
—¡Es tan hermosa, Larry! —susurró. Le apretó el brazo, mirándole a la cara—. Muchas
gracias. Ahora, vámonos.
—¿Adónde? Es posible que encuentres a un viejo sudando la gota gorda sobre su
declaración de impuestos a la una de la mañana, pero te reto a que encuentres a alguien
más en este cementerio olvidado de Dios.
Allison miró a su alrededor.
—Veamos... Por aquí. Vamos a ese caserón. No me sorprendería nada que...
Obligó a Larry a continuar. Sus tacones resonaron en el silencio de la noche.
—Muy bien —murmuró Larry, esbozando una sonrisa—. Te acompañaré. Hasta podría
ser interesante.
 
No se veía ninguna luz en la gran casa cuadrada. Todas las persianas estaban bajadas.
Allison avanzó a toda prisa por el sendero, orientándose en la oscuridad, hasta llegar al
porche de la casa.
—¡Oye! —exclamó Larry, alarmado de repente.
Allison ya había aferrado el pomo de la puerta, que se abrió sin dificultades.
Una explosión de luz y sonido les recibió. Murmullo de voces. Una enorme cantidad de
gente deambulaba al otro lado de una pesada cortina. Hombres y mujeres vestidos de
noche, inclinados sobre mesas largas y mostradores.
—Oh, oh —murmuró Larry—. En menudo lío nos hemos metido. Este lugar no es para
nosotros.
Tres gorilas de aspecto duro se precipitaron sobre ellos, sin sacar las manos de los
bolsillos.
—Muy bien, señor. Fuera.
Larry empezó a retroceder.
—Por mí, encantado. Soy una persona razonable.
—Tonterías. —Allison le agarró por el brazo. Sus ojos brillaban de excitación—.
Siempre quise visitar una sala de juegos. ¡Mira todas esas mesas! ¿Qué están haciendo?
¿Qué pasa ahí?
—Por el amor de Dios —jadeó Larry, desesperado—. Salgamos de aquí. Esta gente no
nos conoce.
—Ya puede apostar a que no —dijo con voz rasposa uno de los tres voluminosos
matones. Movió la cabeza en dirección a sus compañeros—. Vamos p’allá.
Se apoderaron de Larry y lo llevaron a empellones hacia la puerta.
—¿Qué le están haciendo? —Allison parpadeó—. ¡Basta! —Se concentró, moviendo
los labios—. Déjenme..., déjenme hablar con Connie.
Los tres matones se quedaron petrificados. Se volvieron hacia ella poco a poco.
—¿Con quién? ¿Qué nombre ha dicho, señora?
—Con Connie... —sonrió Allison—, me parece. ¿No es eso lo que he dicho? Connie.
¿Dónde está? —Miró a su alrededor—. ¿No está allí?
Un hombrecillo de aspecto pulido que jugaba en una mesa se volvió de mala gana al oír
su nombre; hizo una mueca de fastidio.
—Olvídelo, señora —se apresuró a decir un matón—. No moleste a Connie; no le gusta
que le molesten.
Cerró la puerta mientras empujaba a Larry y a la joven hacia la gran sala, al otro lado de
la cortina.
—Vayan a jugar. Diviértanse. Que lo pasen bien.
Larry miró a la chica y meneó la cabeza débilmente.
—Creo que me apetece una copa..., bien cargada.
—Muy bien —dijo Allison, risueña, sin apartar la vista de la ruleta—. Ve a tomar una
copa. ¡Voy a jugar!
 
Después de un buen par de whiskys escoceses con agua, Larry bajó del taburete y se
alejó del bar en dirección a la mesa de la ruleta, situada en el centro de la sala.
Una gran multitud se había congregado alrededor de la mesa. Larry cerró los ojos para
controlarse; ya sabía lo que pasaba. Tras serenarse, se abrió paso entre la gente hasta
llegar a la mesa.
—¿Qué significa ésta? —preguntaba Allison al croupier, sosteniendo en alto una ficha
azul.
Frente a ella se alzaba una inmensa columna de fichas.., de todos los colores. Todo el
mundo murmuraba y hablaba, mirándola.
Larry se colocó a su lado.
—¿Cómo te va? ¿Ya has perdido hasta la camisa?
—Todavía no. Según este hombre, voy ganando.
—Sí él lo dice... —suspiró Larry—. Está en el rollo.
—¿Quieres jugar? —preguntó Allison, recogiendo una tonelada de fichas—. Quédate
éstas; tengo más.
—Ya lo veo, pero..., no, gracias. No es mi fuerte. Vamos. —Larry se la llevó de la
mesa—. Creo que ya es hora que tú y yo sostengamos una pequeña charla. En aquel
rincón estaremos tranquilos.
—¿Una charla?
—He de pensar en todo esto; la cosa ya ha ido demasiado lejos.
Allison le siguió. Larry se encaminó a grandes zancadas hacia una esquina de la sala.
Un brillante fuego ardía en una enorme chimenea. Larry se desplomó sobre una mullida
butaca mientras señalaba la contigua.
—Siéntate.
Allison obedeció. Cruzó las piernas y se alisó la falda. Se reclinó en el respaldo y
suspiró.
—¿No es bonito, el fuego y todo lo demás? Justo lo que siempre había imaginado...
Cerró los ojos con languidez.
Larry sacó los cigarrillos y encendió uno, absorto en sus pensamientos.
—Vamos a ver, señorita Holmes...
—Allison. Al fin y al cabo, vamos a casarnos.
—Allison, pues. Escucha, Allison, todo esto es absurdo. Mientras estaba en el bar, me
entretuve pensándolo. Tu loca teoría no es cierta.
—¿Por qué no? —Su voz era soñolienta, distante. Larry movió las manos, irritado.
—Te lo explicaré. Afirmas que yo sólo soy parcialmente real. Eso no es cierto. Y que tú
eres la única completamente real.
—Exacto —aprobó Allison.
—¡Escucha! No sé nada sobre esa gente... —Larry señaló la multitud con un gesto
despreciativo—. Quizá tengas razón acerca de ellos. Quizá sólo sean fantasmas. ¡Pero yo
no! No puedes decir que yo soy un fantasma. —Descargó su puño sobre el brazo de la
butaca—. ¿Lo ves? ¿Te atreves a decir que esto es sólo parcialmente real?
—La butaca sólo es real en parte.
—Maldita sea —rugió Larry—, llevo veinticinco años en este mundo, y sólo hace unas
horas que te conozco. ¿Debo creer que no estoy vivo? ¿Que no soy..., que no soy
realmente yo? ¿Que sólo soy una especie de decorado en tu mundo..., un simple
accesorio?
—Larry, querido. Tú tienes tu propio mundo. Todos tenemos nuestro mundo. Pero
sucede que éste es mío, y que tú estás en él a mi servicio. —Allison abrió sus grandes
ojos azules—. En tu mundo real yo también existo un poco para ti. Todos nuestros
mundos se superponen, querido, ¿no lo entiendes? Tú existes para mí en mi mundo. Es
probable que yo exista para ti en el tuyo. —Sonrió—. El Gran Diseñador ha de ser
económico..., como los buenos artistas. Hay muchos mundos similares, casi idénticos,
pero cada uno pertenece a una sola persona.
—Y éste es el tuyo. —Larry dejó escapar un suspiro—. De acuerdo, muñeca. Estás
convencida de lo que dices; te seguiré la broma..., durante un rato, al menos. Te seguiré la
corriente. —Contempló a la muchacha reclinada en la butaca vecina—. No estás mal,
¿sabes?, nada mal.
—Gracias.
—Sí, morderé el anzuelo. Durante un rato, al menos. Tal vez seamos el uno para el
otro, pero has de calmarte un poco. Tientas en exceso a la suerte. Si vamos a seguir
juntos, será mejor que te lo tomes con calma.
—¿Qué quieres decir?
—Todo esto. Este lugar. ¿Y si viene la poli? Juegos, persecuciones. —La mirada de
Larry se perdió en la distancia—. No, esto no está bien. Ésta no es la clase de vida que
me había imaginado. ¿Sabes lo que tengo metido en la cabeza? —El rostro de Larry se
iluminó de nostálgico placer—. Una casita, muñeca. En el campo. Muy lejos. Tierra de
labranza. Campos llanos. Tal vez Kansas o Colorado. Una cabaña. Con un pozo. Y vacas.
—¿Sí? —Allison frunció el ceño.
—¿Y sabes qué mas? Yo, en la parte trasera. Trabajando la tierra, o... dando de comer
a los pollos. ¿Has dado de comer a los pollos alguna vez? —Larry movió la cabeza, feliz—
. Es muy divertido, muñeca. Y las ardillas. ¿Nunca has ido a un parque y has dado de
comer a las ardillas? Ardillas grises de largas colas. Colas tan largas como su propio
cuerpo.
Allison bostezó. Se levantó con brusquedad y tomó el bolso.
—Creo que es hora de irnos.
Larry se levantó con parsimonia.
—Sí, yo también lo creo.
—Mañana va a ser un día muy ajetreado. Quiero levantarme temprano. —Allison
avanzó hacia la puerta, abriéndose paso entre la gente—. Lo primero de todo, creo que
deberíamos ir a buscar...
—Tus fichas —la interrumpió Larry.
—¿Qué?
—Tus fichas. Ve a cambiarlas.
—¿A cambiarlas?
—Por dinero... Creo que así lo llaman ahora.
—Oh, qué fastidio. —Allison se volvió hacia un hombre robusto sentado a la mesa de
black-jack—. ¡Tome! —Tiró las fichas en el regazo del hombre—. Atrápelas. Muy bien,
Larry. ¡Vámonos!
 
El taxi frenó en el apartamento de Larry.
—¿Vives aquí? —preguntó Allison, mirando el edificio—. No es muy moderno,
¿verdad?
—No. —Larry abrió la puerta—. Y las cañerías no están en muy buen estado, pero no
me importa.
—¿Larry? —Allison le detuvo cuando se disponía a salir.
—¿Sí?
—No olvidarás lo de mañana, ¿verdad?
—¿Mañana?
—Tenemos muchas cosas que hacer. Quiero que te levantes a primera hora de la
mañana. Hay que visitar varios sitios y ultimar detalles.
—¿Qué te parecen las seis de la tarde? ¿Te va bien?
Larry bostezó. Era tarde y hacía frío.
—Oh, no. Pasaré a buscarte a las diez de la mañana.
—¡A las diez! ¿Y mi trabajo? ¡He de ir a trabajar!
—Mañana no. Mañana es nuestro día.
—¿Cómo demonios voy a vivir si no...?
Allison le rodeó con sus esbeltos brazos.
—No te preocupes, todo saldrá bien. ¿No te acuerdas? Éste es mi mundo.
Le atrajo hacia ella y le besó en la boca. Sus labios eran dulces y fríos. Le abrazó con
fuerza y cerró los ojos.
Larry se apartó.
—Sí, de acuerdo.
Se enderezó la corbata.
—Mañana, pues. Y no te preocupes por tu trabajo. Adiós, querido Larry.
Allison cerró la puerta. El coche siguió por la oscura calle. Larry lo acompañó con la
mirada, todavía aturdido. Por fin, se encogió de hombros y entró en el edificio.
En la mesa del vestíbulo encontró una carta dirigida a su nombre. La abrió mientras
subía la escalera. La carta era de su oficina, la Compañía de Seguros Bray. Se informaba
del horario de vacaciones anuales de la plantilla y precisaba las dos semanas concedidas
a cada empleado. No necesitó localizar su nombre para saber cuándo empezaban las
suyas.
«No te preocupes», había dicho Allison.
Larry sonrió con tristeza y sepultó la carta en el bolsillo de la chaqueta. Abrió la puerta
de su casa. ¿Había dicho a las diez? Bueno, al menos dormiría a gusto.
 
El día era caluroso y claro. Larry Brewster se sentó en los escalones del edificio,
fumando y pensando mientras esperaba a Allison.
La chica se lo montaba muy bien; no quedaba duda. Montones de cosas parecían caer
como ciruelas maduras en su regazo. No era de extrañar que considerase este mundo de
su propiedad... Todo le salía a pedir de boca, de acuerdo, pero también le ocurría a otras
personas. Cuestión de suerte. La fortuna siempre les sonreía. Ganaban concursos
radiofónicos; encontraban dinero en la cuneta; apostaban al caballo ganador.
¿Su mundo? Larry sonrió. Por lo visto, Allison se lo creía a pies juntillas. Interesante.
Bien, le seguiría la corriente un poco más, al menos. Era una muchacha agradable.
Sonó una bocina. Larry levantó la vista. Un descapotable pintado en dos tonos estaba
estacionado frente a él. Allison le saludó con la mano.
—¡Hola! ¡Date prisa!
Larry se levantó y caminó hacia el coche.
—¿De dónde lo has sacado?
Abrió la puerta y se deslizó en su interior.
—¿Esto? —Allison puso el motor en marcha y se zambulló en el tráfico—. Lo he
olvidado. Creo que alguien me lo regaló.
—¡Te has olvidado! —La miró, y después se reclinó contra el suave tapizado del
asiento—. ¿Y bien? ¿Por dónde empezamos?
—Vamos a ver nuestra nueva casa.
—¿La casa de quién?
—Nuestra. Tuya y mía.
Larry se hundió en el asiento.
—¡Cómo! Pero tú...
El coche giró por una esquina.
—Te encantará; es una maravilla. ¿Cuántas habitaciones tiene tu piso?
—Tres.
Allison lanzó una alegre carcajada.
—Ésta tiene once habitaciones. Dos plantas. Dos mil metros cuadrados de jardín. Eso
me han dicho, al menos.
—¿No la has visto?
—Todavía no. Mi abogado me ha llamado esta mañana.
—¿Tu abogado?
—Forma parte de una propiedad que me han dejado en herencia.
Larry se controló poco a poco. Allison, ataviada con un traje de dos piezas escarlata,
miraba con semblante feliz la carretera que se extendía ante ellos.
—Deja que me aclare. Nunca la has visto; tu abogado acaba de llamarte; forma parte
de una propiedad que has heredado.
—Exacto. Un tío mío. He olvidado su nombre. No esperaba que me dejara nada. —Se
volvió hacia Larry y le miró con ternura—. Es un momento muy especial para mí. Es
importante que todo vaya bien. Todo mi mundo...
—Sí, todo tu mundo. Bien, espero que te guste la casa cuando la veas.
—Me gustará —rió Allison—. Después de todo, existe para mí; es su única razón de
existir.
—Consigues que todo funcione como una ciencia exacta —murmuró Larry—. Todo lo
que te sucede es estupendo. Todo te complace. Deduzco, por tanto, que ha de ser tu
mundo. Tal vez estás mejorando las cosas... Diciéndote que te gusta de verdad todo
cuanto te sucede.
—¿Lo crees así?
Larry frunció el ceño y se abismó en sus pensamientos.
—Dime —preguntó por fin—, ¿cómo averiguaste la existencia de estos múltiples
mundos? ¿Por qué estás tan segura que éste es el tuyo?
—Lo deduje por mis propios medios —sonrió la joven—. Estudié lógica, filosofía,
historia..., y siempre había algo que me desconcertaba. ¿Por qué se producían tantos
cambios vitales en la suerte de personas o naciones, cambios providenciales, que ocurrían
en el momento oportuno? ¿Por qué daba la impresión que mi mundo tenía que ser como
era, para que a lo largo de la historia ocurrieran una serie de acontecimientos extraños
que le hicieran evolucionar así?
»Leí la teoría de Éste es el mejor de todos los mundos posibles, pero a medida que la
pensaba le encontraba menos sentido. Estudié las religiones de la humanidad, y
especulaciones científicas sobre la existencia de un Creador..., pero algo faltaba, algo de
lo que no se podía dar cuenta o que se pasaba por alto.
—Sí, claro —asintió Larry—. Es muy fácil: si éste es el mejor de todos los mundos
posibles, ¿por qué hay tantos sufrimientos, sufrimientos innecesarios, si existe un Creador
benevolente y todopoderoso, como tantos millones de seres han creído, creen y creerán
en el futuro, sin duda? ¿Y cómo explicas la existencia del mal? —Larry sonrió—. Y tú
encontraste la respuesta a todo esto, ¿eh? Como quien prepara un martini.
—Tampoco hace falta que te pongas así —dijo Allison con altivez—. Bueno, es sencillo
y no soy la única que lo ha descubierto, aunque es obvio que soy la única en este
mundo...
—De acuerdo —cortó Larry—. Me guardaré las objeciones hasta que me digas cómo lo
hiciste.
—Gracias, querido. Vas comprendiendo, ¿te das cuenta? Aunque no estés de acuerdo
conmigo en todo... Bien, se haría muy aburrido, estoy segura. Será mucho más divertido si
he de esforzarme por convencerte... Oh, no seas impaciente, todo llegará.
—Gracias.
—Es sencillo, como lo del huevo y la gallina, en cuanto le pillas el truco. La razón por la
que tanto el Creador benevolente como la teoría del Mejor de todos los mundos posibles
no parecen convincentes estriba en que empezamos con una suposición injustificada: que
éste es el único mundo. Supón que probamos un nuevo enfoque: imagínate un Creador de
infinito poder. Un ser semejante podría crear infinitos mundos..., o al menos, un número
tan elevado como para que nos pareciera infinito.
»Si das eso por sentado, todo lo demás adquiere sentido. El Creador puso fuerzas en
movimiento. Creó mundos diferentes para cada ser humano existente; cada uno existe
para un solo ser humano. Es un artista, pero Él aplica la economía de medios, de modo
que temas, acontecimientos y motivos se repiten de mundo en mundo.
—Oh, empiezo a adivinar adónde diriges tus tiros —replicó Larry con suavidad—. En
algunos mundos, Napoleón ganó la batalla de Waterloo..., si bien sólo en su propio mundo
le salieron bien las cosas. En éste, perdió...
—No estoy segura de si Napoleón existió en mi mundo —dijo Allison en tono
pensativo—. Me parece que es un simple nombre en los anales, aunque alguna persona
semejante existió en otros mundos. En el mío, Hitler fue derrotado. Roosevelt murió... Me
supo mal, aunque no lo conocía, y tampoco era muy real; ambos eran imágenes llegadas
del mundo de otras personas...
—Muy bien. Todo te salió a las mil maravillas, durante toda tu vida, ¿verdad? Nunca
estuviste enferma, ni te sentiste herida o hambrienta...
—Más o menos —asintió la joven—. He sufrido algunos contratiempos y frustraciones,
pero nada realmente..., bien, realmente doloroso. He conseguido todo lo que deseaba y
logrado comprender cosas importantes, gracias a que todo el mundo ha aportado su
granito de arena en ese sentido. Ya ves, Larry, la lógica es perfecta; todo lo deduje de las
pruebas. No hay otra respuesta que se sostenga.
—¿Qué importa lo que yo piense? —sonrió Larry—. No vas a cambiar de opinión.
 
Larry contempló el edificio con notable desagrado.
—¿Eso es una casa? —murmuró por fin.
Los ojos de Allison bailaron de alegría cuando la joven alzó la vista hacia la gran
mansión.
—Perdón, querido. ¿Qué has dicho?
La casa era inmensa..., y supermoderna, como la pesadilla de un pastelero. Grandes
columnas, conectadas mediante barras de hierro y contrafuertes inclinados, se elevaban
hacia el cielo. Las habitaciones estaban colocadas unas sobre otras como cajas de
zapatos, cada una en un ángulo diferente. Todo el edificio estaba coronado por una
especie de tejas metálicas brillantes, de un espeluznante amarillo mantequilla. La casa
relumbraba y centelleaba bajo el sol de la mañana.
—¿Qué..., qué son esas cosas? —Larry indicaba unas horrísonas plantas que trepaban
por los costados irregulares de la casa—. ¿Es preciso que estén ahí?
Allison parpadeó y frunció el ceño levemente.
—¿Qué has dicho, querido? ¿Te refieres a las buganvillas? Son plantas muy exóticas.
Las traen del sur del Pacífico.
—¿Para qué sirven? ¿Para impedir que la casa se desplome como un castillo de
naipes?
La sonrisa de Allison se desvaneció. Enarcó una ceja.
—Querido, ¿te encuentras bien? ¿Te molesta algo?
Larry retrocedió hacia el coche.
—Volvamos a la ciudad. Tengo hambre.
—De acuerdo —dijo Allison, mirándole de una forma extraña—. De acuerdo, volvamos.
 
Aquella noche, después de cenar, Larry parecía taciturno y abúlico.
—Vamos al Wind-Up —dijo de repente—. Me apetece ver algo conocido, para variar.
—¿Qué quieres decir?
Larry indicó con un movimiento de cabeza el carísimo restaurante del que acababan de
salir.
—Todas esas luces extravagantes, camareros uniformados bajitos susurrándote al
oído. En francés.
—Si quieres pedir algunos platos has de saber un poco de francés —sentenció Allison.
Frunció los labios, irritada—. Larry, me estás intrigando. Tu reacción al ver la casa, las
cosas extrañas que dijiste...
—Verla me provocó una crisis de locura temporal.
Larry se encogió de hombros.
—Bien, espero que te recuperes.
—Me voy recuperando a cada minuto que pasa.
Fueron al Wind-Up. Allison cruzó el umbral. Larry se detuvo para encender un cigarrillo.
El querido Wind-Up; verlo ya le hacía sentirse mejor. Caluroso, oscuro, ruidoso, el sonido
de la orquesta de dixieland en la parte trasera.
Recobró los ánimos. La paz y la comodidad de un buen bar cutre. Suspiró y empujó la
puerta.
Y se quedó petrificado, sin dar crédito a sus ojos.
El Wind-Up había cambiado. Estaba bien iluminado. En lugar de Max, el camarero,
había camareras sirviendo con inmaculados uniformes blancos. El local estaba atestado
de mujeres bien vestidas, que charlaban y bebían combinados. Y en la parte trasera había
una falsa orquesta de gitanos. Un patán de pelo largo, disfrazado para la ocasión,
torturaba un violín.
—¡Vamos! —le apremió Allison, impaciente—. Estás llamando la atención, parado ahí
en la puerta.
Larry contempló durante largo rato la orquesta gitana de imitación, a las emperifolladas
camareras, a las mujeres que cotorreaban, las luces de neón. Se sentía atontado, sin
fuerzas.
—¿Qué pasa? —Allison le agarró por el brazo, malhumorada—. ¿Qué te ocurre?
—¿Qué..., qué ha sucedido? —Larry señaló con un débil gesto de la mano el interior del
local—. ¿Ha ocurrido un accidente?
—Ah, esto. Olvidé decírtelo. Hablé con el señor O’Mallery sobre ello. Antes que nos
encontráramos anoche.
—¿El señor O’Mallery?
—Es el propietario del edificio. Somos viejos amigos. Le indiqué lo..., lo sucio y
deprimente que se estaba poniendo el local. Comenté los cambios que sería preciso
introducir.
 
Larry salió a la acera. Aplastó el cigarrillo con el tacón del zapato y hundió las manos en
los bolsillos.
Allison corrió tras él, con las mejillas rojas de indignación.
—¡Larry! ¿Adónde vas?
—Buenas noches.
—¿Buenas noches? —La joven le miró con estupefacción—. ¿Qué quieres decir?
—Que me voy.
—¿Te vas adónde?
—Lejos. A mi casa. Al parque. A cualquier sitio.
Larry se puso a caminar, con la espalda encorvada y las manos en los bolsillos.
Allison corrió y se plantó frente a él, presa de cólera.
—¿Has perdido la cabeza? ¿Te das cuenta de lo que estás diciendo?
—Claro. Te dejo. Hemos terminado. Bien, fue bonito mientras duró. Ya nos veremos.
Los dos puntos rojos que cubrían las mejillas de Allison brillaron como carbones
incandescentes.
—Espera un momento, señor Brewster. Me parece que has olvidado algo.
Su voz era dura e hiriente.
—¿He olvidado algo? ¿Como qué?
—No puedes irte; no puedes dejarme tirada.
—¿No puedo?
Larry enarcó una ceja.
—Creo que deberías reconsiderarlo, ahora que aún tienes tiempo.
—No te entiendo —bostezó Larry—. Creo que volveré a mi casa de tres habitaciones y
me meteré en la cama. Estoy cansado.
Pasó por delante de la joven.
—¿Te has olvidado? —le espetó Allison—. ¿Has olvidado que no eres completamente
real? ¿Que sólo existes como parte de mi mundo?
—¡Santo Dios! ¿Vas a empezar el rollo otra vez?
—Será mejor que lo pienses antes de irte. Existes para hacerme feliz, señor Brewster.
Este es mi mundo, recuérdalo. Es posible que en el tuyo las cosas sean diferentes, pero
éste es mi mundo. Y en mi mundo sucede lo que yo digo.
—Hasta la vista —dijo Larry Brewster.
—¿Todavía..., todavía insistes en marcharte?
Larry Brewster meneó la cabeza lentamente.
—No —dijo—. En realidad, no. He cambiado de idea. Me causas demasiados
problemas. La que se marcha eres tú.
Y mientras hablaba, un globo de luz radiante rodeó suavemente a Allison Holmes y la
envolvió en su brillante aura de esplendor. El globo luminoso se elevó, transportando por
los aires a la señorita Holmes, alzándola sin el menor esfuerzo sobre los edificios, hacia el
cielo del anochecer.
Larry Brewster contempló con calma como el globo luminoso se llevaba a la señorita
Holmes. No se sorprendió al ver que la joven se desvanecía y difuminaba gradualmente...,
hasta que de repente desapareció por completo.
Apenas un débil resplandor en el cielo. Allison Holmes se había marchado.
Larry Brewster permaneció inmóvil durante largo rato, inmerso en sus pensamientos,
acariciándose el mentón con aire pensativo. Echaría de menos a Allison. En ciertos
aspectos le gustaba; había significado una diversión temporal. Bien, ahora se había ido.
En este mundo, Allison Holmes no había sido completamente real. Lo que Larry había
conocido, lo que él llamaba «Allison Holmes», no era más que una apariencia parcial de la
joven.
Después, recordó un detalle: cuando el globo de luz radiante se la llevó, vislumbró
algo... Vislumbró, tras ella, un mundo diferente, obviamente su mundo, su mundo real, el
mundo que la joven deseaba. Los edificios eran inquietantemente familiares; aún se
acordaba de la casa...
Por tanto... Allison había sido real, después de todo... Existió en el mundo de Larry,
hasta que llegó el momento de ser transportada al suyo. ¿Encontraría en él a otro Larry
Brewster..., uno que le fuera como anillo al dedo? El pensamiento le produjo un escalofrío.
De hecho, toda la experiencia había sido un poco desconcertante.
—Me pregunto por qué —murmuró en voz baja.
Recordó otros acontecimientos desagradables que, sin embargo, le habían ocasionado
grandes satisfacciones, experiencias que no habría saboreado sin ellos.
—Bueno —suspiró—, no hay mal que por bien no venga.
Se puso a caminar con parsimonia, con las manos en los bolsillos, echando un vistazo
al cielo de vez en cuando, como si quisiera asegurarse...
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed