Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

martes, 12 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - JUEGO DE GUERRA

JUEGO DE GUERRA
Philip K. Dick
 
 
 
El hombre alto recogió del cesto de alambre los recordatorios recibidos por la mañana,
se sentó a su escritorio de la Sección Control de Importaciones Terran y los distribuyó
para leerlos; luego se colocó los lentes de iris y encendió un cigarrillo.
—Buenos días —saludó a Wiseman la voz metálica y gárrula de la primera memoria
cuando pasó el pulgar por la línea de la cinta empastada.
Continuó escuchando, distraído, mientras miraba por la ventana la playa de
estacionamiento.
—Escuche, ¿se puede saber qué les pasa a ustedes? Les enviamos ese lote de... (Se
produjo una pausa mientras el que hablaba, gerente de ventas de una tienda por
secciones de Nueva York, buscaba su referencia)... juguetes ganimedianos. Bien saben
que deben estar aprobados antes de la campaña de compras de otoño, a fin de tenerlos
en depósito para la época de Navidad —gruñó el gerente de ventas—. Los juguetes
bélicos volverán a estar en demanda este año. Tenemos pensado comprar gran cantidad
—dijo para concluir.
Wiseman siguió presionando con el pulgar hasta escuchar el nombre y título del que
hablaba.
—Joe Hauch —chirrió la voz del memorandum—; sección niños de Appeley.
Ah, pensó Wiseman para sí. Dejó la cinta a un lado y tomó otra en blanco, dispuesto a
contestar. De pronto dijo, a media voz.
—¿Qué sucede con esos juguetes ganimedianos?
Creyó recordar que el laboratorio de prueba los había recibido hacía tiempo; por lo
menos un par de semanas.
Por esa época se prestaba especial atención a todos los productos ganimedianos. En
el último año las lunas habían superado su habitual ambición económica y, de acuerdo a
los servicios de inteligencia, habían empezado a tramar algún tipo de acción militar abierta
contra ciertos intereses que competían con los suyos, entre los cuales los Tres Planetas
Internos ocupaban el primer lugar. Sin embargo, hasta el momento no había ocurrido
nada. Las exportaciones mantenían su calidad habitual; no habían aparecido bromas
pesadas, ni pintura tóxica para lamer, ni cápsulas llenas de microbios.
A pesar de eso...
Una comunidad con tanta inventiva como los ganimedanos podían darse el lujo de
demostrar su capacidad de creación en el campo que se le antojase. Podían encarar la
subversión, por ejemplo, como cualquier otro tipo de actividad, con gran despliegue de
imaginación y cierto sentido del humor.
Wiseman salió de la oficina y se dirigió al edificio anexo en el que funcionaban los
laboratorios de prueba.
 
Rodeado de un montón de productos de consumo semi-desarmados, Pinario levantó la
vista hacia su jefe, Leon Wiseman, que acababa de cerrar la última puerta del laboratorio.
—Me alegro que haya venido —dijo Pinario—. Le aconsejaría que se coloque un traje
profiláctico: no debemos arriesgarnos.
Wiseman lo miró con expresión adusta, sin dejarse impresionar por el tono placentero
de su empleado. Sabía que Pinario sólo trataba de ganar tiempo, pues su trabajo tenía
cinco días de atraso, por lo menos, y presentía, sin duda, que esta reunión con su jefe no
sería muy agradable.
—He venido por esas tropas de choque para invadir la ciudadela a seis dólares el juego
—dijo Wiseman, caminando entre pilas de artículos de diverso tamaño aún sin
desempacar que esperaban su turno para las pruebas correspondientes y el visto bueno
final.
—¡Oh!, ese juego de soldaditos ganimedianos —dijo Pinario, con alivio.
Con respecto a ese artículo tenía la conciencia tranquila. Todos los probadores del
laboratorio conocían las instrucciones especiales del gobierno cheyenne sobre los
Peligros de Contaminación para las Poblaciones Urbanas Inocentes por partículas de
Culturas Enemigas, un memorandum extremadamente complicado recibido de las esferas
oficiales. Siempre le quedaba un último recurso de defensa: consultar los registros y citar
el número de la directiva.
—Los he separado del resto —explicó, disponiéndose a acompañar a Wiseman—
porque los creo muy peligrosos.
—Vamos a ver —dijo Wiseman—. ¿Crees que es una precaución necesaria o es un
caso más de paranoia con respecto a un «medio foráneo»?
—Está justificado —afirmó Pinario—, sobre todo por tratarse de artículos destinados a
los niños.
Siguieron el trayecto señalado por algunos carteles hechos a mano hasta llegar a un
boquete en la pared que revelaba una habitación lateral.
La extraña escena que vio en el centro del cuarto hizo detener de golpe a Wiseman: un
maniquí de plástico, con las medidas de un niño de cinco años y vestido con ropas
corrientes, estaba sentado en el suelo, rodeado de juguetes. En ese momento el maniquí
estaba hablando.
—Esto me aburre —dijo—. Hagan algo diferente.
Después de una breve pausa, volvía a repetir lo mismo: «Esto me aburre, hagan algo
diferente».
Todos los juguetes esparcidos por el suelo, provistos de mecanismos que respondían a
instrucciones verbales, cumplieron el ciclo completo de sus diversas acciones y volvieron
a empezar.
—Nos permite ahorrar salarios —explicó Pinario—. Este montón de basura debe
cumplir todo un repertorio de funciones para que el comprador quede satisfecho de su
inversión. Si nosotros nos encargáramos de hacerlos funcionar no podríamos movernos
de aquí.
Frente al maniquí había un grupo de soldados ganimedianos y una ciudadela
especialmente construida para rechazar el ataque de los mismos. Los soldados trataban
de acercarse a hurtadillas efectuando diversas maniobras complicadas, pero al oír las
palabras del maniquí habían hecho alto. En ese momento se estaban reagrupando.
—¿Registras todo esto en cinta? —preguntó Wiseman.
—Por supuesto —respondió Pinario.
Los soldados, de unos quince centímetros de altura, estaban construidos con el
termoplástico casi indestructible que había hecho famosos a los fabricantes
ganimedianos. Lucían uniformes de material plástico, una síntesis de varios trajes
militares usados en las Lunas y en los planetas vecinos. En cuanto a la ciudadela, era un
bloque de metal oscuro y amenazador, similar a los fuertes tradicionales con las
superficies superiores salpicadas de orificios para espiar y un puente levadizo que
quedaba oculto. En su torrecilla más elevada ondeaba una bandera de colores.
Se oyeron algunos estampidos sibilantes producidos por una serie de proyectiles que
arrojaba la ciudadela y que explotaban en medio del grupo de soldados dispuestos al
ataque rodeándolos de un nube de humo.
—Está respondiendo al ataque —observó Wiseman.
—Sí, pero en última instancia sale perdiendo —explicó Pinario—. Así debe ser.
Considerada desde un punto de vista psicológico, representa la realidad exterior los doce
soldados, por otra parte, representan para el niño sus propios esfuerzos para enfrentar
obstáculos. Al participar en el asalto a la ciudadela, el niño desarrolla la capacidad para
enfrentarse a un mundo hostil. Eventualmente resultará vencedor, pero sólo después de
poner todo su esfuerzo y paciencia en la lucha. Al menos eso indica el folleto de
instrucciones —concluyó Pinario, entregando un ejemplar a Wiseman.
Wiseman echó una mirada al folleto.
—Las pautas de asalto ¿varían siempre? —preguntó.
—Hace una semana que lo estamos probando y todavía no han repetido el mismo tipo
de asalto. Bueno, tenemos varias unidades en acción.
Los soldados se arrastraban en torno a la ciudadela, acercándose cada vez más.
Varios mecanismos de medición asomaron en las paredes del fuerte para determinar los
movimientos de los soldados. Estos usaban, para esconderse, los distintos juguetes que
estaban siendo probados.
—Poseen orientación objetiva —explicó Pinario— y pueden aprovechar ciertas
características accidentales del terreno. Por ejemplo, si encuentran a su paso una casa de
muñecas qué estamos probando, trepan por ella como si fueran ratones. Se meten por
todas partes.
Para demostrar lo que afirmaba tomó una nave espacial de buen tamaño y la sacudió:
cayeron dos soldados.
—¿En qué proporción consiguen su objetivo los asaltos? —preguntó Wiseman.
—Hasta ahora han tenido éxito en uno de cada nueve asaltos —dijo Pinario—; pero en
la parte posterior de la ciudadela hay un tornillo que puede regularse para obtener una
mayor proporción de intentos logrados.
Los dos se abrieron paso entre los soldados que avanzaban y se inclinaron para
examinar la ciudadela de cerca.
—Aquí está la fuente de energía —explicó Pinario—. Muy ingenioso. Las instrucciones
para los soldados también emanan de aquí. Un polvorín con transmisión de alta
frecuencia.
Abrió la parte posterior de la ciudadela para mostrar a su jefe el compartimiento
destinado a depósito de proyectiles. Cada bala constituía un elemento de instrucción.
Para formar un modelo de asalto las balas, arrojadas al aire, vibraban y volvían a
reagruparse en un orden distinto. Así se lograba obtener el factor azar. Pero como había
un número finito de balas, debía haber también un número finito de asaltos.
—Estamos tratando de determinar todos los patrones de asalto —dijo Pinario.
—¿No se puede acelerar el proceso?
—No, hay que darle el tiempo necesario; puede ser que posea mil pautas distintas y
entonces...
—...es posible que el siguiente —dijo Wiseman, terminando el pensamiento del otro—
describa un ángulo de noventa grados y tire contra la persona que esté más cerca.
—O quizá algo peor —admitió Pinario, sombrío—. Ese paquete de energía posee unos
cuantos ergos; está preparado para funcionar durante cinco años, pero si toda saliera
simultáneamente...
—Continúe las pruebas —ordenó Wiseman.
Se miraron entre ellos y luego volvieron la atención a la ciudadela. Para entonces los
soldados se habían acercado al fuerte; de súbito, un muro de la ciudadela se bajó
parcialmente dejando al descubierto la boca de un cañón; los soldados se tiraron cuerpo a
tierra.
—Nunca había visto esto —dijo Pinario.
Hubo un silencio. Transcurridos algunos minutos el maniquí del niño, sentado entre los
juguetes, dijo:
—Esto me aburre. Hagan algo diferente.
Los dos hombres se estremecieron mientras los soldados volvían a levantarse para
reagruparse.
 
Dos días después apareció en la oficina el supervisor de Wiseman, un hombre bajo y
morrudo, con ojos saltos y expresión iracunda.
—Escuche: tiene que sacarme esos juguetes de la fase de prueba —dijo Fowler—.
Tiene tiempo hasta mañana.
Iba a salir de la oficina cuando Wiseman lo detuvo.
—Se trata de algo muy serio —explicó—; venga al laboratorio y verá que está
sucediendo.
Fowler lo acompañó, aunque sin dejar de argumentar durante todo el trayecto.
—Parece no tener noción del capital que algunas firmas han invertido en estos artículos
—le decía en el momento de entrar en el laboratorio—. Por cada artículo de muestra que
usted tiene aquí hay en la Luna una nave o un depósito con miles de ellos esperando el
permiso oficial para entrar aquí.
Como no había rastros de Pinario, Wiseman empleó su propia llave.
Rodeado de juguetes, como antes, el maniquí construido por los hombres del
laboratorio continuaba sentado en el suelo. En torno a él, varios juguetes cumplían con su
ciclo mecánico. El ruido ensordecedor de todos los aparatos en funcionamiento hizo dar
un respingo a Fowler.
—Este es el artículo en cuestión —dijo Wiseman, inclinándose hacia la ciudadela—.
Como puede ver, hay doce soldados. Considerando ese número, la energía de que
disponen y los complejos datos de instrucción...
—Hay sólo once soldados —dijo Fowler interrumpiéndolo.
—Quizá alguno se ha escondido por ahí —dijo Wiseman.
—Tiene razón —dijo, detrás de ellos, una voz.
Era Pinario; su rostro tenía una extraña expresión.
—ordené que se organizara una búsqueda. Falta uno.
Los tres permanecieron en silencio.
—Quizá fue destruido por la ciudadela —se atrevió a decir Wiseman.
—Pero según las leyes de la materia —dijo Pinario—, si lo destruyó ¿qué hizo con los
restos?
—Es posible que los haya transformado en energía —aventuró Fowler mientras
examinaba la ciudadela.
—Tuvimos una idea ingeniosa —dijo Pinario—; cuando nos dimos cuenta de que había
desaparecido un soldado pesamos la ciudadela y los once restantes. El peso total es
exactamente igual al peso del juego completo, es decir a la ciudadela más los doce
soldados. Por lo tanto, debemos dar por sentado que está dentro, en alguna parte —
concluyó, señalando la ciudadela que en ese momento apuntaba hacia los soldados que
avanzaban para atacar.
Al mirarla de cerca, algo dijo a Wiseman que la ciudadela había cambiado; no estaba
como antes.
—Vamos a ver; pasen las cintas —dijo Wiseman.
—¿Qué? —preguntó Pinario ruborizándose— ¡Oh! naturalmente.
Se acercó al maniquí y, después de desconectarlo, sacó el tambor que contenía la
cinta de grabación visual. Temblando, la llevó hasta el proyector.
Después de sentarse, los tres hombres observaron las secuencias grabadas
iluminándose una tras otra, hasta que se les cansaron los ojos. Los soldados avanzaban,
retrocedían, recibían el fuego, se levantaban y volvían a avanzar...
—Paren esa cinta —ordenó Wiseman súbitamente.
Volvieron a pasar la última secuencia.
Un soldado, con movimientos lentos, se acercaba a la base de la ciudadela; un
proyectil, que le estaba destinado, estalló muy cerca del soldado y el humo de la
explosión lo ocultó por un momento. Entretanto, el resto de los soldados corrió
precipitadamente tratando de escalar las paredes del fuerte. El soldado, que emergió de
entre la nube de polvo, continuó su marcha. Cuando llegó junto al muro, una sección de
éste se corrió hacia atrás.
El soldado, mimetizado con la mugrienta pared de la ciudadela, usó el extremo de su
rifle como destornillador y se quitó la cabeza, después un brazo y por último ambas
piernas. Las partes así separadas pasaron por la apertura de la ciudadela; uno de los
brazos y el rifle quedaron para lo último. Cuando todo lo demás hubo pasado, esas partes
también se arrastraron dentro de la ciudadela y desaparecieron. La apertura volvió a
cerrarse.
Hubo un largo silencio quebrado, al fin, por la voz enronquecida de Fowler.
—El padre del niño creerá que éste ha perdido o destruido uno de los soldados. Al
disminuir paulatinamente el número de piezas del juego, el niño parece culpable.
—¿Qué sugiere usted? —dijo Pinario.
—Manténganlo funcionando —dijo Fowler mientras asentía—. Que cumpla todo su
ciclo, pero no lo dejen solo.
—Desde ahora en adelante me encargaré de que siempre haya alguien en la
habitación —dijo Pinario.
—Será mejor que se quede usted —observó Fowler.
Wiseman pensó, tal vez sería mejor que todos nos quedáramos junto al juego; por lo
menos dos: Pinario y yo. Me intriga saber qué hizo con las piezas. ¿Qué pudo hacer?
 
Al finalizar la semana la ciudadela había absorbido cuatro soldados más.
Observando a través de un monitor, Wiseman no pudo percibir ningún cambio en la
apariencia del fuerte. Naturalmente, el crecimiento era interno y tenía lugar en un sitio
oculto.
Continuaban los eternos asaltos; los soldados se arrastraban hasta el fuerte y éste
arrojaba una andanada de proyectiles para defenderse.
Mientras tanto, habían seguido recibiendo nuevos productos ganimedianos y juguetes
último modelo llegaban a la oficina para ser inspeccionados.
—¿Y ahora qué? —preguntó Wiseman para sí.
El primero era un artículo de apariencia bastante simple: un traje de cow-boy del lejano
oeste americano; al menos así decía la descripción, pero él prestó al folleto una atención
somera. ¡Al diablo con lo que decían los ganimedianos!
Abrió la caja en la que venía el traje y lo desdobló. Hecho con una tela agrisada, tenía
una calidad indefinida. ¡Qué trabajo deficiente!, pensó. Apenas se parecía al traje
tradicional de cow-boy. Las costuras eran vagas, indefinidas y cuando lo tomaba entre las
manos la tela se estiraba, deformándose. Sin darse cuenta, había tirado hacia afuera el
interior de un bolsillo que quedó colgando.
—No entiendo; —dijo Wiseman—. Va a ser muy difícil vender este traje.
—Pruébatelo —sugirió Pinario— ya verás.
Wiseman consiguió meterse el traje a duras penas.  
—¿Es peligroso?
—No —contestó Pinario—. Ya lo he probado; fue concebido con intención de
entretener y creo que puede ser efectivo. Hay que usar la imaginación para hacerlo
accionar.
—¿En qué sentido?
—En cualquier forma.
Naturalmente, al ver el traje Wiseman se puso a pensar en cow-boys. Se imaginó en el
rancho, cabalgando por el campo mientras, a los costados del sendero, un rebaño de
ovejas negras rumiaba heno con el característico movimiento lento y circular de las
quijadas inferiores. Se detuvo junto al cerco de alambre de púas, sostenido por un poste
de vez en cuando, y siguió contemplando las ovejas. En cierto momento, y aparentemente
sin motivo alguno, los animales formaron una larga fila y se alejaron hacia una colina
sombría, que él no podía ver con claridad.
Había, contra el horizonte, algunos árboles aislados. Un polluelo de gavilán se remontó
hacia el cielo aleteando para darse impulso, como si tratara de llenarse los pulmones de
aire para volar más alto, pensó. El halcón planeó vigorosamente por algunos minutos y
después se deslizó con suavidad. Wiseman recorrió el paisaje con la vista, tratando de
descubrir la posible presa.
Ante sí, el campo seco, rasurado por las ovejas que habían pastado en él, se extendía
bajo el sol estival. Algunas langostas saltarinas salpicaban la planicie; de pronto, en medio
del camino, apareció un sapo. Estaba casi enterrado en un montículo de tierra y sólo la
parte superior de su cuerpo permanecía al descubierto.
Se inclinó y, armándose de coraje, trató de acariciar la cabeza del sapo, cubierta de
verrugas, cuando oyó a sus espaldas la voz sonora de un hombre.
—¿Te gusta mucho?
—Sí, claro —respondió Wiseman.
Respiró profundamente, aspirando el olor a pasto seco que le llenó los pulmones.
—¿En qué se distingue el sapo macho de la hembra? ¿Por las manchas, quizá?
—Por qué me lo preguntas? —dijo el hombre que continuaba detrás de él, fuera de su
campo visual.
—Aquí hay un sapo.
—¿Podría hacerte algunas preguntas? Curiosidad, simplemente.
—Por supuesto —respondió Wiseman.
—¿Cuántos años tienes?
La pregunta era fácil.
—Diez años y cuatro meses —respondió, orgulloso.
—¿Dónde estás en este momento?
—En el campo; este rancho es del señor Gaylor. Mi padre nos trae a mamá y a mí
todos los fines de semana, siempre que puede.
—Vuélvete y mírame bien —dijo el hombre—, a ver si me conoces.
Apartó la mirada del sapo semienterrado y, al volverse de mala gana, vio a un adulto de
rostro alargado y nariz irregular.
—Usted es el que entrega el gas —dijo—; trabaja para la compañía de gas butano.
Miró alrededor y, como era de esperar, el camión estaba estacionado allí cerca.
—Dice mi padre que el butano es muy caro, pero no hay otro...
El hombre lo interrumpió.
—Por curiosidad, solamente. ¿Cómo se llama la compañía de butano?
—Lo dice en el camión —dijo Wiseman mientras leía los grandes caracteres pintados
en el costado del vehículo —«Pinario Distribuidora de Butano. Petaluma. California».
Usted es el señor Pinario.
—¿Puedes jurar que tienes diez años y estás en un campo cerca de Petaluma,
California? —preguntó el señor Pinario.
—Claro —replicó el otro.
Más allá del campo vio algunas colinas arboladas. Sintió deseos de ir hasta ellas y
vagabundear; estaba cansado de estar quieto, hablando sin moverse.
—Hasta luego —dijo, mientras empezaba a caminar—. Tengo que hacer un poco de
ejercicio.
Salió corriendo por el sendero de grava, dejando solo al señor Pinario. Las langostas,
asustadas, saltaban a su paso. Echó a correr, cada vez más rápido hasta qué empezó a
jadear.
—¡Leon! —llamó el señor Pinario— deja de correr.
—Quiero llegar hasta esas colinas —dijo Wiseman con la voz entrecortada, pues aún
seguía trotando.
Súbitamente sintió un fuerte golpe; cayó de bruces y trató de levantarse con gran
esfuerzo.
Un tenue resplandor se produjo en el aire seco del mediodía. Sintió miedo y trató de
alejarse. Frente a él comenzó a materializarse un objeto; era una pared plana...
—No podrás llegar hasta esas colinas —dijo el señor Pinario a sus espaldas—. Será
mejor que te quedes en tu lugar; es peligroso, puedes chocar contra algo.
Wiseman tenía las manos húmedas de sangre; al caer se había cortado.
Miró la sangre, azorado...
Mientras lo ayudaba a quitarse el traje de cow-boy, Pinario le decía:
—Es el juguete más malsano que pueda pedirse; al poco tiempo de usarlo, el niño será
incapaz de enfrentar la realidad contemporánea. Mire como ha quedado.
Poniéndose de pie con mucha dificultad, Wiseman examinó el traje que Pinario le había
quitado a la fuerza.
—No está mal —dijo, temblándole la voz—. Evidentemente estimula cierta tendencia a
la enajenación que pueda haber latente. Reconozco haber abrigado siempre cierta
añoranza por volver a la niñez, especialmente a ese período en que vivíamos en el
campo.
—Fíjate que dentro de la fantasía has logrado incorporar ciertos elementos reales —
dijo Pinario—, para prolongarla todo el tiempo posible. De no haberte llamado a la
realidad habrías incorporado al sueño la pared del laboratorio para imaginar que se
trataba del granero.
—Ya... había empezado a ver el viejo edificio donde se ordeñaba —admitió Wiseman—
; donde los granjeros iban a buscar la leche.
—Después de cierto tiempo habría sido imposible sacarte de allí —dijo Pinario.
Si esto le sucede a un adulto, ¿qué pasará con un niño?, pensó Wiseman.
—Eso que ves allí —dijo Pinario— ese juego, es una novedad excéntrica. ¿Quieres
verlo? No hay prisa, sin embargo.
—Me encuentro bien —afirmó Wiseman, y tomando el tercer artículo comenzó a
desenvolverlo.
—Se llama «Síndrome» —dijo Pinario—; es muy semejante al antiguo juego de
Monopolio.
El juego estaba compuesto de un cartón, dados, piezas que representaban a los
jugadores y dinero para jugar. Traía también certificados de acciones.
—Es como todo ese tipo de juegos —dijo Pinario—, sin molestarse en leer las
instrucciones—. Obviamente consiste en comprar el mayor número de acciones. Vamos a
llamar a Fowler para que participe; se necesitan por lo menos tres participantes.
El jefe de la sección no tardó en reunirse con ellos, y los tres se sentaron a una mesa
con el juego de Síndrome en el centro.
—Todos los jugadores empiezan con la misma base —explicó Pinario— como se
acostumbra en este tipo de juego. Durante el desarrollo del mismo la situación de los
participantes va cambiando de acuerdo con el valor de las acciones que adquieren en los
diversos síndromes económicos.
Los síndromes estaban representados por unos objetos de plástico, de colores vivos y
tamaño pequeño, semejantes a las viejas casas y hoteles del juego de Monopolio.
Arrojaban el dado y, según los puntos que sacaban, movían las piezas sobre el cartón;
de acuerdo con los puntos obtenidos hacían ofertas para comprar propiedades;
compraban, pagaban multas, cobraban multas y a veces volvían por un rato a «las
cámaras de descontaminación».
Mientras tanto, a sus espaldas, los siete soldaditos volvían a atacar la ciudadela, una y
otra vez.
—Eso me aburre —dijo el niño maniquí—. Hagan algo diferente.
Los soldados se reagruparon y empezaron un nuevo ataque, acercándose cada vez
más a la fortaleza.
Inquieto e irritado, Wiseman exclamó:
—Me pregunto cuánto tiempo tiene que seguir funcionando eso para que podamos
descubrir su finalidad.
—No podemos saberlo —dijo Pinario, clavando la mirada en una acción de mercado
color púrpura y oro que Fowler acababa de adquirir—. Esa me viene bien, es de una mina
de uranio en Plutón. ¿Cuánto pide por ella?
—Tiene un alto valor —murmuró Fowler, mirando apreciativamente sus otras
acciones—. Puede ser que haga un trueque.
¿Cómo puedo concentrarme en el juego —pensó Wiseman— si esa cosa se acerca
cada vez más, Dios sabe a qué punto critico? ¡Ojalá supiera para qué fue construida! Para
llegar a un punto crítico de masa...
—Un momento —dijo lenta y cautelosamente, dejando sobre la mesa su paco de
acciones—. ¿No les parece que esa ciudadela puede ser una pila?
—¿Pila de qué? —preguntó Fowler, ensimismado en el juego.
—Dejen de jugar —ordenó Wiseman en voz alta.
—La idea es interesante —dijo Pinario, dejando a un lado sus fichas—; puede
convertirse en una bomba atómica poco a poco. Va agregando masa hasta que... —se
interrumpió—... no, ya hemos pensado en eso. No contiene elementos pesados. Es sólo
una batería que dura cinco años, mas una cantidad de pequeños mecanismos,
manejados mediante instrucciones transmitidas por la misma batería. Con esos elementos
no se puede hacer una pila atómica.
—Creo que sería conveniente salir de aquí —dijo Wiseman.
Su reciente experiencia con el traje de cow-boy le había inspirado gran respeto por los
artífices ganimedianos. Si el traje era un juguete pacífico...
Mirando por encima del hombro Fowler anunció:
—Ahora quedan sólo seis soldados.
Wiseman y Pinario se pusieron de pie simultáneamente. Era cierto; sólo quedaba la
mitad del grupo de soldados. Otro más había quedado integrado a la ciudadela.
—Llamemos a servicios militares y pidamos un experto en bombas —dijo Wiseman—,
para que la examine. Esto no corresponde a nuestro departamento.
Y volviéndose hacia su jefe agregó:
—¿No está de acuerdo?
—Primero terminemos el partido —dijo Fowler.
—Es mejor estar seguros —dijo Wiseman.
Su expresión distraída denotaba que estaba completamente absorto en el juego y
deseaba seguir hasta el final.
—¿Cuánto ofrecen por mi acción de Plutón? —preguntó—. Estoy dispuesto a aceptar
ofertas.
Hizo un trueque con Pinario y así, entretenidos, continuaron jugando una hora más.
Pasado ese tiempo fue evidente para todos que Fowler estaba ganando control de los
diversos tipos de acciones. Había podido acumular cinco síndromes de minas, dos de
fábricas de plástico, un monopolio de algas y los siete síndromes de ventas al por menor.
Como consecuencia de haber logrado el control de las acciones, había acumulado casi
todo el dinero.
—Yo salgo —dijo Pinario— ¿Alguien quiere comprar lo que me queda? —preguntó,
señalando las acciones insignificantes que no le dan control de nada.
Wiseman ofreció el dinero que le quedaba para comprar las últimas acciones y con el
producto de la compra reinició el juego, esa vez sólo contra Fowler.
—Es evidente que este juego es una réplica de aventuras económicas típicamente
infra-culturales —dijo Wiseman—. Los síndromes de ventas minoristas son, sin lugar a
dudas, acciones ganimedianas.
Empezó a entusiasmarse. En dos oportunidades el dado le resultó favorable y eso le
permitió agregar algunas acciones a su escaso capital.
—Los niños que participen en este juego —comentó— adquirirán una sana actitud con
respecto a la realidad económica. Los preparará para desenvolverse en la vida.
Pero pocos minutos después su marcador cayó sobre un gran recuadro de acciones
pertenecientes a Fowler y la multa consiguiente lo despojó de todos sus recursos. Tuvo
que renunciar a dos acciones importantes; el fin estaba a la vista.
Pinario echó una mirada a los soldados que avanzaban contra la ciudadela.
—¿Sabes una cosa, Leon? —preguntó—. Creo que estoy de acuerdo contigo; esto
puede ser una terminal de bomba, una especie de estación receptora. Cuando tenga toda
la cuerda acumulada tal vez la energía transmitida desde Ganimedes provoque una
explosión.
—¿Creen que eso es posible? —preguntó Fowler mientras distribuía pilas de dinero de
acuerdo a su valor.
—¿Quién sabe de lo que son capaces? —dijo Pinario caminando con las manos en los
bolsillos—. ¿Terminaron de jugar?
—Falta poco —dijo Wiseman.
—Les digo eso —explicó Pinario— porque ahora sólo quedan cinco soldados. Está
actuando con más celeridad. Tardó una semana en incorporar el primer soldado, y para el
séptimo sólo necesitó una hora. No me sorprendería que el resto, los cinco que quedan,
se fueran en una hora.
—Terminamos —anunció Fowler, que acabó dueño de todas las acciones y hasta el
último dólar.
—Llamaré a los servicios militares para que examinen la ciudadela —dijo Wiseman
apartándose de Fowler que quedaba solo a la mesa. En cuanto a este juego —agregó—,
es sólo una imitación del juego terráqueo de Monopolio.
—Tal vez no han advertido que ya lo tenemos, aunque con otro nombre —dijo Fowler.
Después de estampar el sello de admisibilidad sobre el juego de Síndrome informaron
al importador. Wiseman llamó desde su oficina a los servicios militares para pedirles
ayuda.
—Enseguida le enviaremos un experto en bombas —dijo una voz suave desde el otro
extremo de la línea—. Tal vez convenga dejar el objeto hasta que llegue el técnico.
Wiseman agradeció al empleado y cortó; se sintió inútil. No habían podido descubrir el
misterio de la ciudadela y ahora el asunto estaba fuera de sus manos.
 
El experto en bombas, un joven de pelo muy corto, les sonrió amablemente mientras
dejaba su equipo en el suelo. Vestía traje mecánico común, sin ninguna protección
especial.
—Mi primera recomendación —dijo después de mirar rápidamente la ciudadela— sería
desconectar las tomas de la batería; o, si lo prefieren, podemos dejar que se cumpla todo
el ciclo y desconectaremos las cargas antes de que se produzca cualquier reacción. En
otras palabras; dejaremos que los últimos elementos móviles penetren en la ciudadela y,
en cuanto estén dentro, desconectaremos las tomas, las abriremos y veremos qué es lo
que está pasando.
—¿No es peligroso? —preguntó Wiseman.
—No creo —dijo el experto—; al menos no detecto signos de radioactividad.
Se sentó en el suelo, frente a la parte posterior de la ciudadela, con un alicate cortante.
Quedaban sólo tres soldados.
—Ya no tardará —dijo el joven, entusiasmado.
Quince minutos más tarde, uno de los soldados restantes se arrastró hasta la base de
la ciudadela, se quitó la cabeza, un brazo, las piernas, el tronco y desapareció, en trozos,
por la apertura que tenía ante sí.
—Ahora quedan dos —anunció Fowler.
Diez minutos después, uno de los dos soldados que quedaba siguió al anterior.
Los presentes se miraron entre sí.
—Estamos llegando al final —sentenció Pinario, con la voz enronquecida.
El último soldado se abrió paso hacia la ciudadela. A pesar de los proyectiles
disparados, continuó su camino.
—Desde un punto de vista lógico —dijo Wiseman en voz alta, para romper la tensión—,
debería requerir más tiempo a medida que avanza el proceso, puesto que hay menos
soldados en los que concentrar la acción. Tendría que haber empezado rápido para
después hacerse menos frecuente, y el último soldado debería haber tardado por lo
menos un mes para...
—Baje la voz —dijo el experto, amable—. Por favor.
El soldado número doce había llegado a la base del fuerte. Igual que los precedentes
empezó a desarticularse.
—Tenga listo el alicate —graznó Pinario.
Las partes del soldado se introdujeron en la ciudadela. La apertura empezó a cerrarse
lentamente. Desde adentro se escuchó un zumbido. Hubo signos de actividad.
—¡Ya, por el amor de Dios! —gritó Fowler.
El técnico cortó con las tenacillas la toma positiva de la batería. Una chispa se
desprendió de la herramienta y el joven dió un brinco; el alicate saltó de la mano y se
deslizó por el suelo.
—¡Jesús! —exclamó—. Parece que dí en tierra.
Un poco mareado, se inclinó para recoger el alicate.
—Tenía la mano apoyada sobre el armazón de esa cosa —dijo Pinario, excitado.
El joven recogió el alicate y se puso en cuclillas, buscando a tientas la toma.
—Tal vez si lo envuelvo en un pañuelo —murmuró, tomando el alicate mientras
buscaba un pañuelo en el bolsillo—. ¿Alguien puede darme algo para envolver ésto? No
quiero que me tire al suelo; quién sabe cuántos...
—Démelo a mí —pidió Wiseman, quitándole el alicate y, haciendo a un costado a
Pinario, cerró las muelas del alicate en torno a la toma.
—Demasiado tarde —dijo Fowler, con calma.
Aturdido por un rumor constante que sentía en la cabeza, Wiseman casi no pudo oír la
voz de su jefe; se tapó los oídos con las manos haciendo un esfuerzo inútil por no
escuchar el ruido. Parecía pasar directamente de la ciudadela a su cerebro, transmitida
por el hueso. Nos demoramos demasiado —pensó—; nos tiene en su poder. Ganó porque
somos muchos y empezamos a discutir entre nosotros...
Escuchó una voz en su cerebro:
—Lo felicito por su fortaleza; usted ha ganado.
Tuvo una agradable sensación de triunfo.
—Había tantas posibilidades en contra —continuó la voz— que cualquier otro habría
fracasado.
Entonces supo que todo estaba bien. Se había equivocado.
—Lo que acabas de lograr —continuó la voz—, puedes repetirlo en cualquier momento
de tu vida. Siempre podrás triunfar sobre tus adversarios; si eres paciente y constante
podrás triunfar; el universo, después de todo, no es un lugar apabullante...
Estaba de acuerdo. Es cierto, pensó, irónicamente; tiene razón.
—Son personas comunes —dijo la voz, tranquilizándolo—. Aunque eres uno solo, un
individuo contra todos, nada tienes que temer. Deja pasar el tiempo y no te preocupes.
—Así lo haré —dijo en voz alta.
El zumbido disminuyó paulatinamente; la voz se apagó.
—Terminó —dijo Fowler después de una larga pausa.
—No entiendo nada —confesó Pinario.
—Esa es la finalidad —dijo Wiseman—. Se trata de un juguete de apoyo psicológico;
contribuye a darle confianza en sí mismo al niño. La destrucción de los soldados pone fin
a la separación que existe entre él y el mundo; se confunde con el medio hostil y, al
hacerlo, logra dominarlo.
—Entonces no es perjudicial —dijo Fowler.
—¡Tanto trabajo para nada! —gruñó Pinario y, dirigiéndose al experto en bombas
agregó—. Lamento haberlo hecho venir.
La ciudadela abrió sus puertas de par en par. Doce soldados, completos e intactos,
salieron de adentro. El ciclo se había cumplido; una vez más podía comenzar la serie de
asaltos.
—No voy a aprobarlo —anunció repentinamente Wiseman.
—¿Qué dice? —preguntó Pinario— ¿Porqué?
—No me inspira confianza. Es demasiado complicado para lo que hace.
—Explíquese —pidió Fowler.
—No hay nada que explicar —continuó Wiseman—. Tenemos aquí un artefacto muy
complicado y todo lo que hace es desarmarse y volverse a armar. Tiene que haber algo
más que nosotros no podemos...
—Pero es terapéutico —interpuso Pinario.
—Lo dejo a tu criterio, Leon —dijo Fowler—, si tienes dudas, no lo apruebes. No están
de más ciertas precauciones.
—Tal vez me equivoque —dijo Wiseman—, pero no puedo menos que pensar una
cosa: ¿Para qué fabricaron esto? Creo que aún no lo sabemos.
—¿Tampoco aprobaremos el traje de cow-boy norteamericano? —dijo Pinario.
—No. Sólo el otro juego —dijo Wiseman— ese... Síndrome, o como se llame.
Se inclinó para ver a los soldados asaltar la ciudadela. Otra vez las bocanadas de
humo, más actividad, ataques simulados, cuidadosas retiradas...
—¿En qué estás pensando? —preguntó Pinario, mirándolo atentamente.
—Tal vez su único objeto sea distraernos —dijo Wiseman—; mantener nuestras
mentes ocupadas para que no nos demos cuenta de algún otro hecho.
Tenía una vaga intuición, una inquietud, pero no podía precisarla.
—Un anzuelo —dijo—, mientras sucede algo más en lo que no reparamos. Por eso es
tan complicado, para despertar nuestras sospechas. Fue construido con ese fin.
Confundido aún, puso el pie frente a un soldado; éste se refugió detrás del zapato,
escondiéndose de los monitores de la ciudadela.
—Debe ser algo que tenemos ante nuestros propios ojos —dijo Fowler— y no lo
percibimos.
—Sí —dijo Wiseman, preguntándose si lograrían encontrarlo—. De todos modos queda
aquí, donde podemos observarlo.
Se sentó cerca, dispuesto a mirar el accionar de los soldados. Se puso lo más cómodo
posible, preparándose para esperar mucho, mucho tiempo.
 
Esa misma tarde, a las seis, Joe Hauck, gerente de ventas de la tienda para niños
Appeley, paró el coche frente a su casa; bajó y subió rápidamente los escalones.
Llevaba bajo el brazo un paquete grande; era una muestra, de la que se había
apropiado.
—¡Hola! —chillaron sus hijos Bobby y Laura cuando entró— ¿Nos trajiste algo,
papaíto?
Se pusieron a saltar en torno suyo, impidiéndole el paso. Su esposa dejó la revista que
estaba leyendo y lo miró desde la cocina.
—Es un nuevo juego que les he traído —dijo Hauck, sintiéndose alegre al desatar el
paquete.
No veía por qué razón no podía, de vez en cuando, llevarse alguno de los paquetes
con los nuevos juguetes. Había pasado semanas en el teléfono, tratando de que Control
de Importaciones aprobara la mercadería. Después de tanto tira y afloja, sólo uno de los
tres artículos había sido aprobado.
Mientras los chicos se iban con el juego, su esposa murmuró en voz baja:
—Más corrupción en las altas esferas.
Nunca aprobaba que él trajera a su casa artículos del negocio.
—Tenemos miles de esos juegos —contestó Hauck—; el depósito está lleno, uno más
o menos no tiene importancia. Nadie notará que falta.
A la hora de la cena los niños leyeron cuidadosamente las instrucciones, estudiándolas
palabra por palabra. Era lo único que les interesaba.
—No leáis mientras coméis —los reprendió la madre.
Recostándose en el respaldo de la silla, Joe Hauck con mentó sus experiencias del día.
—Y después de tanto tiempo, ¿sabes qué aprobaron? Un miserable artículo. Con
mucha suerte y una campaña intensa tal vez saquemos alguna ganancia. Lo que se
hubiera vendido muy bien es ese invento de las tropas de choque. Pero está estancado
indefinidamente.
Encendió un cigarrillo, dispuesto a descansar. Estaba disfrutando de la tranquilidad del
hogar, la compañía de su esposa y sus hijos.
—Papá, ¿quieres jugar? —preguntó su hija—. Dice que cuantos más jugadores mejor.
—Por supuesto —replicó Joe Hauck.
Mientras su mujer retiraba los platos de la mesa, los niños y él extendieron el cartón;
sacaron el dado, el facsímil de dinero y las acciones. No tardó en concentrarse en el
juego, que absorbió toda su atención. Le volvieron a la mente reminiscencias de juegos
de su niñez y, con habilidad y recursos originales, empezó a acumular acciones. Cuando
el juego estaba por terminar había logrado apoderarse de casi todos los síndromes.
Se recostó, suspirando satisfecho.
—Eso es todo —dijo a los niños—. Reconozco que tengo un poco de ventaja; después
de todo, tengo cierta experiencia en este tipo de juego.
Se puso a levantar del cartón las valiosas acciones; estaba orgulloso y satisfecho.
—Lamento haberles ganado, chicos.
—No has ganado —respondió la niña.
—Has perdido —afirmó el varón.
—¿Queeeé? —exclamó Joe Hauck.
—La persona que termina con más acciones, pierde —aclaró Laura.
—¿Ves? —dijo, mostrándole la hoja de instrucciones—. La finalidad es desprenderte
de tus acciones. Papá, estás fuera del juego.
—¡Al diablo con todo! —exclamó, frustrado— ¿Qué clase de juego es este? No es
divertido.
—Ahora continuamos el juego nosotros dos —dijo Bobby—; después veremos quién
gana.
Mientras se apartaba de la mesa, Joe Hauck murmuró.
—No entiendo. ¿Qué podrá ver la gente en un juego en que el ganador termina sin
nada?
Los chicos continuaban con el juego. A medida que el dinero y las acciones pasaban
de una mano a otra, el entusiasmo de los niños iba en aumento. Cuando el juego llegó a
su etapa final estaban tan concentrados que era imposible sacarlos de su embeleso.
—No conocen Monopolio —dijo Hauck—, por eso este juego tonto les gusta.
De todas maneras, lo importante era que Síndrome gustara a los chicos. Eso quería
decir que sería fácil venderlo, y eso le bastaba.
Los niños aprendieron con facilidad a entregar su capital; demostraban mucha
ansiedad por desprenderse de sus acciones y del dinero, agitados y felices.
Laura levantó la vista un momento, los ojos brillantes de satisfacción.
—Es el mejor juego educativo que has traído a casa, papá —dijo.
 
 
FIN
 


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed