Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

miércoles, 20 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - COTO DE CAZA

COTO DE CAZA
Philip K. Dick
 
 
 
El profesor Anthony Douglas se arrellanó en su butaca de cuero rojo y suspiró. Un largo
suspiro, mientras se quitaba laboriosamente los zapatos con gran aparato de gruñidos y
los enviaba de una patada a un rincón. Enlazó las manos bajo su oronda barriga y se
reclinó, con los ojos cerrados.
—¿Cansado? —preguntó Laura Douglas, apartando la vista por un momento de la
cocina y mirándole con ternura.
—No lo sabes bien.
Douglas inspeccionó el periódico vespertino, tirado frente a él en el sofá. ¿Valía la
pena? No, en realidad no. Buscó los cigarrillos en el bolsillo de la chaqueta y encendió uno
con movimientos perezosos.
—Sí, estoy cansado, ya lo creo. Hemos iniciado una nueva línea de investigación. Un
montón de jovencitos brillantes procedentes de Washington nos ha invadido. Maletines y
reglas de cálculo.
—No...
—Oh, sigo al mando. —El profesor Douglas dibujó una amplia sonrisa—. Ni por asomo.
—El humo gris del cigarrillo onduló a su alrededor—. Pasarán años antes que me lleven la
delantera. Tendrán que afinar un poco más sus reglas de cálculo...
Su mujer sonrió y continuó preparando la cena. Quizá se debía a la atmósfera que
reinaba en la pequeña ciudad de Colorado. A los sólidos e impasibles picos montañosos
que se alzaban en torno suyo. Al aire frío y seco. A los tranquilos ciudadanos. En cualquier
caso, las tensiones y dudas que agobiaban a otros miembros de la profesión no parecían
afectar a su marido. En los últimos tiempos, gran cantidad de advenedizos agresivos
estaban engrosando las filas de los físicos nucleares. La posición de los veteranos, de
repente inseguros, se tambaleaba. La nueva horda de jóvenes talentos invadía todas las
universidades, departamentos de física y laboratorios. Incluso el Bryant College, tan
alejado del mundanal ruido.
Si Anthony Douglas estaba preocupado, jamás lo demostraba. Descansaba
plácidamente en su butaca, los ojos cerrados, una sonrisa beatífica en su rostro. Estaba
cansado..., pero en paz. Suspiró de nuevo, esta vez más de placer que por cansancio.
—Es verdad —murmuró—. Tengo suficientes años para ser su padre, pero aún les llevo
una buena ventaja. Conozco mejor el medio, por supuesto, y...
—Y las teclas que hay que pulsar.
—También. En cualquier caso, creo que saldré bien librado de esa nueva línea recién...
Su voz enmudeció.
—¿Qué pasa? —preguntó Laura.
Douglas se incorporó a medias. Había palidecido intensamente. El horror se reflejaba
en sus ojos, aferraba con fuerza los brazos de la butaca, su boca se abría y cerraba.
Había un gran ojo en la ventana. Un inmenso ojo que escudriñaba la habitación y le
examinaba. El ojo abarcaba toda la ventana.
—¡Santo Dios! —gritó Douglas.
El ojo se retiró. Afuera sólo se veía la penumbra de la noche, las colinas y árboles
difuminados, la calle. Douglas se hundió poco a poco en su butaca.
—¿Qué ha pasado? —preguntó Laura—. ¿Qué viste? ¿Había algo ahí fuera?
 
Douglas se retorcía las manos sin cesar y su boca temblaba con violencia.
—Te digo la verdad, Bill. Yo lo vi. Era real. En caso contrario, no lo diría, ya lo sabes.
¿No me crees?
—¿Lo vio alguien más? —preguntó el profesor William Henderson, mientras
mordisqueaba el lápiz con aire pensativo. Despejó un poco la mesa, apartó el plato y los
cubiertos, y sacó su bloc—. ¿Lo vio Laura?
—No. Estaba vuelta de espaldas.
—¿Qué hora era?
—Hace media hora. Acababa de llegar a casa. Sobre las seis y media. Me había
quitado los zapatos, estaba descansando.
Douglas se secó la frente con una mano temblorosa.
—¿Dices que estaba suelto, que no había nada más? ¿Sólo el... ojo?
—Sólo el ojo. Un ojo enorme que me miraba. Me examinaba. Como si...
—¿Como qué?
—Como si mirara por un microscopio.
Silencio.
La mujer de Henderson, una pelirroja, habló desde el otro lado de la mesa.
—Siempre has sido un empírico estricto, Doug. Nunca te he oído decir tonterías, pero
esto... Lástima que nadie lo viera.
—¡Claro que nadie lo vio!
—¿Qué quieres decir?
—Esa maldita cosa me estaba mirando a mí. Me estaba estudiando a mí. —Douglas se
puso a gritar como un histérico—. ¿Cómo creen que me siento? ¡Examinado por un ojo
grande como un piano! Dios mío, si no fuera tan estable, me habría vuelto loco.
Henderson y su mujer intercambiaron una mirada. Bill, apuesto, de cabello oscuro, diez
años más joven que Douglas. Jean Henderson, vivaz, alegre, catedrática de psicología
infantil, de rotundos senos, vestida con pantalones y blusa de nilón.
—¿Qué opinas? —le preguntó Bill—. Entra más en tu especialidad.
—Es tu especialidad —bufó Douglas—. No intentes explicarlo como una proyección
morbosa. He venido a verte porque eres el jefe del Departamento de Biología.
—¿Crees que es un animal? ¿Un perezoso gigantesco o algo por el estilo?
—Tiene que ser un animal.
—Quizá sea una broma —sugirió Jean—, o un cartel publicitario. El símbolo de un
ocultista. Alguien que lo paseó frente a la ventana.
Douglas procuró contenerse.
—El ojo estaba vivo. Me miró. Me inspeccionó. Después, se retiró, como si se apartara
de una lente. —Se estremeció—. ¡Les digo que me estaba examinando!
—¿Sólo a ti?
—A mí. A nadie más.
—Pareces curiosamente convencido que te miraba desde arriba —observó Jean.
—Sí, hacia abajo. A mí. Ni más ni menos. —Una extraña expresión asomó al rostro de
Douglas—. Eso es, Jean. Como si viniera de arriba.  
Movió la mano hacia el techo.
—Quizás era Dios —murmuró Bill, pensativo.
Douglas no dijo nada. Palideció y sus dientes castañetearon.
—Tonterías —dijo Jean—. Dios es un símbolo trascendente psicológico que representa
fuerzas inconscientes.
—¿Te miraba con aire acusador? —preguntó Bill—. ¿Como si hubieras hecho algo
malo?
—No. Con interés. Con considerable interés. —Douglas se levantó—. Debo volver.
Laura piensa que estoy sometido a algún tipo de presión. A ella no se lo he dicho, claro.
No tiene una mente científica. Sería incapaz de asimilar semejante idea.
—Hasta a nosotros nos cuesta —dijo Bill.
Douglas avanzó hacia la puerta, nervioso.
—¿No se les ocurre alguna explicación? ¿Quizás alguna entidad considerada extinta,
que todavía merodee por estas montañas?
—No la hay, que nosotros sepamos. Si me enterara de...
—Has dicho que miraba desde arriba —interrumpió Jean—. No se había agachado para
mirarte. Por lo tanto, no puede ser un animal o un ser terrestre. —Meditó durante unos
segundos—. Tal vez nos están observando.
—A ustedes no —dijo Douglas en tono quejumbroso—. Sólo a mí.
—Otra raza —añadió Bill—. ¿Crees...?
—Quizá sea un ojo venido de Marte.  
Douglas abrió la puerta principal con cautela y escudriñó el exterior. La noche era muy
oscura. Una leve brisa soplaba entre los árboles y sobre la autopista. Apenas vio su
coche, un cuadrado negro recortado contra las colinas.
—Si se les ocurre alguna idea, llámenme.
—Tómate un par de fenobarbitales antes de irte a la cama —aconsejó Jean—.
Tranquiliza tus nervios.
Douglas salió al porche.
—Buena idea. Gracias. —Meneó la cabeza—. A lo mejor me he vuelto loco. ¡Santo
Dios! Bien, hasta luego. —Bajó la escalera y se agarró con fuerza al pasamano.
—Buenas noches —se despidió Bill.
La puerta se cerró y la luz del porche se apagó. Douglas se encaminó hacia su coche
con cautela. Extendió la mano en la oscuridad, con la intención de palpar la manilla de la
puerta. Un paso. Dos pasos. Qué tontería. Un hombre adulto, casi de edad madura, en el
siglo XX. Tres pasos.
Encontró la puerta, la abrió, se deslizó en el interior a toda prisa y cerró con el seguro.
Rezó en silencio una oración de agradecimiento mientras encendía el motor y los faros.
Qué estupidez. Un ojo gigantesco. Algún truco.
Dio vueltas a la idea en su cabeza. ¿Estudiantes? ¿Bromistas? ¿Comunistas? ¿Un
complot para volverle loco? Era un hombre importante. Probablemente, el físico nuclear
más importante del país. Y este nuevo proyecto...  
Dirigió el coche lentamente hacia la silenciosa autopista. Vigiló cada árbol y arbusto
mientras el coche aceleraba.
Un complot comunista. Algunos estudiantes pertenecían a una organización de
izquierda, una especie de grupo de estudios marxista. Quizá habían planeado...
Algo brilló, iluminado por los faros. Algo situado al borde de la autopista.
Douglas lo miró, estupefacto. Algo cuadrado, un bloque largo entre las hierbas que
crecían junto a la autopista, donde empezaban los grandes árboles oscuros. Brillaba y
centelleaba. Disminuyó la velocidad al mínimo.
Una barra de oro, tirada junto al borde de la carretera. Era increíble.
El profesor Douglas bajó la ventanilla poco a poco y asomó la cabeza. ¿Sería oro
verdadero? Lanzó una carcajada nerviosa. Probablemente no lo era. Había visto oro a
menudo, por supuesto. Y esto parecía oro, aunque tal vez fuera plomo, un lingote de
plomo con una capa dorada.
Pero..., ¿por qué?
Una broma. Una tomadura de pelo. Los chicos de la universidad. Habrían visto su
coche cuando se dirigía a casa de los Henderson, e intuido que no tardaría en regresar.
O... O en realidad era oro. Quizá había pasado un furgón acorazado. Había tomado la
curva a demasiada velocidad. El lingote había caído entre las hierbas. En ese caso, había
una pequeña fortuna tirada junto al borde de la carretera.
Pero era ilegal poseer oro. Tendría que devolverlo al gobierno. Pero, ¿no podría
quedarse con una simple pieza? Si la devolvía, obtendría alguna recompensa. Varios
miles de dólares, probablemente.
Un plan demencial pasó por su mente. Apoderarse del lingote, esconderlo en una caja,
volar a México, fuera del país. Eric Barnes era el propietario de un Piper Club. No le
costaría nada introducirlo en México. Venderlo. Retirarse. Vivir con toda clase de lujos el
resto de su vida.
El profesor Douglas resopló, irritado. Su deber era devolverlo. Llamar a la Casa de la
Moneda en Denver, contarlo todo. O al departamento de policía. Dio marcha atrás hasta
situarse junto a la barra. Apagó el motor y salió. Tenía un trabajo que hacer. Como
ciudadano ejemplar (y bien sabía Dios que cincuenta pruebas habían demostrado su
ejemplaridad), tenía un trabajo que hacer. Buscó una linterna en el tablero de
instrumentos. Si alguien había perdido una barra de oro, le correspondía a él...
Una barra de oro. Imposible. Un escalofrío recorrió su cuerpo y atenazó su corazón.
Una débil voz le habló con claridad y racionalidad desde el fondo de su cerebro: «¿Quién
se marcharía, abandonando un lingote de oro?».
Algo estaba pasando.
El miedo lo invadió. Se quedó petrificado, temblando de terror. La autopista, oscura y
desierta. Las montañas silenciosas. Estaba solo. Un lugar perfecto. Si querían atraparlo...
¿Ellos?
¿Qué?
Paseó la vista a su alrededor. Ocultos entre los árboles, lo más probable. Esperándole.
Esperando a que cruzara la autopista, a que dejara la carretera y se internara en el
bosque. A que se agachara e intentara recoger el lingote. Un golpe veloz en ese momento;
con eso bastaría.
Douglas volvió a su coche y encendió el motor. Soltó el freno. El coche saltó hacia
adelante y aceleró. Sus manos temblaban. Douglas se aferró con desesperación al
volante. Tenía que huir. Escapar antes que..., lo que fuera le atrapara.
Echó un último vistazo por la ventanilla bajada. El lingote seguía en su sitio, todavía
centelleaba entre las hierbas que bordeaban la autopista, pero sus contornos eran vagos y
el aire oscilaba a su alrededor.
De pronto, el lingote se esfumó. Desapareció. Su brillo se fundió con la oscuridad.
Douglas levantó la vista y contuvo el aliento, aterrorizado.
Sobre él, en el cielo, algo ocultaba las estrellas. Una gran forma, tan enorme que le
sorprendió. La sombra se movió, el círculo incorpóreo de una presencia viva, directamente
sobre su cabeza.
Un rostro. Un rostro cósmico, gigantesco, le miraba. Como una inmensa luna, que
ocultaba todo lo demás. El rostro flotó un instante, fijo en él..., en el lugar que acababa de
abandonar. Después, el rostro desapareció y se fundió en la oscuridad, al igual que el
lingote.
Las estrellas reaparecieron. Estaba solo.
Douglas se hundió contra el asiento. El coche osciló locamente y se precipitó carretera
adelante. Sus manos resbalaron del volante y cayeron a los costados. Se apoderó del
volante justo a tiempo.
No existía la menor duda. Alguien le perseguía. Intentaba apoderarse de él, pero no se
trataba de estudiantes bromistas o comunistas. Ni tampoco de algún animal que hubiera
sobrevivido a lo largo de los siglos.
Fuera lo que fuese, fueran quienes fuesen, no tenía relación con la Tierra. Ello, o ellos,
procedía de otro mundo. Su objetivo era capturarle.
A él.
Pero, ¿por qué?
 
Pete Berg escuchaba con atención.
—Continúa —dijo, cuando Douglas se calló.
—Eso es todo. —Douglas se volvió hacia Bill Henderson—. No intentes decirme que
estoy loco. Lo vi. Me estaba mirando. No sólo el ojo, sino toda la cara esta vez.
—¿Crees que era la cara a la que pertenecía el ojo? —preguntó Jean Henderson.
—Lo sé. La cara tenía la misma expresión que el ojo. Me estaba examinando.
—Debemos llamar a la policía —dijo Laura Douglas, con voz tensa—. Esto no puede
seguir así. Si alguien le persigue...
—La policía no servirá de nada.
Bill Henderson paseaba arriba y abajo. Era tarde, pasada la medianoche. Todas las
luces de la casa de los Douglas estaban encendidas. En un rincón estaba sentado Milton
Erick, jefe del Departamento de Matemáticas, que tomaba nota de todo sin la menor
expresión en su arrugado rostro.
—Podemos concluir —dijo el profesor Erick, que hasta hace un momento sostenía la
pipa entre sus dientes amarillentos—, que se trata de una raza extraterrestre. Su tamaño y
la posición que adoptan indica que no son terrestres.
—¡No pueden estar quietos en el cielo! —estalló Jean—. ¡No hay nada ahí arriba!
—Es posible que existan configuraciones de materia sin ninguna relación con la
nuestra. Una coexistencia de sistemas de universos infinita o múltiple, que tiene lugar a lo
largo de un plano de coordenadas totalmente inexplicable mediante nuestros términos
actuales. En este momento, debido a una yuxtaposición singular de las tangentes, nos
encontramos en contacto con una de estas configuraciones.
—Quiere decir que la gente que persigue a Doug no pertenece a nuestro universo —
explicó Bill Henderson—. Vienen de otra dimensión muy diferente.
—El rostro fluctuó —murmuró Douglas—. Tanto el lingote como el rostro fluctuaron y
desaparecieron.
—Se retiraron —afirmó Bill—. Regresaron a su universo. Por lo visto, entran en el
nuestro cuando quieren, a través de una brecha por así decirlo.
—Es una pena que sean tan grandes —dijo Jean—. Si fueran más pequeños...
—El tamaño juega a su favor —admitió Erick—. Una desgraciada circunstancia.
—¡Estoy harta de cháchara académica! —gritó Laura—. ¡Nos dedicamos a recitar
teorías, mientras algo le persigue!
—Esto podría ser la explicación de los dioses —dijo Bill, de repente.
—¿Los dioses?
Bill asintió.
—¿No lo entienden? En el pasado, estos seres espiaban nuestro universo. Incluso
existe la posibilidad que penetraran en él. La gente primitiva les veía y no sabía explicar su
presencia. Edificaron religiones en torno a ellos. Les rindieron adoración.
—El monte Olimpo —dijo Jean—. ¡Claro! Y Moisés se encontró con Dios en la cumbre
del monte Sinaí. Nosotros vivimos en lo alto de las Rocosas. Es posible que sólo se
produzcan contactos en los lugares elevados. En montañas como éstas.
—Los monjes tibetanos habitan en las zonas más elevadas del planeta —añadió Bill—.
En la parte más alta y antigua del mundo. Todas las religiones importantes han sido
reveladas en las montañas, y predicadas por personas que vieron a Dios en sus cumbres
y bajaron para esparcir la buena nueva.
—Lo que no entiendo es por qué le quieren a él —dijo Laura. Extendió las manos en un
gesto de impotencia—. ¿Por qué le han elegido a él?
—Creo que está muy claro.
La expresión de Bill era decidida.
—Explícate —gruñó Erick.
—¿Qué es Doug? El mejor físico nuclear del mundo, más o menos. Trabaja en
proyectos de alto secreto, relativos a la fisión nuclear. Investigaciones muy avanzadas. El
gobierno protege todo cuanto hace el Bryant College..., porque Douglas trabaja en él.
—¿Y?
—Le buscan por sus conocimientos, por sus habilidades. Porque debido a su tamaño
en relación a nuestro universo pueden someter nuestras vidas a un escrutinio tan
minucioso como el que nosotros llevamos a cabo en nuestros laboratorios de biología a...,
bueno, a los cultivos de «sarcina pulmonum». Sin embargo, eso no significa que su cultura
sea más avanzada que la nuestra.
—¡Claro! —exclamó Pete Berg—. Quieren los conocimientos de Doug. Quieren
arrebatárselos y aplicarlos a su civilización.
—¡Parásitos! —dijo Jean—. Siempre han dependido de nosotros, ¿no lo comprenden?
Hombres del pasado que desaparecieron, secuestrados por esos seres. —Se
estremeció—. Es posible que consideren a la Tierra su territorio de experimentación, en el
que las técnicas y el conocimiento avanzan con grandes esfuerzos..., para que ellos se
beneficien.
Douglas se dispuso a replicar, pero las palabras no salieron de su boca. Se quedó
rígido en la silla, con la cabeza ladeada.
Alguien gritaba su nombre desde el exterior.
Se levantó y avanzó hacia la puerta. Todos lo miraron, estupefactos.
—¿Qué pasa? —preguntó Bill—. ¿Qué sucede, Doug?
Laura le tomó del brazo.
—¿Qué ocurre? ¿Te encuentras mal? ¡Di algo! ¡Doug!
El profesor Douglas se soltó y abrió la puerta. Salió al porche. La luna brillaba
débilmente. Una suave luz bañaba el paisaje.
—¡Profesor Douglas!
De nuevo la voz, joven y dulce; la voz de una muchacha.
Una chica se erguía al pie de la escalera, bañada por la luz de la luna. Rubia, de unos
veinte años de edad. Vestía una falda a cuadros, un jersey de angora de color pálido, un
pañuelo de seda alrededor del cuello. Agitaba las manos en su dirección con nerviosismo,
la expresión de su rostro era casi suplicante.
—¿Me concede un momento, profesor? Ha sucedido algo terrible...
Su voz enmudeció y se alejó de la casa, en dirección a la oscuridad.
—¿Qué ocurre? —gritó Douglas.
Apenas oyó la voz de la joven. Se alejaba.
Douglas estaba indeciso. Vaciló, y después bajó la escalera a toda prisa en su
persecución. La muchacha retrocedió, retorciéndose las manos, su boca sensual
deformada por una mueca de desesperación. Sus pechos subían y bajaban debajo del
jersey como presa de un terror agónico. La luz de la luna resaltaba cada estremecimiento.
—¿Qué pasó? —gritó Douglas—. ¿Qué sucede? —Corrió tras ella, encolerizado—.
¡Deténgase, por el amor de Dios!
La muchacha se alejaba cada vez más de la casa y de él, en dirección a la gran
extensión de césped que señalaba el comienzo del campo. Douglas estaba harto. ¡Maldita
chica! ¿Por qué no le esperaba?
—¡Espere un momento! —gritó. Llegó al césped, casi sin aliento—. ¿Quién es usted?
¿Qué demonios...?
Se produjo un relámpago. Un rayo de luz cegadora cayó detrás de él, a pocos metros
de distancia, y dejó un hueco humeante en la hierba.
Douglas se detuvo, aturdido. Un segundo rayo cayó delante de él. La ola de calor le
arrojó hacia atrás. Tropezó y estuvo a punto de caer. La muchacha se había detenido de
repente. Estaba silenciosa e inmóvil, el rostro inexpresivo. Parecía un muñeco de cera que
hubiera cobrado vida de súbito.
Pero no tenía tiempo para reflexionar sobre aquello. Dio media vuelta y corrió hacia la
casa. Un tercer rayo cayó frente a él. Se desvió hacia la derecha y se lanzó entre los
matorrales que crecían cerca de la pared. Se apretó contra el cemento de la casa,
jadeante.
El cielo tachonado de estrellas resplandeció levemente. Un breve movimiento. Después,
nada. Estaba solo. Los rayos cesaron. Y...
La chica también había desaparecido.
Un señuelo. Una hábil imitación para alejarle de la casa, para obligarle a salir a terreno
descubierto y poder dispararle.
Se puso en pie, temblando de pies a cabeza, y rodeó la casa. Bill Henderson, Laura y
Berg estaban en el porche, hablaban nerviosamente y le buscaban con la mirada. Vio su
coche estacionado en el camino privado. Si conseguía llegar hasta él...
Escrutó el cielo. Sólo estrellas. Ni rastro de ellos. Si alcanzaba a subir al coche y
escapar lejos de las montañas, hacia Denver, que estaba en una zona más baja, quizá se
salvaría.
Respiró hondo. Sólo le separaban diez metros del coche. Si conseguía entrar...
Corrió. A toda velocidad. Por el camino particular. Abrió la puerta del coche y saltó
dentro. Encendió el motor y quitó el freno con veloces movimientos.
El coche se deslizó hacia adelante. El motor cobró vida. Douglas aplastó el acelerador
con violencia. El coche brincó. Laura, en el porche, gritó y bajó la escalera. El rugido del
motor apagó su grito y el chillido de Bill.
Un momento después se encontraba en la autopista, huyendo de la ciudad, y tomó la
larga y sinuosa carretera que conducía a Denver.
 
Llamaría a Laura desde Denver. Se reuniría con él. Tomarían el tren que iba al este. Al
infierno el Bryant College. Su vida estaba en juego. Condujo durante horas sin detenerse,
toda la noche. El sol salió y ascendió poco a poco en el cielo. Se veían más coches en la
carretera. Dejó atrás a un par de camiones diesel que progresaban con lentitud y
bastantes dificultades.
Empezaba a sentirse algo mejor. Las montañas iban disminuyendo de tamaño, cada
vez más lejanas...
A medida que aumentaba el calor, su estado de ánimo se fortalecía. Había cientos de
laboratorios y universidades diseminados por el país. No le costaría proseguir su trabajo
en otro sitio. Una vez fuera de las montañas, no le atraparían.
Disminuyó la velocidad. El depósito de gasolina estaba casi vacío.
A la derecha de la carretera había una gasolinera y un pequeño café. La visión del café
le recordó que no había desayunado. Su estómago empezaba a protestar. Había un par
de coches estacionados frente al café. Algunas personas estaban sentadas ante la barra.
Salió de la carretera y entró en la gasolinera.
—Lleno —dijo al empleado.
Dejó el coche en punto muerto y salió. La grava estaba caliente. Se le hizo agua la
boca. Tostadas, jamón, café humeante...
—¿Puedo dejarlo aquí? —preguntó.
—¿El coche? —El empleado desenroscó la tapa y procedió a llenar el depósito—. ¿Qué
quiere decir?
—Haga el favor de llenarlo y estacionarlo. Volveré dentro de unos minutos. Quiero
desayunar algo.
—¿Desayunar?
Douglas estaba irritado. ¿Qué sucedía con aquel tipo? Señaló el café. Un camionero
había abierto la puerta mosquitera y estaba de pie en el umbral. Se hurgaba los dientes
con aire pensativo. En el interior, la camarera iba de un lado a otro. Percibió el aroma del
café, del tocino frito. Sonaba un jukebox. Un sonido cálido, amistoso.
—El café.
El empleado dejó de poner gasolina. Bajó poco a poco la manguera y se volvió hacia
Douglas, con una expresión extraña en el rostro.
—¿Cuál café? —dijo.
El café tembló y se evaporó de súbito. Douglas reprimió un grito de terror. Donde había
estado el café sólo se veía un campo vacío.
Hierba pardoverdosa. Algunas latas herrumbradas. Botellas. Desperdicios. Una valla
inclinada. A lo lejos, el perfil de las montañas.
Douglas intentó serenarse.
—Estoy un poco cansado —murmuró. Subió al coche con movimientos inseguros—.
¿Cuánto le debo?
—Apenas he comenzado a llenar el...
—Tome. —Douglas le tendió un billete—. Apártese de mi camino.
Encendió el motor y volvió a la autopista. El atónito empleado se quedó mirándole.
Por poco. Por muy poco. Una trampa. Y casi había caído en ella.
Pero lo más terrorífico no era eso. Había salido de las montañas y continuaban
persiguiéndole.
No había servido de nada. No se encontraba más a salvo que anoche. Estaban por
todas partes.
El coche devoraba kilómetros. Se estaba acercando a Denver... ¿Y qué? Daba igual.
Aunque cavara un agujero en el Valle de la Muerte y se escondiera dentro, seguiría en
peligro. Le perseguían y no iban a rendirse. Eso estaba claro.
Se devanó los sesos, desesperado. Tenía que pensar en algo, en alguna forma de
burlarles.
Una cultura parasitaria. Una raza que vivía a costa de los humanos, que se
aprovechaba del conocimiento y de los descubrimientos humanos. ¿No había dicho eso
Bill? Iban en busca de sus conocimientos especializados, únicos, en física nuclear. Le
habían elegido a causa de su superioridad sobre los demás colegas. Le perseguirían
hasta atraparle. Y luego..., ¿qué?
El terror se apoderó de él. El lingote de oro. El cebo. La muchacha parecía tan real. El
café lleno de gente. Incluso los olores: tocino frito, café humeante.
Dios, si fuera una persona normal, inculta, sin nada especial. Si...
El ruido de un reventón. El coche vibró. Douglas blasfemó. Un reventón. Precisamente
ahora.
Precisamente...
Douglas detuvo el coche en la cuneta. Paró el motor y puso el freno de mano.
Permaneció sentado un rato en silencio. Por fin, rebuscó en la chaqueta y sacó un
aplastado paquete de cigarrillos. Encendió uno lentamente y bajó la ventanilla para que
entrara un poco de aire.
Estaba atrapado, sin duda. No había nada que hacer. Estaba completamente solo,
entre dos ciudades. El reventón era intencionado, por supuesto. Algo en la carretera,
esparcido desde arriba. Tachuelas, lo más probable.
La autopista estaba desierta. No se veía ningún coche. Estaba completamente solo,
entre dos ciudades. Denver se encontraba a cuarenta y cinco kilómetros de distancia. No
existía la menor posibilidad de llegar allí. Campos llanos, desoladas planicies, le rodeaban.
Nada, excepto la llanura..., y el cielo azul.
Douglas escrutó el cielo. No podía verles, pero estaban en algún sitio, esperando a que
bajara del coche. Una cultura extraterrestre utilizaría sus conocimientos, sus habilidades.
Sería un instrumento en sus manos. Un esclavo, nada más.
En cierto modo, era un consuelo. Había sido seleccionado entre todos los miembros de
la sociedad. Sus conocimientos y habilidades habían vencido a todos los demás. Algo de
calor acudió a sus mejillas. Le habrían estudiado durante cierto tiempo. El gran ojo habría
observado a menudo por su telescopio, o microscopio, o lo que fuera. Habría tomado
buena nota de su capacidad y comprendido que era un elemento fundamental para su
cultura.
Douglas abrió la puerta del coche. Salió y pisó el recalentado pavimento. Tiró el
cigarrillo y lo aplastó con calma. Respiró hondo, se estiró y bostezó. Vio las tachuelas,
diminutos puntos de luz sobre la superficie del pavimento. Las dos ruedas delanteras
estaban deshinchadas.
Algo brilló sobre él. Douglas esperó, inmóvil. Ahora que había llegado el momento, ya
no tenía miedo. Contempló la escena con una especie de curiosidad indiferente. La cosa
aumentó de tamaño. Creció y se expandió sobre su cabeza. Vaciló un momento. Después,
descendió.
Douglas no se movió cuando la enorme red cósmica se cerró sobre él. Las cuerdas le
apretaron cuando la red se alzó. Subió hacia el cielo, pero estaba tranquilo, en paz, sin
miedo.
¿Por qué iba a tener miedo? Seguiría con el mismo trabajo de siempre. Echaría de
menos a Laura y la universidad, desde luego, la comunidad intelectual de la facultad, los
rostros alegres de los estudiantes, pero también encontraría buena compañía allí arriba.
Personas con quienes trabajar. Mentes disciplinadas con las cuales comunicarse.
La red subía cada vez con mayor rapidez. El suelo retrocedía con celeridad. La Tierra
pasó de ser una superficie plana a un globo. Douglas contempló todo con interés
profesional. Sobre la intrincada tela de la red distinguió el contorno del otro universo, del
nuevo mundo hacia el cual se dirigía.
Formas. Dos enormes sombras acuclilladas. Dos figuras increíblemente gigantescas
agachadas. Una tiraba de la red. La otra miraba y sujetaba algo en la mano. Un paisaje.
Sombras difusas, demasiado inmensas para que Douglas las abarcara.
Captó un pensamiento.
«Por fin. Cuántas dificultades.»
«Valía la pena», pensó el otro ser.
Los pensamientos atronaron en su cabeza. Poderosos pensamientos, procedentes de
mentes inmensas.
«Yo tenía razón. El más gordo. ¡Menuda presa!»
«¡Pesará sus buenos veinticuatro ragets!»
«¡Por fin!»
De pronto, la compostura de Douglas le abandonó. Un escalofrío de horror recorrió su
mente. ¿De qué estaban hablando? ¿Qué querían decir?
Entonces, le tiraron de la red. Cayó. Algo se acercó. Una superficie plana, brillante.
¿Qué era?
Cosa curiosa, se parecía demasiado a una sartén.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed