Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

domingo, 3 de noviembre de 2013

ESPECIAL - PHILIP K. DICK - PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED

PODEMOS RECORDARLO TODO POR
USTED
PHILIP K. DICK
Despertó..., y añoró Marte. Pensó en los valles. ¿Cómo sería poder vagar por ellos? Maravilloso, sin duda;
su sueño creció a medida que despertaba a la plena conciencia, el sueño y el anhelo. Casi podía sentir la
presencia protectora del otro mundo, que sólo los agentes del gobierno y los altos funcionarios habían
visto. Un empleado como él no era probable que llegase a verlo nunca...
—¿Te levantas o no? —preguntó soñolienta Kristen, su esposa, con su habitual y feroz mal humor—. Si
te levantas, pulsa el botón del café caliente en la cocina.
—Está bien —dijo Douglas Quail, y se fue descalzo del dormitorio a la cocina.
Allí, después de pulsar solícitamente el botón del café, se sentó a la mesa, sacó una pequeña lata de fino
rapé Dean Swift, inhaló profundamente, y la mezcla penetró por su nariz, quemándole el paladar. Pero aun
así siguió inhalando; le despertaba y permitía que sus sueños, sus deseos nocturnos y sus ansias difusas se
condensasen en una estructura más o menos racional.
Iré, se dijo. Antes de morir veré Marte. Era imposible, claro, y lo sabía, incluso mientras soñaba. Pero
la claridad del día, el rumor mundano de su mujer que se cepillaba ahora el pelo ante el espejo del
dormitorio, todo conspiraba para recordarle lo que era. Soy un mísero empleaducho, se dijo amargamente.
Kristen se lo recordaba por lo menos una vez al día. No se lo reprochaba; era obligación de la esposa
hacer bajar al marido a tierra, hacerle asentar los pies en el suelo. A la Tierra, pensó, y se echó a reír. La
imagen era en este caso perfectamente literal.
—¿Qué andas olisqueando? —preguntó su mujer irrumpiendo en la cocina, arrastrando su larga bata
rosa—. Un sueño, supongo. Siempre andas con sueños.
—Sí —dijo él, y miró por la ventana de la cocina hacia los vehículos aéreos y los canales de tráfico y
toda la gentecilla apresurada que corría a trabajar. No tardaría en unirse a ellos. Como siempre.
—Supongo que se relacionará con alguna mujer —dijo torvamente Kristen.
—No —respondió—. Con un dios. El Dios de la Guerra. Tiene maravillosos cráteres con toda clase de
vida vegetal creciendo en las profundidades.
—Escucha —Kristen se inclinó a su lado y habló con vehemencia, desapareciendo momentáneamente
el tono áspero y gruñón de su voz—. El fondo del océano, nuestro océano, es mucho más hermoso,
infinitamente más. Y tú lo sabes; todo el mundo lo sabe. Alquila dos equipos de agallas artificiales, tómate
una semana de vacaciones, y podemos bajar a vivir allí en una de esas residencias acuáticas que funcionan
todo el año. Y además... —se interrumpió—. No me escuchas. Y deberías escucharme. Lo que te digo es
mucho mejor que esa compulsión, esa obsesión de Marte que te domina, ¡pero ni siquiera me escuchas! —
su voz se volvió chillona—. ¡Ay Dios mío, estás condenado, Doug! ¿Qué va a ser de ti?
—Me voy a trabajar —dijo él, poniéndose en pie y olvidando el desayuno—. Eso es lo que va a ser de
mí.
Ella le miró fijamente.
—Cada vez estás peor. Te veo cada día más fanático. ¡Ya no sé a dónde van a llegar las cosas!
—A Marte —dijo él, mientras abría la puerta del armario para tomar una camisa limpia.
Después de bajarse del taxi, Douglas Quail cruzó lentamente tres canales de peatones densamente
poblados y cruzó la moderna, atractiva e invitadora entrada. Allí se detuvo, en medio del tráfico de la
mañana, y cautelosamente leyó el anuncio de neón de cambiante color. Ya había leído muchas veces aquel
letrero... pero nunca se había decidido. Ahora era distinto; lo que ahora hacía era otra cosa. Algo que tarde
o temprano tenía que suceder.
REKAL, INCORPORATED
¿Era la solución? Después de todo, una ilusión, por muy convincente que fuese, seguía siendo una
ilusión. Al menos objetivamente. Pero subjetivamente... era muy distinto.
Y de todos modos tenía una cita. Cinco minutos más tarde.
Respirando profundamente una bocanada del aire contaminado de Chicago, cruzó el policromo umbral
de la entrada y se acercó a la recepcionista.
La hermosa rubia del mostrador, pulcra, aseada, con los pechos desnudos, le saludó con suma simpatía:
—Buenos días, señor Quail.
—Buenos días —dijo él—. Estoy aquí para informarme sobre una sesión Rekal. Como supongo que
usted ya sabe.
—Muy bien, señor Quail —dijo la recepcionista; accionó el receptor del videófono y dijo—: Señor
McClane, aquí está el señor Douglas Quail. ¿Puede entrar ya? ¿O es demasiado pronto?
El intercomunicador emitió algunos extraños sonidos.
—Muy bien, señor Quail —dijo ella—. Puede usted entrar; el señor McClane le espera.
Cuando él avanzaba con paso inseguro, la muchacha añadió:
—Sala D, señor Quail. A su derecha.
Tras un breve momento de frustración en que se sintió perdido, pudo encontrar al fin la sala adecuada.
La puerta estaba abierta y dentro, ante una gran mesa de nogal auténtica, se sentaba un hombre de aire
cordial y mediana edad que vestía traje gris de piel de rana marciana, el último grito de la moda; sólo su
atuendo indicaba ya a Quail que se había dirigido a la persona adecuada.
—Siéntese, Douglas —dijo McClane, indicando con mano regordeta la silla del otro lado de la mesa—.
Así que usted desea haber ido a Marte. Muy bien.
Quail se sentó, inquieto y tenso.
—No estoy seguro que el costo compense —dijo—. Cuesta mucho y, por lo que entiendo, en realidad
no se recibe nada. —Cuesta tanto como ir, pensó.
—Obtiene usted pruebas tangibles de su viaje —discrepó McClane, con énfasis—. Todas las pruebas
necesarias. Se lo demostraré. —Hurgó en uno de los cajones de aquella mesa impresionante—. El billete.
Sacó de un sobre de papel manila un pequeño cuadrado de cartón.
—Esto prueba que usted fue y... volvió. Postales.
Sacó cuatro postales tridimensionales a todo color y las colocó en hilera sobre la mesa para que Quail
las viese.
—Películas. Tomas hechas por usted de vistas marcianas con una cámara cinematográfica alquilada.
Le mostró también esto.
—Y los nombres de las personas que conoció, doscientos poscréditos de souvenirs, que llegarán, de
Marte, el mes que viene. Un pasaporte, certificados de las inyecciones que le pusieron. Y más...
Alzó la vista, hacia Quail.
—Usted sabrá que fue, no lo dude —dijo—. No nos recodará, no me recordará a mí ni haber estado
aquí. Para usted, mentalmente, será un viaje auténtico; se lo garantizamos. Dos semanas de recuerdos;
hasta los más mínimos detalles. Y no lo olvide: si usted alguna vez duda que realmente realizó un viaje por
Marte, podrá volver aquí y se le devolverá su dinero. ¿Comprende?
—Pero no iré —dijo Quail—. A pesar de las pruebas que ustedes me proporcionen no habré ido. —
Lanzó un nervioso suspiro. Le parecía imposible que las implantaciones nemotécnicas extrafácticas de
Rekal, Incorporated funcionasen... pese a lo que había oído decir a la gente.
—Señor Quail —dijo pacientemente McClane—, como explicaba usted en la carta que nos escribió, no
tiene la menor posibilidad de ir realmente a Marte; no puede permitírselo y, más importante aún, nunca
podría llegar a ser agente secreto de Interplan ni nada parecido. Éste es el único medio que tiene de
conseguir, ejem, el sueño de su vida; ¿tengo razón o no? Usted no puede ser esto; usted no puede
realmente hacer esto —rió entre dientes—. Pero puede usted haber sido y haber hecho. Nosotros
comprendemos esto. Y nuestros honorarios son razonables; sin gastos extras escondidos. —Sonrió
alentadoramente.
—¿Es tan convincente el recuerdo extrafáctico? —preguntó Quail.
—Más que el auténtico, señor. Si hubiese usted ido realmente a Marte como agente secreto de
Interplan, habría olvidado ya mucho; nuestro análisis de los sistemas de recuerdo auténtico (recuerdos
auténticos de los acontecimientos principales de la vida de una persona) muestra que la persona olvida en
seguida toda una serie de detalles. Para siempre. Parte de lo que ofrecemos es que nuestra implantación
profunda de recuerdos asegura su mantenimiento, asegura que nuestros clientes no olvidarán nada. El
injerto que se le implantará en estado de coma es obra de especialistas seleccionados, hombres que han
pasado años en Marte; verificamos todos los detalles en cada caso punto por punto. Y ha elegido usted un
modelo extrafáctico bastante fácil; si hubiese elegido Plutón o hubiese querido ser emperador de la Alianza
Planetaria Interna habría sido mucho más difícil... y los honorarios serían considerablemente mayores.
Llevándose la mano al bolsillo de la chaqueta para sacar la cartera, Quail dijo:
—Está bien; ha sido la ambición de toda mi vida y estoy convencido que nunca podré conseguirlo
realmente. Así que tendré que conformarme con esto.
—No lo enfoque así —dijo severamente McClane—. No está aceptando usted algo inferior. El
recuerdo auténtico, con toda su vaguedad, sus omisiones y sus elipsis, por no decir sus distorsiones, es lo
que debe considerar inferior. —Aceptó el dinero y apretó un botón de su mesa—. Pues muy bien, señor
Quail —dijo, mientras abría la puerta de su oficina y entraban rápidamente dos corpulentos individuos.
—Ahora mismo saldrá usted para Marte como agente secreto —añadió, levantándose a estrechar la
húmeda mano del nervioso Quail—. O, mejor dicho, habrá ido usted. Esta tarde a las cuatro y media
estará, ejem, de regreso a la Tierra; un taxi le llevará a su casa y, como dije, nunca recordará haberme visto
o haber venido aquí; no recordará siquiera, en realidad, haber oído hablar de nosotros.
Con la boca seca por el nerviosismo, Quail siguió a los técnicos y salió de la oficina; lo que sucediese
después dependía de ellos.
«¿Llegaré a creer de verdad que estuve en Marte? —se preguntó—. ¿Qué realicé la ilusión de mi
vida?»
Tenía la extraña y persistente intuición que algo iría mal. Pero exactamente qué... no lo sabía.
Tendría que esperar para descubrirlo.
El intercomunicador de la mesa de McClane, que lo conectaba con el área de trabajo de la empresa,
zumbó y una voz dijo:
—El señor Quail está bajo sedantes, señor. ¿Quiere usted supervisar este caso, o seguimos adelante?
—Es un caso normal —comentó McClane—. Sigan adelante, Lowe; no creo que haya ningún
problema.
La programación del recuerdo artificial de un viaje a otro planeta (con el añadido de ser agente secreto
o sin él) aparecía en el programa de trabajo de la empresa con monótona regularidad. En un mes, calculó
aproximadamente, deben darse unos veinte casos... el viaje interplanetario se ha convertido en una de
nuestras principales fuentes de ingresos.
—Lo que usted diga, señor McClane —dijo Lowe, y el intercomunicador se apagó.
McClane pasó a la cámara abovedada que había detrás de su oficina y buscó un expediente Tres (viaje
a Marte) y un expediente Sesenta y Dos (espía secreto de Interplan). Volvió con los dos expedientes a la
mesa, se sentó cómodamente, y vació los contenidos, los materiales que serían instalados en casa de Quail
mientras los técnicos se dedicaban a implantar el falso recuerdo.
Un arma portátil de un poscrédito, reflexionó McClane; éste es el elemento más importante. Y el que
más nos compensa financieramente. Luego un transmisor del tamaño de una píldora, que el agente podrá
tragarse si le capturaban. Un libro de claves asombrosamente parecido a los auténticos... los modelos de la
empresa eran sumamente exactos: basados, en la medida de lo posible, en los modelos del ejército
norteamericano. Otros objetos diversos que no tenían ningún sentido intrínseco pero que se tejerían en el
tapiz del viaje imaginario de Quail, coincidiendo con sus recuerdos: media pieza antigua de plata de
cincuenta centavos, varias citas de los sermones de John Donne escritas incorrectamente, cada una de ellas
en un trozo independiente de papel transparente como de seda, varias cajas de cerillas de bares de Marte,
una cuchara de acero inoxidable en la que había grabado Propiedad de la Cooperativa Nacional de la
Cúpula Marciana, una cinta grabada que...
Sonó el intercomunicador:
—Señor McClane, siento molestarle pero ha ocurrido algo terrible. Quizás sea mejor que baje. Quail
está ya bajo sedante; reaccionó bien a la narquidrina; está completamente inconsciente y se muestra
receptivo. Pero...
—Ahora voy —percibiendo algún problema, McClane salió de su oficina; llegó en seguida a la zona de
trabajo.
En una cama higiénica estaba tendido Douglas Quail, respirando lenta y regularmente, con los ojos
prácticamente cerrados; parecía vagamente consciente (sólo vagamente) de los dos técnicos y, ahora, del
propio McClane.
—¿No hay espacio para insertar los esquemas nemotécnicos falsos? —McClane estaba irritado—.
Basta con borrar dos semanas de trabajo; trabaja de empleado en la Oficina de Emigración de la Costa
Oeste, en el departamento del gobierno, así que tiene que haber tenido dos semanas de vacaciones en el
último año. Eso bastaría. —Los pequeños detalles le irritaban. No podía evitarlo.
—El problema —dijo ásperamente Lowe—, es completamente distinto.
Se inclinó sobre la cama y dijo a Quail:
—Cuéntele al señor McClane lo que nos dijo —luego añadió, volviéndose a McClane—: Escuche
atentamente.
Los ojos gris verdosos del hombre que estaba tendido en la cama se centraron en la cara de McClane.
La mirada, observó inquieto, se había hecho dura; los ojos tenían un brillo liso, inorgánico, como de piedras
semipreciosas desgastadas. No le gustaba lo que veía; aquel brillo era demasiado frío.
—¿Qué quieren ustedes ahora? —dijo ásperamente Quail—. Me han descubierto. Salgan de aquí antes
que los haga pedazos. —Miró atentamente a McClane—. Sobre todo usted —continuó—: Usted está a
cargo de esta operación de contraespionaje.
—¿Cuánto tiempo estuvo usted en Marte? —dijo Lowe.
—Un mes —respondió Quail.
—¿Con qué propósito vino usted aquí? —exigió Lowe.
Quail frunció los labios; le miró pero no dijo nada. Por fin, arrastrando las palabras para darles un tono
hostil, dijo:
—Soy agente de Interplan, ya se lo dije. ¿Es que no se acuerda? Lleve a su jefe la cinta audiovisual y
déjeme en paz.
Luego cerró los ojos; el brillo frío se desvaneció.
McClane sintió, instintivamente, una sensación de alivio.
—Es un hombre duro, señor McClane —dijo quedamente Lowe.
—Dejará de serlo —dijo McClane— cuando le hagamos perder la secuencia nemotécnica otra vez.
Será tan pusilánime como antes. —Luego dijo, dirigiéndose a Quail—: Así que por eso quería usted ir a
Marte, por eso tenía tantas ansias de hacerlo.
Sin abrir los ojos, Quail dijo:
—Yo nunca quise ir a Marte. Se me asignó esa tarea.… me dieron esa misión y fui… Bueno, sí, admito
que sentía cierta curiosidad; ¿y quién no?
Abrió de nuevo los ojos y los examinó a los tres, en particular a McClane.
—Me han dado una auténtica droga de la verdad; despierta cosas de las que ya no tenía el menor
recuerdo.
Pareció meditar unos instantes.
—¿Y Kristen? —dijo, hablando casi para sí mismo—. ¿Estaría metida en esto? Un contacto de
Interplan controlándome... para asegurarse que no recupere la memoria... no es extraño que se opusiese
tanto a mis deseos de ir allí.
—Créame, por favor, señor Quail —dijo McClane—; dimos con esto por puro accidente. El trabajo
que hacemos...
—Le creo —dijo Quail. Parecía cansado ya; la droga seguía penetrando en él cada vez más
profundamente.
—¿Dónde dije qué había estado? —murmuró—. ¿En Marte? Me cuesta trabajo recordar... sé que me
gustaría conocerlo; como a todo el mundo. Pero yo... —su voz se desvanecía—. Sólo soy un empleado
insignificante.
Lowe se incorporó y dijo a su superior:
—Él deseaba un recuerdo falso que correspondía a un viaje que realmente hizo. Y una razón falsa que
fue la razón real. Está diciendo la verdad; la narquidrina hizo efecto hace ya rato. El viaje es muy vívido en
su mente... al menos bajo sedante. Pero al parecer no lo recuerda de otro modo. Alguien, probablemente
en un laboratorio de ciencias militares del gobierno, borró sus recuerdos conscientes; lo único que sabía era
que ir a Marte significaba para él algo especial, y también el ser agente secreto. No pudieron borrar eso; no
es un recuerdo sino un deseo, indudablemente el mismo que le empujó a ofrecerse voluntario para la misión
en un principio.
El otro técnico, Keller, dijo a McClane:
—¿Qué hacemos? ¿Implantar un esquema nemotécnico falso sobre el recuerdo auténtico? Es imposible
saber lo que resultará de eso; podría recordar algo del viaje verdadero, y la confusión podría provocar un
proceso de psicosis. Tendría que mantener dos premisas opuestas en su mente de modo simultáneo: que
fue a Marte y que no fue. Que es un auténtico agente de Interplan y que no lo es. Creo que deberíamos
despertarle sin implantarle ningún recuerdo falso y echarle de aquí; puede ser peligroso.
—De acuerdo— dijo McClane. Se le ocurrió una idea—. ¿Puede usted predecir lo que recordará
cuando desaparezcan los efectos del sedante?
—No hay modo de saberlo —dijo Lowe—. Lo más probable es que tenga un recuerdo difuso y vago
de su viaje real. Y tendrá posiblemente grandes dudas de su autenticidad; quizás piense que nuestro
programa alteró algún mecanismo. Y recordará haber venido aquí; eso no se borraría... a menos que
quisiera usted borrarlo.
—Cuanto menos nos mezclemos en este asunto —dijo McClane—, mejor. Es peligroso; hemos sido lo
bastante idiotas, o lo bastante desdichados, para descubrir a un auténtico espía de Interplan que tenía una
cobertura tan perfecta que hasta ahora ni siquiera él sabía que lo era... o más bien que lo es.
Cuanto antes se quitasen de encima a aquel hombre que decía llamarse Douglas Quail mejor.
—¿Van a distribuir los expedientes Tres y Sesenta y Dos en su casa? —dijo Lowe.
—No —dijo McClane—. Y le devolveremos la mitad de los honorarios.
—¡La mitad! ¿Por qué la mitad?
—Me parece una buena solución de compromiso —dijo McClane sin mucha convicción.
Mientras el taxi le llevaba de vuelta a su casa, ubicada en el extremo residencial de Chicago, Douglas
Quail se decía que resultaba agradable estar otra vez en la Tierra.
El mes que había pasado en Marte comenzaba a difuminarse en su memoria; sólo tenía una imagen de
grandes cráteres, de la vieja erosión omnipresente en las colinas, en la vitalidad, en el movimiento mismo.
Un mundo de polvo donde apenas si sucedían cosas, donde uno se dedicaba la mayor parte del día a
comprobar y revisar la fuente portátil de oxígeno que llevaba encima. Y luego las formas de vida, los
insignificantes y modestos cactus de color entre gris y marrón y los gusanos.
Había traído varios ejemplares de fauna marciana, que había podido pasar por la aduana porque los
llevaba escondidos. Aunque en realidad no representaban ninguna amenaza; no podían sobrevivir en la
pesada atmósfera de la Tierra.
Buscando en el bolsillo de la chaqueta intentó localizar el recipiente de los gusanos marcianos...
Y, en vez de él, encontró un sobre.
Lo abrió y descubrió, asombrado, que contenía setenta créditos, en billetes de bajo valor.
«¿De dónde salía aquello? —se preguntó—. ¿No había gastado hasta el último poscrédito de su viaje?»
Con el dinero había un trozo de papel que decía: «Devolución de la mitad de los honorarios. McClane».
Y luego la fecha. La fecha de aquel mismo día.
—Recuerdo —dijo en voz alta.
—¿Qué recuerda, señor o señora? —inquirió respetuoso el robot conductor del taxi.
—¿Tiene una lista telefónica? —preguntó Quail.
—Desde luego, señor o señora.
Se abrió un panel con la lista telefónica micrograbada del condado de Cook.
—Tiene un nombre extraño —dijo Quail mientras repasaba las páginas de la sección amarilla.
Luego sintió miedo; un miedo espectante.
—Aquí está —dijo—. Lléveme allí, a Rekal, Incorporated. He cambiado de idea. No quiero ir a casa.
—De acuerdo, señor o señora, como quiera —dijo el conductor. Un momento después el taxi avanzaba
en dirección opuesta.
—¿Puedo usar su teléfono? —preguntó.
—Haga lo que guste —dijo el conductor robot. Y le ofreció un relumbrante teléfono de color, del nuevo
modelo de tres dimensiones, tipo emperador.
Marcó el número de su casa, y tras una pausa vio una imagen de Kristen en la pantalla, en miniatura
pero asombrosamente realista.
—He estado en Marte —le dijo.
—Estás borracho —dijo ella mirándole torva y burlonamente—. O algo peor.
—Es la verdad.
—¿Cuándo? —preguntó ella.
—No lo sé. —Se sentía confuso—. Un viaje simulado, supongo. Por medio de una de esas agencias
nemotécnicas artificiales o extrafácticas. No lo sé.
—Estás borracho —dijo Kristen cansinamente. Y desconectó.
El desconectó también, ruborizándose. Siempre el mismo tono, se dijo. Siempre las mismas respuestas,
como si ella lo supiese todo y él no supiese nada. Qué matrimonio.
Un momento después el taxi se detuvo junto a la acera ante un edificio rosado muy atractivo y moderno,
sobre el que un letrero de neón policromo y cambiante decía: REKAL INCORPORATED.
La recepcionista, muy elegante y desnuda de la cintura para arriba, le miró con sorpresa y tardó unos
instantes en recuperarse.
—Hola, señor Quail —dijo nerviosa—. ¿Cómo está usted? ¿Se le olvidó algo?
—Vengo por el resto del dinero —dijo él.
Más tranquila ya, la recepcionista dijo:
—¿El dinero? Creo que está usted en un error, señor Quail. Estuvo usted aquí hablando sobre la
posibilidad de un viaje extrafáctico para usted, pero... —encogió sus pálidos y suaves hombros—. Según
tengo entendido, no hizo usted el viaje.
—Lo recuerdo todo, señorita —dijo Quail—. Mi carta a Rekal, Incorporated, que puso en marcha
todo el asunto. Recuerdo mi llegada aquí, mi entrevista con el señor McClane. Luego los dos técnicos del
laboratorio que me administraron la droga.
No era extraño que la empresa le hubiese devuelto la mitad de los honorarios. El recuerdo falso de su
«viaje a Marte» no había resultado... al menos no del todo. No, según lo prometido.
—Señor Quail —dijo la chica—, aunque sea un empleado de poca categoría es usted atractivo y el
enfurecerse estropea sus rasgos. Si se tranquilizase, yo podría, ejem, irme con usted...
Quail se puso furioso.
—Le recuerdo —dijo ferozmente—. Por ejemplo, el hecho que sus pechos estén rociados de azul; eso
se me grabó. Y recuerdo que el señor McClane me prometió que si recordaba mi visita a Rekal,
Incorporated me devolvería todo mi dinero. ¿Dónde está el señor McClane?
Tras un rato de espera (probablemente todo lo largo que pudieron lograr) se encontró una vez más
sentado frente a la impresionante mesa de nogal, exactamente igual que una hora antes.
—Vaya técnica la suya —dijo sardónicamente Quail; su disgusto y su resentimiento eran enormes—. Mi
supuesto «recuerdo» de un viaje a Marte como agente secreto de Interplan es nebuloso y vago y lleno de
contradicciones. Y sin embargo recuerdo claramente mis tratos aquí con su gente. Creo que debo
comunicar esto al Departamento de Control de los Negocios.
Ardía de cólera; la sensación de haber sido engañado le dominaba por completo, había destruido su
habitual aversión a participar en una confrontación pública.
Con aire suave, además de cauto, el señor McClane dijo:
—Capitulamos, Quail. Le devolveremos todo su dinero. Admito que no hicimos absolutamente nada
por usted. —Su tono era resignado.
—Ni siquiera me proporcionaron —dijo Quail acusando— los diversos objetos que usted afirmó que
«me demostrarían» que había estado en Marte. Todos los cuentos que me endosó no se han materializado
para nada. Ni siquiera tengo el billete. No tengo postales. Ni pasaporte. Ni pruebas de las inyecciones de
inmunización. Ni...
—Escuche, Quail —dijo McClane—. Suponga que le digo...
Se interrumpió.
—Dejémoslo —pulsó un botón del intercomunicador—. Shirley, entregará usted un cheque de
quinientos setenta créditos más al señor Douglas Quail. Gracias.
Desconectó y luego miró a Quail.
Apareció el cheque; la recepcionista lo colocó ante McClane y se desvaneció una vez más, dejando
solos a los dos hombres, que aún se miraban frente a frente por encima de la superficie de la gran mesa de
nogal.
—Permítame que le dé un consejo —dijo McClane después de firmar el cheque y pasárselo—. No
hable de su, ejem, de su reciente viaje a Marte con nadie.
—¿Qué viaje?
—Bueno, esa es la cuestión —dijo, tercamente, McClane—. El viaje que recuerda usted parcialmente.
Haga como que no lo recuerda, finja que nunca tuvo lugar. No me pregunte por qué; pero siga mi consejo:
será mucho mejor para todos nosotros.
Había comenzado a transpirar. Copiosamente.
—Y ahora, señor Quail, tengo otros asuntos pendientes, tengo que ver a otros clientes. —Se levantó y
empujó a Quail hacia la puerta.
Cuando abrió la puerta, Quail dijo:
—Una empresa que trabaja tan mal no debería tener ningún cliente —y cerró de un portazo.
Camino a casa, en el taxi, Quail fue redactando mentalmente la carta de queja al Departamento de
Control de Negocios, División Tierra. En cuanto llegase a casa tomaría su máquina de escribir y la
escribiría; estaba convencido que tenía el deber de advertir a otras personas contra Rekal, Incorporated.
Cuando llegó a su apartamento se sentó ante su Hermes Rocket portátil, abrió un cajón para buscar
papel de copias... y vio una pequeña caja familiar. Una caja que había llenado cuidadosamente en Marte
con fauna marciana y que había logrado pasar de contrabando por la aduana.
Al abrir la caja vio, asombrado, seis gusanos muertos y varios especímenes de seres unicelulares de los
que se alimentaban los gusanos marcianos. Los protozoos estaban secos, marchitos, pero los reconoció;
había tardado todo un día en encontrarlos entre las grandes y extrañas rocas oscuras. Un maravilloso e
iluminador paseo de exploración.
Pero yo no fui a Marte, analizó.
Sin embargo, por otra parte...
Apareció Kristen en la puerta, cargada de comestibles en una bolsa marrón pálido.
—¿Cómo estás en casa a estas horas? —su voz, igual hasta la eternidad, era acusatoria.
—¿Fui a Marte? —le preguntó—. Tú lo sabrías.
—No, claro que no fuiste a Marte; deberías saberlo, supongo. ¿No estás siempre deseando ir?
—Dios mío —dijo—, estoy seguro de haber ido. —Tras una pausa añadió—: Y al mismo tiempo creo
que no fui.
—A ver si te aclaras.
—¿Cómo? —hizo un gesto desesperado—. Tengo ambos recuerdos dentro de la cabeza; uno es real y
el otro no lo es, pero no puedo diferenciarlos. ¿Por qué no puedo confiar en ti? Ellos no trataron contigo.
Al menos podría hacer esto por él; aunque jamás hiciese otra cosa.
Kristen dijo con una voz llana y controlada:
—Doug, si no te controlas, estamos listos. Tendré que dejarte.
—Tengo problemas —dijo él, con voz áspera; sintió un escalofrío—. Probablemente sea un problema
psicológico; espero que no, pero... quizás lo sea. Lo explicaría todo.
Dejando la bolsa de alimentos, Kristen se dirigió al armario.
—Te hablo en serio —dijo quedamente; se quitó la chaqueta, la colgó y volvió a la puerta de calle—.
Te telefonearé un día de estos, pronto. Adiós, Doug. Espero que puedas salir de esto; te pido realmente
que lo hagas. Por tu propia seguridad.
—Espera —dijo él, desesperado—. Dímelo de forma terminante; dime si fui o no fui... lo que sea. —
Pero ellos quizás hubiesen alterado también su secuencia nemotécnica, pensó.
Se cerró la puerta. Su mujer le había abandonado. ¡Al fin!
—Bueno, está bien —dijo una voz detrás de él—. Ahora levanta las manos, Quail. Y vuélvete también,
por favor, y mira hacia aquí.
Se volvió instintivamente, sin levantar las manos.
El hombre que le miraba vestía el uniforme color melocotón del Departamento de Policía Interplanetaria,
y su arma parecía ser un modelo de las Naciones Unidas. Y, por alguna extraña razón, aquel individuo le
resultaba familiar; familiar de un modo nebuloso y confuso, indeterminable. Por fin, levantó las manos.
—Recuerdas tu viaje a Marte —dijo el policía—. Sabemos todo lo que has hecho hoy y conocemos
todos tus pensamientos... en particular tus importantísimos pensamientos durante el viaje de Rekal,
Incorporated a casa —y añadió una explicación—: implantamos un transmisor telepático en tu cráneo; nos
mantiene constantemente informados.
Un transmisor telepático; fabricado con plasma vivo que se había descubierto en la Luna. Se estremeció
con una sensación de repugnancia. Tenía dentro de sí aquello, aquella cosa viva dentro de su propio
cerebro, alimentándose, escuchando, alimentándose. Pero la Policía Interplanetaria lo utilizaba; esto había
salido incluso en los homeoartículos. Así que, pese a lo desagradable que era, quizás fuese cierto.
—¿Pero por qué a mí? —dijo ásperamente Quail. ¿Qué había hecho él... o pensado? ¿Y qué tenía esto
que ver con Rekal, Incorporated?
—En realidad —dijo el policía de Interplan—, esto no tiene nada que ver con Rekal; es algo entre tú y
nosotros. —Indicó su oído derecho—. Aún sigo recibiendo tus procesos mentales a través del transmisor
cefálico.
Quail vio en la oreja de aquel hombre un pequeño aparato de plástico blanco.
—Por eso debo advertirte: todo lo que pienses puede ser utilizado contra ti. —Sonrió—. No es que
eso importe ya; ya que bajo los efectos de la narquidrina hablaste al señor McClane y a sus técnicos de tu
viaje; dijiste a dónde fuiste, para quién trabajas y parte de lo que hiciste. Están muy asustados. Lamentan
haberte conocido. —Luego añadió meditabundo—: Y tienen razón.
—Yo nunca hice ningún viaje —dijo Quail—. Es una secuencia nemotécnica falsa incorrectamente
implantada por los técnicos de McClane.
Pero luego pensó en la caja, la caja en su escritorio que contenía formas de vida marcianas. Y el trabajo
que le había costado reunirlas; esto desde luego era auténtico. A menos que McClane lo hubiese
preparado todo. Quizás aquello fuese una de las «pruebas» que le había mencionado McClane.
«El recuerdo de mi viaje a Marte —pensó—, no me convence... pero por desgracia ha convencido al
Departamento de Policía Interplanetaria. Creen que realmente fui a Marte y que, al menos parcialmente,
soy consciente de ello.»
—No sólo sabemos que fuiste a Marte —dijo el policía de la Interplan, contestando a sus
pensamientos—, sino que sabemos que recuerdas ahora lo suficiente para crear dificultades. Y no tendría
ninguna utilidad que borrásemos tu recuerdo consciente de todo esto, porque si lo hiciésemos simplemente
te presentarías en Rekal, Incorporated otra vez, y sería volver a empezar. Y no podemos meternos con
McClane y su negocio porque no tenemos jurisdicción más que sobre nuestra propia gente. En realidad
McClane no ha cometido ningún delito —miró a Quail—. Ni tampoco tú, teóricamente. No fuiste a Rekal,
Incorporated con la idea de recuperar tu memoria; fuiste, como comprendimos, por la razón habitual por
la que lo hace la gente... El amor por la aventura de las gentes sencillas... —Luego añadió—: Por desgracia
tú no perteneces a ese grupo, y ya has tenido demasiadas emociones; lo que menos necesitabas de todo el
universo era un servicio de Rekal, Incorporated. Nada podría haber sido peor para ti y para nosotros. Y,
en realidad, para McClane.
—¿Por qué puede ser peligroso para vosotros —dijo Quail— el que recuerde mi viaje, mi supuesto
viaje, y lo que hice allí?
—Por que lo que tú hiciste no está de acuerdo con nuestra gran imagen pública de Padre Blanco
Protector. Hiciste, por nosotros, lo que nunca hacemos. Como llegarás a recordar... gracias a la
narquidrina. Esa caja de gusanos y algas muertas lleva seis meses en un cajón de tu escritorio, desde que
regresaste. Y en ningún momento mostraste la menor curiosidad por ella. Ni siquiera supimos que la tenías
hasta que la recordaste cuando volvías a casa en el taxi; entonces vinimos aquí a buscarla —añadió sin
necesidad—, pero no tuvimos suerte. No hubo tiempo suficiente.
El segundo policía de Interplan se acercó al primero; los dos conferenciaron brevemente. Entre tanto,
Quail pensaba con gran rapidez. Ahora recordaba más, el policía tenía razón en lo de la narquidrina.
También ellos, la Interplan, debían utilizarla. Era lo más probable. ¿Probable? Estaba convencido que lo
hacían; les había visto aplicársela a un preso. ¿Dónde había sido aquello? ¿En alguna parte de la Tierra?
Más probablemente en la Luna, decidió, viendo alzarse la imagen de su vacilante (aunque cada vez menos)
memoria. Y recordó algo más. La razón para que le enviasen a Marte; el trabajo que había hecho allí.
No era extraño que le hubiesen borrado el recuerdo.
—Oh, Dios mío —dijo el primero de los dos policías de Interplan, interrumpiendo su conversación con
el otro; había captado, evidentemente, los pensamientos de Quail—. Bueno, esto es mucho peor; ahora ya
no habrá solución. —Caminó hacia Quail, apuntándole de nuevo con su pistola—. Tendremos que matarte
ahora mismo —dijo.
Su compañero dijo con nerviosidad:
—¿Por qué ahora mismo? Podemos simplemente llevarle a la Interplan de Nueva York y dejarle allí,
para que ellos...
—Él sabe por qué tiene que ser inmediatamente —dijo el primer policía, que también parecía nervioso
ahora. Quail comprendió que era por una razón totalmente distinta. Había recuperado de pronto casi por
completo su memoria. Y comprendía perfectamente el nerviosismo del policía.
—En Marte —dijo ásperamente Quail—, maté a un hombre. Después de burlar a quince
guardaespaldas. Algunos de ellos armados con pistolas como las vuestras.
Interplan le había adiestrado durante un período de cinco años para convertirle en un asesino. Un
asesino profesional. Sabía desembarazarse de adversarios armados... como aquellos policías; y el del
receptor en la oreja lo sabía también.
Si actuaba con suficiente rapidez...
La pistola disparó. Pero se había hecho a un lado y al mismo tiempo derribado al policía que la
empuñaba. En un instante logró apoderarse de la pistola y apuntó al otro policía, que le miraba confuso.
—Leía en mis pensamientos —dijo Quail, jadeando por el esfuerzo—. Sabía lo que iba a hacer, pero
de todos modos lo hice.
Incorporándose, el policía derribado gruñó:
—No utilizará la pistola contra ti, Sam; puedo leer lo que piensa. Sabe que está liquidado, sabe que
nosotros lo sabemos también. Vamos, Quail.
Laboriosamente, gimiendo de dolor, consiguió ponerse en pie. Extendió la mano, vacilante.
—La pistola —dijo a Quail—. No puedes utilizarla, y si me la devuelves puedo garantizarte que no te
mataré; tendrás una oportunidad, decidirá sobre tu caso un funcionario superior de la Interplan, no yo.
Quizás puedan borrar otra vez tu recuerdo; no lo sé. Pero sabes por qué yo iba a matarte; no puedo evitar
que lo recuerdes. Así que mi razón por querer matarte es en cierto modo algo pasado.
Quail, sin soltar la pistola, salió de la casa, y corrió hacia el ascensor. «Si me sigues —pensó—, te
mataré. Así que no lo hagas.» Apretó el botón del ascensor y, un momento después, las puertas se
cerraron.
El policía no le había seguido. Evidentemente había captado sus decididos pensamientos y no había
querido correr el riesgo.
El ascensor descendió. Había conseguido escapar... por aquella vez. Pero ¿qué pasaría la siguiente? ¿A
dónde iría?
El ascensor llegó abajo; un momento después Quail se perdía entre la multitud de ciudadanos que
corrían por los canales. Le dolía la cabeza y se sentía mal. Pero por lo menos se había librado de una
muerte segura; habían estado a punto de matarle allí mismo, en su propia casa.
«Y probablemente vuelvan a hacerlo —pensó—. Cuando me encuentren. Y con este transmisor dentro,
no tardarán mucho.»
Irónicamente, había conseguido lo mismo que había pedido a Rekal, Incorporated: Aventuras, peligros,
la policía de Interplan tras él, un viaje secreto y peligroso a Marte en el que se jugaba la vida... todo lo que
él había querido como recuerdo falso.
Las ventajas de un simple recuerdo, y nada más, podía apreciarlas ahora.
En el banco del parque, solo, se puso a observar ceñudo una bandada de pertos, unas semiaves
importadas desde las dos lunas de Marte, capaces de elevarse a gran altura en su vuelo, incluso con la
inmensa gravedad de la Tierra.
«Quizás pudiese volver a Marte —pensó—. Pero, ¿luego qué?»
Marte sería peor: la organización política a cuyo jefe había asesinado le localizaría en cuanto saliese de
la nave; allí tendría a la Interplan y a ellos tras él.
—¿Oyes mi pensamiento? —preguntó. Acabaría paranoico; allí sentado, solo, les sentía controlándole,
registrándole, analizándole... Se estremeció, se levantó, caminó sin objetivo, las manos profundamente
hundidas en los bolsillos—. No importa a dónde vaya —comprendió—. Siempre estaréis conmigo.
Mientras tenga este intruso dentro de la cabeza.
»Haré un trato contigo —pensó para sí, y para ellos—. ¿No podríais imprimir un patrón de recuerdo
falso de nuevo en mi mente, como hicisteis antes, según el cual yo hubiese vivido una vida rutinaria y normal
y nunca hubiese ido a Marte, jamás hubiese visto un uniforme de la Interplan de cerca y nunca hubiese
manejado una pistola?
—Como te hemos explicado detenidamente, eso no bastaría —contestó una voz dentro de su cerebro.
Se detuvo, atónito.
—Antes nos comunicábamos contigo así —continuó la voz—. Cuando operabas en el campo, en
Marte. Hacía meses que no lo hacíamos. Supusimos, en realidad, que no tendríamos que volver a hacerlo.
¿Dónde estás?
—Caminando —dijo Quail— hacia la muerte.
«Voy para que me maten las pistolas de vuestros agentes», pensó.
—¿Por qué estáis tan seguros que aquello no bastaría? —preguntó—. ¿Es que no funcionan la técnicas
de Rekal?
—Como dijimos, si se te diese un grupo de recuerdos medios, normales, te sentirías... inquieto. Irías a
parar inevitablemente a Rekal o a uno de sus competidores de nuevo. No podemos correr otra vez el
riesgo.
—Supongo —dijo Quail— que una vez cancelados mis recuerdos auténticos pueden implantarse
recuerdos más vitales e interesantes que los ordinarios. Algo que satisfaga mis deseos. Supongo que lo
habréis comprobado; probablemente me admitieseis en un principio por esos mismos deseos. Pero tenéis
que ser capaces de entregarme algo parecido... algo igual: Yo era el hombre más rico de la Tierra hasta
que entregué todo mi dinero para instituciones educativas. O, por ejemplo, un famoso explorador del
espacio profundo. Cualquier cosa de ese tipo. ¿No serviría?
Silencio.
—Intentadlo —dijo desesperadamente—. Consultad con algunos de vuestros psiquiatras militares de
primera fila; explorad mi mente. Descubrid cuáles son mis máximos anhelos. —Intentó pensar— Mujeres.
Miles de mujeres, como Don Juan. Un Don Juan interplanetario... una amante en cada ciudad de la Tierra,
la Luna y Marte. Pero que lo abandonó todo, cansado. Por favor —suplicó—. Intentadlo.
—¿Te rendirías entonces voluntariamente? —preguntó la voz dentro de su cabeza—. ¿Te rendirías si
aceptásemos probar con esa solución? ¿Si fuese posible?
—Sí —dijo, tras dudar unos instantes—. Correré el riesgo —pensó—, que sencillamente me matéis.
—Haz tú el primer movimiento —dijo la voz—. Dirígete hacia nosotros. E investigaremos las
posibilidades. Pero si no podemos hacerlo, si tus auténticos recuerdos comienzan a brotar otra vez como lo
han hecho ahora, entonces... —hubo un silencio y luego la voz concluyó—: tendremos que destruirte.
Supongo que lo comprenderás. Bueno, Quail, ¿aún quieres intentarlo?
—Sí —dijo. Porque la alternativa era la muerte inmediata... y segura. Al menos así tenía una
oportunidad, por pequeña que fuese.
—Preséntate en nuestro cuartel general de Nueva York —continuó la voz del policía de Interplan—. En
el número 580 de la Quinta Avenida, duodécimo piso. En cuanto te hayas rendido, nuestros psiquiatras se
ocuparán de ti; haremos pruebas de tu deseo más íntimo, tu fantasía más anhelada... y luego te llevaremos
otra vez a Rekal, Incorporated; solicitaremos su colaboración para que satisfagan ese deseo mediante
retrospección sustituta subrogada. Y... buena suerte. Te debemos algo; actuaste como instrumento eficaz
en beneficio nuestro.
No había malicia en aquella voz; en realidad si ellos, la organización, sentía algo hacia él era simpatía.
—Gracias —dijo Quail. Y empezó a buscar un taxi robot.
—Señor Quail —dijo el serio y viejo psiquiatra de la Interplan—, posee usted una fantasía-sueño muy
interesante. Probablemente su conciencia ni siquiera se lo imagina. Esto es bastante común; por otra parte
espero que no le inquiete demasiado enterarse.
El oficial de alta graduación de la Interplan que estaba presente dijo con aspereza:
—Es mejor que no esté demasiado alterado cuando lo oiga, si espera conservar la vida.
—A diferencia de la fantasía de desear ser un agente secreto de la Interplan —continuó el psiquiatra—,
lo que, siendo producto de la madurez, relativamente hablando, tenía cierta plausibilidad, esta producción
es un sueño grotesco de su niñez; no es extraño que no fuese capaz de recordarlo. Su fantasía es ésta: tiene
usted nueve años y camina por un sendero en el campo. Una nave espacial, bastante rara, procedente de
otro sistema solar, aterriza directamente frente a usted. Sólo usted, señor Quail, la ve en la Tierra. Las
criaturas que hay dentro son muy pequeñas y desvalidas, una especie de ratones de campo, aunque se
proponen invadir la Tierra; pronto les seguirán otras decenas de miles de naves que esperan a que éste
grupo de observación dé la señal.
—Y supongo que los detengo —dijo Quail, experimentando una mezcla de repugnancia y
complacencia—. Yo sólo acabo con ellos. Probablemente a pisotones.
—No —dijo pacientemente el psiquiatra—. Usted impide la invasión, pero no destruyéndolos. En vez
de eso, se muestra amable y cordial con ellos, aunque por telepatía (que es el sistema de comunicación de
estos seres) sabe por qué han venido. Ellos jamás han visto rasgos tan humanitarios en un organismo
inteligente, y para mostrar su agradecimiento hacen un trato con usted.
—No invadirán la Tierra mientras yo siga vivo —dijo Quail.
—Exactamente —dijo el psiquiatra al oficial de la Interplan—. Puede ver que esto se ajusta a su
personalidad, pese a su burla fingida.
—Así que simplemente existiendo —dijo Quail, sintiendo una creciente satisfacción—, simplemente con
estar vivo, logro librar a la Tierra de una amenaza. Entonces soy la persona más importante de la Tierra.
Sin alzar siquiera un dedo.
—Así es, señor —dijo el psiquiatra—, y eso forma la base de su psique, es una fantasía infantil sobre la
que se apoya su vida. Sin terapia de profundidad y sin droga, nunca la hubiese recordado. Pero ha existido
siempre dentro de usted; se ha mantenido sumergida, pero nunca se ha apagado.
El alto funcionario dijo a McClane, que estaba allí sentado escuchando atentamente:
—¿Puede usted implantar un esquema nemotécnico extrafáctico de este tipo en él?
—Manejamos todos los tipos de deseo-fantasía que existen —dijo McClane—. Francamente, me he
encontrado con muchos peores que éste. Claro que podemos hacerlo. Dentro de veinticuatro horas no sólo
deseará haber salvado la Tierra; creerá con toda certeza que sucedió realmente.
—Entonces puede empezar a trabajar —dijo el funcionario de policía—. Como preparación hemos
borrado una vez más el recuerdo de su viaje a Marte.
—¿Que viaje a Marte? —preguntó Quail.
Nadie le contestó, así que, a regañadientes, archivó la pregunta. Y, de todos modos, ya había aparecido
un vehículo de la policía; él, McClane y el alto funcionario lo abordaron camino a Chicago, concretamente
a Rekal, Incorporated.
—Será mejor que no cometan ningún error esta vez —dijo el funcionario al nervioso McClane.
—No veo en qué podríamos equivocarnos —murmuró McClane, sudando—. Esto no tiene nada que
ver con Marte ni con la Interplan. Impedir él solo una invasión de la Tierra por otro sistema estelar. —
Meneó la cabeza—. En fin, vaya sueño. Y por la simple fuerza de la virtud; sin ninguna violencia. Muy
bonito. —Se enjugó la frente con un gran pañuelo de lino.
Nadie decía nada.
—En realidad —dijo McClane— es conmovedor.
—Pero arrogante —dijo secamente el funcionario—. En cuanto él muera, la invasión continuará. No es
extraño que lo olvidara; es la fantasía más grandiosa que conozco. —Miró a Quail de reojo, con
desaprobación—. Y pensar que incluimos a este individuo en nuestra nómina...
Cuando llegaron a Rekal, Incorporated la recepcionista, Shirley, les recibió sin aliento en la oficina
exterior.
—Bienvenido otra vez, señor Quail —agitaba sus pechos como melones (aquel día pintados de naranja
incandescente), temblando de nerviosismo—. Lamento que todo funcionase tan mal antes; estoy segura
que esta vez todo irá mejor.
McClane, que seguía enjugándose la frente con su pañuelo de lino irlandés, dijo:
—Irá mejor, desde luego. —Moviéndose con rapidez se adelantó a Lowe y a Keeler, y los condujo,
junto con Douglas Quail, a la zona de trabajo, y luego, con Shirley y el funcionario de alta graduación,
regresó a su oficina. Ahí esperarían.
—¿Tenemos un expediente para este caso, señor McClane? —preguntó Shirley, tropezando con él en
su agitación y ruborizándose luego, tímidamente.
—Creo que sí. —Intentó recordar, luego desistió y consultó el formulario—. Una combinación —
decidió en voz alta— de los expedientes Ochenta y Uno, Veinte y Seis.
De la sección abovedada de la cámara que había detrás de su mesa sacó los expedientes, y los puso
sobre la mesa para inspeccionarlos.
—Del Ochenta y Uno —explicó—, una varita mágica curadora, regalo de la raza de seres de otro
sistema al cliente... en esta ocasión el señor Quail. Una prueba de su gratitud.
—¿Funciona? —preguntó con curiosidad el funcionario de policía.
—Funcionó una vez —explicó McClane—. Pero, en fin, ¿sabe?, el individuo en cuestión la utilizó hace
años, curando a diestra y siniestra. Ahora es sólo un recuerdo que funcionó espectacularmente.
Rió entre dientes y luego abrió la carpeta del expediente número Veinte.
—Un documento del secretario general de la ONU dándole las gracias por salvar la Tierra; éste no nos
servirá, porque parte de la fantasía de Quail es que nadie sabe de la invasión más que él, pero por razones
de verosimilitud lo incluiremos.
Inspeccionó luego el expediente número Seis. ¿Qué había allí? No podía recordar. Frunciendo el ceño,
hurgó en la bolsa de plástico mientras Shirley y el oficial de la Interplan observaban atentamente.
—Aquí dice quiénes eran ellos —dijo McClane—. Y de dónde procedían. Incluye un mapa estelar
detallado que indica la ruta que siguieron para llegar aquí y el sistema de origen. Por supuesto, está
redactado en su idioma y en su alfabeto, así que él no puede leerlo. Pero recuerda que ellos se lo leyeron
en su propia lengua.
Colocó los tres objetos en el centro de la mesa.
—Habrá que llevar esto a casa de Quail —explicó al funcionario—. De modo que los encuentre cuando
regrese a ella. Y eso confirmará su fantasía. PAN... Procedimiento de Actuación Normal.
Rió entre dientes con cierta aprensión, preguntándose como les iría a Lowe y a Keeler.
Sonó el intercomunicador.
—Señor McClane, siento molestarle —era la voz de Lowe; se quedó helado al reconocerla, helado y
mudo—. Algo sucede. Creo que sería aconsejable que bajase usted aquí a supervisar. Como la otra vez, el
señor Quail reaccionó bien a la narquidrina; está inconsciente y relajado y se muestra receptivo. Pero...
McClane acudió corriendo a la zona de trabajo.
Douglas Quail estaba tendido en la camilla. Respiraba lenta y regularmente, tenía los ojos semicerrados
y una confusa conciencia de las personas que le rodeaban.
—Empezamos a interrogarle —dijo Lowe, muy pálido—, para descubrir exactamente cuando tuvo
lugar su recuerdo-fantasía de haber salvado la Tierra él solo. Y aunque parezca extraño...
—Ellos me dijeron que no lo contara —murmuraba Douglas Quail con voz mortecina, deformada por la
droga—. Ese fue el acuerdo. Yo no debía recordarlo siquiera. Pero, ¿cómo podría olvidar un
acontecimiento como ése?
—Supongo que sería difícil —reflexionó McClane—. Pero lo olvidó... hasta ahora.
—Incluso me dieron un pergamino —murmuró Quail—, como prueba de gratitud. Lo tengo escondido
en mi casa; se los enseñaré.
McClane dijo al funcionario de la Interplan que había bajado corriendo tras él:
—Bueno, les sugiero que consideren que es mejor no matarle. Si lo hiciesen «ellos» regresarían.
—Me dieron también una varita mágica invisible y destructora —murmuró Quail, con los ojos ya
totalmente cerrados—. Con ella maté en Marte a aquel hombre al que me enviaron a eliminar. Está en el
cajón de mi escritorio, junto con la caja de gusanos y de algas que recogí en Marte.
El funcionario de la Interplan, sin decir palabra, se volvió y salió de la zona de trabajo.
«Será mejor que archive otra vez los objetos de prueba de los expedientes», se dijo McClane con
resignación. Volvió a su oficina caminando lentamente. Incluyendo el documento del secretario general de
la ONU. Después de todo...
El auténtico probablemente no tardase en llegar.
F I N


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed