Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 11 de octubre de 2008

CRONICAS DE PRYDAIN 4 -- TARAN EL VAGAHUNDO -- LLOYD ALEXANDER

TARAN EL
VAGABUNDO
Crónicas de Prydain/4
Lloyd Alexander
1 - ¿Quién soy?
La primavera se hallaba en su apogeo y traía consigo la promesa del verano más fértil
que la granja había visto en toda su existencia. El huerto estaba cubierto por la blancura
de las flores que perfumaban los árboles, y los campos recién sembrados parecían flotar
como una neblina verde. Pero ni los colores ni los perfumes eran capaces de alegrar a
Taran, pues para él Caer Dallben se encontraba vacío. Ayudaba a Coll en las tareas de
quitar las malas hierbas y cultivar los campos y cuidaba de Hen Wen, la cerda blanca, con
tanta diligencia como siempre, pero ni su mente ni su corazón estaban en lo que hacía.
Sólo podía pensar en una cosa.
—Vamos, vamos, muchacho... —dijo Coll con afabilidad mientras terminaban el ordeño
matinal—. Desde que volviste de la Isla de Mona estás más nervioso que un lobo atado a
una correa. Te doy permiso para que languidezcas por la princesa Eilonwy, ya que
pareces decidido a ello, pero no vuelques el cubo de la leche. —El anciano pero aún
robusto guerrero le dio una palmadita en el hombro—. Venga, anímate. Te enseñaré los
secretos místicos del plantar nabos, del cultivo de las coles o de lo que más te apetezca
saber.
Taran meneó la cabeza.
—Lo que me gustaría saber es algo que sólo Dallben puede revelarme.
—Bueno, entonces acepta mi consejo y no importunes a Dallben con tus preguntas —
dijo Coll—. Su mente está ocupada con asuntos mucho más importantes. Ten paciencia y
espera a que llegue el momento adecuado.
Taran se puso en pie.
—No puedo esperar más. Lo he decidido... Hablaré con él ahora mismo.
—¡Ten cuidado! —le advirtió Coll mientras Taran iba hacia la puerta del cobertizo—,
¡Dallben también está bastante irritable últimamente!
Taran avanzó por entre el grupo de pequeños edificios y cobertizos que formaban la
granja. Entró en la casita y vio a una mujer vestida de negro acuclillada delante del hogar
vigilando el fuego. La mujer no alzó la cabeza y no dijo nada. Era Achren. Después de
que los planes que había trazado para recobrar su antiguo poder se vieran frustrados en
las ruinas del Castillo de Llyr, la en tiempos altiva reina aceptó el refugio que Dallben le
había ofrecido; aunque por elección propia la que en tiempos había sido gobernante de
todo Prydain se ocupaba de las tareas que habían sido incumbencia de Eilonwy antes de
que partiera hacia Mona, y cuando llegaba el final del día se esfumaba en silencio para
tumbarse sobre su lecho de paja en el granero.
Taran se detuvo unos momentos ante la estancia de Dallben sin saber qué hacer y
acabó golpeando la puerta rápidamente con los nudillos. Oyó la voz del hechicero dándole
permiso para entrar y así lo hizo. Dallben estaba inclinado sobre El Libro de los Tres, que
se encontraba abierto sobre la mesa repleta de objetos. Taran anhelaba
desesperadamente echar aunque sólo fuera un vistazo a una página de aquel volumen
lleno de secretos, pero se mantuvo lejos de él. Cuando era niño se había atrevido a tocar
aquel viejo tomo encuadernado en cuero, y recordarlo hizo que volviera a sentir un leve
cosquilleo en los dedos.
—Nunca dejará de asombrarme —gruñó Dallben cerrando El Libro de los Tres y
alzando los ojos hacia Taran—. Los jóvenes están llenos de orgullo y fuerza, y aun así
sus preocupaciones les parecen una carga tan pesada que deben compartirlas con los
viejos, mientras que los viejos... —Agitó una mano frágil y huesuda—. Pero no importa, no
importa. Bien, espero que tengas una buena razón para interrumpirme. Enfadarse es una
pérdida de tiempo y no me sienta nada bien.
»En primer lugar, y antes de que me lo preguntes —siguió diciendo Dallben—, te
aseguro que la princesa Eilonwy se encuentra bien y no es más infeliz que cualquier otra
doncella hermosa y alocada que se haya visto obligada a abandonar el manejo de la
espada para concentrarse en el aprendizaje de la costura. En segundo lugar, sabes tan
bien como yo que Kaw aún no ha vuelto. Me atrevería a decir que ya debe de haber
llevado mi poción a la caverna de Glew y que el gigante-por-accidente que tantos
problemas os dio en Mona no tardará en empequeñecerse hasta recuperar su estatura
normal. Pero también sabes que tu cuervo es un tanto travieso y que tiene propensión a
perder el tiempo allí donde encuentra algún entretenimiento, ¿verdad? Por último, un
Ayudante de Porquerizo debería tener tareas más que suficientes para mantenerle
ocupado durante todo el día. ¿Qué te ha traído hasta aquí?
—Sólo una cosa —dijo Taran—. Todo lo que tengo lo debo a tu bondad. Me has dado
un hogar y un nombre, y me has permitido vivir en tu casa como si fuera hijo tuyo. Pero...
¿quién soy realmente? ¿Quiénes son mis padres? Me has enseñado muchas cosas, pero
nunca has querido decírmelo.
—Cierto, nunca he querido decírtelo —replicó Dallben—. Y ya que siempre ha sido así,
¿cuál es la razón de que el enigma haya empezado a preocuparte tan de repente
después de haber vivido tanto tiempo con él?
Taran inclinó la cabeza y no respondió, y el viejo hechicero le sonrió con un brillo de
astuta sabiduría en los ojos.
—Habla, muchacho. Si quieres conocer la verdad deberías empezar siendo sincero.
Creo ver oculta tras tu pregunta la sombra de cierta princesa de cabellos dorados... ¿No
es así?
Taran se ruborizó.
—Así es —murmuró. Alzó la cabeza y sus ojos se encontraron con los de Dallben—.
Cuando Eilonwy regrese... mi corazón anhela pedirle que se case conmigo. Pero no
puedo hacerlo —exclamó, y las palabras surgieron de sus labios como si tuvieran
voluntad propia—. No lo haré hasta no saber quién soy. Un huérfano con un nombre
prestado no puede pedir la mano de una princesa. ¿Cuál es mi linaje? No podré vivir en
paz hasta haberlo averiguado. ¿Soy de cuna humilde o noble?
—Tengo la impresión de que te complacería mucho más ser de cuna noble —dijo
Dallben en voz baja.
—Sí, ésa es mi gran esperanza —admitió Taran, un poco avergonzado—. Pero no
importa. Si hay honor... Sí, deja que lo comparta. Si hay ignominia, deja que me enfrente
a ella.
—Cierto, compartir el honor requiere un corazón tan fuerte como enfrentarse a la
ignominia —replicó Dallben con voz afable, y volvió su rostro curtido por las
preocupaciones y el tiempo hacia Taran—. Pero... ay, no puedo responder a tu pregunta.
En cuanto al príncipe Gwydion, sabe tan poco como yo —se apresuró a decir, pues había
comprendido lo que pasaba por la mente de Taran—. Y el Gran Rey Math tampoco puede
ayudarte.
—Entonces permite que lo averigüe por mí mismo —exclamó Taran—. Dame tu
permiso y deja que vaya en busca de la respuesta.
Dallben le observó con mucha atención. Los ojos del hechicero se posaron sobre El
Libro de los Tres y lo contemplaron durante un tiempo como si su mirada estuviera
atravesando las tapas de cuero para perderse en las profundidades de aquel gastado
volumen.
—Cuando la manzana ha madurado ningún hombre puede hacer que vuelva a estar
verde —murmuró como si hablara consigo mismo. Miró a Taran, y cuando volvió a hablar
su voz estaba impregnada de pena—. ¿Es eso lo que deseas?
El corazón de Taran empezó a latir más deprisa.
—No pido nada más.
Dallben asintió.
—Que así sea. Puedes marcharte a donde quieras. Descubre aquello que el destino te
permita averiguar.
—Nunca podré agradecértelo lo suficiente —exclamó Taran con alegría haciendo una
gran reverencia—. Deja que parta sin más tardanza. Estoy preparado y...
La puerta se abrió antes de que pudiera terminar la frase. Una silueta velluda cruzó a
toda prisa la estancia y se arrojó a los pies de Taran.
—¡No, no, no! —aulló Gurgi con toda la fuerza de sus pulmones, meciéndose hacia
atrás y hacia adelante mientras agitaba sus peludos brazos—. ¡Los agudos oídos de
Gurgi lo han oído todo! ¡Oh, sí, ellos han escuchado detrás de la puerta y no se les ha
escapado nada! —Su rostro se arrugó en una mueca de desesperación y meneó su
hirsuta cabeza tan violentamente que estuvo a punto de caerse al suelo—, ¡El pobre
Gurgi se quedará triste y solo con sus gemidos y quejidos! —gimoteó—, ¡Oh, Gurgi tiene
que ir con su amo, sí, sí y sí!
Taran puso una mano sobre el hombro de Gurgi.
—Viejo amigo, confieso que me entristecería mucho dejarte aquí, pero me temo que el
viaje que me espera puede ser muy largo.
—¡El fiel Gurgi seguirá a su amo! —gritó Gurgi con voz suplicante—. ¡Gurgi es fuerte,
osado y listo! ¡Él salvará a su bondadoso amo de todo daño!
Gurgi empezó a resoplar ruidosamente y sus gemidos y quejas se hicieron aún más
desesperados que antes. Taran no se sentía con fuerzas para negarle su deseo a aquella
pobre criatura, por lo que se volvió hacia Dallben y le lanzó una mirada de interrogación.
Y vio una extraña compasión en los rasgos del hechicero.
—No pongo en duda la fortaleza de ánimo y el buen sentido de Gurgi —dijo Dallben—.
Es muy posible que el consuelo de su amable corazón te sirva de mucho antes de que tu
viaje haya terminado. Sí —añadió lentamente—, si Gurgi así lo desea... deja que vaya
contigo.
Gurgi lanzó un grito de alegría y Taran, agradecido, se inclinó ante el hechicero.
—Que así sea —dijo Dallben—. El camino que vas a recorrer no será fácil, pero has
escogido seguirlo y no tienes otra elección. Puede que no encuentres lo que buscas, pero
estoy seguro de que volverás siendo un poco más sabio que ahora... Y hasta puede que
regreses convertido en un hombre por tus propios méritos.
Taran estaba tan nervioso que pasó toda la noche en vela. Dallben había dado su
permiso para que los dos compañeros partieran por la mañana, pero las horas que
faltaban para la salida del sol le parecieron tan pesadas como los eslabones de una
cadena muy gruesa. Su mente ya había formado un plan, pero no habló de él con
Dallben, Coll o Gurgi, pues la decisión que había tomado aún le daba cierto miedo. Su
corazón lamentaba tener que abandonar Caer Dallben, pero la impaciencia por iniciar el
viaje era mucho más fuerte. Había momentos en que tenía la impresión de que su
añoranza de Eilonwy y el amor que tantas veces había ocultado o incluso negado estaban
creciendo en su interior como las aguas de un torrente montañoso alimentado por las
lluvias y se disponían a arrastrarle con su corriente incontenible.
Taran se levantó mucho antes del amanecer y se ocupó de Melynlas, el corcel gris de
crines plateadas. Dejó a un Gurgi parpadeante que luchaba para contener los bostezos
preparando su montura —un pony bajito y corpulento casi tan peludo como él—, y fue al
aprisco de Hen Wen. Se arrodilló junto a ella y la rodeó con un brazo. La cerda blanca
lanzó un gemido apesadumbrado, como si ya estuviese enterada de la decisión que había
tomado.
—Adiós, Hen —dijo Taran rascándole la barbilla—. Recuérdame con cariño. Coll
cuidará de ti hasta que... Oh, Hen —murmuró—, ¿conseguiré lo que me he propuesto?
¿Puedes decírmelo? ¿Puedes darme alguna señal que me consuele y me permita
albergar esperanzas?
Pero la cerda oráculo se limitó a resoplar y lanzó un gruñido de preocupación. Taran
suspiró y le dio una última palmadita afectuosa. Dallben acababa de entrar cojeando en el
patio acompañado por Coll. El viejo guerrero llevaba una antorcha, pues la luz del
amanecer aún no era muy intensa. La claridad parpadeante de la antorcha revelaba la
honda preocupación que se había adueñado de su rostro y del de Dallben. Taran les
abrazó, y le pareció que el amor que sentía hacia los dos nunca había sido tan grande
como en este triste momento de la despedida.
Gurgi estaba encorvado sobre su pony, y colgando del hombro se hallaba la bolsa de
cuero capaz de proporcionar un suministro inagotable de comida. Taran montó sobre el
impaciente Melynlas llevando tan sólo la espada en el cinto y el cuerno de batalla con
incrustaciones de plata que Eilonwy le había regalado. Tuvo que contener el impulso de
mirar hacia atrás, pues sabía que, de hacerlo, el adiós le resultaría aún más doloroso.
Los dos viajeros se pusieron en marcha mientras el sol iba trepando sobre las colinas
ribeteadas de árboles. Taran apenas si abrió la boca y Gurgi trotaba en silencio detrás de
él, metiendo la mano de vez en cuando dentro de la bolsa de cuero para coger un puñado
de comida que masticaba con expresión satisfecha. Cuando se detuvieron para abrevar
sus monturas en un arroyo Gurgi bajó del pony y fue hacia Taran.
—Bondadoso amo —exclamó—, el fiel Gurgi te sigue y te guía, ¡oh, sí! ¿Adonde le
lleva el camino? ¿Al noble señor Gwydion en Caer Dathyl? Gurgi tiene muchas ganas de
ver grandes torres doradas y grandes salones para opulentos banquetes.
—Yo también —respondió Taran—. Pero sería un viaje inútil. Dallben me ha dicho que
el príncipe Gwydion y el Rey Math no saben nada acerca de mi linaje.
—Entonces, ¿al reino de Fflewddur Fflam? ¡Sí, sí! ¡El osado bardo nos dará la
bienvenida con fiestas y agasajos, y nos deleitará con alegres tañidos y zumbidos!
Taran no pudo por menos que sonreír ante el entusiasmo de Gurgi, pero meneó la
cabeza.
—No, amigo mío, no vamos a Caer Dathyl y tampoco vamos al reino de Fflewddur, —
Volvió la mirada en dirección oeste—. He pensado cuidadosamente en el camino que
debo seguir, y creo que sólo hay un sitio en el que pueda encontrar lo que busco —dijo
hablando muy despacio—. Iremos a los Pantanos de Morva.
Apenas hubo pronunciado estas palabras vio como el rostro de Gurgi se volvía de un
color gris ceniza. La mandíbula de la pobre criatura se aflojó bruscamente; se llevó las
manos a su peluda cabeza y empezó a resoplar y atragantarse de puro miedo. —¡No, oh,
no! —aulló Gurgi—. ¡Los peligros acechan en los Pantanos malignos! ¡El bravo pero
cauteloso Gurgi teme por su pobre y tierna cabeza! Gurgi no quiere volver nunca allí. ¡Las
temibles hechiceras querían convertirle en un sapo saltarín! ¡Oh, terrible Orddu! ¡Terrible
Orwen! Y Orgoch... ¡Oh, Orgoch, la peor de todas!
—Lo son, pero tengo intención de volver a verlas —dijo Taran—. Orddu, Orwen y
Orgoch... Ella, o ellas, o lo que sean en realidad, tienen un poder tan grande como el de
Dallben, quizá incluso más grande que el suyo. Nada queda oculto a su mirada; conocen
todos los secretos. Tienen que saber la verdad. Quizá... —siguió diciendo, y la esperanza
le hizo hablar más deprisa—. Puede que mis padres fueran de noble linaje, y quizá existía
alguna razón secreta que les impulsó a dejarme en Caer Dallben para que Dallben
cuidara de mí...
—¡Pero si el bondadoso amo es noble! —gritó Gurgi—. ¡El humilde Gurgi no podría
tener amo más noble, generoso y bueno! ¡No hace falta que se lo pregunte a las
hechiceras!
—Me refiero a la sangre noble —replicó Taran, sonriendo ante las protestas de Gurgi—
. Si Dallben no puede darme la respuesta, es posible que Orddu pueda. En cuanto a si
querrá hacerlo... No lo sé —añadió—. Pero debo intentarlo.
»No quiero que tu pobre cabeza corra ningún peligro —siguió diciendo Taran—.
Cuando lleguemos a los Pantanos buscarás un sitio donde esconderte y me esperarás
allí.
—No, no —gimió Gurgi. Parpadeó con cara de terror y bajó la voz hasta tal punto que
Taran apenas si pudo oír su tembloroso murmullo—. El fiel Gurgi seguirá a su amo tal y
como lo prometió.
Siguieron adelante. Vadearon el Gran Avren y avanzaron rápidamente durante varios
días en dirección oeste, siguiendo las verdes laderas cíe la orilla hasta acabar
abandonándola de mala gana para ir hacia el norte a través de una llanura donde apenas
si había vegetación. El rostro de Gurgi estaba contorsionado en una continua mueca de
preocupación, y Taran captaba la inquietud de la pobre criatura con tanta claridad como la
suya propia. Cuanto más cerca estaban de los Pantanos más dudaba de que hubiera
tomado la decisión correcta. El plan que le había parecido tan perfecto en la seguridad de
Caer Dallben empezaba a cobrar el aspecto de una locura temeraria. Había momentos en
los que Taran no tenía más remedio que admitir que si Gurgi hubiera hecho volver grupas
a su pony para galopar hacia el hogar le habría seguido de buena gana.
Otro día de viaje y las tierras pantanosas se extendieron ante ellos, feas,
amenazadoras y sin el menor rastro de la primavera alegrando su desnudez. La visión y el
olor de los pantanos y los charcos de aguas opacas e inmóviles hicieron que Taran
sintiera una terrible repugnancia. La mezcla putrefacta de tierra y agua tiraba
codiciosamente de los cascos de Melynlas. El pony lanzaba bufidos de temor. Taran
advirtió a Gurgi de que debía mantenerse lo más pegado posible a él sin desviarse a
derecha o a izquierda, y guió cautelosamente su montura por entre los cañizos que le
llegaban hasta el hombro, manteniéndose sobre el suelo algo más firme que bordeaba los
pantanos.
El angosto paso que había en el extremo más alejado de los Pantanos podía cruzarse
con muy poco peligro, y el camino a seguir había quedado grabado para siempre en sus
recuerdos. Aquí era donde les habían atacado los Cazadores de Annuvin cuando él,
Eilonwy, Gurgi y Fflewddur andaban buscando el Caldero Negro, y Taran había revivido
aquel momento una y otra vez en sus pesadillas. Dejó colgar entre sus dedos las riendas
de Melynlas para que su montura pudiese avanzar con más libertad, hizo una seña a
Gurgi y se adentró en los Pantanos. El corcel vaciló durante un instante, pero sus patas
no tardaron en hallar tierra firme donde apoyarse y los dos compañeros fueron dejando
atrás la cadena de islitas que había bajo las aguas fangosas. Cuando llegaron al otro lado
Melynlas se lanzó al galope sin que Taran se lo hubiese ordenado, y el pony le siguió
como si de ello dependiera su vida. Taran detuvo su montura más allá de los árboles de
troncos nudosos y deformes que había al final de una cañada bastante larga. La choza de
Orddu ya era visible.
Estaba pegada a un montículo de gran altura y medio escondida por el barro y las
ramas. Parecía aún más precaria e incómoda de como la recordaba Taran. El techo de
cañizo que le daba el aspecto de un nido inmenso bajaba haciendo pendiente hasta
ocultar las angostas ventanas, y los muros que parecían dispuestos a derrumbarse en
cualquier momento estaban cubiertos por una telaraña de moho. Y en el umbral inclinado
de contornos irregulares se recortaba la silueta de la mismísima Orddu.
Taran desmontó con el corazón latiéndole a toda velocidad. Fue lentamente hacia el
umbral manteniendo la cabeza bien alta en un silencio roto sólo por el castañeteo de los
dientes de Gurgi. Los negros y brillantes ojos de Orddu no se apartaban de él. Taran no
sabía si su aparición la había sorprendido, pero si lo estaba la única señal que dio fue
inclinarse un poco más hacia adelante y observarle con más atención. Su holgada túnica
aleteaba alrededor de sus rodillas. Orddu asintió rápidamente con la cabeza,
evidentemente satisfecha, y los alfileres y broches enjoyados que adornaban su revuelta
cabellera brillaron débilmente.
—¡Sí, y así es! —exclamó Orddu con voz afable— Ay, sí, mi querido pajarito y el...,
bueno, el como-le-llames. Pero qué alto estás, patito. Oh, si alguna vez quieres meterte
en una madriguera de conejo debe de resultarte muy incómodo, ¿verdad? Entra, entra —
se apresuró a decir haciéndole señas—. Qué pálido estás, pobre cosita. No habrás estado
enfermo, ¿eh?
Taran la siguió con cierto resquemor mientras Gurgi se aferraba a él temblando
inconteniblemente.
—Cuidado, cuidado —gimoteó Gurgi—. Las cálidas bienvenidas hacen que al pobre
Gurgi se le hielen las espinillas.
Taran entró en la choza y tuvo la impresión de que las tres hechiceras habían estado
muy atareadas con las faenas domésticas. Orgoch estaba sentada en un taburete con la
capucha negra ocultándole los rasgos e intentaba alisar los enredados vellones de lana
que sostenía sobre su regazo, aunque no parecía tener mucho éxito. Orwen —si es que
de ella se trataba— hacía girar la considerablemente torcida rueda de un torno para hilar.
Las hebras de un blanco lechoso que colgaban de su cuello parecían correr un serio
peligro de quedar atrapadas en los radios de la rueda. Taran supuso que Orddu debía de
haber estado ocupándose del bastidor que se alzaba entre montones de viejas armas
oxidadas en un rincón de la choza. El tapiz del bastidor mostraba cierta cantidad de
trabajo invertida en él, pero aún le faltaba mucho para estar terminado. Las hebras se
retorcían y se anudaban sobresaliendo de él en todas direcciones, y lo que parecían
enredos como los que Orgoch intentaba alisar eran claramente visibles en el tramado.
Taran no logró distinguir ningún dibujo, aunque había momentos en que le parecía ver
borrosas siluetas tanto humanas como animales que se retorcían y serpenteaban a lo
largo y ancho de todo el tapiz, y acabó pensando que quizá fueran algún engaño de sus
ojos.
Pero no tuvo mucho tiempo para estudiar aquel curioso tapiz. Orwen abandonó el torno
de hilar y fue rápidamente hacia él mientras daba palmadas con expresión de placer.
—¡El polluelo errante y el gurgi! —exclamó—. ¿Y qué tal está nuestro querido y
pequeño Dallben? ¿Sigue teniendo El Libro de los Tres? ¿Y su barba? ¡Cómo debe de
pesarle! Me refiero al libro, no a la barba —añadió—. ¿No ha venido con vosotros?
Lástima, lástima... Pero no importa. Oh, es tan agradable tener visitas...
—Odio las visitas —murmuró Orgoch, arrojando el montón de lana al suelo con una
mueca de irritación—. Nunca están de acuerdo conmigo.
—¡Pues claro que están de acuerdo contigo, codiciosilla! —replicó secamente Orwen—
. Lo que me asombra es que sigamos teniendo alguna visita de vez en cuando...
Orgoch lanzó un bufido y farfulló algo ininteligible. Taran logró atisbar una mueca
sombría casi oculta por la negrura de su capucha.
Orddu alzó la mano.
—No hagas ningún caso de Orgoch —dijo volviéndose hacia Taran—. Hoy la pobrecita
tiene un mal día... Orwen tenía que ser Orgoch y Orgoch tenía muchas ganas de ser
Orwen, ¿comprendes? Está muy desilusionada porque Orwen se negó en el último
momento..., y no es que la culpe por ello, claro —murmuró Orddu—. A mí tampoco me
gusta ser Orgoch, pero ya se nos ocurrirá algo para compensarla y hacer que se le pase
el enfado.
»Y tú —siguió diciendo Orddu mientras una sonrisa llenaba de arrugas sus toscos
rasgos—, tú eres el más osado de todos los polluelos osados. Muy pocos habitantes de
Prydain se han atrevido a cruzar los Pantanos de Morva; y de esos pocos ni uno solo ha
tenido el valor necesario para regresar. Puede que Orgoch les desanime. Tú eres el único
que ha venido hasta aquí dos veces, polluelo mío.
—Oh, Orddu, es un héroe tan bravo y osado... —dijo Orwen, contemplando a Taran
con la ruborosa admiración que se habría podido esperar en una doncella.
—Vamos, Orwen, no digas tonterías —replicó Orddu—. Hay héroes y héroes. No niego
que ha actuado valerosamente en algunas ocasiones. Luchó junto al señor Gwydion y
estuvo tan orgulloso de sí mismo como un polluelo envuelto en plumas de águila, pero
hay más clases de bravura que ésa. Me pregunto si nuestro encantador petirrojo ha
cavado alguna vez en el suelo para encontrar sus propios gusanos... Ésa es otra clase de
bravura. Y entre nosotras dos, mi querida Orwen, quizá acabe descubriendo que es la
más difícil y ardua. —La hechicera se volvió hacia Taran—. Pero habla, habla, polluelo
mío. ¿Por qué has vuelto a visitarnos?
—No nos lo digas —exclamó Orwen—. Deja que lo adivinemos. Oh, adoro los juegos,
aunque Orgoch siempre se las arregla para estropear la diversión... —Lanzó una risita—.
Nos propondrás mil y tres acertijos y yo seré la primera en probar suerte.
—Muy bien, Orwen. Si eso te complace... —dijo Orddu con indulgencia—. Pero ¿estás
segura de que bastará con mil y tres? Un corderito puede tener tantos deseos...
—Sé que os ocupáis de las cosas tal y como son y de las cosas como deben ser —dijo
Taran, obligándose a clavar la mirada en los ojos de la hechicera—. Creo que sabéis qué
me ha traído hasta aquí, y que quiero averiguar la identidad de mis padres y cuál es mi
linaje.
—¿Tu linaje? —exclamó Orddu—. Oh, pero si eso es sencillísimo... Escoge a los
padres que más gracia te hagan. Tú no les conoces y ellos no te conocen, así que...
Bueno, ¿en qué puede cambiar eso las cosas para ti o para ellos? Cree lo que más te
plazca. Te sorprenderá descubrir lo consolador que resulta.
—No pido consuelo —replicó Taran—. Quiero la verdad, ya sea buena o difícil de
afrontar.
—Ah, mi dulce petirrojo —dijo Orddu—. No existe nada más difícil de encontrar que la
verdad... Hay quienes se han pasado la vida entera buscándola, y hay muchos que se
encuentran en situaciones bastante peores que la tuya.
»Hace algún tiempo había una rana —siguió diciendo Orddu con voz jovial—. La
recuerdo muy bien. Pobrecita... Nunca estuvo segura de si era una criatura terrestre a la
que le gustaba nadar por debajo del agua o una criatura acuática a la que le gustaba
tomar el sol encima de un tronco. La convertimos en una cigüeña que nunca se hartaba
de comer ranas, y desde entonces no ha vuelto a tener ni la más mínima duela sobre lo
que es... Y ahora que lo pienso las otras ranas tampoco. Si lo deseas nos encantaría
hacerte el mismo favor.
—A los dos —dijo Orgoch.
—¡No! —chilló Gurgi escondiéndose detrás de Taran—, ¡Oh, amo bondadoso, Gurgi ya
te advirtió de estos temibles apaños y engaños!
—No olvides a la serpiente —dijo Orwen volviéndose hacia Orddu—. No sabía si era
verde con manchas marrones o marrón con manchas verdes, y eso hacía que siempre se
sintiera perpleja e inquieta. La convertimos en una serpiente invisible con manchas verdes
y marrones para que se la viera con toda claridad y no la pisaran —añadió—. Se mostró
muy agradecida, y a partir de entonces resultó mucho más fácil de tratar.
—Y recuerdo que también había... —graznó Orgoch, carraspeando roncamente para
aclararse la garganta.
—Calla, Orgoch —la interrumpió Orwen—. Tus historias siempre tienen finales muy...,
bueno, muy finales.
—Verás, gorrioncito —dijo Orddu—, podemos ayudarte de muchas maneras y todas
ellas son más rápidas y menos complicadas que cualquiera de las que se te puedan
haber ocurrido. ¿Qué te gustaría ser? Si quieres mi opinión, yo sugeriría un puercoespín
porque su existencia es una de las más cómodas y seguras que puede llevar un animal.
Pero no permitas que influya en tu elección. La decisión debe ser totalmente tuya.
—¡Oh, nada de eso! Sorprendámosles —exclamó Orwen con nerviosa alegría—. Lo
decidiremos entre nosotras y les ahorraremos la molestia de tomar una decisión. Estarán
mucho más contentos, ya lo veréis. Qué encantador será ver la expresión de sus
caritas..., o de sus piquitos, o de lo que acaben teniendo.
—Nada de aves —gruñó Orgoch—. No, las aves quedan totalmente descartadas. No
las aguanto. Las plumas me hacen toser.
Gurgi estaba tan aterrorizado que sólo pudo mover los labios en un balbuceo carente
de palabras. Taran sintió como se le helaba la sangre. Orddu ya había dado un paso
hacia adelante y Taran alargó la mano hacia su espada disponiéndose a defenderse.
—Vamos, vamos, polluelo mío —observó Orddu con voz jovial—. No pierdas los
estribos o quizá acabes perdiendo mucho más que eso. Ya sabes que aquí tu arma no
sirve de nada, y agitar espadas no es forma de conseguir que los demás estén de
acuerdo contigo, ¿verdad? Después de todo, fuiste tú quien decidió ponerse en nuestras
manos.
—¿Manos? —gruñó Orgoch.
Los ojos ocultos en las profundidades de su capucha emitieron un destello rojizo y las
comisuras de sus labios empezaron a temblar espasmódicamente.
Taran hizo cuanto pudo para no dejarse intimidar.
—Orddu, ¿quieres responder a mi pregunta? —dijo, esforzándose para que su voz
sonara lo más tranquila y firme posible—. Si no es así, seguiremos nuestro camino.
—Sólo intentábamos facilitarte las cosas —dijo Orwen, haciendo un mohín y
acariciándose el collar de cuentas—. No tienes por qué ofenderte.
—Pues claro que responderemos a tu pregunta, mi valeroso renacuajo —dijo Orddu—.
Sabrás todo cuanto deseas saber en cuanto nos hayamos ocupado de otro asunto: el
precio a pagar. Lo que quieres averiguar es de tal importancia, al menos para ti, que el
precio puede ser considerablemente elevado. Pero estoy segura de que ya habías
pensado en eso antes de venir, ¿verdad?
—Cuando intentábamos encontrar el Caldero Negro os quedasteis con el broche
encantado de Adaon, y ese broche era lo que más valoraba en el mundo —dijo Taran—.
Desde entonces no he encontrado nada que tenga más valor para mí del que tenía ese
broche.
—Pero de ese trato ya hace mucho tiempo, polluelo —dijo Orddu—. Lo pasado pasado
está, ¿no te parece? ¿Intentas decirnos que no has traído nada que ofrecernos? Vaya,
pues considérate afortunado si acabas convertido en puercoespín... Me parece que no
puedes permitirte nada mejor.
—La última vez estabais dispuestas a conformaros con un día de verano del corderito
—murmuró Orgoch con voz ronca junto a la oreja de Orddu—. Ah, habría sido un bocado
tan sabroso...
—Siempre estás pensando en tus placeres, Orgoch —replicó Orddu—. Podrías hacer
un pequeño esfuerzo y pensar en algo que nos gustara a todas, ¿no te parece?
—Por aquel entonces le acompañaba una jovencita de cabellos dorados —dijo
Orwen—. Era una criaturita tan linda... Estoy segura de que debe de acordarse de ella. ¿Y
si nos quedamos con sus recuerdos? Qué delicioso sería desplegarlos ante nosotras para
contemplarlos durante las largas noches de invierno... —siguió diciendo, cada vez más
entusiasmada—. Ay. él perdería hasta el último recuerdo de la jovencita, pero creo que
nosotras habríamos hecho un negocio magnífico.
Taran contuvo el aliento.
—Ni tan siquiera vosotras podríais ser tan implacables y malvadas.
—Ah, ¿no? —respondió Orddu sonriendo—. Querido polluelo, en lo que a nosotras
concierne, la compasión o, al menos, la compasión tal y como tú la conoces no tiene nada
que ver con el asunto del que estamos hablando. De todas formas —siguió diciendo
mientras se volvía hacia Orwen—, eso tampoco sirve. Ya tenemos recuerdos más que
suficientes.
—Entonces escuchadme —exclamó Taran, irguiéndose cuan alto era. Tensó los puños
para impedir que le temblaran—. Es cierto que poseo muy pocos tesoros... De hecho, soy
tan pobre que ni tan siquiera tengo un nombre. ¿No hay nacía mío que pueda
satisfaceros? Voy a haceros una oferta.
Sintió que la frente se le cubría de sudor. Había tomado aquella decisión en Caer
Dallben y la había sopesado cuidadosamente, pero ahora que había llegado el momento
de llevarla a la práctica su ánimo flaqueaba y faltó poco para que se volviera atrás.
—Os ofrezco cualquier cosa de valor que pueda depararme el destino en lo que me
quede de existencia, sea lo que sea —dijo Taran—. El mayor tesoro que pueda caer en
mis manos... Os lo entrego a vosotras, aquí y ahora. Será vuestro, y podréis reclamarlo
cuando queráis.
Orddu no respondió y se limitó a contemplarle con cara de curiosidad. Las otras dos
hechiceras guardaron silencio. Incluso Gurgi había dejado de gimotear. Las siluetas del
bastidor parecieron retorcerse ante los ojos de Taran mientras esperaba la respuesta de
Orddu.
La hechicera sonrió.
—Esa verdad que andas buscando... ¿significa tanto para ti que estás dispuesto a
desprenderte de aquello que aún no has conseguido?
—O que quizá nunca llegues a conseguir —graznó Orgoch.
—No puedo ofreceros nada más —replicó Taran—. Tenéis que aceptarlo.
—La clase de trato que propones resulta arriesgada incluso en el mejor de los casos, y
la verdad es que no satisface a ninguna de las partes —dijo Orddu con afable
despreocupación, como si estuviera hablando de un asunto sin importancia—. No hay
nada seguro salvo la nada, y más de una vez hemos acabado encontrándonos con que el
pobre gorrioncillo que hace semejante promesa no vive lo suficiente para cumplirla. Y aun
suponiendo que acabe estando en condiciones de cumplirla, siempre existe el riesgo de
que se ponga... ¿Cómo te lo explicaría yo? ¿Un poquito tozudo? Ah, sí, normalmente la
cosa termina con todo el mundo de muy mal humor. Hubo un tiempo en el que quizá
hubiéramos aceptado tu oferta, pero las tristes experiencias que hemos tenido desde
aquel entonces acabaron convenciéndonos de que debíamos rechazar esa clase de
ofrecimientos. No, polluelo, no sirve. Lo lamentamos... Es decir, lo lamentamos todo lo
que somos capaces de lamentar algo.
Taran quiso hablar, pero se le había formado un nudo en la garganta. Durante un
momento los rasgos de las encantadoras se volvieron borrosos. No estaba seguro de si
tenía delante a Orddu, a Orwen o a Orgoch. Era como si acabara de tropezar con un muro
cíe hielo surgido de la nada que no podía ser atravesado por la fuerza ni derretido
mediante las súplicas. La desesperación le había dejado sin aliento. Inclinó la cabeza y se
dio la vuelta, disponiéndose a salir de la choza.
—Vamos, polluelo, vamos... —dijo Orddu con jovialidad—. Eso no significa que no
haya otros que puedan responder a tu pregunta.
—Oh, claro que no —dijo Orwen—, y el encontrar sólo requiere el mirar.
—¿A quién os referís? —preguntó Taran con voz apremiante, aferrándose
desesperadamente a aquella nueva esperanza.
—Recuerdo que... Sí, hay un mirlo marrón anaranjado que se afila el pico una vez al
año en el monte Kilgwyry —dijo Orwen—. Conoce todo lo que ha ocurrido. Basta con que
te armes de paciencia hasta que llegue y se lo preguntes.
—Oh, Orwen —la interrumpió Orddu con cierta impaciencia—, A veces creo que vives
en el pasado... El mirlo acabó con el monte Kilgwyry hace mucho tiempo de tanto afilarse
el pico y el pobrecito se marchó volando no sé dónde en busca de otra montaña.
—Ay, queridísima Orddu, tienes toda la razón del mundo —replicó Orwen—. Se me
había olvidado. Pero... ¿Y el salmón del lago Llew? No he conocido a un pez más sabio.
—Desapareció —murmuró Orgoch chupándose un diente—. Hace mucho tiempo que
ya no está allí.
—Bah, en cualquier caso los mirlos y los peces son volátiles y escurridizos —dijo
Orddu—. Creo que deberías acudir a una fuente cíe información más digna de confianza.
Por ejemplo... Sí, podrías probar con el Espejo de Llunet.
—¿El Espejo de Llunet? —repitió Taran—. Nunca había oído hablar de él. ¿Qué es?
¿Dónde...?
—Tengo una idea mucho mejor —le interrumpió Orgoch—. Podría quedarse con
nosotras. Y el gurgi también.
—Querida Orgoch, hazme un favor, ¿quieres? Intenta controlarte, al menos cuando
estoy explicando algo —observó Orddu. Le lanzó una mirada de reproche y se volvió
nuevamente hacia Taran—. Sí, quizá deberías echar un vistazo en él... Es posible que el
Espejo de Llunet pueda mostrarte algo interesante.
—Pero ¿dónde...? —empezó a preguntar una vez más Taran.
—Demasiado lejos —gruñó Orgoch—. Te aseguro que harías mucho mejor
quedándote con nosotras.
—En las montañas de Llawgadarn —replicó Orddu, cogiendo a Taran del brazo—. Si
no lo han cambiado de sitio, claro está... Pero ven conmigo, polluelo. Orgoch está
empezando a ponerse nerviosa. Sé que le encantaría que te quedaras aquí, y con dos
desilusiones en el mismo día no me gustaría nada acabar teniendo que disculparme por
su conducta.
—Pero... ¿cómo puedo encontrarlo?
Taran apenas si tuvo el tiempo necesario para tartamudear su pregunta antes de
hallarse fuera de la choza con Gurgi temblando a su lado.
—Procura no entretenerte en los Pantanos —gritó Orddu. Taran pudo oír sonidos muy
potentes y considerablemente irritados procedentes del interior de la choza—. Si lo haces
quizá lamentes tu tonta osadía..., o tu osada tontería, lo que sea. Adiós, petirrojo mío.
La puerta de tablones deformes se cerró, encajando firmemente en el marco de
contornos irregulares, justo cuando Taran le gritaba a Orddu que esperase un poco.
—¡Huir! —chilló Gurgi—. ¡Huyamos, bondadoso amo, y huyamos mientras la pobre y
tierna cabeza de Gurgi sigue encima de sus hombros!
La criatura empezó a tirar frenéticamente de su brazo, pero Taran siguió inmóvil ante la
puerta. Su mente era un torbellino de confusión y sentía como si una extraña pesadez se
hubiese adueñado de su cuerpo.
—¿Por qué se burló de mi valor? —exclamó con el ceño fruncido—, ¿Coraje para
hurgar en el suelo buscando gusanos? Esa tarea resultaría mucho más sencilla que
buscar el Espejo de Llunet.
—¡Premura y rapidez! —suplicó Gurgi—. Gurgi ya está harto de misiones y viajes.
¡Está dispuesto a volver a la alegre seguridad de Caer Dallben, oh, sí, sí! ¡Oh, basta de
tanto inútil fisgar y mirar!
Taran siguió inmóvil unos momentos más ante la puerta. Lo único que sabía sobre las
montañas cíe Llawgadarn era que se encontraban en dirección este, y sin nada más que
le guiara, el viaje hasta allí bien podía resultar inútil. Gurgi le contempló con expresión
implorante. Taran le dio un par de palmaditas en el hombro, giró sobre sí mismo y fue
hacia Melynlas.
—Orddu sólo me ha dado una esperanza, y es el Espejo de Llunet —dijo Taran—.
Debo encontrarlo.
Gurgi se apresuró a montar en su pony y Taran subió de un salto a la grupa de
Melynlas. Se volvió una vez más hacia la choza, sintiéndose repentinamente inquieto.
—Me ha dado una esperanza —murmuró—, ¿Y desde cuándo da Orddu algo sin
recibir nada a cambio?
2 - Cantrev Cadiffor
Los dos compañeros dejaron atrás los Pantanos de Morva y siguieron en dirección
sureste a lo largo del río Ystrad con los Cantrevs del Valle como objetivo, pues Taran
había decidido interrumpir el viaje en Caer Cadarn, la fortaleza del rey Smoit. Tenía
intención de pedir al rey de la barba pelirroja que les proporcionara arreos y un equipo
más resistente que aquel con el que habían salido de Caer Dallben.
—A partir de ahí tendremos que guiarnos por la inspiración del momento —dijo Taran
volviéndose hacia Gurgi—, Mi pobre cabeza está llena de preguntas —suspiró,
acompañando sus palabras con una sonrisa melancólica—, pero en cuanto a planes... Ay,
me temo que no tengo ninguno.
Los Pantanos ya habían quedado muchos días de viaje atrás cuando los dos
compañeros cruzaron las fronteras de Cadiffor, el reino de Smoit y el más grande de los
Cantrevs del Valle. El paisaje había cambiado hacía ya bastante tiempo de los páramos
grises al verdor de las praderas y las agradables y frondosas arboledas con granjas que
parecían haber anidado en los claros. Gurgi contemplaba cada casa con expresión
anhelante y olisqueaba el humo de los fuegos del hogar que emergía por sus chimeneas
trayendo consigo olores de comida, pero Taran no se desvió del camino que había
escogido. Si seguían avanzando a la velocidad actual, tres días más de viaje les llevarían
a Caer Cadarn. Taran se detuvo un poco antes de la puesta del sol y decidió buscar
refugio en un bosquecillo de pinos, pues había visto que el cielo empezaba a cubrirse con
gruesos nubarrones oscuros.
Acababa de desmontar y Gurgi sólo había empezado a desceñir las correas de las
alforjas cuando un grupo de jinetes entró en el bosquecillo. Taran giró sobre sí mismo y
desenvainó su espada. Gurgi lanzó un chillido de alarma y fue corriendo a refugiarse junto
a su amo.
Había cinco jinetes, bien armados y con buenos caballos. Sus rostros barbudos
estaban ennegrecidos por el sol y su porte era el de hombres acostumbrados a la silla de
montar. Los colores que lucían no eran los de la Casa de Smoit, y Taran supuso que los
jinetes debían de ser guerreros al servicio de uno de los vasallos de Smoit.
—Guarda tu espada —ordenó el que parecía ser el líder de los jinetes, pero
desenvainó la suya y tiró de las riendas, deteniendo su caballo ante los dos compañeros
mientras les lanzaba una mirada despectiva—. ¿Quiénes sois? ¿A quién servís?
—Son forajidos —exclamó otro jinete—. Acabemos con ellos.
—Tienen más aspecto de espantapájaros que de forajidos —replicó el líder de los
jinetes—. Sospecho que deben de ser un par de bribones que han escapado de su amo.
Taran bajó la espada, pero no la envainó.
—Soy Taran, Ayudante de Porquerizo...
—Bueno, ¿y dónde están tus cerdos? —preguntó el primer jinete acompañando sus
palabras con una ronca carcajada—, ¿Y por qué no estás ocupándote de ellos? —Movió
una mano señalando a Gurgi con el pulgar—. ¿O acaso pretendes hacerme creer que
esta..., esta criatura lamentable es uno de los animales que debes cuidar?
—¡Él no cerdito! —replicó Gurgi, muy indignado—. ¡No tiene nada de cerdito! ¡Él es
Gurgi, osado e inteligente, y sirve a su bondadoso amo!
Las protestas de Gurgi sólo sirvieron para provocar más carcajadas entre los jinetes.
Pero un instante después los ojos de su líder se posaron en Melynlas.
—Tu montura se encuentra muy por encima de la que podría esperarse en alguien de
tu posición, porquerizo —dijo—. ¿Cómo la has conseguido?
—Melynlas me pertenece —replicó secamente Taran—. Es un regalo que me hizo
Gwydion, príncipe de Don.
—¿Te refieres al señor Gwydion? —exclamó el guerrero—. ¿Y afirmas que te la
regaló? Querrás decir que se la robaste, ¿no? —dijo con voz burlona—. Ten cuidado. Tus
mentiras pueden acabar costándote una buena paliza.
—No miento y no ando buscando pelea con nadie —replicó Taran—. Vamos al castillo
del rey Smoit y somos gente de paz.
—Smoit no necesita ningún porquerizo —dijo uno de los guerreros.
—Y nosotros tampoco —dijo el líder de los jinetes. Giró sobre la silla de montar para
observar a sus compañeros—, ¿Qué decís? ¿Le quitamos el caballo o la cabeza? ¿O
quizá las dos cosas?
—El señor Goryon estará encantado de tener otro caballo y si le traemos uno tan
hermoso como éste nos ciará una buena recompensa —respondió uno de los jinetes—.
Pero la cabeza de un porquerizo no tiene ninguna utilidad..., ni tan siquiera para él mismo.
—¡Bien dicho, y que así sea! —exclamó el guerrero—. Además, yendo a pie podrá
cuidar mejor de sus cerdos —añadió, alargando una mano hacia las riendas del corcel.
Taran saltó hacia adelante interponiéndose entre Melynlas y el jinete. Gurgi le imitó y
se agarró a la pierna del jinete lanzando un gruñido feroz. El resto de los jinetes
espolearon a sus monturas, y Taran se encontró envuelto en un torbellino de caballos
encabritados que acabaron alejándole de Melynlas. Intentó alzar su espada. Uno de los
jinetes hizo girar a su montura y el flanco de ésta chocó contra Taran, quien perdió el
equilibrio. Otro de sus atacantes escogió aquel momento para asestarle un golpe que de
no haber sido propinado con la parte plana de la espada le habría costado la cabeza. El
impacto fue lo bastante fuerte para dejarle aturdido, y Taran cayó al suelo sintiendo que le
zumbaban los oídos. Los pensamientos giraron locamente en su cabeza y los jinetes
parecieron convertirse en cometas que chispeaban delante de sus ojos. Fue vagamente
consciente de que Gurgi gritaba como si se hubiera vuelto loco y de los relinchos de
Melynlas, y le pareció que otra silueta acababa de entrar en la contienda. Cuando se hubo
recuperado lo suficiente para ponerse en pie, los jinetes ya se habían esfumado
llevándose a Melynlas con ellos.
Taran lanzó un grito de ira y abatimiento y dio unos cuantos pasos tambaleantes en la
dirección que habían tomado. Una mano muy robusta le agarró por el hombro. Taran giró
sobre sí mismo y vio a un hombre que vestía un jubón sin mangas hecho de lana caída
ceñido con una cuerda trenzada. Sus brazos desnudos eran nudosos y de tendones
abultados, y su espalda estaba encorvada, aunque más por el trabajo que por los años.
Un mechón de cabellos grises se cernía sobre un rostro de rasgos austeros y firmes, pero
no carente de bondad.
—Calma, calma —dijo el hombre—. No podrás alcanzarles. Tu montura no sufrirá daño
alguno. Los esbirros del señor Goryon tratan mucho mejor a los caballos que a los
desconocidos. —Dio unas palmaditas en el cayado de roble que llevaba—. Dos de los
salteadores de Goryon tendrán cabezas muy doloridas de las que ocuparse, te lo
aseguro... Pero a juzgar por tu aspecto creo que tú también vas a tener problemas con la
tuya. —Cogió un saco que había en el suelo y se lo colgó del hombro—. Me llamo
Aeddan, hijo de Aedd —dijo—. Venid conmigo. Mi granja está muy cerca de aquí.
—Sin Melynlas jamás podré llevar a cabo lo que me había propuesto —exclamó
Taran—. Tengo que descubrir...
No llegó a completar la frase. El tono burlón y despectivo del guerrero aún resonaba en
su mente y no quería revelar más de lo estrictamente necesario, ni tan siquiera a aquel
hombre que tan bien se había portado con él.
Pero el granjero no parecía tener el más mínimo interés en interrogarle.
—Lo que buscas es más asunto tuyo que mío, ¿no te parece? —replicó Aeddan—. Vi a
cinco hombres luchando contra dos y me limité a hacer que el combate resultara un poco
más justo. ¿Quieres que tu herida reciba los cuidados necesarios? Entonces sígueme.
Y con estas palabras el granjero empezó a bajar por la pendiente seguido por Taran y
Gurgi. Gurgi se volvía con frecuencia para blandir el puño hacia la dirección en que se
habían alejado los jinetes, mientras que Taran caminaba por el sendero que iba
oscureciéndose sin decir ni una palabra, abrumado por la desesperación de haber perdido
a Melynlas y pensando con amargura que de momento sólo había conseguido que le
robaran su caballo y que estuvieran a punto cíe romperle la cabeza. Le dolían los huesos
y sentía un molesto palpitar en los músculos, y para empeorar aún más las cosas los
nubarrones se habían espesado. La noche trajo consigo un auténtico diluvio, y cuando
llegaron a la granja de Aeddan, Taran estaba más empapado y se sentía más miserable
que en ningún otro momento de su vida.
La morada en la que les hizo entrar Aeddan no era más que una choza de cañizo y
barro, pero Taran se sorprendió ante lo cómoda que resultaba y la sencilla belleza del
mobiliario. Sus aventuras anteriores jamás le habían dado ocasión de compartir la
hospitalidad de los granjeros cíe Prydain, y Taran miró a su alrededor con ojos tan llenos
de asombro como los de un forastero que acaba de llegar a una tierra desconocida. Ahora
podía observar más de cerca el curtido rostro de Aeddan, y vio que sus rasgos estaban
impregnados de una noble honradez y que eran tan afables como bondadosos. El
granjero le obsequió con una cálida sonrisa y Taran olvidó por un momento el dolor cíe
sus heridas para devolvérsela, pues tenía la sensación de que el destino le había hecho
tropezar con un amigo.
La esposa del granjero —una mujer alta y endurecida por el trabajo, con el rostro tan
lleno de arrugas como el de su marido— se llevó las manos a la cabeza apenas vio a
Gurgi, quien había acumulado toda una manta cíe ramitas y agujas de pino en su
goteante y enredada cabellera, y la sangre que manchaba el rostro de Taran le hizo
lanzar un grito cíe alarma. Aeddan le explicó lo ocurrido y Alarca, su esposa, abrió un
cofre de madera y sacó de él un resistente chaquetón de tela gruesa desgastado por el
uso pero amorosamente remendado, que Taran aceptó con gratitud para cambiarlo por
sus empapadas ropas.
Alarca empezó a preparar una poción de hierbas curativas mientras Aeddan esparcía el
contenido de su saco sobre la mesa: hogazas cíe pan, queso y unas cuantas frutas secas.
—Lamento no poderos ofrecer muchas comodidades —dijo—. Mi tierra produce poco,
por lo que trabajo una parte del día en los campos de mis vecinos para ganarme lo que no
puedo cultivar.
—Pero... —dijo Taran, entristecido al enterarse de la penosa situación de Aeddan—.
Yo había oído contar que en los Cantrevs del Valle había tierras muy fértiles.
—Cierto, las había —replicó Aeddan riendo con cierta amargura—. Pero eso era en la
época de mis antepasados, no en la mía. Los Cantrevs de la Colina eran famosos por sus
ovejas de abundantes vellones, y los Cantrevs del Valle de Ystrad eran conocidos en toda
Prydain por dar la mejor cebada y el mejor mijo, y Cantrev Cadiffor por las pesadas
gavillas de trigo tan amarillas como el sol. Ah, sí, aquellos tiempos debieron de ser una
auténtica edad de oro para todo Prydain... —siguió diciendo Aeddan, cortando el pan y el
queso en porciones y entregándoles un par a Taran y Gurgi—. El padre de mi padre
contaba una historia, que ya era vieja cuando se la contaron a él, en la que se hablaba de
arados que abrían los surcos por sí solos y de guadañas que recogían la cosecha sin
necesidad de ser tocadas por la mano del hombre.
—Yo también he oído contar la historia de que hablas —dijo Taran—. Pero Arawn, el
Señor de la Muerte, robó esos tesoros y ahora están ocultos en Annuvin, allí donde nadie
puede llegar hasta ellos para utilizarlos.
El granjero asintió con la cabeza.
—La mano de Arawn se ha cerrado sobre el cuello de Prydain y lo despoja cíe su vida.
Su sombra hace enfermar la tierra. Nuestra labor se vuelve más dura a cada día que
pasa, y nuestra ignorancia hace que resulte aún más penosa. Así que Arawn robó esas
herramientas encantadas, ¿eh? Pero por aquel entonces había muchos secretos para
hacer que la tierra diese cosechas abundantes, y el Señor de Annuvin también nos los
arrebató.
»Perdí la cosecha del año pasado, y también he perdido la de éste —siguió diciendo
Aeddan, y Taran le escuchó compartiendo sinceramente su preocupación—. Mi granero
está vacío, y cuanto más trabajo para los demás menos tiempo tengo para ocuparme de
mis campos. Pero aunque tuviera tiempo para ellos... Sé muy poco. Lo que más necesito
está guardado para toda la eternidad en el cofre de los tesoros de Annuvin.
—Las cosechas no se perdieron porque supieras demasiado poco o no estuvieras
dispuesto a trabajar —dijo Alarca poniendo una mano sobre el nudoso hombro de su
marido—. El buey que tiraba del arado y la vaca enfermaron antes de la primera siembra
y murieron. Y en la segunda... —Su voz se convirtió en un murmullo—. En la segunda no
pudimos contar con la ayuda de Amren.
Los ojos de la mujer se habían nublado, y Taran le lanzó una mirada interrogativa.
—Amren, nuestro hijo —dijo ella—. Tenía tu misma edad, y ahora llevas puesto su
chaquetón. Él ya no lo necesita. El invierno y el verano son iguales para él. Duerme bajo
un túmulo funerario rodeado de otros guerreros que cayeron en la batalla. Sí, ha muerto
—añadió la mujer—. Partió con los que fueron a luchar contra los incursores que
deseaban robarnos todo cuanto poseíamos.
—Comparto vuestra pena —dijo Taran y, para consolarla, añadió—: Pero murió con
honor. Vuestro hijo es un héroe...
—Mi hijo está muerto —replicó secamente la mujer—. Los incursores luchaban porque
se morían de hambre; nosotros luchábamos porque apenas si teníamos un mendrugo
más que ellos. Y al final todos tuvieron menos que cuando empezaron a luchar. Las
labores del campo son demasiado pesadas para un solo par de manos e incluso para dos.
Los secretos robados por Arawn, el Señor de la Muerte, podrían sernos muy útiles pero...
no podemos recobrarlos.
—No importa —dijo Aeddan—, Este año recogeré una buena cosecha incluso sin los
secretos para ayudarme. He dejado en barbecho todos mis campos salvo uno, pero he
invertido todos mis esfuerzos en él. —Miró a Taran y en sus ojos ardía la llama del
orgullo—. Cuando mi esposa y yo no pudimos seguir tirando del arado abrí surcos en la
tierra con mis propias manos y fui sembrando la semilla grano por grano. —El granjero se
rió—. Sí, y arranqué las malas hierbas hoja por hoja tan delicadamente como una abuela
que cuida su pedazo de huerto favorito... La cosecha será buena. Tiene que serlo —
añadió frunciendo el ceño—. Nuestras mismas vidas dependen de ello.
La conversación llegó a su fin y cuando hubieron terminado con la parca cena Taran se
alegró de poder estirar sus doloridos huesos junto al hogar mientras Gurgi se enroscaba a
su lado. El cansancio venció incluso a la desesperación de haber perdido a Melynlas, y el
golpeteo de las gotas de lluvia que caían sobre el cañizo y el siseo de las ascuas
agonizantes hicieron que Taran no tardara en quedarse dormido.
Los compañeros despertaron antes de la primera luz del amanecer, pero Taran
descubrió que Aeddan ya se había levantado para trabajar en su campo. Había dejado de
llover y la tierra estaba fresca y húmeda a causa del aguacero. Taran se arrodilló y cogió
un puñado de tierra con los dedos. Aeddan había dicho la verdad. El suelo había sido
arado y limpiado con el mayor cuidado imaginable, y mientras observaba al granjero
Taran sintió un creciente respeto y admiración hacia él. Aquella granja podía dar
cosechas magníficas, y Taran se quedó inmóvil durante unos momentos con los ojos
clavados en los campos que Aeddan había dejado en barbecho, contemplando toda
aquella tierra donde no crecería nada por falta de manos que la trabajaran. Lanzó un
suspiro y apartó rápidamente la mirada de los campos mientras su mente volvía a
centrarse en Melynlas.
Taran no tenía ni idea cíe cómo podía recuperar al corcel de las crines de plata, pero
había tomado la decisión de seguir camino hasta la fortaleza del señor Goryon, el lugar
donde Aeddan opinaba que los guerreros habrían llevado al animal. La preocupación que
le inspiraba el destino de su amada montura era mayor que nunca, pero Taran trabajó
toda la mañana junto a Aeddan. La pareja cíe granjeros apenas había tomado unas
migajas de la cena, y Taran no veía ninguna otra forma de devolverles el favor que les
habían hecho. Pero cuando llegó el mediodía decidió que no podía correr el riesgo de
perder más tiempo y se dispuso a marcharse de la granja.
Alarca estaba inmóvil en la puerta de la choza. La mujer no le había hecho ninguna
pregunta y, al igual que su esposo, se había conformado con lo poco que Taran había
querido revelarles sobre su empresa, pero ahora habló.
—¿Sigues decidido a continuar por el camino que has escogido? ¿Has dado la espalda
a tu hogar y a tu familia? ¿Qué corazón de madre echa de menos a su hijo como yo echo
de menos al mío?
—Ay, ninguno que yo conozca —respondió Taran, doblando el jubón de Amren y
colocándolo delicadamente en sus manos—. Y ninguno que me conozca a mí.
—Sabes cómo trabajar la tierra y cuidar de una granja —dijo Aeddan—. Si andas
buscando un lugar donde seas bienvenido, ya lo has encontrado.
—No sé quién puede llegar a darme la bienvenida en el futuro, pero ojalá lo haga tan
de corazón como vosotros —replicó Taran, y tanto él como Gurgi lamentaron despedirse
del matrimonio de granjeros.
3 - Goryon y Gast
Aeddan les había indicado el camino más corto para llegar a la fortaleza del señor
Goryon, y los dos viajeros pudieron divisarla hacia mediados de la tarde. Taran se dio
cuenta de que no era un auténtico castillo, sino un numeroso conjunto de edificios
pegados los unos a los otros y rodeados por una barricada de estacas sujetas con lianas
y recubiertas por una dura capa de tierra apisonada. La puerta, hecha con gruesos
maderos, estaba abierta y había un considerable ir y venir de jinetes, guerreros a pie y
pastores que regresaban con sus vacas de los pastos donde habían pasado el día.
Gurgi estaba muy nervioso y asustado, pero Taran siguió adelante intentando que su
rostro pareciera lo más tranquilo y seguro de sí mismo posible, y el gentío que circulaba
por la puerta permitió que los dos lograran entrar en la fortaleza sin ser vistos y sin que
nadie les preguntara qué les había traído hasta allí. Taran encontró los establos sin
ninguna dificultad. Eran más espaciosos y estaban más limpios y mejor conservados que
el resto de los edificios, y Taran fue rápidamente hacia un joven que estaba removiendo el
heno con una horquilla.
—Escucha, amigo —dijo con voz firme—, ¿sabes si han traído aquí un corcel gris que
fue capturado por los guerreros del señor Goryon? Dicen que es una montura magnífica y
que se ven muy pocas como ella.
—¿Un corcel gris? —exclamó el mozo de establo—. ¡Más bien parece un dragón gris!
Ese animal casi logró derribar a coces su aprisco y me propinó un mordisco que no
olvidaré en mucho tiempo. El señor Goryon tendrá algunos huesos rotos antes de que
acabe el día.
—¿Cómo es eso? —se apresuró a preguntarle Taran—. ¿Qué ha hecho con el
caballo?
—¡Di más bien lo que el caballo ha hecho con él! —respondió el muchacho
sonriendo—. ¡Ya debe de haberle arrojado al suelo una docena de veces! Ni el mismísimo
encargado de los establos consiguió mantenerse sentado más de un momento sobre la
grupa de ese diablo, pero Goryon sigue intentando montarlo. Le llaman Goryon el
Valeroso, ¿sabes? —dijo el muchacho con una risita. Se tapó la boca con una mano y
añadió—: Claro que si quieres saber mi opinión, creo que la tarea le resulta bastante
desagradable, pero sus hombres siguen animándole a que lo intente y Goryon está
decidido a quebrar el orgullo de ese animal aunque antes tenga que quebrarle la espalda.
—Amo, amo —murmuró Gurgi con voz aterrada—, ¡corramos en busca del rey Smoit
para que nos ayude!
El rostro de Taran había palidecido al oír las palabras del muchacho. Caer Cadarn
estaba demasiado lejos y la ayuda de Smoit llegaría demasiado tarde.
—¿Dónde está ese caballo? —preguntó intentando ocultar su preocupación—. Creo
que debe de ser un espectáculo digno de verse.
El mozo de establo señaló con su horquilla hacia un edificio bastante largo y de poca
altura.
—En el campo de adiestramiento que hay detrás del Gran Salón. Pero ten cuidado —
añadió frotándose el hombro—. Mantente lo más alejado posible de él o esa maldita
bestia te tratará todavía peor de lo que me trató a mí.
Taran fue hacia allí sin perder ni un momento y apenas había dejado atrás el Gran
Salón pudo oír gritos y los furiosos relinchos de Melynlas. Apretó el paso hasta convertirlo
en una carrera. Ante él se extendía un pedazo de tierra desprovista de hierba y batida por
los cascos de los caballos. Vio a varios guerreros moviéndose en círculos alrededor del
corcel gris, que se encabritaba, daba coces y giraba sobre sí mismo alzando los cascos
por el aire. Un instante después la corpulenta silueta montada sobre Melynlas salió
despedida de la grupa y el señor Goryon se precipitó al suelo agitando frenéticamente los
brazos y las piernas, para quedarse tan inmóvil como si fuese un saco lleno de plomo.
Melynlas galopó desesperadamente intentando escapar del círculo de guerreros que le
rodeaba, y uno de ellos se apresuró a extender la mano hacia las riendas del caballo.
Taran olvidó toda cautela, lanzó un grito y corrió hacia su corcel. Logró agarrar la rienda
antes de que el sorprendido guerrero pudiera pensar en sacar su espada de la vaina y
rodeó el cuello de Melynlas con ambos brazos mientras el caballo le saludaba piafando
alegremente. El resto de los espectadores corrieron hacia Taran mientras éste intentaba
montar y subir a Gurgi a la grupa detrás de él. Una mano le agarró por el jubón. Taran se
debatió tratando de liberarse y apoyó la espalda en el flanco de Melynlas. El señor Goryon
había logrado incorporarse y se abrió paso por entre los guerreros.
—¡Insolencia e impudicia! —rugió Goryon.
Su negra barba salpicada de canas estaba tan erizada como las púas de un
puercoespín enfurecido. Taran vio que su tosco rostro estaba cubierto de manchas
purpúreas y pensó que podían ser resultado de los golpes, la falta de aliento o la ira, o
quizá de las tres cosas a la vez.
—Así que este bribonzuelo osa poner sus manos sobre mi caballo, ¿eh? ¡Lleváoslo!
¡Dadle la paliza que merece este insulto!
—No he hecho más que reclamar mi montura —exclamó Taran—. Melynlas, hijo de
Melyngar...
Un hombre alto y flaco que llevaba un brazo en cabestrillo y que Taran supuso que
debía de ser el encargado de los establos estaba mirándole fijamente.
—¿Hijo de Melyngar, el corcel de guerra del príncipe Gwydion? Estás hablando de un
linaje muy noble. ¿Cómo lo sabes?
—Lo sé tan bien como sé que Melynlas me fue robado por la fuerza —declaró Taran—,
Ocurrió cerca de la granja de Aeddan, en las fronteras de vuestro cantrev, y los ladrones
también despojaron a mi camarada de su pony.
Intentó explicar quién era y el propósito de su viaje, pero el señor del cantrev no le
prestó ninguna atención y le interrumpió con voz enfurecida.
—¡Qué insolencia! —exclamó Goryon, y su barba pareció erizarse todavía más que
antes—. ¿Cómo osas insultarme con ese amasijo de mentiras que sale de tu boca de
porquerizo? Mi grupo de vigilantes fronterizos consiguió estas monturas con muchas
dificultades, y casi al precio de sus vidas.
—Faltó muy poco para que el precio fuera nuestras vicias —replicó Taran mientras sus
ojos recorrían velozmente el círculo de caras que le rodeaba—. ¿Dónde están los jinetes?
Os ruego que les llaméis para que confirmen cuanto os he contado.
—¡Más insolencia! —dijo secamente el señor del cantrev—. Mis jinetes recorren las
fronteras tal y como se les ha ordenado. ¿Acaso pretendes decirme que tengo a mi
servicio un montón de ladrones y gandules que no saben cumplir con su deber?
—Y no cabe duda de que os han prestado un gran servicio —dijo uno de los guerreros
volviéndose hacia Goryon—, Son unos auténticos héroes. Supieron plantar cara a nada
menos que seis gigantes y...
—¿Gigantes? —repitió Taran, que apenas creía lo que estaba oyendo.
—¡Sí, gigantes! —gritó Goryon—. Ah, Prydain tardará mucho tiempo en olvidar lo que
ocurrió cuando los bravos jinetes de Goryon el Valeroso fueron atacados por enemigos
que les superaban en número. ¡Dos contra uno! ¿Gigantes? ¡Peor aún, pues uno de ellos
era un monstruo terrible con garras y colmillos muy afilados! Otro blandía un tronco de
roble en su puño y lo hacía girar a su alrededor como si fuese una ramita. ¡Pero los jinetes
de Goryon lograron vencerles a todos en gloriosa y noble batalla!
—Y el corcel también estaba embrujado —añadió otro de los hombres de Goryon—, y
luchó con tanta ferocidad como los gigantes. Ese animal es un asesino nato y pelea con el
salvajismo de un lobo hambriento.
—Pero Goryon el Valeroso domará a la bestia —añadió otro hombre volviéndose hacia
el señor del cantrev—. Volveréis a montar en ella, ¿verdad, Goryon?
—¿Eh? —exclamó Goryon. Sus rasgos se contorsionaron en una mueca de miedo y
preocupación—. Cierto, cierto, lo haré —gruñó, y la ira volvió a apoderarse de él—.
¿Acaso crees que no soy capaz de ello? Si lo crees estás insultando mi honor.
Taran se quedó inmóvil rodeado por aquel endurecido grupo de guerreros y empezó a
pensar que no lograría dar con ningún medio de convencer al quisquilloso e irascible
señor del cantrev, y durante un momento incluso pensó en desenvainar la espada y salir
de allí luchando. Pero otro vistazo a los rostros adustos de los hombres que le rodeaban
le disuadió de ello e hizo que se sintiera aún más abatido.
—Mi señor, os juro que no miento —dijo Taran con voz firme—. No había gigantes.
Sólo mi compañero y yo mismo, y un granjero que luchó junto a nosotros.
—¿Que no había gigantes? —gritó Goryon—, ¡Ah, más insultos! —Pateó el suelo como
si éste acabara de ofenderle con alguna impertinencia—. ¿Acaso llamas mentirosos a mis
hombres? ¡Te advierto que es como si me lo llamaras a mí!
—Mi señor... —empezó a decir Taran, pero no completó la frase.
Hizo una gran reverencia, pues estaba empezando a comprender que el delicado
sentido del honor de Goryon jamás permitiría que el señor del cantrev creyera un relato
tan prosaico como el de un robo de caballos; y Taran se dio cuenta de que hasta los
miembros del grupo que les había asaltado considerarían mucho más honroso vencer a
gigantes que robar a un Ayudante de Porquerizo y su acompañante.
—No llamo mentiroso a nadie y vuestros hombres han dicho la verdad. —Y añadió—:
La verdad tal y como la vieron ellos, naturalmente...
—¡Insolencia! —gritó Goryon—. ¡Vieron la verdad tal y como fue! Había gigantes,
monstruos y robles arrancados de cuajo. ¡Mis hombres fueron espléndidamente
recompensados por su valor, pero tú recibirás una paliza por tu impudicia!
—Mi señor, permitidme que os explique lo que creo que sucedió —siguió diciendo
Taran, escogiendo sus palabras con el máximo cuidado, pues hasta el momento sólo
había conseguido que Goryon se tomara lo que decía como un insulto o una ofensa—. El
sol estaba ocultándose y nuestras sombras hicieron que pareciéramos dos veces más
numerosos de lo que realmente éramos. La verdad es que vuestros hombres vieron el
doble de enemigos de los que había en realidad.
»En cuanto a los gigantes... —se apresuró a añadir antes de que el señor del cantrev
pudiera protestar ante aquella nueva impertinencia—. Bueno, las largas sombras del
crepúsculo nos proporcionaron tal estatura que cualquier hombre habría podido
confundirse en cuanto a nuestro auténtico tamaño.
—Y el garrote hecho con un tronco de roble... —empezó a decir Goryon.
—El granjero llevaba consigo un cayado de roble muy grueso —dijo Taran—. Su brazo
era robusto y sus golpes veloces, como tuvieron ocasión de comprobar dos de vuestros
hombres. Golpeaba con tanta fuerza que no me asombra que sintieran como si un árbol
hubiera caído encima de ellos.
El señor Goryon guardó silencio durante un momento, pero se chupó un diente y se
frotó la hirsuta barba con una mano.
—¿Y qué hay del monstruo? Esa criatura temible y feroz que mis hombres vieron con
sus propios ojos...
—El monstruo se encuentra delante de vos —respondió Taran señalando a Gurgi—.
Lleva mucho tiempo siendo mi compañero, y puedo aseguraros que es amable y
bondadoso, pero también sé que cuando se le provoca puede llegar a ser el peor de los
enemigos.
—¡Él es Gurgi! ¡Sí, sí! —gritó Gurgi—. ¡Osado, listo y feroz para defender a su
bondadoso amo!
Enseñó los dientes, agitó sus peludos brazos y dejó escapar un alarido tan horrísono
que Goryon y sus hombres retrocedieron un par de pasos.
El rostro del señor del cantrev había empezado a fruncirse con las arrugas indicadoras
de la más profunda perplejidad. Goryon cambió el peso de su cuerpo de un pie al otro y
miró fijamente a Taran.
—¡Sombras! —gruñó—. Pretendes arrojar sombras de sospecha sobre la bravura de
aquellos que me sirven. Otro insulto...
—Si vuestros guerreros creían haber visto lo que afirmaron ver y aun así lucharon
contra ello no me parece que eso disminuya su valor —dijo Taran—. De hecho —añadió
en voz baja—, creo que su valor es tan considerable como su respeto a la verdad.
—Todo esto no son más que palabras —le interrumpió el encargado de los establos—.
Muéstrame algunos hechos. No existe ninguna criatura de cuatro patas que yo sea
incapaz de montar..., salvo ésta. Y bien, bribonzuelo, ¿te atreves a montar en ella?
Por toda respuesta Taran subió de un salto a la silla. Melynlas dejó escapar un breve
relincho, arañó el suelo con los cascos y se quedó inmóvil. El señor Goryon estaba tan
asombrado que faltó poco para que se atragantara, y el encargado de los establos
parecía no poder creer lo que veían sus ojos. Un murmullo sorprendido brotó de los
hombres de Goryon, pero un instante después Taran oyó una ronca carcajada.
—¡Vaya, Goryon! —gritó uno de los hombres—. ¡Un bribonzuelo monta un caballo que
un señor de cantrev ha sido incapaz de domar, y parece dispuesto a llevarse tanto tu
caballo como tu honor!
Taran creía haber visto un fugaz alivio en los maltrechos rasgos de Goryon, como si la
perspectiva de no tener que montar nuevamente en Melynlas no le resultara del todo
desagradable, pero en cuanto oyó las palabras de aquel guerrero los rasgos de Goryon
empezaron a oscurecerse a causa de la ira.
—¡Nada de eso! —se apresuró a gritar Taran recorriendo con los ojos el círculo de
hombres—. ¿Acaso os gustaría ver a vuestro señor montando el jamelgo de un
porquerizo? ¿Creéis que eso resulta adecuado a su noble posición? —Se volvió hacia
Goryon, pues acababa de tener una idea tan atrevida como arriesgada—, Y aun así, mi
señor, si estuvierais dispuesto a aceptarlo como regalo.., —¿Cómo? —gritó Goryon con
toda la fuerza de sus pulmones mientras su rostro se ponía lívido de rabia—. ¡Insultos!
¡Impertinencia! ¡Insolencia! ¿Cómo osas...? ¡No acepto regalos de porquerizos! Y
tampoco pienso rebajarme montando nuevamente en esa bestia... —Alzó un brazo—.
¡Fuera de aquí! Sal de mi vista... ¡Y llévate a tu jamelgo, tu monstruo y su pony contigo!
Goryon cerró las mandíbulas con un chasquido claramente audible y no dijo nada más.
Un mozo se encargó cíe sacar el pony de Gurgi del establo y los dos compañeros
cruzaron la puerta de la fortaleza sin ser molestados bajo las miradas del señor del
cantrev y sus hombres.
Taran hizo que Melynlas avanzara al paso y mantuvo la cabeza alta en la postura más
orgullosa de que fue capaz. Pero en cuanto estuvieron lo bastante lejos de la fortaleza
para no ser vistos, los dos compañeros hincaron los talones en los flancos de sus
monturas y galoparon como si en ello les fuera la vida.
—¡Oh, sabiduría que recupera caballos del orgulloso señor! —exclamó Gurgi cuando
estuvieron lo bastante lejos para poder considerarse a salvo de cualquier cambio de
parecer por parte de Goryon—. Ni tan siquiera Gurgi podría haber sido tan listo. ¡Oh,
Gurgi desearía ser tan sabio como su bondadoso amo, pero su pobre y tierna cabeza no
es capaz de tan hábiles pensamientos!
—¿Mi sabiduría? —Taran se rió—. A duras penas bastó para compensar la estupidez
que me hizo perder a Melynlas.
Observó el valle con expresión preocupada. Estaba anocheciendo y había albergado la
esperanza de encontrar alguna granja donde pudieran cobijarse, pues el encuentro con el
grupo de hombres de Goryon hacía que no tuviera ningún deseo de averiguar qué otros
peligros podían estar acechando por las colinas. Pero su examen del valle no le reveló
ninguna casita ni choza, por lo que decidió seguir avanzando a través de la penumbra
purpúrea.
No tardaron en ver luces en un claro delante de ellos y Taran tiró de las riendas de
Melynlas, deteniendo a su montura cerca de una fortaleza muy parecida a la cíe Goryon,
pero aquí había antorchas ardiendo en cada esquina de la empalizada, en soportes que
flanqueaban la puerta e incluso sobre el tejado del Gran Salón, como si dentro de éste se
estuviese celebrando algún banquete.
—¿Nos atreveremos a detenernos aquí? —dijo Taran—. Si este señor de cantrev nos
trata con la misma cortesía que Goryon dormiríamos mejor en el nido de un gwythaint...
Aun así la esperanza de un lecho cómodo y el brillo invitador de las antorchas hacían
que su cansancio fuera aún más pesado y difícil de soportar. Taran vaciló unos momentos
y acabó dirigiendo a Melynlas hacia la puerta.
Taran alzó la cabeza hacia los hombres de la atalaya y les explicó que eran viajeros
conocidos del rey Smoit y que iban a Caer Cadarn, y sintió un gran alivio cuando la puerta
giró sobre sus goznes con un crujido y los centinelas les hicieron señas de que entraran.
El mayordomo de la fortaleza fue avisado y se encargó de llevar a Taran y a Gurgi hasta
el Gran Salón.
—Pedid hospitalidad a mi señor Gast —les dijo el mayordomo—, y él os concederá
aquello que le parezca justo y conveniente.
Mientras seguía al mayordomo Taran había estado pensando en una comida caliente y
un lecho cómodo, lo que había mejorado considerablemente su estado de ánimo. Del
Salón llegaban voces, risas y las alegres notas de un arpa. Taran cruzó el umbral y vio
mesas atestadas de comensales a cada lado de una estancia de techo no muy alto. Al
otro extremo de la estancia estaba sentado un noble ricamente vestido flanqueado por
sus hombres y sus damas. Taran vio que sostenía un cuerno de bebida en una mano y la
mayor parte de una pata de venado en la otra.
Taran y Gurgi hicieron una gran reverencia. Antes de que hubieran podido acercarse
más, el arpista, que estaba de pie en el centro del Salón, se dio la vuelta, lanzó un grito de
sorpresa y fue corriendo hacia ellos. El arpista cogió la mano de Taran y empezó a
sacudirla con tanto entusiasmo que faltó poco para que se la separase del brazo, y Taran
se encontró contemplando la larga y puntiaguda nariz y la revuelta cabellera amarilla de
su viejo compañero Fflewddur Fflam. El asombro y la alegría que sintió eran tan grandes
que no supo qué decir, y se limitó a observarle parpadeando en silencio.
—¡Bien hallados los dos! —exclamó el bardo llevándolos hacia la mesa del noble—. Os
he echado de menos desde que nos separamos. ¿No os quedasteis en Caer Dallben?
Cuando zarpamos de Mona estaba realmente decidido a abandonar mi vida errante e
instalarme para siempre en mi reino —se apresuró a explicar Fflewddur—. Pero me dije:
«Fflewddur, viejo amigo, la primavera sólo llega una vez al año». Y aquí está. Y aquí
estoy. Pero ¿y vosotros? Primero comida y bebida y luego me contaréis qué ha sido de
vuestras vidas desde que nos separamos.
Fflewddur había llevado a los compañeros hasta la mesa del señor Gast y Taran vio a
un corpulento guerrero con una barba de color lino embarrado. Su cuello estaba adornado
por un hermoso collar; los anillos brillaban alrededor de unos dedos lo bastante robustos
para cascar nueces y sus brazos estaban rodeados por bandas de plata batida. Los
adornos del señor del cantrev eran caros y estaban muy bien confeccionados, pero Taran
vio que mostraban las manchas y salpicaduras no sólo de este banquete, sino de muchos
más celebrados en el pasado.
El bardo se volvió hacia el señor Gast y proclamó los nombres de los dos compañeros
acompañándolos con un arpegio de su instrumento.
—Tenéis ante vos a quienes arrebataron el Caldero Negro de las garras de Arawn de
Annuvin y lucharon junto a Gwydion, príncipe de Don. Que vuestra hospitalidad esté a la
altura de su valor.
—¡Así será! —gritó Gast con voz de trueno—. ¡Ningún viajero se ha quejado jamás de
la hospitalidad de Gast el Generoso!
Hizo sitio para los compañeros en su mesa, apartó con un barrido del brazo los
cuencos y platos vacíos que tenía delante y empezó a dar palmadas llamando a gritos al
mayordomo. En cuanto éste se hubo presentado el señor Gast le ordenó que trajera tal
surtido de viandas y bebidas que Taran fue incapaz de imaginarse a sí mismo
consumiendo aunque sólo fuese la mitad. Gurgi, que estaba hambriento como siempre,
chasqueó los labios en alegre anticipación.
Apenas el mayordomo hubo abandonado el Salón el señor Gast empezó a narrar una
historia que Taran encontró bastante difícil de seguir y cuyo tema central parecía ser la
abundancia y lo escogido de sus viandas y la generosidad con que trataba a los viajeros.
Taran escuchó cortésmente todo el discurso, sorprendido y encantado ante la buena
suerte que les había llevado hasta la fortaleza de Gast. La presencia de Fflewddur hacía
que se sintiera más cómodo de lo que habría estado en otras circunstancias, y acabó
reuniendo el valor suficiente para narrar su encuentro con el señor Goryon.
—¡Goryon! —bufó Gast—. ¡Pesado arrogante! ¡Tosco bribón! ¡Fanfarrón y
presuntuoso! ¿Y de qué puede alardear? —Cogió un cuerno para beber—. ¿Ves esto? —
exclamó—. ¡El nombre de Gast tallado en él con las letras recubiertas de oro! ¡Fíjate en
esta copa! ¡Observa este cuenco! Son los utensilios que adornan mi mesa de cada día.
En mi almacén los hay mucho más hermosos y delicados. Ya los verás. ¡Goryon! ¡Bah, él
sólo entiende de carne de caballo, y a duras penas!
Mientras tanto Fflewddur se había llevado el arpa al hombro y sus dedos empezaron a
pulsar las cuerdas creando una melodía.
—Es una cosita insignificante que he compuesto yo mismo —explicó—. Aunque debo
decir que ha sido aplaudida y alabada por miles de...
Las palabras apenas habían surgido de sus labios, cuando el arpa se dobló sobre sí
misma como un arco demasiado tenso y una cuerda se partió en dos con un fuerte
chasquido.
—¡Condenado instrumento! —murmuró el bardo—. ¿Es que nunca me dejará gozar de
un momento de paz? Juro que cada día está peor. Basta con que añada la más leve
pincelada de color a los hechos para que eso me cueste una cuerda. Sí, como tenía
intención de decir, conozco a media docena de personas que consideraron la canción...,
eh... bueno, opinaron que no estaba mal del todo.
Fflewddur hizo un nudo en la cuerda rota con la destreza fruto de una larga y triste
práctica.
Taran había estado recorriendo con la mirada el interior del Salón y se sorprendió al ver
que los platos y los cuernos para beber de los comensales estaban casi vacíos y, de
hecho, no daban señal alguna de haber estado llenos en ningún momento. Su perplejidad
aumentó cuando el mayordomo volvió con una bandeja cargada de comida que colocó
delante del señor Gast, quien apoyó un codo a cada lado de ella.
—Comed hasta saciaros —dijo Gast volviéndose hacia Taran y Gurgi mientras
empujaba hacia ellos un trocito de pan untado con salsa y se quedaba todo el resto de la
bandeja para él—. ¡Gast el Generoso siempre da a manos llenas! Sí, admito que es un
defecto lamentable que quizá acabe convirtiéndome en un mendigo, pero mi naturaleza
me ordena ser magnánimo con todos mis bienes. ¡Es un impulso que no puedo resistir!
—¿Generoso? —murmuró Taran volviéndose hacia Fflewddur mientras Gurgi, que
acababa de engullir su magra ración, miraba abatido a su alrededor buscando algo más
que llevarse a la boca—. Tengo la impresión de que comparado con él un avaro parecería
un auténtico derrochador.
Y así transcurrió la cena, con Gast apremiando continuamente a los compañeros a que
se atiborrasen pero sin ofrecerles más que unos trocitos de carne correosa de la bandeja
llena de comida. Los compañeros tuvieron que conformarse con disponer de los escasos
restos dejados por Gast cuando éste hubo tragado todo lo que daba de sí su estómago.
Su cabeza empezó a inclinarse debido a la somnolencia y la barba se le metió en el
cuerno para beber. Los tres compañeros acabaron abandonando el Salón bastante
abatidos y con los vientres vacíos y lograron llegar hasta una habitación muy mal
amueblada, pero lo incómodo del alojamiento no impidió que durmieran como troncos.
Por la mañana Taran estaba impaciente por reanudar el viaje hacia Caer Cadarn.
Fflewddur accedió a ir con ellos, pero el señor Gast dijo que no les permitiría marchar
hasta que los compañeros se hubiesen maravillado ante sus almacenes. El señor del
cantrev abrió cofres repletos de copas, adornos, armas, arreos y muchas cosas más que
Taran juzgó que debían de ser de gran valor, pero todo estaba guardado en un desorden
tan absoluto que apenas si se podía distinguir una cosa de la otra. Los ojos de Taran
acabaron posándose en un cuenco para beber vino de formas tan elegantes como
hermosas, el más bello que había visto en toda su existencia. Por desgracia no tuvo
mucha ocasión de admirarlo, pues el señor del cantrev se apresuró a poner en sus manos
una brida muy adornada y la sustituyó con idéntica rapidez por un par de estribos sobre
los que derramó un nuevo y entusiástico torrente de alabanzas.
—Ese cuenco para beber vino vale lo que todo lo demás junto —murmuró Fflewddur
mirando a Taran mientras el señor Gast guiaba a los tres compañeros de los almacenes a
un espacioso aprisco para vacas situado junto a la barricada—. He reconocido la mano de
Annlaw el Moldeador de la Arcilla, un maestro entre los artesanos y el alfarero más dotado
de todo Prydain. ¡Juro que su torno está encantado! ¡Pobre Gast! —añadió Fflewddur—,
¡Se considera rico, y apenas tiene idea de lo que posee!
—Pero ¿cómo ha conseguido tales tesoros? —preguntó Taran.
—Bueno, en cuanto a eso... Creo que es mejor no hacerle preguntas al respecto —
murmuró Fflewddur acompañando sus palabras con una sonrisa—. Es muy probable que
los haya conseguido mediante el mismo sistema que usó Goryon para apoderarse cíe tu
caballo.
—Y ésta —exclamó el señor del cantrev, deteniéndose junto a una vaca negra que
pastaba tranquilamente, rodeada por el resto del rebaño—, ¡ésta es Cornillo, la vaca más
hermosa de todo Prydain!
Taran no tuvo más remedio que estar de acuerdo con las palabras del señor del
cantrev, pues Cornillo brillaba como si acabaran de frotarle el pelaje y sus cortos cuernos
curvados centelleaban reflejando los rayos del sol.
El señor Gast acarició orgullosamente los lustrosos flancos del animal.
—¡Pacífica como una oveja! ¡Fuerte como un buey! ¡Veloz como un caballo y tan sabia
como una lechuza! —siguió diciendo Gast.
Cornillo continuó masticando tranquilamente los tallos de hierba mientras volvía sus
ojos cargados de paciencia hacia Taran, como si albergara la esperanza de que éste no la
tomara por nada que no fuese una vaca.
—Cornillo sabe guiar mi rebaño mejor de lo que podría hacerlo cualquier pastor —
declaró el señor Gast—. Si es necesario puede tirar de un arado o hacer girar la piedra de
un molino harinero. ¡Siempre da a luz gemelos! Y en cuanto a la leche... ¡No la hay más
sabrosa que la suya! ¡Nata pura hasta la última gota! ¡Es tan espesa y rica que las
muchachas de la vaquería apenas si pueden removerla!
Cornillo dejó escapar el aire en lo que casi era un suspiro, movió el rabo y siguió
pastando. El señor Gast llevó a los compañeros hasta el cobertizo donde guardaba sus
gallinas y de allí a la cetrería. La mañana ya estaba bastante avanzada y Taran había
empezado a pensar que jamás conseguirían abandonar la fortaleza, cuando Gast ordenó
que prepararan sus monturas.
Taran vio que Fflewddur seguía montando a Llyan, la enorme gata de pelaje dorado
que había salvado las vidas de los compañeros en la Isla de Mona.
—Sí, decidí quedármela... o, mejor dicho, fue ella quien decidió quedarse conmigo —
explicó el bardo. Llyan, que había reconocido a Taran, fue hacia él y empezó a frotarle el
hombro con la cabeza—. Adora el arpa más que nunca —siguió diciendo Fflewddur—.
Nunca se cansa de oírla.
Apenas hubo pronunciado aquellas palabras Llyan movió sus enormes bigotes y giró
sobre sí misma para empujar insistentemente al bardo con la cabeza, por lo que
Fflewddur no tuvo más remedio que descolgar el instrumento de su hombro y pulsar unos
cuantos acordes mientras Llyan le observaba con devoción, entre parpadeo y parpadeo
de sus inmensos ojos amarillos, ronroneando estrepitosamente.
—Adiós —dijo el señor del cantrev cuando los compañeros hubieron montado—.
¡Volved a la fortaleza de Gast el Generoso siempre que deseéis ser recibidos con la más
cálida de las bienvenidas!
—Esa clase de generosidad podría acabar matándonos de hambre —observó Taran
riendo mientras reemprendían la marcha en dirección este—, Gast se considera
magnánimo de la misma forma que Goryon se cree valeroso; y por lo que yo puedo juzgar
ninguno de los dos es lo que opina. Y aun así —añadió—, parece que ambos viven felices
y muy satisfechos de sí mismos. Me pregunto si realmente un hombre no acabará siendo
lo que ve en sí mismo...
—Sólo si lo que ve es cierto —respondió Fflewddur—. Si la diferencia existente entre
los hechos y sus opiniones es demasiado grande, entonces... ¡Ah, entonces, amigo mío,
yo diría que ese hombre tiene tan poca sustancia como los gigantes de Goryon!
»Pero no les juzgues con demasiada dureza —siguió diciendo Fflewddur—. Todos
estos nobles de los cantrev se parecen mucho los unos a los otros. Pasan con gran
facilidad de pinchar como puercoespines a ser tan amistosos y juguetones como
cachorritos. Todos guardan celosamente sus posesiones, pero si ése es su capricho
pueden mostrarse increíblemente generosos. En cuanto al valor... Bueno, no son unos
cobardes. La muerte cabalga junto a ellos sobre su silla de montar sin que les importe, y
les he visto entregar su vida alegremente en una batalla para salvar a un camarada. Al
mismo tiempo —añadió—, las experiencias de mis viajes me han enseñado que cuanto
más lejano está el hecho, más grande y asombroso se va volviendo, y la batalla más
gloriosa siempre es la que tuvo lugar hace más tiempo. No debe sorprenderte que haya
tantos héroes y que sea tan fácil tropezar con ellos.
»Ah, si tuvieran arpas como la mía... —dijo Fflewddur contemplando cautelosamente su
instrumento—. ¡Te aseguro que todas las fortalezas de Prydain resonarían con el
estruendo de las cuerdas al partirse!
4 - Un asunto de vacas
Los compañeros divisaron el estandarte carmesí de la Casa de Smoit a última hora de
aquella tarde. El emblema del oso negro flotaba orgullosamente sobre las torres de Caer
Cadarn. A diferencia de las fortalezas rodeadas por barricadas de los señores de los
cantrev el castillo de Smoit tenía muros de piedra tallada y puertas recubiertas de hierro lo
bastante gruesas para rechazar cualquier ataque. Las señales de las piedras y los
arañazos visibles en la puerta revelaron a Taran que el castillo había resistido unos
cuantos asaltos, pero las puertas se abrieron rápidamente para acoger a los tres viajeros
y una guardia de honor compuesta por lanceros se apresuró a escoltarles.
El rey de la barba pelirroja estaba sentado a la mesa en su Gran Salón, y a juzgar por
el despliegue de platos, bandejas y cuernos para beber tanto llenos como vacíos, Taran
pensó que Smoit debía de haberse pasado todo el día comiendo. En cuanto vio a los
compañeros el rey saltó de su trono hecho con madera de roble. El trono tenía la forma de
un oso gigante, y se parecía bastante al mismo Smoit.
—¡Por mi cuerpo y mis huesos! —rugió Smoit con tal potencia que su voz hizo vibrar
los platos colocados sobre la mesa—, ¡Veros a todos es mucho mejor que un banquete!
—Su rostro surcado por las cicatrices de la batalla se iluminó con una sonrisa de placer y
sus robustos brazos rodearon a los tres compañeros propinándoles un abrazo que hizo
crujir sus articulaciones—. Venga, rasca ese viejo cacharro tuyo y arráncale una canción
—gritó volviéndose hacia Fflewddur—. ¡Una canción alegre para un alegre encuentro! Y
tú, muchacho... —siguió diciendo mientras posaba sus manazas cubiertas de vello rojizo
sobre los hombros de Taran—, Cuando te vi por última vez estabas tan flaco como una
gallina desplumada. Y tu peludo amigo... ¿Qué ha hecho? ¿Revolcarse en los arbustos
todo el trayecto desde Caer Dallben hasta aquí?
Smoit dio una palmada, gritó pidiendo más vino y comida y se negó a permitir que
Taran abriera la boca hasta que los compañeros hubiesen comido y el rey hubiera
engullido otra buena ración de viandas.
—¿El Espejo de Llunet? —exclamó Smoit cuando Taran pudo hablarle por fin de lo que
le había traído hasta allí—. Jamás he oído hablar de semejante objeto. Buscar un espejo
en las montañas de Llawgadarn sería como buscar una aguja en un pajar. —La frente del
rey se cubrió de amigas y meneó la cabeza—. Las montañas de Llawgadarn se
encuentran en la tierra de los Commots Libres, y en cuanto a si sus habitantes estarán
dispuestos a ayudarte...
—¿Los Commots Libres? —preguntó Taran—. He oído hablar alguna vez de esas
tierras, pero apenas sé nada sobre ellas.
—Son un conjunto de pueblecitos y aldeas —le explicó Fflewddur—, Empiezan al este
de los Cantrevs de las Colinas y se extienden hasta llegar al Gran Avren. Nunca he
viajado por esa comarca. Los Commots Libres se encuentran un poco demasiado lejos
incluso para alguien tan amante del vagabundeo como yo. Pero la tierra es la más
hermosa de Prydain: colinas, valles, suelo muy fértil que cultivar y una hierba magnífica
para el ganado. También hay hierro para forjar buenas espadas, y oro y plata para
moldear los adornos más hermosos. Se dice que Annlaw el Moldeador de la Arcilla vive
entre la gente de los Commots, al igual que muchos otros artesanos: tejedores, herreros...
Sus habilidades han sido el gran orgullo de los Commots desde épocas inmemoriales.
—Sí, son un pueblo orgulloso —dijo Smoit—. Y bastante tozudo... No doblan el
espinazo ante ningún señor de los cantrevs, sino sólo ante el Gran Rey Math.
—¿No obedecen a los señores de los cantrevs? —preguntó Taran, asombrado—.
Entonces... ¿quién les gobierna?
—Oh, ellos mismos —respondió Smoit—. También son gente fuerte y animosa,
¿sabes? ¡Y, por mi barba, estoy seguro de que hay más paz y buena vecindad en los
Commots Libres que en cualquier otro lugar de Prydain! Siendo así, ¿qué necesidad
tienen de reyes o señores? La verdad es que cuando piensas en ello —añadió—, la
fuerza de un rey está en la voluntad de aquellos a los que gobierna.
Taran había estado escuchando con mucha atención las palabras de Smoit y asintió
con la cabeza.
—No se me había ocurrido considerarlo de esa forma —dijo casi como si hablara
consigo mismo—. Cierto, un rey sólo tiene súbditos cuando éstos se someten
voluntariamente a él.
—¡Basta de charla! —exclamó Smoit—. Hace que me duela la cabeza y me seca el
gaznate. Bebamos y comamos un poco más de carne. Olvida el Espejo y quédate una
temporada conmigo en mi cantrev, muchacho. Iremos de caza, nos divertiremos y
celebraremos grandes banquetes. Si te quedas aquí conseguirás acumular más carne
sobre tus huesos que si andas dando tumbos de un lado para otro buscando una fantasía,
y te aseguro que nadie podría darte un consejo mejor, muchacho.
Pero cuando se dio cuenta de que no conseguiría persuadir a Taran de que se
quedara, Smoit accedió a proporcionarles todo cuanto pudieran necesitar para su viaje. A
la mañana siguiente el rey les abrió las puertas de sus almacenes después de un
desayuno abundantísimo que dijo serviría para despertarles el apetito y les acompañó
para asegurarse de que escogían los mejores equipos.
Taran apenas había empezado a examinar los rollos de cuerda, alforjas y arreos de
cuero, cuando uno de los centinelas del castillo entró corriendo en la estancia.
—¡Alteza! —gritó el centinela—. Acaba de llegar un jinete enviado por el señor Gast.
¡Unos incursores de la fortaleza de Goryon le han robado su vaca más preciada y se han
llevado el resto del rebaño con ella!
—¡Mi pulso! —rugió Smoit—. ¡Mi aliento y mi sangre! —Las espesas e hirsutas cejas
del rey se erizaron y su rostro se puso tan rojo como su barba—. ¿Cómo osa crear
semejantes problemas en mi cantrev?
—Los hombres de Gast han tomado las armas y se preparan para atacar a Goryon —
se apresuró a decir el centinela—. Gast pide vuestra ayuda. ¿Querréis hablar con su
mensajero?
—¿Hablar con él? —tronó Smoit—. Cargaré de grilletes a su señor por haber
quebrantado la paz. ¡Peor aún! ¡Le castigaré por haberla quebrantado sin mi permiso!
—¿Cargaréis de grilletes a Gast? —preguntó Taran con cierta perplejidad—. Pero si es
Goryon quien le ha robado su vaca...
—¿Su vaca? —exclamó Smoit—. ¡Su vaca, oh, sí! Gast le robó esa vaca a Goryon el
año pasado, y el año anterior fue al revés. Ninguno de los dos tiene ni la más mínima idea
de quién es el auténtico propietario del animal. Esos dos bravucones siempre han estado
peleando el uno con el otro y la llegada del calor ha hecho que vuelva a hervirles la
sangre. Pero yo me encargaré de enfriársela... ¡En mis mazmorras! ¡Me ocuparé de Gast
y de Goryon, te lo aseguro!
Smoit cogió una enorme hacha de guerra de doble filo.
—¡Les traeré hasta aquí cogidos por las orejas! —rugió—. Ya conocen mis mazmorras.
Han estado dentro de ellas en más de una ocasión. ¿Quién viene conmigo?
—¡Yo! —gritó Fflewddur mientras se le encendían los ojos—. ¡Por el Gran Belin, un
Fflam jamás rehuye el combate!
—Alteza, ya sabéis que estamos dispuestos a ayudaros siempre que lo necesitéis —
empezó a decir Taran—. Pero...
—¡Pues ya puedes ir montando en tu caballo, muchacho! —gritó Smoit—. Verás cómo
hago justicia. ¡Te aseguro que habrá paz entre Gast y Goryon aunque tenga que
romperles la cabeza a ambos para conseguirlo!
Smoit salió de la estancia haciendo girar su hacha de guerra mientras gritaba órdenes
a diestro y siniestro. Una docena de guerreros montaron sobre sus caballos. Smoit subió
a la grupa de un corcel de gran talla que tenía el pecho tan grande como un barril, dejó
escapar el aire por entre sus dientes en un silbido tan potente que debió de faltar muy
poco para que se rompieran y movió la mano indicando a sus hombres que ya podían
ponerse en movimiento. Taran se encontró montado sobre Melynlas, galopó a través del
patio del castillo casi sin darse cuenta de lo que hacía y salió por la puerta rodeado de
gritos y confusión sin entender muy bien lo que estaba ocurriendo.
El rey de la barba pelirroja les hizo cruzar los valles a tal velocidad que incluso Llyan
tuvo que hacer un esfuerzo para no quedarse rezagada. Gurgi se aferraba al cuello de su
pony lanzado a un galope frenético y trataba de recuperar el aliento. Cuando el rey alzó la
mano indicando que iban a hacer una parada su caballo ya estaba cubierto de sudor,
igual que Melynlas.
—¡Y ahora, un poco de carne! —gritó Smoit.
Desmontó de un salto. Parecía tan fresco como si aquella frenética galopada sólo
hubiera sido un tranquilo paseo matinal. Los compañeros aún estaban intentando
recuperar el aliento y no tenían ni pizca de apetito, pero Smoit dio una ruidosa palmada
sobre el grueso cinturón de bronce que rodeaba su estómago.
—El hambre hace que el soldado sucumba a la melancolía y despoja de todo su
atractivo a la batalla.
—Alteza, ¿tendremos que combatir con el señor Gast? —preguntó Taran con cierta
preocupación, pues Smoit sólo llevaba consigo a los doce guerreros que habían salido de
Caer Cadarn—. Y si los hombres del señor Goryon han tomado las armas... Bueno, quizá
seamos demasiado pocos para enfrentarnos a todos ellos.
—¿Combatir? —replicó Smoit—. No, y es una lástima. Tendré a esos perturbadores de
la paz agarrados por la nariz y metidos en mis mazmorras antes de que anochezca.
Harán lo que yo les ordene, ya lo verás. ¡Soy su rey, por mi barba! Aquí hay fuerza más
que suficiente para hacer que lo recuerden —añadió agitando uno de sus robustos puños.
—Pero... —se atrevió a decir Taran—, Vos mismo me dijisteis que la auténtica fuerza
de un rey estaba en la voluntad de aquellos a los que gobernaba.
—¿Qué? —gritó Smoit, que acababa de sentarse en el suelo apoyando su corpachón
en el tronco de un árbol y se disponía a atacar la pata de venado que había sacado de su
alforja—. ¡No intentes confundirme con mis propias palabras! Por mi cuerpo y mis
huesos... ¡Un rey siempre es un rey!
—Sólo intentaba recordaros que ya habéis encerrado a Gast y Goryon en vuestras
mazmorras más de una vez y que siguen peleándose —respondió Taran—. ¿No hay
ninguna forma de mantener la paz entre ellos? O de hacerles entender que...
—¡Ya les daré yo razones! —tronó Smoit cogiendo su hacha de guerra. Frunció el ceño
y sus espesas cejas volvieron a erizarse—. Aunque hay algo cíe verdad en lo que dices...
—admitió, y puso tan mala cara como si acabase de encontrar un trozo de nervio en la
pata de venado—. Entran en las mazmorras de mal humor y salen de ellas aún más
enfadados que antes de visitarlas. Sí, muchacho, creo que has dado con algo digno de
ser considerado... Las mazmorras no sirven de nada con ese par. ¡Y por mi pulso que sé
por qué! Esas mazmorras necesitan más humedad y más corrientes de aire. ¡Y las
tendrán! Haré que las rieguen esta misma noche.
Taran se disponía a observar que ésa no era la solución en que había estado
pensando, pero Fflewddur lanzó un grito y señaló a un jinete que había empezado a
cruzar la pradera al galope.
—¡Lleva los colores de Goryon! —gritó Smoit.
Se levantó de un salto sosteniendo la pata de venado en una mano y el hacha en la
otra. Dos de los guerreros montaron rápidamente sobre sus caballos, desenvainaron la
espada y picaron espuelas para interceptar al jinete. Pero éste alzó el brazo con la
empuñadura de su acero hacia abajo y gritó que traía un mensaje del señor del cantrev.
—¡Bribón! —rugió Smoit. Dejó caer tanto el hacha como la pata de venado, agarró al
jinete por el cuello y le arrancó de la silla de montar—. ¿Qué está tramando ahora ese
bellaco? ¡Habla! ¡Dame las noticias que traes o te las arrancaré por la fuerza junto con tus
entrañas!
—¡Alteza! —jadeó el mensajero—. El señor Gast nos ha atacado con un gran número
de hombres. Mi señor Goryon se encuentra en una situación muy apurada. Ha ordenado a
más guerreros suyos que tomen las armas y solicita vuestra ayuda.
—¿Y las vacas? —preguntó Smoit—. ¿Ha conseguido recuperarlas? ¿Siguen en poder
de Goryon?
—Ninguna de las dos cosas, alteza —respondió el mensajero con cierta dificultad, pues
Smoit no paraba de sacudirle violentamente entre palabra y palabra—. El señor Gast
atacó a mi señor Goryon para recuperar su rebaño con intención de llevarse también el
rebaño de mi señor Goryon, pero mientras luchaban, los animales se asustaron y salieron
huyendo. ¿Las vacas? ¡Alteza, los dos rebaños se han esfumado hasta la última res, y
Cornillo también ha desaparecido!
—¡Que esto sea una buena lección para ese par de robavacas, y que no se hable más
del asunto! —declaró Smoit—. Si Gast y Goryon hacen las paces les ahorraré la visita a
mis mazmorras.
—Alteza, el combate se vuelve más encarnizado a cada momento que pasa —dijo el
mensajero con voz apremiante—. Ninguno de los dos está dispuesto a hacer la paz. Cada
uno culpa al otro de la pérdida de su rebaño. Mi señor Goryon ha jurado vengarse del
señor Gast, y el señor Gast ha jurado vengarse de mi señor Goryon.
—Tanto el uno como el otro llevaban mucho tiempo con ganas de pelea —dijo Smoit
muy enfadado—. ¡Esto les ha servido de excusa! —Llamó a uno de sus guerreros y le
ordenó que llevara al mensajero del señor Goryon hasta Caer Cadarn en calidad de
rehén—. Y los demás, a caballo —ordenó Smoit—. Por mi cuerpo y mis huesos, parece
que aún tendremos derecho a un poco de diversión después de todo. —Cogió su hacha—
. ¡Oh, sí, hoy habrá montones de cabezas rotas! —exclamó con alegría, y su tosco rostro
se iluminó como si se dirigiera a una fiesta en vez de a la batalla.
—Los bardos compondrán canciones sobre esta hazaña —exclamó Fflewddur,
contagiado por el ardor de Smoit—. ¡Un Fflam en pleno fragor de la batalla! ¡Y cuanto más
encarnizada y sangrienta sea, mejor! —El arpa tembló y una cuerda se partió en dos—.
Bueno —se apresuró a añadir Fflewddur—, lo que realmente quería decir es que ojalá no
debamos enfrentarnos a un número excesivo de enemigos...
—Alteza —dijo Taran mientras Smoit iba hacia su caballo—, si Gast y Goryon no
quieren hacer las paces porque han perdido sus rebaños, ¿no creéis que deberíamos
buscar las vacas?
—¡SI, sí! —dijo Gurgi—. ¡Debemos encontrar a las vacas perdidas y extraviadas y
poner fin a los mandobles y redobles!
Pero Smoit ya había montado y estaba gritando órdenes a sus guerreros; y Taran no
tuvo más remedio que seguirle al galope. No tenía ni idea de hacia qué fortaleza estaba
llevándoles y Taran acabó decidiendo que en lo que concernía al rey, no le importaba
demasiado quién cayera primero en sus manos, si Gast o Goryon.
Pero Taran no tardó en reconocer el camino que él y Gurgi habían seguido cuando
abandonaron la granja de Aeddan, y pensó que Smoit se dirigía hacia la fortaleza de
Goryon. Pero en cuanto hubieron cruzado al galope una pradera el rey desvió su montura
hacia la izquierda y Taran vio un grupo de jinetes a cierta distancia de ellos.
En cuanto divisó sus estandartes Smoit lanzó un alarido de furia y espoleó a su
montura para que les alcanzara, pero los jinetes iban a galope tendido y no tardaron en
desaparecer dentro del bosque. Smoit tiró de las riendas y tuvo que conformarse con
insultarles y amenazarles blandiendo su robusto puño.
—Conque Goryon ha llamado a más guerreros para que tomen parte en el combate,
¿eh? —rugió Smoit con el rostro color escarlata—. ¡Pues Gast ha hecho lo mismo! ¡Esos
bribones llevaban sus colores!
—Alteza, si logramos encontrar a las vacas... —empezó a decir Taran.
—¡Vacas! —tronó Smoit—. Muchacho, aquí hay en juego algo más que unas simples
vacas. Un enfrentamiento de esta clase puede extenderse tan deprisa como el fuego en
un montón de yesca. Esos rufianes sin sesos conseguirán que todo Cadiffor acabe
envuelto en llamas, ¡y antes de que nos demos cuenta estaremos matándonos los unos a
los otros! ¡Pero te juro por mi barba que no tardarán en averiguar que mis puños hacen
mucho más daño que los suyos!
Smoit vaciló y su rostro se oscureció a causa de la preocupación que sentía. Frunció el
ceño y se tiró de la barba.
—Los señores del cantrev vecino... —murmuró—. ¡Cuando vean que luchamos entre
nosotros no se mantendrán mano sobre mano! ¡Aprovecharán la ocasión para atacarnos!
—Pero ¿y qué hay de las vacas? —le apremió Taran—. Nosotros tres podemos
buscarlas mientras vos...
—¡Las mazmorras! —gritó Smoit—. Encerraré a Gast y Goryon en la más profunda
antes de que la situación se vuelva totalmente incontrolable.
Smoit pegó los talones a los flancos de su montura y salió disparado hacia adelante.
Había decidido olvidarse del sendero, y no tardó en hallarse avanzando a una velocidad
temeraria por entre los arbustos y la espesura del bosque. Smoit galopó sobre las piedras
de la orilla de un río y metió su caballo en la veloz corriente seguido por los compañeros y
el grupo de guerreros. El rey no había escogido un buen sitio para vadear el río, y un
instante después Taran se encontró con que el agua le llegaba a la altura de la silla de
montar. Smoit siguió avanzando mientras lanzaba gritos de impaciencia. Taran vio que el
rey se incorporaba sobre los estribos para hacer señas a quienes le seguían y ordenarles
que se dieran más prisa, pero un momento después su caballo perdió pie y empezó a
desplomarse hacia un lado. El corcel y su jinete se hundieron en las aguas del río con un
estruendoso chapoteo, y antes de que Taran pudiera hacer avanzar a Melynlas para
ayudarle, la fuerza de la corriente ya había separado a Smoit de su montura y el rey se vio
arrastrado río abajo como si fuera un tonel con brazos y piernas.
Algunos de los guerreros que se encontraban detrás de Taran habían vuelto grupas
con la intención de alcanzar al rey desplazándose por la orilla del río. Taran estaba más
cerca de la otra orilla y tensó las piernas sobre los flancos de Melynlas pidiéndole que
diera de sí cuanto era capaz. El corcel obedeció. Taran logró saltar cié la silla a tierra
firme y echó a correr por la orilla en pos de Smoit. El ruido del agua cada vez era más
fuerte y Taran, aterrado, comprendió que el rey estaba siendo arrastrado hacia una
cascada. Taran redobló sus esfuerzos sintiendo como si el corazón fuera a reventarle
dentro del pecho, pero antes de que pudiera llegar a los rápidos vio como la barba
pelirroja del rey se hundía bajo los torbellinos. Smoit desapareció cascada abajo, y Taran
lanzó un grito de desesperación.
5 - Un juicio
Taran bajó por las rocas que asomaban junto a la cascada. Sus ojos apenas si lograron
distinguir el corpulento cuerpo de Smoit, que giraba lentamente entre los remolinos de
espuma blanca que cubrían las aguas de una especie de estanque natural. Taran se abrió
paso por entre los rápidos sin prestar atención a los embates de la corriente y saltó al
estanque. Buscó a tientas el cinturón de Smoit y logró encontrarlo. Taran luchó contra el
remolino y estuvo a punto de ahogarse, pero por fin logró arrastrar al rey hasta la orilla.
El rey casi había perdido el conocimiento y tenía una herida en la frente que sangraba
copiosamente. Su rostro estaba tan blanco como la tiza. Taran siguió tirando de su cuerpo
empapado hasta que hubo conseguido alejarlo de las revueltas aguas y llevarlo a un lugar
seguro. Gurgi y Fflewddur aparecieron junto a él un momento después y le ayudaron a
transportar al rey. Smoit se derrumbó sobre el suelo como si fuese una ballena varada en
la playa.
Gurgi se encargó de aflojar las ropas del rey entre gemido y gemido de preocupación
mientras Taran y el bardo se apresuraban a examinar sus heridas.
—Puede considerarse afortunado si sólo tiene esa herida en la cabeza y la mitad de las
costillas rotas —dijo Fflewddur—. Un hombre menos robusto habría acabado partido en
dos. Pero ahora sí que estamos metidos en un buen lío... —añadió en voz baja mientras
miraba de soslayo a los guerreros, que se habían reunido con ellos y estaban inmóviles a
cierta distancia observando a Smoit, quien seguía inconsciente—. Ya no llevará a Gast y
a Goryon hasta sus mazmorras arrastrándoles por los pies. Necesita más cuidados de los
que podemos proporcionarle. Será mejor que le llevemos a Caer Cadarn.
Taran meneó la cabeza. Recordaba lo que había dicho Smoit, y sabía que los señores
del cantrev vecino aprovecharían aquella ocasión para atacarles. También estaba
convencido de que encontrar a Cornillo sería la mejor forma de conseguir que Gast y
Goryon hicieran las paces y de poner fin al enfrentamiento, pero sus pensamientos
estaban tan enredados y confusos como el tapiz de Orddu y durante unos momentos
deseó estar en el lugar de Smoit, pues dada la situación actual su inconsciencia le parecía
un estado casi envidiable.
—La granja de Aeddan está más cerca —dijo por fin—. Le llevaremos allí y Gurgi se
quedará con él. Tú y yo tenemos que ir en busca de Gast y Goryon y hacer cuanto
podamos para detener la batalla. En cuanto a Cornillo y el rebaño, dudo mucho que haya
alguna esperanza de encontrarles.
Los compañeros empezaron a desgarrar sus capas para vendar las heridas de Smoit
con las tiras de tela. Los párpados del rey se movieron y sus labios dejaron escapar un
ronco gemido.
—¡Dadme algo de comer! —jadeó Smoit—. Puede que esté medio ahogado, pero me
niego a morir de hambre. —Puso una mano sobre el hombro de Taran—, Buen
muchacho, buen muchacho... Me has salvado la vida. Un momento más y habría acabado
convertido en puré. Pídeme lo que quieras y te garantizo que será tuyo.
—No tengo nada que pediros —replicó Taran mientras anudaba los vendajes alrededor
del enorme pecho de Smoit—. Ay —murmuró—, sólo deseo una cosa y nadie puede
concedérmela.
—No importa —jadeó Smoit—. Si deseas algo de mí, lo tendrás.
—Alteza, estáis malherido y no podéis ir muy lejos —dijo Taran mientras Smoit
intentaba levantarse—. Dadnos permiso para ir con vuestros guerreros y...
—¡Amable amo, escuchad! —gritó Gurgi cíe repente—, ¡Oíd y escuchad con toda la
oreja!
Llyan también debía de haber captado algún sonido, pues tenía las orejas inclinadas
hacia adelante y le temblaban los bigotes.
—¡Son mis tripas que piden carne y bebida! —exclamó Smoit—. ¡Ah, sí, deben de
hacer mucho ruido, porque estoy más vacío que un tambor!
—No, no —gritó Gurgi, cogiendo a Taran por el brazo y tirando de él hacia los árboles
que había junto al río—. ¡Gurgi no oye zumbidos y silbidos, sino mugidos!
Smoit les siguió con paso tambaleante apoyándose en el bardo. Gurgi estaba en lo
cierto. Los agudos oídos de la criatura no la habían engañado. Taran oyó un débil mugido.
Gurgi corrió hacia el origen del sonido. Más allá de los árboles el terreno bajaba de nivel
formando una hondonada por la que corría un riachuelo. Taran lanzó una exclamación de
asombro. El rebaño estaba en la hondonada pastando tranquilamente alrededor de
Cornillo.
—¡Por mi pulso! —gritó Smoit.
Su grito hizo que una docena de cabezas con cuernos se volvieran hacia él y le
contemplaran con expresión alarmada, como si Smoit fuese una nueva y extraña especie
de toro que acababa de irrumpir en su pastizal.
—¡Gran Belin! —exclamó Fflewddur—. Cornillo las ha llevado a todas hasta un lugar
seguro. ¡Es más lista que cualquiera de sus amos!
Taran corrió hacia la vaca. Cornillo alzó la cabeza y dejó escapar el aliento mientras
ponía los ojos en blanco, como si pidiera al cielo que fuese testigo de hasta dónde llegaba
su paciencia. El dolor de sus abundantes heridas y morados no impidió que Smoit diese
una palmada triunfal, y el rey empezó a gritar con toda la fuerza de sus pulmones
llamando a sus guerreros.
—Alteza, permitid que llevemos el rebaño a la granja de Aeddan —le apremió Taran—.
Vuestras heridas deben ser atendidas mejor de lo que hemos podido hacerlo hasta ahora.
—Llévalas donde quieras, muchacho —respondió Smoit—. ¡Por mi cuerpo y mis
huesos, ya las tenemos! ¡Esto hará que Gast y Goryon vengan al galope hasta mí! —
Llamó a dos jinetes y les ordenó que llevaran un mensaje a los señores del cantrev—.
Hablad con esos dos buscabullas y decidles dónde les espero —exclamó Smoit—. ¡Y
decidles que hemos encontrado sus vacas y que ya pueden dejar de pelear!
—¡Y ha sido Gurgi quien las encontró! —gritó Gurgi mientras daba saltos y hacía
piruetas—. ¡Sí, sí! ¡El osado y astuto Gurgi encuentra todo lo que se ha perdido con sus
fieles orejas, oh, sí! —Se rodeó el cuerpo con sus velludos brazos, dando la impresión de
que estaba a punto de reventar por el orgullo y el placer que sentía ante su hazaña—.
¡Oh, los bardos cantarán lo listo que es Gurgi con zumbidos y tañidos!
—Estoy seguro de que lo harán, viejo amigo —dijo Taran—, Has encontrado el rebaño,
pero no olvides que aún nos falta vérnoslas con Gast y Goryon..., y sólo hay una Cornillo.
Al principio las vacas no parecían tener muchas ganas de abandonar aquella
hondonada, pero Taran concentró sus esfuerzos en Cornillo y acabó consiguiendo llevarla
por el valle en dirección a la granja de Aeddan. Las otras vacas la siguieron mugiendo y
meneando la cabeza, y la curiosa procesión avanzó serpenteando por las praderas y las
colinas cubiertas de hierba. Los guerreros de Smoit flanqueaban el rebaño y el rey de la
barba pelirroja lo acompañaba blandiendo una lanza como si fuera el cayado de un
pastor. Llyan avanzaba silenciosamente detrás del rebaño, manteniéndose alerta por si
alguna res se descarriaba, y Gurgi iba montado sobre Cornillo con una expresión tan
orgullosa como si fuese un extraño gallo peludo.
En cuanto la choza de Aeddan apareció ante sus ojos Taran se adelantó al galope
gritando el nombre del granjero, pero apenas había tenido tiempo de desmontar cuando la
puerta se abrió bruscamente y Taran retrocedió un par de pasos, muy sorprendido.
Aeddan estaba de pie en el umbral con una espada de hoja oxidada en la mano, y Taran
pudo ver a Alarca detrás del granjero. La esposa de Aeddan lloraba y tenía el rostro
medio oculto en su delantal.
—¿Es así como devuelves los favores que se te hacen? —exclamó Aeddan,
reconociendo a Taran nada más verle. Movió el brazo señalando con su vieja espada al
grupo de guerreros que se aproximaba, y sus ojos ardían de furia—. ¿Has venido con
ellos para echar a perder nuestras tierras? ¡Pues ya puedes marcharte, porque no queda
nada que destruir!
—¿Qué ha ocurrido? —tartamudeó Taran, asombrado al oír aquellas palabras en boca
de alguien a quien consideraba un amigo—. Vengo acompañado por el rey Smoit y sus
hombres. Queremos que haya paz entre Gast y Goryon...
—¿Importa acaso de quién eran los guerreros que pisotearon mis cosechas? —replicó
Aeddan—. Lo que Gast destruyó ha sido doblemente destruido por Goryon. ¡Han estado
usando mi campo como terreno de batalla hasta no dejar intacta ni una sola espiga de
trigo! La batalla es el alimento de su orgullo, pero la granja es mi vida. ¿Buscaban la
venganza? ¡Yo sólo buscaba una cosecha!
El cansancio fruto de la desesperación hizo que Aeddan inclinara la cabeza, y arrojó su
espada al suelo.
Taran contempló con expresión abatida el campo en el que Aeddan había invertido
tantos esfuerzos. Los cascos de los caballos habían convertido la tierra en un barrizal,
arrancando de raíz los brotes jóvenes y reduciéndolos a fragmentos. La cosecha con la
que Aeddan contaba para alimentarse jamás sería recogida del suelo, y Taran sintió el
dolor del granjero tan intensamente como si fuese suyo.
Antes de que pudiera hablar, un grupo de jinetes salió al galope del bosque que había
junto a la granja. Taran reconoció al señor Goryon al frente de ellos. El señor Gast y sus
jinetes aparecieron un instante después. El señor del cantrev vio a su rival, picó espuelas
y galopó frenéticamente hacia la choza. Bajó de un salto de su montura y corrió hacia
Goryon lanzando gritos enfurecidos.
—¡Ladrón! —gritó Gast—. ¿Acaso pretendes robarme una vez más a Cornillo?
—¡Saqueador! —gritó Goryon—. ¡Me apoderé de aquello que ya me pertenecía!
—¡Mentiroso! —rugió Gast—. ¡Cornillo nunca fue tuya!
—¡Insultos! ¡Insolencia! —rugió Goryon.
Su rostro empezó a volverse de color púrpura y su mano se movió en busca de la
espada.
—¡Silencio! —tronó Smoit. Alzó su hacha de guerra y amenazó con ella a los dos
señores—, ¡Es vuestro rey quien os habla! ¿Cómo osáis pelear e insultaros el uno al otro,
fanfarrones mentecatos?
Smoit hizo una seña a sus guerreros y éstos se pusieron en movimiento yendo hacia
Gast y Goryon. Los jinetes de los dos grupos lanzaron gritos de ira y se prepararon para
desenvainar sus espadas. Durante unos momentos Taran temió que aquel lugar iba a
convertirse en el escenario de una nueva batalla. Pero los guerreros de Smoit no se
dejaron intimidar, y la ira que había en el rostro del rey era tan terrible que los jinetes
acabaron retrocediendo.
—Mis mazmorras os enseñarán a ser buenos vecinos —gritó Smoit—. Os quedaréis
ahí dentro hasta que hayáis aprendido la lección. En cuanto a Cornillo... Tengo una
brecha en la cabeza, la mitad de los huesos rotos, he cabalgado todo el día sin cesar y
estoy muerto de hambre, así que me quedaré con ella. ¡Será un botín de guerra! ¡Y no
creo que sea ninguna recompensa excesiva por las molestias que me habéis dado! ¡Un
día más y habríais conseguido que todo el cantrev estuviera ardiendo!
Al oír estas palabras tanto Gast como Goryon empezaron a protestar furiosamente.
Taran no pudo seguir guardando silencio por más tiempo y fue hacia el rey.
—Alteza, ni tan siquiera toda una vida dentro de vuestras mazmorras servirá para que
un campo destrozado vuelva a dar un grano de trigo. Aeddan ha perdido todo aquello en
lo que había puesto sus esperanzas y ya no tendrá la cosecha que necesitaba para que él
y su esposa pudieran vivir. Dijisteis que podía pediros lo que quisiera —añadió Taran—,
Entonces rechacé vuestra oferta. ¿Me permitís que la acepte ahora?
—Pídeme lo que quieras, muchacho —replicó Smoit—. Es como si ya te lo hubiera
concedido.
Taran vaciló durante un momento, pero acabó dando un par de pasos hacia adelante y
contempló en silencio a los dos señores. Después se volvió hacia Smoit.
—Esto es lo que os pido —dijo—. Dejad en libertad a Gast y Goryon.
Smoit parpadeó asombrado y Goryon, que no se había fijado en Taran hasta entonces,
se quedó boquiabierto.
—¡Es el porquerizo que me engañó para quedarse con mi caballo! —exclamó—. Le
tomé por un mero bribón sin importancia, pero veo que pide favores como si fuese un
noble. Acceded a su petición, Smoit. ¡Habla con la voz de la sabiduría!
—Dejadles en libertad —siguió diciendo Taran—, para que trabajen junto a Aeddan y
hagan cuanto esté en sus manos para reparar aquello que han destruido.
—¿Cómo? —gritó Gast—. ¡Le había tomado por un héroe, pero no es más que un
bribón! ¿Cómo se atreve a pedir que Gast el Generoso hurgue en la tierra igual que si
fuera un topo sin recibir ninguna recompensa a cambio?
—¡Impudicia! ¡Impertinencia! ¡Insolencia! —gritó Goryon—. ¡No permitiré que un
porquerizo se erija en juez de Goryon el Valeroso!
—¡Y yo tampoco permitiré que juzgue a Gast el Generoso! —exclamó Gast.
—Muy bien. Entonces seréis vosotros mismos los encargados de juzgaros —respondió
Taran. Cogió dos puñados de tierra llenos de raíces rotas y los sostuvo ante los
enfurecidos rostros de los dos señores—. Esto es lo que queda de la cosecha con que
Aeddan esperaba mantenerse. ¿Por qué no desenvaináis vuestra espada y acabáis con
él? Contemplad esta tierra, señor Goryon, pues os aseguro que en ella hay más verdad
que en todos vuestros cuentos de gigantes y monstruos. Y esta tierra era su tesoro, señor
Gast, un tesoro más grande que cualquiera de vuestras posesiones..., y le pertenecía
mucho más que os pertenecen éstas a vos, pues se rompió la espalda trabajándola para
que diese fruto.
Gast y Goryon no supieron qué responder. Los dos señores bajaron la cabeza y
contemplaron el suelo como si fueran dos muchachos avergonzados que acababan de
recibir la reprimenda que se merecían.
Aeddan y su esposa lo observaban todo sin decir palabra.
—Los hombros de este muchacho sostienen una cabeza mucho más inteligente que la
mía —exclamó Smoit—, y su juicio es más sabio. ¡Y no sólo eso, sino que es mucho más
clemente, pues os aseguro que yo habría optado por las mazmorras, y no por trabajar la
tierra!
Los dos señores asintieron de mala gana.
Taran se volvió hacia Smoit.
—He aquí el resto del favor que os pido. Sed más generoso allí donde hay más
necesidad. ¿Habéis dicho que deseabais quedaros con Cornillo? Alteza, os ruego que se
la deis a Aeddan.
—¿Re-renunciar a Cornillo? —empezó a decir Smoit, tartamudeando y
atragantándose—. Mi botín de guerra, mi trofeo... —Pero acabó asintiendo con la
cabeza—. Que así sea, muchacho.
—Aeddan se quedará con Cornillo —siguió diciendo Taran—, y Gast y Goryon se
quedarán con el próximo par de crías que tenga.
—¿Y mi rebaño? —preguntó Goryon.
—¡Y el mío! —exclamó Gast—. Están tan mezclados que no hay forma humana de
averiguar a quién pertenece cada vaca.
—El señor Goryon dividirá el rebaño en dos partes iguales —dijo Taran.
—¡Goryon jamás hará nada semejante! —gritó Gast—. Me dará todas las vacas flacas
y se quedará con las gordas. ¡Yo me encargaré de dividir el rebaño!
—¡Ni soñarlo! —gritó Goryon—. ¡No conseguirás colocarme a ninguna de esas
esqueléticas vacas tuyas!
—El señor Goryon dividirá el rebaño —repitió Taran—, pero el señor Gast será el
primero en escoger la mitad con que desee quedarse.
—¡Bien dicho! —rugió Smoit riendo a carcajadas—. ¡Ah, por mi aliento y mi sangre,
ahora sí que les tienes bien pillados! ¡Goryon divide y Gast escoge! ¡Jo, jo, jo! ¡Se
necesitan dos ladrones para llegar a un trato justo!
Aeddan y Alarca se habían acercado a Taran y el rey Smoit.
—No sé quién eres ni cuál puede ser tu linaje —dijo el granjero mirando a Taran—,
pero me has tratado mucho mejor de lo que te traté yo y tu generosidad es muy superior a
la mía.
—¡Oh, gran sabiduría del bondadoso amo! —gritó Gurgi mientras los dos señores
empezaban a dividir el rebaño y los guerreros de Smoit se disponían a emprender el
regreso a Caer Cadarn—. ¡Gurgi encuentra vacas, pero sólo el sabio y noble amo sabe
qué hacer con ellas!
—Ojalá tengas razón y haya obrado bien —replicó Taran—. Gast y Goryon estarán
esperando las crías de Cornillo. Gast dijo que siempre tenía gemelos. Espero que no se le
ocurra decepcionarnos ahora —añadió sonriendo.
Los compañeros llegaron a Caer Cadarn bastante después del anochecer. Fflewddur y
Gurgi estaban tan agotados que se derrumbaron sobre sus lechos nada más verlos.
Taran habría querido imitarles, pero Smoit le cogió del brazo y le llevó al Gran Salón.
—Muchacho, puedes considerarte satisfecho —exclamó Smoit—. Has salvado al
cantrev de una guerra y a mí de acabar convertido en puré. En cuanto a Gast y Goryon,
no sé cuánto tiempo estarán en paz el uno con el otro, pero puedo asegurarte que me has
enseñado una cosa: mis mazmorras no sirven de nada. Por mi cuerpo y mis huesos, te
juro que ordenaré tapiar la entrada ahora mismo... ¡A partir de hoy preferiré el hablar al
golpear!
»Y aun así, muchacho... —siguió diciendo Smoit mientras fruncía el ceño—. Bueno, la
verdad es que nunca he tenido el ingenio demasiado rápido. No necesito que nadie me lo
diga, y siempre me siento más cómodo con la espada en la mano que pensando.
¿Querrías devolverme favor por favor? Quédate conmigo en Cantrev Cadiffor.
—Alteza —respondió Taran—, quiero averiguar quiénes fueron mis padres. No puedo...
—¡Tus padres! —gritó Smoit, golpeando su abundante estómago con las palmas de las
manos—. ¡Soy lo bastante corpulento para proporcionarte todos los padres que quieras!
Escúchame bien —añadió en voz más baja—. Soy viudo y no tengo hijos. ¿Anhelas unos
padres? Te aseguro que yo también anhelo desesperadamente un hijo. Cuando el cuerno
de Gwyn el Cazador me llame no habrá nadie que pueda ocupar mi lugar, y si la elección
estuviera en mi mano te escogería a ti. Quédate conmigo, muchacho, y un día serás rey
de Cadiffor.
—¿Rey de Cadiffor? —exclamó Taran.
El corazón le dio un vuelco. ¿Qué necesidad había de seguir buscando el Espejo? Si
aceptaba podría poner a los pies de Eilonwy un trono real, y sabía que jamás estaría en
condiciones de ofrecerle un regalo del que pudiera sentirse más orgulloso. Taran, rey de
Cadiffor... Las palabras resonaron en sus oídos creando ecos mucho más seductores que
Taran Ayudante de Porquerizo. Pero la alegría se esfumó de repente. Eilonwy quizá
respetara su nuevo rango, pero ¿le respetaría si abandonaba su empresa antes de
haberla empezado? ¿Y él? ¿Podría seguir respetándose a sí mismo? Taran guardó
silencio durante un largo rato y acabó volviéndose hacia el rey Smoit con la más tierna
admiración en los ojos.
—El honor que me concederíais es... —empezó a decir Taran—. No hay nada que
pueda parecerme más valioso. Sí... Anhelo aceptar vuestra oferta. —Se le quebró la
voz—. Pero prefiero sentarme en un trono por el derecho que me dé el haber nacido en
una cuna noble, no porque se me regale. Quizá venga de un linaje noble —siguió diciendo
muy despacio—. Si consigo demostrarlo..., aceptaré encantado vuestra oferta de
gobernar Cadiffor.
—¿Cómo es posible? —gritó Smoit—. ¡Por mi cuerpo y mis huesos, prefiero ver en mi
trono a un porquerizo inteligente que a un príncipe de sangre que sea un idiota!
—Hay otra cosa que debo tomar en consideración —respondió Taran—. Mi corazón
desea descubrir la verdad sobre mí mismo, y no me permitirá detenerme hasta que no
haya encontrado la respuesta a ese enigma. Si lo hiciera jamás sabría quién soy en
realidad, y pasaría el resto de mi existencia sintiendo que no estoy entero y que a mi ser
le falta una parte.
En cuanto oyó estas palabras la tristeza se apoderó del curtido rostro de Smoit y el rey
inclinó la cabeza con una expresión de pena, pero pasados unos momentos volvió a ser el
de siempre y dio una estruendosa palmada en la espalda de Taran.
—¡Por mi aliento, mi sangre y mi barba! —exclamó—. Ya veo que estás decidido a
buscar ese ganso de los huevos de oro, fuego fatuo, espejo o lo que sea; y no diré nada
más para hacerte cambiar de parecer. ¡Búscalo, muchacho! Y tanto si lo encuentras como
si no, vuelve lo más deprisa posible y Cadiffor te dará la bienvenida. Pero no pierdas el
tiempo, porque si Gast y Goryon vuelven a sus pendencias de siempre... ¡Bueno, no sé si
quedará mucho cantrev intacto para recibirte!
Y así fue como Taran reemprendió la marcha acompañado por Gurgi y Fflewddur
Fflam. En lo más profundo de su corazón Taran albergaba la esperanza de que podría
volver al reino de Smoit sabiendo cuál era su auténtico linaje y sintiéndose orgulloso de él,
pero no tenía ni idea de cuánto tiempo podía pasar antes de que volviera a pisar las
tierras de Cantrev Cadiffor.
6 - Una rana
Después de haber abandonado Caer Cadarn, los compañeros avanzaron bastante
deprisa y cruzaron el río Ystrad pocos días después. Fflewddur les guió durante un tiempo
a lo largo de la otra orilla, y los compañeros acabaron desviándose en dirección noreste
para cruzar los Cantrevs de las Colinas. A diferencia de los Cantrevs del Valle aquellas
tierras eran grises y estaban salpicadas de rocas. Taran vio que lo que en tiempos quizá
hubieran sido ricos pastizales estaban cubiertos de maleza, y en las zonas de bosque los
troncos se pegaban los unos a los otros formando un oscuro laberinto.
Fflewddur admitió que sus viajes rara vez le habían llevado por aquellas comarcas.
—Los nobles de estos cantrevs son tan lúgubres y oscuros como sus dominios. Puedes
deleitarles con tu melodía más alegre y lo máximo que recibirás como recompensa es una
débil sonrisa. Aun así, y si las viejas historias son ciertas, estas tierras eran tan ricas y
fértiles como cualquier comarca de Prydain. Las ovejas de los Cantrevs de las Colinas...
¡Por el Gran Belin, se cuenta que su lana era tan abundante que podías hundir tu brazo
en ella hasta el codo! Por desgracia las ovejas de ahora tienden a ser flacas y dar poca
lana.
—Aeddan me contó que Arawn el Señor de la Muerte robó muchos secretos a los
granjeros del valle —replicó Taran—. Supongo que también debió de robar unos cuantos
a los pastores de los Cantrevs de las Colinas.
Fflewddur asintió.
—Hay pocos tesoros que no haya robado o destruido salvo aquellos del Pueblo Rubio,
pues es posible que incluso Arawn se lo pensara dos veces antes de buscarles las
cosquillas. Bien —siguió diciendo—, el caso es que no cambiaría los Reinos del Norte por
ninguno de éstos. ¡Allí no criamos ovejas, muchacho, sino guerreros y bardos famosos!
Naturalmente la Casa de Fflam ha conservado su trono desde hace..., bueno, durante un
período de tiempo considerablemente largo. ¡Por las venas de un Fflam fluye la sangre
real de los Hijos de Don! —declaró el bardo—. El mismísimo príncipe Gwydion es pariente
mío. Lejano..., lejano, es cierto —se apresuró a añadir—, pero pariente al fin y al cabo.
—Gurgi no tiene ganas de ver ovejas famosas o bardos lanudos —murmuró Gurgi con
voz entristecida—, Gurgi es feliz en Caer Dallben, oh, sí, y sólo desea volver pronto allí.
—En cuanto a eso me temo que deberás recorrer mucha distancia antes de volver a
ver tu hogar —replicó Fflewddur—. No tengo ni idea de cuánto tiempo hará falta para
encontrar ese Espejo misterioso que andáis buscando. Os acompañaré hasta donde me
sea posible —dijo volviéndose hacia Taran—, aunque más pronto o más tarde tendré que
volver a mi reino. Mis súbditos siempre aguardan con impaciencia mi regreso...
El arpa se estremeció violentamente y una cuerda se partió en dos. Fflewddur se puso
muy rojo.
—Ejem... —carraspeó—. Sí, bueno, lo que realmente quería decir es que... Bueno, que
tengo muchas ganas de volver a verles. Si he de serte sincero, suelo tener la sensación
de que saben arreglárselas muy bien cuando no estoy allí. ¡Aun así, un Fflam siempre
sabe cumplir con su deber!
Los compañeros hicieron un alto. Fflewddur bajó de la espalda de Llyan y se acuclilló
sobre el suelo para reparar la cuerda rota. El bardo sacó de su jubón una llave de
considerable tamaño que usó para apretar un poco más las clavijas de madera del
instrumento y empezó pacientemente la penosa labor de afinarlo.
Un ronco graznido hizo que Taran alzara los ojos rápidamente hacia el cielo.
—¡Es Kaw! —exclamó.
Señaló con el brazo la silueta alada que se precipitaba velozmente hacia los
compañeros. Gurgi lanzó un grito de alegría y empezó a dar palmadas, y un instante
después el cuervo se posó en la muñeca de Taran.
—Veo que has logrado encontrarnos, ¿verdad, viejo amigo? —dijo Taran, encantado
de volver a tener al cuervo con él—. Dime, ¿cómo se encuentra Eilonwy? —se apresuró a
preguntar—. ¿Me..., nos echa de menos?
—¡Princesa! —graznó Kaw batiendo las alas—. ¡Princesa! ¡Eilonwy! ¡Taran!
Hizo chasquear el dedo, empezó a dar saltitos sobre la muñeca de Taran y soltó tal
torrente de palabras y graznidos que éste apenas logró entender lo que le decía. Lo único
que logró sacar en claro era que la indignación que le producía a Eilonwy el verse
obligada a aprender la conducta digna de la realeza seguía siendo tan considerable como
siempre, y que le echaba de menos. Las noticias traídas por Kaw le alegraron y, al mismo
tiempo, hicieron que anhelara aún más la compañía de la princesa de los dorados
cabellos.
Kaw también se las arregló para comunicarle que la poción de Dallben había llegado
intacta a la caverna de Mona, y que Glew el gigante ya volvía a tener su tamaño original.
En cuanto a Kaw, no podía estar de mejor humor. El cuervo movía alegremente sus
lustrosas alas negras sin dejar de parlotear, y un instante después abandonó la muñeca
de Taran para saludar a los otros dos compañeros e incluso se posó sobre la cabeza de
Llyan, después de lo cual empezó a pasar diligentemente el pico por entre el pelaje
dorado de la gran gata.
—Sus ojos nos ayudarán en nuestra búsqueda —dijo Taran volviéndose hacia
Fflewddur, quien había dejado su arpa en el suelo y estaba acariciando las relucientes
plumas del cuervo—. Kaw puede examinar el terreno mejor que cualquiera de nosotros.
—Cierto —dijo Fflewddur—, siempre que le apetezca hacerlo y si consigues que te
preste atención y entienda lo que quieres. En caso contrario, ese granujilla meterá el pico
en todos los asuntos con que se tropiece con la única excepción del que debería
interesarle.
—Sí, sí —añadió Gurgi agitando un dedo ante el cuervo—. ¡Escucha las órdenes del
bondadoso amo! ¡Ayúdale volando y espiando, no mintiendo y cotilleando!
El cuervo le respondió enseñándole desvergonzadamente su negra y angosta lengua.
Movió la cola, fue revoloteando hasta el arpa y empezó a tirar rápidamente de las cuerdas
con su pico. El grito de protesta del bardo hizo que Kaw abandonara de un salto la curva
del instrumento sobre la que se había posado. Agarró con el pico la llave que servía para
tensar las clavijas y empezó a arrastrarla por encima del suelo.
—¡Es más desvergonzado que una urraca! —exclamó Fflewddur lanzándose en
persecución del cuervo—, ¡Y más ladrón que el peor de los grajos!
Fflewddur consiguió llegar hasta medio paso de distancia del cuervo, pero Kaw volvió a
alejarse de un ágil salto sosteniendo la llave en su pico. El cuervo se mantuvo fuera del
alcance de Fflewddur graznando alegremente, y Taran no pudo contener la risa ante el
espectáculo del bardo corriendo vanamente en círculos sobre sus largas y flacas piernas
mientras Kaw bailoteaba manteniéndose siempre por delante de él. Gurgi y Taran
acabaron uniéndose a la persecución, y cuando los dedos de Taran acabaron logrando
rozar las plumas de la cola del cuervo, Kaw salió disparado hacia arriba y fue
revoloteando con rumbo al bosque como invitándoles a que le persiguieran. Cuando llegó
a él se posó sobre la nudosa rama de un viejo roble y sus ojos brillantes como cuencas se
clavaron en los compañeros que le observaban desde el suelo.
—Baja —le ordenó Taran en el tono de voz más serio de que fue capaz, pues las
payasadas del cuervo hacían que le resultara imposible enfadarse seriamente con él—.
He intentado enseñarle a portarse bien —suspiró Taran—, pero no sirve de nada. Te la
devolverá cuando se canse de ella, y no antes.
—¡Eh, eh! ¡Suéltala! —gritó Fflewddur agitando los brazos—, ¡Te he dicho que la
sueltes!
Kaw ladeó la cabeza, metió el cuerpo entre las alas y dejó caer la llave..., pero no en
las manos que el bardo extendía hacia él, sino en un agujero del tronco.
—¡Soltada! ¡Soltada! —graznó Kaw.
Empezó a mecerse rápidamente de un lado para otro mientras parloteaba y celebraba
con alegres graznidos la jugarreta que le había gastado a Fflewddur.
Fflewddur lanzó un bufido.
—¡Ese pájaro tiene peores modales que un estornino! El se ha divertido y ahora yo
tendré que cargar con el trabajo de recuperar la llave.
El bardo rodeó el tronco con los brazos sin dejar de murmurar comentarios irritados
sobre la insolencia de los cuervos presuntuosos e intentó trepar por el roble. Perdió presa
cuando había recorrido menos de la mitad del trayecto y acabó cayendo pesadamente al
suelo entre las raíces.
—¡Un Fflam es ágil! —jadeó Fflewddur frotándose la espalda con expresión dolorida—.
Por el Gran Belin, no existe árbol al que no sea capaz de trepar... Ah... Salvo éste.
Se pasó una mano por la frente y alzó los ojos hacia el tronco.
—¡Gurgi trepa, sí, sí! —gritó Gurgi.
Saltó hacia el roble y sus peludas piernas y brazos no tardaron en llevarle hasta donde
estaba el agujero. Gurgi metió una flaca mano en el agujero mientras Fflewddur le daba
ánimos.
—¡Aquí está la llave melodiosa, oh, sí! —gritó—. ¡El astuto Gurgi la ha encontrado!
Se quedó callado y su rostro se frunció en una expresión de sorpresa y perplejidad.
Arrojó la llave a Fflewddur y se volvió una vez más hacia el agujero.
—Pero ¿qué es esto? ¿Qué más ha encontrado Gurgi hurgando y husmeando?
Bondadoso amo —gritó la criatura—, ¡aquí hay algo extraño todo escondido y disimulado!
Taran vio como Gurgi se colocaba un objeto debajo del brazo y se dejaba resbalar por
el tronco del roble.
—¡Ved, mirad y observad! —gritó Gurgi mientras Taran y el bardo iban hacia él.
La travesura de Kaw había quedado olvidada y el cuervo —que no daba ni la más
mínima señal de estar avergonzado— voló hasta el hombro de Taran, estiró el cuello y se
inclinó hacia adelante como si estuviera decidido a que sus ojos fueran los primeros en
contemplar el descubrimiento de Gurgi.
—¿Es un tesoro? —preguntó Gurgi—. ¡Oh, sí, es un tesoro de gran valor! ¡Y Gurgi lo
ha encontrado! —Golpeó el suelo alegremente con los pies—. ¡Ábrelo, bondadoso amo!
¡Ábrelo y veamos qué riquezas contiene!
Lo que Gurgi había depositado en la mano de Taran era un cofrecillo de hierro que
tendría el tamaño de su palma. La tapa curvada poseía unas gruesas bisagras, estaba
reforzada con tiras de hierro y asegurada mediante un sólido cerrojo.
—¿Son joyas guiñantes y parpadeantes? ¿O es oro que brilla y destella? —preguntó
Gurgi mientras Taran examinaba el cofrecillo desde todos los ángulos.
Fflewddur también lo estaba contemplando con gran curiosidad.
—Bien, amigos —observó el bardo—, por lo menos el mal rato que nos ha hecho pasar
ese cuervo ladrón ha tenido su recompensa. Aunque a juzgar por su tamaño, no creo que
sea gran cosa...
Taran había estado luchando con el cerrojo, que se negaba a ceder. La tapa resistió
todos sus intentos de abrirla, y acabó colocando el cofre en el suelo para que Gurgi lo
sujetara con todas sus fuerzas mientras él y Fflewddur hurgaban en las bisagras con las
puntas de sus espadas. Pero el cofrecillo era sorprendentemente sólido, y necesitaron
todas sus energías y bastante rato de esfuerzos antes de que la tapa acabara cediendo y
se apartara con un chasquido metálico. En el interior del cofrecillo había un paquete de
cuero blando sujeto con cordoncillos. Taran fue desatando lentamente los nudos.
—¿Qué es? ¿Qué es? —chilló Gurgi dando saltos sobre una sola pierna—. ¡Dejad que
Gurgi vea el tesoro resplandeciente!
Taran rió y meneó la cabeza. El paquete no contenía oro ni joyas, sino un pedacito de
hueso tan largo como el dedo meñique de Taran. Gurgi lanzó un gemido y puso cara de
desilusión.
Fflewddur dejó escapar un bufido.
—Diría que nuestro peludo amigo ha encontrado una horquilla muy pequeña o un
palillo muy grande, y no creo que ninguna de las dos cosas pueda servirnos de mucho.
Taran había seguido examinando aquel extraño objeto. El fragmento de hueso estaba
muy seco y quebradizo, y la superficie era blanca y muy pulida. Taran lo observó con
mucha atención, pero no consiguió decidir si había pertenecido a un ser humano o a
algún animal.
—¿Qué valor puede tener? —preguntó con el ceño fruncido.
—Muchísimo —replicó Fflewddur—, si alguna vez necesitas un palillo. Aparte de eso...
—Se encogió de hombros—. Quédatelo o tíralo, como más te apetezca. No creo que eso
tenga ninguna importancia. En cuanto al cofrecillo, ha quedado totalmente inservible.
—Pero si no tiene ningún valor, ¿por qué estaba en un cofrecillo tan difícil de abrir? —
preguntó Taran sin apartar los ojos del trocito de hueso—. ¿Y qué razón podía haber para
esconderlo de forma tan concienzuda?
—La experiencia que he adquirido a lo largo de mis viajes me ha enseñado que la
gente puede acabar siendo muy maniática en lo referente a sus posesiones —dijo
Fflewddur—. El palillo favorito de alguien, una herencia de familia... Pero, sí, ya me doy
cuenta de adonde quieres ir a parar. ¡Un Fflam piensa con la velocidad del rayo! Quien lo
escondió en ese agujero no quería que fuese encontrado, y como me disponía a observar,
aquí hay mucho más de lo que parece a primera vista.
—Aun así, un árbol hueco no me parece el sitio más seguro para esconder algo —dijo
Taran.
—Al contrario —replicó el bardo—. ¿Qué mejor lugar para esconder un objeto? Si lo
escondes en tu casa se lo puede encontrar sin demasiada dificultad. Si lo entierras en el
suelo tienes que enfrentarte al problema de los topos, las comadrejas y demás animales.
Pero si lo escondes en un árbol como éste... —siguió diciendo, y alzó los ojos hacia el
tronco—. Dudo que nadie salvo Gurgi pueda trepar hasta el agujero sin una escalera, y no
me parece probable que alguien venga a dar un paseo por este bosque llevando consigo
una escalera. Si los pájaros o las ardillas hacen sus nidos en la copa del árbol eso sólo
serviría para ocultar todavía más el agujero. No, quien lo puso ahí pensó muy
cuidadosamente en cuál podía ser el mejor escondite y se tomó muchas molestias para
asegurarse de que el cofrecillo estaría a salvo, como si...
Fflewddur se puso pálido.
—Como si... —Tragó saliva, y estuvo a punto de atragantarse con sus propias
palabras—. Líbrate de ese huesecillo —murmuró—. Olvida que lo hemos encontrado. Soy
capaz de oler un hechizo a kilómetros de distancia. Horquilla, palillo o lo que sea... Hay
algo raro en ese trocito de hueso. —Se estremeció—. Es lo que yo digo siempre: no
metas las narices en lo que no te concierne. Ya sabes lo que opino al respecto, ¿verdad?
Hay dos cosas que siempre acaban dando problemas. La primera son los hechizos y la
segunda el tener algo que ver con ellos.
Taran no respondió a sus palabras y siguió contemplando en silencio el huesecillo
durante unos momentos.
—Sea lo que sea, no es nuestro —dijo por fin—. Aun así... Si está hechizado, y ya se
trate de un hechizo bueno o de uno malo..., ¿podemos correr el riesgo de dejarlo donde lo
encontramos?
—¡Cuanto más lejos estemos de él mejor! —exclamó Fflewddur—. Si el hechizo es
bueno nadie sufrirá daño alguno. Y si es malo... Bueno, cualquiera sabe lo que podría
ocurrir. Voto porque volvamos a dejarlo donde lo encontramos.
Taran acabó asintiendo, aunque no parecía muy convencido. Envolvió el trocito de
hueso en el cuero, volvió a colocarlo dentro del cofrecillo, puso la tapa, que ya no podía
cerrarse, en su sitio y le pidió a Gurgi que volviera a dejarlo en el agujero. Gurgi, que
había estado escuchando atentamente a Fflewddur cuando hablaba de los hechizos, se
negó incluso a tocar el cofrecillo; y sólo accedió a hacerlo después de que los dos
compañeros se lo estuvieron suplicando un buen rato. La criatura trepó a toda velocidad
por el roble y bajó aún más deprisa de lo que había subido.
—Hasta nunca —murmuró Fflewddur.
Salió del bosque lo más rápido que podían llevarle sus piernas con Taran y Gurgi
siguiéndole, y Gurgi no paró de volver la cabeza para lanzar miradas temerosas al roble
hasta que éste se perdió de vista.
Los compañeros volvieron al lugar donde habían dejado sus monturas y se prepararon
para reemprender el viaje. Fflewddur cogió su arpa y miró a su alrededor.
—Un momento —exclamó—. ¿Dónde está Llyan? No me digáis que se le ha ocurrido
dar un paseo justamente ahora...
La alarma de Taran no duró mucho, pues un instante después vio como la gata
emergía de la maleza y trotaba hacia Fflewddur, quien la saludó con una palmada y dejó
escapar el aire entre sus dientes en una especie de murmullos.
—¡Sa! ¡Sa! Ah, así que ya has vuelto, ¿en? —dijo el bardo observando a la gata
gigante con una gran sonrisa en los labios mientras Llyan correteaba y daba saltitos a su
alrededor—. Bueno, ¿y qué has estado haciendo todo este rato?
—Creo que ha cazado una... Vaya, sí... ¡Ha cazado una rana! —exclamó Taran, quien
acababa de ver un largo par de patas palmeadas que colgaban de la boca de Llyan.
—Sí, sí —dijo Gurgi—. ¡Es una ranita! ¡Es una ranita saltadora y botadora!
—Me extrañaría mucho —dijo el bardo—. No hemos visto pantanos o charcas, y ahora
que lo pienso apenas si hemos visto agua.
Llyan dejó caer su presa a los pies de Fflewddur ronroneando estrepitosamente. Era
una rana, desde luego, y la más grande que Taran había visto en su vida. El bardo dio
unas palmaditas en la cabeza de Llyan y le rascó cariñosamente las orejas, después de lo
cual se arrodilló y recogió la ofrenda con cara de asco. La rana no se movía.
—Sí, bueno... Eh... Estoy encantado, querida —dijo sosteniendo la rana entre el pulgar
y el índice lo más lejos posible de él—. Es preciosa. No sé cómo darte las gracias... Lo
hace con bastante frecuencia —explicó volviéndose hacia Taran—. Entiéndeme, no es
que se pase la vida trayéndome ranas muertas, pero siempre encuentra algún que otro
ratón y ese tipo de cosas... Regalitos que cree que pueden hacerme feliz, ¿comprendes?
Es una señal de afecto. Siempre los acojo como si fueran un auténtico tesoro. Después
de todo, lo que cuenta es la intención, ¿no te parece?
Taran cogió la rana de entre los dedos del bardo y la observó con curiosidad. Se dio
cuenta de que Llyan había transportado a la rana con tanta delicadeza que no le había
hecho ningún daño, pero estaba claro que el animal sufría de falta de agua. Su piel
cubierta de manchitas verdes y amarillas estaba muy seca. Sus patas se agitaban
débilmente y los dedos unidos por membranas habían empezado a curvarse sobre sí
mismos, marchitándose como si fueran hojas caídas del árbol. Taran se disponía a
depositarla entre los arbustos, cuando sintió la débil vibración de un latido en la palma de
su mano.
—Fflewddur, la pobrecita está viva —dijo Taran—. Quizá aún estemos a tiempo de
salvarla.
El bardo meneó la cabeza.
—Lo dudo. Se encuentra demasiado mal. Lástima, porque es una rana muy hermosa y
tiene aspecto de haber sido una gran saltadora.
—Demos de beber a la pobre ranita —sugirió Gurgi— Démosle agua para que se lave
y chapotee.
La rana se agitó en la palma de la mano de Taran como haciendo un último y terrible
esfuerzo por vivir. Un párpado se movió, la gran boca quedó entreabierta y la garganta
tembló de forma casi imperceptible.
—¡Arran! —croó la rana.
—¡Vaya, parece que aún le queda algo de vida dentro! —exclamó Fflewddur—. Pero
debe de estar muy enferma. Jamás había oído semejante ruido saliendo de una rana.
—¡Urgghi! —croó la rana—. ¡Ood!
La rana intentó emitir algún otro sonido, pero su croar acabó convirtiéndose en un
jadeo enronquecido que apenas resultaba audible.
—¡Corro! ¡Corro!
—Qué rana más rara... —observó Fflewddur.
Taran, más perplejo que nunca, se la acercó a la oreja. La rana había logrado abrir los
ojos y estaba contemplándole con lo que le pareció una expresión de súplica.
—He oído ranas que hacían «chug-a-chug» —siguió diciendo Fflewddur—, y en una
ocasión oí a una que hacía «thonk». Pero esta rana... ¡Si las ranas pudieran hablar juraría
que estaba pronunciando la palabra «socorro»!
Taran movió la mano indicándole que guardara silencio. La garganta de la rana dejó
escapar otro sonido que apenas llegaba a ser un murmullo, pero que aun así resultaba lo
bastante claro para que Taran no tuviera ninguna duda sobre lo que acababa de oír.
Taran se quedó boquiabierto y se volvió hacia Fflewddur con los ojos desorbitados por el
asombro. Extendió la mano que sostenía la rana ante su rostro.
—¡Es Doli! —jadeó, casi incapaz de hablar.
7 - Amigos en peligro
—¡Doli! —exclamó el bardo con cara de asombro mientras retrocedía un paso. Los ojos
le sobresalían de las órbitas dándole un cierto parecido con la rana, y se llevó las manos a
la cabeza—. ¡Es imposible! ¡Esa rana no puede ser Doli del Pueblo Rubio! ¡No puede ser
nuestro Dolí!
Gurgi acababa de volver con una cantimplora de cuero y en cuanto oyó las palabras de
Fflewddur empezó a lanzar alaridos de terror y pena. Taran le quitó la cantimplora de
entre sus dedos temblorosos, desenroscó el tapón y se apresuró a dejar caer el agua
sobre la rana.
—¡Oh, terrible! ¡Oh, terrible! —gimoteó Gurgi—. ¡Infortunado Doli! ¡Pobre e infeliz
enano compañero! Pero ¿cómo es posible que esta ranita lo haya tragado y engullido?
El chorro de agua que Taran dejó caer sobre la rana hizo que empezara a revivir y sus
potentes patas traseras no tardaron en moverse, incorporándola de un salto.
—¡Piel! ¡Piel! —dijo la voz de Doli—. ¡Échala sobre mi piel, bobo, no por el gaznate!
¿Es que intentas ahogarme?
—Gran Belin —murmuró Fflewddur—. Al principio pensé que era una rana que,
casualmente, también se llamaba Doli, pero reconocería ese mal genio en cualquier sitio.
—¡Dolí! —exclamó Taran—. ¿Eres tú?
—¡Pues claro que soy yo, poste zanquilargo! —dijo secamente la voz de Doli—. ¡El
hecho de que por fuera parezca una rana no significa que haya dejado de ser yo por
dentro!
Ver a Doli convertido en rana era tan increíble que los pensamientos de Taran
empezaron a girar en un torbellino dentro de su cabeza. Gurgi se había quedado sin
habla, y sus ojos estaban tan redondos y abiertos como su boca. Fflewddur, tan perplejo
como los otros dos compañeros, logró recuperarse más deprisa que ellos de la sorpresa
inicial y no tardó en apoyar las manos y las rodillas sobre la tierra húmeda delante de
donde Taran había dejado a la rana.
—Vaya, has escogido una manera muy extraña de viajar —dijo Fflewddur—. ¿Qué
ocurre, es que te habías hartado de volverte invisible? Comprendo que puede acabar
resultando cansado, pero... ¿una rana? De todas formas, debo admitir que eres una rana
preciosa. Me di cuenta nada más verte.
La rana puso los ojos en blanco y su cuerpo cubierto de manchitas verdes empezó a
hincharse como si se dispusiera a reventar de pura exasperación.
—¿Escogido? ¿Crees que he escogido convertirme en rana? ¡Me han embrujado, so
idiota! ¿Es que no te das cuenta?
Taran sintió que el corazón le daba un vuelco.
—¿Quién te ha embrujado? —preguntó, horrorizado ante el increíble y triste destino
sufrido por su viejo compañero—. ¿Fue Orddu? Ya nos amenazó antes. ¿Tú también
fuiste a los Pantanos?
—¡Atontado! ¡Cabeza de chorlito! —replicó Doli—. Soy lo bastante inteligente para
mantenerme lo más alejado posible de ella.
—Entonces, ¿quién te ha hecho esto? —le preguntó Taran—. ¿Cómo podemos
ayudarte? Estoy seguro de que Dallben tiene el poder suficiente para liberarte de este
hechizo. ¡Ánimo! Te llevaremos a Caer Dallben.
—¡No hay tiempo! —respondió Doli—. Además, no estoy seguro de que Dallben pueda
romper el hechizo. Ni tan siquiera sé si el Rey Eiddileg del Pueblo Rubio podría hacerlo, y
por el momento eso carece de importancia.
»Si queréis ayudarme cavad un agujero y echad agua dentro de él —siguió diciendo
Doli—. Estoy más seca que un hueso, y eso es lo peor que puede ocurrirme..., quiero
decir que es lo peor que puede ocurrirle a una rana. Lo descubrí apenas me hube
convertido en una. —Se volvió hacia Fflewddur—. Si esa gata gigante tuya no me hubiera
encontrado, ahora estaría más muerto que un tocón. ¿De dónde has sacado un felino tan
inmenso?
—Es una historia bastante larga... —empezó a decir Fflewddur.
—Bueno, entonces no hace falta que me la cuentes —replicó secamente Doli—. En
cuanto a lo que os ha traído hasta este rincón perdido de Prydain ya me lo explicaréis
cuando tengamos más tiempo. —Se metió en el charquito fangoso que Taran y Fflewddur
habían creado cavando con sus espadas y llenado con agua de la cantimplora—. Ah...
Ah, mejor, mucho mejor. Os debo la vida. Ah... Qué alivio. Gracias, amigos, gracias.
—Dolí, no podemos permitir que te quedes convertido en rana —insistió Taran—. Dinos
quién ha arrojado este hechizo maligno sobre ti. Le encontraremos sea quien sea y le
obligaremos a que te libere de él.
—¡A punta de espada si hace falta! —gritó Fflewddur. Se quedó callado y contempló a
Doli con renovada fascinación—. Oye, viejo amigo, ¿qué se...? ¿Qué se siente siendo una
rana? Me lo he preguntado con frecuencia y...
—Se siente mucha humedad —replicó Doli—. ¡Te sientes húmedo y pegajoso! Si
volverme invisible me parecía incómodo, esto es cien veces peor. Es como... ¡Oh, no me
tortures con preguntas estúpidas! No importa. Ya me las arreglaré. Hay cosas más
importantes de las que ocuparse.
»Sí, podéis ayudarme —se apresuró a seguir diciendo Doli—. Suponiendo que alguien
pueda ayudarme, claro... Han estado ocurriendo cosas muy raras...
—Sí, desde luego —dijo el bardo—, y si quieres mi opinión al respecto, yo incluso
emplearía otra palabra más...
—Fflewddur, déjale hablar —le interrumpió Taran—, Puede que su vida esté en juego.
—Han estado ocurriendo cosas raras —repitió Doli—. Cosas muy peculiares e
inquietantes... Para empezar, y de eso no hace mucho, el Rey Eiddileg recibió la noticia
de que alguien había osado robar en uno de los escondites donde el Pueblo Rubio guarda
sus tesoros. ¡Alguien entró allí y se marchó llevándose consigo las gemas más preciadas!
Es algo que apenas tiene precedentes en toda la historia de Prydain.
Fflewddur estaba tan sorprendido que lanzó un silbido.
—Conociendo a Eiddileg, me imagino que debió de tomárselo bastante mal, ¿no?
—No era por las gemas robadas —replicó Doli—. Tenemos más que de sobra. Lo que
le irritó fue que alguien hubiera sido capaz de encontrar el escondite y que osara poner
sus manos sobre los tesoros del Pueblo Rubio. La mayoría de los mortales tenéis más
sentido común.
—¿No habrá sido Arawn o alguno de sus sirvientes? —preguntó Taran.
—No lo creo —dijo Fflewddur—. Como he observado hoy mismo, incluso el Señor de
Annuvin se lo pensaría dos veces antes de provocar al Pueblo Rubio.
—Tienes razón, aunque sólo sea por una vez —dijo Dolí—. No, estamos seguros de
que no ha sido Arawn. Pero sólo disponemos de un informe incompleto de un vigilante del
Pueblo Rubio que se encuentra en los Cantrevs de las Colinas. No recibimos ningún
mensaje del guardián del puesto situado en el camino que lleva hasta aquí..., y eso ya es
muy extraño.
«Eiddileg envió un mensajero para que investigara y llegase hasta el fondo del misterio.
El mensajero no regresó, y no hemos vuelto a tener noticias de él. Eiddileg envió otro
mensajero.,., y ocurrió lo mismo. Silencio. El silencio más absoluto...
»Ya os imaginaréis a quién escogió como siguiente mensajero, ¿no? Habéis acertado.
Escogió al pobre Dolí. ¿Qué creéis que se dicen los unos a los otros cuando hay alguna
tarea desagradable y peligrosa de la que ocuparse?
Hasta aquel momento Taran jamás se había imaginado que los rasgos de una rana
pudieran mostrar una expresión tan indignada y ofendida.
—Oh, sí, naturalmente, mandad a Dolí —dijo el enano convertido en rana, y lanzó lo
más parecido a un bufido que le permitía su forma actual.
—¿Y lograste descubrir quién robó el tesoro? —le preguntó Taran.
—Pues claro —replicó Doli—. Pero acabé fracasando. ¡Mírame bien! ¡Ahora, de todos
los momentos y de todas las cosas inútiles que se pueden llegar a ser...! ¡Oh, si al menos
tuviera mi hacha!
»El Pueblo Rubio corre peligro —siguió diciendo Doli a toda prisa—, un peligro terrible.
Sí, averigüé quién encontró nuestro escondite y robó nuestro tesoro. Es la misma persona
que ha arrojado este hechizo sobre mí: ¡Morda!
—¿Morda? —repitió Taran frunciendo el ceño—. ¿Quién es Morda? ¿Y cómo se las ha
arreglado para hacer todo eso? ¿Qué razón puede tener para arriesgarse a que la ira de
Eiddileg caiga sobre su cabeza?
—¿Razones? ¿Porqués? —Los ojos de Doli le lanzaron una mirada de furia y su
cuerpo de rana volvió a hincharse peligrosamente—. ¿Es que no lo entiendes? ¡Morda.
ese repugnante y malvado hechicero...! ¡Oh, sí, es más astuto y escurridizo que una
serpiente! ¿Sigues sin comprenderlo? ¡Ha encontrado una forma de arrojar hechizos
sobre el Pueblo Rubio! Hasta ahora no había ningún hechicero capaz de embrujarnos. ¡Es
inaudito, impensable e inconcebible!
»Y si ha conseguido el poder necesario para convertirnos en animales, en peces, ranas
o lo que sea..., eso significa que estamos a su merced. Si quisiera podría acabar con
nosotros uno a uno. y seguramente eso es lo que le ocurrió al guardián del puesto y ü los
mensajeros que se esfumaron sin dejar rastro. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros...
¡Incluso al mismísimo Eiddileg! Ningún miembro del Pueblo Rubio está a salvo de Morda.
Es la peor amenaza que ha caído sobre nuestro reino a lo largo de toda su existencia.
Doli se reclinó sobre sus patas traseras agotado por el apasionamiento de su discurso
y los compañeros se miraron los unos a los otros con expresiones atemorizadas.
—En cuanto a cuál es su plan, no pude descubrirlo —siguió diciendo Doli pasados
unos momentos—. Oh, sí, logré seguirle hasta su escondite sin demasiadas dificultades.
Vive en una especie de recinto no muy lejos de aquí. Naturalmente, me había vuelto
invisible, pero el esfuerzo estaba haciendo que sintiera un terrible zumbido en los oídos...
¡Era peor que tener dos avisperos dentro de la cabeza! Estaba tan oscuro que pensé que
podía correr el riesgo de volverme visible para escapar a ese horrible zumbido. Sólo por
un momento, ¿comprendéis? Y antes de que pudiera darme cuenta... Bueno, ya estaba
tal y como me veis ahora.
»Morda podría haberme aplastado, pero lo que hizo fue burlarse de mí. Verme
convertido en una rana indefensa le divertía. Después me arrojó a las rocas. Mi larga
agonía le resultaba mucho más satisfactoria que el acto compasivo de matarme sin perder
más tiempo. Estaba seguro de que perecería en estas colinas sin agua e iría
marchitándome poco a poco hasta morir, y aun suponiendo que no fuera así... ¿qué
importaba? ¿Qué esperanzas puede tener una rana cíe vencer a un hechicero? Me alejé
arrastrándome e intenté encontrar agua. Seguí avanzando hasta que no pude seguir. La
suerte quiso que vuestra gata tropezara conmigo. Si no hubiera sido por eso, puedo
aseguraros que ahora no estaría aquí para contarlo.
»Morda olvidó una cosa —añadió Doli—. No es que tenga mucha importancia, pero se
le pasó por alto el que seguía siendo capaz de hablar. Por aquel entonces ni tan siquiera
yo lo sabía. La sorpresa de verme convertido en rana me dejó sin voz durante un buen
rato.
—Gran Belin —murmuró Fflewddur—. He oído hablar de gente con una rana en la
garganta, pero jamás... Disculpa, disculpa, viejo amigo —se apresuró a añadir al ver que
Dolí le miraba fijamente—. No pretendía herir tus sentimientos.
—Dolí, dinos qué debemos hacer —exclamó Taran, horrorizado ante el relato del
enano. Lo que le helaba la sangre no era sólo el apuro actual de Doli, pues podía ver con
toda claridad el destino que aguardaba al resto del Pueblo Rubio—, Llévanos hasta el
escondite de Morda. Intentaremos hacerle prisionero, y si no hay más remedio
acabaremos con él.
—¡Sí, eso haremos! —gritó Fflewddur desenvainando su espada—. ¡No pienso
consentir que ese hechicero vaya por ahí convirtiendo a mis amigos en ranas!
—¡No, no! —gritó Gurgi—. ¡Las ranitas son ranitas, pero los amigos son los amigos!
—¿Atacar a Morda? —replicó Doli—. ¿Acaso os habéis vuelto locos? Acabaríais tan
mal como yo. No, no podéis correr ese riesgo. Eiddileg debe ser advertido, pero antes de
eso he de terminar mi tarea. Debo averiguar algo más sobre los poderes de Morda y
cómo planea utilizarlos. Si no sabemos a quién nos enfrentamos el Pueblo Rubio no
tendrá ninguna posibilidad de vencerle. Llevadme a la fortaleza de Morda. No sé cómo,
pero me las arreglaré para llegar hasta el fondo de sus planes. Después tendréis que
llevarme hasta un puesto del Pueblo Rubio para que pueda mandar un mensaje a Eiddileg
y dar la alarma.
Un espasmo repentino convulsionó su cuerpo. Doli pareció estar a punto de
atragantarse y acabó estornudando con tal fuerza que faltó poco para que saliera
despedido del hoyo lleno de agua.
—¡Maldita humedad! —balbuceó—. ¡Maldito sea el negro corazón de Morda! ¡Me ha
concedido todo lo malo de ser una rana y nada de lo bueno! —Doli empezó a toser
violentamente—. ¡Maldición! ¡Hora toy diendo la voz! ¡Prisa, prisa! Cadme de aquí. Os
enseñaré el camino. ¡No empo que der!
Los compañeros se apresuraron a montar. Taran galopó en la dirección que le indicó el
enano, quien se aferraba a su silla de montar. Pero el bosque no tardó en hacerse más
frondoso y les obligó a ir más despacio, y las ramas se enredaban unas con otras de tal
forma que en más de una ocasión tuvieron que desmontar y seguir avanzando a pie. Dolí
les había asegurado que la distancia a recorrer no era muy grande, pero no tardó en tener
problemas con su normalmente infalible sentido de la orientación. Había momentos en los
que el enano no estaba muy seguro de qué camino debían seguir, y en dos ocasiones los
compañeros tuvieron que volver sobre sus pasos.
—¡Dición! —dijo secamente Doli—. Me tropecé con él tando sol vientre. Ver daquí rriba
no es lo ismo.
Y para empeorar las cosas Doli empezó a temblar y sufrir escalofríos. Sus ojos se
nublaron; su hocico empezó a chorrear y ni tan siquiera su transformación en rana podía
ocultar el hecho de que se encontraba cada vez peor. Los ataques de tos y los continuos
estornudos hicieron que la voz de Doli acabara volviéndose tan ronca que apenas si podía
emitir un débil croar que no ayudaba en nada a mejorar su estado anímico ni la claridad
de las instrucciones que intentaba dar a Taran.
Llevaban bastante rato sin ver ninguna señal de Kaw. En cuanto los compañeros se
apresuraron a seguir las órdenes de Doli, el cuervo escogió aquel preciso momento para
mostrarse irritantemente desobediente. Se alejó aleteando hacia el bosque negándose
tozudamente a escuchar las súplicas de Taran, quien le rogaba que regresara. Taran
acabó dejándole atrás con la seguridad de que el cuervo volvería a reunirse con ellos
cuando le diera la gana, pero a medida que se internaban en el bosque Taran había ido
preocupándose cada vez más por aquel imprudente pájaro. Cuando hicieron un alto para
dejar a Doli en el suelo —pues el enano insistía en que así le sería mucho más fácil
orientarse—, Taran vio aparecer a Kaw y sintió un alivio tan grande que no le riñó. Taran
se dio cuenta de que el cuervo había estado pasándoselo en grande, pues llevaba en el
pico algún objeto brillante que había encontrado.
Kaw dejó caer el objeto en las manos de Taran lanzando graznidos de orgullo. Taran,
sorprendido, vio que era el trocito de hueso del cofrecillo.
—¿Qué has hecho? —exclamó Taran muy preocupado.
Kaw, que parecía terriblemente complacido consigo mismo, se meció hacia atrás y
hacia adelante mientras asentía con la cabeza.
—¡Maldito pajarraco! —dijo Fflewddur—. Ha vuelto al roble y lo ha sacado del cofrecillo.
Creía que nos habíamos librado de ese palillo encantado y ahora volvemos a tenerlo en
nuestro poder. ¡Esta broma no tiene ninguna gracia, urraca ladrona! —exclamó, e intentó
golpear al cuervo con su capa, pero Kaw la esquivó con un rápido batir de alas—. Un
Fflam ama las diversiones y las bromas, pero esto ya es demasiado. Arrójalo bien lejos —
dijo con voz apremiante volviéndose hacia Taran—, Tíralo entre los arbustos.
—No me atrevo a hacerlo. No olvides que quizá esté realmente encantado —replicó
Taran.
Pero el trocito de hueso le inquietaba tanto como al bardo, y deseaba con todo su
corazón que Kaw no hubiera metido el pico en el cofrecillo. Un pensamiento extraño muy
vago y a medio formar se agitó en su mente y Taran se arrodilló delante de Doli,
enseñándole el fragmento de hueso.
—¿Qué crees que puede ser esto? —le preguntó, después de haberle explicado
rápidamente dónde lo habían encontrado—. ¿Crees posible que fuera Morda quien lo
escondió?
—¿Qui sabe? —croó Doli—. Nunca vito nada mejante. Pero puestar guro questá
cantado. Guárdalo, posicaso.
—¿Guardarlo? —exclamó el bardo—. Ese objeto maldito no nos traerá nada salvo
mala suerte. ¡Enterrémoslo!
La vehemencia de Fflewddur impresionó bastante a Taran, pero no lo suficiente para
hacer caso omiso del consejo dado por Doli, y se quedó inmóvil durante unos momentos
no sabiendo qué hacer. Acabó guardando el trocito de hueso en un bolsillo de su jubón,
aunque de bastante mala gana y presintiendo que podía causarles muchas dificultades.
Fflewddur lanzó un gemido.
—¡Ya estamos metiendo las narices donde no deberíamos! Recordad lo que os digo,
esto sólo servirá para darnos problemas. Un Fflam no conoce el miedo..., a menos que
haya encantamientos desconocidos acechando en el bolsillo de alguien.
Siguieron avanzando, y Taran no tardó en pensar que había tomado la decisión
equivocada y que las inquietantes profecías de Fflewddur estaban bien fundadas. Doli
cada vez se encontraba peor, y apenas si podía jadear una o dos palabras seguidas. El
cuerpo de la rana temblaba como si estuviera sufriendo terribles dolores; y Taran tenía la
seguridad de que aquel malestar era provocado por los esfuerzos que le exigía el
arrastrarse sobre el estómago. Los compañeros le echaban agua encima para impedir
que se le agrietara la piel. El tratamiento servía para mantenerle con vida, pero por otra
parte aumentaba todavía más su incomodidad y molestias. El chorro de agua que caía
sobre Doli a intervalos regulares le hacía estornudar, toser y atragantarse. El pobre enano
convertido en rana no tardó en hallarse tan enfermo que ni tan siquiera podía permitirse el
lujo de sus estallidos de mal genio habituales.
El día estaba llegando a su fin y los compañeros se detuvieron en un claro, pues Doli
les había dado a entender que a partir de ahora debían seguir avanzando con las
mayores precauciones posibles. Taran dejó a la rana sobre los pliegues de una capa
mojada con la mayor delicadeza de que fue capaz, llamó a Fflewddur y habló con él.
—Se encuentra demasiado débil —murmuró Taran—. No podemos correr el riesgo de
permitirle que siga adelante.
Fflewddur asintió.
—Duelo mucho que pudiera aun si ése fuera su deseo.
El rostro del bardo estaba tan tenso por la preocupación como el de Taran.
Taran guardó silencio. Tenía muy claro lo que debía hacer; pero se sentía incapaz de
enfrentarse a ello. Su mente buscó desesperadamente otro plan mejor pero no encontró
ninguno, y siempre acababa volviendo a la misma respuesta. Lo que le impedía tomar el
curso de acción que con tanta claridad aparecía ante él no era la reluctancia a ayudar a
un compañero, pues estaba más que dispuesto a ello; y tampoco era el miedo a perder la
vida, sino el terror que le inspiraba la idea de poder acabar compartiendo el destino de
Doli y, aparte de eso, el que aquello pudiera significar el fracaso de su empresa y, peor
aún, el acabar indefenso y prisionero en la forma de alguna criatura insignificante, cautivo
para siempre dentro de un cuerpo de animal.
Se arrodilló junto a Doli.
—Tienes que quedarte aquí. Fflewddur y Gurgi se encargarán de cuidarte. Dime cómo
puedo encontrar a Morda.
8 - El muro de espinos
En cuanto oyó aquellas palabras Doli agitó débilmente sus patas y croó una protesta
incomprensible, pero estaba claro que dada su situación actual no tenía más remedio que
acceder a los planes de Taran. Taran se adentró en el bosque con Kaw posado sobre su
hombro. Gurgi, que había insistido en acompañarle, iba detrás de él.
Pasado un rato Taran acortó sus zancadas y acabó deteniéndose para mirar a su
alrededor. Aquella parte del bosque estaba llena de zarzales y arbustos espinosos. Los
matorrales se alzaban entre los árboles formando una pantalla imposible de atravesar, y
Taran comprendió que había encontrado lo que andaba buscando. Aquellos arbustos no
habían crecido al azar, sino que habían sido podados y manipulados cuidadosamente
hasta formar una gruesa barrera, un muro viviente que tenía casi dos veces su altura y
estaba erizado de espinas más afiladas que las garras de un gwythaint. Taran desenvainó
su espada e intentó crear una abertura en el muro.
Los espinos eran tan duros como el hierro y su lucha contra ellos sólo sirvió para
embotar el filo de su espada y dejarle sin energías. Lo único que consiguió como
recompensa a sus esfuerzos fue un agujerito al que pegó el ojo, pero sólo pudo distinguir
un montículo hecho de peñascos y una extensión de tierra negra rodeada de hierbajos y
maleza. Acabó comprendiendo que lo que al principio le había parecido el cubil de un
animal salvaje era una morada precaria y contrahecha, una especie de choza de paredes
achaparradas con un tejado de barro. No había ningún movimiento o señal de vida, y
Taran se preguntó si el hechicero habría abandonado su fortaleza y si los compañeros
llegaban demasiado tarde. El pensamiento sólo sirvió para hacer todavía más aguda la
preocupación que le invadía.
—Dolí se las arregló para entrar, aunque no tengo ni idea de cómo lo hizo —murmuró
Taran meneando la cabeza—. Pero él es más hábil que yo. Debió de encontrar un camino
más fácil. Y si intentamos trepar por el muro de espinos corremos el riesgo de ser vistos
—añadió, casi para sí mismo.
—¡O de que los espinos nos atrapen con sus pinchazos y zarpazos! —replicó Gurgi—.
Oh, el osado Gurgi no quiere trepar paredes sin saber lo que acecha al otro lado.
Taran se llevó la mano al hombro y cogió al cuervo.
—Morda debe de tener su entrada particular, una brecha en el muro de espinos o quizá
un túnel... Encuéntralo —le dijo a Kaw con voz apremiante—. Vamos, viejo amigo,
encuéntralo para que podamos entrar.
—Y de prisa —añadió Gurgi—. ¡No pierdas el tiempo con bromitas y trampitas!
El cuervo emprendió el vuelo tan silenciosamente como un búho, trazó un círculo sobre
la barrera de espinos y bajó hasta desaparecer detrás de ella. Taran y Gurgi esperaron
agazapados entre las sombras. Pasó el tiempo, y cuando el sol se hubo ocultado detrás
de los árboles y la oscuridad hubo invadido el bosque sin que tuvieran ninguna noticia de
Kaw, Taran empezó a temer por el pájaro. Kaw era un bromista contumaz, pero había
comprendido perfectamente la seriedad cié su misión y Taran sabía que si tardaba en
volver era porque algo le estaba retrasando y no por puro capricho.
Taran acabó decidiendo que no podían esperar más. Fue hacia la barrera y empezó a
trepar cautelosamente por ella. Las ramas se retorcían como serpientes y arañaban
ferozmente sus manos y su rostro. Cada vez que intentaba hallar un asidero los espinos
se revolvían contra él como si tuvieran voluntad propia. Podía oír a Gurgi jadeando por
debajo de él, y supo que las afiladas puntas de los espinos debían de estar atravesando
la enmarañada capa de pelos que le recubría. Taran hizo una pausa para recuperar el
aliento mientras Gurgi seguía trepando a su espalda. El extremo del muro ya casi estaba
al alcance de sus manos.
Y de repente un lazo silbó por entre los espinos y se tensó sobre el brazo que Taran
acababa de levantar hacia el extremo del muro. Taran lanzó un grito de alarma y tuvo un
fugaz atisbo del rostro aterrorizado de Gurgi un momento antes de que vueltas y más
vueltas de una cuerda finamente trenzada se enroscaran alrededor del cuerpo de la
criatura. Una rama de abeto doblada se irguió de golpe arrastrando a la cuerda con ella.
Taran fue arrancado del muro espinoso y salió disparado hacia arriba por encima de la
barrera, colgando de aquel resistente cabo. Ahora comprendía las palabras que Dolí
había estado intentando pronunciar: trampas y cepos. Cayó, y fue engullido por la
oscuridad.
Una mano huesuda le aferraba por la garganta. Una voz que parecía el chirriar de una
daga deslizándose sobre una piedra resonó en sus oídos.
—¿Quién eres? —repitió la voz—. ¿Quién eres?
Taran intentó librarse de aquellos dedos que le estrangulaban y un instante después
comprendió que tenía las manos atadas a la espalda. Gurgi gimoteaba
desesperadamente. Taran sintió que la cabeza le daba vueltas. La luz parpadeante de
una vela hirió sus pupilas como una cuchillada. La visión se le fue aclarando y distinguió
un rostro muy flaco que tenía el color de la arcilla seca y unos ojos que brillaban igual que
dos cristales helados, hundidos como en el fondo de un pozo bajo un entrecejo
protuberante. El cráneo carecía de pelo, y la boca era una cicatriz lívida cosida con
arrugas.
—¿Cómo habéis llegado hasta aquí? —preguntó Morda— ¿Qué queréis de mí?
La penumbra hacía que Taran apenas pudiera distinguir una estancia de techo muy
bajo y un hogar sin fuego lleno cíe cenizas. Tenía la espalda apoyada en el ángulo de dos
paredes. Gurgi yacía sobre las losas del suelo junto a él. Sus ojos recorrieron la estancia
y vio a Kaw encerrado en una jaula de mimbre colocada sobre una robusta mesa de roble,
y Taran le llamó casi sin darse cuenta de lo que hacía.
—Vaya —dijo secamente el hechicero—, así que ese pájaro es tuyo, ¿eh? Tropezó con
una de mis trampas, igual que os ocurrió a vosotros. Ya habéis averiguado que nadie
puede entrar aquí sin que yo lo sepa. Ahora soy yo quien averiguará algunas cosas sobre
vosotros.
—Sí, el pájaro es mío —respondió Taran en el tono de voz más firme de que fue capaz.
Había decidido que su única esperanza de salir bien librado era contar la verdad o, al
menos, toda la que se atrevía a revelar—. Voló hasta el otro lado de la barrera y no volvió.
Temíamos que le hubiera ocurrido algo y decidimos ir a buscarle. Vamos a las montañas
de Llawgadarn. No te hemos hecho nada, y no tienes ninguna razón para poner más
dificultades en nuestro viaje.
—Sois vosotros quienes os las habéis buscado —replicó Morda—, criaturas estúpidas
con menos sesos que una mosca. Y dices que vais a las montañas de Llawgadarn, ¿eh?
Puede que sea cierto, y puede que no. La raza cíe los hombres es rica en codicia y
envidia, pero muy pobre en cuanto a la verdad. Tu rostro habla por ti y proclama que eres
un mentiroso. ¿Qué esperas ocultarme? No importa... Esa miserable reserva de días a la
que llamas vida se ha agotado. No saldrás de aquí. Y sin embargo... Estás en mis manos,
y quizá puedas serme útil. Debo pensar en ello. Sí, es posible que vuestras vidas aún
tengan cierta utilidad..., para mí, ya que no para vosotros.
Había algo que horrorizó a Taran aún más que las palabras del hechicero. Mientras le
observaba, incapaz de apartar los ojos de su rostro, Taran se dio cuenta de que Morda no
parpadeaba. La vacilante claridad de la vela no había hecho que aquellos párpados
marchitos se cerraran ni una sola vez; y la gélida luz de las pupilas de Morda no vacilaba
jamás.
El hechicero se irguió y envolvió su cuerpo reseco en los mugrientos y deshilachados
pliegues de su túnica. Taran lanzó un jadeo ahogado, pues acababa de ver una cadena
de plata que sostenía un creciente lunar colgando del flaco cuello de Morda. Sólo conocía
a otra persona que poseyera un adorno semejante: la princesa Eilonwy, hija de Angharad.
A diferencia del de Eilonwy, los cuernos de aquel creciente lunar sujetaban una gema
extrañamente tallada y tan límpida como el agua cuyas facetas brillaban como si
estuvieran iluminadas por algún fuego interior.
—¡El emblema de la Casa de Llyr! —exclamó Taran.
Morda se sobresaltó y dio un paso hacia él. Unos dedos tan delgados como las patas
de una araña se posaron sobre la gema.
—Estúpido —siseó—, ¿acaso creías que podrías arrebatármelo? ¿Te enviaron aquí
para que me lo robaras? Sí, sí —murmuró—, debe de ser eso. —Sus labios exangües
temblaron levemente mientras observaba a Taran con aquellos ojos que jamás
parpadeaban—. Demasiado tarde. La princesa Angharad lleva mucho tiempo muerta, y
todos sus secretos me pertenecen.
Taran le miró fijamente, asombrado al oír aquel nombre en boca de Morda.
—¿Angharad, hija de Regat? —murmuró—. Eilonwy nunca llegó a saber qué había
sido de su madre. Pero fuiste tú... —dijo sin poder contenerse—. Tus manos... ¡Tus
manos causaron su muerte!
Morda guardó silencio durante un tiempo, y su expresión hacía pensar en la del
durmiente que lucha con una pesadilla. Cuando habló por fin su voz estaba impregnada
de odio.
—¿Crees que la vida o la muerte de una de vuestras miserables criaturas es algo que
deba importarme? He conocido a muchos humanos y les he juzgado como lo que son,
seres inferiores a las bestias, criaturas ciegas y estúpidas, atrapadas en sus
insignificantes preocupaciones, que sólo saben luchar entre ellas... Están roídas por el
orgullo y la lucha insensata; mienten, engañan y se traicionan las unas a las otras. Sí,
nací entre la raza de los hombres... ¡Un humano más! —Escupió la palabra con un
desprecio infinito—. Pero llevo mucho tiempo sabiendo que mi destino no es ser uno más
de ellos, y hace mucho que me aparté de sus celos y sus querellas, sus pequeñas
pérdidas y sus logros diminutos...
Los ojos del hechicero ardían en la profundidad marchita de sus cuencas.
—Jamás me rebajaría a compartir sus vidas, y tampoco me rebajaré a compartir sus
muertes. He vivido en soledad estudiando las artes de la hechicería. La vieja sabiduría me
reveló que el Pueblo Rubio poseía ciertas gemas ocultas en los escondites donde
guardan sus tesoros. Quien lograra apoderarse de una de esas gemas viviría una
existencia mucho más larga que los días de cualquier efímero mortal. Nadie había logrado
encontrar esos escondites secretos, y muy pocos se habían atrevido a buscarlos, pero yo
sabía que acabaría dando con los medios que me permitirían averiguar su paradero.
»En cuanto a la que se hacía llamar Angharad de Llyr... —siguió diciendo el
hechicero—. Una noche de invierno suplicó que le diera refugio en mi morada afirmando
que le habían robado a su hijita y que había recorrido distancias enormes buscándola. —
Los labios del hechicero temblaron espasmódicamente—. Como si su destino o el destino
de una niña pudieran importarme en lo más mínimo... Me ofreció la baratija que llevaba
colgando del cuello a cambio de comida y cobijo. No tenía por qué hacer tratos con ella.
La baratija ya era mía, pues se encontraba demasiado debilitada a causa de la fiebre y no
habría podido impedir que me la quedara si ése era mi deseo. No llegó a ver el alba.
Taran sintió un aborrecimiento tan intenso que apartó la mirada del hechicero.
—Le quitaste la vida igual que si hubieras clavado una daga en su corazón.
La seca y amarga carcajada de Morda era como el chasquido de un haz de ramitas
secas partiéndose.
—No le pedí que viniera hasta aquí. Para mí su vida valía tan poco como el libro de
páginas en blanco que hallé entre sus posesiones, aunque debo admitir que el libro acabó
demostrando poseer cierto valor... Mucho tiempo después un hombrecillo que no paraba
de gimotear logró llegar hasta mi morada. Glew, así se llamaba, y deseaba convertirse en
hechicero... ¡Imbécil insignificante! Me suplicó que le vendiera un hechizo, un amuleto,
una palabra secreta de poder. ¡Presuntuoso parlanchín! Ah, cómo disfruté dándole una
buena lección... Le vendí el libro de las páginas en blanco y le advertí que no debía abrirlo
o mirarlo hasta que estuviera muy lejos de aquí, pues si lo hacía el hechizo encerrado en
él desaparecería.
—¡Glew! —murmuró Taran—. Así que fuiste tú quien le engañó...
—Fueron su codicia y su ambición las que le engañaron, no yo —respondió Morda—,
como ocurre con todos los de vuestra especie. No sé cuál fue su destino, y no tengo ni el
más mínimo deseo de averiguarlo. De una cosa sí estoy seguro. Glew aprendió que las
artes de la hechicería no se compran con oro.
—Y tampoco pueden robarse mediante la maldad y la dureza de corazón, como hiciste
tú con la princesa Angharad —replicó Taran.
—¿Maldad? ¿Dureza de corazón? —exclamó Morda—. Esas palabras son juguetes
hechos para entretener a las criaturas insignificantes como tú. Para mí no significan nada,
pues mis poderes me han llevado más allá de ellas. El libro sirvió para que un estúpido
comprendiera hasta dónde llegaba su estupidez. Pero la joya... La joya me ha sido útil, tal
y como acabarán siéndomelo todas las cosas. Angharad me dijo que la joya aliviaría el
peso de la vida y me haría más fáciles las labores complicadas, y así fue, aunque tuve
que pasar años enteros hurgando en sus secretos hasta que aprendí cómo utilizarla. La
joya acabó obedeciendo mis órdenes y empequeñeció las ramas más gruesas hasta
dejarlas del tamaño de un tallo de hierba. La ayuda de la joya me permitió crear el muro
de espinos. Mis habilidades fueron creciendo, y logré dar con las aguas de un manantial
escondido.
Los ojos del hechicero se iluminaron con un brillo triunfal.
—Y finalmente... —murmuró— la joya acabó conduciéndome hasta lo que siempre
había buscado: un escondite del Pueblo Rubio.
«Aquel escondite no contenía ninguna de las joyas que prolongan la vida —siguió
diciendo Morda—. ¡Pero qué importaba! Si no estaban allí ya lograría encontrarlas en
algún otro escondite. Ahora puedo disponer a mi placer de todos los tesoros, minas y
caminos secretos del Pueblo Rubio.
»Uno de los vigilantes del Pueblo Rubio me sorprendió. No me atreví a correr el riesgo
de permitir que diera la alarma. ¡Nadie había osado enfrentarse a ninguno de ellos, pero
yo lo hice y triunfé! —gritó Morda—. Mi joya era algo más que una simple baratija hecha
para aligerar el trabajo cotidiano de una fregona. Ya había logrado llegar hasta lo más
profundo de sus poderes. Me bastó con dar una orden... ¡Y el espía del Pueblo Rubio se
convirtió en un topo ciego que se arrastraba por el suelo! SI —dijo Morda con voz
siseante—, había conseguido un poder mucho mayor del que buscaba. Y ahora, ¿quién
me desobedecerá cuando poseo el medio para convertir a los hombres en las criaturas
débiles e insignificantes que realmente son? Había empezado buscando una simple joya,
¿verdad? ¡Ahora todo el reino del Pueblo Rubio estaba a mi alcance! ¡Y todo Prydain!
Entonces fue cuando comprendí cuál era mi auténtico destino. La raza de los hombres por
fin conocería a su amo.
—¿Su amo? —exclamó Taran. Las palabras de Morda le habían dejado perplejo—.
Eres más vil que aquellos a quienes desprecias. ¿Cómo osas hablar de codicia y envidia?
El poder de la gema de Angharad debe ser usado para servir, no para esclavizar. Más
tarde o más temprano acabarás teniendo que pagar el precio de las maldades que has
cometido.
El brillo que había en los ojos de Morda aumentó y disminuyó de intensidad en un
parpadeo tan veloz como la lengua de una serpiente.
—¿Eso crees? —respondió en voz baja y suave.
Taran oyó un grito que llegaba desde más allá de la estancia, y un repentino alboroto
entre la pared de espinos. Morda asintió brevemente con la cabeza.
—Otra mosca que ha tropezado con mi telaraña.
—¡Fflewddur! —jadeó Taran.
Morda salió de la estancia. Taran se acercó lo más posible a Gurgi y cada uno luchó
con las ataduras del otro; pero fue en vano, pues el hechicero volvió a entrar unos
momentos después arrastrando a una figura que había atado y que arrojó al suelo junto a
los compañeros. La figura, tal y como temía Taran, era el infortunado bardo.
—Gran Belin. ¿qué os ha ocurrido? ¿Y qué me ha ocurrido? —gimió Fflewddur, muy
aturdido—. No volvisteis y fui a echar un vistazo..., temía que hubierais quedado
atrapados en esos espinos y... —El bardo meneó la cabeza y puso cara de dolor—. ¡Vaya
sacudida! Mi cuello nunca volverá a ser el mismo.
—No tendrías que habernos seguido —murmuró Taran—. No tenía ninguna forma cíe
advertirte. ¿Y Doli?
—Está a salvo —replicó Fflewddur—. Por lo menos su situación actual es bastante
menos peligrosa que la nuestra.
Morda había estado observando atentamente a los compañeros.
—Así que habéis sido enviados por el Pueblo Rubio para espiarme. Os habéis aliado
con ese enano, esa criatura miserable e insignificante lo suficientemente estúpida para
creer que puede escapar de mí... Bien, que así sea. ¿Creíais que iba a ser más
compasivo con vosotros que con él? Compartiréis su destino.
—Sí, Doli del Pueblo Rubio es nuestro compañero —exclamó Taran—. Libérale de tu
hechizo. Te lo advierto: no nos hagas daño. Tu plan fracasará, Morda. Soy Taran de Caer
Dallben y estamos bajo la protección del mismísimo Dallben.
—¡Dallben! —escupió Morda—. ¡Ese viejo chocho de barba canosa! Sus poderes no
pueden serviros de escudo. Hasta Dallben acabará inclinándose ante mí y me obedecerá.
En cuanto a vosotros —añadió—, no voy a mataros. Sería un castigo demasiado pobre.
Viviréis..., todo el tiempo que os sea posible vivir dentro de los cuerpos que no tardaréis
en tener. Viviréis y sabréis durante cada momento de vuestras miserables existencias el
precio que pagan quienes osan desafiarme.
Morda se quitó del cuello la cadena que sostenía la joya y se volvió hacia Fflewddur.
—Que la bravura que te ha impulsado a ir en busca de tus amigos se convierta en
cobardía. Huye en cuanto oigas el ladrar de los sabuesos o las pisadas cíe los cazadores.
Encógete de miedo ante el susurrar de una hoja y el movimiento de cada sombra.
La joya emitió un destello cegador. La mano de Morda salió disparada hacia adelante.
Taran oyó el alarido lanzado por Fflewddur, pero la voz del bardo no tardó en morir dentro
de su garganta. Gurgi gritó y Taran, horrorizado, vio que el bardo ya no estaba a su lado.
Los dedos de Morda sostenían un conejo de color marrón que se debatía frenéticamente.
Morda alzó al animal lanzando una áspera carcajada y lo contempló con expresión
despectiva un momento antes de arrojarlo a una cesta de mimbre que había junto a la
jaula donde estaba encerrado Kaw. El hechicero fue hacia los compañeros y se detuvo
ante Gurgi, quien puso los ojos en blanco de puro terror y sólo consiguió emitir un
balbuceo inarticulado.
Taran luchó con sus ataduras. Morda alzó la joya.
—Esta criatura no sirve de nada —dijo el hechicero—. Bestia miserable que te encoges
aterrorizada, vuélvete aún más débil de lo que ya eres y sirve de presa a las serpientes y
los búhos.
Taran se debatió desesperadamente intentando romper las cuerdas que le
aprisionaban.
—¡Quizá consigas destruirnos, Morda! —gritó—. ¡Pero te aseguro que tu maldad
acabará destruyéndote!
La joya volvió a emitir aquel destello cegador un momento antes de que Taran hubiese
terminado de hablar. Allí donde había estado Gurgi, Taran vio un ratoncito gris erguido
sobre sus patas traseras que huyó chillando a ocultarse en un rincón de la estancia.
Los gélidos ojos de Morda se posaron en Taran.
9 - La mano de Morda
—Y en cuanto a ti —dijo Morda—, tu destino no será perderte en el bosque o en una
madriguera. Así que mi plan fracasará, ¿eh? Bien, te quedarás prisionero en mi morada y
contemplarás mi triunfo. Pero ¿qué forma te daré? ¿Un perro que gimotee pidiendo las
sobras de mi mesa? ¿Un águila enjaulada cuyo corazón languidezca anhelando la libertad
de los cielos?
La joya de Angharad colgaba de los dedos de Morda. La desesperación dejó sin habla
a Taran y contempló la joya como si fuese un pájaro fascinado por la mirada hipnótica de
una serpiente. Casi envidiaba los terribles destinos sufridos por Gurgi y Fflewddur. Las
garras de un halcón o las mandíbulas de un zorro no tardarían en poner un misericordioso
final a sus días, pero la existencia de Taran iría consumiéndose en la lenta agonía del
cautiverio, desgastándose como una piedra que roza con otra piedra hasta que Morda
decidiera que había llegado el momento de su muerte.
Las burlonas palabras del hechicero le quemaban como si fuesen gotas de veneno;
pero mientras Morda seguía hablando Taran sintió el roce de un cuerpecito peludo en sus
muñecas. La sorpresa que le invadió fue tan grande que estuvo a punto de lanzar un grito.
Su corazón empezó a latir aún más deprisa que antes. ¡Era el ratoncito que había sido
Gurgi!
La criatura había corrido silenciosamente sobre sus patitas hasta Taran sin prestar
ninguna atención al nuevo y terrible apuro en que se encontraba. El ratoncito acercó la
boca a las ligaduras de Taran sin que el hechicero se diese cuenta de su presencia, y sus
afilados dientes empezaron a mordisquear las tiras de cuero.
Morda jugueteaba con la joya como si le costara tomar una decisión. Taran podía sentir
los desesperados mordiscos que Gurgi infligía a las ligaduras. El tiempo apremiaba: y las
ligaduras seguían aguantando pese a los valerosos esfuerzos del pobre Gurgi. Taran
intentó tensar las tiras de cuero que le inmovilizaban para ayudar al frenético ratón, pero
éstas no daban señal alguna de ceder y el hechicero ya había empezado a alzar la joya
resplandeciente.
—¡Espera! —gritó Taran—. Si mi destino ha de ser convertirme en animal, ten un poco
cíe compasión y deja que sea yo quien escoja mi nueva forma.
Morda se quedó inmóvil.
—¿Escoger?—Sus labios exangües se curvaron en una sonrisa despectiva—, ¿Qué
pueden importarme tus deseos? Y sin embargo... Sí, quizá sea lo más adecuado. Dejaré
que escojas tu propia prisión. Habla —ordenó—, y deprisa.
—Yo era Ayudante de Porquerizo en Caer Dallben —empezó a decir Taran, hablando
lo más despacio posible—. Cuidaba de una cerda blanca...
Taran sintió partirse una de las tiras de cuero «que sujetaban sus muñecas, pero Gurgi
estaba empezando a quedarse sin fuerzas.
—Vaya, ¿acaso anhelas convertirte en cerdo? —le interrumpió Morda con una
carcajada gutural—. ¿Quieres revolearte sobre el barro y hurgar en el suelo buscando las
punas caídas de los árboles? Sí, porquerizo, creo que has hecho la elección adecuada.
—Es mi único deseo —dijo Taran—, pues al menos eso me recordará una época más
feliz de mi vida.
Morda asintió.
—Sí. Y ésa es justamente la razón por la que no voy a concedértelo. Ah, astuto
porquerizo... —dijo con voz burlona—. Me has revelado aquello que más deseas, y te
aseguro que me ocuparé de que no lo consigas.
—¿No quieres darme la forma que te pido? —le preguntó Taran.
Sintió romperse otra tira de cuero y Gurgi redobló sus esfuerzos luchando contra el
cansancio que amenazaba con apoderarse de él. Las ataduras cedieron del todo y las
manos de Taran quedaron libres.
—¡Pues entonces conservaré la mía! —gritó Taran.
Se levantó de un salto, sacó su espada de la vaina y se lanzó hacia el hechicero, quien
se sobresaltó y retrocedió un paso. Taran hundió la espada en el pecho de Morda antes
cíe que éste pudiera alzar la joya y liberó el arma de un tirón. Pero su grito de ira se
convirtió en un alarido de terror y retrocedió tambaleándose hasta pegar la espalda a la
pared.
Morda no había sufrido ningún daño. Sus gélidos ojos seguían sin apartarse del rostro
cíe Taran. La risa burlona del hechicero creó ecos en la estancia.
—¡Estúpido porquerizo! ¡Si tu espada fuera capaz de darme miedo ya te la habría
quitado!
El hechicero volvió a alzar la joya de Angharad. Los pensamientos de Taran giraron en
un nuevo torbellino provocado por el terror. La joya brillaba con un frío resplandor entre
los dedos de Morda. La repentina claridad mental que le daba el miedo hizo que Taran
viera todos los detalles de las facetas de la joya y la garra huesuda que la sostenía y, por
primera vez, se dio cuenta de que la mano de Morda carecía de meñique. En su lugar
había un horrible muñón de carne ennegrecida y reseca.
—¿Quieres quitarme la vida? —siseó Morda—. Adelante, porquerizo, inténtalo. Mi vicia
no está aprisionada dentro de mi cuerpo. No, está muy lejos de aquí... ¡Tan lejos que ni la
mismísima muerte puede llegar hasta ella!
«Conseguí un último poder —siguió diciendo el hechicero—. Mi joya no sólo podía dar
forma a las vidas de los mortales, sino que también era capaz de proteger la mía. He
arrancado la vida de mi cuerpo y la he escondido en un lugar seguro donde nadie la
encontrará. ¿Quieres matarme? Tu esperanza es tan inútil como la espada que sostienes
entre los dedos. Y ahora, porquerizo, sufre el castigo que corresponde a tu desafío.
Sabueso o águila... No, sería un destino demasiado noble y orgulloso. ¡Arrástrate en la
oscuridad de la tierra convertido en la más ínfima de todas tas criaturas! ¡Sé un gusano
ciego y sin miembros incapaz de erguirse!
La luz ardió en el corazón de la joya. La espada de Taran escapó de su mano y alzó el
brazo para protegerse la cara. Se tambaleó como si un rayo acabara de precipitarse sobre
él..., pero no cayó. Su cuerpo seguía intacto y no había cambiado en lo más mínimo.
—¿Qué ha desviado mi hechizo? —aulló Morda, y una fugaz sombra de miedo cruzó
por su rostro—. Es como si estuviera luchando conmigo mismo...
Sus ojos contemplaron con incredulidad a Taran, y la mano a la que le faltaba el dedo
meñique aferró la joya con más fuerza.
Un pensamiento muy extraño se abrió paso por la mente de Taran. La vida del
hechicero estaba escondida en un lugar seguro, allí donde nadie podría encontrarla...
Taran no podía apartar los ojos de la mano de Morda. El dedo meñique. El cofrecillo en el
agujero del árbol. Taran metió la mano muy despacio en el bolsillo de su jubón, temiendo
que su esperanza acabara revelándose infundada, y la sacó de él sosteniendo el
fragmento de hueso en la palma.
En cuanto lo vio el rostro de Morda pareció encogerse sobre sí mismo como si hubiera
sucumbido repentinamente a la putrefacción de la tumba. Su mandíbula se aflojó, le
temblaron los labios y la voz que emergió de su garganta apenas si era un susurro
enronquecido.
—¿Qué tienes en la mano, porquerizo? Dámelo. Dámelo, te lo ordeno...
—Oh, es una cosita de nada que mis compañeros y yo encontramos cuando veníamos
hacia aquí —replicó Taran—. ¿Qué valor puede tener esta insignificancia para ti, Morda?
¿Cómo es posible que alguien con tus poderes anhele esta nadería?
Un sudor enfermizo había empezado a perlar la frente del hechicero. Sus rasgos se
contorsionaron y su voz adquirió una melosa afabilidad que resultaba doblemente horrible
por salir de aquellos labios.
—Ah, sí, eres un joven valiente —murmuró—. Has sabido enfrentarte a mí... Sólo
quería poner a prueba tu coraje para averiguar si eras digno de servirme y de recibir
soberbias recompensas. Tendrás oro como prueba de mi amistad. Y como prueba de la
tuya me darás... esa cosa que no vale nada, ese objeto insignificante que sostienes en la
palma de tu mano...
—¿Este trocito de hueso que no tiene ninguna utilidad? —replicó Taran—. ¿Quieres
que te lo regale en prueba de mi amistad? No, será mejor que lo compartamos. La mitad
para ti y la mitad para mí...
—¡No, no, no lo rompas! —gritó Morda, y su rostro se había vuelto tan gris como las
cenizas del hogar.
Extendió una de sus flacas garras y dio un paso hacia Taran, quien se apresuró a
retroceder y alzó el trocito de hueso por encima de su cabeza.
—Así que no sirve para nada, ¿eh? —exclamó Taran—, ¡Es tu vida, Morda! ¡Tengo tu
vida en la palma de mi mano!
Los ojos de Morda giraron locamente en sus cuencas marchitas, un temblor
incontenible se apoderó de él y su flaco cuerpo tembló como abofeteado por un vendaval.
—¡Sí, sí! —gritó con voz desgarrada por el terror—. ¡Es mi vida! ¡Puse toda mi vida en
ese dedo! Cogí un cuchillo y yo mismo me lo corté... ¡Devuélvemelo! ¡Dame mi dedo!
—Te has apartado de la humanidad y te has considerado superior a ella —replicó
Taran—. Te burlaste de sus debilidades, despreciaste su fragilidad y afirmabas no
pertenecer a esa especie miserable. Yo carezco de nombre e ignoro cuál es mi linaje,
pero al menos sé que pertenezco a la raza de los hombres.
—¡No me mates! —gritó Morda retorciéndose de angustia—. Mi vida es tuya... ¡No me
la arrebates! —El hechicero cayó de rodillas y extendió sus brazos temblorosos hacia
Taran. Sus labios exangües temblaron y las palabras salieron atropelladamente de su
boca—. ¡Escúchame, te lo ruego! Poseo muchos secretos y muchos encantamientos. Te
los enseñaré... ¡Todos serán tuyos, todos!
Las manos de Morda se retorcían frenéticamente. Sus dedos se anudaban los unos
con los otros y el hechicero empezó a mecerse hacia adelante y hacia atrás a los pies de
Taran. Su voz se había convertido en un murmullo quejumbroso y suplicante.
—Te serviré, gran porquerizo. Seré tu criado. Todo mi conocimiento, todos mis poderes
estarán a tu disposición para que los uses en lo que te plazca... —La joya de Angharad
colgaba de su cadena de plata enrollada alrededor de la muñeca de Morda. El hechicero
la cogió y la alzó ante los ojos de Taran—. ¡Incluso esto será tuyo!
—La joya no te pertenece y no puedes disponer de ella —respondió Taran.
—¿Dices que no me pertenece y que no puedo regalarla a quien desee, noble
porquerizo? —La voz del hechicero se volvió melosa y dulzonamente astuta—. Cierto, no
me pertenece y no puedo hacer con ella lo que desee... Pero tú sí puedes tomarla. ¿Te
gustaría conocer sus secretos? Sólo yo puedo revelártelos. ¿Quieres aprender a
utilizarla? ¿Has soñado alguna vez con un poder semejante? Está aquí, y te espera. Toda
la raza de los hombres sometida a tus caprichos para que le des órdenes... ¿Quién osaría
desobedecer incluso el más pequeño de tus deseos? ¿Quién no temblaría temiendo
incurrir en tu ira si te disgustara? Prométeme que no me quitarás la vida, gran porquerizo,
y yo te prometo que...
—¿Intentas regatear ofreciéndome el encantamiento que robaste y que has
corrompido? —exclamó Taran sin poder contener su ira—. ¡Que sus secretos mueran
contigo!
Al oír aquellas palabras Morda lanzó un aullido terrible y se arrojó al suelo como si
intentara confundirse con las losas. Unos sollozos guturales hicieron temblar su cuerpo.
—¡Mi vida! ¡No me la arrebates! No me entregues a la muerte. Quédate con la joya.
Conviérteme en la alimaña más repugnante o en el más pequeño de los insectos... ¡Pero
déjame vivir!
Ver al hechicero humillándose a sus pies hizo que Taran sintiera una repugnancia tan
grande que durante unos momentos fue incapaz de hablar.
—No te mataré, Morda —dijo por fin.
El hechicero dejó de lanzar aquellos sollozos insoportables y alzó la cabeza.
—¿No me matarás, gran porquerizo?
Empezó a arrastrarse hacia adelante y pareció como si quisiera abrazar los pies de
Taran.
—No te mataré —repitió Taran, retrocediendo un par de pasos con un escalofrío de
aversión—, aunque mi corazón me grita que lo haga. Tu maldad es tan insondable que no
soy quien para decidir el castigo que mereces. Haz que mis compañeros vuelvan a su
forma original —le ordenó—. Después me acompañarás hasta Caer Dallben en calidad de
prisionero mío. Sólo Dallben puede impartir la clase de justicia que te mereces, sea cual
sea. Ponte en pie, hechicero, y arroja la joya de Angharad bien lejos de ti.
Morda fue apartando la cadena de su muñeca de mala gana y lo más despacio posible,
pero siguió agazapado. Sus pálidas mejillas temblaban mientras acariciaba la joya
parpadeante, murmurando en voz baja para sí mismo..., y de repente se ir —guió de un
salto, lanzándose hacia adelante, e hizo girar la cadena con todas sus fuerzas como si
fuera un látigo dirigiendo la joya hacia el rostro de Taran.
Los afilados cantos de la joya chocaron con la frente de Taran. El impacto le hizo lanzar
un grito. Taran retrocedió tambaleándose y la sangre cayó a chorros sobre sus ojos
impidiéndole ver. El trocito de hueso escapó de entre sus dedos, giró por los aires y acabó
estrellándose contra el suelo. La fuerza del golpe asestado por el hechicero había sido tan
grande que la joya se desprendió de la cadena de plata y rodó sobre las losas hasta
quedar inmóvil en un rincón de la estancia.
Un instante después el hechicero ya estaba encima de él gruñendo y rugiendo como un
animal enloquecido. Los dedos de Morda se curvaron igual que garras sobre la garganta
de Taran. La horrenda sonrisa que curvaba sus labios dejaba al descubierto su dentadura
amarillenta. Taran intentó liberarse de la presa del hechicero, pero el salvaje frenesí del
ataque de Morda hizo que se tambaleara. Taran perdió el equilibrio y cayó al suelo.
Intentó romper la presión letal de aquellos dedos que le estrangulaban, pero no lo
consiguió. Sentía que la cabeza le daba vueltas. Sus ojos inyectados en sangre apenas le
permitían ver el rostro del hechicero, contorsionado por el odio y la furia.
—Tu fuerza no te salvará —siseó Morda—. No puede compararse con la mía. Eres
débil, como todos los de tu especie. ¿Acaso no te advertí? Mi vida no está en mi cuerpo.
¡Poseo la fortaleza de la muerte! ¡Morirás, porquerizo!
Y Taran, horrorizado, comprendió que el hechicero decía la verdad. Los flacos brazos
de Morda eran tan duros como ramas nudosas, y aunque Taran luchó desesperadamente
intentando liberarse de ellos, la implacable presa del hechicero fue haciéndose más fuerte
y asfixiante a cada segundo que pasaba. Los pulmones de Taran estaban a punto de
reventar y tuvo la sensación de que empezaba a ahogarse en un mar de negrura. Los
rasgos de Morda se volvieron borrosos, y lo único que podía seguir viendo con claridad
era la terrible mirada de aquellos ojos helados que no parpadeaban.
Taran oyó ruido de maderos haciéndose astillas, y la presa de Morda se aflojó de
repente. El hechicero lanzó un grito de rabia y miedo, se incorporó de un salto y giró sobre
sí mismo. Taran se apoyó en la pared sintiendo que la cabeza aún le daba vueltas e
intentó erguirse. Llyan acababa de irrumpir en la estancia.
La enorme gata saltó hacia adelante con un gruñido salvaje. Sus ojos eran dos
hogueras doradas. Morda se volvió hacia ella para enfrentarse a su ataque.
—¡Llyan, ten cuidado! —gritó Taran.
El ímpetu con que Llyan se lanzó sobre él hizo que el hechicero cayese de rodillas,
pero la fuerza de Morda seguía siendo tan grande como siempre y sus flacos brazos no
tardaron en rodear los costados de la gata.
Llyan movió el cuerpo desesperadamente hacia la derecha y la izquierda. Sacó las
zarpas de sus potentes patas traseras y éstas intentaron en vano herir al hechicero, quien
se apartó de su trayectoria y logró colocarse sobre la espalda arqueada de Llyan. La gran
gata meneó la cabeza furiosamente sin dejar de gruñir y bufar, y sus afilados dientes
brillaron en sus poderosas mandíbulas; pero ni tan siquiera el enorme poder de sus
músculos bastó para liberarla de la presa del hechicero. Taran sabía que incluso la gran
gata tardaría poco en quedarse sin fuerzas, tal y como le había ocurrido a él. Llyan le
había proporcionado unos instantes más de vida, pero ahora también ella estaba
condenada.
¡El hueso! Taran se puso a cuatro patas y empezó a buscarlo, pero el fragmento de
hueso no era visible por parte alguna. Taran apartó a un lado taburetes, volcó recipientes
y cacharros y hurgó entre las cenizas del hogar. El hueso se había esfumado.
Oyó unos chillidos muy agudos a su espalda y giró rápidamente sobre sí mismo, para
ver al ratón sosteniéndose encima de sus patas traseras y meciéndose frenéticamente de
un lado para otro. El ratón que había sido Gurgi llevaba el hueso en la boca.
Taran cogió el liso fragmento de hueso sin perder ni un momento y se dispuso a partirlo
con los dedos..., y lanzó un jadeo ahogado de terror. El hueso se negaba a romperse.
10 - El hechizo roto
El trocito de hueso parecía tan duro e imposible de partir como si fuese de hierro. Taran
tensó las mandíbulas y sus músculos temblaron a causa del esfuerzo, y tuvo la sensación
de estar luchando con el mismísimo hechicero. Llyan había caído al suelo. Morda saltó,
apartándose de la gata inconsciente, y volvió a lanzarse sobre Taran intentando agarrar el
trocito de hueso. Los dedos del hechicero se cerraron sobre la parte central de éste, pero
Taran se aferró con todas sus fuerzas a los extremos. Sintió como el trocito de hueso
empezaba a doblarse mientras Morda luchaba por quitárselo de entre los dedos.
Y, de repente, el hueso se partió en dos. Un sonido más potente que el del trueno hizo
vibrar los tímpanos de Taran. Morda empezó a desplomarse hacia atrás con un terrible
alarido que creó ecos en toda la estancia, se envaró, arañó el aire con las manos tan
tensas que parecían garras y acabó cayendo al suelo como si fuese un montón de ramitas
rotas.
El ratón se desvaneció en ese mismo instante y Gurgi apareció junto a Taran.
—¡El bondadoso amo nos ha salvado! —gritó rodeando a Taran con los brazos—. ¡Sí,
sí! ¡Gurgi vuelve a ser Gurgi! ¡Ya no es un ratoncito chillón y corretón!
El trocito de hueso se había convertido en polvo gris y Taran lo dejó caer al suelo.
Estaba demasiado agotado y perplejo para hablar, y lo único que pudo hacer para
expresar su gratitud fue dar unas afectuosas palmaditas en la cabeza de Gurgi. Llyan se
fue incorporando lentamente junto al cadáver de Morda. Su enorme pecho jadeaba, su
pelaje seguía estando erizado y su largo rabo parecía dos veces más grueso que de
costumbre. Gurgi se apresuró a liberar a Kaw, que estaba graznando con toda la fuerza
de sus pulmones y golpeaba nerviosamente los mimbres de la jaula con las alas. Los ojos
dorados de Llyan recorrieron velozmente la estancia y su garganta emitió un nervioso
maullido de interrogación.
—¡Gran Belin! —exclamó la voz de Fflewddur—. ¡Sigo igual de atrapado!
Taran corrió hacia un rincón de la estancia con Llyan precediéndole. La cesta en la que
Morda había aprisionado a Fflewddur después de convertirlo en conejo estaba a punto de
reventar y apenas si podía contener al bardo y su arpa. Las largas y flacas piernas de
Fflewddur colgaban por un lado de la cesta y sus brazos se agitaban inútilmente por
encima del otro.
Taran y Gurgi lograron liberar al bardo con cierta dificultad. Fflewddur no dejó de soltar
incoherencias mientras los compañeros se esforzaban por soltarle. El miedo había hecho
que su rostro se volviera de un color gris ceniza y no paraba de parpadear. Fflewddur
movía la cabeza de un lado para otro agitando su ya enmarañada cabellera amarilla y de
su pecho brotaban ruidosos jadeos de alivio.
—¡Qué humillación! —exclamó—. ¡Un Fflam convertido en conejo! ¡Tenía la sensación
de que me habían encerrado en una bolsa de lana! ¡Gran Belin, aún no consigo mantener
quieta la nariz! ¡Nunca más! Ya te dije que entrometerse en los asuntos ajenos siempre
acaba trayendo problemas. Aunque en este caso... Bueno, Taran, viejo amigo, debo
admitir que es una suerte que llevaras encima ese hueso. ¡Ah, ah! Con cuidado, esos
mimbres se me están clavando... ¡Nada menos que un conejo! ¡Si pudiera haberle puesto
las patas..., quiero decir las manos encima a ese malvado de Morda!
En cuanto hubo quedado libre de la cesta Fflewddur rodeó con los brazos el enorme
cuello de Llyan.
—¡Y tú, vieja amiga! Si no hubieras venido a buscarnos... —Se estremeció y se llevó
las manos a los oídos—. Sí, bueno, será mejor que no pensemos en eso...
En el umbral había una silueta baja y corpulenta que calzaba botas y vestía ropas de
cuero rojo. Una gorra redonda de cuero muy ceñido le cubría la cabeza. La silueta metió
los pulgares debajo del cinturón y sus luminosos ojos rojizos se posaron por turno en cada
compañero. Su fruncimiento de ceño habitual se había esfumado, y sus toscos rasgos
estaban iluminados por una gran sonrisa.
Taran fue el primero en ver al enano.
—¡Dolí! —exclamó—, ¡Vuelves a ser tú!
—¿Cómo que vuelvo a ser yo? —replicó secamente Doli intentando que su voz sonara
lo más áspera y malhumorada posible—. Siempre fui yo. —Entró en la estancia,
contempló a Morda durante un momento y asintió con la cabeza—. Bien, conque eso es lo
que ha ocurrido... —dijo volviéndose hacia Taran—. Ya me lo imaginaba. En un momento
dado era una rana envuelta en una capa mojada convencido de que todos habíais
perecido y al siguiente... estaba tal y como me veis ahora.
»Esa gata tuya acabó poniéndose nerviosa al ver que no regresabas —siguió diciendo
mientras se volvía hacia Fflewddur—. Me cogió con capa y todo y siguió tu pista.
—Nunca se separa de mí —dijo Fflewddur—. Creo que todos debemos estarle muy
agradecidos —añadió acariciando afectuosamente las orejas de Llyan.
—Pero ¿cómo logró atravesar el muro de espinos? —preguntó Taran—, Las trampas
de Morda...
—¿Atravesar? —exclamó Doli—. ¡No lo atravesó! ¡Saltó por encima del muro! —Meneó
la cabeza—. ¡De un solo salto y conmigo dentro de su boca! Jamás había visto a una
criatura capaz de saltar semejante distancia. Claro que, por otra parte, jamás había visto a
una criatura como Llyan... Pero ¿qué os ocurrió? ¿Y qué le ha ocurrido a Morda?
—Si no te importa —dijo Fflewddur, adelantándose a Taran antes de que éste pudiera
contar la ordalía que habían sufrido—, sugiero que nos marchemos de aquí ahora mismo.
Un Fflam es hombre de mucho coraje, pero los hechizos nunca me han gustado. Hay algo
en ellos, incluso en los hechizos rotos, que tiende a..., en... Bueno, que me pone muy
nervioso.
—Esperad —exclamó Taran—. ¡La joya! ¿Dónde está?
Doli observó con cara de perplejidad como los tres compañeros registraban
apresuradamente cada rincón de la estancia sin encontrar la joya. La preocupación de
Taran fue aumentando, pues no quería marcharse de allí sin la joya de Angharad. Estaba
a punto de admitir que jamás lograrían recuperarla, cuando oyó una risa estridente
encima de su cabeza.
Kaw se había posado en una viga de roble y se mecía hacia atrás y hacia adelante
graznando y soltando risitas como si estuviera muy complacido de sí mismo. La joya
brillaba en su pico.
—¡Oh, oh! —gritó Fflewddur, muy alarmado—. ¡Suelta eso! ¡Gran Belin, aún
conseguirás que todos acabemos volviendo a tener patas y rabos!
Las súplicas de Taran y los gritos indignados del bardo acabaron logrando convencer a
Kaw. El cuervo se posó sobre el hombro de Taran y dejó caer la joya en la palma de su
mano.
—¡Ahora la joya pertenece al sabio y bondadoso amo! —exclamó Gurgi—. ¡Gurgi teme
a la piedra de los parpadeos y los brillos, pero no cuando es el bondadoso amo quien la
tiene!
Taran alzó la joya ante sus ojos y Doli la observó con mucha atención.
—Conque ésa es la joya que Morda pretendía usar para convertirnos en sus esclavos...
Tendría que haberlo adivinado. Esta joya salió hace mucho tiempo del reino del Pueblo
Rubio —añadió—. Siempre hemos honrado a la Casa de Llyr y entregamos la joya a la
princesa Regat como regalo de bodas. Ella debió de regalársela a su hija, y cuando
Angharad desapareció la joya se esfumó con ella.
—Y ahora ha llegado a mis manos —dijo Taran. Sostuvo la joya en su palma
observando los destellos luminosos que ardían en las profundidades cristalinas—. Morda
pervirtió un objeto útil y lleno de belleza usándolo para sus fines malignos. No sé si podrá
volver a utilizarse para su auténtico propósito. Debo confesar que me atrae... Y, al mismo
tiempo, me asusta. Su poder es muy grande..., quizá demasiado grande para que un
hombre pueda utilizarlo. Aun suponiendo que pudiera averiguar sus secretos, creo que
preferiría no hacerlo. —Se volvió hacia Gurgi y le sonrió—. ¿Me consideras sabio? Bueno,
por lo menos soy lo suficientemente sabio para comprender que nunca poseeré la
sabiduría necesaria para utilizarla.
»Aun así, quizá pueda servir a un propósito —siguió diciendo Taran—, Si le ofrezco
esta joya Orddu me dirá quién soy. ¡Sí! —exclamó—. Esta joya es un tesoro que no
rechazará...
Taran se quedó callado y contempló la joya en silencio durante un momento que le
pareció interminable. Tenía en la palma de su mano el medio de averiguar lo que tanto
anhelaba saber, pero sintió que el corazón le daba un vuelco. Había ganado la joya en un
combate justo, pero jamás podría afirmar que era su legítimo propietario. No le
pertenecía, como tampoco había pertenecido a Morda. Si Orddu la aceptaba y si le
revelaba que era de noble cuna... ¿habría algún manto real lo suficientemente grande
para ocultar lo deshonroso de su comportamiento?
Miró a Doli.
—La joya es mía —dijo Taran—. Pero sólo para darla, no para quedármela. —Extendió
lentamente el brazo y puso la joya entre los dedos de Doli—. Toma. En tiempos
perteneció al Pueblo Rubio. Ahora vuelve a ser propiedad suya.
El fruncimiento de ceño habitual en el enano se suavizó un poco.
—Nos has prestado un gran servicio —respondió—. Es muy probable que sea el mayor
que ningún mortal ha prestado jamás al Pueblo Rubio... Si no hubiera sido por ti Morda
podría haber acabado destruyéndonos a todos. Sí, la joya debe volver a nuestro reino. Su
poder es tan grande que en otras manos resultaría demasiado peligrosa. Has escogido
con sabiduría. El rey Eiddileg recordará siempre lo que has hecho. Puedes contar con su
gratitud... y con la mía. —Doli asintió con cara de satisfacción y guardó cuidadosamente la
joya en un bolsillo de su chaqueta de cuero—. Ha recorrido una distancia muy larga, y por
fin ha vuelto a nosotros.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—. Quédatela. Si el bondadoso amo no la necesita entonces
Gurgi no quiere volver a ver nunca más esa piedra maligna. ¡Cuanto más lejos esté de
ella mejor! ¡No permitas que vuelva a convertir en ratón al fiel Gurgi!
Taran contempló a Gurgi con cariño, se rió y puso la mano sobre su hombro.
—Morda no podría haber cambiado lo que eres realmente, de la misma forma que
tampoco podía cambiar a Doli. Quizá tuvieras la apariencia de un ratón, pero seguías
poseyendo el corazón de un león. Pero... ¿y yo? —murmuró con expresión pensativa—.
Si me hubiera convertido en un águila enjaulada o en un gusano ciego... ¿habría podido
seguir siendo yo mismo? ¿Habría seguido siendo Taran, cuando a duras penas sé quién
soy realmente?
El sol había empezado a trepar por el cielo prometiendo un magnífico día azul cuando
los compañeros abandonaron la morada del hechicero. El muro de espinos se había
derrumbado junto con el poder maligno que lo creó, y los compañeros pudieron
atravesarlo sin ninguna dificultad. Recuperaron a Melynlas y al pony de Gurgi, pero
Fflewddur no accedió a hacer un alto para descansar hasta que estuvieron a una
considerable distancia de allí, e incluso entonces el bardo siguió dando la impresión de
encontrarse bastante nervioso. Gurgi abrió su bolsa de comida y Fflewddur se sentó en el
suelo acariciándose las orejas con expresión absorta, como si quisiera asegurarse de que
seguían teniendo la forma de siempre.
—¡Conejos! —murmuró el bardo—. Juro que jamás volveré a cazarlos.
Taran se sentó junto a Doli, pues tenía muchas cosas que contarle y muchas preguntas
que hacerle. Doli había recuperado su ceño fruncido y su escasa paciencia habituales,
pero el destello ocasional de una sonrisa delataba lo mucho que le alegraba volver a ver a
los compañeros. Pero en cuanto Taran le hubo revelado el objetivo de su viaje el
fruncimiento de su ceño se volvió todavía más profundo que de costumbre.
—¿Los Commots Libres? —exclamó el enano—. Tenemos muy buenas relaciones con
la gente de los Commots. Les respetamos y ellos nos respetan. No encontrarás muchas
tierras de Prydain cuyos habitantes tengan un corazón tan valeroso y un ánimo tan alegre.
En los Commots Libres ningún hombre manda sobre sus compatriotas por haber tenido la
suerte de nacer en el castillo de un rey en vez de en la choza de un granjero. Allí lo que
importa es la habilidad que hay en sus manos, no la sangre que corre por sus venas. Pero
no puedo decirte gran cosa sobre esas tierras, pues no mantenemos mucha relación con
sus habitantes. Oh, sí, mantenemos abierto algún que otro puesto por si se diera el caso
de que alguna vez necesitaran nuestra ayuda, pero eso es algo que ha ocurrido muy
pocas veces en la historia de Prydain. La gente de los Commots prefiere confiar en sus
propios recursos, y saben arreglárselas perfectamente sin ayuda. Y si he de serte sincero
eso nos alegra mucho, pues bastante carga tenemos ya ocupándonos del resto de
Prydain...
»En cuanto al Espejo que andas buscando, nunca he oído hablar de él —siguió
diciendo Dolí—. Hay un lago de Llunet en las montañas de Llawgadarn, pero aparte de
eso no puedo decirte más. Eh, ¿qué tienes ahí? —preguntó el enano de repente,
fijándose en el cuerno de Taran por primera vez—. ¿De dónde lo has sacado?
—Eilonwy me lo regaló antes de abandonar Mona —replicó Taran—. Fue su forma de
prometerme que nosotros... —Sonrió con tristeza—, Ah, parece que ha pasado mucho
tiempo de eso.
Se quitó el cuerno del hombro y se lo entregó a Doli.
—Ese cuerno ha sido fabricado por artesanos del Pueblo Rubio —dijo el enano—.
Reconocería su obra en cualquier parte.
Taran, sorprendido, vio como Doli pegaba el ojo primero a una punta del cuerno y luego
a la otra. El enano acabó alzando el cuerno bajo los rayos del sol como si intentara ver
algo oculto en el orificio por donde se soplaba. Taran siguió observándole, cada vez más
perplejo, y vio como Doli golpeaba el cuerno con los nudillos y lo sacudía haciéndolo
chocar con su rodilla.
—¡Vacío! —gruñó el enano—. Ya no queda nada... ¡No! Espera un momento... —Se
llevó el cuerno a la oreja y escuchó con mucha atención—. Aún queda una.
—¿Una qué? —preguntó Taran, más perplejo que nunca ante las palabras de Doli.
—Una llamada. ¿Qué iba a ser? —replicó secamente Doli.
La extraña conducta de Doli había hecho que Fflewddur y Gurgi se reunieran con ellos,
y el enano se volvió hacia los dos compañeros.
—Este cuerno fue fabricado hace mucho tiempo, cuando los hombres y el Pueblo
Rubio mantenían estrechas relaciones de amistad y se ayudaban los unos a los otros. El
cuerno sirve para llamarnos.
—No entiendo... —empezó a decir Taran.
—Si me escucharas lo entenderías —replicó Doli devolviéndole el cuerno de batalla—,
Y cuando digo escuchar me refiero justamente a eso... Tienes que escuchar con mucha
atención. —Frunció los labios y emitió tres notas cuyo timbre y secuencia no se parecían
a nada de cuanto Taran había oído en su vida—, ¿Las has escuchado bien? Haz sonar
esas notas en el cuerno cuando te halles en un apuro, pero te advierto que deben ser
justamente esas tres notas y en ese orden, ¿comprendes? La llamada del cuerno
convocará a los miembros del Pueblo Rubio que estén más cerca para ayudarte en lo que
puedan si les necesitas. Bien, ¿recuerdas la melodía?
Doli volvió a silbar las notas.
Taran asintió y se llevó el cuerno a los labios sin pensar en lo que hacía.
—¡Ahora no, so bobo! —gritó Doli—. Te dije que sólo quedaba una llamada, así que
procura grabártelo en la cabeza. Guárdala para un auténtico caso de necesidad y no la
malgastes. Puede que algún día tu vida dependa de esa llamada.
Taran contempló el cuerno con asombro.
—Eilonwy no sabía nada de esto. Me has hecho un gran favor, Doli. Nunca podré
devolvértelo.
—¿Un favor? —resopló el enano—. Nada de eso. El cuerno siempre sirve a su
propietario, sea quien sea..., en este caso tú. Lo único que he hecho es enseñarte cómo
utilizar adecuadamente algo que ya te pertenecía. ¿Un favor? ¡Umph! Bah, ha sido un
mero gesto de cortesía. Pero recuerda que debes guardar la llamada para cuando la
necesites. Desperdíciala como un estúpido al primer peligro sin importancia que se
presente y lo lamentarás cuando estés metido en un auténtico lío.
—Ejem... —murmuró Fflewddur volviéndose hacia Taran—. Quiero darte un consejo, si
me lo permites. Confía en tu ingenio, tu espada o tus piernas. Los encantamientos
siempre son encantamientos, y si hubieras sufrido la terrible experiencia por la que pasé
no querrías tener nada que ver con ellos. —Contempló el cuerno con el ceño fruncido y
acabó desviando la mirada con cierto nerviosismo—. ¡Puedo asegurarte que nunca
volveré a ser el mismo! —murmuró acariciándose nerviosamente las orejas—. ¡Gran
Belin, sigo teniendo la sensación de que son el doble de largas que antes!
11 - Dorath
Después de comer los compañeros se acostaron en el suelo y durmieron durante el
resto del día y toda la noche. Dolí se despidió de ellos al amanecer. Kaw ya había
emprendido el vuelo hacia el reino del Pueblo Rubio a petición de Dolí para transmitir la
noticia de que todo iba bien. En cuanto hubiera comunicado su mensaje el cuervo volvería
a reunirse con Taran y los demás.
—Iría con vosotros si pudiera —dijo el enano—. La simple idea de un Ayudante de
Porquerizo dando tumbos por las montañas de Llawgadarn basta para que se me ericen
los cabellos, pero... no me atrevo a acompañarte. Alguien tiene que llevar la joya a
nuestro reino para que Eiddileg la guarde en un lugar seguro. ¿Y a quién le ha tocado esa
misión? ¡Al pobre Doli, naturalmente! ¡Humph!
—Me entristece separarme de ti —dijo Taran—, pero ya me has ayudado más de lo
que me atrevía a esperar. El Lago de Llunet lleva el mismo nombre que el Espejo, y quizá
acabe conduciéndome hasta él.
—Adiós —dijo Dolí—. Has impedido que Morda nos convirtiera a todos en ranas o en
algo aún peor y nos has devuelto un tesoro. No lo lamentarás. El Pueblo Rubio nunca
olvida.
El enano se despidió de los viajeros estrechando su mano y se caló la gorra de cuero
hasta las cejas. Doli les dirigió un último saludo y Taran vio como la corpulenta silueta del
enano se iba alejando a través de una pradera, haciéndose cada vez más pequeña hasta
que desapareció en el bosque y sus ojos ya no pudieron encontrarle.
Los compañeros siguieron avanzando en dirección norte. Taran se habría alegrado de
poder contar con Dolí para que les guiara y echaba de menos al malhumorado enano,
pero su estado de ánimo no podía ser mejor. Cabalgaba con el corazón alegre, y el
cuerno de batalla que colgaba de su hombro le había proporcionado un nuevo valor y una
considerable confianza en sí mismo.
—El regalo de Eilonwy es aún más precioso de lo que creía —le dijo a Fflewddur—.
Nunca podré agradecerle lo suficiente a Doli que me hablara cíe su poder y que me
revelara la existencia del Lago cíe Llunet. Es muy extraño. Fflewddur —siguió diciendo
Taran—, pero tengo la sensación de que el final de mi viaje está muy cerca. Estoy más
convencido que nunca de que acabaré encontrando lo que busco.
—¿Eh? ¿Cómo es eso? —exclamó Fflewddur.
El bardo parpadeó tan rápidamente y con tanta cara de sorpresa como si acabara de
despertar. Gurgi ya ni se acordaba de Morda, pero Fflewddur aún parecía bastante
afectado por su ordalía y solía caer en lapsos de silencio pensativo durante los que se
acariciaba distraídamente las orejas como si esperara que éstas empezaran a alargarse
en cualquier momento.
—¡Horrible experiencia! —murmuró—, ¡Un Fflam convertido en conejo! ¿Qué estabas
diciendo? ¿El viaje? Sí, claro...
—¡Huelo y olisqueo! —le interrumpió Gurgi—. ¡Alguien está cocinando cosas sabrosas
que roer y comer!
—Tienes razón —dijo Fflewddur husmeando el aire—. ¡Oh. maldición! ¡Mi nariz ya
vuelve a temblar!
Taran tiró de las riendas de Melynlas poniéndolo al paso. Llyan también había captado
el olor. La gata inclinó las orejas hacia adelante y empezó a pasarse la lengua por los
bigotes.
—¿Qué os parece si intentamos localizar el lugar de donde viene ese olorcillo? —
preguntó Fflewddur—. No diría que no a una comida caliente... ¡Siempre que no sea
conejo!
Taran asintió y los compañeros avanzaron cautelosamente por entre la espesura.
Taran quería echar un vistazo a quien estuviera cocinando sin revelar su presencia, pero
Melynlas apenas había tenido tiempo cíe dar unos cuantos pasos hacia adelante cuando
dos hombres corpulentos y barbudos emergieron de entre los arbustos. Taran se
sobresaltó. Estaba claro que los dos hombres habían sido apostados allí como centinelas,
y ambos desenvainaron sus espadas sin perder ni un momento. Uno de ellos frunció los
labios emitiendo el trino de un pájaro y observó atentamente a los compañeros, pero no
intentó impedir que siguieran avanzando.
Cuando llegó al claro Taran vio a una docena de hombres tumbados alrededor de una
hoguera sobre la que había un espetón del que colgaban trozos de carne. Los hombres
iban bien armados y tenían aspecto de guerreros, pero ninguno de ellos llevaba el
emblema o los colores de algún señor de cantrev. Algunos masticaban su comida, otros
afilaban la hoja de sus espadas o enceraban la cuerda de sus arcos. El hombretón que
estaba tumbado más cerca de la hoguera se sostenía sobre un codo y jugueteaba con
una daga de gran tamaño, que arrojaba al aire atrapándola al vuelo primero por la
empuñadura y luego por la punta después de que el arma hubiese dado varios giros en el
aire. Vestía un jubón de piel de caballo al que le habían arrancado las mangas, y sus
botas embarradas tenían la suela muy gruesa y estaban adornadas con clavos de hierro.
Su larga cabellera rubia le llegaba por debajo de los hombros, y sus fríos ojos azules se
posaron sobre los compañeros escrutándoles atentamente como si pudieran ver en lo
más profundo de su ser.
—Bienvenidas, señorías —dijo mientras Taran desmontaba—. ¿Qué viento afortunado
os ha traído hasta el campamento de Dorath?
—No soy de noble cuna —replicó Taran—. Soy Taran, Ayudante de Porquerizo...
—¿No eres noble? —le interrumpió Dorath fingiendo sorpresa mientras sus labios se
curvaban en una media sonrisa—. Vaya, si no me lo hubieras dicho jamás lo habría
adivinado...
—Éstos son mis camaradas —siguió diciendo Taran, irritado consigo mismo por haber
permitido que Dorath se burlara de él con tanta facilidad—, Gurgi y Fflewddur Fflam, quien
viaja por Prydain como bardo del arpa, pero reina sobre las gentes cíe su país.
—Y Dorath es rey allí donde le lleva su caballo —respondió el hombre de los cabellos
rubios acompañando sus palabras con una carcajada—. Bien, noble porquerizo, ¿quieres
compartir nuestra humilde comida? —Movió la daga señalando los trozos de carne que se
asaban sobre las llamas—. Come hasta llenarte el estómago. Los hombres de Dorath
siempre tienen provisiones más que suficientes. Cuando hayáis terminado de comer
querremos saber algo más sobre vosotros.
—El arpista tiene una montura muy extraña, Dorath —dijo un hombre con el rostro
cubierto de cicatrices—. Aun así, apuesto a que mi yegua podría plantarle cara, pues es
una bestia de pésimo temperamento nacida con el alma de una asesina. ¿Qué opinas,
Dorath? ¿Crees que sería divertido? ¿Dejarás que ese felino nos entretenga un poco?
—Contén tu lengua, Gloff —respondió Dorath observando atentamente a Llyan—. Eres
un idiota y siempre lo has sido.
Cogió unos trozos de carne del espetón y se los ofreció a los compañeros. Fflewddur
se cercioró de que no era conejo y comió con buen apetito. Gurgi, como de costumbre, no
necesitó que nadie le apremiara a terminar su ración y Taran acogió con alegría aquella
comida caliente, que engulló ayudándose con un trago del áspero vino contenido en el
odre de cuero que le ofreció Dorath. El sol estaba cayendo rápidamente hacia el
horizonte. Un hombre arrojó más ramas a la hoguera. Dorath clavó la daga en el suelo
delante de él y alzó los ojos hacia Taran.
—Bien, milord —dijo Dorath—, ¿no tenéis ninguna historia de viajes que contar para
que yo y mis amigos nos distraigamos oyéndola? ¿De dónde venís? ¿Adonde vais... y por
qué? Los Cantrevs de las Colinas son peligrosos para todo aquel que no los conoce bien.
Taran tardó un poco en responder. El tono de Dorath y el aspecto de los hombres
tumbados alrededor de la hoguera hizo que escogiera cuidadosamente sus palabras.
—Vamos hacia el norte. Queremos atravesar las montañas de Llawgadarn.
Dorath le sonrió.
—¿Y adonde iréis después? —le preguntó—. Espero que no me consideréis descortés
por haceros tantas preguntas...
—Al Lago de Llunet —respondió Taran, no de muy buena gana.
—He oído contar historias sobre tesoros escondidos por aquellos lugares —dijo el
hombre llamado Gloff—. ¿Es eso lo que buscan?
—Buena pregunta —dijo Dorath volviéndose hacia Taran—. ¿Andáis buscando un
tesoro? —Dejó escapar una ruidosa carcajada—. ¡No me sorprende que seáis tan avaro
con las palabras!
Taran meneó la cabeza.
—Si encuentro lo que busco significará mucho más que el oro para mí.
—¿De veras? —Dorath se inclinó hacia adelante para estar un poco más cerca de
Taran—. Pero, milord, ¿en qué puede consistir semejante tesoro? Joyas? ¿Adornos de la
más delicada artesanía?
—Ninguna de las dos cosas —respondió Taran. Vaciló durante unos momentos y
acabó añadiendo—: Busco a mis padres.
Dorath guardó silencio durante un instante. La sonrisa no se esfumó de sus labios, pero
cuando volvió a hablar lo hizo en un tono de voz mucho más frío que el de antes.
—Cuando Dorath hace una pregunta quiere que se le responda con sinceridad, señor
porquerizo.
Taran enrojeció de ira.
—Ya os he respondido. Si decís que no lo he hecho me estáis llamando mentiroso.
El silencio descendió sobre el campamento. Dorath se había medio incorporado y los
rasgos de su rostro estaban oscurecidos por la irritación. Taran se llevó la mano a la
empuñadura de la espada, pero en ese mismo instante el arpa de Fflewddur dejó escapar
un alegre torrente de notas.
—¡Calma, amigos míos! —exclamó el bardo—. ¡Oigamos una alegre canción que nos
ayudará a digerir la cena!
Apoyó el hermoso instrumento en su hombro. Sus dedos empezaron a bailar sobre las
cuerdas y los hombres armados alrededor de la hoguera siguieron la melodía dando
palmadas y pidiéndole que no dejara de tocar. Dorath volvió a su posición anterior, pero
sus ojos no se apartaban de Taran y éste le vio escupir en las llamas.
—Basta ya, arpista —dijo Dorath pasado un rato—. Estoy harto de las chirridos que
haces brotar de esa especie de olla tuya. Vamos a descansar. Os quedaréis en nuestro
campamento y por la mañana mis hombres y yo os guiaremos hasta el Lago de Llunet.
Taran miró a Fflewddur y captó el rápido fruncimiento de ceño del bardo. Se puso en
pie.
—Os agradecemos vuestra cortesía —dijo mirando a Dorath—, pero el tiempo apremia
y tenemos intención de pasar la noche viajando.
—Ah, sí... Cierto, cierto —dijo Fflewddur mientras Gurgi asentía vigorosamente con la
cabeza—. En cuanto al Lago de Llunet... Sí, bueno... No hace falta que os molestéis en
acompañarnos. El viaje es bastante largo y tendríais que alejaros mucho de vuestro
cantrev. —Prydain entero es mi cantrev —respondió Dorath—. ¿No habéis oído hablar
nunca de Dorath y sus hombres? Servimos a quien nos pague para que le sirvamos, ya
sea un noble débil que desea contar con la protección de un grupo de buenos guerreros o
tres viajeros que necesitan protección contra los peligros que puedan hallar durante su
viaje. Hay muchos peligros, arpista... —añadió sonriendo—. Para mis hombres ir hasta
Llunet será un mero paseo, y yo conozco muy bien el terreno. ¿Queréis llegar hasta allí
sanos y salvos? Sólo pido una pequeña parte del tesoro que andáis buscando, una
pequeña recompensa para vuestros humildes sirvientes.
—Te damos las gracias —dijo Taran—. Ya ha anochecido y tenemos que reemprender
la marcha.
—¡Cómo! —exclamó Dorath fingiendo gran indignación—. ¿Despreciáis mi pobre
hospitalidad? Herís mis sentimientos, señores. ¿Acaso os parece humillante dormir junto
a nosotros? Ah, ah, porquerizo, no insultes a mis hombres... Podrían tomárselo muy mal.
Las palabras de Dorath fueron acompañadas por un coro de gruñidos que brotaron de
las bocas de sus hombres, y Taran vio que algunos de los guerreros habían empezado a
acariciar sus espadas. Taran se quedó inmóvil sin saber qué hacer, aunque se daba
cuenta de la creciente incomodidad del bardo. Dorath no apartaba los ojos de él. Dos de
sus hombres se habían ido acercando sigilosamente a los caballos y Taran supuso que
estarían aprovechando las sombras que les envolvían para sacar las armas de sus
vainas.
—Bien, que así sea —dijo Taran clavando su mirada en los ojos de Dorath—.
Aceptamos la hospitalidad que nos ofreces. Nos quedaremos a pasar la noche aquí y
reanudaremos el viaje mañana.
Dorath sonrió.
—Ya habrá tiempo para volver a hablar de eso. Que durmáis bien.
—¿Dormir bien? —murmuró Fflewddur con voz preocupada mientras los inquietos
compañeros se envolvían en las capas y se acostaban en el suelo—. Gran Belin. no
pegaré ojo... Nunca me gustaron los Cantrevs de las Colinas y ahora tengo otra razón
para que me gusten todavía menos que antes. —Miró a su alrededor. Dorath se había
acostado al lado de la hoguera. El hombre llamado Gloff se había quedado junto a los
compañeros, indudablemente siguiendo órdenes de Dorath—. Había oído hablar de estas
bandas de guerreros que vagan de un lado para otro —siguió diciendo Fflewddur en voz
baja—. No son más que rufianes dispuestos a robar lo que puedan. El noble que les paga
para que utilicen sus espadas contra sus vecinos no tarda en ver como se vuelven contra
él. Así que Dorath nos protegerá de los peligros, ¿eh? ¡El mayor peligro que nos amenaza
es el mismo Dorath!
—Está seguro de que andamos buscando algún tesoro —murmuró Taran—. Se le ha
metido esa idea entre ceja y ceja, y no habrá forma de convencerle de lo contrario. Bueno,
en cierta forma es una suerte... —añadió con voz preocupada—. Mientras crea que le
llevaremos hasta un montón de oro o joyas no nos matará.
—Quizá no..., y quizá sí —respondió Fflewddur—. Puede que no nos corte la garganta,
pero quizá acabe decidiendo..., eh..., persuadirnos para que le digamos dónde está el
tesoro, y me temo que en tal caso aplicaría métodos bastante más salvajes que
retorcernos los dedos de los pies.
—No pienso lo mismo —replicó Taran—. Si tuviera intención de torturarnos creo que ya
lo habría intentado. Nos ha puesto en una situación muy apurada, y no podemos correr el
riesgo de permitir que nos acompañe. Aun así, tengo la impresión de que Dorath no está
tan seguro de sí mismo como aparenta. Sólo somos tres contra una docena, pero no te
olvides de Llyan... Si acabamos viéndonos obligados a combatir Dorath tiene bastantes
posibilidades de acabar con todos nosotros, pero creo que es lo bastante astuto para
comprender que eso le exigiría un precio bastante elevado. Quizá perdiera a la mayoría
de los miembros de su banda, y puede que hasta su propia vida. Dudo que esté dispuesto
a correr ese riesgo a menos que no tenga más remedio.
—Espero que tengas razón —suspiró el bardo—. Preferiría no quedarme aquí para
averiguarlo. Confieso que me sentiría más a gusto pasando la noche en un nido de
serpientes... ¡Tenemos que librarnos de estos villanos! Pero ¿cómo?
Taran frunció el ceño y se mordió el labio.
—El cuerno de Eilonwy... —empezó a decir.
—¡Sí, sí! —murmuró Gurgi—, ¡Oh,—sí, el cuerno mágico de los trompeteos y los
berreos! ¡La ayuda vendrá a rescatarnos! ¡Hazlo sonar, sabio amo!
—El cuerno de Eilonwy —dijo Taran muy despacio—. Sí, fue lo primero en lo que
pensé, pero no estoy seguro de si debo usarlo. Es un regalo de inmenso valor, y no quiero
desperdiciarlo. Si no queda más remedio...—Meneó la cabeza—. Antes de hacer sonar el
cuerno debemos intentar salir de este apuro con nuestros propios recursos. Y ahora, a
dormir —elijo con voz apremiante—. Tenemos que hacer acopio de fuerzas. Antes de las
primeras luces del alba Gurgi puede ir sin hacer ruido hasta donde están los caballos y
cortar las riendas de las monturas de Dorath mientras Fflewddur y yo intentamos dejar sin
sentido a los centinelas. Asustaremos a los caballos y haremos que salgan al galope en
todas direcciones. Después...
—¡Huiremos lo más deprisa posible! —le interrumpió Fflewddur, y asintió con la
cabeza—. Sí, me parece bien. Creo que es lo mejor que podemos hacer. Y a menos que
hagamos sonar ese cuerno tuyo..., creo que es nuestra única posibilidad de salir bien
librados. ¡Dorath! —añadió, meciendo cariñosamente el arpa en sus brazos—. ¡Llamar
chirridos a mis canciones! ¡Decir que mi arpa es una olla! ¡Ese rufián no tiene ni ojos ni
oídos! Un Fflam es paciente, pero cuando insultó a mi arpa Dorath fue demasiado lejos.
Aunque, ay, debo confesar que he oído la misma opinión en boca de otros... —admitió
Fflewddur.
Gurgi y Fflewddur se sumieron en un sueño inquieto, pero Taran permaneció despierto.
Las ramas de la hoguera fueron ardiendo hasta convertirse en ascuas. Taran podía oír la
lenta y pesada respiración de los hombres de Dorath. Gloff yacía inmóvil junto a ellos
emitiendo atroces ronquidos. Taran estuvo un rato con los ojos cerrados y se preguntó si
habría obrado bien decidiendo no usar el cuerno de batalla. Era dolorosamente
consciente de que sus vidas pendían de un hilo. Doli le había advertido de que no debía
malgastar el encantamiento del cuerno, pero el peligro quizá fuera demasiado grande.
Quizá debiera hacer sonar el cuerno ahora, cuando la necesidad de utilizarlo no podía
resultar más clara... Aquellos pensamientos pesaban sobre su mente y le oprimían aún
más que la negrura de la noche sin luna.
Taran despertó a Gurgi y al bardo sin hacer ningún ruido en cuanto el cielo fue
mostrando las primeras y débiles señales de la claridad grisácea que precede al
amanecer. Los tres se dirigieron cautelosamente hacia los caballos. Taran empezó a
albergar la esperanza de que conseguirían llevar a cabo su plan. Los dos centinelas
dormían profundamente con las espadas encima de las rodillas. Taran se dio la vuelta con
la intención de ayudar a Gurgi a cortar las riendas. El oscuro tronco de un roble se alzaba
ante él y Taran buscó el refugio ofrecido por la sombra que proyectaba.
Una pierna terminada en una bota apareció ante él obstruyéndole el camino. Dorath
estaba apoyado en el árbol con una daga en la mano.
12 - La apuesta
—Vaya, noble porquerizo, ¿tan impaciente estáis por dejarnos? —preguntó Dorath con
voz burlona. La daga giró velozmente entre sus dedos y se golpeó los dientes con la
lengua emitiendo un chasquido—. ¿Y pensabais marcharos sin despediros, sin una sola
palabra de gratitud? —Meneó la cabeza—. Tanto yo como mis hombres nos
consideramos gravemente ofendidos. Mis hombres son muy sensibles y es fácil herir sus
sentimientos. Y me temo que vos acabáis de herirlos profundamente...
Los hombres de Dorath habían empezado a removerse. Taran se dejó dominar por el
pánico durante un momento y se volvió hacia Fflewddur y Gurgi. Gloff acababa de
incorporarse y blandía la espada con la despreocupación de quien sostiene un juguete y
no un arma. Taran sabía que Gloff podía atravesarle con su espada antes de que hubiera
tenido tiempo de sacar su arma de la vaina. Los ojos de Taran fueron hacia los caballos.
Otro hombre de Dorath estaba inmóvil junto a ellos limpiándose las uñas con la punta de
un cuchillo de caza. Taran movió la mano indicando a sus compañeros que se quedaran
lo más quietos posible.
Dorath se irguió. Sus ojos eran dos trocitos de hielo azul.
—Así que pretendíais marcharos, ¿eh? A pesar de que os hemos advertido sobre los
numerosos peligros que acechan en estas colinas... —Se encogió de hombros—. Bien,
que nadie diga que Dorath impone su hospitalidad por la fuerza a quienes no la desean.
Marchaos, ya que tanto lo deseáis. Buscad vuestro tesoro y que tengáis buen viaje.
—No pretendíamos ser descorteses —respondió Taran—. No nos guardéis rencor,
pues os aseguro que nosotros no os lo guardamos. Adiós, y que tengáis buena suerte.
Hizo una seña a Gurgi y al bardo y se dio la vuelta sintiendo un inmenso alivio.
La mano de Dorath se posó sobre su hombro.
—¡Vaya! —exclamó Dorath—. ¿Pensáis seguir vuestro camino sin haber resuelto la
pequeña cuenta pendiente que hay entre nosotros?
Taran le miró sorprendido.
—Oh, sí, noble porquerizo, no debemos olvidar el asuntillo del pago —siguió diciendo
Dorath—. ¿Acaso pensabais engañarme? Somos pobres, mi señor. Somos tan pobres
que no podemos dar nada a menos que recibamos algo en compensación de lo que
hemos dado...
Los guerreros se echaron a reír. Los toscos rasgos de Dorath se contorsionaron
adoptando una expresión de burlona humildad que Taran encontró aún más temible por
su evidente falsedad.
—Habéis comido nuestra carne y bebido nuestro vino —dijo Dorath en un tono de voz
donde la súplica se mezclaba con la acusación—. Habéis dormido toda la noche sin
ningún temor gracias a nuestra protección. ¿Es que todo eso no vale nada para vos?
Taran le contempló con asombro y una repentina alarma. Los hombres de Dorath se
habían ido acercando silenciosamente hasta congregarse alrededor de su líder. Gurgi dio
un par de pasos hacia Taran.
—¡Protección! —murmuró Fflewddur con voz casi inaudible—. ¿Y quién nos protegerá
de Dorath? ¿Protección? ¡Gran Belin, yo lo llamo robo a mano armada!
—Y hay más, noble porquerizo —se apresuró a decir Dorath—. También está el asunto
del pago por guiaros hasta el Lago de Llunet. El viaje no resultará nada fácil para mis
hombres. Los caminos son largos y difíciles...
Taran se encaró con él.
—Nos habéis ciado alimento, bebida y un sitio donde dormir —dijo mientras sus
pensamientos corrían a toda velocidad intentando encontrar una escapatoria a la trampa
tendida por Dorath—. Os pagaremos lo que valen vuestros servicios. En cuanto a vuestra
protección durante el viaje que hemos emprendido, ni la queremos ni os la hemos pedido.
—Mis hombres esperan y arden en deseos de guiaros —replicó Dorath—. Sois vos
quien rompe el trato.
—No hemos hecho ningún trato —dijo Taran.
Dorath entrecerró los ojos.
—Ah, ¿de veras? Pues os aseguro que tendréis que ateneros a él lo hayamos hecho o
no.
Taran y Dorath se observaron en silencio el uno al otro durante un momento. Los
guerreros se removieron nerviosamente. La expresión cíe Dorath era imposible de
descifrar. Taran no sabía si el jefe de los bandoleros estaba realmente dispuesto a correr
el riesgo de un combate. Si lo estaba, Taran comprendió que los compañeros tenían muy
pocas posibilidades de salir ilesos.
—¿Qué queréis de nosotros? —acabó diciendo.
Dorath sonrió.
—Por fin habláis con sabiduría. Los asuntos de poca importancia se resuelven
enseguida. Somos hombres humildes, mi señor. Pedimos poco, mucho menos de lo que
deberíamos exigir como honorarios. Pero Dorath honrará la amistad que existe entre
nosotros y sabrá mostrarse generoso... Bien, ¿qué me daréis a cambio de nuestros
servicios? —Sus ojos se posaron en el cinturón de Taran—, Tenéis una espada muy
hermosa —dijo—. Será mía.
La mano de Taran se tensó sobre la empuñadura.
—Ni soñarlo —se apresuró a responder—. Tendréis bridas y arneses de nuestro
equipo, e incluso eso es algo que apenas podemos permitirnos el lujo de regalaros.
Dallben me regaló esta espada, la primera a la que pude llamar realmente mía y la
primera que he poseído desde que me convertí en hombre. La mujer a la que amo la ciñó
alrededor de mi cintura con sus propias manos. No, Dorath, no pienso regatear con mi
espada.
Dorath echó la cabeza hacia atrás y dejó escapar una carcajada.
—Armáis demasiado jaleo por un simple pedazo de hierro. ¡Vuestra dulce enamorada
la ciñó alrededor de vuestra cintura! ¡Vuestra primera espada! Todo eso no añade nada a
su valor. Es un arma hermosa y nada más. Me he desprendido de espadas mucho
mejores que ésa, pero me gusta y quiero que sea mía. Ponedla en mi mano y estaremos
en paz.
Un cruel placer invadió el rostro de Dorath mientras extendía la mano para recibir la
espada. Taran se sintió invadido por una ira repentina. Desenvainó la espada olvidando
toda cautela y dio un paso hacia atrás.
—¡Ten cuidado, Dorath! —gritó Taran—. ¿Quieres apoderarte de mi espada? Tendrás
que pagar un precio muy caro para conseguirla. Puede que no. vivas para disfrutar de
ella.
—Ni tú para conservarla —respondió Dorath sin dejarse impresionar por la ira de
Taran—. Los dos sabemos muy bien lo que pasa por la cabeza del otro, porquerizo. ¿Soy
lo bastante estúpido para poner en peligro tantas vidas por una mera espada? ¿Eres lo
bastante estúpido para intentar impedírmelo?
»Bueno, no será difícil dar con la respuesta a esas preguntas —añadió Dorath—. Uno
de los dos lo lamentará, ¿no te parece? ¿Quieres ponerme a prueba? ¿Quieres que mis
seguidores se enfrenten a los tuyos? —Taran guardó silencio y Dorath siguió hablando—.
Mi oficio es derramar la sangre de los demás, no malgastar la mía sin conseguir nada a
cambio. Creo que hay una forma muy sencilla de resolver el dilema. Escoge a uno de los
tuyos para que se enfrente con uno de mis hombres. Una apuesta entre amigos,
porquerizo... ¿Te atreves a aceptarla? ¿El premio para el vencedor? ¡Tu espada!
Gloff había estado escuchando atentamente lo que decía Dorath. Su malvado rostro de
bandolero se iluminó de placer y dio una ruidosa palmada.
—¡Bien dicho, Dorath! ¡Parece que podremos tener algo de diversión después de todo!
—La elección es tuya, porquerizo —dijo Dorath sin apartar los ojos del rostro de
Taran—. ¿Quién será tu campeón? ¿Crees que esa bestia peluda a la que llamas
camarada podrá vencer a Gloff? Debo admitir que los dos son lo suficientemente feos
para que el combate no resulte demasiado desigual. O quizá prefieras escoger al arpista...
—Éste es un asunto entre tú y yo, Dorath —replicó Taran—, No hace falta involucrar a
nadie más.
—Tanto mejor —respondió Dorath—. Entonces, ¿aceptas la apuesta que te propongo?
Nosotros dos lucharemos sin armas hasta que haya un vencedor y la deuda quedará
saldada. Tienes la palabra de Dorath.
—¿Es tu palabra tan digna de confianza como afirmas? —replicó secamente Taran—,
No confío lo suficiente en ti para aceptar el trato que me ofreces.
Dorath se encogió de hombros.
—Si eso es lo que temes, mis seguidores se retirarán más allá de los árboles hasta un
lugar donde no puedan ayudarme. Los tuyos harán lo mismo. ¿Qué dices ahora? ¿Sí o
no?
—¡No, no! —gritó Gurgi—, ¡Cuidado, bondadoso amo!
Taran contempló en silencio la espada. La hoja era de acero liso y ni la empuñadura ni
el pomo tenían adornos, pero incluso Dorath había sabido ver la habilidad del artesano
que la fabricó. El día en que Dallben la puso sobre sus manos brillaba en la memoria de
Taran con un resplandor tan intenso y límpido como el de aquel acero impoluto. Y
Eilonwy... La brusquedad con que le habló no pudo ocultar el placer que la hizo
ruborizarse. Para él la espada era un tesoro que no tenía precio, pero aun así Taran se
obligó a contemplar la hoja con frialdad, viéndola como el fragmento de metal que era.
Las dudas empezaron a invadir su corazón. Ganara o perdiera, no estaba seguro de si
Dorath permitiría que los compañeros se marcharan sin obligarles a combatir. Acabó
asintiendo con la cabeza.
—Que así sea.
Dorath hizo una señal a sus seguidores y Taran no apartó los ojos de ellos hasta que
todos se hubieron internado una buena distancia en el bosque. Taran se volvió hacia
Fflewddur y Gurgi y les ordenó que se marcharan con Llyan y las dos monturas en
dirección opuesta, y sus compañeros le obedecieron de bastante mala gana. Taran arrojó
al suelo su capa y dejó el cuerno de Eilonwy junto a ella. Dorath esperó en silencio con un
brillo de burlona astucia en los ojos a que Taran separase la vaina de su cinturón y
clavara la espada en el suelo.
Taran dio un paso hacia atrás y Dorath saltó sobre él sin ningún aviso previo. La fuerza
de la carga del corpulento guerrero hizo que los pulmones de Taran se quedaran sin aire
y poco faltó para que le derribara. Dorath le rodeó con sus brazos y Taran comprendió
que su adversario pretendía aferrarle por el cinturón y arrojarle al suelo. Taran alzó los
brazos y se encogió sobre sí mismo, escapando de la presa con que intentaba sujetarle
Dorath, quien soltó una maldición y le lanzó un puñetazo. Taran logró esquivar el impacto
directo del golpe, pero aun así el puño de Dorath se estrelló dolorosamente en su sien.
Taran intentó recobrar el equilibrio e interponer un poco de distancia entre él y Dorath,
pero le zumbaban los oídos y Dorath siguió atacando sin darle ni un momento de respiro.
Taran comprendió que no podía correr el riesgo de permitir que su robusto adversario
le atrapara en un cuerpo a cuerpo, pues los potentes brazos de Dorath eran capaces de
partirle en dos. El guerrero volvió a lanzarse sobre él. Taran le agarró por un antebrazo, le
volteó por los aires impulsándole con todas sus fuerzas y le arrojó al suelo.
Pero Dorath se levantó con la rapidez del rayo. Taran se agazapó para enfrentarse al
próximo ataque del guerrero. Dorath era muy corpulento, pero sabía moverse con la
rapidez de un gato. Se dejó caer a un lado, giró velozmente sobre sí mismo y un momento
después Taran vio como los dedos de su adversario iban hacia sus ojos. Taran trató de
esquivar aquel intento de cegarle, pero Dorath le cogió por el cabello y le obligó a echar la
cabeza hacia atrás. El puño del guerrero se alzó disponiéndose a golpear. Taran alzó los
brazos jadeando de dolor y los agitó ciegamente, intentando que sus puños entraran en
contacto con el sonriente rostro de Dorath. El guerrero aflojó su presa y Taran logró
soltarse. El diluvio de golpes pareció dejar un tanto perplejo a Dorath durante un
momento, y Taran intentó aprovechar la ligera ventaja que había conseguido moviéndose
velozmente a un lado y a otro para no darle ocasión de que recuperase la iniciativa.
Dorath se dejó caer sobre una rodilla y alzó un brazo moviéndolo hacia adelante. Taran
intentó esquivar el golpe y sintió un doloroso pinchazo en el costado. Cayó hacia atrás
aferrándose el lugar de la herida. Dorath se puso en pie. Su mano sostenía el cuchillo de
hoja corta que se había sacado de la bota.
—¡Arroja ese cuchillo al suelo! —gritó Taran—. ¡Dijiste que lucharíamos sin armas! ¡Me
has traicionado, Dorath!
El guerrero le miró.
—Bien, noble porquerizo, ¿has averiguado por fin quién de los dos es el más estúpido?
El cuerno de Eilonwy se encontraba cerca de donde había caído y la mano de Taran
fue hacia él mientras su mente pensaba desesperadamente cuánto tardaría el Pueblo
Rubio en responder a su llamada. ¿Podía albergar la esperanza de mantener a distancia
a Dorath hasta que llegaran o no le quedaba más remedio que salir huyendo ahora
mismo? Su corazón anhelaba hacer sonar las notas, pero arrojó a un lado el cuerno con
un grito de ira, cogió su capa para usarla como escudo y se lanzó contra Dorath.
El cuchillo del guerrero quedó atrapado entre los pliegues de la capa. La ira y la
desesperación que se habían apoderado de Taran le dieron la fuerza suficiente para
arrebatar el cuchillo cíe entre los decios de Dorath, quien retrocedió tambaleándose ante
la furia salvaje de aquella embestida y cayó al suelo. Taran fue hasta él, le agarró por los
hombros y apoyó la rodilla sobre el pecho del guerrero.
—¡Ladrón y asesino! —gritó Taran apretando los dientes—. Me habrías matado para
apoderarte de un pedazo de acero...
Los dedos de Dorath se hundieron en el suelo y su brazo salió disparado hacia arriba.
El puñado de gravilla y tierra que había cogido chocó con el rostro cíe Taran.
—¡Encuéntrame ahora si puedes! —gritó Dorath.
El guerrero tensó el cuerpo hacia arriba. Taran se llevó las manos a los ojos llenos cíe
tierra y sintió como las lágrimas empezaban a deslizarse por su rostro. Buscó a tientas a
Dorath, pero éste ya había logrado alejarse de un salto.
Taran intentó avanzar apoyándose en las manos y las rodillas. Una de las botas de
Dorath se estrelló contra sus costillas. Taran lanzó un grito de dolor y se dobló sobre sí
mismo. Intentó levantarse, pero ni tan siquiera la terrible fuerza de su ira era capaz de
permitirle sostenerse sobre sus pies. Sus músculos se aflojaron y su rostro chocó contra
los guijarros.
Dorath fue hacia la espada y la arrancó del suelo.
—Te perdono la vida, porquerizo —dijo con voz despectiva volviéndose hacia Taran—.
No significa nada para mí y no me apetece despojarte de ella, pero si volvemos a
encontrarnos puede que no tengas tanta suerte.
Taran alzó la cabeza. Los ojos de Dorath sólo contenían un odio tan intenso que
parecía capaz de matar o contaminar todo lo que tocara.
—No has ganado nada —murmuró Taran—. ¿Qué has conseguido que valga más para
ti que para mí?
—Darte una paliza ha sido un gran placer, porquerizo. Quedarme con tu espada me ha
complacido todavía más.
Dorath arrojó la espada al aire, la cogió por la empuñadura, echó la cabeza hacia atrás
y lanzó una áspera carcajada. Después giró sobre sus talones y se internó en el bosque.
Taran siguió sentado en el suelo sin moverse durante un buen rato después de haber
recobrado las fuerzas y de que el dolor de su costado se hubiera convertido en un
malestar lejano. Cuando se levantó fue lentamente a recoger sus pertenencias —la capa
desgarrada por el cuchillo de Dorath, el cuerno de batalla, la vaina vacía—, y partió en
busca de Fflewddur y Gurgi. Dorath había desaparecido. No quedaba rastro alguno de él,
pero su risa seguía resonando en los oídos de Taran.
13 - La oveja perdida
Los compañeros siguieron internándose en los Cantrevs de las Colinas viajando bajo
cielos despejados y gozando del buen tiempo. Gurgi había vendado la herida de Taran y
el dolor de ésta se calmó bastante más deprisa que el de haber perdido su espada. En
cuanto al bardo, el encuentro con Dorath le había librado de su preocupación por la
longitud de sus orejas. Ya apenas pronunciaba la palabra «conejo», y había empezado a
compartir la fe de Taran en que su largo y peligroso viaje tendría un buen final. Gurgi
seguía quejándose amargamente de la mala fortuna que les había hecho tropezarse con
aquellos rufianes, y solía volverse en la grupa para agitar furiosamente el puño
amenazando al aire. Por suerte los compañeros no habían vuelto a ver señales de la
banda de Dorath, aunque las muecas de Gurgi eran tan terribles que quizá bastaran para
mantener alejados de ellos a cualquier merodeador.
—¡Robos desvergonzados! —murmuró Gurgi—. Oh, bondadoso amo, ¿por qué no
hiciste sonar el cuerno de la ayuda para ahorrarte palizas y añagazas?
—La espada significaba mucho para mí —respondió Taran—, pero ya encontraré otra
que pueda servirme igual de bien. En cuanto al cuerno de Eilonwy, una vez que se utiliza,
su poder desaparece y ya no hay forma alguna de recuperarlo.
—¡Oh, cierto! —exclamó Gurgi. Parpadeó poniendo expresión de asombro, como si
semejante idea jamás hubiera pasado por su peluda cabeza—. ¡Oh, sabiduría del
bondadoso amo! ¿Es que el ingenio del humilde Gurgi nunca mejorará un poco?
—Todos tenemos el ingenio suficiente para darnos cuenta de que Taran tomó la
decisión correcta —dijo Fflewddur—. De haber estado en su lugar yo habría hecho lo
mismo... Eh... No, lo que quería decir... Eh... —se apresuró a añadir mirando de soslayo al
arpa—. Habría soplado ese cuerno hasta que la cara se me hubiese puesto de color azul.
¡Eh, vamos! ¡Calma, vieja amiga! —exclamó al ver que Llyan saltaba hacia adelante—.
¿Qué andas persiguiendo ahora?
En ese mismo instante Taran oyó un balar quejumbroso que venía de entre unos
arbustos espinosos. Llyan ya estaba junto a ellos con el cuerpo agazapado como siempre
que tenía ganas de jugar. Su rabo ondulaba lentamente en el aire y adelantó una pata
para tirar de los arbustos.
Había una oveja blanca atrapada entre los espinos y en cuanto vio a la enorme gata
empezó a balar con más fuerza y se debatió desesperadamente intentando liberarse.
Fflewddur alejó a Llyan de los arbustos haciendo sonar su arpa y Taran se apresuró a
desmontar. Apartó las ramas espinosas ayudado por Gurgi y cogió en brazos al
aterrorizado animal.
—La pobrecita se ha perdido. Me pregunto de dónde habrá salido —dijo Taran—. No vi
ninguna granja cercana.
—Bueno, supongo que debe de conocer el camino que lleva a su hogar bastante mejor
que nosotros —respondió Fflewddur mientras Gurgi contemplaba a la oveja perdida y
acariciaba cariñosamente su lanuda cabeza—. Lo único que podemos hacer es dejarla en
libertad para que encuentre su camino.
—La oveja es mía —dijo una voz ronca y firme.
Taran se volvió con expresión sorprendida para ver a un hombre alto y de espaldas
muy robustas que estaba bajando con grandes dificultades por la pendiente rocosa. Tenía
el cabello y la barba llenos de canas, su ancha frente estaba surcada por numerosas
cicatrices y sus oscuros ojos observaban atentamente a los compañeros mientras se
abría paso por entre los peñascos. Iba desarmado salvo por un gran cuchillo de caza que
colgaba de su cinturón de cuero, y vestía el tosco atuendo de un pastor. Llevaba la capa
hecha un rollo colgando en bandolera de la espalda, y su jubón estaba deshilachado por
los bordes y bastante sucio. En cuanto estuvo más cerca Taran vio que lo que había
tomado por un cayado o báculo de pastor era una muleta que parecía haber sido tallada
con un cuchillo. El hombre que venía hacia ellos estaba lisiado de la pierna derecha.
—La oveja es mía —repitió el pastor.
—Oh... Bueno, entonces tomadla —respondió Taran, entregándole el animal.
La oveja dejó de lanzar balidos aterrorizados y se instaló cómodamente apoyando la
espalda en el hombro del pastor. El desconfiado fruncimiento de ceño visible en el rostro
del recién llegado se convirtió en una expresión de sorpresa, como si hasta aquel
entonces hubiera estado convencido de que se vería obligado a luchar para recuperar el
animal extraviado.
—Os doy las gracias —dijo y, un momento después, añadió—: Soy Craddoc. hijo de
Custennin.
—Me alegra haberos conocido —dijo Taran—, Y ahora, adiós. Vuestra oveja ya no
corre peligro y aún tenemos mucha distancia que recorrer.
Craddoc se apoyó en su muleta y se dio la vuelta disponiéndose a trepar por la
pendiente, pero no se había alejado mucho, cuando Taran vio que se tambaleaba y
perdía el equilibrio. El peso del animal hizo que Craddoc acabara teniendo que apoyar
una rodilla en tierra. Taran fue rápidamente hacia él y extendió las manos para ayudarle.
—Si el camino hasta vuestro aprisco es tan agreste como los que hemos recorrido
quizá deberíais dejar que os ayudáramos —dijo Taran.
—¡No hace falta que me ayudes! —respondió el pastor con aspereza—. ¿Acaso me
crees tan lisiado que necesito tomar prestada la fortaleza de los demás? —Cuando vio
que Taran seguía ofreciéndole sus manos la expresión de Craddoc se suavizó un poco—.
Discúlpame —dijo el pastor—. Tus palabras demuestran que tienes buen corazón. Fui yo
quien no supo interpretarlas correctamente. Vivir en la soledad de estas colinas ha hecho
que no esté acostumbrado a la cortesía. Me habéis hecho un gran favor —siguió diciendo
mientras Taran le ayudaba a ponerse en pie—. Desearía que me hicierais otro. Compartid
mi hospitalidad. —Sonrió—. No es un gran pago por haber salvado a mi oveja, pero es lo
único que puedo ofreceros.
Fflewddur se encargó de las monturas y Gurgi estuvo encantado de poder llevar en
brazos a la oveja. Taran caminaba junto al pastor, quien una vez superada su reluctancia
inicial se apoyaba en su hombro cada vez que el serpenteante camino por el que
avanzaban se hacía más abrupto. El camino acabó bajando poco a poco hasta llevarles a
un valle rodeado cíe montañas.
Taran vio que la granja era una casita en bastante mal estado cuyos muros hechos con
piedras traídas de los campos colindantes se habían derrumbado en algunos puntos.
Media docena de ovejas no muy bien esquiladas se alimentaban con la escasa hierba de
aquellos lugares. Un arado oxidado, un azadón con el mango roto y unos cuantos aperos
más eran visibles por el hueco de la puerta cíe un cobertizo encarado a la casa. La
desolada granja rodeada cíe arbustos espinosos y maleza parecía perdida entre aquellas
montañas, pero se aferraba tozudamente al suelo como un viejo guerrero que estuviese
lanzando su último y desesperado desafío al círculo de enemigos que avanzaban hacia él
disponiéndose a acabar con su existencia.
Craddoc invitó a los compañeros a entrar en la casita de piedra con un gesto entre
tímido y avergonzado. El interior de la morada era casi tan desnudo y lúgubre como la
tierra salvaje que la rodeaba. Había señales de que Craddoc había intentado arreglar su
chimenea y el hogar roto, así como de algunos remiendos en el techo y las grietas de la
pared, pero Taran se dio cuenta de que el pastor no había llegado a terminar ninguna de
las reparaciones. En un rincón se alzaba una rueca que hacía pensar en labores
femeninas; pero de ser así la mano de aquella mujer desconocida había dejado de guiar
la rueda hacía ya mucho tiempo.
—Bien, amigo pastor —observó Fflewddur con voz jovial instalándose en un banquillo
de madera situado junto a la mesita—, eres un hombre valeroso. Muchas personas serían
incapaces de vivir en estos parajes tan desolados. Tu casa es cómoda —se apresuró a
añadir—, muy cómoda, desde luego, pero..., eh..., llegar hasta ella resulta un poco difícil.
—Es mi casa —respondió Craddoc, y el orgullo brilló en sus ojos. Las palabras de
Fflewddur parecieron animarle un poco y el pastor se inclinó hacia adelante aferrando la
muleta con una mano mientras ponía la otra encima de la mesa—. Me he enfrentado a los
que querían arrebatármela; y volveré a hacerlo si no hay más remedio.
—Oh, desde luego, no lo pongo en duda —replicó Fflewddur—. No pretendía
ofenderte, amigo mío, pero si me lo permites... Bueno, para empezar me sorprende un
poco que alguien quiera arrebatarte este lugar.
Craddoc tardó un rato en responder.
—La tierra era más hermosa que ahora —dijo por fin—, Vivíamos en paz sin molestar
ni ser molestados hasta que ciertos señores quisieron apoderarse de lo que nos
pertenecía. Pero los que valorábamos nuestra libertad nos agrupamos para hacerles
frente. La batalla fue muy encarnizada y la destrucción que causó considerable, pero les
hicimos huir. —El rostro de Craddoc estaba muy serio—. La victoria nos exigió un precio
muy alto. Tuvimos muchos muertos, mis amigos más queridos entre ellos. Y yo... —Sus
ojos se posaron en la muleta—. Yo conseguí esto.
—¿Y los demás? —preguntó Taran.
—Fueron abandonando sus hogares uno a uno con el paso del tiempo —replicó
Craddoc—. La tierra ya no era lo suficientemente fértil para que mereciera la pena
conservarla. Se marcharon a otros cantrevs. La desesperación les impulsó a ofrecer sus
servicios como guerreros, aunque también hubo quienes renunciaron a su orgullo y sus
esperanzas y trabajaron para quien estuviera dispuesto a darles sustento y cobijo.
—Pero tú sigues aquí —dijo Taran—, Continúas viviendo en una tierra que ya no da
frutos. ¿Por qué?
Craddoc alzó la cabeza.
—Para ser libre —respondió secamente—. Para no tener que rendir cuentas de mis
actos ante nadie. Siempre he buscado la libertad. Aquí la había encontrado, y pagué un
duro precio por ella.
—Eres más afortunado que yo, amigo pastor —dijo Taran—. Aún no he encontrado lo
que busco.
Craddoc le lanzó una mirada interrogativa y Taran le habló de lo que le había
impulsado a emprender aquel viaje. El pastor le escuchó con mucha atención y no le
interrumpió ni una sola vez. Pero a medida que hablaba, Taran vio aparecer en el rostro
de Craddoc una expresión muy extraña, como si el pastor estuviera luchando con la
incredulidad y el asombro y tratara de aceptar algo que le parecía imposible.
Cuando Taran hubo terminado, Craddoc pareció disponerse a hablar, pero vaciló.
Acabó poniéndose la muleta debajo del brazo y se levantó bruscamente murmurando que
debía ocuparse de sus ovejas. Salió cojeando de la casita, y Gurgi le siguió a toda prisa
para extasiarse contemplando a los pacíficos y dóciles animales del pequeño rebaño.
El día empezaba a ensombrecerse. Taran y Fflewddur se quedaron sentados en
silencio a la mesa.
—La compasión que me inspira el pastor es tan grande como la admiración que siento
hacia él —dijo Taran pasado un rato—. Hizo cuanto estaba en sus manos para ganar una
batalla, pero eso sólo le sirvió para ser derrotado en otra. Ahora su tierra es su peor
enemigo, y no puede hacer gran cosa contra ella.
—Me temo que tienes razón —dijo el bardo—. Si los zarzales y la maleza se acercan
un poco más a su morada —añadió con expresión melancólica—, pronto no le quedará
más remedio que apacentar sus ovejas en el tejado.
—Le ayudaría si supiera cómo hacerlo —replicó Taran—. Por desgracia, necesita
mucho más de lo que puedo darle.
Cuando el pastor volvió a entrar en la casita Taran se levantó para despedirse, pero
Craddoc insistió en que debían quedarse. Taran vaciló. Estaba impaciente por
reemprender la marcha, pero sabía que Fflewddur odiaba viajar de noche. En cuanto al
pastor, el anhelo de compañía era aún más visible en sus ojos que en sus palabras, y
Taran acabó accediendo.
Craddoc tenía muy pocas vituallas, por lo que los compañeros compartieron la comida
de la bolsa de Gurgi. El pastor comió en silencio. Cuando hubo terminado arrojó unas
cuantas ramas secas de arbustos espinosos en el pequeño fuego que ardía dentro del
hogar, observó como las llamas prendían en ellas haciéndolas crujir y chasquear y acabó
volviéndose hacia Taran.
—Una oveja de mi rebaño se extravió y fue encontrada —dijo Craddoc—. Pero otra se
perdió hace tiempo y jamás he vuelto a verla. —El pastor hablaba despacio y con un gran
esfuerzo, como si hacer brotar cada palabra de sus labios le causara un terrible dolor—.
Hace muchos años mi esposa me dijo que debíamos imitar a los demás y marcharnos del
valle. Faltaba poco para que diera a luz a nuestro hijo y para ella estas tierras desoladas
sólo significaban penalidades, y me rogó encarecidamente que nos marcháramos. Lo
hacía por nuestro hijo, ¿comprendes?
Craddoc inclinó la cabeza.
—Pero yo me negué. Cuanto más me lo suplicaba más firme se hacía mi decisión. El
niño acabó naciendo... Nuestro hijo. El bebé vivió; su madre murió. Su muerte me
destrozó el corazón, pues sentí como si yo mismo la hubiera matado.
»Su último deseo —siguió diciendo Craddoc con la voz enronquecida por la pena— fue
que sacara al niño de este valle. —Sus rasgos curtidos por la intemperie y los años se
tensaron—. Ni ese deseo fui capaz de concederle... No —añadió—, yo había pagado mi
libertad con sangre y con algo más que sangre. No estaba dispuesto a renunciar a ella.
El pastor guardó silencio durante un rato.
—Intenté criar al niño sin ayuda de nadie —dijo por fin—, y no tardé en descubrir que
sería imposible. Era de constitución robusta y sana, pero le vi enfermar en menos de un
año. Sólo entonces comprendí que su madre tenía razón y que mi estúpido orgullo me
había impedido escuchar la sabiduría que encerraban sus palabras. Acabé decidiendo
abandonar el valle.
»Ay, ya era demasiado tarde —dijo Craddoc—, Sabía que el niño no sobreviviría al
viaje, y también sabía que no podría aguantar otro invierno aquí. Era la ovejita más
querida por mi corazón, y ya estaba condenada a la muerte...
«Pero un día el azar trajo un viajero hasta mi puerta —siguió diciendo Craddoc—. Era
un hombre de gran sabiduría y conocía muchos secretos de las artes curativas. Me dijo
que el niño sólo podría vivir si lo confiaba a sus cuidados, y me bastó con oírle para
comprender que decía la verdad. Se compadeció del niño y se ofreció a criarlo por mí.
Agradecí tanto su bondad que puse al niño en sus brazos.
»Se marchó llevándose consigo a mi hijo. Los años fueron pasando sin que volviera a
tener noticias de él, y más de una vez temí que hubiesen perecido en las colinas. Pero la
esperanza se negaba a morir, pues aquel hombre me había prometido con todos los
juramentos imaginables que mi hijo volvería algún día.
El pastor clavó los ojos en el rostro de Taran.
—Aquel viajero se llamaba Dallben.
Una rama espinosa se partió y chisporroteó entre las llamas del hogar. Craddoc no dijo
nada más, pero sus ojos no se apartaron del rostro de Taran. Fflewddur y Gurgi les
contemplaban sin decir palabra. Taran se puso en pie muy despacio. Sentía que estaba
temblando, y durante un momento temió que sus piernas serían incapaces de sostenerle
y acabó teniendo que poner una mano sobre la mesa. No podía pensar ni hablar. Sus ojos
sólo podían ver a Craddoc observándole en silencio, y este hombre al que había conocido
hacía tan poco tiempo le parecía más un desconocido a cada momento que pasaba. Los
labios de Taran se movieron sin emitir ningún sonido. Las palabras tardaron en brotar de
ellos, y cuando por fin lo hicieron Taran tuvo la impresión de estar oyendo la voz de otra
persona.
—Entonces... —murmuró Taran—. ¿Dices que...? ¿Me estás diciendo que eres mi
padre?
—La promesa se ha cumplido —respondió Craddoc en voz baja—. Mi hijo ha vuelto.
14 - El final del verano
Faltaba muy poco para que amaneciese. El fuego del hogar se había consumido hacía
ya mucho rato. Taran se levantó sin hacer ningún mido. Había dormido mal. Su cabeza,
estaba tan llena de pensamientos confusos que no lograba concentrarse en uno el tiempo
suficiente para comprenderlo. El grito de asombro de Fflewddur, los chillidos de alegría de
Gurgi, el abrazo de bienvenida con que Craddoc recibió a un hijo al que apenas había
visto, la perplejidad con que Taran respondió al abrazo de un padre a quien jamás había
conocido... Hubo canciones y melodías de arpa. Fflewddur jamás estuvo más animado o
cantó con mejor voz, y los muros de la casita del pastor nunca debían de haber vibrado
con la jovial algarabía de semejante celebración, pero Taran y Craddoc habían estado
más silenciosos que alegres, como si cada uno intentara comprender lo que se ocultaba
en la mente y el corazón del otro. La fiesta había durado mucho rato, pero al final todos
acabaron acostándose.
Taran fue hacia la puerta. Las ovejas estaban calladas e inmóviles en el aprisco. El aire
de las montañas mordía como el hielo. La fría red plateada del rocío brillaba sobre los
retazos de hierba perdidos aquí y allá, y las piedras parpadeaban igual que estrellas
caídas sobre la tierra. Taran se estremeció y se envolvió en la capa. Se quedó inmóvil
durante un rato en el umbral hasta que se dio cuenta de que ya no estaba solo. Fflewddur
también se había levantado.
—No podías dormir, ¿eh? —dijo Fflewddur con voz jovial—. Yo tampoco. Demasiadas
emociones... Apenas si habré cerrado los ojos un momento... Ah, bueno, quizá haya
dormido algo más que eso. ¡Gran Belin, menudo día! No todo el mundo consigue
encontrar al padre que había perdido hacía mucho tiempo en pleno centro de la nada,
¿verdad? Taran, amigo mío, tu búsqueda ha llegado a su fin y no se me ocurre un final
mejor para ella. Nos hemos ahorrado el trayecto hasta el Lago de Llunet, y no me importa
confesar que eso me alegra muchísimo. Ahora tenemos que hacer planes. Creo que
deberíamos cabalgar en dirección norte hasta llegar al reino del Pueblo Rubio y buscar a
Dolí. Después iremos a mi reino para celebrar unos cuantos banquetes y fiestas, y
supongo que querrás zarpar hacia Mona para dar la buena noticia a Eilonwy. ¡Que así
sea! ¡Ahora que tu búsqueda ha terminado eres tan libre como un pájaro!
—¡Soy tan libre como el águila enjaulada en la que Morda quería convertirme! —gritó
Taran—. Si continúa viviendo en soledad este valle no tardará en acabar con Craddoc.
Sostiene sobre sus hombros una carga demasiado pesada. Le respeto por haber
intentado llevarla con dignidad. Si he de serte sincero, es lo único por lo que le respeto...
Su tozudez acabó con la vida de mi madre y estuvo a punto de acabar con la mía. ¿Cómo
es posible que un hijo ame a semejante padre? Y aun así, mientras viva estoy atado a él
por los lazos de la sangre..., si es cierto que su sangre corre por mis venas.
—¿Si? —replicó Fflewddur. Frunció el ceño y escrutó atentamente el rostro de Taran—.
Has dicho «si», como si no estuvieras convencido de que...
—Craddoc dice la verdad cuando afirma ser mi padre —respondió Taran—. Soy yo
quien no le creo.
—¿Qué quieres decir? —preguntó Fflewddur—. ¿Sabes que es tu padre y al mismo
tiempo dudas de que lo sea? Ahora sí que me has dejado realmente confundido.
—Fflewddur, ¿es que no lo comprendes? —dijo Taran pronunciando las palabras muy
despacio y como si cada una le costara un gran esfuerzo—. No le creo porque no quiero
creerle. Desde que era muy pequeño siempre he mantenido oculta en lo más hondo de mi
corazón la esperanza de que..., de que provenía de un linaje noble.
Fflewddur asintió.
—Sí, comprendo a qué te refieres. —Suspiró—. Ay, nadie puede escoger a sus padres,
¿no te parece?
—Ahora mi sueño no es más que un sueño —dijo Taran—, y debo renunciar a él.
—Creo que Craddoc dice la verdad —respondió el bardo—. Pero si hay dudas en tu
corazón... ¿qué puedes hacer? ¡Ah, ese bribón de Kaw! Si estuviera aquí podríamos
enviarle con un mensaje a Dallben. Pero dudo que consiga encontrarnos en este horrible
desierto.
—¿Desierto? —exclamó la voz de Craddoc.
El pastor estaba inmóvil en el umbral. Taran se volvió rápidamente hacia él,
súbitamente avergonzado de sus palabras mientras se preguntaba cuántas habrían
llegado a oídos de Craddoc, pero si el pastor llevaba allí más cíe un momento no dio
señal alguna de ello. Fue hacia los compañeros y su rostro lleno de arrugas estaba
iluminado por una sonrisa. Gurgi le pisaba los talones.
—Cierto, ahora son un desierto —dijo Craddoc—, pero estas tierras pronto volverán a
ser tan hermosas como en el pasado. —Puso una mano sobre el hombro cíe Taran con
expresión orgullosa—. Mi hijo y yo haremos que así sea.
—Había pensado que... —empezó a decir Taran—, Tenía la esperanza de que
consentirías en volver con nosotros a Caer Dallben. Coll y Dallben estarían encantados de
acogerte allí. Las tierras de esa región son muy ricas, y podrían serlo todavía más contigo
ayudándonos a trabajarlas. Este lugar... Puede que la tierra esté tan agotada que ya no
haya forma alguna de conseguir que dé frutos.
—¿Qué estás diciendo? —replicó Craddoc, y sus rasgos se endurecieron—.
¿Abandonar mis tierras para convertirme en el sirviente de otro? ¿Y precisamente ahora,
cuando por fin hay alguna esperanza para nosotros? —Contempló a Taran en silencio
durante unos momentos y el dolor invadió sus ojos—. Hijo mío —murmuró por fin—, no
me estás diciendo todo lo que se oculta en tu corazón, y yo tampoco te he contado todo lo
que hay en el mío. Mi felicidad me cegó impidiéndome ver la verdad. Has vivido
demasiado tiempo separado de mí. Caer Dallben es tu hogar mucho más de lo que
este..., este desierto, estas tierras baldías podrán llegar a serlo jamás... Y el amo de estas
tierras es un lisiado.
El pastor no había alzado la voz, pero sus palabras resonaron en los oídos de Taran
creando un sinfín de ecos. El rostro de Craddoc parecía una piedra y la llama de un
orgullo terrible ardía en sus ojos.
—No puedo pedirte que compartas esto y tampoco puedo suplicar la obediencia y la
fidelidad de un hijo a quien no conozco. Al fin nos hemos encontrado. Si es tu deseo...,
volveremos a separarnos. Sigue tu camino. No intentaré impedírtelo.
Craddoc giró sobre sí mismo antes de que Taran pudiera responder y fue hacia el
aprisco de las ovejas.
—¿Qué debo hacer? —exclamó Taran con voz entristecida volviéndose hacia el bardo.
Fflewddur meneó la cabeza.
—Una cosa sí es segura: jamás abandonará estas tierras. Ahora comprendo de dónde
has sacado esa tozudez tuya... No. no habrá forma de convencerle. Pero si quieres
acabar con esas dudas que te atormentan quizá harías bien regresando a Caer Dallben.
Habla con Dallben y averigua la verdad. Sólo él puede revelártela.
—El invierno llegaría antes de que pudiera volver —respondió Taran. Contempló
aquellas tierras salvajes y la casita medio en ruinas—. Mi..., mi padre está al borde del
agotamiento y hay muchas labores de las que ocuparse. Es preciso empezar ahora
mismo, y tienen que estar terminadas antes de que caiga la primera nevada.
Guardó silencio durante un rato. Fflewddur esperó sin decir nada. Gurgi tampoco abrió
la boca, y su frente estaba surcada por las profundas arrugas de la preocupación. Taran
les observaba sumido en una agonía de dolor e indecisión.
—Escuchadme bien, amigos míos —dijo por fin—, Fflewddur, si estás dispuesto a
ello... ve a Caer Dallben. Diles que mi búsqueda ha terminado y cuéntales cuál ha sido su
final. En cuanto a mí..., debo quedarme.
—Gran Belin, ¿pretendes quedarte a vivir en este lugar desolado y salvaje? —exclamó
Fflewddur—. ¿A pesar de que dudas...?
Taran asintió.
—Puede que yo mismo haya creado esas dudas. No importa. Te ruego que me envíes
noticias tuyas lo más rápidamente posible. Eilonwy no debe saber nada de todo esto, sólo
que mi búsqueda ha terminado y que he encontrado a mi padre. —La voz estuvo a punto
de quebrársele—. Craddoc necesita mi ayuda. Su vida y su sustento dependen de que se
la preste, y no pienso negársela. Pero que Eilonwy sepa que soy hijo de un pastor... ¡No!
—dijo sin poder contenerse—. No sería capaz de soportarlo. Despídete de ella en mi
nombre. Eilonwy y yo no debemos volver a vernos jamás. La princesa debe olvidar al hijo
del pastor, y en cuanto a vosotros... Creo que también sería mejor que me olvidarais.
Se volvió hacia Gurgi.
—Y tú, el mejor de los buenos amigos... Ve con Fflewddur. Si mi puesto está aquí, el
tuyo debe hallarse en algún sitio más alegre y hermoso.
—¡Bondadoso amo! —gritó Gurgi estrechando desesperadamente a Taran entre sus
brazos—. ¡Gurgi se queda porque así lo prometió!
—¡No vuelvas a llamarme amo! —replicó Taran con amargura—. No soy tu amo. No
soy más que el hijo de un pastor. ¿Anhelas la sabiduría? No la encontrarás quedándote
aquí conmigo. Aprovecha tu libertad. Este valle no es el comienzo, sino el final.
—¡No, no! ¡Gurgi no escucha! —gritó Gurgi tapándose las orejas con las manos. Se
arrojó al suelo y se quedó inmóvil con los músculos tan tensos que parecía un atizador—.
Gurgi no se apartará de su bondadoso amo. ¡No, no! ¡Ni tirones ni empujones le harán
marchar de aquí!
—Que así sea —dijo Taran por fin, comprendiendo que la criatura estaba decidida a
quedarse y que nada la haría cambiar de opinión.
Cuando Craddoc volvió a aparecer, Taran se limitó a decirle que él y su compañero se
quedarían, y que Fflewddur no podía seguir más tiempo con ellos y que debía
reemprender el viaje.
En cuanto Llyan estuvo dispuesta para la marcha Taran rodeó con los brazos los
potentes hombros de la gata y hundió la mejilla en su abundante pelaje mientras Llyan
dejaba escapar un maullido quejumbroso. Él y Fflewddur se estrecharon la mano en
silencio y Taran vio como el bardo se alejaba lentamente del valle lanzando frecuentes
miradas a lo que dejaba atrás.
Taran y Gurgi fueron al cobertizo donde estaban Melynlas y el pony, cogieron las
alforjas que contenían sus escasas posesiones y las llevaron a la casita medio en ruinas.
Taran se quedó inmóvil unos momentos contemplando los precarios muros que
delimitaban aquella angosta estancia, el fuego apagado y las grietas del hogar. Craddoc
estaba llamándole desde los pastos.
—Bien —murmuró Taran—. Hemos vuelto al hogar...
Las semanas fueron pasando lentamente, y Taran acabó convencido de que si Morda
hubiera cumplido sus amenazas de transformarle en un animal su destino no habría
podido ser mucho peor. Las cimas grisáceas se alzaban a su alrededor como si fueran los
barrotes de una jaula de la que jamás podría escapar. Estaba prisionero en el valle, y
buscó librarse de sus recuerdos concentrándose en las duras tareas que llenaban cada
día interminable. Había mucho que hacer..., de hecho, todo. La limpieza de las tierras, las
reparaciones de la casita, el cuidado de las ovejas... Al principio Taran temía los
amaneceres, que arrancaban su cuerpo, tan cansado como si no hubiese pegado ojo, del
catre de paja situado junto al hogar, inaugurando un nuevo día de labores aparentemente
interminables, pero tal y como Coll le había dicho hacía mucho tiempo, no tardó en volver
a descubrir que podía sumergirse en ellas con el mismo esfuerzo de voluntad que habría
necesitado para zambullirse en un arroyo helado, y que incluso el agotamiento podía
acabar siendo un alivio.
Taran sudó y se esforzó junto a Gurgi y Craddoc para arrancar los peñascos del campo
y llevarlos hasta la casita, donde servirían para reforzar las paredes. El caudal del arroyo
en el que abrevaban las ovejas había disminuido hasta convertirse en un perezoso hilillo
de agua. Taran pensó que había una forma de utilizarlo mejor, por lo que construyó una
pequeña presa y cavó un canal protegiendo su curso con piedras en forma de losa.
Cuando las cabrilleantes aguas del arroyo entraron en su nuevo cauce Taran olvidó todas
sus preocupaciones, se arrodilló junto a él y metió las manos dentro para beber. El frescor
de aquel líquido cristalino le hizo sentir un extraño asombro, como si jamás hubiera
probado el agua hasta entonces.
Un día los tres se dispusieron a quemar los matorrales espinosos y las malas hierbas.
La parte de campo asignada a Taran ardía demasiado despacio, y la impaciencia le hizo
adentrarse entre los matorrales para hundir su antorcha lo más profundamente posible en
las ramas espinosas. En ese instante una ráfaga de viento repentina hizo que el fuego se
volviera contra él. Taran retrocedió a toda prisa, pero los espinos se engancharon en su
jubón. Perdió el equilibrio y cayó al suelo mientras las llamas se alzaban sobre él en una
oleada carmesí.
Gurgi estaba a cierta distancia de Taran, pero oyó su grito. Craddoc enseguida
comprendió el apuro en que se encontraba y giró sobre sí mismo apoyándose en su
muleta, arrojándose al suelo junto a Taran antes de que Gurgi pudiera llegar hasta ellos.
El pastor protegió a Taran con su cuerpo, le agarró por el cinturón y tiró de él hasta
llevarle a un lugar seguro. Los espinos envueltos en llamas que le habían atrapado rugían
y chasqueaban al consumirse.
El pastor se incorporó con gran dificultad jadeando a causa del esfuerzo.
Taran estaba ileso, pero el fuego había chamuscado las cejas de Craddoc y le había
quemado las manos. El pastor no hizo ningún caso de sus heridas y el dolor no le impidió
dar una jovial palmada en el hombro de Taran.
—No he encontrado a un hijo sólo para perderlo —dijo con rudo afecto, y volvió al
trabajo sin perder ni un instante.
—Gracias —gritó Taran viéndole alejarse.
Pero en su voz había tanta amargura como gratitud, pues el hombre que acababa de
salvarle la vida también era quien la había destrozado.
Los días que siguieron al incidente fueron muy parecidos a los que lo habían precedido.
Una oveja se puso enferma, y Craddoc la cuidó con una inesperada ternura que conmovió
profundamente a Taran. Pero Craddoc había destrozado el sueño más querido de Taran
revelándole que no era de noble cuna, y había acabado con cualquier esperanza que
hubiera podido albergar acerca de Eilonwy. Cuando el peligro amenazó al rebaño
Craddoc se comportó con la ferocidad de un lobo, no pensó ni un solo instante en su
propia seguridad y dio muestras de un coraje que Taran no tuvo más remedio que
admirar. Pero Craddoc era el hombre que le mantenía prisionero con los grilletes de la
sangre. Craddoc se negaba a tocar la comida hasta que Taran y Gurgi habían llenado sus
estómagos, y como resultado solía pasar hambre aunque insistía tozudamente en que
tenía poco apetito y le bastaba con cualquier cosa. Pero la garganta de Taran apenas si
podía engullir la comida de la que se privaba Craddoc, y despreciaba la generosidad que
habría honrado en cualquier otro hombre.
«¿Acaso hay dos pastores en este valle? —se decía Taran a sí mismo—. Uno al que
me resulta imposible no amar, y otro hacia el que sólo puedo sentir odio...» Y así fue
pasando el verano. Taran se absorbió en el trabajo intentando olvidar la angustia de su
corazón dividido. Aún quedaban muchas cosas por hacer, y siempre estaba el rebaño.
Hasta su llegada Craddoc había tenido muchas dificultades para impedir que las ovejas
más jóvenes se extraviaran, y el continuo alejarse del rebaño en busca de mejores pastos
hacía más larga y penosa la labor de reunirlo en el aprisco antes de que anocheciera.
Gurgi suplicó que se le permitiera encargarse de las ovejas, y el arreglo pareció
complacer al rebaño tanto como al propio Gurgi. Taran le veía corretear alegremente junto
a las ovejas y preocuparse tiernamente por los animales más jóvenes, e incluso el pésimo
temperamento del viejo carnero parecía suavizarse en presencia de Gurgi. Cuando los
días empezaron a hacerse más fríos Craddoc le dio un jubón de lana sin cardar, y su
nuevo atuendo hizo que a Taran le resultara más difícil que nunca distinguir a Gurgi del
resto del rebaño cuando se movía por entre los animales que se le habían confiado. Taran
solía encontrarle sentado sobre un peñasco con los animales rodeándole y lanzando
miradas de admiración a su guardián. Le seguían a todas partes e incluso habrían entrado
en la casita trotando detrás de él. Cuando caminaba delante del rebaño Gurgi tenía la
orgullosa apariencia de un gran señor al frente de sus guerreros.
—¡Ved y mirad! —gritaba Gurgi—. ¡Ved como saludan a Gurgi con balidos y bufidos! El
bondadoso amo es Ayudante de Porquerizo, ¿verdad? ¡Bueno, pues ahora el osado y
astuto Gurgi es Ayudante de Pastor!
Pero los ojos de Taran seguían volviéndose hacia lo que había más allá de la barrera
formada por las montañas. Al final de cada día escrutaba los pasos buscando alguna
señal de Fflewddur y observaba las nubes intentando divisar a Kaw. Temía que el cuervo
hubiese ido al Lago de Llunet y que al no encontrar a los compañeros allí, pudiera seguir
esperándoles o que su impaciencia le hubiese llevado a buscarles en otro lugar. En
cuanto al bardo, Taran cada vez estaba más convencido de que Fflewddur no regresaría;
y cuando la cercanía del otoño hizo que los días fueran acortándose dejó de contemplar
los pasos y ya no volvió a alzar los ojos hacia el cielo.
15 - La jaula abierta
Los tres moradores del valle trabajaron infatigablemente durante todo el verano y el
otoño para terminar las reparaciones de la casita, pues sabían que iba a ser su único
refugio contra el ya inminente invierno. Los trabajos llegaron a su fin cuando las primeras
nieves se desprendieron de los nubarrones que cubrían el cielo para caer girando y cubrir
los barrancos con la blanca dureza de los copos. Las nuevas paredes de piedras firmes y
sólidas se alzaban hacia el cielo; el techo había sido cubierto con una nueva capa de
cañizo sobre la que se esparció tierra apisonada que lo protegería del viento y la lluvia. En
el interior de la casita una hoguera ardía alegremente dentro del nuevo hogar. Los bancos
de madera habían sido reparados y las maltrechas bisagras de la puerta que la hacían
inclinarse a un lado también habían sido arregladas. Craddoc había colaborado
animosamente en las reparaciones, pero la mayor parte de lo hecho dentro y fuera de la
cabaña había recaído sobre las espaldas de Taran. Las herramientas oxidadas fueron
afiladas y reparadas para permitirle fabricar los demás utensilios que necesitaba. Tanto el
plan como la puesta en práctica habían sido obra suya, y cuando se plantó en el umbral
con los finos copos de nieve pegándose como motitas de polvo a su revuelta cabellera, el
humo que brotaba de la chimenea reconstruida le hizo sentir un orgullo más que
justificado.
Craddoc fue hacia él y puso una mano sobre el hombro de Taran en un gesto lleno de
cariño. Los dos guardaron silencio durante un rato, y fue Craddoc quien acabó
rompiéndolo.
—Me he pasado años luchando por conservar lo que era mío y al final he descubierto
que ya no es mío. —Una sonrisa iluminó su rostro barbudo—. Ahora es nuestro.
Taran asintió, pero no dijo nada.
Las tareas invernales no requerían mucho esfuerzo, y eso hacía que los días
parecieran más largos pese a haberse acortado. Pasaban las veladas junto al fuego, y
Craddoc les distraía habiéndoles de su juventud y de cómo había llegado al valle. A
medida que el pastor les iba revelando sus esperanzas y penalidades Taran sintió nacer
una nueva admiración hacia él, y el Craddoc de aquellos relatos cada vez le recordaba
más a él mismo.
Esa nueva admiración hizo que cuando Craddoc se lo pidió, Taran accediera a hablar
de sus días en Caer Dallben y de todo lo que le había ocurrido. El rostro de Craddoc se
iluminaba con la llama del orgullo paterno siempre que oía sus aventuras, pero cada vez
que los recuerdos de Eilonwy y de su vida anterior surgían de las profundidades de su
mente para caer sobre él con la fuerza de una ola, Taran interrumpía el relato y su
expresión se ensombrecía. Cada vez que le ocurría eso se quedaba callado, apartaba la
mirada de Craddoc y clavaba los ojos en las llamas. El pastor respetaba aquellos bruscos
silencios, y nunca le apremiaba a que siguiera hablando.
Un lazo de afecto nacido del trabajo en común había surgido entre los tres. Craddoc
siempre trataba a Gurgi con la máxima bondad y delicadeza, y la peluda criatura, más
contenta que nunca con sus deberes como pastor, parecía feliz y satisfecha.
Pero un día a comienzos del invierno Craddoc quiso hablar a solas con Taran.
—Desde que llegaste aquí te he llamado hijo, pero tú nunca me has llamado padre —le
dijo.
Taran se mordió los labios. Al principio de su estancia en el valle hubo momentos en
que había anhelado gritar a los cuatro vientos su amargura y arrojarla con voz airada al
rostro del pastor. Aquellas emociones seguían atormentándole, pero el paso del tiempo
había hecho que se sintiese incapaz de herir los sentimientos de alguien a quien no
quería como padre, pero al que respetaba y amaba como hombre.
Craddoc se dio cuenta de su preocupación, y asintió levemente con la cabeza.
—Puede que algún día lo hagas —dijo.
La nieve hizo que las cimas grisáceas se volvieran de un blanco luminoso, pero
aquellos picachos que en tiempos habían sido como barrotes para Taran, ahora protegían
al valle de la furia de las tormentas y los nuevos muros de la casita supieron rechazar la
embestida de los vientos que atravesaban los pasos helados aullando como lobos. Ya
bastante avanzada una tarde, la tempestad se hizo más intensa que de costumbre.
Craddoc y Gurgi habían salido a ocuparse del rebaño, y Taran se dispuso a proteger la
ventanita con una piel de oveja más gruesa.
Apenas había empezado la tarea cuando la puerta se abrió bruscamente con tanta
fuerza que faltó poco para que se desprendiera de sus bisagras. Gurgi irrumpió en la
casita gritando como si se hubiera vuelto loco.
—¡Socorro, oh, socorro! ¡Bondadoso amo, ven deprisa y con premura! —El rostro de
Gurgi estaba tan gris como las cenizas, y cuando cogió a Taran del brazo éste se dio
cuenta de que sus manos temblaban violentamente—. ¡Amo, amo, sigue a Gurgi!
¡Deprisa, oh, deprisa!
Taran dejó caer la piel de oveja al suelo, se apresuró a ponerse un jubón de lana, cogió
una capa y cruzó corriendo el umbral con Gurgi detrás gimiendo y retorciéndose las
manos.
El viento le golpeó con tanta fuerza que estuvo a punto de arrojarle hacia atrás. Gurgi
siguió avanzando sin dejar de mover frenéticamente los brazos. Taran inclinó el cuerpo
hacia adelante para resistir mejor la fuerza de la tempestad y corrió junto a su
desesperado compañero cruzando con paso tambaleante el campo cubierto de nieve. Al
final de los pastos que habían limpiado durante el verano, el suelo bajaba bruscamente de
nivel en una serie de pendientes cubiertas de peñascos, y Taran siguió a Gurgi lo más de
cerca posible mientras la criatura dejaba atrás un saliente rocoso y continuaba avanzando
por un camino serpenteante donde no tardó en detenerse.
Gurgi señaló hacia abajo con expresión asustada y Taran lanzó una exclamación de
terror. Una cornisa muy angosta asomaba de la pared rocosa y sobre ella había una figura
inmóvil medio oculta por las rocas que habían caído sobre ella. Taran vio que tenía los
brazos extendidos y una pierna retorcida debajo del cuerpo. Era Craddoc.
—¡Tropezó, cayó y se precipitó! —gimió Gurgi—. ¡Oh, el miserable Gurgi no pudo
salvarle de los resbalones y deslices! —Se llevó las manos a la cabeza—. ¡Es demasiado
tarde! ¡Ya nada puede ayudarle ni socorrerle!
Taran sintió que la cabeza le ciaba vueltas. La pena y el dolor le hirieron tan
agudamente como una espada. Pero un instante después, y sin que pudiera contenerla,
notó que le invadía una sensación cíe libertad tan repentina que le aterrorizó, una oleada
de emoción tan salvaje e incontenible que parecía brotar de lo más hondo de su corazón.
Miró a su alrededor y su mente aturdida creyó ver como su jaula de piedra empezaba a
derrumbarse.
La silueta caída sobre la cornisa se removió lentamente y alzó un brazo.
—¡Vive! —gritó Taran.
—¡Oh, amo! ¿Cómo le salvaremos? —gimoteó Gurgi—. ¡Los riscos son empinados y
terribles! ¡Hasta el osado Gurgi teme bajar por ellos!
—Tiene que haber alguna forma de salvarle —exclamó Taran—. Está malherido; puede
que a punto de morir... No podemos dejarle ahí. —Se apretó la frente con los puños
intentando poner algo de orden en el caos de sus pensamientos—, Y aunque pudiéramos
llegar hasta él, ¿cómo nos las arreglaríamos para subirle luego? Y si fracasamos... no se
habrá perdido una vida, sino tres.
Le temblaban las manos. La emoción que le invadía no era la desesperación sino el
terror, el terror más negro y absoluto ante los pensamientos que murmuraban en las
profundidades de su mente. ¿Había alguna esperanza de salvar al pastor, por leve que
fuera? Si no la había, ni tan siquiera el príncipe Gwydion le reprocharía que tomara la
decisión de no arriesgar su vida y la de Gurgi. Nadie podría reprochárselo, y todos
comprenderían su dolor y lo compartirían. Quedaría libre de su carga y del valle, la puerta
de su jaula se abriría de par en par ante él y toda su vida estaría esperándole: Eilonwy,
Caer Dallben... Creyó oír su propia voz pronunciando aquellas palabras, y la escuchó
temblando de vergüenza y horror.
Y un instante después sintió una terrible oleada de rabia, y gritó como si su corazón
estuviera a punto de partirse en dos.
—¿Qué clase de hombre soy?
Empezó a bajar por la pendiente cegado por la furia y el asco hacia sí mismo buscando
a tientas un asidero entre las rocas cubiertas de hielo, y Gurgi le siguió lanzando gemidos
de pavor. Taran sintió que una roca cedía bajo sus pies y sus dedos entumecidos se
aferraron inútilmente a un saliente de la pared. Su cuerpo se precipitó en el vacío y una
piedra chocó contra su pecho arrancándole un grito de dolor. El impacto le dejó sin aliento
y creyó ver como un sinfín de soles negros estallaban dentro de su cabeza. Gurgi estaba
empezando a bajar, acompañado por un diluvio de hielo y guijarros. El corazón de Taran
latía a toda velocidad. Estaba en la cornisa. Le bastaría con alargar el brazo para tocar a
Craddoc.
Taran se arrastró hasta llegar al pastor. Craddoc intentó alzar la cabeza y el
movimiento hizo que un chorro de sangre brotara de su frente.
—Hijo, hijo —jadeó—, has perdido tu vida queriendo salvar la mía.
—No será así —protestó Taran—. No intentes moverte. Encontraremos alguna forma
de llevarte hasta un lugar seguro.
Se puso de rodillas sobre la cornisa. Las heridas de Craddoc eran todavía más graves
de lo que Taran había temido. Fue apartando cautelosamente las piedras de mayor
tamaño que habían caído sobre el pastor, y tiró de él con la mayor delicadeza posible,
acercándole a la protección ofrecida por la pared rocosa.
Gurgi llegó a la cornisa y se reunió con Taran.
—Amo, amo —gritó—, Gurgi ve un camino que lleva hacia arriba. Pero es difícil... ¡Oh,
sí, es muy difícil, y hay gran peligro de tropiezos y destrozos!
Taran miró hacia la parte del risco que la criatura estaba señalando con el dedo y logró
distinguir un angosto pasaje libre de hielo que serpenteaba por entre las rocas y las
grietas llenas de nieve. Pero también vio que el camino subía casi en vertical, tal y como
le había advertido Gurgi. Un hombre podría trepar por él, sí, pero... ¿dos, y teniendo que
cargar con el peso de un tercero? Tensó las mandíbulas hasta que le rechinaron los
dientes. Aquella piedra afilada le había herido como si fuera una espada, y cada
bocanada de aire que tragaba hacía que sus pulmones parecieran llenarse de fuego.
Movió la mano indicando a Gurgi que cogiera a Craddoc por las piernas y avanzó
lentamente con la espalda pegada a la pared rocosa hasta poder deslizar las manos bajo
los hombros del pastor. Los compañeros intentaron levantarle lo más delicadamente
posible, pero Craddoc lanzó un grito de agonía en cuanto le movieron un poco y no
tuvieron más remedio que volver a dejarle sobre la cornisa temiendo que sus esfuerzos
pudieran agravar todavía más su estado.
El viento había empezado a soplar con más fuerza y aullaba a través del valle. Sus
ráfagas azotaron a los compañeros con tal ferocidad que poco faltó para que les
arrancaran de la cornisa. Hicieron un nuevo intento de llevar a Craddoc hasta el angosto
pasaje y una vez más tuvieron que retroceder a causa de los embates de la tempestad. El
crepúsculo estaba haciéndose cada vez más oscuro y la cañada se había llenado de
sombras. La pared del acantilado parecía oscilar ante los ojos de Taran. Se obligó a
levantar de nuevo el cuerpo del pastor y sintió que le temblaban las piernas.
—Déjame aquí —murmuró Craddoc con voz ronca—. Vete. Estás malgastando tus
fuerzas y no conseguirás nada.
—¿Dejarte? —exclamó Taran sin poder contenerse—. ¿Qué hijo es capaz de
abandonar a quien le ha dado la vida?
Sus palabras hicieron que Craddoc sonriera durante un momento, pero la angustia no
tardó en volver a tensar sus rasgos.
—Salvaos —murmuró.
—Eres mi padre —replicó Taran—. Me quedaré.
—¡No! —gritó el pastor con toda la energía que le quedaba—. Haz lo que te pido y
márchate. Hazme caso, porque pronto será demasiado tarde. ¿El deber del parentesco?
No hay ninguna obligación por la que debas quedarte. No estás atado por ningún lazo de
sangre.
—¿Qué estás diciendo? —jadeó Taran mirándole fijamente. Sintió que la cabeza le
daba vueltas y tuvo que agarrarse a la pared para no caer—. ¿Cómo es posible? ¿Estás
diciéndome que no soy hijo tuyo?
Craddoc le contempló en silencio durante unos momentos.
—Nunca he mentido ni engañado a nadie. Salvo una vez... A ti.
—¿Una mentira? —tartamudeó Taran sin poder creer en lo que estaba oyendo—. ¿Me
mentiste entonces... o me estás mintiendo ahora?
—La media verdad es aún peor que la mentira —respondió Craddoc con un hilo de
voz—. Escúchame con atención y te revelaré la parte de la verdad que me había
guardado. Sí, hace mucho tiempo Dallben viajó por todo Prydain y se alojó en mi casa.
Pero nunca me habló de lo que buscaba.
—El niño —exclamó Taran—, ¿Había un bebé?
—Sí, había un bebé —respondió Craddoc—. Un niño... Nuestro primogénito, y en eso
no te mentí. No vio el anochecer del día en que nació. Su madre murió con él —
murmuró—. Y tú... Necesitaba tu fuerza para conservar lo poco que me quedaba. Me
pareció que no había ninguna otra solución. Me avergoncé de mí mismo mientras te
mentía, y me avergoncé aún más después de haberte mentido... La vergüenza me impidió
revelarte la verdad. Cuando tu compañero se marchó sólo albergaba una esperanza, y
era que decidieras marcharte con él. Te dejé en libertad de obrar como quisieras, y
escogiste quedarte.
»Pero esto también es verdad —se apresuró a decir Craddoc—. Al principio me apoyé
en ti como si fueras mi muleta porque servías a mis necesidades, pero ningún padre ha
amado a su hijo más de lo que yo acabé amándote.
Taran inclinó la cabeza hasta apoyarla en el pecho. No podía hablar, y las lágrimas le
impedían ver con claridad.
Craddoc había logrado incorporarse apoyándose en los codos, pero le fallaron las
fuerzas y volvió a desplomarse sobre la cornisa.
—Vete —murmuró.
La mano de Taran descendió hasta rozar su costado. Sus dedos acariciaron la
embocadura del cuerno de batalla y se irguió lanzando una exclamación. ¡El cuerno de
Eilonwy! Se lo había colgado del hombro sin pensar en lo que hacía cuando salió
corriendo de la casita. Taran se apresuró a sacarlo de debajo de su capa. ¡La llamada que
había estado guardando como un tesoro, las notas que harían acudir al Pueblo Rubio! El
cuerno era la única forma de salvar a Craddoc. Taran se levantó tambaleándose. La
cornisa pareció bailar bajo sus pies. Las notas que Doli le había enseñado eran sonidos
confusos que corrían por su mente. Taran se esforzó por recordarlas, y de repente las
notas resonaron con toda claridad dentro de su cabeza.
Se llevó el cuerno a los labios. Las notas brotaron de él en una melodía límpida y
potente. El viento se apoderó de ellas antes de que hubieran tenido tiempo de esfumarse
y pareció llevarse la señal esparciéndola por todo el valle, desde donde regresó a ellos
creando un eco tras otro. Taran sintió que un torbellino de sombras le engullía y cayó
sobre la cornisa.
Nunca supo el tiempo que pasaron aferrados a su precario refugio ni si fueron
momentos u horas. Fue vagamente consciente de que unas manos muy fuertes le
tocaban y de que una cuerda le rodeaba la cintura. Tuvo fugaces atisbos de los toscos
rasgos de varios enanos de las montañas cuyo número no pudo precisar, pues los veía
tan confusamente como si estuvieran iluminados por la vacilante claridad de una vela.
Cuando volvió a abrir los ojos estaba en la casita con Gurgi a su lado y el fuego rugía
dentro del hogar. Taran se incorporó.
Sintió una punzada de dolor en el pecho, y cuando bajó la mirada hacia él vio que
estaba cubierto de vendajes.
—¡La señal! —murmuró con un hilo de voz—. Ha sido respondida...
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—, ¡El Pueblo Rubio nos ha salvado con sus poderosos tirones y
empujones! ¡Ellos vendaron las heridas del bondadoso amo y nos han dejado hierbas
para curar todos los dolores!
—La llamada... —dijo Taran—. Ah, el buen Doli... Me advirtió de que no la malgastara.
Me alegra haberla conservado hasta ahora en bien de Craddoc. ¿Y Craddoc? ¿Dónde
está? ¿Cómo se...?
Taran no llegó a completar la frase. Gurgi estaba contemplándole en silencio. La pena
llenó de arrugas el rostro de la criatura y las lágrimas invadieron sus ojos. Gurgi acabó
inclinando su peluda cabeza.
Taran se dejó caer hacia atrás. Su grito de angustia resonó en sus oídos como si no
fuera a extinguirse nunca. Después no hubo nada, sólo oscuridad.
16 - Taran el Vagabundo
La fiebre se apoderó de él creando un bosque de llamas sin comienzo ni final por el
que avanzaba tambaleándose y tropezando. Taran se debatió sobre la paja del catre sin
saber si era de día o de noche. Sus sueños estaban llenos de rostros entrevistos que le
parecía reconocer —Eilonwy, sus compañeros, todas las personas a las que había
amado—; pero los rostros se alejaban velozmente alterándose y cambiando como nubes
impulsadas por el viento, o eran devorados por pesadillas que le hacían lanzar gritos de
terror. Después tuvo la impresión de ver a Fflewddur, pero el bardo estaba muy flaco y
tenía los ojos hundidos en las cuencas. Los mechones de su cabellera amarilla se le
pegaban a la frente, sus labios estaban tensos y su larga nariz había adelgazado hasta
parecer la hoja de un cuchillo. Sus ropas se hallaban sucias y medio destrozadas. Kaw
estaba posado en su hombro y gritaba «¡Taran, Taran!».
—Bueno, ya iba siendo hora de que despertaras —exclamó Fflewddur sonriéndole.
Gurgi estaba sentado en un taburete de madera junto al bardo y le contemplaba con
cara de preocupación.
Taran se frotó los ojos, no muy seguro de si dormía o había despertado. Esta vez los
rostros no se desvanecieron. Parpadeó. La piel de oveja que protegía la ventana ya no
estaba en su sitio y los rayos de sol caían sobre él.
—¿Gurgi? ¿Kaw? —murmuró Taran—. ¿Fflewddur? ¿Qué te ha ocurrido? Parece
como si hubieras perdido una mitad de ti mismo.
—No creo que seas la persona más adecuada para criticar las apariencias de los
demás, amigo mío. —El bardo dejó escapar una risita—. Si pudieras verte tengo la
seguridad de que me darías la razón y admitirías que tu aspecto es mucho peor que el
mío.
Taran aún se encontraba bastante aturdido. Se volvió hacia Gurgi y vio que acababa de
incorporarse de un salto y estaba dando palmadas de pura alegría.
—¡El bondadoso amo vuelve a encontrarse bien! —gritó Gurgi—. ¡Está bien y ya no
tiene gemidos y quejidos, ya no hay temblores ni dolores! ¡Y ha sido el fiel y astuto Gurgi
quien le ha cuidado!
—Es cierto —dijo Fflewddur—. Gurgi lleva más de dos semanas ocupándose de ti
como si fuese una clueca y tú su polluelo favorito. ¡No habría podido cuidarte mejor ni
aunque fueras su oveja más querida!
»Volví de Caer Dallben lo más deprisa que pude por el camino más recto —siguió
diciendo el bardo—, Ah... Bueno, la verdad es que me extravié y después empezó a
nevar. Llyan se abrió paso por entre la ventisca con la nieve llegándole hasta la altura de
las orejas, pero incluso ella acabó viéndose obligada a detenerse. Nos refugiamos un
tiempo en una caverna... Gran Belin, creí que nunca volvería a ver la luz del día. —
Fflewddur movió la mano señalando sus maltrechas ropas—. Ha sido la clase de viaje que
tiende a dejarte más bien sucio y desharrapado, y prefiero olvidar lo mal que lo ha pasado
mi pobre estómago. Kaw se las arregló para encontrarnos y nos fue guiando por los
caminos donde había menos nieve.
»En cuanto a Dallben —añadió Fflewddur—, estaba muy preocupado, créeme, mucho
más de lo que dejaba traslucir. Lo único que dijo fue: "Taran no es hijo del pastor, pero la
decisión de quedarse en el valle o marcharse de allí es algo que sólo concierne a él".
«Regresé lo más deprisa que pude —concluyó el bardo—. Ay, el destino me impidió
llegar más pronto... —Meneó la cabeza—. Gurgi me ha contado lo que ocurrió.
—Craddoc anhelaba un hijo tan desesperadamente como yo anhelo averiguar quiénes
fueron mis padres —dijo Taran muy despacio—. Me pregunto si no habría sido más feliz
de haberle creído... Aunque al final creo que acabé convencido de que decía la verdad.
Gurgi y yo podríamos haber trepado hasta un lugar seguro. Hice sonar el cuerno de
Eilonwy para salvar a Craddoc. Si no hubiese tardado tanto en utilizarlo es posible que
aún siguiera con vida. Era un hombre valeroso y de buen corazón, y tenía un gran orgullo.
Ahora está muerto. Guardé la señal para usarla cuando se presentara una causa digna de
ella, y cuando llegó... la desperdicié.
—¿La desperdiciaste? —replicó Fflewddur—. No pienso lo mismo. Hiciste cuanto
estaba en tu mano y acabaste usando el cuerno, así que no me parece que
desperdiciaras la llamada.
—Hay más cosas que ignoras —dijo Taran. Clavó los ojos en el rostro del bardo—,
¿Dices que hice cuanto estaba en mi mano? Al principio pensé en dejarle abandonado
sobre la cornisa donde había caído.
—Bueno... —replicó el bardo—. Todos los hombres pasan por algún que otro momento
de miedo. Si todos nos comportáramos dejándonos guiar por nuestros deseos tendríamos
muchas cosas que lamentar y Prydain sería un lugar horrible. Debes recordar lo que
hiciste, no lo que pasó por tu cabeza.
—No, en este caso mis pensamientos son tan importantes como mis actos —dijo Taran
con voz gélida—. No fue el miedo lo que me paralizó. ¿Quieres conocer la verdad? Me
avergonzaba de mi linaje... Me avergonzaba hasta tal punto que no podía soportar la idea
de ser hijo de un pastor. Habría dejado a Craddoc allí para que muriese. ¡Sí, le dejé allí
para que muriese! —gritó sin poder contenerse—. Lo hice porque creía que así me vería
libre de él. Ah, cómo me avergonzaba ser hijo de un pastor... Pero ahora ya no es eso lo
que me avergüenza. Ahora siento vergüenza de mí mismo.
Apartó el rostro y no dijo ni una palabra más.
Los compañeros pasaron el resto del invierno en la casita y Taran fue recuperando las
fuerzas poco a poco. La llegada del primer deshielo hizo que el valle centelleara con los
reflejos de la nieve derretida y el caudal de los arroyos aumentó de repente liberándolos
de los cauces en que habían quedado aprisionados por el hielo. Taran estaba de pie en el
umbral contemplando las cimas de un color verde claro mientras pensaba en los anhelos
y deseos que había llevado tanto tiempo dentro del corazón.
—Pronto estaremos listos —dijo Fflewddur, quien acababa de echar un vistazo a Llyan
y las monturas—. Los pasos ya deberían estar despejados. El Lago de Llunet no puede
encontrarse muy lejos, y con Kaw para ayudarnos deberíamos llegar a él enseguida.
—He estado pensando en todo esto —replicó Taran—. Me he pasado el invierno entero
intentando decidir qué debo hacer, y aún no he logrado encontrar una respuesta. Pero
una cosa sí tengo clara, y mi decisión es firme. No iré en busca del Espejo.
—¿Qué estás diciendo? —exclamó Fflewddur—, ¿Te he entendido bien o es que mis
oídos me han engañado? ¿Piensas renunciar a tu búsqueda? Y ahora, nada menos,
después de todas las penalidades y sufrimientos que has padecido... ¡Taran, muchacho,
creo que has recuperado la salud, pero no la cordura!
Taran meneó la cabeza.
—Renuncio a ella. Mi búsqueda sólo ha servido para traeros penalidades y dolor. En
cuanto a mí... No me ha llevado a encontrar el honor, sino a conocer la vergüenza.
¿Taran? Me basta con oír ese nombre para sentir deseos de vomitar. Anhelaba ser de un
linaje noble, lo deseaba tan desesperadamente que acabé convenciéndome de que lo
era. Lo único que me importaba era ser de buena cuna. Quienes no habían tenido esa
suerte, incluso aquellos a los que admiraba, tal y como admiré a Aeddan y como aprendí
a admirar a Craddoc..., me parecían inferiores a mí porque no eran de un linaje noble. Les
juzgué sin conocerles y les tomé por mucho menos de lo que realmente eran. Ahora me
doy cuenta de su auténtica valía. ¿Nobles? Son mucho más nobles que yo.
»No me siento orgulloso de mí mismo —siguió diciendo Taran—. Puede que nunca
vuelva a estarlo. Si logro recuperar mi orgullo no será encontrándolo en lo que fui o en lo
que soy, sino en aquello que puedo llegar a ser. No en mi linaje, sino en mí mismo...
—Bueno, pues en tal caso creo que lo mejor que podemos hacer es recoger nuestras
cosas y emprender el regreso a Caer Dallben —replicó el bardo.
Taran meneó la cabeza.
—No puedo enfrentarme a Dallben o a Coll. Puede que algún día me sienta capaz de
mirarles a la cara pero ahora... No, ahora no. Tengo que seguir adelante sin ayuda y
ganarme el sustento por mis propios medios. El petirrojo tiene que aprender a hurgar en el
suelo para encontrar sus gusanos y... —Taran no llegó a completar la frase. Alzó los ojos
y contempló al bardo con cara de asombro—. Orddu... Ésas fueron sus mismas palabras.
Me limité a escucharlas con mis oídos. Hasta ahora no había logrado comprenderlas con
el corazón.
—Si he de serte sincero, hurgar en el suelo buscando gusanos no me parece una tarea
demasiado agradable —replicó Fflewddur—. Pero una cosa sí es cierta, y es que todo el
mundo debería tener alguna habilidad. Fíjate en mí, por ejemplo. Poseo un trono, pero no
encontrarás un bardo mejor...
Una cuerda del arpa se partió con un seco chasquido y durante unos momentos
pareció que no sería la única.
—Sí, bueno, dejando aparte eso... —se apresuró a decir Fflewddur—. Si no quieres
volver a casa entonces te sugiero que vayas a los Commots Libres. Los artesanos de
esas tierras quizá acojan con alegría a un aprendiz como tú.
Taran pensó en ello durante algunos momentos y acabó asintiendo con la cabeza.
—Sí, eso haré. A partir de ahora no despreciaré la bienvenida de ningún hombre, sea
el que sea.
El bardo se había puesto muy triste.
—Yo... Me temo que no podré acompañarte, amigo mío. Mi reino me espera,
¿comprendes? Cierto, he sido mucho más feliz viajando como bardo que sentado en un
trono como rey, pero... Ya llevo demasiado tiempo lejos de mis súbditos.
—Entonces nuestros caminos tendrán que volver a separarse —replicó Taran—. Ah,
¿es que las despedidas nunca tendrán fin?
—Pero Gurgi no se despide de su bondadoso amo —gritó Gurgi mientras Fflewddur se
marchaba para recoger sus cosas—. ¡No, no, el humilde Gurgi trabajará y aprenderá junto
a él!
Taran inclinó la cabeza y se dio la vuelta.
—Si llega el día en que merezca tu fidelidad... entonces me consideraré
suficientemente recompensado.
—¡No, no! —protestó Gurgi—. ¡Nada de premios ni recompensas! ¡Gurgi sólo da
aquello que puede dar porque lo lleva en el corazón! Él se queda y no pide nada más.
Una vez tú consolaste a Gurgi cuando estaba solo y no tenía amigos. ¡Deja que sea él
quien consuele ahora las penas y cuitas del pobre amo!
Taran sintió la mano de la criatura sobre su hombro.
—Dallben estaba en lo cierto, viejo amigo —respondió—. ¿Sentido común y grandeza
de ánimo? Sí, todo eso y mucho más... Pero tu compañía supondrá un consuelo mayor
para mí que toda la sabiduría que pueda encontrarse en Prydain.
A la mañana siguiente Taran y Fflewddur se despidieron el uno del otro por segunda
vez. El bardo le aseguró tozudamente que un Fflam nunca se extraviaba, pero Taran
insistió en que Kaw debía acompañarle como guía. Taran habló con el cuervo y le pidió
que volviera a Caer Dallben en cuanto hubiera terminado aquella tarea o, si lo prefería,
que fuera allí donde quisieran llevarle sus alas.
—No quiero imponerte la obligación de estar atado a mi viaje —dijo Taran—, pues ni
tan siquiera yo sé dónde puede terminar.
—Entonces, ¿cómo nos las arreglaremos? —exclamó Gurgi—. ¡El fiel Gurgi seguirá,
oh, sí! Pero ¿dónde empezará el viaje del bondadoso amo?
Taran no le respondió. Estaba contemplando la casita sumida en el silencio y el
pequeño montículo de piedras que marcaba el lugar de reposo de Craddoc, y Taran tuvo
la sensación de que el valle se había quedado vacío de repente.
—Hubo momentos en los que creí estar construyendo mi prisión con mis propias
manos —dijo Taran por fin, casi hablando consigo mismo—. Ahora me pregunto si alguna
vez volveré a trabajar con tanto entusiasmo y si obtendré tanto provecho de mis
esfuerzos...
Se volvió hacia Gurgi, quien seguía esperando una respuesta a su pregunta.
—¿Adonde?
Se arrodilló, arrancó un puñado de hierba seca del suelo y lo arrojó al aire. El viento se
llevó los tallos hacia el este, allí donde estaban los Commots Libres.
—Por allí —dijo Taran—. Seguiremos la dirección en que sopla el viento.
Ni Taran ni Gurgi deseaban dejar abandonadas a las ovejas en el valle, por lo que los
viajeros emprendieron la marcha con el pequeño rebaño balando detrás de ellos. Taran
tenía intención de ofrecer las ovejas como regalo a la primera granja con buenos pastos
que encontraran en su camino, pero pasaron varios días y no vieron ningún lugar
habitado. Al principio los dos compañeros avanzaron en dirección sureste, pero Taran no
tardó en aflojar las riendas de Melynlas para permitirle que siguiera el rumbo que quisiese,
y aunque el corcel se fue desviando más hacia el este Taran no prestó mucha atención a
ello hasta que estuvieron ante las orillas de un río de bastante anchura y corriente muy
rápida.
Los pastos se extendían en todas direcciones hasta perderse de vista. Taran miró
hacia adelante y vio un aprisco vacío. El rebaño no estaba allí, pero la puerta se
encontraba abierta como si esperara que los animales volvieran en cualquier momento.
La casita de techo bajo y los cobertizos estaban limpios y en buen estado de
conservación. Un par de cabras pastaban junto a la puerta. Taran parpadeó y puso cara
de sorpresa, pues esparcidos alrededor de la casita había cestos de paja y mimbre de
todos los tamaños y formas imaginables, algunos grandes, otros pequeños y otros
sostenidos por varillas, e incluso había unos cuantos que parecían haber sido arrojados al
azar sin preocuparse de lo que pudiera ocurrirles. Varios de los árboles que había junto al
río sostenían plataformas de madera, y cuando examinó la orilla Taran vio lo que parecía
ser una presa hecha con ramas cuidadosamente entretejidas. También había redes
aseguradas con estacas de madera, y sedales que se perdían en las aguas del río
moviéndose por la fuerza de la corriente.
Taran se acercó un poco más sin dejar de hacerse preguntas sobre aquella granja, la
más extraña que había visto en su vida. Bajó de la grupa de Melynlas y apenas lo hubo
hecho vio salir de un cobertizo una silueta bastante alta que fue hacia los compañeros.
Taran distinguió a la esposa del granjero contemplándoles desde la ventana de la casita.
En ese mismo instante media docena de niños de varias edades surgieron de la nada y
empezaron a correr hacia el rebaño riendo alegremente y gritándose los unos a los otros:
«¡Están aquí! ¡Están aquí!». En cuanto vieron a Gurgi se olvidaron de las ovejas y se
apelotonaron a su alrededor dando palmadas de puro placer y saludándole con tanta
alegría y afabilidad que la asombrada criatura sólo pudo reír y devolvió los saludos
empezando a palmotear.
El hombre que acabó deteniéndose delante de Taran estaba tan delgado como un palo.
Los desordenados mechones de su lacia cabellera le caían sobre la frente y sus ojos
azules eran tan brillantes como los de un pájaro. De hecho, sus flacos hombros y la
extremada longitud de sus piernas hacían pensar en una grulla o una cigüeña. Las
mangas de su jubón le quedaban demasiado cortas y el cuerpo demasiado largo, y todas
sus prendas parecían haber sido hechas con retales y trocitos de distintos colores, formas
y tamaños.
—Soy Llonio, hijo de Llonwen —dijo acompañando sus palabras con una sonrisa afable
y un gesto de la mano—. Te saludo, seas quien seas.
Taran le hizo una cortés reverencia.
—Mi nombre... Yo me llamo Taran.
—¿Nada más? —exclamó Llonio—. Bueno, amigo mío, debo confesar que como
nombre me parece un poco corto. —Dejó escapar una carcajada jovial—. ¿Cómo he de
llamarte? ¿Taran, hijo de Nadie? ¿Taran de Ninguna Parte? Está claro que eres hijo de
un padre y una madre, pues de lo contrario no te tendría delante de mí vivo y respirando,
y estoy seguro de que has llegado hasta aquí procedente de algún otro lugar.
—Llámame... Llámame Vagabundo —replicó Taran.
—¿Taran el Vagabundo? Que así sea, si ése es tu deseo.
Llonio le observó con curiosidad, pero no le hizo más preguntas.
Cuando Taran le explicó que andaba buscando pastos para las ovejas Llonio se
apresuró a asentir.
—Oh, claro que pueden quedarse, y te lo agradezco —replicó—. No encontrarás hierba
más buena y abundante, y no existe ningún aprisco donde puedan hallarse más seguras.
Hemos estado trabajando desde el primer deshielo para que no corran ningún peligro.
Taran había estado admirando los pastos de Llonio y la solidez y buena construcción
del aprisco, y nada le habría gustado más que dejar las ovejas en sus manos, pero había
algo que le preocupaba.
—Aun así, temo que puedan quitarle el sitio a tu rebaño —dijo Taran.
—¿Mi rebaño? —replicó Llonio riendo a carcajadas—. ¡Hasta hace unos momentos no
poseía ninguno! Oh, sí, teníamos esperanzas y los niños apenas si han hablado de otra
cosa en los últimos tiempos, desde luego. Un viento afortunado te ha traído hasta
nosotros. Goewin, mi esposa, necesita lana para vestir a nuestros retoños. Ahora
tendremos más que suficiente, y aún nos sobrará.
—Espera un momento —exclamó Taran, cada vez más perplejo—. ¿Me estás diciendo
que limpiasteis los pastos y construisteis un aprisco sin tener ni una sola oveja? No lo
entiendo. Eso es trabajar en vano...
—¿Crees que trabajamos en vano? —preguntó Llonio guiñándole el ojo con cara de
astucia—. En primer lugar, si no hubiéramos hecho todo eso ahora no estarías
ofreciéndome un magnífico rebaño, y en segundo lugar, ¿dispondría de un aprisco donde
guardarlo? ¿No te parece que tengo razón?
—Pero no tenías forma alguna de saber que... —empezó a decir Taran.
—Ah, ah —dijo Llonio riendo—. Verás, sabía que la suerte acabaría trayéndonos un
rebaño de ovejas tarde o temprano, igual que ha ido ocurriendo con todo lo demás. Y
ahora, honradnos quedándoos en nuestra granja durante un tiempo. Nuestras viandas
nunca podrán estar a la altura de la gratitud que os debemos, pero os agasajaremos lo
mejor posible.
Antes de que Taran pudiera responder, Llonio se inclinó para hablar con una niñita que
estaba contemplando a Gurgi con los ojos muy abiertos.
—Anda, Gwenlliant, ve corriendo a ver si la gallina marrón ha tenido a bien regalarnos
un huevo hoy. —Se volvió hacia Taran—, La gallina marrón es muy temperamental —
dijo—, pero cuando le apetece pone unos huevos magníficos.
Después habló con los demás niños asignando una tarea distinta a cada uno mientras
Taran y Gurgi observaban asombrados el ajetreo que se apoderó de aquella granja tan
peculiar. Llonio les precedió hasta la casita, donde Goewin les dio una cálida bienvenida y
les invitó a sentarse junto al hogar. Gwenlliant no tardó en volver sosteniendo un huevo en
las palmas de las manos.
—¡Un huevo! —exclamó Llonio quitándoselo de las manos y alzándolo ante sus ojos
como si jamás hubiera visto uno—. ¡Cierto, es un huevo! ¡El más hermoso de todos los
que la gallina marrón nos ha regalado! ¡Fijaros en el tamaño! ¡Ah, y su forma! Liso como
el cristal y sin una sola grieta... Ya veréis qué banquete nos damos con él, amigos míos.
Al principio Taran no vio nada extraordinario en aquel huevo sobre el que Llonio
derramaba elogios tan entusiásticos, pero su alegre jovialidad era tan contagiosa que no
tardó en hallarse contemplándolo como si él tampoco hubiera visto jamás un huevo. La
cáscara parecía emitir destellos tan brillantes y se curvaba con tan grácil hermosura entre
los dedos de Llonio que incluso Gurgi la observó maravillado, y Taran casi lamentó ver
como Goewin rompía un huevo tan hermoso en un gran recipiente de barro. Aun así,
Taran se dijo que si Llonio pretendía repartir el huevo entre su numerosa familia y sus
invitados todo el mundo se quedaría con hambre.
Pero mientras Goewin batía el huevo dentro del recipiente los niños fueron entrando
uno detrás de otro en la casita, y todos traían consigo algo que Llonio acogió con gritos de
alegría renovados ante cada descubrimiento.
—¡Hierbas que dan un sabor magnífico! —exclamó—. ¡Espléndido! Cortadlas en
trocitos bien pequeños. Y aquí... ¿Qué es esto? ¡Un puñado de harina! ¡Las cosas
mejoran! También necesitaremos ese jarro de leche que nos ha dado la cabra. ¿Un trocito
de queso? ¡Justo lo que nos hacía falta! —El último y más pequeño de los niños cruzó el
umbral de la casita sosteniendo un fragmento de panal en las manos y en cuanto lo vio
Llonio se puso a palmotear más alegremente que nunca—. ¡Qué suerte! Las abejas nos
han dejado un poco de miel de su reserva de invierno.
Mientras tanto Goewin estaba muy ocupada echando todos aquellos hallazgos en el
cuenco y Taran, sorprendido, no tardó en ver que la mezcla iba llenándolo casi hasta
rebosar. Pero aún le aguardaban más sorpresas. Goewin echó con gran destreza la
mezcla sobre una lámina de metal de una forma tal que Taran pensó que debía de ser un
escudo alisado a martillazos y la sostuvo sobre las ascuas. El aroma de la mezcla no
tardó en invadir la casita haciendo que Gurgi se relamiera los labios, y la esposa del
granjero sacó del hogar un pastel dorado casi tan grande como una rueda de carro.
Llonio lo cortó rápidamente en rebanadas y para gran asombro de Taran no sólo hubo
pastel suficiente para todos, sino que aún sobró. Taran comió su parte del huevo más
delicioso que había saboreado en toda su existencia —si es que aún se le podía seguir
llamando huevo—, y ni tan siquiera Gurgi fue capaz de repetir.
—Bien, voy a ocuparme de mis redes —dijo Llonio cuando hubieron terminado—. Si
queréis podéis venir conmigo.
17 - La presa
Gurgi decidió quedarse en la casita, pero Taran siguió a Llonio hasta la orilla del río.
Llonio hizo un alto durante el trayecto para inspeccionar los cestos silbando alegremente
entre dientes, y Taran se dio cuenta de que uno de ellos contenía una gran colmena que,
indudablemente, era el origen de la miel que había endulzado el pastel preparado por
Goewin. El resto de los cestos estaban vacíos. Llonio se limitó a encogerse de hombros.
—No importa —dijo—. Ya acabarán llenándose con algo. No hace mucho una bandada
de gansos se posó en ellos para descansar. Tendrías que haber visto la cantidad de
plumas que se dejaron olvidadas al marcharse. ¡Hubo suficientes para rellenar las
almohadas de toda la familia!
Ya habían llegado al río. Llonio le dijo que era el Pequeño Avren, pues desembocaba
en el curso del Gran Avren después de correr durante algún tiempo en dirección sur, —Es
pequeño —dijo—, pero más tarde o más temprano cualquier cosa que desees aparece
flotando sobre sus aguas.
Empezó a tirar vigorosamente de la red que había junto a la orilla como si quisiera
demostrar la veracidad de sus palabras. La red estaba vacía, y los sedales tampoco
habían capturado ninguna presa. Llonio volvió a encogerse de hombros sin dar ninguna
señal de abatimiento.
—Bueno, mañana habrá algo.
—¿Cómo es posible que confíes en esos cestos y en las redes para que te
proporcionen lo que necesitas? —preguntó Taran, sintiéndose más perplejo que nunca
mientras contemplaba a Llonio con un considerable asombro.
—No me queda más remedio —respondió Llonio dejando escapar una carcajada
jovial—. Mi granja es pequeña y hago todo lo que puedo. En cuanto al resto... Verás, si
hay algo de lo que estoy convencido es de que en la vida todas las cosas son cuestión de
suerte. Si un hombre confía en la suerte siempre acabará encontrando!o que le hace falta,
si no un día al siguiente.
—Quizá tengas razón —admitió Taran—. Pero ¿y si lo que necesita tarda más de un
día o dos en llegar? ¿Y qué ocurre si no llega nunca?
—Hay que tomarse las cosas tal y como vienen —respondió Llonio sonriendo—. Si me
preocupara por el futuro no podría disfrutar de las alegrías del presente.
Y después de haber pronunciado aquellas palabras trepó ágilmente por la presa. Taran
se dio cuenta de que no estaba hecha para contener el caudal de las aguas, sino para
agruparlas y servir como cedazo de la corriente. Llonio acabó encaramándose sobre
aquella extraña construcción —sus movimientos hacían que se pareciera más que nunca
a una cigüeña—, y se inclinó para hurgar entre los juncos y las ramas que la formaban.
No tardó en lanzar un grito de alegría y empezó a mover los brazos con gran entusiasmo
llamando a Taran.
Taran subió lo más deprisa posible por la presa y se reunió con él, pero cuando llegó a
su lado no pudo evitar una mueca de desilusión. El grito de alegría de Llonio parecía
haber sido motivado por algo tan prosaico como una brida vieja.
—Ay —dijo Taran decepcionado—, me temo que ya no sirve de mucho. Le falta el
bocado, y el cuero está tan desgastado que no tardará en partirse.
—Bueno, qué se le va a hacer... —replicó Llonio—. Esto es lo que el Pequeño Avren
nos ha traído hoy y ya encontraré la forma de que me sirva para algo.
Se colgó la brida goteante del hombro, bajó rápidamente de la presa y avanzó a Sargas
zancadas por entre los árboles que cubrían la orilla del río con Taran siguiéndole cíe
cerca.
Los perspicaces ojos de Llonio no dejaban de observar todo cuanto le rodeaba y no
tardó en lanzar otro grito de alegría. Taran le vio detenerse junto a un olmo de tronco muy
nudoso e inclinarse sobre su base. Los huecos que había entre las raíces y el suelo que
rodeaba al tronco estaban repletos de setas.
—Cógelas, Vagabundo —exclamó Llonio—. Serán nuestra cena.
¡Nunca había visto unas setas tan magníficas! ¡Parecen muy tiernas y sabrosas! ¡Hoy
estamos de suerte!
Llonio se apresuró a arrancar las setas del suelo, las metió en un saco que colgaba de
su cinturón y reemprendió la marcha.
Seguir a Llonio deteniéndose de vez en cuando para arrancar unas hierbas o una raíz
hizo que el día transcurriese tan deprisa que Taran apenas se dio cuenta de que había
empezado cuando ya faltaba poco para que anocheciera. Encaminaron sus pasos hacia
la casita en cuanto el saco de Llonio estuvo lleno, pero tomaron por un camino distinto al
que habían utilizado para llegar hasta allí. Estaban ya bastante cerca de la casita cuando
Taran tropezó con una piedra que asomaba del suelo, perdió el equilibrio y cayó cuan
largo era.
—Tu suerte es mejor que la mía —dijo Taran acompañando sus palabras con una risa
melancólica—, ¡Tú has encontrado esas setas, pero yo sólo he conseguido un par de
morados en las espinillas!
—¡Nada de eso, nada de eso! —protestó Llonio mientras apartaba rápidamente el
barro que cubría la piedra con que había tropezado Taran—, ¡Fíjate en eso! ¿Habías visto
alguna piedra que tuviera semejante forma? Es redonda como una rueda y tan lisa como
la cáscara de un huevo. ¡Esa piedra es un regalo del cielo que sólo espera a ser recogido!
Taran pensó que si se trataba de un regalo del cielo era el más duro y pesado con el
que se había encontrado a lo largo de toda su existencia, pero Llonio insistió en que
debían desenterrar la piedra. Consiguieron dejarla libre después de mucho hurgar y cavar
en la tierra, y volvieron tambaleándose a la granja sosteniendo su hallazgo entre los dos.
Llonio la hizo entrar rodando en un cobertizo que ya estaba a punto de reventar debido a
la confusión de mangos rotos, tiras de tela, arreos, trozos de cuero, rollos de cuerda y
demás cosecha que había ido recogiendo en su presa, sus redes y sus cestos.
Las setas fueron añadidas a las sobras del pastel y a un puñado de verduras
tempranas que los niños habían encontrado, y las llamas del hogar no tardaron en
desprender un olor tan delicioso que Taran y Gurgi no necesitaron que Llonio insistiera
mucho para dejarse convencer de que debían quedarse a cenar. En cuanto hubo
anochecido Taran acogió con gratitud la invitación de dormir junto al hogar. Gurgi estaba
tan repleto y saciado que empezó a roncar apenas se hubo acostado, y Taran durmió
tranquilamente por primera vez en muchos días sin que las pesadillas vinieran a turbar el
reposo que tanto necesitaba.
El día siguiente amaneció soleado y fresco. Taran despertó para descubrir que el sol ya
estaba bastante alto en el cielo, y aunque se había acostado con la intención de ensillar a
Melynlas y reanudar la marcha apenas hubiese amanecido decidió no hacerlo. La presa
de Llonio quizá no se hubiera mostrado demasiado generosa ayer, pero la corriente de la
noche había compensado más que sobradamente esa parquedad. Un gran saco de trigo
se había quedado atascado en un montón de ramas que actuaron como balsa y lo
llevaron flotando corriente abajo sin que las aguas del río llegaran a mojarlo. Goewin
cogió un enorme molinillo de piedra y empezó a triturar el grano para convertirlo en
harina. Todos colaboraron en la tarea, hasta la más pequeña de las criaturas y el
mismísimo Llonio. Taran cumplió con su parte de la labor de buena gana, aunque el
molinillo de piedra le pareció bastante incómodo de manejar, y lo mismo le ocurrió a Gurgi
cuando le llegó el turno.
—¡Oh, qué molido deja el moler! —exclamó Gurgi—. ¡Los pobres dedos de Gurgi están
llenos de dolores, y sus brazos de tirones y aguijones!
Pero aun así se las arregló para terminar su turno en el molinillo. Cuando dispusieron
de la harina suficiente ya casi había pasado otro día, y Llonio suplicó una vez más a los
viajeros que compartieran su hospitalidad. Taran no la rechazó, y cuando se tendió junto
al fuego admitió que había albergado la esperanza de que Llonio les pidiera que se
quedasen un día más.
Durante los días siguientes Taran vivió con el corazón más alegre y ligero que en
ningún momento desde que decidió abandonar su búsqueda. Al principio los niños le
trataban con timidez y él tampoco se sentía demasiado cómodo en su compañía, pero no
tardaron en hacerse grandes amigos y ahora pasaban tanto tiempo jugando con él como
con Gurgi. Taran visitaba las redes, los cestos y la presa cada día acompañando a Llonio.
A veces regresaban con las manos vacías, y a veces volvían cargados con los extraños
regalos que el viento o la corriente les habían traído. Al principio Taran no lograba ver qué
valor podían tener aquellos objetos, pero Llonio encontraba una utilidad para casi todos.
Una rueda de carro fue convertida en una rueca, partes de la brida sirvieron como
cinturones para los niños y una alforja se convirtió en un par de botas; y Taran no tardó en
comprender que casi todo cuanto la familia podía necesitar acabaña, surgiendo de la
nada más tarde o más temprano y que no había nada —ya fuese un huevo, una seta o un
puñado de plumas tan suaves que parecían helechos— que no pudiera ser considerado
como un auténtico tesoro.
—Si lo piensas bien —le dijo un día a Gurgi—, Llonio es mucho más rico de lo que el
señor Gast es o llegará a ser jamás. Y no sólo eso... ¡Es el hombre más afortunado de
todo Prydain! No envidio las riquezas de ningún hombre —añadió Taran con un suspiro y
meneó la cabeza—, pero ojalá tuviera la suerte de Llonio.
Cuando le repitió sus palabras al mismo Llonio éste se limitó a sonreír y le guiñó un ojo.
—¿Suerte, Vagabundo? Si tienes suerte un día te contaré el secreto de cómo
conseguirla.
Aparte de eso, Llonio se negó a decir nada más al respecto.
Una idea había empezado a cobrar forma en la mente de Taran. Todos los
descubrimientos de Llonio habían sido utilizados de una forma o de otra..., todos salvo la
piedra que seguía en el cobertizo.
—He estado preguntándome si no podría servir para triturar el grano mejor que el
molinillo —le dijo un día a Llonio.
—¡Vaya! —exclamó Llonio, muy complacido—. Si crees que puedes encontrarle una
utilidad, haz lo que te plazca con ella.
Taran fue a pasear por el bosque sin dejar de dar vueltas a su idea, y acabó
encontrando otra piedra de tamaño casi idéntico al de la que había en el cobertizo.
—¡Esto sí que es un auténtico golpe de suerte! —exclamó riendo mientras Llonio le
ayudaba a llevarla hasta la granja.
Llonio sonrió.
—Desde luego, desde luego.
Durante los días siguientes Taran no paró de trabajar y Gurgi le ayudó en todo cuanto
pudo. Incrustó una piedra en el suelo de un rincón del cobertizo y colocó la otra encima.
Después hizo un agujero que le costó mucho sudor y esfuerzos, y empleó el cuero que
había sobrado de la brida para sujetar un palo muy largo que emergía por un orificio del
tejado. Al final del palo colocó unos marcos de madera sobre los que tensó grandes
trozos de tela.
—Pero esto no es ningún molinillo —exclamó Gurgi cuando hubieron terminado—. ¡Es
un barco para flotar y navegar! ¡Pero no hay ningún barco, sólo un mástil con velas!
—Ya lo veremos —respondió Taran, y llamó a Llonio para que examinara su obra.
La familia contempló en silencio y con expresiones de perplejidad la extraña estructura
construida por Taran. El viento empezó a soplar y las toscas velas hechas con trozos de
tela capturaron la brisa. El palo que hacía de mástil se estremeció, y el crujir de la madera
hizo que Taran contuviera el aliento durante unos momentos temiendo ver como su obra
se desmoronaba sobre sus cabezas. Pero el palo aguantó, las velas acabaron de
hincharse y empezaron a girar, despacio al principio pero moviéndose más deprisa a cada
momento que pasaba mientras la piedra colocada en posición vertical giraba alegremente
dentro del cobertizo. Goewin se apresuró a desparramar el grano sobre el molino de
viento improvisado por Taran y las dos piedras apenas necesitaron unos momentos para
proporcionarles una harina mucho más fina y mejor molida que la que podía conseguirse
con el incómodo molinillo de piedra. Los niños aplaudieron y lanzaron gritos de alegría;
Gurgi expresó su asombro dando chillidos y Llonio rió hasta que las lágrimas le corrieron
por las mejillas.
—Vagabundo —exclamó—, has sabido sacar mucho de donde había muy poco.
¡Confieso que jamás se me habría ocurrido usar las piedras para esto!
A lo largo de los días siguientes el molino no sólo sirvió para moler el grano de la
familia, pues Taran tuvo una idea que permitió utilizarlo como piedra de afilar para las
herramientas de Llonio. Cuando contempló su obra Taran sintió una emoción que no
había experimentado desde que abandonaron el valle de Craddoc. La emoción era el
orgullo, pero llegó acompañado por una extraña inquietud.
—La idea de pasar aquí el resto de mi existencia tendría que hacerme inmensamente
feliz —le dijo a Gurgi—. He encontrado la paz y la amistad..., y también la nueva
esperanza que mi corazón necesitaba tanto como una herida necesita el bálsamo capaz
de curarla. —Vaciló—. Pero no estoy hecho para seguir el camino de Llonio. Llevo dentro
de mí algo que me impulsa a buscar más cosas de las que puede traerme la corriente del
Pequeño Avren. No sé qué ando buscando pero..., ay, sé que no se encuentra aquí.
Habló con Llonio y, muy entristecido, le comunicó que debía reemprender la marcha.
Llonio se dio cuenta de que la decisión tomada por Taran era inconmovible, y no le rogó
que se quedara. Los dos amigos se despidieron.
—He vivido mucho tiempo a vuestro lado y nunca me revelaste el secreto de tu suerte
—dijo Taran mientras montaba a la grupa de Melynlas.
—¿El secreto? —replicó Llonio—. ¿Cómo, es que aún no lo has adivinado? Oh, mi
suerte no es más grande que la tuya o la de cualquier otro hombre. Basta con que
mantengas los ojos bien abiertos para ver a tu suerte en cuanto llegue, y con que aguces
tu ingenio para utilizar lo que el azar haga caer en tus manos.
Taran aflojó las riendas de Melynlas y se alejó lentamente de las orillas del Pequeño
Avren con Gurgi a su lado. Cuando se volvió para despedirse por última vez de Llonio oyó
su voz, ya bastante lejos, dándole un último consejo.
—Confía en tu suerte, Taran el Vagabundo... ¡Pero no te olvides de colocar las redes
para atraparla!
18 - Los Commots Libres
Una vez hubieron dejado a su espalda el Pequeño Avren avanzaron en dirección este
sin apresurarse deteniéndose cuando les apetecía, durmiendo sobre el suelo o
cobijándose en una de las muchas granjas que había esparcidas en el fértil verdor de
aquellos valles. Estaban en la tierra de los Commots Libres, una comarca de casitas que
se agrupaban formando círculos ribeteados por los pastizales y los campos de labor.
Taran descubrió que los habitantes de los Commots eran corteses y hospitalarios.
Cuando le preguntaban por su nombre respondía diciendo que era Taran el Vagabundo,
pero los moradores de aquellas aldeas y pueblecitos no eran gente que gustara de
entrometerse en los asuntos de los demás y nunca le hacían más preguntas sobre su
lugar de nacimiento, linaje o destino.
Taran y Gurgi habían entrado hacía poco en las tierras del Commot Cenarth. Taran tiró
de las riendas deteniendo a Melynlas ante un cobertizo bastante largo y de techo bajo en
cuyo interior se oían resonar los golpes de un martillo sobre un yunque. Taran entró en el
cobertizo y vio al herrero, un hombre con el pecho tan grande como un tonel que vestía un
delantal de cuero. El herrero tenía una corta y erizada barba negra y una abundante
melena negra tan encrespada como un arbusto. Sus pestañas estaban chamuscadas y su
rostro se hallaba cubierto de hollín y suciedad; las chispas llovían sobre sus hombros
desnudos, pero parecían molestarle tan poco como si fuesen un enjambre de luciérnagas.
El herrero estaba rugiendo una canción que su voz, parecida al rechinar de las piedras
sobre un escudo de bronce, acompasaba al ritmo de los golpes de martillo, y la potencia
con que la entonaba hizo que Taran pensara que sus pulmones debían de estar hechos
con el mismo cuero que su fuelle. Gurgi retrocedió cautelosamente apartándose del
diluvio de chispas y Taran gritó un saludo, pero apenas si consiguió hacerse oír por
encima del estruendo.
—Maese herrero —elijo haciendo una gran reverencia en cuanto el hombre se percató
de su presencia y dejó de manejar el martillo—. Me llamo Taran el Vagabundo y ando
buscando un oficio que me ayude a ganarme el pan. Sé unas cuantas cosas acerca de
vuestro arte y quiero pediros que me enseñéis el resto de sus secretos. No poseo oro o
plata con que pagaros, pero asignadme cualquier tarea y estaré encantado de hacerla.
—¡Largo de aquí! —gritó el herrero—. Tengo montones de cosas que hacer, pero no
dispongo del tiempo necesario para enseñar a otros cómo hacerlas.
—¿Es el tiempo lo que os falta? —preguntó Taran contemplando al herrero con un
brillo de astucia en los ojos—. He oído comentar que un hombre sólo puede enseñar su
oficio cuando es un maestro consumado en él.
—¡Espera! —rugió el herrero cuando Taran se disponía a dar la vuelta para marcharse
mientras alzaba el martillo como si pensara arrojárselo a la cabeza—. ¿Dudas de mi
habilidad? ¡Algunos hombres han acabado aplanados encima de mi yunque por mucho
menos! ¿Habilidad? ¡En todos los Commots Libres no hay ningún herrero mejor que
Hevydd, hijo de Hirwas!
Cogió las tenazas, sacó un lingote de hierro al rojo vivo de entre las rugientes llamas
del horno, lo colocó sobre el yunque y empezó a trabajarlo golpeándolo con el martillo tan
deprisa que Taran apenas pudo seguir el movimiento del musculoso brazo de Hevydd; y
el extremo del lingote quedó convertido como por arte de magia en una flor de espino
silvestre tan perfecta que no le faltaba ni el más mínimo detalle.
Taran la contempló con asombro y admiración.
—Jamás había visto una obra tan diestra realizada con tanta rapidez.
—Y te aseguro que no la verás en ninguna otra parte —respondió Hevydd intentando
contener sin lograrlo una sonrisa de orgullo—. Pero ¿qué historia me has contado antes?
¿Sabes modelar el metal? No son secretos que se revelen a muchos. Ni tan siquiera yo
he conseguido conocerlos tocios... —Meneó su hirsuta cabeza poniendo cara de
irritación—. En cuanto a los más recónditos, se hallan ocultos en Annuvin. Fueron
robados por Arawn, el Señor de la Muerte, y se han perdido para siempre. Prydain ya no
podrá utilizarlos nunca más.
»Pero basta de charla. Coge esto —ordenó el herrero, colocando las tenazas y el
martillo en las manos de Taran—. Deja el lingote tal y como estaba antes, y hazlo deprisa
o se enfriará. Muéstrame qué fuerza hay en esas alitas cíe pollo que tienes por brazos.
Taran fue hacia el yunque y, tal y como le había enseñado Coll mucho tiempo antes,
hizo cuanto pudo para devolver su forma original al lingote de hierro que se enfriaba
rápidamente. El herrero se cruzó de brazos, le observó con gran atención durante unos
momentos y acabó echándose a reír estrepitosamente.
—¡Basta, basta! —gritó Hevydd—. Veo que no me has mentido. No cabe duda de que
tienes algunos conocimientos del arte de la herrería, aunque podrían contarse con los
dedos de una mano y aún sobrarían. Y sin embargo... —añadió frotándose el mentón con
un curtido pulgar casi tan grueso como la muñeca de un hombre corriente—. Y sin
embargo veo que sabes entender el metal. —Clavó los ojos en el rostro de Taran—, Pero
no estoy seguro de si eres lo bastante valeroso para enfrentarte al fuego. ¿Serás capaz
de luchar contra el hierro al rojo vivo armado sólo con un martillo y unas tenazas?
—Enseñadme el oficio —replicó Taran—. En cuanto al valor, no hará falta que me deis
lecciones.
—¡Osadas palabras! —exclamó Hevydd dándole una palmada en el hombro—. ¡Ah, ya
sabré templarte en mi forja! Demuéstrame que tienes coraje y juro que te convertiré en un
buen herrero. Y ahora, para empezar... —Sus ojos se posaron en la vaina vacía que
colgaba de la cintura de Taran—. Vaya, parece ser que hubo una época en la que
llevabas espada.
—Sí, tenía una espada —respondió Taran—. Pero la perdí hace mucho tiempo, y ahora
viajo desarmado.
—Entonces harás una espada —le ordenó Hevydd—. Y cuando hayas terminado ya
me dirás qué labor te ha parecido más pesada, si la de forjarla o la de repartir mandobles
con ella.
Taran no tardó en averiguarlo. Los días siguientes fueron los más agotadores de toda
su existencia. Al principio pensó que el herrero le haría dar forma a uno de los muchos
lingotes que había dentro de la fragua, pero no era ésa la intención de Hevydd.
—¿Cómo, empezar cuando la mitad del trabajo ya está hecho? —Hevydd lanzó un
bufido despectivo—. No, no, muchacho, nada de eso. Forjarás una espada desde el
principio hasta el final.
La primera tarea que le asignó Hevydd fue la de recoger combustible para el horno, y
Taran alimentó las llamas desde el alba al anochecer hasta que la fragua le pareció un
monstruo rugiente de lengua ígnea que jamás podía comer lo suficiente para hartarse.
Pero el trabajo apenas si acababa de empezar, pues Hevydd no tardó en darle una pala y
hacerle desplazar una auténtica montaña de piedras, y después le ordenó que las
fundiera para extraer el metal que contenían. Cuando el lingote estuvo listo el rostro y las
manos de Taran se hallaban chamuscados y ennegrecidos, y sus manos tenían más
ampollas que piel sana. Le dolía la espalda, y oía zumbar en sus oídos el estruendo de la
herrería y la voz de Hevydd gritando órdenes e instrucciones. Gurgi, que se había ofrecido
a manejar el fuelle, no flaqueó ni tan siquiera cuando una nube de chispas salió
despedida de la fragua y cayó sobre su peluda cabeza, chamuscándola aquí y allá y
dándole el mismo aspecto que si una bandada de pájaros le hubiera picoteado al azar
arrancándole mechones para construir sus nidos.
—¡La vida es una fragua! —gritó el herrero mientras Taran martilleaba el lingote con el
sudor chorreando por su frente—. ¡Sí, y también es un yunque, y un martillo! ¡Te tostará,
te fundirá y te golpeará, y apenas te enterarás de lo que te está ocurriendo! ¡Pero tienes
que plantarle cara sin permitir que te asuste! ¡El metal no sirve de nada a menos que lo
hayas templado y le hayas dado forma a martillazos!
El cansancio hacía que Taran se desplomara al final de cada día sobre el catre de paja
del cobertizo lanzando un suspiro de gratitud, pero ver como la hoja iba cobrando forma
poco a poco encima del yunque le dio ánimos para seguir. El enorme martillo parecía
pesar un poco más cada vez que lo levantaba, pero por fin llegó el momento en que pudo
arrojarlo al suelo con un grito de alegría. Taran alzó la espada admirando la perfección del
trabajo y el equilibrio conseguido, y contempló extasiado los brillantes destellos que las
llamas de la fragua arrancaban al metal.
—¡Un arma muy hermosa, maese herrero! —exclamó—. ¡Es tan hermosa como la que
perdí!
—¿De veras? —replicó Hevydd—. ¿Tan bien crees haber hecho tu trabajo? ¿Estarías
dispuesto a dejar que tu vida dependa de una hoja que no ha sido puesta a prueba? —
Extendió uno de sus robustos brazos y señaló el bloque de madera que había en un
rincón de la herrería—. Golpea con todas tus fuerzas —ordenó—. Usa el filo, la punta y la
parte plana de la hoja.
Taran alzó orgullosamente la espada por encima de su cabeza y la hizo caer sobre el
bloque de madera. El arma vibró con la fuerza del impacto. Un chirriar metálico hirió sus
oídos y Taran vio como la hoja se hacía pedazos y los fragmentos salían volando en
todas direcciones.
Taran lanzó un grito de sorpresa y consternación. Clavó los ojos en la empuñadura que
seguía aferrando entre los dedos y le faltó poco para echarse a llorar. Se volvió hacia
Hevydd y le lanzó una mirada de desesperación.
—¡Vaya! —exclamó el herrero con voz jovial sin prestar atención a la mueca de pena y
perplejidad que había en el rostro de Taran—. ¿Acaso creías que podrías fabricar una
buena espada en tu primer intento?
Dejó escapar una ruidosa carcajada y meneó la cabeza.
—Entonces, ¿qué debo hacer? —exclamó Taran, muy abatido ante las palabras del
herrero.
—¿Hacer? —replicó el herrero—. ¿Qué se puede hacer salvo empezar de nuevo?
Y eso hicieron, pero esta vez Taran ya no albergaba las alegres esperanzas con que
había iniciado su aprendizaje. Trabajó en silencio y con el ceño fruncido, y se sintió aún
más vejado cuando Hevydd le ordenó que arrojara a las llamas sus dos espadas
siguientes antes incluso de que hubieran sido templadas porque le pareció que ya tenían
algún defecto irremediable. La pestilencia del metal caliente se le quedó pegada a la nariz
e incluso acabó contaminando el sabor de la comida, que engullía apresuradamente. Las
nubes de vapor que brotaban del enorme depósito de agua le asfixiaban como si
respirase nubes hechas de una niebla ponzoñosa; el incesante estruendo de la herrería
estuvo a punto de hacerle enloquecer y acabó teniendo la sensación de que era él y no la
espada quien estaba atrapado entre el martillo y el yunque.
La siguiente espada le pareció fea, negruzca y llena de melladuras y no logró encontrar
en ella ni rastro de la hermosura de proporciones que había poseído la primera, y también
la habría arrojado a las llamas de no ser porque el herrero le ordenó que la terminara.
—Quizá sirva —le dijo Hevydd con voz confiada, aunque Taran le lanzó una mirada
dubitativa.
Taran volvió al bloque de madera y alzó la espada. Estaba decidido a hacer cuanto
estuviera en sus manos para destrozar aquella hoja fea y carente de gracia, y la dejó caer
con todas sus fuerzas. El metal resonó como una campana. Esta vez fue el bloque de
madera el que se partió en dos.
—Vaya —dijo Hevydd en voz baja—. Es una espada digna de ser llevada al cinto.
Después dio una palmada y agarró a Taran por el brazo.
—Veo que tienes algo de fuerza en esas alas de pollo tuyas después de todo. No sólo
pusiste a prueba la espada, también te pusiste a prueba a ti mismo. Quédate conmigo y te
enseñaré cuanto sé.
Taran guardó silencio durante unos momentos, pero contempló con un cierto orgullo la
espada recién forjada por sus manos.
—Me has enseñado muchas cosas —dijo por fin—, pero mi estancia aquí me ha
enseñado que debo renunciar a lo que esperaba conseguir. Creí que tenía alma de
herrero y forjador de espadas, pero he aprendido que estaba equivocado.
—¡Cómo! —exclamó Hevydd—. Tienes en tu interior todo lo necesario para acabar
convirtiéndote en un forjador de espadas tan bueno como cualquier otro que haya en
Prydain.
—Me anima pensar que quizá estés en lo cierto —respondió Taran—, Pero en lo más
hondo de mi corazón sé que tu oficio no ha sido hecho para mí. Un impulso indefinible me
hizo alejarme del Pequeño Avren y sigo sintiéndolo dentro de mí. Aunque deseara
quedarme tendría que reemprender la marcha.
El herrero asintió.
—En verdad eres un Vagabundo. Que así sea. Jamás he pedido a un hombre que
fuera contra los deseos de su corazón. Quédate la espada como recuerdo de nuestra
amistad. Es tuya más que de ningún otro, pues tú la forjaste con tus propias manos.
—No es un arma noble, y eso hace que resulte aún más adecuada para mí. —Taran
lanzó una carcajada y contempló aquella arma desgarbada y de proporciones tan poco
elegantes—. Fue una suerte que no necesitara fabricar una docena de espadas antes de
conseguir una que no se rompiera...
—¿Suerte? —resopló Hevydd mientras Taran y Gurgi se despedían de él—. ¡Nada de
eso! ¡Lo conseguiste gracias al trabajo y el sudor, no gracias a la suerte! ¡La vida es como
una fragua, ya te lo dije! Enfréntate a los golpes que te aseste. ¡No temas las pruebas que
te tenga preparadas y podrás resistir cualquier yunque o martillo con el que puedas
encontrarte!
Hevydd el Herrero se despidió de ellos agitando su mano manchada de hollín y los
compañeros siguieron adelante en dirección norte por el fértil valle del Gran Avren. Unos
cuantos días de viaje sin dificultades por parajes verdes y agradables les llevaron hasta
allí donde empezaba el Commot Gwenith. Acababan de llegar a él, cuando un chaparrón
repentino cayó del cielo y los viajeros galoparon hacia el primer refugio que encontraron.
Era un conjunto de cobertizos, establos, gallineros y almacenes que parecían
dispersarse en todas direcciones, pero cuando Taran desmontó y fue corriendo hacia la
casita que había en el centro del laberinto de edificios se dio cuenta de que todos estaban
unidos por pasarelas cubiertas o senderos enlosados, y cualquiera de ellos habría
acabado llevándole más tarde o más temprano hasta la puerta que se abrió casi antes de
que llamara a ella.
—¡Entrad y sed bienvenidos! —dijo una voz que hacía pensar en el chisporroteo de las
ramillas partiéndose en el fuego.
Gurgi entró corriendo para escapar al diluvio y Taran vio a una anciana encorvada
vestida de gris que le hacía señas para que se acercara al hogar. Su larga cabellera era
tan blanca como la lana que había en la pequeña rueca suspendida de su cinturón de
cuerdecillas trenzadas. La túnica que vestía le quedaba algo corta y revelaba unas
pantorrillas huesudas que parecían tan delgadas y duras como husos de hilar. Su rostro
estaba cubierto por una telaraña de finas arrugas y sus mejillas se habían marchitado
hacía ya mucho tiempo, pero los años no la habían afligido con ninguna señal de
debilidad. Era como si el tiempo sólo hubiese servido para madurarla y endurecerla; y sus
ojos grises eran tan agudos y brillantes como un par de agujas que aún no han
atravesado ninguna tela.
—Soy Dwyvach, la Tejedora —dijo la anciana. Taran la saludó con una cortés
reverencia y le dijo su nombre—. ¿Taran el Vagabundo? —repitió ella con una sonrisa—.
Sí, a juzgar por tu aspecto creo que llevas mucho tiempo vagabundeando... Bastante más
del que has invertido lavándote, y eso está tan claro como el dibujo formado por la
urdimbre de hilos que hay en mi telar.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—, ¡Ya veo el telar que sirve para tejer! ¡Ya veo los nudos y los
atados! ¡Hay tantos que la pobre y tierna cabeza de Gurgi da vueltas con giros y mareos!
Taran se fijó por primera vez en un telar de gran tamaño que se alzaba como un arpa
gigante provista de mil cuerdas en un rincón de la casita. A su alrededor se amontonaban
las bobinas de hilo de todos los colores. Las telas de lino y lana colgaban de las vigas, y
las paredes sostenían tapices ya terminados, algunos de brillante colorido y dibujo muy
sencillo, otros de una artesanía más sutil y dibujos que el ojo encontraba bastante más
difíciles de seguir. Taran contempló asombrado aquella interminable variedad de formas y
colores y acabó volviéndose hacia la tejedora de Gwenith.
—Esos tapices son fruto de una habilidad que está mucho más allá de cuanto conozco
—dijo con la voz impregnada de admiración—, ¿Cómo se hacen?
—¿Que cómo se hacen? —La tejedora dejó escapar una risita—. Necesitaría tanto
aliento para contártelo que tus orejas acabarían cansándose de escuchar. Pero si
observas con atención quizá puedas verlo.
Fue cojeando hacia el telar, trepó al banco que había delante de él y empezó a mover
la lanzadera con un sorprendente vigor hacia atrás y hacia adelante mientras sus pies se
afanaban sobre los pedales que había debajo sin echar más que algún vistazo ocasional
a lo que iba haciendo. Cuando se detuvo ladeó la cabeza y sus vivaces pupilas grises se
clavaron en el rostro de Taran.
—Así es como se hace, Vagabundo —dijo—, igual que se hacen todas las cosas, hilo
por hilo y cada una a su manera.
El asombro de Taran se había hecho aún más grande, si es que tal cosa era posible.
—Me gustaría mucho aprender este oficio —se apresuró a decir—. No he nacido para
ser forjador de espadas. Quizá haya nacido para ser tejedor. Por favor, ¿querrás
enseñarme tu arte?
—Lo haré, ya que me lo pides —replicó Dwyvach—. Pero debo hacerte una
advertencia antes de empezar: admirar un tapiz o una tela bien hecha es una cosa, y
sentarse delante del telar es otra muy distinta.
—Te doy las gracias —dijo Taran—. Estoy dispuesto a sentarme y trabajar ante tu
telar, y no le tengo miedo. Cuando estuve con Hevydd el Herrero no huí del hierro al rojo o
de las llamas de su fragua, y la lanzadera de un telar pesa mucho menos que el martillo
de un herrero.
—Eso crees, ¿eh? —replicó Dwyvach, y sus labios dejaron escapar una risita
quebradiza que parecía el entrechocar de dos agujas de hacer punto—. Bueno, ¿con qué
vas a empezar? —siguió diciendo sin apartar los ojos del rostro de Taran—. Me has dicho
que te llamas Taran el Vagabundo, ¿verdad? ¡Creo que harías mejor llamándote Taran el
Harapiento! ¿Quieres tejerte una capa nueva? Así conseguirás algo con que cubrirte la
espalda y yo podré ver hasta dónde llega la habilidad de tus dedos.
Taran accedió enseguida; pero al día siguiente, en vez de enseñarle a tejer, Dwyvach
llevó a los compañeros hasta una de sus muchas estancias. La habitación estaba tan
llena de montones de lana que apenas si se podía entrar en ella.
—Quita los espinos y alisa los enredos —le ordenó la tejedora—, Péinala, cárdala... ¡Y
pon toda tu atención en ello, Vagabundo, o cuando hayas terminado tu capa creerás que
está hecha con zarzales en vez de con lana!
El tamaño de la tarea a la que debía enfrentarse hizo que Taran desesperara de poder
acabarla nunca, pero él y Gurgi pusieron manos a la obra y Dwyvach también tomó parte
en ella. Taran no tardó en darse cuenta de que la anciana no sólo poseía una lengua muy
afilada, sino unos ojos agudos y perspicaces. Nada escapaba a su atención. Encontraba
el nudo, tara o mancha más diminutos, y advertía a Taran de cada nuevo hallazgo
golpeándole los nudillos con la rueca. Los golpes eran dolorosos, pero lo que más dolió a
Taran fue descubrir que pese a sus años Dwyvach era capaz de trabajar más deprisa,
más tiempo y con más diligencia que él. Al final de cada jornada de labor Taran tenía los
ojos irritados y los dedos en carne viva y apenas si podía evitar que el cansancio le hiciera
apoyar la cabeza en el pecho, pero la anciana tejedora parecía tan fresca y jovial como si
el día acabara de empezar.
La tarea había parecido infinita, pero llegó un momento en que toda la lana estuvo
limpia y alisada y Dwyvach ordenó a Taran que tomara asiento delante de una enorme
rueca de hilar.
—La lana más fina no sirve de nada a menos que haya sido transformada en una hebra
con la que se pueda tejer —le dijo la anciana—, por lo que será mejor que también
aprendas esa parte del oficio.
—¡Pero hilar es tarea de mujeres! —protestó Gurgi—. ¡No, no, el hilar no está hecho
para los osados y astutos tejedores!
—¿De veras? —resopló Dwyvach—. Bien, pues siéntate y prepárate para aprender una
buena lección. He oído a hombres que se quejaban por tener que hacer trabajos de
mujer, y a mujeres que se quejaban por tener que hacer trabajos de hombre —añadió,
cerrando su huesudo pulgar y su índice sobre la oreja de Gurgi y llevándole por la fuerza
hasta un taburete junto a Taran—. ¡Pero puedo asegurarte que jamás he oído al trabajo
quejarse de quien lo hizo con tal de que se hiciera bien!
Y así fue como Taran y Gurgi pasaron varios días hilando lana y llenando bobinas con
el hilo bajo la atenta vigilancia de Dwyvach. La reprimenda de la anciana tejedora dejó tan
impresionado a Gurgi que hizo cuanto estaba en su mano para ser útil, aunque era
bastante frecuente que la pobre criatura sólo consiguiera acabar enredada en las hebras.
Después Dwyvach llevó a los compañeros hasta un cobertizo donde había recipientes
llenos de tintes burbujeando sobre las llamas. En esta nueva faceta del oficio de tejer
Taran se desempeñó tan mal como Gurgi, pues cuando acabó de teñir el hilo su cuerpo
estaba cubierto de manchas multicolores desde la cabeza hasta los pies y Gurgi habría
podido pasar por un arco iris al que le hubiese brotado vello.
Dwyvach no dejó entrar a Taran en una sala de tejer hasta que todas esas tareas
preliminares quedaron completadas a su entera satisfacción; y una vez allí Taran sintió
(laquear su ánimo pues el telar estaba tan desnudo y lúgubre como un árbol sin hojas.
—¿Qué te ocurre? —preguntó la tejedora lanzando una risita al ver que Taran la
contemplaba con expresión abatida—. Hay que colocar las hebras en el telar. Ya te lo
dije, ¿no? Todas las cosas se hacen paso a paso y hebra a hebra.
—Hevydd el Herrero me dijo que la vida era una fragua —suspiró Taran mientras
intentaba calcular la incontable cantidad de hilos que necesitaría—, y creo que antes cíe
haber terminado mi capa podré considerarme suficientemente templado.
—Así que la vida es una fragua, ¿eh? —replicó la tejedora—. No, es más bien un telar
donde se entrelazan las vicias y los días, y sabio será aquel que acabe aprendiendo a
percibir el dibujo que forman. Pero si tienes intención de cubrirte la espalda con una capa
nueva será mejor que trabajes más y hables menos. ¿O acaso esperas ver surgir de la
nada a un ejército de arañas para que se encarguen de hacer tu tarea?
Taran acabó decidiendo cuál sería el dibujo a realizar y colocó los hilos en el bastidor
del telar, pero en cuanto hubo terminado seguía siendo incapaz de ver nada salvo un
confuso amasijo de hebras. La tela cobraba forma con una terrible lentitud, y al final de un
largo día de trabajo apenas si había conseguido un palmo de tela que mostrar como
resultado de todos sus esfuerzos.
—¿Cómo pude pensar que la lanzadera de un telar era ligera y fácil de manejar? —
suspiró Taran—, ¡Ahora me parece más pesada que el martillo, las tenazas y el yunque
juntos!
—No es la lanzadera lo que te fatiga —respondió Dwyvach—, sino la falta de habilidad.
No existe carga más pesada que ésa, Vagabundo, y sólo hay una cosa que pueda librarte
de ella.
—¿Cuál es ese secreto? —exclamó Taran—. Enséñamelo ahora mismo o jamás
conseguiré terminar mi capa.
Pero Dwyvach se limitó a sonreír.
—El secreto está en la paciencia, Vagabundo. En cuanto a enseñarte cómo tener
paciencia, es algo que no se halla en mi mano. Es lo primero y, al mismo tiempo, lo último
que debes aprender por ti mismo.
Taran volvió al trabajo con la expresión más lúgubre que nunca, convencido de que no
terminaría la prenda hasta ser tan viejo como Dwyvach, pero sus manos fueron
acostumbrándose poco a poco a la tarea. La lanzadera no tardó en moverse tan
velozmente como un pez que se desliza entre los juncos y la tela fue haciéndose más
grande con el paso del tiempo. Dwyvach estaba bastante satisfecha con sus progresos
pero Taran, sorprendido, descubrió que no compartía la satisfacción de la anciana.
—El dibujo... —murmuró frunciendo el ceño—. No sé qué es, pero hay algo en él que
no me gusta.
—Vamos, vamos, Vagabundo —replicó Dwyvach—. Nadie te puso una espada en la
garganta. La elección del dibujo fue enteramente tuya.
—Cierto —admitió Taran—. Pero ahora que puedo verlo con claridad creo que habría
debido escoger un dibujo distinto.
—Ah, ah —dijo Dwyvach y dejó escapar su risita cascada—. En ese caso sólo te
quedan dos soluciones. O terminas una capa que no te complacerá llevar puesta, o lo
deshaces todo y vuelves a empezar desde el principio, pues el telar sólo creará el dibujo
que hayas puesto en él.
Taran contempló su obra en silencio durante un buen rato. Acabó tragando una honda
bocanada de aire, suspiró y meneó la cabeza.
—Que así sea. Volveré a empezar.
Pasó varios días deshaciendo la urdimbre y volviendo a colocar las hebras en el telar.
Pero cuando hubo terminado con aquella pesada tarea y pudo volver a tejer descubrió
con gran alegría que la tela crecía más deprisa de lo que jamás lo había hecho antes, y
aquella nueva habilidad fue haciendo que cobrara ánimos. Cuando la capa estuvo
terminada la alzó orgullosamente ante su rostro.
—Es mucho mejor que la que tenía —exclamó—. ¡Pero creo que jamás podré volver a
llevar una capa sin pensar en todos y cada uno de sus hilos!
Gurgi lanzó un grito triunfal y Dwyvach movió la cabeza en señal de aprobación.
—Es una buena capa —dijo Dwyvach. Sus rasgos habían perdido la expresión de burla
habitual en ellos y la anciana tejedora contempló a Taran con ternura, como si toda ella
estuviera sonriendo por dentro—. Tus dedos son hábiles, Vagabundo —dijo con una
afabilidad nada común en ella—. Son lo bastante diestros para convertirte en uno de los
mejores tejedores de todo Prydain. Y si mi rueca y tus nudillos se encontraron con más
frecuencia de la que habrías deseado, fue porque me pareció que las reprimendas no
caerían en saco roto. Si quieres puedes quedarte en mi casa para trabajar en mi telar. Te
enseñaré cuanto sé.
Taran tardó un poco en responder y mientras vacilaba la tejedora sonrió y volvió a
hablar.
—Sé lo que hay en tu corazón, Vagabundo —dijo—. Los muchachos siempre han sido
inquietos, igual que las chicas... No soy tan vieja como para haberlo olvidado. Tu rostro
me dice que no deseas quedarte en el Commot Gwenith.
Taran asintió.
—Tenía tantas esperanzas de haber nacido para ser un tejedor como las tuve antes de
haber nacido para forjar espadas, pero has dicho la verdad. Éste no es el camino que
deseo seguir.
—Entonces debemos despedirnos —replicó la tejedora—. Pero antes de que te
marches debo hacerte una advertencia —añadió con su sequedad habitual—. Si la vida
es un telar, tú has escogido una de las urdimbres más difíciles y enredadas.
Taran y Gurgi reemprendieron la marcha. Siguieron avanzando en dirección norte y el
Commot Gwenith no tardó en quedar detrás de ellos. Taran llevaba puesta su nueva capa
y su nueva espada colgaba a su costado, pero el placer que le habían producido no tardó
en esfumarse para ser sustituido por la inquietud. Las palabras de Dwyvach seguían
resonando en su mente, y sus pensamientos se volvieron hacia el tapiz que había visto en
los lejanos Pantanos de Morva.
—¿Y qué hay de Orddu? —exclamó—. Me pregunto si usa algo más que hilos para
tejer... El petirrojo ha estado hurgando en el suelo para encontrar sus gusanos, pero aún
no estoy seguro de si he escogido mi dibujo o si no soy más que un hilo en su telar... En
tal caso, me temo que soy un hilo que no sirve de mucho. O, por lo menos —añadió
dejando escapar una carcajada llena de tristeza—, soy un hilo muy largo y enredado...
Pero aquellos pensamientos melancólicos no tardaron en huir de su cabeza, pues
pocos días después Melynlas le llevó hasta la cima de un promontorio y Taran pudo
contemplar el Commot más hermoso que había visto en el curso de todos, sus viajes. Un
frondoso bosque de higueras y olmos rodeaba unos espaciosos campos muy bien
cuidados repletos de verdor. Casitas blancas con el techo de cañizo brillaban bajo los
rayos del sol. Taran tuvo la impresión de que hasta la atmósfera de aquel lugar era
distinta, como si fuese más fresca y estuviera perfumada por el aroma de árboles y
plantas que no se marchitaban jamás. Sintió que se le aceleraba el pulso mientras lo
contemplaba, y le invadió una extraña excitación.
Gurgi avanzó hasta colocarse junto a él.
—Bondadoso amo, ¿podemos parar aquí?
—Sí —murmuró Taran sin apartar los ojos de los campos y casitas—. Sí. Aquí
descansaremos.
Hizo que Melynlas empezara a bajar por la pendiente y Gurgi le siguió poniendo su
pony al trote. Cruzaron un arroyuelo y Taran tiró de las riendas deteniendo a Melynlas en
cuanto vio a un anciano que estaba cavando junto a la orilla. El anciano tenía al lado dos
cubos de madera que colgaban de un yugo, e iba echando cuidadosamente dentro de
ellos las paletadas de tierra color marrón claro. Llevaba la cabellera y la barba grises muy
cortas; y pese a su avanzada edad sus brazos parecían tan robustos como los de Hevydd
el Herrero.
—Buenos días tengáis, maese cavador —dijo Taran—, ¿Qué lugar es éste?
El anciano se volvió hacia él. Se limpió la frente surcada de arrugas con el antebrazo y
contempló a Taran con sus perspicaces ojos azules.
—La corriente de agua en la que está metido tu caballo, y, dicho sea de paso, la está
llenando de barro, es el arroyo Fernbrake. ¿El Commot? Estás en el Commot Merin.
19 - El torno del alfarero
—Te he dicho dónde estás —siguió diciendo el anciano con voz afable mientras Taran
desmontaba y ponía los pies sobre la orilla del arroyo—. ¿Querrás decirme quién eres y
qué te ha traído hasta un lugar cuyo nombre no conocías? ¿Te has perdido y has llegado
a Merin cuando andabas buscando otro Commot?
—Me llaman el Vagabundo —replicó Taran—. En cuanto a si me he perdido... —
añadió, acompañando sus palabras con una carcajada—. Bueno, no puedo afirmar que
me haya perdido, pues no estoy demasiado seguro de qué camino debo seguir.
—En tal caso Merin es un sitio tan bueno como cualquier otro para hacer una pausa en
tu viaje —dijo el anciano—. Ven conmigo y veré qué hospitalidad puedo ofreceros.
El anciano dejó caer una última paletada de tierra en uno de los cubos de madera.
Taran dio un paso hacia adelante y se ofreció a llevarlos. El anciano no rechazó su oferta
y Taran puso los hombros debajo del yugo, pero los cubos pesaban más de lo que se
había imaginado. Su frente no tardó en quedar cubierta de sudor. Apenas si podía
avanzar tambaleándose bajo aquel peso que le parecía doblarse a cada paso que daba, y
la choza que el anciano señaló con el dedo parecía alejarse en vez de irse acercando.
—¡Si querías algo de tierra para remendar tu chimenea has ido muy lejos a buscarla! —
jadeó Taran.
—No has sabido pillarle el truco a ese yugo —dijo el anciano mientras observaba los
esfuerzos de Taran con una gran sonrisa—. Dame, yo lo llevaré:
Taran se alegró de poder devolvérselo. El anciano se puso el yugo sobre la espalda y
siguió avanzando como si los cubos no pesaran nada, moviéndose tan deprisa que casi
dejó atrás a los compañeros. Acabaron llegando a un cobertizo de gran tamaño, donde el
anciano echó la tierra en un enorme depósito de madera e hizo una seña a los viajeros
indicándoles que le siguieran hasta su choza.
Una vez dentro de ella Taran vio estantes que sostenían cacharros y utensilios de barro
de todas clases, recipientes de arcilla cocida, jarras y vasos de formas tan elegantes
como sencillas y, entre ellos y como esparcidos al azar, objetos tan hermosos y tan
hábilmente moldeados que casi le dejaron sin aliento. A lo largo de toda su existencia
Taran sólo había visto un cuenco cuya belleza pudiera compararse a la de los que tenía
delante, y fue durante su visita al cuarto de los tesoros del señor Gast. Taran se volvió
con cara de asombro hacia el anciano, que había empezado a colocar platos y cuencos
sobre una mesa de roble.
—Cuando te pregunté si querías la tierra para remendar tu chimenea hablé sin pensar
en lo que decía —exclamó Taran inclinándose humildemente ante el anciano—. Si estos
objetos han surgido de tus manos no son los primeros que veo y sé quién eres: te llamas
Annlaw, el Moldeador de la Arcilla.
El alfarero asintió.
—Sí, son obra mía. Si has visto alguno antes no me extraña que sepas quién soy.
Llevo mucho tiempo ejerciendo mi oficio, Vagabundo, y ya no estoy muy seguro de dónde
termina la arcilla y dónde empieza Annlaw..., y si he de serte sincero, a veces sospecho
que la arcilla y Annlaw son una sola cosa.
Taran examinó con más atención los recipientes y objetos que llenaban la choza, el
cuenco para beber vino recién terminado al que las manos del anciano habían dado forma
con uña habilidad y una gracia aún mayores que las empleadas en el que había visto
entre los tesoros del señor Gast, y las enormes mesas manchadas de barro cubiertas por
jarras de pinturas, pigmentos y esmaltes. Su asombro fue aumentando a cada momento
que pasaba, pues se dio cuenta de que lo que había tomado por cacharros de cocina sin
nada de particular eran, a su manera, tan hermosos como el cuenco. Todos habían
surgido de las manos de un maestro. Taran se volvió hacia Annlaw.
—Me han contado que una de tus obras vale más que todo cuanto pueda haber en el
cuarto de los tesoros de un noble —dijo Taran—, y lo creo. Y aquí... —Meneó la cabeza
con expresión maravillada—. Tu casa es un auténtico almacén de tesoros.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—. ¡Oh, el hábil alfarero gana riquezas y fortunas con sus hábiles
manos!
—¿Riquezas y fortunas? —replicó Annlaw sonriendo—. Me limito a ganar la comida
que pongo sobre mi mesa. Mando la mayoría de estos recipientes y cuencos a los
Commots más pequeños donde no disponen de alfareros propios. Les doy lo que
necesitan y ellos me dan lo que necesito; y te aseguro que nada me es menos necesario
que las riquezas. Mi alegría y mi placer están en ejercer mi oficio, —no en las ganancias
que pueda obtener con él. Ni todas las riquezas de Prydain ayudarían a que mis dedos
modelaran un cuenco mejor.
—Hay quienes afirman que una obra como la tuya tiene que ser fruto de la magia —dijo
Taran contemplando el torno del alfarero.
Annlaw echó la cabeza hacia atrás y dejó escapar una ruidosa carcajada.
—Ojalá fuera cierto, pues eso me ahorraría mucho trabajo. No, no, Vagabundo... Ay, mi
torno no se distingue en nada del de cualquier otro alfarero —añadió—. Hace muchos
años Govannion el Lisiado, el mejor artesano que ha existido en toda la historia de
Prydain, creó toda clase de utensilios y herramientas encantadas. Se los regaló a quienes
creía que sabrían usarlos con sabiduría, pero todos fueron cayendo uno a uno en las
garras de Arawn, el Señor de la Muerte. Ahora ya no queda ninguno.
»Pero Govannion también descubrió los grandes secretos de todas las artes y oficios
—siguió diciendo Annlaw—. Por desgracia Arawn acabó robándolos y los escondió en
Annuvin, allí donde nadie podrá volver a beneficiarse de ellos. —El rostro del alfarero se
puso muy serio—. He pasado toda mi existencia esforzándome por volver a descubrirlos y
adivinar cuál puede haber sido su naturaleza. He aprendido mucho..., aprendí mediante
mis esfuerzos y mis errores, tal y como un niño aprende a caminar. Pero ya no puedo
seguir avanzando. La sabiduría más profunda sigue encontrándose más allá de mi
alcance. Temo que nunca podré llegar hasta ella.
»Si pudiera disponer de ella no me haría falta ninguna herramienta mágica —dijo
Annlaw—. Ah, me conformaría con recobrar esos conocimientos perdidos... Y estos dedos
—añadió alzando sus manos manchadas de arcilla— serían más que suficientes para
servirme.
—Pero tú sabes lo que buscas —replicó Taran—. Yo, por desgracia, busco sin tener ni
idea de lo que ando buscando. —Le habló de Hevydd el Herrero y de Dwyvach la
Tejedora, y de la espada y la capa que había hecho con sus manos—. Estaba orgulloso
de mi trabajo —siguió diciendo Taran—, pero acabé descubriendo que ni el yunque ni el
telar me satisfacían.
—Bien, ¿y el torno del alfarero? —le preguntó Annlaw.
Taran admitió que no sabía nada de aquel oficio y le rogó que le dejara ver cómo daba
forma a la arcilla, y el anciano alfarero accedió sin hacerse de rogar.
Annlaw se subió un poco la tosca túnica que vestía y se sentó delante del torno. Lo
hizo girar y arrojó sobre él un puñado de arcilla. El alfarero se inclinó sobre su trabajo con
una expresión casi de humildad, y extendió las manos hacia él tan tiernamente como si se
dispusiera a acariciar un pajarillo recién nacido. Annlaw empezó a modelar un jarro de
esbeltas líneas ante los ojos de Taran. La arcilla parecía brillar sobre el torno, que giraba
velozmente y cambiaba de un momento a otro. Taran, asombrado, comprendió por fin las
palabras de Annlaw, pues era cierto que no había ninguna separación visible entre los
hábiles dedos del alfarero y la arcilla. Era como si las manos de Annlaw se fundieran con
la arcilla para irle dando vida. Annlaw no abría la boca y estaba totalmente concentrado
en su trabajo. Su rostro surcado de arrugas se había iluminado, y era como si hubiese
rejuvenecido de repente. Taran sintió que su corazón se llenaba hasta rebosar de una
alegría que parecía tener su origen en el anciano alfarero, y en ese momento comprendió
que se hallaba en presencia de un auténtico maestro de los artesanos, alguien cuya
sabiduría y dones eran muy superiores a los de cualquier persona que hubiese conocido
antes.
—Fflewddur se equivocaba —murmuró Taran—. Si hay magia, no está en el torno del
alfarero, sino en el alfarero.
—No hay ninguna magia —dijo Annlaw sin apartar los ojos ni un solo momento de su
trabajo—. Quizá sea un don, pero es un don que sólo se consigue con muchos esfuerzos
y sudores.
—Si pudiera crear algo tan hermoso, no me importaría esforzarme y sudar —dijo
Taran.
—Entonces siéntate —dijo Annlaw haciéndole sitio junto al torno. Taran protestó
diciendo que sólo conseguiría echar a perder el jarro al que Annlaw estaba dando forma,
pero el alfarero se rió—. Oh, estoy seguro de que así será. Lo arrojaré al depósito, lo
mezclaré con más arcilla y más pronto o más temprano volveré a utilizarlo. No se perderá.
Nada se pierde definitivamente, y todo acaba volviendo en una u otra forma.
—Pero tú... —dijo Taran—. El trabajo y la habilidad que ya has invertido en el jarro se
desperdiciarán.
El alfarero meneó la cabeza.
—No. Un oficio no es como el agua guardada en un recipiente de barro que se va
sacando poco a poco hasta que el recipiente queda vacío. No, cuanto más saques más
tendrás. El corazón se renueva a sí mismo, Vagabundo, y cuanto más utilices tu habilidad
más hábil serás. Empieza. Tus manos... Ponías así. Tus pulgares..., así.
Apenas notó el contacto de la arcilla girando bajo sus dedos Taran sintió que su
corazón era invadido por la misma alegría que había visto en el rostro del alfarero. El
orgullo de forjar su propia espada y tejer su propia capa quedaron empequeñecidos ante
aquel nuevo descubrimiento, que le hizo lanzar un grito de puro placer y alegría. Pero sus
manos vacilaron y la arcilla se deformó. Annlaw detuvo el torno. La primera obra de Taran
era un objeto tan deforme y contrahecho que, pese a su decepción, no tuvo más remedio
que echar la cabeza hacia atrás y reír a carcajadas.
Annlaw le dio una palmada en el hombro.
—Un buen intento, Vagabundo. El primer cuenco que fabriqué era tan horrible como
éste..., y quizá todavía más. Tienes el don del alfarero. Pero antes de aprender el oficio
debes aprender a conocer la arcilla. Hunde los dedos en ella, amásala y remuévela.
Debes llegar a conocer su naturaleza mejor que la de tu compañero más íntimo. Después
tendrás que fabricar pigmentos para esmaltar tus obras, y deberás comprender el efecto
que el fuego del horno ejerce sobre ellas.
—Annlaw Moldeador de la Arcilla —dijo Taran en voz baja, aunque su tono era incapaz
de ocultar el anhelo que sentía—, ¿querrás enseñarme tu oficio? Es lo que más deseo en
el mundo.
Annlaw guardó silencio durante unos momentos y sus ojos no se apartaron del rostro
de Taran.
—Sólo puedo enseñarte aquello que eres capaz de aprender —replicó por fin el
alfarero—. En cuanto a si será mucho o poco..., eso sólo el tiempo lo dirá. Quédate, si eso
es lo que deseas. Empezaremos mañana.
Los dos viajeros se instalaron en un rincón del cobertizo para pasar la noche. Gurgi se
enroscó sobre el catre de paja, pero Taran se quedó sentado con las rodillas pegadas al
pecho y los brazos alrededor de ellas.
—Es extraño —murmuró—. Cuanto más conozco a los habitantes de los Commots más
les quiero y les respeto. Pero el Commot Merin me atrajo nada más verlo con una fuerza
superior a la de cualquier otro... —La noche era tibia y silenciosa. Taran sonrió
melancólicamente en la oscuridad—. En cuanto lo vi pensé que éste era el sitio donde
podría ser feliz. Y también pensé..., pensé que incluso Eilonwy podría ser feliz aquí.
»Y cuando me senté delante del torno de Annlaw, cuando mis manos tocaron la
arcilla... —siguió diciendo—. Enseguida supe que sería feliz llevando la existencia de un
alfarero. Me atrae mucho más que la herrería o el tejer... Es como si pudiera hablar a
través de mis dedos, como si pudiera dar forma a lo que hay dentro de mi corazón.
Comprendo muy bien a qué se refería Annlaw. No hay ninguna diferencia entre él y su
obra. Sí, Annlaw se introduce en la arcilla y hace que ésta acabe alentando con su propia
vida. Ah, si pudiera aprender a hacer lo mismo que él...
Gurgi no respondió. La peluda criatura estaba tan cansada que se había quedado
dormida apenas se acostó sobre la paja. Taran sonrió y tiró de la capa hasta cubrir los
hombros de Gurgi.
—Duerme bien —dijo—. Puede que hayamos llegado al final de nuestro viaje.
Annlaw cumplió su palabra. Durante los días siguientes el alfarero le enseñó
habilidades tan importantes como el trabajar la arcilla: cómo encontrar las tierras
adecuadas, juzgar su textura y su calidad, cómo limpiarlas, mezclarlas y alterar sus
cualidades... Gurgi colaboró con Taran en todas aquellas tareas, y su hirsuta cabellera no
tardó en quedar tan cubierta de polvo, barro y trocitos de esmalte que parecía un cacharro
por cocer sostenido sobre un par de flacas piernas.
El verano transcurrió muy deprisa, y cuanto más veía trabajar a Annlaw más se
maravillaba Taran. Annlaw golpeaba y amasaba la arcilla del depósito con un vigor aún
mayor del que empleaba Hevydd el Herrero para golpear su yunque; y cuando se sentaba
al torno realizaba los trabajos más complicados con una destreza que superaba incluso a
la de Dwyvach la Tejedora. Por muy pronto que se levantara Taran siempre encontraba al
alfarero de pie y enfrascado en sus tareas. Annlaw era incansable, y solía pasar noches
enteras sin dormir y días sin comer con los ojos clavados en la arcilla que trabajaba sobre
su torno. El alfarero casi nunca repetía una de sus obras, y se esforzaba por mejorar
incluso aquello que había salido de sus manos.
—El agua rancia no es buena para beber —decía Annlaw—. La habilidad que se ha
vuelto rancia es aún peor. Y el hombre que camina siguiendo sus propias pisadas sólo
consigue acabar llegando al mismo lugar del que salió.
Annlaw no permitió que Taran volviera a probar suerte con el torno hasta el otoño. El
segundo cuenco fabricado por Taran no era de proporciones tan deformes como el
anterior.
Annlaw lo observó en silencio con gran atención y acabó asintiendo lentamente.
—Algo has aprendido, Vagabundo —le dijo, pero cogió el cuenco y lo arrojó al depósito
de amasar la arcilla—. No te preocupes —dijo el alfarero viendo el abatimiento de Taran—
. Cuando modeles uno que sea digno de conservarse se cocerá en el fuego del horno.
Taran temía que aquel momento no llegaría nunca, pero no pasó mucho tiempo antes
de que Annlaw opinara que un cuenco de poco fondo cuyo diseño era muy sencillo pero
que estaba bien proporcionado podía ser introducido en el horno. Annlaw cogió la obra de
Taran junto con otros cuencos y recipientes que había modelado para los habitantes del
Commot Isav y los colocó dentro de un horno más alto y espacioso que la fragua de
Hevydd. Annlaw fue a ocuparse de otros recipientes que estaba haciendo para la gente
del Commot, pero el nerviosismo de Taran fue creciendo hasta que tuvo la sensación de
que era él quien estaba cociéndose entre las llamas. Cuando el horno hubo terminado de
ejercer su función y las piezas se hubieron enfriado el alfarero sacó el cuenco, le dio
vueltas en sus manos mientras Taran le observaba conteniendo el aliento y lo golpeó con
la punta de un dedo manchado de arcilla.
Miró a Taran y le sonrió.
—Tiene un buen sonido. Es una obra de principiante, Vagabundo, pero no debes
avergonzarte de ella.
Taran sintió una alegría tan inmensa como si hubiera modelado un cuenco para beber
vino más hermoso que cualquiera de los que atesoraba el señor Gast.
Pero su alegría no tardó en ser sustituida por la desesperación. Taran pasó el otoño
modelando otros recipientes; pero ninguno le satisfizo y, abatido, se dio cuenta de que
pese a los esfuerzos y desvelos que invertía en su trabajo ninguno de ellos estaba a la
altura de lo que había esperado conseguir.
—¿Qué me falta? —exclamó un día volviéndose hacia Annlaw—. Pude forjar una
espada y logré tejer una capa. Pero ahora lo que más anhelo parece encontrarse fuera de
mi alcance. ¿Acaso el destino quiere negarme la habilidad que más deseo dominar? —
preguntó con voz llena de angustia—. ¿Será posible que se me haya negado ese don que
tanto necesito?
Inclinó la cabeza y mientras pronunciaba aquellas palabras sintió que se le helaba el
corazón, pues supo que al fin había dado con la verdad.
Annlaw no dijo nada, y se limitó a contemplarle en silencio durante un rato. Sus ojos
estaban llenos de tristeza.
—¿Por qué? —murmuró Taran—. ¿Por qué ha de ser así?
—Es una pregunta muy difícil de responder —replicó Annlaw por fin. Puso una mano
sobre el hombro de Taran—. Ningún hombre puede responder a ella. Hay quienes se han
esforzado toda la vida para conseguir el don que anhelan, sudando y trabajando hasta el
final de su existencia sólo para descubrir que se habían equivocado, y hay quienes han
nacido llevándolo dentro pero que nunca llegan a saberlo. Algunos se desaniman
demasiado pronto, y hay otros que jamás deberían haber intentado alcanzar ese objetivo.
»Considérate afortunado —siguió diciendo el alfarero—. Lo has comprendido ahora, y
no has tenido que malgastar tus años albergando vanas esperanzas. Has aprendido algo,
y hasta el conocimiento más pequeño tiene su utilidad.
—¿Qué haré? —preguntó Taran.
Se sintió invadido por una pena y una amargura tan terribles como las que había
conocido en el valle de Craddoc.
—Dar forma a la arcilla no es el único camino que lleva a la felicidad —replicó
Annlaw—. Has sido feliz en Merin, y aún puedes serlo. Si lo deseas, hay muchos trabajos
que puedes hacer. Tu ayuda será más que bienvenida y tu presencia como amigo me
resultará tan valiosa como lo habría sido en tanto que aprendiz. Por ejemplo, ahora que lo
pienso... —siguió diciendo en un tono de voz más jovial—. Mañana he de enviar los
objetos que he fabricado al Commot Isav, pero un viaje de un día resulta muy largo para
alguien de mis años. Eres mi amigo, Taran... ¿Querrías liberarme de esa carga y hacer el
viaje por mí?
Taran asintió.
—Llevaré lo que has fabricado a Isav.
Y se dio la vuelta, sabiendo que su breve época de felicidad había terminado y
sintiéndose como si fuera un cuenco defectuoso que se había agrietado entre las llamas
del horno.
20 - Los saqueadores
A la mañana siguiente Taran cumplió su promesa y colocó los recipientes y cuencos
fabricados por el alfarero sobre las grupas de Melynlas y el pony de Gurgi y partió hacia el
Commot Isav acompañado por Gurgi. Sabía que Annlaw podía haberse ahorrado el viaje
con sólo enviar un mensaje a los habitantes del Commot y pedirles que vinieran a
recogerlos.
—No estoy haciéndole un favor. Es él quien me lo hace —dijo Taran volviéndose hacia
Gurgi—. Creo que quiere darme algo de tiempo para que esté a solas conmigo mismo y
ponga un poco de orden en mis pensamientos. Ay, aún no lo he conseguido —añadió con
voz entristecida—. Anhelo quedarme en Merin, pero hay muy poco que me retenga aquí.
Annlaw es mi amigo y le considero un maestro en su oficio, pero su oficio jamás será el
mío.
Llegaron a Isav poco antes del ocaso sin que Taran hubiera logrado encontrar una
respuesta a su dilema. Isav era el Commot más pequeño de todos los que habían visto,
pues apenas tenía más de media docena de casitas y una pequeña extensión de pastos
para alimentar a un puñado de ovejas y vacas. Unos cuantos hombres estaban inmóviles
delante del aprisco. Cuando estuvo más cerca de ellos Taran vio que sus rostros estaban
muy serios y preocupados.
Taran les dijo quién era y les explicó que traía un cargamento de objetos fabricados por
Annlaw el Moldeador de la Arcilla.
—Te saludamos —dijo un hombre, quien se presentó como Drudwas, hijo de Pebyr—.
Y te decimos adiós con el mismo aliento —añadió—. Te damos las gracias por habernos
traído el cargamento, y agradecemos a Annlaw el que haya trabajado para nosotros. Pero
si te quedas a compartir nuestra hospitalidad quizá acabes teniendo que derramar tu
sangre.
»Hay forajidos en las colinas —se apresuró a decir Drudwas en respuesta al
fruncimiento de ceño con que le interrogó Taran—. Creemos que deben de ser unos doce.
Hemos tenido noticias de que ya han atacado dos Commots, y que no se contentaron con
robar una vaca o una oveja para alimentarse, sino que degollaron a todo el rebaño por el
puro placer de matar. Hoy, no hace mucho, vimos jinetes encima de esa colina, y al frente
de ellos iba un rufián de cabellos rubios montado en un alazán.
—¡Dorath! —exclamó Taran.
—¿Cómo? —preguntó uno de los hombres del Commot—. ¿Conoces a esa banda de
forajidos?
—Si son los hombres de Dorath... Sí, les conozco muy bien —respondió Taran—,
Viven de alquilar sus espadas, y si no hay nadie que les contrate les creo muy capaces de
matar sin recibir honorarios por ello. Son guerreros salvajes y curtidos, y su crueldad no
tiene nada que envidiar a la de los Cazadores de Annuvin.
Drudwas asintió con el rostro muy serio.
—Sí, eso es lo que cuentan de ellos. Puede que decidan pasar de largo sin atacarnos
—siguió diciendo—, pero lo dudo. El Commot Isav es una presa muy pequeña, pero el
que haya pocos defensores aumenta las razones para atacar.
Taran les contempló en silencio. Los rostros y el porte de aquellos hombres le indicaron
que no era coraje lo que les faltaba, pero volvió a oír la risa de Dorath y recordó su astucia
e implacable falta de escrúpulos.
—Y si atacan, ¿qué haréis? —les preguntó.
—¿Qué quieres que hagamos? —replicó Drudwas con voz irritada—. ¿Ofrecerles
tributos y suplicar que nos perdonen la vida? ¿Entregar nuestros animales al filo de sus
espadas y nuestros hogares a sus antorchas? El Commot Isav siempre ha vivido en paz y
quienes moramos en él nos enorgullecemos de ser buenos granjeros, no de conocer las
artes de la guerra. Pero si atacan nos enfrentaremos a ellos. ¿Acaso tenemos otra
elección?
—Puedo ir a Merin y traeros ayuda —dijo Taran.
—Está demasiado lejos y tardarías demasiado tiempo —replicó Drudwas—. Y aunque
pudiera hacerse, eso significaría debilitar las defensas de Merin. No, tendremos que
arreglárnoslas por nuestros propios medios. Siete contra doce... Mi hijo Llassar... —
empezó a decir señalando a un joven bastante alto y de expresión preocupada que
apenas sería mayor de lo que era Taran cuando Coll le nombró Ayudante de Porquerizo.
—Te has equivocado al contar —le interrumpió Taran—. No sois siete, sino nueve.
Gurgi y yo lucharemos a vuestro lado.
Drudwas meneó la cabeza.
—No estás en deuda con nosotros, Vagabundo, y no nos debes ningún servicio.
Acogeríamos con alegría vuestras espadas, pero no os pediremos que las desenvainéis
por nosotros.
—Son vuestras —replicó Taran, y Gurgi asintió con la cabeza—. Y ahora, ¿querréis
escucharme con atención? Nueve hombres pueden enfrentarse a doce y salir victoriosos,
pero con Dorath lo más importante no es el número sino la astucia y el contar con un buen
plan. Si estuviera solo le temería tanto como temo a los doce. Es un luchador lleno de
recursos e intentará obtener el mayor beneficio al mínimo coste posible. Debemos
emplear sus mismos medios de lucha.
Los hombres del Commot le escucharon atentamente, y Taran les explicó el truco que
se le había ocurrido para conseguir que los incursores se creyeran superados en número,
y les dijo que el mejor plan era atacar, pues Dorath no esperaría encontrar más que una
débil defensa.
—Si dos hombres se emboscaran cerca del aprisco y hubiera otros dos en el recinto de
las reses listos para aparecer en el momento oportuno —dijo Taran—, podrían pillar por
sorpresa a los forajidos y hacerles perder unos momentos mientras los demás les
atacamos por la retaguardia. Y si vuestras mujeres hicieran todo el ruido posible con
azadas y rastrillos, los forajidos creerían que otros guerreros han venido a reforzarnos...
Drudwas pensó en lo que había dicho durante unos momentos y acabó asintiendo.
—Puede que tu plan tenga éxito, Vagabundo. Pero temo por aquellos que deban
emboscarse en el aprisco y el recinto de las vacas, pues serán los que carguen con la
parte más dura del combate. Si algo va mal... tendrán muy pocas posibilidades de salir
con vida.
—Yo seré uno de los que se oculten en el aprisco... —empezó a decir Taran.
—Y yo seré el otro —se apresuró a decir Llassar.
Drudwas frunció el ceño.
—No es que desee protegerte porque seas mi hijo. Eres un buen muchacho y sabes
cómo hacerte obedecer por el rebaño. Pero pienso en tus años y...
—El rebaño está a mi cargo —exclamó Llassar—. Tengo derecho a luchar junto al
Vagabundo.
Los hombres hablaron rápidamente entre ellos y acabaron acordando que Llassar se
quedaría en el aprisco de las ovejas con Taran mientras Daidwas iría al recinto de las
vacas junto con Gurgi, quien, aunque muy asustado, se negó a quedar separado de Taran
por una distancia mayor que ésa. En cuanto se hubieron puesto de acuerdo sobre el plan
a seguir, los hombres del Commot se apostaron entre los árboles justo detrás del aprisco.
La luna llena ya era visible en el cielo, pues acababa de asomar por encima de la delgada
capa de nubes que la había ocultado hasta entonces.
Todos guardaron silencio durante un rato. La luz de la luna hacía que el rostro de
Llassar pareciese aún más joven que antes. Taran se dio cuenta de que el joven estaba
asustado y hacía cuanto estaba en su mano para ocultarlo. Taran también sentía cierta
inquietud, pero le sonrió intentando tranquilizarle. Drudwas tenía razón. El chico era
demasiado joven y su valor jamás había sido sometido a una prueba tan dura. Y aun así...
Taran sonrió, sabiendo que cuando tenía la edad de Llassar habría reclamado el mismo
derecho que él.
—Tu plan es bueno, Vagabundo —acabó diciendo Llassar en un susurro casi inaudible.
Taran sabía que hablaba más para calmarse que por otra cosa—. Es mejor que
cualquiera de los que se nos habrían ocurrido. No puede fracasar.
—Todos los planes pueden fracasar... —empezó a decir Taran, casi con aspereza, y se
quedó callado.
Los temores habían empezado a agitarse en su interior como hojas impulsadas por un
vendaval helado. El sudor empapó su cuerpo por debajo del jubón de lana. Acababa de
llegar a Isav, donde nadie le conocía y nadie sabía cuál era su auténtica valía, y aun así
los hombres del Commot le habían hecho caso y habían puesto sus destinos en sus
manos. Habían aceptado su plan cuando quizá hubiera otro que pudiera convenirles más.
Si fracasaba era posible que todos perdieran la vicia, y la culpa recaería única y
exclusivamente sobre Taran. Aferró la empuñadura de su espada y trató de ver algo en la
oscuridad. No había ni el más mínimo movimiento, y hasta las sombras parecían haberse
quedado paralizadas.
—Te llaman el Vagabundo —siguió diciendo Llassar con cierta timidez—. Siempre he
pensado que quien va de un lado para otro debe andar buscando algo. ¿Es cierto o me
equivoco?
Taran meneó la cabeza.
—Hubo un tiempo en el que deseaba ser herrero, y otro en el que quise ser tejedor.
Luego quise ser alfarero... Pero todo eso acabó. Ahora quizá deba seguir vagando sin
buscar nada en concreto.
—Si no buscas nada tendrás muy pocas posibilidades de encontrar algo —dijo Llassar
riendo sin malicia—. Nuestra vida no es nada fácil —siguió diciendo—. No es el coraje y
las ganas de trabajar lo que nos falta, sino el conocimiento. Los Hijos de Don han
defendido Prydain durante mucho tiempo contra el Señor de Annuvin, y les estamos
agradecidos por la protección que nos dispensan, pero los secretos que nos robó Arawn,
el Señor de la Muerte... Mi padre afirma que recuperarlos nos proporcionaría un escudo y
una espada más irresistibles que los ejércitos del mismísimo príncipe Gwydion. Pero aun
así Isav es mi hogar y soy feliz viviendo aquí. —Llassar sonrió—. No te envidio,
Vagabundo.
Taran guardó silencio durante unos momentos.
—No, soy yo quien te envidia —murmuró por fin.
No se dijeron nada más. Aguzaron el oído intentando captar todos los sonidos mientras
la noche iba transcurriendo y la luna se ocultaba detrás de una capa de nubes más
espesa que deformó sus contornos. Su claridad se convirtió en una neblina que parecía
flotar sobre el paisaje. Pasado un rato Llassar lanzó un suspiro de alivio.
—No vendrán —dijo—. Han decidido pasar de largo.
Aún no había acabado de pronunciar aquellas palabras y la oscuridad ya estaba
rompiéndose en fragmentos que se convirtieron en las siluetas de hombres armados.
Taran se irguió de un salto al ver abrirse la puerta del aprisco.
Taran hizo sonar su cuerno de batalla y atacó a un guerrero, que lanzó un grito de
sorpresa y retrocedió tambaleándose. Llassar se había incorporado en el mismo momento
que Taran y el pastor enarboló su lanza para cargar contra los atacantes que intentaban
entrar en el aprisco. Taran movió el brazo lanzando mandobles a ciegas, luchando no sólo
contra los incursores sino también contra el repentino terror que le produjo el pensar que
su plan había fracasado y que los forajidos habían surgido de la nada demasiado deprisa
y demasiado sigilosamente. Un instante después un grito brotó de las gargantas de los
hombres del Commot imponiéndose al frenético balar de las ovejas asustadas. Los
defensores abandonaron el refugio de los árboles y las chozas vibraron con el estrépito
del acero chocando contra el acero.
Los forajidos que habían entrado en el aprisco vacilaron. El oponente de Llassar había
caído. Taran vio como el chico pasaba corriendo junto a él y volvía a enarbolar su lanza..
El ataque parecía haber fracasado en la puerta, allí donde los incursores estaban
volviendo sus armas contra los hombres de Isav. Pero un guerrero que gruñía como un
animal salvaje entró corriendo en el aprisco con un enorme cuchillo en la mano, dando la
impresión de que estaba dispuesto a causar el máximo de destrucción posible. Taran
corrió hacia el guerrero y éste giró sobre sí mismo atacándole con el cuchillo. Era Gloff.
El guerrero le reconoció. El asombro inicial de Gloff se convirtió en una fea mueca que
casi parecía de placer, y sus dedos acariciaron la empuñadura del cuchillo. Gloff atacó y
Taran alzó su arma para detener el golpe. Pero el guerrero saltó hacia adelante con su
mano libre dirigida a los ojos de Taran, y su hoja emitió un destello mientras su punta se
movía velozmente en una estocada letal. Una figura se interpuso entre los dos
combatientes. Era Llassar. Taran gritó una advertencia mientras el chico intentaba
detener la estocada con el astil de su lanza. Gloff cambió de objetivo con un gruñido
gutural y atacó a Llassar. El pastor cayó. Taran alzó su espada lanzando un grito de rabia.
Drudwas apareció de repente junto a él. La espada del granjero bajó como el rayo y Gloff
chilló de pavor.
El ataque de los habitantes del Commot hizo retroceder a los guerreros de Dorath. El
torbellino de hombres que corrían en todas direcciones hizo que Taran se viera arrastrado
lejos del aprisco. Corrió el riesgo de lanzar una mirada hacia atrás y no pudo ver ni a
Drudwas ni a Llassar. Trató de abrirse paso y siguió avanzando. Las antorchas llameaban
entre las tinieblas, y Taran vio que las mujeres y las jóvenes de Isav se habían unido a
sus hombres y que atacaban a los incursores blandiendo azadones, rastrillos y horcas.
Taran miró a su alrededor buscando a Gurgi y gritó su nombre, pero su voz quedó
ahogada por el tumulto.
Una silueta oscura se había abierto paso por entre los maderos del recinto de las vacas
emitiendo furiosos mugidos. Taran, asombrado, vio como un toro negro atacaba
salvajemente a los incursores. Gurgi se aferraba a su espalda gritando con toda la fuerza
de sus pulmones mientras clavaba los talones en los flancos del enorme animal,
dirigiendo su ataque contra los aterrorizados supervivientes de la banda de Dorath.
—¡Huyen! —gritó uno de los hombres del Commot.
Taran siguió corriendo. Los incursores habían dejado sus monturas allí donde
empezaba el bosque y ahora se apresuraban a intentar recuperarlas, pero estaban
atrapados entre los habitantes del Commot y los temibles cuernos del toro furioso. Taran
vio a Dorath montado en su alazán y corrió hacia él con intención de atacarle, pero Dorath
espoleó a su montura y se internó galopando en el bosque.
Taran giró sobre sí mismo y corrió a los establos llamando a Melynlas con un silbido.
—¡Hemos vencido, Vagabundo! —gritó un hombre de los Commots cogiéndole del
brazo.
Taran aún no se había dado cuenta de que el estruendo de la contienda había cesado.
Dorath ya no era visible por parte alguna. Taran fue corriendo al aprisco y vio a la esposa
de Drudwas arrodillada en el suelo con los brazos alrededor de su hijo.
—¡Llassar! —exclamó Taran muy preocupado mientras se dejaba caer junto al pastor.
El muchacho abrió los ojos e intentó sonreírle.
—Su herida no es muy profunda —dijo Drudwas—. Vivirá para cuidar de su rebaño.
—Así es —dijo Llassar mirando a Taran—, y gracias a ti tendré un rebaño del que
cuidar.
Taran puso una mano sobre el hombro del muchacho.
—Yo te debo mucho más que unas cuantas ovejas —replicó.
—La mitad de la banda ya no saqueará más granjas —dijo Drudwas—, ni en el
Commot Isav ni en ningún otro. El resto se ha dispersado, y pasará mucho tiempo antes
de que sus heridas hayan curado. Tú y tu compañero nos habéis prestado un gran
servicio, Vagabundo. Cuando llegasteis a nuestra tierra erais unos desconocidos. Ahora
ya no sois desconocidos, sino amigos.
21 - El Espejo
Los habitantes de Isav le rogaron que se quedara allí, pero Taran se despidió de ellos y
volvió sin apresurarse a Merin. La derrota de los hombres de Dorath no le alegraba tanto
como debería, pues sus pensamientos continuaban girando en un torbellino incesante.
Sus preguntas seguían sin haber hallado respuesta, y se sentía más abatido y triste que
nunca. Apenas contó nada a Annlaw de cuanto había hecho en Isav, y fue Gurgi quien
narró con voz impregnada de orgullo lo que les había ocurrido.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—. ¡Los malvados ladrones huyeron lanzando chillidos y alaridos!
Oh, cómo temían al bondadoso amo... ¡Y también temían al osado Gurgi! ¡Y al gran toro
embestidor y bramador, y a sus cuernos afilados que se clavaban y pinchaban!
—Tendrías que estar muy satisfecho de ti mismo, Vagabundo —dijo Annlaw mirando a
Taran, quien había guardado silencio mientras Gurgi contaba lo sucedido—. Salvaste las
vidas y los hogares de muchas personas honestas.
—Drudwas me dijo que ya no era un desconocido, sino un amigo. Sus palabras me
hicieron sentir un gran júbilo —replicó Taran—. Lo único que desearía —añadió— es no
ser un desconocido a mis propios ojos. ¿De qué sirve mi existencia? —exclamó sin poder
contenerse—. ¿De qué sirve a los demás o a mí mismo el que viva? Me parece que de
nada...
—La gente de Isav a la que salvaste no opina lo mismo —replicó el alfarero—, Y quizá
haya otros que estén dispuestos a dar la bienvenida a una hoja de buen acero y un
corazón valeroso.
—¿Una espada a sueldo? —replicó Taran con amargura—. ¿Para acabar siguiendo el
mismo camino que Dorath? —Meneó la cabeza—. De pequeño soñaba con tener
aventuras, alcanzar la gloria y llevar a cabo honrosas hazañas de armas. Estoy
empezando a pensar que todas esas cosas son meras sombras carentes de sustancia
real.
—Si te parecen sombras es que por fin has conseguido verlas como lo que son en
realidad —dijo Annlaw—. Muchos hombres han perseguido los honores, y el afán
desesperado de alcanzarlos les hizo perder mucho más de lo que jamás habrían podido
ganar si los hubiesen conseguido. Pero no me estaba refiriendo a que vendieras tu
espada. —Se quedó callado y su rostro adquirió una expresión pensativa—. Verlas como
lo que son en realidad... —murmuró, repitiendo sus primeras palabras—. Quizá... Quizá...
El alfarero clavó los ojos en el rostro de Taran.
—Las leyendas de los Commots hablan de un objeto que te permite verte tal y como
eres. En cuanto a si es verdad o si se trata de un mero cuento de viejas, es algo que no
soy quien para juzgar —siguió diciendo el alfarero muy despacio—. Pero las leyendas
afirman que si deseas conocerte a ti mismo basta con que te contemples en el Espejo de
Llunet.
Annlaw había hablado en voz baja, pero Taran tuvo la impresión de que las palabras
del alfarero hacían vibrar la estancia con la fuerza de un trueno.
—¿El Espejo de Llunet? —exclamó. Después de abandonar el valle de Craddoc, Taran
había intentado expulsar de su mente todos los pensamientos que hicieran referencia al
Espejo esforzándose por ocultarlos en lo más profundo de ella, y los días los habían ido
cubriendo como si fueran las hojas muertas que caen sobre un túmulo funerario—. El
Espejo... —repitió con un hilo de voz—. El objetivo de mi empresa, lo que he estado
buscando desde el principio... Ya había decidido renunciar a ella. ¿Será posible que vaya
a encontrarlo ahora que había dejado de buscarlo?
—¿Tu empresa? —preguntó Annlaw poniendo cara de perplejidad. Se había puesto en
pie y estaba observando a Taran con cierta preocupación—. No me habías dicho nada de
eso, Vagabundo.
—No es algo de lo que me enorgullezca hablar —replicó Taran.
Annlaw le escuchó en silencio observándole con bondadosa inquietud y Taran fue
hablándole poco a poco de Caer Dallben, de Orddu, de los lugares a los que le habían
llevado sus vagabundeos, de la muerte de Craddoc y de la desesperación que se adueñó
de él.
—Hubo un tiempo en el que sólo deseaba encontrar el Espejo —concluyó Taran—,
Pero ahora si lo tuviese entre los dedos creo que no me atrevería a mirarme en él.
—Comprendo tus temores —replicó el alfarero en voz baja—. El Espejo puede acabar
con ellos para siempre..., y también puede afligirte todavía más. Es el riesgo que corre
quien se mire en él. La elección debe ser tuya.
»Pero hay una cosa que debes saber, Vagabundo —siguió diciendo Annlaw mientras
Taran se mordía los labios en silencio—. El Espejo de Llunet no es lo que tú piensas. Se
encuentra cerca de aquí, en las montañas de Llawgadarn. Está en una caverna junto al
Lago de Llunet, a menos de dos días de distancia. El Espejo de Llunet es un estanque de
agua.
—¿Un estanque? —exclamó Taran—. ¿Qué encantamiento le proporciona su poder?
Pues tengo la seguridad de que debe de estar encantado...
—Lo está para aquellos que así lo creen —respondió el alfarero.
—¿Y tú? —preguntó Taran en voz baja—. ¿Te has contemplado en él?
—No, no lo he hecho —replicó Annlaw—. Sé muy bien quién soy. Soy Annlaw, el
Moldeador de la Arcilla. Para bien o para mal, debo conformarme con ese conocimiento
durante lo que me quede de existencia.
—Pero yo... —murmuró Taran—. ¿Qué conocimiento dará sentido a la mía? —Guardó
silencio durante un rato y acabó irguiendo la cabeza—. Es cierto. Temo contemplarme en
el Espejo y temo lo que pueda revelarme. Pero ya he conocido la vergüenza —dijo con
amargura—. ¿Es que también deberé conocer la cobardía?
»Cuando amanezca... —siguió diciendo—. Cuando amanezca seguiré el camino que
lleva hasta el Espejo de Llunet.
Haber tomado una decisión no le consoló demasiado. Taran y Gurgi ensillaron sus
monturas con las primeras luces del alba, y Taran pensó que la niebla de finales del otoño
era mucho menos fría que las dudas que le helaban el alma. Pero estaba decidido a
contemplarse en el espejo, y los dos compañeros no tardaron en dejar atrás Merin y
avanzaron rápidamente en dirección norte hacia las montañas de Llawgadarn,
orientándose gracias a la cima del monte Meledin, pues Annlaw le había dicho que la
caverna se encontraba al pie de ese monte. Los compañeros avanzaron en silencio e
hicieron grandes progresos, y no se detuvieron hasta que la luz del día se hubo debilitado
tanto que ya no podían seguir guiando a sus monturas por el sendero. Acamparon sobre
una blanda alfombra de agujas de pino, pero la inquietud se había apoderado de ellos y
apenas pudieron dormir.
Recogieron sus cosas al amanecer del día siguiente y avanzaron a buen paso junto a
las estribaciones de un risco rocoso. Taran no tardó en lanzar una exclamación y señaló
hacia abajo. El Lago de Llunet se extendía ante ellos formando un óvalo que brillaba bajo
los primeros rayos del sol. Sus aguas eran una tranquila extensión azul, y el Lago daba la
impresión de ser un espejo perfecto cuyas profundidades contenían la orilla ribeteada de
árboles. El monte Meledin se alzaba en la lejanía y la neblina que seguía aferrándose a
sus laderas hacía que su enorme masa pareciera no pesar nada.
Los compañeros fueron bajando hacia la orilla y el corazón de Taran aceleró el ritmo de
sus latidos. En las inmediaciones del monte Meledin el suelo iba descendiendo
bruscamente de nivel y los breves tramos de pradera quedaban interrumpidos por
angostas cañadas. Los compañeros detuvieron sus monturas junto a un arroyo que se
despeñaba por la ladera de la montaña. Taran ya había localizado la caverna y fue
apresuradamente hacia ella con Gurgi pisándole los talones.
—¡Allí! —gritó Taran—. ¡Allí está! ¡El Espejo!
Al pie del Meledin el viento y la lluvia habían creado un arco natural que servía de
entrada a una pequeña caverna que tenía unos cuantos pasos de profundidad. Hilillos de
agua goteaban de las rocas cubiertas de musgo que se cernían sobre la entrada. Taran
corrió hacia ella. Su corazón latía locamente y la sangre parecía arder en las venas de
sus muñecas. Pero Taran fue frenando el paso a medida que se acercaba, y sintió el peso
del miedo enroscándose como una gruesa cadena alrededor de sus piernas. Cuando
llegó a la entrada de la caverna se detuvo y permaneció inmóvil durante unos momentos.
Gurgi le observó con cara de preocupación.
—Aquí está —murmuró Taran.
Y dio un paso hacia adelante.
En el interior de la caverna había una pequeña oquedad que interrumpía la lisura del
suelo, y allí estaba el Espejo de Llunet. Parecía una lámina de plata pulida que brillaba
con un resplandor propio pese a las sombras. Taran se arrodilló lentamente junto a él. La
oquedad contenía un dedo escaso de agua y era alimentada gota a gota por el hilillo de
humedad que bajaba serpenteando a lo largo del muro de piedra. El paso de años
incontables no había conseguido llenarla del todo, pero pese a la poca profundidad del
estanque el agua parecía un cristal insondable cuyas facetas se movían continuamente
capturando brillantes haces de luz blanca.
Taran se inclinó sobre el estanque. Apenas se atrevía a respirar, pues temía que su
aliento creara ondulaciones en aquella superficie resplandeciente. La pequeña caverna
estaba sumida en el silencio más absoluto, y parecía como si incluso la caída de un trocito
de musgo seco pudiera hacer pedazos aquel reflejo perfecto. Sus manos temblaron en
cuanto vio su rostro quemado por el sol y curtido por la intemperie que había soportado a
lo largo de sus viajes. Lo único que anhelaba era dar la espalda al estanque, pero se
obligó a clavar la mirada en él y observar atentamente su reflejo. ¿Estarían engañándole
sus ojos? Lo que vio le hizo lanzar un grito de incredulidad.
Y en ese mismo instante oyó el alarido de terror que salió de la boca de Gurgi. Taran
se incorporó de un salto y giró sobre sí mismo mientras Gurgi echaba a correr y se
acurrucaba a su lado. Dorath estaba inmóvil ante él.
Su rostro había ido quedando cubierto por el nacimiento de una barba y los sucios
mechones de su cabellera rubia colgaban sobre sus ojos. Un mandoble había atravesado
uno de los lados de su jubón de piel de caballo y una gruesa costra de barro manchaba
sus botas. El guerrero sostenía un poco de comida en una de sus manos. Dorath cogió un
puñado con los dedos de la otra mano y se la metió en la boca. Alzó los ojos hacia Taran
y le sonrió.
—Me alegro de verte, noble porquerizo —dijo Dorath entre bocado y bocado.
—Yo no, Dorath —exclamó Taran desenvainando su espada—. ¿Piensas llamar a tus
hombres para que caigan sobre nosotros? ¡Bien, pues llama a todos los que consiguieron
huir del Commot Isav!
Alzó el arma y dio un paso hacia adelante.
Dorath dejó escapar una ronca carcajada.
—¿Piensas atacarme antes de que haya desenvainado mi arma?
—Desenváinala —replicó Taran.
—Eso haré, pero antes quiero acabar de comer —dijo Dorath, y lanzó un gruñido
despectivo—. Tu espada es francamente fea, porquerizo... Es aún más fea que el rostro
de Gloff. —Sus labios se curvaron —en una astuta sonrisa—. Mi arma es mucho más
hermosa, a pesar de que no me costó nada conseguirla. ¿Mis hombres? —añadió—.
¿Quieres que les llame? Están sordos. Los oídos de la mitad cíe ellos están llenos de la
tierra en la que yacen. Te vi en Isav, y adiviné que eras tú quien había organizado a los
patanes del Commot. Ay, no pude quedarme allí el tiempo suficiente para saludarte como
te mereces...
Dorath se limpió la boca con el dorso de la mano.
—En cuanto a los que lograron salir vivos de Isav, dos cobardes huyeron y no he vuelto
a verlos. Otros dos estaban gravemente heridos. Yo mismo me encargué de acortar la
distancia que les faltaba recorrer para reunirse con los cuervos que comen carroña, y ya
han dejado de estorbarme. Pero no importa... No tardaré en hallar otros hombres
deseosos de unirse a mí.
«Mientras tanto, estoy mucho mejor así —siguió diciendo—. No tendré que compartir tu
tesoro con nadie. Todo será mío.
—¿Mi tesoro? —exclamó Taran—. ¡No hay ningún tesoro! Desenvaina tu espada,
Dorath, o juro que te mataré desarmado tal y como habrías hecho tú conmigo.
—Basta de mentiras, porquerizo —gruñó Dorath—. ¿Sigues tomándome por idiota? Sé
muchas cosas sobre tus viajes, y el tortuoso camino que has seguido para llegar hasta
aquí no logró engañarme. Tus alforjas no contienen nada valioso; lo he visto con mis
propios ojos. Así pues, el trofeo aún debe ser conquistado...
Fue hacia el Espejo.
—¿Es esto lo que buscabas? ¿Qué has encontrado, porquerizo? ¿Un charco de aguas
fangosas? ¿Qué esconde?
Taran dejó escapar un grito de ira, pero antes de que pudiera lanzarse sobre Dorath el
guerrero golpeó la superficie del estanque con su pesada bota e hizo que un chorro de
agua saliera despedido de la oquedad.
—¡No esconde nada! —aulló Dorath con el rostro contorsionado por la ira.
Taran lanzó una exclamación ahogada y avanzó hacia él con paso tambaleante. Dorath
desenvainó la espada.
—Ya he acabado de comer, porquerizo —dijo Dorath.
El primer mandoble que asestó era tan potente que bastó para hacer salir a Taran de la
caverna. Gurgi lanzó un grito de furia y trató de agarrar al guerrero, pero éste le alzó en
vilo con una de sus poderosas manos y lo arrojó contra la pared rocosa. Dorath se lanzó
en pos de Taran.
Taran logró incorporarse con el tiempo justo de alzar la espada para detener el ataque
del guerrero. Dorath dejó escapar una maldición ahogada y su nueva embestida hizo que
Taran tuviera que retroceder hacia la ladera. El guerrero estaba tan cerca de él que Taran
perdió el equilibrio, estuvo a punto de caer de espaldas y acabó derrumbándose sobre
una rodilla.
Dorath alzó su arma con una carcajada burlona y Taran vio el destello de la hoja que
en tiempos había sido suya. Dorath la hizo bajar con todas sus fuerzas. Taran vio su
muerte muy cerca y alzó su espada en un último intento de parar el golpe.
Las dos espadas se encontraron con un terrible rechinar metálico. El arma de Taran
vibró entre sus dedos y el impacto fue tan fuerte que le hizo caer al suelo. Pero su espada
aguantó. La espada de Dorath se hizo añicos.
Dorath lanzó una maldición y arrojó la empuñadura, que ya no servía de nada, al rostro
de Taran. El guerrero giró sobre sí mismo y corrió hacia el refugio ofrecido por los pinos
que había junto a la orilla del lago. En cuanto oyó el silbido de su amo el alazán de Dorath
emergió de entre la arboleda. Taran se levantó de un salto para perseguir al guerrero que
huía.
—¡Socorro, socorro! —gritó la voz de Gurgi desde el interior de la caverna—. ¡Oh,
bondadoso amo, ayuda a Gurgi! ¡Gurgi está herido!
El grito de Gurgi hizo que Taran se detuviera. Dorath montó de un salto sobre su
alazán y se alejó al galope. Taran volvió corriendo a la caverna. Gurgi gemía e intentaba
sentarse. Taran se arrodilló rápidamente junto a él y vio que la frente de la criatura estaba
surcada por un corte bastante profundo, pero el dolor de Gurgi provenía más del terror
que se había adueñado de él que de sus heridas. Taran le sacó de la caverna y le dejó
con la espalda apoyada en un peñasco.
Taran no volvió al Espejo de Llunet. Le había bastado un vistazo para darse cuenta de
que estaba vacío. El agua se había esparcido sobre las piedras, y ahora la oquedad sólo
contenía la huella embarrada que había dejado la bota de Dorath. Taran se dejó caer al
suelo junto a Gurgi y apoyó la cabeza en las manos. Estuvo un rato muy largo sin
moverse y sin decir nada.
—Ven —dijo por fin ayudando a Gurgi a incorporarse—. Ven... Tenemos mucho camino
que recorrer.
Una luz solitaria brillaba en la cabaña de Annlaw. La noche ya casi había llegado a su
fin, pero Taran vio que el alfarero seguía inclinado sobre su torno.
Taran cruzó lentamente el umbral y Annlaw se puso en pie al verle. Los dos
permanecieron unos momentos en silencio. El alfarero escrutó con expresión preocupada
el rostro de Taran y acabó rompiendo el silencio.
—Vagabundo, ¿te has contemplado en el Espejo?
Taran asintió.
—Sí, me contemplé en él durante unos instantes. Pero nadie podrá volver a mirarse en
él. El Espejo ha sido destruido.
Le contó su encuentro con Dorath y lo que había ocurrido en el Lago de Llunet. Cuando
hubo terminado de hablar, el alfarero meneó la cabeza y le contempló con tristeza.
—Entonces, ¿no viste nada? —le preguntó.
—Averigüé lo que deseaba —replicó Taran.
—No voy a interrogarte, Vagabundo —dijo Annlaw—. Pero si tu corazón desea
contarme lo que viste..., te escucharé.
—Me vi a mí mismo —respondió Taran—. Estuve observándome muy poco tiempo, y vi
fuerza..., y también debilidad. Vi orgullo y vanidad, coraje y miedo. ¿Sabiduría? Un poco.
Locuras y errores..., muchos. Vi muchas buenas intenciones, pero vi muchas más que
jamás llegarían a convertirse en realidad. Ay, he de confesar que vi a un hombre como
cualquier otro.
»Pero también vi otra cosa —siguió diciendo—. Puede que los hombres parezcan
iguales, pero son tan distintos entre sí como los copos de nieve. No hay dos hombres
iguales. Me dijiste que no necesitabas ir a mirarte en el Espejo, pues sabías que eras
Annlaw el Moldeador de la Arcilla. Ahora sé quién soy. Soy yo mismo y ningún otro. Soy
Taran.
Annlaw guardó silencio durante unos momentos.
—Si has aprendido eso ya conoces el secreto más profundo que podía revelarte el
Espejo —dijo por fin—. Quizá fuera cierto que estaba encantado...
—No había ningún encantamiento —replicó Taran, y sonrió—. Era un estanque de
agua, el más hermoso que he visto en toda mi vida. Pero... no era nada más que eso.
»Al principio pensé que Orddu había visto en mí a un idiota y me había enviado en pos
de un sueño inalcanzable —siguió diciendo—. Pero no era así. Orddu quería que viese
aquello que el Espejo me mostró. Cualquier río o arroyo me habría proporcionado ese
mismo reflejo, pero antes no habría podido comprenderlo como lo entiendo ahora.
»En cuanto a mi linaje... —añadió—, ¿Qué importa eso? El auténtico parentesco no
tiene nada que ver con los lazos de sangre, por muy fuertes que éstos puedan ser. Creo
que todos somos hermanos y hermanas, que todos somos hijos de todos los padres... Y
ese derecho de nacimiento que buscaba ya ha dejado de interesarme. Los habitantes de
los Commots Libres me enseñaron que el convertirse en hombre no es algo que se dé,
sino algo que debes ganarte. Hasta el rey Smoit me dijo eso mismo cuando estuve con él
en Cantrev Cadiffor, pero no comprendí el significado de sus palabras.
»Llonio me dijo que la vida era una red para atrapar la suerte. Para Hevydd el Herrero
la vida era una forja, y para Dwyvach la Tejedora era un telar. Ninguno de ellos me mintió,
pues la vida es todas esas cosas. Pero tú... —dijo Taran, y sus ojos se encontraron con
los del alfarero—. Tú me has enseñado que la vida es algo más. La vida es arcilla a la que
debemos dar forma tal y como es moldeado el barro en el torno del alfarero.
Annlaw asintió.
—Y tú, Vagabundo..., ¿qué forma darás a tu arcilla?
—No puedo quedarme en Merin, aunque he llegado a amar mucho esta tierra —replicó
Taran—. Caer Dallben me espera, tal y como siempre me ha esperado. Mi vida está allí y
me alegrará volver a ella, pues llevo demasiado tiempo lejos de mi hogar.
Taran, Gurgi y Annlaw el Moldeador de la Arcilla se quedaron sentados en silencio.
Taran estrechó la mano del alfarero y se despidió de él cuando las primeras luces del alba
empezaron a hacerse visibles en el cielo.
—Te deseo un buen viaje, Vagabundo —dijo Annlaw mientras Taran montaba a la
grupa de Melynlas—. No nos olvides, y ten la seguridad de que nosotros no te
olvidaremos.
—Tengo la espada que forjé —exclamó Taran con orgullo—, la capa que tejí y el
cuenco al que di forma, y también cuento con la amistad de quienes habitan la tierra más
hermosa de todo Prydain. Ningún hombre podrá hallar un tesoro más grande que ése.
Melynlas pateó el suelo con impaciencia y Taran dio rienda suelta a su corcel.
Taran se alejó de Merin con Gurgi a su lado.
Y mientras se alejaba le pareció oír voces que le llamaban. «¡Recuérdanos!
¡Recuérdanos!», decían las voces. Se volvió a mirar, pero Merin ya no era visible. El
viento había empezado a soplar desde las colinas haciendo revolotear las hojas caídas al
suelo y arrastrándolas hacia Caer Dallben y el hogar que había abandonado. Taran siguió
la dirección del viento.
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed