Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

viernes, 8 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - LA CALAVERA

LA CALAVERA
Philip K. Dick
 
 
 
—¿De qué oportunidad me habla? —preguntó Conger—. Siga. Me interesa.
La habitación estaba en silencio; todas las miradas convergían en Conger, todavía
vestido con el uniforme carcelario. El Portavoz se inclinó hacia adelante poco a poco.
—Antes de que fueras a prisión, tus negocios funcionaban muy bien... Todos ilegales,
todos lucrativos. Ahora no tienes nada, excepto la perspectiva de pasarte otros seis años
encerrado en una celda.
Conger frunció el entrecejo.
—Nos encontramos ante una situación muy importante para este Consejo, que requiere
tus peculiares habilidades. Por otra parte, se trata de una situación que quizá te interese
también a ti. Eras cazador, ¿no? Conoces bien la técnica de seguir rastros, de
emboscarte en los matorrales y de acechar por la noche, ¿verdad? Imagino que la caza
ha de proporcionarte muchas satisfacciones...
Conger suspiró. Se mordió los labios.
—De acuerdo —dijo—. Suéltelo. Vaya al grano. ¿A quién quiere que mate?
—Todo a su tiempo —sonrió suavemente el Portavoz.
El coche se detuvo. Era de noche; la calle estaba a oscuras. Conger miró por la
ventanilla.
—¿Dónde estamos? ¿Qué sitio es éste?
El guardia le apretó el brazo.
—Vamos. Por esa puerta.
Conger pisó el suelo húmedo de la calle. El guardia se deslizó con celeridad detrás de
él, seguido por el Portavoz. Conger aspiró una bocanada de aire frío. Examinó el contorno
sombrío del edificio al que se dirigían.
—Conozco este lugar. Lo he visto antes. —Entrecerró los ojos, que se iban adaptando
a la oscuridad. Repentinamente, se puso rígido—. Esto es...
—Sí. La Iglesia Primera. —El Portavoz se encaminó hacia la escalera—. Nos esperan.
—¿Nos esperan? ¿Aquí?
—Sí. —El Portavoz comenzó a subir los peldaños—. Ya sabes que no se nos permite
la entrada, especialmente con pistolas. —Se detuvo. Dos soldados armados le salieron el
paso—. ¿Todo en orden?
El Portavoz sostuvo sus miradas. Los soldados asintieron con la cabeza. La puerta de
la iglesia se abrió. Conger divisó en el interior más soldados, jóvenes con los ojos bien
abiertos que contemplaban los iconos y las imágenes sagradas.
—Empiezo a entender —dijo.
—Era necesario —dijo el Portavoz—. Como sabes, nuestras relaciones en el pasado
con la Iglesia Primera han sido singularmente desafortunadas.
—No creo que esto las mejore.
—Pero vale la pena, ya lo verás.
 
Atravesaron el vestíbulo y entraron en la cámara principal, donde estaban el altar y los
reclinatorios. El Portavoz dedicó una mirada distraída al altar cuando pasaron por delante.
Empujó una pequeña puerta lateral y le hizo una señal a Conger.
—Por aquí, no tenemos tiempo que perder. Los fieles no tardarán en congregarse.
Conger parpadeó y obedeció. Se encontraban en una cámara pequeña, de techos
bajos y paneles oscuros de madera vieja. Olía a cenizas y a especias humeantes.
—¿Qué es este olor? —preguntó.
—Cálices, o algo así. No lo sé. —El Portavoz cruzó con impaciencia la estancia—.
Según nuestros informes, está escondido por aquí...
Conger paseó la vista por la cámara. Vio libros y legajos, símbolos sagrados e
imágenes. Un extraño estremecimiento recorrió su cuerpo.
—¿Mi trabajo se relaciona con alguien de la Iglesia? Si es así...
—¿Es posible que creas en el Fundador? —preguntó con sorna el Portavoz—. ¿Es
posible que un cazador, un asesino...?
—No, por supuesto que no. Todos esos discursos sobre la resignación ante la muerte,
la no violencia...
—¿Qué pasa, pues?
—Me enseñaron a no mezclarme con esta gente. Poseen poderes extraños. Y es
imposible hacerles razonar.
El Portavoz estudió a Conger detenidamente.
—Te equivocas. No nos interesa ninguno. Llegamos a la conclusión de que matarles
sólo sirve para incrementar su número.
—Entonces, ¿por qué hemos venido? Larguémonos.
—No, nuestra misión es importante. Hemos venido a buscar algo que te servirá para
identificar a tu hombre, imprescindible para localizarle. —El Portavoz esbozó una
sonrisa—. No queremos que mates a otro. Es demasiado importante.
—No fallaré. —Conger hinchó el pecho—. Escuche, Portavoz...
—La situación es insólita. La persona que has de perseguir..., la persona que te
mandamos a buscar..., sólo puede ser identificada mediante ciertos objetos que se
encuentran aquí. Son simples indicios, los únicos datos de que disponemos. Sin ellos...
—¿Qué clase de objetos son?
Avanzó un paso hacia el Portavoz. Éste se apartó un poco.
—Mira. —Corrió una sección de la pared y quedó al descubierto un hueco cuadrado y
oscuro—. Mira dentro.
Conger se agachó y forzó la vista. Frunció el ceño con desagrado.
—¡Una calavera! ¡Un esqueleto!
—El hombre que has de perseguir ha estado muerto durante doscientos años —dijo el
Portavoz—. Eso es todo cuanto queda de él, lo único que tienes para encontrarle.
Conger estuvo callado largo rato. Contempló la osamenta, apenas visible en el nicho
oculto tras la pared. ¿Cómo podría matar a un hombre muerto hacía siglos? ¿Cómo
podría seguir su pista, abatirlo?
Conger era un cazador. Había vivido a su manera, en los lugares que le apetecían.
Había conseguido mantenerse vivo comerciando con pieles que traía en su propia nave
desde las Provincias, burlando el cinturón de aduanas de la Tierra.
Había cazado en las grandes montañas de la Luna. Había merodeado por las ciudades
vacías de Marte. Había explorado...
—Soldado, coja esos objetos y llévelos al coche —ordenó el Portavoz—. Procure no
perder nada.
El soldado se introdujo en el hueco con cautela y se acuclilló.
—Confío —susurró el Portavoz a Conger— en que nos demostrarás tu lealtad. Los
ciudadanos siempre cuentan con medios para regenerarse, para demostrar su devoción a
nuestra sociedad. Creo que cuentas con una excelente oportunidad. Dudo que tengas
otra mejor. Y tus esfuerzos merecerán una generosa compensación, por supuesto.
Los dos hombres intercambiaron una mirada; Conger, delgado y andrajoso, el
Portavoz, inmaculado en su uniforme.
—Entiendo —dijo Conger—. Quiero decir que entiendo lo de la oportunidad. Pero
¿cómo puede un hombre muerto hace siglos ser...?
—Te lo explicaré después. Ahora tenemos que irnos.
El soldado se había marchado con los huesos, envueltos cuidadosamente en una
manta. El Portavoz se encaminó hacia la puerta.
—Vamos. Ya habrán descubierto nuestra irrupción, y se presentarán en cualquier
momento.
Bajaron corriendo los húmedos escalones y entraron en el coche. Un segundo más
tarde, el conductor elevó el coche en el aire, sobre los tejados de las casas.
 
El Portavoz se acomodó en el asiento.
—La Iglesia Primera tiene un interesante pasado —empezó—. Imagino que lo conoces,
pero me gustaría hacer hincapié en algunos puntos.
»El Movimiento se inició en el siglo veinte, durante alguna de las guerras periódicas. El
Movimiento se extendió con suma rapidez, abonado por la opinión general acerca de la
inutilidad de la guerra y de que cada una daba pie a otra peor, sin que se adivinara el
final. El Movimiento aportó una respuesta muy sencilla al problema: sin preparativos
militares, sin armas, no habría guerra. Y sin maquinarias ni la compleja tecnocracia
científica no habría armas.
»El Movimiento sostenía que no era posible detener la guerra ayudando a planificarla.
Sostenía que el hombre estaba sometido a esta maquinaria y a esta ciencia, que se le
escapaban de las manos y le empujaban a guerras cada vez más feroces. Abajo la
sociedad, gritaron. Abajo las fábricas y la ciencia. Unas cuantas guerras más y quedaría
muy poca cosa del mundo.
»El Fundador era un oscuro personaje procedente del Medio Oeste de Estados Unidos.
Ni siquiera conocemos su nombre. Todo lo que sabemos es que un día apareció
predicando la doctrina de la no violencia, la no resistencia; no a la guerra, no a los
impuestos para fabricar armas, no a la investigación, excepto la dedicada a la medicina.
Vive pacíficamente, cuida tu jardín, apártate de la política; dedícate a lo tuyo. Pasa
desapercibido, no te enriquezcas. Reparte tus posesiones, abandona la ciudad. Al menos,
eso es lo que se desprendía de sus palabras.
El coche descendió y aterrizó en un tejado.
—El Fundador predicó esta doctrina, o su germen; ignoramos lo que los fieles
añadieron. Las autoridades locales le detuvieron en seguida, por supuesto.
Aparentemente, estaban convencidas de que lo decía en serio; nunca se le volvió a ver.
Fue ejecutado, y su cuerpo enterrado en secreto. Parecía que de esta manera se
terminaba con el culto —sonrió el Portavoz—. Por desgracia, algunos de sus discípulos
afirmaron haberle visto después de la fecha de su muerte. El rumor se extendió; había
vencido a la muerte, era divino. Se propagó por todas partes. Y aquí estamos hoy, con
una Iglesia Primera que obstruye todo el progreso social, destruye la sociedad, siembra la
anarquía...
—¿Qué pasó con las guerras? —preguntó Conger.
—¿Las guerras? Bien, no hubo más guerras. Hay que reconocer que la eliminación de
las guerras fue consecuencia directa de la no violencia practicada a escala general. Sin
embargo, hoy podemos contemplar la guerra desde una perspectiva más objetiva. ¿Qué
hay de malo en la guerra? Posee un profundo valor selectivo, perfectamente concordante
con los postulados de Darwin, Mendel y otros. Sin guerras, una masa de seres
incompetentes e inútiles, carentes de educación y de inteligencia, se expande
incontroladamente. La guerra reducía su número; era una forma natural, como los
huracanes, los terremotos y las inundaciones, de eliminar a los ineptos.
»Sin guerras, los elementos más rastreros de la humanidad proliferan a su antojo.
Representan una amenaza para los escasos instruidos, para los que practican la ciencia,
los únicos preparados para dirigir la sociedad. Desprecian la ciencia, o la sociedad
científica, basada en la razón. Y este Movimiento trata de ayudarles y encubrirles. Sólo
cuando los científicos controlen por completo el... —consultó su reloj y abrió la puerta del
coche—. Te contaré el resto mientras caminamos.
Atravesaron el tejado en penumbra.
—Habrás adivinado de quién son esos huesos, a quién tienes que perseguir. Este
Fundador, este ignorante del Medio Oeste, ha estado muerto dos siglos exactos. Es una
pena que las autoridades de su tiempo actuaran con tanta lentitud. Le permitieron hablar y
dar a conocer su mensaje. Le permitieron predicar, fundar un culto. Y ya no hubo forma
de pararlo.
»Pero ¿y si hubiera muerto antes de predicar, antes de exponer su doctrina? Por lo que
sabemos, sólo le llevó un momento divulgarla. Dicen que habló una vez, sólo una vez.
Luego llegaron las autoridades y le arrestaron. No se resistió; apenas un pequeño
incidente.
El Portavoz se giró hacia Conger.
—Pequeño, pero aún padecemos las consecuencias.
Entraron en el edificio. Los soldados ya habían depositado el esqueleto sobre una
mesa. Los soldados se mantenían firmes alrededor, con una expresión ardiente en sus
rostros juveniles.
Conger se abrió paso entre ellos y se acercó a la mesa. Se inclinó y examinó los
huesos.
—Así que esto es lo que queda —murmuró—. El Fundador. La Iglesia lo ha ocultado
durante doscientos años.
—En efecto —replicó el Portavoz—, pero ahora está en nuestro poder. Acompáñame.
El Portavoz abrió una puerta. Unos técnicos levantaron la vista. Conger vio máquinas
que zumbaban y giraban; mesas de trabajo y retortas. En el centro de la sala había una
reluciente jaula de cristal.
El Portavoz tendió a Conger una pistola Slem.
—Recuerda que la calavera debe volver en perfecto estado... para comparar y sentar la
prueba definitiva. Apunta bajo..., al pecho.
Conger sopesó el fusil.
—Parece bueno —comentó—. Conozco este modelo..., quiero decir que ya lo había
visto, aunque no llegué a utilizarlo.
—Recibirás instrucciones sobre el uso del fusil y el funcionamiento de la jaula. Te
proporcionarán todos los datos de que disponemos acerca de la hora y el lugar. El punto
exacto se llamaba Hudson's Field, una pequeña comunidad en las afueras de Denver,
Colorado. Ocurrió en mil novecientos sesenta. Y no lo olvides..., sólo podrás identificarlo
mediante este cráneo. Advertirás características visibles en los dientes delanteros,
especialmente en el incisivo izquierdo...
Conger escuchaba sin prestarle mucha atención. Observó cómo dos hombres vestidos
de blanco introducían cuidadosamente la calavera en una bolsa de plástico. La ataron y la
pusieron en la jaula de cristal.
—¿Y si me equivoco?
—¿Matando a otro? Sigues buscando. No vuelvas hasta encontrar a ese Fundador. Y
no esperes a que abra la boca; ¡tienes que impedirlo! Adelántate. No te arriesgues;
dispara en cuanto creas que lo has encontrado. Es probable que se trate de un forastero
en la zona. Parece ser que nadie le conocía.
Conger continuaba absorto en sus pensamientos.
—¿Estás seguro de que no te falta nada? —preguntó el Portavoz.
—Sí, creo que sí.
Conger entró en la jaula de cristal y se sentó con las manos al volante.
—Buena suerte —dijo el Portavoz—. Todos esperamos que triunfes. Existen algunas
dudas filosóficas sobre si es posible o no alterar el pasado. Ahora obtendremos la
respuesta de una vez por todas.
Conger palpó los controles de la jaula.
—Por cierto —advirtió el Portavoz—, no intentes utilizar esta jaula para otros propósitos
que los mencionados. La controlamos constantemente. Si queremos que regrese, lo
podemos hacer. Buena suerte.
Conger no dijo nada. Cerraron la jaula. Levantó un dedo y pulsó el control del volante.
Lo giró poco a poco.
Estaba mirando todavía la bolsa de plástico cuando la sala se desvaneció.
No vio nada durante un largo período de tiempo, nada más allá del cristal de la jaula.
Los pensamientos se atropellaban en su mente. ¿Cómo reconocería al hombre? ¿Cómo
se aseguraba antes de actuar? ¿Qué aspecto tenía? ¿Cómo se llamaba? ¿Cómo se
habría comportado antes de hablar? ¿Sería una persona vulgar o un extranjero chiflado?
Conger cogió el fusil Slem y lo apretó contra su mejilla. El metal era frío y liso. Lo movió
para comprobar la mira. Era un fusil muy bello, la clase de fusil del que podía enamorarse.
Ojalá lo hubiera tenido en el desierto marciano, en las largas noches que pasó aterido,
acechando las cosas que se movían en la oscuridad...
Puso el fusil en el suelo y ajustó los contadores de la jaula. La niebla que daba vueltas
en espiral empezó a condensarse y a consolidarse. Al instante se vio rodeado de formas
que oscilaban y fluctuaban.
Colores, sonidos y movimientos se infiltraron a través del cristal. Desconectó los
controles y se puso en pie.
Se encontraba sobre un promontorio que dominaba una pequeña ciudad. Era
mediodía. Un aire fresco y vivificante acarició su rostro. Algunos automóviles se
deslizaban por la carretera. Distinguió tierras cultivadas en la lejanía. Respiró
intensamente y volvió a la jaula.
Examinó sus rasgos ante el espejo. Se había recortado la barba (no habían conseguido
que se la afeitara) y lavado el pelo. Iba vestido a la moda de la segunda mitad del siglo
XX, con aquellos extravagantes cuellos, chaquetas y zapatos de piel de animal. Llevaba
dinero de la época en el bolsillo. No necesitaba nada más. Excepto su habilidad y su
instinto especial, aunque nunca los había utilizado en circunstancias semejantes.
Caminó por la carretera hacia la ciudad.
Lo primero que le llamó la atención fueron los periódicos. Día 5 de abril de 1961. No
estaba muy lejos. Paseó la vista a su alrededor. Había una gasolinera, un garaje, algunos
bares y una tienda de chucherías. Al final de la calle divisó una verdulería y algunos
edificios públicos.
Pocos minutos después subió la escalera de la pequeña biblioteca pública y penetró en
su cálido interior.
La bibliotecaria levantó la vista y sonrió.
—Buenos días —dijo.
Le devolvió la sonrisa sin atreverse a hablar; no utilizaría las palabras correctas y le
denunciaría su acento extraño. Se acercó a una mesa y tomó asiento frente a una pila de
revistas. Las hojeó unos instantes. Después volvió a ponerse de pie. Se dirigió hacia una
gran librería apoyada en la pared. Los latidos de su corazón se aceleraron.
Periódicos..., semanas enteras. Cogió un montón, se los llevó a la mesa y empezó a
estudiarlos rápidamente. La impresión era rara, las letras singulares. Desconocía algunas
palabras.
Apartó los periódicos y fue a buscar más. Por fin encontró lo que buscaba. Se apoderó
de la Cherrywood Gazette y la abrió por la primera página:
 
UN PRISIONERO SE AHORCA
Un hombre no identificado, arrestado en la oficina del sheriff del condado como
sospechoso de sindicalismo criminal, fue encontrado muerto esta mañana por...
 
Finalizó el artículo. Era vago e inconsistente. Necesitaba más. Devolvió la Gazette a los
estantes y, tras un momento de duda, abordó a la bibliotecaria.
—¿Más? —preguntó—. ¿Más periódicos? ¿Antiguos?
—¿Cuáles? —La mujer frunció el ceño—. ¿De qué año?
—De hace meses. Y... de antes.
—¿De la Gazette? Es el único que tenemos. ¿Qué quiere? ¿Qué está buscando?
Quizá podría ayudarle.
Conger permaneció en silencio.
—Encontrará ejemplares más antiguos en las oficinas de la Gazette —dijo la mujer
quitándose las gafas—. ¿Por qué no lo prueba? Aunque, si me lo dijera, quizá podría
ayudarle...
Conger se marchó.
La oficina de la Gazette estaba en una calle lateral, de aceras resquebrajadas y
agrietadas. Una estufa ardía en un rincón de la diminuta oficina. Un hombre corpulento se
levantó y se acercó sin prisas al mostrador.
—¿Qué desea, señor?
—Periódicos antiguos. Un mes. O más.
—¿Para comprarlos? ¿Quiere comprarlos?
—Sí.
Sacó unos billetes. El hombre parpadeó.
—Claro —dijo—, claro. Espere un momento. —Salió corriendo de la habitación.
Cuando volvió, se tambaleaba bajo el peso que transportaba, tenía la cara roja y
sudorosa—. Aquí tiene algunos. Cogí lo que pude. Abarca todo el año. Y si quiere más...
Conger salió con los periódicos. Se sentó en el bordillo de la acera y los repasó.
Encontró lo que deseaba cuatro meses atrás, en diciembre. Era un artículo tan escueto
que casi no reparó en él. Sus manos temblaban al leerlo. Utilizó un diccionario de bolsillo
para algunos de los términos arcaicos.  
 
HOMBRE ARRESTADO POR MANIFESTACIÓN PÚBLICA ILEGAL
Un hombre no identificado que rehusó dar su nombre fue detenido en Cooper Creek
por agentes especiales de la oficina del sheriff, siguiendo órdenes del sheriff Duff. Dijeron
que el hombre había sido descubierto recientemente en esta zona y vigilado de cerca.
Fue...  
 
Cooper Creek. Diciembre de 1960. Su corazón latió con violencia. Era todo cuanto
necesitaba saber. Se irguió con un estremecimiento y golpeó el frío suelo con los pies. El
sol se había desplazado hasta el límite de las colinas. Sonrió. Ya había descubierto el
lugar y el día exactos. Le bastaba con retroceder, quizá hasta noviembre, a Cooper
Creek...
Caminó de vuelta atravesando el centro de la ciudad. Dejó atrás la biblioteca y la
verdulería. No sería difícil; lo más difícil ya estaba hecho. Iría al pueblo, alquilaría una
habitación y aguardaría la aparición del hombre.
Dobló una esquina. Una mujer cargada de paquetes salía por una puerta. Conger se
desvió para dejarla pasar. La mujer le miró. Palideció de súbito. Clavó la vista en él con la
boca abierta.
Conger se alejó a toda prisa. Miró por encima del hombro. ¿Qué le pasaba a la mujer?
Aún seguía observándole; había soltado los paquetes. Conger caminó más rápido. Dobló
otra esquina y subió por una calle lateral. Cuando miró atrás de nuevo vio que la mujer
había llegado a la entrada de la calle. Se le unió un hombre y los dos corrieron hacia él.
Se escabulló y abandonó la ciudad en dirección a las colinas. Cuando llegó a la jaula
se detuvo. ¿Qué había ocurrido? ¿Era su ropa, su indumentaria?
Reflexionó hasta que el sol se puso. Después entró en la jaula.
Conger se sentó ante el volante. Descansó un momento con las manos apoyadas en el
mando de control. Luego giró el volante un pocos con la mirada atenta a los datos que le
suministraban los medidores.
Un vacío gris le rodeó.
Pero no por mucho tiempo.
 
El hombre le miró con semblante crítico.
—Será mejor que entre. Hace frío.
—Gracias.
Conger atravesó agradecido el umbral y entró en la sala de estar. Una estufa de
queroseno instalada en un rincón mantenía el ambiente cálido y acogedor. Una mujer
gruesa e informe, que llevaba un vestido floreado, salió de la cocina. Ambos le
examinaron atentamente.
—Se está bien aquí —dijo la mujer—. Soy la señora Appleton. Una buena temperatura,
necesaria para esta época del año.
—Sí —asintió, mirando a su alrededor.
—¿Quiere comer con nosotros?
—¿Qué?
—¿Quiere comer con nosotros? —El hombre frunció las cejas—. No es usted
extranjero, ¿verdad, señor?
—No —sonrió—. Nací en este país, muy al oeste.
—¿California?
—No —titubeó—. Oregon.
—¿Cómo es aquello? —preguntó la señora Appleton—. He oído decir que hay muchos
árboles y pasto. Es tan seco esto. Yo provengo de Chicago.
—Esto es el Medio Oeste —explicó su marido—. No es usted un extranjero.
—No, Oregon forma parte de Estados Unidos —respondió Conger.
El hombre aprobó con aire ausente. Miraba la vestimenta de Conger.
—Un traje curioso, señor. ¿Dónde lo compró?
—Es un buen traje. —Conger se sentía desorientado. Se removió inquieto—. Si quiere,
me iré.
Ambos levantaron las manos en ademán de protesta. La mujer sonrió.
—Hay que estar atento a esos rojos. Ya sabe que el gobierno no se cansa de
advertírnoslo.
—¿Los rojos? —cada vez estaba más confundido.
—El gobierno dice que están por todas partes. Hemos de denunciar cualquier
acontecimiento extraño o anormal, a cualquiera que no se conduzca con normalidad.
—¿Como yo?
—Bueno, no me parece que sea usted un rojo —dijo el hombre—, pero hay que ser
precavido. El Tribuno dice...
Conger apenas escuchaba. Iba a ser más fácil de lo que pensaba. Descubriría al
Fundador en cuanto hiciera acto de presencia. Esa gente, tan recelosa de todo lo
diferente, murmuraría, correría la voz y pregonaría a los cuatro vientos el acontecimiento.
Le bastaría con tener paciencia y los oídos atentos, sobre todo en la tienda del pueblo, o
aquí mismo, en la pensión de la señora Appleton.
—¿Puedo ver la habitación? —preguntó.
—Desde luego. —La señora Appleton fue hacia la escalera—. Estaré encantada de
enseñársela.
Subieron al piso superior. Hacía frío, pero no tanto como afuera. No tanto como en las
noches de los desiertos marcianos. Lo agradeció vivamente.
Paseó por la tienda mirando las latas de verduras, los congelados de carnes y
pescados, relucientes y limpios, que había en los estantes del frigorífico abierto.
Ed Davies se le acercó.  `
—¿Puedo ayudarle? —dijo.
El tipo iba vestido de una forma rara, ¡y llevaba barba! Ed no pudo reprimir una sonrisa.
—Nada —respondió el hombre con voz singular—. Sólo miraba.  
—Claro —dijo Ed.
Volvió detrás del mostrador. La señora Hacket se acercó con su carrito.
—¿Quién es? —susurró, ocultando su rostro anguloso y moviendo la nariz como si
olfateara algo—. Nunca le había visto.
—No lo sé.
—Me resulta extraño. ¿Por qué lleva barba? Nadie lleva barba. Debe de pasarle algo.
—A lo mejor le gusta llevar barba. Tenía un tío que...
—Espere. —La señora Hacket se puso rígida—. Ése..., ¿cómo se llamaba? El rojo...,
aquel viejo. ¿No llevaba barba? Marx. Llevaba barba.
—Ése no es Karl Marx —rió Ed—. Una vez vi una fotografía.
—¿De veras? —La señora Hacket le miró con suspicacia.
—De veras —enrojeció un poco—. ¿Y qué?
—Me gustaría saber algo más de él. Creo que deberíamos saber más, por nuestro
propio bien.
 
—¡Oiga, señor! ¿Quiere subir?
Conger se volvió al instante y bajó la mano hacia el cinturón. Se relajó. Eran dos
jóvenes en un coche, un chico y una chica. Les dedicó una sonrisa.
—¿Subir? Claro.
Entró en el coche y cerró la puerta. Bill Willet puso en marcha el motor y el coche salió
disparado hacia la autopista.
—Me gusta ir en coche —comentó Conger—. Iba de paseo hacia la ciudad, pero está
más lejos de lo que pensaba.
—¿De dónde es usted? —preguntó Lora Hunt.
Era bonita, menuda y de piel tostada. Vestía un jersey amarillo y una falda azul.
—De Cooper Creek.
—¿Cooper Creek? —Bill frunció el ceño—. Qué raro. Nunca le había visto.
—Ah, ¿venís de allí?
—Nací allí. Conozco a todo el mundo.
—Me trasladé desde Oregon.
—¿Oregon? No sabía que la gente de Oregon tuviera ese acento.
—¿Tengo acento?
—Habla de una forma curiosa.
—¿Cómo?
—No lo sé. ¿No es verdad, Lora?
—Se come las palabras —sonrió Lora—. Hable más. Me interesan los dialectos.
Cuando hablaba descubría sus dientes inmaculadamente blancos. Conger sintió que se
le encogía el corazón.
—Tengo un defecto en el habla.
—Oh. —Los ojos de la chica se abrieron de estupor—. Lo siento.
Ambos le miraron con curiosidad. Conger, por su parte, se estrujaba el cerebro para
hallar la forma de hacerles preguntas sin parecer curioso.
—Creo que no viene mucha gente de fuera por aquí. Forasteros.
—No. —Bill meneó la cabeza—. No muchos.
—Apuesto a que soy el primero en mucho tiempo.
—Yo diría que sí.
—Un amigo mío... —Conger titubeó—, un conocido, me dijo que vendría. ¿Dónde
creéis que podría...? —se interrumpió—. ¿Quién podría haberle visto? ¿A quién podría
preguntar para no dejar de verle cuando venga?
—Basta con mantener los ojos abiertos. Cooper Creek no es muy grande.
—No, es verdad.
Siguieron el viaje en silencio. Conger observó el perfil de la chica. Probablemente, sería
la novia del chico, o su esposa provisional. ¿Habrían adoptado ya el método del
matrimonio provisional? No pudo recordarlo. Pero seguro que una chica tan atractiva de
esa edad ya tendría un amante; aparentaba unos dieciséis años. Algún día se lo
preguntaría, si la volvía a ver.
 
Conger paseó al día siguiente por la calle principal de Cooper Creek. Pasó frente a la
tienda, las dos gasolineras y la oficina de Correos. En la esquina había el bar.
Se paró. Lora estaba dentro, hablando con el dependiente. Reía y se balanceaba atrás
y adelante.
Conger empujó la puerta. Una bocanada de aire caliente le azotó el rostro. Lora bebía
un batido de chocolate caliente con nata. Alzó la mirada sorprendida cuando él se sentó
en la silla contigua.
—Perdone. ¿La molesto?
—No. —La chica agitó la cabeza. Tenía los ojos grandes y negros—. De ninguna
manera.
—¿Qué desea? —le preguntó el empleado.
—Lo mismo que la señorita.
Lora miraba a Conger con los brazos cruzados y los codos apoyados en el mostrador.
Le sonrió.
—Por cierto, aún no sabe mi nombre. Lora Hunt.
Ella le tendió la mano. Conger la tomó torpemente, sin saber qué hacer exactamente
con ella.
—Mi nombre es Conger.
—¿Conger? ¿Es el nombre o el apellido?
—¿El nombre o el apellido? —vaciló—. El apellido. Omar Conger.
—¿Omar? —rió Lora—. Como el poeta, Omar Khayyam.
—No le conozco. No sé mucho de poetas. Restauramos muy pocas, obras de arte.
Sólo la Iglesia se ha interesado lo suficiente...
Cesó de hablar. Ella le miraba fijamente. Conger se sonrojó.
—En el lugar de donde vengo.
—¿La iglesia? ¿A qué iglesia se refiere?
—La Iglesia.
Estaba confuso. Le sirvieron el chocolate y lo bebió a grandes sorbos, agradecido. Lora
no apartaba la vista de él.
—Es usted muy extraño. No le gustó a Bill, pero a Bill no le gusta nada que sea
diferente. Es tan..., tan prosaico. ¿No cree que cuando una persona se hace mayor
debería... tener unas miras más amplias?
Conger asintió con un gesto.
—Dice que los extranjeros deberían quedarse en su tierra, no venir aquí. Aunque usted
no es extranjero. Se refiere a los orientales.
Conger volvió a asentir.
La puerta se abrió a sus espaldas. Bill entró. Les miró.
—Vaya —dijo.
Conger se volvió.
—Hola.
—Vaya. —Bill se sentó—. Hola, Lora. —Miraba a Conger—. No esperaba verle otra
vez.
Conger se puso tenso. Sentía la hostilidad del chico.
—¿Le disgusta?
—No, no especialmente.
Se hizo un silencio. Bill se dirigió a Lora.
—Bueno, vámonos.
—¿Irnos? —preguntó asombrada—. ¿Por qué?
—¡He dicho que nos vamos! —La cogió de la mano—. Vamos, el coche está afuera.
—¡Caramba, Bill Willet, estás celoso!
—¿Quién es ese tipo? —preguntó Bill—. ¿Qué sabes de él? Mírale, y mira esa barba...
—¿Y qué? —Los ojos de la chica llamearon de cólera—. ¡Sólo porque no conduce un
Packard y vive en Cooper High!
Conger examinó al muchacho. Era alto..., alto y fuerte. Probablemente, formaría parte
de alguna organización cívica parapolicial.
—Lo siento —dijo—. Me voy.
—¿Qué asuntos le han traído a la ciudad? —preguntó Bill—. ¿Qué hace aquí? ¿Por
qué mariposea alrededor de Lora?
Conger miró a la chica y se encogió de hombros.
—Da igual. Ya nos veremos.
Se volvió. Y se inmovilizó. Bill se había movido. Los dedos de Conger volaron hacia el
cinturón. «Sólo media descarga —se dijo—. Nada más. Sólo media descarga.»
Apretó. El local se tambaleó a su alrededor. Iba protegido por el forro de su traje, el
revestimiento plástico interno.
—Dios mío...
Lora levantó las manos. Conger soltó una palabrota. No deseaba que a ella le
sucediera nada, pero se le pasaría. Sólo había utilizado medio amperio. Producía un
hormigueo.
Un hormigueo y parálisis.
Salió por la puerta sin mirar atrás. Había llegado casi a la esquina cuando Bill se asomó
lentamente, oscilando como un borracho. Conger se fue.
 
Mientras Conger caminaba por la noche, inquieto, una forma surgió ante él. Se detuvo
y contuvo el aliento.
—¿Quién es? —preguntó una voz de hombre.
Conger aguardó, tenso.
—¿Quién es? —repitió el hombre.
Agitó algo en la mano. Se encendió una luz. Conger avanzó.
—Soy yo.
—¿Quién es «yo»?
—Mi nombre es Conger. Resido en la pensión de los Appleton. ¿Quién es usted?
El hombre se aproximó con parsimonia. Llevaba una chaqueta de cuero. Una pistola
colgaba de su cintura.
—Soy el sheriff Duff. Me parece que usted es la persona con la que quería hablar. ¿No
estaba hoy en Bloom's, hacia las tres?
—¿Bloom's?
—El bar. Donde los chicos van a holgazanear.
Duff enfocó la linterna en su rostro. Conger parpadeó.
—Aparte ese aparato.
Una pausa.
—Muy bien. —La luz iluminó el suelo—. Usted estaba allí. Hubo una pelea entre usted
y el chico de los Willet, ¿no es así? Discutieron sobre esa chica...
—Sí, discutimos —dijo cautelosamente Conger.
—¿Y qué sucedió después?
—¿Por qué?
—Digamos que soy curioso. Dicen que usted hizo algo.
—¿Hice algo? ¿Qué?
—No lo sé, es lo que trato de averiguar. Vieron un destello, y parece que ocurrió algo.
Perdieron el conocimiento. No se podían mover.
—¿Cómo se encuentran?
—Bien.
Hubo un silencio.
—¿Y bien? —inquirió Duff—. ¿Qué fue? ¿Una bomba?
—¿Una bomba? —rió Conger—. No, mi mechero ardió. Había un escape y el gas se
inflamó.
—¿Por qué se desmayaron todos?
—Las emanaciones.
Silencio. Conger se agitó, impaciente. Sus dedos se deslizaron hacia el cinturón. El
sheriff bajó la vista y gruñó.
—Si usted lo dice... De todas maneras, tampoco sufrieron grandes daños. —Retrocedió
unos pasos—. Y, además, ese Willet es un camorrista.
—Entonces, buenas noches —dijo Conger.
Pasó por delante del sheriff.
—Una cosa más, señor Conger, antes de que se vaya. No le importará que compruebe
sus documentos de identidad, ¿verdad?
—No, desde luego que no.
Conger metió la mano en el bolsillo y sacó el billetero. El sheriff lo cogió y alumbró con
la linterna. Conger le observó sin pestañear. Habían dedicado un arduo trabajo al billetero,
examinando documentos históricos, reliquias de la época, todos los papeles que
consideraron importantes.
Duff se lo devolvió.
—Muy bien. Siento haberle molestado.
Cuando Conger llegó a la casa, encontró a los Appleton sentados frente al televisor. No
levantaron la vista para saludarle. Se apoyó en el marco de la puerta.
—¿Puedo preguntarles algo? —La señora Appleton ladeó la cabeza al instante—.
¿Puedo preguntarles... cuál es la fecha?
—¿La fecha? El uno de diciembre.
—¡El uno de diciembre! ¡Caramba, si estábamos en noviembre!
Ambos le miraron. De pronto, recordó. En el siglo veinte aún utilizaban el viejo sistema
de los doce meses. Diciembre seguía a noviembre. Entre los dos no existía cuartiembre.
Tragó saliva. ¡Sería mañana! ¡El dos de diciembre! ¡Mañana!.
—Gracias —dijo—. Muchas gracias.
Subió la escalera. Qué idiota había sido al olvidarse. El Fundador: había sido arrestado
el dos de diciembre, según los periódicos. Mañana, dentro de doce horas, el Fundador
aparecería para hablar a la gente, y más tarde sería encerrado en una celda.
 
El día era cálido y luminoso. Los zapatos de Conger hacían crujir la capa de nieve
helada. Avanzó entre los árboles cubiertos por un manto blanco. Subió una colina y bajó
por la otra ladera, apresurando el paso.
Se detuvo y echó un vistazo alrededor. Todo estaba en silencio. No se veía a nadie.
Sacó una varilla de su cintura y giró un mando. Por un momento no sucedió nada. Luego
brilló un débil resplandor en el aire.
La jaula de cristal apareció y descendió lentamente. Conger suspiró. Se alegró de verla
otra vez. Después de todo, era su único medio de regresar.
Subió al promontorio. Paseó la vista, satisfecho, con los brazos en jarras. Hudson's
Field se extendía hasta el inicio de la ciudad. Se veía desnudo y plano, cubierto de una
fina película de nieve.
Aquí vendría el Fundador. Aquí les hablaría. Y aquí le detendrían las autoridades.
Sólo que moriría antes de que llegaran. Moriría antes de hablar.
Conger volvió al globo de cristal. Abrió la puerta y entró. Cogió el fusil Slem del estante
y colocó el cerrojo en la posición correcta. Estaba preparado para disparar. Reflexionó un
instante. ¿Se lo llevaría?
No. Faltaban horas para que el Fundador llegara. ¿Qué pasaría si tropezaba con
alguien? Cuando viera al Fundador irrumpir en el campo, iría a buscar el fusil.
Conger miró el estante. Allí estaba el paquete. Lo bajó y lo desenvolvió.
Tomó la calavera entre sus manos y le dio la vuelta. Un escalofrío recorrió su cuerpo.
Al fin y al cabo, era la calavera de un hombre, la calavera del Fundador, que aún seguía
con vida, que llegarla dentro de poco, que se pararía en el campo a pocos metros de
distancia.
¿Qué pasaría si pudiera ver su propio cráneo, amarillento y corroído? Doscientos años
de edad. ¿Osaría hablar? ¿Osaría hablar después de verlo, el viejo y sonriente cráneo?
¿Qué le diría a la gente? ¿Qué mensaje aportaría?
¿Qué acto no sería inútil después de ver la propia, marchita calavera? Lo mejor sería
gozar de la vida mientras aún quedara tiempo.
Un hombre que pudiera sostener su propia calavera entre las manos creería en muy
pocas causas, en muy pocos movimientos. Tal vez llegara a predicar lo contrario...
Un sonido. Conger depositó la calavera en el estante y asió el fusil. Algo se movía
afuera. Fue hacia la puerta rápidamente, el corazón le latía con furia. ¿Era él? ¿Era el
Fundador, que vagaba aterido en busca de un lugar donde poder hablar? ¿Meditaba
sobre sus palabras, escogía sus frases?
¡Si pudiera ver lo que Conger había sostenido!
Abrió la puerta con el fusil levantado.
¡Lora!
La miró. Llevaba una chaqueta de lana y botas. Hundía las manos en los bolsillos.
Exhalaba nubes de vapor por la boca y la nariz. Su pecho subía y bajaba.
Se miraron en silencio. Por fin, Conger bajó el fusil.
—¿Qué ocurre? ¿Qué hace aquí?
Ella señaló con el dedo. Le resultaba difícil hablar. Conger frunció el ceño; ¿qué le
pasaba a la chica?
—¿Qué ocurre? ¿Qué quiere? —Miró hacia donde ella señalaba con el dedo—. No veo
nada.
—Vienen.
—¿Quiénes? ¿Quién viene?
—La policía. El sheriff llamó anoche a la policía estatal para que enviaran coches. Lo
tienen todo rodeado. Bloquean las carreteras. Vienen unos sesenta. Algunos de la ciudad,
otros de más lejos. —Se calló y con tuvo el aliento—. Dijeron..., dijeron...
—¿Qué?
—dijeron que usted es una especie de comunista. Dijeron...
Conger entró en la jaula. Colocó el fusil en el estante y salió de nuevo. Se acercó a la
chica.
—Gracias. ¿Vino a decírmelo? ¿No lo cree?
—No lo sé.
—¿Vino sola?
—No, Joe me acompañó en su camión desde la ciudad.
—¿Joe? ¿Quién es?
—Joe French. El fontanero. Es amigo de papá.
—Vámonos.
Fueron hacia el campo a través de la nieve. El pequeño camión estaba aparcado a
mitad de camino. Un hombre bajo y robusto aguardaba sentado detrás del volante,
fumando en pipa. Se irguió en cuanto les vio venir.
—¿Es usted el tipo en cuestión? —preguntó.
—Sí. Gracias por avisarme.
—No sé nada de eso. Lora dice que usted es un buen hombre. Tal vez le interese
saber que están llegando más policías. No es una advertencia... Simple curiosidad.
—¿Más?
Conger miró en dirección a la ciudad. Formas negras se abrían paso entre la nieve.
—Gente de la ciudad. Es imposible que nadie deje de enterarse en una pequeña
ciudad. Todos escuchamos la emisora de la policía; oyeron lo mismo que Lora. Alguien la
sintonizó, divulgó la noticia...
Se encogió de hombros.
Las formas aumentaban de tamaño. Conger divisó unos cuantos: Bill Willet, seguido de
algunos compañeros de la escuela. Los Appleton renqueaban a prudente distancia.
—También Ed Davis —murmuró Conger.
El tendero avanzaba penosamente hacia el campo acompañado de tres o cuatro
ciudadanos.
—La curiosidad les matará —comentó French—. Bueno, creo que volveré a la ciudad.
No quiero que llenen mi camión de agujeros. Vamos, Lora.
La joven miraba a Conger con los ojos abiertos de par en par.
—Vamos —repitió French—, larguémonos. Sabe que no puede seguir parado ahí.
¿verdad?
—¿Por qué?
—Habrá un tiroteo. Por eso se juntaron todos, para verlo. Lo sabe, ¿eh, Conger?
—Sí.
—¿Tiene un fusil? ¿O le da igual? —French esbozó una sonrisa—. Ya han capturado a
otros. No se sentirá solo.
¡Por supuesto que no le daba igual! Debía quedarse en el campo. No podía permitir
que arrestaran al Fundador. Aparecería en cualquier momento. ¿Sería alguno de los
ciudadanos, agazapado silenciosamente al borde del campo, esperando, esperando?
O quizá era Joe French, o uno de los policías. Cualquiera podría sentir el impulso de
hablar. Y las pocas palabras que se pronunciaran ese día gravitarían como una losa
durante mucho tiempo.
¡Conger debía estar presente cuando la primera palabra sonara en el aire!
—No me da igual —dijo—. Vuelva a la ciudad y llévese a la chica con usted.
Lora se sentó muy erguida junto a Joe French. El fontanero puso en marcha el motor.
—Míralos, acechando como buitres, a la espera de ver cómo matan a alguien —dijo.
El camión se alejó. Lora seguía sentada rígida y silenciosa, y además asustada.
Conger les vio marchar, y luego se adentró en los bosques, hacia el promontorio.
Podía escapar, desde luego, en cuanto quisiera. Todo lo que debía hacer era entrar en
la jaula de cristal y girar los mandos. Pero tenía una misión, una misión importante.
Estaba obligado a quedarse.
Llegó a la jaula y abrió la puerta. Sacó el fusil del estante. El Slem se ocuparía de ellos.
Lo graduó a la máxima potencia. La reacción en cadena los barrería a todos, a la policía,
a esa gente sádica y morbosa...
¡No le atraparían! Antes morirían. El escaparía. Huida. Todos habrían muerto antes de
que terminara el día, si tal era su deseo, y él...
Vio la calavera.
De pronto, bajó el fusil y cogió el cráneo. Lo giró. Miró los dientes. Fue a contemplarse
en el espejo.
Mientras lo hacía alzó la calavera. La apretó contra su mejilla. El sonriente cráneo le
miraba de soslayo, junto a su rostro, junto a su cráneo, apoyado en su carne palpitante.
Enseñó los dientes. Y comprendió.
Lo que sostenía era su propia calavera. Él era quien iba a morir. Él era el Fundador.
Al cabo de un rato soltó la calavera. Jugueteó con los controles unos minutos. Oyó el
rugido de los motores que se aproximaban, las voces amortiguadas de los hombres.
¿Volvería al presente, donde le aguardaba el Portavoz? Podía escapar, por supuesto...
¿Escapar?
Se volvió hacia la calavera. Su calavera, amarillenta por el paso del tiempo. ¿Escapar?
¿Escapar, cuando acababa de sujetarla entre sus manos?
¿Qué ocurriría si retrocedía un mes, un año, diez, incluso cincuenta? El tiempo no
existía. Había tomado chocolate en compañía de una chica nacida ciento cincuenta años
antes que él. ¿Escapar? Sólo por un breve intervalo.
De todos modos, no podía realmente escapar, como tampoco lo había conseguido
nadie, ni lo conseguiría nadie.
La única diferencia es que había sostenido en sus manos sus propios huesos, su
propia calavera.
Ellos no.
Traspasó el umbral de la puerta y salió al campo con las manos vacías. Había un
montón de gente al acecho, formando un grupo compacto, esperando. Confiaban en
presenciar una lucha excitante. Se habían enterado del incidente en el bar.
Y había muchos policías..., policías con fusiles y gases lacrimógenos, apostados en las
colinas y las lomas, entre los árboles, cada vez más cerca. La misma vieja historia de este
siglo.
Un hombre le arrojó algo. Cayó a sus pies, en la nieve: una piedra. Sonrió.
—¡Vamos! —gritó otro—. ¿No tienes bombas?
—¡Tira una bomba! ¡Tú, el de la barba! ¡Tira una bomba!
—¡Que lo cojan!
—¡Tira unas cuantas bombas atómicas!
Estallaron en carcajadas. Él sonrió. Puso los brazos en jarras. Todos enmudecieron de
súbito, al comprender que se disponía a hablar.
—Lo siento —dijo con humildad—. No tengo bombas. Se han equivocado.
Se elevó una nube de murmullos.
—Tengo un fusil —continuó—, un buen fusil. Diseñado por una ciencia mucho más
avanzada que la vuestra. Pero no lo voy a utilizar.
El asombro se apoderó de los que escuchaban.
—¿Porqué no? —preguntó alguien.
Una anciana le observaba, algo apartada del grupo. Sintió un estremecimiento. La
había visto antes. ¿Dónde?
Recordó. Aquel día que fue a la biblioteca. Se había cruzado con ella al doblar una
esquina. Al verle, se había quedado estupefacta. Entonces no había comprendido la
razón.
Conger sonrió entre dientes. Así que el hombre que ahora la aceptaba voluntariamente
escaparía de la muerte. Los perseguidores se reían del hombre que tenía un fusil y no
quería usarlo. Por un extraño capricho de la ciencia reaparecería dentro de pocos meses,
después de que sus huesos se pudrieran bajo el suelo de una celda.
Y así, en cierta forma, escaparía de la muerte. Moriría, pero luego, al cabo de unos
meses, resucitaría durante una tarde.
Una tarde. Suficiente para que le reconocieran, para que comprendieran que
continuaba vivo, para saber que había vuelto a la vida.
Y después, por fin, nacería de nuevo, doscientos años más tarde. Pasados dos siglos.
Nacería otra vez, de hecho, en una pequeña ciudad comercial de Marte. Crecería,
aprendería a cazar y a rastrear...
Un coche de la policía se acercó por el extremo del campo y se detuvo. La gente
retrocedió unos metros. Conger levantó las manos.
—Os propongo una extraña paradoja —dijo—. Aquellos que tomen vidas perderán la
suya. Aquellos que maten morirán. ¡Pero el que sacrifique su vida vivirá de nuevo!
Sonaron unas risas débiles, nerviosas. Los policías salieron del coche y caminaron en
su dirección. Conger sonrió. Había dicho todo lo que quería decir. Estaba orgulloso de la
sencilla paradoja que había creado. Ellos buscarían el significado, la recordarían.
Conger avanzó sonriente hacia una muerte anunciada.
 
 
FIN
,

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed