Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

martes, 14 de mayo de 2013

Dragonlance, Libro 2 de Leyendas Perdidas - Fistandantilus




Douglas Niles
Fistandantilus
Dragonlance, Libro 2 de Leyendas Perdidas

Argumento

Para ser un Kender, Emilio Mochila está muy preocupado. Pero por más que lo intenta, no consigue recordar cuál es el problema. Lleva deambulando por Ansalon mucho tiempo, intentando recordar, y lo único que le viene a la memoria es el nombre de un mago perverso y ya muerto: Fistandantilus. Acompañado por una joven Kender, un muchacho humano y un clérigo devoto, Emilio se ve arrastrado a una búsqueda misteriosa. Al acercarse al secreto de su pasado, se ve envuelto, junto con sus amigos, en una red de intrigas cada vez más siniestra.

Y lo que es peor, los compañeros de Emilio descubren que su objetivo podría arrojarlos fuera de Krynn y cambiar para siempre el destino del mundo que dejan atrás.

Prólogo

El río del tiempo es eterno y fluye inexorablemente hacia un misterioso destino atravesando un desfiladero socavado por la imparable historia de Krynn. A lo largo de siglos y décadas es como una corriente serena y majestuosa, pero durante otras vidas, generaciones y años se transforma en un río torrencial y turbulento. La corriente es imparable, ya esté escondida en la cenagosa profundidad o golpeando con fuerza contra los obstáculos que la transforman en una violenta catarata. Millones de individuos se ven envueltos en ella; cada uno tiene su propia historia, con su comienzo, desarrollo y final, pero a su vez forma parte del gran río, y a menudo es una simple gota que pasa desapercibida en el avance continuo del tiempo.
Es tarea del historiador situar todos estos hechos incontestables en su verdadero contexto e ilustrar el modo en que una sola vida debe ajustarse inevitablemente al flujo del gran río y, ya sea un cuento de luz o de oscuridad, de hombres grandes o pequeños, la pluma del estudioso debe ser siempre imparcial y honrada y contar lo que ven sus ojos. La pequeña gota de una única vida se ve, casi siempre, arrastrada por el gran flujo y va alterando la historia de tal forma que a veces es casi imperceptible hasta para el más astuto cronista. Esto le ocurre a la mayoría de los millones que forman el mundo y, a pesar de su insignificancia relativa, es su presencia en masa la que proporciona majestuosidad a la corriente y empuje a su flujo.
De vez en cuando, sin embargo, la gota de una vida tendrá su propia energía, y emprenderá un curso con una fuerza mayor a la que le corresponde. Un individuo así ejercerá una atracción sobre las gotas que lo rodean; a menudo creará un profundo remolino, o arrastrará incluso hacia su órbita a la mayor parte del río. A veces se sumerge y parece desaparecer, pero sigue creando un torbellino que produce alteraciones río abajo.
Pero ni siquiera las aguas blancas ni las cataratas mortales o los remolinos consiguen escapar a los confines del río, y al final se ven arrastrados por la imparable corriente del tiempo hasta que todas las ondas desaparecen como si nunca hubieran existido.
En cierto modo, es tarea del historiador demostrar que no es así. Debe buscar corriente arriba para encontrar los arroyuelos, de modo que los interesados en estudiar el curso del río puedan entenderlo por fragmentos sin tener que conocer su totalidad. El cronista diligente atraviesa las profundidades embarradas, identifica los hilillos conductores y encuentra en la firmeza del lecho del río las razones que necesita para asentar su demostración de la verdad.
Historiadores capaces de percibir y narrar la verdad hay muchos, aunque recordamos sobre todo a uno. Lo mismo podemos decir de las historias por narrar. Por ancho que sea el río hay un canal de la corriente que siempre ha fascinado a los que gustan de oír la historia de Krynn, quizá porque es la historia de un mortal que a lo largo de su vida intentó mantener a raya los riesgos de la propia mortalidad, y estuvo a punto de conseguirlo.
Ahora parece el momento oportuno para que este narrador y esta historia se encuentren. Es una historia de vida y de muerte pero no necesariamente en este orden, y además es la historia de un hombre que agitó el río del tiempo como nunca lo había hecho nadie. Los que conocían la villanía y el poder de este hombre celebraron con alborozo su desaparición; sin embargo, su vuelta a la vida, concebida en secreto, arrastró consigo la semilla de un terror sobrecogedor para el futuro del mundo.
Pero me estoy adelantando a los hechos, o, mejor dicho, a la narración.
Dejemos claro que el río debe ser observado desde cerca de su nacimiento para poder ver el comienzo de nuestra historia y así situarla bien en su contexto. Estos detalles iniciales han de ser seleccionados por el cronista que sabe, como yo, que la historia comienza aun más arriba y que sus consecuencias seguirán agitando las aguas para formar remolinos que están aún por verse.
Pero en ello está el corazón de nuestra historia.

De las Crónicas de Astinus,
Maestro Historiador de Krynn.

1
Una semilla de supervivencia

En nombre de su Excelencia Astinus,
Maestro Historiador de Krynn.
Notas acerca de los hechos acaecidos del 2 a. C. al 1 a. C.
Escrito esto en el cuarto Misham del mes de Deepkolt, 369 d. C.
Una de las grandes dificultades encontradas al narrar la historia de Fistandantilus reside en el hecho de que él y el archimago Raistlin Majere provocaron una bifurcación temporal del río del tiempo en dos cursos paralelos. Hay dos versiones de la historia, y, aunque en muchos aspectos son idénticas, en algunos detalles significativos el flujo es claramente diferente a uno y otro lado de la historia. La divergencia se produjo poco antes del Cataclismo. Por una parte Fistandantilus hizo preparativos para su viaje a Istar, donde forjaría una alianza con un clérigo del Bien mediante la cual adquiriría el poder de viajar a través del tiempo; por el otro lado del curso, Fistandantilus fue domeñado por Raistlin Majere, que había viajado hasta allí desde el futuro para el enfrentamiento entre ambos. El destino del joven era escapar del Cataclismo, hacerse amigo de un clérigo y seguir unos pasos que —como descubriría más tarde— estaban predestinados.
En ambos casos, al cumplirse cien años desde el Cataclismo se produjo una épica batalla de mágicos poderes y violencia, y la Guerra de Dwarfgate culminó con la destrucción masiva de las llanuras de Dergoth. En una versión de la historia Fistandantilus murió allí; en la otra, Raistlin entró en el Abismo, pero aquí también parece probable que la parte restante del ser de Fistandantilus tuviera un final semejante.
El objeto de esta investigación es narrar lo sucedido en el tiempo anterior al enfrentamiento. Raistlin y Fistandantilus eran dos entes separados antes de que sus vidas se vieran marcadas por la magia que tanto agitaría las aguas del río del tiempo. Mientras los dioses de Krynn y el Príncipe de los Sacerdotes de Istar se acercaban cada vez más a su inevitable choque, la Torre de Wayreth se convertía en el centro de dominio de la magia de Ansalon, y el archimago Fistandantilus alcanzaba las más altas cotas de su poder.
El archimago de los Túnicas Negras era el más viejo de los dos, Amo de la Torre de la Alta Hechicería y, tras la creación del encantamiento que le permitía viajar en el tiempo, también el Amo del Pasado y del Presente. Había vivido durante siglos y escrito libros de hechizos que desvelaban secretos arcanos imposibles de entender por sus predecesores y solamente comprendidos por uno de sus sucesores. Casi todos conocían la antigüedad de Fistandantilus y sabían que había que remontarse a los primeros volúmenes sobre las costumbres y la historia de los elfos para poder adelantarse a su existencia. Ya mucho tiempo antes del Cataclismo había sido el archimago más poderoso de Ansalon.
Hoy se sabe que el secreto central de su longevidad residía en el consumo parasitario de jóvenes vidas, en especial, la sangre y las almas de los más cualificados de sus aprendices, aquellos que siendo fuertes tenían la semilla de la magia en su interior; los sacrificaba tan fríamente como si fuera un carnicero despiezando un gorrino. Es difícil juzgar con qué frecuencia se producían estos hechos crueles y sangrientos, pero todo parece indicar que como poco se apropiaba de la vida de un joven aprendiz cada dos décadas.
Y, sin embargo, los jóvenes seguían acudiendo a él, sin dar crédito quizás a las historias que, sin duda, habían oído. Su ambición los arrastraba hacia el único maestro capaz de mostrarles el auténtico poder mágico. Recorrían grandes distancias para buscar al gran hechicero que podría mostrarles las claves de su gran sabiduría y de su poder. Muchos Túnicas Negras vieron mejorada su vida, pero no su alma, con las enseñanzas del archimago, y progresaron con ello hacia un reino de grandeza e influencia sobre el mundo.
Pero hubo muchos que no sobrevivieron, que entregaron sus vidas al hambre insaciable del archimago en su necesidad de consumir jóvenes corazones. El anciano mantuvo así su eterna salud, su juventud vigorosa y la más poderosa magia que el mundo jamás conoció.
Y esto nos lleva a Raistlin, cuya misión ha sido bien documentada. En las postrimerías de la Guerra de la Lanza viajó al pasado para aprender del archimago y luego, inevitablemente, acabar retándolo. Aprendió a dominar los libros de hechizos de Fistandantilus con la ventaja de saber ya la historia que éste intentaría modificar. De hecho, una de las grandes ironías de la historia de Raistlin es que el hombre que tenía tanta necesidad de cambiar el curso de la corriente se vio envuelto en la representación de uno de los tramos más violentos y desastrosos del propio flujo del río.
La contienda entre Fistandantilus y Raistlin sería una batalla con resultados inciertos, una catarata del río que se extiende más allá de los confines de mi investigación actual; no obstante, hay un punto de la investigación que se ve impecablemente confirmado por las anotaciones del archimago. Es interesante advertir que este acto solamente transcurre en la senda histórica del enfrentamiento con Raistlin; presumo que en la senda original el archimago consiguió consumir la vida de algún desafortunado aprendiz.
En cualquier caso, hay que tomar nota de cierto preparativo específico hecho por Fistandantilus cuando se disponía a devorar el alma de Raistlin.
Quizás hizo el encantamiento porque ya presentía el gran poder de su adversario. Desde luego, Raistlin era una víctima potencial, que despertaba una tremenda hambre en Fistandantilus, y el malvado hechicero debía afrontar su nueva conquista con gran respeto; por ello, antes de realizar el hechizo, tomó precauciones que nunca había tomado con encantamiento alguno.
Como siempre, había varios aprendices con el archimago aparte del joven de origen misterioso que había seleccionado como su víctima. El lector documentado sabe bien que Fistandantilus siempre despedía a sus otros aprendices antes de comenzar a realizar sus desagradables rituales de consumo de almas. El elegido era el único que permanecía en la torre y todos los demás eran apartados de allí, ignorantes de cuán afortunados eran. Hay documentación fiable, por ambas partes, de que hizo esto mismo antes de su ataque sobre el disfrazado Raistlin.
Las anotaciones del archimago relatan con gran detalle las precauciones que requería un encantamiento complejo, un hechizo que debía realizar sobre sí mismo. Es un proceso difícil de entender, similar al hechizo mágico que permite a un hechicero poderoso depositar su alma, su esencia espiritual, en algún tipo de objeto inanimado durante un período limitado de tiempo, lo cual protege al mago de las vicisitudes del mundo.
En el caso de Fistandantilus, este hechizo dividió su esencia en dos partes, una viva y otra inanimada; de este modo, su parte mortal permaneció intacta, pero la otra parte de su ser quedó conservada en una poción que contenía elementos de todas sus esencias: mental, física, espiritual y arcana. Recogió y depositó este líquido encantado en un frasquito de plata y se lo regaló a uno de los aprendices cuando éste abandonaba la torre, si bien, como se desprende de sus notas, el archimago no tenía la certeza de que esta magia funcionaría.
El conflicto entre Raistlin y el archimago marcó la historia, pero no es el fundamento de este relato, aunque más adelante se tratará de forma sucinta lo sucedido después del enfrentamiento en lo concerniente a la Guerra de Dwarfgate y el estallido de poder mágico que dio forma al Monte de la Calavera. Por el momento, sin embargo, seguiremos los pasos del aprendiz descartado, un tal Whastryk Milano de Kharolis.

Foryth Teel,
humilde escriba al servicio de Gilean.

2
Whastryk Milano

1 a. C.
Primer Palast del mes de Reapember
El joven mago intentaba caminar de forma silenciosa, posar las lisas suelas de sus botas en el suelo del bosque sin hacer ruido alguno, pero a cada paso la hierba emitía un susurro al doblarse o bien se oía la succión del barro al levantar el pie. En una ocasión, al alzar la cabeza para ver por dónde debía avanzar, pisó sin darse cuenta una ramita y ello produjo un ruido similar al que haría un relámpago al atravesar el silencioso bosque para ir a clavarse finalmente en su acelerado corazón.
Se dijo a sí mismo que no debía ser así, que era un miedo irracional, que su precaución era una reacción ilógica a un peligro que ya había dejado muy atrás, y que ni siquiera estaba seguro de que existiera una amenaza; quizás era imaginario. No habría persecución. De hecho, había sido el propio Amo de la Torre de Wayreth el que le había mandado salir, y Fistandantilus se alegraba sin duda de que Whastryk Milano se hubiera ido. Pero, a pesar de todo, no podía evitar seguir asustado.
Miró con nerviosismo por encima del hombro hacia el camino forestal del Bosque de Wayreth que iba dejando atrás. La torre ya no se veía; la espesura del follaje se había abierto invitándolo a pasar y a alejarse del mágico lugar y de los dos hechiceros que la habitaban, para luego cerrarse tras él.
Aquella torre, con su legado arcano y su maravilloso tesoro de magia, había sido su hogar durante largos años, así como su escuela y la residencia de sus compañeros, pero de repente todos ellos habían visto concluir sus estudios. Ahora, mientras pensaba que había dejado atrás para siempre ese lugar, tenía dentro de sí un conflicto de emociones. A pesar del calor veraniego que reinaba en el bosque, sentía escalofríos que sacudían la seda de su negra túnica al pensar en los dos magos que seguían habitando la torre.
No podía dejar de preguntarse qué poderes se utilizarían en el transcurso del conflicto.
Whastryk Milano estaba convencido de que éste concluiría con la muerte del joven aprendiz, el único de los pupilos del archimago que había sido seleccionado para permanecer en la torre.
Tembló al pensar en el anciano Fistandantilus, un hombre con el instinto de un lobo y el carácter y vitalidad de una fiera enjaulada; recordó la mirada hambrienta de los ojos del maestro.
El gran mago tenía una necesidad que satisfacer con sus jóvenes pupilos, algo valioso y vital que sólo le podían proporcionar los que acudían a estudiar a su mesa. Él deseaba su longevidad y su vigor e incluso les habría quitado el alma.
Whastryk había sentido en sus propias carnes el deseo hambriento del maestro, y el terror lo había embargado ante la sensación de que la mirada del anciano penetraba hasta lo más hondo de su ser. El escrutinio de aquellos ojos le producía a la vez una mezcla de terror y de atracción hacia ellos.
Incluso ahora, cuando el aprendiz despedido recorría el camino del bosque, cuando sospechaba que el elegido estaba condenado y que no volvería a ver amanecer, Whastryk Milano experimentaba un ataque de envidia, de odio en estado puro dirigido hacia el que había sido seleccionado para permanecer con el archimago; ¿por qué éste había elegido a otro aprendiz y no a Whastryk Milano?
Pensamientos amargos se debatían en la mente del joven mago. Volvía a sentir el familiar resentimiento, el conocimiento de que la suerte le había sido desfavorable en todos los aspectos de la vida.
Sus padres habían muerto cuando era sólo un niño y, privado de toda protección, había sobrevivido a las difíciles calles de Xak Tsaroth usando la inteligencia y el sentido común, y, al final, con el ejercicio de la magia había convencido a tipos más fuertes que él de que era mejor dejarlo en paz. Entonces Fistandantilus lo había llamado a la torre, y Whastryk Milano pudo conocer cosas que ni siquiera había imaginado. Había aprendido a usar su poder en beneficio propio, un poder arcano que le permitiría dominar a muchos otros hombres y trabajar en pro de la Orden de los Túnicas Negras.
Y, sin embargo, lo habría dado todo por tener la posibilidad de quedarse atrás, de compartir el poderoso encantamiento —sin duda letal— del más grande hechizo de su maestro.
Pero el joven mago se llevaba un legado muy valioso de la Torre de Wayreth. No era un tesoro que portara en su saquillo, como un valioso objeto de acero o un instrumento arcano; su tesoro era el conocimiento de la magia y las enseñanzas de su maestro, y todo ello lo llevaba en la mente.
Era libre, y sus conocimientos eran la clave para obtener gran poder en el mundo de los seres humanos; ahora sólo tenía que escoger adonde quería ir y cómo iba a usar sus poderes.
También llevaba un objeto como recuerdo de las lecciones impartidas en la biblioteca de Fistandantilus.
Su mano fue a parar al frasquito plateado que guardaba en el saquillo del cinto, el tesoro que el maestro le había dado como regaló de despedida. Contenía un líquido transparente, y Whastryk podía sentir en los dedos el frío sobrenatural que se desprendía del metal del pequeño frasco. Recordó la solemnidad con que Fistandantilus le había hecho entrega del tesoro. «¿Por qué yo?», se preguntó de nuevo.
El archimago se había mostrado reticente sobre esta cuestión y se había limitado a decirle al joven aprendiz que guardara la poción y que la retuviera hasta su muerte, a no ser que en algún momento se viera amenazado con una muerte inminente e inevitable; Fistandantilus le había asegurado que, si en esa situación bebía la poción, el mágico líquido aseguraría su supervivencia.
Un trueno retumbó en el bosque, y el mago de la negra túnica hizo una pausa. El poco cielo que se veía a través de la cobertura de hojas era azul, y estaba totalmente despejado cuando Whastryk Milano había abandonado la torre dos horas antes. Cuando volvió a producirse el mismo sonido, el hombre supo lo que era: el origen de esos truenos no era natural sino mágico y procedía de la torre de hechicería que se alzaba en el mismo corazón del Bosque de Wayreth.
Un destello de luz, más brillante que el sol, atravesó la densa masa de árboles con un fulgor blanco y frío. Siguió el retumbo de más truenos, y la tierra tembló. Whastryk avanzaba más deprisa ahora, primero trotando y luego a toda carrera. Sus lamentos anteriores desaparecieron, ahogados por una intensa ola de miedo que, como la luz y el ruido, emanaba sin duda de la torre.
El viento se coló entre las ramas de los árboles en ráfagas calientes que no traían nada del frescor de una tormenta de verano; era un huracán sulfuroso, una corriente de aliento pútrido que lo empujaba a ir cada vez más rápido por el camino. Los relámpagos se hicieron cada vez más violentos, y tuvo la impresión de que el propio cielo gritaba horrorizado. Sacudido por los escalofríos, oyó un estruendo y sintió un dolor agudo en el hombro cuando una lluvia de granizos de gran tamaño se abatió sobre los árboles y fue a estrellarse contra el suelo.
Para entonces ya estaba corriendo como el viento, impulsado por la fuerza de su propio terror. Las ramas lo golpeaban en la cara, y las ráfagas sobrenaturales de viento le alborotaban el pelo y sacudían la túnica. Tenía la impresión de que todo lo que lo rodeaba —el bosque, la torre, los dos magos que tenía detrás— iba a acabar roto en pedazos, y que, si aminoraba la marcha, la destrucción lo incluiría también a él.
Por fin salió de la fronda, y pronto el Bosque de Wayreth desapareció en la niebla que iba dejando tras de sí. Cuando llegó al primer poblado se enteró, con sorpresa, de que estaba en las primeras estribaciones de las montañas Kharolis. Después de todo, el bosque mágico estaba en los alrededores de la gran ciudad comercial de Xak Tsaroth cuando Whastryk Milano lo había visto por primera vez. El bosque encantado era así; según le habían contado, un viajero intrépido no encontraba al Bosque de Wayreth: más bien era el Bosque de Wayreth el que salía al encuentro del viajero intrépido.
Al mirar hacia atrás ya no vio el bosque, y el joven mago pensó que se había librado de ese lugar. Comenzó a pensar en su futuro, presintiendo, con más alivio que miedo, que nunca más vería el bosque.

3
Fines y conclusiones

En nombre de su Excelencia Astinus,
Maestro Historiador de Krynn
Notas relativas a sucesos 2 a.C. — 1 a.C.
Escrito esto en el cuarto Misham del mes de Deepkolt, 369 d. C.
Desgraciadamente, he llegado a la conclusión de que la historia de Whastryk Milano es, en su mayoría, el relato de una vida con escaso interés. Abandonó la Torre de Wayreth y se dirigió a Haven (debemos aclarar que fue muy afortunado al elegir ese destino, ya que los aprendices que partieron a la vez que él y que se dirigieron a Xak Tsaroth o a Istar perecieron en el Cataclismo; al parecer, Whastryk Milano estaba mejor informado o tenía más intuición).
En cualquier caso, cuando llegó a la ciudad de Haven, Whastryk estableció allí su residencia y se aprestó a hacer buen uso de su magia. Se estableció con el nombre de Milano Negro y empezó a labrarse una reputación como hechicero al que había que respetar, y como alguien dispuesto a prestar sus servicios siempre que la persona interesada se mostrara dispuesta a pagar un precio adecuado.
Poco tiempo después, como sabemos, Krynn se vio azocado por el Cataclismo, aunque Haven se libró en gran parte del daño causado en otras regiones de Ansalon. De hecho, la suerte hizo que llegaran a la ciudad muchos inmigrantes procedentes de otras regiones que habían resultado seriamente dañadas.
Haven nunca había sido un lugar que se distinguiera por la religiosidad de sus gentes, pero acabó invadida por Buscadores, seguidores de falsas religiones que impartían su doctrina en cada rincón de la ciudad. No obstante, justo después del Cataclismo las condiciones eran muy inestables, y aquel que tenía poderes y sabía aprovecharlos podía hacerse muy influyente.
Con el paso de los años, el Milano Negro se fue dando a conocer en Haven como una persona que no sólo tenía tales poderes sino que además estaba dispuesta a utilizarlos en su propio beneficio. Sus servicios eran solicitados tanto por bandidos como por señores de la guerra, por amantes ultrajados y por esposas celosas; incluso había nobles —entre ellos algunos de los más poderosos de la ciudad— que estaban dispuestos a pagarle grandes cantidades de dinero sólo por el hecho de que los dejase en paz y para que se supiera que el oscuro mago era un conocido, o aun un amigo de confianza.
Whastryk Milano se miraba en el espejo de su maestro, y el nombre de Mago Oscuro le gustaba; por supuesto, sabía que nunca iba a ser tan poderoso como Fistandantilus, pero era capaz de ejercer una gran influencia en ese Haven relativamente aislado después del Cataclismo.
Por suerte, el mago dejó anotaciones y registros relativos a aquellos años; los he estudiado bien y he llegado a varias conclusiones en firme:
Primero, que Whastryk Milano sólo había oído rumores acerca de lo ocurrido al mago Fistandantilus, su antiguo maestro. Se decía que el archimago estaba en Istar cuando la ira de los dioses había castigado con violencia al mundo, y, como no había informes acerca de su presencia en ningún otro lugar de Ansalon, Whastryk y el resto del mundo llegaron a la conclusión de que había muerto.
A Whastryk Milano le bastaba con ser su propio amo; es más, se convirtió en uno de los principales Túnicas Negras practicantes de magia en Krynn después del Cataclismo, y pensaba en Fistandantilus muy de tarde en tarde, sólo cuando sujetaba el pequeño frasco plateado que le había dado el mago como regalo de despedida.
Sus anotaciones dejan bien claro que él no sabía lo que contenía dicho frasco, a pesar de lo cual siempre lo tenía a mano y examinaba de vez en cuando el líquido cristalino, pues lo atraía su profundo encanto, su poder oculto. Siempre lo llevaba consigo, para tenerlo a su alcance en el momento en que sintiera que su muerte era inminente.
Con el paso de los años, Whastryk Milano se convirtió en el objetivo de muchos héroes ambiciosos, gentes que odiaban al mago por los males que había infligido ya fuera directa o indirectamente. Algunos eran caballeros valerosos que actuaban solos, en otros casos se trataba de grupos de gentes sencillas deseosas de vengar un acto malvado, y hubo incluso una mujer, hija de un comerciante al que Whastryk había destruido por haberle faltado al respeto que él creía merecer.
Todos estos atacantes morían, casi siempre con gran celeridad en cuanto cruzaban el arco de entrada y penetraban en el patio delantero de la casa del mago. Whastryk desarrolló una táctica eficaz no sólo por su capacidad destructora, sino también por el terror que infundía a sus potenciales enemigos: el mago emitía explosiones paralelas de energía que iban desde sus ojos a los de sus víctimas. Este hechizo arrancaba los globos oculares de sus órbitas y dejaba en su lugar heridas abiertas y sangrantes. Tras esta demostración de fuerza, sus enemigos eran fáciles de matar, si es que aún seguían siendo una amenaza.
Las notas explican con lujo de detalles el largo período de prisión y torturas mentales, físicas y espirituales a que sometía a algunos de sus adversarios, incluyendo a la valerosa pero condenada heroína, antes de ejecutarlos. (A veces, aun el cronista más curtido puede llorar de compasión por las víctimas.)
En estos años el mago controlaba una parte significativa de la ciudad, un área que ocupaba aproximadamente un cuarto de la extensión de ésta, y algunos comercios muy prósperos. Era una zona controlada por el mal, el egoísmo y la codicia, pero también dominada por un amo indiscutido, Whastryk Milano, quien hizo gran fortuna a costa de aquellos que lo rodeaban y contaba con la obediencia de una gran cantidad de hombres armados.
Cuando ya habían transcurrido treinta años desde el Cataclismo, los teócratas empezaron a imponer sus enseñanzas como reglas oficiales de Haven. Whastryk Milano no hizo nada evidente para impedirlo ni para usurpar su autoridad; de hecho, es sabido que hizo muchos favores a los Buscadores, incluyendo asesinatos, disfraces mágicos e investigaciones secretas. No cabe duda de que el uso de la magia contribuyó a aumentar el temor de la población por la autoridad de los corruptos teócratas y sus falsos dioses.
Y así creció el poder del mago, y su influencia se extendió por el mundo hasta que en el 37 d.C. se interrumpieron bruscamente sus escritos.
Aunque podría parecer que esto ocurrió en el momento culminante de sus poderes e influencia, un estudio minucioso de los registros conduce a una conclusión diferente. En efecto, he averiguado que durante los cinco o seis años precedentes (digamos a partir del 31 d.C.) las anotaciones de Whastryk Milano dejan entrever el imparable paso de los años. Se ve que la mano que antes había sido tan firme se va paralizando poco a poco y, así, el último volumen de sus memorias está muy desordenado, sobre todo en comparación con sus notas anteriores. Al final, sin ninguna razón aparente, las anotaciones cesan del todo.
Quizás el aburrimiento hizo que el mago perdiera el interés por su diario (ésta es la peor de las pesadillas para el historiador), o quizá padeció un final súbito que no ha quedado registrado en los libros de historia. Lo que es más, he buscado en todos los registros de Haven de aquellos años y los posteriores y no he encontrado ninguna referencia al frasco de plata que Whastryk Milano había recibido de Fistandantilus.
Fueran cuales fuesen las intenciones del archimago al entregarle tan extraño regalo, parece concluyente que éstas no se cumplieron. El frasco y su contenido, así como la propia vida de Whastryk Milano, terminaron sus días en la caótica ciudad.
Tal vez algún día me desplace a Haven para resolver el dilema, pero, hasta entonces, parece que no hay nada más que descubrir.

Foryth Teel
En la búsqueda de la Balanza de Gilean.

4
Un héroe sorprendente

37 d.C.
Tercer Miranor.
Al volver de la platería, Paulus Thwait giró para adentrarse en la calle en la que vivía. Más bien se trataba de un callejón, como solía admitir Paulus en momentos de sinceridad; pero, al margen de cualquier consideración de posición o magnificencia, lo más importante para él era que lo llevaba al lugar que él consideraba su hogar.
Su esposa e hijo se hallaban a un centenar de pasos de donde él estaba, y esta idea lo hacía sonreír e iluminaba su cara, habitualmente adusta. Hizo caso omiso de las tabernas y viviendas que lo rodeaban y de la suciedad de Haven tan extendida a su alrededor, y su paso se hizo más enérgico al pensar en las pequeñas habitaciones invadidas por el olor de la cocina y el convencimiento de que su familia estaría allí esperándolo.
Se dijo que era una extraña sensación sentirse tan feliz, y recordó que unos años antes veía tan poco probable que el futuro le deparara una vida así, como que visitara la más distante de las tres lunas de Krynn. Lo fácil que habría sido caer en la maldad, haciendo el papel de uno de los secuaces del Milano Negro, como habían acabado muchos de los jóvenes de Haven. Después de todo, Paulus había demostrado con creces que era fuerte y valiente y que no tenía miedo de manejar su espada, cosa que hacía con destreza. Además, por culpa de su carácter, tenía ocasiones sobradas para no perder práctica.
Pero además tenía habilidad con las manos y los ojos, una habilidad que no había pasado inadvertida a uno de los mejores plateros de la ciudad. Este artesano, Revrius Frank, lo había aceptado como aprendiz, lo que le permitía a Paulus Thwait desarrollar su talento a la vez que hacía un trabajo honrado.
El musculoso aprendiz había ascendido rápidamente a oficial, y últimamente se había oído comentar a Revrius que en poco tiempo habría otro platero haciéndole la competencia en este barrio de la ciudad. Ahora, mientras volvía a casa tras un largo y duro día de trabajo, Paulus se sentía complacido, y su orgullo se convirtió en la determinación de que al día siguiente su trabajo con el metal sería aun mejor.
Pero, más allá de la satisfacción por su aprendizaje, el joven platero tenía otra razón mayor para sentirse feliz; dos años antes había atravesado la ciudad una caravana de colonos que se dirigía al sur en busca de las ricas tierras de labranza que, según se decía, había en esa zona de las Kharolis, y el artesano se sintió inmediatamente atraído por Belinda Mayliss, la hija de uno de los granjeros, una atracción que rápidamente se volvió mutua. Se casaron antes de que la familia de Belinda prosiguiera su viaje, y ahora, su esposa y su pequeño hijo le proporcionaban a Paulus todas las razones que podía desear para trabajar duro, progresar y ser feliz.
En el barrio de Haven en el que se hallaba la platería de Revrius Frank, Paulus tenía reputación de ser un trabajador de confianza, capaz de hacer los trabajos más complejos; de hecho, durante la última semana había estado trabajando en el proyecto más complicado de su corta experiencia: un espejo de plata con una reflexión perfecta, una fina plancha de metal fácilmente transportable montada en un marco de singular belleza. A la pieza le faltaba el último pulido que iba a hacer a la mañana siguiente antes de entregárselo al cliente, que era uno de los mejores sastres de Haven.
Puede afirmarse que, mientras se encaminaba a su casa en esa placentera tarde de primavera, Paulus Thwait no tenía ni idea del papel que iba a desempeñar la pequeña gota de su vida en el río del tiempo.
Se movía con agilidad por el callejón sorteando la basura acumulada en las cunetas, y rodeó al viejo solitario que dormía, como todas las tardes, en una pequeña zona de floreciente hierba. Al acercarse, Paulus olisqueó un aroma a ajo y pimienta y supo que su joven esposa había encontrado los ingredientes para hacer un rico estofado. El estómago del platero gruñó ruidosamente mientras subía la escalera que llevaba a su humilde residencia.
—Ese tratante de caballos me dio dos monedas de acero como propina por mi trabajo con las bridas —anunció al franquear la entrada.
Belinda cruzó rápidamente la habitación con el bebé en brazos y se recostó en el pecho de Paulus mientras suspiraba con alivio.
Sólo entonces se fijó el platero en la figura misteriosa que estaba al otro lado de la habitación, en el rincón más alejado del fuego. Parecía un hombre cubierto por harapos oscuros, pero, al fijarse bien, Paulus se estremeció: aunque el extraño parecía estar de pie, ¡la parte inferior de su cuerpo desaparecía en hilillos de niebla! No tenía piernas; ni siquiera parecía estar apoyado en el suelo.
—¡Vino hace un momento! —dijo Belinda con la voz estremecida por el miedo—. Apareció de repente, en el rincón donde está ahora.
—¿Te hizo daño? ¿Te amenazó? —Paulus miraba al ser con una mezcla de miedo y de ira.
—No, y al pequeño Dany tampoco. Sólo permaneció ahí, como si estuviera esperando algo.
Paulus era un hombre valiente, pero sabía que temer a la magia y lo sobrenatural era lo más sensato, y ambas cosas parecían estar bien representadas por la incorpórea presencia que ahora flotaba amenazadoramente hacia el centro de la pequeña habitación. Pero aquélla era su casa, y eso le hizo cobrar coraje y determinación.
—¿Qué quieres? —le dijo el platero con voz rebosante de ira. Su pasado de pendenciero volvió repentinamente a él, y adoptó una postura de lucha, con los puños apretados.
—Dos monedas de acero estarían bien para empezar —siseó el extraño, y sus palabras sonaron como el burbujeo del agua en ebullición.
—¿Por qué voy a dártelas?
—Porque quieres vivir, que sobreviva tu familia, y comerciar en mi ciudad.
—Eso ya lo hago. —El platero contuvo con dificultad sus deseos de agredir a la aparición.
—Sí, pero ¿durante cuánto tiempo? Ésta es la pregunta a la que todo mortal teme responder, ¿no es así?
—¡Vete! ¡Fuera de mi casa!
—Por el momento me llevaré el acero —insistió el fantasmal intruso.
—¡No te llevarás nada!
—¡Ja! Pagarás como lo hacen todos. ¡Estarás esclavizado por mi amo a partir de hoy! ¡Y, si no es con acero, pagarás con otra moneda más valiosa!
Enfurecido, el joven atacó a la figura, pero su puño sólo atravesó aire frío y oscuro. Pese al miedo que experimentaba, siguió golpeando sin control, pero sus manos nada podían contra la forma intangible. El vaporoso mensajero pasó siseando a su lado a la vez que emitía una aguda y maníaca risita.
Belinda chilló al ver que el insidioso vapor la rodeaba a ella y al bebé, que se había echado a llorar. Con una ráfaga de viento, la gaseosa nube le arrancó al niño de los brazos.
—Obedecerás. Y para estar seguro me quedaré con el niño. Durante un año, para empezar. —La fantasmal visión se apartó riendo cuando Paulus intentó sujetar al bebé—. Finalizado ese plazo quizá te lo devuelva. Y no intentes seguirnos, o de lo contrario te quedarás ciego y el bebé morirá.
Se abrió la ventana y un viento intenso se llevó al fantasma con el niño, que se adentraron en la oscuridad del cielo nocturno.
La pareja salió corriendo hacia la puerta, pero el fantasma y el niño habían desaparecido en el aire de la noche.
—¿Adonde han ido? —La pregunta de la joven madre era un lamento angustioso—. ¿Adonde se ha llevado esa cosa a mi bebé?
Paulus, frenético de aflicción y miedo, sabía la respuesta.
—¡El Milano Negro! —dijo susurrando como hacían todos los vecinos de Haven cuando mencionaban el nombre del temido y odiado mago—. Esto es obra suya.
—Pero ¿por qué ha venido aquí? ¿Por qué nosotros? —Belinda se volvió y se aferró a él—. ¿Y por qué se ha llevado a Dany?
—Me quiere a mí, quiere tener poder sobre mí —dijo Paulus, atónito por su descubrimiento—. Debería haberlo previsto. Tiene esclavizada a toda esta zona de Haven.
—Pero tú no puedes interesarle.
—Sí que le intereso. —Paulus empezaba a comprender—. Sé que Revrius Frank le tiene que pagar, aunque no hable nunca de ello, porque le avergüenza hacerlo. Pero el Milano Negro se lleva su acero y con ello lo deja en paz.
—Entonces ¿por qué se llevó a Dan y?
—Porque fui un imbécil —admitió Paulus, sintiendo que el desánimo se apoderaba de él—. Debí pagarle.
—¡No! —replicó Belinda, súbitamente inflexible—. Es por algo más. Te teme. Sabe que tú puedes oponerte a él. —Su esposa prosiguió, con firmeza no carente de afecto—: Sabe que eres un tonto testarudo y cabezota, y conoce la reputación de tus puños.
Paulus recordó avergonzado la época de su vida que había pasado peleando y alborotando, pero reconoció que su esposa tenía razón.
—No le pagaré —prometió—. Pero conseguiré traer de vuelta a Dany, y me aseguraré de que sea Whastryk Milano quien pague.
—Pero ¿cómo lo vas a hacer? Ya lo has oído. Te quedarás ciego en cuanto intentes entrar allí.
—Lo sé, pero tengo un plan. —«O por lo menos lo tendré», pensó. Paulus ya no era un hombre impetuoso, pero se habían llevado a su hijo y estaba seguro de que para poder salvarlo debía actuar con rapidez.
Dejó a su esposa con la promesa de que tendría cuidado y se encaminó hacia la platería de Revrius Frank, donde pasó varias horas puliendo y sacando brillo al espejo de plata pura que había estado elaborando para el sastre. El metal reflectante se había batido tanto que pesaba muy poco y era fácilmente transportable, lo cual lo hacía muy apropiado para el plan que el joven platero tenía en mente. Finalmente fijó un mango de cuero en la parte de atrás del espejo, sin preocuparse por las muescas que tuvo que hacer en el marco, antes perfecto.
A continuación el platero se ciñó la espada, que colgaba del cinturón cuya sólida hebilla de plata había diseñado él mismo. El broche metálico era casi toda la fortuna de su joven familia, y le pareció apropiado llevarlo ahora, cuando se aprestaba a luchar por la supervivencia de ésta.
Paulus Thwait rebosaba determinación al salir a la calle y dirigirse a la casa del mago, una gran mansión con recinto propio que ocupaba una manzana completa de la ciudad. Un muro de piedra sobre el que asomaban torres oscuras la rodeaba, sólo interrumpido por una puerta de arco, con el vano lo bastante ancho para permitir el paso de un gran carruaje.
La reputación del lugar era bien conocida por todos los habitantes de Haven. Nunca se había visto una verja cerrando el paso por el arco, pero todo aquel que había osado entrar con intenciones hostiles había sido recibido por el mago y después cegado por los penetrantes dardos que emitían sus ojos. Una vez ciega, la víctima casi siempre acababa capturada o muerta, y aquellos que eran apresados desaparecían para siempre.
—¡Whastryk Milano! ¡Exijo que me devuelvas a mi hijo! —gritó Paulus, anunciando su presencia, y luego hizo amago de atravesar el vano del muro; pero se detuvo en las sombras del arco y observó la enorme puerta de la casa.
Al instante ésta se abrió, y algo negro avanzó en un remolino con increíble velocidad; la figura estaba muy tapada y su apariencia era borrosa, como la aparición fantasmal de su casa, pero Paulus sabía que éste era el mago, que había aumentado su velocidad con algún arcano hechizo. El platero bajó la vista y procuró no mirar a la cara de su enemigo.
—¡Idiota! —grito Whastryk Milano con una voz más potente y aguda que la que había emitido el visitante desprovisto de piernas;—. ¿Osas desafiarme, platero? ¡Debes saber que tu hijo y tu esposa pagarán por esto! —La risa se tornó en desprecio—. Pero no te preocupes: tú no tendrás que presenciar su sufrimiento.
Paulus seguía sin mirar a su enemigo; en lugar de ello, puso el espejo delante de su cara y dio un paso al frente mientras oía al mago pronunciar incomprensibles palabras de magia.
Una luz roja carmesí centelleó en el patio, y el platero oyó un grito de agonía. Ahora sacó su arma, soltó el espejo y avanzó corriendo.
El mago conocido como el Milano Negro se tambaleaba hacia atrás, con ambas manos sobre las heridas abiertas donde antes habían estado sus ojos. Las botas de Paulus retumbaron sobre la piedra al acercarse con su espada levantada para asestarle el golpe definitivo.
Entonces vio que el mago sacaba con su mano izquierda un frasco de plata de un saquillo que pendía de su costado. Haciendo caso omiso del peligro y de la sangre que le surcaba la cara, Whastryk Milano echó atrás la cabeza y tragó el contenido del frasco mientras Paulus lo atacaba.
Un instante después, la espada del platero atravesó la capucha del mago y penetró con fuerza en su cerebro. El Milano Negro se puso rígido y cayó al suelo, donde yació inerte en medio de un charco de sangre. El valiente platero dio unos pasos atrás para no mancharse las botas con el pegajoso líquido y, tras Unos segundos, lo azuzó con la espada para asegurarse de que el mago estaba realmente muerto.
Sólo entonces se adentró en la casa para buscar a su hijo.

5
Otra evidencia

Escrito en Haven
371 d.C.
Para mi mentor e inspiración, Falstar Kane.
Como yo esperaba, estimado Maestro, la oportunidad de estudiar los registros locales me ha permitido acercarme a la verdad.
He leído sobre la muerte del mago conocido como Whastryk Milano.
El relato se sacó de los registros más antiguos de Haven. Según consta en éstos, el hechicero murió en el 37 d.C., a manos de uno de los ciudadanos de esta desgraciada ciudad, un platero cuyo hijo había sido secuestrado por el Milano Negro. (El pequeño hijo del hombre fue encontrado indemne dentro de la fortaleza del mago.)
En lo que se refiere a la poción que Fistandantilus había entregado a Whastryk Milano treinta y ocho años antes, nada hay escrito en los registros. Parece claro que, se bebiera o no Whastryk la poción en sus últimos instantes de vida, el hechizo no tuvo efecto alguno sobre el resultado de la contienda. El mago murió de forma inequívoca, y, de hecho, su desaparición fue ocasión de regocijo y celebración.
Acerca del platero y su familia sabemos algo más. El hombre fue un héroe durante cierto tiempo: no sólo había recuperado al bebé, sino que, gracias a su hazaña, un barrio completo de Haven pudo librarse de la opresión del malvado mago. Cuentan que hubo suficiente gratitud entre los comerciantes y mercaderes para pagarle una buena remuneración.
Enriquecidos por las recompensas, la pareja y su hijo se fueron a vivir a un pequeño pueblo en el campo. Cuentan que allí el hijo se hizo hombre, y llegó a estar bien versado en la historia del heroísmo de su padre. Más allá de esa referencia, sin embargo, el hilo se pierde, sin provocar ninguna alteración más en las aguas del gran río.
Los registros no revelan nada más sobre el mago Fistandantilus en este período histórico. Sabemos ahora que usó su encantamiento de viaje en el tiempo para trasladarse a otra época, cien años después del Cataclismo.
Pero, acerca de su plan para transportar su esencia mediante la poción del frasco mágico, llegamos a la conclusión de que fue un fracaso.

Vuestro más leal servidor,
Foryth Teel.

6
Gantor Espadanegra

251 d.C.
Tercer Mithrik del mes de Dryanvil
El enano llevaba semanas vagando sin rumbo, un período de tiempo que parecía durar años en su torturada mente. Las llanuras de Dergoth eran un paisaje devastado, roto; a su alrededor, todo estaba seco, abrasado, convertido en un desierto por el intenso sol veraniego. El enano no tenía destino, pero seguía avanzando con paso pesado; dejaba tras de sí las pisadas de sus botas como la huella de una serpiente sin nimbo y así marcaba el camino en el polvo y la arenilla que recubrían la tierra dura, reseca.
Como había hecho ya tantas veces desde el principio de su exilio, se dio la vuelta, miró con ojos desorbitados hacia el horizonte y vio el gran macizo de las altas Kharolis que se elevaban al cielo. Levantó un puño cerrado y lo agitó en dirección a las montañas gritando a la vez desafíos e insultos, escupiendo, pataleando y descargando en general su furia sobre cielo y tierra.
Y, como siempre, la cordillera montañosa permaneció silenciosa e impasible, haciendo caso omiso de la histeria desbocada del enano.
—Volveré allí, volveré —gritó Gantor Espadanegra mientras ponía su mano sobre la empuñadura de la antaño espléndida espada que se ceñía a su cintura. La había sacado varias veces en un acto reflejo para agitarla en dirección a la fortaleza de los Enanos de las Montañas; pero, incluso con la febril agitación del desespero, Gantor comprendía que era un acto tan tonto como inútil.
No sólo era absurdo porque el objetivo de su ira estaba lejano e inaccesible, sino porque la empuñadura, dura como el acero y envuelta con la piel de un antiguo ogro, era sólo eso: un mango sin hoja. El propio thane Realgar, amo y señor del clan theiwar, había roto el arma en pedazos al pronunciar la sentencia contra Gantor Espadanegra.
Gantor, el theiwar barbudo de ceño permanentemente fruncido, estaba preparado para morir por su crimen, incluso en pública ejecución, o con una muerte lenta y dolorosa tras un largo período de tortura; de hecho, ambas posibilidades eran condenas frecuentes para los asesinos del clan theiwar, y sobre eso no había duda: había matado a un miembro de su propio clan. Lo mejor que podía esperar, y era mucho esperar, era tener que renunciar a su fortuna personal, bastante extensa, y afrontar una sentencia que lo condenara a trabajos forzados en los suburbios de cultivos.
Él podría haberse enfrentado con dignidad a la muerte o la tortura, e incluso habría ido gustoso a los suburbios, aun a sabiendas de que quizá nunca volvería a ver las opacas aguas del mar de Urkhan.
Pero jamás habría imaginado la horrible sentencia que había pronunciado el thane Realgar:
Exilio, bajo el cielo abierto.
El mismo concepto era tan extraño que, al oír por primera vez esas palabras, Gantor Espadanegra no había captado del todo su significado. Sólo cuando el thane continuó su discurso, la sensación de asustada incredulidad había penetrado en el cerebro malvado y lleno de odio del enano.
—Tus crímenes han ido mucho más allá de los límites que pueden ser tolerados por nuestro clan —dijo Realgar, reconociendo con ello que el asesinato, el robo, y la agresión eran tácticas que se usaban con frecuencia para solventar disputas entre los theiwars.
»Es bien sabido —prosiguió Realgar— que tu conflicto con Dwayal Thack era profundo y real. Los dos creíais ser dueños de la piedra encontrada entre vuestras dos excavaciones, y, si te hubieras limitado a matar a Dwayal en una pelea justa, tu presencia ante este tribunal nunca hubiera sido necesaria.
Gantor había escupido y lanzado una mirada furiosa en ese momento, rehusando aceptar tal razonamiento, pero ahora admitía que desearía haber afrontado el problema como decía el thane. Dwayal Thack era un enano mayor que Gantor y más experimentado en el manejo de la espada y el hacha, pero aun así el minero agraviado tenía a su alcance otros recursos. Después de todo, una pelea limpia entre los theiwars no prohibía el uso de la emboscada o la puñalada por la espalda; incluso la contratación de un asesino a sueldo se habría aceptado como válida, aunque en este último caso es posible que lo hubieran obligado a pagar una pequeña remuneración a la familia de la víctima.
A pesar de todo esto, Gantor había decidido resolver por sí mismo el problema con un plan bien pensado, sencillo e innegablemente letal.
Había sido cosa fácil tapar los conductos de ventilación que conectaban la vivienda de los Thack con el resto de la inmensa Thorbardin utilizando dos tapones de granito, cuidadosamente tallados para encajar en los agujeros. Después Gantor Espadanegra había visitado a uno de los alquimistas theiwar, quienes, por un buen precio, estaban siempre dispuestos a ayudar a llevar a cabo las infames actividades de sus clientes.
Armado con un pequeño frasco lleno de vilraíz, una planta venenosa, Gantor se acercó a la puerta delantera de su vecino aprovechando el habitual silencio de la ciudad theiwar durante las horas de sueño. Una vez allí, encendió la mezcla de hierbas altamente tóxicas, abrió la puerta y, tras arrojar el frasco dentro, cerró la puerta y la obstruyó con varias cuñas de acero cuidadosamente preparadas para la ocasión.
La matanza duró sólo unos minutos. Hubo gritos y jadeos, incluso algunos débiles golpes en la puerta, y después, el silencio.
Gantor todavía recordaba el regocijo que sintió mientras esperaba en la puerta. Dwayal, su esposa, su colección de mocosos —tres o cuatro descendientes, creía recordar el malvado theiwar— y todos los siervos y esclavos que estaban al servicio de Dwayal Thack se encontraban dentro de la vivienda. Todos murieron inevitablemente en cuestión de minutos, aunque sufrieron de forma horrible los últimos momentos. El olor característico de la vilraíz se extendió hacia el pasillo, con lo que aquellos que acudieron atraídos por la conmoción no tuvieron más remedio que esperar a cierta distancia. Por fortuna, una de las cosas que hace tan eficaz a la vilraíz para este tipo de trabajo es el hecho de que las toxinas se depositan formando una capa de hollín a las pocas horas de su utilización.
Cuando hubo pasado el peligro, Gantor y varios vigilantes theiwars entraron en la vivienda, y entonces se reveló el auténtico horror de lo ocurrido.
Uno de los hijos de Dwayal Thack —maldito fuera su nombre para toda la eternidad— era amigo de un tal Staylstaff Realgarson, uno de los sobrinos favoritos del propio thane de los theiwars. Para colmo de desgracias, Staylstaff estaba de visita en casa de su amigo, jugando y apostando, en el momento del asesinato, y por supuesto él también había muerto como consecuencia de las emanaciones tóxicas;
¡Por eso el thane Realgar se había negado a tratar el incidente como el desgraciado accidente que sin duda había sido! En lugar de eso, el jefe del clan theiwar había reaccionado ante la matanza como si se tratara de un crimen atroz, sin precedentes. Gantor fue citado a comparecer ante un tribunal del clan theiwar, donde lo obligaron a escuchar todo tipo de acusaciones; y al final se dio cuenta de que lo iban a castigar por su intento de defender una propiedad en conflicto, un intento comprensible y natural según los hábitos theiwars.
Cuando llegó el momento de las deliberaciones del augusto tribunal de oscuros y astutos enanos barbudos, el acusado se mostró dispuesto a aceptar con bravura su sentencia. Se había jurado a sí mismo que por muy atroces que fuesen las torturas no le iba a dar al thane la satisfacción de verlo a él, Gantor Espadanegra, perder su dignidad o su orgullo. De hecho, se proponía escupir con desprecio cuando le comunicasen los términos de su condena.
Pero toda su firmeza había desaparecido al escuchar el dictamen del tribunal. ¡Exilio! Ni siquiera en sus peores pesadillas —y Gantor Espadanegra sufría algunas pesadillas realmente horribles— se había imaginado el enano un castigo tan cruel, tan terrorífico y tan desolador como aquel que el destino le había deparado. Los ojos del thane Realgar habían brillado con una malvada luz cuando pronunció la sentencia, y los vítores y aplausos procedentes de los familiares de Dwayal Thack habían retumbado por la Sala de Juicios cuando hizo el anuncio:
—Gantor Espadanegra, se te destierra para siempre del reino de los theiwars, y de todas aquellas residencias aliadas del reino de Thorbardin. Te condenamos al mundo del exterior, donde acabarás tus días bajo la cruel luz del sol y sin la compañía de tus semejantes.
El grito de terror que había emitido fue ahogado por el júbilo de la muchedumbre reunida. Gantor recordó con amargura cómo su hijo mayor y su esposa habían participado en la celebración; sin duda la mujer infiel había encontrado nuevo compañero, y el inútil primogénito estaría malgastando su fortuna. Esta avaricia tan práctica pero tan despiadada no era ni más ni menos que lo normal para los theiwars.
Por supuesto que siempre le quedaría el deseo de venganza... ¡Algún día Gantor Espadanegra encontraría el modo de hacer sufrir a sus enemigos!
Durante un tiempo, allí, bajo el interminable y horroroso cielo, el theiwar exiliado no había pensado en otra cosa, sin permitir que la realidad de su situación lo disuadiera. Los primeros días del destierro los pasó imaginando las múltiples venganzas que infligiría: su traidora esposa, asada lentamente en un espetón en el fuego del hogar familiar; su hijo, despellejado vivo, pero a lo largo de meses; de hecho, sí lo hacía bien, quizá tuviera diversión para todo un año antes de acabar con el sufrimiento del maldito derrochador.
Y el thane Realgar también sufriría la ira de Gantor Espadanegra, aunque no sería tan misericorde como con su esposa e hijo. No, el thane sólo tendría su justo castigo si sufría el mismo destierro a que lo habían condenado a él. Vagaría por siempre bajo el sol, lejos de las pétreas comodidades de Thorbardin.
Pero, con el transcurso de las primeras semanas de su exilio, Gantor se había ido dando cuenta de que los pensamientos de venganza lo llevaban a un callejón sin salida. Sin esperanzas reales de volver a Thorbardin, tenía pocas posibilidades de hacer daño a alguno de sus enemigos; y, aunque el odio y el deseo de matar no lo abandonaron nunca, Gantor acabó por comprender que esos deseos seguirían siendo fantasías sin realizar, que se quedaría sin la satisfacción de ver derramada la sangre de sus adversarios.
Al final, Gantor se había visto limitado a agitar el puño hacia la montaña, a gritar con ira y con frustración, para luego, derrotado, seguir su deambular por la polvorienta llanura.
Los enanos de Thorbardin lo habían equipado con un pequeño petate de provisiones antes de empujarlo sumariamente por la Puerta Sur de la gran fortaleza de la montaña. Gantor recibió una pequeña hacha y un cuchillo con mango de hueso y hoja de acero negro, que servía como recordatorio burlón de su nombre, antes honorable. Además tenía varios odres llenos de agua potable, una manta, una red de pescar y muchas tortas hechas con el nutritivo pan que era el elemento más importante de la dieta de los Enanos de las Montañas. Como insulto final y culminante, el thane Realgar había cogido la espada de acero negro de Gantor y había roto la cuchilla por la empuñadura, como un símbolo más del estado vergonzoso en el que había caído.
Durante mucho tiempo, Gantor Espadanegra se había alimentado de poco más que de su propia ira. Había recorrido trabajosamente las estribaciones de las Kharolis por las noches y buscado refugio donde podía durante el día. Cuando el sol estaba en lo más alto, la luz quemaba los ojos del theiwar, y cuando no había arboledas o cuevas que le ofreciesen refugio se había visto obligado a taparse la cabeza con su capa y a tumbarse encogido, hecho un ovillo, en campo abierto hasta que se ponía el sol.
Los primeros días de su exilio lo habían llevado a atravesar tierras de abundante agua, y durante las noches había podido encontrar hongos en las arboledas y bosquecillos. A veces había pescado, usando la red para sacar truchas y peces luna de los pequeños arroyos. Se comía las escamosas criaturas enteras y crudas, como era costumbre de los theiwars, y esos pequeños festines habían sido los mejores recuerdos de su existencia reciente. Las tortas de pan de enanos le habían durado varias semanas gracias a que las acompañaba con la comida que él mismo recogía. Así se había sustentado.
Pero entonces, tras rodear el reino de los Enanos de las Montañas, su curso sin rumbo lo había llevado hasta una llanura inhóspita y sin caminos trazados. Ya no había arroyos, ni bosquecillos en los que encontrar setas tiernas; lo que era peor, no había cuevas ni promontorios que pudieran ofrecerle refugio contra los abrasadores rayos solares. Lentamente se fue debilitando y el agua se hizo escasa, pero siguió avanzando ciegamente, lleno de delirios y desesperación.
Desde que había comenzado su andadura por las llanuras, Gantor había sobrevivido comiendo... ¿qué? Sabía que no había cazado nada, y que no había nada remotamente comestible que creciera en el árido y cuarteado desierto. Recordaba vagamente una carroña, una carne maloliente y pútrida recubierta por un pellejo lleno de gusanos, pero comérsela había sido un acto reflejo, empujado por un hambre incontrolable.
Y después había vomitado; cólicos y espasmos le agarrotaron las tripas hasta hacerlo caer redondo al suelo de la llanura, donde ahora yacía, hacía ya más días de lo que podía recordar. Varias veces, cuando ya creía que el sol implacable iba a acabar finalmente con él y con todo su terrible sufrimiento, llegaba la noche y le daba una tregua. De hecho, eso mismo acababa de suceder de nuevo; la lengua de Gantor estaba seca e hinchada y sus labios, cuarteados y quemados, sangraban con cada movimiento.
Se giró hasta tumbarse de espaldas, de cara al cielo, para poder ver la tenue y distante luz que caracterizaba al firmamento en noches despejadas como aquélla. No conocía las estrellas, y el sentido de la vista no estaba suficientemente desarrollado en los theiwars para percibir los lejanos puntos de luz, pero sabía que había algo brillante allí arriba, algo superior y burlón.
Él sólo quería morir, pero parecía que todo Krynn se había puesto de acuerdo para mantenerlo con vida.
—Eh, tú. No quiero molestar, pero ése es un sitio muy raro para hacer noche.
Al principio, Gantor pensó que otra vez estaba soñando, un sueño febril que acabaría por conducirlo a la locura; aun así, obligó a su hinchada lengua a hablar y separó los cuarteados labios lo suficiente para responder.
—Duermo donde me da la gana. Soy enano, señor de todo aquello más allá de Thorbardin —dijo con orgullo. Ésa fue su intención, pero, en el estado en que estaba su garganta, el sonido salió más como el croar de una rana.
—Espera, no te entiendo. ¿Quieres un poco de agua?
Gantor era incapaz de responder, y se preguntó por qué alguien con una voz tan mágica tenía problemas para entender su propia respuesta atinada; pero, antes de tener ocasión de hacer la pregunta, sintió cómo un chorrito de líquido tibio le tocaba los labios. Tragó de forma refleja, y el agua produjo una sensación placentera en todo el cuerpo.
—¿Qué tal? ¿Quieres más?
Ahora el enano podía ver una forma oscura, una sombra recortada contra la luminosidad del cielo. Justo delante de él, el maravilloso líquido caía de la boca de un odre. Con un tirón, Gantor arrancó el recipiente de los pequeños dedos que lo sujetaban, y se llevó la boquilla a los labios para que nadie pudiera quitarle el precioso néctar.
El agua chorreó en su boca, empapándole la barba y casi atragantándolo, pero siguió bebiendo como un desesperado.
—Eh, no te la bebas toda.
Gantor sintió el roce de esos pequeños dedos en sus manos y emitió un gruñido que fue suficiente para que su rescatador diese un par de pasos hacia atrás.
—Bueno, supongo que puedes bebértela toda si quieres —dijo la misma voz, con un suspiro de resignación—. Pero tal vez sea mejor que guardemos algo para luego, si quieres, aunque supongo que no.
En cualquier caso, Gantor no necesitaba que le diesen permiso; ya no había quien lo parara. Cuando ya había vaciado el odre empezó a chupar con fuerza la boquilla, masticando fuertemente como si fuese a comerse el propio recipiente.
—Espera, no lo destroces. —La voz se había hecho más insistente, y las pequeñas manos salieron de la oscuridad para agarrar el vacío pellejo y tirar de él.
El enano hizo ademán de resistirse, pero sintió de repente un espasmo en las tripas que lo dobló por completo, amenazando con hacerle vomitar toda la preciosa agua. Al apretar las mandíbulas y cerrar como pudo las tragaderas, Gantor resistió la náusea con todas sus fuerzas, obligando con ello a que el líquido que le había salvado la vida permaneciera en su estómago. Durante varios minutos, sintió que el agua penetraba gradualmente, en sus extremidades y en su cerebro, reforzaba sus pensamientos y aumentaba el grado de acuosidad de sus ojos, sus orejas y su piel.
Finalmente, Gantor Espadanegra se fijó en su compañero; por lo que alcanzaba a ver, el extraño viajaba ligero de equipaje y sin compañía. El tipo no era ni tan alto ni tan rechoncho como un enano; su cara tenía los pómulos marcados y era fina y marcada por el paso del tiempo, y ahora estaba cubierta de arrugas de preocupación mientras miraba de forma cautelosa al enano. Tenía un gran mechón de pelo atado sobre la cabeza, formando una cola de caballo que le caía sobre el hombro. El copete se movía grácilmente mientras el visitante miraba a su izquierda, luego a su derecha y al final volvía a mirar al enano.
—¿Qué eres? —preguntó Gantor Espadanegra, llevando precavidamente la mano al cuchillo con mango de hueso que escondía en el cinturón. Su voz aún semejaba el croar de una rana, pero por lo menos podía mover los labios y la lengua.
—Emilo Mochila, a tu servicio —se presentó el tipo con una reverencia que hizo que el enorme copete cayera como una cascada hacia el enano.
Con un gimoteo, Gantor retrocedió ante el súbito ataque, hasta que cayó en la cuenta de que no era tal cosa. Con sus rechonchos dedos asidos firmemente al cuchillo, el theiwar volvió a intentarlo:
—No he preguntado quién eres, sino qué eres.
—Pero, hombre, soy un viajero —repuso Emilo—. Como tú, supongo; un viajero por las llanuras de Dergoth. Aunque debo decir que he viajado a muchos lugares distintos, y todos ellos eran más interesantes que éste. Para ser francos, la mayoría lo era mucho más.
El enano gruñó y agitó la cabeza, con lo que las gotas de agua que habían quedado atrapadas en su crespa barba salieron despedidas; sus ojos, enormes y extremadamente claros según los cánones normales, miraron de forma siniestra a su diminuto salvador.
—Ah, ya te entiendo. Quieres decir qué raza, como humano o enano —dijo Emilo, sonriente—. Soy un kender. Y encantado de conocerte.
El extraño hizo otro gesto amenazador, estirando el brazo, con la palma de la mano perpendicular al suelo y los dedos extendidos apuntando al pecho del theiwar; pero esta vez Gantor estaba preparado y sacó el cuchillo rápidamente, de manera que el negro acero dibujó un arco en el aire.
—¡Eh, casi me cortas! —gritó el kender, quitando los dedos de la trayectoria del cuchillo—. ¿Es la primera vez que te dan la mano?
—Aleja tus zarpas de mí. —La voz de Gantor era un gruñido grave, casi silencioso, pero suficiente para asustar al amenazador kender, quien dio medio paso hacia atrás mientras contemplaba al enano con expresión resentida.
—Quizá debería alejarme completamente de ti —manifestó con un suspiro el menudo viajero—. Empiezo a pensar que ha sido un error darte mi agua, aunque supongo que habrías muerto aquí si no lo hubiera hecho. Pero, bueno, siempre puedo conseguir más. —El kender hizo una ligera pausa, y un escalofrío lo recorrió mientras echaba una fugaz mirada por encima del hombro—. En fin, creo que tendré que volver a aquellas cuevas para encontrarla.
—¿Cuevas? —Esta era la única palabra de la perorata del kender que había penetrado en la enloquecida mente del enano theiwar—. ¿Hay una cueva? ¿Dónde? —Gantor intentó ponerse de pie, pero sus piernas cedieron y cayó de rodillas. Se echó hacia adelante para agarrarse del kender, pero el pequeñajo dio un paso atrás, con lo que las manos del enano se unieron en un remedo de postura devota.
—Sí, allí, en la montaña grande que parece un cráneo. De hecho, la llaman Monte de la Calavera.
—Llévame allí —chilló Gantor intentando otra vez ponerse en pie. La idea de oscuridad, de sombra y de protección del implacable sol era incluso más apetecible que la posibilidad de hallar allí más agua.
—No estoy seguro de querer ir a ninguna parte contigo —contestó el kender con gesto desconfiado—. Acabas de tratar de matarme después de que te he salvado la vida. No. Creo que no.
—Por favor. —El theiwar había hablado en un acto reflejo, pues tales palabras no le resultaba en absoluto familiares, pero consiguió su objetivo, ya que el kender dejó de hablar de abandonarlo en medio de la llanura.
Por su parte, Gantor Espadanegra se estrujó el cerebro ahora que éste se había reanimado. Ante sí tenía una criatura extraña, aun más peligrosa que los odiados hylars y daewars de los otros clanes de Enanos de las Montañas. Cada fibra de su ser y todas sus malas artes le indicaban al theiwar que este kender era una amenaza, un enemigo a quien debía derrotar, cuyas posesiones terrenales serían heredadas por aquel que lo matara.
Pero ahora mismo la más grande de esas posesiones era su conocimiento de un lugar en el que había una cueva y agua; a pesar de que el clan del que procedía el oscuro enano tenía gran habilidad con la tortura, el robo y la adquisición ilegal, todavía no había nacido el theiwar capaz de sacarle información a un difunto.
Por ello, y de momento, el kender debía seguir con vida. Una vez tomada esta decisión, el enano intentó concentrarse en la verborrea que parecía salir de la boca del kender con una celeridad casi imposible de creer.
—Fue un auténtico placer conocerte y todo eso, seguro —estaba diciendo Emilo Mochila—. Pero realmente debo partir; hay muchos sitios por los que vagabundear, ¿entiendes? De hecho, debo ver la costa.
»¿Sabes en qué dirección está el océano? Bueno, no importa. Seguro que soy capaz de encontrarlo yo solito.
Gantor pensó una respuesta que él creía amistosa, pero antes de poder decirla el kender siguió hablando:
—Bueno, como veo que tienes tus propios asuntos que atender, como iba diciendo, realmente ha sido un placer, por lo menos si lo comparamos con otros encuentros casuales aquí en el desierto a medianoche...
—Espera. —Al Theiwar le costó un gran esfuerzo emitir esa palabra—. Yo... quiero hablar más contigo. ¿No puedes quedarte aquí, en mi campamento?
Gantor apuntó hacia el suelo cuarteado y yermo que lo rodeaba; no era más que el trozo de árida llanura olvidada de la mano de los dioses en el que había caído, sólo eso, y sin embargo el kender sonrió abiertamente, como si lo hubiesen invitado a entrar en un gran palacio.
—Bueno, creo que me vendría bien, la verdad. Ha sido un largo camino. —Emilo tembló y miró de nuevo sobre su hombro, y el enano se preguntó qué sería lo que ponía tan nervioso a este viajero tan experimentado.
»Y me vendría bien la compañía, también. —El kender cruzó las piernas de un modo que hubiera sido imposible de imitar por enano alguno y se puso de cuclillas en el suelo—. Espero que te sientas mejor después del agua. Realmente deberías llevar agua contigo. Al fin y al cabo cualquiera puede morir de sed aquí fuera.
—Yo quería... —Gantor empezó la frase con su tono habitual, para contestarle al kender que sólo deseaba la muerte; pero, ahora que el agua le había aliviado la garganta y que sabía que en algún lugar quizá no muy distante había una cueva, el theiwar tuvo que admitir que no quería morir donde estaba; quería sobrevivir, seguir vivo, aunque no hubiera ninguna razón especial para ello.
»Quiero decir que yo creía que traía suficiente agua para beber en el desierto, pero éste es mucho más grande de lo que yo pensaba. —Concluyó la frase mirando de reojo al kender para ver si se tragaba la mentira.
—Ya veo —repuso Emilo Mochila asintiendo gravemente—. Bueno ¿quieres algo de cecina?
Alargó al enano una tira de carne acartonada que éste cogió agradecido y empezó a masticar; era un placer disfrutar otra vez de la sensación provocada por la saliva al humedecerle la boca.
—Quería preguntarte una cosa —dijo el kender con la boca llena de carne—. ¿Por qué no tiene hoja tu espada?
Gantor se quedó boquiabierto por la sorpresa, pero ésta se tornó en ira al ver que el kender estaba examinando la inútil arma.
—¿Cómo conseguiste eso? —masculló el enano, intentando abalanzarse sobre el kender, quien lo evitó con suma facilidad.
—Sólo estaba mirándola —declaró con tono despreocupado, y permitió que Gantor recuperara su arma.
El enano se tocó, desconfiado, el saquillo, pero halló su pedernal y su yesca donde los había dejado; al hacerlo recordó algunas de las cosas que había oído acerca de los kenders, y decidió tener cuidado con sus cosas.
—Si te sientes con fuerzas, quizá deberíamos ponernos en marcha —sugirió Emilo—. He descubierto que es mejor andar de noche, por lo menos aquí, en el desierto. Si quieres venir conmigo, creo que podemos volver al Monte de la Calavera y su cueva antes de que amanezca.
El enano oyó de nuevo la inquietud en la voz del kender, pero no le dio importancia. Sólo pensar en la promesa de una cueva para refugiarse antes del alba lo henchía de placer. Se puso de pie trabajosamente, sin hacer caso del dolor y la rigidez que tenía en todo el cuerpo; se sentía vivo de nuevo, dispuesto a seguir, a luchar, a hacer todo lo necesario para recuperar la parte del mundo que legalmente le correspondía por derecho.
—Vámonos —dijo, procurando con esfuerzo que su voz sonara amistosa—. ¿Por qué no me enseñas dónde están esas cuevas?

7
El Monte de
la Calavera

251 d.C.
Tercer Adamachtis del mes de Dryanvil
—¡Ahí está! Ya te dije que parecía una .calavera —dijo Emilo Mochila—. ¿No te preguntas cómo es que adquirió esa forma?
Gantor se inclinó hacia atrás para recorrer con la mirada la irregular superficie de la montaña. Observó las órbitas y la boca, abiertas en forma de enormes y oscuras cuevas; el rostro tenía un aspecto realmente cadavérico, y tan realista que podría haber sido el trabajo de algún gigantesco escultor.
—Lo haría —dijo amistosamente el theiwar—, si no hubiera oído hablar mucho sobre este lugar y de cómo se hizo. Sirve como monumento a diez mil enanos que perecieron aquí y es un ominoso recordatorio del mago loco que los llevó a su perdición.
—¿De verdad? Parece un relato estupendo. ¿Por qué no me lo cuentas? Por favor. —El kender daba pequeños saltitos al lado del theiwar, pero Gantor lo alejó con la mano.
—No es momento para historias; luego te la relataré. Ahora creo que debemos entrar, antes de que salga el sol.
Habían avanzado lentamente hasta que se acabaron las horas de oscuridad; el kender no paraba de decir que podía ver la pálida mole de la montaña elevándose contra el oscuro cielo. Esta había sido la primera señal para Gantor de que las criaturas del mundo exterior podían ver mucho más lejos que los enanos theiwars; por supuesto que él, como habitante de las montañas, habría podido ver todos los detalles del rostro de su compañero aun en una noche sin luna. Era evidente que, por su parte, sus ojos veían mucho mejor en la oscuridad; de hecho, distinguía nítidamente el suelo a sus pies, e incluso una vez había visto un barranco justo antes de que el kender cayera en él.
Sin interrumpir un solo segundo su conversación, que consistía en interminables relatos de extravagantes historias de aventuras y vagabundeos, Emilo había bajado por un lado del barranco y subido por el otro. Aunque entumecido y cansado, Gantor lo había seguido, analizando en silencio las diferencias entre los theiwars y los kenders, no sólo en lo relativo a sus sentidos sino también en su equilibrio y en sus movimientos.
Ahora, cuando estaban en la base del inmenso macizo de piedra blanca, Gantor no necesitaba la creciente luz del alba para distinguir las facciones de la calavera o el enorme agujero abierto —la «boca»—, que le ofrecía protección de la inminente luz diurna.
—Bueno, esto es —anunció Emilo, con la respiración entrecortada—, aunque no estoy seguro de que debamos entrar; de hecho estoy casi convencido de que podremos encontrar agua por aquí fuera, si la buscamos bien. Ahora que lo pienso, probablemente sea incluso mejor la de aquí fuera; no sé si lo notaste, al estar tan sediento como estabas, pero la que te di antes la cogí ahí dentro y era algo amarga.
—Voy a entrar —dijo Gantor encogiéndose de hombros. Poco le importaba si el kender lo acompañaba o no siempre que hubiera posibilidad de sombra y de agua. Pero luego lo pensó mejor. Sin duda el kender ya conocía la cueva, que, por cierto, parecía muy grande, y tal vez el agua no fuera fácil de encontrar.
Además, aunque el enano no lo hubiera admitido de forma consciente, había otra razón por la que deseaba la compañía de Emilo Mochila. Quizás era el aspecto amenazador de la montaña, pero había algo desagradable y tétrico en aquel lugar. Gantor no quería entrar solo, porque en realidad estaba asustado.
—¿Por qué no me acompañas? —preguntó—. Puedes mostrarme dónde está el agua y además acabar de contarme esa historia acerca de tu primo Whippersink y el gran rubí que encontró en... ¿Dónde dices que fue?
—En Sanction —suspiró exasperado Emilo—. No te estás enterando de nada. Para empezar, era mi tío, el tío Sipperwink. Te dije que su madre era la hermana mayor de mi abuela. ¿O era su hermana menor? Bueno, no recuerdo bien cuál; además, era una esmeralda y no un rubí lo que encontró en Sanction. Y fue en el Templo de la Reina de la Oscuridad, ya sabes, como en los días en los que no había dioses, antes del Cataclismo.
—Siento tener que decirte que de nuevo he perdido el hilo —dijo Gantor—, pero ¿por qué no buscamos el agua, nos ponemos cómodos y entonces me lo cuentas?
—Ni siquiera estoy seguro de que lo quieras oír —contestó Emilo, un poco irritado.
—Bueno, entonces te contaré yo una historia. Te puedo hablar acerca del Monte de la Calavera.
—Eso sí que me apetece —aceptó alegremente el kender—. Vale. Es por aquí.
Emilo subió por la ladera que ascendía hacia la enorme caverna; aun desde tan corta distancia, la entrada seguía pareciendo unas enormes fauces prestas a devorar a cualquier despistado que se acercara por allí. Un camino liso y sinuoso conducía a la oscura y siniestra cueva.
El enano pasó bajo el elevado arco de la entrada, y disfrutó de inmediato de la frescura del sombreado pasadizo interior. El ambiente era más seco que en Thorbardin, pero, por primera vez desde que lo habían desterrado, Gantor Espadanegra tuvo la sensación de estar en un lugar que se encontraba total e irrevocablemente bajo tierra. El aire tenía un sabor puro y bueno en cada respiración, y los enormes ojos pálidos del theiwar no tenían ninguna dificultad para ver incluso en los rincones más oscuros de la gran cueva llena de escombros y de basura.
Sobre su cabeza, grandes estalactitas apuntaban hacia abajo como los enormes colmillos de una boca sobrenatural, y por todo el suelo había grandes rocas en montones dispersos; en la mayoría de ellas se apreciaban grietas irregulares y bordes filosos, prueba evidente del origen violento de la caverna y de la veracidad de las historias que siempre había oído acerca de ella.
—Probemos por aquí. Creo que el camino estaba en esta dirección —sugirió el kender.
—¿Cómo? ¿No te acuerdas? —gruñó el enano, indignado, sintiendo crecer su recelo—. ¿Cómo puedes olvidar algo así?
—No lo he olvidado: me acuerdo bien. —El tono de Emilo mostraba que había herido sus sentimientos—. Es por aquí, estoy seguro; bueno, casi seguro del todo.
Emprendió de nuevo el camino antes de que el theiwar pudiera protestar. Caminaron durante casi una hora, sin rumbo fijo; el kender fue escogiendo al azar entre uno y otro pasadizo hasta que llegaron a una pequeña estancia circular con un estanque de aguas tranquilas en el centro. Los dos exploradores habían bajado por un pasillo empinado excavado en la piedra, tal vez una antigua escalera ya que, bajo los escombros y la grava que cubrían el suelo, se distinguían aún algunos peldaños. Gantor Espadanegra se preguntó cómo habría hecho el kender para encontrar el camino en la oscuridad casi total, ya que cada dos por tres Emilo tropezaba con rocas u otros obstáculos que se hallaban claramente en medio del camino para los penetrantes ojos del enano. Pensó que quizá se había guiado por el sonido. En efecto, en la cámara se percibía un sonido como de un chorrito de agua, lo que hacía pensar que el estanque estaba sometido a alguna forma de flujo; aun así, la superficie era lisa como un espejo, sin olas ni ondulaciones, como si hubiera estado esperando allí durante siglo y medio con el único propósito de saciar la sed de estos viajeros agotados.
—¿Por qué siglo y medio? —preguntó Emilo después de que Gantor hubo saciado su sed, eructado y dicho en voz alta su suposición.
—Porque ése es el tiempo que lleva aquí este lugar en su forma actual, como el Monte de la Calavera. —Habiendo calmado la sed, el enano se sintió generoso y decidió conceder al kender el privilegio de oír la historia que era el legado de todos los enanos nacidos bajo la montaña de Thorbardin. El desterrado theiwar señaló levemente hacia el macizo que tenían sobre sus cabezas. Estaba de buen humor y había decidido dejar vivir al kender... por el momento.
—¿Qué fue antes de esto? —Emilo se había sentado cerca de él y lo miraba atentamente con la barbilla apoyada en la mano, pendiente de cada una de sus palabras.
—Esto no era una montaña sino una torre enorme, una fortaleza llamada Zhaman. Era un lugar de magos. Nosotros, los enanos, no veníamos por aquí. Incluso los elfos —Gantor pronunció la palabra como si se tratara de una maldición— se conformaban con quedarse en Pax Tharkas. Tanto ellos como nosotros los enanos, y los humanos, renunciamos a la fortaleza de Zhaman para dejársela a los magos y otros de su índole.
—Pero ¿por qué querría alguien venir aquí, al centro del desierto? Quiero decir alguien que no sea un kender con necesidad de ver cómo es —preguntó Emilo con seriedad.
—Bueno, hay una cosa que sé: entonces no era un desierto. Estas tierras áridas e inútiles eran una de las regiones más fértiles del reino de Thorbardin, y las cultivaban los Enanos de las Colinas. Traían la comida para trocarla con los Enanos de las Montañas a cambio de productos elaborados, sobre todo de acero, que ellos no podían fabricar por sí mismos, ya fuera por incapacidad o por pereza.
Emilo asintió, se llevó la punta de la coleta a la boca y empezó a masticarla con aire distraído y mirada ausente; Gantor supo que estaba intentando visualizar la escena tal y como la describía él.
—Y sin duda habría continuado siendo así si no llega a ser porque apareció en escena uno de los seres más malvados de la historia de Ansalon desde los días de Paladine y la Reina de la Oscuridad. —El enano escupió para enfatizar la verdad de sus palabras.
Mientras maldecía y gruñía acerca de los dioses, Gantor habló con total sinceridad. En efecto, los enanos oscuros difieren de la mayoría de los otros clanes en que repudian por igual a ambas deidades. Para los súbditos del thane Realgar cualquier dios que no fuera el propio Reorx era un sinvergüenza entrometido, y ningún miembro del clan que se preciara podría ser convencido de otra cosa.
—¡Fistandantilus! Fue él quien persuadió a los Enanos de las Colinas de que nosotros los de las Montañas los habíamos engañado. Quede claro que los hylars no me caen nada bien; en su mayor parte son unos fariseos rígidos y remilgados, pero acertaron plenamente cuando decidieron cerrar las puertas a cal y canto. Nosotros no tuvimos más remedio que dejar que los Enanos de las Colinas se buscasen la vida fuera. No hay sitio dentro de la montaña para todos. No lo había, y nunca lo habrá —dijo Gantor con firmeza.
—¿Y entonces fue cuando sobrevino el Cataclismo? —preguntó Emilo, ansioso de que su compañero continuase su narración.
—No. Eso fue cien años antes. Te hablo de después del Cataclismo, cuando las inundaciones y el hambre barrieron el mundo, y los Enanos de las Colinas vinieron implorando ayuda. Olvidaron que años antes ellos nos habían repudiado a los de las Montañas porque querían mezclarse con otras gentes del mundo. —Gantor sintió un escalofrío sólo con pensar en ello, ya que su exilio lo había convencido de que la ancestral separación era una división fundamental para el ulterior modo de ser de los enanos.
—¿Pero entonces quisieron volver a entrar en la montaña? —insistió el kender.
—Sí. Pero los hylars y el resto de nosotros los rechazamos, los obligamos a retirarse hasta Pax Tharkas y les dijimos que no se les ocurriera volver. Entonces fueron a buscar a ese mago y a un montón de guerreros humanos.
—Y el mago ese... ¿era Fistandantilus?
—¿Y quién hubiera imaginado que él solo podría reunir un ejército como ése? Se reunieron en la llanura que rodeaba Zhaman, y se prepararon para avanzar sobre la Puerta Norte. Por aquel entonces, la Puerta Norte seguía estando allí, por supuesto. Así que salimos, y la sangre de los enanos fue derramada por todo el valle. Los theiwars cubrían el flanco izquierdo y su ataque estaba haciendo retroceder a los Enanos de las Colinas hacia la tierra de los elfos...
—¿Y el mago? ¿Usó la magia? ¿Voló? —interrumpió Emilo, emocionado.
—Bueno, ésa fue una de las cosas extrañas de aquellos momentos. Parece que no estaba allí, que no participó en la batalla. En vez de eso, vino hasta aquí... bueno, a Zhaman, la torre que estaba aquí.
—Entonces ¿vosotros, los Enanos de las Montañas, ganasteis la batalla?
—Lo habríamos hecho —dijo Gantor enfadado—, si no hubiera sido por el maldito mago. Como intentaba decirte, vino aquí y realizó algún tipo de hechizo que hizo saltar todo el lugar por los aires, en mil pedazos, incluyendo a mi padre y otros theiwars que estaban situados en primera línea.
—Eso es terrible. —Emilo parecía realmente apesadumbrado.
—¡Bah! Era un sinvergüenza y un ladrón. Me quedé con su alcoba, y fui el primero en elegir entre los tesoros familiares. —Gantor emitió una risa ahogada al ver la expresión de escándalo en el rostro del kender, y luego se inclinó de nuevo hacia adelante para beber ruidosamente un poco de agua del estanque.
—¿Murió también Fistandantilus? —preguntó Emilo, que estudiaba las paredes de la redonda gruta.
—Sí. Todo el mundo sabe eso.
—Parece que hay zonas de este lugar que se libraron del destrozo —observó el kender.
—No sé de qué hablas —replicó el enano oscuro; apuntó al otro lado de la cámara, donde se veían trozos de columnas de piedra desperdigados por el suelo. Una enorme grieta, tan quebrada como la luz de un relámpago, recorría la pared de arriba abajo—. ¿Acaso no ves eso, eh?
—Sí. Claro que sí —dijo rápidamente Emilo—, pero aquí debajo encontré un montón de túneles. Incluso un lugar en el que hay una piedra preciosa... —La voz del kender fue menguando, y el hombrecillo se estremeció.
—¿Piedra preciosa? —Gantor se quedó inmóvil y contempló a su compañero con ojos chispeantes.
—¿Qué? Ah, sí. Tenía una belleza singular. Quizá me la hubiera llevado si no hubiera sido por...
—¿Dónde está? —El enano hizo oídos sordos al resto de la explicación de Emilo. Su mente había vuelto a despertar, y un cúmulo de imágenes desfilaron por ella. Su fantasía se desbocó, y se representó montones y montones de brillantes piedras rojas, verdes, azules y de todos los colores del arco iris. De repente su fatiga y su desesperación habían desaparecido, barridas por la codicia.
Su siguiente idea fue tan rápida como instintiva: este kender era un peligro, una amenaza para el tesoro que pertenecía por derecho propio a Gantor. Debía morir.
Solamente cuando el enano comenzó a calcular cuál era la forma más expeditiva de despachar a su compañero se dio cuenta de la cruda realidad. La inexorable verdad de que no se puede sacar información de un testigo muerto lo forzó a admitir que Emilo Mochila seguía siendo más útil vivo que muerto.
—¿Dónde estaba esa joya? —preguntó, procurando que su voz sonara indiferente—. ¿Lejos de aquí? —Carraspeó y escupió hacia un lado para que pareciera que su interés era meramente casual.
—Bueno, a decir verdad, está bastante más abajo. —De nuevo Emilo mostraba signos de inquietud—. A la vista no era gran cosa, como si estuviera desgastada y todo eso. Además había algo... algo que no me gustó nada.
—¡Llévame allí! —Gantor no quería oír excusas.
—Bueno, si eso es lo que quieres. Pero ¿no te parece que deberíamos descansar durante un...?
—¡Ahora! —lo interrumpió el theiwar enfadado, lleno de sospechas por la renuencia del kender—. En cuanto yo me quedase dormido tú irías a buscar el tesoro para apropiarte de todo.
—¿Qué? No haría eso. Ni siquiera lo quiero; ya no, por lo menos. Bueno, te llevaré ahora si tanto te preocupa, pero luego no me digas que no te avisé.
Farfullando acerca de la gente insistente y maleducada, el kender se puso de pie y salió de la cámara en la que había descubierto el estanque de agua. Pasaron entre un laberinto de muros derrumbados y techos caídos, pero el enano alcanzaba a distinguir claramente que aquello había sido antaño una estructura de grandes pasillos y anchas y curvas escaleras. Los dos aventureros avanzaron cuidadosamente entre las ruinas, aunque en algunas intersecciones Emilo parecía adivinar más que recordar cuál era el camino que debía seguir. Finalmente el kender llegó a un gran pozo, un agujero negro cuyo fondo se perdía más allá de los límites de la visión nocturna del enano.
—Esto debía de ser el pozo central —comentó Emilo. Si aún seguía resentido por las perentorias exigencias del enano, no había vestigio de ello en la voz; por el contrario, se mostraba tan charlatán y conversador como siempre—. Fíjate: asciende a través del techo además de seguir hacia abajo.
En efecto, Gantor vio un círculo oscuro en la bóveda que se alzaba sobre ellos. Una maraña dé largos cables conectaba el agujero superior con el pozo del suelo. Cuando el theiwar se arrimó para verlo mejor, se dio cuenta de que eran los oxidados restos de una escalera de acero que antaño recorría el hueco central de la gran torre de Zhaman; ahora esa misma escalera le ofrecía una ruta de entrada al corazón mismo del Monte de la Calavera.
—Por ahí bajé antes —explicó Emilo, uniéndose al enano—. Hay que agarrarse muy bien, y hay sitios en los que el metal se balancea de aquí para allá, pero tiene solidez suficiente para soportarnos.
Gantor parpadeó y miró fijamente al kender.
—¿Cómo sé que no intentas matarme?
—¿Quieres que baje yo primero? —ofreció Emilo, que se encogió de hombros y se agarró a un resto oxidado del pasamanos.
—Ni lo intentes —dijo Gantor propinándole un manotazo; asió la barandilla y apoyó el pie en el primer escalón, el cual era una pequeña malla de barras de hierro anclada sólidamente a la firmé base de piedra de la fortaleza.
Al instante se oyó un chirrido y después el ruido metálico de chatarra al caer golpeando a su paso los restos de la escalera. El theiwar gritó y se agarró a la barandilla con ambas manos cuando sintió que toda la estructura se movía hacia afuera; el agujero parecía abrirse bajo él como una inmensa boca insaciable, eternamente hambrienta. Gantor continuó encaramado en su precario asidero cimbreante mientras seguían desprendiéndose trozos de metal que se precipitaban, repiqueteantes, al fondo en una caída que no parecía tener fin.
—Agárrate —dijo Emilo, ofreciéndole una mano. El se puso también sobre la plataforma, describió un arco en el aire agarrado a la barandilla y fue a parar a otro tramo intacto de escalera, un buen trecho más abajo—. Sólo tienes que hacerlo así.
—¡Lo haré como mejor me parezca! —replicó fieramente Gantor, que se movía centímetro a centímetro y sufría cada vez que pisaba en falso. Por fin llegó hasta donde estaba el kender, pero esta vez ya no dio un manotazo a la mano que lo agarró de la cintura y lo sujetó para que no cayera.
—Vamos —dijo alegremente Emilo, que siguió bajando a la carrera.
—¡Espera! —El theiwar lo siguió tan rápido como pudo, y su humor fue agriándose más en cada oportunidad en que se quedaba colgado o debía hacer un escalofriante salto en la oscuridad. La boca del pozo se perdió rápidamente de vista a medida que descendían por el hueco de piedra; el kender iba siempre delante, salvando grandes espacios con la misma despreocupación con que habría caminado en tierra firme.
De repente el enano se paró, atenazado por una nueva sospecha. Se agarró con firmeza al metal y miró fijamente al kender, que estaba ya bastante más abajo.
—¿Por qué no te asusta bajar por aquí? ¿No sabes que cualquier paso en falso podría hacerte caer y que te rompieras el cuello?
—¡Oh, no! Nosotros los kenders no nos asustamos por casi nada. —Emilo hizo un gesto de desprecio con la mano haciendo caso omiso del abismo que se abría bajo él—. Tal y como yo lo veo, si me va a pasar, ocurrirá de todas formas; luego, ¿para qué preocuparme?
—¡Eso es una locura! —Rezongando, el enano siguió tras el kender e intentó imaginar de nuevo el tesoro que antes había surgido tan seductoramente en su mente, pero otro pensamiento más profundo lo distrajo.
»¿Qué querías contarme antes, cuando me dijiste que había algo que te preocupaba? —Gantor recordaba el nerviosismo, incluso el miedo de Emilo cuando había hablado por primera vez de la joya—. ¿No dices que a los kenders no os asusta nada?
—¿A qué te refieres? Ah, ya me acuerdo. —La voz de Emilo se atenuó—. ¿Quieres decir allá abajo, donde está la joya? —Gantor asintió en silencio—. Bueno, es que allí abajo había una calavera, en el suelo, justo al lado de la joya. Me puso la carne de gallina. En el momento en que pensé llevarme la bonita gema conmigo, tuve la sensación de que los tenebrosos ojos de la calavera me miraban, y decidí dejar allí la joya y salir cuanto antes.
El theiwar resopló con desprecio; ante sí tenía a una persona que carecía del suficiente sentido común para preocuparse por una caída al abismo que podía romperle todos los huesos del cuerpo, pero se asustaba por un pobre cráneo.
Con renovada satisfacción, el enano se esforzó por continuar. Seguía blasfemando con frecuencia, y su furia ante la facilidad de movimientos del kender se tornó en fría determinación, avivada por su antipatía instintiva hacia todo aquel que no fuera un miembro del clan theiwar. Y en este caso ni siquiera se trataba de un Enano de las Montañas. Lo que sí tenía claro era que, en cuanto Emilo le mostrara dónde estaba la joya, el kender debía morir.
Al cabo apareció en la oscuridad una plataforma inferior, y Cantor suspiró aliviado al creer que había concluido el interminable descenso; pero enseguida vio que quedaba otro desafiante tramo que recorrer ya que había una sección deformada de la escalera en espiral que colgaba del techo de un gran pasillo y que, suspendida en el espacio, formaba una débil conexión con el suelo de piedra de abajo.
Emilo bajaba como un mono por la maraña de vigas, barandillas y peldaños, pero incluso el ligero peso del kender era suficiente para hacer girar lentamente la estructura metálica, y el enano puso mala cara al ver que un solo perno, un solo contacto de acero anclado a la piedra del cilíndrico pozo parecía sujetar todo el tramo de metal. Un chirrido agudo recorrió el aire, y Gantor se imaginó cómo cedía el perno llevando al kender a su muerte envuelto en la maraña metálica.
Claro que la muerte de su compañero hubiera sido poco conveniente para el desterrado theiwar ya que el kender era el único que sabía dónde estaba la joya. Seguro que si se quedaba solo sería capaz de encontrar la piedra, pero lo más importante era que la caída del tramo cortaría la vía de acceso a un tesoro que Gantor deseaba ahora más que nunca.
—¡Es fácil! —gritó Emilo, y el eco agudo «fácil, fácil, fácil» que resonó pareció burlarse de la vacilación del enano—. Salta por allí y bajas agarrado a la barra.
—¡Espera! —gruñó Gantor. Sacó su pequeña hacha y la giró para poder golpear el perno con la parte roma, a fin de que volviera a entrar en su hueco, a sabiendas de que el agujero en la piedra era sólido y el metal de la sujeción estaba fuerte y sin oxidar.
Sólo entonces se aventuró sobre el armazón. Sintió un vacío en el estómago al moverse las vigas y los travesaños, y de nuevo se oyó un chirrido metálico, pero la masa se zarandeó menos que durante el descenso de Emilo. Apretando los dientes, el enano bajó el resto del camino, y cuando por fin pisó tierra firme se balanceó suavemente hacia adelante y hacia atrás mirando intensamente a su alrededor; sus grandes ojos pálidos estaban muy abiertos, absorbiendo las sombras para luego posarse en la figura del kender.
—Bueno, esto nos ha llevado un rato —dijo Emilo con un leve tono de amargura—. Es por aquí.
De nuevo Gantor tuvo que reprimir su instinto asesino al ver que los restos de estancias y pasillos que los rodeaban conformaban un laberinto bastante extenso, pero ahora el kender parecía estar bastante seguro de hacia dónde debía dirigirse ya que Emilo avanzó resuelto por uno de los pasillos, esquivando con destreza las grandes rocas que habían caído del techo. A juzgar por la cantidad de polvo que se había depositado sobre los escombros, el lugar casi no había sido visitado desde la brutal explosión que había transformado la fortaleza de Zhaman en el Monte de la Calavera.
Empezó a descender de nuevo, siguiendo al kender por un nuevo tramo de escalera, ésta sólida, cincelada en piedra, y por una serie de pasillos esculpidos en la roca original de los cimientos de la fortaleza. Gantor reconoció el trabajo de los enanos, y sintió un cierto orgullo racial al ver que la mayoría de las escaleras estaban casi intactas.
Finalmente llegaron a un laberinto de pequeñas habitaciones. A pesar de los cascotes y el polvo, Gantor advirtió que estas cámaras se habían decorado con bastante más atención al detalle que cualquiera de los pasillos de piedra restantes de la construcción. Los suelos habían estado cubiertos de alfombras, de las que sólo quedaba ahora una capa de restos enmohecidos. El olor a descomposición era muy intenso, y se veían marcos y vigas de madera seca como la yesca en cada una de las direcciones en las que el theiwar divisaba pasillos.
—Es por aquí —dijo el kender—. Si es que sigues estando seguro de querer...
—No intentes dar marcha atrás. —A Gantor le zumbaba la cabeza al pensar en la presencia del tesoro, que intuía ya cercano. Aspiró por la nariz, y un olor casi tangible pareció mostrarle la pista de las riquezas. De forma inconsciente sus dedos se cerraron sobre el mango de su cuchillo.
Atravesaron varias estancias más, y el theiwar reparó en que había mesas, sobre las que reposaban botellas y frascos así como tomos encuadernados que, aunque cubiertos de polvo, no habían sido presa de la putrefacción y los hongos que habían descompuesto los objetos de madera y de tela.
—Es allí mismo —indicó Emilo, parando de repente y apuntando con un dedo hacia un arco sombreado—. Entra tú si quieres. Creo que yo esperaré aquí a que...
—Oh no, de eso nada. —Las sospechas de Gantor, siempre a flor de piel, se apoderaron de él por completo; dio un empujón al kender y, haciendo caso omiso de su grito de protesta, entró tras él en una pequeña habitación, que en realidad no era tal, sino un pasillo que parecía continuar hasta terminar en un liso muro de piedra. Al principio el enano estaba convencido de haber sido víctima de un engaño, pero cuando miró al kender se dio cuenta de que Emilo no le prestaba atención sino que tenía los ojos fijos en un objeto situado cerca de la base del vacío muro.
Gantor siguió la dirección de su mirada y se quedó boquiabierto al contemplar la calavera sin ojos que yacía en el suelo, con sus enormes órbitas apuntadas hacia él. Era sólo un hueso blanco, idéntico en su aspecto, a cualquiera de los cientos de calaveras que pudiera haber visto el enano, pero sin duda había algo desconcertante y que infundía temor en aquel objeto morboso. La calavera no se movía, ni había la más mínima iluminación a su alrededor; ni siquiera emitía ruido alguno que el enano pudiera percibir. Pero era incapaz de librarse de la sensación de que lo observaba, al acecho, esperando.
Dio lentamente un paso hacia atrás con los ojos clavados aún en el trozo de hueso; de hecho, el rostro descarnado lo había distraído tanto que tardó varios minutos en mirar al otro objeto que reposaba sobre el liso suelo.
—¡La joya! —exclamó, mirando de repente hacia un lado del cráneo. Se acercó despacio y se arrodilló, pero todavía no hizo intención de tocar la gema.
Una cadena de oro, que seguía brillando entre el polvo del suelo, le indicaba que el objeto había ido colgado al cuello de alguien. Una filigrana de fino hilo dorado engastaba una única piedra, una gema de color verde pálido que no se parecía a nada que Gantor hubiera visto antes.
No necesitaba identificar la pieza para saber que era extremadamente valiosa. Según su experiencia, se trataba de un objeto sin par, y esa experiencia incluía muchos encuentros con piedras preciosas de diversos tipos y colores; y entonces fue cuando lo supo, reavivado el recuerdo al pensar en varias piedras sueltas de un tipo que no había visto en muchas décadas.
—¡Es un heliotropo! —dijo bruscamente. Su voz estaba cargada de codicia. Extendió la mano, cogió la cadena y se la envolvió en la muñeca para levantar la gema a la altura de sus ojos—. Se pueden ver líneas de rojo mego, el mismo color de la sangre fresca, ahí, justo bajo la superficie.
La avaricia llenó el cruel corazón del theiwar cuando comprendió que estaba sujetando el objeto más preciado que jamás había visto.
—Quizá quieras verla a la luz del sol —dijo Emilo acercándose a la puerta—. Es por aquí.
Pero Gantor no lo escuchaba. Miraba a la piedra, convencido de que había visto un parpadeo luminoso, ráfagas de ardiente luz carmesí dentro de la gema. La vibración era débil, pero visible para sus avezados ojos.
—Eh, Gantor, ¿podemos irnos ya? —preguntó Emilo.
El enano giró la cabeza y vio que el kender le había dado la espalda para mirar con ansia hacia el pasillo exterior. El theiwar resopló con desprecio al advertir que el pequeñajo seguía estando nervioso, inexplicablemente preocupado por su presencia allí.
Y, finalmente, el enano recordó su otra intención, la determinación de no dejar testigos, nadie que supiera dónde había encontrado el tesoro ni conociera su misma existencia o su posesión por el theiwar.
La cara de Gantor estaba contraída por una mueca perversa cuando blandió su cuchillo, pero entonces sus ojos se fijaron en la calavera, el objeto que el kender había encontrado tan atemorizador. Divertido por la ironía, el theiwar guardó el arma y se agachó para coger el cráneo.
—¿Qué haces? —preguntó Emilo, mientras se volvía; sus ojos se abrieron como platos al ver que el enano levantaba la calavera sobre su cabeza.
—Se llama asesinato —contestó Gantor Espadanegra y bajó con furia el trozo de hueso; el cráneo se estrelló en la cabeza de Emilio, justo entre los ojos, con un crujido que lo llenó de satisfacción. Sin emitir ruido alguno, el kender cayó, rodó y quedó inmóvil. El enano dejó la calavera sobre la espalda del kender. Luego, sujetando el tesoro contra su pecho, salió rápidamente de la habitación e inició el regreso al mundo exterior.

8
Un extraño anfitrión

251 d.C.
Su mundo convergía en una sola característica constante: el dolor.
Todo era un intenso dolor, que comenzaba en la parte de atrás de la cabeza y le recorría la mandíbula, el cuello y los hombros. Brotaba en medio de la oscuridad y extendía sus intangibles dedos; con cada punzada martirizante se volvía más intenso, cual cuchillos calientes que le atravesaran la piel t la mente. La agonía se desbocaba, como un caballo encabritado, y luego el abismo oscuro volvía a tragárselo.
Más tarde, el dolor volvió a estar ahí, pero esta vez se consoló en parte al darse cuenta vagamente de que las sensaciones sólo podían ser una señal de esperanza: por lo menos quería decir que seguía vivo. Aun así, el momento creciente de su sufrimiento le daba náuseas y le revolvía el estómago. Para sus ojos, todo era oscuridad salvo algunas chispas de color rojo y blanco que aparecían de vez en cuando en la distancia, se acercaban como meteoritos y luego, con un parpadeo, volvían a esfumarse.
Incluso inmerso en el dolor y la confusión, sabía que éstas no eran luces externas, que sólo existían en su maltratada y torturada mente.
«Mi mente.» Se decía una y otra vez que éste era su cuerpo, que sus pensamientos indicaban que seguía vivo. Y había una pregunta más profunda que surgía, tan amenazante como una serpiente venenosa que se irguiera maliciosamente en la oscuridad; él intentaba hacer caso omiso de ella y convencerse de que no importaba; pero el misterio siseaba insidiosamente buscando una respuesta, repitiendo continuamente en sus oídos: «¿Quién soy?».
Sabía qué ésta era una pregunta nueva, o por lo menos un nuevo misterio para él. En otro tiempo podría haber dado una larga respuesta sin dificultad, sin dudar. Tenía un pasado, una vida mortal con unos padres, una niñez y... viajes. Había visto mucho mundo como mortal.
¿Por qué, entonces, no podía recordar a la persona que había vivido esa vida, la persona que era?
La pregunta lo asustaba tanto, a su manera, como el dolor angustioso que amenazaba con aniquilarlo. El primer intento de moverse provocó una nueva oleada de agonía que llevó una cascada de bilis a su garganta. Sin prestar atención a las protestas que retumbaban dentro de su cabeza, rodó sobre un costado y vomitó hasta la última papilla sobre un suelo de piedra.
Por alguna razón, este suelo le resultaba familiar. Sabía que estaba en algún espacio interior, por supuesto; el aire viciado y con olor a cerrado daba fe de eso, pero ahora percibía también la sensación de estar bajo tierra, a gran profundidad. No había ninguna pista en el oscuro entorno que le sugiriera esa verdad: era simplemente un hecho que estaba dispuesto a aceptar, lo cual en cierta forma constituía una victoria. Volvió a tenderse en el suelo, respirando con dificultad, y trató de recordar dónde se hallaba. Mientras reflexionaba, el dolor de cabeza le había menguado algo y, antes de que pudiera pensar lo difícil que iba a ser moverse, se había incorporado hasta quedar sentado, con la espalda descansando en una sólida pared de piedra lisa. Desde allí intentó escudriñar la oscuridad.
No había nada que ver.
Sus manos, manos que le resultaban familiares, con dedos hábiles y rápidos, rebuscaron en uno de los saquillos que sabía que tendría colgados de su cinturón. Encontró un pedernal y una daga de hoja corta justo donde los había dejado. También había un poco de yesca, seca y frágil, protegida por una gamuza doblada, así como un trapo aceitoso.
Con movimientos coordinados —y obviamente diestros, aunque no recordaba haber hecho algo así antes— golpeó el pedernal, y parpadeó al ver cómo aparecían deslumbrantes chispas que se desvanecían al instante. Lo intentó de nuevo, y esta vez una chispa cayó en la maraña de yesca y un soplido dirigido con cuidado logró que ésta prendiera. Hizo un nudo con el trapo aceitoso, lo acercó al fuego, y de repente una luz naranja alumbró los confines de la cámára subterránea.
Sintió una punzada de terror.
Una calavera lo miraba. Los oscuros agujeros de sus órbitas parecían más profundos de lo que eran realmente debido al fulgor de la improvisada antorcha; jadeante, retrocedió con dificultad y mantuvo en alto la tela ardiente para no perder de vista la mortal máscara. Sólo cuando consiguió arrastrarse para ocultarse detrás de una esquina, fue capaz de respirar.
Se puso de pie y, consciente de que la tela se consumía rápidamente, empezó a registrar el oscuro pasillo. Encontró enseguida lo que buscaba: un madero untado con creosota que había sido en su día la pata de un escritorio o de una mesa de laboratorio. Cuando envolvió el extremo romo del madero con la tela ardiente, las llamas se propagaron con lentitud por la madera alquitranada y una luz creciente ahuyentó con su brillo la oscuridad.
Sabía que esta llama podía durarle horas y también que le llevaría mucho tiempo salir de allí, aunque, para su gran irritación, seguía sin saber dónde se hallaba; levantó en alto la antorcha y buscó pistas entre las ruinas de su alrededor. Vio mesas volcadas, botellas y frascos rotos, e incluso algunos tomos y pergaminos, pero nada que le resultara siquiera vagamente familar; un escalofrío le recorrió el cuerpo y, dando media vuelta, abandonó el lugar.
Durante un tiempo deambuló por un laberinto de pasillos de piedra, con la sola intención de evitar la amenazadora calavera que tanto lo había asustado al despertar; pero, a pesar del cuidado puesto, al doblar una esquina se vio de nuevo enfrente del rostro sin ojos que lo contemplaba desapasionadamente desde el suelo. La ósea máscara blanquecina lo había asustado cuando se despertó, y había tenido la impresión de que era un objeto peligroso y letal, con un poder que no alcanzaba a comprender. No obstante, al mirarlo bajo la ambarina luz de su antorcha, vio lo que realmente era: un trozo de hueso sin vida, inmóvil sobre el suelo, donde alguien lo había tirado. Se acercó, desterrando el nerviosismo que de nuevo le agarrotaba el estómago. Un mechón de su largo pelo había encontrado el camino de su boca, y masticó de forma inconsciente las puntas de su espesa melena.
—Estás muerto.
Dijo las palabras en voz alta, y el sonido de su propia voz lo reconfortó. Se arrodilló al lado del cráneo y vio una pequeña mancha de color rojo herrumbroso en la parte posterior del hueso. Al advertir que la reseca sangre era mucho más reciente que la calavera, se llevó la mano a la frente en un acto reflejo.
Tocó un chichón, una zona de piel inflamada y una costra donde posiblemente lo habían golpeado y su sangre había fluido por el impacto de algún objeto contundente.
Comprendió entonces que era su propia sangre la que había en la calavera, que el trozo de hueso lo había golpeado en la cabeza y lo había abatido allí, en las profundidades de ese semiderruido lugar. Pero ¿por qué no podía recordar?
—¿Quién soy?
Hizo la pregunta en voz alta, como desafiando a la calavera, a la oscuridad, a los muros de piedra y a cualquier otra cosa que hubiera sido testigo de su agresión y que pudiera ofrecerle la esperanza de una respuesta. Pero, por supuesto, esa respuesta no llegó.
De nuevo las órbitas negras atrajeron su mirada, y supo que la calavera había sido una cosa aterradora; de hecho, poco tiempo antes sí que lo había asustado, y sabía que no era persona que se amedrentara fácilmente. Pero ya no notaba esa amenaza anterior; era como si la calavera fuera una vasija que antes estaba llena de algo peligroso, pero que ahora, quizá por efecto de la fuerza del golpe, había perdido aquello que la volvía peligrosa y no era más que una cabeza descarnada como un histriónico recuerdo.
Dio la espalda a la calavera y echó a andar con más decisión. Enseguida encontró los restos de hierro de una vieja escalera y, casi sin detenerse, emprendió lo que ya sabía que era un largo ascenso. Subía sin parar, sujetando la antorcha con una mano excepto durante los tramos más difíciles del ascenso, en los cuales sujetaba la parte fina y apagada del madero entre los dientes para poder usar ambas manos durante la escalada.
Se detuvo una vez, asustado por un ruido lejano. Escuchó Con atención y oyó un golpeteo acompasado, como el latido de un corazón. Mientras intentaba localizar el origen del sonido, vio de repente una imagen: una piedra verde, con luces rojas brillantes en su interior latiendo al ritmo de un pulso misterioso.
De nuevo tuvo que contener un escalofrío; sabía sin entenderlo que el miedo era una sensación extraña para él.
Tras ascender la escalera de hierro se encontró con más pasillos, y vio una habitación en la que había agua; paró allí, bebió con deleite, y se tomó el tiempo necesario para rellenar los dos odres que llevaba. Sabía que más allá de ese ruinoso laberinto el agua sería escasa.
Pero ¿por qué no sabía dónde estaba?
Finalmente logró salir al exterior bajo un cielo azul apagado, justo después de ponerse el sol. No lo sorprendió ver la altura de la mole que tenía tras de sí, ni que tuviera la forma casi perfecta de un cráneo. Ahora ya sabía que aquel lugar era el Monte de la Calavera.
Y entonces tuvo la vivida impresión de que la calavera que había dejado en el fondo de la cueva penetraba en su mente. Contempló esas órbitas negras y vacías, y tembló al pensar que seguían observándolo.
«Pero ¿quién soy?», pensó.
Encontró la respuesta cuando se echó en una zanja para descansar. Bajo la menguante luz del día sacó el contenido de su hato: allí estaba la cecina, cuyo sabor recordaba perfectamente pero cuyo origen ignoraba por completo, y una capa de piel suave que le sería útil en una noche más fría que aquélla.
Encontró también un tubo para pergaminos hecho de marfil, sin duda uno de sus tesoros más preciados. Dentro del cilíndrico estuche halló varios mapas y pergaminos con extraños símbolos y notas ininteligibles escritos en ellos.
En la parte superior de varias de las hojas se veían dos palabras: Emilo Mochila. Cogiendo un palo, copió los trazos en la arena y reconoció que las palabras del pergamino habían sido escritas por su propia mano.
—Mi nombre es Emilo Mochila —declaró, como si, al pronunciar las palabras, la verdad se hiciera más evidente.
Pero seguía sin saber cómo había llegado allí ni dónde estaban sus otros recuerdos.

9
De la oscuridad a la luz

259 d.C
Durante mucho tiempo no había hecho nada, no había sido nadie. Esa era su protección, como lo había sido en épocas pasadas, una táctica útil cuando aquellos que querían tomar su vida como pago por crímenes reales e imaginarios se hacían demasiado poderosos. Así había escapado de los que tenían sed de venganza y le había dado a la patética humanidad la falsa impresión de que estaba por fin total e irrevocablemente muerto.
Recordaba el desgraciado encantamiento, el gran hechizo que debería haberle franqueado el pasaje al Abismo para permitirle enfrentarse a la mismísima Reina de la Oscuridad; en lugar de ello, había provocado una violenta explosión que lo hizo pedazos y lo destruyó.
Como consecuencia, todo el mundo debía de creer que estaba muerto.
Pero sólo había estado agazapado.
¿Cuánto tiempo había permanecido allí escondido, donde su existencia era desconocida para la humanidad? No lo sabía ni tampoco le importaba. Como siempre, había confiado en ciertas verdades, sabiendo que la naturaleza de los humanos, los enanos o los ogros le permitiría finalmente cumplir con su tarea. Las gentes de Krynn solían ser violentas, y él necesitaba esa violencia para obtener carne, sangre y vida.
Por fin se cometió un acto violento y se le otorgó el regalo. De nuevo su esencia estaba envuelta por carne y, su sangre fluía por un cerebro que, aunque no era suyo, podía usar. Aún no sabía si era un humano o un enano o incluso un ogro el que le había dado el regalo. Tampoco tenía interés por saberlo. Era capaz de utilizar a cualquiera de estas gentes, usar cualquier cuerpo que le fuera ofrecido hasta llegar a ejercer un control total sobre él, para así reclamar de nuevo su sitio en el mundo, el lugar que le correspondía.
De modo que, durante un tiempo prolongado, se había conformado con descansar dentro de este ser mortal, mientras absorbía la vida y la energía del cuerpo que lo albergaba. No necesitaba ejercer el control, por lo menos de momento, ya que aún se encontraba débil; todavía no podía revelar su existencia a sus enemigos, quienes, según le había enseñado la experiencia, siempre estaban en los recovecos del gran río del tiempo, esperando su reaparición para tener una oportunidad de herirlo o matarlo.
Estos enemigos aguardaban impacientes, con ánimo vengativo y traicionero, e irían a buscarlo en el momento en que detectaran su presencia.
Siempre había conseguido matarlos y, si vencía, era porque esperaba juiciosamente el mejor momento, con la misma sabiduría que ahora le indicaba que ese momento no había llegado aún. Así que se contentaba con dejar vagar a su anfitrión por aquel rincón perdido de Ansalon, y hacía poco caso de los viajes de ese cuerpo y de sus intenciones y placeres, porque durante todo este tiempo él, el espíritu del antiguo archimago, iría haciéndose más fuerte en espera del momento idóneo para atacar.
Poco a poco recobraba vitalidad. Empezó a percibir sensaciones como la sed y el hambre; luego recuperó la codicia por cosas más profundas como el poder, las vidas y la sangre, y estos deseos le confirmaron que estaba preparado para sumergir de nuevo su vida en el flujo del gran río.
Finalmente llegó el momento de salir de su escondrijo, el momento de cobrarse los premios —tesoros, reinos y vidas— que le correspondían por derecho propio. Tomaría para sí otro cuerpo, encontraría la carne de un hombre joven y fuerte como siempre había hecho anteriormente.
Volvería a reclamar el mundo del que había sido el amo, aunque ello no se supiera.
Se desplazó entonces, forzando su esencia hacia la mente del hombre o enano u ogro que era ahora su anfitrión. Estaba dispuesto a asumir el control, a destruir el intelecto de su hospedador, a hacer suyos la mente, el cuerpo y la vida de esta persona.
Pero algo no iba bien; la voluntad de Fistandantilus arremetió más fuerte, y sintió en el cuerpo de su anfitrión la agitación, su ignorancia y su miedo. Éste era el momento en que debía empezar a responder, cuando la voluntad del archimago derrotaría al pobre infeliz que estaba condenado a convertirse en alimento para su vida posterior. De nuevo asaltó aquella mente, conduciendo la fuerza de su poderosa presencia, el inmenso poder de su magia y el conocimiento pleno de las más de cien almas que había devorado durante su largo ascenso al poder.
Y otra vez fracasó.
Su anfitrión no estaba respondiendo a su voluntad. Podía sentir la espiral de mortalidad, la carne y el ser de una persona. Pero este individuo tenía una mentalidad caprichosa, de espíritu libre, que no cedía ante su gran fuerza; de hecho, parecía estar disfrutando al rechazar los intentos del mago por tomar el control.
Su esencia mortal había ido a descansar, como siempre, en alguien que podía llevarla por el mundo sin darse cuenta. Pero ahora necesitaba domeñar al anfitrión y hacerlo suyo, consumirlo, como parte integrante del proceso de revitalización de su fuerza. Pero su anfitrión no respondía.
Hubo momentos en los que el poder del antiguo archimago se extendía cual dedos fantasmales en su intento de alojarse en el cerebro o el corazón o las entrañas de esta confiada persona. Pero, en el mejor de los casos, los períodos de dominio eran fugaces, y su objetivo siempre se le escapaba entre los dedos.
La esencia de Fistandantilus se encogió frustrada; el conocimiento de que sus intentos eran rechazados lo llevó, de forma inevitable, a una ira incontenible que debería haber reventado con una explosión de magia, que habría quemado la carne y chamuscado el cerebro de su involuntario anfitrión. Pero ahora le faltaba poder, no tenía medios para trabajar ese hechizo arcano. Mientras luchaba y denostaba la fatalidad que lo había encarcelado en un lugar así, empezó a considerar las posibles causas. Cualquier humano, enano u ogro, incluso un elfo, debería haber cedido ante la abrumadora fuerza de la gran magia. El archimago hubiera preferido domeñar a un humano, porque ése era su estado original, su estado normal, pero sabía que podía hacer que cualquiera de los otros sintiera su poder si así lo necesitaba.
La respuesta parecía estribar en que su anfitrión no era ninguno de estos tipos de víctimas, estos tradicionales objetivos de su voluntad. Era un ser de costumbres caprichosas, despreocupado, de ideas audaces y una vida de confusión y de caos que permitió por fin al archimago hallar la verdad.
Era una verdad que lo embargó de horror y de miedo, ya que su espíritu, su esencia y sus deseos futuros se encontraban encarcelados dentro del cuerpo de un kender.
En un principio sólo pudo temblar de rabia, pero poco a poco llegó a la conclusión de que debía cambiar de táctica. Y no le faltaban recursos alternativos.
Primero intentó alcanzar una calavera lejana, pero lo único que pudo ver a través de sus ojos sin vida fue un subterráneo abandonado.
Sin embargo, cuando buscó otro talismán, una piedra de sangre y de fuego, sintió una presencia más fuerte y vital. Había un enano, y en el pasado los enanos habían cedido ya ante el poder del archimago. Él hechicero notó el pulso del que llevaba la piedra, e intentó percibir sus sentidos, ver a través de sus ojos. Un estudio inicial mostró que el enano sería poco útil en el futuro ya que estaba medio loco, además de ser malvado y débil.
A pesar de ello, Fistandantilus disponía de un objetivo en el cual podía funcionar su magia. El enano era un idiota, pero un idiota maleable al fin y al cabo. El archimago sintió el poder de la piedra, y lo utilizó para penetrar en la sencilla mente del enano.
El enano llevaría la gema durante algún tiempo, pero al cabo la entregaría a alguien que sería de mayor utilidad.
Y el camino del archimago se abriría para conducirlo hacia el dominio del mundo pasado, presente y futuro.

10
Una piedra de poder y de dominio

263 d.C.
Meses de Paleswelty Darkember
Kelryn Desafialviento salió cabalgando de Tarsis dos minutos antes de que el capitán de la guardia de la ciudad destrozara la puerta de la opulenta estancia que había alquilado en una de las posadas más lujosas de la amurallada ciudad. El hecho de que Kelryn no hubiera pagado su alojamiento ni hubiera reembolsado a muchos mercaderes y vendedores sus mercancías y sus servicios durante el medio año que había pasado en la bulliciosa ciudad era razón suficiente para merecer las diligentes atenciones del capitán y las del magistrado jefe.
Pero el mismo oportunismo que le había permitido vivir tan bien en ciudades tan distantes como Caergoth, Sanction y Haven vino de nuevo a salvarlo. Le había dado incluso tiempo para reunir sus pertenencias, ensillar el estupendo caballo que había ganado apostando con un mercader, cabalgar en él por las calles de la ciudad y salir por la puerta norte sin dar sensación alguna de urgencia.
El hombre sabía que a lomos de su dorado corcel con crin y cola blancas ofrecía una figura señorial. Sobre sus fuertes hombros llevaba una capa de seda negra bordeada con blanca piel de marta, y calzaba unas botas de cuero fino, confeccionadas bajo promesa de pago por un curtidor de Tarsis para el apuesto noble que había causado tan buena impresión en los círculos sociales de la ciudad durante el largo y templado verano.
Al dejar la ciudad había tomado dirección noroeste; su triste estado de ánimo se debía más al cambio de estación del año que a los enemigos que dejaba atrás. Estaba acostumbrado a mudarse, pero odiaba .tener que hacerlo a finales del verano. A pesar de ello espoleó a su caballo castrado para que cabalgase más aprisa, por si acaso algún habitante de Tarsis se había tomado sus fechorías como una afrenta personal. Ni que decir tiene que Kelryn estaba dispuesto a luchar por su libertad, pero prefería evitar cualquier conflicto potencialmente doloroso mediante una huida a tiempo de la zona peligrosa.
El solitario viajero acampó en uno de los estrechos desfiladeros de las colinas situadas al norte de la ciudad. Aquí el camino cruzaba por encima de los montes, lo que le proporcionaba una buena vista hacia el sur. Se mantuvo alerta toda la noche y, cuando la luz del amanecer bañó la llanura, seguía sin haber señales de sus posibles perseguidores. Probablemente los habitantes de Tarsis se habían alegrado de verlo emprender camino; seguro —pensó, riendo entre dientes que había muchos padres de jóvenes mozas que no derramarían ninguna lágrima por él.
Pero la risa fue un sonido seco, y le sirvió de poco consuelo; a decir verdad, Kelryn deseaba la compañía de otras gentes, quería su admiración e incluso su afecto. Él sabía que era un tipo con carisma. ¿Cómo, si no, hubiera podido llevar una vida tan lujosa basada exclusivamente en que los fondos llegarían, antes o después, de sus distantes, queridos y totalmente ficticios hogar y familia?
Durante su estancia en Tarsis, Kelryn Desafialviento afirmaba que su hogar estaba en Sanction. Su identidad como orgulloso vástago de una adinerada familia de comerciantes, sumada, por supuesto, a su atractivo natural y su apuesta prestancia, le habían permitido acceder a las mejores fiestas, habían sentado a su mesa a hombres sabios y poderosos, y habían conducido a sus hijas a su cama. Había sido, pensó con un suspiro, medio año muy placentero.
Pero ahora ¿adónde iría?
Durante varios días siguió el camino hacia el norte. Al llegar a la ciudad de Esperanza se desvió y cruzó las llanuras hacia el este; como estaba aún demasiado cerca de Tarsis, no quiso arriesgarse a que su fama de estafador lo hubiese precedido y hubiese llegado a la bulliciosa ciudad. Siguió acampando a la intemperie, y atravesó las Praderas de Arena lo más rápido posible antes de tomar de nuevo su rumbo hacia el norte. .Vio unas pocas personas, y fue impecablemente educado y servicial con las que encontró, para que todo aquel que buscase un ladrón o un canalla no fuese informado por los viajeros a los que Kelryn había conocido.
El gran macizo de las altas Kharolis se perfilaba en tonos morados hacia el oeste; las elevadas montañas, según sabía, albergaban en su interior la ciudad de Thorbardin, antiguo hogar de los enanos. La calzada llevaba hacia las montañas y, tras ascender, culminaba en la Puerta Sur de Thorbardin; pero, antes de llegar a las primeras estribaciones, Kelryn Desafialviento cambió de nuevo de rumbo para rodear las tierras altas que bordeaban la cordillera. Prefería evitar el reino de los enanos, ya que éstos eran muy recelosos y no se los engañaba fácilmente; constituían, pues, una mala elección para su siguiente parada.
En lugar de eso, guió a su caballo por la región costera, una zona con unos pocos pueblos de granjas pobres y unas reducidas comunidades pesqueras agrupadas en las diversas caletas recónditas de la costa del Nuevo Mar.
Varias veces estuvo a punto de parar en una de ellas, quizás incluso para pasar el invierno, pero un somero examen de cualquiera de las posadas le hacía ver que no había ninguna morada apropiada para servirle de refugio. Además, estas comunidades eran de gentes trabajadoras y honradas, y si se quedaba durante un largo período de tiempo se vería obligado a echar una mano y ayudar en las muchas tareas necesarias para sobrevivir en un lugar tan aislado, una alternativa que era totalmente inaceptable para él. Continuó, por tanto, su camino, envolviéndose los hombros con su capa bordeada de marta para protegerse del viento cada vez más desapacible que soplaba desde el glaciar del Muro de Hielo. Su rumbo pasó bordeando las llanuras de Dergoth, y tomó la decisión de intentar llegar a Pax Tharkas antes de Yule. Concluyó que era allí donde debía pasar el invierno ya que la nieve haría que los caminos elevados estuviesen impracticables, y no había ninguna ciudad que pudiese ofrecerle diversión a este lado de las imponentes montañas. Más allá, por supuesto, había lugares como Haven y Nuevo Puerto, pero Kelryn comprendió que tendría que aguardar a la primavera antes de poder alcanzar alguno de esos bulliciosos lugares. Por ello estaba de mal humor cuando entró en el árido desfiladero por el que discurría el camino que llevaba al sur de Pax Tharkas.
Sabía que la antigua fortaleza estaba asentada sobre un paso que se encontraba aún a varios kilómetros de distancia, y que era una ciudad de un tamaño considerable. Desgraciadamente, el enorme recinto también estaría bajo la administración militar de algún gobernador local o señor de la guerra. Al igual que los enanos, estos hombres no se dejaban engañar fácilmente con historietas sobre riquezas que estaban en camino y sobre desconocidas familias acaudaladas. Aunque con gran tristeza por su parte, Kelryn empezaba a darse cuenta —e intentaba asumir el hecho— de que probablemente se vería obligado a trabajar para poder sobrevivir al invierno.
Viajaba con poco equipaje, aunque había comprado varias hogazas en el último pueblo que había atravesado. También llevaba varios odres de la fuerte cerveza que tanto gustaba a las gentes de las montañas. Estas vituallas le servirían como pobre sustento cuando acampase, pero por lo menos llevaba suficientes provisiones para poder llegar a Pax Tharkas.
Disciplinado y práctico cuando era necesario, Kelryn Desafialviento era de hecho un hombre muy robusto. Podía aguantar el frío intenso y sabía manejar la espada lo suficiente para protegerse de los bandidos e incluso de alguno que otro ogro; pero ahora se sentía frustrado, porque prefería la vida fácil.
Si por lo menos pudiese llegar a Pax Tharkas antes de que empezara a nevar... Ahora, mientras el viento se colaba bajo su capa y le alborotaba la tupida melena negra, empezó a dudar si esto sería posible. Flotaba una sensación en el ambiente que sugería que, si seguía a la intemperie mucho más tiempo, lo iba a pillar una ventisca.
El hilillo de humo de una hoguera penetró en su nariz, arrastrado por el viento desde un barranco lateral. Como sabía que le quedaban aún un día o dos de camino antes de llegar a la gran fortaleza, decidió buscar al responsable del fuego; con un poco de suerte recibiría una oferta de calor y hospitalidad, e incluso comida, que lo ayudarían a pasar la noche.
El barranco que llevaba al origen del humo ascendía bruscamente desde el camino, y el caballo piafó con nerviosismo al intentar salvar el desnivel. Maldiciendo en silencio, Kelryn desmontó, cogió las riendas con la mano y empezó el ascenso a pie. Distinguió un estrecho sendero, pero estaba más preocupado por el estado de sus finas botas que días atrás tenían la apariencia de nuevas. Varias semanas de camino se habían cobrado su precio en arañazos y rasguños e incluso una de ellas estaba rajada por un lado. Mientras ascendía por el desfiladero, la curva de la pared del barranco hizo desaparecer de su vista el camino inferior, y empezó a preguntarse si no se habría imaginado el olor a humo. Y, aunque no lo hubiera hecho, ¿acaso alguien que acampaba en un lugar tan remoto sería amistoso, acogedor o siquiera tolerante con un intruso?
No tenía respuestas para estas preguntas, pero supo que no tardaría en descubrirlo cuando, al salvar otra curva del camino, vio la entrada de una oscura cueva, en cuyo interior se vislumbraba un resplandor rojizo; sin duda allí estaba el origen del humo. Escalando algunos pasos más llegó a una zona lisa de gravilla situada ante la boca de la cueva. Aferró la empuñadura de la espada, pero no sacó el arma; entró con cautela y escudriñó las profundidades, preguntándose acerca de la naturaleza del autor del fuego.
—¡Hola! —llamó, intentando dar una entonación alegre a su voz—. ¿Hay alguien ahí?
Una figura achaparrada y cargada de espaldas se apartó de la pared de la cueva y se plantó frente a él. Siluetado por d fuego como estaba, Kelryn advirtió al instante, por las arqueadas piernas y el torso con forma de barril, que el ocupante de la cueva era un enano.
—¿Quién anda ahí? —preguntó, receloso, el tipo.
Kelryn se sorprendió al comprobar que, a pesar de la contraluz, podía ver los ojos del enano: dos puntos luminosos de color blanco lechoso, que resplandecían con un brillo extraño.
—Un viajero, un pobre caballero —contestó en el tono más suave y amistoso que conocía—. Sólo espero poder compartir el calor de tu fuego.
Con un resoplido, el enano le dio la espalda y fue a sentarse en el umbrío interior de la cueva.
Kelryn esperó un momento, para ver si el enano ampliaba su respuesta; pero, cuando se dio cuenta de que no habría ni invitación ni rechazo, se aclaró ruidosamente la garganta. La respiración del caballo formaba vaho a su lado, y el fuego del interior de la cueva chisporroteaba tentadoramente encima de un montón de rescoldos.
Finalmente el hombre decidió controlar la situación, avanzó despacio y ató el caballo a la entrada del refugio rocoso, en un lugar protegido del frío intenso del viento glacial. Luego entró, agachándose para pasar por debajo de un saliente irregular de granito. Una vez dentro, vio que el techo rocoso se elevaba lo bastante para permitirle ponerse de pie. La cueva era un buen refugio; incluso tenía al fondo una chimenea natural por donde el humo del fuego salía a la oscuridad de la fría noche... y podía llegar a la calzada arrastrado por una ráfaga de viento.
Kelryn notó que las piedras que rodeaban el conducto para el humo estaban manchadas por un hollín negro brillante. Sospechó que hacía mucho tiempo que se usaba como chimenea, y se preguntó si el enano habría hecho de la cueva su residencia más o menos permanente.
Adentrándose en el refugio, el hombre dio tiempo a que sus pupilas se adaptasen a la oscuridad. Mantenía las manos en los costados para que el enano, que lo miraba fijamente desde su asiento cerca del fuego, supiera que venía en son de paz.
—Me llamo Kelryn Desafialviento —dijo, ofreciendo su más seductora sonrisa. Hizo un gesto hacia una roca plana que había junto al fuego y enfrente del enano, que aún permanecía callado—. ¿Te importa si me siento?
—¡Ja! —espetó el enano, y sus pálidos ojos volvieron a iluminarse—. Déjame pensar.
El tipo juntó ambas manos en la pechera de su jubón y apretó la prenda contra su pecho. Kelryn se sorprendió al ver que estaba tiesa de puro roñosa, y desgarrada, sin el fino trabajo tan habitual en otras prendas de los enanos. El ocupante de la cueva tenía una desordenada melena de pelo erizado, y su barba era un nudo enmarañado y grasiento que le cubría casi todo el pecho.
Kelryn se estaba preguntando qué significado tendrían las últimas palabras del enano, cuando el espantoso tipo empezó a hablar. Escuchó, preparando una respuesta que su anfitrión considerase agradable, hasta que cayó en la cuenta de que el individuo no estaba hablando con él.
—Quiere quedarse, dice —murmuró el enano. En sus ojos, aparentemente desenfocados, había una mirada ausente, prendida en el vacío, más allá de Kelryn. Los puños seguían apretados contra su pecho—. Quiere calentarse al fuego, dice.
—Y es la verdad —adujo amistosamente Kelryn—. No me causaría sorpresa alguna que esta noche cayera algo de nieve.
—Nieve, dice. —El enano rió, mirándolo con los ojos muy abiertos antes de volver a enfocarlos en la nada.
Kelryn se sentía confundido, aunque intrigado. Pensaba que el enano estaba loco, pero el desaseado morador de la cueva no parecía peligroso, y Kelryn Desafialviento tenía un sentido del peligro muy desarrollado, sobre todo cuando se trataba de su propio pellejo.
—Puedes quedarte —dijo de repente el enano, soltando su jubón y suspirando con lo que parecía cansancio, o quizá resignación.
—Gracias, te estoy muy agradecido —dijo el hombre, quien decidió arriesgarse a hacer otra pregunta—. Eh... ¿con quién estabas hablando? ¿O debería haber dicho a quién debo estar agradecido?
—Pues a él, claro —contestó el enano con una leve sonrisa.
—Entonces hazle saber mi gratitud, por favor.
—Lo sabe, lo sabe.
El enano se puso en movimiento de repente; echó varios trozos de madera sobre el fuego, sacó un tosco cuenco y lo depositó entre las brasas. Kelryn advirtió que el tazón era en realidad un casco de acero, probablemente fabricado por enanos, que había sido destinado al ignominioso uso de cazo para la sopa.
—Te llamas Kelryn —dijo el enano, como si estuviera confirmando su memoria.
—Eso es, y tú...
—Mi nombre es Gantor Espadanegra, pero me puedes llamar... ¡Fistandantilus! —gritó con entusiasmo el mugriento tipo, como si la inspiración le hubiera venido de improviso.
—¿Fistandantilus... el mago?
—El mismo. Es él quien ha dado su beneplácito para que puedas quedarte. Es con él con quien hablaba. —El enano se golpeó suavemente el pecho con satisfacción, como si el mismísimo gran mago estuviera alojado en un saquillo pegado a su piel.
—Pero acabas de decir que debo llamarte así y sin embargo das a entender que ese nombre pertenece a otra persona.
—Me pertenece a mí —chilló el enano, poniéndose de pie y manteniendo sus arqueadas piernas prestas para la batalla—. No puedes quedarte con él.
—Ni lo quiero —respondió rápidamente Kelryn, ahora totalmente convencido de que el tipo estaba loco de remate. Miró desconfiado al enano que, más tranquilo ahora, volvió a sentarse. Gantor se apartó a un lado la barba, tiró hacia adelante del cuello suelto de su camisa, y bajó la vista, como si se estuviera mirando la barriga; luego alzó de nuevo la mirada y contempló con ojos muy abiertos a su visitante.
»¿Eres de uno de los clanes de Thorbardin, o de los Enanos de las Colinas? —preguntó el hombre, intentando cambiar de tema.
—¡Bah! Ninguno de los dos clanes es digno de mí, aunque hubo una época en la que me contaba como miembro del clan de los theiwars. Sólo me debo a mí mismo, y a Fistandantilus.
—Pero me dijiste que tú eras Fistandantilus. —Kelryn, sin retirar un solo momento la mano de la empuñadura de su espada, estaba disfrutando del debate verbal. Y se sentía intrigado por el jubón del enano. ¿Qué demonios tenía ahí dentro?
—Eso lo digo para protegerme, y para protegerlo a él. —El enano miró hacia la entrada de la cueva como si sospechase que había alguien espiándolos; aparentemente satisfecho, se calmó y volvió a remover la sopa.
—¿Puedo ofrecerte un poco de pan o un trago de cerveza? —Fue al caballo, lo desensilló, y llevó sus provisiones a un nicho resguardado de la cueva. Rebuscando en sus alforjas sacó algunas vituallas selectas de su reserva de provisiones.
El enano lo miró con ojos brillantes y hambrientos cuando Kelryn volvió al fuego y se sentó de nuevo sobre la lisa piedra.
—Para ser sincero, debo decir que hace muchos años que no pruebo el sabor de la auténtica cerveza —admitió Gantor mirándolo fijamente. Alargó la mano para arrebatarle el odre en cuanto Kelryn hizo ademán de tendérselo, como si esperara que el humano se lo quitase en cualquier momento.
—Cógelo. Tómatela toda —ofreció sinceramente el hombre, no tanto por caridad, sino más bien porque conocía el poder de la cerveza para soltar la lengua tanto de enanos como de hombres.
El enano bebió mucho, y bajó el odre relamiéndose de gusto. Era sorprendentemente cuidadoso considerando lo mugriento que estaba, ya que ni una gota del ambarino líquido cayó por sus labios ni se derramó en la maraña de su barba.
—Está buena —dijo Gantor Espadanegra antes de tomar otro largo trago. Éste pareció confirmar su impresión inicial, ya que eructó de forma sonora y se recostó contra la pared de la cueva, con los pies extendidos cómodamente hacia el fuego. Una soñadora sonrisa apareció entre el bigote del enano—. Sí, había pasado mucho tiempo desde la última vez que compartimos el sabor de la cebada.
Kelryn estaba a punto de decir que no recordaba haber compartido en ninguna ocasión un trago de cerveza cuando se dio cuenta de que no era con él con quien hablaba el enano.
—¿Quizá Fistandantilus quiere algo un poco más fuerte? —preguntó el hombre—. Tengo un traguito de vino que he estado guardando para una ocasión especial.
De repente el enano se puso tenso, se incorporó, y frunció el ceño de forma que los ojos, normalmente muy abiertos, se entrecerraron amenazadoramente.
—¿Qué has dicho? —espetó, con una voz muy parecida a un gruñido.
Kelryn se maldijo en silencio por intentar ir demasiado deprisa; pero, aun así, su curiosidad le impedía retroceder.
—Dijiste, o eso creí entender, que estabas aquí con el mago Fistandantilus. Sólo pregunté si querría un trago de vino.
—No está aquí —declaró el theiwar. Su voz se tornó de nuevo amistosa, conspiradora—. A decir verdad, está muerto.
—Lo siento —dijo Kelryn siguiéndole la corriente—. Me gustaría haberlo conocido.
—Todavía puedes. —Gantor asentía entusiasmado con la cabeza—. Yo lo conozco.
El hombre hizo caso omiso de la contradicción.
—Espléndido. ¿Qué quiere?
—Quería que yo matara al kender. Lo supe en cuanto cogí la gema. —El enano asintió de nuevo, como para confirmar la veracidad de lo que decía—. Me dijo que usara la calavera para atizarle y así lo hice.
—Eso estuvo bien —aprobó sagazmente Kelryn—. No es persona con la que se deba discutir.
—No. —La barba y el pelo de Gantor se agitaron al negar enérgicamente con la cabeza.
El humano consideró los comentarios de su compañero; al principio estaba decidido a rechazarlos como delirios de locura, pero ahora ya no estaba tan seguro.
—Dijiste algo acerca de una gema. ¿Es así como hablas con Fistandantilus? ¿Lo ves o lo oyes en la piedra?
—Sí, eso es —confirmó con entusiasmo el enano. De nuevo miró hacia la entrada de la cueva—. Nunca se la he mostrado a nadie, pero no importa. El dice que puedo permitir que la veas.
Kelryn se quedó boquiabierto cuando Gantor sacó el heliotropo. Nunca había visto una gema tan grande, y la filigrana de oro que engastaba la piedra valía una pequeña fortuna por sí sola.
Pero fue en concreto el heliotropo lo que atrajo su mirada y lo mantuvo absorto, casi hipnotizado. Veía destellos de luz cual pequeños fuegos mágicos, con brillos crecientes y menguantes en la pálida y verdosa profundidad de la pulida gema. En contra de su voluntad, notó cómo ese latido lo atraía hacia la piedra con su poderoso magnetismo. Y entonces supo que se apoderaría de la gema. Debía tenerla a toda costa.
—Fistandantilus fue un gran hombre —dijo Gantor muy serio—. Tenía muchos enemigos que mancharon su nombre. Pero era fuerte y tenaz. Habría sido una luz en esta época oscura del mundo de no ser por la traición de sus enemigos.
—¿Cómo sabes todo esto? ¿Te lo ha enseñado la piedra? —Kelryn apartó con dificultad los ojos de la gema, y miró intensamente al corrompido enano—. Cuéntamelo —insistió, impaciente, al ver que el enano vacilaba.
—Sí, ella me lo cuenta, y me guía. —El theiwar hablaba ahora con avidez, claramente ansioso por que el humano lo entendiese bien—. Me trajo aquí hace un mes y me ordenó esperar, y yo obedezco, aunque no me ha dicho para qué.
—Me esperabas a mí —asintió Kelryn, y miró de nuevo al núcleo de la piedra. Oyó la llamada y supo la voluntad del que hablaba desde su interior. Gantor había sido llevado allí por la voluntad de la gema a fin de que Kelryn Desafialviento lo encontrara. El hombre estaba totalmente convencido de ello.
—Pero ¿por qué a ti? —preguntó, intrigado, el enano.
Por toda respuesta, Kelryn se llevó la mano a la empuñadura de la espada en un movimiento suave y ágil. En un abrir y cerrar de ojos sacó la hoja, cuyo acero plateado brillaba con los reflejos rojizos del fuego, y asestó una estocada hacia adelante antes de que Gantor pudiera moverse, maldiciendo la incómoda postura de su ataque, pero sabiéndose incapaz de rectificarla ni de retrasar su acción, acuciado por la irresistible llamada que recibía del interior del heliotropo hechizado.
El resultado del torpe ataque fue más que satisfactorio. El theiwar esperó, quieto como una estatua, como si a él también le hubieran ordenado hacerlo u obligado a ello. Kelryn no lo entendió hasta después de que la espada hubo atravesado la erizada maraña de la barba y la garganta del enano, que exhaló su último aliento y soltó un gran chorro de sangre antes de desplomarse muerto.
Al igual que Kelryn, Gantor Espadanegra se había limitado a hacer lo que le ordenaban desde el interior de la piedra.

11
Un culto a la oscuridad

314 d.C.
Cuarto Misham del mes de Reapember
—Que entren los nuevos suplicantes —dijo Kelryn Desafialviento recostándose en el asiento en forma de trono que había hecho instalar en la nave de su ornado templo.
—¡Sí, señor! —dijo Thilt; el guardián se puso firme, a la vez que alzaba su bastón hasta que la garra en que remataba quedó a la altura de su cara. Kelryn sonrió, a sabiendas de que su lugarteniente conocía perfectamente sus deseos e intenciones.
Thilt descendió por el pasillo central del templo, franqueado por doradas columnas que se elevaban a gran altura y sustentaban el arqueado techo de mármol.
Dos acólitos, vestidos igual que el guardián, con faldas doradas y petos de cota de malla, abrieron las enormes puertas de plata y gritaron ciertas órdenes. De pie al lado de la entrada, Thilt iba llamando a la gente por número, y, uno a uno, los nuevos reclutas para el templo de Fistandantilus caían de rodillas y empezaban a arrastrarse hasta Kelryn.
El sumo sacerdote se acomodó en su asiento y miró cómo avanzaba la fila. «Un buen grupo», pensó, contando una docena de hombres y algunas mujeres. Contribuirían bien a aumentar su congregación y con ello la influencia de la secta de Fistandantilus en la ciudad de Haven dominada por los Buscadores.
El primer suplicante era un hombre, y aunque estaba arrodillado a sus pies Kelryn podía ver que era un buen ejemplar, con anchos hombros y aspecto fuerte. Cuando el hombre levantó la cara, el sacerdote vio que una cicatriz irregular de color rojo carmesí le recorría un lado de la cara dándole un aspecto amenazador.
Kelryn se puso de pie delante del arrodillado suplicante, se sacó la dorada cadena del cuello, y dejó que la gema con estrías rojas colgara delante de los ojos del hombre, que se iluminaron de codicia al ver la piedra y la contemplaron sin parpadear, mientras la joya engarzada en filigrana de oro se balanceaba frente a su cara.
—Juras por el nuevo dios Fistandantilus ofrecerte a su templo en cuerpo, alma y mente? ¿Prometes seguir la doctrina de su fe, y obedecer sin dudar las órdenes de los que han sido nombrados sus siervos? ¿Y me aceptas a mí, Kelryn Desafialviento, como sumo sacerdote de su fe, y cumplirás mis órdenes como si emanaran de tu propio dios?
Kelryn entonaba el juramento ritual con la cadencia de una cancioncilla que se había hecho muy familiar para él durante las últimas décadas. Había creado él mismo las mecánicas frases —aquélla había sido una de sus primeras acciones una vez que se decidió a instalarse en esta ciudad de teócratas— y estaba bastante orgulloso de las preguntas y la redacción.
—¡Señor, lo juro! —prometió el hombre de la cicatriz.
—Por el poder de la Secta de la Túnica Oscura yo te encomiendo a nuestras filas —dijo Kelryn, poniendo una mano sobre el hombro del suplicante, y sonriendo al ver cómo la cara de éste reflejaba una gran felicidad interior.
»Ahora levántate y ve a través de la puerta roja. Servirás a nuestro dios en las filas de los Guardianes de la Fe.
—Gracias, señor. Gracias de todo corazón —gritó el recluta. Se puso de pie, y Kelryn pensó, por un desagradable momento, que pretendía abrazarlo. Quizá la expresión de la cara del sumo sacerdote fue suficiente para hacerlo cambiar de idea porque el suplicante tartamudeó algo, hizo una reverencia y fue hacia la puerta indicada, una de las tres salidas en un lateral de la capilla.
—En la Secta de la Túnica Oscura mostramos nuestra gratitud mediante nuestras acciones, mediante un servicio fiel a la iglesia —declaró Kelryn mientras el hombre se dirigía hacia la puerta, confiando en que estas duras palabras evitarían situaciones parecidas con el resto de los suplicantes.
La ceremonia continuó, y los siguientes suplicantes fueron asignados también a los Guardianes de la Fe. Estos reclutas hacían aumentar el número de miembros del ejército privado de Kelryn a más de cien hombres, todos ellos fieles servidores y guerreros despiadados. Los Guardianes de la Fe tenían encomendada la protección de las propiedades de la iglesia, propiedades que se incrementaban en extensión y valor casi a diario. Los acólitos armados también servían para desalentar a otras sectas cercanas que pudiesen representar una amenaza para el culto de la Túnica Oscura. Más de un templo de aquella comarca había ardido de forma misteriosa, y a sus fieles sacerdotes se los encontró ahorcados, desollados o quemados entre las ruinas.
Varios de los suplicantes eran hombres jóvenes demasiado menudos o bonachones para servir en los Guardianes de la Fe. A éstos se les asignaban labores de limpieza y cuidados del templo y otros trabajos de sirvientes. Uno de ellos sería el sirviente particular de la casa de Kelryn, en sustitución del muchacho que el sumo sacerdote había tenido que torturar y matar la semana anterior cuando el joven, creyendo ser un buen amante, había osado visitar las habitaciones de las doncellas del templo. Incluso ahora Kelryn fruncía el entrecejo al recordar la insolente desobediencia del chico. Todo el mundo en la iglesia sabía que esas sagradas habitaciones estaban reservadas sólo para las doncellas, a excepción del propio Kelryn Desafialviento. El sacerdote tomó nota mentalmente de que habría que advertir a los nuevos reclutas acerca de las restricciones, ya que tenía mucho interés en evitar otra infracción. De hecho, el chico le caía bastante bien, tanto que el sumo sacerdote había necesitado la ayuda de un robusto Guardián de la Fe para resolverse a sacarle al muchacho su segundo ojo.
Las últimas tres suplicantes eran mujeres. La primera, una vieja desdentada que miraba de soslayo al sacerdote con una expresión de total adoración, fue asignada a las limpiadoras; formaría parte de un grupo encargado del mantenimiento del recinto del templo y la mansión del sumo sacerdote, procurando así que la Secta de la Túnica Oscura presentase una fachada limpia e impecable a esta ciudad de tantos y tan variados templos. La segunda era una mujer algo más joven, cuya gran nariz aguileña le daba un aspecto hogareño y sencillo; ésta fue asignada al servicio de los Guardianes de la Fe, y Kelryn sabía que los hombres harían buen uso de ella. Sin duda en unos pocos años acabaría pareciéndose a la vieja que acababa de ser destinada a las labores de limpieza.
La última suplicante, colocada al final de la fila por el guardián Thilt, que conocía bien los gustos de su señor, era una joven de fina piel, dorados cabellos y ojos de un color azul intenso. El la hizo mantenerse arrodillada más tiempo del necesario y disfrutó de su suave voz mientras ella fijaba su mirada en las profundidades del heliotropo y recitaba las promesas.
—Quedas asignada a las Doncellas del Templo —dijo Kelryn, su voz llena de deseo—. Pasa por la puerta blanca; encontrarás allí un jardín con vino y fruta. Prueba la comida y la bebida que quieras; luego quítate la túnica y espérame.
—Sí, señor —repuso la joven, y el sumo sacerdote retiró la gema para que los azules ojos se elevasen para mirarlo. Tuvo la sensación de que se sumergía en ellos, tan puro era su color y tan entregada y devota su expresión.
«Ésta sí que es una belleza», pensó, y se prometió a sí mismo disfrutar sin prisas de ella. Demasiadas veces durante los últimos años había encontrado un tesoro como éste para luego echarlo a perder con su pasión incontrolada durante el primer encuentro. Después de eso, aquellas bellezas deslustradas sólo servían para los Guardianes de la Fe. A veces, incluso, algunas pobres chicas habían salido de su primer encuentro con el sumo sacerdote tan asustadas y desilusionadas que se había visto obligado a sacrificarlas en las mazmorras del templo. No es que estas ejecuciones carecieran de placer para Kelryn Desafialviento, pero éste era un hombre pragmático que sabía que sus neófitas eran más útiles vivas que muertas.
«Sí —repitió para sí mismo—, tendré paciencia con ésta, para que me pueda proporcionar placer durante mucho tiempo en el futuro.»
La mujer se encaminó hacia la puerta blanca, y Kelryn la siguió con la mirada, contemplándola ávidamente, siguiendo las redondeadas curvas de su cuerpo que se movían con garbo bajo el fino algodón de la túnica. Pensó por un momento anular el resto de los asuntos del día, pero cambió rápidamente de idea. Podía aguardar, y había asuntos importantes de la iglesia que requerían su atención.
Se dejó caer pesadamente en el sillón, reflexionando que no siempre había sido así. ¿Habían transcurrido ya cincuenta años desde que había llegado a esta rica, hermosa y totalmente corrupta ciudad? Kelryn Desafialviento sabía que sí, aunque nadie que lo viera habría pensado que tenía muchos más de treinta, ya que su aspecto era casi el mismo que cuando había salido de Tarsis a caballo hacía ya mucho tiempo.
Ahora, sin embargo, cuando recordaba aquellos años, le parecía estar evocando una experiencia de otra vida. Su mano se cerró alrededor de la piedra que latía entre sus dedos; sabía que debía la gran transformación habida en su propia vida a un encuentro casual con un enano, muerto cincuenta años atrás, en la calzada de Pax Tharkas.
Sólo que él no creía —y ni siquiera lo había creído entonces— que hubiera sido un encuentro casual. Había sido la piedra, o más bien el espíritu que latía dentro de ella, lo que había puesto en su camino a Gantor Espadanegra y había hecho subir a Kelryn por el empinado barranco hasta la hoguera del theiwar.
La gema sabía que el enano loco había cumplido ya su misión. Un paria para su propia gente, y aterrado y receloso de todos los demás, Gantor había sido incapaz de llevar el poderoso artefacto a los núcleos habitados donde podía hallar la vitalidad que tanto necesitaba. Kelryn Desafialviento, en cambio, con su don de gentes, su hermosa sonrisa, su labia continua y su personalidad carismática había sido una elección mucho mejor.
Cuando el hombre cogió la piedra por primera vez, sintió su enorme poder; más aun, sintió que lo llamaba a él personalmente. Después, cuando contestó y ofreció su colaboración a cambio de un precio, advirtió que la gema respetaba su fuerza. La piedra necesitaba al hombre, y el hombre necesitaba a la piedra. Juntos se habían ayudado el uno al otro durante muchos años, y Kelryn Desafialviento, por su parte, no tuvo queja cuando se proclamó sumo sacerdote. Sabía que él era sólo una herramienta para el poder de la piedra, pero había comprendido con rapidez que su papel necesitaba una gran riqueza y posición social. Tenía hombres fuertes que le obedecían sin rechistar y tantas mujeres de todas las edades, hechuras y maneras como pudiera desear. Y había habido otra ventaja más, una que no había notado hasta muchos años después de fundar su secta, pero que ahora resultaba evidente: desde que llevaba la gema no se había visto sometido a los estragos del tiempo como les ocurría a todos los demás mortales.
Había sido este hecho en concreto el responsable del reciente aumento de donaciones y reclutamiento para la secta. En una era en que Krynn se veía abandonado por los dioses, y en que en cualquier esquina de la ciudad de Haven podían oírse las seudodoctrinas de charlatanes ensalzando falsos dioses, incluso la más mínima sugerencia de un milagro hacía que la gente fuera a llamar a su puerta. Que se hablara de una secta presidida por un joven que llevaba cincuenta años haciéndolo era prueba suficiente de que poseía poderes sobrenaturales.
Al principio Kelryn había dependido del poder hipnótico de la gema para reclutar a sus fieles. Desde aquel decisivo encuentro en una fría noche de cincuenta años atrás, había llevado siempre la piedra colgada al cuello, disfrutando de la sensación que ésta producía contra su pecho. Había momentos en que le parecía que latía al compás de su propio corazón, pero no podía saber con certeza si era su cuerpo el que marcaba la cadencia de los latidos o, por el contrario, era él el que reaccionaba ante alguna intensa fuerza procedente del interior del heliotropo.
Recostado cómodamente en el trono del templo, pasó unos momentos pensando en el lejano encuentro y sus consecuencias inmediatas. Como tenía planeado, había llegado a las puertas de Pax Tharkas antes de las peores nevadas invernales. Pasó la estación fría en la aislada fortaleza, pero no se había visto obligado a trabajar como temía en un principio. En vez de eso, descubrió que la piedra parecía aumentar su capacidad de predecir las acciones de los hombres con los que apostaba en el juego, y, cuando llegó la primavera y el momento de partir hacia el norte, había ganado una bolsa respetable y reclutado una banda de hombres duros y desalmados, los primeros Guardianes de la Fe.
Al mismo tiempo, Kelryn había elaborado un plan que le garantizase una buena situación y una total seguridad. Acompañado de sus matones, había viajado a Haven, donde parecía que casi cada semana nacía una nueva religión. En esa ciudad reunió rápidamente un grupo de seguidores muy leales, debido en parte a la naturaleza pendenciera de sus guardianes, y en parte a los poderes hipnóticos de la piedra. Mediante donativos ganados a base de mucho esfuerzo, habían adquirido un cobertizo en el barrio del Nuevo Templo, de Haven. En menos de un año habían sustituido el cobertizo por una sólida capilla. Veinte años después habían derribado esa capilla para construir el templo actual, mientras que los nuevos reclutas se ponían bajo la bandera de una secta que ofrecía poder, prestigio y la promesa de comida en abundancia.
Con el paso de los años, los Guardianes de la Fe originales habían envejecido y muerto, aunque el sumo sacerdote seguía siendo un hombre joven. Corrían por la ciudad rumores acerca de un clérigo que era la prueba evidente de que su dios otorgaba poder de verdad, y cada vez acudía más gente para unirse a la próspera iglesia.
De forma simultánea, otros templos que ocupaban parcelas contiguas en la misma vecindad habían sido víctimas de la mala suerte. Algunas de estas iglesias habían ardido, otras habían perdido de forma misteriosa a todos sus miembros. Muchos de los desheredados se habían vuelto hacia la Secta de la Túnica Oscura, mientras que otros simplemente desaparecieron.
Cada vez que se abandonaba un templo cercano, Kelryn y sus seguidores habían tomado posesión de él. Ahora, tras cincuenta años de labor, la secta ocupaba una manzana completa de la ciudad. Un alto muro rodeaba el recinto de la secta, protegido de forma eficaz por los feroces y armados Guardianes de la Fe. Dentro había jardines y mazmorras, edificios militares y salas de rezo, y Kelryn Desafialviento era señor de todo ello.
Una vez más los pensamientos del sumo sacerdote se volvieron hacia la nueva doncella, que sin duda ya estaba saboreando el fuerte vino tinto, esperando darle placer en el cercano jardín y, con eso en mente, decidió acabar cuanto antes con el resto de los asuntos del día.
—¿Dónde está el prisionero? —le preguntó al guardián Thilt, que esperaba pacientemente junto a la puerta las órdenes de su amo.
—¡Traed al traidor! —gritó Thilt.
Dos Guardianes de la Fe entraron en el templo, con las polainas salpicadas de barro; sujetaban entre ellos a un hombre con aspecto cansado y abatido. Llevando a la rastra al desgraciado, avanzaron hasta la parte anterior de la capilla y tiraron al cautivo boca abajo en el suelo, delante del sumo sacerdote.
—¿Lo encontrasteis en el camino al sur de la ciudad?
—Sí, señor, a mitad de camino de las Kharolis —gruñó uno dé los guardianes, propinándole una patada al pobre prisionero.
—Habéis hecho un buen trabajo —dijo Kelryn. Recordó entonces a la mujer de la nariz aguileña que había asignado a los Guardianes de la Fe—. Como recompensa vosotros dos seréis los primeros en disfrutar de la nueva suplicante. Podéis marcharos, con mi bendición.
—Gracias, señor —respondieron a coro los guardianes, intercambiando miradas de complicidad. Mientras se dirigían a la puerta, Kelryn supo que se estaban midiendo entre sí para determinar quién poseería primero a la mujer.
—¡Ah, Fairman! —dijo el sumo sacerdote con un suspiro forzado mientras caminaba alrededor del prisionero, que seguía temblando, boca abajo, en el suelo. Thilt se había retirado de su puesto, fuera de las puertas principales del templo, dejándolos solos dentro de éste.
»¿Por qué decidiste dejarnos? ¿Has tenido alguna debilidad, hay alguna duda en tu fe?
El hombre del suelo respiró hondo y, reuniendo las pocas fuerzas que le quedaban, consiguió ponerse de rodillas y se atrevió a mirar de soslayo al clérigo mientras negaba con la cabeza.
—Levántate del suelo, mi buen hijo. —Kelryn indicó un banco cercano y usó una expresión que sólo reservaba para aquellos acólitos que ingresaban en la iglesia de jóvenes—. Siéntate y aclara tus ideas; tengo mucho interés en oír tu explicación.
Fairman, que llevaba mucho tiempo siendo miembro de los Guardianes de la Fe, miraba desesperanzado al sumo sacerdote.
«Sabe que ya ha perdido la vida —pensó Kelryn complacido—, pero también sabe que la diferencia entre una ejecución rápida y piadosa y una muerte lenta, con tortura previa, depende de las respuestas que pueda proporcionar.»
—Fue la calavera, señor. Tuve un sueño y vi la calavera.
Kelryn se quedó inmóvil, y notó un profundo escalofrío, más de lo que se pudiera expresar con palabras.
—¿Dónde estaba? —inquirió, esforzándose por disimular la tensión que sentía.
—¡No lo sé! Estaba oscuro, pero la veía con claridad; y la oía llamándome para que acudiese a ella.
—Y tú prefieres obedecer a una voz que oyes en sueños, del más allá, que a las doctrinas y las órdenes de tu sacerdote.
Fairman miró a Kelryn con una petición silenciosa en los ojos. «Realmente quiere que lo entienda», pensó el sacerdote, intrigado por la sinceridad del condenado.
—No tuve elección —dijo el desdichado Fairman, sollozando—. Incluso al despertar veía esas órbitas sin ojos, oía una llamada que me invocaba, que me hacía moverme.
—Ya veo. —Pero Kelryn no entendía la extraña necesidad de acudir; aun así, le preocupaba, porque había perdido a más de una docena de fieles servidores en las últimas décadas. Aunque no era un porcentaje demasiado elevado de deserciones, todos aquellos fugitivos que habían sido capturados por los Guardianes de la Fe habían tenido un sueño similar.
—Sabes, por supuesto, que tu traición no puede ser perdonada.
—Lo sé, señor —repuso Fairman con tristeza. Respiró hondo, y pareció intentar decidir si debía decir algo más.
—Habla, hijo —lo exhortó el sacerdote con suavidad.
—Había algo más en el sueño, y en mis pensamientos, al despertar.
—¿Algo más?
—Era un kender, señor; la calavera se convertía en kender y era a él a quien yo perseguía. Era importante. Él parecía ser la calavera aunque el hueso no era de su propio cuerpo.
—¿Un kender? —musitó Kelryn, intentando que su voz pareciera despreocupada; aunque se sentía alarmado procuró que su interlocutor no se diera cuenta de ello. Él mismo había soñado con el misterioso kender en más de una ocasión, y recordaba cómo Gantor Espadanegra había divagado también algo acerca de uno de los pequeños trotamundos hacía ya más de cincuenta años. ¿Cuál era su significado?
—Sí, un kender que estaba asustado, señor. En mi sueño me tenía miedo, estaba asustado porque yo conocía su nombre.
Kelryn Desafialviento tenía en general muy poco interés por los kenders. Aunque las noticias eran ligeramente preocupantes, la mente del sumo sacerdote se había distraído, preocupada por otros asuntos más inmediatos; mientras, Fairman consumía sus últimos minutos de vida parloteando.
—Eso del kender no tiene importancia—dijo con repentina determinación. Recordaba con deseo a la doncella que lo esperaba al otro lado de la cercana puerta y de repente tuvo necesidad de ella. Con una escueta orden hizo llamar al guardián Thilt y cuando éste acudió se volvió hacia él—. Llevadlo al calabozo y matadlo de un solo golpe.
—¡Gracias, señor! —gritó de forma patética Fairman, echándose hacia adelante para abrazar los pies del sacerdote.
Pero Kelryn ya se había puesto de pie y se encaminaba a grandes zancadas hacia la puerta blanca. La sangre le ardía al pensar en la joven mujer, y sabía que la realidad no lo iba a decepcionar.
Detrás de él oía los sollozos de Fairman al ser puesto de pie y escoltado, sin necesidad de usar la fuerza, hacia una trampilla disimulada en el pétreo suelo que llevaba a las entrañas del templo.
La mujer estaba esperándolo, y era aun más bella y complaciente de lo que Kelryn se había atrevido a desear. La gozó el resto de la mañana, y ella pareció disfrutar poniendo sus más que discretas habilidades al reforzamiento de su fe. Sólo después, en su lánguida semiconsciencia, volvieron los pensamientos de Kelryn hacia el pobre Fairman. El hombre llevaba ya varias horas muerto cuando el sacerdote se incorporó, maldiciendo su propia precipitación. Debería haber tenido más paciencia, haber hecho un interrogatorio más completo acerca del sueño del traidor. Y, sobre todo, tendría que haber averiguado cómo se llamaba el kender.

12
El nuevo amanecer de los verdaderos dioses

351 d.C.
Segundo Bakulal del mes de Reapember
—¡Contenedlos! —gritó el sumo sacerdote Kelryn Desafialviento desde el muro situado encima de las puertas del recinto de su templo, ordenando con ello que los Guardianes de la Fe fijaran la barra que mantenía cerrados los anchos portones. Pero la fuerza del gentío en la calle era imparable. El propio Kelryn bajó para unirse a sus hombres y aplicó su peso contra las puertas, pero la barra acabó por partirse como si se tratara de un palillo, y lentamente las puertas del templo fueron empujadas hacía adentro.
En cuanto hubo una estrecha abertura, la gente se precipitó en el patio anterior de la Secta de la Túnica Oscura. El hueco se ensanchó por el empuje de la multitud, y Kelryn tuvo que abandonar su esfuerzo baldío y se echó hacia atrás mientras las puertas se abrían del todo y una enorme marabunta de seres humanos aterrados entraba corriendo en el recinto amurallado. Peor aun, entremezclados entre la multitud vio a varios kenders, que no parecían afectados por la histeria que atenazaba a los humanos.
Los refugiados se dispersaron por todo el recinto del templo, llenaron la capilla, se repartieron por los jardines y los campos de entrenamiento, entraron en los cuarteles y algunos incluso se atrevieron a buscar refugio en las mazmorras teñidas de sangre que había bajo el suelo del templo.
—¡Intentad arreglar las puertas en cuanto haya entrado la multitud! —gruñó el sumo sacerdote—. Y, por lo que más queráis, libraos de los kenders. Matadlos si no quieren marcharse.
El guardián Horec, el recientemente nombrado jefe de los Guardianes de la Fe, saludó y prometió hacer lo que pudiera, aunque ambos sabían perfectamente que la fuerza de una multitud es algo que ningún humano puede intentar controlar. Aun así, conocía la especial aversión que sentía su señor por esa raza, y se aseguraría de que cualquier kender que estuviera dentro del recinto fuera rápidamente descubierto y arrojado por encima del muro.
Furioso, Kelryn atravesó a empujones la multitud para dirigirse al templo, y después ascendió por la escalera espiral en busca de la bendita soledad que ofrecía el torreón.
Dos fuertes Guardianes de la Fe montaban guardia al pie de la escalera, para impedir el paso —mientras pudieran— a cualquier extraño que intentase seguirlo.
El panorama que se divisaba desde la torre ofrecía poco consuelo. En diversos puntos de la ciudad ardían incendios provocados por los crueles Dragones Rojos en cumplimiento de las órdenes de su señor, el malvado Verminaard. Kelryn vio cómo uno de los enormes reptiles planeaba entre dos columnas de humo. Girando de forma grácil, el wyrm emitió un chillido en el aire sobre una avenida llena de gente, que se desbandó, aterrorizada, hacia cualquier refugio que pudiesen encontrar.
Era este tipo de pánico, el miedo al dragón, el que había hecho que la multitud entrase en el Templo de Fistandantilus. Durante días las noticias habían sido claras y contundentes: los ejércitos draconianos se dirigían hacia Haven, y la ciudad acabaría cayendo de forma inevitable. En lo que se refería a su secta, el sumo sacerdote iba a hacer todo lo que estuviese en su mano para que sobreviviera. Kelryn tocó la gema, cuyo peso sobre el pecho le resultaba reconfortante, y deseó poder rezar a Fistandantilus implorando ayuda, deseó que realmente existiera un dios que pudiera protegerlo, que cuidara por la seguridad de sus fieles seguidores.
Como si quisiera reírse de sus esperanzas, el Dragón Rojo planeó hacia abajo con las fauces abiertas, y expulsó una gran llamarada sobre una fila de edificios cercanos al templo. Las estructuras, en su mayoría tabernas, se prendieron de forma inmediata y unos momentos después la gente, presa del pánico, salía corriendo por las puertas. Muchas de las víctimas estaban ardiendo y se revolcaban en la calle aullando de dolor, pero sus vecinos pasaban de largo, buscando desesperadamente dónde refugiarse.
Haven había caído, como Kelryn y todo aquel con un mínimo de conocimiento de la realidad habían sabido que ocurriría. Los ejércitos draconianos, que habían llegado desde el norte de Abanasinia, eran claramente imparables, una horda de reptiles voladores, jinetes crueles y muchos batallones de hombres y monstruos de a pie. Había incluso rumores de que los elfos de Qualinesti retrocedían desde sus hogares ancestrales y se embarcaban en el estrecho de Algoni rumbo al supuesto refugio de Ergoth del Sur.
Kelryn se preguntó, como lo había hecho ya antes, si no había sido un idiota al permanecer allí. Quizá debería haber abandonado el templo, dejando que sus fieles se valieran por sí mismos mientras buscaba un lugar para un nuevo comienzo. «Como hice hace ya casi nueve décadas», pensó amargamente.
No se había quedado en Haven por lealtad hacia sus seguidores; más bien había estado remiso a abandonar las riquezas, los lujos y las mujeres de los que había disfrutado durante tantos años. Los señores supremos llegarían, reclamarían para sí este lugar y establecerían su dominio, pero Haven seguiría siendo una ciudad. Kelryn sólo deseaba mantener algo de su antigua jerarquía cuando se estableciese el nuevo orden.
El dragón giró de nuevo y pasó aleteando al lado de la torre; y Kelryn hizo una mueca al ver al jinete sentado sobre el dorso cubierto de escamas de color carmesí. El hombre portaba una larga lanza con la punta manchada de sangre y el mango de madera negra, y llevaba la cara oculta tras una grotesca máscara. El sacerdote hubiera deseado arrancársela para castigar al guerrero por su insolencia, y para ver el miedo en sus ojos mientras él le lanzaba un encantamiento de violencia letal.
Desgraciadamente no pudo ser.
Con el odio bullendo en su corazón, Kelryn observó cómo el dragón y su jinete volvían a cambiar de rumbo, girando con suavidad hacia el norte. Allí, algunos miembros de la guarnición de la ciudad habían intentado hacerse fuertes contra el ejército que avanzaba, para defender la puerta y el bajo muro. Esa defensa había durado unos pocos minutos hasta que un trío de Dragones Rojos los habían sobrevolado. Aquellos hombres que habían tenido el valor de permanecer en sus puestos para enfrentarse a la inevitable ola del miedo al dragón habían muerto allí, abrasados por las mortales llamas o degollados por las garras y rematados por los colmillos. El resto de los defensores habían corrido aterrados y se habían dispersado por todos los rincones de la ciudad o habían huido a las regiones agrestes del sur. Cuando las tropas de infantería, los draconianos y sus aliados humanos y goblins llegaron a la ciudad, la muralla había quedado totalmente limpia de defensores. Ahora la infantería de los invasores se repartió por la ciudad, quemando, saqueando y violando. Éstas eran las tácticas que habían hecho que la muchedumbre enloquecida atravesara las puertas del recinto de la secta, aunque Kelryn no estaba seguro de por qué esta gente creía que allí estaría a salvo. Él era lo suficientemente pragmático para darse cuenta de que los altos muros de piedra y las sólidas puertas no eran ni mucho menos barrera suficiente para impedir el saqueo del lugar; sin embargo, al día siguieron la noche y el amanecer, y no llegó el ataque sobre el recinto.
Al salir el sol, Kelryn subió de nuevo a la torre y vio que la mayoría de los incendios que ardían en los barrios del norte de la ciudad se habían consumido. No había signos de que continuase la destrucción.
Durante todo el día, un aluvión constante de heridos fue llegando a Haven del sur. Muchos tenían quemaduras, mientras que otros presentaban heridas de arma o habían sido aplastados por la multitud. Todos ellos se reunieron en un grupo penoso a las puertas del recinto del templo, pero Kelryn estaba decidido a no abrir las puertas.
Al final de la tarde notó un inquietante cambio; la muchedumbre de fuera guardó súbito silencio, un silencio expectante que se extendió con rapidez a los que estaban dentro del recinto del templo. Desde lo alto de la muralla, Kelryn vio un oficial armado y enmascarado que marchaba seguido por una escolta de draconianos. La compañía avanzó por la calle hacia el templo de la Secta de la Túnica Oscura, mientras la chusma de refugiados se abría como por arte de magia al divisar el horrendo rostro de la máscara del oficial.
El guerrero que tanto temor provocaba se presentó confiadamente en la puerta del templo y anunció que deseaba hablar con el sumo sacerdote. Comprendiendo que había llegado el momento de parlamentar, Kelryn ordenó que se abrieran las puertas, y el oficial del ejército draconiano, cuyo imponente aspecto se veía reforzado por la grotesca máscara, entró con paso firme en el patio. Los draconianos se quedaron fuera, pero muchos de los ciudadanos de Haven enfermos y heridos aprovecharon la apertura de las puertas para introducirse en el recinto, a pesar de la siniestra presencia del guerrero.
Kelryn salió a recibir al hombre en mitad del patio y, consciente de que había cientos de ojos que lo miraban, lo saludó reverente.
—Soy el sumo sacerdote —dijo. Adivinó que éste era el hombre que había visto volar el día anterior; por lo menos, la horrible máscara y la armadura eran idénticas a las del jinete del dragón. El sacerdote sintió un asomo de gratitud por el hecho de que el rojo dragón no estuviera presente.
Kelryn Desafialviento fijó su mirada en la máscara, asqueado ante las fauces allí representadas y los pequeños ojos que brillaban por las dos estrechas ranuras situadas sobre la nariz.
—¿Y cuál es el dios al que sirves? —preguntó el oficial.
—Mi fe es el culto a Fistandantilus —proclamó Kelryn—. El archimago de los Túnicas Negras se ha unido a los dioses en las constelaciones del firmamento. Yo aspiro simplemente a conseguir que se respete su memoria como ésta se merece, aquí en Krynn.
—Entiendo —musitó el oficial, aunque había algo en su voz que desmentía sus palabras. De nuevo Kelryn sintió deseos de arrancarle la máscara para dejar al descubierto la cara humana que había debajo.
Sorprendentemente el oficial lo complació de repente, y levantó la pesada plancha de metal de su cabeza y hombros. El clérigo pensó que era asombrosamente joven; su cara estaba cubierta de sudor y mugre, y lucía una barba de varios días, de tonos negroazulados, en la barbilla, las mejillas y el cuello.
Con un gesto seco, el hombre abrió los brazos para abarcar al gentío que los observaba.
—Si realmente eres un clérigo debes poder curar a los heridos. No es suficiente que te limites a ofrecerles la seguridad de tu recinto.
Kelryn soltó una risa aguda y amarga.
—Seguramente sabes que ningún clérigo puede curar las heridas de la carne mortal; no es posible desde el Cataclismo. Yo sólo intento instruir a mis feligreses.
—¿Así que no eres clérigo? —se burló el guerrero, y Kelryn se ruborizó. Notaba en el aire la tensión entre sus fieles, tan tirante como la cuerda de un laúd, y comprendió que le estaban tendiendo una trampa.
El Señor del Dragón se giró bruscamente, y dio la espalda a Kelryn para dirigirse al populacho.
—Os traigo un aviso y una promesa de esperanza. Durante largos años Haven se ha llenado de charlatanes e impostores. —Escupió por encima del hombro, y el sumo sacerdote tuvo que dar un paso a un lado para esquivar el salivazo.
»Debéis saber que Fistandantilus no es un dios, no más que cualquiera de las deidades de los Buscadores. Son falsos credos, creados por impostores como este hombre para que os sometáis a él, para robaros y abusar de vosotros.
—¡Mentiroso! —gritó Kelryn, asustado por su propia audacia, pero consciente de que no podía permitir que siguiera el ataque verbal. No quería pelear, allí no; habría preferido llevar su espada, pero decidió defenderse con el pequeño puñal que llevaba bajo la túnica si las provocaciones del oficial se hacían más directas.
En vez de atacarlo, sin embargo, el oficial dio media vuelta y, con una mueca sarcástica en los labios, hizo un gesto hacia uno de los refugiados cercanos, un niño cuyo brazo derecho colgaba inerte en un cabestrillo ensangrentado.
—Ven aquí, chico. Tranquilo, no voy a hacerte daño.
Perplejo, el chiquillo avanzó, y Kelryn no pudo evitar mirar cuando el guerrero se arrodilló, se quitó los guanteletes y extendió suavemente una mano hacia el sucio trapo.
—Debes saber, hijo mío, que hay una diosa que existe y cuida de ti. —El hombre subió el tono de voz a la par que alzaba la mirada y la paseaba por la multitud.
»¡Escuchadme todos! La Reina de la Oscuridad, la propia Takhisis, exige vuestra obediencia. ¡Pero debéis saber que ofrece a cambio recompensas, riquezas y poder!
El guerrero tocó el brazo herido. El chico permaneció quieto, temblando, mientras el hombre agachaba la cabeza.
—Escucha mi plegaria, Reina Oscura que sois mi señora y pronto seréis la reina del mundo entero. Este niño es inocente, no ha hecho ningún mal. Te pido que me concedas el poder de curar su carne, de sanarlo para que nos pueda servir, para mayor gloria de tu nombre.
—Ya..., ya no me duele —tartamudeó el chiquillo, que se miraba el brazo con asombro.
—Quítate el vendaje. —La voz del oficial seguía siendo reconfortante.
Con rapidez el chico arrancó el sucio trapo y, arrojándolo a un lado, levantó el brazo en alto. Un chillido de alegría salió de la multitud, y una mujer avanzó corriendo para abrazar al muchacho.
—¡Está curado! Ayer era seguro que perdería el brazo, pero ahora la herida está curada.
Un grito de asombro salió de la multitud, y la gente avanzó estupefacta y maravillada, para ver la prueba evidente de un acto divino.
—Os hablo hoy del poder y la compasión de nuestra reina —proclamó el oficial, poniéndose de pie, con una voz que resonó por los altos muros del templo—. Hay más clérigos esperando a curar vuestras lesiones, a enseñaros las doctrinas de nuestra nueva fe. Todos aquellos cuyos oídos estén abiertos a la verdad debéis dirigiros a la gran plaza de Haven, y allí aprenderéis los caminos de los verdaderos dioses.
Las gentes más cercanas a la puerta partían ya, corriendo. Con un murmullo inquieto, un sonido que se convirtió en vítores contenidos, el resto de la multitud pareció entender la orden: abrazar la esperanza ofrecida.
Kelryn permaneció quieto, rabioso; vio que la sonrisa sarcástica se ensanchaba en la cara del Señor del Dragón mientras la congregación, los refugiados e incluso muchos de los Guardianes de la Fe abandonaban el templo tras este milagro. Sólo cuando el último de los otrora fieles hubo salido por las puertas, diose de nuevo la vuelta el hombre para mirar a Kelryn como si sólo entonces hubiera reparado en él.
—Eres una afrenta para la verdadera fe —bramó el oficial—. No mereces más que la muerte.
Kelryn Desafialviento sintió el latido contra su pecho, y sacó el heliotropo de Fistandantilus con un gesto repentino e instintivo. El oficial miró absorto durante un momento a la piedra y parpadeó, confuso, mientras la expresión de su cara se suavizaba.
—Nuestro señor Verminaard usará el recinto de tu templo como nuestro cuartel general. —El hombre sacudió la cabeza, esforzándose visiblemente para recuperar el control de sus pensamientos y sus palabras—. Tienes una hora para reunir tus pertenencias y partir. Si el señor supremo te encuentra aquí cuando llegue, te espera la muerte. Y morirás muy lentamente.
Kelryn no respondió. Vio que los pocos Guardianes de la Fe que permanecían allí, los más leales de sus seguidores, lo miraban interrogantes. De forma inconsciente tocó la gema, oculta de nuevo bajo su túnica.
—Llevo conmigo todo lo que necesito —dijo fríamente. Con un gesto brusco reunió a sus hombres, no más de doce, a su lado. Formaron tras él mientras atravesaba con paso firme las puertas, y juntos pasaron delante de la compañía de burlones draconianos y avanzaron decididos por la calle de Haven, súbitamente extraña.

13
Un análisis histórico

Para su señoría, el patriarca Grimbriar
sumo sacerdote de Gilean.
Escrito este año de Krynn 372 d. C.
Su Eminencia, durante mi investigación me ha sorprendido descubrir en los registros del ejército draconiano algunas referencias interesantes acerca de la caída de Haven y la subsiguiente ocupación por los secuaces del señor supremo Verminaard. Concretamente, hay razones para creer que uno de los grandes artefactos de Fistandantilus pudo haber llegado a esa caótica ciudad en algún momento posterior a la creación del Monte de la Calavera y anterior a la llegada del ejército draconiano.
Por supuesto que la caída de Haven y la ocupación de Abanasinia, Qualinesti y las Praderas de Arena han sido bien documentadas en la historia oficial, así como en los detallados informes militares disponibles en los rollos de pergaminos de Solamnia y del señor supremo Ariakas. Sería presuntuoso por mi parte, y una pérdida de tiempo, intentar mejorar esos trabajos. Más bien, mi patriarca, quiero intentar aclarar algunos hechos pertinentes.
Se sabe, por ejemplo, que la mayoría de los Buscadores fueron derribados por la llegada del ejército de Verminaard. Algunos (los más débiles y menos influyentes, al parecer) pudieron conservar sus propiedades y congregaciones. La mayoría fueron incorporados a las filas del ejército draconiano, y unos pocos, los más poderosos, los que constituían una amenaza para Takhisis, fueron ejecutados de forma cruel, y su culto desbaratado con violencia.
Hay una extraña historia acerca de un jinete de Dragón Rojo, un tal Blaric Hoyle. El oficial fue enviado a destruir una secta creada para rendir culto a un falso dios, una fe dedicada al archimago Fistandantilus. Dicha fe era uno de los falsos credos con más seguidores, al parecer porque el sumo sacerdote había mostrado algún indicio de inmortalidad; por lo menos, algunos testigos decían que llevaba ya cerca de un siglo en la ciudad pero durante todo este tiempo había seguido siendo un hombre joven.
Parece ser que el desafortunado Señor del Dragón no acató la orden de acabar con él. Se enfrentó al Buscador, y cerró el templo como se le había ordenado, pero permitió que el falso clérigo abandonase la ciudad de Haven antes de que llegase el verdugo.
Blaric Hoyle fue sometido a un consejo de guerra presidido por el mismísimo Verminaard. Supuestamente el oficial fue incapaz de ofrecer una explicación de sus acciones; las notas indican que parecía confundido, desmemoriado acerca de las circunstancias de su enfrentamiento con el sumo sacerdote.
Sí hizo, sin embargo, algunas referencias a una «piedra chispeante» y llegó a decir que «había destellos dentro de la gema». Éstas fueron percepciones imprecisas expresadas de un modo vago, pero despertaron mis sospechas.
Hoyle no sabía por qué había permitido partir al falso sacerdote, pero sus respuestas a la cuestión parecen indicar que la misteriosa piedra tenía algo que ver con su desobediencia.
Desgraciadamente no sabemos más sobre él (como siempre, aquel que no complace a su señor supremo sólo aparece en el escenario de la historia durante un período de tiempo muy corto). No obstante, cuando menos parece posible que la piedra a la que se refiere podría haber sido el heliotropo de Fistandantilus.
Sé que todos los informes previos han indicado que la gema se destruyó durante la explosión que creó el Monte de la Calavera. Pero Haven no está muy lejos de ese lugar, y había una fundada creencia de que el «pastor» de esta fe provenía del sur (la dirección del Monte de la Calavera) cuando llegó a la ciudad para fundar su secta. Y también está el asunto antes mencionado de la inmunidad de este hombre a los estragos del paso del tiempo.
Se cree que el fugitivo Buscador y los pocos seguidores que le quedaban se dirigieron a las tierras limítrofes con las Kharolis. Según se dice, allí establecieron un campamento tan mísero como el de cualquier bandido. Sobrevivieron a base de atacar a los débiles, asaltar a los habitantes cercanos e incluso robar a los ejércitos draconianos cuando encontraban un destacamento o centro de provisiones poco defendido.
La llegada del ejército draconiano a Haven y el cierre simultáneo del templo de Fistandantilus empiezan a unir los hilos de la historia. Otro suceso, relativo a acontecimientos futuros, ocurrió también en este intervalo.
En su épico viaje hacia Thorbardin, los Héroes de la Lanza visitaron el Monte de la Calavera, donde se rumorea que encontraron la calavera de Fistandantilus, que había permanecido intacta en las profundidades de ese lugar durante más de un siglo. Es posible que la acercaran a la superficie, pero lo que es seguro es que no se la llevaron. En cualquier caso, aunque no puedo confirmar todo lo sucedido acerca de esta historia, por hechos posteriores se puede deducir que la calavera ya no languidecía en las profundidades de la horrible fortaleza.
Como siempre, vuestro fiel siervo,
Foryth Teel.

14
El reinado de los dragones

356d.C.
Mediados de Yurthgreen
El tiempo es una realidad altamente subjetiva. Horas, días, semanas y años tienen diferentes significados y, según la versión de la mortalidad de que se trate, adquieren valores distintos. Por ejemplo, para un insecto determinado que puede vivir su vida entera en dos días, el pasó de un solo minuto es un intervalo para comer copiosamente o para recorrer largas distancias. Para un humano, un minuto es un lapso más reducido, tiempo quizá para un trago de vino, un bocado de pan o una o dos frases de una conversación.
Pero para un ser realmente longevo, como puede ser un elfo o un dragón, los minutos pueden transcurrir por decenas o centenas, sin despertar interés. Un solo intervalo así es tiempo para una lenta inhalación o para una sutil idea. Desde luego no es tiempo suficiente para una reflexión seria y nunca será suficiente para tomar una decisión importante.
Y, por extensión, el paso de meses y de años para tales seres puede asumir proporciones insignificantes. Cuando se compara con el ritmo frenético de la existencia humana, pueden pasar largos períodos de tiempo sin otra preocupación que sumirse en una silenciosa reflexión.
O, en el caso de un dragón, en un prolongado sueño.
Fue así para Flayzeranyx, que se despertó en la fresca profundidad de su cueva sin saber en qué estación del año estaba, ni siquiera el número de años transcurridos desde el principio de su hibernación. Incluso la vuelta del Dragón Rojo a la conciencia era algo gradual, un proceso que duró varias semanas. Sólo al levantar los pesados párpados de color carmesí notó el gran reptil los regulares cambios de aumento y disminución de luz procedentes de la entrada de la cueva. Mirando a través del velo que eran sus párpados interiores, los cuales seguían protegiendo los alargados iris amarillos, Flayze cayó en la cuenta de que estos cambios de luminosidad representaban el ciclo del día que se hace noche para volver a amanecer al día siguiente. Aburrido, contó cinco de estos ciclos, y después empezó a sentir una persistente sed, un punto seco en la base de la lengua, como si tuviese la boca llena de serrín. Y después, muy leves al principio, advirtió los primeros síntomas del hambre que retumbaba en la enorme profundidad de su estómago. No había, de momento, urgencia en sus descubrimientos, pero comprendió que era el momento de ponerse en movimiento.
Lentamente Flayze se irguió, apoyándose en sus cuatro poderosos miembros para poder levantar del suelo su serpentino cuerpo y alzar el flexible cuello. Agitó la sinuosa cola, y algunas escamas viejas se desprendieron y cayeron al suelo como una lluvia escarlata. El dragón sacudió violentamente todo el cuerpo para librarse de las placas viejas restantes; debajo, las escamas ofrecían a la vista una superficie lisa y brillante que semejaba la sangre.
Dirigiéndose hacia la entrada de la cueva, que recordaba vagamente, Flayze ascendió por un suelo cubierto de rocas, sorteando con facilidad los obstáculos y disfrutando de su facilidad de movimientos y de la fuerza presente en su inmenso corpachón.
Olisqueó el aire, el agua y la vegetación y se alegró de no haber emergido durante el invierno, cuando la caza, e incluso la posibilidad de saciar su sed, podían ser mucho más problemáticas debido a la nieve y el hielo. Los aromas que venían del exterior se hicieron más fuertes; olfateó el barro y el olor de los gansos migratorios, y supo que era primavera.
Fuera, el sol se elevaba sobre el horizonte, y sus rayos iluminaban la entrada de la cueva. Flayze bajó sus párpados interiores y entrecerró los ojos para protegerlos también con las gruesas membranas exteriores antes de mirar hacia la luz. Hizo caso omiso de la molestia que ésta significaba pues su hambre se había vuelto acuciante, aumentada por el rastro oloroso de la gran bandada de aves acuáticas que había olfateado antes.
Había un arroyo, recordaba, que fluía justo delante de la entrada de la cueva. Bajó su enorme morro hasta el remanso más profundo que había a su alcance y bebió, absorbiendo el agua del cuenco natural con un largo sorbo. Corriente abajo, el arroyo paró momentáneamente su flujo como sorprendido por la falta de agua en su origen. El Dragón Rojo elevó la cabeza y de entre sus fauces se escurrieron hilillos de agua. En un momento, el remanso volvió a llenarse y de nuevo fue vaciado.
Ahora Flayze olisqueó la brisa con más determinación, ansioso por comer. De nuevo se vio tentado por el olor de los gansos. Intentó rememorar los alrededores, y recordó una inmensa ciénaga, una llana expansión de terreno pantanoso en la desembocadura de este mismo arroyo. El dragón abrió las alas de color rojo sangre y las estiró hacia arriba y abajo para alisar las arrugas producidas por su larga hibernación. El ejercicio lo hizo sentirse bien, pero estaba demasiado impaciente para estirarse del todo, así que se impulsó hacia arriba de un salto, batió las enormes alas y planeó a poca distancia del suelo. Siguió el curso del arroyo con la esperanza de sorprender a la bandada con su aparición repentina por encima del pantano.
Aunque el aire frío le picaba en los ollares, volar le resultaba siempre muy placentero. Pronto llegó a su destino; la extensión de agua poco profunda estaba atestada de regordetas aves, miles de ellas, cacareando y graznando en una gran masa. Con un grito de júbilo, Flayze bajó la cabeza, abrió la boca y exhaló un gran chorro de ardiente fuego que hizo hervir las aguas del pantano y mató un centenar de aves. Viró lateralmente para frenarse y, haciendo caso omiso de los miles de aves restantes de la inmensa bandada, que alzaron el vuelo en medio de una batahola de graznidos, aterrizó en el pegajoso barro.
Usó sus diestras garras delanteras para llevarse las aves chamuscadas a la boca, a veces de dos en dos. Las masticaba ruidosamente y tragaba con auténtico placer disfrutando de los jugos cálidos que resbalaban por su lengua. Cuando hubo consumido el último de los gansos, estaba hundido hasta la barriga en la pegajosa sustancia, y se sentía molesto por la sensación del barro contra sus hermosas escamas. Aun así, tenía el estómago lleno y estaba de buen humor cuando se deslizó hasta la orilla y, sumergiéndose en el fresco arroyo, dejó que la rápida corriente le lavara el cuerpo.
Finalmente estaba preparado para inspeccionar los alrededores. Distinguió, al sur el macizo de las altas Kharolis, una mole de tonos púrpuras contra el horizonte, cuando el sol estaba a punto de ponerse. Sabía que hacia el norte se encontraba Pax Tharkas y más allá el reino boscoso de los elfos qualinestis.
Lo último que recordaba Flayzeranyx de aquella zona selvática era que había volado por encima del dosel de árboles en un reconocimiento rutinario. Aun no estaba del todo acostumbrado a no llevar jinete; su caballero, un hombre llamado Blaric Hoyle, había sido ejecutado poco antes por el señor supremo Verminaard por algún fallo que había tenido durante el saqueo de Haven.
Mientras Flayze volaba sin jinete sobre los árboles, aparecieron dos dragones entre las nubes, y se precipitaron hacia él. Comoquiera que todos los dragones que había visto en su vida eran aliados de la causa de la Reina de la Oscuridad, en un principio no se había preocupado, hasta que se vio sorprendido por el brillo del sol reflejado en sus alas plateadas.
Así, los dragones de Paladine entraron en la guerra de Flayze, y en los siguientes instantes acabaron de forma sumaria con la participación del Dragón Rojo en esa campaña. Una exhalación de escarcha destruyó cruelmente las escamas del dorso de Flayze y una punzante lanza de plata le atravesó un ala. Había sido cuestión de suerte poder esquivar entonces a los Plateados y que sus atacantes se desentendieran de él para ir en busca de algún otro objetivo.
Tras esa pelea Flayze había regresado a Sanction para entrevistarse con el propio emperador Ariakas, quien ordenó al poderoso reptil que volviera al Ala Roja, que en ese momento ocupaba la mayor parte del sur de Solamnia. Una vez allí le sería asignado un nuevo jinete y podría volver ala guerra para vengar las derrotas sufridas por la repentina e indeseable intromisión de los dragones enemigos.
En lugar de obedecer, Flayze decidió que había visto suficientes batallas, suficiente violencia de la clase que se requería para ejecutar los grandes planes del emperador.
El díscolo Dragón Rojo se había dirigido hacia el sur, cruzando el Nuevo Mar, e hizo un alto para descansar en la escarpada región de las Kharolis. La cueva donde fue a refugiarse había sido un descubrimiento fortuito de una campaña anterior. Ahora le había proporcionado un refugio en el cual podía esperar a que acabase la guerra con comodidad y seguridad.
Ya limpio del pegajoso barro, Flayze volvió a despegar y voló alto en la noche, mientras se preguntaba cuál habría sido el destino del mundo durante su largo sueño. Durante un buen rato planeó en el cielo, rodeando la fortaleza de Thorbardin (sabía que probablemente ni siquiera el más devastador ataque de las legiones de Ariakas debía de haber sido capaz de reducir el baluarte de los enanos), y buscando rastros que le resultasen familiares en la brisa de la noche.
Percibió efluvios de humanos y elfos en los bosques y las llanuras de debajo y detectó el olor acre y apestoso de un pueblo de Enanos de las Colinas hacia el norte.
Finalmente encontró el olor de reptil que había estado buscando. Voló bajo, deslizándose lentamente por el cielo, acercándose cada vez más a la fuente del olor que le traía recuerdos tan tangibles y familiares. Un humo acre le hizo cosquillas en los agujeros de la nariz, y dedujo que las criaturas que buscaba estaban reunidas en torno a un fuego que se apagaba. Una mirada a las estrellas le indicó que estaba a punto de amanecer; después se elevó por encima de una cumbre y divisó varias figuras de tamaño humano, una docena o más, envueltas en sus capas y tumbadas alrededor de las ascuas de un gran fuego. Aterrizando en el suelo con un batir de alas, el dragón bajó la cabeza y lanzó una mirada airada a un solitario centinela que dormitaba recostado contra un árbol cercano.
—Vuestra señoría—tartamudeó el draconiano, que al intentar ponerse firme dejó caer la espada—. ¡Levantaos, hato de inútiles! —bramó a la compañía que dormía—. ¡Saludad a su señoría carmesí!
Alertados por el grito y el golpe de aire levantado por el aterrizaje del dragón, otros engendros de reptil se despertaron y murmuraron acobardados mientras miraban al monstruoso dragón con ojos asustados.
Flayze se alegró al ver reaccionar a los draconianos con instintiva obediencia y temor ante su augusta presencia. El Dragón Rojo emitió un profundo resoplido, un ruido sordo como un trueno lejano, y las criaturas se acurrucaron en el suelo:
—Decidme, pequeños reptiles —siseó, articulando cada palabra de forma pausada—. ¿Qué noticias hay de la guerra?
El centinela draconiano, conocedor de la percepción más lenta del tiempo propia de los grandes wyrms, alzó la cabeza para hacer una pregunta.
—¿Os referís a la Guerra Draconiana, gran señor? ¿La campaña del señor supremo Ariakas?
»Siento deciros, su Excelencia Respirador de Fuego, que los dragones de Paladine y sus crueles lanzas nos infligieron una trágica derrota. El señor supremo ha muerto, y su ejército ha sido dispersado.
—Ya veo. —Flayze no estaba demasiado disgustado por las noticias—. ¿Y qué hay de estas tierras? ¿Quién reina?
—La mayoría de estas tierras son salvajes, mi señor. Por eso podemos sobrevivir aquí. Las llanuras de Dergoth, al norte, son un árido desierto. Pero hemos visto un Dragón de Bronce allí, cerca de la montaña que tiene forma de cráneo.
—Sí, el Monte de la Calavera. —Flayze recordó haber sobrevolado ese lugar. Había sentido curiosidad durante esa exploración anterior, hasta el punto de plantearse aterrizar para investigar, pero su jinete lo había obligado a seguir, sin duda cumpliendo órdenes acerca de algún asunto poco importante de la guerra.
—Es un tipo intrépido, ese broncíneo —dijo otro de los draconianos con un siseo acusador—. Mató a Desuellaenanos el mes pasado.
—Sí, un asesino —murmuraron otros cuantos. Miraron a Flayze con esperanza y él entendió la razón. Querían que él matara al broncíneo.
—Quizá se pueda vengar a Desuellaenanos —manifestó Flayze—. Pero contadme más. ¿Cuántos inviernos han transcurrido desde la aparición de los dragones de metal?
—Cuatro, Excelencia Lanzadora de Llamas —respondió el centinela, que era el más locuaz—. Las nieves del último se acaban de derretir para formar agua hace muy poco tiempo.
—Bien —dijo Flayze, asintiendo con satisfacción. Eso quería decir que había pasado suficiente tiempo para que algunos asuntos, como su desobediencia a las órdenes de Ariakas, se hubieran tornado irrelevantes. A su vez, sin embargo, era probable que siguieran en vigor las consecuencias inmediatas de una guerra, como el caos y la violencia que harían algo más fácil la existencia del Dragón Rojo.
—Querría su señoría un poco de cecina? —ofreció tímidamente uno de los draconianos. Flayze miró a los zarrapastrosos draconianos, y resopló con desagrado mientras rememoraba el festín del pantano.
—No —contestó escuetamente—. Vuelvo a levantar el vuelo, y buscaré escamas de bronce.

15
Dos calaveras

356d.C.
Tercer Kirinor del mes de Yurthgreen
Flayze recordaba perfectamente la ubicación del Monte de la Calavera y se dirigió volando hacia allí con una precisión infalible. El fuego latía en su vientre, y su mente ardía al pensar en la batalla. ¡Un Dragón de Bronce! Entre todos los metálicos, ése era el de temperamento más arrebatado y el que resultaba más irritante para un hermoso cromático como Flayzeranyx. La idea de una terrible batalla y de la muerte que sin duda la seguiría lo excitó sobremanera mientras sus anchas alas lo conducían al norte con el amanecer que empezaba a despuntar.
Una niebla de tonos pardos y grises cubría de nuevo las llanuras de Dergoth, y el dragón tuvo que resistirse a la engañosa idea de que volaba por un reino etéreo, un lugar sin sustancia ni frontera. De vez en cuando, los vapores se abrían y le permitían vislumbrar el suelo cuarteado y resquebrajado que sobrevolaba, y esto era suficiente para orientar a Flayze. Así que siguió, hendiendo las nubes de vapor con sus afiladas alas y su liso cuerpo. Podría haberse elevado por encima del manto de niebla, pero le convenía seguir oculto en la bruma. La llanura no tenía ningún obstáculo vertical que pudiera aparecer de repente en la niebla para ponerlo en peligro, y, si realmente había un Dragón de Bronce en el Monte de la Calavera, Flayze no se sentía en la obligación de darle aviso de su llegada.
Otros Rojos quizás hubieran manejado la situación de forma diferente. Tal vez habrían ocultado su vuelo con un hechizo de invisibilidad e incluso alterado sus perfectas y hermosas formas con un hechizo de polimorfismo, para adoptar el emplumado disfraz de un águila o un cóndor. Flayze resopló, despreciando tales argucias arcanas. Como todos los dragones miembros de su clan, disponía de un arsenal de magia a su disposición, pero, como había hecho durante toda su vida, prefirió desdeñar el uso de encantamientos. Prefería confiar en el fuego ardiente, en la fuerza de los tendones y en la eficacia de colmillos y garras.
Cuando el sol empezó a evaporar la niebla, el Dragón Rojo se encontraba ya a pocos kilómetros de la montaña en forma de calavera, que se veía ya a media distancia. Voló hacia la montaña en línea recta, a una altitud similar a la de las dos grandes oquedades del risco que tanto se asemejaban a las órbitas de una calavera. La redondeada bóveda formada por su cumbre regular tenía un aspecto siniestro, y no había movimiento alguno en la piedra de color gris claro.
Al acercarse más, seguía sin ver a ser viviente alguno, ni en las enormes fauces de la entrada de la cueva —la boca de la calavera— ni en las grandes cavidades que se abrían encima de los sobrenaturales pómulos. Cualquiera de las tres entradas tenía tamaño suficiente para ocultar un dragón de buen tamaño, por lo que Flayze no bajó la guardia, sino que viró, para frenarse planeando en círculos alrededor del montículo. En la parte posterior, a favor del viento desde el Monte de la Calavera, percibió un atisbo de calor humeante y sulfuroso: el rastro del bronceado que confirmaba los informes de los draconianos. Flayze se dejó caer por delante de la cara de la montaña, emitiendo un sonoro desafío, y giró para escupir un chorro de fuego que se descargó en las tres entradas que se abrían en la cara rocosa. Después viró de nuevo en un círculo cerrado para acabar posado en la bóveda de la montaña.
En cuanto se hubo disipado su llamarada sobre la irregular roca, en la parte anterior del Monte de la Calavera estalló un siseo de aire ardiente, un golpe de calor que emergió del ojo izquierdo de la calavera para evaporarse en el aire delante de la montaña. Flayzeranyx se preparó para saltar, esperando que el reptil saliera por el mismo agujero.
Pero el bronceado lo sorprendió, pues salió de la cavidad derecha y, describiendo un arco hacia abajo, se alejó de la montaña. El Rojo saltó tras él, exhalando fuego, pero lo único que vio fue la cola del otro reptil desapareciendo por el lateral del montículo.
Reaccionando con súbito instinto, Flayze se desvió hacia arriba y voló en una rápida espiral por encima de la redondeada cumbre del Monte de la Calavera. Vio en ese momento las enormes fauces del metálico, y se dio cuenta de que su oponente había utilizado la misma táctica, pero el Rojo fue más rápido. La letal bola de fuego de Flayze explotó alrededor de su enemigo, achicharrando las escamas de su cara y abrasando sus globos oculares.
Los dos dragones se encontraron en un choque de garras y colmillos, pero el de Bronce estaba ciego y demasiado herido como para llevar a cabo un ataque eficaz. Flayze agarró el sinuoso cuello de su enemigo con las garras delanteras y lo machacó con un único mordisco.
Los reptiles, enlazados en un estrecho abrazo como si fueran amantes, se precipitaron al árido suelo; los colosales cuerpos se sacudieron, temblorosos, durante un momento, y luego se quedaron totalmente quietos.
Poco a poco, una de las cabezas, una testa cubierta de escamas de color rojo carmesí, se elevó por encima del cadáver de su enemigo. Flayze se retorció para desenredarse del contorsionado cuerpo, y se sacudió el apestoso olor sulfuroso. Lo olió por última vez para confirmar que el de Bronce estaba totalmente muerto, no sólo malherido.
Finalmente, el Dragón Rojo se volvió hacia la montaña. Ya estaba pensando en hacer de ella su guarida; de hecho, con su siniestro aspecto de calavera parecía un lugar perfecto para un Dragón Rojo. Atravesó en silencio la entrada, agachándose para pasar por debajo de las estalactitas que pendían del techo como colmillos.
A poco de entrar en la cueva se paró de repente, intrigado por un objeto que había en el liso suelo. Con los ojos entrecerrados, Flayze advirtió que se trataba de un cráneo, una calavera humana. Sorprendido, el dragón la cogió y la sopesó entre sus dos enormes garras delanteras. Notó el latido de la magia en el óseo objeto y a la vez una apremiante sensación de que debía abandonar este lugar. Salió rápidamente de la caverna, y miró por encima del hombro para observar de nuevo la montaña, esta vez con ojos más críticos. De hecho ahora percibía que el lugar tenía muchos defectos como guarida. El principal, que estaba en medio de un desierto. Sus idas y venidas se podrían ver en un día despejado a muchos kilómetros de distancia.
Definitivamente, no. Flayze decidió remontar el vuelo. Hallaría otra guarida; tenía que haber un lugar mejor por los alrededores, o incluso podía volver a la cueva en la que había hibernado.
Al mismo tiempo, agarró el cráneo entre sus poderosas garras. Por alguna extraña razón que no acababa de entender, estaba decidido a quedarse con la calavera.

16
Una ventana a través del tiempo

374 d.C.
Cuarto Bracha del mes de Paleswelt
Flayze se repantigó con pereza en la profundidad de su caverna. El agua caía de un pequeño agujero en la pared de la cueva, formando un chorrillo por la empinada pared, para luego verterse en un estanque de agua cristalina. El rebosamiento de este estanque se derramaba por un pétreo bloque y chorreaba hacia las profundidades de las cavernas inferiores. Allí se estrellaba contra unas rocas que eran engañosamente oscuras pero muy, muy calientes, como ponía de manifiesto la brusca emisión de vapor siseante.
De hecho, Flayze sabía que si partía por la mitad una de esas rocas encontraría en su interior un núcleo de viscosa lava roja. Lo sabía porque más de una vez lo había hecho. Disfrutaba de las cálidas profundidades de su guarida, encantado con el hecho de que en sus entrañas se estaban formando nuevas rocas.
El lugar en que se hallaba encaramado el enroscado dragón era, de hecho, una especie de isla rodeada por un abismo negro. En las profundidades de esa sima, la lava fluía y de vez en cuando brotaba fuego de las grietas en la roca, y su resplandor iluminaba débilmente la guarida.
Había descubierto la caverna hacía diez años, tras abandonar la cueva a la que había ido para evitar el final de la Guerra Draconiana. Al final, había resultado que aquel lugar estaba demasiado cerca de los enanos de Thorbardin. Esta cueva era mucho más grande y se encontraba más al suroeste, y desde ella se contemplaban las Praderas de Arena, que se extendían al pie de la cordillera de las Kharolis.
El clima en el exterior tendía a ser demasiado frío para el gusto de los dragones, y Flayze disfrutaba del calor natural de estas cavernas profundas. Durante los meses más fríos del invierno, cuando la helada extensión del glaciar del Muro de Hielo parecía expandirse a través de la bahía de la Montaña de Hielo y avanzar hasta la mismísima base del macizo, prefería permanecer en su guarida.
Pero ahora era de nuevo primavera, y Flayze estaba inquieto, con ganas de volar, saquear y matar; pero, como ancestral y señorial wyrm que era, primero debía planificar.
Sus enormes ojos, con las pupilas dilatadas para ver en la oscuridad, recorrieron la gloriosa extensión de la cálida cueva. Más allá de la hirviente lava que rodeaba su elevada posición podía ver formas grotescas, formaciones lisas u onduladas solidificadas en extrañas configuraciones, según el modo en que la roca líquida se había enfriado para formar piedra. Había humo en el aire, y una luz roja casi permanente, producida por las rocas incandescentes o los fuegos discontinuos, iluminaba los diversos nichos.
Desde uno de esos nichos lo contemplaban dos negras órbitas, y el dragón emitió una lúgubre carcajada. Había muchos tesoros diseminados por los nichos y los rincones de la cueva: montones de monedas de acero y de oro, armas de acero de confección enana, gemas y joyas de valor incalculable y gran belleza. La mayoría de los objetos poseía un valor intrínseco o una pura belleza de los que el despojo óseo carecía. Sin embargo, aunque valoraba muchas cosas, su mayor tesoro era el cráneo que había reclamado como suyo en el Monte de la Calavera tras su batalla con el Dragón de Bronce.
El dragón no sabía lo que había en el objeto óseo que lo volvía .tan irresistible para él; sólo era consciente de que le proporcionaba una sensación de poder y bienestar con sólo mirarlo. Ahora se impulsó hacia arriba, extendiendo sus alas para proporcionar algo de elevación al salto, y, tras salvar las ardientes rocas del foso, fue a posarse delante de la calavera y se agachó para mirar sus negras cuencas.
Lo percibió de nuevo; era una sensación cada vez más frecuente cuando miraba al objeto, como un presentimiento de que la calavera intentaba decirle algo, comunicarle algo de enorme importancia.
—¿Qué es, calavera? Muéstramelo. ¡Háblame! —siseó en un ardiente susurro.
Como siempre, no hubo respuesta. Con sumo cuidado Flayze extendió las patas delanteras y cogió la calavera. La miró desde todos los ángulos y metió la bífida lengua en su boca y por las órbitas de los ojos. Sentía que había un misterio, un tesoro encerrado que él debería haber sabido descifrar; pero, aunque tenía la calavera desde hacía veinte años, nunca había conseguido desvelar los secretos que encerraba. Ni que decir tiene que había probado muchas veces. Quizá la hechicería le hubiera permitido descifrar el enigma, pero, como siempre, Flayze descartó la magia, despreciando las artes arcanas como las herramientas de los débiles. Siguiendo un impulso inexplicable, levantó la calavera y la depositó encima de su propia cabeza, con el rostro descarnado mirando hacia adelante. Y por primera vez sintió cómo actuaba su poder.
De repente ya no veía la cueva, ya no olía la ardiente roca ni el acre olor sulfuroso del aire: estaba viendo otro lugar. Era una pequeña casa solariega fortificada, situada sobre una loma rocosa. El aspecto del terreno sugería que se hallaba en las zonas limítrofes de las Kharolis, aunque Flayze no reconocía el lugar exacto. Mientras miraba, desconcertado e intrigado a la vez, la visión del dragón se centró en la casa, y atravesó las paredes como si no existiesen. Se encontró en una habitación llena de una docena o más de hombres de aspecto tosco.
Eran guerreros, probablemente bandidos a juzgar por la ropa desparejada y el aspecto descuidado del pelo y la barba. Aunque estaban en el interior, en lo que parecía un lugar seguro, todos ellos iban armados.
Había uno que destacaba sobre el resto, un hombre pulcro y aseado, joven y apuesto. Miraba a los otros con expresión tolerante, y Flayze comprendió que, a pesar de su juventud, debía de ser su líder. Había algo en el joven que lo impulsó a fijarse más en él, y sintió el cálido pulso de la sangre y la magia, una cadencia que latía bajo el corselete de cuero del humano. La visión del dragón penetró aun más, atravesando la tela y el cuero, y descubrió el heliotropo. La gema parecía enorme, y percibió su poder y su relación con la calavera que descansaba sobre la cabeza del dragón.
Estos rufianes formaban un grupo interesante, decidió Flayze. Un día no muy lejano saldría a buscarlos, quizá para matarlos o para llevarse la gema. Al considerar estas opciones lo embargó la incomodidad, una sensación de que la calavera no quería que los atacara, por lo menos no de un modo que pusiera en peligro la preciosa piedra. Por otro lado, tal vez pudiera hallar algún modo de que los hombres le fueran útiles.
Súbitamente su atención cambió, retrocedió desde el heliotropo, la casa solariega y los valles de las Kharolis, y de pronto tuvo la sensación de zambullirse y desplazarse a lo largo de las orillas de un pequeño río hasta que llegó a una aldea, un lugar de humanos. Su visión se enfocó en una gran casa situada en el centro del pueblo. Allí había peligro para él, una amenaza en esa casa que no podía identificar, pero sabía que era la calavera la que le mostraba ese peligro y la que lo impulsaba a actuar. Percibió vagamente que el peligro era más para la calavera que para él, pero aun así era una afrenta para su orgullo.
Con un gruñido, Flayze sacudió la cabeza para librarse de la calavera, con lo que rompió el hechizo que lo afectaba. Cogió su tesoro con las garras y lo volvió a poner en la repisa natural que había encontrado para ella.
Estaba intranquilo, tenso, confundido por lo que había visto: Sospechaba que los hombres de la casa solariega iban a jugar algún papel en su futuro. Algún día los encontraría y los haría plegarse a su voluntad. Pero, antes de eso, estaba el asunto del pueblo. Todo tipo de ideas alarmantes acudieron a la mente del dragón cuando pensó en el lugar.
Flayze no entendía la naturaleza del peligro, pero sabía reconocer una amenaza cuando la veía; y con ese reconocimiento llegaron las ganas de actuar.
Tenía que destruir el pueblo.

17
Un día de juego

374d.C.
Cuarto Misham del mes de Palesivelt
Danyal bajó raudo y veloz por la escalera que llevaba al pajar en el que dormían su hermano Wain y él. Tanto Wain como su madre y su padre estaban ya fuera atendiendo a sus tareas: ordeñar la vaca, llevar las ovejas a pastar, quizá recoger las tortugas de las trampas que habían puesto en la orilla del arroyo.
El chico sintió una leve sensación de culpabilidad al pensar con placer en sus tareas del día. La de hoy era ir a pescar y conseguir suficientes truchas gordas para la cena, y más si era posible. Era una tarea útil, segura y provechosa para su familia y para el resto del pueblecito de Waterton; pero, ante todo, pescar era casi lo que más le gustaba hacer a Danyal.
Por supuesto que el muchacho colaboraba también en las otras tareas. Aunque Bartrane Thwait era el hombre más importante de todo el pueblo, se aseguraba de que sus hijos, Wain y Danyal, trabajaran como el que más. Se turnaban para ayudar con las trampas, recolectar las patatas del campo, atender a las ovejas y ordeñar a la única vaca que era en sí el signo más obvio de la descollante posición de la familia Thwait en la comunidad.
Y los hermanos se turnaban para pescar, se recordó Danyal. No debía sentir remordimientos sólo porque era su turno de ahogar alguna que otra lombriz. A decir verdad, no se sentía nada culpable, admitió para sus adentros con una sonrisa.
Encontró su vara de pescar de sauce en la entrada de la casa, y comprobó el hilo de tripa para asegurarse de que no tenía nudos. La flexible vara, casi tres veces la longitud del muchacho, se cimbreaba de forma satisfactoria hacia arriba y hacia abajo. Danyal tenía varios anzuelos en su bolsillo, cada uno de ellos pacientemente afilado por su padre la noche antes, y un saquillo lleno de gordas lombrices que había reunido hacía varias tardes a la plateada luz de una Solinari llena. Finalmente cogió la nasa, un cesto de mimbre que colgaba de un gancho al lado de la única puerta de la casa.
Fue al echar mano a la cintura para fijar la nasa a su cinturón, cuando recordó que la tira de cuero curtido que solía llevar se había roto justo el día anterior. Un trozo de soga bastaba para sujetar sus pantalones, pero la nasa necesitaría una sujeción algo más firme, sobre todo si la llenaba de peces. Soltó la vara de sauce y volvió a entrar en la casa.
La luz del sol se reflejaba en un objeto situado al otro lado de la habitación, y Danyal vio el cinturón de su padre colocado en un lugar de honor sobre la repisa. Sabía, por supuesto, que no era el cinturón lo que merecía ocupar ese lugar, sino la hebilla de plata, una reliquia familiar que había llevado un antepasado de Danyal. Él muchacho dudó un momento, consciente de la importancia de la atesorada hebilla, y de que debería buscar otra solución para fijar la nasa. Pero la brisa de finales de verano había empezado a disiparse; pronto, las truchas buscarían las profundidades del río para dejar pasar las horas más calurosas del día.
Con gran decisión, Danyal agarró el cinturón, lo pasó por las asas de la nasa y se lo ciñó a la cintura. Como toque final, cogió una manta de lana para cubrir con ella el cinturón; si le preguntaban, siempre podría alegar que había cogido la manta para tener algo sobre lo que sentarse.
Incluso con la manta tapándolo, deseó que nadie se fijara en él cuando salió y cerró con cuidado la puerta; cogió su vara de sauce y echó a andar tranquilamente por el camino que llevaba por detrás del pueblo, en dirección al terraplén que descendía hasta el arroyo. Mientras avanzaba, oyó risas que llegaban desde la plaza del pueblo, donde sabía que se habían reunido muchos de sus habitantes para pisar las uvas en grandes cubas de vino.
Contento porque todo el mundo parecía estar ocupado, el joven pescador siguió la valla que bordeaba la parte de atrás del establo del herrero, a sabiendas de que difícilmente se cruzaría con alguien allí. Lo sobresaltó un relincho enfadado y se apartó en un acto reflejo cuando un gran caballo negro —hasta el momento, oculto por la valla— se levantó sobre sus patas traseras. El animal resopló y le lanzó una coz, un golpe que Danyal consiguió evitar por los pelos al dar un salto hacia atrás.
—Mejor suerte la próxima vez, Malsueño —musitó. Sacudió la cabeza con nerviosismo, admitiendo para sus adentros que el irascible rocín del herrero lo asustaba realmente, como le ocurría a cualquiera que se acercara a su pequeño establo.
Pero los bosques y el arroyo lo llamaban, y en menos de un minuto perdió de vista el pueblo, que quedó tras una barrera de sauces y chopos que bordeaban las orillas del río. Danyal se dirigió hacia el primero de una serie de profundos estanques, donde él y su hermano habían tenido éxito a menudo. Si el primero de los estanques no le ofrecía un suministro abundante de peces, pensaba cruzar el arroyo por el puente natural creado por un viejo sauce, un árbol que había caído sobre el agua antes de que él hubiera nacido. Del otro lado había varios estanques profundos y, aunque eran algo más inaccesibles, la pesca era allí más abundante.
Durante varios minutos vagó por el bosque soleado, observando los brillantes reflejos que llegaban del arroyo, olfateando la fría humedad del agua limpia. Todo parecía perfecto cuando llegó a la orilla, cerca de un profundo y quieto estanque. Sabía que las profundidades azulverdosas del agua ocultaban muchos peces, y procuró acercarse a la orilla agachado para no poner sobre aviso a sus presas.
La sombra que pasó sobre él se movía demasiado deprisa para ser una nube, y era demasiado grande para ser un ave. Danyal miró hacia arriba, boquiabierto, y luego cayó sobre su trasero, mudo y estupefacto por la visión de un enorme Dragón Rojo. Paralizado por el terror que suscitaban estas criaturas, conocido como miedo al dragón, sólo podía mirar fijamente, temblando de pies a cabeza y con el estómago encogido.
El reptil planeaba bajo, tanto que la punta de su sinuosa cola rozaba las copas de los chopos más altos. Cuando el monstruo desapareció de su vista más allá de los árboles, el primer pensamiento consciente de Danyal fue que estaba a salvo; obviamente, el reptil había pasado sin reparar en él.
Su siguiente pensamiento fue para el pueblo.
—¡Mamá! ¡Papá! ¡Wain! —gritó, poniéndose de pie. Su voz, aguda y apremiante, resonó en el bosque. Abandonando su vara de pescar, echó a correr desesperadamente hacia el pueblo que era todo su mundo, el único que conocía.
Antes de que hubiera recorrido cuarenta pasos oyó el primero de los gritos, chillidos de horror que eran aun más sonoros que los suyos. Sólo había recorrido la mitad de camino, y la brisa de verano ya estaba fuertemente impregnada del olor a hollín y a ceniza. Cuando coronó la loma y atravesó la última hilera de árboles, en dirección a la parte trasera de la herrería, creyó haber tropezado con el final de alguna terrible guerra.
El humo que impregnaba el aire le hacía picar los ojos y la nariz. El calor era peor aun, un golpe físico que le azotó la cara y le obligó a detenerse; tuvo que alzar los brazos como un escudo para protegerse la piel de las ardientes llamas que amenazaban con levantarle ampollas en la frente y las mejillas.
Entrecerró los ojos para intentar ver a través del humo y las lágrimas. Parecía que todos los edificios del pueblo estaban envueltos en llamas, y la mayoría se hallaban reducidos a escombros. Había cadáveres —los cuerpos de sus vecinos, ¡de su familia!— por doquier, muchos con terribles heridas, otros quemados por las letales llamas hasta el punto de ser irreconocibles. Se tambaleó hacia un lado y vio la plaza del pueblo; las cubas llenas de uvas estaban destrozadas, y el vino tinto derramado proporcionaba una grotesca alfombra a los desfigurados cuerpos que yacían inmóviles entre los restos.
Una gran ala escarlata surgió de pronto del humo que cubría todo el pueblo, y Danyal se lanzó al suelo y se arrastró frenéticamente para refugiarse bajo una puerta rota. Divisó la cola del dragón mientras la bestia se alejaba volando hacia el norte, por donde Danyal lo había visto llegar unos minutos antes.
Lentamente Dan se puso de pie; los incendios habían aminorado, aunque la cara seguía ardiéndole por el calor que lo rodeaba. Manteniéndose cerca de los edificios, rodeó toda la zona destruida sin salir del refugio de los árboles. Algo se movió, y el muchacho saltó hacia atrás y cayó entre la maleza mientras una enorme figura negra emergía de los escombros de la tienda del herrero. Vio la brillante piel, los ojos salvajes, y una enorme herida sangrante en el lomo del animal, que era presa del pánico.
Malsueño —gritó, cuando el caballo pasó a su lado y, a galope tendido, se alejó por el camino del arroyo, haciendo caso omiso de su llamada.
Presa de un pánico tan intenso como el del caballo, Danyal le dio también la espalda al pueblo. Mecánicamente, tomó el camino del arroyo para dejar atrás la devastación y todo aquello que había conocido en su vida.

18
Cenizas

374d.C.
Cuarto Misham del mes de Paleswelt
Danyal avanzaba por el liso y pegajoso barro del camino, sorteando mecánicamente las rocas y raíces que salpicaban el suelo. Ni siquiera reparaba en tales obstáculos, pues sus ojos estaban cegados por las lágrimas y su mente era incapaz de borrar la imagen del cuerpo de un chico de su edad, chamuscado y tirado sobre el suelo con los brazos extendidos en dirección a la zona limítrofe del pueblo, al arroyo, al propio Danyal. El recuerdo era tan vivido que sólo le faltaba oír los gritos. Alguien le había tendido los brazos, desesperadamente necesitado de su ayuda, y él no había estado allí para brindársela.
No había llegado a identificar ninguno de los cuerpos, ya que estaba demasiado horrorizado para ello, pero de pronto recrudeció su llanto al pensar que cualquiera de ellos podía ser su padre, su madre o Wain. Y si no estaban allí, en la plaza, seguro que habían muerto en los establos arrasados o en los restos incinerados de cualquiera de los otros edificios.
Danyal no quería ni saberlo; únicamente hallaba consuelo en correr desesperadamente a través del bosque que bordeaba el río. Al cabo, un ardor en los pulmones y el dolor punzante del flato en el costado frenaron la velocidad de su huida. Tambaleándose por culpa de la fatiga, tropezó con una gruesa raíz de sauce, y sólo pudo dar un paso más antes de caer agotado. Siguió llorando, postrado, hasta que se le agotaron las lágrimas, y sus sollozos se fueron espaciando hasta desaparecer. Recobrada una visión clara al haber cesado el llanto, observó el retorcido tronco del viejo sauce y la cambiante superficie del riachuelo, que rielaba bajo la luz del sol.
Entumecido, intentó asimilar el hecho de que estaba ante el mismo riachuelo que con tan buenos ojos había mirado esa misma mañana, por increíble que pareciera. Su congoja se había disipado, cosa que le resultaba muy extraña; intentó pensar en ello pero llegó a la conclusión de que no tenía sentimiento alguno. Siguió tumbado allí, considerando esta realidad, durante un período de tiempo que a él le pareció muy largo, asombrado porque no estaba llorando ni asustado; ni siquiera estaba indignado.
Cuando reunió las fuerzas suficientes, consiguió ponerse a gatas y erguir el cuerpo hasta apoyar la espalda contra la lisa corteza del enorme árbol y así poder mirar el agua. Reconocía el lugar, y le sorprendió comprobar que había recorrido tanto camino río arriba. De hecho, acababa de pasar el último de los estanques en los que abundaban las truchas, que tan distantes le habían parecido aquella mañana.
Saltó un pez, y el sol arrancó destellos plateados a sus escamas, antes de que el animal se zambullera nuevamente en la ondulante corriente en medio de una rociada iridiscente de brillantes gotas.
Cosa curiosa, Danyal no tenía hambre.
Sólo entonces cayó en la cuenta de que tenía la garganta totalmente reseca. Se incorporó y llegó a trompicones a la orilla del arroyo; una vez allí se arrodilló, y a punto estuvo de perder el equilibrio y caer al riachuelo. La superficie del agua rielaba de un modo que él nunca había visto antes; era como si jamás hubiera contemplado el fluir del agua. Bajó ambas manos unidas en forma de cuenco y, llevándose el limpio fluido hasta los labios, lo bebió trago a trago.
Una vez saciada su sed, se sonó la nariz y paseó la mirada por su alrededor contemplando el soleado valle. Comprendió que tenía que decidir qué hacer. Pensó en el pueblo, y se le entrecortó la respiración; pero, al sacudir violentamente la cabeza, volvió la sensación de falta de sentimientos. El secreto, entendió, estaba en no permitirse sentir nada.
Era forzoso que tomara una decisión. Sabía que no podía permanecer en ese lugar, aunque una pequeña parte de él se oponía a la idea de marcharse y sugería que podía dejarse caer al suelo y quedarse dormido hasta morir.
Pero entonces ¿adonde debía ir? ¿Qué iba a comer? ¿Cómo iba a vivir?
Con un resquicio de esperanza se acordó de su vara de pescar; suponía que debía de habérsele caído cuando había divisado al dragón. Desanduvo el camino recorrido anteriormente y se sorprendió de nuevo por la gran distancia.
Le llevó mucho tiempo llegar hasta donde estaba la vara, y una vez allí notó de nuevo el acre olor del pueblo quemado. Los cuervos graznaban desde las copas de los árboles y los buitres daban sigilosas vueltas en lo alto del cielo.
Cogió la flexible vara de sauce mientras pensaba de nuevo en el pueblo tal y como lo había visto por última vez, y se dijo a sí mismo que debía volver allí. Los ojos volvieron a llenársele de lágrimas; agitó, frustrado, la cabeza cuando una pregunta no deseada se inmiscuyó en sus pensamientos: «¿Y si había alguien con vida, alguien que hubiera sobrevivido al ataque de fuego y de destrucción, una persona herida, grave quizás, alguien que necesitaba ayuda?».
Emitió una risa amarga a sabiendas de que era una idea absurda. La devastación había sido total y absoluta, pero aun así sabía que no podía partir, que no podía alejarse sin estar completamente seguro.
Lentamente, indeciso, echó a andar otra vez por el sinuoso sendero que se alejaba del arroyo; se detuvo un momento para apoyar la vara contra un viejo sauce y luego subió la pequeña loma que marcaba el filial de la arboleda. Ahora se alegraba de la presencia del humo, que ascendía hacia el cielo, procedente de vigas y cimientos chamuscados, ya que le impedía contemplar la destrucción en su conjunto.
Primero se dirigió hacia su propia casa; había sido el edificio más grande del pueblo, y le fue muy difícil reconocerlo entre los escombros y las vigas astilladas y quemadas. Se encontró con un camino de piedra similar al que antes había llevado a su puerta, y un hoyo, lleno de vigas negras, que se parecía al sótano de su casa, pero no acababa de estar convencido. No, no lo era, no podía serlo. Debía de ser algún extraño lugar, un sitio de algún reino infernal que sólo se asemejaba superficialmente a aquel en el que Danyal había pasado los primeros catorce años de su vida.
La herrería se podía reconocer por el yunque y la forja que aún se distinguían entre la madera quemada y las piedras cuarteadas del muro posterior del edificio. Danyal se alejó a trompicones, conteniendo las náuseas, ante la visión de una mano musculosa cuyos dedos chamuscados sujetaban aún, rígidos, el martillo. La extremidad y el martillo eran lo único que se podía ver, ya que el resto estaba totalmente cubierto de escombros.
Y esta imagen se repetía por doquier. Rodeó la cuba de vino y los negros cuerpos de los que habían estado reunidos alrededor de las tinajas en la plaza del pueblo, y dedujo que la mayoría de los vecinos habían muerto allí, probablemente en la primera llamarada letal del ataque del dragón. La mayoría de los cuerpos estaban tan quemados que eran irreconocibles, y Danyal se repitió una y otra vez que eran esculturas de madera o de carbón, objetos inanimados transformados en caricaturas de gente de verdad.
En el pequeño prado situado al otro lado del pueblo, distinguió los cuerpos de los pastorcillos —entre los que se contaba su hermano Wain—, destrozados por las garras del dragón, y tuvo que alejarse precipitadamente de allí. La visión de esos cuerpos era aun más horrible que todo lo anterior, porque su humanidad seguía siendo evidente, innegable en las pequeñas y desgarradas formas.
Danyal ansiaba desesperadamente darse la vuelta y correr, dejar ese lugar para siempre, pero se obligó a seguir y terminar su macabro recorrido. En el centro del pueblo, se detuvo ante los restos de su propia casa, y fue girando lentamente hasta completar el círculo, escudriñando a través del humo en busca de cualquier señal de vida.
—¡Hola! —gritó; por toda respuesta, un centenar de cuervos alzaron ruidosamente el vuelo, asustados—. ¿Hay alguien ahí? ¿Me puede oír alguien?
Esperó a que las aves volvieran a posarse y los ecos cesaran. El silencio, entonces, fue absoluto y aceptó la realidad: era el único superviviente del pueblo.
Cuando quiso darse cuenta, estaba de regreso en el bosque, en la orilla del arroyo, donde había dejado apoyada la vara de pescar antes de entrar en el pueblo. Y de nuevo se preguntó adonde debía ir.
Por primera vez en su vida Danyal consideró el hecho de que realmente conocía muy poco acerca de lo que había más allá del valle. Sabía que río abajo, recorriendo una lejana calzada que atravesaba el bosque, había una ciudad llamada Haven. Sus antepasados procedían de esa ciudad. Muy de vez en cuando, algún lugareño con espíritu aventurero iba allí, y regresaba con historias de exóticas gentes, que llevaban vidas extrañas en compañía de otras muchas gentes.
Río arriba, hacia el norte, se extendía el desierto, y además, al parecer, estaba el dragón. Él lo había visto llegar procedente de esa dirección, y marcharse por el mismo camino. Danyal sabía que el arroyo nacía en las altas montañas que, en un día despejado, eran visibles para cualquiera que se situará a una altura desde la cual los árboles no le obstruyeran la visión; al parecer, el dragón también vivía allí.
Analizó las dos opciones, y de inmediato supo que iría hacia las montañas. Un sentimiento pugnaba por atravesar su escudo de indolencia, un sentimiento de ira, amargura y odio. El dragón le había arrebatado todo lo que era su vida. Él le haría lo mismo al gran reptil carmesí.
Esa idea lo llenó al punto de energía. Estaba emocionado ante la existencia de un objetivo, preparado para partir de inmediato. Más tarde se preocuparía por los detalles de su misión.
El muchacho cogió la vara de pescar y emprendió camino río arriba, por el sendero que corría paralelo a la corriente; su paso era firme y sus intenciones claras. Tenía una buena nasa y un cuchillo afilado, además de yesca y pedernal, y la cálida manta alrededor de la cintura.
La rabia lo empujaba a avanzar rápidamente por el sendero. Decidió esperar hasta la puesta del sol, momento en el que tenía esperanzas de pescar algún pez antes de que oscureciera, Tenía buenas posibilidades de encontrar una cueva en las márgenes del río o algún árbol hueco donde pudiera dormir. A menudo había acampado con su hermano, y no habían usado más que el dosel del follaje de un sauce como refugio. Si era preciso, podía hacer lo mismo aquella noche.
Pero Wain ya no estaría allí, no volvería a estar nunca. Pensamientos como éste intentaban colarse en su ira, amenazando con hundirlo en la tristeza. Se resistía con coraje, pero más de una vez descubrió asombrado que estaba llorando.
Un estrépito procedente de la maleza cercana le hizo dar un brinco de sobresalto. Desenvainó de forma refleja su pequeño cuchillo de pescador y lo blandió al oír que algo se acercaba por entre los árboles. Entonces apareció una forma negra, con las orejas aplastadas contra el cráneo. Con un relincho de pánico, el animal se giró y se lanzó al galope por el sendero; sus cascos retumbaron contra el suelo, y rápidamente desapareció de su vista.
—¡Malsueño! —gritó de nuevo. Sus esperanzas habían aumentado súbitamente por la presencia del familiar animal, que, por muy mal genio que tuviera, era de su mismo pueblo. Pero enseguida se echó a llorar, esta vez por la frustración al ver que el caballo volvía a desaparecer. Siguió avanzando, pero su energía anterior se había disipado para dar lugar a la triste desesperanza.
Casi una hora más tarde se encontró una vez más con el animal, ahora inmóvil e impasible al lado del sendero. Se acercó andando despacio desde la parte de atrás del caballo para que no lo viera, y se asombró al oír una suave voz femenina, una voz que sonaba como la de alguna de las chicas del pueblo.
—Prueba un poco de esto, pobre yegua. Sé que has pasado un susto tremendo. Créeme, sé cómo es eso. Ahí tienes, toma otro mordisco. Hay muchas más como ésta en el suelo del huerto de los manzanos.
El siguiente paso de Danyal le permitió contemplar el rostro de quien hablaba, y lo asombró ver una chica kender. Reconoció inmediatamente su raza ya que varias veces al año algunos de los diminutos trotamundos atravesaban Waterton durante sus viajes, para espanto de las gentes honradas y temerosas de los dioses que habitaban allí, si bien siempre habían sido amables y divertidos para con los niños del pueblo.
La kender tenía el tamaño de una niña humana, pero había mechones grises entre su tupido pelo negro, una melena que tenía peinada sobre su cabeza en el copete típico de los kenders, excepto que ella lo llevaba trenzado en dos coletas, una sobre cada hombro. Su cara era redondeada y atractiva; sólo las arrugas presentes en las comisuras de los ojos y la boca revelaban que no se trataba de una muchachita hermosa; eso y las orejas, pensó Danyal al ver las formas picudas de éstas. Vestía polainas gastadas, zapatillas y chaqueta, y tenía varios saquillos y bolsas que colgaban de su cuello, hombros y cinturón.
Sus ojos mostraron gran sorpresa al verlo, pero enseguida ella se llevó un dedo a los labios conminándolo a guardar silencio. Sacó una manzana de una voluminosa bolsa que tenía a su lado y dejó que Malsueño mordisqueara la madura fruta, momento que aprovechó para poner un ronzal en el hocico del animal y pasar la soga por encima de sus orejas, ahora erguidas.
Danyal, que ya había visto intentar esta maniobra con Malsueño en otras ocasiones, e inevitablemente con resultados desastrosos, se sorprendió cuando el caballo sólo se movió levemente para luego dirigir de nuevo su atención hacia la bolsa en busca de otra manzana.
—Tranquila, chica —dijo la kender.
Danyal se dijo que la desconocida le hablaba al caballo con un tono maternal y relajante, algo que encontraba poco apropiado para su diminuto tamaño. La kender palmeó el cuello del animal, y Malsueño cabeceó como respuesta, o quizá fuese sólo un movimiento producido al masticar la manzana.
—¡Hola! —dijo ella por fin mirando a Danyal con una expresión de compasión e inquietud—. Vi al dragón. ¿Eres del pueblo? —Él asintió en silencio—. Lo siento —añadió ella—. Intuí que este caballo provenía de allí. ¿Hay algún otro...? —La kender dejó en suspenso la frase, y esta vez la respuesta de Danyal fue negar con la cabeza.
»Bueno, aquí tienes —dijo ella, ofreciéndole la soga del ronzal—. Creo que te lo mereces.
Danyal cogió la cuerda de manera mecánica, vagamente sorprendido de que Malsueño no saliera galopando de repente.
—Gr... gracias—balbuceó.
—Yo no intentaría montarla aún —le indicó ella—. Está un poco quemada, ahí, en el lomo. Estaba pensando que quizás una cataplasma de barro podría ayudarla a cicatrizar.
—¡Tienes razón! —El joven se mostró entusiasmado al descubrir que podía hacer algo para ayudar—. Ahora mismo vuelvo.
Se deslizó por la cuesta hasta una zona embarrada del fondo del arroyo y rápidamente llenó ambas manos con la pegajosa sustancia. Manteniendo trabajosamente el equilibrio sin usar las manos, regresó de nuevo a lo alto de la loma. Al llegar junto al caballo tuvo que alzarse para colocar suavemente la cataplasma sobre la carne chamuscada. Malsueño tembló, y toda la piel de su flanco se encogió, pero no se apartó de sus cuidadores.
—Esto ha sido muy buena idea —dijo él, hablando suavemente a la kender, que estaba de pie al otro lado del animal. De repente se le ocurrieron varias preguntas, y las soltó todas juntas—. ¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ¿Vives por aquí, en el valle?
Como no obtuvo respuesta se agachó para mirar por debajo del cuello de Malsueño. Sintió una escalofriante sensación de sorpresa y por un momento se preguntó si no habría imaginado la presencia de la joven kender.
Esta había desaparecido.

19
Autobiografía

A su Excelencia Astinus, Maestro Historiador de Crin
Escrito esto en el año 353 d. C. de Krynn

Como su Excelencia puede bien imaginar, me siento conmovido, y sobre todo halagado, al conocer su intención de que sea yo quien escriba un resumen de la historia de mi propia vida. Quede claro de antemano que siempre he creído que el auténtico historiador debe ser un investigador, un cronista de grandes hazañas, y no un participante de éstas. Ya sea por buena o por mala fortuna, he tenido suerte de participar activamente en alguno de estos hechos. A pesar de mi renuencia, mi disciplina y mi educación, me he visto obligado a agitar las aguas del río con mi propio remo.
Naturalmente, mi humilde papel se ve reducido a la mínima expresión si se compara con las hazañas de otros grandes actores presentes en este gran escenario que es la Historia. En efecto, parece incluso presuntuoso por mi parte tomar papel y pluma para narrar unas acciones propias tan insignificantes; aunque he de admitir que esos sucesos tan triviales llevaban consigo cierto riesgo para mi persona. Aún se me hiela la sangre en las venas cuando recuerdo las peligrosas circunstancias que tuve que afrontar repetidamente. Me enfrenté a villanos de terribles poderes, armado sólo con la firmeza de mi espíritu, mi naturaleza observadora y el astuto ingenio de mi lengua; eran gentes que podrían haber acabado con mi vida sólo con mirarme.
Y, dicho sea con toda humildad, he superado mi modestia para poder describir cómo mis encuentros en estas aventuras sí que tuvieron realmente un ligero grado de éxito, por muy pequeño y poco prodigioso que éste fuera.
Pero me desvío del tema. Olvidaba que su Excelencia me ha pedido una historia del tiempo anterior a estos sublimes logros. Como siempre, haré lo que esté en mi mano para cumplir vuestros deseos.
A saber: mis estudios comenzaron durante el otoño del 366 d.C. cuando ingresé como novicio en el Templo de Gilean de Palanthas. Fui recomendado por mis conocimientos de lectura y de escritura, pero, como su Excelencia sin duda ya sabe, varios de mis superiores tenían ciertas reservas acerca de mi aptitud para la vida clerical.
Mis estudios progresaron en dos direcciones. En las áreas de investigación, de transcripción, de narración y de descripción exacta fui elogiado por todos; en los temas referentes a la fe en nuestro dios de la Neutralidad, en cambio, he de confesar que mostré una extrema incapacidad. Un novicio normal, sin duda, ha aprendido ya cómo se hace un hechizo tras uno o dos años de estudio, y lo normal es que su velocidad de aprendizaje sea mayor cuanto mayor sea su tiempo de residencia en el monasterio.
Desgraciadamente, esto no ocurrió conmigo. Pasé la mayor parte de una década estudiando de forma devota, pero me fue imposible incluso llegar a mover el polvo de la biblioteca mediante el uso de la magia.
Era como si una luz, una chispa apreciable, estuviera iluminando el espíritu de los otros monjes. En mi caso, sin embargo, los rescoldos habían sido mojados mucho tiempo atrás y estaban tan empapados que nunca más podrían volver a encenderse.
No obstante, en lo que respecta a mis logros académicos, sí que me hice notar (al menos así me lo dijeron mis maestros y el propio patriarca Grimbriar), tanto que al final conseguí atraer la atención de su Excelencia. Fueron mis escrituras, por supuesto, y no mi fe, lo que hizo que se fijara en mí; en concreto, fue el estudio de Fistandantilus, el tema sobre el que versaban casi todas mis primeras investigaciones.
El archimago de la negra túnica, totalmente corrupto e infinitamente poderoso, fue una figura única en la larga historia de Krynn. La suya fue una historia llena de contradicciones, y es en verdad una de las fuertes corrientes laterales que se mantiene cada vez que el flujo del río recorre tumultuosas cascadas. Su historia comienza en la noche de los tiempos, atraviesa el presente, e incluso en el futuro, que es mi pasado, muestra una influencia sobre la corriente constante del gran río.
Además es una historia que sabemos que está unida a otra gran figura histórica, la del archimago Raistlin Majere. Hay lugares en los que las corrientes del río que representan a ambos archimagos se unen, mezclándose de tal modo que son, en verdad, indistinguibles.
Fue elección propia hacer del estudio de Fistandantilus mi primera área de especialización. Durante aquellos años en el monasterio hallé gran placer en el hecho de rastrear la presencia del archimago en una u otra región de Ansalon, ya fuera en las épocas en que estaba activo, cuando se encontraba en letargo o aun en lo momentos en que parecía estar en dos sitios a la vez. Viajé bastante en el transcurso de estos estudios, y recuerdo especialmente un viaje a Haven durante los años 370-371, en el cual desentrañé detalles clave. Como recordará su Excelencia, fue allí donde descubrí la primera referencia a Kelryn Desafialviento, aunque en mi primer encuentro no llegué a conocer el nombre del falso sumo sacerdote.
Había mucho escrito acerca del tema que yo había escogido, lo suficiente para mantenerme ocupado durante esos años de investigación. (Perdonadme, Excelencia, si ahora me permito pensar que mis trabajos han hecho aumentar de forma significativa todo ese material; al menos lo bastante para poder proporcionar meses o años de inspiración al versado estudiante de historia que algún día quiera seguir mis pasos.)
Pero, inevitablemente, llegó un momento en que ya había agotado todos los recursos disponibles, y seguía sin tener la más mínima capacidad para elaborar el más básico encantamiento de la magia clerical. A decir verdad, parecía que mis aspiraciones de alcanzar el grado de clérigo estaban condenadas al fracaso.
Con la idea de darme una oportunidad de gracia, el patriarca Grimbriar y mis propios tutores me llamaron a su presencia. Aún recuerdo con nitidez el encuentro en la oscura biblioteca, pálidamente iluminada por la amarillenta luz de las velas. Mi corazón palpitaba con fuerza ya que pensaba que iba a ser expulsado por mi fracaso, alejado del monasterio y forzado a buscar mi lugar en el mundo como alguien con un destino tan incierto que no puede encontrarlo. En cambio, mi tutor, Falstar Kane empezó la reunión haciéndome un regalo; era El libro del saber, y yo conocía bien el significado del tesoro que tenía entre mis manos y el grado de confianza que la alta jerarquía del templo había depositado en mi persona.
Abrí el encantado tomo y encontré una página en blanco; sabía lo suficiente acerca del significado de ésta para esperar que los maestros siguiesen hablando. (Acerca del libro se hablará más adelante.)
—Foryth, hemos decidido que tu aprendizaje debe seguir un camino distinto del que ha seguido hasta ahora —empezó Falstar Kane con suavidad.
—¡Aguardo vuestras órdenes, vuestra inspiración! —repuse, con total sinceridad.
—Vamos a volver a enviarte fuera de los muros del templo, al mundo exterior —continuó mi mentor, en tono más grave.
—¿Adonde, mis señores? —inquirí, esforzándome por mostrarme tranquilo.
—Tu diligencia en el asunto del archimago es bien conocida—dijo Thantal, otro de mis maestros—. Se ha sugerido que viajes a un lugar en el que puedas continuar esa investigación e intentar ampliar ese trabajo... y a la vez puedas buscar otra cosa.
Admito que estaba intrigado. Incluso en ese momento yo ya había decidido cuál sería el objetivo inicial de mis estudios.
—Investigación de campo... y la búsqueda de la magia —intervino el patriarca Grimbriar, poniendo sus cartas sobre la mesa (confío en que el uso de esta metáfora de juegos de apuestas no moleste a su Excelencia).
—¿Qué tipo de magia? —osé preguntar.
—Cualquiera, hijo mío. —Fue Falstar quien respondió—. Viajarás durante un año, y esperamos que aproveches el tiempo para ampliar tus estudios sobre Fistandantilus.
—Además, esperamos... Mejor dicho, exigimos —el tono del patriarca era ahora realmente muy serio— que vuelvas aquí trayendo contigo un hechizo de magia clerical. Debes conseguirlo antes de que transcurra el año que te ha sido asignado, o tu curso de estudios bajo la Balanza de Gilean se dará por finalizado.
Al oír sus palabras, se me formó un nudo en la boca del estómago. Me había esforzado muchísimo por aprender un hechizo y, dado que había fallado dentro del ambiente controlado y reverente del monasterio, era muy poco probable que alcanzara el éxito en el caótico mundo exterior.
—¿-Tienes alguna idea respecto adonde debe comenzar tu viaje?
A eso pude responder con seguridad:
—Recordaréis que en mis investigaciones anteriores descubrí a un hombre, un falso clérigo de los Buscadores que vivió durante algún tiempo en Haven —contesté y, al ver el interés despertado en mis interlocutores, continué—. Durante la época de los Buscadores fundó una falsa religión, (que cobró bastante prestigio hasta la llegada de los ejércitos draconianos. Entonces abandonó la ciudad, pero durante mis estudios he encontrado pistas que sugieren que puede seguir viviendo en una zona remota y montañosa al sur de Qualinesti.
—¿Por qué te interesa este clérigo en particular, un falso clérigo al fin y al cabo? —Había auténtica curiosidad en la voz del hermano Thantal.
—Porque su secta estaba basada en el culto a Fistandantilus —contesté.
—Parece apropiado —coincidió Grimbriar—, pero el hombre debe de ser ya muy viejo. Quizás haya muerto.
—Puede haber muerto, pero dudo que sea viejo —convine; al ver sus inquisitivas miradas me expliqué—: Su secta estuvo activa en Haven unos cincuenta años; aun así, al ser disuelta, él seguía siendo un hombre joven. Había encontrado un modo de evitar los efectos del envejecimiento. (No mencioné mis sospechas, pero ya entonces yo creía que la gema de Fistandantilus podía ser la clave de su longevidad.)
—Eso sí que es interesante —dijo Falstar Kane con sonrisa satisfecha—. Que el dios de la Neutralidad vele tus estudios.
—Y te conceda también buena suerte —añadió el patriarca. (Por muy serio que estuviera creo que en verdad deseaba que yo triunfara.)
Así fue como dejé atrás el monasterio de Palanthas, cogí un barco a Nuevo Puerto y luego seguí un irregular camino terrestre hasta las zonas más recónditas de las Kharolis.
Y es allí, Excelencia, donde comienza en verdad mi historia, en esa era del futuro en la que fui un hombre mucho más joven.

En devoción a la verdad,
vuestro fiel siervo, Foryth Teel

20
Un alboroto en la noche

374d.C.
Entre el cuarto Bakukal del mes de Paleswelt y elprimer
Linaras del mes de Reapember.

El huerto de los manzanos estaba exactamente donde la kender había dicho que estaría. Danyal ató a Malsueño a una gruesa rama y recolectó toda la fruta que podía llevarse. Puso las manzanas en la nasa, a falta de un recipiente mejor y luego se comió varias sentado en la hierba mientras miraba cómo pastaba la yegua.
Malsueño, por su parte, miró siniestramente al muchacho con sus grandes ojos marrones, una mirada que intranquilizó a Danyal. Se imaginó que el caballo buscaba un modo de soltarse y quizá de propinarle una coz o, como poco, de salir al galope, para nunca más volver a verlo.
—Tal vez debería soltarte —pensó Danyal en voz alta—. A buen seguro vas a causarme más problemas de lo que vales.
Las orejas del caballo se irguieron y giraron hacia él Cuando Malsueño empezó a masticar otra manzana, Danyal sintió una extraña afinidad hacia el animal, como si los uniese un parentesco. Sabía que estaría aun más solo si el corcel huía, así que sonrió resignadamente y añadió:
—Supongo que estamos unidos, puesto que somos los dos únicos supervivientes de Waterton.
Su mente seguía sin aceptar que esto fuera verdad, así que intentó no pensar en ello y procuró decidir el camino que emprendería al día siguiente, aunque estos pensamientos eran también preocupantes, porque lo llevaban inevitablemente hasta el dragón que había volado hacia el norte.
Cuando oscureció, el chico se cubrió con la manta y se acostó, pero durmió muy inquieto toda la noche. Sus sueños se vieron invadidos por imágenes de fuego, de grandes alas rojas y de enormes fauces; mezclados con ellas, había episodios en los que veía a su madre y al resto de la familia, pero inmediatamente le eran arrebatados por alguna fuerza sobre la que él no tenía ningún control.
Despertó antes del amanecer, temblando de frío a pesar de la manta, y sintió un tremendo vacío en el estómago. Era un hambre que no podría ser aplacada sólo con manzanas, así que se encaminó hacia el río cuando las primeras luces teñían de dorado el horizonte, y antes de que se hubiera aclarado medio cielo ya tenía tres hermosas truchas. Hizo un fuego en el borde del huerto, y sintió el calor de las llamas; abrió y limpió los peces, y los clavó en afilados palos y los asó en el fuego.
Cuando el sol llegó a las copas de los árboles, él ya había desayunado y estaba caliente y seco. Cambió la cataplasma de barro de la herida de Malsueño, y se sintió aliviado al ver que había empezado a cicatrizar bien. Finalmente Cogió la soga con una mano y la vara de pescar con la otra y emprendió el camino por el sendero paralelo al arroyo.
Antes de que el sol alcanzara su cenit se encontraba ya más lejos de su casa de lo que había estado en toda su vida. El valle tenía el mismo aspecto que en Waterton, aunque notó que en el arroyo había más trechos de espumosas aguas blancas. El clima seguía siendo soleado y cálido, lo cual era de agradecer, y a veces conseguía recorrer más de un kilómetro sin pensar en el horror que le había hecho emprender su camino. Se distraía imaginando que estaba corriendo una aventura o que era un pescador que buscaba el estanque ideal con los peces perfectos.
Pero entonces volvían los recuerdos y la melancolía se apoderaba de él, tan opresiva como un cielo tormentoso, y amenazaba con convertirse en una gran depresión, como las tormentas de verano que amenazan primero para luego dejarlo a uno empapado.
El mismo sol parecía oscurecerse en el cielo, y Danyal frenaba la marcha y avanzaba a trompicones mientras luchaba contra el nudo que se le iba formando en la garganta. En estos momentos duros era Malsueño la que lo obligaba a seguir adelante; el gran caballo continuaba marchando con ritmo quedo y tiraba de la soga que el muchacho mantenía aferrada, con lo que evitaba el hundimiento total de su compañero de fatigas.
Esa noche acampó en un bosquecillo de cedros y comió de nuevo truchas frescas con un par de manzanas. Encendió una pequeña hoguera, y pasó la noche más cómodo y tranquilo que la anterior, protegido como estaba del viento por los árboles perennes.
En el tercer día de su expedición el terreno empezó a elevarse de forma apreciable. No había visto ningún asentamiento ni signo alguno de seres humanos u otra raza de constructores en el tiempo transcurrido desde que había dejado atrás las ruinas de su pueblo. Ahora las lejanas montañas se elevaban como una gran masa de color púrpura hacia el norte y hacia el oeste, y había lugares en los que veía alargadas manchas blancas de nieve perpetua y brillantes cornisas heladas repartidas por los altos riscos.
Al caer la tarde de ese día, llegó a una curva en el sendero del arroyo y se sorprendió al ver que un puente de piedra gris en forma de arco vadeaba el riachuelo. Soltó las riendas de Malsueño y trepó por una cuesta rocosa hasta llegar a una estrecha calzada, llena de baches. Pateando y bufando, el caballo consiguió llegar a su lado.
—¿Hacia dónde llevará esto? ¿O de dónde vendrá? —se preguntó en voz alta Dan, mirando hacia uno y otro lado del poco frecuentado sendero.
Malsueño bajó el hocico al suelo y arrancó un puñado de tréboles que crecían al borde del camino mientras Danyal intentaba pensar. No se veía huella alguna de botas, cascos o ruedas en el camino y se dio cuenta de que hacía tiempo que no se usaba; sin embargo, parecía sugerir que había algo interesante en cada sentido del camino; ¿por qué si no iban a construirlo?
Decidió acampar cerca de allí para considerar la cuestión durante la noche. Unos metros río arriba desde el puente encontró una pequeña gruta, con una ladera de musgo que descendía hasta un pronunciado recodo en el riachuelo que parecía prometer buena pesca. Aunque no sabía por qué lo hacía, Danyal procuró que su campamento provisional no fuese visible desde la calzada.
Tras volver a comer pescado asado, dispuso las cosas para mayor comodidad suya y del caballo. De nuevo se durmió enseguida, tras un día agotador.
Esta vez, sin embargo, su sueño fue interrumpido por un ruido que lo hizo incorporarse con el cuchillo en la mano antes incluso de haber identificado su procedencia. Después lo volvió a oír; era un grito de alarma seguido de una risa fría y corta.
Había hombres cerca de allí, y, a juzgar por los ruidos de lucha, algún desafortunado viajero se había encontrado con un grupo de bandidos o de asaltantes de caminos.
Danyal se quitó la manta de encima y, con el corazón saliéndosele del pecho, se arrastró hasta la entrada de la gruta. La ladera a este lado del camino era empinada y, en su base, a sólo unos metros de la calzada, distinguió los brillantes rescoldos de la hoguera de un campamento. Pese a la tenue luz, alcanzó a ver un hombre con la espalda contra el muro de piedra y otros cuantos, más grandes y fuertes, que cerraban el círculo en torno a él.
Malsueño, a su lado, estaba quieta y en silencio; los ollares le temblaban, y tenía las orejas inclinadas hacia adelante para captar mejor los sonidos. De repente Danyal cayó en la cuenta de que el caballo podía hacer ruido en cualquier momento y delatar su propia posición. No había forma de mover el caballo en silencio, así que para protegerse a sí mismo empezó a arrastrarse hacia un lado, siempre en lo alto de la ladera de la colina, para acortar la distancia que los separaba.
La luz aumentó cuando uno de los bandidos echó algo de leña seca al fuego, y Danyal pudo ver que el viajero solitario estaba desarmado, con la espalda contra la pared rocosa, enfrente de los otros. Al acercarse, el muchacho descubrió asombrado que, aunque desarmado, el hombre sostenía un libro en su mano izquierda. El tomo estaba abierto, y en la mano derecha tenía un tintero y una pluma que intentaba mojar sin éxito mientras se dirigía a sus atacantes.
—¿Dónde decís que estamos? ¿Y qué nombre fue ése? Lo siento, pero con esta luz es complicadísimo ver la página. Ah, gracias, así está mucho mejor —dijo, cuando echaron más leña al fuego.
—No te preocupes por eso —gruñó uno de los bandidos, un tipo muy apuesto cuyo brillante pelo negro y facciones firmes chocaban con la mugre de su jubón de cuero—. Entréganos tu bolsa, si es que albergas esperanzas de volver a ver amanecer.
Danyal se quedó boquiabierto. A pesar de haberlo adivinado, se sobresaltó al oír confirmadas las intenciones de los hombres. Se agazapó tras un árbol para mantenerse fuera de la vista, pero no despegó el ojo del hueco que quedaba bajo el tronco para poder seguir contemplando la escena que transcurría a la luz de la hoguera.
—Siento decir que mi bolsa no contiene gran cosa —decía el tipo. Parecía muy despreocupado, pensó Danyal, para alguien que podía estar enfrentándose a los últimos instantes de su vida.
—Esto podría acabar mal para ti. ¿No tienes miedo? —preguntó el apuesto bandido, pensando obviamente lo mismo. Se pavoneó como si fuera el cabecilla del grupo—. ¡Eh, Balayar, dame una tea! ¡Quizá podamos hacer que este tipo lo piense dos veces antes de darnos sus respuestas!
—Vale, Kelryn —contestó otro y metió en el fuego una rama repleta de agujas secas. Las llamas chisporrotearon en la noche y estallaron con chasquidos y siseos, arrojando una luz tan brillante que Danyal temió que descubrieran su escondite.
Entonces oyó otro ruido, un estrépito que se producía cerca de donde él se encontraba. Los bandidos blasfemaron y volvieron su atención hacia el campamento del muchacho. Danyal supo al instante lo que había pasado: asustada por la resplandeciente llama, Malsueño había conseguido desatar el ronzal, y ahora se acercaba a él, tropezando entre las rocas.
—¡Mirad! ¡Allí! Un hombre a caballo —gritó uno de los bandidos apuntando hacia la oscura silueta del asustado corcel.
Malsueño relinchó, un sonido estridente que atravesó la oscuridad. Coceando y resbalando sobre la grava, el asustado caballo negro avanzó por la empinada ladera. Muchos de los cantos se soltaron y empezaron a rodar hacia abajo con velocidad creciente.
En cuestión de segundos, el ruido de la avalancha se hizo más ensordecedor que los gritos de los hombres o el asustado relinchar del caballo. Danyal vio cómo una gran roca salía despedida para ir a aterrizar ruidosamente en medio del fuego, del que se alzó una lluvia de chispas y ascuas.
Ahora los hombres gritaban e intentaban alejarse de allí. Danyal alcanzó a distinguir que los bandidos miraban con ojos enloquecidos hacia todos lados, con las espadas desenvainadas en espera de sus atacantes. Otra gran roca atravesó ruidosamente el campamento y golpeó a su paso a uno de los bandidos, que quedó retorciéndose y quejándose en medio del camino.
El cabecilla se arrodilló sobre el hombre herido, que gritaba de dolor; una espada centelleó a la luz del fuego, y los lamentos del herido cesaron para dar paso a un grito agudo que murió en un repugnante gorgoteo de sangre.
Luego los bandidos desaparecieron; sus pasos se alejaron por el camino mientras la avalancha de rocas llegaba a su fin y sólo restaba una lluvia de piedras y gravilla, que se precipitó hasta el pie de la ladera. La espesa polvareda levantada por las rocas se le había metido a Danyal en la nariz y en la boca, y el muchacho se preguntó qué le habría pasado al viajero solitario; su campamento había quedado sepultado bajo una gruesa capa de cascotes y no parecía haber nada o nadie que se moviera allí abajo.
El chico bajó cautelosamente por la cuesta y vio que Malsueño había conseguido de algún modo llegar hasta la calzada. El corcel negro lo miró impasible mientras él buscaba entre los cascotes, hasta que lo sobresaltó una voz procedente de las sombras.
—Hola —dijo el viajero, dando un paso adelante. Danyal advirtió que lo había protegido el saliente del risco bajo el cual lo habían empujado las afiladas espadas de los bandidos.
—Ho... hola-—contestó el joven—. ¿Está bien?
—Creo que sí —repuso el hombre—. He de admitir que fue mala suerte lo de la avalancha de rocas.
—¿Mala suerte? —Danyal estaba asombrado—. Creo que eso acaba de salvarle la vida.
—¡Oh, no! —replicó el tipo—. Sólo hizo huir a esos hombres justo cuando uno de ellos estaba a punto de decirme su nombre.
El joven iba a responderle que a él le había parecido que los bandidos tenían otras intenciones que las de mantener una conversación informativa, pero el desconocido parecía tan sincero y preocupado que Danyal cambió de idea.
—Me llamo Danyal Thwait —se presentó—. ¿Quién es usted?
—Foryth Teel —contestó el hombre, con cara de preocupación, mientras recogía el libro que el bandido había tirado contra las rocas—. No se ha estropeado —le dijo a Danyal, como si no hubiera duda acerca de la inquietud del muchacho por el buen estado del tomo.
—Bien —respondió el joven—. Pero ahora, Foryth Teel, ¿por qué no me acompaña? Creo que debemos buscar otro lugar para acampar.

21
Mente y alma caóticas

374 d.C.

En los momentos en que la esencia de Fistandantilus se volvía enloquecedora y frustrantemente consciente, el archimago sabía que había languidecido dentro de su anfitrión kender durante muchas décadas. El espíritu ansiaba escapar; necesitaba ejercitar el poder que atraería a sus; víctimas, almas que podría absorber y vidas que usaría para restablecer su fuerza. Pero en todas las ocasiones sus deseos se frustraron y siguieron siendo meros recuerdos de una época pasada de poder y de magia.
Con el transcurso del tiempo, el ansia del archimago se convirtió en necesidad imperiosa, y sus deseos de venganza se incrementaron. Decidió que, cuando por fin consiguiera celebrar su triunfo final, las matanzas consumirían ciudades enteras con miles y miles de vidas.
En estos momentos de lucidez recordaba su talismán, el heliotropo. De vez en cuando casi podía notar el latido de la gema en sus manos, lo que evidenciaba cuán intensos eran sus recuerdos de su calidez y su vitalidad. El artefacto había sido siempre devorador de almas, y ahora latía con el poder acumulado de las muchas vidas consumidas.
La gema seguía siendo su mejor esperanza, porque sus esfuerzos la habían llevado a las manos de uno que podía usarla, un hombre que había sido un falso clérigo y que ahora se había convertido en cabecilla de unos bandidos.
A veces, el alma de Fistandantilus intentaba alcanzar al señor de los bandidos, usando la piedra como conducto. El hombre había sido manejable en algunas otras cosas y se mostraba más que dispuesto a usar los poderes de la piedra, Pero también era testarudo e independiente, y en vez de ceder había aprendido a usar la piedra para su beneficio personal. Y, como consecuencia de estar alojado en un intratable kender, el archimago era incapaz de usar a su anfitrión para recuperar la gema.
Pero el archimago sabía tener paciencia; tarde o temprano llegaría una oportunidad para que el kender tocase la piedra, y entonces Fistandantilus podría reafirmar su poder y su control: el falso clérigo se convertiría en su herramienta, y el kender trotamundos estaría condenado, con lo que finalmente el camino para que el archimago volviera a reencarnarse quedaría expedito. Hasta entonces, sin embargo, Fistandantilus continuaría permitiendo pacientemente que el poder del heliotropo sustentara al hombre y evitara su envejecimiento.
El ancestral hechicero también era consciente de que había otra posible vía de supervivencia. Podía ver a través de un par de ojos que de vez en cuando le ofrecían a Fistandantilus una visión específica, e incluso en su estado etéreo sabía que no estaba viendo el entorno de su anfitrión kender. No, éstos eran otros ojos; ojos de poder y de magia, pero que no tenían sustancia de carne, de tejido o de lágrimas.
Cuando la imagen era nítida, el archimago veía fuego y humo, una caverna en la que la lava hervía y burbujeaba.
A veces veía un rostro infame, una gran cabeza con escamas y colmillos que se elevaba para contemplarlo, que miraba a sus ojos descarnados con las propias esferas amarillas de pupila alargada. Era un gran dragón que intentaba comunicarse con la calavera. Fistandantilus debía tener cuidado; sabía que nunca podría controlar a una bestia así, ni siquiera del modo limitado en que controlaba al Buscador.
Durante breves instantes, el poder del archimago aumentaba y conseguía aunarse con el de la calavera o la gema. En estos momentos, el intelecto y la voluntad del kender quedaban completamente anulados.
Pero siempre ocurría que el poder del anciano mago no podía sostenerse, y entonces la caótica mente del kender se resistía y lo rechazaba hasta reducir su creciente presencia a jirones; así, su conciencia menguaba y él gritaba en silencio su horror y su frustración hasta que la disolución lo volvía a enviar al páramo de sus propias ambiciones. El kender recuperaba su conciencia y su voluntad y quedaba libre de nuevo para continuar el caprichoso vagabundeo que duraba ya un tiempo interminable.
A duras penas lograba Fistandantilus reunir el poder que necesitaba para asegurarse de que el kender no envejeciera. Haciendo uso del acopio de vidas consumidas con anterioridad, el archimago mantuvo la juventud de aquel necio durante décadas para que éste no sufriera los efectos debilitantes del paso de los años. Tal como ocurría con el portador del heliotropo, el anciano hechicero no osaba permitir que su excesivamente frágil herramienta sufriera los estragos del tiempo, no fuera que el mortal pereciera antes de satisfacer los deseos del archimago.
Pero ¿sería alguna vez libre?
En realidad Fistandantilus no aceptaba la posibilidad del fracaso. Tenía una paciencia sin límites, y sabía que tarde o temprano la poderosa gema y el vagabundo kender se unirían. A la espera de ese momento, casi podía saborear la sangre, oír los gritos de las víctimas de su mortal y consumidora magia. Su venganza requeriría muchas, muchísimas víctimas, y se regocijaba con imágenes de conflagraciones masivas, de mortales indefensos machacados, uno tras otro, por sus propias manos.
Aunque tales satisfacciones sólo existían de momento en su imaginación, empezó a sentir la inminencia de un encuentro. Su esperanza, su talismán, se acercaba. La sensación fue aumentando en fuerza y sustancia hasta que pudo oír el latido de ese corazón constante: la gema de Fistandantilus.
Estaba ahí fuera, y no muy lejos.

22
Un historiador en su salsa

Primer Palast del mes de Reapember
374d.C.

En vez de seguir la calzada en una u otra dirección, Danyal cogió su vara de pescar y su nasa y llevó a Malsueño y a Foryth por el sendero del arroyo hasta que estuvieron a unos ochocientos metros o más del puente, río arriba. La noche era oscura y el camino irregular, pero al muchacho no le molestó, ya que pensó que también sería difícil para aquellos que intentasen seguirlos.
—Aquí deberíamos estar a salvo —manifestó finalmente Danyal cuando los dos humanos y el caballo toparon con un nicho rocoso cerca de la orilla.
—Por supuesto —convino Foryth, que seguía exhibiendo un buen humor sorprendente—. Gilean sabe que estoy preparado para dormir una noche entera en cuanto tome unos apuntes.
—Eh..., creo qué uno de nosotros debería permanecer despierto, por si vuelven esos hombres. Podríamos turnarnos. —El muchacho miró nervioso hacia el bosque, escudriñando con fijeza cada sombra que se movía, y atendiendo a cada susurro de las hojas y cada chasquido de rama. Con un escalofrío, pensó en el joven y apuesto bandido y sus extraños ojos sin vida, y supo que, si el hombre los encontraba de nuevo, los mataría antes incluso de pararse a hablar con ellos.
Danyal tuvo que admitir, sin embargo, que este nuevo campamento se hallaba en una situación ideal para ocultarse. Estaba muy resguardado, casi totalmente cubierto por una bóveda de follaje, y si se mantenían en silencio estarían a salvo, a no ser que alguien entrara por accidente dentro del propio escondite.
Poco preocupado, al parecer, por los aspectos prácticos, Foryth se había arrodillado para hacer saltar una chispa sobre un montón de yesca que había reunido. Con alguna dificultad, consiguió encenderla y abanicó con la mano por encima de las secas agujas de pino, eh un intento vano de airear las llamas.
—¿No cree que estaríamos mejor sin un fuego? —preguntó el muchacho—. Lo digo por si vuelven. Los ayudaría a encontrarnos.
—Oh, creo que hace ya tiempo que esos rufianes se han marchado —repuso el viajero con aire despreocupado—. Vamos a ver... ¿Dónde me había quedado?
—Espere, deje que lo ayude —dijo Danyal con un suspiro.
Admitiendo para sus adentros que era una noche más fresca de lo normal, se arrodilló para soplar las ascuas. En el interior de la gruta era difícil saber hacia dónde soplaba el viento, por lo que Danyal sólo pudo confiar en que no llevase el humo hacia la calzada.
En poco tiempo brotó una llamarada amarilla que creció rápidamente cuando el fuego fue alimentado por trocitos de corteza y pequeñas ramitas.
Foryth usó la parpadeante luz para iluminar la página del libro que había sacado de su bolsa, la cual había apoyado contra la rocosa pared; de nuevo había cogido la pluma y el tintero, y había dejado éste a un costado, sobre una roca lisa.
—¿De verdad va a ponerse a escribir? ¿Ahora? —Danyal no daba crédito a sus ojos.
—Pues claro. La mejor historia se escribe cuando está aún fresca en la memoria del historiador. ¿Oye, no captarías por casualidad el nombre de ese tipo, verdad? Ya sabes, el joven y apuesto que aparentaba ser el jefe.
—¡No me importa cómo se llamaba! —chilló Danyal, pero enseguida se mordió la lengua al oír el eco de su grito devuelto por el bosque. Bajó el tono de voz hasta un suave susurro—. Es un bandido, y podría seguirnos los pasos en este momento.
Pero Foryth ya estaba enfrascado en su tarea, y su única respuesta fue el chirriar de la pluma sobre la página.
—Veamos, el día es el primer Palast del mes de Reapember, durante este año de nuestra era 374 d.C. —Foryth se aclaró la garganta como si llevara a cabo un ritual.
»Bandidos encontrados en el camino de Loreloch, cinco días después de salir de Haven. Después de atardecer, visitaron mi campamento... Veamos... ¿cuántos contaste tú?
La repentina pregunta cogió por sorpresa a Danyal.
—Eh... creo que había seis o siete. Esos vi, por lo menos. Podrían haber sido...
—Maldigo la mala suerte que impidió que ese tipo me dijera su nombre —repitió el historiador con terquedad, aunque su queja no detuvo el deslizarse de la pluma sobre el papel.
—Uno de ellos lo llamó Kelry o algo similar —recordó Danyal.
—Mmm, sí, creo que tienes razón. Era algo parecido a eso. —Miró con ojos entrecerrados la página y, articulando en silencio sus pensamientos, el hombre escribió con movimientos rápidos y suaves. Una sola vez levantó la vista para mirar al muchacho, pero a Danyal le pareció que Foryth ni siquiera lo veía.
—¿Qué lo trajo por aquí? —preguntó Danyal, cuando Foryth, tras escribir durante varios minutos, estiró la mano y parpadeó varias veces.
—¿Qué? Oh, gracias, un té sería estupendo —contestó el solitario viajero y volvió a enfrascarse en la página. El penacho de la pluma pasaba por delante de su nariz al desplazarse, proyectando su sombra en el fino rostro del hombre, cuyas facciones estaban tensas por la concentración. Foryth Teel interrumpió un instante su trabajo para mojar la pluma mientras se mordisqueaba, pensativo, la punta de la lengua.
—Eh... no tengo té —manifestó Danyal, aprovechando la momentánea pausa de la pluma.
—Sí, claro, eso sería muy agradable —asintió con la cabeza Foryth, aunque su pensamiento permanecía en algún lugar, a gran distancia de allí—. Nos ayudará a quitarnos el frío de los huesos y todo eso. Ahora... ¿Dónde estaba yo?
Danyal suspiró, y pensó que ya podría informar al historiador de que se les estaba cayendo encima el cielo, que seguro que Foryth se limitaría a sugerir —eso sí, muy educadamente— que le gustaría con un poco de azúcar.
El muchacho miró fijamente las llamas, abatido. Por alguna razón, aunque tenía un compañero en su campamento por primera vez desde que había dejado el pueblo, se sintió más solo que nunca. Foryth Teel era incapaz de mantener una conversación decente, y al mismo tiempo el viajero distraído daba la impresión de ser terriblemente vulnerable si los bandidos decidían volver. De nuevo Danyal se preocupó por la lumbre. Sabía que el fuego era como un faro que llegaba mucho más allá de los confines de su estrecha gruta.
Se le ocurrió que podría coger a Malsueño y subir un poco más por el sendero del arroyo, pero no estaba preparado para dar la espalda al extraño viajero. Foryth Teel sería muy distraído, pero por lo menos no parecía representar una amenaza.
Y le hacía compañía.
Finalmente el historiador respiró hondo y levantó la vista; el libro permanecía abierto en su regazo, pero puso la pluma con cuidado sobre la lisa roca en la que había dejado su tintero.
—¿Dijiste algo acerca de un té? —preguntó.
—¡No! —La exasperación de Danyal se reflejó en su voz-—. Le pregunté qué hacía en esta calzada y, cuando usted dijo que quería té, yo le contesté que no tenía.
—¿Qué? Ay, perdóname. Yo tengo té, y tardaré sólo un minuto en prepararlo.
Danyal esperó con impaciencia mientras el viajero sacaba un puchero de hojalata de su fardo, cogía algo de agua del riachuelo, al que estuvo a punto de caer, y luego miraba en vano las llamas, buscando un lugar para poner la olla.
—Aquí. —Con un suspiro, el muchacho usó un palo para apartar unas brasas de las llamas—. Ponga la tetera sobre estos rescoldos.
—¡Espléndido! Ahora, ¿qué era lo que intentabas preguntarme?
Danyal estaba a punto de musitar que ya no le importaba, cuando el rostro de Foryth sé iluminó al recordarlo todo de repente.
—Oh, sí. Qué hago aquí. Te aseguro que tendrían que admitirme como clérigo si tuviera respuesta para esa pregunta. —Rió su propia chanza, aunque el joven no le encontraba pizca de gracia.
»Me dirijo a un lugar llamado Loreloch —continuó Foryth—. Está entre estas colinas —dijo, haciendo un vago gesto hacia la oscuridad que los rodeaba.
—Nunca he oído hablar de ese sitio —repuso Danyal—, pero también es cierto que nunca me he alejado mucho de Waterton.
—Bueno, es una especie de lugar secreto. A decir verdad la mayoría de la gente no sabe que existe. Según me han dicho es un pequeño pueblo, agrupado alrededor de un caserón, una fortaleza protegida por hombres armados. El señor de la casa no tiene mucha relación con el exterior.
—¿Y por qué quiere ir allí? —Danyal también se preguntó cómo pensaba el despistado investigador encontrar su ubicación.
—¡Por Fistandantilus! —dijo Foryth lacónicamente, como si ese nombre fuera la clave de todos sus planes y ambiciones; al observar que Danyal no se mostraba terriblemente impresionado, prosiguió—: Soy un historiador e intento hacer la crónica de la historia del archimago más grande de Krynn. En concreto, hay un hombre que vive en Loreloch. Se mudó allí después de que los Buscadores fueron expulsados de Haven.
—He oído hablar de Haven —declaró, orgulloso, el chaval—. De allí vinieron mis antepasados, poco después del Cataclismo.
Quizá Foryth no lo oyó, pero el caso es que no interrumpió su cháchara.
—Este hombre, el falso Buscador, declaró que el archimago Fistandantilus era un dios, y que él era el sumo sacerdote de su religión. Durante un tiempo tuvo bastantes seguidores, hasta que, claro está, los Buscadores se revelaron como falsos clérigos.
Muy a pesar suyo, Danyal estaba fascinado por la historia.
—Eso fue cuando vinieron los dragones, ¿verdad? Y la gente descubrió que Paladine y la Reina Oscura seguían aquí, y podían responder a sus oraciones.
—Sí, las dos grandes deidades viven, al igual que lo hacen otros muchos dioses: Gilean, el patriarca de mi propia fe, y la amable Mishakal, y otros más, no tan benignos. Pero volvamos a mi historia. Este falso clérigo fue desterrado de Haven, y con un pequeño grupo de seguidores se adueñó de la fortaleza de Loreloch.
—¿No se opusieron los señores supremos? —preguntó Danyal—. Quiero decir, que ya sé que yo aún no había nacido, pero he oído que durante la guerra vinieron incluso a Waterton, y obligaron a que la gente les pagara con comida de cada cosecha, bajo amenaza de enviar sus dragones y destruir la aldea. —El muchacho se estremeció cuando su mente evocó un vivo recuerdo de lo que acababa de describir. Miró al hombre por el rabillo del ojo, aliviado al ver que Foryth no parecía haber advertido su angustia. Por alguna extraña razón, deseaba que el incidente siguiera siendo un secreto.
—Podrían haber hecho lo mismo a Loreloch, Gilean lo sabe. Podrían haber enviado un dragón para arrasar el lugar si estaban descontentos —admitió el hombre—. A decir verdad, no sé por qué no lo hicieron. Quizá simplemente no pusieron atención, o quizás era una amenaza demasiado pequeña para molestarse.
Foryth se aclaró la garganta, y Danyal se dio cuenta de que el hombre organizaba sus ideas para retomar el hilo dé su disertación tras la pregunta.
—Había otro detalle único en este clérigo de Fistandantilus. A diferencia de la mayoría de los Buscadores, él tenía por lo menos un poder sobrenatural: aunque había sido el líder de su secta durante casi cien años, nunca se lo vio envejecer. Se dice que sobrevivió a la guerra, que acabó hace ya más de veinte años, claro. Me pregunto si sigue teniendo el mismo aspecto juvenil que tenía entonces, aun después de que su iglesia fuera desarticulada y tuviera la suerte de escapar hacia el destierro.
—¿Suerte? —se extrañó Danyal.
—En comparación con la muerte, yo diría que sí. Después de todo, un personaje tan poderoso como el señor supremo del ejército draconiano había emitido una orden de muerte contra él. Ahora el hombre hace periódicas incursiones desde Loreloch contra los pueblos vecinos, y asalta a los viajeros que entran y salen de Haven y los puertos costeros.
—¿No se oponen los Caballeros de Solamnia a sus robos y su pillaje? —En varias ocasiones a lo largo de su vida, Danyal había visto a uno o dos de los guerreros con armadura atravesar Waterton. Recordaba vivamente su porte digno y su aire de competencia que infundían gran respeto—. Supongo que nadie saldría bien librado de un enfrentamiento con ellos.
—Bueno, en esto último tienes razón, pero los caballeros han estado terriblemente ocupados desde la guerra. Han intentado restablecer algo de orden en sus dominios, y tuvieron que enfrentarse a otra invasión procedente de Palanthas pocos años después de que fuera derrotada la Reina Oscura. Además, el Nuevo Mar separa estas tierras de los centros de poder de los caballeros, aunque hay por aquí un oficial de la Orden, de nombre sir Harold el Blanco, si bien tiene bajo su responsabilidad un gran territorio. Así que yo diría que no, que Loreloch está demasiado alejado de todo para requerir la atención de nuestros protectores solámnicos.
—Pero ¿por qué quiere ir allí? —insistió Danyal.
—Ya te lo dije. —Foryth parecía exasperado, aunque el chico no recordaba haber oído una respuesta a esa pregunta—. ¡Fistandantilus!
—¿Está allí? Pero ¡si dijo que estaba muerto!
—No está allí. Pero el señor de Loreloch declaraba rendir culto al archimago, y este hombre no envejece, y yo quiero averiguar por qué.
—Si es un lugar secreto, ¿cómo piensa encontrarlo?
—Con mi libro, naturalmente. El libro del saber —explicó Foryth, como si el muchacho debiera entender todo lo que estaba diciendo.
Danyal aguardó a que el historiador dijera algo más, pero Foryth sacudió la cabeza, como si desechara alguna idea, y el muchacho se preguntó si no habría otra razón más por la que el hombre había emprendido su viaje.
El historiador siguió con sus garabatos, musitando bajito para sí mismo, y Danyal notó que sus párpados se hacían más pesados. Se echó hacia atrás y encontró una lisa maraña de raíces que le podía servir de almohada, y en pocos momentos se quedó dormido. Sus sueños se llenaron con imágenes de dragones y de caballeros, de una fortaleza en lo alto de una montaña, y de oscuros bosques repletos de peligros. Durante largo tiempo corrió, esquivando los árboles, intentando respirar, pero no podía escapar.
El chasquido de una rama al romperse lo sacó de las profundidades de su sopor, tan bruscamente que se preguntó si no acababa de cerrar los ojos un segundo antes. Pero no; el fuego se había reducido a un montón de brasas, y Foryth también dormía, apoyado contra la roca sobre la que había estado escribiendo.
—Despierte —susurró Danyal, mirando con preocupación a su alrededor. A través de la evocación de su sueño oía los ecos del chasquido de la ramita y supo que había algo ahí fuera. Algo grande.
Parpadeó al ver moverse las sombras y se encontró mirando a un apuesto rostro que creyó reconocer. Una afilada hoja de acero reflejaba la leve luz rojiza del fuego.
—¡Vaya, qué suerte la mía! —dijo el joven bandido, cuyos ojos miraban a uno y a otro—. ¡Parece que mi pobre red ha atrapado dos pajaritos!



Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1)