Google+ Badge

Google+ Followers

Infolinks In Text Ads

Gana una tarjeta regalo de 500 euros. Apúntate, es gratis, y si tu ganas, yo también gano. Sigue este enlace: http://www.premiofacil.es/alta.php?idr=52892442 !Vóta este sitio en Cincolinks.com

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

AUTOR DE TIEMPOS PASADOS

.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons. Peliculas juegos gratis juegos
INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB ¡Gana Dinero con MePagan.com! Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas

Seguidores

--

lunes, 19 de julio de 2010

Conan el invencible



Robert Jordan
Conan el invencible





Título original: Conan the invincible



A William Popham McDougal, un demonio menor




CAPITULO 1

El gélido viento, que azotaba las simas oscuras y escarpadas de los Montes Kezankios, parecía más frío todavía en las inmediaciones de la fortaleza de piedra desnuda que se alzaba en el granítico flanco de una montaña sin nombre, en el mismo corazón de la cordillera. Los fieros montañeses, que a nada temían, llegaban a desviarse varias millas de su camino para no tener que andar cerca del sombrío baluarte, y, a su mención, hacían con la mano el signo de los cuernos para conjurar el mal.

Amanar el Nigromante descendió por un corredor oscuro, que penetraba en el mismo corazón de piedra de la montaña, seguido por algunos que habían dejado de ser humanos. Era esbelto el taumaturgo, y atractivo a su siniestra manera, con su rala barba negra; pero una línea blanca de vago aire serpentino dividía su corto cabello, y las manchas rojizas que danzaban en sus ojos capturaban la mirada, y la voluntad, de quien fuera tan necio como para observarlos con fijeza. Sus secuaces habrían parecido hombres ordinarios a primera vista o desde cierta distancia, pero los rostros de éstos eran como muy prominentes, sus ojos arrojaban destellos rojos bajo los puntiagudos cascos, y escamas reptilescas les cubrían la piel. Los dedos de las alargadas manos que sostenían sus lanzas no terminaban en uñas, sino en garras. Todos llevaban un sable curvo colgando de la cadera, salvo el que venía inmediatamente detrás de Amanar. Sitha, capitán de los S'tarra, esbirro saurio de Amanar, cargaba con una gran hacha de dos filos. Llegaron al fin ante unas puertas altas encajadas en la piedra, talladas éstas y la misma piedra con interminables arabescos de serpientes.

«Sitha», dijo Amanar, y traspuso las puertas sin detenerse.

El guardia reptiloide le siguió de cerca, cerrando las enormes puertas tras su amo, pero Amanar apenas si se dio cuenta. Ni siquiera se molestó en mirar a los desnudos cautivos, un hombre y una mujer, que, atados de pies y manos, yacían amordazados a un lado de la estancia rodeada de columnas. El mosaico del suelo daba la imagen de una serpiente dorada, envuelta en lo que parecían rayos de sol. Un par de serpientes de oro entrelazadas ceñía asimismo la negra túnica del mago; las cabezas de éstas, colgando de los hombros, reposaban sobre su pecho. Los ojos de las recamadas serpientes refulgían con lo que no podía ser vida. El mago habló.

-El hombre, Sitha.

Los prisioneros se debatieron, frenéticos, en un intento de romper sus ataduras, pero el escamoso sicario, cuya musculatura abultaba como la de un herrero, levantó al hombre sin dificultad. En cuestión de minutos, tendió al cautivo sobre un bloque de mármol negro, recorrido por rojos rastros de sangre. Circundaba el borde del altar un reguero que iba a dar en un caño, el cual, a su vez, vaciaba en un gran cuenco dorado. Sitha le arrancó la mordaza y dio un paso atrás.

El hombre atado, un ofireo de piel pálida, abrió con esfuerzo la boca y escupió. «¡Seas quien seas, no sacarás nada de mí, engendro de la tiniebla exterior! ¡No suplicaré, ¿me oyes?! ¡De entre mis dientes no escapará ninguna súplica, perro! No voy a...»

Amanar no le oía. Buscaba bajo su túnica el amuleto: una serpiente de oro en las garras de un halcón de plata. Éste le protegía, éste y otras cosas que había hecho, pero con todo siempre tenía en cuenta a qué poder se enfrentaba. Y cuál controlaba.

Aquellos necios de Estigia, aquellos que se llaman a sí mismos magos del Anillo Negro, le habían permitido, desde su superioridad, que estudiara a sus pies, confiados en su admiración idolátrica. Sólo cuando ya era demasiado tarde supieron del desprecio que anidaba en su corazón. Aquellos hombres se envanecían del poder que empleaban al servicio de Set, y, con todo, ninguno de ellos hubiera osado poner un solo dedo sobre el temido Libro de Tifón. Pero él sí osó.

Empezó un cántico, y detrás del altar se formó una niebla, roja y morada, como encendida en llamas. Tras la niebla comparecía la negrura, que se extendía hasta el infinito. La lengua del ofireo fue acallada, y sólo con los dientes pudo seguir mascullando algo.

Se decía que ninguna mente humana era capaz de comprender los terribles saberes contenidos en el libro, ni de retener una sola de sus palabras sin sufrir la locura y la muerte. Aun así, Amanar había aprendido. Había aprendido una única página, sí, antes de que los poderes numinosos de ésta le sacudieran la mente y redujeran a gelatina sus huesos, obligándole a huir de Khemi al desierto, dolorosamente herido, aullando como un perro. Y en su locura, en medio de aquel yermo reseco bajo el sol, había recordado todavía la página. La muerte no podría salirle al encuentro.

En las nieblas, desde las nieblas, tomó forma una figura. Los ojos del ofireo se abrieron, desorbitados, en mudo terror. La mujer articuló un grito tras la mordaza. Un halo de doce tentáculos más largos que un hombre coronaba la cabeza dorada que se erguía ante ellos, entre los vapores arremolinados; no era exactamente de serpiente, ni tampoco de lagarto. El cuerpo, serpentino, cubierto de escamas doradas, se perdía en la oscuridad, más allá de lo que el ojo puede ver o la mente comprender. Una lengua bífida medio brilló entre sus colmillos, y unos ojos que albergaban los fuegos de todos los hornos que hayan sido miraban a Amanar. Codicioso, el mago pensó, y volvió a tocar el amuleto.

Había dado tumbos por las arenas, atormentado por el sol, reseco, sediento, recordando la página e incapaz de morir. Finalmente llegó a Pteion la Maldita, unas temibles ruinas abandonadas en tiempos del siniestro Aquerón, cuando Estigia no era más que una extensión de arena. En la caverna olvidada y sin nombre que había hallado bajo esa ciudad, encontró a Morath-Aminee, aprisionado allí por rebelión contra Set el Oscuro en los tiempos en que los que ahora se llaman hombres andaban a cuatro patas y husmeaban bajo las piedras en busca de gusanos. Con lo que recordaba de la página -¿llegaría un día en que ese recuerdo dejara de quemarle por dentro?- halló los medios para liberar al demonio-dios, y para protegerse a sí mismo. Había hallado poder.

«Morath-Aminee -dijo, medio cantando, medio siseando-. Oh Devorador de Almas, cuyo tercer nombre causa la muerte a quienes lo oyen, a quienes lo dicen, a quienes lo saben; tu siervo Amanar te presenta estas ofrendas en sacrificio.»

Alargó la mano. Sitha depositó en ella un cuchillo de puño de oro y hoja dorada. El ofireo abrió la boca para gritar, y emitió un horrible gorgoteo al cortarle Amanar la garganta. En ese mismo instante, los tentáculos dorados del demonio-dios se abalanzaron sobre el hombre del altar y lo aferraron allí donde yacía, en medio del charco creciente de su propia sangre. Los tentáculos evitaban aproximarse a Amanar.

«Come, oh Morath-Aminee», salmodió el mago. Miró a los ojos a la víctima sacrificial, esperando el momento oportuno.

El horror se apoderó del rostro del ofireo al darse cuenta éste de que moría. Y, aun así, no murió. Su corazón bombeaba; la sangre manaba de su garganta destrozada, el líquido escarlata se derramaba sobre el mármol negro y era canalizado al gran cuenco dorado que reposaba a los pies del altar para ser empleado en naturas nigromancias. Pero no se le permitió morir.

Amanar oía dentro de su mente el silbido satisfecho del demonio que se alimentaba. Los pálidos ojos del ofireo se llenaron de desolación cuando comprendió qué le estaban quitando, aparte de la vida. El mago vio como sus ojos quedaban sin vida, aunque siguieran viviendo: ventanas vacías que daban a un abismo sin alma. Con cuidado, hizo un corte preciso en el pecho que se movía espasmódicamente. Puso la mano encima de éste, y su mirada se encontró con la mirada desesperada del ofireo.

-Agradéceme que te conceda la liberación de la muerte -dijo.

Los labios del ofireo hicieron esfuerzos por articular palabras, pero no surgió sonido alguno. Sólo horrendas burbujas en el chorro de sangre, ya no tan abundante, que manaba del agujero abierto en su garganta.

Amanar sonrió. Introdujo la mano en el corte, agarró el corazón todavía palpitante y lo extrajo. Éste volvió a latir una última vez mientras lo sostenía ante los ojos del ofireo.

«Muere», dijo el mago. El demonio-dios aflojó sus tentáculos, y el cuerpo yerto cayó pesadamente sobre el altar y murió por fin.

Sitha apareció tras el mago llevando una bandeja dorada, sobre la cual Amanar depositó el corazón. Éste también podría ser aprovechado para su magia. Tomó el trapo de lino que el reptil le ofrecía, y se lavó las manos manchadas de sangre. Sitha se volvió.

-Amanar -el susurro del demonio-dios resonó por las paredes-. Has empleado mi sacrificio, oh tú que careces de alma, para tu propio placer.

Amanar le miró azorado antes de responder. La mujer se retorcía, atada, al borde de la locura. No oía nada, sólo sus propios chillidos que la mordaza ahogaba. Sitha abandonó la estancia sacrificial, como si no hubiera oído. Los S'tarra apenas podían pensar por sí mismos, pero eran capaces de cumplir órdenes. Sitha depositaría el corazón en un cuenco dorado ya preparado, que gracias a algunos hechizos mantendría fresco su contenido. Sólo entonces podría pensar en otra cosa, si es que su mente sin alma era capaz de pensar en algo.

El mago bajó la cabeza hasta el pecho y se inclinó tan humildemente como supo.

-Oh, gran Morath-Aminee, sólo soy tu humilde siervo. Tu siervo, que te liberó de las ataduras que te había impuesto el Oscuro.

Los dioses y los demonios no pueden olvidar, no de la manera que olvidan los hombres, pero a menudo no quieren recordar deudas en sus tratos con éstos. La alusión no podía pasar inadvertida.

Un tentáculo cubierto de escamas doradas se acercó a Amanar -poco más podía hacer, aparte de alejarse-, pero retrocedió de pronto como si se hubiera quemado.

-Todavía llevas el amuleto.

-Oh tú, el más alto entre los Poderes y Dominaciones, éste que tú ves es tan insignificante ante ti que podrías destruirlo inadvertidamente, al no ver esta mota de polvo en tu camino. Sólo lo llevo para que te fijes en mí, y me permitas vivir para serviros a ti y al acrecimiento de tu gloria.

-Sírveme bien, y en el día en que Set esté atado donde yo estuve atado, en el día en que gobierne la Tiniebla Exterior, te daré poder sobre mis rebaños, sobre los que se llaman a sí mismos hombres, y tú te encargarás de traerme a esas multitudes para que me alimente de ellas.

-Como tú digas, así se hará, gran Morath-Aminee.

Amanar vio que Sitha había vuelto con otros dos S'tarra. El nigromante chasqueó los dedos en un gesto de llamada, y ambos corrieron al altar ensangrentado, andando a gatas al acercarse al bloque de mármol negro. No alzaron la mirada al demonio-dios que se erguía descomunal ante ellos, sino que, medio arrastrándose, desataron a la víctima sacrificial y se la llevaron.

Una llamada de distinta naturaleza hizo que Amanar se volviera hacia las altas puertas de la caverna. Nadie habría osado interrumpir aquellas ceremonias. Volvieron a llamar. Amanar se retorció espasmódicamente cuando la voz del demonio dios silbó en su cabeza.

-Ve, Amanar. Este asunto te concierne en grado sumo.

Amanar miró atrás, a la gran serpiente dorada que se erguía, inmóvil, ante el altar negro. Sus ojos llameantes le miraban con... ¿qué podía ser? ¿regocijo?

-Prepara el siguiente sacrificio, Sitha.

La mujer atada se agitó con frenesí aún mayor al verse levantada por unas manos escamosas del suelo embaldosado. Amanar salió apresuradamente de la estancia.

Afuera, un turanio de barba afilada miraba nerviosamente a los S'tarra, y su moderada gordura y su muelle túnica amarilla contrastaban llamativamente con los ojos, rojos e inexpresivos, y la cota de malla de los guardias. El hombre trataba de estirar el cuello para ver qué había en la estancia sacrificial, detrás de Amanar, y éste cerró la puerta con firmeza. Aparte de la guardia, tenía pocos siervos humanos fuera de la fortaleza en quienes pudiera confiar; aún no les había llegado la hora de saber a qué servían.

-¿Por qué te has ido de Aghrapur, Tewfik? -le espetó. El rechoncho personaje esbozó una sonrisa lisonjera y se frotó las manos.

-No fue culpa mía, amo. Te ruego que lo comprendas.

-¿Sobre qué estás farfullando?

-Sobre aquello que querías que vigilara, amo. Ya no se halla en las cámaras acorazadas del rey Yildiz.

Amanar palideció. Tewfik, creyéndolo airado, se encogió de miedo, y los S'tarra se agitaron incómodos, pero el taumaturgo temblaba por dentro. Agarró la túnica del turanio con dedos de hierro, obligándolo a erguirse.

-¿Dónde está ahora? ¡Habla, si quieres vivir!

-¡En Shadizar, amo! ¡Lo juro!

Amanar le miró, perforándolo con la mirada. Morath-Aminee había sabido la importancia de este mensaje. El demonio-dios debía de saber lo que estaba ocurriendo en Shadizar. Había que hallar un nuevo escondite, pero antes tenía que hacerse con aquello que ya no estaba en su lugar. Aquello que, al precio que fuera, debía ser mantenido fuera del alcance de Morath-Aminee. Y, para lograrlo, tendría que correr el riesgo de traerlo a donde el demonio dios podría cogerlo. ¡Qué riesgo! ¡Qué riesgo!

Apenas se dio cuenta de que todavía llevaba el cuchillo sacrificial hasta el momento en que lo clavó en las costillas del turanio. Miró a la cara que ahora le observaba fijamente con odio, y se arrepintió de lo que había hecho. Los siervos humanos eran útiles en muchas cosas imposibles para los S'tarra. Demasiado útiles como para desecharlos por mero capricho.

El mago sintió que algo le golpeaba el pecho y miró a sus pies. De entre su negra túnica sobresalía el puño de un cuchillo, que al instante soltó la mano de Tewfik. Desdeñoso, Amanar arrojó lejos de sí al moribundo. Se extrajo el cuchillo de un tirón y le mostró su hoja limpia al hombre que yacía en el suelo de piedra con la boca llena de su propia sangre.

-Necio -dijo Amanar-. Para que tu arma mortal pueda herirme, antes debes matar mi alma.

Se volvió. El deseo de carne fresca de los guardias se saciaría con lo que quedaba de Tewfik. Para que Amanar pudiera disponer del tiempo que necesitaba, habría que saciar continuamente a Morath-Aminee. Había que traer más prisioneros. Más sacrificios para el Devorador de Almas. Y volvió a entrar en la estancia sacrificial para preparar el primero de éstos.





CAPITULO 2



La ciudad de Shadizar, la cuajada de cúpulas purpúreas y abundantes chapiteles, era conocida como «La Perversa». Pero las crapulosidades de los engreídos nobles, y las de sus mujeres de ojos crueles y sus hijas vestidas de perlas, palidecían ante las que se perpetraban en la vida cotidiana del barrio conocido como el Desierto. En esas calles estrechas y tortuosas, en esos callejones cubiertos de inmundicia, refugio de ladrones, secuestradores y asesinos, y de hombres de aún más baja estofa, los cuerpos se pagaban en plata, las vidas en cobre, y sobra decir lo que valía un alma.

El corpulento joven que ganduleaba en su cama, en el piso superior de la taberna de Abuletes, en el corazón del Desierto, no dedicaba ni un solo pensamiento a los que quizá estuvieran muriendo en la fétida suciedad de las callejas. Sus ojos azul zafiro, que enmarcaban una negra melena cuadrada, sólo miraban a la mujer de piel aceitunada que había al otro extremo del pequeño cuarto; ésta se estaba ajustando un sujetador de latón dorado, que mostraba más que ocultaba sus opulentos senos. Vestía además unos pantalones transparentes, abiertos hasta el tobillo, y un cinto dorado de no más de dos dedos de anchura, que le ceñía holgadamente las redondeadas caderas. Llevaba puestos cuatro anillos, olivino verde y almandina roja en la mano izquierda, topacio azul pálido y alejandrita turquesa en la derecha.

-No lo digas, Conan -dijo ella sin mirarle.

-¿Que no diga el qué? -dijo él refunfuñando.

Aunque por su terso rostro pudiera decirse que había visto menos de veinte inviernos, también podía leerse en sus ojos que éstos habían sido inviernos de acero y sangre. Echó a un lado con su gran mano la piel que le cubría y empezó a vestirse, asegurándose primero como siempre de tener las armas al alcance de la mano: el viejo sable envainado en su gastada vaina de chagrén, la daga karpashia de hoja negra sujeta con correas al antebrazo izquierdo.

-Te doy gratuitamente lo que vendo a otros. ¿Aún no estás satisfecho con eso?

-No necesitas seguir con tu profesión, Semíramis. Soy el mejor ladrón de Shadizar, de toda Zamora -al oírla reír, sus nudillos palidecieron en torno al puño forrado en cuero de su espada.

Él tenía más razones para enorgullecerse de las que ella sabía. ¿Acaso no había matado hechiceros, destruido muertos vivientes, salvado un trono y derribado otro? ¿quién, a su edad, podía contar como propias ni que fuera la mitad de sus hazañas? Pero él nunca hablaba de esas cosas, ni siquiera con Semíramis, porque, para el ladrón, la fama es el principio del fin.

-Y, pese a todos tus robos -le regañó ella-, ¿qué tienes? Cada moneda que robas se escurre como agua por entre tus dedos.

-¡Crom! ¿Es por eso que no quieres ser sólo mía? ¿por el dinero?

-¡Eres un necio! -le espetó ella. Antes de que Conan le pudiera decir más, salió airada de la habitación.

Por un rato él permaneció sentado, mirando con ceño fruncido a las paredes de desnuda madera. Semíramis no sabía ni la mitad de los problemas que tenía en Shadizar. Conan era el más aventajado de los ladrones de la ciudad, y ahora sus éxitos empezaban a volverse contra él. Los rechonchos mercaderes y nobles perfumados cuyas moradas saqueaba habían fijado una recompensa para poner fin a sus robos. Algunos de esos mismos hombres le habían contratado en ocasiones, a fin de recobrar una misiva incriminadora o un obsequio entregado sin discreción a la mujer equivocada. Los secretos que así había llegado a conocer eran también motivo de que se pusiera precio a su cabeza, tanto al menos como los robos. A ello se añadían como tercer motivo las hijas de los nobles, de ojos lujuriosos, que hallaban deliciosamente perverso coquetear con un musculoso bárbaro joven.

Con un gruñido se puso en pie, y se cubrió las anchas espaldas con una capa negra khaurania, ribeteada en oro. De nada la valía tanto rumiar. Era un ladrón. Tenía que estar por la faena.

Al bajar por la desvencijada escalera a la abarrotada taberna, le rechinaron los dientes. En el centro de la estancia, vio a Semíramis sentada sobre las rodillas de un secuestrador kothio bigotudo, que vestía una capa listada en muchos colores. Llevaba brazales de oro sobre los bíceps, y un aro también de oro pendía de su oreja renegrida. Su aceitosa mano derecha agarraba los pechos de Semíramis; el brazo izquierdo se doblaba para que la mano pudiera trabajar por debajo de la mesa. Ella se contoneaba seductoramente, y soltaba risitas cuando él le susurraba algo al oído. Cortan ignoró a la pareja y se dirigió al mostrador de la taberna.

-Vino -pidió, y buscó con la mano las indispensables monedas en la bolsa que pendía de su cinturón. Le quedaban bien pocas.

El rollizo Abuletes hizo desaparecer las monedas, dejando en su lugar una bota de cuero repleta de vino de olor amargo. Sus asquerosas papadas sobresalían del cuello de su túnica, de color amarillo desvaído. Sus ojos oscuros, hundidos en las grasas del rostro, podían calcular con exactitud el contenido de la bolsa de un hombre a veinte pasos de distancia. Se quedó frente a Conan, estudiándole desde detrás de la chata y sebosa máscara que era su cara.

Los olores del vino aguado y de la carne medio quemada que salía de la cocina chocaban con los efluvios que entraban de la calle cada vez que la puerta se abría para que pudiera entrar o salir otro cliente. Todavía habían de vaciarse tres clepsidras antes de que se hiciera de noche, pero las mesas estaban atestadas de rateros, alcahuetes y bandidos. Una tetuda cortesana, ataviada tan sólo con sendos brazaletes de latón en los tobillos y dos estrechas cintas de seda amarilla, voceaba sus mercancías con lascivas sonrisas.

Conan tomó nota mentalmente de los que parecían peligrosos. Un montañés kezankio tocado con un turbante, que se lamía los labios mientras estudiaba a la prostituta, y dos atezados iranistanios que, vestidos por su parte con holgados y flotantes pantalones rojos y camisas de cuero, la devoraban también con los ojos. Allí podía correr la sangre. Un falsificador de moneda turanio, sentado, se encorvaba sobre su jarra, meneando su puntiaguda barba mientras murmuraba para sí. Se sabía en el Desierto que había sufrido una dura derrota, y que estaba dispuesto a desquitarse de su humillación con la daga ibarri de tres pies que llevaba a la cadera. Un tercer iranistanio, vestido como los otros dos, pero que llevaba una cadena colgando sobre el pecho, escuchaba a una adivina que barajaba las cartas sobre la mesa, junto a la pared más alejada.

-¿Tú qué piensas, Conan -le fue a decir Abuletes-, de los problemas que se avecinan?

-¿Qué problemas? -replicó Conan. No atendía a las palabras del tabernero. La pitonisa no era una vieja arrugada, como es habitual en tales mujeres. Su cabello pelirrojo, sedoso, asomaba por los bordes de la voluminosa capucha de su capa marrón, adornando un acorazonado rostro. Sus ojos color esmeralda apuntaban ligeramente, como los de un gato, a los prominentes pómulos. La capa y la túnica que llevaba estaban hechas de lana basta, pero los esbeltos dedos que manejaban las cartas K'far eran delicados.

-¿Es que no te interesa nada que no esté relacionado con tus latrocinios? -refunfuñó Abuletes-. Estos últimos meses, no menos de siete caravanas con dirección a Turan, o procedentes de allí, han desaparecido sin dejar rastro alguno. Tirídates ha mandado al ejército a dar caza al Halcón Rojo, pero el ejército nunca ha logrado ni ver por unos instantes a esa diablesa. ¿Y por qué iban a conseguirlo esta vez? Cuando los soldados vuelvan con las manos vacías y los mercaderes chillen exigiendo que se haga algo, el rey se verá obligado a ensañarse con nosotros, los del Desierto.

-Ya se ha ensañado otras veces -replicó Conan riendo-, y todo sigue igual.

El iranistanio dijo algo con afectada sonrisa. Los ojos verdes de la pitonisa le arrojaron dagas, pero ésta siguió leyéndole las cartas. Conan pensó que el iranistanio había tenido la misma idea que él. Si Semíramis quería pavonearse ante él de su oficio...

-¿Con qué prueba se cuenta -dijo, sin dejar de mirar a aquellos dos que había al otro extremo de la habitación- para decir que el Halcón Rojo es responsable? Siete caravanas me parecen mucho bocado para que un solo forajido lo engulla.

Abuletes bufó.

-¿Quién más podría haber sido? Los montañeses kezankios nunca se atreven a hacer incursiones lejos de sus montañas. Sólo nos queda el Halcón Rojo. Y, ¿quién sabe cuántos hombres van con ella? ¿quién sabe nada de ella, quién sabe, incluso, cuál es su aspecto? He oído que tiene quinientos forajidos que la siguen como perros al cazador.

Conan abrió la boca para soltarle una réplica mordaz, y en ese mismo momento estalló la pelea en la mesa de la adivina. El iranistanio le había puesto a ésta una mano en el brazo. Ella lo apartó. Él la aferró por la capa, apremiándola con susurros, y sosteniendo con la otra mano una bolsa que tintineaba.

-¡Encuentra un muchacho! -le espetó ella.

Le golpeó la cara con el dorso de la mano, y el golpe restalló como el de un látigo.

El iranistanio retrocedió violentamente con el rostro lívido. «¡Puerca!», aulló, y una daga turania de hoja ancha apareció en su puño.

Conan atravesó la habitación con dos zancadas de pantera.

Su enorme mano inmovilizó los bíceps del brazo con el que el iranistanio sostenía el cuchillo, y le levantó de la silla. El gruñido del iranistanio se tornó en boquiabierta estupefacción cuando trató de acuchillar al corpulento joven, y la daga cayó de pronto de sus dedos inertes. La mano de hierro de Conan había cortado el flujo de sangre en el brazo de aquel hombre.

Con desdeñosa facilidad, Conan arrojó al hombre entre las mesas.

-Ella no desea tus atenciones -le dijo.

-¡Perro hijo de puta! -aulló el iranistanio.

Torpemente, le quitó al falsificador de moneda turanio su daga ibarri y arremetió contra Conan.

Agarrando con el pie la silla caída del iranistanio, Conan la arrojó a los pies de éste. El iranistanio dio de bruces en el suelo; empezó a levantarse al tiempo que caía, pero la bota de Conan le dio en el mentón antes de que pudiera acabar de incorporarse. Cayó de espaldas, sin sentido, a los pies del falsificador de moneda, que recobró su daga al mismo tiempo que echaba una mirada codiciosa a la bolsa del iranistanio.

Conan se volvió hacia la bella adivina. Le pareció ver que ésta escondía un cuchillo bajo su ancha capa.

-Como te he salvado de un mal trago -le dijo-, quizá me permitirás que te pague una jarra de vino. Ella torció el labio.

-No necesitaba la ayuda de un muchacho bárbaro.

De pronto, la pitonisa miró a su izquierda, y él se arrojó al suelo en dirección contraria. Fue la cimitarra que esgrimía uno de los otros iranistanios, y no su cabeza, lo que vino a dar en la mesa.

Con el mismo gesto de arrojarse al suelo, Conan dio una voltereta, se puso en pie y extrajo el sable de su vaina de chagrén. Los dos iranistanios que había visto solos en una mesa le atacaban ahora cimitarra en mano, cada uno por un lado, con las rodillas ligeramente dobladas en la pose del luchador experimentado. Las mesas que les rodeaban se vaciaron, pero los demás clientes de la taberna ni se habían dado cuenta. Raro era el día en que por lo menos un solo hombre no sufría sus espasmos de muerte en aquel suelo cubierto de serrín.

-¡Tú, cachorro de padre desconocido hasta para tu madre! -dijo con un bufido uno de los hombres de nariz aguileña-. ¿Creías que podrías hacerle daño a Hafim y largarte así como así? ¡Vas a beberte tu propia sangre, hueva de sapo! ¡Vas a...!

Conan no vio razón alguna para escuchar las vociferaciones de aquel hombre. Al tiempo que gritaba un salvaje grito de guerra cimmerio, blandió su sable en alto y atacó. Una sonrisa de desprecio se esbozó en el oscuro rostro del hombre que tenía más cerca, quien trató de ensartar al musculoso joven antes de que el mandoble de éste, que parecía torpe, diera en el blanco. Pero Conan no había tenido ninguna intención de iniciar un ataque que le dejara tan desprotegido. En cuanto el iranistanio arremetió contra él, Conan se agachó a un lado flexionando la pierna izquierda. Veía en los grandes ojos oscuros del hombre que éste sabía matar. Al mismo tiempo que la brillante hoja azulada de la cimitarra le pasaba por encima del hombro izquierdo, su sable giró, perforó el justillo de cuero del iranistanio y se hincó profundamente entre sus costillas.

Conan sintió que el sable había tocado hueso; detrás del hombre, que se ahogaba en su propia sangre, vio al segundo iranistanio, que se abalanzaba sobre él empuñando otra cimitarra, con un rictus en el rostro que dejaba al descubierto todos sus dientes. Trató de cargar al moribundo sobre su hombro, con el propósito de alzarlo del suelo y arrojarlo contra su compañero. Extrajo la espada de su cuerpo y lo levantó, arrojándolo luego a los pies del hombre que arremetía contra él. El segundo iranistanio saltó por encima de su amigo, agitando al mismo tiempo su arma curva. El mandoble de Conan le obligó a soltar la cimitarra, y con el mismo movimiento le rajó la garganta. El iranistanio, con el sucio pecho cubierto de sangre, se tambaleó y cayó con mirada incrédula, tumbando una mesa en su caída.

Conan vio de reojo que Semíramis subía por la escalera al piso superior, y que el kothio iba tras ella, acariciándole posesivamente con su enorme mano una nalga casi desnuda. Al tiempo que esbozaba una mueca, limpió su arma con el holgado pantalón de uno de los cadáveres. Que se fuera ella al diablo, si sus ojos eran incapaces de ver que había encontrado a un hombre mejor. Se volvió a la mesa donde se sentaba la mujer pelirroja. Estaba vacía. Maldijo de nuevo entre dientes.

-Éste también está muerto -murmuró Abuletes.

El gordo tabernero, de rodillas al lado del primer hombre con quien había peleado Conan, le quitó un collar de plata al cadáver con manos que parecían rechonchas arañas.

-Le rompiste el cuello. Conan, por las piedras de Hanumán, me has privado de tres buenos clientes. Casi estoy por decirte que te busques otra taberna.

-Ahora les puedes quitar todo -dijo Conan amargamente-, y sin necesidad de darles de tu vino aguado. Pero a mí puedes traerme una jarra del mejor que tengas. Kiroio. A su salud.

Se sentó a una mesa al lado de la pared, renegando para sus adentros de las mujeres. Al menos, la moza pelirroja podría haberle mostrado algo de gratitud. Él la había salvado de sufrir una paliza, o quizá de algo peor. Y Semíramis... Abuletes le puso una tosca jarra de loza sobre la mesa y extendió su sucia mano. Conan miró expresivamente al último iranistanio que se llevaban a rastras dos hombres desaliñados que ganaban algunas monedas trayendo y llevando cosas por la taberna. Había visto desaparecer las bolsas de los tres muertos bajo el mugriento delantal de Abuletes. Al cabo de unos momentos el tabernero se fue arrastrando los pies, se enjuagó las manos con ese mismo delantal y desapareció. Conan se puso cómodo para poder beber en gran cantidad.






CAPITULO 3



Las mesas que habían quedado vacías durante la pelea volvieron a llenarse rápidamente. Lo más que se concedió a los cadáveres que se llevaban fue una mirada distraída; las risas ruidosas y las voces estridentes no se habían apagado en ningún momento. La cortesana semidesnuda contempló por unos instantes los anchos hombros de Conan con ojos lujuriosos, y luego pasó de largo ante la cara sombría de éste.

Los problemas -juzgó Conan tras haber apurado cuatro jarras de madera llenas de vino- no podrían solucionarse con las cantidades que solía robar. De haber sido él un hombre con medios, la mujercilla pelirroja no se habría ido. Semíramis no habría juzgado tan importante seguir con su oficio. Pero las copas doradas que hurtaba en las casas de los mercaderes, los collares de perlas que desaparecían al lado mismo de la cama de las hermosas nobles, rendían menos de la décima parte de su valor en manos de los peristas del Desierto. Y todavía no dominaba las artes del ahorro. Gastaba en jugar y beber lo que le dejaban las putas. Sólo podría obtener el dinero necesario con un único gran robo. Pero ¿qué robaría? ¿y dónde?

Palacio era una posibilidad, por supuesto. El rey Tirídates poseía tesoros más allá de toda cuenta. Era un borracho -lo era desde aquellos días en que el mago maligno Yara había tenido el verdadero poder en Zamora- pero, en justicia, había de repartir gustosamente su fortuna con el hombre que había derribado a Yara y la Torre del Elefante. Eso en el caso de que el rey conociera su hazaña, y de que estuviera dispuesto a repartir su fortuna con un ladrón bárbaro. Pero Conan creía que la deuda existía, y que cobrarla -aun cuando Tirídates no lo supiera ni lo consintiera- no podía considerarse un robo.

Otra posibilidad era Larsha, unas antiguas y malditas ruinas que estaban no muy lejos de Shadizar. El origen de sus caídas torres y de sus muros erosionados se perdía en los abismos del tiempo, pero todo el mundo estaba de acuerdo en que debía de haber un tesoro en aquel lugar. Y también una maldición. Una década antes, cuando Tirídates era todavía un rey vigoroso, había mandado una compañía de su propia guardia para que traspusiera esos muros a plena luz del día. No regresaron, y sus gritos de muerte habían aterrorizado de tal modo a la comitiva y a la guardia personal del rey que todos salieron corriendo, abandonando al monarca. No le había quedado otro remedio a Tirídates que huir tras ellos. Si alguno más había intentado desde entonces adentrarse en aquella ciudad condenada, no volvió para contarlo.

Conan no temía las maldiciones -¿acaso no podía considerarse ya a sí mismo un azote de magos?-, del mismo modo que no le daba miedo entrar en el palacio del rey. Pero ¿con qué opción se quedaba? Llevarse riquezas suficientes de palacio podía ser tan difícil como llevárselas de las ruinas malditas. ¿Dónde podría obtener mejor recompensa a sus esfuerzos?

Se dio cuenta de que le miraban y se volvió. Un hombre moreno, de nariz aguileña, que se cubría la cabeza con un capuchón purpúreo recogido por una aguja dorada, estaba de pie a su lado y le observaba. Una túnica de seda purpúrea colgaba asimismo de sus hombros enjutos. Se sostenía con un alto bastón de madera lisa y pulida, y, aunque no llevaba otra arma y se veía a las claras que no pertenecía al Desierto, no se vislumbraba miedo al robo -ni a ninguna otra cosa- en sus ojos negros.

-Tú eres Conan el Cimmerio -dijo. No era una pregunta-. Se dice que eres el mejor ladrón de Shadizar.

-¿Y tú quién eres -respondió Conan con cautela- para acusar de robo a un honesto ciudadano? Trabajo como guardia personal.

El hombre se sentó frente a él sin pedirle permiso. Sostenía el bastón con una sola mano; Conan vio que podía emplearlo como arma.

-Soy Ankar, un mercader que trata con mercaderías muy especiales. Necesito al mejor ladrón de Shadizar.

Con una sonrisa satisfecha, Conan echó otro trago. Ahora se encontraba en terreno familiar.

-¿Y qué mercancía es la que quieres que te consiga?

-Primero tienes que saber que el precio que te pagaré es de diez mil monedas de oro.

Conan soltó la jarra, derramándose un poco de vino sobre la muñeca. Con diez mil... Por el Señor del Montículo, con ese dinero podía dar por terminada su carrera de ladrón, y contratar una guardia que le protegiera de sus antiguos colegas.

-¿Qué es lo que quieres que robe? -le preguntó con ansiedad.

Los delgados labios de Ankar dejaron traslucir una leve sonrisa.

-Ciertamente eres Conan el Ladrón. Al menos, de eso no hay duda. ¿Sabes que el rey Yildiz de Turan y Tirídates han hecho un tratado para detener el bandolerismo que azota al comercio en su frontera común?

-Algo habré oído, pero poco botín puedo obtener de un tratado.

-¿Eso crees? Pues sabe que los reyes intercambiaron regalos en prenda por su pacto, que ha de durar cinco años. Yildiz envió a Tirídates cinco bailarinas, y junto con ellas un cofre de oro adornado con cinco amatistas, cinco zafiros y cinco topacios. Dentro del cofre hay cinco medallones, y, engastadas en cada uno de los medallones, cinco joyas como jamás las haya visto el ojo humano.

Conan empezaba a hartarse de los aires de arrogancia de aquel extraño sujeto. Ankar le tomaba por un bárbaro tosco e inculto, y quizá lo fuera, pero en todo caso no era un necio.

-Debes de querer que robe los medallones, no el cofre -dijo, y se complació al ver la mirada sorprendida de Ankar.

El que decía ser un mercader aferró su bastón con ambas manos.

-¿Por qué dices eso, bárbaro? Hablaba en voz baja y sombría.

-El cofre que me describes podría ser duplicado con mucho menos de lo que me ofreces. Así, sólo quedan los medallones. -Calculó la edad de su interlocutor y añadió, riendo-: ¡A menos que sean las bailarinas las que te interesen!

Ankar no rió, y siguió mirándole con sus ojos medio cubiertos por el capuchón.

-No eres estúpido...

Calló bruscamente.

Conan dejó de reír, enfadado. «No eres estúpido... para ser un bárbaro.» Le iba a enseñar a aquel hombre un par de cosas sobre los bárbaros.

-¿Dónde están esos medallones? -rezongó-. Si están en la sala del tesoro, necesitaré tiempo para planear el robo, y...

-Tirídates disfruta del reflejo de la gloria de otro monarca más poderoso. El cofre demuestra que Yildiz ha firmado un tratado con él. Lo exhibe en la antecámara de su sala del trono, para que todos los que se acercan a él lo vean.

-De todos modos, necesitaré tiempo -dijo Conan-. Diez días para hacer preparativos.

-¡Imposible! No hagas tantos preparativos. Tres días.

-Si no lo preparo bien, jamás verás esos medallones. Y mi cabeza adornará una pica, en lo alto de la Puerta Occidental. Ocho días.

Ankar se pasó la lengua por sus finos labios. Por primera vez, parecía vacilar. Los ojos se le nublaron, como si se anduviera perdido en sus pensamientos.

-Cinc... cuatro días. Ni uno más.

-Cinco días -insistió Conan-. Uno menos, y nadie le robará los medallones al rey Tirídates.

Los ojos de Ankar volvieron a ensombrecerse.

-Cinco días -dijo por fin.

-Hecho.

Conan reprimió una sonrisa burlona. Pensaba hacerse con los medallones aquella misma noche, pero, si se lo hubiera dicho a Ankar, éste habría considerado fácil su tarea. Al pedirle diez días de plazo, y no aceptar menos de cinco como mínimo absoluto, pasaría por mago cuando le entregara los medallones a la mañana siguiente. Conocía bien las reacciones de los hombres.

-Habías hablado de diez mil monedas de oro, Ankar. El hombre moreno sacó una bolsa de debajo de su túnica y la puso encima de la mesa, entre los dos.

-Ahora te daré veinte. Cien más cuando me expliques tu plan. El total cuando me entregues los medallones.

-Un pobre anticipo por un pago de diez mil -dijo Conan, aunque en realidad estuviera satisfecho.

Las veinte monedas igualaban por sí solas el botín más elevado que había obtenido hasta entonces, y era muy probable que obtuviera el resto más adelante.

Alargó la mano hacia la bolsa. Inesperadamente, Ankar se la aferró sobre el saquito lleno de oro, sobresaltándole. La mano de aquel hombre era fría como la de un cadáver.

-Óyeme, Conan de Cimmeria -susurró el hombre de tez oscura-. Si me traicionas, llegarás a desear que, efectivamente, tu cabeza hubiera adornado una pica.

Conan liberó la mano que le sujetaban los flacos dedos del otro. Tuvo que esperar para volver a moverla, pues aquella mano gélida parecía haberle robado todo el calor de la suya.

-He aceptado cumplir esta tarea -dijo con vehemencia-. Aún no me he civilizado tanto como para no honrar la palabra dada.

Por un momento le pareció que el hombre de nariz aguileña iba a mofarse de él, y supo que, si lo hacía, le cortaría la garganta.

Sin embargo, Ankar se contentó con suspirar y asentir con la cabeza.

-Procura recordar tu honor, cimmerio.

Se levantó y se fue antes de que Conan pudiera contestarle nada.

Mucho después de que el hombre de tez oscura saliera, el joven seguía en el mismo lugar, con el ceño fruncido. Sería una estupidez entregar los medallones una vez los hubiera conseguido. Pero había dado su palabra de honor. De todos modos, enriquecerse había dejado de ser un problema. Vació la bolsa, llenándose la palma de la mano de gruesas monedas de oro con labores en el canto y la efigie de Tirídates, y se le quitó de repente el mal humor.

-¡Abuletes! -rugió-. ¡Vino para todos! Ya podría permitirse el ser frugal cuando tuviera las diez mil monedas.

El hombre que se llamaba a sí mismo Ankar se dirigió a la salida del Desierto, plagado de chacales humanos hasta el mismo final de sus tortuosas y hediondas callejas. Éstos, que de algún modo percibían su verdadera índole, carecían del coraje necesario para ponerse en su camino. Él, a su vez, no se dignaba a reparar en ellos, pues era capaz de doblegar la mente de los hombres con sólo mirarlos, de arrancarles la vida con sólo tocarlos. Se llamaba en realidad Imhep-Atón, y muchos de los que le conocían temblaban al oír su nombre.

Cuando llegó a la casa que había alquilado en Zafira, uno de los mejores barrios de Shadizar, le abrió la puerta un shemita musculoso, tan corpulento como Conan, que llevaba una espada al cinto. Un comerciante en gemas raras -pues como tal era conocido entre los nobles de la ciudad- necesitaba un guardia personal. El shemita pareció amedrentarse ante el enjuto nigromante, y, tan pronto éste hubo entrado, se apresuró a cerrar la puerta y echar el cerrojo.

Imhep-Atón se dirigió a toda prisa al sótano, y a las estancias que había debajo de éste. Había elegido la casa por esas habitaciones subterráneas. Algunas tareas son más fáciles de realizar en las entrañas de la tierra, adonde no llegan los rayos del sol.

En la antesala de su cuarto privado, dos muchachas exuberantes de dieciséis veranos de edad se arrodillaron al verle entrar. Iban completamente desnudas, salvo por los collares de oro que llevaban en las muñecas y los tobillos, en el talle y la garganta, y sus grandes ojos redondos brillaron con lujuria y veneración a un tiempo. La voluntad de aquel hombre era la suya; la satisfacción de su más insignificante capricho, el mayor deseo de sus vidas miserables. Los hechizos que las reducían a aquel estado mataban en uno o dos años, y él lo lamentaba, pues le forzaban a buscar constantemente nuevas esclavas.

Las muchachas se humillaron con el rostro vuelto hacia el suelo; el mago se detuvo un momento antes de entrar en su habitación, y arrojó el bastón ante la puerta. Al instante, la vara de madera se transformó en una víbora encapuchada que se enroscaba y observaba con ojos fríos, semiinteligentes. Imhep-Atón no temía a intrusos humanos mientras su leal secuaz vigilara.

Para tratarse del gabinete de trabajo de un mago, la habitación aparecía muy vacía... ni montones de huesos humanos que alimentaran fuegos impíos, ni momias disecadas cuyo cuerpo pudiera ser reducido a polvos venenosos. Pero lo poco que allí había saturaba la habitación de escalofriante horror. A cada extremo de una larga mesa, turbias columnillas de humo se alzaban desde respectivas velas negras, hechas con sebo extraído del cuerpo de una virgen estrangulada con los cabellos de su madre y desflorada tras la muerte por su padre. Había entre ellas un libro encuadernado con piel humana, un grimorio que contenía los más oscuros secretos que pudieran hallarse fuera de Estigia y un recipiente con forma de útero humano, lleno de fluido, en el que flotaba un feto deforme.

Ante aquella mesa Imhep-Atón hizo gestos arcanos, y murmuró encantamientos conocidos por tan sólo un puñado de hombres. El homúnculo se agitó dentro de su translúcido útero. El dolor apareció en su cara deforme, y sus mandíbulas se abrieron hasta no poder más y crujieron.

-¿Quién me llama?

Pese a que aquel grito sepulcral le llegaba distorsionado a causa del gorgoteo, Imhep-Atón reconoció enseguida, por el tono imperioso, al que le hablaba a incontables millas de distancia de allí, desde Khemi, en Estigia, a través de otra monstruosidad similar. Thoth-Amón, mago maestro del Anillo Negro.

-Soy yo, Imhep-Atón. Todo está preparado. Muy pronto, Amanar será arrojado a la oscuridad exterior.

-Así pues, Amanar todavía vive. Y aquel-cuyo-nombre-no-debe-ser-pronunciado sigue profanando el honor de Set. Ten en cuenta tu parte en ello, tu culpa y tu destino si fracasas.

La frente de Imhep-Atón se perló de sudor. Había sido él quien introdujo a Amanar en el Anillo Negro. Recordó haber visto en una ocasión cómo un sacerdote desleal era entregado a Set en una sala oscura excavada muy por debajo de Khemi, y paladeó su propia bilis.

-No fallaré -musitó, y luego se obligó a hablar más alto para que el homúnculo oyera y transmitiera sus palabras-. No fallaré. Dentro de cinco días tendré en mis manos lo que vine a buscar. Amanar y aquel-cuyo-nombre-no-debe-ser-pronunciado serán puestos en manos de Set.

-No por mi voluntad se te dio esta oportunidad de redimirte. Si fracasas...

-No fracasaré. Un bárbaro ignorante, que nada conoce de la realidad salvo el valor de una moneda de oro, va a...

La horrible voz sepulcral que surgió de la deforme figura que flotaba en el recipiente le heló la sangre:

-No me importa cuáles sean tus métodos. Nada le importa a Set. Cumple, o serás castigado.

La grotesca boca se cerró, y el homúnculo se acurrucó en postura fetal. La comunicación había terminado.

Imhep-Atón se frotó con hojas húmedas de palma la pechera de su túnica purpúrea. Lo que había perdido en estos últimos minutos, podría recobrarlo, en parte, a expensas de las dos muchachas que aguardaban expectantes sus deseos. Pero ellas sabían bien cuál era su lugar en el orden general del mundo, aunque no lo breve que sería dicho lugar. Poco era lo que podían esperar. El ladrón ya era otra cosa. El cimmerio se consideraba a sí mismo igual a Imhep-Atón, si no superior, desde alguna extraña perspectiva bárbara. El mero hecho de que siguiera con vida le había de recordar al mago estos momentos en los que había apestado a frío sudor. En cuanto le hubiera entregado los medallones, Conan no sería recompensado con oro, sino con muerte.





CAPITULO 4



Los muros de alabastro del palacio de Tirídates medían cinco veces lo que un hombre, y, en las almenas, la guardia del rey patrullaba con media armadura del color del oro y empenachado yelmo. En el interior, a la hora del mediodía, los pavos reales se paseaban entre las flores, en jardines que los hombres apenas si pueden imaginar, gongs de plata daban las horas, y deliciosas jóvenes bailaban para el ebrio rey.

Ahora bien, en la noche purpúrea, las marfileñas torres rematadas en oro apuntaban, con callada quietud, al cielo.

Conan observaba oculto entre las sombras, en la plaza que circundaba el palacio, contando los pasos de los guardias, que se encontraban regularmente y volvían a separarse en direcciones opuestas. Había metido las botas y la capa en el fardo que pendía de su costado, donde impedían que los instrumentos de su oficio pudieran hacer ruido. Llevaba el sable colgado a la espalda -la empuñadura sobresalía tras el hombro derecho- y la daga karpashia envainada en el antebrazo izquierdo. Tenía en la mano una cuerda de seda burda teñida de negro, al extremo de la cual se balanceaba un garfio almohadillado.

Cuando los guardias se encontraron y se volvieron para separarse de nuevo, salió corriendo al descubierto. El roce de su pie desnudo sobre el pavimento gris de la plaza apenas si era audible. Mientras corría, empezó a voltear el garfio. Quedaba poco tiempo: los guardias no tardarían en alcanzar los extremos del muro, y volverían. Llegó al pie de la muralla de apagado color, y con un solo impulso de su enorme brazo arrojó el garfio al cielo nocturno. Este se enganchó en la almena sin hacer apenas ruido. Tras tirar una única vez de la cuerda para probarla, trepó por el muro con la misma facilidad con que otro hombre habría subido un escalón.

Una vez arriba se tendió en el suelo y, tras examinar el garfio con la mirada, suspiró aliviado. Una de las puntas se había clavado en el mismo borde del muro, y un rasguño en la piedra indicaba que había estado a punto de soltarse. Media pulgada más, y... Pero no había tiempo para tales reflexiones. Jaló la cuerda con rapidez y saltó al jardín. Cayó rodando para amortiguar el golpe, y se puso en pie de nuevo entre unos arbustos cercanos al muro.

Más arriba se acercaban los guardias, con fuertes pisadas que retumbaban sobre la piedra. Conan contuvo el aliento. Si llegaban a ver el rasguño, seguramente darían la alarma. Los guardias se encontraron, intercambiaron algunas palabras en voz baja y volvieron cada uno por su lado. Conan esperó hasta que dejó de oírles, y luego, forzando sus enormes músculos, empezó a correr a grandes zancadas, dejando atrás heléchos más altos que él mismo y parras cuyas ramas se movían ligeramente, aunque no soplara ni un asomo de brisa.

En algún lugar del jardín graznó un pavo real, y su grito parecía un quejido de mujer. Conan maldijo a quienquiera que, deambulando de noche, hubiera impedido al ave dormir en su corral. Ruidos como ése podían llamar la atención a los guardias. Aceleró el paso. Tenía que entrar en el edificio antes que alguien inspeccionara el jardín.

La experiencia le había enseñado que, cuanto más por encima de la puerta de entrada se hallara al entrar en un edificio, más probable era que cualquiera que le viese ya en el interior creyera que había entrado allí por derecho propio. Si subía desde un piso de abajo a otro de arriba podía tener problemas, pero nunca si bajaba de un piso de arriba a uno de abajo. Un observador casual le tomaría por un siervo o un guardia personal que se ha despedido de su señor y baja a sus aposentos, y no pensaría más en ello. Por tanto, tenía como costumbre entrar en cualquier edificio por el lugar más elevado posible. Mientras corría, sus ojos examinaron el muro de mármol blanco labrado buscando los balcones, donde no brillaba luz alguna. Casi tocando el alero del tejado de palacio, a unos cien pies o más por encima del jardín, halló el balcón a oscuras que buscaba.

El claro mármol del palacio había sido labrado en forma de frondosas enredaderas, y ofrecía un centenar de asideros a las manos y los pies. Para un hombre que había jugado de niño por los barrancos de Cimmeria, era un camino de entrada tan bueno como cualquier otro. Cuando iba ya a poner pie al otro lado de la balaustrada de mármol, el pavo real volvió a graznar, y esta vez el graznido se interrumpió bruscamente. Conan echó una mirada al lugar por donde los guardias estaban patrullando. No parecía que hubiesen notado nada inusitado. Pero le convenía hacerse con los medallones e irse lo antes posible de allí. El necio que deambulaba por el jardín -y silenciaba quizá a los pavos reales- acabaría por llamar la atención a los centinelas.

Sólo tras apartar una pesada cortina de damasco que cubría el balcón e irrumpir en la oscura estancia subsiguiente comprendió su error. No estaba solo. Alguien contenía el aliento, oculto en una cama de cuyo dosel colgaban abundantes gasas, y se agitaba ligeramente bajo las sábanas.

Pasada la sorpresa del primer momento, Conan echó mano de su daga karpashia y saltó sobre la cama. Desgarró en su acometida numerosas gasas de seda finas como telarañas, y agarró al ocupante del lecho; el bárbaro empuje de su salto arrastró a ambos, haciéndolos caer al suelo cubierto de mosaicos de mármol. De pronto, Conan sintió que el cuerpo con el que forcejeaba, aunque firme, se rendía ya a su brazo de hierro, y olió el dulce aroma de un perfume de flores. Rasgó las sábanas de seda para ver quien luchaba tan fútilmente contra él.

Primero descubrió sus largas y bien torneadas piernas, que seguían propinando frenéticos puntapiés, luego las redondeadas caderas, un talle esbelto, y por fin su bella cara, cuyos ojos oscuros y redondos le miraban asustados entre los dedos de la mano con que él le tapaba la boca. Entre sus senos, menudos y bien formados, colgaba una reluciente piedra negra engastada en plata, y no la cubría otro vestido que su largo cabello, que le llegaba hasta la cintura.

-¿Quién eres, muchacha? -la soltó para que pudiera hablar, pero con la mano lista para impedir que gritara, en caso de que se le ocurriera hacerlo.

Ella tragó saliva, y se lamió los labios con la lengua, que era pequeña y rosada.

-Me llamo Velita, noble señor. Sólo soy una esclava. Por favor, no me hagáis daño.

-No temas.

Conan echó una ojeada rápida por el dormitorio, profusamente adornado con tapices, buscando algo que le sirviera para atarla. Si la dejaba libre, podía dar la alarma. Se le ocurrió de pronto que aquello no parecía el dormitorio de una esclava.

-¿Qué estabas haciendo aquí, Velita? ¿Tenías que encontrarte con alguien? Dime la verdad.

-Con nadie, lo juro -le vaciló la voz, y bajó la cabeza-. El rey me había elegido, pero al final acabó prefiriendo a una joven de Corinthia. Ya no puedo volver a la zenana. Ojalá pudiera regresar a Aghrapur.

-¡Aghrapur! ¿Acaso eres una de las bailarinas que envió Yildiz?

Ella meneó airada su pequeña cabeza.

-Yo era la mejor bailarina de la corte de YUdiz. No tenía motivos para deshacerse de mí. -De pronto, la muchacha ahogó un grito-. ¡Tú no eres de aquí! ¿Eres un ladrón? ¡Por favor! ¡Seré tuya si me liberas de este rey afeminado!

Conan sonrió. La idea le divertía: robar una bailarina del palacio del rey. Por esbelta que fuera, no sería poca carga a la hora de volver a saltar el muro de palacio, pero él se enorgullecía de su juventud y su fuerza.

-Te llevaré conmigo, Velita, pero yo no quiero tener esclavos. Te liberaré, y te daré cien monedas de oro. Te lo juro por Crom, y por Bel, dios de los ladrones.

Conan pensó que su gesto era muy generoso, pero podía permitírselo. Al fin y al cabo, le quedarían otras nueve mil novecientas monedas.

El labio inferior de Velita tembló.

-No te burlas de mí, ¿verdad? Oh, sería libre -sus esbeltos brazos abrazaron a Conan con fuerza-. Te serviré, lo juro, y bailaré para ti, y...

Por un momento, él gozó de la placentera presión de aquellos senos en su pecho, y luego volvió a la tarea que tenía entre manos.

-Basta, muchacha. Ayúdame a conseguir lo que vine a buscar, y luego no tendrás que hacer nada más. ¿Recuerdas los medallones que le fueron entregados contigo a Tirídates?

-Pues claro. Mira, aquí tengo uno.

Se quitó del cuello la cadena de plata y se la puso en la mano.

Él la examinó con curiosidad. En el tiempo que llevaba como ladrón, había aprendido algo del valor de tales cosas. La montura de plata y la cadena eran un buen trabajo de artesanía, pero sencillas. Y la joya... un óvalo negro, grande como el nudillo de su dedo índice, y liso como una perla, si bien no era tal. Parecían emerger en su superficie como una especie de motitas rojas, que volvían a hundirse luego en la gema. Apartó bruscamente la mirada del medallón.

-¿Qué haces tú con esto, Velita? Tengo entendido que los exhibían en un cofre de oro, en la antecámara de la sala del trono.

-El cofre está allí, pero a Tirídates le gusta que nos los pongamos para bailar ante él. Esta noche los llevamos puestos.

Conan se agachó hacia ella, al tiempo que volvía a guardar la daga en su vaina.

-¿Podrías conseguir que las otras muchachas vinieran aquí, Velita?

Ella negó con la cabeza.

-Yasmín y Susa están con oficiales de la guardia, Consela con un mayordomo y Aramit con un consejero. Poco le interesan las mujeres al rey, son los otros quienes las gozan. ¿Si... si no puedo traerlas, no me llevarás contigo?

-Ya te he dicho que lo haría -respondió él secamente.

Sopesó el medallón con la palma de la mano. Ankar, sin duda, no le pagaría ni una parte de esas diez mil monedas por sólo un medallón, pero quitarles los otros cuatro a mujeres que en aquel momento estaban dispersas por el palacio, cada una en compañía de un hombre, era claramente imposible. De mala gana, le volvió a poner la cadena de plata en el cuello a la muchacha.

-Te sacaré de aquí, pero me temo que deberás esperar otra noche más.

-¿Otra noche? Si es necesario, lo haré. Pero ¿por qué?

-Mañana por la noche, a esta hora, volveré a esta habitación. Quiero que tengas todos los medallones aquí, con o sin las otras muchachas. Si quiero saltar el muro sólo podré llevarte a ti, pero no les haré daño a las demás, te lo prometo.

Velita se mordió el labio inferior, mostrando sus blancos y diminutos dientes.

-A ellas les da lo mismo estar encerradas, si la jaula es de oro -musitó-. Lo que me pides es arriesgado.

-Lo es. Si no puedes hacerlo, dilo, y te sacaré de aquí esta noche. Luego obtendré lo que pueda de este único medallón.

Ella frunció el ceño y calló por unos momentos, arrodillada sobre las revueltas sedas.

-Tú arriesgas la vida, y yo no corro más peligro que el de recibir unos cuantos latigazos. ¿Qué...?

Conan le había cerrado la boca con la mano, pues la puerta de la habitación acababa de abrirse. Entró, parpadeando en la penumbra, un hombre que llevaba una cota de malla, y el penacho rojo de los capitanes en el yelmo. Era todavía más alto que Conan, aunque quizá una pizca menos ancho de hombros.

-¿Dónde estás, moza? -dijo el capitán con una risa sofocada, entrando en la habitación. Conan esperó, y dejó que se acercara más-. Sé dónde estás, brujita de cuerpo ardiente. Un chambelán me ha dicho que te había visto huir ruborizada de los aposentos de nuestro buen rey. Necesitas un hombre de verdad que sacie tus... ¡¿qué?!

Conan se arrojó sobre aquel corpulento sujeto al tiempo que éste daba un salto atrás y trataba de desenvainar la espada. Una de las enormes manos del cimmerio aferró el brazo derecho del capitán, y la otra le asió la garganta, bajo el barbado mentón. No podía permitir que gritara, ni siquiera después de clavarle una daga entre las costillas.

Los dos hombres quedaron frente a frente, esforzándose ambos en mantener el equilibrio sobre el mosaico de arabescos. La mano que le quedaba libre al guardia golpeó una y otra vez a Conan en la nuca. El cimmerio le soltó la garganta al zamorio, y lo agarró con el propósito de acercarlo hacia sí. Al mismo tiempo, su otra mano le soltó el brazo derecho y, pasándola por debajo de ese mismo brazo y desde detrás del hombro, le aferró el barbado mentón. El esfuerzo de tirar para atrás de la cabeza del capitán hizo que se le dibujaran con claridad las lineas de los músculos en ambos brazos. El alto soldado dejó de intentar desenvainar la espada, y agarró de súbito la cabeza de Conan con ambas manos, tratando con todas sus fuerzas de torcerla.

A Conan, el aliento le ardía en la garganta y la sangre le martilleaba en los oídos. Olía su propio sudor, y también el del zamorio. Gruñó desde el fondo de sus pulmones. Obligó a la cabeza de aquel hombre a retroceder. Y a retroceder. De pronto, oyó un crujido y el peso muerto del guardia cayó sobre su pecho.

Conan, jadeante, lo dejó caer. La empenachada cabeza colgaba en una posición imposible.

-Lo has matado -dijo Velita con un suspiro-. Le has... yo le conocía. Es Mariates, un capitán de la guardia. Cuando lo encuentren aquí...

-No lo encontrarán -replicó Conan.

Con presteza, arrastró el cadáver al balcón y sacó la cuerda del fardo que llevaba en el costado. No llegaría al suelo desde allí. Enganchando el garfio en la balaustrada de piedra del balcón, dejó caer la cuerda negra.

-Cuando silbe, Velita, déjala caer.

Le ató las muñecas al guardia muerto con su propio cinturón, y pasó la cabeza y el brazo derecho por entre los brazos del cadáver, para así poder cargar con éste. Al ponerse en pie, el cuerpo quedó colgando a sus espaldas como un costal. Un pesado costal. Se recordó a sí mismo las diez mil monedas de oro.

-¿Qué estás haciendo? -preguntó ella-. ¿Y cómo te llamas? Ni siquiera sé eso.

-Trato de asegurarme de que no encuentren el cuerpo en esta habitación.

Se subió a la baranda y examinó de nuevo el garfio. Esta vez no debía ceder. Sin más vestido que el medallón, Velita, de pie frente a él, le miraba con sus grandes ojos trémulos.

-Soy Conan de Cimmeria -dijo él con orgullo, y luego descendió por la cuerda con ambas manos.

Casi inmediatamente, sintió un tirón en los brazos y los hombros. Pese a toda su fuerza, el zamorio tampoco era ligero como una pluma, y estaba muerto además. Sus muñecas atadas le oprimían el cuello, pero no podía soltar lastre mientras colgara a cien pies del suelo, balanceándose en el aire nocturno.

Con el ojo experto del montañés estudió distancias y ángulos, y detuvo su descenso en un tramo de la pared labrada donde no había balcones. Apoyándose en el muro tan sólo con sus fortísimas piernas, logró dar dos pasos sobre éste y saltó, trazando un arco con la cuerda que, en el balanceo de retroceso, le llevó más allá del lugar del que había partido. Entonces, repitió el mismo proceso. Se esforzó hasta prácticamente correr por encima del muro, trazando así luego un arco todavía más amplio. Al principio, el zamorio muerto le frenaba, pero ahora aquel peso extra se sumaba a su propio empuje, acercándole más a su objetivo, otro balcón, que estaba más abajo y a la derecha de aquel que había abandonado.

Se vio a diez pasos de la baranda de nivea piedra. Luego, a cinco. A tres. Y se dio cuenta de que no estaba dándose suficiente impulso. No podía volver a trepar por la cuerda -las muñecas del guardia ya casi le estrangulaban- ni tampoco acercarse más a su meta.

Se balanceó de nuevo hacia su izquierda, e inició su carrera por la pared en dirección al balcón. Al ver como su objetivo tomaba forma en la oscuridad, supo que aquel era el último intento. Si no lo lograba esta vez, caería. Dies pasos. Cinco. Tres. Dos. No lo lograría. Se arrojó con desespero a la pared de mármol labrado, y trató de alcanzar la baranda con una mano. Sus dedos lograron aferrarse a ella. Y le sostuvieron. Con gran esfuerzo, se dio empuje con las dos manos, una en la cuerda y la otra que se aferraba precariamente a la piedra. El cadáver que colgaba de sus espaldas le impedía respirar. Aunque las articulaciones de los hombros le crujían, logró acercarse más. Ya tenía un pie en la balaustrada. Cogido aún a la cuerda se encaramó a la baranda y se derrumbó sobre el frío mármol, respirando por fin el aire nocturno.

Pero era un refugio ilusorio el que había hallado. Tras liberarse rápidamente del zamorio, se inclinó sobre la balaustrada y silbó. La muchacha desenganchó el garfio. Conan jaló la cuerda, dando gracias de que Velita no hubiera estado demasiado aterrorizada como para acordarse de lo que tenía que hacer, y la metió en el saco. Ya sólo le quedaba encargarse de Mariates.

El cinturón de éste volvió a su lugar en la cintura del oficial. Nada podía hacer Conan para ocultar las abrasiones que había causado en las muñecas del cadáver. Lo arrojó por encima de la baranda, por el lado más alejado del balcón de Velita. Le llegó desde abajo el crujido de las ramas que se quebraban. Pero nadie dio la alarma.






CAPITULO 5



Sonriendo, Conan se valió del follaje esculpido en el mármol para llegar al suelo. Los destrozos causados en el ramaje por la caída de Mariates eran bien visibles. El capitán yacía inerte sobre un arbusto exótico, cuya pérdida, pensó Conan, lamentaría el rey mucho más que la del soldado. Y lo mejor de todo era que, entre los varios balcones desde los cuales podía haber caído el hombre, a nadie se le hubiera ocurrido contar el de Velita.

Conan volvió sobre sus pasos rápidamente por el jardín. Contó de nuevo los pasos de los guardias, y de nuevo pasó fácilmente al otro lado del muro. Cuando estuvo a salvo entre las sombras que circundaban la plaza, creyó oír un grito a sus espaldas, pero como no estaba seguro de ello no se detuvo para investigarlo. Al cabo de unos momentos ya volvía a llevar puestas las botas y la capa, y la espada pendía de su costado. Mientras andaba por calles oscuras, no tan angostas ni pestilentes como las del Desierto, se le ocurrió que debía de estar volviendo casi por última vez a ese miserable distrito. El sonido de un gong, procedente de palacio, se hizo oír en la noche.

Conan se levantó temprano por la mañana tras su incursión en palacio. No halló a nadie en la taberna, salvo a Abuletes, que contaba las ganancias de la noche anterior, y a dos escuálidos y andrajosos barrenderos. El gordo tabernero miró a Conan con cautela y tapó el montón de monedas con un brazo protector.

-Vino -dijo Conan, sacando las monedas necesarias. Tras la juerga de la noche anterior, aún le quedaban en la bolsa seis de las monedas que el hombre de tez oscura le había dado-. Yo no robo a los amigos -añadió, al ver que Abuletes, con el mismo brazo, trataba de apartar lejos de él las monedas.

-¡Amigos! ¿De qué amigos hablas? En el desierto, un hermano de sangre no es un amigo.

Abuletes llenó una tosca jarra de loza con el vino que manaba de la espita de un barril y se la puso delante a Conan.

-Pero quizá creas que puedes comprarlos con el oro que derrochaste la noche de ayer. ¿De dónde ha salido? ¿tiene algo que ver con lo que sucedió en palacio la noche pasada? No, no puede ser. Antes de que aquello sucediera, ya gastabas lo que el mismo Yildiz. Más te valdría tener cuidado, y no ir enseñando tanto oro aquí en el Desierto.

El tabernero habría seguido hablando, pero Conan le hizo callar.

-¿Sucedió algo en el palacio?

Echó otro trago de aquel vino aguado inmediatamente después de hablar, como si la pregunta fuera casual.

-Si crees que se puede llamar algo a la muerte de un consejero del rey, y de otros de su casa, amén de doce guardias, pues, sí, sucedió algo.

-¡Una docena!

-Así te lo cuento porque así sucedió. Hallaron guardias muertos por todas partes, los regalos de Yildiz a Tirídates habían desaparecido, y nadie vio ni un pelo de quienes lo habían hecho. Nadie, en todo el palacio. -Abuletes se frotó la barbilla con su mano sebosa-. Aunque se dice que dos guardias vieron a un hombre que se alejaba corriendo de palacio. Un hombre corpulento. Quizás tan corpulento como tú.

-Era yo, por supuesto -dijo Conan rezongando-. Entré dando un salto por encima del muro, y pegué otro salto para volver a salir después de hacer todo eso que cuentas. Dices que también robaron todos los regalos, ¿verdad? -vació la jarra y se la puso delante al gordo tabernero-. Vuelve a llenarla.

-Cinco gemas, cinco bailarinas y un cofre de oro. -Abuletes cerró la espita y volvió a dejar la jarra sobre el mostrador-. A menos que hubiera más cosas, se lo llevó todo. Admito que tú no pudiste hacerlo. Lo admito. Pero ¿por qué esto te interesa tanto ahora? Responde.

-Soy ladrón. Alguien me ha hecho ya el trabajo sucio. Ahora, sólo tengo que aligerarle de sus bienes mal adquiridos.

¿A quién?, se preguntaba. Ankar no tenía otros planes aparte del que se centraba en él mismo. De eso estaba seguro. Sólo podía tratarse de guardias desleales, que habían huido con el tesoro y las bailarinas tras asesinar a sus propios camaradas; o quizá éstos se hubieran suicidado tras no poder impedir que alguien entrara en palacio y cometiera el robo.

Abuletes carraspeó y escupió en un trapo de varios colores, con el que empezó a restregar el mostrador.

-Yo, en tu lugar -dijo distraídamente- no me metería en esto. Los que lo han hecho no son del Desierto. Con gente que se dedica a robar a reyes, lo mejor es no tener problemas. Seguro que fueron nigromantes. Recuerda que nadie fue visto. No les vieron ni el pelo.

Conan pensó que podía haber sido un mago, aunque era incapaz de comprender que un mago -o cualquier otro- hubiera corrido el peligro de llevarse a las cinco bailarinas fuera del palacio. Además, los magos no están tan interesados en los bienes terrenos como cree la mayoría de los hombres, y él lo sabía bien.

-Empiezo a pensar que estás preocupado, Abuletes. Y eso que acabas de decir que uno no tiene amigos en el Desierto.

-Tú gastas mucho -dijo el tabernero con amargura-. Eso es todo. No creas que es por algo más. No te metas en esto, créeme. El que haya hecho esto es demasiado para alguien como tú. Te harás cortar la garganta, y yo perderé un cliente.

-Quizá tengas razón, ¡por Bel! Voy a salir a tomar el aire.

Estar aquí sentado, hablando de los robos de otros, acaba por darme dolor de estómago.

Dejó al gordo posadero murmurando sombríamente para sí y salió a la calle. El aire del Desierto era cualquier cosa menos fresco. El hedor de los restos de comida putrefactos se mezclaba con el tufo de los vómitos y excrementos humanos. Las losas del pavimento que seguían enteras -en el lugar de las demás sólo había ahora hoyos llenos de fango- estaban resbaladizas a causa del lodo. En la penumbra de un callejón, tan estrecho que un hombre a duras penas podía entrar en él, la víctima de un robo gemía pidiendo ayuda. O quizá se trataba del cebo para robar a alguien. Lo mismo podía ser una cosa que otra.

Conan echó a andar decididamente por las tortuosas calles de aquel distrito de ladrones, aunque no supiera muy bien qué era lo que había decidido. Un embaucador que exhibía bordados ya deslucidos en la túnica le saludó, y una puta, totalmente desnuda salvo por unos cascabeles de latón dorado, que estaba sentada dando reposo a sus piernas en un portal, sonrió al joven de anchos hombros que pasaba, sintiendo de pronto que se le había pasado el cansancio. Conan ni siquiera se fijó en ellos, y tampoco en el mendigo «ciego» que se cubría con harapos negros y que había vuelto a dejar la daga entre sus manchadas ropas tras echar un vistazo al sombrío rostro del cimmerio, ni en los tres que le seguían por las sinuosas callejas, cubriéndose el rostro con los capuchones, agarrando con manos de blancos nudillos cachiporras bajo sus capas deslustradas, antes de que el tamaño de los brazos del bárbaro y la longitud de su espada les movieran a tomar otro camino.

Trató de convencerse a sí mismo de que los medallones estaban ahora fuera de su alcance. Sólo tenía alguna vaga sospecha de quién podía habérselos llevado, y ni idea de dónde estaban. Pero no se renuncia fácilmente a diez mil monedas de oro. Y además, se acordaba de Velita. Era una esclava. Sería feliz con cualquier amo que la tratara bien. Pero había prometido -jurado- liberarla. Lo había jurado por Bel y por Crom. Su juramento, y diez mil monedas de oro.

Se dio cuenta súbitamente de que había salido del Desierto, y estaba cerca del Mesón del Toro Danzante, en la calle del Pez de Plata. Un césped flanqueado por hileras de árboles transcurría por el centro de la ancha avenida. Las sillas de manos portadas por esclavos rivalizaban en número con los peatones, y ningún mendigo rondaba por allí. Aunque aquel barrio estuviera lejos del Desierto, tenía amigos -o, por lo menos, conocidos- en él. El gentío que se agolpaba en la taberna y la esbelta joven que, ataviada con un ceñidor de cuero, saltaba entre los puntiagudos cuernos de un gran toro negro estaban armando jarana cuando entró.

Las tabernas -pensó Conan mientras buscaba un determinado rostro- se parecen mucho en todas partes, tanto en el Desierto como fuera de él. No eran rateros y bandidos los que ocupaban las mesas, sino gordos mercaderes vestidos con seda púrpura y brocados verdes, pero lo único que cambiaba, en verdad, eran los métodos empleados para robar. En lugar del falsificador de moneda había un hombre esbelto, que sostenía un recipiente de porcelana lleno de hierbas aromáticas ante su prominente nariz. No ganaba el dinero que gastaba, sino que lo obtenía por la puerta trasera de la casa de moneda del rey. Los alcahuetes vestían como nobles, con túnicas escarlatas y arracadas de esmeraldas, y algunos de ellos eran efectivamente nobles, pero no menos alcahuetes por ello. Las prostitutas se adornaban con oro en vez de latón, con rubíes y no con espesartinas, pero iban igualmente desnudas y vendían la misma mercancía.

Conan vio al hombre que buscaba, Ampartes, un mercader a quien poco importaba si los tributos del rey habían sido pagados o las mercancías compradas, sentado solo a una mesa cabe la pared. De cualquier cosa que sucediese en Shadizar, Ampartes estaba en seguida al corriente. Otra silla de la misma mesa donde se sentaba el gordo mercader crujió como en protesta por el enorme peso del bárbaro que se sentó en ella, y poco difería ese sonido del que surgió de la garganta de Ampartes. Su aceitosa mejilla se contrajo nerviosamente, y sus ojos oscuros recorrieron toda la sala buscando a alguien que se hubiera fijado en la llegada del cimmerio. Se mesó la barba, corta y puntiaguda, con la mano llena de anillos.

-¿Qué haces aquí, Conan? -dijo con un susurro, y palideció como si temiera que alguien le hubiera oído pronunciar ese nombre-. Ahora no necesito tus... mercancías.

-Pero yo sí te necesito a ti. Dime qué ocurrió en la ciudad la pasada noche.

La voz de Ampartes casi se convirtió en un chillido.

-¿Quieres... quieres decir en palacio?

-No -dijo Conan, y tuvo que disimular una sonrisa al ver la cara de alivio del mercader.

Cogió una copa de peltre de la bandeja de una camarera que pasaba, vestida tan sólo con un ancho cinto de seda carmesí que le cubría las caderas, y la llenó con parte del contenido de la jarra lacada en azul de Ampartes. La muchacha le sonrió, coqueta, y, al ver que él no le dirigía una segunda mirada, se marchó a toda prisa de mala gana, con la cabeza alta y un bufido.

-Pero quiero que me hables de cualquier otra cosa extraña que haya sucedido. Lo que sea.

El mercader farfulló durante dos horas, aliviado de que Conan no le involucrara en el robo de palacio. El cimmerio se enteró de que la noche anterior, en Shadizar, un comerciante en vinos exquisitos había estrangulado a su amante al descubrirla con su propio hijo, y que la mujer de un mercader que trataba con gemas había apuñalado a su marido sin que nadie supiera por qué. La sobrina de un noble había sido raptada por secuestradores, pero los más enterados decían que el rescate, sustraído de la herencia de la muchacha, había de pagar las deudas del tío. Habían entrado ladrones en los hogares de cinco mercaderes y de dos nobles. A un noble habían llegado a robarle incluso la silla de manos y la túnica en el Camino Vorlusio de Más Arriba, y un mercader de esclavos había sido degollado enfrente de su propia casa de subastas, algunos dicen que por obtener las llaves de su caja de caudales, otros porque, sin comprobar el origen de su mercancía, había vendido a una noble secuestrada en Koth. Un mercader de Akif, cuando visitaba un burdel muy especializado llamado La Casa de los Corderos de Hebra, había...

-¡Basta!

La mano de Conan dio un golpe en la mesa. Ampartes le miró boquiabierto.

-Todo lo que me has contado hasta ahora podría suceder cualquier noche en Shadizar, y de hecho sucede. ¿No ha ocurrido nada extraordinario? No ha de tener relación necesariamente con el oro o los robos. Me basta con que sea algo extraño.

-No comprendo qué es lo que quieres -musitó aquel hombre aceitoso-. Está ese asunto de los peregrinos, pero de ahí no se puede sacar nada. No sé por qué pierdo el tiempo contigo.

-¿Peregrinos? -dijo Conan con brusquedad-. ¿Qué era lo inusual en esos peregrinos?

-En el nombre de Mitra, ¿por qué te interesan esos...? -Ampartes tragó saliva cuando los ojos azules de Conan se clavaron en los suyos propios-. Oh, muy bien. Llegaron de Argos, que está muy lejos hacia el oeste, e iban a un sepulcro en Vendhia, igualmente lejos al este.

-No necesito lecciones de geografía -dijo Conan rezongando-. Ya he oído hablar de esos países. ¿Y qué hicieron esos peregrinos que se saliera de lo normal?

-Salieron de la ciudad dos clepsidras antes del canto del gallo, eso es lo que hicieron. Tengo entendido que habían hecho voto de no hallarse tras los muros de una ciudad al alba. Pero dime, ¿qué dinero piensas obtener con eso?

-Tú limítate a decirme lo que quiero oír, y del dinero ya me preocupo yo. ¿Qué clase de hombres eran estos peregrinos? Ampartes le miró con exasperación.

-¡Por las Campanas de Zandru! ¿Qué quieres que sepa yo de un grupo de peregrinos, aparte de que existen?

-Yo cuento -replicó Conan con sequedad- con que en cualquier momento podrías decirme qué nobles han perdido dinero a los dados y cuánto han perdido, quién se ha acostado con la mujer de quién, y cuántas veces ha estornudado el rey. ¿Qué sabes de los peregrinos? Exprímete el seso, Ampartes.

-Yo no... -el gordo mercader refunfuñó cuando Conan puso el brazo izquierdo sobre la mesa. La vaina del antebrazo estaba vacía, y el cimmerio había metido el brazo derecho debajo de la mesa-. Eran peregrinos. ¿Qué más puedo contarte? Iban embozados, y vestían ropas muy burdas que les cubrían por completo. Sus monturas no eran mejores ni peores que las de otros peregrinos. Llevaban los cuerpos de cinco de ellos que habían muerto durante el viaje metidos en sendos toneles de vino sobre los camellos. Parece ser que habían hecho otro voto, que cualquiera que empezara la peregrinación debía llegar a su término. Conan, por Mitra, ¿quién puede decir gran cosa de unos peregrinos?

Cinco cuerpos. Conan pensó. Cinco bailarinas.

-¿Iba algún luchador con esos peregrinos? ¿Hombres armados?

Ampartes negó con la cabeza.

-Por lo que yo sé, no se les vio llevar ni una daga. Le dijeron a un sargento, en la Puerta de las Tres Espadas, que el espíritu de su dios les protegería. Él les replicó que una buena espada era más fiable, y que no bastaba con llevar botas de soldado.

-¿De qué botas de soldado estaba hablando?

-Por el amor de... ¿y qué sé yo de botas? -extendió las manos en un gesto de impotencia-. Bueno, está bien. Sé que uno de ellos llevaba un par de botas de media caña, de las que se llevan en la caballería. A uno se le enganchó la túnica en el estribo, de tal manera que se le veían. -Adoptó un tono sarcástico-. ¿Quieres saber cómo eran? Rojas, con una especie de serpiente tejida sobre el cuero. Aunque parezca extraño, así eran. Y esto, Conan, es lo último que sé de esos malditos peregrinos. Ahora, ¿satisfarás mi curiosidad? Por todos los dioses, ¿qué interés puede tener un hombre como tú en unos peregrinos?

-Quiero pasar por una experiencia religiosa -le replicó Conan, envainando la daga.

Se fue, y el mercader rió a carcajadas hasta que las lágrimas humedecieron sus carnosas mejillas.

Mientras corría por Shadizar en dirección al establo donde le guardaban el caballo, Conan se convenció de que estaba en lo cierto. No sólo por los cinco cuerpos que llevaban escondidos en toneles, sino también porque habían salido por la Puerta de las Tres Espadas. Por esa puerta se tomaba el camino del nordeste, hacia la ruta de caravanas que llevaba desde Kheston, a través de los Montes Kezankios, hasta Sultanapur. Aunque para él Vendhia sólo fuera un nombre, sabía que para viajar en esa dirección había que salir por la Puerta del Trono Negro e ir al sudeste, por Turan, más allá del mar de Vilayet. En cuanto pudiera ensillar su caballo, saldría por la Puerta de las Tres Espadas en pos de Velita, de los medallones y de sus diez mil monedas de oro.





CAPITULO 6



El hombre que llevaba la armadura de campo contrastaba grandemente con los otros que se hallaban en la sala de audiencias de Tirídates. Desde las grebas que le cubrían las botas de media caña, hasta la cota de malla y la gola, su armadura era sencilla y de color oscuro, como para no reflejar la luz cuando iba de campaña. Hasta el penacho de crin de caballo que le adornaba el yelmo era más bien rojizo, y no de color escarlata. Se trataba de Haranides, un capitán de caballería que había ido ascendiendo en su carrera sin la ayuda de ningún protector ni relaciones familiares. En aquellos momentos, el capitán de aguileno rostro se preguntaba si esa carrera había merecido la pena.

De los otros cuatro que se hallaban en la estancia artesonada en marfil, sólo dos eran dignos de mención. Tirídates, rey de Zamora, se repanchigaba en el Trono Menor -cuyos brazos de oro representaban dos leopardos en plena caza a punto de saltar, cuyo respaldo se asemejaba a un pavo real que lucía esmeraldas, rubíes, zafiros y perlas a guisa de plumas- como si de un taburete de taberna se hubiera tratado, y levantaba con mano perezosa una copa dorada. Su túnica cuajada de amatistas aparecía ajada y rota, y apenas si se sabía adonde miraba. La mano que le quedaba libre acariciaba con indolencia a una esbelta muchacha rubia que estaba de hinojos cabe el trono, sin más vestido que el perfume y una ancha gargantilla de perlas en su cuello de cisne. Al otro lado del trono, otra muchacha igualmente rubia y ataviada de la misma manera estaba mohína a causa de su falta de atención.

El otro hombre digno de ser mencionado, quizá más que el propio rey, estaba de pie a tres pasos a la derecha del trono. Canoso y encorvado, pero con la sagacidad escrita en su rostro marchito, vestía una túnica carmesí adornada con oro, y el áureo Sello de Zamora pendía, en una cadena esmeralda, de su cuello. Se llamaba Aharesus, y había heredado el sello tras la muerte de Malderes, el anterior consejero jefe del rey, la noche anterior.

-¿Sabes por qué se te ha llamado, capitán? -dijo Aharesus.

-No, mi señor consejero -respondió Haranides con frialdad. El consejero le miró con expectación, hasta que por fin siguió hablando-. Puedo imaginarlo, por supuesto. ¿Se trata quizá de algo relacionado con los sucesos de la noche pasada?

-Muy bien, capitán. ¿Y alcanzas a imaginar por qué te hemos elegido a ti, y no a cualquier otro?

-No, mi señor consejero -y, en verdad, no tenía en este caso ni el más mínimo amago de una idea.

Había vuelto a la ciudad aquella misma mañana poco después del amanecer, tras cumplir con su servicio en la frontera kothia. Aquel destino era ingrato, pero ¿qué podía esperar un hombre que no contaba con ningún protector?

-Has sido elegido porque, durante todo este último año, has estado fuera de Shadizar. -Haranides parpadeó, y el consejero soltó una risita, cuyo sonido se asemejaba al de un manojo de ramillas que se rompen-. Veo tu sorpresa, capitán, aunque la escondas tan bien. Este último rasgo es admirable en un militar. Como no estuviste en la ciudad, no pudiste tomar parte en ninguna... conspiración, ni conjurarte con ésos que servían en palacio la pasada noche.

-¡Conspiración! -exclamó el capitán-. Disculpadme, mi señor, pero la guardia del rey siempre ha sido leal al trono.

-La lealtad para con los camaradas también es conveniente en un militar, capitán -la voz del consejero se endureció-. Pero no la lleves demasiado lejos. Ahora mismo, los que prestaron servicio aquí la noche pasada están siendo interrogados.

Haranides sintió el sudor que le empapaba el pecho. No tenía la menor intención de compartir con aquellos hombres la atención de los torturadores del rey.

-Mi señor sabe que siempre he sido un soldado leal.

-Esta mañana he estudiado tu hoja de servicios -dijo lentamente Aharesus-. Tu regreso a la ciudad en esta coyuntura ha sido como una señal de Mitra. Éstos son tiempos aciagos, capitán.

-Sus cabezas -escupió inesperadamente el rey. Su cabeza se balanceaba torpemente entre el capitán y el consejero. Haranides se dio cuenta, con sorpresa, de que había olvidado la presencia del monarca-. Quiero sus cabezas clavadas en picas, Aharesus. Me robaron el... tributo que me mandó Yildiz. Me robarón mis bailarinas. -Tirídates sonrió vagamente a la joven esclava, y volvió bruscamente la mirada hacia Haranides-. Vas a traérmelas, ¿me oyes? Las muchachas, los medallones, el cofre. Y las cabezas. Las cabezas -eructando, el rey se dejó caer cual palurdo borracho-. Más vino -musitó.

La joven rubia salió disparada, y volvió en seguida con una vasija de cristal en la mano y una sonrisa aduladora en los labios.

El capitán sudaba todavía más que antes. Todos sabían que Tirídates era un borracho, pero haberlo presenciado no podía hacerle ningún bien.

-Por supuesto, capitán, el insulto al honor del soberano es nuestra principal preocupación -dijo Aharesus mientras miraba con cautela al rey, que hundía la cara en la copa de vino-. Desde una perspectiva más amplia, sin embargo, lo que debemos considerar es que el palacio fue allanado y el consejero jefe del rey asesinado.

-¿Mi señor consejero cree que ése fue el móvil principal, y lo demás un mero pretexto?

El consejero le miró con astucia.

-Tú tienes sesos, capitán. Quizá también tengas futuro. Sí, no podría ser de otra forma. Alguna potencia extranjera deseaba la muerte del consejero jefe, por alguna razón de interés propio. Quizá se trate del propio Yildiz. Sueña con crear un imperio, y Malderes había desbaratado a menudo esos planes -Aharesus se tocó, meditabundo, el sello que llevaba en el pecho-. En todo caso es dudoso que Yildiz, o el responsable quienquiera que éste sea, enviara a sus propios hombres a palacio. Uno de los que estábamos interrogando dijo el nombre del Halcón Rojo antes de morir.

-Esa mujer sólo se dedica al bandidaje, mi señor consejero.

-Y los hombres suelen desbarrar en el momento de la muerte. Pero aunque sólo se dedique al bandidaje, esa mujer se atrevería a mucho por oro, y no tenemos nada más para empezar a buscar. Hasta que uno de esos de los que estamos interrogando ahora empiece a hablar.

Por la frialdad de su voz podía adivinarse que los interrogatorios seguirían hasta que muchos de aquellos hombres hubieran hablado; Haranides se estremeció.

-Tú, capitán, partirás con dos escuadrones de caballería y darás caza a esa Halcón Rojo. Acósala hasta derribarla y tráela encadenada. Pronto descubriremos si tuvo algo que ver con este asunto.

Haranides respiró hondo.

-Mi señor consejero, he de tener alguna idea de dónde buscar. Esa bribona se mueve a lo largo y a lo ancho del país.

Por incongruente que parezca, a una de las esclavas se le escapó una risilla. Tirídates agarraba con sus zarpas las cabezas de ambas y las oprimía contra su pecho.

El encorvado consejero miró de reojo al rey y frunció por un momento los labios.

-Hoy mismo antes del alba, capitán, un supuesto grupo de peregrinos partió de Shadizar por la Puerta de las Tres Espadas. Creo que éstos eran en realidad los hombres del Halcón Rojo.

-Saldré antes de una hora, mi señor consejero -dijo Haranides al tiempo que hacía una reverencia. Sospechó que los guardias de la puerta se hallarían entre los que estaban siendo interrogados-. Si me lo permitís, mi señor consejero... mi rey...

-Encuentra a esa mujerzuela, capitán -dijo Aharesus-, y entonces serás tú quien pueda favorecer a otros.

Le despidió con su mano descarnada, pero, en cuanto el capitán se volvió para irse, Tirídates se puso en pie dando tumbos, inseguro, haciendo caer al suelo a las dos esclavas de piel pálida.

-¡Encuéntrame mis medallones! -bramó el rey borracho-. ¡Encuéntrame mi cofre y mis bailarinas! ¡Encuéntrame los regalos que me mandó Yildiz, capitán, o decoraré una pica con tu cabeza! ¡Ahora vete! ¡Vete!

Con un sabor amargo en la boca, Haranides hizo otra reverencia y abandonó la sala de audiencias.

El jardín de la casa alquilada por Imhep-Atón era un lugar agradable, una brisa fresca susurraba entre los árboles y combaba las flores de colores brillantes, pero poco placer le reportaba todo ello al mago. Él había pensado ya que el cimmerio le entregaría los medallones antes de que se cumpliera el plazo de cinco días que habían fijado, pues algo sabía el nigromante de los ladrones, y de cómo trabajaba la mente de éstos. Pero jamás habría supuesto que el cimmerio volvería a caer en su natural barbarie, y haría del palacio un osario. ¡El consejero jefe del rey, en el nombre de Set!

Poco le preocupaba cuántos zamorios murieran, pero es que aquel necio había puesto a toda la ciudad en guardia con sus asesinatos. Ahora, Imhep-Atón se encontraba con que el ladrón podía ser capturado antes que pudiera depositarle el trofeo en sus manos descarnadas.

El mago se sobresaltó al ver a su musculoso siervo shemita entrando en el jardín, y tanto disgusto se reflejaba en la enjuta faz de éste que su dueño se amedrentó.

-He cumplido vuestra orden, amo. Al pie de la letra.

-¿Y dónde está el cimmerio?





CAPITULO 7



El taumaturgo hablaba con voz engañosamente gentil. Si ese cretino hubiera fracasado también...

-Se ha ido, amo. No le han visto en la taberna desde esta mañana, muy temprano.

-¡Se ha ido!

El fornido shemita medio levantó las manos, como para protegerse de las iras del otro.

-Así se me dijo, amo. Le dejó a una moza de la taberna el mensaje de que pasaría algún tiempo fuera, de que cabalgaba al nordeste.

Imhep-Atón frunció todavía más el ceño. ¿Al nordeste? Pero si allí no había... La ruta de caravanas desde Kheston a Sultanapur. ¿Era posible que el bárbaro pretendiera vender los medallones en el mismo país del que habían venido? Obviamente, había decidido actuar por su cuenta. Pero, Set, ¿por qué se había llevado a las bailarinas? Meneaba airado la cabeza, semejante a la de un buitre.

Las razones del salvaje carecían de importancia.

-Prepara ahora mismo caballos y acémilas para nosotros dos -ordenó-. Iremos al nordeste. El cimmerio pagaría por su traición.

El Pozo de los Reyes se hallaba a algunos días al nordeste de Shadizar, rodeado por enormes bloques de piedra negra caídos, erosionados por la lluvia y por el viento. Según algunos, eran los restos de un muro, pero nadie sabía cuándo ni por quién podía haber sido construido éste, del mismo modo que nadie sabía a qué reyes podía haber pertenecido el pozo.

Conan guió a su caballo por entre los bloques y los árboles enanos, hasta el pozo de mellada piedra, y desmontó. Al otro lado del pozo, bajo los árboles, cuatro hombres morenos tocados con sucios keffiyehs le observaban con ojos negros, que no tardaron en volverse codiciosamente hacia su caballo. Tiró del borde de su capa para que pudieran ver la espada, y bajó un cubo a las profundidades del pozo para sacar agua. Aparte de la capa, sólo le cubría un taparrabos, pues le gustaba viajar ligero.

Los cuatro se acercaron entre sí, con oscuros susurros, sin dejar de mirarlo. Uno de ellos, que a juzgar por la deferencia que le mostraban los demás debía de ser el líder, llevaba puesta una cota de malla herrumbrosa, y sus seguidores tan sólo petos de cuero endurecido. Todos llevaban también cimitarras anticuadas colgando de la cadera, del tipo que un mercader de armas decente vende como chatarra. Tras ellos, Conan vio a una mujer, desnuda y atada como un fardo: las muñecas y los codos amarrados tras la espalda, las rodillas bajo el mentón, los talones junto a las nalgas. Ella levantó la cabeza, echando atrás su oscura melena pelirroja, y le miró sorprendida con sus ojos verdes, acallada por un sucio jirón de ropa que hacía las veces de mordaza. Era la adivina.

Conan vació el cubo en un hoyo que la erosión había cavado en la roca para que su caballo pudiera abrevarse, y luego llenó otro para él mismo. La última vez que había ayudado a la mujer, ésta no había tenido para con él ni siquiera la gratitud de advertirle del ataque de los dos iranistanios. Además, tenía que encontrar a Velita. Se echó agua a la cara, aunque bien poco le alivió aquello del calor del desierto, y se vació el resto del cubo sobre la cabeza. Los cuatro hombres parloteaban.

Hasta entonces, les había seguido la pista a los peregrinos interrogando a cuantos transeúntes permitían que un hombre armado del tamaño de Conan se les acercara. Las pistas halladas eran motivo suficiente para seguir aquel camino, pero, durante el último día, sólo había encontrado a un viejo que tras arrojarle rocas se había escondido entre unos espinos, y a un mozo que nada había visto.

-Amigos, ¿ha pasado por aquí algún grupo de peregrinos? -dijo, al tiempo que sacaba otro cubo lleno de agua-. ¿Hombres embozados que montaban a caballo, y llevaban también camellos?

El jefe movía nerviosamente su afilada nariz.

-¿Y qué ganaremos con haberlos visto?

-Algunas monedas de cobre, si podéis decirme dónde están.

No había razón alguna para provocar a aquella pandilla. Como llevaba un día cabalgando, quizás en dirección distinta a la de aquellos hombres que buscaba, no tenía tiempo que perder matando buitres. Sonrió con simpatía.

-Si tuviera plata u oro, no estaría aquí dando caza a unos peregrinos, sino en Shadizar, bebiendo.

Se secó las manos en la capa, por lo que pudiera pasar.

-¿Y qué quieres tú de esos peregrinos? -quiso saber el hombre de nariz afilada.

-Eso es asunto mío -replicó Conan-. Y suyo. Las monedas serán vuestras si los habéis visto.

-Bueno, en ese caso, sí los hemos visto -dijo el hombre de la nariz afilada, levantándose al tiempo que se sacudía el polvo de las manos. Se acercó a Conan con la mano extendida-. Veamos de qué color son tus monedas.

Conan metió la mano derecha en la bolsa de cuero que llevaba en el cinturón, y la sonrisa del hombre de nariz afilada se volvió cruel. Una corta daga de hoja triangular acababa de aparecer en su puño. Con malvadas risas, los otros tres hombres echaron mano de sus cimitarras y corrieron hacia el cimmerio para participar en la matanza.

De inmediato, Conan agarró el cubo con la mano izquierda y lo arrojó a la cabeza del hombre; la sangre y el agua salpicaron en todas direcciones. «¡No tengo tiempo!», gritó. Sacó de su vaina la daga que llevaba en el antebrazo, y al instante la empuñadura de ésta rozó la garganta del primero de los asaltantes. Y al mismo tiempo que la clavaba, Conan desenvainaba ya el sable. «¡Bel os atormente!» Saltó sobre el hombre que acababa de caer, que se aferraba con las manos empapadas de sangre a la daga que tenía clavada en la garganta. «¡No tengo tiempo para esto!» Con un mandoble del gran sable el torso del tercer hombre cayó al suelo, por el que ya rodaba su cabeza. «¡No tengo tiempo, malditos seáis!» El último hombre blandía la cimitarra en alto en el momento en que Conan, agarrando su arma con ambas manos, la hundió en él, atravesándole el peto de cuero, el pecho y el espinazo. Empañados sus ojos negros, el hombre cayó a un lado con las manos aún en alto.

Conan puso el pie sobre su peto de cuero y extrajo la espada, limpiándola luego con el deslucido keffiyeh del cadáver antes de envainarla. La daga también fue expulsada de su residencia temporal en el cuello del forajido, y la limpió del mismo modo. La mujer le miraba con los ojos muy abiertos, apartándose hasta donde se lo permitieron sus ataduras cuando el cimmerio se acercó, pero éste se limitó a cortarle las cuerdas e irse, envainando la daga.

-Si no tienes ningún caballo -le dijo él-, quédate con uno de los que tenían estas alimañas. Los demás son míos. Puedes quedarte las armas, si quieres. Si las vendes, algo habrás sacado del mal trago.

«Pero no mucho», pensó. Con todo, no le debía nada a la mujer, y los caballos, aunque probablemente no fueran buenos, le resultarían útiles si tenía que seguir hasta muy lejos a aquellos malditos peregrinos.

Frotándose las muñecas, la mujer pelirroja se acercó a los cadáveres, sin sentir vergüenza alguna por su desnudez. Era para la vista un deleite de bellos senos y piel marfileña, todo curvas y largas piernas y redondeces. Había cierta elasticidad en sus andares que obligaba al cimmerio a preguntarse si se trataría de una bailarina. Recogió del suelo una de las cimitarras y miró con desdén su hoja herrumbrosa, y puso súbitamente un pie desnudo, con firmeza, sobre las costillas de uno de los cadáveres.

-¡Cerdo! -espetó.

Conan empezó a reunir los caballos -eran cinco, uno de ellos visiblemente mejor que los demás- mientras ella pateaba e injuriaba a los cadáveres. De pronto, la mujer se volvió, plantándose ante él, con el puño en la bien torneada cadera y la cimitarra colgando de la mano. Con el cabello desordenado en rojiza melena, tenía el aire de una leona que hubiera adoptado forma humana.

-Me atraparon por sorpresa -afirmó.

-Por supuesto -dijo Conan-. ¿Te quedarás con el negro? Es el mejor del lote.

El cimmerio ató entre sí las riendas de los otros cuatro vellosos animales de las llanuras, a los que su rucio turanio sacaba dos palmos, y las sujetó a su propia silla de montar.

-Será mejor para ti que regreses sin demora a Shadizar. Es peligroso para una mujer sola andar por aquí. ¿Cómo es que se te ocurrió intentarlo?

Ella dio un paso hacia él con brusquedad.

-¡Te he dicho que me atraparon por sorpresa! ¡Si no, habría sido mi espada la que les matara!

-Y yo te he contestado que por supuesto. No puedo llevarte conmigo a la ciudad. Estoy siguiendo el rastro de unos hombres que se llevaron... algo que me pertenece.

Un rugido de pantera le dio la alarma, y se echó al suelo, entre los caballos, evitando por los pelos que la hoja curva de la mujer le decapitara.

-¡Ojalá Derketo te lleve consigo! -dijo, mientras le asestaba un mandoble debajo del vientre de un caballo.

Él rodó sobre sí mismo, y la espada se clavó tan sólo en la tierra compacta donde había estado la cabeza del cimmerio.

Arrastrándose sobre su espalda, trató a la vez de evitar el acero y las pezuñas de los caballos, que ahora se movían nerviosos, pues la mujer andaba con rapidez entre ellos tratando de acuchillarle. La agitación de los animales le obligó a mirarla desde debajo de una panza velluda; la mujer alzaba de nuevo su cimitarra para asestarle un nuevo mandoble. Desesperado, dándose impulso con las piernas, se arrojó hacia ella para tratar de agarrarla por las rodillas. Ambos cayeron cual revoltijo informe por el duro suelo, y él se encontró con una gata salvaje entre los brazos, que le arañaba y le pateaba y trataba de liberar el brazo con el que sostenía el arma. Sus curvas suaves acolchaban el firme músculo, y no resultaba una presa fácil de asir.

-¿Es que te has vuelto loca, mujer? -gritó él. Como única respuesta, ella le hundió los dientes en el hombro.

-¡Crom!

Él la arrojó lejos de sí. La mujer cayó rodando por el suelo y volvió a ponerse en pie de un salto. Pero Conan vio con estupefacción que aún sujetaba la herrumbrosa espada con la mano.

-¡No necesito que ningún hombre me proteja! -espetó-. ¡No soy una mimada concubina!

-¿Y quién ha dicho que lo seas? -rugió él.

Y tuvo que volver a desenvainar la espada, pues la mujer arremetía contra él con un rugido de pura rabia. Ardían sus ojos verdes, y la cólera le desfiguraba el rostro. Él alzó la espada para parar el golpe. La herrumbrosa cimitarra se partió por la mitad con seco chasquido; ella miró, incrédula, la empuñadura sin hoja que le había quedado en la mano.

Casi sin que mediara pausa alguna, la mujer le arrojó la inútil empuñadura al rostro, y se volvió y salió corriendo hacia los cadáveres que habían quedado al lado del pozo. Sus armas debían de hallarse junto a ellos todavía. Conan la persiguió, y cuando ella se agachó para recoger otra cimitarra, él la golpeó con el plano de la espada en el tentador blanco que la mujer le ofrecía. Ella se incorporó ahogando un chillido al sentir el chasquido del acero que le azotaba las redondeadas nalgas. Avanzó agitando los brazos, el pie le resbaló en un charco de sangre, y, chillando, cayó de cabeza al pozo por encima del tosco brocal.

Conan corrió a sujetarla; su enorme mano agarró carne, pero el peso de ella le arrastró y metió la cabeza en el pozo hasta las axilas. Entonces vio que estaba sosteniendo a la moza pelirroja por un tobillo, y que ésta colgaba cabeza abajo. «Una perspectiva interesante», pensó.

-¡Derketo te lleve consigo! -aullaba-. ¡Súbeme, cachorro sin madre!

-En Shadizar -le dijo él en tono familiar- yo te salvé de una paliza. Me llamaste muchacho bárbaro, dejaste que un hombre casi me decapitara, y te fuiste sin darme siquiera las gracias.

-¡Hijo de un camello apestado! ¡Retoño de una prisión de esclavos! ¡Súbeme!

-Veamos -siguió diciendo él como si no la hubiera oído-, te salvé sin duda alguna de ser violada, quizá de que te vendieran como esclava. O quizá te hubieran degollado una vez se hartaran de ti.

Ella se movió violentamente, y él se asomó todavía más al pozo para acercarla un pie más al fondo. Su chillido resonó en el cilindro de piedra. Se quedó inmóvil.

-Tú no tenías ni la más mínima intención de salvarme -le dijo ella ásperamente, casi sin aliento-. Te habrías largado dejándome sola si aquellos perros no te hubieran provocado.

-En todo caso, si yo me hubiera largado, o si esos perros me hubieran matado, ahora estarías preguntándote por tu precio en el mercado.

-Y ahora quieres una recompensa -dijo ella medio llorando-. ¡Derketo te maldiga, apestoso zoquete bárbaro!

-Es la segunda vez que me llamas así -replicó él hoscamente-. Lo único que quiero de ti es un juramento por Derketo, ya que no dejas de invocar a la diosa del amor y de la muerte. Jura que jamás volverán a proferir tus labios un insulto dirigido a mí, y que tampoco volverás a alzar una mano en mi contra.

-¡Velludo patán! ¡Bárbaro pisador de estiércol! ¿Crees que tienes derecho a obligarme a...? Él la interrumpió.

-Mi mano está empapada de sudor. Yo que tú no esperaría mucho más. Es posible que tu pie se me escurra entre los dedos. La única respuesta fue el silencio.

-Y también es posible que me harte de esperar.

-Lo juraré -su voz, de pronto, se tornó suave, y sensualmente dócil-. Súbeme, y te juraré de rodillas obedecerte en todo.

-Jura primero -replicó él-. No querría tener que volver a echarte adentro. Además, me gusta lo que veo.

Creyó haber oído un puñito que, llevado por la frustración, golpeaba la pared del pozo, y sonrió.

-Simio desconfiado... -masculló la mujer con toda su antigua ferocidad-. Está bien. Juro, por Derketo, que no volveré a proferir insultos dirigidos a ti, ni a alzar la mano en tu contra. ¿Estás satisfecho?

Él la sacó del pozo, y la dejó caer sobre el duro suelo. Se oyó un golpe sordo y un gruñido.

-Tú... -se mordió el labio y le miró ferozmente desde donde estaba, en el suelo-. No tenías por qué ser tan grosero -dijo con voz más calmada. En vez de responder, Conan se quitó el cinturón, arrojándolo junto al pozo con la vaina de la espada-. ¿Qué... qué estás haciendo?

-Hablaste de una recompensa -se quitó el taparrabos-. Como dudo que seas capaz de articular una sola palabra de gratitud, me cobraré la recompensa yo mismo.

-Así pues, al fin y al cabo, no eres más que otro de tantos violadores de mujeres -dijo ella amargamente.

-Eso ha sonado casi como un insulto, moza. Nada de violaciones. Basta con que digas «no», y te irás de aquí tan casta como una virgen por lo que a mí respecta.

Se tendió sobre la mujer, y aunque ella le pegó puñetazos en los hombros y profirió todo tipo de infames maldiciones, no llegó a decir la palabra «no», y muy pronto cambió la naturaleza de sus gritos, pues era una mujer crecida, y él sabía algo de mujeres.

Después, Conan volvió a ponerse sus ropas y sus armas, mientras ella buscaba entre los cadáveres algo con que cubrirse. Decía que sus propios vestidos habían sido reducidos a jirones. Conan se fijó en que la mujer examinaba cuidadosamente las armas antes de elegir una esta vez, pero poco le habría importado volverle la espalda una vez ella la llevara al cinto. Antes, cuando había avergonzado a las piedras con sus maldiciones, no había proferido ni una sola que se refiriese a él. Si había respetado su juramento entonces, lo respetaría ahora.

Tras llenar de agua sus odres de piel de cabra, saltó sobre la silla de montar.

-Espera un momento -le dijo ella-. ¿Cómo te llamas?

Se había puesto unos pantalones amarillos brillantes muy holgados, y una túnica esmeralda que le marcaba tan sólo los senos, y le quedaba asimismo holgada por el resto del cuerpo. Una cuerda de oro trenzada le sujetaba la melena pelirroja. Conan la había visto rebuscar en la bolsa de uno de los cadáveres.

-Conan -dijo él-. Conan de Cimmeria. ¿Y tú?

-Me llamo Karela -le dijo ella con orgullo-, y pertenezco a la tierra en la que en cada momento esté. Dime, esos peregrinos que buscas, ¿llevan algo de gran valor? Tú no me pareces un hombre religioso, Conan de Cimmeria.

Si él le hablaba de los medallones, ella querría sin duda acompañarle. Tras verla manejar la espada, Conan sabía con certeza que era una luchadora capaz, pero, aun así, no la quería a su lado. En cuanto se oliera lo de las diez mil monedas de oro, el cimmerio tendría que empezar a dormir con ambos ojos abiertos, con o sin juramento. Eso también lo sabía con certeza.

-Algo que sólo tiene valor para un hombre de Shadizar -dijo despreocupadamente-. Una bailarina que ha huido con esos peregrinos. O quizá la robaran. Sea como sea, el hombre anda loco por ella, y pagará cinco monedas de oro a quien se la traiga.

-No es mucho por un viaje a través de estas tierras. Rondan por aquí bandidos mucho más peligrosos que esos perros.

Ella señaló con la cabeza a los cadáveres, que ahora estaban lejos del agua, en el lugar al que Conan los había arrastrado.

-Sigo la pista de unos peregrinos, no de bandidos -replicó él, riendo-. Ofrecerán poca resistencia. Adiós, Karela.

Se volvió para marcharse al galope, pero ella dijo algo que le hizo tirar de las riendas.

-¿Y no quieres saber dónde están esos peregrinos que buscas?

Conan la miró, y ella le devolvió la mirada, abriendo de par en par con aire inocente sus ojos verdes.

-Si sabes dónde están, ¿por qué no me lo has dicho antes? En todo caso, ¿por qué me lo dices ahora? No creo que vayas a ayudarme voluntariamente.

-Esos chacales... me engañaron -su rostro se contrajo, pero al instante recobró la expresión inocente-. Estaba rabiosa,

Conan. Quería que alguien lo pagara. Después de todo, me has salvado la vida.

Conan asintió con la cabeza, lentamente. Lo que ella decía no era muy creíble. Y cabía muy bien la posibilidad de que le mandara por una pista falsa. Pero no tenía otra opción que seguirla, o elegir un camino al azar.

-¿Dónde los viste?

-Iban hacia el norte. Acamparon tras unos collados. Te los mostraré.

Saltó fácilmente sobre la silla de su gran caballo negro.

-Bueno, ¿quieres que te los muestre o te quedarás todo el día ahí sentado?

Aparte de volver a arrojarla al pozo, no se le ocurría ninguna manera de hacerla hablar. Apartó la capa que le cubría para descubrir la empuñadura forrada en cuero de su espada, y le indicó con un ademán que pasara adelante.

-Tú guías -le dijo.

-Ya sé por qué -dijo ella riendo mientras clavaba los talones en las costillas de su montura-. Te gusta lo que ves.

El pensó con ironía que en efecto le gustaba, pero no pensaba quitarle un ojo de encima a Karela por si le traicionaba. Llevando tras de sí los caballos de los ladrones, la siguió.






CAPITULO 8



Cabalgaron hacia al norte durante lo que quedaba de día, por un paisaje ondulado escasamente cubierto por matorrales. Cuando, al caer la noche, acamparon, Conan preguntó:

-¿Cuánto falta?

Karela se encogió de hombros; sus pechos redondos y firmes podían entreverse bajo la ceñida túnica verde.

-Los alcanzaremos poco antes del alba, si salimos pronto. La mujer empezó a apilar ramillas secas caídas de los arbustos para hacer ruego, pero él las dispersó de nuevo.

-No hace falta que les adviertas de nuestra presencia. ¿Qué te hace pensar que siguen ahí?

Volviendo a guardar el eslabón y el pedernal en la bolsa, ella le miró con sonrisa divertida.

-En el caso de que se hayan ido, por lo menos estarás más cerca de ellos que antes. ¿Quién es este hombre de Shadizar que quiere recobrar a su esclava?

-Si hemos de partir mañana temprano, mejor que nos vayamos a la cama -dijo él, y ella sonrió de nuevo.

Conan se envolvió en su capa, pero no durmió. Observaba más bien a la mujer. Se había envuelto en una manta que traía en el caballo, y empleaba a guisa de almohada su silla de montar de trabajado cuero rojo. Él no estaba seguro de que la mujer no fuera a intentar escapar con los caballos, pero tuvo la impresión de que ésta concillaba realmente el sueño.

El purpúreo ocaso se desvaneció para dar paso a la noche negra, y las nubes que pasaban rápidamente medio ocultaban las estrellas, con lo que el cielo parecía un tejido de terciopelo tachonado de diamantes; pero Conan no cerraba los ojos. Apareció una luna que se acercaba al plenilunio, y al llegar ésta a su cénit Conan sintió que varios pares de ojos le observaban, ocultos en la noche. Sacó la daga de hoja estrecha de su vaina en el antebrazo, soltó el prendedor que recogía la capa y se internó en la noche sin levantar apenas el vientre del suelo. Tres veces dio la vuelta al campo en silencio, siempre sintiendo aquellos ojos, pero no vio a nadie, ni signo alguno de que alguien hubiera estado allí. Y entonces, de pronto, la sensación desapareció. Volvió a gatear en torno al campo, pero seguía sin encontrar nada. Disgustado consigo mismo, se levantó y volvió adonde había quedado su capa. Karela seguía durmiendo. Enfadado, se cubrió con la pieza de lana negra. Era culpa de la mujer. El esperar su traición le hacía ver y sentir cosas que no estaban allí.

Cuando apenas asomaba el sol en el horizonte, Karela se despertó, y ambos cabalgaron de nuevo hacia el norte. La tierra cambiaba paulatinamente, las suaves laderas iban tomando forma de auténticos cerros. Cuando Conan empezaba ya a maravillarse de que los hombres que buscaba se hubieran desviado tan al norte de las rutas de caravanas, Karela espoleó de repente al caballo para hacerlo galopar.

-Ahí están -gritó-, justo detrás de esos cerros de allí. Conan la persiguió a galope tendido.

-¡Karela, vuelve! ¡Karela!

Ella apretó la marcha y desapareció tras un collado. «Necia mujer», pensó él. Si los peregrinos seguían en aquel lugar, los habría despertado.

Tras rodear la colina refrenó su montura y la hizo andar al paso. No la veía por ninguna parte, ni podía oír los cascos de su caballo.

-¡Conan!

El cimmerio volvió la cabeza al oír el grito. Vio a Karela montada en su propio caballo, en lo alto de un cerro, a su derecha.

-¡Por Crom, mujer! ¿Qué estás...?

-Me llamo Karela -gritó-. ¡El Halcón Rojo!

Silbó estridentemente, y, al instante, hombres montados -una abigarrada mezcolanza de brillantes ornamentos y mal compuestas armaduras- surgieron de cada uno de los pasos que existían entre los collados. En un abrir y cerrar de ojos, Conan se vio rodeado por un apretujado círculo de forajidos. Cuidadosamente puso las manos sobre la silla de montar. Si hacía el más mínimo gesto en dirección a la espada, las cuatro ballestas que veía -y quizá hubiera más- hincarían puntas de hierro en su cuerpo.

-Karela -gritó-, ¿así es como cumples tu juramento?

-No he proferido ningún insulto contra ti -replicó ella, en tono socarrón-. Y tampoco he alzado la mano en tu contra. Ni lo haré. Pero me temo que no puedo garantizar lo mismo de mis hombres. ¡Hordo!

Un hombre fornido de barba negra, que se cubría el ojo izquierdo con un burdo parche de cuero, atravesó a caballo el círculo de hombres para encararse con Conan. Una cicatriz irregular le marcaba la cara desde el parche hasta su barba de color pajizo. Su cota de malla debía de haber pertenecido a un hombre rico -quedaban trazas del dorado-, y unas grandes arracadas de oro le pendían del lóbulo de ambas orejas, un gastado sable colgaba de su cinturón.

-Ella te ha llamado Conan -dijo el hombre corpulento-. Bueno, yo soy Hordo, el lugarteniente del Halcón Rojo. Y lo que quiero saber, lo que todos queremos saber, es si existe alguna razón para no cortarte ahora mismo tu miserable cuello.

-Karela me guiaba -empezó a decir Conan, pero se detuvo cuando Hordo descargó sobre él su enorme puño.

El único ojo de aquel hombre corpulento se abrió con estupor al ver que Conan se lo había agarrado antes que llegara a golpearle, y lo tenía cogido.

Por unos momentos ambos forcejearon mano a mano, rígida y tensa la musculatura, y de pronto Hordo gritó: «¡Cogedlo!». El cerco de bandidos se cerró sobre él.

Docenas de manos aferraron a Conan arrancándole la capa, quitándole la espada, haciéndole caer de la silla de su caballo. Pero su propio número les entorpecía, y la tarea no resultó fácil. La daga de Conan se clavó entre unas costillas que cubría un sucio ropaje amarillo -entre la confusión, el cimmerio no llegó a ver la cara que las acompañaba-, un brazo que alguien alargó imprudentemente hacía él se rompió por el codo, y más de una cara tuvo que escupir sangre y dientes rotos tras encontrarse con su enorme puño. Pero de todas formas eran demasiados, y aquellas rudas manos acabaron por atarle las muñecas a sus espaldas, los tobillos con dos pies de correa de cuero crudo. Luego le arrojaron al suelo pedregoso, y los que llevaban botas empezaron a patearle el pecho.

Al fin, Hordo los apartó mascullando amenazas, e, inclinándose sobre Conan, le tiró del cabello para obligarle a levantar la cabeza.

-La llamamos Halcón Rojo -le espetó-. Tú puedes llamarla señora, o dueña. Pero no vuelvas a mancillar su nombre con tu sucia boca.

-¿Y por qué le dejamos vivir? -dijo con un gruñido un hombre con cara de comadreja, que llevaba la armadura abollada y había perdido el penacho del yelmo-. Hepekiah está ahogándose con su propia sangre por culpa del puñal de este hombre -hizo una mueca y escupió un diente-. ¡Córtale la garganta, y acabemos ya!

Sonriendo, Hordo sacó una daga vendhia de hoja curva.

-Parece que, por una vez, Aberius ha tenido una buena idea.

Inesperadamente, Karela avanzó a caballo entre el círculo que rodeaba a Conan; miró cruelmente a éste con sus ojos verdes.

-¿No se te ocurre nada más interesante, Hordo?

-¿Así mantienes tu juramento? -se quejó Conan-. Bonita recompensa por salvarte de la lonja de esclavos, o de algo peor. El puño de Hordo dio con su cabeza en el suelo.

-Jamás ningún hombre ha tenido que salvar al Halcón Rojo -dijo su lugarteniente con un bufido-. Supera a cualquier hombre, sea con la espada, sea con el seso. Procura recordarlo.

Karela rió con dulzura.

-Claro que lo mantengo, buen Conan. Si algo te sucede, será a manos de este hombre, no a las mías. Hordo, llevadlo al campamento. Haz con él lo que más te plazca.

El hombre con la cicatriz en la cara dio algunas órdenes, y rápidamente ataron a Conan por las axilas con una cuerda. Los bandidos se encaramaron a las sillas de montar, el mismo Hordo agarró la cuerda que ataba al cimmerio, y salieron al trote; los cascos de los caballos arrojaban suciedad y grava al rostro de Conan.

Los dientes del bárbaro rechinaron durante el viaje. Como llevaba las manos atadas a la espalda, tenía que ir arrastrando la panza por el suelo. Las irregulares piedras le desgarraban el pecho, y el barro endurecido le hizo raspaduras en la piel grandes como su mano.

Cuando los caballos se detuvieron, Conan escupió mucha sangre y tomó aliento. Todos los músculos le dolían, y todavía perdía reguerillos bermejos por las heridas que la arena no había taponado. No estaba seguro de que le fueran a deparar algo mejor que el ser arrastrado hasta la muerte.

-Hordo -exclamó Karela con deleite-, me has preparado la tienda.

Saltó de la silla de montar y corrió hacia un pabellón listado en rojo. Era la única tienda del campamento, sito en una hondonada entre dos altas colinas en forma de U. Dispersos alrededor de media docena de hogueras ya extinguidas, había arrugadas frazadas. Algunos hombres corrieron a encender de nuevo los fuegos, mientras que otros sacaron jarras de piedra llenas de kil, vino mal destilado, y se las pasaron con risas chillonas.

Conan se enderezó a medias sobre su costado mientras Hordo desmontaba frente a él.

-Eres un bandido -dijo entre jadeos el cimmerio-. ¿Querrías la oportunidad de hacerte con el tesoro de un rey? Hordo ni siquiera lo miró.

-Traed esas estacas -gritó-. Lo quiero atado ahora mismo a los postes de tormento.

-Cinco medallones -dijo Conan- y un cofre con joyas incrustadas. Regalos de Yildiz para Tirídates.

Le disgustaba tener que revelar a esos hombres qué era lo que andaba buscando: en el mejor de los casos, ya tendría bastantes problemas evitando que le matasen para poder reclamar luego una parte de lo que ya daba por suyo. Pero, si no lo hacía, no viviría siquiera para hacerse con una parte.

-¡Trabajad! -gritó el barbudo forajido-. Ya beberéis luego.

-Diez mil monedas de oro -dijo Conan-. Eso es lo que un hombre quiere pagarme, sólo por los medallones. Quizá otro pagará aún más. Y todavía queda el cofre.

Por primera vez desde que habían llegado a la hondonada, Hordo se volvió hacia Conan, mirándolo ferozmente con su único ojo.

-El Halcón Rojo quiere que mueras. Ella ha sido buena para nosotros; por tanto, lo que ella quiera es lo que quiero yo.

Una veintena de bandidos, riéndose y medio borrachos ya, vinieron para cargar con Conan y llevarlo a un sitio despejado, donde habían clavado cuatro estacas en el duro suelo. Aunque él forcejeaba, eran demasiados, y pronto lo tuvieron tumbado de espaldas, con muñecas y tobillos unidos a las cuatro estacas por correas de cuero crudo húmedo. El cuero crudo, al secarse por el calor del sol, se encogería, forzándole las articulaciones hasta descoyuntarlas.

-¿Por qué quiere impediros Hordo que tengáis la oportunidad de obtener diez mil piezas de oro? -gritó Conan.

Todos, excepto Hordo, se quedaron clavados donde estaban, y la risa murió en sus labios.

Profiriendo una maldición, el forajido de la cicatriz en la cara se acercó a Conan.

Este trató de apartar la cabeza a un lado, pero se le llenaron los ojos de lucecitas cuando el pie del otro le dio en la cara.

-¡Cierra esa boca mentirosa! -le gritó Hordo. Aberius alzó la cabeza para mirar con ojos fríos al lugarteniente del Halcón Rojo; un hurón frente a un mastín.

-¿De qué está hablando, Hordo? Conan agitó la cabeza para despejarse.

-Del tesoro de un rey. De eso estoy hablando.

-Cállate -empezó a decir Hordo, pero Aberius no le permitió seguir.

-Deja que hable -se arriesgó a decir el forajido de cara chupada, y otras voces le corearon.

Hordo le dirigió una mirada feroz, pero nada le dijo.

Conan se permitió una breve sonrisa. Si la hubiera sostenido, aquellos asesinos le habrían liberado, y habrían atado luego a Hordo y Karela en su lugar . Pero no tenía intención de permitir que se apoderasen de los medallones que tantos esfuerzos le costaban.

-Cinco medallones -dijo- y un cofre de oro con incrustaciones de gemas fueron robados no hace ni quince días. Voy tras esas bagatelas. Un hombre me ha ofrecido ya diez mil monedas de oro sólo por los medallones, pero la oferta de un hombre otro hombre la eleva. Por el cofre se podría obtener lo mismo, o más.

Los hombres que le rodeaban se lamieron codiciosamente los labios, y se acercaron más.

-¿Cómo es que son tan valiosos? -preguntó Aberius con perspicacia-. Nunca he oído que unos medallones pudieran valer diez mil monedas de oro.

Conan rió entre dientes.

-Pero éstos fueron regalados por el rey Yildiz al rey Tirídates; gemas como ningún hombre las ha visto jamás. Y lo mismo vale para el cofre -dijo, adornando su historia con detalles ficticios.

Súbitamente, Karela irrumpió en el estrecho círculo de hombres, y ellos se apartaron al ver la rabia en su rostro. Ya no vestía el improvisado atuendo con el que se había hecho en el Pozo de los Reyes. Llevaba un peto de oro con filigrana de plata que apenas si cubría sus pechos de marfil, y un cinto de perlas, gruesas como un dedo, le ceñía holgadamente las caderas. Unas botas largas, rojas, le cubrían la pierna, y el sable que colgaba de su costado tenía un zafiro en la empuñadura del tamaño de un huevo de paloma.

-El perro miente -dijo ella con un gruñido. Los hombres retrocedieron otro paso, pero la codicia se dibujaba en su rostro-. Este hombre no iba tras unas gemas sino detrás de una esclava. Él mismo me lo dijo. No es más que un musculoso cazador de esclavas que trabaja para algún necio embrutecido de Shadizar. ¡Diles que mientes, Conan! -se echó sobre él; tenía los nudillos de la mano de color blanco-. ¡Cría de gusano! Admite que mientes, o te haré desollar vivo.

-Has roto la mitad de tu juramento -dijo Conan calmadamente-. Has proferido insultos.

-¡Derketo te lleve consigo! -Aullando de rabia, le apretó fuertemente las costillas con la punta de una de sus botas rojas. Conan no pudo reprimir un gemido de dolor.

-Piensa en algo lento, Hordo -le ordenó-. Así, no tardará en admitir que miente. -De pronto se volvió y sacó un palmo de su afilada espada de acero de la vaina de cuero trabajado-. A menos que alguien tenga algún interés en discutir mis órdenes.

Se alzó un coro de protestas, y, para asombro de Conan, en más de uno de aquellos rostros gastados y llenos de cicatrices se reflejaba el miedo. Asintiendo satisfecha, Karela volvió a meter el sable en su vaina y volvió andando a su tienda. Los hombres casi caían con las prisas por apartarse a su paso.

-La segunda parte de tu juramento -gritó Conan a sus espaldas-. Me has golpeado. Has faltado a un juramento formulado ante Derketo. ¿Qué venganza se cobrará en ti la diosa del amor y de la muerte, y en todos los que te sigan?

Ella vaciló por un instante en su paso, pero siguió adelante sin volverse. Cerró tras de sí la tienda listada en rojo.

-Tu muerte será menos dolorosa, Conan -le dijo Hordo-, si tienes cuidado con lo que dices. Yo te destriparía ahora mismo, pero quizá algunos de los muchachos quieran oírte farfullar más cosas acerca de ese supuesto tesoro.

-Os comportáis ante ella como perrillos azotados -dijo Conan-. ¿Es que nunca habéis pensado por vosotros mismos? Hordo movió la cabeza negativamente.

-Te contaré una historia, y si vuelves a hacerme hablar de ello te ensartaré el hígado. Nadie sabe de dónde vino, pero la encontramos desnuda como una niña pequeña, y en pocos años difería de vina tal, pero ya llevaba esa espada en la mano. El que entonces nos lideraba, un hombre llamado Constanius, pensó que podría divertirse con ella y luego venderla. Era el mejor de nosotros con la espada, pero ella lo mató como un zorro a una gallina, y, cuando los que estaban cerca de él trataron de sujetarla, también los mató con la misma rapidez. Desde entonces, la hemos seguido. Siempre nos ha procurado buenos botines, y jamás ha sido capturado un hombre que hiciera lo que ella le decía. Ella ordena, nosotros obedecemos, y estamos satisfechos.

Hordo se fue, y Conan escuchó lo que decían los demás mientras bebían en torno a la hoguera. Entre bastas risas, discutían cómo divertirse con él. Hablaban mucho de carbones encendidos, y de las posibilidades que ofrecía una astilla en llamas, y de cuánta piel se le puede arrancar a un hombre antes que muera.

El sol se elevaba, brillaba más, daba más calor. A Conan se le hinchaba la lengua a causa de la sed, y los labios se le agrietaban y ennegrecían. El sudor fue secándose en su cuerpo hasta que no sudó más, y el sol le daba en el rostro. Aberius y otro canalla de labios de pez se inclinaron sobre él, y se divertían echando agua en el suelo, cerca de su cabeza, apostando a cual de ellos podría dejarle caer un chorro más cerca de la boca sin que él alcanzara a bebería. Aun cuando tenía el claro líquido tan cerca que podía sentir su frescura en la mejilla, Conan se negaba a volver la cabeza para tratar de beber. No les daría tanta satisfacción.

Al fin, el otro hombre se fue, y Aberius se agachó al lado de Conan, con la jarra de arcilla llena de agua en las manos.

-Matarías por agua, ¿verdad? -le dijo en voz baja el hombre con cara de comadreja.

Miró con cautela a los otros bandidos por encima del hombro; seguían bebiendo, y contando a gritos qué torturas le infligirían al corpulento cimmerio, y así siguieron.

-Habíame de ese tesoro, y te daré agua.

-Diez... mil... piezas... de oro -masculló Conan. Las palabras arañaban, como si hubieran estado hechas de grava, su garganta reseca. Aberius se lamió ansioso los labios.

-Dime más. ¿Dónde está ese tesoro? Dímelo, y convenceré a los otros para que te dejen libre.

-Primero... libre... luego hablaré -logró decir Conan.

-¡Necio! no podrás liberarte si no es con mi ayuda. Ahora dime dónde puedo encontrar... -de pronto chilló, pues la gran mano de Hordo acababa de levantarlo por el pescuezo y lo sostenía en el aire.

El forajido tuerto sacudió al canalla; los pies de Aberius se balanceaban sin tocar el suelo.

-¿Que estás haciendo? -le preguntó Hordo-. No se permite hablar con él.

-Sólo me divertía un poco -dijo Aberius, riendo débilmente-, sólo me mofaba de él.

-¡Te burlabas! -espetó Hordo. Arrojó al hombrecito entre el polvo-. Haremos algo más que burlarnos de él. Ahora vete de espaldas adonde están los otros.

Esperó mientras Aberius llegaba con dificultad, medio arrastrándose, al lugar desde donde los otros miraban, riendo, y luego se volvió hacia Conan.

-Reconcilíate con tus dioses, bárbaro. Luego ya no tendrás tiempo.

Conan logró abrir la boca, para tomar aliento suficiente y decir algunas dolorosas palabras más.

-Dejas que ella te aparte del oro, Hordo. Conan tuvo el tiempo justo para ver venir la bota, y luego el mundo pareció explotar.






CAPITULO 9



Cuando el cimmerio recobró la conciencia era noche cerrada y las hogueras apenas ardían. Unos pocos forajidos seguían sentados en el suelo, conversando en murmullos, pasándose sus jarras de piedra llenas de kil, pero la mayor parte estaban tumbados, durmiendo la borrachera. Había luz en la tienda -Conan podía ver la figura de bellas curvas de Karela reflejada en la tienda listada en rojo- pero, mientras la miraba, desapareció.

Las correas de cuero crudo se habían tensado ya, hasta hincársele en las muñecas. Casi no sentía las manos. Si seguía allí mucho tiempo, no podría luchar ni aunque lo liberaran. Sus enormes brazos se esforzaron. Pero las ataduras no cedían. Tiró otra vez, y, con el esfuerzo, hasta los férreos músculos de su estómago se tensaron. Otra vez. Y otra. La sangre le cubrió las muñecas, por donde las correas de cuero le ataban, y llegó al suelo. Tiró otra vez. Otra. Y parecía que la correa de la muñeca izquierda cedía. No más que la anchura de un dedo, pero cedía.

De repente, se quedó inmóvil. La sensación que había tenido al acampar con Karela, de que unos ojos le vigilaban, volvió. Y reforzada, pues sus sentidos le decían que aquel o aquella que le observaba estaba acercándose. Miró en derredor con prevención. Los hombres que estaban en torno de la hoguera medio apagada yacían a montones embrutecidos, y hacían tanto ruido dormidos como cuando estaban despiertos. El campamento estaba en silencio. Pero, con todo, sentía que esos ojos se le acercaban. Se encolerizó, pues estaba seguro de que el propietario de esos ojos que le observaban estaba ahí mirándolo, pero aun así, no podía verle.

Airado, empezó a pegar tirones a la correa que le ataba la muñeca izquierda, con más y más fuerza, pese a la sangre que perdía cada vez con más abundancia y al terrible dolor que le atenazaba la muñeca. Si había algo en pie frente a él -y Conan había visto lo suficiente en su vida como para saber que existen muchas cosas que no son visibles para el ojo- no pensaba esperar tumbado, como una oveja en el matadero.

La rabia alimentaba sus músculos y, sin previo aviso, logró arrancar la estaca de cuajo. Al instante se giró a su derecha y agarró la otra correa con ambas manos, y tiró de ella con todas sus fuerzas. Lentamente, consiguió arrancar la estaca de la tierra compacta.

Los huesos de Conan crujieron cuando se sentó. La carne lacerada de sus muñecas se había hinchado hasta cubrir las mismas correas. Diligentemente las aflojó, y luego se liberó los tobillos. Su sed habría arrastrado a otro hombre al odre de agua más cercano, pero él se obligó a ejercitar sus agarrotados músculos para recobrar algo de flexibilidad. Cuando se levantó, aunque todavía no hubiera recuperado toda su fuerza, era ya un formidable oponente.

Silencioso como una pantera, avanzó entre los hombres dormidos. Habría sido fácil matarlos en su sueño, pero no iba con él matar a hombres borrachos e indefensos. Recobró la espada y la daga y las devolvió a su lugar. Encontró sus botas de media caña turanias, desechadas cabe las brasas de una hoguera extinguida. No vio ni rastro de su capa, ni tenía esperanzas de recobrar las monedas de su bolsa. Para recuperarlas, habría tenido que registrar a todos y cada uno de los hombres que había allí. Con todo -pensó mientras daba con los pies en el suelo para hacer entrar las botas-, en cuanto encontrara los caballos podría seguir con la búsqueda de los medallones. Antes de marcharse, tomaría la precaución de soltar el resto de las monturas. No era necesario dar a los forajidos la posibilidad de perseguirle.

-¡Conan! -El grito resonó por todo el valle como si lo hubiera proferido una docena de gargantas, pero solamente una figura se aproximaba al campamento.

El cimmerio profirió una maldición, al tiempo que los bandidos se despertaban de su borrachera y se ponían en pie. Se hallaba entre ellos, y sólo podría escapar luchando. Desenvainó el sable, y al mismo tiempo una luz se encendió en la listada tienda de Karela.

-¡Conan! ¿Dónde están los medallones?

La atronadora voz despertó un recuerdo en la mente de Conan. Estaba seguro de haberla oído antes. Pero el hombre de pesada musculatura que se le acercaba no le era familiar. Un yelmo puntiagudo le cubría la cabeza, y llevaba una túnica de malla metálica que le cubría hasta la rodilla. Con la mano derecha sostenía una gran hacha de doble hoja, y con la otra un escudo redondo.

-¿Quién eres? -dijo Conan.

Los forajidos ya se habían puesto todos en pie, y Karela estaba ante la tienda con su enjoyado sable en la mano.

-Soy Crato -el hombre de la armadura se detuvo a un brazo de distancia de Conan. Bajo el yelmo, sus ojos aparecían vidriosos e inexpresivos-. Soy el siervo de Imhep-Atón. ¿Dónde están los medallones que habías de llevarle?

Conan sintió un escalofrío recorrerle la espalda. Ahora reconocía la voz. Era la voz de Ankar.

Desde detrás de Conan, se hizo oír la voz de Aberius:

-Decía la verdad. Esos medallones existen.

-Yo no los tengo, Ankar -dijo Conan-. Estoy persiguiendo a los hombres que los robaron, y a una muchacha a la que hice una promesa.

-Sabes demasiado -murmuró aquel hombre enorme con la voz de Imhep-Atón-. Y no tienes los medallones. Ya no me eres útil, cimmerio.

Sin otro aviso, el hacha cayó sobre Conan. El cimmerio dio un salto hacia atrás, y el acero dibujó una tenue línea roja en su pecho. El poseso se recobró con rapidez y avanzó, cubriéndose todo el cuerpo con el escudo, y el hacha preparada en el costado. Si un brujo controlaba a aquel hombre, éste debía de haber sido un experto luchador con aquella arma.

Conan dio un salto hacia atrás; su sable se revolvía como una serpiente. Para atacar de frente habría tenido que bajar la guardia, con lo cual el hacha habría podido partirle en dos. Crato prosiguió con su lento avance, parando cada mandoble con el escudo. Conan no tardó en comprender que mirar a esos grandes ojos era inútil. En cambio, se fijó en los enormes hombros, gracias a los cuales podría predecir los ataques que le hiciera el gigante.

Aquel hombre cubierto con cota de malla se inclinó, y Conan se agachó justo a tiempo de evitar el hacha. Trató luego de atravesarle con el sable la malla de la cadera, al instante se dejó caer rodando para eludir el nuevo hachazo que en respuesta se abatió sobre él, y se puso en pie otra vez para hacer frente a su oponente. La sangre corría por la pierna del hachador, pero éste siguió avanzando.

Conan le atacó por la derecha, por donde tenía el hacha. Así sería más difícil para Crato el responderle. El hacha golpeó para atrás con un golpe difícil. Conan lo esquivó, sintió que su arma perforaba hueso, y el hacha y la mano cortada cayeron juntas. Al instante, Crato arrojó el escudo a la cabeza de Conan, y se arrojó al suelo rodando hacia él. El cimmerio lo esquivó y desvió el redondo escudo con la espada, pero, antes de que se hubiera recuperado del todo, Crato ya estaba en pie, y avanzaba hacia Conan con el hacha de batalla en la mano izquierda.

A cada pisada, el hombre perdía otro chorro de sangre, y sabía ya -o quizá lo sabía el hechicero que le poseía- que se estaba muriendo. Gritando, se arrojó sobre el cimmerio, blandiendo furiosamente el hacha. Conan la paró por la empuñadura con su espada, y le dio un rodillazo en el vientre a su oponente. El enorme shemita se tambaleó, pero su gran hacha se alzó para dar otro golpe. El sable de Conan le alcanzó el hombro, casi cercenando el brazo que sostenía el hacha. Crato cayó de hinojos, abriendo mucho la boca.

-¡Conan! -gritó la voz de Imhep-Atón-. ¡Morirás! La espada de Conan atacó una vez más, y la cabeza rodó con su yelmo por el polvo.

-Todavía no -dijo sombríamente el cimmerio.

Cuando apartó la mirada de la figura decapitada que había en el suelo, Conan se encontró con que los bandidos lo habían rodeado. Algunos tenían la espada en la mano, otros sólo miraban. Karela se le encaró, con la hoja curva de su sable desnuda. Observó el cadáver, pero sin perder de vista al corpulento cimmerio. En su mirada se reflejaba una extraña incerteza, ladeaba la cabeza para poder ver a Conan por el rabillo del ojo.

-¿Querías dejarnos, Conan? -dijo-. Quienquiera que fuese este Crato, debemos estarle agradecidos por haberte detenido.

-¡Los medallones! -gritó alguien entre los hombres allí congregados-. Los medallones existen de verdad.

-¿Quién ha hablado? -preguntó Hordo. El barbudo lugarteniente del Halcón Rojo les fustigó con la mirada, y los hubo que bajaron la cabeza-. No importa si existen o no, el Halcón Rojo dice que este hombre merece morir.

-Para mí, la existencia de veinte mil monedas de oro es algo muy digno de consideración -replicó Aberius-. Demasiado como para precipitarse.

La mandíbula de Hordo rechinó con ira. Fue a por el hombrecito, y se detuvo con la mirada sorprendida cuando Karela le paró poniéndole la espada en el pecho. Negó con la cabeza sin decir palabra, y volvió a apartar el arma.

Conan también miró detenidamente a la mujer, preguntándose qué tendría en la cabeza. Su rostro era inescrutable, y seguía sin mirarlo a la cara. El cimmerio no tenía ninguna intención de compartir los medallones, pero, si ella cambiaba de opinión, quizá Conan pudiera abandonar, sin más lucha, aquella depresión entre los cerros.

-Existen, es cierto -dijo en voz alta-. El tesoro de un rey, que quizá valga más de veinte mil monedas de oro -tuvo que hacer una pausa para que su garganta produjera suficiente saliva, pero no pensaba pedir agua. Si mostraba el más mínimo signo de debilidad, lo torturarían para hacerle confesar lo que sabía-. Puedo llevaros hasta los ladrones. Y, recordadlo, el que roba a un rey es probable que tenga ya otras fruslerías -se volvio de pronto, para captar la mirada de cada uno de los hombres-. Rubíes. Esmeraldas. Diamantes y perlas. Sacos llenos de monedas de oro a rebosar -la avaricia se les encendía en el rostro, y la codicia se les pintaba en la cara.

-Oro, ¿verdad? -masculló Hordo-. ¿Y dónde vamos a hallar todas esas riquezas? ¿En un palacio, o en una fortaleza, protegida por muros de piedra y guardias bien armados?

-Las llevan los hombres que sigo -dijo Conan-. Hombres encapuchados que se hacen pasar por peregrinos. Se llevaron a cinco mujeres al robar todo lo demás. Bailarinas de la corte de Yildiz. Una de ellas es mía, pero las otras se sentirán atraídas, sin duda, por hombres valientes con las manos llenas de oro.

Se alzó una risa lasciva, y uno o dos de los forajidos se pavonearon afectadamente.

-¿Hombres encapuchados, dices? -dijo Aberius con el ceño fruncido-. ¿Y cinco mujeres?

-¡Basta! -rugió Hordo-. Por el Trono de Erlik, ¿es que no veis que hay hechiceros mezclados en esto? ¿Ninguno vio a ese Crato lo bastante de cerca como para saber que estaba poseso? ¿No le visteis los ojos, ni le oísteis hablar? Ningún hombre mortal tiene una voz como aquélla, que retumbaba como el trueno en la lejanía.

-Sin embargo, era mortal -murmuró un hombre muy bien armado, que tenía una ancha cicatriz en la nariz-. El acero de Conan lo ha probado.

-Y algo que los magos buscan -dijo Conan- debe ser doblemente valioso. ¿Habéis oído hablar de algún brujo que persiguiera algo que no valiera lo que la corona de un rey?

Hordo miró a Karela sin saber qué hacer, pero ésta sólo escuchaba, como si nada le fuera a ella en la charla. El hombre tuerto musitó algo a media voz, y luego siguió hablando.

-¿Y por dónde vamos a buscar a esos hombre encapuchados? El país es grande. ¿En qué dirección cabalgaremos? El mismo Conan ha dicho no tener ni idea. Vino siguiendo al Halcón Rojo porque creía que ella sabía dónde estaban.

-Yo los he visto -dijo Aberius, y le miró desafiante, al tiempo que todos le miraban a él-. Yo, y Hepekiah, y Alvar. A dos días delante de nosotros, cabalgando hacia el este. Una veintena de hombres encapuchados, y cinco mujeres atadas sobre los camellos. Habla, Alvar.

Aquel hombre que iba muy bien armado asintió categóricamente con su nariz marcada.

-Sí, los vimos.

-Eran demasiados para nosotros cuatro -siguió diciendo Aberius atropelladamente- y, cuando llegamos aquí, al punto donde debíamos encontrarnos, el Halcón Rojo aún no había venido, así que no lo comentamos. Tú nunca nos dejas hacer ni un solo movimiento sin contar con ella, Hordo.

Se alzó un murmullo de airada reprobación.

Hordo les miró con fiereza, pero había satisfacción en sus ojos cuando dijo:

-¿Llevan dos días de delantera? Como si estuvieran ya en Vendhia.

El murmullo creció en intensidad, y Aberius dio un paso hacia el corpulento barbudo.

-¿Por qué dices eso? Todos los que estáis aquí sabéis que puedo rastrear un lagarto sobre piedra, o un pájaro por el aire. Un rastro de dos días es pan comido para mí.

-¿Y qué hay de Hepekiah? -aulló Hordo-. ¿Has olvidado que el cimmerio le clavó una daga entre las costillas a tu amigo?

El hombre con cara de comadreja se encogió de hombros:

-El oro compra nuevos amigos.

Hordo, con gesto dubitativo, se volvió hacia Karela.

-Tienes que hablar tú. ¿Qué vamos a hacer? ¿Va a morir este Conan, o no?

La mujer pelirroja miró directamente por fin a Conan; sus gatunos ojos verdes se mostraban fríos e inexpresivos.

-Es un buen luchador, y quizá necesitemos buenos luchadores cuando ataquemos a esos encapuchados. Levantad el campo, y traedle su caballo.

Con gritos y chillidos de excitación, los bandidos se dispersaron. Hordo miró con odio al cimmerio, meneó la cabeza y se alejó con paso airado. En un instante, el campamento se convirtió en un hormiguero en plena efervescencia: plegaron la tienda, ensillaron los caballos y enrollaron las frazadas. Conan seguía mirando a Karela, pues ésta no se había movido ni una pulgada, ni había dejado de mirarle a la cara.

-¿Quién es esta mujer? -dijo de pronto, con voz apagada e inexpresiva-. Ésa que dices que es tuya.

-Una esclava -replicó-, como ya te dije.

El rostro de la mujer no se alteró, pero envainó la espada con la misma rabia con que la hubiera hundido en el corazón del cimmerio.

-Me incomodas, Conan de Cimmeria. Procura no incomodarme demasiado.

Giró sobre sus talones y anduvo hacia los caballos.

Conan suspiró y miró hacia el este, donde el bermejo sol ya apuntaba. El rocío del alba había aclarado el polvo que antes saturaba el aire, y creía poder ver lo que le aguardaba.

Ahora, sólo tenía que hallar a los encapuchados, liberar a Velita y apoderarse de los medallones, guardándose siempre las espaldas del cuchillo de algún forajido que decidiera que no lo necesitaban ya, y permanecer atado al voluble humor de Karela. Luego, por supuesto, habría que arrebatar los medallones a los bandidos, y encontrar además un nuevo comprador, pues, al entender de Conan, el ataque de Crato había puesto punto final a su acuerdo con Ankar, o con Imhep-Atón, o como se llamara en realidad. Completaba su desgracia el que aquel hombre fuera mago. Pero ya pasaba por bastantes apuros como para tener que preocuparse encima de eso. Ahora -pensó- ya sólo faltaba el ejército zamorio. Fue a buscar su capa. Y un odre de agua.





CAPITULO 10



Se alzaban nubes de polvareda bajo los cascos de la caballería zamoria, de una compañía que atravesaba las onduladas laderas apenas cubiertas por matorrales. Las puntas de las lanzas y las cotas de malla habían sido ennegrecidas para que no reflejaran la luz del sol. Cabalgaban en columna de a dos, con los redondos escudos a mano, colgados de las sillas de montar, con Haranides al frente; hombres duros, seleccionados por el capitán, veteranos de campañas fronterizas.

Haranides, de forma inconsciente, no dejaba reposar a sus nalgas sobre el duro cuero de su silla de montar, y miraba continuamente a ambos lados, observando, con la esperanza de hallar alguna pista. Como no podía seguir más que una única dirección, había tenido que arriesgarse. La mitad de la compañía avanzaba dispersa en una larga línea de fondo a lado y lado, que sólo parecía una línea de verdad cuando se reagrupaban al subir a un cerro. Cada uno de ellos llevaba un espejo de metal, y, si hallaban algún rastro...

No pudo reprimir una mueca cuando el segundo al mando, Aheranates, galopó hacia él abandonando su puesto, al frente de la columna. Aheranates, un joven esbelto, de rostro fino, bien afeitado, y grandes ojos negros que más le habían de servir para seducir a las criadas de palacio que para mirar a la muerte, le había sido endilgado en el último minuto. Diez años más joven que Haranides, había de excederle en rango al cabo de dos. Su padre, que contaba con gran favor del rey, quería que ganara un barniz de madurez, y que compartiera de pasada la gloria de traer al Halcón Rojo cargada de cadenas ante el rey.

-¿Qué quieres? -le preguntó Haranides con un bufido.

Si tenía éxito en esta misión, ya no necesitaría estar a buenas con el padre del joven. Si fracasaba, nada le salvaría del rey.

-Me estaba preguntando por qué no perseguimos al Halcón Rojo -dijo Aheranates. Haranides le miró, y él añadió-: Señor. Ésas eran nuestras órdenes, ¿no es así? ¿Señor?

Haranides se reprimió el mal genio con no pequeño esfuerzo.

-¿Y por dónde la perseguirías tú, teniente? ¿En qué dirección? ¿O es que esto no es lo bastante elegante para ti, que estás acostumbrado a las pompas de los desfiles de la capital?

-No se me enseñó a dirigir la caballería así, señor.

-Y, por el Seol, ¿dónde te enseñaron...? -un destello que provenía del este le detuvo las palabras en la garganta. Una vez. Dos. Tres.

-Da la señal de reagrupamiento, teniente. Con los espejos -añadió, mientras el otro refrenaba a su caballo-. No hace falta que todos los perros de la estepa sepan que estamos aquí. Y que se reagrupe toda la compañía.

-Como ordenéis, señor.

Por una vez, Haranides no se dio cuenta del sarcasmo.

Esto tenía que ser lo que buscaba. Por Mitra, tenía que serlo. Apenas si pudo contenerse para no salir cabalgando al frente de la tropa, pero se obligó a seguir al paso. Los caballos tenían que estar frescos por si se producía una persecución, y él rogaba a Mitra porque así fuera.

Los hombres que andaban dispersos hacia el este esperaban tras pasar la señal, y luego se fueron uniendo a la columna a medida que ésta les iba alcanzando. Los que se hallaban más al este que el hombre que primero dio la señal cabalgarían al oeste. Si se trataba de una falsa alarma, pensaba Haranides...

Llegaron a la cima de otro collado, y toparon con un puñado de sus propios hombres. Cuando Haranides se les acercó, otro jinete llegó desde el este. Haranides se permitió, por fin, espolear a su montura para que fuera al galope. Uno de los soldados se adelantó, llevándose respetuosamente la mano a la frente.

-Señor, parece que aquí haya habido un campamento, pero está...

Haranides le ordenó con un gesto que callara. El ya sabía qué era lo que resultaba extraño en esa depresión que se hallaba entre dos cerros. Buitres de alas negras, cuyas calvas cabezas relucían, rojas tras haberse alimentado, observaban con cautela, apostados en tierra, al cuarteto de chacales que les había privado de su festín.

-Esperad aquí hasta que dé la señal -ordenó Haranides, y luego guió a su caballo hasta la depresión.

Contó los montones de cenizas que quedaban de diez fuegos extinguidos.

Los chacales se retiraron ante el avance de los hombres y sus monturas, gruñendo, luego rompieron y se quedaron con algunos huesos en los que aún había restos de roja carne, y se fueron corriendo a paso ligero. Los buitres apartaron de ellos sus ojos brillantes y miraron a Haranides. Un cráneo medio devorado probaba que lo que había en el suelo había sido un hombre, lo cual no hubieran podido probar unos huesos dispersos cualesquiera, rotos por las fuertes mandíbulas de los chacales. Haranides vio a Aheranates que bajaba al galope del altozano.

-Traeré a los hombres para que busquen...

-Harás desmontar a tres hombres -dijo pacientemente Haranides- y los traerás aquí. -Ahora podía permitirse ser paciente. Estaba seguro de ello-. No es necesario que las pezuñas de los caballos pisoteen lo poco que podamos encontrar. Y además, teniente, coge dos hombres y enterrad eso. Encárgate tú mismo.

Aheranates había estado evitando los huesos ensangrentados con la mirada. Su rostro, de pronto, se puso de color verde.

-¿Yo? Pero...

-Hazlo, teniente. El Halcón Rojo, y la gloria que tú podrías ganarte, no dejan de alejarse.

El teniente se quedó boquiabierto, tragó saliva y fue a ello, refrenando su montura. Haranides no miró como se alejaba. El capitán desmontó, y, lentamente, guió a su caballo por el lugar donde había estado el campamento. Alrededor de los restos de las hogueras había tierra removida, donde habían dormido hombres. Quizá cincuenta, según sus cálculos. Algo lejos de las hogueras, encontró agujeros, los que habían dejado los postes de una gran tienda. Otros cuatro agujeros, sin embargo, que formaban un gran cuadrilátero, le llamaron más la atención.

Un jinete patiestevado y de corta estatura llegó al trote, y se llevó la mano a la abultada frente.

-Disculpadme, señor, pero el teniente me ha dicho que os dijera que ha encontrado el lugar donde tenían amarrados los caballos -siguió hablando, con el tono de voz de quien quiere dejar claro que no habla por sí mismo-. El teniente me ha mandado que os dijera que quizá había cien caballos, señor.

Haranides miró al lugar, en el cerro, donde los dos hombres estaban cavando una fosa para los restos del cadáver. Al parecer, Aheranates había decidido que su deber era buscar pistas, en vez de supervisar la labor, como le había sido ordenado.

-Tú llevas más de veinte años en la caballería, Resaro -dijo el capitán-, ¿cuántos caballos crees que tenían allí amarrados? Si el teniente no hubiera dicho que cien, por supuesto -añadió, al ver que el hombre vacilaba en responder.

-No querría contradecir al teniente, señor, pero yo creo que cincuenta y tres. Como no limpiaban el estiércol, mantuvieron a los animales separados para evitar que se formara un gran montón. Algunos, por supuesto, debían de ser animales de carga, señor.

-Muy bien, Resaro. Vuelve con el teniente y dile que quiero que... -se detuvo al ver la mirada tensa de Resaro-. ¿Es que hay algo más que debas decirme?

El hombrecito achaparrado se agitó violentamente.

-Bueno, señor, el teniente dijo que estamos equivocados, pero Caresus y yo, nosotros encontramos el camino que siguieron cuando los otros se fueron. Borraron un poco las huellas, pero no suficiente. Fueron al este, y algo al norte.

-¿Estás seguro? -dijo bruscamente Haranides.

-Sí, señor.

El capitán asintió lentamente con la cabeza. Hacia los Montes Kezankios, pero no hacia la ruta de caravanas que atravesaba las montañas en dirección a Sultanapur.

-Dile al teniente que quiero verle, Resaro.

El jinete se llevó de nuevo la mano a la frente y se fue por donde había venido. Haranides subió al cerro que quedaba al este para observar los Montes Kezankios, que desde donde estaba no alcanzaba a ver.

Aheranates llegó con una jarra de piedra de las que se hacen para llevar ungüento.

-He encontrado esto en el lugar donde tenían la tienda -dijo-. Parece que alguien se trajo su querida.

Haranides cogió la jarra. Estaba vacía, pero todavía era perceptible la fragancia del perfume de Ofir. Se la devolvió a Aheranates.

-Por lo que parece, es tu primer recuerdo del Halcón Rojo. El teniente se quedó boquiabierto.

-Pero ¿cómo podéis estar seguro de que el campamento era el de esa zorra? Es muy posible que fuera una... caravana que se desviara un poco de su ruta. Quizá dejaron atrás a ese hombre para que cumpliera con alguna tarea, y los animales salvajes lo mataron. Hasta es posible que no tuviera ninguna relación con los que acamparon aquí. Quizá vino más tarde, y ...

-Aquí ataron a un hombre a cuatro postes -dijo fríamente Haramides-. Yo creo que se trataba de ese muerto. Además, aquí no había camellos. ¿Has visto alguna vez una caravana sin camellos, si dejamos aparte las de los mercaderes de esclavos? Y no hay rastros de los postes a los que habrían tenido encadenada su mercancía. Y había una única tienda. Una caravana de esta envergadura habría tenido unas diez. Y, por último: ¿Por qué te ha abandonado ese fervor que te impulsaba a perseguir al Halcón Rojo? ¿Quizá porque creíste que cuenta con cien hombres? No temas. Son menos de cincuenta, aunque te concedo que parecerán cien si llegamos a enfrentarnos a ellos.

-¡No tenéis derecho a esto! Manerxes, mi padre, es...

-¡Teniente! Prepara a los hombres para avanzar. Siguiendo ese rastro que no has considerado digno de mención.

Por un momento se miraron cara a cara, Haranides con frío desprecio, Aheranates temblando de rabia. De pronto, el teniente arrojó al suelo la jarra de ungüento. «¡Sí, señor!», masculló, y se volvió para bajar del altozano con paso airado.

Haranides se inclinó para recoger la lisa jarra de piedra. La fragancia de flores le sugirió una vaga imagen de aquella mujer, reñida con la de la basta mujerzuela armada con una espada que hasta entonces había imaginado. Pero ¿por qué cabalgaba hacia los Montes Kezankios?

Saberlo podía ser de vital importancia para él. Si triunfaba en su misión, Aharesus alcanzaría con facilidad los honores más altos de su carrera. Si fracasaba, poco se preocuparía por él el consejero del rey cuando Tirídates adornara con su cabeza la Puerta Occidental. Tras guardarse la jarra en su bolsa, siguió adelante para unirse a sus hombres.





CAPITULO 11



A medida que los bandidos iban subiendo por los Montes Kezankios, Conan se detenía en cada elevación para mirar atrás. Más allá de las onduladas estribaciones, en las llanuras que habían abandonado hacía un día, algo avanzaba. Conan calculaba la delantera que le sacaban los bandidos, y se preguntó si sería suficiente.

-¿Qué miras con tanto interés? -le preguntó Hordo, parándose al lado del cimmerio.

Los forajidos estaban retrasándose por una ladera en la que apenas había árboles, en su avance hacia un paso muy bien resguardado por sus paredes de oscuro granito. Karela, como de costumbre, cabalgaba al frente, y su capa esmeralda con filigranas de oro ondeaba al viento.

-Soldados -replicó Conan.

-¿Soldados? ¿Dónde?

Conan señaló con la mano. Una negra serpiente humana avanzaba hacia las estribaciones de los Montes Kezankios, y se habría dicho que avanzaba por el aire, y no por sólida tierra. Tenían que ser soldados para mantener tal disciplina en su marcha por las yermas proximidades de las montañas. Sí, estaban lejos, pero a medida que hablaban los dos hombres la serpiente pareció alargarse. Los soldados avanzaban más rápido por la llanura que los bandidos en la montaña. Cada vez los tendrían más y más cerca.

-No importa -dijo el hombre tuerto-, no podrán cogernos ahí arriba.

-¿Estáis dividiendo el botín? -Aberius golpeó a su caballo en el costillar, y la bestia se encabritó al lado de las otras dos-. Mejor será que esperéis a que lo tengamos. Quizá no os contéis entre los que queden vivos para... ¿Qué es eso? Ésos de ahí. Soldados.

Otros le oyeron y se volvieron para mirar.

-¿Podrían ser montañeses? -dijo dubitativamente un iranistanio de nariz aguileña llamado Reza.

-No puede ser -replicó un barbudo kothio. Se llamaba Talbor, y había perdido media nariz-. Los montañeses no hacen incursiones tan lejos de sus montañas.

-Y nunca van tantos juntos -añadió Aberius. Su ceñuda mirada se dirigía tanto a Conan como a Hordo-. Son soldados, ¿cierto? Nos persiguen soldados por culpa vuestra.

Los hombres que se habían reunido en torno a ellos empezaron a hablar todos a la vez atropelladamente.

-¡Soldados! ¡El ejército nos pisa los talones ¡¡Nuestras cabezas clavadas en picas! ¡Todo un regimiento! ¡La guardia del rey!

-¡Callad la boca! -gritó Hordo-. A mi ver, no son más de doscientos, y además están a un día de distancia.

-Siguen siendo cinco contra uno -dijo Aberius-. Y lo bastante cerca como para darnos alcance.

-No conocemos estas montañas -gritó Reza-, somos como ratones en una ratonera.

-Lo que sois es unos blandengues -protestó Hordo-. Éste no es nuestro terreno, pero todavía menos el suyo -los demás lo ignoraron.

-Estamos persiguiendo fantasmas -gritó Talbor, quien se irguió sobre los estribos para hablar a los bandidos que se iban congregando-. Estamos persiguiendo fantasmas por estas montañas malditas. Esto no se acabará hasta que nos veamos con una pared de piedra tras las espaldas y las lanzas zamorias de frente.

Aberius tiró de las riendas de su caballo, y éste se encabritó sobre el escarpado terreno.

-¿Pones en duda el valor de mi labor de rastreo, Talbor? El camino que seguimos es el que tomaron aquellos que yo vi. Llevó la mano a la empuñadura de la espada.

-¿Me amenazas, Aberius? -rugió el kothio. Sus dedos se deslizaron, desde la silla de montar, a la cadera.

Karela irrumpió de pronto entre ellos, espada en mano.

-Mataré al primer hombre que desenvaine una sola pulgada -proclamó indignada. Sus ojos felinos se clavaron, primero en uno de los dos hombres, luego en el otro; ambos apartaron rápidamente la mano del arma-. Ahora decidme por qué ibais a saltar uno encima del otro, como un par de bailarinas de zenana.

-Los soldados... -empezó a decir Aberius.

-Esos supuestos medallones... -dijo a la vez Talbor.

-¡Soldados! -dijo Karela.

Echó una inquieta mirada, y pareció suspirar aliviada cuando vio la distante hilera de hombres, abajo en la llanura.

-¿Temes a los soldados cuando están tan lejos, Aberius? -dijo con sorna-. ¿Y qué haría falta para asustarte aún más? ¿una vieja con un palo?

-No me gusta que nadie me siga -respondió malhumorado Aberius-. ¿O es que crees que no nos siguen?

-No me importa si nos siguen o no -replicó ella, encolerizada-. ¡Sois los hombres del Halcón Rojo! Y, dado que me seguís a mí, temeréis a lo que yo os diga, nada más. Y ahora, todos en marcha. Allí delante hay una explanada, donde acamparemos para pasar la noche.

-Podríamos seguir andando todavía durante la mitad de un día -protestó Hordo.

Karela se volvió hacia él; sus ojos verdes centelleaban.

-¿Es que no has oído la orden? ¡He dicho que acampamos! Tú, cimmerio, quédate aquí.

El tuerto lugarteniente rezongó, pero se volvió con su caballo hacia la montaña, y los demás le siguieron; sólo rompían el hosco silencio el crujido de las sillas de cuero y el ruido de los cascos sobre la roca.

Conan observaba con cautela a la mujer pelirroja. Ella tiró de la espada, como si le rondara la idea de atacarlo, pero la volvió a envainar.

-¿Quién es esa muchachita, Conan? ¿Cómo se llama?

-Se llama Velita -respondió él.

Ya le había hablado antes de ella, y sabía que recordaba el nombre de la bailarina. Algún día, Karela acabaría hablando de aquello de lo que realmente quería hablar. Conan echó otra mirada a la columna de soldados.

-Nos están ganando terreno, Karela. Deberíamos seguir avanzando.

-Avanzaremos cuando yo lo diga. Y también nos detendremos cuando lo diga yo. ¿Es que te crees que esto es un juego, Conan?

Él le volvió la espalda. Aquellos ojos verdes que le miraban estaban preñados de emoción. De qué emoción, él no habría podido decirlo.

-Yo no juego a más juegos que tú, Karela.

El bufido con que ella le respondió fue elocuente.

-Se han llevado tesoros del palacio del rey, dices tú, por no hablar de esa mujerzuela a la que aseguras haber jurado liberar. ¿Por qué, entonces, han huido los ladrones a estas montañas donde sólo hay cabras, y salvajes que cuesta distinguir de las cabras?

-No lo sé -admitió él-. Pero ese hecho me reafirma en mi convicción de que ellos son los hombres que buscamos. Los honestos peregrinos no atraviesan el corazón de los Montes Kezankios para ir a Vendhia.

-Quizá -dijo ella, y volvió la mirada hacia los soldados del llano.

Riendo, obligó a su caballo a levantarse sobre los cuartos traseros y lo hizo bailar.

-Necios. No le cortarán las alas al Halcón Rojo.

-Parece más probable que busquen los medallones de Tirídates, igual que nosotros -dijo-. Es menos probable que te sigan a ti.

La mujer pelirroja le miró, ceñuda.

-El ejército zamorio me busca sin cesar, Conan. Por supuesto, jamás me alcanzarán. Cuando el acoso es excesivo, mis hombres se dispersan y trabajan como guardias en las mismas rutas de caravanas que asaltamos. Por temor al Halcón Rojo, es un trabajo bien pagado.

Soltó de pronto una risa jubilosa.

Para su diversión, Conan comprendió que la había ofendido la idea de que los soldados estuvieran dando caza a otro que no fuera ella.

-Te pido disculpas, Karela. Tendría que haber recordado que capturar siete caravanas en seis meses es una hazaña que rivaliza con un robo en el palacio de Tirídates.

-Yo no tuve nada que ver con eso -dijo ella con desprecio-. Ninguna criatura viviente que viajara con esas caravanas ha sido vista de nuevo, ni hombres, ni caballos, ni camellos. Cuando capturo una caravana, a los que están demasiado viejos o desfavorecidos para poder ser vendidos a buen precio en la lonja de esclavos los dejamos libres con agua y comida para que se vayan a la ciudad más cercana, si bien más pobres que antes.

-Si no fuiste tú, ¿quién sería?

-¿Y cómo quieres que lo sepa? Hace ocho meses que capturé la última caravana, e iba bien cargada. Cuando acabamos de celebrarlo en Arenjun, nos encontramos con que todo el país nos perseguía por esas caravanas desaparecidas. Envié a mis hombres a que trabajaran como guardias, y yo he pasado estos últimos meses en Shadizar, tirando las cartas ante las propias narices de la guardia del rey -torció los labios en una mueca-. Y allí seguiría, si el riesgo de reunir de nuevo a mi banda no hubiera sido menor que el asco que me daba el que me estuvieran echando el ojo todo el día hombres que querían darse un revolcón conmigo.

Su feroz mirada parecía incluirle también a él, y a todos los otros hombres del mundo.

-Suceden cosas extrañas en los Montes Kezankios -dijo Conan, pensativo-. Quizá ésos que seguimos tengan algo que ver con la desaparición de las caravanas.

-Imaginas demasiadas cosas -murmuró ella, y Conan se dio cuenta de que le miraba de forma extraña-. Ven a mi tienda, cimmerio. Quería hablar contigo.

Picó espuelas y siguió ascendiendo por la ladera antes de que él pudiera decir palabra.

Conan iba a seguirla, cuando se dio cuenta de que les observaban desde las irregulares montañas del sur. Pensó primero en los montañeses kezankios, pero entonces, cuando ya se disponía a luchar, se dio cuenta de que se trataba de los mismos ojos que había sentido en aquella noche con Karela, y de nuevo antes de que apareciera Grato. Imhep-Atón le había seguido.

Cuadró sus grandes hombros, y alzó la cabeza. «¡Este hombre no te teme, hechicero!», gritó. Le respondió un eco sordo, vibrante: ¡Teme, hechicero! Con el ceño fruncido, espoleó a su caballo y siguieron subiendo por la montaña.

Habían instalado la tienda listada en rojo de Karela en una pequeña extensión de suelo rocoso.

Los pintorescos forajidos ya encendían hogueras en derredor, y pasaban de mano en mano las jarras de piedra llenas de kil.

-¿Qué era ese grito? -dijo Aberius a Conan cuando éste bajaba del caballo.

-Nada -respondió Conan.

El hombre con cara de comadreja había traído consigo a un corrillo de rufianes, para hacer frente a Conan sin correr riesgos. Cuando éste dejó caer la mano sobre la empuñadura forrada en cuero de su espada, el recuerdo de cómo la había empleado contra Crato pesó en aquellos hombres barbudos, de rostro gastado y lleno de cicatrices.

-Algunos hemos pensado en esos soldados -dijo Aberius.

-Has sido tú el que ha pensado en ellos -murmuró otro, pero Aberius le hizo caso omiso.

-¿Y qué es lo que has pensado? -preguntó Conan.

Aberius dudó, mirando a ambos lados sucesivamente como en busca de apoyo. Era poco el que podía hallar, pero siguió hablando.

-Nunca hasta ahora nos habíamos adentrado en estas montañas, salvo para escondernos por un único día. Aquí no hay terreno para dispersarse. Sólo podemos ir adonde las rocas nos permitan, no adonde queramos. Y esto, con unos soldados que nos superan en proporción de cinco a uno pisándonos los talones.

-Si has perdido el entusiasmo vete -dijo Conan-. Yo, por mi parte, de buena gana seguiría solo.

-Sí, y te quedarías los medallones para ti -ladró Aberius-, y también todo lo demás. Te encantaría que te dejáramos solo.

Los ojos de zafiro de Conan le miraron con desprecio. Incluso Aberius se arredró ante aquella mirada instigadora.

-Decidios. Tendréis que elegir entre huir de los soldados o ir tras los medallones. No podéis hacer ambas cosas.

-Y si nos llevan a un lugar donde esos soldados puedan capturarnos, no vivirás para... Conan le interrumpió.

-Haced lo que queráis. Por la mañana, yo saldré en busca de los medallones.

Se abrió camino entre ellos. Mientras se iba, murmuraron agitadamente.

Conan se preguntó por un momento qué sería mejor para él: que le siguieran o que le dejaran.

En su opinión, no tenían derecho a hacerse con los medallones, pero ahora que estaban en la montaña podría aprovechar al menos la capacidad rastreadora de Aberius. Era capaz de distinguir la piedra pateada por un caballo, de la que había caído sola. Claro que también había que temer que aquel forajido con cara de comadreja le apuñalara en las costillas. El joven y musculoso cimmerio suspiró pesadamente. Lo que había empezado como un robo simple, si bien espectacular, se retorcía ahora como un nido de serpientes, y tenía la incómoda sensación de que aún no comprendía todos los enredos.

Cuando se acercó a la tienda listada en rojo de Karela, la mitad de cuyas cuerdas estaban atadas a pedruscos, porque el suelo era demasiado duro para clavar estacas, Hordo apareció de pronto frente a él.

-¿Adonde te crees que vas? -preguntó el bandido tuerto. El mal genio de Conan había empeorado al saber que Imhep-Atón le seguía, y por el encuentro con Aberius.

-Adonde me da la gana -replicó, y con un empujón apartó de su camino al hombre de la cicatriz en el rostro.

El sorprendido bandolero cayó a un lado, y Conan pasó de largo, y luego se volvió, sacando el sable, al oír el susurro del acero y del cuero. Hordo arremetía contra él con su arma. Conan desvió su hoja curva al tiempo que desenvainaba, y el hombre barbudo cayó rodando por la ladera con agilidad increíble en alguien de su corpulencia. La cicatriz que partía de su parche de basto cuero se puso lívida.

-Tienes músculos, cimmerio -masculló-, pero te falta cerebro. Quieres hacer cosas de las que no eres capaz.

La risa de Conan fue breve, y falta de alegría.

-¿Es que crees que quiero desplazarte como lugarteniente? Yo soy ladrón, no saqueador de caravanas. Pero haz lo que creas que debes hacer.

Su sable era un arma pesada, pero trazó con él en el aire un ocho a la altura de la cabeza y de los hombros.

-¡Dejad las armas! -oyeron a sus espaldas la voz de Karela.

Sin dejar de mirar a Hordo, Conan dio dos rápidos pasos a la izquierda de tal modo que podía ver al bandido y a la mujer pelirroja. Ella estaba a la entrada de la tienda, cubriéndose con la capa esmeralda desde los hombros hasta los pies. Sus ojos verdes miraron a los dos hombres, dándoles una orden.

-Él quería venir a tu tienda -musitó Hordo.

-Así se lo ordené yo -repuso ella con frialdad-. Tú por lo menos, Hordo, deberías saber que no permito que hombres de mi cuadrilla empleen armas los unos contra los otros. A Aberius y Talbor los habría matado por ello. Vosotros dos sois más valiosos. ¿Habréis de meditarlo toda la noche con pies y manos atados a la espalda?

Hordo parecía sacudido por la ira. Envainó la espada. «Sólo trataba de protegerte», dijo como protesta.

Los músculos de su mandíbula se endurecieron.

-¿Crees que necesito protección? Vete, Hordo, antes de que olvide los años en que me has servido bien.

El hombre tuerto dudó, echó una mirada penetrante a Conan y se fue enojado hacia el bosque.

-Hablas más como una reina que como un bandido -dijo Conan por fin, devolviendo la espada a su gastada vaina de chagrén. Ella le miró, pero él le sostuvo la mirada.

-Otros terminan en el patíbulo, o en la lonja de esclavos, pero ninguno de los míos ha sido capturado. Porque exijo disciplina. Oh, no pido la necedad que los soldados llaman disciplina, pero cada orden que dé debe ser obedecida al instante. Cualquiera. En esta banda la palabra del Halcón Rojo es ley, y los que no acepten eso deben marcharse o morir.

-Yo no soy un hombre dado a la obediencia -dijo Conan tranquilamente.

-Ven adentro -le respondió ella, y desapareció tras la entrada.

Conan la siguió.

El suelo de la listada tienda estaba cubierto de bellas y orladas alfombras turanias. Un lecho de elegantes pieles negras, con almohadas de seda, y sábanas suaves, de lana, listadas. Había también una mesa baja, con mucho lustre, rodeada de grandes cojines. Todo esto lo iluminaban doradas lámparas de aceite.

-Cierra la tienda -dijo ella. Y añadió, con obvio esfuerzo-: Por favor.

Conan desató el paño que hacía las veces de puerta y dejó que cubriera toda la entrada. Estaba harto de este extraño humor que parecía sentir Karela.

-Deberías tener más cuidado con Hordo. Es el único de esta cuadrilla que te es leal a ti y no a tus éxitos.

-Hordo se parece más a un perro fiel que a un hombre -dijo ella.

-Aún más necia por creer eso. Es el mejor hombre que hay aquí.

-No es un hombre, lo que yo entiendo por hombre -sin más aviso, dejó caer la capa esmeralda sobre las alfombras; Conan no pudo contener el jadeo que le ascendía por la garganta.

Karela estaba de pie ante él, desnuda; su suave cabello rojizo le caía sobre los hombros. Una única sarta de perlas iguales rodeaba sus caderas, brillaba sobre la piel de marfil de su vientre, suavemente redondeado. Se había puesto carmín en los pechos firmes y redondos, y exhalaba almizclado aroma de perfume, levemente inclinada una de sus rodillas, echados atrás los hombros, las manos a la espalda, en una pose que, a la vez, ofrecía y retaba.

Conan dio un paso hacia ella, y, de pronto, vio en su mano una daga; su puntiaguda hoja no era más gruesa que uno de sus dedos, pero sí lo bastante larga para alcanzarle el corazón. Los gatunos ojos verdes de la mujer no dejaron en ningún momento de mirarle a la cara.

-Tú andas entre mis hombres como un lobo entre una jauría de perros, cimmerio. A tu lado, Hordo no llega ni a ser medio lobo. Ningún hombre me ha llamado jamás suya, porque los hombres acaban creyendo en eso. Si la mujer ha de ser esclava del hombre, no seré mujer, no caminaré tras ningún hombre, lisonjeándolo para obtener su favor y obedeciendo todas sus órdenes. Yo soy el Halcón Rojo. Yo mando. ¡Yo!

Con gran cuidado, él le quitó la daga de las manos y la arrojó a un lado.

-Eres una mujer, Karela, no importa si lo admites o no. ¿Tiene que haber entre nosotros dos uno que tenga el mando? Yo conocí las cadenas de la esclavitud cuando sólo tenía dieciséis años, y no quiero que ningún otro cargue con ello -la tendió sobre las pieles.

-Y tú me traicionas -dijo ella en susurros-. Pondré tu cabeza ante mi tienda, clavada en una lanza. Te... ah, Derketo.

Durante un rato, ella no produjo más sonidos que los que le acudían espontáneamente a los labios.






CAPITULO 12



El gabinete taumatúrgico de Amanar estaba en lo más alto de la más alta torre del torreón, tan alejada de la estancia sacrificial como podían estarlo sin salir de aquella fortaleza oscura.

Sabía que Morath-Aminee no estaba preso en la sala de la columnata, en el corazón de la montaña, pero la distancia le daba sensación de seguridad.

La pared de piedra de la estancia circular estaba guarnecida con libros forrados en piel de virgen, y la iluminación consistía en unas bolas de vidrio que pendían de candelabros, y reflejaban la luz con un pequeño espejo. No había ventanas ni ninguna otra abertura, salvo una única puerta de hierro, pesadamente atrancada. El aroma del incienso que silbaba con llamas coloradas en los carbones de un brasero de bronce rivalizaba con el olor de un deletéreo brebaje que hervía en un recipiente de piedra, sobre un fuego atizado con huesos humanos. En las mesas, momias resecas aguardaban a que las pulverizaran para hacer filtros, entre aguamaniles desordenados, repletos de mortífero veneno, y manojos de raras hierbas y plantas.

El nigromante en persona observaba la mezcla hirviente, ensimismado. El oscuro líquido empezó a espumar más que antes. Vacilando sólo por un momento, se quitó el amuleto del cuello. Un escalofrío le subió por el espinazo a causa de tan escasa separación, pero ésta era necesaria. Antes de que las burbujas negras alcanzaran el borde del recipiente, sumergió en él el amuleto, sosteniéndolo por la cadena, hasta que serpiente y águila quedaron cubiertos por igual. La cadena de plata se enfriaba hasta herir, cual penetrante hielo metálico, sus dedos preternaturalmente largos. La espuma bajó pero el negro líquido siguió burbujeando, con todavía más furia. El recipiente empezó a cubrirse de un rojo fulgor.

Mano de un hombre vivo, pulverizada al secarse,

sangre de un águila que no volverá a volar,

ojo de mangosta, diente de jabalí,

corazón de doncella, alma de puta,

que quemen hasta ennegrecer,

que se calienten hasta hervir,

húndete en el amuleto, confundiendo la turbia mezcla.

Con las manos temblorosas por la prisa, Amanar volvió a sacar el amuleto. Quería secarlo al instante y volver a ponérselo al cuello, pero aquella fase del hechizo era de vital importancia. Con unas largas tenazas de bronce levantó el recipiente de piedra. Cerca de allí, encima de un pedestal de mármol blanco, había un cofre de cristal, pequeño y transparente, delicado aun en comparación con el liso mármol. Deliberadamente, el mago dio la vuelta a las tenazas, virtiendo el líquido, que seguía hirviendo, al reluciente cofre.

Las palabras que entonces murmuró eran arcanas; sólo él, entre los vivos, las conocía. La bullente mixtura entró en el cofre. El cristal chilló, como yendo a romperse en diez mil añicos. El líquido parecía congregarse para volver a salir en forma de vapor. Como si llegaran de la lejanía, resonaron gritos en la estancia. De mangosta y de jabalí. De doncella y de puta. Súbitamente, se hizo el silencio. La deletérea mezcla había desaparecido, sin dejar ni una gota tras de sí. El cofre de cristal contenía ahora nubes grises, que iban cambiando de forma y se arremolinaban, como presa de un viento fuerte.

Respirando pesadamente, Amanar dejó a un lado el recipiente de piedra y las tenazas. Volvía a sentirse seguro de sí mismo. El refugio, aunque temporal, estaba preparado. Secó el amuleto, y lo examinó detenidamente antes de volver a ponérselo al cuello.

Le llegó desde abajo el doloroso tañido de un gong de bronce. Sonriendo, el mago desatrancó la puerta y tomó bajo el brazo el cofre de cristal. El gong volvió a resonar huecamente.

Amanar se dirigió sin dilación a la sala de audiencias; ésta tenía muros de alabastro y la coronaba una cúpula, sostenida por columnas de mármol gruesas como el tronco de un hombre. Tras el trono de Amanar se alzaba una gran serpiente de oro. Los brazos del trono tenían la forma de víboras encapuchadas de Koth, las patas, de víboras de Vendhia, todas ellas de oro. Cuando miró a los que ante él estaban congregados, el nigromante no permitió que trasluciera en su cara el más mínimo gesto de sorpresa. Los S'tarra que esperaban estaban prosternados con la cabeza gacha, y cinco mujeres, a las que no esperaba, vestidas con sedas finas, atadas las manos a la espalda, eran obligadas a postrarse ante el trono.

Amanar se sentó, sosteniendo cuidadosamente el cofre de cristal sobre las rodillas.

-¿Tenéis aquello que os mandé a buscar? -dijo. Sitha dio un paso adelante.

-Te traemos esto, señor.

El capitán S'tarra presentó un ornado cofre de oro labrado, en cuya tapa había piedras preciosas.

El mago se obligó a sí mismo a avanzar lentamente, pero las manos aún le temblaban en el momento de abrir el cofre. Una a una, cuatro joyas como jamás las ha visto hombre alguno, engastadas en medallones de oro o de plata, fueron arrojadas al mosaico del suelo. Una perla, roja como la sangre, el doble de gruesa que el pulgar de un hombre. Un diamante, negro como el ala de un cuervo, grande como un huevo de gallina. Un corazón de cristal dorado, que había salido de la tierra con esa misma forma. Una compleja rejilla de color azul pálido que habría podido cortar diamante. Nada de todo aquello le interesaba. Le tembló visiblemente la mano al sacar la última joya, la más importante. Larga como la falange anterior de un dedo humano, oscura como la medianoche, cubierta de pequeñas manchas rojas que se agitaron como enloquecidas cuando Amanar la recibió en la palma de la mano; éste era el medallón que había que proteger de Morath-Aminee.

Arrojó a un lado el cofre de oro.

-Dispon de esas fruslerías, Sitha.

Su secuaz S'tarra se inclinó ante él, y recogió los medallones.

Casi con ternura, Amanar envolvió en seda la negra joya, y la puso en el cofre de cristal. Al cerrar la tapa, suspiró aliviado. A salvo, por fin. Ni siquiera el propio Morath-Aminee -por un tiempo, al menos- podría detectar lo que había allí dentro. Y antes de que lo detectara, ya le habría encontrado un nuevo refugio, alejado del primero, uno donde al demonio dios no se le ocurriera mirar.

Asiendo con firmeza la caja de metal, Amanar desvió su atención hacia las mujeres que yacían delante de él, oprimido el rostro contra el suelo multicolor. Se dio cuenta, con frivola satisfacción, de que temblaban.

-¿Cómo es que habéis traído a estas mujeres? -preguntó el mago.

Surassa, el que había dirigido la incursión, levantó su cabeza -escamosa. Su oscuro rostro carecía de expresión, sus palabras se asemejaban más bien a siseos.

-Ante Shadizar, señor, repetimos las palabras que nos dijisteis, y comimos los polvos, para que el sortilegio nos acompañara y nadie nos viera entrar.

-He dicho que me cuentes lo de las mujeres -dijo Amanar con impaciencia-, no todas y cada una de las cosas que os han pasado.

Suspiró, a causa de la expresión reconcentrada que se formó en los ojos rojos del S'tarra. Cuando se sabían algo de memoria, les costaba dividirlo en partes.

-El palacio, señor -siseó finalmente Surassa-. Entramos sin ser vistos en el palacio de Tirídates, pero, cuando llegamos al lugar donde había de estar aquello que queríais que os trajéramos, sólo hallamos el cofre. Lo cogimos, y seguimos buscando luego por el palacio. Interrogamos a algunos, matándolos si se negaban a hablar, y así encontramos los medallones al cuello de estas mujeres, y matamos a los hombres que estaban con ellas. Cuando, más tarde, salimos de palacio, vimos que, tal y como ya nos lo habíais advertido, el hechizo se había esfumado. Nos pusimos las túnicas...

-Silencio -dijo Amanar, y la criatura sauria calló al instante.

A causa de su limitada inteligencia, Amanar les había ordenado traer el cofre y los cinco medallones," pues temía que se equivocaran a causa de la urgencia del momento, y le trajeran el diamante negro en vez de la gema que necesitaba. Pero, pese a todas sus cuidadosas explicaciones, habían traído a aquellas mujeres, con lo cual habían corrido mucho más riesgo de ser capturados. La rabia bullía en él, y en nada le ayudaba el saber que castigarlos era como castigar a un perro. Aceptarían cualquier cosa que él les hiciera, sin entender ni pizca del porqué. Los S'tarra, sintiendo algo de su mal humor, se agitaron incómodamente.

-Traed a las mujeres ante mí -ordenó el nigromante.

Rápidamente, las cinco mujeres fueron obligadas a incorporarse sobre sus rodillas, y les arrancaron las escasas sedas que las cubrían. Con ojos temerosos, las cinco mujeres, desnudas y de hinojos, vieron como Amanar se levantaba. Caminó pensativo por delante de ellas. Todas juntas, o cada una por su cuenta, eran hermosas, y podía palparse su miedo (para él, lo segundo era al menos tan importante como lo primero).

Se detuvo ante una pálida rubia, de piel tersa y marfileña.

-¿Cómo te llamas, muchacha?

-Susa -él enarcó una ceja, y ella, rápidamente, añadió-: Amo, me llaman Susa, si así os place, amo.

-¿Vosotras cinco sois las bailarinas que el rey le envió a Tirídates?

Los ojos azules de la muchacha se cruzaron con los del hombre, que eran negros, y tembló al ver su mirada.

-Sí, amo -dijo con voz temblorosa.

Amanar se acarició la mejilla y asintió. Las bailarinas de un rey. Eran lo más apropiado para alguien que aspiraba a dominar el mundo. Y cuando les hubiera arrancado la última pizca de placer, sus almas insignificantes alimentarían a Morath-Aminee.

-Conan nos liberará -gritó de pronto una de las muchachas-. Él te matará.

Amanar se acercó lentamente hasta ella. Esbelta y con largas piernas, sus ojos grandes y oscuros le retaban, aunque el resto de su ágil cuerpo temblara.

-¿Y cómo te llamas tú, muchacha?

Sus palabras eran suaves, pero el tono de su voz hizo gemir a la muchacha.

-Velita -dijo por último.

Él notó que le habían rechinado los dientes en su esfuerzo por no decir la palabra «amo». Disfrutaría mucho con ella.

-¿Y quién es este Conan que te rescatará? Velita se limitó a temblar, pero Surassa habló.

-Perdón, amo, pero corrían voces de uno que tenía ese nombre en Shadizar. Un ladrón que empezaba a causar serios problemas.

-¡Un ladrón! -Amanar rió-. Y bien, pequeña Velita. ¿Qué debo hacer yo al respecto? Sitha, ordena a las patrullas que, si encuentran a ese tal Conan, traigan su piel. Al hombre no. Sólo la piel.

Velita chilló y se desplomó; se quedó llorando, con la cabeza hundida entre las rodillas. Amanar volvió a reír. Las otras mujeres lo miraban, aterrorizadas. Pero no lo suficiente, pensó él.

-Cada noche bailaréis para mí, las cinco. La que más me guste podrá acceder esa noche a mi lecho. La tercera en mis preferencias será azotada, y pasará la noche cargada de cadenas. La que me guste menos...

Dejó de hablar por unos momentos, sintiendo que crecía la ansiedad.

-... será entregada a Sitha. Es basto, pero aún sabe qué hacer con una mujer.

Las arrodilladas mujeres miraron horrorizadas a aquella criatura reptilesca, que ahora las miraba con avidez, y se prosternaron, con abyección, con chillidos, con súplicas. Amanar se refociló con el miasma de su terror. Sin duda, así se sentía el demonio-dios cuando consumía un alma. Acariciando el cofre de cristal, y perseguido por los gritos, salió de la estancia.





CAPITULO 13



Conan observaba la cresta que se erguía a la izquierda del angosto valle que los bandidos estaban atravesando. Algo se había movido allí arriba. Sólo durante lo que dura un parpadeo, pero su aguda mirada lo había detectado. Y no era la primera vez.

Espoleó a su caballo por el tortuoso sendero que había seguido Hordo. Karela iba al frente, con el puño sobre la bota roja que le cubría el muslo, observando el paisaje como si condujera un ejército, y no una abigarrada banda de cuarenta forajidos que la seguía por el tortuoso camino.

-Alguien nos observa -dijo Conan cuando alcanzó al bandido tuerto.

Hordo espetó:

-¿Te crees que no lo sabía ya?

-¿Montañeses?

-Por supuesto -el tuerto frunció el ceño-. ¿Quiénes, si no?

-No lo sé -dijo Conan-. Pero la única vez que he visto claramente a uno de ellos, llevaba yelmo, no turbante.

-Los soldados todavía nos persiguen -dijo Hordo, pensativo-. Talbor y Thanades nos avisarán si empiezan a acercarse.

Se había ordenado a los dos bandidos que fueran siguiendo el rastro de los demás sin perder de vista a la caballería zamoria. Conan se abstuvo de sugerir que aquellos dos, asustados, podían haber huido, o que quizá Karela hubiera tenido a los soldados por menos de lo que valían.

-Sean quienes sean, esperemos que no nos ataquen aquí.

Hordo contempló las laderas abruptas y cubiertas de maleza que se alzaban a cada lado del camino, y esbozó una mueca.

-¡Mitra! Reza para que no tengan las fuerzas necesarias, aunque, aquí, una docena de buenos luchadores...

Calló de pronto al ver que Aberius venía por delante, fustigando sin descanso a su caballo.

-Esto no me gusta -dijo Conan.

Hordo se limitó a gruñir, y ambos fueron a buscar a Karela al mismo tiempo que el bandido con cara de comadreja, que iba a galope tendido.

-Montañeses -jadeaba Aberius. Su grasicnto sudor le empapaba el rostro-. Son ciento cuarenta, tal vez ciento sesenta. Habían acampado más adelante, en medio del camino. Y están levantando el campamento.

El peligro era indudable. Los montañeses kezankios sólo eran leales a sí mismos, pese a que Turan y Zamora habían tratado fútilmente de someterlos. El trato que los feroces tribeños dispensaban a los extranjeros era sencillo, breve y mortífero. A quien no perteneciera a su clan (aunque fuera un montañés) se le tenía por enemigo, y a los enemigos se los mata.

-¿Vienen hacia aquí? -preguntó Karela sin alterarse.

Al ver que Aberius asentía, ansioso, masculló una maldición.

-Y detrás tenemos a los soldados -rugió Hordo.

Los ojos verdes de Karela se clavaron en el hombre barbudo.

-¿Es que te vuelves miedoso con la edad, Hordo?

-No querría verme entre la espada y la pared -replicó Hordo-, y mi edad no tiene nada que ver con ello.

-Cuida de no acabar pareciendo una vieja -dijo ella con sarcasmo-. Abandonaremos este camino, y dejaremos que los soldados y los montañeses se maten entre sí. Quizá podamos verlo bien desde esa cresta.

Conan rió, y se dispuso a luchar cuando vio que la mujer pelirroja se acercaba a él y llevaba la mano a la espada. Si se veía obligado a desarmarla -no pensaba matarla, ni siquiera en defensa propia- tendría que enfrentarse también, sin duda, a Hordo. Y también al resto de los forajidos, que se habían congregado a poca distancia de ellos, en el camino rocoso.

-Tu idea de dejarles luchar entre ellos es buena -dijo-, pero nos llevaría una semana subir a caballo por esas pendientes.

-¿Tienes algún plan mejor, cimmerio? -le hablaba con voz áspera, pero había apartado la mano del enjoyado sable.

-Lo tengo. El grueso de la banda desandará el camino y entrará por uno de los cañones laterales que hemos dejado atrás.

-¿Quieres que corran el peligro de tropezar con los soldados? -dijo Hordo en protesta.

-¡Los montañeses también tienen rastreadores! –chilló Aberius-. ¡En cuanto encuentren nuestro rastro, y os aseguro que lo harán, seremos nosotros quienes tengamos que luchar con ellos y no con los malditos zamorios!

-Confío en que tu plan sea bueno -dijo Karela con voz suave-. Si, después de todo esto, resulta que eres un necio...

No terminó la frase, pero había un peligroso centelleo en sus ojos de gata. Conan supo que no le perdonaría la vergüenza de haberse acostado con un necio.

-He dicho: el grueso de la banda -siguió diciendo calmadamente el corpulento cimmerio-. Yo les saldré al encuentro a esos montañeses con unos pocos hombres.

La risa de Aberius fue mordaz, y temerosa.

-¿Y piensas derrotar a los ciento cuarenta? ¿O quizá crees que tu agradable rostro y tu dulce voz les ablandarán?

-¡Calla! -ordenó Karela. Se lamió los labios antes de continuar, con voz más tranquila-. Si eres necio, Conan, eres en todo caso un necio valiente. Sigue hablando.

-Yo atacaré a los montañeses, es cierto -dijo Conan-, pero, en cuanto se aperciban de mi presencia, ya habré huido. Me seguirán, pasarán de largo ante el cañón por el que los demás os habréis desviado, y los guiaré directo hacia los soldados. Mientras luchen, yo, y los que vayan conmigo, escaparemos y nos reuniremos contigo y los demás.

-O unos u otros se harán correas para la silla de montar con tus tripas -dijo Aberius, rezongando.

-En ese caso, también se las harán con las tuyas -dijo Karela-. Y con las mías. Porque tú y yo le acompañaremos.

El pálido rostro del hombre se endureció, pero no dijo nada. Conan abrió la boca para protestar; ella no le dejó.

-Yo dirijo esta banda, cimmerio, y no pondré en peligro a ningún hombre al mismo tiempo que yo cabalgue para salvarme. Acéptalo, o haré que te aten a tu silla de montar e irás con los otros.

La risa estalló en el pecho de Conan.

-Ninguna otra espada querría yo a mi lado tanto como la tuya. Es que había pensado que, si tú no estás allí, esos rufianes podrían seguir cabalgando por su cuenta hasta salir a la llanura .

Tras unos momentos, ella empezó a reír también.

-No, Conan, porque saben que les perseguiría hasta la Gehanna si lo hicieran. Además, Hordo tendrá a raya a mis perros. ¿Qué te pasa a ti, oh barbudo?

Hordo la miró con ojos sombríos.

-Donde el Halcón Rojo deba desenvainar su espada -dijo terminantemente- allí voy yo.

Conan esperó otro arranque de genio de la bandida pelirroja, pero ésta seguía sentada en su silla, mirando a Hordo como si nunca lo hubiera visto. Al fin, dijo:

-Muy bien, aunque acabarás perdiendo el otro ojo si no me haces caso. Ordena a los demás que se pongan en camino.

El tuerto sonrió fieramente, hizo dar media vuelta al caballo y se puso en marcha, camino abajo.

-Es un hombre bueno -dijo Conan en cuanto se hubo ido. Karela le miró con rabia.

-No me reprendas, cimmerio.

El grupo de forajidos empezó a descender con gran estrépito por el tortuoso camino, y pronto se perdió de vista. Hordo espoleó a su caballo y volvió al lugar donde le esperaban Conan y los otros.

-¿Crees que los que nos vigilaban van a intervenir en esto, Conan? -preguntó el barbudo forajido.

-¿Quiénes nos vigilaban? -preguntó Karela.

Aberius gimió por lo bajo.

Conan movía la cabeza negativamente.

-Unos hombres que estaban en la ladera, pero ahora no deben preocuparnos. Si fueran bastantes para atacarnos, ya lo sabríamos.

-Hordo, ¿sabías esto y no me lo habías contado? -le dijo Karela, airada.

-¿Nos quedamos aquí charlando -preguntó Conan- o salimos al encuentro de los montañeses antes de que ellos nos encuentren a nosotros?

Como única respuesta, Karela espoleó a su caballo y se lanzó al galope camino arriba.

-Si no pasara el día pensando en ti, cimmerio -se quejaba Hordo-, no haría falta contárselo.

Picó espuelas, y fue tras el Halcón Rojo.

Habríase dicho que Aberius estaba tentado de salir cabalgando tras los otros bandidos, pero Conan señaló hacia delante: «Por ahí».

El forajido con rostro de comadreja soltó un bufido con despectiva mueca, y, a regañadientes, se fue cabalgando por el mismo camino que habían seguido los otros dos. Conan, forzando a su caballo al galope, se lanzó tras ellos.

En cuanto los alcanzó, desenvainó la espada y se la puso sobre los muslos. Precavidamente, Hordo y Karela hicieron lo mismo. En aquel estrecho camino, que volvía a menudo sobre sí mismo, que las escarpas de piedra impedían ver en su totalidad, podrían atacar por sorpresa a los montañeses. Si es que los montañeses no estaban ya en marcha. Aberius se rezagó, mordiéndose los labios.

De pronto, al doblar un abrupto recodo, se encontraron en el campamento de los montañeses. No había tiendas, solamente hombres morenos de nariz aguileña, tocados con turbantes, que vestían sucias botargas, que estaban agachados plegando sus frazadas, mientras otros arrojaban desechos a las cenizas de las hogueras. Un hombre torpe, patiestevado, sobre cuyo pecho colgaba la correa que le sostenía el sable, fue el primero en verles; un grito ululante surgió de su garganta. Por un momento, todos los que había en el campamento quedaron como paralizados, pero inmediatamente el grito «¡Matadlos!» les hizo correr a los caballos.

En cuanto oyó el grito, Conan obligó a su montura a dar media vuelta. Ya no tenían que hacer nada más para estar seguros de que les siguieran. «Atrás -dijo, cruzando su caballo en el camino de los de Karela y Hordo. Aberius parecía haber huido ya-. Atrás, por vuestra vida.»

Karela tiró de las riendas, obligó a su caballo a dar media vuelta también, y los tres huyeron a toda prisa por el camino por el que habían venido. Conan seguía mirando atrás. Poco podía ver a causa de los recodos del camino, pero, por lo que alcanzó a atisbar, comprendió que los montañeses habían ido a los caballos con más presteza de la que esperaba y deseaba. El jinete que iba en cabeza, un hombre membrudo, cuya barba había sido recortada y peinada a imitación de un par de cuernos, aparecía y desaparecía a medida que el camino serpenteaba entre peñascos y muros de roca. Para cuando alcanzaran a los soldados, habrían de estar lo bastante lejos de los fieros montañeses como para no ser confundidos con éstos, pero no demasiado, para no tener que responder a demasiadas preguntas.

Conan miró adelante: Karela forzaba más y más a su caballo negro, tanto como se lo permitía el camino, y Hordo la seguía de cerca, empleando la fusta para obligar a su montura a correr más. Si Conan ganaba para ellos una décima de clepsidra en alguna de aquellas angosturas... al cabalgar entre dos enormes y redondos peñascos, el cimmerio tiró de pronto de las riendas. Con una rápida ojeada, vio que los otros no se habían dado cuenta. Pero les alcanzaría en unos momentos.

El montañés de la barba ahorquillada pasó galopando entre los peñascos con irresoluto grito de guerra, y el arma de Conan le partió por la mitad turbante y cabeza, llegándole a los hombros. Y mientras caía de la silla de montar, otros enturbantados guerreros irrumpían por el mismo paso. La espada de Conan se alzaba y caía en homicida carnicería, su hoja de acero no tardó en enrojecer, la sangre le corría ya por el brazo y le salpicaba el pecho.

El cimmerio vio de pronto a Karela, que, espada en ristre, trataba de entrar en la refriega y llegar a su lado. El cabello rojizo le adornaba el rostro como una melena de león, y la luz de la batalla brillaba en sus ojos verdes. Conan alcanzaba a oír tras ella a Hordo, que la llamaba para que volviera. La curva espada de Karela alcanzó la garganta de un montañés, y la acometida de éste le costó a ella una de las riendas de su caballo. Una lanza hirió entonces a la montura de la mujer, que se encabritó con agudos relinchos, agitándose convulsivamente, y arrancándole de las manos la otra rienda.

-¡Ve por ella, Hordo! -gritó Conan. Dio con el plano de la espada en la grupa del gran caballo negro, lo cual le costó una sangrienta herida, pues había dejado de prestar atención a los montañeses-. ¡Ponía a salvo, Hordo!

El corpulento y tuerto forajido agarró las rotas riendas del caballo de Karela y, conduciendo a éste, espoleó a su propia montura para que corriera camino abajo. Conan oyó sus gritos, que se alejaban cada vez más: «¡Para, Hordo! ¡Derketo te seque el ojo y la lengua! ¡Detente ahora mismo, Hordo! ¡Te lo ordeno! ¡Hordo!».

Pero Conan no tenía tiempo para mirarles, pues, antes de que dejaran de oírse los gritos de Karela, volvía ya a estar enzarzado en batalla. Los montañeses trataban de hacer valer el peso de su número, pero no más de dos hombres podían pasar a la vez entre los dos peñascos, y cuando lo intentaba un número mayor caían ante la velocísima espada de Conan. Seis hombres habían caído ya bajo los cascos de los caballos encabritados, y luego fueron siete. Ocho. Un caballo tropezó con un cadáver, y se alzó sobre sus cuartos traseros. El salvaje mandoble que Conan quería propinarle al jinete de nariz aguileña medio cortó el cuello de la bestia. Ésta cayó, pateando, bajo los cascos del siguiente animal, con lo cual éste cayó también; su jinete fue catapultado de la silla, y acabó entregando su enturbantada cabeza al sable del cimmerio.

El resto de los morenos jinetes retrocedió ante el sangriento paso, bloqueado ahora por un montón de muertos alto como un hombre. Pero Conan supo, por sus sables alzados y sus amenazas de lo que le harían en cuanto le tuvieran en sus manos, que no se rendían. Se marchó, montado en su caballo. En cuanto se fuera, apartarían sin contemplaciones hombres y caballos muertos y seguirían adelante para vengar su honor. Pero Conan habría ganado el tiempo que necesitaba.

El cimmerio hizo dar media vuelta a su caballo y lo espoleó para que se lanzara al galope. A sus espaldas, seguían oyéndose aquellos gritos que helaban la sangre.





CAPITULO 14



Cuando les alcanzó, Conan encontró a Karela conduciendo torpemente su caballo con una sola rienda, mientras que Hordo se esforzaba en evitar las salvajes miradas de ésta.

-¿Dónde está Aberius? -dijo Conan. No había hallado traza alguna del hombre en todo el camino.

Karela dirigió una mirada asesina al corpulento cimmerio, pero no había tiempo para hablar, pues, en el mismo momento en el que Conan abría la boca, doblaron un recodo y se vieron frente a frente con la columna de caballería zamoria. El oficial que iba al frente de ésta alzó la mano para darles el alto. Algunos de sus hombres, cubiertos con cotas de malla, vieron la espada ensangrentada de Conan y desenvainaron la suya propia.

-Salud, mi señor general -dijo Conan, inclinándose ante el oficial, fornido y curtido por el sol.

Su armadura estaba demasiado abollada para ser la de un general, pensó Conan, pero la adulación nunca hace daño ni resulta exagerada. Aunque quizá hubiera sido más apropiada la lisonja para el otro oficial que llegó entonces, esbelto, y bello, aun polvoriento como iba.

-Capitán -dijo el oficial más fornido-, no general. Capitán Haranides.

Conan tuvo que desear que los montañeses llegaran pronto. Los ojos oscuros que le miraban bajo aquel yelmo del penacho bermejo eran astutos.

-¿Quiénes sois? ¿Y qué hacíais todos vosotros en los Montes Kezankios?

-Me llamo Grato, noble capitán -dijo Conan-, antiguo guardián de una caravana provinente de Sultanapur, al igual que este hombre, que se llama Claudo. Tuvimos la desgracia de tropezar con montañeses. Esta señora es Vanya, hija de Andiaz, un mercader de Turan que viajaba con nosotros. Temo que nosotros tres hayamos sido los únicos sobrevivientes. Y también que los montañeses nos pisen los talones, pues no hace mucho he mirado a mis espaldas y los he visto venir por el camino.

-¡Hija de un mercader! -cacareó el joven oficial-. ¿Con esos ojos audaces? Si esa moza es hija de un mercader, es que yo soy el rey de Turan.

El capitán no decía nada. Conan se dio cuenta de que estaba observando sus reacciones.

-¿Qué me dices, Grato? ¿Cuánto quieres por dejarme pasar una hora con esta ramera?

Conan se preparó, pues supuso que Karela desenvainaría la espada; sin embargo, ésta se irguió altanera en su silla de montar.

-Capitán Haranides -dijo con frialdad-, ¿vais a permitir que este hombre me hable así? Aunque mi padre haya muerto, me quedan parientes cercanos a Yildiz. Y he oído estos últimos meses que vuestro rey Tirídates quiere estar a buenas con Yildiz.

El capitán siguió callando.

-Perdonad, noble señor -dijo Conan-, pero los montañeses... -Se preguntaba dónde debían estar éstos.

-Yo no veo a ningún montañés -dijo ásperamente el joven oficial-. Y no he oído que ninguna otra caravana, después de aquellas siete, haya desaparecido. Más me creo que vosotros mismos sois bandidos, y que os habéis peleado con el resto de vuestra banda. Quizá si os interrogamos os decidáis a hablar. Unos cuantos bastonazos...

-Cálmate, Aheranates -dijo el capitán. Luego dirigió una sonrisa amable a los tres recién llegados-. No hables de esa manera. Estoy seguro de que estos infortunados nos dirán todo lo que saben, si nosotros tan sólo...

La sonrisa se le heló en el rostro, y luego se borró.

-¡Seol! -gritó con fortísima voz-. ¡Los habéis traído directos hacia nosotros!

Conan miró por encima del hombre, y, de haber osado, habría gritado de júbilo. Pues los montañeses venían a caballo en estupefacta pandilla, a ni siquiera doscientos pasos de allí. Pero ya se desvanecía en éstos la primera impresión de haber tropezado con los soldados, y agitaban curvos sables por encima de sus cabezas enturbantadas. Llegaban hasta los oídos de la caballería gritos ululantes de desafío.

-¿Nos retiramos? -preguntó nerviosamente Aheranates.

-¡Necio! -le espetó el capitán de nariz aguileña-. Si damos la vuelta, nos caerán encima por detrás como los buitres sobre la carroña. Ve pasando la orden, ¡pero, en silencio!, de que yo no daré ninguna señal, pero que, en cuanto salga cabalgando adelante, todos los hombres deben avanzar como si una lanza les persiguiera las espaldas. ¡Vamos, teniente!

El esbelto oficial se lamió los labios y empezó a recorrer la columna. Haranides dedicó a Conan una mirada inquisidora, al tiempo que desenvainaba la espada.

-Espero que sepas emplear ese acero, grandullón, pero, en cualquier caso, no te alejes de mí. Si aún vivimos cuando esto termine, quiero hacerte más preguntas.

-Por supuesto, noble capitán -dijo Conan, pero Haranides espoleaba ya a su caballo y avanzaba.

Aullando, la columna de caballería se arrojó tras él por el camino. Los montañeses cargaron con fuertes gritos, y al cabo de un instante ambas masas de hombres se enzarzaron en un torbellino de brillante acero y de sangre.

Karela y Hordo se apartaron de la batalla y huyeron por una garganta que se bifurcaba del camino. Conan vacilaba, sin perder de vista la refriega. Haranides podía tratar de matarle si llegaba a enterarse de quién era él en realidad, pero la idea de asesinarle se le hizo repugnante al alto cimmerio.

-Conan -llamó Hordo por encima del hombro-, ¿a qué esperas? Ponte en marcha, antes de que alguien vea cómo nos largamos.

El barbudo rufián siguió obrando de acuerdo con sus palabras, siguiendo de cerca a su pelirroja líder.

Conan cabalgó de mala gana tras ellos. A medida que avanzaban por aquel paso cortado a pico en el oscuro granito, los sonidos de la matanza parecían seguirles.

Cabalgaron largo rato en silencio, hasta que los ecos de la batalla se desvanecieron. El angosto pasaje iba a dar a un cañón que serpenteaba hacia el este. Conan y Karela siguieron cabalgando, encerrado cada uno de ellos en su amargo mutismo. Hordo iba mirándolos a ambos, con el ceño fruncido. Por fin habló, con falsa jovialidad.

-Eres de palabra fácil, Conan. Ah, casi me has hecho creer que de verdad me llamaba Claudo, por el candor que has puesto en tus ojos al decirlo.

-Más le conviene a un ladrón ser fácil de palabra -dijo Conan rezongando-. O a un bandido. Y ya que hablamos de gentes fáciles de palabra, ¿qué ha sido de ese reptil de Aberius? No le he visto desde antes de que topáramos con los montañeses.

Hordo rió forzadamente, al mismo tiempo que miraba preocupado a Karela, en cuyo rostro parecían acumularse nubes de tormenta como encima del horizonte.

-Encontramos a ese cobarde en el camino, mucho más abajo. Dijo que nos estaba guardando las espaldas, para que pudiéramos retirarnos con seguridad.

Conan gruñó desde lo más profundo de su garganta.

-Tendrías que haber degollado a ese cobarde.

-No. Es demasiado útil como para hacerle eso. Lo mandé a buscar al resto de la banda, y a decirles que acamparan. Si llego a hacerme una idea de conjunto de estos cañones, pronto nos reuniremos con ellos. ¡Ésta es mi banda, Conan! -gritó de pronto Karela-. ¡Yo mando aquí! ¡Yo, el Halcón Rojo!

-Bueno, si tú crees que hay que perdonarle a Aberius su cobardía -replicó Conan bruscamente-, perdónasela. Pero yo no voy a cambiar de opinión.

Ella trató de refrenar a su caballo para volverse hacia el cimmerio, pero, como sólo le quedaba una rienda, hizo tropezar a su gran corcel negro. La bandida pelirroja hizo un sonido que, si hubiera procedido de otra mujer, Conan habría calificado como gemido de frustración. Pero, por supuesto, eso habría sido impropio de Karela.

-¡Bárbaro necio! -gritó-, ¿qué derecho tenías a ordenar que me pusieran, ¡a mí! ¡a mí!, a salvo? ¡Le has dado mis riendas a ese bufón tuerto! ¡Has fustigado mi caballo, como si yo fuera una esclava favorita a la que había que alejar del peligro!

-¿Y es por eso que estás colérica? -dijo Conan, incrédulo-. Con una rienda de menos, habrías caído ante la espada del primer montañés.

-Tú tomaste esa decisión, ¿verdad? No tenías derecho a tomarla. Soy yo quien decido cuándo y dónde he de luchar, y a qué riesgos debo enfrentarme. ¡Sólo yo!

-Nunca había visto a nadie tan ingrato con quien le ha salvado la vida -masculló Conan.

Karela agitó el puño ante él, y su voz dejó paso a un rabioso aullido.

-¡No necesito que me salves la vida! ¡No quiero que me salves la vida! ¡Tú, menos que nadie! Júrame que no volverás a alzar una mano para salvarme la vida o la libertad. Júralo, cimmerio!

-¡Lo juro! -respondió airado-. ¡Por Crom, lo juro!

Karela asintió y obligó a su caballo a volver a ponerse en marcha, con violentas patadas y tirones de la única rienda. La desnuda roca parduzca por la que cabalgaban, que en algunos sitios formaba estratos de pálidos colores, acompañaba bien el humor de Conan. Hordo se demoró un poco, para cabalgar al lado del musculoso joven.

-Antes no me gustabas en absoluto, Conan -dijo el tuerto, en un tono de voz que Karela no alcanzaba a oír-. Ahora sí me gustas, pero sigo diciéndote lo mismo: vete y déjanos. Conan le miró con ojo amargo.

-Si alguien tiene que irse, eres tú. Y ella, con el resto de su banda. Yo estaba buscando algo por aquí, ¿recuerdas?

-Ella no se irá, a pesar de los montañeses, los soldados o los mismos demonios. Ése es el problema, o más bien una consecuencia del problema. Eso, y este juramento, y docenas de otras cosas. Ahora, la emoción gobierna sus pensamientos, y no al revés, como antes. Me dan miedo las consecuencias de ese hecho.

-Yo no he formulado ese juramento porque quisiera -replicó Conan-. Si crees que su carácter la lleva a la ruina, cuéntaselo a ella, no a mí.

Las manos del bandido agarraron las riendas, y hasta los nudillos estaban blancos.

-Tú me gustas, Conan, pero, si le causas algún mal a Karela, te destrozaré.

Espoleó a su caballo, y los tres siguieron de nuevo adelante en pesado silencio.

Largas sombras se alargaban ya por los valles que había entre las montañas en el momento en que hallaron el campamento de los bandidos, entre grandes peñascos, al pie de un escarpado precipicio. Pese a la vigorizadora frialdad del aire, las dispersas hogueras eran pequeñas, y las habían encendido tan sólo entre los peñascos, como para hacer más difícil el verlas. Habían levantado la tienda listada en rojo de Karela casi al pie de la altísima pared rocosa.

-Te veré en mi tienda, Conan -dijo la mujer pelirroja.

Sin esperar respuesta, fue al galope hasta la tienda, dejó su caballo al cuidado de un bandido, y entró en ésta.

Conan, al desmontar, se encontró con que un grupo de bandidos se congregaba alrededor de Hordo y de él mismo. Aberius estaba entre ellos, aunque no era uno de los primeros.

-Hola, Aberius -dijo el cimmerio-. Me alegro de verte bien. Temía que te hubiesen herido mientras nos guardabas el camino.

Algunos de aquellos hombres de áspero rostro contuvieron risas. Aberius torció el labio en lo que algunos habrían interpretado como una sonrisa, pero sus ojos eran los de un ratón atrapado en una caja. No dijo nada.

-¿Ya se están encargando de los montañeses, pues? -preguntó un kothio al que le quedaba una sola oreja-. ¿Y los soldados?

-Se están rebanando mutuamente el gaznate -dijo Hordo con una risa sofocada-. Ya no deben preocuparnos, al menos no en este mundo.

-Y el otro mundo tampoco me preocupa -respondió el kothio entre carcajadas.

La mayoría de los otros rieron también. Conan notó que Aberius no lo hacía.

-Por la mañana, Aberius -dijo Conan-, volverás a seguir ese rastro, y en un día o dos tendremos el tesoro.

El forajido de cara chupada había saltado al oír su nombre. Se lamió los labios antes de responder.

-Es imposible. Hemos perdido el rastro.

Se arredró al ver que los otros bandidos le miraban.

-Repito que lo hemos perdido.

-Pero sólo provisionalmente -dijo Conan-, ¿verdad? Volveremos a ese valle donde estaban acampados los montañeses, y allí podrás volver a encontrarlo.

-Te digo que no es tan simple -Aberius se encogía de hombros y tiraba nerviosamente de su peto de abollado acero-. Mientras sigo el rastro, puedo distinguir la roca que ha pateado un caballo de la que ha caído por sí sola. Pero ahora estoy lejos de ese rastro. Aunque vuelva allí, no distinguiré lo uno de lo otro.

-¡Necio! -le gritó alguien-. Por culpa tuya hemos perdido el tesoro.

-Todo este viaje para nada -gritó otro.

-¡Degolladlo!

-¡Rebanadle el gaznate a Aberius!

El sudor bañó el alargado rostro de Aberius. Hordo avanzó rápidamente.

-¡Calmaos! ¡Calma! ¿Tú puedes rastrear a esos hombres, Talbor? ¿Y tú Alvar? ¿Hay alguien que pueda? -todos negaron de mala gana con la cabeza-. Entonces no abráis la boca para hablar contra Aberius.

-Yo sigo diciendo que lo que pasa es que tiene miedo -masculló Talbor-. Por eso no puede volver a encontrar rastros.

-No temo a ningún hombre -dijo Aberius, exaltado. Se pasó de nuevo la lengua por los labios-. A ningún hombre -puso especial énfasis en esta última palabra.

-¿A qué temes, pues? -dijo Conan. Creyó por un momento que Aberius se negaría a responder; luego las palabras le salieron como un torrente.

-En la ladera de la montaña, después que nos adelantáramos, vi una... una cosa -su voz ganó en excitación a medida que hablaba-. Era como una serpiente, pero también como un hombre. Llevaba armadura, y espada, y de su boca salía una llama el doble de larga que una espada. Mientras le observaba, hizo señal a otros de su raza para que salieran. Si no me hubiera lanzado a cabalgar hasta medio matar a mi caballo, habría muerto a manos de esas criaturas.

-Si tenía esa llama -masculló Conan-, ¿para qué quería la espada?

Sin embargo, algunos de los bandidos empezaron a murmurar, atemorizados, e incluso los que callaban tenían la inquietud escrita en el rostro.

-¿Por qué no nos lo habías contado antes? -le preguntó Hordo.

-No era necesario -replicó Aberius-. Sabía que no tardaríamos en irnos, pues hemos perdido el rastro. Debemos irnos pronto. Además, pensé que no me creeríais.

-Hay cosas extrañas en el mundo -dijo Conan-. Yo mismo he visto algunas. Pero nunca he visto nada que el frío acero no pudiera matar -o al menos, en contadas ocasiones, corrigió para sí-. ¿Cuántos seres de ésos viste, Aberius?

-Sólo ése que he dicho -admitió Aberius, con obvio mal humor-. Pero llamaba a más, y vi cómo se movían tras las rocas. Quizá eran un centenar o un millar.

-Pero, de todos modos -dijo Hordo-, tú sólo viste uno. No pueden ser muchos, porque en ese caso ya habríamos oído hablar de ellos. De seres como ésos, se hablaría.

-Pero...-empezó a decir Aberius.

-Pero nada -le escupió Hordo-. Estaremos atentos por si aparecen esas criaturas que dices, pero mañana por la mañana, veremos si sabes distinguir la huella de un caballo de la de una gallina.

-Pero si te he dicho...

-A menos que todos vosotros queráis renunciar al tesoro -siguió diciendo el bandido tuerto, como si el hombrecillo no hubiera ni abierto la boca. Por todas partes se oyeron protestas en voz alta-. Así pues, hablaré con el Halcón Rojo, y volveremos a avanzar cuando llegue el alba. Ahora, llenad los estómagos.

Uno por uno, los bandidos fueron hacia una hoguera. Aberius fue el último, y no sin echarle una siniestra mirada a Conan.





CAPITULO 15



Cuando Hordo entró con enérgicas zancadas en la tienda listada en rojo, Conan buscó un lugar donde pudiera sentarse, apoyando la espalda contra un enorme peñasco, para que nadie pudiese acercarse sin que le viera. Aquella mirada de Aberius había presagiado una puñalada por la espalda. Cogió la piedra de afilar y el sable y empezó a alisar las muescas causadas por la cota de malla de los montañeses. El cielo se tornó púrpura, y fantásticas sombras rojas cubrieron el irregular horizonte occidental. Ya estaba terminando con el filo de la espada cuando el forajido tuerto salió airado de la tienda de Karela.

Él barbudo se acercó hasta unos pocos pies de Conan, obviamente encolerizado. Hordo se frotaba su bulbosa nariz, murmurando por lo bajo.

-Es un buen hábito -dijo por fin-. He visto morir a más de un buen luchador porque al tener una muesca sin limar en su espada, se ha quedado con sólo la empuñadura en la mano tras recibir un buen mandoble.

Conan se puso el arma sobre las rodillas.

-No has venido a hablar de espadas. ¿Qué dice ella que hagamos mañana?

-No ha querido escucharme -Hordo negaba con su barbuda cabeza-. A mí, que he estado con ella desde el primer día, no ha querido escucharme.

-No importa. Mañana por la mañana volveréis sobre vuestros pasos, y yo seguiré adelante. Quizá ella tenga razón al no querer arriesgarse a tropezar con esos hombres serpiente, tras todo lo sucedido.

-¡Mitra! No lo entiendes. Ni siquiera he logrado hablarle de esas criaturas, ni de la negativa de Aberius a seguir ese rastro.

Andaba arriba y abajo, como una leona enjaulada, y no me dejaba decir dos palabras seguidas -se mesó la barba con ambas manos-. Hace demasiado que estoy con ella -murmuró- para que nos veamos así. Por Zandru, es a causa de que tú no hayas ido con ella cuando te lo ha ordenado que está dispuesta a arrancar cabezas con los dientes. Y su humor empeora con cada minuto que pases aquí sentado. Conan esbozó una breve sonrisa.

-Yo ya le dije una vez que lo mío no es obedecer.

-Por Mitra, por Zandru, y por otros nueve o diez cuyos nombres no recuerdo ahora.

Hordo suspiró largamente y se agachó, cruzando sus gruesos brazos sobre las rodillas.

-En otra ocasión, sería capaz de apostar a quién de los dos se salía con la suya, pero no cuando podría perder la cabeza sólo por estar en medio.

-No es cuestión de ganar o perder. Yo no estoy en guerra con ella.

La comisura de los labios del tuerto que no estaba forzada a una perpetua sonrisa sardónica, hizo una mueca.

-Tú eres un hombre, y ella una mujer. Eso ya hace una guerra de por sí. Bueno, lo que ocurre, ocurre. Pero recuerda mi advertencia. Hazle algún daño, y te quedarás sin cabeza.

-Si está tan enfadada conmigo, convéncela para que se vuelva. Así obtendrías lo que quieres. Apartarla de mí.

Conan no le dijo que, en tal caso, él mismo también obtendría lo que quería, y ya no tendría que preocuparse de robar los medallones a los bandidos.

-Está de un humor tal, que es más probable que ordene volver a atarte a las cuatro estacas, y volvamos a estar como al comienzo.

Conan llevó la mano a la espada; su ojos azules se enfriaron de pronto.

-Esta vez me cobraré el precio del barquero, Hordo.

-No me hables de precios de barqueros -murmuró el otro hombre-. Y si ella decide hacerlo... yo te liberaré por la noche. ¡Bah! Esta charla sobre lo que pasará y lo que podría pasar es como construir castillos de arena en el aire.

-Pues hablemos de otras cosas -dijo Conan, riendo con la boca pero no con los ojos. Creía que, en efecto, le gustaba a Hordo, pero no pensaba confiarle su vida en lo que tocara a obedecer las órdenes de Karela-. ¿Crees que Aberius se inventó a esos hombres serpiente para disimular su intento de fuga?

-Ese hombre lleva la mentira escrita en el rostro aun cuando dice la verdad, pero, esta vez, creo que podría haber visto algo. No quiero decir que viera exactamente lo que él cuenta. Ah, no sé, Conan. Serpientes que caminan como hombres -el bandido se estremeció-. Empiezo a envejecer. Toda esta búsqueda del tesoro del rey es demasiado para mí. Ojalá fuéramos a por una buena caravana cuyos guardias no tengan deseos de morir.

-Pues convéncela de que habéis de retroceder. Ya casi ha oscurecido. Esta noche me iré del campamento, y, por la mañana, cuando yo ya no esté, se habrá acabado el problema.

-No te pases de listo -rezongó Hordo-. Con el humor que arrastra ahora nos ordenaría perseguirte, y mataría a quien no lo hiciera.

La entrada a la listada tienda se abrió, y salió Karela, con el rostro casi oculto por una capa escarlata que le cubría todo el cuerpo. Se acercó con resolución a los dos hombres, en la luz púrpura del ocaso que se ensombrecía. Las hogueras en las que se cocinaba la cena destacaban como manchas de luz entre los peñascos.

Hordo se puso en pie, sacudiéndose nerviosamente el polvo de las manos.

-Tengo que... ir a encargarme de los caballos. Que tengas buena suerte, Conan.

Se marchó a toda prisa, sin mirar a la mujer que se acercaba.

Conan agarró de nuevo su espada y se sentó para examinar la hoja. El filo de un arma ha de ser agudo, pero aquél tan aguzado del que algunos hombres se jactan puede partirse al dar en una cota de malla, y el guerrero se queda entonces sólo con la empuñadura en la mano. Por el rabillo del ojo vio acercarse el ribete de la capa de Karela. No se volvió.

-¿Por qué no has venido a mi tienda? -le preguntó ella bruscamente.

-Tenía que pulir la espada -tras examinar por última vez el filo, se puso en pie y envainó el arma.

Los gatunos ojos verdes de Karela le miraron con rabia entre los pliegues de la capa; la mirada de zafiro de Conan sostuvo calmadamente la de la mujer.

-¡Te ordené que vinieras a verme! Tenemos mucho que discutir.

-Pero yo no quiero recibir órdenes, Karela. No soy uno de tus perros fieles.

La mujer apenas si pudo sofocar un grito.

-¿Me desafías? Debí prever que querrías suplantarme. No te creas que, sólo porque compartimos cama...

-No seas necia, Karela -el corpulento cimmerio hizo un esfuerzo para refrenarle la ira-. Yo no quiero nada de tu banda. Capitanea tú a tus canallas, pero a mí no me des órdenes.

-Mientras cabalgues detrás del Halcón Rojo...

-Yo cabalgo contigo, no detrás de ti, del mismo modo que tú cabalgas conmigo, a mi lado. No hay nada más entre nosotros.

-¡No me interrumpas cuando hable, zoquete musculoso!

Su grito resonó por todo el campamento, y arrancó ecos a los grandes peñascos y al imponente precipicio. Los bandidos, que estaban cocinando en torno a las hogueras y almohazando a los caballos, se volvieron para mirarla. Aun en la penumbra, Conan podía ver que el rostro de Karela se había puesto colorado. Ella bajó la voz, pero sus tonos eran ácidos.

-Yo creí que tú eras el hombre que buscaba, un hombre lo bastante fuerte como para ser el consorte del Halcón Rojo. ¡Derketo maldiga tu alma! ¡No eres más que un ladrón callejero!

Conan la agarró de la mano antes que pudiera abofetearle, y no la dejó pese a sus forcejeos. Su capa escarlata se abrió, revelando que no llevaba nada debajo.

-Vuelves a romper tu juramento, Karela. ¿Tanto desprecias a tu diosa que crees que no castigará la violación de un juramento?

De repente, pareció que la mujer pelirroja comprendía por fin qué espectáculo estaban dando ante sus forajidos. Con la mano que aún tenía libre, volvió a cubrirse con la capa.

-Suéltame -le dijo, tranquilamente-. Que se pudra tu alma; no lo pediré por favor.

Conan la soltó, pero no fue aquel ruego lo que le movió a hacerlo. Al tiempo que soltaba la muñeca de Karela, sintió que el cabello de la nuca se le erizaba, de forma desagradablemente familiar. Miró al cielo, totalmente oscuro ya, y a las montañas que les rodeaban. Las estrellas eran como motas refulgentes, la luna todavía no había salido. En las montañas se volvían todavía más oscuras las sombras de la noche.

-Imhep-Atón todavía me sigue -dijo él en voz baja.

-Te permito que te tomes algunas libertades en privado, Conan -dijo Karela, rechinándole los dientes, mientras se frotaba la muñeca-. Pero, en público, no vuelvas a... ¿Imhep-Atón? Es el nombre que dijo aquel poseso, aquella noche en el campamento. El nombre del brujo.

Conan asintió.

-Fue él quien me habló por primera vez de los medallones. De no ser por el hombre que envió esta noche para matarme, se los habría entregado tras conseguirlos, a cambio del precio acordado. Ahora ya no tiene ningún derecho sobre mí, ni sobre los medallones.

-¿Cómo puedes estar tan seguro de que es él, y no un montañes, o incluso la fatiga de la noche que empieza a hacer mella en ti?

-Lo sé -respondió él, simplemente.

-Pero... -de pronto, ella miró a algo que había detrás de Conan; sus verdes ojos se abrieron desmesuradamente a causa del asombro, quedó boquiabierta.

Conan se dio la vuelta, y al mismo tiempo que lo hacía desenvainó el sable para detener la lanza que le arrojaba una aparición demoníaca. Brillaban unos ojos rojos, mirándole desde un rostro cubierto de escamas oscuras al que protegía un yelmo rematado en cresta. Le silbó una boca colmilluda con áspero siseo. El corpulento cimmerio no tuvo tiempo para quedar estupefacto. Su contraataque, tras parar la lanza, abrió en canal a la criatura, desde la entrepierna al cuello, y mientras ésta caía empezó a brotar sangre negra.

Todo el campamento había oído ya el sibilante grito de guerra. Los hombres se pusieron en pie alrededor de las hogueras, al borde del pánico, pues docenas de guerreros de piel escamosa estaban saliendo de las sombras de la noche. Alvar se quedó mirándoles, y chilló al atravesarle el pecho una lanza. Un atezado iranistanio se volvió para huir, pero una enorme hacha de guerra, sostenida por un par de garras, le seccionó el espinazo. Los bandidos salieron corriendo como ratas, tratando de huir.

-¡Luchad, Crom os maldiga! -gritaba Conan-. ¡Ellos también pueden morir!

Corrió hacia la matanza que tenía lugar en el campamento, buscando a Karela. Casi en seguida la vio, en medio de la batalla. Había sacado un sable de alguna parte, aunque no era su arma enjoyada. La capa le colgaba ahora, destrozada, de la mano izquierda, y la empleaba a modo de cebo para capturar las armas de otros, y así bailaba desnuda en medio de la carnicería, agitando en desorden su cabellera rojiza, como una furia de la Oscuridad Exterior; su curva espada bebía sangre negra.

-¡Arriba, mis perros! -gritaba-. ¡Luchad, por vuestra vida!

Rugiendo, Hordo se arrojaba detrás de Karela para parar con el muslo una lanza que habría atravesado la espalda de la mujer. El forajido tuerto buscó el corazón de su reptilesco atacante, y, tan pronto como cayó la criatura, se arrancó la lanza del muslo y volvió a la batalla, vadeando ríos de sangre.

Erguíase ante Conan otro de los hombres de piel escamosa, dándole la espalda al cimmerio, y alzaba la lanza para traspasar a Aberius, quien estaba tendido en el suelo con los ojos desorbitados, y chillaba con la desdentada boca muy abierta. Una batalla no es lo mismo que un duelo. Conan hincó el arma en la espalda de la criatura. Todavía estaba en pie, gorgoteando un grito de muerte, cuando el cimmerio le puso la bota sobre su espalda arqueada por la agonía y extrajo de ella la espada.

El asesino saurio cayó, entre convulsiones, sobre Aberius, que chilló de nuevo y luego se quitó de encima el cadáver, echándole una mirada atroz a Conan, como si hubiera querido que muriera el cimmerio en lugar del escamoso engendro. El bandido con cara de comadreja aferró la lanza de la criatura moribunda y, por un único segundo, ambos hombres se miraron el uno al otro. Entonces, Aberius se lanzó a la lucha, gritando: «¡Por el Halcón Rojo! ¡El Halcón Rojo!».

-¡Crom! -bramó Conan, y se arrojó al torbellino-. ¡Crom y acero!

La batalla se convirtió en una pesadilla caleidoscópica para el cimmerio, como todas las batallas para todos los guerreros.

Los hombres y los monstruos escamosos enzarzados en lucha aparecían, centelleaban ante sus ojos y desaparecían de nuevo, peleando todavía a muerte. Los vapores de la batalla nublaron su mente, y se desató la furia de su salvaje país del norte, e incluso aquellos hombres-serpiente escamosos que se enfrentaban a él llegaron a conocer el miedo antes de morir, miedo a la luz de la batalla que brillaba en sus ojos azules, miedo a la torva, salvaje risa que salía de sus labios mientras mataba. Se abría paso entre ellos, manejando el sable en asesino frenesí.

-¡Crom! -si estos demonios iban a pagarle el precio del barquero, mucho tendrían que pagar-. ¡Crom y acero!

Y, al fin, nadie quedó en pie sobre aquellos peñascos amortajados por la noche, salvo aquellos que pertenecían a la raza humana. El amplio pecho de Conan estaba salpicado de sangre negruzca, que se mezclaba en más de un lugar con la suya propia.

Miró en torno a sí con cautela; la furia de la batalla se apagaba.

Los cuerpos reptilescos yacían desparramados; algunos todavía se agitaban convulsivamente. Y, entre ellos, se contaban no pocos de los bandidos. Hordo, cojeando, se iba acercando a cada uno de los bandoleros heridos, envuelto el muslo con un trapo empapado en sangre, y ofrecía toda la ayuda que pudiera proporcionar a los que aún podían aprovecharla. Aberius se sentaba encorvado al calor de una hoguera, apoyándose en su lanza. Otros bandidos empezaban a volver confusamente a la consciencia.

Karela anduvo por entre aquella masa de cadáveres hasta el cimmerio, desechada ya la capa, pero agarrando todavía con fuerza el sable. Conan respiró aliviado al ver que no era su propia sangre la que le ensuciaba los redondeados senos.

-Parece que, después de todo, lo que vio Aberius no era nada -le dijo ella al salirle al encuentro-. Al menos, ya sabemos qué era lo que sentías que te observaba. Ojalá hubieras podido avisarnos antes.

Conan negó con la cabeza. No valía la pena explicarle que sabía que la mirada que había sentido sobre sí no era la de aquellas cosas.

-Querría saber de dónde vi...

Se interrumpió con un súbito juramento, y se agachó para examinar las botas de una de las criaturas caídas. Estaban adornadas con la imagen de una serpiente enroscada, cuya cabeza aparecía circundada por rayos de sol. Se acercó rápidamente a otro cuerpo, y luego a otro. Todos llevaban las mismas botas.

-¿Qué te sucede, Conan? -le preguntó Karela-. Aunque necesitaras unas botas nuevas, no creo que fueras capaz de llevar las de éstos.

-No -replicó él-. Los que robaron los medallones del palacio de Tirídates llevaban botas adornadas con un dibujo de serpiente -extrajo la botas de uno de los estrechos pies y se la arrojó.

Ella se apartó para dejarla caer con una mueca de disgusto.

-Ya he tenido bastante y demasiado de estas cosas. Conan, no creerás que estos... estos lo que sean, entraron en Shadizar y salieron sin que nadie se diera cuenta. La guardia de la ciudad está ciega, lo admito, pero no tanto como para eso.

-Llevaban ropajes que les cubrían de pies a cabeza. Y salieron de la ciudad de noche, cuando los guardianes de las murallas están, en el mejor de los casos, dormidos. Pudieron entrar la noche anterior y permanecer escondidos hasta que fuera el momento de entrar en palacio.

-Puede ser como tú dices -admitió de mala gana Karela-. Pero no sé de qué nos sirve saberlo.

Hordo se puso en pie cojeando, y miró ferozmente a Conan.

-Cuarenta y cuatro hombres, cimmerio. Esos fueron los que guié a esta montaña demencial por culpa de tu absurda búsqueda. Quince de ellos serán pasto de gusanos esta misma noche, y hay otros dos que no creo que lleguen a ver el alba. Da las gracias a los extraños dioses por los que reces, de que cogimos a un par de ellos vivos. El placer de interrogarlos será tal que te salvarán de que vuelvan a atarte entre cuatro postes. Y te diré que, por lo que a mí respecta, si los otros lo intentaran no sé si trataría de impedírselo.

-¿Prisioneros? -dijo Karela con aspereza-. Poco me gustan esas criaturas cuando están muertas, y aún menos vivas. Entrégalos ahora mismo a los hombres. Mañana nos iremos de estas montañas.

-¿Abandonamos el tesoro, pues? -el bandido tuerto parecía más aliviado que sorprendido-. Adiós, Conan, pues veo que ésta es la última noche que pasaremos en compañía.

Karela se volvió lentamente y miró al cimmerio con mirada inescrutable.

-¿Nos separamos, pues?

Conan asintió malhumorado, y con una mirada de reproche a Hordo. No quería que ella se diera cuenta tan pronto. De hecho, su plan era irse de noche, empleando como guía a uno de los prisioneros, y dejar que ella descubriera al alba que se había ido.

-Yo seguiré tras la pista de los medallones -dijo el cimmerio.

-Y de esa muchacha -replicó Karela ásperamente.

-Tenemos compañía -murmuró Hordo, antes que Conan pudiera decir nada más.

Se acercaban a ellos los bandidos que aún podían caminar; no quedaba ni uno que no llevara algo vendado, y todos tenían el arma en la mano. Aberius marchaba al frente, empleando la lanza a guisa de bastón. Los otros le seguían con mirada resuelta, pero él sonreía con rencor. A diez pasos de donde estaba Conan con Karela y Hordo, se detuvieron.

Hordo dio un paso adelante airado, pero Karela le puso una mano en el brazo. Él se detuvo, pero su mirada prometía un ajuste de cuentas para otra ocasión. Karela hizo frente con calma a aquel grupo, la mano sobre la cadera, la punta de la espada firmemente hincada en tierra.

-Has salido bastante bien parado, ¿eh, Aberius? -dijo ella con inesperada sorna. El hombre con cara de comadreja pareció arredrarse. Tenía un rasguño en la mejilla, y el brazo izquierdo vendado con un trapo-. Y tú, Talbor -siguió diciendo ella antes que nadie pudiera hablar-. No ha sido la noche más difícil de tu vida. ¿Recuerdas cuando asaltamos esa caravana que venía de Zambuía, cuya guardia habían doblado por miedo a esos esclavos que llevaban a las minas de Ketha? Yo recuerdo haberte sacado de allí atravesado sobre mi silla de montar, herido por una flecha, y...

-Eso no importa ahora -chilló Aberius.

Hordo avanzó violentamente, gruñendo, mas Karela le detuvo con un gesto. Aberius pareció tranquilizarse al verlo, y sonrió con todavía más satisfacción.

-Ahora, eso no importa -repitió, pagado de sí mismo.

-¿Pues qué es lo que importa? -preguntó ella. Aberius parpadeó.

-¿Es que se ha quedado ciego el Halcón Rojo? -algunos de los hombres que estaban con él rieron; los otros tenían miradas sombrías-. Más de un tercio de los nuestros han muerto, y nadie ha podido echar una sola moneda en la bolsa por ello, íbamos a robarles unos medallones a un puñado de peregrinos. Hasta ahora, nos hemos adentrado en estas montañas malditas, y podríamos seguir hasta Vendhia sin sacar nada a cambio. Montañeses. Soldados. Ahora, demonios. Ya es hora de volver a la llanura, a las tierras que conocemos.

-¡Yo decidiré cuándo volvemos! -la voz de Karela pareció de pronto una tralla que les fustigaba-. Os saqué del lodo, cuando robabais a viajeros a cambio de unas pocas monedas de cobre, e hice que os temieran todas las caravanas que salen de Shadizar, o de Zambuía, ¡o de la misma Aghrapur! ¡Cuando os encontré erais carroñeros, ahora sois hombres! ¡Yo os llené de oro la bolsa, gracias a mí podéis andar pavoneándoos de esa manera, que aleja a los hombres y atrae a las mujeres! ¡Yo soy el Halcón Rojo, y digo que seguiremos adelante, y nos apoderaremos de ese tesoro que le robaron a un rey!

-Nos has liderado durante mucho tiempo -dijo Aberius-, Karela.

La familiaridad con que la mentaba arrancó un respingo a la mujer pelirroja, y un rugido a Hordo. De repente, ella parecía sólo una mujer. Una mujer desnuda. Aberius se lamió los labios. Aparecieron destellos de lascivia en los ojos de los hombres que tenía a sus espaldas.

Karela dio un paso atrás. Conan podía descifrar todas y cada de las emociones que se pintaban en su cara. Rabia. Vergüenza. Frustración. Y, al fin, la resolución de vender cara su vida. Agarró con más fuerza el sable. Hordo, discretamente, había desenvainado su propia arma.

Conan pensó de sí mismo que, si hubiera tenido algo de seso, se habría ido al instante. Al fin y al cabo, nada le debía a ella. Además, había jurado no salvarla de nada. Antes de que los forajidos se dieran cuenta siquiera de lo que hacía, se habría esfumado en la noche, llevándose a uno de los prisioneros para que le guiara hasta los medallones. Y hasta Velita. Con un suspiro, dio un paso adelante.

-No estoy quebrantando mi juramento -dijo en voz baja, para que sólo Karela le oyera-. Es mi propia vida la que salvo.

Avanzó, con una sonrisa amistosa, para hacer frente a Aberius y los otros, si bien su mano reposaba como por casualidad sobre la empuñadura de la espada, con gesto ambiguo.

-Ni se te ocurra unirte a nosotros, Conan -dijo Aberius. Había considerable satisfacción en su sonrisa-. Tú te quedas con ellos.

-Creía que todos estábamos juntos en esto -replicó el cimmerio-. Recuerdas la razón por la que vinimos, ¿verdad? Un tesoro. El tesoro de un rey.

El bandido de rostro alargado escupió, no acertando por poco en la bota de Conan.

-Ahora ya no podremos hacernos con él. Soy incapaz de volver a encontrar ese rastro.

La sonrisa de Conan se ensanchó.

-No es necesario que lo hagas. Las criaturas que habéis matado esta noche llevaban botas con los mismos adornos que las de aquellos que robaron los medallones y demás en el palacio de Tirídates. Puedes estar seguro de que sirven al mismo amo.

-Demonios -dijo Aberius con incredulidad-. Este hombre quiere que luchemos con demonios por este tesoro.

Un murmullo de asentimiento surgió de la garganta de los otros, pero Conan se apresuró a volver a hablarles.

-¿Qué demonios? Yo veo criaturas con piel de serpiente, pero no demonios.

Estallaron las protestas; Conan no permitió que llegaran a tomar forma:

-Fueran lo que fueran, esta noche los habéis matado -miró a los ojos a cada uno de los hombres-. Los habéis matado. Con acero, y con coraje. ¿Es que el acero mata a los demonios? Y habéis capturado a dos de ellos. ¿Por qué no murmuran hechizos, y os hacen desaparecer sin más? ¿acaso huyeron por el aire mientras les atabais?

Miró de reojo a Aberius, y sonrió visiblemente.

-¿Os echaron fuego por la boca?

Los forajidos empezaron a reír, y Aberius enrojeció.

-¡Eso no importa! ¡Os digo que no importa! No puedo volver a encontrar ese rastro, y aún no he oído a esos demonios decir una palabra inteligible.

-Ya he dicho que no hace falta volver a encontrar ese rastro -dijo Conan-. Al alba, nos las ingeniaremos para que esos dos escapen. Y poco te costará seguir su rastro.

-Los dos están heridos -dijo Aberius, protestando con desesperación-. Difícilmente vivirán más de una hora.

-Pero tenemos una oportunidad -la voz de Conan subió de tono-. La oportunidad de hacernos con el tesoro de un rey, un tesoro en oro y joyas. ¿Quién luchará por el oro? ¿quién luchará por el Halcón Rojo?

Se arriesgó a desenvainar la espada y blandiría en alto.

-¡Por el oro! ¡Por el Halcón Rojo!

Al instante, todos los hombres menos Aberius elevaron sus armas «¡Por el oro! -rugían-. ¡Por el oro! ¡Por el Halcón Rojo! ¡Por el oro!».

Aberius torció amargamente sus delgados labios: «¡Por el oro! -gritó levantando la lanza-. ¡Por el Halcón Rojo!». Sus ojillos lanzaron una mirada asesina a Conan.

-¡Bien, pues! -gritó Conan por encima del griterío-. ¡Id a descansar y a beber! ¡Hasta la aurora!

-¡Hasta la aurora! -rugieron-. ¡Por el oro!

Conan esperó a que se congregaran de nuevo en torno a las hogueras, y luego volvió con Karela. Ella le miraba como afligida. Alargó la mano para tocarle el brazo, pero ella lo apartó violentamente y se fue airada a su tienda sin decir una palabra. Conan la siguió con la mirada, consternado.

-Te dije una vez que eras fácil de palabra -le dijo Hordo, envainando la espada-. Pero eres algo más que eso. Puede que algún día llegues a general. Quizá a rey, incluso. Si vives lo suficiente para salir de estas montañas. Si alguno de nosotros vive lo suficiente.

-Pero ¿qué le pasa? -preguntó Conan-. Le he dicho que hacía esto por mí, no por ella. No pienso quebrantar el juramento que ella me ha solicitado.

-Ella cree que tratas de ocupar su lugar -replicó lentamente Hordo-. Como jefe de la banda.

-¡Eso es una necedad!

No parecía que Hordo escuchara.

-Espero que no se dé cuenta todavía de que lo hecho esta noche jamás podrá ser deshecho. Mitra le dé tiempo antes de que tenga que enterarse.

-¿Qué es lo que murmuras, viejo canalla tuerto? -le dijo Conan-. ¿Es que uno de los golpes que has recibido esta noche te ha ablandado el seso?

-Tú tampoco lo ves, ¿verdad? -la voz del hombre barbudo era triste-. Lo que se ha roto puede recomponerse, pero las grietas siguen allí, y volverán a romperse una y otra vez hasta que no haya manera de recomponerlo.

-Cuando sus bolsas vuelvan a llenarse de oro, serán tan leales como siempre. Por la mañana, Hordo, debemos enterrar a esas criaturas, y también a nuestros propios muertos. Que los buitres no pongan sobre aviso a aquel que las envió.

-Por supuesto -suspiró Hordo-. Que descanses bien, cimmerio, y reza porque vivamos para descansar otra noche.

-Que descanses bien, Hordo.

En cuanto el bandido tuerto se fue hacia las hogueras del campamento, Conan observó la tienda de Karela bajo el precipició. Su sombra se movía bajo la listada tela. Se estaba lavando. Entonces apagó las lámparas.

Murmurando maldiciones entre dientes, Conan buscó una capa y se cubrió con ella, al abrigo de un peñasco.

-Que descanses bien tú también. ¡Mujeres!





CAPITULO 16



Imhep-Atón se levantó de donde estaba, en la ladera de la montaña que se cernía sobre el campamento de los bandidos, y se adentró en la oscuridad. Cuando llegó a un lugar donde las tinieblas que circundaban la roca parecían oscurecerse, siguió avanzando a través de la pared de sombras hasta una caverna grande y bien iluminada. Su montura y su caballo de carga estaban atados al otro lado. Tenía las mantas desparramadas en torno a una hoguera, sobre la cual se asaba un conejo, clavado en un espetón.

Allí mismo tenía también el cofre que contenía los instrumentos necesarios para sus taumaturgias.

El mago se frotó los ojos, y luego alargó los brazos, dándose un masaje en la espalda. Había necesitado un hechizo para tener ojos de águila, otro para que la noche fuera como el día para sus ojos, y un tercero para poder oír lo que se decía en el campamento.

Mantenerlos los tres a la vez le había causado un dolor que partía de la cabeza y recorría toda la columna vertebral.

Pero había valido la pena sufrir el malestar. Los necios creían que ellos decidían dónde pisaban los cascos de sus caballos. Se preguntó qué pensarían si supieran que no eran más que perros, que habían de acorralar a un oso y morir distrayéndole la atención mientras él, el cazador, se acercaba.

Riendo, el nigromante empezó su cena.

Sentado en su reptilesco trono de oro, Amanar miraba a las cuatro bailarinas que para disfrute del mago agitaban sus sinuosidades sobre el mosaico del suelo. Desnudas, salvo por las campanillas doradas que les adornaban tobillos y caderas, se contorneaban y retorcían con salvaje abandono, sudando de miedo por no complacerle; el tintineo de las campanillas marcaba el contrapunto a las flautas de cuatro músicos humanos que no perdían de vista sus propios pies. Había pocos siervos humanos en la fortaleza, y ninguno de ellos alzaba nunca los ojos del suelo.

Amanar se crecía en el miedo que sentía en las cuatro mujeres, que le causaba tanto placer como las apetitosas curvas que lucían desvergonzadamente ante él. La quinta muchacha, Yasmín la de los ojos de oro, había sido la primera en caer chillando en brazos de Sitha -las amenazas dan más miedo cuando se sabe que van a cumplirse-, y había logrado cortarse la garganta con la gran espada del S'tarra.

El mago sólo pudo mantenerla con vida el tiempo necesario para sacrificarla a Morath-Aminee, y poco placer obtuvo de su apresurada acción. Había tomado precauciones para que no se repitiera el desafortunado incidente. Entrecerrando los ojos, Amanar veía a sus propiedades que luchaban por su favor.

-¿Amo?

-¿Sí, Sitha? -dijo el mago con la mirada inmóvil.

El musculoso S'tarra se detuvo, inclinado en reverencia, a un lado del trono, pero sus ojos escarlata miraban codiciosamente a las mujeres.

-El mapa, señor, arroja destellos.

Amanar se levantó del trono y salió del aposento seguido por Sitha. Las muchachas siguieron bailando. Él no les había dado orden de parar, y no osaban hacerlo sin permiso.

Cerca de la sala del trono había una pequeña habitación, con sólo dos muebles.

Un espejo de plata colgaba de una pared de piedra gris. Enfrente, una gran lámina de cristal claro se inclinaba sobre un armazón de piedra sobre el cual había, grabado al aguafuerte, un mapa de las montañas que rodeaban la fortaleza. En el cristal, una luz roja centelleante avanzaba por el valle, activada por los guardianes que Amanar había dispuesto. Los animales inferiores no activaban la señal, y tampoco sus S'tarra. Sólo los hombres.

Volviéndose hacia el espejo, Amanar susurró crípticas palabras e hizo gestos cabalísticos, que dejaron un leve fulgor en el aire. Al desvanecerse ese fulgor, el espejo de plata devino transparente como una ventana, una ventana por la que se podía ver, desde la altura del vuelo de un águila, hombres cabalgando lentamente por un valle entre montañas.

Uno de los hombres hacía un gesto, como señalando algo en el suelo. Estaban siguiendo un rastro. Amanar profirió unas frases esotéricas, y la imagen del espejo se desplazó rápidamente hacia delante, buscando. Como el halcón que halla a su presa, la imagen se detuvo y luego se agrandó. Apareció un S'tarra malherido, que se tambaleaba, caía, y luchaba por volver a levantarse. Amanar orientó de nuevo el espejo hacia la partida a caballo que seguía a su siervo.

Casi treinta hombres, bien armados, y una mujer. El mago no pudo aclarar si era la mujer, o un joven musculoso de fieros ojos azules, el que los capitaneaba. Amanar se acarició pensativamente el mentón con su larga mano.

-Trae a la muchacha llamada Velita, Sitha -dijo-. Tráemela inmediatamente.

El corpulento S'tarra abandonó la habitación y Amanar siguió estudiando la imagen del espejo. Los S'tarra aprovechaban a sus heridos, a los que estaban demasiados maltrechos para curarse, como alimento. A ése que veía le habría sido imposible abandonar a su patrulla ; así pues, la patrulla ya no existía. Puesto que aquellos hombres estaban siguiéndole, parecía probable que la hubieran destruido ellos, y no era ésa una pequeña hazaña. Y también era probable que no lo siguieran sin propósito alguno.

-La muchacha, señor.

Sitha apareció en la puerta, aferrando a Velita por el cabello, de tal modo que la muchacha había de andar de puntillas. Las manos, sin embargo, le colgaban a ambos lados del cuerpo, y temblaba de terror, tanto por lo que la agarraba como por el hombre que tenía ante sí.

-Suéltala -ordenó Amanar, impaciente-. Muchacha, ven aquí y mira en este espejo. ¡Vamos, muchacha!

Ella avanzó dando un traspiés -aunque tal era su gracia que parecía que diera pasos de baile-, y sofocó un grito al ver las imágenes que se movían ante ella. Por un momento, el nigromante creyó que hablaría, pero ella apretó con fuerza la mandíbula y cerró los ojos.

-Me habías dicho un nombre, muchacha -dijo Amanar-. El de un hombre que te rescataría. Conan. ¿Se halla entre éstos que vemos? -Ella no movió un músculo, ni emitió sonido alguno-. No quiero hacerle ningún daño, muchacha. Dime quién es, o te haré azotar por Sitha.

Un leve gemido se le escapó de la garganta, y abrió de par en par sus grandes ojos sólo para entornarlos, aterrorizada por el corpulento S'tarra que tenía a sus espaldas. Le temblaba el cuerpo, y las lágrimas le humedecieron el rostro, acompañadas por silenciosos gemidos; pero no iba a hablar más.

Amanar expresó ruidosamente su exasperación.

-¡Necia! Sólo logras demorarme por unos momentos. Llévatela, Sitha. Dale veinte azotes.

La boca colmilluda se abrió en amplia sonrisa; el S'tarra volvió a agarrarla del cabello y se la llevó, levantándola dolorosamente del suelo. Las lágrimas corrieron por su rostro con más abundancia todavía, pero siguió gimiendo calladamente.

El mago volvió a estudiar las imágenes. La muchacha, en realidad, ya había respondido a su pregunta, por lo menos en parte, aunque ella creyera que había protegido a aquel hombre. Pero antes había dicho que este Conan era un ladrón, y los ladrones no suelen ir cabalgando con más de dos docenas de hombres armados a sus espaldas.

Sacó de debajo de su túnica negra, adornada con bordados de serpientes, lo que necesitaba para su sencilla tarea. Una tiza roja trazó una estrella de cinco puntas en el suelo de piedra. De una bolsa sacó un poco de polvo, que fue echando encima de cada una de las puntas. Alargó la mano izquierda y de la yema de cada uno de los dedos brotaron centellas, que inflamaron los polvos hasta formar una llama cegadora. Cinco hilillos de acre humo rojo ascendieron hacia el elevado techo.

Amanar murmuró palabras en una lengua muerta, e hizo un gesto con la mano izquierda. De pronto, el humo fue absorbido de nuevo en el pentagrama, arremolinándose como si lo empujara un viento poderoso, pero seguía confinado a la estrella de cinco puntas. Amanar dijo una palabra más, y con un áspero crujido desapareció el humo. En su lugar tomó forma una figura gris, sin pelo, que no le llegaba a la rodilla. Su cuerpo recordaba al de un simio, con la frente muy prominente, los nudillos de cuyos dedos llegaban a rozar el suelo de piedra, de cuyos hombros partían unas alas huesudas, cubiertas de piel gris y tirante. La criatura le chilló -sus colmillos parecían cubrirle la mitad de la simiesca cara- y saltó hacia el mago. En el límite del pentagrama aulló, y se vio empujada hacia atrás, entre una lluvia de centellas, para ir a caer en el mismo centro de la estrella. Se levantó torpemente, clavando las alas en la piedra. Movió sus alas de murciélago como para echar a volar. «¡Libérame!», gritó con voz chillona.

Amanar torció el labio con asco y enfado. Se rebajaba al tener que tratar personalmente con esos demonios menores. La muchacha le había forzado a ello, y pensaba cobrarse personalmente el precio de esa humillación, para desgracia de la joven.

-¡Libérame! -rugió de nuevo el demonio.

-¡Cállate, Zath! -ordenó el nigromante. La figura gris retrocedió temerosa, y Amanar se permitió una breve sonrisa.

-Sí, sé tu nombre, ¡Zath! Y si no cumples lo que te ordene, emplearé el poder que me da sobre ti el saberlo. Otros de tu laya me han molestado de vez en cuando, y se han visto atrapados en cuerpos materiales. Cuerpos de sólido oro.

Amanar irguió la cabeza y rió.

La simiesca criatura se estremeció. Sus ojos blancos como los de un muerto miraban con malevolencia al brujo, medio ocultos por la frente gruesa y huesuda, pero dijo:

-¿Zath hace qué?

-Estos dos -dijo Amanar, señalando las imágenes de Conan y Karela-. Averigúame sus nombres, y también por qué siguen a uno de mis S'tarra.

-¿Cómo lo hago? -chilló el demonio.

-No juegues conmigo -le gritó Amanar-. ¿Te crees que no sé cómo? Si estás lo bastante cerca de un hombre como para oírle la voz, también puedes oír sus pensamientos. Y deja ya de probarme. Sabes que de nada te servirá.

El demonio le amenazó con los colmillos, airado.

-Zath va.

Con fortísimo estruendo, desapareció. Un brisa agitó la túnica de Amanar; era el pentagrama, que se llenaba de aire.

El brujo se sacudió las manos como si hubiera tocado algo impuro, y se volvió hacia el espejo. Por un tiempo las imágenes que en él se mostraban siguieron cabalgando, hasta que de pronto una de ellas señaló con la mano a lo alto. La consternación se reflejaba en el rostro de todos. Se alzaron las ballestas, y empezaron a disparar saetas al cielo.

Se oyó un chasquido en la estancia, y el simiesco demonio volvió a aparecer en el pentagrama, doblando las alas y acariciando una saeta de ballesta.

-Querían matar a Zath -dijo con una risilla, y añadió en tono de desprecio-: Con hierro.

El demonio se divertía hurgando con la saeta en el huesudo brazo. La flecha de ballesta no le dejaba marca alguna.

-¿Y qué hay de la misión a la que te envié? -preguntó Amanar.

El demonio le miró con rabia por unos momentos antes de responder.

-Hombre grande se llama Conan. Mujer se llama Karela, se llama Halcón Rojo. Vienen a buscar medallones, a buscar chica. ¡Libérame!

Amanar se sonrió de las imágenes del espejo, que ya se recuperaban de su encuentro con Zath y volvían a cabalgar. El amable ladrón de Velita y la célebre Halcón Rojo, los dos juntos, y con la banda de ésta. Seguro que podría aprovecharse de aquellos sujetos de muchas maneras.

Por el mismo camino que siguen ellos -dijo el demonio, sin apartar los ojos del espejo- anda uno de mis S'tarra. Está herido, pero todavía vive. Puedes alimentarte con él. Ahora, ve.

La sonrisa del nigromante lo era todo menos amable.

Las laderas del tortuoso valle se volvían más yermas y desoladas, a medida que los bandidos avanzaban. Conan vio un espino; allí había todavía menos que en el camino previo. Estaba mal crecido, y encorvado, como si hubiera habido algo en el aire o en el suelo que desfigurara sus ramas oscuras, hasta convertirlas en un simulacro de la planta que había sido. La maleza que hallaban a su paso parecía aquejada del mismo mal, y éste se acentuaba a medida que iban siguiendo el rastro dejado por la ofidia criatura.

-Apropiado país -murmuró Hordo, con voz lo bastante fuerte como para llegar a oídos de Conan. Su único ojo observó cautelosamente a Karela, que cabalgaba al frente de la columna.

-Primero hombres-serpiente, luego esa cosa voladora que Mitra sabrá lo que era.

-No le hizo nada a nadie -dijo Conan, con indiferencia- y se fue.

No quería decir nada que disuadiera a los otros de seguir adelante, pero, al mismo tiempo, era incapaz de acallar su propia inquietud.

-Le dieron -siguió diciendo el tuerto-. Dos saetas por lo menos, pero ni siquiera se inmutó. Fue pura suerte que estos bellacos no huyeran al instante por donde habían venido.

-Quizá debierais volver atrás, Hordo.

Se volvió sobre la silla de montar para poder ver la hilera de bandidos a caballo que se iba rezagando por el tortuoso valle. La codicia les empujaba a seguir, pero, desde que la extraña criatura había volado por encima de ellos, como siguiéndoles, todos escrutaban con mirada taciturna los cielos grises y las pétreas laderas. De vez en cuando, alguno se tocaba el vendaje de las heridas y miraba atrás, al camino por donde habían venido.

Conan movía negativamente la cabeza mientras miraba al barbudo forajido.

-Si ella les dice que ha decidido deshacer el camino, todos la seguirán satisfechos; si les sigue instando a avanzar, irán desertando de uno en uno.

-Sabes mejor que nadie que no volverá sobre sus pasos. No mientras tú sigas adelante.

Un fuerte grito de Aberius le ahorró a Conan la respuesta. El bandido con cara de comadreja se había adelantado para seguir el rastro de la criatura con rostro de serpiente. Le vieron montado en su caballo, en una curva que trazaba el camino en torno a una roca puntiaguda, moviendo el brazo por encima de la cabeza.

-¡Ehhhh!

Karela se adelantó al galope sin decir palabra.

-Espero que haya perdido el rastro -murmuró Hordo.

Conan espoleó a su caballo. Al cabo de unos momentos, el hombre tuerto le siguió.

La mujer pelirroja hizo apartarse a su caballo cuando Conan subió por el camino. El cimmerio vio lo que Aberius le había mostrado a ella.

La criatura reptilesca que habían estado siguiendo yacía, tumbada sobre su espalda, muerta, a la sombra de la roca puntiaguda. Su cota de malla había sido arrancada, y el pecho abierto en canal.

-Los carroñeros han estado ya aquí -murmuró Hordo-. Qué lástima que el otro se arrastrara ya hasta morir -por su tono de voz, no parecía que lo lamentara en exceso.

-No hay buitres en el cielo -dijo Conan, pensativo-. Y nunca he oído que los chacales arranquen el corazón y dejen el resto.

El caballo de Aberius relinchó al tirar éste de las riendas.

-¡Por Mitra! El cimmerio tiene razón. ¿Quién sabe qué lo mató? Quizá esa cosa repugnante que voló sobre nosotros e ignoró las flechas de nuestras ballestas.

Sus ojillos miraban frenéticamente, como si esperara que aquella aparición saliera de nuevo de detrás de una roca.

-¡Calla, necio! -gritó Karela-. Ha muerto de las heridas que sufrió la noche pasada, y al acercarte debiste de asustar a un tejón u otro animal por el estilo que estaba devorándolo.

-No importa -dijo Aberius, astutamente-. Ya no puedo seguir más el rastro de esta carroña.

En los ojos verdes de la mujer había la diversión que brota del desprecio.

-En ese caso ya no te necesitamos, ¿verdad? Apuesto a que puedo encontrar yo sola el lugar al que se dirigía.

-Ya es hora de abandonar estas montañas malditas.

El hombre se volvió hacia los otros bandidos, que esperaban más abajo en el camino. Temían demasiado al Halcón Rojo como para entrometerse.

Karela no se dignó a darse por enterada de sus gemidos.

-Desde que logró liberarse, la criatura ha ido en línea recta. Cuando las irregularidades del terreno la obligaban a desviarse, volvía a esa misma línea. Seguiremos ese camino.

-Pero... -Aberius se tragó el resto de sus palabras, pues Hordo se le acercaba a caballo.

Karela se puso en marcha, ignorándolos.

-Y si te oigo contar algo -masculló el tuerto-, aparte de que espantaste a alguna alimaña cabizbaja de su cadáver, te convertiré en fría carroña y te dejaré a su lado.

Conan le encontró la mirada cuando se volvía para seguir a Karela, y, por un momento, el bandido pareció avergonzado.

-Ella necesita que al menos un perro le siga fiel, cimmerio. El camino está ahí delante, Aberius. ¡Vamos, canalla indigno! -rugió. Su mirada volvió a encontrarse con la de Conan; luego, espoleó su montura al galope.

Durante unos momentos, Conan reposó en su silla de montar, observando qué cara ponían los forajidos que pasaban al ver el cuerpo escamoso y ensangrentado. Todos retrocedían asustados, con un murmullo o un juramento, al dar la vuelta a la roca puntiaguda y ver claramente lo que allí yacía; pero la codicia no desaparecía de sus ojos. Siguieron adelante.

Murmurando su propio juramento, Conan picó espuelas y fue tras Karela y Hordo.






CAPITULO 17



Haranides alzó una fatigada mano, para dar el alto a la polvorienta columna que le seguía. En aquel lugar entre los peñascos, frente a un precipicio, había habido un campamento. Habían tratado de ocultarlo, pero un hilillo de humo subía todavía desde unas cenizas que no habían sido bien cubiertas con tierra.

-Haz que los hombres desmonten, Aheranates -ordenó el capitán, haciendo una mueca al desmontar él mismo.

La lanza de un montañés le había herido entre las costillas, y tardaría tiempo en curarse.

-Toma un destacamento de diez y trata de averiguar por qué camino se han ido, sin estropear demasiado los rastros que pudiera haber.

El esbelto teniente -Haranides no alcanzaba a explicarse cómo podía haber sobrevivido a la batalla sin un rasguño-, envarado, saludó llevando la mano a la frente.

-Señor -Tiró de las riendas para refrenar su caballo y empezó a abroncar a los hombres.

Haranides suspiró. No se llevaba bien con el teniente, lo cual significaba que no se llevaría bien con el padre del teniente, lo cual significaba ... nada bueno. Palpó la jarra de piedra pulida que llevaba en la bolsa. El perfume le había resultado familiar, pero no lo reconoció hasta más tarde, cuando desviaba de un mandoble la curva espada de un montañés.

Y supo que la mujerzuela que había venido a «advertirle» contra los tribeños era el Halcón Rojo.

El problema era que Aheranates también sabía que la había tenido al alcance de la mano y la había dejado escapar. Una vez hubo terminado la lucha, y los heridos estuvieron tan bien atendidos como podían estarlo en el campo de batalla, Haranides les había ordenado seguirles la pista a aquellos tres.

-¿Señor? -Haranides abandonó sus cavilaciones para encontrarse con Resaro, que le saludaba con la mano en la frente-. ¿Qué hacemos con el prisionero, señor?

Al terminar la carnicería, habían encontrado a un montañés que tan sólo estaba aturdido por un golpe en la cabeza. Ahora, Haranides sentía la necesidad de saber por qué se había reunido un grupo tan grande de montañeses. Normalmente se dedicaban al pillaje en bandas mucho más pequeñas. Había que saber si podían encontrarse con otras fuerzas comparables. Hizo una mueca de asco.

-Interrógalo, Resaro.

-Sí, señor. Si el capitán me perdona la expresión, señor, hicimos un buen trabajo ahí. Ese único puñado que no reducimos a carne para perros deben de estar todavía corriendo.

-Ocúpate del prisionero -dijo Haranides con un suspiro.

Resaro saludó llevándose la mano a la frente y se fue.

Ese hombre puede considerarlo un buen trabajo, pensaba el capitán, y, en una situación ordinaria, sin duda lo sería, pero esta vez no se trataba de una patrulla ordinaria. Había partido con doscientos buenos jinetes de caballería por la Puerta de las Tres Espadas. Tras enterrar a sus muertos, mandando de vuelta a los que estaban demasiado malheridos para seguir adelante y destacando a suficientes hombres sanos para garantizar a los heridos una oportunidad si eran atacados en su retorno de las montañas, le quedaban ochenta y tres. Y no llevaba de vuelta al Halcón Rojo, ni las chucherías de Tirídates. A ojos del rey y del consejero, sería esto último lo que le condenaría.

Se oyó un grito ahogado en el lugar donde Resaro tenía al montañés.

-Mitra maldiga a Tirídates, y también al Halcón Rojo -murmuró el capitán por lo bajo.

Se dirigió a lo que había sido el campamento de los bandidos, y examinó el terreno entre los descomunales peñascos, para no tener que pensar en los gemidos del montañés y con la esperanza de encontrar algo interesante.

Aheranates le encontró en el sitio donde había estado la tienda.

-Ojalá pudiera ver lo que ella vio desde aquí -dijo Haranides sin mirar al hombre esbelto-. Este lugar transmite malas sensaciones. ¿Qué sucedió aquí?

-Hubo una batalla, señor -una sonrisa desdeñosa se dibujó en los labios del teniente, que por una vez superaba a Haranides-. O, por lo menos, una reyerta, pero debió de ser una reyerta grande. Los montañeses atacaron a los bandidos en el campamento y les causaron muchas pérdidas. Ya no tenemos que preocuparnos por el Halcón Rojo. Si todavía vive, debe de estar chillando en el fuego del torturador.

-Una imagen muy completa -dijo lentamente el capitán-. ¿En qué se basa?

-Tumbas. Hay una gran fosa que seguramente contiene a cuarenta o más, y diecisiete tumbas individuales. Se encuentran subiendo por la ladera, al norte de aquí.

-Tumbas -repitió Haranides, pensativo.

Las tribus de la montaña nunca habían actuado de común acuerdo. En sus dialectos, la misma palabra significaba «enemigo» y «no de mi clan». Mas si habían encontrado alguna razón poderosa ...

-Pero ¿quién ganó, teniente?

-¿Qué?

El capitán de nariz aguileña meneaba la cabeza.

-A ver si aprendes algo de aquellos a los que persigues. Ninguna de las tribus de la montaña entierra a sus víctimas, y se llevan a sus propios muertos a sus pueblos, para que sus espíritus no tengan que vagar entre extraños. Por otra parte, si los bandidos ganaron, ¿por qué iban a enterrar a los montañeses muertos?

-Pero los bandidos no enterrarían a tribeños -protestó Aheranates.

-Exacto. Así que te sugiero que tomes algunos hombres y descubras qué hay en esas tumbas -Haranides tuvo que sonreír ante el rostro consternado del teniente.

Cuando el esbelto joven empezó a farfullar que él no era un profanador de tumbas, un estevado jinete de caballería que venía corriendo se detuvo, jadeando, ante ellos. El borde de una venda manchada de sangre sobresalía de debajo de su yelmo.

-Capitán -dijo nerviosamente-, señor, hay algo que quizá deberíais ver. Es... -tragó saliva convulsivamente-. Será mejor que lo veáis vos mismo, señor.

Haranides frunció el ceño. No se le ocurría qué podía poner en tal estado a uno de aquellos duros soldados.

-Guíame, Narses.

El soldado tragó saliva de nuevo, y volvió por donde había venido con visible reluctancia. Haranides vio, al seguirle, que Aheranates le seguía a él. Supuso que, para el teniente, aun algo que aterrorizaba a un soldado veterano era mejor que excavar fosas que ya tendrían días.

Dos soldados hacían guardia cabe un espino, que crecía de la grieta que se abría entre dos peñascos, esforzándose visiblemente por no mirar al interior de la angosta abertura. Desde la cota de malla y el yelmo hasta la nariz aguileña y las piernas arqueadas, todos se parecían a Narses, y también se le asemejaban por la tensión en los ojos y el dejo verdoso en los labios.

Narses se detuvo antes de llegar hasta ellos, y señaló con la mano la oquedad.

-Ahí dentro, señor. Vi un rastro de ... de sangre, señor, que conducía a su interior, y miré, y ...

Calló, encogiéndose de hombros con desesperación.

El rastro de sangre era claramente visible: manchas secas sobre la roca, y en el suelo rocoso, bajo los arbustos.

-Apartad estos matorrales -ordenó Haranides, irritado.

Los bandidos, o los tribeños, debían de haber torturado a alguien y arrojado su cuerpo aquí, para los cuervos. Ver los resultados de la tortura le gustaba todavía menos que oírla, y, si podía entenderse algo de los rostros de los hombres, allí había algo verdaderamente desagradable.

-Empezad a limpiar esto -añadió, mientras los hombres manoseaban nerviosamente sus espadas.

-Sí, señor -dijo Narses, tristemente.

Empleando las espadas como cuchillos de campaña, refunfuñando maldiciones cuando las espinas encontraban los resquicios de sus cotas de malla y les herían las carnes, hicieron astillas de los arbustos y apartaron éstos de la hendedura. Haranides puso un pie sobre las astillas y se asomó a la grieta. El aliento se le ahogó en la garganta.

Se encontró con que tenía ante sí unos ojos ciegos, inhumanos, en un rostro cubierto de escamas, correoso.

La colmilluda boca estaba rígida, como en un rictus, y parecía burlarse de él. Una mano huesuda, preternaturalmente larga, de cuya muñeca colgaba un trozo de cuerda seccionada, tapaba con sus dedos, que eran los de una garra, un tajo de espada que le habían hecho en la cota de malla, cubierto de sangre seca. Todas sus heridas parecían de espada, notó, o al menos de armas humanas.

-Pero ¿qué buitre que se precie a sí mismo tocaría esto? -murmuró.

-¿Qué hay ahí? -preguntó Aheranates.

Haranides bajó, para que el teniente pudiera ocupar su lugar.

-¿No habéis visto nada más por aquí? -preguntó el capitán a los tres soldados.

Un grito brotó de la garganta de Aheranates, y el joven y esbelto oficial casi cayó al suelo. Miró como enloquecido al capitán, a los tres soldados, mientras se limpiaba la boca con el dorso de la mano.

-¡Santos de Mitra! -dijo en susurros-. ¿Qué es eso?

-Un montañés, no -respondió secamente Haranides. Con un gemido, el teniente dio algunos pasos vacilantes y cayó de hinojos, y vomitó. Haranides, negando con la cabeza, se volvió hacia los soldados.

-¿Habéis encontrado algo?

-Sí, señor -dijo Narses. Parecía ansioso por hablar de cualquier cosa que no fuera lo que había en la grieta-. Huellas de caballos, señor. Quizá una veintena, o más. Vinieron aquí desde el campamento, pasaron por... por aquí, y siguieron ese camino, señor -señaló hacia el sur.

-¿Seguimos? -dijo pensativamente el capitán, medio para sí mismo.

-Debemos volver atrás -dijo de pronto Aheranates entre jadeos-. No podemos luchar con demonios.

-Éste es el primer demonio que he visto muerto por una espada -dijo Haranides con resolución. Se sintió aliviado al ver que el momentáneo pánico se desvanecía de los ojos de los tres soldados-. Bajad esa cosa de ahí -siguió diciendo, y las miradas de los soldados se volvieron de puro asco-. Veamos si nuestro amigo el montañés sabe de qué se trata.

Rezongando por lo bajo, los patiestevados jinetes treparon desmañadamente a la hendedura, y sacaron de allí el rígido cadáver. Haranides se volvió mientras ellos aún estaban subiéndolo.

El montañés estaba tendido en el suelo, con las manos y los pies atados a cuatro postes clavados en tierra, rodeado de jinetes que apostaban entre ellos a si hablaría o no tras la siguiente aplicación. Por entre las brasas de un pequeño fuego sobresalían los mangos de media docena de hierros. El olor a carne quemada y las ampollas que tenía el montañés en las plantas de los pies y en su pecho moreno y sin vello indicaban a qué uso estaban destinados los hierros.

Resaro, en cuclillas al lado del tribeño, introdujo cuidadosamente uno de los hierros en el fuego.

-Hasta ahora no ha dicho nada, señor.

-¡Perros infieles! -dijo ásperamente el montañés. Sus ojos negros, casi del mismo color que su descuidado y crecido mostacho, miraban con odio a Haranides-. ¡Hijos de camellos enfermos! ¡Vuestras madres fornican con carneros! ¡Vuestros padres...!

Resaro, desenfadadamente, le tapó la boca con la mano.

-Lo siento, señor. En su poblado tratarían mucho peor a uno de los nuestros, pero parece que se tome como ofensa personal el que esperemos que hable, en vez de matarlo ya.

-Jamás hablaré! -rugió el montañés-. ¡Cortadme las manos! ¡No hablaré! ¡Arrancadme los ojos! ¡No hablaré! ¡Cercenadme el...!

-Todo eso parece interesante -dijo Haranides, interrumpiéndole-. Pero se me ocurre algo mejor.

Aquellos ojos negros le observaron con preocupación.

-Apostaría bastante a que ahora mismo hay allá arriba un montañés que nos espía. Uno de tu pandilla, o de otra. Da igual. ¿Qué crees que sucederá si ese hombre ve que te liberamos, entre sonrisas y palmadas en la espalda?

-Matadme -dijo el montañés con un bufido-, no hablaré. Haranides rió llanamente.

-Oh, ellos te matarían por nosotros. Y sospecho que mucho más lentamente que nosotros. Pero lo peor de todo -su sonrisa se desvaneció- es que maldecirán tu alma, por traidor. Tu espíritu vagará para siempre, atrapado entre este mundo y el otro. Solo. Salvo por los otros traidores. Y los demonios.

El montañés callaba, pero la inquietud había aflorado a su rostro. Haranides pensó que ya estaba preparado.

-Narses, trae esa cosa y enséñasela a nuestro invitado.

Los soldados que le rodeaban contuvieron el aliento, y murmuraron ensalmos cuando Narses y otro arrastraron el rígido cadáver dentro de su círculo. Haranides no apartó los ojos del rostro del montañés. Sus ojos oscuros se apartaron al ver a la criatura reptilesca, luego volvieron a mirar, tan llenos de veneno que parecía que fueran a matar.

-Lo conoces, ¿verdad? -dijo calmadamente el capitán. El montañés asintió de mala gana. Sus ojos aún miraban a Haranides con aire asesino.

-Es un S'Tarra -torció la boca al pronunciar la palabra, y luego se detuvo para tomar aliento-. Muchos de esos tres veces malditos comedores de estiércol sirven al maligno que habita en la fortaleza oscura, al sur. Muchos hombres, e incluso mujeres y niños, desaparecen tras esos muros de piedra que la luz olvidó, y jamás se les vuelve a ver. Ni siquiera los cuerpos son devueltos, para que se realicen en ellos los ritos apropiados. No se debe sufrir tales abominaciones. Así que nos reunimos... -la boca de finos labios se cerró; el tribeño volvió a mirar con odio.

-Mientes -se mofó Haranides-. Tú no sabes la verdad, del mismo modo que tu madre no sabía quién era tu padre. Los perros del monte no atacan fortalezas. Os escondéis por miedo a vuestras mujeres, y venderíais a vuestros hijos por unas monedas de cobre.

El oscuro rostro se había ido encogiendo mientras oía a Haranides.

-¡Suéltame! -aulló el tribeño-. ¡Suéltame, bebedor de orina de chacal, y te demostraré mi virilidad trinchándote la tuya! El capitán rió con sorna.

-Los que erais, no habríais podido ni apoderaros ni de una choza de barro defendida por una anciana y su nieta.

-¡Nuestra fuerza era la fuerza de millares, porque nuestra causa era justa! -espetó el hombre moreno-. ¡Cada uno de nosotros habría matado a veinte de esas apestadas crías del demonio!

Haranides estudió los ojos teñidos de ira del montañés, y asintió para sí. Ésa era la más segura confirmación que podría obtener de que no había más montañeses cerca.

-Dices que se llevan a gente -dijo por fin-. ¿Les atraen las cosas de valor? ¿Oro? ¿Gemas?

-¡No! -gritó de pronto Aheranates. Haranides se le acercó airado, pero él siguió hablando-. ¡No podemos ir tras esos... esos monstruos! ¡Por Mitra! ¡Nos mandaron dar caza al Halcón Rojo, y, si estas criaturas la matan, ya estará bien!

-¡Erlik te lleve consigo, Aheranates! -masculló el capitán. El montañés intervino.

-Yo os guiaré. Y vosotros iréis a matar a esa basura escamosa -espetó-. Seré para vosotros un guía leal.

La cólera se había esfumado de su rostro ante otra emoción, pero nadie habría podido decir qué emoción era ésta.

-¡Por el Trono Negro de Erlik! -exclamó Haranides.

Agarró a Aheranates y lo arrastró lejos de los ojos curiosos de los hombres, tras un gran peñasco. El capitán miró en torno a sí y se aseguró de que ninguno de los otros les había seguido. Le habló con voz baja e imperativa.

-He pasado por alto tu insolencia y tu necedad, tu hipocresía, y tu frivolidad, que igualan a las de diez muchachas de zenana, pero no pasaré por alto la cobardía. Sobre todo, delante de los hombres.

-¡Cobardía! -el esbelto cuerpo de Aheranates se estremeció-. Yo soy hijo de Manerxes, que es amigo de...

-¡Me daría lo mismo que tu padre fuera Mitra! ¡Por las piedras de Hanumán! Tu miedo es tan fuerte que se huele a diez pasos. Nos mandaron para que volviéramos con el Halcón Rojo, no con el rumor de que podría haber muerto en algún lugar, en las montañas.

-¿Queréis decir que seguimos adelante? Los dientes de Haranides rechinaron. Aquel necio podía causarle problemas cuando regresaran a Shadizar.

-Por última vez, teniente. Podríamos capturar a los bandidos. Y si han sido capturados por esos S'tarra, puede que lo que los tribeños consideraban una fortaleza, pero creían poder tomar con menos de doscientos hombres, esté al alcance de ochenta hombres de verdad. En todo caso, no volveré atrás hasta que no sepa que el Halcón Rojo y las mascotas del rey están más allá de mi alcance.

-Te has vuelto loco -la voz de Aheranates parecía fría, tranquila, tenía los ojos vidriosos y medio entornados-. No tengo elección. No puedo permitir que nos lleves a la muerte.

Desenvainó la espada.

Sorprendido, Haranides apenas tuvo tiempo de esquivar el sanguinario ataque del teniente. Aheranates miraba fijamente; más que respirar, jadeaba.

Haranides se echó a tierra, rodando, y la espada del otro golpeó el suelo pétreo, no alcanzándole la cabeza por poco. Pero ahora el capitán había desenvainado su propia espada. Le dio una estocada desde el suelo; entró por entre las costillas del joven y salió por detrás del hombro.

Aheranates miraba con incredulidad el acero que le había atravesado.

-Mi padre es Manerxes -dijo con un susurro-. Él...

Una burbuja de sangre se formó sobre sus labios. Al estallar ésta, el teniente cayó.

Haranides se puso en pie, maldiciendo entre dientes, y extrajo la espada del cadáver. Se sobresaltó al oír, a sus espaldas, pisadas sobre la roca. Resaro se acercaba, y vio el cadáver de Aheranates.

-Este necio -empezó a decir Haranides, pero Resaro no le dejó seguir.

-Perdonad que os interrumpa, señor, pero os veo turbado por la muerte del teniente, y no querría que, hallándoos, por así decirlo, angustiado, dijerais algo que yo no debiera oír.

-¿Qué estás diciendo? -le preguntó, pausadamente, el capitán de nariz aguileña.

Los ojos de Resaro se cruzaron con los suyos.

-El teniente era un hombre valiente, señor. Ocultó las horribles heridas que le habían infligido los montañeses hasta que fue ya demasiado tarde para él, pero parece que nos salvó a todos. Su padre estará orgulloso -se sacó un trapo de debajo de la túnica-. Mejor será que limpiéis vuestra espada, señor. Parece que se os ha caído, y se ha ensuciado con la sangre del teniente.

Haranides vaciló antes de aceptar el pedazo de tela.

-Cuando volvamos a Shadizar, ven a verme. Necesitaré un buen sargento en mi próximo destino. Ahora, sube al montañés a un caballo, y a ver si encontramos al Halcón Rojo.

-Sí, señor. Y, gracias, señor.

Resaro saludó llevándose la mano a la frente y desapareció, pero Haranides se quedó allí, mirando el cadáver del teniente. Cualquier nimia esperanza que le quedara de volver a Shadizar sin el Halcón Rojo y las chucherías de Tirídates había muerto con aquel engolado joven idiota. Murmurando un juramento, salió para reunirse con sus hombres.





CAPITULO 18



Los ojos de Conan oteaban los riscos, mientras la columna de bandidos avanzaba por el fondo del angosto y tortuoso valle. Hordo iba a su lado, murmurando palabras ininteligibles en voz baja, y Karela, como de costumbre, se hallaba al frente de todos ellos.

Ondeaba desplegada su capa esmeralda, y apoyaba con garbo el puño en la cadera. Como ya no era necesario seguir un rastro, Aberius estaba con el resto de los bandidos; cabalgaba algo rezagado.

-Se comporta como si tuviéramos público -decía Hordo rezongando.

-Quizá lo tengamos -replicó Conan.

Medio extrajo su sable de la gastada vaina de chagrén. Su mirada seguía recorriendo los riscos, sin detenerse por mucho tiempo en ningún lugar.

-Por lo menos, hay alguien que nos vigila.

La tensión se adueñó de Hordo, pero éste llevaba demasiado tiempo en el oficio del bandidaje como para mirar de pronto en derredor. Empezó a desenvainar su propia arma.

-¿Dónde están? -preguntó en voz baja.

-A ambos lados del valle. No sé cuántos son.

-En este lugar no importa que no sean muchos -dijo Hordo, refunfuñando-. Iré a avisarla.

-Iremos ambos -respondió Conan al instante-. Sin prisas, como si nos adelantáramos para hablarle de alguna cosa sin importancia.

El tuerto asintió, y ambos espolearon a sus monturas para andar a paso más rápido.

Karela les miró con sorpesa e irritación cuando se le acercaron por ambos lados. Abrió la boca, enojada.

-Nos están siguiendo -le dijo Hordo, antes de que pudiera hablar-. Por los riscos.

Ella se volvió hacia Conan, y después volvió a mirar a Hordo.

-¿Estáis seguros?

-Estoy seguro -dijo Conan.

Ella, más tensa, miró adelante sin decir otra palabra. Él siguió hablando.

-Hace media clepsidra, he visto movimiento en el precipicio del este. Pensé que se trataba de un animal, pero ahora hay dos en el este y tres en el oeste, y van avanzando a la vez.

-Piedras de Hanumán -murmuró ella, sin mirarle todavía.

Doblaron un recodo en el camino, y cualquier otra cosa que ella pudiera decir se ahogó en su garganta.

En el centro del camino, a sólo veinte pasos, les esperaban ocho guerreros reptilescos como los que habían matado, con cota de malla y yelmos rematados en cresta, y cargaban sobre sus espaldas los cuatro palos cruzados con los que se llevan unas andas. Encima de éstas había un trono de marfil, tallado en intrincadas formas, sobre el que se sentaba un hombre, ataviado con una túnica escarlata. Una raya blanca serpenteaba por su cabello negro. Llevaba un largo bastón de oro cruzado sobre el pecho, y se inclinaba ligeramente, sin levantarse.

-Me llamo Amanar -su voz resonó con fuerza en las escarpadas laderas-. Os doy la bienvenida, viajeros.

Conan desenvainó el sable, y vio por el rabillo del ojo que Karela y Hordo también empuñaban sus armas. Amanar esbozó una sonrisa, aunque en nada afectó ésta a sus extraños ojos negros cubiertos de motilas rojas; pero el cimmerio sintió la maldad, una maldad mucho mayor que la de las criaturas escamosas que le servían. Nada había de racional en su percepción. Se trataba de una intuición primitiva que provenía del hueso y de la sangre, y era por ese origen que Conan confiaba en ella.

-No temáis -salmodió Amanar.

Los sonidos de la roca y el cascajo que se desprendían lograron que Conan apartara la vista del hombre que se sentaba sobre las andas -le asombró el darse cuenta de que habían sido los ojos del otro los que le habían obligado a mirar- para hallar que los escarpados riscos, a ambos lados del camino, estaban atestados de hombres-serpiente a centenares, muchos de ellos armados con jabalinas y ballestas. Oyó gritar a los bandidos que tenia a sus espaldas cuando éstos se dieron cuenta de que estaban rodeados.

-Como ratas en un barril -masculló Hordo-. Tira del cuerno del infierno por mí, Conan, si llegas antes a la Gehanna.

-¿Qué quieres decir con eso? -le preguntó Karela en voz alta-. Si quieres que vendamos la vida a bajo precio...

-No lo entendéis -les dijo suavemente el hombre que llevaban en las andas. A Conan le pareció que había diversión en su voz-. Los S'tarra son mis siervos. Yo saludo a los pocos extraños que pasan por aquí igual que os saludo a vosotros, pero a veces los extranjeros resultan ser gente con pocos escrúpulos que pretenden emplear la violencia contra mí, pese a mi cordialidad. Pienso que es mejor evitar toda tentación haciéndome seguir por mis leales en número suficiente. No es que sospeche de vosotros, por supuesto.

Conan discernía el sarcasmo de esta última frase.

-¿A qué clase de hombre pueden servir unos esbirros escamosos como éstos? -ya se imaginaba la respuesta, sin necesidad de que se la dieran: había tropezado con otro mago.

Sin esperar a que Amanar contestase, Karela le gritó:

-¡Has olvidado quién da las órdenes aquí, Conan de Cimmeria!

La mirada feroz de sus ojos verdes se volvió hacia el hombre que vestía ropajes escarlata, sin perder ni una pizca de intensidad.

-Con todo, Amanar, esa pregunta no es inapropiada. ¿Es que eres un hechicero, puesto que te sirven estos monstruos?

Se oyeron algunos gritos entre las filas de los bandidos, y todavía más murmullos. Conan se estremeció, pues sabía cuan peligroso es enfrentarse demasiado abiertamente a un mago. Pero Amanar sonrió, como dirigiéndose a mocosos vocingleros.

-Los S'tarra no son monstruos -dijo-. Son los últimos restos de una raza que vivió antes que el hombre, de naturaleza apacible pese a su apariencia externa. Antes de que yo llegara los montañeses los cazaban como a animales, los masacraban. No, no debéis temer nada de ellos, ni de mí, aunque algunos grupos que no me sirven confundan a veces a otros humanos con los montañeses que les odian.

-Nosotros tropezamos con uno de esos grupos -dijo Karela.

Conan miró agudamente a la bandida pelirroja, pero no llegó a discernir si ésta creía a aquel hombre, o si trataba de jugar a otro juego más complicado.

-Demos gracias a todos los dioses de que sobrevivierais -dijo píamente Amanar-. Permitidme que os brinde asilo en mi fortaleza. Vuestros seguidores pueden acampar fuera de sus muros, y nada deberán temer allí. Por favor, aceptad mi invitación. Pocos me visitan, y quiero hablaros de algo que creo que hallaréis ventajoso para vosotros.

Conan miró a los S'tarra alineados en las laderas, y se preguntó con ironía cuántos habrían rehusado la invitación de Amanar. Karela no dudó.

-Acepto, y con gratitud -dijo.

Amanar sonrió -de nuevo sin sonreír con los ojos-, se inclinó ligeramente hacia ella, y dio una palmada. Los ocho S'tarra que cargaban con su trono de marfil dieron cuidadosamente la vuelta y se pusieron en marcha. Karela cabalgaba tras él. En las laderas del estrecho valle, los S'tarra iban siguiendo a los bandidos, andando por el accidentado terreno con reptilesca agilidad. ¿Se trata de una guardia de honor -pensó Conan- o, lisa y llanamente, de una guardia?

-De las cosas que ha dicho, ¿cuántas te has creído? -le dijo Hordo en voz baja.

Conan miró al hombre que les guiaba en lo alto de su trono; tenía experiencia de la agudeza de oído de los magos. Amanar parecía ignorarles.

-Ni palabra -contestó-. Ese... ¿S'tarra, los ha llamado? -venía hacia aquí.

El hombre tuerto frunció el ceño.

-Si les atacamos de pronto, podríamos escapar de sus esbirros antes que llegaran a dispararnos la segunda flecha con sus ballestas.

-¿Por qué? -dijo Conan, riendo suavemente-. Vinimos buscando los medallones, más todo lo que pudiéramos encontrar. Nos está llevando a su fortaleza, que es donde los tendrá.

-No se me había ocurrido -dijo Hordo, sumándose a la callada risa de Conan.

Karela les miró por encima del hombro; sus gatunos ojos verdes eran inescrutables.

-Deja que piense yo, anciano -dijo con resolución-. Esa barba te sorbe el seso.

Un incómodo silencio cayó sobre ellos.






CAPITULO 19



Tan pronto como la angosta y tortuosa garganta que habían seguido hasta entonces desembocó en un valle más ancho, vieron la fortaleza de Amanar. Torres negras, cuyos redondeados muros parecían absorber el sol de la tarde, se alzaban hasta el cielo. Negras almenas, y torrecillas altas y almenadas, se erguían en la roca de la montaña. Una rampa llevaba a la barbacana, en lo alto de la cual había canalones que habían de vertir aceite hirviendo sobre aquellos que se acercaran sin cautela. Ni siquiera un espino crecía en el suelo de roca que la rodeaba.

Amanar señaló con un gesto a la amplia extensión del valle, a los pies de la fortaleza.

-Que vuestros hombres acampen donde os plazca. Luego venid adentro, que hablaré con vosotros.

Las andas le fueron llevadas con presteza por la rampa, dejan- , do a los bandidos apelotonados frente a ella.

-Busca un lugar para mis perros, Hordo -dijo Karela, al tiempo que desmontaba y le entregaba las riendas de su caballo.

Conan también desmontó. Los ojos verdes de Karela centelleaban con ira.

-¿Qué te crees que estás haciendo, cimmerio?

-No soy uno de tus perros -replicó llanamente.

Empezó a subir por la rampa, tomando nota de las defensas de los muros. Aquel lugar no era presa fácil para un ladrón.

El cimmerio, tenso, oyó unas botas que, a sus espaldas, corrían hacia él. Karela aceleraba el paso para andar a su lado; Conan sospechó que su pesada respiración le venía más de la ira que del esfuerzo.

-Conan, tú no sabes lo que estás haciendo aquí. Esto te sobrepasa.

-He de ver qué hay ahí dentro, Karela. Estos muros aguantarían frente a un ejército. Tendré que escalarlos en la noche, si es que queremos nacernos con los medallones. A menos que Amanar y sus esbirros te hayan asustado, y quieran dejarlo.

-Yo no he dicho eso, ¿verdad? ¡Y no te acepto que me acuses de cobardía!

Se detuvieron ante el rastrillo, que estaba bajado. Desde detrás de los pesados barrotes de hierro los miraba un S'tarra, con sus ojos rojos que parecían brillar tenuemente entre las sombras de la entrada. Otros dos salieron por el arco de la barbacana, picos en ristre.

-Amanar nos espera -dijo Conan.

-Me espera a mí -dijo Karela.

El S'tarra dio señal de izar el rastrillo, y, con un rechinar de cadenas, la reja empezó a subir.

-Sí -dijo con un siseo-. El amo ya había dicho que vosotros dos vendríais. Seguidme -volviéndose sobre sus talones, anduvo hacia las oscuras estancias de la fortaleza.

-¿Cómo ha sabido que vendríamos los dos? -dijo Karela mientras le seguían.

-No soy yo el que no sabe lo que está haciendo aquí -replicó Conan.

El rastrillo volvió a caer a sus espaldas con un chasquido. El musculoso cimmerio deseó para sus adentros que les resultara tan fácil salir como lo había sido entrar.

Los patios empedrados con granito de la fortaleza, las casernas y casamatas de piedra, parecían tan desoladores como el exterior, pero entonces el S'tarra les condujo por unas grandes puertas de hierro hasta la torre del homenaje, una gran mole de obsidiana rematada por la más alta torre de la fortaleza.

Conan entró en una gran sala con paredes de mármol, cuyo suelo estaba cubierto por un mosaico de arabescos en forma de arco iris. En las paredes, candelabros de plata sostenían lámparas de oro con forma de dragón, que proyectaban, incluso, sobre el abovedado techo, al que adornaban unicornios e hipogrifos labrados, su brillo refulgente. El cimmerio asintió para sí, satisfecho. Si Amanar iluminaba de aquella manera su recibidor, tendría riquezas más que suficientes para saciar las necesidades de Conan. Todavía quedaba el asunto de Velita, sin embargo, y de su juramento de liberarla.

El S'tarra se detuvo ante unas elevadas puertas de cobre bruñido, y llamó. La criatura se inclinó como para escuchar, y entonces, aunque Conan no oyó nada, una de las pesadas puertas se abrió.

Sonó música de arpas y flautas y la criatura se inclinó, invitándoles a entrar con un gesto.

Conan entró, y Karela se apresuró a entrar también para no dar la impresión de que le seguía. Él le sonrió, y ella le respondió con una mueca.

-Bienvenidos -dijo Amanar-. Sentaos, por favor.

Él mismo se sentó en una silla adornada con tallas, frente a una mesilla de ébano, acariciando su bastón de oro. Dos sillas parecidas fueron dispuestas al otro lado de la mesa.

La música provenía de cuatro músicos humanos que estaban sentados, con las piernas cruzadas, sobre cojines, cabe la pared. Tocaban en tonos suaves, sin mirarse ni alzar los ojos del suelo. De detrás de una cortina salió una mujer, que traía vino en bandeja de plata. Tampoco ella apartó la mirada de las suntuosas alfombras que cubrían el suelo, ni cuando dejó la bandeja sobre la mesa, ni al inclinarse ante Amanar, ni al marcharse en silencio de la habitación. Amanar no parecía ni haberla visto. Sus ojos plagados de motas rojas se clavaban en Karela.

-No sabía que tuvieras siervos humanos -dijo Conan.

Se sentó en el borde de la silla, cuidando de que su espada le quedara a mano.

Amanar volvió la mirada hacia el cimmerio, y Conan sintió un terrible apremio para no apartar sus propios ojos. Las manchas escarlata que había en los ojos de aquel hombre trataban de atraerle hacia sus negras profundidades. Los dientes de Conan rechinaron, y le sostuvo la mirada.

-Sí -dijo Amanar-, tengo algunos sujetos ineptos, totalmente inútiles si no actúan bajo mi supervisión. A veces he pensado que todo me iría mejor si los entregara a los montañeses.

Hablaba en voz alta, sin importarle el que los músicos le oyeran; pero éstos siguieron tocando sin perder ni una sola nota.

-¿Por qué no empleas a tus siervos S'tarra, pues? -preguntó Conan.

-Tienen sus limitaciones. Sí, limitaciones bien definidas -el hombre cuyo cabello dividía una extraña raya blanca se frotó las manos-. Pero, en fin, bebamos -ninguno de los dos alargó una mano hacia las copas de cristal-. ¿Todavía desconfiáis de mí? -había un tono de burla en su voz-. Pues elegid cualquiera de las copas, y yo beberé de ella.

-Esto es ridículo -gritó de pronto Karela, haciendo el gesto de ir a beber.

Conan le agarró la muñeca con su férrea mano.

-Bebe un sorbo de cada una de las tres -dijo tranquilamente.

Amanar se encogió de hombros.

-Suéltame -dijo Karela sin alterarse, pero había rabia contenida en sus palabras.

Conan la soltó. Ella se frotó la muñeca.

-Te has formado un mal hábito de maltratarme -dijo ella, alargando de nuevo la mano hacia la copa.

Amanar se le adelantó, quitándole la copa de cristal de entre los dedos.

-Como tu amigo aún desconfía... -bebió rápidamente de cada una de las tres copas-. Y ves -dijo, mientras devolvía la última a su lugar en la bandeja de plata-. No he muerto. ¿Por qué iba a traeros aquí para mataros, si podría haber ordenado a los S'tarra que os arrojaran peñascos hasta enterraros en el valle donde nos encontramos?

Mirando a Conan enfurecida, Karela cogió una copa y bebió, erguida la cabeza. Conan tomó otra al mismo tiempo que lo hacía Amanar, pausadamente. El sabor afrutado del vino le sorprendió. Era uno de los mejores vinos de Aquilonia, muy caro en un lugar tan alejado de esa tierra occcidental.

-Además -dijo Amanar tranquilamente-, ¿por qué iba yo a querer hacer daño a Conan, el ladrón de Cimmeria, y a Karela, el Halcón Rojo?

Karela profirió un grito. Conan se puso en pie con un rugido; al desenvainar el sable, tiró la copa de cristal sobre la alfombra. Amanar nada hizo, salvo acercarse a Karela, que estaba en pie, con el enjoyado sable en la mano, volviendo frenéticamente la cabeza a un lado y al otro, como buscando atacantes. El hombre moreno entrecerró sus ojos de pesados párpados, e inhaló profundamente, como si saboreara el perfume de la joven. Los músicos siguieron tocando, sin alzar en ningún momento la mirada.

-Sí -murmuró Amanar, dejándose caer de nuevo en su silla. Pareció sorprenderse al ver la espada de Conan-. ¿Necesitas eso? Sólo estamos tú y yo, y poco podré hacer contra ti con este bastón -dio con éste un golpecito en el arma de Conan-. Deja eso y siéntate. No corres ningún peligro.

-Me quedaré en pie -dijo Conan con torva voz- hasta que me respondas a algunas preguntas.

-Conan tenía razón -dijo Karela con un susurro-. Eres un brujo.

Amanar extendió las manos.

-Soy lo que algunos hombres llaman un brujo, sí. Prefiero considerarme un buscador de sabiduría, que quiere llevar al mundo por un camino mejor -esto pareció complacerle-. Sí. Un camino mejor.

-¿Qué quieres de nosotros? -dijo ella, agarrando con todavía más fuerza su espada curva-. ¿Por qué nos has traído aquí?

-Quiero haceros una proposición a ambos -el mago toqueteaba distraídamente su bastón dorado y sonreía.

Karela vacilaba, pero de pronto envainó la espada y se sentó.

-Antes de que envaine la espada -dijo Conan-, aclárame esto. Sabes nuestros nombres. ¿Qué más cosas sabes? Amanar pareció que meditaba la respuesta.

-Al mismo tiempo que averiguaba como os llamabais, descubrí casualmente que buscáis a cinco bailarinas y cinco medallones. Seguí investigando, y vi que unos y otras habían sido robados del palacio del rey Tirídates de Zamora. Sin embargo, no sé por qué los buscáis, y menos sé todavía por qué en los Montes Kezankios.

Su sonrisa era suave, y Conan vio que aparecía la duda en el rostro de Karela.

Ya era tanto lo que sabía el mago, que el cimmerio pensó que poco daño podía causar el revelarle otra bagatela.

-Vinimos porque las mujeres y las gemas fueron robadas por S'tarra.

Se sintió molesto por la risa con que le respondió Amanar.

-Perdóname, Conan de Cimmeria, pero la mera suposición de que unos S'tarra pudieron entrar en Shadizar es absurda. La guardia de la ciudad los mataría nada más verlos, antes de que llegaran a las puertas. Además, mi musculoso amigo, los S'tarra nunca salen de las montañas. Nunca.

Conan respondió con voz resuelta.

-Los que entraron en el palacio de Tirídates llevaban las mismas botas que los S'tarra, botas adornadas con la imagen de una serpiente.

Amanar dejó de pronto de reír, y parpadeó. Conan tuvo la repentina impresión de que le observaba una víbora.

-Las botas -dijo por fin el brujo- caen a menudo en manos de los montañeses cuando éstos desnudan a los S'tarra que han matado. Supongo que un guardián de caravanas que matara a un montañés durante una escaramuza y le encontrara puestas un par de botas podría asimismo quedarse con ellas. ¿Quién sabe adonde puede ir a parar un par de botas, o cuántas de éstas se hallan más allá de las montañas?

Parecía hablar de manera extremadamente razonable, si bien carente de expresividad, pero retaba a Conan con sus negros ojos a rechazar la explicación, si osaba. El único sonido que se oía en la estancia era el que producían los músicos.

Karela acabó de pronto con aquella situación.

-¡Conan, por las piedras de Hanumán! ¿Crees que nos habría hablado de esas gemas si las tuviera?

El joven cimmerio se apercibió de cuan estúpido debía de haber parecido. Los músicos tocaban sus flautas y sus arpas. Karela había recogido su copa de encima de la alfombra, y la había llenado de nuevo de vino.

Amanar seguía sentado, y los largos dedos de una de sus manos acariciaban distraídamente el bastón de oro. En medio de aquella pacífica escena, Conan estaba de pie, espada en mano, dispuesto a luchar.

-¡Crom! -murmuró, y volvió a meter la espada en su vaina. Se sentó de nuevo en la silla, arrellanándose ostensiblemente-. Has hablado de una propuesta, Amanar -dijo bruscamente.

El mago asintió con la cabeza.

-Os ofrezco a ambos...refugio. Cuando la guardia de la ciudad busque con demasiada diligencia a Conan el ladrón, cuando el ejército de Zamora hostigue en demasía al Halcón Rojo, venid aquí, donde los montañeses mantienen a raya al ejército; y, en mi fortaleza, estaréis a salvo de los montañeses.

-Todo eso por la bondad de tu corazón -masculló Conan. Karela le dirigió una mirada asesina.

-¿Y qué nos pedirás a cambio, Amanar? No tenemos conocimientos ni habilidades que puedan ser útiles a un brujo.

-Al contrario -replicó el mago-. La fama del Halcón Rojo se extiende desde el mar de Vilayet a los Montes Karpashios, y hasta más allá. Se dice que sería capaz de conducir a su cuadrilla hasta la Gehanna, si hubiera dado palabra de hacerlo, y que sus bellacos la seguirían. Conan es un ladrón de gran talento, estoy seguro. De vez en cuando, os pediría que llevarais a cabo para mí ciertos... encargos -sonrió cálidamente-. Os pagaría, por supuesto, con oro, y no me entrometería en vuestras, ah, profesiones.

Karela sonrió con sonrisa de lobo.

-La ruta de caravanas que lleva a Sultanapur está a menos de medio día hacia el sur, ¿verdad?

-Así es -Amanar rió calladamente-. Y nada objetaré a que trabajes allí. Quizá yo mismo te encomiende alguna misión. Pero no es necesario que te decidas ahora. Descansa, come y bebe. Ya habrá tiempo de sobra mañana, o pasado mañana -se puso en pie, haciendo un gesto como de cortés anfitrión-. Venid. Os enseñaré mi morada.

Karela se levantó con prontitud.

-Sí, me gustaría mucho verla. Conan no se movía de donde estaba.

-Puedes traerte contigo la espada -dijo el mago en tono burlesco-, si crees que necesitas protección.

Conan se puso en pie, enojado.

-Guíanos, hechicero.

Amanar le miró con perspicacia, y se le ocurrió de pronto al cimmerio que Karela y él habían sido puestos en los dos platillos de una balanza de mercader. Al fin, el nigromante asintió con la cabeza, y, empleando su vara de oro como bastón para caminar, les condujo fuera de la habitación. Los músicos siguieron tocando.

Primero, el mago de roja túnica los llevó a lo alto del muro exterior, cuyo liso declive se elevaba cincuenta pies por encima de la ladera de la montaña. Centinelas S'tarra armados con picas, y embutidos en plaquines de malla, se arrodillaron al acercarse Amanar, pero éste ni se dignó a prestar atención a su reverencia. De allí pasaron al oscuro parapeto de la almena interior, donde había ballesteros S'tarra en las torrecillas, dispuestos a acabar con cualquiera que lograse franquear el muro exterior. Al frente había catapultas que podían arrojar grandes piedras. Sobre las torres del muro interior había balistas, cuyas flechas, largas como un hombre, habrían podido atravesar con un solo tiro a un jinete y a su caballo allá abajo en el valle. Grandes bloques de piedra muy negra habían sido apilados para construir con ellos casernas donde vivieran los centenares de S'tarra que había. Aquellos sujetos escamosos se arrodillaron ante el mago, y siguieron a Conan y Karela con ojos hambrientos del color del rubí.

Ya en la torre del homenaje, Amanar les condujo por un piso tras otro, por las habitaciones de muchas columnas, ornadas con tela de oro y valiosos tapices. Extrañas alfombras cubrían los mosaicos del suelo, y sobre ellas había muebles con incrustaciones de madreperlas nacaradas y lapislázuli azul oscuro. Cuencos labrados de jaspe y ámbar traídos de la lejana Khitai, grandes vasos dorados de Vendhia, adornados con rubíes refulgentes y zafiros, ornamentos de plata embellecidos con crisoberilio dorado y cornalina carmesí, todos esparcidos en profusión, cual si se hubiera tratado de las más insignificantes bagatelas.

Los siervos humanos eran pocos, y ninguno de los que vio el cimmerio levantaba del suelo los ojos mientras se apresuraba a cumplir con su tarea. Amanar les prestaba todavía menos atención que a los S'tarra.

En el piso más bajo de la torre del homenaje, cuando Amanar les guiaba hacia la puerta, Conan se fijó en una arcada de piedra, cuyo sencillo acabado contrastaba con la suntuosidad de todo lo demás que habían visto allí. El pasadizo al que conducía parecía descender hacia el corazón de la montaña.

Conan lo señaló con la cabeza.

-¿Eso lleva a tus mazmorras?

-¡No! -contestó bruscamente Amanar. El mago de ojos negros recobró la sonrisa con visible esfuerzo.

-Conduce a la estancia donde yo llevo a cabo mis... experimentos. Sólo yo puedo entrar allí.

Mantuvo la sonrisa, pero los ojos plagados de motas rojas le miraron con expresión resuelta, y peligrosa.

-Tengo guardias apartados que resultarían mortíferos para quien osara entrar allí.

Karela rió con risa forzada.

-Yo, por lo que a mí respecta, no estoy interesada en ver el gabinete de un mago.

Amanar volvió su oscura mirada hacia la mujer pelirroja.

-Quizá, algún día, te lleve conmigo por ese pasadizo. Pero creo que tardaré algún tiempo en hacerlo. Sitha os conducirá a la salida.

Conan tuvo que contenerse para no echar mano de la espada cuando un S'tarra tan grande como él mismo apareció de pronto por un pasillo lateral. Se preguntó si el mago tendría algún medio de comunicarse sin palabras con sus siervos. Tal cosa podía representar peligro para un ladrón.

El gran S'tarra hizo un gesto con su larga mano, que era en realidad una garra. «Por aquí», siseó. No había servilismo en el trato que les dispensaba, sino más bien un toque de arrogancia en sus ojos rojos.

Conan sintió la mirada del mago a sus espaldas al tiempo que seguía al esbirro del hombre de ojos oscuros. En el rastrillo, Sitha ordenó con gestos, sin hablar, que la gran reja de hierro fuera levantada. De dentro de la barbacana se oyó el chirrido del rodillo. Las cadenas izaron el rastrillo hasta la altura del pecho de Karela. Sitha, inesperadamente, hizo otro gesto, y el chirrido del rodillo cesó. La colmilluda boca del S'tarra sonrió con burla al indicarles, también con gestos, que se fueran.

-¿No comprendes que somos invitados de tu amo? -dijo Karela, con vehemencia-. Voy a...

Conan la agarró por el brazo con su enorme mano y la arrastró afuera, mientras ella protestaba, haciéndola pasar tras de sí por debajo del rastrillo. Este volvió a caer en cuanto hubieron salido.

-Ya podemos dar gracias por estar fuera -dijo Conan mientras bajaba por la rampa.

Vio que Hordo aguardaba al pie de ésta.

Karela iba al lado de Conan, encolerizada, frotándose el brazo.

-¡Zoquete musculoso! No pienso volver a aguantarte esto.

Haré que Amanar castigue a ese gran lagarto. Estos S'tarra deben aprender a respetarnos, o, si no, mis perros se verán continuamente en situación de pelear con ellos. Yo misma sería capaz de acabar con Sitha.

Conan la miró, sorprendido.

-¿Piensas aceptar esa oferta? ¿El Halcón Rojo piensa cargar con el yugo de ese hechicero, e inclinarse ante sus órdenes?

-¿Es que estás ciego, Conan? Tiene bajo su mando a quinientos de esos sujetos escamosos, quizá más. Mis perros no podrían tomar esta fortaleza ni que fueran diez veces los que son, y no los sacrificaré en vano ante estos muros. Por otra parte, si apiláramos el oro que tú, y yo, y mi banda, hemos visto en toda nuestra vida, no llegaría a la centésima parte de lo que he visto ahí dentro.

-Yo he visto mucho oro -dijo Conan rezongando-. Cuánto haya tenido en mis manos, cuánto llegaría a tener aquí, ésa es otra historia. Este tal Amanar habla de una vida mejor para la humanidad, pero yo nunca he conocido un hechicero que no siguiera un camino oscuro. Ve pensando en qué te exigirá como pago.

-Un refugio seguro -le replicó ella- cerca de la ruta de caravanas. Ya no tendría que enviar a mis hombres a hacer de guardias de caravana cuando el ejército estrechara el cerco sobre nosotros. Yo no tendría que hacer de adivina mientras aguardo el momento de reunirme con ellos. Todo esto vale mucho para mí.

El cimmerio gruñó en lo más profundo de su garganta.

-Para mí, no significa nada. El Desierto ya es buen refugio de por sí. Vine aquí a robar cinco medallones, no para servir a un practicante de las artes negras.

Llegaron al final de la rampa, y Hordo les miró, primero a uno, después al otro.

-¿Ya volvéis a discutir? -dijo el tuerto, rezongando-. ¿Qué había de deciros ese Amanar?

Ambos le ignoraron, yendo cada uno por su lado. Karela mascullaba las palabras:

-No tiene los medallones. Recuerda, ha sido él quien primero los ha mencionado. Y entre sus siervos no he visto más que un puñado de mujeres, ninguna de las cuales parecía ser tu bailarina.

-¿Habéis hablado de los medallones? -dijo Hordo con incredulidad.

Conan no le dirigió ni una mirada al bandido.

-¿Y crees a ese hombre? ¿A un hechicero? Nos ha hecho creer que estas montañas están repletas de tribus de S'tarra, naciones enteras de S'tarra, pero el caso es que el herido que seguíamos venía hacia aquí. Sabe lo de los medallones porque sus esbirros los robaron.

-¡Un brujo! -exclamó Hordo-. ¿Ese hombre es un brujo? Los ojos verdes de Karela miraron al tuerto, con tan fiero brillo que éste dio un paso atrás.

-Enséñame dónde has hecho acampar a mis perros -le dijo ella secamente-. Me encargaré de que se vayan a dormir. Se marchó enojada, sin esperar una respuesta. Hordo le guiñó un ojo a Conan.

-Mejor que vaya con ella. Está siguiendo un mal camino. Hablaremos luego.

Salió corriendo tras la mujer pelirroja.

Conan se volvió para mirar de nuevo la fortaleza. Vagamente, tras el rastrillo, alcanzaba a distinguir una figura, la de un S'tarra que le observaba. Aunque nada más llegaba a discernir aparte de su misma presencia, sabía que era Sitha.

Archivando en su memoria todo lo que pudo recordar de cuanto había visto en la fortaleza, fue en busca de los otros.





CAPITULO 20



La luna, casi llena, se arrastraba lentamente por encima del valle ante el cual se erguía la Fortaleza de Amanar, mientras el crepúsculo púrpura cedía a la negrura de la plena noche. Y reinaba la negrura, por cierto, salvo en torno a las hogueras alrededor de las cuales se apiñaban los bandidos, lejos de la fortaleza, pues la pálida luz de la luna parecía no entrar en aquel valle maldito.

-Nunca había visto una noche como ésta -mascullaba Hordo, mientras se llevaba a la boca una jarra de piedra llena de kil.

Conan estaba de hinojos cabe el fuego, enfrente del tuerto forajido. Él no habría encendido una hoguera tan grande, pero parecía que Hordo y los demás quisieran alejar a la noche.

-La causa es este lugar, y ese hombre -dijo el cimmerio-. No la noche.

Siguió con la mirada a Karela, que iba de hoguera en hoguera, deteniéndose ante cada una de ellas para decir cuatro palabras, echar un trago de kil y soltar una risa, que recibía como respuesta otra risa, forzada, de los hombres. Se había ataviado con su mejor peto dorado, con el ceñidor esmeralda, con una capa de seda carmesí, y con sus botas altas de color escarlata. Conan se preguntó si llevaba ese atuendo para animar a los demás, o si ella misma sentía también la opresión de la oscuridad que pesaba sobre las hogueras.

Hordo se secaba la boca con el dorso de la mano y arrojaba más estiércol seco al fuego.

-Un brujo. Quién hubiera dicho que acabaríamos sirviendo a uno. Ella no me permitirá que se lo diga, ¿sabes? No me permitirá que les diga que Amanar es un mago.

Echó todavía más estiércol a las llamas.

Conan se apartó de su calor.

-Tarde o temprano, lo descubrirán.

Miró la posición de la luna, y rió para sus adentros. Habríase dicho que no había luna en aquel valle, y quizá sí un cielo lleno de nubes cargadas de lluvia. Buena noche para un ladrón.

-¿Quieres más kil, cimmerio? ¿no? Más que beberé yo, entonces -el tuerto alzó la jarra de piedra, y la apuró antes de volver a dejarla-. Esta noche, lo necesitaría a grandes tinajas para calentarme los huesos. Un mago. Aberius abre los ojos como un hurón. Desertará a la primera oportunidad que tenga. Y Talbor dice abiertamente que se marcharía ahora mismo si pudiera robar para sí un par de monedas de cobre.

-¿Y por qué espera a tener esas monedas? -preguntó Conan-. A ti, esto te gusta tanto como a Aberius o a Talbor. ¿Por qué no irse por la mañana? -se le ocurría que, cuando llegara el alba, quizá Amanar no se mostraría tan amistoso con los bandidos-. Si hay alguien que pueda persuadirla, ése eres tú, y creo que una noche como ésta te ayudará a convencerla.

-Tú no la conoces -murmuró Hordo, evitando los ojos azules del cimmerio-. Cuando decide que ha de hacer algo, lo hace, y no hay nada más que decir. Y en lo que ella haga, yo la seguiré.

No dijo esta última frase con particular alegría.

-Creo que voy a dar un paseo -dijo Conan, levantándose. El único ojo de Hordo le miró con incredulidad.

-¡Un paseo! ¡Pero si todo está tan negro como el corazón de Ahrimán!

-Y aquí hace tanto calor como en las puertas de la Gehanna -dijo Conan, riendo-. Si sigues atizando ese fuego, acabará por fundirte.

Se adentró en la noche antes de que el otro hombre pudiera decir más.

Una vez hubo dejado atrás la luz que daban las hogueras -poco tuvo que alejarse, en aquella extraña y maligna noche-, se detuvo y esperó a que sus ojos se acostumbraran lo mejor posible a la oscuridad. Valiéndose tan sólo del sentido del tacto, se aseguró de que llevaba la daga karpashia en el antebrazo, y de que la espada colgaba a sus espaldas. No llevaba cuerda ni garfio, pero tampoco creía que fuera a necesitarlos.

Al cabo de un tiempo comprendió que, en cierto modo, podía ver. La luna llena, que brillaba de color turquesa en el cielo, habría tenido que iluminar ampliamente la noche. La luz tenue y mortecina que en realidad reflejaba, se estremecía en antinaturales parpadeos. Los objetos sólo podían ser detectados por gradaciones de negrura, y todo parecía moverse y temblar en la penumbra.

Avanzó con rapidez hacia la fortaleza, callándose una larga sarta de maldiciones a medida que iba encontrando piedras con los pies y surgían grandes peñascos en la oscuridad, que la mano detectaba antes que el ojo. Al fin, se presentó ante él el muro de la fortaleza, como si la negrura de la noche se hubiera concentrado y solidificado.

Los gigantescos bloques de piedra del muro parecían formar un liso plano vertical, pero un hombre que supiera dónde buscar podía encontrar asideros para las manos y los pies. Conan trepó por la lisa pared, sin prestar atención a la infinita tiniebla que dejaba tras de sí, y a las rocas que le arrancarían la vida si resbalaba.

Se detuvo poco antes de llegar a lo alto del muro; se agarraba como una mosca, pegando su enorme cuerpo a la negra piedra. Oía que, más arriba, se acercaba el roce de las botas de los centinelas S'tarra, y luego se alejaba. En un instante, hubo trepado sobre la aspillera, pasado al otro lado del parapeto y saltado al patio exterior. Pasar al patio interior fue más fácil, pues el segundo muro no había sido construido con la intención de detener a quien intentara escalarlo.

Dio con los pies en el pavimento de piedra, y se arrodilló contra la pared a la espera de que pudiera orientarse. Algunas lámparas-serpientes de latón en cuya boca ardían mechas iluminaban ocasionalmente la fortaleza. Las pesadas puertas de hierro por las que se llegaba al patio interior estaban abiertas, y, al parecer, nadie las vigilaba. Pero era peligroso aceptar sin más esa suposición. Mientras pensaba por qué lugar treparía hasta la almena interior, un movimiento le llamó la atención.

Un hombre había salido de las sombras, a su izquierda, y corría siguiendo el muro. Cuando pasó por el lado de la escasa luz de una de las lámparas con forma de serpiente, Conan pudo reconocer en él a Talbor. Así que aquel individuo no había esperado a poder robar sus dos monedas de cobre. El cimmerio esperaba y deseaba que el otro no fuera descubierto, pues si se daba la alarma su propia tarea sería mucho más difícil. Talbor corrió hacia la puerta abierta que daba al patio interior, y entró.

Conan se obligó a sí mismo a esperar. Si Talbor era capturado, tendría que apresurarse a volver a escalar el muro. Nadie daba la alarma. Esperó, y aun así nadie dio la alarma.

El cimmerio se puso en pie y echó a andar por el patio, evitando cuidadosamente la escasa luz que daban las lámparas con forma de serpiente. Si alguien llegaba a entreverle, sólo distinguiría una sombra más en movimiento, y sólo un movimiento rápido puede seguirse de noche con la mirada. Así pues, anduvo más despacio, examinando cuidadosamente la puerta. El puesto de guardia estaba vacío.

Entró por la puerta, a paso igualmente lento, y cruzó el patio interior. En los muros que dejaba tras de sí seguía oyendo las pisadas de las botas de los centinelas, a ritmo constante.

Al acercarse a la gran mole de la torre del homenaje, eligió por dónde entraría. El mejor camino, porque era el más elevado, habría sido la torre negra que, en una de las esquinas, se erguía en la oscuridad; pero, a la luz del día, había podido ver que el albañil que la construyó, fuera éste quien fuese, era un maestro en su oficio. No había sido capaz de detectar el más mínimo resquicio entre los bloques de piedra cuidadosamente encajados. Le recordaba incómodamente a la Torre del Elefante del nigromante Yara, pese a que aquélla brillaba aun en la oscuridad, mientras que ésta parecía formar parte de la misma noche.

Sin embargo, los muros de la torre del homenaje como tal no planteaban el mismo problema, y no tardó en agarrarse con dificultad a una saetera, amplia en exceso, en lo alto de ésta. Una vez dentro, desenvainó pronto su espada. Sólo una lámpara de aceite en la pared daba luz; empezó a examinar el lugar.

Se veía incapaz de imaginar para qué debía de servir aquella estancia. Aparte de los tapices que adornaban la pared, todo su mobiliario parecía reducirse a una única silla de elevado respaldo, tallada en marfil, frente a la cual había un tablero de juego -cien casillas de colores alternantes- instalado en el suelo.

Varias piezas con formas de animales extraños, que le llegaban todas ellas a la rodilla, estaban esparcidas sobre el tablero. Levantó una, y gruñó, sorprendido. Había creído que estaban bañadas en oro, pero, por su peso, debían de estar hechas de oro macizo. Sólo con que pudiera llevarse dos o tres de aquellas figuras, ya no necesitaría los medallones. Hasta con una podría darse por satisfecho.

Pesaroso, volvió a dejar la pieza -una criatura simiesca, alada, con la boca abierta como para gruñir- en el tablero. Aún tenía que encontrar a Velita, y tratar de hacerlo cargado con aquel peso habría sido pura locura. Con gran cuidado, abrió la puerta. El corredor, cuyas paredes eran de mármol, recibía abundante iluminación de unas lámparas de plata. Y estaba vacío. Abandonó calladamente la habitación.

Al andar por el corredor, en cuyo suelo las losas de mármol blancas y rojas se sucedían en intrincado diseño, se apercibió de que le rodeaba un extraño silencio. Había entrado ya de noche en muchas casas y palacios, y siempre había podido oír algún sonido, aunque fuera leve. Ahora, podía creerse que avanzaba por un sepulcro en el que nada respiraba. Así, examinando con cautela una habitación tras otra, no halló una sola criatura viviente. Ningún S'tarra. Ni siervos humanos. Ni Velita. Aceleró el paso, y bajó al siguiente piso por unas onduladas escaleras de alabastro.

Buscó por otros dos pisos, y las riquezas que vio empequeñecían hasta la insignificancia las figuras de oro. Una estatua de plata, de una mujer que tenía zafiros por ojos, rubíes por pezones y perlas por uñas. Una mesa, cuyas incrustaciones de diamantes y esmeraldas llegaban a multiplicar por cien la luz de las lámparas de plata. Un trono de oro, ornado con ópalos negros que habrían valido lo que el rescate de un rey.

Y, al fin, se asomó a una habitación, sencilla en comparación con las otras, pues sus paredes estaban recubiertas tan sólo de ámbar y marfil, y vio en ella unas redondeadas nalgas de mujer. Su propietaria estaba de rodillas, desnuda, vuelta la espalda hacia la puerta y el rostro tocando al suelo. El musculoso joven hubo de sonreír ante aquella imagen, y, con serenidad, se obligó a volver a centrarse en el asunto que traía entre manos. Era la primera alma viviente que veía, y humana por añadidura, no S'tarra.

Con una rápida zancada se acercó a la postrada forma: cubriéndole la boca con su enorme mano, la levantó del suelo. Y al darle la vuelta se encontró con los grandes ojos castaños de Velita.

-Ven, muchacha -le dijo, soltándola-. Ya empezaba a creer que jamás te encontraría.

Ella le abrazó, aplastando sus suaves pechos contra el amplio torso de Conan.

-¡Conan! Al fin has venido. Nunca llegué a creerlo, aunque lo anhelaba, y rezaba. Pero ya es demasiado tarde. Debes irte antes que vuelva Amanar.

Al decir el nombre, un estremecimiento recorrió su delgada forma.

-Juré liberarte, ¿verdad? -le contestó él bruscamente-. ¿Qué hacías arrodillada de esa manera? No he visto a nadie más por aquí, ni S'tarra ni humano.

-Los S'tarra no están autorizados a entrar en la torre del homenaje en ausencia de Amanar, y los humanos son encerrados en sus cuartos cuando él no los necesita -echó la cabeza a un lado, y siguió hablando en susurros-. No te he traicionado, Conan. Ni siquiera cuando Sitha me azotaba. No quise decirle a Amanar quién eras tú.

-Todo ha terminado, Velita -dijo él. Ella parecía no oírle. Las lágrimas humedecían, trémulas, sus largas pestañas.

-Se enfureció. Para castigarme, varias veces al día, sin aviso previo, se me ordena que venga a esta habitación y me arrodille hasta que me digan que puedo irme. Cuando oigo pasos, nunca sé si vienen a decirme que vuelva a mi cuarto o si se trata de Amanar. A veces se queda de pie a mi lado, oyéndome llorar. Le odio, por haber logrado que le tema así, y me odio a mí misma por llorar, pero no puedo evitarlo. A veces me pega cuando estoy arrodillada, y, si me muevo, repite el castigo.

-Le mataré -juró Conan torvamente-. Esto te lo juro, so pena de mi vida si no cumplo. Ven, buscaremos los medallones y te sacaré de aquí esta misma noche.

La esbelta y desnuda muchacha negó firmemente con su pequeña cabeza.

-No puedo ir contigo, Conan. Me retiene un hechizo.

-¡¿Te retiene un hechizo?!

-Sí. Una vez traté de escapar, y mis propios pies me llevaron hasta Amanar. Contra mi voluntad, le tuve que decir lo que había querido hacer. En otra ocasión intenté suicidarme, pero, en cuanto la punta de la daga me arañó el pecho, mis brazos se volvieron como de hierro. No pude moverlos, y ni siquiera soltar el cuchillo. Cuando me encontraron, Amanar me obligó a suplicarle para que me liberara.

-Tiene que haber una manera de sacarte de aquí. Podría cargar contigo -pero ella se echó a reír amargamente, haciéndole notar la futilidad de su plan.

-¿Y tendré que pasar el resto de mi vida atada, por miedo de volver a este lugar? Ni siquiera sé por qué intenté quitarme la vida -dijo con un profundo suspiro-. Estoy segura de que Amanar no tardará en matarme. Sólo quedamos Susa y yo. Las otras han desaparecido.

El corpulento cimmerio asintió con la cabeza.

-No es fácil matar a un mago -lo sé bien- pero, una vez han muerto, sus hechizos mueren con ellos. La muerte de Amanar te liberará.

-Será mejor que te apoderes de los medallones y huyas -le dijo ella-. Puedo decirte dónde están. Cuatro se hallan en el cofre enjoyado, en una habitación que puedo enseñarte. El quinto, el que llevaba yo, está en el gabinete donde pone en obra sus magias -la muchacha frunció el ceño y meneó tristemente la cabeza-. No prestó atención a las otras joyas, como si hubieran sido meras baratijas. La que llevaba yo, la envolvió en seda y la guardó en un cofre de cristal.

Conan recordó la gema. Un óvalo negro del tamaño de una de las falanges de sus dedos, en cuyo interior se agitaban pequeñas manchas rojas. De pronto, agarró a Velita por los brazos con tal fuerza que ella gritó.

-Sus ojos -dijo él en tono apremiante-. Esa gema es como sus ojos. Está unida a él de algún modo. Te liberará, si le es necesario para evitar que la destruyan. Bajaremos a ese gabinete taumatúrgico...

-¿Bajaremos? Ese gabinete está en lo más alto de la torre. Por favor, suéltame, Conan. Mis brazos ya se entumecen. Él la soltó al instante.

-Entonces, ¿qué hay al final de ese pasadizo que parece conducir al interior de la montaña?

-No lo sé -replicó ella-, sólo sé que a todos nos está prohibido entrar allí. Su gabinete está en el lugar que te he dicho. Me han llevado allí ante él. Ojalá los dioses le hubieran hecho igual que Tirídates -añadió amargamente-, amante de los muchachos.

-Pues subiremos a ese gabinete -dijo Conan. Ella negó de nuevo con la cabeza-. ¿Qué pasa ahora? -le preguntó él.

-Un hechizo actúa en la escalera cuando él abandona la torre del homenaje. No confía en nadie, Conan. Uno de los siervos humanos subió por esa escalera cuando Amanar había bajado para verte -se estremeció, y oprimió la cara contra su pecho-. Empezó a gritar sin parar, y nadie pudo acercarse, ni siquiera para poner fin a su sufrimiento.

Él le alisó desmañadamente el cabello con su enorme mano.

-Así pues, tendré que entrar en la torre del homenaje cuando él esté. Pero si ahora no está aquí, Velita, ¿dónde está?

-Oh, en el campamento de tus bandidos. Oí que decía que la noche podía asustarles, y les ha llevado vinos exquisitos y costosas viandas para que puedan regalarse con ellos.

Conan alzó la mano con desesperación. A cada momento parecía que los dioses conspiraran contra él.

-Velita, he de volver al campamento. Si sospecha que estoy aquí...

-Lo sé -dijo ella con voz suave-. Sabía desde el principio que no podrías llevarme contigo.

-¿Y el mero hecho de que esté aquí, no te confirma que soy fiel a la palabra dada? Haré que Amanar muera, y tú serás libre.

-¡No! -gritó ella-. Amanar es demasiado poderoso. Morirás innecesariamente. Te descargo de tu juramento, Conan. Márchate de estas montañas y olvida que yo existo.

-No puedes descargarme de un juramento pronunciado ante los dioses -dijo él tranquilamente-, ni dejaré yo de cumplir un juramento que he jurado por mi vida.

-rEn ese caso, morirás. Con todo, rezaré porque de algún modo tengas éxito. Por favor, vete ahora, Conan. Debo esperar el regreso de Amanar, y no quiero que me veas... -la esbelta muchacha agachó la cabeza, y a cada gemido sacudía los hombros.

-¡Lo juro! -gritó Conan.

Casi deseando encontrarse cara a cara con el brujo, salió de la habitación.






CAPITULO 21



Al acercarse al campamento de los bandidos, Conan fue sorprendido por las risas estridentes y los desafinados cantos de borrachos. Se acercó con paso inseguro a la lumbre y les miró, asombrado. Los forajidos estaban en plena juerga. Reza, el de la nariz aguileña, estaba sentado con un asador entero en las manos, arrancando carne a mordiscos. Aberius daba tumbos con una jarra de cristal vuelta del revés en la mano. Se había derramado la mitad del vino sobre el pecho, pero el hombre con cara de comadreja reía, y acto seguido hizo pedazos la valiosa jarra arrojándola al suelo rocoso. Hordo agitaba el sable con una mano y una copa dorada con la otra, rugiéndole una canción obscena a la luna. Todos cantaban, o reían, comían o bebían, a su capricho y a su antojo; eructaban y se limpiaban los dedos grasicntos en la túnica, bebían a grandes tragos los mejores vinos de Aquilonia como si se hubiera tratado del más barato aguachirle de taberna.

Entre el jolgorio, Karela y Amanar se acercaron a Conan. Ella traía en la mano una copa de cristal, como una dama de alto rango, pero vacilaba en sus andares, y el largo brazo del mago reposaba sobre su esbelto hombro. Amanar le había echado atrás la capa escarlata, para que sus alargadas manos pudieran acariciarle, con gesto posesivo, las sedosas carnes. Recordando a Velita, Conan sintió asco y disgusto, pero sabía que debía refrenar su temperamento hasta que tuviera el medallón en sus manos.

-Nos preguntábamos dónde estarías -dijo la mujer pelirroja-. Mira qué fiesta nos ha preparado Amanar. Ha acabado con el mal ánimo que se había apoderado de mis perros.

Los oscuros ojos de Amanar eran inescrutables.

-Aquí hay poco que ver aun a la luz del día, Conan de Cimmeria, y pocos son los hombres que se pasean de noche por este lugar. ¿Qué había en medio de la oscuridad que atrajo tu interés?

---Estas hogueras caldeaban demasiado el ambiente para mi sangre norteña -replicó Conan.

Se fijó en los largos dedos que manoseaban el hombro de Karela.

-Eso es un hombro, mago -dijo, con más vehemencia de la que él mismo deseaba-, no una masa de pan fermentada. Karela le miró sorprendida, y Amanar rió.

-La cálida sangre de la juventud. ¿Cuántos años tienes, cimmerio? -no apartó la mano en cuestión.

-Aún no he cumplido los diecinueve -dijo Conan con orgullo, pero se entristeció al ver como cambiaba de súbito la mirada de Karela.

Había visto ya lo mismo en la mirada de otras mujeres, mujeres que creían que un hombre, para serio, debe sumar cierto número de años.

-¡Aún no has cumplido los diecinueve! -Amanar se sofocó con su propia risa-. Pese a todos tus músculos, eres un joven imberbe. El Halcón Rojo, la gran salteadora de caravanas, ha saqueado una cuna.

Karela se deshizo del brazo del mago; sus gatunos ojos verdes brillaban amenazadoramente. «Un muchacho bárbaro», murmuró. Y luego, en voz más alta:

-He considerado tu oferta, Amanar. La acepto.

-Excelente -dijo el hechicero con una sonrisa de satisfacción.

Se acarició una de las mejillas de su alargado rostro con el bastón de oro y miró a Conan.

-¿Y tú, joven cimmerio aficionado a pasear en la oscuridad? Pese a tu juventud, mantengo mi oferta, pues creo que esos hombros tan anchos deben ser hábiles.

Conan se obligó a sonreír con los labios.

-Tengo que pensarlo más. Dentro de un día o dos, como dijimos al principio, te daré mi respuesta. Amanar asintió con la cabeza.

-Muy bien, cimmerio. En un día o dos, veremos cuál ha de ser tu futuro.

Sus ojos plagados de motas rojas se volvieron hacia Karela con una mirada acariciadora, que le puso la carne de gallina a Conan.

-Tú, mi querida Karela, has de venir mañana por la mañana a la fortaleza. Sin el joven cimmerio, por supuesto, pues él todavía no se ha decidido. Tendremos que tener unas cuantas charlas privadas, acerca de los planes que tengo para ti.

Conan habría aplastado de un puñetazo aquel oscuro rostro; pero, sin embargo, dijo:

-Espero que nos cuentes a todos esos planes. Si supiera en qué consisten, podría decidir mejor, y también algunos de estos otros.

Karela movía la cabeza, comparando con la mirada a los dos hombres, pero al fin se cuadró:

-¡Mis perros van a donde yo lo ordene, cimmerio!

Se hizo de pronto el silencio, las risas y canciones se apagaron. Conan miró en derredor para hallar la causa y vio a Sitha, de pie, allá donde terminaba la luz, sosteniendo un gran hacha de batalla de doble hoja frente a su amplio pecho. Sus ojos rojos, cubiertos de tenue fulgor, estudiaban a los hombres que estaban cerca de las hogueras, los cuales, inquietos, iban de aquí para allá, algunos desenvainando la espada hasta la mitad. Los colmillos de la boca sin labios del S'tarra se curvaron en lo que podía entenderse como una sonrisa. O como un visaje de desprecio.

-¡Sitha! -dijo ásperamente Amanar.

Sin mirar a derecha ni a izquierda, el S'tarra entró en el campamento para ir a arrodillarse a los pies del mago. Ante un gesto impaciente, Sitha se levantó y se inclinó hacia su amo para susurrarle algo al oído.

Conan no alcanzaba a oír nada de lo que se decía, ni a desentrañar emoción alguna en el oscuro rostro del brujo, pero los nudillos de Amanar que agarraban el bastón de oro estaban blancos, y eso le indicaba a Conan que el hombre había recibido noticias no gratas. Talbor, pensó Conan. Amanar ordenó con un gesto a su esbirro que callara.

-Tengo que dejarte -le dijo el mago a Karela-. Hay un asunto que requiere mi atención.

-Espero que no se trate de ningún problema -dijo ella.

-Un asunto menor -contestó Amanar, pero los dientes le rechinaban tras la barba rala.

-Así pues, te veré mañana por la mañana. Que descanses bien. -Volvió su atención hacia Conan-. Medita bien tu decisión, cimmerio. Hay cosas peores que lo que ofrezco. ¡Sitha!

El brujo abandonó el campamento, seguido de cerca por su secuaz S'tarra.

Con la marcha de la escamosa criatura, el alboroto volvió a adueñarse rápidamente del campamento.

Hordo se acercó, dando tumbos, a Conan y Karela.

-Todo esto no me gusta -dijo el forajido tuerto, titubeando. Todavía llevaba el sable desnudo en la mano, y la copa de oro ahora vacía, y se tambaleaba al mismo tiempo que hablaba-. ¿Cuándo saldremos de este maldito valle y nos dedicaremos a lo que sabemos hacer? ¿Cuándo iremos a asaltar las rutas de caravanas?

-Estás borracho, mi viejo perro -le dijo Karela con afecto-. Búscate un lugar para dormirla, y ya hablaremos por la mañana.

-Esta noche he entrado en la fortaleza -dijo Conan tranquilamente.

Los ojos verdes de Karela se clavaron en su mirada de zafiro. «¡Necio!», le susurró. Hordo le miraba boquiabierto.

-Tiene los medallones -siguió diciendo el cimmerio-, y a las mujeres. Al menos, a dos de las mujeres. Las otras tres han desaparecido. Yo creo que las ha matado.

-¿Ha matado a unas esclavas? -dijo Hordo, escandalizado-. ¿De qué calaña es el hombre que ha hecho una cosa así? Ni siquiera un mago...

-Baja la voz -le dijo Karela-. Te dije que no fueras contando eso mientras yo no te diera permiso. Y tú, Conan... ¿qué son esos absurdos que farfullas? Si las mujeres ya no estaban allí, es que las habrá vendido. ¿O quizá tu preciosa Velita se contaba entre ellas?

-No -le replicó Conan-, ¿y por qué te pone celosa todavía? Sabes que no hay nada entre nosotros, y, además, sí parece que haya algo entre Amanar y tú, visto cómo te acariciaba.

-¡No! -protestó Hordo, poniéndole la mano en el hombro a la mujer-. Amanar no. Contigo, no. Debo admitir que no te creía capaz de meter a Conan en tu lecho, pero...

Con el rostro echando llamas, Karela, violentamente, le hizo callar.

-¡Silencio, viejo necio! ¡Lo que haga yo, y con quién, es sólo asunto mío!

Sus ojos arrojaron dagas verdes a Conan, y se fue airada, quitándole la jarra a Aberius al pasar por su lado.

Hordo estaba cabizbajo.

-¿Por qué no le has dicho nada, Conan? ¿Por qué no la has detenido?

-Esa mujer es libre -dijo Conan con frialdad. Aún le escocía el orgullo por la manera en que había aceptado que el brazo de Amanar la rodeara-. Nada espero de ella. ¿Por qué no la detuviste tú?

-Soy demasiado viejo para hacerme trinchar el hígado -dijo Hordo con un bufido-. Así, ¿tu Velita estaba en la fortaleza, al fin? Me extraña que no te la llevaras, y también los medallones, y huyeras a caballo de este lugar -asestó un mandoble al aire con su curva espada, que apuntó con su movimiento a la totalidad de la penumbra, más allá de las hogueras.

-La retiene un hechizo -dijo Conan con un suspiro, y le contó cómo había encontrado a Velita, y lo que ella le había dicho.

-Así que nos ha mentido -dijo el hombre barbudo cuando Conan terminó-. Y si nos ha mentido acerca de los medallones y las mujeres, ¿en qué más habrá mentido?

-En todo. Pensaba contarle a Karela lo que ese hombre le ha hecho a Velita, a fin de que viera de qué calaña es, pero ahora me parece que ella creería que lo invento.

-Y probablemente se lo contaría a Amanar, para divertirle con tus celos. Con lo que ella entendería como celos -añadió, al ver la ceñuda mirada del cimmerio-. ¿Qué voy a hacer, Conan? Ni siquiera ahora puedo abandonarla.

Conan sacó de la vaina una pulgada de sable, y volvió a envainarlo.

-Que tu espada siga afilada, y tu ojo abierto -su dura mirada contemplaba la variopinta tropa de rufianes, que yacía dispersa, borracha, en torno a los fuegos-. Y que éstos, sus perros, estén listos para ponerse en pie al instante. Sin que ella ni Amanar lo descubran, por supuesto.

-No pides gran cosa, ¿verdad, cimmerio? ¿Qué vas a hacer tú?

Antes de responder, Conan miró a la oscuridad de la noche, hacia la fortaleza. Aun en aquella abrumadora negrura, sus enormes muros parecían todavía más negros.

-Mataré a Amanar, liberaré a Velita, robaré los medallones, y regresaré a Shadizar, por supuesto. Todo nimiedades.

-Todo nimiedades -gimió Hordo-. Necesito beber otro trago.

-Y yo también -dijo Conan suavemente. La noche pesaba mucho sobre sus anchas espaldas. Mal lugar era aquel valle para morir.





CAPITULO 22



La extraña oscuridad se demoró en el valle, resistiendo a la luz del alba y desapareciendo, tan sólo, para dejar paso a una aurora gris, cuando el sol, rojo como la sangre, se elevaba ya por encima de las cumbres montañosas. A media mañana aún no había llegado la plena luz del día, pero Conan fue el único que lo notó en el campamento de los bandidos, pues los otros, tumbados por el suelo, dormían la borrachera. Cuando el sol disipó las últimas sombras grises del valle, el cimmerio se puso en camino hacia un manantial que manaba de una hendedura, no muy lejos del campamento.

Ahuecando las manos, tomó agua y la bebió, e hizo un sonido de asco con la garganta. Aunque fría, el agua era insípida y sosa, como todo lo que había en aquella depresión yerma y siniestra. Se conformó con echársela a la cara, y se volvió para observar el valle.

Por las almenas de la fortaleza andaban algunos S'tarra, pero nada más se movía, salvo unos buitres que, en la lejanía, volaban en lentos círculos. Conan se preguntó, con ánimo sombrío, qué le habría sucedido a Velita a la vuelta de Amanar.

No parecía que el brujo supiese hasta dónde había llegado Conan en su peregrinación nocturna -al menos, no había señal de alarma, ningún escuadrón de S'tarra había sido enviado a capturarle-, pero eso no tenía nada que ver con lo que le hubiera ocurrido a ella.

-Esta noche -juró el musculoso joven.

Aberius, que vino tambaleándose y cayó de rodillas delante de la fuente, le miró sin curiosidad alguna. Su hostilidad habitual parecía haberse desvanecido, temporalmente, por la acción de los vapores del vino. El bandido con cara de comadreja se echó varias veces agua a la cara con las manos y se fue dando tumbos, dejándole el sitio a Hordo, que se arrojó al suelo y sumergió la cabeza en el manantial.

Cuando Conan iba ya hacia él para sacarlo, el tuerto levantó la cabeza y miró al cimmerio, pese a que el agua empapaba su cabello y su barba.

-¿No sabe a nada este agua -dijo entre dientes-, o es que se me murió la lengua anoche?

-Ambas cosas son ciertas -dijo Conan, riendo. Hordo soltó un bufido y acercó de nuevo la cabeza a la fuente, pero esta vez sólo para beber.

-¿Has visto a Talbor esta mañana, Hordo?

-Lo único que he visto esta mañana ha sido la parte de dentro de mis párpados. Déjame que decida tranquilo si quiero vivir o no.

-Talbor estuvo en la fortaleza la pasada noche, al mismo tiempo que yo.

Hordo se apoyó sobre los codos, echándose agua a la cara con las manos.

-Vaya cosa para contárselo a alguien que tiene la cabeza como yo la tengo ahora. ¿Crees que es por eso que llamaron a Amanar a la fortaleza?

Conan asintió.

-Talbor no está en el campamento. Lo he comprobado con la primera luz del alba.

-Quizá robó lo que quería, se hizo con un caballo, y está ya en camino de salir de los Montes Kezankios -exclamó el otro hombre-. Él no es tan quisquilloso como tú. No se habrá empeñado en llevarse las baratijas de Tirídates, y todavía menos una bailarina.

-Quizá tengas razón -dijo Conan, decididamente.

-Lo sé -dijo Hordo, con un suspiro-. Pero yo tampoco lo creo. Así, ¿ha muerto, o se halla en la mazmorra del hechicero? ¿y qué le diremos a ella?

-Esperaremos a ver qué le dice Amanar. Sus S'tarra nos superan en número por veinte a uno, y, ante tal desventaja, yo sólo apostaría calderilla por nosotros.

Se puso en pie, pues Sitha había salido por el rastrillo y bajaba por la rampa de granito negro. El alto S'tarra no llevaba hacha ni espada que Conan pudiera ver.

Llegó al final de la ladera y anduvo con paso resuelto por el valle sombrío y sembrado de peñascos, hacia el campamento de los bandidos. Conan empezó a bajar por la ladera rocosa para salirle al paso, y Hordo se puso en pie precipitadamente para seguirle.

Al llegar al campamento, Conan halló a la escamosa criatura en el centro de un círculo de forajidos. Respiró al ver que no llevaban armas en la mano, pero las miradas de los hombres distaban mucho de ser amistosas. Y, ¿quién habría podido descifrar la de Sitha?

Hordo se adelantó a Conan para hacer frente al S'tarra.

-¿Qué sucede? ¿tu amo nos envía un mensaje?

-Vengo por mí mismo -dijo Sitha, siseando.

Le sacaba media cabeza al membrudo bandido tuerto, era más alto incluso que Conan, y, aunque no pudiera hallarse expresión alguna en aquellos sanguíneos ojos, había ciertamente desprecio en su voz sibilante.

Una peto acolchado y un plaquín de malla le protegían hasta las rodillas, pero no llevaba casco.

-Soy Sitha, capitán de los S'tarra, y he venido para enfrentarme a vosotros.

Aberius, detrás de Conan, rió forzadamente.

-¿Sin ni tan siquiera una daga? Sitha enseñó los colmillos.

-A mi maestro no le complacería que os matara. Nuestras fuerzas se enfrentarán en las rocas.

-¿Rocas? -dijo Hordo-. ¿Qué rocas?

El S'tarra se volvió sobre sus talones, haciéndoles un gesto para que le siguieran. Y le siguieron en fila india, murmurando, bajaron por el valle, alejándose de la fortaleza hasta un lugar en que algunos pedruscos habían sido dispuestos en descuidado círculo, de unos cincuenta pasos de diámetro. El terreno, entre ellos, había sido aplanado y nivelado, y, en el centro del círculo, había dos irregulares esferas de oscuro granito. Conan estimó que la más pequeña pesaría dos veces lo que un hombre, y la más grande el doble que la otra.

-Que alguien levante una de las rocas -dijo Sitha-. Cualquiera de vosotros -de nuevo, brevemente, enseñó los colmillos-. Dos de vosotros.

-¡Hordo! -gritó alguien-. Hordo es el más fuerte. Aberius examinó las rocas con la mirada, y luego al tuerto lugarteniente de Karela.

-¿Quién apostará? -gritó, al tiempo que se dibujaba una maligna sonrisa en su alargado rostro-. ¿Quién cree que el viejo Hordo puede levantar la roca más pequeña?

-¿El viejo Hordo, dices? -espetó el aludido. Se inclinó sobre la más pequeña de las dos grandes rocas, mientras un círculo se formaba en torno a Aberius para formular sus apuestas.

Hordo rodeó la roca con los brazos, apoyó las manos en sus irregularidades y tiró de ella. La misma cicatriz que terminaba bajo el parche palideció por el esfuerzo, y el ojo que le quedaba se abrió desorbitadamente. La redonda peña se movió. De pronto, le resbalaron las manos, y cayó hacia atrás tambaleándose, profiriendo un juramento.

-¡Mitra! -dijo entre jadeos el forajido tuerto-. No hay forma de agarrar bien esa maldita cosa -riendo, Aberius recolectó sus ganancias.

-El más fuerte de vosotros no ha podido alzarlo -dijo Sitha con un siseo-. ¿Podrían hacerlo dos de vosotros? Que lo intenten dos, los que sean -dirigió a Conan su mirada mordaz, pero el cimmerio nada dijo.

Reza y otro iranistanio de nariz aguileña, llamado Banidr, salieron al frente. Aberius voceó de nuevo su apuesta. Los que habían perdido la primera vez fueron ahora los más rápidos en apostar a su favor.

Reza y Banidr lo comentaron un momento, acercando sus morenas cabezas, y luego se agacharon, uno a cada lado de la roca. Pasaron los antebrazos por debajo de la roca, estrechándolos tanto como pudieron, y se agarraron mutuamente el brazo. Tan cerca estaban de la esfera de granito, que tuvieron que abrir las piernas. Primero se mecieron a un lado y al otro, contando ambos al mismo tiempo, y entonces, de repente, trataron de levantarse los dos a la vez. La sangre se les agolpaba en la sien. La roca se levantó. La anchura de un dedo. La de una mano. Banidr gritó, y en el mismo instante el peso de la roca les obligó a soltarse del brazo, y a soltarla, y les arrojó por el suelo. Banidr cayó de espaldas, arañando el aire. Todos empezaron a discutir si habían levantado la roca lo suficiente.

-¡Esto! -el grito de Sitha hizo que los bandidos se volvieran, dejando la discusión a la mitad-. ¡Esto es lo que quiero decir, cuando hablo de levantar la roca!

El S'tarra se inclinó sobre la gran esfera de granito, la rodeó con los brazos, y la levantó como si de un simple guijarro se hubiera tratado. Los bandidos contuvieron el aliento al ver que se les acercaba; se apartaron a su paso. Cinco zancadas. Diez. Sitha dejó caer la roca con gran estrépito, y se volvió hacia los aturdidos bandoleros.

-Esto entiendo yo por levantar la roca.

Se oyó entre sus colmillos una carcajada siseante.

-Yo lo intentaré -dijo Conan.

La risa del S'tarra se apagó, y cesó. Sus ojos rojos miraban a Conan con manifiesto desprecio.

-¿Tú, humano? ¿Intentarás devolver la roca a su lugar?

-No -dijo el joven cimmerio, y se inclinó sobre la roca más grande.

-Dos a uno a que falla -gritaba Aberius-. ¡Tres a uno!

Los hombres miraban el poderoso pecho y los hombros de Conan, sopesaban las posibilidades, y acababan apostando por el hombre con cara de comadreja.

Conan se agachó, para rodear con los brazos la parte más gruesa de la gran roca. Cuando sus dedos hallaron asidero en la tosca esfera, vio la amenazadora mirada de Sitha.

Con un súbito rugido, el gran cimmerio hizo el esfuerzo para levantarla.

Sus fuertes miembros se tensaron y las articulaciones le crujieron a causa del esfuerzo. Todos los músculos se le dibujaban en la ancha espalda, se le marcaban en cada brazo. Se irguió lentamente, estremeciéndose cada una de sus fibras cuando se puso en pie. Sus ojos volvieron a encontrarse con los de Sitha, el cual, soltando un bufido, dio un paso atrás. Con gran esfuerzo, Conan dio un paso adelante, encorvado a causa del esfuerzo. Dio otro paso.

-Conan -dijo alguien suavemente, y otra voz lo repitió con más fuerza-. ¡Conan! Enseñando los dientes, pues el rictus causado por el esfuerzo le obligaba a contraer los labios, Conan siguió caminando. Ahora clavaba los ojos en la roca que Sitha había levantado.

Dos voces más repitieron el grito. «¡Conan!» Cinco más. «¡Conan!» Diez. «¡Conan!» Los gritos resonaban por la ladera de la montaña, pues una veintena de gargantas coreaba su nombre a cada paso que daba. «¡Conan! ¡Conan! ¡Conan!»

Llegó adonde estaba la otra roca, dio un paso más, y dejó caer la gran esfera de granito, produciendo un atronador ruido sordo que todos los hombres sintieron en los pies. Las articulaciones de los hombros de Conan crujieron cuando se incorporó, mirando a Sitha.

-¿Volverás a poner mi roca en su sitio?

Los bandidos, alegres, rodearon al ceñudo Aberius, que perdía todas sus anteriores ganancias y más aún, y a Conan, a quien algunos estrechaban la mano, mientras que otros sólo querían tocarle el brazo. Sitha tenía las manos crispadas a la altura del pecho, como si éstas hubieran aferrado el grueso mango de un hacha de guerra.

De súbito, los broncíneos tonos de un gran gong se oyeron en la fortaleza y levantaron ecos por todo el valle. Sitha se volvió al oír el primer tañido, y salió corriendo hacia el gran castillo negro. El gong volvió a sonar otra vez, y otra, y su hueca resonancia reverberaba en las montañas. En lo alto de las negras almenas de la fortaleza, los S'tarra corrían.

-¿Un ataque? -dijo Hordo, inquieto.

Los bandidos se apelotonaron en torno al tuerto; la alegría de unos momentos antes había desaparecido. Algunos habían desenvainado la espada.

Conan negó con la cabeza.

-Han levantado el rastrillo, y no veo a nadie cerca de la balista ni de las catapultas. No sé lo que sucede, pero...

Calló al ver que Karela se acercaba al galope, con el puño sobre la bota escarlata que le cubría el muslo.

-¿Sois vosotros los responsables de esto? -preguntó-. Os oía gritar como a bueyes atrapados en el lodo, y entonces ha empezado a sonar este gong infernal -mientras hablaba cesaron los tañidos, aunque el espectro de éstos parecía cernerse todavía en el aire.

-No sabemos más que tú -replicó Hordo.

-Entonces, averiguaré lo que sucede -dijo ella.

-Karela -dijo Conan-, ¿no crees que sería mejor esperar?

Sus ojos verdes le miraron con desprecio, y, sin decir palabra, dio media vuelta a caballo y salió galopando hacia la fortaleza. Los cascos del gran caballo negro arrancaron ecos al granito negro de la rampa, y, tras un momento de espera, la dejaron entrar.

Al cabo de unos minutos, volvieron a izar el rastrillo. La corpulenta figura de Sitha, con el yelmo, y la gran hacha de batalla en la mano, salió galopando por la puerta, seguida por una columna doble de S'tarra montados. Conan contó las lanzas mientras bajaban por la ladera y cabalgaban por el valle, hacia una garganta que llevaba al norte.

-Trescientos -dijo el cimmerio después que desapareciera el último S'tarra-. ¿Creéis que van a por otro grupo de viajeros?

-Mientras no vengan por nosotros... -replicó Hordo.

Lentamente, los bandidos volvieron a reunirse en torno a la fría ceniza de las hogueras del campamento, por parejas y tríos, para jugar a suertes o a dados. Aberius empezó a jugar con tres vasos de arcilla y un guijarro sobre una roca plana, en un intento de recobrar alguna parte del dinero que había perdido. Conan se sentó, apoyando la espalda en una roca puntiaguda algo inclinada, desde donde podía observar tanto la fortaleza como la garganta por la que Sitha había conducido a los S'tarra. El día era largo y aburrido, y, hasta que Hordo no le trajo carne y queso, y un odre de cuero repleto de vino aguado, Conan no se movió.

Cuando el sol rojo como la sangre desapareció entre las cumbres montañosas del occidente, los S'tarra regresaron, cabalgando por la misma escarpada angostura por la que se habían ido.

-No ha habido bajas -dijo Hordo tras acercarse a Conan al ver aparecer a los S'tarra.

-Pero han traído... algo.

Llevaban veinte caballos sin jinete, atados entre sí, en el centro de la columna, cada uno de los cuales llevaba un alargado fardo sobre la silla.

Un atisbo de luz en el oeste atrajo la mirada de Conan, un momentáneo destello que había brillado entre las sombras de las montañas a las que había alcanzado el ocaso, para luego desaparecer. Volvió a brillar.

Ceñudo, Conan examinó con la mirada las laderas que rodeaban el valle. Muy por encima de ellas, hacia el norte, brilló otra centella, y luego desapareció.

-¿Crees que Amanar sabe que el valle está siendo vigilado?

-preguntó Hordo.

-Empleas bien tu único ojo -dijo Conan, en tono de aprobación.

Los S'tarra ascendieron por la extensa ladera hasta la fortaleza; el rastrillo crujió, al ser izado para darles paso sin que tuvieran que esperar.

-Más me preocupa quién sea el que lo vigila. El forajido tuerto emitió un largo y tenue silbido entre dientes.

-¿Quién? Hay muchos que pueden ser.

Conan sabía cuáles eran las opciones -montañeses, el ejército zamorio o el turando, Imhep-Atón-, pero no estaba seguro de cuál de éstas podía ser peor para él, o para los bandidos, y ni siquiera sabía con certeza si se trataba de la misma en ambos casos. Andaba escaso de tiempo.

-Pienso sacar a Velita de la fortaleza esta misma noche, Hordo. Quizá os cause problemas, pero debo hacerlo.

-A mí me parece que dijiste lo mismo la noche pasada -murmuró Hordo. Apareció Karela, cabalgando lentamente por la rampa de la fortaleza-. Casi lo deseo, cimmerio. Así tendríamos la excusa para alejarla de este lugar, y de ese brujo.

Karela llegó al final de la rampa, y encaminó los pasos de su gran caballo negro hacia el campamento. Cabalgaba con el puño sobre la cadera; la bella curva de sus senos se mecía al paso de la bestia. El sol color de sangre desaparecía ya entre los picachos, pero aún daba luz suficiente para aureolarle el rostro con dorado fulgor.

-Y si ella no se va de aquí -dijo Conan-, tú la seguirás adonde sea, al fuego del tormento de un montañés o a la diabólica servidumbre de Amanar.

-Yo no -replicó Hordo, tristemente-. Mi último servicio al Halcón Rojo, y así debe ser, consistirá en atarla a su silla de montar y ponerla a salvo -su voz, de pronto, se endureció-.

Pero he de hacerlo yo, Conan. Nadie más la tocará mientras Hordo viva. Ni siquiera tú.

Conan miró de reojo al fiero rostro del tuerto. Por un lado, había jurado no alzar la mano por salvarla; por el otro, ¿cómo podría quedarse al margen si ella se veía en trance de morir? Se veía entre dos fuegos.

Karela arreó a su caballo para acercarse a los dos hombres, protegiéndose los ojos con la mano mientras observaba el sol, que se hundía entre las montañas.

-No me había dado cuenta de que hubiera pasado tanto rato con Amanar -murmuró, volviendo hacia ellos sus ojos verdes-. ¿Por qué os miráis con ese odio, como si fuerais un par de tejones? Creía que os unía una amistad casi fraternal.

-Hordo y yo nos entendemos bien -dijo Conan. Alargó la mano, y el otro hombre tiró de él para ponerle en pie.

-Les haremos un buen favor, ¿eh, cimmerio? -dijo Hordo-, antes de desaparecer.

-Ya verás como todavía nos veremos apurando copas de oro en Aghrapur -respondió Conan con seriedad.

-¿Qué estáis farfullando vosotros dos? -preguntó Karela-. Reúne a mis perros, Hordo. Quiero hablar con ellos antes que caigan sobre nosotros esas malditas tinieblas.

Con un breve asentimiento, Hordo fue a reunir a los bandidos. Karela miró a Conan como si hubiera querido decirle algo, pero dejó pasar el momento. Había mucho de qué hablar -pensaba Conan- pero no sería él quien hablara primero. Se fue tras Hordo, y, momentos después, oyó al caballo de Karela siguiendo lentamente el mismo camino. Ella no hizo ningún esfuerzo por darle alcance.






CAPITULO 23



-¿Queréis oro? -gritó Karela-. Y bien, ¿lo queréis?

Estaba en pie sobre una roca alta como la cabeza de un hombre, irguiendo el esbelto talle, los puños en la cadera, suelto el cabello en pelirroja melena. Conan, que la miraba desde su sitio, al final del semicírculo de forajidos que la observaban, pensó que estaba magnífica. Sólo con mirarla se le secaba la boca.

-Queremos oro -murmuró Reza.

Otros le corearon. La mayoría la miraban en silencio. Los ojillos de Aberius se veían pensativos, con la cual parecía más taimado todavía y malicioso que de costumbre. Hordo estaba de pie al lado de la improvisada tarima, mirando con preocupación tanto a los forajidos como a Karela. Las hogueras del campamento les rodeaban, alejando el crepúsculo.

-¿Os gusta que el ejército os dé caza hasta obligaros a esconderos?

-¡No! -rugieron media docena de voces.

-¿Os gusta pasaros la mitad del año trabajando como guardias?

-¡No! -gritó una docena de voces.

-Pues bien, ¿sabéis que la ruta de las caravanas se halla a medio día al sur de aquí? ¿Sabéis que una caravana está siguiendo esa ruta, camino de Sultanapur? ¿Sabéis que dentro de tres días asaltaremos esa caravana?

De todas las gargantas salieron rugidos de aprobación. Salvo de la de Aberius, según advirtió Conan. Mientras que los otros agitaban los puños en alto, gritaban y se daban mutuamente palmadas en el hombro, la mirada de Aberius parecía más cavilosa, más furtiva.

-Y el ejército no nos perseguirá -siguió diciendo con voz potente- porque volveremos aquí y tendrán que resignarse. ¡Los del ejército zamorio no son lo bastante hombres para seguirnos adonde nosotros iremos!

Los vítores siguieron. Los bandidos estaban tan satisfechos con pensar que los zamorios eran menos valientes que ellos, que apenas pensaban cuan valientes eran ellos mismos. Karela alzó las manos bien altas y se regaló con su adulación.

Hordo abandonó el lugar que ocupaba junto a la roca y se acercó a Conan.

-Una vez más, cimmerio, nos tiene en la palma de la mano. No creerás que esto...

Conan se encogió de hombros, mientras el tuerto callaba, dubitativamente.

-Haz lo que te parezca bien.

Hordo no parecía decidirse a nada todavía. Conan suspiró. No quería que el fornido bandolero muriera. El purpúreo ocaso ya terminaba, y caía la noche, como si cuajara el aire negruzco. Los bandidos que rodeaban a Karela seguían con sus vítores.

-Yo me voy ahora -siguió diciendo el cimmerio-, antes de que noten mi ausencia.

-Que tengas suerte -dijo Hordo en voz baja.

Conan huyó a la noche caliginosa. Algunas nubes pasajeras oscurecieron la brillante luna mientras corría por la ladera rocosa. Antes de que el manto de la noche acabara de cubrir aquel valle tenebroso, quería estar tan cerca como le fuera posible de los muros de la fortaleza.

Se detuvo de pronto, empuñando con firmeza el sable. Ningún sonido había llegado a sus oídos, sus ojos no habían captado ni el atisbo de un movimiento, pero algunos sentidos que no habría podido describir le indicaron que tenía algo delante.

La oscuridad que tenía frente a sí pareció dividirse de pronto, replegarse y solidificarse, y una alargada sombra apareció donde no había habido ninguna.

-¿Cómo lo has sabido? -le dijo la silenciosa voz de Imhep-Atón-. No importa. En verdad, ya no me eres útil. Tus patéticos esfuerzos son fútiles, pero, del mismo modo que la rata que corre entre los pies del guerrero durante la batalla puede hacerle tropezar y morir, así podrías tú incomodar a los que son más grandes que tú mismo.

La oscura forma avanzó hacia Conan. Éste no vio arma alguna, sólo una mano tendida.

De pronto, oyó tras de sí el roce de una bota sobre la roca. Se agachó, y sintió más que vio una pica que pasaba por encima de su cabeza. Agarrando con ambas manos la empuñadura de su espada giró sobre el pie izquierdo, asestando un mandoble al lugar donde debía hallarse el que había arrojado la pica. Sintió que la punta de la espada atravesaba malla metálica y carne, y en el mismo momento distinguió los ojos rojos de su atacante que brillaban en la noche. La pica, al caer, le dio en el hombro, el fulgor escarlata se desvaneció, y Conan tuvo que arrancar su espada de un cuerpo caído.

Desesperadamente, se dio la vuelta, esperando sentir en cualquier momento el aguijonazo del acero de Imhep-Atón, pero ahora veía tres oscuras figuras enzarzadas en combate entre sí. Un chillido sibilante se hizo oír, y al instante se interrumpió, y una de las sombras cayó. Las otras dos siguieron luchando. Una cascada de pequeños guijarros que bajaban rodando por la ladera anunció la llegada de más S'tarra. En los muros de la fortaleza empezaba a haber movimiento de antorchas, y el gran gong resonó en la noche. El rastrillo empezó a ascender ruidosamente.

Conan podía ver ahora dos pares de ojos brillantes, que se le acercaban lentamente. Se preguntó si aquellos seres verían en la oscuridad. ¿Podían reconocerle? No se arriesgaría a comprobarlo. Por la situación de aquellos ojos fulgurantes, sanguíneos, intuyó dónde estarían las picas.

Silenciosamente, rezándole una plegaria a Bel, dios de los ladrones, el cimmerio saltó hacia el S'tarra más cercano, arremetiendo con la espada contra el lugar donde creía que había de estar la pica. Su arma se clavó con fuerza en un mango de madera. Dio un puntapié y obtuvo un siseo por respuesta. Con un solo mandoble, golpeó hacia arriba, y luego hacia abajo, la articulación de cuello y hombro. El gruñido se convirtió en grito. Conan se hizo a un lado; la segunda pica le hirió superficialmente en las costillas.

El S'tarra moribundo se agarró a él al caer, arrastrándolo consigo. El otro se alzó sobre él; la victoria alimentaba el brillo de sus ojos.

Un aullido escapó de su boca colmillada cuando el acero del cimmerio le seccionó la pierna por la rodilla, y cayó al lado del primer S'tarra. No había tiempo para ejercitarse en la precisión. Como un cuchilla de carnicero, la espada de Conan se clavó entre sus dos ojos rojos.

Se oían los ecos de pisadas que se acercaban desde la fortaleza. Conan recobró con presteza la espada y huyó entre las sombras. El campamento de los bandidos también se había puesto en pie. Al acercarse corriendo a éste, vio que todos se apiñaban en el extremo del círculo de luz producido por las hogueras, observando la fortaleza, en la cual todavía se oía el gong. Dio una vuelta en torno al campamento y, cortando un pedazo de su taparrabo, limpió la espada y la envainó antes de entrar en éste. Todos los forajidos estaban mirando en la dirección por la que se oía venir a los S'tarra; sólo Hordo le vio llegar. Conan arrojó al fuego el jirón de trapo manchado de sangre negra, y tomó una capa de entre sus sábanas para cubrirse los hombros y ocultar la herida del costado.

-¿Qué ha pasado? -susurró Hordo cuando Conan se reunió con los otros-. ¡Estás herido!

-No he logrado llegar a la fortaleza -replicó Conan en voz baja-. Había S'tarra apostados. Y he descubierto quién era el que vigilaba en lo alto de la montaña. Al menos, eso creo. ¡Luego! -añadió, cuando vio que el otro iba a seguir preguntándole.

Los S'tarra estaban entrando en el campamento, con Sitha a la cabeza.

Los bandidos retrocedieron entre murmullos; las reptilescas criaturas se acercaban a las hogueras. Karela fue la única que no se movió. Con los brazos cruzados bajo sus redondeados senos, la mujer pelirroja plantó cara al corpulento Sitha.

-¿Por qué has venido aquí? -le preguntó.

-Esta noche han sido asesinados unos S'tarra -replicó Sitha. Sus ojos purpúreos la miraron con arrogancia de arriba abajo-. Voy a registrar tu campamento e interrogar a tus hombres, para saber si alguno está implicado.

Los murmullos de los bandidos subieron de tono; muchos llevaron la mano a la empuñadura de su espada.

-Quizá mueras en el intento -le dijo fríamente Karela-. No permitiré que sujetos de vuestra ralea registren mi campamento. Y si tu amo tiene que hacerme alguna pregunta, responderé ante él, pero no ante su ganado -esta última palabra la dijo con marcado desprecio, y Sitha se agitó; sus garras acariciaban espasmódicamente el mango del gran hacha de batalla.

-Quizá encuentres -dijo el S'tarra, con malevolente siseo- que ser interrogado por mi amo es todavía menos agradable que serlo por mí.

Se volvió de pronto sobre sus talones y se alejó airado de la luz de las hogueras, seguido por el resto de los S'tarra.

Cuando el útlimo de ellos hubo desaparecido en las sombras, Karela se volvió hacia los bandidos.

-Si alguno de vosotros tiene algo que ver con esto -dijo ásperamente-, le haré cortar las orejas.

Sin decir más, pasó entre ellos y se alejó en dirección a su listada tienda.

Hordo respiró aliviado, y se llevó a Conan aparte.

-Bien, ¿qué es lo que ha sucedido? -le dijo.

Los forajidos empezaban a desperdigarse en pequeños grupos, y discutían en voz baja sobre lo que había pasado aquella noche. Aberius se quedó solo, observando a Conan y a Hordo.

-He matado a tres S'tarra -dijo Conan-, e Imhep-Atón mató a otros dos. O quizá estos dos lo mataron a él, pero no lo creo.

Hordo soltó un bufido.

-¿Aquel que envió contra ti a ese tal Grato? Es mala noticia el que un segundo hechicero ande por este valle olvidado de Mitra. Tengo que decírselo a ella.

Conan agarró al tuerto por el brazo.

-No. Podría decírselo a Amanar, y no creo que esos dos se tengan buena voluntad. Lo que suceda entre ellos te dará una oportunidad de llevártela de aquí.

-Igual que hiciste con los montañeses y los soldados -dijo lentamente Hordo-, intentarás hacer luchar a esos dos mientras nosotros escapamos. Pero creo que verse cogido entre dos brujos puede ser peor de lo que fue verse atrapado entre aquéllos -rió con breve carcajada-. Te lo digo de nuevo, cimmerio: si sales de ésta, llegarás a general. Quizá incluso a rey. Ha habido hombres que han llegado tan alto desde más abajo.

-No me interesa llegar a rey -dijo Conan, riendo-. Soy un ladrón. E Imhep-Atón, al menos, no tiene ningún motivo para sentir animosidad contra ti ni contra Karela -aunque él mismo, pensó, no se hallaba en esa misma situación-. Todo anda demasiado revuelto en la fortaleza como para entrar en ella esta noche. Me temo que Velita deberá sufrir otro día con Amanar. Ven, busquemos una venda para mi costado y un pellejo de vino.

Hablando en voz baja, los dos hombres se adentraron en el campamento de los bandidos. Aberius les miró marcharse, pellizcándose el labio inferior, perdido en cavilaciones. Al final, con callado asentimiento, huyó a las sombras de la noche.





CAPITULO 24



El sol, según los cálculos de Conan, había dejado atrás hacía ya rato su cénit. Era el día después de su pelea con los S'tarra, y Karela había vuelto a pasar la mañana encerrada con Amanar. Los bandidos dormían, o bebían, o apostaban; habían olvidado los males de la noche a la luz del sol. Conan estaba sentado en el suelo, con las piernas cruzadas, afilando su espada y vigilando la fortaleza negra. Para disimular el vendaje de la herida, se había puesto una túnica negra que le cubría hasta más allá de la cadera. Tenía la espada sobre las rodillas cuando se le acercó un S'tarra.

-¿Tú eres el llamado Conan de Cimmeria? -dijo la criatura con un siseo.

-Yo soy -respondió Conan.

-La llamada Karela te pide que vayas con ella.

No había habido ningún intento de interrogar a los bandidos acerca de los sucesos de la pasada noche. Conan no atinaba a ver qué podía relacionarle con éstos. Se levantó y envainó la espada.

-Guíame -ordenó.

El corpulento cimmerio pasó por la puerta con gran tensión, pero los guardias sólo le concedieron una breve mirada de sus ojos, rojos y sin vida. Una vez en la torre del homenaje, el S'tarra le llevó por un camino que no conocía, hasta unas enormes puertas que Conan comprendió, con asombro, que estaban hechas de oro bruñido. Había una gran cabeza reptilesca labrada en cada una de las jambas, circundada por lo que parecía una aureola de rayos de luz. El S'tarra golpeó un pequeño gong de plata que colgaba de la pared. A Conan se le erizó el cabello en la nuca, pues las grandes puertas se abrieron sin intervención humana que pudiera ver. El S'tarra le indicó con un gesto que entrara.

Con paso firme, Conan entró por las puertas abiertas; se le cerraron casi tras los talones, con un chasquido de irreversibilidad. El techo de la gran sala era una cúpula aflautada, que sostenían enormes columnas de marfil labrado. Amanar estaba allí sentado, sobre el mosaico del suelo, en un trono de serpientes de oro; otra serpiente de oro se erguía a sus espaldas, y los grandes rubíes que ésta tenía por ojos observaban a todo aquel que se acercaba. La túnica del mago también estaba hecha de oro, de unas diez mil minúsculas escamas que refulgían a la luz de las doradas lámparas. Los músicos humanos estaban saliendo en fila por una puerta lateral en el momento en que Conan entró. La única otra persona presente era Karela, de pie al lado del trono de Amanar, que bebía con avidez de una copa.

Al ver a Conan, dejó la copa, sorprendida.

-¿Qué haces tú aquí? -le preguntó. Hacía fresco en la estancia, pero el sudor le empapó el rostro, y se le aceleró el aliento.

-Se me ha dicho que has mandado a buscarme -dijo Conan. Cautelosamente, acercó la mano a la espada.

-Yo no he mandado a buscarte -dijo ella.

-Me tomé la libertad -dijo Amanar- de emplear tu nombre, Karela, para asegurarme de que este hombre viniera.

-¿Para asegurarte de que viniera? -asombrada, Karela iba mirando sucesivamente a Conan y al mago-. ¿Por qué no había de venir?

Amanar frunció los labios, y se los acarició con su bastón de oro. Habríase dicho que la diversión se pintaba en los ojos con los que miraba a Conan.

-Anoche, cinco de mis S'tarra fueron asesinados.

Conan se preguntaba por dónde aparecerían los S'tarra. Podía haber una veintena de puertas, ocultas tras las columnas de marfil.

-¿Crees que Conan los mató? -dijo Karela-. Esta mañana te he hablado de ese asunto, y tú no me has dicho nada.

-A veces -dijo el atezado mago- es mejor esperar, para que el culpable crea que quedará impune. Pero veo que me exiges una prueba.

Hizo sonar con el bastón una pequeña campana de cristal que remataba un pedestal de plata, al lado del trono.

Al tintineo de ésta, la puerta por la que habían salido los músicos volvió a abrirse. Aberius, irresolutamente, entró en la estancia, mirando sucesivamente a Conan y al trono, como si calculara la distancia entre ambos. Se frotó las palmas de ambas manos en la pechera de su túnica amarilla.

-Habla -ordenó Amanar.

El alargado rostro de Aberius hacía muecas de puro nervioso. Tragó saliva.

-Anoche, antes de que sonara el gong, vi que Conan de Cimmeria abandonaba el campamento -sus ojillos negros evitaban mirar a Karela-. Eso me sorprendió, pues todos pensamos que la oscuridad de la noche es extraña aquí, y que nadie querría adentrarse en ella. Nadie más lo hizo, ni esta pasada noche ni la otra. Conan regresó tras la alarma, con una herida en el costado. Os aseguro que lleva un vendaje bajo esa túnica.

-¿Por qué no viniste a contármelo a mí, Aberius? -dijo Karela, enojada. Su penetrante mirada se volvió hacia el cimmerio-. He dicho, Conan, que haría cortarle las orejas a cualquier hombre que estuviera implicado en esto, y voy a...

-Me temo -la interrumpió suavemente Amanar- que soy yo quien debe hacerse cargo del castigo de este hombre. Es a mí a quien ha ofendido. Tú, Aberius -añadió en tono más áspero-, ya puedes irte. El oro que hemos acordado se te dará en cuanto te vayas.

El bandido con cara de comadreja abrió la boca como para hablar, volvió a cerrarla, y se marchó rápidamente de la estancia.

La pequeña puerta se cerró tras él.

-¿Por qué, Conan? -le preguntó Karela con voz suave-. ¿Tanto te importa esa muchacha? -cerró con fuerza los ojos y se volvió-. Te lo entrego -dijo.

Conan desenvainó la espada con áspero sonido.

-No puedes dar lo que no tienes -dijo el cimmerio-. Yo no me entrego a nadie.

Amanar se levantó, sosteniendo el bastón de oro frente al pecho, como un cetro.

-No abrevies tu propia vida, cimmerio. Prostérnate y suplica, y quizá me apiade de ti -se le acercó con lentos pasos.

-Perro de un brujo -masculló Conan-, no te acerques más. Conozco tus trucos de mago, esos polvos que matan al inhalarse.

El hombre de la túnica de oro siguió adelante, sin acelerar el paso ni detenerse.

-Te lo advierto -dijo Conan-. ¡Muere, pues!

Veloz como un halcón en su ataque, el corpulento joven cimmerio atacó. Amanar agitó el bastón; un vapor amarillento fue expulsado por su punta. Conan contuvo el aliento y se arrojó a la nube de vapor. Su espada halló el pecho de Amanar, clavándose hasta la empuñadura. Por un momento, se encaró, pecho contra pecho, ojo con ojo, al mago. Luego, sus músculos parecieron volverse de agua. Trató de gritar mientras caía al mosaico del suelo, pero no logró producir ningún sonido, salvo el ruido sordo de su cuerpo dando en tierra. El enorme pecho se esforzaba por respirar, y todos los músculos le temblaban y sufrían espasmos, sin que pudiera dominarlos.

El brujo seguía en pie delante de él, mirándole con la misma indiferencia que habría mostrado para con un pajarillo que hallase muerto en la fortaleza.

-Un derivado concentrado del polen del loto dorado de Khitai -dijo en tono de charla. Una leve sonrisa se esbozó, cruel, en sus labios-. Actúa por contacto, no al ser aspirado, oh erudito ladrón. Si no se aplica ningún antídoto, la parálisis se difunde, más y más, hasta que la misma vida se paraliza. Me han dicho que la víctima se siente morir pulgada a pulgada.

-Amanar -dijo Karela, con voz entrecortada-, ¡la espada! -estaba cerca del trono, cubriéndose los labios con mano temblorosa.

El brujo miró la espada, como si hubiera olvidado que la tenía clavada en el pecho. Agarrando la empuñadura, se la sacó del cuerpo. No había sangre en la hoja. El mago pareció complacerse en el asombro de la muchacha.

-¿Ves, mi querida Karela? Ningún arma mortal puede herirme.

Con desprecio, dejó caer la espada casi al mismo lado de la mano de Conan.

El cimmerio se esforzaba por agarrar su empuñadura forrada en cuero, pero los brazos le respondían tan sólo con espasmos causados por la droga.

Amanar soltó una carcajada de las que hielan la sangre, y, con el pie, le acercó todavía más la espada, hasta tocar la convulsa mano de Conan.

-Aun antes de que Aberius te traicionara, cimmerio, yo sospechaba ya que tú eras el autor de la matanza, aunque en dos de los muertos se apreciaran ciertas anomalías. Verás, Velita también te traicionó -rió con risa siniestra, como una sierra que aserrara hueso-. Las geas que le impuse le ordenaron decirme que te había visto, y lo hizo, aunque lloró, y me rogó que la matara antes que hacerla hablar.

Volvió a reír.

Conan trató de gritar una maldición, pero sólo llegó a producir un gruñido. Juró que aquel hombre moriría, aunque tuviera que volver en forma de espectro para matarle.

Los ojos fríos y entrecerrados del mago le miraban pensativamente.

Las motilas rojas que tenía en lo más profundo de los ojos parecían danzar.

-Te encolerizas, pero todavía no temes -dijo suavemente-. Aun así, donde se halla tan gran resistencia se hallará también gran miedo en cuanto la resistencia se quiebre. Y voy a quebrarla, cimmerio.

-Por favor -le dijo Karela-, mátalo si has de matarlo, pero no le tortures.

-Como desees -le respondió Amanar, sin alterarse.

Volvió al trono, e hizo sonar de nuevo la campana de cristal.

Esta vez, Sitha apareció por la pequeña puerta por la que se había ido Aberius. Le seguían otros cuatro S'tarra, que llevaban una camilla. Rudamente, pusieron a Conan sobre la desnuda madera de ésta y le sujetaron con anchas correas de cuero que le ceñían el voluminoso torso y los muslos. Mientras se lo llevaban, Conan oía todavía la voz de Amanar.

-Debemos hablar de muchas cosas, mi querida Karela. Acércate.

La puerta se cerró.






CAPITULO 25



Mientras la camilla era llevada por la torre del homenaje, precedida por Sitha y sostenida por cuatro S'tarra, Conan yacía, al parecer, quieto. Por el momento, sus esfuerzos eran fútiles, pero incesantemente intentaba cerrar la mano derecha. Si hubiera podido empezar con eso... la mano había estado moviéndose como por voluntad propia, pero ya no. Conan luchaba por seguir respirando.

La camilla fue llevada por un corredor resplendente, pasó bajo un arco y descendió por toscos escalones de piedra. Los muros, lisos al principio, eran ahora de piedra sin trabajar; aquel pasadizo había sido excavado en la roca viva, bajo la oscura fortaleza. Los que bajaban allí, perdían todo interés por mosaicos y tapicerías.

El tosco pasadizo se nivelaba. Sitha golpeó con su gran puño una puerta de basta madera reforzada con hierro. La puerta se abrió, y, ante la sorpresa de Conan, apareció un hombre, el primero que veía en la fortaleza que no andaba con los ojos fijos en el suelo.

Era más bajo que Conan, pero todavía más corpulento; una densa capa de grasa le cubría los pesados y voluminosos músculos. Mirando en derredor con ojos porcinos, el hombre, que era calvo, se fijó en Conan.

-Vaya, Sitha -dijo con voz sorprendentemente aguda-, le has traído otro invitado a Ort.

-Hazte a un lado, Ort -dijo Sitha con un siseo-. Ya sabes qué es lo que hay que hacer aquí. Pierdes el tiempo -el hombre gordo soltó una horrible risita.

-Te gustaría cortarle la cabeza a Ort, ¿eh, Sitha? ¿No te gustaría hacerlo con ese hacha que tienes? Pero Amanar necesita a Ort como torturador. Los S'tarra perdéis el control, y matáis cuando aún quedan preguntas por responder.

-Éste ya puede darse por muerto -dijo Sitha con desprecio.

Aparentando indiferencia, el S'tarra golpeó a Conan en la cara con el dorso de la mano. Ort soltó otra risilla.

La boca de Conan se llenó de sangre. Forzando el pecho, luchaba por pronunciar dolorosas palabras. «Te... ma... taré... Sitha», dijo entre jadeos.

Ort parpadeó sorprendido con sus ojillos diminutos.

-¿Habla? ¿después de que le haya tocado el polvillo? Éste es fuerte.

-Fuerte -dijo Sitha, gruñendo-. ¡No tan fuerte como yo! -le dio un puñetazo en el rostro a Conan, partiéndole la mejilla.

El S'tarra, por unos momentos, se irguió ante él con los puños en alto, y los colmillos desnudos, y luego, con visible esfuerzo, bajó las garras.

-Mételo en su celda, Ort, antes que olvide las órdenes del amo.

Con otra risilla, Ort se puso al frente de la procesión que bajaba a las mazmorras. Puertas con refuerzos de hierro flanqueaban los gruesos muros de piedra. Ort se detuvo ante una de ellas, abriendo una pesada cerradura metálica con una llave que sacó de debajo de su ancho cinturón de cuero.

-Aquí dentro -dijo-. Ya tengo a otro en ésta, pero es que está todo lleno.

Rápidamente, bajo la dirección de Sitha, los otros S'tarra desataron a Conan de la camilla y lo llevaron dentro de la celda, un cubículo excavado en la roca, tan tosco como el resto de las mazmorras. Mientras le encadenaban por muñecas y tobillos, el cimmerio vio a su compañero de prisión, encadenado de la misma manera a la pared de enfrente, y por un segundo se adueñó de él el asombro. Se trataba del capitán zamorio al que había engañado para que combatiera con los montañeses.

Cuando los otros S'tarra se fueron, Sitha se acercó a Conan.

-Si de mí dependiera -dijo, con enojado siseo- morirías ahora mismo. Pero el amo aún te reserva para otros usos.

Sacó un frasco de una bolsa que pendía de su cinturón y lo metió entre los dientes del cimmerio. Un líquido amargo se derramó en su lengua.

-Tal vez, cimmerio, cuando el amo tenga tu alma, me dejará lo que quede.

Con sibilante risa, Sitha volvió a meter el frasco vacío en la bolsa y salió de la celda. La pesada puerta se cerró de golpe.

Conan podía sentir como la fuerza, lentamente, le volvía a los miembros. Débilmente, se forzó a sí mismo a sentarse, y a recostarse en la fría piedra de la pared de la celda.

El capitán zamorio de nariz aguileña le miró, pensativo, con sus oscuros ojos. Tenía extensas quemaduras en los brazos, y otras eran visibles en el pecho, por donde había sido rasgada la túnica.

-Soy Haranides -dijo por fin-. ¿Con quién comparto estos... aposentos?

-Me llamo Conan -repuso el cimmerio.

Probó los grilletes que le encadenaban a la pared. Las cadenas medían más de tres pies, y los eslabones eran demasiado fuertes para romperlos, aun si hubiera dispuesto de todas sus fuerzas, y pocas le quedaban en aquel momento.

-Conan -murmuró Haranides-. He oído ese nombre en Shadizar, ladrón. Ojalá te hubiera conocido la otra vez que nos encontramos.

Conan volvió toda su atención hacia el zamorio.

-Así pues, ¿me recuerdas?

-Difícilmente olvido a un hombre corpulento como un toro, especialmente si me ha traído como regalo a doscientos montañeses.

-Pero ¿nos seguíais? Yo no lo hubiera hecho, de no ser por eso.

-Sí, os seguía -replicó Haranides con amargura-. O seguía más bien al Halcón Rojo, y a las chucherías que le robó a Tirídates. ¿O fuiste tú, ladrón, quien entró en palacio, y mató como un demonio?

-No fui yo -dijo Conan-, ni tampoco el Halcón Rojo. Fueron los S'tarra, esos sujetos escamosos, quienes lo hicieron, y nosotros estábamos siguiéndolos mientras vosotros nos seguíais a nosotros. ¿Pero cómo has llegado a verte así, encadenado a la pared en la mazmorra de Amanar?

-Porque seguí persiguiendo a esa ramera pelirroja, cuando un hombre más sabio habría vuelto a Shadizar y entregado la cabeza -dijo el capitán-. Media montaña de rocas fue arrojada a la garganta por esas cosas, ¿S'tarra, dices que se llaman? No más de veinte de mis hombres escaparon. Teníamos por guía a un montañés, pero no sé si nos guió a la trampa, o si pereció bajo las rocas, o logró escapar.

-Esas quemaduras no te las hizo la roca que caía. Haranides examinó tristemente sus ampollas.

-A nuestro carcelero, un muchacho llamado Ort, le gusta entretenerse con un hierro al rojo vivo. Su agilidad es asombrosa, si tenemos en cuenta su corpulencia. Me quema y se aparta de mí con un salto, y, por culpa de estas cadenas -las agitó, arrancándoles sonidos metálicos- no puedo atacarle, ni escapar de él.

-Si vuelve a aparecer con sus hierros, quizá al esquivar a uno de nosotros se acerque al otro lo bastante como para cogerle -dijo Conan, deseoso de hacerlo.

Tiró de una de sus cadenas hasta extenderla por completo y calculó su longitud. Con un bufido de asco, volvió a recostarse en la pared de piedra. Había espacio suficiente entre él y el otro hombre para que Ort saltara y esquivase a placer. El gordo torturador podía quedarse, impune, a un dedo de cada uno de los hombres. Se fijó en que el otro hombre le miraba con el ceño fruncido.

-Se me ocurre -dijo lentamente Haranides- que ya te he contado más de lo que le conté a Ort. ¿Cómo has acabado tú aquí, atado como un buey, Conan?

-Subestimé la astucia de un brujo -respondió Conan, brevemente.

Aún le roía por dentro la facilidad con que le habían capturado. Recordaba que una vez se había llamado a sí mismo «azote» de magos, pero Amanar le había atrapado como a un niño de tres años. Y además, mientras Karela miraba.

-Entonces, ¿estabas a su servicio? -dijo Haranides. Conan negó con la cabeza, irritado.

-¡No!

-Quizá todavía le sirvas, y te hayan traído aquí para que consigas información con más facilidad que el buen Ort.

-¿Es qué la luna te ha alterado el seso? -bramó Conan, poniéndose en pie.

Las cadenas le permitían llegar a algunos pasos del otro hombre. Al menos, había recobrado fuerzas suficientes para ponerse en pie. Con una breve risa, se dejó caer.

-Una celda no es lugar para un duelo, y, además, ni siquiera podemos llegar a tocarnos. Pero te ruego que tengas cuidado con lo que dices. Yo no sirvo a.ningún brujo.

-Tal vez no -dijo Haranides, y no habló más.

Conan se puso tan cómodo como se lo permitían el suelo de piedra y la desigual pared. De niño, había dormido en peores condiciones en la montaña, y por voluntad propia. Esta vez no dormiría, sin embargo, sino que haría planes para escapar, y para matar a Amanar, pues había de matarlo aunque su misma vida debiera extinguirse en el momento de hacerlo. Pero ¿cómo matar a un hombre que no sangraba ni cuando una yarda de acero se le hundía en el cuerpo? Desde luego, era difícil responder a esa pregunta.

Sabía que algunos hombres tenían amuletos con los que les unía la magia, de tal manera que el amuleto podía ser empleado para causarle bienes o males a dicho hombre. Se acordó del Ojo de Erlik, la chuchería que había derribado al Khan de Zambula, aunque no mediante su magia. Que el medallón que Velita había llevado entre sus pequeños senos hubiera atraído sobre sí los malignos ojos de Amanar le probaba al cimmerio que se trataba de uno de tales amuletos. Podría ser empleado para matar a Amanar -estaba seguro de ello-, si antes descubría cómo.

Pero primero debía escapar. Repasó con la memoria todo lo que había visto mientras le llevaban a la mazmorra, lo que había dicho Ort, lo que le había contado Haranides, y, lentamente, dio forma a un plan. Se puso cómodo para esperar. La paciencia del leopardo cazador vivía en él. Era un guerrero de la montaña de Cimmeria. A los quince años, había tomado parte en la fiera horda cimmeria que asaltó los muros de Venarium y saqueó aquella ciudad fronteriza de Aquilonia. Antes ya se le había permitido tomar asiento junto a la hoguera del consejo de guerreros, y, desde entonces, había viajado hasta muy lejos, había visto reinos y tronos tambaleándose, y ayudado a algunos a sostenerse y a otros a caer. Sabía que nueve décimas partes de la habilidad luchadora consisten en saber cuándo esperar y la otra décima en saber cuándo atacar. Esperaría. Por ahora. Las horas pasaron.

Al oírse el chasquido de una llave en la gran cerradura de hierro, los músculos de Conan se tensaron. El los obligó a relajarse. Había recobrado sus fuerzas, pero debía tener cuidado.

La puerta se abrió hacia fuera, y dos S'tarra entraron, arrastrando entre ambos a Hordo, que estaba inconsciente. Le llevaron directamente hacia el tercer juego de cadenas y le pusieron los grilletes de éstas. Se fueron sin mirar a ninguno de los otros dos hombres, pero no cerraron la puerta. Al contrario, Amanar apareció en el dintel. En vez de la túnica de oro, llevaba puesta otra de color negro, adornada con bordados de serpientes. El mago acariciaba algo que llevaba en el pecho, bajo la túnica, al tiempo que observaba la celda con fríos ojos negros.

-Qué lástima -murmuraba, casi entre dientes-. Vosotros tres me podríais ser de más ayuda que todos los demás juntos, con la única excepción de la propia Karela, y, aun así, habréis de morir.

-¿Es que vas a encerrarnos a todos? -dijo Conan, volviéndose hacia Hordo.

El bandido tuerto medio despertó, con un gemido.

Amanar le miró, como apercibiéndose por primera vez de su existencia.

-No, cimmerio. Se inmiscuyó en lo que no debía, como tú, como ese Talbor. Los otros siguen libres. Hasta que dejen de serme útiles.

Haranides se volvió, con ruido de entrechocar de cadenas.

-Mitra maldiga tu apestosa alma -masculló el capitán. El brujo vestido de negro no pareció oírle. Seguía mirando con su extraños ojos al rostro de Conan.

-Velita -dijo, casi en susurros-, la esclava que viniste a liberar, me aguarda en mi gabinete de magia. Cuando haya hecho uso de ella por última vez, la esperará la muerte^ y algo peor que la muerte. Porque si la muerte es horrible, cimmerio, ¿cuánto más horrible será si no queda alma que sobreviva a ella?

El corpulento cimmerio no pudo impedir que se le tensaran los músculos.

La risa de Amanar le heló el tuétano en los mismos huesos.

-Qué interesante, cimmerio. Temes más por otro que por ti mismo. Sí, qué interesante. Esto podría serme útil. Rió de nuevo con su risa del infierno, y se fue. Haranides no apartaba los ojos de la puerta cerrada.

-Ensucia el mismo aire que respira -espetó.

-Ya van dos veces -dijo Conan tranquilamente- que he oído hablar del robo de un alma. Una vez conocí a un hombre que podía robar almas.

El capitán hizo con la mano el signo de los cuernos, para que le protegiese del mal.

-¿Cómo conociste a tal hombre?

-Me robó la mía -se limitó a responder Conan. Haranides rió sin convicción; no estaba seguro de que se tratara de una broma.

-¿Y qué hiciste tú entonces?

-Le maté, y recobré mi alma.

El cimmerio se estremeció. No le había sido fácil el recobrarla. Volver a perderla, quizá sin posibilidad de recuperarla, le atemorizaba más que la misma muerte. Y lo mismo le sucedería a Velita, y acabaría por sucederle a Karela, si él no podía impedirlo.

Hordo volvió a gemir, y logró sentarse, apoyando en la pared de piedra sus anchas espaldas. Al oír el entrechocar de cadenas, miró los grilletes que le sujetaban, y luego cerró el ojo.

-¿Qué ha pasado, Hordo? -le preguntó Conan-. Amanar ha hecho que los S'tarra te trajeran aquí, diciendo que te inmiscuiste en algo. ¿En qué?

La cara marcada de Hordo se contrajo, como si quisiera gritar.

-Hacía tanto que ella se había ido del campamento -dijo por fin-, y tú también, que empecé a inquietarme. Ya casi era de noche, y la idea de que ella pasara la noche en este lugar, o que tuviera que volver al campamento atravesando esa negrura... en la puerta me dejaron entrar, pero a regañadientes, y uno de esos sujetos escamosos se fue corriendo a llamar a Sitha. Encontré la estancia donde el tres veces maldito Amanar -ojalá los gusanos se den un buen festín con él- se sentaba en su trono de serpientes de oro.

Volvió a cerrar su único ojo, pero siguió hablando, más lentamente.

-Había unos músicos tocando; eran hombres, aunque en ningún momento levantaron los ojos del suelo. Entraron esos engendros demoníacos de piel de serpiente, y me derribaron a golpes con el mango de sus lanzas. El mago les gritó que me capturaran vivo. Maté a dos de ellos antes de perder el conocimiento. Por lo menos a dos, estoy seguro.

Enmudeció, y Conan empezó a pincharle.

-¡No me creo que Amanar te haya hecho encerrar, sólo porque entraras en su sala del trono!

El barbudo rostro se deformó en una mueca de dolor, y Hordo gimió entre dientes.

-¡Karela! -aulló-. ¡Bailaba para él, como una moza de zenana cualquiera, y con el mismo salvaje abandono! Karela bailaba desnuda para placer de ese...

Los sollozos le agitaban la corpulenta figura, y ahogaba las palabras.

Conan estaba encolerizado.

-Morirá, Hordo -le prometió-. Morirá.

-Esta Karela -dijo Haranides con incredulidad-, ¿es el Halcón Rojo?

Con el rostro enrojecido, Hordo arremetió contra él hasta donde le permitieron las cadenas.

-¡Estaba hechizada! -gritó-. No me reconoció. No me miró ni una sola vez, ni dejó de bailar. La dominaba un encantamiento.

-Lo sabemos -dijo Conan en tono apaciguador. El tuerto miró ferozmente a Haranides.

-¿Quién es éste, Conan?

-¿No le reconoces? -dijo el cimmerio, riendo-. Es Haranides, el capitán zamorio que presentamos a los montañeses.

-¡Un oficial zamorio! -rugió Hordo-. Si puedo soltarme las manos, al menos libraré al mundo de otro soldado antes de morir.

-¿Eso crees, rufián? -le dijo Haranides con sorna-. He llegado a matar a cinco como tú a la hora del desayuno. El bandido y el capitán se echaron miradas asesinas.

-Suponiendo que las cadenas no os lo impidieran -dijo Conan en tono familiar-, ¿os prestaríais a ahorrarle trabajo a Amanar?

Las miradas de odio se volvieron hacia él.

-Vamos a morir de todos modos -masculló Hordo.

-Morid si queréis -dijo Conan-. Yo pienso escapar, y que sea Amanar quien muera.

-¿Cómo? -preguntó Haranides.

El cimmerio sonrió con sonrisa lobuna.

-Esperad -dijo-. Descansad.

Y, pese a las protestas, se arrellanó para dormir. Soñó que estrangulaba a Amanar con la cadena del medallón negro.





CAPITULO 26



Karela se despertó y miró alrededor, confusa. Estaba tendida en un canapé forrado en seda; no en su propia tienda, sino en una opulenta habitación cuyas paredes estaban cubiertas por gasas de seda escarlata. Había cuencos de plata y aguamaniles en el suelo. El sol se colaba por una estecha ventana. Se apercibió de que se hallaba en la fortaleza de Amanar, y, al mismo tiempo, de que estaba desnuda.

-¡Por Derketo! -murmuró, sentándose con rapidez.

La cabeza le daba vueltas. ¿Es que había bebido demasiado vino anoche?

Sin saber bien el porqué, estaba segura de haber pasado una noche dentro de la fortaleza. Tenía vagos recuerdos de una música salvaje, y de la sensual danza de una muchacha. Se llevó la mano a la frente, como para limpiarse el sudor, y la apartó con otro juramento. Hacía frío en la habitación; ella misma estaba fría. Se levantó con presteza para buscarse la ropa.

El peto de oro y el cinto esmeralda habían sido depositados con esmero sobre la capa del mismo color que el cinto, sobre un cofre, a los pies del sofá. Las altas botas de color carmesí estaban delante del cofre, y tenía el enjoyado sable apoyado en éste. Se vistió con rapidez.

-¿Quién era esa muchacha? -murmuraba por lo bajo mientras se metía la segunda bota de un tirón, subiéndose el suave cuero rojo casi hasta el final del muslo.

Aquella había sido una danza de desvergonzado abandono, casi de voracidad carnal.

Pero se preguntó qué importancia tenía aquello. Más importante era vigilarse en el futuro cuando bebiese. No se fiaba de Amanar lo suficiente como para pasar otra noche en aquella fortaleza. Le ardían las mejillas, sólo en parte por la ira. Había tenido suerte de no despertar en el lecho del brujo. No es que no fuera atractivo a su cruel manera, y poderoso, lo cual tenía su propio atractivo; pero había de ser ella quien decidiera.

La puerta se abrió, y Karela, antes de darse cuenta, ya estaba en pie, sable en mano. Vio consternada a la muchacha que entraba con la cabeza gacha, sin mirarla, llevando en una bandeja una jarra de plata alta, con asa de madera. Mientras volvía a envainar su curva espada, se preguntó por qué parecería tan asustadiza la joven.

-Lo siento, muchacha. No quería atemorizarte.

-Agua caliente, señora -dijo la muchacha con voz monótona-, para vuestras abluciones matinales.

Sin levantar los ojos, dejó la bandeja sobre la mesa y se volvió para irse. No parecía haberla afectado el que la recibieran espada en mano.

-Espera un minuto -dijo Karela. La muchacha se detuvo-. ¿Ha comparecido alguien ante el rastrillo preguntando por mí? ¿Un hombre barbudo con un parche en el ojo?

-Anoche, un hombre con ese aspecto fue llevado a las mazmorras, señora.

-¡A las mazmorras! -gritó Karela-. Por los pezones de Derketo, ¿cómo es eso?

-He oído decir, señora, que le descubrieron tratando de liberar al hombre llamado Conan, y también que llevaba gran cantidad de ornamentos de oro en un saco.

La mujer pelirroja contuvo el aliento con un escalofrío. Tendría que haber previsto algo por el estilo, tendría que haberlo impedido. Hordo y Conan habían establecido íntima amistad -eran hermanos por la espada, como dicen los montañeses- y los hombres, que, en su opinión, nunca están completamente cuerdos, cometen las mayores locuras por una amistad de ese género. Pero, con todo, debía hacer algo por su perro más leal.

-¿Dónde está tu amo, muchacha?

-No lo sé, señora.

Karela frunció el ceño. Una leve duda había precedido a la respuesta.

-En ese caso, llévame a las mazmorras. Quiero hablar con Hordo.

-Señora, yo... no puedo... mi señor...

La muchacha no dejaba de mirar al suelo.

Karela la agarró por el mentón, y la obligó a levantar la cara.

-Mírame...

El aliento se le quedó en la garganta. Habría podido decirse que la muchacha era humana, de no ser porque no se distinguía la más mínima traza de expresividad o emoción en su rostro. Y sus ojos castaños estaban... vacíos, era ésa la única palabra que se le ocurría a Karela. Apartó la mano, y tuvo que contener el deseo de limpiársela con algo. En cuanto la soltó, la muchacha volvió a bajar la mirada. No había ofrecido la menor resistencia, y ahora se limitaba a esperar.

-Muchacha -dijo Karela, adoptando un tono amenazador-. Yo estoy aquí, y tu amo en otra parte. ¡Ahora, llévame a las mazmorras!

La muchacha asintió dubitativamente, y salió de la habitación delante de ella.

Al bajar ambas por una escalera de caracol esculpida en mármol, que parecía suspendida en el aire, hacia el piso más bajo, Karela se dio cuenta de que había estado en la planta más elevada de la fortaleza. En un pequeño corredor lateral, la muchacha se detuvo ante una sencilla arcada de piedra, por la que se accedía a unos toscos escalones. La joven no había levantado la mirada en todo el camino, y Karela, en realidad, no quería que lo hiciera.

-Aquí, señora -dijo la muchacha-. Ahí abajo. No se me permite bajar. -Karela asintió.

-Muy bien, muchacha. Si tienes algún problema por esto, intercederé por ti ante tu amo.

-El amo hará lo que le plazca -replicó la muchacha con voz inexpresiva.

Antes de que Karela pudiera decir nada más, se fue a toda prisa y dobló una esquina del pasadizo.

Tras respirar profundamente, y con una mano firme sobre el arma, la bandida pelirroja bajó por la escalera hasta encontrarse una puerta con refuerzos de hierro. Los golpeó con el puño de su espada.

La puerta fue abierta por un hombre corpulento, gordo, que llevaba una túnica amarilla manchada. Ella le puso el arma en la cara antes que pudiese hablar. Al menos éste no tenía la vista fija en el suelo -pensó-, aunque quizá le habría convenido taparse la cara.

-El hombre llamado Hordo -le dijo ella-. Llévame al lugar donde está confinado.

-Pero, Amanar... -empezó a decir el hombre obeso. La punta del arma de Karela empezó a herirle el cuello, y sus ojos porcinos se abrieron desorbitadamente.

-Te llevaré con él -dijo tartamudeando con voz chillona, y añadió-: Señora.

Con la espada presta para atravesarle el espinazo, Karela le siguió por el pasadizo toscamente excavado. Tras revolver en el manojo de llaves que colgaba de su cinturón, el hombre abrió una de las sólidas puertas de madera.

-Ponte allí -ordenó Karela, indicándole el lugar con la espada-. Donde pueda verte. Y si te mueves te haré capón, si es que no te han capado ya.

La ira se dibujó en el seboso rostro, pero el hombre fue adonde le había indicado. Ella abrió la puerta y observó a los tres hombres que había dentro. Conan, Hordo, y un tercero que le resultaba vagamente familiar. Los tres levantaron la mirada al abrirse la puerta.

-¡Has venido! -gritó Hordo-. ¡Sabía que vendrías!

Sus ojos verdes no se apartaron del cimmerio de anchas espaldas. La mirada de éste, como la de dos ágatas azules parejas, la observaba imperturbablemente. Sintió alivio al saber que Conan vivía, y enojo por sentir alivio. Los duros rasgos de su terso rostro resultaban hermosos, en verdad, y él era viril -los colores le subieron a las mejillas- pero también era necio. ¿Por qué había tenido que oponerse a Amanar? ¿por qué no podía olvidar a esa muchacha, esa Velita? ¿Por qué?

-¿Por qué? -dijo ella, e inmediatamente volvió la mirada hacia Hordo-. ¿Por qué lo has hecho, Hordo? El bandido tuerto parpadeó desconcertado.

-¿El qué?

-Robarle a Amanar. Tratar de liberar a este otro necio. Señaló con la cabeza a Conan, sin volver a mirarle.

-Yo no he robado nada -protestó Hordo-. Y no supe que tenían prisionero a Conan hasta que me encadenaron junto a él.

-¿Así, te han traído aquí sin razón alguna? -le dijo con sorna. Hordo callaba.

-Él... -empezó a decir Conan, pero Hordo le hizo callar con un grito.

-¡No, cimmerio! -y añadió-: ¡Por favor! -y dijo esa palabra como si se la arrancaran de las visceras.

Karela miró consternada a los dos hombres. Las miradas de éstos se cruzaron, y Conan asintió.

-¿Y bien? -preguntó ella.

Ambos callaron. Hordo le evitaba la mirada.

-Derketo te lleve consigo, Hordo. Te haría azotar. Si logro convencer a Amanar para que te suelte, quizá lo haga.

-Libéranos ahora -replicó Hordo al instante-. Ort tiene las llaves. Puedes...

-¡A ti! -dijo ella violentamente-. Es a ti que intentaré liberarte. Estos otros no me interesan.

Sintió los ojos de Conan que la miraban, y no fue capaz de devolverle la mirada.

-Por otra parte, quizá te convenga quedarte aquí sentado, peguntándote si seré o no capaz de convencer a Amanar para que te entregue a mí.

Hizo un ademán al gordo carcelero con la espada.

-¡Tú! ¡Cierra la puerta!

Dio un paso atrás para no perderle de vista, y le amenazaba con el arma mientras lo hacía.

-¡Karela! -gritó Hordo-. ¡Vete de este lugar! ¡Abandóname! ¡Coge un caballo, y...! -la puerta se cerró violentamente, y tuvo que callar.

Cuando el hombre obeso hubo echado el cerrojo a la pesada puerta, Karela le puso en el gordo cuello su curva espada. Sus ojos centelleaban cual gélidas esmeraldas.

-Si descubro que no lo has tratado bien -le dijo fríamente- horadaré esta masa para ver si hay un hombre debajo.

Se volvió con desprecio y salió de la mazmorra con pasos airados.

Cuando llegó al extremo superior de la tosca escalera de piedra, le ardía el cerebro. Amanar no tenía derecho. Conan era una cosa, y Hordo otra muy distinta. Ella había de encargarse de mantener la disciplina entre sus perros, y no pensaba tolerar que el mago usurpara de aquella manera su autoridad. Anduvo por los ornados corredores de la negra torre del homenaje empuñando todavía la espada en su cólera.

Uno de los S'tarra apareció ante ella, parpadeando con sorpresa al ver el arma en su mano.

-¿Dónde está Amanar? -le preguntó ella.

La criatura no habló, pero sus ojos rojos miraban nerviosamente una sencilla arcada. Karela recordó que Amanar había dicho que el pasadizo contiguo a aquel arco llevaba a su gabinete taumatúrgico. Dado el humor en que se hallaba, lo que más quería era desafiar al brujo en aquel lugar. Se volvió hacia la arcada.

Con un grito sibilante, el S'tarra arremetió contra ella, y volvió a retroceder justo a tiempo: el arma de la mujer sólo llegó a arrancar chispas de la pechera de su plaquín.

-Si me sigues -le dijo ella-, seré lo último que sigas.

Los ojos color rubí de la criatura seguían mirándola, pero no se movió cuando Karela empezó a bajar de espaldas por el pasadizo descendente, flanqueado por antorchas de trémula llama que reposaban en sencillos candelabros de hierro. La arcada, y el S'tarra que todavía estaba allí, parecían ya poco más que meros borrones cuando la espalda de la mujer topó con un par de altas jambas de madera.

Éstas estaban talladas con gran profusión de serpientes que formaban interminables arabescos, así como las paredes de piedra del corredor, si bien éste no era tan alto. Pensó que quizá se hallara debajo del mismo corazón de la montaña. Empujando una de las jambas hasta abrirla, entró.

La habitación era grande y circular; la rodeaban columnas envueltas en sombras. El suelo era de mosaico, y representaba una extraña serpiente dorada. Amanar, al otro extremo de la estancia, se volvió al oírla entrar. Sitha, agachado al lado del mago, medio se incorporó.

-¡Te atreves a entrar aquí! -rugió Amanar.

-Me atreveré a lo que sea -replicó ella- mientras tengas encadenado a Hordo...

Lo que había detrás del mago de negra túnica le llamó por fin la atención. El altar de mármol negro lleno de rastros de sangre. La esbelta muchacha rubia que había sido atada, desnuda, sobre éste, paralizada por el terror.

-Por el negro corazón de Ahrimán -blasfemó Karela-, ¿qué es lo que haces aquí, mago?

En lugar de responder, el hombre de ojos fríos trazó una figura en el aire, y la figura permaneció tal como él la había trazado, brillando, sacando a la luz algún recuerdo que estaba enterrado en Karela. Esta sintió que algo se quebraba ante sus ojos, como una ramilla que se rompe. ¡Le iba a enseñar a emplear en ella sus trucos mágicos! Iba a saltar sobre aquel hombre atezado... y tuvo que mirar abajo, asombrada, pues sus pies no se movían. No sentía que nada los agarrase, no había perdido la sensación en ellos; pero no se movían.

-¿Qué hechicería es ésta? -preguntó ella con voz ronca-. Libérame, Amanar, o...

-Arroja la espada -ordenó él.

Karela ahogó un grito; su brazo obedecía, arrojando el sable de enjoyado puño por el mosaico del suelo hasta que fue a dar en una columna.

Amanar asintió satisfecho.

-Quítate la ropa, Karela.

-Necio... -empezó a decir ella, y sus ojos verdes se llenaron de horror al ver que sus finos dedos agarraban el alfiler de oro que le sujetaba la capa escarlata y tiraban de él.

La capa cayó de sus hombros al suelo.

-Soy el Halcón Rojo -dijo ella. Lo había dicho casi en susurros, pero forzó la voz hasta gritar-. ¡Soy el Halcón Rojo!

No pudo dejar de mirar, con ojos desorbitados, cómo sus manos retiraban el peto dorado que le cubría los firmes y redondeados senos, y lo dejaban caer despreocupadamente, y desataban el cinto que le ceñía holgadamente las bien torneadas caderas.

-Basta -dijo Amanar-. No te quites las botas. Me gusta la facha que te dan -ella quiso llorar cuando las manos le quedaron quietas en los costados-. Más allá de estos muros -siguió diciendo el hombre de la túnica negra- eres el Halcón Rojo. Dentro de ellos, eres... lo que yo quiera que seas. Creo que, a partir de ahora, te tendré así cuando estés conmigo, con pleno conocimiento de lo que ocurra. Tu miedo es como el más exquisito de los vinos.

-¿Crees que volveré en cuanto me vea libre? -espetó ella-. Ponme una espada en la mano y deja que mis perros se apiñen en torno a mí, y derribaré esta fortaleza sobre tu cabeza.

La risa del mago la hizo estremecerse hasta el tuétano de los huesos.

-Cuando traspongas estos muros, recordarás lo que yo quiera que recuerdes. Te irás creyendo que hemos tratado algún que otro tema. Pero cuando vuelvas a entrar en esta torre del homenaje, recordarás cómo son las cosas en realidad. El Halcón Rojo se humillará a mis pies, y se arrastrará para procurarme placer. Lo odiarás, pero obedecerás.

-¡Antes moriré! -gritó ella, desafiante.

-Eso no se te permitirá -dijo él, sonriendo fríamente-. Ahora, calla.

Las palabras que ella iba a decir se le congelaron en la lengua. Amanar sacó de debajo de su túnica un cuchillo de hoja dorada, y probó su filo con el pulgar.

-Vas a mirar lo que ocurrirá aquí. No creo que a Susa le importe.

La muchacha que estaba en el altar gimió. Los ojos negros plagados de motas rojas del hechicero capturaron de pronto la mirada de Karela, como una víbora captura la mirada de un pajarillo. La mujer sentía que aquellos ojos le llegaban a lo más hondo.

-Mirarás -dijo suavemente Amanar- y empezarás a aprender el verdadero significado del miedo.

Se volvió hacia el altar; inició su cántico, que penetró en la mente de Karela como un cuchillo. Empezaron a formarse nieblas llameantes.

Los ojos verdes de Karela se abrieron desorbitadamente, como si hubieran querido salirse de su rostro. Se dijo a sí misma que no gritaría. Pero sus costados, y los redondeados contornos de sus pechos, se empapaban de sudor, y en su mente reinaba un frenético espanto.





CAPITULO 27



-¡Conan! -gritó Haranides-. ¡Conan! -los tres hombres seguían encadenados a las paredes de la celda, bajo la fortaleza de Amanar.

Conan abrió un ojo; yacía acurrucado, tan cómodamente como le era posible sobre el suelo de piedra.

-Estoy durmiendo -dijo, y volvió a cerrarlo.

El cimmerio calculaba que había pasado todo un día, y más, desde que Karela viniera a su celda, aunque no les habían traído más que tres cuencos de agua sucia, y ningún alimento.

-Durmiendo -refunfuñó Haranides-. ¿Cuándo nos vas a explicar ese plan de fuga que tienes?

-El Halcón Rojo -dijo Hordo, con esperanza-. Cuando me libere, os sacaré de aquí. Incluso a ti, zamorio.

Conan se sentó, estirándose hasta que las articulaciones de los hombros le crujieron.

-Si hubiera de venir -dijo- haría ya tiempo que estaría aquí, Hordo.

-Todavía puede venir -murmuró el hombre tuerto-. Quizá ha seguido mi consejo y ha huido.

Conan no dijo nada. Lo mejor que podía esperar para Karela era que hubiese creído a Amanar en lo tocante a los crímenes de Hordo y estuviera ya en el campamento de los bandidos, rodeada por los hombres a quienes llamaba sus perros.

-En cualquier caso -dijo Haranides- nuestras esperanzas no pueden cifrarse en ella. Aunque lograra liberarte, ya has oído que decía que no haría nada por el cimmerio ni por mí. Creo que es mujer de palabra.

-Espera -dijo Conan-, llegará la hora. Sonó una llave en la cerradura.

-Es Ort el que llega -masculló Haranides-. Con sus hierros, sin duda.

-¿Ort? -dijo Hordo-. ¿Quién es...?

La pesada puerta con refuerzos de hierro se abrió, y el gordo carcelero apareció en la entrada. Tras él había un brasero lleno de carbones brillantes, y por entre los carbones asomaban los mangos de madera de los hierros, cuyo metal brillaba ya con el mismo brillo rojizo de los carbones entre los que estaban hundidos.

-¿Quién va a ser el primero? -dijo Ort con una risilla.

Sacó un hierro del fuego y agitó ante ellos su extremo candente. Hordo, de espaldas a la pared, gruñía enseñando los dientes. Haranides se agachó, listo para saltar en cualquier dirección, hasta donde se lo permitieran sus cadenas. Conan no se movió.

-¿Tú, capitán? -dijo Ort. Se acercó a Haranides, cuyo cuerpo se tensó-. A Ort le gusta quemar oficiales. ¿O tú, tuerto?

-entre risillas, meneó el reluciente hierro ante Hordo-. Ort podría hacerte otra cicatriz, quemarte el otro ojo. Y tú, forzudo -dijo, volviendo su mirada porcina hacia Conan-, ¿vas a quedarte ahí sentado sin problemas?

De pronto, Ort se arrojó sobre el cimmerio, con el hierro brillando al rojo, y retrocedió. Conan tenía una larga quemadura en el hombro. Torpemente, se cubrió la cabeza con un brazo y se acurrucó contra la pared, medio volviéndole la espalda al hombre del hierro candente. Los otros tres miraban con incredulidad al corpulento joven.

-¡Defiéndete! -gritó Haranides, y tuvo que retroceder él mismo para evitar un cruel ataque que iba a marcarle el rostro.

-Hazle frente como un hombre, Conan -le apremió Hordo.

Cautamente, Ort atacó de nuevo y volvió a retirarse, con pies curiosamente ágiles. Conan gimió, pues una nueva quemadura había aparecido en sus hombros, y se acurrucó con todavía más fuerza contra la roca.

-Oh, a mí no me parece un hombre -dijo Ort entre risitas.

El obeso carcelero se acercó a Conan para pavonearse, se irguió sobre él esgrimiendo su candente arma.

Un rugido de rabia combativa brotó de la garganta de Conan, y sus poderosos miembros le pusieron en pie. Con una mano aferró la enorme masa que era Ort, acercándolo a sí; la otra rodeó el cuello del carcelero con su cadena, capturando al mismo tiempo una mano que se agitaba con desesperación. Abultando los bíceps, le estrechó la pesada cadena de hierro en torno al cuello; las sebosas carnes de Ort sobresalían por entre los eslabones. Los ojillos parecían también ir a salírsele de la cara, y sus pies golpeaban frenéticamente el suelo de piedra. El carcelero tenía una sola arma, y la empleó, golpeando una y otra vez con el hierro las anchas espaldas del cimmerio.

El olor a carne quemada se hizo más fuerte a medida que la vara candente fue chamuscando los músculos de Conan, pero él no dejó que el dolor llegara a su mente. No existía. Sólo existía el hombre que tenía ante sí. Sólo el hombre cuyos ojos le miraban desde aquel seboso rostro. Sólo el hombre que debía matar. Ort abrió la boca en un fútil intento de respirar, o quizá de gritar. Sacaba la lengua por entre sus dientes amarillentos. La cadena casi había desaparecido ya entre las grasas de su cuello. El hierro cayó, y Ort respiró por última vez con sus últimos estertores, y dejó de respirar. Conan puso toda su fuerza en un último tirón, y se oyó el crujido del cuello que se rompía. Lentamente desenroscó la cadena, que se soltó con cierta dificultad, y dejó caer el pesado cuerpo.

-¡Mitra! -susurró Haranides-. ¡Cómo tienes la espalda, Conan! Yo no habría aguantado ni una décima parte.

Con una mueca de dolor, el cimmerio se agachó para recoger el hierro. Ignoró al muerto. Para él, todos los torturadores merecían ese mismo trato.

-Nuestro medio de fuga -dijo, levantando el arma de Ort.

El metal estaba aún lo bastante caliente como para producir quemaduras, pero ya no brillaba.

Cuidadosamente, Conan introdujo el hierro por uno de los eslabones de la cadena que le sujetaba una de las muñecas, tan sólo a un palmo de distancia del grillete. Respiró hondo, y empezó a hacer fuerza, el hierro en una dirección, la muñeca en otra. El grillete se hundía en las heridas recién curadas que había sufrido al ser atado por los bandidos a los cuatro postes, y tenía sangre en la mano. Los otros dos hombres contenían el aliento. Con penetrante chasquido, la cadena se rompió.

Riendo, Conan alzó la muñeca que tenía libre; unas pocas pulgadas de cadena, y el hierro, pendían aún del grillete.

-Tenía la esperanza de que el calor no hubiera destruido el temple del metal. Si no, se hubiera roto el hierro en vez de la cadena.

-Tenías la esperanza -dijo Hordo resollando-. ¡Tenías la esperanza! -el bandido irguió su peluda cabeza y rió-. Apostaste nuestra libertad a una esperanza, cimmerio, y ganaste.

Tan pronto como pudo, Conan rompió el resto de sus cadenas, y también las de los otros. Hordo, en cuanto estuvo libre, se puso en pie. El cimmerio lo agarró por el brazo, para impedir que se precipitara afuera.

-Sé prudente -le dijo.

-La hora de ser prudente ha pasado -replicó Hordo-. Tengo que asegurarme de que el Halcón Rojo esté a salvo.

-¿De que esté a salvo? -preguntó Conan-. ¿O de morir a su lado?

-Mi intención es lo primero, cimmerio, pero me contentaré con lo segundo.

Conan gruñó desde lo más profundo de su garganta.

-Yo no me contento con morir ante las picas S'tarra, y de nada me sirven si tú te contentas. Y de nada le servirás a Karela.

Haranides, ¿cuántos de tus hombres crees que viven todavía? ¿crees que podrán luchar?

-Quizá una veintena. Y por salir de estas celdas, lucharían contra Ahrimán y Erlik.

-Pues coge las llaves del carcelero, y libéralos. Si sois capaces de tomar y defender la barbacana, quizá salgamos vivos de ésta.

Haranides asintió.

-Lo haré. ¿Qué harás tú, cimmerio?

-Mataré a Amanar -replicó Conan. Haranides asintió gravemente.

-¿Y qué haré yo? -dijo Hordo. Los otros dos le habían ignorado.

-¿Estás con nosotros? -preguntó Conan. Apenas si esperó el asentimiento de Hordo para seguir hablando-. Pon en pie a los bandidos. Tenéis que escalar de algún modo la muralla sin ser vistos, y subir por la rampa antes que las catapultas puedan arrojaros piedras. Debéis matar S'tarra y encender tantos fuegos como podáis en la fortaleza. Tanto tú como Haranides debéis esperar mi señal antes de actuar, para que todos estemos en posición. Cuando arda un fuego en lo alto de la más alta torre de la fortaleza, entonces atacad.

-Estaré listo -dijo Hordo-. Se dice que ningún plan de batalla sobrevive al comienzo de la batalla. Esperemos que no sea ése nuestro caso.

-Que tengas suerte, Haranides -dijo Conan; luego, él y Hordo salieron a toda prisa de la mazmorra.

Al otro extremo de las escaleras de piedra, cuando entraban en la torre del homenaje propiamente dicha, un S'tarra dobló la esquina a menos de dos pasos de ellos. Hordo agarró a la criatura a la altura de su acorazado diafragma, y el veloz puño de Conan le partió el cuello. Sin perder un momento, Conan le dio a Hordo la espada del S'tarra, y cogió una daga de hoja ancha para sí mismo. Luego fueron cada uno por su lado.

Conan pensó que el camino hacia los aposentos de Amanar, en lo alto de la torre, se encontraba fácilmente. Sólo había que subir escaleras hasta que ya no hubiera más escaleras que subir; majestuosos arcos de mármol suspendidos en el aire, y pulimentadas escaleras negras, capaces de dar cabida a veinte hombres, grandes y sólidas como para sostener un ejército.

Y al final se hallaba tan sólo una pétrea escalera de caracol adosada a la pared de la torre, en la que ninguna baranda impedía la caída al hueco central. Al pisar el primer escalón, Conan se detuvo, acordándose de lo que le había contado Velita de una trampa mágica. Si Amanar no estaba en la fortaleza, el siguiente paso podía procurarle a Conan una sangrienta muerte por oscuras hechicerías. Una muerte lenta, según recordaba. Pero, si no subía, otros morirían a manos de Amanar, aun en el caso de que él escapara con vida. Dio un paso, luego otro, y un tercero, siguió poniendo un pie delante del otro hasta que llegó al final, y se encontró con una puerta con refuerzos de hierro.

Exhaló un suspiro de alivio. Además, le sería útil el saber que Amanar estaba en la fortaleza.

Aunque no fuese aquélla la manera de obtener información que más le gustaba.

Abrió la puerta, y entró en una habitación donde el mal empapaba las paredes, y el mismo aire parecía cargado de brujescos augurios. La estancia era circular, no tenía ventanas, pero si estantes llenos de libros, aunque había algo en el cuero pálido que recubría los voluminosos tomos que indujo al cimmerio a no tocarlos. Los maltratados restos de momias, partes de ellas que habían sido arrancadas, yacían desperdigados por las mesas, mezclados con un revoltijo de vasos, redomas, trípodes y pequeños braseros, de cuyo fuego no quedaba más que fría ceniza.

Algunas tinajas llenas de líquido tenían en su interior cosas deformes, que tal vez hubieran sido anteriormente miembros humanos. Una luz mortecina provenía de algunas bolas de cristal que, sostenidas por candelabros en las paredes, brillaban con luz fantasmagórica.

Pero Velita no estaba allí. En verdad -admitió Conan para sí- no esperaba que estuviese. Pero al menos, podría vengarla.

No tardó en encontrar el cofre de cristal del que le había hablado la muchacha. Estaba en un lugar de honor, en un trípode de bronce en el centro de la sala. Echó a un lado, descuidadamente, la ahumada tapa -se quebró contra el suelo de piedra-, hurgó en la envoltura de seda y sacó la gema negra montada en plata, cogiéndola por la fina cadena, también de plata. En la gema danzaban motilas rojas, igual que en los ojos de Amanar.

Tras guardarse el medallón bajo el ancho cinturón de cuero, registró apresuradamente la estancia en busca de alguna otra cosa que pudiera serle de utilidad. Ya se iba cuando inesperadamente vio su espada encima de una mesa, entre un montón de artilugios taumatúrgicos. Alargó la mano para cogerla... y se detuvo, cuando ya casi iba a tocar la empuñadura. ¿Por qué Amanar había traído su espada a esta impía estancia? Conan ya había tenido experiencias con espadas embrujadas, había visto cómo una mataba al hombre que la empuñaba, siguiendo las órdenes de otro. ¿Qué le había hecho Amanar a su arma?

La puerta de la habitación se abrió de golpe, y Sitha entró con pasos lentos; su boca colmilluda se abrió de pronto, por el asombro, al ver a Conan. Éste cerró la mano, al instante, sobre el puño de la espada, y se puso en guardia. Al menos -pensó aliviado- ésta no le había matado por ahora.

-Vaya, cimmerio -dijo Sitha-, has escapado -casi con desenfado, revolvió un montón de objetos largos, inidentificables en su mayoría, y sacó de él una lanza. La punta era casi tan larga como una espada corta-. El amo no podrá castigarme por haberte matado aquí, en este lugar.

-Primero tendrás que matarme -dijo Conan.

Y tenía que encender un fuego. Sin tardanza. Anduvo en círculo, tratando de apartar las mesas que se interponían entre ambos. La gran ventaja del S'tarra era su capacidad de herir desde más lejos. Sitha se movió en la dirección opuesta, empleando cautamente la lanza.

De pronto, el gong de bronce empezó a sonar. Los ojos rojos de Sitha se apartaron por un momento; Conan se agachó, apoyó el hombro bajo el borde de una larga mesa, y empujó hacia arriba. Sitha dio un salto atrás, mientras la pesada mesa caía en el lugar donde habían estado sus pies. Vasos llenos de extraños polvos, y jarras repletas de líquidos multicolores cayeron al suelo y se rompieron. De su mezcla se alzaron humos de acre olor. El tañido del gong seguía oyéndose, y ahora se oían también débiles ecos de gritos provinentes de los muros. Conan se preguntó si Haranides o Hordo habrían decidido no esperar más.

-Mi amo me mandó aquí a buscar polvos -dijo Sitha con un siseo-. Polvos que cree que acrecentarán el miedo de la víctima sacrificial -tras decir esta última palabra arremetió, tratando de clavar la espada en la cabeza de Conan.

El sable del cimmerio desvió su ataque, y con un contraataque hirió a la criatura en el mentón. Sitha dio un salto para esquivar el mandoble, llevándose a la herida su alargada mano y profiriendo una sarta de viles blasfemias.

-Todavía no parece que me hayas matado -dijo Conan, riendo.

La sibilante voz de Sitha hablaba ahora con tonos bajos y rechinantes.

-La víctima sacrificial, cimmerio, es esa muchacha que viniste a buscar a este valle. Velita. Me recrearé en tu cara antes de matarte, sabiendo que tú sabes que morirá.

La furia guerrera se inflamó en el corazón del cimmerio. Velita vivía. Pero, para que siguiera viviendo, él debía intervenir a tiempo.

-¿Dónde está, Sitha?

-En la estancia sacrificial, humano.

-¿Dónde está la estancia sacrificial? -preguntó Conan.

Sitha sonrió burlonamente. Con un rugido, Conan atacó. La furia guerrera se había adueñado de él. Dio un salto, apoyándose en el borde de la mesa tumbada, y se arrojó sobre el S'tarra. La lanza de éste le hirió la cadera a medio salto, pero la fulminante espada del cimmerio, manejada por la furia de un hombre que quería matar, o morir, pero que en todo caso quería hacerlo ya, se clavó hasta la empuñadura. Conan gritaba como una bestia de presa al tiempo que acometía sin cesar, sin pensar en su propia defensa, sin darle tiempo a Sitha para hacer nada, salvo retroceder, presa del pánico.

En el segundo lance, que siguió casi inmediatamente al primero, dejó al S'tarra manco de su brazo derecho. Corrió sangre negra; un chillido se hizo oír entre sus colmillos. El tercer mandoble dio de lleno en el grueso cuello de Sitha, hundiéndose en él. Aquellos ojos rojos le miraron con odio, llenos aún de vida, por un breve momento, antes de que la cabeza cayera de los acorazados hombros. La sangre manó a chorros, y el cuerpo se desplomó.

Jadeando ahora por el esfuerzo realizado, Conan miró en torno a sí. Todavía tenía que encender el... allá donde los arcanos polvos y los líquidos se habían mezclado entre destrozados añicos de piedra y de cristal, se alzaban llamas amarillas, que producían una humareda de acre olor. En cuestión de segundos el fuego alcanzó la mesa tumbada, y la encendió como si hubiera estado empapada en aceite de lámpara.

Sofocado, tosiendo, Conan abandonó la estancia dando tumbos. Tras él, rugían las llamas; el aire se alteraba ya en el mismo cuerpo de la torre, y subía hacia arriba. Pronto, el gabinete nigromántico sería un horno, y lo más alto de la torre quedaría cubierto de llamas, dando así la señal. Seguían oyéndose los tañidos del gong de bronce. Si es que la señal aún era necesaria.

El cimmerio halló pronto el camino de salida de la torre, y llegó a una habitación desde cuya ventana podía contemplarse la fortaleza y el valle. Quedó boquiabierto. Sobre las almenas, los S'tarra se apresuraban con sus armas cual hormigas en el hormiguero cuya paz alguien perturba, y con buena razón, pues en el valle se agolpaban casi mil montañeses enturbantados, a caballo, y armados con lanza y sable.

Conan no tenía idea de dónde podían estar Haranides y Hordo. De poco les serviría ya su plan, pero quizá pudiese salvar a Velita si hallaba la estancia sacrificial. Pero ¿por qué parte de la gran fortaleza negra podía empezar a buscar? Incluso si se limitaba a la torre del homenaje, tardaría un día entero en registrarla habitación por habitación. De pronto, tuvo una idea.

Una oportunidad, una pequeña y precaria oportunidad para ella.

Con pasos de pantera, bajó por los pasillos de alabastro y las escaleras de mármol, pasando de largo ante sorprendidos S'tarra que corrían a las misiones que les habían encomendado, demasiado asustados para detenerle. Corrió como un halcón hacia el sencillo arco de piedra y el pasadizo que tras él descendía, del que Amanar había dicho, mintiendo, que conducía a su gabinete taumatúrgico.

Conan bajó corriendo por el pasadizo que se hundía en el mismo corazón de la montaña; sentía el pulso de la sangre en brazos y piernas, su musculoso pecho trabajaba como un fuelle. La muerte cabalgaba en sus ojos de color azul acerado, y no le importaba que aquella muerte fuera la suya con tal de que Amanar le precediera en las sombras.

Los grises muros del pasadizo, iluminados por antorchas parpadeantes, empezaban a mostrar talladas imágenes de serpientes, y más adelante se encontraba una gran puerta, ornada también con imágenes de serpientes que trazaban complicados arabescos. Conan abrió las puertas y entró.

Amanar vestía su túnica negra, adornada con bordados de serpientes; cantaba frente a un altar de mármol negro sobre el que yacía Velita, desnuda y atada. Tras el altar, giraba una neblina refulgente; tras la neblina, había una infinitud de negrura. Conan siguió la curva hilera de columnas envueltas en sombras, fruncidos los labios en silencioso gruñido.

El atezado brujo pareció marcar una pausa en su cántico, pues, sin mirar atrás, dijo:

-Tráelo, Sitha. ¡Rápido!

Conan estaba ya a sólo doce pasos del altar. Desde allí, examinó con gran cuidado al maligno mago. El hombre no tenía su bastón de oro, pero ¿qué sostenía en su lugar?

-No soy Sitha -dijo Conan.

Amanar se agitó convulsivamente, y se volvió para mirar a Conan, que permanecía entre las sombras de las columnas.

-¿Eres tú, cimmerio? ¿Cómo has venido a...? No importa. Tu alma alimentará al Devorador de Almas antes de lo previsto, eso es todo.

Velita miró a Conan, y en sus ojos negros se pintaban esperanza y desesperación. La ardiente neblina se condensaba.

-Libera a la muchacha -ordenó Conan.

Amanar rió. El cimmerio se sacó el medallón de debajo del cinturón y dejó que se balanceara, sujetando la cadena con uno de sus grandes dedos.

-¡Tengo esto, mago!

La risa del hechicero de ojos fríos se apagó.

-No tienes nada -gritó, pero se lamía los labios y miraba nerviosamente a la neblina que no cesaba en su condensación. Algo se agitó en su interior.

-Pero, con todo, podría causar... dificultades. Dámelo, y yo...

-¡Es su alma! -dijo una voz atronadora, que parecía provenir de todas las direcciones.

Entre las sombras de la columnata, al otro extremo de la estancia, una sombra se escindió de pronto, se expandió y se condensó. Y apareció ante ellos Imhep-Atón.

El brujo estigio llevaba un collar de oro, del cual pendía una esmeralda cortada en cuadrado, y una austera túnica negra que le llegaba a los tobillos. Avanzó lentamente hacia Amanar y hacia el altar.

-Tú -espetó Amanar-. Tendría que haber sabido, cuando esos dos S'tarra murieron sin sufrir herida alguna, que se trataba de ti.

-El medallón, Conan de Cimmeria -dijo calculadamente el estigio-. Contiene el alma de Amanar, y la protege del Devorador de Almas. Si destruyes el medallón, habrás destruido a Amanar.

Conan alzó la mano para destrozar la gema negra contra una columna. Y su acto de voluntad no fue capaz de seguir moviendo el brazo. Se esforzó en vano, y luego lo bajó lentamente.

Se oyó la estridente risa de Amanar.

-¡Necio! ¿Creías que no habría protegido de alguna manera algo tan importante para mí? Nadie que toque ni vea el medallón puede dañarlo de ninguna manera -de pronto, se alzó con toda su estatura-. ¡Mátalo! -gritó, haciendo de cada sílaba un imperativo.

De súbito, Conan se fijó en lo que se había ido formando en la neblina, encima y detrás del altar. Se erguía en aquel lugar una gran serpiente dorada, circundada por largos tentáculos que recordaban los rayos del sol. Aquel cuerpo cubierto de áureas escamas se extendía hasta perderse en la negrura, más allá de las neblinas, y en los ojos de rubí que miraban a Imhep-Atón se dibujaba la malicia.

El estigio tuvo tiempo para mirarla horrorizado, y luego la serpiente atacó con la velocidad del rayo. Sus largos tentáculos dorados atraparon al hombre, que chillaba, y lo levantaron bien alto. Parecía que los tentáculos sólo lo sujetasen, casi acariciadoramente, pero los chillidos de Imhep-Atón le soldaron las articulaciones a Conan y le congelaron el tuétano. El hombre gritaba como si algo irrevocablemente irrecuperable le hubiera sido arrancado. «Devorador de Almas», pensó Conan, y sintió escalofríos.

Los tentáculos que sujetaban al estigio empezaron a moverse: se enroscaron en torno a él y se entrelazaron, hasta cubrir a Imhep-Atón de pies a cabeza, y entonces se estrecharon. Sus chillidos continuaron durante un molesto largo rato, hasta mucho después de que la sangre empezara a rezumar entre los tentáculos como el zumo de una fruta madura al ser exprimida, cuando ya no podía quedar aliento ni pulmones con los que gritar. El sangriento bulto fue arrojado a un lado, y dio en el suelo con un sonido semejante al de un saco de ropas mojadas. Conan evitó mirarlo. Se concentró, en cambio, en el medallón que colgaba de su puño.

-Me has dado órdenes -siseó una voz en la mente de Conan, y éste comprendió que hablaba la gran serpiente, dios o demonio (poco importaba en aquel momento), que hablaba a Amanar-. Te has elevado por encima de tu rango.

Conan miró fijamente a la mano que sostenía el medallón. El torvo dios de su país norteño cimmerio, Crom, Señor del Montículo, le otorgaba al hombre tan sólo vida y voluntad. Lo que éste hiciera, o no lograra hacer con ellos, le incumbía a él tan sólo. Vida y voluntad.

-Tu siervo te ruega que le perdones -dijo con suavidad, pero la suavidad se desvaneció en cuanto la serpiente siguió hablándole a su mente.

-No, Amanar. Se te ha acabado el tiempo. Sepárate del amuleto, y prostérnate tú mismo para alimentar a tu dios. Vida y voluntad. Voluntad.

-¡No! -gritó Amanar. Aferró la pechera de su túnica negra-. Todavía tengo el amuleto. No puedes tocarme, Devorador de Almas.

-¡Me desafías! -la reptilesca forma se acercó a Amanar, alargando hacia él los tentáculos y retirándolos.

Voluntad. El medallón del alma. Devorador de Almas. Voluntad.

-¡Crom! -gritó Conan, y, convulsivamente, arrojó el medallón a la gran serpiente.

El tiempo parecía fluir como el jarabe; habríase dicho que el medallón flotaba en el aire girando sobre sí mismo.

Un largo grito escapó de la garganta de Amanar.

-¡Noooo!

La cabeza de la serpiente dorada se movió con pereza y apetito, abrió la boca colmilluda, extendió la lengua bifurcada para cerrarla sobre el medallón y tragarlo.

A causa de la desesperación, los gritos de Amanar se volvieron chillidos. Les siguió otro grito, un grito siseante que sólo podía oírse con la mente. Sobre el altar, Velita cayó víctima de espasmos y luego quedó inmóvil. Conan sintió que los huesos se le volvían de gelatina.

Un rayo de fuego azul estalló en el pecho del brujo de la túnica negra, rasgando su atavío, para conectarle al gran demonio-dios dorado. Al unísono se oyeron ambos gritos, el de Amanar y el de Morath-Aminee, más agudos, más agudos, clavándose en el cerebro, perforando hueso y cartílago. Amanar se había convertido en una estatua viviente de fuego azul, pero seguía brillando, y el gigantesco cuerpo dorado de Morath-Aminee estaba bañado también en luz azul, en toda su extensión hasta el infinito. Y también seguía gritando; un sibilante alarido que llegaba a la mente, hiriendo el alma.

El grito del hombre terminó, y Conan vio que Amanar había desaparecido; sólo quedaban de él unas pocas cenizas mugrientas y un pequeño charco de metal fundido. Pero Morath-Aminee seguía ardiendo, y ahora la gran forma llameante se agitaba en agonía. Se agitaba, y las montañas temblaban.

Se abrieron grietas en el techo de la estancia, y el suelo se quebró como el barco que en alta mar hace frente a la tormenta. Luchando por mantener el equilibrio, Conan corrió hacia el altar de mármol negro, bajo la forma llameante del propio demonio-dios, que sufría sus últimos estertores. Velita estaba inconsciente. El cimmerio la desató con presteza y, cargando a hombros con su forma desnuda, corrió. El techo de la estancia sacrificial se vino abajo en el mismo momento en que la abandonaban, y el pasadizo se llenó de polvo. La montaña todavía temblaba, cada vez con más violencia, abriéndose, agrietándose. Conan seguía corriendo.

Más arriba, en la fortaleza, halló el caos. Caían las columnas y se desmoronaban las torres oscuras, grandes boquetes se habían abierto en la muralla exterior, y, en medio de todo ello, los S'tarra mataban a todo lo que se movía, incluidos los otros S'tarra.

El corpulento cimmerio corrió hacia las puertas; su espada reluciente iba haciendo mortíferos estragos entre los S'tarra que osaban interponerse en su camino. Tras él, la torre de Amanar, en cuyo piso superior crepitaban las llamas como habrían crepitado en un horno, se hundió por un lado y cayeron centenares de fragmentos de obsidiana. El suelo se puso a temblar como enloquecido mientras Conan se esforzaba por llegar a las puertas.

Habían izado el rastrillo, y, al tiempo que Conan pasaba por debajo, llevando sobre las espaldas a la esbelta bailarina, la puerta de la barbacana se abrió violentamente. Haranides salió corriendo por ella, con el sable en la mano y el moreno rostro ensangrentado, seguido por media docena de hombres en armadura zamoria.

-He defendido por un tiempo las puertas -gritó, entre el estrépito del terremoto y la matanza-, pero no podíamos hacer más si no queríamos que nos redujeran a gelatina. Al menos, los malditos lagartos están demasiado ocupados matándose entre sí como para prestarnos atención. ¿Qué locura se ha apoderado de ellos?

-¡No hay tiempo para hablar! -le gritó Conan-. Corre, antes que la montaña se desmorone sobre nosotros.

Bajaron corriendo por la rampa, y en el mismo momento la barbacana y el rastrillo se derrumbaron y sólo quedó en su lugar un cúmulo de escombros.

El valle era un matadero, el suelo estaba empapado de sangre, y en el aire resonaban los gemidos de los moribundos. S'tarra salvajemente acuchillados yacían revueltos con sanguinolentos cadáveres de montañeses, formando una terrible alfombra, moteada aquí y allá por cadáveres de bandidos. Llegaban los sonidos de lucha de las montañas circundantes, pese al temblor de tierra, pues los que habían huido del horror de la fortaleza y del valle seguían luchando.

Conan vio a Hordo cerca del campamento de los bandidos, sentado cabe la deshecha tienda listada en rojo de Karela, como si nada hubiera sucedido. Llevando todavía a Velita sobre los hombros, Conan se detuvo ante el forajido tuerto. Haranides, que había dejado a sus hombres a poca distancia de allí, estaba de pie a su lado. Seguían cayendo estrepitosas avalanchas de roca, pues la tierra aún temblaba. Pero, por lo menos -pensó Conan- los gritos de agonía del demonio-dios se habían desvanecido de su mente.

-¿La has encontrado, Hordo? -le preguntó, tan suavemente como se lo permitía el estruendo.

En lo tocante al terremoto, se hallaban en el lugar más seguro, alejados del peligro de que una montaña se les viniera encima.

-Ha desaparecido -respondió Hordo tristemente-. No sé si ha muerto, ha desaparecido.

-¿Vas a buscarla?

Hordo negó con la cabeza.

-Tras este terremoto, podría buscarla durante años y no la vería aunque estuviera debajo de mis narices. No, me voy a Turan, y viviré como guardián de caravanas, a menos que alguna viuda propietaria de una taberna se avenga a aceptarme por esposo. Ven conmigo, Conan. Sólo tengo un par de monedas de cobre, pero podemos vender a la muchacha y eso nos dará para vivir algún tiempo.

-Esta muchacha no -respondió Conan-. Prometí dejarla en libertad, y eso haré.

-Qué extraño juramento -dijo Haranides-. Pero tú eres un hombre extraño, Conan de Cimmeria, aunque me gustas por ello. Mira, como he llegado a la conclusión de que no vale la pena volver a Shadizar para que me decapiten, también iré a Turan, con Resaro y los otros pocos que han sobrevivido de entre mis hombres. Yildiz sueña con tener un imperio. Está contratando mercenarios. Lo que trato de decirte, es que te unas a nosotros.

-No puedo -dijo Conan, riendo-, porque no soy soldado, ni guardia, ni tabernero. Soy un ladrón.

Observó el paisaje que les rodeaba. La mitad de la negra fortaleza había desaparecido bajo una avalancha de escombros provinente de los montes colindantes. Los temblores también se habían apaciguado, hasta el punto de que un hombre podía sostenerse con facilidad, y andar sin demasiados problemas.

-Y, como soy un ladrón -acabó de decir-, creo que me corresponde robar algunos caballos antes que los montañeses vuelvan.

Al recordar a los montañeses, se pusieron en movimiento. Se despidieron brevemente, y cada uno de los tres se fue por su lado.





EPILOGO


Conan condujo de nuevo a su montura hasta el cerro donde Velita, sentada en su propio caballo, observaba la caravana que se preparaba para tomar el camino de Sultanapur. Ésta era la caravana de la que se había hablado, la gran caravana que seguiría adelante aunque otras hubieran desaparecido. Llegaba a perderse de vista a lo largo del tortuoso sendero que se adentraba en el paso. Conan no creía que fueran a tener ningún problema.

-Tu viaje está pagado -le dijo a Velita. Ésta estaba envuelta, de la cabeza a los pies, en algodón blanco. Era un vestido fresco para caminar bajo el tórrido sol, y, además, habían decidido que era mejor ocultar su belleza hasta que llegara a Sultanapur-. Le he dado al jefe de la caravana una moneda de oro extra para que cuide de ti, y la amenaza de ir a por él si te sucediera algo en el camino.

-No comprendo cómo es que tienes el dinero para mi viaje -dijo ella-. Creo que oí, estando medio dormida, que le decías a un hombre tuerto que no tenías dinero.

-Este dinero -dijo Conan, poniéndole una bolsa en las manos- me lo llevé de los aposentos de Amanar. Tras pagarte el viaje, quedan dieciocho monedas de oro. Si se lo hubiera dicho a los otros -y no les mentí, Velita, me limité a no decírselo- habrían querido una parte para ellos. Habría tenido que matarles a fin de conservarlo para ti, y me caían demasiado bien como para hacerles eso.

-Eres un hombre extraño, Conan de Cimmeria -dijo ella suavemente.

Se acercó a él para besarle delicadamente en los labios. Conteniendo el aliento, esperó.

Conan dio una sonora palmada en la grupa del caballo de la joven.

-Que tengas suerte, Velita -gritó, mientras el caballo de ésta galopaba hacia la caravana-. Creo que soy un triplemente maldito idiota -añadió para sí.

Recorrió a caballo la larga hilera de la caravana en sentido inverso; él se dirigía al camino por el que saldría de los Montes Kezankios e iría a Zamora. Le quedaban suficientes monedas de cobre para dos jarras de vino amargo cuando volviera adonde Abuletes.

-¡Conan!

Tiró de las riendas al oír que le llamaban. El grito parecía provenir de una cuadrilla de esclavos encadenados. La caravana llevaba géneros que habrían viajado por su cuenta, de no ser por el temor que habían causado las desapariciones de otros convoyes. Al acercarse, estalló en carcajadas.

El mercader de esclavos había dispuesto por separado a los esclavos machos y hembras, para evitar problemas. Las mujeres estaban de rodillas, a la escasa sombra de un estrecho toldo de algodón, encadenadas por el cuello formando hilera.

Y, de rodillas en el centro de esa hilera, estaba Karela.

Cuando Conan refrenó al caballo, la mujer se puso en pie, sacudiendo sus pechos ya algo bronceados por el sol.

-Cómprame para sacarme de aquí, Conan. Podemos ir a robar lo que queramos del tesoro de Amanar. Los montañeses ya estarán lejos de allí, y dudo que quieran nada suyo.

Conan volvió a contar mentalmente las monedas que llevaba en la bolsa, y recordó un juramento que había pronunciado pocos días antes. Los juramentos eran algo muy serio.

-¿Cómo has venido a parar aquí, Karela? Hordo te creía muerta.

-Entonces, ¿se encuentra bien? Estupendo. Lo que me sucedió fue extraño. Desperté en la fortaleza de Amanar, con la sensación de haber tenido una monstruosa pesadilla, y me encontré con que un terremoto sacudía las montañas, los montañeses atacaban y los S'tarra habían enloquecido. Fue casi como si mi pesadilla se hubiera hecho realidad.

-No exactamente -murmuró Conan. Se alegró de que ella no recordara. Al menos, se ahorraría eso-. Sigue contándome.

-Conseguí una espada -siguió diciendo ella-, aunque no era la mía. La mía, no logré encontrarla. Lamento mucho su pérdida, y espero encontrarla cuando volvamos allí. Sea como sea, me abrí paso luchando hasta salir de la fortaleza por una brecha en la muralla, pero, antes de que llegara al campamento, esa maldita espada se rompió. No era buen acero, Conan. Entonces robé un caballo, pero los montañeses me dieron caza hacia el sur, más allá del valle. Cuando los despisté, me hallaba ya cerca de la ruta de caravanas -meneó la cabeza tristemente.

-Pero con eso no me explicas cómo llegaste aquí -dijo él.

-Oh, estaba tan concentrada en huir de los montañeses que olvidé adonde iba. Tropecé con media docena de guardias de estos mercaderes de esclavos y cinco minutos más tarde ya me tenían atada sobre mi propio caballo.

Trató de reírse de sí misma, pero la risa le salió extraña y forzada.

-En ese caso -dijo Conan- cualquier magistrado te hará liberar si le pruebas tu identidad, si pruebas que no eres esclava.

Ella bajó la voz, y miró con cautela a las mujeres que tenía a ambos lados, para ver si escuchaban.

-¡No seas necio, Conan! Pruébale mi identidad a un magistrado, y enviará mi cabeza a Shadizar como adorno de una pica. ¡Ahora cómprame, Derketo te lleve consigo!

Para sorpresa de Conan, Karela volvió a caer de pronto sobre sus rodillas. Miró en derredor y halló el motivo: se acercaba un hombre rollizo, de fino y encerado bigote, que llevaba un pendiente de oro en la oreja izquierda, con un rubí grande como la uña de su dedo meñique.

-Buenos días -dijo aquel sujeto, inclinándose ligeramente ante Conan-. Veo que habéis elegido a una de mis más bellas. Levántate, muchacha. Echa atrás los hombros. Échalos atrás, te digo -con el rostro colorado, y echándole miradas asesinas a Conan, Karela adoptó la postura requerida.

El hombre rollizo sonreía alegremente, como si se hubiera tratado de una alumna predilecta.

-No sé -dijo Conan pausadamente.

Karela le miró, frunciendo el ceño, y el traficante, de pronto, repasó con ojos pensativos las gastadas y andrajosas ropas del cimmerio. El hombre rollizo abrió la boca para decir algo, pero una segunda ojeada a las anchas espaldas de Conan y a la longitud de su espada le hizo modificar las palabras previstas.

-Por cierto, la muchacha es muy nueva, y será barata. Mantengo mi reputación no vendiendo nada sin informar al cliente de todo lo que ha de saber. Sólo hace dos días que tengo a esta muchacha, y ha tratado de escapar ya dos veces, y una de ellas casi se hizo con la espada de un guardia.

Conan miraba a Karela por el rabillo del ojo. Al oír aquello, ésta se irguió orgullosa, casi adoptando la pose que el traficante le había ordenado.

-Por otra parte, todo eso fue el primer día -las mejillas de Karela se cubrían ahora de rubor-. Unos cuantos latigazos bien dados, la segunda vez más fuerte y durante más tiempo que la primera, y desde entonces ha sido un modelo -el rostro de Karela alcanzó el escarlata brillante-. Pero he pensado que debía deciros lo bueno y lo malo.

-Te lo agradezco -dijo Conan-, ¿qué tenías previsto para ella en Sultanapur? -al oír eso, los ojos verdes de Karela le escudriñaron el rostro.

-Una zenana -dijo al instante el mercader-. Es demasiado bella para el mercado de trabajo, demasiado fina para un burdel, no lo suficiente para Yildiz, no sabe cantar ni bailar, aunque conoce danzas que había negado conocer. Así que la mandaría a una zenana, para que le caliente la cama a algún gordo mercader, ¿eh? -el traficante rió, pero Conan no le acompañó en su risa.

-Conan -dijo Karela, con un ahogado susurro-, por favor.

-Ella os conoce -dijo, sorprendido, el rollizo mercader-. ¿Queréis comprarla, entonces?

-No -dijo Conan.

Karela y el traficante le miraron, consternados.

-¿Es que queríais hacerme perder el tiempo? -preguntó el traficante-. ¿Tenéis dinero para comprar esta muchacha, o no?

-Sí lo tengo -respondió Conan con vehemencia. Él creía que una mentira dicha a un mercader de esclavos no es tal mentira, pero en aquel momento ya no podía hacerle saber a Karela toda la verdad sobre el asunto-. Pero he jurado no ayudar a esta mujer, ni alzar una mano por ella.

-No, Conan -gimió Karela-. ¡Conan, no!

-Extraño juramento -dijo el traficante-, pero yo comprendo tales cosas. Aun así, con esos pechos que tiene, sacaré bastante dinero por ella en Sultanapur.

-¡Conan! -los ojos verdes de Karela suplicaban, y su voz se reducía a un tenue jadeo-. Conan, te descargo de tu juramento.

-Alguna gente -dijo el cimmerio- no comprende que un juramento formulado ante los dioses ata sobre todo lo demás. Es posible, incluso, que el haber quebrantado un juramento semejante sea la verdadera razón de que la tengas atada aquí, con tu cuadrilla de esclavos.

-Es posible -dijo distraídamente el comerciante, que había perdido todo interés, ahora que veía esfumarse la oportunidad de hacer una venta.

Karela trató de agarrar el estribo de Conan.

-No puedes hacerme esto, Conan. Sácame de aquí. ¡Sácame de aquí!

Conan hizo apartarse al caballo de la desnuda pelirroja.

-Que tengas suerte, Karela -dijo sentidamente-. ¡Cómo me gustaría que las cosas hubieran terminado de otra forma entre nosotros!

Mientras se alejaba, recorriendo de nuevo la caravana en sentido inverso, le persiguió la voz de Karela.

-¡Derketo te lleve consigo, palurdo cimmerio! ¡Vuelve y cómprame! ¡Te descargo del juramento! ¡Conan, te descargo del juramento! ¡Derketo te maldiga los ojos, Conan! ¡Conan!

Cuando los gritos y la caravana quedaron ya lejos a sus espaldas, Conan suspiró. En realidad, no le había gustado dejarla allí cargada de cadenas. Si hubiera tenido el dinero, o si no hubiera mediado el juramento... De todos modos, no podía reprimir cierto sentimiento de satisfacción. Quizá así aprendería ella a no recompensar a un hombre que le había salvado la vida atándolo en el suelo a cuatro estacas, o abandonándolo en la mazmorra de un brujo sin el más mínimo remordimiento. Y además, conocía a Karela; ninguna zenana la retendría por mucho tiempo. Al cabo de medio año, o algo así, el Halcón Rojo podría volar de nuevo.

Y en cuanto a él mismo -pensó- se hallaba en el mejor de los casos que puede desear un hombre en este mundo. Cuatro monedas de cobre en la bolsa, y el ancho mundo frente a sí. Además, siempre podría recurrir a los tesoros embrujados de Larsha. Riendo, espoleó a su caballo para que marchara al trote hacia Shadizar.











THE END


No hay comentarios:

Archivo del blog

_____________

¡Suscríbete!

Wikio Estadisticas de visitas Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Technorati Profile Add to Technorati Favorites

PARA PASAR UN BUEN RATO

Etiquetas

Philip K. Dick (144) SPECIAL (138) cuentos de zotique (18) 2ªparte (16) zothique (16) edgar allan poe (15) salvatore (14) relato (13) las guerras demoniacas (12) scifi (11) 1ªPat. (10) Terry Pratchett (10) Charles Dickens (8) cuentos (7) thomas harris (7) Fredric Brown (6) cuento (6) stars wars (6) terror (6) timothy (6) zahn (6) Anne Rice (5) MundoDisco (5) anibal lecter (5) ARTHUR C. CLARKE (4) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (4) ESPECIAL (4) Hermann Hesse (4) Jonathan Swift (4) Jorge Luis Borges (4) LOS TRES MOSQUETEROS (4) anonimo (4) conan (4) gran hermano (4) jack london (4) lloyd alexander (4) paulo coelho (4) ray bradbury (4) 1984 (3) 2volumen (3) EL ALEPH (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) Edgar Rice Burroughs (3) El Éxodo De Los Gnomos (3) FINAL (3) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (3) H. P. Lovecraft (3) Homero (3) Oscar Wilde (3) REINOS OLVIDADOS (3) Richard Awlinson (3) Robert E. Howard (3) Stephen King (3) apocaliptico (3) aventuras de arthur gordon pyn (3) barbacan (3) bruxas de portobello (3) chuck palahniuk (3) ciencia ficcion (3) clive barker (3) compendio de la historia (3) dragon rojo (3) el apostol del demonio (3) fantasia (3) george orwel (3) imagenes (3) la guarida del maligno (3) leyes de internet (3) lord dunsany (3) poul anderson (3) thiller (3) un mundo feliz (3) 06 (2) 1volumen (2) 1ªCap (2) 2 (2) 2001 una odisea espacial (2) 3 (2) 3volumen (2) 3ªparte (2) 4volumen (2) 5volumen (2) Anonymous (2) Anton Chejov (2) CUENTOS DE LA ALHAMBRA (2) Corto de Animación (2) Cuentos Maravillosos (2) David Eddings (2) Dragonlance (2) EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS (2) EL MUNDO DE JON (2) ENTRADAS (2) El jugador (2) El retrato de Dorian Gray (2) Eliphas Levi (2) Fistandantilus (2) Fitzgerald (2) Fábulas (2) Fëdor Dostoyevski (2) HORACIO QUIROGA (2) IMPOSTOR (2) JUAN SALVADOR GAVIOTA (2) José de Esponceda (2) Julio Verne (2) LA ISLA DEL TESORO (2) LA ODISEA (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) Libro 2 de Leyendas Perdidas (2) Lord Byron (2) Lovecraft (2) MARQUES DE SADE (2) Mundo Disco (2) PODEMOS RECORDARLO TODO POR USTED (2) Pandora (2) Paul Auster (2) Robert L. Stevenson (2) Tantras (2) Terry Pratchet (2) Washington Irving (2) a vuestros cuerpos dispersos (2) aldous huzley (2) ambrose bierce (2) anthony bruno (2) august derleth (2) aventura (2) cap.3º (2) clarise (2) cronicas marcianas (2) dracula (2) dragones (2) el abat malefico (2) el angel y el apocalipsis (2) el club de la lucha (2) el despertar del demonio (2) el espiritu del dactilo (2) el hijo de elbrian (2) el silencio de los corderos (2) el silencio de los inocentes (2) el templo (2) guerras demoniacas (2) h.p. lovecraft (2) hannibal (2) hannibal lecter (2) heredero del imperio (2) historia (2) ii (2) indice (2) jaime a. flores chavez (2) markwart (2) novela (2) parte1ª (2) pecados capitales (2) philip jose farmer (2) poema (2) policiaco (2) republica internet (2) seven (2) vampiros (2)  jack london Las muertes concéntricas (1) "Canción del pirata" (1) (1932) (1) (1988) (1) 01 (1) 02 (1) 03 (1) 04 (1) 05 (1) 1 (1) 13 cuentos de fantasmas (1) 1554 (1) 20 reglas para el juego del poder (1) 2001 (1) (1) 3º y 4ºcaps. (1) 5 (1) (1) 6 (1) 666 (1) (1) (1) (1) 9º cap. (1) A Tessa (1) A mi amor (1) ABOMINABLE (1) ACEITE DE PERRO (1) ACTO DE NOVEDADES (1) ADIÓS VINCENT (1) AGUARDANDO AL AÑO PASADO (1) AIRE FRIO (1) ALAS ROTAS (1) ALCACER (1) ALFRED BESTER (1) ALGO PARA NOSOTROS TEMPONAUTAS (1) ALGUNAS CLASES DE VIDA (1) ALGUNAS PECULIARIDADES DE LOS OJOS (1) ANTES DEL EDEN (1) AQUÍ YACE EL WUB (1) ARAMIS (1) AUTOMACIÓN (1) AUTOR AUTOR (1) AVALON (1) AVENTURA EN EL CENTRO DE LA TIERRA (1) Agripa (1) Aguas Profundas (1) Alaide Floppa (1) Alejandro Dumas (1) Alekandr Nikoalevich Afanasiev (1) Algunos Poemas a Lesbia (1) Alta Magia (1) Ana María Shua (1) Angélica Gorodischer - EL GRAN SERAFÍN (1) Anónimo (1) Apariciones de un Ángel (1) Archivo (1) Arcipreste de Hita (1) Aventuras de Robinson Crusoe (1) BBaassss (1) BRUTALIDAD POLICIAL DE LA CLASE DOMINANTE (1) Barry Longyear (1) Benito Pérez Galdós (1) Beowulf (1) Berenice se corta el pelo (1) Bram Stoker (1) Bruce Sterling (1) Brujerías (1) BÉBASE ENTERO: CONTRA LA LOCURA DE MASAS (1) CADA CUAL SU BOTELLA (1) CADBURY EL CASTOR QUE FRACASÓ (1) CADENAS DE AIRE TELARAÑAS DE ÉTER (1) CAMILO JOSE CELA (1) CAMPAÑA PUBLICITARIA (1) CANTATA 140 (1) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CARTERO (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) COLONIA (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) COTO DE CAZA (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) CUENTO DE POE (1) CYBERPUNK (1) Calila y Dimna (1) Camioneros (1) Canción del pirata (1) Cavadores (1) Charles Bukowski (1) Clark Ashton Smith (1) Constitución 1845 (1) Constitución de 1834 (1) Constitución de 1837 (1) Constitución de 1856 (1) Constitución de 1871 (1) Constitución de 1876 (1) Constitución de 1931 (1) Constitución de 1978 (1) Constitución española de 1812 (1) Crónicas de Belgarath (1) Cuatro Bestias en Una: El Hombre Cameleopardo (1) Cuentos De Invierno (1) Cuentos De Invierno 2 (1) Cuerpo de investigación (1) CÁNOVAS (1) CÁTULO (1) DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA (1) DESAJUSTE (1) DESAYUNO EN EL CREPÚSCULO (1) DESPERTARES. (1) DETRÁS DE LA PUERTA (1) DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOCTOR BHUMBO SINGH (1) DON DINERO (1) Daniel Defoe (1) Dashiell Hammett (1) Denuncia (1) Dia De Suerte (1) Divina Comedia (1) Dolores Claiborne (1) Douglas Adams (1) Douglas Niles (1) EL ABONADO (1) EL AHORCADO (1) EL ARTEFACTO PRECIOSO (1) EL CARDENAL (1) EL CASO RAUTAVAARA (1) EL CAÑÓN (1) EL CLIENTE PERFECTO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONSTRUCTOR (1) EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DÍA QUE EL SR. COMPUTADORA SE CAYÓ DE SU ÁRBOL (1) EL FABRICANTE DE CAPUCHAS (1) EL FACTOR LETAL (1) EL FALLO (1) EL GRAN C (1) EL HALCÓN MALTÉS (1) EL HOBBIT (1) EL HOMBRE DORADO (1) EL HOMBRE VARIABLE (1) EL HÉROE ES ÚNICO (1) EL INFORME DE LA MINORÍA (1) EL LADO OSCURO DE LA TIERRA (1) EL LOCO (1) EL MARTILLO DE VULCANO (1) EL MUNDO CONTRA RELOJ (1) EL MUNDO QUE ELLA DESEABA (1) EL OJO DE LA SIBILA (1) EL PADRE-COSA (1) EL PLANETA IMPOSIBLE (1) EL PRINCIPE (1) EL REY DE LOS ELFOS (1) EL TIMO (1) EL TRITÓN MALASIO (1) EL VAGABUNDO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELOGIO DE TU CUERPO (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE Robert E. Howard (1) EN EL JARDÍN (1) EN LA TIERRA SOMBRÍA (1) EQUIPO DE AJUSTE (1) EQUIPO DE EXPLORACIÓN (1) ERLATHDRONION (1) ESCRITOS TEMPRANOS (1) ESPADAS CONTRA LA MAGIA (1) ESPADAS CONTRA LA MUERTE (1) ESPADAS ENTRE LA NIEBLA (1) ESPADAS Y DEMONIOS (1) ESPADAS Y MAGIA HELADA (1) ESTABILIDAD (1) EXPOSICIONES DE TIEMPO (1) EXTRAÑOS RECUERDOS DE MUERTE (1) Eco (1) El Anillo Mágico de Tolkien (1) El Anticristo (1) El Asesino (1) El Barón de Grogzwig (1) El Cartero Siempre Llama Dos Veces (1) El Color De La Magia (1) El Corsario (1) El Dragón (1) El Entierro (1) El Incidente del Tricentenario (1) El Invitado De Drácula (1) El Jardín del Miedo (1) El Mago de Oz (1) El Misterio De Marie Roget (1) El Paraíso Perdido (1) El País De Las Últimas Cosas (1) El Presidente del Jurado (1) El Relato Del Pariente Pobre (1) El Vendedor de Humo (1) El camaleón (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El coronel no tiene quien le escriba (1) El doble sacrificio (1) El guardián entre el centeno (1) El hundimiento de la Casa de Usher (1) El judío errante (1) El manuscrito de un loco (1) El misterio (1) El número 13 (1) El pez de oro (1) El príncipe feliz (1) El puente del troll (1) El que cierra el camino (1) Electrobardo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Estatuto de Bayona (1) FLAUTISTAS EN EL BOSQUE (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FOSTER ESTÁS MUERTO... (1) Fantasmas de Navidad (1) Federico Nietzsche (1) Festividad (1) Floyd L. Wallace (1) Francisco de Quevedo y Villegas (1) Franz Kafka (1) Fritz Leiber (1) GESTARESCALA (1) Gabriel García Márquez (1) Genesis (1) Gesta de Mio Cid (1) HISTORIA DE DOS CIUDADES (1) HISTORIA EN DOS CIUDADES (1) HUMANO ES (1) Historias de fantasmas (1) INFORME SOBRE EL OPUS DEI (1) IRVINE WELSH (1) Inmigración (1) Isaac Asimov (1) Itaca (1) J.R.R. TOLKIEN (1) JAMES P. CROW (1) JUEGO DE GUERRA (1) Jack London -- La llamada de la selva (1) John Milton (1) Jorge Manrique (1) Joseph Conrad (1) Juan Ruiz (1) Juan Valera (1) LA ARAÑA ACUÁTICA (1) LA BARRERA DE CROMO (1) LA CALAVERA (1) LA CAPA (1) LA CRIPTA DE CRISTAL (1) LA ESPAÑA NEGRA (1) LA ESTRATAGEMA (1) LA FE DE NUESTROS PADRES (1) LA GUERRA CONTRA LOS FNULS (1) LA HERMANDAD DE LAS ESPADAS (1) LA HORMIGA ELÉCTRICA (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA JUGADA (1) LA LAMPARA DE ALHAZRED (1) LA M NO RECONSTRUIDA (1) LA MAQUETA (1) LA MAQUINA PRESERVADORA (1) LA MENTE ALIEN (1) LA MIEL SILVESTRE (1) LA NAVE DE GANIMEDES (1) LA NAVE HUMANA (1) LA NIÑERA (1) LA PAGA (1) LA PAGA DEL DUPLICADOR (1) LA PENÚLTIMA VERDAD (1) LA PEQUEÑA CAJA NEGRA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA PUERTA DE SALIDA LLEVA ADENTRO (1) LA RANA INFATIGABLE (1) LA REINA DE LA HECHICERÍA (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SEGUNDA VARIEDAD (1) LA TRANSMIGRACIÓN DE TIMOTHY ARCHER (1) LA VIDA EFÍMERA Y FELIZ DEL ZAPATO MARRÓN (1) LA VIEJECITA DE LAS GALLETAS (1) LABERINTO DE MUERTE (1) LAS ESPADAS DE LANKHMAR (1) LAS PARADOJAS DE LA ALTA CIENCIA (1) LAS PREPERSONAS (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LO QUE DICEN LOS MUERTOS (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CAZADORES CÓSMICOS (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS DEFENSORES (1) LOS DÍAS DE PRECIOSA PAT (1) LOS INFINITOS (1) LOS MARCIANOS LLEGAN EN OLEADAS (1) LOS REPTADORES (1) LOTERÍA SOLAR (1) LSD (1) La Caza de Hackers (1) La Dama de las Camelias (1) La Habitación Cerrada (1) La Ilíada (1) La Luna Nueva (1) La Luz Fantástica (1) La Metamorfosis (1) La Nave (1) La Tortura de la Esperanza (1) La canción de Rolando (1) La catacumba (1) La familia de Pascual Duarte (1) La peste escarlata (1) La senda de la profecía (1) Las Campanas (1) Las Tablas Del Destino (1) Las cosas que me dices (1) Ley de Extranjería (1) Libro 1 (1) Libro 2 (1) Libro 3 (1) Libro de Buen Amor (1) Los Versos Satánicos (1) Los siete mensajeros (1) Lyman Frank Baum (1) MADERO (1) MAQUIAVELO (1) MECANISMO DE RECUPERACIÓN (1) MINORITY REPORT (1) MINORITY REPORT (1) MIO CID (1) MUERTE EN LA MONTAÑA (1) MUSICA (1) MUÑECOS CÓSMICOS (1) Mario Levrero (1) Marqués de Sade (1) Mary Higgins Clark (1) Marzo Negro (1) Mascarada (1) Miedo en la Scala (1) Montague Rhodes James (1) Mort (1) NO POR SU CUBIERTA (1) NOSOTROS LOS EXPLORADORES (1) NUESTROS AMIGOS DE FROLIK 8 (1) NUL-O (1) Nausícaa (1) Neuromante (1) Nombre (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OCTAVIO EL INVASOR (1) OH SER UN BLOBEL (1) OJO EN EL CIELO (1) ORFEO CON PIES DE ARCILLA (1) Odisea (1) Origen (1) Otros Relatos (1) PARTIDA DE REVANCHA (1) PESADILLA EN AMARILLO (1) PESADILLA EN BLANCO (1) PESADILLA EN ROJO (1) PESADILLA EN VERDE (1) PHILI K. DICK (1) PHILIP K. DICK . ¿QUE HAREMOS CON RAGLAND PARK? (1) PHILIP K.DICK (1) PIEDRA DE TOQUE (1) PIEZA DE COLECCIÓN (1) PLANETA DE PASO (1) PLANETAS MORALES (1) PODEMOS CONSTRUIRLE (1) PROBLEMAS CON LAS BURBUJAS (1) PROGENIE (1) PROYECTO: TIERRA (1) Patrick Süskind (1) Peter Shilston (1) Petición pública (1) Poema de amarte en silencio (1) Poemas Malditos (1) Poesía (1) QUISIERA LLEGAR PRONTO (1) R.L. Stevenson (1) RENZO (1) ROMANCERO ANONIMO (1) ROOG (1) Rechicero (1) Residuos (1) Richard Back (1) Richard Matheson (1) Ritos Iguales (1) Robert Bloch (1) Ruido atronador (1) SACRIFICIO (1) SAGRADA CONTROVERSIA (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) SERVIR AL AMO (1) SI NO EXISTIERA BENNY CEMOLI... (1) SNAKE (1) SOBRE LA DESOLADA TIERRA (1) SOBRE MANZANAS MARCHITAS (1) SOY LEYENDA (1) SPECIAL - (1) SU CITA SERÁ AYER (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) Saga Macross (1) Salman Rushdie (1) San Juan de la Cruz (1) Si me amaras (1) Siglo XIX (1) Significado (1) SÍNDROME DE RETIRADA (1) TAL COMO ESTÁ (1) TIENDA DE CHATARRA (1) TONY Y LOS ESCARABAJOS (1) Tarzán y los Hombres Leopardo (1) Teatro de Crueldad (1) Telémaco (1) The Reward (1) Thomas M. Disch (1) Trainspotting (1) Tu aroma (1) UBIK (1) UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA (1) UN MUNDO DE TALENTOS (1) UN PARAÍSO EXTRAÑO (1) UN RECUERDO (1) UN REGALO PARA PAT (1) UNA INCURSIÓN EN LA SUPERFICIE (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) Una Historia Corta del MundoDisco (1) VETERANO DE GUERRA (1) VIDEO (1) VISITA A UN PLANETA EXTRAÑO (1) VIVA LA PEPA (1) Viajes de Gulliver (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Volumen I de Avatar (1) Volumen II de Avatar (1) Volumen III de Avatar (1) WILLIAM BURROUGHS (1) William Gibson (1) Y GIRA LA RUEDA (1) YONQUI (1) a fox tale (1) agatha christie (1) aguas salobres (1) alan dean foster (1) alas nocturnas (1) alfonso linares (1) alien (1) allan (1) americano actual (1) amor oscuro (1) anabelle lee (1) anarko-underground (1) angeles (1) anon (1) antigua versión (1) apostasia (1) art (1) arthur conan doyle (1) asceta (1) asesinatos (1) avatar (1) aventuras (1) bajo el signo de alpha (1) berenice (1) biografia (1) bipolaridad (1) brujas.benito perez galdos (1) budismo (1) budista (1) cabeza de lobo (1) cap.2º (1) cap1º (1) cap2º (1) carnamaros (1) castas (1) castellana (1) chinos (1) ciberpunk (1) cimmeriano (1) citas (1) coaccion (1) coelho (1) como suena el viento (1) corto (1) cronicas de pridayn 2 (1) cronicas de pridayn 3 (1) cronicas de pridayn 4 (1) cronicas de prydayn 1 (1) cronicas de prydayn tr (1) cruvia (1) cuentos de un soñador (1) cuentos y fabulas (1) dactilo (1) dark (1) darren shan (1) definicion (1) demian (1) demonios (1) descontrol (1) dino buzzati (1) drogado (1) e.a.poe (1) edgar (1) el amo de los cangrejos (1) el barril del amontillado (1) el bucanero (1) el caldero magico (1) el castillo de llir (1) el cimerio (1) el corazon delator (1) el defensor (1) el demonio de la perversidad (1) el dios de los muertos (1) el enigma de las sociedades secretas (1) el escarabajo de oro (1) el fruto de la tumba (1) el gato negro (1) el gran rey (1) el idolo oscuro (1) el imperio de los nigromantes. (1) el invencible (1) el jardin de adompha (1) el jinete en el cielo (1) el libro de los tres (1) el octavo pasajero (1) el ojo de tandyla (1) el pie del diablo (1) el planeta de los simios (1) el pozo y el péndulo (1) el sexo y yo (1) el superviviente (1) el tejedor de la tumba (1) el ultimo jeroglifico (1) el unico juego entre los hombres (1) el verano del cohete (1) el viaje del rey euvoran (1) elabad negro de puthuum (1) etimologia (1) expulsion (1) fantasma (1) farmacias (1) fragmentos (1) francis bacon (1) frases (1) futuro mecanico (1) gengis khan (1) gnomos (1) goth (1) gothico (1) guerreras (1) guy de maupassant (1) hadas (1) harry potter y la piedra filosofal (1) historia ficcion (1) historietas (1) hombres (1) horror (1) horror onirico (1) i (1) iluminati (1) imperios galacticos (1) imperios galacticos III (1) imperios galaticos (1) inaguracion (1) indio americano (1) isabel allende (1) issac asimov (1) jack vance (1) jorge (1) justine (1) kabytes (1) la carta robada (1) la doctrina secreta (1) la isla de los torturadores (1) la loteria de babilonia (1) la magia de ulua (1) la mascara de la muerte roja (1) la montaña de los vampiros (1) la muerte de ilalotha (1) la nueva atlantida (1) la quimera del oro (1) la sombra (1) la ultima orden (1) las brujas de portobello (1) las tres leyes roboticas (1) lazarillo de tormes (1) libertad (1) libros sangrientos I (1) libros sangrientos II (1) libros sangrientos III (1) ligeia (1) lloid alexander (1) locura (1) los diez negritos (1) los infortunios de la virtud (1) los remedios de la abuela (1) los viejos (1) luis fernando verissimo (1) magia (1) mahatma gahdhi (1) mandragoras (1) mas vastos y mas lentos que los imperios (1) metadona (1) mi religion (1) miscelanea (1) misterio (1) mongoles (1) morthylla (1) movie (1) mujeres (1) new (1) nigromancia en naat (1) no future (1) normandos (1) nueva era (1) nueva republica III (1) nuevas (1) oscuro (1) padre chio (1) palabras (1) parte 3ª (1) parte2ª (1) paulo (1) personajes (1) peter gitlitz (1) pierre boulle (1) placa en recuerdo de la represalia fascista (1) poe (1) poemas Zen (1) poesías (1) politica (1) por una net libre (1) portugues (1) psicosis (1) realidad divergente (1) recopilacion (1) recopilación (1) relato ciencia ficcion (1) relatos (1) relatos de los mares del sur (1) relay (1) republica intrnet (1) ricardo corazon de leon (1) rituales con los angeles (1) robert silverberg (1) robin hood (1) rpg (1) sajones (1) segunda parte (1) sherwood (1) si las palabras hablaran (1) sociedad secreta (1) soma (1) somatico (1) subrealista (1) suicidas (1) taran el vagabundo (1) tramites (1) trasgus (1) trolls (1) u-boat (1) underground (1) ursula k.leguin (1) usher II (1) veronika decide morir (1) vida (1) vikingos (1) volumen VI (1) willian wilson (1) xeethra (1) ylla (1) yo robot (1) zodiacos (1) ¡CURA A MI HIJA MUTANTE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ¿quo vadis? (1) ÁNGELES IGNORANTES (1) Álvares de Azevedo (1)

FEEDJIT Live Traffic Feed