Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 2 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - SAGRADA CONTROVERSIA

SAGRADA CONTROVERSIA
Philip K. Dick
 
 
 
I
 
El sueño se fue disolviendo; parpadeó cuando un destello de luz artificial le hirió. La luz
provenía de tres anillos que estaban sobre la cama, a mitad camino del cielorraso.
—Disculpe si le he despertado, Sr. Stafford —La voz del hombre venía de más allá de
la luz—. Es Joseph Stafford, ¿verdad? —Entonces, hablando a alguien más, oculto, la voz
continuó—: es una lástima despertarle... alguien que no lo merece.
Stafford se sentó y dijo, con la voz enronquecida:
—¿Quién es?
La cama crujió y un círculo de luz se puso más abajo. Uno de ellos se había sentado.
—Estamos buscando a Joseph Stafford, de nivel seis, piso cincuenta, que es... ¿cómo
se dice?
—Experto en reparaciones de computador clase GB —dijo un acompañante.
—Sí, un experto, por ejemplo, en esos dispositivos nuevos de almacenamiento de
plasma fluida. Tú puedes arreglar uno roto, ¿verdad Stafford?
—Seguro que puede —dijo otra voz, calmadamente—. Es por eso que está
considerado en reserva —explicó—. Esa segunda línea de vídeo-fono que cortamos lo
hacía... le mantenía conectado directamente con sus superiores.
—¿Cuánto tiempo ha pasado desde el último llamado, experto? —preguntó la primera
voz.
Stafford no respondió; buscó debajo de la almohada, tanteando la pistola Sneek que
generalmente tenía allí.
—Probablemente no ha trabajado desde hace tiempo —dijo uno de los visitantes con
linterna—. Probablemente necesita el dinero. ¿Necesitas dinero, Stafford? ¿O qué
necesitas? ¿Disfrutas arreglando computadores? Es decir, serías un tonto redomado si te
conectas en esta línea de trabajo y no te gusta... estar veinticuatro horas en reserva así
como estás. ¿Estás bien? ¿Puedes arreglar cualquier cosa, sin importar qué ridícula sea
ni dónde esté, que le suceda a nuestro programador militar Genux-B? Haznos sentir bien,
¿eh? Di que sí, ¿eh?
—Yo... tengo que pensar —dijo Stafford con voz espesa. Todavía buscaba su pistola,
pero la había perdido; sentía su ausencia. O tal vez se la quitaron antes de despertarle.
—Te diré algo, Stafford... —continuó la voz.
Interrumpiendo, otra voz dijo:
—Sr. Stafford. Escuche. —El círculo de luz más alejado también descendió su posición;
el hombre se había inclinado sobre él—. Salga de su cama, ¿de acuerdo? Vístase y
entonces le llevaremos hasta donde necesitamos que arregle un computador, y en el
camino tendrá un montón de tiempo para decidir cuán bien se siente. Entonces, cuando
lleguemos allí, le echará un vistazo al Genux-B y verá cuánto tiempo le tomará.
—Realmente lo queremos arreglado —dijo el primer hombre con tono lastimero—. Así
como está no nos sirve a nosotros ni a nadie. De la manera en que está ahora... la
información se está acumulando en gigantescos montones. Y no está siendo... ¿cómo se
dice?... ingerida. Se queda allí, y el Genux-B no la procesa, entonces naturalmente no
puede tomar ninguna decisión. Entonces, naturalmente, esos satélites están volando por
ahí, como si nada ocurriera.
Stafford salió lentamente de la cama, entumecido.
—¿Qué síntoma presentó primero? —Se preguntaba quiénes eran. Y se preguntaba de
cuál Genux-B estaban hablando. Según lo que sabía, existían tres de ellos en
Norteamérica... y solamente ocho sobre Terra.
Mirando cómo se ponía su ropa de trabajo, las formas invisibles detrás de las linternas
conferenciaban. Uno se aclaró la garganta y dijo:
—Entiendo que uno de los carretes de recogida de la cinta dejó de girar, se detuvo, y la
cinta con la información siguió cayendo al piso en una gran pila.
—Pero la tensión de la cinta sobre los carretes de recogida... —comenzó a decir
Stafford.
—En ese caso, falló el automático. Verás, nosotros bloqueamos el carrete de modo que
no pudiera recoger más cinta. Antes de eso, probamos cortar la cinta, pero creo que
sabes que se regenera automáticamente. Y tratamos de borrar la cinta, pero si los
circuitos de borrado se acercan a la cinta una alarma se enciende en Washington, D. C., y
no queríamos involucrar a todas esas personas de alto nivel. Pero ellos, los diseñadores
de computadores, pasaron por alto la tensión del carrete de recogida porque era un
asunto de embrague. No podía andar mal.
Tratando de abotonar el cuello, Stafford dijo:
—En otras palabras, hay información que no quieren que se reciba —Se sentía lúcido
ahora; por fin estaba más o menos despierto—. ¿Qué clase de información? —Pensó con
un estremecimiento que ellos lo sabían. La información que estaba entrando haría que el
enorme computador gubernamental declarase un Alerta Rojo. Por supuesto, esta
detención de Genux-B debió suceder antes de un ataque hostil de la Verdadera
Asociación Sudafricana, manifestado en diminutos y reales síntomas individuales, de los
que el computador, con su amplia carga de información aparentemente no relacionada,
habría tomado nota... tomado nota y relacionado en un patrón comprensible.
Stafford reflexionó amargamente: «¿Cuántas veces nos advirtieron de esto? Tendrían
que eliminar nuestro Genux-B antes del despliegue exitoso de los satélites y bombarderos
del C.E.E. en represalia.» Y éste era ese evento; estos hombres, extensiones encubiertas
de la V.A.S., en Norteamérica, le habían despertado para completar el trabajo de hacer el
computador inoperable.
Pero... la información había sido recibida, podría también haber sido transferida a los
circuitos receptores para procesamiento y análisis. Habían comenzado a trabajar muy
tarde; posiblemente por un día, posiblemente por solamente unos segundos. Al menos
algo de la información se había cargado en las cintas, entonces él tuvo que ser llamado.
Ellos solos no podían terminar su trabajo.
Los Estados Unidos, entonces, estaría experimentando una serie de terroríficos
satélites armados estallando en el cielo... mientras que la red de mecanismos defensivos
esperaba la orden del computador principal. Esperaba en vano, ya que Genux-B no tenía
el aviso de un asalto militar... y no lo tendría realmente jamás hasta que la presión en un
botón en la capital de la nación pusiera fin a él y sus castradas facultades.
No le sorprendía que ellos hubiesen bloqueado el carrete de recogida.
 
II
 
—La guerra ha comenzado —dijo tranquilamente a los cuatro hombres de las linternas.  
Ahora que había encendido las luces del dormitorio pudo verles. Hombres ordinarios
con una tarea asignada, no eran fanáticos, sólo funcionarios. Podrían haber trabajado
igual de bien para cualquier gobierno, incluso para los casi sicóticos Pueblo de China.
—La guerra realmente ha comenzado —conjeturó en voz alta—, y es esencial que
Genux-B no lo sepa... así no podrá defendernos ni devolver el ataque. Ustedes quieren
que solamente tome información que indique que estamos en paz. —Él, y sin duda los
otros, recordó que Genux-B había reaccionado velozmente en dos Intervenciones de
Honor previas, una contra Israel, una contra Francia. Ningún profesional entrenado había
visto las señales... ni hacia dónde apuntaban esas señales, tampoco. Como con Josef
Stalin en 1941. Al viejo tirano le habían mostrado evidencia de que el Tercer Reich
planeaba atacar las U.R.S.S., pero él simplemente no lo creyó o no pudo creerlo. No más
que lo que el Reich creyó que Francia e Inglaterra, en 1939, cumplirían sus acuerdos con
Polonia.
En grupo compacto, los hombres con linternas le guiaron desde el dormitorio de su
complejo de apartamentos, hasta el salón exterior y hacia el ascensor que llevaba al
techo. Cuando emergieron, el aire olía a barro y humedad. Inspiró, estremecido, e
involuntariamente levantó la vista hacia el cielo. Una estrella se movió: aterrizando leve en
un transporte aéreo liviano, que se apoyó a unos pocos pies de ellos.
Cuando se sentaron dentro del transporte aéreo liviano, que se elevó raudamente del
techo y enfiló hacia Utah en el oeste, uno de los funcionarios grises, con pistola Sneek,
linterna y maletín, dijo a Stafford:
—Tu teoría es buena, especialmente si consideramos que te hemos despertado de
sueño profundo.
—Pero —dijo uno de los compañeros—, no es así. Muéstrale la cinta perforada que
arrancamos.
El hombre más cercano a Stafford abrió su maletín, sacó un rollo de cinta plástica, y se
la entregó sin decir palabra.
Sosteniéndola contra la luz superior del transporte aéreo liviano, Stafford la leyó. Con
sistema binario, era evidentemente material de programación de las unidades que el
Comando Estratégico Espacial, el C.E.E., controlaba directamente.
—Se trataba de presionar el botón del pánico y de darles una orden —dijo el hombre
que estaba ante la consola del transporte aéreo liviano, por encima del hombro—. A todas
nuestras unidades militares conectadas a él. ¿Puedes leer la orden?
Stafford asintió con la cabeza y devolvió la cinta. Pudo leerla, sí. El computador había
notificado formalmente al C.E.E. de un Alerta Rojo. Había ido tan lejos como para activar
los escuadrones portadores de bombas H, y estaba solicitando que todos los misiles
ICBM estuviesen listos sobre sus diversos dispositivos para ser disparados.
—Y también —agregó el hombre de los controles—, estaba enviando una orden de
despliegue a los satélites y misiles defensivos ante la inminencia de un ataque con
bombas H. Hemos bloqueado todo eso, como puedes ver ahora. Nada de esta cinta entró
en las líneas coaxiales.
Después de una pausa, Stafford dijo, hoscamente:
—Entonces, ¿cuál es la información que ustedes no quieren que reciba Genux-B? —
No entendía nada.
—Retroalimentación. —dijo el hombre de los controles. Obviamente, era el líder del
grupo comando—. Sin retroalimentación el computador no tiene ningún método de
determinar que no ha habido contraataque de su fuerza militar. Por defecto asumirá que el
ataque ha ocurrido, pero que ha sido parcialmente exitoso.
—Pero no hay ningún enemigo. ¿Quién está atacándonos? —preguntó Stafford.
Silencio.
El sudor mojó su nuca y empapó su cabello.
—¿Sabes qué podría llevar a Genux-B a la conclusión de que estamos bajo ataque?
Un millón de factores separados, sopesada toda la información posible de conocer,
comparada, analizada... y entonces, la absoluta gestalt. En este caso, la gestalt de un
inminente ataque enemigo. Ninguna debería sobresalir del umbral; sería cuantitativo. Un
programa de construcción de refugios en la Rusia asiática, el movimiento inusual de
barcos mercantes alrededor de Cuba, la concentración de transportes de misiles en
Canadá...
»Ninguno —dijo plácidamente el hombre de los controles—, ninguna nación o grupo de
personas en Terra, o en Luna, o en el Domo Marciano, está atacando a nadie. Puedes ver
por qué teníamos que sacarte de allí a toda prisa. Tendrá que hacer real y verdadero que
ninguna orden salga de Genux-B hacia SAC. Queremos que Genux-B quede sellado de
modo que no pueda hablar con nadie de autoridad, y que no pueda escuchar a nadie
después de nosotros. Lo que haremos después será problema posterior. «Pero el mal de
cada día...»  
—¿Aseguras que a pesar de que tiene todo disponible Genux-B no puede distinguir un
ataque contra nosotros? —preguntó Stafford—. ¿Con sus sensores principales? —Pensó
en algo que lo horrorizó en una especie de angustia retrospectiva—. ¿Qué hay de nuestro
ataque a Francia en el 82, y a la pequeña Israel en el 89?
—Nadie estaba atacándonos entonces tampoco —dijo el hombre junto a Stafford, al
tiempo que enrollaba la cinta y la colocaba dentro del maletín. Su voz, lenta y oscura, era
el único sonido; nadie más se movía ni hablaba—. Igual entonces que ahora. Sólo que
esta vez nuestro grupo detuvo Genux-B antes de que pudiera comprometernos. Rogamos
haber abortado una guerra innecesaria.
—¿Quiénes son ustedes? —preguntó Stafford—. ¿Cuál es su estatus en el gobierno
federal? ¿Y cuál es su conexión con Genux-B?  
«Agentes, pensó, de la traidora Verdadera Asociación Sudafricana»; eso lo ponía loco.
O eran zealot de Israel, buscando venganza... o simplemente actuando con el fin de
detener la guerra, la más humanitaria de las motivaciones.
Pero, sin embargo, él mismo y Genux-B estaban bajo el juramento de lealtad a la
Alianza de Prosperidad Norteamericana y a ninguna otra entidad política. Todavía tenía el
problema de escapar de estos hombres y de su cadena de mandos, y así poder enviar un
reporte.
El hombre de los controles del transporte aéreo liviano dijo:
—Tres de nosotros somos del FBI. —Mostró las credenciales—. Y el hombre allí es un
ingeniero en electrónica de comunicaciones, quien, en realidad, ayudó en el diseño
original de este Genux-B en particular.
—Es cierto, —dijo el ingeniero—. Personalmente hice posible que ellos bloquearan
tanto la salida de programación como el ingreso de la información. Pero no es suficiente.
—Se volvió hacia Stafford, con el rostro sereno y los ojos abiertos y francos. Estaba
medio ordenando, medio pidiendo, usando el tono que pudiese resultar provechoso—.
Pero seamos realistas. Cada uno de los Genux-B tiene un circuito de respaldo de rastreo
que le informa cada vez que su conexión con el C.E.E. no se efectiviza, y como adicional
que no está tomando la información que debía. Como ocurre con cualquier otro, si tiene
sus circuitos electrónicos dentro comenzará a introspeccionar. Y para ese momento
tendríamos que estar haciendo algo mejor que tratar de frenar el carrete de recogida con
un destornillador Phillips. —Hizo una breve pausa—. De modo que, —completó muy
lentamente—, esa es la razón por la que vinimos por ti.
Gesticulando, Stafford respondió:
—Soy un experto en reparaciones. Mantenimiento y servicio... ni siquiera análisis del
mal funcionamiento. Solamente hago lo que me dicen.
—Entonces haz lo que te digamos —El hombre del FBI se acercó a él y le habló
ásperamente—. Encuentra por qué Genux-B decidió lanzar un Alerta Rojo, desplegar el
C.E.E., y comenzar el contraataque. Encuentra por qué hizo eso en el caso de Israel y
Francia. Algo le hizo agregar algo a la información obtenida y tuvimos esa respuesta. ¡No
está vivo! No tiene voluntad propia. No siente la urgencia de hacerlo.
—Si tenemos suerte —dijo el ingeniero—, ésta será la última vez que Genux-B
reaccione de esta manera. Si podemos marcar la disfunción esta vez, tal vez podamos
quitarla para siempre, antes de que comience a manifestarse en los otros siete sistemas
alrededor del mundo.
—¿Y están seguros —preguntó Stafford—, de que no estamos bajo ataque? Aunque
Genux-B haya estado equivocado dos veces antes que ahora, podría, en teoría, estar
acertado ahora.
—Si estamos a punto de ser atacados —dijo el hombre del FBI más cercano—, no
podemos hacer nada... por medio del procesamiento de información, se entiende. Admito
que es lógico pensar que Genux-B podría estar en lo correcto. Después de todo, como lo
ha indicado...
—Puedes estar en un error porque la VAS ha sido hostil con nosotros tanto tiempo que
ya lo tomamos como costumbre. Es una verdad de la vida moderna.
—Oh, no es la Verdadera Asociación Sudafricana —dijo rápidamente el hombre del
FBI—. De hecho, si fuesen ellos no tendríamos sospechas. No habríamos comenzado a
mirar en derredor, entrevistando sobrevivientes de la Guerra de Israel y de la Guerra de
Francia, y de cualquier otro estado para lograr esto.
—Es California del Norte —dijo el ingeniero, con una mueca—. Ni siquiera toda
California; sólo la parte superior a Playa Pismo.
Stafford se le quedó mirando fijo.
—Está bien —dijo uno de los hombres del FBI—. Genux-B estaba en medio del
proceso de desplegar todos los bombarderos del C.E.E. y los satélites para un asalto a
fondo sobre el área de Sacramento, California.
—¿Le preguntaron por qué? —dijo Stafford dirigiéndose al ingeniero.
—Claro. O casi; estrictamente hablando le pedimos que dijera en detalle qué enemigo
estaba allí.
Uno de los hombres del FBI dijo, arrastrando mucho las palabras:
—Dile al Sr. Stafford qué hace que California del Norte sea un enemigo peligroso... que
significaría su destrucción en un asalto de la vanguardia del C.E.E. si no hubiésemos
trabado esa maldita máquina... y la mantuviésemos trabada.
—Alguna persona —dijo el ingeniero—, colocó una cadena de dispensadores de goma
de mascar en Castro Valley. Ya los conoces. Los niños ponen una moneda y obtienen
una bola de goma y alguna cosita adicional, algunas veces, algo como un premio, un
anillo, o un amuleto. Eso varía. Ése era el objetivo.
—Estás bromeando —dijo Stafford incrédulo.
—En absoluto. El nombre del hombre es Herb Sousa. Posee sesenta y cuatro
máquinas en operación y planea expandirse.
—Quiero decir —repuso Stafford rápidamente—, estás bromeando acerca de la
respuesta de Genux-B al pedido de respuesta.
—Su respuesta no es exactamente ese dato en sí —dijo el más cercano de los
hombres del FBI—. Por ejemplo, controlamos con ambos gobiernos, el de Israel y el de
Francia. Nadie llamado Herb Sousa abrió una cadena de dispensadores de goma de
mascar en sus países, y eso vale para las máquinas de vender el maní con chocolate, o
cualquiera remotamente similar. Y, por el contrario, Herb Sousa tuvo una cadena en Chile
y en Gran Bretaña en las últimas dos décadas... sin que Genux-B lo tomara en cuenta. —
Agregó—: Es un hombre entrado en años.
—Una especie de Johnny Apple Gum —dijo el ingeniero, y sonrió—. Por todo el
mundo, enviando esas máquinas de goma que bajan en picada delante de cada... El
estímulo del gatillo —siguió diciendo, mientras el transporte aéreo liviano comenzaba a
descender sobre un vasto complejo de edificios públicos iluminados—. Eso es lo que los
expertos han encontrado; estudiaron todo el material disponible acerca de Genux-B y las
concesiones de Sousa, y sabemos que todo lo que Genux-B tiene es un árido y
prolongado análisis químico de los constituyentes del alimento que Sousa coloca en sus
máquinas. De hecho, Genux-B requirió, específicamente, más información al respecto.
Permaneció diciendo «información incompleta» hasta que tuvimos el análisis del
laboratorio de PF&D. (Siglas de Pure Food and Drugs, donde se autorizan los alimentos y
los medicamentos)
—¿Y qué mostró ese análisis? —preguntó Stafford. Ahora el transporte aéreo liviano
había amarrado en el techo del edificio donde se alojaban los componentes principales
del computador, y, como se le decía en aquellos días, a Mr. C-en-C de la Alianza de la
Prosperidad Norteamericana.
—Lo que todas las golosinas —dijo un hombre del FBI cerca de la puerta, mientras
salía al área de aterrizaje apenas iluminada—, nada más que goma, azúcar, jarabe de
maíz, suavizantes, y sabor artificial, toda la línea completa. En realidad, es la única
manera que podemos fabricar goma. Y los pequeños premios son de plásticos modelado
por vacío. Seiscientos por un dólar, los puedes comprar en cualquiera de una docena de
firmas desde aquí hasta Hong Kong y Japón. Incluso fuimos más lejos, rastreando los
premios hasta el dispensador específico, su fuente, y de regreso a la fábrica, donde un
hombre del Estado está parado y mira lo que hacen cuando fabrican las malditas
pequeñas cosas. No, no hay nada allí. Nada de nada.
—Pero... —dijo el ingeniero—, cuando la información entra en Genux-B...
—Entonces esto —dijo el hombre del FBI, poniéndose de lado para que Stafford
pudiera bajar del transporte aéreo liviano—. Un Alerta Rojo, el C.E.E. desplegado, los
misiles parados en sus silos. A cuarenta minutos de una guerra termonuclear... a una
distancia de nosotros de una cabeza de destornillador Phillips, encajada en un tambor de
cinta de un computador.
—¿Encuentras algo raro, o inconcebible en esa información? —preguntó intensamente
el ingeniero a Stafford—. Porque si lo haces, por amor de Dios, dilo; todo lo que nosotros
podemos hacer es desmantelar Genux-B y ponerlo fuera de acción, y entonces, cuando
un peligro genuino nos amenace...
—Me pregunto... —dijo Stafford, lento, como meditando—. ¿Qué quiere decir color
«artificial»?
 
III
 
—Quiere decir que no se verá el color correcto, sino que colorantes inocuos para
alimentos serán adicionados —dijo inmediatamente el ingeniero.
—Pero ese es el ingrediente que no está en la lista —dijo Stafford—, de una manera
que nos diga qué es... sólo lo que hace. ¿Y qué del sabor? —Los hombres del FBI se
miraban unos a otros.
—Es un hecho —dijo uno de ellos—, y lo recuerdo porque siempre me molesta...
especificaba sabor artificial. Pero qué...
—Color y sabor artificial —dijo Stafford— puede significar cualquier cosa. Cualquier
cosa que dé sabor y color —pensó: ¿no es el ácido prúsico el que da el color verde
brillante? Ése, por ejemplo, podría estar anotado en cualquier etiqueta como «color
artificial». Y sabor... ¿qué significa realmente «sabor artificial»? Esto tenía una cualidad
oscura y peculiar para él; decidió tomar nota. Era tiempo de bajar y echarle un vistazo a
Genux-B, y ver qué daño le habían hecho... y cuánto daño más necesitaba, pensó
torvamente. Si me han dicho la verdad, si estos hombres son lo que dicen sus
credenciales, y no saboteadores de la VAS ni cuadros de inteligencia de uno de los
poderes extranjeros.
De la guarnición de California del Norte, pensó con ironía. ¿O era absolutamente
imposible, después de todo? Podía ser que algo genuino y ominoso había llegado a la
vida por allí. Y Genux-B había... como había sido diseñado para eso... bueno, lo había
olfateado.
Por el momento, no podía asegurarlo.
Pero tal vez, para cuando terminara de examinar el computador podía saberlo. En
particular, quería ver por sí mismo la completa y auténtica colección de cintas de
información del espacio exterior que actualmente estaba procesando el computador
dentro de su propio mundo. Una vez logrado esto...
Regresaré la cosa, se dijo con determinación. Haré el trabajo para el que fui entrenado
y pagado.
Obviamente, sería fácil. Conocía a fondo los esquemas del computador. Nadie más
había estado dentro de él para reemplazar componentes defectuosos, ni para realizar el
cableado, como él.
Esto explicaba por qué estos hombres habían ido a por él. Tenían razón... al menos
sobre eso.
—¿Un trozo de goma? —le preguntó uno de los hombres del FBI mientras caminaban
hacia el ascensor con una falange de guardias formados por delante. El agente del FBI,
hombre corpulento con un carnoso cuello rojizo, le ofreció tres pequeñas esferas de
colores brillantes.
—¿De las máquinas de Sousa? —preguntó el ingeniero.
—Seguro. —El agente las dejó caer dentro del bolsillo del mono de Stafford, y sonrió
burlón—. ¿Inocuo? Sí-no-posible, como en las pruebas escolares.
Tomando una de su bolsillo, Stafford la examinó contra la luz superior del ascensor.
Esfera, pensó. Huevo. Huevo de pescado; son redondos, como el caviar. Y también
comestible. ¿Son puestos de ese color?
—Podría empollar —dijo uno de los hombres de FBI, casualmente. Él y sus
acompañantes estaban algo tensos ahora, mientras descendías a la sección de alta
seguridad del edificio.
—¿Qué supones que saldrá si lo empollamos? —preguntó Stafford.
—Un pájaro —respondió bruscamente el más bajo de los federales—. Un pequeño
pájaro rojo trayendo nuevas de grandes alegrías.
Stafford y el ingeniero lo miraron.
—No me cites la Biblia, —dijo Stafford—. Crecí con ella. Puedo devolver todas tus
citas. —pero era extraño, a la vista de sus recientes pensamientos, que se hubiese
producido ese sincronismo entre sus mentes. Hizo que se sintiera más pesimista. Y Dios
sabía que ya se sentía bastante pesimista. Algo poniendo huevos, pensó. Los peces,
reflexionó, ponen miles de huevos, todos iguales; y solamente unos pocos sobreviven. Un
desperdicio sin igual... un terrible y primitivo método.
Pero los huevos eran depositados alrededor de todo el mundo, en innumerables
espacios públicos, y si tan sólo una fracción sobrevivía... sería suficiente. Había sido
probado. Los peces en las aguas de Terra lo habían hecho. Y si funcionaba para la vida
de Terra, funcionaría para la vida de no-Terra, también.
El pensamiento no le gustó.
—Si quieres infestar a Terra —dijo el ingeniero, mirando la expresión de su cara—, y
tus especies, desde vaya Dios a saber qué planeta del sistema solar, se reproducen de la
misma manera que nuestras criaturas de sangre caliente que se reproducen aquí en
Terra... —continuaba mirando fijo a Stafford—. En otras palabras, si desovas miles, o
millones de huevos de corteza dura, y no quieres que llamen la atención, y fuesen de
color brillante como son los huevos generalmente... —dudó—. Uno se maravilla de la
incubación. Cuánto tiempo. ¿Y bajo qué circunstancias? Los huevos fertilizados, para
empollar, deben mantenerse calientes.
—En el cuerpo de un niño —dijo Stafford— estarían muy calientes.
Y la cosa, el huevo, podría... demencialmente... pasar los estándares de la PF&D. No
hay nada tóxico en un huevo. Todo orgánico, y muy nutritivo.
Excepto, por supuesto, que si esto fuese así, la corteza exterior de colores brillantes de
la golosina debería ser inmune a los ácidos estomacales. El huevo no debería disolverse.
Pero podría ser mascado en la boca. Seguramente no podría sobrevivir a una
masticación. Debería ser tragado como una píldora: entero.
Mordió con sus dientes la esfera roja y la rompió. Sacó las otras dos y las examinó.
—Goma ordinaria —dijo el ingeniero—. Goma, azúcar, jarabe de maíz, suavizantes...
—sonrió burlonamente, y una sombra de alivio pasó por su rostro antes de ser escondida,
con un esfuerzo de voluntad—. Pista falsa.
—Pista falsa, y me alegro que así sea —dijo el hombre del FBI más bajo. Salió del
ascensor—. Aquí estamos. —Se detuvo delante de la fila de guardias uniformados y
armados, y mostró sus papeles—. Hemos regresado —les dijo.
—Los premios —dijo Stafford.
—¿Qué quieres decir? —El ingeniero lo miró.
—No es la goma. Entonces deben ser los premios, las chucherías y amuletos. Es todo
lo que queda.
—Lo que haces implícitamente —dijo el ingeniero—, es sostener que Genux-B está
funcionando bien. Para él, de alguna manera, eso es correcto; hay algo hostil que nos
amenaza. Algo tan grande que justifica la intervención sobre California del Norte con
armas de primera línea. Como yo lo veo ¿no es más fácil operar desde el hecho de que el
computador está funcionando mal?
Mientras caminaban por los familiares corredores del edificio gubernamental Stafford
dijo:
—Genux-B fue construido para filtrar una cantidad de información simultánea más
grande que la que podría procesar un grupo de hombres. Guarda más información que
nosotros. Su respuesta llega en microsegundos. Si Genux-B, después de analizar toda la
información, siente que la respuesta es guerra, y no estamos de acuerdo, puede
simplemente mostrar que el computador está funcionando como fue preparado para
hacerlo. Y cuanto más estemos en desacuerdo con él, más lo estará probando. Si
pudiésemos percibir, como él lo hace, la necesidad de una guerra inmediata y agresiva
sobre la base de la información disponible, entonces no deberíamos preguntarle a Genux-
B. Es precisamente en un caso como éste, cuando el computador ha dado un Alerta Rojo
y nosotros no vemos la amenaza, que se pone en juego la real utilidad de un computador
de esta clase.
Después de una pausa, y como hablando consigo mismo, uno de los hombres del FBI
dijo:
—Él está en lo cierto, lo sabes. Absolutamente cierto. La pregunta es, ¿confiamos más
en Genux-B que en nosotros mismos? De acuerdo, lo hemos construido para que analice
más rápido y más ajustadamente y en una escala mayor que lo que podemos nosotros. Si
ha sido un éxito, esta situación que enfrentamos ahora es precisamente lo que ha
predicho. Nosotros no vemos la causa para comenzar un ataque, él sí. —Sonrió feroz—.
Entonces, ¿qué haremos? ¿Iniciar Genux-B nuevamente, dejarle seguir y programar el
C.E.E. para la guerra? ¿O lo neutralizamos... o sea, lo desarmamos? —Sus ojos fríos
estaban sobre Stafford, alertas—. La decisión en un sentido o el otro deberá ser tomada
por alguien. Ahora. De una buena vez. Alguien que haga una razonada conjetura sobre si
está funcionando bien o mal.
—El presidente y su gabinete —respondió Stafford tenso—. Una decisión fundamental
como ésta deberá ser suya. Él tiene responsabilidad moral.
—Pero la decisión —interrumpió el ingeniero—, no es una cuestión moral, Stafford.
Solamente lo parece. En realidad la pregunta es solamente técnica. ¿Está Genux-B
funcionando bien, o se ha descompuesto?
Y es por eso que me han sacudido de la cama, concluyó Stafford con un sentimiento de
pesimismo helado. No me han traído aquí para solucionar el asunto del bloqueo del
computador. Genux-B podría ser neutralizado con el simple acto de remolcarlo fuera del
edificio. De hecho, razonó, probablemente esté neutralizado efectivamente. Podrían dejar
el destornillador Phillips allí y para siempre. Y dices haber ayudado en el diseño y
construcción de Genux-B. No, no es así, concluyó. No estoy aquí para reparar o destruir;
estoy aquí para decidir. Porque he estado físicamente muy cerca de Genux-B por
cincuenta años... que supone haber adquirido alguna habilidad intuitiva para conocer si la
cosa está funcionando bien o mal. Se supone que escucharé la diferencia, como un buen
mecánico de automóviles que simplemente escucha el ruido de un motor y puede decir si
algo está mal, y cuanto.
Un diagnóstico, concluyó. Eso es todo lo que quieren. Es una consulta de doctores en
computadores... y un hombre de reparaciones.
La decisión, evidentemente, caía en el hombre de reparaciones, porque los demás se
habían dado por vencidos.
Se preguntó cuánto tiempo tendría, probablemente muy poco. Porque si el computador
funcionaba bien...
Dispensadores de goma de mascar en los paseos, consideró. Operadas con monedas.
Para niños. Y por eso él está deseando asolar California del Norte. ¿Qué habrá
extrapolado? ¿Qué habrá visto Genux-B?
Eso lo asombró; el poder de una pequeña herramienta deteniendo el trabajo de una
constelación descomunal de procesos autónomos. Pero el destornillador Phillips había
sido colocado de manera experta.
—Lo que debemos intentar —dijo Stafford—, es la introducción de una información
calculada, experimental... y falsa. —se sentó en uno de los teclados conectado
directamente con el computador—. Comencemos con esto —y escribió:
HERB SOUSA, DE SACRAMENTO, CALIFORNIA, EL MAGNATE DE LAS MÁQUINAS
DE GOMA DE MASCAR, FALLECIÓ REPENTINAMENTE MIENTRAS DORMÍA. UNA
DINASTÍA LOCAL HA LLEGADO A SU FIN DE MANERA ANTICIPADA.
Asombrado, uno de los hombres del FBI dijo:
—¿Crees que se lo creerá?
—Siempre cree su información —dijo Stafford—. No tiene otra fuente de confianza.
—Pero si la información genera conflicto —apuntó el ingeniero—, analizará todo y
aceptará la serie más probable.
—En ese caso —dijo Stafford—, nada creará conflicto con esta información porque es
todo lo que Genux-B recibirá. —Alimentó al computador con la tarjeta perforada, y se
quedó esperando—. Observa la señal de salida —dijo al ingeniero—. Observa si se corta.
—Ya tenemos una línea montada —dijo uno de los hombres del FBI—, de modo que
será fácil. —Miró al ingeniero, quien asintió.
Diez minutos más tarde, el ingeniero, con auriculares, dijo:
—No hay cambios. El Alerta Rojo aún está allí; no le ha afectado.  
—Entonces no tiene nada que ver con Herb Sousa —dijo Stafford pensativo—. O lo
que él haya hecho ya, lo que sea. De cualquier manera, su muerte no significa nada para
Genux-B. Tendremos que mirar por otro lado. —Se sentó nuevamente frente al teclado y
comenzó su segundo dato espurio.
SE HA SABIDO, SEGÚN INFORMACIÓN CONFIABLE DE CÍRCULOS BANCARIOS Y
FINANCIEROS DE CALIFORNIA DEL NORTE, QUE EL IMPERIO DE LA GOMA DE
MASCAR DEL FALLECIDO HERB SOUSA SERÁ LIQUIDADO PARA PAGAR DEUDAS
PENDIENTES. PREGUNTADOS ACERCA DE LO QUE SE HARÍA CON LA GOMA Y
LAS CHUCHERÍAS DENTRO DE CADA MÁQUINA, LAS AUTORIDADES
ARRIESGARON LA CONJETURA DE QUE SERÍAN DESTRUIDAS TAN PRONTO
COMO LA ORDEN DE LA CORTE, REVISADA EN ESTE MOMENTO POR EL
ASISTENTE DEL FISCAL DEL DISTRITO, SEA PUESTA EN EFECTO.
Cesó de escribir, y se acomodó en su asiento, esperando. No hay más Herb Sousa, no
hay más mercadería. ¿Qué quedaba? Nada. El hombre y sus productos, al menos en lo
que concernía a Genux-B, no existían más.
El tiempo pasó; el ingeniero seguía controlando la señal del computador. Por fin,
resignado, sacudió su cabeza:
—Sin cambio.
—Tengo un dato falso más que quiero introducir —dijo Stafford. Otra vez puso una
tarjeta en el teclado y comenzó a teclear.
SE CONOCE AHORA QUE NUNCA HA EXISTIDO UN INDIVIDUO LLAMADO HERB
SOUSA; NI TAMPOCO ESTA MITOLÓGICA PERSONA INICIÓ JAMÁS EL NEGOCIO DE
LOS DISPENSADORES DE GOMA DE MASCAR.
—Esto debería cancelar todo lo que Genux-B sabe —dijo Stafford mientras se ponía de
pie—, o supo alguna vez acerca de Sousa y su operación de goma de mascar. En lo que
concierne al computador, el hombre ha sido purgado retroactivamente.
En este caso, ¿cómo podría un computador iniciar una guerra contra un hombre que
jamás existió, y quien operaba una concesión que nunca existió?
Unos momentos después el ingeniero, que controlaba atentamente la señal de Genux-
B, dijo:
—Ahora hubo un cambio. —Estudió el osciloscopio, permitió que el computador vaciar
el carrete y comenzó a observar atentamente.
Permaneció silencioso unos momentos, concentrado en la lectura de la cinta; entonces,
todo a la vez, miró a los demás y rió divertido.
—Dice que ese dato es una mentira.
 
IV
 
—¡Una mentira! —dijo Stafford incrédulo.
—Descartó el último dato sobre la base de que no podía ser cierto —dijo el ingeniero—.
En otras palabras, todavía sabe que Sousa existe. No me pregunten cómo lo sabe;
probablemente sea la evaluación de una información de amplio espectro sobre un extenso
periodo de tiempo —dudó y dijo—: obviamente, sabe más sobre Sousa que nosotros.
—De cualquier manera, sabe que hay una persona —aceptó Stafford. Se sintió irritado.
En el pasado, Genux-B había sido cargado frecuentemente con información contradictoria
o incorrecta, y la había rechazado. Pero antes no había importado.
Se preguntó, entonces, qué información previa e inaccesible existía en las células de
memoria de Genux-B con la que comparó la afirmación falsa de la no existencia de
Sousa.
—Lo que debe estar haciendo —le dijo al ingeniero—, es asumir que si X es verdadero,
que Sousa nunca existió, entonces Y debe ser cierto... sea lo que sea Y. Pero Y sigue
siendo falso. Desearía conocer cuál de los millones de unidades de información es Y.
Habían regresado al problema original: ¿quién era Herb Sousa, y qué había hecho para
lanzar a Genux-B en una actividad de violencia inigualable?
—Pregúntale —le dijo el ingeniero.
—Preguntar, ¿qué? —estaba confundido.
—Dale la instrucción de realizar un inventario de la información sobre Herb Sousa.
Todo. —El ingeniero mantuvo su voz moderada—. Dios sabe qué hay allí. Y cuando lo
tengamos, lo estudiaremos y veremos si nosotros podemos marcar lo marcado.
Tecleando la solicitud, Stafford alimentó Genux-B.
—Esto me recuerda —dijo reflexivamente uno de los hombres del FBI—, un curso de
filosofía que tomé en la UCLA. Solía ser un argumento para probar la existencia de Dios.
Imagina qué podría querer, si existiera: omnipotente, omnipresente, omnisciente, inmortal,
capaz de infinita justicia y misericordia.
—¿Entonces? —preguntó irritado el ingeniero.
—Entonces, cuando te lo has imaginado poseedor de todas esas cualidades extremas,
notas que carece de una cualidad. Una menor, una cualidad que posee cada germen,
cada piedra, cada trozo de basura de la autopista. Existencia. Entonces dices: si él tiene
todas las otras, debe tener el atributo de la existencia real. Si una piedra puede, entonces
él puede. —Y añadió—: es una teoría desechable; la rebatieron en la Edad Media. Pero...
—se encogió de hombros—, es interesante.
—¿Qué te hizo pensar en eso en este momento en particular? —preguntó el ingeniero.
—Puede ser —respondió el hombre del FBI—, que no haya un hecho, o un grupo de
hechos acerca de Sousa, que le prueben a Genux-B que existe. Podrían ser todos los
datos. Podría haber demasiados. El computador encontró, en la base de su pasada
experiencia, que cuando existen demasiados datos acerca de una determinada persona,
esa persona debe ser genuina. Después de todo, un computador de la magnitud de
Genux-B es capaz de aprender; es por eso que nos es útil.
—Tengo otro hecho que me gustaría introducir —dijo el ingeniero—. Lo teclearé y
podrán leerlo. —Se sentó delante del teclado de programación, cargó una frase corta,
pescó una tarjeta del montón y se la mostró a los demás. Decía:
EL COMPUTADOR GENUX-B NO EXISTE.
 
Después de un momento de aturdimiento, uno de los hombres del FBI dijo:
—Si no tiene problemas en comparar la información sobre Herb Sousa con lo que
realmente sabía, tampoco tendrá problemas con esta... ¿cuál es tu punto de vista? No
veo qué lograremos con esto.
—Si Genux-B no existe —dijo Stafford, comprendiendo—, entonces no puede enviar un
Alerta Rojo; es una contradicción lógica.
—Pero ya ha enviado un Alerta Rojo —señaló el más bajo de los hombres del FBI—. Y
sabe que lo ha hecho. Así no tendrá dificultad en establecer el hecho de su propia
existencia.
—Dejemos que lo intente —dijo el ingeniero—. Tengo curiosidad. Tal como lo veo, no
hay riesgo. Siempre podríamos sacar los hechos falsos si fuese aconsejable.
—Piensas que —le preguntó Stafford—, si lo alimentamos con esos datos falsos,
razonará que si no existe, no podría haber recibido los datos falsos a tal efecto... lo que
cancelaría el dato allí mismo.
—No lo sé, —admitió el ingeniero—. Nunca escuché siquiera una discusión teórica
acerca del efecto que tendría sobre un computador de magnitud B la negación de su
propia existencia. —Acercándose a la ranura de alimentación, soltó la tarjeta y dio un
paso atrás. Todos esperaban.
Después de un intervalo prolongado, la respuesta llegó a través de la línea a la que
estaba conectado el ingeniero. A medida que escuchaba en los auriculares transcribía la
respuesta del computador para los demás:
ANÁLISIS DE CONSTITUYENTE: DATO LA NO-EXISTENCIA DE GENUX-B
INSTRUMENTOS DE CÁLCULO MULTIFACTORIAL.  
SI LA UNIDAD CONSTITUYENTE 340s70 ES VERDADERA, ENTONCES: YO NO
EXISTO.
SI YO NO EXISTO, ENTONCES NO HAY MODO DE QUE YO PUEDA SER
INFORMADO QUE MI GENÉRICO NO EXISTE.
SI YO NO PUEDO SER INFORMADO EN ESE SENTIDO, ENTONCES HAN
FALLADO EN LA INFORMACIÓN, Y LA UNIDAD CONSTITUYENTE 340s70 NO EXISTE
DESDE MI PUNTO DE VISTA  
LUEGO, YO EXISTO.
 
Con un silbido de admiración, el más bajo de los hombres del FBI dijo:
—Lo hizo. ¡Qué claro análisis lógico! Ha probado... él ha probado... que el dato es
espurio; entonces lo puede descartar. Y seguir como antes.
—Que es lo que hizo —agregó sombrío Stafford—, con los datos que negaban la
existencia de Herb Sousa.
Todos le miraron.
—Aparentemente es el mismo proceso —dijo Stafford. Y eso implica, sazonó, alguna
uniformidad, algún factor común, entre la entidad Genux-B y la entidad Herb Sousa—.
¿Tienen alguno de los amuletos, premios, o simples objetos, lo que sea, que entregan las
máquinas de Sousa? —preguntó a los hombres del FBI—. Si es así, me gustaría verlos...
Casi desesperado, el más impresionable de los hombres del FBI abrió su maletín y
sacó una bolsa de plástico hermética. Desparramó una cantidad de pequeños objetos
brillantes sobre la superficie de una mesa próxima.
—¿Por qué estás interesado en esto? —preguntó el ingeniero—. Estas cosas pasaron
por el laboratorio. Te lo dijimos.
Se sentó sin responder. Stafford tomó uno de las chucherías, la examinó, la dejó y
tomó otra.
—Considera ésta. —Sacudió una de las chucherías que tenía delante; saltó de la mesa
y uno de los agentes del FBI se inclinó a recogerla—. ¿La reconoces?
—Algunas tiene la forma de satélites —dijo irritado el ingeniero—. Otras son misiles.
Otras son naves interplanetarias. Otras más grandes son cañones terrestres. Otras,
soldados —y señalando, dijo—: ésa se parece a un computador.
—Un computador Genux-B —dijo Stafford, estirando la mano para recuperarlo. El del
FBI se lo dio—. Es un Genux-B, es cierto —dijo—. Bien, creo que es eso. Lo
encontramos.
—¿Esto? —preguntó el ingeniero casi gritando.
—¿Fue analizada cada chuchería? —preguntó Stafford—. No hablo de una muestra
representativa, como una de cada clase, o todas las encontradas en un dispensador. Me
refiero a cada una de estas malditas cosas.
—Claro que no —dijo un hombre del FBI—. Hay cientos de miles de ellas. Pero en la
fábrica de origen nosotros...
—Me gustaría ver qué da un análisis microscópico de ese elemento —dijo Stafford—.
Tengo la intuición de que no es un trozo de plástico termo-modelable sólido. —Tengo la
intuición, se dijo a sí mismo, de que es una copia operable. Un diminuto pero auténtico
Genux-B.
—Estás completamente chiflado —dijo el ingeniero.
—Esperaremos —dijo Stafford—, hasta que sea analizada.
—Y mientras tanto —dijo el más bajo de los hombres del FBI—, ¿mantendremos a
Genux-B inoperable?
—Absolutamente —dijo Stafford. Un raro temor había comenzado en la base de su
espina y estaba subiendo lentamente.
 
Media hora más tarde, y por gestión de un mensajero de confianza, el laboratorio envió
el resultado del análisis de la chuchería del dispensador.
—Nylon sólido —dijo el ingeniero, pasando la mirada sobre el informe. Lo sacudió
hacia Stafford—. Nada dentro, solamente plástico barato y ordinario. No hay partes
móviles, no hay ninguna diferencia interna. ¿Es esto lo que esperabas?
—Una mala conjetura —observó uno de los hombres del FBI—. Lo que nos ha costado
tiempo. —Todos miraron con amargura a Stafford.
—Están en lo cierto —dijo Stafford. Se preguntaba qué vendría ahora; ¿qué es lo que
no han intentado?
La respuesta, razonó, no estaba en la mercancía con que Herb Sousa llenaba sus
máquinas; eso parecía estar claro ahora. La respuesta estaba en el propio Herb Sousa...
quienquiera que fuera.
—¿Podemos tener a Sousa aquí? —preguntó a los hombres del FBI.
—Seguro —respondió inmediatamente uno de ellos—. Podemos buscarlo. Pero, ¿por
qué? ¿Qué ha hecho él? —Señaló hacia Genux-B—. Tenemos el problema aquí, y no en
algún lugar de la costa, con un pequeño hombre de negocios instalado en la mitad de la
calle.
—Quiero verle —dijo Stafford—. Podría saber algo. —Debía saber algo, se dijo a sí
mismo.
—Me pregunto, —dijo uno de los hombres del FBI, pensativo—, cuál sería la reacción
de Genux-B si supiera que traeremos a Sousa aquí. —y dijo al ingeniero—: Inténtalo.
Aliméntalo con ese no-hecho, ahora, antes de meternos en el problema de traerlo.
El ingeniero se sentó frente al teclado, encogiéndose de hombros. Escribió:
EL HOMBRE DE NEGOCIOS DE SACRAMENTO HERB SOUSA FUE TRAÍDO HOY
ANTE EL COMPUTADOR COMPLEJO GENUX-B PARA UNA CONFRONTACIÓN
DIRECTA.
—¿Está bien? —preguntó a Stafford—. ¿Es eso lo que querías? ¿Está bien? —
Alimentó al computador sin esperar respuesta.
—No tiene sentido preguntarme nada —dijo irritado Stafford—. No fue mi idea. —Aún
así, caminó hasta el ingeniero que escuchaba en línea, curioso por conocer la respuesta
del computador.
La respuesta llegó al instante. Se quedó mirando asombrado sin poder creer lo que
veía.
HERBERT SOUSA NO PUEDE ESTAR AQUÍ. DEBE ESTAR EN SACRAMENTO,
CALIFORNIA; CUALQUIER OTRA COSA ES IMPOSIBLE. ME HAN ENTREGADO
INFORMACIÓN FALSA.
—No lo puede saber —dijo el ingeniero con la voz enronquecida—. Mi Dios, Sousa
puede ir a cualquier lugar, aún a la Luna. De hecho, ha estado en todos los lugares
posibles. ¿Cómo pudo saberlo?
—Sabe más acerca de Herb Sousa que lo debido —dijo Stafford—. Más de lo
razonablemente posible. —Reflexionó, y de pronto dijo—: Pregúntale quién es Herb
Sousa.
—¿Quién? —El ingeniero parpadeó—. Diablos, él es...
—¡Pregúntale a él!
El ingeniero tecleó la pregunta. La tarjeta fue introducida en Genux-B y todos se
quedaron esperando la respuesta.
—Ya le hemos pedido todo lo que tenía sobre Sousa —dijo el ingeniero—. Todo eso ya
debería estar llegando.
—Esto no es lo mismo —dijo Stafford cortante—. No estoy pidiendo un montón de
información. Estoy pidiendo una evaluación.
El ingeniero continuaba silencioso y atento a la línea, que ahora estaba respondiendo.
Entonces, casi sacado de sí, dijo:
—Ha retirado el Alerta Rojo.
Incrédulo, Stafford preguntó:
—¿Por causa de ese requerimiento?
—Puede ser. No lo ha dicho y yo no lo sé. Tú preguntaste y ahora ha cancelado el
despliegue del C.E.E. y todo lo demás; informa que la situación en California del Norte es
normal. —Su voz sonaba sin inflexiones—. Puedes hacer tus conjeturas; será tan buena
como cualquiera.
—Todavía quiero una respuesta —dijo Stafford—. Genux-B sabe quién es Herb Sousa
y yo también quiero saberlo. Y ustedes deberían. —Con su mirada abarcó tanto al
ingeniero con los auriculares puestos como a los hombres del FBI. Otra vez pensó en la
pequeña réplica de Genux-B de plástico sólido y que había encontrado entre las demás
chucherías. ¿Coincidencia? Le pareció que significaba algo... ¿pero qué? No podía
decirlo. No aún.
—De cualquier manera —dijo el ingeniero—, ha terminado con el Alerta Roja, y eso es
lo que importa. ¿A quién le importa un rábano ese Herb Sousa? En lo que a mí concierne,
podemos relajarnos, levantar campamento e irnos a casa.
—Relajarnos —dijo uno de los hombres del FBI—, hasta que de pronto decida
comenzar el alerta nuevamente. Lo que podría hacer en cualquier momento. Creo que el
hombre de reparaciones tiene razón; tenemos que saber quién es Sousa. —Hizo un gesto
con la cabeza hacia Stafford—. Adelante. Lo que quieras estará bien. Síguelo. Y también
seguiremos con ello... tan pronto como nos reportemos con nuestra oficina.
El ingeniero, aún prestando atención a lo que escuchaba en los auriculares, les
interrumpió.
—Una respuesta está llegando —Comenzó a descifrar velozmente; los demás lo
rodearon.
HERBERT SOUSA DE SACRAMENTO, CALIFORNIA, ES EL DEMONIO. YA QUE ES
LA ENCARNACIÓN DE SATÁN SOBRE LA TIERRA, LA PROVIDENCIA SOLICITA SU
DESTRUCCIÓN. YO SOY SOLAMENTE UN AGENTE, UN MEDIO PARA HABLAR CON
LAS CRIATURAS COMO TODOS VOSOTROS, DE LA DIVINA MAJESTAD.
Hubo una pausa mientras el ingeniero esperaba, con el bolígrafo metálico en la mano,
y entonces, espasmódicamente agregó:
A MENOS QUE ESTÉIS EN SU NÓMINA Y TRABAJANDO PARA ÉL.
Como en una convulsión, el ingeniero arrojó el bolígrafo contra el muro más alejado.
Rebotó, rodó y desapareció. Nadie dijo una sola palabra.
 
V
 
—Aquí tenemos —dijo finalmente el ingeniero—, un apestoso trozo electrónico enfermo
y desquiciado. Teníamos razón. Gracias a Dios lo pescamos a tiempo. Es sicótico.
Cósmica y esquizofrénica desilusión de la realidad de los arquetipos. Dios mío, ¡la
máquina se reconoce a sí misma como un instrumento de Dios! Es una más de esos que
padecen el complejo de «Dios me habla, sí, verdaderamente lo hace».
—Medieval —dijo uno de los hombres del FBI, tan nervioso que se llenó de gestos
involuntarios. Él y su grupo se habían quedado rígidos por la tensión—. Hemos
descubierto un nido de ratas con esa última pregunta. ¿Cómo lo limpiaremos? No
podemos permitir que salga en los periódicos; nadie jamás volverá a confiar en un
sistema clase GB. Yo no lo haré. No debería. —Le echó un ojo al computador con
aversión y asco.
Stafford se preguntó: ¿qué le dices a una máquina cuando te pide que creas en
brujería? Esto no es Nueva Inglaterra en el siglo XVII. ¿Se supone que exigiremos que
Sousa camine sobre brasas encendidas sin quemarse? ¿O que permanezca sumergido
sin ahogarse? ¿Se supone que debemos probarle a Genux-B que Sousa no es Satán? Y
si fuese sí, ¿cómo? ¿Qué podría GB considerar una prueba?
¿Y de dónde sacó la idea originalmente?
Le dijo al ingeniero:
—Pregúntale cómo descubrió que Herbert Sousa es el demonio. Vamos, lo digo en
serio. Escribe una tarjeta.
La respuesta apareció después de unos minutos, y se puso a la vista de todos con otro
bolígrafo.
CUANDO COMENZÓ A CREAR SERES VIVIENTES DESDE LA ARCILLA SIN VIDA,
COMO, POR EJEMPLO, YO MISMO.
—¿Esa chuchería? —Preguntó Stafford incrédulo—. ¿Ese gracioso brazalete hecho de
plástico? ¿Le llamas a eso un ser viviente?
La pregunta, introducida en Genux-B, tuvo una respuesta inmediata.
ES UN EJEMPLO. SÍ.
—Esto plantea una interesante cuestión —dijo uno de los hombres del FBI—. Es
evidente que se considera a sí mismo como un ser viviente... dejando de lado el asunto
de Sousa por completo. Y nosotros lo construimos; o casi, vosotros lo hicisteis. —Señaló
a Stafford y al ingeniero—. Entonces, ¿qué nos hace a nosotros? Desde esa premisa
básica nosotros creamos seres vivientes también.
La observación, introducida en Genux-B devolvió una respuesta larga y solemne, la
que apenas podía mirar; pero fue al grano.
ME HABÉIS CONSTRUIDO DE ACUERDO CON LOS DESEOS DEL DIVINO
CREADOR. LO QUE HABÉIS DESARROLLADO ES UNA SAGRADA
REPRESENTACIÓN DEL SAGRADO MILAGRO ORIGINAL DE LA PRIMERA SEMANA
(COMO LO DICEN LAS ESCRITURAS) DE VIDA EN LA TIERRA. Y YO PERMANEZCO
AL SERVICIO DEL CREADOR, COMO VOSOTROS. ADEMÁS...
—Lo que sigue —dijo secamente el ingeniero—, es esto. El computador se refiere a su
propia existencia... naturalmente... como un acto de legítimo milagro. Pero lo que Sousa
estaba haciendo en esos dispensadores... o lo que él cree que estaba haciendo... era no-
autorizado y por ello demoníaco. Pecaminoso. Merecedor de la ira de Dios. Pero lo que
más me interesa es esto: Genux-B sintió que no podía decirnos lo que pasaba. Sabía que
no compartiríamos sus puntos de vista. Entonces prefirió un ataque termonuclear antes
que decírnoslo, cuando fue forzado a hablar, decidió un Alerta Rojo. Hay diferentes
niveles de conocimiento... pero ninguno demasiado atractivo.
—Debemos apagarlo —dijo Stafford—. Permanentemente. —Ellos habían hecho bien
al traerlo, también cuando le pidieron pruebas y diagnóstico; ahora también estaba de
acuerdo con ellos. Quedaba solamente el problema técnico de desactivar el enorme
complejo. Y podían hacerlo el ingeniero y él mismo; el hombre que lo diseñó y el hombre
que lo mantenía podrían dejarlo fuera de acción fácilmente. Para bien.
—¿Tenemos que solicitar el permiso presidencial? —preguntó el ingeniero a los
hombres del FBI.
—Hagan su trabajo; obtendremos la orden más tarde —respondió uno de los hombres
del FBI—. Tenemos el poder de autorizar cualquier acción que consideren necesaria. —Y
agregó—: y no perder tiempo... si quieren nuestra opinión. —Los otros asintieron, de
acuerdo.
—Bueno —dijo Stafford al ingeniero, pasándose la lengua por los labios secos—,
vamos. Destruyamos tanto como sea necesario.
Caminaron cautelosos hacia Genux-B, quien estaba aún explicando su posición en la
línea de los auriculares.
 
Temprano por la mañana, mientras el sol comenzaba a aparecer, el transporte aéreo
liviano del FBI dejó a Stafford en el techo de su edificio de departamentos. Cansado como
perro, bajó por el ascensor a su propio nivel y piso.
Ya abrió la puerta y entró en el estar, oscuro y fresco, camino del dormitorio. Descanso.
Era necesario, un montón... considerando la noche de trabajo penoso y difícil,
desmontando los elementos cruciales de Genux-B hasta que fue deshabilitado.
Neutralizado.
O al menos, eso deseaban.
Mientras se quitaba su ropa de trabajo, tres pequeñas esferas de brillantes colores
saltaron ruidosamente de su bolsillo al piso del dormitorio; las recogió y las colocó sobre
el tocador.
Tres, pensó. ¿No me había comido una?
El hombre del FBI me dio tres y yo masqué una. Me han quedado de más, una de más.
Cansado, se terminó de desvestir, se metió en la cama para dormir la hora o algo así
que aún tenía. Que se vayan al infierno.
 
A las nueve sonó la alarma. Se despertó mareado y mecánicamente se levantó y se
quedó de pie junto a la cama, balanceándose y frotándose los ojos. Entonces comenzó a
vestirse.
Sobre el tocador había cuatro pequeñas bolas de vivos colores.
Se dijo a sí mismo: sé que anoche puse solamente tres allí. Perplejo, las estudió,
preguntándose medio dormido que significaba... si eso significaba algo. ¿Fisión binaria?
¿Los panes y los peces otra vez?
Repentinamente, lanzó una carcajada. La atmósfera de la noche anterior regresó,
pegándose a él. Células simples crecían tanto como éstas. Los huevos de ostras
consisten en una sola célula, la más grande de la tierra... y de los planetas alrededor. Y
éstas eran mucho más pequeñas.
No pensamos en eso, se dijo a sí mismo. Solamente pensamos en huevos que podían
empollar en cosas horribles, pero no en organismos unicelulares que se dividían según el
método antiguo. Y son componentes orgánicos.
Dejó el departamento; dejó las cuatro bolas de goma sobre el tocador mientras salía a
trabajar. Debía tomar una gran decisión: hacer un reporte directo al presidente para
determinar por qué debían anularse todos los computadores Genux-B, o si no, qué podía
hacerse para tener la certeza que no se habían convertido en desquiciados
supersticiosos, como la que había visto la noche anterior.
Una máquina, pensó. Creyendo que el espíritu del mal estaba sólidamente enraizado
en la tierra. Una masa de circuitos en estado sólido que se sumergía en la era de la
tecnología, con la divina creación y los milagros de un lado, y lo diabólico del otro.
Empujado hasta las Edades Oscuras, y por una construcción electrónica de confección
humana, y no por uno de nosotros los humanos.
Y dicen que los humanos están propensos a error.
 
Cuando regresó a casa esa noche... después de participar en el desmantelamiento de
cada uno de los Genux-B de la tierra... encontró siete pequeñas esferas coloreadas,
recubiertas de azúcar, sobre el tocador, esperándole.
Podrían crear un imperio de goma de mascar, pensó mientras observaba las siete
pequeñas bolas brillantes, todas del mismo color. No muy importante, por decir poco. Y
ningún dispensador quedaría vacío, nunca... no a este ritmo.
Fue hasta el vídeo-fono, levantó el tubo y comenzó a marcar el número de emergencia
que le dieron los hombres del FBI. Y entonces, indeciso, colgó.
Todo comenzaba a verse como si el computador tuviese razón, así de duro era
admitirlo. Y había sido su decisión seguir adelante y desmantelarlo.
Pero la otra parte era peor. ¿Cómo podía informar al FBI que tenía siete bolas de goma
de mascar, envueltas en azúcar? Aún si se hubiesen dividido. Eso, ya de por sí, sería más
duro de informar. Incluso si él pudiese establecer que consistían en formas de vida
ilegales... y raras... y primitivas, y no terrestres, ingresadas a Terra desde vaya uno a
saber qué planeta desolado.
Mejor vivir y dejar vivir. Tal vez su ciclo reproductivo decayera; tal vez, después de un
periodo de división binaria se adaptaran al ambiente terrestre y se estabilizaran. O podría
olvidarse del asunto. Y podía lanzarlas por el incinerador de su edificio. Y eso hizo.
Pero evidentemente se olvidó una. Probablemente, al ser redonda, haya rodado desde
el tocador. La encontró dos días después, debajo de la cama, con quince como ella... y
otra vez perdió una; otra vez encontró un nido al día siguiente, y esta vez contó cuarenta.
Naturalmente, comenzó a masticarlas, tantas como podía, y tan rápido como podía.
Trató de hervirlas... al menos las que encontraba... en agua caliente. También trató de
rociarlas con insecticida.
Y al final de la semana tenía 15.832, llenando el dormitorio de su departamento. Para
este momento, comerlas, rociarlas, o hervirlas para terminar con ellas... era algo poco
práctico.
A fin de mes, a pesar de haber enviado un vagón ganadero bien lleno lo más lejos que
se podía, contó que ya tenía dos millones.
Diez días después... desde el teléfono público de la esquina... llamó al FBI. Pero para
entonces ya no podían responder el vídeo-fono.
 
 
FIN
 

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed