Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

martes, 5 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LOS DEFENSORES

LOS DEFENSORES
Philip K. Dick
 
 
 
Taylor se reclinó en la silla para leer el periódico de la mañana. El calor de la cocina y
el aroma a café se mezclaban con la tranquilidad de saber que aquel día no iría a trabajar.
Estaba en su Período de Descanso, el primero durante mucho tiempo, y se sentía feliz.
Pasó la página con un suspiro de satisfacción.
—¿Qué pasa? —preguntó Mary, de pie junto a la estufa.
—Arrasaron Moscú anoche —aprobó Taylor con un movimiento de cabeza—. Les
dieron una buena paliza: una bomba—. Ya era hora.
Agitó la cabeza de nuevo; todo contribuía a su buen humor: el ambiente confortable de
la cocina, la presencia de su atractiva esposa, la visión de los platos del desayuno y el
café. A esto se le podía llamar reposo. Y, además, las noticias sobre la guerra eran
buenas, buenas y satisfactorias. Le llenaban de orgullo: la satisfacción del deber
cumplido. Después de todo, él era una parte integrante del programa de guerra, no un
vulgar obrero de los que arrastran una carretilla cargada de cascotes, sino un técnico, uno
de los que prevén y planifican la espina dorsal de la guerra.
—Dice que los nuevos submarinos son casi perfectos. Espera a que entren en acción.
—Saboreó el éxito por adelantado—. Menuda sorpresa se llevarán los soviéticos cuando
les empiecen a bombardear desde el fondo del mar.
—Están haciendo un trabajo magnífico —asintió Mary sin demasiada convicción—.
¿Sabes lo que vimos hoy? Nuestro equipo ha conseguido un plomizo para enseñárselo a
los niños de la escuela. Lo vi un momento. Es estupendo que los niños vean el resultado
de sus esfuerzos, ¿no crees?
Paseó la mirada a su alrededor.
—Un plomizo —murmuró Taylor. Bajó poco a poco el periódico—. Bien, pero conviene
asegurarse antes de que haya sido descontaminado a conciencia. Es mejor no
arriesgarse.
—Oh, siempre los bañan antes de bajarlos —dijo Mary—. No se les ocurriría hacerlo de
otra forma. —Titubeó ante el impacto de un pensamiento—. Don, eso me recuerda...
—Lo sé —asintió él.
Adivinaba sus pensamientos. En los primeros días de la guerra, antes de que
empezaran a evacuarlos de la superficie, habían visto un tren hospital que descargaba a
los heridos, gente afectada por radiaciones atómicas. Recordaba su aspecto, la expresión
de sus rostros, lo que quedaba de ellos. No fue un espectáculo agradable.
Fueron muchos los afectados antes de que se completara el traslado a los
subterráneos. Y, como había muchos, no era difícil recordar.
Taylor miró a su esposa. Se había pasado los últimos meses pensando excesivamente
en aquello. Claro que todos lo hacían.
—Olvídalo —dijo—, pertenece al pasado. Arriba sólo quedan los plomizos, y a ellos no
les importa.
—Por eso mismo espero que tomen las suficientes precauciones cada vez que dejan
bajar a uno. Imagina que aún siga radiactivo...
—Olvídalo —rió él, levantándose de la mesa—. Vivimos un momento maravilloso.
Estaré en casa durante los dos próximos turnos. Mi única preocupación será descansar y
tomarme las cosas con calma. Hasta podríamos ir al cine, ¿qué te parece?
—¿Al cine? ¿Crees que vale la pena? Estoy harta de ver destrucción y ruinas. A veces
veo lugares que recuerdo, como San Francisco. Bombardearon San Francisco, el puente
se partió y cayó al agua. Me puse enferma. No me gusta ver esas cosas.
—¿No quieres saber lo que está pasando? Los seres humanos ya no sufren daños.
—¡Pero es horrible! No, Don, por favor —suplicó con el rostro contraído en un rictus de
dolor.
Don Taylor recogió su periódico con expresión malhumorada.
—De acuerdo, pero no hay muchas cosas que hacer. Y no lo olvides, sus ciudades aún
lo están pasando peor.
Ella asintió con un gesto. Taylor volvió las ásperas y delgadas páginas del periódico.
Había perdido el buen humor. ¿Por qué se pasaba el tiempo lloriqueando? Tal como iban
las cosas, no podían quejarse, sobre todo considerando que vivían bajo tierra, con un sol
artificial y comida artificial. Por supuesto que era irritante no ver el sol, carecer de libertad
de movimientos y contemplar siempre un paisaje de paredes metálicas, enormes y
ruidosas fábricas, cuarteles y arsenales, pero era preferible a vivir en la superficie. Algún
día se terminaría y regresarían. Nadie quería vivir así, pero era necesario.
Volvió la página con rabia, y el papel de mala calidad se rasgó. Maldita sea, el papel
era cada vez peor, así como la impresión y la tinta amarillenta...
Bien, todo se destinaba a la guerra, ya debería saberlo. ¿Acaso no era uno de los
cerebros?
Se autodisculpó y pasó a la otra habitación. La cama seguía sin hacer. Valdría la pena
arreglarla antes de la inspección de las siete. Era un cubículo perfecto y...
El videófono zumbó. Se inmovilizó. ¿Quién sería? Volvió sobre sus pasos y estableció
la comunicación.
—¿Taylor? —Un rostro se formó en la pantalla, un rostro ajado, grisáceo y ceñudo—.
Soy Moss. Lamento molestarte durante tu Período de Descanso, pero ha ocurrido algo. —
Agitó unos papeles—. Quiero que venga aquí ahora mismo.
—¿Qué pasa? ¿Tan urgente es? —Los tranquilos ojos grises le observaron,
inexpresivos y fríos—. Si me necesita en el laboratorio, iré. Me pondré el uniforme...
—No, no hace falta. Y no vaya al laboratorio. Nos encontraremos en la segunda planta
cuanto antes. Si utiliza el elevador rápido, llegará en media hora. Nos veremos allí.
La imagen se disipó.
—¿Quién era? —preguntó Mary desde el umbral de la puerta.
—Moss. Me necesita.
—Sabía que ocurriría.
—Bueno, de todas formas no te apetecía hacer nada. ¿Qué importa? —La amargura
se transparentaba en su voz—. Siempre es lo mismo, día tras día. Te traeré algo. Subo a
la segunda planta. Quizá me acerque lo bastante a la superficie como para...
—¡No! ¡No me traigas nada! ¡No deseo nada de la superficie!  
—De acuerdo, no lo haré. Y no digas más tonterías.
Ella le miró calzarse las botas sin decir nada.
 
Moss le saludó y Taylor unió su paso al del anciano. Trenes de carga herméticamente
cerrados ascendían sin cesar hacia la superficie por unas rampas, y desaparecían por
una abertura que comunicaba con la planta superior. Taylor contempló los vagones
cargados de maquinarias tubulares, armas nuevas, sin duda. Decenas de obreros
uniformados de gris se afanaban por todas partes, cargando, levantando y gritando. El
ruido en la planta era infernal.
—Buscaremos un sitio para hablar —dijo Moss—. Aquí no puedo darle más detalles.
Tomaron un ascensor, mientras un montacargas se zambullía en el vacío con gran
estrépito. Al cabo de un momento llegaron a una plataforma de observación situada junto
al Tubo, el amplio túnel que conducía a la superficie, a quinientos metros apenas de sus
cabezas.
—¡Dios mío! —exclamó Taylor, mirando sin querer hacia abajo—. ¡Qué caída!  
—No mire —rió Moss.
Abrió una puerta y entraron en un despacho. Un oficial de Seguridad Interna estaba
sentado tras un escritorio.
—Enseguida estoy contigo, Moss —estudió a Taylor con una mirada—. Habéis llegado
pronto.
—El comandante Franks —informó Moss a Taylor— fue el primero en hacer el
descubrimiento. Yo me enteré anoche. —Indicó un envoltorio que sostenía bajo el brazo—
. Lo he traído conmigo.  
Franks frunció el ceño y se puso en pie.
—subamos a la primera planta. Discutiremos allí.
—¿A la primera planta? —repitió Taylor, nervioso. Los tres se introdujeron en un
pequeño ascensor al que conducía un pasillo lateral—. Nunca he estado arriba. ¿Todo va
bien? No es radiactivo, ¿verdad?
—Usted es como todos —dijo Franks—. Cuentos de viejas. Las radiaciones no
alcanzan la primera planta. Está blindada con piedra y plomo, y todo lo que desciende por
el Tubo se limpia.
—¿Cuál es la naturaleza del problema? —preguntó Taylor—. Me gustaría saber algo
más.
—Espere un momento.
Subieron en el ascensor. Desembocaron en un vestíbulo abarrotado de soldados,
armas y uniformes. Taylor parpadeó, sorprendido. ¡Así que esto era la primera planta, el
nivel subterráneo más próximo a la superficie! A continuación sólo había piedra, piedra y
plomo, y los enormes tubos que se alzaban como madrigueras de gusanos. Piedra y
plomo, y en el extremo de los tubos, más arriba, se abría la vasta extensión que ningún
ser humano había visto en los últimos ocho años, las ruinas sin fin que una vez habían
sido la cuna del hombre, el lugar en el que Taylor vivía ocho años atrás.
La superficie era ahora un desierto mortífero, un desierto de escoria y nubes que
vagaban de un sitio a otro ocultando el sol rojo. En ocasiones, algo metálico se movía
entre los restos de una ciudad, cruzando la tierra torturada de los campos. Un plomizo, un
robot de superficie, inmune a las radiaciones, construido a toda prisa antes de que la
guerra alcanzara su punto culminante.
Los plomizos, criaturas que podían sobrevivir allí donde la vida era imposible, se
movían sobre la tierra, surcaban los océanos y los cielos, figuras de metal y de plástico
que libraban una guerra concebida por los hombres, que ahora se veían imposibilitados
de luchar entre sí. Los seres humanos habían inventado la guerra, inventado y fabricado
las armas, incluso los figurantes, los luchadores, los actores de la guerra. Sin embargo,
sólo podían asistir como espectadores. Ningún ser humano poblaba la capa de la tierra, ni
en Rusia, ni en Europa, ni en América, ni en África. Vivían bajo la superficie, en refugios
sepultados a gran profundidad que habían sido diseñados y construidos cuidadosamente
cuando cayeron las primeras bombas.
Fue una brillante idea; de hecho, la única idea plausible. Los plomizos recorrían la
devastada superficie de lo que una vez había sido un planeta vivo y combatían en lugar
de los hombres. Y bajo la superficie, en las entrañas del planeta, los seres humanos
trabajaban incansablemente para fabricar las armas imprescindibles para continuar la
contienda, mes tras mes, año tras año.
—Primera planta —anunció Taylor con cierto malestar—. Casi hemos llegado a la
superficie.
—Aún no —dijo Moss.
Franks les guió entre los soldados hacia el borde del túnel.
—Dentro de pocos minutos, un ascensor bajará algo de la superficie —explicó—. Ha de
saber, Taylor, que de vez en cuando Seguridad examina e interroga a un plomizo de la
superficie para confirmar algunas cosas. No podemos conformarnos con la simple
información televisada, necesitamos también entrevistas en directo. Los plomizos
ejecutan su tarea de forma satisfactoria, pero queremos asegurarnos de que todo
funciona según nuestras previsiones.
»El ascensor bajará a un plomizo de clase A. En la sala contigua hay una cámara de
entrevistas con una placa de plomo en el centro, a fin de evitar que los interrogadores se
vean expuestos a radiaciones. Es más sencillo que bañar al plomizo. No lo
entretendremos mucho, pues debe volver a su trabajo.
»Hace dos días interrogamos a un plomizo de clase A. Yo mismo dirigí la sesión.
Estábamos muy interesados en una nueva arma de los soviéticos, una mina automática
que persigue cualquier objeto en movimiento. Los militares nos dieron instrucciones para
obtener todo tipo de información sobre la mina.
»El plomizo nos proporcionó ciertos datos, así como las habituales películas e
informes. Luego le ordenamos que volviera a la superficie. Cuando se dirigía hacia el
ascensor, sucedió algo extraño. Creo que...
Franks se interrumpió. Una luz roja parpadeaba.
—El ascensor ha llegado. —Hizo un gesto a los soldados—. Vamos a la cámara. El
plomizo se reunirá con nosotros dentro de un momento.
—Un plomizo de clase A —murmuró Taylor—. He visto entrevistas en los noticiarios.
—Es una experiencia fascinante —observó Moss—. Son casi humanos.
Se introdujeron en la cámara y tomaron asiento tras el muro de plomo. Una señal
luminosa relampagueó, y Franks movió las manos.
Se abrió la puerta que había detrás del muro. Taylor miró a través de su rendija de
observación. Una esbelta figura metálica avanzó con lentitud, con los brazos caídos a lo
largo del cuerpo, hasta situarse al otro lado del muro de plomo. Permaneció de pie,
esperando.
—Nos interesa saber una cosa —dijo Franks—. Antes de que empiece el interrogatorio,
¿tiene algo especial que comentar sobre la situación en la superficie?
—No. La guerra continúa. —La voz del plomizo era automática e inexpresiva—.
Necesitamos más aviones de persecución individuales. Podríamos utilizar...
—Lo sabemos, pero hay otros asuntos más importantes. Nos comunicamos con usted
sólo por televisión, puesto que jamás subimos a la superficie. Dependemos de
aseveraciones que no podemos comprobar. Algunos miembros de la cúpula dirigente
empiezan a pensar que hay demasiado margen de error.
—¿Error? —preguntó el plomizo—. ¿De qué tipo? Confirmamos todos nuestros
informes antes de enviarlos. Mantenemos un contacto constante con ustedes;
transmitimos cualquier dato, por insignificante que sea. Las armas que vemos emplear al
enemigo...
—Lo sé —se impacientó Franks —pero quizá valdría la pena que lo comprobáramos
por nosotros mismos. ¿Hay alguna zona limpia de radiaciones lo bastante amplia como
para que una patrulla de hombres ascienda a la superficie? Equipados con trajes de
plomo, ¿sobrevivirían para examinar la situación y obtener una información directa?
La máquina vaciló antes de responder.
—Lo dudo. Tomen muestras de aire y decídanlo. Desde que bajaron Hace ocho años
las condiciones han empeorado. No tienen ni idea de lo que sucede arriba. Cada vez es
más difícil que un objeto móvil sobreviva mucho tiempo. Existen proyectiles sensibles al
movimiento. La nueva mina no sólo reacciona ante los movimientos, sino que persigue al
objeto hasta darle alcance. Y no hay ninguna zona libre de contaminación.
—Entiendo. —Franks se volvió hacia Moss con los ojos entornados—. Bien, esto es lo
que quería saber. Ya se puede ir.
La máquina se dirigió a la salida, pero antes de llegar se detuvo.
—Cada mes aumenta la cantidad de partículas letales en la atmósfera. El ritmo de la
guerra...
—Lo sé. —Franks se levantó. Extendió la mano y Moss le entregó el envoltorio—.
Antes de que se vaya, quiero que examine un nuevo tipo de metal blindado. Le pasaré
una muestra por el conducto de comunicación.
Franks depositó el paquete en el conducto. El mecanismo se puso en marcha y lo
trasladó al otro lado. El plomizo lo cogió, lo desenvolvió y sostuvo la plancha metálica en
sus manos para examinarla.
De pronto, quedó inmóvil.
—Perfecto —dijo Franks.
Empujó el muro con el hombro y una sección se deslizó a un lado. Taylor tragó saliva:
¡Franks y Moss corrían hacia el plomizo!
—¡Dios mío! ¡Tengan cuidado, es radiactivo!
El plomizo continuaba paralizado, aferrando el metal. Los soldados irrumpieron en la
cámara. Rodearon al plomizo y recorrieron su cuerpo con un contador.
—Muy bien, señor —informó uno de ellos a Franks—. Está más frío que una noche de
invierno.
—Estupendo. Estaba seguro, pero no quería arriesgarme.
—Como ve —dijo Moss a Taylor—, este plomizo ya no es radiactivo, a pesar de que
vino directamente de la superficie y no fue descontaminado.
—¿Cómo se lo explica? —preguntó Taylor.
—Quizá sea un accidente —dijo Franks—. Siempre hay la posibilidad de que un objeto
en concreto se salve de las radiaciones. Pero es la segunda vez que sucede, según
nuestras noticias. Tal vez haya habido más.
¿La segunda vez?
—Nos dimos cuenta en la entrevista anterior. El plomizo no era radiactivo. Estaba tan
frío como éste.
Moss recuperó la placa metálica de manos del robot. Posó la mano sobre la superficie
y la colocó de nuevo entre los rígidos y obedientes dedos.
—Decidimos engañar a éste para comprobarlo directamente. Se recobrará dentro de
un momento. Será mejor que nos parapetemos tras el muro.
Retrocedieron, y el muro de plomo se cerró a sus espaldas. Los soldados abandonaron
la cámara.
—Dentro de dos períodos —dijo Franks—, una patrulla estará dispuesta para subir a la
superficie. Subiremos en el Tubo protegidos con trajes especiales... El primer grupo de
hombres que pisará la tierra después de ocho años.
—Quizá nos engañemos —dijo Moss—, pero lo dudo. Algo extraño está pasando. El
plomizo nos dijo que ninguna forma de vida podía existir en la superficie sin arriesgarse a
perecer abrasada. Las piezas no encajan.
Taylor asintió con un gesto. Miró por la rendija de observación a la figura de metal
inmóvil. El plomizo comenzaba a moverse. Diversas partes de su estructura estaban
melladas y torcidas, ennegrecidas y chamuscadas. Había servido en la superficie durante
mucho tiempo; había sido testigo de la guerra y de la destrucción, una destrucción tan
enorme que nadie era capaz de imaginar su alcance. Deambulaba por un mundo
contaminado y muerto, un mundo en el que la vida era imposible.
¡Y Taylor lo había tocado!
—Usted vendrá con nosotros —le espetó Franks—. Quiero que nos acompañe; iremos
los tres.
 
Mary le miró con expresión compungida y temerosa.
—Lo sé. Vas a ir a la superficie, ¿verdad?
Ella le siguió hasta la cocina. Taylor se sentó sin atreverse a decir nada.
—Es un proyecto secreto —esquivó—. No puedo decirte nada.
—No hace falta. Lo sé. Lo supe desde el momento en que entraste. Vi algo en tu rostro,
algo que no veía desde hacía mucho tiempo.
Se acercó, tomó el rostro de Taylor entre sus manos temblorosas y le obligó a mirarla.
Sus ojos brillaban, febriles.
—Pero ¿por qué tú? Nadie puede vivir ahí arriba. ¡Lee, lee esto!
Le arrebató el periódico y lo desplegó frente a él.
—Mira esta fotografía: América, Europa, Asia, África..., un montón de ruinas. Lo vemos
cada día en los noticiarios. Todo destruido, contaminado. Ahí es donde te envían. ¿Por
qué? Ni siquiera la hierba crece. La superficie está arrasada, ¿no? ¿O no?
—Es una orden. —Taylor se levantó—. Desconozco los motivos. Debo unirme a una
patrulla de reconocimiento, es lo único que sé.
Estuvo mucho rato de pie, mirando a la lejanía. Después recuperó el periódico y lo
examinó a la luz de la lámpara.
—Parece real —murmuró—. Ruinas, escoria, destrucción. Es muy convincente.
Informes, fotografías, películas, muestras de aire. Sin embargo, nunca hemos subido a
comprobarlo...
—¿De qué estás hablando?
—De nada —dejó caer el periódico—. Me iré en cuanto termine el próximo Período de
Sueño. Vámonos a la cama.
—Haz lo que quieras —se resignó Mary, con las facciones crispadas—. Ojalá
subiéramos todos para morir de una vez, en lugar de ir muriendo lentamente como
gusanos.
Taylor nunca había percibido la amargura de Mary. ¿Qué sentían los demás? ¿Qué
sentían los obreros que trabajaban día y noche en las fábricas? ¿Qué sentían esos
pálidos y encorvados hombres y mujeres que se esforzaban penosamente, parpadeando
bajo la luz incolora, comiendo productos sintéticos...?
—No te lo tomes así —acertó a decir.
—Me lo tomo así porque sé que nunca volverás. —le dio la espalda—. La última vez
que te vea será cuando salgas por la puerta.
—¿Por qué? ¿Cómo puedes decir algo semejante?
Ella no respondió.
 
Le despertó el ruido de los altavoces exteriores, que pregonaban las últimas noticias.
«¡Boletín especial! ¡El ejército de superficie informa de un masivo ataque soviético con
armas desconocidas! ¡Retirada de posiciones clave! ¡Que todos los trabajadores se dirijan
a las fábricas cuanto antes!»
Taylor se frotó los ojos. Saltó de la cama y se precipitó al videófono para comunicar con
Moss.
—Escuche, ¿sabe algo de ese ataque? ¿Abandonamos el proyecto?
Veía el escritorio de Moss cubierto de informes y documentos.
—No —respondió Moss —todo sigue igual. Venga en seguida.
—Pero...
—No me discuta. —Moss arrugó furiosamente un puñado de informes—. Todo es una
farsa. ¡Muévase!
Cortó la comunicación. Taylor, confundido y rabioso, se vistió a toda prisa.
Se apeó del coche media hora más tarde y subió corriendo la escalera del edificio de
Productos Sintéticos. Hombres y mujeres se apresuraban por los pasillos. Entró en el
despacho de Moss.
—Ya era hora —dijo Moss, que se levantó al instante—. Franks nos espera en el punto
de salida.
Subieron en un vehículo de Seguridad. Hizo sonar la sirena y los obreros se apartaron
a su paso.
—¿Qué sabe del ataque? —preguntó Taylor.
Moss encogió los hombros.
—Estamos seguros de que les hemos obligado a actuar prematuramente. Les hemos
sacado ventaja.
Descendieron en la conexión con el Tubo, y un momento después se elevaban a gran
velocidad hacia la primera planta.
Irrumpieron en un escenario pleno de actividad. Soldados embutidos en trajes de plomo
corrían en todas direcciones, se gritaban unos a otros y se pasaban fusiles e
instrucciones.
Taylor miró atentamente a uno de ellos. Iba armado con la temible pistola Bender, un
modelo recién salido de la línea de montaje. Algunos de los soldados parecían muy
asustados.
—Espero que no cometamos ningún error —murmuró Moss.
Franks fue a su encuentro.
—El plan consiste en que primero subiremos nosotros tres, y los soldados nos seguirán
pasado un cuarto de hora.
—¿Qué les diremos a los plomizos? —preguntó Taylor, preocupado—. ¿Lo han
pensado?
—Queremos presenciar el próximo ataque soviético. —Sonrió Franks con ironía—,
pues parece que va en serio.
—¿Y luego, qué?
—Dependerá de ellos. Vamos.
Un pequeño ascensor impulsado por émbolos antigravitatorios se elevó hasta la
superficie. Taylor miraba abajo de vez en cuando. La distancia aumentaba a cada
instante. Sudaba dentro de su traje y agarraba la pistola Bender con dedos inexpertos.
¿Por qué le habían elegido a él? Pura casualidad. Moss le había pedido que se
incorporara al departamento. Después, Franks le enroló sin pensar. Y ahora iban camino
de la superficie a velocidad vertiginosa.
Un pánico profundo, cultivado a lo largo de ocho años, se infiltró en su mente.
Contaminación, una muerte cierta, un mundo devastado y mortífero...
Taylor se sujetó a las barandillas del ascensor y cerró los ojos. Ya faltaba poco. Eran
los primeros seres vivos en remontar la primera planta, en prescindir de la protección de
plomo y piedra. Le sacudían oleadas de horror. Todos sabían que se dirigían hacia la
muerte. Lo habían visto miles de veces en las películas: las ciudades, las nubes
radiactivas...
—Ya queda poco —indicó Franks—. Estamos llegando. No nos espera nadie en la
torre de superficie; di órdenes de que no se enviara ninguna señal.
El ascensor ascendía con gran estrépito. A Taylor le daba vueltas la cabeza; apretó con
fuerza los ojos. Arriba, arriba...
El ascensor frenó. Abrió los ojos.
Se hallaban en una amplia caverna iluminada con focos fluorescentes, atestada de
equipos y maquinaria alineados en filas interminables. Los plomizos trabajaban en
silencio, conduciendo camionetas y carretillas.
—Plomizos —observó Moss, pálido—. No cabe duda de que estamos en la superficie.
Los plomizos trasladaban de un sitio a otro fusiles, piezas, municiones y suministros
enviados a la superficie. Ésta era una de las numerosas estaciones de recepción; cada
tubo tenía la suya.
Taylor miró nerviosamente a su alrededor. De modo que era cierto: habían llegado a la
superficie, donde se disputaba la guerra.
—Vamos. Un guardia de la clase A nos espera.
Bajaron del ascensor: un plomizo sé acercó rápidamente. Se detuvo ante ellos y les
examinó con su arma preparada.
—Pertenezco a Seguridad —declaró Franks—. Que se presente un clase A al instante.
El plomizo vaciló. Otros guardias de clase B se aproximaban, alarmados y vigilantes.
Moss echó un vistazo alrededor.
—¡Obedezca! —gritó Franks—. ¡Acaba de recibir una orden!
El plomizo se volvió, inquieto. Una puerta se abrió al otro lado del edificio. Aparecieron
dos plomizos de clase A y caminaron con parsimonia hacia ellos: se distinguían de los
otros por una franja pintada en su rostro.
—Forman parte del Consejo de la Superficie —indicó Franks—. Estén preparados.
Los dos plomizos se detuvieron a corta distancia y les examinaron de arriba abajo.
—Soy Franks, de Seguridad. Hemos venido desde los subterráneos para...
—Es increíble —le interrumpió uno de los plomizos fríamente—. ¿No saben que no
pueden sobrevivir aquí? La superficie es mortífera. No se pueden quedar.  
—Llevamos un traje protector —explicó Franks—. De todas formas, no es su problema.
Exijo una entrevista ahora mismo con el Consejo para informarme de la situación. ¿Es
posible?
—Los seres humanos no pueden sobrevivir aquí. El nuevo ataque soviético se
producirá en esta zona. El peligro es inminente.
—Lo sabemos. Por favor, ordene que se reúna el Consejo. —Franks paseó la vista por
la amplia sala, iluminada por lámparas que colgaban del techo. Su voz se quebró—. ¿Es
de día o es de noche?
—De noche —dijo uno de los plomizos de clase A tras una pausa—. Amanecerá dentro
de dos horas.
—Nos quedaremos —afirmó Franks—. Como una especie de concesión a nuestro
sentimentalismo, ¿nos indicará un lugar desde el que poder observar el amanecer? Le
estaríamos muy agradecidos.
Un estremecimiento recorrió a los plomizos.
—Un espectáculo muy desagradable —comentó el portavoz—. Ya han visto las fotos,
saben lo que van a presenciar. Nubes de partículas flotantes que enturbian la luz, masas
de escoria, la tierra destruida. Una visión aterradora, mucho peor de lo que reflejan las
películas y las fotos.
—Queremos verlo, a pesar de todo. ¿Transmitirá la orden al Consejo?
—Síganme.
Los dos plomizos, algo reticentes, se dirigieron hacia la pared del almacén. Los tres
hombres les siguieron. Sus pasos resonaban en el hormigón. Al llegar al muro, los dos
plomizos se detuvieron.
—Ésta es la entrada a la Sala del Consejo. Hay ventanas, pero la oscuridad reina en el
exterior, por supuesto. Ahora no verán nada, pero dentro de dos horas...
—Abra la puerta —ordenó Franks.
La puerta se deslizó a un lado. Entraron en una sala pequeña y limpia. En el centro
había una mesa redonda, circundada de sillas. Los tres se sentaron en silencio, seguidos
de los dos plomizos.
—Los miembros del Consejo llegarán en seguida. Han recibido el anuncio de su
presencia y no tardarán. De todas maneras, les ruego que regresen a los subterráneos.
Es imposible que resistan las condiciones imperantes. Incluso a nosotros nos cuesta
sobrevivir. ¿Cómo piensan hacerlo?
—Estamos sorprendidos y perplejos —declaró el plomizo que parecía llevar la
iniciativa—. Pese a que les debemos obediencia, les advertiré que si permanecen aquí...
—Lo sabemos —dijo Franks con impaciencia—. Sin embargo, vamos a quedarnos, al
menos hasta el amanecer.
—Si insiste.
Se hizo el silencio. Los plomizos conferenciaron entre sí, pero los tres humanos no
captaron ni una palabra.
—Por su propio bien —dijo el plomizo—, vuelvan abajo. Hemos llegado a la conclusión
de que su comportamiento es perjudicial para sus propios intereses.
—Somos seres humanos —dijo Franks secamente—. ¿Comprendes? Somos hombres,
no máquinas.
—Por eso precisamente deben regresar. Esta cámara, así como la superficie, son
radiactivas. Hemos calculado que sus trajes no les protegerán más allá de cincuenta
minutos. Sin embargo...
De pronto, los plomizos formaron un círculo alrededor de los humanos. Éstos se
pusieron en pie. Taylor buscó su arma, los dedos eran torpes y estaban paralizados. Los
humanos se enfrentaron a las silenciosas figuras metálicas.
—Hemos de insistir —declaró el portavoz de los plomizos— en que vuelvan al Tubo y
bajen en el siguiente ascensor. Lo siento, pero es necesario.
—¿Qué vamos a hacer? —preguntó Moss a Franks con nerviosismo. Acarició su
pistola —¿Acabamos con ellos?
—De acuerdo —aceptó Franks—. Volveremos.
Se encaminó hacia la puerta, empujando a Moss y a Taylor. Los plomizos les siguieron
hasta el almacén. No intercambiaron ninguna palabra en el trayecto hacia el Tubo.
—Volvemos porque no nos queda otra elección —declaró Franks al llegar al borde —
Somos tres contra doce. Sin embargo, si...
—Ya viene el ascensor —anunció Taylor.
El Tubo chirrió. Varios plomizos de clase D se desplegaron para recibirlo.
—Lo siento —dijo el plomizo—, pero es por su propio bien. Les cuidamos, literalmente.
Quédense en los subterráneos y déjennos proseguir la guerra. En cierto sentido, se ha
convertido en nuestra guerra. La llevaremos a nuestra manera.
El ascensor se elevó hasta la superficie.
Una docena de soldados, armados con pistolas Bender, surgió de la cabina y rodeó a
los tres hombres.
—Bueno, esto cambia las cosas —suspiró Moss—. No pudieron ser más oportunos.
El cabecilla de los plomizos retrocedió. Examinó a los soldados como si quisiera
adivinar sus pensamientos. Luego hizo un gesto a los demás plomizos. Se apartaron y
dejaron libre un pasillo.
—Incluso ahora, podríamos rechazarlos por la fuerza, pero es evidente que no nos
hallamos ante una simple patrulla de exploración; así lo demuestran estos soldados. Sus
planes son mucho más complejos.
—Mucho más —asintió Franks.
Los plomizos estrecharon el círculo.
—He de admitir que nos cogieron por sorpresa. No conseguimos controlar la situación.
Emplear la fuerza hubiera sido absurdo, porque ninguno de ambos bandos puede
arriesgarse a dañar al otro; nosotros, a causa de las restricciones que nos obligan a
respetar la vida; ustedes, porque la guerra exige...
Los soldados, atemorizados, abrieron fuego sin más dilación. Moss, de rodillas,
también disparó. El cabecilla de los plomizos se disolvió en una nube de partículas.
Plomizos de clase D y B participaban en el combate, algunos con armas, otros con
protectores metálicos. La confusión reinaba en la bóveda. Una sirena aulló en la lejanía.
Una muralla de cuerpos metálicos separó a Franks y a Taylor de los soldados.
—No pueden repeler el fuego —dijo Franks—. Es un simple truco. Todo el rato han
intentado engañarnos. —Disparó al rostro de un plomizo—. Sólo intentan asustarnos. No
lo olvide.
Poco a poco fueron eliminando a todos los plomizos. Un hedor a metal y a plástico
quemados invadía la cámara. Taylor, a gatas, buscaba frenéticamente su pistola. Un pie
metálico aplastó su mano. Lanzó un chillido de dolor.
Y, de pronto, todo terminó. Los plomizos se retiraban. Sólo quedaban cuatro
pertenecientes al Consejo de la Superficie. Los restantes flotaban en el aire, en forma de
partículas radiactivas. Los plomizos de clase D se dedicaban a reunir piezas dispersas de
sus compañeros destruidos.
Franks exhaló un suspiro.
—Estupendo. Vayamos hacia las ventanas. No nos queda mucho tiempo.
Los plomizos se apartaron. Moss, Franks, Taylor y los soldados caminaron con
parsimonia hacia la puerta. Entraron en la Cámara del Consejo. Un débil resplandor
grisáceo mitigó la oscuridad que se filtraba por las ventanas.
—Salgamos —dijo Franks, impaciente—. Es mejor contemplarlo directamente.
Una puerta se deslizó a un lado. El aire frío de la mañana se infiltró a través de sus
trajes herméticos. Los hombres, vacilantes, intercambiaron una mirada.
—Vamos —ordenó Franks—. Salgamos.
Atravesó la puerta, seguido de los demás.
Se hallaban sobre una colina que dominaba un valle. El perfil de las montañas, casi
tangible, se dibujaba contra la luz incierta del cielo.
—Pronto habrá luz suficiente para examinar el panorama —dijo Moss, aterido—. Valía
la pena asistir a este espectáculo después de ocho años. Aunque sea lo último que
veamos...
—Mire —le interrumpió Franks.
Obedecieron en silencio. El cielo clareaba. Un gallo cacareó en la lejanía.
—¡Un gallo! —murmuró Taylor—. ¿Lo han oído?
Una fila de plomizos montaba guardia a sus espaldas, observándoles en silencio. La
luz fue ganando terreno a la oscuridad, derramándose sobre las colinas y el valle.
—¡Santo cielo! —exclamó Franks.
Árboles, árboles y bosques. Un valle rebosante de árboles y flores, cruzado por varias
carreteras. Granjas. Un molino. Un pajar.
—¡Miren! —susurró Moss.
El cielo se iluminó. El sol estaba a punto de salir. Los pájaros empezaron a cantar. Las
hojas de un árbol danzaron, mecidas por el viento.
—Ocho años. Nos engañaron. No había guerra. En cuanto abandonamos la
superficie...
—Sí —admitió un plomizo de clase A—. La guerra terminó en cuanto se marcharon.
Tiene razón, todo fue un fraude. Destruíamos las armas que tan febrilmente fabricaban
nada más llegar a nuestras manos.
—Pero ¿por qué? —preguntó Taylor—. ¿Por qué?
—Ustedes nos crearon —explicó el plomizo— para proseguir la guerra mientras
trataban de sobrevivir bajo la superficie. Sin embargo, pensamos que era imprescindible
analizar sus propósitos. Averiguamos que la guerra carecía de sentido, que se trataba de
una simple necesidad humana... Algo muy discutible.
»Seguimos investigando. Descubrimos que las culturas humanas atraviesan fases muy
determinadas. Cuando la cultura envejece y empieza a olvidar sus objetivos, se producen
conflictos entre los que desean establecer nuevas pautas culturales y los que tratan de
impedir cualquier cambio.
»Es un momento de extremo peligro: el conflicto puede desencadenar una guerra entre
grupos que pertenecen a la misma sociedad. Las tradiciones corren el riesgo de perderse,
de destruirse, en este período de caos y de anarquía. La historia de la humanidad ofrece
muchos ejemplos.
»Es perentorio que esta animadversión en el seno de una misma cultura se dirija hacia
el exterior, hacia otra cultura, a fin de superarla crisis. El resultado es la guerra. La guerra,
para una mente lógica, es una aberración, pero en términos de necesidad humana juega
un papel vital, y así continuará hasta que el hombre haya madurado lo suficiente para
extirpar sus engaños.
Taylor escuchaba con la mayor atención.
—¿Y cree que ese día llegará?
—Por supuesto. Ya ha llegado. Ésta es la última guerra. El hombre casi ha conseguido
alcanzar una cultura final..., una cultura universal. En este momento, un continente se
enfrenta al otro, la mitad del mundo contra la otra mitad. Sólo falta un paso, el salto hacia
una cultura única. El hombre ha progresado penosamente hacia la unificación de la
cultura. Falta muy poco...
»Pero, como aún no había llegado el momento, la guerra debía continuar para
satisfacer la última oleada de odio del hombre. Han transcurrido ocho años desde que la
guerra empezó. En estos ocho años, hemos observado y percibido importantes cambios
en la mentalidad del hombre. El cansancio y el desinterés han reemplazado poco a poco
al odio y al miedo. El odio se disipó al cabo de un tiempo. De momento, el engaño debe
continuar, al menos un poco más. No están preparados para saber la verdad. En el fondo,
desean proseguir la guerra.
—Pero ¿cómo lo consiguieron? —preguntó Moss—. Las fotografías, las muestras, los
equipos dañados...
—Venga por aquí. —El plomizo les condujo hasta un edificio bajo y alargado—. El
trabajo no se detiene; todas las unidades se esfuerzan en elaborar una apariencia
convincente y coherente de guerra total.
Entraron en el edificio. Los plomizos trabajaban por todas partes, encorvados sobre
mesas y escritorios.
—Fíjese en este proyecto. —Dos plomizos fotografiaban cuidadosamente una
complicada maqueta—. Es un buen ejemplo.
Los hombres se agruparon alrededor de la maqueta de una ciudad en ruinas.
Taylor la examinó en silencio durante un rato. Luego levantó la vista.
—En San Francisco. Es una maqueta de San Francisco, destruida. He visto tomas
aéreas en los noticiarios. Los puentes se hundieron...
—Sí, fíjese en los puentes —el plomizo señaló las brechas con su dedo metálico, una
tenue telaraña casi invisible—. Habrá visto muchas fotografías, no lo dude, así como de
otras maquetas que encontrará en este edificio.
»San Francisco permanece intacta. La reconstruimos en cuanto ustedes se marcharon;
restauramos las zonas destruidas durante la guerra.  
»En este edificio elaboramos las noticias. Ponemos especial énfasis en que todos los
detalles coincidan. Dedicamos mucho esfuerzo y dedicación.  
Franks tomó en sus manos el modelo de un edificio semidestruido.  
—De modo que así pasan el tiempo..., construyendo maquetas que luego destrozan.  
—No, se equivoca. Somos los administradores provisionales de un mundo abandonado
temporalmente por sus amos, y nos preocupamos, de que las ciudades se mantengan
limpias, en pie y de que todo funcione. Los jardines, las calles, las tuberías, igual que
hace ocho años. Así, cuando regresen los amos, se sentirán complacidos. Queremos
estar seguros de que se sentirán completamente satisfechos.
Franks palmeó el hombro de Moss.
—Acompáñeme. Quiero hablar con usted.
Condujo a Moss y a Taylor fuera del edificio, lejos de los plomizos, hacia la ladera de la
colina. Los soldados les siguieron. El sol estaba alto y el cielo era de un azul radiante. El
aire olía a vida renovada.
Taylor se quitó el casco y exhaló un profundo suspiro.
—Cuánto tiempo sin respirar aire puro.  
—Escuchen —cuchicheó Franks—, debemos regresar en seguida. Nos queda mucho
por hacer. Hemos de aprovechar nuestros descubrimientos.
—¿Qué quiere decir? —preguntó Moss.
—Estoy seguro de que los soviéticos han sido engañados como nosotros. Nuestro
conocimiento nos proporciona una gran ventaja.  
—Comprendo —aprobó Moss—. Nosotros lo sabemos, pero ellos. no. Su Consejo de
Superficie anda tan despistado como el nuestro, lo que les perjudica de la misma forma.
Pero si pudiéramos...
—¡Con un centenar de hombres dispuestos a todo podemos adueñarnos de la
situación! ¡No costará nada!
Moss le apretó el brazo. Un plomizo de clase A se aproximaba.  
—Ya hemos visto bastante —dijo Franks en voz alta—. La situación es crítica.
Redactaré un informe y estudiaremos la política a seguir.
El plomizo no dijo nada.
—Vámonos —ordenó Franks a los soldados.
Se dirigió hacia el almacén.
Casi todos los soldados se habían quitado los cascos, incluso los trajes protectores, y
deambulaban vestidos sólo con sus uniformes de algodón. Contemplaron con nostalgia
los árboles y los arbustos, la llanura verde, las montañas y el cielo.
—Mira el sol —murmuró uno de ellos.
—Brillante como el infierno —comentó otro.
—Regresamos —dijo Franks—. Formen en fila de dos y síganme.
Los soldados se reagruparon a regañadientes. Los plomizos observaron sin la menor
emoción cómo los hombres caminaban con lentitud hacia el almacén. Franks, Moss y
Taylor abrían la marcha, preocupados por la reacción de los plomizos.
Entraron en el almacén. Plomizos de clase D cargaban armas y material en vehículos
de superficie, con ayuda de grúas. El trabajo se realizaba con eficiencia, pero sin prisas ni
agitación.
Los hombres se pararon y miraron. Los plomizos subían en los coches e
intercambiaban señales. Grúas magnéticas cargaban fusiles y piezas sueltas en los
vehículos.
—Vamos —dijo Franks.
Se encaminó hacia el Tubo. Frente a ellos estaba una fila de plomizos de clase D,
inmóviles y silenciosos. Franks retrocedió unos pasos.
Un plomizo de clase A se adelantó hacia él.
—Dígales que se aparten —ordenó Franks, acariciando su pistola—. Será mejor que
me obedezca.
Pasó el tiempo, un momento eterno. Franks, nervioso y atento, vigilaba la fila de robots.
—Como desee —dijo el plomizo de clase A.
A un gesto suyo, los plomizos de clase D recobraron la vida. Se apartaron lentamente.
Moss lanzó un suspiro de alivio.
—Me alegro de salir de aquí —dijo—. Mírelos: ¿Por qué no intentan detenernos?
Saben lo que vamos a hacer.
—¿Detenernos? —rió Franks—. Ya vio lo que pasó antes. No pueden; son simples
máquinas. Nosotros las construimos. No pueden ponernos las manos encima, y lo saben.
Su voz se desvaneció.
Los hombres clavaron los ojos en la entrada del Tubo. Los plomizos que les rodeaban
seguían vigilándoles, silenciosos, impasibles, inexpresivos.
Los hombres permanecieron quietos durante un largo rato. Por fin, Taylor volvió.
—Dios mío —musitó.
Estaba aturdido, incapaz de experimentar la menor emoción.
El Tubo se había ido. Estaba clausurado, fuera de servicio. No era más que una opaca
superficie de metal frío.
Habían cerrado el Tubo.
Franks ladeó su rostro, pálido y descompuesto.
—Como pueden observar —dijo el plomizo de clase A—, hemos cerrado el Tubo; lo
teníamos previsto. Dimos la orden en cuanto ustedes salieron a la superficie. Si nos
hubieran obedecido, ahora estarían sanos y salvos en los subterráneos. Tuvimos que
trabajar a toda prisa porque la operación exigía un esfuerzo inmenso.
—Pero ¿por qué? —preguntó airadamente Moss.
—Porque es impensable permitirles que reanuden la guerra. Con todos los Tubos
sellados, les costará meses enviar tropas a la superficie; ni siquiera podrán planear una
operación militar. De esta forma, el ciclo entrará en la última fase. No creo que les moleste
tanto reencontrar su mundo intacto.
»Confiábamos en que se hallaran en los subterráneos cuando se produjera la clausura.
Ustedes representan un estorbo. Cuando los soviéticos irrumpieron, pudimos encerrarles
sin...
—¿Los soviéticos? ¿Nos invadieron?
—Llegaron hace varios meses por sorpresa para averiguar por qué no ganaban la
guerra. Nos vimos obligados a proceder con celeridad. En este momento, intentan
desesperadamente construir nuevos Tubos para acceder a la superficie, y así reanudar la
guerra. Sin embargo, los vamos cerrando a medida que los detectamos.
El plomizo contempló a los tres hombres con serenidad.  
—Estamos atrapados, aislados —dijo Moss, tembloroso—. No podemos volver. ¿Qué
haremos ahora?
—¿Qué técnica utilizaron para sellar el Tubo con tanta rapidez? —preguntó Franks—.
Sólo hemos estado dos horas arriba.
—Hemos colocado bombas de calor sobre la primera planta de cada Tubo, en vista a
emergencias de este tipo. Funden el plomo y la piedra.
Franks, aferrando su pistola, se volvió hacia Moss y Taylor.
—¿Qué opinan ustedes? No podemos volver, pero entre los quince, armados con
pistolas Bender, destruiremos toda la obra de estos robots. ¿Qué dicen?
Miró a su alrededor. Los soldados se habían alejado hasta la salida del edificio.
Contemplaban el valle y el cielo. Algunos empezaban a descender por la cuesta.
—¿Serían tan amables de desprenderse de sus trajes y armas? —preguntó
cortésmente el plomizo de clase A—. Los trajes son incómodos y las armas ya no son
necesarias. Los rusos también lo hicieron.
Los dedos se tensaron sobre los gatillos. Cuatro hombres con uniforme ruso se
acercaban desde un avión que acababa de aterrizar no lejos de allí.
—¡A por ellos! —gritó Franks.
—Van desarmados —advirtió el plomizo—. Los trajimos para que iniciaran las
conversaciones de paz.
—Carecemos de autorización para negociar en nombre de nuestro país —dijo Moss
entre dientes.
—No me estaba refiriendo a conversaciones diplomáticas —explicó el plomizo—. Se
han terminado. Solventar los problemas diarios de la vida les enseñará a compartir el
mismo mundo. No será fácil, pero lo conseguirán.
Los rusos se detuvieron. Ambos bandos se contemplaron con hostilidad.
—Soy el coronel Borodoy, y lamento haber entregado mis armas. —dijo el oficial de
mayor graduación—. Habrían sido los primeros norteamericanos abatidos en casi ocho
años.
—O los primeros norteamericanos que abatieran rusos —corrigió Franks.
—Los únicos en enterarse serían ustedes —señaló el plomizo —: un heroísmo inútil.
Su auténtico problema será sobrevivir en la superficie. No tenemos comida para darles.
Taylor enfundó su pistola.
—Han conseguido neutralizarnos por completo, maldita sea. Propongo que nos
traslademos a una ciudad, empecemos a cultivar la tierra con ayuda de algunos plomizos
y nos instalemos cómodamente. —Miró al plomizo y añadió —: Soportaremos la soledad
hasta que nuestras familias suban a la superficie, pero valdrá la pena.
—Si me permiten una sugerencia —dijo un ruso, incómodo—, les diré que ya probamos
a vivir en una ciudad. Está muy vacía. Es muy duro de sobrellevar para tan poca gente.
Por fin, nos instalamos en el pueblo más moderno que encontramos.
—Tenemos que aprender mucho de ustedes, de su país —añadió un tercer ruso.
Los norteamericanos estallaron en carcajadas.
—Yo diría que ustedes también nos pueden enseñar un par de cosas —dijo Taylor
magnánimamente—, aunque me cuesta imaginar cuáles.
—¿Quieren vivir en nuestro pueblo? —sonrió el coronel ruso—. Trabajaríamos con más
comodidad y nos harían compañía.
—¿Su pueblo? —barbotó Franks—. ¡Es norteamericano! ¡Es nuestro!
—Cuando nuestros planes se completen —medió el plomizo—, el término será
intercambiable. «Nuestros» significará «de la humanidad» —señaló el avión, que estaba
calentando los motores—. Su nave les aguarda. ¿Serán capaces de levantar entre todos
un nuevo hogar?
Los rusos esperaron mientras los norteamericanos reflexionaban.
—Empiezo a entender lo que los plomizos quieren decir cuando hablan de que la
diplomacia ya no sirve. Resuelven sus problemas trabajando, no en una mesa de
conferencias.
El plomizo les guió hasta la nave.
—El objetivo de la historia es unificar el mundo. Siempre ha sido así, de la familia a la
tribu, de la tribu a la ciudad estado, de la ciudad estado a la nación, de la nación al
hemisferio. Ahora los hemisferios se unificarán y...
Taylor dejó de prestar atención a las palabras del plomizo y desvió la vista hacia el
emplazamiento del Tubo. Mary estaba en los subterráneos. Le repugnaba abandonarla;
no la vería hasta que el Tubo volviera a funcionar. Luego se encogió de hombros y siguió
a los otros.
Si esta endeble amalgama de antiguos enemigos se convertía en un buen ejemplo,
Mary y el resto de la humanidad no tardarían en vivir en la superficie como seres
humanos racionales, no como topos cegados por el odio.
—Ha costado miles de generaciones —concluyó el plomizo—, centenares de siglos de
matanzas y destrucción, pero cada guerra significaba un paso hacia la unidad de los
pueblos. Y ahora ya se vislumbra el final: un mundo en paz..., el principio de una nueva
etapa de la historia.
—La conquista del espacio —susurró el coronel Borodoy.  
—El sentido de la vida —añadió Moss.  
—La erradicación del hambre y la pobreza —dijo Taylor.  
El plomizo abrió la puerta de la nave.  
—Todo eso, y mucho más. Es imposible predecir el futuro que nos aguarda, como era
imposible para los primeros hombres que formaron una tribu predecir que llegaría un día
como el de hoy. Pero lo cierto es que será un futuro inimaginablemente grande.  
La puerta se cerró y la nave despegó hacia su nuevo hogar.
 
 
FIN
 
 

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed