Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

domingo, 17 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - EQUIPO DE EXPLORACIÓN

EQUIPO DE EXPLORACIÓN
Philip K. Dick
 
 
 
Halloway subió por el conducto que atravesaba nueve kilómetros de ceniza para ver
como aterrizaba el cohete. Salió del tubo forrado de plomo y se reunió con Young, que
estaba acuclillado junto con un pequeño grupo de soldados.
La superficie del planeta estaba oscura y silenciosa. El aire hirió su olfato. Olía mal.
Halloway se estremeció, inquieto.
—¿Dónde demonios estamos?
Un soldado señaló con un dedo la negrura.
—Las montañas están por allí. ¿Las ve? Las Rocosas, y esto es Colorado.
Colorado... El antiguo nombre despertó vagas emociones en Halloway. Acarició su fusil
desintegrador.
—¿Cuándo llegará? —preguntó.
A lo lejos, recortadas en el horizonte, vio las bengalas verdes y amarillas del enemigo. Y
un ocasional destello de fisión al rojo vivo.
—Dentro de nada. Está controlado durante todo el camino por un piloto robot. Cuando
llega, no hay vuelta de hoja.
Una mina enemiga estalló a varias de decenas de kilómetros de distancia. Un
resplandor irregular iluminó por un breve instante el paisaje. Halloway y los soldados se
arrojaron al suelo automáticamente. Captó el olor a quemado de la superficie de la Tierra
tal como era ahora, treinta años después del inicio de la guerra.
Era muy diferente de sus recuerdos infantiles. Halloway había crecido en California, y
recordaba la campiña del valle, huertos henchidos de uvas, nogales y limoneros. Tiestos
manchados bajo los naranjos. Montañas verdes y un cielo cuyo color era como el de los
ojos de una mujer. Y el aroma fresco de la tierra...
Todo había desaparecido. En otros tiempos se había levantado una ciudad en este
lugar. Distinguió las bostezantes cavidades de los sótanos, llenos de escoria, ríos secos
de la herrumbre en que se habían transformado los edificios. Escombros diseminados por
doquier, al azar...
El resplandor de la mina se apagó y dio paso de nuevo a la negrura. Se pusieron en pie
con cautela.
—Menuda visión —murmuró un soldado.
—Era muy diferente antes —dijo Halloway.
—¿De veras? Yo nací bajo la superficie.
—En aquellos días, cultivábamos nuestros alimentos en la tierra, en la superficie, no en
tanques subterráneos. Nosotros...
Halloway enmudeció. Un ensordecedor estruendo interrumpió de súbito sus palabras.
Una forma inmensa se deslizó sobre ellos en las tinieblas, chocó contra algo y sacudió la
tierra.
—¡El cohete! —gritó un soldado.
Todos corrieron. Halloway les siguió, caminando con movimiento torpes.
—Espero que sean buenas noticias —dijo Young, que iba a su lado.
—Yo también —jadeó Halloway—. Marte es nuestra última oportunidad. Si no sale bien,
estamos acabados. El informe sobre Venus fue negativo; sólo hay lava y vapores.
 
Más tarde, examinaron el cohete de Marte.
—Servirá —murmuró Young.
—¿Está seguro? —preguntó el director Davidson, tenso—. Una vez lleguemos allí, no
podremos regresar.
—Estamos seguros. —Halloway tiró las cintas sobre el escritorio de Davidson—.
Compruébelo usted mismo. El aire de Marte es tenue y seco. La gravedad es mucho
menor que la nuestra. Sin embargo, podremos vivir en el planeta, al contrario que en esta
Tierra olvidada de Dios.
Davidson recogió las cintas. Las luces indirectas arrancaban destellos del escritorio, las
paredes y el suelo metálicos de la oficina. Máquinas ocultas que mantenían constantes el
aire y la temperatura zumbaban en las paredes.
—Tendré que confiar en ustedes los expertos, por supuesto. Si no tienen en cuenta
algún factor vital...
—Es una lotería, naturalmente —dijo Young—. Desde esta distancia no podemos estar
seguros de todos los factores. —Palmeó las cintas—. Muestras mecánicas y fotos. Los
robots hacen lo que pueden. Tenemos suerte de contar con algo para continuar.
—Al menos, no hay radiación —dijo Halloway—. Eso es seguro, pero Marte será seco,
polvoriento y frío. Está muy alejado. Sol débil, desiertos y colinas erosionadas.
—Marte es viejo —convino Young.
—Se enfrió hace mucho tiempo. Mírelo de esta manera: tenemos ocho planetas,
excluyendo a la Tierra. De Plutón a Júpiter no hay nada. Ni la menor posibilidad de
sobrevivir. Mercurio es metal líquido. Venus está lleno de volcanes y vapores..., como en
la era precámbrica. Siete de los ocho. Marte es la única posibilidad a priori.
—En otras palabras —dijo lentamente Davidson—, Marte debe ser adecuado, porque
no nos queda otra alternativa.
—Podríamos quedarnos aquí, viviendo en los sistemas subterráneos como topos.
—No sobreviviríamos más de un año. Ya habrán visto los últimos psicógrafos.
Los habían visto. El índice de tensión iba en aumento. Los hombres no estaban hechos
para vivir en túneles metálicos, alimentarse a base de comida cultivada en tanques,
trabajar, dormir y morir sin ver el sol.
Pensaban de manera especial en los niños, que nunca habían subido a la superficie.
Pseudomutantes de rostros macilentos y ojos como los de los peces ciegos. Una
generación nacida en un mundo subterráneo. El índice de tensión aumentaba porque los
hombres veían a sus hijos cambiar y mutar en un mundo de túneles, oscuridad viscosa y
rocas luminosas goteantes.
—¿Estamos de acuerdo, entonces? —preguntó Young.
Davidson escrutó los rostros de los dos técnicos.
—Tal vez pudiéramos conquistar la superficie, revivir la Tierra, renovar el suelo. La
situación no es tan grave, ¿verdad?
—Imposible —afirmó Young—. Aunque llegáramos a un acuerdo con el enemigo, habrá
partículas en suspensión durante otros cincuenta años. La Tierra estará demasiado
radiactiva para permitir la vida en lo que queda del siglo. Y no podemos esperar.
—De acuerdo —dijo David—. Autorizaré el equipo de exploración. Correremos el
riesgo, como mínimo. ¿Quieren ir? ¿Quieren ser los primeros humanos que pongan el pie
en Marte?
—Ya puede apostar por ello —dijo Halloway, sombrío—. Consta en nuestro contrato
que yo voy.
 
El globo rojo que era Marte aumentaba cada vez más de tamaño. Young y van Ecker, el
piloto, lo contemplaban con atención desde la sala de control.
—Tendremos que saltar —dijo van Ecker—. No es posible aterrizar a esta velocidad.
Young estaba nervioso.
—Eso está muy bien para nosotros, pero, ¿qué me dices de la primera expedición de
colonizadores? No pretenderás que las mujeres y los niños salten.
—Cuando llegue ese momento, tendremos más información.
Van Ecker asintió con la cabeza y el capitán Mason hizo sonar la alarma de
emergencia. Los timbres atronaron siniestramente a lo largo y ancho de la nave. La nave
vibró cuando los miembros de la tripulación tomaron sus trajes de lanzamiento y corrieron
hacia las escotillas.
—Marte —murmuró el capitán Mason, mirando todavía la pantalla—. No es como la
Luna. Esto es lo que nos conviene.  
Young y Halloway se encaminaron a la escotilla.
—Será mejor que vayamos pasando.
Marte crecía rápidamente. Un feo globo desolado, de un tono rojo apagado. Halloway
se puso el casco de lanzamiento. Van Ecker le siguió.
Mason se quedó en la sala de control.
—Les seguiré después que la tripulación se haya lanzado —dijo.
La escotilla se abrió y ambos entraron en la plataforma de lanzamiento. La tripulación
ya había empezado a saltar.
—Es una pena desperdiciar una nave —comentó Young.
—No hay otra forma.
Van Ecker se ajustó el casco y saltó. Las unidades de frenado le hicieron girar hacia
arriba y se hundió como un globo en la negrura que se cernía sobre sus cabezas. Young y
Halloway le siguieron. La nave descendió en picado hacia la superficie de Marte. En el
cielo flotaban diminutos puntos luminosos: los miembros de la tripulación.
—He estado pensando —dijo Halloway por el micrófono del casco.
—¿Sobre qué?
La voz de Young resonó en sus auriculares.
—Davidson preguntó si habíamos pasado por alto algún factor vital. Hay uno que no
hemos tenido en cuenta.
—¿Cuál es?
—Los marcianos.
—¡Santo Dios! —exclamó van Ecker. Halloway le veía flotando a su derecha,
descendiendo lentamente hacia el planeta—. ¿Crees que haya marcianos?
—Es posible. Marte albergará vida. Si nosotros podemos vivir en él, también pueden
existir otras formas.
—Pronto lo sabremos —repuso Young.
—Tal vez capturaron alguna de nuestras naves robot —rió van Ecker—. Tal vez nos
estén esperando.
Halloway permaneció en silencio. Estaba demasiado cerca de saberlo para encontrarlo
gracioso. El planeta rojo crecía cada vez más. Distinguió puntos blancos en los polos.
Algunas franjas verdeazuladas, lo que en otro tiempo se habían llamado canales. ¿Existía
una civilización allá abajo, una cultura organizada que les esperaba? Tanteó en su mochila
hasta que los dedos se cerraron sobre la culata de su pistola.
—Será mejor que saquen sus pistolas —dijo.
—Si los marcianos han dispuesto un sistema defensivo para esperamos, estamos
acabados —dijo Young—. Marte se enfrió millones de años antes que la Tierra. Podrían
estar tan adelantados que no tuviéramos ni...
—Ya es demasiado tarde. —Captaron débilmente la voz de Mason—. Ustedes los
expertos tendrían que haberlo pensado antes.
—¿Dónde está usted? —preguntó Halloway.
—Debajo de usted. La nave está vacía. Se estrellará en cualquier momento. He
sujetado el equipo a unidades de lanzamiento automáticas.
Se produjo un tenue resplandor bajo ellos y se desvaneció. La nave se había estrellado
en la superficie...
—Casi he llegado —dijo Mason, nervioso—. Seré el primero...
Marte había dejado de ser un globo. Ahora, era un gran plato rojo, una inmensa planicie
de herrumbre que se extendía bajo ellos. Descendieron lenta y silenciosamente. Se
podían ver las montañas. Estrechos hilos de agua que eran ríos. Un borroso tablero de
ajedrez que debían ser campos y prados...
Halloway aferró su pistola. Sus unidades de frenado chirriaron a medida que la
atmósfera adquiría más densidad. Un crunch ahogado resonó en sus auriculares.
—¡Mason! —gritó Young.
—He tocado tierra —respondió la tenue voz de Mason.
—¿Se encuentra bien?
—Zarandeado por el viento, pero me encuentro bien.
—¿Qué aspecto tiene? —preguntó Halloway.  
Se hizo el silencio durante unos momentos.
—¡Santo Dios! —jadeó Mason—. ¡Una ciudad!
—¿Una ciudad? —chilló Young—. ¿De qué tipo? ¿A qué se parece?
—¿Los ve? —aulló van Ecker—. ¿Cómo son? ¿Hay muchos?
Escucharon la respiración de Mason, que arañaba sus auriculares.
—No —dijo por fin—. Ni la menor señal de vida. Todo está tranquilo. La ciudad está...
Parece que está desierta.
—¿Desierta?
—Ruinas. Sólo ruinas. Kilómetros de columnas y paredes derrumbadas y andamios
oxidados.
—Gracias a Dios —suspiró Young—. Estarán todos muertos. Nos hemos salvado.
Habrán evolucionado y terminado su ciclo hace mucho tiempo.
—¿Nos habrán dejado algo? —El miedo atenazó a Halloway—. ¿Quedará algo para
nosotros? —Aferró con desesperación sus unidades de frenado, en un esfuerzo por
acelerar su caída—. ¿Ha desaparecido todo?
—¿Cree que lo han agotado todo? —preguntó Young—. ¿Cree que han agotado todos
los...?
—No lo sé —resonó la voz de Mason, teñida de inquietud—. Tiene mal aspecto.
Grandes pozos. Bocas de minas. No lo sé, pero tiene mal aspecto...
Halloway luchaba con sus unidades de frenado.
El planeta estaba asolado.
—Santo Dios —musitó Young. Se sentó sobre una columna rota y se secó la cara—. No
queda ni una mierda. Nada de nada.
 
La tripulación comenzó a preparar dispositivos de defensa. El equipo de
comunicaciones montó un transmisor accionado mediante pilas. Un equipo técnico perforó
el terreno en busca de agua. Otros equipos exploraron los alrededores, en pos de comida.
—No encontrarán la menor señal de vida —dijo Halloway. Señaló con un ademán la
inmensa extensión de escombros y herrumbre—. Se extinguieron hace mucho tiempo.
—No lo comprendo —murmuró Mason—. ¿Cómo pudieron arruinar todo un planeta?
—Nosotros arruinamos la Tierra en treinta años.
—Pero no de esta manera. Han agotado Marte. Han agotado todo. No queda nada.
Nada de nada. Una gigantesca montaña de desechos.
Halloway intentó encender un cigarrillo con sus dedos temblorosos. La cerilla prendió y
se apagó. Se sentía ligero y embriagado. Su corazón latía con violencia. El lejano sol,
pálido y pequeño, refulgía en lo alto. Marte era un mundo muerto, solitario y frío.
—Lo habrán pasado fatal, viendo como sus ciudades se desmoronaban —dijo
Halloway—. Ni agua, ni minerales, ni suelo.
Tomó un puñado de arena seca y dejó que se escurriera entre sus dedos.
—El transmisor funciona —dijo un miembro de la tripulación.  
Mason se levantó y se acercó tambaleante hasta el transmisor.
—Le diré a Davidson lo que hemos descubierto.  
Se inclinó sobre el micrófono.
—Bien, me parece que estamos atrapados —dijo Young—. ¿Cuánto tiempo durarán
nuestras provisiones?
—Un par de meses.
—Y después... —Young chasqueó los dedos—. Como los marcianos. —Miró de soslayo
el largo muro corroído de una casa en ruinas—. Me gustaría saber cómo eran.
—Un equipo semántico está examinando las ruinas. Tal vez descubran algo.
Más allá de la ciudad destruida se extendía lo que había sido en otro tiempo una zona
industrial. Una sucesión de instalaciones, torres, tuberías y máquinas retorcidas, cubiertas
de arena y en parte oxidadas. Huecos bostezantes practicados por excavadoras. Bocas de
minas subterráneas. Marte estaba agujereado como un panal, devorado por las termitas.
Toda una raza había intentado excavar y horadar para seguir con vida. Los marcianos,
después de agotar los recursos de Marte, habían huido.
—Un cementerio —dijo Young—. Bien, recibieron su merecido.
—¿Les echas la culpa? ¿Qué debían hacer? ¿Perecer algunos miles de años antes y
dejar su planeta en mejores condiciones?
—Podrían habernos dejado algo —replicó Young, empecinado—. Tal vez podamos
desenterrar sus huesos y cocerlos. Me gustaría ponerle la mano encima a uno de ellos el
rato suficiente para...
Un par de tripulantes se acercaron corriendo.
—¡Miren esto! —Venían cargados con cilindros de metal centelleantes—. ¡Miren lo que
hemos encontrado bajo tierra!  
Halloway se incorporó.
—¿Qué es?
—Registros. Documentos escritos. ¡Entréguenlos al equipo semántico! —Carmichael
dejó caer su cargamento a los pies de Halloway—. Y esto no es todo. Hemos encontrado
algo más: instalaciones.
—¿Instalaciones? ¿De qué tipo?
—Lanzacohetes. Torres antiguas, carcomidas por el óxido. Hay montones al otro lado
de la ciudad. —Carmichael se secó el sudor de su rostro encarnado—. No murieron,
Halloway. Se largaron. Agotaron el planeta y se dieron a la fuga.
El doctor Judde y Young se inclinaron sobre los tubos relucientes.
—Falta poco —murmuró Judde, absorto en la pauta cambiante que ondulaba en la
pantalla de la computadora.
—¿Saca algo en claro? —preguntó Halloway, tenso.
—Se marcharon, no cabe duda. Se largaron. Todos.  
Young se volvió hacia Halloway.
—¿Qué opinas? Por lo visto, la raza no se extinguió.
—¿Puede decirnos adónde fueron?  
Judde negó con la cabeza.
—A algún planeta que sus naves exploradoras localizaron. Temperatura y clima ideales.
—Apartó a un lado la computadora—. Toda la civilización marciana se orientó, durante su
último período, hacia este planeta salvador. Un proyecto gigantesco, capaz de movilizar a
toda una sociedad. Tardaron trescientos o cuatrocientos años en trasladar todo lo valioso
de Marte a ese otro planeta.
—¿Cuál fue el resultado de la operación?
—Regular. El planeta era hermoso, pero tuvieron que adaptarse. Por lo visto, no
tuvieron en cuenta todos los problemas derivados de colonizar un planeta extraño. —
Judde indicó un cilindro—. Las colonias degeneraron con mucha rapidez. No pudieron
conservar el empuje de sus tradiciones y técnicas. La sociedad se dividió. Después,
sobrevino la guerra, la barbarie.
—Por tanto, su emigración fue un fracaso —concluyó Halloway—. Tal vez sea
imposible.
—No fue un fracaso —le corrigió Judde—. Sobrevivieron, como mínimo. Este planeta ya
no servía para nada. Era mejor vivir como salvajes en un mundo extraño que quedarse
aquí para morir. Es lo que dicen estos cilindros.
—Acompáñame —dijo Young a Halloway.
Los dos hombres salieron del barracón del equipo semántico. Era de noche. El cielo
estaba sembrado de estrellas centelleantes. Las dos lunas brillaban en lo alto, como dos
ojos muertos en el frío cielo.
—Este lugar no nos será de ninguna utilidad —afirmó Young—. No podemos emigrar
aquí, es evidente.
—¿Qué estás pensando? —preguntó Halloway.
—Éste era el último de los nueve planetas. Exploramos todos y cada uno. —El rostro de
Young estaba encendido de emoción—. Ninguno tolerará la vida. Todos son mortales o
inútiles, como esta pila de excrementos. Todo el Sistema Solar está descartado.
—¿Y?
—Tendremos que salir del Sistema Solar.
—¿Y adónde iremos? ¿Cómo?
Young señaló la ciudad marciana en ruinas, las filas de torres oxidadas y
desmoronadas.
—Adonde ellos fueron. Encontraron un lugar, un mundo virgen, más allá del Sistema
Solar. Inventaron un sistema de propulsión que les llevara a ese punto.
—¿Quieres decir...?
—Debemos seguirles. Este Sistema Solar está muerto, pero afuera, en otro sistema,
encontraron un mundo adecuado a sus necesidades, y una forma de trasladarse a él.
—Tendríamos que luchar con ellos si aterrizáramos en ese planeta. No querrán
compartirlo.
Young escupió en la arena, irritado.
—Sus colonias degeneraron, ¿te acuerdas? Cayeron en la barbarie. Podremos
manejarles. Contamos con toda clase de armas... Armas capaces de dejar un planeta
como la palma de una mano.
—No queremos hacer eso.
—¿Qué queremos hacer? ¿Decirle a Davidson que estamos atrapados en la Tierra?
¿Permitir que los seres humanos se conviertan en topos, en seres reptantes y ciegos...?
—Si seguimos a los marcianos, tendremos que luchar para arrebatarles su mundo.
Ellos lo encontraron; les pertenece a ellos, no a nosotros. Y es posible que no
descubramos su sistema de propulsión. Es posible que los planos se hayan perdido.
Judde salió del barracón del equipo semántico.
—Tengo más información. Toda la historia está aquí. Detalles sobre el planeta al que
huyeron: flora y fauna, estudios sobre la gravedad, densidad del aire, yacimientos
minerales, estratos del suelo, clima, temperatura... Todo.
—¿Y su sistema de propulsión?
—También. Todo. —Judde temblaba de emoción—. Tengo una idea. Pasemos los
esquemas al equipo de ingenieros, por si pueden duplicarlos. En tal caso, seguiremos a
los marcianos. Podríamos compartir su planeta.
—¿Lo ves? —dijo Young a Halloway—. Davidson sostendrá la misma opinión. Es obvio.
Halloway dio media vuelta y se alejó.
—¿Qué le pasa? —preguntó Judde.
—Nada. Lo superará. —Young garrapateó con rapidez un mensaje en un trozo de
papel—. Ordene que transmitan esto a Davidson.
Judde leyó el mensaje por encima y silbó.
—Es un informe sobre la emigración marciana y el planeta al que escaparon.
—Queremos empezar cuanto antes. Tardaremos mucho en hacernos con el control.
—¿Cambiará Halloway de opinión?
—Cambiará de opinión. No se preocupe por él.
 
Halloway levantó la vista hacia las torres. Las torres inclinadas y semiderruidas desde
las que habían despegado las naves marcianas, miles de años atrás.
No se advertía ni el menor signo de vida. Todo el planeta estaba muerto.
Halloway paseó entre las torres. La linterna de su casco señalaba un sendero blanco
frente a él. Ruinas, montones de metal oxidado. Montañas de cables y materiales de
construcción. Piezas de maquinaria. Partes de edificios a medias enterrados que surgían
de la arena.
Llegó a una plataforma elevada y subió los escalones con cautela. Se encontró en un
observatorio, rodeado por los restos de cuadrantes y medidores. Un telescopio continuaba
encajado en su sitio.
—¿Oiga? —dijo una voz desde abajo—. ¿Quién está ahí?
—Halloway.
—Dios mío, me ha asustado. —Carmichael desvió su rifle y trepó por la escalerilla—.
¿Qué está haciendo?
—Echaba un vistazo.
Carmichael apareció, jadeante y enrojecido.
—Estas torres son muy interesantes. Era un sistema de señales automático, para
facilitar el despegue de las naves de carga. La población ya se había marchado. —
Carmichael palmeó el cuadro de mandos destruido—. Las naves de carga continuaban
despegando después de la partida de los marcianos, cargadas de máquinas y activadas
por máquinas.
—Es una suerte que encontraran un lugar adonde irse.
—Desde luego. El equipo de mineralogía dice que no queda nada, sólo arena, roca y
cascotes. Ni siquiera el agua es buena. Se llevaron todo lo de valor.
—Judde dice que el mundo al que huyeron es encantador.
—Virgen. —Carmichael se humedeció sus gruesos labios—. Intocado. Árboles, prados
y océanos azules. Me enseñó una proyección del cilindro por computadora.
—Es una pena que no tengamos un sitio como ése al que ir. Un mundo virgen a nuestra
entera disposición.
Carmichael se había inclinado sobre el telescopio.
—Emplearon este aparato. Cuando enfocaba el planeta al que habían huido, un relé
activaba un mecanismo de disparo en la torre de control. La torre lanzaba las naves. En
cuanto partían, un nuevo grupo se colocaba en posición. —Carmichael procedió a limpiar
las sucias lentes del telescopio—. Voy a probar si vemos el planeta.
Un vago globo luminoso flotaba en las viejas lentes. Halloway lo vislumbró, oscurecido
por la mugre de siglos, oculto tras una cortina de partículas metálicas y polvo.
Carmichael se puso a cuatro patas para ajustar el mecanismo de enfoque.
—¿Ve algo? —preguntó.
—Sí —asintió Halloway.  
Carmichael le apartó a un lado.
—Déjeme echar un vistazo. —Se inclinó sobre las lentes—. ¡Oh, Dios mío!
—¿Qué pasa? ¿No lo ve?
—Lo veo —dijo Carmichael, poniéndose a cuatro patas de nuevo—. O el aparato se ha
desviado, o el lapso de tiempo es demasiado grande. Sin embargo, debería ajustarse
automáticamente. Claro que la caja de engranajes no se ha movido desde...
—¿Qué sucede? —preguntó Halloway.
—Es la Tierra. ¿No la ha reconocido?
—¡La Tierra!
Carmichael rió despectivamente, hastiado.
—Este estúpido aparato se habrá averiado. Quería echar un vistazo a su planeta
soñado, y resulta que es la vieja Tierra, de donde nosotros venimos. Me he roto los
cuernos para arreglar este desastre, y ya ve lo que hemos conseguido.
—¡La Tierra! —murmuró Halloway.  
 
Terminaba de contarle a Young lo sucedido.
—No puedo creerlo —dijo éste—, pero la descripción se ajusta a la Tierra de hace miles
de años...
—¿Cuánto hace que se marcharon? —preguntó Halloway.
—Unos seis mil años —contestó Judde.
—Y las colonias establecidas en el nuevo planeta cayeron en la barbarie.
Los cuatro hombres permanecieron en silencio. Se miraron entre sí, con los labios
apretados.
—No hemos destruido un mundo, sino dos —dijo por fin Halloway—. Primero, Marte.
Una vez destruido, nos trasladamos a la Tierra. Y destruimos la Tierra tan
sistemáticamente como Marte.
—El círculo se ha cerrado —habló Mason—. Hemos vuelto al principio, a recoger lo que
nuestros antepasados sembraron. Dejaron Marte tal como lo vemos ahora, inservible, y
hemos vuelto para merodear entre las ruinas como profanadores de tumbas.
—Cállese —le espetó Young. Paseaba de un lado a otro, irritado—. No puedo creerlo.
—Somos marcianos, descendientes de la raza que abandonó este lugar. Hemos vuelto
de las colonias. Hemos vuelto a casa. —La voz de Mason adquirió un timbre histérico—.
¡Hemos vuelto a casa, a nuestras raíces!
Judde apartó el ordenador y se puso en pie.
—No existe duda. Contrasté sus análisis con nuestros registros arqueológicos.
Coinciden. El mundo al que huyeron, hace seis mil años, fue la Tierra.
—¿Qué le diremos a Davidson? —inquirió Mason. Lanzó una risita feroz—. Hemos
encontrado el lugar perfecto. Un mundo intocado por manos humanas, envuelto todavía en
papel de celofán.
Halloway caminó hacia la puerta del barracón y miró en silencio hacia fuera. Judde se
reunió con él.
—Es una verdadera catástrofe. Estamos atrapados sin remisión. ¿Qué demonios está
mirando?
El frío cielo titilaba sobre sus cabezas. Las llanuras desoladas de Marte, kilómetros y
kilómetros de ruinas desiertas, se extendían bajo la tenebrosa luz.
—Esto —respondió Halloway—. ¿Sabe lo que me recuerda?
—Un merendero.
—Botellas rotas, latas y platos tirados. Lo que dejan los excursionistas cuando se van.
Sólo que los excursionistas han regresado. Han regresado..., y tienen que vivir entre la
suciedad que han ocasionado.
—¿Qué le diremos a Davidson? —volvió a preguntar Mason.
—Ya le he llamado —contestó Young, cansado—. Le dije que podíamos ir a un planeta
alejado del Sistema Solar, que los marcianos habían inventado un sistema de propulsión.
—Un sistema de propulsión... —Judde meditó—. Esas torres. —Frunció los labios—.
Quizá poseyeran un sistema de propulsión. Quizá valga la pena proseguir la traducción.
Se miraron entre sí.
—Diga a Davidson que vamos a continuar —ordenó Halloway—. Continuaremos hasta
encontrarlo. No pensamos quedarnos en esta chatarrería abandonada. —Sus ojos grises
brillaban—. Lo encontraremos. Un mundo virgen. Un mundo intacto.
—Intacto —repitió Young—. Que nadie haya contaminado.
—Seremos los primeros —murmuró codiciosamente Judde.
—¡Es un error! —chilló Mason—. ¡Con dos es suficiente! ¡No destruyamos un tercer
mundo!
Nadie le hizo caso. Judde, Young y Halloway alzaron la vista, con el ansia reflejada en
sus rostros. Abrieron y cerraron los puños, como si ya hubieran llegado. Como si ya fueran
dueños absolutos del nuevo mundo y lo aferraran con todas sus fuerzas, destrozándolo
átomo a átomo.
 
 
FIN


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed