Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 11 de octubre de 2008

CRONICAS DE PRYDAIN 3 -- EL CASTILLO DE LLYR

EL CASTILLO DE LLYR
Crónicas de Prydain/3
Lloyd Alexander
1 - El príncipe Rhun
Eilonwy, la del cabello rojo y oro, la princesa Eilonwy, hija de Angharad, hija de Regat
de la Casa Real de Llyr, estaba a punto de abandonar Caer Dallben. Dallben en persona
lo había ordenado; y aunque el corazón de Taran se había llenado de una repentina y
extraña tristeza, sabía que no servía de nada discutir las órdenes del viejo hechicero.
La mañana de primavera en que Eilonwy debía partir, Taran ensilló los caballos y los
sacó del establo. La princesa, que se comportaba con una desesperada jovialidad, había
recogido sus escasas pertenencias y hecho un pequeño fardo que colgaba de su hombro.
Rodeaba su cuello una cadenita de la que pendía una luna creciente de plata; en su dedo
llevaba un anillo muy antiguo, y en el pliegue de su capa transportaba otra de sus más
preciadas posesiones: la esfera dorada que, a una orden suya, brillaba con una luz más
potente que la de cualquier antorcha.
Dallben, cuyo rostro estaba más ceñudo que de costumbre y cuya espalda se
encorvaba como si llevara una pesada carga, abrazó a la joven ante la puerta de la
cabaña.
—Siempre tendrás un sitio en Caer Dallben —le dijo—, y otro sitio más grande en mi
corazón. Pero, desgraciadamente, educar a una joven dama es un misterio tan grande
que supera incluso a las artes de un hechicero. Y —añadió con una rápida sonrisa—, ya
he tenido bastantes problemas educando a un Ayudante de Porquerizo. Te deseo un
buen viaje hasta la isla de Mona —siguió diciendo Dallben—. El rey Rhuddlum y la reina
Teleria son buenos y generosos. Están dispuestos a protegerte y cuidar de ti igual que si
fueran tus padres, y la reina Teleria podrá enseñarte cómo ha de comportarse una
princesa.
—¡Bah! —exclamó Eilonwy—. ¡No tengo ganas de ser princesa! Y dado que ya soy una
joven dama, ¿de qué otra forma pueda portarme, sino como tal? ¡Eso es como pedirle a
un pez que aprenda a nadar!
—Bueno —dijo sarcásticamente Dallben—, jamás he visto a un pez con las rodillas
despellejadas, la ropa llena de agujeros y los pies descalzos. No creo que le favorecieran
demasiado, igual que no te favorecen a ti. —Y puso suavemente su nudosa mano sobre
el hombro de Eilonwy—. Niña, niña, ¿es qué no lo comprendes? A cada uno de nosotros
le llega un momento en el que debe ser más de lo que es. —Se volvió hacia Taran—.
Cuida bien de ella —le dijo—. Que Gurgi y tú vayáis con ella es algo que no acaba de
hacerme muy feliz, pero si eso puede ayudar a que vuestra separación sea menos dura...
—La princesa Eilonwy llegará sana y salva a Mona —respondió Taran.
—Procura volver tú también sano y salvo —le dijo Dallben—. Mi corazón no estará
tranquilo hasta que no lo hayas hecho.
Abrazó a la joven de nuevo y entró rápidamente en la cabaña.
Habían decidido que Coll les acompañaría hasta la embocadura del Gran Avren y
volvería con los caballos a Caer Dallben. EÍ viejo y fornido guerrero, ya montado, les
aguardaba pacientemente. Gurgi, siempre hirsuto, esperaba sobre su pony con el aspecto
melancólico de un búho al que le duele el estómago. Kaw, el cuervo amaestrado, se había
posado sobre la silla de montar de Taran y mantenía un silencio nada propio de él. Taran
ayudó a Eilonwy a montar en Lluagor, su corcel favorito, y subió a la grupa de Melynlas,
su caballo de crines plateadas.
El pequeño grupo dejó Caer Dallben a su espalda y partió hacia las colinas que debían
atravesar para llegar hasta el Avren. Taran y Coll iban un poco por delante de los demás,
y Kaw se había acomodado en el hombro de Taran.
—Nunca paraba de hablar y hablar —dijo Taran con voz lúgubre—. Bueno, al menos
Caer Dallben estará más tranquilo...
—Sí —dijo Coll.
—Y no tendremos tantas preocupaciones. Siempre estaba metiéndose en líos.
—Es verdad —afirmó Coll.
—Creo que es lo mejor para todos —dijo Taran—. Después de todo, Eilonwy es una
princesa de Llyr. No puede vivir igual que si fuera tan sólo una Ayudante de Porquerizo.
—Muy cierto —dijo Coll, contemplando las pálidas colinas.
Siguieron avanzando en silencio durante un rato.
—La echaré de menos —acabó diciendo Taran, sin poderse contener, entre triste e
irritado.
El viejo guerrero sonrió y se frotó su reluciente calva.
—¿Se lo has dicho?
—No..., no exactamente —tartamudeó Taran—, Supongo que tendría que habérselo
dicho, ¿no? Pero cada vez que me disponía a hablarle de ello, yo... Me sentía muy raro.
Además, cuando intentas hablar seriamente con ella nunca sabes con qué observación
estúpida te va a salir...
—Quizá aquello que más valoramos sea lo que más nos cuesta comprender —replicó
Coll, sonriendo—. Pero cuando vuelvas tendremos muchas cosas de que ocuparnos. Ya
lo verás, muchacho, no hay nada como el trabajo para hacer que un corazón turbado
recobre la calma.
—Supongo que tienes razón —dijo Taran con tristeza.
A primera hora de la tarde pusieron rumbo hacia el oeste, allí donde las colinas
empezaban su prolongado descenso hasta llegar al valle del Avren. Cuando coronaban el
último risco, Kaw saltó del hombro de Taran y remontó el vuelo, graznando
nerviosamente. Taran hizo que Melynlas apretara el paso. Cuando llegó a la cima vio bajo
él la curva del gran río, más ancho aquí de lo que nunca había podido verlo. El sol
arrancaba destellos al agua remansada en la bahía. Una embarcación de casco largo y
esbelto se movía lentamente junto a la orilla, y a bordo de ella Taran pudo distinguir
siluetas que tiraban de cuerdas para izar el cuadrado de una vela blanca.
Eilonwy y Gurgi también habían apretado el paso. Taran sintió que el corazón le daba
un vuelco; y para todos los compañeros ver la bahía y el navío que aguardaba en ella fue
como si una brisa del mar hubiera soplado sobre ellos trayéndoles una aguda pena.
Eilonwy empezó a parlotear alegremente, y Gurgi agitó los brazos con tal frenesí que casi
se cayó de la silla de montar.
—¡Sí, oh, sí! —gritó—. ¡El osado y valiente Gurgi se alegra de seguir a su bondadoso
amo y a la noble princesa en el flotar y el navegar!
Bajaron por la pendiente y desmontaron junto a la orilla. Al verles llegar, los marineros
colocaron una tabla a modo de pasarela que iba del barco hasta la arena. Apenas lo
habían hecho, un joven subió corriendo a ella y fue hacia los compañeros con gran
premura. Pero cuando solo había dado unos cuantos pasos por la oscilante pasarela
perdió el equilibrio, tropezó y cayó de bruces en el agua con un sonoro chapoteo.
Taran y Coll corrieron hacia él para ayudarle, pero el joven ya había logrado ponerse
en pie y estaba avanzando torpemente hacia la orilla. Tenía más o menos la misma edad
que Taran, un rostro redondo como la luna, ojos azul claro y una cabellera pajiza. Llevaba
una espada, y una pequeña daga ricamente adornada colgaba de su cinturón de
eslabones plateados. Su capa y su jubón, bordados con oro y plata, habían quedado
totalmente empapados; pero el desconocido no parecía sentir ninguna preocupación, ni
por su caída ni por el lamentable estado de su ropa. Al contrario, sonreía tan alegremente
como si no le hubiera ocurrido nada.
—¡Hola, hola! —gritó, agitando una mano de la que aún caía agua—. ¿Estoy viendo
acaso a la princesa Eilonwy? ¡Naturalmente! ¡Tiene que ser ella!
Y, sin más preámbulos, sin tomarse ni tan siquiera el tiempo necesario para exprimir un
poco su capa, hizo tal reverencia que Taran temió que el joven fuera a perder el equilibrio.
Volvió a erguirse y, con voz solemne, proclamó:
—En nombre de Rhuddlum, hijo de Rhudd y de Teleria, hija de Tannwen, rey y reina de
la isla de Mona, saludo a la princesa Eilonwy de la casa real de Llyr, y a..., bueno, al resto
de vosotros —añadió, parpadeando a toda velocidad como si acabara de pensar en
algo—. Tendría que haberos preguntado cuáles eran vuestros nombres antes de
empezar.
Taran, sorprendido y un tanto molesto ante una conducta tan peculiar, dio un paso
hacia adelante y se encargó de presentarle a los compañeros. El joven le interrumpió
antes de que pudiera preguntarle su nombre.
—¡Espléndido! Tenéis que volver a presentaros después, uno por uno, si no quizá me
olvide de vuestros nombres... Oh, veo que el capitán nos está haciendo señas. Estoy
seguro de que debe tratarse de algo relacionado con las mareas. Siempre anda
preocupado por ellas... Es la primera vez que dirijo una expedición —siguió diciendo con
orgullo—. Es sorprendentemente fácil. Lo único que debes hacer es decirle a los
marineros...
—Pero ¿quién sois? —le preguntó Taran, perplejo.
El joven le miró, pestañeando.
—Oh, ¿no os lo he dicho? Soy el príncipe Rhun.
—¿El príncipe Rhun? —repitió Taran con incredulidad.
—Cierto, cierto —respondió Rhun sonriéndole afablemente—. El rey Rhuddlum es mi
padre; y, naturalmente, la reina Teleria es mi madre. ¿Qué os parece si vamos
embarcando? No me gustaría poner nervioso al capitán; realmente se preocupa mucho
por esas mareas...
Coll abrazó a Eilonwy.
—Creo que cuando volvamos a verte no te reconoceremos —le dijo—. Serás una
princesa soberbia.
—¡Quiero que me reconozcan! —gritó Eilonwy—. ¡Quiero ser yo!
—No temas —le dijo Coll, guiñándole el ojo. Se volvió hacia Taran—. Y tú, muchacho...
Adiós. En cuanto vayas a regresar, manda a Kaw para que me avise y te recibiré en la
bahía de Avren.
El príncipe Rhun le ofreció su brazo a Eilonwy y la ayudó a cruzar la pasarela. Gurgi y
Taran les siguieron. Taran, que ya se había formado cierta opinión sobre la agilidad de
Rhun, no quitó ojo a la princesa hasta que Eilonwy se encontró sana y salva a bordo de la
nave.
La embarcación era sorprendentemente espaciosa y bien provista. La cubierta,
bastante larga, tenía a cada lado bancos para los remeros. En la popa se alzaba una gran
estructura en forma de cuadrado, coronada por una plataforma.
Los marineros hundieron sus remos en el agua y llevaron la nave hasta el centro del
río. Coll les siguió, trotando a lo largo de la orilla y saludándoles con la mano. La
embarcación dobló una curva del río, que seguía haciéndose cada vez más ancho, y el
viejo guerrero desapareció. Kaw se había posado en la punta del mástil: la brisa silbaba
por entre sus plumas y estaba agitando las alas con tanto orgullo que más parecía un
gallo negro que un cuervo. La distancia hizo que la orilla fuera volviéndose gris, y la
embarcación avanzó hacia el mar.
Su primer encuentro con Rhun había logrado dejarle perplejo y vagamente irritado,
pero Taran ya estaba empezando a desear no haber conocido al príncipe. Taran había
tenido intención de hablar a solas con Eilonwy, pues había muchas cosas que su corazón
anhelaba contarle. Pero cada vez que lo intentaba, el príncipe Rhun parecía surgir de la
nada, con su redondo rostro iluminado por una sonrisa jovial, gritando «¡Hola, hola!», un
saludo que Taran iba encontrando más irritante con cada nueva repetición.
En una ocasión el príncipe de Mona fue corriendo hacia los compañeros para
mostrarles un gran pez que había capturado, lo cual encantó a Eilonwy y a Gurgi, pero no
a Taran; pues un instante después Rhun concentró su atención en alguna otra cosa y
partió a la carrera, dejando a Taran con el mojado y escurridizo pez entre las manos. Y en
otra ocasión el príncipe se inclinó sobre la borda para señalarles un grupo de delfines, y
estuvo a punto de que se le cayera la espada al mar. Por suerte Taran logró cogerla antes
de que el arma se perdiera para siempre.
Cuando estuvieron en alta mar, el príncipe Rhun decidió encargarse del timón: Pero
apenas lo hubo cogido éste se le escapó de entre los dedos. Rhun intentó dominarlo, y la
embarcación empezó a oscilar y a saltar con tal violencia que Taran se vio arrojado contra
la borda. Un tonel de agua se soltó de sus ataduras y empezó a rodar por la cubierta, la
vela se agitó locamente ante el repentino cambio de curso y toda una hilera de remos casi
se partió en dos antes de que el timonel lograra quitarle el timón de las manos al príncipe,
que seguía decidido a aprender su manejo. El doloroso bulto que apareció en la cabeza
de Taran no hizo nada por aumentar su estima hacia las habilidades marineras del
príncipe Rhun.
Aunque el príncipe no hizo más intentos de dirigir la nave, trepó a lo alto de la
plataforma y, una vez allí, se dedicó a darle órdenes a la tripulación.
—¡Sujetad bien la vela! —gritó alegremente—. ¡Mantened el rumbo!
Aunque nunca había navegado, Taran se dio cuenta de que la vela ya estaba más que
sujeta y la embarcación avanzaba siguiendo un rumbo inalterable; y no tardó en percibir
que los marineros, sin decir nada, se ocupaban tranquilamente de sus tareas y de
mantener la buena marcha de la nave, no prestando ni la más mínima atención a lo que
les gritaba el príncipe.
A Taran le dolía la cabeza a causa del chichón; su jubón seguía desagradablemente
húmedo y olía a pescado, y cuando por fin tuvo ocasión de hablar con Eilonwy su estado
de ánimo no era el más adecuado para tal conversación.
—¡Príncipe de Mona! Ya... —farfulló—. No es más que un..., un aspirante a príncipe, un
crío torpe, un cabeza de chorlito. ¿Y afirma dirigir la expedición? Si los marineros
obedecieran sus instrucciones no tardaríamos en encallar. Nunca he gobernado una
nave, pero no me cabe duda de que podría hacerlo mejor que Rhun. Jamás había visto a
nadie tan bobo como él.
—¿Bobo? —respondió Eilonwy—. Bueno, sí, a veces da la impresión de que no es muy
espabilado. Pero estoy segura de que obra impulsado por una buena intención, y creo
que posee un gran corazón. De hecho, creo que es bastante agradable.
—Sí, ya me lo imaginaba —replicó Taran, aún más irritado por las palabras de
Eilonwy—. Y todo porque te ofreció el brazo para que te apoyaras en él, ¿no? Un gesto
galante y de lo más principesco... Tuviste suerte de que no te hiciera caer al agua.
—Bueno, por lo menos supo mostrarse cortés —observó Eilonwy—, lo cual es algo que
no suele darse con frecuencia en los Ayudantes de Porquerizo.
—Ayudante de Porquerizo... —dijo secamente Taran—. Sí, ése es mi destino. Nací
para ser Ayudante de Porquerizo, igual que el principito de Mona nació teniendo ese
rango. Es hijo de un rey y yo..., yo ni tan siquiera sé quiénes eran mis padres.
—Bueno —dijo Eilonwy—, no puedes culpar a Rhun por haber nacido, ¿verdad?
Quiero decir que podrías culparle de ello pero no te serviría de nada. Sería igual que dar
patadas a una roca con el pie descalzo.
Taran lanzó un bufido.
—Estoy seguro de que esa espada que lleva al cinto pertenece a su padre y estoy
seguro de que nunca la ha utilizado para nada que no sea asustar a un conejo. Al menos
yo me he ganado el derecho a llevar la mía. Y aun así sigue llamándose príncipe... ¿Es
que le basta con nacer para ser digno de su rango? ¿Crees que vale tanto como
Gwydion, hijo de Don?
—El príncipe Gwydion es el mejor guerrero de toda Prydain —replicó Eilonwy—. No
puedes esperar que todo el mundo sea como él. Y tengo la impresión de que si un
Ayudante de Porquerizo hace todo lo que está en su mano y un príncipe también, no hay
ninguna diferencia entre ellos.
—¡Ninguna diferencia! —exclamó Taran, irritado—. ¡Ya veo que tienes una gran
opinión de Rhun!
—Taran de Caer Dallben, realmente creo que estás celoso —declaró Eilonwy—. Y que
estás compadeciéndote de ti mismo. Y eso es tan ridículo como..., como pintarte la nariz
de verde.
Taran no dijo nada más; se dio la vuelta y se dedicó a contemplar las olas con
expresión hosca.
Para empeorar las cosas, el viento se hizo más fuerte, el mar acabó encrespándose y
Taran descubrió que apenas si era capaz de conservar el equilibrio. La cabeza le daba
vueltas, y temía que la embarcación pudiera acabar hundiéndose. Eilonwy, pálida como
una muerta, se aferraba a la borda.
Gurgi gimoteaba, lanzando terribles aullidos.
—;Ay, mi pobre y tierna cabeza está llena de giros y mareos! A Gurgi ya no le gusta
este barco. ¡Gurgi quiere ir a casa!
El príncipe Rhun parecía encontrarse estupendamente. Comía con gran apetito y se
mostraba extremadamente animado, mientras que Taran, enfermo y miserable, yacía
acurrucado y cubierto por su capa. El mar no se calmó hasta el ocaso y cuando cayó la
noche Taran agradeció mucho el que la embarcación atracara en una cala de aguas
tranquilas. Eilonwy sacó de su equipaje la esfera dorada. Nada más tenerla en sus manos
la esfera empezó a relucir y sus rayos hicieron brillar las oscuras aguas.
—Oh, ¿qué es eso? —exclamó el príncipe Rhun, que había bajado de su plataforma,
—Es mi juguete —dijo Eilonwy—. Siempre lo llevo conmigo. Nunca se sabe cuándo
puede resultar útil.
—¡Asombroso! —gritó el príncipe—. Jamás había visto nada igual. —Examinó
cuidadosamente la esfera dorada, pero apenas la tomó en sus manos la luz dejó de
brillar. Rhun alzó los ojos, muy preocupado—. Me temo que la he roto.
—No —le tranquilizó Eilonwy—. No todo el mundo puede hacerla funcionar, eso es
todo.
—¡Increíble! —dijo Rhun—. Tienes que enseñársela a mis padres. Ojalá tuviéramos
unas cuantas esferas como ésa repartidas por el castillo.
Rhun le devolvió la esfera a Eilonwy después de una última ojeada llena de curiosidad.
Insistió en que la princesa debía dormir cómodamente en su cama y se preparó un lecho
entre un montón de cordajes. Gurgi se hizo una bola cerca de él mientras que Kaw, sin
hacer caso de las llamadas de Taran, quien le pedía que abandonara el mástil, siguió en
la punta de éste. Rhun se durmió en seguida y empezó a roncar de forma tan estruendosa
que Taran, llegando a los límites de su paciencia, decidió tumbarse en la cubierta tan lejos
del príncipe como le fuera posible. Cuando por fin logró quedarse dormido, soñó que los
compañeros seguían en Caer Dallben y que nunca habían salido de allí.
2 - Dinas Rhydnant
El paso de los días hizo que el humor de Taran mejorara. Los compañeros acabaron
acostumbrándose a los movimientos de la nave; las atmósfera estaba siempre limpia,
fresca y olía a sal, y Taran podía sentir en sus labios el sabor de las olas. El príncipe
Rhun se pasaba el tiempo subido a su plataforma, gritando órdenes a las que la
tripulación no hacía caso, y los compañeros mataban las horas echándole una mano a los
marineros. Tal y como le había profetizado Coll, el trabajo logró calmar poco a poco el
turbado corazón de Taran, pero, aun así, había momentos en los que recordaba el
propósito de aquel viaje y deseaba que nunca llegara a su fin.
Taran acababa de enrollar una cuerda cuando Kaw se dejó caer del mástil y empezó a
revolotear a su alrededor, graznando como un loco. Un instante después el vigía gritó
anunciando haber divisado tierra. El príncipe Rhun les dijo a los compañeros que subieran
a la plataforma y éstos se apresuraron a trepar por ella. Taran vio las colinas de Mona,
bañadas por el amanecer, que asomaban en el horizonte. La embarcación se fue
acercando al puerto de Dinas Rhydnant, con sus atracaderos y muelles, su rompeolas de
piedra y sus grupos de naves. Abruptos acantilados se alzaban casi junto a las aguas, y
en el más alto de ellos había un gran castillo desde el que se veían los estandartes de la
casa de Rhuddlum, que crepitaban movidos por la brisa.
La embarcación se deslizó hasta el muelle; los marineros arrojaron las cuerdas de
amarre y saltaron a tierra. Los compañeros, con el príncipe Rhun a la cabeza, fueron
escoltados hasta el castillo por filas de guerreros que les rindieron honores con sus
lanzas.
Pero ni tan siquiera aquel breve trayecto pudo terminar sin incidente. El príncipe de
Mona desenvainó su espada para devolver el saludo que le había hecho el Capitán de la
Guardia y blandió el arma con un floreo tan exagerado que su punta se enganchó en la
capa de Taran.
—Oh, cómo lo siento... —exclamó Rhun, examinando con gran curiosidad el profundo
desgarrón de la tela causado por su hoja.
—Yo también lo siento, príncipe de Mona —murmuró Taran, enfadado con Rhun y
preocupado ante la mala impresión que su capa rota causaría en el rey y la reina.
No dijo nada más, pero apretó los labios y deseó con todas sus fuerzas que los reyes
no se dieran cuenta del desperfecto. El cortejo entró por las puertas del castillo y llegó a
un gran patio. «¡Hola, hola!», gritó alegremente el príncipe Rhun, y corrió hacia sus
padres, que le estaban esperando. El rey Rhuddlum tenía la misma cara redonda y jovial
que el príncipe Rhun. Saludó cordialmente a los compañeros, repitiendo las mismas
palabras un montón de veces. No dio señal alguna de haberse fijado en el desgarrón de la
capa de Taran, lo cual sólo consiguió aumentar la incomodidad de éste, y cuando acabó
de hablar la reina Teleria fue hacia ellos.
La reina era una mujer robusta y de expresión afable, y vestía un holgado traje blanco;
una tiara dorada ceñía su cabellera, que tenía el mismo color pajizo que la del príncipe
Rhun. Cubrió de besos a Eilonwy, abrazó al todavía preocupado Taran y dio un respingo
de sorpresa cuando vio a Gurgi, pero acabó abrazándole también.
—Bienvenida, hija de Angharad —dijo la reina Teleria, volviéndose hacia Eilonwy—. Tu
presencia honra..., niña, deja de moverte todo el rato, estate quieta..., tu presencia honra
a nuestra casa. —Y, de repente, se calló y cogió a Eilonwy por los hombros—. ¡Llyr
bendito! —exclamó—. ¿De dónde has sacado esas ropas tan horribles? Sí, ya iba siendo
hora de que Dallben te dejara salir de ese miserable agujero suyo perdido en mitad de los
bosques...
—¡Miserable agujero! —gritó Eilonwy—. Amo Caer Dallben. Y Dallben es un gran
hechicero.
—Exactamente —dijo la reina Teleria—. ¡Está tan ocupado arrojando hechizos y
encantamientos que te ha dejado crecer igual que si fueras un hierbajo! —Se volvió hacia
el rey Rhuddlum—. ¿No crees que tengo razón, querido?
—Cierto, cierto, igual que un hierbajo —dijo el rey, contemplando a Kaw con gran
interés.
El cuervo tensó las alas, abrió el pico y chilló «¡Rhuddlum!», lo cual pareció dejar
inmensamente complacido al rey.
Mientras tanto, la reina Teleria había estado examinando atentamente a Taran y a
Gurgi.
—¡Oh, fijaos en esa capa rota! Necesitáis urgentemente ropa nueva —afirmó—.
Jubones nuevos, sandalias nuevas, de todo... Por suerte nuestro castillo dispone de un
zapatero excelente. Iba de paso..., venga, querido, no hagas mohines o te saldrán
arrugas..., pero hemos conseguido darle tanto trabajo que aún está aquí, haciendo
zapatos. Nuestro gran mayordomo se ocupará de vosotros. ¿Magg? —gritó—. ¿Magg?
¿Dónde está Magg?
—Aquí y a vuestras órdenes —respondió el gran mayordomo, que había permanecido
durante todo ese tiempo a unos centímetros del codo de la reina Teleria. Llevaba una de
las capas más hermosas que Taran hubiera visto nunca, y la riqueza de sus bordados
casi superaba a la de los que adornaban los atuendos del rey Rhuddlum. Magg sostenía
en su mano una vara de madera más alta que él, de su cuello colgaba una pesada
cadena de plata y en su cinturón se veía un enorme aro de hierro del que había
suspendidas llaves de todas las clases y tamaños—. Todo está preparado —dijo Magg,
haciendo una gran reverencia—. Ya había previsto cuál sería vuestra decisión. El
zapatero, los sastres y el tejedor están listos para empezar a trabajar.
—¡Estupendo! —exclamó la reina Teleria—. Bien, en primer lugar la princesa y yo
iremos a los telares, y Magg os enseñará vuestros aposentos.
Magg hizo una reverencia aún más pronunciada que la anterior y señaló hacia adelante
con su vara. Taran siguió al gran mayordomo a través del patio con Gurgi pisándole los
talones, cruzó el umbral de un gran edificio de piedra y fue por un pasillo de techo
abovedado. Al final de éste había una puerta abierta: Magg apuntó hacia ella con su vara
y se retiró en silencio.
Taran entró en la habitación. La estancia era pequeña pero cómoda y bien ventilada, y
estaba iluminada por el sol que penetraba a través de un angosto ventanal. El suelo
estaba cubierto de hierbas aromáticas y en una esquina había un catre cubierto de paja.
Taran apenas si había tenido tiempo de quitarse la capa, cuando la puerta se abrió
repentinamente y una cabeza cubierta de un revuelto cabello rubio asomó por el hueco,
—¡Fflewddur Fflam! —gritó Taran, sorprendido y complacido al ver de nuevo a su
amigo, ausente desde hacía tanto tiempo—. ¡Qué gran alegría!
El bardo agarró la mano de Taran y empezó a sacudirla con todas sus fuerzas,
propinándole ruidosas palmadas en el hombro. Kaw aleteaba sin parar mientras que Gurgi
hacía piruetas, gritaba a pleno pulmón y abrazaba a Fflewddur por entre un diluvio de
ramitas, hojas y vello.
—¡Bien, bien, bien! —dijo el bardo—. ¡Desde luego, ya iba siendo hora de que
aparecieras! Te he estado esperando. Pensé que no llegarías nunca.
—¿Cómo se te ha ocurrido presentarte aquí? —preguntó Taran, que estaba
empezando a recuperar el aliento—. ¿Cómo sabías que debíamos venir a Dinas
Rhydnant?
—Oh, no he podido evitarlo —respondió el bardo, radiante de placer—. Últimamente no
se ha hablado de nada más que no fuera la princesa Eilonwy. Y, por cierto, ¿dónde está?
Debo verla inmediatamente para presentarle mis respetos. Tenía la esperanza de que
Dallben te haría venir para acompañarla. ¿Cómo está? ¿Y cómo está Coll? Veo que te
has traído a Kaw. ¡Por el gran Belin, hace tanto tiempo que no os veo que debo ponerme
al día!
—Pero, Fflewddur —le interrumpió Taran—, de entre todos los sitios posibles, ¿qué te
ha hecho venir a Mona?
—Bueno, no es muy largo de contar —dijo el bardo—. Decidí probar en serio con eso
de ser rey. Y así lo hice, durante casi un año. Pero entonces llegó la primavera, la
estación en que los bardos nos dedicamos a vagabundear y a cantar, y estar encerrado
en palacio empezó a parecerme insoportable, mientras que el aire libre tiraba de mí, y
antes de que pudiese darme cuenta de lo ocurrido ya me había marchado. Nunca había
visitado Mona, así que tenía una excelente razón para venir, ¿no crees? Llegué a Dinas
Rhydnant hace una semana. El navío ya había partido para ir a buscaros. De lo contrario,
puedes estar bien seguro de que habría embarcado en él.
—Y puedes estar seguro de que habríamos disfrutado más con tu compañía que con la
del principito de Mona —dijo Taran—. Suerte tuvimos de que ese bobo de alta cuna no
lograra hacernos chocar con un arrecife y hundirnos en plena marea baja, pero ¿y Doli?
—le preguntó—. Le he echado de menos tanto como a ti.
—Ah, el viejo Doli... —El bardo se rió, meneando su amarilla cabeza—. Intenté
encontrarle nada más ponerme en marcha, pero parece haberse vuelto invisible: está con
sus parientes en el reino del Pueblo Rubio. —Fflewddur suspiró—. Me temo que nuestro
buen enano ha perdido el amor por la aventura. Logré. mandarle un mensaje, pensando
que quizá deseara acompañarme para divertirse un poco, y él a su vez me mandó otro
mensaje de respuesta. Lo único que decía era: «¡Humph!».
—Tendrías que haber venido a recibirnos al puerto —dijo Taran—. Saber que estabas
aquí me habría animado mucho.
—Ah... Sí, pensaba hacerlo —contestó Fflewddur con cierta vacilación—, pero creí que
sería mejor esperar y darte una sorpresa. Además, estaba muy ocupado haciendo los
últimos retoques a una canción que he compuesto sobre la llegada de la princesa. Quizá
no esté bien que lo diga, pero me ha quedado impresionante, y se nos menciona a todos,
con gran cantidad de hazañas y hechos heroicos.
—¿A Gurgi también? —preguntó Gurgi.
—Por supuesto. Esta noche os la cantaré desde el principio hasta el final.
Gurgi gritó y empezó a dar palmadas.
—¡Oh, Gurgi apenas si puede esperar a oír esos acordes y discordes!
—Te aseguro que los oirás a su debido tiempo, viejo amigo —le tranquilizó el bardo—.
Pero, como podéis imaginaros, no disponía de un momento libre para unirme al cortejo de
bienvenida y...
Una cuerda de su arpa se partió en dos.
Fflewddur se quitó del hombro su amado instrumento y lo contempló melancólicamente.
—Ya empezamos otra vez... —suspiró—. Estas malditas cuerdas siempre tienen que
partirse cada vez que..., ejem, cada vez que adorno un poco la verdad. Y, en este caso, la
verdad es la siguiente: no fui invitado.
—Pero si todas las cortes de Prydain le rinden honores a un bardo del arpa —dijo
Taran—. ¿Cómo es posible que se les pasara por alto...?
Fflewddur alzó la mano.
—Cierto, cierto —dijo—. Esta corte me ha rendido honores, y no tengo ninguna queja al
respecto. Pero eso fue antes de que se enteraran de que no soy un auténtico bardo.
Después de eso..., bueno, me trasladaron a los establos —confesó.
—Tendrías que haberles dicho que eres rey —replicó Taran.
—No, no —dijo Fflewddur, meneando la cabeza—. Cuando soy bardo soy bardo; y
cuando soy rey..., bueno, eso no tiene nada que ver. Jamás se me ocurriría mezclar
ambas cosas. El rey Rhuddlum y la reina Teleria son dos personas realmente
encantadoras —siguió diciendo—. Lo de los establos fue cosa del gran mayordomo.
—¿Estás seguro de que no hubo ningún error? —le preguntó Taran—. Por lo poco que
he visto de él, creo que desempeña sus deberes a la perfección.
—Quizá demasiado bien, si quieres mi opinión al respecto —dijo Fflewddur—. No sé
cómo logró enterarse de en qué punto había dejado mis estudios de bardo, y antes de
que pudiera darme cuenta... ¡a los establos! La verdad, creo que odia la música. Es
sorprendente la cantidad de gente que he llegado a conocer que, por una razón u otra, no
soporta a los arpistas.
Taran oyó unos golpes secos en la puerta. Era Magg, acompañado por el zapatero, un
hombre callado y de expresión humilde que permanecía unos pasos por detrás de él.
—No es que eso me moleste —susurró Fflewddur—. Es decir —añadió mirando de
soslayo su arpa—, no me molesta más de lo que puedo aguantar sin perder la calma. —
Volvió a echarse el instrumento a la espalda—. Sí, bien, como te estaba diciendo, tengo
que ir en busca de la princesa Eilonwy. Ya nos veremos luego. En los establos, si no te
importa. Allí podrás oír mi nueva canción. —Y, con una mirada feroz dirigida a Magg,
Fflewddur salió de la habitación.
El gran mayordomo, que no se había fijado en esa mirada de irritación, le hizo una
reverencia a Taran.
—Tal y como ordenó la reina Teleria, vos y vuestro compañero tendréis ropa y zapatos
nuevos. El zapatero se encargará de satisfacer vuestros deseos.
Taran tomó asiento en un escabel de madera y en cuanto Magg salió de la habitación
el zapatero fue hacia él. Su cuerpo estaba encorvado por la edad, y su ropa estaba casi
destrozada. Un trapo sucio le rodeaba la cabeza y guedejas de cabello canoso caían casi
hasta sus hombros. De su cinturón colgaban leznas, cuchillos de formas extrañas y
correas. Se arrodilló ante Taran, abrió un gran saco y metió la mano en él para sacar unas
cuantas tiras de cuero que fue esparciendo por el suelo. Contempló sus hallazgos con los
ojos medio cerrados, cogiendo primero una y después otra para acabar arrojándolas a un
lado.
—Debemos usar lo mejor, lo mejor —graznó, con una voz muy parecida a la de Kaw—
. Tiene que ser lo mejor. Ir bien calzado es haber hecho ya la mitad del viaje. —Se rió—.
Una gran verdad, ¿eh? ¿No es así, Taran de Caer Dallben?
Taran dio un respingo de sorpresa. La voz del zapatero había sufrido una brusca
transformación. Taran contempló al anciano, que había escogido por fin un trozo de cuero
y estaba dándole forma con diestros golpes de un cuchillito curvado. El zapatero, su rostro
tan marrón como el material que utilizaba, estaba mirándole fijamente.
Gurgi parecía a punto de gritar. El zapatero se llevó un dedo a los labios.
Taran, confundido, se arrodilló apresuradamente ante el zapatero.
—Gwydion, mi señor...
Los ojos de Gwydion brillaron con un fugaz destello de placer, pero su rostro siguió
serio y ceñudo.
—Óyeme bien —le dijo rápidamente en voz baja—. Si nos interrumpen ya encontraré
alguna forma de hablar contigo más tarde. No le digas a nadie quién soy. Hay algo que
debes saber: la vida de la princesa Eilonwy corre peligro. —Y añadió—: Y la tuya también.
3 - El zapatero
Taran palideció. Su cabeza seguía dando vueltas por el efecto de ver al príncipe de
Don disfrazado de zapatero, y las palabras de Gwydion le habían dejado aún más
confundido.
—¿Nuestras vidas corren peligro? —se apresuró a preguntarle—. ¿Cómo, es que la
mano de Arawn de Annuvin puede llegar incluso a Dinas Rhydnant?
Gwydion le hizo una seña a Gurgi para que montara guardia junto al umbral y se volvió
nuevamente hacia Taran.
—No —dijo Gwydion con un seco gesto de su cabeza—. Aunque la destrucción del
Caldero Negro ha hecho posible que la ira de Arawn se convirtiese en una furia salvaje, la
amenaza no viene de Annuvin.
Taran frunció el ceño.
—Entonces, ¿de quién se trata? En todo Dinas Rhydnant no hay nadie que nos desee
mal alguno. No me estaréis insinuando que el rey Rhuddlum o la reina Teleria...
—La casa de Rhuddlum siempre ha sido amiga de los hijos de Don y de Math, nuestro
Gran Rey —replicó Gwydion—. No, Taran de Caer Dallben, tienes que mirar en otra
dirección.
—Pero ¿quién desearía hacerle daño a Eilonwy? —le preguntó Taran con voz
apremiante—. Todos saben que se encuentra bajo la protección de Dallben.
—Hay una persona capaz de enfrentarse a Dallben —dijo Gwydion—. Una persona
contra la cual quizá mis propios poderes no sean bastante defensa, y a la que temo tanto
como al mismísimo Arawn. —El rostro de Gwydion estaba muy tenso y sus verdes ojos
centellearon con una inmensa ira cuando pronunció una sola y áspera palabra—: Achren.
Taran sintió que se le helaba el corazón.
—No —murmuró—. No. Esa maligna hechicera ha muerto.
—Eso creía también yo —respondió Gwydion—. No es cierto. Achren vive.
—¡Pero no ha reconstruido el Castillo Espiral! —exclamó Taran, mientras que su mente
volvía a la mazmorra donde Achren le había tenido prisionero.
—El Castillo Espiral sigue en ruinas, tal y como estaba cuando saliste de él —dijo
Gwydion—, y las ruinas ya están empezando a cubrirse de hierba. Y Oeth—Anoeth, el
lugar donde Achren me habría dado muerte, tampoco existe ya. He ido a esos sitios y los
he visto con mis propios ojos.
»Debes saber que llevo mucho tiempo pensando en cuál fue su destino —siguió
diciendo Gwydion—. Achren no ha dado ni la más mínima señal de vida, igual que si se la
hubiera tragado la tierra. Eso me inquietaba y turbaba profundamente mi corazón, y jamás
he dejado de buscar alguna huella suya.
«Finalmente, logré encontrar esas huellas —dijo Gwydion—. Eran tan débiles como
palabras susurradas al viento, rumores sorprendentes que, al principio, me parecieron tan
sólo frutos de la imaginación. Un acertijo insensato para el que no hay respuesta... Quizá
haría mejor hablando de una respuesta sin acertijo —siguió diciendo Gwydion—, y
descubrir parte de ese acertijo requirió duros esfuerzos y penosos viajes. Ay, por
desgracia sólo descubrí una parte de él.
Gwydion bajó la voz. Mientras hablaba, sus manos seguían trabajando en la sandalia a
medio terminar.
—Esto es lo que he descubierto: después de que el Castillo Espiral se convirtiera en
ruinas, Achren se esfumó. Al principio creí que habría buscado refugio en el reino de
Annuvin, pues vivió allí largo tiempo como consorte de Arawn, y lo cierto es que Arawn
consiguió su poder gracias a ella, cuando era Achren quien gobernaba todo Prydain.
»Pero Achren no había ido allí. Quizá temiese la ira de Arawn, pues había dejado que
la espada Dyrnwyn se le escurriera de entre los dedos, y no había logrado arrebatarme la
vida. Quizá no osaba enfrentarse a él después de haber sido superada en ingenio por una
joven y un Ayudante de Porquerizo. No lo sé con seguridad. Fuera lo que fuese, huyó de
Prydain y desde en ronces ningún hombre sabe qué ha sido de ella. Con todo, saber que
está viva ya es causa suficiente para sentir miedo.
—¿Creéis que está en Mona? —le preguntó Taran—. ¿Buscará vengarse de nosotros?
Pero cuando escapó de Achren, Eilonwy no era más que una niña; no comprendió nada
de lo que hizo.
—No importa que lo comprendiera o que actuara inconscientemente: cuando sacó a
Dyrnwyn del Castillo Espiral, Eilonwy hizo que Achren sufriera su más terrible derrota —
dijo Gwydion—. Achren no perdona ni olvida. —Frunció el ceño—. Temo que ande detrás
de Eilonwy, y no sólo por venganza. Tengo la sensación de que hay algo más aparte de
eso. Aún no puedo saber de qué se trata, pero debo descubrirlo en seguida. Quizá estén
en juego más cosas que la vida de Eilonwy.
—Si Dallben hubiese dejado que se quedara con nosotros... —dijo Taran, muy
preocupado—. Él también debía saber que Achren estaba viva. ¿No comprendió que
Eilonwy correría peligro apenas dejara de encontrarse bajo su protección?
—Dallben tiene una gran mente y no siempre soy capaz de llegar hasta el fondo de sus
planes —dijo Gwydion—. Sabe muchas cosas, pero es más lo que presiente de lo que
revela a los demás. —Gwydion dejó su lezna, cogió una correa de cuero y empezó a
coserla a la sandalia—, Dallben me avisó de que la princesa Eilonwy iría a Mona y me
aconsejó que estuviera atento a lo que suceda en este sitio, y también me contó otras
cosas. Pero es mejor que no hablemos de ellas por el momento.
—No puedo quedarme sentado sin hacer nada mientras que Eilonwy corre peligro —
insistió Taran—. ¿No hay forma alguna de que pueda ayudarte?
—La mejor ayuda que puedes prestarme es mantenerte callado —le respondió
Gwydion—. Observa cuanto ocurra a tu alrededor. No hables de mí ni hagas ningún
comentario sobre nuestra conversación, ni con la princesa Eilonwy ni tan siquiera con
Fflewddur. —Sonrió—. Nuestro buen bardo me vio en los establos y, por suerte, no me
reconoció. Mientras tanto...
Antes de que el príncipe de Don pudiera terminar la frase, Gurgi empezó a agitar los
brazos para avisarles. Oyeron pasos que se acercaban por el pasillo, y Gwydion se
concentró rápidamente en la tarea de terminar las sandalias.
—¡Hola, hola! —exclamó el príncipe Rhun, entrando en la habitación—, Ah, zapatero,
estás aquí... ¿Has terminado tu trabajo? Oh, hay que reconocer que son preciosas,
¿verdad? —dijo, con templando las sandalias—. Asombrosamente bien hechas. No me
disgustaría nada tener un par. Oh... Mi madre quiere verte en la Gran Sala —añadió,
volviéndose hacia Taran.
El rostro de Gwydion se había cubierto repentinamente de surcos y arrugas; sus
hombros estaban encorvados y su voz temblaba bajo el peso de la edad.
—Venid conmigo, joven príncipe —dijo Gwydion, haciéndole una seña a Rhun y
apartando los ojos de Taran—, Tendréis unas sandalias adecuadas a vuestro rango.
Taran salió rápidamente de la habitación y corrió por el pasillo, con Kaw revoloteando
detrás de él. Gurgi, con los ojos muy abiertos a causa del miedo, iba trotando a su lado.
—¡Oh, temible peligro! —gimoteó Gurgi—. Gurgi lamenta mucho que el gran hechicero
nos haya enviado a este lugar lleno de amenazas. Gurgi quiere ocultar su pobre y tierna
cabeza bajo la buena y amable paja de Caer Dallben.
Taran le hizo una seña para que guardara silencio.
—Estoy seguro de que Eilonwy corre un peligro mucho mayor que nosotros —
murmuró, yendo tan de prisa como podía hacia la Gran Sala—. Y pensar que Achren
puede aparecer en cualquier momento me resulta tan desagradable como a ti. Pero
Gwydion ha venido para proteger a Eilonwy, y nosotros debemos hacer lo mismo.
—¡Sí, sí! —exclamó Gurgi—. El valiente y leal Gurgi protegerá también a la princesa de
cabello dorado, oh, sí; y ella estará a salvo gracias a Gurgi. Pero —resopló—, Gurgi sigue
teniendo muchas ganas de estar en Caer Dallben.
—Valor, amigo mío —dijo Taran. Sonrió y puso su mano sobre el tembloroso hombro
de Gurgi—. Los compañeros sabremos cuidarnos mutuamente para que nada malo le
ocurra a ninguno de nosotros. Pero recuerda..., ni una palabra de que Gwydion está aquí.
Tiene sus propios planes y no debemos hacer nada que pueda revelárselos a los demás.
—¡Gurgi guardará silencio! —gritó Gurgi, llevándose las manos a la boca—, ¡Oh, sí!
Pero, cuidado —añadió, señalando con el dedo a Kaw—, porque ese negro pájaro
charlatán puede acabarlo contando todo con graznidos y chillidos.
—¡Silencio! —graznó Kaw, ladeando la cabeza—. ¡Silencio!
Una vez en la Gran Sala, con sus losas que parecían cubrir un espacio tan grande
como el huerto de Caer Dallben, Taran vio a Eilonwy rodeada por un grupo de damas de
la corte. Algunas, de edad parecida a la suya, estaban escuchando con cara de gran
placer lo que decía la princesa; el resto de damas, que se parecían enormemente a la
reina Teleria, estaban frunciendo el ceño o murmuraban a escondidas. Magg, inmóvil
junto al trono de la reina, las observaba con expresión impasible.
—...y ahí estábamos —decía Eilonwy, con los ojos echando fuego—, ¡hombro contra
hombro, espada en mano! ¡Los Cazadores de Annuvin salieron del bosque! ¡Y un instante
después cayeron sobre nosotros!
Las jóvenes dejaron escapar un jadeo emocionado mientras que algunas de la damas
más maduras emitían cacareos de horror que a Taran le recordaron el gallinero de
Dallben. Taran se dio cuenta de que Eilonwy llevaba una capa nueva; su cabello había
sido cepillado y peinado de una forma diferente; ahora destacaba entre las damas de la
corte igual que un pájaro de plumas doradas, y Taran, sintiendo una extraña punzada en
el corazón, se dio cuenta de que, de no haber sido por su voz, quizá no hubiera logrado
reconocerla.
—¡Llyr bendito! —exclamó la reina Teleria, que se había levantado de su trono
mientras que Eilonwy se disponía a continuar con su relato de la batalla—. Estoy
empezando a pensar que no has tenido ni un... (mi querida niña, no pongas esa cara de
placer cuando hablas de cortar en pedacitos a la gente con espadas)... momento de
seguridad en toda tu existencia. —Parpadeó, meneó la cabeza y se dio aire con un
pañuelo—. Desde luego, me alivia mucho que Dallben haya decidido obrar con cordura y
te haya mandado a vivir con nosotros. Por lo menos, aquí no correrás peligro.
Taran contuvo el aliento, necesitando toda su fuerza de voluntad para contenerse y no
proclamar a voz en grito lo que le había contado Gwydion.
—¡Ah, aquí estás! —dijo la reina Teleria, que había visto a Taran—. Quería hablarte
del... (eso es, muchacho, camina con paso firme, haz una reverencia algo más
pronunciada, si es que puedes, y por el amor de Llyr, no frunzas el ceño)... banquete real
de esta noche. Supongo que te alegrará saber que tenemos planeado invitar a un bardo
absolutamente soberbio; bueno, es decir, alguien que afirma ser un bardo y que, dicho
sea de paso, afirma conocerte.
—Ese hombre que proclama ser un bardo ya ha recibido órdenes de acudir al banquete
de esta noche —dijo Magg, sin disimular su disgusto al tener que referirse a Fflewddur.
—Así pues, y en lo que respecta al asunto de la ropa nueva, lo mejor será que vayas
inmediatamente con Magg y busques alguna prenda que ponerte —siguió diciendo la
reina Teleria.
—Ya me he ocupado de eso, dama Teleria —murmuró el gran mayordomo,
entregándole a Taran un jubón y una capa pulcramente doblada.
—¡Maravilloso! —exclamó Teleria—. Entonces, cuanto queda por hacer es... ¡Bueno,
creo que ya está todo hecho! Por lo tanto, Taran de Caer Dallben, sugiero que vayas...
(no pongas ese ceño o envejecerás antes de tiempo)... preparándote.
Taran apenas si había terminado de hacerle una reverencia a la reina Teleria cuando
Eilonwy le cogió de un brazo, hizo lo mismo con Gurgi y se los llevó a ambos a un rincón.
—Naturalmente, ya habrás visto a Fflewddur —murmuró—. Supongo que esto irá
pareciéndose un poco más a los viejos tiempos... ¡Menos mal que está aquí! Jamás había
conocido a mujeres más tontas! ¡Vaya, pero si creo que ni una sola de ellas ha manejado
nunca una espada...! Lo único que desean es hablar de los bordados y los trajes y de
cómo llevar un castillo. Las que tienen esposo siempre andan quejándose de él, y las que
no lo tienen siempre andan quejándose de lo difícil que es encontrar marido. ¡Se han
pasado toda la vida en Dinas Rhydnant! Les conté un par de cosas sobre nuestras
aventuras; y no de las mejores..., ésas me las guardo para después, para cuando estés
presente y puedas contar el papel que tuviste en ellas.
»Bien —siguió diciendo Eilonwy, con los ojos chispeantes—, después del banquete nos
reuniremos con Fflewddur y nos marcharemos a explorar ese sitio durante unos cuantos
días. No se darán ni cuenta de que nos hemos ido; aquí siempre hay montones de gente
entrando y saliendo... Estoy segura de que Mona puede ofrecernos alguna que otra
aventura, pero desde luego no vamos a encontrarlas en este ridículo castillo. Y ahora, lo
primero que debes hacer es buscarme una espada... Ojalá me hubiera traído una de Caer
Dallben. No creo que vayamos a necesitar espadas, claro está, pero siempre es mejor
tenerlas a mano, por si acaso. Y, naturalmente, Gurgi deberá traer consigo su bolsa de
comida...
—Eilonwy —la interrumpió Taran—, no podemos hacer eso.
—¿Por qué? —le preguntó Eilonwy—. Oh, de acuerdo, olvida las espadas. Nos iremos
a buscar aventuras tal y como estamos... —Le miró, indecisa—. Pero ¿qué te pasa?
Desde luego, hay veces en que pones unas caras realmente extrañísimas... Por ejemplo,
ahora pones la misma cara que si estuvieras viendo cómo se te cae encima una montaña.
Bien, tal y como decía...
—Eilonwy —le dijo Taran con firmeza—, no debes salir de Dinas Rhydnant.
Eilonwy le miró fijamente, boquiabierta y tan sorprendida que por un momento no supo
qué decir.
—¡Cómo! —exclamó—. ¿Qué has dicho? ¿Que no debo salir del castillo? ¡Taran de
Caer Dallben, creo que el aire salobre del mar te ha reblandecido los sesos!
—Escúchame —le dijo Taran con voz grave, buscando alguna forma de convencer a la
perpleja muchacha sin revelar el secreto de Gwydion—. Dinas Rhydnant es... Bueno, es
un sitio desconocido y no estamos familiarizados con él. No sabemos nada de Mona.
Puede que..., puede que haya peligros que...
—¡Peligros! —chilló Eilonwy—. ¡Pues claro que los habrá! ¡Y el mayor de todos es que
me muero de aburrimiento! ¡No pienso hacerme vieja en este castillo, puedes estar
seguro de eso! ¡Y que tú de entre toda la gente oses decirme que no debo buscar más
aventuras...! Pero, bueno, ¿qué te ocurre? ¡Estoy empezando a creer que tu coraje se fue
por la borda junto con la piedra que sirve de ancla al barco de Rhun!
—No es un asunto de coraje —protestó Taran—, Se trata de una simple cuestión de
prudencia...
—¡Prudencia! —exclamó Eilonwy—. ¡Pero si antes nunca pensabas en lo que era
prudente o en lo que no lo era!
—La situación es distinta —dijo. Taran—, ¿Es que no puedes comprenderlo? —le
suplicó, aunque la expresión de su rostro le decía claramente que Eilonwy no entendía
por qué le estaba diciendo todo aquello y, por un instante, sintió la tentación de contarle
toda la verdad. Pero, en vez de sucumbir a ella, la cogió por los hombros—. No debes
salir del castillo —le ordenó con irritación— y como sospeche que tienes intención de
hacerlo le pediré al rey Rhuddlum que te haga vigilar.
—¿Qué? —chilló Eilonwy—. ¿Cómo te atreves a...? —Y, de repente, sus ojos se
llenaron de lágrimas—. ¡Sí, ya lo entiendo! ¡Te alegra que me hayan enviado a esta
maldita isla para vivir rodeada de gallinas cluecas! ¡Estabas deseando librarte de mí!
Quieres que me quede aquí, prisionera de este horrible castillo... ¡Eso es peor que
meterle la cabeza a alguien en un saco de plumas! —Sollozando, Eilonwy empezó a
patalear—, ¡Taran de Caer Dallben, no pienso dirigirte la palabra nunca más!
4 - Sombras
El banquete de aquella noche fue, con total seguridad, el más alegre y animado de toda
la existencia del castillo. Kaw, que se había posado en el respaldo de la silla de Taran,
movía la cabeza hacia arriba y hacia abajo como si todo el banquete hubiera sido
preparado en su honor. El rey Rhuddlum estaba radiante; la conversación y las risas de
los invitados resonaban por toda la Gran Sala. Magg iba y venía por detrás de la gran
mesa que ocupaban las damas de la corte, chasqueando los dedos y susurrándoles
órdenes a los criados que se encargaban de traer el interminable desfile de platos y vinos.
Para Taran el banquete fue una auténtica pesadilla; estuvo todo el rato en silencio,
nervioso y preocupado, y apenas si probó la comida.
—No sé por qué has de poner tan mala cara —le dijo Eilonwy—. Después de todo, no
eres tú el que se ha de quedar aquí, ¿verdad? Estoy intentando tomarme las cosas de la
mejor forma posible y, la verdad, no puede decirse que me ayudes mucho. Y, por cierto,
te recuerdo que dado tu comportamiento de antes pienso seguir sin dirigirte la palabra.
Y, sin hacer caso alguno de sus confusas protestas, Eilonwy le dio la espalda y empezó
a hablar animadamente con el príncipe Rhun. Taran se mordió el labio. Tenía la
sensación de estar gritando sin voz mientras que Eilonwy, sin darse cuenta de nada,
corría alegremente hacia el borde de un acantilado.
Al final del banquete Fflewddur afinó su arpa, fue hacia el centro de la Gran Sala y
cantó su nueva composición. Taran le escuchó sin gozar demasiado de ella, aunque se
dio cuenta de que era la mejor que había creado hasta la fecha. Cuando Fflewddur hubo
terminado, el rey Rhuddlum empezó a bostezar y los invitados fueron levantándose de la
mesa. Taran tiró de la manga de Fflewddur y le llevó hasta un rincón.
—He estado pensando en eso de los establos —le dijo Taran, preocupado—. No me
importa lo que diga Magg, no es un sitio adecuado para ti. Hablaré con el rey Rhuddlum y
me aseguraré de que le ordene a Magg que te devuelva tu antiguo aposento del castillo.
—Taran vaciló—. Yo... Bueno, creo que sería mejor que estuviéramos cerca los unos de
los otros. Somos forasteros y no sabemos nada de este sitio y de sus costumbres.
—Por el Gran Belin, no dejes que eso te preocupe ni por un instante —replicó el
bardo—. Por mi parte, prefiero los establos. A decir verdad, ésa es una de las razones
que me impulsan a vagabundear por el mundo—, así consigo salir de esos aburridos
castillos... Y, además —añadió, tapándose la boca con la mano—, tendríamos problemas
con Magg, y si acaba haciéndome perder los estribos, las espadas saldrán de sus vainas,
ya que los Fflam tienen la sangre ardiente, y no creo que ése sea el tipo de conducta
cortés que se espera de un invitado, ¿verdad? No, no, todo irá estupendamente.
Volveremos a vernos por la mañana. —Y, con esas palabras, Fflewddur se echó su arpa
al hombro, le dio las buenas noches y salió de la Gran Sala.
—Algo me dice que deberíamos mantenernos alerta —le dijo Taran a Gurgi. Puso su
índice bajo las patas de Kaw y colocó al pájaro en el hombro de Gurgi: una vez allí, Kaw
empezó a hurgar con el pico por entre el revuelto vello de Gurgi—. Mantente cerca de la
habitación de Eilonwy —siguió diciendo—. Pronto me reuniré contigo. No te apartes de
Kaw y si ves algo que se salga de lo normal haz que venga a buscarme. Gurgi asintió.
—Sí, sí —murmuró—. El leal Gurgi vigilará atentamente y protegerá los sueños y
sopores de la noble princesa.
Taran fue hacia el patio, ocultándose entre la multitud de invitados que se marchaban.
Caminó raudo hacia los establos, con la esperanza de encontrar a Gwydion. El límpido
cielo nocturno estaba cuajado de estrellas, y una brillante luna se cernía sobre los riscos
de Mona. Una vez en los establos, Taran no descubrió rastro alguno del príncipe de Don,
aunque se tropezó con Fflewddur, enroscado sobre la paja, el brazo posado sobre su arpa
y roncando apaciblemente.
Taran volvió al castillo, que ya había quedado sumido en la oscuridad. Se quedó
inmóvil, indeciso, sin saber en qué otro sitio buscar a Gwydion.
—¡Hola, hola! —exclamó el príncipe Rhun, doblando una esquina a tal velocidad que
casi hizo caer de bruces a Taran—. Veo que sigues despierto, ¿eh? ¡Yo también! Mi
madre dice que siempre debo dar un breve paseo antes de dormir: es muy bueno para la
salud. Supongo que estarás haciendo lo mismo que yo, ¿no? ¡Excelente! Pasearemos
juntos.
—¡Nada de eso! —replicó Taran, pues no tenía ni el más mínimo deseo de cargar con
la compañía del atolondrado príncipe—. Yo... Estoy buscando a los sastres —se apresuró
a decir—. ¿Dónde se alojan?
—¿Estás buscando a los sastres? ¡Qué extraño! ¿Para qué? —le preguntó Rhun.
—Mi jubón —respondió rápidamente Taran—. No... No acaba de quedarme bien.
Tengo que pedirles que me lo arreglen.
—¿A estas horas de la noche? —preguntó Rhun, con su redondo rostro de luna
mostrando una cierta perplejidad—. ¡Vaya, esto sí que es realmente sorprendente! —
Señaló hacia una parte del castillo, totalmente sumida en la oscuridad—. Sus aposentos
quedan por allí. Pero, la verdad, creo que si les despiertas de su sueño no estarán de muy
buen humor y quizá se nieguen a usar la aguja. Ya sabes que los sastres pueden llegar a
ser muy susceptibles. Yo te aconsejaría que esperases hasta mañana.
—No, tiene que ser ahora —dijo Taran, impaciente y queriendo librarse de Rhun.
El príncipe se encogió de hombros, le deseó que pasara una buena noche y se alejó a
toda velocidad. Taran fue hacia un grupo de cabañas situado detrás del establo, pero
tampoco allí encontró a Gwydion. Desanimado, ya había decidido volver con Gurgi
cuando vio algo que le hizo quedarse muy quieto. Una silueta avanzaba rápidamente a
través del patio, no hacia la puerta principal, sino hacia el ángulo más alejado de la gran
muralla de piedra.
Quizá Eilonwy hubiera logrado escapar a la vigilancia de Gurgi... Taran estuvo a punto
de gritar pero, temiendo despertar a todo el castillo, decidió seguir a aquella silueta. Un
instante después ésta pareció esfumarse en el aire. Taran siguió avanzando. Cuando
llegó a la muralla, tropezó con una angosta abertura que apenas si permitía el paso de
una persona puesta de lado. Taran atravesó la cortina de yedra que la disimulaba y se
encontró fuera del castillo, en una ladera rocosa desde la que se dominaba la bahía.
Y, de repente, Taran se dio cuenta de que la silueta a la que venía siguiendo no era
Eilonwy: caminaba de una forma distinta, y era demasiado alta. La sombra, envuelta en
una capa, se volvió para lanzarle una furtiva mirada al castillo, la luna brilló un segundo
sobre sus rasgos y Taran contuvo el aliento.
Era Magg.
El gran mayordomo empezó a bajar rápidamente por un abrupto sendero, moviéndose
igual que una araña. Taran, dominado por el miedo y la sospecha, le siguió a través de las
rocas y guijarros, esforzándose cuanto podía por avanzar con un máximo de rapidez y
silencio. Pese a que la noche era muy clara, andar por aquel sendero estaba resultándole
bastante difícil, pues tenía que esquivar continuamente los grandes peñascos que
brotaban del suelo, y mientras iba en persecución de Magg, acercándose cada vez más a
la dormida bahía, anheló tener consigo la luz emanada por él juguete de Eilonwy.
Magg se encontraba ya en terreno llano, muy por delante de Taran, y estaba
avanzando pegado al rompeolas: llegó al final de éste y, con una sorprendente agilidad,
saltó al gran montón de rocas en que terminaba y empezó a trepar por él, esfumándose
una vez más. Taran echó a correr, olvidando toda precaución pues temía perder a Magg.
El agua iluminada por la luna lamía el final del rompeolas con un suave murmullo. Una
sombra se movió fugazmente por entre los soportes de madera. Taran, alarmado, se
detuvo y volvió a ponerse en marcha un instante después. Sus ojos estaban empezando a
gastarle bromas pesadas. Incluso las rocas parecían alzarse ante él como bestias
agazapadas que se incorporaban repentinamente para amenazarle.
Taran trepó por la oscura barrera de rocas. El agua giraba bajo él en un serie de
remolinos resplandecientes, espumeando por entre las piedras. Finalmente, logró llegar a
la cima, con el eco del oleaje resonando en sus oídos, y allí se quedó, pues no se atrevía
a seguir avanzando. Magg se había detenido a no muchos pasos de distancia, justo
donde empezaba un pequeño brazo de tierra firme. Taran le vio arrodillarse y hacer un
rápido gesto con las manos. Un instante después vio parpadear una luz.
El gran mayordomo había encendido una antorcha que alzó sobre su cabeza,
moviendo la parpadeante llama muy despacio, hacia adelante y hacia atrás. Taran le
observó, perplejo y lleno de miedo, y unos instantes después vio un puntito de luz
anaranjado que brillaba encima de las aguas. Taran pensó que aquella señal de
respuesta sólo podía venir de una embarcación, aunque le resultaba imposible hacerse
idea alguna de cuál sería su forma o a qué distancia estaba. Magg volvió a agitar la
antorcha, esta vez de una forma distinta. La luz de la nave repitió su movimiento y se
extinguió. Magg arrojó su antorcha a las negras aguas, que la apagaron con un leve
chisporroteo; se dio la vuelta y avanzó rápidamente hacia el montón de rocas sobre el que
estaba tendido Taran. Taran, al que la súbita oscuridad había dejado parpadeando, algo
desconcertado, intentó bajar de ellas antes de que Magg se le viniera encima, pero no
logró encontrar ningún asidero para los pies. Impulsado por el pánico, buscó a tientas
alguna roca más alta a la que pudiera trepar, resbaló y alargó inútilmente su mano en
busca de alguna otra. Podía oír a Magg, cada vez más cerca, y acabó dejándose caer
sobre las agudas rocas. Intentó ocultarse entre las sombras, torciendo el gesto a causa
del dolor. La cabeza de Magg apareció por encima de las rocas, y en ese mismo instante
Taran sintió que alguien le sujetaba firmemente por detrás.
Taran intentó desenvainar su espada. Una mano cayó sobre su boca, ahogando su
grito, y Taran se vio arrastrado rápidamente hacia las espumeantes olas. Un segundo
después las manos que le habían capturado le depositaron silenciosamente entre las
piedras.
—¡No hagas ningún ruido! —le ordenó en un susurro la voz de Gwydion.
Taran sintió tal alivio que todos los músculos se le aflojaron de golpe. Magg bajó por el
montón de peñascos y pasó a unos tres metros escasos de las dos siluetas agazapadas
entre las sombras. Gwydion, que se agarraba a las rocas con el cuerpo medio escondido
por las olas, le indicó a Taran que permaneciera inmóvil. El gran mayordomo se dirigió
rápidamente hacia el castillo, dejando atrás el rompeolas y sin volverse a mirar ni por una
sola vez.
—¡Hay que cogerle! —le dijo Taran a Gwydion con voz apremiante—. Cerca hay una
nave anclada. Vi como le hacía señales. Tenemos que obligarle a revelarnos qué está
tramando.
Gwydion menó la cabeza. Sus verdes pupilas estaban clavadas en la ya casi invisible
silueta de Magg y sus tensos labios ponían al descubierto sus dientes con la terrible
sonrisa del lobo que acecha a su presa. Seguía vistiendo los harapos del zapatero; pero
Dyrnwyn, la espada negra, colgaba de su cinto.
—Déjale ir —murmuró—. El juego aún no ha terminado.
—Pero la señal... —empezó a decir Taran.
Gwydion asintió.
—Yo también la vi. He estado vigilando el castillo desde que te dejé. Aunque hace un
momento —añadió con una cierta severidad—, temí que un Ayudante de Porquerizo
acabara cayendo en una trampa destinada a capturar a un traidor. ¿Quieres rendirme un
gran servicio? Pues vuelve inmediatamente al castillo y no te apartes de la princesa.
—Pero ¿no será peligroso dejar que Magg siga adelante con sus planes? —le preguntó
Taran.
—Tenemos que permitírselo, al menos durante un cierto tiempo —replicó Gwydion—.
El zapatero no tardará en dejar su lezna y empuñar la espada, pero hasta entonces tienes
que permanecer callado. No voy a interferir con los planes de Magg..., por lo menos, no
hasta saber en qué consisten.
»Los pescadores de Mona ya le han contado a un inofensivo y algo curioso zapatero
parte de lo que debe saber —siguió diciendo Gwydion—, lo suficiente para estar seguro
de una cosa: Achren está a bordo de esa embarcación.
»Sí —añadió Gwydion mientras que Taran daba un respingo—, ya lo había
sospechado. Ni tan siquiera Achren osaría atacar directamente a Eilonwy. El castillo tiene
fuertes muros y está bien protegido: sólo la traición puede abrir sus puertas. Achren
necesitaba una mano para que la ayudara en sus planes, y ahora sé a quién pertenece
esa mano.
»Pero ¿por qué? —dijo, frunciendo el ceño, casi como hablando consigo mismo—. Aún
hay demasiadas cosas ocultas... Si mis temores acaban resultando ciertos... —Meneó la
cabeza—. No me gusta usar a Eilonwy como cebo para una trampa, pero no puedo hacer
otra cosa.
—A Magg siempre podemos vigilarle —dijo Taran—, pero ¿y Achren?
—Debo encontrar algún medio que me permita averiguar cuál es su plan, así como he
averiguado los de Magg —replicó Gwydion—. Y ahora, vete —le ordenó—. Quizá todo
esto no tarde en aclararse. Ésa al menos es mi esperanza, pues no quiero ver a la
princesa Eilonwy en peligro durante demasiado tiempo...
Taran se apresuró a obedecer la orden de Gwydion. Dejó al príncipe de Don en la
bahía, y volvió tan de prisa como pudo por el serpenteante camino que llevaba al castillo;
encontró la abertura en el muro y entró por ella al oscuro patio. Sabía que mientras Magg
pudiera moverse libremente por el castillo, Eilonwy no estaría a salvo. Pero al menos
podían mantenerle vigilado. El terror que helaba el corazón de Taran venía de aquella
nave que aguardaba en la noche. Los recuerdos de Achren, hermosa e implacable,
volvieron en tropel a su cerebro. Recordó su rostro lívido, su voz que hablaba con tal
suavidad de tormentos y muerte. Era su sombra la que asomaba tras el traicionero gran
mayordomo.
Cruzó el patio de prisa y sin hacer ruido. Una tenue luz brillaba en uno de los
ventanales. Taran fue cautelosamente hacia ella, se puso de puntillas y miró por encima
del alféizar. La luz de una lamparilla de aceite le permitió ver la silueta del gran
mayordomo. Magg tenía en la mano una gran daga que no paraba de agitar, el rostro
contorsionado en una mueca de ferocidad. Pasados unos minutos ocultó el arma entre
sus ropas, cogió un pequeño espejo en el que se miró, sonriendo, frunció los labios y se
estuvo contemplando un rato más con una expresión satisfecha. Taran le observó lleno de
rabia y horror, y tuvo que hacer un gran esfuerzo para no irrumpir en la habitación. Unos
instantes después el gran mayordomo apagó la luz con una última sonrisa. Taran apretó
los puños, se dio la vuelta y entró en el castillo.
Fue a la habitación de Eilonwy y se encontró a Gurgi enroscado sobre las losas del
suelo, medio dormido. Al oírle llegar, Gurgi parpadeó y se levantó de un salto. Kaw, muy
adormilado y con el plumaje tan revuelto como el vello de Gurgi, asomó la cabeza por
debajo de su ala.
—Todo tranquilo —murmuró Gurgi—. ¡Sí, sí, Gurgi ha montado guardia y no se ha
alejado de la puerta! El valeroso y soñoliento Gurgi protege a la noble princesa de dolores
y pesares. Su pobre y tierna cabeza está cansada pero no se ha dormido, ¡oh, no!
—Te has portado muy bien —le dijo Taran—. Duerme, amigo mío. Anda, ve y deja
descansar esa pobre cabeza tuya. Yo me quedaré aquí hasta que amanezca.
Gurgi se marchó por el pasillo, bostezando y frotándose los ojos, y Taran ocupó el sitio
que aquél había dejado libre ante la puerta. Se dejó caer sobre las losas y, con la mano
en la empuñadura de la espada, apoyó la cabeza en las rodillas y luchó contra su propio
cansancio. Pese a sus esfuerzos, hubo una o dos ocasiones en las que acabó
adormilándose para despertar sobresaltado. El pasillo de techo abovedado fue
iluminándose con la claridad del amanecer. Aliviado, Taran vio los primeros rayos del sol
y, por fin, se permitió cerrar los ojos.
—¡Taran de Caer Dallben!
Taran se levantó de un salto, buscando a tientas su espada. Eilonwy, descansada y
con el aspecto de quien ha dormido muy bien, estaba de pie en el umbral, mirándole, —
¡Taran de Caer Dallben! —repitió Eilonwy—. ¡Poco me ha faltado para tropezar contigo!
Pero ¿qué estás haciendo aquí?
Aturdido, Taran no supo qué responderle y acabó farfullando que el pasillo le había
parecido más cómodo que su habitación. Eilonwy meneó la cabeza.
—Es la tontería más grande que he oído en lo que va de mañana —observó—. Claro
que quizá acabe oyendo alguna tontería aún más grande, pues todavía es pronto, aunque
lo dudo. Estoy empezando a pensar que nunca lograré entender a los Ayudantes de
Porquerizo... —Se encogió de hombros—. Bueno, me voy a desayunar. Y creo que tú
deberías hacer lo mismo, en cuanto te hayas lavado la cara y te hayas peinado un poco.
Sí, creo que te sentaría bastante bien. ¡Pareces tan nervioso como una rana con pulgas!
Y antes de que pudiera detenerla, Eilonwy desapareció por el pasillo, sin esperar a que
Taran acabara de espabilarse. Éste corrió detrás de ella. Pese a que hacía sol, tenía la
impresión de que el castillo estaba lleno de sombras que se pegaban a su cuerpo igual
que negras telarañas. Esperaba que Gwydion ya hubiera conseguido descubrir cuáles
eran los planes de Achren. Pero Magg seguía libre, y Taran, que recordaba muy bien la
daga oculta en sus ropas, no tenía ninguna intención de permitir que Eilonwy se apartara
de su vista ni por un segundo.
—¡Hola, hola! —El príncipe Rhun salió de su habitación justo cuando Taran pasaba
ante la puerta, su redondo rostro tan reluciente y jovial como si acabara de frotarlo
enérgicamente con una toalla—. ¿Vas a desayunar? —preguntó el príncipe, dándole una
palmada en el hombro—. ¡Estupendo! Yo también.
—De acuerdo, entonces ya nos veremos en la Gran Sala —se apresuró a contestar
Taran, luchando por quitarse de encima la mano de Rhun.
—Es sorprendente el apetito que te entra después de una noche de buen sueño,
¿verdad? —siguió diciendo el príncipe Rhun—. Oh, por cierto, ¿qué tal te fue con los
sastres?
—¿Sastres? —le respondió Taran con impaciencia—. ¿Qué sastres? Oh... Sí, sí,
hicieron cuanto les pedí —añadió rápidamente, escudriñando el pasillo.
—¡Espléndido! —exclamó Rhun—. Ojalá tuviera tanta suerte como tú. ¿Sabes que ese
zapatero no ha terminado mi par de sandalias? Había empezado a trabajar en ellas, salió
corriendo y no he vuelto a verle.
—Quizá tuviera pendiente un asunto de mayor importancia —dijo Taran—. Igual que
yo...
—¿Qué puede haber de más importante para un zapatero que hacer zapatos? —le
preguntó Rhun—, De todas formas... —Chasqueó los dedos—. ¡Ah! Claro, sabía que se
me olvidaba algo. Mi capa. Espera, sólo tardaré un momento.
—Príncipe Rhun —exclamó Taran—, tengo que ver a la princesa Eilonwy.
—En seguida estaremos allí —respondió Rhun desde el interior de su habitación—.
¡Oh, vaya! ¡Se me ha roto la correa de la sandalia! ¡Ojalá ese zapatero hubiera terminado
con su trabajo!
Dejando al príncipe de Mona todavía metido en su habitación, Taran corrió hacia la
Gran Sala, muy preocupado. El rey Rhuddlum y la reina Teleria ya estaban sentados a la
mesa y, como de costumbre, a la reina la rodeaban sus damas. Taran miró rápidamente a
su alrededor. Magg, quien siempre solía estar allí, no era visible por parte alguna.
Y tampoco había ni rastro de Eilonwy.
5 - El juramento
—¿Dónde está Eilonwy? —gritó Taran, y tanto el rey Rhuddlum como la reina Teleria le
miraron fijamente, asombrados—. ¿Dónde está Magg? ¡Se la ha llevado! Alteza, os lo
suplico, llamad a vuestra guardia. Ayudadme a encontrarles. ¡La vida de Eilonwy corre
peligro!
—¿Qué, qué? —cacareó la reina Teleria—. ¿Magg? ¿La princesa? Jovencito, creo que
estás demasiado nervioso y alterado. Quizá sea que el aire marino... (no tiembles de esa
forma y deja de mover los brazos)... se te ha subido a la cabeza. Que alguien no se haya
presentado a desayunar no significa que corra peligro. ¿Verdad que no, querido? —
preguntó, volviéndose hacia el rey.
—Pues creo que no, querida —respondió Rhuddlum—. Y creo que acusar de esta
forma a un súbdito leal es algo bastante grave —añadió, mirando con expresión seria a
Taran—. ¿Qué razón tienes para acusarle de eso?
Y por un instante Taran no supo qué responder, perplejo y desgarrado entre dos
impulsos contradictorios. Gwydion le había hecho jurar que guardaría todo aquello en
secreto. Pero Magg ya había actuado. ¿Seguía estando obligado a guardar el secreto?
Finalmente, tomó una decisión y dejó que las palabras fluyeran de sus labios, narrando a
toda velocidad y, en algunos instantes, de forma más bien confusa, cuanto había ocurrido
desde que los compañeros llegaron a Dinas Rhydnant. La reina Teleria meneó la cabeza.
—Este zapatero disfrazado de príncipe Gwydion... ¿O era al revés? Y todo eso de los
barcos y las señales hechas con antorchas para avisar a una hechicera... Bueno,
jovencito, creo que es la historia más improbable que he oído en toda mi vida.
—Cierto, cierto —dijo el rey Rhuddlum—. Pero no creo que nos cueste demasiado
averiguar cuál es la verdad. Traed aquí a ese zapatero y pronto sabremos si es el príncipe
de Don o no.
—El príncipe Gwydion quiere averiguar el paradero de Achren —gritó Taran—. Os he
contado la verdad. Si se comprobara que he mentido, estoy dispuesto a pagar por ello con
mi vida. ¿Queréis tener una prueba de que todo cuanto he dicho es cierto? Haced venir
aquí a vuestro gran mayordomo.
El rey Rhuddlum frunció el ceño.
—Sí, desde luego, el que Magg no esté aquí resulta bastante raro —admitió—. Muy
bien, Taran de Caer Dallben. Se le encontrará y repetirás tu historia delante de él.
Dio una palmada y ordenó a un sirviente que buscara al gran mayordomo.
Taran sabía que el tiempo pasaba velozmente y que cualquier retraso podía hacer que
Eilonwy perdiera la vida. Ya casi había enloquecido de preocupación cuando el sirviente
volvió por fin diciendo que Magg no parecía estar en parte alguna del castillo, y que
tampoco había forma de encontrar a Eilonwy. Mientras el rey Rhuddlum guardaba
silencio, algo confundido aún por lo que Taran le había dicho, Gurgi, Kaw y Fflewddur
entraron en la Gran Sala. Taran corrió hacia ellos.
—¡Magg! ¡Canalla, araña rastrera...! —exclamó el bardo tan pronto como Taran le hubo
contado lo sucedido—. ¡Gran Belin, Eilonwy se ha marchado con él! Les vi salir al galope
por la puerta principal. La llamé, pero no me oyó. Parecía estar bastante alegre. No tenía
ni idea de que algo anduviera mal. ¡Pero ahora ya deben de estar muy lejos de aquí!
La reina Teleria se puso pálida como una muerta, las damas de la corte dejaron
escapar jadeos de terror y el rey Rhuddlum se levantó de un salto.
—Has dicho la verdad, Taran de Caer Dallben.
Y salió de la Gran Sala llamando a gritos a la guardia. Los compañeros se apresuraron
a seguirle. Las puertas de los establos se abrieron apresuradamente obedeciendo las
órdenes del rey Rhuddlum. Unos instantes después el patio estaba lleno de guerreros,
cuyos caballos piafaban impacientes. El príncipe Rhun también estaba allí, contemplando
con curiosidad todo el ajetreo.
—¡Hola, hola! —le dijo a Taran—. ¿Qué pasa, vais a ir de caza? Espléndida idea. Sí,
una buena cabalgata matinal... Creo que me sentaría estupendamente.
—Vamos de caza, sí, pero la presa es vuestro traicionero mayordomo —replicó Taran,
apartando a Rhun y yendo hacia el rey Rhuddlum—. Alteza, ¿quién es el capitán de
vuestros guerreros? Dadnos vuestro permiso y nos pondremos a sus órdenes.
—Siento tener que decirlo, pero ese cargo estaba ocupado por el mismísimo Magg —
respondió el rey—. En Mona nunca hemos tenido guerras, razón por la cual no
necesitábamos un capitán de guerreros, y no me pareció que hubiera nada de malo en
darle ese título honorífico. Yo mismo dirigiré el grupo de búsqueda. En cuanto a
vosotros... Sí, ayudadnos en todo aquello que os sea posible.
Y mientras el rey Rhuddlum se ocupaba de organizar a los guerreros, Taran y los
compañeros empezaron a preparar los arreos y a repartir armas. Taran vio que el príncipe
Rhun había montado a lomos de una yegua de varios colores que se obstinaba en ir
dando vueltas por el patio pese a los esfuerzos del príncipe por controlarla. Fflewddur y
Gurgi ya habían sacado tres caballos del establo. Echarle un vistazo a los animales hizo
que Taran sintiera una aguda desesperación, pues parecían torpes y de poca casta, y su
corazón deseó ardientemente tener junto a él a su veloz Melynlas, que ahora pastaba
apaciblemente en Caer Dallben.
El rey Rhuddlum cogió a Taran del brazo y lo llevó presurosamente hacia el interior del
establo.
—Tenemos que hablar —le dijo—. Los guerreros están listos y les he dividido en dos
grupos. Yo iré con uno y registraré las tierras que se encuentran al sur del río Alaw. Tú y
tus compañeros iréis con mi hijo, quien estará al mando del grupo que buscará por las
colinas de Parys, al norte del río Alaw. Es de mi hijo de quien quiero hablarte...
—¿Que el príncipe Rhun estará al mando del grupo? —preguntó Taran sin poderse
contener.
—Vaya, Taran de Caer Dallben... —dijo secamente el rey Rhuddlum—. ¿Acaso dudas
de las capacidades de mi hijo?
—¡Capacidades! —exclamó Taran—. ¡Pero si no sabe hacer nada a derechas! La vida
de Eilonwy pende de un hilo; tenemos que actuar lo más rápido posible. ¿Darle el mando
del grupo a semejante bobo? Pero si no sabe ni atarse la sandalia, ¿cómo va a saber
manejar una espada o montar a caballo? El viaje a Mona bastó para dejármelo bien claro.
Escoged a uno de vuestros súbditos, un guerrero, un guardabosques, a cualquiera salvo a
Rhun... —Se calló, comprendiendo lo que acababa de decir—. Le he jurado a Dallben que
protegeré a Eilonwy y por eso os he hablado con toda sinceridad. De lo contrario habría
faltado a mi deber. Si he de ser castigado por mis palabras, que así sea.
—Has vuelto a decir la verdad —respondió el rey Rhuddlum—. Y no serás castigado
por ello, aunque la verdad me resulte dolorosa. —Puso su mano sobre el hombro de
Taran—. ¿Crees acaso que no conozco a mi hijo? Sí, le has juzgado con acierto. Pero
Rhun debe crecer hasta convertirse en hombre y en rey. Tú llevas el peso del juramento
que le hiciste a Dallben. Te ruego que aceptes otra carga.
»Los rumores de tus hazañas han llegado incluso a Mona —siguió diciendo el rey
Rhuddlum—, y he podido darme cuenta de que eres un joven valeroso y honrado. Voy a
revelarte un secreto: mi jefe de establos es un excelente rastreador; irá en tu grupo y lo
cierto es que será él quien dirija la búsqueda. El príncipe Rhun estará al mando, sí, pero
sólo de una forma nominal, y porque los guerreros esperan recibir instrucciones de un
miembro de la Casa Real. Te confío a mi hijo, y te ruego que cuides de él y que le
protejas de los peligros. Y —añadió el rey, sonriendo con tristeza—, espero que consigas
protegerle también de que haga el ridículo. Tiene que aprender muchas cosas y quizá tú
puedas enseñárselas. Llegará un día en que habrá de ser rey de Mona, y tengo la
esperanza de que sabrá gobernarla con justicia y sabiduría, teniendo a Eilonwy como su
reina.
—¿Eilonwy? —exclamó Taran—. ¿Casada con Rhun?
—Sí —respondió el rey Rhuddlum—. Es nuestro deseo que se case con él en cuanto
tenga la edad adecuada.
—La princesa Eilonwy... —murmuró Taran, confundido—. Y ella, ¿sabe algo de todo
esto?
—Todavía no. Y mi hijo tampoco lo sabe —dijo el rey Rhuddlum—. Eilonwy necesita
algo de tiempo para irse acostumbrando a Mona y a nuestras costumbres. Pero estoy
seguro de que todo acabará bien. Después de todo, Eilonwy es una princesa y Rhun tiene
sangre real.
Taran inclinó la cabeza. La pena que llenaba su corazón le impidió hablar.
—Bien, Taran de Caer Dallben, ¿qué tienes que decir a todo eso? —le preguntó el rey
Rhuddlum—. ¿Quieres darme tu palabra de honor?
Taran podía oír el ruido de los guerreros que se armaban en el patio y la voz de
Fflewddur que gritaba su nombre. Pero aquellos sonidos llegaban a sus oídos igual que si
vinieran de una gran distancia. Siguió en silencio, con los ojos clavados en el suelo.
—No te hablo como un rey lo haría a un súbdito —añadió el rey Rhuddlum—. Te hablo
como un padre que ama a su hijo... —Y se quedó callado, observando atentamente a
Taran.
Y, finalmente, Taran acabó levantando la cabeza y le miró a los ojos.
—Está bien —dijo por fin—. Os juro que vuestro hijo no sufrirá daño alguno, si está en
mi poder el impedirlo. —Taran puso la mano sobre el pomo de su espada—. Empeño mi
vida en ello.
—Vete, Taran de Caer Dallben, y ten la seguridad de que cuentas con todo mi
agradecimiento —le dijo el rey Rhuddlum—. Y ayúdanos a que la princesa Eilonwy vuelva
al castillo sana y salva.
Taran salió del establo y vio que tanto el bardo como Gurgi ya habían montado en sus
caballos. Subió a su montura, con el corazón lleno de dolor, y Kaw fue volando hacia él. El
príncipe Rhun, que había logrado hacer que su yegua dejara de caminar en círculos,
estaba gritando órdenes, órdenes a las que, como de costumbre, nadie hacía caso
alguno.
Los dos grupos de búsqueda cruzaron las puertas al galope, y Taran cogió a Kaw en su
mano.
—¿Crees que serás capaz de encontrarla? Búscala, amigo mío —murmuró, mientras el
cuervo ladeaba la cabeza y contemplaba a Taran con sus brillantes ojos llenos de astucia.
Taran alzó el brazo y Kaw echó a volar, ascendiendo en línea recta. Giró por un
instante sobre sus cabezas con un sonoro batir de alas, subió todavía más alto y acabó
desapareciendo.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi, agitando los brazos—. ¡Vete a volar y a espiar! ¡Llévanos a
donde está el malvado y perverso mayordomo! —¡Cuanto más pronto mejor! —gritó
Fflewddur—. Tengo muchas ganas de ponerle las manos encima a esa araña escurridiza.
¡No tardará en conocer la furia de un Fflam!
Taran miró hacia atrás y vio al grupo del rey Rhuddlum saliendo del castillo y
dirigiéndose hacia el sur. El jefe de los cazadores reales se puso en cabeza del grupo de
guerreros, llevándoles hacia las tierras altas de Dinas Rhydnant, e hizo una seña a los
rastreadores para indicarles que ya podían empezar a buscar huellas. Taran siguió
cabalgando en silencio junto a Fflewddur, con el ceño fruncido y una expresión
preocupada en los ojos.
—No temas —le aseguró el bardo—, antes de que anochezca habremos conseguido
rescatar a Eilonwy y después podremos alegrarnos de haber compartido esta nueva
aventura. ¡Te prometo que compondré una nueva canción en su memoria!
—Harías mejor componiendo un himno nupcial para cantar en la boda del príncipe de
Mona —dijo Taran con amargura.
—¿Rhun? —exclamó Fflewddur, sorprendido—. ¿Es que va a casarse? ¡No tenía ni
idea! Ésa es una de las desventajas que tiene el alojarse en los establos y no en el
castillo: se te escapan todas las noticias y los cotilleos... ¡Vaya, vaya, el príncipe Rhun! ¿Y
quién va a ser la novia?
Y, sintiendo un gran dolor, Taran le explicó al bardo qué planes tenía el rey Rhuddlum,
y también le habló de que había jurado proteger a Rhun y evitar que le sucediera daño
alguno.
—Vaya —dijo Fflewddur en cuanto Taran hubo terminado de hablar—, ¡Así que ésa es
la dirección que lleva el viento! Qué extraño —añadió, mirando de soslayo a Taran—.
Siempre había tenido la esperanza de que si Eilonwy acababa prometiéndose en
matrimonio con alguien, ese alguien sería... Bueno, sí, lo que quiero decir es que, pese a
todas vuestras discusiones y riñas, yo pensaba que...
—No te burles de mí —dijo Taran sin poderse contener, sintiendo que empezaba a
ruborizarse—. Eilonwy es una princesa de la casa de Llyr, y en cuanto a mí... Tú sabes
tan bien como yo lo que soy. Esa esperanza de la que hablas jamás había llegado a pasar
por mi cabeza. Eilonwy tiene que casarse con alguien de su mismo rango.
Enfadado, se apartó del bardo y galopó hacia adelante.
—Si tú lo dices, si tú lo dices... —murmuró Fflewddur, espoleando a su montura para
seguirle—. Pero creo que deberías examinar más atentamente lo que hay en tu corazón.
Quizá entonces descubras que en realidad piensas de forma bastante diferente...
Taran, que no le había oído, siguió galopando para unirse al resto de los guerreros.
El grupo de búsqueda fue hacia el norte bordeando las primeras estribaciones de las
colinas de Parys y se dividió en grupos más pequeños que empezaron a recorrer la
porción del terreno que se le había asignado a cada uno. Los guerreros, muy separados
unos de otros, avanzaban formando hileras cuyos miembros solían perderse de vista
entre sí, registrando minuciosamente todo posible escondite. Pero la mañana fue
convirtiéndose en tarde y seguían sin hallar rastro alguno del gran mayordomo o de
Eilonwy.
Por entre las verdes laderas había todo un laberinto de senderos cubiertos de grava,
sobre la que podía haber pasado el escurridizo Magg, senderos donde las pistas serían
invisibles hasta para los ojos del rastreador más avezado. Taran iba perdiendo la
esperanza; sentía el temor de estar siguiendo un rastro falso, y empezaba a pensar que
Eilonwy podía haber sido llevada en una dirección totalmente distinta. De vez en cuando
examinaba ansiosamente el cielo, esperando ver a Kaw de regreso con nuevas de la
princesa.
Taran sabía que Gwydion era el único hombre capaz de averiguar cuáles eran los
planes de Achren. Magg era la clave, pero el gran mayordomo había actuado con tal
rapidez que quizá ya estuviera tan lejos que el grupo de búsqueda jamás podría
alcanzarle. Taran redobló sus esfuerzos por hallar alguna rama rota o un guijarro fuera de
su sitio..., cualquier cosa que pudiera acercarles un poco más a Eilonwy antes de que el
anochecer pusiera fin a aquel día de búsqueda.
—¡Cuidado, cuidado! —le gritó Gurgi, que estaba cerca de él—. ¡El noble príncipe se
interna demasiado en el bosque! ¡Se perderá, y entonces los alegres holas se volverán
gemidos y soplidos!
Taran, que había desmontado para examinar lo que parecía ser una posible huella,
levantó la cabeza con el tiempo justo de ver al príncipe Rhun que desaparecía al galope
detrás de una colina. Le gritó que se detuviera, pero o Rhun estaba demasiado lejos para
oírle o, (y Taran pensó que eso era lo más probable), daba una vez más muestras de su
despiste habitual. Montó de un salto en su caballo y trató de alcanzarle. Hasta ahora
había logrado mantenerle siempre dentro de su radio visual, pero cuando llegó a lo alto de
la colina Rhun se había esfumado ya entre las sombras de un macizo de alisos. Fflewddur
trotó hacia él, moviéndose por la pradera que ya empezaba a oscurecerse, y le llamó a
gritos. Taran volvió a gritar el nombre de Rhun y les hizo señas al bardo y a Gurgi para
que se reunieran inmediatamente con él.
—Esa araña repugnante ha logrado escapársenos por hoy —exclamó Fflewddur,
irritado, mientras que su jamelgo se esforzaba por llegar a la cima—. Pero mañana
lograremos cogerle y recuperaremos a Eilonwy sana y salva. Si conozco bien a la
princesa, Magg ya ha empezado a lamentar el habérsela llevado. ¡Eilonwy vale tanto
como una docena de guerreros, aun estando atada de pies y manos! —Pero pese a sus
animosas palabras, el rostro del bardo mostraba una gran preocupación—. Vamos —dijo
Fflewddur—, el jefe de los establos está llamando a todos los guerreros. Acamparemos
con ellos durante la noche.
Y, antes de que Fflewddur hubiera terminado de hablar, Taran oyó las débiles notas de
un cuerno de caza.
—No me atrevo a dejar al príncipe Rhun solo en el bosque —dijo, frunciendo el ceño.
—En ese caso —replicó Fflewddur, contemplando el sol poniente—, será mejor que le
encontremos ahora mismo. ¡Los ojos de un Fflam son agudos y vivaces! Pero preferiría
no andar dando tumbos por el bosque después del anochecer, siempre que sea posible
evitarlo.
—¡Sí, sí, de prisa, de prisa con el ir y venir! —exclamó Gurgi—. ¡Todo se vuelve
sombrío, y el osado pero cauteloso Gurgi no tiene ni idea de qué cosas feas pueden
ocultarse en la oscuridad!
Los compañeros cabalgaron rápidamente hacia el macizo de árboles donde Taran
estaba seguro de que iban a encontrar por fin al príncipe. Pero en cuanto hubieron dejado
atrás los primeros troncos, y al ver que no había ni rastro de él, Taran empezó a
alarmarse. Gritó su nombre, pero fue en vano: sólo el eco le respondió.
—No puede haber ido muy lejos —le dijo al bardo—. Incluso Rhun tendría la cordura
suficiente para quedarse quieto en cuanto viera anochecer.
Las tinieblas cayeron sobre el bosquecillo. Los caballos, más acostumbrados a sus
tranquilos y cómodos apriscos de Dinas Rhydnant que a los bosques de Mona,
empezaron a dar señales de temor, piafando y amenazando con encabritarse ante cada
arbusto agitado por el viento. Los compañeros acabaron viéndose obligados a desmontar
y seguir avanzando a pie, teniendo que tirar de las riendas para que sus monturas no se
escaparan. A esas alturas Taran ya estaba seriamente preocupado. Lo que había
empezado siendo un pequeño contratiempo, estaba convirtiéndose en un grave problema.
—Quizá se haya caído del caballo —dijo Taran—. Podría estar tendido en cualquier
parte, herido o inconsciente.
—Entonces, sugiero que volvamos a donde están los demás para pedirles ayuda —
dijo Fflewddur—. En esta oscuridad, cuanto más ojos seamos, mejor.
—Perderíamos demasiado tiempo —replicó Taran, abriéndose paso por entre la
espesura.
Gurgi le siguió, gimoteando en voz baja. El suelo fue subiendo de nivel, indicándole a
Taran que estaban ya en las estribaciones de las colinas. No oían nada salvo el silbido de
las ramas que se doblaban ante sus cuerpos y el crujir de los cascos de los caballos
sobre los guijarros. Y de repente Taran se detuvo, sintiendo que el corazón le había dado
un vuelco en el pecho. Había visto moverse algo por el rabillo del ojo. El movimiento duró
sólo un instante, una sombra dentro de otra sombra. Taran siguió avanzando a tientas,
intentando dominar su miedo. Los caballos estaban todavía más nerviosos que antes, y la
montura de Taran echó las orejas hacia atrás y dejó escapar un relincho de temor.
Gurgi también había sentido aquella oscura presencia. El vello de la aterrorizada
criatura se puso rígido y empezó a lanzar terribles aullidos.
—¡Oh, cosas malignas y perversas acechan al pobre e inofensivo Gurgi! ¡Oh, buen
amo, salva la pobre y tierna cabeza de Gurgi de daños y peligros!
Taran desenvainó su espada y los compañeros siguieron avanzando a toda prisa,
volviéndose a mirar varias veces hacia la oscuridad. Los caballos dejaron de querer
quedarse rezagados y se lanzaron desesperadamente hacia adelante, casi arrastrando al
bardo con ellos.
—¡Gran Belin! —protestó Fflewddur, a quien el impulso había hecho chocar contra un
árbol, luchando por liberar su arpa del arbusto en que se había enredado—. ¡Eh, esperad
un poco! ¡Puede que dentro de un momento tengamos que estar buscando a nuestras
monturas y al príncipe Rhun!
Taran logró calmar a los animales, que ahora se negaban a moverse. Pese a que tiró
de sus riendas, les acarició e intentó convencerles, los caballos siguieron con las patas
rígidas y los ojos desorbitados. Sus flancos no paraban de temblar. Taran, agotado, acabó
dejándose caer al suelo.
—Estamos buscando a ciegas y eso no nos sirve de nada —dijo—. Tenías razón —
siguió, volviéndose hacia Fflewddur—. Deberíamos haber regresado al campamento.
Hemos perdido dos veces el tiempo que esperaba ahorrar, y cada segundo que nos
retrasamos hace aumentar el peligro que corre Eilonwy. Y, además, hemos perdido al
príncipe Rhun..., y por lo que sabemos, también a Kaw.
—Me temo que estás en lo cierto —suspiró Fflewddur—. Y a menos que tú o Gurgi
sepáis dónde estamos, tengo la fuerte sospecha de que hemos acabado extraviándonos.
6 - Las pociones de Glew
Al oír estas palabras Gurgi dejó escapar un gemido y empezó a mecerse hacia atrás y
hacia adelante, llevándose las manos a la cabeza. Taran intentó dominar su
desesperación, e hizo un esfuerzo para calmar a la asustada criatura.
—Lo único que podemos hacer es aguardar a que amanezca —dijo Taran—. El jefe de
establos no puede estar demasiado lejos. Tendréis que encontrarle tan pronto como os
sea posible. Y, por encima de todo, hay que seguir buscando a Eilonwy. Yo me encargaré
de encontrar al príncipe Rhun —añadió con amargura—. He jurado protegerle de todo mal
y no puedo romper mi juramento. Una vez le haya encontrado ya me las arreglaré para
volver a reunirme con vosotros.
Y se quedó callado, con la cabeza gacha. Fflewddur le contempló en silencio.
—No debes dejarte abrumar por la pena —acabó diciéndole en voz baja—. Magg no
podrá eludirnos durante mucho tiempo. No creo que tenga intención de hacerle daño a
Eilonwy. lo único que quiere es reunirse con Achren, y le cogeremos antes de que pueda
conseguirlo. Descansa. Gurgi y yo nos encargaremos de montar guardia.
Taran estaba demasiado exhausto para protestar. Se tumbó en el suelo y se tapó con
su capa. Apenas hubo cerrado los ojos, su mente se llenó de imágenes y temores que
empezaron a torturarle. Achren, la altiva reina, mataría a cualquier compañero que cayera
en sus manos, impulsada por la rabia y el deseo de venganza. ¿Y Eilonwy? Taran no se
atrevía a pensar en lo que podía pasarle cuando Achren la tuviera en su poder.
Finalmente, logró caer en un inquieto sueño, revolviéndose igual que si estuviera atrapado
bajo el peso de una piedra de molino.
El sol acababa de asomar por el horizonte cuando Taran abrió los ojos, sobresaltado.
Fflewddur estaba sacudiéndole. La revuelta cabellera amarilla del bardo parecía un
amasijo de mechones desordenados y su rostro estaba pálido a causa de la fatiga, pero
en sus labios había una gran sonrisa.
—¡Buenas noticias! —exclamó—. Gurgi y yo hemos estado haciendo unas cuantas
pesquisas por nuestra cuenta. No nos hemos extraviado tan gravemente como creías al
principio. La verdad es que hemos estado caminando en círculos... Mira.
Taran se levantó de un salto y siguió al bardo hasta una pequeña loma.
—Tienes razón. Ahí está el bosquecillo de alisos. ¡Tiene que ser el mismo! Y allí...
Recuerdo ese árbol caído, allí fue donde vi por última vez a Rhun. Vamos —añadió—,
iremos hasta allí juntos. Después tendréis que seguir adelante y alcanzar al resto del
grupo de búsqueda.
Los compañeros montaron a toda prisa en sus caballos y les hicieron galopar hacia el
bosquecillo, pero antes de que llegaran a él la montura de Taran se encabritó y se desvió
repentinamente hacia la izquierda. Un agudo relincho brotó de los árboles que cubrían la
falda de una colina. Asombrado, Taran aflojó las riendas y dejó que el caballo siguiera
galopando hacia el punto del que procedía aquel sonido. Unos instantes después divisó
una silueta medio oculta por el follaje, y cuando estuvo algo más cerca reconoció a la
yegua de Rhun.
—¡Mira! —le gritó a Fflewddur—, Rhun no puede estar lejos. Debemos de haber
pasado junto a él durante la noche.
Tiró de las riendas y bajó al suelo de un salto. Pero la yegua estaba sola, y al no ver
por parte alguna a su jinete, Taran sintió una nueva oleada de abatimiento. La yegua, que
había visto a los otros caballos, alzó la cabeza, haciendo oscilar sus crines, y dejó
escapar un nervioso relincho.
Temiendo lo peor, Taran echó a correr y dejó atrás a la yegua mientras que Fflewddur y
Gurgi desmontaban y se apresuraban a seguirle. Y lo que vio le hizo detenerse como si le
hubieran golpeado. Ante él había un claro y en su centro se alzaba algo que, a primera
vista, parecía una inmensa colmena hecha de paja. Fflewddur logró alcanzarle y se
detuvo junto a él. Taran alzó la mano en un gesto de advertencia y avanzó
cautelosamente hacia la extraña choza.
En cuanto estuvo más cerca de ella pudo ver que el tejado cónico de paja trenzada
tenía bastantes agujeros. Junto a la choza había amontonadas unas cuantas piedras que
formaban un murete, parte del cual se había derrumbado en un montón de escombros. La
choza carecía de ventanas y su gruesa puerta colgaba en un ángulo bastante
pronunciado de unas maltrechas bisagras de cuero. Taran se acercó un poco más. Los
agujeros del tejado parecían contemplarle igual que unas órbitas vacías.
Fflewddur miró a su alrededor.
—Francamente, no tengo muchas ganas de llamar a esa puerta y preguntarle a quien
pueda estar dentro si ha visto o no al príncipe de Mona —murmuró—. No sé por qué, pero
creo que éste es el tipo de sitio al que ni tan siquiera Rhun sería capaz de acercarse...
Pero supongo que no tenemos ninguna otra forma de averiguar qué le ha pasado,
¿verdad?
Y en ese mismo instante la puerta se abrió bruscamente, empujada desde el interior.
Gurgi lanzó un chillido y trepó rápidamente a un árbol, buscando refugio. La mano de
Taran voló hacia la empuñadura de su espada.
—¡Hola, hola! —El príncipe Rhun estaba en el umbral, sonriente y jovial. Aparte de que
parecía algo dormido, no daba la impresión de haber sufrido daño alguno—. Espero que
hayáis traído algo para desayunar —añadió, frotándose las manos con entusiasmo—.
Estoy medio muerto de hambre... No sé si lo habréis notado, pero el aire fresco de la
mañana despierta el apetito, ¿verdad? ¡Es sorprendente!
«Pasad, pasad —siguió diciendo Rhun, mientras que Taran le contemplaba,
enmudecido por la sorpresa—. Ya veréis qué cómodo es por dentro. Sí, este lugar es
asombrosamente cómodo... Bueno, ¿dónde habéis pasado la noche? Espero que hayáis
dormido tan bien como yo. No podéis ni imaginaros...
Taran fue incapaz de controlar por más tiempo su ira.
—¿Qué has hecho? —gritó—. ¿Por qué te separaste del grupo de búsqueda? ¡Desde
luego, puedes considerarte afortunado! Podrían haberte ocurrido cosas mucho peores
que el solo hecho de extraviarte...
El príncipe Rhun parpadeó y puso cara de perplejidad.
—¿Separarme del grupo de búsqueda? —preguntó—. Vaya, pero si no me separé de
él. Quiero decir que no lo hice a propósito, entiéndeme... Me caí de la yegua y tuve que
perseguirla hasta aquí; finalmente logré encontrarla, cerca de esa choza. Ya estaba
oscureciendo, así que me fui a dormir. Creo que era lo más lógico, ¿no te parece? Lo que
quiero decir es... Bueno, ¿por qué vas a dormir al aire libre cuando puedes tener un techo
sobre tu cabeza?
»Y en cuanto a lo de extraviarse —siguió diciendo Rhun—, tengo la impresión de que
sois vosotros los que os habéis extraviado. Dado que soy el jefe del grupo, éste tiene que
seguirme y allí donde yo esté es donde hay que buscar, ¿no? Después de todo, quien
está al mando...
—Sí, estás al mando —le replicó Taran con voz irritada—, y naciste para eso, ya que
eres hijo de rey, pero... —Se calló. Un segundo más y habría revelado a gritos la promesa
que le había hecho al rey Rhuddlum, y el juramento de proteger a su tonto hijo. Taran
apretó la mandíbula—. Príncipe Rhun —le dijo fríamente—, no hace falta que nos
recordéis que estamos sometidos a vuestras órdenes. Por vuestra propia seguridad, os
pido que no volváis a separaros de nosotros.
—Y os aconsejo que os mantengáis bien alejado de las chozas desconocidas —dijo
Fflewddur—. La última vez que entré en una estuve a punto de conseguir que me
convirtieran en sapo. —El bardo meneó la cabeza—. Sí, lo mejor es evitar ese tipo de
cosas... Me refiero a las chozas —añadió—. Uno nunca sabe en qué tipo de problemas
puede meterse... y cuando lo descubres, ya es demasiado tarde.
—¿Convertirse en sapo? —exclamó Rhun, sin dar ni la más mínima muestra de
temor—. Vaya, eso podría resultar muy interesante... Debería probarlo algún día. Pero no
creo que haya motivos de preocupación. La choza está vacía. Y lleva mucho tiempo sin
que nadie viva en ella.
—Bien, pues entonces debemos darnos prisa —dijo Taran, decidido a no perder de
vista nunca más al príncipe Rhun—. Debemos reunimos inmediatamente con los otros.
Tendremos que cabalgar durante bastante rato antes de alcanzarles.
—¡En seguida! —dijo Rhun, que no llevaba puesto nada aparte de su camisa—. Voy a
recoger mis cosas.
Mientras tanto Gurgi había bajado del árbol. Su curiosidad natural logró imponerse a su
sentido de la prudencia: cruzó el claro, metió la cabeza por el umbral y, finalmente, acabó
entrando en la choza. Flewddur y un impaciente Taran le siguieron unos instantes
después.
Taran comprobó que el príncipe estaba en lo cierto. Las mesas y bancos de madera
estaban cubiertos por una gruesa capa de polvo. Una araña había tejido una enorme red
en una de las esquinas del techo, pero incluso la telaraña estaba desierta. Los restos
calcinados de un fuego que llevaba mucho tiempo muerto yacían sobre las agrietadas
piedras de una chimenea y junto a ella, esparcido por el suelo, había un montón de
cacharros y utensilios de cocina vacíos. El lugar estaba lleno de cuencos de barro y
recipientes rotos. Los agujeros del techo habían dejado entrar las hojas de más de un
otoño, y éstas casi habían acabado enterrando a un escabel cuyas patas estaban
convertidas en astillas. En el interior de la choza reinaba el silencio; los ruidos del bosque
no lograban penetrar sus paredes. Taran, bastante nervioso, esperó a que el príncipe
Rhun acabara de recoger sus cosas.
Gurgi, fascinado por tal cantidad de objetos extraños, no perdió el tiempo y empezó a
hurgar por entre ellos.
—¡Mirad, mirad! —exclamó de repente, muy sorprendido, sosteniendo en sus manos
un rollo de pergaminos medio rotos. Taran se arrodilló junto a Gurgi y examinó su
hallazgo. No necesitó mucho tiempo para darse cuenta de que los ratones lo habían
descubierto antes que ellos. Un gran número de las hojas presentaban señales de haber
sido mordidas; algunas otras se habían mojado por culpa de la lluvia y resultaban
ilegibles. Las pocas páginas más o menos enteras estaban cubiertas de una letra
pequeña y apretada. Las únicas hojas totalmente intactas estaban al final del rollo: las
habían encuadernado con unas tapas de cuero hasta formar un pequeño volumen, y el
pergamino de aquellas páginas estaba limpio y no había sufrido daño alguno.
El príncipe Rhun, que aún no había acabado de ponerse el cinturón con la espada, fue
hacia Taran y miró por encima de su hombro.
—¡Vaya! —exclamó—. ¿Qué tenemos aquí? No tengo ni idea de qué puede ser, pero
parece interesante. Oh, qué libro tan bonito, ¿verdad? No me importaría nada tener uno
parecido para ir anotando todas esas cosas de las que se supone debo acordarme.
—Príncipe Rhun —dijo Taran, entregándole el volumen al príncipe de Mona, quien se
apresuró a meterlo dentro de su jubón—, creedme, si hay algo que pueda ayudaros en lo
más mínimo... Bien, podéis quedároslo. —Volvió a concentrarse en el resto de los
pergaminos—. La verdad es que entre los ratones y la lluvia no han dejado gran cosa que
pueda leerse —siguió diciendo—. Da la impresión de que esto no tiene ni principio ni final,
pero por lo que puedo comprobar creo que se trata de recetas para preparar pociones.
—¡Pociones! —exclamó Fflewddur—, ¡Gran Belin, no creo que las pociones vayan a
sernos demasiado útiles ahora!
Pero Taran siguió examinando las hojas de pergamino, intentando colocarlas por
orden.
—Esperad, creo que he encontrado el nombre de quien escribió todo esto. Parece ser
algo así como Glew. Y, como dice aquí, las pociones son para... —le falló la voz y se
volvió hacia Fflewddur, contemplándole con expresión preocupada—, para hacerse más
grande. ¿Qué puede significar eso? —¿Qué? —preguntó el bardo—. ¿Hacerse más
grande? ¿Estás seguro de que no lo has entendido mal? —Cogió las páginas y empezó a
examinarlas con gran atención. Cuando hubo terminado dejó escapar un leve silbido—.
Durante mis viajes —dijo Fflewddur—, he aprendido bastantes cosas, y una de las más
importantes es no meterse donde no te llaman. Me temo que eso es exactamente lo que
hizo el tal Glew. Buscaba una poción que le permitiera volverse más grande y fuerte. Y si
eso de allí son las botas de Glew —añadió, señalando hacia un rincón de la choza—,
podéis estar seguro de que lo necesitaba, pues debía de ser bastante pequeño.
En el rincón, medio tapadas por las hojas, había un par de botas muy gastadas. Eran
tan pequeñas que hasta un niño habría tenido dificultades para usarlas, y su diminuto
tamaño y el que estuvieran vacías hizo que a Taran le parecieran casi dignas de
compasión.
—Desde luego, el tal Glew debía de ser un tipo concienzudo —siguió diciendo
Fflewddur—. Las hojas explican cuanto hizo, y Glew se dedicó a consignar por escrito
todas sus pociones de una forma cuidadosa y metódica. En cuanto a los ingredientes que
utilizaba... —dijo el bardo, torciendo el gesto—. Bueno, prefiero no pensar en ellos.
—Quizá deberíamos probar suene con esas pociones —se apresuró a decir el príncipe
Rhun—. Sería muy interesante ver qué pasa, ¿no?
—¡No, no! —gritó Gurgi—. ¡Gurgi no quiere probar pociones ni lociones!
—Y yo tampoco —dijo Fflewddur—. Y, si a eso vamos, Glew tampoco tenía muchas
ganas de probarlas. No pensaba tomar sus brebajes hasta no tener cierta seguridad de
que funcionarían..., y no puedo culparle por ello. Obró de una forma muy inteligente.
»Por lo que deduzco de cuanto hay escrito aquí —prosiguió el bardo—, lo que hizo fue
capturar a una hembra de gato montes... Supongo que debía de ser bastante pequeña, ya
que Glew no era lo que se dice ningún hombretón. La trajo hasta aquí, la metió en una
jaula y le fue dando a probar sus pociones tan aprisa como podía prepararlas.
—Pobre animal —dijo Taran.
—Desde luego —repuso el bardo—. No me habría gustado estar en su sitio. Sin
embargo, Glew debió de encariñarse un poco con ella porque hasta llegó a darle un
nombre. Aquí está: Llyan. No creo que la tratara demasiado mal, dejando aparte el que la
obligaba a tomar esos horribles brebajes, claro... Quizá incluso llegara a hacerle cierta
compañía, teniendo en cuenta que vivía solo.
»Y por fin lo consiguió —siguió diciendo Fflewddur—. Si os fijáis en su letra podréis
daros cuenta de lo nervioso y emocionado que debía de estar Glew. Llyan empezó a
crecer. Glew habla de que necesitó hacerle una jaula nueva. Y después tuvo que hacerle
otra más... Qué complacido debía de sentirse. No me cuesta nada imaginarme a ese
hombrecillo riéndose y fabricando pociones a toda velocidad. Fflewddur pasó a la última
página.
—Y éste es el final —dijo—. Los ratones se han comido el resto del pergamino y han
hecho desaparecer la última poción de Glew. En cuanto a Glew y Llyan... Bueno, se han
esfumado igual que la poción.
Taran contempló las botas vacías y los cacharros de cocina esparcidos por el suelo.
—Sí, está claro que Glew ha desaparecido —dijo con voz pensativa—, pero tengo la
sensación de que no se fue demasiado lejos.
—¿Por qué? —le preguntó el bardo—. Oh, ya te entiendo —dijo, estremeciéndose—.
Sí, la verdad es que por el aspecto de este sitio parece que su marcha fue algo... ¿Cómo
podría decirlo? Repentina, eso es. Creo que Glew debía de ser una persona muy
ordenada y amante de la limpieza. No creo que se marchara dejando su choza tal y como
se encuentra ahora. Y, además, sin sus botas... Pobre hombrecillo —suspiró—. Bien, eso
demuestra lo peligroso que es meterse donde no te llaman. Después de haber trabajado
tanto lo único que consiguió es acabar sirviéndole de comida a su hembra de gato
montes. ¡Y si queréis mi opinión, creo que lo más inteligente es que nos marchemos de
aquí sin perder ni un instante!
Taran asintió y se puso en pie. Nada más hacerlo oyeron relinchos de terror y el
estruendo de unos cascos de caballo lanzados al galope.
—¡Los caballos! —gritó Taran, corriendo hacia la puerta.
Antes de que pudiera llegar a ella, la puerta fue arrancada de sus goznes. Taran buscó
frenéticamente su espada y retrocedió hacia el interior de la choza. Algo enorme saltó
sobre él.
7 - El cubil de Llyan
Taran sintió como se le escapaba el arma de entre los dedos y tuvo que tirarse al suelo
para esquivar el ataque. La criatura pasó sobre su cabeza dando un salto tremendo. Los
compañeros se dispersaron por la choza, aterrados, mientras que la gran bestia gritaba
enfurecida.
La choza se llenó de hojas secas que giraban en un torbellino, y por entre la confusión
de bancos y escabeles que caían al suelo Taran vio a Fflewddur subiéndose de un salto a
la mesa: al hacerlo se enredó con la telaraña y consiguió que ésta le cubriera de la
cabeza a los pies. El príncipe Rhun, que había intentado vanamente trepar por la
chimenea, se agazapó entre las cenizas del suelo. Gurgi se había encogido hasta hacerse
lo más pequeño posible y tenía la espalda pegada a un rincón.
—¡Socorro, oh, socorro! —estaba gritando—, ¡Salvad la pobre y tierna cabeza de Gurgi
de los arañazos y los golpes!
—¡Es Llyan! —exclamó Taran.
—¡Puedes estar seguro de que es ella! —chilló Fflewddur—. Y ahora que la veo, no me
cuesta nada creer que Glew lleva mucho tiempo digerido.
Un tembloroso y ronco gruñido brotó de la garganta de la criatura y ésta se quedó
inmóvil durante unos segundos, como si no supiera en qué dirección lanzarse al ataque.
Taran, sentado en el suelo, pudo ver por primera vez qué aspecto tenía aquella bestia
feroz.
Aunque Glew había dejado escrito que Llyan iba creciendo, Taran jamás habría podido
imaginarse a una hembra de gato montes tan grande. Llyan tenía la altura de un caballo
pero era más esbelta y larga; su cola, más gruesa que el brazo de Taran, parecía ocupar
por sí sola la mayor parte del espacio de la choza. Su cuerpo estaba cubierto de un
espeso pelaje dorado en el que se veían manchas negras y anaranjadas. Tenía el vientre
blanco con manchones negros. Mechones de vello brotaban de sus orejas y unos
mechones todavía más espesos se curvaban junto a sus poderosas fauces. Sus largos
bigotes no paraban de moverse; sus brillantes ojos amarillos iban velozmente de un
compañero a otro. Llyan tensó los labios, dejando ver unos afilados dientes blancos, y
Taran tuvo la seguridad de que la gata montesa era capaz de engullir todo lo que le
viniera en gana.
La gata gigante volvió su gran cabeza hacia Taran y avanzó sinuosamente hacia él.
Fflewddur desenvainó su espada y saltó de la mesa, arrastrando consigo la telaraña,
gritando a pleno pulmón y enarbolando su arma. Llyan giró sobre sí misma en una
fracción de segundo. Su cola golpeó a Taran, haciéndole caer nuevamente al suelo; la
enorme pata de Llyan cruzó el aire igual que un rayo antes de que Fflewddur hubiera
tenido tiempo de lanzar un mandoble. El movimiento fue tan rápido que los ojos de Taran
no lograron seguirlo; lo único que pudo ver claramente fue cómo el arma del atónito bardo
salía volando por los aires y acababa yendo a parar al umbral, mientras que Fflewddur
caía de espaldas.
Llyan se volvió nuevamente hacia Taran soltando un bufido y con lo que parecía un
suave encogimiento de sus poderosos flancos. Se agazapó, alargando el cuello, y sus
bigotes temblaron con cada paso que daba acercándose a él. Taran contuvo el aliento; no
osaba mover ni un solo músculo. Llyan empezó a dar vueltas a su alrededor,
olisqueándole ruidosamente. Por el rabillo del ojo Taran pudo ver al bardo, que intentaba
ponerse en —pie, y le hizo una seña indicándole que se estuviera quieto.
—Creo que siente curiosidad. No parece muy enfadada —susurró Taran—. De lo
contrario ya nos habría hecho pedazos a todos. No os mováis. Quizá acabe
marchándose.
—Me alegra mucho oírte decir eso —replicó Fflewddur con un hilo de voz—. Lo
recordaré cuando me esté comiendo. Será un gran consuelo.
—No creo que tenga hambre —dijo Taran—. Si se ha pasado la noche cazando, debe
de tener la barriga bien llena.
—Tanto peor para nosotros —dijo Fflewddur—. Nos mantendrá aquí dentro hasta que
vuelva a tener apetito. Estoy seguro de que ésta es la primera vez que consigue tener
cuatro cenas completas listas y esperándole dentro de su mismo cubil... —Suspiró,
meneando la cabeza—. Cuando estaba en mi reino me pasaba el día dando migas a los
pájaros, pero jamás creí que yo mismo acabaría siendo una especie de miga, si
comprendes lo que quiero decir...
Llyan acabó tumbándose en el umbral. Humedeció una de sus enormes garras con la
lengua y empezó a pasársela por encima de la oreja. Estaba tan absorta en aquella labor
que daba la impresión de haber olvidado la presencia de los compañeros y Taran no pudo
evitar contemplarla, fascinado, pese al miedo que sentía. Cada gesto de Llyan, incluso el
más leve, estaba cargado de un terrible poder; Taran vio brillar su vello dorado, iluminado
por los rayos de sol que entraban por el hueco de la puerta, y comprendió la potencia de
los músculos que se ocultaban bajo él. Estaba seguro de que Llyan podía ser tan rápida
como Melynlas. Pero sabía que también podía ser mortífera, y aunque en aquellos
momentos no parecía tener ganas de hacerles daño a los compañeros, su estado de
ánimo podía alterarse en cuestión de segundos. Taran miró a su alrededor, buscando
desesperadamente una forma de recobrar la libertad o, al menos, de recuperar sus
armas.
—Fflewddur —murmuró—, haz algo de ruido, no mucho pero sí el suficiente para que
Llyan te mire.
—¿Cómo? —le preguntó el bardo, perplejo—, ¿Quieres que me mire? No te
preocupes, no tardará en hacerlo. Me alegra que todavía no se le haya ocurrido...
Pero, pese a sus palabras, movió los pies, rascando el suelo con las botas. Llyan irguió
las orejas y clavó sus ojos en el bardo.
Taran, agazapado, avanzó tan silenciosamente como pudo hacia Llyan, alargando la
mano. Sus dedos buscaron cautelosamente su espada, que había caído casi junto a las
patas de Llyan. La gata le golpeó, rápida como el rayo, haciéndole caer de espaldas.
Taran, aterrado, comprendió que si hubiera tenido las garras fuera Llyan no sólo habría
conseguido quedarse con su arma, sino también con su cabeza.
—No hay esperanza, amigo mío —dijo Fflewddur—. Es más rápida que cualquiera de
nosotros.
—¡No podemos seguir perdiendo el tiempo! —exclamó Taran—, ¡Cada segundo es
precioso!
—Oh, desde luego —replicó el bardo—, y los segundos se van haciendo más y más
preciosos porque cada vez tenemos menos. Estoy empezando a envidiar a la princesa
Eilonwy. Puede que Magg sea una sucia araña repugnante y todo eso, pero si la
alternativa es enfrentarse a un montón de garras y dientes... Bueno, preferiría luchar
contra él que contra Llyan. No, no —suspiró—, creo que me contentaré con sacarles el
máximo provecho posible a mis últimos momentos.
Taran, desesperado, se llevó las manos a la frente.
—Príncipe Rhun —dijo en voz baja unos instantes después, mientras que Llyan
empezaba a pasarse nuevamente la zarpa por los bigotes—, poneos en pie sin hacer
ruido. Intentad llegar hasta esa esquina de la choza en la que hay un agujero. Si podéis
hacerlo, salid por él y corred tan de prisa como os sea posible.
El príncipe de Mona asintió, pero apenas se puso en pie Llyan le miró, dejando escapar
un gruñido de advertencia. El príncipe Rhun parpadeó y volvió a sentarse. Llyan se había
quedado quieta y estaba mirando fijamente a los compañeros.
—¡Gran Belin! —susurró Fflewddur—. No hagas que se ponga nerviosa. Lo único que
conseguirás es despertarle el apetito. Está claro que no piensa dejarnos salir de aquí.
—Pero tenemos que escapar —dijo Taran—. ¿Por qué no intentamos lanzarnos sobre
ella todos a la vez? Quizá uno de nosotros logre huir.
Fflewddur meneó la cabeza.
—Primero despacharía al resto y después no le costaría nada atrapar a ese
superviviente solitario —replicó—. Déjame pensar, déjame pensar... —Frunció el ceño, se
llevó la mano a la espalda y cogió su arpa. Llyan, que no había parado de gruñir, le miró
fijamente pero no se movió—. Tocar siempre me ha relajado mucho —explicó Fflewddur,
apoyando el instrumento en su hombro y pasando las manos sobre las cuerdas del arpa—
. No sé si eso hará que se me ocurra alguna idea; pero si toco, al menos la situación
dejará de parecerme tan espantosa.
Una suave melodía brotó del arpa, y Llyan empezó a emitir un ruido de lo más peculiar.
—Gran Belin —exclamó Fflewddur, dejando de tocar—. ¡Casi me había olvidado de
ella! Puede que a mí me relaje, pero ¿quién sabe qué efectos tendrá la música sobre una
hembra de gato montes?
Llyan dejó escapar un extraño maullido que casi parecía una súplica. Pero en cuanto
vio que Fflewddur se disponía a colgarse nuevamente el arpa del hombro el tono del
maullido cambió, haciéndose mucho más áspero. Ahora estaba gruñendo
amenazadoramente.
—¡Fflewddur! —murmuró Taran—, ¡Sigue tocando!
—No pensarás que le gusta mi música, ¿verdad? —replicó el bardo—. La verdad, me
resultaría bastante difícil de creer. Vaya, si hasta algunos seres humanos han dicho cosas
bastante feas sobre mi música. No me parece probable que una gata gigante sea capaz
de apreciarla mejor que ellos... —Pero volvió a pasar los dedos por las cuerdas.
Y esta vez a Taran no le quedó ni la más mínima duda: Llyan estaba fascinada por el
arpa. El gran cuerpo de la gata se fue relajando, sus músculos parecieron volverse casi
líquidos y Llyan empezó a pestañear pacíficamente. Para estar seguro, Taran le pidió a
Fflewddur que dejara de tocar. Apenas lo hizo, Llyan empezó a ponerse nerviosa. Movió
la cola, y sus bigotes temblaron con lo que sólo podía ser irritación. Y en cuanto Fflewddur
volvió a tocar, Llyan apoyó la cabeza en el suelo, con las orejas apuntando hacia
adelante, y se dedicó a contemplarle con adoración.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi—. ¡Sigue con los acordes y los discordes!
—Créeme —le dijo el bardo con voz temblorosa—, no tengo ni la más mínima intención
de parar.
Llyan cruzó las patas ante su enorme pecho y empezó a emitir un ruido que recordaba
al de un enjambre de abejas. Su boca se curvó en una sonrisa, y la punta de su rabo se
fue moviendo suavemente siguiendo el compás de la música.
—¡Ésa es la respuesta! —exclamó Fflewddur, levantándose de un salto—. ¡Huid,
amigos, aprovechad que se ha calmado! —Pero apenas se hubo levantado, Llyan se
incorporó también, furiosa, y el bardo tuvo que volver a sentarse, pulsando rápidamente
las cuerdas para seguir con vida.
—Tú música la tranquiliza, pero creo que no piensa dejarnos marchar —dijo Taran,
preocupado.
—No es eso —dijo el bardo, mientras que sus manos volaban sobre las cuerdas del
arpa—. Creo que vosotros podréis salir de aquí sin ningún problema. Por desgracia —
añadió con voz abatida—, ¡me temo que está decidida a quedarse conmigo!
8 - El arpa de Fflewddur
—¡Escapad de este lugar! —les dijo el bardo con voz apremiante mientras sus dedos
seguían pulsando las cuerdas sin parar ni un segundo—. ¡Marchaos! No tengo ni idea de
cuánto tiempo van a durarle las ganas de escucharme..., ¡ni de cuánto rato seré capaz de
seguir tocando!
—Tiene que haber otra solución —exclamó Taran—. No podemos dejarte aquí.
—No creas que la idea me gusta más que a ti —replicó el bardo—, pero es vuestra
única oportunidad. Tenéis que aprovecharla ahora mismo.
Taran no sabía qué hacer. Fflewddur estaba muy serio y su rostro empezaba a dar ya
ciertas señales de cansancio.
—¡Marchaos! —repitió Fflewddur—. Seguiré tocando todo el tiempo posible. Cuando no
pueda seguir haciéndolo, Llyan quizá decida que no quiere comerme y acabe
marchándose a cazar. No os preocupéis. Si lo del arpa no funciona, ya se me ocurrirá
alguna otra idea.
Taran se dio la vuelta, desesperado. Llyan estaba tumbada de costado en el umbral,
con una pata extendida y la otra junto a su vello leonado. Su cuello se arqueó y su
enorme cabeza se volvió hacia Fflewddur. Aquella criatura salvaje parecía encontrarse
muy a gusto y casi transmitía una impresión de mansedumbre. Sus ojos amarillos, medio
ocultos tras los párpados, siguieron clavados en el bardo mientras que Taran se movía
sigilosamente para ir hasta donde estaban Gurgi y el príncipe Rhun. La espada de Taran
seguía junto a las otras armas, bajo su pata, y Taran no se atrevió a hacer ningún intento
de recuperarla, pues temía romper el hechizo creado por el arpa de Fflewddur.
El agujero que había en el rincón de la choza permitía acceder al claro. Taran le indicó
por señas al príncipe que saliera por él. Gurgi le siguió, andando de puntillas, con los ojos
desorbitados por el miedo; tuvo que sujetarse las mandíbulas con ambas manos para
impedir que le castañetearan los dientes.
Taran seguía sin decidirse a salir de la choza, y se volvió una vez más hacia el bardo.
—¡Fuera, fuera! —le ordenó Fflewddur, haciéndole señas frenéticamente—. Me reuniré
con vosotros tan pronto como pueda. ¿Acaso no te he prometido que haría una nueva
canción? Te aseguro que podrás oírla interpretada por mí mismo. Hasta entonces...
¡Adiós!
El tono y la mirada de Fflewddur no admitían discusión alguna. Taran saltó por el
agujero y un instante después se encontró fuera de la choza.
Tal y como temía Taran, los caballos, asustados ante la presencia de Llyan, habían
acabado por romper sus riendas y salir huyendo. Gurgi y el príncipe Rhun ya habían
atravesado el claro y se habían esfumado en el bosque. Taran echó a correr y no tardó en
reunirse con ellos. Rhun ya había empezado a ir un poco más despacio: respiraba con
dificultad y tenía la impresión de que le fallarían las piernas en cualquier momento. Taran
y Gurgi cogieron al tambaleante príncipe por los brazos y le hicieron seguir avanzando tan
de prisa como les fue posible.
Los tres compañeros avanzaron durante unos minutos por entre la espesura, luchando
con las ramas y los matorrales. El bosque había empezado a volverse menos denso:
Taran no tardó en divisar una pradera y se detuvo en cuanto salieron de entre los árboles.
Sabía que el príncipe Rhun había llegado al límite de sus fuerzas, y su única esperanza
era que estuvieran lo bastante lejos de Llyan como para encontrarse a salvo.
El príncipe de Mona se dejó caer en la hierba, agradecido.
—Dentro de unos momentos podré volver a levantarme —protestó débilmente. La capa
de hollín que le cubría el rostro no lograba disimular la palidez de su piel, pero, aun así,
hizo un valeroso esfuerzo por sonreír con su acostumbrada jovialidad—. Es sorprendente
lo que cansa correr, ¿verdad? Espero que encontremos pronto al jefe de establos; tengo
muchas ganas de poder ir nuevamente a caballo.
Taran, sin responderle, clavó sus ojos en Rhun. El príncipe de Mona acabó inclinando
la cabeza.
—Ya sé lo que estás pensando —dijo Rhun en voz baja—. De no ser por mí no
estaríais en semejante apuro. Y me temo que tienes razón. Todo lo sucedido es culpa
mía. Lo único que puedo hacer es pediros perdón. La verdad, no soy lo que se dice una
lumbrera... —añadió Rhun, sonriendo con tristeza—. Hasta mi vieja nodriza solía decir
que era capaz de tropezar con mis pies. Pero no creáis que me gusta ser tan torpe. No es
lo que la gente espera de un príncipe... No fui yo quien pidió nacer teniendo sangre real,
eso al menos no es culpa mía. Pero dado que así ocurrió... Bueno, mi mayor deseo es
llegar a ser digno de ese linaje.
—Si lo deseas acabarás consiguiéndolo —respondió Taran, sintiéndose extrañamente
conmovido por la franqueza del príncipe de Mona, y sintiendo también una considerable
vergüenza ante el mal concepto en que había tenido hasta ahora a Rhun—. Soy yo quien
debe pedirte perdón. Si envidiaba tu rango es porque creía que lo considerabas un mero
regalo de la fortuna y lo aceptabas como algo caído del cielo. Acabas de decir una gran
verdad: si un hombre quiere ser digno de ocupar una posición en la vida, sea la que sea,
antes debe esforzarse por ser realmente un hombre.
—Sí, eso es justo lo que quería decir —se apresuró a responder Rhun—. Y por eso
mismo tenemos que encontrar lo más de prisa posible al jefe de establos. ¿No lo
comprendéis? Tenía la esperanza de que al menos sabría hacer una cosa bien. Quiero...
Bueno, quiero ser el que encuentre a la princesa Eilonwy. Después de todo, voy a
casarme con ella.
Taran le miró, asombrado.
—¿Cómo lo sabes? Creía que sólo tus padres...
—Oh, el castillo siempre está lleno de rumores y de vez en cuando oigo un poco más
de lo que se supone debo saber —replicó Rhun—. Supe que estaban planeando un
matrimonio incluso antes de que mandaran a buscar a la princesa Eilonwy para traerla a
Mona.
—Ahora lo único importante es la seguridad de Eilonwy... —empezó a decir Taran, y no
supo muy bien cómo continuar, pues en lo más hondo de su corazón sabía que anhelaba
ser el salvador de Eilonwy tanto como lo deseaba Rhun. Pero comprendía que había
llegado el momento de tomar una decisión ineludible—. El grupo de búsqueda ya está
muy lejos —dijo Taran, y aquellas palabras le costaron un gran esfuerzo, pero cada
palabra le obligaba a seguir avanzando hacia una elección tan clara como dolorosa—. Sin
caballos no tenemos ni la más mínima esperanza de alcanzarles. Seguir buscando a pie
resultaría demasiado duro y peligroso. Sólo nos queda un camino que seguir: el que nos
llevará de regreso a Dinas Rhydnant.
—¡No, no! —exclamó Rhun—. El peligro no me importa. Tengo que encontrar a
Eilonwy.
—Príncipe Rhun, tengo que deciros una cosa —añadió Taran, procurando hablar con la
máxima dulzura posible—. Vuestro padre me hizo prometer que os protegería de todo
mal, y yo le di mi juramento de que así lo haría.
Rhun le miró entristecido.
—Tendría que habérmelo imaginado. Sí, lo supe desde el principio: por mucho que mi
padre dijera que me había puesto al mando del grupo, no era yo quien mandaba. Igual
que tampoco mando ahora... Comprendo. Estoy a tus órdenes. Sea cual sea la decisión
final, eres tú quien debe tomarla.
—Hay otros que pueden llevar a cabo esa tarea mejor que nosotros —dijo Taran—. Y
en cuanto a...
—¡Mirad, mirad y observad! —gritó Gurgi, que había estado agazapado junto al tronco
de un fresno—. ¡Mirad, ya viene, asustado y perseguido!
Estaba moviendo los brazos de un lado para otro, y señalaba hacia una estribación del
terreno. Taran vio una silueta que corría desesperadamente.
El bardo bajó a toda velocidad por la pendiente, con el arpa rebotando sobre su
hombro, la capa enrollada bajo un brazo y sus flacas piernas moviéndose a toda
velocidad. Cuando llegó junto a ellos se dejó caer al suelo y se pasó la mano por el rostro,
que chorreaba sudor.
—¡Gran Belin! —jadeó Fflewddur—. Cómo me alegra volver a veros... —Desenrolló su
capa y sacó de ella las espadas que habían perdido en la choza, entregándoselas a los
compañeros—. Y creo que todos nos alegramos mucho de ver nuevamente a estas
amigas nuestras, ¿verdad?
—¿Estás herido? —le preguntó Taran—, ¿Cómo lograste escapar? ¿Cómo has
conseguido encontrarnos?
El bardo, que seguía resoplando, alzó la mano.
—Dame un momento para que recupere el aliento: creo que me lo he dejado olvidado
mientras corría. ¿Herido? Bueno, en cierta manera, sí —añadió, mirándose los dedos
cubiertos de ampollas—. Pero encontraros no ha sido ningún problema. Rhun debió de
llevarse consigo todas las cenizas que había en la chimenea de Glew. Tendría que haber
estado ciego para no ver ese rastro...
»En cuanto a Llyan —siguió diciendo Fflewddur—, podéis estar seguros de que los
bardos harán unas cuantas canciones sobre lo ocurrido. Creo que he cantado, tocado,
silbado y tarareado todo el repertorio que conozco, y cuando terminé con él volví a
empezar desde el principio. Estaba convencido de que, por corta que fuese, pasaría el
resto de mi vida dándole a las cuerdas del arpa. ¡Recordad mi apurada situación! —
exclamó, levantándose de un salto—. Solo y enfrentado a un monstruo feroz. ¡Bardo
contra bestia! ¡Bestia contra bardo!
—Así que la has matado —dijo Taran—. Qué gran hazaña... Aunque casi lo lamento,
pues la verdad es que Llyan era un animal muy hermoso.
—Ah... Bueno, la verdad —se apresuró a decir Fflewddur, pues las cuerdas del arpa se
habían tensado igual que si estuvieran a punto de romperse todas a la vez—. Acabó
durmiéndose. Cogí nuestras espadas y corrí tan rápido como pude.
Fflewddur volvió a dejarse caer sobre la hierba y empezó a masticar la comida que
Gurgi le había ofrecido.
—Pero no sé de qué humor estará cuando despierte —siguió diciendo el bardo—.
Estoy seguro de que me perseguirá. Estos gatos monteses son unos rastreadores natos;
y dado que Llyan es diez veces más grande que un gato montes normal, debe de ser diez
veces más astuta. No creo que se dé por rendida fácilmente. Tengo la sensación de que
su paciencia es tan larga como su cola. Pero me sorprende haberos encontraros tan
cerca de la choza. Pensaba que ya habríais recorrido una gran distancia y que estaríais a
punto de reuniros con el grupo de búsqueda.
Taran meneó la cabeza y le contó al bardo que había decidido volver a Dinas
Rhydnant.
—Supongo que es lo mejor —admitió Fflewddur de mala gana—. Especialmente ahora,
con Llyan rondando por aquí.
Taran examinó las colinas buscando el sendero más seguro y fácil de seguir, y contuvo
el aliento. Un punto oscuro se movía en el cielo. Trazó unos cuantos círculos sobre ellos y
un instante después se dejó caer en línea recta hacia los compañeros.
—¡Es Kaw!
Taran echó a correr hacia adelante, extendiendo los brazos. El cuervo siguió bajando y
se posó en su muñeca. El pájaro mostraba señales de haber estado volando durante
mucho tiempo; tenía las plumas tiesas y parecía un montón de trapos sucios, pero nada
más aterrizar en la muñeca de Taran abrió el pico y empezó a parlotear nerviosamente. —
¡Eilonwy! —graznó Kaw—. ¡Eilonwy!
9 - La suerte de Rhun
—¡La ha encontrado! —gritó Taran, mientras que los compañeros rodeaban al cuervo,
que parecía haber enloquecido—. ¿Adonde la ha llevado Magg?
—¡Alaw! —graznó Kaw—. ¡Alaw!
—¡El río! —exclamó Taran—, ¿A qué distancia se encuentra?
—¡Cerca! ¡Cerca! —replicó Kaw.
—Ahora ya podemos olvidarnos de volver a Dinas Rhydnant —exclamó el príncipe
Rhun—. Magg está en nuestras manos. Dentro de nada habremos conseguido rescatar a
la princesa.
—Siempre que antes Llyan no consiga echarnos la zarpa encima —murmuró
Fflewddur. Se volvió hacia Taran—. ¿Crees que Kaw podría llevarle un mensaje al jefe de
establos? La verdad, no me importa confesar que me sentiría bastante más seguro
teniendo unos cuantos guerreros a mi espalda.
—Perder más tiempo sería muy arriesgado —respondió Taran—. El príncipe Rhun
tiene razón. Debemos actuar ahora mismo o Magg se nos escapará de entre los dedos.
De prisa, viejo amigo —le dijo a Kaw con voz apremiante, indicándole que volviera a
levantar el vuelo—. Llévanos hasta el río Alaw.
Se pusieron en marcha sin perder ni un segundo. El cuervo revoloteaba de un árbol a
otro, parloteando impacientemente hasta que los compañeros lograban alcanzarle.
Entonces, lanzándose de nuevo al aire, Kaw seguía volando en la dirección que deseaba
verles tomar. Taran sabia que el cuervo estaba haciendo cuanto podía para sacarles de
las colinas con la mayor rapidez posible; pero el bosque y la maleza formaban una barrera
tan espesa que en muchas ocasiones los compañeros se vieron obligados a desenvainar
sus espadas y abrirse paso por entre ella a mandobles.
Su avance no se vio facilitado hasta bien entrada la tarde, cuando Kaw les guió a
través de una llanura que no tardó en convertirse en una serie de hondonadas cubiertas
de guijarros. La hierba escaseaba y había muchas zonas de tierra desnuda en la que se
veían esparcidos peñascos blancos como la tiza que parecían mojones dejados por
gigantes.
—Con todos los guerreros de Rhuddlum registrando Mona, ¿cómo es posible que esa
araña haya logrado escapársenos durante tanto tiempo? —exclamó Fflewddur, irritado,
mientras empezaban a descender hacia el río.
—Magg ha sido más astuto de lo que pensábamos —dijo Taran con amargura—. Estoy
seguro de que se llevó a Eilonwy a las colinas de Parys, pero debió de permanecer
escondido sin hacer ningún movimiento hasta saber que el grupo de búsqueda le había
dejado atrás.
—¡Villano! —bufó Fflewddur—. Sí, eso debió de ser. ¡Mientras que todos nosotros nos
íbamos alejando más y más del castillo, el maldito Magg esperaba cómodamente en su
escondite a que hubiéramos pasado de largo dejándole atrás! No importa... ¡Pronto le
tendremos en nuestras manos y le haremos pagar bien cara esa estratagema!
Kaw, que estaba volando en círculos sobre las cabezas de los compañeros, se había
ido poniendo cada vez más nervioso y de su pico empezó a brotar una ronca serie de
graznidos. Taran vio bajo ellos el brillo de las aguas del Araw. Kaw se lanzó en línea recta
hacia el río. Los compañeros bajaron corriendo por la cuesta, con el príncipe Rhun
jadeando y resoplando detrás de ellos. Kaw se posó en una rama y empezó a mover
frenéticamente las alas.
Taran sintió que el corazón le daba un vuelco. No se veía rastro alguno de Eilonwy o
Magg.
—¡Fflewddur! —gritó, poniendo una rodilla en tierra—, ¡De prisa! Aquí hay huellas de
caballos. Dos, por lo menos. —Fue siguiendo el rastro durante unos cuantos metros y
acabó deteniéndose, perplejo—. Mirad esto —le dijo al bardo y a Gurgi, que ya habían
logrado alcanzarle—. Las huellas de los dos caballos van por caminos diferentes. No
entiendo qué puede haber ocurrido... Príncipe Rhun —gritó—, ¿podéis ver algo?
Pero el príncipe de Mona no le respondió. Taran se levantó de una salto y giró sobre sí
mismo.
—¡Rhun! —gritó. Pero el príncipe había desaparecido—. ¡Ha vuelto a perderse! —gritó
Taran, enfurecido—. ¡Ese maldito idiota...! ¿Dónde se ha metido?
Los tres compañeros corrieron hacia la orilla, llamando a gritos al príncipe. Taran ya
estaba a punto de partir en su búsqueda cuando el príncipe de Mona apareció de pronto
tras un macizo de sauces.
—¡Hola, hola! —Rhun corrió hacia ellos, sonriéndoles con una inmensa satisfacción, y
antes de que el aliviado pero aún irritado Taran pudiera reñirle, les dijo—: ¡Fijaos en esto!
¡Sorprendente! ¡Realmente asombroso!
El príncipe Rhun alargó la mano hacia ellos. En su palma reposaba el juguete de
Eilonwy.
Taran contempló la esfera dorada con el corazón latiendo a toda velocidad.
—¿Dónde la habéis encontrado?
—Oh, allí arriba —respondió Rhun, señalando una roca cubierta de musgo—. Vi que
todos habíais empezado a buscar huellas de caballos y pensé que lo mejor sería buscar
por otro sitio, así ahorraríamos algo de tiempo. Y esto es lo que encontré.
Le entregó el juguete a Taran, y éste se lo guardó cuidadosamente dentro del jubón.
—Ha conseguido llevarnos hasta nuevas huellas —dijo Fflewddur, examinando la
hierba—. Algo bastante grande y plano ha sido arrastrado por encima de este sitio. —Se
rascó el mentón, pensativo—. Me pregunto si... ¿Un bote, quizá? ¿Será posible que esa
araña maligna tuviera preparado un bote? No me sorprendería nada enterarme de que lo
había planeado todo antes de que Eilonwy llegara a Mona.
Taran fue hacia la orilla.
—Veo huellas de pasos —les dijo—. El suelo está lleno de señales. Eilonwy debió de
luchar con él... Sí, aquí mismo. Y supongo que aquí fue donde se le cayó el juguete. —
Abatido, contempló la caudalosa y rápida corriente del Alaw—. Sí, Fflewddur, has
interpretado bien las señales —dijo—. Magg tenía un bote escondido. Soltó a los caballos
y permitió que se fueran al galope.
Taran se quedó inmóvil durante unos momentos, contemplando las turbulentas aguas,
y acabó desenvainando su espada.
—Vamos, echadme una mano —le gritó a Gurgi y al bardo mientras echaba a correr
hacia los sauces.
—Eh, ¿qué piensas hacer? —gritó Rhun mientras Taran empezaba a cortar las ramas
más bajas de un tronco—. ¿Vas a encender una hoguera? No creo que haga mucha
falta...
—Podemos construir una balsa —replicó Taran, arrojando las ramas cortadas al
suelo—. El río ayudó a Magg. Ahora nos ayudará a nosotros.
Los compañeros arrancaron lianas de los troncos y las usaron para unir las ramas
cortadas, alargando aquellos improvisados cordajes con tiras hechas de sus propias
ropas. La balsa no tardó en quedar lista, aunque no parecía muy marinera y recordaba
más a un haz de leña para el fuego que a una auténtica balsa. Taran estaba haciendo los
últimos nudos en las lianas y las tiras de tela cuando Gurgi dejó escapar un chillido de
temor. Taran se levantó de un salto y giró en redondo mientras que Gurgi agitaba
frenéticamente los brazos señalando hacia los árboles que había junto a la orilla.
Llyan salió del bosque. La inmensa hembra de gato montes se quedó inmóvil un par de
segundos, con una pata levantada, agitando la cola, y sus ojos llameantes se clavaron en
los compañeros haciéndoles retroceder, aterrorizados.
—¡La balsa! —gritó Taran—. ¡Tenemos que meterla en el río!
Cogió un extremo de la balsa y empezó a tirar de él para llevarla al agua. Gurgi corrió
en su ayuda sin parar de chillar. El príncipe Rhun hacía cuanto podía para echarle una
mano. Pero el bardo ya se había metido en el agua, con la corriente hasta las caderas, y
estaba tirando frenéticamente de las ramas.
Llyan miró al bardo: sus bigotes temblaron suavemente y sus velludas orejas se
inclinaron hacia adelante. De su garganta brotó algo que no era un rugido salvaje, sino
una nota casi musical llena de duda y vacilación. Un instante después fue hacia ellos,
moviéndose velozmente sobre sus inmensas patas acolchadas, con un brillo extraño en la
mirada. Y, ronroneando a toda potencia, la gran gata fue en línea recta hacia el bardo.
—¡Gran Belin! —chilló Fflewddur—. ¡Quiere que vuelva con ella!
Kaw, que había estado todo el rato posado en una rama baja, movió sus alas y se
lanzó contra Llyan. Mientras graznaba y chillaba con toda la potencia de sus pulmones, el
cuervo empezó a revolotear delante de la asombrada bestia. Llyan se detuvo y dejó
escapar un rugido de irritación. Kaw pasó a unos centímetros de la inmensa cabeza de
Llyan, rozándola con sus alas y propinándole unos cuantos golpes con su agudo pico.
Cogida por sorpresa, Llyan apoyó los cuartos traseros en el suelo y se dispuso a
enfrentarse al cuervo. Kaw giró sobre sí mismo y volvió a lanzarse sobre ella. Llyan dio un
salto, con las garras fuera, propinándole un terrible zarpazo. Una nube de plumas llenó el
aire y Taran gritó, aterrado, pero un instante después vio que el cuervo seguía intacto y se
disponía a lanzarse de nuevo sobre Llyan. Kaw empezó a bailotear burlonamente ante su
rostro, igual que una gran avispa negra, como desafiándole a que le cogiera, moviendo
las alas delante de su hocico, para acabar alejándose otra vez de ella. Su nuevo ataque le
trajo tan cerca de los dientes de Llyan que éstos se cerraron sobre una de las plumas de
su cola, pero Kaw logró cogerle uno de los bigotes con el pico y se lo retorció.
Llyan, olvidándose del bardo y de los compañeros que seguían luchando con la balsa,
dejó escapar un maullido de irritación y empezó a perseguir al cuervo, que había alzado el
vuelo apartándose de la orilla y dirigiéndose hacia el bosque. Llyan fue detrás de él y sus
rugidos no tardaron en hacer temblar los árboles.
Los compañeros lograron echar la balsa al río y treparon a bordo de ella. La corriente
se apoderó de la balsa y la hizo girar en redondo, faltando muy poco para que ésta
volcara antes de que Taran tuviera tiempo de meter una pértiga en el agua. Fflewddur y
Gurgi consiguieron apartar la balsa de un peñasco con el que estaban a punto de chocar.
El príncipe Rhun, calado hasta los huesos, remaba desesperadamente con las manos. Un
instante después la balsa logró enderezarse y los compañeros empezaron a deslizarse
con rapidez corriente abajo.
Fflewddur, que tenía la cara tan pálida como la de un muerto, dejó escapar un suspiro
de alivio.
—¡Estaba convencido de que me había pillado! ¡Creedme, estoy seguro de que no
podría aguantar otra sesión de arpa como la anterior! Espero que Kaw logre salir bien
librado —añadió con una expresión de preocupación en el rostro.
—No te preocupes, Kaw sabrá encontrarnos —le tranquilizó Taran—. Es lo bastante
listo como para mantenerse fuera del alcance de Llyan hasta tener la seguridad de que
estamos a salvo. Si Llyan decide perseguirle, creo que será ella quien se lleve la peor
parte.
Fflewddur asintió, ladeó la cabeza y miró por encima de su hombro.
—Bueno, realmente, es la primera vez que mi música despierta un..., eh..., bueno, un
entusiasmo tan grande —dijo con algo que casi era pena en su voz—. ¡Si no fuera por lo
peligroso que resulta, casi lo consideraría un cumplido!
—Eh —gritó el príncipe Rhun, agazapado en la parte delantera de la balsa—, no es
que pretenda criticaros después del esfuerzo que os habéis tomado, pero creo que algo
se está rompiendo.
Taran, que había estado muy concentrado en el problema de guiar la balsa, miró hacia
abajo, alarmado. Las lianas, anudadas a toda prisa, estaban empezando a ceder. Los
rápidos hacían temblar la balsa. Taran hundió su pértiga al máximo, buscando el fondo
del río, intentando detenerla. La corriente siguió impulsándoles y las ramas empezaron a
partirse en dos mientras que el agua entraba por las grietas que había entre rama y rama.
Una de las lianas se rompió y la balsa perdió primero una rama y luego otra. Taran arrojó
a un lado la pértiga, que ya no servía de nada, gritando a los compañeros que debían
abandonar la balsa. Agarró al príncipe Rhun por el jubón y se lanzó al río.
El príncipe Rhun se hundió en el agua, manoteando y debatiéndose frenéticamente.
Taran agarró con más fuerza al casi ahogado príncipe y luchó por volver a la superficie.
Logró cogerse a un peñasco con la mano que tenía libre y, finalmente, encontró un buen
asidero entre las piedras. Después, tirando de él con todas sus fuerzas, llevó a Rhun
hasta la orilla y le depositó en ella.
Gurgi y Fflewddur habían conseguido sujetarse a los restos de la balsa y estaban
llevándola hacia una parte del río menos profunda. El príncipe Rhun logró sentarse y miró
algo consternado a su alrededor.
—Creo que nunca había estado tan cerca de ahogarme —jadeó—. Siempre me había
preguntado qué se sentiría, pero la verdad es que no me quedan ganas de averiguarlo.
—¿Ahogarse?—dijo Fflewddur, mientras contemplaba los restos de la balsa—, ¡Si sólo
fuera eso...! Todo nuestro esfuerzo ha sido inútil.
Taran se puso en pie, luchando con el agotamiento.
—Casi todas las ramas siguen enteras. Cortaremos más lianas y haremos otra balsa.
Los desanimados compañeros se concentraron en la tarea de reparar la balsa, que
había quedado esparcida a lo largo de la orilla. Necesitaron bastante más tiempo que la
primera vez, pues aquí apenas si había árboles y las lianas escaseaban.
El príncipe de Mona había encontrado un cañizo y Taran vio como tiraba de él,
intentando arrancarlo del suelo. Cuando volvió a mirarle, un instante después, Rhun había
desaparecido.
Taran dejó caer el puñado de lianas que sostenía, lanzó un grito de alarma y corrió
hacia allí, llamando desesperadamente a Rhun.
El bardo alzó la mirada.
—¡No, otra vez no! —exclamó—. ¡Si caminara por un campo en el que hubiese un sola
piedra estoy convencido de que sabría tropezar con ella! ¡Un Fflam es hombre paciente,
pero incluso su paciencia tiene límites!
Pese a sus palabras, corrió hacia Taran, que ya estaba arrodillándose junto al cañizo.
Allí donde había estado Rhun se veía un agujero. El príncipe de Mona se había
esfumado.
10 - La caverna
Sin hacer caso al grito de advertencia lanzado por Fflewddur, Taran saltó dentro del
agujero y se encontró cayendo sobre un montón de raíces medio rotas. Allí el agujero se
hacía un poco más grande, convirtiéndose en una especie de pozo. Taran le dijo al bardo
que le trajera unas cuentas lianas, se dejó caer por el pozo y aterrizó junto a Rhun, que
estaba inconsciente y sangraba profusamente por una herida de la sien. Taran intentó
levantarle.
El extremo de la liana apareció sobre su cabeza. Taran lo cogió, atándolo por debajo
de los hombros del príncipe, y le gritó a Fflewddur y a Gurgi que tiraran de él. La liana se
fue tensando cada vez más... y se partió. Una lluvia de tierra y guijarros cayó por el
agujero.
—¡Cuidado! —gritó Taran—. ¡El suelo está a punto de hundirse!
—Me temo que tienes razón —le respondió Fflewddur—. Y, en tal caso, creo que sería
mejor que bajáramos a echarte una mano.
Taran vio las suelas de las botas de Fflewddur que caían con gran velocidad hacia él.
El bardo aterrizó con un gruñido y Gurgi, cuya cabeza daba la impresión de haber
recogido casi toda la tierra suelta del pozo, apareció unos instantes después junto a él.
Los párpados del príncipe Rhun se movieron levemente.
—¡Hola, hola! —murmuró—, ¿Qué ha pasado? ¡Esas raíces debían de ser
increíblemente largas!
—Las aguas del río han debilitado esta parte de las orillas —dijo Taran—. Cuando te
tiraste, el peso de tu cuerpo y la tensión crearon este agujero. No temas —se apresuró a
añadir—, en seguida te sacaremos. Ayúdanos a darte la vuelta. ¿Puedes moverte?
El príncipe asintió, apretando la mandíbula y, con la ayuda de los compañeros, empezó
a trepar lenta y laboriosamente por la pared del pozo. Pero apenas había logrado llegar
hasta la mitad cuando perdió pie. Taran corrió hacia él para detener su caída. Rhun agitó
frenéticamente las manos, logró agarrarse a una raíz y se quedó suspendido en el aire
durante unos segundos.
La raíz acabó desprendiéndose y Rhun cayó al suelo. La tierra gruñó sordamente y las
paredes del pozo se derrumbaron sobre ellos. Taran alzó los brazos, intentando
protegerse del diluvio de tierra y guijarros. Cayó de espaldas y el suelo se resquebrajó
bajo sus pies, esfumándose y precipitándole en la nada.
Algo chocó contra él, dejándole aturdido. Tenía la nariz y la boca llenas de tierra. Con
los pulmones a punto de estallar, Taran luchó contra aquel peso que intentaba arrebatarle
la vida. Sólo entonces se dio cuenta de que había dejado de caer. La cabeza seguía
dándole vueltas, pero aun así logró retorcerse y empezó a abrirse paso por entre la tierra
y los cascotes. Finalmente, logró liberarse y pudo volver a respirar.
Se dejó caer sobre un suelo de roca ligeramente inclinado, jadeando, tembloroso,
perdido en una oscuridad tan profunda que le pareció estar ahogándose en ella. Por fin,
cuando hubo recobrado las fuerzas suficientes para levantar la cabeza, intentó vanamente
distinguir algo por entre las sombras que llenaban sus ojos. Gritó llamando a los
compañeros, pero no obtuvo respuesta alguna. Su voz resonaba con un extraño eco
apagado. Desesperado, volvió a gritar.
—¡Hola, hola! —chilló otra voz.
—¡Príncipe Rhun! —llamó Taran—. ¿Dónde estás? ¿Te encuentras bien?
—No lo sé —replicó el príncipe—. Si pudiera ver mejor quizá podría responderte de
una forma algo más exacta.
Taran se puso a cuatro patas y empezó a arrastrarse hacia adelante. Sus dedos
encontraron una masa peluda que empezó a moverse y a gimotear.
—¡Terrible, oh, terrible! —chilló Gurgi—, Los gruñidos y los crujidos han hecho que el
pobre Gurgi cayera en una temible negrura. ¡No puede ver nada!
—Gran Belin —dijo la voz de Fflewddur brotando de la oscuridad—, me encanta oír
eso. Por un instante pensé que me había quedado ciego. Juro que puedo ver mejor con
los ojos cerrados!
Taran le ordenó a Gurgi que se agarrara a su cinturón y empezó a arrastrarse hacia el
punto del que llegaba la voz del bardo. Poco después los compañeros volvían a estar
juntos, incluyendo al príncipe Rhun, que había logrado localizarles.
—Fflewddur —dijo Taran, muy preocupado—, me temo que el deslizamiento ha cegado
el agujero. ¿Crees que resultaría peligroso intentar abrirnos paso por la avalancha?
—La verdad, no creo que se trate tanto de abrirse paso como de encontrar dónde está,
¿comprendes? —replicó el bardo—. Y me parece altamente dudoso que consigamos abrir
un agujero con toda esa cantidad de tierra encima. Incluso un topo tendría ciertas
dificultades para ello, aunque estoy dispuesto a intentarlo. ¡Un Fflam jamás se amilana!
Pero —añadió—, sin una luz que nos guíe pasaremos el resto de nuestras existencias
buscando el sitio adecuado donde hacer ese agujero. Taran asintió, frunciendo el ceño.
—Cierto. La luz nos es tan preciosa como el aire. —Se volvió hacia Gurgi—. Intenta
usar tus pedernales. No tenemos yesca, pero si consigo que la chispa prenda en mi capa
quizá baste para incendiarla. —Oyó una serie de roces y susurros, como si Gurgi
estuviera registrándose a sí mismo, y un instante después pudo escuchar un gemido de
desesperación.
—¡Las piedras de fuego han desaparecido! —gimoteó Gurgi—. ¡El pobre y desgraciado
Gurgi ya no puede hacer llamas! ¡Las ha perdido, oh, pena y miseria! Gurgi irá a
buscarlas. Taran le dio unas palmaditas en el hombro. —No, quédate con nosotros —le
dijo—. Valoro tu vida más que cualquier piedra de fuego. Ya encontraremos alguna otra
forma. ¡Esperad! —gritó—. ¡El juguete de Eilonwy! ¡Si consiguiéramos hacer que
funcione...!
Metió la mano en su jubón, sacó la esfera y la mantuvo oculta durante unos segundos,
temiendo el desengaño que supondría el que la esfera se negara a brillar.
Después, conteniendo el aliento, apartó la mano con que la tapaba. La esfera dorada
reposaba en el hueco de su mano; podía sentir su lisa y fría superficie y su peso, que
poseía una cualidad extraña, distinta a la de cualquier peso normal. Notó los ojos de los
compañeros clavados en él y no le costó nada adivinar la ex presión de esperanza con
que le estarían contemplando. Pero la oscuridad era más profunda y asfixiante que nunca.
El juguete no desprendía ni la más leve chispa de luz.
—No sé cómo conseguirlo —murmuró Taran—. Me temo que un Ayudante de
Porquerizo no es la persona indicada para ser obedecido por un objeto tan lleno de magia
y belleza.
—Pues conmigo no hace falta ni probarlo —dijo el príncipe Rhun—, Ya sé que soy
incapaz de hacerla funcionar. Cuando la cogí por primera vez, la esfera se apagó apenas
tenerla en mis manos. ¡Sorprendente! La princesa Eilonwy sabía manejarla con tal
facilidad...
Taran fue a tientas hacia Fflewddur y puso la esfera en su mano.
—Tú conoces la sabiduría de los bardos y los secretos de la hechicería —le dijo con
voz apremiante—. Quizá te obedezca. Inténtalo, Fflewddur. Nuestras vidas dependen de
ello.
—Sí, bueno, pero debo admitir que no soy demasiado hábil con ese tipo de cosas —
replicó Fflewddur—. Y siento confesarlo, pero el auténtico saber de los bardos siempre
me ha resultado un tanto oscuro. Veréis, el problema está en que es terriblemente
extenso: tienes que aprender montones de cosas, y jamás he conseguido meterme en la
cabeza más de una o dos... Pero... ¡Un Fflam siempre está dispuesto a probar suerte!
Los segundos fueron pasando, y Taran acabó oyendo como Fflewddur dejaba escapar
un suspiro de abatimiento.
—No consigo hacerla funcionar —murmuró el bardo—. Incluso he probado a darle
golpecitos contra el suelo, pero no sirve de nada. Bueno, dejemos que lo intente nuestro
amigo Gurgi.
—¡Pena y calamidad! —gimoteó Gurgi después de que el bardo le entregase la esfera
y de haberla tenido un rato en la mano—. ¡El desgraciado Gurgi es incapaz de hacer
brotar el guiño dorado de la esfera! ¡No, ni con apretones ni tirones, ni tan siquiera con
golpazos y tortazos!
—¡Un Fflam jamás desespera! —exclamó Fflewddur—. Pero —añadió con voz
melancólica—, estoy empezando a convencerme de que este agujero será nuestra tumba,
y que no tendremos ni tan siquiera un túmulo decente que lo indique. Un Fflam no se
desanima nunca... pero, lo mires como lo mires, estamos metidos en una situación
terrible.
Gurgi le devolvió el juguete a Taran sin decir palabra y éste, desesperado, volvió a
sostenerlo en su mano. Pero ahora lo sostenía casi distraídamente, y su mente fue
olvidándose de su pro pió apuro para pensar en Eilonwy. Vio su rostro y oyó una vez más
su alegre risa resonando más claramente que las notas del arpa de Fflewddur. Y sonrió,
incluso cuando estaba recordando su continuo parloteo y lo que le decía en sus
momentos de enfado.
Estaba a punto de guardar nuevamente el juguete en su jubón, pero vio algo que le
hizo permanecer quieto y clavar los ojos en su mano. Un puntito de luz había empezado a
parpadear en las profundidades de la esfera. Y mientras lo observaba, sin atreverse
apenas a respirar, el puntito de luz fue haciéndose más grande y brillante.
Taran se puso en pie lanzando un grito no de triunfo sino de asombro. Rayos de una
luz dorada brotaban ahora de la esfera, débiles pero sin mostrar señal alguna de que
quisieran apagarse. Temblando, alzó la esfera sobre su cabeza.
—¡Ah, el buen amo nos ha salvado! —exclamó Gurgi—. ¡Sí, sí! ¡Él nos ha sacado de la
tristeza y el desconsuelo! ¡Alegría y felicidad! ¡La terrible oscuridad ha desaparecido!
¡Gurgi ya puede ver!
—¡Sorprendente! —gritó el príncipe Rhun—. ¡Asombroso! ¡Fijaos en esta cueva!
¡Nunca había sabido que hubiera un sitio semejante en toda Mona!
Y, una vez más, Taran dejó escapar una exclamación de asombro. Hasta ahora había
creído que se encontraban en algo parecido a una especie de gran agujero, pero la luz
emitida por el juguete de Eilonwy mostraba que se hallaban justo en el comienzo de una
inmensa caverna que se extendía ante ellos igual que un bosque congelado por una
tempestad de nieve. Grandes columnas de piedra se alzaban por el aire igual que troncos
de árbol, curvándose hasta llegar al techo del que colgaban carámbanos de hielo. De las
paredes brotaban enormes protuberancias, que parecían brotes de espino y que relucían
bajo los rayos dorados de la esfera. Hebras de color escarlata y verde claro avanzaban
serpenteando por entre las aristas de roca. Zarcillos de cristal blanco se enroscaban a lo
largo de las rugosas paredes, con riachuelos de agua brillando por entre ellos. Y más allá
de aquella estancia había muchas otras, y Taran vio grandes estanques que centelleaban
igual que espejos. Algunos de ellos desprendían un apagado resplandor verdoso,
mientras que otros brillaban con una pálida claridad azulada.
—¿Qué hemos encontrado? —murmuró Taran—. ¿Es posible que esto sea parte del
reino del Pueblo Rubio?
Fflewddur meneó la cabeza.
—Cierto, el Pueblo Rubio tiene túneles y cavernas allí donde menos te lo esperarías,
pero dudo mucho que esto forme parte de sus dominios. No veo señal alguna de vida.
Gurgi no había dicho nada, pero no paraba de contemplar la caverna con los ojos a
punto de salirse de sus órbitas. El príncipe Rhun se puso en pie, con una sonrisa de
placer en el rostro.
—¡Vaya, esto es realmente increíble! —dijo—. Tendré que hablarle de esta caverna a
mi padre: estoy seguro de que querrá mostrársela a las visitas. Sería una pena mantener
oculta toda esta belleza.
—Sí, es un lugar maravilloso —afirmó Taran en voz baja.
—Y puede llegar a ser mortífero —replicó Fflewddur—. Un Fflam siempre sabe disfrutar
del paisaje (es una de las ventajas de ser un bardo y estar yendo continuamente de un
lado para otro), pero prefiere disfrutarlo desde..., bueno, desde el exterior, no sé si me
explico con claridad, y creo que es allí donde deberíamos estar, y tan de prisa como
podamos.
Los compañeros siguieron las huellas de sus pasos y llegaron hasta el sitio donde les
había depositado la avalancha. Tal y como había temido Taran, la luz de la esfera dorada
les mostró claramente que cavar no serviría de nada, pues el agujero estaba lleno de
grandes peñascos que lo habían dejado totalmente obstruido. El príncipe Rhun tomó
asiento en una de las grandes rocas parecidas a mesas, Gwydion empezó a hurgar en su
bolsa buscando comida y Taran y Fflewddur se dedicaron a hablar preocupadamente
entre ellos.
—Tenemos que dar con alguna otra salida —dijo Taran—. El rey Rhuddlum y sus
hombres jamás lograrán encontrar a Eilonwy. Somos los únicos que sabemos hacia
dónde ha ido Magg.
—Cierto, por desgracia —replicó Fflewddur con voz lúgubre—. Pero me temo que ese
conocimiento va a quedarse encerrado aquí con nosotros. Ni la misma Achren habría sido
capaz de arrojarnos a una prisión más segura que ésta.
»Supongo que habrá más entradas y salidas —siguió diciendo el bardo—, pero estas
cavernas pueden seguir y seguir hasta quien sabe dónde. Puede que sean inmensas..., y
que la entrada sea tan pequeña como la madriguera de un conejo.
Pese a todo, estuvieron de acuerdo en que la única posibilidad de salvarse era seguir
avanzando por la caverna y buscar un túnel que les llevara hasta la superficie. Taran y el
bardo empezaron a internarse por el bosque de piedra, manteniendo al príncipe de Mona
entre ellos para protegerle, mientras que Gurgi iba trotando detrás de Taran, agarrándose
a su cinturón.
Y, de repente, el príncipe Rhun se llevó las manos a la boca haciendo bocina.
—¡Hola, hola! —gritó a pleno pulmón—, ¿Hay alguien ahí? ¡Hola!
—¡Rhun! —exclamó Taran—. ¡Cállate! Lo único que conseguirás es meternos en un
apuro todavía peor.
—Me parece difícil —respondió Rhun con inocencia—. Creo que encontrar algo o
alguien es mejor que no encontrar nada, ¿verdad?
—¿Y crees que para ello debemos arriesgar nuestra piel? —replicó Taran.
Se quedó quieto hasta que los ecos se hubieron apagado. La caverna seguía sumida
en un silencio absoluto, y Taran acabó haciéndole una señal a sus compañeros para que
siguieran avanzando con la máxima cautela posible.
El terreno fue bajando de nivel, y no tardaron en estar rodeados de piedras parecidas a
enormes dientes que brotaban del suelo de la caverna. Un poco más lejos las piedras se
unían unas a otras formando grandes olas y profundas hondonadas, igual que si un mar
agitado por la tempestad se hubiera— congelado, quedando inmóvil. Otra gran caverna
contenía inmensos montones de peñascos y montículos que habían adoptado las formas
caprichosas de nubes solidificadas.
Cuando llegaron hasta ellas, los compañeros decidieron descansar un rato, pues el
sendero se había ido haciendo más angosto y difícil. La atmósfera se había vuelto fría y
opresiva, tan estancada como las aguas de un pantano, y la humedad estaba empezando
a calarles los huesos. Taran les apremió a ponerse en pie, deseando encontrar un túnel
que llevara hacia arriba, pero cada vez más convencido de que su búsqueda resultaría
larga y laboriosa. Una breve mirada al rostro de Fflewddur le dijo a Taran que el bardo
compartía sus temores.
—Qué extraño, ¿verdad? —dijo Rhun señalando hacia una gran roca.
Y, ciertamente, aquella roca tenía una de las formas más raras que Taran había visto
en toda la caverna, pues se parecía a un huevo de gallina que asomara de un nido. La
piedra, blanca y lisa, tenía la parte superior un tanto puntiaguda y sobre ella se veían
retazos de liquen: era casi tan alta como Taran. Lo que a primera vista había dado la
impresión de ser un nido, no era más que un montón de hebras descoloridas que
parecían estar suspendidas en equilibrio al borde de un precipicio.
—¡Asombroso! —exclamó Rhun, que había insistido en acercarse más al borde para
echar un vistazo—. ¡Pero si no es una roca! —Se volvió hacia los compañeros, muy
sorprendido—. Resulta increíble pero es casi igual que...
Taran agarró al sorprendido Rhun y le hizo retroceder con tal brusquedad que el
príncipe a punto estuvo de caerse. Gurgi dejó escapar un chillido de terror. El huevo había
empezado a moverse.
Un instante después vieron aparecer dos ojos incoloros que ardían en una cara tan
blanca como el vientre de un pez muerto; las cejas estaban cubiertas de cristalitos
relucientes; de las grandes orejas abombadas colgaban cintas de moho y musgo que iban
extendiéndose por la barba que brotaba bajo una nariz bulbosa.
Los compañeros se acurrucaron contra la pared, desenvainando sus espadas. La
enorme cabeza siguió subiendo y subiendo hasta que Taran pudo ver el ñaco cuello al
que estaba unida.
—¡Criaturas ridículas y lamentables, temblad ante mí! —gritó el ser mientras de su
garganta brotaba una especie de burbujeo ahogado—. ¡Temblad, os digo! ¡Soy Glew!
¡Soy Glew!
11 - El rey de las piedras
Gurgi se arrojó al suelo, tapándose la cabeza con las manos, y dejando escapar unos
chillidos terribles. La criatura pasó una larga y flaca pierna por encima del risco y empezó
a incorporarse. Era por lo menos tres veces tan alta como Taran, y sus brazos tan largos
que llegaban hasta más abajo de unas huesudas rodillas cubiertas de musgo. En cuanto
se hubo levantado fue hacia los compañeros, caminando con unas zancadas tan lentas
como desgarbadas.
—¡Glew! —boqueó Taran—, Pero si estaba seguro de que...
—No puede ser —murmuró Fflewddur—. Es imposible. ¡No puede ser el pequeño
Glew! O, si lo es, está claro que no supe juzgarle bien...
—¡Temblad! —gritó nuevamente aquella voz quejumbrosa y algo chillona—. ¡Tenéis
que temblar!
—¡Gran Belin! —farfulló el bardo, y la verdad es que ya estaba temblando de tal forma
que le faltó muy poco para dejar caer la espada—. ¡No hace falta que me lo digas!
El gigante se agachó, haciendo visera con la mano para proteger sus ojos del
resplandor de la esfera dorada, y examinó a los compañeros.
—Estáis temblando, ¿verdad? Quiero decir que... Estáis temblando de verdad, ¿no? —
les preguntó con una cierta preocupación—. No lo hacéis sólo por educación, ¿eh?
Gurgi, mientras tanto, se había atrevido a apartar las manos de su cara, pero ver a
aquella inmensa criatura alzándose sobre él hizo que se la volviera a tapar y le provocó
un ataque de gemidos todavía más potente que el anterior. Pero el príncipe Rhun. que ya
había superado el primer impacto de la sorpresa, estaba observando al monstruo con una
gran curiosidad.
—Vaya, nunca había visto a nadie que tuviera hongos en la barba —dijo—. ¿Lo ha
hecho a propósito o es una pura casualidad?
—Desde luego, si es el Glew de antes ha tenido que cambiar muchísimo —dijo el
bardo.
Los acuosos ojos del gigante parecieron hacerse todavía más grandes. Lo que en un
rostro de tamaño normal habría sido una sonrisa, se convirtió en una mueca dentro de la
que habría desaparecido todo el brazo de Taran. Glew pestañeó, inclinándose un poco
más sobre ellos.
—Entonces, ¿habéis oído hablar de mí? —les preguntó muy emocionado.
—Oh, sí, naturalmente —dijo Rhun—. Es sorprendente, pero creíamos que Llyan...
—¡Príncipe Rhun! —le advirtió Taran.
De momento Glew no parecía tener muchas ganas de hacerles daño. Al contrario,
estaba evidentemente complacido ante el terrible efecto que había producido con su
aparición, y contemplaba a los compañeros con una expresión de placer que resultaba
aún más intensa dado el tamaño de sus rasgos. Pese a ello, Taran pensó que lo más
prudente sería no hacer comentario alguno sobre su misión, al menos hasta que supieran
algo más sobre aquella extraña criatura.
—¿Llyan? —preguntó Glew—. ¿Qué sabéis vosotros de Llyan?
Dado que Rhun ya había hablado, Taran no tuvo más remedio que admitir que los
compañeros habían hallado la choza de Glew y, limitándose al mínimo de comentarios
imprescindible, le explicó cómo entraron en ella y encontraron las recetas de sus
pociones. Taran no tenía ni idea de cómo se tomaría Glew el que unos desconocidos
hubieran estado husmeando en sus posesiones; aliviado, vio que el gigante no parecía
tan preocupado por aquello como por lo que le hubiera sucedido a la gata.
—¡Oh, Llyan! —gritó Glew—. Si estuviera aquí, conmigo... ¡Daría cualquier cosa por
tener algo de compañía!
Y, con estas palabras, enterró el rostro en sus manos y toda la caverna resonó con el
eco de sus sollozos.
—Vamos, vamos —dijo Fflewddur—, no hay que ponerse así. Suerte tuviste de que no
acabara devorándote.
—¿Devorarme? —resopló Glew, alzando la cabeza—. ¡Ojalá lo hubiera hecho!
Cualquier destino habría sido mejor que esta caverna espantosa. ¿Sabéis que está llena
de murciélagos? Siempre me han dado un miedo horrible. Esos graznidos, y su forma de
pasar volando sobre tu cabeza... Y además hay gusanos, unos horribles gusanos blancos
que asoman por entre las rocas y te miran fijamente. ¡Y arañas! Y cosas que son...
¡Bueno, cosas! Ésas son las peores. ¡Os aseguro que te hielan la sangre! Ayer mismo, si
es que hablar de ayer tiene algún significado estando aquí abajo...
El gigante se inclinó un poco más. Bajó la voz hasta dejarla convertida en un
estruendoso murmullo y, aparentemente, se dispuso a contarles con todo detalle lo que le
había ocurrido.
—Glew —le interrumpió Taran—, lamentamos mucho que te sientas tan desgraciado,
pero debo suplicarte que nos digas cómo salir de esta caverna.
Glew le miró, haciendo oscilar su inmensa cabeza sobre su flaco cuello.
—¿Salir? Oh, desde que llegué ahí he estado buscando una salida. No hay ninguna
salida. Al menos, no para mí.
—Tiene que haberla —insistió Taran—. ¿Cómo lograste entrar en la caverna? Por
favor, enséñanos por dónde entraste.
—¿Que cómo logré entrar? —replicó Glew—. Oh, no es que quisiera entrar aquí,
entiéndeme bien. Fue culpa de Llyan. Si no hubiera logrado escapar de su jaula después
de haberle dado aquella poción, la única que surtió efecto... Me hizo salir corriendo de la
choza. La verdad, creo que se portó bastante mal, pero ya la he perdonado. Salí huyendo
con el frasquito de la poción en mi mano. ¡Oh, ojalá lo hubiera tirado bien lejos! Corrí tan
de prisa como pude, con Llyan persiguiéndome. —Glew se tocó la frente con una mano
francamente temblorosa y pestañeó, apenado—. Jamás había corrido tanto en mi vida —
dijo—. Todavía sueño con eso..., cuando no sueño con cosas peores, claro está.
Finalmente logré encontrar una cueva y me metí en ella.
»No podía perder ni un momento —siguió diciendo Glew, dejando escapar un ronco
suspiro—. Me tomé toda la poción. Después he tenido mucho tiempo para pensar en ello
y he llegado a comprender que no debí hacerlo. Pero dado que había hecho crecer tanto
a Llyan, pensé que tendría el mismo efecto sobre mí, y eso haría que pudiese plantarle
cara. Y así ocurrió. De hecho, surtió efecto con tal rapidez que casi me rompí la coronilla
contra el techo de la caverna. Y seguí creciendo. Tuve que caminar tan encogido como
me fue posible, internándome más y más en la caverna, buscando siempre sitios más
espaciosos hasta que fui a parar aquí. Y a esas alturas, por desgracia, no había ningún
pasadizo lo bastante grande como para que pudiera pasar por él.
»Desde aquel día desgraciado he pasado muchas horas meditando. Suelo acordarme
de él —siguió diciendo Glew. Entrecerró los ojos y su mirada se perdió en la lejanía,
absorto en el pasado—. Y ahora me pregunto... —murmuró—. Me preguntó si...
—Fflewddur —susurró Taran en el oído del bardo—, ¿no habrá alguna forma de que
podamos hacerle dejar de hablar y conseguir que nos muestre esos pasadizos? Quizá
debiéramos dejarle aquí y buscarlos sin su ayuda...
—No lo sé —respondió Fflewddur—. De todos los gigantes que he visto..., sí, bueno, la
verdad es que nunca he llegado a ver ninguno, aunque he oído hablar de muchos..., pues
Glew me parece... ¿Cómo podría explicártelo? ¡Me parece bastante pequeño! No sé si me
estoy explicando con claridad, pero antes era un hombrecillo insignificante y ahora es un
gigante pequeño e insignificante. Y además es muy probable que sea bastante cobarde.
Estoy seguro de que podríamos vencerle..., si pudiéramos ponernos a su altura, claro
está. El mayor peligro que correríamos sería el de que nos aplastara con el pie.
—La verdad es que me da bastante pena —dijo Taran—, pero no se me ocurre
ninguna forma de ayudarle y no podemos seguir perdiendo más tiempo.
—¡No me estáis escuchando! —gritó Glew, que había continuado hablando durante
todo ese tiempo hasta darse cuenta de que, básicamente, hablaba consigo mismo—. Sí,
todo sigue igual —sollozó—. ¡Nadie me hace caso, ni aun siendo un gigante! Oh, os
aseguro que hay gigantes capaces de romperos los huesos y estrujaros hasta que se os
salgan los ojos de las órbitas. A ésos si que les escucharíais, no os quepa duda. Pero a
Glew... ¡No! ¡Oh, con él tanto da que sea un gigante como un enano! Glew el gigante,
atrapado en una horrible caverna, ¿y a quién le importa? ¿Quién va a enterarse de su
triste situación?
—Bueno, mira —respondió Fflewddur con cierta impaciencia, pues el gigante se había
echado a llorar y estaba mojando a los compañeros con sus lágrimas—, el único culpable
de tu triste situación actual eres tú mismo. Te metiste donde no te llamaban y, tal y como
he repetido más de una vez, eso siempre acaba teniendo resultados muy desagradables.
—Yo no quería ser gigante —protestó Glew—. Al principio no, por lo menos. Pensé
que podría ser un famoso guerrero. Me uní a las huestes de lord Goryon en su campaña
contra lord Gast. Pero no podía soportar la sangre. Me mareé tanto que se me puso la
cara verde, tan verde como la hierba. ¡Y todas esas batallas! ¡Hacían que la cabeza te
diera vueltas! ¡Tanto golpe, tanta estocada...! ¡Oh, pero si sólo el ruido ya resultaba
insoportable! No, no, era absolutamente imposible.
—La vida del guerrero está lleno de peligros y requiere tener un corazón fuerte y
valeroso —dijo Taran—. Pero estoy seguro de que podrías haber encontrado otras
maneras de hacerte famoso.
—Pensé que quizá pudiera convertirme en bardo—siguió diciendo Glew—, pero todo
fue igual de mal. Hay que aprender tantas cosas, se ha de pasar por tantas pruebas y
experiencias...
—Ay, viejo amigo, en eso estoy totalmente de acuerdo contigo —murmuró Fflewddur
dejando escapar un suspiro de pena—. La verdad es que mi experiencia ha sido bastante
parecida a la tuya.
—No era por los años de estudio —les explicó Glew con una voz que habría resultado
melancólica de no ser por su potencia—. Sé que habría sido capaz de aprender lo
necesario, aunque me hubiera costado años... No, fue por culpa de mis pies. Todo ese ir y
venir de una punta a otra de Prydain... No podía aguantarlo. Y siempre tenías que dormir
en sitios distintos. Y los cambios de agua. Y el arpa haciendo que te salieran ampollas en
el hombro...
—Nos das mucha pena —le interrumpió Taran, removiéndose nerviosamente—, pero
no podemos seguir aquí por más tiempo.
Glew se había puesto en cuclillas frente a los compañeros y Taran, desesperado,
intentó pensar en cuál sería la mejor manera de marcharse discretamente, ya que estaba
obstruyéndoles el paso.
—¡Por favor, por favor, no os marchéis! —gritó Glew, como si leyera los pensamientos
de Taran, pestañeando a toda velocidad—. ¡Esperad un poco más! Prometo que dentro
de unos momentos os enseñaré un pasadizo.
—¡Sí, sí! —gritó Gurgi, reuniendo por fin el valor suficiente para abrir los ojos y ponerse
en pie—. Gurgi odia las cavernas. ¡Y su pobre y tierna cabeza está llena de ruidos y
chillidos!
—Entonces decidí convertirme en héroe —siguió diciendo Glew, ignorando la
impaciencia de los compañeros—. Quería matar dragones y ese tipo de cosas... Pero no
podéis imaginaros lo difícil que es. ¡Vaya, pero si incluso encontrar dragones es casi
imposible! Pero acabó logrando descubrir uno en Cantrew Mawr.
»Era un dragón bastante pequeño —admitió Glew—. De hecho, medía más o menos lo
que una comadreja. Los aldeanos lo tenían encerrado en una conejera, y los niños solían
ir a echarle una mirada cuando no tenían otra cosa que hacer. Pero, aun así, era un
dragón. Tendría que haberle matado —añadió dejando escapar un tremendo suspiro—.
Lo intenté. Pero el maldito bicho me mordió. Aún tengo las cicatrices.
Los dedos de Taran se cerraron convulsivamente sobre su espada.
—Glew —dijo con voz firme—, te lo suplico una vez más: enséñanos el pasadizo. Si no
quieres...
—Después pensé que quizá pudiera convertirme en rey —se apresuró a añadir Glew
antes de que Taran tuviera tiempo de terminar la frase—. Pensé que si lograba casarme
con una princesa... Pero ni tan siquiera permitieron que cruzara el umbral del castillo.
»¿Qué podía hacer? —gimoteó Glew, meneando tristemente la cabeza—. ¿Qué salida
me quedaba, aparte de probar suerte con los encantamientos? Acabé encontrando a un
hechicero que afirmaba poseer un libro de magia. No quiso decirme cómo había llegado a
caer en sus manos, pero me aseguró que los encantamientos escritos en él eran muy
poderosos. Parece ser que el libro había pertenecido a la casa de Llyr.
Taran contuvo el aliento al oír esas palabras.
—Eilonwy es una princesa de la casa de Llyr —le murmuró al bardo—. ¿Qué clase de
broma es ésta? ¿Crees que nos está contando la verdad?
—El libro venía de la mismísima Caer Colur —siguió diciendo Glew—. Naturalmente...
—Glew, de prisa —exclamó Taran—, ¿qué es Caer Colur? ¿Qué tiene que ver con la
casa de Llyr?
—Vaya, pues todo —replicó Glew, como si la pregunta de Taran le hubiera dejado muy
sorprendido—. Caer Colur es la antigua sede de la casa de Llyr. Pensaba que todo el
mundo lo sabía. Allí hay un auténtico tesoro de hechizos y encantamientos... Oh, sí, un
gran tesoro. Bien, tal y como estaba diciendo, naturalmente creí que por fin había logrado
encontrar algo que me ayudaría. El hechicero tenía muchas ganas de librarse del libro,
tantas como tenía yo de poseerlo.
Taran se dio cuenta de que le habían empezado a temblar las manos.
—¿Dónde está Caer Colur? —preguntó—, ¿Cómo podemos encontrar ese sitio?
—¿Encontrarlo? —replicó Glew—. No sé si queda gran cosa que encontrar. Dicen que
el castillo lleva años en ruinas. Y además está embrujado, lógicamente. Y supongo que
deberíais pasaros bastante tiempo remando.
—¿Remando en tierra firme? —le preguntó Fflewddur—. Vamos, no puedes esperar
que nos creamos eso.
—Tendríais que remar —repitió Glew, meneando la cabeza melancólicamente—. Hubo
un tiempo en el que Caer Colur era parte de Mona, pero una gran inundación la dejó
aislada. Ahora no es más que una pequeña isla. Bien —siguió diciendo Glew—, el caso
es que cogí todos los pequeños ahorros que había logrado amasar y...
—¿Dónde está esa isla? —le preguntó Taran—. Glew, tienes que decírnoslo. Debemos
saberlo, es muy importante.
—En el estuario del Alaw —replicó Glew, pareciendo algo ofendido al verse
interrumpido una vez más—. Pero eso no tiene nada que ver con lo que me sucedió.
Veréis, el hechicero...
La mente de Taran estaba funcionando a toda velocidad. Magg se había llevado a
Eilonwy rumbo al río Alaw. Había necesitado un bote. ¿Tendría como destino el hogar de
los antepasados de Eilonwy? Sus ojos se encontraron con los de Fflewddur, y la
expresión del bardo le mostró que éste había tenido la misma idea que él.
—... el hechicero tenía tanta prisa que no pude ver el libro —siguió diciendo Glew—. Y
cuando pude verlo ya era demasiado tarde. Me había engañado. Era un libro... ¡pero no
había nada en él! ¡Todas las páginas estaban en blanco!
—¡Sorprendente! —exclamó el príncipe Rhun—, ¡El mismo libro que encontramos!
—No tiene ningún valor —suspiró Glew—, pero ya que lo encontrasteis podéis
quedároslo. Es vuestro. Os lo regalo. Servirá para que os acordéis de mí; así no os
olvidaréis del pobre Glew...
—Oh, será difícil que te olvidemos —murmuró Fflewddur.
—Finalmente, decidí crear mis propias pociones —dijo Glew—. ¡Quería ser terrible y
feroz! ¡Quería ser fuerte para hacer temblar a toda Mona! Oh, sí, puedo aseguraros que
necesité mucho tiempo y esfuerzo. Ay, ya podéis ver cuáles fueron los resulta dos. Y éste
fue el final de todas mis esperanzas —siguió diciendo el gigante con voz lúgubre—. Por lo
menos, lo ha sido hasta vuestra llegada. Tenéis que ayudarme a escapar de esta horrible
caverna. No puedo aguantar por más tiempo a esos murciélagos y a esos seres que se
arrastran. ¡No puedo, os lo aseguro, no puedo más! Este lugar es feo, horrendo, húmedo
y sucio —dijo, alzando la voz en un chillido lleno de desesperación—. Moho y hongos...
¡No lo aguanto! ¡Moho y hongos! ¡Estoy harto de moho y. hongos!
Rompió a llorar y sus gemidos hicieron temblar la caverna.
—Dallben, mi amo, es el hechicero más poderoso de todo Prydain —dijo Taran—.
Quizá pueda encontrar una forma de ayudarte. Pero ahora necesitamos que seas tú quien
nos ayude. Cuanto más pronto salgamos de aquí, más pronto podremos reunimos con él.
—La espera será demasiado larga —gimió Glew—. A esas alturas ya me habré
convertido en hongo.
—Ayúdanos —le suplicó Taran—. Ayúdanos y te prometo que intentaremos hacer algo
por ti.
Glew se quedó callado durante unos momentos. Frunció el ceño y sus labios se
agitaron nerviosamente.
—Muy bien, muy bien —suspiró, poniéndose en pie—. Seguidme. Oh... Sí, podríais
hacerme un favor —añadió—. Estoy seguro de que para vosotros no sería ninguna
molestia; es algo tan insignificante que... Si fuerais tan amables... Así al menos podría
gozar de esa satisfacción, aunque fuese por poco tiempo. Es un favorcito de nada... ¿Os
importaría llamarme... rey Glew?
—Gran Belin —exclamó Fflewddur—, te llamaré rey, príncipe o lo que te dé la gana.
Basta con que nos muestres un camino para salir de aquí..., ¡alteza!
Glew se puso en marcha y a medida que avanzaba por la oscura caverna su estado de
ánimo pareció mejorar un poco. Los compañeros bajaron por el risco y apretaron el paso
para mantenerse a la altura de sus enormes zancadas. Glew, que no había hablado con
nadie durante todo su confinamiento, no paraba de charlar. Les explicó que había
intentado preparar nuevas pociones, esta vez con el objetivo de hacerse más pequeño.
Había llegado a crear una especie de taller: una recámara rocosa contenía un manantial
de agua caliente que le servía para hervir sus brebajes. La astucia demostrada por Glew,
que había ido ahuecando laboriosamente piedras para hacerlas servir como retortas,
cuencos, morteros y marmitas, dejó sorprendido a Taran y le hizo sentir una compasiva
admiración hacia el desesperado gigante. Pero su mente no paraba de dar vueltas y
vueltas en torno al mismo punto, intentando hallar una respuesta que se le escapaba
como un fuego fatuo cada vez que se aproximaba a ella. Estaba seguro de que la
respuesta se hallaba entre las ruinas de Caer Colur, y tenía la certeza de que en cuanto
llegaran allí encontrarían a Eilonwy.
Glew se detuvo ante un pozo natural que parecía una chimenea abierta en la roca, y
Taran, impaciente por salir de allí, corrió hacia él. En el fondo del pozo se veía la oscura
boca de un túnel.
—Adiós —moqueó Glew, señalando melancólicamente la entrada del túnel—. Id por allí
y encontraréis la salida.
Gurgi, Fflewddur y el príncipe Rhun se dispusieron a entrar por el orificio.
—Te doy mi palabra de que Dallben te ayudará, si está en su mano —le dijo Taran.
Taran se metió por el agujero y fue avanzando con el cuerpo encorvado, sosteniendo
en su mano el juguete de Eilonwy. Una chillona nube de murciélagos emprendió el vuelo a
su alrededor. Oyó como Gurgi chillaba de miedo, y corrió hacia adelante. Un instante
después chocó con una pared de piedra y cayó de espaldas: el juguete de Eilonwy
resbaló de entre sus dedos y rodó sobre los guijarros. Taran se dio la vuelta con el tiempo
justo de ver como una inmensa roca tapaba la entrada. Lanzó un grito y corrió hacia ella.
Glew había bloqueado la boca del túnel.
12 - La tumba
Al igual que Taran, el bardo se había estrellado de cabeza contra la pared y ahora
estaba intentando ponerse en pie. Los gritos de Gurgi casi ahogaban el chillar de los
murciélagos. El príncipe Rhun fue corriendo hacia Taran y apoyó su cuerpo contra la roca,
pero ésta siguió inmóvil. El juguete de Eilonwy había ido a parar a un rincón, pero la luz
de la esfera resplandeciente le bastó a Taran para comprobar que la estancia donde se
hallaban no tenía más entradas ni salidas aparte de la que habían utilizado.
—¡Glew! —gritó Taran, esforzándose por mover la roca—. ¡Déjanos salir! ¡No sabes lo
que estás haciendo!
Taran volvió a lanzarse contra la roca mientras que Gurgi la golpeaba con los puños,
chillando y gruñendo como si se hubiera vuelto loco. El príncipe Rhun, que también
estaba esforzándose al máximo, jadeaba desesperadamente. Fflewddur le dio tal empujón
a la roca que perdió el equilibrio y cayó al suelo.
—¡Gusano despreciable! —gritó el bardo a pleno pulmón—. ¡Mentiroso! ¡Nos has
traicionado!
—Lo siento mucho —le oyeron decir desde el otro lado a Glew, con voz algo apagada
por la piedra que obstruía la entrada—. Perdonadme. Pero ¿qué otra cosa puedo hacer?
—¡Déjanos salir! —volvió a gritar Taran, mientras seguía luchando por mover la roca.
Finalmente, con un sollozo en el que se mezclaban la ira y la desesperación, se dejó
caer al suelo arañando con rabia los guijarros sueltos.
—¡Aparta la pesada piedra, malvado y pequeño gigante! —gritó Gurgi—. ¡Déjanos
escapar y marchar, o de lo contrario el rabioso Gurgi hará pedazos tu tonta y enorme
cabeza!
—Queríamos hacerte un gran servicio y tú nos has pagado con una traición —dijo
Taran.
—Vaya, es cierto —dijo el príncipe Rhun—. ¿Cómo esperas conseguir nuestra ayuda si
nos dejas enterrados aquí dentro? Y, aunque débiles, oyeron claramente los sollozos de
Glew. —¡Tardaríais demasiado! —gimió la voz de Glew—. ¡Demasiado! ¡No puedo seguir
esperando por más tiempo en esta cueva horrible! Quien sabe si Dallben se dejaría
conmover ante mi triste destino... Lo más probable es que le diera igual. No, tiene que ser
ahora. ¡Ahora!
—Glew —dijo Taran, haciendo un gran esfuerzo por hablar lo más tranquila y
pacientemente posible, pues estaba convencido de que el gigante se había vuelto loco—,
nosotros no podemos ayudarte. Si pudiéramos, ya lo habríamos hecho.
—¡Sí que podéis! ¡Claro que podéis! —gritó Glew—. Podéis ayudarme a preparar mis
pociones. Estoy seguro de que conseguiré fabricar otra poción que me devuelva a mi
tamaño normal. Eso es cuanto os pido. ¿Creéis que es demasiado?
—Mira —gritó Fflewddur—, si quieres que te ayudemos a preparar unas cuantas
pociones tan horribles como esas que le hiciste tragar a Llyan, creo que estás actuando
de una forma un tanto peculiar y que no me parece la más adecuada para conseguir que
te ayudemos. —El bardo se calló y sus ojos se llenaron de un repentino pavor—. Gran
Belin —murmuró—, al igual que hizo con Llyan...
Y Taran sintió como le temblaban las piernas, pues acababa de tener la misma idea
que el bardo.
—Fflewddur —murmuró—, se ha vuelto loco. Esta caverna le ha hecho perder la
cabeza.
—Nada de eso —replicó el bardo—. Lo que dice resulta perfectamente lógico, aunque
sea una lógica que me parece de lo más desagradable. ¡No tiene a nadie con quien
probar sus brebajes! —Pegó la espalda a la pared de piedra y se llevó las manos a la
boca—. ¡Nada de eso, gusano rastrero y traidor! —gritó—, ¡No pensamos tragarnos tus
repugnantes pociones ni aunque nos mates de hambre! ¡Y si intentas metérnoslas a la
fuerza por el gaznate, descubrirás lo bien que sabe morder un Fflam!
—Os prometo que no tendréis que tomar ni una sola gota —les dijo Glew con voz
suplicante—. Yo correré todos los riesgos. Y la verdad es que son unos riesgos terribles...
Suponed que me convierto en una nubécula de humo y que acabo esfumándome, ¿eh?
Cuando se trata con ese tipo de pociones nunca se sabe. Podría ocurrir.
—Ojalá —murmuró Fflewddur.
—No, no —siguió diciendo Glew—, podéis estar bien seguros de que no os pasará
nada malo. Pero si será sólo un momentito... ¡Medio momentito! Y sólo necesito a uno de
vosotros. ¡Sólo uno! No podéis decir que eso sea pedir demasiado, no creo que sea tanto
egoísmo...
La voz de Glew había ido subiendo de tono hasta convertirse en un alarido frenético, y
había empezado a gritar y gimotear tan de prisa que Taran apenas si podía comprender
las palabras; pero mientras le escuchaba sintió como si su cuerpo fuera quedándose sin
sangre, y el parloteo de Glew le fue helando el corazón.
—Glew —dijo por fin, desesperado—, ¿qué pretendes hacer con nosotros?
—Por favor, por favor, tratad de comprenderlo —dijo la voz de Glew—. Es mi única
posibilidad. Estoy seguro de que funcionará. He estado pensando en ello desde que entré
en este horrible agujero. Sé que soy capaz de preparar la poción adecuada; tengo todo lo
que necesito. Todo salvo una cosa. Es un ingrediente de nada, una tontería... No os haré
ni pizca de daño; no sentiréis nada. Os lo juro.
Taran dejó escapar un jadeo horrorizado.
—¡Piensas matar a uno de nosotros!
La voz de Glew llegó de nuevo hasta los compañeros después de un largo silencio; y
por el tono parecía como si se sintiera un poco dolido.
—Dicho así, dicho así... Haces que suene tan..., ¡tan desagradable!
—Gran Belin —gritó Fflewddur—, ¡espera a que ponga las manos en tu ñaco cuello y
entonces sabrás bien lo que es desagradable y lo que no!
Hubo otro silencio.
—Por favor —dijo Glew con un hilo de voz—, tratad de poneros en mi situación.
—Será un placer —dijo Fflewddur—. Basta con que apartes esa roca.
—No creáis que esto me resulta fácil —siguió diciendo Glew—. Os aprecio mucho,
sobre todo a ese pequeño que está cubierto de pelos, y me da mucha pena tener que
hacerlo. Pero estoy seguro de que nadie más vendrá nunca por aquí. Lo comprendéis,
¿verdad? Venga, decidme que no estáis enfadados. Jamás me perdonaría el haberos
hecho enfadar...
«Además, creo que no tendré valor para escoger a uno de vosotros —añadió con voz
quejumbrosa—. No, no, es imposible, no puedo. No me pidáis que pase por este
tormento. No, decididlo entre vosotros. Creo que es la mejor solución.
«Creedme —siguió diciendo Glew—, yo lo pasaré mucho peor que vosotros. Pero
cerraré los ojos, así no veré a quién habéis escogido. Después, cuando haya terminado,
intentaremos olvidarlo, ¿eh? Oh, sí, seremos muy buenos amigos... Aunque habré
perdido un amigo, claro está. Juro que os sacaré de aquí. Encontraremos a Llyan. Oh, sí,
será maravilloso volver a verla... Todo acabará bien.
»No os vayáis —dijo Glew—. Voy a hacer unos cuantos preparativos. Prometo que no
os haré esperar mucho.
—¡Glew, escúchame! —gritó Taran—. No puedes hacer eso. ¡Libéranos!
No obtuvo respuesta alguna. La roca siguió inmóvil. —¡Cavad, amigos! —exclamó
Fflewddur, desenvainando su espada—, ¡Cavad, si queréis salvar la vida!
Taran y Gurgi desenvainaron sus espadas y atacaron el suelo por debajo de la gran
piedra, hundiendo las hojas con todas sus fuerzas en la dura tierra. Las puntas de sus
espadas resonaban al chocar con los guijarros, pero por mucho que lo intentaron apenas
si consiguieron hacer un pequeño agujero. El príncipe Rhun trató de meter su espada bajo
la roca, pero lo único que consiguió fue que la punta acabara rompiéndose.
Taran cogió el juguete de Eilonwy. Se puso a cuatro patas y examinó cada centímetro
de su prisión con la esperanza de hallar alguna grieta o un orificio minúsculo que los
compañeros pudieran hacer más grande. Pero los muros de piedra eran tan lisos como
inexpugnables.
—Nos tiene bien atrapados —dijo Taran, sentándose en el suelo—. Sólo hay una forma
de salir de aquí: la que Glew nos ha ofrecido.
—He estado pensando en ello y sólo necesita a uno de nosotros —dijo Rhun—. Eso
deja a tres para que sigan buscando a la princesa.
Taran permaneció en silencio durante unos segundos.
—Creo que sé adonde quería ir Magg —dijo con amargura—. Caer Colur... Hemos
dado con la respuesta, pero no nos sirve de nada.
—¿Que no nos sirve de nada? —dijo Rhun—. Al contrarío. Basta con que sigamos la
sugerencia de Glew y los demás podrán ir hacia allí.
—¿Piensas que ese gusano rastrero mantendrá su palabra? —le preguntó Fflewddur,
muy irritado—. Confío tan poco en él como en Magg.
—De todas formas —dijo Rhun—, si no lo intentamos nunca podremos saberlo,
¿verdad?
Los compañeros se quedaron callados, meditando en lo que había dicho el príncipe de
Mona. Gurgi, que había estado agazapado en un rincón con sus velludos brazos
alrededor de las rodillas, miró a Taran con expresión desesperada.
—Gurgi irá —susurró con un hilo de voz, aunque temblaba tanto que apenas si podía
hablar—. Sí, sí, él dará su pobre y tierna cabeza para los hervidos y los cocidos.
—Ah, mi valiente Gurgi —murmuró Taran—. Sí, estaba seguro de que acabarías
ofreciendo tu pobre y tierna cabeza... —Le dio unas palmaditas al asustado Gurgi—. No,
nada de eso. Tenemos que seguir juntos. Si Glew quiere una vida, tendrá que pagar un
precio muy caro por ella.
Fflewddur estaba volviendo a excavar por debajo de la roca.
—Estoy totalmente de acuerdo contigo —dijo—. Nuestra única esperanza es que
sigamos unidos. Tan pronto como ese hombrecillo haya vuelto... Oh, maldita sea, no sé
por qué sigo pensando en él como si fuera un hombrecillo, dejando aparte el que ésa es
la impresión que me produce, no importa cuál sea su tamaño... Bueno, supongo que
acabará intentando coger a uno de nosotros por la fuerza. Tiene el mismo honor que una
pulga, menos corazón que un mosquito y está absolutamente desesperado. Si luchamos
con él hay bastantes posibilidades de que todos acabemos muertos.
—No estarás insinuando que aceptemos el trato que nos ha propuesto, ¿verdad? —le
preguntó Taran.
—Desde luego que no —replicó Fflewddur—. Dado que no puedo llegar a la cabeza de
ese hombrecillo, pienso darle un buen mandoble en las rodillas. Lo único que pretendía
era dejar bien claro los riesgos que corremos. En cuanto a esa ridícula idea suya de que
nosotros mismos escojamos a la víctima, no creo que debamos perder ni un instante
pensando en ello.
—Pues yo no opino lo mismo —dijo el príncipe Rhun.
Taran se volvió hacia él, sorprendido, sin comprender del todo lo que había querido
decir. El príncipe de Mona le sonrió casi con timidez.
—Es lo único que le dejará satisfecho —dijo Rhun—, y la verdad, no me parece que
hagamos tan mal negocio.
—Ningún negocio justifica el que se pierda una vida... —empezó a decir Taran.
—Me temo que te equivocas —respondió Rhun. Sonrió, meneando la cabeza—. He
estado pensando mucho en ello desde que entramos en la caverna y creo que debemos
enfrentarnos a la realidad. Yo... Bueno, creo que no he sido de gran ayuda. Al contrarío,
sólo os he traído desgracias y mala suerte. No lo he hecho queriendo, claro está, pero
parece que soy incapaz de evitarlo. Por lo tanto, si entre nosotros hay alguien que no sea
imprescindible, bueno, creo que esa persona es... yo mismo.”Es cierto —se apresuró a
añadir Rhun, sin prestar atención a las protestas de Taran—. Me encantaría ser útil, sobre
todo si eso ayuda a Eilonwy. Os aseguro que no me importará en lo más mínimo. Tal y
como ha dicho Glew, será sólo un momento.
«Todos vosotros habéis demostrado ser capaces de sacrificar la vida para salvar a un
compañero —añadió Rhun—. Fflewddur Fflam ofreció su vida a cambio de las nuestras
en el cubil de Llyan. Incluso el pobre Gurgi acaba de ofrecer la suya. —Alzó la cabeza—.
Un bardo, una humilde criatura del bosque y un Ayudante de Porquerizo. —Los ojos de
Rhun se encontraron con los de Taran y, en voz baja, le dijo—: ¿Acaso un príncipe ha de
ser menos que ellos? La verdad, creo que nunca podré estar a la altura de lo que se le
exige a un auténtico príncipe. Salvo en esta ocasión.
Taran contempló a Rhun en silencio durante unos segundos.
—Hablas de estar a la altura de un príncipe —dijo—. Creía que no eras más que un
bobo, un aprendiz. Me equivocaba. Eres todo un príncipe y eres mucho más hombre de lo
qué jamás había pensado. Pero no eres libre de hacer tal sacrificio. Recuerda el
juramento que le presté a tu padre.
El príncipe Rhun volvió a sonreír.
—Cierto, cierto, un juramento muy grave y difícil de cumplir —dijo—. Muy bien, te libero
de él. Eh —añadió—, es sorprendente pero, me pregunto. ¿Qué se ha hecho de todos los
murciélagos?
13 - La escalera
—Pero..., ¡si han desaparecido! —Taran paseó los rayos dorados de la esfera por todo
el lugar—. ¡No queda ni uno!
—Sí, sí —exclamó Gurgi—. ¡Ya no hay chillidos ni graznidos!
—No puedo afirmar que les eche de menos —añadió el bardo—. Me llevo bastante
bien con los ratones y siempre me han gustado los pájaros, pero si juntas los dos para
formar un solo animal, la verdad es que prefiero no tenerlo cerca.
—Los murciélagos quizá acaben demostrando ser nuestros mejores amigos y nuestros
guías más infalibles —dijo Taran—. Rhun ha dado con la solución. Los murciélagos han
encontrado una salida. Si logramos descubrirla, podremos seguirles.
—Cierto, cierto —respondió el bardo frunciendo el ceño—. Creo que lo primero que
debemos hacer es convertirnos en murciélagos. Después ya no tendremos más
dificultades.
Taran fue apresuradamente de un extremo del agujero a otro. Usó la luz de la esfera
para examinar las paredes, mandando los haces luminosos hasta la bóveda de roca, sin
pasar por alto ningún saliente ni recoveco, pero lo único que vio fueron unos cuantos
agujeros de los que se habían desprendido unas piedras.
Volvió a pasar los rayos luminosos una y otra vez por las paredes de la cueva y creyó
ver una línea de sombras casi invisibles que se perdían entre las piedras de arriba. Dio un
paso hacia atrás y la examinó cuidadosamente. La sombra se hizo un poco más
pronunciada y Taran se dio cuenta de que indicaba la existencia de una angosta cornisa,
una irregularidad de las rocas.
—¡Ahí está! —gritó, mientras sostenía el juguete de Eilonwy tan firmemente como se lo
permitía el temblor de sus manos—. Ahí... Apenas se ve, pues la pared se curva de tal
modo que la deja medio escondida. Pero mirad allí, donde la roca parece hundirse...
—¡Sorprendente! —exclamó Rhun—. ¡Asombroso! Cierto, es un pasadizo. Los
murciélagos han huido por él. ¿Crees que podremos imitarles?
Taran dejó la esfera dorada en el suelo, fue hacia la pared y trató de subir por ella
aferrándose a las pequeñas irregularidades de la piedra; pero la pared era demasiado
empinada y sus manos resbalaron. Intentó encontrar un asidero, fracasó y acabó cayendo
de espaldas cuando llevaba recorrida una distancia similar a su propia estatura. Gurgi
también había intentado escalar la lisa superficie de las rocas, y a pesar de su agilidad no
tuvo más éxito que Taran. Acabó dejándose caer al suelo, resoplando y gimiendo.
—Tal y como os decía —observó Fflewddur con voz lúgubre—. Lo único que nos hace
falta es tener unos cuantos pares de alas.
Taran no había apartado los ojos de aquel orificio que se burlaba de él ofreciéndole la
promesa de una libertad situada allí donde no podía alcanzarla.
—No podemos trepar por la pared —dijo, frunciendo el ceño—, pero quizá aún haya
esperanza. —Sus ojos fueron de la lejana cornisa a los compañeros y volvieron a clavarse
en ella—. Una cuerda no nos serviría de nada, aun suponiendo que tuviéramos alguna
disponible. No hay forma de asegurarla a la pared. Pero una escalera...
—Es exactamente lo que necesitamos —dijo Fflewddur—. Pero a menos de que seas
capaz de construir una ahora mismo, no creo que debamos perder el tiempo llorando por
algo que no tenemos.
—Podemos construir una escalera —dijo Taran en voz baja—. Sí, tendría que
habérseme ocurrido hace rato.
—¿Cómo, cómo? —exclamó el bardo—. Los Fflam siempre han sido astutos pero creo
que no consigo entenderte.
—Podemos hacerlo y no hace falta que nos devanemos los sesos buscando materiales
—replicó Taran—, Nosotros mismos podemos ser la escalera.
—¡Gran Belin! —gritó Fflewddur, dando una palmada—, ¡Por supuesto! Sí, nos
subiremos los unos encima de los otros. —Corrió hacia la pared y la midió de un vistazo—
. No, sigue quedando demasiado arriba —dijo, meneando la cabeza—. El que se suba
arriba de todo apenas si conseguirá llegar a ella.
—Pero conseguirá llegar —insistió Taran—. Es nuestra única forma de escapar.
—Es su única forma de escapar —le corrigió el bardo—. El que llegue hasta la cornisa
y salga por ella hará que nuestra escalera pierda una longitud igual a la de su altura, sea
quien sea. No me parece que sea una solución mucho mejor que la ofrecida por Glew —
añadió—. Sólo uno de nosotros podría salvarse.
Taran asintió.
—Quizá después pueda volver y arrojarles una liana a los que se hayan quedado —
dijo—. De esa forma... —Se calló antes de completar la frase.
La voz de Glew resonó en la caverna.
—¿Todo bien ahí dentro? —gritó el gigante—. Por aquí fuera todo va estupendamente.
Ya he terminado con los preparativos. Espero que no os hayáis puesto demasiado
nerviosos. Por favor, el que sea, ¿quiere dar unos cuantos pasos hacia adelante? No me
digáis quién es; no quiero saberlo. Esto me resulta tan desagradable como a vosotros.
Taran se volvió rápidamente hacia el príncipe de Mona.
—Conozco muy bien a mis compañeros y hablo en nombre de todos ellos. Ya hemos
tomado una decisión. No podemos salvarnos, es demasiado tarde. Intenta llegar a Caer
Colur. Si te encuentras con Kaw, él podrá guiarte hasta allí.
—No pienso marcharme dejando abandonado a nadie —replicó Rhun—. Sois vosotros
los que habéis tomado esa decisión, no yo. No voy a...
—Príncipe Rhun —le dijo Taran con firmeza—, creía que os habíais puesto a mis
órdenes, ¿no? —La piedra ya estaba empezando a rechinar y Taran pudo oír claramente
los resoplidos de Glew—. Tenéis que llevaros esto —le dijo, poniéndole entre los dedos el
juguete de Eilonwy—. Pertenece a la princesa y sois vos quien debe devolvérselo. —
Apartó los ojos del rostro de Rhun—. Espero que pueda iluminar brillantemente el día de
vuestra boda.
Gurgi se había subido a los hombros del bardo, quien se había colocado junto a la
pared. Rhun seguía sin decidirse. Taran le cogió por el cuello del jubón y le obligó a
avanzar.
Taran trepó a los hombros de Fflewddur y después pasó a los de Gurgi. La escalera
humana osciló peligrosamente. El bardo le gritó a Rhun que se apresurara, sintiendo
sobre sí el peso de los compañeros. Taran notó como las manos de Rhun se aferraban en
su cuerpo y empezaban a resbalar. Desde abajo le llegaba el jadear de Gurgi. Taran
cogió a Rhun por el cinturón y tiró de él: el príncipe logró poner una rodilla encima de sus
hombros y, un instante después, puso la otra.
—El pasadizo queda demasiado lejos —resopló Rhun.
—Ponte de pie —le gritó Taran—. Despacio y con calma... Ya casi has llegado.
Con un último esfuerzo, tensó sus músculos y se estiró cuanto pudo. Rhun logró llegar
a la cornisa y Taran dejó de sentir su peso.
—Adiós, príncipe de Mona —gritó mientras Rhun se metía por la entrada del pasadizo.
Fflewddur dejó escapar un grito de advertencia y Taran se encontró cayendo al suelo.
El golpe con los guijarros le dejó aturdido y sin aliento. Intentó recuperar el equilibrio. La
caverna había quedado sumida en la más absoluta oscuridad. Tropezó con el bardo, que
se había apartado de lo que Taran comprendió debía de ser la entrada a la caverna. Una
ráfaga de aire frío le indicó que Glew ya había terminado de apartar la roca, y un instante
después sintió la presencia de una sombra más oscura que las tinieblas de la caverna
asomando por el orificio. Taran desenvainó su espada y la hizo girar ciegamente. La hoja
golpeó contra algo sólido.
—¡Uy! ¡Ay! —gritó Glew—. ¡No hagas eso! El brazo que había intentado cogerles
retrocedió a toda velocidad. Taran oyó como Fflewddur desenvainaba su espada. Gurgi
se había colocado junto a Taran y estaba arrojando piedras tan de prisa como podía
cogerlas.
—¡Tenemos que enfrentarnos a él! —gritó Taran—. Ahora veremos si su cobardía es
tan considerable como su capacidad de mentir. ¡Aprisa! ¡No le demos ocasión de que
vuelva a dejarnos encerrados aquí dentro!
Los compañeros se lanzaron hacia la salida, espada en ristre. Taran sabía que Glew
estaba en alguna parte, dominándoles con su inmensa estatura, pero la negrura hacía
que no se atreviera a utilizar su arma, pues temía herir a Gurgi o a Fflewddur, que
avanzaban tambaleándose junto a él.
—¡Vais a estropearlo todo! —gimió Glew—. Ahora tendré que atrapar a uno de
vosotros. ¿Por qué me obligáis a hacer esto? ¡Creí que lo habíais comprendido! ¡Creí que
deseabais ayudarme!
Taran sintió una ráfaga de aire sobre su cabeza: Glew estaba intentando cogerle. Se
dejó caer sobre las rocas.
—¡Gran Belin! —le oyó gritar a Fflewddur—, ¡Este pequeño monstruo puede ver mejor
que nosotros en la oscuridad!
Hasta este momento los compañeros habían intentado mantenerse juntos, pero el
brusco movimiento de Taran le había separado de los otros dos. Empezó a tantear con
las manos, intentando encontrarlos y, al mismo tiempo, queriendo escapar a las frenéticas
embestidas de Glew.
Tropezó con un montón de piedras, que se derrumbó ruidosamente, y un instante
después oyó el ruido de un líquido que caía.
Glew dejó escapar un estruendoso gemido.
—¡Ahora sí que la habéis hecho buena! —gritó desesperado—, ¡Habéis tirado mis
pociones! ¡Basta, lo estáis destrozando todo!
Lo que debía de ser el pie de Glew pasó a unos centímetros de su cabeza y Taran
lanzó un mandoble. La hoja vibró en su mano, pero Glew dejó escapar un terrible alarido.
Una sombra casi invisible se alzó ante Taran, dando saltos sobre una sola pierna. El
bardo tenía razón, pensó Taran aterrado; lo más peligroso de luchar contra Glew era que
podía pisarte. El suelo temblaba bajo los pies del gigante y Taran intentó apartarse de la
fuente de aquel sonido.
Y se encontró cayendo con un ruidoso chapoteo en uno de los estanques que había en
el suelo de la caverna. Intentó levantarse y extendió los brazos, buscando algún asidero.
El agua relucía con una pálida y fría claridad. Taran logró salir del estanque, con las
ropas, la cara, las manos y el pelo repletos de gotitas luminosas. Ya no podría huir; el
resplandor del agua le traicionaría sin importar donde se refugiase.
—¡Corred! —le gritó a los compañeros—. ¡Dejad que Glew me siga!
El gigante se plantó en el estanque de una sola zancada. La luz emitida por su cuerpo
empapado hizo que Taran pudiera distinguir la inmensa silueta de Glew. Lanzó un
mandoble, pero Glew apartó la hoja con su mano.
—Por favor, por favor, te lo suplico —gritó Glew—, ¡no empeores todavía más la
situación! Tendré que preparar una nueva poción... ¿por qué eres tan desconsiderado?
¿Por qué no piensas un poquito en los demás?
El gigante se dispuso a cogerle. Taran alzó su espada en un último intento de
protegerse.
Y una explosión de luz dorada tan brillante como el sol del mediodía bañó toda la
caverna.
Glew se llevó las manos a los ojos lanzando un agudo grito de dolor.
—¡La luz! —aulló—. ¡Apagad esa luz!
El gigante se tapó la cabeza con los brazos, gritando y rugiendo. Sus ensordecedores
alaridos despertaron ecos por toda la caverna. Las estalactitas temblaron,
desprendiéndose del techo y haciéndose añicos contra el suelo; los cristales estallaron
rociando a Taran con un diluvio de fragmentos. Y de repente vio que Glew ya no estaba
de pie, sino tumbado cuan largo era, medio cubierto de guijarros, caído inmóvil allí donde
uno de los cristales desprendidos de las paredes le habían acertado en la cabeza. Taran,
aún algo aturdido, se puso de pie.
Y vio al príncipe Rhun, de pie en el umbral de la caverna, con el juguete de Eilonwy
brillando en su mano.
14 - El libro vacío
—¡Hola, hola! —gritó Rhun, yendo apresuradamente hacia los compañeros—. Acabo
de llevarme la mayor sorpresa de mi vida. No es que quisiera desobedecer tus órdenes,
pero en cuanto hube logrado salir del pasadizo, yo... Bueno, no podía dejaros ahí para
que os hirviera; no podía y eso es todo. No paraba de pensar en vosotros, estaba
convencido de que ninguno habría logrado escapar y... —Se quedó callado y miró a
Taran—. No estarás enfadado, ¿verdad? —le preguntó muy preocupado.
—Nos has salvado la vida —replicó Taran, y le estrechó la mano—. Lo único que
puedo reprocharte es que para hacerlo hayas puesto en peligro la tuya.
—¡Alegría y felicidad! —gritó Gurgi—. ¡La pobre y tierna cabeza de Gurgi ya no tendrá
que aguantar más pisotones y tropezones! ¡Y su bondadoso amo se ha salvado de las
pociones y las cocciones!
—Pero lo más asombroso de todo es que la esfera sigue brillando —dijo el príncipe
Rhun, sonriendo con orgullo—. La luz no se apagó ni tan siquiera después de tenerla en
mi mano. ¡Es sorprendente! —Y contempló la esfera dorada con gran curiosidad: los
rayos de luz ya habían empezado a hacerse más débiles—. No sé qué ha podido pasar —
dijo Rhun devolviéndole la esfera a Taran—, De repente empezó a brillar más y más
fuerte, por sí sola. ¡Es increíble!
—La luz logró detenerle —dijo Fflewddur, con las manos en las caderas. El bardo
estaba contemplando la inmóvil silueta de Glew—. Ese pequeño y repugnante gusano ha
estado tanto tiempo aquí dentro que no pudo soportar la claridad. Vaya, he vuelvo a
llamarle pequeño —añadió—, pero creo que para ser un gigante tiene un alma realmente
minúscula... —Se puso de rodillas y examinó atentamente el rostro de Glew—. Tiene una
buena brecha en la cabeza, pero sigue vivo. —Fflewddur puso una mano sobre la
empuñadura de su espada—. Quizá haríamos bien asegurándonos de que..., bueno, de
que no vuelva a despertarse nunca más.
—Olvídate de él —dijo Taran, poniendo la mano en su brazo para detenerle—. Ya sé
que no tenía muy buenas intenciones, pero la verdad es que sigue dándome bastante
pena. Pienso preguntarle a Dallben si puede ayudarle.
—Muy bien —dijo Fflewddur, no de muy buena gana—. Creo que él no se portaría tan
bien con nosotros, pero... ¡Los Fflam siempre han sabido ser compasivos! Y ahora, de
prisa, salgamos de este lugar.
—¿Cómo lograste bajar hasta aquí? —le preguntó Taran a Rhun—. ¿Encontraste
alguna liana lo bastante larga?
El príncipe Rhun parpadeó, alarmado, y se quedó boquiabierto.
—Oh, yo... Me temo que lo he vuelto a hacer —murmuró—. No bajé. Salté. La verdad,
no pensé en cómo volvería a salir. Es sorprendente, pero ni se me pasó por la cabeza...
Lo siento, he conseguido que volvamos a estar en la misma situación de antes. —No del
todo —le dijo Taran al abatido príncipe—. Podemos izarte hasta la cornisa tal y como ya
hicimos. En cuanto hayas subido tendrás que buscar algo para ayudarnos a ascender.
Pero tenemos que darnos prisa.
—No hace falta que nos subamos los unos sobre los otros —exclamó Fflewddur—. Se
me ha ocurrido un sistema más sencillo. ¡Mira! —Señaló hacia una gran grieta que había
aparecido en la pared de la caverna. Un rayo de sol caía sobre las piedras, y el aire fresco
del exterior entraba silbando por la hendidura—. Eso es algo que debemos agradecerle a
Glew. Ha gritado y rugido tanto que ha terminado por conseguir que las piedras se
aflojaran. ¡Dentro de nada habremos salido de aquí! ¡Bendito sea ese pequeño monstruo
repugnante! Dijo que deseaba hacer temblar a toda Mona —añadió—, y por el Gran Belin
que lo ha conseguido..., ¡en cierta forma!
Los compañeros fueron rápidamente hacia la pared de la cueva y empezaron a abrirse
paso por entre los montones de guijarros. Pero el príncipe Rhun se quedó quieto y
empezó a hurgar dentro de su jubón.
—Vaya, esto es sorprendente —exclamó—. Estoy seguro de que lo había guardado
aquí... —Y, frunciendo preocupadamente el ceño, volvió a hurgarse en los bolsillos.
—De prisa —le dijo Taran—, No podemos correr el riesgo de seguir en la caverna
cuando Glew recobre el conocimiento. ¿Qué estás buscando?
—Mi libro —respondió Rhun—. ¿Dónde puede estar? Quizá cayó cuando estaba
arrastrándome por ese agujero. O quizá...
—¡Olvídate de él! —le apremió Taran—. No sirve de nada. Ya has arriesgado la vida
una vez. ¡No vuelvas a arriesgarla por un libro con las páginas en blanco!
—Era un bello recuerdo de nuestra aventura y además me habría sido útil —dijo
Rhun—. No puede estar muy lejos. Seguid, no tardaré en alcanzaros. Sólo será un
momento...
Se dio la vuelta y trotó hacia la entrada del túnel.
—¡Rhun! —gritó Taran, echando a correr detrás de él. El príncipe de Mona desapareció
en el interior de la caverna. Taran se encontró a cuatro patas buscando a tientas por el
suelo.
—¡Espléndido! —exclamó Rhun volviéndose a mirarle—. Un poquito de luz, justo lo que
necesitaba... Bien, estoy seguro de que debe de andar por aquí. Para empezar, deja que
me acuerde por dónde trepé. Suponiendo que se me hubiera caído entonces, tendría que
estar cerca de la pared...
Si no había más remedio, Taran estaba decidido a sacar a rastras al príncipe de aquel
agujero que tan cerca había estado de convertirse en su tumba. Fue hacia él y justo
entonces Rhun dejó escapar un grito de triunfo.
—¡Aquí está! —exclamó el príncipe. Cogió el libro y empezó a examinarlo—. Espero
que no se haya estropeado —observó—. Con tanto ir y venir de un lado para otro quizá se
le hayan roto las páginas... No, parece... —Se quedó callado y meneó la cabeza, muy
preocupado—. ¡Oh, qué pena! Ya no sirve de nada. Está cubierto de marcas y arañazos.
¿Qué puede haberle ocurrido?
Le entregó el pequeño volumen encuadernado en cuero.
—Mira —le dijo—. Qué lástima. No queda ni una página intacta. Ahora sí que ya no
sirve de nada.
Taran estuvo a punto de arrojar el libro a un lado y llevar a la práctica sus planes de
agarrar al príncipe por el cuello y sacarle a rastras, pero su mirada se posó en las páginas
y lo que vio hizo que los ojos casi se le salieran de las órbitas.
—Rhun —murmuró—, esto es algo más que señales y arañazos. Son letras... Creí que
las páginas estaban vacías. —Eso mismo creía yo —dijo Rhun—. ¿Qué puede...?
Fflewddur les llamó a gritos, diciéndoles que se dieran prisa. Taran y el príncipe Rhun
salieron de la caverna. Gurgi ya había llegado a la abertura del techo y estaba
haciéndoles señas.
—El libro que encontramos en la choza de Glew... —empezó a decir Taran.
—No te preocupes por las propiedades de Glew, preocúpate de Glew —dijo
Fflewddur—. Está empezando a moverse. Venga, en marcha o aún acabaremos metidos
en una de sus pociones.
El sol acababa de asomar por el horizonte, pero después de la oscura y húmeda
caverna su luz resultaba tan cálida como reconfortante. Los compañeros respiraron
agradecidos el fresco aire de la primavera. Gurgi lanzó un grito de alegría y echó a correr,
dejándoles atrás. No tardó en volver trayendo buenas noticias: el río quedaba bastante
cerca. Los compañeros se dirigieron hacia él a la máxima velocidad posible.
Mientras caminaban Taran le entregó el libro a Fflewddur. —Aquí hay encerrado un
gran misterio. No consigo leer lo que pone; está escrito en algún lenguaje antiguo. Pero
en cuanto a cómo llegó hasta la choza de Glew...
—Después de todo lo que hemos pasado, puedo comprender que tengas ganas de
bromear —replicó el bardo echándole una ojeada a las páginas—. Pero no creo que sea
el momento más adecuado.
—¿Bromear? ¡No estoy bromeando! —Taran volvió a examinar el libro y se llevó una
gran sorpresa. Las páginas estaban tan vacías como lo habían estado siempre—. Las
letras... —balbuceó—. ¡Han desaparecido!
—Amigo mío, creo que tus ojos te han gastado una jugarreta —le dijo amablemente el
bardo—. Cuando lleguemos al río te pondremos unos cuantos trapos empapados en la
cabeza y ya verás como en seguida te sientes mucho mejor. Es comprensible. La
oscuridad, el susto de que estuvieran a punto de hervirnos...
—Sé muy bien lo que he visto —protestó Taran—. Incluso en la caverna, incluso bajo la
tenue luz del juguete de Eilonwy...
—Es cierto —dijo Rhun, que había estado siguiendo su conversación—. Yo también lo
vi. Taran está en lo cierto. La luz de la esfera caía directamente sobre las páginas y...
—¡La esfera! —exclamó Taran—. ¡Esperad! ¿Será posible que...?
—Sacó apresuradamente la esfera de su jubón mientras que los compañeros se
detenían y le observaban en silencio. La luz empezó a brotar de la esfera, y Taran alzó la
mano de tal forma que sus rayos bañaron las páginas con un resplandor dorado.
Y las letras se hicieron visibles.
—¡Asombroso! —gritó Rhun—. ¡Es lo más sorprendente que he visto en mi vida!
Taran se puso en cuclillas sobre la hierba, sosteniendo la esfera cerca del libro, y fue
pasando una hoja tras otra con dedos temblorosos. Todas las páginas estaban llenas de
aquella extraña escritura. El bardo dejó escapar un prolongado silbido.
—Fflewddur, ¿qué significa esto? —le preguntó Taran.
Alzó la cabeza y le miró, preocupado.
El rostro del bardo había palidecido.
—En mi opinión —dijo Fflewddur—, lo que significa es que deberíamos deshacernos
inmediatamente de este libro. Tirémoslo al río. Siento confesar que no puedo leer lo que
pone. Jamás logré aprender esos alfabetos secretos y esos lenguajes antiguos... Pero
reconozco un hechizo en cuanto lo veo. —Se estremeció, apartando los ojos del libro—.
Si no os importa, prefiero no mirarlo. No es que me asuste... Bueno, sí, hace que sienta
un terrible nerviosismo; y ya sabéis lo que opino sobre el meterse donde no te llaman.
—Si Glew dijo la verdad, el libro viene de un lugar lleno de magia y hechizos —dijo
Taran—. Pero ¿quién sabe lo que podemos sacar de él? No pienso destruirlo —añadió,
volviendo a guardar el libro dentro de su jubón—. No puedo explicároslo, pero tengo la
misma sensación que si estuviera a punto de conocer un gran secreto. Es algo muy
extraño, como cuando una mariposa te roza la mano y se aleja volando.
—Ejem —dijo Fflewddur, lanzándole una inquieta mirada a Taran—. Ya que insistes en
llevarlo encima, te agradecería que... No es nada personal, entiéndeme, pero te
agradecería que te mantuvieras un poco alejado de mí.
Los compañeros llegaron a la orilla del río ya bien avanzada la tarde, pero una vez allí
tuvieron la alegría de ver que la fortuna había decidido sonreírles. Los restos de la balsa
seguían donde los habían dejado. Empezaron a repararla. El príncipe Rhun, más animado
que nunca, trabajaba infatigablemente. Durante un tiempo Taran había logrado olvidar
que el príncipe de Mona iba a casarse con Eilonwy pero, mientras ayudaba a Rhun, que
estaba asegurando las ramas con lianas nuevas, volvió a pensar en ello y se entristeció.
—Deberías estar orgulloso de ti mismo —le dijo Taran en voz baja—. Querías
demostrar que eras un auténtico príncipe, ¿verdad? Pues ya lo has conseguido, Rhun hijo
de Rhuddlum.
—Oh, vaya, quizá tengas razón —replicó Rhun, como si acabara de darse cuenta de
ello—. Aunque es curioso... Ahora eso ya no me parece tan importante como antes.
¡Asombroso, pero así es!
Terminaron de repasar la balsa cuando el sol ya estaba ocultándose tras el horizonte.
Taran, que había ido poniéndose más y más nervioso con el paso del tiempo, les dijo a
los compañeros que sería mejor ponerse en marcha y no perder una noche en la orilla,
por lo que todos subieron a la balsa.
El crepúsculo no tardó en caer sobre el valle, y las aguas del Alaw corrieron en veloces
ondas plateadas bajo la luna. La orilla estaba muy silenciosa, flanqueada por oscuras
colinas. Gurgi yacía acurrucado en el centro de la balsa, enroscado sobre sí mismo como
una pelota de barro y hojas; el príncipe de Mona dormía junto a él, roncando
apaciblemente con una sonrisa de satisfacción en su redondo rostro. Taran y Fflewddur
se encargaron del primer turno de guardia, guiando la balsa, no muy marinera, que
avanzaba rápidamente rumbo al océano.
Apenas si hablaron. Fflewddur seguía sintiendo cierta repulsión hacia aquel extraño
libro, y Taran no paraba de pensar en el día siguiente y en sus esperanzas de que los
compañeros se acercaran un poco más al final de su misión. Una vez más, el miedo y la
duda le hicieron preguntarse si habría acertado en sus decisiones. Aun suponiendo que
Eilonwy hubiera sido llevada a Caer Colur, Taran no tenía ninguna seguridad de que
Magg (o Achren) siguieran reteniéndola allí. Había tan pocas cosas de las que pudiera
estar seguro... El libro y su significado, incluso la auténtica naturaleza del juguete de
Eilonwy, no era más que dos enigmas añadidos a otros muchos.
—¿Por qué? —murmuró—. ¿Cómo es que las letras sólo son visibles cuando la luz de
la esfera cae sobre ellas? ¿Por qué se encendió para Rhun, cuando antes nunca lo había
hecho? Y, ahora que pienso en ello, ¿por qué se encendió al tomarla en mi mano?
—Como bardo —le respondió Fflewddur—, sé muchas cosas sobre los objetos
mágicos y puedo decirte... —Una de las cuerdas del arpa se partió en dos con un tañido
casi musical—. Ah, sí —dijo Fflewddur—, la verdad es que sé muy poco de esas cosas.
Eilonwy, naturalmente, tiene el don de hacer brillar esa luz siempre que le viene en gana.
Como ya sabes, es medio maga y el juguete le pertenece. En cuanto a los demás casos,
me pregunto, y cuidado, porque se trata tan sólo de una suposición..., me pregunto si no
tendrá algo que ver con... ¿cómo podría expresarlo? Bueno, con no pensar en ello. O en ti
mismo.
»Lo que quiero decir —añadió Fflewddur—, es que cuando cogí la esfera en la caverna
no paraba de retirarme a mí mismo: si puedo conseguirlo, si soy capaz de encontrar la
forma de que...
—Quizá estés en lo cierto —dijo Taran en voz baja, viendo como la orilla bañada por la
blanca claridad lunar se deslizaba ante ellos—. Al principio sentí lo mismo que tú. Y
recuerdo que después pensé en Eilonwy, sólo en ella; y la esfera empezó a brillar. El
príncipe Rhun estaba dispuesto a sacrificar su vida; sólo pensaba en nuestra salvación,
no en la suya. Y dado que estaba dispuesto al mayor sacrificio posible, la esfera brilló con
más intensidad que nunca. ¿Será posible que ése sea su secreto? Pensar más en los
demás que en nosotros mismos...
—Por lo menos, ése parece ser uno de sus secretos —replicó Fflewddur—. En cuanto
descubres eso has descubierto un gran secreto, ciertamente..., con o sin el juguete.
Las colinas se iban haciendo cada vez más bajas y acabaron desapareciendo para
convertirse en cañaverales. Taran sintió un olor a sal y algas. El río se fue ensanchando
ante ellos, desembocando en un estuario más allá del cual había una extensión de agua
todavía mayor. A su derecha, detrás de unos grandes peñascos, se oía resonar el
estruendo del oleaje. De mala gana, acabó decidiendo que lo mejor sería esperar a que
amaneciese. Fflewddur se encargó de despertar a Gurgi y al príncipe Rhun mientras que
Taran llevaba la balsa hasta la orilla.
Los compañeros buscaron refugio entre un gran macizo de juncos y Gurgi abrió su
bolsa para sacar comida. Taran, aún nervioso, fue hasta una pequeña loma y miró hacia
el mar.
—No salgas de las sombras —dijo la voz de Gwydion—. Achren tiene los ojos muy
agudos.
15 - La isla
El príncipe de Don brotó de entre los juncos igual que una sombra. Aunque ya no
llevaba sus herramientas y el trapo atado a la cabeza, seguía vistiendo los raídos
atuendos de su disfraz. Kaw, posado en su hombro, parpadeó y se alisó las plumas,
indignado ante aquel brusco despertar; pero al ver a Taran movió la cabeza y empezó a
graznar alegremente.
Taran, sobresaltado, lanzó una exclamación de sorpresa. El príncipe Rhun corrió hacia
él, agitando su espada con gran vigor y poniendo una cara lo más feroz posible.
—¡Vaya, pero si parece el zapatero! —dijo Rhun, bajando su arma al ver a Gwydion—.
¿Eres el zapatero? ¿Qué has hecho con esas sandalias que me prometiste?
—Ay, príncipe Rhun, vuestras sandalias deberán esperar a que resuelva otros asuntos
—replicó Gwydion.
—No es ningún zapatero: es Gwydion, príncipe de Don —le explicó Taran en voz baja.
Gurgi y Fflewddur también habían venido a la carrera.
—¡Gran Belin! —balbuceó Fflewddur, boquiabierto—. ¡Y pensar que hemos compartido
un establo en Dinas Rhydnant! Gwydion, mi señor, si me hubierais dicho quién erais...
—Te pido disculpas por haberte engañado —le respondió Gwydion—, pero no me
atrevía a obrar de otra forma. El silencio era mi mejor escudo.
—Quería hablar con vos en Dinas Rhydnant, pero Magg no nos dio tiempo —le dijo
Taran—. Ha secuestrado a Eilonwy. Nos han hablado de un lugar llamado Caer Colur, un
lugar al cual quizá la haya llevado, y hemos estado intentando llegar hasta allí.
—Gracias a Kaw, conozco parte de vuestras aventuras —dijo Gwydion—. Me explicó
que habíais decidido seguir el río. Os perdió de vista cuando Llyan le persiguió, pero
acabó encontrándome.
»Achren también quería llegar a Caer Colur —siguió diciendo Gwydion—. Apenas lo
supe intenté seguir su nave. Un pescador me llevó hasta el norte. La gente de vuestra isla
es muy valiente —añadió, mirando a Rhun—. Espero que os acordéis de honrarles
cuando seáis rey de Mona. El pescador estaba decidido a llevarme hasta Caer Colur, pero
no podía aceptar que me hiciera ese favor, pues no me atreví a revelarle cuál era mi
misión. Aun así, antes de volver a Mona me regaló la barca que llevaba en su
embarcación y no quiso aceptar recompensa alguna, ni por su generosidad ni por el
riesgo que había corrido.
—¿Habéis estado ya en Caer Colur? —le preguntó Taran—. ¿Encontrasteis alguna
huella de Eilonwy?
Gwydion asintió.
—Sí. Pero no he logrado rescatar a la princesa —dijo con tristeza—. Achren la tiene
prisionera. Magg actuó más de prisa que ninguno de nosotros.
—¡Esa maldita araña! —exclamó el bardo, con tal pasión en la voz que Kaw se
removió, alarmado—. ¡Ah, esa sucia araña tramposa...! Dejad que me encargue de él, os
lo suplico. ¡Magg y yo tenemos una considerable deuda que saldar, y ésta va creciendo a
cada momento que pasa! —Alzó su espada—. ¡No la necesitará! ¡En cuanto le vea, le
aplastaré con mis manos desnudas!
—Calma, calma —le ordenó Gwydion—. Puede que sea una araña, pero eso hace que
su picadura sea doblemente mortífera. Su vanidad y su ambición le han convertido en
esclavo de Achren. Ya le ajustaremos las cuentas en su momento, igual que haremos con
Achren. Ahora debemos preocuparnos de Eilonwy.
—¿No hay forma de que podamos liberarla? —preguntó Taran—. ¿Está muy vigilada?
—La noche pasada fui remando hasta la isla —dijo Gwydion—. Estuve poco tiempo en
ella y no pude descubrir dónde tienen cautiva a la princesa, aunque sí vi que Achren tiene
consigo a un pequeño grupo de guerreros, esbirros y forajidos que han decidido unir su
destino al de ella. No son demasiado peligrosos: no ya acompañada por ninguno de los
Nacidos del Caldero de Arawn, los que no pueden morir... —Sonrió con amargura—. Sin
la protección del Señor de Annuvin, la orgullosa Achren sólo puede mandar sobre
lacayos.
—Entonces podemos atacarles ahora mismo —exclamó Taran, posando la mano sobre
la espada—. Somos lo bastante numerosos para vencerles.
—Esta labor necesita algo más que fuerza física, y las espadas no son lo único a lo que
debemos tenerle miedo —replicó Gwydion—. Hay muchas cosas que no os he contado y
otras muchas que ni yo mismo sé. El enigma aún no ha sido revelado del todo. Pero he
descubierto que los planes de Achren son más complejos de lo que había imaginado, y
que Eilonwy corre un peligro más grave del que pensaba. Hay que sacarla de Caer Colur
antes de que sea demasiado tarde.
Gwydion se envolvió en su capa y fue hacia la orilla. Taran le cogió del brazo.
—Dejad que os acompañemos —le suplicó—. Si hace falta, lucharemos junto a vos.
Protegeremos a Eilonwy, la ayudaremos a escapar...
El guerrero se detuvo y miró a los compañeros que aguardaban su respuesta. Sus
verdes pupilas se posaron en Taran, examinándole en silencio.
—No es que dude de vuestro valor. Pero Caer Colur encierra peligros más grandes de
los que puedes imaginar.
—Quiero a Eilonwy. Todos la queremos —dijo Taran.
Gwydion guardó silencio durante unos instantes, su rostro curtido por la intemperie
fruncido en una mueca de preocupación.
—Como desees —dijo por fin—. Seguidme.
El príncipe de Don guió a los compañeros desde las ciénagas hasta una angosta franja
de playa. Una vez allí, siguieron el contorno de las aguas hasta llegar a una cala donde
había una barca que se mecía al extremo de su amarra. Gwydion les indicó que subieran
a ella, cogió los remos y, moviéndolos con silenciosa rapidez, llevó la pequeña
embarcación hacia el mar.
Taran se colocó en la proa del bote, con las negras aguas moviéndose bajo él,
esforzándose por ver alguna señal que indicara la cercanía de Caer Colur. El príncipe
Rhun y los compañeros estaban agazapados en la popa mientras que los poderosos
brazos de Gwydion hacían moverse los remos. Las estrellas habían empezado a
desaparecer, y bancos de niebla brotaban del mar formando nubes heladas.
—Tenemos que actuar rápidamente y terminar nuestra misión antes de que salga el sol
—dijo Gwydion—. La mayor parte de los guerreros de Achren están protegiendo la
entrada que da al interior de la isla. Nosotros iremos por la otra parte, la más difícil. Puede
que la oscuridad nos permita pasar desapercibidos.
—Glew nos contó que Caer Colur estaba separada del continente —dijo Taran—, pero
no imaginaba que se encontrara tan lejos.
Gwydion frunció el ceño.
—¿Glew? Kaw no me ha hablado de ningún Glew.
—Ocurrió después de que Kaw tuviera que separarse de nosotros —le explicó Taran—,
y no me sorprende que no fuera capaz de volver a encontrarnos, pues fuimos a parar a
una caverna.
Le contó a Gwydion cómo habían encontrado el juguete de Eilonwy, cómo habían sido
traicionados por Glew y lo sucedido con el extraño libro de las páginas vacías. Gwydion,
que había estado escuchándole atentamente, acabó metiendo los remos en el bote y dejó
que éste siguiera avanzando empujado por las olas.
—Es una pena que no me hablaras de eso antes. Habría podido encontrar una forma
de ponerlo a buen recaudo —dijo mientras Taran le entregaba la esfera dorada, que
empezó a brillar con fuerza. Gwydion se quitó la capa y la usó para disimular su luz. Cogió
el libro que le ofrecía Taran, lo abrió y acercó la esfera a las páginas vacías. El antiguo
alfabeto se hizo visible. El rostro de Gwydion estaba tenso y pálido—. No puedo leerlo —
les dijo—, pero sé reconocer lo que habéis encontrado: este libro es el mayor tesoro de la
casa de Llyr.
—¿Un tesoro de Llyr? —murmuró Taran—, ¿Y cuál es su naturaleza? ¿Pertenece a
Eilonwy?
Gwydion asintió.
—Eilonwy es la última princesa de Llyr, y es suyo por derecho de nacimiento. Pero hay
otra cosa que debes saber. Durante generaciones las hijas de la casa de Llyr fueron las
hechiceras más poderosas de todo Prydain, y siempre supieron utilizar sus dones con
bondad y sabiduría. Vivían en Caer Colur y allí guardaban sus tesoros, objetos mágicos y
utensilios encantados cuya naturaleza ni tan siquiera yo conozco.
»Las crónicas de la casa de Llyr sólo hacen veladas alusiones a cuál era la protección
de que gozaban tales misterios. Las leyendas hablan de un hechizo conocido como el
Pelydryn Dorado, un hechizo que era transmitido de madre a hija, y de un libro que
contenía todos los secretos de aquellos objetos mágicos, así como otros muchos
hechizos de un gran poder.
«Pero Caer Colur acabó siendo abandonado, convirtiéndose en ruinas, y Angharad,
hija de Regat, se marchó del castillo para contraer matrimonio contrariando los deseos de
su madre. Se llevó consigo el libro de hechizos y todo el mundo creía que el libro había
desaparecido. En cuanto al Pelydryn de Oro, nadie sabe en qué consiste. —Gwydion
contempló la esfera—. Ahora veo que el Pelydryn de Oro no ha desaparecido. ¿Dónde
podía estar mejor escondido? Un juguete puesto en manos de una niña...
»Eilonwy creía que la habían mandado a vivir con Achren para que estudiara y acabase
aprendiendo a ser una hechicera —siguió diciendo Gwydion—, pero no era así. Achren
raptó a Eilonwy y se la llevó al Castillo Espiral.
—Entonces, ¿Achren no supo darse cuenta de que esta esfera ocultaba el Pelydryn de
Oro? —le preguntó Taran—, Si conocía su naturaleza, ¿cómo es que la dejó en manos de
Eilonwy?
—Achren no se atrevía a obrar de otra forma —le respondió Gwydion—. Sí, sabía cuál
era la herencia de Eilonwy. Reconoció el Pelydryn, pero sabía que éste perdería su poder
si era arrebatado por la fuerza a su legítima propietaria, y en tal caso el libro de hechizos
también habría desaparecido. Achren no podía intentar nada hasta que el libro no hubiera
sido encontrado.
—Y, sin llegar a saberlo, Glew dio con el libro de hechizos —dijo Taran—. ¡Pobre y
tonta criatura, convencida de que le habían engañado...!
—Cierto —replicó Gwydion—. Sin la luz del Pelydryn de Oro no tenía forma alguna de
ver la escritura oculta en el libro, pero, ni aun así, le habría servido de nada. Los hechizos
sólo pueden ser utilizados por una hija de la casa de Llyr. Sólo Eilonwy tiene la capacidad
de leerlos..., aunque no será capaz de hacerlo hasta que no esté a punto de convertirse
en mujer. Eilonwy ya casi es una mujer y pronto será capaz de dominar todos los
hechizos de Caer Colur. Ésa es la razón de que Achren desee tenerla en su poder.
—Entonces, Eilonwy se encuentra a salvo —exclamó Taran—. Si es la única que
puede utilizar los hechizos, Achren no se atreverá a hacerle daño... Y Achren tampoco
osará hacernos daño a nosotros, dado que tenemos el Pelydryn y el libro de los hechizos.
—Sí, pero quizá Eilonwy corra un peligro mucho más grave que antes —le respondió
Gwydion con voz preocupada.
Gwydion guardó cuidadosamente el libro y la esfera dorada en su jubón y volvió a
remar. Taran se agarró a la borda del bote y vio asomar ante ellos un gran montículo
oscuro. Gwydion había llevado el bote mar adentro y seguía remando, haciéndoles
moverse en un pronunciado semicírculo. Las olas agitaban la pequeña embarcación,
haciéndola avanzar cada vez más de prisa. El estruendo del oleaje resonaba en los oídos
de Taran. Gwydion empezó a remar usando primero un solo remo y después el otro, y el
bote entró en un angosto canal de aguas espumeantes: al verlo, Gurgi empezó a gimotear
con voz quejumbrosa.
Los pináculos de Caer Colur se alzaban como agujas negras contra la oscuridad del
cielo. La niebla giraba alrededor de las columnas de piedra, y Taran se dio cuenta de que
aquellas columnas habían sido torres de una altura imponente, pero ahora no eran más
que ruinas que se elevaban hacia el cielo igual que fragmentos de espadas rotas. A
medida que fueron acercándose a ellas pudo ver las grandes puertas de hierro, recuerdo
de un tiempo en el que Caer Colur fue una fortaleza del continente. Las puertas daban al
mar pero, como sea que el castillo se había hundido un poco en el suelo, ahora se
encontraban medio sumergidas por el inquieto oleaje. Las aguas se estrellaban contra
ellas con un sordo rugir, como si quisieran asaltar las ruinas y completar su destrucción.
Cerca de las grandes puertas el viento y el agua habían creado una especie de
pequeña cala, y allí fue donde Gwydion amarró el bote, haciéndoles señas a los
compañeros para que desembarcasen. Mientras trepaban por las rocas Taran oyó un
lento y agónico chirriar que venía de las puertas, como si éstas hubieran adquirido una
voz propia y protestaran contra el continuo embate de las olas. Gwydion empezó a subir
por los riscos. Rhun logró encontrar un asidero entre los guijarros y le siguió con gran
dificultad, mientras que Taran y Gurgi iban detrás de él para cogerle en caso de que el
príncipe de Mona resbalase. Fflewddur iba el último, esforzándose en silencio.
Kaw ya estaba en las murallas, y Taran, viendo el acantilado y los parapetos medio en
ruinas que se alzaban sobre ellos, le envidió sus alas. Gwydion les hizo avanzar junto a la
base del muro y les llevó hacia las grandes puertas. El bastión parecía haber sufrido el
mandoble de una inmensa espada, y la brecha dejada por el golpe estaba llena de
guijarros y rocas sueltas. Una vez allí, el príncipe de Don les indicó que debían detenerse.
—Quedaos aquí —les dijo en voz baja—. Yo me adelantaré para averiguar dónde
están los puestos de vigilancia de Achren.
Y se esfumó por entre las ruinas, sin hacer ni un solo ruido. Los compañeros se
agazaparon junto a los peñascos, sin atreverse a hablar.
Taran apoyó la cabeza en los brazos. Su mente volvía una y otra vez a las palabras de
Gwydion, y la imagen de Eilonwy ocupaba todos sus pensamientos: no lograba creer que
aquella joven esbelta y sonriente pudiera tener poderes tan grandes como los de Achren.
Eilonwy no tardaría en recuperar la libertad, se dijo. Pero a medida que crecía su
impaciencia también lo hicieron sus temores, y acabó alzando la cabeza, preocupado,
esforzándose por ver u oír algo que anunciara el regreso de Gwydion.
Estaba empezando a sentir la tentación de seguir sus pasos, pero un instante después
Gwydion apareció de entre las sombras.
—Achren no está muy bien protegida —dijo Gwydion con una hosca sonrisa—. Uno de
los centinelas está mirando hacia el interior mientras que el otro dormita apoyado en su
espada. El resto duerme profundamente.
Los compañeros avanzaron por la hendidura de las murallas. Su problema actual era
encontrar el sitio donde estaba prisionera Eilonwy, y tan sólo pensar en ello Taran sintió
una oleada de abatimiento. Las ruinas de Caer Colur se extendían detrás de los muros
como los restos de un gran esqueleto. Lo que antes habían sido majestuosos salones y
torres yacía ahora ante los compañeros, y Taran miró preocupadamente a Gwydion. El
guerrero indicó a los compañeros que desenvainaran sus espadas y les dijo a cada uno
de ellos por dónde debían buscar.
Fflewddur ya se disponía a ir hacia uno de los rincones de la fortaleza cuando Taran
casi dejó escapar un grito de sorpresa. Kaw alzó el vuelo desde la torre en que estaba
posado y fue hacia él, aterrizando en su brazo. El cuervo movió las alas, se lanzó
nuevamente hacia los aires y trazó un par de círculos alrededor de la torre.
—¡La ha encontrado! —susurró Taran—, ¡Nuestra búsqueda ha terminado!
—No, acaba de empezar —le advirtió Gwydion—. Uno de nosotros trepará a la torre
para ver si es posible liberarla. Los demás ocuparán posiciones en el muro para impedir
cualquier ataque sorpresa de los centinelas de Achren.
—Yo iré —propuso Taran; pero un instante después vaciló, volviéndose hacia el
príncipe Rhun. Inclinó la cabeza y dijo—: Va a ser tu prometida y sé que deseabas...
—Deseaba demostrarle mi valor a la princesa, ¿no es así? Sí —le respondió Rhun—.
Pero ya no lo deseo. Me basta con demostrármelo a mí mismo. Y, la verdad, creo que
Eilonwy preferirá verte a ti antes que a ningún otro.
Taran miró a Gwydion, quien asintió y dio instrucciones a los demás compañeros para
que fueran hacia el lado del castillo que miraba al interior. Rhun se marchó junto con
Gurgi y Fflewddur. Gwydion puso una rodilla en tierra y sacó el libro y la esfera dorada de
su jubón.
—En caso de que algo vaya mal, estos objetos no deben caer en manos de Achren —
dijo, escondiéndolos cuidadosamente bajo los escombros. Los cubrió de guijarros y alisó
la tierra a su alrededor—. Espero que aquí estén seguros hasta que volvamos.
Kaw había vuelto a reunirse con Taran. Gwydion se puso en pie y sacó de su cinturón
un rollo de cuerda, hizo un lazo en uno de los extremos y se lo alargó a Kaw, diciéndole
algo en un susurro. El pájaro cogió la cuerda con su pico y voló silenciosamente hasta el
extremo de la torre, quedándose inmóvil sobre un saliente de piedra y dejando caer el
lazo a su alrededor.
Gwydion se volvió hacia Taran.
—Ya sé lo que sientes —le dijo con dulzura—. Sube, Ayudante de Porquerizo. Esta
misión es cosa tuya.
Taran corrió hacia la torre. La cuerda se tensó bajo su peso y zarcillos de niebla giraron
a su alrededor mientras que sus pies intentaban hallar algún asidero en las
irregularidades de la pared. Taran agarró la cuerda con más fuerza y empezó a trepar.
Una ráfaga de viento marino le abofeteó y su cuerpo se apartó de la torre, quedando
suspendido en el aire durante un instante. Las olas se estrellaban contra las rocas. Taran
no se atrevió a mirar hacia abajo y se esforzó desesperadamente por detener el loco girar
de su cuerpo. Su pie volvió a golpear la piedra. Tirando con todas sus fuerzas de la
cuerda, logró subir un poco más.
El parapeto de la torre apareció ante él, y Taran logró izarse por entre las piedras. Una
linterna sorda brillaba apagadamente dentro de la pequeña estancia que había más allá.
Taran sintió como el corazón le daba un vuelco. Eilonwy estaba allí.
La princesa yacía inmóvil sobre un diván. Seguía llevando el vestido que le había dado
Teleria, aunque ahora estaba roto y manchado de barro. Su cabello rojo y oro le tapaba
los hombros, Y su rostro estaba pálido y ojeroso.
Taran saltó del parapeto y corrió por las losas del suelo hasta llegar a Eilonwy. Le puso
la mano en el hombro. La muchacha se removió, ladeando el rostro y murmurando en
sueños.
—¡De prisa! —le dijo Taran en un susurro—. Gwydion nos está esperando.
Eilonwy se incorporó en el diván, se pasó una mano por la frente y abrió los ojos.
Cuando vio a Taran dejó escapar una exclamación de sorpresa.
—Gurgi también está aquí —dijo Taran—. Fflewddur, el príncipe Rhun..., todos
nosotros. Estás a salvo. ¡De prisa!
—Qué interesante —murmuró Eilonwy con voz soñolienta—. Pero ¿quiénes son? Y,
además —añadió—, ¿quién eres tú?
16 - Una reunión entre desconocidos
—Yo soy Eilonwy, hija de Angharad, hija de Regat —siguió diciendo Eilonwy,
llevándose la mano a la luna creciente de plata que brillaba en su cuello—. Pero ¿quién
eres tú? —repitió—. No comprendo nada de lo que me has estado diciendo.
—Despierta —exclamó Taran, cogiéndola por los hombros y sacudiéndola—. Estás
soñando.
—Oh, sí, es verdad, estaba soñando —le respondió Eilonwy con una sonrisa absorta—.
Pero ¿cómo lo has sabido? Cuando duermes no se nota si sueñas o no, ¿no es cierto? —
Se calló, frunciendo el ceño—. ¿O sí? Tengo que pensar en ello. Supongo que la única
forma de averiguarlo es observarme a mí misma cuando esté dormida. Y, la verdad, no
tengo ni idea de cómo puedo... —Su voz fue haciéndose más y más débil; de repente
pareció olvidarse de que Taran estaba junto a ella y se reclinó nuevamente en el diván—.
Es difícil..., muy difícil —murmuró—. Es como intentar ponerse del revés. ¿O será quizá
ponerse del derecho?
—¡Eilonwy, mírame! —Taran intentó levantarla del diván, pero Eilonwy le apartó
dejando escapar una exclamación de enfado—. Tienes que escucharme —insistió Taran.
—Eso es lo que he estado haciendo hasta ahora —replicó ella—, y de momento nada
de lo que has dicho tiene sentido. La verdad, estaba mucho más a gusto durmiendo.
Prefiero soñar a que me griten. Pero ¿qué estaba soñando? Era un sueño muy
agradable..., había una cerda y..., y alguien que... No, ya no me acuerdo, se ha ido más
de prisa que una mariposa. Has estropeado mi sueño.
Taran había logrado conseguir que volviera a erguirse en el diván y estaba
examinándola, asustado. Pese a su ropa sucia y al desorden de su cabellera Eilonwy no
daba la impresión de haber sufrido ningún daño físico. Pero sus ojos parecían
extrañamente apagados, como dos delgadas láminas de cristal. No era el sueño lo que
aturdía su mente, y las manos de Taran temblaron al comprender que Eilonwy había sido
drogada o —y se le heló el corazón con sólo pensarlo—, hechizada.
—Escúchame con atención —suplicó—. No tenemos tiempo... —Creo que nadie
debería irrumpir en los sueños de otra persona sin pedir permiso antes —dijo Eilonwy, un
tanto ofendida—. No sé, me parece una descortesía. Es como tropezar con una telaraña
que todavía está ocupada.
Taran corrió hacia el baluarte. Miró hacia abajo, pero no pudo ver rastro alguno de los
compañeros, ni de Kaw. La luna ya estaba bastante baja y el cielo no tardaría en
iluminarse. Volvió rápidamente hacia Eilonwy.
—¡Date prisa, te lo ruego! —exclamó—. Baja conmigo por la cuerda. Es lo bastante
fuerte para sostenernos a los dos.
—¿Una cuerda? —exclamó Eilonwy—. ¿Yo? ¿Bajar por una cuerda contigo? La
verdad, te conozco desde hace muy poco tiempo, pero no paras de sugerirme cosas a
cual más ridícula. No, gracias. —Ahogó un bostezo—. Prueba a bajar tú solo y deja que
vuelva a dormirme —añadió con voz algo hosca—. Espero ser capaz de recordar el punto
en que me quedé... Eso es lo peor de que alguien irrumpa en tu sueño. Después nunca
logras encontrar el momento exacto en que te quedaste.
Taran, cada vez más desesperado, se arrodilló junto a ella. —¿Qué te ocurre? —
murmuró—. Tienes que luchar contra ese sopor que te domina. ¿Es que no me
recuerdas? Taran, Ayudante de Porquerizo...
—Qué interesante —observó Eilonwy—. Tienes que contarme más cosas sobre ti. Pero
ahora no es el momento.
—Piensa —la apremió Taran—, Recuerda Caer Dallben... Coll... Hen Wen...
El viento marino sopló a través del parapeto llevando consigo hebras de niebla que
parecían lianas. Taran repitió aquellos nombres y los nombres de los compañeros.
La mirada de Eilonwy estaba tan perdida en la lejanía que ella misma parecía estar
muy lejos de la pequeña estancia.
—Caer Dallben —murmuró—. Qué extraño... Creo que eso también podría ser parte
de mi sueño. Había un huerto; los árboles estaban en flor. Yo estaba trepando por un
tronco, lo más arriba posible...
—Sí, así fue —se apresuró a decirle Taran—. Yo también me acuerdo de ese día.
Dijiste que subirías hasta el final del manzano. Te advertí de que no debías hacerlo pero,
aun así, lo hiciste.
—Quería saber cómo eran los árboles —siguió diciendo Eilonwy—. Hay que hacerlo
cada año, ¿sabes?, porque los árboles nunca son iguales que el año pasado. Y en el
sueño llegaba a la última rama...
—No era ningún sueño sino la vida que conoces —le dijo Taran—, tu propia vida, no
una sombra que se desvanece con el sol. Sí, llegaste hasta la rama más alta. Y se
rompió, como me temía.
—¿Cómo es posible que alguien conozca los sueños de otra persona? —dijo Eilonwy,
como si hablara consigo misma—. Sí, se rompió y yo empecé a caer. Abajo había alguien
que me cogió en brazos. Quizá fuera un Ayudante de Porquerizo... Me pregunto qué
habrá sido de el.
—Está aquí, a tu lado —le dijo Taran en voz baja—. Te ha estado buscando durante
mucho tiempo, de formas que ni tan siquiera él comprendía. Y ahora que te ha
encontrado, ¿no serás capaz de hallar el camino que te lleve de nuevo junto a él?
Eilonwy se puso en pie. Sus pupilas se posaron en él y, por primera vez, una luz
parecía brillar en ellas. Taran le ofreció las manos. Eilonwy vaciló y dio un paso hacia él.
Pero antes de que hubiera terminado de darlo sus ojos volvieron a opacarse y la luz
murió.
—Es un sueño, nada más —murmuró, dándole la espalda.
—¡Esto es obra de Achren! —exclamó Taran—. No consentiré que siga haciéndote
daño.
La cogió por el brazo y tiró de ella hacia el parapeto.
Al oír el nombre de Achren todo el cuerpo de Eilonwy se envaró. Logró soltarse de su
mano y se encaró con él.
—¿Osas tocar a una princesa de la casa de Llyr?
Su voz era seca y áspera; sus ojos se habían vuelto fríos y duros, y Taran se dio
cuenta de que aquel fugaz recuerdo de su vida anterior se había esfumado. Sabía que lo
más importante era sacarla de allí, costara lo que costase. Su terror y su pena crecieron
aún más al pensar que quizá ya no hubiera esperanza de sal varia, ni aún llevándosela en
ese mismo instante. Intentó cogerla por la cintura y echársela a la espalda.
Eilonwy le golpeó el rostro con tal fuerza que Taran retrocedió, tambaleándose. Pero no
fue el golpe lo que más le dolió, sino la mirada de odio y desprecio que lo acompañaba.
En sus labios había una sonrisa de burlona malicia. Para ella era un desconocido y, por
un instante, Taran sintió que se le iba a romper el corazón.
Repitió su intento de cogerla. Eilonwy lanzó un grito de rabia, se retorció en sus brazos
y logró escapar.
—¡Achren! —gritó—. ¡Achren, ayúdame!
Corrió hacia la entrada de la pequeña estancia y huyó por el pasillo. Taran cogió la
linterna sorda y echó a correr en pos de la princesa. Las sandalias de Eilonwy
despertaron ecos por entre las sombras del pasillo y Taran tuvo tiempo de ver como la
punta de su vestido se esfumaba detrás de una esquina. Eilonwy no había dejado de
gritar el nombre de Achren. Unos segundos más y el castillo despertaría y los compañeros
serían descubiertos. Taran se maldijo a sí mismo: lo había estropeado todo. Ahora no
tenía donde escoger. Debía capturar a la hechizada joven antes de que toda esperanza
de huir se desvaneciera. Oyó un grito procedente de la muralla y un entrechocar de
espadas.
La linterna sorda le quemó la mano y Taran la arrojó a un lado. Corrió hacia el final del
pasillo, sumido en la oscuridad, y bajó a toda prisa un tramo de peldaños. El Gran Salón
de Caer Colur se extendió ante él, con la luz carmesí del alba bañando los restos de su
esplendor. Eilonwy cruzó rápidamente las losas medio rotas y volvió a esfumarse. Una
mano le agarró por el jubón y le hizo girar sobre sí mismo. Una antorcha brilló ante sus
ojos.
—¡El Ayudante de Porquerizo! —siseó Magg.
El gran mayordomo sacó una daga de entre sus ropas y atacó a Taran, quien alzó un
brazo para desviar el golpe. La daga falló el blanco. Magg lanzó una maldición y agitó la
antorcha igual que si fuera una espada. Taran retrocedió, e intentó desenvainar su
espada. El Gran Salón resonaba con los gritos de los centinelas recién despertados. Un
instante después, Taran vio llegar a Gwydion, con los compañeros pisándole los talones.
Magg se dio la vuelta. Fflewddur había logrado dejar atrás a los guerreros que le
perseguían e iba a toda velocidad hacia el gran mayordomo. La revuelta cabellera del
bardo flotaba en el aire, y su rostro estaba iluminado por una furia triunfal.
—¡La araña es mía! —gritó Fflewddur, haciendo silbar su hoja por encima de su
cabeza.
Nada más ver al enloquecido bardo Magg dejó escapar un chillido de terror e intentó
huir. Un instante después el bardo cayó sobre él, propinando golpes a derecha e izquierda
con la parte plana de su espada, en un ataque tan frenético que casi ninguno de sus
mandobles logró dar en el blanco. Magg, con la fuerza que da la desesperación, se lanzó
sobre el cuello del bardo y empezó a luchar contra él.
Antes de que Taran pudiera ir en ayuda de Fflewddur, un guerrero que enarbolaba un
hacha cargó contra él y, pese a defenderse con todas sus fuerzas, Taran no tardó en
verse empujado hacia una esquina del Salón. Por entre la confusión del combate pudo ver
a Gwydion y Rhun, luchando frenéticamente con otros guerreros. El príncipe de Mona
manejaba con furor su espada rota y el atacante de Taran acabó cayendo bajo uno de sus
golpes.
Fflewddur y Magg seguían luchando el uno contra el otro. Taran corrió hacia el bardo,
pero la oscura y velluda silueta de Gurgi se le adelantó. Gurgi saltó hacia adelante con un
chillido de rabia y se agarró a los hombros de Magg. El gran mayordomo seguía llevando
la cadena de eslabones plateados propia de su cargo; Gurgi se aferró a ella y empezó a
balancearse de un lado para otro. Magg dejó escapar un jadeo ahogado y se agarró a
ellos con todas sus fuerzas, mientras que Fflewddur, sentado sobre la cabeza de Magg,
daba toda la impresión de estar poniendo en práctica su amenaza de aplastar al
traicionero gran mayordomo.
Gwydion, que había desenvainado a la llameante Dyrnwyn, había acabado con dos
guerreros, que yacían inmóviles sobre las losas. El resto de los centinelas, aterrados ante
el fuego de su acero, huyeron a toda velocidad. Gwydion fue rápidamente hacia los
compañeros.
—¡Eilonwy está hechizada! —exclamó Taran—. Se me ha escapado.
La mirada de Gwydion se dirigió hacia el otro extremo del salón: unos tapices escarlata
acababan de ser echados a un lado, revelando una pequeña estancia. Y allí estaba
Eilonwy, con Achren junto a ella.
17 - Los hechizos de Caer Colur
Taran sintió que se le helaba el corazón, y su mente volvió a recordar la pesadilla de
otro día en que también había quedado paralizado de terror ante Achren. Y viendo a la
reina vestida de negro volvió a temblar, igual que si fuera el mismo muchacho asustado
que había sido entonces. La reina llevaba el cabello suelto, y trenzas plateadas caían
sobre sus hombros; la belleza de sus rasgos no había cambiado, aunque su rostro estaba
tan pálido como el de una muerta. En el Castillo Espiral había lucido joyas; ahora sus
delgadas manos y sus blancos brazos aparecían desnudos. Pero sus ojos, tan duros
como piedras preciosas, parecieron capturar la mirada de Taran haciendo que no pudiera
apartar la vista de su rostro.
Gwydion ya iba hacia ella. Taran le siguió, lanzando un grito y con la espada
desenvainada. Eilonwy se encogió sobre sí misma, aferrándose al brazo de Achren.
—Soltad vuestras armas —les ordenó Achren—. Mi vida y la de esta muchacha están
unidas la una a la otra. ¿Queréis matarme? Si lo hacéis, ella deberá compartir mi muerte.
Al ver la espada negra Achren se puso rígida, pero no hizo ningún gesto de huir. En
vez de ello, sus labios se curvaron con la sombra de su sonrisa. Gwydion se detuvo y
clavó los ojos en su rostro. Y, lentamente, con las facciones oscurecidas por la ira, guardó
a Dyrnwyn en su funda.
—Obedécela —le murmuró a Taran—. Me temo que Achren dice la verdad. Incluso
muriendo puede ser mortífera.
—Sabes obrar con sabiduría, Gwydion —dijo Achren en voz baja—. No me has
olvidado, y yo tampoco te he olvidado a ti. Y veo también al Ayudante de Porquerizo y a
ese estúpido bardo que ya debería llevar mucho tiempo convertido en alimento para los
cuervos. Puede que los otros no me conozcan tan bien como vosotros, pero no tardarán
en saber quién soy.
—Libera a la princesa Eilonwy de tu hechizo —dijo Gwydion—. Devuélvenosla y podrás
marcharte sin que nadie te lo impida.
—El señor Gwydion es generoso —replicó Achren con una sonrisa burlona—. Me
ofreces la seguridad cuando eres tú quien corre más peligro... Poner el pie en Caer Colur
ya fue toda una imprudencia. Y ahora, cuando más desesperada es tu situación, más
osadas se vuelven tus palabras. —Siguió mirándole en silencio—. Lástima que
despreciaras la oportunidad de convertirte en mi esposo y gobernar conmigo.
»¿Liberar a la chica? —siguió diciendo Achren—. No, Gwydion. Me servirá tal y como
había planeado. Está atada por algo más que mis hechizos. Ya conoces a sus
antepasados y sabes que la sangre de las hechiceras fluye por sus venas. Caer Colur
lleva mucho tiempo aguardando a su princesa. Ha estado llamándola y seguirá haciéndolo
mientras una sola piedra de la fortaleza siga en pie. Este lugar es suyo por derecho de
nacimiento; lo único que hago es ayudarla para que reclame su herencia.
—¡La estás obligando a reclamarla! —dijo Taran sin poder contenerse por más
tiempo—, Eilonwy no vino a Caer Colur por su propia voluntad, y sólo sigue aquí porque
tú la. tienes prisionera.
Su desesperación venció a todo sentido de la cautela y Taran dio un par de pasos
hacia Eilonwy, que le estaba mirando con curiosidad. Gwydion puso una mano sobre su
hombro y le hizo retroceder.
—¿Crees realmente que no quiere quedarse aquí? —Achren alzó su mano y señaló
hacia la alcoba, en la que había un viejo cofre casi tan grande como la misma Eilonwy—.
Le he mostrado lo que contiene —dijo—. Todos los objetos mágicos que han estado
esperándola... Un poder como nunca ha conocido se encuentra al alcance de su mano.
¿Vas a pedirle que se olvide de él? Deja que sea ella misma quien te responda.
Y al oír las palabras de Achren, Eilonwy irguió la cabeza. Sus labios se movieron pero
no dijo nada. Empezó a juguetear con la cadenilla de plata que colgaba alrededor de su
cuello.
—Escúchame, princesa —se apresuró a decirle Achren en voz baja—. Serían capaces
de privarte de tu herencia, de los hechizos que te pertenecen por derecho de nacimiento.
—Soy una princesa de Llyr —dijo fríamente Eilonwy—. Quiero lo que es mío. ¿Quiénes
son estos hombres que pretenden arrebatármelo? Veo al que me asustó cuando dormía
en mi habitación. Un cuidador de cerdos, según él mismo afirmó. Al resto no les conozco.
El desgarrador gemido de Gurgi resonó por todo el Gran Salón.
—¡Sí, sí, nos conoces! ¡Oh, sí! No le digas esas cosas tan horribles a los apenados
compañeros. ¡No puedes olvidar! ¡Tienes delante a Gurgi, el humilde y fiel Gurgi! ¡Gurgi
espera servir a la sabia princesa, tal y como siempre hizo!
Taran apartó la mirada. El dolor de aquella pobre criatura le entristecía aún más que el
suyo. Achren, que estaba observando atentamente a Eilonwy, movió la cabeza en un
gesto de satisfacción.
—¿Y su destino? —le preguntó—. ¿Cuál será el destino de quienes pretenden robar la
herencia de una princesa?
Eilonwy frunció el ceño. Sus ojos pasaron lentamente de un compañero a otro y acabó
volviéndose hacia Achren, de mala gana, como perpleja.
—Serán..., serán castigados.
—Habla con tu voz —protestó Taran, lleno de ira—. ¡Con tus palabras! Pero en lo más
hondo de su corazón no desea hacernos ningún daño.
—¿Eso crees? —replicó Achren, cogiendo a Eilonwy por el brazo y señalando hacia
Magg, que yacía sobre las losas inmovilizado por la firme presa del bardo—. Princesa,
uno de tus leales servidores sigue cautivo de estos intrusos. Haz que sea liberado.
Fflewddur, que estaba sentado a horcajadas sobre los hombros de Magg, apretó con
más fuerza el cogote del gran mayordomo. Magg bufó y maldijo mientras que el bardo le
sacudía furiosamente.
—¡Tengo prisionera a tu araña amaestrada! —gritó Fflewddur—. Él y yo tenemos una
cuenta pendiente que debía haber sido saldada hace mucho tiempo. ¿Quieres que te lo
devuelva entero? Pues entonces, deja que la princesa Eilonwy venga con nosotros.
—No necesito hacer tratos contigo —respondió Achren, haciéndole una seña a
Eilonwy.
Taran vio que el rostro de la joven había adoptado una expresión hosca y severa;
Eilonwy alzó su brazo, con los dedos apuntando hacia adelante.
—¿Cuál de ellos será? —se preguntó Achren—. ¿Esa criatura deforme que osó
llamarse sirviente tuyo?
Gurgi alzó la cabeza, perplejo y atemorizado, mientras que Achren le murmuraba algo
a Eilonwy en una lengua extraña. Los dedos de la joven se movieron levemente. Los ojos
de Gurgi se llenaron de sorpresa e incredulidad. Durante un segundo permaneció inmóvil,
boquiabierto, mirando fijamente a la princesa. Los dedos de Eilonwy, que apuntaban al
atónito Gurgi, se pusieron rígidos. Y Gurgi se envaró, dejando escapar un grito de dolor,
agarrándose la cabeza con las manos.
Achren le miró con un destello de placer en las pupilas. Volvió a susurrarle algo a
Eilonwy. Gurgi chilló. Empezó a girar sobre sí mismo, moviendo los brazos igual que si
quisiera alejar a unos seres invisibles que le atormentaban. Se arrojó al suelo, aullando,
doblándose sobre sí mismo, y empezó a rodar de un lado para otro. Taran y Gwydion
corrieron hacia él, pero aquella pobre criatura torturada siguió debatiéndose igual que un
animal herido, golpeándoles y manoteando ciegamente en su agonía.
Fflewddur se levantó de un salto.
—¡Basta ya! —gritó—. ¡No le hagas más daño a Gurgi! ¡Tendrás a tu Magg! ¡Llévatelo!
A una orden de Achren, Eilonwy bajó la mano. Gurgi se quedó inmóvil sobre las losas,
jadeando. Todo su cuerpo temblaba, sacudido por los sollozos. Alzó su hirsuta cabeza, y
Taran vio correr por su rostro unas lágrimas que no nacían tan sólo del sufrimiento que
había soportado. Poco a poco, con un gran esfuerzo, Gurgi, agotado, logró ponerse a
cuatro patas.
Arrastrándose, Gurgi consiguió avanzar un par de metros. Sus llorosos ojos se
volvieron hacia Eilonwy.
—Sabia princesa... —murmuró—. Ella no desea llenar la pobre y tierna cabeza de
Gurgi con dolores y sudores. Gurgi lo sabe y la perdona.
Magg, que había quedado libre de la presa del bardo, se levantó a toda velocidad y fue
a ponerse junto a Achren. Su encuentro con Fflewddur había dejado al gran mayordomo
en un estado lamentable. Sus elegantes ropas estaban llenas de rotos y desgarrones, su
cabellera, empapada de sudor, le medio tapaba a frente y la cadena de plata propia de su
rango tenía unos cuantos eslabones abollados. Pese a ello, y por el hecho de estar cerca
de Achren, Magg se cruzó de brazos e irguió la cabeza en un gesto altivo; sus ojos
estaban llenos de rabia y odio, y Taran estuvo seguro de que si Achren le hubiera
concedido tal poder, una simple mirada de Magg habría bastado para que Fflewddur se
retorciera presa de unos tormentos aún peores que los de Gurgi.
—Pagarás muy caro esto, arpista —gruñó Magg—. Me alegra no haber hecho que te
azotaran y te echasen del castillo nada más verte; pues ahora eso me permitirá colgarte
con las mismas cuerdas de tu arpa de la torre más alta del castillo de Rhuddlum. Y te
aseguro que eso es lo que haré apenas sea señor de Dinas Rhydnant.
—¡Señor de Dinas Rhydnant! —exclamó Fflewddur—. Ni siquiera mereces llevar la
insignia de mayordomo.
—¡Tiembla, arpista! —se burló Magg—. Dinas Rhydnant me pertenece. Achren me lo
ha prometido, igual que me ha prometido todo el reino. ¡Seré rey! ¡Magg, el rey, Magg el
magnífico!
—¡Serás Magg, el rey de los gusanos! —le contestó el bardo—. Así que Achren te ha
prometido un reino, ¿en? ¡No te mereces ni una despensa!
—Las promesas de Achren son falsas —exclamó Taran—. ¡Ya tendrás ocasión de
saberlo y lamentarlo, Magg!
La reina vestida de negro sonrió.
—Achren sabe cómo recompensar a quienes la sirven, al igual que sabe cómo castigar
a quienes la desafíen. No habrá reino tan poderoso como el de Magg, y la gloria de Caer
Colur será más grande que nunca. Su Gran Salón volverá a ser el centro de poder que
domine a todo Prydain. Hasta el mismísimo Señor de Annuvin se arrodillará ante mí
rindiéndome homenaje. —La voz de Achren se había convertido en un murmullo; un fuego
helado parecía arder sobre sus pálidos rasgos. Sus ojos ya no veían a los compañeros,
sino algo que estaba mucho más lejos que ellos—. Arawn de Annuvin temblará y
suplicará clemencia. Pero su trono será hecho añicos. Yo, Achren, le enseñé los secretos
del poder. Me traicionó, y ahora sufrirá mi venganza. Yo goberné Prydain antes que él, y
nadie osó poner en duda mi derecho a hacerlo. Todo volverá a ser como antes. Para
siempre...
—Cierto, las leyendas hablan de aquellos tiempos en que gobernaste —le dijo
secamente Gwydion—, y de cómo buscaste maneras para dominar las mentes y los
corazones. Atormentaste a quienes no quisieron adorarte; y aquellos que se doblegaron
ante ti conocieron una vida no mucho mejor que la lenta agonía del tormento. Y también
sé que exigías sacrificios humanos y que te alegraba oír los gritos de tus víctimas. No,
Achren, eso no volverá a suceder. ¿Crees que esta muchacha te permitirá volver a esos
tiempos?
—Me obedecerá —replicó Achren—, me obedecerá de una forma tan cierta como si
tuviera su corazón latiendo en la palma de mi mano.
Los ojos de Gwydion llamearon.
—Hablas en vano, Achren. Tus palabras no pueden engañarme. ¿Pretendes gobernar
mediante la princesa Eilonwy? Los hechizos de Eilonwy siguen durmiendo y no tienes
forma alguna de hacer que despierten.
El rostro de Achren se puso lívido y dio un paso hacia atrás, igual que si la hubiera
golpeado.
—No sabes de qué estás hablando.
—¡Oh, claro que sí lo sabe! —gritó Rhun, que había estado escuchando sus palabras
con una expresión de asombro en el rostro—. ¡El libro! ¡La luz dorada! ¡Están en nuestro
poder y nunca te los entregaremos! —exclamó con voz de triunfo, encarándose con
Achren.
18 - El Pelydryn de Oto
—¡Príncipe Rhun, silencio!
El aviso de Taran llegaba demasiado tarde. Rhun, que ya había comprendido su error,
se llevó una mano a los labios; su redondo rostro se llenó de preocupación y miró a su
alrededor, aturdido. Gwydion guardaba silencio, sus rasgos curtidos por la intemperie,
pálidos y tensos; pero la mirada que le lanzó al infeliz príncipe de Mona no estaba
cargada de reproche, sino de pena. Los hombros del príncipe Rhun se fueron
encorvando; agachó la cabeza y dio media vuelta, clavando los ojos en el suelo.
Antes de que a Rhun se le escaparan aquellas palabras y mientras Gwydion había
estado hablando, Taran percibió cierto temor en el rostro de Achren. Pero ese temor se
había desvanecido y los labios de la reina se curvaron en una leve sonrisa.
—¿Creéis que deseo ocultaros la verdad, mi señor Gwydion? —le dijo—. Ya sabía que
el libro de los hechizos no se encontraba en Caer Colur y he estado buscándolo durante
mucho tiempo. El Pelydryn de Oro fue escondido en un lugar seguro, o quizá fue la
princesa quien lo perdió, no lo sé... Cierto, lo único que necesito para llevar a cabo mis
planes es tener ese par de objetos. Os ruego que aceptéis mi agradecimiento —siguió
diciendo Achren—. Me habéis ahorrado una tediosa labor de búsqueda. Creo que lo mejor
es que os ahorréis una considerable cantidad de dolor poniendo en mis manos esos dos
objetos... ¡Ahora mismo! —ordenó secamente—. Entregádmelos.
—El príncipe de Mona ha dicho la verdad —replicó Gwydion con voz firme, escogiendo
lenta y cuidadosamente sus palabras—. Hemos encontrado el libro de hechizos y la luz
que puede revelarlos. Pero el resto de lo que ha dicho también es verdad: nunca los
tendrás.
—Ah, ¿no? —dijo Achren—. Pero si lo único que debo hacer es alargar la mano y
cogerlos.
—No los llevamos encima —respondió Gwydion—. Están bien escondidos y en un
lugar al que no podrás llegar.
—Eso también puede arreglarse con facilidad —dijo Achren—. Hay formas de aflojar la
lengua y hacer que hasta los secretos más profundos acaben siendo proclamados a
gritos. —Miró al príncipe Rhun—. El príncipe de Mona ha hablado sin necesidad de que
yo se lo pidiera. Ya volverá a hacerlo.
Rhun parpadeó, tragando saliva con un cierto esfuerzo, pero resistió la mirada de
Achren.
—Si estás pensando en torturarme, puedes empezar cuando quieras —le dijo—. Será
interesante ver qué eres capaz de averiguar, dado que no tengo ni la más mínima idea de
dónde está el Pelydryn. —Tragó una honda bocanada de aire y cerró los ojos—. Bien, ya
tienes tu respuesta. Adelante.
—Achren, mi señora, entregadme al arpista —le rogó Magg mientras Fflewddur le
miraba con expresión desafiante—. Mi música le hará cantar mejor de lo que jamás lo ha
hecho acompañándose con su arpa.
—Contén tu lengua, mayordomo —le dijo secamente Achren—. Puedes tener la
seguridad de que estarán dispuestos a hablar mucho antes de que haya terminado con
ellos.
Los dedos de Gwydion se posaron sobre la empuñadura de la espada negra.
—No le hagas daño a ninguno de mis compañeros —exclamó—. Si lo haces, te juro
que acabaré contigo sin importarme cuál sea el precio.
—¡Yo también voy a hacerte un juramento! —replicó Achren—. ¡Intenta oponerte a mí y
la chica morirá! —Siguió hablando, ahora en voz más baja y suave—: Bien, Gwydion, ésta
es la situación: vida contra vida y muerte contra muerte. ¿Qué piensas escoger?
—Si se han llevado mi juguete tienen que devolverlo —dijo Eilonwy, dando un paso
hacia Achren—. No debe seguir en manos de unos desconocidos...
Taran no pudo contener un grito de pena al oír las palabras de Eilonwy. Achren, que
había estado observando el rostro de cada compañero, se volvió rápidamente hacia él.
—Veo que todo esto te resulta muy desagradable, Ayudante de Porquerizo —
murmuró—. El que Eilonwy te llame desconocido es muy doloroso, ¿verdad? Te hiere
más cruelmente que la hoja de un cuchillo, ¿eh? Es algo todavía peor que los tormentos
de esa mísera criatura que yace a tus pies. Eilonwy seguirá en su estado actual porque tal
es mi voluntad. Y, sin embargo, podría devolverle su memoria. ¿Crees que una baratija
dorada o un libro de hechizos que no significan nada para ti es pedir un precio demasiado
alto a cambio de eso?
Achren se acercó a Taran, paralizándole con su mirada. Su voz se había convertido en
un susurro; sus palabras parecían tener a Taran como único destinatario, enroscándose
lentamente alrededor de su corazón.
—¿Qué le importa a un Ayudante de Porquerizo el que yo reine o no sobre Prydain? Ni
el mismísimo Gwydion puede devolverte aquello que más amas; a decir verdad, lo único
que puede hacer es causar su muerte. Pero yo puedo darte su vida. Sí, ése es mi don, y
sólo yo puedo concedértelo.
»Y puedo darte más, mucho más —susurró Achren—. Conmigo la princesa Eilonwy
será reina. Pero ¿quién será su rey? ¿Quieres que la deje libre para que se case con un
príncipe estúpido? Sí, Magg me ha contado que va a serle entregada en matrimonio al
hijo de Rhuddlum.
»¿Cuál crees que será entonces el destino de un Ayudante de Porquerizo? ¿Recuperar
a una princesa sólo para entregársela a otro? Dime, Taran de Caer Dallben, ¿no es
justamente eso lo que estás pensando? Pues piensa también esto: Achren siempre
devuelve los favores que se le hacen.
Los ojos de Achren le atravesaban igual que dagas y Taran sintió que la cabeza le
daba vueltas. Sollozando, intentó que sus oídos dejaran de percibir aquellos susurros,
pero no lo consiguió, y acabó tapándose el rostro con las manos.
—Habla —dijo la voz de Achren—. El Pelydryn de Oro..., el lugar donde está
escondido... —¡Tendrás lo que pides!
Por un instante Taran creyó que aquellas palabras habían sido pronunciadas por su
propia voz, como si ésta hubiera vencido su deseo de mantenerse callado. Y después,
atónito, comprobó que no era así.
Era Gwydion quien había hablado.
El príncipe de Don tenía la cabeza echada hacia atrás, sus ojos ardían como los de un
lobo y en su rostro había una ira que Taran jamás había visto antes. La voz del guerrero
resonó por todo el Gran Salón, fría y áspera, despertando ecos terribles, y Taran tembló al
oírla. Incluso Achren pareció sobresaltarse.
—Tendrás lo que pides —repitió Gwydion—. El Pelydryn de Oro y el libro de los
hechizos están enterrados en las ruinas del muro, cerca de la puerta, y yo mismo los puse
allí.
Achren permaneció en silencio durante unos instantes, contemplándole con los ojos
entrecerrados.
—¿Estás mintiéndome, Gwydion? —murmuró apretando los dientes—. Si lo que has
dicho no es verdad, la princesa Eilonwy morirá.
—Están allí —replicó Gwydion—. ¿Qué ocurre, no te atreves a cogerlos?
Achren le hizo una brusca seña a Magg.
—Tráelos —le ordenó. El gran mayordomo salió apresuradamente del salón, y Achren
se volvió de nuevo hacia Gwydion—. Ten cuidado, príncipe de Don —murmuró con voz
enronquecida—. No pongas la mano sobre tu espada. No intentes nada.
Gwydion no le respondió. Taran y los compañeros permanecían inmóviles, incapaces
de hablar.
Magg volvió a entrar en el Gran Salón. Su rostro cetrino estaba cargado de una salvaje
emoción y enarbolaba triunfante el Pelydryn de Oro. Corrió hacia Achren.
—¡Aquí están! —gritó—. Son nuestros.
Achren le arrebató los dos objetos. La esfera dorada se había vuelto tan opaca como el
plomo: toda su belleza había desaparecido. Achren la sostuvo ávidamente en sus manos;
sus ojos ardían y su sonrisa mostraba las blancas puntas de sus afilados dientes.
Permaneció inmóvil durante un par de segundos, como si le costara separarse de los
tesoros que había estado codiciando, y acabó depositándolos en las manos de Eilonwy.
Magg ya no podía contener por más tiempo su impaciencia. Sus dedos, convertidos en
garras, acariciaron los eslabones de su cadena mientras que sus flacas mejillas
temblaban y la codicia encendía sus ojillos.
—¡Mi reino! —gritó con voz estridente—. ¡Mío! ¡Pronto será mío!
Achren giró sobre sí misma y le lanzó una mirada despectiva.
—¡Silencio! ¿Un reino, estúpido rastrero? Da gracias de que te permita conservar la
vida.
Magg se quedó boquiabierto, y su rostro al oír las palabras de Achren, se volvió del
mismo color que el queso mohoso. Enmudecido por el terror y la rabia, incapaz de
soportar la terrible amenaza que había en los ojos de Achren, Magg fue encogiéndose
sobre sí mismo.
Eilonwy tenía en su mano el libro de hechizos y lo había abierto. Había cogido el
Pelydryn de Oro y lo estaba examinando con gran curiosidad. Una lucecita, que parecía
un copo de nieve llameante, había empezado a cobrar forma en las profundidades de la
esfera dorada. Eilonwy frunció el ceño y sus rasgos se retorcieron en una expresión muy
extraña. Taran, horrorizado, la vio estremecerse violentamente y mover la cabeza de un
lado para otro como si sufriera un gran dolor. Abrió los ojos al máximo y dio la impresión
de que iba a hablar. Pero la voz que brotó de sus labios apenas si fue un jadeo. Y, sin
embargo, en aquel fugaz momento Taran tuvo la impresión de que Eilonwy había
conseguido acordarse vagamente de quién era. Quizá lo que había intentado gritar fuera
su propio nombre... La joven se tambaleó como desgarrada por unas fuerzas terribles que
lucharan dentro de ella.
—¡Lee los hechizos! —le ordenó Achren. Y, poco a poco, la luz del Pelydryn se fue
haciendo más potente. Todo el Gran Salón empezó a vibrar con un tenue y confuso
murmullo, como si el viento hubiera adquirido la capacidad de hablar y estuviera
suplicando, exigiendo, dando órdenes... Hasta las mismísimas piedras de Caer Colur
parecían capaces de hablar.
—¡De prisa! ¡De prisa! —gritó Achren.
Y, sintiendo una repentina oleada de esperanza, Taran se dio cuenta de que Eilonwy
estaba luchando contra el poder que la tenía prisionera. La angustiada joven se hallaba
ahora en un lugar donde las amenazas de Achren ya no podían alcanzarla, un sitio donde
ninguno de los compañeros podría ayudarla.
Su solitario combate llegó a un brusco final. Eilonwy alzó la esfera dorada y acercó su
luz a las páginas vacías. Taran dejó escapar un grito de desesperación.
El Pelydryn de Oro llameó con una potencia nunca vista, y Taran levantó la mano para
protegerse los ojos. El Gran Salón se inundó de luz. Gurgi se echó al suelo y se tapó la
cabeza con sus velludos brazos. Los compañeros retrocedieron, atemorizados. Y de
repente Eilonwy arrojó el libro a las losas del suelo. De las páginas brotó una nube
escarlata que se fue convirtiendo en una cortina de fuego tan inmensa que llegaba hasta
el techo abovedado del Gran Salón. El libro de hechizos estaba consumiéndose en las
llamas que él mismo había creado, pero el fuego no disminuía sino que se hacía cada vez
más fuerte, rugiendo y crujiendo, dejando de ser escarlata para adquirir una cegadora
claridad blanca. Las marchitas páginas giraron en un torbellino llameante, bailando en el
corazón del incendio, y mientras lo hacían las voces susurrantes de Caer Colur,
derrotadas, empezaron a gemir. Los cortinajes escarlata de la pequeña estancia se
agitaron locamente, devorados por la columna de fuego. El libro se había esfumado, pero
las llamas seguían creciendo y creciendo, como si nada pudiera calmar su apetito.
Achren estaba gritando en un frenesí de rabia, su rostro retorcido en una mueca de
furia y desesperación. Y Eilonwy, con el Pelydryn de Oro entre sus dedos, se fue
encogiendo sobre sí misma y cayó al suelo.
19 - La inundación
Gwydion dio un paso hacia adelante.
—¡Tu poder ha llegado a su fin, Achren! —gritó.
La reina se tambaleó con el rostro lívido, giró sobre sus talones y huyó del Gran Salón
lanzando chillidos de rabia. Taran corrió hacia Eilonwy y, olvidándose de las llamas,
intentó levantar el lacio cuerpo de la joven. Gwydion corrió en pos de Achren. El bardo le
siguió con la espada desenvainada. Magg se había esfumado. Gurgi y el príncipe Rhun
corrieron hacia Taran para ayudarle. Fflewddur volvió cuando apenas si habían pasado
unos segundos. Tenía el rostro gris como las cenizas.
—¡La araña pretende ahogarnos! —gritó—. ¡Magg le ha abierto las puertas al mar!
Y dominando el grito del bardo Taran oyó el trueno de las olas. Caer Colur tembló.
Colocó a la inconsciente Eilonwy sobre su hombro y avanzó tambaleándose por entre los
escombros. Kaw trazaba círculos frenéticos sobre las torres. Fflewddur les gritaba a los
compañeros que avanzasen hacia la entrada, el único sitio desde donde podían tener
esperanzas de llegar al bote. Taran le siguió con el tiempo justo de ver, desesperado,
cómo las grandes puertas de hierro y madera eran casi arrancadas de sus goznes por los
embates del agua. Las puertas acabaron abriéndose, y la marea de agua espumeante se
lanzó sobre la isla igual que una bestia famélica.
Más allá de los muros se veía el barco de Achren, con el mástil torcido y las velas
agitándose bajo el viento, flotando sobre una gran ola. Los guerreros supervivientes se
aferraban a los costados de la embarcación, esforzándose por trepar a ella. Magg estaba
de pie en la proa, su rostro deformado por el odio, agitando el puño mientras contemplaba
la destrucción de la fortaleza. Los restos del bote de Gwydion giraban locamente entre el
oleaje, y Taran supo que con él habían perdido su único medio de escape.
Los muros exteriores se derrumbaron bajo el primer impacto del mar. Los bloques de
piedra temblaron empezando a desmoronarse. Las torres de Caer Colur se tambalearon y
el suelo osciló bajo los pies de Taran.
La voz de Gwydion se alzó por encima del estruendo, dominándolo.
—¡Salvaos! ¡Caer Colur va a ser destruida! ¡Apartaos de las paredes si no queréis que
os aplasten!
Taran vio que el príncipe de Don había trepado al punto más alto del baluarte hacia el
que había huido Achren. Logró alcanzarla, e intentó llevársela de allí y salvarla del
derrumbe, pero Achren se resistía, golpeándole y arañándole el rostro. Sus alaridos y
maldiciones resonaban claramente dominando el ruido de las olas. Gwydion perdió el
equilibrio y cayó al suelo mientras que el baluarte se hacía pedazos.
El último fragmento de muro que servía de barrera a las aguas acabó cediendo a sus
embates. Una cortina de agua sibilante cubrió el cielo. Taran agarró con más fuerza a
Eilonwy. Las olas se abatieron sobre ellos, arrastrándoles. Taran sintió como la espuma
salada entraba por su garganta, y el implacable asalto de las aguas casi logró arrancarle
de los brazos a la joven inconsciente. Luchó por emerger a la superficie mientras la isla se
partía en dos, creando un torbellino que intentaba arrastrarle consigo. Taran luchó contra
las aguas, sujetando desesperadamente a Eilonwy, y cuando logró librarse del torbellino
se encontró a merced de las olas, que le arrojaban de un lado para otro igual que si
fueran caballos salvajes imposibles de controlar.
Giró sobre sí mismo y el mar siguió golpeándole, arrebatándole las fuerzas y el aliento.
Pero aún no había perdido la esperanza, pues el oleaje coronado de blanca espuma
parecía estar llevándoles, a él y a su frágil carga, cada vez más cerca de la orilla. Aturdido
y medio cegado por las aguas verdinegras, Taran logró distinguir fugazmente la playa y
las últimas rompientes. Agitó su brazo libre, intentando nadar, pero aquel último es fuerzo
hizo que su debilitado organismo le traicionara y Taran se hundió en la oscuridad.
Taran despertó bajo un cielo grisáceo. El gruñido que resonaba en sus oídos no era el
del oleaje. Dos inmensos ojos amarillos le devolvieron la mirada. El gruñido se hizo más
fuerte. Un chorro de aire cálido le bañó la cara. Cuando pudo ver más claramente
distinguió unos dientes muy afilados y un par de orejas peludas. Presa de confusión, se
dio cuenta de que estaba tumbado sobre su espalda y que Llyan estaba junto a él, con
una enorme zarpa acolchada reposando sobre su pecho. Lanzó un grito de alarma y luchó
por liberarse.
—¡Hola, hola!
Y un instante después vio inclinarse sobre él al príncipe Rhun, con una gran sonrisa en
su redondo rostro. Fflewddur se encontraba junto a él. El bardo estaba tan empapado
como Rhun, y fragmentos de algas colgaban de su amarilla cabellera.
—Calma, calma —le dijo Fflewddur—. Llyan no pretende hacerte daño. Sólo quiere
demostrar que te aprecia, aunque a veces tiene formas bastante extrañas de mostrar su
afecto. —Dio unas palmaditas en la gran cabeza de la gata y le rascó por debajo de sus
potentes mandíbulas—. Vamos, Llyan —le dijo—, sé buena... No te subas encima de mi
amigo; todavía no se ha recuperado del todo. Pórtate bien y te cantaré algo tan pronto
como las cuerdas de mi arpa se hayan secado.
Fflewddur se volvió nuevamente hacia Taran.
—Tenemos mucho que agradecerle. De hecho, debemos agradecérselo todo... Llyan
nos fue sacando de las aguas después de que el oleaje acabara arrastrándose hasta
aquí. Si no hubiera sido por ella, me temo que aún seguiríamos en el mar.
—Fue realmente asombroso —dijo el príncipe Rhun—. Estaba seguro de que me había
ahogado, ¡y lo extraño es que me sentía igual que antes!
—Debo confesar que cuando recuperé el conocimiento y vi a Llyan me llevé un buen
susto —dijo Fflewddur—. Tenía mi arpa entre sus patas, como si apenas pudiera esperar
a que me despertara y volviese a tocar. ¡Mi música la vuelve loca! Por eso nos siguió
hasta aquí. ¡Y, Gran Belin, me alegro de que lo hiciera! Pero creo que finalmente ha
logrado entender que hay un tiempo y un lugar para cada cosa. La verdad es que ha
estado portándose muy bien —añadió, mientras Llyan empezaba a frotarse la cabeza
contra él con tal vigor que el bardo apenas si pudo conservar el equilibrio.
—¿Dónde están los demás? —le preguntó Taran, muy preocupado.
—Me temo que a Kaw no hay forma de encontrarle. Gurgi ha ido a buscar madera para
encender una hoguera —replicó el bardo—. Pobre criatura, sigue teniéndole terror a
Llyan... Pero ya se acostumbrará. La verdad es que me he encariñado bastante con ella.
Encontrar buenos oyentes es francamente difícil, y creo que me quedaré con ella. O —
añadió, mientras Llyan le pasaba los bigotes por el cuello y abrazaba al bardo con sus
potentes patas—, quizá sería más adecuado decir que es ella quien ha decidido quedarse
conmigo...
—¿Y Eilonwy, y Gwydion? —le preguntó Taran.
Toda la jovialidad del bardo se esfumó de repente.
—Sí, bueno... —murmuró—. Están aquí. Gwydion ha hecho cuanto ha podido.
Taran se puso de pie, cada vez más asustado. Gwydion estaba junto a unos peñascos,
arrodillado ante dos cuerpos inmóviles. Taran fue tambaleándose hacia él. Gwydion alzó
los ojos al oírle venir, el rostro lleno de preocupación.
—Eilonwy vive —dijo respondiendo a la pregunta que ardía en los ojos de Taran—.
Aparte de eso..., no puedo decirte nada más. Pero hay algo que sí sé: Achiren ya ha
dejado de controlarla.
—Achren... Entonces, ¿Achren ha muerto? —le preguntó Taran, contemplando aquella
figura vestida de negro.
—Achren también vive —le respondió Gwydion—, aunque por ahora se encuentra
suspendida entre la vida y la muerte. Pero su poder ha desaparecido. Ésta es la solución
del enigma, aunque no pude saberlo hasta que no me enfrenté a ella en el Gran Salón. Al
principio no estuve seguro. Cuando comprendí que estaba realmente decidida a morir
antes de perder su control sobre Eilonwy, supe que ya no le quedaba ningún poder
mágico y que sólo era capaz de utilizar unos cuantos hechizos menores. Lo leí en sus
ojos y en su voz. Su estrella empezó a apagarse en cuanto se separó del Señor de
Annuvin.
»Los hechizos de Caer Colur eran su última esperanza. Ahora han desaparecido y
Caer Colur se ha fundido en el fondo del mar —añadió Gwydion—. Ya no hace falta que
sigamos teniéndole miedo a Achren.
—Yo aún la temo —dijo Taran—, y jamás olvidaré Caer Colur. Achren me reveló la
verdad —siguió diciendo en voz baja—. Sentí que no tenía fuerzas para seguir
escuchándola ni un segundo más... Temí que acabaría diciéndole dónde estaba
escondido el Pelydryn..., y mi única esperanza era que me matarais antes de que hablara.
Pero —añadió Taran, perplejo— vos mismo le revelasteis dónde estaba.
—Era un riesgo que debía correr —replicó Gwydion—. Tenía ciertas sospechas sobre
cuál era la auténtica naturaleza del juguete de Eilonwy; dado que sólo él podía revelar los
hechizos, su poder era lo único que podía destruirlos. Era la única forma de que Eilonwy
quedara libre. En cuanto al precio que debería pagar por ello, no tenía forma alguna de
saberlo. Ay, me temo que Eilonwy ha sufrido mucho, quizá demasiado...
—¿No podemos hacer que despierte? —murmuró Taran. —No la toques —dijo
Gwydion—. Tiene que despertar por sí misma. Lo único que podemos hacer es aguardar
y no perder las esperanzas.
Taran agachó la cabeza.
—Habría dado mi vida para protegerla y lo haría ahora mismo si con ello pudiera
ahorrarle todo este sufrimiento. —Sonrió con amargura—. Achren me preguntó cuál sería
el destino de un Ayudante de Porquerizo, ¿verdad? Yo mismo me he hecho esa pregunta
en más de una ocasión. Ahora me doy cuenta de que la vida de un Ayudante de
Porquerizo tiene muy poca importancia y apenas sirve de nada. No sirve ni para ofrecerla
a cambio de otra vida...
—No creo que el príncipe Rhun opine lo mismo que tú —le dijo Gwydion—. De no ser
por ti, seguiría perdido y en peligro mortal.
—Le hice un juramento al rey Rhuddlum —replicó Taran—. He mantenido mi promesa.
—Y de no haber hecho ese juramento, ¿acaso no habrías actuado igual? —le preguntó
Gwydion.
Taran guardó silencio durante unos segundos y acabó asintiendo.
—Sí, creo que sí. Estaba atado por algo más que mi juramento. Rhun necesitaba mi
ayuda, igual que yo la suya. —Se volvió hacia Gwydion—. También recuerdo que un
príncipe de Don supo auxiliar a un Ayudante de Porquerizo más bien estúpido. Por lo
tanto, ¿no es justo que ahora sea un Ayudante de Porquerizo quien ayude a un príncipe?
—Tanto da que seas príncipe o porquerizo —le dijo Gwydion—, eso es algo propio de
la naturaleza humana. Los destinos de los hombres están unidos entre sí, y darles la
espalda a esos destinos es tan imposible como huir del tuyo propio.
—Y tú, Gwydion, mi señor, me has impuesto un destino muy cruel —dijo la voz de
Achren.
La figura vestida de negro se había puesto en pie. Achren se agarró a las rocas para no
caer. Su rostro, medio oculto por su capa, estaba pálido y ojeroso, y sus labios se habían
puesto lívidos.
—La muerte habría sido mejor que esto. ¿Por qué me la niegas?
La reina, perdida su altivez anterior, alzó la cabeza y Taran se encogió sobre sí mismo.
Durante un breve segundo vio como en sus ojos volvía a brillar el orgullo y la furia.
—Me has destruido, Gwydion —exclamó Achren—. ¿Esperas acaso ver cómo me
arrastro a tus pies? Dices que he perdido todos mis poderes. —Achren dejó escapar una
áspera carcajada—. No, aún me queda un último poder.
Y entonces Taran vio que en su mano sostenía una rama medio podrida por las aguas.
Alzó la rama y Taran dio un respingo de sorpresa al ver como sus contornos se hacían
borrosos. Y, de repente, la rama se convirtió en una daga.
Achren lanzó un grito de triunfo y se dispuso a hundirla en su propio pecho. Gwydion
saltó sobre ella, cogiéndola por las muñecas. Achren se debatió, pero Gwydion logró
arrancarle la daga, que volvió a convertirse en una rama podrida. Gwydion la partió en
dos, arrojando los fragmentos a lo lejos. Achren, sollozando, se dejó caer sobre la arena.
—Tus hechizos siempre han sido hechizos de muerte —le dijo Gwydion. Se arrodilló
junto a ella y le puso una mano en el hombro—. Achren, debes buscar la vida, y no la
muerte.
—¿Qué vida puedo tener salvo la de una exiliada? —grito Achren, apartándose de él—.
Déjame en paz.
Gwydion asintió.
—Encuentra tu propio camino, Achren —le dijo en voz baja—. Y si ese camino acaba
llevándote a Caer Dallben, hay una cosa que debes saber: Dallben no te cerrará las
puertas.
El cielo se había llenado de nubes, y aunque pasaba muy POCO del mediodía los
acantilados de la costa estaban volviéndose de color púrpura, igual que en el ocaso. Gurgi
había hecho una hoguera, y los compañeros, silenciosos, se instalaron junto a ella, cerca
de Eilonwy, que seguía dormida. Achren, envuelta en su capa, estaba agazapada un poco
más lejos, inmóvil.
Taran había pasado toda la mañana junto a Eilonwy. El temor de que no despertara
nunca, o de que si despertaba siguiera como antes, sin conocerle, hicieron que no lograra
descansar. Ni Gwydion podía decir cuan grave era el daño que había sufrido Eilonwy ni
cuánto tardaría en recuperarse de él.
—No te desanimes —le dijo Gwydion—. El sueño será más beneficioso para su espíritu
que cualquier poción que yo pudiera darle.
Eilonwy se agitó, inquieta. Taran se levantó de un salto. Gwydion puso una mano sobre
su brazo y, amablemente, hizo que volviera a sentarse. Los párpados de Eilonwy se
movieron levemente. Gwydion, muy serio, la vio abrir los ojos y alzar lentamente la
cabeza.
20 - La prenda
La princesa se incorporó, contemplando a los compañeros con una cierta curiosidad.
—Eilonwy —murmuró Taran—, ¿nos conoces?
—Taran de Caer Dallben —dijo Eilonwy—. Sólo un Ayudante de Porquerizo sería
capaz de hacer semejante pregunta. Por supuesto que te conozco. Lo que no entiendo es
qué hago en esta playa, calada hasta los huesos y llena de arena.
Gwydion sonrió.
—La princesa Eilonwy ha vuelto a nosotros.
Gurgi lanzó un grito de alegría y un instante después Taran, Fflewddur y el príncipe
Rhun empezaron a hablar al unísono. Eilonwy se tapó los oídos con las manos.
—¡Basta, basta! —chilló—. Estáis consiguiendo que me dé vueltas la cabeza...
¡Escucharos es peor que intentar contarse los dedos de las manos y de los pies al mismo
tiempo!
Los compañeros se obligaron a guardar silencio durante un rato mientras Gwydion le
contaba rápidamente todo lo que había sucedido. Cuando hubo terminado, Eilonwy
meneó la cabeza.
—Veo que os habéis divertido mucho más que yo —dijo, rascando la barbilla de Llyan
mientras la inmensa gata ronroneaba de placer—. Sobre todo porque apenas si recuerdo
nada.
«Lástima que Magg escapara —siguió diciendo Eilonwy—. Ojalá estuviese aquí. Tengo
unas cuantas deudas pendientes con él. Cuando iba a desayunar esa mañana, Magg
apareció por uno de los pasillos, me dijo que acababa de suceder algo muy grave y que
debía ir con él sin perder ni un momento.
—Si pudiéramos haberte prevenido... —empezó a decir Taran.
—¿Prevenirme? —replicó Eilonwy—. ¿Te refieres a Magg? Oh, nada más verle supe
que ese tipo tramaba algo.
Taran la miró, boquiabierto.
—Y aun así, ¿fuiste con él?
—Naturalmente —dijo Eilonwy—. De lo contrario, ¿cómo hubiera podido averiguar qué
tramaba? Estabas tan ocupado durmiendo delante de mi habitación y amenazándome con
eso de ponerme centinelas... Sabía que razonar contigo no serviría de nada.
—No seas tan duro con él —le dijo Gwydion, sonriendo—. Sólo quería protegerte.
Tenía órdenes mías.
—Sí, ya lo comprendo —dijo Eilonwy—, y pronto empecé a desear que estuvierais
conmigo. Pero a esas alturas ya era demasiado tarde. Apenas salimos del castillo, Magg
me ató. ¡Y me amordazó! ¡Eso fue lo peor de todo! ¡No podía pronunciar ni una sola
palabra!
«Pero eso hizo que sus planes acabaran saliendo mal —siguió diciendo—. Magg se
escondió en las colinas hasta que el grupo de búsqueda nos hubo dejado atrás. Después
me llevó al bote. Puedo aseguraros que tendrá las espinillas amoratadas durante bastante
tiempo... Y entonces fue cuando perdí mi juguete. Como estaba amordazada, no pude
hacerle entender que quería recuperarlo.
«Aunque le estuvo bien empleado. Cuando vio que no lo llevaba encima, Achren se
puso muy furiosa. Le echó la culpa a Magg y me sorprende que no le hiciera cortar la
cabeza en ese mismo instante. A mí me trató con mucha dulzura y consideración, por lo
que en seguida supe que planeaba hacerme algo muy desagradable.
«Después de eso —continuó Eilonwy—, Achren arrojó un hechizo sobre mí, y ya no
recuerdo gran cosa. Hasta que volví a tener en las manos mi juguete, claro está.
Entonces..., entonces ocurrió algo muy extraño. Su luz me permitió veros a todos.
Realmente, no es que os viera con los ojos, sino con mi corazón. Supe que deseabais
que destruyera los hechizos. Y yo también lo deseaba tanto como vosotros.
«Aun así, era como si mi mente estuviera partida en dos mitades. Una de ellas, quería
destruir los hechizos y otra no quería renunciar a ellos. Sabía que era mi única ocasión de
convertirme en hechicera, y si renunciaba a mis poderes no volvería a tener esperanza de
recuperarlos. Supongo —le dijo en voz baja a Taran—, que me sentí igual que tú en los
pantanos de Morva, hace mucho tiempo, cuando tuviste que decidir si renunciabas al
broche mágico de Adaon.
»El resto no fue muy agradable —y su voz estuvo a punto de quebrarse—. Yo... Bueno,
prefiero no hablar de eso. —Guardó silencio durante unos momentos. Luego añadió—.—
Ahora ya nunca podré ser hechicera. No me queda otro remedio que aprender a ser una
joven normal y corriente.
—Creo que puedes enorgullecerte de eso —le dijo Gwydion con afabilidad—. Tu
sacrificio ha impedido que Achren conquistara Prydain. Te debemos algo más que
nuestras vidas.
—Me alegra que el libro de hechizos acabara quemándose —dijo Eilonwy—, pero
siento mucho haber perdido mi juguete. Estoy segura de que ahora debe andar flotando
en alta mar... —Suspiró—. Bueno, eso ya no tiene remedio. Pero lo echaré de menos.
Y, mientras Eilonwy hablaba, Taran vio algo que se movía contra la oscuridad grisácea
del cielo. Se levantó de un salto. Era Kaw, y venía hacia ellos a toda velocidad.
—¡Ahora ya estamos todos reunidos! —exclamó Fflewddur.
Llyan irguió las orejas y sus largos bigotes se estremecieron, pero no intentó saltar
sobre el cuervo. En vez de ello, tomó asiento sobre sus cuartos traseros y ronroneó
cariñosamente al ver a su antiguo enemigo.
Kaw revoloteó sobre Eilonwy, con las plumas revueltas, sucias y hechas un desastre.
Pese a su penoso aspecto, no paraba de graznar y chillar, chasqueando el pico como si
estuviera terriblemente satisfecho de sí mismo.
—Juguete! —graznó Kaw—. Juguete!
Y el Pelydryn de Oro cayó de sus garras para aterrizar en las manos de Eilonwy.
Gwydion había decidido que los compañeros debían descansar hasta el alba, pero el
príncipe Rhun estaba impaciente por volver a Dinas Rhydnant.
—Hay mucho que hacer —dijo—. Me temo que hemos permitido que Magg se ocupara
de asuntos que deberíamos atender nosotros mismos. Ser príncipe es más complicado de
lo que pensaba. Eso es algo que he aprendido gracias a un Ayudante de Porquerizo —
añadió, estrechándole la mano a Taran—, y gracias a todos vosotros. Y aún me falta
conocer gran parte de Mona. Si tengo que ser rey, debo asegurarme de que la conozco
toda. Aunque espero verla de una forma un poco distinta a como la veo ahora... Por eso, y
si no os importa, me gustaría que nos marcháramos en seguida.
Gurgi no tenía ningún deseo de quedarse por más tiempo cerca de Caer Colur, y
Fflewddur apenas si podía contener su impaciencia por mostrarle a Llyan el nuevo hogar
que la aguardaba en su reino. Eilonwy insistió en que estaba plenamente restablecida y
podía viajar, y Gwydion acabó accediendo a que partieran sin más dilación. Y también
accedió a pasar por la caverna para ver qué tal le iba todo a Glew, pues Taran seguía
queriendo mantener la promesa que le había hecho al desdichado gigante.
El grupo de viajeros se preparó para abandonar la orilla. Achren, que había acabado
consintiendo en acompañarles hasta Caer Dallben, caminaba lentamente, sumida en sus
propios pensamientos, mientras Llyan no paraba de corretear y jugar con el bardo y Kaw
se divertía haciendo piruetas por el cielo.
Eilonwy se había acercado un momento hasta donde rompían las olas. Taran, que la
había seguido, permaneció inmóvil mientras ella observaba el movimiento de las aguas.
—Pensé que debía echarle una última mirada a Caer Colur —dijo Eilonwy—, sólo para
acordarme del sitio en que está. O, para ser más exactos, del sitio en que ya no está...
Casi me da pena que haya desaparecido. Aparte de Caer Dallben, fue el único hogar que
he conocido.
—Cuando te encuentres sana y salva en Dinas Rhydnant me marcharé de Mona —dijo
Taran—. Tenía la esperanza de que quizá, después de todo lo que te ha sucedido...,
pensé que quizá volvieras con nosotros. Pero Gwydion está seguro de que Dallben quería
que te quedaras aquí. Supongo que tiene razón. Casi me parece oír a Dallben: que te
rescaten no tiene nada que ver con que te eduquen.
Eilonwy guardó silencio durante unos segundos y luego se volvió hacia Taran y dijo:
—Cuando estaba en Caer Colur me acordé de otra cosa: Dallben dijo que llega un
momento en el cual debemos ser más de lo que somos. Quizá sea cierto que convertirse
en una joven dama tenga más importancia que ser una hechicera, no lo sé... Tal vez se
refería a eso. Tendré que descubrirlo por mí misma.
“Por lo tanto, si he de aprender a comportarme como una joven dama, y suponiendo
que haya alguna diferencia entre eso y lo que ya soy ahora —siguió diciendo Eilonwy—,
intentaré aprender dos veces más de prisa que esas gallinas tontas de Dinas Rhydnant y
así podré volver a casa el doble de rápido, porque ahora Caer Dallben es mi único
hogar...
»Oh, ¿qué es esto? —exclamó Eilonwy—. ¡El mar nos ha hecho un regalo!
Se arrodilló en la arena y de entre las olas extrajo un objeto cubierto de algas. Lo limpió
y Taran pudo ver que se trataba de un antiguo cuerno de batalla, con la punta y la
embocadura incrustadas de plata.
Eilonwy lo sostuvo en sus manos, contemplándolo con expresión pensativa.
—Es cuanto queda de Caer Colur —dijo, sonriendo con tristeza—. No tengo ni idea de
para qué puede servir ahora, y nunca lo sabré. Pero si prometes no olvidarme hasta que
nos encontremos de nuevo, yo prometo no olvidarme de ti. Y este cuerno servirá como
prenda de mi promesa.
—Pues claro que te lo prometo —le dijo Taran, y no supo qué otra cosa añadir—. Pero
¿qué prenda puedo darte yo? No tengo ninguna, aparte de mi palabra.
—¿La palabra de un Ayudante de Porquerizo? —le preguntó Eilonwy—. Creo que
servirá. Anda, toma el cuerno. Dar regalos es mucho más agradable que decir adiós.
—Pero tenemos que decirnos adiós —replicó Taran—. Ya sabes que el rey Rhuddlum
y la reina Teleria quieren que te cases con el príncipe Rhun.
—¡Oh, claro! —exclamó Eilonwy—. Bueno, pues te aseguro que no lo conseguirán. Eso
de que la gente tome decisiones por ti tiene su límite, ¿no te parece? Rhun ha mejorado
mucho, desde luego; creo que este viaje es lo mejor que le ha ocurrido en toda su
existencia, y algún día hasta es posible que llegue a convertirse en un rey bastante
respetable. Pero en cuanto a casarme con él... —No llegó a completar la frase. Le miró—.
¿Acaso pensaste seriamente ni por un momento que yo...? Taran de Caer Dallben —
exclamó con voz irritada, echando chispas por los ojos—, ¡no pienso volver a dirigirte la
palabra!
»Al menos —se apresuró a añadir—, no durante cierto tiempo.
FIN

No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed