Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

sábado, 16 de noviembre de 2013

SPECIAL - PHILIP K. DICK - FLAUTISTAS EN EL BOSQUE

FLAUTISTAS EN EL BOSQUE
Philip K. Dick
 
 
 
—Bien, cabo Westerburg —preguntó suavemente el doctor Henry Harris—, ¿por qué
piensa que es usted una planta?
Mientras hablaba, Harris miró la nota que tenía sobre el escritorio, redactada de puño y
letra por el propio comandante de la base con su tosca caligrafía: «Doctor, éste es el tipo
que le mencioné. Hable con él e intente averiguar cuál es el motivo de su alucinación.
Forma parte de la nueva guarnición en la estación de control del Asteroide Y-3, y no
queremos que nada vaya mal allí, especialmente por una chorrada como ésta».
Harris hizo a un lado la tarjeta y observó al joven que tenía enfrente.
Parecía incómodo y ávido de evadir el interrogatorio. Harris frunció el ceño. Westerburg
era un chico bien parecido, atractivo con su uniforme de la patrulla y con el mechón de
pelo rubio que le caía sobre un ojo. Era alto, casi un metro ochenta, de aspecto saludable,
y había terminado el entrenamiento dos años antes, según la ficha. Había nacido en
Detroit. Tuvo el sarampión a los nueve años. Interesado en los motores de reacción, el
tenis y las chicas. Veintiséis años.
—Bien, cabo Westerburg —repitió el doctor Harris—. ¿Por qué piensa que es usted
una planta?
El cabo le miró con timidez. Se aclaró la garganta.
—No es que lo piense, señor, es que soy una planta. Hace días que soy una planta.
—Comprendo. —El doctor movió la cabeza—. ¿Quiere decir que no fue siempre una
planta?
—No, señor. Me convertí en una planta hace poco.
—¿Y qué era antes de convertirse en una planta?
—Bien, señor, igual que los demás.
Hubo un silencio. El doctor Harris cogió su pluma y garabateó algunas líneas, pero no
surgió nada importante. ¿Una planta? Un joven de aspecto tan sano... Harris se quitó las
gafas con montura de acero y las limpió con su pañuelo. Se las colocó de nuevo y se
reclinó en la silla.
—¿Le apetece un cigarrillo, cabo?
—No, señor.
El doctor encendió uno para él y posó el brazo sobre el borde de la silla.
—Cabo, debe comprender que muy pocos hombres se convierten en plantas,
especialmente en un lapso de tiempo tan breve. He de admitir que es usted la primera
persona que me comunica algo semejante.  
—Sí, señor, es algo muy raro.
—Comprenderá los motivos de mi interés. Cuando dice que es una, planta, ¿significa
que carece de movilidad? ¿O que es un vegetal, y no un animal? ¿O qué?
El cabo desvió la mirada.  
—No puedo decirle nada más —murmuró—. Lo lamento.
—Bien, ¿le importaría decirme cómo se convirtió en una planta?
El cabo Westerburg vaciló. Bajó la vista al suelo, luego miró por la ventana al
espaciopuerto y después siguió las evoluciones de una mosca sobre el escritorio. Por fin,
se puso lentamente en pie.
—Ni siquiera puedo decirle eso, señor.
—¿Que no puede? ¿Porqué?
—Porque..., porque prometí no hacerlo.
La habitación quedó en silencio. El doctor Harris se levantó a su vez y ambos quedaron
frente a frente. Harris frunció el entrecejo y se acarició el mentón.
—Cabo, dígame únicamente quién se lo hizo prometer.
—No puedo decírselo, señor. Lo siento.
El doctor reflexionó unos momentos. Luego fue hacia la puerta y abrió.
—Muy bien, cabo. Puede marcharse. Y gracias por concederme tiempo.
—Siento no poder ayudarle.
El cabo salió con paso cansino y Harris cerró la puerta a sus espaldas. Luego se dirigió
al videófono. Tecleó la clave del comandante Cox. cabo de unos instantes apareció la faz
bovina del comandante de la base.
—Cox, soy Harris. Hablé con él. Sólo obtuve la información de que era una planta.
¿Qué hago ahora? ¿Tiene más datos?
—Bueno, lo primero que observaron es que no hacía ningún trabajo. El jefe de la
guarnición informó que Westerburg salía del recinto y se pasaba todo día sentado Nada
más.
—¿Al sol?
—Sí, nada más sentado al sol. Regresaba al anochecer. Cuando le preguntaron por
qué no había estado trabajando en el edificio de reparación de motores, contestó que le
era imprescindible tomar el sol. Después dijo... —Cox vaciló.
—¿Sí? ¿Qué dijo?
—dijo que el trabajo era absurdo, que era una pérdida de tiempo que lo único útil era
sentarse y contemplar...
—¿Y qué más?
—Entonces le preguntaron cómo se le ocurrió la idea, y les reveló que se había
convertido en una planta.
—Ya veo que tendré que hablar con el de nuevo —dijo Harris ¿Le han dado la baja
permanente de la patrulla? ¿Qué motivos alegó?
—El mismo, que ahora es una planta y ya no le interesa ser un patrullero. Sólo quiere
quedarse sentado al sol. Es la cosa más extraña que he oído en mi vida.
—De acuerdo. Creo que le visitaré en su barracón. —Harris consultó su reloj—. Iré
después a cenar.
—Buena suerte —dijo Cox lúgubremente—. ¿Alguna vez oyó hablar de un hombre que
se convertía en planta? Le dijimos que era imposible. pero se limitó a sonreír.
—Le informaré de lo que averigüe —prometió Harris.
 
Harris cruzó lentamente el vestíbulo. Eran más de las seis; la cena había terminado. Un
concepto borroso comenzaba a formarse en su mente, pero era demasiado pronto para
estar seguro. Aceleró el paso y dobló a la derecha al final del vestíbulo. Dos enfermeras
pasaron corriendo. Westerburg se alojaba con un compañero, un hombre que había
sufrido graves heridas con un motor y que ya estaba casi recuperado. Harris se acercó al
ala de los dormitorios y se detuvo para examinar los números de las puertas.
—¿Puedo ayudarle, señor? —preguntó el robot que hacía las veces de conserje.
—Busco la habitación del cabo Westerburg.
—La tercera puerta a la derecha.
Harris siguió caminando. El Asteroide Y-3 tenía una guarnición desde hacía poco
tiempo. Había llegado a ser el principal puesto de control para detener y examinar las
naves que entraban en el sistema provenientes del espacio exterior. La guarnición
cuidaba de que no se infiltraran bacterias, hongos u otros elementos perniciosos. Era un
asteroide agradable, cálido, bien provisto de agua, árboles, lagos y mucho sol. Y la
guarnición era la más moderna de los nueve planetas. Al llegar frente a la tercera puerta,
meneó la cabeza. Levantó la mano y golpeó.
—¿Quién es?
—Busco al cabo Westerburg.
La puerta se abrió. Un joven de aspecto paciente, con gafas de concha y un libro en las
manos se asomó.
—¿Quién es usted?
—El doctor Harris.
—Lo siento, señor. El cabo Westerburg está durmiendo.
—¿Podría despertarle? Me interesa mucho hablar con él.
Harris echó un vistazo al interior. Vio una habitación limpia, con un escritorio, una
alfombra, una lámpara y dos literas. Westerburg yacía en una de ellas, boca arriba, los
brazos cruzados sobre el pecho y los ojos firmemente cerrados.
—Señor —dijo el joven—, no creo que pueda despertarle por más que me esfuerce.
—¿Por qué?
—Señor, el cabo Westerburg no se despierta hasta la salida del sol. Es imposible
despertarle.
—¿Catalepsia?
—Sin embargo, en cuanto sale el sol, salta de la cama y sale al exterior, donde
permanece todo el día.
—Vaya —dijo el doctor—. Bueno, muchas gracias, de todos modos.  
Regresó al vestíbulo y la puerta se cerró detrás de él.
—Es más complicado de lo que pensaba —murmuró.
Volvió por donde había venido.
 
Era un día cálido y soleado. El cielo se veía casi por completo despejado de nubes, y
un viento suave se deslizaba entre los cedros que bordeaban la orilla del río, al que se
llegaba por un sendero que se iniciaba al pie del hospital. Un puentecillo conducía al otro
lado del río. Algunos pacientes, cubiertos por albornoces, se apoyaban en la barandilla y
miraban distraídamente el agua.
A Harris le costó varios minutos localizar a Westerburg. El joven no estaba con los
demás pacientes, sino más allá de los cedros, en una franja brillante de pradera,
rebosante de hierba y amapolas. Estaba sentado sobre una piedra plana y grisácea,
inclinado hacia atrás y con la boca entreabierta. No advirtió la presencia del doctor Harris
hasta que estuvo casi a su lado.
—Hola —dijo Harris con afabilidad.
Westerburg abrió los ojos. Sonrió y se puso en pie con parsimonia, efectuando un
movimiento grácil y ondulante, sorprendente para un hombre de su envergadura.
—Hola, doctor. ¿Qué le trae por aquí?
—Nada en especial. Quería tomar el sol.
—Venga, comparta mi roca.
Westerburg se apartó y Harris se sentó con cuidado de no desgarrarse los pantalones
con los afilados bordes de la roca. Encendió un cigarrillo y contempló en silencio el agua.
Westerburg recobró su pintoresca posición, inclinado hacia atrás, apoyado sobre las
manos y con los ojos fuertemente cerrados.
—Bonito día —dijo el doctor.
—Sí.
—¿Viene cada día?
—Se está mejor aquí que adentro. No puedo estar adentro.
—¿Que no puede? ¿Qué quiere decir?
—Usted se moriría sin aire, ¿verdad?
—¿Y usted se moriría sin la luz del sol?
Westerburg movió la cabeza en señal de asentimiento.
—Cabo, ¿puedo hacerle una pregunta? ¿Se propone hacer esto el resto de sus días?
¿Pretende seguir sentado al sol sobre una roca?
Westerburg asintió.
—¿Y su trabajo? Fue a la escuela durante años para ser un patrullero. Deseaba con
verdaderas ganas ingresar en la Patrulla. Obtuvo excelentes calificaciones, una posición
de primera clase. ¿No le apena abandonar todo esto? Le resultaría muy difícil volver. ¿No
se da cuenta?
—Sí.
—¿De veras va a tirarlo todo por la borda?
—Exacto.
Harris permaneció en silencio un rato. Por fin, arrojó el cigarrillo y se giró hacia el joven.
—De acuerdo, supongamos que deja su trabajo y se sienta al sol. ¿Qué pasará
después? Alguien ocupará su lugar, ¿no es cierto? Alguien tiene que hacer su trabajo. Si
usted no lo hace, lo hará otro.
—Supongo que sí.
—Westerburg, imagínese que todo el mundo se comportara como usted. Imagine que
todo el mundo quisiera estar sentado al sol todos los días. ¿Qué ocurriría? Nadie se
ocuparía de controlar las naves que llegan desde el espacio exterior. Bacterias y cristales
tóxicos penetrarían en el sistema, provocando la muerte en masa y tremendos
sufrimientos. ¿Le parece bien?
—Si todo el mundo se comportara como yo, nadie iría al espacio.
—Pero es necesario. Hay que comerciar, hay que conseguir minerales, productos y
plantas nuevas.
—¿Por qué?
—Para que la sociedad prosiga su curso.
—¿Por qué?
—Bien... —Harris hizo un ademán vago—. La gente no podría vivir sin una sociedad.
Westerburg no respondió. Harris le miró fijamente, pero el joven no dijo nada.
—¿No es así? —preguntó Harris.
—Quizá. Es un asunto complicado, doctor. Como ya sabe, me esforcé durante muchos
años para pasar el entrenamiento. Tenía que trabajar para estudiar: fregaba platos, hacia
de pinche en las cocinas y por las noches estudiaba, aprendía, me quemaba las cejas, un
día tras otro. ¿Sabe lo que pienso ahora?
—No.
—Ojalá me hubiera convertido antes en una planta.
El doctor Harris se incorporó como impulsado por un resorte.
—Westerburg, cuando vuelva adentro, ¿tendría algún inconveniente en pasar por mi
despacho? Me gustaría pasarle algunos tests, si no le importa.
—¿La caja de sorpresas? —Westerburg sonrió—. Ya imaginaba que acabaríamos así.
Claro, no me importa.
Irritado, Harris saltó de la roca y se alejó unos pasos.  
—¿A eso de las tres, cabo?
Westerburg asintió.
Harris regresó por la colina al sendero que llevaba hacia el hospital. Cada vez lo tenía
más claro. Un chico que había luchado toda su vida.
Inseguridad económica. El ideal de su vida consistía en ingresar en la Patrulla. Y, al
alcanzarlo, encontraba la carga demasiado pesada. En el Asteroide Y-3 había demasiada
vegetación, la suficiente para pasarse todo el día en plan contemplativo. Identificación
primaria y proyección en la flora del asteroide. La inmovilidad y la permanencia implican el
concepto de seguridad. Un bosque inmutable.
Entró en el edificio. Un robot le detuvo de inmediato.
—Señor, el comandante Cox desea hablar con usted urgentemente por el videófono.
—Gracias.
Harris se precipitó en su despacho. Marcó el código de Cox y el rostro del comandante
se materializó en la pantalla.
—¿Cox? Soy Harris. He estado charlando con el chico. Empiezo a comprender lo que
ocurre. El peso de la responsabilidad le agobia. Cuando al fin alcanza lo que tanto
deseaba, la idealización se derrumba bajo el...
—¡Harris! —ladró Cox—. Cállese y escuche. Acabo de recibir un informe de Y-3. Un
cohete expreso está en camino.
—¿Un cohete expreso?
—Cinco casos más como el de Westerburg. ¡Todos se creen plantas! El jefe de la
guarnición está hasta los huevos. Dice que o averiguamos lo que sucede o la guarnición
se irá al carajo. ¿Me entiende, Harris? ¡Descubra lo que pasa!
—Sí, señor —musitó Harris—. Sí, señor..
 
Al final de la semana se contabilizaban veinte casos, todos provenientes, por supuesto,
del Asteroide Y-3.
El comandante Cox y Harris se hallaban de pie en la cumbre de la colina, mirando
sombríamente el río que discurría bajo sus pies. Dieciséis hombres y cuatro mujeres
estaban sentados en la orilla, tomando el sol. Ninguno se movía, ninguno hablaba. No
habían efectuado el menor movimiento en la hora que Harris y Cox llevaban observando.
—No lo entiendo. —Cox sacudió la cabeza—. No lo entiendo de ninguna de las
maneras. Harris, ¿es el principio del fin? ¿Es que todo se va a derrumbar en torno
nuestro? Me jode cantidad ver a toda esa gente tocándose las pelotas al sol.
—¿Quién es aquel pelirrojo?
—Ulrich Deutsch. El segundo comandante de la guarnición. ¡Mírele ahora! Espatarrado
con la boca abierta y los ojos cerrados. Hace una semana, ese hombre iba camino de la
cumbre. Tomaría el mando de la guarnición cuando el comandante en jefe se jubilara. Le
quedaba un año, como máximo. Toda su vida luchando para llegar a eso.
—Y ahora se dedica a tomar el sol.
—Esa muchacha, la morena de pelo corto. Una chica de carrera. Responsable del
equipo administrativo de la guarnición. El hombre que está junto a ella: conserje. Esa
chavala de ahí, la de las tetas grandes: secretaria, recién salida de la escuela. De todas
clases. Y esta mañana me comunicaron que vienen tres más en camino.
Harris asintió.
—Lo más raro es... que realmente les gusta sentarse allí. Son completamente
racionales: podrían hacer cualquier otra cosa, pero no quieren.
—¿Y bien? —preguntó Cox—. ¿Qué piensa hacer? ¿Ha descubierto algo? Contamos
con usted. Dígame lo que sabe.
—No obtuve nada de ellos con las entrevistas, pero la caja de sorpresas ha
proporcionado algunos resultados interesantes. Entremos y se lo enseñaré.
—Bien. —Cox se encaminó al hospital—. Enséñeme lo que tenga. El asunto es muy
grave. Ahora entiendo lo que sentía Tiberio cuando los cristianos salieron a la luz.
 
Harris apagó las luces. El cuarto quedó completamente a oscuras. —Le pasaré el
primer rollo. El sujeto es uno de los mejores biólogos de la guarnición, Robert Bradshaw.
Llegó ayer. Obtuve un buen material de la caja de sorpresas porque la mente de
Bradshaw es muy peculiar. Contiene una cantidad de material reprimido de naturaleza no
racional superior al de la media.
Oprimió un interruptor. El proyector zumbó, y en la pared opuesta apareció una imagen
tridimensional en color, tan real como si contemplaran al hombre en persona. Robert
Bradshaw frisaba en la cincuentena, era corpulento, de pelo gris acero y mandíbula
cuadrada. Estaba sentado tranquilamente en una silla, con las manos apoyadas en el
respaldo, indiferente a los electrodos sujetos a su cuello y muñecas.
—Ahora empieza —indicó Harris—. Observe.
Apareció su propia imagen filmada, acercándose a Bradshaw.
—Bien, señor Bradshaw —dijo la imagen—, esto no le causará ningún daño y, sin
embargo, nos ayudará mucho a nosotros.
La imagen movió los controles de la caja de sorpresas. Bradshaw se puso rígido y
apretó las mandíbulas, pero ya no se volvió a mover. La imagen de Harris le examinó por
un tiempo y después se apartó de los controles.
—¿Me oye, señor Bradshaw? —preguntó la imagen.
—Sí.
—¿Cómo se llama?
—Robert Bradshaw.
—¿Qué cargo ocupa?
—Jefe de biología en la estación de control de Y-3.
—¿Se encuentra allí ahora?
—No. He vuelto a la Tierra. Estoy en un hospital.
—¿Porqué?
—Porque admití ante el jefe de la guarnición que me había convertido en una planta.
—¿Es eso verdad? ¿Es usted una planta?
—Sí, en un sentido no biológico. Conservo la fisiología de un ser humano, por
supuesto.
—¿Qué entiende usted por ser una planta?
—Se trata de una actitud. En psicología se denomina Weltans Chauung.
—Continúe.
—A un animal de sangre caliente, a un primate superior, le es posible adoptar hasta
cierto punto la psicología de una planta.
—¿Sí?
—Me refiero a esto.
—¿Les pasa lo mismo a los otros?
—Sí.
—¿Cómo llegaron a adoptar esta actitud?
La imagen de Bradshaw titubeó. Hizo una mueca.
—¿Lo ve? —le indicó Harris a Cox—. Un poderoso conflicto. De haber estado
consciente no habría seguido.
—Yo...
—¿Sí?
—Me enseñaron a convertirme en una planta.
La imagen de Harris mostró sorpresa e interés.
—¿Qué significa que le enseñaron a convertirse en una planta?
—Comprendieron mis problemas y me enseñaron a ser una planta. Ahora me he
desembarazado de los problemas.
—¿Quién? ¿Quién le enseñó?
—Los Flautistas.
—¿Quién? ¿Los Flautistas? ¿Quiénes son los Flautistas?
No hubo respuesta.
—Señor Bradshaw, ¿quiénes son los Flautistas?
Después de una larga y agónica pausa, los labios se movieron.
—Viven en los bosques...
Harris detuvo el proyector y las luces se encendieron. Cox y él parpadearon.
—Esto es cuanto pude obtener —explicó Harris—. Y puedo considerarme afortunado.
No esperaba que me dijera nada. Todos prometieron no revelar quién les había enseñado
a ser plantas: los Flautistas que viven en los bosques de Y-3.
—¿Contaron los veinte la misma historia?
—No. —Harris hizo una mueca de disgusto—. La mayoría opusieron mucha
resistencia. Ni siquiera les extraje esta información.
—Los Flautistas —reflexionó Cox—. ¿Y bien? ¿Qué se propone hacer? ¿Esperar
cruzado de brazos a completar la historia? ¿Es ése su plan?
—No —dijo Harris—. De ninguna manera. Iré a Y-3 y averiguaré por mí mismo quiénes
son los Flautistas.
 
La pequeña nave patrullera aterrizó con cuidado y precisión; los motores tosieron hasta
el silencio final. La escotilla se abrió y el doctor Henry Harris contempló el campo de
aterrizaje, inundado de sol. En el extremo del campo se alzaba la torre de control. Largos
edificios grises estaban diseminados por todo el terreno: la estación de control Garrison.
Un enorme crucero venusino se hallaba estacionado en las cercanías: un inmenso casco
verde semejante a una gran babosa. Los técnicos de la estación pululaban a su alrededor,
examinando y analizando cada centímetro en busca de formas de vida letales o tóxicas
que pudieran haberse adherido al casco.
—Todo está listo, señor —dijo el piloto.
Harris asintió. Cogió sus dos maletas y bajó con cuidado. El suelo estaba caliente, y la
luz del sol le hizo parpadear. En el cielo se veía Júpiter; el vasto planeta reflejaba una
considerable cantidad de luz solar.
Harris atravesó el campo, cargado con las maletas. Un empleado se ocupaba en abrir
el depósito de la patrullera para sacar su baúl. Lo puso en una carretilla y siguió al doctor
con aire de aburrimiento.
Cuando Harris llegó a la entrada de la torre de control, la puerta se abrió y un hombre
de edad madura, ancho y robusto, de pelo gris y paso seguro, salió a recibirle.
—¿Cómo está, doctor? —dijo alargándole la mano—. Soy Lawrence Watts, el jefe de la
guarnición.
Intercambiaron un apretón de manos. Watts le dirigió una sonrisa. Era un anciano de
gran estatura, todavía apuesto con su uniforme azul oscuro y las charreteras doradas
sobre los hombros.
—¿Tuvo un buen viaje? —preguntó Watts—. Pase, tomaremos un trago. Hace calor
con el Gran Espejo ahí arriba.
—¿Júpiter? —Harris le siguió al interior del edificio. La torre de control estaba fresca y
sombreada, un auténtico alivio—. ¿Cómo es que la gravedad es tan parecida a la de la
Tierra? Esperaba que me pondría a dar saltos como un canguro. ¿Es artificial?
—No. El asteroide tiene un núcleo denso, una especie de depósito metálico; por eso lo
elegimos. Simplificó el problema de la construcción, y además posee aire y agua. ¿Ve las
colinas?
—¿Las colinas?
—Desde la torre obtendrá una buena visión. Esto es como un parque natural, con
bosques en los que hay de todo. Venga, Harris. Éste es mi despacho. —El anciano le guió
hasta un apartamento amplio y bien amueblado—. ¿A que es agradable? Mi intención es
pasar el último año de servicio lo más confortablemente posible. —Frunció el ceño—.
Claro que, ahora que Deutsch se ha ido, igual me quedo para siempre. Bueno... Siéntese.
Harris.
—Gracias. —Harris se sentó y estiró las piernas. Observó como Watts cerraba la
puerta que comunicaba al pasillo—. Por cierto, ¿ha habido más casos?
—Otros dos, hoy. —El rostro de Watts se ensombreció—. Son casi treinta en total. Hay
trescientos hombres en esta estación. Al paso que vamos...
—Comandante, mencionó que había bosques en el asteroide. ¿Concede permiso a los
hombres para que vayan allí cuando quieran? ¿O sólo les deja circular por los edificios y
el campo?
Watts se frotó el mentón.
—Bien, es una situación compleja, Harris. He de permitirles que salgan de vez en
cuando. Ven el bosque desde los edificios, y basta contemplar un lugar hermoso para que
te entren ganas de ir. Cada diez días se les concede un período de descanso. Entonces
salen a pasear.
—¿Y luego vuelven trastornados?
—Sí, creo que sí, pero es lógico que si ven el bosque tengan ganas de ir. No puedo
impedirlo.
—Lo sé, no le censuro. Bien, ¿cuál es su teoría? ¿Qué les sucede allí? ¿Qué hacen?
—¿Qué sucede? Que en cuanto salen y se relajan un rato ya no quieren volver a
trabajar. Es inútil. Se estaquean. No quieren trabajar, así que se largan.
—¿Qué opina de sus fantasías?
Watts rió de buen grado.
—Escuche, Harris, usted sabe tan bien como yo que todo eso son cuentos. Son tan
plantas como usted o yo. Lo único que pasa es que no quieren trabajar, y punto. Cuando
era cadete usábamos varios métodos para obligar a la gente a trabajar. Me gustaría
propinarles unos azotes en el culo, como solíamos hacer.
—¿Así que piensa que todo es un truco?
—¿Usted no?
—No —dijo Harris—. Creen realmente que son plantas. Les sometí a tratamiento de
choque, la caja de sorpresas. Todo el sistema nervioso se paraliza, las inhibiciones
desaparecen. Confiesan la verdad. Y todos dijeron lo mismo... y más.
Watts paseó de un lado a otro, con las manos unidas a la espalda.
—Harris, usted es médico, y supongo que sabe de lo que habla, pero examine la
situación. Tenemos una guarnición, una excelente y moderna guarnición, probablemente
la mejor del sistema. Contamos con los más complejos adelantos de la ciencia. Harris,
esta guarnición es una gran máquina. Los hombres son partes de ella con un trabajo a
realizar, el equipo de mantenimiento, los biólogos, la guardia y la administración.
»¿Qué pasa cuando una persona deserta de su labor? Todo se tambalea. No podemos
arreglar los desperfectos si nadie hace funcionar las máquinas. No podemos solicitar
provisiones y vituallas si nadie se ocupa de los inventarios y los informes. No podemos
organizar la actividad si el segundo jefe decide marcharse a tomar el sol.
»Treinta personas, la décima parte de la guarnición. Son imprescindibles. La guarnición
funciona así. Si quitamos los cimientos, los edificios se derrumban. Nadie puede
marcharse. Formamos un todo, y esa gente lo sabe. Saben que no tienen derecho a
hacer lo que les dé la gana. Nadie lo tiene. Estamos demasiado entrelazados. Es injusto
para con los demás, la mayoría.
Harris aprobó con un gesto.
—Comandante, ¿puedo hacerle una pregunta?
—¿Cuál?
—¿Hay habitantes nativos en el asteroide?
—¿Nativos? —Watts reflexionó unos instantes—. Sí, existen algunos aborígenes.
Hizo un gesto vago en dirección a la ventana.
—¿Cómo son? ¿Los ha visto?
—Sí, les he visto. Al menos, les vi la primera vez que se acercaron por aquí.
Merodearon un rato, nos observaron y se largaron.
—¿Han muerto? ¿Alguna enfermedad?
—No. Simplemente... se esfumaron en el bosque. Imagino que deben de continuar allí.
—¿Qué clase de gente es?
—Bueno, la leyenda dice que provienen de Marte, aunque no se parecen mucho a los
marcianos. Son de piel oscura, cobriza. Delgados. Muy ágiles a su manera. Cazan y
pescan. Carecen de lenguaje escrito. No les prestamos mucha atención.
—Entiendo. —Harris hizo una pausa—. Comandante, ¿ha oído hablar de... los
Flautistas?
—¿Los Flautistas? —Watts frunció el ceño—. No. ¿Por qué?
—Los pacientes mencionaron unos seres a los que llamaban los Flautistas. Según la
declaración de Bradshaw, los Flautistas les enseñaron a ser plantas.
—Los Flautistas. ¿Qué son?
—No lo sé —admitió Harris—. Pensé que usted lo sabría. Mi primera deducción, por
supuesto, fue que se trataba de nativos, pero ahora ya no estoy tan seguro después de
oír su descripción.
—Los nativos son salvajes primitivos. Es imposible que puedan enseñar algo a nadie,
especialmente a un biólogo de altos vuelos.
Harris titubeó.
—Comandante, me gustaría explorar los bosques. ¿Es posible?
—Desde luego. No habrá problemas. Ordenaré que un hombre le acompañe.
—Prefiero ir solo. ¿Existe algún peligro?
—No, ninguno que yo sepa. Excepto...
—Excepto los Flautistas —concluyó Harris—. Lo sé. Bueno, sólo hay una forma de
encontrarles, y es ésa. Tomaré todo tipo de precauciones..
—Si camina en línea recta, estará de vuelta en la guarnición en menos de seis horas.
Este jodido asteroide no es muy grande. Hay un par de ríos y lagos, de modo que procure
no ahogarse.
—¿Serpientes o insectos venenosos?
—No tenemos noticia. Al principio hicimos bastantes exploraciones, pero la hierba ha
vuelto a crecer. Nunca encontramos nada peligroso.
—Gracias, comandante. —Harris se levantó y le estrechó la mano—. Nos veremos
antes del anochecer.
—Buena suerte.
El comandante y dos guardias armados salieron y se dirigieron hacia la guarnición.
Harris les vio desaparecer en el interior del edificio. Después se adentró en el macizo de
árboles.
El bosque estaba silencioso. Árboles enormes de color verde oscuro le rodeaban por
todas partes. Parecían eucaliptos. El suelo era suave, cubierto de miles de hojas caídas
de los árboles. Al cabo de un rato atravesó un claro de hierba quemada por el sol.
Miríadas de insectos surgían de los tallos secos. Algo corrió a esconderse entre la
vegetación. Divisó una bola gris con muchas piernas y antenas temblorosas.
El claro terminaba al pie de una colina. El camino se empinaba más y más. Ante él se
extendía una infinita pradera verde y salvaje. Descansó unos minutos para recobrar el
aliento.
Siguió adelante. Descendió hacia una quebrada profunda en la que crecían helechos
del tamaño de árboles. Pisaba un auténtico bosque del Jurásico. Los helechos unían sus
copas sobre su cabeza. Se abrió paso con sumo cuidado. Notó el aire más frío. El suelo
de la quebrada era húmedo y silencioso.
Llegó a un terreno llano. Densas matas de helechos crecían por todas partes,
silenciosos e inmóviles, oscureciendo el suelo. Halló un sendero natural, el antiguo lecho
de un río, áspero y rocoso, pero fácil de seguir. La atmósfera era pesada y opresiva. Más
allá de los helechos pudo ver la ladera de la próxima colina, una pradera verde que
ascendía por ella.
Tenía enfrente algo grisáceo. Grandes rocas amontonadas. El lecho seco del río
conducía directamente hacia ellas. Imaginó que se trataba de un antiguo lago del que
nacía el río. Trepó con dificultades a la primera roca y descansó al llegar arriba.
Hasta entonces no había tenido suerte. Ni rastro de los nativos, los únicos que tal vez
podrían ayudarle a encontrar a los misteriosos Flautistas que engatusaban a los hombres,
caso de que existieran. Si pudiera hablar con los nativos, tal vez descubriría algo, pero el
éxito no le sonreía. Paseó la mirada en derredor. El bosque estaba en silencio. Una ligera
brisa movía las hojas. ¿Dónde estaban los nativos? Probablemente tenían un poblado,
cabañas, un claro. El asteroide era pequeño; daría con ellos antes del anochecer.
 
Descendió por las rocas y volvió a trepar por las siguientes. De repente, se detuvo a
escuchar. Oyó un sonido lejano, el sonido del agua. ¿Se estaba acercando a un lago?
Reemprendió el camino con la esperanza de localizar el origen del sonido. Continuó
subiendo y bajando rocas. El silencio era total, excepto por el ruido distante del agua.
Quizá una catarata o un torrente. Si lo encontraba, hallaría a los nativos.
Las rocas se acabaron y apareció de nuevo el lecho del río, bastante húmedo, fangoso
y cubierto de musgo. Seguía una buena pista; el cauce había llevado agua recientemente,
quizá durante la estación de las lluvias. Subió por una de las márgenes a través de los
helechos y las enredaderas. Una serpiente dorada se cruzó en su camino. Algo brillaba
entre los helechos: agua. Un lago. Corrió en aquella dirección, apartando las enredaderas
que le impedían el paso.
Llegó al borde de un lago, un profundo lago enclavado entre las rocas grises, rodeado
de plantas. El agua era clara y brillante, y nacía de una catarata que caía por el extremo
opuesto. Era hermoso, y permaneció admirando la serenidad del lugar. Un rincón virginal,
inalterado desde que se formó el asteroide. Quizá, incluso, era el primero en verlo, tan
oculto y disimulado entre la vegetación. Le deparó una sensación extraña, casi de
propiedad. Dio unos pasos en dirección al agua.
Y entonces la vio.
La muchacha estaba sentada en la otra orilla. Miraba el agua con la cabeza apoyada
en una rodilla doblada. En seguida reparó en que había estado bañándose. Su cuerpo
cobrizo todavía estaba húmedo y brillante al sol. No le había visto. Harris contuvo el
aliento, incapaz de apartar la vista de ella.
Era muy hermosa. Su largo pelo oscuro le cubría los hombros y los brazos. Tenía el
cuerpo delgado y esbelto. La perfección de sus formas le impresionó, a pesar de que
estaba acostumbrado a contemplar toda clase de anatomías. El tiempo, inmóvil, extraño,
pasó mientras la admiraba. Tal vez el tiempo se había detenido en la imagen de la
muchacha sentada sobre una roca y los helechos tan quietos como si estuvieran pintados
a sus espaldas.
De repente, la chica levantó los, ojos. Harris se revolvió inquieto, consciente de
entremeterse en su intimidad. Retrocedió un paso.
—Lo siento —murmuró—. Vengo de la guarnición. No pretendía espiarla.
Ella asintió sin hablar.
—¿No le importa? —preguntó Harris al instante.
—No.
¡Hablaba la lengua de la Tierra! Se acercó un poco, bordeando el lago.
—Espero que no la esté molestando. Pronto me iré del asteroide. Acabo de llegar de la
Tierra.
Ella esbozó una sonrisa tímida.
—Soy médico. Me llamo Henry Harris. —Miró el cuerpo cobrizo que brillaba al sol, la
fina capa de humedad que cubría sus brazos y sus muslos—. Tal vez le interese saber
por qué estoy aquí. Es posible que pueda ayudarme.
—¿Sí?
—¿Le gustaría ayudarme?
—Sí —sonrió ella—. Claro que sí.
—Estupendo. ¿Puedo sentarme? —Se acomodó sobre una roca plana, de cara a ella—
. ¿Un cigarrillo?
—No.
—Bueno, me fumaré uno. —Lo encendió y aspiró una profunda bocanada—. Tenemos
un problema en la guarnición. Algo les está sucediendo a los hombres, y se extiende
como una epidemia. Hay que averiguar las causas antes de que la guarnición se venga
abajo.
Aguardó unos segundos. Ella asintió levemente. Se mantenía inmóvil y silenciosa como
los helechos.
—Bien, he conseguido extraerles cierta información, de la que destaca un hecho en
concreto. Se empeñan en afirmar que los..., los Flautistas son los responsables de su
estado. Dicen que los Flautistas les enseñaron... —Se interrumpió. Una extraña expresión
cruzó por el rostro oscuro y delicado de la muchacha—. ¿Conoce a los Flautistas?
Ella asintió con la cabeza.
Harris se sintió invadido por una oleada de satisfacción.
—¿De veras? Estaba seguro de que los nativos los conocerían. —Se puso en pie—.
Por lo tanto, existen, ¿verdad?
—Existen.
Harris frunció el ceño.
—¿Y viven aquí, en el bosque?
—Sí.
—Bien. —Aplastó el cigarrillo con impaciencia—. ¿Podría llevarme hasta ellos?
—¿Llevarle?
—Sí. Me urge resolver este problema. El comandante en jefe de la base de la Tierra
me asignó la misión de investigar sobre los Flautistas. Hay que llegar al fondo del enigma,
y yo soy el encargado de resolverlo. Es vital encontrarlos, ¿me comprende?
Ella asintió.
—Bien, ¿me va a acompañar?
La chica permaneció en silencio. Estuvo largo rato contemplando el agua con la cabeza
descansando sobre la rodilla. Harris se impacientó. Apoyó su peso en un pie, y luego en
el otro.
—¿Lo hará? —insistió—. Es muy importante para la guarnición. ¿Qué me responde?
—Inspeccionó sus bolsillos—. Quizá pueda ofrecerle algo. Aquí tengo... —Sacó su
encendedor—. Le daré mi mechero.
La chica se levantó lenta y armoniosamente, sin aparentar el menor esfuerzo. Harris se
quedó boquiabierto. ¡Con qué agilidad se había erguido de un solo movimiento! Parpadeó.
Apenas había percibido el cambio. De pronto estaba en pie, mirándole tranquilamente con
su rostro inexpresivo.
—¿Lo hará? —repitió.
—Sí. Vámonos.
La muchacha se dirigió hacia los helechos. Harris la siguió, moviéndose con torpeza
sobre las rocas.
—Estupendo. Muchas gracias. Me interesa mucho encontrar a esos Flautistas.
¿Adónde me lleva, a su poblado? ¿Cuánto queda para que anochezca?
La muchacha no respondió. Se había adentrado en los helechos, y Harris apresuró el
paso para no perderla de vista. ¡Con qué silencio se deslizaba!
—Espere —gritó—, espéreme.
La joven se detuvo a esperarle, grácil y hermosa, observándole sin decir una palabra.
Harris penetró en la masa de helechos, pisándole los talones.
 
—¡Que me aspen! —exclamó el comandante Cox—. No ha tardado mucho. —Bajó de
dos en dos los escalones—. Deje que le eche una mano.
Harris sonrió mientras acarreaba sus pesadas maletas. Las dejó en el suelo con un
suspiro de alivio.
—No se preocupe. En lo sucesivo, procuraré no ir tan cargado.
—Entre. Soldado, ayúdele.
Un patrullero se acercó y cogió una maleta. Los tres tomaron por el pasillo que
conducía a las habitaciones de Harris. Éste abrió la puerta y el patrullero depositó la
maleta en el suelo.
—Gracias —dijo Harris. Colocó la otra junto a la primera—. Estoy contento de volver,
aunque sea por poco tiempo.
—¿Por poco tiempo?
—Regresé para poner en orden mis asuntos. Volveré a Y-3 mañana por la mañana.
—¿No solucionó el problema?
—Lo hice, pero no lo he erradicado. Debo volver de inmediato. Queda mucho por
hacer.
—Pero ¿averiguó lo que pasa?
—Sí. Exactamente lo que los hombres decían: los Flautistas.
—¿Los Flautistas existen?
—Sí. Existen.
Se quitó la chaqueta y la colocó sobre el respaldo de la silla. Después abrió la ventana.
Un aire cálido y primaveral invadió la habitación. Se sentó en la cama.
—Los Flautistas existen, es cierto... ¡en la mente de los hombres de la guarnición! Para
ellos, los Flautistas son reales, ellos los crearon. Se trata de una hipnosis colectiva, una
proyección de grupo, y ninguno se libra de padecerla hasta cierto punto.
—¿Cómo empezó?
—Los hombres elegidos para la estación Y-3 fueron seleccionados por sus especiales
habilidades, su capacidad y el alto grado de entrenamiento. A lo largo de sus vidas han
sido modelados por la compleja sociedad moderna, el ritmo acelerado y una fuerte
integración con el resto de la gente. Han sido sometidos a una intensa presión para
alcanzar ciertos objetivos y realizar ciertos trabajos.
»De repente, se les traslada a un asteroide habitado por nativos que viven la más
primitiva de las existencias, completamente vegetal. Desconocen el concepto de objetivo,
de propósito y de planificación. Los nativos viven como animales, al día, durmiendo y
obteniendo su comida de los árboles, como en el Jardín del Edén, sin luchas ni conflictos.
—¿Sí? Pero...
—Los miembros de la guarnición ven a los nativos y piensan inconscientemente en su
vida anterior, cuando eran niños, cuando no tenían problemas, ni responsabilidades, ni se
habían integrado en la sociedad desarrollada. Niños echados al sol.
»¡Pero son incapaces de admitirlo! No pueden admitir que les gustaría vivir como los
nativos, descansando y durmiendo todo el día. De modo que inventan a los Flautistas, un
misterioso grupo que vive en los bosques y les enseña una nueva forma de vivir.
Descargan su culpa sobre ellos. Les enseñan a convertirse en parte de los bosques.
—¿Qué piensa hacer? ¿Quemar los bosques?
—No. —Harris meneó la cabeza—. Ésa no es la respuesta adecuada; los bosques son
inofensivos. La solución reside en la psicoterapia. Volveré para empezar a trabajar cuanto
antes. Hay que convencerles de que los Flautistas viven en su interior, de que les llaman
inconscientemente para que les descarguen de sus responsabilidades. Los bosques son
inofensivos y los nativos no les pueden enseñar nada nuevo. Son salvajes primitivos que
carecen incluso de lenguaje escrito. Nos enfrentamos a una proyección psicológica de
todos los hombres de la guarnición que desean abandonar su trabajo y descansar una
temporada.
Se hizo el silencio en la habitación.
—Comprendo —dijo Cox al cabo de un rato—. Bueno, tiene cierto sentido. —Se puso
en pie—. Ojalá haga reaccionar a los hombres cuando vuelva.
—Eso espero —aprobó Harris—. Y creo que lo conseguiré. Después de todo, sólo se
trata de reforzar su propio conocimiento de sí mismos. Cuando lo logren, los Flautistas se
desvanecerán.
—Bien, deshaga las maletas, doctor. Le veré a la hora de cenar. O quizá mañana,
antes de que se marche.
—Espléndido.
Harris abrió la puerta y el comandante salió al pasillo. Harris cerró con llave y cruzó la
habitación. Miró un momento por la ventana, con las manos en los bolsillos.
Era casi de noche y estaba refrescando. El sol. acababa de desaparecer detrás de los
edificios de la ciudad que rodeaba el hospital. Contempló el ocaso.
Después se acercó a sus maletas. Se sentía cansado, muy cansado a causa del viaje.
Una gran pereza atenazaba sus miembros. Le quedaban muchas cosas por hacer,
muchísimas. ¿Cómo esperaba llevarlas a cabo? Volviendo al asteroide. ¿Y luego?
Bostezó, se le cerraban los ojos. ¡Cuánto sueño tenía! Dio un vistazo a la cama, se
sentó en el borde y se quitó los zapatos. ¡Tenía tanto que hacer al día siguiente!
Dejó los zapatos en un rincón de la habitación. Se inclinó y soltó el cierre de una
maleta. La abrió. Extrajo un enorme saco de tela. Vació con cuidado su contenido sobre el
suelo. Tierra, tierra rica y suave. Tierra que había recogido en las últimas horas pasadas
en el asteroide.
La extendió sobre el suelo y se sentó en el centro. Se estiró de espaldas sobre ella.
Cuando se sintió cómodo cruzó los brazos sobre el pecho y cerró los ojos. Quedaba tanto
por hacer..., pero más tarde, por supuesto. Mañana. La tierra era tan cálida...
Se durmió al cabo de un momento.
 
 
FIN
 


Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed