Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 8 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA ESTRATAGEMA

LA ESTRATAGEMA
Philip K. Dick
 
 
 
El ruido despertó a O’Keefe al instante. Tiró hacia atrás la colcha, saltó de la cama,
tomó su fusil de la pared y aplastó con el pie la caja de alarma. Ondas de alta frecuencia
pusieron en funcionamiento timbres de alarma por todo el campamento. Cuando O’Keefe
salió como una exhalación de su casa, ya se veían luces por todas partes.
—¿Dónde? —preguntó Fisher con voz aguda.
Se materializó al lado de O’Keefe, todavía en pijama, medio dormido.
—A la derecha.
O’Keefe saltó a un lado cuando un enorme cañón surgió de los depósitos subterráneos.
Aparecieron soldados entre las siluetas que la noche hacía imprecisas. A la derecha se
extendía el pantano negro de brumas y espeso follaje, helechos y cebollas bulbosas,
hundido en la sustancia semilíquida que constituía la superficie de Betelgeuse II.
Fosforescencias nocturnas bailaban y cabriolaban sobre el pantano, siniestras luces
amarillas que parpadeaban en la densa oscuridad.
—Supongo que se han aproximado a la carretera —dijo Horstokowski—, pero sin llegar
a pisarla. Hay una cuneta de quince metros a cada lado, donde la niebla se acumula. Por
eso nuestro radar está en silencio.
Un inmenso «bicho» mecánico avanzaba a través del barro y agitaba el agua del
pantano, dejando tras de sí un surco de superficie dura y negruzca. La vegetación, las
raíces podridas y las hojas muertas eran engullidas y eliminadas.
—¿Qué has visto? —preguntó Portbane a O’Keefe.
—No he visto nada. Estaba dormido como un tronco, pero les he oído.
—¿Qué hacían?
—Se disponían a introducir gas nervioso en mi casa. Oí que sacaban la manguera de
los depósitos portátiles y destapaban los tanques de presión. Salí de casa antes que
tuvieran tiempo de consumar su propósito.
Daniels se acercó a toda prisa.
—¿Dices que es un ataque con gas? —Buscó con dedos nerviosos la máscara antigás
que colgaba de su cinturón—. No se queden parados. ¡Pónganse las máscaras!
—No lograron poner en marcha su equipo —dijo Silberman—. O’Keefe dio la alarma a
tiempo. Regresaron al pantano.
—¿Estás seguro? —preguntó Daniels.
—¿Hueles algo?
—No —admitió Daniels—, pero el tipo inodoro es el más letal, y no sabes que te han
gaseado hasta que es demasiado tarde.
Se puso la máscara antigás, sólo para asegurarse.
Aparecieron algunas mujeres junto a las hileras de casas, siluetas esbeltas de grandes
ojos bajo la luz temblorosa de los faros de emergencia. Algunos niños se acurrucaban
detrás de ellas.
Silberman y Horstokowski se aproximaron al pesado cañón, amparados en las sombras.
—Interesante —dijo Horstokowski—. El tercer ataque con gas en lo que va del mes,
más dos intentos de conectar terminales explosivas en el interior del campamento. Se
están envalentonando.
—Te lo imaginabas, ¿verdad?
—No hace falta ser muy listo para ver que las cosas se están poniendo difíciles. —
Horstokowski miró a su alrededor y luego se acercó más a Silberman—. Quizá exista un
motivo que explique por qué el radar no detectó nada. En teoría, lo capta todo, hasta los
murciélagos.
—Pero si vinieron por la cuneta, como dijiste...
—Lo dije para despistar. Hay alguien que les deja entrar, interfiriendo el radar.
—¿Uno de los nuestros?
Horstokowski contemplaba con suma atención a Fisher. Éste se había acercado con
cautela al borde de la carretera, donde terminaba la superficie dura y empezaba el
pantano. Estaba acuclillado y removía el limo.
—¿Qué está haciendo? —preguntó Horstokowski.
—Ha recogido algo —contestó con indiferencia Silberman—. ¿Por que no? Se supone
que debe vigilar, ¿no?
—Fíjate —le advirtió Horstokowski—. Cuando vuelva, fingirá que no ha pasado nada.
Fisher regresó al cabo de unos minutos. Caminaba con rapidez mientras se quitaba el
barro de las manos.
Horstokowski le cerró el paso.
—¿Qué has encontrado?
—¿Yo? —Fisher parpadeó—. Nada.
—¡No me tomes el pelo! Estabas de rodillas, rebuscando en el pantano.
—Yo..., pensé que había visto algo metálico, eso es todo.
Una oleada de entusiasmo se apoderó de Horstokowski. Había acertado.
—¡Basta! —gritó—. ¿Qué has encontrado?
—Pensé que era un tubo de gas —murmuró Fisher—, pero era una simple raíz. Una
raíz grande y mojada.
Se hizo un tenso silencio.
—Regístrenle —ordenó Portbane.
Dos soldados sujetaron a Fisher. Silberman y Daniels le registraron con presteza.
Tiraron al suelo su pistola, el cuchillo, el silbato de emergencia, el verificador de los
relés automáticos, el contador Geiger, el botiquín y los documentos de identidad. No había
nada más.
Los soldados le soltaron, decepcionados. Fisher recogió sus cosas con expresión
hosca.
—No, no ha encontrado nada —afirmó Portbane—. Lo lamento, Fisher. Debemos ser
precavidos. Mientras sigan ahí, conspirando contra nosotros, debemos seguir vigilantes.
Silberman y Horstokowski intercambiaron una mirada y se alejaron en silencio.
—Creo que ya lo tengo —dijo Silberman en voz baja.
—Claro —contestó Horstokowski—. Escondió algo. Registraremos la parte del pantano
por donde merodeaba. Es posible que descubramos algo interesante. —Encorvó la
espada con gesto desafiador—. Sabía que alguien del campamento trabajaba para ellos.
Un espía de Terra.
Silberman se sobresaltó.
—¿Terra? ¿Son ellos los que nos atacan?  
—Por supuesto.
Una expresión de perplejidad apareció en el rostro de Silberman.
—Pensaba que luchábamos contra otro enemigo.
Horstokowski se revolvió, furioso.
—¿Por ejemplo?
Silberman meneó la cabeza.
—No lo sé. No pensaba tanto en la identidad de los agresores como en la forma de
repelerlos. Daba por sentado que se trataba de extraterrestres.
—¿Y qué crees que son esos monos terranos? —le desafió Horstokowski.
 
La conferencia de pautas semanal reunió a los nueve dirigentes del campamento en la
sala de conferencias subterránea, casi inexpugnable. Guardias armados protegían la
entrada, que se cerraba herméticamente en cuanto el último líder era examinado, revisado
y autorizado a pasar.
Domgraf-Schwach, el presidente de la conferencia, estaba sentado en su mullida
butaca, con una mano sobre el símbolo de la pauta y la otra en el interruptor que podía
catapultarle en un instante a un compartimiento especial, a salvo de un ataque. Portbane
llevaba a cabo una inspección rutinaria de la cámara, y examinaba cada butaca y
escritorio en busca de alguna cámara oculta. Daniels tenía los ojos clavados en su
contador Geiger. Silberman se había embutido en un complicado traje de acero y plástico,
surcado de cables que zumbaban sin cesar.
—¿Qué clase de armadura es ésa, en el nombre de Dios? —gruñó Domgraf-
Schwach—. Quítatela para que pueda verte.
—Un huevo —replicó Silberman, con la voz apagada por su grueso cascarón—. Pienso
llevarlo a partir de ahora. Anoche, alguien intentó matarme con agujas impregnadas de
bacterias.
Lanoir, que dormitaba en su butaca, volvió a la vida.
—¿Agujas impregnadas de bacterias? —Se levantó de un brinco y corrió hacia
Silberman—. Dime si...
—¡Aléjate de mí! —aulló Silberman—. Si te acercas más, te electrocutaré.
—La semana pasada informé de un atentado —jadeó Lanoir—. Intentaron envenenar
los depósitos de agua con sales metálicas. Se me ocurrió que el siguiente método serían
desechos bacteriológicos, virus filtrables que no detectaríamos hasta que la epidemia se
hubiera extendido.
Sacó de su bolsillo un frasco y extrajo un puñado de cápsulas blancas. Se las metió en
la boca una tras otra.
Todos los hombres de la sala estaban protegidos de alguna manera. Todos habían
elegido el sistema más adecuado a su experiencia individual. Sin embargo, todos estos
sistemas se integraban en el plan general de la Pauta. El único hombre que no estaba
ocupado con algún artefacto era Tate. Estaba sentado, pálido y tenso, pero sin hacer
nada. Domgraf-Schwach tomó nota mentalmente; el nivel de confianza de Tate era
excesivo. Sugería que se sentía a salvo de cualquier ataque.
—Basta de charla —dijo Domgraf-Schwach—. Es hora de empezar.
El giro de una rueda le había elegido presidente. Bajo tal sistema no existía posibilidad
de subversión. Tal método era necesario en una colonia de sesenta hombres y cincuenta
mujeres, aislada y autosuficiente.
—Daniels leerá el informe semanal —ordenó Domgraf-Schwach.
—¿Por qué? —preguntó con brusquedad Portbane—. Nosotros lo redactamos. Todos
conocemos su contenido.
—Por la misma razón que siempre se lee —contestó Silberman—. Así sabremos que no
ha sido alterado.
—¡Sólo el resumen! —dijo en voz alta Horstokowski—. No quiero permanecer en esta
cripta más tiempo del necesario.
—¿Tienes miedo que alguien bloquee el pasadizo? —se burló Daniels—. Hay media
docena de salidas de emergencia. Deberías saberlo: tú insististe en que se abriera cada
una de ellas.
—Lee el resumen —pidió Lanoir.
Daniels carraspeó.
—Durante los últimos siete días se han producido un total de once ataques. El más
grave fue contra nuestro principal sistema de puentes, que fue saboteado y destruido. Se
debilitaron los puntales y se diluyó la mezcla plástica que servía de material base; cuando
el primer convoy de camiones pasó por encima, todo se vino abajo.
—Lo sabemos —comentó Portbane con voz lúgubre.
—Las pérdidas consistieron en seis vidas y gran cantidad de material. Las tropas
exploraron la zona durante todo un día, pero los saboteadores lograron escapar. Poco
después de este ataque se descubrió que la provisión de agua había sido envenenada con
sales metálicas. Se sellaron los pozos y se perforaron otros nuevos. Ahora, toda nuestra
agua pasa por un sistema de filtros y análisis.
—Yo hiervo la mía —añadió Lanoir.
—Todo el mundo está de acuerdo en que la frecuencia y gravedad de los ataques ha
aumentado. —Daniels indicó los enormes mapas y gráficas murales—. Sin nuestro escudo
a prueba de bombas y nuestra constante vigilancia, seríamos barridos de la noche a la
mañana. La cuestión principal es: ¿quiénes son nuestros atacantes?
—Terranos —contestó Horstokowski.
Tate meneó la cabeza.
—Poco creíble. ¿Qué iban a hacer esos monos tan lejos?
—Nosotros también llegamos hasta aquí, ¿verdad? —replicó Lanoir—. Y en otro tiempo
fuimos terranos.
—¡Jamás! —gritó Fisher—. Puede que viviéramos en Terra, pero no somos terranos.
Somos una raza superior de mutantes.
—Entonces, ¿quiénes son? —insistió Horstokowski.
—Otros supervivientes de la nave —dijo Tate.
—¿Cómo lo sabes? —preguntó Silberman—. ¿Les has visto?
—No recuperamos ningún bote salvavidas, ¿recuerdas? Debieron estrellarse en ellos.
—Si fueran supervivientes aislados —observó O’Keefe—, carecerían del equipo, armas
y máquinas que están utilizando. Constituyen una fuerza entrenada y compacta. No
hemos podido derrotarles o matar a uno sólo de ellos en cinco años. Eso demuestra su
fuerza, sin duda alguna.
—No hemos intentado derrotarles —le contradijo Fisher—. Sólo hemos tratado de
defendernos.
Un repentino y tenso silencio cayó sobre los nueve hombres.
—Te refieres a la nave —dijo Horstokowski.
—Pronto la sacaremos del pantano —replicó Tate—. Entonces, les vamos a enseñar
algo... Algo que no olvidarán.
—¡Santo Dios! —exclamó Lanoir, disgustado—. La nave está hecha trizas. El meteoro
la destrozó por completo. ¿Qué pasará cuando la saquemos? No conseguiremos ponerla
en funcionamiento, a menos que la reconstruyamos de nuevo.
—Si los monos pudieron construirla —dijo Portbane—, nosotros podremos repararla.
Tenemos máquinas y herramientas.
—Y hemos localizado por fin la cabina de control —señaló O’Keefe—. Subirla no
supone ningún problema.
Un súbito cambio de expresión se produjo en el rostro de Lanoir.
—Muy bien, retiro mis objeciones. Subámosla.
—¿Cuáles son tus motivos? —gritó Daniels, nervioso—. ¡Tratas de imponernos algo!
—Algo planea —corroboró Fisher—. No le escuchen. ¡Dejemos ahí abajo ese maldito
trasto!
—Demasiado tarde —dijo O’Keefe—. Hace semanas que la estamos subiendo.
—Tú le apoyas —chilló Daniels—. Intentan imponernos algo.
 
La nave era una ruina mojada y corroída. Se desprendió limo de ella cuando las
abrazaderas magnéticas la extrajeron del pantano y la depositaron sobre la superficie dura
que los bichos habían despejado.
Los bichos habían abierto una senda en el pantano que conducía a la cabina de control.
Mientras la grúa alzaba la cabina, colocaron debajo pesadas vigas de plástico reforzadas.
Una red de malas hierbas, enmarañadas como cabello viejo, cubría la cabina globular bajo
el sol de la mañana, la primera luz que la bañaba desde hacía cinco años.
—Entren —ordenó Domgraf-Schwach.
Portbane y Lanoir avanzaron hacia la cabina de control. Sus linternas lanzaron
ominosos destellos amarillentos sobre las empañadas paredes y los controles. Pálidas
anguilas se retorcían en los charcos que pisaban. La cabina era una ruina aplastada y
retorcida. Lanoir, que había entrado primero, indicó con impaciencia a Portbane que le
siguiera.
—Ocúpate de los controles. Tú eres el ingeniero.
Portbane dejó la linterna sobre un montón de metal oxidado y se abrió paso entre los
desechos, que le llegaban hasta la rodilla. El tablero de control era un laberinto de
maquinaria fundida y retorcida. Se agachó y procedió a desprender las placas protectoras.
Lanoir abrió un armario de suministros y extrajo cintas de audio y vídeo del armazón
metálico. Alzó un puñado de fotogramas a la luz que parpadeaba.
—Aquí están los datos de la nave. Ahora podré demostrar que sólo nosotros íbamos a
bordo.
O’Keefe apareció en el mellado umbral.
—¿Cómo va?
Lanoir le apartó y saltó sobre las tablas de apoyo. Dejó un montón de cintas y regresó a
la inundada cabina.
—¿Has encontrado algo en los controles? —preguntó a Portbane.
—Es muy extraño —murmuró Portbane.
—¿Qué ocurre? —preguntó Tate—. ¿Están muy averiados?
—Hay montones de cables y relés, metros de circuitos eléctricos e interruptores, pero
sin controles que los pongan en funcionamiento.
Lanoir se acercó a toda prisa.
—¡Tiene que haberlos!
—Pare efectuar las reparaciones, hace falta quitar todas esas placas, desmantelar
prácticamente la maquinaria para conseguir verla. Era imposible que alguien se sentara
aquí y controlara la nave. Sólo hay un casco liso y hermético.
—Puede que no sea la cabina de control —sugirió Fisher.
—Éste es el mecanismo de dirección, no hay duda. —Portbane sacó un montón de
cables carbonizados—. Todo esto, sin embargo, era independiente. Son controles robot.
Automáticos.
Se miraron entre sí.
—En ese caso, éramos prisioneros —dijo Tate, aturdido.
—¿De quién? —preguntó Fisher, confuso.
—¡De los terranos! —exclamó Lanoir.
—No lo entiendo —murmuró Fisher—. Nosotros planeamos la expedición, ¿verdad?
Despegamos de Ganímedes y nos fuimos.
—Coloca las cintas —dijo Portbane a Lanoir—. Vamos a ver qué hay en ellas.
 
Daniels cerró el vídeo y encendió la luz.
—Bien —dijo—, ya han visto que esto era una nave hospital. No llevaba tripulación. Era
dirigida mediante un haz-guía central situado en Júpiter. El haz la transportó desde el
Sistema Solar hasta aquí, donde, a causa de un error mecánico, un meteoro perforó el
escudo protector y la nave se estrelló.
—¿Y si no se hubiera estrellado? —preguntó Domgraf-Schwach con voz apenas
audible.
—Habría llegado al hospital principal de Fomalhaut IV.
—Vuelve a poner la última cinta —pidió Tate.
El altavoz mural chisporroteó y habló con voz suave.
«La distinción entre síndromes paranoides y paranoicos en otros desórdenes de la
personalidad psicótica deben tenerse en cuenta cuando se trata con estos pacientes. El
paranoide conserva incólume su estructura de la personalidad. Fuera de la región de su
complejo, es lógico, racional, incluso brillante. Es factible conversar con él, arguye, es
consciente de su entorno.
»El paranoide se diferencia de los otros psicóticos en que permanece orientado
activamente hacia el mundo exterior. Se diferencia de los llamados sujetos de
personalidad normal en que posee un conjunto de ideas fijas, falsos postulados a partir de
los cuales construye un complejo sistema de creencias, lógicas y consistentes en relación
a esos falsos postulados.»
Daniels, tembloroso, detuvo la cinta.
—Estas cintas iban destinadas a las autoridades médicas de Fomalhaut IV. Estaban
guardadas en un armario de suministros de la cabina de control. La propia cabina de
control estaba aislada del resto de la nave. Ninguno de nosotros podía entrar en ella.
«El paranoide es absolutamente rígido —continuó la tranquila voz del médico terrano—.
Sus ideas fijas no se tambalean. Dominan su vida. Integra en su sistema, de una manera
lógica, todos los acontecimientos, personas, comentarios casuales y sucesos. Está
convencido que el mundo conspira contra él, que es una persona de gran importancia y
capacidad, contra la cual se dirigen incontables maquinaciones. Para desbaratar estas
estratagemas, el paranoide hace lo imposible por protegerse. Envía cintas sin cesar a las
autoridades, se desplaza constantemente de un lugar a otro y, en las peligrosas fases
finales, puede llegar incluso a...»
Silberman desconectó el aparato con violencia y la habitación quedó en silencio. Los
nueve dirigentes del campamento siguieron inmóviles en sus asientos.
—Somos un puñado de chiflados —dijo Tate por fin—. Un cargamento de psicóticos
que naufragó por culpa de un meteoro casual.
—Desengáñate —replicó con brusquedad Horstokowski—. Ese meteoro no fue nada
casual.
Fisher lanzó una risita histérica.
—Más charla paranoica. Santo Dios, todos esos ataques..., ¡eran alucinaciones! ¡Un
producto de nuestra mente!
Lanoir jugueteó con la montaña de cintas.
—¿Qué debemos creer? ¿Existen nuestros atacantes?
—¡Hemos estado defendiéndonos de ellos durante cinco años! —saltó Portbane—. ¿No
es suficiente prueba?
—¿Les has visto alguna vez? —preguntó Fisher con timidez.
—Nos enfrentamos a los mejores agentes de la galaxia. Fuerzas de choque terranas y
espías militares, adiestrados en la subversión y el sabotaje. Son demasiado listos para
exponerse a la luz.
—Destruyeron el sistema de puentes —recordó O’Keefe—. Es verdad que no les vimos,
pero el puente ya no existe.
—Quizá estaba mal construido —señaló Fisher—. Quizá se derrumbó, simplemente.
—¡Las cosas no se derrumban así como así! Existe una explicación para todo lo que ha
ocurrido.
—¿Cuál, por ejemplo? —preguntó Tate.
—Ataques con gas venenoso cada semana —dijo Portbane—. Desechos metálicos en
los suministros de agua, por citar sólo dos.
—Y cristales bacteriológicos —añadió Daniels.
—Tal vez no exista nada de eso —apuntó Lanoir—. ¿Cómo vamos a demostrarlo? Si
todos estamos locos, ¿cómo vamos a saberlo?
—Somos más de cien personas —dijo Domgraf-Schwach—. Todos hemos sufrido esos
ataques. ¿No basta esa prueba?
—Toda una sociedad es capaz de acuñar un mito, creerlo y transmitirlo a la siguiente
generación. Dioses, hadas, brujas... Creer una cosa no significa que sea cierta. Durante
siglos, los terranos creyeron que la Tierra era plana.
—Es difícil establecer comparaciones sin objeto comparable. Nos hace falta alguien que
no sea paranoide.
—Quizá todo esto forma parte de su estrategia —dijo Silberman—. Quizá hayan
introducido estas cintas en la cabina de control.
—Cualquier creencia puede ser sometida a prueba —explicó Portbane—. ¿Cuál es la
característica de una prueba científica?
—Puede ser duplicada —respondió al instante Fisher—. ¿Se dan cuenta que
caminamos en círculo? Estamos intentando medirnos, lo cual es imposible. Ningún
instrumento puede medir su propia precisión.
—Eso es incorrecto —respondió Portbane con calma—. Puedo proponer una prueba
válida y objetiva.
—¡No existe prueba semejante! —protestó Tate, muy nervioso.
—Ya lo creo que sí. Dentro de una semana, estará a punto.
 
—¡Gas! —gritó el soldado.
Las sirenas aullaron por todas partes. Mujeres y niños fueron en busca de sus
máscaras. Pesados cañones surgieron de cámaras subterráneas y tomaron posiciones.
Los bichos hicieron una trinchera a lo largo del perímetro del pantano. Los focos taladraron
la oscuridad.
Portbane abrió la espita del depósito de acero e hizo una señal a los obreros, que
alejaron a toda prisa el depósito del mar de barro y malas hierbas abrasadas.
—Muy bien —jadeó Portbane—. Bájenlo.
Irrumpió en la cámara subterránea cuando el cilindro se colocaba en posición.
—Ese cilindro debería contener vapor hidrociánico. Se ha tomado una muestra en el
lugar del ataque.
—Es inútil —se lamentó Fisher—. ¡Están atacando y nosotros no hacemos nada.
Portbane hizo una señal a los obreros, que dispusieron el aparato de la prueba.
—Habrá dos muestras, precipitados de diferentes vapores, cada una marcada con las
etiquetas A o B. Una proveniente del cilindro que se ha llenado en el escenario del ataque.
La otra contiene aire obtenido de esta habitación.
—¿Y si describimos ambas como negativas? —preguntó Silberman, preocupado—.
¿No mandará al basurero tu demostración?
—En ese caso, haremos más pruebas. Pasados dos meses, si sólo hemos obtenido
resultados negativos, la hipótesis de los ataques quedará descartada.
—Es posible que ambas nos parezcan positivas —dijo Tate, perplejo.
—Entonces, estamos listos. Si consideramos ambas muestras positivas, creo que la
hipótesis de la paranoia se habrá demostrado.
Al cabo de un momento, a regañadientes, Domgraf-Schwach cedió.
—Una es la muestra de control. Si nos empeñamos en que no es posible obtener una
muestra de control libre de ácido hidrociánico...
—Muy hábil —admitió O’Keefe—. Partes del único factor conocido: nuestra propia
existencia. No podemos dudar de eso.
—Expondré todas las posibilidades —dijo Portbane—. Las dos muestras positivas
significa que somos psicóticos. Las dos negativas significa que el ataque era una falsa
alarma o que no existen atacantes. Una positiva y una negativa indicaría que existen
atacantes reales, que estamos cuerdos. —Paseó la mirada por los dirigentes del
campamento—. Pero todos debemos estar de acuerdo en la identificación de las
muestras.
—¿Nuestras reacciones serán registradas en secreto? —preguntó Tate.
—Tabuladas y analizadas por el ojo mecánico. Contrastadas mediante máquinas. Cada
uno de nosotros efectuará una discriminación individual.
—Lo intentaré —dijo Fisher, al cabo de un momento.
Avanzó unos pasos, se inclinó sobre el colorímetro y examinó ambas muestras con
gran concentración. Pasó un rato sumido en su examen y después aferró con
determinación el punzón.
—¿Estás seguro? —preguntó Domgraf-Schwach—. ¿De veras sabes cuál es la
muestra de control negativa?
—Lo sé.
Fisher apuntó sus conclusiones en la hoja de registro y se alejó.
—Yo seré el siguiente —dijo Tate, impaciente—. Acabemos de una vez.
Uno tras otro, los hombres examinaron las dos muestras, escribieron sus hallazgos y se
apartaron a un lado, ansiosos e impacientes.
—Muy bien —dijo Portbane por fin—. Yo soy el último. —Examinó las muestras unos
segundos, escribió sus conclusiones y apartó el aparato—. Entréguenme los resultados —
pidió a los obreros cercanos al analizador.
Un momento después, todo el mundo pudo ver los resultados.
 
Fisher    A
Tate    A
O’Keefe    B
Horstokowski   B
Silberman    B
Daniels    B
Portbane    A
Domgraf-Schwach  B
Lanoir    A
 
—Que me aspen —dijo en voz baja Silberman—. No podía ser más sencillo. Somos
paranoicos.
—¡Idiota! —gritó Tate a Horstokowski—. ¡No era B, sino A! ¿Cómo has podido
equivocarte?
—¡B era tan brillante como un reflector! —respondió Domgraf-Schwach, furioso—. ¡A
carecía por completo de color!
O’Keefe dio un paso adelante.
—¿Cuál era, Portbane? ¿Cuál era la muestra positiva?
—No lo sé —confesó Portbane—. Ninguno de nosotros puede estar seguro.
 
El timbre del escritorio de Domgraf-Schwach zumbó y el hombre conectó al instante el
monitor.
Apareció el rostro de un soldado operador.
—El ataque ha terminado, señor. Les hemos rechazado.
Domgraf-Schwach sonrió con ironía.
—¿Capturaron alguno?
—No, señor. Se perdieron en el pantano. Creo que alcanzamos a un par. Mañana
saldremos a buscar los cuerpos.
—¿Cree que los encontrarán?
—Bueno, el pantano suele engullirlos, pero quizá esta vez...
—Muy bien —le interrumpió Domgraf-Schwach—. Si se produce una excepción,
comuníquemelo.
Cortó la transmisión.
—Y ahora, ¿qué? —preguntó Daniels con frialdad.
—Continuar trabajando en la nave carece de sentido —dijo O’Keefe—. ¿De qué sirve
perder el tiempo bombeando pantanos vacíos?
—Sugiero que continuemos trabajando en la nave —le contradijo Tate.
—¿Por qué? —preguntó O’Keefe.
—Para dirigirnos a Fomalhaut y entregarnos al hospital.
Silberman le miró con incredulidad.
—¿Entregarnos? ¿Por qué no nos quedamos aquí? No hacemos daño a nadie.
—No, todavía no. Estoy pensando en el futuro, en los siglos venideros.
—Ya estaremos muertos.
Los que nos encontramos en esta sala sí, pero, ¿y nuestros descendientes?
—Tiene razón —reconoció Lanoir—. Con el paso del tiempo, nuestros descendientes
poblarán todo el Sistema Solar. Tarde o temprano, nuestras naves surcarán la galaxia. —
Intentó sonreír, pero sus músculos no reaccionaron—. Las cintas subrayan la tenacidad de
los paranoicos. Se aferran fanáticamente a sus creencias fijas. Si nuestros descendientes
invaden las zonas terranas, habrá guerra y es posible que ganemos, porque nosotros
somos más tozudos. Nunca nos desviamos de la meta propuesta.
—Fanáticos —susurró Daniels.
—Tendremos que ocultar esta información al resto del campamento —dijo O’Keefe.
—Desde luego —corroboró Fisher—. Les convenceremos que la nave se destina a
ataques con bombas H. De lo contrario, la situación se nos escapará de las manos.
Se dirigieron con movimientos torpes hacia la puerta sellada.
—Esperen un momento —dijo Domgraf-Schwach—. Los dos operarios.
Retrocedió, mientras algunos se internaban en el pasillo y los demás regresaban a sus
asientos.
Y entonces ocurrió.
Silberman fue el primero en disparar. Fisher chilló cuando la mitad de su cuerpo se
convirtió en remolineantes partículas de ceniza radiactiva. Silberman cayó de rodillas y
disparó a Tate. Éste dio un salto atrás y sacó su pistola. Daniels esquivó el rayo de Lanoir,
que se estrelló contra la primera hilera de asientos.
Lanoir avanzó con serenidad pegado a la pared, a través de las nubes de humo. Una
silueta apareció ante él. Lanoir levantó la pistola y disparó. La silueta cayó a un lado y
devolvió el disparo. Lanoir se tambaleó y cayó como un globo deshinchado. Silberman se
precipitó hacia adelante.
Domgraf-Schwach, sentado ante su escritorio, tanteó frenéticamente en busca del botón
de huida. Sus dedos lo tocaron, pero mientras lo apretaba, un rayo surgido de la pistola
que empuñaba Portbane le saltó la tapa de los sesos. El cuerpo sin vida permaneció
inmóvil un momento, y luego fue catapultado hacia la «seguridad» por el complicado
mecanismo oculto bajo el escritorio.
—¡Por aquí! —gritó Portbane, elevando la voz sobre el siseo de los disparos—.
¡Sígueme, Tate!
Varios rayos partieron en su dirección. La mitad de la sala se vino abajo, convertida en
una lluvia de escombros llameantes. Tate y él se dirigieron hacia la salida de emergencia
más próxima. Detrás, los demás se abrían paso, disparando como posesos.
Horstokowski encontró la salida y descorrió el cerrojo. Disparó cuando dos siluetas
aparecieron en el pasillo. Una cayó, pero la otra le agarró y ambos forcejearon. Daniels
ofrecía un mejor blanco. Cuando Tate y Portbane salieron a la superficie, un rayo
disparado por Daniels derribó al más alto de los dos.
Portbane continuó corriendo unos metros, y después se desplomó de bruces en silencio
contra el costado de una casa de plástico, un sombrío cuadrado de negrura que se
recortaba contra el cielo nocturno.
—¿Adónde iban? —preguntó con voz ronca Silberman cuando apareció en la boca del
pasillo.
El disparo de Lanoir le había segado el brazo derecho. El muñón se veía chamuscado.
—Alcancé a uno.
Daniels y O’Keefe se aproximaron a la figura inmóvil con cautela.
—Es Portbane. Ya sólo queda Tate. Hemos acabado con tres de los cuatro. No está
mal, considerando el poco tiempo del que hemos dispuesto.
—Tate es muy listo —resolló Silberman—. Creo que lo sospechaba.
Escrutó la oscuridad que les rodeaba. Los soldados que regresaban del ataque con
gases se acercaron a toda prisa. Los faros iluminaron el escenario del tiroteo. A lo lejos,
las sirenas aullaron.
—¿Por dónde se fue? —preguntó Daniels.
—Hacia el pantano.
O’Keefe avanzó con cautela por la estrecha calle. Los demás le siguieron poco a poco.
—Tú fuiste el primero en darse cuenta —dijo Horstokowski a Silberman—. Por un
momento, creí en la prueba. Después, comprendí que nos engañaban. Esos cuatro se
habían puesto de acuerdo.
—No esperaba que fueran cuatro —reconoció Silberman—. Sabía que, como mínimo,
había un espía terrano entre nosotros, pero Lanoir...
—Siempre supe que Lanoir era un agente terrano —declaró O’Keefe—. Los resultados
de la prueba no me sorprendieron. Se delataron cuando falsificaron sus resultados.
Silberman indicó a un grupo de soldados que se acercaran.
—Capturen a Tate y tráiganle aquí. Se halla en la periferia del campamento.
Los soldados se alejaron a toda prisa, confusos. Timbres de alarma sonaron por todas
partes. Siluetas imprecisas corrieron de un lado a otro. Como una colonia de hormigas
revuelta, todo el campamento bullía de nerviosismo.
—En otras palabras —dijo Daniels—, los cuatro vieron lo mismo que nosotros. Vieron
que la muestra positiva era la B, pero en cambio escribieron la A.
—Sabían que nosotros habíamos escrito la B —explicó O’Keefe—, puesto que la B era
la muestra positiva tomada del escenario del ataque. Les bastó con poner la otra. Los
resultados daban la impresión de apoyar la teoría de la paranoia sostenida por Lanoir; por
eso Portbane pasó la prueba. Hacía mucho tiempo que lo habían planeado; formaba parte
de su estrategia.
—¡Lanoir introdujo las cintas! —exclamó Daniels—. Fisher y él las ocultaron entre las
ruinas de la nave. Portbane nos convenció para que aceptáramos su demostración.
—¿Qué intentaban hacer? —preguntó de repente Silberman—. ¿Por qué trataban de
convencernos que éramos paranoicos?
—¿No está claro? —replicó O’Keefe—. Querían que nos entregáramos. Los monos
terranos intentan acabar con la raza que va a sustituirles. No vamos a rendirnos, por
supuesto. Los cuatro eran muy listos; casi lograron convencerme. Cuando los resultados
indicaron cinco contra cuatro, dudé por un instante, pero luego comprendí que habían
planificado una complicada estrategia.
Horstokowski examinó su pistola.
—Me gustaría apoderarme de Tate y arrancarle toda la historia, el relato completo de su
estratagema, para conocer los detalles.
—¿Aún no estás convencido? —preguntó Daniels.
—Claro que sí, pero me gustaría oírselo admitir.
—Dudo que volvamos a ver a Tate —dijo O’Keefe—. Ya habrá llegado a las líneas
terranas. Es probable que se encuentre sentado en un gran transporte militar
intersistemas, refiriendo su historia a oficiales terranos cargados de medallas. Apuesto a
que en este momento ya están desplazando artillería pesada y tropas de combate.
—Habrá que poner manos a la obra —dijo Daniels—. Repararemos la nave y la
cargaremos de bombas H. Después de destruir sus bases de aquí, les declararemos la
guerra abierta. Unos cuantos ataques al Sistema Solar les enseñarán a dejarnos en paz.
Horstokowski sonrió.
—Será un combate desigual: nosotros solos contra toda una galaxia. Sin embargo, creo
que daremos buena cuenta de ellos. Uno de nosotros vale por un millón de monos
terranos.
 
Tate yacía tembloroso en el oscuro laberinto de malas hierbas. Húmedos tallos negros
se apretujaban y agitaban a su alrededor. Insectos nocturnos venenosos se deslizaban
sobre la superficie del fétido pantano.
Estaba cubierto de limo. Tenía el traje roto y desgarrado. Había perdido en algún
momento su pistola. Le dolía el hombro derecho; apenas podía mover el brazo. Algún
hueso roto, probablemente. Estaba demasiado entumecido y aturdido para preocuparse
por ella. Yacía boca abajo en el barro pegajoso, con los ojos cerrados.
Estaba perdido. Nadie sobrevivía en los pantanos. Aplastó un insecto que se deslizaba
por su cuello. Se removió en su mano y luego, de mala gana, murió. Sus largas patas se
agitaron durante mucho tiempo.
El cuerno de un caracol comenzó a trazar surcos sobre el cuerpo inmóvil de Tate.
Cuando la presión aumentó, oyó los primeros sonidos procedentes del campamento,
lejanos y apenas audibles. Al principio, no significaron nada para él. Después,
comprendió..., y se estremeció, impotente y afligido.
La primera fase de la gran ofensiva contra la Tierra se había iniciado.
 
 
FIN
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed