Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

domingo, 3 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK?

¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK?
 
Philip K. Dick
 
 
 
 
 
 
 
En su propiedad cerca del pueblo maderero de John Day, Oregon, Sebastian Hada
comía pensativamente una uva mientras miraba la pantalla de TV. Las uvas,
transportadas ilegalmente en jet hasta Oregon, provenían de una de sus granjas en el
Valle de Sonoma en California. Escupió las semillas dentro del hogar a leña delante de
él, oyendo a medias al anunciante de CULTURE que daba una lección sobre los bustos
realizados por los escultores del siglo veinte.
 
Si solo pudiera encontrar a Jim Briskin en mi red, pensó Hada desesperanzado. El
payaso de las noticias en la TV, tan popular, con su flamante peluca escarlata y su
genial e informal tamborileo... CULTURE necesita eso, descubrió Hada. Pero...
 
Pero su sociedad, en ese momento, estaba siendo conducida por el idiota —pero
peculiarmente capaz— Presidente Maximilian Fischer, quien había chocado astas con
Jim-Jam Briskin; y había, de hecho, encarcelado al payaso de las noticias. Por lo tanto y
como resultado, Jim-Jam no estaba disponible para la red comercial que enlazaba los
tres planetas habitables ni para CULTURE. Y mientras tanto, Max Fischer dominaba
todo.  
 
Si yo pudiera sacar a Jim-Jam de prisión, pensó Hada, tal vez el se mudaría a mi red por
gratitud, abandonaría a sus patrocinadores Reinlander Beer y Calbest Electronics;
después de todo ellos no han sido capaces de liberarlo a pesar de sus intrincadas
maniobras judiciales. No tienen el poder o el know-how... y yo los tengo.
 
Una de las esposas de Hada, Thelma, había entrado al living de la propiedad y ahora
observaba la pantalla de TV parada detrás de él.  
 
—No te pongas ahí, por favor —dijo Hada—. Me provoca una reacción de pánico; me
gusta ver el rostro de las personas. —Se revolvió en su profunda silla.
 
—El zorro ha vuelto —dijo Thelma—. Lo vi; me miro amenazadoramente. —se rió
encantada—. Se veía tan salvaje e independiente, un poco como tu, Seb. Ojalá hubiera
podido filmarlo en video.
 
—Debo liberar a Jim-Jam Briskin —dijo Hada en voz alta; ya se había decidido.
Levantando el teléfono, marco el numero del jefe de producción de CULTURE, Nat
Kaminsky, en el satélite transmisor terrestre Culone.
 
—En exactamente una hora —le dijo Hada a su empleado—. Quiero que todos nuestros
boletines empiecen a chillar por la liberación de Jim-Jam Briskin de prisión. El no es un
traidor, como declara el Presidente Fischer. De hecho, sus derechos políticos, su libertad
de expresión, le han sido quitados ilegalmente. ¿Entendió? Muestren clips de Briskin,
háganlo quedar bien, prepárenlo... usted entiende. —Hada colgó y luego llamo a su
abogado, Art Heaviside.  
 
—Voy afuera otra vez a alimentar a los animales —dijo Thelma.
 
—Hazlo —respondió Hada, encendiendo un Abdulla, un cigarrillo Turco hecho en
Inglaterra del cual era muy aficionado. —¿Art?— dijo por el teléfono —Empieza a
analizar el caso de Jim-Jam Briskin; encuentra una manera de liberarlo.
 
La voz de su abogado sonó quejosa:
 
—Pero, Seb, si nos mezclamos en eso, tendremos al Presidente Fischer detrás nuestro
con el FBI; es demasiado arriesgado.
 
—Necesito a Briskin. CULTURE se ha hecho pomposo, mira la pantalla en este mismo
instante. Educación y arte, necesitamos personalidad, un buen payaso para las noticias;
necesitamos a Jim-Jam. —Las ultimas encuestas de Telscan mostraban una ominosa
caída del numero de televidentes, pero no le dijo eso a Art Heaviside; era confidencial.  
 
Suspirando, el abogado aceptó:
 
—Lo haré, Seb. Pero el cargo en contra de Briskin es el de sedición en tiempo de
guerra.
 
—¿Tiempo de guerra? ¿Con quien?
 
—Esas naves alienígenas, tu sabes. Las que entraron al Sistema Solar en febrero ultimo.
Maldición Seb; tu sabes que estamos en guerra, no puedes ser tan arrogante para negar
eso; es un hecho legal.
 
—En mi opinión —dijo Hada—, los alienígenas no son hostiles. —Colgó el auricular,
sintiéndose enojado. Es la forma de Max Fischer de sostenerse en el poder supremo,
dijo para si. Golpear el tambor del miedo a la guerra. Te pregunto, ¿que daño real han
causado los alienígenas últimamente? Después de todo, nosotros no somos los dueños
del Sistema Solar. Solo nos gusta pensar que lo somos.
 
En cualquier caso, CULTURE —la televisión educativa en si misma— estaba
languideciendo, y como dueño de la red, Sebastian Hada tenía que actuar. ¿Estoy
declinando personalmente en mi vigor? se pregunto a si mismo. Levantando una vez
mas el teléfono, marco el numero de su analista, el Dr. Ito Yasumi, quien estaba en su
propiedad en las afueras de Tokio. Necesito ayuda, dijo para si. El creador y soporte
financiero de CULTURE necesita ayuda. Y el Dr. Yasumi puede dármela.
 
Observándolo desde el otro lado de su escritorio, el Dr. Yasumi dijo:
 
—Hada, tal vez el problema proviene del hecho de que tiene 8 esposas. Eso significa
mas o menos 5 de mas. —Hizo regresar a Hada al sofá con un gesto de su mano—.
Cálmese, Hada. Es bastante triste que un operador top como el Sr. S. Hada se esté
derrumbando bajo el peso del estrés. ¿Usted teme que el FBI del Presidente Fischer lo
atrape como atrapo a Jim Briskin? —sonrió.  
 
—No —dijo Hada—. No temo a nada —Yacía semi-supinamente, los brazos detrás de
su cabeza, contemplando una impresión de Paul Klee en la pared... o tal vez era un
original; los buenos analistas si que hacían un inmenso montón de dinero. Yasumi le
cargaba mil dólares la media hora.
 
Yasumi dijo contemplativamente:
 
—Tal vez debería arrebatar el poder, Hada, en un audaz golpe de estado contra Max
Fischer. Jugar fuerte para usted mismo; convertirse en Presidente y luego liberar al Sr.
Jim-Jam, no mas problemas entonces.
 
 —Fischer tiene a las Fuerzas Armadas detrás de el —dijo Hada con pesimismo— como
Comandante en Jefe. Debido al General Tompkins, quien siente agrado por Fischer, son
absolutamente leales. —El ya había pensado en esto—. Tal vez debería huir a mi
propiedad en Calisto —murmuró. Era una propiedad fantástica, y Fischer, después de
todo, no tenía autoridad allí; no era territorio de los Estados Unidos sino Alemán—. De
cualquier manera, no quiero pelear; no soy un luchador, un peleador callejero; soy un
hombre culto.
 
—Usted es un organismo biofísico con respuestas incorporadas; usted esta vivo. Todo
lo que vive lucha. Usted peleará si es necesario, Hada.
 
Mirando su reloj, Hada dijo:
 
—Tengo que irme, Ito. Tengo una cita a las tres en la Habana para entrevistar a un
nuevo cantante de folk, un hombre de banjo y baladas que esta arrasando en América
Latina. Ragland Park es su nombre; el puede devolverle la vida a CULTURE.
 
—He oído de el —dijo Yasumi—. Lo vi en un comercial de TV; muy buen músico.
Algo del Sur de Estados Unidos, del condado de Dane, muy joven, con un enorme
bigote negro y ojos azules. Magnético, este Rags, como le llaman.
 
—¿Pero es la música folk algo cultural? —murmuró Hada.
 
—Le diré algo —dijo el Dr. Yasumi— Hay algo extraño en Rags Park; lo noté incluso
en la TV. No es como las otras personas.
 
—Es por eso que es una gran sensación.
 
—Más que eso, diagnostico —reflexiono Yasumi—. Usted sabe, la enfermedad mental
y los poderes psíquicos están estrechamente relacionados, como el efecto poltergeist.
Muchos esquizofrénicos de la variedad paranoica son telépatas, que captan
pensamientos de odio en los subconscientes de las personas que los rodean.
 
—Lo se —dijo Hada con un suspiro, pensando que esto le estaba costando cientos de
dólares, una dosis de teoría psiquiátrica.  
 
—Sea cuidadoso con Rags Park —le previno el Dr. Yasumi—. Usted es del tipo volátil,
Hada; salta demasiado rápido. Primero, la idea de liberar a Jim-Jam Briskin,
arriesgándose a la ira del FBI, y ahora este Rags Park. Usted es como un diseñador de
sombreros o una pulga humana. La mejor apuesta, como yo digo, es enfrentar
abiertamente al Presidente Fischer, no la tortuosidad que adivino esta llevando a cabo.
 
—¿Tortuoso? —murmuro Hada—. Yo no soy tortuoso.
 
—Usted paciente mas tortuoso que tengo —le dijo el Dr. Yasumi con aspereza—. Usted
no tiene mas que huesos traicioneros en su cuerpo, Hada. Cuídese o sus propios planes
lo quitaran de la existencia—. Asintió con gran sobriedad.
 
—Iré con cuidado —dijo Hada, sus pensamientos fijos en Rags Park; apenas si oía lo
que el Dr. Yasumi le estaba diciendo.  
 
—Un favor —dijo el Dr. Yasumi—. Cuando pueda arreglarlo, déjeme examinar al Sr.
Park; lo disfrutaría ¿ok? Por su propio bien, Hada, además de cómo un interés
profesional. Su talento psíquico puede ser de un nuevo tipo; uno nunca sabe.
 
—Ok —accedió Hada—. Le llamare —Pero, pensó, no voy a pagar por ello; su examen
de Rags Park será en su propio tiempo.  
 
 
 
Hubo oportunidad antes de su cita con el cantante melódico Rags Park de pasar por la
prisión federal en Nueva York en la cual Jim-Jam Briskin estaba detenido por cargos de
sedición en tiempo de guerra.
 
Hada nunca había conocido al payaso de las noticias cara a cara, y se sorprendió al
descubrir cuanto más viejo se veía el hombre en persona que en TV. Pero tal vez el
arresto de Briskin, sus problemas con el Presidente Fischer, lo habían sobrepasado
temporariamente. Sería suficiente para sobrepasar a cualquiera, reflexionó Hada
mientras el comisario abría la celda y lo dejaba pasar.
 
—¿Como fue que se enredó con el Presidente Fischer? —preguntó Hada.
 
El payaso de las noticias se encogió de hombros y dijo:
 
—Usted vivió ese periodo de la historia tanto como yo —encendió un cigarrillo y fijo su
mirada detrás de Hada.
 
Se estaba refiriendo, comprendió Hada, a la defunción de la gran computadora
solucionadora de problemas de Washington DC, Unicephalon 40-D; la cual había
gobernado como Presidente de los Estados Unidos y Comandante en Jefe de las Fuerzas
Armadas hasta que un misil, disparado por las naves alienígenas, la había dejado fuera
de servicio. Durante ese periodo, el Presidente sustituto, Max Fischer, había tomado el
poder, un bobo designado por la unión de estados, un hombre primitivo con una
antinatural y bucólica astucia. Cuando al fin Unicephalon 40-D fue reparada y reasumió
su funcionamiento, le había ordenado a Fischer que abandonara su oficina y a Jim
Briskin que cesara su actividad política. Ninguno de los hombres había obedecido.
Briskin siguió con su campaña contra Max Fischer, y Fischer se las había arreglado, por
medio de algún método todavía desconocido, para desactivar a la computadora.
Convirtiéndose, por lo tanto, de nuevo en el Presidente de los Estados Unidos.
 
Y su primer acto había sido encarcelar a Jim-Jam Briskin.
 
—¿Lo ha visitado mi abogado, Art Heaviside? —preguntó Hada.
 
—No —dijo Briskin con brevedad.
 
—Escúcheme, amigo —dijo Hada— sin mi ayuda usted estará en prisión para siempre,
o al menos hasta que Max Fischer muera. Esta vez no esta cometiendo el error de
permitir que Unicephalon 40-D sea reparada; esta fuera de combate para siempre.
 
—Y usted me quiere para su red a cambio de sacarme de aquí —dijo Briskin.
 
Fumaba rápido su cigarrillo.
 
—Lo necesito, Jim-Jam —dijo Hada—. Hizo falta coraje de su parte para exponer al
Presidente Fischer como el bufón hambriento de poder que es; en Max Fischer tenemos
una terrible amenaza pendiendo sobre nosotros, y si no nos unimos y trabajamos rápido
será demasiado tarde; ambos estaremos muertos. Usted sabe —de hecho lo dijo en
TV— que Fischer recurriría sin problemas al asesinato para conseguir lo que quiere.
 
—¿Puedo decir lo que quiera por medio de sus instalaciones? —inquirió Briskin.
 
—Le doy libertad absoluta. Ataque a quien quiera, incluso a mi.
 
Luego de una pausa, Briskin respondió:
 
—Aceptaría su oferta, Hada... pero dudo de que incluso Art Heaviside pueda sacarme
de aquí. Leon Lait, el Fiscal General de Fischer, esta conduciendo personalmente el
proceso en mi contra.
 
—No se resigne —dijo hada—. Billones de sus televidentes están esperando para verlo
salir de esta celda. En este momento mis boletines televisivos están clamando por su
liberación. La presión publica está creciendo. Incluso Max tendrá que escuchar eso.
 
—Lo que temo es que me ocurra un «accidente» —dijo Briskin— Tal como el
«accidente» que sufrió Unicephalon 40-D un semana luego de reasumir su
funcionamiento. Si no pudo salvarse ella, como puedo...
 
—¿Usted esta asustado? —preguntó Hada con incredulidad—. Jim-Jam Briskin, el
prestigioso payaso de las noticias... No puedo creerlo.
 
Se hizo un silencio, quebrado por Briskin:
 
—La razón por la que mis patrocinadores, Reinlander Beer y Calbest Electronics, no
han sido capaces de sacarme es —hizo una pausa— la presión del Presidente Fischer
sobre ellos. Sus abogados hasta lo admitieron conmigo. Cuando Fischer se entere de que
usted esta tratando de ayudarme, el aplicara toda la presión de que disponga
directamente sobre usted. —Dirigió una aguda mirada a Hada—. Me pregunto si tiene
el aguante necesario para soportarlo.
 
—Ciertamente lo tengo —dijo Hada— Como le dije al Dr. Yasumi...
 
—Y presionará a sus esposas —continuó Jim-Jam Briskin.
 
—Me divorciare de las ocho —replicó Hada acalorado.
 
Briskin extendió su mano y se dieron un apretón.  
 
—Es un trato entonces —dijo Jim-Jam—. Iré a trabajar para CULTURE tan pronto
como salga de aquí. —Sonrió en forma cansada pero esperanzadora.  
 
—¿Ha oído alguna vez de Rags Park, el cantante melódico folk? Hoy a las tres y media
lo contratare a el también.
 
—Hay un aparato de televisión aquí y de vez en cuando veo alguno de los actos de Park
—dijo Briskin—. Suena bien, pero... ¿quiere usted eso en CULTURE? No es muy
educacional que digamos.
 
—CULTURE esta cambiando. Vamos a suavizar nuestro tono didáctico de ahora en
mas. Hemos estado perdiendo a nuestra audiencia. No es mi intención ver como
CULTURE se desvanece. El solo pensarlo...
 
La palabra CULTURE se refería a Comité de Utilización de Técnicas de Aprendizaje
para Propósitos de Renovación Urbana. Una gran parte de las propiedades en bienes
raíces de Hada consistían en la ciudad de Portland, Oregon, la cual había adquirido —
intacta— hacía diez años. No tenía un gran valor; típico de las constelaciones de
conventillos semi-abandonados que se habían convertido no solo en repelentes sino
también en obsoletos, Portland tenía un cierto valor sentimental para el debido a que
había nacido allí.  
 
Sin embargo, un pensamiento permanecía en su mente. Si por algún motivo las colonias
en los otros planetas y lunas debían ser abandonadas, si sus habitantes fluyeran de
retorno a la Tierra, las ciudades serían repobladas nuevamente. Y con las naves
alienígenas moviéndose rápidamente cerca de los planetas mas lejanos, esto no era tan
imposible como sonaba. De hecho, algunas familias ya habían emigrado de vuelta a la
Tierra...
 
Por lo tanto, bajo la superficie, CULTURE no era exactamente la empresa de servicio
público desinteresado y sin fines de lucro que aparentaba. Mezclados con la educación,
los boletines de Hada difundían la seductora idea de la ciudad, todo lo que esta podía
ofrecer, cuan poco había en las colonias. Abandone la difícil y cruda vida en la frontera,
declaraba CULTURE noche y día. Retorne a su planeta; repare las ciudades en
decadencia. Ellas son su verdadero hogar.
 
¿Sabía esto Briskin? Se preguntaba Hada. ¿Comprendía el payaso de las noticias el
verdadero propósito de su organización?
 
Hada iba a averiguar esto... cuando lograra —si lo lograba— sacar a Briskin de la cárcel
y ponerlo delante de un micrófono de CULTURE.
 
 
 
A las tres en punto, Sebastián Hada conoció al cantante folk Ragland Park en la oficina
de la Habana de CULTURE.
 
—Estoy encantado de conocerlo —dijo Rags Park con timidez. Alto, flaco, con su
enorme bigote negro escondiendo casi toda su boca, caminando en un estado semi-
inconsciente y arrastrando los pies, sus ojos azules brillaban auténticamente gentiles y
amistosos. Poseía una inusual dulzura en su persona, notó Hada. De una calidad casi de
santo. Hada se encontraba impresionado.
 
—¿Usted toca tanto la guitarra como el banjo de cinco cuerdas? —dijo Hada—. No al
mismo tiempo, por supuesto.
 
—No, señor. Alterno entre una y otro —musitó Rags Park—. Quiere que toque algo
para usted ahora?
 
—¿Adónde nació usted? —pregunto Nat Kaminsky. Hada había traído con el a su jefe
de producción; en este tipo de asuntos, la opinión de Kaminsky era valiosa.
 
—En Arkansas —respondió Rags—. Mi familia cría cerdos —Tenía su banjo con el y
ahora hacía sonar nerviosamente un par de notas—. Conozco una canción realmente
triste que le romperá el corazón. Se llama «Pobre Viejo Hoss» ¿Quiere que la cante?
 
—Lo hemos oído —dijo Hada—. Sabemos que es bueno. —Trató de imaginarse a ese
desmañado joven haciendo sonar su música a través de CULTURE entre lecciones
sobre los escultores de retratos del siglo veinte, difícil de imaginar...
 
—Apuesto a que hay algo que usted no sabe sobre mi Sr. Hada. Compongo gran parte
de mis baladas —dijo Rags.
 
—Creativo —dijo Kaminsky expresamente a Hada—. Eso es bueno.
 
—Por ejemplo —continuo Rags—, una vez hice una balada sobre un hombre llamado
Tom McPhail quien corrió quince kilómetros con un cubo de agua para apagar el fuego
de la cuna de su pequeña hija.
 
—¿Lo logro? —pregunto Hada.  
 
—Claro que si. Justo a tiempo. Tom McPhail corrió rápido y mas rápido con ese cubo
de agua.
 
Cantando, Rags hizo sonar su banjo como acompañamiento:
 
 
 
«Aquí viene Tom McPhail,
 
agarrando fuerte ese pequeño cubo.
 
Agarrándolo fuerte chicos, aquí viene.
 
Corazón lleno de miedo, facultades entumecidas.»
 
 
 
Twang, twang, sonaba el banjo, triste y apremiante.
 
—He estado siguiendo sus shows y nunca lo he oído cantar esa canción —dijo
Kaminsky con intensidad.
 
—Ah —dijo Rags—. Tuve mala suerte con eso, Sr. Kaminsky. Resulta que realmente
existe un Tom McPhail. Vive en Pocatello, Idaho. Canté acerca del viejo Tom McPhail
en mi show de TV numero catorce en enero y ahí mismo se molestó —estaba
escuchando— he hizo que un abogado me escribiera.
 
—¿No era solamente una coincidencia en los nombres? —quiso saber Hada.
 
—Bueno —dijo Rags, caminando semi-inconscientemente en círculos—, parece que
realmente había habido un incendio en su casa de Pocatello, y MacPhail, entró en
pánico y corrió con un cubo hasta el arroyo, y éste estaba a 15 kilómetros, como yo dije
en la canción.
 
—¿Volvió con el agua a tiempo?
 
—Sorprendentemente, lo hizo —dijo Rags.
 
—Sería mejor, para CULTURE, si este hombre se limita a autenticas baladas inglesas
tales como «Greensleeves». Eso sería mas cercano a lo que queremos. —dijo Kaminsky
a Hada.
 
—Mala suerte elegir un nombre para una balada y que resulte que tal hombre realmente
existe... ¿ha tenido esa clase de mala suerte desde entonces? —Hada le preguntó a Rags,
pensativo.
 
—Si, la he tenido —admitió Rags—. Compuse una balada la semana pasada... era
acerca de una dama, la Srta. Marsha Dobbs. Escuchen.  
 
 
 
«Todo el día, toda la noche, Marsha Dobbs.
 
Ama a un hombre casado a cuya esposa arrebata.
 
Arrebata esa esposa y ese hogar del corazón de Jack Cooks.
 
Roba al esposo, destruye al matrimonio»
 
 
 
—Ese es el primer verso —explicó Rags—. Sigue por 17 versos; explica como Marsha
empieza a trabajar en la oficina de Jack Cooks como secretaria, va a almorzar con el,
luego mas tarde ellos se encuentran en...
 
—¿Hay alguna lección moral al final?— pregunto Kaminsky.
 
—Seguro —afirmó Rags—. No te metas con el hombre de otra porque si lo haces, el
cielo vengara a la esposa deshonrada. En este caso:
 
 
 
«La gripe espera a Jack a la vuelta de la esquina.
 
Para Marsha Dobbs sería peor, un ataque al corazón.
 
A la Sra. Cooks, la mano del cielo decidió perdonar.
 
La rodeó, se convirtió en una prenda difícil de llevar.
 
La Sra. Cooks...»
 
 
 
Hada interrumpió la música y el canto:
 
—Eso esta muy bien, Rags. Es suficiente. —Lanzó una mirada a Kaminsky y dió un
respingo.
 
—Y apuesto que resultó —dijo Kaminsky—, que hay una verdadera Marsha Dobbs que
tuvo un romance con su jefe, Jack Cooks.
 
—Correcto —dijo Rags, asintiendo —Ningún abogado me llamo, pero lo leí en el
periódico, el New York Times. Marsha, ella murió de un paro cardiaco, y fue
justamente durante...— Dudo modestamente. —Usted sabe. Mientras ella y Jack
estaban en un satélite motel, haciendo el amor.
 
—¿Ha eliminado esa canción de su repertorio? —pregunto Kaminsky.
 
—Bueno —dijo Rags—, no logro decidirme. Nadie me esta demandando... y me gusta
la balada. Creo que voy a conservarla.
 
Hada pensó, para si mismo, ¿que era lo que había dicho el Dr. Yasumi? Que olfateaba
poderes psíquicos de algún tipo inusual en Ragland Park... tal vez es el poder
parapsicológico de tener la mala suerte de componer baladas sobre gente que
verdaderamente existe. No era precisamente un gran talento.
 
Por otro lado, comprendió, podría ser una variante del talento telepático... y con un
pequeño retoque podría ser bastante valioso.
 
—Cuanto tiempo le toma componer una balada? —le preguntó a Rags.
 
—Puedo hacerlo en el acto —respondió Rags Park— Podría hacerlo ahora; dígame un
tema y compondré aquí mismo en su oficina.
 
Hada cavilo un instante y luego dijo:
 
—Mi esposa Thelma ha estado alimentando a un zorro gris que yo sé, o creo saber, que
mató y comió a nuestro mejor pato Rouen.
 
Luego de un momento de consideración, Rags Park entono:
 
 
 
«La Sra. Thelma Hada habló al zorro.
 
Le construyó una casa de un vieja caja de pino.
 
Sebastian Hada oyó un triste cacareo:
 
El malvado zorro gris se había comido a su pato»
 
 
 
—Pero los patos no cacarean, ellos graznan —dijo Nat Kaminsky críticamente.
 
—Ese es un hecho —admitió Rags. Deliberó un momento y luego cantó:
 
 
 
«El jefe de producción de Hada cambió mi suerte.
 
No tengo trabajo, y los patos no cacarean.»
 
 
 
—Ok, Rags; usted gana —y dirigiéndose a Hada— Le aconsejo que lo contrate —
finalizó Kaminsky sonriendo abiertamente.
 
—Déjeme preguntarle algo —dijo Hada a Rags— ¿Cree usted que el zorro atrapo a mi
Rouen?
 
—Cielos —dijo Rags— no se nada sobre eso.
 
—Pero en su balada usted lo dijo así —señalo Hada.
 
—Déjeme pensarlo —dijo Hada. En un momento cantó una vez mas y dijo:
 
 
 
«Interesante problema ha planteado Hada.
 
Tal vez mi habilidad esta subestimada.
 
Tal vez no soy un tipo ordinario.
 
¿Compongo mis baladas utilizando poderes psíquicos?»
 
 
 
—¿Cómo supo que yo di a entender poderes psíquicos? —preguntó Hada— Usted
puede leer los pensamientos interiores, ¿no es cierto? Yasumi tenía razón.
 
—Señor, yo solo estoy cantando; solo soy un animador, igual que Jim-Jam Briskin, el
payaso de las noticias al que el Presidente Fischer metió a la cárcel. —respondió Rags.  
 
—¿Tiene miedo a la cárcel? —le preguntó Hada sin rodeos.
 
—El presidente Fischer no tiene nada contra mi —dijo Rags—. No hago baladas
políticas.
 
—Si usted trabaja para mi —dijo Hada—, tal vez lo haga. Estoy tratando de sacar a Jim-
Jam de la cárcel; hoy todos mis boletines han comenzado la campaña.
 
—Si, el debería ser liberado —estuvo de acuerdo Rags, asintiendo con la cabeza—. Eso
fue algo malo, el Presidente Fischer utilizando al FBI para eso... esos alienígenas no son
una amenaza importante.
 
Kaminsky, frotándose la mejilla en actitud meditabunda, dijo:
 
—Haga una balada sobre Jim-Jam Briskin, Max Fischer, los aliens, sobre toda la
situación política. Mézclelo todo.
 
—Eso es pedir demasiado —dijo Rags, con una sonrisa sesgada.
 
—Inténtelo —dijo Kaminsky— Vea que tan bien puede epitomar.
 
—Guau —dijo Rags— Epitomar —Ahora se que estoy hablando con CULTURE. Ok
Mr. Kaminsky. ¿Que tal esto? —y cantó:  
 
 
 
«Pequeño Presidente panzón llamado Max,
 
uso su poder, cayo sobre Jim como un hacha.
 
Sebastian Hada lanzó una mirada de buitre.
 
Ve su oportunidad, interviene con CULTURA.»
 
 
 
—Esta contratado —dijo Hada al cantante folk, y metió la mano en su bolsillo para
extraer un formulario de contrato.
 
—¿Tendremos éxito, Sr. Park? Díganos como resultarán las cosas —quiso saber
Kaminsky.
 
—Yo, eh... mejor no —dijo Rags— Por lo menos no en este momento. ¿Usted cree que
también puedo leer el futuro? ¿Que soy precognitivo además de telépata? —Rió
gentilmente—. Tengo mucho talento, de acuerdo a usted; estoy halagado —hizo una
reverencia irónica.
 
—Asumiré que usted vendrá a trabajar para nosotros —dijo Hada—. Y su deseo de ser
un empleado de CULTURE es un signo de que siente que el Presidente Fischer no será
capaz de atraparnos.
 
—Oh, podríamos estar en la cárcel también, junto con Jim-Jam —murmuró Rags—.
Eso no me sorprendería—. Sentándose, con su banjo en la mano, se preparo para firmar
el contrato.
 
 
 
En su dormitorio de la Casa Blanca, el Presidente Max Fischer había escuchado casi una
hora en su TV, como CULTURE machacaba una y otra vez sobre el mismo tema. Jim-
Jam debe ser liberado, dijo la voz; era una suave y profesional voz de anunciante, pero
detrás de ella, silencioso, Max sabía, estaba Sebastian Hada.
 
—Fiscal General —dijo Max a su primo Leon Lait— consígame dossieres sobre todas
las esposas de Hada, las siete u ocho, lo que sea. Creo que tengo que tomar un curso
drástico.
 
Cuando, más tarde ese día, los ocho dossieres estaban delante de el, comenzó a leer
cuidadosamente, mascando su cigarro El Producto y frunciendo el ceño, sus labios
moviéndose con el esfuerzo de comprender el intrincado y detallado material.  
 
Jesús, que desastre deben ser algunas de esas damas, comprendió. Deberían estar
recibiendo psicoterapia química, que les enderezaran sus metabolismo cerebrales. Pero
no estaba descontento; había sido suya la corazonada de que un hombre como Sebastian
Hada atraería a una clase inestable de mujer.  
 
Una en particular, la cuarta esposa de Hada, le interesaba. Zoe Martin Hada, 31 años de
edad, vivía ahora en Io con su hijo de diez años.
 
Zoe Hada tenía definitivamente rasgos psicóticos.
 
—Fiscal General —dijo a su primo—, la dama esta viviendo en una pensión
proporcionada por el Departamento de Salud Mental de los Estados Unidos. Hada no
esta contribuyendo un centavo para su mantenimiento. Tráigala aquí a la Casa Blanca,
¿comprende? Tengo un trabajo para ella.
 
 
 
A la mañana siguiente, Zoe Martin Hada fue llevada a su oficina.
 
Vio, entre dos hombres del FBI, a una mujer flaca y huesuda, atractiva, pero con ojos
salvajes y llenos de hostilidad.  
 
—Hola, Sra. Zoe hada —dijo Max— Escúcheme, conozco algo sobre usted; usted es la
única genuina Sra. Hada, las otras son impostoras, ¿correcto? Y Sebastian se la jugo
sucia —Esperó, y vio como cambiaba la expresión del rostro de ella.
 
—Si —dijo Zoe—. He estado en las cortes por seis años tratando de probar lo que usted
acaba de decir. Casi no puedo creerlo, ¿usted va realmente a ayudarme?
 
—Seguro —dijo Max—. Pero usted tiene que hacerlo a mi manera; quiero decir, si
espera que ese canalla de Hada cambie, esta perdiendo su tiempo. Todo lo que usted
puede hacer —hizo una pausa— es emparejar el marcador.
 
La violencia que había abandonado su cara se arrastro lentamente de vuelta, a medida
que ella comprendía gradualmente lo que el quería decir.  
 
 
 
Frunciendo el ceño, el Dr. Yasumi dijo:
 
—He llevado a cabo mi examen, Hada —Comenzó a guardar su equipo de tarjetas—.
Este Rags Park no es ni un telépata ni un precognitivo; tampoco lee mi mente ni prevé
lo que va a suceder y, francamente, Hada, aunque todavía detecto poderes psíquicos en
el, no tengo idea de que podría ser.
 
Hada escuchaba en silencio. En ese momento, Rags Park, esta vez con una guitarra
sobre su hombro, entró desde la otra habitación. Parecía sorprenderlo que el Dr. Yasumi
no pudiera sacar ninguna conclusión de él; les sonrío a ambos y luego se sentó.  
 
—Soy un rompecabezas —le dijo a Hada—. O consiguió demasiado cuando me
contrato o consiguió demasiado poco... pero usted no sabe cual de las dos y tampoco
sabemos el Dr. Yasumi o yo.
 
—Quiero que empiece en CULTURE de una vez —dijo Hada con impaciencia—.
Componga y cante baladas que describan la injusta detención y hostigamiento de Jim-
Jam Briskin por parte de Leon Lait y su FBI. Haga que Lait aparezca como un
monstruo; haga que Fischer aparezca como un bobo codicioso y manipulador.
¿Comprende?
 
—Seguro —dijo Rags Park, asintiendo— Tenemos que despertar a la opinión publica.
Lo sabía cuando firme; ya no lo estoy entreteniendo mas.
 
El Dr. Yasumi dijo a Rags:
 
—Escuche, tengo un favor que pedir. Componga una balada contando como Jim-Jam
Briskin salió de cárcel.
 
Tanto Jim-Jam Briskin como Rags Park le lanzaron una mirada.
 
—No sobre lo que es —explicó Yasumi—, sino sobre aquello que queremos que sea.
 
—De acuerdo —aceptó Park encogiéndose de hombros.
 
La puerta de la oficina de Hada se abrió de golpe y apareció la cabeza del jefe de
guardaespaldas de Hada, Dieter Saxton:
 
—Sr. Hada, acabamos de balear a una mujer que estaba tratando de llegar hasta usted
con una bomba casera. ¿Tiene un momento para identificarla? Creemos que tal vez es,
quiero decir era, una de sus esposas.
 
—Dios del cielo —dijo Hada, y corrió con Saxton fuera de la oficina y por el corredor.
 
Allí en el suelo, cerca de la entrada de la mansión, yacía una mujer que él conocía. Zoe,
pensó. Se arrodillo, la toco.
 
—Lo lamento —musitó Saxton— Tuvimos que hacerlo, Sr. Hada.
 
—Esta bien —dijo él—. Le creo si usted lo dice —Confiaba enormemente en Saxton;
después de todo, tenía que hacerlo.
 
—Creo que de ahora en más sería mejor que uno de nosotros estuviera con usted en
todo momento. No me refiero afuera de su oficina; quiero decir vigilancia cercana —
dijo Saxton.
 
—Me pregunto si Max Fischer la envió aquí —dijo Hada.
 
—Las chances son altas —dijo Saxton—. Apostaría sobre ello.
 
—Solo porque estoy tratando de liberar a Jim-Jam Briskin. —Hada estaba totalmente
convulsionado. —Realmente me sorprende—. Se puso en pie tambaleando.
 
—Déjeme ir tras Fischer —lo urgió Saxton en voz baja— Para su protección. El no
tiene derecho a ser Presidente. Unicephalon 40-D es nuestro único Presidente legal y
todos sabemos que Fischer la sacó de servicio.
 
—No —murmuró Hada— No me gusta el asesinato.
 
—No es asesinato —dijo Hada—. Es protección para usted y sus esposas e hijos.
 
—Tal ves lo sea —dijo Hada—, pero no puedo hacerlo. Por lo menos no todavía. —
Dejó a Saxton y recorrió con dificultad el camino de vuelta a su oficina, donde
aguardaban Rags Park y el Dr. Yasumi.
 
—Oímos todo —le dijo Yasumi—. Aguántelo, Hada. La mujer era una esquizofrénica
paranoica con delirios de persecución; sin psicoterapia era inevitable que encontrara una
muerte violenta. No se culpe a sí mismo a al Sr. Saxton.
 
—Y una vez ame a esa mujer...
 
Rasgando tristemente su guitarra, Rags Park cantaba para si; las palabras no eran
audibles. Tal vez estaba practicando su balada sobre el escape de prisión de Jim Briskin.
 
—Acepte el consejo del Sr. Saxton —dijo el Dr. Yasumi— Protéjase en todo momento
—dio un palmeada a Hada en el hombro.
 
—Sr. Hada, creo que ya tengo mi balada. Acerca...— comenzó Rags.
 
—No quiero oírla ahora —dijo Hada ásperamente— No ahora —Deseó que los dos
hombres se fueran; quería quedarse solo.  
 
Tal vez debería devolver el golpe, pensó. El Dr. Yasumi me lo recomendó; ahora Dieter
Saxton me lo recomienda. ¿Que recomendaría Jim-Jam? Tiene una mente atinada... el
diría, no utilice el asesinato. Se que esa sería su respuesta; lo conozco.
 
Y si dice que no lo haga, no lo haré.
 
El Dr. Yasumi estaba instruyendo a Rags Park:
 
—Una balada, por favor, acerca del jarrón con gladiolos que esta allí en la biblioteca.
Diga como hacerlo crecer recto en el aire y que se suspenda en el; ¿de acuerdo?
 
—¿Que clase de balada es esa? —dijo Rags— De todas formas, mi trabajo ya esta
determinado; usted escuchó lo que dijo el Sr. Hada.
 
—Pero todavía estoy examinándolo —refunfuño el Dr. Yasumi.
 
 
 
Max Fischer se dirigió disgustado a su primo el Fiscal General:
 
—Bueno, no lo liquidamos.
 
—No, Max —reconoció Leon Lait—. Tiene buenos hombres con el; no es un individuo
como Briskin; es una corporación entera.
 
Malhumorado, Max dijo:
 
—Leí un libro una vez que decía que si tres personas están compitiendo, eventualmente
dos de ellas se unirán contra el tercero. Es inevitable. Eso es exactamente lo que ha
pasado; Hada y Briskin son socios, y yo estoy solo. Tenemos que separarlos Leon, y
poner a uno de nuestro lado contra el otro. Hubo un tiempo en que a Briskin le
agradaba. Solo que no aprobaba mis métodos.
 
—Espere a que se entere de que Zoe Hada trato de matar a su ex-marido, entonces
Briskin va a deplorarlo realmente —dijo Leon.
 
—¿Crees que ahora es imposible ganarlo para nuestro lado entonces?
 
—Seguro que si, Max. Estamos en peor posición que nunca con respecto a el. Olvídate
de traerlo a nuestro lado.
 
—Tengo una idea en mente sin embargo —dijo Max— todavía no puedo descubrir bien
que es pero tiene algo que ver con liberar a Jim-Jam con la esperanza de que sienta
gratitud hacia mi.
 
—Estas loco —dijo Leon—. ¿Como se te ocurrió una idea como esa? No es de tu tipo.
 
—No lo se —gimió Max— Pero ahí esta.
 
 
 
Rags Park le dijo a Sebastián Hada:
 
—Eh, creo que ya me conseguí una balada, Sr. Hada. Como el Dr. Yasumi sugirió.
Tiene que ver con como Jim-Jam Briskin sal de la cárcel. ¿Quiere oírla?
 
Lentamente, Hada asintió:
 
—Adelante —después de todo, le estaba pagando al cantante folk; bien podría
conseguir algo por su dinero.
 
Haciendo sonar su música, Rags cantó:
 
 
 
«Jim-Jam Briskin languidecía en prisión,
 
No podía encontrar a nadie que pagara su fianza.
 
¡Culpen a Max Fischer! ¡Culpen a Max Fischer!»
 
 
 
—Ese es el estribillo, «¡Culpen a Max Fischer!» ¿Ok? —explicó Rags.
 
—De acuerdo —dijo Hada, asintiendo.
 
 
 
«El Señor vino y dijo, Max, estoy enojado.
 
Lanzar a ese hombre a la cárcel, eso estuvo mal.
 
¡Culpen a Max Fischer! el buen Señor clamó.
 
Pobre Jim Briskin, sus derechos le fueron negados.
 
¡Culpen a Max Fischer! aquí estoy para decir;
 
El buen Señor dijo, él ira derecho al infierno.
 
¡Arrepiéntete, Max Fischer! hay solo una ruta:
 
Gánate mi favor; libera a Jim-Jam.»
 
 
 
—Esto es lo que va a pasar ahora —Rags le explicó a Hada. Aclaro su garganta:
 
 
 
 
 
«El malo Max Fischer, el vio la luz,
 
dijo a Leon Lait, tenemos que hacer el bien.
 
Envió un mensaje para que girara la llave,
 
Abriera la puerta y dejara salir a Jim-Jam.
 
El viejo Jim Briskin vio el fin de su aprieto;
 
La puerta de la cárcel abierta ahora, deja entrar a la luz.»
 
 
 
—Eso es todo —informó Rags a Hada— Es una suerte de canción folk para vocear, una
canción espiritual para seguir el ritmo golpeando ligeramente con su pie. ¿Le gusta?
 
Hada se las ingenio para asentir:
 
—Seguro. Cualquier cosa está bien.
 
—¿Debo decirle al Sr. Kaminsky que usted quiere que la cante al aire en CULTURE?
 
—Difúndala —dijo Hada—. No le importaba; la muerte de Zoe todavía pesaba en su
mente, se sentía responsable, debido a que después de todo habían sido sus
guardaespaldas los que lo habían hecho, y el hecho de que Zoe hubiera estado loca,
hubiera estado tratando de destruirlo, no parecía importar. Aun era una vida humana;
aun era un asesinato.  
 
—Escuche —le dijo a Rags en un impulso— Quiero que componga otra canción, ahora.
 
Con simpatía, Rags dijo:
 
—Ya sé, Sr. Hada. Una balada sobre la triste muerte de su ex-esposa Zoe. He estado
pensando sobre eso y ya tengo una balada lista. Escuche:  
 
 
 
«Había una vez una dama bella de ver y oír;
 
Vagaba, un espíritu, sobre campos y estrellas,  
 
Dolorida, pero perdonando a la distancia.  
 
Ese espíritu sabe quien la traicionó.
 
Fue un extraño, no de los suyos.
 
Fue Max Fischer quien sabía que ella no...»
 
 
 
—No me libere de culpa, Rags; yo soy el culpable. No acuse de todo a Max como si el
la hubiera azuzado —lo interrumpió Hada.
 
Sentado en la esquina de la oficina, escuchando en silencio, habló el Dr. Yasumi:
 
—Y también le da demasiado crédito al Presidente Fischer en sus baladas, Rags. En
balada sobre la liberación de Jim-Jam de la cárcel, usted específicamente le da crédito a
Max Fischer por un ético cambio de parecer. El no hará esto. El crédito de la liberación
de Jim-Jam debe ser para Hada. Escuche, Rags; He compuesto un poema para esta
ocasión.
 
El Dr. Yasumi entono:  
 
 
 
«El payaso de las noticias no anida en la cárcel.
 
Un amigo, Sebastián Hada, lo liberó.
 
El ama a ese amigo, lo estima.
 
Sabe a quien honrar, y a quien buscar.»
 
 
 
—Exactamente, treinta y dos silabas —explicó el Dr. Yasumi modestamente— La
poesía japonesa al viejo estilo haiku no debe rimar como las baladas norteamericanas e
inglesas, sin embargo debe ir derecho al grano, lo cual en este asunto es crucial. —Dijo
a Rags—. Usted transforme mi haiku en una balada, ok? —A su manera típica, con
ritmo, rimando pares, etcétera y así.
 
—Yo conté treinta y tres silabas —dijo Rags— De cualquier forma, soy un artista
creativo; no estoy acostumbrado a que me digan que componer —Giró hacia Hada—.
¿Para quién estoy trabajando, usted o él? No para el, hasta donde yo sé.
 
—Haga como el dice —dijo Hada a Rags— Es un hombre brillante.
 
Malhumoradamente, Rags murmuro:
 
—De acuerdo, pero no esperaba esta clase de trabajo cuando firme el contrato. —Se
retiró al extremo mas alejado de la oficina para cavilar, pensar y componer.
 
—¿Que esta tramando con esto, Doctor?— preguntó Hada.
 
—Ya veremos —dijo el Dr. Yasumi misteriosamente—. Tengo una teoría sobre los
poderes psíquicos de este baladista aquí presente. Puede dar frutos, puede que no.
 
—Parece sentir que el exacto fraseo de las baladas de Rags es muy importante —dijo
Hada.
 
—Eso es correcto —coincidió el Dr. Yasumi— Como en un documento legal. Usted
espere, Hada; eventualmente, si tengo razón, lo descubrirá. Si estoy equivocado, ya no
importa de ninguna manera —sonrió alentadoramente a Hada.  
 
 
 
Sonó el teléfono en la oficina del Presidente Max Fischer. Era el Fiscal General, su
primo, sonando agitado.  
 
—Max, fui a la prisión federal donde esta Jim-Jam, para ver como invalidar los cargos
en su contra tal como estuviste hablando... —Leon dudó— No esta, Max. Ya no esta
aquí —Leon sonaba totalmente nervioso.
 
—¿Como salió? —dijo Max, con mas desconcierto que enojo.
 
—Art Heaviside, el abogado de Hada, encontró una manera; todavía no se que es, tengo
que ver al Juez de la Corte del Circuito Dale Winthorp acerca de eso; el firmó la orden
de liberación hace una hora o algo así Tengo una cita con Winthorp... tan pronto como
lo haya visto, te llamare de nuevo.
 
—Maldición —dijo Max lentamente—. Bueno, llegamos demasiado tarde. —Colgó el
teléfono reflexivamente y luego se concentró. ¿Que tenía Hada planeado para el? se
preguntó. Algo que no comprendo.  
 
Y ahora debo preocuparme, descubrió, de Jim Briskin apareciendo en TV. En la red de
CULTURE.
 
Con alivio, vio en la pantalla no a Jim Briskin sino a un cantante folk dando punteos
con un banjo.
 
Y luego se dio cuenta de que el cantante folk estaba cantando sobre él.  
 
 
 
«El malo Max Fischer, el vio la luz,
 
dijo a Leon Lait, tenemos que hacer el bien.
 
Envió un mensaje para que girara la llave»
 
 
 
Escuchando, Max Fischer dijo en voz alta:
 
—¡Dios mío, eso es exactamente lo que paso! ¡Eso es exactamente lo que hice! —
Escalofriante, pensó. Que significa, este cantante de baladas en CULTURE que canta
sobre lo que estoy haciendo, ¡asuntos secretos sobre los que no es posible que supiera!
 
Telepático tal vez, pensó Max. Eso debe ser.
 
Ahora el cantante de Folk estaba cantando y punteando acerca de Sebastián Hada, de
cómo Hada había sido personalmente responsable de sacar a Jim-Jam Briskin de la
cárcel. Y es cierto, se dijo Max para si. Cuando Leon Lait llego a la prisión federal, se
encontró con que Briskin había sido liberado por acción de Art Heaviside... será mejor
que escuche muy cuidadosamente a este cantante, porque por algún motivo parece saber
mas que yo.
 
Pero el cantante había terminado.
 
El anunciante de CULTURE estaba diciendo:
 
—Ese fue un breve interludio de baladas políticas a cargo del mundialmente reconocido
Ragland Park. El Sr. Park, usted estará complacido al saberlo, aparecerá en este canal
cada hora para cinco minutos de nuevas baladas, compuestas para la ocasión aquí en los
estudios CULTURE. El Sr. Park estará observando los teletipos y compondrá sus
baladas para...
 
En ese momento Max apago la TV.  
 
Como una zapada, comprendió Max. Nuevas baladas. Dios, pensó lúgubre. Suponer que
Park canta sobre el retorno de Unicephalon 40-D.
 
Tengo un presentimiento, pensó, de que lo que Ragland Park canta se convierte en
realidad. Es uno de esos talentos psíquicos.
 
Y ellos, la oposición, están haciendo uso de esto.
 
Por otra parte, pensó, yo podría tener un par de talentos psíquicos propios. Porque si no
los tuviera no habría llegado tan lejos como llegue.
 
Sentado delante de la TV, lo encendió una vez mas y espero, mordiéndose el labio
inferior y deliberando sobre lo que debería hacer. Hasta el momento no se le había
ocurrido nada. Pero lo haré, tarde o temprano, se dijo para si. Y antes de que a ellos se
les ocurra la idea de recuperar a Unicephalon 40-D...
 
 
 
—He resuelto cual es el talento psíquico de Ragland Park, Hada. ¿Le interesa saberlo?
—preguntó el Dr. Yasumi.
 
—Estoy mas interesado en el hecho de que Jim-Jam Briskin esta fuera de la cárcel —
respondió Hada. Colgó el receptor del teléfono, casi incapaz de creer las noticias. —
estará aquí inmediatamente— dijo al Dr. Yasumi. —Esta en camino, en el monorriel.
Nos encargaremos de que llegue a Callisto, donde Max no tiene jurisdicción, para que
no puedan volver a arrestarlo. —Su mente era un torbellino de planes. Frotando sus
manos, dijo rápidamente—, Jim-Jam puede transmitir desde nuestro satélite en Callisto.
Y puede vivir en la propiedad que tengo allí, eso será cocer y cantar para el, sé que
estará de acuerdo.
 
—El esta fuera —dijo el Dr. Yasumi con sequedad— por el talento psíquico de Rags,
así que le conviene escuchar. Porque este talento psíquico no es comprendido ni
siquiera por Rags y, tan seguro como que hay un Dios, podría volverse contra usted en
cualquier momento.
 
—De acuerdo, deme su opinión —dijo Hada reluctante.
 
—La relación entre las baladas compuestas por Rags y la realidad es una de causa y
efecto. Lo que Rags describe ocurre. La balada precede al evento y no por mucho
tiempo. ¿Lo ve? Esto podría ser peligroso, si Rags lo comprendiera y lo usara para su
propia ventaja.
 
—Si esto es cierto —dijo Hada— entonces queremos que componga una balada sobre el
retorno a la acción de Unicephalon 40-D. —Eso era obvio inmediatamente para el. Max
Fischer sería merecidamente el Presidente sustituto una vez mas, como había sido
originalmente. Sin autoridad de ningún tipo.
 
—Correcto —dijo el Dr. Yasumi—. Incluso Park no podría fallar con eso —Entonces
quedó en silencio, pensando profundamente. Ragland Park era potencialmente mas
peligroso que Max Fischer. Por otro lado, Ragland parecía ser un buen tipo; no había
motivo para asumir que usaría mal su poder, como Max Fischer usaba el suyo.
 
Pero era un enorme grado de poder para que un ser humano tuviera. Demasiado.  
 
—Debe tenerse cuidado acerca de que tipo de baladas compone Ragland. Los
contenidos deben ser editados por adelantado, tal vez por usted —advirtió Yasumi.  
 
—Quiero tan poca responsabilidad como sea posible... —comenzó a decir Hada, y luego
se interrumpió. La recepcionista le había zumbado; encendió el intercomunicador.
 
—El Sr. James Briskin esta aquí.
 
—Hágalo pasar de inmediato. —dijo Hada, encantado— Ya esta aquí, Ito —Hada abrió
la puerta de la oficina, y allí estaba Jim-Jam, con expresión sobria.
 
—El Sr. Hada lo liberó —informó el Dr. Yasumi a Jim-Jam.
 
—Lo se. Lo aprecio, Hada —Briskin entró en la oficina y Hada cerró la puerta con
llave.
 
—Escuche, Jim-Jam —dijo Hada sin preámbulos— tenemos problemas más grandes
que nunca. Max Fischer no es ninguna amenaza en comparación. Ahora tenemos que
vérnoslas con la forma de poder definitiva, una forma absoluta en lugar de relativa.
Ojalá nunca me hubiera metido en esto; ¿de quién fue la idea de contratar a Rags Park?
 
—Suya, Hada, y yo le advertí en ese momento —dijo el Dr. Yasumi.
 
—Será mejor que de instrucciones a Rags de no componer mas baladas —decidió
Hada— Ese es el primer paso a tomar. Llamare al estudio. Dios mío, puede componer
una acerca de todos nosotros yéndonos al fondo del Atlántico, o a veinte unidades
astronómicas en el espacio exterior.
 
—Evite el pánico —le dijo el Dr. Yasumi con firmeza—. Ya esta dejando que lo gane el
pánico, Hada. Volátil como siempre. Cálmese y piense primero.
 
—¿Como puedo estar calmo —dijo Hada— cuando ese rústico tiene el poder de
manejarnos como juguetes? Porque, el podría comandar el universo entero.
 
—No necesariamente —expresó su desacuerdo el Dr. Yasumi— podría haber un límite.
El poder psíquico no esta bien comprendido, ni siquiera ahora. Difícil de examinar en
condiciones de laboratorio; difícil suscribirse a un escrutinio respetable y riguroso —
continuó, reflexionando.  
 
—Como yo entiendo lo que están diciendo... —comenzó Jim Briskin.
 
—Usted fue liberado por una balada inventada —le dijo Hada— Hecha a mi orden.
Funcionó, pero ahora estamos atascados con el cantante —se paseó de un lado al otro,
con las manos en sus bolsillos.
 
¿Que haremos con Ragland Park? Se preguntó con desesperación.  
 
 
 
En los estudios principales de CULTURE en el satélite terrestre Culone, Ragland Park
se sentó con su banjo y su guitarra, examinando los despachos noticiosos que llegaban
al teletipo y preparaba baladas para su próxima aparición.
 
Jim-Jam Briskin había sido liberado de prisión por orden de un juez federal.
Complacido, Ragland consideró componer una balada sobre ese tema, luego recordó
que ya había compuesto —y cantado— varias. Lo que necesitaba era un tema
totalmente nuevo. Ya había tratado ese hasta el cansancio.  
 
Desde la cabina de control, la voz de Nat Kaminsky trono a través del altoparlante:
 
—¿Está listo para salir de nuevo, Sr. Park?
 
—Seguro —replicó Ragland, asintiendo. Realmente no lo estaba, pero iba a estarlo en
un momento.
 
¿Que tal una balada, pensó, sobre un hombre llamado Pete Robinson de Chicago,
Illinois, cuyo perro spaniel fuera atacado por un águila enfurecida un día a plena luz del
día en una calle de la ciudad?
 
No, eso no es suficientemente político, decidió.
 
¿Que tal una que tratara sobre el fin del mundo? Un cometa que choca contra la Tierra,
o tal vez los alienígenas que llegan en oleadas y conquistan todo... una balada realmente
temible con gente estallando y cortada en dos por armas de rayos?
 
Pero eso era demasiado intelectual para CULTURE, eso tampoco serviría.
 
Bueno, pensó, entonces una canción sobre el FBI. Nunca he hecho una sobre ese tema;
los hombres de Leon Lait con sus trajes grises y anchos cuellos rojos... graduados
universitarios acarreando portafolios...
 
Cantó para sí, mientras rasgueaba su guitarra:
 
 
 
«Nuestro jefe de departamento dice, Hark;
 
Ve y trae de nuevo a Ragland Park.
 
Es una amenaza para el conformismo;
 
Sus crímenes son una enormidad.»
 
 
 
Riendo entre dientes, Ragland pensó en como continuar la balada. Una balada sobre si
mismo; una idea interesante... ¿como se le había ocurrido eso?  
 
Estaba tan ocupado pensando la balada que de hecho no notó a los tres hombres en
trajes grises con gruesos cuellos rojos que habían entrado al estudio y estaban
acercándose a el, cada hombre acarreando un maletín de una manera que dejaba bien
claro que era un graduado universitario y solía llevar uno.
 
Realmente tengo una buena balada entre manos, se dijo Ragland. La mejor de mi
carrera.  
 
Rasgando su guitarra, continuo:  
 
 
 
«Si, se escabulleron en la oscuridad.
 
Apuntaron sus armas y dispararon al pobre Park.
 
Callaron el clamor de la trompeta de la libertad.
 
Cuando condenaron a este hombre a la muerte;
 
Pero un crimen que no será olvidado pronto.
 
Incluso en una cultura podrida...»
 
 
 
Eso fue lo mas lejos que llegó Ragland con su balada. El líder del grupo de hombres del
FBI bajo su humeante pistola, asintió a sus compañeros, y luego habló al transmisor de
su muñeca.  
 
—Informen al Sr. Lait que hemos tenido éxito.
 
La metálica voz de su muñeca respondió:
 
—Bien. Vuelvan al cuartel de inmediato. El lo ordena.
 
El, por supuesto, era Maximilian Fischer. Los hombres del FBI sabían eso, sabían quien
los había enviado en su misión.  
 
 
 
En su oficina de la Casa Blanca, Maximilian Fischer respiró con alivio cuando fue
informado de que Ragland Park estaba muerto. Esa había estado cerca, se dijo. Ese
hombre podría haber acabado conmigo... conmigo y con todos en el mundo.
 
Sorprendente, pensó, que fuimos capaces de acabar con el. La suerte estuvo de nuestro
lado sin lugar a dudas. Me pregunto porqué.
 
Podría ser que uno de mis talentos psíquicos tiene que ver con acabar con los cantantes
folk, se dijo a si mismo y sonrió con disimulada satisfacción.
 
Específicamente, pensó, un talento psíquico para hacer que los cantantes de folk
compongan baladas sobre el tema de su propia destrucción...
 
Y ahora, descubrió, el problema real. De hacer que Jim Briskin volviera a la cárcel. Y
será difícil, Hada es lo suficientemente listo para pensar en transportarlo
inmediatamente a una luna remota en donde yo no tengo autoridad, será una larga lucha,
yo contra esos dos... y bien podrían derrotarme al final.
 
Suspiró. Mucho trabajo duro, se dijo para sí. Pero creo que tengo que hacerlo. Levanto
el teléfono, marcó el número de Leon Lait...
 
 
 
 
 
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed