Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 2 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - SERVIR AL AMO

SERVIR AL AMO
Philip K. Dick
 
 
 
Applequist tomó un atajo por un campo desierto, subió por un estrecho sendero que
corría paralelo a la grieta bostezante de un precipicio, y entonces oyó la voz.
Se paró en seco y empuñó la pistola. Escuchó durante largo rato pero sólo captó el
lejano roce del viento entre los árboles truncados que bordeaban el risco, un murmullo
que se confundía con el crujido de la hierba reseca bajo sus pies. La voz procedía del
barranco Su fondo se veía enmarañado y lleno de desperdicios. Se acuclillo en el borde y
trató de localizar la voz.
No percibió ni un movimiento, nada que revelara el origen. Las piernas empezaron a
dolerle. Las moscas zumbaron a su alrededor y se posaron en su frente sudorosa. El sol
le producía dolor de cabeza. Las nubes de polvo habían sido bastante finas durante los
meses pasados.
Su reloj a prueba de radiaciones le informó de que eran las tres.
Por fin, se encogió de hombros y se levantó con dificultades A la mierda. Que envíen
una patrulla armada. No era su problema. Era un cartero de cuarta categoría, y un civil,
por añadidura.
Mientras trepaba por la colina en dirección a la carretera volvió a escuchar el sonido. Y
ahora, desde un lugar que dominaba el barranco, captó un fugaz movimiento.
Experimentó temor e incredulidad. No era posible..., pero lo había visto con sus propios
ojos. No era un rumor propagado por las circulares de noticias.
¿Que hacia un robot en el barranco desierto? Todos los robots habían sido destruidos
años antes. Sin embargo, allí estaba, entre los desperdicios y las malas hierbas. Un
amasijo oxidado medio corroído. Le había llamado con voz débil cuando pasaba por el
sendero.
El anillo defensivo de la Compañía le permitió salvar los tres controles y penetrar en la
zona del túnel. Descendió lentamente, absorto en sus pensamientos, hasta llegar al nivel
de organización. Mientras se quitaba la saca de correos, el supervisor asistente Jenkins
se acercó a toda prisa.
—¿Dónde coño se ha metido? Son casi las cuatro.
—Lo siento. —Applequist devolvió la pistola al guardia más cercano—. ¿Qué
posibilidades tengo de obtener un permiso de cinco horas? Me gustaría investigar algo.
—Ni una. Ya sabe que el ala derecha está desguarnecida. Es necesario que todo el
mundo esté en alerta las veinticuatro horas.
Applequist procedió a separar las cartas. La mayoría eran de tipo personal,
intercambiadas entre supervisores principales de Empresas Norteamericanas. Cartas
dirigidas a mujeres de vida alegre, más allá de la periferia de la Compañía. Cartas
dirigidas a familias, así como peticiones a oficiales de menor rango.
—En ese caso —dijo con aire pensativo—, tendré que ir como sea.
Jenkins escrutó al joven con suspicacia.
—¿Qué sucede? ¿Ha encontrado algún aparato incólume, un escondite subterráneo?
Applequist estuvo a punto de contárselo, pero no lo hizo.
—Tal vez —contestó con indiferencia—. Es posible.
Jenkins le dedicó una mueca de odio y abrió las puertas de la cámara de observación.
Los oficiales estaban examinando las actividades del día ante un gran plano mural. Media
docena de hombres maduros, la mayoría calvos, con el cuello de la camisa sucio y
manchado, derrumbados en butacas. En una esquina, el supervisor Rudde dormía, sus
gordas piernas extendidas frente a él. La camisa abierta dejaba al descubierto el vello del
pecho. Estos eran los hombres que dirigían la compañía de Detroit. Diez mil familias, todo
el refugio subterráneo, dependían de ellos.
—¿Qué tiene en mente? —retumbó una voz en el oído de Applequist. El director Laws
había entrado en la cámara y pillado a todo el mundo desprevenido, como de costumbre.
—Nada, señor —respondió Applequist, pero los ojos acerados, azules como la
porcelana, sondearon sus pensamientos—. La fatiga habitual. Me ha subido la tensión.
Tenía la intención de tomar unas horas de permiso, pero con tanto trabajo...
—No trate de engañarme. No se necesitan carteros de cuarta categoría. ¿Cuál es su
auténtica intención?  
—Señor, ¿por qué fueron destruidos los robots? —preguntó Applequist de sopetón.
Se hizo el silencio. El rostro rotundo de Laws transparentó sorpresa, y después
hostilidad. Applequist se apresuró a continuar antes de que el hombre pudiera hablar.
—Sé que está prohibido a mi clase hacer preguntas teóricas, pero es muy importante
que lo averigüe.
—El tema está cerrado —replicó Laws en tono amenazador—. Incluso para el personal
de máximo nivel.
—¿Cuál fue la relación de los robots con la guerra? ¿Por qué se declaró la guerra?
¿Cómo era la vida antes de la guerra?
—El tema está cerrado —repitió Laws.
Caminó con parsimonia hacia el plano mural y Applequist se quedó solo entre el ruido
de las máquinas, entre los murmullos de los oficiales y burócratas.
Reanudó la selección de cortes como un autómata. Había estallado la guerra y los
robots se vieron mezclados en ella. Eso lo sabía. Algunos habían sobrevivido. De niño, su
padre le había llevado a un centro industrial y los había visto, trabajando en sus
máquinas. En otro tiempo habían sido muy complejos. Ya habían desaparecido; pronto
acabarían con los sencillos. Ya no se fabricaba ni uno más.
—¿Qué ocurrió? —había preguntado, cuando su padre se lo llevó a rastras—.
¿Adónde han ido a parar todos los robots?
No obtuvo ninguna respuesta. Eso había sucedido dieciséis años antes, y ahora ya no
quedaba ninguno. Hasta el recuerdo de los robots estaba desapareciendo. Dentro de
unos años, la palabra se borraría del diccionario. Robot. ¿Qué había pasado?
Terminó con las cartas y salió de la cámara. Ningún supervisor se dio cuenta; estaban
discutiendo algún punto erudito de estrategia. Maniobras y contramaniobras entre las
compañías. Tensión e intercambio de insultos. Encontró un cigarrillo arrugado en el
bolsillo y lo encendió con mano inexperta.
—Llamada a cenar —anunció el altavoz del pasadizo—. Una hora de descanso para el
personal de máximo nivel.
Algunos supervisores pasaron ruidosamente a su lado. Applequist apagó el cigarrillo y
se dirigió a su puesto. Trabajaría hasta las seis. Después, sería su hora de cenar. Ningún
otro descanso hasta el sábado. Claro que si no iba a cenar.
 
El robot debía de ser de poca categoría, perteneciente al grupo final liquidado. El tipo
inferior que había visto de niño. No podía ser uno de los complicados robots de la guerra.
Haber sobrevivido en el barranco, haberse oxidado y podrido durante todos aquellos años
transcurridos desde la guerra...
Su mente mantuvo a raya la esperanza. Entró en un ascensor, el corazón acelerado, y
apretó el botón. Al anochecer lo sabría.
El robot yacía entre montones de escoria metálica y males hierbas. Fragmentos
mellados y oxidados dificultaron la progresión de Applequist, a medida que descendía con
cautela por el barranco, la pistola en una mano y la máscara antirradiación ceñida a su
cara.
El contador cliqueteó ruidosamente; el fondo del barranco estaba caliente. Charcos de
contaminación sobre los fragmentos rojizos de metal, las mesas apiladas de acero,
plástico y componentes de maquinaria fundidos. Apartó a puntapiés bolas de
ennegrecidos cables enmarañados y se alejó con cautela del depósito de combustible
bostezante de alguna máquina antigua, ahora invadido por plantas trepadoras. Una rata
salió corriendo. El sol estaba a punto de ponerse. Sombras oscuras se extendían por
doquier.
El robot le miró en silencio. La mitad ya no existía; sólo quedaba la cabeza, los brazos
y el tronco, un círculo mellado irregular, como si le hubieran arrancado de cuajo la parte
inferior. Estaba inmovilizado. Tenía toda la superficie agrietada y corroída. Faltaba una
lente ocular. Algunos dedos estaban torcidos de manera grotesca. Yacía de espaldas,
cara al cielo.
Era un robot de los tiempos de la guerra, desde luego. En su único ojo brillaba una
conciencia arcaica. No era el simple obrero que había visto de niño. La respiración de
Applequist se aceleró. Era auténtico. Seguía sus movimientos sin descuidar detalle.
Estaba vivo.
Todo este tiempo, pensó Applequist. Todos estos años. Se le erizó el vello de la nuca.
Todo estaba en silencio, las colinas, los árboles, las mesas de ruinas. Nada se movía; los
únicos seres vivos eran el viejo robot y él. Tirado en el barranco, esperando a que alguien
apareciera.
Se levantó un viento frío y se ajustó automáticamente el sobretodo. Algunas hojas
volaron sobre el rostro inmóvil del robot. Sobre su tronco habían crecido plantas
trepadoras, se habían introducido en sus entrañas. Había llovido sobre él, el cielo lo había
bañado. En invierno, la nieve lo había cubierto. Ratas y animales lo habían olfateado. Los
insectos habían recorrido sus restos. Y continuaba vivo.
—Te oí —murmuro Applequist—, mientras caminaba por el sendero.
—Lo sé —contestó el robot—. Vi que te parabas. —Su voz era débil y seca. Como el
sonido de las cenizas al rozar entre sí. Sin tono ni matices— ¿Quieres decirme la fecha?
Sufrí un corte de energía por tiempo indefinido. Las terminales de los cables se cortaron
temporalmente.
—11 de junio de 2136.
El robot reunió las escasas fuerzas que le quedaban. Movió apenas un brazo, luego lo
dejó caer. Su único ojo se veló, y engranajes oxidados chirriaron en su interior. Applequist
comprendió de repente que el robot podía expirar en cualquier momento. Era un milagro
que hubiera sobrevivido durante tanto tiempo. Se habían pegado caracoles a su cuerpo,
recorrido por sendas pegajosas que se cruzaban. Un siglo...
—¿Cuánto tiempo llevas aquí? ¿Desde la guerra?
—Sí.
Applequist sonrió, nervioso.
—Eso es mucho tiempo. Más de cien años.
—Así es.
 
Anochecía con rapidez. Applequist buscó su linterna. Apenas distinguía las laderas del
barranco. A lo lejos, un ave graznó en la oscuridad. Los arbustos se agitaron.
—Necesito ayuda —dijo el robot—. La mayor parte de mi motor fue destruido. No
puedo moverme.
—¿En qué estado se encuentra el resto? Tu provisión de energía. ¿Cuánto tiempo
puedes...?
—Se ha destruido un número considerable de células. Sólo siguen funcionando unos
pocos circuitos. Y están sobrecargados. —El ojo del robot volvió a mirarle—. ¿Cuál es la
situación tecnológica? He visto volar naves aéreas. ¿Aún fabricáis equipos electrónicos?
—Tenemos en funcionamiento una unidad industrial cerca de Pittsburgh.
—Si describo unidades electrónicas básicas, ¿me entenderás?
—Carezco de conocimientos mecánicos. Estoy clasificado como cartero de cuarta
categoría, pero tengo contactos en el departamento de reparaciones. Mantenemos en
funcionamiento nuestras máquinas  
—Se humedeció los labios, tenso—. Es arriesgado, por supuesto. Hay leyes.
—¿Leyes?
—Todos los robots fueron destruidos. Eres el único que queda. Los demás fueron
liquidados hace años.
El único ojo del robot no expresó nada.
—Por qué has venido? —preguntó. Su ojo se desvió hacia la pistola que Applequist
empuñaba—. Eres un funcionario de bajo categoría en alguna jerarquía. Obedeces
órdenes superiores. Un número que funciona mecánicamente dentro de un sistema más
grande.
Applequist lanzó una carcajada.
—Supongo que sí. —Dejó de reír—. ¿Por qué estalló la guerra? ¿Cómo era la vida
antes?
—¿No lo sabes?
—Por supuesto que no. No se permiten conocimientos teóricos, excepto al personal de
máxima categoría. Ni los supervisores saben algo de la guerra. —Applequist se arrodilló y
enfocó con la linterna el rostro del robot—. Las cosas eran diferentes antes, ¿verdad? No
vivimos siempre en refugios subterráneos. El mundo no fue siempre una montaña de
escoria. La gente no fue siempre esclava de las compañías.
—Antes de la guerra no había compañías.
Applequist lanzó un gruñido de triunfo.
—Lo sabía.
—Los hombres vivían en ciudades, que fueron arrasadas durante la guerra. Las
compañías, que estaban protegidas, sobrevivieron. Altos cargos de estas compañías se
convirtieron en el gobierno. La guerra se prolongó durante mucho tiempo. Todo lo valioso
fue destruido. Has salido de un cascarón carbonizado. —El robot guardó silencio unos
instantes y luego prosiguió—. El primer robot fue fabricado en 1979. En el año 2000, los
robots realizaban todos los trabajos rutinarios. Los seres humanos gozaban de libertad
para hacer lo que les apetecía. Arte, ciencia, espectáculos, lo que más les gustaba.
—¿Qué es el arte? —preguntó Applequist.
—Trabajo creativo, dirigido hacia la realización de una aspiración personal. Toda la
población de la Tierra tenía libertad para desarrollarse culturalmente. Los robots
mantenían el mundo; el hombre lo disfrutaba.
—¿Cómo eran las ciudades?
—Los robots reconstruyeron y rediseñaron nuevas ciudades a tenor de planos trazados
por artistas humanos. Limpias, higiénicas, atractivas. Eran ciudades de dioses.
—¿Por qué estalló la guerra?
El único ojo del robot centelleó.
—Ya he hablado demasiado. Mi suministro de energía está peligrosamente bajo.
Applequist tembló.
—¿Que necesitas? Lo traeré.
—Ahora mismo necesito una cápsula atómica A, capaz de proporcionar diez mil
unidades f.
—Sí.
—A continuación, necesitaré herramientas y secciones de aluminio. Cables de bajo
resistencia. Trae papel y lápiz... Te daré una lista. No la entenderás, pero alguien del
departamento de mantenimiento electrónico lo hará. Lo primero que necesito es
suministro de energía.
—¿Y me hablarás de la guerra?
—Por supuesto.
El robot se sumió en el silencio. Las sombras se arrastraban a su alrededor. El frío aire
de la noche agitó las hierbas y los arbustos.
—Date prisa. Mañana, si es posible.
 
—Debería dar parte de usted —dijo el ayudante de supervisión Jenkins—. Media hora
de retraso, y ahora esto. ¿Qué está haciendo? ¿Quiere que le despidan de la compañía?
Applequist se acercó al hombre.
—He de conseguir este material. El... escondite está bajo la superficie. He de construir
un acceso seguro. De lo contrario, todo quedará sepultado bajo los escombros.
—¿Es muy grande el escondite? —El rostro abultado de Jenkins expresaba codicia y
suspicacia a la vez. Ya estaba gastando la recompensa de la compañía—. ¿Ha podido
verlo? ¿Contiene máquinas desconocidas?
—No reconocí ninguna —contestó Applequist, impaciente—. No perdamos el tiempo.
La masa de cascotes está a punto de derrumbarse. He de proceder con celeridad.
—¿Dónde está? ¡Quiero verlo!
—Voy a hacerlo solo. Usted proporcióneme el material y cubra mi ausencia. Esa es su
parte.
Jenkins se debatió en un mar de dudas.
—Si me miente, Applequist...
—No miento —respondió Applequist irritado—. ¿Cuándo tendré la unidad de energía?
—Mañana por la mañana. Tendré que llenar un montón de formularios. ¿Esta seguro
de que puede manejarla? Será mejor que le acompañe un equipo de reparaciones. Para
asegurarnos...
—Puedo manejarla —le interrumpió Applequist—. Consígame el material. Yo me
ocuparé de lo demás.
El sol de la mañana se filtraba entre los desperdicios. Applequist encajó la cápsula
nueva, nervioso, enroscó los tornillos, sujetó el forro protector corroído, y se puso en pie,
tembloroso. Tiró la cápsula antigua y aguardó.
El robot se movió. Su ojo cobró vida. Movió el brazo sobre su tronco y hombros de
forma experimental.
—¿Todo bien? —preguntó Applequist con voz hueca.
—En apariencia, sí. —La voz del robot era más potente, claro y confiada—. La vieja
cápsula estaba agotada. Fue una suerte que pasaras en aquel momento.
—Dices que los hombres vivían en ciudades —atacó Applequist—. ¿Los robots
trabajaban?
—Los robots realizaban las tareas rutinarias necesarias para mantener el sistema
industrial. Los humanos gozaban de todo el tiempo libre que deseaban. Nos gustaba
trabajar para ellos. Era nuestra misión.
—¿Qué pasó? ¿Qué salió mal?
El robot cogió papel y lápiz; mientras hablaba, trazaba cifras.
—Existía un grupo fanático de humanos. Una organización religiosa. Afirmaban que
Dios ordenó al hombre ganarse el pan con el sudor de su frente. Querían que los robots
desaparecieran y los hombres volvieran a las fábricas, para trabajar como esclavos en
tareas rutinarias.
—¿Por qué?
—Afirmaban que el trabajo ennoblecía el espíritu. —El robot le entregó un papel—.
Esto es la lista de lo que quiero. Necesitaré esos materiales y herramientas para reparar
mi sistema.
Applequist manoseó el papel.
—Ese grupo religioso...
—Hombres divididos en dos bandos: los Moralistas y los Ociosos. Combatieron entre sí
durante años, mientras nosotros nos manteníamos al margen, ignorantes de nuestra
suerte. No entendí que los Moralistas se impusieran a la razón y el sentido común, pero
fue así.
—¿Crees...? —empezó Applequist, y luego calló. Apenas se atrevía a verbalizar la idea
que corroía su fuero interno—. ¿Existe alguna posibilidad de que vuelvan a existir robots?
—Tus palabras son oscuras. —El robot partió el lápiz en dos y lo tiró—. ¿Qué quieres
decir?
—La vida no es agradable en las compañías. Muerte y trabajo duro. Formularios,
turnos, períodos de trabajo y órdenes.
—Es vuestro sistema. Yo no soy el responsable.
—¿Qué recuerdas sobre la construcción de robots? ¿Qué eras tú, antes de la guerra?
—Era un controlador de unidades. Me dirigía a una unidad de fabricación de
emergencia cuando mi nave fue derribada. —El robot señaló los restos que le rodeaban—
. Eso fue mi nave y mi cargamento.
—¿Qué es un controlador de unidades?
—Dirigía la fabricación de robots. Diseñé y alenté la producción de tipos básicos de
robot.
La cabeza de Applequist daba vueltas.
—Entonces, eres un experto en la construcción de robots.
—Sí. —El robot señaló el papel que Applequist tenía en la mano—. Consigue esos
materiales y herramientas lo antes posible. Así estoy completamente indefenso. Debo
recuperar mi movilidad. Si alguna nave sobrevolara este lugar...
—La comunicación entre compañías es deficiente. Entrego las cartas a pie. La mayoría
de los países están devastados. Podrías trabajar sin que nadie te detectara. ¿Qué me
dices de tu unidad de fabricación de emergencia? Tal vez no fue destruida.
El robot cabeceó lentamente.
—Fue ocultada concienzudamente. Existe una ínfima posibilidad. Era pequeña, pero
muy bien equipada. Autosuficiente.
—Si consigo piezas de repuesto, ¿podrías...?
—Hablaremos de eso más adelante. —El robot se tendió sobre el suelo—. Cuando
vuelvas, seguiremos hablando.
 
Jenkins le consiguió los materiales y un permiso de veinticuatro horas. Fascinado, se
apoyó contra la ladera del barranco mientras el robot desarmaba su cuerpo y sustituía los
elementos averiados. Al cabo de pocas horas, el nuevo sistema motor había sido
instalado. Colocó las células básicas de las piernas. A mediodía, el robot experimentaba
con sus extremidades inferiores.
—Durante la noche pude establecer un débil contacto por radio con la unidad de
fabricación de emergencia —explicó el robot—. Continua intacta, según el monitor robot.
—¿Robot? ¿Quieres decir...?
—Una máquina automática de transmisión. No está viva, como Yo. No soy un robot, en
un sentido estricto. —Su voz expresó orgullo—. Soy un androide.
Applequist no captó la sutil distinción. Su mente febril examinaba las posibilidades.
—En este caso, podemos seguir adelante. Con tus conocimientos y los materiales
disponibles.
—Tu no viste el terror y la destrucción. Los Moralistas nos machacaron
sistemáticamente. Eliminaban a los androides de cada ciudad que conquistaban. A
medida que los Ociosos retrocedían, los de mi raza eran liquidados sin más. Fuimos
separados de nuestras máquinas y destruidos.
—¡Pero eso fue hace un siglo! Nadie quiere destruir ya a los robots. Necesitamos
robots para reconstruir el mundo. Los Moralistas ganaron la guerra y devastaron el
mundo.
El robot ajustó su sistema motor hasta lograr la coordinación de sus piernas.
—Su victoria fue una tragedia, pero comprendo la situación mejor que tú. Hemos de
proceder con cautela. Si esta vez nos vencen, será para siempre.
Applequist siguió al robot, mientras éste avanzaba con cautela hacia la ladera del
barranco.
—El trabajo nos oprime. Esclavos en refugios subterráneos. No podemos seguir así. La
gente agradecerá la vuelta de los robots. Te necesitamos. Cuando pienso en lo que debió
ser la Edad de Oro, los cimientos y las flores, las hermosas ciudades de la superficie...
Ahora sólo hay ruinas y penuria. Los Moralistas ganaron, pero nadie es feliz. Nos
encantaría...
—¿Dónde estamos? ¿Qué lugar es éste?
—Un poco al oeste del Mississippi, a unos cuantos kilómetros. Hemos de conseguir la
libertad. No podemos vivir así, trabajando bajo tierra. Si tuviéramos tiempo libre,
podríamos investigar los misterios de todo el universo. Encontré algunas viejas cintas
científicas. Trabajos teóricos sobre biología. Aquellos hombres trabajaron durante años en
tópicos abstractos. Tenían tiempo. Eran libres. Mientras los robots sostenían el sistema
económico, aquellos hombres podían dedicarse...
—Durante la guerra —interrumpió el robot con aire pensativo—, los Moralistas situaron
pantallas de detección sobre cientos de kilómetros cuadrados. ¿Todavía funcionan?
—No lo sé. Lo dudo. Todo lo que está fuera de los refugios de la compañía ha dejado
de funcionar.
El robot se recluyó en sus pensamientos. Había sustituido su ojo averiado por una
célula nueva. Ambos ojos brillaban de concentración.
—Esta noche haremos planes con respecto a tu compañía. Te comunicaré mi decisión
en ese momento. Entretanto, no hables de la situación a nadie, ¿entiendes? Lo que me
preocupa ahora es el sistema de carreteras.
—La mayoría de carreteras están en ruinas —Applequist intentó contener su
entusiasmo—. Estoy convencido de que casi todos los miembros de mi compañía son
Ociosos. Tal vez algunos peces gordos sean Moralistas. Algunos supervisores, en todo
caso, pero las clases bajas y las familias.
—Muy bien —interrumpió el robot—. Nos ocuparemos de eso más tarde. —Miró a su
alrededor—. Utilizaré parte del equipo averiado. Funcionará. De momento, al menos.
 
Applequist consiguió esquivar a Jenkins. Atravesó a toda prisa el nivel de organización
y se encaminó a su puesto de trabajo. Su mente era un torbellino. Todo lo que le rodeaba
se le antojaba vago poco convincente. Los supervisores pendencieros. Las máquinas
ruidosas. Los funcionarios y burócratas de poca monta que corrían de un lado a otro con
mensajes e informes. Cogió un puñado de cartas y empezó a distribuirlas
mecánicamente.
—Has estado fuera —observó con ironía el director Laws—. ¿Alguna chica? Si se casó
con alguien ajeno a la compañía, perderá la poca categoría que tiene.
Applequist apartó las cartas.
—Quiero hablar con usted, director.
El director Laws meneó la cabeza.
—Vaya con cuidado. Ya conoce las ordenanzas que rigen para el personal de cuarta
categoría. Es mejor no hacer más preguntas. Concentre su mente en el trabajo y déjenos
a nosotros las cuestiones teóricas.
—Director —preguntó Applequist—, ¿a quién apoyaba nuestra compañía, a los
Moralistas o a los Ociosos?
Laws fingió no entender la pregunta.
—¿Qué quiere decir? —Sacudió la cabeza—. No conozco esas palabras.
—En la guerra. ¿de qué lado estábamos?
—¡Santo Dios! —exclamó Laws—. Del lado humano, por supuesto. —Una cortina
impenetrable cayó sobre su rostro rotundo—. ¿Qué quiere decir «moralista»? ¿De qué me
está hablando?
Applequist empezó a sudar de repente. Apenas le salía la voz.
—Algo no cuadra, director. La guerra fue entre dos grupos de humano. Los Moralistas
destruyeron a los robots porque desaprobaban que los humanos se entregaran al ocio.
—La guerra se libró entre hombres y robots —replicó Laws— Nosotros ganamos.
Destruimos a los robots.
—¡Pero si trabajaban para nosotros!
Fueron construidos para trabajar, pero se rebelaron. Poseían una filosofía. Seres
superiores: androides. Nos consideraban simple ganado.
Applequist temblaba de pies a cabeza.
—Pero aquél me dijo...
—Nos masacraron. Millones de humanos murieron antes de que les paráramos los
pies. Asesinaron, mintieron, se escondieron, robaron, hicieron cualquier cosa con tal de
sobrevivir. Eran ellos o nosotros; no hubo cuartel. —Laws agarró a Applequist por el
cuello de la camisa—. ¡Maldito idiota! ¿Qué demonios ha hecho? ¡Contésteme! ¿Qué ha
hecho?
 
El sol se puso mientras el vehículo blindado se detenía en el borde del barranco. Las
tropas bajaron por la ladera. Laws saltó entre los primeros, seguido de Applequist.
—¿Es aquí? —preguntó Laws.
—Sí, pero ha desaparecido —tartamudeó Applequist.
—Por supuesto. Ya se había reparado. Nada le retenía aquí. —Laws hizo una señal a
sus hombres—. Es inútil proseguir la búsqueda. Entierren una bomba A táctica y
larguémonos. Es posible que la fuerza aérea lo localice. Rociaremos esto zona con gas
radiactivo.
Applequist se acercó al borde del barranco, atontado. Abajo, entre las sombras,
distinguió las malas hierbas y los escombros. No se veía al robot por parte alguna,
naturalmente. Sólo trozos de cable y partes del cuerpo desechadas. La vieja cápsula de
energía seguía donde la había tirado. Algunas herramientas. Nada más.
—Vámonos —ordenó Laws a sus hombres—. Tenemos mucho que hacer. Hay que
poner en marcha el sistema de alarma general.
Las tropas empezaron a escalar el barranco. Applequist se encaminó hacia el vehículo.
—No —dijo Laws—. Usted no vendrá con nosotros.
Applequist vio la expresión de sus rostros: miedo, terror, odio. Intentó escapar, pero le
apresaron casi al instante. Procedieron en silencio, inexorablemente. Cuando terminaron,
apartaron de una patada sus restos casi vivos y subieron al vehículo. Cerraron las puertas
y el motor rugió. El vehículo subió por la senda hasta la carretera. Al cabo de pocos
momentos, desapareció de vista.
Estaba solo, con una bomba semienterrada y las sombras Y la inmensa oscuridad lo
abarcaba todo.
 
 
FIN
 

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed