Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 8 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA CRIPTA DE CRISTAL

LA CRIPTA DE CRISTAL
Philip K. Dick
 
 
 
—¡Atención, nave de Vuelo Interior! ¡Atención! ¡Aterricen de inmediato en la estación
de control de Deimos para una inspección! ¡Atención! ¡Deben aterrizar cuanto antes!
El chirrido metálico del altavoz se propagó a través de los pasillos de la gran nave. Los
pasajeros se miraron entre sí, inquietos, murmuraron por lo bajo y miraron por las
ventanillas el punto brillante que se divisaba enfrente, apenas una roca pelada, la estación
de control marciana Deimos.
—¿Qué pasa? —preguntó un nervioso pasajero a uno de los pilotos, que corría a
comprobar la puerta de emergencia.
—Hemos de aterrizar. Continúen sentados —respondió el piloto.
—¿Aterrizar? Pero ¿por qué? —se preguntaron los pasajeros.
Tres esbeltos cazas marcianos, dispuestos para entrar en acción, sobrevolaban la
enorme nave de Vuelo Interior, a la que siguieron desde cerca cuando descendió para
tomar tierra.
—Algo pasa —comentó una mujer—. Señor, pensé que por fin nos íbamos a librar de
esos marcianos. ¿Qué pasará ahora?
—No les culpo por echarnos una última ojeada —dijo un corpulento hombre de
negocios a su compañero—. Al fin y al cabo, ésta es la última nave que hace el trayecto
Marte-Tierra. Tuvimos mucha suerte de que nos dejaran marchar.
—¿Cree que habrá guerra? —preguntó un joven a la muchacha sentada junto a él—.
Los marcianos no se atreverán a competir con nuestra industria bélica. Podríamos
aniquilarles en un mes. Pura palabrería.
—No esté tan seguro —replicó la chica—. Marte está al borde de la desesperación.
Lucharán con uñas y dientes. He vivido en Marte tres años —se encogió de hombros—.
Gracias a Dios que me voy. Si...
—¡Preparados para aterrizar! —gritó el piloto por el micrófono.
La nave descendió hacia el diminuto campo de aterrizaje del satélite, apenas visitado.
Hubo un crujido y una sacudida. Después, silencio.
—Hemos aterrizado —anunció el hombre de negocios—. ¡Será mejor que no se
propasen con nosotros! La Tierra les borraría del mapa si vulneraran un solo Artículo del
Espacio.
—Por favor, continúen sentados —pidió el piloto—. Nadie debe abandonar la nave, por
expreso deseo de las autoridades marcianas. Hemos de quedarnos aquí.
Un movimiento de inquietud recorrió la nave. Algunos pasajeros empezaron a leer sin
demasiada convicción; otros, más nerviosos, se contentaron con escudriñar la pista
desierta y contemplar el aterrizaje de los tres cazas, de los que surgió un tropel de
hombres armados.
Los soldados marcianos atravesaron corriendo el campo en dirección a la nave.
La nave espacial de Vuelo Interior era el último buque de pasajeros que abandonaba
Marte con destino a la Tierra. Todos los demás habían partido antes de que se
desencadenaran las hostilidades. Los pasajeros, hombres de negocios, expatriados,
turistas y los otros terrestres que no habían regresado al hogar, constituían el último grupo
en marchar del tétrico planeta rojo.
—¿Qué querrán ahora? —preguntó el joven a la chica—. Es difícil adivinar sus
pensamientos, ¿verdad? Primero nos permiten despegar, y luego ordenan que volvamos.
A propósito, me llamo Thatcher, Bob Thatcher. Ya que vamos a estar juntos un cierto
tiempo...
La puerta se abrió, interrumpiendo bruscamente las conversaciones. Un oficial
marciano de coraza negra, un comisario provincial, se recortó contra el pálido sol, seguido
de varios soldados con los fusiles preparados.
—No tardaremos mucho —dijo el comisario—. Seguirán viaje en breves minutos.
Un audible suspiro de alivio se escapó de los pasajeros.
—Vaya tipo —susurró la muchacha a Thatcher—. ¡Cómo odio esos uniformes negros!
—No es más que un comisario provincial —la tranquilizó Thatcher—. No se preocupe.
El comisario, con los brazos en jarras, miró a los pasajeros con rostro inexpresivo.
—He ordenado que su nave aterrizara para proceder a una inspección de todas las
personas que se encuentran a bordo. Son ustedes los últimos terrestres que salen de
nuestro planeta. La mayoría son inofensivos, gente corriente... No me interesan. Me
interesa localizar a tres saboteadores, tres terrestres, dos hombres y una mujer, que han
llevado a cabo un acto increíble de destrucción y violencia. Sabemos que han embarcado
en esta nave.
Murmullos de sorpresa e indignación surgieron de todos lados. El comisario ordenó a
sus soldados que se desplegaran por el pasillo.
—Una ciudad marciana fue destruida hace dos horas. Lo único que queda es un
gigantesco hoyo en la arena. La ciudad y sus habitantes han desaparecido por completo.
¡Toda una ciudad destruida en un segundo! Marte no descansará hasta que los
saboteadores sean capturados, y sabemos que están a bordo de esta nave.
—Es imposible —dijo el hombre de negocios—. Aquí no hay saboteadores.
—Empezaremos con usted —replicó el comisario, y se situó junto al asiento del que
había hablado. Uno de los soldados le pasó una caja cuadrada de metal—. Esto nos
confirmará si dice la verdad. Póngase en pie.
El hombre, indeciso, se levantó lentamente.
—Escuche...
—¿Está involucrado en la destrucción de la ciudad? ¡Conteste!
—No sé nada de ninguna destrucción —respondió el hombre, encolerizado—. Y
además...
—Está diciendo la verdad —sentenció la caja de metal.
—El siguiente.
El comisario avanzó por el pasillo. Un hombre calvo y delgado se puso de pie con
muestras de nerviosismo.
—No, señor, no sé ni una palabra.
—Está diciendo la verdad —afirmó la caja.
—¡El siguiente! ¡Levántese!
Uno tras otro, los pasajeros pasaron la prueba y volvieron a sentarse. Sólo quedaban
unos cuantos sin haber sido interrogados. El comisario se detuvo y los examinó durante
largo rato.
—Sólo quedan cinco, de los que tres son los culpables. Estamos estrechando el cerco.
—Se llevó la mano al cinturón y extrajo una vara que brillaba débilmente. La apuntó en
dirección a las cinco personas—. Muy bien, el primero de ustedes. ¿Está involucrado en
la destrucción de nuestra ciudad?
—No, en absoluto —murmuró el hombre..
—Sí, está diciendo la verdad —canturreó la caja.
—¡El siguiente!
—Nada... no sé nada. No tuve nada que ver con ello.
—Cierto —dijo la caja.
Un pesado silencio cayó sobre la nave. Quedaban tres personas, un hombre de
mediana edad, su esposa y su hijo, un chico de unos doce años. Aguardaban de pie en
una esquina, mirando con la faz demudado al comisario y a la varilla que sujetaban sus
dedos oscuros.
—Deben ser ustedes —graznó el comisario. Los soldados alzaron sus fusiles—. Deben
ser ustedes. Tú, el chico. ¿Qué sabes de la destrucción de nuestra ciudad? ¡Contesta!
—Nada —musitó el chico.  
—Está diciendo la verdad —asintió la caja después de unos momentos de silencio.
—¡El siguiente!
—Nada —murmuró la mujer—. Nada.
—Es cierto.
—¡El siguiente!
—No tuve nada que ver con la destrucción de su ciudad —dijo hombre—. Pierden el
tiempo.
—Es la verdad —confirmó la caja.
El comisario jugueteó con su varilla unos instantes. Luego la devolvió al cinturón e hizo
una seña a los soldados para que se dirigieran hacia la puerta de salida.
—Pueden continuar el viaje. —Siguió a los soldados, pero al llegar a la puerta se volvió
y contempló a los pasajeros con rostro sombrío—. Pueden continuar..., pero Marte no
permitirá que sus enemigos huyan. Les prometo que los tres saboteadores serán
capturados —se frotó la barbilla con aire pensativo—. Es extraño... Estaba seguro de que
se hallaban a bordo.
Volvió a examinar a los terrestres.
—Quizá me equivoqué. Está bien, sigan adelante, pero recuerden: los tres serán
capturados, aunque nos cueste muchos años. ¡Marte los detendrá y castigará! ¡Lo juro!
Nadie habló durante un largo rato. La nave surcó el espacio con su carga de pasajeros
que volvían a su planeta, a sus casas. Deimos y la bola roja de Marte quedaron atrás,
desaparecieron y se desvanecieron en la distancia.
Un suspiro de alivio se escapó de los pasajeros.
—Qué modales —gruñó uno.
—¡Bárbaros! —exclamó una mujer.
Algunos se levantaron para ir al comedor y al bar. La chica sentada junto a Thatcher se
levantó y se puso la chaqueta sobre los hombros.
—Perdón —dijo al pasar frente a él.
—¿Va al bar? —preguntó Thatcher—. ¿Me permite que la acompañe?.
—Por supuesto.
Recorrieron el pasillo hasta llegar al salón.
—Aún no me ha dicho su nombre.
—Me llamo Mara Gordon.
—¿Mara? Bonito nombre. ¿De qué parte de la Tierra es usted? ¿Estados Unidos?
¿Nueva York?
—He estado en Nueva York; una ciudad encantadora.
Mara era esbelta y hermosa. Una nube de cabello castaño se derramaba sobre su
cuello y la chaqueta.
Entraron en el salón y vacilaron un instante.
—Sentémonos en una mesa —dijo Mara al observar que la mayoría de clientes eran
hombres—. Allí.
—Ya está ocupada —señaló Thatcher. El corpulento hombre de negocios se había
sentado a la mesa y depositado su maletín en el suelo—. ¿Quiere sentarse con él?
—Oh, no me importa. —Mara avanzó hacia la mesa—. ¿Podemos sentarnos con
usted?
—Con mucho gusto —respondió el hombre. Examinó con curiosidad a Thatcher—.Sin
embargo, un amigo mío vendrá en seguida.
—Creo que hay sitio para todos —dijo Mara.
Se sentó y Thatcher le acercó la silla. Cuando tomó asiento le pareció sorprender una
mirada de complicidad entre Mara y el hombre. Éste era de mediana edad, rostro
encarnado y cansado y ojos grises. Las venas se destacaban nítidamente bajo la piel de
las manos, que en ese momento tamborileaban sobre la mesa.
—Me llamo Thatcher, Bob Thatcher. Puesto que vamos a pasar el resto del viaje
juntos, más vale que nos presentemos.
—¿Por qué no? —el hombre le estrechó la mano mientras seguía examinándole—. Me
llamo Erickson, Ralf Erickson.
—¿Erickson? —Thatcher sonrió—. Tiene aspecto de dedicarse a los negocios —señaló
el maletín posado en el suelo—. ¿Me equivoco?
El hombre llamado Erickson fue a replicar, pero en ese instante otro individuo de unos
treinta años llegó junto a ellos, con los ojos resplandecientes, y les dedicó una cálida
sonrisa.
—Bueno, todo va bien —le dijo a Erickson. —Hola, Mara. —Cogió una silla, se sentó y
cruzó las manos sobre la mesa. Al reparar en la presencia de Thatcher se echó un poco
hacia atrás—. Le ruego que me disculpe.
—Me llamo Bob Thatcher. Espero no molestarles. —Miró de una en una a las tres
personas: Mara, que no apartaba los ojos de él, Erickson, inexpresivo, y el último en
llegar—. Ya se conocían, ¿verdad.
Hubo un silencio.
El camarero robot se acercó silenciosamente, dispuesto a atender sus peticiones.
Erickson recobró la presencia de ánimo.
—A ver, ¿qué vamos a tomar? ¿Mara?
—Un whisky con agua.
—¿Tú, Jan?
—Lo mismo.
—¿Thatcher?
—Un gin tonic.
—Yo también tomaré whisky con agua —dijo Erickson. El camarero robot se marchó.
Volvió en seguida con las bebidas, que colocó sobre la mesa. Cada uno tomó la suya—.
Bien, por nuestro mutuo éxito —brindó con el vaso en alto.
Todos bebieron; Thatcher, el corpulento Erickson, Mara, nerviosa e inquieta, y Jan, el
recién llegado. Erickson y Mara intercambiaron una mirada tan rápida que Thatcher no la
hubiera captado de estar distraído.
—¿A qué rama de los negocios se dedica, señor Erickson? —preguntó Thatcher.
Erickson bajó la vista hacia el maletín posado en el suelo y carraspeó.
—Bueno, como ve, soy un viajante.
—¡Lo sabía! —sonrió Thatcher—. Es fácil reconocer a un viajante por su maletín de
muestras. Un viajante siempre lleva algo consigo para enseñar. ¿Cuál es su
especialidad?  
Erickson tardó en contestar. Se lamió los labios; tenía los ojos saltones y fríos como los
de un sapo. Por fin se secó la boca con la mano y se agachó para levantar el maletín, que
depositó sobre la mesa.
—Bueno, creo que tal vez deberíamos enseñárselo al señor Thatcher.
Todos miraron el maletín de muestras. Parecía un maletín de piel normal, con asa
metálica y dos cerraduras.
—Me está entrando la curiosidad —comentó Thatcher—. ¿Qué hay dentro?
¿Diamantes, joyas robadas? Están los tres tan nerviosos...
Jan emitió una risita forzada y desprovista de alegría.
—Guárdalo, Eric. Aún no estamos lo bastante lejos.
—Tonterías —protestó Eric—. Estamos muy lejos.
—Por favor, Eric —susurró Mara—, espera un poco.
—¿Esperar? ¿Por qué? ¿Para qué? Estás tan acostumbrada a...
—Eric —Mara hizo un gesto con la cabeza en dirección a Thatcher—, le conocemos.
Eric, ¡por favor!
—Es un terrestre, ¿no? Todos los terrestres han de mantenerse unidos en estos
tiempos —manipuló las cerraduras de la caja—. Pues sí, señor Thatcher, soy un viajante.
Los tres somos viajantes.
—Por tanto, ya se conocían previamente.
—Sí —confirmó Erickson. Sus dos compañeros bajaron la vista, cada vez más
tensos—, sí, desde luego. Le voy a enseñar nuestra especialidad.
Abrió la maleta y sacó un abrecartas, una máquina de afilar lápices, un pisapapeles de
cristal en forma de globo, una caja de chinchetas, una grapadora, algunos clips, un
cenicero de plástico y otros objetos desconocidos para Thatcher. Colocó los objetos en
fila sobre la mesa, y después cerró el maletín.
—Deduzco que se dedica a artículos de oficina —dijo Thatcher. Acarició el abrecartas
con un dedo—. Acero de buena calidad, sueco, si no me equivoco.
—Ya ve que mis negocios son humildes —sonrió Erickson—. Artículos de oficina:
ceniceros, clips...
—Bueno... —Thatcher se encogió de hombros—. ¿Y por qué no? Son necesarios para
el mundo moderno. Lo único que me intriga...
—¿De qué se trata?
—Bueno, me pregunto si encontró bastantes clientes en Marte como para conseguir
beneficios —hizo una pausa y examinó el pisapapeles de cristal. Lo sopesó, lo acercó a la
luz y miró en su interior hasta que Erickson se lo quitó de la mano y lo guardó en la
maleta—. Y otra cosa. Si los tres ya se conocían, ¿por qué se sentaron separados?
Tres pares de ojos convergieron sobre él.
—¿Y por qué no se hablaron hasta que salimos de Deimos? —se inclinó hacia
Erickson y le sonrió—. Dos hombres y una mujer. Ustedes tres. Dispersos por la nave, sin
dirigirse la palabra hasta que abandonamos la estación de control. Estoy pensando en lo
que dijo el marciano: tres saboteadores; una mujer y dos hombres.
Erickson retornó los objetos al maletín. Sonreía. pero su rostro estaba mortalmente
pálido. Mara jugueteaba con una gota de agua suspendida del borde de su vaso. Jan
cruzaba y descruzaba las manos. y parpadeaba sin cesar.
—Ustedes son los que perseguía el comisario —prosiguió Thatcher—. Ustedes son los
terroristas. los saboteadores, pero... ¿por qué no les descubrió el detector de mentiras?
¿Cómo lo burlaron? Y ahora están a salvo, lejos de la estación de control. —Sonrió entre
dientes y miró a sus compañeros de mesa—. ¡Maldita sea! Y pensar que llegué a creer
que era un viajante. señor Erickson... Me engañó por completo.
—Bien, señor Thatcher, es una buena causa. Estoy seguro de que usted tampoco ama
a Marte, como cualquier terrestre y no ha dudado en marcharse de ese planeta.
—Es verdad —admitió Thatcher—. Tendrán muchas cosas interesantes que contar.
Aún nos queda una hora aproximada de viaje. El trayecto Marte-Tierra se hace pesado en
ocasiones. Nada que ver, nada que hacer excepto sentarse a beber en el bar. Tal vez
podrían contar una historia que nos mantuviera despiertos.
Jan y Mara miraron a Erickson.
—Adelante —dijo Jan—, ya sabe quiénes somos. Cuéntale el resto de la historia.
—Tú también podrías hacerlo —señaló Mara.
—Pongamos las cartas sobre la mesa —suspiró Jan—, quitémonos este peso de
encima. Estoy harto de ocultarme, de disimular...
—Claro —se animó Erickson—, ¿por qué no? —se arrellanó en la silla y se desabrochó
la chaqueta—. Señor Thatcher, estaré encantado de narrarle una historia, y estoy seguro
de que le interesará hasta el punto de impedirle dormir.
 
Siempre corriendo en silencio, los tres atravesaron bosquecillos de árboles muertos y
cruzaron la llanura marciana, calcinada por el sol. Ascendieron una pequeña elevación y,
de pronto, Eric se detuvo y se arrojó al suelo. Los otros le imitaron, jadeando en busca de
aliento.
—Permaneced en silencio —murmuró Eric. Levantó un poco la cabeza—. No hagáis
ruido. Esto estará plagado de policías. No podemos arriesgarnos.
Una extensión de desierto estéril y yermo, aproximadamente un kilómetro y medio de
arena recalentada, separaba a las tres personas agazapadas entre los árboles muertos
de la ciudad. No había árboles ni matorrales a la vista. Sólo de vez en cuando un viento
seco producía pequeños remolinos en la arena, el mismo viento que transportó hacia ellos
un débil aroma a calor y arena.
—Mirad —señaló Eric —: la ciudad. Allí está.
La ciudad estaba cerca, en efecto, más cerca de lo que nunca la habían visto. A los
terrestres no se les permitía acercarse a las grandes ciudades marcianas, los centros de
la vida marciana. Incluso en tiempos de normalidad, sin la amenaza de una guerra
inminente, los marcianos prohibían a los terrestres pisar sus ciudades, en parte por
miedo, en parte por un innato sentimiento de hostilidad hacia los visitantes de piel blanca.
cuyas hazañas comerciales les habían granjeado el respeto y el disgusto de todo el
sistema.
—¿Qué os parece? —preguntó Eric.
La ciudad era grande, mucho más extensa de lo que habían imaginado a juzgar por los
grabados y maquetas que habían estudiado con suma atención en Nueva York, en el
Ministerio de Defensa: Era enorme, enorme y sobrecogedora; torres negras, columnas
increíblemente delgadas de metal antiguo, columnas que habían resistido la acción del
viento y del sol durante siglos, se elevaban hacia el cielo. Una muralla de piedra roja,
formada por inmensos ladrillos que habían sido cargados y colocados por esclavos de las
primeras dinastías marcianas, bajo el yugo de los primeros grandes reyes de Marte,
rodeaba la y ciudad.
Una ciudad vieja, requemada por el sol, una ciudad asentada en mitad de una llanura
desolada, circundada por bosquecillos de árboles muertos, una ciudad que muy pocos
terrestres habían visto..., pero una ciudad estudiada en mapas y planos por todos los
ministerios de Defensa de la Tierra. Una ciudad que, a pesar de sus piedras antiguas y
sus torres arcaicas, albergaba el máximo órgano dirigente de Marte, el Consejo Supremo
de los Principales, hombres de coraza negra que gobernaban y legislaban con mano de
hierro.
Los Principales Supremos, doce hombres fanáticos y entregados, sacerdotes negros,
pero sacerdotes provistos de varas desintegradoras, detectores de mentiras, naves
espaciales y cañones interespaciales, poseían más poder del que el Senado de la Tierra
podía imaginar; los Principales Supremos y sus subordinados, los Principales
Provinciales...
Eric y sus dos compañeros reprimieron un temblor.
—Hemos de ir con cuidado —repitió Eric—. Pronto pasaremos entre ellos. Si adivinan
quiénes somos, o a lo que hemos venido...
Abrió la maleta que llevaba y miró en su interior apenas un segundo. Luego la volvió a
cerrar y cogió el asa con firmeza.
—Vamos —se irguió lentamente—. Caminada mi lado. Quiero que hagáis bien vuestro
papel.
Mara y Jan avanzaron con decisión. Eric les examinó con ojo crítico mientras los tres
descendían por la ladera hasta desembocar en la llanura, rumbo a las torres negras de la
ciudad.
—Jan —dijo Eric—, cógela de la mano. Recuerda que es tu prometida, os vais a casar.
Los campesinos marcianos cuidan mucho a sus novias.
Jan iba vestido con los pantalones cortos, la chaqueta, la soga atada alrededor de la
cintura y el sombrero para protegerse del sol típicos de los granjeros marcianos. Su piel
había sido teñida hasta dotarla de un tono broncíneo.
—Tienes buen aspecto —reconoció Eric.
Examinó a Mara. Llevaba el pelo recogido en un moño atravesado por un hueso
vaciado de yuk. Su rostro, también oscurecido artificialmente, estaba pintado con
pigmentos ceremoniales, bandas verdes y anaranjadas que le cruzaban las mejillas. De
sus orejas colgaban pendientes. Calzaba zapatillas de piel de perruh, atadas a los tobillos,
y lucía unos pantalones marcianos, largos y transparentes, ceñidos a la cintura por una
faja de brillantes colores. Una cadena de cuentas de piedra pendía entre sus pequeños
pechos, un amuleto que traería suerte al nuevo matrimonio.
—Estupendo —dijo Eric.
Él, por su parte, llevaba el flotante manto gris de los sacerdotes marcianos, mantos que
no se quitaban jamás y con los que eran enterrados cuando morían.
—Creo que conseguiremos burlar a los guardias. Hay mucho tráfico en la carretera.
La arena crujía bajo sus pies. Algunas siluetas se recortaban contra el horizonte, otras
personas que iban a la ciudad, granjeros, campesinos y mercaderes que acudían al
mercado.
—¡Mira ese carro! —exclamó Mara.
Dos profundos surcos habían quedado grabados en la arena de una estrecha carretera
a la que se aproximaban. Un huía marciano tiraba del carro; tenía los flancos cubiertos de
sudor y la lengua le colgaba fuera de la boca. El carro iba cargado hasta los topes de
fardos de tela áspera y tejida a mano, propia de los campesinos. Un granjero azuzaba al
huía.
—Y allí —señaló con el dedo la muchacha, sonriente.
Un grupo de mercaderes marcianos ataviados con largas túnicas cabalgaban a lomos
de pequeños animales. Llevaban los rostros cubiertos por máscaras de arena. Cada
animal portaba un fardo atado con una soga. Detrás de los mercaderes venía un
procesión de granjeros y campesinos que se desplazaban a pie, excepto algunos más
afortunados que lo hacían en carro o sobre animales.
Mara, Jan y Eric se mezclaron con los mercaderes. Nadie les prestó la menor atención.
La marcha no se alteró. Jan y Mara se colocaron a unos pasos de Eric, sin dirigirse la
palabra. Eric caminaba con porte digno, como orgulloso de su privilegiada situación.
Se detuvo en cierto momento y señaló al cielo.
—Mirad —murmuró en el dialecto marciano de las montañas—. ¿Veis eso?
Dos puntos negros daban vueltas en círculos: una nave patrulla marciana que vigilaba
cualquier signo de actividades insólitas. Estaba a punto de estallar la guerra con la Tierra,
cualquier día, en cualquier momento.
—Llegaremos justo a tiempo —dijo Eric—. Mañana será demasiado tarde. La última
nave despegará de Marte.
—Ojalá salga todo bien —dijo Mara—. Quiero volver a casa cuando hayamos acabado.
 
Pasó media hora. A medida que se acercaban a la ciudad, la muralla se alzaba cada
vez más alta, hasta que dio la impresión de tapar el cielo. Era una muralla enorme, una
muralla de piedra eterna que había resistido la erosión del viento y del sol durante siglos.
Un grupo de soldados marcianos custodiaba la única entrada a la ciudad. Examinaban a
cada persona que llegaba, registraban sus vestidos y abrían los fardos.
El nerviosismo de Eric aumentó. La fila casi estaba parada.
—Pronto nos tocará —murmuró—. Preparaos.
—Esperemos que no haya Principales —dijo Jan—. Prefiero los soldados.
Mara contemplaba la muralla y las torres que trepaban hacia el cielo. La tierra tembló y
vibró bajo sus pies. Vio lenguas de fuego surgir de las torres, provenientes de las fábricas
y forjas subterráneas. El aire, espeso y denso, transportaba partículas de hollín. Mara se
tapó la boca y tosió.
—Allá vamos —susurró Eric.
Los mercaderes ya habían obtenido permiso para traspasar la puerta de madera
oscura que daba acceso a la ciudad. Tanto ellos como sus silenciosos animales habían
desaparecido. El oficial que mandaba a los soldados hizo gestos impacientes a Eric para
que se apresurara.
—¡Vamos! ¡Dése prisa, viejo!
Eric avanzó con parsimonia, con la cabeza gacha y los brazos colgando a lo largo del
cuerpo.
—¿Quién es y a qué viene? —preguntó el soldado con los brazos en jarras y la pistola
al cinto.
La mayoría de los soldados paseaban sin hacer nada, se apoyaban en la muralla o
descansaban tirados en el suelo. Algunas moscas zumbaban sobre el rostro de uno que
se había quedado dormido con el fusil al lado.
—¿A qué vengo? —murmuró Eric—. Soy el sacerdote de un pueblo.
—¿Por qué quiere entrar en la ciudad?
—Acompaño a estas personas al magistrado para que contraigan matrimonio —indicó
con un gesto a Mara y Jan, que se mantenían a cierta distancia—. Cumplimos la ley de
los Principales.
El soldado rió y caminó en torno a Eric.
—¿Qué lleva en esa bolsa?
—Ropa para pasar la noche.
—¿De qué pueblo proceden?
—De Kranos.
—¿Kranos? —el soldado desvió la vista hacia uno de sus compañeros—. ¿Te suena
Kranos?
—Una verdadera pocilga. Estuve una vez que fui a cazar.
El jefe de los soldados ordenó a Jan y a Mara que se aproximaran.
Avanzaron con timidez, cogidos de las manos. Uno de los soldados cogió a Mara por
su hombro desnudo y la obligó a girarse.
—Vaya novia más guapa que te has echado. Tiene una bonita figura —guiñó un ojo y
rió lascivamente.
Jan le miró con rencor. Los soldados estallaron en carcajadas.
—Está bien —dijo el jefe a Eric—. Podéis pasar.
Eric sacó una bolsa y entregó una moneda al soldado. Después, los tres se
introdujeron en el largo túnel que era la entrada, atravesaron la muralla de piedra y
desembocaron en la ciudad.
¡Habían penetrado en la ciudad!
—Démonos prisa —susurró Eric.
La ciudad crujía y retemblaba con el sonido de un millar de máquinas que estremecían
las piedras que pisaban. Eric condujo a Jan y a Mara hacia una esquina, junto a una fila
de almacenes. La calle bullía de gente que se desplazaba en todas direcciones y elevaba
la voz sobre el estrépito ambiental, buhoneros, mercaderes, soldados y prostitutas. Eric se
agachó y abrió la maleta que llevaba. Sacó tres rollos de metal muy fino, un laberinto de
alambres y paletas ensamblados en un pequeño cono. Se los repartieron entre los tres, y
después Eric cerró la maleta.
—Recordad que hay que enterrar los rollos de manera que el cabo apunte al centro de
la ciudad. Debemos trisectar la parte en la que hay mayor concentración de edificios.
¡Recordad los mapas! Id con cuidado en calles y pasajes. Procurad no hablar con nadie.
Tenéis el suficiente dinero marciano para solventar cualquier eventualidad. Atención a los
rateros y, por el amor de Dios, no os perdáis.
Eric se interrumpió de súbito. Dos Principales hicieron acto de aparición por la puerta
de entrada a la muralla, con las manos unidas a la espalda. Al reparar en el grupo de tres
personas que cuchicheaban junto a los almacenes se detuvieron.
—Iros —murmuró Eric—, y volved aquí al anochecer... —sonrió lúgubremente—... o no
volváis.
Cada uno se fue por su lado sin mirar atrás. Los Principales les vieron marchar.
—La novia era bonita —comentó uno de ellos—. Esa gente conserva la nobleza de los
viejos tiempos en la sangre.  
—Ese joven campesino es muy afortunado —respondió el otro.
Siguieron su camino. Eric, aún con la sonrisa en los labios, se mezcló con la multitud
que abarrotaba las calles de la ciudad.
 
Se reunieron fuera de la muralla al ponerse el sol. El aire era fresco y enrarecido,
cortante como un cuchillo.
Mara se frotó los brazos desnudos y buscó protección en los brazos de Jan.
—¿Y bien? —preguntó Eric—. ¿Lo conseguisteis?
Campesinos y mercaderes salían en oleadas por la puerta, rumbo sus granjas y
pueblos, dispuestos a emprender el largo viaje que, atravesando la llanura, les conduciría
a las montañas. Nadie prestaba atención a la joven aterida de frío y a los dos hombres
parados junto a la muralla.
—He colocado el mío en la otra parte de la ciudad, enterrado cerca de un pozo —
informó Jan.
—El mío está en la zona industrial —susurró Mara con un castañeteo de dientes—.
Jan, cúbreme con algo. ¡Estoy helada!
—Bien —dijo Eric—. Si los planos eran correctos, los tres rollos se cruzarán en el
mismísimo centro de la ciudad. —Oteó el cielo, cada vez más oscuro. Empezaban a verse
estrellas. Dos patrulleros nocturnos volaban lentamente hacia el horizonte—. Démonos
prisa, ya falta poco.
Se unieron a los marcianos que se alejaban de la ciudad, ahora envueltos en las
sombras de la noche.
Caminaron en silencio con los campesinos hasta que la tenue fila de árboles muertos
se hizo visible en el horizonte. Entonces se desviaron hacia el bosquecillo.
—Casi es la hora —advirtió Eric. Aceleró el paso, impaciente por la lentitud de sus
acompañantes—. ¡Vamos!
Tropezando con piedras y ramas muertas a la incierta luz del crepúsculo, treparon a
una elevación. Eric se detuvo en lo alto con las manos en jarras y miró atrás.
—Fijaos bien: es la última vez que veremos la ciudad en su estado actual —murmuró.
—¿Puedo descansar un poco? —pidió Mara—. Me duelen los pies.
Jan tiró de la manga a Eric.
—¡De prisa, Eric! No nos queda mucho tiempo. Si todo va bien podremos mirarla...
para siempre.
—Pero no así —musitó Eric.
Se agachó y abrió al maleta. Sacó varios tubos y alambres y los ensambló en la
cumbre de la colina. Sus hábiles manos dieron forma a una pequeña pirámide de alambre
y plástico.
—Ya está —gruñó, poniéndose en pie.
—¿Apunta directamente a la ciudad? —preguntó Mara, expectante.
—Sí, la he colocado de acuerdo a... —se irguió bruscamente—. ¡Vámonos, aprisa! ¡Ya
es la hora!
Jan se lanzó colina abajo arrastrando a Mara. Eric les siguió de inmediato, tras dirigir
una última mirada a las torres, casi invisibles en la oscuridad.
—¡Al suelo!
Jan y Mara se tendieron abrazados. Eric buscó refugio entre la arena y las ramas
muertas.
—Quiero verlo. Será como un milagro. Quiero verlo...
Un relámpago cegador de luz violeta iluminó el cielo. Eric se cubrió los ojos con las
manos. El relámpago inundó todo el espacio visible. Un trueno estalló de repente y una
oleada de viento cálido le obligó a hundir el rostro en la arena. El viento seco y caliente
incendió las ramas. Mara y Jan cerraron los ojos, abrazados estrechamente.
—Dios... —murmuró Eric.
La tormenta cesó. Abrieron los ojos poco a poco. En el cielo enrojecido se había
formado una nube resplandeciente que el viento nocturno empezaba a disipar. Eric se
reincorporó y ayudó a los otros a ponerse en pie. Contemplaron en silencio la oscura
devastación, la llanura ennegrecida.
La ciudad había desaparecido.
—Aún nos queda lo más difícil —dijo Eric—. Échame una mano; Jan. Dentro de poco,
esto hervirá de patrulleros.
—Ya veo uno. —Mara señaló un punto centelleante que se desplazaba hacia el lugar
de la catástrofe. Su voz tembló de pánico—. Vienen a por nosotros.
—Lo sé.
Eric y Jan se agacharon sobre la pirámide de tubos y plástico, que se había fundido
como la mantequilla. De entre los restos Eric extrajo algo que intentó examinar en la
oscuridad. Jan y Mara, casi sin aliento, se acercaron a mirar.
—¡Ahí está! —exclamó Eric.
Sostenía en la mano un pequeño globo de cristal transparente. Dentro del cristal se
movía algo, algo diminuto y frágil, torres microscópicas casi invisibles, una intrincada
telaraña de espirales: una ciudad.
Eric guardó el globo en la maleta y la cerró.
—Vámonos —se adentraron en la arboleda—. Nos cambiaremos en el coche; de
momento conservaremos estos vestidos, por si tropezamos con alguien.
—Me alegraré de recuperar mis ropas —dijo Jan—. Me siento extraña con estos
pantalones.
—¿Y cómo crees que me siento yo? —jadeó Mara—. Me estoy helando.  
—Todas las novias marcianas visten así —dijo Eric. Sujetaba con firmeza la maleta sin
dejar de correr—. Note sienta tan mal.
—Gracias —ironizó Mara—, pero hace frío.
—¿Qué pensarán de lo ocurrido? —preguntó Jan—. Creerán que la ciudad ha sido
destruida, ¿verdad? Lo que no deja de ser cierto.
—Sí, eso es lo que creerán... ¡y es muy importante que lo crean!
—El coche no debe de andar lejos —indicó Mara, que había aminorado el paso.
—No, aún falta un poco, al otro lado de esa colina, en la cañada cercana a los árboles.
Es difícil saber con exactitud dónde estamos.
—¿Enciendo la linterna? —preguntó Mara.
—No, habrá patrullas...
Se detuvo bruscamente. Jan y Mara le imitaron.
—¿Qué...?
Brilló una luz. Algo se movió en la oscuridad. Hubo un sonido.
Una figura surgió de las tinieblas, seguida de otras: soldados uniformados. Una linterna
iluminó a Mara y a Jan, que se habían cogido de las manos. Eric cerró los ojos,
deslumbrado. La luz dibujó un círculo en el suelo.
Una alta figura de negro avanzó. Era un Principal. Los soldados les apuntaron con sus
fusiles.
—Vosotros, ¿quiénes sois? —preguntó el Principal—. No os mováis de donde estáis.
Acercó su rostro inexpresivo al de Eric. Examinó su manto y sus mangas.
—Por favor... —gimió Eric, pero el Principal le interrumpió.
—El que habla soy yo. ¿Quiénes sois? ¿Qué hacéis aquí? Levanta la voz.
—Vamos... vamos de regreso a nuestro pueblo —musitó Eric, la vista baja y las manos
entrelazadas—. Estuvimos en la ciudad y volvíamos a casa.
Un soldado habló por un transmisor. Lo cerró y se lo guardó.
—Venid conmigo —ordenó el Principal—. Estáis arrestados. Daos prisa.
—¿Arrestados? ¿Volvemos a la ciudad?
—La ciudad ha desaparecido —rió un soldado—. Todo lo que queda de ella cabe en la
palma de una mano.
—¿Qué ha ocurrido? —preguntó Mara.
—Nadie lo sabe. ¡Vamos, rápido!
Un soldado se aproximó corriendo.
—Un Principal Supremo viene hacia aquí.
 
Los soldados adoptaron un aire de atención respetuosa. Unos momentos después, el
Principal Supremo, un anciano de rostro duro y demacrado y ojos vivos y alertas, llegó al
claro. Su mirada exploró los rostros de Eric y Jan.
—¿Quiénes son ésos? —preguntó.
—Unos pueblerinos que vuelven a su casa.
—No, no lo son. No tienen porte de pueblerinos. Se les ve bien alimentados. No lo son.
Procedo de las montañas y sé muy bien lo que digo.
Se plantó frente a Eric y le observó detenidamente.
—¿Quién eres? Fijaos en esa barbilla... ¡nunca se ha afeitado con una piedra afilada!
Aquí hay algo que no me gusta.
Una vara luminosa relampagueó en su mano.
—La ciudad ha desaparecido, y con ella al menos la mitad del Consejo Supremo. Fue
algo muy extraño: un resplandor, calor, viento. Pero no hubo explosión. Estoy asombrado.
La ciudad se desvaneció de repente. Sólo queda una depresión en la arena.
—Les arrestaremos —dijo el otro Principal—. Soldados, rodeadles. Aseguraos de que...
—¡Corred! —gritó Eric. Arrebató de un manotazo la vara al Principal. Hubo un instante
de confusión. Los soldados gritaron, encendieron sus linternas y chocaron unos con otros.
Eric se arrastró hacia los matorrales sin soltar la maleta. Dio órdenes en el idioma
terrestre a Jan y a Mara. —¡Rápido, corred hacia el coche! Y se lanzó pendiente abajo.
Oyó las imprecaciones y caídas de los soldados. Un cuerpo chocó con el suyo, y una
parte de la pendiente se incendió al ser alcanzada por un rayo desintegrador. La vara del
Principal...
—¡Eric! —gritó Mara desde la oscuridad.
Se precipitó hacia ella, pero resbaló y se golpeó contra una piedra.. Disparos,
confusión, el sonido de voces airadas.
—Eric, ¿eres tú? —Jan le ayudó a levantarse—. El coche está allí. ¿Dónde está Mara?
—Estoy aquí, cerca del coche.
Centelleó una luz y un árbol quedó reducido a cenizas. Eric sintió una oleada de calor
en la cara. Jan y él corrieron hacia la muchacha. La mano de Mara se aferró a la suya en
las tinieblas.
—Vamos al coche, si no lo han cogido —dijo Eric.
Bajaron a la cañada, tanteando en la oscuridad. Eric tocó algo frío y suave, metal, la
manecilla metálica de una puerta. Le invadió una sensación de alivio.
—¡Lo he encontrado! Jan, sube. Vamos, Mara —empujó a Jan al interior del vehículo.
Mara no tardó en montar y refugiar su menudo y ágil cuerpo junto al de Jan.
—¡Alto! —gritó una voz desde lo alto—. No os servirá de nada refugiaros en la cañada.
¡Os cogeremos! Subid y...
El motor del coche ahogó el sonido de las voces. Un momento después se elevó hacia
el cielo. Eric zigzagueó, arrancando las copas de algunos árboles, para eludir los disparos
de los dos furiosos Principales y sus soldados.
Después ganaron altura, dejaron los árboles atrás y surcaron el cielo; a velocidad
creciente. Los marcianos se perdieron de vista.
—Vamos al espaciopuerto de Marte, ¿verdad? —preguntó Jan a Eric.
—Sí, pero aterrizaremos algo más lejos, en las colinas. Nos pondremos nuestros trajes
habituales, como vulgares terrestres. Maldita sea... tendremos suerte si llegamos a tiempo
de subir a la nave.
—La última nave —susurró Mara, todavía sin aliento—. ¿Qué pasará si no llegamos a
tiempo?
Eric bajó la vista hacia el maletín que descansaba en su regazo.
—Hay que hacerlo —murmuró—. ¡Debemos hacerlo!
 
Nadie habló durante un rato. Thatcher miraba fijamente a Erickson, recostado en su
silla mientras bebía. Mara y Jan permanecieron en silencio.
—Así que ustedes no destruyeron la ciudad —dijo al fin Thatcher—. No la destruyeron
en absoluto. La encogieron y la encerraron en un globo de cristal, en un pisapapeles, y
ahora vuelven a ser viajantes que transportan en sus maletines objetos de oficina...
Erickson sonrió. Abrió el maletín y volvió a sacar el pisapapeles de cristal. Lo alzó y
miró en su interior.
—Sí, robamos la ciudad de los marcianos, y de esta forma engañamos al detector de
mentiras. Era cierto que no sabíamos nada de una ciudad destruida.
—Pero ¿por qué? ¿Por qué robar una ciudad? ¿No era más sencillo bombardearla?
—Un rescate —dijo con énfasis Mara, con los ojos brillantes de excitación—. Su mayor
ciudad, la mitad del Consejo... ¡en manos de Eric!
—Marte tendrá que plegarse a las condiciones que exija la Tierra —explicó Eric—, y
renunciar a sus exigencias comerciales. Es posible que evitemos la guerra, que
consigamos lo que queremos sin derramar ni una gota de sangre —Eric sonrió y guardó el
pisapapeles de cristal en el maletín.
—Una historia muy interesante —admitió Thatcher—, y un procedimiento asombroso:
reducir una ciudad, toda una ciudad, a dimensiones microscópicas. Asombroso. No me
extraña que escaparan; después de una hazaña semejante, nadie podía detenerles.
Miró el maletín posado en el suelo. Los motores vibraban y ronroneaban mientras la
nave proseguía su camino hacia la lejana Tierra.
—Aún falta mucho para llegar —dijo Jan—. Ya ha oído nuestra historia, Thatcher. ¿Por
qué no nos cuenta la suya? ¿A qué se dedica? ¿En qué trabaja?
—Sí —se animó Mara—. ¿Qué hace exactamente?
—¿Qué hago? Bueno, si quieren se lo enseñaré —introdujo la mano en su chaqueta y
sacó algo.
Un objeto delgado que centelleaba débilmente. Una vara de fuego.
Los tres la miraron, estupefactos.
Thatcher apuntó con toda calma a Erickson.
—Sabíamos que los tres iban a bordo de la nave sin la menor duda, pero ignorábamos
lo que le había sucedido a la ciudad. Mi teoría era que la ciudad no había sido destruida.
Los instrumentos del Consejo midieron una súbita pérdida de masa en esa zona, una
pérdida equivalente a la masa de la ciudad. Llegué a la conclusión de que la ciudad, sido
robada de alguna forma inimaginable, pero no destruida. Sin embargo, no logré convencer
al Consejo y me vi obligado a perseguirles solo.
Thatcher hizo un gesto a los hombres que estaban sentados en el bar. Se levantaron
de inmediato y avanzaron hacia la mesa.
—Me interesa extraordinariamente el procedimiento que han utilizado. Marte obtendrá
un gran beneficio de su conocimiento. Incluso es posible que incline la balanza en nuestro
favor. Quiero empezar a trabajar en ello nada más regresemos a Puertomarte. Y ahora, si
son tan amables de entregarme el maletín...
 
 
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed